Descubrimiento Amazonas

Primeros Pueblos Que Habitaron México

Primeros Pueblos Que Habitaron México

EL HOMBRE LLEGA A AMÉRICA:

Los primeros habitantes de Mesoamérica (la región situada entre los Estados Unidos y Honduras), cuyos precursores habían llegado al continente por el estrecho de Bering avanzaron hacia el sur hace unos 20000 años. Unos 3000 antes de nuestra era empezaron a cultivar maíz y 500 años después habían establecido asentamientos.

ProntO se dividieron en diversas culturaS locales, con algunas características comunes que mantendrían en el futuro: pirámides escalonadas, juegos de pelota, y un panteón de divinidades semejantes a las que sacrificaban seres humanos.

antiguo mapa de los pueblos de mexico

Época preclásica (1700 a. C. hasta el año 0). En este período, distintos yacimientos del altiplano de México (El Arbolillo, Tlatilco, Cuicuilco, Ticomán, etc.) presentan ya graciosas estatuillas femeninas y también la primera pirámide redonda, como de 20 m. de alto (Cuicuilco), cuya construcción presupone una sociedad organizada.

Los olmecas fueron los creadores de la primera gran cultura. Brotó en la costa del golfo de México (Veracruz y Tabasco), tenía ya ciertas representaciones de dioses y rudimentos de calendario y escritura, y se la considera como un estadio primitivo de las ulteriores culturas zapotecaymaya. En Tres Zapotes y La Venta tenemos los ejemplos más destacados de su arte: los niños jaguar de barro y las incomparables cabezas olmecas de basalto de casi 3 metros de altura.

Época clásica (0 al 900 d. C). Tres culturas maduran en la época clásica:

a) la de Teotihuacán, gran ciudad fundada 100 añosa. C. a unos 40km al norte del México de hoy. Su población dominó en el altiplano hasta el año 650 y se relacionó con otros muchos centros de Mesoamérica. Fue saqueada y destruida hacia el 750 d. C.

b) la de los zapotecos, que vivieron más al sur, en el valle de Oaxaca. Su centro ceremonial más importante es Monte Albán. La famosa tumba n° 7 acusa ya el predominio de los mixtecas, procedentes del norte. El segundo centro ceremonial de los zapotecas mixtecas es Mida. Todavía se habla allí en zapoteca;

c) la de los mayas.

Tiene importancia también Tajín, testimonio de una cultura clásica desconocida todavía. Es única en México su pirámide de nichos e impresionan sus caras sonrientes (cabezas deformadas, con dientes limados).

Época posclásica (900-1521). En los siglos X al XII, los toltecas del norte, dominan casi todo el centro de México. Fundaron la importante ciudad de Tula. Agresivos y grandes arquitectos, influyeron en el arte y la cultura hasta el Yucatán, la región de los mayas. Tula fue destruida en 1168 por los chichimecas (otros bárbaros del norte). Los toltecas son el primer pueblo mencionado en las crónicas prehispánicas.

Los chichimecas, un grupo de tribus bárbaras, fundaron primero Tenayuca y después Texcoco. Al principio predominaron los tepanecas, que fundaron Azcapotzalco. Los aztecas eran sus tributarios. Al ocupar el poder azteca Itzacoatl (1427-1440) se fundaron las bases del imperio azteca y se constituyó una alianza de Tenochtitlán, Texcoco, Cuantitlán y Huexotzinco contra los tepanecas.

Los desplazaron en 1428 y en 50 años se adueñaron de una zona que llegaba hasta Guatemala. Su capital, Tenochtitlán, era una ciudad flotante construida en medio del lago Texcoco. El último de sus soberanos, Cuauhtemoc (1520-1525) pereció en el choque histórico de su imperio frente a Hernán Cortés.

vida de los aztecas

Esta página del Códice Mendocino nos pinta detalles de la educación azteca: se inicia a un niño en la vida doméstica y sus diversas actividades. Se exponen también los castigos correspondientes, aunque están representados con más crueldad de la correspondiente a la realidad cotidiana.

Fuente Consultada:
Tras Las Huellas de Nuestro Pasado Kurt Benesch
La Aventura de la Arqueología Editorial Círculo de Lectores

Las Grandes Exploraciones de la Historia Cronologia Expediciones

Cuadro Cronológico de las Grandes Exploraciones de la Historia

tabla de exploraciones

Leif EricsonIslandiac. 1001Exploró Vinlandia, identificada (según diversas teorías) con las costas de Labrador, de la isla de Terranova, de Nueva Escocia y de Nueva Inglaterra.
Marco PoloVenecia1271-1295Viajó por Asia central, India, China, y el archipiélago Malayo.
Ibn BatutaMarruecos1325-1349Viajó por África, Oriente Próximo, India, China y las estepas de Asia central.
GilianesPortugal1433Navegó hacia el sur bordeando la costa occidental de África, pasando el cabo Bojador.
Diogo CamPortugal1482-1486Exploró la desembocadura del río Congo y parte de la costa de África occidental.
Bartolomeu DiasPortugal1488Exploró las bahías de Algoa y Mossel en Suráfrica, observando y dando nombre al cabo de las Tormentas, posteriormente rebautizado cabo de Buena Esperanza.
Cristóbal ColónItalia?1492-1504Descubrió América y estableció colonias durante sus cuatro viajes a través del Atlántico.
Giovanni CabotoItalia1497-1498Efectuó dos viajes bajo pabellón inglés. Exploró la isla de Cabo Bretón y Nueva Escocia; también navegó por las costas oriental y occidental de Groenlandia, la costa oriental de Labrador, la costa occidental de la isla de Baffin y una parte de la costa sur de Terranova.
Vasco da GamaPortugal1497-1498Navegando más allá del cabo de Buena Esperanza, llegó a Malindi, en la costa oriental de África, cruzando desde allí el océano Índico hasta Kozhikode (hoy Calicut), en India.
Américo VespucioItalia1499-1502Navegó por el Caribe bordeando las costas de Sudamérica. El geógrafo alemán Martin Waldseemüller publicó los pormenores de su viaje y sugirió que se diese al Nuevo Mundo el nombre de América.
Alonso de OjedaEspaña1499-1501Exploró la costa norte de Sudamérica.
Vicente Yáñez PinzónEspaña1499-1500Partiendo desde España, llegó a las costas de Brasil no lejos de Recife, visitó la desembocadura del Amazonas y, a continuación, siguió hacia el norte hasta llegar a las Guayanas.
Pedro Álvares CabralPortugal1500Llegó hasta las costas de Brasil y también dobló el cabo de Buena Esperanza.
Gaspar Corte-RealPortugal1500Exploró la costa nororiental de Labrador y Terranova.
Rodrigo de BastidasEspaña1501Exploró América central, tras descubrir las costas colombianas.
Sebastiano CabotoItalia1508-1509Recorrió Labrador en busca del paso del Noroeste, y posiblemente llegó incluso hasta la bahía de Hudson.
Juan Ponce de LeónEspaña1513Descubrió y exploró Florida.
Vasco Núñez de
Balboa
España1513Exploró el istmo de Panamá y descubrió el océano Pacífico (al que llamó már del Sur).
Fernando de
Magallanes
Portugal1519-1521Exploró el estuario del río de la Plata, navegando luego hacia el sur y atravesando el estrecho que lleva su nombre. Desde allí, surcó el océano Pacífico hasta las islas Filipinas, donde murió asesinado. Fue el primero que navegó el globo en dirección Oeste hasta una longitud alcanzada previamente en un viaje en dirección Este.
Juan Sebastián
Elcano
España1519-1522Uno de los capitanes de la expedición de Magallanes. Tras la muerte de éste, Elcano, al mando de la Victoria (única nave superviviente de la expedición) volvió a España pasando por las Molucas y el cabo de Buena Esperanza. Así, fue el primero que circunnavegó el globo.
Hernán CortésEspaña1519-1536Exploró las costas orientales de México y Yucatán, conquistó México y exploró la Baja California.
Francisco PizarroEspaña1524-1535Exploró la costa occidental de Sudamérica y conquistó Perú.
Giovanni da
Verrazano
Italia1524Exploró la costa oriental de Norteamérica hasta Terranova, llegando hasta las bahías de Nueva York y Narragansett.
Álvar Núñez Cabeza
de Vaca
España1527-1542Exploró la región suroccidental de los actuales EEUU y el norte de México. Dirigió una expedición en la región del Río de la Plata y atravesó el sur de Brasil hasta Asunción del Paraguay.
Jacques CartierFrancia1534-1536Exploró la costa occidental de Terranova y el golfo de San Lorenzo, remontando el río homónimo hasta el actual emplazamiento de Montreal.
Hernando de SotoEspaña1539-1542Exploró lo que es hoy el sureste de EEUU y parte del valle inferior del Mississippi (río que él mismo descubrió).
Hernando de
Alarcón
España1540Exploró el río Colorado tras demostrar la peninsularidad de Baja California.
Francisco de
Orellana
España1540-1541Siguió el curso del río Amazonas, desde sus cabeceras en los Andes hasta su desembocadura en el Atlántico.
Francisco Vázquez
de Coronado
España1541-1542Siguió el curso del río Colorado hacia el norte, divisando el Gran Cañón; exploró el sur de California, Nuevo México, el norte de Arizona y Texas, Oklahoma y el este de Kansas.
Pedro de ValdiviaEspaña1540-1553Exploró Chile.
Juan Rodrigues
Cabrillo
Portugal1542-1543Exploró la costa occidental de México y descubrió la bahía de San Diego (California).
Richard ChancellorInglaterra1553-1554Navegó por el norte de Escandinavia hasta el mar Blanco, y continuó su viaje por tierra desde Arjanguelsk hasta Moscú.
Martin FrobisherInglaterra1576Exploró la bahía que recibió su nombre y el estrecho de Hudson, en la búsqueda del paso del Noroeste.
Francis DrakeInglaterra1577-1580A bordo del Golden Hind, efectuó la segunda circunnavegación del globo.
John DavisInglaterra1585-1593Rodeó la costa oriental de Groenlandia en dirección sur hasta el cabo Farewell, desde donde navegó por la costa occidental de Groenlandia hasta la bahía de Baffin. En un viaje posterior que realizó a Sudamérica, descubrió las Malvinas.
Willem BarentsPaíses Bajos1594-1597Exploró Nueva Zembla, el mar y la isla que recibieron su nombre.
Walter RaleighInglaterra1595-1616Exploró las Guayanas, las costas de Trinidad y el río Orinoco en busca de El Dorado.
Pedro Fernandes
de Queirós
Portugal1596-1606Exploró las islas Marquesas y Salomón en el océano Pacífico.
Sebastián VizcaínoEspaña1596-1603Exploró la costa occidental de México entre Acapulco y Baja California; navegó hasta las bahías de San Diego y Monterrey.
Samuel de ChamplainFrancia1603-1613Remontó el río San Lorenzo hacia el norte hasta los rápidos de Lachine, al norte de Montreal; exploró la costa oriental de Norteamérica de norte a sur, desde Nueva Escocia hasta Vineyard Haven, fundó y dio nombre a Quebec, y exploró el lago que llevaría su nombre.
Henry HudsonInglaterra1609-1611Exploró el río, el estrecho y la bahía que llevan su nombre.
Jakob Le Maire y
Willem Cornelis
Schouten
Países Bajos1616-1617Rodearon el extremo sur de Tierra del Fuego, atravesaron el estrecho de Le Maire, divisaron y dieron nombre al cabo de Hornos, y llegaron hasta las Molucas.
William BaffinInglaterra1616Exploró la bahía que llevaría su nombre.
Abel Janszoon
Tasman
Países Bajos1642-1644Exploró Nueva Zelanda y las islas Tonga y Fiji, el golfo de Carpentaria y Tasmania, que recibiría ese nombre en su honor.
Jacques Marquette y
Louis Jolliet
Francia1673Navegaron por los ríos Wisconsin y Mississippi desde su curso superior hasta la desembocadura del río Arkansas; siguieron el curso del río Illinois hasta el lago Michigan.
René Robert Cavalier
de La Salle
Francia1682Navegó por el río Mississippi hasta su desembocadura en el golfo de México.
Vitus Jonassen BeringDinamarca1728-1741Exploró el mar, el estrecho y la isla que lleva su nombre.
Pierre Gaultier
de Varennes,
señor de la Vérendrye
Canadá1738-1742Exploró Manitoba, Dakota del Norte, el oeste de Minnesota y, posiblemente, parte de Montana.
Samuel HearneInglaterra1768-1771Siguió el curso del río Coppermine hacia el norte, desde su cuenca hasta las costas árticas de Canadá.
James CookInglaterra1768-1778Exploró y cartografió la costa de Nueva Zelanda, completó la cartografía de las principales masas oceánicas del mundo y refutó la teoría de la existencia de un gran territorio inexplorado y habitable en el hemisferio sur; exploró las costas de la Antártida y de Hawai.
James BruceEscocia1770-1771Visitó las fuentes del Nilo Azul, siguiendo el curso de este río hasta su confluencia con el Nilo Blanco.
Alexander MackenzieEscocia1789Partiendo desde Fort Chipewyan (Alberta, Canadá), bordeó el Gran Lago del Esclavo, y siguió el curso del río que llevaría su nombre hasta su desembocadura en el Ártico.
Robert GrayEstados Unidos1791-1792Exploró Grays Harbor y la costa noroeste del Pacífico; llegó hasta el río Columbia (al que puso el nombre de su nave).
Mungo ParkEscocia1795-1796Ascendiendo por el río Gambia, atravesó el norte de la región de Kaarta en Malí, llegando hasta el río Níger.
Meriwether Lewis y
William Clark
Estados Unidos1804-1806Partieron de Saint Louis, siguiendo por tierra el curso de los ríos Missouri y Columbia hasta llegar al océano Pacífico, y efectuaron el viaje de regreso.
Zebulon Montgomery
Pike
Estados Unidos1806-1807Dirigió expediciones hacia las cabeceras de los ríos Mississippi, Arkansas y Rojo; divisó el Pikes Peak.
John DavisEstados Unidos1821Primera persona en desembarcar en la Antártida.
Richard y John
Lander
Inglaterra1830-1831Navegaron el río Níger (África occidental) aguas abajo, estableciendo su curso y desembocadura.
James Clark RossInglaterra1831-1843Encontró la posición del polo norte magnético: descubrió el banco de hielo Ross en la Antártida, y cartografió la costa del cercano mar que también recibiría su nombre (Ross), en el mismo continente.
David LivingstoneEscocia1849-1859Atravesó Suráfrica, explorando el lago Ngami, el río Zambezi, las cataratas Victoria y los lagos Chilwa y Nyasa (Malawi).
Heinrich BarthAlemania1850-1855Realizó exhaustivas exploraciones en África occidental, visitando el curso superior del río Benue y Tombuctú.
Richard Francis
Burton
Inglaterra1854-1858Hizo el peregrinaje a La Meca; exploró Somalia, Etiopía y el lago Tanganica.
John Hanning SpekeInglaterra1856-1862Exploró el lago Victoria, que identificó como una de las fuentes del Nilo.
Robert O’Hara Burke y
William John Wills
Irlanda1860-1861Primeros europeos que atravesaron el continente australiano de sur a norte.
Samuel White BakerInglaterra1861-1864Exploró los afluentes del río Nilo en Etiopía, y el lago Alberto en África centro-oriental.
Henry Morton StanleyGales1874-1889Exploró el lago Eduardo, cartografió el lago Tanganica y siguió el curso del río Congo desde Nyangwe hasta su desembocadura en la costa occidental de África. Más tarde exploró la cadena Ruwenzori (‘montañas de la Luna’) en África centro-oriental, y siguió el curso del río Semliki hasta sus fuentes en el lago Eduardo.
Verney Lovett
Cameron
Inglaterra1875Primer europeo en atravesar el África ecuatorial de este a oeste.
Francis YounghusbandIndia británica1886-1904Viajó desde Pekín a Cachemira; posteriormente dirigió una expedición británica al Tíbet.
Sven Anders HedinSuecia1890-1908Exploró el Turkestán chino, Tíbet y Mongolia; descubrió las fuentes de los ríos Indo, Brahmaputra y Sutlej.
Mark Aurel SteinHungría1900-1916,
1930
Realizó cuatro expediciones en Asia central, siguiendo las rutas de las caravanas entre China y Occidente, y cartografiando regiones poco conocidas.
Ludwig Mylius-ErichsenDinamarca1902-1907Exploró las costas de Groenlandia.
Roald Engebrecht
Amundsen
Noruega1903-1926Atravesó por primera vez el paso del Noroeste; fue el primero en alcanzar el polo sur; y rodeó en dirigible el polo norte con el explorador estadounidense Lincoln Ellsworth y el italiano Umberto Nobile.
Ernest Henry
Shackleton
Irlanda1907-1909Localizó el polo sur magnético.
Robert Edwin PearyEstados Unidos1908-1909Primera persona, al parecer, en llegar al polo norte.
Hiram BinghamHawai1911Exploró los territorios incas y descubrió las antiguas ruinas de Machu Picchu en Perú.
Harry St. John B. PhilbyInglaterra1917-1932Cruzó Arabia de mar a mar. Primer europeo que visitó Najd.
Lincoln EllsworthEstados Unidos1925-1939Exploró las Regiones árticas en avión, dirigible y submarino, cruzando la Antártida en avión.
Umberto NobileItalia1926Sobrevoló sobre el polo norte con Amundsen y Ellsworth en el dirigible Norge, diseñado por él.
Richard Evelyn ByrdEstados Unidos1926-1957Sobrevoló los polos norte y sur; estableció la base Little America en el círculo polar antártico; dirigió numerosas expediciones que exploraron y cartografiaron las regiones costeras e interiores de la Antártida.
Bertram ThomasInglaterra1930-1931Primer europeo en atravesar el Rub al-Khali, el gran desierto de Arabia Saudí.
Charles William BeebeEstados Unidos1934Descendió hasta una profundidad oceánica récord de 923 m en las aguas de las islas Bermudas, utilizando la batisfera de su invención.
John RymillInglaterra1934-1937Exploró la península Antártica.
Finn RonneEstados Unidos1946-1958Determinó que la Antártida es un continente; exploró y cartografió la plataforma de hielo que lleva su nombre.
Edmund P. Hillary y
Vivian E. Fuchs
Nueva Zelanda
Inglaterra
1955-1958Realizaron la primera travesía terrestre de la Antártida.
Año Internacional
Geofísico
1957-1958Científicos de numerosos países realizaron descubrimientos en los campos de la climatología, la oceanografía, la naturaleza de la corteza terrestre y la geografía de la Antártida, entre otros.
Jacques Piccard y
Don Walsh
Suiza Estados Unidos1960Descendieron hasta una profundidad récord en la fosa de las Marianas (10.916 m), del océano Pacífico, utilizando el batiscafo Trieste.
Neil A. Armstrong y
Edwin E. Aldrin
Estados Unidos1969Primeras personas en caminar sobre la Luna.
Naomi UemuraJapón1978Primera persona en llegar sola al polo norte en trineo de perros.
Ranulph Fiennes y
Charles Burton
Inglaterra1979-1982Primeros en atravesar los dos polos en un solo viaje de circunnavegación del planeta.

Fuente Consultada: Enciclopedia Encarta

Tratado de Permuta Guerras Guaraníticas España Colonia Sacramento

En 1750 los monarcas de España firmaron el Convenio o Tratado de Permuta por el que España renunciaba al territorio ocupado por siete pueblos guaraníes y recibía a cambio la Colonia del Sacramento, eterna manzana de la discordia en la orilla del Plata. El Convenio entregaba a Portugal parte de la región colonizada por los jesuitas en el Paraná y el Uruguay con sus estancias y vaquerías. La Compañía aceptó la decisión real y dispuso que los guaraníes abandonaran la región.

los jesuitas en america

La cruel orden no pudo cumplirse porque los caciques indígenas se negaron a aceptar el traslado forzoso al sur. Indignados porque los misioneros se sometían al Convenio, se rebelaron contra los paí quizás por primera vez, tomaron a varios de ellos como rehenes y los arrastraron a la lucha armada. Al menos esto fue lo que explicaron los padres.

Antecedentes: En 1716 se firmó un tratado adicional entre España y Portugal enUtrecht, por el cual Portugal recobraba la Colonia del Sacramento  sin especificar la extensión de la zona concedida. En este período se va a fundar Montevideo.

Fundación de Montevideo: Para dominar la entrada del estuario Portugal decidió fundar un establecimiento en la bahía de Montevideo (1723).
Cuando el gobernador del Río de la Plata Bruno Mauricio de Zabala tuvo conocimiento de este hecho, desalojó a los lusitanos y fundó por orden de la corona una ciudad, para afianzar allí el dominio español. La fecha de fundación no se conoce exactamente, aunque se sitúa entre 1725 y 1730; el primer Cabildo se reunió el 1º de enero de 1730.

El tratado de Permuta: La Colonia del Sacramento fue objeto de nuevos conflictos hasta que se firmó el tratado de 1750 durante el gobierno de Femando VI (de España) que estaba casado con Doña Bárbara de Braganza, hija del rey de Portugal. Ambos países decidieron resolver amigablemente sus conflictos coloniales, firmando entonces el tratado del 13 de enero de 1750 para fijar el limite de sus posesiones.

España recuperaba la Colonia y cedía tierras sobre la margen oriental del río Uruguay, en las que había siete pueblos de las misiones jesuíticas. Esto desencadenó la Guerra Guaranítica, pues los indígenas se negaban tanto a depender de Portugal como a trasladarse a la margen occidental del río, de acuerdo a lo que estipulaba el tratado.

Aunque la insurrección fue sofocada, las cláusulas del tratado no fueron cumplidas por ninguno de los dos países. Carlos III, sucesor de Femando VI anuló el tratado de Permuta que tantos territorios otorgaba a Portugal.

Tercera ocupación española — España y Portugal se vieron envueltas en la guerra de los Siete Años. Inmediatamente la primera ordenó al gobernador del Río de la Plata don Pedro de Cevallos que ocupara la Colonia. El 2 de nov3embre de 1762 entró en ella después de una breve campaña.

Devolución de la Colonia — Al terminar la guerra de Siete Años se firmó el tratado de París (1763). Inglaterra aijada de Portugal, ensanchó sus dominios coloniales a expensas de Francia, que quedó anulada como potencia colonial en América; España devolvía la Colonia a Portugal, pero conservaba la provincia brasileña de Río Grande, que había ocupado  durante la guerra.

Esla provincia fue reclamada por los lusitanos y más tarde atacada; fue entonces cuando se mandó la poderosa expedición de Don Pedro de Cevallos que tomó la plaza en junio de 1777.

Cuando Cevallos se disponía a dirigirse contra Río Grande tuvo noticia de que se había firmado el tratado deSan Ildelfonso del 1º de octubre de 1777 por el cual se disponía la demarcación definitiva de la línea divisoria entre los dominios españoles y portugueses. La comisión demarcadora no consiguió plenamente su objeto, pero realizó un importante trabajo topográfico.

España recibió la Colonia, la isla de San Gabriel y algunos territorio3 en la Banda Oriental; Portugal la Guayra, Matto Grosso, Río Grande y Santa Catalina, excepto las misiones orientales. El límite de ambas posesiones estaba marcado por el arroyo Chui.

.Fuente Consultada:
Historia Argentina de Etchart – Douzon – Wikipedia –
 La Argentina, Historia del País y Su Gente de María Sánchez Quesada

Patrimonio de la Humanidad de Mexico Monte Alban Origen Ciudad Maya

Patrimonio de la Humanidad de México
Monte Alban

MONTE ALBÁN:
LOS ZAPOTECAS Y LOS MIXTECAS:
Monte Albán fue la antigua capital de los zapotecos y una de las primeras ciudades de Mesoamérica y la más populosa durante su auge; se fundó aproximadamente 500 años a. C., floreciendo hasta 750 d. C. Ubicado en el centro del Valle de Oaxaca, Monte Albán ejercía control político, económico e ideológico sobre otras comunidades en el valle y las montañas circundantes.

En el territorio correspondiente a los actuales estados mexicanos de Oaxaca y Guerrero vivían los zapotecas, uno de los pueblos más poderosos y civilizados de la América precolombina. Durante la Edad de Oro de la cultura zapoteca, que debió florecer entre los siglos VI y XI, se edificaron los famosos templos y pirámides de la actual plaza de Monte Albán, en donde el genio artístico de la raza logró convertir unos cerros en una área tallada con proporciones estéticas.

Los edificios más característicos que se distribuyen alrededor de la plaza son los siguientes: Juego de Pelota, Templo II, Templo P, Palacio Este y Templo Q (lado este); el Juego de Pelota sobresale por su integridad, y el Palacio Este por sus aposentos que contiene. Templos G., H., I. y J. (al centro de la plaza); el Edificio J. se ha considerado como el primer observatorio astronómico en Mesoamérica; es muy característico por la declinación de su eje central con respecto a la orientación de los demás edificios, así como por sus relieves denominados de las conquistas.

Patrimonio de la Humanidad de Mexico Monte Alban

El Palacio: Es una estructura integrada por dos cuerpos, con una escalinata central, con alfardas terminadas en forma de talud, presenta en la parte superior 13 cuartos agrupados alrededor de un patio central, en la portada de acceso a este conjunto, hay un dintel, recientemente colocado.

Plataforma Sur (al sur); sobresale por su monumentalidad y por los relieves de su basamento, los cuales representan sistemas numerales, escrituras y personajes que definen escenas cronológicas y de guerra. Sistema M, Muro de los Danzantes, Edificio L, Edificio K y Sistema IV (lado oeste).

El Muro de los Danzantes contiene una serie de estelas que, a través de relieves, representan personajes humanos, con actitudes en movimiento, lo cual les dio este nombre.El corazón de la urbe era la Gran Plaza, una explanada rectangular de 300 m. por 200 m. alrededor de la cual se alzaban las principales construcciones. En el centro se hallaban los templos conocidos hoy como G, H e I, donde se rendía culto a Totec, el dios supremo; Xipe, el dios creador, y Tlatlahuaqui, el dios Sol, entre otras divinidades.

Algunos autores sugieren que debajo del templo H hubo un santuario mucho más antiguo, que de hecho pudo llevar a los zapotecas a fundar allí la ciudad. Un túnel subterráneo conectaba este templo con el Palacio, situado en el costado este de la Plaza. Se supone que, en las grandes ceremonias, los gobernantes de la ciudad hacían uso del túnel y «aparecían» como por arte de magia en el templo.

Sobre el mismo costado del Palacio, se hallaba la «cancha de la pelota», omnipresente en las urbes prehispánicas de Mesoamérica. Las tribunas trazan la forma de una 1 que tiene 25 m. de largo y 7 m. de ancho, y los cabezales a ambos lados tienen 22 m. de amplitud. Según las investigaciones arqueológicas, en su día estuvieron decoradas con estuco. En contraste con las canchas mayas y toltecas, los «aros» de piedra para meter la pelota no se hallaban en los muros laterales, lo cual indicaría una variante del juego.

Entre las construcciones más antiguas de Monte Albán se encuentra el Templo de los Danzantes, situado en el costado oeste de la Gran Plaza. El nombre procede de las estelas que cubren sus muros, poblada de figuras humanas en posiciones extravagantes.

Por los jeroglíficos calendáricos de las estelas, los arqueólogos han establecido que, antes que danzantes, se trata de «cautivos», sometidos por los zapotecas en sus victorias militares. Por este motivo, aparecen doblegados y contrahechos y, en muchos casos, presentan mutilaciones genitales.


Las estelas, de influencia olmeca, fueron realizadas durante el primer período de expansión de Monte Albán. No obstante, algunos autores han resaltado que los rasgo de los danzantes no corresponden a los de ninguna etnia de la región, y especulan con que los zapotecas pudieron haber tenido contacto con culturas mucho más lejanas. Probablemente se tratase de una deformación artística para subrayar la humillación de los vencidos.

EL JUEGO DE PELOTA

También de los olmecas los mayas encontraron la forma de conseguir un dialogo con los espíritu del cielo para pedirles agua para sus cosechas , el mismo consistía en un juego de pelota, llamado Ulama. Se han excavado decenas de canchas de pelota prehistóricos que se remontan a 1400 a.C.

Se han hallado pelotas de goma en perfecto estado de conservación en pantanos cenagosos de sacrificios junto a ofrenda religiosas.

que indica que el juego tenía una finalidad religiosa. El objetivo consistía en botar la pelota y hacerla pasar por uno de los dos anillos verticales de piedra que estaban situados a seis metros de altura en cada extremo del campo. Dos equipos compuestos por dos a cinco jugadores intentaban conseguir este propósito utilizando las caderas, los muslos, los antebrazos y la cabeza, pero sin tocar la pelota ni con las manos ni con los pies. Cinturones para la cadera, rodilleras, cascos y máscaras protectoras formaban parte del equipo de los jugadores, que a menudo estaba adornado con figuras simbólicas e imágenes de los dioses.

Aunque a veces se jugaba por pura diversión, los campeonatos tenían lugar durante las fiestas religiosas, cuando los partidos se disputaban entre reinos y estados rivales, y se luchaba, literalmente, hasta la muerte. Los miembros del equipo perdedor eran ritualmente sacrificados a los dioses, sus cuerpos enterrados debajo del campo y sus calaveras convertidas en  el núcleo en torno al cual se confeccionaban nuevas pelotas de goma. Para los mayas y sus sucesores los aztecas, este juego simbolizaba una batalla entre los señores del inframundo y los pobladores de la Tierra.

El campo de pelota más grande descubierto hasta ahora está situado en la ciudad religiosa maya de Chichen Itza. Las pinturas murales muestran los dos equipos justo después del «silbato final». El líder del equipo vencedor sostiene la cabeza decapitada del capitán del equipo rival, cuya sangre fluye del cuerpo mutilado en forma de tortuosas serpientes que surgen del cuello.

Fuentes Consultadas:
Lugares Sagrados de America
Maravillas de América Central
Lugares Misteriosos de Paula Ruggeri

Historia de la Ciudad de Tula Toltecas Monumentos Mayas Perdidos

LOS TOLTECAS Y LA CIUDAD DE TULA
LOS TOLTECAS Y LA CIUDAD DE TULA

Se dice que estos gigantes sostuvieron el techo del adoratorio dedicado a Quetzalcoatl, por lo que se cree que los Atlantes simbolizan a su ejercito. Papalotl: Otro elemento que se observa en los Atlantes, es el escudo que tienen en el pecho, un símbolo mítico ya que la figura de Quetzalcoatl tenia dos formas de manifestarse: la serpiente emplumada y la mariposa o Papalotl.

Los Toltecas continuaron las conquistas de los Itzaes (primeros mayas) , fundaron Uxmal y repoblaron Chichen Itzá que aquellos habían abandonado. Los toltecas eran originalmente cazadores y recolectores que hablaban el idiomaNahuatl. Llegaron del noroeste y en menos de tres siglos, del 900 al 1168 d.C, se convirtieron en un pueblo civilizado. Durante su dominio se introdujeron en Mesoamérica la escritura y el trabajo de los metales, lo que marca el inicio de un nuevo período llamado clásico, como ya mencionamos.

Al aparecer los toltecas, buena parte de la cultura Chichen Itzá, pareció decaer, incluso existe la hipótesis de la extraña «desaparición» de los mayas hacia el año 1000 en forma totalmente misteriosa. Lo cierto es que hacia la mitad del llamado período clásico aparecen los centros culturales de Uxmal, Soyil y Kabah, conectados entre sí por caminos ceremoniales llamados saches, con arcos triunfales o Arcos Corbel en la entrada de esas grandes ciudades.

El mismo Dios Kukulkan será asimilado al de Quetzalcoatl, la serpiente emplumada, usada por otra parte con profusión como motivo decorativo. Al igual que en la vieja Roma, los conquistadores copiaban los dioses de los sometidos mayas-griegos de la península del Yucatán. Los habitantes desarrollaron un nuevo sistema para conservar el agua en chultunes o cenotes.

La más importante construcción es la Pirámide del Hechicero o Adivino, en Uxmal. Fue construida según la leyenda por un niño brujo, hijo de hechiceros, que la levantó en una noche. A 36 metros del suelo se halla el templo N° 5, que es el más alto y que tal vez aluda a los 36 decanatos. Abajo está el N° 4, con ricas ornamentaciones de máscaras del dios de la lluvia y cuya entrada es la abertura de su boca. Aparece también en el templo N° 1 la cabeza de una serpiente emplumada, con un sacerdote saliendo de sus fauces.

Cerca de este gran templo, al igual que en Chichen Itzá, se hallaba un verdadero complejo arqueológico, que consta de varios edificios y templos como la Casa de las Monjas, el Templo de Venus, el Juego de Pelota, el Templo de las Tortugas (similar a un clásico templo griego), restos de una gran pirámide más grande que la del Hechicero, los Palomares, hecha de hileras de grandes triángulos calados, 7 de cada lado; el Templo del Ciempiés, la Casa de la Viej ita y el Templo Fálico.

Una terraza de la Estela, con un cuadrilongo erigido en forma vertical con jeroglíficos o diseños en piedra similares a la estela que, recordé, se hallaba en las terrazas del Kalasassuyu (Bolivia). Pero el que más llamara mi atención fue el templo de Venus, frente a la Casa de las Monjas, que por «casualidad», está construido hacia el poniente, lugar del ocaso del sol y donde se ubica en el Zodíaco en reposo el signo de Libra, cuyo regente es precisamente Venus.

Por otra parte, en los gigantescos «Atlantes» como se ha dado en llamarlos, erigidos en Tula, capital de los toltecas, aparecen símbolos similares a los esculpidos en las espaldas de los Moais de la Isla de Pascua. No cabe duda de que las culturas humanas se sucedieron, florecieron y sucumbieron y se heredaron unas a otras enlazadas por una común tradición con raíces en el cielo y con la observación de los astros, como ciencia primera y preocupación primordial del hombre. De allí surgieron después la astronomía, la geometría y la aritmética, al servicio de comprender el cielo y la química, la medicina y otras ciencias para beneficio del microcosmos humano.

RUINAS DE TULA:
El triunfo de las armas
Según los hallazgos arqueológicos, Tollán, o Tula, como la castellanizaron los españoles, empezó a construirse a mediados del siglo VII, en plena decadencia de la cultura de Teotihuacán (ver antes Teotihuacán, la ciudad de los dioses). Algunos autores han sugerido que pudo ser fundada por emigrantes teotihuacanos, que habrían traído consigo el culto a Quetzalcóatl. El primer núcleo urbano, conocido como Tula Chico, abunda en representaciones del dios. Los anales aztecas lo describen corno un reino de paz semejante al de la leyenda, gobernado por una casta de príncipes sacerdotes.

Tolteca, Pueblo (en nahuatl, ‘maestros constructores’), pueblo nativo de México que tras la decadencia de Teotihuacán en el 700 d.C. migró hacia el norte, fundando un estado militar en Tula, a 80 Km. al norte de la actual ciudad de México

El misterio de los Atlantes: En 1940, el arqueólogo mexicano Jorge Acosta dio inicio a las primeras excavaciones de envergadura en las ruinas de Tula, a las que había de consagrar casi dos décadas. Poco después, encontró los célebres Atlantes de la pirámide de Tlahuizcalpantecuhtli, ocultos en una profunda zanja dentro de la propia pirámide. Los colosos, tradicionalmente identificados como guerreros, estaban ataviados con pectorales en forma de mariposa, cuchillos de pedernal y átlatl, o lanzadardos, con los dardos correspondientes.

Sin embargo, algunos autores han señalado que los toltecas empuñaban el átlatl con la mano izquierda, y no con la derecha, como los Atlantes, y que los dardos de estos últimos son curvos. Las observaciones parten de la tesis de que Tula no fue fundada por los toltecas, sino por viajeros de otras culturas, o incluso de otros mundos, liderados por el mítico Quetzalcóatl. Las armas de los Atlantes, según esta tesis, podrían ser artefactos espaciales desconocidos.

Entre los monumentos hallados en los campos de ruinas de Tula deben mencionarse la pirámide dedicada a Quetzalcóatl, y los frisos de los hombres-pájaros-serpientes, una de las más características imágenes de la cultura tolteca, que probablemente representen a sacerdotes o a guerreros en traje ceremonial; además, las columnas de serpientes, atlantes y jaguares, que ya hemos visto en otros pueblos de la región, comprueban la estrecha correlación cultural existente entre ellos.

Tula fue destruida en 1156 por invasores chichimecas; sus antiguos pobladores la abandonaron y huyeron hacia Yucatán.

Por sus tallas en basalto, se observa la cantidad de mano de obra que se necesitó y se adivina el movimiento y control de grandes masas. Su organización social fue realmente ejemplar, así como su producción y distribución de materiales que circulaban en el México antiguo.

Siglos antes de la llegada de los españoles, la ciudad de Tula, capital de los toltecas, estaba en ruinas. Paradójicamente, después adquirió una importancia legendaria para los pueblos de México, semejante en algunos aspectos a la importancia simbólica que tiene Jerusalén para los judíos y cristianos. Tula se hallaba en ruinas antes de la llegada de los españoles

Fuentes Consultadas:
Lugares Sagrados de America
Maravillas de América Central

Grandes Conquistadores de la Historia Logros y Nombres

Grandes Conquistadores de la Historia Alejandro Magno,Pizarro, Hernán Cortes, Napoleón Bonaparte

1-Alejandro Magno

ALEJANDRO MAGNO(Macedonia, 356 – 323 a. C.) Hijo de Filipo II, rey de Macedonia, desde temprana edad fue destinado por sus padres a la misión de unificar los Estados griegos bajo la jefatura de Macedonia y a conquistar después los territorios adyacentes. Con veinte años de edad accede al trono.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

2-Julio César

JULIO CESAR
Integrante del primer triunvirato para el gobierno romano, junto a Cayo Craso y Pompeyo. Dictador perpetuo , en el 48 a de C. al vencer a su compatriota Pompeyo en la batalla de Farsalia. Ultimo conductor político y militar de Roma, durante la república. Murió asesinado por una conspiración en el 44 a. de C.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

3-Hernán Cortes

HERNAN CORTES
Conquistador español. Nació en Medellín en 1485 y murió en Castilla en 1547.Estudió leyes en Salamanca pero no logró graduarse. En 1504 se embarcó hacia la isla La Española, y allí logró forjarse un sólido prestigio. Por esto Diego Velázquez, en carácter de gobernador de Cuba, pensó en él para dirigir una expedición a México.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

4-Napoleón Bonaparte

NAPOLEON
Nació el 15 de agosto de 1769, en Ajaccio, Córcega, en el seno de una familia de escaso patrimonio que pretendía descender de la nobleza italiana. En 1784 ingresó en la escuela militar de París. Un año después, a los dieciséis años, ya era teniente de artillería. Ese año murió su padre y tuvo que ocuparse del mantenimiento de su numerosa familia.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

5-Francisco Pizarro

FRANCISCO PIZARRO
Conquistador del Perú. Pizarro es el apellido de una familia de conquistadores en la cual Francisco es el más representativo. Hijo ilegítimo del hidalgo Gonzalo Pizarro el Largo y Francisca González. Se dice que en su infancia se dedicaba a guardar cerdos. Marchó a Italia, donde fue soldado del Gran Capitán de 1498 a 1501.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

6-Gengis Kan

boton gengis kan

Los mongoles irrumpieron en la historia, saliendo de su oscuridad, a principios del siglo XIII, cuando Temujin (Herrero), un jefe tribal, unió a un cierto número de tribus negligentemente organizadas en una fuerza única y disciplinada. Con ella sometió a las tribus restantes y convirtió a los mongoles en una eficiente fuerza de choque.En 1206 Temujin asumió el título de Genghis Khan (Rey de la Tierra).El primer objetivo de Genghis Khan estaba al alcance de la mano: las ricas y civilizadas tierras de la China septentrional, en que la una vez poderosa dinastía Sung había dejado de tener influencia.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Después del descubrimiento de América por Colón, Portugal y España se disputan la posesión del Nuevo Mundo. Con la mediación del papa Alejandro VI, y mediante el Tratado de Tordesillas (1494), se establece una línea demarcatoria que divide entre las dos coronas las tierras recién descubiertas. Los españoles se apresuran por establecer dominio efectivo sobre el área que les corresponde, por medio de expediciones que tienen como punto de partida la isla Española, primer centro administrativo del continente.

Entre esas misiones de conquista y cristianización está la comandada por Hernán Cortés, que se extiende de 1519 a 1521 y acaba destruyendo el reino azteca. Entre 1531 y 1534, Francisco Pizarra consigue dominar el imperio inca y funda Lima en 1535 (en 1541, manda asesinar a Diego de Almagro, su rival, quien descubriera las tierras de la actual Solivia en 1538).

Cabe a Jiménez de Quesada conquistar lo que en la actualidad abarca Colombia (1535/1538), mientras corresponde a Pedro de Valdivia la dominación de lo que sería Chile (1540/1554). En 1544, Francisco Orellana recorre los ríos Marañón y Amazonas, en la primera travesía completa de dicho río. Ante la rebeldía de los nativos y los sucesivos conflictos armados con los españoles en toda la región, la corona envía misiones religiosas, con la finalidad de promover la catequización.

Se instalan así las «reducciones», donde los religiosos reúnen a los indígenas en comunidades; alcanzan mayor importancia las del Paraguay, las de Chiquitos y Moxos, y las de California.

LA LLEGADA DE HERNÁN CORTÉS A AMÉRICA
AVENTURAS Y RIQUEZA: EL SUEÑO DE ESTOS JÓVENES DEL VIEJO MUNDO

A partir de 1516, la península ibérica, excepto Portugal, es gobernada por Carlos I, que tres años más tárele, con el nombre de Carlos V, llegó a ser soberano absoluto de un enorme imperio que tenía como centro a Austria y comprendía a casi toda Europa, desde Roma a los Países Bajos y desde Alemania a España. Ya se había hecho evidente que América no era una simple isla que debía ser contorneada en la ruta a Oriente. Era preciso decidir entre dos tácticas: abandonar o explorar el nuevo continente.

El oro no estaba desparramado por el suelo como se imaginaba, mas las islas antillanas eran fértiles y ricas. Los españoles resuelven cultivarlas comenzando por las primeras islas descubiertas: Cuba y Haití, a la que llamaron Española. De allí se podría partir para nuevas conquistas en tierra firme, en busca de metales preciosos.

La generación de jóvenes que madura en estos primeros años del siglo XVI vive en un verdadero ambiente de sueños. Todos los días se oía hablar de nuevas tierras descubiertas, de formidables riquezas que se encontraban esperando a los audaces. El oro y las especias comenzaban a afluir al Viejo Continente, enriqueciendo a la nueva clase de burgueses y mercaderes, estimulando los descubrimientos científicos y dando impulso a las artes.

Era el Renacimiento económico, científico y cultural de Occidente. Y no había muchacho de quince años que no soñase con partir en busca de aventuras y riqueza a los nuevos mundos.

El joven Hernán era uno de ellos. Hijo de Martín Cortés y Catalina Pizarro, nació en 1485 en Medellín, Extremadura, España. La familia, de origen noble, había empobrecido, porque la suerte últimamente sonreía a los mercaderes y no a los aristócratas. Los padres deseaban un futuro mejor para su hijo único, Hernán. Enviaron al jovencito a Salamanca, donde esperaban que cursase estudios de Derecho en la universidad. Allí haría amigos entre las familias influyentes, condición necesaria para triunfar en la vida. Mas la experiencia escolar no dura más de dos años.

«‘¿Cómo puedo perder tiempo con libros, cuando existe un nuevo mundo y yo nunca puse los pies fuera de España?», dice Hernán a sus compañeros. Había riquezas que esperaban ser descubiertas y aventuras extraordinarias por vivir. Y Hernán, de apenas diecisiete años, se contrata como marinero en una expedición a las Indias, comandada por el fraile Ovando.

En la víspera de su embarque, el futuro navegante sale de casa orgulloso, para ir a despedirse de su amada. Pero sucedía que su elegida era una mujer casada. El joven Cortés escalaba habitualmente un viejo muro en ruinas para verla. Esa noche el muro no soportó su peso: las piedras cayeron, y con ellas el conquistador de corazones. El episodio le costó varios meses de cama. Y podría haberle costado la vida, pues el marido engañado presenció la escena; no intervino porque juzgó que el destino había actuado sabiamente en su lugar.

Hernán perdió esa oportunidad de partir, pero luego vendrían otras. Mientras espera, intenta inútilmente conseguir fortuna en Italia y vive de expedientes, ya como escribiente, ya como auxiliar de un escribano. El poco latín que había aprendido le sirve al menos para manejar el lenguaje jurídico de la burocracia. Su padre no quería

sostenerlo, decepcionado con el joven que había abandonado los estudios. En 1504, por fin, Cortés oye hablar de una flota que partiría para la isla Española, recién descubierta por los españoles. Cinco barcos saldrían vacíos de España, con la esperanza de volver con las bodegas abarrotadas de riquezas. El joven se contrata nuevamente como marinero y, desde entonces, sus aventuras serían realmente marítimas.

EN LA ESPAÑOLA, SOLO RELACIONES

Para atravesar el océano, no basta la sed de aventuras. Las dificultades y privaciones son de tal orden que, sin coraje y resistencia física, ninguno puede estar seguro de llegar vivó a destino.

Durante semanas de viaje, la embarcación de Cortés navega con rumbo errado, pues faltan instrumentos seguros de orientación. Durante una tempestad, el mástil se parte. Después vienen las calmas, que parecen hacer interminable el viaje.
Finalmente, al llegar a Santo Domingo, en la isla Española, Hernán encuentra lo opuesto a lo que esperaba. No hay oro o riquezas disponibles, apenas algunas tierras cultivables, algunos indios y aldeas miserables. En los dos o tres caserones principales se instalan los funcionarios de la corona.

Para sobrevivir, Cortés se ve forzado a trabajar en la administración colonial. Son cantidades de relaciones y papeles para copiar, para sellar. No entiende cómo es posible escribir tanto sobre nada, pues nada sucede en la Española.

Pasa algunos años en esa monótona vida de funcionario. En 1511, Diego Velázquez, colono español de gran prestigio, recibe la misión de colonizar otra isla: Cuba. Llevará trescientos hombres destinados a asentarse en la nueva tierra y cultivarla. Velázquez busca un consejero, alguien que pueda secundarlo en caso de necesidad. Había oído hablar de Cortés que, además de tener fama de valiente, era conocido como hábil e inteligente.

Cortés no lo piensa dos veces al recibir la invitación: era el momento que tanto esperaba para abandonar Santo Domingo. Pero no tenía ninguna intención de establecerse en Cuba o en cualquier isla de las cercanías, ya que su objetivo era otro: el continente.

«Allí estarán seguramente las riquezas que todos buscan», piensa. Y no esconde el deseo cíe continuar navegando en dirección a Occidente. Mas Velázquez se opone, argumentando: «Es en la isla de Cuba donde necesito de vos, de vuestras cualidades notables como administrador y diplomático. Recibiréis un repartimento y seréis el señor de él».

Cortés obedece porque, desde luego, no quiere que un conflicto lo malquiste con su superior.

UN DESAFÍO AL JEFE: IGUAL NOS VAMOS
En 1517, Velázquez envía una expedición hacia el oeste, bajo el mando de Francisco Hernández de Córdoba. Amargado, Cortés ve partir aquellos barcos, a bordo de los cuales tanto le habría gustado estar. Hernández regresa en poco tiempo y relata su aventura: «Llevados por fuertes vientos, fuimos a dar a una costa desconocida. Al preguntar a los indios el nombre de esa tierra, ellos respondieron Yucatán [en lengua indígena: no entiendo].

Dimos entonces este nombre a la tierra»… Y continúa la relación:
«Hay en esa costa riquezas increíbles en oro y piedras preciosas. Mas la población nativa se protege con corazas y nos recibió con flechas envenenadas».

Cortés escucha en silencio. Sus conjeturas eran correctas. ¡Era preciso ir, a cualquier precio, a la nueva tierra! Pero será una vez más contrariado. La segunda expedición a Yucatán es con Eiada por Velázquez a su sobrino Grijalva. «Esto ya colma la medida», dice Cortés a sus amigos. Sentía que era excluido deliberadamente del viaje. Cortés ya era un personaje importante en la isla, conocido por su audacia y capacidad de mando. Velázquez dudaba en confiar tarea de tal responsabilidad a hombre tan ambicioso; temía que el nombre de Cortés rivalizase con el suyo, pareciendo más importante a los ojos del soberano español.

Poco después de iniciada, la expedición resulta un fracaso. Cortés aparece entonces como el único indicado para llevar a cabo la misión. Sólo Velázquez no está convencido; mas ahora nada impedirá a Hernán que ejecute su proyecto. Usando su influencia como señor de tierras y secretario del gobernador de Cuba, Cortés reúne una tripulación de cien marineros y quinientos soldados armados de fusiles, arcabuces y hasta arcos y flechas, y carga los barcos con provisiones y pólvora en cantidad. Lleva además dieciséis caballos. Es un desafío a Velázquez, mas éste nada puede hacer, pues no dispone de fuerzas para enfrentar a su subordinado.

En febrero de 1519, la flota abandona Cuba y poco después ya se encuentra bordeando la costa mexicana. Con gran espanto de los marineros, la primera persona que encuentran había correctamente el español: es un castellano de nombre Jerónimo de Aguilar Vivía entre los indígenas mexicano desde hacía mucho tiempo y en si largo cautiverio había aprendido lengua de los indios. No podía haber mejor intérprete que él. (ver la historia de la conquista)

CONQUISTA DE H.CORTÉS

Para aterrorizar a los rebeldes de su expedición y forzarlos a la sumisión total, Cortés ordena que sean amputadas las manos de los mejores guerreros (Museo de América, Madrid). También descargó todas las armas y alimentos de los barcos y tomó la decisión de quemar los barcos para que nadie pueda regresar.

CONQUISTA DE H.CORTÉS

Después de atravesar los canales Protectores, Cortés llega a la fabulosa metrópoli azteca.
Moctezuma no opone resistencia: ve en el español la imagen del dios Quetzlcoatl. (Museo de América, Madrid.)

Fuente Consultada: Grandes Personajes de la Historia Universal Tomo III Vida de Hernán Cortés

Historia de la conquista de Perú Genocidio Indígena en América

Historia de la Conquista de Perú – Genocidio Indígena en América

ANTECEDENTES:

Primeras noticias: Las primeras informaciones recogidas, por los españoles sobre la existencia del Perú, datan de las. expediciones acaudilladas por Balboa como gobernador del Darién (1511-12).

A raíz de una disputa entre los conquistadores, el hijo del cacique Comagre les reveló la existencia de un gran mar, el Océano Pacífico, cuyas aguas bañaban las costas de una nación rica y poderosa, el Imperio de los Incas.

En 1522, Pascual de Andagoya, caballero residente en Panamá, inició una expedición al Sur del golfo de San Miguel y llegó hasta la desembocadura del río Birú. Este nombre, dado también a una pequeña región situada al Oeste de Colombia, se extendió luego a los territorios del Sur y originó las denominaciones Birú y Perú aplicadas por los españoles al Imperio de los Incas.

La expedición de Andagoya provocó los preliminares de otra, organizada por Juan de Bazurto, pero la muerte de éste abrió un nuevo paréntesis en los viajes al Birú.

Nadie se animaba, en efecto, a tentar la empresa, a pesar de las riquezas que se anunciaban. Las dificultades desalentaban a todos: la navegación del Pacífico se tornaba peligrosa en ciertas épocas del año; el territorio inmediato a Panamá era bajo y pantanoso; las tribus hostiles.

A pesar de todos estos ostáculos fue a tres colonos a quienes correspondió la gloria de emprender en nuestro continente una empresa gemela de la realizada recientemente por Cortés en la América del Norte (1519-22). Se llamaban Francisco Pizarro, Diego de Almagro y Hernando de Luque.

El primero era hijo natural del coronel español Gonzalo Pizarro. Nacido en la ciudad de Trujillo, cuna del conquistador de Méjico, y abandonado o desatendido por sus padres, debió cuidar cerdos durante la niñez. Desde muy joven se dedicó a las armas y se cree que actuó en las guerras de Italia. Su actuación en América fue lucida.

Era analfabeto, pero tenía condiciones de caudillo, en tan alto grado que la conquista del Perú fué su obra personal.

La Historia lo presenta como un temperamento frío, astuto, calculador e incapaz de grandes y nobles emociones. Tenía 54 años al emprender la primera expedición. Almagro, de más edad que Pizarro y ligado a él por una vieja y estrecha amistad, era un soldado modesto e ignorante, hijo de labradores, de carácter franco y enemigo de la intriga. Luque, un simple sacerdote de la iglesia parroquial de Panamá.

Alentados por las noticias difundidas, decidieron asociarse para acometer la empresa. Luque debía facilitar los fondos que manejaba como agente de Gaspar de Espinosa; Pizarro y Almagro serían los jefes de la expedición.

Pizarro, sin embargo, asumió desde el primer momento- la dirección suprema de la empresa.

La expedición. Cien hombres y un bergantín fueron el efectivo de la primera expedición. Pizarro iba a su frente y salió de Panamá en noviembre de 1524. Almagro logró equipar algo después otra embarcación para llevarle refuerzos.

La empresa se realizó en medio de grandes dificultades y la exploración alcanzó hasta el río San Juan (Colombia). Los expedicionarios experimentaron grandes penurias pero encontraron objetos de oro en poder de los naturales y éstos les ratificaron la existencia de un rico imperio.

Volvieron, pues, a Panamá (1526) con la esperanza de alcanzar en una nueva expedición la realización de sus ensueños.

Descubrimiento del Perú. — Pedrarias recibió fríamente las noticias de los expedicionarios. Preocupado por la colonización de Nicaragua lamentaba las vidas perdidas en la expedición y dificultó las pretensiones de los asociados, pero Luque consiguió vencer con dinero la obstinación del gobernador.

Un nuevo contrato social fue convenido, sobre la base de que cada uno de los componentes tendría una participación igual en las ganancias: ahora Pizarro y Almagro tomaban a su cargo la parte material; Luque suministraba los fondos (1526).

Dos embarcaciones y 160 hombres formaron la segunda expedición. En ella participaron Pizarro y Almagro, llevando consigo a Bartolomé Ruiz, piloto muy experto en la navegación del Pacífico.

Al llegar al río San Juan, límite de la última exploración, los conquistadores se apoderaron de un poblado indígena donde hallaron abundantes adornos de oro.

Almagro los llevó a Panamá, como incentivo para obtener refuerzos, mientras Ruiz exploraba la costa Sur y Pizarro aguardaba el retorno de sus compañeros. Éstos regresaron casi al mismo tiempo: Almagro al frente de ochenta hombres; Ruiz con la certeza de que sobre las tierras del Sur vivía un pueblo rico, culto y poderoso.

Reanudada la expedición, los españoles llegaron a la ciudad de Tacamez, sobre la costa de Quito (Ecuador), y ante la actitud amenazadora de los indios se retiraron porque comprendieron que sus recursos eran insuficientes.

En busca de refuerzos partió Almagro para Panamá. Sin saberlo, llevaba dentro de un ovillo de algodón un mensaje dirigido al gobernador, en el cual los descontentos de la expedición le referían las penurias de la empresa. Estas noticias disgustaron a Pedro de los Ríos, sucesor de Pedrarias, y lo decidieron a negar los auxilios solicitados. Mandó, además, un agente para intimar a Pizarro el retorno a Panamá.

Un gesto de viril energía que nos revela el extraordinario temple de espíritu del jefe de la expedición, decidió el éxito de la empresa iniciada.

Con el puñal en la mano, Pizarro trazó una línea sobre la playa y dijo a sus soldados señalando al Norte: «Por aquí se va a Panamá a ser pobres; por allá — agregó señalando, el Sur — al Perú a ser ricos. Escoja el que fuere buen castellano lo que más bien le estuviere».

Trece compañeros suyos, cuyos nombres conserva la Historia, cruzaron con él la línea. Fueron los verdaderos conquistadores del Perú, porque su resolución decidió la prosecución de la empresa.

Uno de ellos, el piloto Ruiz, retornó a Panamá para buscar auxilios y con la esperanza de vencer la obstinación del gobernador. Los restantes quedaron en una isla  situada veinticinco leguas al Norte, y al cabo de varios meses de privaciones y ansiedades fueron recogidos por Ruiz, quien traía orden terminante de regresar a Panamá dentro del plazo de seis meses.

Los expedicionarios avanzaron a lo largo de la costa ecuatoriana y llegaron hasta la ciudad peruana de Tumbez, donde pudieron admirar los edificios de piedra, el esmerado cultivo de los campos y otros detalles reveladores de la cultura alcanzada por los habitantes (1527).

Allí fueron recibidos como seres extraordinarios y agasajados por los indígenas, maravillados de la extraña apariencia de los visitantes. Por ellos supieron la grandeza del imperio incásico, su riqueza y capacidad militar.

Habían llegado, en efecto, a la tierra de los Incas, al poderoso Tahuantinsuyu, vasto imperio sudamericano que  comprendía territorios pertenecientes a las actuales repúblicas de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y región N. O. de la República Argentina.

Capitulación de la conquista. El descubrimiento de Tahuantinsuyu produjo sensación en Panamá, pero el gobernador negó su apoyo a la expedición conquistadora, tal vez por incredulidad, acaso por la magnitud de la empresa.

Como Panamá no ofrecía los elementos necesarios, Pizarro fue comisionado por sus compañeros para buscarlos en España. Partió en la primavera de 1528, llevando consigo dos o tres llamas, varios indígenas y diversas muestras de las riquezas e industrias peruanas.

En España se entrevistó con el Emperador y expuso sus pretensiones al Consejo de Indias, de reciente creación. Después de varios meses de negociaciones obtuvo una capitulación.

Por ella se le encomendaba el descubrimiento y conquista de Nueva Castilla, nombre oficialmente adjudicado al Tahuantinsuyu, con los títulos y dignidades de gobernador y capitán general, adelantado y alguacil mayor; Almagro era nombrado comandante de la fortaleza de Tumbez y beneficiado con el rango de hidalgo y una renta anual; Luque recibía el obispado de Tumbez y el protectorado de los indios peruanos; Ruiz, el título de gran piloto del Océano del Sur y los demás compañeros de la Isla del Gallo, las dignidades de hidalgos y caballeros (26 de julio de 1529).

En cambio de estos beneficios y de algunos pequeños recursos ofrecidos por la Corona para la compra de artillería y pertrechos militares, Pizarro se comprometió a equipar dentro de seis meses una expedición de 250 hombres, cien de los cuales podría reclutar en las colonias, y a emprender la campaña dentro de igual término del regreso a Panamá.

La capitulación del 26 de julio revela la habilidad con que la Metrópoli movía y encauzaba la iniciativa particular, sin comprometer capitales en la realización de la empresa.

Para iniciar su cumplimiento, Pizarro se dirigió a Trujillo, su pueblo natal, donde se le reunieron cuatro hermanos suyos: Francisco Martín de Alcántara, que lo era por parte de madre, Gonzalo, Juan y Hernando Pizarro, por línea paterna.

Los tres primeros eran bastardos; en cambio, Hernando Pizarro era hijo legítimo.

INCIO DE CONQUISTA DEL PERÚ: Como dijimos antes, para Pizarro aAquella estancia en España constituyó un gran triunfo, pudo lograr una capitulación donde obtuvo plenos poderes para llevar a buen término la conquista del Perú; Almagro gobernaría en Tumbes, y Luque sería obispo de esta ciudad, y de esta manera Pizarro podría alejar de la empresa a sus dos amigos.

pizzarroEn 1530, Pizarro abandonaba la madre patria y llegaba a Panamá acompañado por cuatro de sus hermanos, uno de los cuales, Hernando, desempeñaría importante papel en lo sucesivo.

Almagro se enfureció al enterarse del modo cómo se había beneficiado Pizarro en detrimento de sus dos amigos.

Pizarro abandonó Panamá a principios de 1531, con 180 hombres y 37 caballos, reducida hueste con la que se proponía conquistar un imperio de varios miles de habitantes: de sistema político sólidamente organizado y cultura floreciente.

Transcurridos algunos meses muy penosos llegó a Tumbes, la ciudad inca que tan intensa impresión le causara con ocasión de su primera visita, y allí recibió una noticia favorable.

El imperio inca se hallaba desgarrado por la guerra civil y los dos hermanos,, Atahualpa y Huáscar, que se repartieron el imperio a la muerte de su padre, se habían enfrentado el uno contra el otro; Huáscar resultó vencido y hecho prisionero, y Atahualpa había tomado su capital, Cuzco.

Inmediatamente Pizarro vislumbró el modo de aprovecharse de aquella ocasión. Indiferente a los riesgos de la empresa, decidió penetrar en el imperio inca y entrevistarse con Atahualpa, que se hallaba entonces (1532) en Cajamarca.

Atahualpa en Cajamarca

A un sacerdote de la expedición, Vicente de Valverde, le ordenó Pizarro que explicase a Atahualpa lo que había ido a buscar a su imperio. Atahualpa escuchaba con creciente impaciencia aquel discurso que no acababa de comprender. Sólo entendió que los españoles tenían la insolencia de pedirle que se sometiera a un soberano extranjero.

¿Con qué derecho venían con tales exigencias aquellos intrusos? El sacerdote le mostró la Biblia que tenía en la mano, Atahualpa tomó el libro, lo hojeó un instante y luego lo rechazó con desprecio.

No toleró más el padre Vicente; se precipitó hacia Pizarro, le refirió la escena e inmediatamente el conquistador desenvainó su  espada, señal de iniciar el ataque; un instante después, los españoles disparaban un cañonazo y la caballería cargaba impetuosa produciendo espantosa matanza. Locos de pánico, los indios huyeron a la desbandada y su soberano fue apresado y conducido al campamento español.

En su prisión Atahualpa urdió nuevos planes; habiendo observado la avidez de oro de los españoles, decidió beneficiarse de aquella debilidad y a cambio de su libertad les prometió colmar de oro puro el aposento en que estaba encerrado hasta donde alcanzara su mano —la sala medía siete metros de largo por cinco de ancho— y Pizarro aceptó la proposición. Atahualpa envió inmediatamente correos a todos rincones del inmenso país con orden de traerle todo el oro que pudieran.

Cuando el oro se hubo reunido, Atahualpa requirió al español a que cumpliera su palabra devolviéndole la libertad, pero Pizarro no tenía la menor intención de hacerlo.

El inca fue llevado ante un tribunal acusado de haber depuesto y asesinado a su hermano, de conspirar contra los españoles y de haber adorado dioses falsos, y por tales delitos era condenado a morir en La hoguera. Sin embargo, si aceptaba la fe cristiana, el veredicto sería atenuado: en vez de quemarle, le estrangularían.

El inca protestó de la sentencia y de la conducta de sus enemigos y se negó a abrazar el cristianismo, pero una vez en la hoguera le faltó valor y pidió el bautismo.

Así se hizo; luego, le pasaron un hilo metálico en torno al cuello mientras los clérigos cristianos rezaban. Poco después, el inca dejaba de existir; se había perpetrado uno de los crímenes más odiosos que figuran en los anales de la cristiandad.

Asesinato de Pizarro

En 1535, Almagro partió para Chile, descontento de su situación, cansado de verse relegado siempre a segundo término y tratando de encontrar su “El dorado” particular. En cuanto a Pizarro, se dirigió al litoral y fundó allí la ciudad de Lima, luego capital del Perú. Pero en 1537 reapareció Almagro y se apoderaba de Cuzco. En lo sucesivo, serían las armas las que decidirían quién gobernaría el país, él o Pizarro.

Siguió una situación confusa, en que los conquistadores se destrozaron entre si. Almagro fue hecho prisionero en 1538 y Hernando Pizarro le hizo dar garrote. Entonces, sus familiares y partidarios continuaron la lucha y, en 1541, le llegó el turno a Francisco Pizarro, que residía a la sazón en Lima.

Consiguieron introducirse en su casa algunos conspiradores y, aunque el conquistador se defendió con denuedo y bravura, sucumbió ante el número y cayó con el cuello atravesado; aún pudo trazar con el dedo una cruz en el pavimento, con su propia sangre, y entregó su alma.

Las aventuras de Pizarro y de sus compañeros culminan la época de las conquistas en la historia de la colonización española en América.

Luego, fueron pacificados los territorios recientemente descubiertos y se organizó el gobierno y la administración.

Se excavaron minas y afluyeron a Europa metales preciosos en cantidad cada vez mayor; se establecieron plantaciones y se introdujeron en el Viejo Mundo nuevos productos agrícolas, como el maíz, la patata, el cacao y el tabaco. Los conquistadores habían proporcionado a España tan inmensos recursos que durante algún tiempo mantuvo su hegemonía como potencia europea; pero los tesoros de América no proporcionaron la felicidad a los españoles como ellos tanto creían.

Fuente Consultada: Historia Universal de Carl Grimberg