Uso de Armas Quimicas

Vida de Barack Obama Carrera Política

BIOGRAFÍA DE BARACK OBAMA – SU CARRERA POLÍTICA –

Barack Hussein Obama es un político estadounidense perteneciente al partido demócrata, nacido el 4 de agosto de 1961 en Honolulu (Hawai). Obama fue elegido oficialmente presidente de los Estados Unidos de América el 4 de noviembre de 2008, ganando la elección  a John McCain, tomando el número 44 en la lista de los presidentes de Estados Unidos, pero sobre todo es el primer presidente afroamericano, y también uno de los presidentes más jóvenes de Estados Unidos.

Barack Obama Presidente 44 de EE.UU.

Nombre: Barack Obama
Nacimiento: 4 de agosto de 1961, Honolulu.
Educación: Universidad de Columbia, BA; Derecho de Harvard, doctorado en leyes.
Carrera: Líder de la Comunidad de Desarrollo del Proyecto Comunidades, 1985-1988; firma de abogados Miner Barnhill y Galland, 1993-2004; Senado del Estado de Illinois, 1997-2004; Senado de Estados Unidos, 2004-actualidad.
Familia: Casado desde 1992 con Michelle Robinson Obama; dos hijas, Malia, nacido en 1998; Sasha, nació en 2001.
Aficiones: Baloncesto, la escritura, el golf, el póquer, leer, pasar tiempo con su familia, ver “SportsCenter” de ESPN.

Obama era un miembro del Partido Demócrata y el senador de Illinois en el Senado de Estados Unidos desde 2005.

Obama fue educado en la Universidad de Columbia después de estudiar en Indonesia, sino también de Derecho de la Universidad de Harvard. En 1990, se convirtió en el primer presidente afroamericano del Harvard Law Review lo que ya es un hito.

En 1992, Barack Obama se casó con Michelle Robinson a quien  conoció en un bufete de abogados donde trabajaba. Se convirtió en Michelle Obama, su esposa dio a luz a dos hijas, Malia Ann y Natasha en 1998 en el año 2001.

SOBRE SU VIDA: Su biografía es algo excepcional, sobre todo debido a su exitosa campaña para la presidencia de Estados Unidos que ha abierto un nuevo capítulo en la política estadounidense.

Como decíamos Obama es el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, y tiene una historia de vida diferente de otros líderes de América hasta el momento. Es hijo de padre keniano y madre blanca del estado de  Kansas en Estados Unidos.

Obama se disparó a la fama como una prominencia nacional con un gran discurso en la Convención Nacional Democrática en 2004, que fue recibido con gran admiración y entusiamos, el mismo año fue elegido para el Senado de los EEUU del estado de  Illinois. Después de eso, en tan sólo cuatro años se alcanzó el mismo nivel que sus colegas políticos democráticos y arrebató la nominación de su partido a la Casa Blanca para ganar luego la carrera de elección presidencial contra el republicano John McCain.

Con un particular estilo de fina oratoria, de retórica elocuente y edificante, con una especial capacidad de inspirar el entusiasmo de los votantes jóvenes, que sumado al uso sofisticado de Internet como herramienta de campaña, Obama era sin dudas el candidatos del siglo 21.

En su campaña, Obama hizo hincapié en dos temas principales: el cambio de las costumbres de Washington en la realización de negocios con la nación y la invocación de los estadounidenses de diferentes orígenes ideológicos, sociales y raciales para unirse en el bien común.

El presidente Barack Obama en su discurso en la Convención Nacional Demócrata de 2004 expresó: “No hay un Estados Unidos de negros o blancos, o un  Estados Unidos de latinos, o un Estados Unidos de Asia; Hay solo un Estados Unidos de América. (…) Somos un solo pueblo, todos nosotros unidos bajo el juramento a la bandera de Estados Unidos, todos nosotros en la defensa de los Estados Unidos de América “.

El periodista Antonio Navalón, autor del libro “Paren el Mundo que me Quiero ENTERAR“, comenta que Barack Husein Obama tiene  muchas características comunes con Abraham Lincoln y las resume así: “Lincoln poseía una visión de la historia nacional que le daba la imparcialidad y la paciencia del leñador que nunca dejó de ser. Era un purista del comportamiento ético del gobierno, sujeto siempre al mandato sagrado de la Constitución, y estaba de acuerdo con la creencia bíblica: la búsqueda de la unidad para el desarrollo del pueblo, por el pueblo y con el pueblo. Sobre todas las cosas, Lincoln era esencialmente pragmático y estaba enfocado en un solo objetivo: consolidar la unión de los Estados Unidos de América.”

Para Obama el desafío para la sociedad estadounidense no sólo es encarar el cambio histórico que significa la elección de un hombre negro para gobernar un país fundado por los WASP (blanco, anglosajón y protestante), sino encontrar la solución al embrollo en que se ha convertido el día a día de esta nación.

Obama, como Lincoln, no ataca al hombre de otra raza, ni pretende redimir los abusos contra la suya. Ambos fueron capaces de comprender la complejidad humana y la similitud de sus conflictos.

Los primeros años: Los padres de Obama provienen de orígenes muy diferentes. Su madre, Ann Dunham, nació y se crió en un pequeño pueblo de Kansas. Después de que su familia se trasladó a Hawai, conoció a Barack Obama padre, un estudiante de becas de Kenia matriculado en la Universidad de Hawai. Se casaron en 1959, y el 4 de agosto, 1961, Barack Obama Jr. nació en Honolulu.

Dos años más tarde, su padre deja su familia, por un trabajo como economista del gobierno en Kenia. El joven Obama volvió a encontrarse con su padre sólo una vez, cuando ya tenía 10 años.

Cuando Obama tenía 6 años, su madre volvió a casarse, esta vez con un ejecutivo de petróleo de Indonesia. La familia se trasladó a Indonesia, y Obama asistió durante cuatro años a la escuela en la capital Jakarta. Finalmente regresó a Hawai, donde vivirá con sus abuelos maternos, y terminará la  escuela secundaria.

En su primer libro, Sueños de mi Padre, Obama describe su infancia como más turbulenta de lo habitual en la vida de otros adolescentes, mientras trataba de entender su herencia birracial, costumbre todavía  relativamente poco común en los Estados Unidos.

Se supone que arraigado en esa cultura negro-blanco puede haber ayudado a dar a Obama la visión social mas amplia que trajo a la política años más tarde. “Barack tiene una increíble habilidad para sintetizar realidades aparentemente contradictorias y hacerlos coherentes “, dijo su compañero de la facultad de derecho Cassandra Butts a la editora de la revista New Yorker Larissa MacFarquhar. “Este es un resultado de haber sido criado por una familia blanca y luego salir al mundo y ser visto como negro.”

Obama dejó Hawai para asistir a Occidental College de Los Ángeles durante dos años. Más tarde se trasladó a la ciudad de Nueva York y obtuvo una licenciatura de la Universidad de Columbia en 1983. En un discurso pronunciado en 2008, explicó su pensamiento en ese momento: “… cuando me gradué de la universidad, estaba poseído por una idea loca, trabajaría con el nivel de las clases mas bajas para lograr un cambio “.

En busca de su identidad y un futuro en su vida, Obama deja su trabajo como escritor económico con una empresa de consultoría internacional en Nueva York y se traslada a Chicago en 1985. Allí trabaja como organizador comunitario para una coalición de iglesias locales en sur de la ciudad, zona pobre de africanos-americanos.

“Fue en estos barrios donde recibí la mejor educación de mi vida y aprendí el verdadero significado de mi fe cristiana”, Obama contó años más tarde en el discurso anunciando su candidatura presidencial.

Obama disfrutó de algunos interesante éxitos  en este trabajo, dando a los residentes de la zona sur su voz en temas como la reconstrucción económica, capacitación para el trabajo y los esfuerzos de limpieza ambiental. Sin embargo, consideró que su papel principal como organizador comunitario, fue como un catalizador para la movilización de los ciudadanos comunes, en un esfuerzo  para forjar estrategias locales destinadas a la autonomía política y económica.

Después de tres años de dicho trabajo, Obama llegó a la conclusión de que para lograr mejoras reales,  las comunidades pobres requieren la participación en un nivel mas alto, en el marco legal y político. Por lo tanto, asistió a la Escuela de Derecho de Harvard, donde se distinguió por haber sido elegido el primer presidente negro de la prestigiosa Harvard Law Review y se graduó magna cum laude en Derecho en 1991.

Con estas credenciales, “Obama podría haber hecho lo que quisiera”, señaló David Axelrod, estratega de su campaña presidencial. Obama volvió a su ciudad adoptiva de Chicago, donde ejerció como abogado de derechos civiles y enseñó derecho constitucional en la Universidad de Chicago. En 1992 se casó con Michelle Robinson, que también se graduó en Derecho por la Universidad de Harvard, y trabajó para el registro de votantes en Chicago con el fin de ayudar a los candidatos demócratas como Bill Clinton.

Cada vez más comprometido con el servicio público, Obama decidió ocupar por primera vez a un cargo público en 1996, ganando un asiento de Chicago en el senado del estado de Illinois. En cierto sentidos, la carrera fue una progresión lógica de su trabajo anterior como organizador comunitario, y Obama aplicó mucha de esa misma amplia perspectiva – el político como un facilitador de los esfuerzos  para el ciudadano de base y constructor de coaliciones amplias – a su visión de política.

Entre sus logros en el ámbito legislativo en los ocho años que siguieron a la reforma del senado del estado fueron la financiación de campaña, recortes de impuestos para los trabajadores pobres, y mejoras en el sistema de justicia criminal del estado.

En el año 2000 Obama hizo su primera elección por el Congreso de Estados Unidos, fracasando al  desafiar a Bobby Rush, demócrata de Chicago reelecto en la Cámara de Representantes. Desalentado por la derrota abrumadora y en la búsqueda de lograr influencia más allá de la legislatura del estado de Illinois, tomó de su esposa Michelle la idea de postularse para el Senado de Estados Unidos en una arriesgada estrategia de “todo o nada” para avanzar en su carrera política, objetivo que logró en 2004. Siete demócratas y ocho republicanos participaron en las primarias de sus respectivos partidos por la candidatura al Senado. Obama capturó la nominación demócrata con facilidad, consiguiendo el mayor número de votos – 53% -.

El deseo de dar un impulso a la campaña de Obama con un papel destacado en la convención, sus habilidades de oratoria conocidos y una impresión muy favorable en el candidato presidencial John Kerry selló la decisión de elegir a Obama como el orador principal en la convención.

El discurso de Obama, con un lenguaje pulido, que penetra y emociona, expresó la necesidad de superar las divisiones partidistas y su llamamiento a una “política de esperanza” en lugar de una “política de cinismo”, hizo más que animar a los participantes de la convención, Obama es catapultado por los medios de comunicación nacionales como una estrella en ascenso en el Partido Demócrata. Mas tarde pasó a ganar sin esfuerzo las elecciones del Senado en ese otoño, con una victoria aplastante con el 70% del voto popular. La victoria de Obama fue impresionante, ya que ganó en 93 de 102 condados del estado y capturó a los votantes blancos por un margen de dos a uno.

En el Senado, la crítica a la guerra de Irak ha sido una de sus marcas, que se remonta a un discurso en 2002, incluso antes de que comenzara la guerra, advirtiendo de las consecuencias de una guerra en oriente. También trabajó para fortalecer las normas éticas en el Congreso, mejorar la atención a los excombatientes, y aumentar el uso de combustibles renovables, política que aun hoy (2015) sigue difundiendo en sus discursos de cada visita presidencial.

Candidato a Presidente: La larga campaña electoral primaria demócrata del 2008, con las elecciones o asambleas (anteriores) en los 50 estados, fue histórico.  Cuando Barack Obama y otros siete contendientes por la nominación presidencial demócrata comenzaron a organizarse en 2007, las encuestas de opinión ponen constantemente Obama en segundo lugar detrás de la presunta favorita, la senadora por Nueva York, Hillary Clinton. Obama, sin embargo, con su popularidad y emotiva oratoria, fue un gran éxito en la primera etapa de la carrera al alistar sus seguidores entusiastas, especialmente entre los jóvenes, que crearon una organización de la campaña a nivel nacional y la recaudación de fondos a través de Internet.

Hillary Clinton

Hillary Clinton (1947- ), abogada y política estadounidense, esposa del presidente de Estados Unidos Bill Clinton (1993-2001).Hillary Rodham, su nombre de soltera, nació en Chicago, el 26 de octubre de 1947. Estudió Derecho en la Universidad de Yale, donde conoció a su futuro marido.

En las primeras primarias nacionales, celebradas en Iowa el 3 de enero de 2008,  Obama obtuvo una inesperada victoria sobre Clinton. El triunfo de Iowa ha cambiado las reglas del juego, como publicaba el Washington Post: “La derrota de Clinton ha alterado el curso de la carrera mediante la llegada  de Obama como su principal rival  el único candidato con el mensaje, la capacidad de organización y los recursos financieros para desafiar a su situación favorito “.

Por último 4 de noviembre de 2008, Barack Obama fue elegido presidente de los Estados Unidos de América con el 63% de los votos contra McCain. Fue juramentado 11 semanas más tarde, el 20 de enero de 2009 y obtuvo sus derechos como presidente. El mismo año, Barack Obama recibe el Premio Nobel de la Paz por sus “esfuerzos extraordinarios para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos”.

El 4 de abril de, 2011 Barack Obama anuncia que él será nuevamente el candidato para las elecciones presidenciales, y por lo tanto se postulará para un segundo mandato. El 6 de noviembre de 2012, Barack Obama gana la reelección con el 51% de los votos, se convierte en el primer presidente despúes de Roosevelt en ejecutar dos períodos consecutivos.

Barack Obama sigue sumando popularidad , y su adicción a las redes sociales twitteado sus ideas y su campaña a través de su cuenta de Twitter. Él es una de las 10 personas más influyentes en Twitter con más de 55 millones de suscriptores.

Su presidencia se inicia en un contexto de guerra en Irak con el compromiso de Obama para poner fin a la presencia militar de Estados Unidos en Irak, también la guerra en Afganistán y no solo la crisis casi permanente en el Oriente Medio, sino también de la crisis económica y Estados Unidos y financiera global.

El Congreso aprueba un presupuesto adicional adicional de 250 mil millones de dólares para el rescate de los bancos de Estados Unidos y $ 200 millones de dólares para Afganistán e Irak, con la expresa  intención de reducir a la mitad el déficit de Estados Unidos para el año 2013 estimado en 1.750 millones de dólares para el año 2009.

OBAMA Y MICHELLE: Obama —como todo buen hombre que logra construir un hogar equilibrado— es lo que es gracias a su esposa. Ella es la encargada de recordarle que no es «un mesías que lo arreglará todo», pero al mismo tiempo es el motor que lo ha impulsado a continuar en una carrera que tiene como lema: «Juntos podemos lograr un cambio».

Michelle Obama

Esta mujer sabe que la política debe ser práctica y dar resultados antes que aportar inspiración y sueños poco terrenales. Por lo mismo, fundó un programa para entrenar líderes y ayudar a jóvenes a desarrollar habilidades que pudieran ser funcionales en el mundo de hoy dentro del sector público.

La sinceridad de Michelle ha llegado a tal punto que criticó en público el tamaño de las orejas de su marido, su mal aliente por las mañanas y la tensión que existió entre ellos cuando él estaba enfocado en su carrera política y ella estaba sola en casa cuidando a sus dos pequeñas hijas.Todo lo dicho le ha permitido ser vista como una mujer cotidiana y libre.

Fuente Consultada: Libro de Antonio Navalón,  “Paren el Mundo que me Quiero ENTERAR

Biografia de Nasser Gamal A. Presidente de Egipto Lider

Biografía de Nasser Gamal A. Presidente de Egipto

Gamal Abdel Nasser (1918-1970), estadista egipcio que, partiendo de unos orígenes humildes, llegó a ser presidente del país (1956-1970) y el líder político más influyente en el mundo árabe de su época. Protagonista indiscutido del derrocamiento de Faruk I (Rey de Egipto) y de la creación de la República, de la nacionalización del Canal de Suez, de la organización de la República Árabe Unida, de la construcción de la represa de Asuán y de la constante guerra con Israel, Gamal Abdel Nasser es el personaje inevitablemente vinculado al nacionalismo árabe y al panarabismo.

Hasta su intervención todo movimiento de unidad árabe provenía de Siria, El Líbano o Heyaz y todo movimiento nacionalista originado en Egipto era sólo egipcio. Fue Nasser quien comenzó a hablar de una historia común con los pueblos árabes, de los mismos triunfos y de las mismas derrotas. Su vida, agitada y su acción constante y contradictoria tuvieron imprevisto fin el 21 de setiembre de 1970: ese día ios cairotas salieron a la calle y un grito cubrió la ciudad: “¡Abu Jaled, tú estás vivo!”

Nasser presidente de Egipto

El líder más popular del Medio Oriente en siglo XX.
Panarabista y neutralista, creó una doctrina que se conoce como nasserismo.

Nasser Gamal Abdel (Egipto, 1918,1971). En 1937 inglesó en la Academia Militar y al año siguiente era ya subteniente. En 1940 sirvió en Alejandría y en el Sudán. En 1942, ya capitán, se dedicó a la enseñanza en la Academia Militar. Fue entonces cuando Nasser empezó a organizar el movimiento de “Oficiales Libres” que derribaría a la monarquía del rey Faruk.

En 1948, Nasser lucha en la primera guerra árabe-israelí y es herido. La derrota egipcia aumenta el descontento de los jóvenes oficiales; en julio de 1952, el movimiento encabezado por Nasser destituye al rey Faruk y proclama en Egipto la República. Por jerarquía militar, el general Mu-hámmad Naguib es elegido presidente y primer ministro, y Nasser ocupa el Ministerio del Interior y el cargo de viceprimer ministro. En 1954, Naguib es separado de su cargo; Nasser es primer ministro y dos años después, presidente.

Adoptando una tercera posición —que se  conoció como nasserismo—,el nuevo régimen, esencialmente militar, trata de situarse en una posición intermedia entre el capitalismo y el comunismo, basándose en un nacionalismo radical. Internamente, Nasser realiza una reforma agraria y trata de nacionalizar la economía del país; los partidos políticos son disueltos.

En el plano internacional, su política se caracteriza por la no alineación con ninguna de las grandes potencias, aunque recibió ayuda tanto de los EE.UU. como de la U.R.S.S.

Siguiendo su política de nacionalizaciones, Nasser se incauta, en 1956, del Canal de Suez, medida que provoca la agresión británico-franco-israelí contra Egipto. Militarmente derrotado, obtiene una victoria política: bajo presión de los EE.UU., los tres países ponen fin a la agresión, condenada por la ONU, y Egipto continúa en  posesión del  Canal de Suez.

Victorioso, trata de realizar la unión de los pueblos cuya lengua oficial es el árabe. Crea en 1958 la República Árabe Unida (RAU) , que al principio englobaría a Egipto y Siria, y después al Yemen. Pero una revolución estalla en Irak y los EE.UU intervienen en el Líbano para evitar que los nasseristas tomen el poder. En Siria, por otra parte, una revolución rompe la unión del país con Egipto.

En 1962 Nasser emprende una campaña militar de ayuda al nuevo gobierno del Yemen, pero intervienen Arabia Saudita y los EE.UU., que cortan la ayuda alimentaria a Egipto, respaldado por la U.R.S.S. Del sueño de la RAU sólo queda el nombre.

En junio de 1967, después de la derrota frente a Israel en la “guerra de los 6 días”, Nasser enfrenta la mayor crisis: con el ejército y la economía en mala situación, renuncia a la presidencia, para reasumirla 24 horas después. Pero sus problemas continúan: las fuerzas israelíes ocupan territorios egipcios y el rearme del ejército acrecienta la dependencia de la ayuda económica y militar soviética.

En setiembre de 1970, Nasser muere, víctima de un ataque cardíaco.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/nasser.jpg

Nasser con el primer lord del Almirantazgo británico, lord Mountbatten en 1954.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

CRONOLOGÍA DE SU VIDA

1918: 15 de enero. Nacimiento de Gamal Abdel Nasser en Alejandría, ciudad donde realizará sus estudios primarios.

1936: Después de cumplir sus estudios secundarios en los liceos de Hilwane Ras-el Tine y Nahda, el joven Gamal obtiene su diploma de bachiller.

1937: Ingreso a la Academia Militar. Luego de dieciséis meses de estudio Gamal Abdel Nasser sale con el grado de lugarteniente. Es destinado a la  compañía de fusileros en Mankabad, en Hebo Egipto.

1939: En seguida del comienzo de la Segunda Guerra Mundial se traslada a Alejandría, a El Alamein y luego al Sultán. En enero de 1942 será nombrado profesor de la Academia Militar en El Cairo con el grado de capitán.

1948: Gamal Abdel Nasser participa en la guerra de Palestina, a la cabeza de la sexta compañía de infantería. Allí es herido gravemente.

1952: 23 de julio. Golpe de estado militar; los “oficiales libres”, entre ellos el coronel Gamal Abdel Nasser, toman el cuartel general del ejército e imponen al rey Faruk el nombramiento del general Muhamad Naguib a la cabeza del ejército. Ali Maher es designado jefe del gobierno. 26 de julio. El rey Faruk abdica. 7 de setiembre. Un nuevo gabinete se forma; el general Naguib es el primer ministro, pero el poder real está en las manos de nueve oficiales que constituyen el Consejo de mando de la Revolución. 10 de diciembre. La Constitución es abolida. Poco después los partidos políticos serán disueltos.

1953: 18 de junio. Se proclama la República. El general Naguib es nombrado presidente y primer ministro. El coronel Nasser asume las funciones de vicepresidente del Consejo y ele ministro del interior.

1954: 25 de febrero. El general Naguib es relevado en sus funciones. Reemplazado por el coronel Nasser por algunos días, permanece, sin embargo nueve meses en el cargo. 27 de julio. Camal Abdel Nasser hace su primera aparición en la escena internacional, firma el acuerdo anglo-egipcio sobre la evacuación de las tropas británicas de la zona del canal de Suez en veinte meses.26 de octubre. Mientras pronuncia un discurso en Alejandría sufre un atentado por parte de los Hermanos Musulmanes, sin consecuencias. Se producen arrestos en masa entre los miembros de la Hermandad Musulmana; se dictarán muchas condenas a muerte ulteriormente. El mismo general Naguib está comprometido en el complot. 14 de noviembre. El coronel Nasser reemplaza a Mohamed Naguib en todas sus funciones, pero no toma aún el título de presidente de la República.

1955: Gamal Abdel Nasser representa a Egipto en la Conferencia de Bandung, donde pronuncia un importante discurso sobre el nacionalismo árabe.
27 de setiembre. Acuerdo sobre la venta de armas checoslovacas a Egipto.

1956:
Se proclama una nueva Constitución estableciendo un poder presidencial fuerte. 23 de junio. Esta Constitución se aprueba por referéndum, al mismo tiempo que las elecciones proclaman al coronel Nasser como presidente de la República. 19 de julio. En un discurso en Alejandría el presidente Nasser anuncia la nacionalización del canal de Suez, y al mismo tiempo la financiación de la gran presa de Asuán con los beneficios provenientes de la explotación del canal. 29 de octubre. Cinco días más tarde anuncia la creación de un comando unificado compuesto por tropas de Egipto, Siria y Jordania. Las tropas israeiíes penetran en Sinaí y avanzan hacia el canal. 3 de octubre. Comienzo de las operaciones aéreas franco-británicas contra Egipto. Cinco días más tarde las tropas aliadas serían lanzadas en paracaídas y desembar cadas en la región de Port Said. 6 de noviembre. El primer ministro bri tánico, Sir Anthony Edén, cediendo a la presión ele Estados Unidos, anuncia el fin de las hostilidades. Las fuerzas franca británicas se retirarán un mes más tare En enero los israeiíes evacúan Sinaí, sal la banda de Gaza y de Charm-el-Che que no serán devueltos sino hasta marzo.

1957:
En Julio: Se llama a elecciones para designar los trescientos cincuenta miembros de la Asamblea Nacional prevista por la Consti tución de 1956. El 22, en la sesión de apertura, el presidente Nasser se declara favorable a la idea de una federación entre Egipto y Siria.

1958:
1º de febrero. Se anuncia oficialmente la unión de Egipto y Siria bajo el nombre ele República Árabe Unida. El 21, un refe réndum llamado en los dos países confirma esta decisión y elige a Gamal Abdel Nasser primer presidente de la República Ára be Unida. 19 de julio. Después de la caída de la mo narquía en Irak, se firma un acuerdo defensa entre la R.A.U. y Bagdad.

1959:
Marzo. Estalla una revuelta en Mosul Irak. Se organizan manifestaciones de so lidaridad en El Cairo y en Damasco. 21 de julio. El presidente Nasser inaugura la primera Asamblea Nacional de la R.A.U.

1961:
28 de setiembre. Desconcierto por la cre cíente subordinación de Siria a Egipto, El presidente Nasser, que en un primer mo mento había llamado a la resistencia contra el golpe ele estado, declara una semana más tarde que no se opone a la independen ciencia de Siria.

1962:
21 de mayo. El presidente Nasser presenta al Congreso Nacional de las fuerzas popu lares de la R.A.U. (Egipto econserva esta denominación) una carta nacional que contiene las grandes líneas del programa de desarrollo del país sobre bases socialistas: los imperialistas deben ser vencidos, los intereses feudales destruidos y el control del estado establecido sobre las finanzas y la industria. Por otra parte, se propone un nuevo sistema de gobierno fundado en la unión socialista árabe y en los consejos populares formados en un cincuenta por ciento por fetlahs (trabajadores agrícolas).

1963:
17 de abril. Luego de los golpes de estado de Siria y de Irak, se concluye un acuerdo entre estos dos países y El Cairo para la formación de una federación que lleve el nombre de República Árabe Unida, pero las diferencias entre baaristas y nasseristas obligan al país a denunciar el nuevo acuerdo.

1964:
Para hacer frente al proyecto de Israel de utilizar las aguas del Jordán para fines de irrigación, el presidente Nasser toma la iniciativa de convocar en El Cairo una conferencia en la “cima” de los países árabes, que recomienda la desviación de las aguas del río. En Mayo. Visita oficial de Nikita Jrushov en ocasión de la inauguración de la gran presa de Asuán. Nasser es proclamado “Héroe de la Unión Soviética”. Setiembre. Una segunda conferencia árabe en la cima se celebra en Alejandría. Se confía al general egipcio Ali Amer el comando unificado de las fuerzas árabes.

1965:
Junio. La caída de Ben Bella provoca tensión entre Argelia y El Cairo. Agosto. En un discurso a los estudiantes árabes de Moscú, el presidente Nasser revela que ha sido descubierto un complot contra su persona. Más tarde se efectúan numerosos arrestos especialmente entre los hermanos musulmanes. Siete serán sentenciados a muerte. 24 de agosto. La R.A.U. y Arabia Saudita acuerdan poner fin a la guerra civil de Yemen, suprimiendo su ayuda militar a las partes en contienda. Esta decisión quedará sin efecto.

1966:
Noviembre. El presidente Nasser se reúnecon el presidente Bumedién, que hace una visita al El Cairo.
Diciembre. Las relaciones con Arabia Saudita sufren un nuevo deterioro.
1967:23 de mayo. El país decide el bloqueo del golfo de Akaba.
5 de junió. Los aviones israelíes atacan al alba los aeropuertos egipcios y destruyen la mayor parte de la aviación de El Cairo.
8 de junio. El presidente Nasser acepta el cese de fuego pedido por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
9 de junio. Anuncia su intención de dimitir, pero luego de importantes manifestaciones en su favor retorna al poder, el 10, por su decisión.
19 de junio. El presidente Nasser decide asumir él mismo las funciones de primer ministro y de secretario general de la Unión Socialista Árabe.
29 de agosto. Apertura de la conferencia en la cima de Kartún. El rey Feysal y el presidente Nasser anuncian su acuerdo sobre un plan de paz en Yemen.
30 de agosto. Arresto del mariscal Amer y de numerosos oficiales superiores bajo la inculpación de tentativa de golpe de estado; el 15 de setiembre las autoridades egipcias anuncian el suicidio del mariscal.

1968:
26 de enero. El Rais toma el control directo de las fuerzas armadas.
Marzo. Después de una serie de manifestaciones de estudiantes y de obreros en El Cairo, en Heluán y en otros centros principales, Zacarías Mohieddin dimite de su cargo de vicepresidente del Consejo y el presidente Nasser anuncia un programa de reformas importantes que comprometen las elecciones primarias en todos los niveles de la Unión Socialista Árabe.
22 de julio. El presidente anuncia al pueblo egipcio el comienzo de la “guerra de usura” contra Israel.

1970:
27 de enero. Visita secreta del jefe de estado egipcio a Moscú, con el fin de reclamar a los dirigentes soviéticos una ayuda suplementaria en el campo militar.
29 de junio. 17 de julio. Nuevo viaje del presidente Nasser a la U.R.S.S.
23 de julio. Aceptación por la R.A.U. del Plan Rogers, que establece un cese del fuego de 90 días con Israel.
25 de setiembre. El país y los jefes de estado reunidos en El Cairo obtienen del rey Hussein y de Yasser Arafat, presidente del Comité de la Resistencia palestina, que proclamen el cese de fuego entre los Fe-dayincs y el ejército jordano.
27 de setiembre. Arafat y el soberano hachemita concluyen un acuerdo de catorce puntos gracias a la mediación de Nasser.
28 de setiembre. Muerte de Gamal Abdel Nasser.

Fuente Consultada:
Los Hombres de la Historia – Fasc. Nº 26 – Vida de Nasser Editorial Centro Editor de America Latina

La Batalla de Verdún Objetivo, Desarrollo y Características

La Batalla de Verdún en la Primera Guerra Mundial
Objetivo, Desarrollo y Características

«Verdún y el Somme simbolizan en un microcosmos toda la Primera Guerra Mundial, con su heroísmo y su futilidad, sus glorias y sus horrores. Fueron dos batallas no decisivas de una guerra no decisiva» (Alistair Home).

CARACTERÍSTICAS: Desde el primer día la batalla fue un infierno en una constante improvisación; destruídas las primeras lineas, no había sido prevista ninguna red de pasadizos o de trincheras para soportar el choque de un segundo asalto; no había ya frente, sino un entresijo, un desperdigamiento inextrincable de posiciones que se intentaba en vano conectar unas a otras, tales como Mort-Homme, la cota 304, la cota de la Oca, etc. Cada unidad aislada, y bombardeada a veces por su propia artillería, estaba totalmente entregada a sí misma, sin conocer más que una consigna, “resistir”.

Cada una de ellas tenía la convicción de que la suerte de la batalla podía depender únicamente de ella. Nunca se dio el caso de tantos hombres animados así, todos juntos, de una certeza semejante, ni jamás tantos asumieron esa responsabilidad con renuncia tal. Así, soportando el segundo choque, permitieron al mando reconstituir un orden de batalla, mantenerlo y vencer.

Las órdenes se deslizaban por el campo descompuesto de esta inmensa batalla gracias a los “corredores”, constantemente en la brecha, que llevaban a los hombres bombardeados, ametrallados, asaltados por nubes de gas, que no sabían dónde ir ni qué hacer, desprovistos de todo o deshechos, mejor que la vida, el final de la incertidumbre; porque nada fue peor en Verdun que la espera obsesiva del enlace con los vivos, y la respuesta idéntica siempre de que había que resistir aún y que esperar… ¿Esperar qué? El final del bombardeo, la hora del ataque enemigo, esperada febrilmente para salir de la trinchera improvisada y, muy verosímilmente, morir. […]

Los soldados de Verdun no conservaban ya sus ilusiones de juventud, no pensaban que iban a ganar la guerra en una sola batalla, pero tenían al menos la certeza de que los alemanes no pasarían. Habían sufrido todos juntos para salvar al país y Francia entera conocía su sacrificio y la prensa exaltaba esta victoria por encima de todas las demás, pues a decir verdad era la primera victoria obra de toda la nación. Francia pagaba con más de 350.000 víctimas el honor de haberla ganado. (Fuente: Mac Ferro, “La Gran Guerra”)

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

DESARROLLO DE LA GUERRA: Planeada como una sangría del ejército francés, lo fue en efecto, pero tanto de los combatientes galos como de los germanos. El 21 de febrero de 1916, pocos minutos después de las siete y cuarto de la mañana, el general Passaga consignaba en su diario: «Percibo, en el suelo de mi refugio, un ruido que parece un redoble de tambor puntuado por numerosos golpes sordos, como los de un bombo». Su refugio estaba situado junto al Lago Negro, en los Vosgos, a 160 kilómetros de distancia de Verdún.

El redoble era la preparación artillera que se había desencadenado sobre el sector  de Verdún puntualmente a las 7.15; los golpes sordos, las explosiones de los proyectiles de 305, 380 y 420 milímetros (uno de éstos cayó sobre el palacio episcopal de Verdún). El fuego se concentraba en el «frente de los bosques», situado al norte de la plaza y a la orilla derecha del Mosa: bosque de Haumont; «des Caures», de la Ciudad, de Herbebois… Era literalmente un tiro de aplastamiento, con una proporción de calibres pesados 11, 50, 210 milímetros muy elevada.

Las trincheras quedaron niveladas, los pueblos convertidos en montones de ruinas; los bosques, en una fronda de troncos desgajados y ramas semicalcinadas… A poco de haberse iniciado el fuego, los barrancos fueron sistemáticamente cañoneados con granadas de gases lacrimógenos e irritantes para dificultar más aún el envío de refuerzos a las primeras líneas.

El saliente de Verdún, dividido en dos por el río Mosa, estaba formado por una planicie al este de la Woévre, (que fue abandonada por los franceses desde los primeros días de la ofensiva) y por un terreno quebrado y boscoso, los Altos del Mosa, con colinas de unos 300 metros de altitud y barrancos que cortan el terreno en distintas direcciones. Un escenario adecuado para la infiltración de los atacantes y también para una defensa a ultranza.

A las cuatro y media de la tarde la artillería alemana alargó el tiro y aisló las primeras líneas francesas mediante una barrera de fuego. De la zona batida se alzaba una enorme nube de humo y polvo que impidió la intervención de la artillería francesa –o de lo que quedaba de ella– por falta de visibilidad. (Al iniciarse la batalla, el sector de Verdún contaba con menos de trescientas piezas, en su mayor parte de calibre 75, (poco eficaces en un terreno quebrado, y con una dotación de unos trescientos proyectiles por batería.) La infantería, pues, tuvo que soportar sola, sin apoyo artillero, el choque inicial. Porque, a pesar de nueve horas de martilleo todavía quedaban supervivientes dispuestos a luchar…

La infantería alemana salió de sus posiciones pausadamente, en largas filas, «como los vendimiadores en un viñedo del Gard». Jules Romainsl: acentuaba esta semejanza el hecho de que en cabeza marchaban hombres con sendos depósitos a la espalda; pero no eran sulfatadores, sino lanzallamas.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/verdun.jpg

El general Pétain en su vagón de comando. Este militar dirigió las tropas francesas triunfantes en Verdún.

En algunos puntos los atacantes ni siquiera se dieron cuenta de que habían rebasado la primera línea enemiga: trinchera y ocupantes habían desaparecido, La trinchera había sido nivelada; los soldados, habían muerto destrozados por la metralla o aplastados en sus refugios. («Desaparecido» es una palabra que se repetirá machaconamente durante toda la batalla y que significa eso: despedazado, volatizado. Sólo figuraron como muertos los soldados identificados.) En el bosque de Haumont, los alemanes hicieron prisionero a un grupo de franceses «dormidos»: el agotamiento nervioso les había sumido en un profundo sopor en cuanto la artillería alargó el tiro.

Pero las previsiones del Estado Mayor son una cosa y la realidad otra. En aquel paisaje arado, triturado, desgarrado por las granadas, quedaban supervivientes. Y supervivientes dispuestos a empuñar el fusil, a desenterrar la ametralladora cubierta de tierra por los obuses y a agruparse en centros de resistencia para hacer frente a la infantería enemiga. Los alemanes, muchísimo más numerosos, se infiltraban entre los huecos de la quebrantada línea francesa. En el «Bois des Caures», por ejemplo, los cazadores alpinos del coronel Driant (diputado y destacado escritor militar que murió el día 22), trescientos supervivientes de una semibrigada de casi 1.400 hombres, lucharon toda la noche, casi a ciegas, cuerpo a cuerpo. Cuando amaneció el día 22, los alemanes sólo habían ocupado el bosque de Haumont; en todos los demás puntos atacados proseguía la resistencia. La artillería alemana había seguido disparando durante toda la noche.

Este infierno tuvo una expresión más que lacónica en el comunicado difundido a las 15 horas del día 21 (febrero 1916) por el Gran Cuartel General francés: «Débil acción de ambas artillerías a lo largo del frente, salvo al norte de Verdún, donde se ha manifestado cierta actividad.

Si hay un ejemplo flagrante de falta de cultura histórica de un Estado Mayor es el que se desprende del hecho de que las dos bombas atómicas lanzadas por los norteamericanos sobre el Japón lo fueron precisamente sobre las dos ciudades niponas que tenían una mayor tradición de relaciones con Occidente. Mayor y en ocasiones, única: Nagasaki, en particular, es la ciudad de los veintiséis mártires cristianos japoneses y el único puerto que fue autorizado para conservar una factoría holandesa -la isla de Deshima- cuando, en 1941, fue cerrado a los extranjeros.

Sabido es que el «Enola Gay» -la fortaleza volante portadora del artefacto- se dirigió hacia Hiroshima porque entre los diversos aviones de reconocimiento que le precedían para informar acerca de la situación meteorológica sobre las cuatro o cinco ciudades elegidas como posibles objetivos para la bomba atómica, fue el que sobrevolaba Hiroshima el primero que facilitó un comunicado, que era favorable. La historia de esta ciudad y la de Nagasaki, sede de las comunidades cristianas más numerosas del Japón, no parece que las calificara de manera especial para servir de blanco al mortífero artefacto.

Semejante carencia de cultura histórica no aquejaba al frío y distante jefe del Alto Estado Mayor imperial, general Erich von Falkenhayn, sucesor de Moltke tras el revés sufrido por las armas alemanas en el Marne. Decidido a montar en el Oeste una gran ofensiva, Falkenhayn escogió Verdún. Y lo hizo fundamentalmente porque estaba convencido de que esta ciudad, tan estrechamente vinculada al recuerdo de Carlomagno -figura reivindicada por Francia y por Alemania-, en ningún caso seria abandonada por los franceses. Verdún era un símbolo.

No fue ésta la única consideración, por supuesto. En orden a la marcha general de la guerra, Falkenhayn, con muy buen sentido y en oposición al tándem Hiqdemburg Ludendorff, no quería adentrarse en las inmensidades rusas, y mucho menos llevando casi a rastras al renqueante y desmoralizado ejército austro – húngaro. Además, esperaba acontecimientos en el Este; quizá, desde su mentalidad y perspectiva, un cambio de actitud del zar. En los Balcanes el ejército servio podía considerarse aniquilado y la entrada en guerra de Bulgaria junto a las potencias centrales le liberaba de toda preocupación en cuanto a las comunicaciones con Turquía. El cuerpo expedicionario francés estaba detenido en Salónica: Y el frente italiano, evidentemente secundario, no planteaba ningún problema serio.

Falkenhayn creía que la guerra sólo podía decidirse en el Oeste y que convenía hacerlo antes de que los reclutas británicos de Kitchener («los solteros de 18 a 40 años») nutrieran el frente occidental con varios centenares de miles de hombres. Era necesario poner fuera de combate a Francia antes del verano de 1916, tanto más cuanto que el bloqueo marítimo impuesto por la flota británica empezaba a dejar sentir sus efectos en Alemania.

El campo fortificado de Verdún constituía la chariela del frente Oeste. Formaba un saliente, a modo de baluarte, situación que permitiría a los alemanes concentrar el fuego de su artillería en tiro convergente.

Pero la gran superioridad germana era de índole logística: en tanto que el sector alemán de Verdún estaba servido por catorce líneas férreas (diez construidas por Flakenhayn para su ofensiva), más una completa red de carreteras, el saliente francés sólo disponía de una mala carretera de siete metros de anchura y de un ferrocarril local de vía estrecha, «le Meusien», pues de los dos ferrocarriles de ancho normal que afluían a Verdún desde la retaguardia francesa, uno estaba cortado por el saliente de Saint-Michel y el otro batido por los cañones enemigos. El plan de Falkenhayn era sencillo: utilizar a fondo su superioridad artillera, machacando a la infantería francesa, que el mando sacrificaría sin vacilaciones para evitar la caída de Verdún. Por decirlo con palabras del propio estratega, se proponía no ya «sangrar», sino «desangrar» al ejército galo, que tan pródigo de la vida de sus hombres se había mostrado ya en 1914 y 1915.

El frente alemán de Verdún estaba guarnecido por el V Ejército. La ofensiva de Falkenhayn era una excelente ocasión para que esta gran unidad, de actuación hasta entonces poco lucida, se coronara de marciales laureles, y con ella su jefe, el Konprinz Guillermo, blanco predilecto de los caricaturistas aliados por su figura desgarbada, su aire altanero y su afición a vestir uniforme de los Húsares de la Muerte.

La preparación de la ofensiva fue precedida por la construcción de una serie de enlaces y desvíos ferroviarios (la guerra de la que nos ocupamos fue, con la civil rusa, la última en que los transportes ferroviarios desempeñaron un papel fundamental). Seguidamente se procedió a concentrar en un área de doce kilómetros de frente por doce quince de profundidad, más de un millar de morteros y cañones, con predominio de calibres pesados (hasta 380 y 420 mml, una amplia dotación de municiones) 3.000 proyectiles por batería, sólo para iniciar la batalla, materiales diversos (cemento, alambre de púas, estacas, etcétera), y ochenta batallones con los correspondientes parques de municiones, servicios sanitarios y depósitos de víveres. Para albergar las reservas alemanas de primera línea, fueron excavados numerosos Stollen, verdaderos cuarteles subterráneos de gran capacidad, a profundidades de diez y hasta de quince metros.

Pese a las precauciones tomadas por los alemanes para ocultar sus preparativos de «camufleo» (como escribía por aquellas fechas cierto corresponsal de guerra barcelonés), era imposible que tal acumulación de hombres y material pasara inadvertida a los franceses. En particular fue detectada la construcción de Stollen (el suelo transmite los sonidos a gran distancia). Pero ni estas informaciones ni las declaraciones de los desertores (alemanes que preferían el cautiverio a los albures del ataque, algún polaco y sobre todo alsacianos, hombres éstos que luchaban con desgana en las filas imperiales) conmovieron al Cuartel General francés.

La ofensiva, fijada para el día 12 de febrero, tuvo que ser aplazada hasta el 21 por causa de las desfavorables condiciones atmosféricas (visibilidad insuficiente para la observación artillera), pero en la noche del 11 al 12 fue leída a los soldados la orden de ataque del Kronprinz. Esta circunstancia permitió a los desertores ser explícitos y precisos.

El Cuartel General -según se dijo más tarde hizo hincapié en las inevitables contradicciones que presentaban las declaraciones de los desertores e interpretó la construcción de Stollen como una prueba de que los alemanes reforzaban sus defensas en el sector. Pero el argumento irrefutable se lo proporcionó la observación aérea: no existían paralelas de aproximación en el sector de Verdún. ¿Quién seria tan loco como para lanzar un ataque sin abrir previamente paralelas que permitieran acortar el salto de la infantería en terreno batido? Hasta entonces siempre se había procedido de ese modo.

No cayeron en que Falkenhayn se proponía aplastar las primeras posiciones e impedir la llegada de refuerzos mediante un fuego artillero sin precedentes. La infantería se limitaría a ocupar lo que la artillería conquistara.

Sin embargo, la semilla de la inquietud quedó sembrada. Tanto más cuanto que a nivel de división, e incluso más arriba, se tenía plena conciencia de la precariedad de las defensas francesas eh aquel sector.

Los fuertes de Verdún, después del triste papel desempeñado por los de la frontera belga en 1914, habían sido desmantelados y su artillería pasó a reforzar la de las unidades de campaña. La medida era muy racional si se atiende a la angustiosa inferioridad de los franceses en cañones pesados y piezas de tiro curvo. Lo que resulta sorprendente es que los fuertes círculos concéntricos de fortificaciones, algunas excelentes, construidas después de la guerra franco-prusiana alrededor de la ciudadela de Verdún, (una de las obras maestras del infatigable Vauban), carecieran de guarniciones y estuvieran ocupados únicamente por un pelotón de territoriales encargados del cuidado de depósitos de municiones o de víveres. Y lo que rebasaba ya los limites de la comprensión es que nadie tuviera presente esta situación en plena batalla, cuando el más significante relieve del terreno era disputado con encarnizamiento feroz.

En cuanto a las trincheras, distantes entre ocho y doce kilómetros del cinturón exterior de fuertes, no estaban en buenas condiciones. Nunca el soldado francés fue un excavador metódico: en todos los frentes, las posiciones alemanas estaban mucho mejor organizadas, construidas y atendidas que las francesas; también eran más cómodas. Pero en Verdún la situación era preocupante. Por ello, el general Herr, comandante en jefe de la región fortificada verdunesa, solicitó una inspección.

De resultas de esta petición, en enero de 1916 llegó a Castelnau el mariscal Joffre, comandante en jefe del Ejército francés, quien redactó un informe alarmante para uso interno, mientras tranquilizaba a políticos y periodistas. Poco después visitó el sector el jefe del 30 Cuerpo de Ejército, general Chrétien; no estando tan arriba en el escalón de responsabilidades habló más claro: vio una primera línea discontinua y que no estaba organizada en profundidad; una segunda esbozada y una tercera inexistente (sobre el terreno, no sobre el papel); unas trincheras de acceso a las posiciones que eran simples surcos; escasez de alambradas; precarios refugios que sólo protegían de la metralla… Su conclusión fue pesimista y profética: «Un terreno catastrófico».

El comunicado del Gran Cuartel General francés del día 21 de febrero, como hemos visto era tranquilizador. Así debe ser mientras no se sabe con certeza qué ocurre ni cuáles son las intenciones del enemigo, más vale callar. O, lo que es lo mismo, refugiarse en la ambigüedad y quitarle hierro -nunca mejor dicho- al suceso.

Pero el comunicado es significativo de un rasgo importante de la batalla de Verdún, a saber: que se riñó también un poco en las oficinas del Gran Cuartel francés donde Joffre, encariñado con su ataque en el Somme, aún nonato, tendía a minimizar lo que ocurría en Verdún. Primero se empecinó en que aquel ataque no era una ofensiva en regla; después lo calificó de diversión, de finta, y sostuvo que la ofensiva se produciría en otro lugar… La terquedad era uno de los defectos de Joffre. En el caso concreto de Verdún, le costaba aceptar la servidumbre de una operación en que la iniciativa estaba en manos del enemigo y que, a la vez, minaba la ofensiva en el Somme.

Lo importante, claro está, sucedía en el campo de batalla. Digamos ante todo que aquel escenario, incluso cuando los alemanes atacaron también por la orilla izquierda del Mosa, era muy restringido: «No más extenso que los parques de Londres», ha escrito un autor británico. De donde se deduce una consecuencia evidente: aquellas colinas y barrancos se transformaron en un paisaje inédito, en algo que el mundo nunca había conocido. Alrededor de Douaumont, el suelo había sido removido de tal manera que no quedaba ni rastro de madera. Incluso las raíces habían desaparecido.

La tierra parecía muerta, enrojecida por la sangre que empapaba.» Y como quiera que se combatió una y otra vez durante meses en los mismos lugares, como quiera que centenares de millares de hombres penaron y murieron sobre los mismos barrancos y colinas, la tierra quedó amasada con cadáveres, transformada en una inmensa fosa común batida por los obuses, pisoteada por los combatientes. «Los bloques de podredumbre removidos de acá para allá fermentan al calor del sol. La atmósfera está tan cargada de partículas pútridas que parece haberse convertido en polvo de cadáver. Las náuseas nos ahogan cuando comemos. El pan, la carne, el café, todo sabe a cadáver…»

Poco a poco, en el curso de la batalla, la superioridad artillera alemana fue disminuyendo: durante las batallas finales (otoño e invierno) las fuerzas estaban equilibradas.

Pero desde febrero a julio de 1916, los franceses resistieron palmo a palmo, arrojando a la batalla una división tras otra, en un régimen de relevos, a la vez atroz y lógico, que hizo que casi todas las unidades del ejército francés pasaran por Verdún. El dominio del aire, que inicialmente correspondió a los alemanes y que era importante para la eficacia del fuego artillero (globos cautivos de observación, aviones de reconocimiento), les fue ásperamente disputado después por los aeroplanos galos. De modo que, muy pronto, lo que tenía que ser definitiva sangría del ejército francés, en los planes de Falkenhayn, se convirtió, por añadidura, en sangría del ejército alemán. Bajo una lluvia de obuses, entre nubes de gases tóxicos, se luchaba con encarnizamiento en acciones locales limitadas y violentísimas; en ofensivas que acababan disgregándose en una serie de combates confusos… Los fuertes (Vaux, por ejemplo), quedaron aislados por el fuego artillero como islas en un mar tempestuoso.

Los héroes de la batalla no serán sólo los combatientes de fusil y granada, de bayoneta y cuchillo, sino también, los enlaces, los telefonistas y los furrieles alemanes o los «hommes-soupe» franceses, que arriesgaban y perdían sus vidas para llevar agua y víveres a las primeras líneas. A dos kilómetros de los depósitos de intendencia se daba el caso de que unidades enteras permanecieran dos y tres días sin beber ni comer, en pleno combate. Será también la batalla de los relevos, de los refuerzos diezmados por la metralla: de una compañía francesa completa, sólo alcanzaron el fuerte de Souville, durante el último ataque alemán, en julio de 1916, sesenta hombres y dos oficiales.

Del sacrificio de la infantería no es preciso hablar más: para eso está. Pero veamos casos ocurridos en la artillería que, comparada con los «fantassins» es un arma más bien resguardada: en dos horas, una batería del 75 expuesta al fuego alemán, sufrió 22 bajas, entre muertos y heridos, de una dotación de 24 hombres. Un grupo de morteros de 240 milímetros, emplazado en el barranco de Haudremont, fue aniquilado: quedó un solo hombre que, maniobrando el tractor, retiró las piezas que no habían sido inutilizadas por el fuego enemigo. Numerosas baterías perdieron sus caballos, cegados y enloquecidos por los gases lacrimógenos… La galería de horrores podría prolongarse al infinito. Sin embargo, un lugar y un techo pueden sintetizar el horror de la batalla: la famosa trinchera de las bayonetas.

Según testimonio de un superviviente, el teniente Foucher, del Primer Batallón del 137 Regimiento de Infantería, procedente de la ciudadela de Verdún, relevó a fuerzas del 337 Regimiento en las posiciones cercanas a la granja de Thiaumont la noche del l0 de junio de 1916. A la mañana siguiente los alemanes iniciaron una fortísima preparación artillera. Elementos de la 3.a y 4.a compañías ocupaban una trinchera estrecha y profunda. Por la tarde, los soldados de aquella posición tuvieron la impresión de que se aproximaba el ataque alemán; en el momento en que preparaban sus granadas de mano y cuando tenían sus fusiles, con la bayoneta calada, apoyados en el parapeto, salvas de artillería pesada encuadraron la trinchera, aproximaron sus bordes y la derrumbaron, con lo cual los soldados que la ocupaban quedaron enterrados vivos. Existen otras versiones, algunas sobradas de fantasía; quizá debido a la circunstancia de que el 137 Regimiento estaba formado por bretones y vendeanos, gentes de brumosa y fértil imaginación céltica.

El 24 de febrero era evidente que la situación de las fuerzas francesas que guarnecían el Saliente de Verdún, bordeaban el desastre. Aquel mismo día, el jefe del 11 Ejército, Philippe Pétain, fue nombrado comandante del frente de Verdún. El 25, dos compañías del 24 Regimiento de Infantería de Brandeburgo ocuparon el desguarnecido fuerte de Douaumont en un golpe de mano audaz; su reconquista costaría a los franceses dos ofensivas y millares de muertos.

La mano firme de Pétain (que tomó el mando efectivo la noche del 25) se hizo notar de inmediato: ordenó enlazar los fuertes por una línea continua de trincheras y dispuso una segunda y una tercera líneas llamada, por la malhumorada división que la excavaba, «la línea del Pánico»; reorganizó la artillería y ordenó la intervención sistemática de las baterías situadas a la izquierda del Mosa y que, por razón del avance efectuado por los alemanes, podían atacar de flanco al enemigo.

Simultáneamente organizó la circulación por la carretera denominada por algún plumífero de la retaguardia «la Voie Sacrée» (la Vía Sagrada). A su conservación fueron adscritos diez mil territoriales, es decir, hombres que ya habían cumplido su periodo de servicio militar y que eran movilizados para desempeñar trabajos auxiliares. Estas tropas abrieron canteras, prepararon grava y repararon diariamente la carretera, que era el cordón umbilical del frente de Verdún.

Por ella circuló la famosa «noria», formada por 3.5OO camiones, 8OO ambulancias, 200 autobuses y 2.OOO coches de turismo que llevaba a Verdún tropas de refresco, municiones, materiales para la construcción, cañones… Y que regresaban con las tropas relevadas, con heridos y prisioneros. Y también, en la primera fase de la batalla, con la población civil evacuada de la ciudad de Verdún y de los pueblos aledaños. Al «Meusien», ferrocarril de vía estrecha como ya se ha dicho, se le adjudicó principalmente el transporte de víveres. En la segunda fase de la batalla se construyó en uno de los ferrocarriles de vía ancha que afluían a Verdún, un desvío que evitaba la zona abatida por la artillería germana, y así se alivió la circulación de la «Voie Sacrée». Pero en las primeras semanas de la batalla fue esta carretera la que alimentó aquella tremenda vorágine.

Pétain impulsó las divisiones antes de que sufrieran un quebranto excesivo. Los alemanes, en cambio, cubrían bajas en las unidades empeñadas en la lucha; aunque, por supuesto, también efectuaron relevos de grandes unidades.

Pétain acabó convirtiéndose en la pesadilla del Gran Cuartel General: pedía más y más tropas, más y más cañones… Siempre con premura y dando muy pocas explicaciones. Joffre, amoscado, veía cómo Pétain, con su obstinación tranquila, le iba arrebatando, una tras otra, las piezas que precisaba para dar jaque mate a los alemanes en el Somme.

Finalmente, el Gran Cuartel General solucionó la papeleta ascendiendo a Pétain a jefe del Grupo de Ejércitos del Centro, con lo cual perdía el mando directo de la batalla.

En su lugar fue nombrado (30 de abril) el general Nivelle, destacado artillero y hombre «de elevado espíritu ofensivo». Con Mangin como brazo derecho -un espadón colonial, cosido de cicatrices y cargado de medallas-, Nivelle montó ofensivas que, con preparaciones artilleras insuficientes, costaron ríos de sangre y obtuvieron resultados insignificantes. Por su parte, los alemanes, tras llevar la iniciativa hasta abril, lanzarán las llamadas «tres ofensivas de verano». La última de ellas acabará bajo los muros del arrasado fuerte de Souville, el 12 de julio de 1916. Aquel mismo día el Kronprinz recibió la orden de mantenerse a la defensiva: los aliados habían iniciado la batalla de ruptura en el Somme.

En agosto de 1916, Hindenburg y su inseparable Ludendorff, los triunfadores del Este, sustituyeron a Falkenhayn al frente del Estado Mayor imperial y el 2 de septiembre decidieron que no habría más ofensivas en el frente de Verdún. Tres días más tarde, el Kronprinz coincidió con ellos en Charleville y les felicitó: hacia tiempo que estaba convencido de que Verdún era un matadero, no un campo de batalla.

La primera y más característica fase de la batalla, casi toda de iniciativa alemana, había terminado. Después vendrían las ofensivas francesas del 24 de octubre, del 15 de diciembre de 1916, y del 20 de agosto de 1917, y con ellas la reconquista de los fuertes perdidos y de buena parte del territorio cedido desde febrero: unos pocos kilómetros de tierra solada.

El historiador alemán Ettighoffer ha escrito: «Solamente durante los tres primeros meses, o sea, del 21 de febrero al 21 de mayo, los franceses tuvieron 190.OOO muertos; los alemanes exactamente 174.215». Entiéndase muertos, no bajas.

En diciembre de 1916, tras nueve meses de combates casi interrumpidos las pérdidas eran, en cada campo, del orden de cuatrocientos a quinientos mil muertos, desaparecidos y heridos graves, que morían en los hospitales de retaguardia. El resultado estratégico era prácticamente nulo: en diciembre, franceses y alemanes se encontraban muy cerca de las posiciones que ocupaban cuando se inició la ofensiva. Nunca en la historia de la Humanidad se ha derramado tanta sangre, se ha luchado tan ferozmente por unos pocos kilómetros de colinas y barrancos.

Hindenburg emitió un juicio severo sobre la batalla cuando en sus «Memorias» explica los motivos que le indujeron a suspender definitivamente los ataques en el sangriento frente de Verdún: «Aquella lucha consumía nuestras energías como una herida abierta. Se deducía claramente que la empresa no tenía esperanzas para nosotros y que su prosecución había de causarnos más pérdidas que las que pudiéramos producir al adversario». Y acaba con una muestra antológica de humor prusiano: «El campo de batalla era un verdadero infierno y, en este sentido, no era muy grato para la tropa».

El sistema politico mundial en la actualidad

El sistema político mundial en la actualidad

PERSPECTIVA HISTÓRICA DEL ESPACIO MUNDIAL: El sistema político mundial es el resultado de una serie de procesos históricos, llamados órdenes geopolíticos mundiales. En cada uno de ellos es importante tener en cuenta la distribución del poder  en el mundo y la influencia de las principales potencias, que imponen sus ideas y concepciones al resto de los países, sobre todo a los menos poderosos.

Poder: capacidad que tienen los países para alcanzar sus objetivos, influir sobre otros y oponerse a aquellos que obstaculizan sus intereses

En la historia del sistema interestatal mundial se distinguen los siguientes órdenes geopolíticos: la hegemonía europea (1815-1871), la era del imperialismo (1871-1914), las guerras mundiales (1914-1945), el mundo bipolar (1945-1 989) y el mundo multipolar (1989 en adelante).

LA HEGEMONÍA EUROPEA (1815-1871) 

Este período comienza en 1815 con el Congreso de Viena, que puso fin a las guerras revolucionarias y napoleónicas. Se fijaron los límites entre los Estados europeos y se estableció un sistema de relaciones internacionales con el objetivo de disminuir las posibilidades de nuevos conflictos. Europa constituía el centro de poder más importante frente al resto del mundo. A lo largo del período se produjeron tres oleadas revolucionarias que pusieron en cuestión los principios de legitimidad de las antiguas monarquías. El nacionalismo se convirtió en el nuevo discurso de legitimidad del poder y surgió el concepto Estado-nación. Este proceso de construcción de naciones se dio principalmente en Europa y cada uno de los países debía cumplir los siguientes objetivos:

  • construir y consolidar un Estado fuerte, con una administración centralizada y un control efectivo sobre sus ciudadanos;
  • dar a sus territorios una configuración compacta y con límites fijos que fuesen símbolos de la pertenencia a una nación. Es decir, que la identidad territorial fue el elemento fundamental de los Estados nacionales.

LA ERA DEL IMPERIALISMO (1871-1914) (Ver Imperialismo)

El imperialismo, es decir la conquista de territorios por parte de las potencias europeas, fue un fenómeno complejo que caracterizó a este período. Se basó en la conquista militar y era símbolo de la grandeza nacional.

La ocupación de otros continentes tenía como objetivo la búsqueda de materias primas para sus industrias, de mercados donde vender sus productos sin trabas aduaneras y la formación de una red de comunicaciones para poder explotar los recursos naturales.

El Imperio británico fue el más poderoso y el de mayor extensión. Era un imperio marítimo, ya que basaba su estrategia en el control de los mares, los pasos entre ellos y los canales. Francia fue la otra potencia que consiguió formar un imperio de importancia mundial. Su mayor peso lo tenía en Africa Occidental.

La expansión colonial generó profundas rivalidades que originaron la firma de pactos y la formación de alianzas ofensivas y defensivas, período conocido con el nombre de laPaz armada.

Este panorama determinaría la conformación de los bandos enfrentados en la Primera Guerra Mundial: por un lado la Triple Alianza (Austria, Hungría y Alemania) y por el otro, la Triple Entente (Francia, Reino Unido y Rusia).

LAS GUERRAS MUNDIALES (1914-1945)  (Ver Guerras Mundiales)

La Primera Guerra Mundial se extendió entre 191i4y 1918. Se destacé por su duración y su extensión geográfica. Comenzó siendo una guerra continental y terminó siendo una guerra mundial, ya que el enfrentamiento fue entre imperios.

El Tratado de Versalles, firmado en 1919, puso fin a la guerra. El mapa político de Europa se transformó notablemente. En el período de entreguerras (entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, en 1939) se destacé la crisis económica de 1929. Comenzó con la caída de la Bolsa de Nueva York ya que se produjo un exceso de oferta de acciones y las cotizaciones de sus valores descendieron significativamente, En poco tiempo se transformó en una crisis mundial ya que se redujo el comercio internacional, afectando tanto a los países industrializados como a los países de base agrícola por el descenso de los precios de los productos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, casi todos los países de la Tierra se vieron involucrados directa o indirectamente. La Conferencia Internacional celebrada en Yalta en la península de Crimea (ex URSS, hoy Ucrania) en 1945, fue uno de los hitos que marcó el fin de la guerra. Allí las potencias aijadas (Estados Unidos, la Unión Soviética y el Reino Unido) debatieron y planificaron el nuevo sistema mundial.

Todos los acontecimientos ocurridos durante el período de las guerras mundiales constituyeron una estrategia, planeada y conducida por las potencias occidentales, para evitar que Alemania ocupara el lugar del Reino Unido, cuyo poderío se estaba debilitando y que Estados Unidos la reemplazara como potencia mundial.

EL MUNDO BIPOLAR (1945-1989)

A partir de la Segunda Guerra Mundial comenzó un período denominado guerra fría, que se caracterizó por un estado de tensión permanente entre los dos bloques antagónicos organizados por los Estados Unidos y la Unión Soviética.

Este enfrentamiento no bélico y bipolar implicó el choque entre dos concep­ciones opuestas, el capitalismo y el comunismo, y se manifestó en los aspectos político-ideológico, económico y militar.

En el plano político-ideológico el bloque liderado por Estados Unidos defendía la democracia, la libertad y la iniciativa privada. En cambio, el bloque comunista defendía el socialismo y la propiedad estatal de los medios de producción.

Desde un punto de vista militar, el bloque occidental creó la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para defenderse de una expansión del co­munismo. Por su parte, la Unión Soviética hizo lo mismo con el Pacto de Varsovia, organización militar que nucleaba a sus países aliados.

Con respecto al plano económico, Estados Unidos propicié el lanzamiento del Plan Marshall, cuyo objetivo era la reconstrucción de la economía europea. El plan consistía en el aporte de recursos financieros norteamericanos y en la transferencia de las tecnologías de la industria para las potencias europeas. Los países del Este lo rechazaron creando, como contrapartida, el Consejo de Asistencia Económica Mutua (Comecon).

El mundo quedó dividido de la siguiente manera:

  • Primer Mundo: países occidentales capitalistas;
  • Segundo Mundo: la Unión Soviética y los países satélites de Europa Oriental;
  • Tercer Mundo: los países que integraron el Movimiento de Países No Ali­neados (Asia Meridional, Áftica y América latina). Esta denominación comenzó a ser utilizada como sinónimo de pobreza y desde esta perspectiva el mundo se dividía en países desarrollados y países subdesarrollados.

 EL MUNDO MULTIPOLAR (1989 EN ADELANTE)

El Mundo en Bloques

A partir de la década de 1970, una combinación de factores internos e internacionales puso un freno al crecimiento económico de las grandes potencias.

La mayor parte de los cambios desde un mundo bipolar hacia uno multipolar, ocurrieron en el bloque comunista, y culminaron en 1991 con la disolución de la Unión Soviética. Entre ellos se encuentran:

  • la puesta en marcha de la perestroika, reestructuración económica que implicaba un cambio gradual del sistema de planificación centralizada;
  • la separación de los países de Europa Oriental del dominio comunista;
  • la caída del Muro de Berlín (1989), que marcó el fin de la guerra fría.

Estados Unidos continúa siendo una gran potencia mundial, sobre todo desde un punto de vista militar. En lo económico, existen tres superpotencias: Estados Unidos, Japón y Unión Europea, centrada en Alemania.

A fines del siglo XX se intensificó la tendencia hacia la integración de los mercados y la constitución de grandes bloques económicos en el marco de una economía globalizada.

El mundo quedó dividido en bloques geopolíticos con características y problemas comunes. El criterio utilizado para la clasificación fue el de la proximidad geográfica. En esta división, se incluyen los centros de poder mundial.

Fuente Consultada: Geografía El mundo contemporáneo
María Julia Echeverría
Silvia María Capuz

Origen del Conflicto en Siria Porque se inició la Guerra?

Origen del Conflicto en Siria ¿Porque se inició la Guerra?

CLAVES MAS IMPORTANTES PARA ENTENDER EL CONFLICTO

siria destruida

CLAVE I

El inicio de la Primavera Árabe, con la revolución en Túnez en enero de 2011,inspiró en la zona un fuerte sentimiento de lucha contra la corrupción, el autoritarismo, el desempleo y la represión política de los dictadores de turno, que ahora ha llegado a Siria, contra la familia de dictadores al-Assad. La familia al Asad es alauí, una rama del Islam chiita que es minoría en un país en el que casi las tres cuartas partes de la población son sunitas.

CLAVE II

Bashar al-Assad gobierna a Siria desde 2000, cuando falleció su padre Hafez. Baschar es un joven de 34 años, formado en occidente, pero gobierna su país con rigidez y autoritarismo. La familia lleva casi 50 años en el poder. Inició el año pasado una violenta represión contra los activistas que exigían prosperidad económica, justicia y libertades políticas y civiles.

CLAVE III

La oposición ha crecido, está mejor organizada y mejor armada desde que inició el levantamiento. Muchos de los combatientes son ex soldados que desertaron de las fuerzas armadas. Estos “rebeldes” están decidido a todo, cansados del autoritarismo y represión del gobierno, y sumado a las pocas esperanzas de mejorar su calidad de vida, con educación , salud y justicia, están dispuesto a dejar sus vida en pos de un futuro mas digno y decente.

CLAVE IV

Estados Unidos y muchos de sus aliados occidentales han impuesto sanciones económicas contra Siria, condenaron a al Asad y exigieron que abandonara el poder. Sin embargo, no han persuadido al Consejo de Seguridad de la ONU a que haga lo mismo. China y Rusia, dos de los socios comerciales de Siria, vetaron varias de las resoluciones propuestas respecto a Siria.

CLAVE V

Siria sufre una crisis humanitaria: la gente está muriendo, pasan hambre y necesitan ayuda. La ONU señala que la violencia ha dificultado el acceso al agua, alimentos, energía eléctrica y suministros médicos a muchos sirios, lo que ha obligado a miles a abandonar el país.  Para algunos analistas en este conflicto se juegan el poder y la futura influencia en la región de EE.UU. y Rusia, quienes ambos históricamente han tenido intereses geopolíticos de esa zona.

Descripción: aunque las protestas derivadas del fenómeno revolucionario que comenzó en Túnez empezaron a verse en Siria casi simultáneamente, a mediados de enero de 2011 e! régimen del presidente Bashar al-Assad logró distraer los ánimos de los manifestantes, para lo cual ordenó, entre otras medidas, levantar el bloqueo que mantenía el país sobre las redes sociales.

No obstante, e! 20 de febrero, la inconformidad popular se desbordó en la ciudad de Deraa, donde una multitud le prendió fuego a la sede del partido Baas, al que pertenece al-Assad. El ejército, leal al régimen, rodeó la ciudad y se enfrentó con los manifestantes. Un niño de 11 años murió, y el escritor Loay Husseln, uno de los líderes de las protestas, fue detenido, lo que enardeció aún más los ánimos.

En cuatro meses de protestas permanentes, que el régimen de al-Assad no había podido refrenar con promesas de mejores salarios, enmiendas constitucionales o a tiros, se habían registrado más de 1.100 personas muertas, entre ellas varias mujeres y niños, y al menos 10.000 detenidos, según reportaron organizaciones humanitarias del país. El régimen había respondido con fuerza desmedida, utilizando tanques, artillería y francotiradores.

Bashar al-Assad gobierna a Siria desde 2000, año en que murió su padre, Hafes al-Assad, quien asumió como Presidente en 1963 con el triunfo de la revolución socialista del partido Baas. Este régimen dictatorial familiar lleva 49 años en el poder. Los manifestantes denunciaban una corrupción creciente, que había devorado los recursos del país durante esos años y era la causante de la pobreza y falta oportunidades.

ALGUNOS DATOS DE SIRIA:

mapa siriaNOMBRE OFICIAL República Árabe de Siria
CAPITAL: Damasco
ÁREA (KM2): 185.180
POBLACIÓN (HAB.): 22.517.750
COSTAS (KM): 193
PUERTOS: Ar Faqqah, Abu Kamal, Latakia, Baniyas y Tartus
LIMITES MARÍTIMOS (MI NÁUTICAS): 12 (mt); n.d. (z.e.e.)
DIVISIÓN POLÍTICA: 14 provincias
UNIDAD MONETARIA: libra siria
IDIOMA(S): (oficial) árabe; (no oficiales) kurdo y armenio
FIESTA NACIONAL 17 de abril, Día de Independencia
GENTILICIO: sirio/a

SOCIEDAD
Ciudades principales (hab.): Damasco, 1.834.741; Halab, 1.707.656; Hims 889.638; Hama, 546.604 (2010)e.Composición étnica (%): árabes, 90; kurdos, palestinos, armenios y otros, 10.
Alfabetismo (%): 84,7 (2010)
Religión (%): musulmanes sunnitas, 74; otros musulmanes, 16; cristianos, 10.
Crecimiento demográfico (tasa media) (%): 0,91(2011)
Densidad (hab./km2): 121,59 (2011).
Fecundidad (número de hijos por mujer): 2,94 (2011)e.
Esperanza de vida (años): hombres, 72,31; mujeres, 77,21 (2011)
Tasa de natalidad: 23,99 nacimientos por 1.000 hab. (2011)
Mortalidad Infantil: 15,62 muertes por 1.000 nacimientos (2011)
Indice de Desarrollo Humano (entre O y 1): 0,589 (2010)
Acceso a fuentes de agua potable (%): 89 (2010).

La Guerra del Golfo Conflicto Irak-Kuwait Golfo Persico Hussein Sadam

La Guerra del Golfo – Conflicto Irak-Kuwait

El conflicto Irak-Kuwait: La guerra del Golfo Pérsico: La Guerra del Golfo Pérsico  fue enfrentamiento militar librado principalmente en Kuwait e Irak durante enero y febrero de 1991.

Durante 1990 el mercado petrolero internacional se caracterizó por una gran turbulencia. El año inició con una oferta petrolera que superaba la demanda y los precios tendían a la baja. Quince de los veinte productores tradicionales de petróleo aumentaron la extracción y algunos de ellos lograron incrementar también sus plataformas de exportación.

A diferencia de estas naciones, los llamados países del cártel independiente sufrieron el agotamiento en sus mantos y la baja productividad.

LA GUERRA DEL GOLFOLa Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) debía tomar una posición al respecto; sin embargo, se veía entre los miembros una gran división. Argelia, Irán e Irak, cuya clave económica era el petróleo, proponían una baja en la producción para que su precio se incrementara. Después de un aparente acuerdo, los países miembros aceptaron la propuesta.

Un año más tarde los precios del energético comenzaron a desplomarse debido al incumplimiento de Kuwait, de los Emiratos Árabes y de Arabia Saudita de reducir su producción a los niveles acordados por la OPEP.

Irak, segunda potencia militar de la zona después de Israel, con una deuda elevada y una economía deteriorada por la guerra contra Irán, vio mermada su realidad socioeconómica.

Ello y sus viejos conflictos territoriales incidieron para la posterior decisión de invadir Kuwait. A principios de 1990 Saddam Hussein, presidente iraquí, advertía en Ammán a otros representantes árabes los cambios que se sucederían a raíz del debilitamiento y la desintegración de la Unión Soviética. Según él el expansionismo norteamericano y, en consecuencia, el israelí, no podrían detenerse. La unidad de las naciones árabes, poseedoras fundamentales del petróleo, era la única alternativa para enfrentar a Estados Unidos e Israel.

En ese mismo año, en una reunión diplomática regional llevada a cabo en Jordania, Irak exigía la reducción de la deuda contraída con las monarquías petroleras, a la vez que solicitaba nuevos préstamos.

El 28 de mayo, al celebrarse una asamblea de la Liga Árabe en Bagdad, denunciaba que Kuwait libraba una guerra económica en su contra, al oponerse a la reducción de la producción petrolera, sin considerar las estipulaciones entre los países productores, lo cual provocaría la caída del precio del petróleo.

El 16 de julio, el gobierno de Saddam Hussein acusaba a Kuwait de robar 2,400 millones de dólares, por la extracción de crudo de algunos pozos fronterizos y lo amenazaba con una intervención militar si continuaba con su actitud desafiante. Al apoderarse de Kuwait, al que Irak debía 35 mil millones de dólares, reduciría su deuda externa en la mitad y, al tomar la Oficina de Inversiones Kuwaití, manejaría una suma calculada entre 100 y 200 mil millones de dólares depositados en el extranjero.

Con esas poderosas razones y con la convicción de que el mundo árabe no lo condenaría por borrar una frontera artificial trazada por el colonialismo europeo, Irak se lanzó a invadir Kuwait el 2 de agosto. Consumada la ocupación, los gobiernos árabes se vincularon más estrechamente con Estados Unidos, por lo que Hussein estaba en desventaja. Ante la situación desfavorable y para romper el cerco al que lo sometieron, el régimen iraquí propuso la paz a su vecino Irán, después de casi diez años de enfrentamientos. Como la relación de fuerzas había cambiado, Irak debía aceptar las condiciones que le impusieron desde Teherán.

Saddam Hussein planteaba como tema de negociación el abandono de los territorios ocupados por Israel en 1967 y la resolución de la cuestión Palestina. La respuesta de la administración Bush fue tajante “son dos temas que no tienen nada que ver”.

Hussein pretendió aprovechar el sentimiento popular árabe al involucrar a Israel. Buscaba el apoyo generalizado, incluso de aquellos quienes años atrás habían sido sus enemigos, para romper la alianza que Estados Unidos había pactado con los países árabes. Sin embargo, la intervención israelí era descartada por la máxima potencia occidental. Estados Unidos, la URSS y Gran Bretaña condenaban la invasión y votaron por una resolución conjunta del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que exigía el retiro incondicional e inmediato de las fuerzas iraquíes.

Se ordenó el embargo económico, se congelaron los bienes y propiedades de Irak en Estados Unidos, y George Bush declaró que tomaría cualquier acción necesaria para defender los intereses vitales norteamericanos en el Golfo Pérsico. Entonces se formó una fuerza multinacional y se desplegaron tropas de Estados Unidos en Arabia Saudita. Por su parte, Gran Bretaña y los miembros de la Liga Árabe votaron a favor del envío de fuerzas militares para unirse a las estadounidenses en defensa de la amenazada Arabia Saudita.

Irak cerró sus fronteras; mientras que Saddam Hussein declaraba su disposición para resolver la crisis si Israel se alejaba de los territorios ocupados.

El 17 de enero de 1991, ante la protesta civil mundial, comenzó la guerra del Golfo Pérsico, al llevarse a cabo la Operación Tormenta del Desierto, que causó una gran conmoción. Se manifestaba la oposición mundial contra las consecuencias que el conflicto traería: pérdida de vidas humanas, deterioro de los recursos naturales de la región y daños irreversibles a la ecología mundial por las explosiones, los incendios de pozos petroleros y la destrucción de ciudades consideradas patrimonio cultural de la humanidad.

A pesar de que existieron manifestaciones de apoyo a Saddam Hussein en varios países del mundo, incluyendo la Unión Soviética, la guerra no se detuvo.

Se utilizaron las armas más sofisticadas, los estrategas estadounidenses planificaron y ejecutaron la guerra con técnica avanzada, lo cual hizo que este conflicto resultara de interés especial en la historia del hombre. Una tecnología sin precedentes se utilizó en el manejo de las computadoras que coordinaban planes de batalla, trazaban mapas y controlaban aviones, misiles y bombardeos.

Los sistemas de comunicación y navegación eran controlados por satélites y radares. El costo de la guerra fue de 64,100 millones de dólares. En 42 días de combate se destruyeron poblaciones civiles, plantas generadoras de energía y de alimentos, centros de comunicaciones, refinerías e instalaciones de extracción de petróleo.

Las fuerzas armadas de Francia y Arabia Saudita calculaban que, por lo menos, 150 mil soldados y 15 mil civiles iraquíes murieron. Irak, segunda potencia exportadora de crudo, después de Arabia Saudita, quedaba privada de sus ingresos por las exportaciones de petróleo, que representaban 90 por ciento de sus divisas. Se calculaba que Irak necesitaría 200 mil millones de dólares para lograr su recuperación económica.

El 16 de febrero de Saddam Hussein decidió la evacuación de Kuwait. Entonces, las fuerzas iraquíes salieron del emirato. El 27 de febrero se ordenó el cese al fuego temporal. La ONU recibía una carta de Tarek Azziz, ministro de relaciones exteriores de Irak, donde aceptaba, sin condiciones, todas las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre la guerra del Golfo Pérsico.

Para las naciones aliadas, el conflicto fue necesario para mantener saludable el plan económico del mundo. El gasto bélico era una inversión que redundaría en la estabilidad del mercado petrolero y, por ende, en el nuevo orden mundial.

BUSH PRESIDENTE
Tras ganar la reelección con la candidatura de Reagan en 1984, Bush obtuvo la nominación republicana a la presidencia en 1988. En su primer año en el cargo, 1989, destacaron las medidas para recuperar el sistema de ahorro y préstamo y para endurecer los esfuerzos estadounidenses contra las drogas ilegales.

Respondió a los rápidos cambios políticos de Europa del Este ofreciendo ayuda económica a Checoslovaquia, Hungría y Polonia y fomentando la unificación de la Alemania del Este y del Oeste en un país que seguiría siendo aliado de Occidente, manteniendo su posición en la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Se reunió con Mijaíl Gorbachov, presidente de la URSS, en diciembre de 1989 en Malta, donde acordaron negociar el fin de la producción de armas químicas, reducir los misiles de largo alcance un 50% y limitar las fuerzas convencionales en Europa. Al mes siguiente, Bush envió más de 24.000 soldados norteamericanos a Panamá para expulsar del gobierno al general Manuel Antonio Noriega, acusado de tráfico de drogas.

En 1990 Bush y el Congreso estadounidense se vieron implicados en una prolongada disputa sobre la cantidad del presupuesto federal. Al final Bush se retractó de su petición de que no hubiera nuevos impuestos y firmó un proyecto de ley sobre la reducción del déficit que detenía el crecimiento del gasto aunque también aumentaba los impuestos. Después de que Irak invadiera Kuwait en agosto de 1990, Bush inició inmediatamente una concentración de armas en Arabia Saudí que sería el inicio de la guerra del Golfo Pérsico. Comenzó con cinco semanas de bombardeo aéreo anteriores al ataque terrestre de una fuerza multinacional de la ONU que expulsó al ejército iraquí de Kuwait en menos de 100 horas.

La popularidad de Bush aumentó tras la victoria y continuó siendo elevada cuando se entrevistó con Gorbachov en julio y firmaron un acuerdo de reducción de armas estratégicas. Durante el resto de 1991 los temas de política internacional, incluida la desintegración de la URSS y la convocatoria, el 30 de octubre, de la primera y amplia Conferencia de Paz para Oriente Próximo, siguieron mereciendo su atención a pesar de que la economía estadounidense siguió quedándose atrás. Tanto el desempleo como el déficit presupuestario aumentaron cada vez más.

Fuente Consultada: Historia Universal Navarro-Gargari-González-López-Pastroriza-Portuondo

Guerra en los Balcanes: Guerra de Kosovo Causas y Desarrollo

Guerra en los Balcanes:Guerra de Kosovo

Kosovo: (en albanés, Kosova; en serbio, Kosovo-Metohija), es una región situada al sur de Serbia, en la península de los Balcanes, que limita al sureste con la Ex-República Yugoslava de Macedonia, al suroeste con Albania y al este con Montenegro. Su capital es Priština. Disfrutó de un estatuto de autonomía desde 1946 hasta 1989.

Curso acelerado para entender el conflicto. Kosovo es una provincia serbia que no llega a 11.000 kilómetros cuadrados, tiene 2.000.000 de habitantes y es una de las regiones más pobres de Europa. Los albaneses étnicos —casi todos musulmanes— son el 90 por ciento de la población. Los serbios (eslavos y cristianos ortodoxos) son apenas 200.000, pero controlan totalmente el lugar.

Su odio arranca en el siglo XIII: los turcos derrotaron a los serbios e impusieron el Islam. Pero la chispa del conflicto en tiempos modernos se encendió en  con la anulación por parte de Serbia de la autonomía kosovar dictaminada por el mariscal Tito después de la Segunda Guerra Mundial. Eslovenia, Macedonia, Croacia y Bosnia (provincias yugoslavas) se declararon independientes.

En 1 gg8, el caudillo serbio Slobodan Milosevic ordenó, como respuesta al asesinato de dos policías, una llmpíeza étnica: masacre que obligó a la OTAN a intervenir política y militarmente. Kosovo es a los serbios y albaneses lo que es Jerusalén a los judíos y musulmanes. Etnias, nacionalismos y religiones chocan como planetas. El odio es milenario. La paz, precaria. El futuro, tan incierto como peligroso.

El "Carnicero de los Balcanes" El “Carnicero de los Balcanes”

INTRODUCCIÓN Crisis de  Kosovo: conflicto bélico que estalló en la región yugoslava de Kosovo durante la primavera de 1998, tres años después del final de la guerra de la antigua Yugoslavia, y que una vez comenzado entró directa y definitivamente en relación con esta última.

En él los contendientes fueron inicialmente, de un lado, el Ejército serbio, y, de otro, el Ejército de Liberación de Kosovo (ELK; UCK en albanés), que pretende defender los intereses de la mayoría de origen albanés que habita la región.

Desde marzo de 1999, cuando dio comienzo el ataque de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a la República Federal de Yugoslavia, la crisis adquirió carácter plenamente internacional.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS
Para los nacionalistas serbios, Kosovo es la cuna de su nación. El Estado serbio medieval se localizaba en Kosovo y sus alrededores. La batalla de Kosovo, mantenida en Kosovo Polje (en serbo-croata, ‘campo de los Mirlos’), supuso la victoria del Ejército otomano, al mando del sultán Murat I sobre los serbios liderados por el príncipe Lázaro, el 15 de junio de 1389.

El aniversario de esa derrota es el día más importante en el calendario nacional serbio. No obstante, los albaneses lucharon al lado de los serbios en dicha batalla y, de hecho, precedieron en varios siglos a los serbios en la región.

ANTECEDENTES INMEDIATOS: EL AUGE DEL NACIONALISMO

La agitación nacionalista creció en Kosovo durante la década de 1980. En la primavera de 1981, los albaneses promovieron manifestaciones exigiendo que se otorgara a Kosovo el rango de una república federada yugoslava plena.

Los mítines fueron reprimidos violentamente por el Ejército y la policía serbia y decenas, quizás cientos, de albano-kosovares (habitantes de Kosovo de etnia albanesa) fueron asesinados. Los serbios que vivían en Kosovo denunciaron, por su parte, que estaban siendo maltratados por la mayoría albanesa.

La presencia albanesa en Kosovo ha variado con el paso de los años. Durante la época de esplendor serbio, los albaneses eran una minoría, pero en otros periodos han sido la fuerza predominante.

El nacionalismo albanés moderno nació en Kosovo con la creación de la Liga de Prizren en 1878, cuya intención era mantener al pueblo albanés unido en un solo Estado, haciendo frente a las diversas particiones de las tierras albanesas. Kosovo fue integrado en Yugoslavia —país surgido de las cenizas del Imperio Austro-Húngaro en 1918 con la denominación de Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, desde 1929 llamado Yugoslavia—, si bien durante la II Guerra Mundial (1939-1945) la mayor parte de la península de los Balcanes pasó a estar controlada por las potencias del Eje (pacto militar que incluía a Alemania, Italia y otros países).

Kosovo, así como la parte occidental de Macedonia y Albania quedaron bajo el dominio de Italia. Fue devuelta a Yugoslavia después de la II Guerra Mundial. La Constitución yugoslava de 1946 otorgaba a la región un rango de autonomía dentro de Serbia.

La autonomía de Kosovo, que se vio reducida por la Constitución yugoslava de 1963, fue posteriormente ampliada con nuevas enmiendas. En 1974, una nueva Constitución elevó a Kosovo a la categoría de provincia constituyente. Aunque quedó oficialmente integrada dentro de Serbia, funcionó virtualmente como una república yugoslava de pleno derecho, con su propia representación en la presidencia colectiva de ocho miembros de la Federación.

El presidente de Serbia, Slobodan Milosevic, proyectó una revisión constitucional que en 1989 suprimió la autonomía de Kosovo. Los líderes albano-kosovares respondieron incitando a su pueblo a detener la cooperación con el gobierno de Serbia. En 1990, los dirigentes kosovares promulgaron una “Declaración de Independencia” y proclamaron de manera unilateral el establecimiento de una “República de Kosovo”.

En unas elecciones clandestinas celebradas en mayo de 1992, los votantes albano-kosovares eligieron como presidente a Ibrahim Rugova, quien aconsejó la utilización de métodos no violentos y convenció a su pueblo de que la comunidad internacional forzaría a Serbia a otorgar la independencia a Kosovo.

El desencadenamiento de la denominada guerra de la antigua Yugoslavia en 1991 hizo que los albano-kosovares alcanzaran pocos avances en sus objetivos políticos. De hecho, los Acuerdos de Dayton, firmados en 1995, no trataron la situación de Kosovo.

INICIO DE LA GUERRA :

En diciembre de 1996, la Asamblea General de Naciones Unidas votó una resolución por la que se exigía al gobierno yugoslavo la puesta en libertad de los presos políticos de Kosovo, el cese de la persecución a las organizaciones defensoras de los derechos humanos, el respeto a la voluntad de los albaneses de Kosovo y un intento de diálogo con sus representantes. Estas demandas fueron ignoradas.

A comienzos de 1997 se produjo en la vecina Albania un estallido social, tras el fraude del denominado sistema financiero piramidal, por el que mucha gente perdió todos los ahorros de su vida. Las comisarías de policía albanesa fueron asaltadas y desaparecieron más de un millón de armas.

Muchas de ellas acabaron en la frontera de Kosovo. En el plazo de algunos meses se armó a la milicia kosovar, que empezó a atacar las comisarías serbias de la región. Las autoridades serbias en Kosovo respondieron con una represión aún mayor.

El Ejército de Liberación de Kosovo (ELK), hasta esta fecha casi desconocido, hizo su primera aparición pública en noviembre de 1997, al atribuirse los ataques contra la policía serbia en Kosovo, quien devolvió el golpe con violencia: el 28 de febrero de 1998 atacó varios pueblos donde se consideraba que el ELK tenía sus bases de operaciones. En menos de una semana al menos 82 albaneses habían sido asesinados, entre ellos mujeres y niños. La sangrienta represión sólo logró sumar adeptos a la causa del ELK.

Tres meses más tarde, la policía serbia y las Fuerzas Armadas yugoslavas lanzaron otra ofensiva mayor en Kosovo, esta vez en el territorio limítrofe con Albania, lo cual forzó a más de 40.000 albano-kosovares a abandonar sus hogares y huir para salvar sus vidas.

La Muerte, el luto el llanto

La Muerte, el luto el llanto

DESARROLLO DEL CONFLICTO

El 12 de junio de 1998, los ministros de Asuntos Exteriores del Grupo de Contacto —encargado de supervisar el proceso de paz en los territorios de la antigua Yugoslavia, según los Acuerdos de Dayton, e integrado por Francia, Alemania, Italia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos— exigieron a Milosevic, presidente de la República Federal de Yugoslavia (RFY), creada en 1992, que diera la orden de retirada de sus fuerzas de seguridad de todas las zonas de Kosovo donde se habían realizado operaciones represivas contra los civiles albaneses y se enviaron negociadores a Belgrado con la intención de persuadir a aquél para que iniciase conversaciones serias de paz con los dirigentes albano-kosovares.

Rugova y otros dirigentes albaneses declararon no estar dispuestos a un diálogo con la RFY hasta que Milosevic ordenara el fin de la represión policial en Kosovo.

Cuando Milosevic manifestó que conversaría con Rugova pero no con el ELK, Estados Unidos y otros gobiernos occidentales apenas pudieron poner objeciones, incluso aunque el ELK se hubiera convertido en una fuerza con la que era imprescindible contar, ya que controlaba más de un tercio del territorio de Kosovo.

El proceso de negociación llegó al caos en julio, cuando el ELK declaró que no reconocía a Rugova como presidente, sugirió que no había nada que negociar con los líderes serbios y afirmó que lo único que buscaba era la independencia de Kosovo.

Desde entonces, la crisis de Kosovo amenazó con convertirse en el inicio de un enfrentamiento regional que amenazaría a todo el sur de Europa. El Grupo de Contacto acordó coordinar los esfuerzos para la pacificación, como había hecho antes en Bosnia. Richard Holbrooke, el diplomático estadounidense que negoció los Acuerdos de Dayton, fue llamado de nuevo para sentar las bases de un tratado en Kosovo. Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se declararon dispuestos a intervenir.

La triste danza de los que huyen del infierno buscando un futuro mejor

La triste danza de los que huyen del infierno buscando un futuro mejor

El 23 de septiembre de 1998, cuando ni los serbios ni el ELK parecían capaces de una victoria militar, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas exigió un alto el fuego inmediato y amenazó con acciones para lograrlo. Al día siguiente, la OTAN comenzó a preparar un ataque contra las fuerzas serbias desplegadas en Kosovo. El 5 de octubre siguiente, la Unión Europea (UE), Estados Unidos y la propia OTAN, a través de Holbrooke, exigieron a Milosevic que obedeciera el mandato de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de forma “irreversible y verificable”.

El presidente yugoslavo llegó a un acuerdo con Holbrooke el 13 de octubre sobre el cumplimiento de la resolución del Consejo de Seguridad que detuvo los planes de ataque aéreo de la OTAN.

Milosevic aceptó la presencia en Kosovo de 2.000 supervisores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). El día 27 de ese mes, la OTAN renunció a intervenir tras comprobar el cumplimiento de lo acordado, pero mantuvo la amenaza militar sobre Serbia (principal integrante de la RFY).

Milosevic volvió a violar el alto el fuego desde el 24 de diciembre de ese año y en enero de 1999 dio marcha atrás en su decisión de expulsar del país al estadounidense William Walker, jefe de los supervisores de la OSCE, después de que la OTAN y el gobierno estadounidense reiteraran sus amenazas al régimen yugoslavo.

El Grupo de Contacto convocó conversaciones de paz que comenzaron a celebrarse en la localidad francesa de Rambouillet (cercana a París) el 6 de febrero de 1999, pero que finalizaron el día 23 de ese mes sin obtener un acuerdo.

Las negociaciones se reanudaron desde el 15 hasta el 19 de marzo en París y acabaron sin un pacto entre los dos bandos, si bien los albano-kosovares suscribieron por su parte un acuerdo de paz, a falta de la firma serbia, según el cual Kosovo pasaría a gozar de una amplia autonomía y vería desplegarse las fuerzas multinacionales en su territorio.

Internacionalización del conflicto  A partir del 24 de marzo de 1999, la OTAN bombardeó objetivos militares yugoslavos (en Serbia, incluida la región de Kosovo, y en Montenegro) ante la negativa de Milosevic a aceptar los acuerdos de paz.

Éste rompió el día 25 las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, Francia, Alemania y el Reino Unido, al tiempo que incrementó la represión sobre la población albano-kosovar.

Entre tanto, tenía lugar la que fue calificada como la más grande catástrofe humanitaria desde el final de la II Guerra Mundial en 1945: miles de albano-kosovares expulsados de sus localidades por militares y policías serbios comenzaron a hacinarse en las fronteras con Albania y la Ex-República Yugoslava de Macedonia.

El 1 de abril, Rugova fue desautorizado por los miembros de su gobierno, tras haber aparecido días antes en público saludando al presidente yugoslavo y firmando un alegato conjunto opuesto a los ataques de la OTAN.

Milosevic declaró cinco días después un alto el fuego unilateral y ofreció una negociación con Rugova, propuestas ambas que no fueron tenidas en cuenta por la OTAN, la cual responsabilizó a los serbios del arrasamiento de Priština, la capital de Kosovo.

El presidente ruso, Borís Yeltsin, amenazó el 9 de abril con entrar en el conflicto si las fuerzas aliadas invadían territorio serbio, creando así un delicado momento de tensión que quedó resuelto después de matizar la advertencia.

La RFY rompió sus relaciones diplomáticas con Albania el 18 de abril siguiente. Al mismo tiempo que proseguían los bombardeos aliados, especialmente sobre la ciudad de Belgrado, así como la huida masiva de refugiados albano-kosovares, los combates entre el ELK y el Ejército serbio hacían lo propio. Mientras, de otro lado, el enviado especial de Yeltsin a la zona, el ex primer ministro ruso Víktor S. Chernomirdin, buscó desde mediados de ese mes de abril que se iniciaran las conversaciones de paz entre la OTAN y la RFY.

Así, el 6 de mayo la OTAN ofreció a Milosevic un plan de paz apoyado por Rusia, a propuesta del Grupo de los Ocho (denominación del Grupo de los Siete desde que en 1997 se incorporó Rusia) que incluía el final inmediato de la represión contra la población albano-kosovar, la presencia de una fuerza internacional civil y de seguridad bajo el auspicio de la ONU, el retorno de los refugiados, el establecimiento de una administración interina y la negociación del autogobierno de Kosovo, así como la desmilitarización del ELK y el respeto a la integridad y soberanía de la RFY.

No obstante, la crisis internacional se agudizó cuando al día siguiente la OTAN bombardeó por error la Embajada de China en Belgrado, con lo que ese país asiático, miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se vio directamente involucrado en el conflicto. Rusia y China hicieron frente común en las negociaciones y exigieron que éstas se retomaran sólo tras el alto un alto el fuego de la OTAN.

El 27 de mayo el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, con sede en La Haya (Países Bajos), dictó una orden de detención contra Milosevic y cuatro de sus principales colaboradores (entre los que se encontraba el presidente de Serbia, Milan Milutinovic) con vistas a su procesamiento, que les acusaba de haber cometido durante los primeros cuatro meses de 1999 crímenes contra la humanidad y violación de las leyes de guerra en la provincia de Kosovo.

Al día siguiente Milosevic aceptó como base de un acuerdo de paz el plan propuesto por el Grupo de los Ocho y, tras entrevistarse en Belgrado con Chernomirdin y con el representante de la UE (el presidente de Finlandia, Martti Ahtisaari), el 3 de junio presentó el contenido de las negociaciones ante el Parlamento yugoslavo.

Éste aprobó ese día el plan de paz al tiempo que Milosevic cedía ante las propuestas de los mediadores y aceptaba las principales exigencias de la OTAN: cese inmediato de la violencia y de la represión en Kosovo; retirada rápida y verificable de todas las fuerzas armadas de la región; despliegue en Kosovo de fuerzas internacionales civiles y de seguridad bajo la supervisión de la ONU; fuerzas que estarían formadas esencialmente por la OTAN bajo mando y control únicos; establecimiento de una administración provisional para Kosovo decidida por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, bajo la cual el pueblo de Kosovo podría disfrutar de una autonomía sustancial en el seno de la RFY; tras la retirada militar yugoslava, un número convenido de personal yugoslavo sería autorizado a regresar; retorno asegurado de todos los refugiados; desarrollo de un proceso político que llevara a una administración propia para Kosovo según los principios de soberanía e integridad territorial de la RFY y de otros estados de la zona, así como el desarme del ELK; comienzo de un plan de estabilización y desarrollo económico de la región en crisis; las actividades militares de la OTAN finalizarían cuando se aceptasen los principios anteriores, especialmente cuando diese comienzo la retirada verificable de las tropas yugoslavas de Kosovo.

Ver Un Resumen del Conflicto

Fuente Consultada:
Enciclopedia Encarta 2000
Gente  Testigo Siglo XX
Revista Todo es Historia

 

Conflictos Bélicos del Siglo XXI Guerras Del Siglo Actuales Resumen

Conflictos Bélicos del Siglo XXI – Guerras Del Siglo

CONSECUENCIAS DE LA GLOBALIZACIÓN RESPECTO A
POSIBLE CONFLICTOS FUTUROS

LA DINÁMICA DE LA GLOBALIZACIÓN
Otro fenómeno esencial: todos los estados se ven afectados por la dinámica de la globalización. En cierto modo, se trata de una segunda revolución capitalista. La globalización económica se extiende a los rincones más apartados del planeta soslayando tanto la independencia de los pueblos como la diversidad de los regímenes políticos.

Tanto es así que la Tierra vive una nueva era de conquistas, como en la época de las colonizaciones. Pero si los principales actores de la anterior expansión conquistadora eran estados, esta vez quienes pretenden dominar el mundo son empresas privadas y conglomerados, grupos industriales y financieros. Los dueños de la Tierra nunca fueron tan pocos ni tan poderosos. Estos grupos están situados fundamentalmente en la tríada Estados Unidos-Unión Europea-Japón. La mitad de ellos tiene su base en Estados Unidos.

Esta concentración del capital y del poder se ha acelerado formidablemente durante los últimos veinte años, bajo el efecto de las revoluciones de las tecnologías de la información. El siglo XXI que comienza será testigo de un nuevo salto cualitativo impulsado por las modernas técnicas genéticas de manipulación de la vida.

La privatización del genoma humano y la concesión generalizada de patentes sobre los procesos biológicos abren nuevas perspectivas de expansión al capitalismo. Se prepara una privatización a gran escala de todo lo que afecta a la vida y la naturaleza, que favorecerá la aparición de un poder probablemente más absoluto que cualquier otro que haya podido conocerse a lo largo de la Historia.

La globalización no aspira tanto a conquistar países como a ganar mercados. El objetivo de este poder moderno no es la anexión de territorios, como en las épocas de las grandes invasiones o en los períodos coloniales, sino el control de riquezas.

Esta conquista trae consigo destrucciones impresionantes, como atestigua la espectacular quiebra de Argentina en diciembre de 2001 (y la crisis actual de los países de Europa) . Dicho país era el mejor exponente del modelo universal preconizado por el FMI, que intenta exportarlo a todo el planeta con dogmática tozudez.

La caída de Argentina es al neoliberalismo lo que la caída del muro de Berlín fue al socialismo estatal: la evidencia del descrédito, la constatación del fracaso. En el resto del mundo, en todas las regiones, sectores industriales enteros se ven abocados al cierre con los sufrimientos sociales que de ello se deriva: paro masivo, subempleo, precariedad, exclusión… Dieciocho millones de parados en la Unión Europea, mil millones de desempleados y subempleados en el mundo… Sobreexplotación de los hombres, de las mujeres y, lo que es más escandaloso, de los niños: trescientos millones de menores la sufren en condiciones de extrema brutalidad.

La globalización es también el saqueo de la naturaleza, el pillaje planetario. Las grandes empresas privadas depredan el medio ambiente utilizando herramientas desmesuradas; esquilman las riquezas naturales, que son el bien común de la humanidad; y lo hacen sin escrúpulos y sin freno. Este fenómeno se añade a una criminalidad económica ligada al mundo financiero y a la gran banca, que reciclan sumas superiores al billón de euros por año, es decir, más que el producto nacional bruto (PNB) de un tercio de la humanidad.

La mercantilización generalizada se traduce en un formidable agravamiento de las desigualdades. Aunque la producción mundial de alimentos básicos equivale a más del 110% de las necesidades del planeta, treinta millones de personas siguen muriendo de hambre cada año y más de ochocientos millones sufren malnutrición.

En 1960, el 20% de los más ricos de la población mundial tenía unas rentas treinta veces superiores a las del 20% de los más pobres. Era una situación escandalosa, pero, lejos de mejorar, ha seguido agravándose: en la actualidad, las rentas de los ricos son, no treinta, sino ochenta y dos veces superiores a las de los pobres… De los seis mil millones de habitantes del planeta, apenas quinientos millones viven desahogadamente, mientras que cinco mil quinientos subsisten en condiciones precarias. El mundo ha perdido el rumbo.

Las estructuras estatales, al igual que las estructuras sociales tradicionales, son barridas de forma desastrosa. En mayor o menor medida pero de forma generalizada, en los países del Sur y del Este, el Estado se desmorona. La autoridades se retiran o son expulsadas de los territorios periféricos, que se convierten en auténticas zonas sin ley.

En Pakistán, en el Cáucaso, en Argelia, en Somalia, en Sudán, en el Congo, en Colombia, en Filipinas o en Sri Lanka, se desarrollan entidades caóticas e ingobernables que se sustraen a cualquier forma de legalidad y vuelven a un estado de barbarie. La fuerza prevalece sobre el derecho, y sólo los grupos violentos se muestran capaces de imponer su ley sometiendo a las poblaciones.

Surgen nuevas amenazas: hiperterrorismo, fanatismos religiosos o étnicos, proliferación nuclear, crimen organizado, redes mañosas, especulación financiera, quiebra de macroempresas (Enron), corrupción a gran escala, extensión de nuevas pandemias (sida, virus Ebola, enfermedad de Creutzfeld-Jakob…), desastres ecológicos, efecto invernadero, desertización, etcétera.

Paradójicamente, cuando la democracia y la libertad triunfan, en apariencia, en un planeta que se ha desembarazado de la mayoría de los peores regímenes dictatoriales, la censura y las manipulaciones retornan con renovada fuerza bajo diversos disfraces.

Seductores «opios de las masas» proponen una especie de «mundo feliz», distraen a los ciudadanos e intentan apartarlos de la acción cívica y reivindicativa. En esta nueva era de la alienación, en la época de Internet, la World Culture, o «cultura global», y la comunicación planetaria, las tecnologías de la información desempeñan un papel ideológico fundamental para amordazar el pensamiento.

Fuente Consultada: Guerras del Siglo XXI Ignacio Ramonet

Guerra de Vietnam y Afganistan Los Fracasos de la Guerra Fría Resumen

Guerra de Vietnam y Afganistán – Los Fracasos de la Guerra Fría

LA GUERRA DE VIETNAM: En diferentes escenarios, conflictos que entraron en erupción demostraron que la tensión internacional no se había extinguido en 1962. En dos de ellos se comprobó que las superpotencias atómicas no eran dueñas de los destinos del mundo, porque a pesar de su poderío militar cosecharon sendos fracasos.Respetando la cronología, veamos en primer término el fracaso norteamericano en Vietnam.

Guerra de Vietnam y Afganistan

En su primera fase el conflicto de Vietnam, la antigua Indochina francesa, apareció como una guerra colonial típica. Finalizada la Segunda Guerra Mundial, durante la cual Indochina había sido ocupada por los japoneses, los vietnamitas esperaban el reconocimiento de la independencia, pero ante la oposición de Francia, un movimiento nacionalista, el “Vietmihn”, inició una guerra de guerrillas, apoyada desde 1949 por la China comunista.

En 1954, el ejército francés fue cercado y hecho prisionero en Dien-Bien-Fu, lo que obligó a Francia a conceder la independencia. En la Conferencia de París, el nuevo Estado se dividió provisionalmente por el paralelo 17 en dos, Vietnam del Norte y Vietnam del Sur, con capitales en Hanoi y Saigón, respectivamente, hasta que unas elecciones resolvieran el futuro.

En ese momento, Estados Unidos, temeroso del surgimiento de un nuevo Estado comunista, rechazó el acuerdo y, apoyando al gobierno del Sur, la dictadura de Ngó Dihn-Diem, comenzó a intervenir en la zona, como prueban los documentos del Pentágono de los años 1954-1955.

De una guerra colonial se había evolucionado hacia un conflicto de Guerra Fría, de enfrentamiento de bloques. Bajo la presidencia de Kennedy fueron enviados a Saigón los primeros consejeros, pero el presidente se resistió al envío de fuerzas armadas, solicitadas por otros sectores de la Administración.

Tras su asesinato, con su sucesor, Johnson, la intervención fue ya abierta, a partir de 1965, con motivo de un pequeño incidente, posiblemente provocado, en el golfo de Tonquín. Un millón de soldados y el empleo de armas terribles (napalm, defoliantes y herbicidas, armas químicas), que provocaron protestas internacionales, re -sultaron insuficientes ante el tesón vietnamita.

En la ofensiva del Tét (Año Nuevo lunar) de enero de 1968, los norvietnamitas, dirigidos por un estratega genial, el general Giap, atravesaron las líneas norteamericanas y entraron en Saigón, poniendo cerco durante h ras a la embajada americana. En Estados Unidos Robe Kennedy alzó su voz indignada, y los manifestantes pacifistas llegaron hasta la Casa Blanca, mientras la conciencia americana se dividía, con miles de desertores y pro testas en la prensa.

Finalmente, otro presidente, Nixon, decidió el deseo ganche, obligando a las autoridades de Hanoi a firmar armisticio con la presión de bombardeos aéreos incesan tes, que casi destrozaron el país.

Después de la retirada norteamericana, el Norte terminó ocupando el Sur, implantando un régimen comunista. El fracaso dejó una honda huella en la conciencia americana.

GUERRA DE AFGANISTÁN: Algunos aspectos relacionan la guerra del Vietnam y la guerra de Afganistán. Las dos tienen lugar en el Sur del continente asiático; en ambas intervienen las superpotencias para consolidar sus respectivas áreas de dominio; sobre todo, en los dos episodios se comprueba la vulnerabilidad de las dos superpotencias. Porque si en Vietnam Estados Unidos sufrió la primera derrota militar de la Guerra Fría, en Afganistán sería el ejército soviético el derrotado.

Así se deducirá la lección de que el mundo no puede ser gobernado desde Washington y Moscú, convicción que en definitiva pondrá fin a la Guerra Fría.

Los acontecimientos. En abril de 1978 los comunistas derrocaron al presidente Daud. País de credo musulmán, gobernado socialmente por terratenientes, Afganistán presentó desde el primer momento resistencia armada a la implantación del régimen comunista. Los norteamericanos presionaron por medio del vecino Pakistán, que armaba a las guerrillas musulmanas.

La situación llegó a ser tan grave que el Politburó decidió la intervención armada. Izvestia, órgano de ejército soviético, escribió: “O enviábamos tropas dejábamos que la revolución afgana fuese derrotada que el país se convirtiese en una especie de Irán e tiempos del sha”. Se trató de un error de óptica similar al padecido por Estados Unidos en Vietnam. Porque el ejército de más de cien mil soldados rusos obtuvo ni los resultados militares, hasta que se retira  en marzo de 1989.

Las consecuencias sociales fueron profundas en la Unión Soviética. Si Estados Unidos había padecido “síndrome de Vietnam”, en su potencia rival se padecía el “síndrome de Afganistán”. Más que el empate del terror fue la impotencia del superpoder lo que puso fin a Guerra Fría, la división teórica del mundo en dos área reservadas para los grandes. (Ampliar: Conflictos Durante la Guerra Fria)

LOS TÚNELES DE CU CHI:
PARA LOS SOLDADOS de EUA, uno de los aspectos más frustrantes de la guerra de Vietnam fue la elusividad de su enemigo comunista. Por ejemplo, en enero de 1966 se envió por vía aérea a 8 000 soldados al distrito de Cu Chi, situado a 30 Km. de Saigón (hoy Ho Chi Minh), lleno de guerrilleros del Viet-cong. Pese a la rapidez y magnitud de la operación, no hallaron milicias enemigas: aunque literalmente parecían capaces de esfumarse en el aire, en realidad se habían desvanecido en la densa tierra.

Fortaleza guerrillera
En el subsuelo de Cu Chi, los guerrilleros habían cavado una compleja red de túneles de unos 320 Km. de largo, extraordinaria proeza de ingeniería militar. La horrible vida en esta fortaleza subterránea es fácil de imaginar. Pero algunos guerrilleros la soportaron durante varios años ininterrumpidos.

Muchos túneles apenas daban cabida al paso de un hombre: raras veces tenían más de 1 m de anchura y otro tanto de altura. Desembocaban en cámaras, generalmente de 3 m , donde se fabricaban o reparaban armas, imprimían periódicos y panfletos o celebraban reuniones. La atmósfera subterránea era calurosa, sofocante y maloliente, en especial cuando se estaba en el cuarto piso tierra abajo. La comida solía escasear y los guerrilleros tenían que comer lo que hubiera. Uno de ellos comentó: “Descubrí que las ratas a la parrilla tenían mejor sabor que los pollos o los patos.”

Mientras la guerra continuaba arriba, se hacía todo lo posible para que los soldados del Vietcong se sintieran como en casa. Incluso había un grupo teatral,
que recorría los túneles dando funciones para levantarles la moral. Los túneles de Cu Chi fueron el complejo más grande de una enorme red subterránea que rodeaba a Saigón, desde la costa hasta la frontera con Camboya.

Defensa eficaz: Por diez años, los túneles de Cu Chi desafiaron a grandes fuerzas de EUA. Aunque numerosos guerrilleros murieron bajo tierra, la red sobrevivió a ataques con bombas y gases y a la penetración de soldados estadounidenses con adiestramiento especial, llamados “ratas de túnel”. Después de la victoria comunista en 1975, el distrito entero fue honrado formalmente con el nombre de “Tierra de Hierro de Cu Chi”. Irónicamente, los túneles fueron restaurados para mostrarlos a turistas extranjeros.

Fuente Consultada: Historia del Mundo Contemporáneo A. Fernández

Conflicto Bélicos en la Guerra Fría Desembarco Bahía de Cochinos

Conflicto Bélicos en la Guerra Fría-Desembarco Bahía de Cochinos

1961 – DESEMBARCO EN LA BAHÍA COCHINOS

Guerra Fria-Crisis de los Misiles

El desembarco en Bahía Cochinos fue una tentativa frustrada de derrocar al gobierno del presidente cubano Fidel Castro en 1961 por parte de Estados Unidos, con el respaldo del autoproclamado gobierno cubano en el exilio presidido por José Miró Cardona. Los crecientes roces entre Estados Unidos y el régimen castrista impuesto en la isla tras la Revolución Cubana, llevaron al presidente Dwight D. Eisenhower a romper las relaciones diplomáticas con Cuba en enero de 1961.

Sin embargo, ya con anterioridad la CIA había estado adiestrando a exiliados cubanos antirrevolucionarios con miras a una posible invasión de la isla. Este plan fue aprobado por el sucesor de Eisenhower, John F. Kennedy.

El 17 de abril, unos 1.500 exiliados, con armamento estadounidense, desembarcaron en la bahía de Cochinos, situada al sur de Cuba. Con la esperanza de poder contar con el apoyo de la población local, trataron de cruzar la isla hasta La Habana, pero fueron interceptados por el Ejército cubano. Cuando el 19 de abril acabó la lucha, cerca de 100 de ellos habían muerto y el resto habían sido hechos prisioneros.

El fracaso de la invasión perjudicó gravemente al gobierno de Kennedy, al que algunos culparon de su fracaso por no haber proporcionado el apoyo necesario y otros por permitir que se llevara a cabo. Posteriormente, los exiliados capturados fueron rescatados, previo pago, por grupos privados de Estados Unidos.

1962  – CRISIS DE LOS MISILES

Fue la más importante confrontación de la Guerra fría entre Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) por las instalaciones de misiles proporcionadas por los soviéticos a Cuba.

CASTRO-kruschev

En mayo de 1960 el primer ministro soviético Nikita S. Jruschov prometió que la Unión Soviética defendería el recién creado gobierno revolucionario de Fidel Castro y en seguida inició proyectos para suministrar a Cuba misiles balísticos de medio e intermedio alcance, los cuales situaban al este de Estados Unidos dentro del alcance de un ataque de misiles cubanos. Kruschov (foto, junto a Castro) creyó que este país no adoptaría ninguna acción.

Hacia el verano de 1962, Estados Unidos supo que la Unión Soviética había comenzado los envíos de misiles; aviones espía que sobrevolaron Cuba habían fotografiado los trabajos de construcción dirigidos por los soviéticos hacia el 29 de agosto y el primer misil balístico fue descubierto el 14 de octubre.

Después de una semana de consultas secretas con sus asesores, durante las que se barajaron las opciones de invasión, ataques aéreos, bloqueo y diplomacia, el 22 de octubre el presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy anunció su intención de realizar el bloqueo naval de Cuba para evitar la llegada de más misiles. Kennedy requirió que la Unión Soviética desmantelara y se llevara las armas, declarando que las fuerzas navales estadounidenses interceptarían e inspeccionarían los barcos con rumbo a Cuba para determinar si llevaban misiles. Estados Unidos fue apoyado por otros miembros de la Organización de Estados Americanos.

Las naves soviéticas con rumbo hacia Cuba regresaron para evitar la zona controlada, mientras que el diálogo entre Jruschov y Kennedy se abrió a través de canales diplomáticos. Tras varios días de negociación, durante los cuales muchos temieron la posibilidad de una guerra nuclear, Jruschov acordó, el 28 de octubre, desmantelar el emplazamiento de los misiles y llevar las armas de nuevo a la Unión Soviética, ofreciendo a Estados Unidos realizar la inspección del emplazamiento como garantía para que no invadiera Cuba.

Kennedy proporcionó las garantías, levantó el bloqueo y también prometió en secreto retirar los misiles estadounidenses recientemente situados en el territorio de su socio en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Turquía. Cuba se negó a permitir la prometida inspección, pero el reconocimiento aéreo estadounidense reveló que las bases se estaban desmontando; la actitud de rechazo de Castro por la retirada soviética fue infructuosa. La aparente capitulación de la Unión Soviética en la suspensión del proyecto fue fundamental para la destitución de Jruschov en 1964

1978 – AFGANISTÁN (*)ampliar tema

Algunos aspectos relacionan la guerra del Vietnam y la guerra de Afganistán. Las dos tienen lugar en el Sur del continente asiático; en ambas intervienen las superpotencias para consolidar sus respectivas áreas de domi­nio; sobre todo, en los dos episodios se comprueba la vulnerabilidad de las dos superpotencias. Porque si en Vietnam Estados Unidos sufrió la primera derrota militar de la Guerra Fría, en Afganistán sería el ejército soviético el derrotado. (foto: mujeres en afganistan)

mujeres de afganistán

Así se deducirá la lección de que el mundo no puede ser gobernado desde Washington y Moscú, convicción que en definitiva pondrá fin a la Guerra Fría.  Veamos los acontecimientos. En abril de 1978 los comunistas derrocaron al presidente Daud. País de credo musulmán, gobernado socialmente por terratenientes, Afganistán presentó desde el primer momento resistencia armada a la implantación del régimen comunista. Los norteamericanos presionaron por medio del vecino Pakistán, que armaba a las guerrillas musulmanas.

La situación llegó a ser tan grave que el Politburó decidió la intervención armada. Izvestia, órgano del ejército soviético, escribió: “O enviábamos tropas o dejábamos que la revolución afgana fuese derrotada y que el país se convirtiese en una especie de Irán en tiempos del sha”. Se trató de un error de óptica similar al padecido por Estados Unidos en Vietnam. Porque el ejército de más de cien mil soldados rusos obtuvo nulos resultados militares, hasta que se retiró en marzo de 1989.

Las consecuencias sociales fueron profundas en la Unión Soviética. Si Estados Unidos había padecido el “síndrome de Vietnam”, en su potencia rival se padecerá el “síndrome de Afganistán”. Más que el empate del terror fue la impotencia del superpoder lo que puso fin a la Guerra Fría, la división teórica del mundo en dos áreas reservadas para los grandes.

Intereses de EE.UU. en la Guerra de Vietnam Negocio de la guerra

Intereses de EE.UU. en la Guerra de Vietnam

“Veamos cuáles serían las consecuencias de perder Indochina … el estaño y el tungsteno que provienen de esa región, y que valoramos considerablemente, cesarán de llegarnos… Por eso, cuando los Estados Unidos votan 400 millones de dólares para ayudar esa guerra no estamos votando un obsequio.

Estamos votando por el medio más barato de prevenir que acontezca algo que tendría el resultado más terrible para nosotros… la pérdida de nuestro poder y habilidad para obtener ciertos elementos que necesitamos de las riquezas del territorio indochino y del sudeste de Asia”, dijo Dwight Eisenhower, en la conferencia de gobernadores de 1953.

A fines de 1970 la Comisión de las Naciones Unidas para Asia y el Extremo Oriente informó que las mayores reservas mundiales de petróleo se encuentran en la zona que abarca Malasia, Indonesia, Vietnam, Laos, Camboya y Tailandia, excediendo en conjunto a las reservas del Medio conjunto a las reservas de Medio Oriente y alcanzando al 50 % de las reservas mundiales. Ya más de 15 compañías norteamericanas, inglesas y francesas se disputan las concesiones en Vietnam del Sur donde los yacimientos parecen ser particularmente ricos en la llanura del Bajo Menan, en el delta del Mekong y en el litoral oriental.

El dictador Thieu se ha apresurado a favorecer la entrega de las riquezas nacionales en un renglón hasta ahora inédito promulgando una ley sobre prospección y explotación del petróleo que, entre otras cláusulas, anuncia que: “cada concesión podrá alcanzar la superficie de 20.000 km2 “; “cada compañía puede obtener hasta cinco perímetros de prospección”; “las compañías recibirán la garantía de que sus bienes y derechos no serán nacionalizados y poseerán el derecho de refinado del petróleo explotado”; “los beneficios podrán ser repatriados libremente”; etc.

El Gobierno Revolucionario Provisional de Vietnam del Sur ha declarado por su parte que: “Todo compromiso contraído por la administración de Saigón con cualquier país, compañía u organización extranjera, para la prospección y explotación de los recursos petrolíferos en el sur de Vietnam no tendrá ningún valor ni ligará en nada al pueblo survietnamita ni a su representante auténtico y legal, el G. R. P.”.

En los EE.UU., para los intereses ligados a los grandes trusts petroleros la guerra de Vietnam aparece ahora como un buen negocio, y eso explica por qué en una manifestación pacifista realizada por estudiantes norteamericanos frente al edificio de la ONU, los jóvenes portaban inmensos cartelones en los que se leía: “La guerra es un buen negocio, invierta a sus hijos”.

La que los Estados Unidos de Norteamérica que libró en Vietnam, tuvo características particulares sobre las cuales es preciso insistir. No se trata siquiera de las atrocidades cometidas, con cuya enumeración podrían seguramente llenarse millares de páginas, ya que partiendo de la basede que es tan atroz el cadáver de un bebé destrozado por el napalm como el cadáver de otro bebé asesinado de cualquier manera o que es tan criminal construir y mandar usar y arrojar una sola bomba de fragmentación sobre un solo ser humano como pretender exterminar con ellas toda una población, puede prescindirse de los horrores a los que todos hemos tratado de ser “habituados” durante la última década.

Las dos características de esta guerra, las que han hecho de ella un acontecimiento mundial al cual nadie puede permanecer ajeno, son las de ser una guerra imperial y una guerra racial. Los EE. UU. compraron a Francia su guerra perdida en el sureste asiático porque habiendo sido expulsados de Corea, no tenían otro medio de continuar luchando por mantener su poderío estratégico en el Pacífico y no verse obligados a retroceder nuevamente hasta Hawai.

Los EE. UU. no tenían siquiera antecedentes coloniales en Indochina que “justificaran” una defensa de intereses aunque fuera mal adquiridos; Indochina fue para ellos simplemente el lugar posible para dejar un pie en el Asia, en tanto que imperio mundial. Por eso los “justificativos” tuvieron que ser la defensa del mundo occidental de los avances del comunismo, por muy ridículo que pudiera sonar el hablar de amenaza al mundo occidental, cuando se trataba de que el comunismo avanzara en la península indochina o de “brindar” las ventajas de la civilización occidental y cristiana a pueblos que se civilizaron antes que occidente y adoptaron, antes de la era cristiana, formas de vida y pensamiento a los que no parecen dispuestos a renunciar.

Claro está que aunque los EE. UU. no tuvieran intereses ni bien ni mal habidos que defender en el Vietnam, tenían ya una estructura de superpotencia, a cuya grandeza habían podido acceder gracias a la explotación de todos los países dependientes que integran su área de dominación. Se trataba de extender esa área y, como se ha visto, las riquezas del suelo vietnamita le confieren una atracción que excede a la de una simple base militar. Además, la guerra de Vietnam es una guerra racial.

Por las mismas razones que hicieron que en 1945 la bomba atómica se arrojara sobre Hiroshima en el Japón, mientras nadie dudaba de la imposibilidad total de que hubiera sido arrojada en Europa, precisamente porque somos “occidentales” y blancos —imbuidos de la absurda creencia de que unos pocos países del hemisferio Norte constituyen el centro del mundo, mientras el resto constituimos la periferia— en Vietnam, que es también un país asiático, puede hacerse la guerra química, usar gases tóxicos, defoliantes, armas “experimentales” del mayor poder mortífero contra conglomerados civiles. Cuando a un prisionero se le corta la cabeza —contra todas las leyes de la civilización occidental— pueden tomarse fotografías y aún exhibirlas con la condición de que la cabeza cortada sea “de color”.

El poderío de los EE. UU. es inmenso, sería grotesco establecer comparaciones entre sus fuerzas y las del Vietnam aún considerando todas las posibilidades de ayuda que el pequeño país pueda recibir de los grandes países socialistas. Pero el mundo es redondo y no tiene su centro en Washington y cada vez son más los que lo saben.

La llamada civilización occidental y cristiana ha dado hermosos frutos de cultura de los que la humanidad tiene derecho a enorgullecerse y otros muchos menos hermosos que se traducen en la inicua repartición de la riqueza, en la enfermedad, el hambre, la ignorancia y la miseria de los más sobre las que se sustenta la opulencia satisfecha de los menos.

En todo caso, es una civilización y no la única, tanto más condenada a desaparecer cuanto más sus gendarmes se empecinen en imponerla a los pueblos decididos a no abdicar de su derecho a la autodeterminación.

guerrillera vietnamita

 Guerrillera vietnamita. En el Frente Nacional de Liberación confluyen varios partidos políticos, sindicales y
profesionales, junto a grupos budistas, católicos, caoístas y protestantes.

Resumen de la Guerra de Vietnam Causas y Consecuencias

Resumen de la Guerra de Vietnam
Causas y Consecuencias

El término Guerra Fría ha sido utilizado para definir una situación internacional extremadamente tensa, en la que las dos potencias iniciaron una carrera de armamentos y adoptaron una actitud beligerante que les llevó al enfrentamiento, si bien no llegaron nunca a una lucha armada directa.

Esta confrontación se manifestó en conflictos localizados, fuera de su territorio, en forma de guerras largas y sangrientas en las que el enfrentamiento se producía indirectamente, a través de aliados periféricos de las potencias.

Además, los conflictos durante la Guerra Fría han de insertarse en la perspectiva del proceso de descolonización iniciado a raíz de la Segunda Guerra Mundial. Confirmado el dominio del mundo y aceptado el statu quo definido en 1945, el problema, a lo largo de más de veinte años, fue la ubicación, en cada uno de los bloques, de los nuevos países surgidos tras los procesos de independencia.

Guerra de Vietnam: enfrentamiento militar que tuvo lugar en Vietnam desde 1959 hasta 1975, cuyo origen fue la determinación de las guerrillas comunistas (el llamado Vietcong) de Vietnam del Sur, apoyadas por Vietnam del Norte, de derrocar al gobierno sur vietnamita.

El enfrentamiento desembocó en una guerra entre ambos países que pronto se convirtió en un conflicto internacional cuando Estados Unidos y otros 40 países más apoyaron a Vietnam del Sur, mientras que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y la República Popular China suministraron municiones a Vietnam del Norte y al Vietcong.

El conflicto también afectó a Laos, donde el Pathet Lao (comunista) combatió al gobierno desde los años 1965 hasta 1973 y logró derrocar el régimen monárquico en 1975, y también involucró a Camboya, cuyo gobierno se rindió en 1973 ante el grupo comunista Jemer Rojo. (Ver Fracasos de la Guerra Fría) 

La Guerra de Vietnam, tercer y último conflicto tipo del periodo 

Antecedentes: revolución e independencia. Antes de la Segunda Guerra Mundial, Indochina era una unión de países bajo dominio colonial francés, formada por Cochinchina, Camboya, Annam, Tonkín y Laos.

El proceso de descolonización e independencia se inicia formalmente en 1940 coincidiendo con la ocupación de las fuerzas japonesas sobre el territorio, aunque ya desde el periodo entreguerras habían comenzado a surgir movimientos nacionalistas, entre los que destacan el Partido Nacional de Vietnam y el Partido Comunista Indochino que llegan a unirse bajo la dirección de Ho Chi Minh.

Cuando Japón es derrotado en 1945, los países de la Indochina francesa buscaron aprovechar la oportunidad para separarse de la unión y proclamar su independencia, en un intento por evitar que los franceses regresasen a recuperar la soberanía colonial.

En septiembre de 1945 es derrocado Bao-Dai, quien desde 1926 había gobernado Vietnam como emperador bajo control de Francia, y es proclamada la independencia de la República Democrática de Vietnam (del Norte) por la Liga Vietminh de partidos nacionalistas que, bajo predominio del Partido Comunista, es encabezada por Ho Chi Minh.

Este es elegido como presidente del nuevo país —integrado por Cochinchina, Annam y Tonkín— y establece su gobierno en la ciudad de Hanoi. Por las mismas fechas se independizaron Camboya y Laos cada una por separado, proclamando las repúblicas respectivas. Pero al regresar los franceses en octubre de 1945, estos tres pueblos inician una larga lucha libertaria.

Partición de Vietnam.
En principio, Francia dio su reconocimiento al nuevo Estado de Vietnam presidido por Ho Chi Minh (imagen der.), pero la imposibilidad de lograr acuerdos políticos y económicos satisfactorios entre ambos países condujo al enfrentamiento armado, iniciado en diciembre de 1946.

Con respaldo de Francia, Bao—Dai instauró el Reino de Vietnam (Vietnam del Sur) enjulio de 1949 y fijó la nueva capital en Saigón (actual Ciudad de Ho Chi Minh).

De esta manera el país quedaba dividido en dos partes, una contra la otra.guerrillera vietnamita

Estados Unidos reconoció oficialmente al régimen de Saigón en 1950 y el presidente Truman envió un grupo de “asesores” militares para adiestrar sudvietnamitas en el manejo de armamento estadounidense.

La guerra entre Francia y el Vietminh llegó a su fin cuando las fuerzas de Ho Chi Minh ocuparon la base francesa de Dien Bien Phu, el 8 de mayo de 1954.

Ese mismo día, en busca de una solución diplomática al conflicto, se celebra la Conferencia de Ginebra en la que se reunieron los delegados de Vietnam del Norte y Vietnam del Sur con los de Francia, Gran Bretaña, la URSS, Estados Unidos, China, Laos y Camboya, con el propósito de discutir el futuro de toda Indochina.

Los acuerdos más importantes fueron: la retirada de los franceses de Vietnam y en general de Indochina; el armisticio para Vietnam; la división temporal de Vietnam en dos países separados por el paralelo 17, uno al norte bajo régimen comunista, y otro al sur en manos del gobierno de Saigón; el reconocimiento de la independencia de Vietnam del Norte; se estableció además que en 1956 habrían de celebrarse elecciones para la reunificación del país.

Pero además de que estos acuerdos no fueron cumplidos en su totalidad, esta región pronto empezó a verse involucrada en el conflicto Oriente-Occidente, debido a la expansión del comunismo proveniente de China sobre territorio vietnamita y a la intervención de Estados Unidos para contrarrestarla.

Este país brindó ayuda militar al régimen de Saigón y llevó a cabo actividades encubiertas contra el gobierno de Hanoi. En octubre de 1955, Bao-Dai fue depuesto como resultado de un referendum, y se proclamó la República de Vietnam del Sur con Ngó Dinh Diém como presidente, con apoyo de la oligarquía latifundista local.

Al ocupar el poder, Diém anunció que su gobierno se negaba a realizar elecciones para la reunificación, con el argumento de que habría fraude electoral pues la población del Norte no sería libre para expresar su deseo

No obstante, el gobierno comunista de Hanoi proclamó su firme propósito de reunificar el país bajo su hegemonía.

La paz acordada en Ginebra comenzó a deteriorarse y, hacia enero de 1957, la Comisión Internacional creada para la aplicación de los acuerdos de Ginebra denunció las violaciones del armisticio, cometidas tanto por Vietnam del Norte como por Vietnam del Sur. A lo largo de ese año, los simpatizantes comunistas que habían emigrado al Norte tras la división del país comenzaron a regresar al Sur.

Estos activistas constituyeron el Vietcong (abreviación de Vietnam Con gsan; en vietnamita, “Vietnam Rojo”) y empezaron a realizar sabotajes contra instalaciones militares estadounidenses, y en 1959 iniciaron ataques guerrilleros contra el gobierno de Diém. Al año siguiente, para demostrar que el movimiento guerrillero era independiente, el Vietcong creó su propio brazo político, llamado Frente Nacional de Liberación (FNL), con sede en Hanoi.

mapa guerra de vietnam

Se iniciaba la “guerra especial”, cuyo padre teórico era Maxwell Taylor asesor militar del presidente estadounidense John F. Kennedy. En esa visión las tropas de combate norteamericanas deberían participar directamente, sino ayudando a las poblaciones locales para que los hogares Estados Unidos no vertieran lágrimas.

Con un nuevo concepto de colonialismo en los países recién independizados, económicamente débiles y políticamente inmaduros y por lo tanto presa fácil del comunismo, Estados Unidos apoyaba al régimen “legítimo”, proporcionando dólares, armas, instructores militares, pilotos, aviones mando estratégico y táctico; sin embargo, lo que defendían eran sus intereses en la zona, los cuales se orientaban hacia las riquezas mineras, y que intentaban disimular con frases como “asegurar el derecho de los pueblos a la paz y a la libertad”. Intervinieron directamente en Vietnam a partir de 1961 sin previa declaración de guerra.

Así empezaron a llegar a Saigón las primeras tropas estadounidenses, aunque se hizo saber que no eran unidades de combate. Diém intentó sin éxito destruir la influencia comunista en su territorio, pero su gobierno no pudo sostenerse mucho tiempo debido a varias razones: su intolerancia con la oposición, su favoritismo hacia los católicos con el descontento de los budistas, y el fracaso de sus programas económicos. Estos factores llevaron a una sublevación que con apoyo de los comunistas del Norte dio en 1963 un golpe de Estado militar que puso fin al gobierno de Diém.

En la confusión política que siguió al golpe de Estado, la situación en Vietnam del Sur continuó deteriorándose y en los siguientes dieciocho meses el país tuvo diez gobiernos diferentes. Por fin, en 1965 se formó un Consejo Director Nacional presidido por el militar anticomunista Nguyén Van Thieu, que restauró el orden político; dos años más tarde se celebraron elecciones y Thieu fue electo presidente. Pero aquella inestabilidad había propiciado el avance de los comunistas del Vietcong en Vietnam del Sur y esto preparó el camino hacia la intervención directa de Estados Unidos.

Guerra de Vietnam.
A comienzos de 1964, el presidente de Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, aprobó el bombardeo sistemático de Vietnam del Norte y el envío de tropas de combate a Vietnam del Sur, con lo que se inició la implicación de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam, que tan nefastas consecuencias trajo en la historia política de este país.

En 1964 las tropas vietnamitas atacaron naves de Estados Unidos, y en respuesta Lyndon B. Johnson en la presidencia, inició un bombardeo continuo sobre Vietnam del Norte y un desembarco masivo de tropas. La “guerra especial” tomaba otro rumbo. Se usaban sustancias químicas, regadas desde el aire sobre el ganado y los sembradíos de alimentos próximos a cosecharse. Los seres humanos eran afectados con quemaduras en la piel, diarreas y molestias pulmonares. La población tuvo que inventar recursos para defenderse de estos ataques.Mientras tanto, el FNL empezó a recibir apoyo diplomático y militar de Vietnam del Norte.

Hacia 1965, las fuerzas estadounidenses generalizaron los bombardeos sobre Vietnam del Norte, aumentando el número de tropas de Estados Unidos en Vietnam del Sur, en la confianza de que impondrían su superioridad militar. Pero los bombardeos —que produjeron enormes daños en las cosechas, en las vías de comunicación y en los centros industriales de los dos Vietnam, además de causar la muerte a un millón de civiles— no lograron someter a los rebeldes en Vietnam del Sur, ni consiguieron que los del Norte dejaran de prestar ayuda al FNL.

El efecto de las acciones bélicas de EE.UU. fue màs bien contraproducente al estimular la resistencia nacionalista de los vietnamita. También originó en la propia sociedad estadounidense un fuerte movimiento de rechazo hacia la intervención de su gobierno en Indochina, actitud que se relacionó en gran medida con los disturbios sociales ocurridos en los años sesenta en la Unión Americana. En los primeros meses de 1968, el gobierno estadounidense, presionado por la opinión pública de su país, había llegado a la conclusión de que la Guerra de Vietnam no se podría ganar.

El 31 de marzo, el presidente Johnson anunció la paralización de los bombardeos sobre Vietnam del Norte, gesto que encontró una respuesta positiva de Hanoi, y en mayo siguiente comenzaron en París las conversaciones de paz entre Estados Unidos, Vietnam del Norte, Vietnam del Sur y el Frente Nacional de Liberación del Vietcong. Los primeros resultados de las negociaciones fueron negativos a pesar que las incursiones aéreas estaudinenses habían cesado por completo en noviembre de ese mismo año.

Volvió a enviar fuerzas militares a Indochina, invadiendo parcialmente a Camboya y Laos, países a los que se había extendido ya el comunismo, pero sin éxito importante. Para 1968 la guerra de Vietnam era muy impopular en Estados Unidos. Ciudadanos e intelectuales protestaban enérgicamente. Mientras tanto, se iniciaban en París las negociaciones para la paz. Vietnam del Norte y el Vietcong, que había sido reconocido como fuerza beligerante, opusieron rotunda negativa a cualquier compromiso y lo único que pretendían y por lo que luchaban era por la salida de Estados Unidos de su territorio.

La guerra siguió durante varios años más. Los bombardeos norteamericanos se intensificaron. Los vietnamitas defendían con inquebrantable decisión lo que era suyo. El 27 de enero de 1973 Hanoi, Saigón y el Gobierno Revolucionario Provincial (GRP) firmaron en París los acuerdos po¬los que se retiraron las fuerzas estadounidenses.

El 27 de enero de 1973, las delegaciones de Estados Unidos, Vietnam del Sur, Vietnam del Norte y del Gobierno Revolucionario Provisional (instaurado en una porción de Vietnam del Sur por el FNL) concluían las negociaciones de la Conferencia de París, firmándose unos acuerdos por los que se establecía el cese del fuego y la retirada estadounidense de Vietnam del Sur.

En marzo siguiente, los acuerdos se complementaron con otro que preveía la unificación de los dos territorios. Tras la retirada de las tropas estadounidenses, la guerra continuó por dos años más hasta que, en abril de 1975, se consumaba la victoria total del FNL y el fracaso definitivo de los Estados Unidos, con la toma de Saigón y la unión entre el Norte y el Sur,proclamándose la República Socialista de Vietnam en abril de 1976.

La retirada: Cada vez más estadounidenses se oponían a la guerra: no entendían por qué sus tropas luchaban en una guerra sin causa justificada. En 1965 tuvo lugar la primera gran manifestación contra la guerra y las protestas ganaron intensidad a medida que se reclutaba a más jóvenes y la televisión introducía la realidad de la guerra en la vida diaria de los hogares estadounidenses. Los últimos cinco años de la guerra resultaron especialmente sangrientos y penosos para ambos bandos. EE. UU. inició conversaciones de paz en París, en 1969, con la intención de encontrar una salida ordenada del conflicto. Las conversaciones continuaron hasta la firma de un acuerdo de paz el 27 de enero de 1973. Pasados 60 días, las tropas de EE. UU. dejaron Vietnam del Sur.

Consecuencias: La Guerra de Vietnam marcó un hito en la historia militar convencional, tanto por la amplitud del combate guerrillero como por el creciente uso de los helicópteros, que proporcionaron una gran movilidad en terrenos difíciles. Además, fue esencialmente una guerra del pueblo porque la mayor parte de la población civil fue movilizada para algún tipo de participación activa y padeció la situación de guerra casi en las mismas circunstancias que las fuerzas militares.

El amplio uso que hizo Estados Unidos de armas químicas como el napalm, mutiló y mató a miles de civiles; en tanto que el empleo de defoliantes, principalmente el llamado “agente naranja” utilizado para eliminar la cobertura vegetal, no sólo devastó el medio ambiente de un país esencialmente agrícola, sino que dejó perjudiciales secuelas para la salud física de los seres humanos —vietnamitas y estadounidenses— que estuvieron en contacto con ese agente químico.

Como resultado de ocho años de utilización de estas tácticas bélicas, se estima que murieron más de dos millones de vietnamitas, tres millones fueron heridos y cientos de miles de niños quedaron huérfanos. La población refugiada se ha calculado en 12 millones de personas; entre abril de 1975 y julio de 1982 aproximadamente 1 218 000 refugiados fueron reubicados en más de 16 países; otros 500 000 intentaron huir de Vietnam por mar, pero murió aproximadamente entre 10 y 15%, y los que sobrevivieron se enfrentaron más tarde con las trabas y cuotas de inmigración incluso en aquellos países que habían aceptado acogerlos.

Las pérdidas humanas estadounidenses alcanzaron la cifra de 57.685, además de 153.303 heridos. En el momento del acuerdo de alto al fuego había 587 prisioneros de guerra entre militares y civiles, los cuales fueron posteriormente liberados en su totalidad; sin embargo, una estimación actualizada no oficial calcula que todavía quedan unos 2.500 desaparecidos.

La Guerra de Vietnam también fue un hito en la historia de Estados Unidos. La derrota constituyó un golpe profundo al orgullo estadounidense y a la creencia de que su nación era invencible; afectó la confianza de los ciudadanos en su sistema de gobierno y se sintieron engañados por los líderes políticos que su voto había llevado al poder, pues les habían dado informes falsos acerca de la guerra.

Este sentimiento se hizo extensivo a los soldados que regresaban de Vietnam quienes. heridos física y moralmente, no fueron bienvenidos en su patria, ni recibieron tratamiento de héroes. Muchos de esos soldados pasaron por grandes dificultades para conseguir trabajo y readaptarse a la vida familiar; de acuerdo con datos del Departamento de Veteranos, medio millón de ellos sufrían problemas psicológicos relacionados con las experiencias de la guerra. El síndrome de Vietnam dejó huellas imborrables en toda una generación de jóvenes y en sus familias, tanto por los daños físicos producidos por las heridas de guerra y la exposición a los agentes químicos, como por el efecto psicológico provocado por el terrible recuerdo de la muerte y sufrimientos de numerosos civiles vietnamitas indefensos.

En el ámbito político internacional, la Guerra de Vietnam trajo consigo el desprestigio para Estados Unidos, en un mundo conmocionado por las imágenes que recibía a través de la televisión y de la prensa escrita, acerca de una guerra que se prolonga inútilmente por la presencia de Estados Unidos. En cambio, el bloque comunista salió fortalecido con la integración de un nuevo país miembro en un área de influencia de gran valor estratégico.

Los efectos de la guerra se dejaron sentir durante muchos años, aunque Vietnam es hoy un país pacífico y próspero.

LAS BAJAS: Un millón de soldados vietnamitas y 58.000 soldados de EE. UU. murieron en la guerra, además de 4 millones de civiles. Más de 153.000 soldados estadounidenses resultaron heridos de gravedad, mientras que se desconoce el número total de los heridos vietnamitas.

LA REPÚBLICA SOCIALISTA: Los Acuerdos de Paz de París se respetaron hasta enero de 1975, cuando se reanudó el conflicto. El 30 de abril, la ofensiva final de los comunistas capturó Saigón y en 1976 el país se reunifícó como República Socialista de Vietnam. Miles de personas que temían por sus vidas bajo el nuevo gobierno huyeron en embarcaciones y muchas se ahogaron antes de poder ponerse a salvo en los países vecinos. Con el tiempo, más de un millón de refugiados se establecieron en EE. UU.

DESAPARECIDOS EN COMBATE: En Vietnam más de 660 militares de EE. U U. cayeron prisioneros; 591 fueron repatriados tras el acuerdo de paz. Sin embargo, aún están desaparecidos en combate 2.400 hombres.
Las asociaciones de veteranos son un importante grupo de opinión en la política de EE. UU.

CAMBIOS Y DAÑOS: En 1968, el gobierno vietnamita cambió su política anterior, de línea dura comunista, por otra más liberal, de do/ mol («renovación»), y empezó a recibir inversiones extranjeras. EE. UU.
descargó más bombas sobre Vietnam que todas las que se lanzaron en Europa en la Segunda Guerra Mundial. Los daños de la guerra fueron inmensos y el país todavía depende de la ayuda exterior para su reconstrucción.

Los Documentos del Pentágono, escritos a partir de 1967 por iniciativa de Robert McNamara, secretario de Defensa de los Estados Unidos, pretendían constituir un estudio fidedigno y de riguroso secreto sobre la intervención norteamericana en Vietnam, desde 1945 en adelante. El estudio completo, realizado por 36 analistas del Departamento de Defensa, constaba de documentos expositivos y gubernamentales y abarcaba unos 7.000 folios.

A mediados de 1971, The New York Times (y posteriormente The Washington Post) comenzó a publicar extractos del estudio, basados en copias facilitadas por Daniel Ellsberg, antiguo funcionario del Pentágono. Por su delicado contenido, la publicación de los documentos provocó una tormenta legal y política de grandes dimensiones. He aquí algunas de sus revelaciones más importantes.

¿Por qué estamos en Vietnam?
Durante 20 años, el objetivo oficial de la política de los Estados Unidos en Vietnam consistía en proteger a los sudvietnamitas para que decidieran su futuro político.

Los Documentos del Pentágono revelaron, sin embargo, que los dirigentes norteamericanos se proponían controlar la suerte de dicho país. Concluida la conferencia de Ginebra de 1954, los Estados Unidos intervinieron para obstaculizar las elecciones que habían de celebrarse en 1956 y cuyo objeto era la reunificación del Vietnam.

Diez años más tarde, cuando en Saigón parecía configurarse un gobierno neutral o de coalición con inclusión de los comunistas, el presidente Johnson manifestó con absoluta claridad a Henry Cabot Lodge, embajador de los Estados Unidos en Vietnam del Sur, que «era preciso acabar… con las posiciones neutralistas». Otros documentos evidenciaban asimismo que la preocupación primordial de la Administración Johnson y sus predecesores no había sido tanto proteger al pueblo sudvietnamita como velar por el prestigio norteamericano.

Ello se desprendía de un memorándum secreto, dirigido al secretario de Defensa Mc Namara, que expresaba en porcentajes las prioridades de los Estados Unidos:
70 %: Evitar una humillante derrota de los Estados Unidos (de su reputación en concepto de garante).
20 %: Salvaguardar el territorio de Vietnam del Sur (y el entonces adyacente) de las manos chinas.
10 %: Lograr que el pueblo de Vietnam del Sur disfrute de una vida mejor y más libre.
Además: Salir de la crisis sin inculpaciones por los métodos utilizados.

SÍNTESIS DE LA ÉPOCA:

VIETNAM, CAMBOYA y Laos habían V sido colonias francesas desde el s. XIX. Durante la II guerra mundial fueron ocupados por Japón. Cuando los japoneses fueron derrotados en 1945, el Viet Minh, un movimiento vietnamita nacionalista liderado por el comunista Ho Chi Minh (1890-1969), declaró la independencia de Vietnam. Sin embargo, Francia recuperó sus colonias con la ayuda de Gran Bretaña.

UN PAÍS DIVIDIDO El Viet Minh inició una guerra de guerrillas contra los franceses. En 1954 se enfrentaron en la cruenta batalla de Dien Bien Phu, en Vietnam del Norte. Los franceses se vieron obligados a aceptar la derrota. Vietnam, Camboya y Laos obtuvieron la independencia. Sin embargo, Vietnam estaba dividido. En Vietnam del Norte subió al poder Ho Chi Minh, quien constituyó un estado comunista. En Vietnam del Sur se instauró un régimen pro-occidentalista, respaldado por Estados Unidos.

NGO DlNH DlEM El líder de Vietnam del Sur, el presidente Ngo Dinh Diem (1901-63), no contaba con el apoyo popular. Debido a su régimen autoritario en muchas ocasiones reprimió a sus subditos. Los survietnamitas reaccionaron organizando disturbios e incluso llegaron a quemarse vivos como protesta por su política. En las zonas rurales, las guerrillas comunistas agrupadas bajo el Vietcong, que recibía el apoyo de Vietnam del Norte, se enfrentaron a las tropas de Diem. En 1963 Estados Unidos respaldó el derrocamiento de Diem y su gobierno, pues suponían que no sería capaz de resistir el avance de los comunistas. Después de la muerte de Diem a manos de sus propios generales, en Vietnam del Sur se sucedieron una serie de breves gobiernos militares.

GUERRA CIVIL: En 1965, Vietnam del Sur estaba a un paso de caer bajo la influencia comunista del norte. Estados Unidos envió una fuerza de 500.000 hombres para resistir el avance comunista. La potencia de fuego y las bombas estadounidenses tuvieron un efecto devastador sobre todo el territorio de Vietnam. Durante la guerra, millones de civiles fueron muertos, heridos o expulsados de sus hogares. Un tercio de todo el territorio survietnamita quedó envenenado por las armas químicas o fue destruido por la potencia de las bombas y las granadas. A pesar de todo, en 1975 los comunistas obtuvieron la victoria y unificaron Vietnam. Sin embargo, el final de la guerra no significó el fin de tanto sufrimiento.

JEMERES ROJOS Camboya quedó devastada por los bombardeos estadounidenses y por la guerra de guerrillas. El movimiento comunista de Camboya, los jemeres rojos, vació las ciudades al obligar a la población a trabajar en el campo. Se calcula que unos dos millones de personas fallecieron en los “campos de la muerte”, debido a la dureza de las condiciones de vida, a las enfermedades o asesinados por los jemeres rojos. En 1979 los vietnamitas invadieron Camboya y expulsaron al gobierno de los jemeres. Esta organización prosiguió su guerra de guerrillas contra los vietnamitas.

LA POSGUERRA En Vietnam, las condiciones de vida eran durísimas, tanto por los efectos devastadores de la guerra como por la política económica comunista. En 1979, Vietnam libró una guerra fronteriza con China y combatió contra Camboya. Unas 700.000 personas, conocidas como “balseros” abandonaron el país en pequeñas y frágiles embarcaciones cuando las condiciones empeoraron.

CRONOLOGÌA

———1956———
Estados Unidos se encarga del entrenamiento militar del ejército survietnamita.

———1959———
El ejército estadounidense sufre las primeras bajas en Vietnam cuando el Vietcong ataca los cuarteles de los asesores militares norteamericanos.

———1961 ———
Los pilotos de helicópteros estadounidenses colaboran con las fuerzas survietnamitas. Se producen las primeras muertes de soldados norteamericanos en combate.

———1962 ———
A finales de este año, hay 11.000 asesores militares norteamericanos en Vietnam del Sur.

———1963 ———
El presidente survietnamita Ngo Dinh Diem muere asesinado después de un golpe de estado que recibe el apoyo de Estados Unidos.

———1964———
Barcos patrulleros norvietnamitas atacan la armada estadounidense en el golfo de Tonkin. Estados Unidos toma represalias y envía la aviación a Vietnam del Norte.

———1965———
Estados Unidos inicia la operación Rolling Thunder, que consiste en el bombardeo sistemático del territorio norvietnamita.
Los marines norteamericanos desembarcan en Vietnam del Sur. Se trata de las primeras tropas de infantería que entran en combate.

———1966———
A finales de año hay 385.000 soldados norteamericanos en Vietnam. Más de 5.000 mueren en combate.

———1967———
El número de efectivos de E.U.A. asciende a 486.000. Durante este año mueren 16.000 soldados norteamericanos.

———1968———
Las fuerzas comunistas atacan las principales ciudades survietnamitas en la Tet Offensive y sorprenden
al ejército de E.U.A. Las tropas estadounidenses masacran a unos 500 survietnamitas en My Lai.
La policía reprime una protesta contra la guerra durante la Convención demócrata de Chicago.
El presidente Lyndon B. Johnson ordena un alto en el bombardeo de Vietnam del Norte.
Durante este año mueren 14.592 soldados estadounidenses. El presidente electo Richard M. Nixon
promete hacer regresar los efectivos norteamericanos.

———1969———
Conversaciones de paz en París. Se inicia la retirada de las tropas estadounidenses.

———1970———
Las tropas de E.U.A. y Vietnam del Sur invaden Camboya.

——— 1972 ———
Las tropas norvietnamitas invaden Vietnam del Sur. Estados Unidos reinicia el bombardeo de Vietnam del Norte.
Las últimas tropas estadounidenses de infantería se retiran de Vietnam del Sur.
Los continuos ataques aéreos estadounidenses inflingen graves daños a varias poblaciones norvietnamitas.

———1973 ———
Se produce un alto el fuego y cesa la intervención militar de Estados Unidos en Vietnam.

———1974———
El Congreso de Estados Unidos vota por el cese de la ayuda militar a Vietnam del Sur.

———1975———
Las fuerzas norvietnamitas toman Saigón. Los últimos norteamericanos escapan en helicóptero desde el tejado
de la embajada de E.U.A.

DOCUMENTO RELIGIOSO SOBRE LA GUERRA DE VIETNAM:
“Revista Mensaje” Volumen XIX Agosto 1970 Pág.. 198

MENSAJE AL PRESIDENTE
“Quienes amamos a nuestra patria sabemos que Ud. está tratando de realizar las medidas políticas que le parecen más oportunas. Pero en su reciente discurso a la nación, acerca de la expansión de la guerra de Vietnam hasta Cambodia, Ud. ha invocado tres principios generales que nosotros, como gente religiosa, consideramos superficiales, falsos y perniciosos.

“Nos sentimos avergonzados que Ud., como Presidente, haya expresado tan pobremente la conciencia norteamericana en el citado discurso. Ud. no ha interpretado ni a Cristianos ni a Judíos, ni siquiera la conciencia de la mayoría de los norteamericanos.

“El primero de todos, es su reiterada insistencia sobre el tema de una derrota norteamericana. Hablar de una victoria o derrota en Vietnam es, ciertamente, un contrasentido, de acuerdo a la realidad de la situación allí existente, como Ud. muy bien sabe. Pero ¿cuál es la razón, señor Presidente, por la que sigue repitiendo que Ud. no presidirá una derrota norteamericana en Vietnam, como si ella equivaliera a terminar nuestra misión allá después de tantos años y luego como si la derrota fuera algo inmoral o nocivo para el alma? “Quien perdiere su vida la encontrará” hemos enseñado y cada día enseñamos a los demás. En su vida personal, señor Presidente, ¿no ha significado la derrota un bien inapreciable para su alma? ¿Es ello diferente en la vida de las naciones?

“No creemos que ni la conciencia cristiana ni la judía exijan a los norteamericanos hablar siempre de victoria ni tratar de salvar las apariencias a toda costa. Creemos más bien que es propio de la conciencia cristiana y judía el ser magnánimos, el ser grandes, el admitir errores y pecados, el convertirse y cambiar de giro cuando las vidas inestimables de nuestros hermanos indochinos y de nuestros hijos norteamericanos gritan por ser salvadas.

“El alto nivel tecnológico de destrucción usado en ese pequeño rincón arruinado del otro lado del mundo, violenta nuestras conciencias y no podemos tolerar por más tiempo semejante violación. Señor Presidente, no se escude detrás del Cristianismo y del Judaísmo en lo que Ud. está haciendo allá. Llame a eso insensibilidad, terror, chantaje; llámelo por su verdadero nombre, pero no lo llame conciencia.

“En segundo lugar, señor Presidente, con su reciente decisión Ud. ha llevado nuestra bandera nacional a un país sobre cuyo suelo el nuestro no tiene ningún derecho. No hemos sido invitados a entrar en Cambodia. Tampoco el gobierno Camboyano ha sido informado nunca acerca de nuestra llegada. ¿Quién cree Ud., que son los Estados Unidos, señor Presidente, para que podamos ir dondequiera y pisotear cualquier cosa debido a nuestro enorme potencial tecnológico? Nosotros no somos Dios ni tenemos derecho a jugar a ser Dios Tampoco podemos alegar en nombre de la conciencia que también nosotros podríamos hacer ilegalmente lo que nuestros enemigos hacen en la misma forma.

“En tercer lugar, señor Presidente, la justificación dada por Ud. a este acto de agresión internacional, y que nos degrada al mismo nivel que Ud. ha deplorado en nuestros enemigos, es netamente militar, originada en los organismos militares, dependiente de la información militar, del juicio militar, de los intereses militares, de la ejecución militar y de los propósitos militares.

“Señor Presidente, deje ya de dividir a la nación. Deje de quebrantar nuestras almas. Deje de separar nuestra lealtad hacia Dios de la lealtad de nuestra patria. Deje de conducir a nuestros hijos a despreciar la tierra en que nacieron. Deje de llevarlos a la muerte, la mutilación y a la misma tragedia que aflige a aquellos pueblos lejanos.

“Señor Presidente, le pedimos en nombre de Dios dar comienzo al proceso de reconciliación. Para lograrlo, no le queda otra alternativa que retirar inmediatamente todas las tropas de Cambodia, cortar inmediatamente la reanudación de los bombardeos a Vietnam del Norte y fijar públicamente una fecha clara para la total evacuación de todas las tropas y asesores militares de los Estados Unidos de todo el sudeste de Asia”.

(Firmado) Rev.Dr. David Hunter, National Council of Churches.
Rabbi Balfour Brickner, Union of American Hebrew Congrega-tions.
Dr. John C. Bennett, President of Union Theological Seminary.

UN VIDEO DE COMPLEMENTO SOBRE LA GUERRA DE VIETNAM


Ver: Uso de Armas Químicas en las Guerras