Impacto de la Guerra

El Impacto Ambiental En La Historia de la Humanidad:Resumen

Resumen del Impacto Ambiental En La Historia de la Humanidad

El medio ambiente, como sabemos, constituye el entorno vital y, aplicado al ser humano, se puede definir como el conjunto de factores fisicoquímicos, biológicos, estéticos, culturales y económicos que interaccionan con él y la comunidad en que vive.

Este concepto implica directa e íntimamente al ser humano no sólo en el ámbito espacial, sino también en el temporal, ya que el uso que la humanidad hace de determinado espacio se relaciona con su herencia cultural e histórica.

El medio ambiente provee al ser humano de materias pilmas y energía para su desarrollo sobre el planeta.

Pero  sólo una parte de esos recursos es renovable, y su tratamiento debe ser cuidadoso para evitar situaciones irreversibles.

El hombre, en el transcurso de los milenios, ha modificado sin cesar el ambiente físico y biológico en el que vive: ha construido ciudades y canales, ha excavado galerías para procurarse energía, ha descendido al subsuelo para buscar carbono, petróleo, metano y uranio; ha roturado terrenos esteparios e inmensos territorios forestales; ha matado innumerables animales terrestres y marinos para satisfacer sus necesidades alimentarias.

Si, por una parte, su acción ha contribuido a mejorar las condiciones de vida de la humanidad, por otra ha provocado enormes y graves trastornos ambientales.

Especialmente durante las últimas décadas, de resultas del gran desarrollo industrial, el hombre ha causado distintas formas de contaminación del ambiente.

Aire, agua y suelos están gravemente afectados; la radioactividad está alcanzando niveles alarmantes en grandes zonas del mundo.

La contaminación acústica ha aumentado mucho en las grandes ciudades y llega a provocar daños al oído; más frecuentes son, no obstante, los perjuicios extraauditivos: sobre los sistemas nervioso y endocrino, sobre el estado psicológico y sobre los aparatos respiratorio y cardiovascular.

Las causas de la degradación ambiental no acaban ahí: la explotación de los recursos naturales se efectúa de un modo irracional, sin preocuparse por distinguir entre recursos renovables y recursos no renovables; la deforestación salvaje, además de destruir estos hábitats, provoca la erosión y su secuela: pérdida de la capacidad de retención hídrica de los suelos, desprendimientos de tierras, inundaciones; el avance de los desiertos elimina terrenos fértiles.

El uso indiscriminado de abonos y pesticidas ha envenenado ríos y mares. Pero hoy el hombre se ve obligado a contar con una disponibilidad limirada en cuanto a fuentes de energía. La escasez de los recursos exige una gestión racional del patrimonio natural a disposición del hombre.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

A lo largo de la historia de la humanidad se produjeron cambios sustanciales en la forma de valorar el medio ambiente que no se han dado por igual ni han sido los mismos en todo el planeta, y que han tenido gran influencia sobre las culturas y religiones de los diferentes lugares.

A modo de simplificación, estos cambios se pueden englobar en cuatro etapas: una primera de yugo (la naturaleza domina al hombre); otra de exploración y enfrentamiento en igualdad de condiciones; otra en que se ejerce progresivo control (el hombre domina a la naturaleza), y una cuarta y última etapa abierta que podrá ser de destrucción o de integración.

1. El hombre dominado por la naturaleza

homo habilis

El primer homínido, Homo habilis, era un organismo que competía con otras especies por el alimento y el abrigo y que no contaba con grandes ventajas sobre el resto de los seres vivos.

Éstos representaban para nuestros ancestros o bien enemigos, recursos o le eran indiferentes.

Pero cuando Homo erectus comenzó a dominar el fuego y «doblegó» el bosque, la incipiente humanidad explotó los recursos con más eficacia, en la medida justa para satisfacer sus necesidades sin producir la desaparición de las especies, de un modo que hoy se llamaría sustentable.

Más tarde, Homo sapiens neanderthalensis perfeccionaría las herramientas, los utensilios, como arpones y lanzas, y comenzaría a aventajar paulatinamente a otras especies, explotando mejor los recursos.

2. El hombre como testigo de la naturaleza

arte rupestre un toro

Con el hombre moderno, Homo sapiens sapiens, comenzó la etapa de análisis y observación de la naturaleza.

Aunque también pudo haber comenzado en esta etapa la primera clara evidencia de impacto ambiental, por ejemplo, con la extinción de algunas especies de mamíferos al llegar los primitivos pobladores humanos a América.

El hombre moderno pudo luchar de igual a igual con la naturaleza y hasta «tomarse un tiempo» para contemplarla y recrearla en sus pinturas rupestres.

Y a medida que fue ejerciendo cierto grado de control, como lo hizo con el desarrollo de la agricultura y de la ganadería hace 10.000 años a.C. (Revolución Neolítica), pasó paulatinamente de una situación de enfrentamiento a otra de yuxtaposición.

Este período corresponde a momentos clave de la civilización que permitieron desarrollar la curiosidad de los naturalistas, quienes dirigieron su atención a la multitud de organismos y procesos que hay en la naturaleza, aunque sin interés por conocer la Interacción de nuestra especie con los ecosistemas ni considerar el desarrollo, y duró hasta la época de los grandes inventos.

3. El hombre domina a la naturaleza

torres de petroleo

El desarrollo de la civilización trajo aparejada una gradual transformación de los ecosistemas, y ya en la antigua Grecia se originaron problemas ambientales de erosión, desertlficación y contaminación por excesivo uso de fertilizantes.

Pero estos procesos comenzaron a agravarse al comienzo de la Revolución Industrial, cuando empezaron a explotarse como fuentes de energía el petróleo, el carbón y el gas natural, dando comienzo así al deterioro de la calidad del agua y del aire.

Más tarde, con la construcción de represas hidroeléctricas, el desarrollo de las centrales nucleares, el crecimiento de las ciudades, el creciente uso de nuevas tecnologías aplicadas a todas las actividades humanas, etc., comenzó una etapa en que el hombre sojuzgó completamente a la naturaleza, llegando a hacer peligrar su existencia.

4. El hombre ¿destruirá a la naturaleza o se integrará con ella?

incendio forestal

El ser humano ha llevado al medio ambiente hasta un colapso casi total, al punto de producirse una paulatina y continua pérdida de la biodiversidad.

Las actividades humanas contaminan cada vez más el aire, el agua y el suelo, cambian el paisaje, agotan muchos recursos minerales, forestales y energéticos, deterioran la capa de ozono y producen un cambio climático global.

En este contexto, el reconocimiento de que la humanidad es un elemento más de la naturaleza resulta fundamental y comienza a despertar en muchas conciencias.

El futuro del planeta dependerá del comportamiento actual de nuestra especie. El incesante crecimiento del consumo de recursos debe ser sustituido por otro cada vez más sostenible y equilibrado.

Fuente Consultada:
Biologia y Ciencias de la Tierra Editorial Santillana Polimodal Cuniglio, Barderi, Bilenca, Granieri y Otros
Enciclopedia Temática Espasa – La Ecologia –

Temas Relacionados:

Accion del Medio Ambiente en la Vida Humana
Industrias y el Medio Ambiente:Cuidado Ambiental de las Empresas
Agentes Contaminantes Del Medio Ambiente
El futuro del clima y el medio ambiente
DIA DEL MEDIO AMBIENTE Principios y Objetivos
Daños Causados por el Hombre al Medio Ambiente

Enlace Externo:Impacto ambiental de la actividad humana

La Liga Patriótica Represión a las Huelgas Obreras Grupo Armado

LA REPRESIÓN EN LAS HUELGAS OBRERAS EN EL GOBIERNO DE IRIGOYEN

La LIGA PATRIÓTICA estaba integrada por representantes de instituciones de élite y apoyada por el Ejército, la Iglesia y las clases media y alta, la agrupación ya participó en la represión de varias huelgas en todo el país.

ANTECEDENTES: Gobierno de Hipólito Irigoyen: Realizadas las primeras elecciones libres en 1916, de acuerdo con la Ley Sáenz Peña, triunfó la Unión Cívica Radical, llevando a la presidencia a Hipólito Yrigoyen (imagen), aunque el Partido Conservador, sostenido por los hacendados, obtuvo las gobernaciones de once de las catorce provincias y dominó por lo tanto la Cámara de Senadores.

Irigoyen

Desde el primer día de su gobierno, Yrigoyen fue blanco de una permanente, enconada, fogosa y durísima campaña, que se prolongó durante los seis años de su gobierno. Gran parte de la prensa, con La Nación a la cabeza, le atacaba continuamente. Pancho Uriburu en su diario La Mañana le puso el célebre mote de «Peludo» por su idiosincrasia misteriosa y su caparazón moral impenetrable. El periodista citado decía que daba órdenes desde su «cueva» de la calle Brasil como un «arisco peludo». El presidente se mantuvo impertérrito sin que absolutamente nada lo desviase de sus propósitos. Adoptaba sus decisiones rodeado del más hermético sigilo, lo cual le valió otro apodo: «la esfinge». Hablaba poco; casi nunca pronunció discursos.

El presidente siempre hablaba de la reparación institucional, lo que significaba que debían enmendarse y suprimirse pasados errores. Sobre esta base decretó la intervención a diecinueve provincias, menos a Santa Fe, gobernada por radicales. Había por entonces catorce provincias, lo que significa que algunas fueron intervenidas varias veces. Ordenó estas intervenciones estando en receso el Congreso.

Yrigoyen amaba al pueblo, de esto no hay dudas, y no es menos cierto que éste lo quería entrañablemente. Era un hombre que arrastraba multitudes; era un adalid taciturno, que hablaba poquísimo, pero sabía ser interpretado y conocía muy bien lo que deseaba el pueblo. La cuestión social, sin embargo, alcanzó durante su presidencia, profundos, singulares y terribles contornos. En 1916 hubo 80 huelgas y en 1919 se elevaron a 367 y a 206 en 1920.

El promedio del salario que era de $ 3,66 en 1916 subió a $ 6,75 al dejar el gobierno. Los conflictos obreros fueron continuos durante los seis años de su mandato, causados por la crisis mundial y el egoísmo patronal. Pero Yrigoyen dio órdenes precisas a la policía de intervenir por la fuerza lo menos posible. Antes del gobierno radical las fuerzas del orden desarrollaban una acción casi por entero favorable o parcial en cuanto a los patrones y violenta hacia los obreros.

A causa de la Gran Guerra faltaban en el país los artículos más esenciales. Hubo escasez de trabajo, aumento de la deuda pública y huelgas constantes. Agitadores marxistas y anarquistas manejaban a los gremios y desorientaban a los mismos trabajadores. Los bajos salarios, comparados con las estupendas ganancias de algunos, que como siempre sucede, se enriquecían, provocaron serios desórdenes.

Hubo un paró gigantesco de ferrocarriles en 1917 y uno de Correos en 1918. Una gran huelga portuaria se prolongó casi un año en 1921. Pero en enero de 1919 se produjo un movimiento obrero sumamente grave, la llamada «Semana Trágica«. La tarea de los agitadores provocó serios disturbios que alcanzó casi los contornos de una revolución social, siguiendo el ejemplo de lo ocurrido en Rusia.

Una huelga en los Talleres Metalúrgicos Vasena, donde hoy está la plaza Martín Fierro, provocó un tiroteo entre obreros y policías el 9 de enero. El jefe de policía llegó al lugar de los hechos para aquietar los ánimos y su automóvil fue incendiado. La exaltación era grandísima. Desde ese momento, los acontecimientos se desarrollaron muy rápidamente: cesó el tránsito en las calles, hubo toda clase de desmanes, la gente huía despavorida por las calles en busca de refugio.

Hubo muchos muertos y heridos. Las bajas fueron tan numerosas entre el 9 y el 1 6 de enero, que jamás se dio una noticia oficial al respecto. Se habló de miles de muertos. Aturdida la policía, aterrada la burguesía, paralizada por completo la economía, el general Luis Dellepiane, jefe de Campo de Mayo, dispuso ocupar la ciudad con tropas de todas las armas.

En pocos días, estas tropas anularon los focos de agitación y desorden. Ante el temor del accionar de los bolcheviques, como se les llamaba entonces, se formaron cuerpos de civiles armados de la Liga Patriótica que patrullaban las calles. Se atacaron barrios judíos y se realizaron verdaderos «pogroms», Todo volvió a la normalidad y los obreros al trabajo; elementos disolventes y agitadores foráneos fueron deportados.

 

liga patriotica

Imagen de la Liga Patriótica,una organización armada que recorre las calle en apoyo a la policía contra el anarquismo y el movimiento obrero.

Una huelga en los talleres metalúrgicos Vasena condujo a choques entre los obreros y grupos armados a sueldo de la empresa. La policía intervino reprimiendo a los huelguistas y el enfrentamiento produjo varios muertos. Vastos sectores sindicales se solidarizaron con los trabajadores en conflicto y amplias zonas de la ciudad se convirtieron en campo de batalla entre las fuerzas del gobierno y los activistas obreros. Entre estos últimos ejercían poderosa influencia las doctrinas revolucionarias en boga en Europa desde las últimas décadas del siglo XIX (socialismo, anarquismo), que propugnaban un cambio profundo en la sociedad.

La situación del gobierno ante estos sucesos fue sumamente difícil. Grupos de jóvenes pertenecientes a los sectores desplazados por la reforma electoral se armaron y se unieron a las fuerzas de represión. Alegaban que el gobierno no procedía con la suficiente severidad. Estos grupos de choque civiles actuaron no sólo contra los huelguistas sino también contra personas ajenas a los sucesos, generalmente de origen extranjero.

La violencia desatada provocó la intervención del ejército; Yrigoyen designó gobernador militar de la ciudad al general Dellepiane. Esta intervención y las negociaciones entre el gobierno y dirigentes obreros pusieron fin a la dolorosa situación. Los conflictos obreros se prolongaron en nuevas huelgas en los años siguientes. En la Patagonia una huelga rural fue también reprimida.

CRÓNICA DE LA ÉPOCA:
NOTA DE DANIEL LVOVICH
Períodico El Bicentenario Fasc. N°6 Período 1910-1929
La Liga Patriótica

Este año (1921) estuvo signado por la intensa participación de la Liga Patriótica Argentina en la represión del conflicto social a lo largo de todo el país. Entre mayo y junio la LPA, junto a la Asociación Nacional del Trabajo, hostigaron a los conductores de taxis y los portuarios de Buenos Aires en huelga y proveyeron a las empresas en conflicto brigadas de trabajadores destinados a suplir la actividad de los huelguistas.

En Las Palmas del Chaco Austral, una enorme empresa destinada a la producción de ganado, tanino y azúcar, brigadas de la LPA y la ANT actuaron violentamente desde el año pasado contra los trabajadores que recientemente habían logrado agremiarse y colaboraron con la policía en la represión de la huelga que terminó en junio de este año.

En enero miembros de la LPA de Villaguay, Entre Ríos, apalearon y entregaron como detenidos a la policía al secretario y a otros miembros de la Sociedad de Oficios Varios, que había declarado una huelga de peones rurales. El 11 de febrero el sindicato y el Centro Socialista de la localidad organizaron un acto para pedir la libertad de los detenidos, pero la manifestación fue interrumpida por el ataque de los miembros de la LPA, secundados por la policía. El enfrentamiento subsiguiente dejó como saldo varios muertos y heridos, casi todos trabajadores. El 1 de mayo, en Gualeguaychú (Entre Ríos), la irrupción de miembros de la LPA en el acto de la Fora dejó un saldo de al menos seis muertos y treinta heridos. En la provincia de Santa Cruz la Liga Patriótica se contó entre las fuerzas que presionaron al gobierno nacional para que envíe fuerzas del Ejército para reprimir la gran huelga rural de este año, y tuvo una participación activa en la matanza de más de mil huelguistas a manos de los militares.

¿Quiénes forman esta organización? La Liga Patriótica fue fundada en una reunión realizada en el Centro Naval el 20 de enero de 1919, como corolario de una serie de iniciativas desplegadas durante la «Semana Trágica» para dar expresión orgánica a los sectores más dispuestos a defender un orden social al que consideraban amenazado. Participaron de la reunión representantes del Círculo Militar y el Centro Naval, de varias instituciones de la élite (Círculo de Armas, Jockey Club, Yacht Club, Asociación de Damas Patricias) y en representación de la Iglesia monseñor De Andrea y monseñor Piaggio, resultando electo presidente provisional el almirante Domecq García, que en abril sería reemplazado en tal cargo por Manuel Caries.

La LPA se convirtió rápidamente en la principal organización contrarrevolucionaria argentina, logrando concitar el apoyo de las principales organizaciones patronales, de miembros de la Iglesia católica, el Ejército y de importantes sectores de las clases medias y altas urbanas y rurales, entre los que se cuentan incluso no pocos miembros de la Unión Cívica Radical. Gobernada por una Junta Central que en la práctica delega su autoridad en manos del presidente, la estructura organizativa básica de la Liga Patriótica son las brigadas (41 femeninas y 550 masculinas) extendidas a lo largo de todo el país en las que se desempeñan alrededor de 12 mil activistas.

Desde el punto de vista doctrinario, el lema de «Patria y Orden» sintetiza el ideario de la LPA, que se presenta como «guardián de la argentinidad» amenazada por los «sacudimientos anárquicos» que anuncian el intento de «imponer sus ideales funestos a la sociedad y el individuo».

En los Estatutos de la Liga se afirma que el conflicto social en la Argentina es el resultado de haber «descuidado el problema moral», entendiendo que la solución para tal problemática reside en estimular el amor a la Patria y en la colaboración con las autoridades en el mantenimiento del orden público. «Si hay fuerzas organizadas para la destrucción, sepamos oponerles fuerzas organizadas para el orden, la construcción, el progreso; si hay voces que se alzan contra la patria, hagamos que la escuela difunda sanamente el sentimiento nacional».

La Liga se propuso el establecimiento de instituciones caritativas, escuelas para trabajadoras y aun de ciertas reformas sociales. Sin embargo, el objetivo primordial de la Liga, tal como se viene manifestando en sus prácticas, es «agruparse en organizaciones vecinales que cooperen a la acción represiva de todo movimiento anarquista».

Por ello, las actividades más relevantes de la LPA son las destinadas a propagar su ideario y a combatir la acción sindical de los trabajadores urbanos y rurales y a las organizaciones políticas de izquierda. De tal modo, los esfuerzos liguistas se concentran por un lado en las tareas de propaganda y en la realización de eventos conmemorativos de las fechas patrias, además de orientar su actividad en pos de ganar para su causa a maestros y profesores, mientras es en la actividad antisindical y antiizquierdista donde la Liga muestra su carácter de institución de clase que despliega prácticas violentas a lo largo de todo el país.

Fuente:Períodico El Bicentenario Fasc. N°6 Período 1910-1929

Fuente Consultada:
Historia Argentina Fasc. N°59 Editorial Océano Grupo Clasa
Períodico El Bicentenario Fasc. N°6 Período 1910-1929
HISTORIA UNIVERSAL Manual de Materias Editorial Visor
La Enciclopedia del Estudiante – La Historia Argentina Volumen 20 Santillana

Impacto de la Guerra Mundial en la Produccion de Petroleo Argentino

Impacto de la Guerra Mundial en la Produccion de Petroleo Argentino

El Impacto de la Guerra Mundial:

La Primera Guerra Mundial iniciada en 1914 modificó completamente el panorama para el petróleo a escala mundial, y también en Argentina.

El país no producía ni una tonelada de carbón, y el 95% de las 3,4 millones de toneladas de carbón importados anualmente provenían de Inglaterra.

El carbón inglés se utilizaba en los trenes, en los barcos, en la industria y en la iluminación y la calefacción de los habitantes de las grandes ciudades.

El conflicto produjo aumentos de precios y crecientes dificultades de abastecimiento.

En el plano internacional, la guerra convirtió al petróleo en un elemento estratégico para la supervivencia de las naciones.

Los barcos, tanques y aviones eran cruciales para definir la contienda, y necesitaban petróleo para movilizarse.

Todos estos factores -la indisponibilidad de carbón y el fuerte aumento de los precios de los combustibles, el renovado interés por el petróleo como mercancía estratégica para la guerra, y la ausencia de capitales extranjeros dispuestos a invertir en la Argentina– convergieron para favorecer el desarrollo de la explotación estatal de Comodoro Rivadavia.

Con el apoyo de gobierno nacional, mucho más decidido tras el inicio de la guerra en Europa, la organización estatal logró ampliar la producción petrolera.

La Dirección de Explotación consiguió perforar diez nuevos pozos a lo largo de 1914, localizados en la zona reconocida por las perforaciones previas.

Las nuevas perforaciones y la conclusión gradual de las obras de infraestructura de almacenamiento, transporte y servicios comenzadas en los años anteriores, permitieron producir 43.740 metros cúbicos de petróleo en 1914, cantidad superior a la producción acumulada en los siete años previos.

El consumo de petróleo en la región de Comodoro era ínfimo, por lo que encontrar una solución al problema del transporte era crucial para poder incrementar la producción.

Con dos buques, uno alquilado y el otro prestado por la Marina, comenzaron los embarques regulares de petróleo hacia Buenos Aires.

Luego se sumarían dos buques construidos en Estados Unidos, cuya compra fue financiada con recursos de la Tesorería.

Las finanzas de la explotación estatal fueron beneficiadas por la autorización para retener y disponer de los fondos derivados de las ventas de petróleo.

Hasta ese momento, los fondos generados por las ventas de petróleo ingresaban a rentas generales, y la explotación estatal dependía por completo de las cantidades asignadas en el presupuesto.

Con el nuevo esquema, la explotación estatal quedaría independizada de las asignaciones presupuestarias dispuestas por el Congreso año tras año.

El presupuesto del año 1916 incluyó el último aporte de fondos a la Dirección de Explotación.

Desde sus comienzos, la explotación oficial había recibido aportes del Estado por poco más de 8 millones de pesos.

En marzo de 1916, los argentinos fueron convocados a una elección nacional por primera vez luego de la sanción de la ley que reformó y modernizó el sistema electoral.

Para sorpresa de las elites domésticas, el líder radical Hipólito Yrigoyen resultó elegido presidente.

Gobierno de Hipólito Yrigoyen Conflictos y Causas de su Caída – BIOGRAFÍAS  e HISTORIA UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

Para entonces, la explotación fiscal de Comodoro se encontraba medianamente consolidada, con capacidades e infraestructura suficientes para sostener una explotación regular del petróleo.

Luego de un proceso de decantación que dejó en el camino a los emprendimientos más precarios, en las cercanías de Comodoro comenzaban a consolidarse compañías privadas con recursos y capacidad como para darle continuidad a los trabajos y producir petróleo en forma comercial.

En 1916, dos de estas empresas lograron iniciar la producción petrolera: Astra y la Compañía Argentina de Comodoro Rivadavia.

————-  00000 ————

El petróleo argentino luego de la Primera Guerra Mundial

Después de la guerra mundial

La finalización de la Primera Guerra Mundial en 1918 marcó el inicio de un período fuertemente expansivo para la naciente industria petrolera argentina.

La paz permitió normalizar las relaciones comerciales y financieras internacionales, lo que se tradujo en mayor disponibilidad de materiales y equipos, fletes, y capitales.

La Gran Guerra: Sintesis Descriptiva de los Hechos – BIOGRAFÍAS e HISTORIA  UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

La industria petrolera entró en la posguerra en condiciones muy diferentes a las que regían antes del conflicto.

La importancia del petróleo en la definición de la guerra revalorizó su contenido estratégico, convirtiéndolo en un elemento crítico de seguridad geopolítica de las naciones más desarrolladas del mundo.

Asimismo, la consolidación definitiva del motor de combustión interna revolucionó la demanda de combustibles.

La vertiginosa expansión de los automóviles como medio de transporte auguraba una demanda sostenida de productos petrolíferos también en tiempos de paz.

Los hidrocarburos se estaban convirtiendo en la mercancía por excelencia de las sociedades industriales del siglo XX.

Las principales empresas estadounidenses y europeas comenzaron una sostenida expansión internacional en busca de reservas.

Esta acción fue acompañada por los respectivos gobiernos, preocupados por el rol estratégico que había jugado el petróleo en el conflicto bélico que acababa de finalizar, y por el creciente temor al agotamiento de las reservas en Estados Unidos.

La decisión simultánea de las empresas petroleras inglesas y estadounidenses de buscar agresivamente reservas de petróleo en el resto del mundo con el apoyo de sus respectivos gobiernos provocó una sorda disputa entre ambos bloques, que se desarrolló con características diversas en todos aquellos países que eran –de algún modo– de interés para la industria petrolera.

La puja mundial entre las petroleras inglesas y estadounidenses por el control de las reservas alcanzó también al territorio de América Latina.

Las convulsiones sociales en México forzaron la apertura de nuevos horizontes para la búsqueda de petróleo en países como Perú, Colombia, Bolivia y Venezuela, país este último que rápidamente se convirtió en un gran productor mundial.

En Argentina, los trusts petroleros no habían ingresado en la exploración y explotación del petróleo argentino sino que sus actividades locales se limitaban al segmento de la refinación y principalmente, a la comercialización. Pero en el nuevo escenario de la posguerra, la Argentina se convirtió en un objetivo doblemente interesante.

El furor por la compra de automóviles de los primeros años 20 hizo de la Argentina uno de los mercados de gasolinas más prometedores del mundo.

Las naftas, cuyas ventas locales crecían a tasas de dos dígitos por año, se habían convertido en el combustible más importante y rentable, desplazando alquerosene.

En 1922 la Argentina contaba con 68.500 vehículos, 16.000 de los cuales habían sido importados ese mismo año, casi todos desde Estados Unidos.

El consumo de naftas totalizaba 180 millones de litros anuales, dos tercios del consumo total sudamericano de naftas. Y además del mercado atractivo, la Argentina tenía también reservas de petróleo, doble condición que muy pocos países del mundo podían ofrecer.

El descubrimiento de una nueva región petrolera en Plaza Huincul, Neuquén, contribuyó al optimismo sobre el potencial de los yacimientos argentinos. Los primeros pasos en la zona habían sido decepcionantes, pero en octubre de 1918 se produjo el descubrimiento oficial de petróleo en Huincul, a 609 metros de profundidad, más liviano que el petróleo de Comodoro.

Una vez más, el descubrimiento estaba localizado en un Territorio Nacional, y por lo tanto el dominio correspondía al gobierno federal. La zona de reserva estatal, conocida luego como el “octógono fiscal”, ocupó una superficie de 7.853 hectáreas que fueron rápidamente rodeadas por permisos de cateo de los particulares.

Fuente Consultada: Revista Todo es Historia Nro. 484
Bibliografía: Nicolás Gadano Historia del Petróleo en Argentina 1907-1955: Desde los inicios hasta la caída de Perón.

 

Temas Relacionados:

• Explotación Estatal o Privada?
• Creación de Y.P.F.
• Irigoyen y El Petróleo
• Historia del Petroleo en Argentina

Enlace Externo:La Explotacion de Hidrocarburos en Argentina