Diccionario de Sinónimos

Palabras en ingles usadas en el lenguaje español cotidianamente

Palabras en Inglés Usadas en el Lenguaje Español

En lo que podría definirse como una tercera invasión inglesa, cada vez son más los términos de la lengua de Shakespeare que usan los argentinos. Antes sólo existían palabras como spiker, motorman y long play, pero hoy, producto del minado del marketing, la moda, las novedades tecnológicas y el uso masivo de Internet— las palabras foráneas aparecen hasta en sueños.

Los motivos de tal invasión se reparten entre la comodidad, el esnobismo y, quizá, cierto complejo de inferioridad de nuestro idioma (“Al viajar en una clase costosa de una línea aérea decimos business y si lo hacemos en una económica decimos turista”. Aquí, un diccionario que permite saber el significado de los anglicismos más usados.

After Beach: Bar en la playa (“Vamos al afterbeach”). Música, tragos y nada más. Lugar para seguir paveando en la playa cuando cae el sol. Se ve que parador sonaba demasiado latino.

Ambient: Estilo decorativo (“Este es un lugar muy ambient”). Sillones, aromas exóticos, poca luz y música sensual. Milagrosa combinación para cobrar lo que sea sin que el cliente se queje.

Antiage: Tratamiento facial (“Empecé un tratamiento antiage”). Antídoto contra las patas de gallo. Ideal para vender desde baba de caracol hasta leche de oruga.

Back office: Trabajo de oficina (“Organicemos el back office”). Sobrecarga de laburo. Arreglar macanas y ordenar el caos de papeles que será peor al otro día.

Background: Conocimientos (“Qué background tiene esta persona?”). Cantidad de saber que se adquiere en la vida o carrera. ¿Secretito? Ideal para sanatear en el caso de que los libros te muerdan.

Backstage: Detrás de escena (“Veremos el backstage de la película”). Curro para facturar sin pagarle a los protagonistas. Hay backs de culto, como los de la modelo Kate Moss en sus días más duros.

Bar tender: Camarera moderna (“Atienden nuestras hermosas bar tenders”). Chicas que llevan los pedidos a las mesas de los ejecutivos babosos. En un par de lugares, trabajan en ropa interior Algunas, hasta dicen miau por una propina.

Benefit: Beneficio de un producto (“El benefit de esa tanga es la comodidad”). Dato con el que te convencen de que compres algo. Si llegás a casa, y en lugar de benefit hay déficit, a llorar a la Iglesia.

Best-seller: Escritor que vende (“Coelho es un best-seller”). Autores que escriben intrigas religiosas o enseñan a ser feliz. Nuevos Corín Tellados que la van de profundos.

Blog: Diario íntimo en Internet (“En mi blog puse las fotos”). Recurso para que cualquier perejil le muestre al mundo sus fotos olas cosas que piensa, como si fueran Urna Thurman o Saramago.

Bohemian Chic: Estilo de vestir (“Es re Boho”). Ropa berreta, chillona y superpuesta (pollera sobre pantalón). Para parecer indiferente a la moda, aunque nadie lo crea.

Brainstorming: Tormenta de ideas (“Hagamos un brainstormmg”). Estimular el pensamiento original cuando a nadie se le cae una idea. Elemento que más de un D.T debería incorporar a su equipo.

Brand Manager: Gerente de marca (“Llegó el brand manager de JB”). Capo que anda de fiesta en fiesta presentando un producto. Ser el brand manager de tanguitas es un lujo. De pañales, un garrón.

Break: Descanso (“Después de la charla viene el break”). Momento de levante entre gaseosas y saladitos. Si es al mediodía y hay un vinito, no falta quien olvida hasta su nombre.

Business Center: Oficinas con computadoras, e-mal y acceso a Internet. (“Tenemos business center”). Espacios para estar conectado lejos del trabajo. Se podría vivir ahí: algunos tienen de todo, desde secretarias pulposas hasta jacuzzi.

Casting: Prueba artística (“Tengo el casting a las diez”). Catálogo argentino de personajes: desempleados, artistas, modelos y ex empleadas de Roberto Galán. Curro para cobrar 50 pesos la foto.

Casual: Estilo despojado (“Mañana vamos todos casual”). En las oficinas se usa los viernes, y vendría a ser una suerte de apronte para el fin de semana. Rito copiado de EE.UU. y que en verdad, consiste en ir a trabajar de sport.

Catering: Servicio de cocina (“Contratemos un catering para fiesta”). Empresa que calienta pollo, hierve los fideos, mantiene el helado frío y te cobra como hubiera cocinado.

Chubut: Estilo musical suave (“Poné algo más chubut”). Mi quita sin un solo arreglo. Ante le decía música de telo, y es idioma para tomar mate con la abuela.

Cíber: Negocio de Internet (“Vamos al cíber”). Cantera de nerds o futuros asesinos serial4 Allí, los adolescentes matan gente virtualmente y se enamoran vi chat. Recurso barato para mac que quieren quedarse solitas.

Cool: Sinónimo de genial (“Este lugar es re cool”). Todo lo que a algunos les parece de onda,  original y re loco es cool, como Angelina Jolie buscando un chiquito afgano para adoptar. Bueno, eso ya sería coolísimo.

Customer: Servicio al cliente (“Soy customer service”). Persona  que no sabe de qué habla frente al reclamo de un cliente. No puedo tomar decisiones ni solucionar da. Las empresas los adoran p que es como hablarle a la paxe

Deadline: Fecha límite (“El deadline es ayer”). Ejecución pública. Ultimátum de tu jefe a una apelación posible. Castigo inhumano para un pobre laburante.

DJ: El que pone los discos (“Hoy toca un DJ noruego”). Su arte consiste en girar los discos al revés y poner temas con un hin pun chin pun más violento que bombardeo en Irak.

Escort: Señorita muy cara (“Las más lindas escorts”). Felino de categoría que te saca más quita que la ruleta. Viajan, cobran en dólares y fingen en cualquier idioma.

Flash: Algo fascinante (“Esto es un flash”). Aturdimiento. Estado en que uno parece un Teletubbíe. Es como recibir un gancho de Tyson en la mandíbula, dicen.

Gym: Gimnasio moderno (“Me estoy matando en el gym”). Centro de torturas donde el sudor es lo único aceptado, además de la cuota. Sitio de exhibición de cuerpos perfectos, donde se entra con panza y se sale sin autoestima.

Happy Hour: Promo 2 X 1 (“Hoy, Happy Hour de cerveza”). La cajita feliz alcohólica. El paraíso en la tierra. Tomás dos y pagas uno. Eso sí, hay que vaciar la botella en dos horas porque después…

Hippie Chic: Estilo de vestir (“Qué look hippie chic”). Despreocupado, casi pobre. Ropa florida con cosas de metal. Mamarracho a mitad de camino entre el psicodelico berreta y heavy metal tierno.

Hit: Tierna música de moda (“Estamos oyendo el nuevo hit del verano”). Cancioncita que se vuele insoportable antes de que termine enero. Por suerte aún no se inventó el hit del invierno.

HomeTheatre: Sistema de sonido para televisor gigante (“Me instalé un home theatre”). Montón de baffles y cables que sólo entra en el Palacio de Buckingham pero nos hace creer que tenemos cine propio (y amigos).

Hot: Dudoso perfil sexy (“La diosa hot del verano”). Mujer reconstruida a nuevo que dice “tipo que” y baila como sacudiéndose arena de las piernas, mientras no deja de revolear el pelo.

Insight: Habilidad para ver qué pasa (“Este insight es muy fuerte”). Especie de tarotista con título de universidad privada que sabe por qué consumimos algo en particular.

Learning: Aprendizaje (“Revisemos nuestro learning del tema”). Es lo que queda después de hacer algo. Pero para algunos no hay learning que valga: siempre meten la pata en el mismo agujero.

Lifting: Estiramiento de piel (“Me hice un lifting”). Operación para quedar con los ojos de un japonés, la nariz de la Barbie y unos labios de churrasco que ni de lejos recuerdan a los de Angelina Jolie.

Light: Forma de vida liviana (“Ahora estoy muy light” ). Vivir a verdurita y agua mineral, hacer terapias alternativas, correr a diario y usar zapatillas costosas.

Look: Manera de vestir (“Qué buen look que tenés! “). Llamar la atención sin comprar ropa de Armani. Estilo muy personal. Libertad para hacer un mix de remeras del Once, pantalones de Recoleta y zapatos de Villa Crespo.

Loser: Perdedor (“Sos un loser”). El último orejón del tarro. Sólo vio un aeropuerto cuando fue a pasear a la Costanera y cree que Sushi es el punta de la selección coreana de fútbol.

Make up: Set de maquillaje (“Este es el make up que viene”). Truquito para vender más caros los cosméticos. Después, con el resumen de la tarjeta, teponés de tu-dos los colores sin pintarte.

New Age: Creencia mística (“Vivimos una época new age”). Religión berreta para hablar con ángeles, tener sexo tántrico con gnomos y leer El Código Da Vinci.

Newsletter: Noticias por e-mail (“Recibí nuestro newsletter”). Aluvión de información que te satura el correo electrónico y casi nunca te interesa. Como las moscas, no hay forma de sacárselo de encima.

Outlet: Negocio de ropa de moda (“Lo compré en un outlet”). Vender, sin que nadie reclame, ropa que nadie compra casi al mismo precio que la nueva.

Peeling: Limpieza de piel (“Me hice un peeling”). Sobredosis de productos como hidratante de chocolate, antioxidante de uva y oxigenante con algas del Paraná. ¿No sería mejor lavarse la cara?

Performance: Rendimiento en algo (“Tu performance fue pasable”). Medir lo que uno hace. Al menos ellas ya no piden que tomemos Viagra, sino que mejoremos nuestra performance. Es más fino.

Personal Trainer: Profesor de gimnasia a domicilio (“Mi P.T es genial”). Amante de esposas con rollitos que buscan qué hacer a la mañana. La factura, obvio, la paga el marido de la atleta.

Photoshop: Software de retoque (“Pude arreglarla foto con el Photoshop”). Milagroso invento para ser una diosa y crear expectativas antes de una primera cita. Después anda a cantarle a Gardel.

PrimeTime: Horario de tevé (“El prime time está que arde”). Guerra del rating (de 21 a 23) en la que vale todo: hasta mostrar chicos desafinados y sitcoms acriolladas. ¿Por qué te fuiste, Olmedo?

Prospect: Cliente potencial (“Hay que testear el concepto en prospects”). La víctima. El interesado en comprar. Lo mimarán hasta que pague y después no será más que un exprospect sin futuro.

Public Relations (RR.PR.): Relaciones Públicas (“Aquel RR.PP. organizó las mejores fiestas del verano”). Persona que se gana la vida fotografiándose con famosos. Cuando los invita a la fiesta, es cuando más trabaja.

Rafting: Paseo en bote (“Hacé rafting en el Atuel”). Te llevan en bote por un río picado y peligroso. Te la pasás rezando y te cobran como en el Crucero del amor.

Rating: Medición de audiencia (“El rating le dio la espalda”). Dios tiránico que premia y castiga a los  programas de tevé. Los perdedores dicen que no existe y los ganadores se arrodillan para adorarlo.

Reason why: Toque único (“La reason why de este vino es la uva chinche”). Summum de la sanata marketinera. Elemento alquímico que convierte un jabón en polvo en el motivo de tu felicidad.

Ringtone: Sonido moderno de celular (“Este ringtone es buenísimo”). Hay todo tipo de musiquitas, desde temas de moda hasta viejas anomalías como Viva la vida. El más épico de los inventos inútiles.

Say no more: Slogan de moda (“Say no more”). Frase canchera para músicos que se tiren del noveno piso y hayan perdido la voz, pero no sepan cómo justificarlo.

Share: Participación (“Este producto tiene el 80% del share del mercado”). Medición de una repartija. Es decir; parte de la torta que le toca a cada uno.

SMS: Mensaje de texto (“Leíste el SMS que te mandé?”). Lenguaje primitivo para mensajes escritos por celular. Hay un diccionario para entenderlo. “t veo ASC bboo” es “Te veo al salir de clase, besos”. ¡Cómo será en árabe!

Spam: Correo basura (“Ahora podés tener un antispam”). Son promos que llegan de a miles, como turistas favorecidos por el cambio. Te ofrecen desde un pollo hasta un terreno en Marte, y ni siquiera sabés quién lo vende.

Target: Tipología de consumidores (“Definí el target del producto”). Catálogo de clases sociales será su poder adquisitivo. Nos dividen como vitaminas: Al, B2, C3 . Un desocupado vendría a ser X243.

Top: Categoría de inalcanzable (“Hoy desfilan las top”). Ser top es estar en la cresta de la ola. Las ti defienden los derechos de las ganas y las iguanas y brindan por la paz del mundo, pera mostrando sus redondeces enmicrobikini.

Valet Parking: Acomodador de autos (“Hay servicio de ValetParking«. La única forma de manejar una 4X4 sin comprarla, y la manera más simple de volver a ver un dólar sin ser boquetero (de propina

Vintage: Antiguo (“Me gusta lo vintage”). Moda para reciclar cualquier antigüedad, desde un florera hasta el saco de un finadito. En Internet se acá baxun las Lucianas Salazar. Ahora, excitan los desnudos de 1910.

Workshop: Reunión intensa de trabajo (“Hoy tenemos un workshop sola ventas”). Reuniones largas y tediosas que se hacen fuera de la oficina, pero lejos dejos happy hours. Lamentablemente.

Zapping: Cambiar de canales (“Estoy haciendo zapping”). Adormecimiento cerebral. Se va de un programa a otro sin saber qué pasa en cada uno. Nada aliena más (salvo algún reality show)

Fuente Consultada: Revista VIVA

Ver: Lenguaje Oral y Escrito

Lenguaje Oral y Escrito Vocales y Consonantes Sonidos y Letras

Lenguaje Oral y Escrito – Vocales y Consonantes Sonidos- Fonética

EL PODER DE LA PALABRA:
EL LENGUAJE: ORAL Y ESCRITO

El lenguaje humano es un medio de comunicación en el que las señales se perciben por el oído y se emiten por la voz; es, pues, en principio oral. El ser humano, aprovechando el aire que sale de los pulmones y con la ayuda de los órganos de la cavidad bucal, produce sonidos diferentes que se suceden unos a otros. Agrupando estos sonidos en palabras y oraciones se comunica con los demás.

Los órganos que intervienen en la fonación o emisión de sonidos son: los pulmones, las cuerdas vocales, el velo del paladar, la lengua y los labios. Según sea la posición y el movimiento de cada uno de estos órganos, el resultado será uno u otro sonido.

Los sonidos emitidos por el hablante se transmiten a través de un medio físico, el aire, y son percibidos por el aparato auditivo del interlocutor. Sin embargo, el ser humano necesitó siempre que sus palabras no «se las llevara el viento» y, como desde la más remota antigüedad había practicado las artes graneas con fines mágicos y religiosos, como sucede con las pinturas rupestres, se sirvió de ellas para reproducir su pensamiento.

Así fue evolucionando la expresión escrita desde los jeroglíficos egipcios hasta la creación de un alfabeto, en nuestro caso el latino, que podemos definir como conjunto de signos gráficos que reproducen por escrito los sonidos de una lengua.

LOS SONIDOS: VOCALES Y CONSONANTES

Los sonidos se distinguen entre sí por la forma en que interviene cada uno de los órganos del aparato fonador humano.
La primera diferencia y la más importante es la que distingue a las vocales de las consonantes.

• Las vocales se caracterizan porque en su pronunciación el aire que sale de los pulmones no encuentra obstáculos en la cavidad oral; por eso, no necesitan apoyarse en las consonantes. Según el grado de apertura de la cavidad bucal pueden ser abiertas: /a/; semiabiertas: /e/ /o/ y cerradas: /i/ /u/. El rasgo de apertura de las vocales interviene en la formación de los diptongos.

• Las consonantes se pronuncian cuando el aire que sale de los pulmones encuentra obstáculos producidos por alguno de los órganos articulatorios. La clasificación de las consonantes es mucho más compleja porque en su pronunciación intervienen cuatro factores:

-El punto de articulación. Se refiere al lugar donde se sitúa el obstáculo que se opone a la salida del aire: en los labios, sobre el paladar, en los alvéolos, etc.

-La acción del velo del paladar. Se considera la posición del velo del paladar en el momento de la articulación, permitiendo que el aire salga por la cavidad oral o impidiéndolo de manera que salga a través de la nariz.

-El modo de articulación. Se atiende a la forma como el aire espirado supera los obstáculos que se oponen a su salida: si sale de golpe, en forma de roce, o por los laterales de la lengua.

-La intervención de las cuerdas vocales. Según vibren o no las cuerdas vocales durante la articulación de una consonante. Si las cuerdas vocales vibran, decimos que la consonante es sonora; si no vibran, es sorda.

En el habla las consonantes siempre van acompañadas de las vocales, formando las sílabas con ellas. Sólo se pronuncian sin el apoyo de las vocales para relacionar sonidos y letras en el aprendizaje de la lectura. La pronunciación de los diferentes sonidos se aprende en la infancia por imitación de las personas con las que se convive, sin que para ello sea necesario conocer los rasgos que caracterizan a cada uno de ellos. Sin embargo, hay sonidos que encierran mayor dificultad y otros que por relajación se pronuncian en el habla rústica y vulgar de forma descuidada.

En estos casos el conocimiento de los rasgos puede ayudar a corregir los defectos de pronunciación. A veces se precisa de la ayuda de la logopedia, tratamiento que relacionado con la psicología v la medicina tiene un gran prestigio en la actualidad para corregir las disfunciones o malos usos de la voz, de la articulación de sonidos y de su correspondencia con las letras.

Los sonidos del español son cinco vocálicos y diecinueve consonánticos, que suman veinticuatro frente a las letras, que son veintisiete porque no hay coincidencia perfecta entre sonidos y letras.

EL ALFABETO: LAS LETRAS

El alfabeto español, constituido por veintisiete letras, representa de forma visual los sonidos de nuestra lengua, pero no lo hace de forma perfecta, a pesar de que la correspondencia entre sonidos y letras es más precisa que en la mayoría de las restantes lenguas.

La falta de coincidencia entre sonidos y letras se debe a la evolución que ha sufrido nuestra lengua a lo largo de su historia. Los fonemas no han sido siempre los mismos y, como durante los primeros tiempos no se escribía en castellano sino en latín, el habla fue evolucionando con absoluta libertad porque no existían normas escritas.

La lengua se va transformando con el paso del tiempo, aunque de manera lenta, y con ello unos fonemas se confunden con otros, alguno desaparece y, de una forma inconsciente para los hablantes, una letra que representaba un fonema determinado representa otro distinto, o bien una letra representa un fonema que ahora no se pronuncia.

En la actualidad estamos asistiendo a la desaparición progresiva del fonema que representa la letra ll (doble ele) , porque se confunde con el sonido y. La mayor parte de los americanos de habla hispana y también los niños españoles ya no son capaces de articular este fonema y, aunque en la lengua escrita es incorrecta la confusión y el contexto ayuda a no confundir las palabras con una u otra letra (callado/cayado, hulla/huya, halla/haya), podría suceder, y es previsible que así sea, que con el tiempo se neutralizara la diferencia y se confundieran en un solo fonema.

Las anomalías entre letras y fonemas del español son las siguientes:
• Fonemas que se representan con dos letras diferentes: /c/, zapato/cine/ceniza; /k/, casa/queso/kilo; Ib I, beso/vaso.
• Letras dobles que representan un solo fonema: /ll/, lleno; /ch/, chocolate; /rr/, torre; /qu/, queso; /gu/, guerra.
• Una sola letra representa gráficamente dos fonemas: /x/, examen.

Palabras En Inglés Usadas en el Español