Thomas T. Vivien

Julio Palmaz:Inventor Angioplastía Con Stent,Medico Argentino

Julio Palmaz: Inventor Angioplastía Con Stent

Julio Palmaz nació en La Plata y vive en Estados Unidos desde hace 30 años.

Es el inventor de la angioplastía con stent, una técnica que revolucionó el campo de la cirugía cardiovascular.

Ahora está embarcado en otro proyecto ambicioso: desarrollar un microchip que sirva para prevenir factores de riesgo como hipertensión, diabetes y estrés, entre otros.

La voz del otro lado del teléfono aparece jovial y alegre.

A pesar de haber pasado la mañana entera dando conferencias en el marco del X Congreso de la Sociedad Latinoamericana de Cardiología lntervencionista que se realizó en Capital Federal, al doctor Julio Palmaz (58) le sobran energías para conversar.

Sucede que el científico platense radicado e Estados Unidos, se la está entre los participantes más prestigiosos del encuentran su invento, la angioptastía con stent considera uno de los cuatro aportes fundamentales en el campo de la cirugía cardiovascular, tres de los cuales pertenecen a especialistas argentinos.

Y ahora trabaja en microelectrónica con el objetivo de crear un chip que sirva para monitorear a los pacientes que presentan factores de riesgo cardíaco como pueden ser la hipertensión y la diabetes.

Infancia entre diagonales

Palmaz está casado y tiene dos hijos.

Con satisfacción cuenta que nació en la ciudad de La Plata. “Hice la primaria en la escuela Anexa de la Universidad y la secundaria en el Colegio Nacional.

Después seguí en la Facultad de Medicina, donde me recibí en el «71», enumera. Cinco años más tarde, decidió mudarse a los Estados Unidos en busca de “posibilidades para investigar”.

Dice que le gusta volver de vez en cuando a los pagos.

“Hace seis meses vine a otro congreso y aproveché para recorrer los lugares en los que me había criado.

Me puso muy contento ver al Colegio Nacional exactamente como lo recordaba.

Aunque los árboles del patio de recreo están enormes .

También caminé por los pasillos de la facultad y me metí en cada aula.

Encontré todo tal cual lo había dejado”, cuenta y agrega que en este viaje le tocó regresar “para recibir el diploma de Profesor Honorario” y que en un futuro le “encantaría dar clases como invitado”.

Es que el científico recuerda con una mezcla de cariño y orgullo su paso por las instituciones académicas de “la ciudad de  las diagonales”: “Terminé el secundario con una formación muy amplia.

Me sentía preparado para enfrentar una carrera universitaria. Yo estudié algo muy especializado y en esto, cuanto uno más aprende cree que sabe menos. Sin embargo, pude rendir los exámenes de equivalencia sin problemas”.

Un ranking para el orgullo nacional

En el libro Saving the heart (Salvando el corazón), publicado hace algunos años por el médico estadounidense Stephen Klaidman, aparece la historia de las cuatro contribuciones más importantes al campo de la cirugía cardiovascular.

Sin duda, el “pechito argentino” se llena de orgullo al descubrir que tres de ellos pertenecen a especialistas oriundos de nuestro país. Se trata del querido y recordado René Favaloro, quien desarrolló el bypass; el médico Federico Benetti, integrante de la Sociedad Internacional de Cirugía Cardiotoráxica, quien patentó la cirugía menos invasiva del corazón; y Julio Palmaz, por la invención de la técnica del stent expansivo, que sirve para revertir obstrucciones en las arterias.

En su nuevo desafío, Palmaz combina las áreas de nanotecnología (nuevos materiales), microelectrónica, medicina y biología molecular.

Ya en el ruedo

El hecho es que en 1976 viajó a la zona de la Bahía de San Francisco.

“En el año ‘78 y en las pocas horas libres que tenía, empecé a trabajar en la idea del sten»t.

Cuando terminé con la residencia me mudé a Texas, porque había laboratorios más desarrollados”, remarca el hombre que en la actualidad es Jefe de Radiología Cardiovascular Intervencionista en el Centro de Ciencias Médicas de la Universidad de ese estado.

La anécdota cuenta que todo empezó en una conferencia del doctor Andreas Gruntzig, creador de la angioplastía con balón (técnica en la que se introduce un “globo” en las arterias coronarias tapadas, que al inflarse libera las obstrucciones permitiendo el paso de la sangre y luego se retira). “Por qué no generar un dispositivo que permanezca en las arterias?”, pensó Palmaz.

En 1985 patentó su modelo de “stent expandible”, que se usa en combinación con el balón.

Se trata de una malla de acero inoxidable que se expande con la ayuda de un “globo” (que luego se retira) y queda implantada en el paciente para sostener las paredes arteriales y así evitar futuras obstrucciones.

Lograr que la comunidad científica lo adoptara no fue tarea sencilla: recién en 1994 se aprobó su aplicación en los Estados Unidos, aunque ya se había implementado exitosamente en Europa y América latina.

En la actualidad se utiliza en más de dos millones de intervenciones por año (en las arterias renales, carótidas, del corazón, las piernas y el cerebro).

Y Palmaz recibió numerosos reconocimientos, entre ellos, un premio a la excelencia en 2002 de la Sociedad Internacional de Cirugía Endovascular, dos menciones consecutivas (2002 y 2003) en el ranking de las diez patentes que cambiaron al mundo que elabora la revista lP international y, también en 2003, el título Honoris Causa de Maestro de la Cardiología Intervencionista de la Argentina.

Ir por más

Usted creerá que lo que leyó hasta ahora es mérito suficiente para una sola persona, pero Palmaz no es de esos hombres que se quedan tranquilos por mucho tiempo.

Lleva patentados 17 trabajos, escribió 26 libros y ahora va por más.

“Desde hace tres años trabajo en microelectrónica.

La idea general es aplicarla a la prevención de factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes, cualquier cosa que pueda medirse en la sangre”, se entusiasma.

Y apunta: ‘Ahora tratamos las consecuencias de las enfermedades arterioscleróticas, pero en 10 años vamos a estar lo suficientemente avanzados como para controlarlas desde la prevención”.

¿A qué se refiere?.

Al desarrollo de un microchip interactivo que serviría para detectar complicaciones “Sistemas de monitoreo mucho mejores que los que tenemos hoy.

En el caso de la hipertensión, por ejemplo, me gustaría llegar aun dispositivo que se pueda implantar en la pared de la arteria con el stent, para poder leer la presión en todo momento.

Hoy en día, la persona va al consultorio, se sienta y le miden la presión en condiciones muy diferentes a la de la vida cotidiana.

Después sale a la calle y le pasan cosas que elevan su presión arterial a niveles que el médico nunca detectó.

Hay aspectos como la dieta o la exposición a factores de estrés, que el paciente podría controlar si se diera cuenta inmediatamente en qué medida afectan su salud”, explica.

Si, ya sé, ahora usted piensa que mágicamente le cambiaron la revista que tenía entre sus manos por un libro de ciencia ficción.

Pero no, el futuro parece estar bastante más cerca de lo que muchos creíamos.

“La tecnología existe —continúa Palmaz—, los sistemas de comunicación de corta distancia están desarrollados y hay receptores muy pequeños, como para que el paciente los acepte.

También todos los componentes electrónicos para hacer el aparato exterior, que podría ser como un reloj-pulsera.

Está todo a mano. Sólo hay que poner los componentes juntos y usarlos”.

La pregunta es, entonces, cómo funcionaría el dispositivo.

El doctor lo expone en forma sencilla:

“El implantable es un radiotransmisor, que al ser expuesto a una onda de radio transforma la radiofrecuencia en energía eléctrica, activa su propio circuito y envía una señal con información al mismo aparato externo del que recibió la orden”.

Medicina, ciencia, ingenio, todo se combina en la tarea de Palmaz.

“Trabajo con una compañía que hace microchips de identificación electrónica que funcionan con este principio (RFID es la sigla que los identifica).

Pequeños aparatitos que se pondrán en las etiquetas de cualquier tipo de producto de consumo y contendrán toda la información relacionada con el mismo (fecha de fabricación y vencimiento, componentes, cómo utilizarlos o cocinarlos en caso de que sean alimentos).

Habrá escáners para irradiar estos chips en alacenas, heladeras, microondaas.

Ni bien uno guarde los productos que trajo del supermercado, los artefactos tendrán todos los datos necesarios para su conservación o consumo apropiado.

Y aunque parezca lejano, van a ser muy comunes en pocos años.

Se fabricarán en forma tan masiva que costarán centavos, y su incorporación no influirá en el precio final de los productos”, expone.

«Y esto qué tiene que ver con las arterias?», se preguntará usted.

“Es una tecnología tan estándar que podremos utilizarla en medicina sin ningún problema”, responde rápidamente Palmaz.

Aunque claro, por tratarse de un aparato para implantar en el organismo llevará algo más de tiempo cumplir con todos los pasos que requiere la regulación para su uso.

El día a día

Entre risas confiesa que su trabajo no es tan apasionante como parece. “Mí función es estar sentado en mi escritorio entre la computadora y el teléfono, coordinando la tarea de un grupo de gente”, dice casi lamentándose.

Pero claro, como era de suponer, el hombre no es de los que llegan a su casa y se sientan en un mullido sillón a hacer “zapping”.

Palmaz aprovecha su tiempo libre para… ¡seguir creando! “Me gusta hacer vino de mesa. Y mí gran pasión es restaurar autos de carrera antiguos.

¿El favorito?.

Un Porsche 917, de 1970”, remata.

La pequeña red que cambió el mundo

Desde 1978, Julio Palmaz trabaja en el desarrollo de la técnica de angioplastía con stent expansivo.

Se trata de una malla de acero inoxidable que se expande con la ayuda de un”globo”que luego se retira.

El stent queda implantado en el paciente para sostener las paredes arteriales y así evitar futuras obstrucciones.

Fuente Consultada: Revista NUEVA Agosto 2004

Temas Relacionados:

Historia de la Medicina Resumen Evolucion Cronologia e Hitos
Leyenda de Esculapio en la Mitologia Griega
Errores de la Medicina
La Salud Pública y la Medicina en el Virreinato del Río de la Plata
Rebeca Gerschmann Medica Argentina
Biografia de Cosme Mariano Argerich
Biografia de Pichon Riviere: Aporte a la Psicología Social

Enlace Externo: Argentinos Que Revolucionaron La Cardiología

Evolucion de la Ingenieria Genetica:Historia y Cronología de los Avances

Evolucion de la Ingenieria Genetica:Historia y Cronología de los Avances

Los avances científicos del siglo xx han sido prolíficos y variados, ellos fueron, son y serán determinantes para mejorar la calidad de vida de los hombres del mundo.

Muchos recordarán este período por la llegada del hombre a la Luna y la conquista del espacio exterior, la invención de las computadoras, los trasplantes de órganos o los bebés de probeta.

El recorrido por los hechos más sobresalientes de este siglo muestra que los logros en Genética y Biología molecular son altamente significativos y que tendrán notable incidencia en la curación de importantes enfermedades.

Por esa razón, elegimos denominarlo «el siglo de oro de la Genética».

La Teoría de la Genética:

A mediados del siglo XIX, la teoría de la evolución por selección natural, expuesta por Charles Darwin en su obra El origen de las especies (1859), suscitó encendidas controversias.

A principios del siglo XX, los ánimos se habían serenado y los biólogos comenzaban a interesarse más por los mecanismos de la evolución que por la validez de la teoría de Darwin.

El carácter hereditario de ciertos rasgos es un hecho reconocido desde los albores de la civilización, ya que los parecidos familiares constituyen una observación al alcance de todos.

Los criadores de ganado han aprovechado desde tiempos remotos este fenómeno para mejorar la calidad de sus animales.

Pero hasta fines del siglo XIX, los métodos utilizados eran totalmente empíricos.

Por ejemplo, Robert Bakewell, famoso criador inglés del siglo XVIII, obtenía excelentes resultados por el procedimiento de cruzar a sus animales con otros no emparentados para conseguir los rasgos deseados y cruzar posteriormente entre sí a los animales así obtenidos con el fin de estabilizar los caracteres conseguidos.

La genética no surgió como ciencia hasta 1900, pero sus fundamentos habían sido sólidamente establecidos 40 años antes por Gregor Mendel, monje moravo del monasterio de Brno.

Entre 1851 y 1853, su orden lo envió a Viena a estudiar ciencias y, al regresar al monasterio (del que llegó a ser abad en 1868), inició una serie de experimentos con la planta del guisante (Pisum).

Estudió siete características específicas de esta planta, entre ellas, la forma de la semilla, el color de las flores y la longitud del tallo.

TEMAS TRATADOS:

La Célula Célula Madre Los Genes y Genoma Estructura ADN La Oveja Dolly La Clonación
Terapia Genética La Biotecnología

Llevando detallados registros sobre más de 20.000 ejemplares, descubrió que estas características eran hereditarias en un coeficiente aproximado de 1:3.

El cruzamiento de plantas de tallo largo con ejemplares de tallo corto daba como resultado plantas de uno u otro tipo, nunca de altura intermedia.

Mendel supuso entonces que estas características eran transmitidas por factores hereditarios específicos que estaban localizados en las células germinales.

Sus ideas eran básicamente correctas pero, por desgracia, pasaron inadvertidas ya que sólo se publicaron en el periódico de la Sociedad de Historia Natural de Brno.

Decepcionado, envió una copia de su trabajo al destacado botánico suizo Karl von Nágeli (1817-1891), que no fue capaz de reconocer su importancia.

El hecho fue tristemente irónico, ya que el propio Nágeli, en 1842, había descrito minuciosamente el proceso de formación del polen en la familia de las azucenas, las liliáceas, y en sus apuntes había indicado la separación en el núcleo de lo que denominó «citoblastos transitorios», que eran en realidad los cromosomas, portadores de los «factores hereditarios» (genes) de Mendel.

Se perdió así una gran oportunidad.

En 1900, dieciséis años después de la muerte de Mendel, el botánico holandés Hugo de Vries publicó los resultados de una larga serie de experimentos de reproducción vegetal, en los que también obtuvo un coeficiente de 1:3.

Al publicar sus trabajos, citó las investigaciones de Mendel, realizadas treinta y cuatro años antes.

En pocas semanas, otros dos botánicos, C.E. Correns en Alemania y E. Tschermak von Seysenegg en el Imperio Austrohúngaro, publicaron resultados similares.

De esta forma, el nuevo siglo comenzó con la confirmación de los coeficientes de Mendel, que sentaron una sólida base para la teoría genética.

En Estados Unidos, el zoólogo T.H. Morgan comenzó a estudiar la evolución y la herencia en 1903.

Al principio, los resultados de Mendel le inspiraban escepticismo, pero sus investigaciones con la mosca de la fruta, Drosophila (un sujeto experimental particularmente conveniente, ya que se reproduce con rapidez y presenta cromosomas gigantes en las células de las glándulas salivales), muy pronto lo convencieron.

Llegó a la conclusión de que los genes, dispuestos en los cromosomas como las cuentas en un collar, eran las unidades de la herencia, y en 1911 publicó con sus colaboradores el primer «mapa cromosómico», en el que aparecía la localización de cinco genes ligados al sexo.

Diez años más tarde, más de 2.000 genes habían sido localizados.

En 1900 se aceptaron las leyes de la herencia que Johan Gregor Mendel había hecho públicas en 1865.

En 1953,James Watson y Francis Crick descubrieron la estructura del ácido desoxirribonucleico (ADN), la llamada «molécula de la herencia», que contiene las instrucciones necesarias para crear un ser vivo.

La publicación de su artículo en la revista Nature, en 1953, fue el punto de partida de una revolución científica todavía en curso.

En 1973 nació la ingeniería genética, al conseguir transplantar material genético de un organismo a otro.

La lista de organismos creados a medida –y patentados– se amplió año tras año: una bacteria que devoraba el petróleo (1980), ratones que pesaban el doble de lo normal (1982) o un tomate con el proceso de maduración ralentizado (1987).

Fecha del Primer Animal Clonado:La Oveja Dolly,Metodo Usado - BIOGRAFÍAS e  HISTORIA UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

Con la oveja Dolly, se popularizaron los clones, organismos genéticamente iguales a otro.

En 2003 se consiguió el desciframiento completo del genoma humano, la cadena de ADN que contiene nuestras instrucciones genéticas.

Se concluyó que de los 3.120 millones de datos que lo componen, el 99,8% de ellos es idéntico para todas las personas, dato que invalidó definitivamente el criterio discriminador de raza.

Revelaba también que tenemos en torno a los 30.000 genes, poco más del doble que una mosca, 300 genes más que los ratones y muchos menos que el arroz.

Lo que nos hace distintos, pues, no es la cantidad sino la interacción entre los genes.

Con el desciframiento del genoma, se inauguró una nueva era de la medicina, con aplicaciones todavía impredecibles en la detección, prevención y tratamiento de enfermedades.

Si la responsabilidad social del científico ya era un tema debatido cuando estudiaba materia inorgánica, más lo es en la actualidad, cuando en el laboratorio se crean seres vivos y se experimenta la clonación humana.

Otro debate abierto es la relación entre ciencia y empresa.

En el pasado, la ciencia se ha beneficiado del intercambio de información, de la búsqueda desinteresada del conocimiento como un fin en sí mismo, del trabajo competitivo pero altruista de universidades y centros públicos.

Hoy, las leyes del mercado rigen el mundo científico, especialmente en los EE.UU., líderes absolutos en investigación.

Las empresas invierten lo que no invierten los estados pero sus legítimos intereses económicos condicionan el avance científico, incluso en el ámbito público, e impiden la libre circulación del conocimiento.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

CRONOLOGIA DE LA EVOLUCIÓN CIENTÍFICA

Entre todos los acontecimientos seleccionamos los siguientes:

1902. Hugo de Vries (botánico y genetista holandés, 1848-1935) descubre las mutaciones genéticas, cambios repentinos en los genes que se transmiten luego a la progenie.

1902. Ernest H. Starling (fisiólogo inglés, 1866-1927) y William M. Baylss (fisiólogo británico, 1860-1924) aislan la primera hormona sintética: la secretina.

1902-1909. Walter S. Sutton (genetista norteamericano, 1877-1916) y Thomas H. Morgan (genetista norteamericano, 1866-1945) descubren que las partículas que transmiten la herencia (genes) están ubicadas en los cromosomas.

1905. Albert Einstein (físico suizo-alemán, 1879-1955) publica su trabajo acerca de la teoría de la relatividad. «En ciertas condiciones extremas la masa se transforma en energía.»

1913. Alfred H. Sturtevant (genetista estadounidense, 1891-1970) comienza a construir mapas cromosómicos.

1914. Luis Agote (médico argentino, 1868-1954) logra que la sangre pueda mantenerse en estado líquido fuera del cuerpo al agregarle un anticoagulante: el citrato de calcio.

1923. Frederick G. Banting (médico canadiense. 1891-1941) recibe el Premio Nobel de Medicina y Fisiología porque logró aislar la insulina, hormona que regula el metabolismo de la glucosa y que se utiliza hoy en día en el tratamiento de la diabetes.

1927. Hermann J. Muller (biólogo norteamericano, 1890-1967) descubre que la exposición a los rayos X incrementa la tasa de mutaciones.

1928. Alexander Fleming (bacteriólogo escocés, 1881-1955) descubre accidentalmente la penicilina.

1937. Theodosius Dobzhansky (genetista estadounidense, 1900-1975) establece la vinculación entre los mecanismos de la herencia y la selección natural, dando origen a la teoría sintética de la evolución.

1947. Bernardo A. Houssay (médico argentino. 1887-1971) obtiene el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por sus investigaciones sobre la función de la glándula hipófisis en la regulación del metabolismo de los azúcares.

1953. James D. Watson (bioquímico norteamericano, n. 1928) y Francis H. C. Crick (físico inglés, n. 1916) presentan la estructura molecular del ADN. base de la reproducción de todas las formas de vida. Por su hallazgo, en 1962 reciben el Premio Nobel de Medicina y Fisiología. 1965. Christian N. Barnard (médico sudafricano, n. 1922) realiza el primer trasplante de corazón humano.

1965. Los biólogos franceses Francois Jacob (n. 1920), André-Michel Lwoff (n. 1902) y Jacques-Lucien Monod (1910-1976) comparten el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por sus descubrimientos relacionados con la genética de los procariotas.

1969. Los microbiólogos norteamericanos Max Delbrück (1906-1981), Salvador E. Luria (n. 1912) y Alfred Day Hershey (n. 1908) comparten el Premio Nobel por sus descubrimientos vinculados con el mecanismo de replicación y la estructura genética de los virus.

1969. El astronauta norteamericano Neil A. Armstrong (n. 1930) es el primer hombre que pisa el suelo de la Luna. El 20 de julio. Armstrong y su compañero Edwin E. Aldrin (n. 1930) posan el módulo lunar Apolo XI en la superficie lunar, mientras Michael Collins (n. 1930) permanece en órbita en torno del satélite.

1970. Luis F. Leloir (bioquímico argentino. 1906-1987) recibe el Premio Nobel de Química por descubrir el papel de un nuevo tipo de complejos esenciales para la vida animal y vegetal como el glucógeno, la celulosa y el almidón.

1973. Konrad Z. Lorenz (médico y naturalista austríaco, 1903-1989) es galardonado con el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por su estudio de la conducta de los animales y la introducción del término Etología. premio compartido con Karl R. von Frisch (zoólogo alemán, 1886-1982) y Nikolaas Tinbergen (zoólogo holandés, 1907-1988).

1981. Barbara McClintock (química estadounidense, 1902-1992) recibe el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por sus estudios de mapeo ci-tológicos en los que observó inactivación de genes por el movimiento de elementos génicos de un lado al otro de los cromosomas.

1984. César Milstein (bioquímico argentino, n. 1927) recibe el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por su descubrimiento acerca de los principios que rigen la producción de los anticuerpos monoclonales. Este descubrimiento es utiliz: por la Medicina para la elaboración de vacunas y el diagnóstico de enfermedades como el cáncer.

1987. Susumu Tonegawa (bioquímico japones n. 1927) recibe el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por demostrar que segmentos de ADN separados codifican porciones variables de moléculas de los anticuerpos, iniciando de esta manea una serie de descubrimientos en relación con el funcionamiento del sistema inmune.

1990. Los doctores estadounidenses W. French Anderson, R. Michael Blaese y K. Culver, del Instituto Nacional de Sanidad de Bethesda, realizar, con éxito la primera terapia génica en una niña de cuatro años, Ashanti De Silva, que padecía inmunodeficiencia combinada grave, una enfermedad hereditaria mortal.

1997. Un equipo científico del Instituto Roslin. de Escocia, dirigido por el doctor Ian Wilmut. crea una oveja por clonación a partir del núcleo celular de la ubre de su progenitura y del citoplasma de un óvulo. Dolly, la primera oveja clonada, abre unnuevo camino en el campo de la Ingeniería genética y la Biotecnología, de resultados y consecuencias aún insospechados.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

INGENIERÍA GENÉTICA

Disciplina que se ocupa de «unir genes»; esto es, de sustituir un segmento de ADN de una célula por uno de otra (al organismo que surge de este proceso se lo denomina transgénico).

Hasta comienzos de la década de 1970 no se conocían técnicas adecuadas para manipular el ADN en tubos de ensayo.

Debido a ser las moléculas de ADN de gran tamaño, cuando se las intentaba fragmentar los cortes se producían al azar, con lo cual se descomponía la información genética contenida en ellas de forma tal que era prácticamente imposible de recomponer.

Sin embargo, a comienzos de esa década se encontraron herramientas moleculares que podían resolver muchos de esos problemas: enzimas capaces de cortar sólo por sitios determinados las moléculas de ADN; ligasas capaces de reunir con precisión molecular los fragmentos y sellar las uniones para dejarlas perfectamente reparadas, y un gran número de otras enzimas capaces de cortar, modificar, multiplicar y recomponer el ADN (se habla de ADN recombinante), lista es la tecnología conocida como ingeniería genética.

Por medio de ella se pueden seleccionar no ya individuos, sino algunos de sus genes o porciones de ellos.

Se puede, en definitiva, crear algo absolutamente nuevo: nuevas moléculas vivientes, nuevos genes y por tanto nueva vida.

Y existen otros procedimientos, más recientes, que introducen importantes novedades.

Desde finales de la década de 1980 y comienzos de la de 1990 existe la posibilidad de generar animales a los cuales se les puede eliminar un determinado gen.

No se trata, pues, de animales transgénicos, sino de estirpes (de ratones, por ejemplo) carentes de un determinado gen, lo que permite precisar cuál es la verdadera función de ese gen, sin más que estudiar las deficiencias que presenta el animal.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

Las técnicas  de ingeniería genética pueden utilizarse para diagnosticar enfermedades genéticas, detectar infecciones virales y bacterianas o determinar la identidad del sospechoso de un crimen.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

Las Técnicas de Ingeniería Genética,

se basan en el ADN recombinante, formado por moléculas de ADN que se originan en dos o más organismos (o virus) diferentes.

En general, tienen un denominador común: en todas se manipula el material genético (ADN) de dos o más especies diferentes.

Estas técnicas, desarrolladas hace menos de treinta años, revolucionaron todas las áreas de investigación y de aplicación tecnológicas.

Tuvieron una enorme influencia en el diagnóstico y en el tratamiento de distintas enfermedades, así como en el agro y en la industria, pues con ellas desarrollaron microorganismos, plantas y animales de crecimiento más rápido, de mejor rendimiento nutritivo, etc.

Se utilizaron, por ejemplo, para la fabricación de antibióticos y para lograr una mayor resistencia a los herbicidas.

Las principales «herramientas moleculares» que se emplean para obtener ADN re-combinante son, además de la secuenciación del ADN y de la clonación ya estudiadas, las enzimas de restricción y la reacción en cadena de la polimerasa.

• Las enzimas de restricción actúan a la manera de «tijeras» moleculares, y segmentan el ADN en puntos específicos de la cadena, es decir, son capaces de fragmentar el genoma.

Una de las utilidades de dichas enzimas es que permiten localizar los genes responsables de las distintas enfermedades hereditarias que afectan al hombre.

Por medio de ellas, se obtienen fragmentos de ADN, los cuales pueden insertarse en el interior del ADN de vectores («vehículos moleculares») presentes en las bacterias: los plásmidos.

Esta nueva molécula de ADN es el ADN recombinante.

Así, resulta posible, por ejemplo, introducir en un plásmido bacteriano el gen que codifica la producción de la insulina humana.

• La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es un método que permite obtener, en poco tiempo, muchísimas copias de un fragmento de ADN particular. Fue desarrollado en 1983 por el bioquímico norteamericano Kary Mullís, a quien diez años después se lo distinguió con el Premio Nobel por esta invención.

Para realizar la PCR, sólo hace falta conocer una parte de la secuencia del fragmento que se desea amplificar.

La sensibilidad del método es tal que una pequeñísima fuente de ADN, como la contenida en una gota de sangre o esperma o en la raíz de un cabello, basta para realizar el análisis.

Las aplicaciones de estas dos técnicas son innumerables: pueden utilizarse para diagnosticar enfermedades genéticas, detectar infecciones virales y bacterianas o determinar la identidad del sospechoso de un crimen, además de ser herramientas fundamentales en los laboratorios de investigación.

 

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png
esquema obtencion de insulina reconbinante

Obtención de insulina recombinante: A: Los genes de la insulina humana son introducidos en un plásmido bacteriano detrás del gen bacteriano de la galactosidasa, y quedan así incorporados en su dotación génica. B: Cuando los genes que regulan la producción de insulina incorporados a genoma de la bacteria se expresan, el microorganismo comienza a generar insulina idéntica a la humana.

Temas Relacionados:

Alimentos Transgenicos:La Manipulacion Genetica
La Identificación Genética
Historia de Ciencia Tecnica Tecnologia y Sus Avances
Influencia de la Ciencia y Tecnologia en la Calidad de Vida
Historia del Descubrimiento de la Estructura del ADN
El ADN:Genes y Cromosomas Objetivos del Proyecto Genoma

Galeno y la Medicina Romana Medico Romano Historia de la Medicina

Galeno y la Medicina Romana: Médico Romano Historia de la Medicina

LA MEDICINA DE GALENO

Su saber resumió todo el fruto de la medicina hipocrática y helenística, y constituyó el fundamento inobjetable durante los 1.500 años siguientes.

Sus disecciones de cerdos y monos le permitieron notables adelantos en el estudio de las estructuras y funciones del cerebro.

Adquirió una idea más clara que sus antecesores sobre la circulación de la sangre y una justa valoración del pulso como método de diagnóstico.

En discrepancia con Hipócrates, pensaba que las enfermedades no consistían en un desequilibrio de los humores, sino en una lesión orgánica o imperfección funcional específica.

Su gran mérito fue promover la experimentación y revisar los conocimientos antiguos a la luz de la propia experiencia, actitud fundamentalmente científica que convierte a Claudio Galeno en el más grande médico de la antigüedad y en el precursor de la medicina moderna.

Arte Médica es su obra principal.

• VIDA Y OBRA CIENTÍFICA:

Galeno y la medicina romana Medico Romano Historia de la Medicina

Claudio Galeno(130-200 d.C.) nació en Pérgamo, tres años después de que esa hermosa ciudad griega hubiera sido conquistada por los romanos.

Su padre Nicón era un arquitecto a quien Galeno describió como inteligente, controlado y generoso; su modelo de pensamiento eran las matemáticas y descreía de las opiniones emocionales que no podían demostrarse con precisión lógica.

Nicón cuidó que la educación de su hijo fuera completa en griego, autores clásicos, retórica, dialéctica y filosofía, pues esperaba que se convirtiera en un filósofo profesional.

Representación medieval de Galeno

Sin embargo, una noche soñó que el dios Asclepio (cuyo majestuoso templo se estaba construyendo entonces en Pérgamo) le ordenaba que su hijo estudiara medicina, por lo que a los 16 años de edad Galeno ingresó como aprendiz con Sátiro, un médico local.

Cinco años después murió Nicón, dejándole a Galeno recursos suficientes para que nunca tuviera preocupaciones económicas.

A los 21 años de edad Galeno viajó para seguir estudiando medicina, primero a Esmirna, después a Corinto y finalmente a Alejandría, en donde permaneció más tiempo estudiando anatomía, en la que llegó a ser un experto a pesar de que no realizó disecciones en humanos.

Al cabo de casi 12 años de ausencia, Galeno regresó a Pérgamo y fue nombrado cirujano de los gladiadores, puesto que desempeñó con gran éxito pues, según él mismo señala:

«Muchos habían muerto en los años anteriores y ninguno de los que yo traté falleció…»

Al cabo de tres años, Galeno viajó a Roma donde (con una breve ausencia de un par de años) permaneció el resto de su vida.

Allí tuvo un gran éxito, al principio como anatomista y experimentador, y posteriormente como médico y polemista.

Pero en lo que no tiene paralelo en la historia es como autor: sus escritos son los más voluminosos de toda la antigüedad.

Ocupan 22 gruesos volúmenes en la única edición que existe, con 2.5 millones de palabras, pero sólo reúnen dos terceras partes de la obra, pues el resto se ha perdido.

En su obra existen 9 libros de anatomía, 17 de fisiología, 6 de patología, 14 de terapéutica, 30 de farmacia, 16 sobre el pulso, etc. Galeno abarca absolutamente toda la medicina, que conoce mejor que nadie; todos los que no están de acuerdo con él son ignorantes, estúpidos o las dos cosas, y lo dice con absoluta claridad.

Su ídolo es Hipócrates, cuyos escritos conoce mejor que nadie y además los interpreta con la mayor fidelidad.

En la discusión de cualquier tema, Galeno adopta con frecuencia la misma estrategia: primero identifica a su contrincante y resume la opinión que va a demoler, sin dejar pasar la oportunidad de calificarlo de absurdo, débil mental o algo peor; después invoca a Hipócrates y señala dónde su víctima se aparta o hasta contradice al sabio de Cos, y finalmente procede a detallar en forma sistemática y contundente la verdad acerca del tema en cuestión, citando copiosamente a Hipócrates y también con frecuencia intercalando sus propias interpretaciones, que, en su opinión, son fielmente hipocráticas y totalmente correctas.

Los textos de Galeno representan una síntesis del conocimiento médico antiguo y algo más; contienen no uno sino varios esquemas generales que posteriormente fueron copiados, interpretados, comentados y elaborados por un ejército de traductores y comentaristas a lo largo de toda la Edad Media y hasta el Renacimiento.

En un ambiente en donde el dogma era la autoridad y los libros clásicos eran el dogma, la palabra de Galeno se transformó en la última corte de apelación de todas las discusiones en medicina hasta la época de Vesalio (1543).

Combinando las ideas humorales hipocráticas con las antiguas teorías pitagóricas de los cuatro elementos, a los que agregó su propio concepto de un pneuma presente en todas partes, Galeno procedió a explicar absolutamente todo.

Abandonó la anotación cuidadosa de los hechos, tan importante para Hipócrates, citando sólo sus milagrosas curas.

Su principal teoría patológica se basa en el equilibrio adecuado de los naturales, no naturales y contranaturales. Galeno agregó al antiguo concepto de diátesis (tendencia o disposición natural) otros dos, de gran importancia para su patología: pathos, que son las alteraciones pasajeras que desaparecen cuando se elimina la causa de la enfermedad, y nosos, que es lo que persiste en las mismas circunstancias.

Galeno adoptó y elaboró la teoría hipocrática de la enfermedad como un desequilibrio de los humores, que puede resultar de deficiencia o exceso de uno o más de ellos, o de cambios en sus propiedades de frío, calor, humedad o sequedad.

INSTRUMENTOS DE GALENO

Galeno no tardó en hacerse célebre en Roma.

Dictaba lecciones en público y disfrutaba de la amistad de los hombres más insignes de su tiempo y de la confianza del mismo emperador Marco Aurelio, a quien había curado de una enfermedad diagnosticada erróneamente por otros médicos.

El haber sido nombrado médico de los gladiadores constituyó para Galeno una gran oportunidad, ya que las leyes de su tiempo prohibían la autopsia, o sea la disección de cadáveres humanos, y debía limitarse a realizar sus observaciones y experimentos sobre animales.

Curando, en cambio, a los gladiadores heridos, pudo perfeccionar sus conocimientos de la anatomía y fisiología humanas y acumuló gran cantidad de materiales, apuntes, observaciones y descubrimientos que resultarían muy valiosos para la historia de la medicina.

Galeno murió en el año 201.

DE LA MAGIA PRIMITIVA
 A LA MEDICINA MODERNA
 Ruy Pérez Tamayo  1997


https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

1-Medicina Primeras Civilizaciones

2-La Medicina en la Antiguedad

3-La Medicina en Grecia Antigua

4-La Medicina en Roma Antigua

5-La Medicina en la Edad Media

6-La Medica en el Renacimiento

7-La Medicina en la Época Colonial Americana

8-Los Microorganismos

9-Historia de las Cirugías

10-Historia de la Medicina

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Fiebre Amarilla en Buenos Aires: Historia Epidemias en Argentina

Fiebre Amarilla en Buenos Aires
Historia de Epidemias en Argentina

FIEBRE AMARILLA. Enfermedad infecciosa debida a un virus, propia de las zonas tropical y subtropical, que comienza bruscamente con fiebre, pulso lento, albuminuria, vómitos de sangre negra, ictericia, postración acentuada y fuerte tendencia hemorrágica.

En las Antillas se denomina vómito negro.

Esta enfermedad terrible es conocida desde el siglo XV, aunque se han hallado textos mayas que parecen referirse a enfermedad muy similar.

Su desarrollo en América, simultáneo con el apogeo de la trata de negros, parece situar su origen en el África Occidental.

En el siglo XVII tomó gran incremento en las Antillas y los barcos la llevaron a Europa y a otras regiones de América.

Las mayores epidemias se desarrollaron en los puertos de mar.

En los siglos XVIII y XIX se desencadenaron algunas violentas epidemias, entre las cuales, citaremos las de Filadelfia Buenos Aires, Nueva Orleáns, Marsella, Lisboa y las de España en los años 1821 y 1870.

La trasmisión por el mosquito fue descubierta por el médico cubano Carlos Finlay y confirmada por la comisión norteamericana presidida por Reed, uno de cuyos miembros, el doctor Lazear, falleció a consecuencia de los experimentos.

Primero se atribuyó tan sólo a mosquitos del tipo Aedes aegypti, pero después se descubrió que también la transmiten otros tipos de mosquitos que la recogen de varios animales, entre ellos los monos.

Gracias a la labor de saneamiento que realizó el general Gorgas, quedaron libres del azote Panamá (lo cual permitió terminar el Canal) y Cuba. Labor semejante realizó Osvaldo Cruz en el Brasil.

Todavía en 1926 y 1932 hubo brotes epidémicos importantes en Brasil, Venezuela, Colombia y Bolivia.

Procurando hallar un animal susceptible de ser infectado para fines experimentales han fallecido, en África Occidental, los doctores Stokes y Noguchi, no sin antes descubrir la vacuna (preparada con hígado de monos enfermos) capaz de crear una inmunidad total.

El porcentaje de mortalidad suele ser alto.

Entre las medidas destinadas a prevenir la enfermedad citaremos la destrucción de las larvas de mosquitos; la cuarentena de los buques,aviones y otros medios de transporte procedentes de lugares infectados; el total aislamiento de los enfermos y la vacuna aplicada en inyección subcutánea.

Obra de Juan Manuel Blanes: Un episodio de la fiebre amarilla en Buenos Aires (1871) Óleo sobre tela, 230 x 180 cm Museo Nacional de Artes Visuales​

HISTORIA DE LA FIEBRE AMARILLA EN ARGENTINA:

Buenos Aires, en 1871, era algo más que una gran aldea.

Contaba con unos 200.000 habitantes, comenzaba a ser abastecida de agua corriente, se pavimentaban y barrían sus caites, comenzaba la recolección domiciliaria de basuras, se tendían las primeras líneas tranviarias.

Vale decir, comenzaban a darse las condiciones higiénicas que permitieron bajar la mortalidad general de 34 muertes anuales por cada mil habitantes a solo 23 a partir de 1875.

Pero ese incipiente desarrollo sanitario no podía bastar para impedir que la fiebre amarilla estallara y arrasara a 19.000 almas, casi el 10% del total de la población.

La rubia asesina, que se manifiesta hoy solo en zonas selváticas5, producía el siglo pasado severas epidemias urbanas.

 En nuestro país, se produjo un brote de fiebre amarilla selvática en Misiones, sobre la frontera con Brasil,en 1966. Se redujo a un puñado de casos entre hacheros.

Para que la afección se produzca se requiere inevitablemente la existencia de mosquitos del género llamado aédes aegypti.

Solo este mosquito transmite el virus del sujeto enfermo al sano.

Este hecho no se conocía por aquel entonces.

Carlos Finlay, cubano, lo intuyó en 1881.

Walter Reed a fines del siglo lo estudió experimentalmente.

El comandante Gorgas en 1901 llevó a la práctica en La Habana lo investigado por Reed y logró en tres meses liberar a la capital cubana de la fiebre amarina que la azotaba sin piedad desde 150 años atrás.

Viene a cuento recordar el drama de Fernando de Lesseps —ingeniero constructor del canal de Suez— derrotado implacablemente por la fiebre amarilla cuando intentó abrir el Canal de Panamá a fines del siglo XIX.

La tremenda mortandad le obligó a abandonar la empresa y la selva tropical tendió un manto verde sobre las maquinarias herrumbrosas.

El descubrimiento de Finlay, la ciencia de Walter Reed y la industriosa practicidad de Gorgas aplicada a la erradicación del mosquito, permitieron a U.S.A. en 1904 construir el Canal de Panamá en el mismo infierno verde en que sucumbieron los sueños de De Lesseps y miles de sus obreros dejaron sus vidas.

Durante años Panamá fue conocida, por la fiebre amarilla y el desastroso fin del canal francés, como la «sepultura del hombre blanco».

De vuelta a nuestro Buenos Aires, en 1884 Guillermo Rawson —en uno de sus escritos científicos, «Observaciones sobre Higiene internacional«— se manifestaba asombrado por un hecho cierto.

De los 30.000 habitantes que huyeron despavoridos para radicarse en los alrededores de Buenos Aires, algunos retornaban unas horas, cotidianamente, por asuntos de negocios.

Muchos de entre estos enfermaron y murieron. Ni uno solo de sus familiares se contagió.

La explicación que no podía encontrar Rawson es en el siglo XX perfectamente clara.

En los alrededores de Buenos Aires no existían los mosquitos capaces de transmitir la enfermedad. La puerta de entrada del flagelo fue el puerto.

La fiebre amarilla era un hecho cotidiano en Brasil, favorecida por el clima cálido, propicio al desarrollo del mosquito transmisor.

Este se desarrollaba en charcos y en cualquier espejo de aguas quietas y era 130.000 es la cifra que da Rawson.

Existen apreciaciones que estiman en solo 60.000 las personas que quedaron en Buenos Aires.

La trágica irrupción de 1871 no fue, por cierto, la primera que la fiebre amarilla hacía en Buenos Aires.

La ciudad, cuya parte poblada se extendía desde el río al este hasta Medrano y su prolongación al oeste; y desde el Riachuelo al sur hasta las barrancas de la Recoleta, al norte, supo de su presencia en 1858.

También en 1860, en que un médico recién graduado, Emilio García Wich, relata casos confirmados con el Dr. Salustiano Cuenca, que murió por la enfermedad contraída en ese año.

Y de nuevo en 1870, en que mata a más de 200 personas. 1871 encuentra a nuestro país convaleciente de la guerra del Paraguay, terminada el año anterior.

Gobierna Sarmiento.

El verano llega con copiosas lluvias que crean charcos y colman cuanto hoyo y vaciadero de basuras rodean a Buenos Aires.

Calor y charcos, conviene insistir, eran equivalentes a rápida multiplicación del aédes aegypti.

Para desatar el desastre, en los países en que la enfermedad es exótica, hace falta además importar algún sujeto afectado.

El mosquito pica al enfermo y transmite la enfermedad al sujeto sano a quien pique.

Mosquitos indemnes pican a nuevos enfermos, se infectan a su vez, etc., etc.

Para colmo de males el mosquito se infecta de por vida y suele vivir meses.

El o los enfermos que permitieron iniciar la ronda infernal provino o provinieron de Brasil, como ya se dijo.

Los primeros casos aparecieron en enero.

Para abril, la epidemia y el terror llegan a su apogeo. Cabe presumir que enfermaron de cuarenta a cincuenta mil personas, es decir, uno de cada cuatro o cinco habitantes de Buenos Aires.

Murieron no menos de 14.000 personas (cifra dada por Coni), tal vez 19.000 (cifra que cita Rawson).

El principal cementerio, el del Sud, ubicado en la plaza llamada hoy Florentino Ameghino (delimitada por las calles Caseros, Monasterio, Uspallata y Santa Cruz) debió clausurarse por colmado.

Se habilitó el de la Chacarita, al que llegaban las pilas de cadáveres que acarreaba un convoy tirado por la histórica locomotora «La Porteña», que salía diariamente con su macabra carga desde Corrientes y Centro América.

El comercio estaba cerrado casi totalmente, las calles desoladamente desiertas.

Quedaban en Buenos Aires pocos de sus habitantes (según algunas fuentes, no más de 60.000) y esos pocos —si no habían enfermado aun— vivían enclaustrados por temor al contagio.

Debe recordarse que, según las creencias de la época, el despiadado enemigo inficionaba el aire.

Se constituyó una comisión popular que tomó a su cargo no solo la infructuosa lucha contra la enfermedad, sino asimismo el reordenamiento de la vida cotidiana en una ciudad devastada, en que faltaba todo lo necesario: víveres, mano de obra, camas de hospital, médicos. Médicos, sobre todo.

Muchos de los profesionales disponibles habían sido segados por la fiebre aleve.

De la Peña, Bosch, Muñiz, French, Roque Pérez, Señorans, Argerich, Zapiola, Lucena, cayeron inmolados intrépidamente, en medio de la agobiadora tarea cotidiana.

Sus nombres perduran en el túmulo erigido en 1889 en la plaza Ameghino, frente a la calle Caseros.

Codo con codo con los héroes caídos se batieron otros cuya memoria debe ser honrada. Eduardo Wilde, Leopoldo Montes de Oca, Tomás Perón, Pedro Mattos, Santiago Larrosa, Juan Ángel Golfarini, Luis María Drago y otros debieron a la providencia el haber sobrevivido a la épica y ciega lucha contra el ubicuo enemigo. Solo el frío invernal dominó a la epidemia.

El último caso se registró el 12 de junio.

De ahí en más, la difícil recuperación.

La moral de la población y el prestigio del gobierno, sobre todo del presidente, estaban por los suelos.

La actitud de Sarmiento, que abandonó la ciudad, para volver a ella solo de cuando en cuando en el curso de la epidemia, le valió la repulsa popular.

Héctor Várela, por cuya iniciativa se creó la comisión popular —amigo de Sarmiento, por otra parte— escribió en su diario: «…la conducta del presidente solo merece el silencio del desprecio».

Enlace Externo: Salud y Enfermedad en Buenos Aires

La Fecundacion Humana:Formacion del Embrion

La Fecundación Humana
Formacion del Embrión Humano:Union Óvulo-Espermatozoide

Los seres humanos nos desarrollamos a partir de la unión de dos diminutas células: el óvulo y el espermatozoide.

Los óvulos maduros miden 0,135 milímetros de diámetro, tan grande como el pequeño punto que cierra esta frase.

El espermatozoide es aún más microscópico, se considera que en cada eyaculación puede haber de 120 a 600 millones de ellos.

Es increíble que el resultado de la unión de tan pequeñitas células sea un posible ser humano, seres con capacidades extraordinarias dentro de los seres vivos de nuestro planeta.

Individuos con inteligencia que podrán construir o destruir el mundo de los ya nacidos.

ovulo y espermatozoide

La fecundación es la fusión de células sexuales o gametos en el curso de la reproducción sexual, dando lugar a la célula cigoto donde se encuentran reunidos los cromosomas de los dos gametos.

En los animales los gametos se llaman respectivamente espermatozoide y óvulo, y de la multiplicación celular del cigoto parte la formación de un embrión, de cuyo desarrollo deriva el individuo adulto.

La fecundación humana es un proceso por medio del cual, un espermatozoide se une a un óvulo para iniciar el desarrollo de un nuevo ser.

El óvulo (también llamado ovocito) y el espermatozoide son los gametos, es decir células sexuales, femenino y masculino respectivamente.

Los gametos se obtienen por meiosis, por lo que tienen un número en el humano de 23 cromosomas, para que así al juntarse se complementen y den como resultado un huevo (46 en el ser humano).

Los óvulos son células grandes, esféricas e inmóviles.

Desde la pubertad, cada 28 días aproximadamente, madura un óvulo en uno de los ovarios y pasa a una de las trompas de Falopio.

El espermatozoide es la célula reproductora sexual masculina o gameto masculino encargada de fecundar al óvulo, aportando la información genética complementaria a la de la célula femenina. Su tamaño es unas 10.000 veces más pequeño que el óvulo.

Se denomina cigoto (zigoto, huevo) a la célula resultante de la unión del gameto masculino con el femenino en la reproducción sexual de los organismos (animales, plantas, hongos y algunos eucariotas unicelulares).

Su citoplasma y sus orgánulos son siempre de origen materno al proceder del óvulo.

El pronúcleo es el núcleo de los gametos o células sexuales (ovulo y espermatozoide) .

Posee la mitad del número de cromosomas de los núcleos de las otras células no reproductivas.

Durante la fecundación los pronúcleos de un óvulo y al menos un espermatozoide se fusionan para crear el núcleo único del cigoto.

Se denomina embrión al resultado que produce el proceso de división y diferenciación celular que se inicia tras la fertilización de los gametos para dar lugar al embrión, se conoce este proceso con el nombre de: embriogénesis.

El proceso de embriogénesiscomienza cuando se produce la fertilización, es decir cuando el espermatozoide (gameto masculino) atraviesa la membrana celular del ovocito secundario o gameto femenino, se fusionan sus núcleos y dan lugar al cigoto, la primera célula, con la dotación genética completa, a partir de la cual se desarrollará el embrión.

Inmediatamente después de la fecundación, el óvulo empieza a multiplicarse en forma acelerada.

Primero se divide en dos células llamadas blastómeros, luego sigue el proceso de multiplicación de células llegando a alcanzar (64 celulas) la forma de un racimo de moras, por esto recibe el nombre de mórula.

Días después se forma una cavidad en su interior llamada blastocito y más tarde se anidará en la pared del útero, este proceso dura 8 días, y al cumplir 8 semanas se convierte en feto.

Un embrión de tres semanas mide un milímetro, en esta etapa ya se pueden apreciar unos discos que formarán la columna vertebral.

El embrión de 5 semanas mide nueve milímetros, ya se empieza a formar la cabeza y aparecen los miembros.

Un embrión de seis semanas mide trece milímetros, se alarga más la cabeza y aparecen unas depresiones que más tarde ocuparán los ojos, se alargan más los miembros y aparecen manos y pies.

El embrión de 7 semanas mide 19 milímetros, su corazón empieza a latir, su cráneo y su sistema nervioso empiezan a tomar forma, las glándulas y los pulmones dan muestra de vida.

A partir de las 8 semanas de gestación deja de ser embrión y se convierte en feto, su aspecto es el de un ser humano en miniatura, hasta este momento ha completado la etapa más difícil de su desarrollo.

 Ver: El Aborto: Concepto y Derechos

La Vaca «Rosita»                                                     Crear Órganos

Fuente Consultada: El Universo de la Familia Tomo I

Temas Relacionados:

Concepto de Celula Humana
La Clonacion Humana y Animal
Primer Bebé In Vitro
Fecundacion Humana:El Embrion Humano
Qué son Células Madres?
Función de los Espermatozoides
Concepto de Eugenesia
Funcion del Cordón Umbilical
Etapas del Embarazo, Mes a Mes

Enlace Externo:•  La fecundación: todo lo que deberías saber

Biografia del Dr. René Favaloro Vida, Logros y Premios Obtenidos

Biografía del Dr. René Favaloro

►El Hombre Que Revolucionó La Cirugía Cardiovascular

Destacado médico argentino, revolucionó el campo de la cirugía cardiovascular con sus descubrimientos que alcanzaron prestigio internacional. 

Su figura ha merecido el reconocimiento mundial, en la magnitud que pocos alcanzan, por sus notables aportes en el terreno de la cirugía coronaria directa, o revascularización miocárdica, cuya técnica sistematizó y difundió.

Contribuyó así a salvar las graves obstrucciones coronarias que tantas vidas cobraban, prolongando y mejorando, además, la calidad de vida de numerosos enfermos en todo el orbe.

Este médico, nacido en 1924 en la ciudad de La Plata, dio sus pasos iniciales como médico rural en la localidad de Jacinto Arauz, La Pampa.

A los 40 años resuelve trasladarse a los Estados Unidos, a la Cleveland Clinic Foundation, donde durante los siguientes diez años practica la especialidad elegida y desarrolla la técnica que tanto lo destacaría.

A los 50 años retorna a la Argentina, donde hoy vive y dirige la fundación que lleva su nombre para hacer docencia y práctica y continuar el desarrollo de su técnica.

Su nombre ha sido inscripto con todos los honores en el Hall de la Fama, en Washington DC. La Cleveland Clinic Foundation lo recuerda con un emotivo monumento.

En el país pudo concretar el inicio de la fundación que lleva su nombre para fomentar la investigación y la docencia.

Favaloro nació en 1924, se graduó en 1949 y ejerció 12 años como médico rural en la localidad de Jacinto Aráoz.

En 1962 se fue a la Cleveland Clinic, donde ganó fama y prestigio mundiales. Entonces decidió regresar al país, en 1971, para crear, cuatro años más tarde, la Fundación Favaloro, a la que imaginaba idéntica a la Cleveland estadounidense.

La Fundación le permitió formar más de 400 médicos residentes bajo su supervisión, atender más de 347.725 consultas, 273.276 estudios no invasivos, 19.262 cateterismos, 5.894 cateterismos terapéuticos, 470 trasplantes y 20.174 cirugías.

Su trato con la Muerte: «Todos nos vamos a morir. No tengo miedo: me codeo con la muerte todos los días. Mi madre murió a los 91 años, mi padre a los 86; pero eso no quiere decir nada.  A pesar de venir de una familia profundamente católica, creo que »Chau, bueno, se terminó para siempre». Por eso cada día hay que tratar de hacer lo mejor para uno, la familia y la sociedad. Lo que va a quedar es el recuerdo».

BIOGRAFIA Y LOGROS CIENTFICOS

►Sobre Su Vida

Nacido en La Plata, el 12 de julio de 1923, hijo de un carpintero y de una modista, René Favaloro vivió una infancia pobre en el barrio El Mondongo,

un barrio de inmigrantes. De su padre a través de la carpintería logró una sorprendente habilidad manual.

En los potreros aprendió a amar el fútbol, y se hizo un hincha fanático de Gimnasia y Esgrima.

Estudioso, fue un alumno aplicado, que hizo de la autodisciplina una filosofía de vida. Finalmente decidió inclinarse por la medicina.

En 1949 se graduó como médico en la Universidad Nacional de La Plata.

Para él, la medicina era un apostolado, tal como la consideraban los maestros griegos.

Desde que era estudiante había pensado en ejercer su profesión en algún pueblo del interior.

En 1950 se radicó en Jacinto Aráoz, un perdido pueblito de La Pampa. Se integró con los lugareños, lo que le permitió ir descubriendo las profundas necesidades sanitarias de su pueblo.

Casado con María Antonia, su novia de la escuela secundaria, Favaloro pasó a ser en ese rincón pampeano el médico de todos.

Austero, vivió con su mujer en una vieja casa. En su libro Recuerdos de un médico rural, cuenta: » En ella empezamos a organizar eso que llamamos clínica y que, en verdad, era sólo un centro asistencial adecuado a las necesidades de la zona».

Dos años después de la radicación de Favaloro en La Pampa, llegó su hermano, también médico, y con grandes sacrificios armaron una sala de cirugía.

Empecinados, trabajando más de 12 horas por día, los dos hermanos pudieron por fin comprar un equipo de rayos X.

Escribía, «Todo lo que ganábamos lo invertíamos para agrandar y mejorar la clínica. Jamás compramos una sola hectárea de campo en Jacinto Aráuz.»

Pero su destino no era el de ser un buen médico rural, y decidió buscar otros horizontes y profundizar su especialización en la medicina.

Así, viajó a los Estados Unidos, a la Cleveland Clinic, para acrecentar sus conocimientos en cardiología.

Allí permaneció durante diez años, dedicándose a la investigación y a la práctica de modernas técnicas quirúrgicas.

Llegaría así su gran y trascendental aporte a la cirugía cardiovascular: la técnica del bypass, es decir, la cirugía directa de revascularización miocárdica, una técnica que desarrolló él personalmente y que consis­tía en salvar las obstrucciones en los vasos sanguíneos al construir un puente entre dos venas o arterias.

La primera operación la hizo con una técnica personal y distinta a las que se utilizaban en ese momento: reemplazó el trozo de arteria coronaria dañado por una porción de vena safena.

En 1992, The New York Times lo consideró un «héroe mundial que cambió parte de la medicina moderna y revolucionó la medicina cardíaca».

El diario estadounidense no exageraba: Favaloro realizó 13.000 by-pass hasta sus 69 años, cuando decidió dedicarse íntegramente a la enseñanza.

Su paso por la célebre Cleveland Clinic, sus hallazgos científicos, le dieron un prestigio internacional que su modestia trataba de atenuar.

Es larga la lista de distinciones internacionales que recibió. Pero la que mas lo emociono fue cuando en 1980 la Universidad de Tel Aviv lo designó Doctor Honoris Causa.

Las ofertas de clínicas de prestigio internacional, que Favaloro recibía en forma permanente, no pudieron disuadirlo de su regresó a la Argentina en julio de 1971.

Regresó a la Argentina en 1971, con la determinación de poner a nuestro servicio su prestigio y meritos en aras de lograr que la medicina estuviera al servicio de la gente.

Una vez en el país, su centro de operaciones fue el Sanatorio Güemes; posteriormente crearía la Fundación Favaloro.

En el Sanatorio Güemes se hizo cargo del Departamento de Diagnóstico y Tratamiento de Enfermedades Toráxicas y Cardiovasculares.

Tenía por objetivo, además, fundar una escuela en esa especialidad, convocando a una pléyade de médicos que estuvieran en la cima de la técnica profesional en su tiempo.

Favaloro era una figura querida y respetada por toda la sociedad, que lo veía en televisión en programas periodísticos y de interés general difundiendo conocimientos básicos para la prevención y el tratamiento de enfermedades y demostrando una preocupación sincera y profunda por los problemas sanitarios.

Su nombre también aparecía ligado a gestos caritativos en favor de sectores muy humildes de la población, actos que ocultaba con un pudor que no podía disfrazar su esencial nobleza.

Desde entonces su prestigio fue en aumento. Organizó la Fundación Favaloro, que ha realizado decenas de trasplantes de corazón en el país.

Nunca tuvo pelos en la lengua, denunció la corrupción de la dirigencia política y propugnó una medicina social al servicio del hombre.

Le gustaba hablar sobre casi todos los temas, con palabras sencillas pero cargadas de crudeza lógica, que normalmente provocaban rechazo en los sectores de poder.

Como Médico lógico y cabal, no dudó en dar a conocer nuevos conceptos, que no siempre caían bien en sus colegas, como el que tomar con moderación un poco de vino y unos tragos de whisky podrían prevenir la ateroesclerosis.

La recurrente crisis económica argentina, las fatigosas y al parecer imbatibles trabas de la burocracia y la desidia estatal, angustiaron a Favaloro y le hicieron temer por el futuro de su Fundación.

Ante tanto abatimiento decidió quitarse la vida.

El hecho trágico e inesperado produjo una gran consternación popular.

A Favaloro se lo admiraba por su pericia como uno de los mejores cardiocirujanos del mundo, pero más aún, se lo quería por su humanidad que desbordaba más allá de la compleja y sofisticada profesión.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

► Reconocimientos y distinciones

Favaloro fue miembro activo de 26 sociedades, correspondiente de 4, y honorario de 43.

Recibió innumerables distinciones internacionales entre las que se destacan: el Premio John Scott 1979, otorgado por la ciudad de Filadelfia, EE.UU;

la creación de la Cátedra de Cirugía Cardiovascular «Dr René G. Favaloro» (Universidad de Tel Aviv, Israel, 1980);

la distinción de la Fundación Conchita Rábago de Giménez Díaz (Madrid, España, 1982);

el premio Maestro de la Medicina Argentina (1986);

el premio Distinguished Alumnus Award de la Cleveland Clinic Foundation (1987); The Gairdner Foundation International Award, otorgado por la Gairdner Foundation (Toronto, Canadá, 1987);

el Premio René Leriche 1989, otorgado por la Sociedad Internacional de Cirugía; el Gifted Teacher Award, otorgado por el Colegio Americano de Cardiología (1992);

el Golden Plate Award de la American Academy of Achievement (1993);

el Premio Príncipe Mahidol, otorgado por Su Majestad el Rey de Tailandia (Bangkok, Tailandia, 1999).

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

DIEZ ENSEÑANZAS DE FAVALORO:

En una de las últimas conferencias importantes que dio en el exterior, René Favaloro resumió el decálogo del buen médico.

Fue en Dallas, durante un homenaje al fundador de la Sociedad Internacional de Cardiología, Paul Dudley White. De él, Favaloro dijo extraer estos diez legados:

1. La historia clínica está por encima de cualquier avance tecnológico.

2. Todos los pacientes son iguales.

3. El trabajo es en equipo.

4. Máximo respeto al médico de cabecera.

5. Cobrar honorarios modestos.

6. Hacer docencia e investigación.

7. Prevenir, estimular la vida sana.

8. No perder el humanismo.

9. Abogar por la paz.

10. El optimismo tiene efectos biológicos.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

CARTA DE RENE FAVALORO AL PRESIDENTE DE LA RUA

Al presidente, Fernando De la Rúa

Estimado Fernando:

Te escribo estas líneas porque nuestra Fundación está al borde de la quiebra. Tenemos emergencias ineludibles que deben solucionarse en los próximos días. Necesitamos alrededor de 6 millones de pesos.

No tengo conexiones con el empresariado argentino. A veces choco con algunos ‘peces gordos’ como Amalita o Goyo Perez Companc. Por eso, uno de los pedidos que te hice en nuestra última charla era que utilizaras tu influencia para conseguir la ayuda que tanto necesitamos.

En fin, te ruego que influyas para conseguir una donación urgente, creo que es el camino más corto. Perdonáme por el pedido. Te escribo desde la desesperación. Nunca en mi vida estuve tan deprimido.

Con el afecto de siempre…

CARTA DE RENE FAVALORO AL DIARIO «LA NACIÓN»

Al Director del Diario La Nación

Estoy pasando uno de los momentos más difíciles de mi vida. La Fundación tiene graves problemas económico-financieros.

Se nos adeuda 18 millones de dólares y se hace cada vez más difícil sostener nuestro trabajo diario, que como siempre se brinda a toda la comunidad sin distinción de ninguna naturaleza, con tecnología de avanzada y personal altamente calificado.

Le envío una nota que destaca algunos hechos recientes; vea cómo se me trata en el mundo, en contraste con lo que sucede en mi país.

Me refiero a aquellos vinculados al quehacer médico.

La mayoría de las veces un empleado de muy baja categoría de una obra social -gubernamental o no- o de PAMI ni contesta mis llamados.

En este último tiempo me he transformado en un mendigo. Mi tarea es llamar, llamar y golpear puertas para recaudar algún dinero que nos permita seguir con nuestra tarea.

Sólo quiero decir que el final se acerca de a poco. No es para que te asustes, pero todo está consumado, y siento que estoy solo en esta sociedad, realmente, de mierda.

René Gerónimo Favaloro – 29 de Julio de 2000

► ALGUNOS DE SUS PENSAMIENTOS

Fuente Consultada: Fundación Favaloro

Siempre he creído que toda realidad futura se eleva sobre cimientos de ideales y utopías. Sin duda, soñar es tarea fecunda. Dejaría de existir si no tuviera por delante desafíos que involucren por sobre todas las cosas, contribuir dentro y fuera de mi profesión al desarrollo ético del hombre.
(Conferencia «Ciencia Educación y Desarrollo», Universidad de Tel Aviv, mayo de 1995)

 https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Debe entenderse que todos somos educadores. Cada acto de nuestra vida cotidiana tiene implicancias, a veces significativas. Procuremos entonces enseñar con el ejemplo.
(Conferencia «Ciencia Educación y Desarrollo», Universidad de Tel Aviv, mayo de 1995)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Todos somos culpables, pero si hubiera que repartir responsabilidades las mayores caerían sobre las clases dirigentes. ¡Si resurgiera San Martín caparía a lo paisano varias generaciones de mandantes!.
(De Recuerdos de un médico rural)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

La ciencia es una de las formas más elevadas del quehacer espiritual pues está ligada a la actividad creadora del intelecto, forma suprema de nuestra condición humana.
(Conferencia «Ciencia Educación y Desarrollo», Universidad de Tel Aviv, mayo de 1995)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

La ciencia es la expresión de una necesidad inherente al ser humano y, en todo caso, está ligada a la función superior de su naturaleza inteligente: la capacidad de crear.
(Conferencia «Ciencia Educación y Desarrollo», Universidad de Tel Aviv, mayo de 1995)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Proceder con honestidad en aras de la dignidad del hombre es el compromiso más trascendente en nuestro corto paso por este mundo.
(Conferencia «Responsabilidad social del universitario de nuestro tiempo», Universidad Católica de Córdoba, septiembre de 1981)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Ha llegado el momento, insisto, de detener el girar constante de nuestro planeta. Examinarlo, examinarnos, hacer el diagnóstico correcto y buscar todos juntos el tratamiento adecuado.

Sólo lo lograremos si entendemos que estamos convocados por un compromiso ineludible: debemos luchar por una sociedad más justa y equitativa, sin prejuicios de ninguna índole.

Sólo lo lograremos si no nos apartamos nunca de los lineamientos éticos basados en el respeto a la dignidad del hombre.

Debemos trabajar, trabajar y trabajar con pasión. Siempre habrá tiempo para el ocio fecundo, en beneficio de todos. Hemos de esforzarnos para mejorarnos individualmente pero entendiendo que formamos parte de una sociedad que demanda nuestra participación.

Cuanto más destacada sea nuestra posición individual más grande será nuestro compromiso social. Ha llegado la hora de trabajar con humildad y modestia verdaderas. Hay que aprender a no marearse con las alturas de la montaña. En la montaña de la vida nunca se alcanza la cumbre.
(Mensaje de René Favaloro a los estudiantes reunidos en Glacier Park Lodge, Montana, Estados Unidos, 1993. De «Don Pedro y la educación»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg


Si no tomamos conciencia del desastre ecológico que el hombre ha desatado en nuestro planeta -la Argentina no queda excluida- las consecuencias serán terribles. (…) Todos debemos comprometernos a luchar sin descanso por la rehabilitación del aire, el agua y la tierra.
(De «De La Pampa a los Estados Unidos»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Los progresos de la medicina y de la bioingeniería podrán considerarse verdaderos logros para la humanidad cuando todas las personas tengan acceso a sus beneficios y dejen de ser un privilegio para las minorías.
(Buenos Aires, Congreso de Bioingeniería 1999)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Estoy convencido de que a esta sociedad consumista, cegada por el mercado, la sucederá otra que se caracterizará por el hecho trascendente de que no dejará de lado la justicia social y la solidaridad.
(Congreso de Bioingeniería 1999)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

En cada acto médico debe estar presente el respeto por el paciente y los conceptos éticos y morales; entonces la ciencia y la conciencia estarán siempre del mismo lado, del lado de la humanidad.
(Congreso de Bioingeniería 1999)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Es necesario insistir una vez más que si no estamos dispuestos a comprometernos -principalmente los universitarios- a luchar pos los cambios estructurales que nuestro país y toda Latinoamérica demanda -principalmente en educación y salud- seguiremos siendo testigos de esta sociedad injusta donde parece que el tener y el poder son las aspiraciones máximas.
(De «Recuerdos de un médico rural»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

¿Escucharemos alguna vez los mensajes que nos legaron con sus vidas y sus libros Sarmiento, Hernández, Hudson, Mallea, Martínez Estrada, Agustín Álvarez, Luis Franco, Julio Irazusta, Henríquez Ureña (por no citar sino algunos pocos) o seguiremos siendo testigos de la decadencia de la sociedad de consumo?
(De «Recuerdos de un médico rural»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Por sobre todo deseo mostrar cómo, mediante una planificación ordenada, con decisión y tremendo esfuerzo, pudieron realizarse cambios a nivel comunitario que hoy, luego de muchos años, siguen teniendo en mí una vivencia real y cercana quizá porque representan la parte más importante de mi vida, la que ha dejado a través de profunda convivencia huellas que son imborrables en el fondo de mi alma.
(De «Recuerdos de un médico rural»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Existe en el país enorme cantidad de tierra improductiva -mucha de ella fiscal- a la que hay que agregar en estos últimos años centenares de miles de hectáreas que están allí, al lado de los diques construidos desde Cabra Corral hasta El Chocón, esperando la mano del hombre para derramar el agua y traer progreso al país.

Sabemos, por ejemplo, que medio millón de hectáreas bajo riego en California produce la inmensa mayoría de vegetales que consumen los 220.400.000 habitantes de Estados Unidos de América.

Es fácil predecir lo que se podría hacer transformando más de dos millones de hectáreas dormidas al pie de nuestros lagos con el esfuerzo mancomunado del hombre y del Estado.
(De «Recuerdos de un médico rural»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

De mi abuela materna heredé un gran amor por la tierra; no podía vivir sin un huerto. Desde muy pequeño la acompañaba por las tardes a trabajar en la quinta familiar.

Doña Cesárea fue, sin duda, una de las grandes mujeres que he tenido la suerte de conocer, quizá la mejor. Se ocupaba de todo lo que correspondía al quehacer de la casa en aquellos tiempos y todo lo hacía con amor.

Sin proponérselo, era el verdadero centro de la familia. Vivía para ella y para su hombre, mi abuelo, quien podía jactarse ante sus amigos que hasta sus calcetines estaban tejidos por su mujer.

Excepto en los días de lluvia, terminaba su tarea diaria en el huerto. Se entretenía y era feliz descansando -porque se descansa cambiando de tarea-, entremezclada con sus vegetales y frutales.

Cuando regresaba de su trabajo, mi abuelo nos acompañaba. Conocía el arte de injertar y así se podían ver higueras que producían dos o tres variedades diferentes o un duraznero injertado con damasco o un ciruelo que, en una misma planta, producía frutos renegridos junto a otros de color amarillo dorado.

La huerta estaba salpicada por muchos árboles frutales, que mi abuelo cuidaba con esmero.

Con él aprendí los secretos de la poda, que comenzábamos en julio; cada variedad tiene los propios. El saber conservar en cada una los tallos fructíferos nos permitía saborear, durante el verano, infinidad de gustos que aumentaban la exquisitez por su frescura.
(De «Recuerdos de un médico rural»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Estoy convencido de que la única manera de rescatar y preservar a los hijos de la villa miseria es con escuelas hogares.

¿Qué podemos esperar de semejante promiscuidad que engendra el alcoholismo, el abuso sexual y el incesto, el robo, la riña y el asesinato? De ahí saldrán los resentidos sociales y el caldo de cultivo para doctrinas foráneas tan perjudiciales.

En estos días en que tanto hablamos de la Universidad , yo creo que hemos perdido el derrotero en cuanto a prioridades en la enseñanza.

Nos debería preocupar más la primaria y la secundaria -pues es en la niñez y en la pubertad cuando se forma el ciudadano del futuro- que la universitaria que si se la analizara en profundidad tendría que rendir cuentas al país por su ineficacia.
(De «Recuerdos de un médico rural»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Durante los años que viví en Jacinto Aráuz, en el camino de regreso a mi casa, con frecuencia me dejaba cautivar por los hermosos atardeceres -los atardeceres de La Pampa son realmente fascinantes, quizás por el clima seco y los fuertes vientos que golpean sobre las nubes- .

En esas ocasiones, detenía el auto en medio de la ruta y, mientras el cielo se encendía con colores tornasolados que cambiaban a cada momento, mis sueños y utopías se entremezclaban con las nubes.

En esos momentos imborrables la injusticia social ocupaba un lugar en mi mente y desde entonces nunca dejó de ocupar ese lugar.
(De la Conferencia Internacional Paul D. White, noviembre de 1998)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Vivo enraizado con mi país. Pero quizás por mi devoción a San Martín, Bolívar, Sucre y Artigas a veces sufro más como latinoamericano que como argentino, a pesar de estar machimbrado con mi tierra.
(De la conferencia «Marginalidad y pobreza de cara al tercer milenio», Universidad del Litoral, noviembre de 1997)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Nunca recibí distinciones a título personal. Para mí el «nosotros» siempre estuvo por encima del «yo».
(De la conferencia «Marginalidad y pobreza de cara al tercer milenio», Universidad del Litoral, noviembre de 1997)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

El medio ambiente se encuentra en estado de emergencia y los efectos de esta degradación amenazan la seguridad económica, alimentaria y sanitaria de los habitantes del planeta, en especial, de los más pobres.

Una vez más se hace evidente la diferencia entre ricos y pobres; si los países pobres consumieran tanto como los países industrializados, se necesitarían diez planetas semejantes para abastecer a todos.
(De la Conferencia del Congreso Interamericano de Cardiología, agosto de 1999)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

La prevención y el control de enfermedades son fundamentales para el mejoramiento continuo de la salud de la población. Para ello se deben tomar medidas destinadas a producir cambios en el nivel de vida de las poblaciones marginadas y eliminar las desigualdades evitables e injustas en términos de salud y bienestar individual y colectivo, demanda persistente y creciente de las sociedades latinoamericanas.
(De la Conferencia del Congreso Interamericano de Cardiología, agosto de 1999)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

En el Congreso de Angostura de 1819, Bolívar decía que América debe razonar y pensar un mundo nuevo en el que La República sea «eminentemente justa, eminentemente moral, que encadene la opresión, la anarquía, la culpa, que haga reinar la inocencia, la humanidad, y la paz, que haga triunfar bajo el imperio de las leyes inexorables, la igualdad y la libertad».
(De la Conferencia del Congreso Interamericano de Cardiología, agosto de 1999)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Artigas, otro hombre excepcional, exigía un lugar para obreros, indios, mestizos y humildes y resentía poderosamente el privilegio y las pretensiones de las clases altas. Fue uno de los primeros caudillos políticos que reconoció los peligros que el libre comercio planteaba a las naciones sudamericanas y fue también el que propuso considerar a América como patrimonio mítico, una tierra destinada a ser algo más que un simple apéndice de Europa.
(De la Conferencia del Congreso Interamericano de Cardiología, agosto de 1999)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

La prevención debería ser el aspecto más trascendente de nuestra especialidad. Estoy seguro de que, en el futuro, se harán menos angioplastias y menos cirugías de revascularización. La prevención, junto con los adelantos de la biología molecular relacionados con la genética, permitirán disminuir la incidencia de las enfermedades cardiovasculares.
(De la Conferencia internacional sobre la salud del corazón en los países en desarrollo. Una agenda para la acción para el siglo XXI, Nueva Delhi, India, 1999)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Es imprescindible organizar la cooperación internacional entre los países desarrollados y en desarrollo y luchar todos juntos por una sociedad mejor, con mayor equidad y justicia social, que haga posible respetar y defender -junto con las demás conquistas sociales- el derecho inalienable del hombre a gozar de buena salud.
(De la Conferencia internacional sobre la salud del corazón en los países en desarrollo. Una agenda para la acción para el siglo XXI, Nueva Delhi, India, 1999)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

¿Cuándo se concretarán los deseos de San Martín, Bolívar, O’Higgins, Sucre y tantos otros? A la falta de una hermandad solidaria, que debería basarse en su propia cultura, se agrega la carencia de una adecuada interrelación económica.

¿Alguien ha pensado alguna vez lo que significaría que los países latinoamericanos con reservas incalculables de agua, bosques, cereales, ganado, hierro, cobre, estaño, petróleo y enormes extensiones de tierra virgen, con principios sólidos -exlcuyendo falsos nacionalismos, ya que el verdadero dice que cada país mantenga, como es lógico, sus particularidades-, se unieran estructuralmente para que, de una vez y para siempre, ocupemos un lugar en el mundo?
(De «¿Conoce usted a San Martín?»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

A mi entender lo que más debe preocuparnos es volver a despertar en los niños y en los adolescentes los valores esenciales, sin los cuales poco importa su capacitación técnica o profesional.

Es indudable que la única manera posible es por medio de una sólida formación humanística.

Una vez más, entendámonos bien, como lo estableció con claridad don Pedro Henríquez Ureña: humanismo militante con profundo contenido social en defensa de la libertad y la justicia.

La educación estará permanentemente centrada en la búsqueda «del hombre libre abierto a los cuatro vientos del espíritu», entendiendo que el goce de la libertad individual conlleva un compromiso social en procura de un ideal, una utopía, «el ideal de la justicia» en busca de la «magna patria», «la tierra de la promisión para la humanidad cansada de buscarla…»
(De «Don Pedro y la educación»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Es imposible aceptar que la supervivencia de esta democracia liberal consumista de occidente -consecuencia del derrumbe de los regímenes comunistas- sea el final de la historia, como lo pretendía Francis Fukuyama en 1989.

La presencia de los fundamentalismos religiosos, los exagerados nacionalismos, el desarrollo económico sin equidad priorizando el enriquecimiento desmedido, la falta de compromiso social como resultado del individualismo «light» que sólo busca tranquilidad y satisfacciones inmediatas, el mercantilismo internacional con la explotación de mano de obra barata, la cultura de la música rock, los videojuegos y las videocaseteras, el progreso científico sin respeto por la naturaleza y aun hasta por sus propios semejantes (para citar unos pocos ejemplos de las graves falencias) nos indican que a la Perestroika sobrevendrá -no tengo dudas- una «Smithtroika» o una «Jonestroika», como suelo decirles a mis innumerables amigos norteamericanos.

(De «Don Pedro y la Educación»)

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Estoy absolutamente seguro de que el cambio de rumbo sólo puede lograrse a través de la enseñanza. Sus objetivos principales son:

  1. Consolidación de los principios éticos del hombre

  2. Profundización de la democracia

  3. Construcción de la identidad nacional y unidad latinoamericana

  4. Generalización de la justicia social

  5. Transformación económica con elevación de los índices de productividad y mayor equidad distributiva

(De «Don Pedro y la educación») 

 AMPLIACIÓN DE LA BIOGRAFÍA:

El estudio y la investigación profunda, la constante docencia en todos los niveles sociales, la entrega permanente a la comunidad en un trabajo minucioso y creativo, son algunas de las virtudes más destacadas de este famoso científico argentino.

Su obra ha traspasado los límites de nuestras fronteras, y hoy las más importantes instituciones de todo el mundo lo cuentan como miembro activo, correspondiente u honorario.

A ello hay que sumar gran cantidad de premios y distinciones como la «Orden del Sol del Perú y la «Orden al Mérito Della República Italiana».

Nacido el 14 de julio de 1923, en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, desde niño sintió vocación por la medicina, especialmente cuando acompañaba a uno de sus tíos en las visitas domiciliarias.

Estudió en la Facultad de Medicina de su ciudad natal y se mezclaba con alumnos.de las clases superiores gozando con la precisión, delicadeza y arte de la cirugía.

«Sentía la necesidad de ser el primero, sin que ello implicara arrogancia o soberbia; era una profunda necesidad espiritual que debía satisfacer a través de una entrega absoluta y en competencia leal.»

Así nos dice él mismo en su emotiva autobiografía Recuerdos de un médico rural.

En 1949 egresó de la Universidad nacional de La Plata con el título de Doctor en Medicina.

Espíritu sensible, dedicó la tesis «A mi abuela Cesárea, que me enseñó a ver la belleza hasta en una pobre rama seca».

En el libro citado menciona también a sus padres y a sus abuelos, de quienes aprendió el amor a la tierra.

Su graduación coincidió con una vacante de médico interno auxiliar, a la que llegó en forma interina. Razones políticas y un grave accidente sufrido por su hermano Juan José, «con quien todo lo compartió», modificaron su rumbo. Por ese entonces le llegó una carta de un tío, que vivía en Jacinto Arauz, en La Pampa, a 130 km de Bahía Blanca.

Se le ofrecía suplir, por tres meses, a un médico de la localidad gravemente enfermo. Llegó el 26 de mayo de 1950 y se quedó casi 12 años.

En su libro relata sus experiencias en un medio carente de los recursos necesarios que la moderna medicina y sobre todo la cirugía requieren. Pero, como no le faltaban voluntad y altruismo, fue venciendo, poco a poco, todas las dificultades.

Supo despertar vocaciones y logró lo que parecía imposible: dotar al pueblo de Jacinto Arauz, y la zona de su influencia, de una clínica.

Para ello contó con el apoyo de su esposa, de su hermano Juan José -médico y cirujano, como él- y de otros lugareños.

Su alejamiento de los centros científicos era más aparente que real, pues recibía revistas con los últimos adelantos de la ciencia y de la tecnología.

Así, conoció las primeras intervenciones cardiovasculares, que excitaron su espíritu. Se aproximaba un momento muy importante en su carrera y él mismo decidió un cambio radical.

Consultó con su maestro, el Dr. Mainetti, quien le aconsejó proseguir sus estudios en la clínica de Cleveland, Estados Unidos.

Allí Favaloro trabó amistad con el Dr. Donald Effler, quien lo invitó a ver las intervenciones que se realizaban en la clínica. Pronto se convirtió en asistente permanente del establecimiento.

También conoció al Dr. Masón Sones, padre de la cineangiografía coronaria. En esa época la revascularización del miocardio estaba limitada a una técnica que, a menudo, traía complicaciones posoperatorias.

Favaloro intentó solucionar esto usando como método alternativo la vena safema del mismo paciente. En mayo de 1967 él logró el bypass de una obstrucción total de la arteria coronaria derecha a una paciente de 51 años de edad.

El mismo reemplazó esta técnica por el puente aorto coronario.

La primera operación se realizó en la coronaria derecha y en 1968 se efectuó la primera revascularización de la arteria anterior descendente izquierda.

También en 1968 Favaloro desarrolla la cirugía de bypass combinada con reemplazos, valvulares y la cirugía en el infarto agudo.

Lo cierto es que a fines de 1970 el equipo de la clínica de Cleveland había realizado 1086 bypass con un índice de mortalidad de 4,2%.

El prestigio de Favaloro crecía, excediendo los límites de los Estados Unidos, y en muchos centros científicos se aseguraba que la cardiología del siglo XX debía dividirse en la etapa pre-Favaloro y en la post-Favaloro.

Pero el amor a su patria era tan grande que decidió regresar a la Argentina en 1971.

El Dr. D. Harken, comentando esta decisión, le dijo: -Rene, su patriotismo y amor a su tierra hacen perder a los Estados Unidos uno de los más famosos cirujanos del mundo.

Favaloro fue reconocido por sus méritos, pero él soñaba con establecer en su patria un centro similar a la clínica de Cleveland.

Entonces creó un centro basado en la investigación, enseñanza y actividades clínicas. Formó más de 300 cardiólogos y cardiocirujanos, no sólo argentinos sino también de otros lugares de América.

La Sociedad de Distribuidores de Diarios y Revistas le donó el edificio que fue la base de la Fundación Favaloro, para desarrollar tareas de investigación.

Además, próximamente se pondrá en marcha un centro asistencial que aspira a convertirse en uno de los mejores del mundo.

El Dr. Rene Favaloro ha trabajado durante largos años, pero continúa soñando con empresas ciclópeas. Por eso, una vez dijo: «Yo he vivido creando, proyectando desde siempre. ¡El día en que se terminen los desafíos habré muerto! Poner límites significa detenerse». (Fuente Elba Teresa Cosso)