La Primera Guerra Mundial

Gobierno de Kemal Ataturk Historia Fundacion de Turquia

Gobierno de Kemal Ataturk – Fundador de Turquia Moderna

Tras el destronamiento del sultán Mehmet VI el año anterior, el 15 de octubre de 1923, un general revolucionario acaba con el califato y proclama la República de Turquía. De este modo desaparece el imperio otomano después de seis siglos de existencia.

El fundador de la Turquía moderna fue el general Mustafá Kemal, quien fue proclamado como Atatürk, que quiere decir «padre de los turcos».

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, el imperio otomano había sufrido la pérdida de gran parte de su territorio y su gobernante, el sultán Mehmet VI, era incapaz de dar solución a los problemas que se le planteaban.

A causa de ello, en 1922, el sultán fue destronado por una revolución encabezada por Mustafá, que nació en Tesalónica, un 12 de marzo de 1881. Estudió en su ciudad natal, donde uno de sus maestros le dio el nombre de Kemal, que en turco significa «el perfecto».

En 1899 se graduó como capitán de Estado Mayor en enero de 1905.

Fue un militar turco, líder nacionalista y estadista, fundador de la república de Turquía y su primer presidente (1923-1938).

Gobierno de Kemal Ataturk - Fundador de Turquia Moderna
Realizó importantes reformas, concedió nuevos derechos a la mujer y la abolió la poligamia, erradicó la corrupción, mejoró la educación pública y modernizó la industria.

El «padre de los turcos»: En 1922, Mustafá Kemal destronó al sultán Mehmet VI y puso fin al Imperio otomano. Al año siguiente proclamó la República de Turquía y trasladó la capital de Istanbul a Ankara. Emprendió de inmediato la modernización del país, y por sus logros, en 1935 la Asamblea le concedió el nombre de Atatürk. Murió el 10 de noviembre de 1938, en Istanbul.

ANTECEDENTES: El Imperio Otomano entró en la Gran Guerra del lado de las potencias centrales. Mehmet V (1909-1918) y los dirigentes del Tanzimat creían que esa acción les libraría del peso económico al que se veían sometidos por sus principales acreedores, Francia y Reino Unido, y que al mismo tiempo podría mantener los territorios europeos que pertenecían a su imperio.

Sin embargo, los aliados realizaron una acertada estrategia de exaltación del nacionalismo y del independentismo y muy pronto los otomanos tuvieron que luchar frente a las potencias occidentales y frente a la sublevación de sus propias provincias, que vieron en la guerra una inmejorable oportunidad de desligarse del imperio.

La derrota de 1918 supuso la total desintegración del otomano.

El Tratado de Sévres significó la renuncia a los territorios no turcos; la entrega a los aliados de Siria, Líbano, Irak, Palestina y Trans-jordania como Mandatos A (Orientales) de la SDN; la administración francesa de Esmirna y Manisa (Anatolia) durante cinco años; la entrega de Dodecaneso y Rodas a Italia y de Chipre a Reino Unido; el reconocimiento de la independencia de Armenia

La participación de los árabes en la primera Guerra Mundial como aliados de los ingleses dio a muchos pueblos islámicos una nueva conciencia de sus derechos, alentada por las promesas de algunos agentes británicos, como Thomas E. Lawrence —el apodado «Lawrence de Arabia«—, que los utilizaron para hostigar a los turcos.

Por esa época se producía un movimiento de renacimiento cultural musulmán, perceptible en el nuevo vigor de la religión, en el desarrollo de la lengua árabe, en la difusión de la ideología panislámica.

Amenazada por una invasión griega, surgió una reacción nacional, encambezazada por Mustafá.

No tardaron en estallar reacciones nacionalistas; la más vigorosa se produjo en Turquía, desmembrada en los tratados de paz, que le arrebataron las poseciones bálticas y asáticas.

El tratado anterior fue rechazado por Turquía, que consiguió reformarlo en 1923 mediante el Tratado de Lausana, por el cual el de Sévres quedó derogado y fue proclamada la nueva república turca.

La Türkiye Cumhuriyeti fue instaurada el 29 de octubre de 1923, con capitalidad en Ankara, bajo la presidencia de Mustafá Kemal (1881-1938), que al año siguiente declaró la abolición del califato y la entrada en vigor de la nueva Constitución, basada en el republicanismo, el nacionalismo turco, el populismo, el secularismo y el estatismo, así como en un sistema de cámara única (Gran Asamblea Nacional).

Este tuvo, por primera vez, unidad nacional; para reforzarla se persiguió a las minorías griega y armenia y se trató de cortar los vínculos con la tradición musulmana, además introdujo profundas modificaciones en el Estado turco.

La política económica de kemal, que fue apodado Ataturk («padre de los hircos») y gobernó su país con férreo autoritarismo, fue nacionalista, rescató las inversiones extranjeras, protegió las industrias locales e intentó tibias medidas de modernización de la estructura agraria.

Héroe de guerra: Tras fundar la sociedad secreta Patria y Libertad, contraria al sultanato y al clero musul mán, Mustafá Kemal se vinculó al movimiento revolucionario de los «jóvenes turcos».

Durante la Primera Guerra Mundial, Kemal logró victorias en Armenia y Siria y destacó por su inteligencia militar. Aunque no pudo evitar la derrota del imperio otomano, Kemal fue considerado un héroe nacional. Ante su creciente popularidad el sultán lo desterró a Anatolia.

Fuentes Consultadas:
Historia Universal -Siglo XXI – Espasa-Calpe
La Aventura del Hombre en la Historia Tomo II – Editorial Ateneo
Enciclopedia ENCARTA – Microsoft 2003
¿Sabes Quien….? Editorial Océano Entrada: ¿Quien Fundó La Tuquia Moderna?

Estados Unidos Entra en la Primera Guerra Mundial Declaración

EE.UU. DECLARA LA GUERRA A ALEMANIA EN 1915

En enero de 1915, el alto mando alemán, decidido a aniquilar la marina mercante inglesa, anunció que emprendería una guerra submarina a ultranza, sin distinción de barcos neutrales. En unos pocos meses, las destrucciones fueron muy considerables, y fueron torpedeados algunos cargueros americanos.

La Gran Guerra se hacía cada vez mas larga y cruenta, por lo que algunos buscaron nuevas armas para superar el punto muerto en las trincheras  (entre ellas, la invención del tanque). Otros buscaron nuevos aliados con el fin de alterar el equilibrio numérico. Ambos bandos utilizaron bloqueos y a final de 1916, después de las horrorosas batallas del verano en Francia y mientras Rusia seguía combatiendo en Oriente, el alto mando alemán llegó a la conclusión de que, si no hacían algo deprisa, Alemania perdería la guerra debido a la eficacia del bloqueo naval británico.

Por consiguiente, Alemania decidió bloquear Gran Bretaña con submarinos en lugar de con barcos. Sin aviso previo, los submarinos alemanes se dedicaron a hundir todo barco que se dirigiera a un puerto británico, ya fuera neutral o beligerante, estuviese desarmado o armado, transportara o no material bélico.

El barco de pasajeros estadounidense Lusitania fue hundido, se había hundido bajo las olas arrasando consigo a 1198 personas, 124 de las cuales eran americanas. Acción que condujo a la intervención de Estados Unidos América en la Primera Guerra Mundial y aseguró así la victoria de los aliados.

Buque Lusitania

Buque Lusitania, hundido por submarinos alemanes

El Lusitania fue proyectado con el objetivo de ganar la Cinta Azul, condición reservada al barco que cruzaba el Atlántico en menos tiempo; dos líneas marítimas alemanas se habían repartido el trofeo anual desde 1897. La construcción del trasatlántico fue subvencionada por el almirantazgo británico mediante acuerdos secretos con la Cunard, que no fueron revelados hasta mucho tiempo más tarde. El buque medía 203 metros de largo; estaba capacitado para transportar, con gran lujo, a 2300 pasajeros y a los 900 tripulante Navegaba a 25 nudos y estaba artillado con doce cañones de 6 pulgadas

Esta acción decidió que los neutrales Estados Unidos entrasen en guerra y cuando en 1917 los aliados le ganaron la batalla a los submarinos gracias a nuevos artilugios técnicos y al envío de convoyes de barcos, su victoria parecía incontrovertible. Ahora sólo era cuestión de tiempo.

El submarino era un arma marítima eficaz, pero cuestionable desde las normas internacionales que exigían a todo navío de guerra comunicar una advertencia a barcos mercantes enemigos a fin de retirar pasajeros y tripulación antes de hundirlo. Pero en 1917. el gobierno alemán anunció la guerra submarina total (tanto a barcos enemigos como a neutrales), con lo cual se rompieron las relaciones diplomáticas entre Washington y Berlín.

El presidente Wilson, que siempre se había mostrado partidario de la neutralidad de los Estados Unidos y de la paz en Europa (incluso había ofrecido sus buenos oficios a los beligerantes, en 1916), cambió de actitud ante aquellos hechos y pidió al Congreso que votase una declaración de guerra a Alemania.

Diputados y senadores, conscientes de la amenaza que la guerra submarina suponía para las exportaciones y la economía de su país, e indignados por el descubrimiento de propuestas de alianza ofrecida por los alemanes al gobierno mejicano, votaron en masa la declaración de guerra.

Aquella alineación a favor de la Entente, aunque no suponía grandes cambios inmediatos, dada la escasa preparación del ejército americano, implicaba, de todos modos, una ayuda moral importante y reavivaba en los aliados la esperanza de la victoria.

Declaración del presidente W. Wilson: «La guerra submarina de Alemania   contra   el   comercio   es   una guerra  contra   la  humanidad,  es  una guerra contra todas las naciones. Barcos americanos han sido  hundidos,   vidas   americanas   se han   perdido   en   circunstancias que nos han conmovido violentamente; de la misma manera, otras naves y otros ciudadanos de naciones neutrales y amigas han sido hundidos y precipitados al fondo del mar. No ha habido en esto distinción alguna: el desafío ha sido lanzado a toda la humanidad.»

El telegrama Zimmermann
En marzo de 1917 el gobierno norteamericano entregó a la prensa una nota alemana en clave, que había sido interceptada. El telegrama enviado por el ministro de Asuntos exteriores alemán, Arthur Zimmermann, contenía instrucciones para buscar una alianza con México, en el caso de que los Estados Unidos ingresaran a la guerra.

México debía atacar a su vecino para recuperar los territorios perdidos de Nueva México, Texas y Arizona. Una vez descifrado, el presidente Wilson lo utilizó como una eficaz arma de propaganda contra Alemania y solicitó al Congreso una declaración de guerra.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de Historia Universal HISTORAMA Tomo IX La Gran Aventura del Hombre

El Mundo de la Post Guerra: Fin de la Guerra y El Orden Mundial

El Mundo de la Post Guerra: Fin de la Guerra y El Orden Mundial

LA ERA DE LAS SUPERPOTENCIAS: El fin de la Segunda Guerra Mundial marcó el surgimiento de un nuevo sistema de relaciones internacionales, que se caracterizó por el dominio de las dos grandes potencias vencedoras: los Estados Unidos y la Unión Soviética. El panorama político que siguió a la Segunda Guerra Mundial estuvo condicionado por el papel de Estados Unidos y la Unión Soviética, que no supieron ponerse de acuerdo sobre la manera de reordenación del mundo, ya que representaban dos sistemas políticos, dos modelos económicos y dos formas de organización social opuestas e irreconciliables. Así pues, e objetivo prioritario de los vencedores fue garantizar la existencia de dos bloques, liderados por las dos superpotencias, y asegurar que el resto de países se alineasen en función de los intereses de estos dos Estados.

1945: postguerra mundial

El bloque capitalista y el bloque socialista fueron conformando dos modelos sociales y políticos tan diferenciados que en unas ocasiones estuvieron a punto de enfrentarse y en otras redujeron distancias, convencidos de la imposibilidad de destruirse sin poner en peligro el futuro de la humanidad. Las relaciones internacionales pasaron, pues, de lo que se ha denominado Guerra Fría (conflicto entre los bloques en todos los aspectos menos en el enfrentamiento militar directo) a la coexistencia pacífica (aceptación de la existencia del otro bloque y necesidad de establecer relaciones pacíficas).

Hacia el final de la guerra, las potencias vencedoras comenzaron a delinear un nuevo sistema de relaciones internacionales que ofreciera mayores garantías que el de la primera posguerra. En febrero de 1945, los líderes de los Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Soviética se reunieron en la Conferencia de Yalta. Allí decidieron la creación de un organismo internacional en el que estuvieran representados todos los países-soberanos, cuya misión esencial sería la de resolver los conflictos internacionales de manera pacífica.

Así, en junio de 1945, reunidos en la ciudad de San Francisco (en Estados Unidos), los representantes de cincuenta países redactaron la carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Desde entonces hasta hoy, los principales objetivos de la ONU han sido la defensa de los derechos humanos, el mantenimiento de la paz, la libre determinación de los pueblos y el fomento de la cooperación entre los pueblos. El organismo se compone de una Asamblea, en la que participan todos los países miembros, y de un Consejo de Seguridad, constituido pe: las cinco grandes potencias -los Estados Unidos, la Unión Soviética, Gran  Bretaña, Francia y China- y por otros diez países elegidos en forma rotativa. Los Cinco Grandes se reservan el derecho de veto de cualquier decisión de la Asamblea.

El reordenamiento mundial de la posguerra también se llevó a cabo e: el plano económico. La perspectiva de una repetición de la crisis de 193″ indujo a las potencias occidentales a delinear también las pautas de u: nuevo sistema financiero y comercial internacional en la Conferencia de Bretton Woods en 1944. Se crearon entonces nuevos organismos como e. Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, conocido como Banco Mundial.

El FMI tenía como objetivos principales el fomento del desarrollo equilibrado del comercio internacional, el mantenimiento de altos niveles de empleo, el desarrollo de los recursos productivos en todo el mundo y la eliminación de los controles sobre los intercambios comerciales. El Banco Mundial debía coordinar préstamos e inversiones privadas, para derivarlos hacia proyectos útiles.

Una de las principales consecuencias de la Segunda Guerra Mundial fue que el centro del poder internacional se desplazó fuera de Europa. Emergieron dos nuevas potencias hegemónicas*, que pronto extenderían su dominio sobre amplias zonas del mundo: los Estados Unidos y laUnión Soviética.

Apenas terminada la guerra, comenzaron a surgir profundas diferencias entre los principales componentes del bloque aliado hasta desembocar, finalmente, en una confrontación abierta entre los bloques liderados por las dos grandes potencias.

El avance soviético sobre los países de Europa oriental, llevó al presidente de los Estados Unidos, Harry Truman, a formular la Doctrina Truman. Esta doctrina proponía una política de contención de cualquier iniciativa soviética que perturbara el nuevo orden internacional y justificaba que el gobierno norteamericano interviniera en el exterior. Así, los Estados Unidos apoyarían «a los pueblos libres que están resistiendo los intentos de dominio por parte de minorías armadas o presiones externas», según sostenía esta doctrina.

En 1947, el gobierno de los Estados Unidos lanzó un amplio programa de ayuda económica destinado a los países europeos devastados por la guerra. El Programa para la recuperación europea, más conocido como Plan Marshall, consistía básicamente en el otorgamiento de préstamos a bajo interés y estuvo destinado en su mayor parte a Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia.

Los dirigentes soviéticos advirtieron que el Plan Marshall implicaba una seria amenaza de extender la hegemonía de los Estados Unidos sobre sus áreas de influencia. Por esta razón, exhortaron a los países de Europa oriental a rechazar la ayuda norteamericana y lanzaron su propio plan: el Consejo de Asistencia Económica Mutua (CAME o COMECON). El CAME se proponía promover la plena industrialización de los países miembros -siguiendo el mismo esquema de los planes quinquenales aplicados en la Unión Soviética- y el intercambio comercial entre las naciones del bloque.

El enfrentamiento entre las dos grandes potencias también se manifestó en el terreno militar, a través de la constitución de alianzas. En 1949, los norteamericanos impulsaron la creación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que nucleaba a la mayoría de los países capitalistas noratlánticos, si bien estaba indiscutiblemente liderada por los Estados Unidos. La OTAN era una alianza defensiva que comprometía a sus miembros a prestarse ayuda militar en caso de agresión de terceros. En 1955, los soviéticos respondieron con la creación del Pacto de Varsovia, una organización militar que nucleaba a los países comunistas.

Los cambios en la URSS y en EE. UU.

Es difícil precisar cuándo comenzaron a producirse los cambios, dentro de las grandes potencias, que dieron paso a unas nuevas relaciones internacionales. En cuanto a la URSS, la muerte de Stalin, el 5 de marzo de 1953, abrió nuevas expectativas. Muy pronto los nuevos dirigentes favorecieron transformaciones políticas que fueron acompañadas de reformas de tipo económico y social: control de precios, subida de salarios, mejores condiciones laborales (reducción de los horarios, libertad para buscar empleo), aumento de los precios agrícolas, etc. Fue un intento de poner fin a la arbitrariedad estalinista e iniciar un período de reformas, tanto en el interior como en política exterior.

Todo este proceso tuvo su punto culminante en el XX Congreso del PCUS, en febrero de 1956, cuando el conjunto del Partido y de la sociedad soviética iniciaron el llamado «proceso de desestalinización», es decir, el reconocimiento público de los graves errores cometidos por el régimen: purgas políticas, culto a Stalin, colectivización forzosa. Además, el Congreso del Partido aprobó las directrices que en política exterior propuso el nuevo dirigente soviético, favorecedor de todo este cambio, Nikita Kruschev, que planteaba tres orientaciones fundamentales: la coexistencia pacífica entre los bloques, la no exportación de la revolución y la posibilidad de acceder al socialismo por diversas vías, incluida la parlamentaria.

Los principales obstáculos a todos estos cambios vinieron de las dificultades que encontró Kruschev para controlar a la vieja guardia estalinista, totalmente opuesta a este intento de descentralización y democratización de la vida soviética. En el año 1964 Kruschev fue destituido y reemplazado por una dirección colegiada encabezada por Leónidas Bréznev, secretario general del Partido a partir de 1966. La mayoría de los cambios en materia política, social y económica se paralizaron y se volvió al modelo anterior, si bien se mantuvieron las nuevas directrices en política exterior.

Con respecto a Estados unidos, los cambios no fueron tan espectaculares. En 1956 fue reelegido el presidente D. Eisenhower, que continuó las mismas líneas del período de posguerra, aunque introdujo pequeñas reformas en la Administración que ponían de manifiesto una nueva disposición política de los dirigentes norteamericanos. Así, el presidente decidió apartar a los elementos más derechistas y anticomunistas protagonistas de la Guerra Fría. Se dio por cerrada la etapa de la «caza de brujas», verdadera persecución de los sospechosos de defender la ideología comunista o cualquier ideología de izquierdas, que eran acusados de actividades antinorteamericanas (proceso de los Rosenberg, juicios de Hollywood). El senador Joseph R. McCarthy, verdadero protagonista de esta represión política, fue destituido y se puso fin a esta persecución por motivos ideológicos.

La elección, en el año 1960, de un presidente del Partido Demócrata, J. F. Kennedy, marcó un vuelco mucho más importante de la política interior y exterior norteamericana. La denominada por Kennedy «nueva frontera» significó un cambio fundamental en los objetivos de la Administración de EE.UU. La nueva política defendía que las metas que debía alcanzar EE.UU.  en materia de política interior eran acabar con la miseria, la pobreza y la discriminación racial y, en el exterior, la lucha en favor de la ciencia y de la técnica (conquista del espacio) y de la prosperidad para todo el mundo.

Este programa tuvo que enfrentarse con numerosas contradicciones, la más evidente de ellas, la continuación de la guerra de Vietnam, que levantó numerosas protestas. De todas formas, es indiscutible que marcó una «nueva frontera» en el interior y que en el exterior intentó borrar la visión militarista de los años cincuenta. El asesinato de Kennedy en Dallas en noviembre de 1963 puso de manifiesto la gran oposición que este programa había provocado entre los sectores más conservadores de EE. UU. , aunque su sucesor, L. B. Johnson, mantuvo lo esencial de dicho programa.

Los primeros pasos hacia la distensión internacional los dio la URSS, en concreto Nikita Kruschev, que en 1956 anunció lo que se conoce como «los principios de la coexistencia pacífica». Ésta consistía en basar las relaciones entre las dos potencias en el respeto a la integridad territorial y a la soberanía, la no agresión y no injerencia en los asuntos internos y en la coexistencia pacífica, la cooperación económica y la igualdad y ayuda recíprocas.

SÍNTESIS DE LA ÉPOCA:

A PARTIR DE 1945, la vida en Estados Unidos y otros países desarrollados cambió radicalmente. La población ha aumentado mucho. Cada año hay más coches y más productos de consumo. En la década de 1940 la televisión era un privilegio de los ricos. Veinte años después se hizo prácticamente universal. Lo mismo ha sucedido con el teléfono y los electrodomésticos.

NUEVAS GENERACIONES La vida cambió, especialmente para las generaciones jóvenes, que comenzaron a gozar de mejores condiciones de educación y de más oportunidades de ocio. En la década de 1960, muchos jóvenes se rebelaron contra los valores de sus padres. El modo de peinarse y de vestir se convirtió en señas de identidad. La música rock, nacida en los 50, constituyó un verdadero manifiesto de la juventud, que se vio influenciada por estrellas del rock, como los Beatles.

LOS DERECHOS DE LA MUJER Las mujeres también se rebelaron contra las actitudes tradicionales. En la década de 1950 predominaba la idea de que la mujer debía ser sobre todo esposa y madre. Si la mujer trabajaba fuera del hogar, solía recibir sueldos más bajos que los hombres. Diez años después, miles de mujeres reivindicaron su fuerza de trabajo. Los movimientos feministas exigieron la igualdad de derechos de hombres y mujeres. En los años 70 y 80, las mujeres emprendieron carreras brillantes y lograron la protección legal contra la discriminación y el acoso sexual.

CRIMINALIDAD: Muchos aspectos empeoraron en Estados Unidos y Europa occidental. Las tasas de criminalidad experimentaron un ascenso impresionante. Muchas áreas urbanas se poblaron de todo tipo de delincuentes e individuos marginales, en consonancia con la pauperización
de grandes sectores de la población. La contaminación del medio ambiente se convirtió en una amenaza para la calidad de vida.

OCCIDENTALIZACIÓN A escala mundial, los cambios sociales han sido notables. Las ciudades de Asia, América Latina y África han aumentado su población al doble o el triple. Nuevos países han alcanzado el rango de naciones industrializadas. La economía de Japón ha crecido más que las de Estados Unidos y otras naciones de Europa occidental. Países asiáticos, como Corea del Sur y Taiwan se acercan a la misma situación. El mundo ha adoptado formas de vida occidentales. Se han generalizado la Coca-cola, las películas del Oeste, los téjanos y las camisetas deportivas.

PROBLEMAS GLOBALES: Sin embargo, los problemas globales son gravísimos. Miles de millones de personas viven en condiciones de abyección y miseria, especialmente en el Tercer Mundo. El crecimiento de la población ha puesto los recursos naturales en un nivel crítico. Se han creado muchas organizaciones que se ocupan de elaborar programas de ayuda puesto que la gravedad de estos problemas es creciente. El más relevante es el reparto desigual de los recursos y la riqueza. En un mundo con economías dependientes, los pobres del Tercer Mundo son cada día más pobres y los ricos de los países avanzados cada vez más ricos: el 20% de la población controla el 80% de los recursos mundiales.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

LECTURA COMPLEMENTARIA:
Las transformaciones enla esfera económica:

 Uno de los ámbitos en que los cambios son más notorios es el de la economía mundial. La economía, que durante muchos años funcionó principalmente en el espacio del Estado nación, está sometida actualmente a tres procesos que erosionan el capitalismo «nacional»: la internacionalización, la multinacionalización y la globalización.

■ La internacionalización de la economía se refiere al intercambio de materiales, productos y servicios entre dos o más economías nacionales, que está en continuo aumento. El flujo de importaciones y exportaciones mundiales crece año a año.

■ La multinacionalización de la economía se refiere a la transferencia de recursos sobre todo capital, pero también trabajo) de una economía nacional a otra. Una empresa multinacional es aquella cuyas actividades se han extendido gradualmente a varios países, mediante la creación de filiales, la adquisición de otras empresas, o mecanismos de cooperación. Es por este medio por el que las empresas japonesas han penetrado rápidamente en importantes sectores de la economía europea y norteamericana.

■ La globalización de la economía es un fenómeno más reciente. Implica la posibilidad de producir, distribuir y consumir productos y servicios a escala mundial mediante instrumentos con base mundial (patentes, bases de datos, nuevas tecnologías de información, comunicación y transporte). Los mercados globales son regulados por normas y estándares «universales». Las empresas ya no están ligadas a una territorialidad específica, a causa de los procesos de inter-relación e integración entre ellas.

Uno de los fenómenos desencadenados por estos cambios ha sido la formación de megamercados regionales. Esto implica que se amplían las fronteras de los mercados, que antes eran nacionales, mediante la formación de sistemas económicos multinacionales: Europa, América del Norte y, en menor escala, el Mercosur.

Fuente: Educación Cívica 2 – Editorial Santillana – Secundaria – Casullo, Bordone, Hirschmann y Otros –

Fuente Consultada:
Actual Historia del Mundo Contemporáneo  García – Gatell
Historia El Mundo Contemporáneo Polimodal A-Z de Felipe Pigna y Otros
Enciclopedia Consultora Tomo 7 – Wikipedia – Enciclopedia Encarta
El Mundo Moderno y Contemporáneo Gloria Delgado