La Escolastica Medieval

Biografia Guillermo de Ockham Significado de la Navaja de Ockham

Biografia de Guillermo de Ockham
Explicación y Significado de «Su Navaja»

Guillermo de Ockham nació en 1285 en Ockham en el condado de Surrey (Inglaterra), conocido como Doctor Invincibilis y Venerabilis Inceptor fue filósofo inglés y teólogo escolástico, considerado el mayor representante de la escuela nominalista, la más consistente y directa rival de las escuelas tomista y escotista.

En los siglos XIII y XIV el problema de las relaciones entre la razón y la fe sigue siendo fundamental.

Mientras que para santo Tomás de Aquino la razón y la fe son fuentes de información distintas que en algunos casos proporcionan informaciones comunes, para Ockham se trata de fuentes diferentes con contenidos diferentes.

Por lo tanto afirma que tanto los atributos como la propia existencia de Dios son indemostrables por la razón.

Fue un distinguido discípulo del teólogo escolástico escosés Duns Escoto. El filósofo murió en Munich, mientras intentaba lograr una reconciliación con el papa Clemente VI en 1349.

Biografia de Guillermo de Ockham
Guillermo Occam (u Ockam), nacido en la localidad de este nombre en el condado de Surrey (Inglaterra), en los finales del siglo XIII (quizá en 1270), y fue llamado Inceptor Venerabais y Doctor Invencibilis.

Fue arcediano (diácono) de Stowe (Lincolnshire), profesor de Filosofía en París y catedrático de la misma disciplina en Bolonia.

Contendió a favor de los nominalistas contra los realistas, haciendo triunfar la tesis de aquéllos. Fue uno de los más eminentes dialécticos de la Edad Media y el mejor polemista de su escuela.

Duns Escoto y Guillermo de Ockham fueron quienes desarrollaron el camino señalado por Santo Tomás, llevando hasta sus últimas consecuencias algunos de sus puntos de vista.

El pensamiento de Ockham consiguió estimular a quienes buscaban un tipo de conocimiento empírico y experimental. Pero suscitó también una reacción contraria.

Si sus ideas se relacionan, en cierto modo, con el renacimiento de Aristóteles en el siglo XIII, la reacción contra ellas se desencadenó a partir de un nuevo renacimiento de Platón en el siglo XV.

Ockham se formó en la orden de los franciscanos y estudió y enseñó durante diez años en la Universidad de Oxford desde 1309.

Desde 1324 y por un período de casi 4 años estuvo apresado en el Palacio de Avigñon en Francia, como consecuencia de ser acusado por el Papa Juan XXII (imagen abajo) de impartir enseñanzas peligrosas.

Papa Juan XXIII enfrentado con Guillermo de Ockham
Excomulgado por el Papa Juan XXII, Ockham escribió contra el papado y defendió al emperador hasta que este murió en 1347.

En el conflicto surgido entre el papa Bonifacio VIII y Felipe IV el Hermoso de Francia, se puso al lado del monarca combatiendo al pontífice en una obra en la que sostenía que el Papa no tiene autoridad alguna en asuntos civiles y de Estado, que son de la exclusiva incumbencia de los príncipes y señores y que éstos tienen derecho a gravar con impuestos los bienes de la Iglesia.

Tras varias incidencias y reiteración de sus conclusiones, indispuesto con el papa Juan XXII se acogió a la protección de Luis de Baviera, pasando a Munich, donde actuó con su dialéctica a favor del bando gibelino.

Tan firmemente negó la realidad de las ideas abstractas, que hasta sostuvo que la existencia de Dios era asunto puramente de fe, no para ser conocido por intuición ni para ser probado enteramente por la razón (en cuyas conclusiones estaba contenida la esencia del nominalismo).

Este gran filósofo y polemista murió en Alemania en 1347.

Sostuvo la libertad de opinión contra las preocupaciones de su tiempo; dio mayor amplitud a las concepciones filosóficas, ensanchó los horizontes espirituales y preparó el advenimiento de más libres concepciones.

Se alió con los franciscanos contra el papa en una disputa sobre la pobreza de la orden y huyó a Munich en 1328 para acogerse a la protección de Luis IV, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que había rechazado la autoridad pontificia en asuntos políticos.

La gran aportación de Ockham al pensamiento medieval es su actitud crítica respecto de las corrientes filosóficas de la época: el agustinismo, el aristotelismo, el tomismo y el escotismo.

Coincide con Escoto en su concepción del conocimiento en la defensa de la primacía de la voluntad sobre el entendimiento. La corriente filosófica pugnada por Ockham recibe el nombre de criticismo.

Fue un gran defensor de la lógica, herramienta que tiempo despúes se aplicará rigurosamente en el método cientifico para estudios formales, por ejempllo, fenómenos naturales.

Afirmaba que muchas creencias de los filósofos cristianos , como por ejemplo Dios creador de todas las cosas, o que el alma es inmortal eran imposibles de demostrar mediante la razón filosófica, sino tan sólo a través de la revelación divina.

Es muy conocido por un proceso llamado «la navaja de Ockham» un método que defiende un principio de economía en la lógica formal, y dice que cuando estudiamos un modelo determinado para resolver un problema, siempre el que contiene menor numero de variables es el mas confiable de ser la solución.

«En igualdad de condiciones, la explicación más simple y suficiente es la más probable, mas no necesariamente la verdadera»

¿Una navaja sin filo? La idea de la simplicidad puede interpretarse de distintos modos. ¿Se trata de rechazar la incorporación de entidades injustificadas o de hipótesis injustificadas?.

Hay muchos aspectos distintos: a la limitación del número y de la complejidad de las hipótesis al mínimo se alude en ocasiones como «elegancia»; y a la minimización del número y la complejidad de entes, como «parsimonia».

Pero cada una de estas opciones puede contradecirse: la incorporación de un ente desconocido, como un planeta o una partícula subatómica, puede suponer una gran oportunidad para el andamiaje teórico como para descartarla.

Pero si existe una incertidumbre semejante acerca del sentido de la navaja, ¿es razonable esperar que nos proporcione una orientación segura?.

Ockham principio
Principio de Parcimonia
Albert Eisntein simplicidad de ecuaciones
Albert Einstein decía «Todo dede hacerse lo mas simple que sea posible, pero no menos»

¡NO LA COMPLIQUES!…

leonardo da vinci y la simplicidad

«La simplicidad es la máxima sofisticación«. En esta frase atribuida a Leonardo da Vinci se nos revela todo un mundo de interpretaciones, y nos trasmite su sabiduría respecto a la vida y al estudio científico.

SINTESIS SOBRE SU FILOSOFÍA: Fue el creador del nominalismo, respuesta al problema de los universales, tan controvertido en la Edad Media. Sostuvo que la fe y la razón son irreconciliables y que cualquier intento de fundamentar racionalmente el dogma religioso acabaría por destruirlo.

El pensamiento de Ockham contiene una valoración de lo individual y del conocimiento empírico de los hechos que contribuyó de forma decisiva al desarrollo de las ciencias experimentales. Entre sus obras destacan un comentario de las Sentencias de Pedro Lombardo y una Suma en la que comenta la lógica aristotélica.

Fuente Consultada: 50 Cosas Que Hay Que Saber Sobre Filosofía de Ben Duré Editorial Ariel

La Filosofia Escolastica Caracteristicas y Representantes

La Filosofia Ecolastica Origen, Caracteristicas y Representantes

La filosofía escolástica. — La filosofía escolástica, cuyos estudios adquirieron fomento a partir de la segunda mitad de la Edad Media, consistía en el intento de acomodar las doctrinas eclesiásticas a un sistema científico, como construir una teoría que coordinada la fe con la razón.

Los maestros en estos estudios fueron conocidos con el nombre de escolásticos y tuvieron que hacer grandes esfuerzos y recurrir a toda clase de sutilezas dialécticas para concordar los dogmas de la verdad revelada y otros extremos teológicos y metafísicos, con las conclusiones científicas y los dictados de la razón.

caracteristicas escolastica en la edad media

La principal preocupación de los escolásticos fue la de integrar el conocimiento ya adquirido de forma separada por el razonamiento de la filosofía griega y la revelación cristiana. Estos estudios de teología escolástica alcanzaron su mayor intensidad en la universidad de París.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS: Las obras de Aristóteles se perdieron en Europa tras el fin del imperio romano.

Fueron redescubiertas en los albores de la Edad Media gracias a que habían sido preservadas por la tradición islámica, y se supo de ellas por los comentarios de algunos filósofos islámicos, en particular de Avicena (Ibn Sina, 980-1037) y Averroes (Ibn Rushd, h. 1126-1198).

A medida que las obras de Aristóteles se fueron difundiendo en la cristiandad, los filósofos cristianos se esforzaron por entenderlas y reconciliarlas con la doctrina cristiana.

Como muchos de estos filósofos vivían en las universidades medievales o «escuelas» de Oxford, París y Bolonia, han llegado a ser conocidos como los «escolásticos».

El más importante de los filósofos escolásticos fue Tomás de Aquino , cuyo trabajo proporcionó al cristianismo (y más adelante a la Iglesia católica) su filosofía oficial –un tipo de aristotelismo– que ha perdurado hasta la actualidad.

Uno de los problemas más peliagudos para los filósofos escolásticos era cómo reconciliar la teoría del alma de Aristóteles con la teoría cristiana de la vida espués de la muerte.

Según la visión aristotélica, forma y materia son inseparables.

Como el alma es la forma de la materia corporal, hay un problema con la visión cristiana de que, a la hora de la muerte, el alma se separa del cuerpo y sobrevive a éste.

Los escolásticos respondieron haciendo hincapié en que las almas se reúnen con sus cuerpos el día del Juicio.

No obstante, esto no explica cómo las almas de los muertos pueden sobrevivir sin sus cuerpos desde el momento de la muerte hasta el día del Juicio, y este problema puso a prueba el ingenio de los escolásticos.

La solución adoptada por muchos –que el alma toma y habita un «cuerpo espiritual» antes del día del Juicio– probablemente habría sido rechazada por Aristóteles.

Existieron dos bandos o tendencias principales en estas discusiones fueron el de los nominalistas y el de los realistas.

Los primeros sostenían que todas las ideas, en general, eran meras palabras (nomina).

Los segundos afirmaban resueltamente que las ideas no son formadas por el entendimiento, sino que tienen una existencia real (del latín res, cosa) independiente de la mente y del objeto particular y ponían como ejemplo la belleza, que en abstracto tiene existencia real, independíente de la cosa bella.

Esta controversia que se sostuvo muy apasionadamente en el siglo XII, se reprodujo a principios del XVI, resolviéndose a favor de la tesis de los nominalistas.

El beneficio concreto que a la humanidad reportaron estas disputas, no fue de índole directa, sino que adiestró a las inteligencias en el dominio de las dialécticas y las preparó para más fructuosas indagaciones que posteriormente sobrevivieron.

Fue un movimiento filosófico y teológico que intentó utilizar la razón natural humana, en particular la filosofía y la ciencia de Aristóteles, para comprender el contenido sobrenatural de la revelación cristiana.

En su origen “escolástico” designaba a los maestros de las escuelas monásticas o catedralicias medievales, de las que surgieron las universidades, pero acabó por aplicarse a cualquiera que enseñara filosofía o teología en dichas escuelas o universidades.

Caracteristicas y Representantes

Los principales representantes escolásticos. — El fundador de la escuela nominalista fue Juan Roscelín o Roscelino , nacido en Bretaña por el año 1050, que era monje de Compiegne y que llevado de su antirrealismo había llegado a incurrir en herejía con su particular interpretación del misterio de la Trinidad; herejía de la que abjuró formulariamente por temor a la excomunión, pero a la que siguió aferrado in mente.

Juan Roscelín o Roscelino: Comúnmente es considerado el primer defensor del nominalismo y tenido como su fundador. No se dispone de referencias directas sobre su vida, se le conoce por la crítica y condena que hizo de él Anselmo de Canterbury

Otra gran figura del escolasticismo fue San Anselmo, el gran filósofo y teólogo cristiano que fue llamado el Doctor escolástico; estudió en el monasterio de benedictinos de Bec, en Normandía, del que llegó a ser abad.

escolastica san alnselmo
San Anselmo

La abadía de Bec, bajo la dirección de Anselmo se convirtió en sede principal de la enseñanza en Europa, y grandes figuras de la Filosofía e insignes teólogos acudieron a la cátedra de Anselmo; uno de sus discípulos, y más tarde detractor de su doctrina, fue el famoso Abelardo.

Todas sus conclusiones tienden a preconizar la exégesis literal de las verdades cristianas.

Por su carácter personal, Anselmo fue uno de los varones más excelsos de la Iglesia cristiana; era piadoso, amable, sincero, y de notable grandeza de espíritu.

Su personalidad se ha confundido por algunos panegiristas con las de San Anselmo, que fue arzobispo de Canterbury y del cual el abad de Bec había sido discípulo.

Abelardo, como ya hemos indicado, controvertió con Anselmo rebatiendo sus enseñanzas y diciendo de su obra que «era un árbol frondoso, pero sin fruto» y del maestro que «era un ingenio cuyas chispas quemaban, pero no daban luz».

escolastica abelardo
Abelardo, teologo, filosofo y poeta:Es reconocido por la crítica moderna como uno de los grandes genios de la historia de la lógica, de la que hacía uso a través de los géneros y técnicas de la diatriba dialéctica y un dominio silogístico profundo.

Fue gran erudito y filósofo escolástico, de brillante talento y fogoso espíritu, fue notable en su época como gramático, orador, poeta, místico, filósofo, teólogo y matemático.

Pero a pesar de sus grandes talentos y su profunda y polifacética cultura, su memoria ha pasado a la posteridad por motivos muy diferentes de los que, lógicamente, parecen indicados para hacer famoso a un hombre de sus facultades intelectuales.

La celebridad de Abelardo nace de su pasión por Eloísa, doncella a quien sedujo cuando estaba encargado de su educación filosófica, la raptó después, teniendo descendencia y finalmente la hizo secretamente su esposa, siendo por estos hechos víctima de la atroz venganza de la familia de Eloísa, que lo hizo mutilar por unos desalmados.

Empezó sus explicaciones en París acerca de temas de filosofía, teología y retórica por el año 1104, contando entre sus discípulos a San Bernardo.

Su fogosidad y la predicación de doctrinas consideradas heréticas, le acarrearon persecuciones y condenas; fue declarado hereje en 1122 por el Concilio de Soissons.

Se retiró a Troyers, en donde hizo vida de austera penitencia, fundando allí un oratorio dedicado al Paráclito o Espíritu Santo consolador.

Pasó después al monasterio de Saint Guildas en Rhuys, del que fue nombrado abad, pero en 1140 disputó en el Concilio de Sens con San Bernardo, y habiendo recurrido Abelardo al papa, que a la sazón lo era Inocencio II, fue condenado a cárcel perpetua, penalidad que después se conmutó por la de clausura en un monasterio.

Desde entonces y hasta su muerte, ocurrida en 1142, llevó una vida de edificante humildad.

Eloísa hizo profesión religiosa, llegando a ser abadesa del Paráclito.

Los amores de Abelardo y Eloísa son conocidos por las cartas escritas en honor de aquélla por su amante.

Otro escolástico célebre fue Pedro Lombardo, natural de Lombardía, que clasificó las opiniones de los Padres de la Iglesia bajo determinados conceptos, siendo conocido como el Maestro de Sentencias (u opiniones), debido a la precisión y sistema dogmático de su obra. Murió siendo obispo de París por el año 1164.

pedro lomardo escolastica
Pedro Lombardo

Juan de Salisbury, fue otro escolástico insigne. Elegante escritor en prosa y verso fue reputado quizá como el mejor del siglo XII; dejó una copiosa bibliografía en la que preconiza la educación clásica literaria y se muestra enemigo de los sofistas que arguyen con dialéctica verbalista.

Fue discípulo de Abelardo, a quien admiraba, y amigo de Tomás Becket, canciller de Inglaterra, quien le confirió diversas misiones diplomáticas cerca de varios Pontífices, las que desempeñó a satisfacción.

escolastica juan salisbury
Juan de Salisbury

En las desavenencias surgidas entre el rey Enrique II y Becket, que ya era arzobispo de Canterbury, siguió fiel a su amistad con éste, por lo que tuvo que huir de Inglaterra.

Vuelto después a ella, por la aparente reconciliación del monarca y el arzobispo, estuvo a punto de ser asesinado, como lo había sido su protector.

Finalmente se le nombró obispo de Chartres, en cuya sede murió en 1180.

Otros escolásticos relevantes. — Los siglos XIII y XIV fueron los de más auge de la filosofía escolástica.

Se distinguieron en esta modalidad: Alejandro de Hales, eclesiástico inglés, llamado el «Doctor irrefutable», que perteneció a las universidades de Oxford y París y modificó la obra de Pedro Lombardo.

Buenaventura, monje franciscano de Toscana (1221-1274), a quien se conoce por el título de «Doctor seráfico».

Fue profesor de Teología en París y hombre de vida intachable y gran elevación de pensamiento. La Iglesia lo ha canonizado.

Tomás Bradwardin, llamado también «El Doctor profundo», rebatió la herejía pelagiana en su obra De Causa Dei (De la causa de Dios contra Velagio), tratando las cuestiones teológicas con una orientación a estilo matemático.

Dicho libro se considera como una obra maestra de argumentación doctrinal.

Tomás Bradwardin, murió en 1339, pocas semanas después de haber sido consagrado arzobispo de Carterbury, a consecuencia de la peste bubónica, epidemia que, a la sazón, asolaba Europa.

Santo Tomas de Aquino y Duns Escoto. Dos insignes doctores de la Iglesia, lumbreras de la filosofía escolástica brillaron en el siglo XIII; fueron Santo Tomás de Aquino y Juan Duns o Dunsio Escoto.

El primero fue el patrocinador de la escuela o tendeni ia tomista y el segundo, adversario de Tomás de Aquino lo fue de la escolástica.

Nacido lomas de Aquino en 1225, tres localidades se disputan el honor de ser su cuna, a saber: Aquino, Belcasro y Roccasecca.

Los documentos en que basaba su pretensión el segundo de dichos lugares resultaron apócrifos, quedando la duda entre el primero y el último de ellos.

Pero los resultados de investigaciones posteriores parecen inclinarse a que el nacimiento debió ocurrir en Roccasecca.

El apellido Aquino viene pues, del título de conde de Aquino que ostentaban los padres.

Los primeros rudimentos de educación los recibió en el monasterio de Montee assino, donde ingresó por conveniencias políticas de su padre. Después pasó a Nápoles a completar sus estudios.

Allí ingresó en la Orden de los dominicos, de la que quiso’ arrancarle su madre para llevarlo a la de los benedictinos.

A consecuencia de tales manejos, fue secuestrado y preso Tomás de Aquino, que. al fin, fue devuelto a los dominicos.

Su vida fue un ejemplo de asombrosa actividad; viajó por toda Europa, predicando, conferenciando y rigiendo los asuntos de la Orden a que pertenecía.

Fue el teólogo más relevante de su tiempo; gozó de la más alta estimación de papas y príncipes, y fue llamado después de su muerte, ocurrida en 1247, el «Doctor Angélico» y también «Ángel de las escuelas » ; y «Águila de los Teólogos»; la Iglesia lo elevó a los altares.

Su obra maestra es la Summa teológica que se considera como el resumen completo del saber de su tiempo sobre aquella materia.

Duns Escoto, sobre cuyo nacimiento existen pocas y oscuras referencias, se cree que debió nacer en Duns (Escocia), de donde dimana su apellido, pero también el Northumberland (Inglaterra) e Irlanda, se atribuyen su cuna.

La fecha de su nacimiento es también indeterminada. Perteneció a la Orden franciscana, fue monje en Oxford, en cuya universidad llegó a ser profesor de Teología en 1301, atrayendo a su cátedra estudiantes de toda Europa por su fama de sabiduría y capacidad.

En 1304 pasó a París como profesor de Teología, donde recibió el nombre de Doctor Sutil. Murió en 1308.

Las divergencias esenciales entre tomistas y escotistas consistía en que los primeros proclamaban el entendimiento como el más alto principio de la mente y sostenían la existencia de una distinción real entre las facultades y la esencia del entendimiento; mientras que los segundos afirmaban que la voluntad es el principio más elevado y negaban toda diferencia real entre las facultades y el entendimiento.

Supremacía de la Filosofía aristotélica. — Las grandes obras de los filósofos griegos apenas eran conocidas en su lengua original por todos los escolásticos que sólo sabían de ellas por sus traducciones latinas a través de las de los árabes.

Pero Tomás de Aquino, que dominaba la lengua griega, fue el introductor de esta filosofía en el sistema ortodoxo de la Iglesia, y por ello alcanzó difusión universal.

La filosofía aristotélica, que hasta entonces no había trascendido en los conocimientos de la época, trasplantada a través del sistema aristotélico, despertó el espíritu de investigación científica en la naturaleza, cuyos comienzos ya se empiezan a apreciar en esta época de la Edad Media.

Ver: Biografia y Filosofía de Guillermo de Ockham

Enlace Sobre la Escolastica

Fuente Consultada: Historia Universal de la Civilizacion Tomo I Edades Antigua y Media – La Escolastica – Editorial Biblioetca Hispania Ilustrada