Eduardo II de Inglaterra

Biografia de Eduardo VII de Inglaterra

Biografía de Eduardo VII de Inglaterra

EDUARDO VII DE INGLATERRA (1841-1910): Eduardo VII jugó un papel importante en la política internacional de comienzos del siglo XX.

Pese a las Limitaciones constitucionales de la monarquía inglesa, este soberano influyó de modo decisivo en la orientación de la Gran Bretaña en los graves problemas que planteaban las relaciones extranjeras en aquel momento.

Eduardo VII de Inglaterra
Eduardo VII del Reino Unido fue rey del Reino Unido y los dominios de la Mancomunidad Británica y emperador de la India del 22 de enero de 1901 hasta su muerte el 6 de mayo de 1910.
Fecha de nacimiento: 9 de noviembre de 1841, Palacio de Buckingham, Londres, Reino Unido
Fallecimiento: 6 de mayo de 1910, Palacio de Buckingham, Londres, Reino Unido
Sucesor: Jorge V del Reino Unido
Hijos: Jorge V del Reino Unido, Alberto Víctor de Clarence

En particular, puede decirse que él fue el artífice de la Entente cordial entre Francia e Inglaterra, que pesó con tanta fuerza en las combinaciones diplomáticas de los grandes estados europeos.

Gran conocedor de las cortes extranjeras, muy popular dentro y Euera de su país, trabajador activo e inteligencia hábil, Eduardo VII elevó el prestigio de la monarquía de Inglaterra a un grado que ningún Hannóver, ni la propia reina Victoria, había conocido.

Primer hijo varón de la reina Victoria y del rey consorte Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, Alberto Eduardo nació en Londres el 9 de noviembre de 1841. El 4 de diciembre siguiente fue nombrado príncipe de Gales. Su educación, muy completa desde el punto de vista privado, fue redondeada en las universidades de Edimburgo, Oxford y Cambridge.

A los dieciocho años efectuó el primero de sus numerosos viajes al extranjero, teniendo ocasión de visitar Italia y España, y luego los Estados Unidos. En 1862 viajó por Tierra Santa. Al año siguiente tomó asiento en la Cámara de los Lores como duque de Cornualles y el 10 de marzo contrajo matrimonio con la princesa Alejandra de Dinamarca.

Desde esta fecha, como príncipe de Gales actuó en la vida pública del país, aunque no en los asuntos del Estado.

Muy pronto se hizo popular por su afición a los deportes (en especial, las carreras de caballos y las regatas) y por su elegancia en el vestir, pero, asimismo, por su gran simpatía personal, su ecuanimidad en las luchas políticas y su decidido empeño en fomentar las obras culturales y humanitarias.

Realizó nuevos viajes, entre los que destacan una visita a Egipto en 1869, otro a San Petersburgo en 1874 y un tercero a la India en 1875-1-876.

A la muerte de su madre el 22 de enero de 1901, asumió la corona con el nombre de Eduardo VII, lo que motivó una explosión de entusiasmo en Inglaterra. Constituyó una sorpresa para muchos su extraordinaria capacidad para los asuntos del Estado.

Aconsejado por sus íntimos y en estrecha colaboración con sus ministros, se propuso sacar la monarquía de su aislamiento nacional e Inglaterra de su ((magnífica insularidad».

Personalmente se puso en contacto con las capas más vastas de la población inglesa, en particular con los campesinos, hacia los cuales sentía una predilección especial. Respecto a la política exterior, efectuó algunos viajes de trascendencia política. En 1903 visitó las cortes de Portugal, España, el Vaticano e Italia y la capital de Francia.

Fruto de este viaje fue la concertación de la Entente entre Inglaterra y Francia, la cual ponía fin a la rivalidad colonial entre los dos países, la aproximación de Italia al bloque de las potencias occidentales y el robustecimiento general de la influencia de la Gran Bretaña en Portugal y España.

Tres años más tarde, en 1907, Eduardo VII intervenía en la
preparación del pacto anglorruso, el cual resolvía las discrepancias de ambos imperios en Asia.

La prensa y los políticos alemanes consideraron al rey de Inglaterra como autor de la política de acorralamiento del Reich; pero a pesar de esas manifestaciones, Eduardo VII fue muy bien recibido en Berlín en febrero de 1909.

En realidad, no se proponía reducir Alemania, sino restablecer el equilibrio continental, roto por la guerra francoprusiana de 1870. Al año siguiente, Eduardo murió en Londres el 6 de mayo.

fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Edouard Manet
Biografia del Papa Pio XI
Biografia de Papa Pio X
Biografia de Benedicto XV
Biografia de Foch Ferdinand
Biografia de Hindenburg Paul Von
Biografia de Guillermo II de Alemania
Biografia de Eduardo VII de Inglaterra

Biografia de Eduardo III de Inglaterra

Biografia de Eduardo III de Inglaterra

Guando sobrevino el golpe de estado de 1356, que puso fin al reinado de Eduardo II, su hijo primogénito contaba catorce años de edad. Había nacido en Windsor el 13 de noviembre de 1312.

Reconocido rey por el Parlamento el 26 de octubre de 1327, fue de hecho un juguete en manos de su madre Isabel y de su favorito Rogerio Mortimer. Esta situación duró cuatro años.

Eduardo III de Inglaterra

Eduardo III Plantagenet fue rey de Inglaterra desde el 1 de febrero de 1327 hasta su muerte. Restauró la autoridad real tras el desastroso reinado de su padre Eduardo II y convirtió el Reino de Inglaterra en una de las más importantes potencias militares de Europa.
Fecha de nacimiento: 13 de noviembre de 1312, Castillo de Windsor, Windsor, Reino Unido
Fallecimiento: 21 de junio de 1377, Palacio de Richmond
Cónyuge: Felipa de Henao (m. 1328–1369)
Sucesor: Ricardo II de Inglaterra

En octubre de 1330 Eduardo III penetró en el castillo de Nottingham y se apoderó de Mortimer, quien fue ejecutado el 29 de noviembre.

Este acto de audacia en un joven de dieciocho años revelaba que Inglaterra había hallado en su persona un monarca de mano férrea, capaz de sujetar a la nobleza y de restablecer la autoridad de la monarquía.

Pero lo que nadie podía sospechar era que Eduardo III, superando en habilidad diplomática y pericia guerrera a su mismo abuelo, fuese capaz de lanzar la nobleza turbulenta de la época de Eduardo II a la consecución de un ideal político sumamente ambicioso: el establecimiento de la monarquía de los Plantagenets en Inglaterra y Francia.

Joven, ardiente, temperamental, táctico admirable y caballero consumado, Eduardo III buscó en las armas la satisfacción de la gloria que deseaba dar a su gobierno.

Durante algunos años su campo de acción fue Escocia. Apoyó a Eduardo Baliol contra David Bruce, sucesor de Eduardo, pero aunque logró varias victorias (Dupplin Moor en 1332 y, personalmente, la de Halidon Hill en 1333), los escoceses consiguieron mantener su independencia.

Esto fue en particular motivado por la nueva orientación política del rey, deseoso de medirse con el de Francia por varias razones: rivalidades feudales; amenaza de los Capetos sobre Guyena y Flandes, territorios de suma importancia para la economía inglesa; en fin, pretensiones a la corona de Francia después de la muerte de Carlos IV y la sucesión al trono de Felipe de Valois en 1328.

Como nieto de Felipe III el Hermoso, Eduardo III reclamábase de mejores derechos sucesorios. Al no ser reconocidas sus pretensiones, formuladas en 1328, Eduardo III preparó con éxito el cerco diplomático de Francia. Alióse con las ciudades y los príncipes flamencos, con los duques de Austria y de Baviera, y con el emperador Luis IV el Bávaro (1338).

Por otra parte, preparó cuidadosamente el ejército inglés. En 1334 declaró obligatorio el servicio militar, organizó los cuadros de arqueros y dispuso la introducción de una arma nueva: la artillería.

Con estas medidas, no contrarrestadas del lado francés, es lógico que, cuando se inició la guerra en 1337 (guerra de los Cien Años), los ingleses triunfaran’ en mar y tierra, y dieran golpes decisivos contra los franceses.

En junio de 1340 la escuadra de Eduardo III, acaudillada por el propio monarca, destruyó a la de Felipe VI en la batalla de la Esclusa. Entonces Eduardo adoptó formalmente el título de rey de Francia.

Pero para llevar este título con propiedad era preciso conquistar el reino de su rival. Las expediciones emprendidas contra Felipe VI fueron interrumpidas por varias treguas.

En 1342 Eduardo III dirigió una campaña de resultados indecisos; en cambio, cuatro años más tarde obtenía la resonada victoria de Crecy (26 de agosto de 1346), que le libró en 1347 la plaza de Calais, llave marítima de Francia.

Las consecuencias de Crecy no fueron más trascendentales porque Eduardo III concebía aún la guerra a la antigua usanza de las lides feudales.

La celebración de su triunfo se malogró por la terrible invasión de la Peste Negra (1348).

El momento culminante del reinado de Eduardo III corresponde al período de 1356 a 1360, o sea desde la victoria de Poitiers, obtenida por su hijo, el Príncipe Negro, en 1356, al tratado de Calais, firmado el 9 de octubre de 1360.

Aunque este pacto no era tan ventajoso como el impuesto al rey Juan II el Bueno en Londres en 1359, daba al rey inglés una considerable extensión de sus territorios en el Sudoeste francés y formidables ventajas económicas. A cambio de esto, Eduardo III renunciaba al título de rey de Francia.

Los éxitos de Eduardo III sólo podían ser duraderos aniquilando por completo la monarquía de los Valois. Cuando ésta logró rehacerse bajo el prudente reinado de Carlos V, los ingleses tuvieron que batirse en retirada.

En el transcurso de seis años, de 1369 a 1375, perdieron todas sus conquistas anteriores, y sólo conservaron Calais, Burdeos, Bayona y Brest. Los progresos de Francia coincidieron con una grave crisis política, social y religiosa que se desencadenó en Inglaterra.

Además de las alteraciones campesinas promovidas por la Peste Negra, el rey tuvo que enfrentarse con los bandos políticos acaudillados por sus hijos, el Príncipe Negro y el duque de Lancáster, Juan de Gante.

El primero triunfó en el llamado Buen Parlamento de 1376. Pero su muerte favoreció los designios de su hermano, relacionado con Juan Wycleff, el reformador.

En este ambiente intranquilo, murió en el palacio de Sheen (Richmond, en las cercanías de Londres), el 21 de junio de 1377, el rey Eduardo III, que había sido grande por sus hechos, aunque no afortunado en su política.

fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Woodrow Wilson
Biografia de Chamberlain Joseph
Biografia de Cecil Rhodes
Biografia de Enrique III de Inglaterra
Biografia de Bonifacio VIII
Biografia de Boccaccio Giovanni
Biografia de Wyclef John
Biografia de Eduardo III de Inglaterra

Biografia Eduardo II de Inglaterra

Biografía Eduardo II de Inglaterra

EDUARDO II DE INGLATERRA (1284-1327)
Una de las crisis más agudas experimentadas por la autoridad real en Inglaterra corresponde al reinado de Eduardo II de Carnarvon, llamado así porque nació en el castillo de este nombre el 25 de abril de 1284.

Por parte de sus progenitores—Eduardo I y Leonor de Castilla —, cabía esperar una personalidad destacada en Eduardo II. Pero lo que su padre tuvo de guerrero, político y diplomático, él lo poseyó de incapaz, débil e irresoluto.

Se desinteresó por completo del gobierno, de modo que los grandes señores feudales hallaron en él al monarca ideal para imponer sus ambiciones y egoísmos en la dirección del Estado.

Eduardo II de Inglaterra
Eduardo II o Eduardo de Carnarvon fue rey de Inglaterra desde 1307 hasta su deposición en enero de 1327. Cuarto hijo de Eduardo I, se convirtió en heredero del trono inglés después de la muerte de su hermano mayor Alfonso.
Fecha de nacimiento: 25 de abril de 1284, Castillo de Caernarfon
Fallecimiento: 21 de septiembre de 1327, Berkeley Castle
Cónyuge: Isabel de Francia (m. 1308–1327)
Hijos: Eduardo III de Inglaterra, Juana de Inglaterra, Juan de Eltham, Leonor de Woodstock, Adam FitzRoy

Eduardo I ya se había percatado de la escasa formación moral de su hijo cuando éste, en 1301, fué designado príncipe de Gales en el parlamento de Lincoln y, poco después, heredero de la corona por muerte de su hermano mayor.

Pero el rey atribuía la poquedad del temperamento del futuro Eduardo II a la nociva influencia del caballero gascón Pedro Gaveston, por lo que lo separó de la corte de su hijo.

Cuando murió, el 7 de julio de 1307, el primer acto del nuevo soberano fué llamar a Gaveston y el segundo renunciar a la guerra contra los escoceses que había mantenido su padre durante muchos años.

Frivolo, despreocupado y amigo del placer más que de ocuparse de los graves asuntos del gobierno, dejó éste en manos de Gaveston, quien fue nombrado señor de Cornualles y ejerció la regencia del reino cuando el monarca se trasladó a Francia para casarse con Isabel, hija de Felipe el Hermoso (1308). Los nobles protestaron contra esta cesión de la autoridad real, y en 1311 impusieron el alejamiento de Gaveston.

Un año más tarde se encendió la guerra civil, cuyo resultado fué la muerte de Gaveston a manos de los sublevados y la entronización de una oligarquía feudal en el gobierno del país, representada por el Consejo de los 21 lores.

Aprovechando estas discrepancias políticas, Roberto Bruce, rey de Escocia, derrotó al indisciplinado ejército inglés en la batalla de Bannockburn (24 de junio de 1314). Escocia había logrado independizarse de Inglaterra.
Este desastre llevó al colmo la anarquía del reino.

La nobleza feudal, acaudillada por el primo del monarca, Tomás de Lancáster, se impuso por completo en el Parlamento de Lincoln de 1316.

Pero la violenta ambición de Tomás le llevó a su propia ruina. Formóse un tercer partido entre los realistas y los barones, de carácter moderado, que dirigió el conde de Pembroke.

El de Lancáster tuvo que renunciar a sus prerrogativas por el tratado de Leake (1318). Pembroke gobernó durante algunos años e intentó establecer cierto orden en el Estado.

Sin embargo, las veleidades del monarca, que mientras tanto otorgaba su más absoluta confianza a su amigo y favorito Hugo Despenser, promovieron una nueva insurrección de Tomás de Lancáster, quien acusó a Eduardo II de favoritismo.

Esta vez el rey resistió por las armas y logró triunfar en la batalla de Boroughbridge (1321), que tuvo como resultado la ejecución del conde de Lancáster y la revocación del gobierno de los «ordainers», o sea, de los miembros del Consejo de los 21 lores (1322).

Durante la última etapa del reinado de Eduardo II gobernaron los Despensers, con tan cerrado despotismo que incluso se atrajeron la animadversión de la reina Isabel. Eduardo II secuestró los bienes de su esposa, y ésta buscó refugio en Francia con sus tres hijos.

En 1326 Isabel llegó a un acuerdo con Rogerio Mortimer, enemigo de los Despensers. En septiembre de dicho año desembarcaban en Inglaterra, se apoderaban de los favoritos del monarca y, por último, de la persona de éste (16 de noviembre).

Eduardo II se vio obligado a abdicar la corona en la persona de su primogénito, Eduardo III (20 de enero de 1327), cayendo asesinado el 21 de septiembre en el castillo de Berkeley.

fuente

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Woodrow Wilson
Biografia de Chamberlain Joseph
Biografia de Cecil Rhodes
Biografia de Enrique III de Inglaterra
Biografia de Bonifacio VIII
Biografia de Boccaccio Giovanni
Biografia de Wyclef John
Biografia de Eduardo III de Inglaterra