El Clan Rockefeller

Rockefeller John Historia y Biografia Origen de la Dinastia

Rockefeller John D. Historia Biográfica

La familia Rockefeller desde principio del siglo XX y  en muy poco tiempo, se transformó en monopolista de la industria petrolera norteamericana. Llegó a concentrar en sus manos el 95% de la exploración, explotación, distribución y venta minorista de gasolina en EE.UU. Esta familia es famosa por su riqueza y por sus actividades filantrópicas.

Rockefeller John D. Historia BiografiaA mediados del siglo XIX la expansión del comercio de todo tipo de bienes y servicios prolongó la jornada laboral. En tal circunstancia la iluminación artificial se tornó crítica. Sencillas y poco efectivas lámparas que utilizaban aceites vegetales o de origen animal comenzaron a utilizar profusamente.

En esas circunstancias, un tal John D. Rockefeller, por entonces empleado de comercio, comenzó a vislumbrar que los aceites para iluminación y las grasas para la maquinaria a vapor se estaban convirtiendo en un gran negocio.

Pero, en aquel momento, los métodos para obtener petróleo en los Estados Unidos eran más que primitivos. En general se embebían trapos en lugares donde el mismo rezumaba y luego se los retorcía colocando el producto en barriles y para 1853, casi todo el que se obtenía se utilizaba como una medicina milagrosa llamada Aceite Séneca.

Un grupo de emprendedores encabezados por el abogado George Bisell y el banquero James Towsend, dieron a un químico, Benjamin Silliman Jr., un poco del líquido para su análisis. Cuando Bisell tuvo los resultados del análisis percibió que, además de medicina, el líquido negro, es decir, el petróleo, serviría para iluminación. Adelantándose preventivamente a los acontecimientos, Bisell y Silliman Jr. fundaron laPennsylvania Rock Oil Company.

Se perforó en las cercanías de Titusville y en 1859 el petróleo brotó artificialmente por primera vez en los Estados Unidos. La era del petróleo comenzaba sin más trámite. Por la facilidad de su destilado, aparecieron en los alrededores de Titusville cientos de fraccionadores que se dedicaban a la venta de combustible para lámparas sin tener en cuenta la calidad. Si el producto contenía más nafta que kerosene, la lámpara vienesa podía estallar y provocar un incendio.

Aprovechando tal circunstancia, Rockefeller, aquel astuto empleado de comercio, había racionalizado el producto buscando la seguridad y el mayor brillo posible para la lámpara. A tal efecto había creado, como su nombre lo indica, una compañía que vendía kerosene de calidad y características estables, la Standard Oil Company.

Infinidad de emprendedores quedaron arruinados al no poder competir con la Standard, que vendía su producto a pérdidas. Algunos decidieron asociarse al cartel y llegaron a ser importantes directores. Habiendo amasado una inmensa fortuna, hacia 1883, los socios principales de la Standard, Henry Flagler, John Rockefeller y su hermano William decidieron formar la Standard Oil Trust para regularizar y sistematizar la inmensa cantidad de compañías que dominaban como accionistas.

Algunos socios tendrían trascendencia también por otros emprendimientos: Rockefeller, principal sostén económico de la Iglesia Baptista, creó con sus aportes el colegio de altos estudios de la iglesia, la conocida Universidad de Chicago, en tanto que su socio y amigo, Flagler, era hijo de un pastor protestante.

No había pasado demasiado tiempo de la creación del trust cuando los socios —dueños virtuales de todo el kerosén que se producía en Estados Unidos— vieron aparecer a dos enemigos complicados: Thomas Alva Edison y su bombita eléctrica.

Mientras pergeñaban cómo actuar en consecuencia para con el recién llegado a las cuestiones de iluminación, en Alemania dos técnicos inventaban unos motores que revolucionarían el mercado. El primero se llamaba Nicolás Otto y desarrolló la máquina que hoy conocemos como motor naftero. Poco después, Rudolf Diesel lo ponía en funcionamiento, popularizado por su nombre.

Otros precursores agregarían estos motores a carruajes (Gottlieb Daimler, entre otros), dando nacimiento a una nueva Era, la del automóvil, que arrasaría con todo lo conocido.

A diferencia del motor a vapor, el ideado por Otto era liviano, muy potente y funcionaba con nafta, que en Europa era cara pero que en los Estados Unidos la Standard arrojaba a los ríos por las noches, ya que era el elemento que hacía explotar las lámparas a kerosén. Como los motores eran sencillos, se expandieron rápidamente por los Estados Unidos y para 1896, otro protestante, Henry Ford, fabricaba su primer automóvil.

Poco después, los hermanos Orville y Wilbur Wright, el 17 de diciembre de 1903, hacían volar por primera vez en Kitty Hawk el primer avión que ya poseía controles de vuelo. Pronto, en muy pocos años, la Standard Oil dejó de arrojar las naftas al agua y empezó a venderlas a mejor precio que el kerosén para que las utilizaran autos y aviones.

No pasó mucho más tiempo para que la Marina estadounidense le pidiera a la Standard un subproducto del petróleo, el fuel, un aceite pesado para quemarlo en las calderas en lugar del carbón. Ese cambio tecnológico realizado a finales del siglo XIX permitió a la Marina estadounidense superar a la británica en velocidad, capacidad de maniobra y en automatización del manejo de la nave, entre otras ventajas.

Como vemos esta  compañía tuvo un crecimiento meteorico y estuvo enseguida en condiciones de comprar las refinerías de los competidores, adquirir oleoductos, negociar tarifas de transporte baratas con los ferrocarriles y las naviera. Hacia 1881 tenía un virtual monopolio del mercado de derivados del petróleo en Estados Unidos y era el primer grupo en adoptar la forma de trust, tan usual en la época de grandes concentraciones empresariales del capitalismo monopolista que por entonces se iniciaba.

Convertida en símbolo de las prácticas monopolistas, la Standar Oil fue víctima de la legislación de defensa de la competencia que adoptaron muchos Estados americanos y el propio Gobierno federal como reacción. Condenado por el Tribunal Supremo de Ohio en 1892, Rockefeller eludió la normativa antimonopolística disolviendo formalmente el trust y poniendo las acciones a nombre de diferentes empresas controladas por el mismo núcleo de nueve socios.

Las creencias religiosas de Rockefeller (un devoto cristiano protestante de la rama baptista) le inclinaron a poner la fabulosa fortuna que había amasado al servicio de obras sociales, dedicándose casi por entero a la filantropía desde que se retiró a vivir en una granja en 1896: fundó la Universidad de Chicago (1891), el Instituto Rockefeller para la Investigación Médica en Nueva York (1901), el Consejo General de Educación (1902) y la Fundación Rockefeller (1913).

En todas estas tareas estuvo auxiliado por su único hijo, John D. Rockefeller Jr. (1874-1960), que fue quien le sucedió al frente del negocio familiar. Su especialidad como empresario fue la lucha contra los sindicatos obreros, empleándose con fuerza en la represión de las huelgas. En 1899 consiguió recomponer la unidad de sus empresas a través de un holding con sede en Nueva Jersey; pero en 1911 tuvo que disolverlo -como le había ocurrido años antes al trust de Ohio- al declarar el Tribunal Supremo federal que incumplía la Ley Shermann Antitrust de 1890. Por esas mismas fechas también él se retiró para dedicarse a las obras sociales.

Fue el constructor del Centro Rockefeller de Nueva York en los años treinta y uno de los impulsores de aquella ciudad como sede de la Organización de las Naciones Unidas en los cuarenta (Rockefeller regaló a la ONU el solar en donde se edificó su sede). También financió la construcción de viviendas sociales, la conservación del patrimonio histórico y la creación artística. Al frente del negocio y de las 33 fundaciones familiares le sucedió el mayor de sus cinco hijos varones, John D. Rockefeller III (1906-78). Se especializó en formar una colección extraordinaria de arte oriental. Creó el Centro Lincoln para el Desarrollo de las Artes en Nueva York, el Centro Internacional de la India en Nueva Delhi, la Casa Internacional de Japón y la Sociedad de Asia (a la cual donó su colección artística al morir).

En 1952 fundó el Consejo de la Población, un centro de investigación sobre planificación familiar. Su hermano Nelson A. Rockefeller (1908-79) se dedicó a la política, integrándose en el ala liberal del Partido Republicano. Colaboró con las administraciones demócratas de Franklin D. Roosevelt y de Truman en los años cuarenta y cincuenta. Fue elegido cuatro veces gobernador del Estado de Nueva York (1959-73) y vicepresidente de Estados Unidos con Gerald Ford (1974-77); pero nunca consiguió la nominación republicana para la presidencia, que pretendió varias veces. Tanto él como sus restantes hermanos (Laurance, Winthrop y David) se dedicaron simultáneamente a extender los negocios de la familia hacia nuevas ramas de actividad, y a fundar instituciones culturales y filantrópicas. 

El Imperio de Rockefeller en América Latina

Fuente Consultada: Dinastias de David S. Landes – Los Científico Nazis en Argentina Carlos De Nápoli

Plataforma Petrolera Funcionamiento Caracteristicas La Vida en el Mar

Plataforma Petrolera Funcionamiento y Características

Existen grande construcciones civiles de acero a las que no se les puede negar valores formales de notable interés y una incidencia excepcional sobre la transformación del paisaje (que por fortuna no siempre es degradación).

En este aspecto, la plataforma de barrenado de la BP en el mar del Norte entra, sin duda,, dentro de la categoría de estas realizaciones.

Plataforma Petrolera Funcionamiento Caracteristicas La Vida en el MarCuando, pocos minutos después de las 7 de la tarde del miércoles 3 de julio de 1974, en aguas de Gran Bretaña, el Graythorp I de la BP fue situado en aguas profundas, a 110 millas de Aberdeen, se asistió a un gran acontecimiento en el campo de la ingeniería marina.

Para los pocos privilegiados que siguieron el acontecimiento, la instalación de esta estructura constituyó una visión verdaderamente espectacular.

La historia de estas plataformas está estrechamente vinculada, como es natural, a la otra historia, relativamente reciente, de la exploración y explotación de los yacimientos petrolíferos existentes en los fondos marinos.

Los hidrocarburos líquidos (petróleo) y gaseosos (metano) constituyen la principal fuente de nuestra civilización industrial.

Pero las reservas de «oro negro» de los yacimientos terrestres hasta ahora conocidos se encuentran en vías de rápido agotamiento.

Y de ello se saca una conclusión a todas luces evidente: si no se encuentran y se explotan nuevos yacimientos, la colosal maquinaria de la civilización industrial se quedará sin «carburante» dentro de cuarenta o cincuenta años como máximo.

Por otra parte, de momento no parece muy probable que la nueva fuente de energía, la nuclear, pueda sustituir totalmente a los hidrocarburos en tan breve espacio de tiempo; de ahí la necesidad absoluta de intensificar las exploraciones de nuevos yacimientos.

Y en este aspecto ya no queda otro recurso que efectuarlos en el fondo de los mares y de los océanos, ya que la superficie terrestre ha sido explorada con tal fin a todo lo largo y a lo ancho de las zonas accesibles.

Así empezó, en la última posguerra, la era de las exploraciones de hidrocarburos llamadas off-shore, término inglés, hoy día de uso internacional, que podría traducirse por «costa afuera».

Las exploraciones off-shore se realizan en franjas de mar costeras, donde los fondos son más idóneos para este fin y las comunicaciones con tierra firme más fáciles.

En la práctica, la técnica actual de las exploraciones off-shore permite la prospección de casi toda el área de las «plataformas continentales», entendiendo con este término el «zócalo», el ligero declive, en el que una tierra emergida se hunde gradualmente en el mar.

Es una zona muy amplia, calculada en 28 millones de km2. Sólo una parte de ella (7 millones de km2) ha sido explorada hasta ahora con tales fines. Sin embargo, ya en 1970, los hidrocarburos extraídos del fondo del mar constituían el 20 % del total mundial.

La primera plataforma de perforación fue instalada en 1947 en el golfo de México.

Pero el acontecimiento más importante de estos últimos años en Europa, respecto a la citada exploración de hidrocarburos en los fondos marinos y que ha llamado la atención de la opinión pública mundial es, sin duda alguna, el realizado en el mar del Norte.

Tras el «boom» del metano de Groninga, Holanda, los geólogos empezaron a sospechar que también bajo las tempestuosas aguas del mar del Norte pudieran ocultarse yacimientos de metano y de petróleo.

Y si el depósito de gas de Groninga estaba considerado como el más importante hasta ahora conocido en el mundo occidental, la certeza de que pudiera ocurrir otro tanto en el mar del Norte dependía de los resultados de las exploraciones de los expertos de todo el mundo que allí se habían reunido.

El mar del Norte cubre casi por entero un banco continental formado por un espesor considerable de roca sedimentaria, y es precisamente en este tipo de roca, que a lo largo de los tiempos llenó las cuencas sedimentarias formadas por depresiones de corteza terrestre de muchos kilómetros de longitud y de profundidad, donde se encuentran los hidrocarburos líquidos y gaseosos.

En Holanda y en la vecina Alemania se ha hallado no sólo metano, sino también yacimientos petrolíferos de pequeña y mediana categoría.

Por lo tanto, la posibilidad de que pudieran encontrarse también bajo el mar del Norte constituía una hipótesis muy bien fundamentada.

La explotación de los eventuales yacimientos del citado mar podría permitir a Gran Bretaña, entre otras ventajas, y relativamente en breve tiempo, una autonomía casi total desde el punto de vista de la producción energética.

Así, pues, se realizaron profundos estudios sobre la concreta estructura geológica de esta cuenca, estudios que permitieron clasificarla como una zona petrolífera en potencia.

Geográficamente, el mar del Norte está dividido en dos zonas: la parte meridional, más bien estrecha, donde las condiciones del mar son menos favorables, y la septentrional, más ancha y abierta sobre el Atlántico.

Vista Aerea de una Plataforma Petrolera en México

La variabilidad extrema de las condiciones atmosféricas hace notablemente difícil, en cualquier parte de dicho mar, establecer las previsiones meteorológicas, a pesar de que en estos últimos años se hayan conseguido notables progresos en las previsiones a largo plazo.

Añádase a esto que, si el medio marino era poco conocido, la naturaleza de los fondos marinos lo era aún mucho menos, lo que forzosamente había de plantear graves problemas a la estabilidad de las instalaciones y a la colocación de las conducciones.

En consecuencia, las instalaciones debían ser proyectadas de modo que hicieran frente a este conjunto de condiciones ambientales negativas.

El término «plataforma», con el cual habitualmente se denominan las susodichas instalaciones da, sin embargo, una idea falsa de estos colosos marinos que de planos no tienen nada.

El aspecto imponente de estas obras, y en particular de la Graythorp I de la BP, es excepcional; la estructura tubular de acero sobre la que se instalan una serie de equipos de gran complejidad, establece un parentesco, también formal, con la tradición de la ingeniería ochocentista; pero, por otra parte, la perfección y novedad técnica de las maquinarias, su diseño y su distribución, que tiene en cuenta la explotación en mayor escala y más funcional del espacio disponible, hacen de ellas unas de las más avanzadas realizaciones de la tecnología y la arquitectura modernas.

Como la perforación de un pozo en el fondo del mar no difiere técnicamente, por lo menos en la operación de excavación propiamente dicha, de lo que se hace con el mismo fin en tierra firme, el problema nuevo, hoy por cierto brillantemente resuelto, consistía en establecer las condiciones técnicas para la perforación partiendo de la superficie del mar y actuando a través del diagrama de decenas o cientos de metros de agua.

Para esto era preciso crear artificialmente sobre la superficie marina una zona que pudiera contener todas las máquinas para la perforación, además del personal empleado en los trabajos.

Se trata, por tanto, de verdaderos pueblos situados en medio del mar.

El equipo completo de estas plataformas comprende: por un lado, perforadoras dirigidas eléctricamente, bombas tubulares, depósitos para materiales químicos, máquinas para la producción primaria, que comprenden divisores de gas-petróleo y bombas de emisión con motor de turbina, instrumentos de refrigeración para la producción condensada y generadores de energía, con un total de 10 MW; por otro, los laboratorios, las cocinas, los locales de descanso, la sala cinematográfica y los depósitos de víveres, piezas todas ellas con aire acondicionado.

También hay una o más estructuras en forma de torre que más tarde serán las torres de perforación, con mesas giratorias, grandes válvulas, la pila para el limo y, finalmente, la zona de aterrizaje para los helicópteros.

Toda esa formidable maquinaria se ha estructurado de forma que ocupe el menor espacio posible.

Por otra parte, era evidentemente necesario que las turbinas no descargasen en la zona de perforación, que la antena de radio estuviera dirigida hacia tierra firme y que la zona ocupada por los aposentos estuviera situada en el lugar más tranquilo posible; al mismo tiempo, la situación de cada parte individual debía tener en cuenta que la distribución de las cargas se realizaría de forma uniforme sobre toda la estructura de sustentación.

La división Menck de la Koehring Co. construyó, para la Graythorp I, el taladro más grande del mundo hasta entonces realizado; pesa 255 toneladas, tiene una potencia de golpe de 87.500 mkg y su golpe máximo es de 1,25 m, con una capacidad de 35 percusiones por minuto.

El proyecto final de toda la plataforma se realizó teniendo en cuenta las circunstancias ambientales, las cargas y las condiciones del subsuelo bajo la superficie del mar y además sufrió, respecto al original, muchos cambios; en efecto, al principio se establecieron 36 pozos y dos taladros, pero consideraciones sucesivas sobre el abastecimiento y los depósitos hicieron que se descartara esta primera hipótesis, ya que, por una parte, la limitación de espacio no permitía tener a bordo suficientes suministros y por otra el mal tiempo en el mar del Norte hacía imposible el aprovisionamiento de materiales de barrenado.

El actual proyecto es de 27 pozos y un solo taladro, ya que hay un depósito suficiente para la estiba del crudo extraído en 30 días de perforación.

La eficacia, tanto de ésta como de las demás plataformas, y, por lo tanto, la posibilidad de desarrollar las funciones esenciales para las cuales han sido realizadas, se ven amenazadas por un enemigo implacable y multiforme, representado por la corrosión a la que se ven sometidas las estructuras de acero.

El agua de mar constituye ya en sí un temible enemigo del acero, como de la mayor parte de los metales, incluso de los más nobles que el hierro; y el hecho de que además esta agua esté casi totalmente contaminada, en distinta medida, por productos más o menos nocivos, contribuye a empeorar en gran manera la situación.

La ejecución de todas las tareas, incluso de las más sencillas, requiere siempre condiciones meteorológicas favorables.

Las inmersiones, en efecto, se ven obstaculizadas a menudo por el estado de la superficie del mar y por la turbulencia de las mareas; no es posible sumergirse cuando la altura de las olas supera los dos metros, y éstas son unas condiciones precisamente muy habituales en el mar del Norte durante la estación invernal, que dura unos siete meses.

La visibilidad del fondo, en verano, varía entre 9 y 12 metros si el tiempo es bueno; en invierno, a causa de la acción de las mareas sobre las arenas y sobre el limo, esta visibilidad puede reducirse a pocos centímetros, determinando una situación que hace casi imposible cualquier actividad.

Por ello no son raros los retrasos notables en el cumplimiento de las distintas tareas y, a menudo, durante el invierno, los hombres rana deben esperar inactivos durante semanas enteras antes de que una pausa en las tempestades les permita reanudar sus habituales trabajos.

Las condiciones en que se ven obligados a trabajar estos hombres rana no son más que un aspecto de la vida que se desarrolla sobre estas plataformas; su tripulación, por completo masculina, está formada por unas 40 ó 70 personas, y está obligada a permanecer en la instalación durante un mes aproximadamente.

Esta permanencia suele verse prolongada a menudo, y a veces durante bastantes días, por las imprevistas condiciones atmosféricas en el mar del Norte, sujetas a cambios tan repentinos que escapan virtualmente a toda previsión meteorológica, haciendo imposible, incluso durante largos períodos, los transportes y los aprovisionamientos regulares. Debido a ello deben utilizarse tipos de buques especiales, capaces de servir a las plataformas en alta mar y de permitir también el intercambio del personal de mantenimiento.

Como vemos, la vida de los servidores de esos monumentales «edificios» anclados en medio del mar es tan admirable como las mismas construcciones.


Hundimiento Plataforma Petrolera-Golfo de México

Geografía Política Factores Que Generan Conflictos entre Paises

Geografía Política Factores
Que Generan Conflictos entre Países

Geografía política y Geopolítica

Todos estos temas tienen una ubicación precisa dentro de la ciencia geográfica, ya que ésta contiene una disciplina específica: la Geografía política, cuyo cometido fundamenta! consiste en el estudio de la Tierra como habitación de las sociedades humanas, las divisiones convencionales de su superficie, la distribución de la sociedad humana en sociedades y naciones y el modo de vida y condiciones de existencia de cada agrupación étnica, social, religiosa, política, cultural, etcétera.

Al mismo tiempo, la Geopolítica constituye otra rama de la ciencia genera! y tiene como objeto principal de estudio la evaluación y análisis sistemáticos de los factores económicos, geográficos o raciales intervinientes en la formulación de las políticas nacionales e internacional. Como materia de estudio, la geopolítica ha sobrepasado los límites naturales de pertenencia al abanico de temas que abarca la ciencia geográfica, para caer dentro del radio de acción de la política contemporánea.

Las primeras y más serias formulaciones al respecto se deben al escritor y naturalista alemán Friedrich Ratzel (1844-1904), con una vasta y variada bibliografía de su procedencia, en la que se destacan obras como Anfropo-geografía, Las artes de los pueblos y Geografía política.

Precisamente de este último libró se deducen los postulados principales que erigen a la geopolítica en una teoría política por la cual la configuración y situación geográfica de los distintos Estados determinan su desarrollo histórico. Este libro, que data de 1897, sirvió de inicio para una corriente de pensamiento que retomaron, pocas décadas después, otros geógrafos alemanes.

Los más conspicuos representantes fueron Kjellen, quien la definió «ciencia del Estado como organismo geográfico y, de modo significativo, como soberanía«, diferenciándola de la Geografía política, y Mauli y Haushofer, quienes la convirtieron en un instrumento ideológico favorable a los planes expansionistas y de conquista del Tercer Reich. De esta manera, la contaminación con la materia política viva alcanzó tal magnitud que la disciplina perdió lo específico de ella como método científico valioso para el análisis de las cuestiones atinentes a las políticas de los Estados.

Posteriormente, en otros países y sobre todo a la finalización de la segunda guerra mundial, se desarrollaron diversas escuelas de geopolítica acordes con las proyecciones que por ese entonces adquiría el accionar de las principales naciones. De todos modos, ésta continúa conformando un vasto campo de interpretación y polémica, siempre abierto a cambios y modificaciones, en razón de propugnar logros particulares de cada uno de los Estados que intervienen en la confección de los lineamientos de la política internacional.

Por otra parte, es obvio señalar que una de las motivaciones principales que operan en la base de cualquier formulación geopolítica son las riquezas naturales y económicas de los países, puesto que según sea la situación económica de un país existirá un determinado proyecto en lo que atañe a su concepción y práctica geopolítica.

Factores de y convictos entre las naciones

otanPor lo general, las necesidades de abastecimiento interno de un país, en lo referente a materias primas, o bien de conquista de nuevos mercados para sus productos elaborados, han originado múltiples situaciones históricas de penetración financiera, cultura!, y hasta militar en pos de la obtención de los bienes requeridos.

La historia es pródiga en ejemplos que demuestran cómo, en circunstancias de crecimiento nacional impetuoso o de expansión incontrolada, ciertas naciones no han vacilado en la búsqueda de sus propósitos incluso fuera de las propias fronteras, llegando en muchas ocasiones a trasladarse hasta lejanas tierras para satisfacer sus necesidades.

En tal sentido, una de las limitaciones de primer orden en el desenvolvimiento económico-social de un país es su carencia de una sal ida marítima, o, como se denomina tal fenómeno, su mediterraneidad. En virtud de ella, la comunicación fluida con los demás países se torna sumamente dificultosa y en ocasiones prácticamente imposible, lo que entorpece las posibilidades de intercambio comercial y desarrollo nacional.

Un claro ejemplo ilustrativo lo conforma la ubicación geográfica de Solivia, que en el pasado cercano perdiera su posibilidad de salida directa al mar en un enfrentamiento bélico con países vecinos.

La presencia de bases militares en territorios extranjeros representa otro de los temas candentes del mundo contemporáneo. Aunque no es una situación exclusiva del siglo XX, ya que en todas las épocas y lugares se produjeron antecedentes al respecto, la evolución del equilibrio de fuerzas mundial en las tres últimas décadas ha determinado la apertura de procesos antes inéditos, como el fin de la dependencia colonial de numerosos países y su consiguiente surgimiento como nuevos Estados activos y presentes para la elaboración de la marcha de la humanidad en todos los órdenes.

Sin embargo, aún subsisten formas larvadas, como remanentes del pasado, de algunos importantes enclaves militares extranjeros en países ajenos. Esto es así, además, por razones de índole estratégica y de seguridad nacional, pues configuran un sistema defensivo-ofensivo perteneciente a cada uno de los dos grandes bloques de poder que influyen decisoriamente en el trazado y mantenimiento de las grandes pautas que hacen a la política y la paz internacionales.

Esta distribución de fuerzas militares a lo largo de casi todos los países corresponde a un cinturón de alianzas, continentales y extracontinentales, en el que juegan su prestigio y poderío, bélico y nacional, las naciones más poderosas de la Tierra.

Y que, a su vez, cuentan con un avanzado grado de sofisticación y desarrollo tecnológico en su equipamiento bélico, así como un impresionante número de efectivos en sus fuerzas armadas. EE.UU., la U.R.S.S., China continental, Francia, Alemania e Inglaterra integran el conjunto de las principales potencias del orbe que, en materia bélica, poseen la mayor concentración militar en lo que respecta a potencial humano y de pertrechos, aunque las verdaderas cifras son un total secreto de Estado de cada país.

Además, por medio de organismos creados especialmente para este fin (en la década del 50) tanto el mundo occidental como el bloque oriental nuclean sus fuerzas armadas en esquemas estratégicos globales, en organismos como la OTAN. (Organización del Tratado del Atlántico Norte) para el hemisferio occidental y el Pacto de Varsovia para los países integrantes del grupo socialista europeo. Estos sistemas basaron su razón de ser en el mantenimiento de la correlación de fuerzas a escala planetaria, siempre más o menos pareja, como manera de impedir una confrontación directa, y, en consecuencia, necesitan la actual distribución de bases militares diseminadas por todos los continentes.

El intrincado ajedrez que significa el desarrollo de la política mundial, y sus distintos pianos, impone un enfoque desapasionado y objetivo, en busca de las causas múltiples que intervienen en el origen y proceso de las grandes sacudidas históricas por las que, en cada etapa, va atravesando el desenvolvimiento de la humanidad, ya que siempre el protagonista principal de los hechos es el individuo, medida de todas las cosas, en directa y estrecha relación con su propio mundo.

De ahí entonces el porqué de una Geografía humana que, sin perder nunca su esencia objetiva y esclarecedora, cumpla su misión didáctica y formativa mostrando lo multifacético y vivo del panorama y del universo en que el hombre hace su morada y forja su vida.

Ver: Geografía del Mundo

Principales Jerarcas NAZIs del 3° Reich Oficiales Alemanes

PRINCIPALES NAZIS
RESPONSABLES DEL TERCER REICH

jefe nazi

De Personalidad compleja, a la vez mediocre y carismática, Adolf Hitler marcó para siempre la historia del mundo, al encarnar, mediante el culto al Führer, la dictadura nazi, que rebasó los límites de la monstruosidad y la barbarie en el siglo XX. Clave de la ideología y el régimen, Adolf Hitler, fundador y caudillo del nacionalsocialismo. A pesar de su personalidad enigmática, pocas dudas subsisten sobre el personaje; sin embargo, la cuestión historiográfica no reside en perfilar su retrato real, sino en discernir la imagen que de él se forjaron su Partido y el pueblo alemán en un proceso de deificación.

jefe nazi

ERICH RAEDER
Comandante en Jefe de la Marina, fue uno de los pocos hombres que se atrevió a discutir las decisiones del Führer. Al principio cedió a la voluntad de Hitler, con el fin de lograr que- éste le proporcionase una escuadra poderosa, pero pronto estuvo en desacuerdo con él respecto al modo de emplear en la guerra las fuerzas navales. No sin disgusto por parte del dictador, insistió para que se le aceptase la dimisión.

jefe nazi

JULIUS STREICHER
Maestro de escuela primaria en Nuremberg, tristemente conocido por su violento y feroz antisemitismo. En 1923 fundó la publicación Der Stürmer (El asaltador), en la que se relataban fantásticas ceremonias rituales hebreas, se aludía a una conspiración mundial semita y se describían supuestos delitos sexuales de los judíos, todo ello como pretendida prueba de la depravación hebrea.

jefe nazi

RUDOLF HESS
Durante la primera Guerra Mundial sirvió en el mismo regimiento que Hitler. Fue uno de los primeros afiliados al Partido nazi y estuvo encarcelado con su jefe en la prisión de Landsberg, donde colaboró con él en la redacción de Mein Kampf. Tras haber sido oficialmente secretario de Hitler, se convirtió en su delfín. Hombre en apariencia poco enérgico, era no obstante uno de los pocos colaboradores en los que el Führer confiaba; así fue, por lo menos, hasta 1941, pero dicho año, en un sensacional vuelo en solitario, Hess se trasladó a Escocia, al parecer con la finalidad de convencer a los ingleses de que se aliaran con Hitler contra Rusia. Hitler entonces le declaró «loco».

jefe nazi

KONSTANTIN VON NEURATH
Diplomático de carrera, conservador y hombre satisfecho de sí mismo, pero inteligente y con gran prestigio, tanto en Alemania como fuera de ella. Destituido de su cargo de ministro de Asuntos Exteriores en 1938, si guió apoyando a Hitler. Fue nombrado Protector de Bohemia y Moravia en 1939. En 1941 fue relevado de sus funciones y sustituido por Heydrich. Más adelante formó parte de la oposición clandestina contra Hitler.

jefe nazi

WALTER VON BRAUCHITSCH
Comandante en Jefe del Ejército alemán desde 1938 a 1941, en que le reemplazó Fritsch. Respetado por el Ejército, se mostró mucho más sumiso que su predecesor frente al Führer. No estuvo complicado en el complot militar para deponer al dictador durante la crisis checa, pero hubo de dimitir a consecuencia del fracaso de la campaña rusa. Hitler le definió, entonces, injustamente, como «un inepto y un vil cobarde».

jefe nazi

ALFRED ROSENBERG
Director del periódico nazi VSlkischer Beobachter (El observador popular), se le consideraba como un teórico del Partido. Se ganó la admiración del Führer con sus teorías sobre la superioridad de la raza nórdica. Aunque Hitler confesó que sólo había leído por encima los numerosos escritos de Rosenberg sobre este tema, el pseudo-filósofo fue celebrado como el profeta del nuevo orden racial, y sus ideas se convirtieron en elementó básico de la doctrina nazi. «Los ideales humanos de la Europa cristiana —escribió Rosepberc— son un credo vano».

jefe nazi

MARTIN BÓRMANN
Pasó a ser el secretario de Hitler tras la defección de Hess. Lo mismo que su predecesor, sirvió al Führer con toda fidelidad, y éste mantuvo su confianza en él durante toda la guerra. Como sucedía con muchos de los íntimos de Hitler, su pasado era borrascoso; incluso había estado un año encarcelado por su intervención en un asesinato político.

jefe nazi

FRANZ VON PAPEN
Aristócrata ambicioso y católico devoto, se puso de buen grado al servicio de Hitler cuando éste precisó de cierta apariencia de respetabilidad. En 1932, fue Canciller de Alemania, pero después del advenimiento del nacionalsocialismo ocupó cargos secundarios. Siendo canciller, Hitler fue nombrado vicecanciller y comisario para Prusia. En de la embajada alemana en Turquía.

jefe nazi

JOACHIM VON RIBBENTROP
Ministro de Asuntos Exteriores, nunca se ganó las simpatías de quienes tuvieron contacto con él. Su arrogancia le perjudicaba. Ciano, ministro de Asuntos Exteriores italiano, le describió como un hombre «vanidoso, frívolo y charlatán», y se afirma que Mussolini dijo de él: «Basta con mirarle a la cara para darse cuenta de que debe de tener un cerebro minúsculo».

jefe nazi

REINHARB HEYDRICH
Primer lugarteniente y alter ego de Himmler. La mayoría de los alemanes le consideraban como hombre con menos escrúpulos todavía que el mismo jefe de la Gestapo. En realidad, era el colaborador apropiado para llevar a la práctica los planes más violentos. Antes de ingresar en las filas nazis había sido expulsado de la Marina por «conducta escandalosa». Pero no era cobarde. Durante la guerra abandonó a menudo su puesto en las SS, para pilotar personalmente aparatos de la Luftwaffe; en una ocasión, cuando volaba sobre Rusia, fue herido pero consiguió aterrizar tras las líneas alemanas.

jefe nazi

WILHELM FRICK
Fue un útilísimo engranaje del mecanismo nazi. En comparación con los demás jerarcas, el ministro del Interior era una personalidad borrosa; respondía a las características del típico funcionario germano, notorio por su exacta y burocrática eficiencia.

jefe nazi

WILHELM KEITEL
Nombrado en 1938 Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, permaneció en el cargo hasta el final de la guerra. En realidad no disponía de grandes poderes, y en cierta ocasión se lamentó de que la única persona a quien podía dar órdenes era a su ayudante. Fue una figura de primer plano por su contacto continuo y directo con el Führer y por su actividad administrativa, de la cual era responsable.

jefe nazi

ARTHUR SEYSS-INQUART
Al principio ocupó una posición importante como líder del nazismo austríaco. Abogado ambicioso y nacionalsocialista convencido, dio una apariencia de respetabilidad a las intrigas nazis en Austria y consiguió ganarse la confianza del canciller austríaco. Una de sus primeras actividades, cuando se convirtió en ministro de Seguridad, fue liberar a todos los nazis que se hallaban en prisión. Contribuyó más que nadie a entregar Austria a Hitler. Después continuó siendo un nazi modelo, y desde 1940 a 1945 fue comisario del Reich en los Países Bajos.

jefe nazi

WERNER VON BLOMBERG
Comandante en Jefe de la Wehrmacht desde 1933 a 1938, introdujo en el Ejército el concepto de «caballería de guerra». Hitler le debía mucho por el apoyo que le prestó en los primeros tiempos, pero el Ejército le daba el despectivo apodo de «león de trapo»; no obstante, se opuso a Hitler en 1938, porto que el Führer le obligó a presentar la dimisión, valiéndose del pretexto de su desgraciado matrimonio con una ex-prostituta y desnudista. Von Blomberg y su esposa vivieron durante toda la guerra en la sombra.

jefe nazi

HJALMAR SCHACHT
Economista brillante y ambicioso, fue presidente del Reichsbank desde 1924 a 1929 y de 1933 a 1939; apoyó a Hitler aunque no era nazi, y el Führer valoró su capacidad y le nombró ministro de Economía en 1934. Convencido de que el dictador iba demasiado lejos, en 1938 presentó la dimisión, con gran disgusto de Hitler.
jefe nazi

BALDUR VON SCHIRACH
Para adoctrinar a la juventud alemana, Hitler eligió a un hombre joven (29 años) y apuesto. No sólo era un enérgico organizador, sino también un aspirante a poeta que describía a Hitler como «un genio que llega hasta las estrellas». Su madre era norteamericana. Por una ironía del destino, dos de sus antepasados figuraron entre los firmantes de la Declaración de Independencia estadounidense.

 

Protagonistas de la 2° Guerra Mundial Responsables del Eje y Aliados

PRINCIPALES RESPONSABLES DE LA 2° GUERRA MUNDIAL

PROTAGONISTA DEL EJE – PACTO TRIPARTITO

ADOLF HITLER

Nacido en Braunau en 1889, inició su carrera política en Munich, donde pronto dio pruebas de sus dotes oratorias. Se convirtió rápidamente en /efe del partido nazi explotando sin escrúpulos las aspiraciones y debilidades del pueblo alemán y recurriendo a menudo a la violencia, consiguió hacerse con el control del país en 1933. Emprendió a partir de entonces una audaz y provocadora política de fuerza, primero a expensas de Austria y luego de Checoslovaquia.

 Al propio tiempo, aseguró su autoridad en Alemania militarizando el país entero, y ordenando la persecución implacable de sus oponentes políticos y de los judíos. En un momento dado la intimidación no bastó, y el Führer tuvo que poner en marcha su eficacísima maquinaria bélica. Iniciaba así la segunda guerra mundial y la carrera de Hitler y del III Reich hacia un final siniestro y trágico.

BENITO MUSSOLINI

Después de haber militado en el socialismo se convirtió en el creador (Milán, 23 de marzo de 1919) y jefe indiscutido del partido fascista por espacio de veinte años. Proletario de origen, revolucionario por temperamento y orador enérgico por vocación, consiguió hacerse con el poder en 1922, utilizando alternativamente, al igual que Hitler, la violencia de los escuadristas y la propaganda. Consolidó su posición mediante una política dura en el interior y falta de escrúpulos en el exterior.

Lo mismo que Hitler en un momento dado se vio obligado a recurrir a la violencia, al no bastar las amenazas para resolver la situación creada por su política de fuerza (10 de julio de 1940: entrada de Italia en la guerra). El efímero resurgir tras el desastre militar y la caída del 25 de julio de 1943, redujeron a Mussolni al modesto rango de «gauleiter» italiano bajo la protección alemana hasta su trágico fin a orillas del lago Como, a manos de los partisanos.

HIDEKI TOJO

Nacido en Tokio en 1884 y perteneciente a la casa militar tradicionalista, fue nombrado ministro de la guerra en 1940. Se manifestó como el más enérgico representante de la corriente belicista en el Japón, y contribuyó (octubre de 1941) a la caída del gabinete Konoye, que había adoptado frente a Norteamérica una postura más cautelosa. Convertido en primer ministro, arrastró a su país al enfrentamiento directo con los Estados Unidos, decidiendo el ataque a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941. En 1948 fue ajusticiado por los americanos como criminal de guerra.

PROTAGONISTAS DE LA ALIANZA DE LOS ALIADOS

WINSTON CHURCHILL

Nacido en 1874, ingresó en el ejército en 1895 y participó en expediciones mil/tares coloniales. Elegido diputado conservador en 1900 y vinculado posteriormente a los liberales y a Lloyd George (1910-1911) se hizo cargo del Almirantazgo y puso a la marina británica en condiciones de afrontar la primera guerra mundial. En el período de entreguerras abandonó el partido liberal, aproximándose de nuevo a los conservadores hasta obtener por último de Baldwin el ministerio de finanzas.

Acabó, sin embargo, por encontrarse aislado a causa de su intransigencia autoritaria, en un mundo que reclamaba la paz a toda costa. Se le llamó otra vez en septiembre de 1939 al estallar la guerra, y en mayo de 1940, cuando el peligro era más grave, aceptado el cargo de primer ministro, se entregó a la lucha con gran energía.

Inglaterra se inspiró en su formidable tenacidad y en su fe constante en la victoria, para proseguir la guerra contra un enemigo que parecía invencible pero que, gracias principalmente a Churchill, acabó por derrumbarse. Murió en 1965.

FRANKLIN DELANO ROOSEVELT

Senador demócrata a los ventiocho años (1910), inició su carrera de gobernante como vicesecretario de marina en el tiempo del presidente Wilson. Entre 1929 y 1933 fue gobernador del estado de Nueva York, y en ese último año sucedió a Hoover en la presidencia de los Estados Unidos, afrontando la grave depresión que siguió a la crisis del 29, y llevando a cabo los programas de reforma del New Deal.

En 1936 fue reelegido. En 1940, en vísperas de la guerra, consiguió un tercer mandato. Para la Europa democrática fue una elección providencial, porque con Roosevelt los Estados Unidos se lanzaron a una política de ayuda a los aliados y acabaron por entrar en la guerra a su lado. La contienda, sin embargo, minó la salud del presidente, y en abril de 1945, después de ser elegido por cuarta vez, murió cuando ya alboreaba la victoria aliada.

YOSEF STALIN

Nacido en Georgia en 1879 y atraído desde edad muy temprana por los ideas revolucionarias, se adhirió a la facción bolchevique del partido obrero soda/demócrata. Participó en la revolución de 1905 y se convirtió en un enérgico defensor de la acción subversiva. Desde 1917 estuvo junto a Lenin, al principio aparentemente en la sombra, y luego ejerciendo cada vez mayor influencia.

A la muerte del fundador del estado soviético se convirtió en dueño del país en el que instauró una dictadura, eliminando sin escrúpulos a Trotski y después a iodos los demás rivales internos. Llevó adelante con decisión fría e inquebrantable la industrialización y la colectivización de! campo.

En 1939 concluyó el pacto de no agresión con la Alemania hitleriana, facilitando a los nazis la conquista de media Europa. Pero pronto Hitler se revolvió contra Stalin, por lo que este pasó entonces a dirigir el esfuerzo bélico ruso, atribuyéndose a veces méritos – victoria de Stalingrado – que con posterioridad se le han discutido. Obtuvo los mejores frutos de la victoria aliada, continuando la tradición expansionista de los zares. En la posguerra reorganizó la internacional comunista con el nombre de Kominform, y hasta su muerte (1953) continuó gobernando con métodos dictatoria/es y con su «característica desconfianza hacia los rivales de dentro y hacia los países capitalistas.