Antiguas Civilizaciones del Mundo Primeras Ciudades de la Mesopotomia



Antiguas Civilizaciones del Mundo

Las primeras civilizaciones de la Historia se desarrollaron en Mesopotamia, Egipto, India y China hace unos 5,000 años. Todas reciben el nombre de civilizaciones fluviales porque se desarrollaron a la orilla de grandes ríos: el Tigris y el Eúfrates en Mesopotamia; el Nilo en Egipto; el Indo en la  civilización india; y el río Amarillo en China. Las orillas de estos ríos estaban ocupadas por tierras muy fértiles y fáciles de regar, lo que provocó un gran desarrollo  de la agricultura. El crecimiento económico produjo grandes cambios; la población aumentó y las hasta entonces pequeñas aldeas crecieron hasta convertirse en grandes ciudades con varios miles de habitantes.”

Hace unos 12.000 años, el modo de vida de los seres humanos que habitaban determinadas zonas geográficas comenzó a transformarse radicalmente. Las ocupaciones depredadoras, como la caza y la recolección, fueron sustituidas poco a poco por otras de carácter productivo, como la domesticación de animales y el cultivo de la tierra y, de esta manera, las sociedades de Homo sapiens abandonaron paulatinamente el nomadismo y la economía de subsistencia para convertirse en sedentarias y productoras de sus propios alimentos.

El complejo proceso que permitió a estos grupos pasar de una economía depredadora a una productora recibe el nombre genérico de neolitización, aunque con frecuencia también se utiliza la expresión “revolución neolítica” . El Neolítico, que no debe entenderse como un período cronológico concreto, sino como una etapa dentro de la evolución de las diferentes sociedades humanas, tuvo una difusión casi universal, aunque no surgió al mismo tiempo ni se desarrolló con un ritmo uniforme en todas las regiones del planeta -en lugares remotos, todavía hoy pueden encontrarse culturas neolíticas-.

Cada núcleo original, que coincide con zonas de la Tierra donde existían animales y plantas susceptibles de ser domesticados -como Oriente Próximo, China, Mesoamérica o la región andina-, evolucionó y se difundió de forma independiente. Así, no se puede hablar de una “cultura neolítica“, sino de infinidad de éstas. Cada cultura surgió y se desarrolló en un entorno natural distinto y, consecuentemente, tuvo que adaptarse a recursos y materiales muy dispares. Una de las principales razones de la transformación económica y cultural vivida por las sociedades humanas se encuentra en el cambio climático que se produjo al finalizar la última glaciación y que inauguró el período Holoceno, el último de la actual era geológica.

Durante éste, las temperaturas aumentaron considerablemente y, paulatinamente, los hielos que cubrían la mayor parte del planeta se fundieron y quedaron relegados a las regiones polares y a las altas montañas. Con el deshielo, además, se inundaron amplias zonas costeras.

La alteración climática comportó la desaparición de muchas plantas y la migración o extinción de las especies animales que habían garantizado la supervivencia del hombre del Paleolítico. Estos cambios en la vegetación y la fauna, unidos al constante aumento de la población, rompieron el equilibrio existente entre las necesidades de las comunidades humanas y los recursos naturales; y, así, el Homo sapiens se vio forzado a modificar sus costumbres alimenticias para no desaparecer.

A finales del Paleolítico, sin embargo, la humanidad ya había adquirido la madurez cultural y el progreso técnico necesarios para afrontar este reto. Así se inició la etapa de transición al Neolítico que los historiadores y arqueólogos denominan Mesolítico , durante la cual, gradualmente, los cazadores y recolectores aprendieron a controlar la producción y el consumo de los alimentos.

PRIMERAS CIVILIZACIONES: La civilización, según parece confirmar la arqueología, empezó en Sumer. En esta pequeña región de la Baja Mesopotamia, anegada hasta finales del Neolítico por las aguas del mar, las avanzadas sociedades agrícolas de la Edad del Cobre encontraron un paisaje inédito en el que crecer y prosperar.

Pero para conseguirlo, primero, tuvieron que organizarse y aprender a controlar las crecidas de los ríos. Así fue cómo apareció la agricultura de regadío y, junto a ella, algunos de los inventos más extraordinarios que ha pergeñado la humanidad, como el arado, el transporte rodado o la escritura.

Las sociedades salidas de este nuevo modelo económico, imbuidas por un profundo espíritu religioso y plenamente jerarquizadas, vieron cómo sus antiguas aldeas se convertían en grandes ciudades y, pronto, se toparon con la necesidad de poner orden a su complejo funcionamiento interno. Esto aumentó el poder de aquellas personas que habían dirigido y coordinado el progreso colectivo y, de tal suerte, aparecieron los primeros líderes políticos y religiosos.

La prosperidad de las ciudades sumerias cimentó luego gobiernos de reyes independientes, que entre 2800 y 2350 a. C. se disputaron el dominio de la región.

El triunfo, sin embargo, fue para un príncipe extranjero. El semita Sargón fundó sobre la civilización sumeria el Imperio acadio, el primero de la Antigüedad, e inauguró un proceso secular por el cual los pueblos de pastores nómadas invadirían las fértiles tierras de Mesopotamia a cambio de asimilar la cultura de los vencidos.

Para seguir estudiando sobre este debes hacer click! en los botones del mapa superior que aparecen a elegir un área de civilización.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

IMPERIOS ORIENTALES

CHINOS: Se distinguen en la historia por su exclusión, debida ya a las circunstancias, ya a su propia voluntad, de toda relación histórica con las demás naciones; alcanzaron en tiempos muy remotos cierto grado de civilización; el sistema filosófico y religioso de Confucio es excelente en teoría; esta nación ha quedado como fosilizada en su cultura; son excelentes y hábiles artesanos; carecen de una verdadera ciencia: han permanecido como replegados sobre sí mismos en voluntario aislamiento; se han mostrado siempre recelosos de toda ingerencia extraña; son un portento de mansa adhesión al lema «Lo que es, debe ser».



INDIOS: Hasta los tiempos recientes permanecieron casi totalmente aislados del mundo occidental; fueron los indios nación poco guerrera y soñadora, perteneciente a la rama aria; alcanzaron muy pronto una gran civilización; han dejado una rico y notable literatura religiosa y poética en sánscrito, uno de los idiomas indoeuropeos más antiguos; entraron por primera voz en la verdadera historia con la invasión llevada a cabo por Alejandro Magno en 327 antes de J. C. todo progreso so hallaba sistemáticamente estancado por el rígido sistema de las castas; el credo de la clase instruida ora el brahmanismo (un deísmo filosófico); desde la más remota antigüedad descollaron como hábiles materna ti ees, manufactureros y arquitectos.

EGIPCIOS: Egipto es una do las más primitivas naciones civilizadas; los egipcios son los grandes representantes de la rama camitica; no era un pueblo conquistador ni agresivo; fueron los egipcios admirables constructores on el estilo ciclópeo, hicieron grandes progresos en las artes mecánicas y algunos adelantos en la ciencia; su gobierno era una monarquía muy restringida on poder y autoridad por la ley, por la costumbre y por lo poderosa casta sacerdotal; su religión era el culto de la naturaleza; no ejerció gran influencia sobre las demás naciones.

BABILONIOS: Casi tan antigua y civilizada raza como la egipcia; en parte, raza tártara., pero principalmente semítica; en tiempos muy remotos progresó grandemente on la ciencia; alcanzó un elevado grado de poderío y de civilización; la conocemos sobro todo por sus ruinas e inscripciones cuneiformes; los babilonios inventaron un sistema permanente do pesas y medidas; fueron muy entendidos en astronomía.

ASIRIOS: Pueblo semítico; raza belicosa y conquistadora; célebre por su arquitectura y escultura; su imperio se extendía sobre el Asia Meror (al este del río Halis), Siria, Fenicia, Palestina, la mayor parte de Egipto, la Media y las regiones del Tigris y del Eufrates hasta el golfo Pérsico; los asirios producían verdaderas obras de arte en vidrio y metales, y eran unos habilísimos grabadores de piedras preciosas.

BABILONIOS O CALDEOS: Pueblo semítico; como poder político gobernó tan sólo durante 57 años, de 625 a 533 antes de J. C., desde el fin del poder de los sirios hasta la conquista realizada por los persas acaudillados por Ciro; era una raza comercial y amante del lujo; su capital. Babilonia, era el emporio de! comercio entre el Asia Oriental y el Asia Occidental, Egipto y Europa; los babilonios del nuevo Imperio eran expertos fabricantes de tejidos y hábiles grabadores de piedras preciosas.

HEBREOS: Raza puramente semítica; ejerció escasa influencia on la historia política de la antigüedad; distinguióse por el conocimiento do un solo Dios y por las Escrituras transmitidas a las futuras edades; con David y Salomón formó una gran morarquía, pero luego decayó; es nación poco científica y poco artística en la historia antigua.

FENICIOS: Pueblo semítico puro; los fenicios fueron los más grandes comerciantes y colonizadores do los tiempo.1; antiguos; célebres como transmisores de civilización del Oriente al Occidente; era un conjunto de varias ciudades libres e independientes, unas veces aliadas y hostiles otras; Tiro y Sidón fueron famosas por sus materias colorantes, su fabricación de vidrio, sus bordados, sus obras de bronce y de cobro, sus tejidos de hilo y de algodón, sus astilleros y su minería; los fenicios son los inventores del alfabeto utilizado aún por las naciones europeas; la mayor de todas las colonias fenicias fue Cártago.

MEDOS Y PERSAS: Pura raza aria; pueblo belicoso y célebre por su caballería y sus arqueros, la monarquía media tuvo fin en 550 antes de J. C, fecha en que se fundó la monarquía persa; los persas era  un pueblo enérgico, valiente y poético; al principio llevaban una vida sencilla, que, después do sus conquistas, degeneró en fastuosas; más que cualquier otro pueblo asiático, se asemejan a los europeos  por su civilización; desde la época de Ciro hasta la conquista de Persia por Alejandro Magno (550-331 antes de J. C.) fueron poderosos dominadores del Asia; son los primeros asiáticos que trataron do conquistar a Europa: su imperio se extendió sobre todo el Asia Occidental y sobro Egipto.

Fuente Consultada:
Historia Universal de la Civilización  – Editorial Ramón Sopena – Tomo I  – Edades Antigua y Media





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *