Principio de las «3R»

Tipos de Nidos de Pajaros y Construcción Ejemplos Graficos

Tipos de Nidos de Pajaros y Construcción

INTRODUCCIÓN: Todos los animales se construyen un refugio en el cual puedan reposar, cuidar sus crías, abrigarse de la intemperie y esconderse en caso de peligro. Pero mientras que la mayoría de los animales se conforma con una gruta, una cavidad en la roca, un escondite entre las piedras o en los árboles, los pájaros son más exigentes cuando eligen el lugar y los materiales que servirán para construir sus moradas.

Los pájaros son oviparos y homotermos (de temperatura constante); por esto el nido en el que depositan sus huevos debe mantener una temperatura igual a la de sus cuerpos. Las dimensiones de los huevos varían de acuerdo con la especie del pájaro: los avestruces ponen los más grandes, de aproximadamente 15 centímetros de largo, y los picaflores los más pequeños, de unos 10 milímetros de largo.

Ver: Curiosidades de las Aves

COMPOSICIÓN DE LOS HUEVOS: En el exterior el huevo presenta una envoltura calcárea, donde se encuentran los poros que permiten respirar al embrión. En el interior se distinguen dos partes: la clara o albúmina, compuesta de agua y de materias albuminosas, y la yema, que constituye el núcleo. La yema es el huevo propiamente dicho; se halla envuelta en una membrana llamada vitelina y ocupada en el centro por una materia clara que comunica, mediante un canal, con la cicatrícula, donde se encuentra el embrión que producirá, por incubación, el nuevo ser.

LOS PÁJAROS MIGRATORIOS

Entre los animales, algunos son llamados migratorios porque acostumbran desplazarse de un lugar a otro; muchos pájaros se cuentan entre ellos. Observemos por ejemplo las golondrinas. Viven en las regiones templadas de Europa durante la primavera y el verano; habitan en nidos que construyen bajo los techos de las casas o en los recuadros de las ventanas. Mientras dura el buen tiempo despliegan gran actividad, pero no bien llegan los primeros fríos su coraje desaparece, y se las ve reunidas en grupos sobre los techos o en los hilos telegráficos.

Esto indica que su partida está próxima. En efecto, a fines de septiembre abandonan Europa y emprenden un largo viaje hasta el África, donde invernan. Se considera que el país de origen de las golondrinas es Europa, y por eso se llama migración a este viaje hacia el sur, y viaje de regreso o también repatriación al que efectúan en sentido inverso.

Además de la familia a que pertenece la golondrina, es decir, aquella que se considera originaria de Europa, existen otras dos categorías de pájaros migratorios: la que inverna en Europa y viaja hacia las regiones del norte en el verano, y la que no tiene país de origen y sobrevuela el continente europeo hacia cielos lejanos. Son llamadas aves de paso.

Aves Mas Populares de Argentina

 

CONSTRUCCIÓN DEL NIDO: Los pájaros saben por instinto fabricar el nido en donde van a poner después sus huevos, empollarlos, alimentar a sus crías y cuidarlas hasta que aprendan a volar y sean capaces de bastarse a sí mismas. Algunos pájaros construyen nidos que, aunque simples, son admirables por la exactitud de sus proporciones. Estos nidos, generalmente de forma circular, están hechos con un entrelazamiento minucioso de ramillas y de briznas de paja, musgo y otros materiales, y forrados por dentro con plumas, copos de lana o vegetales.

Ningún pájaro, ya sea de nuestras comarcas o de regiones exóticas, se contenta con un trabajo simple. Todos tienen razones precisas, de orden biológico, para construir, como verdaderos artistas, moradas que resultan ser obras maestras. Proceden igual que los hombres. Antes de edificar sus habitaciones se preocupan especialmente en elegir el lugar y la posición que mantendrán, teniendo en cuenta lo que más convenga desde el punto de vista de la seguridad, de la alimentación, del abrigo, del viento y de la intemperie; luego buscan el material más sólido y maleable de entre los que la naturaleza pone a su disposición.

nidos de pajaros

Tienen buen cuidado de esconder su obra tanto de los ojos de los animales, que saben hostiles, como de los del hombre, a quien temen por experiencia. El macho despliega a menudo tanta actividad como la hembra durante la construcción del nido, pero es esta última quien se ocupa casi exclusivamente de dar el último toque a la disposición interior, y, dotada de un maravilloso instinto maternal, cumple esta tarea a la perfección.

Los pájaros pueden ser distribuidos por oficios, de acuerdo con el método que empleen para construir sus nidos: cesteros (jilguero, águila, cigüeña, garza real), carpinteros (tucán, pico rojo), albañiles (carpintero, golondrina, fenicóptero, dicocéreo, pingüino imperial, panadero rojo), mineros (faisán, búho de las cavernas, tejedores (tejedor del Cabo, ictéreo de Baltimore), costureros (Orthotomus sutrius), carpinteros de obra (los republicanos, que llevan una vida comunitaria)

Hay también unos pájaros que son llamados carceleros, por su manera extraña de comportarse. En efecto, para impedir que su hembra abandone el nido construido en una cavidad del árbol, no vacilan en encerrarla, con sus huevos, mediante un muro infranqueable que elevan a su alrededor; pero tienen el cuidado de dejar una abertura que le permita respirar y recibir el alimento que el macho le lleva.

Hay aves que ponen huevos en simples depresiones del terreno, sin efectuar construcciones especiales. Los huevos de la mayoría de éstas presentan coloración especial que los disimula a la vista de posibles enemigos. Las crías de muchas de las aves que así anidan son nidifugos o autófagos. Nacen con plumón protector y son capaces, desde que salen del huevo, de correr y alimentarse por sí mismos, pero siempre vigilados y cuidados por sus padres.

 

Fuente Consultada: Lo Se Todo Tomo III – Consultora Tomo IV –

Significado de Huella Ecologica Definicion Uso de los Recursos

Significado de Huella Ecológica-Uso Racional de los Recursos Naturales

Que es la Huella Ecologica? Concepto Definicion

3,2 es la cantidad de planetas Tierra que harían falta si toda la humanidad viviera como los habitantes de los ricos.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/huella_ecologica.jpg

Como no todos los seres vivos utilizamos la misma cantidad de recursos para vivir, la huella ecológica es un indicador que define «el área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada con un «modo de vida específico» de forma indefinida. 

Su objetivo fundamental consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, comparado con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador clave para la sostenibilidad.

La Tierra es el único planeta conocido que alberga vida. La presencia de agua líquida, la distancia justa respecto al Sol y la atmósfera que lo protege hacen de nuestro planeta un espacio de vida donde los humanos han vivido un desarrollo increíble.

Pero frente al crecimiento de la población y las actividades romanas contaminantes y malgastadoras de recursos, la Tierra se revela cada vez más frágil y limitada.

Todos los seres vivos necesitan alimento, energía y agua para crecer y vivir.

En el caso del hombre, la cantidad de recursos que utiliza depende de su estilo de vida. Muchas veces desperdiciamos agua, utilizamos numerosos aparatos eléctricos, consumimos alimentos que son traídos desde otros estados u otros países, viajamos en automóvil y en avión, usamos muchos envases de plástico y producimos mucha basura, y todo este consumo impacta sobre el planeta.

El impacto de una persona, ciudad o país, sobre la Tierra, para satisfacer lo que consume y para absorber sus residuos, se conoce como huella ecológica, es decir, es una formas de medir nuestra influencia sobre la naturaleza.

Se trata de una estimación de la superficie de terreno que necesitarían los humanos para obtener los recursos necesarios según su forma de vida (desplazarse, comer, alojarse) y para absorber sus residuos, y fue inventada por dos economistas.

Así, el planeta dispondría de 13.600 millones de hectáreas (ha) de esta superficie vital, para repartir entre 6.800 millones de humanos.

La huella ecológica de cada persona no debería sobrepasar 2 ha.

Ahora bien, en 2005, «ya era de 2,7 ha (6,4 ha en los países ricos y 1,0 ha en los países pobres). Esto significa que actualmente ya haría falta un tercio más de planeta para no agotar sus recursos.

El análisis de la huella ecológica compara la demanda humana sobre la naturaleza contra la capacidad del ambiente para regenerar los recursos. El estudio se hace teniendo en cuenta la tierra productiva que disponemos y el área marina que necesitamos para producir recursos que consume la población absorbiendo sus residuos y utilizando la tecnología imperante.

Los valores para obtener la huella ecológica se clasifican en carbono, alimentación, vivienda y bienes y servicios, así como el número total de planetas necesarios para sostener a la población mundial dado un nivel de consumo.

Para hacer los cálculos, diferentes organizaciones con responsabilidad ambiental se valen de una serie de preguntas que requieren respuestas sobre la comida que elegimos, el lugar donde vivimos y cómo viajamos.

Los resultados suelen ser sorprendentes, especialmente cuando sobre el final aparece un gráfico que muestra cuántas Tierras harían falta en el caso de que todos los habitantes tuviesen hábitos similares.

Más de la mitad de la capacidad mundial de generar recursos renovables se encuentra dentro de las fronteras de tan solo diez países. Brasil y China exhiben los mayores volúmenes, pero en el lote está otro país latinoamericano: la Argentina, en noveno lugar.

Tamaña fortaleza para proveer no suele tener concordancia con la huella ecológica que dejan los habitantes de esos territorios.

La relación es más bien inversa: los países más ricos en recursos naturales suelen albergar a las poblaciones más pobres y, por lo tanto, con menor capacidad para dejar una marca por los bienes y servicios que consumen. Así, la apropiación humana pone en evidencia el siguiente desbalance: los estadounidenses consumen seis veces más de su capacidad de carga, los españoles más del doble y los habitantes de la India, menos de la mitad.

Los Emiratos Árabes Unidos están entre los países que mayor huella ecológica producen y países de la región, como Chile, ocupan el lugar número 50.

Para actuar de manera sostenible, las personas y grupos no deberíamos consumir más de lo que la superficie de la que disponemos es capaz de ofrecer. Los límites propuestos han sido largamente superados: la media mundial excede en un 50 por ciento la capacidad de carga del planeta.

«Dieciocho meses le toma a la Tierra generar los recursos que usamos en un solo año. De esta manera, nuestra huella ecológica es de 1,5 planeta», afirma Jim Leape, director . de WWF, la organización conservacionista internacional más grande del globo. El experto sostiene que nuestra huella ecológica se ha duplicado en los últimos 40 años y la tendencia indica que volverá a doblarse en los próximos 40.

En el caso del hombre, la cantidad de recursos que utiliza depende de su estilo de vida. Al consumir recursos de forma irracional, se reduce la superficie de bosques, praderas, desiertos, manglares, arrecifes, selvas, y la calidad de los mares del mundo. Este nivel de consumo arroja cifras apabullantes.

Según el documental «La huella ecológica del hombre», de National Geographic, a lo largo de su vida una persona puede gastar casi un millón de litros de agua (contemplando todos los usos que le damos para la vida moderna), cada uno de nosotros enviará 40 toneladas de basura a los rellenos y harán falta 24 árboles para fabricar todos los libros y diarios que cada uno de nosotros leerá.

La medición de la huella ecológica estimula a repensar los modos de vida. La tendencia de los cambios se sustenta en la eficiencia y el ahorro. En Europa, se discuten propuestas para reducir la cantidad de días laborables porque se piensa que contribuirá a generar menos emisiones por transporte y consumo de electricidad en las oficinas.

La forma en cómo se obtiene la energía también se relaciona. La Argentina, por ejemplo, sustenta su matriz energética con gas y petróleo, combustibles no renovables que producen una huella mayor a viento, el agua o el sol.

El desafío nos obliga a ser rigurosos hasta en la elección del servicio de comidas a domicilio. No es lo mismo que el pedido llegue en moto, que en bicicleta o patines. En el primer caso contribuiremos a generar emisiones y el gasto de recursos finitos necesarios para la combustión, por lo tanto nuestra huella se agrandará. El ejemplo, de apariencia pueril, sirve para recordarnos que el impacto, por pequeño que sea, hace falta multiplicarlo por millones de habitantes que podrían adoptar la misma conducta.

TEST SOBRE LA HUELLA ECOLÓGICA:

Fuente Consultada: Revista Selecciones Año 2011 Mes de Abril Nota de Sergio Elguezábal

5 de Junio: Día del Medio Ambiente

Dia de la Tierra Lucha Contra La Contaminacion y Calentamiento Global

Día de la Tierra – Lucha Contra La Contaminacion

El Día de la Tierra es un día festivo celebrado en muchos países el 22 de abril. Su promotor, el senador estadounidense Gaylord Nelson, instauró este día para crear una conciencia común a los problemas de la contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra.

¿CONOCES LA REGLA DE LAS 3 ERRES? R: REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR

Reducir: significa evitar comprar y adquirir cosas que pronto se convertirán en basura como embalajes, bolsas de plástico y envases desechables.

Reutilizar: es tratar de darle algún uso a la basura antes de tirarla, por ejemplo forrar las cajas, frascos o latas y usarlas para guardar cosas.

Reciclar: se trata de volver a utilizar materiales como el papel o el vidrio para fabricar de nuevo productos parecidos como cuadernos, botellas, etc.

Presentación en Flash

 COMO HACERLE UN REGALO A NUESTRO PLANETA

  1. Planta un árbol en tu jardín, o una planta en un macetero: alegrará tu hogar, la vista y será de verdadero provecho para tu vida y el medio ambiente en general.
  2. Organízate con un grupo de amigos o compañeros y donen un par de horas de servicio comunitario al vecindario: se puede hacer limpieza de las basuras y desperdicios de un parque cercano, de una playa, de un par de calles aledañas. Donde quiera que veas basura, lánzala al contenedor o basurero más cercano.
  3. Celebra la biodiversidad dejando vivir a los animales: deja gradualmente de comer carne. Lo agradecerá tu cuerpo, los animales y el medio ambiente.
  4. Camina o monta tu bicicleta en vez de conducir o tomar el transporte público. Aprovecha los últimos calores del hemisferio sur, y la incipiente primavera en el hemisferio norte: huele el aire, observa los árboles, las flores, los pájaros urbanos. Te servirá como ejercicio y como manera de encontrarse en una naturaleza -alterada por la ciudad, pero que nunca deja de estar presente en nuestra vida diaria.
  5. No tomes baños de bañera y dúchate más brevemente. La cantidad promedio de agua que se ocupa en una ducha caliente de 10 minutos es monstruosa: 230 litros, gastados en un breve tiempo y que van a dar al desagüe.
  6. Comienza a hacer compost, separa y recicla la basura de manera más integral, dona la ropa que no usas y está en buen estado a una institución de beneficencia, lleva tus desechos tecnológicos a puntos de recogida. Si no existe un sistema de reciclaje o separación de desechos donde vives, escribe a las autoridades, a la prensa, o pide una cita con los responsables locales para pedirles un involucramiento mayor en temas de medio ambiente. Al final, nos compete e involucra a todos.
  7. Pide en tu biblioteca local libros sobre temas medio ambientales o de ecología e inspírate en ellos para actuar localmente.
  8. Apaga la calefacción innecesaria, apaga las bombillas (ampolletas) encendidas de más. Si comienza el frío abrígate para estar en casa y bebe líquidos calientes (té, tizanas); si comienza el calor abre tu ventana y apaga el aire acondicionado. Trata de disminuir tu huella ecológica.
  9. Haz un paseo a un parque o reserva natural. ¿Qué mejor manera de celebrar el día de la Tierra admirando la Naturaleza en su belleza más original y elemental?
  10. Hazte socio o benefactor de alguna organización ambiental local, nacional o internacional. Ellos te podrán dar más información sobre todos los temas de tu interés y que podrás difundir en tu comunidad.

5 de Junio: Día del Medio Ambiente

DIA DEL MEDIO AMBIENTE Principios y Objetivos de la Conferencia ONU

DIA DEL MEDIO AMBIENTE
Principios de la Conferencia de Naciones Unidas

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, celebrada en Estocolmo del 5 al 16 de junio de 1972, atenta a la necesidad de un criterio y principios comunes que ofrezcan a los pueblos del mundo inspiración y guía para preservar y mejorar el medio ambiente, proclama que:

1: El hombre es a la vez obra y artífice del medio que lo rodea, el cual le da el sustento material y le brinda la oportunidad de desarrollarse Intelectual, moral, social y espiritualmente.

En la larga y tortuosa evolución de la raza humana en este planeta se ha llegado a una etapa en que, gradas a la rápida aceleración de la ciencia y la tecnología, el hombre ha adquirido el poder de transformar, de innumerables maneras y en una escala sin precedentes, cuanto lo rodea.

Los dos aspectos del medio humano, el natural y el artificial, son esenciales para el bienestar del hombre y para el goce de los derechos humanos fundamentales, incluso el derecho a la vida

2. La protección y mejoramiento del medio humano es una cuestión fundamental que afecta al bienestar de los pueblos y al desarrollo económico del mundo entero, un deseo urgente de los pueblos de todo el mundo y un deber de todos los gobiernos.

3. El hombre debe hacer constante recapitulación de su experiencia y continuar descubriendo, inventando, creando y progresando. Hoy en día, la capacidad del hombre de transformar lo que le rodea, utilizada con discernimiento, puede llevar a todos los pueblos los beneficios del desarrollo y ofrecerles la oportunidad de ennoblecer su existencia.
Aplicado erróneamente o imprudentemente, el mismo poder puede causar daños incalculables al ser humano y a su medio.

A nuestro alrededor vemos multiplicarse las pruebas del daño causado por el hombre en muchas regiones de la Tierra: niveles peligrosos de contaminación del agua, el aire, la tierra y los seres vivos; grandes trastornos del equilibrio ecológico de la biosfera; destrucción y agotamiento de recursos insustituibles y graves deficiencias, nocivas para la salud física, mental y social del hombre, en el medio por él creado, especialmente en aquel en que vive y trabaja.

4. En los países en desarrollo, la mayoría de los problemas ambientales están motivados por el subdesarrollo.Millones de personas siguen viviendo muy por debajo de los niveles mínimos necesarios para una existencia humana decorosa, privadas de alimentación y vestido, de vivienda y educación, de sanidad e higiene adecuadas. Por ello, los países en desarrollo deben dirigir sus esfuerzos hacia e desarrollo, teniendo presente sus prioridades y la necesidad de salvaguardar y mejorar el medio.

Con el mismo fin, los países Industrializados deben esforzarse por reducir la distancia que los separa de los países en desarrollo. En los países industrializados, los problemas ambientales están generalmente relacionados con la industrialización y el desarrollo tecnológico.

5. El crecimiento natural de la población plantea continuamente problemas relativos a la preservación del medio, y se deben adoptar normas y medidas apropiadas, según proceda, para hacer frente a esos problemas. De todas las cosas del mundo, los seres humanos son lo más valioso. Ellos son quienes promueven el progreso social, crean riqueza social, desarrollan la ciencia y la tecnología y, con su duro trabajo, transforman continuamente el medio humano.
Con el progreso social y los adelantos de la producción, la ciencia y la tecnología, la capacidad del hombre para mejorar el medio se acrecienta cada día que pasa.

6. Hemos llegado a un momento de la historia en que debemos orientar nuestros actos en todo el mundo atendiendo con mayor solicitud a las consecuencias que puedan tener para el medio. Por ignorancia o indiferencia, podemos causar daños inmensos e irreparables al medio terráqueo del que dependen nuestra vida y nuestro bienestar.
Por el contrario, con un conocimiento más profundo y una acción más prudente, podernos conseguir para nosotros y para nuestra posteridad unas condiciones de vida mejores en un medio más en consonancia con (as necesidades y aspiraciones de vida del hombre.

Las perspectivas de elevar la calidad del medio, de crear una vida satisfactoria son grandes. Lo que se necesita es entusiasmo, pero, a la vez, serenidad de ánimo, trabajo afanoso, pero sistemático. Para llegar a la plenitud de su libertad dentro de la naturaleza, el hombre debe aplicar sus conocimientos a forjar, en armonía con ellas, un medio mejor.

La defensa y el mejoramiento del medio humano para las generaciones presentes y futuras se han convertido en meta imperiosa de la humanidad, y ha de perseguirse al mismo tiempo que las metas fundamentales ya estableadas de la paz y el desarrollo económico y social en todo el mundo, y de conformidad con ellas.

7. Para llegar a eso meta será menester que ciudadanos y comunidades, empresas e instituciones, en todos /os planos, acepten las responsabilidades que les incumben y que todos ellos participen equitativamente en la labor común.
Hombres de toda condición u organizaciones de diferente índole plasmarán, con la aportación de sus propios va/ores o la suma de sus actividades, el medio ambiente del futuro.

Corresponderá a las administraciones locales y nacionales, dentro de sus respectivas jurisdicciones, la mayor parte de las actividades de gran escala sobre el medio. También se requiere la cooperación internacional con objeto de llegar a recursos que ayuden a (os países en desarrollo a cumplir su cometido en esta esfera.

Y hay un número cada vez mayor de problemas relativos al medio que, por ser de alcance regional o mundial o por repercutir en el ámbito internacional común, requerirán una amplia colaboración entre las naciones y la adopción de medidas para las organizaciones internacionales en interés de todos.

La Conferencia encarece a los gobiernos y a los pueblos que aun en sus esfuerzos para preservar y mejorar el medio ambiente en beneficio del hombre y de su posteridad.

Principios
Expresa la convicción común de que:

Principio 1
El hombre tiene el derecho fundamental a la libertad, la igualdad y el disfrute de condiciones de vida adecuadas en un medio de calidad tal que le permita llevar una vida digna y gozar de bienestar, y tiene la solemne obligación de proteger y mejorar el medio para las generaciones presentes y futuras.
A este respecto, las políticas que promueven o perpetúan el apartheid, la segregación racial, la discriminación, la opresión colonial y otras formas de opresión y de dominación extranjera quedan condenadas y deben eliminarse.

Principio 2
Los recursos naturales de la Tierra, incluidos el aire, el agua, la tierra, la foro y la fauna y especialmente muestras
representativas de los ecosistemas naturales, deben preservarse en beneficio de las generaciones presentes y futuras mediante una cuidadosa planificación u ordenación, según convenga.

Principio 3
Debe mantenerse y, siempre que sea posible, restaurarse o mejorarse la capacidad de la Tierra para producir recursos vitales renovables.

Principio 4
El hombre tiene la responsabilidad especial de preservar y administrar juiciosamente el patrimonio de la flora y la fauna silvestre y su habitat que se encuentren actúa/mente en grave peligro por una combinación de factores adversos. En consecuencia, al planificar el desarrollo económico debe atribuirse importancia a la conservación de la naturaleza, incluidas la flora y la fauna silvestre.

Principio 5
Los recursos no renovables de la Tierra deben emplearse de forma que se evite el peligro de su futuro agotamiento y se asegure que toda la humanidad comparta los beneficios de tal empleo.

Principio 6
Debe ponerse fin a la descarga de sustancias tóxicas o de otras materias y a la liberación de calor, en cantidades o concentraciones tales que el medio no pueda neutralizarlas, para que no se causen daños graves irreparables a los ecosistemas. Debe apoyarse la justa lucha de los pueblos de todos los países contra la contaminación.

Principio 7
Los Estados deberán tomar todas las medidas posibles para impedir la contaminación de los mares por sustancias que puedan poner en peligro la salud del hombre, dañar los recursos vivos y la vida marina, menoscabar las posibilidades de esparcimiento o entorpecer otras utilizaciones legítimas del mar.

Principio 8
El desarrollo económico y social es indispensable para asegurar al hombre un ambiente de vida y trabajo favorable y crear en la Tierra las condiciones necesarias para mejorar la calidad de la vida.

Principio 9
Las deficiencias del medio originadas por las condiciones del subdesarrollo y los desastres naturales plantean graves problemas, y la mejor manera de subsanarlas es el desarrollo acelerado mediante la transferencia de cantidades considerables de asistencia financiera y tecnológica que complemente los esfuerzos internos de los países en desarrollo y la ayuda oportuna que pueda requerirse.

Principio 10
Para los países en desarrollo, la estabilidad de los precios y la obtención de ingresos adecuados de los productos básicos y las materias primas son elementos esenciales para la ordenación del medio, ya que han de tenerse en cuenta tanto los factores económicos como los procesos ecológicos.

Principio 11
Las políticas ambientales de todos los Estados deberían estar encaminadas a aumentar el potencial de crecimiento actual o futuro de los países en desarrollo y no deberían coartar ese potencial ni obstaculizar el logro de mejores condiciones de vida para todos. Los Estados y las organizaciones internacionales deberían tome-‘ las disposiciones pertinentes con miras de llegar a un acuerdo para hacer frente a las consecuencias económicas que pudieran resultar, en los planos nacional e internacional, de la aplicación de medidas ambientales.

Principio 12
Deberían destinarse recursos a la conservación y mejoramiento del medio, teniendo en cuenta las circunstancias y las necesidades especiales de los países en desarrollo y cualesquiera gastos que pueda originar a estos países la inclusión de medidas de conservación del medio en sus planes de desarrollo, así como la necesidad de prestarles, cuando lo soliciten, más asistencia técnica y financiera internacional con ese fin.

Principio 13
A fin de lograr una más racional ordenación de los recursos y mejorar así las condiciones ambientales, los Estados deberían adoptar un enfoque integrado y coordinado de la planificación de su desarrollo, de modo que quede asegurada la compatibilidad del desarrollo con la necesidad de proteger y mejorar el medio humano en beneficio de su población.

Principio 14
La planificación racional constituye un instrumento indispensable para conciliar las diferencias que puedan surgir entre las exigencias del desarrollo y la necesidades de proteger y mejorar el medio.

Principio 15
Debe aplicarse la planificación a los asentamientos humanos y a la urbanización con miras a evitar repercusiones perjudiciales sobre el medio y a obtener los máximos beneficios sociales, económicos y ambientales para todos. A este respecto deben abandonarse los proyectos destinados o la dominación colonialista y racista.

Principio 16
En los regiones en que existe en riesgo de que la tasa de crecimiento demográfico o las concentraciones excesivas de población perjudiquen al medio o al desarrollo, o en que la baja densidad de población pueda impedir el mejoramiento del medio humano y obstaculizar el desarrollo, deberían aplicarse políticas demográficas que respetasen los derechos humanos fundamentales y contasen con la aprobación de los gobiernos interesados.

Principio 17
Debe confiarse a las instituciones nacionales competentes la tarea de planificar, administrar o controlar la utilización de los recursos ambientales de los Estados con el fin de mejorar la calidad del medio.

Principio 18
Como parte de su contribución al desarrollo económico y social, se debe utilizar la ciencia y la tecnología para descubrir, evitar y combatir los riesgos que amenazan al medio, para solucionar los problemas ambientales y por el bien común de la humanidad.

Principio 19
Es indispensable una labor de educación en cuestiones ambientales, dirigida tanto a las generaciones jóvenes como a los adultos y que presente la debida atención al sector de población menos privilegiado, para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la protección y mejoramiento del medio en toda su dimensión humana. Es también esencial que los medios de comunicación de masas eviten contribuir al deterioro del medio humano y difundan, por el contrario, información de carácter educativo sobre la necesidad de protegerlo y mejorarlo, a fin de que el hombre pueda desarrollarse en todos los aspectos.

Principio 20
Se deben fomentar en todos los países en desarrollo la investigación y el desarrollo científicos referentes a los problemas ambientales, tanto nacionales como multinacionales. A este respecto, el libre intercambio de información científica actualizada y de experiencias sobre la transferencia debe ser objeto de apoyo y asistencia, a fin de facilitar la solución de los problemas ambientales; las tecnologías ambientales deben ponerse a disposición de los países en desarrollo en condiciones que favorezcan su amplia difusión sin que constituyan una carga económica excesiva para esos países.

Principio 27
De conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y con los principios del derecho internacional, los Estados tienen el derecho soberano de explotar sus propios recursos en aplicación de su propia política ambiental y la obligación de asegurar que las actividades que se lleven a cabo dentro de su jurisdicción o bajo su control no perjudiquen al medio de otros Estados o de zonas situadas fuera de toda jurisdicción nacional.

Principio 22
Los Estados deben cooperar para continuar desarrollando el derecho internacional en lo que se refiere a la responsabilidad y a la indemnización a las víctimas de la contaminación y otros daños ambientales que las actividades realizadas dentro de la jurisdicción o bajo el control de tales Estados causen en zonas situadas fuera de su jurisdicción.

Principio 23
Toda persona, de conformidad con la legislación nacional, tendrá la oportunidad de participar, individual o colectivamente, en el proceso de preparación de las decisiones que conciernen directamente a su medio ambiente y, cuando este haya sido objeto de daño o deterioro, podrá ejercer los recursos necesarios para obtener una indemnización.

Principio 24
Incumbe a toda persona actuar de conformidad con lo dispuesto en la presente Carta. Toda persona, actuando individual o colectivamente, o en el marco de su participación en la vida política, procurará que se alcancen y se observen los objetivos y las disposiciones de la presente Carta.

Fuente Consultada: Enciclopedia del Estudiante Tomo 14 Ecología Clarín