Roma Antigua

Biografia de Pompeyo Politico y General Romano

Biografia de Pompeyo- Politico y General Romano

POMPEYO (106-48 a. de J. C.): En la crisis constitucional romana del siglo I, si Mario representa el triunfo de los ideales radicales de la democracia y Sila la reacción oligárquica, Pompeyo encarna la instauración de un poder personal basado en la aquiescencia de las instituciones tradicionales.

La política pompeyana choca con la persona y el credo de Cayo Julio César, preconizador de la solución monárquico helenística y debelador implacable de los antiguos poderes.

De esta pugna surge poderosa la llama violenta de la guerra civil, en cuyo transcurso se agota la vida de Pompeyo. No obstante, parte de su sistema constitucional — el Principado — sobrevivirá a su persona y a la de su rival y será recogida por Octavio Augusto, quien la llevará a término en forma bastante más profunda y, sobre todo, más ágil y duradera.

biografia de Pompeyo.

Cneo Pompeyo o Pompeyo Magno, también conocido como Pompeyo el Grande ​ ​ fue un político y general romano. Provenía de una rica familia itálica de provincias, y alcanzó por sí mismo el rango de la nobleza romana a través de su exitoso liderazgo en diversas campañas

Ya desde su juventud se hizo notar por sus relevantes condiciones militares. A los 17 años (había nacido el 30 de septiembre de 106, y tenía, por lo tanto, la misma edad que Cicerón), abrazó junto con su padre, llamado también Cneo Pompeyo, la causa de Sula contra los miembros del partido mariano.

La muerte de su progenitor y el triunfo momentáneo de Cinna lo retuvieron en la oscuridad.

Pero cuando regresó Sila (83), Pompeyo manifestó de nuevo su actividad apoyándolo con tres legiones, levantadas en el Piceno.

En este año recibió el título de imperator por un gran triunfo obtenido sobre los marianos y sus asociados. Prosiguió sus éxitos aniquilando a los adversarios de Sila en Sicilia y África.

Al regresar de estas campañas (81), mereció los honores del triunfo y, al mismo tiempo, el título de «Magno» que le confirió su general.Sila, además, le concedió la mano de su hijastra, con lo que el porvenir político de Pompeyo pareció asegurado.

Muerto Sila en 78, Pompeyo quedó como la única figura destacada de Roma.

Pero la oligarquía senatorial temía aquella fría y ambiciosa persona, a la que reprochaba sus veleidades democratizantes.

No obstante, la reacción popular que siguió a la muerte del dictador, obligó al Senado a recurrir por dos veces a Pompeyo: la primera para contener la insurrección del cónsul Emilio Lépido (77), y la segunda, para aniquilar al ejército que Sertorio, partidario de Cinna, había logrado constituir en España.

En esta ocasión obtuvo el proconsulado a pesar de no haber ejercido antes ninguna magistratura; sin embargo, el Senado vulneró la normalidad constitucional porque así lo exigían las circunstancias.

Pompeyo combatió en España del 76 al 71, y logró poner fin a la guerra de Sertorio y de su lugarteniente Perpenna.

Al regresar a Italia con sus legiones, se le presentó la ocasión de aniquilar a los restos del ejército de los esclavos, los cuales, con su jefe Espartaco, acababan de ser derrotados en la Apulia por Craso. Aquella victoria sirvióle para jactarse de haber sofocado la sublevación social y valióle nuevo crédito entre los romanos.

Utilizó su fama y sus legiones para requerir el consulado — otra ilegalidad —, el cual le fue otorgado, junto con Craso, para el año 70.

Su gestión consular tuvo verdadera importancia, pues derogó la constitución de Sila, restauró el tribunado y la censura y repartió el poder judicial entre los senadores y los equites.

Los équites (‘caballeros’)​ formaban una clase social de la Antigua Roma, conocidos allí como Ordo equester (‘clase ecuestre’).

Indudablemente, Pompeyo buscaba los votos del partido democrático para sus futuros proyectos.

Por aquel entonces Roma tenía planteados dos graves problemas militares: el de los piratas del Mediterráneo y el de la nueva guerra de Mitrídates de Ponto.

En 67 los demócratas, entre ellos César, apoyaron la ley Gabinia que daba a Pompeyo un poder militar jamás visto a fin de acabar con los piratas.

El éxito no se hizo esperar; en tres meses destruyó los nidos de los bandidos del mar.

Al año siguiente, por la ley Manilia, se extendían sus poderes al Oriente. En el transcurso de cinco años, del 66 al 62, Pompeyo venció a Mitrídates, anexionó al imperio romano la provincia de Siria y el reino de Judea, fundó colonias, restableció el orden, reorganizó la administración y fomentó el bienestar público.

En realidad, Pompeyo creó el Asia romana. Era entonces el princeps, el primer ciudadano de Roma, revestido de grandes poderes militares. ¿Qué sucedería al regresar a Italia? Contra toda presunción, Pompeyo licenció a sus legiones y se mantuvo en un terreno de estricta corrección constitucional (61).

Es posible que careciera del atrevimiento para dar un golpe de estado o que quisiera respetar las instituciones republicanas para que éstas le otorgaran la autoridad suprema.

En todo caso, el Senado se negó a ratificar sus demandas: reconocimiento de sus actos en Asia y reparto de tierras entre sus veteranos.

Esta negativa le echó en brazos de César y Craso, con los cuales concertó el primer triunvirato (60). Al propio tiempo, se casó con Julia, hija del que había de ser su afortunado rival.

El primer triunvirato iba dirigido contra la aristocracia senatorial. César lo demostró en su consulado del año 59. Acabada su magistratura, pasó a las Galias, lo que aprovechó Pompeyo para reanudar su labor de aproximación al Senado, en lo que le auxilió Cicerón.

Pero la aristocracia senatorial continuó negándose a aceptar la solución del Principado propuesta por Pompeyo, como demostró rechazando dos leyes que beneficiaban a éste en 57 y 56.

Entonces Pompeyo renovó sus lazos con César (entrevista de Luca, 56). En virtud de este acuerdo fue elevado por segunda vez al consulado en 55, junto con Craso.

A la expiración de su mandato se le nombró procónsul de España. Pero bajo especiosos pretextos continuó residiendo en Roma.

Intendente supremo de la annona, ejerciendo el imperio proconsular y libre de la presencia de César y Craso, Pompeyo pudo considerarse señor de los destinos de la política romana, tanto más cuanto él Senado se dio cuenta, por fin, de que sus intereses le aconsejaban apoyar la persona de Pompeyo frente a la de César.

A ello contribuyó la actitud del general, quien durante los años 4 y 53 dejó que la anarquía se adueñara de Roma.

Finalmente, en 52 el Senado, por un senadocon-sulto último, le encargó de restablecer el orden público y le confirió poderes excepcionales: el de cónsul único con derecho a elegir su colega.

Pompevo aprovechó el momento para imponer una autoridad de hierro en Roma y las provincias, y también para tomar ventajas militares sobre César, ya que su proconsulado en Hispania fue prorrogado por cinco años.

Pero el antagonismo entre los dos rivales, fomentado después de las muertes de Julia (54) y Craso (53), estalló muy pronto en forma de guerra civil. César franqueó el Rubicón (49).

Pompeyo, vacilante, abandonó Italia y se preparó para defender su política con el apoyo de las provincias.

Pero fue vencido por César en Farsalia (junio del 48). Cuando desembarcó en Pelúsium para buscar un refugio en Egipto, Pompeyo fue asesinado por uno de sus centuriones, el 28 de septiembre del 48.

fuente

Biografia de Bruto Marco Junio

Biografia de Bruto Marco Junio

MARCO JUNIO BRUTO (85-42 a, de J. C.): La crítica histórica tradicional ha considerado a Marco Junio Bruto como el exponente de la reacción republicana y cívica frente a los planes monárquicos de César.

En realidad, esta encarnación magnifica y engrandece una figura que, hasta cierto punto, jugó en los hechos de su época un papel secundario y que se elevó por breves momentos sobre el anonimato histórico sin lograr dominar los acontecimientos ni imponer su persona, dotada de un espíritu soñador, ávido de gloria y de aplausos, pero carente de la voluntad y la inteligencia necesarias para señorear el destino.

Biografia Marco Bruto

Marco Junio Bruto, nacido en 85 (según algunos autores en 79 ó 78), era miembro de una familia de rancio abolengo democrático.

Su padre había muerto a manos de los partidarios de Pompeyo Magno por oponerse a los planes dominadores de éste.

Pero el joven Bruto, educado en Atenas y luego por su tío, el famoso Catón de Utica, modeló su espíritu hacia una tendencia conservadora y oligárquica.

Entre los años 59 Y 53 efectuó dos viajes a Oriente, uno a Chipre y otro a Cilicia, en los cuales se dedicó a actividades financieras. Su participación en la vida política la efectuó al lado de Pompeyo, olvidando la muerte de su padre en aras de una convicción aristocrática común.

Con Pompeyo fue derrotado por César en Farsalia, pero el gran general romano le perdonó e incluso, para atraérselo a su causa, le nombró gobernador de la Galia Cisalpina (46).

Más tarde, al regresar César de España después de la victoria de Munda, se lo llevó consigo a Roma, donde le confió el cargo de pretor urbano (44) y le prometió el gobierno de Macedonia.

En este momento, quizá desengañado por los proyectos políticos de César o más probablemente ambicionando su gloria y su poder, tomó parte en la conspiración contra la persona del dictador, de la qué fue jefe con Casio.

El mismo fue uno de los asesinos del 15 de marzo.

La oportuna intervención de Marco Antonio frustró sus planes políticos.

Con Casio huyó de Roma y preparó en Oriente un ejército capaz de hacer frente al que reunían los segundos triunviros en Italia. Ocupó Macedonia y se dirigió al Epiro para derrotar a Marco Antonio y Octavio, cuyas tropas ocupaban una desventajosa situación en Filipos.

Casio fue derrotado en el curso de una primera acción, y se dio la muerte para no caer prisionero en poder de sus adversarios. Veinte días más tarde, Bruto, que había quedado como único jefe del ejército republicano, era vencido por Marco Antonio.

A la mañana siguiente (fines de octubre del 42), se suicidaba para no ver la ruina de sus ideales.

fuente

Biografia de Teodosio I El Grande Emperador de Roma

Biografia de Teodosio I El Grande

El fin del Imperio se aproximaba a pasos agigantados. El 9 de agosto del año 378 parecía haber llegado el momento de desplomarse, pues en aquella fecha los invasores germánicos obtuvieron sobre las legiones de Roma la capital victoria de Adrianópolis.

En estos campos de batalla se hundió para siempre el prestigio de las armas romanas. En la derrota desaparecía la persona del emperador Valente. ¿ Quién podría substituirle?. Su colega de Occidente, Graciano, buscó a un militar que fuera capaz de hacer frente a los godos y al pánico público.

Teodosio el grande
Flavio Teodosio, Teodosio I o también en el seno católico como Teodosio el Grande, fue emperador de los romanos desde 19 de enero de 379, hasta su muerte, deificado.
Fecha de nacimiento: 11 de enero de 347 d. C., Coca, España
Fallecimiento: 17 de enero de 395 d. C., Milán, Italia
Lugar de sepelio: Iglesia de los Santos Apóstoles, Estambul, Turquía

Y lo halló en un joven general de 32 años, el único que no había perdido la cabeza en los graves instantes que siguieron a Adrianópolis. Se llamaba Teodosio, y era hijo de un militar de mucha valía, Flavio Teodosio, que había defendido el Imperio en la Gran Bretaña, la Mesia y África, secundado por su primogénito.

El Imperio había pagado sus excepcionales servicios decapitándolo en Cártago en 376. Las miradas convergían en el nuevo emperador, elevado a esta dignidad el 19 de enero de 379.

Los Teodosios eran españoles. No se sabe dónde nacieron, pero consta que tenían su patrimonio en Cauca, pequeña ciudad rural de los vacceos, situada a orillas del Eresma, no lejos del Duero.

Es probable que aquí naciera Teodosio el Grande en un día, no determinado, del año 346. Sin reunir las grandes cualidades políticas, militares y administrativas de su padre, Teodosio aportaba al Imperio el espíritu de indomable resistencia de los hispanos, de improvisación genial y de acendrado amor a las esencias imperiales de Roma.

Imponente por la majestuosidad de su persona, simpático por lo afable de su trato, ejemplar por la severidad de sus costumbres privadas y públicas, asombroso por su actividad, su dinamismo y su energía, y sólo condenable por lo iracundo y tempestuoso, Teodosio respondió a la confianza que se había depositado en su persona.

Su obra es decisiva para el triunfo de la Catolicidad sobre las herejías que se habían desarrollado entre los cristianos después del edicto de Milán.

En el transcurso de cuatro años de agotadora actividad, en que se puso de manifiesto su talento en levantar ejércitos, instruirlos y conducirlos a la victoria, y, al mismo tiempo, su habilidad diplomática para tratar a los príncipes germánicos, Teodosio logró conjurar el peligro de los godos.

Hizo de Tesalónica su cuartel general. En 379, mediante una actuación sistemática, expulsó a las bandas germánicas al Norte de los Balcanes y reconquistó la línea del Danubio; en 380 logró atraerse a su causa al sfodo Atanarico; en 381 derrotó al ejército del feroz Fritigerno; en fin, el 23 de octubre de 382 pudo considerar restablecida la paz después de la capitulación de las bandas de la Mesia y de su afincamiento en aquel territorio como foederati o aliados del Imperio.

Solventado este gravísimo peligro, Teodosio dedica sus esfuerzos a salvaguardar la unidad del Imperio y del credo cristiano. Formidable tarea a la que consagró los trece últimos años de su gobierno. Cuando fué elegido emperador, eran colegas suyos Graciano y Valentiniano II, éste todavía niño.

En 383 el primero murió cuando trataba de oponerse a la usurpación de Magno Máximo, proclamado emperador por las legiones de Bretaña. Circunstancialmente, Teodosio y Valentiniano II reconocieron a Máximo. Pero para éste el acto de 383 era la primera etapa para restablecer a provecho propio la unidad del Imperio.

En 387 expulsó a Valentiniano II de Italia. Entonces Teodosio decidió actuar. Reunió un poderoso ejército, compuesto en su mayor parte de tropas bárbaras, se dirigió a Italia por los Alpes Julianos y derrotó a Máximo en Poetovio, cerca de Áquileya (28 de julio de 388).

Esta batalla hacía dueño a Teodosio de todo el Imperio;, pero se satisfizo con restablecer en el trono a Valentiniano II y confiarlo a la guardia de un buen general, el franco Argobasto, encargado de la defensa de Occidente como maestro de la milicia.

Al cabo de cuatro años, Argobasto rompió violentamente con Valentiniano II y quizá dio orden de asesinarlo. Lo cierto es que se halló el cadáver del emperador colgado de un árbol (392).

Entonces Argobasto, apoyado por el partido pagano de Roma, se erigió como rival de Teodosio, el celoso campeón de la ortodoxia; nombró a un emperador de paja, Flavio Eugenio, y restableció las prácticas paganas. Teodosio recogió el guante, y a pesar de contar con un ejército inferior en número al de Argobasto, le derrotó por completo ante Aquileya el 5 de septiembre de 394.

Esta victoria dio a Teodosio el Imperio único, pero lo más importante es que completó la acción de puente Milvio y aseguró el triunfo definitivo de la ortodoxia cristiana.Teodosio había dedicado gran parte de su gobierno a preparar este triunfo.

El 28 de febrero de 380 publicó el famoso edicto de Tesalónica sobre la vigencia del símbolo de Nicea y la extirpación del arrianismo; un año más tarde, el concilio de Constantinopla, presidido por San Gregorio Nacianceno, confirmaba el expresado símbolo y repudiaba solemnemente el error de Arrio; en el mismo 381 se prohibieron los sacrificios paganos, lo que fué confirmado en 385.

Teodosio dio siempre ejemplo de humildad cristiana, como con motivo de la expiación del terrible atentado cometido contra siete mil personas en el circo de Tesalónica dejándose arrebatar por un momento de ira, vanidad y despotismo. En aquella ocasión cumplió la dura penitencia que le impuso San Ambrosio de Milán (390).

Teodosio, una de las glorias de la España romana, murió en Milán, el 17 de enero de 395.

teodosio I emperador

OTRAS BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Teodosio I «El Grande»
Biografia de Hieron de Siracusa
Biografia de Emperador Honorio
Biografia de Boecio
Biografia de San Ildefonso
Biografia de Lotario I
Biografia de Carlos II de Francia
Biografia de Luis de Gongora y Argote

Antiguas Civilizaciones del Mundo Primeras Ciudades de la Mesopotomia

Antiguas Civilizaciones del Mundo

Las primeras civilizaciones de la Historia se desarrollaron en Mesopotamia, Egipto, India y China hace unos 5,000 años. Todas reciben el nombre de civilizaciones fluviales porque se desarrollaron a la orilla de grandes ríos: el Tigris y el Eúfrates en Mesopotamia; el Nilo en Egipto; el Indo en la  civilización india; y el río Amarillo en China. Las orillas de estos ríos estaban ocupadas por tierras muy fértiles y fáciles de regar, lo que provocó un gran desarrollo  de la agricultura. El crecimiento económico produjo grandes cambios; la población aumentó y las hasta entonces pequeñas aldeas crecieron hasta convertirse en grandes ciudades con varios miles de habitantes.»

Hace unos 12.000 años, el modo de vida de los seres humanos que habitaban determinadas zonas geográficas comenzó a transformarse radicalmente. Las ocupaciones depredadoras, como la caza y la recolección, fueron sustituidas poco a poco por otras de carácter productivo, como la domesticación de animales y el cultivo de la tierra y, de esta manera, las sociedades de Homo sapiens abandonaron paulatinamente el nomadismo y la economía de subsistencia para convertirse en sedentarias y productoras de sus propios alimentos.

El complejo proceso que permitió a estos grupos pasar de una economía depredadora a una productora recibe el nombre genérico de neolitización, aunque con frecuencia también se utiliza la expresión «revolución neolítica» . El Neolítico, que no debe entenderse como un período cronológico concreto, sino como una etapa dentro de la evolución de las diferentes sociedades humanas, tuvo una difusión casi universal, aunque no surgió al mismo tiempo ni se desarrolló con un ritmo uniforme en todas las regiones del planeta -en lugares remotos, todavía hoy pueden encontrarse culturas neolíticas-.

Cada núcleo original, que coincide con zonas de la Tierra donde existían animales y plantas susceptibles de ser domesticados -como Oriente Próximo, China, Mesoamérica o la región andina-, evolucionó y se difundió de forma independiente. Así, no se puede hablar de una «cultura neolítica«, sino de infinidad de éstas. Cada cultura surgió y se desarrolló en un entorno natural distinto y, consecuentemente, tuvo que adaptarse a recursos y materiales muy dispares. Una de las principales razones de la transformación económica y cultural vivida por las sociedades humanas se encuentra en el cambio climático que se produjo al finalizar la última glaciación y que inauguró el período Holoceno, el último de la actual era geológica.

Durante éste, las temperaturas aumentaron considerablemente y, paulatinamente, los hielos que cubrían la mayor parte del planeta se fundieron y quedaron relegados a las regiones polares y a las altas montañas. Con el deshielo, además, se inundaron amplias zonas costeras.

La alteración climática comportó la desaparición de muchas plantas y la migración o extinción de las especies animales que habían garantizado la supervivencia del hombre del Paleolítico. Estos cambios en la vegetación y la fauna, unidos al constante aumento de la población, rompieron el equilibrio existente entre las necesidades de las comunidades humanas y los recursos naturales; y, así, el Homo sapiens se vio forzado a modificar sus costumbres alimenticias para no desaparecer.

A finales del Paleolítico, sin embargo, la humanidad ya había adquirido la madurez cultural y el progreso técnico necesarios para afrontar este reto. Así se inició la etapa de transición al Neolítico que los historiadores y arqueólogos denominan Mesolítico , durante la cual, gradualmente, los cazadores y recolectores aprendieron a controlar la producción y el consumo de los alimentos.

PRIMERAS CIVILIZACIONES: La civilización, según parece confirmar la arqueología, empezó en Sumer. En esta pequeña región de la Baja Mesopotamia, anegada hasta finales del Neolítico por las aguas del mar, las avanzadas sociedades agrícolas de la Edad del Cobre encontraron un paisaje inédito en el que crecer y prosperar.

Pero para conseguirlo, primero, tuvieron que organizarse y aprender a controlar las crecidas de los ríos. Así fue cómo apareció la agricultura de regadío y, junto a ella, algunos de los inventos más extraordinarios que ha pergeñado la humanidad, como el arado, el transporte rodado o la escritura.

Las sociedades salidas de este nuevo modelo económico, imbuidas por un profundo espíritu religioso y plenamente jerarquizadas, vieron cómo sus antiguas aldeas se convertían en grandes ciudades y, pronto, se toparon con la necesidad de poner orden a su complejo funcionamiento interno. Esto aumentó el poder de aquellas personas que habían dirigido y coordinado el progreso colectivo y, de tal suerte, aparecieron los primeros líderes políticos y religiosos.

La prosperidad de las ciudades sumerias cimentó luego gobiernos de reyes independientes, que entre 2800 y 2350 a. C. se disputaron el dominio de la región.

El triunfo, sin embargo, fue para un príncipe extranjero. El semita Sargón fundó sobre la civilización sumeria el Imperio acadio, el primero de la Antigüedad, e inauguró un proceso secular por el cual los pueblos de pastores nómadas invadirían las fértiles tierras de Mesopotamia a cambio de asimilar la cultura de los vencidos.

Para seguir estudiando sobre este debes hacer click! en los botones del mapa superior que aparecen a elegir un área de civilización.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

IMPERIOS ORIENTALES

CHINOS: Se distinguen en la historia por su exclusión, debida ya a las circunstancias, ya a su propia voluntad, de toda relación histórica con las demás naciones; alcanzaron en tiempos muy remotos cierto grado de civilización; el sistema filosófico y religioso de Confucio es excelente en teoría; esta nación ha quedado como fosilizada en su cultura; son excelentes y hábiles artesanos; carecen de una verdadera ciencia: han permanecido como replegados sobre sí mismos en voluntario aislamiento; se han mostrado siempre recelosos de toda ingerencia extraña; son un portento de mansa adhesión al lema «Lo que es, debe ser».

INDIOS: Hasta los tiempos recientes permanecieron casi totalmente aislados del mundo occidental; fueron los indios nación poco guerrera y soñadora, perteneciente a la rama aria; alcanzaron muy pronto una gran civilización; han dejado una rico y notable literatura religiosa y poética en sánscrito, uno de los idiomas indoeuropeos más antiguos; entraron por primera voz en la verdadera historia con la invasión llevada a cabo por Alejandro Magno en 327 antes de J. C. todo progreso so hallaba sistemáticamente estancado por el rígido sistema de las castas; el credo de la clase instruida ora el brahmanismo (un deísmo filosófico); desde la más remota antigüedad descollaron como hábiles materna ti ees, manufactureros y arquitectos.

EGIPCIOS: Egipto es una do las más primitivas naciones civilizadas; los egipcios son los grandes representantes de la rama camitica; no era un pueblo conquistador ni agresivo; fueron los egipcios admirables constructores on el estilo ciclópeo, hicieron grandes progresos en las artes mecánicas y algunos adelantos en la ciencia; su gobierno era una monarquía muy restringida on poder y autoridad por la ley, por la costumbre y por lo poderosa casta sacerdotal; su religión era el culto de la naturaleza; no ejerció gran influencia sobre las demás naciones.

BABILONIOS: Casi tan antigua y civilizada raza como la egipcia; en parte, raza tártara., pero principalmente semítica; en tiempos muy remotos progresó grandemente on la ciencia; alcanzó un elevado grado de poderío y de civilización; la conocemos sobro todo por sus ruinas e inscripciones cuneiformes; los babilonios inventaron un sistema permanente do pesas y medidas; fueron muy entendidos en astronomía.

ASIRIOS: Pueblo semítico; raza belicosa y conquistadora; célebre por su arquitectura y escultura; su imperio se extendía sobre el Asia Meror (al este del río Halis), Siria, Fenicia, Palestina, la mayor parte de Egipto, la Media y las regiones del Tigris y del Eufrates hasta el golfo Pérsico; los asirios producían verdaderas obras de arte en vidrio y metales, y eran unos habilísimos grabadores de piedras preciosas.

BABILONIOS O CALDEOS: Pueblo semítico; como poder político gobernó tan sólo durante 57 años, de 625 a 533 antes de J. C., desde el fin del poder de los sirios hasta la conquista realizada por los persas acaudillados por Ciro; era una raza comercial y amante del lujo; su capital. Babilonia, era el emporio de! comercio entre el Asia Oriental y el Asia Occidental, Egipto y Europa; los babilonios del nuevo Imperio eran expertos fabricantes de tejidos y hábiles grabadores de piedras preciosas.

HEBREOS: Raza puramente semítica; ejerció escasa influencia on la historia política de la antigüedad; distinguióse por el conocimiento do un solo Dios y por las Escrituras transmitidas a las futuras edades; con David y Salomón formó una gran morarquía, pero luego decayó; es nación poco científica y poco artística en la historia antigua.

FENICIOS: Pueblo semítico puro; los fenicios fueron los más grandes comerciantes y colonizadores do los tiempo.1; antiguos; célebres como transmisores de civilización del Oriente al Occidente; era un conjunto de varias ciudades libres e independientes, unas veces aliadas y hostiles otras; Tiro y Sidón fueron famosas por sus materias colorantes, su fabricación de vidrio, sus bordados, sus obras de bronce y de cobro, sus tejidos de hilo y de algodón, sus astilleros y su minería; los fenicios son los inventores del alfabeto utilizado aún por las naciones europeas; la mayor de todas las colonias fenicias fue Cártago.

MEDOS Y PERSAS: Pura raza aria; pueblo belicoso y célebre por su caballería y sus arqueros, la monarquía media tuvo fin en 550 antes de J. C, fecha en que se fundó la monarquía persa; los persas era  un pueblo enérgico, valiente y poético; al principio llevaban una vida sencilla, que, después do sus conquistas, degeneró en fastuosas; más que cualquier otro pueblo asiático, se asemejan a los europeos  por su civilización; desde la época de Ciro hasta la conquista de Persia por Alejandro Magno (550-331 antes de J. C.) fueron poderosos dominadores del Asia; son los primeros asiáticos que trataron do conquistar a Europa: su imperio se extendió sobre todo el Asia Occidental y sobro Egipto.

CRONOLOGIA DE LOS PUEBLOS

4000. — Los súmenos.
2000 — Los acadios.
5000? -2200? a. de C. – Período de la Baja Caldea.
2300. — Los amoritas o cananeos occidentales fundan la dinastía de Hammurabi.
? -2528. — Reino sumerio.
Hacia 2650. — Ur-Nina.
Hacia 2580. — Eannatum.
Hacia 2550. — Entemena.
2528. — Fin del reino sumerio.
2528-2350. — Imperio sumero-acadio.
2528-2473. — Sargón el Grande.
2448-2411. — Naram-Sin.
Hacia 2390, — Gudea.
2200-1500. — Imperio de la Primera Babilonia.
1955-1912. — Hammurabi.
1500.— Fin de la Primera Babilonia.
1500-900. — Primer Imperio asirio.
Hacia 1360. — Assur-Uballit.
1305-1277. — Adad-Nirari
1276-1257. — Salmanasar I.
1255-1218. — Tukulti-Ninurta.
1189-1154. — Assurdán I.
1171. — Assurdán I termina con ia dominación cosea en Babilonia.
1140-1127 — Babilonia depende de Assur.
1116-1090. — Asiría se convierte en gran potencia bajo Teglatfalasar.
1090-900. — Decadencia del Primer Imperio asirio.
900-612. — Segundo Imperio asirio o apogeo de Asiria.
911-891. — Reinado de Adad-Nirari.
891-883. — Reinado de Tukulti-Ninurta II.
883-859 — Reinado de Assurnasirpal II.
883-877. — Sumisión de los Estados árameos bajo Assurnasipal III.
858-824. – Reinado de Salmanasar III.
810-806. — La reina Semíramis.
806-782 — Adad-Nirari III.
745-727. —Reinado de Teglatfalasar III.
741 — Conquista de la fortaleza de Arpad.
727-722. — Salmanasar V.
722. — Sumisión de Israel.
721-705 — Sargón II el Grande.
719. — Conquista de Samaría (27.000 deportados a Asiría).
705-681. — Senaquerib. Níníve, capital del Imperio.
689. — Destrucción de Babilonia por Senaquerib.
681 — 669. — Asarhaddon.
676. — Conquista de Sidón por Asarhaddon.
671. — Victoria de Ischuprí. Conquista de Egipto.
669-626. — Reinado- de Assurbanipal. Conquista de Elam.
648. — Assurbanipal conquista Babilonia.
612.— Fin del Imperio asirio. Destrucción de Nínive por los medos y babilonios.
612-539.— Período de la Segunda Babilonia o Nuevo Imperio babilónico. 625-604 – Reinado de Nabopolasar.
604-562. — Reinado de Nabucodonosor.
597. — Nabucodonosor se apodera de Jerusalém por primera vez.
587. — Segunda caída de Jerusalén. Judea es convertida en provincia babilónica.
562-560. — Arvel-Marduk (Evil-Merodaj bíblico).
560-555. — Neriglisar. 554-539. – Nabonid.
539. — Fin del Imperio babilónico Ciro, rey de los persas se apodera de Babilonia.

Los Medos
708-655. — Deyoces.
655-633. – Fraortes.
633-594. – Ciaxares.
606. — Ciaxares con Nabopolasar consuman la ruina de Nínive.
594-559. – Astiajes.
550. — Ciro el Grande, rey de los persas, destrona a Astiajes.

Los Persas
559-529. – Reinado de Ciro el Grande.
547. – Ciro se apodera de Lidia, venciendo al rey Creso.
538. — Toma de Babilonia por Ciro.
529-522. – Reinado de Cambises II.
526. — Preparativos de Cambises contra Egipto.
525-404. – Los persas dominan Egipto (XXVII dinastía).
522-486. – Darío I.
490. — Darío es derrotado por los griegos en Maratón.
486-465. – Reinado de Jerjes I.
480. — Victoria de Jerjes sobre los griegos en las Termopilas y victoria de los griegos sobre Jerjes en Salamina.
465-424 — Arta jerjes I Longimano.
449. — Artajerjes I pone fin a las Guerras Médicas por la Paz de Cimón.
424-404. – Darío II Oco.
404-359. – Artajerjes III Ocos.
401. —Batalla de Cunaxa en la que muere Ciro, hermano de Artajerjes.
386. — Paz de Antálcidas con los griegos.
338-330. – Darío III Cadoman.
334-329. – Persia es conquistada por Alejandro Magno.

Los Hititas
3250-2000? – Período proto-hitita y deutero-hitita.
Hacia 2650 Sargón el Antiguo sostiene luchas con los hititas.
Hacia 2500 un monarca hitita concierta una alianza.
2000. — Invasión indoeuropea y formación de los deutero-hititas. Siglos XIX-XV. – Antiguo Imperio. Siglo XIX. – Reinado de Labarna.
Hacia 1787,-Mursil I.
1758. – Expedición de Mursil I a Babilonia.
Siglos XV-XII. – Nuevo Imperio hitita.
Hacia 1550. – Mursil II.
1400-1355 – Shubiluliuma Hacia
1355. – Mursil III. 1330-1280. – Mutallu. Hacia 1270. – Katusil III.

Fuente Consultada:
Historia Universal de la Civilización  – Editorial Ramón Sopena – Tomo I  – Edades Antigua y Media