Biografía de Yasser Arafat

Vida de Barack Obama Carrera Política

BIOGRAFÍA DE BARACK OBAMA – SU CARRERA POLÍTICA –

Barack Hussein Obama es un político estadounidense perteneciente al partido demócrata, nacido el 4 de agosto de 1961 en Honolulu (Hawai). Obama fue elegido oficialmente presidente de los Estados Unidos de América el 4 de noviembre de 2008, ganando la elección  a John McCain, tomando el número 44 en la lista de los presidentes de Estados Unidos, pero sobre todo es el primer presidente afroamericano, y también uno de los presidentes más jóvenes de Estados Unidos.

Barack Obama Presidente 44 de EE.UU.

Nombre: Barack Obama
Nacimiento: 4 de agosto de 1961, Honolulu.
Educación: Universidad de Columbia, BA; Derecho de Harvard, doctorado en leyes.
Carrera: Líder de la Comunidad de Desarrollo del Proyecto Comunidades, 1985-1988; firma de abogados Miner Barnhill y Galland, 1993-2004; Senado del Estado de Illinois, 1997-2004; Senado de Estados Unidos, 2004-actualidad.
Familia: Casado desde 1992 con Michelle Robinson Obama; dos hijas, Malia, nacido en 1998; Sasha, nació en 2001.
Aficiones: Baloncesto, la escritura, el golf, el póquer, leer, pasar tiempo con su familia, ver «SportsCenter» de ESPN.

Obama era un miembro del Partido Demócrata y el senador de Illinois en el Senado de Estados Unidos desde 2005.

Obama fue educado en la Universidad de Columbia después de estudiar en Indonesia, sino también de Derecho de la Universidad de Harvard. En 1990, se convirtió en el primer presidente afroamericano del Harvard Law Review lo que ya es un hito.

En 1992, Barack Obama se casó con Michelle Robinson a quien  conoció en un bufete de abogados donde trabajaba. Se convirtió en Michelle Obama, su esposa dio a luz a dos hijas, Malia Ann y Natasha en 1998 en el año 2001.

SOBRE SU VIDA: Su biografía es algo excepcional, sobre todo debido a su exitosa campaña para la presidencia de Estados Unidos que ha abierto un nuevo capítulo en la política estadounidense.

Como decíamos Obama es el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, y tiene una historia de vida diferente de otros líderes de América hasta el momento. Es hijo de padre keniano y madre blanca del estado de  Kansas en Estados Unidos.

Obama se disparó a la fama como una prominencia nacional con un gran discurso en la Convención Nacional Democrática en 2004, que fue recibido con gran admiración y entusiamos, el mismo año fue elegido para el Senado de los EEUU del estado de  Illinois. Después de eso, en tan sólo cuatro años se alcanzó el mismo nivel que sus colegas políticos democráticos y arrebató la nominación de su partido a la Casa Blanca para ganar luego la carrera de elección presidencial contra el republicano John McCain.

Con un particular estilo de fina oratoria, de retórica elocuente y edificante, con una especial capacidad de inspirar el entusiasmo de los votantes jóvenes, que sumado al uso sofisticado de Internet como herramienta de campaña, Obama era sin dudas el candidatos del siglo 21.

En su campaña, Obama hizo hincapié en dos temas principales: el cambio de las costumbres de Washington en la realización de negocios con la nación y la invocación de los estadounidenses de diferentes orígenes ideológicos, sociales y raciales para unirse en el bien común.

El presidente Barack Obama en su discurso en la Convención Nacional Demócrata de 2004 expresó: «No hay un Estados Unidos de negros o blancos, o un  Estados Unidos de latinos, o un Estados Unidos de Asia; Hay solo un Estados Unidos de América. (…) Somos un solo pueblo, todos nosotros unidos bajo el juramento a la bandera de Estados Unidos, todos nosotros en la defensa de los Estados Unidos de América «.

El periodista Antonio Navalón, autor del libro «Paren el Mundo que me Quiero ENTERAR«, comenta que Barack Husein Obama tiene  muchas características comunes con Abraham Lincoln y las resume así: «Lincoln poseía una visión de la historia nacional que le daba la imparcialidad y la paciencia del leñador que nunca dejó de ser. Era un purista del comportamiento ético del gobierno, sujeto siempre al mandato sagrado de la Constitución, y estaba de acuerdo con la creencia bíblica: la búsqueda de la unidad para el desarrollo del pueblo, por el pueblo y con el pueblo. Sobre todas las cosas, Lincoln era esencialmente pragmático y estaba enfocado en un solo objetivo: consolidar la unión de los Estados Unidos de América.»

Para Obama el desafío para la sociedad estadounidense no sólo es encarar el cambio histórico que significa la elección de un hombre negro para gobernar un país fundado por los WASP (blanco, anglosajón y protestante), sino encontrar la solución al embrollo en que se ha convertido el día a día de esta nación.

Obama, como Lincoln, no ataca al hombre de otra raza, ni pretende redimir los abusos contra la suya. Ambos fueron capaces de comprender la complejidad humana y la similitud de sus conflictos.

Los primeros años: Los padres de Obama provienen de orígenes muy diferentes. Su madre, Ann Dunham, nació y se crió en un pequeño pueblo de Kansas. Después de que su familia se trasladó a Hawai, conoció a Barack Obama padre, un estudiante de becas de Kenia matriculado en la Universidad de Hawai. Se casaron en 1959, y el 4 de agosto, 1961, Barack Obama Jr. nació en Honolulu.

Dos años más tarde, su padre deja su familia, por un trabajo como economista del gobierno en Kenia. El joven Obama volvió a encontrarse con su padre sólo una vez, cuando ya tenía 10 años.

Cuando Obama tenía 6 años, su madre volvió a casarse, esta vez con un ejecutivo de petróleo de Indonesia. La familia se trasladó a Indonesia, y Obama asistió durante cuatro años a la escuela en la capital Jakarta. Finalmente regresó a Hawai, donde vivirá con sus abuelos maternos, y terminará la  escuela secundaria.

En su primer libro, Sueños de mi Padre, Obama describe su infancia como más turbulenta de lo habitual en la vida de otros adolescentes, mientras trataba de entender su herencia birracial, costumbre todavía  relativamente poco común en los Estados Unidos.

Se supone que arraigado en esa cultura negro-blanco puede haber ayudado a dar a Obama la visión social mas amplia que trajo a la política años más tarde. «Barack tiene una increíble habilidad para sintetizar realidades aparentemente contradictorias y hacerlos coherentes «, dijo su compañero de la facultad de derecho Cassandra Butts a la editora de la revista New Yorker Larissa MacFarquhar. «Este es un resultado de haber sido criado por una familia blanca y luego salir al mundo y ser visto como negro.»

Obama dejó Hawai para asistir a Occidental College de Los Ángeles durante dos años. Más tarde se trasladó a la ciudad de Nueva York y obtuvo una licenciatura de la Universidad de Columbia en 1983. En un discurso pronunciado en 2008, explicó su pensamiento en ese momento: «… cuando me gradué de la universidad, estaba poseído por una idea loca, trabajaría con el nivel de las clases mas bajas para lograr un cambio «.

En busca de su identidad y un futuro en su vida, Obama deja su trabajo como escritor económico con una empresa de consultoría internacional en Nueva York y se traslada a Chicago en 1985. Allí trabaja como organizador comunitario para una coalición de iglesias locales en sur de la ciudad, zona pobre de africanos-americanos.

«Fue en estos barrios donde recibí la mejor educación de mi vida y aprendí el verdadero significado de mi fe cristiana», Obama contó años más tarde en el discurso anunciando su candidatura presidencial.

Obama disfrutó de algunos interesante éxitos  en este trabajo, dando a los residentes de la zona sur su voz en temas como la reconstrucción económica, capacitación para el trabajo y los esfuerzos de limpieza ambiental. Sin embargo, consideró que su papel principal como organizador comunitario, fue como un catalizador para la movilización de los ciudadanos comunes, en un esfuerzo  para forjar estrategias locales destinadas a la autonomía política y económica.

Después de tres años de dicho trabajo, Obama llegó a la conclusión de que para lograr mejoras reales,  las comunidades pobres requieren la participación en un nivel mas alto, en el marco legal y político. Por lo tanto, asistió a la Escuela de Derecho de Harvard, donde se distinguió por haber sido elegido el primer presidente negro de la prestigiosa Harvard Law Review y se graduó magna cum laude en Derecho en 1991.

Con estas credenciales, «Obama podría haber hecho lo que quisiera», señaló David Axelrod, estratega de su campaña presidencial. Obama volvió a su ciudad adoptiva de Chicago, donde ejerció como abogado de derechos civiles y enseñó derecho constitucional en la Universidad de Chicago. En 1992 se casó con Michelle Robinson, que también se graduó en Derecho por la Universidad de Harvard, y trabajó para el registro de votantes en Chicago con el fin de ayudar a los candidatos demócratas como Bill Clinton.

Cada vez más comprometido con el servicio público, Obama decidió ocupar por primera vez a un cargo público en 1996, ganando un asiento de Chicago en el senado del estado de Illinois. En cierto sentidos, la carrera fue una progresión lógica de su trabajo anterior como organizador comunitario, y Obama aplicó mucha de esa misma amplia perspectiva – el político como un facilitador de los esfuerzos  para el ciudadano de base y constructor de coaliciones amplias – a su visión de política.

Entre sus logros en el ámbito legislativo en los ocho años que siguieron a la reforma del senado del estado fueron la financiación de campaña, recortes de impuestos para los trabajadores pobres, y mejoras en el sistema de justicia criminal del estado.

En el año 2000 Obama hizo su primera elección por el Congreso de Estados Unidos, fracasando al  desafiar a Bobby Rush, demócrata de Chicago reelecto en la Cámara de Representantes. Desalentado por la derrota abrumadora y en la búsqueda de lograr influencia más allá de la legislatura del estado de Illinois, tomó de su esposa Michelle la idea de postularse para el Senado de Estados Unidos en una arriesgada estrategia de «todo o nada» para avanzar en su carrera política, objetivo que logró en 2004. Siete demócratas y ocho republicanos participaron en las primarias de sus respectivos partidos por la candidatura al Senado. Obama capturó la nominación demócrata con facilidad, consiguiendo el mayor número de votos – 53% -.

El deseo de dar un impulso a la campaña de Obama con un papel destacado en la convención, sus habilidades de oratoria conocidos y una impresión muy favorable en el candidato presidencial John Kerry selló la decisión de elegir a Obama como el orador principal en la convención.

El discurso de Obama, con un lenguaje pulido, que penetra y emociona, expresó la necesidad de superar las divisiones partidistas y su llamamiento a una «política de esperanza» en lugar de una «política de cinismo», hizo más que animar a los participantes de la convención, Obama es catapultado por los medios de comunicación nacionales como una estrella en ascenso en el Partido Demócrata. Mas tarde pasó a ganar sin esfuerzo las elecciones del Senado en ese otoño, con una victoria aplastante con el 70% del voto popular. La victoria de Obama fue impresionante, ya que ganó en 93 de 102 condados del estado y capturó a los votantes blancos por un margen de dos a uno.

En el Senado, la crítica a la guerra de Irak ha sido una de sus marcas, que se remonta a un discurso en 2002, incluso antes de que comenzara la guerra, advirtiendo de las consecuencias de una guerra en oriente. También trabajó para fortalecer las normas éticas en el Congreso, mejorar la atención a los excombatientes, y aumentar el uso de combustibles renovables, política que aun hoy (2015) sigue difundiendo en sus discursos de cada visita presidencial.

Candidato a Presidente: La larga campaña electoral primaria demócrata del 2008, con las elecciones o asambleas (anteriores) en los 50 estados, fue histórico.  Cuando Barack Obama y otros siete contendientes por la nominación presidencial demócrata comenzaron a organizarse en 2007, las encuestas de opinión ponen constantemente Obama en segundo lugar detrás de la presunta favorita, la senadora por Nueva York, Hillary Clinton. Obama, sin embargo, con su popularidad y emotiva oratoria, fue un gran éxito en la primera etapa de la carrera al alistar sus seguidores entusiastas, especialmente entre los jóvenes, que crearon una organización de la campaña a nivel nacional y la recaudación de fondos a través de Internet.

Hillary Clinton

Hillary Clinton (1947- ), abogada y política estadounidense, esposa del presidente de Estados Unidos Bill Clinton (1993-2001).Hillary Rodham, su nombre de soltera, nació en Chicago, el 26 de octubre de 1947. Estudió Derecho en la Universidad de Yale, donde conoció a su futuro marido.

En las primeras primarias nacionales, celebradas en Iowa el 3 de enero de 2008,  Obama obtuvo una inesperada victoria sobre Clinton. El triunfo de Iowa ha cambiado las reglas del juego, como publicaba el Washington Post: «La derrota de Clinton ha alterado el curso de la carrera mediante la llegada  de Obama como su principal rival  el único candidato con el mensaje, la capacidad de organización y los recursos financieros para desafiar a su situación favorito «.

Por último 4 de noviembre de 2008, Barack Obama fue elegido presidente de los Estados Unidos de América con el 63% de los votos contra McCain. Fue juramentado 11 semanas más tarde, el 20 de enero de 2009 y obtuvo sus derechos como presidente. El mismo año, Barack Obama recibe el Premio Nobel de la Paz por sus «esfuerzos extraordinarios para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos».

El 4 de abril de, 2011 Barack Obama anuncia que él será nuevamente el candidato para las elecciones presidenciales, y por lo tanto se postulará para un segundo mandato. El 6 de noviembre de 2012, Barack Obama gana la reelección con el 51% de los votos, se convierte en el primer presidente despúes de Roosevelt en ejecutar dos períodos consecutivos.

Barack Obama sigue sumando popularidad , y su adicción a las redes sociales twitteado sus ideas y su campaña a través de su cuenta de Twitter. Él es una de las 10 personas más influyentes en Twitter con más de 55 millones de suscriptores.

Su presidencia se inicia en un contexto de guerra en Irak con el compromiso de Obama para poner fin a la presencia militar de Estados Unidos en Irak, también la guerra en Afganistán y no solo la crisis casi permanente en el Oriente Medio, sino también de la crisis económica y Estados Unidos y financiera global.

El Congreso aprueba un presupuesto adicional adicional de 250 mil millones de dólares para el rescate de los bancos de Estados Unidos y $ 200 millones de dólares para Afganistán e Irak, con la expresa  intención de reducir a la mitad el déficit de Estados Unidos para el año 2013 estimado en 1.750 millones de dólares para el año 2009.

OBAMA Y MICHELLE: Obama —como todo buen hombre que logra construir un hogar equilibrado— es lo que es gracias a su esposa. Ella es la encargada de recordarle que no es «un mesías que lo arreglará todo», pero al mismo tiempo es el motor que lo ha impulsado a continuar en una carrera que tiene como lema: «Juntos podemos lograr un cambio».

Michelle Obama

Esta mujer sabe que la política debe ser práctica y dar resultados antes que aportar inspiración y sueños poco terrenales. Por lo mismo, fundó un programa para entrenar líderes y ayudar a jóvenes a desarrollar habilidades que pudieran ser funcionales en el mundo de hoy dentro del sector público.

La sinceridad de Michelle ha llegado a tal punto que criticó en público el tamaño de las orejas de su marido, su mal aliente por las mañanas y la tensión que existió entre ellos cuando él estaba enfocado en su carrera política y ella estaba sola en casa cuidando a sus dos pequeñas hijas.Todo lo dicho le ha permitido ser vista como una mujer cotidiana y libre.

Fuente Consultada: Libro de Antonio Navalón,  «Paren el Mundo que me Quiero ENTERAR«

Tratado de Paz Guerra Egipto-Israel Acuerdo Arafat-Yitzhak

Tratado de Paz de Medio Oriente Clinton Acuerdo entre  Arafat-Yitzhak 

El apretón de manos asombró al mundo. El presidente de la OLP, Yasser Arafat, se levantó con impaciencia; el primer ministro israelí Yitzhak Rabin necesitó un codazo del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, que acogió la ceremonia de la firma en el jardín de la Casa Blanca, pero por fin, el 13 de setiembre de 1993, los lideres de dos pueblos que llevaban 45 años en guerra se dieron la mano.

Sólo habían concluido un tratado preliminar pero significaba la mayor esperanza para Oriente Medio desde los acuerdos de Camp David de 1978.

La Imagen recorrió el mundo: acompañados  por Bill Clinton (centro), Yitzliak Rabin  Desde (izquierda) y Yasser Arafat se dan la mano  en la Casa Blanca.

El impulso para el compromiso se había dado desde varias direcciones. Desde diciembre de 1987, el alzamiento de la Intifada forzó a los dirigente de la OLP a conseguir algún logro para ofrecer a su pueblo.

Cuando esta revuelta logró que los fundamentalistas islámicos obtuvieran más adeptos, los lideres israelíes empezaron a ver a la OLP como un mal menor. El final de la Guerra Fría implicaba que ningún bando podría contar con el apoyo de las superpotencias rivales para una beligerancia perpetua.

El apoyo de la OLP a Irak durante la Guerra del Golfo (1990-1991) provocó que los gobiernos árabes le retiraran su ayuda. Muchos israelíes estaban cada vez más disgustados con el costo moral de los territorios ocupados.

Aun así, las conversaciones entre los palestinos e Israel, iniciadas en 1991, llegaron a un punto muerto.

El acuerdo actual era el resultado de negociaciones secretas que sólo conocían altos funcionarios de ambos bandos.

El pacto de paz estipulaba cinco años de autogobierno provisional de los palestinos en los territorios ocupados, empezando en la franja de Gaza y en Jericó, y negociaciones para un arreglo permanente, programadas para 1995.

Al cabo de nueve meses, los soldados israelíes reducirían su presencia en Cisjordania y se realizarían elecciones para un Parlamento palestino. Israel seguiría siendo responsable de la seguridad de la frontera para proteger a sus ciudadanos (entre ellos 134.000 colonos) de los territorios.

A pesar de los graves aplazamientos y de la continuación de la violencia, el pacto entró en vigencia en 1994 y Arafat regresó triunfalmente a Jericó.

No obstante, el futuro estaba plagado de obstáculos, sobre todo en Gaza, donde los campos de refugiados seguían engendrando odio. «Es muy fácil para cualquiera iniciar una guerra pero es muy difícil conseguir la paz», -advirtió el presidente de la OLP.

Fuente Consultada: El Gran Libro del Siglo 20 (Clarín)

El eje del mal sudamericano para EE.UU.-Bush-

Chavez-Fidel Castro Ataque a Irak

Los cada vez más frecuentes encuentros entre Hugo Chávez y Fidel Castro son vistos con gran preocupación por la administración Bush. Más preocupado por Medio Oriente, mira de reojo cómo Venezuela se convierte en una cabecera de playa cubana en Sudamérica. El acercamiento del presidente venezolano a Irán y el poder del petróleo. El fantasma de la crisis de los misiles por Cuba en los ‘60 vuelve a sobrevolar Washington. Bolivia, una zona convertida en botín de guerra.

La Sociedad Chavéz-Castro

La lucha eterna entre el Bien y el Mal es la trama misma de todos los mejores melodramas. De los más duraderos también. Hace tres años, el presidente George W Bush reveló al Congreso norteamericano la existencia de un «Eje del Mal” compuesto por Irak, Irán y Norcorea. y proclamó que sería el más mortal de los pecados dejarle desarrollar armas nucleares. Después de la invasión de Irak en 2003, se descubrió el fiasco de la inteligencia norteamericana: el brutal régimen de Saddam carecía de cualquier arma refinadamente siniestra. Y lo que fue peor, la agresión anglonorteamericana significó un aliciente para iraníes y norcoreanos en sus renovadas carreras en el armamentismo atómico.

Acaso Dios castigue a los falsos profetas. Hace un par de meses, al teológico Bush le tocó soñar una de sus peores pesadillas, y la menos anticipada en sus propios términos.

El presidente venezolano Hugo Chávez, en una feria de tecnología iraní en Caracas, anunció provocativamente que su país desarrollan tecnología nuclear. En el lenguaje de Washington, por momentos tan poco refinado como las armas de Saddam, esto quiere decir: la bomba atómica en manos de Fidel Castro. El enemigo de siempre, al que los norteamericanos habían desahuciado, ganó sin un solo es fuerzo propio dirigido a ese fin aquello por lo que murió el Che Guevara. Hoy Cuba tiene un pie firme en Sudamérica. Una cabecera de playa: mucho más, mucho mejor que un foco.

Ya había renunciado Bush a su retórica de] eje maligno cuando Chávez se postula como candidato para antagonizarlo. Y aspira a su lugar de honor en la liga mayor de los malvados. Mientras que los ayatolas iraníes, no menos teológicos que el presidente norteamericano, rechazan con indignación cualquier acusación de malevolencia, el líder de la revolución bolivariana (cuyo color simbólico es el rojo) reclama para sí ese lugar.

El melodrama sigue. Ya la secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice dijo, con metáfora algebraica esta vez, que Chávez era la “influencia negativa” en la región. Y el jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, celebró a fines de julio “la importancia estratégica” de la firma del CAFTA, el tratado norteamericano de libre comercio con América Central. “Un voto de seguridad nacional”, explicó Rumsfeld. Voto estratégico, porque busca apartar, con la diplomacia de los dólares, a las pobres naciones centroamericanas de la peor tentación: el dinero y el petróleo —lo uno por lo otro— de Chávez. Hacía tiempo que no se veía a los republicanos hacer tanto lobby por un tratado internacional.

Como lo reprimido, el fantasma de la crisis de los misiles retornó al continente americano. Allá por principios de los ‘60, un Fidel Castro amenazante permitía la instalación de misiles soviéticos en la isla, a 90 millas de Estados Unidos.

Las dos K de entonces, Kennedy y Kruschev, resolvieron en el último minuto la cuestión más caliente que conoció la historia de la Guerra Fría. Ahora, el presidente de un país riquísimo en petróleo, posando montado en una bicicleta de fabricación iraní, se declaró preocupado por la futura escasez de hidrocarburos e interesado en las fuentes alternativas de energía. Y anunció un plan nuclear.

Claro que no es “para hacer bombas y lanzárselas a una ciudad, matando a un millón de personas como hicieron los norteamericanos”. En su anuncio, tocó una por una todas las fibras de la administración Bush. Señaló que Brasil ya tiene un programa avanzado y que la Argentina está en camino de resucitar el suyo (lo que fue después nerviosamente desmentido por la Cancillería argentina). Y después agitó el espectro bolivariano y peronista y tercerista de una Latinoamérica potente. Y unida contra Estados Unidos.

El anuncio de Chávez se dibujaba sobre el fondo de otros que resultan menos espectaculares, pero cuyo cumplimiento parece más inmediato e inexorable. En marzo, su República Bolivariana informó de la compra a Rusia de 100 mil fusiles AK-47 Kalashnikov y 40 helicópteros, a España de cuatro corbetas misilísticas, a Brasil de una flotilla de aviones de combate Superlucanos, y a Chinade un satélite de comunicaciones, un sistema de radares, y uniformes y botas para su ejército. En ese momento, el gobierno norteamericano ya tenía lo que le faltaba para demonizarlo una vez más en el escenario mundial. Pero Chávez fue más lejos, e invitó a Caracas al iraní Mohammed Jatami, el presidente de un posible blanco futuro en la guerra, o la justicia infinita norteamericana. Allí lo condecoró, firmó 22 acuerdos de cooperación bilateral y se hizo abanderado del programa nuclear de Irán. ‘Irán tiene todo el derecho, así como lo han hecho muchos otros países, de desarrollar su energía atómica, de continuar sus investigaciones en ese campo”, dijo en aquel momento.

El anuncio del futuro plan nuclear bolívaro-venezolano lo hizo Chávez desde su programa radiotelevisivo Aló Presidente, que ese día, por provocación, se emitía desde plena feria iraní. El programa es largo como los discursos habaneros de Fidel (dura más de cuatro horas), pero es interactivo y nunca mono-lógico. Es la revolución en formato de talkshow. Y, a diferencia de Fidel, como los norteamericanos reconocen a regañadientes, Chávez fue elegido en elecciones democráticas. O, acaso mejor, en un plebiscito permanente. Nunca dejaron de aclamarlo con nítidas mayorías los votantes de un país de 26 millones de habitantes que lo hizo presidente en 1998. después lo respaldó para reformar la Constitución y adoptar un texto socialista, lo votó de nuevo como presidente con la nueva Carta Magna en 2000, lo defendió del efímero golpe de 2002 y lo confirmó en un referéndum en 2004.

En las plazas y mercados caraqueños se venden llaveros y otras efigies de Chávez en rigurosa boina y uniforme militar. Los que las compran son los mismos que ya desde 1992, cuando fracasó en una intentona golpista contra el gobierno, ven a este ex oficial de paracaidistas como “abanderado de los humildes”. No es una ilusión de los sentidos. El gasto social del gobierno de la revolución bolivariana es enorme, y aun sus opositores, como el intelectual Teodoro Petkoff (un gran referente de la izquierda setentista) que habla de «gran fraude”, admiten que los efectos del gasto llegan a sus legítimos beneficiarios.

Los programas sociales son llamados “misiones”. En los más célebres, se da asistencia médica gratuita a un país en el cual los años de la “Venezuela saudita” generaron una pésima distribución de la renta nacional. Entre 16.000 y 30.000 médicos cubanos (las cifras varían, los opositores se quejan de que los planes no se pueden monitorear) realizan cirugías todos los días hábiles, dan medicamentos gratis a sus pacientes, visitan enfermos en sus domicilios. A cambio, Venezuela vende petróleo subsidiado al país de Castro.

El régimen de Caracas ha llegado a convertirse para Cuba en el mejor amigo después del abandono del de Moscú. La alianza de Chávez con Castro ha subvertido el embargo comercial norteamericano. Es un golpe fuerte a la permanente ofensiva de Washington contra su inclaudicable enemigo en la región. Así como la negativa de Chávez a colaborar en la guerra colombiana contra las drogas y las guerrillas es un duro golpe al mejor aliado de Washington en Sudamérica. Entretanto, Cuba respondió de otro modo ante los estragos y sufrimientos provocados por el huracán Katrina: 1.100 médicos duermen en el aeropuerto de La Habana, esperando una luz verde —que todo hace pensar que nunca llegará— para ir a atender a las víctimas en los mortuorios hospitales públicos norteamericanos.

Las clases medias venezolanas dicen que los médicos cubanos, como los entrenadores deportivos también importados, son agentes de difusión del comunismo. A esas mismas clases medias, sin embargo, no les repugna hacer sus compras en los supermercados Mercal, una empresa estatal creada por Chávez para que a nadie le falte comida. Es una empresa comercial como cualquier otra, sólo que algunos precios están subsidiados por el gobierno. Un pollo congelado brasileño, por ejemplo, cuesta 1.900 bolívares por kilo (algo así como 0,90 dólares). El subsidio de Mercal cuesta al Estado 25 millones de dólares por mes.

Un pueblo sano y alimentado ha de educarse. Tampoco le han faltado planes educativos al gobierno de Chávez: de alfabetización de adultos, de educación primaria y secundaria, de inserción en la universidad. Existen planes de capacitación (y por cierto créditos) para el lanzamiento de pymes, generalmente bajo la forma de cooperativas.

La aplicación de ley de expropiación de las tierras improductivas ganará campos de pastoreo, cría y labranza a los “sin tierra” venezolanos. Es la “guerra al latifundio” lanzada por Chávez (los analistas comentan que si el vocabulario de Castro es o era revolucionario, en el del presidente de la Bolivariana las metáforas predilectas son militares). Hasta ahora sólo dos grandes propiedades, una de la empresa británica Vestey, han sido parcialmente expropiadas. Pero la productividad de cientos de otras ya se encuentra bajo examen.

Este es el modelo que Washington teme que se expone. Y el gobierno de Chávez, que sueña el sueño bolivariano de unión o al menos de una hegemonía latinoamericana que le disputa a Brasil, quiere exportarlo por todos los medios. Una de las maneras de difundirlo en la misma que sirvió, no sin probada eficacia para el american way of life: la televisión. E] 24 de julio inició sus emisiones piloto Telesur la respuesta bolivariana a CNN. Con un costo inicial de 10 millones de dólares, pagado ev sus tres cuartas panes por el petróleo venezolano, y la participación de Cuba, la Argentina y Uruguay, el canal propone que los latinoamericanos puedan verse “con sus propios ojos,,.

Cuando Castro quiso exportar su modelo, el modo elegido, aunque no siempre abiertamente endosado por el Líder Máximo, fue el foquismo guevarista. Que llevó a la muerte del héroe en Bolivia, ya la posterior y explícita renuncia castrista a toda exportación por esos métodos. Si hoy Venezuela puede exportar su modelo, a nadie se le esconde que lo debe al petróleo y sus altos precios actuales. En 2004, año del que se conocen ya las cifras totales, las exportaciones llegaron a los 29.000 millones de dólares (85 por ciento de total de las exportaciones venezolanas), 7.000 millones más que en 2001. Apenas menos evidente resulta la extrema vulnerabilidad de la economía venezolana a cualquier caída de los precios internacionales del crudo, que significaría una espiral en el infierno de la inflación y la recesión. Todo invita a creer que nada de esto ha de temerse, sin embargo, antes de diciembre de 2006, cuando en nuevas elecciones Chávez gane otros seis años de presidencia. Entretanto, en 2004, a través de la estatal PDVSA (Petróleos de Venezuela), el gobierno obtuvo directamente el 52 por ciento de sus ingresos, unos 25.000 millones de dólares. Y además, PDVSA entregó unos 4.000 millones adicionales para programas sociales.

A través del petróleo, de explícitas alianzas petroleras, también se consolida el sueño bolivariano de unificación o regionalización. En mayo, bajo el nombre de Petrosur, ministros del área energética de la Argentina, Brasil y Venezuela anunciaron que colaborarán en proyectos comunes en sus tres países —los más importantes la exploración petrolera en el Orinoco y la construcción de una refinería en el tradicionalmente pobre nordeste brasileño—. En junio, Venezuela estableció Petrocanbe, que vende petróleo barato, con créditos generosos, a los países caribeños —y de paso gana su voto casi automático en todos los foros internacionales—. A fines de julio, Chávez propuso la creación de Petroandina, en la que los países productores de petróleo de los Andes colaborarán en oleoductos y refinerías.

El único posible rival de Chávez como líder de la izquierda latinoamericana era el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, el primer obrero que llegaba a la primera magistratura en su país. Pero a la falta de cohesión estructural entre Brasil y el resto del subcontinente (Mercosur excluido), a la barrera lingüística, se sumaron los primeros pasos de Lula en la presidencia, que lo sumieron en un descrédito que ahora debe remontar. En primer lugar, una política económica que si bien no desatendió los planes sociales y las promesas del “Hambre Cero”,

sumió al país en una reestructuración, saneamiento del Estado, aumento de los impuestos, y otros aprietes que fueron benditos por el FMI y otros organismos internacionales desafectos a la izquierda. A eso se sumó el escándalo por la corrupción en el gobernante Partido de los Trabajadores y por las coimas para comprar votos en el Congreso. La respuesta de Chávez fue divertida, o irónica, o insolente: ya se ha convertido en el sponsor de una escola do samba para el próximo carnaval de Río. El tema de la escola será:

“Viva la Revolución”.

“La doctrina Maisto ya no corre”, declaró el halcón norteamericano Tom Shannon, analista senior del Consejo de Seguridad Nacional, especialmente bien escuchado en la Casa Blanca. Se refería a John Maisto, representante norteamericano ante la OEA y partidario de atender a lo que Chávez hace, nunca a lo que dice. “Hoy no hay opción militar contra Chávez, salvo que cruce la línea”, agregó. Es decir que la hipótesis siempre existe, y las compras de armas de Chávez se dirigen a intentar contrarrestarla. Los viejos FAL belgas irán a un ejército de reserva que siempre crece, aunque los norteamericanos (y acaso también el presidente colombiano Álvaro Uribe) teman que vayan a manos de la guerrilla de las FARC en el país vecino.

Castro tiene 78 años, y a su muerte en los próximos años el comunismo en Cuba vivirá cambios seguramente dramáticos. Chávez no es comunista y, contra lo que dice Washington, su única ayuda efectiva y probada en América va a manos de partidos políticos legales que operan en democracias, como el sandinismo nicaragüense y el MAS (Movimiento al Socialismo) boliviano. Justamente con la presencia de Evo Morales, líder campesino cocalero y líder del MAS, y con la de Castro, Chávez lanzó un área de libre comercio ALBA como alternativa contra el agonizante ALGA de los norteamericanos.

En noviembre, en la cumbre de las Américas que se celebrará en Mar del Plata, George W Bush, todavía preocupado por Irak, desolado y victimizado por el huracán Katrina, acudirá, una vez más, con las manos vacías para Latinoamérica. No podrá reprochar un defensor de la lógica del mercado que la atención de los otros invitados a la cita balnearia se dirija a quien practique, con menos inconsecuencia o improvisación de la que le reprochan, una adecuada diplomacia con unos petrodólares que por entonces valdrán aún más caros, gracias, entre otras cosas, a Katrina.

Para noviembre, otra pesadilla norteamericana podría haberse hecho realidad: la presencia chavista en Bolivia, apoyando al cocalero socialista Evo Morales y conduciéndolo, o al menos acompañándolo, a una firme victoria en las elecciones presidenciales de diciembre. Cuarenta años después, el aniversario del asesinato del Che en Bolivia sería recordado con todos los honores por un gobierno socialista en La Paz. Y acaso Fidel y Chávez podrían ser los oradores más facundos, o los más extensos. La CNN estaría proscripta, y en la Casa Blanca tendrían que sintonizar Telesur.

POR ALFREDO GRIECO Y BAVIO

Cronologia del Desarme Nuclear Tratado de Prohibicion de Pruebas

Cronología del Desarme Nuclear
Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares

Antes de la era nuclear, ninguna guerra, por más sangrienta y larga que hubiera sido, había amenazado la existencia de la especie humana.

Con el desarrollo del armamento termonuclear, esta alternativa se volvió posible.

En cierto sentido, la carrera armamentista nuclear encerraba una contradicción: si el objetivo de la guerra es la victoria, una situación de guerra nuclear hacía difícil, si no imposible, distinguir entre vencedores y vencidos.

La justificación del desarrollo y fabricación de armamentos cada vez más potentes y más letales era, entonces, paradójica: se trataba de instaurar un equilibrio del terror, según el cual, la amenaza recíproca de destrucción era la garantía de la paz.

Es decir, la guerra se tornaba imposible por el hecho de que ninguno de los contendientes podía ganarla, y, al mismo tiempo, la amenaza tenía que ser real -y la guerra posible- para que el equilibrio del terror funcionara.

El mundo clama por el DESARME general, pero el resultado pareciera ser el opuesto: multiplicación del armamento, nuevas instalaciones de misiles cada vez más efectivos, en tierra y bajo las aguas, e incluso el proyectó —ya en vías de ejecución— de instalar artefactos nucleares en el Espacio.

El Desarme Nuclear Tratado de Prohibicion de Pruebas Nucleares

EL MUNDO A FAVOR DEL DESARME

Los hombres de ciencia más destacados, advierten enfáticamente los peligros que corre la humanidad. A ellos se suman las más autorizadas voces del mundo, religiosas y civiles, compartiendo la misma preocupación.

Incluso, ciudadanos de los más diversos países publican manifiestos, recogen firmas y llevan a cabo actos de protesta activa contra el armamentismo.

El problema así considerado, parece ser insoluble puesto que ninguna de las potencias se atreve a desarmarse unilateralmente y tampoco confía en que lo haga su adversario.

Con todo, podemos esperar que si bien al presente constituye un ideal, el Desarme deberá convertirse en realidad: lo opuesto sería resignarse a la autodestrucción de la Humanidad.

Dado que en la actualidad el desarme general pareciera ser una utopía, se tiende a alcanzar acuerdos limitados entre las naciones rivales, que progresivamente logren la meta final.

Entre otras propuestas, el esfuerzo mundial, dirigido por las Naciones Unidas tiende a:

Poner fin o por lo menos atemperar la «guerra fría» que desde hace años enfrenta al bloque Capitalista y al Socialista.

Eliminar los focos de tensión actualmente existentes en numerosos lugares del planeta, solucionando las controversias en forma pacífica.

Desalentar la actividad de las empresas traficantes de armas, derivando sus intereses hacia otras producciones.

• Limitar la compra de armas de los países no desarrollados y más necesitados de alimentos que de artefactos bélicos.

Proceder mediante convenios a una gradual reducción de los ejércitos y armas convencionales en forma ajustada a las reales necesidades de defensa del país.

Organizar un sistema efectivo de control de desarme, fiscalizado por las Naciones Unidas.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

CRONOLOGÍA

Agosto de 1942: Proyecto Manhattan para desarrollar la primera arma nuclear. Emplea 130.000 personas y gasta U$s 2.000 millones.

16 de julio de 1945: EE. UU. lleva a cabo la primera prueba nuclear, con una potencia equivalente a 20.000 ton. de TNT.

6 de agosto de 1945: EE. UU. arroja la bomba atómica sobre Hiroshima. Mueren más 140.000 personas en pocos meses.

9 de agosto de 1945: Se arroja una segunda bomba sobre Nagasaki, murieron aproximadamente 74.000 personas.

24 de enero de 1946: La ONU exige la eliminación de armas atómicas.

29 de agosto de 1949: La Unión Soviética prueba su primea bomba nuclear, conocida como «Primer Relámpago».

3 de octubre de 1952: Primera prueba nuclear del Reino Unido en Australia.

1º de noviembre de 1952: EE. UU. prueba la primera bomba de hidrógeno, es 500 veces más poderosa que la bomba de Nagasaki.

9 de julio de 1955: Einstein y otros importantes científicos emiten un manifiesto, advirtiendo acerca de los peligros de la guerra nuclear e instan a todos los gobiernos a resolver sus disputas de manera pacífica.

1 de diciembre de 1959: Firma del Tratado Antártico donde se establece que «queda prohibida cualquier explosión nuclear y eliminación de desechos radioactivos en la Antártida».

13 de febrero de 1960: Francia prueba su primer arma nuclear y la hace explotar su primera bomba atómica en el desierto del Sahara.

30 de octubre de 1961: La Unión Soviética hace explotar la bomba más poderosa,bautizada con el nombre «Bomba del Zar» de 58 Megatones.

16 al 29 de octubre de 1962: Crisis de los misiles en Cuba.

16 de octubre de 1964: China lleva a cabo su primera prueba de armas nucleares China hace explotar su primera bomba atómica.

14 de febrero de 1967: En México, se firma el Tratado de Tlatelolco, que prohíbe las armas nucleares en Latinoamérica y se convierte en una región libre de armas nucleares

1 de julio de 1968: Se firma un Tratado de no Proliferación de armas nucleares donde se estipula que  los estados que no tienen armas nucleares acuerdan no comprarlas y los estados que las tienen se comprometen al desarme.

18 de mayo de 1974: India lleva a cabo su primera prueba nuclear India lleva a cabo una prueba subterránea en Pokharan en el desierto de Rayastán.

12 de junio de 1982: La mayor manifestación antibélica de la historia, se concentran mas de 1.000.000 de personas en Central Park (Nueva York)

6 de agosto de 1985: Se firma Tratado sobre la Zona Libres de Armas Nucleares del Pacífico Sur en Rarotonga, donse se prohíbe la fabricación, el emplazamiento o la prueba de armas nucleares dentro de la zona.

30 de septiembre de 1986: Se descubre el programa nuclear de Israel Israel y se supone que podría tener hasta mas 100 armas nucleares.

Del 11 al 12 de octubre de 1986: las potencias mundiales, Reagan y Gorbachov debaten sobre la abolición de armas nucleares.

8 de diciembre de 1987: Se firma el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio entre EE.UU. y URSS para eliminar todos los misiles terrestres con alcances que van de las 300 a las 3.400 millas.

15 de diciembre de 1995: El sudeste asiático se convierte en un zona libre de armas nucleares.

11 de abril de 1996: África se convierte en una zona libre de armas nucleares y se comprometen a no fabricar, probar o acumular armas nucleares.

8 de julio de 1996: La Corte Internacional de Justicia dice que las armas nucleares son ilegales

24 de septiembre de 1996: El Tratado de Prohibición Completa de las Pruebas Nucleares se abre para la firma El Tratado de Prohibición Completa de Pruebas Nucleares se abre para la firma en las Naciones Unidas. China, Francia, el RU, Rusia y EE. UU. firman el tratado. India dice que no lo firmará.

27 de noviembre de 1996: Bielorrusia retira su último misil nuclear y lo entrega s a Rusia para ser destruido. También hacen los mismo Ucrania y Kazajistán como las ex repúblicas soviéticas que se han deshecho de todas sus armas nucleares.

Mayo de 1998: India y Pakistán llevan a cabo pruebas nucleares. India lleva a cabo tres pruebas nucleares subterráneas en sus primeros 24 años. En un caso, se trata de un arma termonuclear. Más tarde, en mayo, Pakistán prueba seis armas nucleares en respuesta a las pruebas de India.

9 de octubre de 2006: Corea del Norte lleva a cabo una prueba de armas nucleares, convirtiéndose así en el octavo país con armas atómicas y es condenado internacionalemente.

30 de abril de 2007: Una Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares se lanza en Viena, y convoca al inicio inmediato de las negociaciones para una convención que prohíba el uso de armas nucleares de manera comprobable.

La Carrera del Desarme Nuclear

Los misiles de octubre repercutieron hondamente en el ánimo de los gobernantes de las potencias mundiales.

El sopesar las consecuencias de una guerra nuclear llevó casi inmediatamente a los Estados Unidos va la Unión Soviética a firmar en Moscú el Tratado de Prohibición de las Pruebas Nucleares (1963) ya un primer acercamiento en materia de desarme.

Sin embargo, las conversaciones ejecutivas sobre este tópico sólo se inician en 1969 cuando se establecieron las negociaciones para la limitación de armas estratégicas (SALT).

Inicialmente tenía amplias perspectivas, pero el contexto político internacional las limité prontamente a los sistemas balísticos defensivos (AMB) ya un acuerdo interno de duración limitada de cinco años sobre el armamento ofensivo estratégico.

El SALT I, con todas sus limitaciones y aplazamientos de los temas difíciles, fue un buen comienzo, y el acuerdo firmado en Moscú, en mayo de 1972 por Nixon y Brezhnev.

Ese mismo año se iniciaron las negociaciones de SALT II y luego de establecerse una fórmula para el marco general del acuerdo, las conversaciones se estancaron y no fueron reabiertas sino hasta la oportunidad que llegó a la presidencia de los Estados Unidos, Jimmy Carter.

El acuerdo SALT II dio origen a la cumbre de Viena, donde concurrieron Brezhnev y Carter, pero el acuerdo, al no resolver algunos puntos delicados, no fue ratificado por el Senado norteamericano y su aplicación práctica quedó reducida a la buena voluntad de las potencias.

Con la administración Reagan se reafirmó la improcedencia del acuerdo SALT II y se decidió enfrentar el problema reduciendo en forma significativa el número de fuerzas estratégicas.

Las Strategic Arms Reduction Talks (STAR) se iniciaron en Ginebra en 1982, con la propuesta de que ambas superpotencias se contentaran con 5.000 ojivas nucleares montadas en no más de 850 misiles intercontinentales.

Luego en una segunda fase, las conversaciones debían conducir a que ambos países igualaran el peso útil de las cargas nucleares de su arsenal balístico.

Sin embargo, las conversaciones fueron suspendidas en 1983 a consecuencia del retiro de los soviéticos, hecho provocado por el despliegue en Europa de los misiles “Cruiser” y “Pershing II” de origen norteamericano.

Un nuevo intento de reanudación también se empantanó al mezclar en una sola negociación el tema de los misiles de largo alcance con el proyecto de “Iniciativa de Defensa Estratégica” —más conocido como “guerra de las galaxias”— que Reagan propiciaba para Estados Unidos.

Esta situación de impasse entre las superpotencias tendría un cambio positivo por la entrada en escena de un nuevo primer actor: el recién elegido Secretario General del PCUS, Mikhail Gorbachov (1985), quien con un nuevo enfoque para su país y las relaciones internacionales aceleré sustantivamente las conversaciones.

El primer contacto directo entre Reagan y Gorbachov —la cumbre de Islandia— no tuvo el éxito esperado, pero dejó el camino abierto para nuevas negociaciones.

En efecto, al año siguiente se desarrollaron en Ginebra dos conversaciones paralelas sobre control de armas: las START sobre reducción de armas de largo alcance y las FN 1 sobre limitaciones de fuerzas nucleares de mediano y corto alcance.

Los avances fueron notables y a fines del año se produjo la cumbre de Washington, oportunidad que Reagan-Gorbachov firmaron un trascendental Tratado de reducción electiva de las armas nucleares, sometido —lo que era una novedad— a un estricto control de verificación.

El Tratado del 8 de diciembre de 1987 establece la eliminación de más de mil cohetes nucleares emplazados en Europa, y por vez primera —luego de cuarenta años de “guerra fría”— acuerda a las potencias en reducir sus arsenales nucleares en vez de restringir su crecimiento.

Al respecto dijo Gorbachov: “Podemos estar orgullosos de plantar este retoño, que probablemente crecerá hasta llegar a convertirse en un poderoso árbol de paz”.

Una alternativa parcial al equilibrio del terror fueron los acuerdos sobre el desarme.

Sin embargo, predominaba una tendencia hacia el incremento del potencial bélico, tanto de los Estados Unidos como de la Unión Soviética.

Hacia principios de la década de 1980, el presidente Ronald Reagan lanzó la Iniciativa de Defensa Estratégica -popularizada como la «Guerra de las galaxias»-, que consistía en el desarrollo de un sofisticado y muy costoso sistema de misiles y otras armas defensivas.

Este sistema tendría la capacidad de destruir los misiles que hubiera lanzado un enemigo de los Estados Unidos.

La iniciativa norteamericana procuraba romper el equilibrio entre las dos grandes potencias, poniendo a los Estados Unidos a salvo de la amenaza soviética.

El sistema de defensa tenía varios inconvenientes, entre ellos su enorme costo y su dudosa eficacia. Sin embargo, su puesta en marcha tuvo un efecto indirecto: obligar a la Unión Soviética a mantener un enorme gasto militar, que pesaba en su debilitada economía mucho más de lo que pesaba el gasto militar norteamericano sobre la propia.

El gasto militar de los Estados Unidos representaba, a principios de la década de 1980, alrededor del 6% del PB1, mientras que el soviético triplicaba esa proporción.

El sostenimiento de un gasto militar tan elevado contribuyó al estancamiento de la economía soviética y, en última instancia, a la crisis del régimen comunista.

• Igualmente, los gobernantes de los países más desarrollados, incluidas las potencias dueñas del poderío nuclear, multiplican las reuniones y conferencias, de las que resultan en general, expresiones de un mismo anhelo desarmista, que no llega a concretarse.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

ULTIMO ACCIDENTE NUCLEAR PROVOCADO POR UN TSUNAMI EN JAPÓN

accidente nuclear en japon provocado por un tsunami

Explosiones e incendios en la planta nuclear japonesa al fallar el sistema de enfriamiento tras el terremoto y posterior tsunami en Japón.

Este último inutilizó el sistema eléctrico de emergencia.

Se emitió radiactividad a la atmósfera y varios tipos de alimentos y el agua quedaron irradiados en la zona y hasta Tokyo, a más de 200 Km. de la central. Se evacuó a todos los residentes en un área de unos 30 km2 a la redonda.

Se sabe que la contaminación se extendió por el pacífico, alcanzando EE.UU. y más tarde Europa pero en niveles muy bajos.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

El Acuerdo de Camp David Tratado de Paz Israel-Egipto

El Acuerdo de Camp David: La paz de Medio Oriente, Israel – Egipto

En la Tierra Prometida se enciende una luz

Anwar-el Sadat Nasser falleció el 28 de septiembre de 1970 y fue reemplazado en el poder por Anwar-el Sadat (imagen), quien procedió a derivar notablemente las relaciones exteriores egipcias.

En efecto, enjulio de 1972 dio de baja y devolvió a su país a los 20.000 asesores técnicos y militares soviéticos, y luego del fracaso de la guerra del «Yom Kippur” restableció relaciones con los Estados Unidos.

Por su parte el Secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, realizaba una serie de viajes por el Medio Oriente con el fin de preparar la paz entre Israel y los árabes.

El 9 de noviembre de 1977, Sadat hizo una proposición espectacular: él llevaría personalmente las conversaciones en visita a Jerusalén, lo que hace efectivo entre el 19 y el 21 de noviembre.

El primer Ministro israelí Menahem Begin, comprendió el sentido de la iniciativa y devolvió la visita en diciembre del mismo año.

El contacto personal entre ambos mandatarios se trasladó en seguida a los Estados Unidos, donde fue su anfitrión en Camp David el Presidente Jimmy Carter.

Finalmente el 23 de marzo de 1979 se firmó el Tratado por el cual Egipto reconocía la existencia de Israel como Estado, constituyéndose en el primero y único de los países árabes que lo hacía Israel, por su parte, se comprometió a evacuar progresivamente los territorios ocupados a Egipto en los anteriores conflictos.

Ante tal acuerdo, los países árabes reunidos en Trìpoli rechazaron todo acuerdo con Israel y consideraron que Egipto había traicionado la causa árabe.

A pesar de todas las contingencias que pudieran plantearse a consecuencia de las exigencias palestinas, el Tratado de Camp David ofrece una imagen de paz y de auténtica posibilidad de coexistencia pacífica en la zona.

Durante las conversaciones de Camp David, al Presidente de Egipto, Anwar-el Sadat, y al Primer Ministro israelí, Menahem Begin, les fue concedido por el Comité Noruego de la Fundación Nobel el Premio Nobel de la Paz de 1978.

El Comité de Oslo declaró que el galardón concedido a estas dos personalidades políticas, “no es sólo para honrar las acciones realizadas anteriormente en servicio de la paz —acciones para asegurar un acuerdo en el Medio Oriente— sino también para alentar la realización de nuevos esfuerzos para llegar a soluciones prácticas que puedan convertir en realidad las esperanzas de una paz definitiva, esperanza que ellos han encendido con el marco de los acuerdos de Camp David”.

La declaración, además, congratulaba especialmente al Presidente egipcio por su histórica visita’ a Jerusalén, en noviembre de 1977.

Dicha visita, dice el texto, abrió una brecha en la muralla psicológica ron la que toda una generación había bloqueado el entendimiento y el contacto humano entre Egipto é Israel”.

Video Recordando Aquel Momento Histórico del Acuerdo de Camp David