Salud y Medio Ambiente

El Tabaquismo Enfermedades del Tabaco Causas y Consecuencias

TABAQUISMO, ENFERMEDADES QUE PROVOCA EL CONSUMO DE TABACO

TODAS LAS FORMAS DE ADICCIÓN SON MALAS , CON INDEPENDENCIA DE SI EL ELEMENTO ADITIVO
ES EL ALCOHOL, LA MORFINA O EL IDEALISMO»
Carl Jung 1860.

A pesar de saber que el cigarrillo perjudica la salud, aunque desconozcan can a fondo sus efectos, muchas personas pasan por alto este hecho y se inician en el consumo o padecen de tabaquismo. Es inevitable preguntar por qué se fuma. Esta pregunta queda contestada con las cinco «les»:

• Imitación. En la imitación influyen el ambiente familiar (padres o hermanos fumadores), escolar (compañeros o docentes) y social (la sociedad en general).

• Incitación. Esta es provocada por la publicidad en todos los medios de comunicación (diarios, revistas, radio, televisión, cine, etc.). En ellos se vinculan situaciones deseables (juventud, belleza, prestigio, éxito, fama, etc.) con la adicción al tabaco. El mensaje y su reiteración despiertan el interés, la inquietud, y provocan, en muchos casos, la respuesta esperada… que no es la deseable para la salud.

• Indiferencia. Sobre todo de las autoridades públicas que, ante la amenaza que el consumo de tabaco implica para la salud de la población, no reaccionan legislando con la fuerza necesaria ni obran en consecuencia. También de ciertos medios de comunicación, que atienden los intereses económicos sobre el peligro que esto acarrea.

• Ignorancia. De los que fuman sin conocer las graves consecuencias para su salud.

• Irresponsabilidad. De todos los que fuman desatendiendo el daño que producen en su organismo y en el de sus semejantes.

(Fuente: BIOLOGÍA Activa del Polimodal)

La nicotina es el alcaloide responsable de la adicción que produce y, asimismo, de que en los primeros cigarrillos el fumador llegue a sentir nauseas, y vértigos y dolores de cabeza.

Estas sensaciones. desagradables pasan pronto y se ven sustituidas por otras que pueden ir desde una ligera estimulación, hasta vagas sensaciones relajantes, según las situaciones.

La mayoría de los fumadores se inician muy pronto, casi en la adolescencia y generalmente como una forma de imitar a los mayores.

El influjo de la publicidad es muy fuerte: el triunfador siempre fuma, tabaco americano preferentemente, a la vez que degusta su marca de güisqui favorita.

Luego, con los años, llega la tos mañanera, la bronquitis crónica, el no poder dejarlo, y si hay mala suerte, el cáncer.

La Organización Mundial de la Salud ha sido taxativa: hay que elegir entre salud o tabaco.

Los experimentos y las estadísticas también son contundentes. Desde 1950, cuando gran parte de los médicos ingleses dejaron de fumar advertidos de los riesgos del tabaco, ha habido un descenso paulatino en el número de cánceres de pulmón en este estamento profesional, mientras que se mantienen las mismas cifras para los individuos de otros grupos profesionales.

También está demostrado que los productos destilados del humo del tabaco (en el que no solo interviene la nicotina, sino también alquitranes derivados de la combustión del papel), aplicados regularmente sobre una determinada zona en animales de experimentación, produce cáncer.

Y eso es precisamente lo que el fumador hace con sus pulmones. El número de cánceres de pulmón disminuye entre los fumadores que no tragan el humo, pero aumenta la proporción de los de laringe y los de lengua y labios entre los fumadores de pipa.

Los síntomas del adicto empedernido, del tabaquismo, cuando deja de fumar bruscamente, suelen ser muy molestos y siempre característicos: sudores, angustia, gran nerviosismo, insomnio y, sobre todo, imperiosos deseos de fumar.

Lo más aconsejable – cuando se quiere abandonar el vicio – es ir reduciendo paulatinamente el número de cigarrillos diarios.

Los cigarrillos se fabrican con las hojas del tabaco (Nicotiana tabacum), planta originaria de América. Al encender un cigarrillo, se produce la combustión incompleta del tabaco y se libera humo a la atmósfera. Los componentes del humo del cigarrillo son los siguientes:

a) Monóxido de carbono (CO). Gas altamente tóxico que, al unirse a la hemoglobina, forma carboxihemoglobina; como consecuencia de esta unión, llega mucho menos oxígeno a las células, con lo que el metabolismo celular es deficiente y las personas se sienten cansadas y “embotadas”;

b) Cianuro de hidrógeno y amoníaco, dos gases irritantes que destruyen las cilias que recubren las vías respiratorias, impidiendo que, con su movimiento, se eliminen los gérmenes que ingresan con el aire;

c) Benzopirenos, sustancias químicas orgánicas cancerígenas.

El componente activo del tabaco, que genera dependencia, es la nicotina. La nicotina, que pertenece al grupo de sustancias químicas orgánicas denominadas alcaloides, es la sustancia responsable de la adicción al cigarrillo y es sumamente tóxica (incluso, se la puede usar como plaguicida). Si se inyectara a un hombre la cantidad de nicotina que contiene un paquete de cigarrillos, moriría.

Pero, como al fumar, las dosis de la nicotina son bajas, el hígado las metaboliza en otros compuestos de menor toxicidad.

Como residuo de la combustión del tabaco se produce el alquitrán, una sustancia altamente cancerígena, como otros hidrocarburos. Se adosa a los alvéolos y los endurece, lo que dificulta el intercambio gaseoso y provoca la coloración grisácea de los pulmones del fumador.

El humo de la combustión del tabaco y del papel de un cigarrillo sin fumar es más peligroso que el aspirado por el fumador; ya que contiene más monóxido de carbono, alquitrán, benzopireno, amoníaco y demás sustancias tóxicas.

Consecuencias del hábito de fumar

Las sustancias nocivas presentes en el humo del cigarrillo contaminan el aire y sor inhaladas tanto por los fumadores como por los no fumadores (“fumadores pasivos”).

El efecto nocivo de la nicotina y del alquitrán es acumulativo y se siente con el correr tiempo y, en los casos más extremos, puede llegar a ocasionar cáncer de pulmón.

El tabaco destruye las “barreras” protectoras que tiene el sistema respiratorio para evitar la entrada de polvo y gérmenes que dificultar el normal funcionamiento de los pulmones; por este motivo el fumador está más expuesto a padecer patologías de origen viral bacteriano.

La estructura de la pleura también se ve alterada, ya que se endurece progresivamente, lo que origina serias dificultades respiratorias; por eso, los fumadores se agitan ante el menor esfuerzo.

El fumador pierde la elasticidad de sus pulmones. Además, las células mucosas secretan gran cantidad de mucus, que debe ser espectorado por medio de la tan conocida como la típica “tos del fumador”.

En un folleto destinado a los pediatras, recientemente publicado por la Environmental Protection Agency (EPA – por sus siglas en inglés – la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos), se vuelve a insistir sobre los riesgos que el humo emanado de los cigarrillos de los adultos entraña para los chicos que se encuentran en las proximidades.
La lista es bastante larga y, entre los datos citados, se subraya que en ese país entre 150.000 y 300.000 casos de infecciones del aparato respiratorio inferior en los lactantes y niños menores de 18 meses, se deben al humo de cigarrillo. A su vez, esas infecciones ocasionan entre 7.500 y 15.000 hospitalizaciones por año.
Con el objeto de protegerlos de estos peligros, el folleto recomienda que los padres tomen una serie de recaudos. No fumar en la casa ni permitir que otros lo hagan. No fumar si hay niños presentes, particularmente si se trata de lactantes o jovencitos que están empezando a caminar.

QUE SUCEDE SI UNO DEJA DE FUMAR
En los 20 minutos después de tu último cigarrillo.

• Dejas de contaminar el ambiente.
• La presión arterial se normaliza.
• El pulso vuelve a ser normal.
• La temperatura de tus manos y tus pies aumenta y se normaliza.

8 horas.
• La cantidad de monóxido de carbono en sangre disminuye a nivel normal.
• La cantidad de oxígeno en sangre retorna a nivel normal.

24 horas
• Disminuyen los riesgos de un infarto.

48 horas.
• El sistema nervioso se adapta a la ausencia de nicotina.
• Se mejoran los sentidos del olfato y el gusto.

2 semanas a 3 meses.
• Mejora la circulación.
• Resulta más fácil caminar.
• La función pulmonar aumenta hasta un 30%.

2 meses a 9 meses.
• Disminuye la tos, la congestión, la fatiga y la falta de aire.
• Las
cilias aparecen nuevamente en los bronquios, aumentando la capacidad para estabilizar los mismos, se limpian los bronquios y se reduce el peligro de infecciones.
• El nivel de energía corporal aumenta.

1 año.
• Se disminuye en un 50% el riesgo de enfermedades cardíacas.

5 años.
• El porcentaje de riesgo de contraer enfermedades cardíacas es igual al del no fumador.
• Se disminuye en un 50% el riesgo de
sufrir cáncer de pulmón.

10 años.
• El riesgo de contraer cáncer de pulmón es igual al del no fumador.
• Las células cancerígenas son reemplazadas.
• Disminuye el riesgo de contraer otros cánceres: de boca, laringe, esófago, vejiga, hígado y páncreas.

Extraído del suplemento “Salud”, La Nación, 18-1-05.

NICOTINABREA O ALQUITRÁNÓXIDOS DE NITRÓGENOSCIANURO DE HIDROGENOOXIDO DE CARBONO
Afecta la circulación en general, provoca la disminución del calibre de los vasos sanguíneos, aumenta las grasas circulantes y la posibilidad de arteriesclerosis, favoreciendo la formación de trombos (coágulos)Es responsable de las lesiones destructivas propias de la bronquitis crónica, el cáncer de pulmón y el enfisema. Los pulmones pierden elasticidad, el individuo siente disnea (falta de aire), su eficiencia y sus energías están disminuidas.Causantes de la destrucción de células macrófagas, que son las encargadas de destruir todo tipo de partículas extrañas o dañinas que se encuentran en los pulmones.Altera y destruye las cilias pulmonares, que son como pestañas microscópicas
que tienen la función de barrer continuamente microbios, mucosidades y
cuerpos extraños. La destrucción de las cilias provoca el depósito de alquitrán.
Su principal acción está referida al desplazamiento del  de la sangre. Esto significa menor aporte de O2 a los tejidos y la posibilidad de trastornos a nivel del músculo cardíaco.

TABAQUISMO: Las dos adicciones más estudiadas son el tabaquismo y el consumo de alcohol. En la mayor parte de los países occidentales todavía fuma aproximadamente entre el 25% – 33%de las personas y se considera que el tabaquismo es la causa de alrededor de la tercera parte de los cánceres. El consumo de cigarrillos es en la actualidad un «hábito estigmatizado» debido a numerosas razones.

Los factores que hacen que una persona comience a fumar (presión social, modelos de rol) son a menudo distintos de los que mantienen posteriormente el hábito. La nicotina es un potente estimulante: incrementa la frecuencia cardíaca y la presión arterial; disminuye la temperatura corporal; introduce cambios en las concentraciones de las hormonas liberadas por la hipófisis (una glándula que controla las hormonas), y estimula la liberación de adrenalina. La liberación de dopamina en el cerebro hace que la nicotina tenga un carácter muy adictivo. Lo más importante es que se mantiene el hábito debido a los síntomas de abstinencia: ansiedad, cefaleas, irritabilidad e insomnio. El abandono del tabaquismo da lugar a efectos inmediatos y a largo plazo.

Muchas personas intentan reducir su consumo de cigarrillos y abandonar el hábito. Los gobiernos utilizan la publicidad de la prohibición, la restricción de las ventas y de las zonas de consumo, y el incremento del precio de los cigarrillos, con resultados modestos; también llevan a cabo campañas de salud y educación. La gente intenta probar todos los métodos, desde los parches y el chicle de sustitución de la nicotina hasta la psicoterapia y la hipnosis, y —por último— la fuerza de voluntad. Dado que la necesidad de consumir un cigarrillo está relacionada con numerosos factores (visuales, olfatorios, fisiológicos y sociales, muchos fumadores consideran que es imposible abandonar el hábito.

Una reglamentación reciente obliga a los fabricantes de productos del tabaco a pedir permiso a la Secretaría de Salud cuando quieren realizar un anuncio publicitario, para lo cual deben cumplir con las siguientes reglas o normas:

• Todas las personas que aparecen en los anuncios publicitarios o comerciales tendrán que parecer y ser mayores de 25 años.

• Las personas que intervienen en los anuncios por ningún motivo podrán aparecer fumando dentro del comercial u ofrecer cigarrillos.

• Los anuncios que pasan por televisión no podrán ser transmitidos antes de las diez de la noche.

• En las revistas dedicadas a jóvenes, se debe evitar que los anuncios publicitarios que salen en la portada y en el interior sean de tabaco.

• En otras revistas, los anuncios deben incluir un mensaje precautorio. Si se observa, se verá que las cajas de cigarrillos tienen una leyenda de advertencia que dice:

• Fumar es causa de cáncer.

• Dejar de fumar reduce importantes riesgos en la salud.

• Fumar durante el embarazo aumenta el riesgo de parto prematuro.

La nicotina es el alcaloide responsable de la adicción que produce y, asimismo, de que en los primeros cigarrillos el fumador llegue a sentir náuseas, vértigos y dolores de cabeza. Esas sensaciones desagradables pasan pronto y se ven sustituidas por otras que pueden ir desde una ligera estimulación, hasta vagas sensaciones relajantes, según las situaciones.

La mayoría de los fumadores se inician muy pronto, casi en la adolescencia y generalmente como una forma de imitar a los mayores. El influjo de la publicidad es muy fuerte: el triunfador siempre fuma tabaco americano preferentemente, a la vez que degusta su marca de whisky favorita. Luego, con los años, llega la tos mañanera, la bronquitis crónica, el no poder dejarlo, y si hay mala suerte, el cáncer. La Organización Mundial de la Salud ha sido taxativa: hay que elegir entre salud o tabaco.

Los experimentos y las estadísticas también son contundentes. Desde 1950, cuando gran parte de los médicos ingleses dejaron de fumar advertidos de los riesgos del tabaco, ha habido un descenso paulatino en el número de cánceres de pulmón en este estamento profesional, mientras que se mantienen las mismas cifras para los individuos de otros grupos profesionales.

También está demostrado que los productos destilados del humo del tabaco (en el que no solo interviene la nicotina, sino también alquitranes derivados de la combustión del papel), aplicados regularmente sobre una determinada zona en animales de experimentación, produce cáncer. Y eso es precisamente lo que el fumador hace con sus pulmones. El número de cánceres de pulmón disminuye entre los fumadores que no tragan el humo, pero aumenta la proporción de los de laringe y los de lengua y labios entre los fumadores de pipa.

Los síntomas del adicto empedernido cuando deja de fumar bruscamente, suelen ser muy molestos y siempre característicos: sudores, angustia, gran nerviosismo, insomnio y, sobre todo, imperiosos deseos de fumar. Lo más aconsejable cuando se quiere abandonar el vicio es ir reduciendo paulatinamente el número de cigarrillos diarios.

 

Cultivo del Tabaco Origen, Producción y Proceso de Secado y Curado

El cultivo y producción del tabaco
Procesos de elaboración, secado y curado

EL TABACO: La papa o patata, procedente de América, fue introducida en Europa por  los exploradores españoles de los siglos XV y XVI, y pronto se adoptó como alimento en muchas partes del mundo. Lo mismo hizo con otra planta que, aunque no era un alimento, se extendió con mucha más rapidez también. Esta planta era el tabaco que se emplea en la actualidad en cantidades cada vez mayores, en forma de cigarrillos y cigarros (habanos, puros), para fumar en pipa y como rapé. (rapé: tabaco con polvo que se aspira por la nariz)

Un Poco de Historia…. La primera vez que el hombre blanco trabó conocimiento con la costumbre india de fumar tabaco coincidió con el descubrimiento del Nuevo Mundo. Los marineros enviados por Colón a explorar la isla de Cuba al tornar a los barcos, refirieron, entre otras cosas nuevas y extrañas, que los naturales del país llevaban en la mano unas especies de teas encendidas y echaban humo por boca y nariz.

Posterior trato con aquellos indígenas mostró, sin embargo, que lo que los marineros creyeron ser teas eran ciertas hojas de una planta arrolladas en delicadas vainas de maíz. Esto era lo que quemaban, inhalando el humo y exhalándolo después. No se sabe durante cuántos siglos los hombres rojos estuvieron usando el tabaco, pero es probable que los aborígenes de la América Central hayan arrollado la hoja de tabaco y hayan soñado, envueltos en su humo, luengos siglos antes que Colón naciera y de que los colonos de sir Gualterio Raleigh llevasen el tabaco a la corte de Isabel.

El fumar «la sagrada y divina hierba de los aborígenes de América», como el poeta Edmundo Spenser, de los tiempos de Isabel, llamó al tabaco, comenzó por ser un rito religioso. Así como las sacerdotisas deificas de Apolo obtenían sus inspiraciones de los humos de las hierbas encendidas y humeantes sobre las cuales se sentaban, así el médico de los indios primitivos comenzó a cavilar sobre un manojo de hojas de tabaco encendidas hasta que el efecto narcótico del humo comenzó a obrar sobre sus sentidos y, a causa del estupor producido, pretendió que, al inhalar las emanaciones así resultantes de la divina hierba, había entrado en comunicación con los espíritus.

Cuando más tarde apareció la pipa y se desarrolló el empleo de ésta, se usó con fines religiosos, siendo sus dos principales formas la pipa de guerra y la pipa de paz. Aun en estos días, hay indios que fuman con las pipas de arcilla roja en honor del gran Espíritu como un acto solemne de religiosa significación.

En la práctica ordinaria, entre los mismos indios el acto de fumar llegó a ser una costumbre privada, un solaz individual y diario, al cual, sin embargo, se asociaba cierto matiz religioso, considerándole con algiín valor moral y medicinal; es decir, que el tabaco se tenía como una hierba santa y divina por los aborígenes americanos cuando éstos presentaron una porción de ella, en calidad de humilde oferta, a Drake y a sus compañeros.

Así, pues, la tradición de la santidad de esta planta pasó a Inglaterra al mismo tiempo que el tabaco y, aunque los europeos no tomaron muy en serio la divinidad de la planta americana, se admitió generalmente que era un poderoso preservador de enfermedades y un excelente sedativo.

Eos colonistas ingleses, a la vuelta de sus viajes a América, trajeron tabaco consigo e introdujeron en Inglaterra la práctica de fumar, o, como entonces se dijo, de «beber tabaco», pues el primer procedimiento de aspirar el humo fue emplear una cascara de avellana y una paja. Sir Gualterio Raleigh y otros jóvenes a la moda de aquella época estimularon mucho el uso del tabaco, dando ellos el ejemplo, de suerte que el hábito de fumar fué muy pronto cosa corriente entre los ingleses, como lo había sido antes entre los españoles, y el uso del tabaco se extendió con tanta rapidez durante el reinado de la reina Isabel que las tabaquerías llegaron a ser tan abundantes como las tabernas.

La  práctica de fumar, desde entonces, se ha ido extendiendo gradualmente hasta ser casi universal en todos los países a pesar de los esfuerzos de los gobiernos para prohibirla. Hace poco más de trescientos años, solamente unos cuantos salvajes americanos usaban el tabaco, pero ahora éste es consumido por toda la Humanidad, siendo, puede decirse, el único artículo cuyo consumo es común a todas las razas y a todas las posiciones sociales.

Los sacerdotes y los sultanes de Turquía declararon que el fumar era un pecado contra su santa religión y, sin embargo, los persas y los turcos han llegado a ser los que más fuman en el mundo. En Rusia, el fumador de tabaco era castigado con el látigo por la primera vez y con la muerte por la segunda; y, a pesar de esto, los rusos tienen ahora constantemente la pipa en la boca.

En Inglaterra, el rey Jacobo I escribió contra el fumar un libro, titulándolo «Counterblaste to Tobacco», que era una poderosa diatriba contra el uso del tabaco, el cual, en vez de contener este hábito, más bien tendió a extenderlo entre sus subditos. En realidad, a pesar de toda la oposición y de todas las críticas a que desde su introducción entre los pueblos civilizados ha estado sujeto el hábito de turnar, éste ha desafiado y vencido todas las contrariedades y este solaz del hombre, tanto en sus horas solitarias como en las de vida social, no sólo mantiene en el siglo actual su reputación, sino que ha aumentado ésta hasta un grado maravilloso.

Al encontrar que ningún castigo ni penalidad, por muy severos que fuesen, podía contener ni menos desarraigar este deleite, los gobernantes juzgaron mucho más ventajoso el convertirlo en un origen de ingresos, y el cultivo y manufactura del tabaco fueron gradualmente sujetos, casi en todas partes, a reglamentaciones fiscales celosamente vigiladas y a restricciones o monopolios que, en variadas formas subsisten en la mayor parte del Globo.

Desde la tosca pipa de los indios al complicado «hookah» de los turcos, los instrumentos usados para fumar han ido variando al infinito; en realidad, los artefactos usados por los indios para inhalar el humo del tabaco causaron tanta admiración a los primeros exploradores del Nuevo Mundo como la planta misma. Se cree que los fumadores de las más antiguas poblaciones indias en América eran fumadores empedernidos en vista del gran número de pipas que se han encontrado en las ruinas enterradas de aquella procedencia.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Se conocen muchas especies de la planta del tabaco, pero las dos fuentes principales del producto comercial son la Nicotiana tabacum y la N. rústica, originarias de Centro y Sud América. Estas plantas se bautizaron con el nombre genérico de Nicotiana, en honor a Jean Nicot, embajador francés en Portugal, que las recomendó a la familia real francesa como sustancias curativas.

Durante el siglo XVI, el tabaco se convirtió en un “remedio” popular para muchas dolencias, pero su historia se remonta a tiempos más lejanos, ya que los antiguos indios de América —mayas, incas y aztecas— lo emplearon en ceremonias religiosas y, algunas veces, con fines curativos.

Más al Norte, los indios de las praderas acostumbraban en sus ceremonias a fumar la “pipa de la paz”, que llegó a constituir una parte muy importante de su civilización. A partir del 1600, el fumar como placer se extendió con rapidez, a pesar de las severas críticas que en diversos períodos se han formulado contra este hábito.

REGIONES DE CULTIVO: Las regiones más adecuadas para cultivar las plantas del tabaco son las subtropicales y las de clima templado. En los. Estados Unidos que es, con gran diferencia, el principal país productor de tabaco, se cultiva en los estados del Sudeste. Otras regiones importantes son Canadá, Venezuela, Cuba, Argentina, Rodesia, India, las Bahamas, Brasil, Turquía, Grecia y, en general, en toda la zona antillana y de Centro América. Estas plantas son muy sensibles al terreno en que se cultivan y al clima, por lo que una misma muestra de semillas puede dar tabacos de calidades muy distintas, cuando se cultiva en zonas diferentes. Existen, por consiguiente, muchas variedades, que difieren en el aroma, color, textura, etc. Los tabacos más claros (tabaco rubio) se emplean, en general, para cigarrillos, mientras que las variedades más oscuras y fuertes se destinan a elaborar tabaco de pipa y cigarros.

CULTIVO: Las semillas del tabaco son muy diminutas y se siembran, generalmente, en semilleros (almácigos) tratados con gran cuidado, a fin de eliminar todas las plagas nocivas del suelo.

Las pequeñas plantas se trasladan, disponiéndolas en hileras sobre pequeños montículos, y los detalles del cultivo varían en las distintas zonas y según el tipo de planta. Las hojas son “las fábricas de nutrimento” de la planta, que lo distribuyen a las partes restantes, incluido el fruto y las flores.

Como las hojas son la parte aprovechable de la planta, el agricultor tiene que eliminar las flores y los retoños laterales, a fin de obtener hojas grandes y de buena calidad, dejando, en general, de diez a veinte hojas por planta. Sin embargo, las variedades de hoja pequeña (por ejemplo, tabacos turcos) no siempre se “podan”.

Los retoños florales aparecen uno o dos meses después del trasplante y, poco después, las hojas comienzan a madurar, siendo las más cercanas a la base de la planta las primeras que maduran, cambiando su color verde oscuro en amarillo verdosa. Este es el momento adecuado para la recolección. Las hojas maduras del tabaco de Virginia pueden alcanzar dimensiones mayores de 60 centímetros.

El momento exacto de la recolección depende de la variedad de la planta y del proceso de curado que se emplee; un cultivador con experiencia conoce el momento exacto de arrancar las hojas, a fin de obtener los mejores resultados. Se emplean dos métodos para la recolección.

En algunos casos, se corta el tallo entero —que puede alcanzar de 90 a 180 centímetros de altura—, pero lo más corriente es arrancar las hojas a medida que maduran, método que exige como mínimo seis visitas a cada planta, pero que asegura que todas las hojas recogidas se encuentren en el mismo grado de madurez, y se obtiene, por lo tanto, un tabaco con un grado uniforme de aroma y calidad.

CURADO DEL TABACO (DESECACIÓN): Cuando las hojas se recolectan, tienen un alto contenido de humedad y no son adecuadas para fumarías, por lo que la operación inmediata es el curado. El curado consiste en secar la hoja, a fin de que se conserve y sea adecuada para su manufactura ulterior, dando lugar a una serie de cambios químicos en la hoja de tabaco.

El tabaco de Virginia, que es el tipo de tabaco que tiene más aceptación para cigarrillos y ciertos tabacos de pipa, se cura por el método de chimeneas o tubos, que conducen los gases calientes de la combustión.

Las hojas recolectadas se atan en pequeños manojos y se cuelgan a unos palos largos que se fijan sobre soportes en los cobertizos de curado. Éstos están fabricados de madera o ladrillo, y el suelo está recorrido por chimeneas de hierro, a través de las que circulan los humos de grandes hogares. Así, las chimeneas calientan los cobertizos, sin que en ningún momento el humo entre en contacto con las hojas. Durante las primeras veinticuatro a treinta y seis horas, la temperatura se eleva de 27 a 50 C°.

En esta etapa, el color de la hoja es amarillo oro o anaranjado, la ventilación se aumenta considerablemente y la temperatura se eleva hasta unos 600 C°. Durante las próximas dieciocho horas, a fin de fijar el color. A continuación, con los ventiladores cerrados, la hoja se seca por completo, al elevar la temperatura hasta 7 C° en las siguientes seis horas. Este tipo de curado sólo es adecuado para tabacos seleccionados y no para curar tallos completos con las hojas en distintos grados de madurez.

El curado al aire es el método más antiguo, y se puede emplear lo mismo para hojas seleccionadas que para plantas completas. El tabaco se cuelga en cobertizos y se expone a una corriente de aire durante dos o tres meses, tomando grandes precauciones para regular el contenido en humedad del aire. Los tabacos así curados se emplean para cigarros y tienen un color pardo rojizo.

El curado al sol también produce hojas de color pardo rojizo, y el tabaco es algo más suave que el curado al aire. Las hojas marchitas se exponen al sol hasta que están totalmente secas y curadas, proceso que dura de cuatro a ‘seis semanas, en general. La mayoría del tabaco turco cultivado en Europa oriental se cura por este procedimiento.

El curado al fuego, en el que el humo entra en contacto directo con las hojas, no se usa en gran escala. El tabaco se dora durante unos pocos días, y después se encienden las hogueras. El tiempo empleado depende del combustible utilizado (varios tipos de maderas) y de la cantidad de humo producido, obteniéndose un tabaco de color oscuro y fuerte aroma.

Después de un curado total, las hojas son quebradizas y se estropean con facilidad, por lo que, antes de manejarlas, es preciso exponerlas a la atmósfera o al vapor, a fin de que se humedezcan, proceso que se llama acondicionamiento. Cuando las hojas están acondicionadas y han recuperado su flexibilidad, se seleccionan y preparan para la venta. Los sistemas comerciales varían en los diferentes países, y así Grecia vende su tabaco por tratados comerciales, pero en Rodesia y los Estados Unidos, entre otros, el tabaco se vende en subasta pública. El tabaco, una vez vendido, se seca de nuevo y se acondiciona para su envío al país comprador, donde se elabora para el consumo.

EL RAPÉ: El rapé es el producto más complejo de todos los que se manufacturan con el tabaco. Fué elaborado primeramente por los españoles, muy al principio de la época en que el tabaco empezó a introducirse en Europa. Eos españoles lo preparaban con mucho cuidado y lo perfumaban con varios ingredientes. Su uso se fué extendiendo y popularizando por Holanda, Escocia e Inglaterra, llegando a existir en un tiempo grandes establecimientos para su manufactura en la Gran Bretaña, produciéndose también en regular cantidad en los Estados Unidos.

Su uso fue extendiéndose enormemente a causa de sus supuestas propiedades medicinales; pero bien pronto se convirtió más bien en un lujo de moda, siendo los magnates de las Cortes de Europa los que introdujeron y consolidaron la moda de tomar rapé con todos sus lujosos aditamentos de perfumes y costosas cajas, frecuentemente de oro, guarnecidas con diamantes y adornadas con preciosas miniaturas. Ea costumbre de tomar rapé es tan antigua, pues, corno el descubrimiento de la planta del tabaco por los europeos. La primer noticia que de él se tiene fué dada por un fraile que acompañaba a Colón en su segundo viaje y quien alude a su uso entre los indios mediante una caña de medio codo de longitud.

Colón vio fumadores en las Antillas, Bizarro encontró mascadores de tabaco en el Perú, pero los indios brasileños fueron los padres del rapé y sus mejores fabricantes. Se dice que su gusto en esta materia era excesivamente delicado y que su rapé y sus aparatos para tomarlo no han sido nunca superados. El método empleado hoy día para preparar el rapé es muy diferente del usado en los primeros tiempos; entonces sencillamente se desecaban las hojas y se desmenuzaban, frotándolas unas contra otras entre las manos, o se pulverizaban en un molino tosco.

Durante algún tiempo solamente se utilizaban las hojas y actualmente se prepara casi por completo con las ramitas, los peciolos y los nervios de las hojas.

El rapé se divide en dos clases: seco y húmedo. El rapé seco comprende las variedades irlandesa, escocesa y de Gales, que se preparan pulverizando los peciolos en un mortero, después que se han dejado fermentar. El olor característico del rapé irlandés y del país de Gales se obtiene tostando suavemente los peciolos antes de la pulverización.

El rapé húmedo comprende la mayor parte de las /ariedades que llevan nombres caprichosos; generalmente se fabrican triturando los ramitos y peciolos húmedos, dejando que la fermentación tenga lugar después de esta trituración, mezclando después el producto con varias sales, perfumándolo y humedeciéndolo hasta el grado apetecido. Aunque un tiempo fué muy popular y de moda este modo de usar el tabaco, el uso del rapé ha decaído enormemente, yendo muy a la zaga de las demás maneras de utilizar el tabaco. Sin embargo, tiene todavía sus apasionados y no hay duda que siempre los tendrá.

 

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/tabaco.jpg

Elaboración de Cigarrillos: Cada una de estas poderosas máquinas desmenuza cerca de 2.500 kilogramos de tabaco por día. El cuchillo corta las hojas de tabaco prensadas en tacos de un decímetro de espesor, haciendo 300 cortes por minuto. I,as grandes ruedas dentadas que aparecen en la figura muestran cómo funciona el mecanismo, que hace avanzar el taco tan lentamente que el movimiento apenas se percibe. Él tabaco, cortado en láminas delgadísimas, es recogido y separado por una cinta sin fin. sobre la cual va cayendo.

Como actuar ante una emergencia Primeros Auxilios Estado de Shock

Como actuar ante una emergencia Primeros Auxilios

PRIMEROS AUXILIOS: ESTADO DE SHOCK

primeros auxilios

Estado de Shock:

El shock aparece en enfermedades y en accidentes como quemaduras, golpes, hemorragias, intoxicaciones. Se manifiesta como depresión de las funciones vitales causada por un insuficiente aporte circulatorio.

Los síntomas del estado de shock son: respiración superficial e irregular; piel húmeda, fría y con una palidez grisácea; cianosis (coloración azulada de la piel); pulso rápido y débil; sed; náuseas con o sin vómitos, y presión arterial baja. Estos síntomas pueden estar acompañados por pérdida de la conciencia.

cuadro sintomas estado de shock

Para disminuir el estado de shock, ponga al enfermo acostado boca arriba, con la cabeza más baja que el resto del cuerpo o las piernas elevadas aproximadamente veinticinco centímetros. (En caso de traumatismo de cráneo o lesión de tórax con dificultad respiratoria, la cabeza y los hombros deben estar levemente elevados.

Si hubiera fractura de cráneo, la cabeza no debe moverse.) Cúbralo con una manta liviana para evitar que se enfríe. No lo arrope demasiado porque el calor también es contraproducente. Tranquilice al accidentado y manéjelo con delicadeza, porque el dolor contribuye a aumentar el estado de shock.

Fuente Consultada:
Cómo Prevenir Accidentes en el Hogar López-Gershanik
Tu Hijo: Guía de Prevención y Primeros Auxilios  – Orbis
Enciclopedia El Universo de la Familia Tomo 3 Primeros Auxilios

Indicaciones Prácticas Para Aplicar En Accidentes

Cuerpos extraños en ojos, nariz y oídos Aprender Primeros Auxilios

Cuerpos extraños en ojos, nariz y oídos
Aprender Primeros Auxilios

PRIMEROS AUXILIOS: LOS CUERPOS EXTRAÑOS

primeros auxilios

Ahogamiento:

Cuando haya que socorrer aun ahogado lo más urgente es iniciar la reanimación con la respiración boca a boca para evitar las secuelas irreversibles de la falta de oxigenación. Es necesario realizar las tareas apenas se lo Haya rescatado. La reanimación cardiaca a través del masaje debe iniciarse sólo con el paciente en posición óptima y si se posee la certeza de que no tiene pulso. Si el accidentado estuviera tiritando tampoco se puede realizar el masaje.

Desvanecimiento
El desvanecimiento sobreviene como consecuencia directa de una disminución en la irrigación cerebral. La persona puede estar bien, pero de pronto se siente débil, palidece, pierde parcialmente la posibilidad de oír y de ver. Sufre una lipotimia y llega a no poder mantenerse erguida.

Las causas más frecuentes son el ayuno prolongado, la convalescencia de una enfermedad, la permanencia en posición de pie durante largo rato, el embarazo. También es común en las personas que adolecen de trastornos en la presión arterial. En estos casos deben evitarse los cambios de posición. También puede tener origen psíquico y producirse ante la presencia de algo desagradable, como ver sangre o sufrir una experiencia dolorosa.

El desmayo o desvanecimiento no reviste gravedad y la recuperación es rápida. El único problema que se nos puede presentar es identificar la causa. Las personas que padecen desmayos con frecuencia reconocen los síntomas que los anuncian (mareo, debilidad).

Si el desvanecimiento se produce por ausencia de irrigación sanguínea del cerebro, la primera medida consiste en adoptar una postura que facilite la irrigación, manteniendo la cabeza más baja que el resto del cuerpo. Acueste al desvanecido y póngale bajo las piernas algo que las eleve. Si no fuera posible, manténgalo sentado con la cabeza entre las piernas. Déle indicaciones para que inspire profundamente. Aflójele todo aquello que pueda oprimirlo y que interfiera en la circulación: cinturón, corbata, faja. Una vez que recupere el sentido, debe levantarse lentamente, evitando movimientos bruscos.

Cuerpos extraños en ojos, oídos o nariz

En general es preferible abstenerse de cualquier intento de extraer cuerpos extraños, porque lo más habitual es empujarlos hacia adentro y, consecuentemente, dañar el órgano donde se han alojado.

Tratándose de los ojos, si lo que se ha introducido no está clavado, siga estos pasos:

• Busque un lugar con muy buena iluminación y abra el ojo de la persona afectada.
• Tire del párpado inferior. Si la partícula que molesta está allí, sáquela valiéndose de una
gasa estéril o de la esquina de un pañuelo limpio.
• Si está en el párpado superior, debe lograr que éste se doble dejando al descubierto el globo ocular. Para lograrlo, ayúdese con un instrumento largo, fino y no cortante. Apoyelo sobre el mismo párpado y paralelo a él y tire de las pestañas hacia arriba.
• Luego, proceda con la gasa o el pañuelo como en el caso anterior.

Si el objeto está clavado, coloque una gasa estéril sobre los dos ojos para evitar el movimiento de ambos, y concurra a un hospital o consulte a un oftalmólogo.

Si un objeto extraño se introduce en el oído, no intente sacarlo por medio de horquillas, palillos de dientes u otro elemento improvisado. Tire suavemente hacia atrás el lóbulo de la oreja e incline la cabeza hacia ese mismo lado, sacudiéndola para ver si es posible que el objeto extraño se desprenda.

Si se trata de una semilla, existe el riesgo de que se hinche con la humedad. Para evitarlo, coloque un algodón con alcohol o unas gotas del aceite que se usa para el aseo del bebé También se pondrán unas gotas de aceite si penetró un insecto; el objetivo es llenar el conducto auditivo para expulsarlo.

Finalmente, es muy común que un niño se introduzca una semilla o una cuenta de collar en la nariz. En estos casos se tapa la fosa nasal libre y se pide al niño que expulse el aire con fuerza a través de la fosa obstruida.

ahogamiento, primeros auxilios

Pasos: Coloquese detrás del paciente inconciente, de rodilla o parado, pase una mano por la cintura de manera que su puño quede entre las costillas y el ombligo, con el pulgar dirigido hacia adentro y en contacto con el cuerpo.

Coloque la otra mano sobre la primera y ejerza una fuerza hacia adentro y hacia arriba con el fin de expulsar rapidamente el aire de los pulmones de la víctima. Si no se desostruye, repita 3 veces mas esta maniobra.

Fuente Consultada:
Cómo Prevenir Accidentes en el Hogar López-Gershanik
Tu Hijo: Guía de Prevención y Primeros Auxilios  – Orbis
Enciclopedia El Universo de la Familia Tomo 3 Primeros Auxilios

Indicaciones Prácticas Para Aplicar En Accidentes

Hemorragias Primeros Auxilios Tecnicas de Emergencia Torniquetes

Hemorragias Primeros Auxilios
Técnicas de Emergencia – Torniquetes

PRIMEROS AUXILIOS, ACTUAR FRENTE A UNA HEMORRAGIA

primeros auxilios

Hemorragias:
La tensión arterial es la fuerza de la sangre al presionar las paredes de las arterias. Si perdemos sangre, el caudal que circula por nuestros vasos será menor y, por lo tanto, habrá una disminución de la tensión. Esta merma estará en relación con el volumen de líquido perdido.

En caso de hemorragia, primero quite o corte la ropa para poder ver la herida con facilidad. Si la lesión está en el brazo o en la pierna y no hay sospecha de peligro, eleve la extremidad por encima del nivel del resto del cuerpo. Utilizando una compresa estéril o una venda limpia, o recurriendo a un trozo de tela higienizado si no dispusiera de los otros elementos, comprima firmemente la herida con los dedos o con la palma de la mano, tratando de mantener la presión. Este procedimiento es muy efectivo para el control de la hemorragia. Al oprimir procure que los bordes de la herida no se separen sino que más bien se unan.

Cuando haya logrado detener el sangrado, procure aproximar los bordes de la herida colocando una tira adhesiva, superponga varias capas de gasa y sostenga todo por medio de una venda. Esta debe estar apretada pero sin hundirse en la carne, para evitar hinchazón, pérdida de pulso o cambios de coloración de la extremidad por debajo del lugar comprimido.
Existe una medida muy delicada que solamente puede usarse como último recurso, cuando una hemorragia pone en riesgo la vida de la víctima: se trata del torniquete.

La más común de las hemorragias es la nasal, o epistaxis Aunque muchas veces provoca alarma por la persistencia O intensidad de la pérdida de sangre, por lo general es benigna y aparece como consecuencia de una lesión producida en los capilares (vasos diminutos que integran las últimas ramificaciones del sistema circulatorio). Estas hemorragias se controlan favoreciendo la coagulación espontánea, para lo que suele ser suficiente presionar la nariz del accidentado entre el pulgar y el índice durante diez o quince minutos.

Otro procedimiento consiste en introducir en la nariz una gasa doblada en forma de acordeón, que presiona y absorbe a la vez. Mantenga al enfermo sentado y comprima la nariz entre el pulgar y el índice durante seis minutos. Suelte la nariz poco a poco y no quite la gasa durante varias horas, porque al sacarla puede interrumpir la coagulación y provocar nuevamente la hemorragia.

Existen también hemorragias internas. Aunque no son visibles, éstas revisten gravedad porque aparecen como consecuencia de un traumatismo importante de abdomen, tórax o región lumbar.
Las manifestaciones externas que pueden ayudarnos a detectar una hemorragia de este tipo son: palidez, sed, desvanecimiento, piel fría y húmeda, respiración superficial e irregular, pulso rápido y débil.

En caso de lesión de los pulmones, aparece tos con expectoración de sangre; si fuese del estómago, se pueden presentar vómitos de sangre; y si hubiera hemorragia intra craneal la víctima padecería sopor, convulsiones o parálisis.

Cuando en un accidentado aparecen algunos de los síntomas señalados y existe sospecha de hemorragia interna, es urgente solicitar atención médica. Mientras espera, asegúrese de mantener a la persona tranquila e inmóvil. Deje la descansar sobre la espalda, recostada, para facilitarle la respiración. Evite que se exponga a enfriamientos y que algo pueda obstruir sus vías respiratorias. Si el accidentado vomita, gírele la cabeza hacia un costado y manténgalo en esa posición.

PUNTOS DE COMPRESIÓN DE ARTERIAS:

puntos de compresión


La hemorragia de una arteria importante debe ser cortada inmediatamente. Incluso antes de la colocación del torniquete, es indispensable comprimir la arteria con el pulgar o con el puño, entre el corazón y la herida. Para ello es preciso conocer el trayecto de las arterias y los puntos en los que se las puede comprimir contra los huesos.

Punto de comprensión del cuello
En las hemorragias de arterias del cuello, a fin de no impedir la respiración, se apoya con el pulgar sobre la carótida, de delante atrás, sin apoyar sobre la tráquea.

Punto de comprensión de la clavícula
Se utiliza en hemorragias producidas por una herida grave en la axila o en el brazo, a la altura del hombro. La arteria sale del tórax por detrás de la clavícula: se la comprime contra la primera costilla, apretando con el pulgar, de abajo arriba, dentro del hueco de la clavícula.

Punto de compresión de la axila
En hemorragias de la parte superior del brazo. La arteria pasa por la concavidad de la axila: comprimirla contra la cabeza del húmero, apretando a ambos lados con los pulgares.

Punto de compresión del brazo
En hemorragias de la parte inferior del brazo: comprimir la arteria contra el húmero, en la cara interna del brazo, apretando con el pulgar por debajo del bíceps.

Punto de compresión de la ingle
Hemorragias de la parte superior del muslo: la arteria sale de la pelvis en el pliegue de la ingle. Comprimir con el puño en el centro del pliegue, con el brazo en posición vertical.

Punto de compresión del muslo.
Empleado en hemorragias de la parte inferior del muslo. La arteria femoral desciende por la cara interna del muslo: comprimirla con el puño, con el brazo vertical, a lo largo del fémur.

COLOCACIÓN DE UN TORNIQUETE
El torniquete puede improvisarse con objetos o prendas no elásticos: una corbata, un pañuelo, etc.

Antes de todo, comprobar si la hemorragia procede de una arteria o una vena: si se trata de una vena, la sangre, de color oscuro, fluye lentamente; si es un artera, la sangre mana a borbotones y es muy roja.

El torniquete se coloca por encima de la herida si se trata de una arteria; por debajo, si se trata de una vena. Mientras, se mantiene la compresión.

Una clásica técnica para hacer un torniquete

tecnica de torniquete clasicatecnica de torniquete

Fuente Consultada:
Cómo Prevenir Accidentes en el Hogar López-Gershanik
Tu Hijo: Guía de Prevención y Primeros Auxilios  – Orbis
Enciclopedia El Universo de la Familia Tomo 3 Primeros Auxilios

Mordeduras Primeros Auxilios Tecnicas de Emergencia Salvar Vidas

Mordeduras Primeros Auxilios Técnicas de Emergencia

PRIMEROS AUXILIOS, ACTUAR FRENTE A MORDEDURAS

primeros auxilios

Mordeduras:
Es importante que los niños aprendan desde pequeños a incluir en su mundo a otros seres vivos como las plantas y los animales. La interacción con su medio les permite enriquecerse emocionalmente, aprender a respetar otras formas de vida e incorporar pautas de cuidado. La presencia de un animal en la casa otorga la oportunidad de que el niño comience a asumir responsabilidades de un modo natural y agradable.

Para no correr riesgos, el niño debe aprender a reconocer que ellos tienen derechos que deben ser respetados. Tiene que evitar contactos con animales desconocidos, enfermos o heridos. No debe tratar de separarlos si están peleando, aunque sea su mascota la que esté involucrada. Tampoco debe acercar su cara a un animal ni darle alimentos en la boca o molestarlo mientras duerme o come. Es conveniente que se abstenga de correr, patinar o andar en bicicleta cerca de un perro.

Si un animal extraño le provoca temor, deténgase y háblele con calma, observe qué hace y permita que lo olfatee. Si el animal se acerca, no le dé la espalda. Tampoco trate de ahuyentar a puntapiés o con los puños a un perro que ladra. Ante una mordedura, lave la herida con agua y jabón, aplique una compresa esterilizada y hágala revisar por el médico. En todos los casos es aconsejable la aplicación de vacuna antitetánica.

Aunque desde 1981 hasta hoy no se hayan registrado casos de rabia en la Ciudad de Buenos Aires, siempre que un perro desconocido haya ocasionado una mordedura debe ubicarse al dueño del animal y observar la evolución de éste.

Según las autoridades del Instituto Luis Pasteur, las campañas de prevención resulta son eficaces y, por lo tanto, hace más de una década que la rabia ha sido controlada en nuestra ciudad. Sin embargo, alertan sobre el peligro de las mordeduras de murciélagos. Aunque parezca sorprendente, este animal es actualmente portador de la enfermedad.

Desde hace más de medio siglo se registran muertes de seres humanos por rabia, cuya transmisión se atribuye al contacto de las víctimas con murciélagos. En nuestro país se han detectado animales infectados con el virus.Si bien los datos no resultan alarmantes (porque el contacto con estos animales sucede con poca frecuencia), conviene conocer las precauciones necesarias para protegerse, sobre todo en aquellas zonas de la ciudad en las que los murciélagos suelen agruparse formando colonias. No ataque a un murciélago, especialmente cuando aparece de día: puede ser señal de enfermedad. Si encuentra a uno de estos animales caído, no lo toque.

Aleje a los niños y alértelos sobre la enfermedad que pueden transmitir. En caso de hallar murciélagos vivos, enfermos o muertos, comuníquese con el Instituto de Zoonosis Luis Pasteur.

Ante una mordedura, lave la herida con agua y jabón, aplique una compresa esterilizada y hágala revisar por el médico. En todos los casos es aconsejable la aplicación de vacuna antitetánica. Las picaduras en la mayoría de los casos no generan problemas irreversibles. Sin embargo, pueden llegar a poner en peligro la vida de personas especialmente sensibles o alérgicas.

mordedura de una serpiente

PARA SABER MAS…

Pese a su reputación a veces aterradora, sólo el 15 por ciento de las aproximadamente 3.000 especies de serpientes de todo el mundo es venenosa, con mordeduras que justifican un tratamiento de emergencia médica. Muy pocas presentan un peligro grave para los adultos que gozan de buena salud. No obstante, estos animales, generalmente tímidos y huidizos, atacan cuando se sienten amenazados, por lo tanto la clave para convivir a salvo con ellos es el respeto.

Si ve una serpiente…

  1. Deténgase y retroceda lentamente.
    Por lo general, una serpiente enroscada puede alcanzar hacia adelante alrededor de la mitad de la longitud de su cuerpo cuando ataca, lo que puede suceder si se siente amenazada. No intente acercarse para verla mejor.
  2. Elúdala con cuidado. Si una serpiente obstruye el camino, desvíese 10 metros o más. Avance despacio y en caso de que la serpiente se mueva, obsérvela con cuidado. 3. Abandone el lugar. Si hay una serpiente entre usted y su vehículo o su campamento, primero aléjese a una distancia prudencial de 10 metros aproximadamente. Si la serpiente no se mueve, incítela a que lo haga tirándole un puñado de tierra o algunas ramitas. Apunte cerca de la serpiente de modo que se aleje de usted y los objetos, en lugar de ir en su dirección.
  3. Huya. Aléjese de la serpiente. No trate de matarla o de atraparla pero mírela bien para poder describirla después. Una identificación detallada podría salvarle la vida en lo que respecta a sueros antiofídicos.
  4. Conserve la calma. Cuanto más rápido lata su corazón, más velozmente se transportará el veneno por todo su cuerpo. Trate de mover el área afectada lo menos posible y de mantenerla ligeramente levantada. Si está con alguien que ha sido mordido, haga todo lo que pueda para calmarlo y para que mantenga quieta la extremidad afectada.
  5. No intente aplicar primeros auxilios. No coloque un torniquete ni corte la herida y succione el veneno. Lo primero puede ser peligroso y lo último es ineficaz. No cubra la herida.
  6. Busque ayuda. Si está con alguien que lo puede ayudar y pueden trasladarse, vayan al hospital más cercano para que lo asistan. Si no tiene un medio de transporte o nadie que lo ayude, o si se siente mal inmediatamente, llame al servicio de emergencias. Describa la herida, los síntomas y dónde se encuentra. • Vende la herida. Si no se presentan síntomas adversos después de 24 horas, la mordida podría ser inofensiva: trate la herida para evitar que se infecte.

Perros agresivos
Los tratamientos hospitalarios por mordeduras de perro se incrementan año a año. Algunas razas son más agresivas y los ataques suceden con más frecuencia en situaciones urbanas, donde la gente convive con estos animales. La mayoría de las mordeduras en los niños es de sus propios perros. Aprenda a leer el lenguaje corporal de los perros y sepa cómo proceder si se enfrenta con un animal agresivo.

Qué hacer ante el ataque de un perro
1. Mantenga la calma. Si usted demuestra miedo, el animal se sentirá más confiado y aumentará la posibilidad de que lo ataque.

  1. Busque un lugar seguro. Localice un vehículo o un edificio y aléjese lentamente del animal, moviéndose hacia el lugar elegido. Puede pedirle ayuda a alguien. También, utilizar algo para protegerse, como una silla, o subirse a algún mueble.
  2. Distraiga al animal. Busque un objetivo alternativo. Láncele un bolso o una prenda. Si esto funciona, comience a alejarse lentamente.
  • Quédese quieto. Si no puede escapar, quédese quieto, cierre los puños y deje los brazos al costado del cuerpo. Aléjese del perro y evite mirarlo, pero manténgalo en su visión periférica. Sea paciente. Los perros suelen tener un lapso corto de atención y se marchan pronto si usted no los desafía.
  • Protéjase. Si el perro lo derriba, coloque las manos detrás del cuello y cúbrase las orejas con los brazos para protegerse el rostro. Quédese quieto y es probable que el perro pierda interés. Defenderse sólo aumentará el enojo del animal.

Si lo mordió un perro…
• Aplíquese primeros auxilios. Detenga la hemorragia y limpie las heridas, pero también busque asistencia médica lo más pronto posible. No solo es común la infección, sino que la presión ejercida por las mandíbulas de un perro puede causar heridas internas y quebrar huesos.

  • Busque asistencia médica. Consulte a un médico de inmediato si no puede.

ALGO MAS SOBRE MORDEDURAS…
Mordeduras de perros o de gatos. Deben ser tratadas como las heridas: limpiar con agua y jabón, aplicar un antiséptico y cubrir con una compresa esterilizada.

Sin embargo, puede haber peligro de contagio de la rabia. Conducir a la víctima inmediatamente al centro antirrábico, hospital o médico más cercano, donde se le pondrá una inyección de suero antirrábico. Hacer que un veterinario examine al animal causante de la mordedura o, en todo caso, vigilar su comportamiento durante varios días. Si presenta alteraciones, avisar al médico, que procederá a administrar nuevas inyecciones de suero.

■ Mordedura de víbora. Llamar al médico lo más rápidamente posible: el suero antídoto debe ser inyectado cuanto antes.
Mientras llega el médico, desinfectar la herida, pero no succionar en ella, que de nada sirve, puesto que el veneno ya ha pasado a la sangre. Inmovilizar al herido, tendiéndolo con la cabeza baja, y colocar un torniquete no muy apretado por encima de la mordedura, para impedir una difusión rápida del veneno en la sangre. Darle a beber té o café (nunca alcohol).

Si no es posible el traslado rápido al médico, colocar el torniquete inmediatamente, hacer una infusión en la mordedura, lavar bien la herida y transportar al accidentado lo antes posible al hospital.

Si se está de vacaciones en una región en la que abundan las víboras conviene proveerse de suero antídoto y de una jeringa, de venta en farmacias.

cuadro sintesis morduras primeros auxilios

Fuente Consultada:
Cómo Prevenir Accidentes en el Hogar López-Gershanik
Tu Hijo: Guía de Prevención y Primeros Auxilios  – Orbis
Enciclopedia El Universo de la Familia Tomo 3 Primeros Auxilios

Masaje Cardiaco Primeros Auxilios Tecnicas de Emergencia Salvar Vidas

PRIMEROS AUXILIOS: MASAJES CARDÍACOS EXTERNO

Masaje cardíaco externo
Algunos accidentes graves como electrocución y ahogamiento pueden llegar a ocasionar un paro cardíaco. Los síntomas que permiten identificarlo son: ausencia de ruidos cardíacos; inconciencia; dilatación de las pupilas; presión arterial no registrable; falta de pulsación en las grandes arterias, y paro respiratorio.

Cuando se sospecha o es evidente la manifestación de un paro cardíaco, debe iniciarse la ventilación de los pulmones por medio de la respiración boca a boca —cuatro o cinco insuflaciones son suficientes— y proceder sin pérdida alguna de tiempo a proporcionar el masaje cardíaco.
La respuesta favorable al masaje se expresa en la presencia de pulso, en el color rosado de la piel, en la disminución del tamaño de las pupilas y en la mejoría de la presión sanguínea.

El masaje debe continuar hasta que se restauren la circulación y la ventilación espontáneas o hasta que el equipo de emergencia se haga cargo del paciente.

Cuando no exista la posibilidad de recibir asistencia médica, los intentos de Reanimación podrán suspenderse después de una hora de tratamiento si no hay ningún indicio de progreso ni recuperación de los signos vitales.

Si el accidentado es un lactante, ubíquese como se describió anteriormente, ponga verticalmente los dedos medio e índice en la posición central del pecho y comprima firmemente en dirección a la columna vertebral, con una frecuencia de ochenta a cien veces por minuto.

Cuando sea un niño .el afectado, coloque la palma de la mano izquierda en la línea media de la terminación del esternón y oprima hacia abajo en forma vertical. Empuje con fuerza con el brazo bien extendido. Repita la maniobra cincuenta a sesenta veces por minuto.

Con un niño en edad escolar se puede proceder como con un adulto, tomando la precaución de adecuar la fuerza de compresión al volumen y peso del niño.

masaje cardiaco externo

SECUENCIA DE PASOS PARA EL MASAJE

Coloque al paciente sobre una superficie plana y dura; el suelo es un lugar adecuado.
Arrodíllese junto a cualquiera de los lados del tórax. Si el paciente se halla sobre una superficie más alta, quédese de pie.
Acomode de la cabeza del enfermo extendiendo el cuello todo lo posible y llevando el maxilar hacia atrás para facilitar la respiración. Aplique la respiración boca a boca como se indicó.
Comprima el tórax iniciando el masaje cardíaco.
Aplique presión rítmicamente con las dos manos sobre la mitad inferior del pecho, manteniendo una frecuencia de ochenta a cien compresiones por minuto.

Cada quince compresiones torácicas se deben efectuar dos insuflaciones boca a boca. Si son dos las personas que están realizando las maniobras de reanimación, entonces se efectuará una insuflación cada cinco compresiones.

Fuente Consultada:
Cómo Prevenir Accidentes en el Hogar López-Gershanik
Tu Hijo: Guía de Prevención y Primeros Auxilios  – Orbis
Enciclopedia El Universo de la Familia Tomo 3 Primeros Auxilios

Respiracion Artificial Primeros Auxilios Obstruccion Emergencia

Respiración Artificial Primeros Auxilios

PRIMEROS AUXILIOS: LA RESPIRACIÓN ARTIFICIAL

primeros auxilios

Respiración artificial
El organismo puede sufrir falta de oxígeno cuando se bloquea u obstruye el paso de aire hasta el pulmón, como en la sofocación o el ahogo por inmersión; cuando los movimientos respiratorios son demasiados débiles, como en un shock eléctrico, y en algunas intoxicaciones, como la alcohólica. El objetivo de la respiración artificial es aumentar y disminuir rítmicamente la capacidad de la caja torácica y mantener libres las vías respiratorias. La actuación inmediata es de vital importancia.

Cualquiera de nosotros puede, en cualquier momento, ser testigo de un accidente. Con frecuencia, la respiración artificial puede ayudar a salvar una vida. Por ello conviene que sepamos cómo hemos de proceder.

La respiración artificial es obligada cuando las funciones respiratorias de la víctima se alteren, disminuyan o se interrumpan. Debe practicarse ininterrumpidamente hasta que el asfixiado respire normalmente: bastaría detenerse durante uno o dos minutos para provocar su muerte. De ahí la necesidad de que los socorristas puedan relevarse.

Existen dos formas de practicar la respiración artificial: los métodos orales y los métodos manuales. Los métodos orales, utilizados más comúnmente, son los más eficaces, ya que permiten insuflar directamente a la víctima el aire expulsado por el socorrista, bien mediante el «boca a boca», bien mediante el «boca a nariz».

Los métodos manuales provocan indirectamente la ventilación, mediante la acción sobre la caja torácica. Sólo se utilizan cuando es imposible recurrir a los métodos orales, por ejemplo cuando la víctima ha recibido una herida grave en el rostro o ha inhalado gases tóxicos. De todos modos, no deben ser practicados nunca en personas con fracturas.

En ambos métodos hay que observar algunos principios básicos:

— La víctima debe estar tendida (boca arriba en los métodos orales; boca abajo en los métodos manuales).

— Las vías respiratorias deben estar libres. Hay que aflojar la corbata, cuello, etc., extraer de la boca todo cuerpo extraño, quitar las prendas que impidan los movimientos de la caja torácica y, si la víctima está echada boca arriba, echarle la cabeza hacia atrás para impedir que la lengua obstruya la entrada de aire (véase esquema).

— La respiración artificial debe ser practicada con calma, ni muy deprisa ni muy despacio. La frecuencia recomendada es de quince a veinte movimientos completos (aspiración e insuflación) por minuto.


El sistema «boca a boca»
1. Con la víctima tendida boca arriba, arrodillarse junto a su cabeza, pasándole una mano por debajo de la nuca, y con la otra echarle la cabeza hacia atrás, apoyando con la palma en la frente, mientras que se obstruye la nariz con el índice y el pulgar.

2. Aspirar para llenarse de aire los pulmones. Colocar la boca abierta sobre la de la víctima e insuflar con fuerza el aire en sus pulmones.

3. Levantar la cabeza, aspirar y, al mismo tiempo, comprobar que el pecho de la víctima se vacía del aire insuflado. Esta expiración se hace por sí sola, gracias a la elasticidad de los alvéolos pulmonares.

tecnicas de respiracion boca a boca


El sistema «boca a nariz»

1. Con la víctima tendida boca arriba, arrodillarse junto a la cabeza, colocando una mano sobre la frente, para echarle la cabeza hacia atrás, y manteniéndole los labios cerrados con la otra mano.

2. Aspirar. Aplicar la boca sobre la nariz de la víctima e insuflar.

3. Levantar la cabeza, aspirar y, al mismo tiempo, comprobar que el pecho de la víctima se vacía del aire insuflado.

tecnica primeros auxilios boca - nariz

RECUERDE: Para evitar el contacto con la boca de! enfermo, haga la respiración artificial a través de un pañuelo.

  • Si no insuflar aire a través de la boca, hágalo por la nariz. En caso, la precaución de cerrarle la boca para que el aire no salga.

  • La contracción de la pupila y el cambio de color de la cara  son signos de oxigenación adecuada.

  • Si la víctima es un lactante, infle las mejillas y sople suavemente, a ritmo de un soplido tres por segundo.

  • Si es un niño mayor, torne aire profundamente y sople con mayor intensidad. En ambos a través de la nariz y de la boca.

  • Tenga la precaución de no inclinarte la hada tanto corno si se de un adulto. En e! niño posición el de las vías respiratorias. 

Fuente Consultada:
Cómo Prevenir Accidentes en el Hogar López-Gershanik
Tu Hijo: Guía de Prevención y Primeros Auxilios  – Orbis
Enciclopedia El Universo de la Familia Tomo 3 Primeros Auxilios

Primeros Auxilios Obstruccion con alimentos Emergencia Tecnica

Primeros Auxilios Obstrucción con alimentos

PRIMEROS AUXILIOS: OBSTRUCCIÓN CON ALIMENTOS

primeros auxilios/

Obstrucción con alimentos:

Si un trozo de comida obstruye las vías aéreas y produce asfixia, colóquese detrás de la persona afectada y ciña el tórax con los brazos. Apriete rápida y vigorosamente para hacerle expeler el aire y lograr que expulse el cuerpo extraño.

Es importante no prolongar demasiado las maniobras; conviene hacerlo mientras se espera la llegada de la ambulancia con el equipo de primeros auxilios. Si no se puede recibir asistencia médica es aconsejable el traslado urgente a un hospital en lugar de proseguir largo tiempo con esa actividad.

Cuando ocurre un accidente de gravedad o el paciente se encuentra en estado de inconciencia hay que controlar la manifestación de signos vitales como la respiración y el latido cardíaco.

RECUERDE: Para evitar el contacto con la boca de! enfermo, haga la respiración artificial a través de un pañuelo.

  • Si no insuflar aire a través de la boca, hágalo por la nariz. En caso, la precaución de cerrarle la boca para que el aire no salga.

  • La contracción de la pupila y el cambio de color de la cara  son signos de oxigenación adecuada.

  • Si la víctima es un lactante, infle las mejillas y sople suavemente, a ritmo de un soplido tres por segundo.

  • Si es un niño mayor, torne aire profundamente y sople con mayor intensidad. En ambos a través de la nariz y de la boca.

  • Tenga la precaución de no inclinarte la hada tanto corno si se de un adulto. En e! niño posición el de las vías respiratorias.

primeros auxilios respiracion artificialColoque al enfermo boca arriba con la cabeza tan lejos del tórax
como sea posible, en hiperextensión
Coloque una mano en al frente de la víctima y la otra debajo del cuello
primeros auxilios respiracion artificialIncline la cabeza del accidentado hacia atrás cuanto pueda
Con la mano que tiene en la frente, tápele la nariz apretándola con los dedos.
primeros auxilios respiracion artificialHaga contacto hermético con la boca de la persona auxiliada.
Después de inhalar, exhale el aire en la boca de enfermo.
primeros auxilios respiracion artificialCuando note que el pecho se distiende , retire la boca, acerque la cara y escuche o sienta  si sale el aire.
Repita la operación cada cinco segundos. SI notara que el aire no entra con facilidad, rectifique la posición de la cabeza y del maxilar del la víctima para asegurarse de que la lengua no ha caído hacia atrás.

Continúe aplicando respiración artificial hasta que la persona respire por sí misma
o hasta que llegue el médico

PARA SABER MAS…
Asfixia: Si un objeto pequeño «pasa por el lugar equivocado», puede bloquear las vías respiratorias y causar espasmos musculares. Esto puede ser fatal si las vías respiratorias que van a los pulmones se bloquean parcial o totalmente. Las personas mayores corren más riesgos ya que generalmente tienen dificultades para masticar la comida.

Que hacer (adultos/niños)
Antes que nada, evalúe si las vías respiratorias están parcialmente bloqueadas, la víctima podrá hablar, toser y respirar o si las vías respiratorias están completamente bloqueadas, la víctima no podrá hablar, toser ni respirar. Luego:

1. Despeje las vías respiratorias parcialmente obstruidas. Pídale a la víctima que tosa para que desbloquee la vía respiratoria, si puede.

2. Palmee la espalda. Si las vías respiratorias están completamente bloqueadas, ayude a la víctima a inclinarse hacia adelante y sostenga la parte superior del cuerpo. Dele cinco palmadas fuertes en la espalda entre los omóplatos con el talón de la mano y revise la boca.

3. Realice compresiones abdominales. Si aún se está ahogando, coloque sus brazos alrededor del cuerpo de la víctima con el puño contra el abdomen. Tome el puño con su otra mano y tire hacia adentro y hacia arriba cinco veces. Revise la boca de la víctima nuevamente.

4. Pida ayuda. Si es necesario, repita los pasos 2 y 3 hasta tres veces. Si la obstrucción no desaparece, llame al servicio de emergencias. Continúe con las palmadas en la espalda y las compresiones abdominales hasta que llegue la ayuda.

Que hacer (bebés)

Antes que nada, evalúe si las vías respiratorias están parcialmente bloqueadas, el bebé puede toser pero le resultará difícil llorar o incluso emitir sonidos o si las vías respiratorias están completamente bloqueadas, el bebé no emitirá sonidos y dejará de respirar. Luego:

1. Palmee la espalda. Si un bebé no puede respirar, acuéstelo boca abajo en su antebrazo y sosténgale la cabeza. Con el talón de una mano, aplique cinco palmadas fuertes entre los omóplatos.

2. Revise la boca. Gire al bebé y colóquelo en el otro brazo. Sosténgale la cabeza con la mano y manténgala lo más abajo posible. Revise dentro de la boca. Si la boca no está despejada, vaya al paso 3.

3. Aplique compresiones en el pecho (y no en el abdomen). Con el bebé en el antebrazo, apoye su brazo en el muslo. Coloque uno o dos dedos debajo de la línea de las tetillas y presione con firmeza hacia adentro y hacia arriba hasta cinco veces.

4. Pida ayuda. Repita los pasos 1 a 3 hasta tres veces. Si aún hay obstrucción, llévese al bebé y llame al servicio de emergencias. Continúe con las palmadas en la espalda y las compresiones en el pecho hasta que llegue la ayuda.

Fuente Consultada:
Cómo Prevenir Accidentes en el Hogar López-Gershanik
Tu Hijo: Guía de Prevención y Primeros Auxilios  – Orbis
Enciclopedia El Universo de la Familia Tomo 3 Primeros Auxilios

Primeros Auxilios Como Actuar Frente a una Emergencia

Primeros Auxilios Como Actuar Frente a una Emergencia

PRIMEROS AUXILIOS, ACTUAR FRENTE A UNA REANIMACIÓN

primeros auxilios

¿QUE HACER ANTE UNA EMERGENCIA?

Para poder actuar ante una emergencia se necesita mantener la calma. Ello nos permitirá proceder con eficiencia y determinar qué es lo prioritario.

Trate de averiguar con rapidez cuál fue la causa de la emergencia: ingestión de sustancias tóxicas, caída, desvanecimiento, etcétera.

Delegue en otra persona el pedido de asistencia profesional. Pídale que transmita los datos con claridad y precisión para evitar demoras innecesarias.

En caso de estar solo, discrimine qué es más importante: solicitar auxilio, trasladar al enfermo o brindar atención de emergencia.

No debe olvidarse que aunque el paciente responda positivamente a la aplicación de los primeros auxilios, éstos no reemplazan en ningún caso la atención médica.

Los primeros auxilios sólo contribuyen a que no se agrave el estado del enfermo y a ganar tiempo mientras se espera la asistencia profesional solicitada. Como medida de precaución es conveniente realizar un seguimiento médico durante cuarenta y ocho horas para despejar dudas sobre cualquier secuela que pueda demorar en manifestarse.

Siempre será más segura y eficiente la participación y ayuda que se aplique durante una situación de emergencia si se revisó anteriormente la información y se recuerdan los pasos a seguir. No olvide que tan importante como la asistencia de los aspectos físicos es mantener al paciente en un estado de serenidad que le permita afrontar con mejores recursos la estrategia a seguir para recuperarse.

Lo prohibido en Primeros Auxilios

No meta las manos si no sabe
No toque las heridas con las manos, boca o cualquier otro material sin esterilizar.
Use gasa siempre que sea posible.
Nunca sople sobre una herida.
No lave heridas profundas ni heridas por fracturas expuestas, únicamente cúbralas con apósitos estériles y transporte inmediatamente al médico.
No limpie la herida hacia adentro, hágalo con movimientos hacia afuera.
No toque ni mueva los coágulos de sangre.
No intente coser una herida, pues esto es asunto de un médico.
No coloque algodón absorbente directo sobre heridas o quemaduras.
No aplique tela adhesiva directamente sobre heridas.
No desprenda con violencia las gasas que cubren las heridas.
No aplique vendajes húmedos; tampoco demasiado flojos ni demasiados apretados.

Reanimación
Cuando ocurre un accidente de gravedad o el paciente se encuentra en estado de inconciencia hay que controlar la manifestación de signos vitales como la respiración y el latido cardíaco. La respiración es fácil de corroborar, se observa a simple vista. El latido cardíaco, en cambio, requiere de la auscultación en la zona izquierda del tórax o de la apreciación del pulso.

Cuando a una persona se le está suministrando respiración artificial y no da muestras que indiquen una mejoría, debe aplicársele masaje cardíaco externo, sin suspender la respiración artificial.

La interrupción de la respiración puede ser consecuencia de accidentes como ahogamiento, aspiración de cuerpos extraños, intoxicación por gases o por ingestión de medicamentos, descarga eléctrica, fractura de cuello. Para realizar respiración artificial, lo primero que hay que hacer es constatar que las vías respiratorias estén libres. Cuando sobre la boca hayan quedado restos de líquido o sangre, séquelo. con la mano envuelta en un pañuelo. Si en las vías aéreas hubiera quedado alojado algún cuerpo extraño, no intente extraerlo con el dedo a no ser que tenga la seguridad de alcanzarlo, porque su acción puede empujarlo hacia el interior.

Si el accidentado es un niño, cuélguelo de los pies y déle unos cuantos golpes rápidos en el espacio situado entre los omóplatos. Si el niño es mayor y no se lo puede sostener en el aire, póngalo sobre sus rodillas y, sujetándolo de las piernas, deje que la cabeza y el tronco caigan formando un ángulo recto. Golpee secamente la espalda tratando de movilizar la obstrucción.

Si es un adolescente, acuéstelo boca abajo sobre una mesa de manera que el tórax cuelgue formando un ángulo recto con respecto al abdomen y las extremidades inferiores. Trate, del mismo modo que en el caso anterior, de desalojar lo que obstruye las vías respiratorias.

Es importante no prolongar demasiado las maniobras; conviene hacerlo mientras se espera la llegada de la ambulancia con el equipo de primeros auxilios. Si no se puede recibir asistencia médica es aconsejable el traslado urgente a un hospital en lugar de proseguir largo tiempo con esa actividad.

REANIMACIÓN BOCA A BOCA EN CASO DE NIÑOS:

 

1 Eche atrás la cabeza del niño para que se abran las vías respiratorias, y
compruebe que nada obstruya su garganta.

2 Sitúe la boca sobre la nariz y la boca de él, y respire suavemente en sus pulmones a un ritmo de 20 veces por minuto. Después de cuatro inflaciones compruebe su respiración. Siga hasta que se reanude la respiración y entonces coloque el niño en la postura de recuperación. Si su hijo sigue inconsciente, continúe el mismo procedimiento, pero respire en sus pulmones al ritmo de 24 veces por minuto. Pida asistencia médica lo antes posible y lleve directamente al pequeño al hospital.

PERDIDA DE CONCIENCIA EN NIÑOS


1 Compruebe la respiración del niño y si su pulso es normal, palpándole la arteria carótida en el borde de la mandíbula inferior, a la altura del extremo inferior del lóbulo de la oreja.

2 A continuación, ponga al niño en la postura de recuperación: boca abajo, doblándole uno de los brazos de manera que soporte el peso de la mitad superior del cuerpo, y haciendo otro tanto con una de las piernas para que soporte el peso de la parte inferior. Vuélvale la cabeza hacia un lado. Si el niño no respira, practíquele la respiración boca a boca.

Fuente Consultada:
Cómo Prevenir Accidentes en el Hogar López-Gershanik
Tu Hijo: Guía de Prevención y Primeros Auxilios  – Orbis
Enciclopedia El Universo de la Familia Tomo 3 Primeros Auxilios

Ver: Accidentes Con Animales