Concepto de Huella Ecologica Definicion Uso de los Recursos






Concepto de Huella Ecológica-Uso Racional de los Recursos Naturales

Que es la Huella Ecologica? Concepto Definicion

3,2 es la cantidad de planetas Tierra que harían falta si toda la humanidad viviera como los habitantes de los ricos.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/huella_ecologica.jpg

Como no todos los seres vivos utilizamos la misma cantidad de recursos para vivir, la huella ecológica es un indicador que define «el área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada con un “modo de vida específico” de forma indefinida.  Su objetivo fundamental consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, comparado con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador clave para la sostenibilidad.

La Tierra es el único planeta conocido que alberga vida. La presencia de agua líquida, la distancia justa respecto al Sol y la atmósfera que lo protege hacen de nuestro planeta un espacio de vida donde los humanos han vivido un desarrollo increíble. Pero frente al crecimiento de la población y las actividades romanas contaminantes y malgastadoras de recursos, la Tierra se revela cada vez más frágil y limitada.

Todos los seres vivos necesitan alimento, energía y agua para crecer y vivir. En el caso del hombre, la cantidad de recursos que utiliza depende de su estilo de vida. Muchas veces desperdiciamos agua, utilizamos numerosos aparatos eléctricos, consumimos alimentos que son traídos desde otros estados u otros países, viajamos en automóvil y en avión, usamos muchos envases de plástico y producimos mucha basura, y todo este consumo impacta sobre el planeta.

El impacto de una persona, ciudad o país, sobre la Tierra, para satisfacer lo que consume y para absorber sus residuos, se conoce como huella ecológica, es decir, es una formas de medir nuestra influencia sobre la naturaleza.

Se trata de una estimación de la superficie de terreno que necesitarían los humanos para obtener los recursos necesarios según su forma de vida (desplazarse, comer, alojarse) y para absorber sus residuos, y fue inventada por dos economistas. Así, el planeta dispondría de 13.600 millones de hectáreas (ha) de esta superficie vital, para repartir entre 6.800 millones de humanos.

La huella ecológica de cada persona no debería sobrepasar 2 ha. Ahora bien, en 2005, “ya era de 2,7 ha (6,4 ha en los países ricos y 1,0 ha en los países pobres). Esto significa que actualmente ya haría falta un tercio más de planeta para no agotar sus recursos.

El análisis de la huella ecológica compara la demanda humana sobre la naturaleza contra la capacidad del ambiente para regenerar los recursos. El estudio se hace teniendo en cuenta la tierra productiva que disponemos y el área marina que necesitamos para producir recursos que consume la población absorbiendo sus residuos y utilizando la tecnología imperante.

Los valores para obtener la huella ecológica se clasifican en carbono, alimentación, vivienda y bienes y servicios, así como el número total de planetas necesarios para sostener a la población mundial dado un nivel de consumo.

Para hacer los cálculos, diferentes organizaciones con responsabilidad ambiental se valen de una serie de preguntas que requieren respuestas sobre la comida que elegimos, el lugar donde vivimos y cómo viajamos. Los resultados suelen ser sorprendentes, especialmente cuando sobre el final aparece un gráfico que muestra cuántas Tierras harían falta en el caso de que todos los habitantes tuviesen hábitos similares.

Más de la mitad de la capacidad mundial de generar recursos renovables se encuentra dentro de las fronteras de tan solo diez países. Brasil y China exhiben los mayores volúmenes, pero en el lote está otro país latinoamericano: la Argentina, en noveno lugar.

Tamaña fortaleza para proveer no suele tener concordancia con la huella ecológica que dejan los habitantes de esos territorios. La relación es más bien inversa: los países más ricos en recursos naturales suelen albergar a las poblaciones más pobres y, por lo tanto, con menor capacidad para dejar una marca por los bienes y servicios que consumen. Así, la apropiación humana pone en evidencia el siguiente desbalance: los estadounidenses consumen seis veces más de su capacidad de carga, los españoles más del doble y los habitantes de la India, menos de la mitad. Los Emiratos Árabes Unidos están entre los países que mayor huella ecológica producen y países de la región, como Chile, ocupan el lugar número 50.

Para actuar de manera sostenible, las personas y grupos no deberíamos consumir más de lo que la superficie de la que disponemos es capaz de ofrecer. Los límites propuestos han sido largamente superados: la media mundial excede en un 50 por ciento la capacidad de carga del planeta.

“Dieciocho meses le toma a la Tierra generar los recursos que usamos en un solo año. De esta manera, nuestra huella ecológica es de 1,5 planeta”, afirma Jim Leape, director . de WWF, la organización conservacionista internacional más grande del globo. El experto sostiene que nuestra huella ecológica se ha duplicado en los últimos 40 años y la tendencia indica que volverá a doblarse en los próximos 40.

En el caso del hombre, la cantidad de recursos que utiliza depende de su estilo de vida. Al consumir recursos de forma irracional, se reduce la superficie de bosques, praderas, desiertos, manglares, arrecifes, selvas, y la calidad de los mares del mundo. Este nivel de consumo arroja cifras apabullantes.


Anuncio Publicitario


Según el documental “La huella ecológica del hombre”, de National Geographic, a lo largo de su vida una persona puede gastar casi un millón de litros de agua (contemplando todos los usos que le damos para la vida moderna), cada uno de nosotros enviará 40 toneladas de basura a los rellenos y harán falta 24 árboles para fabricar todos los libros y diarios que cada uno de nosotros leerá.

La medición de la huella ecológica estimula a repensar los modos de vida. La tendencia de los cambios se sustenta en la eficiencia y el ahorro. En Europa, se discuten propuestas para reducir la cantidad de días laborables porque se piensa que contribuirá a generar menos emisiones por transporte y consumo de electricidad en las oficinas.

La forma en cómo se obtiene la energía también se relaciona. La Argentina, por ejemplo, sustenta su matriz energética con gas y petróleo, combustibles no renovables que producen una huella mayor a viento, el agua o el sol.

El desafío nos obliga a ser rigurosos hasta en la elección del servicio de comidas a domicilio. No es lo mismo que el pedido llegue en moto, que en bicicleta o patines. En el primer caso contribuiremos a generar emisiones y el gasto de recursos finitos necesarios para la combustión, por lo tanto nuestra huella se agrandará. El ejemplo, de apariencia pueril, sirve para recordarnos que el impacto, por pequeño que sea, hace falta multiplicarlo por millones de habitantes que podrían adoptar la misma conducta.

TEST SOBRE LA HUELLA ECOLÓGICA:

Fuente Consultada: Revista Selecciones Año 2011 Mes de Abril Nota de Sergio Elguezábal

5 de Junio: Día del Medio Ambiente





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.