poblacion

Ventajas del Transporte Fluvial Hidrovias Tranporte Por Rio Argentina

Ventajas del Transporte Fluvial
Hidrovias o Tranporte Por Río

Un río es una calle libre y líquida, que cualquiera puede utilizar para
transportar bienes con una finalidad económica.

transporte fluvial

Esta definición resume, en buena medida, la potencialidad de las cuencas fluviales.

¿Cuáles son las ventajas de este tipo de transporte? Un HP de potencia mueve 150 kilogramos por kilómetro en cambio , 500 en ferrocarril y 4.000 en barco. Se trata de una cuestión de costos, el transporte de mercadería por vía fluvial es ocho veces más económico que el ferrocarril y 26 veces más que el camión.

El problema radica en que no todos los ríos son navegables. El desafío consiste, entonces, en construir una hidrovía. La Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay coincidieron en el Comité Intergubernamental de la Hidrovía Paraguay-Paraná en la necesidad de dar prioridad a la navegación en esa red fluvial, para permitir el paso de grandes convoyes de empuje, barcazas y remolcadores.

Ello implicará trabajos de ensanche y profundización de los canales y de derrocamiento (eliminación de las rocas). También habrá que colocar balizas para un permanente tránsito diurno y nocturno, realizar un relevamiento cartográfico y disponer de un eficiente sistema de comunicaciones.

La hidrovía Paraná-Paraguay requerirá una mejora en la operatividad de algunos puertos fluviales y un aprovechamiento de las bodegas superior al 30 por ciento del registrado en la actualidad, según un estudio de Jorge José Álvarez, ex subsecretario de Transportes Marítimos y Fluviales.

La disminución de los costos de producción, comercialización y transporte —expresa el trabajo de Álvarez— tendrá un alto impacto sobre una estructura productiva y tecnológica basada sobre la exportación de materias primas o semielaboradas, de precio internacional relativamente bajo, sumado a una ubicación geográfica alejada de los mayores mercados de consumo mundiales.’

Un ejemplo de los atributos de las hidrovías es la llamada Rin-Meno-Danubio en Europa, que une el Mar del Norte con el Negro. Otro, la hidrovía Ohio-Mississippi, que atraviesa los Estados Unidos.

Para Álvarez, la hidrovía Paraná-Paraguay tendrá dos efectos positivos: la internacionalización de las aguas y la integración con países vecinos, además del desarrollo de las economías regionales.

El beneficio para la navegación será el pasaje por tramos considerados ahora difíciles debido a la acumulación de sedimentos (ardua y arenisca), que deben ser dragados periódicamente. Ellos serán eliminados con escolleras o fijados con espigones.

transporte fluvial

Un puerto con limitaciones
Los ríos de la Mesopotamia, que desembocan en la cuenca del Plata, demuestran desde tiempos remotos la prevalencia de Buenos Aires como puerto y punto de salida de la producción. La red está constituida por el Paraná, el Paraguay, el Alto Paraná y el Uruguay, que tienen afluentes importantes como el Bermejo y el Pilcomayo.

Pero una vez concluida la hidrovía, el problema será el puerto por utilizar. El de Buenos Aires tiene una profundidad de 28 ó 29 pies y —según los expertos— resulta insuficiente para barcos de mayor capacidad.

La transferencia de cargas de embarcaciones fluviales a las de ultramar —sobre todo, provenientes de Brasil y Bolivia— se realiza actualmente en Escobar, cuya profundidad de 32 pies es suficiente para barcos de 15 000 a 35 000 toneladas de capacidad, o en la zona Alfa, cerca de Montevideo, que tiene un calado efectivo de 42 pies. Un barco tipo Panamax puede cargar allí hasta 61 000 toneladas de granos.

El principal perjudicado por no poder utilizar el puerto de Buenos Aires es el productor agropecuario, porque debe pagar un recargo en el costo del flete.

La solución sería construir un puerto artificial, de 50 pies (15 metros) de profundidad. La ubicación de esa suerte de isla con forma de espiral, cuyo centro estaría protegido de los vientos, seria al surde la línea divisoria de aguas, para que quede en jurisdicción argentina. Su superficie inicial podría ser de 300 hectáreas, aunque podría llegar a 1.200.

Un observador afirmó que serviría, en buena medida, de llave para dominar la estrategia geopolítica de la cuenca del Plata, ya que sería el paso obligado de productos del sudoeste de Brasil, de Bolivia, de Paraguay, de Uruguay y del norte de nuestro país.

En caso de revertirse la situación económica, también sería utilizada para el ingreso de mercaderías importadas.

Inversiones condicionadas
Del proyecto de ley de puertos, que se debate en la actualidad en el Congreso de la Nación, depende que el puerto artificial no sea ejecutado por el Estado sino por empresas privadas. La norma en cuestión permitirá la transferencia de los puertos nacionales a manos de municipalidades o de particulares.

Si bien habría varios interesados, ninguno pondrá manos a la obra antes de la sanción de la ley. La inversión de riesgo sería recuperada a través del cobro de peaje, como sucede con las autopistas. La construcción podría hacerse por etapas, a través de módulos asentados sobre pilotes de hormigón armado. Se podría comenzar con uno destinado a granos y, sucesivamente, se harían otros para minerales, contenedores y combustibles.

El primer tramo de la obra, cuyo costo sería de 500 millones de dólares, permitiría una transferencia de 50 000 toneladas de granos por año de embarcaciones fluviales a marítimas.

Sobran ejemplos de este tipo de islas en el mundo: Indonesia, Alemania Federal, Holanda y los Estados Unidos, entre otros.  Una idea para el futuro: la cuenca del Plata podría conectarse con el río Amazonas y éste, a su vez, con el Orinoco. Esa red sería, en caso de concretarse, un fabuloso canal de comunicación continental desde el Norte hasta el Sur y viceversa. El infinito potencial de las calles líquidas

El río brinda posibilidades de desarrollo que requieren la inversión de empresas privadas.

Recurso Hidrico de Argentina

Recurso Hídrico de Argentina

El agua: su importancia  

De todos los planetas conocidos, la Tierra es el único que posee agua en su superficie, lo cual ha sido de vital importancia para el desarrollo de la vida. Tal es así, que podríamos decir que las primeras formas de vida fueron pequeñas plantas marinas, las cuales debemos la creación del oxígeno, dando origen a una capa de aire apto para la respiración en nuestra atmósfera.

La importancia del agua en nuestro planeta se explica a través del 70,8 % de la superficie que ocupa en la superficie terrestre, mientras que el resto solo es superficie de tipo sólida donde se asientan los actuales continentes.

Sin embargo, sólo una pequeña proporción (2%) de esa enorme masa acuática, es agua dulce que circula por los continentes, a las cuales denominaremos aguas continentales.

No obstante, este porcentaje tan reducido no significa que no cumpla un rol importante, todo lo contrario, gracias a esta agua dulce todos lo animales incluyendo al ser humano, obtienen alimentos, fuerzas para generar su energía, satisfacer necesidades básicas, entre otros.

Si tendríamos que describir la repartición de las aguas en nuestro país, a simple vista diríamos “esta desigualmente distribuida”. Ya que poseemos áreas que contienen exceso de agua, y que llegan a padecer severas inundaciones; y otras, en donde el agua es intensamente escasa, teniendo que acudir a obras de infraestructura para su aprovechamiento.

Lo que debemos tener en cuenta es que si conocemos que ofrece nuestro país en cuanto a cursos de agua, lograremos aprovechar de mejor manera este recurso para el beneficio de la sociedad y su posterior preservación para las generaciones venideras.

Aguas Continentales

Esta agua, tan fundamental que circula por la superficie continental está en constante movimiento. Tal es así, que se origina en la atmósfera. ¿Por qué? Por que la atmósfera se carga de humedad que proviene de la evaporación, la cual al producirse un descenso en las temperaturas, se condesa transformándose en vapor de agua, la cual contiene pequeñísimas gotitas que forman las nubes. Por último, estas caen a la superficie en forma de lluvia o nieve.

Estas precipitaciones, es decir el agua que cae al suelo desde las nubes, vuelve a la atmósfera por evaporación en parte, otra se infiltra formando corrientes subterráneas y el resto discurre independientemente por la superficie formando corrientes de diversa importancia. Por ejemplo, las aguas escorrentía, los torrentes, ríos, lagos, hielos, entre otros.

El hombre, durante su historia ha logrado crear diversas formas para poner a su disposición el agua. A tal punto que hoy en día, los avances tecnológicos permiten un adecuado manejo de los mismos nunca antes alcanzadas; inmensas represas, riego artificial a través de canales, desalinización del agua de mar, proyecto de transporte de témpanos, entre otros.

Pero la otra cara de esta verdad, es que los problemas de escasez de agua para distintos usos, continúan acentuándose. Esto se debe en parte, a la gran demanda y a su progresiva contaminación.

Como mencionábamos anteriormente, Argentina se caracteriza por los grandes contrastes en la localización de las aguas continentales. A grandes rasgos, un tercio de la superficie del país posee agua suficiente y en exceso; por ejemplo las Sierras Subandinas, la Mesopotamia, el este chaco-pampeano y los Andes patagónicos-fueguinos. En estas áreas se originan los ríos cuyas aguas son aprovechadas a lo largo de sus cursos, muchas veces donde esta escasea.

En el segundo tercio del territorio, este recurso natural es calificado como suficiente a escaso.

Y finalmente, el resto del territorio argentino presenta un déficit de agua, por que recibe de precipitaciones anuales menos de 200mm., por lo que aquí el rasgo sobresaliente es la aridez. Tal es el caso de los valles calchaquíes, los llanos de Catamarca y la Rioja, San Juan, el oeste chaqueño y el norte de la Patagonia.

Fuente: MARRED, Enciclopedia Temática Color. El Universo y la Tierra. Geografía Argentina, Editorial Santillana.

Cuenca del Desaguadero Mendoza Rios de Argentina

Cuenca del Desaguadero Mendoza

Cuenca del Desaguadero: Este sistema es una de las cuencas endorreicas más importantes en cuanto a su superficie (248.000 kilómetros cuadrados), localizada además en una de las zonas más áridas del país. De la cordillera de los Andes, procede su fuente de alimentación. Es decir, que recoge las aguas de los ríos que nacen de la montaña y que son alimentados por precipitaciones nivales en las altas cumbres, principalmente en invierno. Tal es así, que en primavera el deshielo hace que con un carácter torrencial desciendan los ríos y arroyos.

Varios de ellos fueron represados en su curso medio con el objetivo de irrigar las planicies de piedemonte, originando extensos oasis agroindustriales, por ejemplo en Mendoza y San Rafael.  Sin embargo, en el curso superior de este ámbito, se han realizado obras para el aprovechamiento hidroeléctrico como es el caso del embalse Nihuil, en el río Atuel.

No obstante, el Jáchal, San Juan, Mendoza, Tunuyán, Diamante y Atuel, son sus ríos más trascendentales. A su vez, ellos son afluentes del colector que, con distintas denominaciones, recorre la región cuyana en dirección norte-sur. En su origen se denomina Vinchina o Jagüe, posteriormente se llama Bermejo, luego Desaguadero, después de pasar por las salinas toma el nombre de Salado y en la provincia de La Pampa, el de Chadileuvú-Curacó.

Este río pertenecía a un área exorreica con vertiente atlántica, más precisamente a la Cuenca del Río Colorado, pero debido a la intensa utilización de las aguas de los afluentes (ya sea riego, energía y consumo de la población),  hicieron que estos no alcanzaron al colector, convirtiéndose esta parte del Desaguadero, en un cauce seco.

Esta situación provoca enormes conflictos entre las provincias por los diferentes derechos con respecto al uso del agua, ya que se benefician solamente aquellas que se ubican aguas arriba. Tal es el caso de la provincia de La Pampa: la cual fue privada de dos fuentes importantes de agua superficial, el Atuel y Salado.

Río San Juan

Entre los 30° 30’ y 32° 40’ latitud sur, se localiza en la cordillera principal las nacientes de este río. Se forma por la unión de los ríos Castaño y Los Patos, más precisamente aguas debajo de la localidad de Calingasta. En esta área de alta cuenca existen alrededor de 150 arroyos, repartidos en forma de abanico, alimentados por nieves y lluvias ocasionales.

El relieve entre los 2.500 y 4.000 metros se compone de diferentes planicies de destrucción las cuales son elevadas. Estas están conservadas y los ríos la cortan con profundos surcos en donde la escorrentía se hace veloz por efectos de  la gran pendiente.

No obstante, este río en su último tramo se comporta como un típico río de llanura, ya que su cauce se amplía notablemente. Además, al penetrar en el valle, ha edificado poderosos conos de deyección, haciendo que su pendiente natural sea hacia el sudeste.

Su cauce frente a la ciudad de San Juan posee una amplitud de 4 kilómetros, y sus aguas merodean de una margen a otra, por tres hondonadas principales. Aguas abajo, además describe meandros hasta llegar al Guanacache.

Río Mendoza

Este río en su alta cuenca, abarca un frente cordillerano entre el Cerro Aconcagua y el Tupungato, de donde nacen los ríos Tupungato, Las Cuevas y Las Vacas. En la punta de esta última, se origina la quebrada y el valle del río Mendoza. Este primer tramo del valle fluvial es glacio-fluvial, con un fondo rocoso, pues estamos hablando de un curso de alta montaña.

Este río en su curso inferior se comporta como el San Juan, en un recorrido de 150 kilómetros.

Los cauces que dan origen al Mendoza, atraviesan en todo su dimensión a las formaciones geológicas que constituyen la cordillera de  los Andes y a partir de Uspallata, la Precordillera. Aquí su paisaje es multicolor, cambiante, debido a que los sedimentos que posee provenientes del paleozoico-mesozoico, los cuales fueron plegados y levantados por la orogenia terciaria.

En cambio, en la alta cuenca de este río se producen fuerzas exógenas muy erosivas, repercutiendo sobre sus amplios faldeos de escombros y lomadas.

Fuente: Geografía Argentina. Editorial Santillana. Geografía La Argentina y el MERCOSUR. A.Z Editora-Geografía de la República Argentina. Tomo VII. Hidrografía

Cuencas Hidrográficas en Argentina Los rios de Argentina

Cuencas Hidrográficas en Argentina

Los ríos, los lagos, lagunas, torrentes, glaciares comprenden las aguas continentales. Esta agua dulce es un recurso renovable, pero escaso y sujeto a variaciones estacionales.

Tal es así, que al observar una superficie drenada por un río y sus afluentes nos estamos refiriendo a las cuencas hidrográficas. Esto se manifiesta con la interacción de elementos climáticos y las distintas formas del relieve. La distribución de las precipitaciones y las temperaturas influye en la definición del régimen fluvial, es decir, en el comportamiento de los caudales a lo largo de un año, dependiendo también de la regularidad de las fuentes de alimentación.

El relieve incide en la forma en que los ríos vierten sus aguas, determinando una clasificación de las cuencas hidrográficas. Esta es la más aceptada y utilizada:

  • Cuencas exorreicas: son aquellas cuyas aguas llegan al mar o al océano.
  • Cuencas endorreicas: son aquellas cuyas aguas no llegan al mar, esto se debe a los ríos desembocan en lagunas interiores o porque se agotan por evaporación, infiltración o consumo.
  • Cuencas arreicas: son aquellas zonas donde no se definen cursos fluviales, debido a la falta de agua de los suelos muy permeables.

Cuando ocurre que todas las cuencas desembocan en un mismo mar u océano, conforman lo que llamamos vertiente. La mayoría de los ríos de nuestro territorio pertenecen a la vertiente atlántica. Es por esto, que cuando se estudian las cuencas en Argentina siempre se hacen agrupándolas desde su vertiente.

La cuenca exorreica de vertiente atlántica más importante de Argentina es la cuenca del Plata. Sin embargo, si la excluimos los ríos que desembocan en este océano concentran el 11% de los caudales; exceptuando los del sur bonaerense. Esto se debe a que su origen proviene de los sistemas serranos de Tandil y Ventana, y los cuales se alimentan de los excedentes de agua provenientes de los Andes, desembocando en el océano luego de atravesar extensas zonas áridas como ríos alóctonos (es decir, un río que se alimenta de las aguas de su naciente y no recibe afluentes en su recorrido).

Sumado a ello, el Negro, el Chubut, el Deseado, el Chico y el Santa Cruz; son los principales ríos patagónicos y que posteriormente desembocan en el océano Atlántico. Sus cabeceras se encuentran en los Andes patagónicos y sus caudales provienen tanto de las precipitaciones invernales como de los deshielos de primavera. A su vez, estos presentan lagos interpuestos en su curso, por lo que al abandonar este sector no reciben afluentes en su extenso recorrido hacia el mar.

Ahora bien, en cuanto a las cuencas de vertiente pacífica, estas representan solamente el 3% de los caudales del país. Ocupando reducidas superficies en los Andes patagónicos. Tal es así, que el río más importante por su caudal es el Futaleufú, y el cual se represó para obtener energía necesaria en una planta procesadora de aluminio de Aluar (Puerto Madryn).

Por otra parte, las cuencas endorreicas representan apenas el 1% de los caudales, y junto a las arreicas definen la diagonal árida de nuestro país. En ellas, los ríos tienen caudales reducidos, aunque son de gran relevancia para las áreas que recorren, aprovechándolos de manera cuidadosa.

Además, estos ríos presentan serios problemas de erosión y deterioro de la cobertura vegetal ya que recorren tierras áridas. Estos problemas están vinculados, más allá de la falta de agua, al uso inadecuado del mismo.

La cuenca endorreica más importante es la del Desaguadero, no obstante siempre fue de este tipo, ya antes tenía salida al océano atlántico a través del río Colorado. Pero la intensa utilización de los ríos de esta cuenca como proveedora de riego, sumada a características particulares en cuanto a clima, ha logrado su transformación definitiva hacia el endorreísmo.

Otra cuenca de este tipo y que es relevante para nuestro país, es la del río Salí o Dulce, la cual recoge sus aguas que descienden de las cumbres Calchaquíes y el Aconquija, desembocando finalmente en la laguna Mar Chiquita, en la provincia de Córdoba. Este río, al igual que los del Desaguadero, presenta sus mayores caudales en verano, porque se alimentan de las aguas de deshielo.

Por último, en cuanto a las zonas arreicas estas se visualizan en sectores particulares del país, comos ser el noreste de Santiago del estero y sudoeste de Chaco, o el centro-norte de La Pampa.

Ver Un Mapa Ampliado de las Cuencas

mapa de cuenca hidrografica de argentina

Fuente: Geografía Argentina. Editorial Puerto de Palos.Geografía Argentina. Editorial SantillanaGeografía La Argentina  y el MERCOSUR. A.Z Editora

CLASIFICACIÓN DE LAS AGUAS CONTINENTALES: GEOGRAFÍA ARGENTINA:

CLASIFICACIÓN DE LAS AGUAS CONTINENTALES

Aguas Continentales: Son las que se localizan en las tierras emergidas y pueden ser superficiales (ríos, lagos, lagunas); y subterráneas, acumuladas por filtración.

La Tierra es el único de los planetas conocidos que contiene agua. Gracias a este, llamémosle «capricho» de la Naturaleza, ha sido posible el desarrollo de la vida. De hecho, las primeras formas de vida fueron pequeñas plantas marinas gracias a las cuales comenzó la creación de oxígeno y surgió en la atmósfera una capa de aire apto para la respiración. El agua es fundamental en nuestro planeta, lo que explica que ocupe un 70,8% de la superficie de la Tierra, mientras que la superficie sólida se extiende tan sólo sobre el 29,2 % restante.

Dentro de esta enorme masa acuática, el agua dulce líquida que circula por los continentes, o permanece estancada en ellos, representa un porcentaje pequeñísimo, el 2 %. Y pese a ello desempeña un papel fundamental, ya que gracias al agua dulce muchos seres vivos, incluido el hombre, consiguen saciar su sed, ademas de obtener alimento y fuerza para la producción de energía.

El agua que circula por los continentes está en movimiento constante. Su origen se encuentra en la atmósfera, que se carga de humedad gracias a la evaporación y, al producirse un descenso de las temperaturas, se condensa el vapor de agua que contiene en las minúsculas gotitas que forman las nubes y que finalmente precipitan en forma de lluvia o de nieve. Esta agua que cae al suelo desde las nubes, vuelve en parte a la atmósfera por evaporación, en parte se filtra y forma corrientes subterráneas y en parte discurre libremente por la superficie formando corrientes de diversa importancia.

Aguas de escorrentía

Este tipo de agua continental, hace referencia a aquella multitud de corrientes sin cauce fijo que fluyen en cuanto comienza una precipitación intensa, ya que no puede ser absorbida por el suelo hasta algunas horas más tarde. Es decir, que son corrientes de escasa duración, pero con la característica de poseer una fuerza monumental que les da intensidad al poder erosivo.

Este poder tiene como facultad principal contribuir a formar ríos más o menos grandes. Esto se debe a que las corrientes cuando discurren por pendientes pronunciadas, arrastran consigo arenas, piedras, entre otros materiales; logrando muchas veces excavar profundos surcos en el terreno. O bien, en aquellos lugares áridos, donde la vegetación es inexistente provoca graves daños, ya que arrastran el suelo, dejando al descubierto el manto o la roca desnuda que son estériles y por lo tanto sin aprovechamiento económico.

Dos formas de erosión características del relieve terrestre, provienen de la acción de las aguas de escorrentía. La primera de ellas es la más común denominada “badlands”, es decir surcos profundos y estrechos separados entre sí por crestas muy pronunciadas. Estas formas son características de las regiones áridas y se originan siempre en zonas de pendiente.

Y las segundas, se trata de grandes rocas verticales cubiertas con una especie de sombrero, denominadas pirámides de tierra (dames coiffées). Esta forma de erosión se origina cuando una roca dura impide la erosión de una roca subyacente, mientras que el terreno que lo rodea se encuentra desgastado.

Torrentes

Cuando las aguas de escorrentía se concentran y discurren por un cauce único originan un torrente. Es decir, un curso de agua de carácter ocasional que discurre por profundos cauces excavados por las aguas en vertientes de pendiente pronunciada.

Estos torrentes pueden originarse con agua de lluvia y también con agua procedente del deshielo (nieve o glaciar). Por lo general estos son visibles después de las lluvias intensas en las zonas montañosas, mientras que en las épocas restantes su cauce queda al desnudo (sin agua).

La fuerza de la corriente y consecuentemente su acción erosiva, constituyen las dos características fundamentales de los torrentes. Estos además, cuando están plenamente formados constituyen zonas bien diferenciadas.

La primera se denomina cuenca de recepción, y corresponde con la parte alta del torrente. Su forma es similar a la de un embudo y en ella se concentran las aguas de escorrentía. Otra de sus zonas, es el cauce en pendiente por el que discurren las aguas, llamada canal de desagüe. Y finalmente la tercera zona, se conoce como cono de deyección (o parte baja del torrente). Esta constituye el lugar en donde las aguas depositan gran parte de los materiales que han arrasado, porque es un área de contacto entre la pendiente y el llano.

Ríos

De la totalidad de aguas que fluyen por la superficie terrestre, los ríos son la forma más completa y desarrollada.  Estos por lo general, trasladan una gran cantidad de agua a través de un cauce fijo, desde su naciente (punto de origen) hasta su desembocadura (terminación). Esta última, puede tener lugar en el mar, en un lago, o en otro río. Y debido a ello es que los ríos se dividen en cursos principales (es decir, aquellos que desembocan en el mar o en un lago) y afluentes (aquellos, que vierten sus aguas en otro río).

Una serie de variables, como la longitud, superficie de una cuenca, su régimen y su caudal; son los que caracterizan y distinguen a un río de otro.

Por ejemplo, si hablamos de la extensión de un curso desde su naciente hasta su desembocadura medida en kilómetros, nos estamos refiriendo a la longitud de un río. Actualmente, en el mundo estos difieren enormemente ya que encontramos los más extensos (más de 6.000km, el Nilo) hasta aquellos que no sobrepasan los 100 Km. recorrido.

En cambio, la cuenca de un río hace referencia a la superficie total de terreno cuyas aguas superficiales se dirigen directa o indirectamente a dicho río. Entonces, esta cuenca incluiría un río principal con todos sus afluentes, formando lo que se conoce como red hidrográfica. Así, la superficie de esta cuenca se expresará en kilómetros cuadrados, delimitada por zonas conocidas como divisorias de aguas, a partir de las cuales las aguas fluyen hacia una red hidrográfica u otra.

La cantidad de agua que transporta un río, medida en un punto concreto de su recorrido, se conoce comocaudal. Sin embargo, este no es estable. A lo largo del año experimenta variaciones: crecidas (aumento del volumen del agua transportada), estiajes (cuando se produce una disminución). Si estos cambios resultan muy evidentes se puede hablar de que el río posee un caudal muy irregular.

En cambio, el régimen de un río indica la fuente de alimentación y las variaciones estacionales que esta experimenta el caudal. Por ejemplo, se habla de régimen pluvial cuando la fuente de alimentación proviene del agua de lluvia; y nival cuando el agua proviene de las nieves. De acuerdo a las variaciones en el año, el régimen de un río a su vez puede ser simple (cuando experimenta una sola crecida y estiaje durante el año) o complejo (cuando presenta varias altas y bajas de aguas durante el año).

Finalmente, se podría decir que son muy variadas las formas en que puede comenzar la vida de un río (brotar de un lago, glaciar, fusión, manantial). Pero siempre deberá considerarse en su recorrido tres etapas fundamentales: el curso alto o también llamado juventud; el curso medio (madurez) y el curso inferior denominado vejez del río). Cada uno de ellos tiene características que le son propias, junto a procesos erosivos de transporte y erosión particulares.

Lagos

Son extensiones de agua dulce más o menos grandes que carecen de contacto con el mar. No poseen procesos erosivos y variaciones de mayor consideración, por lo que diríamos que son estables. Esta es una de las características que los diferencia de los ríos.

Su fuente de alimentación es muy diversa, pueden proceder del agua de lluvia o de las nieves; pero también pueden provenir de otros ríos, glaciares o incluso de aguas subterráneas.

Tal es así, que cuando estos son alimentados por aguas de un río o varios, con régimen fluvial, y a los ríos que le vierten las aguas se los denomina tributarios. No obstante, puede suceder que de las aguas de un lago nazca un río, denominados emisarios de un lago.

cuadro clasificacion aguas continentales

importancia aguas continentales

Fuente: MARRED, Enciclopedia Temática Color. El universo y la tierra

La Cuenca del Plata Rios de Argentina Rio de la Plata

La Cuenca del Plata Ríos de Argentina

Cuenca del Plata: Una de las cuencas más importantes del país, y a su vez destacadas del mundo por la superficie que ocupa, unos 3.200.000 kilómetros cuadrados y por los recursos que posee, es la Cuenca del Plata. Esta es compartida con todos los países limítrofes (Brasil, Paraguay, Bolivia y Uruguay)  a excepción de Chile. El Río Paraná y el Uruguay, son los ríos colectores, ambos nacen en el territorio brasileño; y otro río importante es el Paraguay. Todo el sistema desemboca en el océano Atlántico a través del estuario de la Plata.

Tal es así, que entonces al Río de La Plata se lo considera como la continuidad morfológica e hidrológica del Río Paraná.

cuenca del rio de la plata

Su importancia radica en que es la vía por el cual salen las materias primas y productos elaborados en su cuenca; por ejemplo cereales, carnes y manufacturas de metales. Entre la punta norte del Cabo San Antonio y Punta del Este (Uruguay) tiene lugar su desembocadura; con un ancho de 220 kilómetros, convirtiéndolo así en el río mas ancho del mundo.

Los ríos de su cuenca aportan grandes cantidades de sedimentos, por lo cual se debe dragar anualmente millones de metros cúbicos los cuales facilitaran el acceso a los puertos de Buenos Aires y La Plata.

Por otra parte, con naciente en territorio de Brasil, el río Paraná posee afluentes muy importantes que recibe en nuestro territorio. Por ejemplo; en su margen derecha lo hace el Paraguay, el cual a su vez, trae las aguas del Pilcomayo y Bermejo; el Salado y el Carcarañá. En cambio por su margen izquierda recibe entre otros, a los ríos Iguazú, Corrientes y Gualeguay.

Las precipitaciones que se originan al sur de Brasil, dan origen al Paraná. Este tiene un caudal promedio de 17.000 metros cúbicos por segundo. Además presenta una creciente anual durante el verano hasta la unión con el Paraguay. Sin embargo, aguas abajo, son dos las crecientes anuales que presenta: una en verano y otra a principios del invierno cuando le llegan los aportes del Paraguay.

En territorio brasileño este río y sus afluentes, son intensamente utilizados para la producción de energía. No obstante, en el tramo argentino paraguayo se encuentra la represa de Yaciretá, una obra binacional con un objeto en común: producir energía.

Con origen en Brasil también encontramos el río Uruguay, tal es así que desde que recibe al Pepirí Guazú hasta que llega al Cuareim sirve de apoyo al límite internacional argentino-brasileño, y a partir de este, el límite argentino- uruguayo. El Aguapey, Miriñay, y Gualeguaychú, son los principales afluentes argentinos.

Este río tiene dos crecientes anuales: una en otoño y otra en primavera.

Además, este cuenta con una represa binacional, a pocos kilómetros al norte de Concordia: la represa de Salto Grande (Argentina-Uruguay). La obtención de energía es su función primordial, aunque también las esclusas; es decir, la construcción que permite a los barcos salvar desniveles en los ríos, permite la navegación aguas arriba. Este además se utiliza como puente para cruzar de un país a otro.

Entonces, se podría afirmar que la cuenca del Plata para nuestro país, es un recurso fundamental, ya que representa su mayor riqueza fluvial. En esta área se asienta el 70% de la población del país.

Su sector más meridional representa una vía de circulación importantísima, y el control de las mismas fue un objeto de disputas entre países vecinos. Además la disponibilidad de agua y la infraestructura desarrollada para las actividades portuarias fueron fundamentales para la instalación de industrias y el asentamiento de población en el denominado frente fluvial Paraná-Plata; que se extiende desde la ciudad de Rosario hasta La Plata.

Sin embargo, existen diversos problemas que deben enfrentar la población residente en dicha área: las sorprendentes crecidas que padecen los grandes ríos de la cuenca, por lo que se generan graves inundaciones; la intensa destrucción de las formaciones vegetales en las altas cuencas que retiene el agua retardando su escurrimiento, y los problemas de contaminación de las aguas, producto de los desechos industriales, pesticidas, agroquímicos.

Fuente: Geografía Argentina, Editorial Puerto de Palos   Geografía Argentina, Editorial Santillana.Geografía La Argentina y el MERCOSUR. A.Z Editora

El Rio Parana Caracteristicas Navegabilidad Transporte Fluvial

El Rio Paraná Características de Navegabilidad

El Río Paraná: Este río, es considerado el mayor y más relevante de los integrantes de la Cuenca del Plata. Su principal afluente es el río Paraguay, extendiéndose por el sur de Bolivia, sur de Brasil Paraguay y el norte argentino. Su área total es de aproximadamente 2.700.000 kilómetros cuadrados.

Además ofrece un magnífico delta de 14.000 kilómetros cuadrados, el cual se origina por el depósito de sedimentos que provienen de toda la cuenca. Su particularidad a nivel mundial, es que es el único delta que no está en contacto con el mar, sino que lo hace con otro río: el de la Plata. Se diferencian tres tramos a lo largo de su curso.

Aquel que recorre zonas de clima tropical, se denomina Alto Paraná y recibe precipitaciones concentradas en verano; definiendo así el régimen que va a tener el río durante todo su curso. En este tramo, los principales afluentes provienen de las Sierras Costeras de Brasil; y entre ellos se destaca el Iguazú, que con 28 kilómetros antes de su desembocadura forma unos saltos, denominadas Cataratas del Iguazú, al salvar el desnivel entre su lecho y el del río Paraná. Si embargo, este último continua su recorrido entre saltos y rápidos, hasta recibir las aguas del Río Paraguay.

Aquí se inicia el segundo tramo: el Paraná medio, cuya orientación es sur, haciéndose a su vez más caudaloso. Además presenta una abundancia de riachos e islas que acompañan a su curso principal, esto se debe porque posee menor profundidad y más anchura.

Finalmente, el tramo inferior, se localiza al sur de la ciudad de Rosario.  Aquí el río forma su delta depositando los materiales que trae en suspensión. Además se divide en dos brazos principales: el Paraná Guazú, que sirve de límite entre las provincias de Entre Ríos y Buenos Aires, y el Paraná de las Palmas.

Río Paraná en Argentina

Su Geomorfología

La geología y morfología de la cuenca esta gobernada por tres grandes complejos: el primero de ellos es el escudo precámbrico brasileño, el cual esta recubierto de sedimentos paleozoicos y mesozoicos. Otra es la llanura central, compuesta de sedimentos fluviales eólicos de grano fino y finalmente la cordillera de los Andes.

El valle del río Paraná, se formó al igual que el valle del Paraguay, a lo largo de una línea de falla que progresivamente fue desarrollándose durante la era terciaria y causó la margen izquierda alta y la margen derecha baja del valle. Esta falla, al igual que otras tantas, corre paralela a los Andes, debido a los intensos movimientos de la Cordillera.

Este valle, además tiene una longitud de 900 kilómetros, originándose en la unión de los ríos Paraguay y Alto Paraná. Además el afluente sobre la margen derecha del río Paraguay, el Bermejo es el que suministra el 80% aproximadamente de sedimentos totales al Paraná.

Su cauce principal, aguas debajo de la unión, corre recostado sobre la margen izquierda del valle aluvial hasta Diamante (provincia de Entre Ríos), lo cual desde allí comienza a correr recostado sobre la margen derecha del valle en la Provincia de Santa Fe. Este cauce presenta la morfología típica de los ríos entrelazados, en los cuales estos se dividen en dos o más brazos por la presencia de numerosas islas y bancos.

En el valle encontramos variados sedimentos, tales como: material arenoso con bancos aislados de arcilla, limo o limo con arcilla, entre otros. Esto es la cara visible de las formaciones geológicas propias de épocas terciarias o cuaternarias.

Cabe aclarar, que este río no es completamente un río aluvial libre, sino que posee ciertas barrancas que se resisten a los distintos procesos erosivos, controlando distintos tramos de su cauce.

Fuente: Geografía Argentina. Editorial Santillana-Enciclopedia Geográfica de la provincia de Santa Fe. Tomo 4, Sistemas   Hídricos.

Red Hidrografica de Argentina Rios de la Republica Argentina

RED HIDROGRÁFICA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

RIOS DE argentina

Río Paraná Cuenca del Plata Aguas Continentales
Cuenca Argentina Cuenca Desaguadero Clasificación Cuenca

 

CARACTERÍSTICA GENERALES DE LOS RÍOS: La mayor parte de las aguas procedentes de las lluvias, de los manantiales y de la fusión de las nieves y los hielos no se evapora ni se infiltra, sino que corre por la superficie terrestre. El destino final de estas aguas superficiales es, casi siempre, el mar, donde completan el ciclo iniciado con la evaporación .

Los ríos son los que llevan a los mares el exceso de las aguas superficiales, realizando así ana función de drenaje. A causa de ello han sido definidos los ríos como líneas de drenaje natural. También puede decirse que un río es una corriente constante de agua.

Origen de los ríos. Todos hemos observado que, mientras llueve, las aguas se mueven libremente pendiente abajo, abriendo, algunas veces, surcos pequeños cuando se escurren sobre rocas no consolidadas. En las zonas altas estos surcos se hacen profundos, y algunos llegan a convertirse en ríos intermitentes, que corren durante las lluvias, y a los cuales se les da los nombres de torrentes y quebradas. Como el proceso de erosión se reproduce durante cada período de lluvias, algunos torrentes profundizan su cauce hasta alcanzar la zona de saturación permanente de las aguas subterráneas ; al ser alimentados por éstas, los torrentes se convierten en corrientes constantes o ríos.

Casi todos los ríos de las regiones de clima húmedo se han originado en la forma señalada anteriormente; pero hay ríos que tienen su origen en la fusión de los glaciares de las altas montañas, y en manantiales y lagos.

Los ríos pequeños llevan sus aguas casi siempre a los ríos mayores, de los cuales son tributarios o afluentes; muchos ríos, que reciben el aporte de varios tributarios, son, a su vez, afluentes de otro río mayor, y así sucesivamente, hasta que las aguas de numerosos ríos grandes y pequeños llegan, por último, al mar, conducidas por un gran río como el Amazonas, el Misisipi y el Orinoco. El conjunto de ríos que llevan sus aguas a un río mayor, que las transporta, finalmente, al mar, constituye una red fluvial o hidrológica, cuyo eje lo constituye el río principal.

Evolución de los Caracteres de Río Durante Su Ciclo
JUVENTUD

Perfil longitudinal: muy irregular.
Forma del valles V muy estrecha. Laderas muy pendientes.
Tipo de erosión: vertical; muy marcado desnivel.
Afluentes: pocos, cortos y no muy desarrollados.
Caracteres transitorios: cascadas y rápidos; divisorias anchas.

MADUREZ
Perfil longitudinal: el río ha alcanzado su perfil de equilibrio.
Forma del valle: V más ancha; los bordes superiores de las laderas se han redondeado.
Tipo de erosión horizontal; disminuye el desnivel de las laderas del
valle. Comienzan a formarse meandros.
Afluentes: completamente desarrollados y muy numerosos.
Caracteres transitorios: comienza a formarse la llanura aluvial; se estrechan las divisorias.

VEJEZ
Perfil longitudinal: el río mantiene su perfil de equilibrio. Forma del valle: ancho y llano; laderas muy bajas. Tipo de erosión: horizontal; meandros muy exagerados.
Afluentes: pocos; algunos no pueden llegar al río principal por impedirlos los diques naturales .
Caracteres transitorios: llanura aluvial muy extensa ; formación de diques naturales ; aumentan los lagos de herradura.

REJUVENECIMIENTO
Perfil longitudinal: al descender el nivel de base el río lucha por establecer un nuevo perfil de equilibrio.
Forma del valle: vuelve a presentar caracteres de juventud, pero retiene sus meandros, que se atrincheran.
Afluentes: se rejuvenecen junto con el río principal.
Caracteres transitorios: meandros atrincherados; terrazas aluviales.

Los ríos y el relieve. Los ríos son agentes muy enérgicos en la modificación del relieve terrestre, como ya vimos. Las aguas fluviales transportan gran cantidad de materiales, desde limo y arena hasta enormes fragmentos de roca. De acuerdo con la velocidad de la corriente estos materiales erosionan el rondo y las márgenes del río en constante actividad destructiva. Cuando la velocidad de la corriente disminuye, los ríos depositan estos materiales, originando nuevas formas del relieve.

La capacidad de transporte y deposición de una corriente fluvial es muy grande y se multiplica con el aumento de su velocidad. Así, basta que la velocidad de la corriente de un río se duplique para que su capacidad de transporte aumente 64 veces. A esto se deben los enormes daños que producen los ríos desbordados. Cuando disminuye la velocidad de las aguas del río su capacidad de transporte desciende y comienza la deposición de los materiales; así, mientras los ríos jóvenes de curso muy rápido pueden transportar grandes fragmentos de rocas , los ríos viejos sólo transportan limo y arcilla.

Los ríos modifican el relieve destruyendo las formas existentes al ampliar sus valles y Construyendo nuevas formas por deposición, tales como conos y abanicos aluviales llanuras aluviales, diques naturales y deltas.

Los conos aluviales se forman cuando al descender un torrente de una montaña deposita, al llegar, a la llanura, los materiales que transporta  Los abanicos aluviales están constituidos por las deposiciones sucesivas de los ríos al encontrar un cambio de nivel menos brusco Varios abanicos aluviales dispuestos en serie pueden llegar a formar unallanura de piamonte.

Las llanuras aluviales, como vimos, se forman en las etapas de madurez de los ríos y aumentan durante la vejez. Se deben a la deposición en el fondo del valle de los materiales transportados por los ríos durante sus crecidas. Algunas llanuras aluviales, como las de Egipto y Mesopotamia, fueron asientos, por su fertilidad, de los primeros centros de civilización.

La acumulación de los materiales transportados por los ríos da lugar a la formación de deltas en las desembocaduras. Los depósitos del delta avanzan hacia el mar formando un frente abrupto, pero la superficie del delta es llana y cenagosa. Por entre ella se mueven lentamente las aguas del río, que se dividen en numerosos brazos.

El nombre del delta proviene de la cuarta letra del alfabeto griego, pues el delta del Nilo, conocido por los griegos antiguos, presenta una forma semejante a una A. No todos los deltas tienen esta forma . Al igual que las llanuras aluviales, los deltas Kan sido ocupados por el nombre civilizado desde épocas muy remotas. Entre los deltas más utilizados del mundo figuran los del Nilo, Ganges, Hoang Ho, Yangtse y el Rin.

Importancia de los ríos en la vida del hombre. Desde los comienzos de la civilización el hombre Ka utilizado los ríos, cuyo valor económico ha, ido en aumento al ser desarrolladas nuevas técnicas para controlar las aguas de las corrientes fluviales.

Los ríos son utilizados por el hombre en tres funciones principales:
1) como vías de comunicación;
2) para irrigar los campos cultivados; y
3) como fuentes de energía.

Los ríos han servido como vías de comunicación desde los primeros tiempos humanos. Las facilidades que para las comunicaciones ofrecen los ríos contribuyeron mucho al desarrollo de las civilizaciones junto a los grandes ríos, conjuntamente con la fertilidad de los suelos de las llanuras aluviales. En China, donde surgió la civilización, al igual que en Mesopotamia, Egipto y la India, junto a los grandes ríos, se llama hoy a las carreteras “vías secas”, como para destacar que las mejores vías son las húmedas, es decir, los ríos. En Francia los ríos Kan sido llamados «caminos que andan»

En las extensas áreas continentales el hombre Ka continuado utilizando los grandes ríos como vías preferentes de comunicación. El Misisipi, el San Lorenzo, el Orinoco, el Magdalena y el Paraná figuran entre las grandes vías de comunicación de las Américas; y el Rhin, el Danubio, el Volga y otros muchos ríos europeos realizan igual servicio. Muchos ríos Kan sido mejorados con la construcción de canales y otras facilidades para la navegación.

Uno de los obstáculos mayores que presentó África al avance de la penetración europea se debió a que, al poseer ese continente una estructura de meseta, los ríos presentan, generalmente, cataratas en su cursos inferiores, lo que hace imposible remontarlos desde las costas.

El transporte fluvial es mucho más barato que el transporte por tierra, lo cual explica la importancia que poseen algunas rutas a través de los grandes ríos de América, Europa y Asia.

La facilidad de las comunicaciones, a través de los ríos, ha contribuido al establecimiento de grandes núcleos de población en los valles y los deltas de algunos de los mayores ríos del mundo. Este fenómeno ha sido observado desde los primeros; tiempos históricos.

Las aguas de los ríos han contribuido también a la alimentación humana, al ser utilizadas para la irrigación de los suelos cultivados desde el inicio de la civilización. La necesidad de la colaboración de muchas personas en la construcción de las obras de riego, es considerada como una de las causas fundamentales de la organización de las primeras sociedades Humanas, y de la aparición de las formas superiores de gobierno.

Las grandes presas que hoy se construyen en los ríos de mayor caudal sirven al propósito de la irrigación, y también para la producción de energía eléctrica, que se obtiene a un costo relativamente bajo. Desde la Edad Media se empleaba en Europa la energía producida por los saltos de agua, para mover las ruedas de los molinos.

Accidentes Geográficos Notables Oceanos de Nuestro Planeta Tierra

ACCIDENTES GEOGRÁFICOS – NOTABLES OCÉANOS 

LOS OCÉANOS: Si observamos una esfera que represente la totalidad del relieve de la litosfera, como la de la figura 197, advertiremos, a simple vista, las irregularidades que presenta. Veremos en ella grandes depresiones,así como zonas más altas que semejan arrugas.

Las mayores depresiones de la litosfera están cubiertas por las aguas de los océanos y los mares, que forman parte de la hidrosfera, en tanto que las áreas elevadas, que surgen por encima del nivel de las aguas, constituyen los continentes y las islas.

Las mayores diferencias de nivel entre los puntos más elevados de los continentes y las mayores profundidades oceánicas, llegan apenas a 20 kilómetros. Si observáramos el relieve terrestre en una esfera que midiera un metro de diámetro, el Monte Everest, que es la montaña más alta del mundo, aparecería con menos de un milímetro y medio de alto y la más profunda fosa conocida, la de Las Carolinas, en el océano Pacífico, sería una incisión de dos milímetros de profundidad. Utilizando otra comparación podríamos decir que las diferencias de nivel en la superficie de la litosfera, en relación con la masa total de nuestro planeta, son menos ostensibles que las rugosidades que presenta la cáscara de una naranja.

El nivel medio del mar es la base que se adopta para calcular las alturas y las depresiones de los continentes y los océanos. La altura promedio de los continentes es de sólo 850 m sobre el nivel del mar, en tanto que la profundidad promedio de los océanos es de poco más de tres kilómetros bajo el nivel del mar.

Distribución de las tierras y las aguas en la superficie terrestre. El hombre vive sobre las tierras y olvida, a veces, que las aguas cubren cerca de las tres cuartas partes de la superficie terrestre; pero se ha dicho que si desde otro planeta lejano fuera observado el nuestro, no lo llamarían tierra, como hacemos nosotros, sino mar. De los 510 millones de kilómetros cuadrados que mide la superficie terrestre las aguas cubren 361 millones de Km2, en tanto corresponden a las tierras 149 millones de Km2 aproximadamente.

Hay tal cantidad de agua en la superficie de la litosfera que si todas las diferencias del -relieve de la corteza terrestre desaparecieran, las aguas la cubrirían totalmente, formando una capa de dos kilómetros y medio de espesor aproximadamente.

Las tierras y las aguas están distribuidas muy desigualmente en la superficie del planeta. Las tierras se encuentran concentradas al norte del ecuador, donde están las dos terceras partes, mientras al sur del ecuador se encuentran solamente una tercera parte de las tierras emergidas.

Para destacar aún más esta distribución irregular de las tierras y las aguas, se acostumbra a dividir la tierra en dos hemisferios, que tienen como sus polos respectivos a Londres y Nueva Zelanda.

En el llamado hemisferio terrestre, cuyo polo es Londres, se encuentran concentradas más de las cuatro quintas partes de las tierras (81 %) incluyendo la América del Norte, Europa. Asia, África y más de la mitad de la América del Sur , mientras en el llamado hemisferio marítimo está dispersa menos de la quinta parte de las tierras (19 %), incluyendo la porción meridional de la América del Sur, Australia y la inhóspita Antártida, cubierta en su casi totalidad por hielos

Según la hipótesis expuesta por el geólogo alemán Wegener, los continentes actuales formaron, inicialmente, una sola masa terrestre. Cuando se produjo la separación, las rocas de sial que constituyen los continentes, se fueron alejando, como si flotaran sobre las rocas de sima de las grandes profundidades, por lo cual esta hipótesis es llamada también de «los continentes a la deriva». Muchos geólogos no aceptan las ideas de Wegener, pero sus defensores las apoyan con .muchos argumentos, entre los cuales figura la forma en que coinciden los contornos d’e algunos continentes, como las costas del Atlántico de la América del Sur y de África.

OCÉANOS DEL PLANETA Y MÁXIMAS PROFUNDIDADES

tabla de profunidades

 

MARES MAS GRANDES DEL PLANETA

tabla de superficies y profundidades de mares

GOLFOS Y BAHÍAS MAS GRANDES DEL PLANETA

golfos mas importantes del mundo

RÍOS MAS LARGOS DEL PLANETA

rios mas largos del mundo

En julio de 1996 un equipo de montañeros y expertos geólogos partió en busca del lugar donde nace el Amazonas. Estos expedicionarios aseguraron… que habían encontrado el sitio exacto: “Nace a 5.170 metros de altura en los Andes peruanos”, afirmaron. También dijeron que los más de 6.000 kilómetros de agua que cruzan Brasil, Colombia y Perú tienen su fuente en la Quebrada de Apacheta, en un glaciar subterráneo. Este nuevo nacimiento alargaba el cauce del río en aproximadamente 740 kilómetros, con lo que el Amazonas se convertía, con 7.020 Km., en el de más longitud del planeta. Pero en 1996 este hallazgo no se reconoció de forma oficial.