Período Neolítico

Colibrí o Picaflor Características e Informacion sobre aves argentinas

Colibrí o Picaflor
Características e Información General

El único orden de animales exclusivamente americano está constituido por los colibríes. Se les halla desde Alaska y el Labrador hasta la Tierra del Fuego, y en todas las Antillas. De manera curiosa, no existen en Canadá, con excepción de la península de Labrador, ni en los estados de Texas, Nuevo México, Colorado y Wyoming; en Sudamérica se encuentran ausentes en la mayor parte de la Patagonia.

CARACTERÍSTICAS DEL PICAFLOR COMÚN
Nombre Científico: Chlorostilbon aureoventris

Macho: Es Verde. Garganta y cuello anterior, azul verdoso brillante. Vientre blanquecino. Mancha detrás de los ojos (a veces ausente). Alas pardas. Cola azulada.

Hembra:  Es Verde. Ventralmente gris claro, Mancha detrás de los ojos. Cola azulada con las plumas más externas con punta blanca.

Costumbres: Comportamiento característico del grupo. Recorre incansablemente las flores libando. A menudo en jardines y enredaderas.

Nidificación: El nido tiene forma de tacita, Emplea en la construcción pelos, cerdas, lanas, materias vegetales suaves, liadas con telas de arañas. Puede estar atado, colgante o asentado a hierros, alambres, cables o hilos pendientes de techos En ramas de plantas, tallos de enredaderas, yuyos o raices, en barrancas. La postura es de 2 hueve; elípticos, blancos.

Habitat en Argentina: Frecuenta la vegetación arbustiva de montes, sabanas, pradera. También en parques y jardines er zonas urbanas.

Distribución geográfica en Argentina: Desde el norte del país hasta la Pampa y Buenos Aires.

colibri o picaflor

INFORMACIÓN: Colibrí, el nombre con que por lo general se le conoce, es, en forma científica, apenas uno de los 120 géneros que agrupan las 321 especies reconocidas. Otro nombre que generalmente se le da es el de «picaflor». Pero el vulgo le da muchos otros nombres —entre ellos, tominejo, besa flor, tucusito, androdón, burrión, chupaflor, chupamirto,chuparrosa, güichichil, quincha, quinde, tentenelaire, tumuñuco,  visitaflor, ermitaño, mango, esmeralda, amatista, topacio, zumbador, zunzún, chupalina, trovador, zumbaflor, o bien matista, topacio, refiriéndose a los iridiscentes de su plumaje.

Sus características más obvias son sus largos picos, a veces más largos que el propio cuerpo, y la iridiscencia de su plumaje, rico en reflejos metálicos debido a la forma peculiar de las partes córneas de las plumas, que actúan como priema que descomponen la luz; un proceso similar al que acontece con las alas de las mariposas.

Entre los colibríes se hallan las aves más pequeñas (de cinco a seis centímetros), mientras que el ejemplar más grande es el llamado Patagona gigas, que mide 20 cm. Su peso oscila entre 2 y 20 gramos. «En relación con su peso—escribe el naturalista J.Berlioz-,tiene una superficie mucho mayor que otro de mayor tamaño de estructura similar, y usa en consecuencia mucha más energía para conservar su temperatura.

En los pequeños colibríes esto significa una necesidad de oxígeno extremadamente grande. Incluso en reposo estas diminutas aves requieren más oxígeno por gramo de peso por hora que cualesquiera otros vertebrados, incluyendo los pequeños insectívoros llamados musarañas.

Dada la misma temperatura ambiental, un colibrí usa de manera proporcional de tres a ocho veces más oxígeno que un pinzón de pico cruzado; en vuelo necesita cinco y media veces más, o sea 78 cm3 de oxígeno por gramo de peso por hora. En consecuencia, la superficie respiratoria de los pulmones y el tamaño del corazón, en proporción con cada gramo de peso del cuerpo, es tres veces mayor y el número de glóbulos rojos es dos veces mayor que en las palomas domésticas. Además, los bronquios de los colibríes son anchos y hacen posible un rápido cambio  de aire.

Como la necesidad de oxígeno, también la necesidad de alimento es muy grande e relación con su peso. Un colibrí precisa dos tipos de alimento: animal (toda clase de pequeños artrópodos, en particular insectos y arañas de exoesqueletos delgados) y vegetal (néctar de las flores y jugos de frutas). Buscando su alimento en el fondo de la flor, el colibrí halla ambos tipos de nutrientes.

Los largos picos, rectos ó curvados hacia arriba o hacia abajo, están adaptados a la perfección con su necesidad de buscar alimento. La lengua es igualmente larga y tubu bífida. La estructura ósea ble en varios aspectos. El es muy desarrollado a fin de ofrecer una sólida base a los poderosos músculos que el colibrí necesita para batir sus alas a velocidades increíbles —¡hasta 80 aleteos por segundo!— Por el contrario, los huesos de las piernas son muy delgados y débiles. Las patas, bien desarrolladas, con tres dedos adelante y uno hacia atrás, terminados en agudas garras, le sirven para posarse en las ramas, mas no para caminar.

La habilidad de vuelo de los colibríes no tiene comparación con la de otras aves: con sus alas de forma de cuchillas, apoyadas por fuertes músculos, pueden volar hacia adelante, hacia atrás, hacia los lados, y hacia arriba o abajo en forma vertical. Manteniéndose estáticos frente a una flor de la que se alimentan, de pronto parten en cualquier dirección con la velocidad de una flecha. Esta habilidad les ha sido de gran utilidad para su supervivencia, pues bien pocos depredadores pueden cazarlos.

El rápido batir de sus alas a menudo produce un sonido zumbante que se podría interpretar como el equivalente del canto en otras aves. Asimismo, sus largos picos, que les permiten llegar hasta la parte profunda de las flores para absorber el néctar y atrapar insectos diminutos, también les sirven de arma, más para el ataque que para la defensa.

Hay que decir que los colibríes son aves poco sociables. Muy individualistas, jamás forman parejas estables. Las hembras construyen sus nidos aun antes de haber hallado compañero. Cuando éste aparece, hay un ritual de cortejo como en todas las aves, con variantes según las diversas   especies.   La hembra  pone por lo general dos huevos de forma elíptica, completamente blancos, y bastante grandes si se piensa en el cuerpo del ave. Acontecen de una a tres posturas al año.

Los colibríes no le temen al hombre. Por el contrario, di ríase que le dan la bienvenida a sus territorios, pues su arribo significa la plantación de matas que florecen. Es decir, el hombre les aporta alimentos. A comienzos de siglo, se puso de moda en  Francia adornar los sombreros de las mujeres con colibríes disecados.

Los colibries vive en el extremo norte o extremo sur del  continente, naturalemte efectúan  migraciones.  La extraordinaria lo de estas aves no las han incitado, sin embargo, a cambiar de habitat. Donde más abundan los colibríes es en el piedemonte andino, de manera especial en Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela y, sobre todo, en las faldas orientales de los Andes que alcanzan la hoya amazónica.

Se encuentran especies de colibríes desde el nivel del mar hasta casi 5,000 metros de altitud, en sabanas, bosques, desiertos, valles y montañas.

Esto no es sino una demostración práctica de la tremenda capacidad de adaptación de estas aves, no sólo al clima, sino al ambiente y a la vegetación que es esencial para su alimentación y supervivencia. Y es una fortuna que así sea, pues estas joyas aladas son el más bello adorno de cualqujer jardín, de cualquier ambiente, para disfrute del hombre que no puede dejar de asombrarse y maravillarse de su rápido vuelo, casi imposible de seguir, cuando velozmente se presentan a la vista y llena de vida y energía el paisaje cotidiano.

Fuente Consultada:
Guía de Aves de la Pampa Martín de la Peña y Fabián Titarelli
Revista GEOMUNDO Vol. 13 N°04

Las Razas Humanas Conceptos Basicos Clasificacion de las Razas

Las Razas Humanas-Conceptos Básicos

Teoría de las razas humanas: En la biología humana, el término «raza» se utiliza a menudo de modo inadecuado, mientras que en la biología vegetal y animal dicho concepto se refiere a grupos de organismos que, aunque pertenecientes a la misma especie, difieren entre sí por algunos caracteres constantes y transmisibles. Las diferencias biológicas presentes en el género humano (color de la piel, diferencia de altura, forma de los ojos, etc.) son el resultado de transformaciones genéticas desarrolladas en el curso de la evolución de la especie humana y de otros factores selectivos que actuaron en épocas anteriores.

La primera clasificación sistemática de las variedades que presenta la especie humana se realizó en 1776, cuando el antropólogo Johann Friednch Blumenbach (1752-1840) describió cinco razas: la caucásica o blanca (europeos), la mogola o amarilla (Asia oriental), la malaya o morena (Sureste asiático e islas del Pacífico), la etíope o negra (africanos y sub-saharianos) y, finalmente, la americana o roja (indígenas americanos).

Hay que precisar que las diferentes razas humanas son interfecundas, o sea, que pueden cruzarse libremente entre sí; además, no se ha encontrado ninguna diferencia relevante (ni física, ni mental, ni psicológica) entre las razas que induzca a considerar que una raza es superior o inferior a otra. De todos modos, la clasificación de Blumenbach era demasiado aproximativa, ya que, en realidad, cada grupo puede ser dividido en subgrupos; además, el antropólogo no tuvo en cuenta a los indígenas australianos, que presenra-ban características diferentes a las de las razas que él había localizado.

En realidad, Blumenbach realizó un estudio muy superficial sobre las razas, considerando sólo el aspecto físico (el color del pelo y de la piel, la forma de los párpados y de la nariz, etc.). Y su trabajo sólo ofreció una base «científica» a las ideas racistas, ya difundidas con la práctica de la esclavitud colonial, y a la persecución étnica que se presenta repetidamente en el curso de la historia de la humanidad.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

Aun antes que Hitler hubiese pregonado las virtudes de la “raza aria”, ya habían existido pensadores racistas, en el siglo pasado. Algunos pueblos antiguos disponían de libros sagrados para “atestiguar” su superioridad. Pero es relativamente nueva la idea de atribuir esta superioridad a cualidades biológicas hereditarias. Los mitos y prejuicios raciales, aunque jamás hayan tenido ningún apoyo científico, eran útiles cuando los ejércitos se ponían en marcha.

Al intentar la clasificación de las razas, los antropólogos no emiten juicios de valor: no existen razas superiores. Las razas no tienen otros atributos que aquellos que los caracterizan biológicamente.

Las personas se diferencian en cuanto al color de su piel, de sus cabellos, de sus ojos; a la estatura, proporciones del cuerpo, y a muchos otros rasgos. Cada una está determinada por los genes —partículas elementales contenidas en cromosomas de los núcleos celulares— que transmiten los caracteres hereditarios.

Es así como unos tienen los ojos azules y otros los tienen castaños; algunos la nariz achatada, otros, afilada; algunos son altos, otros, bajos. Esas diferencias, comunes entre personas de un mismo país, estado o ciudad, aparecen también entre los miembros de una familia.

El número exacto de genes que el hombre posee es todavía desconocido, pero es probable que llegue a varios millares. Y son las combinaciones posibles entre esos genes las que permiten. que la especie humana produzca una diversidad infinita de tipos, O sea, desde el punto de vista biológico se puede afirmar el carácter absolutamente único de cada individuo.

Esta diversidad, sin embargo, no está determinada solamente por la herencia biológica, sino también por la reacción de los individuos frente a los diferentes ambientes.

La pregunta que se plantea, entonces, es saber hasta qué punto las diferencias observadas entre los individuos se deben a variedades existentes, de herencias o de ambientes.

El mecanismo de formación de las razas:

El controvertido concepto de raza ha dividido la opinión de los estudiosos que parecen estar de acuerdo sólo en un punto: las razas humanas son subdivisiones de una única especie denominada Homo sapiens.

Todos los tipos de seres humanos pueden unirse y procrear, sea cual fuere su origen geográfico, color u otras diferencias biológicas. Sin embargo, hay discrepancia en cuanto al número de razas existentes, debido a la diversidad de criterios aplicados en su clasificación.

Lo que parece claro es que el concepto de raza sólo es aplicable a poblaciones y no a individuos. Un científico puede elaborar una determinada lista de características (color de la piel, ángulo facial, altura, morfología del pelo, grupo sanguíneo, etc.), que agrupados de cierta forma, crean un “tipo ideal” puro.

La lista de un segundo científico será diferente y cambiará su modelo de tipo “puro”. El problema central está en establecer un conjunto de ítems clasificatorios que sean de carácter “natural” y no “artificial”.

La mezcla racial ha existido en toda la historia de la humanidad. El estudio de los fósiles humanos revela que aun en la prehistoria se produjeron cruzas de algunas estirpes. Por lo tanto, la especie humana siempre ha sido un conjunto mestizo.

Las razas puras, en cuanto a grupos de individuos con características propias y exclusivas, nunca han existido. Por otra parte, las diferencias interraciales son bastante relativas. Todos los seres humanos se parecen porque descienden de antepasados comunes o de un fondo común de genes.

A pesar de no existir todavía una explicación plenamente satisfactoria para el mecanismo de la creación de las razas, algunos postulados pueden ser considerados:

a) en un principio la población humana era relativamente homogénea desde el punto de vista genético;

b) por medio de migraciones en diversas épocas, familias, o grupos de familias, se dispersaron sobre grandes extensiones;

c) algunos de los grupos dispersos se quedaron geográficamente aislados y así permanecieron por períodos más o menos largos;

d) en todos esos grupos aislados, se fueron produciendo mutaciones genéticas que, sometidas a la selección natural local, a fenómenos de qenetic drift (brusca oscilación genética de una población), hibridación, selección sexual y selección social, los dotaron de características peculiares, distintas de las de otros grupos geográficamente alejados. El conjunto de estas pequeñas diferencias compone, finalmente, lo que se ha convenido en llamar como un consenso general: “raza”.

Niño Arabe (Nilo)Joven Somalí
Baluba del Zaire    Jovencita Cafre (Etiopía)
razas humanas
Muchacha Bereber(Marrueco)Pigmeo del Zaire
 Joven MalgacheJoven de Kenia

Mutación: La mutación corresponde a la alteración permanente sufrida por un gene. Visto que los genes determinan las características de cada individuo, al ocurrir una mutación aparecen características inexistentes entre los antepasados. Onzas con pelambre de dos colores (amarillo y negro), debido a una mutación de la melanina pasan a preservar el color negro. Y ese color será transmitido a sus descendientes. La mutación constituye la materia prima con que la evolución trabaja para formar razas y especies.

Aislamiento: Por aislamiento se comprende la separación de un grupo del resto de la especie, de forma tal que las cruzas ocurran casi exclusivamente dentro del grupo aislado. En esas condiciones, pequeños agregados de individuos tienden, con el tiempo, a hacerse relativamente uniformes. Podría entonces definirse un tipo humano, o animal, que se distingue de los demás en cuanto a uno o más caracteres. Sin embargo, tarde o temprano, ese grupo aislado entra en contacto con otro grupo, y con el inter-cruzamiento, pierde su homogeneidad. Si después de ese inter-cruzamiento el grupo vuelve a reproducirse en aislamiento, los nuevos genes recibidos “de afuera” terminan por distribuirse dentro de la población, que otra vez recobra el equilibrio genético y la nueva uniformidad.

“Genetic drift”:La oscilación genética es un hecho que se ha observado en pequeños grupos aislados; cuando menor es el grupo, mayor es la posibilidad de que una mutación, aparecida por casualidad, se distribuya rápidamente por toda la población. En poblaciones grandes, las mutaciones tienen dificultad en “invadir” el conjunto. Este fenómeno recibe el nombre de “oscilación genética”, porque la mudanza producida en la población por la difusión del gene mutante es brusca y se produce en pocas generaciones. Es así como cuando más pequeña y más aislada estuviese la población, más probable es la fijación de una mutación en todos sus miembros. Pero puede ocurrir todo lo contrario: el gene mutan te puede desaparecer completamente. La importancia del fenómeno de “oscilación genética” reside en el hecho de que poblaciones, en un principio dotadas de estructura genética semejante, al aislarse las unas de las otras, manifestarán con el tiempo algunas diferencias, aunque vivan en condiciones ambientales casi idénticas.

Hibridación: La hibridación es la cruza de individuos que difieren en uno o más caracteres o genes. La hibridación conduce a la desaparición de las distinciones raciales, y también es causa de la formación de una raza intermedia, en las fronteras de una región geográfica o dentro de una población mayor. El aislamiento y la hibridación, seguidos nuevamente de aislamiento, fueron los procesos más importantes en la evolución y diferenciación de la especie humana.

Selección natural: Por esta designación se conoce el proceso por el cual las mutaciones perjudiciales para la supervivencia de la especie son eliminadas y se mantienen las benéficas. Quien selecciona los individuos que habrán de sobrevivir y procrear es el ambiente físico. En las regiones con nieve, por ejemplo, cualquier conejo que nazca negro (mutación de la melanina) será cazado por sus depredadores más fácilmente que los blancos. Como en esos casos hay gran probabilidad de que el conejo sea cazado antes de reproducirse, y tener hijos de su mismo color, prácticamente no se encuentran mutantes de color negro en ambientes helados.

La selección natural actúa, por lo tanto, en poblaciones que van siendo producidas por mutación, aislamiento, “oscilación genética” e hibridación. Es gracias a la selección qué se puede asegurar que las características de cualquier especie o raza sólo se mantienen porque son útiles a sus portadores o, por lo menos, porque no les impiden la procreación. Considerando su distribución geográfica, se cree que el color de la piel humana constituye una característica adaptativa.

En el hombre, con raras excepciones, las pieles de pigmentación oscura están distribuidas en regiones de temperatura, insolación y humedad muy altas, y viceversa. La intervención de la selección natural varía según las condiciones existentes, y el grado en que actúan depende del carácter o de la calidad que involucran. Donde no hay inmunidad heredada contra ciertas dolencias, éstas serán un eficiente factor selectivo. La supervivencia y la difusión de mutaciones dependen de la selección natural.

Selección sexual: La selección sexual es el proceso por el cual la selección del cónyuge se hace según cierto patrón de belleza o• de cualquier otra característica deseable, de tal forma que, con el tiempo, el tipo elegido se hace dominante y, tal vez, lleve al tipo preterido al aislamiento o, aun, a la extinción. Por ejemplo: en un grupo en que se prefiere el cabello crespo, los individuos de cabello lacio desaparecerán. La preferencia de morenos de un sexo por rubios del otro, y viceversa, ilustra cómo la selección sexual mantiene una distribución equilibrada de estos tipos.

Selección social: La selección social reglamenta las cruzas en una población dada por la creación de barreras artificiales entre los individuos o grupos socialmente discriminados. Consecuentemente, se desarrollan mecanismos de aislamiento que terminan produciendo alteraciones en esa población. En algunos países, las poblaciones de negros, pardos y amarillos están socialmente segregadas de la población blanca. Esa barrera actúa como un mecanismo semejante a los factores de aislamiento natural.

En líneas generales, podemos deducir los medios por los cuales se ha realizado la evolución humana. Constituyendo, tal vez, una única población, relativamente homogénea desde el punto de vista genético, de ella se separaron pequeños grupos que se quedaron más o menos aislados unos de otros. Esos grupos, expuestos a la “oscilación genética”, la selección natural, la selección sexual y la selección social, se han ido diferenciando entre sí para transformarse en “razas”. Si ese aislamiento hubiese sido continuo y prolongado, después de cierto tiempo, esas razas inevitablemente se hubiesen diversificado en especies.

Una especie  es una raza que en un momento dado sufrió una mutación (por ejemplo en su aparato reproductivo), lo que impidió que se cruzase con las razas de su antigua especie. Desde ese momento, imposibilitada la hibridación, el grupo sigue su evolución aislada, alejándose cada vez más del tipo original. El hecho es que en ningún momento las razas relativamente aisladas de nuestra especie dejaron de hibridarse o pasaron por una de estas mutaciones aislantes. Y. con el aumento de la población mundial se inició un proceso inverso: la hibridación se hizo general y la especie va hacia un tipo cada vez más uniforme, como resultado de la mezcla de todas las razas.

La difícil clasificación: Linneo dividió la especie humana en cuatro variedades: Americanus (indio americano)— “tenaz, satisfecho, libre, gobernado por la costumbre”; Europueus— “descuidado, vivaz, inventivo, gobernado por los ritos”—; Asiaticus —“severo, altivo, mezquino, gobernado por la opinión”—; Afer (africano) —“astuto, sereno, negligente, gobernado por su capricho”—. El defecto de esa sorprendente clasificación es que no clasifica nada. Evidentemente, gente satisfecha, vivaz y negligente se puede encontrar en cualquier parte.

En 1775, Johann Blumenbach, uno de los fundadores de la Antropología, se valió de un criterio un poco más realista: dividió la especie humana en cinco variedades, según el color de la piel: caucásica o blanca; mongólica o amarilla; etiópica o negra; americana o roja, y malaya o parda. Era una clasificación biológica que trataba de describir diferencias significativas en grandes poblaciones. Discutible también, pues el color de la piel fue considerado por muchos antropólogos como un aspecto superficial.

Otros emplearon las medidas de partes del cuerpo y de sus proporciones, especialmente la cabeza. Las razas fueron caracterizadas por la forma del cráneo, juntamente con varias combinaciones particulares de otras características. Muchos han definido una raza partiendo de otras características genéticas: razas serían “poblaciones que difieren en la frecuencia relativa de algunos de sus genes”. Así, la diferencia de un único gene bastaría para constituir una alteración racial.

Las mutaciones ocurren por azar y no responden a ninguna exigencia del medio. Provocan variaciones hereditarias, sobre las que actúa la selección natural. Si esas variaciones fueran útiles a la especie, en el ambiente en que vive, o por lo menos no impidiese la procreación, tenderían a perpetuarse. (Aborigen australiano e indio norteamericano.)

Se ha tratado hasta de sustituir la expresión “raza” por otra menos biológica, grupo étnico: uno de los numerosos conglomerados que constituyen la especie única Horno sapiens y que conserva sus diferencias, físicas y culturales, por medio de mecanismos aislantes, tales como barreras geográficas o sociales. Las razas geográficas En 1950 se hicieron dos grandes clasificaciones raciales. Una, de William Boyd, distingue seis razas: grupo europeo primitivo (hipotético); grupo europeo o caucásico; grupo africano o negroide; grupo asiático o mongólico; grupo amerindio, y grupo australiano. Algunos científicos optan por un número reducido de razas, para restringir el término a una unidad más amplia, tomando en consideración la existencia de conjuntos humanos que presenten similitudes evidentes y estén comprendidos dentro de límites más o menos precisos.

Lo que se llama raza geográfica es un conjunto de población que tiene características comunes: una alta frecuencia de genes del grupo sanguíneo B, por ejemplos y que se extiende en un área geográfica definida. Si el concepto de raza geográfica se refiere a un conjunto de poblaciones semejantes, que habitan una amplia  área continental o un archipiélago, las razas humanas son seis o siete. Pero generalmente no están separadas por  barreras naturales. Donde quiera que tomen contacto los territorios de dos o mas razas, allí sus poblaciones intercambian caracteres raciales.

Pero, a pesar de las dificultades, es posible distinguir una raza geográfica europea de una asiática. La identificación de subrazas locales y microgeográficas es más difícil. No sólo es imposible penetrar en un área muy amplia del mundo en la que muchas razas todavía no han sido estudiadas; también las investigaciones sobre las poblaciones —razas existentes dentro de las fronteras nacionales han sido in descuidadas. Es el caso de los “colored” británicos, no clasificados como razas, y que podrían serlo auténticamente.

Fuente Consultada: Wikipedia-Revista Conocer Nuestro Tiempo-Espasa Calpe.                

Principales Especies Extinguidas Desaparecidas del Planeta

PRINCIPALES CAUSAS ACTUALES DE LA EXTINCIÓN DE ESPECIES

La transformación de los ambientes naturales es la causa principal de la paulatina extinción de especies. Entre los diversos motivos que contribuyen a esta transformación, podemos citar, entre otros, los siguientes:

• Explotación agropecuaria
• Explotación forestal
• Contaminación ver página vinculada
• Las obras de grave impacto
• La introducción de especies exóticas
• La caza furtiva
• El tráfico de fauna
• Caza comercial
• Caza deportiva
• Caza de plagas
• Caza por subsistencia
• La ignorancia
• La dispersión de esfuerzos y voluntades

Fuente:www.barrameda.com.ar

especies extinguidas

Trilobite – 530 millones de años: Se considera que fureron las primeras criaturas vicas en ser capaces de ver usando ojos compuestos (la evolución volvería a desarrollar este tipo en tierra firme con las libélulas). Son los fósiles más característicos de la Era Paleozoica (Era Primaria). Se han descrito casi 4.000 especies, por lo que probablemente sean el grupo de animales fósiles más conocidos.

especies extinguidas

Tiktaalik – 375 millones de años: Animal de cuatro patas adaptado a la vida sobre tierra, fue la primera criatura que usó un cuello para levantar la cabeza y moverla de un lado a otro, lo que le ayudaba a buscar comida y podía detectar mejor el peligro.La evolución desde los peces con aletas a los animales terrestres de cuatro patas es uno de los pasos más importantes de la historia de la vida, al incluir innovaciones estructurales muy importantes en los vertebrados, incluyendo nuevos modos de locomoción, respiración y audición.

especies extinguidas

Ictiostega – 350 millones de años: Los ejemplares jóvenes de estas criaturas marinas colonizaron la tierra para protegerse de o los depredadores marinos. Sus descendientes evolucionaron en los primeros animales capaces de vivir en tierra por completo, los anfibios. Medía poco más de un metro de largo, y poseía 4 patas con tres articulaciones cada una, que le permitían el desplazamiento en la tierra, pero también poseía aletas, escamas y otras características propias de los peces.

especies extinguidas

Hylonomus – 315 millones de años: Fue la primera criatura conocida que puso huevos de cascara dura, lo que permitió reproducirse tierra adentro, comenzaba asi el dominio  de los reptiles (la familia a la que pertenecían los dinosaurios) sobre la vida terrestre. La evolución del huevo con cáscara fue la innovación que permitió a los anfibios evolucionar en reptiles, y adaptarse definitivamente a la vida terrestre. Como el embrión debía ser autosuficiente en su alimentación, esta se obtenía gracias a la yema.

especies extinguidas

Dimetrodon – 280 millones de años: Un reptil «mamiferoide» que poseía una ingeniosa aleta en la espalda que le permitia calentar su sangre (y, por ende, su cuerpo) con mayor rapidez y, por tanto, cazar más temprano, mientras otros réptiles todavía estaban demasiado fríos para hacerlo. Más tarde, la sangre caliente permitiría a los mamíferos cazar de noche, cuando estaban a salvo de los ataques de los dinosaurios. El dimetrodon, no era un dinosaurio aunque tenia un aspecto muy similar. De hecho está más cerca de los primeros mamíferos que de los reptiles.

especies extinguidas

Listrosaurio – 230 millones de años: Es un reptil «mamiferoide» de sangre caliente que de algún modo consiguió sobrevivir a la extinción del Pérmico (hace 252 millones de años) con lo que se preservó un vínculo evolutivo vital entre los reptiles con rasgos mamíferos y sus descendientes , los mamíferos propiemanete dicho. Gracias al descubrimiento del listrosaurio confirmó de manera formal la teoria de las placas tectonicas, también, del mismo modo que confirmó que el clima de la Antártida y el de las diversas regiones de la Tierra ha cambiado enormemente a lo largo de las edades. Las variaciones del eje de rotación de la Tierra, el enfriamiento del globo terráqueo y los cambios producidos por la evaporación y las precipitaciones son algunos de los factores responsables de este cambio climático

especies extinguidas

Sinosauroptérix – 140  millones de años: Un dinosaurio que desarrolló el uso de plumas como formado aislamiento térmico. Posteriormente, las aves adaptarían estas plumas para el vuelo, lo que demuestra que las aves son los descendientes vivos de los dinosaurios. También la primera evidencia sólida de la pigmentación de un dinosaurio se descubrió en las plumas fosilizadas de la cola del Sinosauropteryx, es de un naranja rojizo que, en forma de anillos, adornaba las plumas de la cola de una especie encontrada en China , y no verde-grisaseo como vemos en algunas peliculas.

especies extinguidas

Hiracoterio – 35 millones de años: Es una criatura sililar a la de un perro que vagaba por los bosques de Norteamérica, y que mas tarde evolucionaría en un caballo. A través del puente de tierra que se formó en Alaska, los caballos emigraron al continente asiático, donde hace 7000 años fueron domesticados por el hombre, lo que alteró de forma espectacular el curso de la historia humana, el caballo se convirtió en un nuevo medio de transporte, y al mismo tiempo en una fuente de poderío militar y agrícola.

especies extinguidas

Autrolopitecus – 3 millones de años: El primer simio que fue capaz de desplazarse de manera bípeda, lo que le permitía emplear las manos para llevar comida y hacer herramientas. Las habilidades motoras y el control de los intrincados movimientos de la mano estimularon la aparición de cerebros de mayor tamaño, que requerían más alimento y por tanto, herramientas de caza más eficaces, esto provocó una espiral evolutiva que condujo al desarrollo del cerebro humano, que es cuatro veces más grande que el de nuestros parientes genéticos más cercanos, los bonobos y los chimpancés.

especies extinguidas

Virus de la Viruela – 30 años: Un virus morífero que se propagó entre los seres humanos tras domesticación de los animales despues de la última glaciación, hace 12.000 años. Sólo en el siglo XX el virus fue causante de la muerte de 500 millones de humanos. Antes de eso el virus había diezmado a pueblos enteros de indígenas en América y Australia, donde los colonos europeos habían llevado la enfermedad. La viruela fue el primer virus que el hombre consiguió erradicar completamente de la naturaleza.

Abajo: Versión en Flash Para PC

ES POSIBLE REVIVIR ESPECIES DESAPARECIDAS?
Los quaggas y los dinosaurios son algunas de las especies actualmente extintas.

• El último ejemplar del quagga, descrito por los primeros exploradores africanos como «mitad cebra, mitad caballo», murió en el zoológico de Amsterdam, en 1893.

quagga

• Los dinosaurios, por su parte, abandonaron esta Tierra hace cerca de 65 millones de años, probablemente a causa de la caída de un meteorito. Desde hace cierto tiempo, se sabe de la labor de los paleontólogos moleculares, osados científicos que trabajan no sólo con los mejores fósiles recolectados -aquellos que conservan partes blandas o restos de pieles para poder extraer el ADN- sino que realizan también complejos análisis de laboratorio con el fin de revivir a alguna de esas criaturas. La idea siempre pareció descabellada, pero actualmente, gracias a los inmensos logros de la Ingeniería genética, vale la pena considerarla más seriamente.

El primer paso para volver a darles vida a estos ejemplares es conseguir una muestra de su ADN. Esto no es tarea fácil. De la mayoría de las especies extintas sólo quedan fósiles, sin rastros de tejidos de donde extraer células. Sin embargo, en el caso del guagga, del último ejemplar se pudieron extraer fragmentos de ADN, que luego fueron incluidos en una bacteria. Cuando ésta realizó una copia de su material genético, copió también el ADN extinguido. Hasta el momento, esta experiencia sirvió para analizar el contenido de los genes del guagga y permitió determinar que era una subespecie de la cebra.

Otro grupo de investigadores intentó algo diferente. Tomaron una muestra del material genético de una momia egipcia de más 2.400 años de antigüedad y obtuvieron copias de los fragmentos de ADN. Pero éstos representaban menos del 5% de la información total que contienen los genes de una persona viva. Es imposible reconstruir un individuo con una muestra tan pequeña.

¿Se podrá alguna vez dar vida a un animal completo? En el caso del quagga, si se pudiera obtener una muestra completa de su genoma, ésta podría clonarse. Y si se la insertara después en un óvulo de cebra fecundado al que previamente le fue extraído el núcleo, este nuevo embrión podría implantarse en el útero de mía cebra y ésta daría a luz a un hernioso quagga. Pero, hasta el momento, el material recuperado es apenas mía pequeñísima fracción del total.

En la novela Jurassic Park, de Michael Crichton, se logra revivir a los dinosaurios (las especies presentadas son generalmente del Triásico o del Cretácico, y no del Jurásico) con técnicas de secuenciación del ADN, clonación y uso de enzimas de restricción. Sin embargo, es más difícil todavía obtener muestras de ADN de dinosaurios que de quaggas, dada su antigüedad. Los paleontólogos moleculares están buscando restos de ámbar fósil de la era Mesozoica, con el fin de encontrar insectos picadores que tal vez tengan todavía restos de sangre de los dinosaurios o de otros organismos de la época. Pero, ¿cómo separar la sangre de distintos dinosaurios que probablemente deben haber consumido estos «antiguos mosquitos»?

Sin embargo, por ahora, los que sueñan con la idea de tener frente a frente a un poderoso tiranosaurio deberán quedarse con las ganas. Pero la aplicación de técnicas de Ingeniería genética en el campo de la Paleontología continúa a pasos agigantados.

Amenazas Para La Vida en la Tierra Riesgos Potenciales Para El Planeta

Amenazas Para La Vida en la Tierra

1-Impactos de Meteoritos

2-Contaminación

3-Cambio Climático

4-Superpoblación

5-Reducción de Biodiversidad

6-Desigualdades

7-Deforestación

8-Enfermedad

CUIDEMOS NUESTRO MEDIOAMBIENTE
AMENAZAS AL PLANETA TIERRA

1-Impactos de Meteoritos

AMENZAS para el planeta Tierra

Eso fue lo que acabó con los dinosaurios hace 65,5 millones de años yen algún momento, sostienen los expertos otro meteorito de tamaño similar o más grande aún terminará chocando contra el frágil planeta hurra, lo que causará uva nueva extinción en masa de especies.Muchísimos de estos objetos son tan oscuros en el espacio que posiblemente no haya tampoco demasiado tiempo para dar la alarma.

2-Contaminación provocada por el hombre

AMENZAS para el planeta Tierra

Todos los productos de plástico fabricados desde comienzos del siglo XX seguirán existiendo durante miles de años porque ninguno de ellos es biodegradable.Los cluruflourocarbonos (CFC) de los frigoríficos y los aerosoles continuarán causando estragos en la capa de ozono. Los desechos nucleares de las 441 plantas nucleares que existen en el mundo seguirán siendo tóxicos durante decenas de miles de años.

3-Cambio Climático

AMENZAS para el planeta Tierra

Campos de hielo que se derriten, pautas de precipitación que cambian, inundaciones, sequías, sucesos climáticos extremos que destruyen cosechas: éstas son algunas de las consecuencias predichas del incremento continuado de CO2 en la atmósfera desde 284 ppm (partes por millón) en 1834 hasta 383 ppm. hoy.

El aumento es responsabilidad de los seres humanos modernos, que, como un gigantesco volcán global, arrojamos a la atmósfera la contaminación producto dolos combustibles fósiles que empleamos.

4-Sobrepoblación

AMENZAS para el planeta Tierra

Durante decenos de miles de años la población humanase mantuvo en un nivel relativamente estable de, más o menos, cinco millones de individuos. Luego, con el surgimiento de la agricultura después de la última glaciación, las civilizaciones sedentarias hicieron aumentar la presión poblacional.Para la época de Jesucristo, el número de seres humanos se había disparado hasta cerca de doscientos millones. Hacia 1804 la población superó la marca dolos mil millones, y hoy estamos cerca de ser siete mil millones: un desequilibrio ecológico que afecta a los sistemas vivos del mondo entero.

5-Deforestación

AMENZAS para el planeta Tierra

El afán por establecerse condujo a los humanos a abandonar la vida en los bosques pues la agricultura requería que se talaran los árboles para crear campos de cultivo, lo que convirtió tierras que otrora tenían una vegetación exuberante en desiertos y breñales.La deforestación, una dolos principales causas de la actual extinción masiva de especies, ha dañado además la capacidad natural del planeta para absorber el dióxido de carbono causante del cambio climático.

6-Reducción de la Biodiversidad

AMENZAS para el planeta Tierra

A medida que los seres humanos trasladan a los organismos vivos de un hábitat a otro en el moderno mundo globalizado, las especies se ven expuestas a nuevos depredadores, y sin tiempo para desarrollar adaptaciones que les permitan sobrevivir, es posible que se extingan.La pérdida de árboles, la esterilización de los suelos debido a la sobreexplotación y el osudo pesticidas y la sobre pesca están haciendo que surjan inquietudes sobre la cada vez mayor vulnerabilidad dolos seres humanas unan mundo que ha perdidoso equilibrio ecológico.

7-Desigualdad

AMENZAS para el planeta Tierra

La agricultura dio origen a asentamientos humanos permanentes en los que algunas personas controlaban las provisiones de comida almacenada mientras que otros pasaban a depender de ellas, Los caballos domesticados dieron a otros superioridad militar, algo que vinieron a reforzarlas armas de bronce y los carros.Aproximadamente un tercio de la población humana actual vive sobrealimentada mientras que otro tercio padece desnutrición, lo que fomento el malestar social y el terrorismo internacional.

8-Enfermedades

AMENZAS para el planeta Tierra

Vivir en un contacto estrecho con los animales domesticados fue lo que permitió el surgimiento de las enfermedades que han acosado a la humanidad desde que empezó a vivir en pueblos y ciudades. La viruela, un virus que surgió hace unos doce mil años y saltó de las vacas a los humanos, es el mayor asesino dula historia humana.En la actualidad, virus como el del sida (que tuvo su origen en monos), el de la gripe aviar (en aves) y el del Ébola (en murciélagos frugívoros) podrían llegar a ser igual de mortíferos.

9-Hambre

AMENZAS para el planeta Tierra

Para parte dula población mundial los alimentos modificados genéticamente resistentes a las plagas y las sequías son una fuente de esperanza frente al flagelo del hambre.Sin embargo, quienes creen que los seres humanos no están equipados adecuadamente para sustituir a la naturaleza como custodios de los sistemas vivos del planeta se oponen con ferocidad ala manipulación deliberada dolos sistemas naturales.

10-Guerra Global

AMENZAS para el planeta Tierra

Los humanos sólo han tenido la capacidad para acabar con la mayoría dolos seres vivos del planeta, incluidos ellos mismos, desde mediados del siglo, con los albores dula era nuclear y la bioingeniería.La proliferación de armas nucleares ha incrementado recientemente el riesgo de que suceda algo semejante debido a una guerra global por los recursos naturales (por ejemplo, el petróleo) fomentada por los Estados o por grupos independientes de individuos inconformes.

************** 0 **************

Algo mas…

Tal vez la sorpresa más inquietante del siglo XX ha sido el descubrimiento de la fragilidad del medio ambiente en nuestro planeta. Los últimos parajes silvestres están a punto de desaparecer, y es posible que nuestros hijos lleguen a ver a los grandes mamíferos sólo en los zoológicos o en las  películas.

Las selvas tropicales de América del Sur, África y el sudeste asiático, que proporcionan la mayor parte del oxígeno que respiramos, están extinguiéndose a un ritmo alarmante. La capa de ozono, que nos protege de las radiaciones más nocivas, está degradándose. La amenaza de una guerra nuclear se desvanece, gracias a la distensión entre las superpotencias, pero estamos ante un nuevo desafío: proteger de la  explotación del hombre los sistemas biológicos y naturales de la Tierra.

En la era de la última gran extinción en la Tierra —la desaparición de los dinosaurios hace 65 millones de años  unas pocas especies demoraron un millar de años en desaparecer por completo. Actualmente se están extinguiendo unas cien especies al día. Estamos, por tanto, en la era de la mayor extinción masiva de organismos vivos en toda la historia de la Tierra. El auge de la industria en el hemisferio norte ha traído consigo una indudable riqueza material, pero a expensas del medio ambiente local.

Las minas a cielo abierto, en Europa y otras regiones, han desgarrado el paisaje. Las ciudades y las industrias han crecido, y los humos de las chimeneas han llevado a la atmósfera toneladas de productos químicos nocivos. Se ha multiplicado la producción de vehículos destinados a transportar a millones de seres humanos, vehículos que también liberan a su vez sus propios productos químicos.

La crisis medioambiental es un producto del estilo de vida de los países industrializados. Con el uso masivo de productos básicos desechables, que son «energéticamente ineficientes», se están dilapidando los escasos recursos; las pilas de los equipos de música portátiles, por ejemplo, consumen cincuenta veces más energía de la que producen.

Si, en su proceso de desarrollo, el Tercer mundo sigue el modelo de prácticas nocivas de explotación del medio ambiente propias del mundo desarrollado, podría llevar a la Tierra a un holocausto ecológico en unas pocas décadas.