Biografía de Niepce (Fotografía)

Libros prohibidos en la Historia Dictadura Militar en Argentina

Libros Prohibídos en la Historia

Los libros también tuvieron sus hogueras: Los ejemplos abundan y siempre copian el mismo modelo. Parece ser que comenzó en el siglo XIV a. de C., cuando Akenatón, fundador de la primera religión monoteísta, enviaría a la hoguera todos los textos contrarios a su pensamiento. A su muerte, los sacerdotes escarnecidos se vengaron de él haciendo lo propio con sus obras.

«Abolid el pasado» diría en el año 220 a. de C. el emperador chino Qin, constructor de la Gran Muralla en cuyo interior encerraría a su país en una reunificación que rechazaba cualquier aportación exterior. Destruía toda la historia de su país y toda la filosofía china, de Confucio a Lao-Tse, porque sus principios eran contrarios a los suyos. También habría que recordar que en 1171 Saladino quemó la biblioteca de El Cairo, o también en aquella época, el saqueo de la biblioteca de Constantinopla a manos de los cruzados, donde se agrupaba toda la literatura griega.

Tenemos en la memoria los terribles excesos de la Inquisición en España, con un Torquemada que en 1490 hizo quemar todos los libros de origen hebraico; las hogueras ardieron en Granada y una muchedumbre bailó alrededor de unas brasas donde el pensamiento de Moisés y el Talmud se deshacían en humo.

Más próximo en el tiempo sucedió que, durante la revolución francesa, los comuneros destruyeron todos los textos reales y las bibliotecas del ayuntamiento. Afortunadamente la biblioteca nacional no fue destruida, pero la Alemania nazi no tuvo escrúpulos a la hora de destruir unos 12.000 libros, quemados o abandonados al saqueo, que se sumaron a los destruidos en los bombardeos aliados. Sólo unos 3.000 libros judíos fueron rescatados por los estadounidenses: los demás desaparecieron para siempre.

¿Podremos recordar sin repugnancia la triste irrupción en la historia de Pol Pot, en Camboya, que tras masacrar a las dos terceras partes de la población, dejó rienda libre a su odio hacia el papel destruyendo todos los libros del país. No quedó ni uno.

Revisitemos la destrucción, en 1944, de 80.000 libros y manuscritos de la Sociedad Real del Saber de Nápoles, para evitar que aquellos documentos, antiguos o modernos, no cayeran en manos de los aliados. O la Revolución Roja con Mao Tsé Tung a la cabeza, que ordenó a sus guardias rojos que quemasen todos los libros contrarios al régimen. O cómo fue destruida la biblioteca de Sarajevo, cruelmente bombardeada en 1992, o las del Africa negra, sometidas a la destrucción en nombre de las guerras tribales. que conllevan genocidios y políticas de «tierra quemada», como sucediera en Uganda a finales del siglo pasado.

O como la biblioteca del Instituto Bhandarkar en la India, donde a principios de enero de 2004, unos manifestantes se reunieron para protestal contra la publicación de un libro de James W. Lame. El pecado del tal Lame no era otro que narrar la vida tumultuosa de Shivaji, una importante figura religiosa y guerrera del siglo XVII. O quizás su pecado fuera haber sacado a relucir las tensiones existentes en eSe país entre musulmanes e hindúes.

Fuera como fuese, el caso es que los airados manifestantes de la brigada Sambahji destruyeron, robaron o deterioraron uno. treinta mil manuscritos antiguos. Se cree que también se llevan una tablilla asiria de 2.600 años de antigüedad.

¿Qué más podemos decir? Digamos solamente que si el hombre es un creador genial, también es el mayor destructor del planeta, si dejamos aparte las catástrofes naturales, claro.

LIBROS PROHIBIDOS POR LA DICTADURA MILITAR ARGENTINA A PARTIR DE 1976

Golpe Militar de 1976 Golpe de Estado en Argentina Dictadura Militar

Bakunin, Mijail Dios y el Estado (Dios, el Estado y la Libertad)
Bayer, Osvaldo Severino Di Giovanni. El idealista de la violencia
Bayer, Osvaldo Los vengadores de la Patagonia trágica
Benedeti, Mario Gracias por el fuego
Cuadernos de Cultura Cuaderno de Cultura n° 60
Comité Central de Partido Comunista Revista Nueva Era N° 7.
Casaretto, Martín S. Historia del movimiento obrero argentino
Castello, Beatriz Dios es fiel
Castro, Fidel La historia me absolverá
De Saint-Exupéry, Antoine El Principito
Devetach, Laura La torre de cubos
Dostoievski, Fiódor M. Crimen y castigo. Tomo I
Editorial Fundamentos La cuestión agraria y el movimiento de liberación
Enciclopedia Salvat tomos 8 y 11
Erasmo Elogio de la locura
Fanon, Frantz Los condenados de la tierra
Fayt, Carlos S. Historia del pensamiento político.
Frondizi, Arturo La lucha antiimperialista. Etapa fundamental del proceso democrático
Furtado, Celso Dialéctica del desarrollo
Gaboriau, M. – Gaudemar, P. De y otros Estructuralismo: estructuralismo e historia
Gagarin, Valentin Mi hermano Yuri
Galeano, Eduardo Las venas abiertas de América Latina
Lenin Vladimir. I. La cultura y la revolución cultural. Recopilación
Lenin, V. I. Acerca de la prensa y la literatura
Lenin, V. I. La revolución proletaria y el renegado Kautsky
Lenin, Vladimir I. Obras escogidas Vols. 1, 2 y 3
Martí, José Nuestra América y otros escritos
Marx, C. La ideología alemana. Ed. Pueblos unidos
Marx, C. Miseria de la Filosofía
Marx, C. Y Engels Manifiesto del PC
Marx, C. Y otros La sociedad Comunista.
Marx, Carlos Crítica de la Economía Política
Marx, Carlos – Engels, F Sobre el sistema colonial del capitalismo
Marx, Karl El Capital I, II, III. Crítica de la Economía Política
Perón, Eva La Razón de mi vida. Ed. Penser
Perón, Juan Domingo La fuerza es el derecho de las bestias
Perón, Juan Domingo La Hora de los Pueblos. Unidad Editora. 1982
Marx, Karl y Engels Friedrich Manifiesto del Partido Comunista
Trotski, León Historia de la revolución rusa
Varela, Alfredo Abono inagotable. Poema
Vargas Llosa, Mario La Tia Julia y el Escribidor. Ed. Punto de Lectura. 2003
Veselov, E. La evolución de la vida
Walsh, Rodolfo Operación Masacre

Fuente Consultada:
El Enigma de los Tesoros Malditos de Richard Bessiere –
Revista Muy Interesante  – Enciclopedia Encarta – Cosmos Vol. 3 –

Libros Prohibidos en la Historia-Quema Masiva de Libros- Bibliocausto

BIBLIOCAUSTO: PERSEGUIDOS POR LOS INQUISIDORES, INTEGRISTAS ISLÁMICOS, NAZIS,…

La Quema Histórica de Libros: La quema de libros es un hecho tan viejo como la historia del hombre, ya unos 1500 años antes de Cristo, un faraón egipcio que creó una nueva religión, hizo quemar todos los libros del imperio que negaran su doctrina religiosa. Obviamente como era de esperarse, cuando el Akenatón falleció, todos los sacerdotes del antiguo culto hicieron lo mismo con todas sus obras.

En China antigua, unos 200 años antes de Cristo, el famoso emperador que logró unificar gran parte de las regiones chinas, y se lo recuerda como el constructor de la Gran Muralla, incineró toda información relativa a los filósofos Confucio y Lao tse, sólo porque él no estaba de acuerdo con los principios y valores enunciados por estos pensadores, que tanto han trascendido sus pensamientos hasta nuestros días.

Otro recordado bibliocausto, que duele hasta hoy, fue la destrucción y saqueo en el siglo XII, por el jefe árabe Saladino, de la maravillosa biblioteca de Alejandría, donde estaba conservado y recopilado todo el saber de la ciencia, la literatura y filosofía griega clásica. Lo mismo puede decirse de la biblioteca de Constantinopla, cuando las expediciones de los cruzados medievales , en su camino a Jerusalen, decidieron atacar y destruir todo lo de aquella ciudad oriental.

Con la unificación de las casas de Castilla y Aragón en España antigua, los reyes Católicos, en su afán de construir un Estado unitario y acorde con su religión, necesitaron erradicar de España a las otras religiones monoteístas, en 1490 aparece así el poder absoluto de la Inquisición, a cargo de Torquema , persiguiendo a todos los herejes y haciendo humo a todo aquello que se oponía a sus principios. Las hogueras ardieron por toda la región y la gente reía, cantaba y bailaba a su alrededor, mientras las grasas cocinaban el Talmud judío.

Una bisagra en el pensamiento político-social de la historia ha sido la Revolución Francesa, que por un tiempo se radicalizó pasando por la guilltina a centenares de opositores , como asi también pasaron por la hoguerra todos los textos reales de la biblioteca del ayuntamiento. Pero si hablamos de verdaderas hogueras de textos en bibliotecas, no debemos olvidarnos de los fanáticos nazis, que sin escrúpulos y con todo el odio y violencia que los caracterizaba destruyeron 15.000 libros del judaísmo mas otros miles de política liberal y democrática. También en plena guerra los aliados con sus bombardeos masivos , han destruído enormes cantidad de bibliografía. Por esa misma época, en 1944 se quemaron 80.000 libros de la Sociedad Real del Saber de Nápoles, para evitar que no sean apoderados por los aliados.

Entre los seres mas brutales y autoritarios de la historia contemporánea, como los archiconocidos Hitler, Stalin, mas otros dictadores como el gualtemalteco Efrain Ríos Montt, hay uno que no dejó un solo libro sano en Camboya, y además masacró a la tercera parte de la población, ese repugnate dictador se llamaba Por Pot.

Siguiendo con los gobierno autoritarios, volvemos a China, pero casi la actual, cuando era gobernada por Mao Tsé Tung quien ordenó a sus guardias rojas una requisa cultural, para quemar todo libro que se oponga al régimen. En 1992 cuando se separan los países que formaban la antigua Yugoslavia, y cada región buscó su propia independencia , frente al poder supremo del Carnicero de los Balcanes, Milosevis, la Biblioteca de Sarajevo fue totalmente destruída por los bombardeos enemigos.

En otro continente, el africano, que desde la descolonización europea , las guerras tribales originaron verderos genocidios, por el control del poder político en paises como el Congo, Nigeria, Sudán , Uganda y otros. Allí fueron aniquilados todos los valores culturales, perdiendo en muchos casos la identidad nacional.

En 2004, en India, en la biblioteca del Instituto Bhandarkar centenares de manifestantes protestaban contra la edición de un libro de James W. Lame, que narraba sobre la vida agitada y escandalosa de Shivaji, quien fue una importante figura religiosa del siglo XVIII. Destruyeron y quizas también robaron 30.000 manuscritos antiguos, muchos de ellos escritos sobre tablillas de arcilla, con mas de 2500 años de antiguedad.

Porque tanta destrucción, porque tanto odio?,…parece que no aprendemos de las dolorosas experiencias pasadas, somos creadores, inventores, descubridores, por momento parecemos seres geniales y brillantes, salvamos vidas, construímos obras maravillosas, viajamos al espacio, caminamos sobre la Luna, pero cuando nos enojamos con convertimos en seres opuestos, crueles y destructores del planeta,…¿ podrá el hombre algún día superar esta paradoja?, y cuidar para siempre toda la cultura que nos identifica y nos caracteriza como el ser supremo de esta única región del Universo.

BIBLIOCAUSTO: Bajo los adoquines de la antigua Plaza de la Ópera de Berlín, muy cerca del edificio principal de la Universidad Humboldt, yace La biblioteca sumergida. Micha Ullmann, el maestro escultor israelí que la proyectó, colocó en ella estantes suficientes para albergar 20.000 volúmenes. Sin embargo, sus blancos anaqueles permanecen vacíos.

Para los berlineses son un símbolo admonitorio de lo ocurrido el 10 de mayo de 1933 en ese mismo lugar. Aquella noche, 20.000 libros seleccionados por los nazis por sus “contenidos antialemanes” fueron arrojados a una inmensa hoguera en la que se consumieron, además

de innumerables escritos de autores judíos, obras de Marcel Proust, H. G. Wells, Jack London, Thomas Mann… Casi al mismo tiempo, otras quemas masivas se sucedían en Bonn, Frankfurt, Bremen, Hannover y muchas otras ciudades alemanas entre consignas “contra la decadencia moral” y “a favor de la disciplina, la decencia y la nobleza del alma humana”.

Cánticos rituales nazis utilizados en Alemania en las quemas públicas de libros

7.°Contra la lucha de clases y el materialismo histórico, a favor de la comunidad del pueblo y de una postura vital idealista de toda la humanidad, lanzo a las llamas las obras de Marx y Kautsky.

2.»Contra la decadencia y la corrupción. A favor de la decencia en la familia y en el Estado, lanzo a las llamas las obras de Heinrich Mann, Ernst Glaesery Erich Katsner.

3.»Contra la deslealtad y la traición política. A favor de la consagración al pueblo y al Estado, lanzo a las llamas las obras de Friedrich W. Forster.

4.»Contra la sobrevaloración de los instintos, a favor de la pureza del alma, lanzo a las llamas la obra de Sigmund Freud.

5.°Contra la falsificación de nuestra historia y la profanación de sus grandes figuras, a favor del respeto por nuestro pasado, lanzo a las llamas las obras de Ludwig y Hagemann […].

7°.»Contra la traición literaria al soldado de la Primera Guerra Mundial, a favor de la educación del pueblo en el espíritu de la verdad, lanzo a las llamas las obras malditas de Erich M. Remarque. […].

• Quemar la memoria

La operación había sido coordinada por el ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels, quien afirmaba que esa acción constituía “el fin de la época extremista del intelectualismo judío”. Así justificó lo que él denominaba “la entrega a las llamas del espíritu diabólico del pasado”. El impacto que aquel bibliocausto causó en la sociedad europea fue enorme. Sigmund Freud, cuyos libros se encontraban entre los seleccionados para ser destruidos, comentó irónicamente a un periodista que en realidad semejante fenómeno era un avance en la historia humana. “En la Edad Media, ellos me habrían quemado”, afirmó.

La historia de la prohibición y destrucción de la palabra escrita se remonta a la elaboración de los primeros textos, grabados en Mesopotamia sobre tablillas de arcilla hace aproximadamente 5.300 años. Desde entonces, el poder religioso o político ha utilizado este mecanismo como una forma de censura que ha justificado haciéndola pasar como salvaguarda de los principios morales y las tradiciones. En su Historia universal de la destrucción de libros (Ecl. Sudamericana), el asesor de la Unesco y experto en bibliotecas antiguas Fernando Báez indica que éstos no son perseguidos como objeto físico, “sino con ánimo de aniquilar la memoria que encierran, es decir, el patrimonio de ideas de una cultura entera Esto explica las causas de la primera prohibición de libros a gran escala de la que tenemos noticia, ordenada por el emperador chino

Chi-Huang Ti en el año 213 a. de C. El soberano mandó destruir todas las obras escritas que no versaran sobre agricultura, medicina o adivinación. En realidad, trataba así de borrar cualquier rastro de la doctrina de Confucio o las ideas que no avalaran su régimen. El cronista chino Sima Qian, que vivió entre los siglos I y II a. de C., señala que el emperador estableció entonces que “los que se sirvieran de la Antigüedad para denigrar los tiempos presentes serían ejecutados junto a sus parientes.” De hecho, ordenó asesinar a cientos de sabios que se mostraron reacios a aceptar la medida y decretó que cualquiera que guardase tablillas de bambú o maderas escritas correría la misma suerte.

Libros Prohibidos en la Historia-Quema Masiva de Libros- BibliocaustoEn 1559 vio la luz una inquietante obra que supone uno de los maximos símbolos de la persecución bibliocida: el Indice de los libros prohibidos. Aunque ya existían recopilaciones similares, ésta, encargada por el papa Pablo ¡Va la Inquisición, estaba revestida de una oficialidad que se mantuvo con diversas variaciones ¡durante 400 años! En España, la censura católica se incrementó con la llegada al trono de Felipe II, y así, en 1570 se autorizó el lndex Iibrorum prohibítorum, un catálogo que sirvió para perseguir las obras heréticas y a sus autores.

En la primera parte de Don Quijote de la Mancha, Cervantes personificó esta obsesión inquisitorial en el cura y el barbero, que queman la biblioteca de Alonso Quijano al considerar que aquellas lecturas lo habían enloquecido. Entre los autores que a lo largo de los siglos han estado en el índice se encuentran Voltaire, Daniel Defoe, Copérnico y Balzac. La edición publicada en 1948 aún contenía 4.000 títulos censurados por herejía o por su dudosa moralidad.

El 14 de junio de 1966, la Congregación para la Doctrina de la que dispuso que tanto el Indice como las penas de excomunión que estaban indicadas en el mismo ya no estaban vigentes. En la actualidad, el título IV del Código de Derecho Canónico de la Iglesia católica, referido a los instrumentos de comunicación social y especialmente a los libros, establece en sus cánones 831 y 832 que “sin causa justa yrazonable, no escriban nada los fieles en periódicos, folletos o revistas que de modo manifiesto suelen atacar a la religión católica y que “los miembros de institutos religiosos necesitan licencia de su Superior mayor (..) para publicar escritos que se refieren a cuestiones de religión o costumbres.”

• Destructores de libros

Aunque a veces es difícil distinguir las obras destruidas intencionalmente de las que desaparecieron en accidentes o víctimas del olvido, sí sabemos que en la Antigüedad los biblioclastas o destructores de libros se excedieron tanto como en épocas más recientes. Parece probado que Akhenatón, que gobernó Egipto hacia 1350 a. de C., hizo desaparecer numerosos textos relacionados con el culto a los antiguos dioses para consolidar el de Atón. La historia de este faraón, sin embargo, está cargada de una cierta justicia poética, ya que a su muerte sus detractores se encargaron de borrar meticulosamente las referencias a su nombre.

En Grecia, el primer testimonio de la destrucción de una obra literaria por la censura política se remonta al siglo V a. de C. Entonces, el sofista Protágoras de Abdera fue acusado de impiedad y blasfemia por haber afirmado en Sobre los dioses que era imposible saber si éstos existían. El libro fue buscado casa por casa, confiscado y quemado. Según relata Diógenes Laercio, el mismo Platón compartía tales aficiones pirómanas, ya que, de acuerdo con este historiador griego, no dudó en quemar todos los poemas de Sócrates.

El caso de “bibliocidia” sobre el que más líneas se han escrito es, sin duda, el de la Biblioteca de Alejandría, una joya del mundo antiguo construida a lo largo del siglo III a. de C. que fue víctima de sucesivos ataques. El primero importante se produjo en el año 48 a. de C., precisamente cuando se encontraba en uno de sus momentos de mayor auge y atesoraba, según distintas fuentes, más de 700.000 manuscritos.

• El saber antiguo, perdido

Un incendio que se propagó por el puerto devoró entonces 40.000 volúmenes que se encontraban dispuestos en distintos depósitos. Aunque no está claro que éstos formaran parte de la famosa biblioteca, Femando Báez cree que habían sido adquiridos para la misma. Otra dependencia adicional, la Biblioteca Hija, situada en el Templo de Serapis, sobrevivió hasta fines del siglo W cuando ambos fueron destruidos por un grupo de cristianos mandados por el obispo de Alejandría, Teófilo, que veía en ellos un intolerable vestigio del antiguo paganismo. En el año 415, el historiador Orosio visitó la ciudad y confirmó que “los estantes para libros habían sido vaciados”, lo que parece demostrar que la Biblioteca había desaparecido en el siglo V. Aun así, no se sabe cor certeza si todas sus instalaciones habían sido saqueadas.

Si tenemos en cuenta el testimonio de Orosio, parece poco probable que los árabes destruyeran los volúmenes sobrevivientes cuando asaltaron Alejandría er 642. Aun así, el cronista árabe Ibr al-Kifti indica que Omar 1 (586. 644) ordenó destruir los libros y los que “si contenían la misma doc. trina del Corán, no servían para nada porque se repetían, y si no no tenía caso conservarlos”. Kifti que, vale la pena aclarar, vivió siete siglos después de la toma de la ciudad, señala que los textos, entre los que se encontraban obras de Hesíodo, Platón o Gorgias, eran tantos que sirvieron como combustible durante seis meses.

Libros Prohibidos en la Historia-Quema Masiva de Libros- BibliocaustoEn la larguísima lista autores cuyas obras han sido perseguidas aparecen desde Homero, cuya Odisea desaconsejaban leer algunos filósofos clásicos, hasta J. K. Rowling y su Harry Potter, condenado por diabólico —sí, sí, diabólico— por diversas comunidades religiosas en pleno siglo XXI. Pero si hay un caso que aún continúa es el que atraviesa el escritor angloindio Salman Rushdie. Sus Versos satánicos, una obra en la que satiriza los tabúes del islamismo, fueron condenados por blasfemia poco después de su publicación en 1988. Un año más tarde, una fatwa del ayatolá Jomeini ponía precio a la cabeza de Rushdie, literalmente. El edicto era un llamamiento a todos los musulmanes en contra del escritor. Para incentivar a los fieles, Jomeini ofreció, además, una recompensa de 3 millones de dólares. Así las cosas, Salman Rushdie se vio obligado a pasar a la clandestinidad en Gran Bretaña. Incluso los traductores y editores de la obra fueron amenazados. Este mismo año, el líder espiritual iraní, el ayatolá Alí Jamenei, confirmó durante su estancia en la Meca que se mantenía la fatwa. Aún peor, cuando se solicitó que ésta fuera retirada, las autoridades iraníes respondieron que el único que podía hacerlo era quien la había expedido, en este caso, Jomeini. El problema para Rushdie es que éste murió en 1989.

• Fanatismo religioso

De lo que no hay duda es de que el fanatismo religioso y las supersticiones se encuentran detrás de buena parte de las persecuciones de libros. En la Biblia ya se reflejan conductas de este tipo. Así, en el libro de los Hechos de los Apóstoles se indica que “bastantes de los que habían practicado la magia reunieron los libros y los quemaron delante de todos”. Los escritos de la secta de los gnósticos, que sostenían que nadie se salva por la fe, sino por el conocimiento, yios de otras corrientes y personajes considerados heréticos por la Iglesia, como los del obispo Paulino de Dacia, que creía que el uso de la magia era legítimo, fueron quemados. Las confiscaciones y destrucciones de libros practicadas por la Iglesia se multiplicaron con los emperadores romanos Teodosio y Valentiniano, en especial las de los nestorianos, una secta que no reconocía la supremacía del Obispo de Roma, y alcanzaron su máximo apogeo en 1559, con la publicación del Indice de los libros prohibidos, ordenado por el papa Pablo IV

Apenas un siglo antes, los turcos habían demostrado que también sabían destruir la palabra escrita. Durante el saqueo de Constantinopla en 1453, una tarea que llevaron a cabo a conciencia, fue la de terminar con cientos de miles de manuscritos contrarios a la fe de Mahoma.

La controversia que generó la obra de Darwin Sobre el origen de las especies por medios de la selección natural se prolongó durante décadas. De hecho, en Tennessee, en 1925, casi 70 años después de que apareciera por primera vez, estaba prohibida su enseñanza, considerada contraria a la Creación bíblica. El profesor de biología John T. Scopes, que había desafiado esa ley, fue enjuiciado, declarado culpable y condenado a pagar 100 dólares, una multa anulada poco después. Eso sí, el proceso sirvió para poner en evidencia las insostenibles ideas de los que creían que la Biblia debía interpretarse literalmente, los mismos que hacia 1860 habían quemado las primeras ediciones de la obra de Darwin.

Pero es que, como demostraron los nazis ya en pleno siglo XX, la destrucción premeditada de libros no es, ni mucho menos, cosa del pasado. Se calcula que las censuras culturales llevadas a cabo por los comunistas en Alemania oriental en 1953 destruyeron no menos de 5 millones de libros. Algo parecido ocurrió durante la dictadura militar en Argentina. El 30 de agosto de 1980, conocido como ‘el día de la vergüenza del libro argentino”, fueron quemadas en Sarandí más de 1,5 millones de obras pertenecientes al Centro Editor de América Latina (CEAL).

• Prohibido pensar

Y el fenómeno continúa. Aún más recientemente, en 1992, la Biblioteca Nacional de Bosnia y Herzegovina, en Sarajevo, que había sido abierta en 1896, fue bombardeada por orden del general serbio Ratko Mladic con obuses incendiarios. La biblioteca conservaba casi dos millones de volúmenes y 155.000 obras raras. Pocos ejemplares pudieron ser salvados.

Y es que cuanto más y más variado se lee, más se piensa, algo que desde el poder con frecuencia se ha intentado impedir. Hoy, en la antigua Plaza de la Ópera de Berlín, una placa con una cita del poeta judío Heinrich Heme, cuya obra también ardió en el bibliocausto nazi, rememora aquel episodio: “Ahí donde queman libros, terminan quemando hombres”.

Devuelven 10 mil libros robados por los nazis

Una Nota en Tiempo Argentino, de 03/09/10, respecto al robo NAZI a Judíos

La Biblioteca Pública de Nuremberg, en Alemania, publicó ayer en Internet una lista con los nombres de los antiguos dueños judíos de unos 10 mil libros y documentos robados durante el régimen nazi, para que sus propietarios o los herederos de estos puedan reclamarlos.

Desde el 10 de mayo y hasta julio de 1933, al menos 21 ciudades alemanas fueron asoladas por la quema de libros del nazismo: miles de ejemplares fueron sustraídos por grupos armados de las SA y las Juventudes Hitlerianas de bibliotecas privadas y públicas y arrojados al fuego. El despojo continuó hasta 1945, pero muchos de esos libros de autores prohibidos por el régimen no ardieron, y fueron almacenados en depósitos de bibliotecas, entre otras la de Nuremberg.

La operación de confiscación masiva fue orquestada por Joseph Goebbels, el poderoso ministro de Propaganda de Adolfo Hitler, quien presidió personalmente la gigantesca pira organizada en la Opernplatz, en Berlín.

“Nuremberg es la única ciudad del mundo con tal volumen de libros robados”, dijo Eva Homrighausen, responsable de la biblioteca, al anunciar la iniciativa.

Breve Historia de la Comunicación Humana

Fuente Consultada: Revista Muy Interesante – Enciclopedia Encarta – Cosmos Vol. 3

Publicidades Antiguas Argentinas Evolucion de la Publicidad Grafica

Publicidades Antiguas en Revistas Argentinas

EVOLUCIÓN DE LA PUBLICIDAD GRÁFICA

Temas y contenidos de la antigua propaganda
La revisión actual de un «anuncio» de principios de siglo puede deparar la sorpresa de su actualidad estética; a esto contribuye el actúa! retorno a la antigua gráfica «Art Nouveau». Pero el cotejo de un número amplio de avisos de entonces y de ahora mostraría diferencias mucho más importantes que esos parecidos. Hay un rasgo, en los avisos de principios de siglo, que llama jocosamente la atención sin que se aprecie su importancia conceptual.

Aquellos anuncios promocionaban, con raras excepciones, medicamentos y elixires para el beneficio, la curación o —en más esporádicas ocasiones— el embellecimiento del cuerpo. Había también, principalmente en revistas, avisos de bienes muebles o inmuebles, pero entonces el esfuerzo conceptual era menos y se cumplía, en general, en forma directa.

Los contenidos explícitos aludían más al bienestar individual y físico que a la búsqueda de status y de goce social. No podría encontrarse, en las revistas de entonces, el conjunto de metáforas, comparaciones, citas, trozos poemáticos y juegos de palabras que encabezan los avisos gráficos actuales. No se velaba, como se hace ahora, la intención inmediatamente vendedora de cada mensaje.

Las relaciones entre los temas tratados por los distintos mensajes referidos a un mismo producto eran del carácter más general. No hubiera podido concebirse, por ejemplo, la persistencia con que en una campaña publicitaria contemporánea se alude a un mismo rasgo del producto, promoviéndolo a una jerarquía superior a la de todos los otros aunque corresponda a una característica aparentemente secundaria (la «francesidad» de los automóviles Peugeot, por ejemplo).

publicidades antiguas 1publicidades antiguas 1
publicidades antiguas 3publicidades antiguas 2

El aspecto formal: los pasos de una adecuación
Intercalados con los habituales «reclamos» que apenas ilustraban sus comunicaciones con la imagen de un envase o de una figura humana que simbolizaba al usuario ideal del producto, comienzan a publicarse, ya entrado el siglo, avisos en los que el cuidado y la imaginación gráfica se convierten en el principal motivo de atracción de la pieza. Representan el impacto, algo tardío, de la corriente artística y artesanal del Art-Nouveau.

El Art-Nouveau se expresaba en el diseño gráfico, en la arquitectura y en distintas «artes aplicadas» a través de sus característicos rasgos formales: guardas con líneas en forma de látigo, referencias abstractas a formas vegetales, representaciones exóticas o místicas, organizaciones formales complejas y asimétricas, utilización general de colores planos y tonos suaves.

Por primera vez, las comunicaciones publicitarias eligen así una vía de acercamiento al gusto del público que no se relaciona, en absoluto, con los temas específicos de cada mensaje.

Los avisos empiezan a revestirse de volutas y elementos gráficos que confieren al producto promovido un tono de modernidad y refinamiento cabalmente «postizo», preanunciándose la variedad infinita de recursos retóricos a que apelaría, después, la comunicación masiva comercial. Pero debe advertirse que, tanto en aquel como en otros períodos publicitarios anteriores al que vivimos, la ornamentación gráfica y tipográfica responde a gustos generales de un público determinado, sino de adecuar cada comunicación a los cánones de perfección vigentes para el público culto. Las ornamentaciones recargadas del Art Nouveau dejan paso, en la segunda mitad de los años 20, a las figuras rectilíneas y las variaciones geométricas del Art Déco.

El carácter más simétrico y elementalizador de esta moda visual determinó la aparición de mensajes gráficos sumamente vigorosos, y de comercialización masiva. Muchos de los avisos de diarios y revistas de los años 30 se convierten así en verdaderas reproducciones de «afiches» callejeros, con su misma búsqueda de elementalidad visual y de síntesis y su mismo esquematismo de texto. Comenzarán a popularizarse imágenes estereotipadas de los consumidores de determinados productos o símbolos comerciales muy concretos y de gran impacto visual.

Acá también, la uniformidad de la publicidad impresa se debió a la imposición generalizada de una corriente estética; pero el carácter sintetizador y repetitivo que asumieron sus comunicaciones visuales provocó, por primera vez, la aparición de un fenómeno publicitario y comercial nuevo: el de la «imagen visual de marca». Determinados nombres comerciales quedaban claramente asociados, ahora, con una determinada tipografía, un determinado personaje o una determinada guarda, mientras se simplificaban los antiguos y primeros logotipos (representaciones gráficas normalizadas de nombres comerciales).

En la década del cuarenta, ya extinguidos los últimos estallidos imaginativos del Art-Déco, se abandona todo tono eufórico en la gráfica publicitaria, y comienza un período invadido por lo que dio en llamarse «ilustración publicitaria».

La influencia de la publicidad norteamericana, conjugada tal vez con el tono apagado impuesto en diarios y revistas por los tiempos de guerra, convierte a la generalidad de las apelaciones promocionales en formulaciones didácticas, adornadas con particulares dibujos a pluma. Se trata de ilustraciones de intención realista, sin preciosismo alguno y con cierto «dejo» profesional manifestado a través de un deliberado descuido.

Se difunden los relatos en historieta, con sencillas anécdotas acerca de los efectos en la vida social y amorosa de la utilización de un dentrífico, una crema de afeitar, etc., y se afirman los rasgos de la comunicación gráfica más «antiestética» de todos los tiempos. Se prepara así el telón de fondo para la aparición de una nueva corriente favorable a un diseño gráfico «limpio», adecuado a cánones más rigurosos.

En la década del 50 aparecen publicaciones especializadas sobre diseño y tipografía cuyo espíritu habría de influir después en el diseño publicitario. Se crean agencias que aplican muy pronto los criterios de la «gráfica suiza»: cuidadosa selección tipográfica (se importan tipos de características muy netas y simples como el Etrusco), fotografismo (se abandonan las imprecisiones del dibujo, sobre todo del difundido en la década anterior), utilización de los blancos (terminan los avisos abigarrados y estentóreos), adecuación a módulos estrictos (evitando variaciones profundas entre avisos de una misma campaña y descompensaciones dentro de una misma comunicación).

La nueva corriente obtiene sus principales éxitos en campañas de publicidad para clientes específicamente industriales sin llegar, en general, a integrarse con comunicaciones referidas a productos de compra cotidiana.

Tal vez por esta razón, aun en las mismas agencias adscriptas a la gráfica suiza, toma rápido incremento, en el período siguiente, la corriente de la «nueva ilustración» conectada con el surgimiento, con epicentro en Estados Unidos e Inglaterra, del arte y la gráfica «pop».

Rápidamente decaído en los mercados de arte, el «pop» persiste en la gráfica publicitaria, acompañado por un resurgimiento de las elegantes complicaciones lineales del Art Nouveau y, más recientemente, de las figuras planas, el sentido de síntesis y la tipografía fantasiosa del Art-Déco, de los años 20 y 30.

Pero contemporáneamente con esta nueva extensión del dibujo y la ilustración, toma incremento, a partir de mediados del decenio 60, una aplicación a las comunicaciones locales de una exitosa corriente publicitaria norteamericana: la de la publicidad seca y agresiva hacia el competidor, el lector y aun —aparentemente— el emisor de! aviso. Eligiendo un estilo de diseño serio y repetitivo, esta escuela publicitaria apuesta en general al impacto de un título insólito, de tono irrespetuoso y que muchas veces entra en deliberada colisión con la ilustración correspondiente. Sus hallazgos son siempre de «humor intelectual», aunque vehiculicen reflexiones de sentido común.

Los mecanismos publicitarios
Los mecanismos mediante los cuales la publicidad ejerce su acción son múltiples y complejos, por ejemplo: Asociando la marca a situaciones personales y sociales que tienen un gran valor para el consumidor. El bienestar, el confort, el status, el éxito sexual, el equilibrio familiar, etc. Dotando a la marca de propiedades positivas: tal bebida es fresca, tal otra es pura; tal cigarrillo es suave, tal otro tiene aroma excelente, etc. No importa si estas propiedades existen en realidad en la marca: interesa sólo que no sean contradictorias con lo que el consumidor espera de ellas.

Articulando las propiedades del producto y las situaciones personales y sociales prometidas por su consumo en un sistema verosímil para el receptor. Insistiendo en el nombre de la marca o en la exhibición de su envase, con el fin de mantenerlos presentes en la memoria del consumidor. Este mecanismo, presente en toda publicidad, es central en los anuncios de vía pública —afiches y carteles— y corresponde a la denominada acción subliminal de la publicidad. Los anuncios subliminales, de lectura y comprensión muy rápidas, intentan fijar en la memoria el mensaje sin que medie un proceso voluntario de atención.

A esta serie de operaciones publicitarias por todos reconocida, debiera agregarse: Transmitiendo una idea de poder económico y social. El mero acto de hacer publicidad demuestra que una marca «está viva», que está en condiciones de enfrentar los enormes costos de la publicidad. Exhibiendo «creatividad», ingenio artístico de los autores del anuncio.

Este último factor ha sido señalado con toda claridad por Umberto Eco, un especialista italiano en artes y comunicaciones de masas: «la creatividad —sostiene Eco— volcada en un anuncio de un producto, logra del consumidor no sólo el consenso ‘este producto me gusta’ sino también la idea de que ‘este producto me habla de un modo singular’ y en consecuencia, ‘éste es un producto inteligente’.»

LA PUBLICIDAD EN EL MUNDO MODERNO
Desde el punto de vista económico, la publicidad desempeña un importante papel en la sociedad capitalista: contribuye a garantizar que los productos industriales encuentren su clientela dispuesta a adquirirlos, consumirlos y gastarlos. Esta función es tanto más importante en los productos perecederos, como los alimentos, las gaseosas o los cigarrillos, que después de un lapso más o menos breve de almacenamiento pierden sus propiedades.

Pero también es imprescindible para aquellos productos que apuestan a la moda, o que se manufacturan dentro de lo que se ha llamado la «obsolescencia planificada», como es el caso del calzado, la vestimenta, el mobiliario y los automóviles, cuyos estilos pierden vigencia con rapidez. Pero el reconocimiento de esa función generadora o aceleradora de la demanda en la sociedad capitalista no debe oscurecer otro aspecto económico de la publicidad: su carácter de «industria» con una importante participación en la renta nacional.

Esta participación, del orden del 1 al 3 % total del producto bruto de los países capitalistas, alimenta con enormes sumas de dinero a importantes actividades de la economía: buena parte del negocio de la prensa, de la TV y la radio, de la impresión, de la fotografía, el cine y la fonograbación. El hecho de que el 70 % o más de la inversión publicitaria total se vuelque como ingreso de los medios de comunicación de masas adquiere profundo sentido ideológico y cultural.

Los medios de comunicación de masa, en su mayoría, dependen de la publicidad para su subsistencia. De ahí que se hable del poder de los anunciantes sobre los medios de comunicación: ¿qué medio de comunicación se atreverá a enfrentar a un fuerte anunciante?; ¿cuántos medios de comunicación pueden permitirse la aventura de criticar un sistema del cual la publicidad como industria forma parte, sin perder el favor de agencias y anunciantes y, con éste, su fuente de ganancias?

Fuente Consultada:  Enciclopedia de los Grandes Fenómenos del Siglo XX Tomo 1

Publicidades Gráficas Antiguas de Remedios     

Origen del Daguerrotipo

Inicios del Cine Cómico en EE.UU.

Primera Transmision de Radio en Argentina-Los Locos de la Azotea

Historia Primera Transmisión de Radio en Argentina – Los Locos de la Azotea

Un invento revolucionario de los inicios del siglo XX  fue la radiotelefonía. Un elemento doméstico utilizado para el esparcimiento e información a toda hora y que permite, simultáneamente, tener la mirada y parte de la atención, en otra cosa.

Por ello es la principal amiga de las amas de casa y del trabajador manual. Cobró vida en 1920, invadiendo todos los rincones del planeta y creciendo, técnica y profesionalmente, aún más rápidamente que la aviación. Es un elemento insustituible en la vida cotidiana y lejos de ser afectada por otros medios, hace pesar su propia influencia cómodamente.

primera transmision radiofonica

El  italiano Guillermo Marconi, efectuó los primeros experimentos a partir de 189:5, su mensaje inicial lo envió en 1901, entre dos crudades británicas Además, hasta 1920 no hubo trascendencia internacional, instalándose ese año la primera planta transmisora, en Pittsburgh, EE.UU., con receptores precarios «a cristal», con una piedra galena.

Hacia 1920, algunas personas diseminadas por todo el mundo acercaban sus oídos a un extraño artefacto mezcla de cobre y galena, e intentaban atrapar el furtivo sonido de voces o músicas lejanas.

Era el umbral de lo que más tarde sería un medio de comunicación ampliamente difundido que fue creciendo hasta alcanzar un papel relevante en la historia de este siglo: la radio.

Fue Guillermo Marconi (1874-1937) quien convirtió las experiencias de telegrafía sin hilos en un negocio de alcances mundiales que incluyó muy pronto a la radio y a la radiotelefonía.

En la Argentina, la nueva era la inició en 1897 el físico e ingeniero italiano Teobaldo J. Ricaldoni, que realizó transmisiones radioeléctricas como las que se sucedían en diversos lugares del mundo.

Razones de seguridad invocadas durante la Primera Guerra Mundial frenaron el desarrollo de la radio en nuestro país. Pero, en 1919, quince radioaficionados argentinos reinstalaron sus antenas y retomaron sus auriculares.

Fueron esos locos de la azotea, como se los llamaba, quienes –con el nombre de Sociedad Radio Argentina– iniciaron la radiodifusión mundial el 27 de agosto de 1920, con una antena instalada en las inmediaciones del antiguo teatro Coliseo.

Por los escasos veinte aparatos existentes en la ciudad se pudo escuchar en vivo la ópera Parsifal, de Richard Wagner.

En pocos meses, las audiciones se realizaban alternativamente desde los teatros Coliseo, Colón y Odeón.

Pasaban además de música, discos, noticias, recitados, propaganda y actuaciones en vivo.

El 14 de septiembre de 1923, la radio se adelantó por primera vez a las agencias de prensa: Radio Sudamérica captó la emisión norteamericana del combate de boxeo entre Luis Ángel Firpo y Jack Dempsey.

Cuando los telegramas de Nueva York informaron la derrota de El toro salvaje de las pampas, la noticia ya era conocida. Un año más tarde, el W de octubre de 1924, Carlos Gardel cantó en Radio Splendid.

Al día siguiente, en otra jornada especial, se transmitió por primera vez un partido de fútbol, jugado entre las selecciones de nuestro país y Uruguay. Había comenzado la era de la radio.

Durante la década del 30 las estaciones y los aparatos se multiplicaron a la par que se reguló el manejo institucional. La radio se perfeccionó, introdujo nuevos vocablos en el lenguaje cotidiano –éter, sintonía, dial, antena-, dio proyección a ídolos populares –Blackie, Niní Marshall, Luis Sandrini, Discépolo– y origen a revistas especializadas –Antena, Radiolandia, Sintonía– donde se veían las caras de aquellos a quienes más se los conocía por su voz que por su figura.

La radio se metió en la vida de la gente, desató sus sueños y su imaginación, estableció lazos poderosos con los oyentes gracias a los personajes y programas que salían al aire –Los Pérez García, Glostora Tango Club-, sucumbió al poder político y propagandístico del Estado, pero resistió la competencia que le impuso la televisión.

En los años 60, con los transistores que modificaron los aparatos de radio -significó el nacimiento y popularización de la radio portátil, antecesora del actual walkman- y la incorporación masiva de las radios a los automóviles, se inició una nueva era, más cercana a nuestros días con conversaciones ante el micrófono, música grabada e información instantánea.

Han pasado casi 80 años en la historia de la radiofonía argentina y son muchas las novedades que han ganado el favor popular. Pero hoy como ayer, al levantarse o mientras desayunan, para enterarse de las últimas noticias o del estado del tiempo, muchas personas continúan encendiendo la radio.

En 1921, a sólo un año de ls experiencia de Pittsburgh, ya se habían vendido en EE.UU. 800.000 receptores. El hito inicial fue la emisión del combate entre los famosos boxeadores Jack Dempsey y George Carpentier, desde el Madison Square Garden, de Nueva York. Pronto Europa adoptó el mágico medio y su fama ganó América Latina y todos los rincones del planeta.

En Argentina tuvo tan entusiasta eco que tras la gran importancia que le dio la Marina, inmediatamente se convirtió en portador del arte.

Tanto, que en el mismo 1920 se efectuó desde el teatro Coliseo la transmisión de una ópera, a pocos días de inaugurarse la planta de Pittsburgh. El desarrollo entre nosotros fue notable y enseguida alcanzó un alto nivel de calidad que logró sus picos más importantes en las décadas del 30 y del 40.

Particularmente luego de la aparición de Radio El Mundo, cuyo edificio se convirtió en modelo único de instalaciones radiofónicas. La evolución creó un área específica que resultó amplia fuente de trabajo y de evolución en lo artístico, cultural y deportivo y de creatividad igualmente en lo periodístico y en la técnica de gran proyección.

Se formaron y perfeccionaron actores y cultores de la música y el canto. Surgieron a la popularidad programas cómicos, radioteatros que alcanzaron fama, y noticieros que se disputaron la primicia y la audiencia.

PARA SABER MAS…

Como consecuencia de una etapa de experimentación de las comunicaciones radiotelegráficas se realizaron en la Argentina las primeras transmisiones de radiodifusión.

Los llamados «radioaficionados» muñidos de rudimentarios receptores intentaron desde comienzos del siglo pasado comunicaciones a distancia que fueron perfeccionando hasta lograr el 27 de agosto de 1920 concretar la primera emisión de radiodifusión: la ópera Parsifalde Richard Wagner, transmitida desde una antena instalada en el Teatro Coliseo. (Ese mismo año en Estados Unidos la firma Westinghouse inauguraba su primera estación emisora.)

Durante la década del veinte y coincidiendo con la aparición de numerosas casas de comercio dedicadas a la venta de receptores e insumes afines, fueron multiplicándose las emisoras en Capital Federal y aparecieron algunas en las principales ciudades del interior, todas ellas producto de la iniciativa privada.

Empresarios teatrales, fabricantes y comerciantes importadores de receptores de radio o de sus componentes, empresas periodísticas; los inversores provenían de distintos ámbitos y tenían distintos objetivos que se correspondían con distintos perfiles de oyentes.

Las primeras transmisiones sonoras se dedicaron a la música culta y a los géneros menores (valses, operetas y música popular), luego incorporaron los deportes y las noticias. Dado el bajo costo requerido para fabricar un receptor, el nuevo medio estuvo al alcance de los hogares más modestos.

A medida que se multiplicaban los oyentes, los emisores comenzaban a padecer interferencias de canales y de horarios de transmisión y pronto se vio la necesidad de que el Estado ordenara el éter. En 1924 un decreto estableció un sistema de permisos para transmitir, renovables anualmente con el simple trámite de llenar una solicitud.

En principio fue el Ministerio de Marina quien acordó las licencias; a partir de 1928 se resolvió asignar el ordenamiento y supervisión a la Dirección General de Correos y Telégrafos, dependiente del Ministerio del Interior. No se advertía aún las potencialidades de la radio como difusora de información; sí empezaba a tenerse en cuenta como medio de publicidad.

En consecuencia el Estado permitió una desordenada asignación de permisos que fueron mejor aprovechados por aquellos emisores que decidieron sostenerse con avisos publicitarios y el apoyo de las empresas interesadas en captar oyentes; en la medida en que veían ampliadas sus posibilidades de financiarse, estas primeras radios pudieron mejorar sus equipos y su programación.

Es importante destacar que desde estos primeros pasos de la radiodifusión argentina se advirtieron las ventajas de complementar la actividad radiofónica con el medio gráfico (diarios y revistas afines).

Desde los primeras decretos el gobierno la consideró un servicio público más y -en este sentido- se preocupó por definir su carácter de difusor de información, manifestaciones culturales y esparcimiento, y por controlar la programación reservándose el derecho de clausurar las emisoras.

De a poco fue estableciendo la censura de ciertos contenidos que sólo podían salir al aire con permiso previo del ente regulador.

La década del treinta sería rica en debates sobre el modelo más conveniente para la radiodifusión argentina, entre dos posibles: el norteamericano basado en redes privadas financiadas por la publicidad o el inglés, organizado como una entidad nacional de carácter público sin avisos publicitarios.
(
Fuente Consultada: Grandes Debates Nacionales Pagina 12)

Historia de la Invención de la Radio Primera Transmisión Radial

Historia de la Invención de la Radio
Primera Transmisión Radial

En 1887 Enrique Hertz detectó por primera vez ondas de radio. Las había producido haciendo saltar chispas a través del aire que separaba dos perillas de cobre.

La chispa producía alteraciones electromagnéticas, u ondas, que se propagaban como las ondas en el agua y producían un chisporroteo entre dos perillas de bronce que constituían los extremos de un anillo abierto colocado a una distancia de un metro, aproximadamente.

Estas ondas se propagaban con la velocidad de la luz (300.000 Km./seg.) y eran de la misma naturaleza que las ondas luminosas, excepto que su longitud de onda era mucho mayor —alrededor de un metro— comparada con los pocos diezmilésimos de milímetro de longitud de onda de la luz visible.

Las ondas de radio fueron posteriormente denominadas ondas hertzianas. La radio se ocupa de la producción de ondas hertzianas, su transmisión por el espacio y su detección en un receptor. Aunque Hertz en su famoso experimento descubrió los medios que luego harían posible las transmisiones radiales, no fue él quien inventó la radiotransmisión.

El desarrollo de la radio se extendió durante muchos años y se debió a otros tantos hombres, unos que sólo se interesaban por la faz matemática y principios físicos que habrían de respaldarla y otros que buscaban la faz práctica, tratando de mejorar los medios de transmisión y recepción.

Ninguno de. los primeros experimentadores sabía adonde los llevaría este invento, ni pudieron visualizar la tremenda importancia que la radio tendría luego como medio de comunicación.

Veinticuatro años antes del descubrimiento de Hertz, Jaime Clerk Maxwell, profesor de física experimental en Cambridge, había demostrado mediante deducciones matemáticas exclusivamente y sin hacer ningún experimento, que las ondas electromagnéticas debían existir. Hertz era un científico puro y el objetivo de sus experiencias era comprobar las ideas de Maxwell.

Las noticias del éxito en la producción y detección de ondas de radio se propagaron velozmente y los trabajos —en alemán— de Hertz fueron traducidos a todos los idiomas. Kelvin los tradujo al inglés. Oliver Lodge, en Inglaterra, y el profesor E. Branly, en Francia, mejoraron la detección al inventar un dispositivo denominado cohesor. (El detector a chispas de Hertz no era eficiente debido a que requería una onda muy poderosa para funcionar.) Éste consistía en un tubo de vidrio en el que se colocaban limaduras metálicas suavemente comprimidas por dos pistoncitos de metal.

Normalmente, el cohesor no conduce la corriente eléctrica pero las pequeñas corrientes generadas en una antena por las ondas hertzianas, hacían que las limaduras se unieran entre sí firmemente permitiendo entonces el paso de una corriente.

Empleando cohesores, Oliver Lodge transmitió y recibió el primer mensaje radial, en 1894. Utilizaba grupos de ondas para representar los puntos y rayas del código Morse, que ya se utilizaba ampliamente en telegrafía alámbrica. La transmisión de mensajes hablados a través del espacio era algo todavía inimaginado (aunque el teléfono ya permitía hablarse a través de conductores eléctricos), así que la antigua radio recibió el nombre de telegrafía inalámbrica.

El profesor ruso Alejandro Popov en 1895 utilizó un cohesor en un nuevo método para registrar relámpagos (que son también chispas eléctricas) y mostró de qué manera este método podía ser empleado para transmitir señales. Sus ideas fueron adaptadas por un joven electrotécnico italiano para el fin expreso de enviar y recibir señales electromagnéticas.

El italiano, entonces de sólo 22 años de edad, era Guillermo Marconi, quien de ahí en adelante sería líder de los que experimentaban en este campo de la telegrafía inalámbrica. En 1896 fue a Inglaterra y demostró el funcionamiento de su aparato enviando señales a través de los 400 metros que separan a la Oficina Central de Correos en St. Martin’sle-Grand, en Londres, de la calle Reina Victoria.

Aumentando la potencia de las señales, el tamaño de la antena y la sensibilidad del detector, las distancias a que podían ser transmitidas fueron siendo aumentadas gradualmente. Primero envió señales a través de la llanura de Salisbury (casi 13 Km.), luego a través del Canal de Bristol (15 Km.) y en 1897, a 130 Km. a través del mar durante maniobras navales.

La telegrafía inalámbrica salvó el Canal de la Mancha en 1899 y en 1901 cruzó el Atlántico. Marconi y dos asistentes escucharon en St. Johns, Terranova, señales en código Morse enviadas desde la estación de Poldhu, Cornvalles, a 3.200 Km. de distancia. Las señales fueron recibidas mediante una antena suspendida de un barrilete.

Marconi advirtió la importancia comercial de la telegrafía inalámbrica y poco después de establecerse en Londres formó la primera Compañía de Radio. Una de las primeras dificultades fue la de que las señales de varios transmisores podrían interferirse entre sí, siendo incapaz el receptor de seleccionar una señal por vez.

La dificultad fue resuelta por Oliver Lodge con su invención, en el año 1897, del circuito eléctrico sintonizado. Éste contiene bobinas y capacitores y puede ser sintonizado (alterando el capacitor) para recibir una señal de determinada frecuencia. Así, si los diferentes transmisores operaban a frecuencias distintas el receptor con su circuito sintonizado variable podía seleccionar uno a la vez. La longitud de onda de las señales se convirtió en lo más importante.

El experimento original de Hertz había producido ondas cortas de alrededor de un metro de longitud. Se pensaba por entonces que cuanto más larga la onda tanto más lejos podría ser transmitida, y se desarrollaron métodos para producir ondas cada vez. más largas. Esta creencia resultó ser equivocada; en realidad las ondas de todas las longitudes poseen el mismo alcance teórico. Por una serie de razones hoy en día se emplean cada vez más ondas más cortas, por ejemplo, las de V. H. F. (Very High Frequency = Frecuencia muy alta).

Otra mejora en la recepción de radio llegó en 1906, cuando un coronel del ejército estadounidense, H. H. C. Dunwoody, patentó el detector a cristal. Consiste éste en un fragmento de galena (sulfuro de plomo natural) que se conecta a una antena por medio de un fino alambre («bigote de gato»). Todo sonido transportado por la señal y recibido por la antena pasa por el cristal y es escuchado mediante un par de auriculares.

Marconi había conseguido aumentar la potencia de la señal producida por el transmisor, pero aunque los circuitos sintonizados, pulsadores y bobinas producían «pulsos», o sea grupos de ondas de radio de frecuencia determinada, no podían producirlos en forma continua.

Esto significaba que los transmisores no servían para transmitir conversaciones, porque las ondas que representan a los sonidos hablados (ondas de audiofrecuencias) deben ser transportadas por una onda continua de radio. Para esto último hubo que esperar la introducción de la válvula de radio y el desarrollo de los osciladores.

La válvula diodo fue inventada en 1904 por el profesor inglés Juan Ambrosio Fleming, con el fin de detectar las señales de radio recibidas por la antena. Debido a su relativa baratura, los cristales siguieron usándose casi universalmente hasta la década del 20.

El primer diodo se parecía mucho a una lámpara eléctrica común, pero poseía un tercer filamento conectado a ella. Muy poco después, Lee de Forest, en experimentos que llevaba a cabo en su propia y pequeña estación de radio, desarrolló la válvula de tres electrodos o triodo, de mayor sensibilidad. A continuación, Von Lieben, en Alemania, y Armstrong, en Estados Unidos, advirtieron que el triodo podía emplearse para amplificar corrientes eléctricas y para producir ondas electromagnéticas en forma continua.

Dos históricas válvulas de radio. La de la izquierda es uno de los primeros triodos desarrollados
por von Lieben en 1911. La de la derecha es uno de los primeros triodos prácticos empleados por Marconi.

Así, alrededor de 1913 todos los elementos esenciales de -la radiotelefonía estaban inventados. Se podían producir ondas de radio continuas, mezclarlas con las señales debidas a las ondas sonoras, amplificarlas, transmitirlas, detectarlas y reconvertirlas en ondas sonoras. Había, sin embargo, inconvenientes técnicos serios, al par que los propios inventores estaban sorprendidos por las enormes distancias que podían cubrir las ondas que generaban.

Las ondas radiales eran usadas para telefonía inalámbrica más bien que para radiotelefonía. El gran paso se dio poco después de la finalización de la primera guerra mundial, cuando el público pudo recibir y comprar aparatos receptores y repuestos utilizados en la guerra. Mucha gente tomó la radio como una afición y fue para ellos que la Compañía Marconi efectuó su primera transmisión radiotelefónica experimental desde Chelmsford, Essex, en 1919.

Fuente Consultada: Revista TECNIRAMA N°54.

Hermanos Lumiere Primera Proyeccion de Cine Historia del Cine

Hermanos Lumiere- Historia Primera Proyección de Cine –

Los hermanos Lumiére nacieron en Besancon (Francia). Su padre, Antoinc Lumiére, natural de Haute-Saóne, fue la persona que mayor influencia tuvo en los posteriores descubrimientos de sus hijos, ya que éstos heredaron de aquél una tremenda pasión por la fotografía y todo lo que se relacionara con ella.

Desde pequeños, los Lumiére fueron educados en las posibilidades que ofrecía el nuevo arte, hasta tal punto que cuando sólo contaban doce (Auguste) y diez (Louis) años recibieron como regalo los materiales indispensables para la construcción de una máquina de fotografiar. Ya anteriormente, en 1870, cuando se instalaron en Lyon, Auguste y Louis, acompañados por Jeanne, hija menor de los Lumiére, habían empezado a experimentar con la cámara fotográfica.

Poco imaginaban entonces los Lumiére que con el tiempo (cerca de diez años les costó llevar a término la gran aventura de sus vidas) aquel entusiasmo que sentían por la fotografía iba a plasmarse en el invento del cinematógrafo, invento que por un lado supondría la creación de un nuevo arte de expresión, aunque ellos no lo concibieran como tal en aquel momento, y por otro una inapreciable ayuda , una vez perfeccionado, a todos los campos de la cultura.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS: En las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del siglo XX surgió y se afianzó un conjunto muy significativo de innovaciones tecnológicas que tuvieron una gran incidencia en la calidad de vida de la población. Una breve enumeración puede dar una idea de su importancia para la vida cotidiana: el teléfono, la iluminación eléctrica, el motor de explosión, el neumático, los sistemas de agua corriente, la máquina de escribir, el ascensor, la bicicleta, la aspiradora, el automóvil, el aeroplano, el frigorífico, el fonógrafo, el cinematógrafo, la aspirina.

los hermanos lumiere

El avance en la investigación médica, con los descubrimientos de las vacunas y los avances en las condiciones y técnicas quirúrgicas, condujo a una mejora en las condiciones de salud de la población. Pero sobre todo fueron los desarrollos de los sistemas de saneamiento e higiene urbanos los que permitieron controlar enfermedades que, hasta esa época, habían tenido consecuencias fatales.

Aparecieron y se difundieron nuevas formas de esparcimiento y entretenimiento. La afición por los deportes se extendió rápidamente, si bien las exigentes condiciones de trabajo que soportaban los obreros limitaban su posibilidad de practicarlos. En 1896, se llevaron a cabo en Atenas los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna. La mejora de las calles y rutas facilitó la difusión de uno de los símbolos populares del progreso de fm de siglo: la bicicleta. La bicicleta comenzó siendo un lujo al alcance de los ricos.

Más tarde su uso se generalizó y se convirtió en un medio de transporte popular. El nuevo lujo de los ricos pasó a ser el automóvil. La producción anual de automóviles era limitada; en 1900 se fabricaron solamente 9.000 autos en todo el mundo. El salto en la fabricación se produjo con el modelo T de Ford: en 1916 se fabricaron 735.000 unidades solamente de este modelo.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

HERMANOS LUMIÈRE
Inventores del séptimo arte

Científicos autodidactas e inventores talentosos, Auguste y Louis Lumière dieron vida a la fotografía al inventar una de las artes más importantes del siglo xx, el cine. A menudo se ignora que también fueron los padres de la fotografía en color.

Sin embargo, el descubrimiento de los Lumiére carecería de toda su dimensión si no citáramos a los grandes aportadores de ideas que a través de muchos años de investigaciones lo precedieron: Peter Mark Roget (1779-1869), sit Challes Wheatstone (1792-1875), Michel Faraday (1791-1867), Joseph Plateau (1791-1883), Edward Muybridge (1830-1904), J. J. César Jannsen (1824-1907), Etienne Jules Marey (1830-1904), Louis-Aimé-August Leprince (1842-1890), William Friese-Greene (1855-1921) y, fundamentalmente, Thomas Alva Edison (1847-1931). Todos ellos contribuyeron en alguna forma y a través de sus experimentos, que luego serían aprovechados por los Lumiére, al descubrimiento del cine.

¿Cómo fueron los inicios de los hermanos? Claude-Antoine Lumiére estaba orgulloso de sus dos hijos. Transmitió a Auguste, nacido en 1862, y a Louis, dos años menor, su pasión por la fotografía.

En el estudio de Lyon de la familia Lumiére, ambos niños se familiarizaron con las técnicas para hacer tomas y los procedimientos para desarrollar negativos, aprendiendo muy pronto todo lo que había que saber sobre la exposición de las placas, el lavado, el barnizado … Alumnos brillantes, ambos hermanos ingresaron en el liceo La Martiniére, donde obtuvieron numerosos premios; sin embargo, debido a sus constantes e intensas jaquecas no pudieron preparar el concurso para ingresar en la Escuela politécnica.

No les fue necesario asistir a este prestigioso establecimiento, ya que muy pronto se convirtieron en distinguidos químicos.

En el estudio de su padre, la pareja de jóvenes se interesó por los experimentos que este último había emprendido para desarrollar emulsiones más eficientes, y en 1881 elaboraron una fórmula sobre base de gelatina y bromuro para recuperar las placas fotográficas. Ese mismo a Auguste tuvo que hacer el servicio militar. Sin embargo, Louis no abandonó investigaciones, y por su cuenta desarrolló una placa seca sobre la base de gelatina y bromuro de plata, que comercializó con un éxito increíble bajo el nombre «Etiquetas azules».

¿Cuáles son los antepasados del cine? El cine tiene tras de sí una larga historia plagada de intentos de reproducir imágenes en movimiento. Los aparatos antiguos que hoy sólo se utilizan como curiosidad y documentos, fueron los primeros pasos de la técnica cinematográfica. Uno de sus antepasados directos es la linterna mágica que construyó el alemán Athanasius Kircher, en 1646. Se trataba de un aparato formado por una sencilla caja con un agujero donde iba fijada una lente. En la caja había una lámpara de aceite.

Entre la lámpara y la lente se colocaba una plancha de vidrio pintada con imágenes, que se proyectaban sobre la pared blanca. Cuando, un siglo más tarde, se conoció el principio de la persistencia de las imágenes en la retina del ojo humano, se dieron nuevos intentos, pero hasta la llegada de la fotografía no se pensó en la posibilidad de crear instrumentos capaces de reproducir una serie continua de fotografías de modo que se crease la ilusión de movimiento.

¿Cuándo nació oficialmente el cine? Los hermanos franceses Louis y Auguste Lumiere consiguieron, tras muchos intentos fallidos, presentar en público su invento, ofreciendo la primera proyección cinematográfica la noche del 28 de diciembre de 1895: se organizó una demostración de pago en los bajos del Grand Café de París, organizada por Clément Maurice. La entrada valía un franco y asisistieron 33 personas. Los hermanos Lumiere llamaron «cinématographe» al instrumento que servía al mismo tiempo para la toma de imágenes en movimiento y su proyección en una pantalla. Hoy en día no quedan rastros del Grand Café, pero en el número 14 de la calle, entre modernas tiendas, puede leerse una lápida de mármol que recuerda el memorable acontecimiento.

¿Cuáles fueron las primeras películas? El primer cortometraje se titulaba La salida de los obreros de los talleres Lumière y recogía una instantánea de la realidad. Otras películas fueron La llegada de un tren a la estación y la divertida El regador regado. ¿Cómo reaccionó el público? La proyección suscitó un gran entusiasmo. El público se sentía fascinado en aquella atmósfera de maravilla creada por el artilugio de los Lumiere, cuando veía el tren que expulsaba humo y a los viajeros bajar y subir como si estuvieran «allí mismo», y se divertía con el gracioso jardinero que en vez de regar las flores se regaba a sí mismo.

¿Cómo reaccionó la crítica? Para los espectadores de aquella velada el cine fue una maravilla de la técnica. Entre el público también había periodistas; uno de ellos comentó que el espectáculo era de una autenticidad increíble, otro escribió: «Este es uno de los momentos más extraordinarios de la historia de la humanidad».

¿Cómo se difundió? El éxito fue inmediato y clamoroso. Las películas de los Lumiere dieron la vuelta al mundo desde 1896, llevando a todos los lugares el conocimiento de su extraordinario invento. Así nació la industria cinematográfica y con ella una nueva forma de expresión artística.

¿Cuál es el mérito de los Lumière? En la velada de la proyección, los hermanos no se encontraban en la sala porque se sentían vencidos por la fatiga y, quizás también por la emoción. Fue su padre quien organizó el histórico acto. El cine era ya una realidad, a ellos les cabe el mérito de haber puesto a punto una cámara más eficaz que las anteriores y de haber iniciado la difusión de este nuevo medio de comunicación en todos los países del mundo, adonde llegaron sus técnicos y sus cámaras portadoras de ciencia, pero también de sueños e ilusiones.

La familia Lumiére instaló en el barrio de Montplaisir una tienda de artículos fotográficos, que al poco tiempo y merced a una fórmula inventada por Louis, se convirtió en una fábrica, en la que se hacían placas secas al gelatino bromuro de plata, gran novedad por aquella época. Debido a la poca atención que el padre de los Lumiére prestaba a la fábrica, ésta estuvo a punto de quebrar, pero gracias a la dedicación de Auguste y Louis se consiguió enderezarla y se convirtió en una empresa importante y saneada, lo que con el devenir de los acontecimientos fue muy importante, pues permitió a los her-‘ manos Lumiére dedicarse plenamente a fines investigadores.

LA EMPRESA LUMIÈRE: La comercialización no estuvo exenta  de dificultades, pero la tenacidad de Lumiére fue tal que evitaron por poco la quiebra. Louis, liberado de sus o obligaciones militares después de un año se reunió con su hermano y juntos, e vencidos del éxito que tendrían sus casas fotográficas, decidieron lanzarse a aventura industrial. Con la ayuda financiera de varios amigos de la familia, Louis y Auguste pudieron formar su empresa cuyo plantel contaba con una decena empleados a fines de 1884.

Cuando estaban ocupados analizando sus fórmulas químicas, ambos inventores perfeccionaban sus habilidades como empresars negociando encarnizadamente la me innovación, patentando sus inventos creando sus propias máquinas herramienta para mejorar la producción. La puesta a punto de las «Etiquetas azules extrarrápidas» resultó un triunfo comercial y la fortuna parecía asegurada, no obstante, ambos hermanos no pretendían sentarse en los laureles, por vía ignoraba su existencia.

Se filmaron pequeñas escenas para una proyección pública que tendría lugar en París. El 28 de diciembre de 1895, en el Grand Café du Boulevard des Capucines se realizó la primera función pública —y pagada— del «Cinematógrafo Lumiere». El programa ofrecía: Salida de los obreros de la fábrica Lu,niére en Lyon, Escena infantil, Los peces roios, La llegada del tren, El regimiento, Herrador, Jugadores de cartas, Destrucción de las malas hierbas, El muro y finalmente Baños en el mar. El entusiasmo fue inmediato y espectacular. La muchedumbre se agolpó en el boulevard e incluso en las calles adyacentes, para poder divisar las famosas «imágenes en movimiento».

Georges Méliés, director del teatro Robert ­Houdin, y muchos otros ofrecieron sumas desorbitadas a los Lumiere para comprar su procedimiento, pero Auguste y Louis rechazaron categóricamente todas las propuestas. No tenían intenciones de despojarse de su invento y se dieron cuenta de la ventaja financiera que podrían sacar.

El cine no estaba a la venta, sería explotado por concesionarios a cambio de una «módica» suma, el 50% de los ingresos. Para lanzar su cinematógrafo, ambos hermanos no dudaron en proporcionar gratuitamente los aparatos, las películas y hasta los operadores. Pronto, en toda Francia, y luego en el mundo entero, todos deseaban tener cines.

Por un tiempo, el cine fue considerado una atracción menor, incluso un número de feria, pero cuando George Méliès usó todos sus recursos para simular experiencias mágicas, creando rudimentarios -pero eficaces- efectos especiales, los noveles realizadores captaron las grandes posibilidades que el invento ofrecía. De esta manera, en la primera década del siglo XX surgieron múltiples pequeños estudios fílmicos, tanto en Estados Unidos como en Europa.

Louis Lumiére poseía una doble faceta: la de investigador y la de inventor. Esta doble faceta, que entraña una gran imaginación, fue sin duda la característica esencial de su trabajo experimentador. Fue él quien realizó prácticamente todos los trabajos que llevaron al descubrimiento del cinematógrafo, aunque Auguste, que estaba mucho más interesado por la biología y la química.

Auguste falleció en Lyón, (1954) y Louis  en Bandol, Francia, (1948), ambos fueron filántropos, es decir apoyaron proyectos de obras para bien social a traves de aoportes económicos. Actualmente su cámara de fotografía color esta en el museo de cine de Paris, con la de George Méliès.

Desde el sábado 28 de diciembre de 1895, en que en el Gran Café de París, Francia, se realizó la primera proyección pública de Ja primera película rodada por los hermanos Lumiére, titulada «Salida de los obreros de las Fábricas Lumiére, en Lyon-Mont-Plaisir», la cinematografía alcanzó los progresos y éxitos ya citados, tanto en el campo de las artes como en el de las ciencias.

En efecto, el cinematógrafo, que únicamente debería emplearse para recrear, es decir, para divertir, alegrar y deleitar, sin caer en faltas de arte, gusto y méritos estimables, se utiliza, además, para ampliar nuestros conocimientos o hacernos adquirir otros que por razones de tiempo, distancia, etc., no los podríamos alcanzar. Así, por ejemplo, nos permite conocer otros pueblos, sus bellezas naturales, monumentos, costumbres y progresos.

También, gracias a él, los estudiantes y profesionales, de medicina por ejemplo, pueden presenciar las operaciones realizadas a miles de kilómetros por un cirujano famoso. Además, aquéllos y otras personas pueden ver por medio de una película cómo se realizan trabajos en un laboratorio, cómo se comportan los animales en sus ambientes naturales, o ver elmovimiento de la sangre y de sus corpúsculos en ciertos tejidos de un animal.

Con los citados fines pedagógicos la toma de vistas se hace, según convenga, con ritmo más lento que el que después se empleará en su proyección. Por ejemplo, para mostrar el desarrollo de una planta se toma una vista por hora durante dos meses, para dar luego, durante la proyección de las  imágenes,que durará alrededor de un minuto, la idea del crecimiento de aquélla. Distinta de esta cinematografía, denominada acelerada o rápida, existe la llamada lenta o ralenti, que consiste en tomar con ritmo rapidísimo imágenes que se proyectarán con ritmo lento. Este sistema se emplea para estudiar, por ejemplo, los efectos de una explosión.

En el aspecto pedagógico y en otros, el cinematógrafo reemplaza con ventaja o eficacia algunos de los asuntos de la enseñanza que se transmiten por medio de los libros, láminas, etc., o del encerado en las escuelas. Ello ha motivado que muchos establecimientos educacionales cuenten con importantes cinetecas o cinematecas, es decir, de depósitos de películas educativas. El uso de los medios audiovisuales proporciona más   conocimientos.

PRINCIPIO BÁSICO DE FUNCIONAMIENTO

La persistencia de las imágenes en la retina durante un lapso comprendido entre 1/10 y 1/16 de segundo fue aprovechada por los técnicos en fotografía, quienes idearon un sistema de proyecciones sucesivas, efectuadas a una velocidad tal que nuestra mente, antes de notar que ha desaparecido un cuadro, ya está viendo el siguiente. De este modo, los ojos «no se dan cuenta» de que la pantalla se ha oscurecido momentáneamente.

Para reflejar el movimiento de un futbolista que está convirtiendo un gol, por ejemplo, se necesitan unas cincuenta fotografías. Se las revelaba luego en tiras de 35 milímetros de formato o ancho  y se las proyecta en forma sucesiva y a la misma velocidad con que fueron sacadas; se logra así la impresión de que «estamos» en un estadio viviendo la emoción del evento deportivo.

El proyector, provisto de un sistema de lentes que concentran una potente luz, hace pasar una cinta de celuloide donde están impresas las diapositivas, cada una de las cuales proyecta un cuadro que es la continuación de otro anterior y a la vez se prolonga con la imagen del siguiente. El «pasado» de la película se realiza mediante un sistema de rollos cuyo movimiento giratorio constante se produce por la acción de un motor eléctrico.

Transcurrieron muchos años desde la experiencia de Edison combinando el proyector con fonógrafo– antes de que el cine sonoro se perfeccionara.

Si observamos detenidamente un trozo de cinta perteneciente a una película comercial, descubriremos que, además de una sucesión de fotos inmóviles hay, en uno de sus costados, una franja continua.

En ella puede detectarse una serie de manchas, oscuras y claras. Esto no es otra cosa que una fotografía del sonido. Allí están impresos, en forma de banda sonora, los diálogos, la música y los efectos especiales que captamos con nuestros órganos auditivos mientras nos encontramos sentados en la butaca.

El sonido se transforma en luz mediante tubos electrónicos especiales. El micrófono es el primer eslabón de la cadena. Por su acción los sonidos se convierten en impulsos eléctricos. Luego estos impulsos son transmitidos, previo paso a través de un amplificador, hacia una bombilla eléctrica cuya intensidad de luz varía de acuerdo con el aumento o disminución de los impulsos recibidos.

Esta sucesión luminosa impresiona una placa de bromuro de plata que se oscurece cuando el sonido es fuerte y se aclaracuando es débil. Este tipo de banda se llama «de densidad variable», y existe otra que es la «de área variable», en la que varía la zona oscura que abarca una línea sinuosa. Ya en la cabina de proyección, el problema fundamental consiste en volver a transformar en sonido los impulsos luminosos.

Una fotocélula o célula fotoeléctrica es la encargada de esta función. Consta de una lámina curva y una varilla, ambas de metal. La lámina está recubierta de cesio, substancia que tiene la propiedad de emitir electrones cuando la hiere la luz. Este impulso fotoeléctrico se transmite por la varilla, generándose una corriente eléctrica que se procesa en un amplificador, similar al que tiene un tocadiscos o una radio. El sonido, ya transformado, se transmite por los parlantes. Todo este proceso se realiza en décimas de segundo.

PARA SABER MAS…
La aparición del cine sonoro

Podemos afirmar que el comienzo del cine se puede fijar con exactitud: el 28 de diciembre de 1895, los hermanos Auguste y Louis Lumiére proyectaron una película sobre una pantalla, ante un público de pago, en el Grand Café de París. En el momento, el acontecimiento suscitó escaso interés, pero marcó el nacimiento de una vasta nueva industria que creció con notable rapidez. En los comienzos, sus principales centros estaban en Francia y Gran Bretaña, pero en 1915 Estados Unidos, y más concretamente Hollywood, había tomado la delantera. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, la industria cinematográfica norteamericana movía más de dos mil quinientos millones de dólares.

Las películas estaban dirigidas a un público masivo (aunque ya en 1925 se habían rodado largometrajes de calidad, como El acorazado Potemkin, dirigido por el ruso Seguei Einsenstein) y el repertorio era amplio, desde los informativos, entre los que destacaban los producidos por el empresario francés Charles Pathé, hasta las más jocosas comedias, como las realizadas en Los Ángeles por la Keystone, los estudios de Max Sennett, donde Charles Chaplin haría su primera película.

Desde el principio resultó evidente que ningún público aceptaba fácilmente la perspectiva de ver en completo silencio una titilante imagen, con la acción explicada brevemente por las leyendas que aparecían en la pantalla.

 Así pues, desde los primeros tiempos, era habitual que los empresarios de las salas de cine contrataran pianistas para ejecutar un acompañamiento improvisado, destinado a seguir con la música los avalares de la acción en la pantalla.

El objetivo último era, sin embargo, conseguir que los propios personajes hablaran durante la proyección de la película. Una solución evidente y que no tardó en ponerse a prueba consistía en grabar los parlamentos en un disco de gramófono y pasarlo junto con la película. Por desgracia, los resultados eran más bien confusos pues era técnicamente imposible sincronizar el sonido y la acción: los personajes decían una cosa y hacían otra.

Fuente Consultada: Hicieron La Historia Larousse- Por que se hicieron famosos? Susaeta – Wikipedia.

Ver:Peliculas Argentinas con Premio Oscar

Ver:Principales Actores de Cine Mudo

Obra Maestra del cine: Ciudadano Kane Orson Welles

Obra Maestra del cine: Ciudadano Kane Orson Welles

Obra Maestra del cine: Ciudadano Kane Orson WellesEl niño prodigio de la radio y de la escena, Orson Welles, todavía era un novato del cine cuando la RKO lo introdujo en Hollywood con un contrato que le garantizaba plena libertad artística.

Encantado con los recursos de un gran estudio («es el tren eléctrico más grande que puede tener un muchacho», dijo), el director de 25 años pronto rompió las reglas no escritas del cine comercial.

Cuando se estrenó El Ciudadano en 1941, la crítica quedó deslumbrada por su estructura narrativa fracturada, los espectaculares saltos en el tiempo entre las escenas, los ángulos altos y bajos de la cámara, las tomas de acción en primer plano, medio plano y panorámico, y la banda sonora de Bernard Herrmann, que complementaba y comentaba la acción.

The New York Times comentó entusiasmado que «podría ser la mejor película de Hollywood. El novelista John O’llara, que escribía en Newsweek, escribió que era la mejor película que había visto en su vida.

Pero si el estilo de Welles fue la gloría de El Ciudadano, el antihéroe de la película constituyó su desgracia. La película, coescrita por Welles y Herman J. Mankiewicz, explica el ascenso y caída del magnate ficticio del periodismo Charles Foster Kane, inspirado en el empresario de los medios de comunicación William Randolph Hearst (interpretado por Welles).

La trama gira en torno a los intentos de un periodista por encontrar el significado de la última palabra pronunciada por Kane antes de morir: «Rosebud». (Los periodistas la vieron pero el público no pudo apreciar la escena en la que se revela que Rosebud era un trineo de la infancia de Kane). Cuando los hombres de Hearst se enteraron, amenazaron a Hollywood con revelar los escándalos del mundo del cine. Louis B. Mayer, director de la MGM, se ofreció a comprar la película a la RKO y destruirla; la mayoría de los circuitos de salas cinematográficas se negaron a exhibirla. Pero la RKO se mantuvo firme.

El Ciudadano perdió dinero (al menos al principio), pero está reconocida mundialmente como una obra maestra y como la película estadounidense más influyente desde El nacimiento de una nación. El director francés François Truffaut dijo de ella: «Esta película es la que ha inspirado más vocaciones cinematográficas en todo el mundo».

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver Para Ampliar Este Tema: Historia de los Medios de Comunicación

Fuente Consultada: El Gran Libro del Siglo 20 (Clarín)