Libertad de Reunion

Leyes Que Protegen A Los Niños Sobre Sus Derechos

Leyes Que Protegen A Los Niños Sobre Sus Derechos

1.Menores de Edad: La legislación de todos los países del mundo, atiende a cuidar en forma particular a los menores de edad, puntualizando sus derechos, así como la responsabilidad de los padres o personas que los tienen a su cargo.

Esta preocupación legislativa responde no sólo a normas de justicia, que en toda relación jurídica vela por la parte más débil e indefensa, sino que además, está de acuerdo con una prudente conducción política, puesto que «los niños de hoy son los ciudadanos del mañana».

En nuestro país y en la mayoría del mundo actual existe una nutrida legislación protectora de la minoridad, así como también numerosos institutos, tanto oficiales como privados, que se ocupan de niños y jóvenes, y algunos de ellos, en especial, de los menores con dificultades.

Los institutos oficiales dependen de la Secretaría de Estado de Protección del Menor y de la Familia, organismo dependiente a su vez, del Ministerio de Salud y de Acción Social, (actualmente de divididos en dos) y que también ejerce tareas de supervisión sobre los institutos privados.

Según nuestras leyes, son MENORES DE EDAD los que no han cumplido 21 años. Cumplida esta edad, cesa la patria potestad ejercida hasta entonces por los padres y el joven alcanza la emancipación que le permite el goce pleno y libre de sus derechos tanto civiles como políticos.

Sin embargo, entre los menores, la ley hace una muy importante distinción:

• MENORES IMPÚBERES son aquellos que no han cumplido 14 años.

• MENORES ADULTOS, aquellos cuyas edades oscilan entre los 14 y los 21 años.

Además, entre estos últimos, distingue a los menores que han cumplido 18 años, a quienes reconoce una determinada capacidad, referida a asuntos:

—laborales: pueden firmar contratos de trabajo y ejercer alguna profesión, aún sin autorización de sus padres,

—sociales: pueden conducir vehículos, asistir a ciertos espectáculos,

—políticos: pueden votar (actualmente a partir de los 16 en Argentina), y los varones, debían cumplir el Servicio Militar.

2. Trabajo de Menores

En muchos países del mundo, la situación económica familiar hace que sean numerosos los menores que^deban dedicarse al trabajo en lugar de proseguir sus estudios.

Esta colaboración a la subsistencia familiar, si bien en muchos casos es absolutamente necesaria, no deja de representar un grave riesgo para la salud física y moral de ios menores, sobre todo, porque les impide ordlficülta la asistencia normal a escuelas y a menudo exige esfuerzos físicos que superan su capacidad natural.

Ante esta realidad, las leyes velan para que el trabajo de los menores, sobre todo de los que aún no han cumplido 18 años, se ajuste a muy precisas normas referentes a:

• la calidad y salubridad del trabajo,
• horarios y descanso,
• fomento del ahorro
• justa remuneración y
• condiciones de escolaridad.

En nuestro país, esta preocupación es de muy antigua data: en 1907 se aprobó nuestra primera ley de Protección al Trabajo de los Menores, y desde entonces, con el correr de los años, las leyes fueron ampliando sus exigencias siempre en mayor beneficio del menor.

En la actualidad, estas normas se hallan agrupadas en diversos cuerpos legales de aplicación en toda la Nación, y principalmente en el Código Civil y en la Ley de Contrato de Trabajo.

Entre sus disposiciones más importantes figuran:

• la prohibición de dar trabajo con relación de dependencia a menores de 14 años.

• prohibición de dedicarlos a tareas peligrosas o insalubres, o en trabajos nocturnos o a domicilio.

• los menores, entre 14 y 18 años, deben trabajar no más de seis horas diarias, con descanso intermedio de dos horas, y con vacaciones anuales no inferiores a quince días hábiles.

• deben presentar certificado médico de aptitud y tener una Libreta Sanitaria donde conste su capacidad laboral, y ios periódicos reconocimientos médicos.

• tampoco pueden emplearse menores que no hayan concluido sus estudios primarios. En casos particulares, cuando el trabajo del menor sea indispensable a sí mismo, o a su familia, podrá autorizarse su trabajo, siempre que le reste suficiente tiempo para adquirir esta instrucción.

• respecto de los mayores adultos, es decir los que hayan cumplido 18 años, la ley los autoriza a contratarse libremente, aún sin autorización o consentimiento dei padre o de la persona que lo tiene a su cargo.

La legislación referente al Trabajo del Menor se basa en los antecedentes nacionales, y además, en la política laboral mundial, expresada por su vocero máximo, la Organización Internacional del Trabajo, la OIT, cuyas disposiciones y acuerdos, han sido aceptados por nuestro país, con fuerza de ley.

3. Menores Abandonados

La experiencia diaria nos muestra que en muchos países, el nuestro entre ellos, en los lugares de mayor concentración urbana, pululan a toda hora niños de todas las edades, en deplorable estado de higiene, tratando de ganarse la vida mendigando, vendiendo baratijas, o más simplemente abandonados a la vagancia.

Su subsistencia diaria depende de la caridad o conmiseración pública,y más frecuentemente, del producto de sus raterías.

Al terminar el día, muchos pasan la noche en diversos rincones; otros, vuelven a sus casas para entregar a los mayores con los que conviven, el resultado de la jornada.

Tanto unos como otros, forman parte deja llamada «minoridad abandonada», verdadera vergüenza de la sociedad moderna.

El concepto de «menor abandonado» comprende una amplia franja de situaciones:

• Niños abandonados voluntariamente por sus padres o encargados, a causa de enfermedades, de la miseria en que viven, o simplemente, por no querer ocuparse de ellos.

• Niños fugados de sus casas y cuyos padres no manifiestan el menor interés en encontrarlos.

• Niños que pernoctan con mayores, sin recibir de ellos el más mínimo cuidado, abandonados a sí mismos durante el resto del día.

• Niños, hijos de trabajadores errantes, sin ocupación fija, dedicados a tareas esporádicas, en distintos lugares del país.

• Finalmente niños vagabundos, más que abandonados —tal vez los más numerosos entre todos— que si bien tienen padres que responden por ellos y subvencionan sus necesidades básicas de alimento, ropa y techo, pasan el día en la calle librados a sí mismos junto con otros chicos de igual condición.

Estas y otras situaciones reconocen una misma causa que indefectiblemente se da en todos los casos: falta de lazos afectivos que normalmente vinculan al niño con sus padres y demás familiares. La pobreza no es condición indispensable como causa de abandono de menores.

El desamor recíproco de padres e hijos puede darse incluso en hogares de situación económica pasable y aún desahogada, en razón de incomprensiones, malos tratos y otras circunstancias que hacen imposible la normal convivencia familiar.

menores de edad abandonados

La existencia de menores abandonados constituye un permanente acto de injusticia social y el mayor estigma para la sociedad que lo permite.

Consecuencias: Obviamente son funestas, tanto para el menor abandonado o vagabundo, como para la sociedad, y de hecho plantea un gravísimo problema de difícil solución, aunque de efectos conocidos.

El abandono y la vagancia juvenil, en la mayoría de los casos señalan la iniciación de una carrera delictiva, en la que alternan agresiones físicas, robos, tráfico de drogas, prostitución y otras, modalidades de la moderna delincuencia juvenil, además de un sinnúmero de enfermedades corporales y desviaciones psíquicas.

Ante este cuadro, todos los gobiernos actúan con creciente preocupación; sin embargojos resultados demuestran que los esfuerzos dirigidos a combatir los efectos del problema no son eficaces si al mal no se lo ataca de raíz.

Entre éstos remedios se cuentan:

• el robustecimiento del núcleo familiar y el apoyo a padres de hijos con problemas de conducta,

• posibilitar la educación integral —física, intelectual-y moral— a todos los sectores de la juventud,

• adoptar las medidas necesarias para que los estratos más bajos de la población accedan a mínimas condiciones de dignidad de vida con respecto al trabajo, a la vivienda y al descanso.

4. Organismos de la Minoridad

La acción del Estado frente al problema aludido, se lleva a cabo en diversos niveles, tanto en el orden en nacional, como provincial y municipal.

El esfuerzo nacional se canaliza a través de la Dirección Nacional de Protección del Menor y la Familia, dependiente del Ministerio de Salud y Acción Social.

Dicho organismo cuenta con institutos, ubicados en distintos lugares del país, y en los que asiste —en su mayor parte en calidad de internos— a menores abandonados o carenciados de diversas maneras: niños con problemas de conducta, madres menores, débiles mentales, y también adolescentes y jóvenes vinculados a procesos judiciales y remitidos por los jueces.

Lamentablemente, razones de índole económica y de organización, hacen que a menudo, estos centros de internación de menores no cumplan con los fines de asistencia y de reeducación para los que han sido creados.

Con demasiada frecuencia, los periódicos informan sobre fuga de menores, hechos de violencia y hasta amotinamientos en dichos institutos, causados por múltiples motivos, que van desde deficiencias edilicias, trato inadecuado y hasta convivencia de menores comunes junto con delincuentes juveniles.

Sistemas Asistenciales: (pueden cambiar segun las nuevas leyes que van surgiendo) Para superar los problemas que generalmente traen consigo la internación de menores, la Dirección Nacional alienta a la población a colaborar en la prestación de otros sistemas de atención a niños huérfanos o abandonados, que fundamentalmente tienden a proporcionarles un ambiente familiar del que han carecido.

• Las Amas Externas configuran una forma particular de estos servicios y se orienta a brindar un ambiente hogareño a menores de hasta tres años.

Estas Amas, generalmente mujeres casadas y con hijos propios, toman a su cargo á uno o varios niños, no más de siete, hasta que solucionado el problema, los reintegran a su familia natural, o bien se incorporan al sistema de adopción o de internación en algún instituto.

• Las Familias Sustitutas constituyen un sistema de asistencia similar al anterior, aunque difiere en que los niños incorporados son de más edad, y la permanencia en el nuevo hogar es más prolongada.

Los niños incorporados a una familia —dos o tres a lo sumo— no pierden el contacto con sus padres naturales mantenido mediante un sistema de visitas.

Esta asistencia concluye con el regreso del joven a su familia, o como en el caso anterior, incorporado al sistema de adopción.

• La Adopción es tal vez el mejor sistema dé asistencia, puesto que brinda al menor una familia permanente y estable.

Generalmente va precedida de un período de tenencia previa con miras a la adopción definitiva.

El crecido número de pedidos de adopción, sobre todo de niños de muy corta edad, permite solucionar muchos casos de orfandad, abandono o pérdida de la patria potestad.

• Los Guardas asumen la representación legal de los menores que carecen de familiares, y se da sobre todo en caso de niños que no pueden ser adoptados, y con problemas aunque no lo suficientemente graves como para ser internados.

Puestos al cuidado y responsabilidad del Guarda, hasta el cumplimiento de su mayoría de edad, estos menores son frecuentemente visitados por asistentes sociales, en un régimen similar al de libertad vigilada.

Centros de Acción Familiar. Funcionan por lo general en zonas habitadas por familias de menores recursos y brindan asistencia, mediante el sostenimiento de guarderías infantiles, ayuda preescolar, cursos de alfabetización, búsqueda de trabajo, y centros de recreación.

Los adultos de la zona pueden también participar en los planes de alfabetización y de capacitación laboral.

La Comisaría del  Menor, aunque jerárquicamente depende de la institución policial, está íntimamente vinculada a los Servicios Sociales. Sus funciones son fundamentalmente preventivas, y por ello le corresponde la vigilancia en lugares públicos para detectar menores abandonados o en infracciones legales.

Con los mismos fines, inspeccionan los lugares de acceso prohibido a menores, como salas de juego, o de expendio de bebidas alcohólicas, espectáculos nocturnos, y demás.

Detectado un menor abandonado, se procura localizar a sus familiares y conocer sus medios de vida; en caso necesario es puesto en manos del juez de menores quien decidirá su incorporación a uno de ios sistemas sociales ya mencionados.

Institutos Privados. Como ampliación de su tarea, la Dirección Nacional apoya y supervisa la acción de los establecimientos privados dedicados al tratamiento de menores.

Los servicios prestados por estos institutos, en su mayoría pertenecientes a asociaciones religiosas, varían desde la internación con escolaridad primaria y secundaria, hasta la rehabilitación física o síquica del niño.

Acción Social Privada: La suerte de ¡a niñez desvalida ha preocupado desde siempre a las personas caritativas, incitándolas a contribuir al sostenimiento de las más diversas obras, en beneficio de los menores necesitados.

En nuestro país, son muy numerosas las instituciones sostenidas por las agrupaciones católicas —religiosas y civiles— a las que se suman las pertenecientes a los restantes cultos.

A estas obras impulsadas por sentimientos religiosos se agregan otras muchas debidas al esfuerzo y a la solidaridad privada, mantenidas por las más diversas asociaciones, colectividades extranjeras, sindicatos y otras entidades de bien público.

Todas ellas mantienen obras de mayor o menor envergadura, de acuerdo con sus posibilidades, aportando así su cuota de solidaridad humana en beneficio de la niñez carenciada.

5. Organismos Internacionales

Las Naciones Unidas, en 1959, proclamaron la Declaración de los Derechos del Niño, documento básico, que se transcribe al final del capítulo.

Además, con el fin de brindar apoyo más efectivo, han creado diversos organismos referentes a la minoridad.

El más importante es la UNICEF, o Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

Este organismo fue creado en 1946, en los comienzos de la ONU, para brindar socorro de emergencia a los niños afectados por la guerra mundial.

En 1950, ante el éxito logrado, se modificó su objetivo, adaptándolo a Programas de Ayuda a largo plazo en beneficio de la niñez de los países no desarrollados.

En ellos, la UNICEF trabaja en colaboración con el gobierno, en programas permanentes referidos a la alimentación, la enseñanza y el cuidado de la salud, o bien prestando socorros de emergencia ante cataclismos inesperados.

Además de este organismo especializado en ayuda a la niñez, existen otros que también intervienen de diversas formas.

• Así, la Organización Internacional del Trabajo —la OIT— cuida de la ocupación de los menores, dictando normas obligatorias para todos los países adheridos.

• La Oficina interamericana del Niño, dependiente de la OEA, con sede en Montevideo, atiende a la situación de la niñez en nuestro continente.

•  La Unión Internacional de Protección a la Infancia, con sede en Ginebra, extiende su acción mediante filiales establecidas en numerosos países.

EL TRABAJO INFANTIL: Existen en el mundo alrededor de 40 millones de menores que trabajan en fábricas, en la agricultura, en la minería, en pequeñas industrias, en talleres de artesanía, en hostelería y tiendas o como vendedores ambulantes.

En los países en vías de desarrollo, las causas esenciales de este fenómeno son el atraso económico, vinculado en algunos casos al dominio colonial que casi todos ellos sufrieron, la supervivencia de estructuras socioeconómicas arcaicas, el brusco descenso del índice de escolaridad de los niños a partir de los 11  o 12 años de edad, y el aumento de la población. 

 A menudo los niños realizan en las fábricas trabajos relativamente ligeros pero entre éstos se destacan algunos que presentan riesgos evidentes para su salud y seguridad.

A veces los destinan a ocupaciones peligrosas: fabricación de cohetes, soplado de vidrio, transporte de vidrio incandescente, utilización de materiales tóxicos en las tintorerías, trabajos que implican la exposición al polvo y al plumón en las fábricas textiles, al calor y al frío extremos en la manufactura de ciertos productos, trabajos en fundiciones y, en general, en la proximidad de hornos y de máquinas sin protección.

En tales lugares de trabajo, la iluminación, la ventilación y las condiciones sanitarias son casi siempre muy deficientes, y las precauciones de seguridad son mínimas. Todo ello se agrava extremadamente en el trabajo en minas.

En algunos países es usual que niños muy pequeños sean llevados por su familia de las zonas rurales a las urbanas, donde son prácticamente vendidos para el servicio doméstico. A menudo no se paga a estos niños, considerados como «adoptados».

Tal situación hace posibles el trabajo excesivo, los malos tratos y la explotación. Una manera dramáticamente extrema de explotación es cuando las niñas o adolescentes son vendidas a proxenetas o mafias, que las forzarán a ejercer la prostitución, con sus secuelas –además– sanitarias y otras enfermedades.

La trata de niños, sea esta interna, entre países o entre continentes, está muy relacionada con la demanda de mano de obra barata, dócil y maleable en algunos sectores y entre algunos empleadores.

Cuando se da, las condiciones de trabajo y el tratamiento a que son sometidos los niños y niñas violan sus derechos humanos, ya sea porque se trata de ambientes inaceptables (las incondicionales peores formas) o porque los niños y niñas realizan trabajos peligrosos para su salud y desarrollo (trabajos peligrosos que también forman parte de las peores formas).

Estas formas van desde la servidumbre por deudas, el camel jockeying, el trabajo doméstico infantil, la explotación sexual comercial, el tráfico de drogas, la vinculación de niños a conflictos armados, y otras formas explotadoras y prácticas similares a la esclavitud en el sector industrial.

PROCEDENCIA DE MENORES ABANDONADOS

De acuerdo a las pautas valorativas vigentes en nuestro medio sociocultural, se presume que aquellos menores que se caracterizan por problemas de conducta o que presentan mayores carencias proceden de los estratos de menor nivel social y económico.

En particular, y dentro de la zona de Capital Federal y Gran Buenos Aires, se tiende a identificarlos con las poblaciones marginales o «villas de emergencia».

Sin embargo, en un estudio realizado sobre menores detenidos por vagancia, se llegó a una conclusión inesperada que, por lo mismo, ha sido especialmente comprobada por un análisis particular de la variable «área de residencia»: l

a mayoría de los menores ingresados por «vagancia» residen en aquellos sectores de viviendas ubicadas en las zonas suburbanas (no «villas») que corresponden a grupos de nivel obrero.

La experiencia y el apoyo de la teoría consultada, permiten inferir la aparición de un sentimiento de desarraigo que puede vivenciarse en una comunidad de reciente implantación, como podrían ser estos nuevos suburbios.

Esta desubicación social y personal, al incidir en el adolescente, traería como resultante una serie de conductas desorganizadas, entre las que cabe ubicar el vagabundeo.

El hecho planteado exige, como corolario de un quehacer preventivo, implementar acciones que conviertan la ubicación en la nueva área de residencia, en un elemento de positiva integración a la comunidad.

De la misma forma en que se realizan tareas de promoción comunitaria en las villas de emergencia, es necesario que se estructure un sistema de apoyo y orientación en aquellos sectores de vivienda que se encuentran en un proceso de desarrollo urbano.

Dentro del ámbito de la Dirección General de la Minoridad y la Familia, el trabajo promocional a nivel comunitario debe asumir un carácter preventivo, facilitando dentro de sus posibilidades un desarrollo armónico del núcleo familiar en los distintos aspectos de su vida social (trabajo, recreación, salud, educación, etc.), de modo tal de lograr que cada miembro del grupo alcance una maduración personal que se traduzca en una conducta orientada al servicio de su comunidad.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

DOCUMENTO:
DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS DEL NIÑO:

Principio 1:  El niño disfrutará de todos los derechos enunciados en esta Declaración.

Estos derechos serán reconocidos a todos los niños sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del propio niño o de su familia.

Principio 2: El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y soda/mente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad.

Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño.

Principio 3: El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y a una nacionalidad.

Principio 4: El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social. Tendrá derecho a crecer v desarrollarse en buena salud; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales, incluso atención prenatal y postnatal.

El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

Principio 5: El niño física o mentalmente impedido o que sufra algún impedimento social debe recibir el tratamiento, la educación y el cuidado especiales que requiere su caso particular.

Principio 6: El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión.

Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre.

La sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia. Para el mantenimiento de los hijos de familias numerosas conviene conceder subsidios estatales o de otra índole.

Principio 7:  El niño tiene derecho a recibir educación, que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales.

Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, y llegar a ser un miembro útil de la sociedad.

El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes llenen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe en primer término a sus padres.

El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deberán estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover el goce de este derecho.

Principio 8:  El niño debe, en todas las circunstancias, figurar entre los primeros que reciban protección y socorro.

Principio 9: El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata.

No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará nifse le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación, o impedir su desarrollo físico, mental o moral.

Principio 10: El niño debe ser protegido contra las prácticas que pueden fomentar la discriminación racial, religiosa o de cualquier otra índole.

Debe ser educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal, y con plena conciencia de que debe consagrar sus energías y aptitudes ai servicio de sus semejantes.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

DOCUMENTO: LEY DE CONTRATO DE TRABAJO (Extracto)

ART. 188. – El empleador, al contratar trabajadores de uno u otro sexo, menores de dieciocho años, deberé exigir de los mismos o de sus representantes legales, un certificado médico que acredite su aptitud para el trabajo, y someterlos a los reconocimientos médicos periódicos que prevean las reglamentaciones respectivas.

ART. 189. – Queda prohibido a los empleadores ocupar menores de catorce años en cualquier tipo de actividad, persiga o no fines de lucro.Esa prohibición no alcanzaré, cuando medie autorización del ministerio pupilar, a aquellos menores ocupados en las empresas en que sólo trabajen los miembros de la misma familia y siempre que no se trate de ocupaciones nocivas, perjudiciales o peligrosas.Tampoco podrá ocuparse a menores de edad superior a la indicada que, comprendidos en la edad escolar, no hayan completado su instrucción obligatoria, salvo autorización expresa extendida por el ministerio pupilar, cuando el trabajo del menor fuese considerado indispensable para la subsistencia del mismo o de sus familiares directos, siempre que se llene en forma satisfactoria el mínimo de instrucción escolar exigida.

ART. 190. – No podrá ocuparse menores de catorce años a dieciocho años en ningún tipo de tareas durante más de seis horas diarias o treinta y seis semanales, sin perjuicio de la distribución desigual de las horas laborales.La jornada de los menores de más de dieciséis años, previa autorización de la autoridad administrativa, podrá extenderse a ocho horas diarias o cuarenta y ocho semanales.No se podrá ocupar a menores de uno u otro sexo en trabajos nocturnos, entendiéndose como tales el intervalo comprendido entre las veinte y las seis horas del día siguiente.

Jurisprudencia: «Las horas de trabajo que excedan de las 6 horas diarias o 36 semanales, realizadas por un menor da 16 años, deben abonarse con el 100% de recargo».

Fuente Consultada: Educación Cívica 3 – Alfredo Drago – Editorial Stella – Tema: La Minoridad

Ver Tambien: Ley Natural y Ley Moral

Formas Indirectas de Violar Los Derechos Humanos

Formas Indirectas de Violar Los Derechos Humanos:
Censura ,Miseria e Ignorancia,Racismo

Aparte de las formas directas de violar los derechos humanos (ya mencionadas en otro post), como la subversión, la tortura y la represión, los Derechos Humanos pueden ser violados por otros modos encubiertos o indirectos pero no por ello menos injustos:

• La censura desconoce el derecho a la libre información.

• La miseria y la ignorancia violan el derecho humano al bienestar mínimo.

• La discriminación desconoce la igualdad que por naturaleza existe entre todos los seres humanos.

censura y represión violacion derechos humanos

LA CENSURA:

El ser humano, dotado por naturaleza de la facultad de pensar, considera como uno de sus atributos esenciales, la expresión libre de su pensamiento para comunicarse con sus semejantes: es un derecho umversalmente admitido y consagrado por las leyes de todos los países democráticos.

Así sucede en nuestro país: el artículo 14 de nuestra Constitución, al enumerar los derechos de todos los habitantes, incluye entre ellos, el de «publicar sus ideas por la prensa sin censura previa». Por extensión, este derecho comprende a todos los medios de comunicación humana, ya se trate de conversaciones privadas, correspondencia epistolar, expresiones artísticas, comunicaciones radiales, televisivas, telefónicas y demás.

El desconocimiento de este derecho se denomina CENSURA, y se da «cuando la autoridad se arroga la facultad de examinar las expresiones que deben comunicarse, prohibiendo aquello que a su criterio no debe difundirse.

Esta práctica, habitual en los regímenes totalitarios, constituye un auténtico atropello a la dignidad humana. La censura no siempre se da en la forma abierta como la mencionada, sino que muchas veces adopta formas más sutiles, pero igualmente repudiables. Entre ellos cabe mencionar:

• La represión posterior, por comunicaciones que aunque no violan ninguna ley, no han sido del agrado de la autoridad.

• El ejercicio discriminatorio de los controles administrativos o económicos sobre los Medios, y que sólo apoyan a los oficialistas o complacientes con las ideas del régimen.

• También puede darse retaceando la información, negándose a proporcionarla, o dándola en forma incompleta o tendenciosa. El derecho a la libre expresión de las ideas, supone el derecho a la libre información.

Sus límites: La libertad de expresión, no significa impunidad para delinquir. Como todos los derechos, no es absoluta, puesto que reconoce expresos límites en la moral y en las leyes. Cuando la libre comunicación de ideas viola derechos ajenos o alguna norma legal, se incurre en delito, que puede ser de acción privada —como injurias o calumnias— que perjudican a particulares, o bien de acción pública cuando afectan a toda la sociedad, como difusiones obscenas, desacato a la autoridad, instigación a la rebelión, y otros.

Cometido algún delito de acción privada por medio de la prensa, corresponde al damnificado el derecho de entablar la acción judicial que corresponde y a resarcirse del daño ocasionado. Los delitos de acción pública, tienen como víctima a toda la sociedad; por ello, el Estado o cualquier particular puede recurrir a la justicia.

Finalmente, cabe acotar que el Estado, en ejercicio de su poder de policía (y sin que ello tampoco pueda ser tachado de «acto de censura»), puede reglamentar la libre comunicación en salvaguarda de la moral pública, y particularmente, para protección de los menores, sea en los horarios, en las formas de publicidad, en la concurrencia a espectáculos, y otras.

MISERIA E IGNORANCIA

Si afirmamos que la democracia es la mejor de las formas posibles de gobierno, y la más compatible con la dignidad humana, es porque sólo ella HAMBRE EN EL CONGO, ÁFRICApermite alcanzar plenamente el Bien Común, que justifica la existencia del Estado. Este Bien Común, supone entre otros elementos, que todos los integrantes de la sociedad posean el bienestar indispensable para llevar una existencia digna: educación, cuidado de la salud, vivienda y trabajo.

Sin embargo, la experiencia personal, y la lectura de los periódicos, nos dicen que gran número de seres humanos, incluso pertenecientes a países democráticos, se debaten en tal grado de miseria y de ignorancia, que no cuentan ni siquiera con la esperanza de salir de tai estado.

Miseria e ignorancia van de la mano: el ignorante está incapacitado para remediar su situación, dada su falta de conocimientos. El indigente, a su vez, no dispone ni de tiempo, ni de oportunidad para aumentar su instrucción.

Cuando tales situaciones se dan en países democráticos, no deben considerarse como fallas propias del sistema, sino que la democracia no es correctamente aplicada, puesto que ella supone:

• leyes justas en beneficio del pueblo: la indigencia e ignorancia son la negación de la justicia.

• igualdad de posibilidades, inexistente en tales ambientes.

• respeto a los derechos humanos: la pauperización y el analfabetismo son incompatibles con la mínima dignidad humana.

Las causas que motivan tales situaciones de subdesarrollo son múltiples y han sido consideradas anteriormente. De entre todas ellas, la principal surge de la deficiente organización socioeconómica, que permite la injusta distribución de los bienes materiales, que niega posibilidades de desarrollo.

Conviene entender que no hay sistema humano que impida que haya pobres individualmente considerados, y ello incluso está comprendido entre las reglas democráticas. Pero la pobreza inadmisible, es la miseria que aflige a sectores enteros de la población desprovistos ae todo recurso y hasta de toda esperanza.

• En los regímenes no democráticos, muchas veces se puede atemperar el problema mediante la estatización de todas las actividades, y lograr que la miseria, —por lo menos en su faz extrema— no sea visible. Pero ello se consigue sacrificando la libertad humana y otros valores que también son imprescindibles al hombre.

• En las democracias, en cambio, deben arbitrarse medios que respetando la libertad humana impidan la existencia de grupos masivos de indigentes y analfabetos. La magnitud del problema, hace que la solución no sea fácil, ni de alcance previsible. Sin embargo, debe intentarse aún a costa de sacrificios: la solución del problema de la miseria popular y de la ignorancia, constituye el mayor desafío que se ofrece a la Democracia para que sea creíble por los pueblos que aún no la conocen.

DISCRIMINACIÓN RACIAL

Si bien todos los hombres pertenecemos al mismo tronco natural, la especie «Homo Sapiens«, es evidente que manifestamos numerosas diferencias, que permiten hablar de distintos grupos humanos.

• Así, las Naciones o Estados se constituyen sobre diferencias territoriales, políticas y sociales.

• Las Razas agrupan a los hombres de acuerdo con características corporales, y funcionalidad física o sicológica, tales como el color de la piel, forma de la cabeza, composición sanguínea y agudeza mental.

• Las Etnias dividen a los pueblos según sus características culturales y sobre todo lingüísticas, lo cual da pie para hablar de pueblos semitas, arios, mongoles…

Sin embargo, todas estas y otras diferencias que pudieran hacerse son PARCIALES y no alcanzan para destruir el principio fundamental de «la Unidad de la Especie Humana». De acuerdo con ella, la humanidad está integrada por seres con múltiples diferencias secundarias, pero esencialmente dotados de las mismas características. La posesión de tales características fundamentales, hace que todos los hombres, de cualquier nación, raza o etnía, posean los mismos atributos humanos y particularmente que a todos alcance el goce indiscriminado de los Derechos Humanos.

Lamentablemente la Historia nos manifiesta que esta afirmación no siempre ha sido conocida o tenida en cuenta por la humanidad, puesto que en todos los tiempos ha habido pueblos que se han considerado superiores a otros y con derecho a imponerles su dominio. Incluso dentro de un mismo pueblo siempre han existido clases superiores, poseedoras de privilegios que se negaban a las demás.

El conjunto de estas distinciones, basados en simples caracteres secundarios, como pueden ser la raza, el sexo o la situación económica o cultural, se denomina DISCRIMINACIÓN.

Situación actual
Nuestra actual sociedad humana reconoce que toda discriminación, cualquiera sea ella y que se utilice para conceder o negar derechos, es una actitud injusta e inhumana.

La práctica de la discriminación, sobre todo la RACIAL, ocupa una de las páginas más negras de la historia humana, y ha permitido la ejecución de los más aberrantes crímenes de lesa humanidad:

• eliminación de poblaciones enteras por haber sido derrotadas en una contienda.

• justificación de la esclavitud, por el solo color de la piel.

• eliminación sistemática de millones de personas por pertenecer a determinada raza.

• torturas y pena de muerte por distintas creencias religiosas.

En la actualidad, tales hechos no ocurren sino excepcionalmente. Sin embargo, y en forma cotidiana, se mantienen discriminaciones igualmente injustas y violatorias de los derechos humanos.

• Una de las más evidentes fue el Apartheid o sistema político imperante en Sudáfrica, que negó el ejercicio de los derechos políticos a los negros.

• Diferencias sociales en muchos países que impiden a los extranjeros o gente de color, participar en las mismas actividades o concurrir a los mismos lugares que los blancos.

• La discriminación sexual en la mayoría de los países del mundo niega a la mujer el acceso a determinados estudios o empleos, o les acuerdan sueldos inferiores por el solo hecho de su condición femenina.

La lucha contra la discriminación en todas sus formas, se ha convertido en una de las tareas más acuciantes de nuestro tiempo.

Fuente Consultada:
Educación Civica 3 Alfredo Drago  Editorial Stella
Educación Democrática de Argentino Moyano Coudert – Texto Para 3º Año – Tercera Edición- Editorial Guadalupe

Deformación de la Democracia y Sus Características

Deformación de la Democracia –  Sus Características-
La Tiranía de la Mayoría

Pocos gobiernos argentinos han contado con tan numeroso y entusiasta apoyo popular como el gobierno peronista. Sólo la masiva adhesión mostrada a Rosas e Yrigoyen pueden asemejarse. Prueba de ello es la fuerza decisiva que ha tenido el movimiento peronista en las consultas electorales realizadas después de su caída. Perón enarboló la bandera de la justicia social. Hubo muchas y justas realizaciones en pro de la clase trabajadora y de los sectores humildes. La Justicia y la solidaridad social descuidadas por la política y economía liberal que hasta entonces había regido al país encontró un cauce.

Fue fundamentalmente la política de justicia social y de activa incorporación de los sectores laborales al quehacer nacional lo que le atrajo la adhesión de las clases laborales y de otros grupos sociales, especialmente los cristianos, deseosos de corregir las injusticias del sistema liberal.

Salarios más justos y humanos, bonificaciones familiares, mejoras en las condiciones de trabajo, promoción sindical, aguinaldo, vacaciones pagadas, asistencia médica y sanitaria, cajas de jubilación, estatutos para las distintas profesiones, cuidado de los enfermos, protección de los niños y de los ancianos fueron, entre otras, realizaciones en pro de la justicia social.

La política y la legislación social estaban en la Argentina con atraso de décadas respecto a otros países.

juan peronEl tema sigue siendo hoy muy polémico, porque para muchos historiadores Perón, utilizó todo su poder político con fines demagógicos a los fines de convencer al pueblo y convertirlo en instrumento de la propia ambición política, por ejemplo, usó de la política social más para exaltar su propia persona y movimiento que para realizar la justicia y lograr la solidaridad entre todos los sectores sociales.

Todas las técnicas de la propaganda propias de las dictaduras fueron usadas. Cada una de las obras y realizaciones iba acompañada de una gigantesca campaña propagandística. Se patrocinaban todas las manifestaciones de adhesión y de adulación. Las muchedumbres se movilizaban en gigantescas manifestaciones.

La capacidad oratoria del líder exaltaba a las masas, las mantenía en estado de constante entusiasmo y las atraía incondicionalmente hacia sí. Se emprendían obras gigantescas, de costo gugantes, y se las usaba con fines de propaganda. Millones de fotografías de Perón y de su esposa inundaron el país. Sus retratos ocupaban obligatoriamente el lugar de preferencia en instituciones, oficinas, comisarías, escuelas, etc.

Incluso la enfermedad y muerte de la esposa del Presidente, y el sentimiento sincero provocado por ella en el pueblo humilde, fueron usados con fines demagógicos. Supresión de las libertades individuales y de los derechos y garantías. Durante la época peronista sucedió lo que sucede en casi todas las dictaduras: en nombre de la democracia se suprimieron las garantías y libertades y se persiguió a los adversarios.

Aquí es importante tener conceptos claros.

Existen dos interpretaciones de la democracia. Una, inexacta, pone su esencia en el gobierno de las mayorías. Otra, exacta, lo pone en el respeto a las libertades de todos.

a) La primera interpretación procede así:

1. Democracia es el «gobierno del pueblo». Pero como la unanimidad de las voluntades es prácticamente imposible de lograr, deben gobernar los elegidos por la mayoría. El gobierno en su acción debe encarnar esa voluntad mayoritaria. Democracia y voluntad de la mayoría se identifican.

2. Sucede que en todas las sociedades existen minorías cuyas ideas e intereses son contrarios a las ideas e intereses de la mayoría. Estos grupos en su acción se oponen a la obra del gobierno respaldado por la mayoría. El gobierno y sus partidarios acusan a estas minorías de oponerse a la voluntad del pueblo.

3. Las libertades individuales y políticas son usadas por las minorías, no siempre lealmente, como arma de oposición. Libertad de opinión, de prensa, de asociación les permiten «oponerse» a la voluntad mayoritaria. Las libertades económicas les permiten organizar y fortalecer la oposición.

4. El gobierno cae en la tentación de ir restringiendo, hasta acabar anulando, el derecho de crítica, el derecho de asociación y las libertades económicas. Cada medida que toma contra ellas lo hace en nombre de la democracia y es aplaudida por el pueblo. Las libertades y garantías se van restringiendo y se acumulan poderes en manos del gobierno. La mayoría se muestra conforme.La historia enseña numerosos ejemplos de dictaduras que contaron con un real y efectivo .apoyo mayoritario.

5. El gobierno se proclama democrático y acusa de antidemocráticas a las minorías y que con sus críticas y oposición niegan la «verdadera libertad» y la «verdadera democracia». Se proclama el respeto por la libertad y al mismo tiempo no hay libertad «para los enemigos de la libertad» ni «para los enemigos del pueblo». Se niega todo derecho a la oposición.Robespierre no renunciaba a ser democrático, pero no toleraba oposición. «La Convención hará triunfar la República Democrática y castigará sin piedad a los enemigos del pueblo» decía un decreto redactado por él. Son muchos los gobiernos de indiscutible origen democrático que por este proceso se han convertido en totalitarios sin renunciar al nombre de democráticos.

b) La segunda interpretación procede así:

1. Democracia es el gobierno del pueblo. La unanimidad no se da en la elección de los gobernantes, sino en que todos están de acuerdo en que deben gobernar los elegidos por la mayoría.

2. Es la comunidad toda quien confiere y delega el poder a sus gobernantes. Por consiguiente todos, mayoría y minorías, conservan su facultad de control sobre ellos.

3. La función de los gobernantes no es cumplir la voluntad de la mayoría, sino buscar el bien de todos. Todos tienen derecho a opinar, a ser oídos y también a criticar la acción gubernamental.

4. El respeto a las libertades personales, a la libertad de crítica, a la libertad de asociación son fundamentales en esta concepción de la democracia. Ciertas libertades económicas que permiten a las minorías organizarse y crecer, también son fundamentales.

5. La democracia en la práctica se concreta en que las ideas se puedan expresar y difundir libremente, los grupos organizarse, y en que se pueda, mediante una consulta electoral libre, cambiar de gobierno, sin recurso a la fuerza y dentro del orden institucional.

Para esta concepción de la democracia, que es la auténtica, el asegurar los derechos y libertades es esencial. Cualquier atentado contra ellos será considerado atentado contra la democracia, aunque cuente con el apoyo mayoritario.

Para que exista auténtica democracia, podemos concluir que:

a) el gobierno debe ser elegido por la mayoría y encuadrar su acción según la voluntad de ésta;
b) deben respetarse los derechos de todos, mayorías y minorías. Democracia y respeto a los derechos humanos se identifican;
c) en concreto, la democracia se manifiesta en la existencia de elecciones universales, limpias y libres, y en el respeto a los derechos de todos.

El gobierno peronista obró según la primera interpretación de la democracia: la democracia totalitaria. En nombre dé la libertad fue anulando los derechos y garantías, y persiguió a las minorías adversarias.

Muchos peronistas estaban sinceramente convencidos de ser democráticos porque contaban con el respaldo popular. Pero en nombre del pueblo se había instalado una dictadura.

CARACTERÍSTICAS

La expropiación como recurso: Uno de los recursos con que cuenta el gobierno para cumplir su objeto de servir al bien común es la expropiación.
La expropiación es una venta obligatoria hecha al Estado. Las condiciones son: que lo que se expropia sea realmente requerido por el bien de la comunidad, y esto declarado por ley, y que a sus propietarios se les pague el justo precio, incluido las indemnizaciones por perjuicios.

Supresión del derecho de reunión y de libre agremiación
No debe desconocerse que una de las grandes realizaciones del régimen peronista fue la promoción y organización del movimiento sindical argentino.
El movimiento sindical, característica de la moderna sociedad industrial, ha sido el instrumento de que se han valido las clases trabajadoras de todos los países para la defensa de sus intereses y su promoción social. El movimiento sindical argentino tenía años de atraso respecto a otras naciones. Desde el gobierno, mediante leyes y disposiciones, fue alentado y promovido.

Se crearon numerosas escuelas sindicales. La C.G.T., hasta entonces influida por ideologías extranjeras y disolventes, adquirió contenido nacional. Lamentablemente el movimiento sindical fue usado como arma de influencia y propaganda políticas. Fue usado para hacer penetrar en las clases laborales la ideología del régimen.Los grupos sindicales que se mostraban adictos contaban con todo el apoyo oficial. Los que no lo hacían, veían impedida su acción.

Persecución a los partidos políticos
Los partidos se veían trabados en su acción y propaganda por cuanto no disponen de medios de difusión, en cambio el partido oficialista mantenía una permanente campaña propagandista y proselitista. Propio es de los sistemas dictatoriales el no permitir sino la existencia de un solo partido, el oficialista.

El fraude y la violencia al servicio del régimen imperante
Una democracia en la práctica se traduce como sistema de elecciones universales, limpias y libres. Tal cosa, prácticamente, no ha existido jamás en la Argentina. El «juego limpio» que requiere la democracia raramente se ha dado entre nosotros. Voto cantado, voto en cadena, alteración de padrones, robo de urnas, voto de muertos, compra de libretas, presiones policiales, apoyo gubernamental a su propio partido son prácticas electorales de antigua data en el país. A veces se recurre a métodos de violencia, y por ejemplo los locales de partidos opositores son asaltados e incendiados.

Avasallamiento de las instituciones políticas y educacionales
Se procura colocar jueces simpatizantes del régimen y desplazar a los no adictos. Se pretende convertir a la justicia en un instrumento de aplicación de «la doctrina nacional». El sistema educacional  se usa como instrumento para inculcar la ideología del régimen. El monopolio estatal de la enseñanza facilita este intento. Programas, textos, lecturas, son impuestos obligatoriamente. En los cargos directivos de la enseñanza se coloca a hombres abiertamente partidarios del régimen. La enseñanza universitaria, secundaria y primaria son instrumentalizadas como tribunas de propaganda.

Desprecio por la cultura:
En estos gobierno se observa un aumento de la escolaridad. Se construyen escuelas y colegios, se levantan edificios educacionales, se crean numerosos centros de investigación y de enseñanza. Se llevan grandes campañas de alfabetización, y el número de estudiantes secundarios y universitarios aumenta notablemente.

Pero la enseñanza pierde seriedad, al no permitirse la libre discusión de las ideas la cultura no puede desarrollarse. Tambien se suelen crear n grandes organizaciones estudiantiles para servir de apoyo al régimen.

Enriquecimiento ilícito de funcionarios y allegados al poder. Su impunidad bajo apariencia legal
El enriquecimiento ilícito de funcionarios y allegados al poder no es una  rareza, por el contrario es  un hecho repetido bajo distintos regímenes. Normalmente se debe a los negociados en la obra pública, las obras y servicios montados por el Estado dan la ocasión ideal para jugosos y repetidos negocios. El comercio exterior y el sistema de cambios preferenciales dan al gobierno el instrumento para facilitar el enriquecimiento vertiginoso de muchos de sus funcionarios y amigos. Fortunas fabulosas son conseguidas en poco tiempo con el apoyo de demas funcionarios, como gobernantes.

Fines de perpetuación en el poder:
Para el caso de Argentina, la Constitución de 1853 establece que el Presidente de la Nación durará seis años en el ejercicio de sus funciones, no pudiendo ser reelegido para el cargo hasta pasado un nuevo período. En 1949 una Convención Constituyente con amplia mayoría oficialista modificó esta disposición permitiendo la reelección indefinida del Presidente. El objeto era posibilitar la permanencia de Perón.

Restricciones a las minorías parlamentarias
Una mayoría oficialista y obsecuente sanciona leyes de gravísima importancia en forma sorpresivamente rápida sin dar tiempo de discusión a la oposición, y sin informar previamente a la opinión pública. Esto se conoce como la «Tirania de la Mayoría».

Técnicas proselitistas del régimen
El gobierno usa técnicas de propaganda usadas por las dictaduras contemporáneas. Muchas de las técnicas usadas fueron copiadas de Alemania e Italia. La propaganda invadetodas las actividades y todos los rincones del país. La figura del Jefe es exaltada por todos los medios. Concentraciones, homenajes, grandes manifestaciones, adhesiones masivas servían para mantener vivo en el pueblo el entusiasmo. Los adictos rivalizan en actos de adulación. También un enorme monopolio de internet, prensa, radio y cine glorifican al régimen y a su conductor. Los sindicatos, las escuelas, los deportes y hasta la misma asistencia social sirven a la exaltación del régimen.

Espionaje, delación, persecución
Espionaje, delación, persecución, son técnicas usadas por las dictaduras. Hay espías y agentes del régimen en todas partes: en las oficinas, en los barrios, en las fábricas, en las mismas familias. La delación o la denuncia irresponsable motiva la represión. Se controlan discursos, reuniones, discusiones. Incluso la correspondencia privada y las comunicaciones telefónicas son interferidas.

Fuente Consultada:
Educación Democrática de Argentino Moyano Coudert – Texto Para 3º Año – Tercera Edición- Editorial Guadalupe

La Libertad de Reunión Resumen

RESUMEN SOBRE LA LIBERTAD DE REUNION

LIBERTAD DE REUNIÓN: El derecho de los hombres a reunirse o asociarse libremente,, en forma estable o transitoria, para cualquier tipo de actividad lícita, surge de su misma sociabilidad natural. También de la misma naturaleza humana deriva el derecho de los diversos grupos y asociaciones a darse la organización, estructura y reglamentación conveniente a sus propios fines, mientras no se opongan al bien común.

la libertad reunion

Al derecho de asociación, como a los otros derechos fundamentales del hombre, no los crea la sociedad, ni el estado. Son anteriores a ellos. El estado los reconoce, los protege, garantiza, promueve y reglamenta su ejercicio para que las libertades individuales no se opongan al bien comunitario.

El derecho de reunión y asociación se ejerce en muy distintos órdenes y para muy distintos fines. Los hombres se reúnen para formar una familia, para formar una empresa comercial, un grupo vecinal, una entidad cultural, un club deportivo, etc. También se reúnen transitoriamente para asistir a una conferencia, participar de un mitin, concurrir a un espectáculo deportivo o artístico, realizar una manifestación religiosa o un acto de culto, postular o quejarse a las autoridades, exteriorizar sus ideas, etc.

El respeto a la libertad de reunión y asociación es fundamental para el desenvolvimiento de las actividades sociales y el progreso de una comunidad. Mediante sociedades y grupos los hombres participan activamente de la vida social y vuelcan en ella su trabajo, sus iniciativas y su capacidad creadora, a la vez que desarrollan su sentido de responsabilidad.

La existencia y solidez de los grupos culturales, educacionales, económicos, profesionales, ideológicos, partidarios, deportivos, etc., es lo que da consistencia y riqueza a la vida de una sociedad. Donde se respeta la libertad de estos grupos y se promueve su actividad la democracia se realiza y la sociedad se vitaliza.

Cuando la reunión de los hombres es estable y orgánica, suele denominarse asociación; cuando es transitoria, suele decirse simplemente reunión. Los hombres se reúnen para ver un partido de fútbol, para asistir a un mitin, para participar en una manifestación; se asocian para formar una empresa, un sindicato, un centro cultural, etc.

La Constitución Nacional reconoce en su art. 14 a todos los habitantes el derecho de «asociarse con fines útiles». La Declaración Universal de los Derechos Humanos en su art. 20 declara que «toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y asociación pacíficas».

TRIBUNA PUBLICA: Tribuna originariamente significa el lugar desde donde el tribuno arengaba a la multitud. El tribuno era un magistrado romano, considerado representante y defensor del pueblo, que podía impedir o vetar las resoluciones del senado.

Se entiende por tribuna el lugar desde donde un orador habla directamente al público: cátedras, plataformas, pulpitos, escenarios, salas de conferencias, etc.

Al hablar del derecho a la libertad de tribuna se quiere significar actualmente el derecho de todos los ciudadanos de dirigirse directamente a sus conciudadanos para expresar sus ideas, manifestar sus quejas, presentar sus iniciativas, solicitar su apoyo y colaboración.

El derecho de comunicarse directamente a los conciudadanos se ejerce en reuniones, manifestaciones, mítines, mesas redondas, conferencias, etc. Y se ejerce también cada día más, mediante internet, la radio y televisión.

Lo dicho acerca de la libertad de expresión y de comunicación respecto a la prensa, radio, televisión, etc., es válido acerca de la tribuna pública.

SINTESIS:

Libertad de reunión:

— El derecho a reunirse o asociarse libremente surge de la naturaleza humana. También el derecho de los grupos a darse su propia organización.

— Estos derechos son ejercidos frecuentemente: formar una familia, una empresa, un club de fútbol, etc.; asistir a un mitin, concurrir a una manifestación, etc.

— Son de fundamental importancia para el progreso de la comunidad.Su multiplicidad y firmeza es índice de vitalidad social. A través de ellos los ciudadanos participan en las actividades de la comunidad, lo que es esencial para la democracia.

— La constitución nacional los reconoce. La Declaración Universal de Derechos Humanos los enumera entre los derechos fundamentales.

Tribuna pública:
— Se entiende por tal todo lugar desde donde el orador habla directamente al público: cátedras, plataformas, pulpitos, mesas de conferencias, etc.
— Por ella se ejercita el derecho de los ciudadanos de dirigirse directamente a sus conciudadanos para exponerles sus ideas, presentar iniciativas, proyectos, quejas, etc., y pedirles su apoyo o colaboración.

— Se ejerce en reuniones, mitines, manifestaciones, mesas redondas, conferencias, etc. Actualmente se usa cada día más la radio y televisión a este objeto.

— Lo dicho respecto a los otros medios de comunicación social es válido para la tribuna pública.

Fuente Consultada:
Educación Democrática de Argentino Moyano Coudert – Texto Para 3º Año – Tercera Edición- Editorial Guadalupe