La Ecología

Caracteristicas de la Tundra Flora y Fauna Ubicación Geografica

Características de la Tundra Flora y Fauna, Ubicación Geográfica

La delgada capa donde se desarrolla la vida en la Tierra se denomina biosfera. Esta capa está formada por el suelo, el aire y las aguas marinas y continentales, formando diferentes ecosistemas. Dentro de estos ecosistemas podemos encontrar biomas terrestres, aéreos y acuáticos.

La mayoría de los seres vivos existentes en cada uno de los biomas de nuestro planeta se desarrolla en una delgada capa que se extiende hasta los 200 m de profundidad en los océanos, porque hasta allí llega la luz solar. En el ambiente terrestre y aéreo, los límites de la vida están fijados por las temperaturas y el acceso al oxígeno, aunque algunos seres vivos están adaptados a la vida en condiciones extremas.

Las TUNDRAS son praderas desnudas e incultas que comprenden las regiones más septentrionales de Europa, Siberia, Canadá y Alaska, así como el límite meridional de Groenlandia. Constituyen en total más de la vigésima parte de la superficie de la tierra.

El subsuelo está perpetuamente helado en las regiones árticas: se trata, en cierto modo, de una capa de cemento de diez a cien metros de espesor. Los rusos la llaman merzlota y los noruegos tjale. Durante el corto verano ártico, el deshielo sólo afecta a una capa superficial y el agua no puede infiltrarse en el suelo.

Caracteristicas:

1-En la tundra, la superficie del suelo se encuentra permanentemente congelada, el promedio de temperatura es de -28ºC.

2-Las plantas más numerosas en la tundra son los arbustos, el musgo y los líquenes.

3-Las especies de animales que viven en la tundra han tenido que adaptarse a las frías condiciones climáticas. Por ejemplo gruesas capas de grasa debajo de la piel, construcción de túneles para vivir.

4-Contienen la mayor concentración de carbono atrapado en el suelo,  y mientras se mantenga congelada nos protegerá de ese posible escape de dioxido carbónico a la atmósfera.
5-Por su posición geográfica, muy cercano a los polos el Sol tiene posiciones muy particulares, ya sea verano o invierno. En verano permanece en el horizonte y en invierno está oculto durante días o meses. Debido a este ocultamiento el suelo se congela.
6-La gran amenaza de la tundra es el calentamiento global que podría descongela la superficie y liberar gran cantidad de dioxido de carbono.

Tundra artico

La tundra es un  terreno abierto y llano en  la zona comprendida entre la costa del océano glacial Ártico y el límite septentrional de los bosques de coniferas. A pesar del frío y la nieve, las plantas y las flores, para desarrollarse, aprovechan unas semanas de temperaturas más benignas. Algunas incluso logran dar cierto atractivo a la tundra con el cambiante reflejo  de  sus  colores. La superficie presenta un aspecto pedregoso o pantanoso, y la vegetación dominante se compone de ciperáceas, ericáceas, musgos y líquenes, así como, en algunas zonas más restringidas, sauces del Ártico. En las montañas de la zona templada aparece un tipo de planicie parecida, por encima del límite altitudinal de los árboles, a la que se denomina tundra alpina. En la región antártica también existen algunas zonas de tundra.

Ver: Fauna en el Ártico

En la llanura se forman, pues, tolladares y charcas cenagosas a través de los cuales se hace difícil el paso de las aguas. Esta tundra temblorosa está, además, constantemente sometida a grandes variaciones de temperatura.

Así, la superficie se seca y fragmenta en bloques de forma poligonal. Allí donde el suelo es desigual, las capas afectadas por el deshielo se deslizan lentamente sobre las masas heladas hasta formar accidentes de terreno —llamados pingóos— que pueden alcanzar una altura de cien metros.

La tundra no presenta en todas partes un carácter uniforme. Su aspecto varía según su situación y bajo la influencia de numerosos factores. Las nieves no desaparecen nunca por completo en las regiones más septentrionales de Canadá y Groenlandia y allí la tundra no es sino un árido desierto. Son los barren grounds.

En otros lugares, este desierto helado se transforma durante algunas semanas en un jardín tornasolado en el que un número increíble de plantas se ríen del clima.  Las investigaciones han demostrado que ciertas especies que se encuentran en el sudoeste de Groenlandia han sobrevivido a la época glacial. Una delgada capa de suelo blando sobre un escudo de hielo les basta para seguir con vida.

Durante el transcurso del mes de mayo, musgos y liqúenes se abren camino a través de la nieve y el hielo. El débil calor del sol de medianoche y muy poca humedad les bastan. En junio se produce un milagro: por todas partes surgen flores. Las zaragatonas o pulicarias, los cálices sobrios y delicados del brezo de las nieves, la cinco en rama y tantas otras más.

En Alaska florecen miles de miosotis; en Spitzberg, ranúnculos y adormideras amarillas o azules. Allí donde la humedad es favorable, por entre las rocas aparecen liqúenes amarillos, anaranjados, rosados o blancos en forma de aceituna. Estos liqúenes son unos extraordinarios vegetales. Parecen planos, pero, en realidad, están constituidos por dos organismos totalmente distintos: un alga y un hongo.

tundra flora

De todos los vegetales polares, son los más resistentes, y cualquier cosa asegura su supervivencia: una neblina de junio, un hilo de sol, una rendija un poco resguardada en una roca. Tienen el mérito de que visten a la tundra con un manto multicolor. El más bello de todos es, sin duda, el Caloplaca elegans, de un rojo poco acentuado.

La vida brota en todas partes, incluso en los sitios más inesperados. Entre las morrenas, en el límite del casquete glacial, por espacio de unos días, florecen adormideras, jacintos y heléchos. Las frambuesas silvestres, las moras y los arándanos crecen hasta 160 km. más allá del círculo polar; ¡golosinas con las que se deleitan esquímales y lapones. Extrañas herbáceas completan la riqueza vegetal de la tundra.

Naturalmente, las regiones polares no tienen árboles, salvo en su límite meridional donde la tundra está ligeramente poblada de ellos y forma la transición con la taiga, región natural subártica cubierta de coniferas, que comprende Siberia y Canadá.

liquenes tundra

Es fácil comprender por qué los árboles no pueden crecer en el Gran Norte: las tempestades son allí tan violentas que arrancan todo lo que encuentran a su paso. Además, está la capa de tjale siempre helada en la que no pueden agarrar las raíces. Pese a estas condiciones climáticas excepcionales, se encuentran, no obstante, algunos abedules y sauces enanos cuyas hojas aparecen en el mes de junio. El descubrimiento de la vida en estas regiones es una experiencia apasionante.

Hasta ahora se han enumerado unas 480 especies de musgos, hierbas y flores. Su corto período de crecimiento y floración ha sido estudiado, así como su resistencia a las bajas temperaturas, la producción de semillas, etc. De este modo, la ciencia ha llegado a comprobar que las enfermedades de los vegetales se desconocen prácticamente en las regiones árticas y que el suelo es a veces relativamente fértil e incluso apto para el cultivo. En efecto, carece de bacterias y se encuentra lejos de estar agotado.

¿Sería, pues, posible practicar cierta forma de agricultura en las regiones polares árticas?. Los sabios opinan que en ciertos lugares se pueden obtener dos o tres cosechas por estación. Sobre este punto, los rusos parecen haber dejado ya de hacer ensayos: han cultivado una variedad de té capaz de resistir una temperatura de 15° bajo cero.

Unas expediciones han recogido patatas silvestres en la cordillera de los Andes (América del Sur) y las han cruzado con variedades de uso corriente: la estación experimental de Kirovsk cultiva más de 1.200 hectáreas de patatas que resisten sin dificultad heladas de 18° bajo cero. Gracias a un nuevo tipo de invernaderos, los rusos han logrado producir hortalizas, espárragos y tomates en las cercanías del polo Norte. En Alaska se pueden comer fresas de bosque y frambuesas. La explotación de las regiones polares ¿aportará la solución al problema de la alimentación humana?.

Los pueblos eurasiáticos, principalmente los lapones, han domesticado el reno, del que depende toda su economía. Se ven obligados a seguir los rebaños durante sus emigraciones y se esfuerzan en encontrarles los mejores pastos. Las tiendas se instalan en los lugares donde los animales se detienen para apacentarse. Todo procede del reno: la carne, la leche y las pieles que permiten la fabricación de vestidos, tiendas, calzados y patines para los trineos. Además, el reno es un excelente animal de tiro. Durante el corto verano ártico, el aire retiene mil ruidos. ¡Qué contraste con el silencio helado del invierno!… Centenares de pájaros marinos, patos y gaviotas, llenan el aire con sus gritos. Las golondrinas de mar tienen la particularidad de que crían a su progenitura en Groenlandia y en el norte de Canadá,  pero  en cuanto  se acerca el invierno emigran hacia el Sur para dirigirse al Antartico, vía América o Europa, donde pasan sus vacaciones de verano… De todos los huéspedes marinos, la foca es, sin duda, el más simpático.

fauna tundra

El corto verano ártico basta para asegurar posibilidades de vida a numerosas especies animales. La tundra está habitada por los caribúes y los bueyes almizcleros. Los primeros son emigrantes que se desplazan a largas distancias. Los segundos son mucho más sedentarios. Los lapones han hecho del reno un animal doméstico. En las aguas, la foca es el animal más simpático

Ver: Ampliar Fauna de la Tundra

Fuente Consultada:
Enciclopedia Juvenil Edit. Credsa AZETA – La Tundra
Microsoft ® Encarta ® 2009. © 1993-2008 Microsoft Corporation.

Paises que Cuidan el Medio Ambiente Proteccion del Planeta Verde Pais

Países Verdes: Aquellos Que Cuidan el Medio Ambiente

PAÍSES VERDES: El hecho de que un lugar tenga condiciones ecológicas sanas no significa que se pueda vivir en él (basta pensar en los glaciares o las selvas tropicales), aunque, si se logra el equilibrio entre lo verde y lo habitable, puede resultar un paraíso.

Sobre la base de este ideal, investigamos los países más verdes del mundo y comprobamos que fueran, además, los más propicios para vivir. De paso, averiguamos también en cuáles se vive peor. Respire hondo y espere que el suyo no se cuente entre estos últimos.

Nuestra lista, basada en informes de dos fuentes autorizadas sobre 141 país clasificó las naciones más verdes y habitables según factores sociales (ingreso y grado de estudios, por ejemplo) y ambientales (las tablas muestran los países que obtuvieron las mayores y menores calificaciones en varios de estos aspectos). (Fuente Consultada: Revista Selecciones de Readers Digest)

CLASIFICACIÓN GENERAL (De mas a menos)
1FINLANDIA
9URUGUAY
27ARGENTINA
40BRASIL
43CHILE
44PARAGUAY
52PERÚ
53COLOMBIA
68VENEZUELA
75BOLIVIA
141ETIOPIA

>> Siempre se puede ser más verde…
AUN LOS PAÍSES más limpios padecen serios problemas ambientales. Finlandia es el mejor calificado, con altas puntuaciones en calidad del aire y del agua, baja incidencia de enfermedades infantiles y protección eficaz de sus ciudadanos contra la contaminación del agua y los desastres naturales; pero es un país que produce más gases de efecto invernadero que el promedio mundial, tiene un gran impacto ecológico (el volumen de tierra y agua utilizado para sostener el grado de consumo nacional) y contribuye mucho a los males ambientales de Escandinavia.

Y esto es porque Finlandia tiene la mayor tasa de consumo de energía industrial de los cinco países escandinavos, en buena medida por su dependencia de la silvicultura la industria extractiva, que devoran combustible.

Otra causa son los inviernos más fríos y la menor precipitación pluvial de años recientes, que a obligado a reducir la producción hidroeléctrica y aumentar (en un 15 por ciento desde 2005) el uso de combustibles fósiles, fuente importante de gases de efecto invernadero.

 El doctot Matthew E. Kahn es economista ambiental en la Universidad de California en Los Ángeles. Fuentes consultadas: Índice de Desarrollo Humano 2006 de la ONU e Índice de Sostenibilidad Ambiental 2005, colaboración entre el Foro Económico Mundial e investigadores de las universidades Yale y Columbia.

AIRE PURO (Baja concentración de contaminantes)
1MOLDAVIA
36URUGUAY
39ARGENTINA
58PARAGUAY
82BOLIVIA
112BRASIL
127CHILE
141GUATEMALA

Cómo lograrlo: Para ser más verdes, los países deben aprovechar mejor sus ventajas. Finlandia es uno de los mayores exportadores de tecnología para energía eólica, pero menos del uno por ciento de su electricidad proviene de esa fuente, pese a que la velocidad media de sus vientos costeros es de 25 kilómetros por hora, 50 por ciento mayor que en Chicago.

>>No debe perderse de vista el mañana….
CADA HABITANTE del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), una de las 20 ciudades más pobladas del mundo, genera un promedio de un kilo de basura por día, lo que suma 12.000 toneladas diarias (una medida casi inimaginable; ese peso es el equivalente al de diez mil autos, que estacionados ocuparían diez canchas de fútbol profesional).

Si bien hoy día se da abasto para procesar esa enorme montaña de residuos, con el actual ritmo de crecimiento, a más tardar en 2009 colapsarán todos los rellenos sanitarios. Ante el aumento de las cifras de consumo, no hay expectativas de disminuir la cantidad de basura, por lo cual la única alternativa es encontrar otra forma de procesarla.

Cómo lograrlo: Para adelantarse al colapso, la ciudad de Buenos Aires aprobó hace dos años la ley de “Basura Cero”, una norma que modifica radicalmente la forma en que se procesan los residuos mediante el reciclaje y la reutilización de los materiales recuperables.

Si se cumple esa legislación, permitirá disminuir la cantidad enviada a los basurales en un 50 por ciento para 2012, un 75 por ciento para 2017 y llegar al reciclaje total en 2020 Pero para que ese plan tenga éxito, los vecinos deben prestar su colaboración mediante la separación de los diferentes tipos de residuos. Al mismo tiempo ya se han habilitado algunas plantas separadoras y de acopio de materiales reciclables.
Hay que salvar árboles y bosques

>>Hay que salvar árboles y bosques…
EN LOS PAÍSES desarrollados la población tiende a agruparse en las ciudades y sus alrededores, lo que hace que en esos lugares se concentre la contaminación. Si las zonas rurales son de propiedad pública y están protegidas del desarrollo, se convierten en “cinturones verdes”, barreras que reducen los efectos dañinos de las áreas urbanas. Así ocurre en Canadá (número 11): mientras que en la mayor parte del mundo desarrollado los bosques silvestres desaparecen a un ritmo alarmante, en ese país siguen floreciendo.

Su presencia ayuda a explicar por qué Canadá obtuvo una buena aplicar puntuación general en calidad del aire y del agua, a pesar de tener una franja densamente poblada a lo largo de la frontera sur, donde ciudades como Montreal contribuyen a una emisión de bióxido de azufre que resulta casi dos veces mayor que el promedio en países equiparables y que propicia una creciente lluvia ácida.

 

AGUA PURA (Baja concentración de contaminantes)
1NORUEGA
23BOLIVIA
33URUGUAY
36ARGENTINA
48BRASIL
50PARAGUAY
68CHILE
141MARRUECOS
MENOR EMISIÓN DE CARBONO
(Baja emision de gases de efecto invernadero)
1CHAD
27PARAGUAY
29URUGUAY
44BRASIL
62ARGENTINA
79CHILE
81BOLIVIA
141TURKMENISTÀN

Cómo lograrlo: Los demás países deben seguir el ejemplo de Canadá y conservar lo que les queda de sus tierras vírgenes para contrarrestar los efectos de la contaminación urbana.

»Que el progreso se extienda a todos…
Es INNEGABLE que los habitantes de los países ricos tienden a alcanzar un mayor grado de estudios, disfrutar de una mejor calidad de vida, ser más longevos y tener un futuro más prometedor. El inconveniente es que la riqueza material trae como consecuencia mayores daños al ambiente.

Por suerte, es más probable que la población de estos países, debido a su riqueza y nivel de estudios, tome conciencia de los daños y haga algo para repararlos. Tomemos por ejemplo el caso de Noruega (número 3), que ha suscrito más de 40 tratados internacionales de protección ambiental. No es coincidencia que casi todos los jóvenes noruegos terminen el bachillerato.

Cómo lograrlo: A todos los países les conviene encaminar sus políticas gubernamentales hacia el desarrollo de una ciudadanía informada. La meta debe ser un público comprometido e instruido con capacidad para actuar como un antídoto poderoso contra el deterioro del ambiente.

»Revirtamos la tendencia a tiempo
¿HASTA QUE GRADO puede el impacto ecológico de China (número 84) afectar al resto del mundo? Suponiendo que la tasa de propiedad de automóviles en ese país fuera igual a la de los Estados Unidos, por sus caminos circularían 1.000 millones de vehículos, lo cual se traduciría en un consumo de 1,97 billones de litros de combustible por año, casi la mitad del consumo mundial actual.

Pero aun si se descarta esta hipótesis, basta el tamaño de la población china y el crecimiento explosivo de su economía para crear las considerables presiones ambientales. Por ejemplo en Beijing, el grado actual de cierta contaminación del aire especialmente dañina es cuatro veces superior al de Nueva York.

Hay indicios de que el gobierno chino está tomando en serio los problemas ecológicos. Los Juegos Olímpicos del año próximo en Beijing quizá representen un momento decisivo. Siguiendo el ejemplo de Corea del Sur (número 35), que hizo un gran esfuerzo por limpiar la capital, Seúl, en preparación para los juegos de 1988, China ha anunciado ambiciosas metas verdes, como reducir a la mitad el consumo de carbón, cerrar 200 fábricas en los suburbios de Beijing y disminuir la concentración de azufre en el combustible. El desafío ahora consiste en alcanzar esos objetivos.

BALANCE ENTRE AMBIENTE Y SALUD
(Baja Mortalidad Infantil y cantidad de muertes por infección gastrointestinal)
1AUSTRIA
23ARGENTINA
26URUGUAY
29CHILE
47BRASIL
68PARAGUAY
94BOLIVIA
141TURKMENISTÁN

Cómo lograrlo: La defensa del ambiente es un problema mundial que exige la cooperación de la comunidad internacional. Esto significa que los países de Occidente deben acelerar los esfuerzos para compartir con China nuevas tecnologías a fin de desarrollar fuentes de energía alternativas que no contaminen.

A pesar de tener una franja densamente poblada a lo largo de la frontera sur, donde ciudades como Montreal contribuyen a una emisión de bióxido de azufre que resulta casi dos veces mayor que el promedio en países equiparables y que propicia una creciente lluvia ácida.

Cómo lograrlo: Los demás países deben seguir el ejemplo de Canadá y conservar lo que les queda de sus tierras vírgenes para contrarrestar los efectos de la contaminación urbana.

EFICIENCIA ENERGÉTICA
(Conservación y uso de energías renovables como la hidráulica ,
en relación con el PBI)
1R.D. DEL CONGO
6URUGUAY
13PARAGUAY
23BRASIL
46CHILE
52ARGENTINA
57BOLIVIA
141TRINIDAD Y TOBAGO

Fuente Consultada: Revista Selecciones de Readers Digest

5 de Junio: Día del Medio Ambiente

El hombre desciende de otra especie inferior Pruebas de Darwin

El hombre desciende de otra especie inferior Pruebas de Darwin

Para afirmar que el hombre es el descendiente modificado de alguna forma preexistente, es menester averiguar antes si varía en sí mismo, por poco que sea, en su conformación corporal y facultades mentales, y caso de ser así, si las variaciones se transmiten a su prole siguiendo las leyes que rigen a los animales inferiores, tales como la de transmisión de los caracteres a la misma edad o sexo. (…)

Natural también es preguntar si, como tantos otros animales, el hombre ha dado lugar a variedades y razas tan distintas entre sí, que deben clasificarse como especies dudosas. ¿De qué modo estas razas están distribuidas sobre la tierra, y cómo influyen unas sobre otras, tanto en la primera como en las demás generaciones, cuando hay entre ellas cruzamientos?

La investigación debería después tratar de dilucidar la importante cuestión de si el hombre tiende a multiplicarse con bastante rapidez para que nazcan rigurosas luchas por la vida, cuyo resultado ha de ser la conservación en la especie las variaciones ventajosas del cuerpo y del espíritu y la consiguiente eliminación de las que son periciales.

Las razas o especies humanas, llámeselas como se quiera, ¿se sobreponen mutuamente y se reemplazan unas a otras hasta el punto de llegar a extinguirse algunas? (…) ido es de todos que el hombre está constituido sobre el mismo tipo general o modelo que los demás mamíferos. Todos los huesos de su esqueleto son comparables a los huesos correspondientes de un mono de un murciélago o de una foca.

Lo mismo se puede afirmar de sus músculos, nervios, vasos sanguíneos y vísceras internas. (…) El hombre puede tomar de animales inferiores, o comunicarles a su vez, enfermedades tales como la rabia, las viruelas, etc., hecho que prueba gran similitud de sus tejidos, tanto en composición como en su estructura elemental, con mucha más evidencia que la comparación hecha n la ayuda del microscopio, o del más minucioso análisis químico. (…) Los monos nacen en un estado débil como nuestros propios hijos.

El hombre difiere de la mujer por su talla, su fuerza muscular, su vellosidad, etc., como también por su inteligencia, como sucede entre los dos sexos de muchos mamíferos. En una palabra, no es posible negar la estrecha correspondencia que existe entre el hombre y los animales superiores, principalmente los monos antropomorfos, tanto en la conformación general y la estructura elemental de los tejidos, como en la composición química y la constitución.

Carlos Darwin

Formación Primeras Formas ed Vida

Formación Primeras Formas ed Vida

La Deforestacion Causas y Consecuencias Tala Indiscriminada

La Deforestación – Causas y Consecuencias – Tala Indiscriminada de Arboles

Cuando se elimina un bosque y el terreno es destinado, por ejemplo, a la explotación agrícola o ganadera, disminuye en gran medida la capacidad de la superficie terrestre para controlar su propio clima y composición química.

Los árboles crean oxígeno, elemento que sabemos bien, necesitamos para respirar. Esa sola circunstancia parecería motivación suficiente para dejarlos intactos. En calidad de pulmones del planeta, los bosques trabajan las 24 horas para extraer el dióxido de carbono del aire (proceso denominado «captura de carbono») y brindarnos oxígeno a cambio.

En nuestros días, muchos científicos preocupados por el cambio climático investigan toda clase de ardides intrincados, caros y artificiales para capturar el carbono de la atmósfera con la esperanza de moderar el cambio climático. A mí me parece un despropósito. Ya tenemos un sistema natural que, además de capturar el carbono de la atmósfera, nos brinda el tipo exacto de aire que necesitamos para respirar: el sistema de nuestros árboles. ¡Y sus servicios son gratuitos! No puede pedirse mucho más.

Y aun hay más: los bosques cumplen otros servicios vitales. Recolectan y filtran nuestra agua dulce, con lo cual mantienen el ciclo hidrológico general del planeta y moderan inundaciones o sequías. Conservan la salud del suelo porque sostienen en el lugar la fértil capa superficial, rica en nutrientes. ¿Cómo se nos ocurre destruir a tan indudables aliados?» Investigadora Annie Leonard

La deforestacion Causas y consecuencias

130.000 Km² es la superficie de
bosques derribados cada año

Una de las mayores amenazas para la vida del hombre en la Tierra es la deforestación. Esta actividad que implica “desnudar el planeta de sus bosques” y de otros ecosistemas como de su suelo, tiene como resultado un efecto similar al de quemar la piel de un ser humano. ¿Por qué decimos esto? Sin lugar a dudas, los bosques ayudan a mantener el equilibrio ecológico y la biodiversidad, limitan la erosión en las cuencas hidrográficas e influyen en las variaciones del tiempo y en el clima. Asimismo, abastecen a las comunidades rurales de diversos productos, como la madera, alimentos, combustible, forrajes, fibras o fertilizantes orgánicos.

En el marco de esta actividad, La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y (CNUMAD) establece que la protección ambiental es una parte integrante de desarrollo, que debería tener como objetivo aliviar la pobreza y lograr un equilibrio entre la eficiencia económica y la sostenibilidad. Se reconoce por parte de este organismo internacional, que todos los bosques del planeta deben ser objeto de una ordenación sostenible, que garantice sus servicios y beneficios sociales, económicos y ecológicos.

Los bosques y el régimen de lluvias

Una de las funciones más importantes de los árboles es su capacidad para la evapo-transpiración de volúmenes enormes de agua a través de sus hojas. Este proceso comienza cuando el agua, por efecto del calor del sol, se evapora (pasa del estado líquido al gaseoso) y se incorpora a la atmósfera como vapor de agua.

A medida que asciende y por disminución de la temperatura, el vapor de agua se condensa (se convierte en pequeñas gotas) formando las nubes. El agua condensada en las nubes cae finalmente en forma de lluvia sobre los continentes, permitiendo así el crecimiento de los árboles y de sus raíces, como también el de otros organismos vivos.

 Por otro lado, una vez que sus hojas caen estas se pudren en el suelo, determinando, su enriquecimiento; ya que los nutrientes son reciclados rápidamente por las bacterias del terreno, cerrándose así un ciclo.

Es decir entonces, que si se eliminan los árboles, la lluvia cesará, pues ambos factores se encuentran estrechamente relacionados. Sin la lluvia, la tierra comenzará a morir, produciéndose una fuerte erosión y la zona de bosque se convertirá finalmente en un desierto.

Sin lugar a dudas podemos citar ejemplos del fenómeno que se vino explicando. Tal es el caso del desierto de Harrapan, en Pakistán. Inicialmente se trataba de una zona rica en bosques, que disfrutaba de un régimen de lluvias adecuado gracias a los monzones (vientos estacionales): resultado así una buena muestra de ecosistema forestal auto sustentador.

Los bosques fueron talados gradualmente por los ganaderos, que necesitaban hierbas para sus rebaños. La precipitación en forma de lluvia se mantuvo en la región, hasta que la tala masiva afectó a más de la mitad del territorio.

Como consecuencia, las lluvias cesaron y el área se volvió árida y los bosques circundantes murieron también. En la actualidad la zona es un semidesierto, capaz de mantener tan sólo a una pequeña cantidad de  personas y otros organismos que antes vivían del bosque.

Otro ejemplo es la Cuenca Amazónica, compartida por siete países, con una extensión de 6.700.000 km2. Casi 70% de esta se encuentra en Brasil (representando un 30%  de la selva tropical que queda en el planeta).

Parcelas de ellas que contienen la mayor diversidad biológica, colindan con terrenos  talados y quemados a los que se les dará uso agropecuario.  Al ritmo actual de deforestación y sumado al continuo cambio climático, los científicos aseguran que en dos decenios se destruirá 40% de la Amazonia y que otro 20% se degradará.

La deforestación, por tanto, puede ocasionar la extinción local o regional de especies, la pérdida de recursos genéticos, el aumento de plagas, la disminución en la polinización de cultivos comerciales o la alteración de los procesos de formación y mantenimiento de los suelos (erosión).

Asimismo, impide la recarga de los acuíferos y altera los ciclos biogeoquímicos. En suma, la deforestación provoca pérdida de diversidad biológica a nivel genético, poblacional y eco sistémico.

Europa es el único continente donde los bosques progresan. Reemplazan las tierras agrícolas, menos utilizadas que antaño. Pero estos bosques son menos naturales que los antiguos: el  74% de los bosques europeos han estado, de hecho, amenazados o han sido transformados. Los países europeos con mas bosques son Suecia y Finlandia. El bosque ocupa alrededor de un 70% de las tierras.

Causas de la Deforestación

La deforestación, como todo proceso tiene sus causas fundamentales.  Entre ellas pueden citarse: el cambio del uso del agua para actividades ganaderas y agrícolas, los incendios y enfermedades forestales o la tala incontrolada de árboles.

En la actualidad, la deforestación de los bosques tropicales constituye una auténtica amenaza. Si analizamos estadísticamente tasas de deforestación en las distintas áreas ecológicamente importantes —bosques tropicales húmedos, bosques tropicales secos, bosques de llanura, bosques de montaña—, se puede concluir que, en los últimos años, este proceso ha resultado mucho más intenso en las zonas secas y semiáridas, especialmente en las montañas.

Esto es comprensible, dado que las áreas de mayor altitud o más secas resultan más adecuadas para la ganadería. Los suelos de estas regiones, en general, son más ricos y fácilmente cultivables que los suelos viejos de las llanuras tropicales, prácticamente lavados de todo tipo de nutrientes.

Además de las restricciones agronómicas, hay que tener en cuenta la limitación que supone para la colonización la presencia de diferentes enfermedades, como malaria o fiebre amarilla, mucho menos extendidas en zonas de montaña o secas que en áreas húmedas.

Anualmente perdemos 13 millones de hectáreas de bosque nativo en el mundo, especialmente los bosques tropicales tanto en Asia, como en África y América. Si nos detenemos en Argentina, se ha producido una importante disminución de la selva en Misiones, Salta y Jujuy.

Una de las principales causas de la deforestación es la explotación maderera. En algunos casos se aprovechan las maderas de los árboles nativos y en otros la deforestación se produce para realizar plantaciones forestales.  También se tala el bosque, se aprovecha la madera y luego las tierras se destinan a la agricultura.

Sin lugar a dudas esta actividad genera serios problemas, ¿por qué? Porque no sólo afecta al medio ambiente, sino genera problemas sociales, afectando sobre todo a millones de personas que viven en el bosque y que obtienen de ellos sus medios de vida.

Si bien existen regulaciones a nivel nacional para evitar la depredación de este recurso, muchas de las empresas no cumplen las normas, explotando los bosques con una intensidad y velocidad que no permite la regeneración de estos bastiones ecológicos.

Por mencionar sólo una razón más que por sí sola debería bastar para que no sigamos adelante con la pésima idea de talar bosques y selvas: un cuarto de nuestros medicamentos derivan de allí, en especial de las selvas tropicales.

El curare, un anestésico y relajante muscular que se usa en cirugías; el ipecac, para tratar la disentería, y la quinina, para la malaria, son apenas unos pocos ejemplos. No hace mucho tiempo, los químicos occidentales se fascinaron con una planta nativa de las selvas tropicales de Madagascar, la vinca rosada, al enterarse de que los curanderos de la isla la usaban para tratar la diabetes. Esta planta de flores rosas resultó tener propiedades anticancerígenas, y ahora se emplea en la fabricación de dos medicamentos: la vincristina y la vinblastina.

La primera sirve para tratar la enfermedad de Hodgkin; la segunda demostró ser una droga maravillosa para los pacientes de leucemia infantil, cuyas posibilidades de supervivencia se han elevado al 95% desde el escaso 10% diagnosticado antes de que se descubriera la planta.

La necesidad de un desarrollo sostenido

A La incidencia de la población sobre el mantenimiento de los bosques reviste caracteres de especial gravedad en el caso de la Amazonia, donde la llegada de campesinos a partir de la segunda mitad del siglo XX ha venido a trastocar el equilibrio ambiental mantenido por los pueblos aborígenes que utilizaron  de los mismos durante milenios, sin que su estado de conservación resultara afectado sustancialmente.

El establecimiento de nuevos colonos en estas zonas se ve favorecido por la existencia de programas gubernamentales, que conceden títulos de propiedad a los campesinos que convierten un terreno baldío en terreno productivo.

Con frecuencia, los colonos talan no sólo la parcela de terreno que les ha sido asignada, sino una superficie mucho mayor. Por otro lado, el acceso a la región de estas nuevas poblaciones se ha visto favorecido por la presencia de carreteras, construidas para facilitar la explotación de estas áreas, como consecuencia de la presión que ejercen las empresas madereras, mineras y petrolíferas.

Así pues, en casos como el apuntado, la solución a los problemas que afectan los bosques pasa por un desarrollo sostenible de los recursos y una fuerte voluntad política de poner fin a la tala indiscriminada.

Además, es preciso el reconocimiento de los derechos territoriales de los pueblos aborígenes que han demostrado estar comprometidos con la conservación de los bosques, y evitar la migración de los campesinos hacia estas zonas.

Esta última condición precisa de una redistribución equitativa de las tierras agrícolas, de tal forma que la supervivencia y la calidad de vida del campesinado queden aseguradas y sea innecesaria la migración y la consiguiente deforestación.

Entre 2000 y 2005 la deforestación se ha agravado en América del Sur y el sureste asiático. Por el contrario , se han destruidos menos bosques en America Central y en África. El balance entre la destrucción y el progreso de los bosques hace que se pierdan todos los años unos 83.000 Km2 de superficie arbolada.

Cómo combatir la deforestación

De acuerdo con las recomendaciones de las Naciones Unidas, existen diversas medidas encaminadas a frenar el proceso de deforestación. Por un lado, los programas forestales de cada país, los cuales deben hacer partícipes a todos los interesados e integrar la conservación y el uso sostenible de los recursos biológicos.

Asimismo, las capacidades nacionales de investigación forestal deben mejorarse y crear una red para facilitar el intercambio de información, fomentar la investigación y dar a conocer los resultados de las distintas disciplinas.

Es necesario llevar a cabo estudios que analicen las causas de la deforestación y degradación ambiental en cada país, y debe fomentarse la cooperación en temas de transferencia de tecnología relacionada con los bosques, tanto Norte-Sur como Sur-Sur, mediante inversiones públicas y privadas, empresas mixtas, etc. Por otro lado, se requieren las mejores tecnologías de evaluación para obtener estimaciones fidedignas de todos los servicios y bienes forestales, en especial los que son objeto de comercio general.

Mejorar el acceso al mercado de los bienes y servicios forestales con la reducción de obstáculos arancelarios y no arancelarios al comercio, constituye otra de las vías posibles, así como la necesidad de hacer un uso más efectivo de los mecanismos financieros existentes, para generar nuevos recursos de financiación a nivel nacional como internacional.

Las políticas inversoras deben tener como finalidad atraer las inversiones nacionales, de las comunidades locales y extranjeras para las industrias sostenibles de base forestal, la reforestación, la conservación y la protección de los bosques.

Los productos de la naturaleza aún constituyen buena parte de lo que venden en el exterior los países en desarrollo para obtener divisas. Pero en muchos casos, los recursos naturales que deben exportar, a veces principalmente para mantenerse al día con los pagos de la deuda externa, están ubicados en medio de ricas zonas ecológicas.

A pesar del daño ambiental que puede causar la explotación de tales recursos, a los países con dificultades económicas les resulta difícil prescindir de esos ingresos en favor de la naturaleza.

Las  exportaciones de madera son una importante fuente de divisas para varios países tropicales. Los países en desarrollo obtienen alrededor de 7.000 millones de dólares anuales — un 9 por ciento de sus ingresos por exportaciones agrícolas — de los productos forestales. Sin embargo, esas naciones están recibiendo signos contradictorios: son elogiadas por organizaciones internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por sus éxitos en la exportación, y al mismo tiempo se les pide que tengan en cuenta el medio ambiente si desean calificarse para recibir más fondos.

LA SILVICULTURA:El Impacto Ambiental

Recientemente, surgió una ciencia dedicada al estudio de la protección forestal, la silvicultura, que desarrolla métodos de producción y mantenimiento de los bosques. Estos métodos se basan en conocimientos de Ecología relacionados con el control del establecimiento, la composición y el crecimiento de bosques.

Sus objetivos básicos son, por un lado, utilizar procedimientos que favorezcan la regeneración vegetal y la estabilidad de los suelos, y por otro, disminuir el riesgo de incendios y el ataque de plagas. Todas estas técnicas se engloban en lo que se conoce como repoblación forestal.

En las selvas, la viabilidad de la repoblación forestal requiere:

• la moderación de la tala y, a la vez, la sustitución de las mismas especies taladas mediante la plantación de retoños;

•  la regeneración natural de las especies explotadas, dejando islas o montes no talados y tratando de aumentar la producción más allá del nivel que alcanzaron estas áreas de protección;

• la plantación de otras especies de crecimiento rápido, para mantener la estructura del paisaje y los nichos ecológicos presentes; la extracción racional de ciertos árboles, para aumentar la biomasa mediante el desarrollo e incremento del volumen de otros árboles que no prosperan (técnica del resalveo).

En su empeño para invertir la fatídica tendencia, los conservacionistas optaron por una explotación maderera reglamentada, es decir, equidistante entre la conservación a ultranza y la tala libre e indiscriminada, recurriendo a la repoblación. Pero su implementación parcial también acarreó problemas de impacto ambiental.

Por un lado, las empresas madereras se preocuparon muy poco por la condición de los bosques residuales y no invirtieron seriamente en su regeneración y sustitución. A lo sumo demoraron la recolección y permitieron cierto crecimiento del bosque en algunas áreas.

Por otro lado, los conservacionistas detectaron casos de repoblación en los que existía grave riesgo de transformación ecológica e incluso sociocultural del ambiente por muy diversas causas:

• la eliminación de especies protegidas que entran en competencia con las de sustitución, o la alteración de la reproducción de algunas especies de plantas que dependen de ciertos polinizadores; la alteración del suelo a causa de un mal reciclado de los nutrientes por un reemplazo inadecuado de las poblaciones, que puede derivar en un proceso erosivo intenso e impedir la regeneración; 85 el empleo de especies botánicas no adecuadas, o una repoblación desviada, con la consiguiente pérdida del equilibrio ecológico.

Finalmente, los incendios forestales crecientes generaron un problema extra al beneficiar a especies de crecimiento más rápido, alterando la sucesión normal ante una situación crítica.

El hecho concreto es que el 12,5% de las especies de plantas del planeta está a punto de desaparecer, lo que representa unas 35.000 al borde de la extinción. Y casi un 80% de las especies en peligro vive en las selvas y los bosques tropicales.

Fuente: «La controvertida gestión de la pluviselva tropical», Investigación y Ciencia, N.° 249, junio de 2007.

EL AVANCE DE LA DEFORESTACIÓN DEL AMAZONAS EN LA ZONA DE RONDONIA (BRASIL)

 Ver: Conservación de los Bosques Importancia e Impacto Ambiental