Sargon

Biografia de Sargon II Rey Asirio

Biografia del Rey Sargon II

Modelado con la firmeza habitual que presentaron los escultores asirios a las figuas de sus monarcas, se nos presenta Sargón II (Sarrukín), uno de los personajes que resaltan con más vigoroso relieve en la historia de Asiría.

Bajo su gobierno, y en gran parte merced a su propia iniciativa, esta nación alcanzó su mayor poderío y estabilidad, que fue perdiendo luego en manos de sus sucesores.

De los reyes que le precedieron, sólo le puede ser comparado Tiglathpilesar III, el fundador del segundo imperio asirio.

sargon II biografia

Sargón II fue el rey de Asiria. Recibió el trono de Salmanasar V en el 722 a. C. No está claro si fue hijo de Tiglatpileser III o un usurpador del trono ajeno a la familia real.

Pero ninguno supera en grandeza, genio político y destreza militar al que fue tronco de la dinastía de los Sargónidas y constructor de la residencia de Dar-Sarrukín en Khorsabad.

No era de estirpe real. A lo que parece era un general de ascendencia babilónica, denominado Irba, que se había ilustrado en las campañas de Salmanasar V.

Cuando murió este monarca, a fines de diciembre de 722, Irba usurpó la corona con la aquiescencia del ejército, pues no hubo disturbios u oposición de ninguna clase.

Su primer acto de gobierno fue adoptar el nombre de Sarrukín, en memoria del rey de Agade que fundó el imperio de las «cuatro partes del mundo».

En este hecho reconocemos claramente la voluntad imperial del nuevo monarca, que se apoyaba en la tradición babilónica para reivindicar para Asiría el dominio del mundo. Su obra respondió a este principio.

Sargón II venció la resistencia de los territorios sometidos y quebrantó los peligros que se cernieron sobre Asiría.

Como monarca asirio, Sargón II fue ante todo un gran general. Su vida es una ininterrumpida serie de campañas en todas las fronteras, con muy pocos momentos de verdadero descanso.

A poco de ceñir la corona, en 722, llevó a cabo la conquista de Samaría, la capital de Israel, que Salmanasar V había sitiado durante tres años. Los israelitas fueron deportados y su reino fue destruido.

En 730 dirigió sus ejércitos contra Marduk-apalid-ina, soberano caldeo que un año antes se había apoderado de Babilonia. con el auxilio de Khum-banigasch de Elam.

En aquella ocasión la lucha quedó indecisa. Sargón, reclamado por asuntos más urgentes, se vio precisado a aplazar la reconquista del país, hasta que en 710 emprendió una victoriosa campaña que puso término a las arrogancias de Marduk-apal-idina.

Babilonia fuereconquistada, y además Sargón anexionó a su imperio los estados caldeos de Dur-Yakín (709).

Si Sargón II abandonó en 720 la empresa contra Marduk-apal-idina fue para dirigirse contra los árameos y los filisteos, los cuales, espoleados por el faraón Sabakha de Egipto, se habían sublevado contra el dominio asirio. Los árameos fueron derrotados en Karkar y los filisteos y egipcios en Rafia (720).

Esta victoria causó suma impresión en el mundo oriental, pues por vez primera se habían medido los ejércitos de Egipto y Asiría.

Hasta Sargón llegaron los obsequios del rey Ithamar de Saba. Judá, que era el único estado independiente en Siria y Palestina, había intervenido en los manejos de Sabakha.

En 711 su rey Ezequías volvió a intrigar contra Asiría, imitado por Sabatakha de Egipto, sucesor de aquel faraón.

Pero no se produjo agresión alguna, pues aquel mismo año Sargón II logró sofocar en Ardod una revuelta de un aventurero jonio.

Deportando, a los elementos levantiscos y reprimiendo cualquier conato de motín, Sargón II aseguró el dominio de Asiría en las tierras de Occidente.

Más duras fueron las luchas que Sargón II sostuvo en la frontera septentrional contra medas, urartios y frigios.

Aunque Tiglathpileser III había aniquilado la resistencia de Urartu, el país se recobraba bajo Rusas I, el cual se veía auxiliado por el rey de los medas Iranzu.

La lucha en este territorio duró cinco años. En 714 Sargón II pudo acabar con la resistencia de Urartu y de los medas, cuyos principados fronterizos fueron sometidos, mientras la provincia urartia de Muzazir era anexionada a Asiría. Rusas se dio muerte al enterarse de la derrota de su ejército.

De la misma manera fueron reducidas algunas sublevaciones en Karkhemish (717) y Melitene (712), suscitadas por el rey Midas de Frigia.

Después de las campañas del año 709, Sargón II vi vio en Dar-Sarrukín. Allí fue asesinado a principios de agosto de 705 por un puñal pagado por su propio hijo Senaquerib.

Realmente, no merecería esta muerte un conquistador de tal categoría, y mucho menos el único soberano asirio que había demostrado interés por ra justicia, la agricultura y el comercio.

«Para corresponder al nombre que llevo y justificar al derecho y la justicia con que los grandes dioses me han designado para gobernar a los humildes y no perjudicar a los débiles…», escribe en una provisión real.

Y en otra se hace celebrar como «el rey juicioso, el portador de la palabra clemente, el que se cuidaba de hacer habitables moradas derruidas y rozar el suelo y plantar caña, [el que] se esforzaba para que fuesen fértiles aun las elevadas peñas… y se propuso que más de un lugar inculto, que en tiempo de los reyes anteriores no había tenido ningún canal de riego, diese trigo y en él resonasen las voces de alegría…»

fuente

Biografia de Senaquerib Rey de Asiria

Biografía del Rey Senaquerib

Castellanizado Senaquerib (Sin ajer-irba, «oh dios de la luna, aumenta mis hermanos») es una figura extraña y sorprendente en la historia de Asiría.

Nos gustaría poseer más detalles sobre las circunstancias de su vida que no las solas relaciones oficiales. Pues si sobre su cabeza alienta la tragedia y en su corazón anida una ferocidad inaudita, en cambio otros aspectos nos lo revelan como un hombre entusiasmado por la naturaleza.

senaquerib

Senaquerib fue rey de Asiria desde el 705 a. C. hasta su muerte, el 20 de Tevet de 681 a. C., así como de Babilonia entre 705 y 703, y nuevamente desde 689 a. C. hasta su muerte.

En efecto, el probable instigador del asesinato de su padre Sargón II, el destructor de Babilonia, el ejecutor de millares de víctimas, el hombre de la cólera arrebatada, fue un enamorado de las plantas y de los animales.

En su palacio de Kuyundshik, al Sudoeste de Nínive, reunió el primer parque zoológico de la historia, y en sus bellísimos jardines cultivó las plantas y los árboles frutales exóticos y raros.

Fue el introductor del cultivo del algodón en Mesopotamia. Asimismo, los relieves de la época nos lo presentan como escalador de montañas, el primer alpinista que jamás haya existido.

Como monarca, su paso se reveló por una estela de Sangre y de furor. Para sujetar a la rebelde Babilonia, unas veces sublevada por un caldeo y otras por un nativo del país, Senaquerib tuvo que emprender varias campañas.

En 703 un usurpador, Marduk-zakir-schumi, se apoderó del gobierno babilónico, pero al cabo de pocos días murió a manos de Mardukapalidina, probablemente el mismo personaje caldeo de la época de Sargón II.

Senaquerib acudió con un ejército poderoso, derrotó al caldeo, a pesar del auxilio que éste recibió de Suthruk-Narkundu, rey del Elam, e instauró en Babilonia la regencia de Belibni, un indígena educado en Asiría (702).

En aquella ocasión, Senaquerib cortó muchas cabezas y deportó 200.000 babilonios a otras tierras. Pero estas medidas no fueron suficientes, ya que en 599 se produjo una nueva insurrección, fomentada por Marduk.

Senaquerib deshizo a los conjurados, destituyó a Belibni y nombró gobernador a su propio hijo Asur-nadin-schuml. Para acabar con el peligro de Marduk y del Elam emprendió una campaña por la costa del golfo Pérsico, cuyo resultado fue extirpar para siempre el poderío de los caldeos (694).

Pero, mientras tanto, el nuevo soberano de Elam, Khalluni, aprovecha tan favorable contingencia para penetrar en Babilonia, apresar al regente y substituirlo por un tal Nirgal-Mus-hizib.

El furor de Senaquerib no conoció límites. Sus armas devastaron Mesopotamia, derrotaron a elamitas y babilonios, pero no lograron restablecer la situación, puesto que de 692 a 689 rigió a Babilonia el caldeo Mushizib-Marduk apoyado por Umman-Minanu de Elam.

Después de una lucha agotadora, con una gran batalla cerca de Jaluli (691), que no fue decisiva, a mediados de noviembre de 689 Senaquerib se apoderó de Babilonia y, como castigo por su rebelión, ordenó saquearla, pasar a cuchillo a todos sus habitantes, incendiarla y arrasarla.

Este monstruoso decreto fue recordado con horror durante muchas generaciones y abrió un abismo irreparable entre Asiría y Babilonia.

En Occidente, Senaquerib prosiguió la política de su padre, en particular porque continuaban las intrigas de los faraones egipcios para soliviantar a los pueblos todavía independientes de Palestina.

Tirhaka fomentó los deseos del rey de Judá, Ezequias, y del rey de Sidón, Elulaios, para verse libres del yugo asirio. Formóse una liga, y contra ella dirigió su ejército Senaquerib.

En el transcurso de una memorable campaña, derrotó a los fenicios, venció a los egipcios en la batalla de Eltekeh (701), devastó los campos de Judá y puso sitio a Jerusalén. Doscientos mil hebreos fueron deportados a Mesopotamia, pero Ezequias logró capitular en buenas condiciones.

Más tarde, en 686, emprendió Senaquerib una nueva expedición: puso sitio a la fortaleza egipcia de Pelusium, pero no logró conquistarla pues una peste le obligó a levantar el campo.

A fines del año 681, con ocasión de hallarse celebrando una fiesta en Nínive, en honor del dios Nusku, Senaquerib fue asesinado por Asur-shar-uzur, uno de sus hijos, que quería disputar el trono a su hermano mayor Asarhadón. De esta manera se cumplía el infalible aserto de que quien a hierro mata, a hierro muere.

BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Francisco I Sforza
Biografia de Cosme de Medicis
Biografia de Federico de Montefeltro
Biografia de Fra Angelico
Biografia de Ludovico Sforza
Biografia Andrea del Verrocchio
Biografia della Pico de la Mirandola
Biografia de Filipino Lippi