Formas Indirectas de Violar Los Derechos Humanos: Censura Miseria e Ignorancia



Formas Indirectas de Violar Los Derechos Humanos:
Censura ,Miseria e Ignorancia,Racismo

Aparte de las formas directas de violar los derechos humanos (ya mencionadas en otro post), como la subversión, la tortura y la represión, los Derechos Humanos pueden ser violados por otros modos encubiertos o indirectos pero no por ello menos injustos:

• La censura desconoce el derecho a la libre información.

• La miseria y la ignorancia violan el derecho humano al bienestar mínimo.

• La discriminación desconoce la igualdad que por naturaleza existe entre todos los seres humanos.

censura y represión violacion derechos humanos

LA CENSURA:

El ser humano, dotado por naturaleza de la facultad de pensar, considera como uno de sus atributos esenciales, la expresión libre de su pensamiento para comunicarse con sus semejantes: es un derecho umversalmente admitido y consagrado por las leyes de todos los países democráticos.

Así sucede en nuestro país: el artículo 14 de nuestra Constitución, al enumerar los derechos de todos los habitantes, incluye entre ellos, el de “publicar sus ideas por la prensa sin censura previa”. Por extensión, este derecho comprende a todos los medios de comunicación humana, ya se trate de conversaciones privadas, correspondencia epistolar, expresiones artísticas, comunicaciones radiales, televisivas, telefónicas y demás.

El desconocimiento de este derecho se denomina CENSURA, y se da “cuando la autoridad se arroga la facultad de examinar las expresiones que deben comunicarse, prohibiendo aquello que a su criterio no debe difundirse.

Esta práctica, habitual en los regímenes totalitarios, constituye un auténtico atropello a la dignidad humana. La censura no siempre se da en la forma abierta como la mencionada, sino que muchas veces adopta formas más sutiles, pero igualmente repudiables. Entre ellos cabe mencionar:

• La represión posterior, por comunicaciones que aunque no violan ninguna ley, no han sido del agrado de la autoridad.

• El ejercicio discriminatorio de los controles administrativos o económicos sobre los Medios, y que sólo apoyan a los oficialistas o complacientes con las ideas del régimen.

• También puede darse retaceando la información, negándose a proporcionarla, o dándola en forma incompleta o tendenciosa. El derecho a la libre expresión de las ideas, supone el derecho a la libre información.

Sus límites: La libertad de expresión, no significa impunidad para delinquir. Como todos los derechos, no es absoluta, puesto que reconoce expresos límites en la moral y en las leyes. Cuando la libre comunicación de ideas viola derechos ajenos o alguna norma legal, se incurre en delito, que puede ser de acción privada —como injurias o calumnias— que perjudican a particulares, o bien de acción pública cuando afectan a toda la sociedad, como difusiones obscenas, desacato a la autoridad, instigación a la rebelión, y otros.

Cometido algún delito de acción privada por medio de la prensa, corresponde al damnificado el derecho de entablar la acción judicial que corresponde y a resarcirse del daño ocasionado. Los delitos de acción pública, tienen como víctima a toda la sociedad; por ello, el Estado o cualquier particular puede recurrir a la justicia.

Finalmente, cabe acotar que el Estado, en ejercicio de su poder de policía (y sin que ello tampoco pueda ser tachado de “acto de censura”), puede reglamentar la libre comunicación en salvaguarda de la moral pública, y particularmente, para protección de los menores, sea en los horarios, en las formas de publicidad, en la concurrencia a espectáculos, y otras.

MISERIA E IGNORANCIA

Si afirmamos que la democracia es la mejor de las formas posibles de gobierno, y la más compatible con la dignidad humana, es porque sólo ella HAMBRE EN EL CONGO, ÁFRICApermite alcanzar plenamente el Bien Común, que justifica la existencia del Estado. Este Bien Común, supone entre otros elementos, que todos los integrantes de la sociedad posean el bienestar indispensable para llevar una existencia digna: educación, cuidado de la salud, vivienda y trabajo.

Sin embargo, la experiencia personal, y la lectura de los periódicos, nos dicen que gran número de seres humanos, incluso pertenecientes a países democráticos, se debaten en tal grado de miseria y de ignorancia, que no cuentan ni siquiera con la esperanza de salir de tai estado.

Miseria e ignorancia van de la mano: el ignorante está incapacitado para remediar su situación, dada su falta de conocimientos. El indigente, a su vez, no dispone ni de tiempo, ni de oportunidad para aumentar su instrucción.

Cuando tales situaciones se dan en países democráticos, no deben considerarse como fallas propias del sistema, sino que la democracia no es correctamente aplicada, puesto que ella supone:



• leyes justas en beneficio del pueblo: la indigencia e ignorancia son la negación de la justicia.

• igualdad de posibilidades, inexistente en tales ambientes.

• respeto a los derechos humanos: la pauperización y el analfabetismo son incompatibles con la mínima dignidad humana.

Las causas que motivan tales situaciones de subdesarrollo son múltiples y han sido consideradas anteriormente. De entre todas ellas, la principal surge de la deficiente organización socioeconómica, que permite la injusta distribución de los bienes materiales, que niega posibilidades de desarrollo.

Conviene entender que no hay sistema humano que impida que haya pobres individualmente considerados, y ello incluso está comprendido entre las reglas democráticas. Pero la pobreza inadmisible, es la miseria que aflige a sectores enteros de la población desprovistos ae todo recurso y hasta de toda esperanza.

• En los regímenes no democráticos, muchas veces se puede atemperar el problema mediante la estatización de todas las actividades, y lograr que la miseria, —por lo menos en su faz extrema— no sea visible. Pero ello se consigue sacrificando la libertad humana y otros valores que también son imprescindibles al hombre.

• En las democracias, en cambio, deben arbitrarse medios que respetando la libertad humana impidan la existencia de grupos masivos de indigentes y analfabetos. La magnitud del problema, hace que la solución no sea fácil, ni de alcance previsible. Sin embargo, debe intentarse aún a costa de sacrificios: la solución del problema de la miseria popular y de la ignorancia, constituye el mayor desafío que se ofrece a la Democracia para que sea creíble por los pueblos que aún no la conocen.

DISCRIMINACIÓN RACIAL

Si bien todos los hombres pertenecemos al mismo tronco natural, la especie “Homo Sapiens“, es evidente que manifestamos numerosas diferencias, que permiten hablar de distintos grupos humanos.

• Así, las Naciones o Estados se constituyen sobre diferencias territoriales, políticas y sociales.

• Las Razas agrupan a los hombres de acuerdo con características corporales, y funcionalidad física o sicológica, tales como el color de la piel, forma de la cabeza, composición sanguínea y agudeza mental.

• Las Etnias dividen a los pueblos según sus características culturales y sobre todo lingüísticas, lo cual da pie para hablar de pueblos semitas, arios, mongoles…

Sin embargo, todas estas y otras diferencias que pudieran hacerse son PARCIALES y no alcanzan para destruir el principio fundamental de “la Unidad de la Especie Humana”. De acuerdo con ella, la humanidad está integrada por seres con múltiples diferencias secundarias, pero esencialmente dotados de las mismas características. La posesión de tales características fundamentales, hace que todos los hombres, de cualquier nación, raza o etnía, posean los mismos atributos humanos y particularmente que a todos alcance el goce indiscriminado de los Derechos Humanos.

Lamentablemente la Historia nos manifiesta que esta afirmación no siempre ha sido conocida o tenida en cuenta por la humanidad, puesto que en todos los tiempos ha habido pueblos que se han considerado superiores a otros y con derecho a imponerles su dominio. Incluso dentro de un mismo pueblo siempre han existido clases superiores, poseedoras de privilegios que se negaban a las demás.

El conjunto de estas distinciones, basados en simples caracteres secundarios, como pueden ser la raza, el sexo o la situación económica o cultural, se denomina DISCRIMINACIÓN.

Situación actual
Nuestra actual sociedad humana reconoce que toda discriminación, cualquiera sea ella y que se utilice para conceder o negar derechos, es una actitud injusta e inhumana.

La práctica de la discriminación, sobre todo la RACIAL, ocupa una de las páginas más negras de la historia humana, y ha permitido la ejecución de los más aberrantes crímenes de lesa humanidad:

• eliminación de poblaciones enteras por haber sido derrotadas en una contienda.

• justificación de la esclavitud, por el solo color de la piel.

• eliminación sistemática de millones de personas por pertenecer a determinada raza.

• torturas y pena de muerte por distintas creencias religiosas.

En la actualidad, tales hechos no ocurren sino excepcionalmente. Sin embargo, y en forma cotidiana, se mantienen discriminaciones igualmente injustas y violatorias de los derechos humanos.

• Una de las más evidentes fue el Apartheid o sistema político imperante en Sudáfrica, que negó el ejercicio de los derechos políticos a los negros.

• Diferencias sociales en muchos países que impiden a los extranjeros o gente de color, participar en las mismas actividades o concurrir a los mismos lugares que los blancos.

• La discriminación sexual en la mayoría de los países del mundo niega a la mujer el acceso a determinados estudios o empleos, o les acuerdan sueldos inferiores por el solo hecho de su condición femenina.

La lucha contra la discriminación en todas sus formas, se ha convertido en una de las tareas más acuciantes de nuestro tiempo.

Fuente Consultada:
Educación Civica 3 Alfredo Drago  Editorial Stella
Educación Democrática de Argentino Moyano Coudert – Texto Para 3º Año – Tercera Edición- Editorial Guadalupe





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *