Aquel Humor Argentino

Grandes Bandas de Rock Argentinas Mejores Grupos de Rock Argentinos

Grandes Bandas de Rock Argentinas

• Banda Sui Generis

• Banda Seru Girán

• Banda Soda Stereo

• Banda Los Cadillac

• Banda Los Redonditos de Ricota

• Banda Los Auténticos Decadentes

• Banda Los Caballeros de la Quema

• Banda Los Abuelos de la Nada

UN POCO DE HISTORIA SOBRE ESA ETAPA
Orígenes del Rock:
Los años’60 y 70

Estos años se caracterizaron por importantes transformaciones en la familia nuclear, las relaciones entre padres e hijos y las relaciones de género. Los adolescentes de esta época expresaron la crisis de estas transformaciones por medio de la rebeldía y la euforia. Una de las maneras de expresar este estado de rebeldía fue el fenómeno de los movimientos musicales que se sucedieron en estos años.

El movimiento del rock que hoy conocemos se entroncó así con dos tendencias de esa época, que son algo contradictorias. Por un lado, con la idea de rebelión y protesta contra las instituciones tradicionales. En los orígenes del rock hay un conato de rebelión en contra de los roles familiares y las restricciones morales a las relaciones sexuales. A veces también existe una cierta ironía acerca del «estilo de vida burgués», que se definía por tener un trabajo estable en la oficina, una casa, un auto y una familia tipo.
Por ejemplo, Charly García y Mito Mestre decían en la canción «Aprendizaje«:

Aprendía ser formal y cortés
cortándome el pelo una vez al mes.
Y si me aplazó la formalidad,
es que nunca me gustó la sociedad.

El proyecto de vida burgués era considerado chato, mediocre y vacío por muchos integrantes de la generación de los ’60 y 70. Promovían la vida comunitaria, la sexualidad libre, la vuelta a la naturaleza viviendo en granjas y cultivando la tierra. También buscaban desarrollar nuevas formas de sensibilidad estética, exploraban las artes visuales, además de la música, y experimentaban con drogas como una manera de trascender los límites de los sentidos convencionales. Buscaban percibir el mundo a través de los efectos alucinógenos de diversas drogas.

La banda de los corazones solitarios del sargento Peppers
En agosto de 1962, los Beatles hicieron su primera presentación en público en su ciudad, Liverpool. Sus integrantes: John Lennon, Paul Me Cartney y George Harrison habían trabajado en clubes nocturnos de Inglaterra y Alemania desde mediados de los 50 hasta que el productor Brian Epstein los descubrió en 1961. Epstein les cambió el tipo de vestuario, reemplazó al baterista por Ringo Star y lanzó una gran campaña de promoción que en menos de un año los llevó a la fama mundial.

Las canciones del grupo, mayoritariamente de Lennon y Mc Cartney, se destacaron por su gran calidad musical y por sus diferentes estilos, que iban de la balada al rock and roll, pasando por el twist y la música sinfónica.

bandas de rock nacional


(Versión Flash)

 

Según la mayoría de los críticos musicales, La banda de los corazones solitarios del sargento Peppers (1967) es el mejor disco de los Beatles y uno de los mejores de la música contemporánea. Fue el primer «álbum conceptual», en el que todos los temas tenían relación entre sí. En él, el grupo incorporó música electrónica y una orquesta sinfónica.

La tapa del disco es una típica expresión del arte pop, en el que se emplearon técnicas como la fotografía, el collage y figuras de artefactos (como el televisor) y estatuillas baratas de «adorno». Allí aparecen, por ejemplo, los Beatles de cera que se encuentran en el Museo de Madame Tussot de Londres, junto con los auténticos, que lucen el uniforme de la banda. Aparecen además pensadores como Karl Marx; escritores como Edgar Alian Poe y Osear Wilde; actores como Charles Chaplin, Marylin Monroe y Marión Brando. A la derecha, sobre el sweater de una muñeca puede leerse «Bienvenidos los Rolling Stones», en referencia a la tradicional rivalidad con el grupo de Mick Jagger.
La fama de los Beatles no tenía fronteras y en todo e mundo su música influyó en los jóvenes que la hacían propia.
(ver la portada)

Hasta su separación, en 1970, el grupo apoyó los movimientos pacifistas y se opuso explícitamente a la guerra de Vietnam en sus declaraciones públicas y a través de canciones como «Dale una oportunidad a la paz».

GOBIERNOS MILITARES EN ARGENTINA: En Argentina hubo entre 1930 y 1983 varios golpes militares. El último de ellos, y el más sangriento, comenzó en 1976. Este último golpe fue el resultado de un conflicto profundo en nuestra sociedad que se desarrolló fundamentalmente a partir de la proscripción del peronismo en 1955. En este conflicto se dirimían los intereses de las clases obreras y de los sectores dominantes de la sociedad. En nuestro país, muchas veces la rebelión política y la rebelión estética y moral fueron simultáneas. Entonces también se unieron las formas de resistencia a estos cambios. Por ejemplo, usar el pelo largo y barba era sinónimo de adherir a una ideología revolucionaria. Por eso era frecuente que la policía arrestara y rapara a un joven que caminaba por la calle simplemente por el largo de su cabellera y por no afeitarse. El golpe militar que ocurrió en nuestro país en 1976 se relaciona con los conflictos políticos. Sin embargo, atacó también, y de una manera inusitada, muchos de los componentes estéticos y éticos de la cultura juvenil de esa época. Esto se debió a la asociación entre los ideales políticos del peronismo, el comunismo y la estética de los hipples. Por su parte los militares, por su propia formación, tenían una particular aversión al pelo largo, los pantalones vaqueros, la música rock y la vida bohemia de los jóvenes rebeldes.

LOS JÓVENES EN ARGENTINA: En nuestra región, muchos jóvenes aprovecharon los movimientos juveniles revolucionarios para expresar su rebeldía en contra de la sociedad burguesa a la que consideraban injusta. Cuando buscamos explicaciones para estas actitudes advertimos que tanto los hippies como los revolucionarios rechazan a la sociedad burguesa, pero mientras los primeros eran pacifistas, los segundos confiaban en lograr cambios mediante la fuerza de las armas.

Así fue como en los años ’60 y ’70 los jóvenes se volcaron masivamente a la participación política. Por ejemplo, proliferaron los centros de estudiantes en las escuelas secundarias y en las universidades.

Algunos jóvenes adherían a los ideales peronistas y buscaban propiciar el regreso de Perón al país y levantar la prohibición de su partido. Otros jóvenes, más inspirados en la gesta del Che Guevara, trataban de reproducir su movimiento en nuestro país. Todos estos procesos hicieron que el espíritu contestatario de los jóvenes se canalizara como una activa protesta política, que se mezclaba con la rebeldía cultural y estética que predominaba en Europa y los Estados Unidos.

Así, en la Argentina y en muchas otras partes de América latina, se crearon movimientos que resultaban de la fusión o mezcla de las diversas formas de protesta. Es decir, que la manera de «ser joven» en esos años usualmente surgía de una intrincada combinación de todas estas posiciones políticas, de la adhesión a nuevos códigos morales, y de la sensibilidad artística y musical. Por ejemplo, la moda de usar el pelo largo y la tendencia a expresar los ideales en canciones.

La ruptura con el modelo de familia nuclear, estable y con autoridad paternal, también fue cuestionada por toda esta generación, indistintamente de sus diferencias en relación con la lucha armada. La ruptura con mandatos morales que prohibían el ejercicio de la sexualidad hasta el matrimonio o discriminaban por las preferencias sexuales (homosexualidad) también resulta de las convicciones comunes de toda esta generación.

Pero es importante indicar que, más allá de estas coincidencias, existieron algunas diferencias entre los grupos juveniles. Algunos de estos movimientos se manifestaron, fundamentalmente, entre los sectores de la clase media universitaria, mientras otros involucraron más a sectores de clase obrera. En nuestro país, los grupos revolucionarios cercanos a la figura del Che Guevara convocaron a jóvenes estudiantes universitarios. El peronismo también convocó a jóvenes de estos sectores e involucró además a los obreros.

Lo mismo puede decirse de la estética rebelde de los movimientos musicales. Éstos fueron más aceptados entre los jóvenes de clase media urbana que en otros sectores de la sociedad. Claro que si bien esto fue así en los orígenes, con el tiempo, particularmente el rock argentino, convocó a más y más sectores de la sociedad, como por ejemplo el caso del Rock Chabón en los ’80 y ’90. Este género expresa la estética de los sectores de clase media baja y clases populares. Se vincula especialmente con la experiencia de jóvenes que viven en los bordes de la marginalidad, que no están tan claramente incluidos en los grupos más tradicionales como lo estuvo, por ejemplo, el grupo Sui Generis. Ejemplos de este género son La Renga y la controvertida banda Callejeros.

El efecto de las innovaciones de los jóvenes durante los años ’60 aún hoy influye en las prácticas de los jóvenes actuales. Que hoy a nadie le llame la atención que un varón use el pelo largo o que la juventud se identifique con ciertos estilos musicales, incluso con ciertas formas de consumir música —como ir a recitales callejeros—, es en gran medida el resultado de los cambios que introdujeron los jóvenes de los ’60.

La participación política en nuestras universidades (un fenómeno que no es común en muchas otras partes del mundo), y la adhesión a partidos políticos que ya no tienen consenso en algunas universidades y facultades el resultado de las tradiciones que se inauguraron en los años ’60.

Hacia fines de 1977, gran parte de los conjuntos de rock se disolvieron. Los principales músicos eligieron el camino del exilio. El movimiento de rock pareció apagarse entonces entre la música-disco, la moda «Travolta», el «chetismo» y el clima de algarabía y patrioterismo que inundaba al país «Campeón del Mundo».

Desde 1979 se operó una resurrección del rock nacional con el retorno de sus líderes históricos. Adquirió además, una función extra musical pues se constituyó en uno de los ámbitos privilegiados de oposición al régimen militar. Los contenidos de las canciones se volvieron más cuestionadores como en Canción de Alicia en el país, Inconsciente colectivo o José Mercado.

En los recitales, aparecieron cánticos contra el gobierno: «¡el que no salta es un militar!» y desde 1981, «¡Se va a acabar, se va a acabar, la dictadura militar!» Cuando estalló la guerra de Malvinas, el movimiento de rock organizó el «Festival de la Solidaridad Latinoamericana». Se realizó en el estadio del club Obras Sanitarias de la Nación, de Buenos Aires, el 16 de mayo de 1982, con el doble propósito de ratificar su voluntad de paz y prestar algún tipo de ayuda material a los soldados.

He aquí un testimonio de ese festival que se transformó en el festival de la paz:
«Cuando León [Gieco] comienza a hacer sonar la armónica se produce un silencio muy especial en el estadio, es un silencio agazapado, deseoso. Y efectivamente sale la canción tan esperada que setenta mil gargantas se ponen a cantar… Sólo le pido a Dios…»

Fuente Consultada: AS Adolescencia y Salud Polimodal – Educación Secundaria Superior – Gagliardi-Martiñá-Míguez

Ver: Rock Internacional The Doors

Ver: Historia de The Pink Floyd

Palabras en ingles usadas en el lenguaje español cotidianamente

Palabras en Inglés Usadas en el Lenguaje Español

En lo que podría definirse como una tercera invasión inglesa, cada vez son más los términos de la lengua de Shakespeare que usan los argentinos. Antes sólo existían palabras como spiker, motorman y long play, pero hoy, producto del minado del marketing, la moda, las novedades tecnológicas y el uso masivo de Internet— las palabras foráneas aparecen hasta en sueños.

Los motivos de tal invasión se reparten entre la comodidad, el esnobismo y, quizá, cierto complejo de inferioridad de nuestro idioma (“Al viajar en una clase costosa de una línea aérea decimos business y si lo hacemos en una económica decimos turista”. Aquí, un diccionario que permite saber el significado de los anglicismos más usados.

After Beach: Bar en la playa (“Vamos al afterbeach”). Música, tragos y nada más. Lugar para seguir paveando en la playa cuando cae el sol. Se ve que parador sonaba demasiado latino.

Ambient: Estilo decorativo (“Este es un lugar muy ambient”). Sillones, aromas exóticos, poca luz y música sensual. Milagrosa combinación para cobrar lo que sea sin que el cliente se queje.

Antiage: Tratamiento facial (“Empecé un tratamiento antiage”). Antídoto contra las patas de gallo. Ideal para vender desde baba de caracol hasta leche de oruga.

Back office: Trabajo de oficina (“Organicemos el back office”). Sobrecarga de laburo. Arreglar macanas y ordenar el caos de papeles que será peor al otro día.

Background: Conocimientos (“Qué background tiene esta persona?”). Cantidad de saber que se adquiere en la vida o carrera. ¿Secretito? Ideal para sanatear en el caso de que los libros te muerdan.

Backstage: Detrás de escena (“Veremos el backstage de la película”). Curro para facturar sin pagarle a los protagonistas. Hay backs de culto, como los de la modelo Kate Moss en sus días más duros.

Bar tender: Camarera moderna (“Atienden nuestras hermosas bar tenders”). Chicas que llevan los pedidos a las mesas de los ejecutivos babosos. En un par de lugares, trabajan en ropa interior Algunas, hasta dicen miau por una propina.

Benefit: Beneficio de un producto (“El benefit de esa tanga es la comodidad”). Dato con el que te convencen de que compres algo. Si llegás a casa, y en lugar de benefit hay déficit, a llorar a la Iglesia.

Best-seller: Escritor que vende (“Coelho es un best-seller”). Autores que escriben intrigas religiosas o enseñan a ser feliz. Nuevos Corín Tellados que la van de profundos.

Blog: Diario íntimo en Internet (“En mi blog puse las fotos”). Recurso para que cualquier perejil le muestre al mundo sus fotos olas cosas que piensa, como si fueran Urna Thurman o Saramago.

Bohemian Chic: Estilo de vestir (“Es re Boho”). Ropa berreta, chillona y superpuesta (pollera sobre pantalón). Para parecer indiferente a la moda, aunque nadie lo crea.

Brainstorming: Tormenta de ideas (“Hagamos un brainstormmg”). Estimular el pensamiento original cuando a nadie se le cae una idea. Elemento que más de un D.T debería incorporar a su equipo.

Brand Manager: Gerente de marca (“Llegó el brand manager de JB”). Capo que anda de fiesta en fiesta presentando un producto. Ser el brand manager de tanguitas es un lujo. De pañales, un garrón.

Break: Descanso (“Después de la charla viene el break”). Momento de levante entre gaseosas y saladitos. Si es al mediodía y hay un vinito, no falta quien olvida hasta su nombre.

Business Center: Oficinas con computadoras, e-mal y acceso a Internet. (“Tenemos business center”). Espacios para estar conectado lejos del trabajo. Se podría vivir ahí: algunos tienen de todo, desde secretarias pulposas hasta jacuzzi.

Casting: Prueba artística (“Tengo el casting a las diez”). Catálogo argentino de personajes: desempleados, artistas, modelos y ex empleadas de Roberto Galán. Curro para cobrar 50 pesos la foto.

Casual: Estilo despojado (“Mañana vamos todos casual”). En las oficinas se usa los viernes, y vendría a ser una suerte de apronte para el fin de semana. Rito copiado de EE.UU. y que en verdad, consiste en ir a trabajar de sport.

Catering: Servicio de cocina (“Contratemos un catering para fiesta”). Empresa que calienta pollo, hierve los fideos, mantiene el helado frío y te cobra como hubiera cocinado.

Chubut: Estilo musical suave (“Poné algo más chubut”). Mi quita sin un solo arreglo. Ante le decía música de telo, y es idioma para tomar mate con la abuela.

Cíber: Negocio de Internet (“Vamos al cíber”). Cantera de nerds o futuros asesinos serial4 Allí, los adolescentes matan gente virtualmente y se enamoran vi chat. Recurso barato para mac que quieren quedarse solitas.

Cool: Sinónimo de genial (“Este lugar es re cool”). Todo lo que a algunos les parece de onda,  original y re loco es cool, como Angelina Jolie buscando un chiquito afgano para adoptar. Bueno, eso ya sería coolísimo.

Customer: Servicio al cliente (“Soy customer service”). Persona  que no sabe de qué habla frente al reclamo de un cliente. No puedo tomar decisiones ni solucionar da. Las empresas los adoran p que es como hablarle a la paxe

Deadline: Fecha límite (“El deadline es ayer”). Ejecución pública. Ultimátum de tu jefe a una apelación posible. Castigo inhumano para un pobre laburante.

DJ: El que pone los discos (“Hoy toca un DJ noruego”). Su arte consiste en girar los discos al revés y poner temas con un hin pun chin pun más violento que bombardeo en Irak.

Escort: Señorita muy cara (“Las más lindas escorts”). Felino de categoría que te saca más quita que la ruleta. Viajan, cobran en dólares y fingen en cualquier idioma.

Flash: Algo fascinante (“Esto es un flash”). Aturdimiento. Estado en que uno parece un Teletubbíe. Es como recibir un gancho de Tyson en la mandíbula, dicen.

Gym: Gimnasio moderno (“Me estoy matando en el gym”). Centro de torturas donde el sudor es lo único aceptado, además de la cuota. Sitio de exhibición de cuerpos perfectos, donde se entra con panza y se sale sin autoestima.

Happy Hour: Promo 2 X 1 (“Hoy, Happy Hour de cerveza”). La cajita feliz alcohólica. El paraíso en la tierra. Tomás dos y pagas uno. Eso sí, hay que vaciar la botella en dos horas porque después…

Hippie Chic: Estilo de vestir (“Qué look hippie chic”). Despreocupado, casi pobre. Ropa florida con cosas de metal. Mamarracho a mitad de camino entre el psicodelico berreta y heavy metal tierno.

Hit: Tierna música de moda (“Estamos oyendo el nuevo hit del verano”). Cancioncita que se vuele insoportable antes de que termine enero. Por suerte aún no se inventó el hit del invierno.

HomeTheatre: Sistema de sonido para televisor gigante (“Me instalé un home theatre”). Montón de baffles y cables que sólo entra en el Palacio de Buckingham pero nos hace creer que tenemos cine propio (y amigos).

Hot: Dudoso perfil sexy (“La diosa hot del verano”). Mujer reconstruida a nuevo que dice “tipo que” y baila como sacudiéndose arena de las piernas, mientras no deja de revolear el pelo.

Insight: Habilidad para ver qué pasa (“Este insight es muy fuerte”). Especie de tarotista con título de universidad privada que sabe por qué consumimos algo en particular.

Learning: Aprendizaje (“Revisemos nuestro learning del tema”). Es lo que queda después de hacer algo. Pero para algunos no hay learning que valga: siempre meten la pata en el mismo agujero.

Lifting: Estiramiento de piel (“Me hice un lifting”). Operación para quedar con los ojos de un japonés, la nariz de la Barbie y unos labios de churrasco que ni de lejos recuerdan a los de Angelina Jolie.

Light: Forma de vida liviana (“Ahora estoy muy light” ). Vivir a verdurita y agua mineral, hacer terapias alternativas, correr a diario y usar zapatillas costosas.

Look: Manera de vestir (“Qué buen look que tenés! “). Llamar la atención sin comprar ropa de Armani. Estilo muy personal. Libertad para hacer un mix de remeras del Once, pantalones de Recoleta y zapatos de Villa Crespo.

Loser: Perdedor (“Sos un loser”). El último orejón del tarro. Sólo vio un aeropuerto cuando fue a pasear a la Costanera y cree que Sushi es el punta de la selección coreana de fútbol.

Make up: Set de maquillaje (“Este es el make up que viene”). Truquito para vender más caros los cosméticos. Después, con el resumen de la tarjeta, teponés de tu-dos los colores sin pintarte.

New Age: Creencia mística (“Vivimos una época new age”). Religión berreta para hablar con ángeles, tener sexo tántrico con gnomos y leer El Código Da Vinci.

Newsletter: Noticias por e-mail (“Recibí nuestro newsletter”). Aluvión de información que te satura el correo electrónico y casi nunca te interesa. Como las moscas, no hay forma de sacárselo de encima.

Outlet: Negocio de ropa de moda (“Lo compré en un outlet”). Vender, sin que nadie reclame, ropa que nadie compra casi al mismo precio que la nueva.

Peeling: Limpieza de piel (“Me hice un peeling”). Sobredosis de productos como hidratante de chocolate, antioxidante de uva y oxigenante con algas del Paraná. ¿No sería mejor lavarse la cara?

Performance: Rendimiento en algo (“Tu performance fue pasable”). Medir lo que uno hace. Al menos ellas ya no piden que tomemos Viagra, sino que mejoremos nuestra performance. Es más fino.

Personal Trainer: Profesor de gimnasia a domicilio (“Mi P.T es genial”). Amante de esposas con rollitos que buscan qué hacer a la mañana. La factura, obvio, la paga el marido de la atleta.

Photoshop: Software de retoque (“Pude arreglarla foto con el Photoshop”). Milagroso invento para ser una diosa y crear expectativas antes de una primera cita. Después anda a cantarle a Gardel.

PrimeTime: Horario de tevé (“El prime time está que arde”). Guerra del rating (de 21 a 23) en la que vale todo: hasta mostrar chicos desafinados y sitcoms acriolladas. ¿Por qué te fuiste, Olmedo?

Prospect: Cliente potencial (“Hay que testear el concepto en prospects”). La víctima. El interesado en comprar. Lo mimarán hasta que pague y después no será más que un exprospect sin futuro.

Public Relations (RR.PR.): Relaciones Públicas (“Aquel RR.PP. organizó las mejores fiestas del verano”). Persona que se gana la vida fotografiándose con famosos. Cuando los invita a la fiesta, es cuando más trabaja.

Rafting: Paseo en bote (“Hacé rafting en el Atuel”). Te llevan en bote por un río picado y peligroso. Te la pasás rezando y te cobran como en el Crucero del amor.

Rating: Medición de audiencia (“El rating le dio la espalda”). Dios tiránico que premia y castiga a los  programas de tevé. Los perdedores dicen que no existe y los ganadores se arrodillan para adorarlo.

Reason why: Toque único (“La reason why de este vino es la uva chinche”). Summum de la sanata marketinera. Elemento alquímico que convierte un jabón en polvo en el motivo de tu felicidad.

Ringtone: Sonido moderno de celular (“Este ringtone es buenísimo”). Hay todo tipo de musiquitas, desde temas de moda hasta viejas anomalías como Viva la vida. El más épico de los inventos inútiles.

Say no more: Slogan de moda (“Say no more”). Frase canchera para músicos que se tiren del noveno piso y hayan perdido la voz, pero no sepan cómo justificarlo.

Share: Participación (“Este producto tiene el 80% del share del mercado”). Medición de una repartija. Es decir; parte de la torta que le toca a cada uno.

SMS: Mensaje de texto (“Leíste el SMS que te mandé?”). Lenguaje primitivo para mensajes escritos por celular. Hay un diccionario para entenderlo. “t veo ASC bboo” es “Te veo al salir de clase, besos”. ¡Cómo será en árabe!

Spam: Correo basura (“Ahora podés tener un antispam”). Son promos que llegan de a miles, como turistas favorecidos por el cambio. Te ofrecen desde un pollo hasta un terreno en Marte, y ni siquiera sabés quién lo vende.

Target: Tipología de consumidores (“Definí el target del producto”). Catálogo de clases sociales será su poder adquisitivo. Nos dividen como vitaminas: Al, B2, C3 . Un desocupado vendría a ser X243.

Top: Categoría de inalcanzable (“Hoy desfilan las top”). Ser top es estar en la cresta de la ola. Las ti defienden los derechos de las ganas y las iguanas y brindan por la paz del mundo, pera mostrando sus redondeces enmicrobikini.

Valet Parking: Acomodador de autos (“Hay servicio de ValetParking«. La única forma de manejar una 4X4 sin comprarla, y la manera más simple de volver a ver un dólar sin ser boquetero (de propina

Vintage: Antiguo (“Me gusta lo vintage”). Moda para reciclar cualquier antigüedad, desde un florera hasta el saco de un finadito. En Internet se acá baxun las Lucianas Salazar. Ahora, excitan los desnudos de 1910.

Workshop: Reunión intensa de trabajo (“Hoy tenemos un workshop sola ventas”). Reuniones largas y tediosas que se hacen fuera de la oficina, pero lejos dejos happy hours. Lamentablemente.

Zapping: Cambiar de canales (“Estoy haciendo zapping”). Adormecimiento cerebral. Se va de un programa a otro sin saber qué pasa en cada uno. Nada aliena más (salvo algún reality show)

Fuente Consultada: Revista VIVA

Ver: Lenguaje Oral y Escrito

ORDEN DEL LIBERTADOR SAN MARTÍN Condecoracion Argentina Maxima

«ORDEN DEL LIBERTADOR SAN MARTÍN»

EN AGOSTO DE 1943 EL GOBIERNO DE FACTO DISPUSO CREAR POR DECRETO LA ORDEN DEL LIBERTADOR SAN MARTÍN DOS AÑOS DESPUÉS SE APROBÓ EL DISEÑO DEL COLLAR DE ESA ORDEN, LA MÁXIMA DISTINCIÓN QUE CONCEDE EL ESTADO ARGENTINO A PERSONALIDADES EXTRANJERAS RELEVANTES LAS QUE, PARA CONSERVAR LA POSESIÓN DEL COLLAR, DEBEN MANTENER UNA CONDUCTA INTACHABLE.

El gobierno de Edelmiro Farrell dictó el decreto 5000 del 17 de agosto de 1943, aniversario de la muerte del Gral. José de San Martín y de este modo instituyó la condecoración con el nombre «Orden del Libertador San Martín». El decreto fue respaldado luego por la ley 13302 del 21 de mayo de 1948, que derogó la anterior medida, pero manteniendo la exigencia de conferirla a extranjeros. Luego del golpe de 1955 , el decreto ley 16628 derogó parte de la ley anterior y modificó algunos artículos.

Argentina pudo entonces integrar el conjunto de estados que en el mundo poseían una condecoración nacional máxima para retribuir las distinciones que otros países otorgaban a sus autoridades o ciudadanos , lo que en el terreno de la cortesía internacional , resulta indiscutible para una adecuada política de relación entre estados.

Una vez constituida la condecoración, se dispuso concursar el diseño del collar. Para ello el Consejo de la Orden dispuso convocar a concurso público a diseñadores y escultores a principios de 1945. De entre los proyectos presentados el Consejo eligió el del ingeniero Ángel E. Ibarra García. El 3 de mayo de 1945 se reunió el Consejo para considerar el bosquejo preparado por Ibarra García, el que fue aprobado en general, dejándose para otra reunión considerar las objeciones en particular.

El collar está compuesto por dieciocho elementos. Diez de ellos son coronas de laureles elípticas, alternadas por cuatro piezas que representan al sol que aparece en la primera moneda argentina de plata acuñada en 1813 en Potosí.

Los laureles rematan en sus extremos en sendas nervaduras de hojas, de acuerdo al uso de los ornamentos coloniales bordados en el frac que San Martín usó como Protector del Perú. Los de su extremo anterior están unidos por un eslabón con forma de infinito, y las del interior por el broche de la divisa mencionada.

Los laureles representan las glorias logradas por el Libertador en su campaña sudamericana, cuyo eslabón del extremo exterior se pierde en el infinito.

El sol es fiel reproducción de aquella primera moneda patria. Es figurado, como en heráldica, con un total de 32 rayos alternados, 16 rectilíneos y 16 flamígeros. La pieza central es la divisa nombrada.

La segunda parte está compuesta por tres elementos. De la divisa pende un cóndor andino de frente, en actitud de volar. Sostiene en sus garras una doble corona de laureles que sirve de lecho a la réplica del sable corvo desenvainado.

El cóndor es mudo testigo de las proezas sammartinianas andinas. Los laureles simbolizan las glorias que logró San Martín con su genio. Finalmente, la pieza principal es el gran medallón que pende de la corona de laureles.

El gran medallón representa al sol, con sus rayos flamígeros y rectilíneos que sirve de sostén a la medalla con la efigie del Libertador, mostrado con uniforme en perfil tres cuartos, dentro de un cintillo y un doble círculo esmaltado con los colores nacionales, distribuidos de la misma forma en que se usó en la bandera del Ejército de los Andes.

Condecoracion a Eva Peron Orden del Libertador Unica Excepcion

Condecoración a Eva Perón
Orden del Libertador

Párrafo aparte merece el Collar que, en Grado Extraordinario, fuera conferido a la señora María Eva Duarte de Perón, única excepción en la historia del Collar, en lo que a sus destinatarios se refiere.

Le fue otorgado por ley 14.128 del 18 de julio de 1952. Esta ley agregó un segundo apartado en el articulo 4″ de la ley 13.202, que justificó el uso.

La condecoración fue impuesta por el presidente Perón, en su calidad de Gran Maestre de la Orden, el 21 de julio de 1952. De características notables, esta pieza fue única por su contenido.

El Collar no incluyó nombre o imagen personal alguna, sólo el habitual busto del Libertador y su nombre. Poseyó seis piezas principales: un gran medallón; corona de laureles con e! sable corvo; cóndor andino; gran Escudo Nacional con cuatro banderas; el Collar compuesto con los escudos de las entonces catorce provincias unidos por una doble cadena de tambores (réplica del tambor de Tacuarí) y cierre de laureles con remate de un gran sol.

El Collar estuvo constituido por 4.574 piezas, distribuidas en 3.821 de oro y platino y 753 piedras preciosas, entre brillantes, esmeraldas y rubíes. Su confección se le adjudicó a la joyería Ghiso S.A. Su bosquejo y trazado lo realizó la diseñadora de joyas Aída Louzao, teniendo como base el original de Ibarra García.

Acaecido, el levantamiento militar de 1955, el gobierno dispuso el embargo de bienes del ex presidente Perón y su esposa a través del decreto-ley 8124/57, que tuvo antecedente en el decreto-ley 5148/55.

La condecoración, junto a otras joyas y piezas de arte, en primera instancia, fue ofrecida en subasta pública el 21 de octubre de 1957. Los peritos del Banco Municipal de la Ciudad de Buenos Aires aconsejaron su desengarce y venta en lotes.

El acto del des engarce se efectuó ante el escribano Miguel F. Punta, el 15 de enero de 1958 en dicho banco (inventario número 279 T.G.).

Luego en 55 apreciados lotes fueron subastados y adquiridos por distintos compradores.

El agraciado debe usar el Collar en las grandes ceremonias a las cuales es invitado y asiste el presidente de la Nación. En actos oficiales menores debe usar la miniatura de la insignia.

Esta es una réplica en escala reducida del mismo, excepto el Collar propiamente dicho.

En la vida civil debe usar la pequeña cinta especial de tela de hilo metálico dorado, que se le entrega con el Collar, para su uso en e! ojal del saco.

Respecto a los demás grados de la Orden, ellos son: la Gran Cruz, que se compone solamente de una banda de fa ya blanca y azul celeste con medalla y placa de oro; Gran Oficial, banda y placa de oro y plata; Comendador, medalla circular, corona de laureles todo en oro y plata y venera azul celeste y blanca; Oficial, medalla circular y corona en plata y oro y cinta azul celeste y blanca; Caballero, medalla circular en oro y cinta azul celeste y blanca.

Estos grados son entregados con su miniatura y distintivo para su uso en la solapa de la prenda. La Orden del Libertador General San Martín y otras piezas notables pueden ser admiradas en el Museo de la Diplomacia Argentina.

Obra de la Fundación Evita

Fuente: Revista  Todo Es Historia Nro.315

Grandes Mujeres Argentinas Historia de Vida de Mujeres Famosas

LA MUJER EN LA HISTORIA: MUJERES ARGENTINAS

FAMOSAS Y DESTACADAS MUJERES ARGENTINAS
Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos SimbolosGrandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos SimbolosGrandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos
Juana AzurduyJulieta Lanteri Cecilia Grierson
Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos SimbolosGrandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos
Alicia Moreau de Justo Victoria Ocampo «Nini» Marshall
Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos SimbolosGrandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos
«Lola» Mora Mercedes Sosa «Tita» Merello
Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos
Alfonsina Storni Eva Duarte de Perón Rebeca Gerchmann
Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos SimbolosGrandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos
Susana Gimenez Norma Aleandro Mirta Legrand
Grandes Mujeres Argentinas Personajes Argentinos Simbolos
Gabriela Sabatini Abanderadas Mujeres en la Historia

PRIMERAS MUJERES INNOVADORAS ARGENTINAS

Desde la revolución del 1890 cuando la estudiante de medicina Elvira Rawson ayudó en la atención de heridos y apoyó la causa de la Unión Cívica y la escritora Eufrasia Cabral se dirigió a los cívicos, en arengas promotoras de la adhesión a Leandro Alem, la presencia pública de la mujer en la política argentina comenzó a crecer.

Hacia los años del Centenario podían distinguirse dos grandes corrientes feministas. Una, representada por el Consejo Nacional de Mujeres, fundado por la médica Cecilia Grierson en 1895, que apuntó a reunir a las asociaciones femeninas del país y consolidar las actividades que realizaban en el orden cultural, educacional, asistencial, religioso o caritativo. Otra, de nuevo cuño, donde la defensa de los derechos civiles y políticos de la mujer fueron el centro de sus desvelos. Especialmente las mujeres vinculadas con el socialismo y con los librepensadores y también quienes seguían al radicalismo sostuvieron este programa general.

No así las mujeres anarquistas que rechazaban esta modalidad de activismo político por considerarlo de corte reformista cuando lo que ellas creían necesario era un proyecto revolucionario. En el orden de las agrupaciones políticas fue el Partido Socialista el que incluyó desde el principio en su programa la extensión del sufragio universal a las mujeres y en sus estatutos, la facultad de votar resoluciones partidarias para quienes dispusieran de los derechos políticos y para «las mujeres anherentes, despojadas por k ley de estos derechos».

Así, en 1904 resultó elegida como miembro del Comité Ejecutivo Nacional del partido, Gabriela Laperriére de Coni, una distinguida y activa militante por los derechos de la mujer. Por otro lado, muchas mujeres con hondo compromiso partidario colaboraron con los principios de escuela de civismo que alentaban la labor del Partido Socialista. A ello apuntaron sus programas de creación de bibliotecas, talleres, cursos y recreos infantiles que funcionaron en los centros de la agrupación.

Este afán por modernizar y elevar la cultura política nacional sobre la base de una educación cívica sin concesiones a los hábitos de la «política criolla» distinguió también la trayectoria de las agrupaciones femeninas socialistas. Con otro estilo, más apegado a las tradiciones de la burguesía media y alta, la acción de las mujeres en el radicalismo, que también fundaron y sostuvieron centros femeninos muy activos, apeló al acompañamiento y sostén de la labor de los hombres y a la práctica del asistencialismo en apoyo de los sectores de menos recursos, como una de las maneras de dar cuenta de su actividad política.

Mujeres en la Política Argentina

LA MUJER EN LA HISTORIA: MUJERES ARGENTINAS