Datos Estadísticos del Mundo

El Macizo Alpino Características Ubicación Clima y Cultivos

El Macizo Alpino

Los Alpes, sistema montañoso de la época terciaria, forman un arco enorme que atraviesa Europa central. Constituye una verdadera línea de demarcación por lo que respecta a las aguas, el clima y asimismo entre diversos Estados y civilizaciones. El montañés ha conseguido aclimatarse a un medio poco hospitalario y su nivel de vida puede considerarse envidiable.

Los Alpes forman un inmenso arco en Europa central, que va del golfo de Génova a la llanura húngara. Este arco tiene una longitud de unos mil kilómetros y su anchura oscila entre los doscientos y los doscientos cincuenta kilómetros. La superficie total del macizo alpino es, poco más o menos, igual a la de Gran Bretaña.

Podríamos dividir los Alpes en dos partes: los Alpes centrales y los Bajos Alpes. Los Alpes centrales están constituidos por rocas cristalinas como el gneis y el granito. Los Bajos Alpes, por el contrario, tienen carácter eminentemente calcáreo.

La vasta región de plegamiento que son los Alpes apareció en la época terciaria. Las fuerzas tectónicas (es decir, los movimientos de la corteza terrestre) que dieron lugar a la formación de los Alpes empezaron a manifestarse en la época secundaria. Las capas sedimentarias que iban a formar los Alpes fueron plegadas, empujadas y, en determinados lugares, quebradas. De hecho, los Alpes nacieron del amontonamiento de capas superpuestas.

También suelen dividirse los Alpes en Alpes occidentales y Alpes orientales, separados por la cortadura del Rin, del lago de Constanza al puerto de Splügen, y por la depresión de la Maira y del lago de Como.

Los Alpes occidentales son más estrechos, más altos y menos accesibles que los Alpes orientales. La acción erosiva del agua y del hielo ha sido allí más importante. Ésta es la razón de que este sector sea el más espectacular, con el Mont-Blanc, el Valais y el Oberland bernés.

Los Alpes forman un vasto sistema montañoso en el medio de Europa, y hay que distinguirlos del relieve que les rodea. Durante mucho tiempo constituyeron una barrera infranqueable y han desempeñado un importante papel en el desarrollo de las poblaciones y en la dispersión de las corrientes de civilización.

Los Alpes son, en numerosos lugares, una verdadera línea de demarcación. En primer lugar por las aguas. Al examinar un mapa se ve claramente que esta cordillera separa varias cuencas, como las del Ródano, del Rin, del Danubio y del Po. Forman igualmente una línea de demarcación por lo que se refiere al clima, netamente diferenciado según se halle uno al norte o al sur del sistema. La diferencia es característica, y para darse cuenta de ella es suficiente recorrer la distancia que separa Basilea de Milán.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/monte_rosa.jpg

Monte Rosa:Imponente macizo de los Alpes Peninos situado en la frontera entre Italia y Suiza, el Monte Rosa presenta numerosas elevaciones por encima de los 4.000 m de altitud, como la punta Dufour (4.634 m), la cima más elevada del grupo montañoso, coronada por vez primera en 1851 por parte de un grupo de alpinistas ingleses y guías suizas. Caracterizado por tener un paisaje alpino de incomparable belleza, en el que domina la presencia de numerosos glaciares perpetuos, el macizo del Monte Rosa alberga, en la base de sus escarpadas laderas, numerosas localidades turísticas dotadas de modernas instalaciones para acoger a quienes acuden a practicar los deportes de invierno.

En el lado norte, hasta el puerto del San Gotardo, es corriente que el cielo sea gris y las lluvias abundantes; pero apenas se ha traspuesto el puerto el cielo azul y soleado del mundo mediterráneo le da la bienvenida.

La vegetación es también muy distinta: en los flancos del norte domina el verde de los pastos y de los bosques, mientras que en el sur el color dominante es el gris y toman posesión del paisaje la landa y el matorral.

El macizo alpino separa igualmente a diversos Estados. Suiza y Austria, países montañosos por excelencia, tienen fronteras comunes con Francia, Alemania, República Checa, Eslovaquia, Italia y países de la ex Yugoslavia. Lenguas y culturas difieren igualmente: el mundo germánico se extiende al norte y la civilización latina al sur.

Los Alpes son una joya de la naturaleza. Cuando el hombre se halla en el corazón del macizo y al pie de sus picos, de varios miles de metros de altura, se siente infinitamente pequeño y literalmente aplastado por el paisaje. ¿Quién no se deja cautivar por el juego del agua de los torrentes que desciende de las alturas saltando de piedra en piedra ? ¿Y qué decir de los glaciares y los picos nevados que el sol hace relucir con brillo cegador?.

En todas partes, en la montaña, encontramos escombros que dan testimonio del incansable trabajo de zapa de las fuerzas de la naturaleza.

El hielo tiene uno de los principales papeles en este juego, ya que es el que hace estallar las rocas. La nieve, el hielo, el agua que procede de su fusión y su propio peso hacen que los escombros lleguen progresivamente a los lugares más bajos y a los valles, en donde se acumulan.

Aunque las regiones montañosas sean inhospitalarias, el hombre ha conseguido aclimatarse a ellas e incluso conseguir un alto nivel de vida. Suiza, por ejemplo, es indiscutiblemente un país muy próspero, y sus habitantes han conseguido acostumbrarse a las fantasías y a los caprichos de la naturaleza. Construyeron, generalmente, los pueblos y las ciudades en los valles, lo que facilitaba las comunicaciones y el intercambio.

Las casas se edificaban fuera del alcance de una súbita subida de las aguas. La mayoría de los grupos urbanos están edificados en la vertiente norte de los valles a fin de aprovechar al máximo las horas de sol.

Los cultivos se hallan dispersos en los valles, aunque remontan a veces las suaves pendientes de los primeros contrafuertes de las montañas, al menos en los lugares en que el suelo no es excesivamente húmedo; en caso contrario se convierten en pastos de ese heno tan buscado.

Hasta hace poco todas estas aglomeraciones tenían un carácter rural muy pronunciado y se bastaban a sí mismas.

Desde hace varios años los medios de comunicación modernos, sin embargo, han conquistado los Alpes, con lo que la situación ha cambiado radicalmente: las regiones alpinas han conquistado el mercado mundial debido a la calidad de sus productos lácteos.

De este modo, los quesos suizos y otros productos preparados con leche, como el chocolate, disfrutan de popularidad sobradamente merecida. La viticultura y la horticultura han aumentado considerablemente, al menos en los valles soleados y en las cercanías de las ciudades, en donde tienen el mercado asegurado.

El terreno montañoso, los suelos pobres y el frío clima impiden la actividad agrícola en Suiza. La agricultura está generalmente confinada a pequeñas explotaciones familiares, como este viñedo en los Alpes. En la imagen, el sistema de cultivos en terrazas permite a los agricultores aprovechar las abruptas laderas de las montañas.

Otra nueva posibilidad económica abierta a los habitantes de las montañas es el de la industria turística, en constante expansión. También hay que señalar las centrales hidroeléctricas y un sinfín de otras industrias.

Un tanteo histórico de las regiones alpinas resulta sintomático. Ha quedado probado que los Alpes, debido a la presencia del hielo, no fueron habitados hasta que terminó el pleistoceno. Se encontraron ciertos vestigios de la presencia humana que databan de fines del paleolítico. En cambio, el neolítico vio el nacimiento de comunidades en los Alpes, principalmente en sus proximidades como los lagos de Suiza y de Baviera.

En Italia y en Francia se descubrieron restos de ciudades lacustres (construidas sobre zampas). Es  igualmente  cierto   que  estos primeros habitantes de los Alpes vivían de la pesca, aunque también cultivaban la tierra y criaban ganado. El hombre se aventuró más tarde a adentrarse en la montaña, que habría de liberar sus secretos antes del término del período prehistórico.

Es curioso comprobar que los Alpes, incluso en los tiempos más remotos, fueron el refugio de varios grupos de población. Por ello encontramos en esa región, incluso en nuestros días, un grupo germánico, otro latino e incluso, al sureste, otro eslavo, y por ello también se da el curioso fenómeno de que en un pequeño país como Suiza se hablen cuatro idiomas: alemán, francés, italiano y romanche o retorromano.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Trashumancia Concepto La Ganadería en las Montañas

Trashumancia Concepto
La Ganadería en las Montañas

La economía agrícola de las regiones montañosas se caracteriza por una forma especial de seminomadismo. Por ejemplo en Austria y Suiza, durante el verano, grupos de pastores conducen grandes rebaños a los pastos de alta montaña. Este fenómeno se da también en las regiones mediterráneas y recibe el nombre de trashumancia o trashumación. Pero en estas comarcas los rebaños trashumantes están formados por ovejas que abandonan unos terrenos pobres en los que la hierba está seca y escasea

El nomadismo es un modo de vida que tiende a desaparecer, ya sea por la introducción de nuevas técnicas, ya se deba a la expansión industrial. Sin embargo, existe todavía un seminomadismo del que forman parte las costumbres de los pastores en la montaña y la trashumación en las regiones mediterráneas.

En ninguno de ambos casos se trata de verdadero nomadismo, ya que únicamente se desplazan los rebaños bajo el cuidado de pastores designados por la comunidad. Según las estaciones, el ganado es trasladado a diversos pastos, a veces muy distantes unos de otros.

Este seminomadismo se presenta bajo dos modalidades. La primera la encontramos en las regiones montañosas como Suiza o Austria. Allí, desde los primeros días del verano, la gente reúne el ganado del pueblo que bajo la vigilancia de algunos pastores es trasladado a los pastos de altura. Las pendientes, bastante suaves y cubiertas de hierba, libres de rocas desnudas, constituyen excelentes pastos. Estos pastos de altura representan la quinta parte de la superficie total de Austria y Suiza.

trashumancia en la montaña

El traslado de los rebaños es un acontecimiento que la gente del pueblo acostumbra festejar. De todos los pueblos salen caminos que se dirigen a tales pastos, situados a una altura aproximada de 1.200 m. Gracias al clima húmedo, indispensable a su crecimiento, la hierba de estas praderas es excelente y jugosa.

Por lo general, los pastos de altura son propiedad colectiva de los habitantes del pueblo, que confían durante unos meses el cuidado de su ganado a un equipo de pastores. Mientras el ganado permanece en los pastos de alta montaña sus cuidadores no descienden al valle ni una sola vez, sino que se instalan en cabanas construidas a este propósito en aquellas alturas. Cuidan del ganado y se encargan de la preparación de los productos lácteos, entre los que figura el famoso queso de Gruyere.

Pero, al correr del tiempo, también en este dominio se adoptaron nuevas técnicas, principalmente después de la creación de las cooperativas lecheras, para que la leche procedente de los pastos de altura llegara al valle con la mayor rapidez posible. A tal efecto se instalaron en la montaña estaciones de bombeo y canalizaciones o «lacteoductos», a través de los cuales llegaba la leche hasta las lecherías.

En otros lugares se ha instalado una red de cables y tornos por medio de los cuales la leche, encerrada en recipientes apropiados, no cesa de viajar hasta el valle.

Pero no es únicamente en la producción de leche en lo que se ocupan estos pastores de alta montaña; también siegan el heno que en otoño ha de llenar ya los graneros de las granjas. Los campesinos emplean este heno de los pastos altos como forraje de invierno. Y no son únicamente las praderas de las montañas las únicas productoras de heno; también lo cultivan en las pendientes suaves de sus vertientes situadas a menor altura en la ruta de los pastos altos. Los llaman replats, y en ellos cultivan también otras plantas forrajeras.

Para transportar el heno desde los pastos altos al pueblo los montañeses idearon un método muy práctico: el heno, empacado en enormes fardos, es conducido hasta el valle por el vaivén continuo de una cadena sin fin. Sin embargo, a veces son los propios campesinos los que van a buscar el heno. Atados a una cuerda se dejan izar hasta el pasto en cuestión; luego, con una bala de heno colgada de la espalda, vuelven a bajar por el mismo camino. Éste es el medio de transporte que reproduce la ilustración.

También el queso es transportado al pueblo con regularidad; algunos hombres, especialmente designados para este trabajo, se presentan constantemente en los pastos altos, de los que regresan llevando a la espalda una gran rueda de queso sujeta sobre un cuévano.

La trashumación es otra forma de seminomadismo arraigada, principalmente, en los distritos montañosos del Mediterráneo en donde las precipitaciones son insuficientes para que la hierba crezca de modo normal. Ésta es la razón de que el ganado de estas regiones no sea bovino, sino ovino: corderos para carne, ovejas para la producción de leche, carneros que proporcionan lana, y cabras.

Podríamos definir la trashumación diciendo que es el desplazamiento, según la temporada, de los rebaños de una región a otra de la que la separan tierras de cultivo poco propicias al desplazamiento del ganado. Tampoco en esta ocasión nos encontramos con un fenómeno puro de nomadismo, ya que únicamente cambian de lugar los rebaños acompañados de algunos pastores.

Se podría creer que la trashumación es un fenómeno histórico, pero no es así; la trashumación existe todavía en Francia, aunque haya quien pretenda que se halla en franca regresión. Lo que sucede es que se ha modificado el método de transporte, pues los rebaños, que antaño se trasladaban a los nuevos pastos a pie, son transportados actualmente en camiones e incluso por ferrocarril.

De modo que sólo por azar puede verse en la actualidad, en la carretera, a un rebaño; de aquí la idea de que la trashumación está en vías de desaparecer. Por el contrario, esta práctica sigue viva en España, en Francia y en otros países.

Los rebaños se ponen en marcha al empezar la época seca, o sea, de fines de mayo a mitad de junio, aunque los grandes desplazamientos se realizan durante la segunda quincena de junio. Inician el regreso a fines de setiembre, y antes de que termine el mes de octubre todos los rebaños se han reintegrado a sus establos, pues han de estar de regreso antes de las primeras nevadas.

Sería imposible citar todas las comarcas en que las ovejas pacen durante el verano, por lo que nos limitaremos a citar algunos lugares a modo de ejemplo, especialmente algunos pastos importantes de los Alpes franceses. El lugar más indicado de los Alpes meridionales, el valle por excelencia para la trashumación, es el de Ubaye, aunque hay otros valles situados más al norte, también muy utilizados para este propósito. En efecto, en ellos, sobre capas de marga y arcilla, se encuentran pastos mucho más ricos.

También se practica la trashumación en el macizo central, en los Pirineos y en Córcega. De modo que este sistema sigue siendo una manifestación viva de la economía agrícola de Francia, sistema que en todas partes del país se ve enfrentado a dos problemas.

El primero de ellos y el menos serio es la escasez de pastores: ya no hay forma de encontrar quien esté dispuesto a vivir en la montaña durante meses con la única compañía de un inmenso rebaño.
El segundo problema es mucho más arduo y estriba en la dificultad de hallar terrenos apropiados en los que puedan pastar los rebaños durante la estación invernal.

En verano, las regiones montañosas, cuya población disminuye al igual que la cría local, ofrecen excelentes pastos provistos de abundante forraje; pero, en las llanuras inferiores, las zonas de cultivo desplazan cada vez más a las praderas y surge el problema de saber dónde encontrar el alimento necesario para pasar el invierno. Este problema, al que hasta el momento presente no se ha podido hallar solución, proporciona numerosos quebraderos de cabeza a los ovejeros del sur.

EN ARGENTINA: El norte de Neuquén  es una de las últimas regiones del mundo donde se practica la trashumancia de los rebaños, lo que consiste en el traslado de los animales a mediados de noviembre hacia los campos altos de la cordillera en busca de los pastos y el agua que le servirán de sustento a sus animales y en marzo y abril el regreso a los campos de invernada, también en busca de las pasturas para alimentar el ganado.

Aunque desconocida por muchos y valorada por pocos, la Trashumancia ha sido el eje cultural, social y económico del Norte de la Provincia de Neuquén por cientos de años, logrando mantenerse viva, gracias a su geografía y lejanía de los principales centros urbanos de la región.

Con la llegada de la época estival hacia mediados de Noviembre, los arrieros emprenden una larga caravana hacia los campos de cordillera, junto a toda su familia, animales mayores y menores, en busca de pastos tiernos y abundantes agua, donde pasan el verano hasta fines de Marzo.

Al ver cuan sacrificado y con cuanta dedicación realizan el trabajo estos “campesinos” nace la “Agrupación Gaucha Bajada del Veranador” conformada como institución no Gubernamental y sin fines de lucro dispuesta a rescatar las tradiciones de los crianceros. (Fuente: http://www.argentour.com)

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Avalanchas y Aludes de Nieve Causas y Tipos

Avalanchas y Aludes de Nieve
Causas y Tipos

Las regiones montañosas se ven en ocasiones afectadas por aterradoras catástrofes. Entre estos cataclismos naturales hemos de contar las avalanchas. Existen avalanchas de nieve seca, de nieve húmeda y avalanchas de glaciar. A veces cualquier insignificancia basta para que millares de toneladas de hielo y nieve se derrumben, sembrando a su paso la muerte y la destrucción.

También las avalanchas o aludes contribuyen a la formación de los glaciares. La nieve recién caída no puede permanecer pegada en espesas capas a lo largo de las paredes abruptas. También sucede que, después de un período de frío intenso, el sol proporciona el calor suficiente o bien empieza a soplar el foehn, y la nieve, las grandes masas de nieve, se ponen en movimiento y provocan una avalancha.

Podemos dividir las avalanchas en tres tipos: la avalancha de nieve seca, la de nieve húmeda y la de un glaciar. En el primer caso, la nieve acabada de caer resbala sobre una superficie que no le ofrece el menor agarre. Los aludes de nieve húmeda se producen cuando el agua resultante de la fusión de las capas superiores impregna el resto de la nieve. Finalmente, la avalancha de un glaciar se produce cuando el peso de la nieve hace resbalar un glaciar suspendido o agarrado a una pared relativamente abrupta.

Las avalanchas son fenómenos naturales extremadamente peligrosos que se producen siempre de modo imprevisto. Enormes masas de nieve, que a veces representan millones de toneladas, se desploman con un ruido atronador. En 1962, 3.500 peruanos murieron en menos de diez minutos sorprendidos y aplastados por un alud. La catástrofe se produjo el 10 de enero, en pleno verano peruano, en el flanco norte del Huascarán, que con sus 6.700 m es la cumbre más alta del país.

Gigantescos glaciares arrastran masas de hielo y de nieve hacia el valle. Normalmente, el hielo se funde en el límite de las nieves eternas y alimenta ríos torrentosos. Pero el calor que desprendía el sol decidió que en aquella ocasión las cosas sucedieran de otra forma, y el deshielo súbito provocado de este modo dislocó el glaciar en varios cientos de metros y las masas de hielo se pusieron en movimiento y aplastaron y destruyeron cuanto hallaron a su paso.

En unos minutos la muerte y la desolación se abatieron sobre un valle al que ningún peligro parecía amenazar, y pueblos inundados de sol quedaron al instante transformados en inmensas tumbas.

No menos de tres millones de toneladas de hielo y nieve se habían desprendido del glaciar a las 6.13 de la mañana; dos minutos más tarde había que deplorar ya ochocientas víctimas: los habitantes del pueblo situado al pie de la montaña. Algunas colinas desviaron el alud de su trayectoria y gracias a este milagro el pueblo de Yungay escapó a la destrucción.

A las 6.18 la avalancha llegó hasta el lugar en que se levantaba la población de Ranrahirca, que en un abrir y cerrar de ojos quedó transformada en un inmenso montón de ruinas bajo las que quedaron sepultadas unas dos mil setecientas personas.

Después de destrozar otros cuatro pueblos, la monstruosa masa se detuvo en las proximidades del río Santa: eran las 6.20; la catástrofe que acababa de causar daños inestimables y de arrebatar la vida a millares de personas había durado exactamente siete minutos. Estos siete minutos fueron suficientes para que recorriera una distancia de unos cuatro mil metros y para devastar uno de los valles más prósperos de los Andes peruanos.

La fuerza destructora de la naturaleza había sido de una potencia inimaginable, y los pocos supervivientes testigos de aquel desastre quedaron anonadados. Lo que más les llamó la atención, inmediatamente después de la catástrofe, fue el impresionante y mortal silencio que sucediera al ruido ensordecedor de la avalancha.

En todas partes se organizaron grupos de socorro que se declararon impotentes ante la magnitud de aquel desastre: la masa de hielo, nieve y ruinas alcanzaba un espesor que iba de los 30 a los 60 m. ¿Había acaso la esperanza de encontrar algún superviviente? A simple vista el espectáculo era de completa desolación. Pero encontraron a un niño al que la avalancha había arrastrado durante más de un kilómetro y que, milagrosamente, había escapado a la muerte.

En otro lugar algunas ovejas, únicas supervivientes de un enorme rebaño, soltaban sus lastimeros balidos. Los pocos que escaparon al desastre reunieron cuanto pudieron recuperar y abandonaron en el acto y para siempre aquella región tan próspera días antes.

Este alud ofreció a los especialistas una ocasión única de estudiar el modo de evitar, en lo futuro, una catástrofe semejante. Llegaron a aquellos lugares glaciólogos de todos los países y anotaron cuidadosamente cuantos datos consiguieron recoger. Técnicos y expertos estudian en la actualidad aquellos informes e intentan deducir de ellos las medidas de precaución que haya que tomar. La cuestión estriba en saber si tendrán éxito, incógnita a la que es difícil responder.

En 1965 fue Suiza la que sufrió las consecuencias de una avalancha que, si bien no provocó una catástrofe de la amplitud de la del Perú, arrebató la vida a unas ochenta personas. Todo empezó con una grieta abierta en el hielo; luego, súbitamente, la masa helada se separó y se desplomó sobre los barracones de los obreros ocupados en la construcción de una nueva presa de contención. La obra quedó cubierta por una capa de hielo de 80 m de espesor.

Los grupos de socorro llegaron casi inmediatamente, pero no había supervivientes. Por otra parte, el peligro de que se produjeran nuevos aludes era tan grande que hubo que suspender las operaciones de salvamento.

Sólo en 1951, perecieron en Suiza, a causa de las avalanchas, unas cuatrocientas personas. Por fortuna no todos los años se producen en los países montañosos tales catástrofes.

Numerosos son los factores que han de intervenir para que se produzca una avalancha, entre los que podemos mencionar la cantidad de nieve caída, la temperatura y la evolución del glaciar.

Cuando todos los elementos están presentes, el más pequeño incidente (por ejemplo, un disparo de fusil) puede provocar el cataclismo. Por esta razón se toman todas las medidas de precaución posibles, principalmente en primavera, que es cuando los riesgos de avalancha son más grandes.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Viento Foenh o Chinook Causas y Efectos Para la Agricultura

El Viento Foenh de los Alpes

La montaña es un mundo en sí misma. La altura trae consigo grandes diferencias en cuanto a temperatura y precipitaciones, variaciones que influyen poderosamente sobre la vegetación espontánea. Según la altura y la región en la que se halla el macizo montañoso, distinguimos varias zonas de vegetación. El viento tiene también un papel importante en la montaña. El foehn es un viento típico de los Alpes. En las montañas Rocosas sopla uno de parecidas características al que llaman chinook.

viento foehn

El viento foehn o föhn (nombre alemán tomado de un característico viento del norte de los Alpes) se produce en relieves montañosos cuando una masa de aire cálido y húmedo es forzada a ascender para salvar ese obstáculo.

Las grandes diferencias de altura hacen que uno encuentre varios tipos de climas en un país montañoso. Puede darse el caso de que haga calor en los valles y un frío agudo en las alturas. En ciertas regiones, y debido a la altura, están presentes todos los climas, desde el tropical hasta el verdadero frío ártico con vientos helados y nieves y hielo eternos.

La temperatura disminuye con la altura, y esta disminución puede establecerse en unos 0,5 a 0,7° por cada cien metros. Por ello, a cierta altura, la temperatura desciende por debajo de 0° C. Esta disminución de la temperatura modifica las condiciones e incluso las formas de vida.

La variación de la temperatura no es uniforme y difiere en los diferentes flancos de una misma montaña. Es fácil comprender que la vertiente expuesta al sol será menos fría que la que esté orientada hacia el norte. Esta característica recibe un nombre especial en cada uno de aquellos países en los que puede observarse. Así, en Francia dicen adret o endroit para referirse a la solana; en Alemania, Sonnenseite, y en Italia, adritto o indritto.

También el lado norte tiene su denominación: ubac o envers, en francés; Schattenseite, en alemán, y opaco o inverso, en italiano. No es sólo el clima lo que difiere según la orientación, sino también la vegetación: pueblos y campos en la parte soleada y bosques en la otra vertiente.

El viento desempeña igualmente un papel que es preciso tener en cuenta en el clima de la montaña. Durante el día el aire sube desde los valles en dirección a los altos picos fuertemente calentados por el sol: es el viento de los valles.

Cuando cae la noche y empieza a hacer más frío en la cumbre que en el valle, el aire frío, más pesado, desciende. Sopla entonces el viento de las alturas y no es raro que una espesa niebla invada todo el valle. Esta ascensión y descenso del aire se realizan, por lo general, de un modo progresivo.

Pero cuando el aire cae rápidamente a lo largo de una pendiente abrupta hablamos de un viento descendente. El foehn es uno de estos vientos descendentes cálidos. El foehn nace en las regiones mediterráneas, en donde reinan generalmente zonas de altas presiones, atraviesa los Alpes y se dirige a las regiones de bajas presiones de Europa central.

El viento, al principio húmedo y cálido, va perdiendo su calor y su humedad a medida que sube. Cuando ha alcanzado las cumbres de los Alpes se ha convertido en un viento frío y seco; pero se recalienta rápidamente, hasta el punto de adquirir una temperatura más elevada que la del lugar al que llega.

Esto le convierte en un viento peligroso, pues cuando sopla en primavera puede secarlo todo y aumentar notablemente el peligro de incendio en las regiones boscosas de Austria y Suiza. Ésta es la razón de que podamos leer, en la linde de los bosques, avisos como el siguiente: «Queda rigurosamente prohibido fumar cuando sopla el foehn».

También en primavera el foehn funde la nieve y provoca avalanchas e inundaciones que causan gran número de víctimas en los valles, pues el cauce de los ríos no basta para absorber la gran cantidad de agua que resulta de la fusión de la nieve.

Pero el foehn tiene también su lado bueno, y su calor ayuda a las cosechas a madurar; especialmente las vides que crecen en los valles y en los flancos de las montañas. Por otra parte, a los pastos de altura los libra rápidamente de la nieve que los cubre. Hay un proverbio que afirma que «dos días de foehn valen más que quince días de sol».

En las montañas Rocosas, en Norteamérica, sopla un viento de características parecidas al que llaman chinook, mientras, en la India existe el bohorok.

El agua tiene también una participación importante en los fenómenos climáticos de los Alpes. Las precipitaciones son, por lo general, abundantes, principalmente en las vertientes dirigidas hacia los vientos húmedos. Estas vertientes reciben de dos a tres veces más lluvia que la llanura. Paradójicamente, encontramos en países montañosos regiones en las que, prácticamente, nunca llueve porque las protegen las altas cumbres. Son verdaderas regiones desérticas.

El agua que cae sobre las vertientes expuestas alimenta numerosos torrentes, lagos y manantiales. En nuestra época el hombre utiliza esta agua para diversos fines; entre ellos, la producción de energía.

Es evidente que la vegetación varía según la altura, la temperatura y las precipitaciones. Prácticamente se puede dividir la vegetación espontánea en diversos niveles o pisos. La línea de demarcación entre cada una de estas zonas de vegetación depende, naturalmente, de la región y de si se halla situada sobre la vertiente sur o norte.

Al pie de la montaña y hasta una altura de varios cientos de metros encontramos principalmente asociaciones de plantas propias de la región. En el Congo, por ejemplo, o sea en el ecuador, es la selva ecuatorial. En las regiones templadas, bosques de árboles de hoja caduca.

En regiones muy pobladas, los cultivos y los pastos ocupan las pendientes inferiores y el hombre ha hecho desaparecer la vegetación espontánea. Más arriba vienen las fajas de asociaciones de plantas totalmente diferentes.

En el ecuador, y después de la selva virgen, encontramos asociaciones típicamente tropicales como la sabana y la estepa, y a continuación una zona de transición hacia las plantas de las regiones templadas. No encontramos las nieves eternas hasta rebasar los 4.000 m de altura.

Las zonas de vegetación difieren, naturalmente, en gran manera, según las regiones. En lo tocante a esto son típicas las fajas sucesivas de las mesetas y de las regiones montañosas de América central. Hasta los 1.200 m encontramos las «tierras calientes»: regiones cálidas y al mismo tiempo muy húmedas pobladas de densas selvas. La atmósfera, parecida a la de un baño turco, hace que la permanencia en aquellos lugares sea para el hombre malsana y muy penosa.

Vienen a continuación las «tierras templadas», que van hasta los 2.000 m. Las lluvias son allí menos abundantes y la selva se convierte progresivamente en una sabana boscosa y una sabana herbosa que en determinados lugares tiene las características de una estepa o de un desierto. Más arriba hallamos las «tierras frías», a las que por su clima y vegetación podemos clasificar entre las regiones templadas.

Pero en los flancos de los montes Virunga y Kivu, en el Congo, sucede de otro modo. En el Ruwenzori, por ejemplo, encontramos sabanas boscosas hasta los 2.000 m, aproximadamente; luego vienen los bambúes, y a partir de los 2.700 m encontramos plantas como los brezos, que nos hacen pensar en un clima más septentrional. Más arriba todavía, los pastos húmedos están salpicados de cruciferas y lobeliáceas que suben hasta los 4.000 metros.

En las regiones templadas las pendientes de las montañas, hasta los 800 m de altura, son zonas de cultivo a las que sigue la zona de los bosques: primero los robles, a los que siguen las hayas y luego los espinosos junto con los abetos y abedules. Una vez alcanzado el límite superior del cinturón forestal empiezan los pastos de altura (hasta 3.000 m); luego sigue la roca desnuda y finalmente la zona de las nieves eternas.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Cinturon de Fuego Zona de Mayor Actividad Volcánica del Planeta

El Cinturón de Fuego La Mayor Actividad Volcánica del Planeta

Los volcanes en actividad se encuentran principalmente en las zonas de ruptura, donde la corteza terrestre ofrece menos resistencia. Hay cuatro de estas zonas en la superficie de la tierra. Los terremotos son también manifestaciones del vulcanismo. Se manifiestan principalmente a lo largo de los ejes sísmicos. También ellos provocan inmensos desastres.

Gracias a las audaces observaciones de Harún Tazieff ha nacido, durante estos últimos años, una nueva ciencia: la vulcanología. Por medio de observaciones directas en los propios volcanes, el interior de la tierra nos descubre poco a poco sus secretos. También los terremotos han sido objeto de estudio. Éstos deben de ser provocados por el enorme calor del núcleo central de la tierra, que libera fuerzas que ejercen una potente presión sobre las capas geológicas cuyo desplazamiento provocan.

Es un error imaginar que los volcanes están repartidos por la superficie del globo de una manera arbitraria; al contrario, están repartidos en cuatro zonas que corresponden a las grandes zonas de ruptura que se produjeron en el transcurso de la era terciaria. En estas zonas de ruptura, en efecto, la corteza terrestre ofrece al empuje del magma una resistencia mucho menor.

La principal zona volcánica es el llamado «cinturón de fuego» del océano Pacífico. Comprende los macizos americanos con el monte San Elias, el Popocatépetl, el Chimborazo y el Aconcagua, entre otros. El rosario de las islas de Asia oriental, que se extiende desde la península de Kamchatka, en el norte, a las islas de la Sonda, las Nuevas Hébridas y Nueva Zelanda, en el sur, forman parte de él, junto con el volcán Erebus en el Antartico.

Al lado de este eje tenemos la dorsal del Atlántico, que va del Hecla, en Islandia, al pico del Teide en la isla de Tenerife.

La tercera zona volcánica está formada por el eje de África oriental, del que forman parte el Kenia, el Kilimanjaro y el Mufumbira. Finalmente tenemos el eje mediterráneo, que se extiende de las Antillas a las islas de la Sonda, atravesando Italia (Vesubio y Etna), Armenia (monte Ararat) y Persia (Damavend).

En el lugar en donde el eje mediterráneo corta el «cinturón de fuego» la actividad volcánica es particularmente intensa. En 1884, el volcán Krakatoa, que se alzaba en una isla del estrecho de la Sonda, estalló literalmente y los dos tercios de la isla desaparecieron en la violenta erupción.

Una erupción volcánica es un espectáculo inolvidable al que acompañan siempre, por desgracia,  irreparables  catástrofes.   El Vesubio, la Montaña Pelada, el Krakatoa y muchos otros volcanes sembraron por doquier la ruina y la muerte.

Una de las erupciones más célebres es la que sacudió al Vesubio allá por el año 79 de nuestra era, que destruyó por completo la ciudad de Pompeya y la enterró bajo sus cenizas. Hacia siglos que el Vesubio permanecía inactivo cuando empezó a estremecerse de repente. Durante varios días las cenizas y los lapilli no cesaron de caer sobre la ciudad, que quedó sepultada bajo una capa de casi seis metros de espesor.

La ciudad de St.Pierre, en la isla de la Martinica, corrió una suerte parecida. En 1902 surgió de un cráter desgarrado en la Montaña Pelada una inmensa nube de gases, cenizas, lavas sólidas y vapores incandescentes. Esta nube rodó a una velocidad de vértigo hacia la ciudad, calcinando y destruyendo cuanto encontraba, a su paso. Varios días después de la erupción el suelo estaba todavía tan caliente que era imposible desembarcar.

MAPA INDICANDO EL ANILLO DE FUEGO

anillo de fueo zona de maxima actividad volcanica

(Puede amplia este mapa)

Los volcanes de las islas Hawai constituyen igualmente un impresionante espectáculo cuando están en plena actividad. Parecen fuentes incandescentes en las que burbujea la lava en fusión. Especialmente por la noche, estas erupciones ofrecen un espectáculo fantástico, aunque aterrador. Único, asimismo, es el espectáculo del magma burbujeando sin interrupción en la boca del cráter luego que la erupción ha llegado a su fin.

A despecho de la amenaza permanente de erupción y de cataclismo, el hombre continúa fijando sus lares en las regiones volcánicas, ya que en ellas el suelo es particularmente fértil.

Las erupciones no son la única manifestación del volcanismo.

Hay también otros fenómenos como los movimientos sísmicos que prueban claramente que la tierra dista de haber alcanzado su estado estático.

El proceso de estabilización está ya muy avanzado en ciertos sectores de la corteza terrestre y los movimientos sísmicos son en ellos muy raros. Tomemos por ejemplo Bélgica y los Países Bajos, en donde el último temblor de tierra fue registrado en 1938, afortunadamente sin provocar estropicios.

Se define generalmente a los movimientos sísmicos o a los terremotos como «una perturbación brusca de la corteza terrestre cuyo origen natural se sitúa bajo la superficie de la tierra». El lugar de la superficie de la tierra situado justamente encima del origen del movimiento sísmico se llama epicentro.

No siempre es el propio seísmo el que provoca los mayores desastres, al menos directamente. Por ejemplo, en 1906 un tremendo terremoto sacudió San Francisco. Pero la destrucción de la ciudad se debió, más que al propio terremoto, al terrible incendio que se declaró por su causa.

Varios seísmos jalonaron la primera mitad del siglo XX, principalmente en Japón, que todos los años registra varios centenares de temblores de tierra. El terremoto que sacudió Tokio y Yokohama en 1923 fue particularmente violento. Balance: 150.000 víctimas y 350.000 viviendas derruidas. En 1927 un nuevo seísmo provocó una fortísima marejada alta a lo largo de las costas de Japón, ocasionando nuevos daños. Pero no es únicamente este país; también otros han sido víctimas de cataclismos debidos a los movimientos continuos de la corteza terrestre.

Desde 1960 hemos tenido que deplorar cuatro importantes terremotos. El seísmo que asoló Chile se extendió sobre una superficie que representa diez veces la de Bélgica. También en Irán varias ciudades fueron sometidas a tan dura prueba.

Tanto más cuanto que al choque principal siguieron varias sacudidas secundarias o «réplicas». En Marruecos la gran víctima fue la ciudad de Agadir: 50.000 personas quedaron sepultadas bajo los escombros de las casas que se derrumbaron. La violencia del choque se debió a que la ciudad estaba situada exactamente sobre el epicentro del terremoto. Europa también tuvo su parte en esas catástrofes, pues un temblor de tierra destruyó Skoplie en 1963.

También se han producido terremotos a lo largo del litoral e incluso bajo la superficie del mar. Provocan violentos remolinos del agua de los que resultan olas inmensas: los terribles tsunamis, ondas solitarias que al llegar a la costa pueden tener todavía una altura de 20 m y causar incalculables destrozos, pues esta inmensa masa de agua se precipita sobre la costa a la velocidad de 300 km por hora.

Contrariamente a lo que sucede con las erupciones volcánicas, a menudo precedidas de un sordo rugido, los temblores de tierra se producen bruscamente y sin previo aviso. Los choques más violentos se manifiestan principalmente en la prolongación de los ejes sísmicos, zonas de dislocación en las que las fuerzas tectónicas internas pueden manifestarse incluso hasta en la superficie. Desde este punto de vista, el «cinturón de fuego» del océano Pacífico es por ello la región más peligrosa. En esa zona se señalan, por término medio, de cuatro a cinco terremotos anuales.

A menudo los temblores de tierra son precursores o consecuencia de erupciones volcánicas. Pero no siempre provocan destrucciones ; a veces uno de esos temblores o erupciones da lugar al nacimiento de una nueva isla volcánica. Una de las islas que vieron la luz por este procedimiento fue la. que surgió de las profundidades^ del océano Atlántico, a lo largo de las costas de Islandia, hace unos años.

VULCANISMO: El estudio de las erupciones volcánicas, de los gases y de las lavas ha dado lugar, desde hace poco tiempo, al nacimiento de una nueva ciencia: la vulcanología. El precursor de ésta es sin lugar a dudas Harún Taziev.

Las consecuencias catastróficas de las erupciones volcánicas habían suscitado la atención de organismos internacionales como la UNESCO, que decidieron iniciar la lucha contra las fuerzas destructivas y brutales de la naturaleza.

vulcanismo

La UNESCO encargó a Taziev el examen de los volcanes. Este geólogo creó centros de observación, y con algunos científicos entrenados organizó varias expediciones. Sus estudios y experiencias nos permitirán prever las erupciones volcánicas eventuales en un punto cualquiera del globo.

Gracias a la intervención de la UNESCO y a la ayuda financiera de diversos países ha podido llevar a cabo, ayudado por sus compañeros de trabajo, un equipo especial que les permitió acercarse a los volcanes en actividad. Poseen también aparatos especiales para analizar los gases, los vapores y las lavas.

Cuando se produce una erupción, dondequiera que sea, el equipo vulcanológico se persona inmediatamente en aquel lugar para recoger gran cantidad de datos que contribuyen a descubrir los misteriosos secretos de los fenómenos que se producen en la corteza de la tierra y bajo ella.

Estos audaces sabios montaron sus laboratorios en el propio Estrómboli, en el Etna y en otros volcanes. Cuando, en 1957, surgió del mar a lo largo de las Azores el  Capelinhos, un nuevo volcan, Taziev disfrutó de un nuevo e interesante objeto de estudio. Pasó dos meses reuniendo gran cantidad de observaciones. La catástrofe de Agadir y una nueva isla volcánica surgida en aguas de Islandia le proporcionaron un excelente material de observación.

Vulcanólogos y sismólogos estudiaron la formación de esta isla, que duró varios días. Gracias a las audaces investigaciones de Taziev y de sus colaboradores, los hombres de ciencia empiezan a estar informados de lo que ocurre bajo la corteza terrestre.

Los geólogos admiten comúnmente que ésta no es muy espesa. Se compone esencialmente de sílice y de aluminio. De esta composición deriva el nombre de sial que los hombres de ciencia dan a la parte consolidada y superficial de la tierra, a la que también llaman litosfera. La composición del magma es diferente. Sus elementos principales son sílice y magnesio, y por ello lo llaman sima.

El magma constituye una masa incandescente (pirosfera). Se supone que, debido a la alta presión que reina en el interior de la tierra, esta «pasta» es espesa y viscosa. Pero este magma se fluidifica cuando entra en contacto con la atmósfera en el cráter de los volcanes. Gracias a las ondas provo-cadas por los seísmos, podemos hacernos asimismo una idea de lo que  es el núcleo terrestre.

Por medio de mediciones especiales se ha podido llegar a determinar que la densidad media del globo terráqueo es de 5,5. Como la densidad de cualquiera de las rocas conocidas no excede de 3, debemos deducir de ello que la del núcleo de la tierra es muy elevada, y se calcula que oscila entre 9 y 12. En la composición de este núcleo central (barisfera) entran metales pesados, principalmente níquel y hierro, y ésta es la razón de que lo llamen nife. El radio de este núcleo es de 3.500 km y se halla a una distancia de 2.900 kilómetros de la superficie de la tierra.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Montañas Submarinas Nombres, Ubicación y Dimensiones

Características de las Montañas Submarinas

No son únicamente los continentes los que están dotados de relieve, sino también el fondo de los océanos. Éste se divide, según la profundidad, en zócalos continentales, mesetas submarinas y fosas submarinas. El fondo del mar está cubierto de materiales de desintegración. Durante períodos muy largos movimientos de la corteza terrestre modifican igualmente su  relieve.

 Más de la mitad de la superficie total de la tierra, los siete décimos para ser exactos, está cubierta por el agua de sus océanos y mares. El volumen del agua representa trece veces el de las tierras que emergen de su superficie.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/montana_submarina.jpg

Los mares, al igual que las tierras, están repartidos sobre el globo de modo desigual por lo que se refiere a la latitud. En el hemisferio norte hay aproximadamente una vez y media más de agua que de tierra. El mar predomina todavía más en el hemisferio sur, en el que la proporción es de seis a uno, poco más o menos, en favor del elemento líquido.

Este desequilibrio entre el agua y la tierra es todavía más pronunciado cuando tomamos en cuenta su volumen.

El nivel del mar, que determina el trazado de las costas, permite conocer el volumen de las tierras emergidas tanto como el del agua de los océanos. Hay unos cien millones de kilómetros cúbicos de tierra por unos mil trescientos millones de kilómetros cúbicos de agua.

El punto más elevado del globo, la cima del monte Everest, se sitúa a 8.882 m por encima del nivel del mar. Las regiones que superan los 4.000 m de altitud son más bien raras. Por contra, en determinados lugares el fondo del océano alcanza la profundidad de 10.000 m (por ejemplo, en la fosa de Mindanao, cerca de las Filipinas), y un tercio del fondo submarino se sitúa por debajo de los 4.000 metros.

Igual que sucede en tierra firme, el fondo del mar presenta diferencias de relieve. Este relieve se divide en tres zonas: en primer lugar, la de los zócalos continentales; luego las mesetas submarinas, a una profundidad que oscila entre 3.000 y 6.000 m, y finalmente, a mayor profundidad, las fosas submarinas.

El zócalo continental, al que llaman también plataforma continental, es la continuación de la tierra firme bajo el nivel del mar. Se trata de un reborde que alcanza una profundidad de unos doscientos metros. Más allá de la isobata de este reborde empieza el talud, que desciende en pendiente a menudo abrupta hacia el fondo del mar y del océano. En este talud hay excavados muchos y profundos valles llamados cañones, que son a veces la prolongación de grandes ríos; por ejemplo, del Congo en África.

También hay valles submarinos que no tienen relación alguna con los ríos de la superficie. Estos cañones submarinos, que pueden tener una profundidad de 3.000 m, dan una configuración caprichosa a la zona limítrofe del relieve submarino.

Aquí entramos en la segunda subdivisión del relieve submarino: la de las mesetas. Éstas ocupan alrededor de los ocho décimos de la superficie total de los fondos marinos. Se les llama mesetas porque están formados por una llanura casi plana, de débil inclinación y poco accidentada. Estas mesetas terminan en un talud que se hunde todavía más profundamente y que conduce a las fosas marinas, cuya profundidad se sitúa entre los 6.000 y los 10.000 metros.

El relieve de cada océano depende de la configuración general de la cuenca oceánica y del relieve costero. En el océano Atlántico una dorsal medianera de unos mil quinientos metros separa dos grandes cuencas, cada una de ellas de una profundidad de 4.000 a 6.000 metros. En esas cuencas encontramos llanos volcánicos al lado de abismos más profundos, como la fosa de Puerto Rico (8.526 m).

El fondo del océano Pacífico está constituido esencialmente por mesetas submarinas, principalmente en el norte y sureste. Estas plataformas se extienden al suroeste de Nueva Zelanda en dirección a Australia e Indonesia.

Alrededor de estas mesetas se hallan las fosas submarinas: la de las Aleutianas (7.300 m), la de las Kuriles (8.500 m), la del Japón (9.430 m), la de las Filipinas (10.793 m), la de las islas Tonga y la situada al oeste de Chile. En fin, en la parte oriental del océano índico encontramos mesetas submarinas que se hacen más profundas en dirección a Australia y especialmente de las islas de la Sonda.

Las desigualdades del fondo marino están indicadas en los mapas por líneas llamadas isobáticas. La batimetría, ciencia que se ocupa en determinar los accidentes del relieve submarino, utiliza la sonda y aparatos de ultrasonidos o sondas acústicas.

Desde el punto de vista científico se distinguen sucesivamente: la zona litoral o desplaye, que es la parte de la costa situada entre la marea alta y la marea baja; la zona nerítica, o plataforma continental, que alcanza una profundidad de 200 m; la zona batial, que llega hasta los 1.000 m, y la zona abisal, que desciende a profundidades inconcebibles.

Esta última zona está situada lejos de los continentes. También la llaman a veces zona pelágica. Los experimentos realizados durante estos últimos decenios modificaron por completo la idea que se tenía de la configuración del fondo de los océanos.

De un día para otro se encuentran nuevas pruebas de que el fondo del mar está tan animado como el relieve de los continentes. También hallamos en él cordilleras con valles y crestas; se producen hundimientos y se forman mesetas, etc.

Gran cantidad de las islas que hay desperdigadas por los mares son las cumbres más altas de grandes volcanes o macizos submarinos. En el fondo del mar existen diversos escalones verticales que pueden sobrepasar los 1.000 m y cuya existencia se explica en razón de que las fuerzas destructivas son allí mucho menos potentes.

El océano Pacífico es el mayor y más profundo de los océanos. Su profundidad media es de 4.300 m, y el fondo aparece más torturado en las aguas de los archipiélagos que se extienden entre Indonesia y las Kuriles.

El fondo de los mares está cubierto en todas partes por sedimentos y materias de disgregación. La naturaleza de los sedimentos varía según la profundidad. A profundidades mayores de 200 m están constituidos por materias orgánicas.

Los fragmentos que llegan a los bajos fondos son muy pequeños, y las materias que los forman son la sílice o caliza y los restos de los esqueletos, así como las escamas de los animales de la zona pelágica o las miríadas de animálculos que viven en la superficie del mar. Este barro pelágico desciende hasta los 4.000 metros.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Como se formaron las Montañas? Plegamientos y Subducción

Explicación:Formación de las Montañas-Plegamientos y Subducción-Efectos de la Erosión

Nuestra tierra presenta lugares muy diferentes cuyo conjunto determina el relieve. Llanuras, mesetas y macizos montañosos forman parte de éste. Hay viejos macizos que han sido desgastados por la erosión durante un sinnúmero de siglos, y macizos jóvenes. El origen de los cambios en el relieve hay que atribuirlo a los movimientos de la corteza terrestre, que da lugar a pliegues y fallas.

Una orogenia, es decir, el proceso de formación de una cordillera, está directamente relacionada con la tectónica de placas. Los movimientos que se producen en la corteza como consecuencia de las colisiones entre placas, y que son formadores de montañas, se llaman movimientos orogénicos, En ellos se pueden originar plegamientos, fallas y abundantes terremotos, debido a que el desplazamiento preferente de las masas rocosas se produce de forma horizontal a causa de la fricción o del choque entre las placas.

SOBRE EL RELIEVE: Cuando se atraviesa un país de un extremo a otro se advierte con facilidad que la superficie de la tierra cambia constantemente: el terreno bajo de los llanos alterna con el accidentado de las regiones montañosas. Esta alternancia en los niveles constituye el relieve.

El relieve es uno de los elementos fundamentales de la geografía. Define la configuración de un país e influye en el clima, en la flora, en el régimen de sus ríos, en la distribución de la población e incluso en el modo de vivir de ésta.

Los accidentes del terreno pueden ser casi imperceptibles y alcanzar sólo unos metros, como sucede con las colinas de las regiones llanas, o bien elevarse varios miles de metros sobre el nivel del mar. Y lo mismo sucede con la profundidad de éste.

A menudo el fondo del mar es poco accidentado, pero en determinados lugares presenta abismos muy profundos que pueden alcanzar los 10.000 m. Así, las elevaciones, las diferencias de altitud y el declive constituyen el relieve.

Para determinar la altitud de cualquier lugar hay que medir la diferencia entre el nivel del mar, a partir de cero, y la situación de tal lugar. También podemos calcular la diferencia de altitud entre dos o más lugares, para lo cual basta establecer la diferencia aritmética entre las respectivas alturas.

Cuando la vertiente de un valle se eleva apreciablemente entre dos puntos decimos que la pendiente es empinada. Si, por el contrario, la subida es lenta decimos que es suave. El grado de inclinación de las pendientes va indicado en tantos por ciento en los mapas de carreteras. Si leemos, por ejemplo, en un punto de determinada ruta: 7 %, esto nos indica que tal carretera sube siete metros por cada ciento de recorrido.

Las principales formas que configuran el relieve son la llanura, la meseta y la montaña. La llanura es una región baja y unida en la que las diferencias de nivel resultan poco apreciables. Los ríos son anchos y lentos; apenas han excavado un lecho. Sin embargo, una región nunca es completamente llana; siempre tiene, aquí o allá, un pequeño desnivel, una colina.

Las mesetas son igualmente extensiones llanas o débilmente onduladas, aunque situadas a mayor altura que las llanuras; algunas incluso a miles de metros, como la meseta de Tíbet, a unos cuatro mil metros de altura. En las mesetas los ríos están siempre profundamente incrustados en el terreno, confiriendo a la región un aspecto pintoresco.

Las grandes cordilleras se forman por el choque de dos placas continentales. Pero, ¿cómo se produce la elevación de materiales? ¿Cambia la altitud de las montañas aunque cese el empuje de las placas?.

MONTAÑAS: Los geólogos dividen generalmente las montañas en dos grupos : las jóvenes y las viejas. Las montañas jóvenes son las más accidentadas y más elevadas; a menudo superan los 4.000 m. Basta mencionar los Andes, en América del Sur; las montañas Rocosas, en América del Norte; el Himalaya, en Asia, o los Alpes, en nuestro propio continente.

Estas montañas, altísimas y escarpadas, forman por lo general largas filas que se unen y constituyen cordilleras; reciben el calificativo de jóvenes porque no hace todavía mucho tiempo que están sometidas a la acción destructiva de la erosión. Tales montañas jóvenes están muy divididas, pues ciertas rocas se hallan ya profundamente señaladas por la erosión, mientras que otras, más duras, ofrecen mayor resistencia.

Las montañas llamadas viejas, por el contrario, hace ya de 200 a 400 millones de años que soportan la mordedura del sol, de la nieve, del agua y del viento y han quedado como si les hubiesen pasado un papel de lija: los picos agudos han sido transformados en cumbres redondeadas como cúpulas; por lo general sólo son el zócalo acampanado de una montaña antaño muy elevada. Por ello, estos viejos relieves reciben a veces la denominación de macizos.

Al llegar aquí es posible que te preguntes cómo ha podido formarse el relieve actual de la tierra. La respuesta es bastante complicada. Cuando examinamos el flanco de una montaña nos damos cuenta con facilidad de que está constituida por diferentes capas de piedras, a menudo deformadas y transformadas. Al pie de las pendientes  vemos  montones  de cascotes o rocas acumulados allí en el transcurso de los siglos. Asimismo nos damos cuenta con claridad de que en ello han intervenido fuerzas contrarias, constructivas y destructivas.

Las fuerzas constructivas se hallan en el seno de la corteza terrestre y son las que transforman la superficie de la tierra y provocan la constitución del relieve.

Las fuerzas destructivas, por el contrario, son exteriores y modelan y esculpen el relieve y acumulan los escombros.De todas formas, la acción de estas fuerzas es muy lenta; tanto, que apenas es apreciable. Lo que nosotros notamos es el resultado de un trabajo constante que ha durado millones de años.

Los movimientos que se han producido en la corteza terrestre han determinado, en el transcurso de los años, la estructura del suelo. Es decir, la disposición de las capas geológicas. No se sabe con exactitud cómo se producen tales movimientos, aunque son ellos los que han originado los pliegues y fallas, las erupciones volcánicas, los movimientos sísmicos y los terremotos.

En geología  considera que la mayor parte de las montañas se formaron por movimientos de la corteza terrestre.

El término ‘orogénesis’ significa origen o formación de las montañas (etimológicamente proviene de las palabras griegas oro, ‘montaña’, y génesis, ‘origen’), y hace alusión realmente a la formación de las cordilleras debido a las fuerzas internas o endógenas, es decir, tectónicas, tanto tangenciales como horizontales, bien sean de plegamiento, de fractura, etc.

1-POR SUBDUCCIÓN: Esta teoría fue estudiada por Tuzzo Wilson en 1964 y propuso un modelo que explicaba la apertura y cierra de una cuenca oceánica, en proceso cíclico.

En las cuencas oceánicas donde la sedimentación traía aparejada la acumulación de grandes cantidades de escombros, se han producido plegamientos. Esto tiene la siguiente explicación: todos los escombros producidos por la erosión terminan por ir a parar al fondo del mar. Allí se acumulan también otros materiales, principalmente esqueletos y escamas de los animales marinos. De este modo se forman en el fondo de los océanos varias capas.

Estas capas, de varios miles de metros de espesor, han sumergido el fondo del mar más profundamente en el magma líquido situado bajo la corteza terrestre. A consecuencia de esta inmersión de los fondos marinos las masas continentales se han acercado unas a otras provocando tremendas presiones laterales, y los escombros, los sedimentos, han sido comprimidos y plegados y luego inyectados en macizos montañosos. (Fenómeno de Subducción)

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/subduccion.jpg

Un ciclo orogénico completo se origina con el cierre de una cuenca oceánica por la aproximación entre masas
continentales. La compresión provoca el plegamiento de los sedimentos acumulados  en el fondo oceánico
y los incorpora a la cordillera. Cuando cesa la subducción, se produce una sutura y la cordillera queda expuesta
a la erosión. Los agentes geológicos acaban por suavizar el relieve.

La historia geológica de la tierra es una sucesión de períodos sedimentarios y períodos de plegamientos.

Ver: Una Animación Explicada

2-POR PLEGAMIENTOS: La transformación de la corteza terrestre se prosigue sin prisa pero sin pausa. Por su origen distinguimos los varios períodos de plegamientos, algunos en la era precámbrica y otros en la primaria, las fuerzas destructivas ejercieron su acción sobre ellos durante un período de doscientos a cuatrocientos millones de años.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fallas_corteza.jpg

Una falla es la fractura de la corteza terrestre en dos o más bloques que origina el desplazamiento horizontal o vertical de éstos. Las fallas se originan debido a las presiones que ejercen los materiales incandescentes del interior de la Tierra. El plano de falla es la superficie casi llana a largo de la cual se produce la fractura y el desplazamiento de los bloques rocosos.

Un proceso común producido por la compresión horizontal es la deformación de la corteza en pliegues de diversa profundidad, o su fractura al originarse fallas. Las fallas están producidas también por movimientos verticales, suponen desplazamiento y dan lugar a enormes bloques levantados, llamados horsts, que aparecen como montañas, y bloques hundidos, que se presentan como graben (fosa tectónica) o valle. Una de las fallas más conocidas del planeta es la falla de San Andrés.

Estos plegamientos se han transformado en macizos como los de los Vosgos (Francia) , las Ardenas (Francia) , el macizo central francés, los Apalaches en América del Norte, las montañas del sur de Australia y otros.

Ahora podemos ir más lejos y preguntarnos cómo eran las cosas al principio, cuando la corteza terrestre acababa de formarse con el magma incandescente progresivamente enfriado. Aquí abordamos ya el terreno de la suposición pura y simple. De lo único que estamos seguros es de que la corteza terrestre flota sobre una masa de magma incandescente. En este dato se basa precisamente la teoría de Wegener referente a la deriva de los continentes.

Al principio, todos los continentes se hallaban soldados en un solo bloque. Más tarde este bloque se fracturó en diversos lugares, dando vida independiente a cuatro masas continentales en el hemisferio norte y a un vasto zócalo continental en el hemisferio sur. Estas masas derivaron y entre ellas surgieron los océanos, o sea, los geosinclinales colmados de sedimentos que más tarde provocaron los plegamientos.

Pero las fracturas desempeñan también su papel en la constitución del relieve. A causa de ellas algunas masas rocosas se han visto elevadas formando prominencias como las de los Vosgos y la de la Selva Negra, en tanto que otras partes se hundieron formando cárcavas como la del valle del Rin, entre estos mismos Vosgos y la Selva Negra.

Una falla es una solución de continuidad de las capas geológicas. Según que las rocas se desplacen en altitud o profundidad, se forman elevaciones o depresiones del terreno.

Ver: Una Animación Explicada

Las montañas formadas por la actividad volcánica son reconocibles porque suelen estar aisladas y presentar periódicamente un aspecto amenazador. Los más espectaculares y probablemente más característicos son los picos cónicos, o conos volcánicos, formados por lava y materiales volcánicos, como el monte Rainier y el monte Saint Helens en Estados Unidos; el monte Erebus en la Antártida; el Vesubio en Italia, el Licancábur en Sudamérica y el monte Fuji en Japón.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/monte_saint_helens.jpg

Monte Saint Helens en Estados Unidos

LA EROSIÓN: Apenas la montaña se acaba de formar queda sometida a la acción de fuerzas destructivas. La erosión puede transformar un macizo entero en una penillanura, que será elevada a su vez y transformada en meseta o en montaña antigua. También pueden formarse las mesetas por acumulación de los materiales de disgregación. De esta manera se forman los llanos volcánicos.

Los sedimentos se depositan en el fondo del mar en capas horizontales. Bajo el peso de estas capas el fondo del océano se desploma en el magma incandescente. Es preciso no olvidar que la temperatura aumenta en relación a la profundidad. En general, 1° por cada 30 m. Debido a la elevada temperatura que reina en el fondo del mar las rocas depositadas se han vuelto plásticas y han sufrido transformaciones radicales. Se produce lo que llamamos un fenómeno de metamorfismo.

El fondo del mar es, evidentemente, la prolongación del continente terrestre. Debido al hundimiento del fondo marino las masas continentales se acercaron y las capas geológicas situadas entre esas masas fueron comprimidas y sometidas a fuertes presiones laterales que han terminado por provocar su plegamiento. Cada pliegue se compone de dos flancos y un eje. El eje es la línea según la cual las capas geológicas se han plegado.

Cuando los flancos del pliegue convergen hacia el eje, el pliegue adopta una forma convexa y entonces se habla de un anticlinal. Si, por el contrario, los flancos se alejan del eje, el pliegue es cóncavo y se le llama sinclinal. Según que el plano de separación de los dos flancos sea recto, inclinado o extendido, se habla de pliegues rectos, inclinados o tendidos. En determinados casos las presiones han sido tan fuertes que los flancos se han dislocado y han formado incluso fallas y zonas de ruptura.

En realidad, todos estos fenómenos se producen de manera harto más complicada de lo que nosotros hemos expuesto. De un examen realizado en la de los Alpes se deduce lo complejas que pueden llegar a ser semejantes formaciones. Las presiones que provocaron la formación del sistema alpino fueron más fuertes en el sur que en el norte. Como consecuencia de ello, los pliegues se inclinaron en la dirección norte y hubo gigantescos desplazamientos en el curso de los cuales los plega-mientos se superpusieron. De esta manera se constituyó la maravillosa cordillera alpina.

Cuanto más se aleja uno de la zona de presión tanto más regulares parecen los pliegues. En el Jura, por ejemplo, son muy regulares y adoptan la forma clásica. Allí, las cúspides de los pliegues forman «montes» separados unos de otros por «valles». El «monte» coincide con los plegamientos anticlinales, y el «valle», con las depresiones, es decir, con los sinclinales.

Normalmente, los ríos fluyen por un valle. Los afluentes que puedan surgir en los flancos de los anticlinales pueden, a la larga, abrirse paso a través de una montaña gracias a la erosión regresiva. De esta manera se forma una estrecha garganta, un corte transversal de la corteza terrestre.

En ocasiones se forman incluso valles encima de un pliegue o monte: es un valle anticlinal o vallejo.  Semejante  fenómeno  es conocido en geología con el nombre de inversión de relieve.

Al igual que los Alpes, el Himalaya, las montañas Rocosas y los Andes tienen una estructura más complicada que el Jura. En ellos encontramos todas las formaciones posibles, todos los pliegues, todas las clases de rocas y todas las capas, entremezcladas y superpuestas. Estas gigantescas cordilleras se componen principalmente de macizos cristalinos o metamórficos completamente englobados en pliegues sedimentarios. Estos zócalos cristalinos son precisamente los que han provocado la inclinación y el acarreo de los pliegues, de tal forma que las capas sucesivas se hallan superpuestas.

Apenas se acaba de formar un macizo montañoso, se encuentra ya sometido a la acción destructiva de toda clase de fuerzas. El conjunto adquiere a causa de ello una configuración festoneada. El material rocoso es de composición muy diversa. Algunas rocas ofrecen gran resistencia a la erosión y otras una resistencia casi nula. De este modo podemos explicarnos la formación de picos y cumbres puntiagudas que se elevan hacia el cielo. En estos casos, evidentemente, se trata de montañas jóvenes.

La erosión prosigue incansablemente, y lenta e inexorablemente acaba por desintegrar todo el macizo. A causa de los gigantescos valles que excavan los ríos y los glaciares, las cordilleras se ven divididas muy pronto en macizos independientes. Así, por ejemplo, en los Alpes podemos distinguir el macizo del Mont-Blanc, el del Pelvoux y muchos otros. Los valles que han dado lugar a la creación de estos macizos pertenecen a dos grupos: los valles transversales que se elevan hacia los pasos y unen entre ellos los valles longitudinales.

Las fuerzas erosivas no se limitan a desgastar la montaña, sino que acumulan los materiales de destrucción en la parte inferior.

De este modo se produce una nivelación. Ejemplo típico de este proceso es la meseta suiza o subalpina, constituida por materiales de disgregación procedentes de los Alpes y del Jura.

Cuando la erosión ejerce su acción destructiva sin interrupción, lo que queda finalmente de un imponente sistema montañoso es una penillanura, palabra que significa «país casi llano», pues aún subsisten, acá y acullá, puntos que ofrecieron mayor resistencia y que emergen del resto: son las colinas. La penillanura se eleva lentamente desde el mar hacia el interior del país. Los ríos que riegan semejantes regiones han alcanzado su perfil de equilibrio y dejan de ahondar en su lecho.

Sin embargo, bajo la corteza terrestre subsisten presiones y tensiones que continúan ejerciendo su acción. De modo que la mayor parte de las penillanuras han sido elevadas de nuevo. Así se formaron las mesetas y las montañas antiguas. Las Ardenas francesas y el macizo escandinavo, por ejemplo, tienen penillanuras elevadas.

Las mesetas y los macizos pueden ser de diferente tipo: «mesas», altiplanicies sedimentarias, mesetas de erosión, penillanuras levantadas y elevaciones del terreno. Un ejemplo típico de «mesa» es la del Colorado, que muestra en los flancos de los valles diversas capas rocosas horizontales. La cuenca parisiense es una altiplanicie sedimentaria ; es un zócalo antiguo que ha ido quedando cubierto por capas sedimentarias. Al elevarse el zócalo la cuenca se transformó en meseta.

Pero una meseta puede formarse de  otras maneras.  Principalmente por la acumulación de materiales de disgregación al pie de la montaña. A veces los materiales son de origen volcánico. Las mesetas que se originan en esta forma reciben la denominación de llanuras volcánicas.

De esta exposición sumaria se desprende que el relieve es una cosa complicada que se transforma y renueva constantemente bajo la acción de fuerzas aplicadas a la corteza terrestre.

Como el de los continentes, el relieve del fondo marino está sujeto a transformaciones, aunque éstas se producen en el transcurso de períodos extraordinariamente largos. Sin embargo, estos cambios no se deben precisamente a la erosión, sino a movimientos del terreno provocados por las fuerzas internas de la corteza terrestre.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Geografia de la Antártida Relieve Records de la Antártida

Geografia de la Antártida- Información General con Datos Mas Importantes

La vida en La Tierra surgió con compuestos orgánicos, luego, con organismos unicelulares, después con pluricelulares, vegetales y animales, hasta llegar al ser humano. Exteriormente la Tierra tiene el aspecto de un globo azulado. Su superficie, de 510.069.120 km2, tiene un 70% cubierto de agua, concentrada en mares y océanos. Ríos, lagos y otras formaciones hídricas, sólo representan el 3% de la masa liquida total, que es de 1 .420 millones de km3.

RÉCORDS GEOGRÁFICOS  DE LA ANTÁRTIDA

hielos de la antartida

GEOGRAFÍA DE LA ANTÁRTIDA: Región continental que se extiende por una superficie de unos 14 millones de km2; está casi comprendida por completo en el Círculo Polar Antartico, y se halla circundada por las secciones meridionales del océano Pacífico, del océano Indico y del océano Atlántico. La Antártida ha sido hasta ahora explorada de modo incompleto; sin embargo, las noticias que disponemos sobre ella nos permiten describirla con suficiente aproximación, al menos en sus líneas generales.

Morfología. La Antártida está constituida por dos partes morfológica y estructuralmente diferentes, debido a lo cual es incierta la atribución de una sola masa continental, pues más bien es posible que se trate de dos terrenos separados por un brazo de mar:   la Antártida occidental y la oriental.

El sector occidental es el menos extenso y está formado por la porción del continente antartico situada al O. de la línea que une idealmente el mar de Weddell y el mar de Ross. Esta región está constituida por grupos montañosos que se elevan en la Tierra de Marie Byrd (con cimas que alcanzan altitudes superiores a 6.000 metros) y que están emparentados estructuralmente con los relieves de la Patagonia a través de la cadena de pliegues que recorre la delgada Península Antartica (Andes antarticos) y, más al N., a través del arco formado por las Antillas australes.

La Península Antartica (conocida asimismo como Tierra de San Martín), que se extiende hacia el N. con costas bastante recortadas en las que penetran los fiordos,, constituye la más extensa articulación  de la A.  occidental.

La masa mayor del continente antartico que se eleva al E. de la línea de unión del mar de Weddell con el mar de Ross está formada por una sucesión de mesetas cuya altura media es de 2.100 m y que al aproximarse al polo Sur alcanzan los 3.000 m. Se trata de una altiplanicie compuesta por una base de gneis arcaicos o paleozoicos a los que se superponen poderosos estratos casi horizontales de areniscas.

El margen de esta meseta ha experimentado fuertes dislocaciones verticales que han dado origen a relieves periféricos bastante elevados (3.000-5.000 m); pertenecen a este conjunto las elevaciones que constituyen la cadena del Almirantazgo (monte Sabine, 3.600 m), la cual se extiende por la costa occidental del mar de Ross. A lo largo de la costa y junto a estos relieves se yerguen numerosos volcanes, siendo uno de los más importantes el Erebus (4.023 m).

El casquete glacial. Este continente se halla cubierto por un espeso casquete glacial (inlanisis) que oculta perennemente la mayor parte de la tierra firme. Desde este casquete se extienden hasta el mar enormes lenguas de hielo (ice shelj) que constituyen verdaderas penínsulas flotantes, como la que cubre en una extensión de casi 400.000 km2 el mar de Ross, o como las que, a una latitud bastante más baja, se deslizan hasta el mar desde la Tierra del Rey Jorge V o desde las Tierras de la Reina María y de la Princesa Astrid. Estas enormes masas de hielo, vistas desde el mar, semejan murallas de varias decenas de metros. Se conocen con el nombre de barreras y una de las más gigantescas es la llamada barrera de  Ross.

De las barreras suelen separarse icebergs, verdaderas montañas flotantes de hielo que las corrientes marinas transportan, a veces, muy lejos de su lugar de origen.

base en la antartida

La base Amundsen-Scott establecida por los Estados Unidos en una orilla del seno Mar Murdo a unos 15 km de ella, Nueva Zelanda organizó una base análoga. La base neozelandesa acogió el 2 de marzo de 1958 al grupo guiado por el geólogo inglés Vivían Fuchs, al término de  la   primera  travesía  del  continente  llevada  a  cabo  con   medios  mecánicos  terrestres.

Geología y relieve. Casi todo el territorio antartico se halla cubierto por un enorme casquete polar o inlandsis de dos mil metros de espesor medio y con un volumen de treinta millones de kilómetros cúbicos, lo que constituye el noventa poi ciento de los hielos terrestres.

Este casquete polar se prolonga sobre el mar formando enormes barreras glaciares como las de Ross (en el mar del mismo nombre), Ronne y Filchner (en el mar de Weddell), Larsen (en la península Antartica) y Amerv (en la costa que da al Indico). La capa de hielo que cubre el continente dificulta el conocimiento directo de su geología y morfología, lo que ha hecho necesario el uso de avanzados métodos de detección ecográfica.

La mayor parte del continente, sobre todo el sector oriental, está constituido por un escudo precámbrico recubierto de sedimentos de las eras primaria y secundaria. Este escudo formó parte de. antiguo continente austral de Gondwana hasta finales de la era secundaria y comienzos de la terciaria, cuando la deriva continental separó la placa antartica de Sudaménca, África, la India y Australia desplazándola hasta su posición actual.

El sub-continente occidental, está constituido por materiales secundarios y terciarios, fracturados y plegados como consecuencia de la orogenia alpina.

Sin el casquete polar, que comenzó a formarse hace unos cincuenta millones de años, en la era terciaria, la Antártida sería un continente mucho má: bajo (unos 450 o 500 m de altitud media), y grar. parte de su territorio estaría sumergido bajo el mar.

La Antártida oriental, donde el grosor de los hielos llega a alcanzar los 3.500 m en algunos puntos, es una gran llanura ocupada por las cuenca; subglaciares polar y Wilkes, y bordeada por varios bloques tectónicos con alturas superiores a los tres mil metros, como la cordillera Transantártica, en el límite con el sector occidental (Fridtjof Nan-sen, 4.068 m; Kirkpatrick, 4.528 m; Markham, 4.350 m), los montes Gamburtsev, en el centro, y otros macizos antiguos situados en las costas orientales (montes Hofmann, Wohlthat, Rondane, Bélgica, Reina Fabiola, etc.).

Entre las.formaciones montañosas de la Antártida occidental, más jóvenes, destacan la cordillera Sentinel, donde se halla la cumbre más alta del continente, el monte Vinson (5.140 m), la cordillera Executive Committee (monte Sidley, 4.181 m), y la cordillera Eternity (Jackson, 3.048 m).

La actividad volcánica se sitúa principalmente en la Antártida occidental, en el oeste de la tierra de Ellsworth, en la tierra de María Byrd, en las costas de la península Antartica y también en la zona fallada de la cordillera Transantártica. El Erebus (3.795 m), en la isla de Ross, el McMurdo (3.610 m) y el Siple (3.110 m) son algunos de los volcanes más importantes.

casquete polar antartico

Ampliar Sobre la Antártida

Base más antigua:

Orcadas (Argentina)

Fundada 1904

Estación más poblada:

McMurdo

1.100 hab. (verano)

Punto más austral:

Polo Sur

Punto más bajo registrado r.n.m.

Meseta de Hollyck-Kenyon

2.468.9 m

Mayor espesor registrado en la capa de hielo:

Tierra de Wilkes

4.776 m

Lugar más cálido (máxima):

Base esperanza, Península Antártica (Argentina)

14.4 °C

Lugar más frío (mínima):

Estación Vostok (Rusia)

– 89.2 °C

Lugar más frío (media anual):

Polo de frío (78° S, 96° E)

– 57.8 °C

Glaciar más grande:

Lambert

400 Km. long. / 64 Km. anc.

Barrera de hielo más extensa:

Ross

600.000 Km2 aprox.

Vientos más fuertes:

Costa Adélie

320 Km/h

Monte más alto:

Vinson

4.897 m

Volcán más alto:

Erebus

3.743 m

Cadena montañosa más larga:

Montañas Transantárticas

3.500 Km

PANORÁMICA DE LOS HIELOS ANTÁRTICOS

Oceania Geografia Montañas Rios Curiosidades Geograficas Maximos

La vida en La Tierra surgió con compuestos orgánicos, luego, con organismos unicelulares, después con pluricelulares, vegetales y animales, hasta llegar al ser humano. Exteriormente la Tierra tiene el aspecto de un globo azulado. Su superficie, de 510.069.120 km2, tiene un 70% cubierto de agua, concentrada en mares y océanos. Ríos, lagos y otras formaciones hídricas, sólo representan el 3% de la masa liquide total, que es de 1 .420 millones de km3.

RÉCORDS GEOGRÁFICOS  DE OCEANÍA

País de mayor extensión territorial:

Australia

7.682.300 Km²

País de menor extensión territorial:

Nauru

21.2 Km2

País más poblado (2001):

Australia

19.357.594 hab.

País menos poblado (2001):

Tuvalu 10.991 hab.

País can mayor ingreso per cápita (1999):

Australia

USD 20.950

País con menor ingreso per cápita (1999):

Palau USD 8.806

País de mayor longitud de costas:

Australia 25.760 Km.

País de menor longitud de costas:

Nauru y Tuvalu 24 Km.

Ciudad más poblada (2001):

Sydney (Australia) 3.772.700 hab.

Puente colgante más largo:

Sydney Harbour (Australia)

503 m

Represa más alta:

Talbingo (Australia)

162 m

Edificio más alto:

MLC Centre (Sydney, Australia)

246 m

Túnel ferroviario más largo:

Kaimal (Nueva Zelanda)

8.84 Km.

Isla más grande:

Nueva Guinea

885.780 Km²

Monte más alto:

Puncak Jaya (Nueva Guinea) 5.029 msnm

Cadena montañosa más larga:

Gran Cordillera Divisoria (Australia)

3.600 Km.

Desierto más extenso:

Desierto Australiano

2.330.000 Km2

Fosa marina más profunda:

Fosa de las Marianas

11.034 m

Río más largo:

Murria-Darling (Australia)

3.717 m

Arrecife más largo:

Gran Barrera Australiana

2.12 Km

Volcán más alto:

Mauna Kea (Hawaii) 4.205 msnm

Gran Mapa Político de Oceanía

Curiosidades Geograficas de América del Sur Superlativos America

La vida en La Tierra surgió con compuestos orgánicos, luego, con organismos unicelulares, después con pluricelulares, vegetales y animales, hasta llegar al ser humano. Exteriormente la Tierra tiene el aspecto de un globo azulado. Su superficie, de 510.069.120 km2, tiene un 70% cubierto de agua, concentrada en mares y océanos. Ríos, lagos y otras formaciones hídricas, sólo representan el 3% de la masa liquide total, que es de 1 .420 millones de km3.

RÉCORDS GEOGRÁFICOS  DE AMÉRICA DEL SUR

País de mayor extensión territorial:

Brasil

8.511.996 Km²

País de menor extensión territorial:

Suriname

167.270 Km²

País más poblado (2001):

Brasil

174.468.575 hab.

País menos poblado (2001):

Suriname

433.998 hab.

Ciudad más poblada (2001):

Sao Paulo (Brasil)

9.785.640 hab.

Capital más alta:

La Paz (Bolivia)

3.627 msnm

Isla más grande:

Isla Grande de Tierra del Fuego (Chile-Argentina)

45.707 Km2

Monte más alto:

Aconcagua (Argentina)

6.960 msnm

Fosa marina más profunda:

Fosa Perú – Chile

8.064 m

Río más grande:

Amazonas

6.400 Km

Lago más grande:

Maracaibo (Venezuela)

13.300 Km²

Volcán más alto:

Ojos del Salado (Chile-Argentina)

6.870 msnm

Catarata más grande:

Salto del Ángel (Venezuela)

979 m

 Gran Mapa Político de América

America Central y el Caribe Geografia y Curiosidades Geograficas

La vida en La Tierra surgió con compuestos orgánicos, luego, con organismos unicelulares, después con pluricelulares, vegetales y animales, hasta llegar al ser humano. Exteriormente la Tierra tiene el aspecto de un globo azulado. Su superficie, de 510.069.120 km2, tiene un 70% cubierto de agua, concentrada en mares y océanos. Ríos, lagos y otras formaciones hídricas, sólo representan el 3% de la masa liquide total, que es de 1 .420 millones de km3.

RÉCORDS GEOGRÁFICOS  DE AMÉRICA CENTRAL Y EL CARIBE

País de mayor extensión territorial:

Nicaragua

129.494 Km2

País de menor extensión territorial:

San Cristóbal y Nevis

261 Km2

País más poblado (2001):

Cuba

11.184.023 hab.

País menos poblado (2001):

San Cristóbal y Nevis

38.756 hab.

País con mayor esperanza de vida:

Jamaica

Hombres:   74.4 años

Mujeres:     75.8 años

Ciudad más poblada (1995):

La Habana (Cuba)

2.198.392 hab.

Ciudad más caliente:

León (Nicaragua)

27.9 °C media

Capital más alta:

Guatemala (Guatemala)

1.500 msnm

Puente colgante más largo:

Puente de las Américas (Panamá)

344 m

Represa más alta:

Boruca (Costa Rica)

267 m

Represa de mayor volumen:

Boruca (Costa Rica)

43.000.000 m3

Canal más largo:

Canal de Panamá (Panamá)

82.6 Km.

Isla más grande:

Cuba

110.860 Km2

Monte más alto:

Pico Duarte (República Dominicana)

3.175 msnm

Fosa marina más profunda:

Fosa de Puerto Rico

8.380 m

Lago más grande:

Nicaragua

8.157 Km2

Catarata más larga:

Maracas (Trinidad y Tobago)

91 m

Río más largo:

Usumacinta (Guatemala)

1.100 Km

Depresión más profunda:

Lago Enriquillo (República Dominicana)

– 40 m

Volcán más alto:

Tajumulco (Guatemala)

4.211 msnm

America del Norte Records Geograficos Maximos

La vida en La Tierra surgió con compuestos orgánicos, luego, con organismos unicelulares, después con pluricelulares, vegetales y animales, hasta llegar al ser humano. Exteriormente la Tierra tiene el aspecto de un globo azulado. Su superficie, de 510.069.120 km2, tiene un 70% cubierto de agua, concentrada en mares y océanos. Ríos, lagos y otras formaciones hídricas, sólo representan el 3% de la masa liquide total, que es de 1 .420 millones de km3.

RÉCORDS GEOGRÁFICOS  DE AMÉRICA DEL NORTE

 País de mayor extensión territorial:

Canadá

9.970.610 Km²

 País de menor extensión territorial:

México

1.972.550 Km²

 País más poblado (2001):

Estados Unidos

286.067.000 hab.

 País menos poblado (2001):

Canadá

31.002.000 hab.

 Ciudad más poblada (2001):

México D.F.

18.125.032 hab.

 Isla más grande:

Groenlandia

2.166.086 Km²

 Monte más alto:

McKinley (Estados Unidos)

6.195 msnm

 Cadena montañosa más larga:

Montañas Rocosas (Estados Unidos)

6400 Km.

 Lago más grande:

Superior (Estados Unidos, Canadá)

82.100 Km2

 Desierto más extenso:

Sonora (México)

310.800 Km2

 Río más largo:

Mississipi (Estados Unidos)

5.971 Km.

 Depresión más profunda:

Valle de la Muerte (Estados Unidos)

– 86 m

 Volcán más alto:

Pico de Orizaba (México)

5.700 msnm

 Puente más alto:

Royal Gorge (Estados Unidos)

321 m

 Puente más largo:

L. Pontchartrain Causeway (Estados Unidos)

38.5 Km.

 Puente colgante más largo:

Verrazano – Narrows (Estados Unidos)

1.298 m

 Represa más alta:

Chicoasén (México)

261 m

Ver Un Gran Mapa Político de América

Records de Africa Curiosidades Geograficas del Planeta Tierra

La vida en La Tierra surgió con compuestos orgánicos, luego, con organismos unicelulares, después con pluricelulares, vegetales y animales, hasta llegar al ser humano. Exteriormente la Tierra tiene el aspecto de un globo azulado. Su superficie, de 510.069.120 km2, tiene un 70% cubierto de agua, concentrada en mares y océanos. Ríos, lagos y otras formaciones hídricas, sólo representan el 3% de la masa liquide total, que es de 1 .420 millones de km3.

RÉCORDS GEOGRÁFICOS  DE ÁFRICA

País de mayor extensión territorial:

Sudán

2.505.810 Km²

País de menor extensión territorial:

Seychelles

455 Km2

País más poblado (2001):

Nigeria

126.635.626 hab.

País menos poblado (2001):

Seychelles

88.600 hab.

País con mayor ingreso per cápita (1999):

Libia

USD 6.700,00

País con menor ingreso per cápita (1999):

Etiopía

USD 100,00

Ciudad más poblada (2001):

El Cairo, zona metropolitana (Egipto)

6.789.479 hab.

Capital más alta:

Dais Abeba (Etiopía)

2.440 msnm

Puente colgante más largo:

Birchenough (Zimbawe)

326 m

Represa más alta:

Cabora-Bassa (Mozambique)

171 m

Represa de mayor volumen:

Bajo Usuma (Nigeria)

93.000.000 m3

Canal más largo:

Suez (Egipto)

162 Km

Isla más grande:

Madagascar

587.045 Km²

Monte más alto:

Kilimanjaro (Tanzania)

5.895 msnm

Ver Un Gran Mapa Político de Africa

Records de Europa Grandes Mayores Alturas y Profundidades

La vida en La Tierra surgió con compuestos orgánicos, luego, con organismos unicelulares, después con pluricelulares, vegetales y animales, hasta llegar al ser humano. Exteriormente la Tierra tiene el aspecto de un globo azulado. Su superficie, de 510.069.120 km2, tiene un 70% cubierto de agua, concentrada en mares y océanos. Ríos, lagos y otras formaciones hídricas, sólo representan el 3% de la masa liquide total, que es de 1 .420 millones de km3.

RÉCORDS GEOGRÁFICOS  DE EUROPA

País de mayor extensión territorial:

Rusia

4.552.000 Km2

País de menor extensión territorial:

El Vaticano

0.44 Km2

País más poblado (2001):

Rusia

145.470.197 hab. Incl. parte asiática

País menos poblado (2001):

El Vaticano

890 hab.

País con mayor ingreso per cápita (1999):

Luxemburgo

USD 42.930

País con menor ingreso per cápita (1999):

Moldova

USD 410

País de mayor longitud de costas:

Noruega

21.925 Km.

País de menor longitud de costas:

Bosnia-Herzegovina

20 Km.

Ciudad más poblada (2001):

Moscú (Rusia)

8.369.200 hab.

Capital más alta:

Madrid (España)

655 msnm

Puente más largo:

Vasco da Gama (Portugal)

17.2 Km.

Puente colgante más largo:

G.Cinturón Este (Halsskov-Kndshoved, Dinamarca)

1.624 m

Represa más alta:

Grande Dixence (R. Dixence, Suiza)

285 m

Represa de mayor volumen:

Afsluitdijk (L. Ijssel, Países Bajos)

63.400.000 m3

Edificio más alto:

Universidad Lomonósov de Moscú

240 m (302 m con torre)

Metro más largo:

Londres (Reino Unido)

408 Km.

Túnel ferroviario más largo:

Canal de la Mancha (Francia / R.U.)

52 Km.

Túnel más largo (bajo el agua):

Canal de la Mancha (Francia / R.U.)

52 Km.

Isla más grande:

Gran Bretaña 244.044 Km2

Monte más alto:

Elbrús (Rusia)

5.642 m

Cadena montañosa más larga:

Montes Urales (Rusia)

2.500 Km.

Lago más grande:

Ladoga (Finlandia)

17.600 Km2

Paso montañosos más alto:

St. Verán (Francia) 2.914 msnm

Río más largo:

Volga (Rusia)

3.700 Km.

Mar más extenso:

Mediterráneo

2.499.350 Km2

Cadena montañosa más alta:

Cáucaso (Georgia)

1.207 msnm

mapa de europaVer Un Gran Mapa Político de Europa

El Océano Pacifico longitud salinidad recursos corrientes marinas

En la historia de la humanidad, el descubrimiento de este océano es uno de los acontecimientos geográficos más importantes, ya que permitió conocer la extensión de agua más vasta de nuestro planeta. Es Vasco Núñez de Balboa quien, después de cruzar el itsmo de Panamá, el 25 de setiembre de 1513 descubre esta gran masa de agua a la que llama Mar del Sur, y del cual toma posesión en nombre de los Reyes Católicos. Años después, Magallanes y Elcano completan su descubrimiento cruzándolo en toda su extensión. Magallanes lo bautiza en 1520 con el nombre definitivo dada la tranquilidad de sus aguas cuando navegó por ellas. El Pacífico es, pues, por su extensión, el primero de su tipo, con 165.000.000 de km2 de superficie, aproximadamente. Se halla comprendido entre las tierras continentales de América, Antártida, Oceanía y Asía.

Océano Pacífico: Con una extensión aproximada de 165.700.000 kilómetros cuadrados, es considerado el mayor océano del mundo, ya que ocupa más de una tercera parte de la superficie total de la tierra. Este limita con los continentes de Asia y Australia en su parte occidental, mientras que por el sur lo hace con el continente antártico y por el este con el continente americano. Este océano se caracteriza porque algunos fenómenos que ocurren en sus aguas tienen una repercusión en el clima mundial, como por ejemplo, “el Niño”.

Además bajo sus aguas, oculta el llamado “cinturón de fuego”, es decir una sucesión de áreas volcánicas que se extienden por miles de kilómetros y que provoca erupciones de gran magnitud, terremotos, y también maremotos. Esto se debe a que las fronteras de este océano coinciden con la mayor zona de subducción del planeta. A lo largo de esta región, las placas se meten debajo de otras provocando los fenómenos antes mencionados.

Su relieve

A grandes rasgos, esta masa oceánica posee una profundidad media de 4.270 metros, y su relieve es uniforme, aunque repletos de fosas y arcos montañosos en sus límites y numerosos montes submarinos, denominados guyots.  Además en el Pacífico, se encuentra el abismo más grande del planeta, la fosa Marianas con 11.022 metros, y en sus aguas emergen unas 25.000 islas.

Este relieve submarino puede dividirse en tres grandes depresiones. La primera de ellas es la occidental, la segunda la central, y finalmente la oriental. Estas depresiones están separadas entre sí por la dorsal del Pacífico occidental y otras dos dorsales situadas en la parte central del océano, la del Pacífico oriental y la del Pacífico meridional.

Cabe aclarar, que en este relieve submarino, son importantes los escalones de dislocación, es decir, zonas de fracturas; y los picos, denominados conos volcánicos, los cuales se elevan desde el fondo de las cuencas marinas.

Su salinidad

Este océano debido a sus grandes dimensiones, es que en la distribución del calor se aproxima más a la disposición zonal teórica. Por lo que entonces, en lo que respecta a salinidad, este posee valores relativamente bajos; constituyéndose en una de sus características más notables.

Debido a las abundantes precipitaciones y la escasa evaporación que se produce en su extremo septentrional, junto a la expansión de las aguas de origen polar, en su extremo meridional, los índices menores de salinidad se encuentran en su extremo norte y sur, respectivamente.

En cambio, la salinidad más alta se localiza en el centro de las regiones anticiclónicas de California y de la isla de Pascua.

Clima

El clima de esta masa oceánica, esta íntimamente ligado a las grandes zonas de circulación general atmosférica a nivel planeta. Por lo que entonces, podríamos distinguir zonas anticiclónicas, denominadas de California y de la isla de Pascua. Ambas producen vientos predominantes del noreste en el hemisferio septentrional, mientras que en el hemisferio meridional estos provienen del sector sureste, originando las áreas más áridas y salinas del océano.

La región ecuatorial es húmeda, producto de la circulación atmosférica en el cinturón de calmas ecuatoriales, las cuales son recorridas por los vientos alisios (soplan constantes pero de manera suave), dando lugar finalmente a las formaciones nubosas de cúmulos.

En cambio, el sector occidental esta influido por un régimen de monzónico, provocando abundantes precipitaciones  en la parte asiática más que en la americana.

Corrientes marinas

En el océano Pacífico septentrional, las corrientes marinas circulan en el sentido de las agujas del reloj, por ejemplo, la corriente cálida del Kuro Shivo y la Kuro Shivo Drift; o la corriente fría de California.

En el Pacífico meridional, las corrientes circulan en el sentido contrario a las agujas del reloj; como por ejemplo la corriente fría de Humboldt o la corriente cálida del Ecuador meridional.

Estos dos grandes conjuntos de corrientes están separados por la contracorriente Ecuatorial.

Cabe aclarar además, que por la enorme extensión de este océano, este participa de dos corrientes frías polares, ellas son en la parte septentrional la corriente de Oya- Shivo, y en la parte meridional por la corriente del polo Sur.

Su riqueza

Este océano tiene un importante papel en la economía mundial, particularmente para las naciones que son costeras del mismo. Esto se debe a que proporciona más de la mitad de la pesca y posee importantes yacimientos de hidrocarburos, minerales, arena y grava.

En cuanto a la pesca, se extraen enormes cantidades de peces, mamíferos marinos, moluscos y crustáceos. Los sectores más explotados son las áreas del noreste, donde abunda el Salmón, las costas de América del sur (donde hay anchovetas) y el mar de Ochotsk y Japón, donde pescan bacalaos, atunes, cangrejos, langostinos, entre otros.

Sin embargo, en cuanto a la explotación petrolífera y de gas en alta mar, su alto costo ha constituido una importante traba para el crecimiento de este sector. No obstante, ganan cada vez más importancia las matrices energéticas de China, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Perú.

DATOS DESTACADOS DEL OCÉANO PACÍFICO
El Pacífico es lo más imponente de nuestro planeta: una extensión desmesurada de agua que cubre más de un tercio del Bobo, extendiéndose entre América, Asia, Australia y la Antártida. Se comunica con el Mar Glacial Ártico por medio del estrecho de Bering. En contraste con el Atlántico, se halla salpicado de muchos mili de islas.

En su fondo se encuentran los abismos más profundos de la Tierra, la fosa de las Marianas (11.022 metros) y la fosa de las Filipinas (10.540 metros). Según muchos estudiosos, el Pacífico constituiría una inmensa depresión dejada por la Luna al separarse hace miles de millones de años de la Tierra, para transformarse en su satélite.

Superficie 180.000.000 Km². (de los cuales 165.700.000 pertenecen al núcleo principal y 14.300.000 a los mares secundarios, como  Mar de Bering, de Okhtsk, de China, Indonesia, etc.).
Ancho máximo 18.000 Km.
Profundidad media 4.280 m.
Profundidad máxima 11.022 m.
Salinidad media 32,5 %o
Temperatura máxima del agua (sobre el Ecuador) + 27,2 °
Altura máxima de las mareas (costa de Siberia) 14,7 m.

PACIFICO: el gran Pacifico tiene también sus cadenas subacuáticas. Las islas Hawaii no son sino las cimas de una cadena de 2.400 kilómetros de longitud que atraviesa el Pacifico central. Constituyen la característica saliente de este océano los “Guyots”, montañas de pico aplanado. Según parece, se trata de volcanes cuyas cimas fueron erosionadas por olas durante el período en el cual emergían de las aguas. En la actualidad, sus cúspides están cubiertas por una capa de agua que varía de 800 a 2.000 metros de altura.

CORRIENTES MARINAS DEL OCÉANO PACÍFICO: En el Océano Pacifico, como ocurre en el Atlántico, la influencia de los vientos alisios origina dos corrientes ecuatoriales, que se mueven de este a oeste. Entre ambas se mueve en dirección contraria una contracorriente ecuatorial.

La Corriente Ecuatorial del Norte del Pacífico se mueve en dirección este-oeste, sin. presentar ningún cambio notable en su recorrido de casi 15 000 Km., desde las cercanías de Panamá hasta el archipiélago Filipino. Al encontrar las numerosas islas asiáticas se divide en tres ramas: una de ellas continúa hacia el oeste entre las islas; otra se vuelve hacia el sur, uniéndose a la contracorriente, y la tercera rama continúa hacia el norte, formando la Corriente del Japón, llamada por los japoneses Kuro Sivo (Río Negro).

La Corriente del Japón ha sido llamada el Guíf Stream del Pacifico, pues sus aguas calientes se mueven en dirección similar a la principal corriente del Atlántico. En su avance junto a las costas de Asia, la corriente japonesa es desviada hacia el este por la corriente fría Oya Sivo que desciende desde el Ártico, en forma semejante a la Corriente del Labrador, en el Atlántico, La Corriente del Japón llega1 hasta las cercanías de la costa occidental de la América del Norte, pero sus aguas se han enfriado mucho al mezclarse con las aguas frías de la Oya Sivo y de las inmediaciones de las islas Aleutinas y Alaska. Esta corriente desciende a lo largo de la costa califomiana con el nombre de Corriente de California, donde se enfría aún más con el aporte de aguas profundas que se elevan desde el fondo del Pacifico.

Frente a la costa de Baja California esta corriente fría se une a la Corriente Ecuatorial del Norte. La Corriente Ecuatorial del Sur del Pacífico está mucho menos definida que la del Norte, debido a las interrupciones producidas por la abundancia de islas. En las cercanías de Australia se divide en dos ramas, una de las cuales se desvía hacia el sur, formando la Corriente Oriental Australiana.

El circuito del Pacífico parece completarse en el sur por la Deriva Antártica. Esta deriva está constituida por aguas heladas que se mueven hacia el oeste, alrededor del continente de la Antártida, impulsadas por los fuertes vientos polares que alcanzan gran violencia debido a que no hay tierras que los interfieran.

De la Deriva Antártica parten varios brazos hacía el norte, que no han sido bien estudiados aún. Uno de ellos es la Corriente de Benguela, que forma parte del circuito del Atlántico Sur, como ya vimos y la otra es la Corriente de Humboldt, que continúa el circuito del sur del Pacifico hasta unirse con la Corriente Ecuatorial del Sur.

ALGO MAS…

La formación de mares interiores en él es importante, puesto que la superficie de éstos suma casi 21.000.000 de km2. Entre ellos se pueden citar al mar de Bering, el de Ojotsk, el de Japón, el Amarillo y los de la China oriental y meridional, el mar de Filipinas, el de Célebes, e! de Arafura y, entre otros, e! mar de Tasmania. Los fondos del Pacífico no son muy conocidos debido a lo enorme de su profundidad.

En el centro se yerguen mesetas en dirección NO – SE. Sobresalen algunas formaciones, como las islas Hawaii, Marshall, Sociedad, etcétera.

En la zona SE hay otra gran meseta, desde México hasta cerca de la Antártida, y se destacan las islas Galápagos y la de Pascua. Las mayores profundidades se encuentran en los bordes, que caen en tajos profundos junto a las costas.

La profundidad media de este océano es de casi 4.300 metros y la mayor se registra en las zonas de las Marianas, con 11.033 metros, y en la de las Filipinas (11.521), que es la mayor profundidad de la Tierra. Otras fosas profundas son las de Guatemala, la de Haeckel, Krummel y la de Richards.

Las islas más importantes que se encuentran en sus aguas son: la cadena de las Aleutianas, las islas Kuriles, las de Japón, el archipiélago filipino, el malayo, la isla de Nueva Guinea y el archipiélago de Oceanía. Las corrientes están dadas, como en el Atlántico, por los hemisferios: el norte, rotando aquéllas hacia el este, y en la parte sur en sentido contrario.

También en casi todo el Pacífico hay doble marea, excepto en el golfo de Panamá, donde se registra una sola marea diaria. De las corrientes que surcan estas aguas, las cálidas ecuatoriales del Norte y del Sur son las más importantes, junto con la de Kurosivo, también cálida, y la corriente fría de Humboldt.

Las principales rutas marítimas van desde América del Norte hasta Japón, la China, Filipinas y Australia. Atraviesan este océano dos cables telegráficos submarinos: el primero, tendido en 1902, es de procedencia inglesa: el segundo, instalado en 1905. estadounidense.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.
http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/superficie/hidrosfera/oceanos/atlantico/index

El Oceano Indico Superficie Relieve Extension Oceanos del Mundo

Denominado en la antigüedad Mar de las indias, el indico se encuentra en su casi totalidad en el hemisferio sur. Se extiende desde África hasta Indonesia y Australia, y desde el S de As/a hasta la Antártida. Es el tercero por su extensión, ya que su superficie se calcula en 75.000.000de km2. Sus aguas son en general tranquilas, pero debido a su disposición se encrespan por efecto de los cambios monzónicos que hacen de este océano su escenario principal. La profundidad media es de 4.500 metros. Su fondo submarino es muy irregular y accidentado, en especial cerca del archipiélago maleyo, en donde se registran sus mayores profundidades. En la fosa de Java alcanza los 7.450 metros y en la de Wharton, 6.459 metros.

Océano Índico

Es el más joven de los océanos y es el tercero en tamaño, con una extensión de 73.500.000 kilómetros cuadrados, incluyendo mares subsidiarios. Está situado entre África, Asia, Australia y la Antártida.

Aunque este océano baña regiones densamente pobladas, comos ser las costas de la India y Bangladesh; su importancia comercial en comparación con otras regiones es moderada debido a la baja productividad de sus aguas, relacionada con las altas temperaturas ecuatoriales.

Por otra parte, el subcontinente indio, en su parte septentrional lo divide en dos partes: la primera conformada por el Mar arábigo, y la segunda por el golfo de Bengala, y el mar de Andamán.

Su relieve

La profundidad media de este océano es algo superior al del Atlántico, con 3.890 metros. Su lecho está marcado por la convergencia de las placas Antártica, Indo-Australiana, con sus respectivas dorsales. En cuanto a las plataformas submarinas suelen ser estrechas, exceptuando el oeste de Australia y una gran fosa, en Java, esconde una de las regiones geológicas más activas del planeta.

En cuanto a los fondos submarinos, en la parte norte y central está dividido en dos sectores, debido a las elevaciones submarinas que corresponden a la dorsal del Índico central.

La primera de ellas, corresponde a la cubeta Indico Occidental, caracterizada por la existencia de cuencas submarinas como las de Arabia, Somalía, entre otras. Y la segunda de ellas, es la denominada depresión oriental, ya que comprende las cuencas submarinas del Índico central, de Australia Noroccidental  y de Australia occidental, ambas separadas por al dorsal del Indico oriental.

En cambio, la región sur esta constituida de oeste a este por la cuenca de las Agujas, dorsal y cuenca de Crozet, dorsal de Ámsterdam, cuenca de Australia Meridional y dorsal de Tasmania.

No obstante, nos queda nombrar una última zona, la austral; cuyo lugar esta ocupado por la dorsal Indico- atlántica, cuenca indo-australiana- antártica, y la dorsal de Macquarie.

Dentro del relieve de este océano, encontramos islas reunidas en escasos grupos, como por ejemplo aquellas situadas en la dorsal Índico central como ser las Laquedivas, Maldivas, Nueva Ámsterdam y Chagos. Mientras que las islas Kerguelen, Heard y Macdonald corresponden a la dorsal Kerguelen Gaussberg. Sin embargo, existe una prolongación del archipiélago malayo en dirección noroeste en el golfo de Bengala, constituida por las islas Andamán y Nicobar. Además, junto a estas elevaciones algunas cumbres del relieve submarino caracterizan la parte occidental del Índico.

Su clima y sus corrientes marinas

El clima de este océano, se caracteriza porque en su extremo sur alcanza las regiones templadas frías y en el sector norte las regiones tropicales húmedas.

En el hemisferio sur, más precisamente su región central es caracterizada por típicas tormentas y de manera continua. Tal es así, que existen huracanes en la zona de Madagascar, los tifones en el golfo de Bengala y mar Arábigo y los Willie-willie de las costas suroccidentales de Australia.

En cuanto a las corrientes marinas, estas se caracterizan por no ser muy estables. Dos grandes giros constituyen el patrón de corrientes del Índico. Uno situado en el hemisferio norte, el cual sigue la dirección de las agujas del reloj, en contraste con el del sur, de dirección contraria.  Durante el período monzónico de invierno, el sentido de la corriente del norte se invierte.

Las corrientes frías son la de deriva del viento del oeste y la corriente australiana del oeste; mientras que las corrientes cálidas son la ecuatorial sur, de Madagascar, de Mozambique, Ecuatorial norte y de Agulhas.

Su riqueza

El océano Índico tiene una relativa importancia en cuanto a recursos pesqueros y a nivel industrial. Esto se desarrolla en las cálidas aguas de la costa india, en el sureste de la península arábiga y la región de malgache. Mientras que en las aguas frías de la costa suroccidental australiana, la pesca es muy reciente, cuyos objetivos son ballenas, lobos marinos y focas.

Sin embargo, este océano representa una vía de transporte fundamental, especialmente para el crudo que se extrae del Golfo Pérsico. Además, se están comenzando a explotar grandes reservas de hidrocarburos en las costas de Arabia Saudita, Irán, India y Australia. Y depósitos costeros de minerales son explotados activamente en la India, república de Sudáfrica, Indonesia, Sri Lanka y Tailandia.

DATOS MAS DESTACADOS DEL OCÉANO ÍNDICO
Es el más pequeño de los tres océanos. Pequeño relativamente, porque su superficie es siete veces más grande que la de Europa. El océano índico se extiende entre África, Asia meridional, Australia y la Antártida. En su sector occidental abundan las islas, de las cuales la principal es la de Madagascar. Ceilán es otra de sus grandes islas.
El océano índico septentrional es de vital importancia para el continente asiático, pues ejerce una gran influencia sobre el clima, determinando la formación de los famosos vientos estacionales, los “monzones”. La masa de agua del océano índico atraviesa la zona tórrida y por eso se halla sujeta a una fuerte evaporación.

Superficie 75.000.000 Km². (de los cuales 73.520.000 pertenecen al núcleo principal, y 1.480.000 a los mares
secundarios).
Profundidad media 3.960 m.
Profundidad máxima (fosa de java) 7.450 m.
Salinidad media 34,5 % (en el mar Rojo, junto a la desembocadura del cana! de Suez, se alcanza la máxima salinidad oceánica, con 43%o)
Temperatura máxima del agua (en el Ecuador) +27,5°
Altura máxima de las mareas (Collier Bay, Australia) 12 m.

INDICO: el fondo del océano Indico se halla atravesado, además de las cadenas de menor importancia, por una enorme formación qué se extiende al sur del extremo meridional de la India y toca casi las costas africanas. La isla de Madagascar es su extremo emergido. Una característica del océano ndico consiste en una vasta llanura volcánica que se encuentra al sudeste de Ceilán, totalmente llana y uniforme, fenómeno que en otros océanos suele ser una rareza. El fondo del Indico oriental presenta una gruesa capa de arcilla roja.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.
http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/superficie/hidrosfera/oceanos/atlantico/index

El Océano Atlantico longitud salinidad recursos corrientes marinas

Llamado en el medioevo Mar Occidental, Herodoto lo nombró por primera vez y luego Mercator. El nombre se impuso definitivamente desde la aparición de la Geografía General de Varenius, en 7664. Constituido en principal centro de comunicación del mundo desde el siglo XVI, hoy se puede decir que las dos grandes rutas comerciales y turísticas más importantes del globo surcan sus aguas (Europa-Nueva York y Europa-Buenos Aires). Por sus dimensiones es el segundo gran océano y e! único que comunica ampliamente el Glaciar Ártico con e! Antártico. Tiene una longitud de 16.000 kilómetros y un ancho de aproximadamente 8.000 en su parte mayor (Florida-África) y 2.800 kilómetros en la más angosta (Brasil-África).

Océano Atlántico

Este océano es la segunda masa de agua del planeta, ya que tiene aproximadamente la mitad del tamaño del océano Pacífico, es decir unos 106.400.00 kilómetros cuadrados (incluidos los mares anexos como el Báltico, del Norte, Mediterráneo, Negro y Caribe). Situado en el hemisferio occidental, limita al oeste con el continente americano, al este con Europa y África, al sur con la Antártica y al Norte con el Ártico.

No obstante, se lo considera como el océano más explotado comercialmente y una importantísima vía de comunicación entre los hemisferios.

Su forma es similar a una letra “S”, es relativamente poco profundo y cubre con sus aguas, un impresionante dorsal montañoso sobre la que elevan algunos montes cuyas emergentes cimas forman numerosas islas.

Su relieve

Gran parte del lecho marino atlántico, es una enorme meseta que se encuentra a una profundidad de 3.000 metros, mientras que su profundidad media esta cifrada en 2.743 metros, la cual disminuye en la zona de la dorsal mesoatlántica y en el caribe, incluso donde el lecho puede sobresalir del agua y formar islas. En cambio, su punto de mayor profundidad, se encuentra en la fosa de Puerto Rico, con unos 8.742 metros.

De Norte a sur, con unos 300 metros de profundidad es recorrida una cresta submarina, la cual forma la Dorsal del Atlántico Norte y del Atlántico Sur; alcanzando las siguientes islas: de las Azores, de Cabo Verde, Rocas de San Pablo, Ascensión, Santa Elena, Gough y Bouvet.

Este océano además, forma cuencas importantes, de origen desconocido, pero con una profundidad en algunos puntos de hasta 7.000 metros. Ellas son por ejemplo: el Labrador, Terranova, Guayana, Brasil, Antillas, Canarias, entre otras.

En cuanto a los mares, los de mayor preponderancia son el mar del Norte y el Báltico al norte de Europa, el Mar Mediterráneo y el Mar Negro entre Europa, Asia y África; mientras que en América es el Mar Caribe y el Golfo de México.

No obstante, los golfos de Vizcaya en Europa, el de Guinea formado por los de Benin y Biafra, en África y el de Saint Lawrence en Estados Unidos, son sus golfos más relevantes.

Su salinidad

Este océano se caracteriza porque la salinidad tiene su máximo en las zonas tropicales, mientras que en las zonas altas se desarrolla su mínima. Esto se debe fundamentalmente a que sus temperaturas inferiores varían de 0 a 7° C, las superficiales de 4 a 15° C y de 26 a 32° C es en el Ecuador.

El resultado de ello sería la distinción clara en dos sectores particulares. El Atlántico norte constituido por masas de agua que en su parte superficial son cálidas y con alto nivel de salinidad, mientras que en el interior estas se caracterizan por ser más frías y con menor grado de salinidad.

Y el otro sector lo comprende el Atlántico sur, la cual esta constituida por tres capas superpuestas: en la superficie son cálidas y saladas; otras de 500 metros de espesor que cubren las aguas antárticas que se encuentran en el medio, y otras profundas cuyas temperaturas son siempre constantes.

Este océano, además se puede comunicar con el Pacífico a través del estrecho denominado Magallanes. Y con el océano Índico mediante el cabo Agujas en Sudáfrica.

En su extremo sur confunde sus aguas con el océano Glacial Antártico y al norte con el océano Glacial Ártico.

Corrientes marinas

Las numerosas corrientes marinas que circulan por el Atlántico tienen un gran impacto en el clima terrestre, y estas pueden ser cálidas o frías. La de mayor preponderancia es la corriente del Golfo, ya que lleva una importantísima masa de agua cálida desde el Golfo de México hacia los países nórdicos, donde modera los rigores del clima ártico. Se estima que sin la acción de esta corriente, serían prácticamente inhabitables los países escandinavos.

Otras corrientes relevantes son: del Labrador, Benguela, del Cabo de los Hornos y Canarias (ambas frías); la de Brasil y Guinea (cálidas).

Recursos

Este océano posee una fauna muy variada, por ejemplo merluza, sardina y bacalao, son los que presentan mayor abundancia. Pese a no poseer la mayor superficie, este está siendo explotado intensamente y un sinnúmero de especies y poblaciones de peces de encuentran bajo riesgo extremo. Esto es especialmente en el Atlántico sudoriental y nororiental.

Además este océano es rico en minerales, como el las minas de titanio, circón, monacita, hiero,  entre otros. Sus plataformas y taludes continentales son ricos en combustibles fósiles.

DATOS MAS IMPORTANTES DEL OCÉANO ATLÁNTICO
El Atlántico constituye la gran masa marítima que separa  Europa y África de las Américas y, debido a ello, posee más kilómetros de costa que los océanos índico y Pacífico juntos. El Atlántico es de primordial importancia para la navegación. El mayor movimiento mundial de cargas y pasajeros se realiza entre Europa y América.

A este propósito conviene anotar qui los grandes barcos de pasajeros construidos para comunicaciones a través de los océanos, reciben, precisamente, el nombre de transatlánticos, como si con esta denominación se quisiera designar al océano por antonomasia. En él se entrecruzan loi más densos núcleos humanos del mundo entero y es el primen, por el número de sus líneas marítimas y aéreas.

Superficie 106.000.000 Km.²
Ancho medio 5.500 Km.
Ancho máximo 6.700 Km.
Ancho mínimo 3.000 Km.
Longitud máxima 15.000 Km.
Profundidad media 3.900 Km.
Profundidad máxima 9.218 m.
(Fosa de Puerto Rico)
Salinidad media 35 %o
Temperatura máxima + 27,5 o
Altura máxima de las mareas
(bahía de Fundy,Canadá) 19,6 m.

EL FONDO DE LOS OCÉANOS


ATLÁNTICO: en el fondo del Atlántico se encuentra la más grande cadena montañosa de la Tierra, el “Sistema Dorsal Medio-Atlántico”, que atraviesa el océano desde Groenlandia hasta casi la Antártida. Mide más de 16.000 kilómetros de largo y de 500 a 2.000 de ancho. Sólo algunas de sus cimas emergen, y corresponden a las islas esparcidas sobre el Atlántico: la isla de Ascensión, islote de San Pablo, Azores, e Islandia.

CORRIENTES DEL OCÉANO ATLÁNTICO: Las corrientes mejor estudiadas son las del Atlántico del Norte, que es donde es más activa la navegación marítima desde la época de los Descubrimientos.

El gran volumen de agua que mueven las corrientes en el Atlántico del Norte se debe a que parte de las aguas pertenecientes a la Corriente Ecuatorial del Sur pasa al hemisferio norte. Esto ocurre, como puede observarse en el mapa, porque la Corriente Ecuatorial del Sur, al llegar al Cabo San Roque, en el Brasil, se divide en dos ramas, una de las cuales continúa hacia el hemisferio norte. Esta corriente de agua caliente se mueve a lo largo de la costa norte de la América del Sur y va a unir sus aguas en el Mar Caribe con las de la Corriente Ecuatorial del Norte, que es la más poderosa de las corrientes marinas conocidas, pues con 300 Km. de ancho y una profundidad de 600 metros, se mueve a razón de unos 110 Km. por día.

La corriente del Caribe pasa’ por el sur de Cuba y penetra en el Golfo de México par el Canal de Yucatán. Del Golfo de México sale a través del Estrecho de la Florida, formando la llamada Corriente del Golfo o Gulf Stream.

La Corriente del Golfo (Gulf Stream)  puede ser comparada con un río que atraviesa el Atlántico. Con una anchura de unos 70 Km; sus aguas, de un color azul intenso, se mueven cerca de la costa de la América del Norte hasta la altura del cabo Hatteras, donde se desvían hacia el este en dirección al continente europea. En su trayectoria hacia Europa, las aguas del Gulf Stream entran en contacto con las aguas frías de la comente del Labrador» que proceden de la región del océano. glacial del norte.

Al continuar su recorrido a través del Atlántica, la corriente original se divide en varias ramas, las cuales adoptan características de deriva. Tres de ellas son las más importantes: una se mueve hacia el norte en dirección al mar de Noruega, donde da origen a remolinos; otra se dirige hacia el sur, en dirección al mar de los Sargazos, y una tercera rama continúa hacia el este donde calienta las costas de Europa y, desviándose hacia el sur, como una- corriente más fría, denominada de las Canarias, cierra el circuito del Atlántico del Norte, en la forma en que se observa en el mapa.

En el centro del gran circuito que forman las corrientes planetarias en el Atlántico del Norte se encuentran cantidades enormes de algas flotantes, o sargazos, arrancados por las olas y las mareas de los bajos fondos costeros, donde crecieron originariamente, y arrastrados por las corrientes hacia esa zona central de calma, En, la época de las embarcaciones a vela, la falta de vientos y la presencia de las capas superficiales formadas por las algas, convertía el mar de los Sargazos en una zona temida por los marinos.

En el Atlántico del Norte es importante la coméate de Groenlandia, que desciende desde las regiones polares, como puede verse en el mapat Sus aguas, que son intensamente frías, provienen de la acumulación producida en las Regiones polares por la deriva septentrional del Gulf Stream.

La comente del Labrador, que es una rama de la corriente de Groenlandia, pasa cerca de las costas del Labrador y Terranova, afectando el clima de una extensa zona costera de ]a América del Norte.

Entre las aguas calientes de color azul oscuro del Gulf Stream, y las aguas frías de color verde botella de la corriente del Labrador, hay una diferencia de temperatura tan marcada que los norteamericanos la llaman la muralla del frío (Cold Wall). El encuentro de ambas corrientes origina las grandes nieblas que cubren durante casi todo el año los mares próximos a Terranova, La navegación en esta zona se hace muy peligrosa, pues, además de los obstáculos que crea la niebla, la corriente del Labrador arrastra grandes icebergs.

A pesar de todo, estas aguas son muy visitadas, pues el choque de las aguas frías y calientes da lugar a grandes concentraciones de plankton, que atraen un enorme volumen de peces, haciendo de esta^ zona, denominada los Grandes Bancos, una de las áreas pesqueras más ricas del mundo.

En el Atlántico del Sur, la rama meridional de la Corriente Ecuatorial del Sur se desplaza a la largo de la costa del Brasil, con el nombre de Corriente del Brasil; al llegar a las latitudes medias, es impulsada por los vientos del oeste a través del Atlántico hacia el sur de África. Allí se le unen las aguas frías de 3as derivas antárticas y continúa hacía el norte, como la Corriente de Benguela, constituida por aguas frías, hasta que, bajo los efectos de los alisios, vuelve a unirse con la- Corriente Ecuatorial del Sur, cerrando el circuito.

Como consecuencia del gran- volumen de agita que acumulan las corrientes ecuatoriales del norte y del sur del Atlántico, se produce una comente de movimiento inverso provocada por el desnivel de las aguas entre ambas corrientes ecuatoriales. Esta es la llamada contracorriente ecuatorial, que se mueve de oeste a este, y que en el Atlántico toma el nombre de Contracorriente de Guinea.

Fuente Consultada: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.
http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/superficie/hidrosfera/oceanos/atlantico/index

El Océano Glacial Artico Riquezas Extension Ubicacion Superficie

Océano Glacial Ártico

El Ártico, se caracteriza por ser el más pequeño y menos profundo de los océanos estudiados. Sus aguas rodean al Polo Norte y una gran porción permanece bajo una capa de hielo durante gran parte del año. Este sitio es relevante para la realización de estudios de seguimiento del proceso de calentamiento climático, el cual experimenta hoy nuestro planeta. Tal es así, que las investigaciones que se realizaron al respecto evidencian que de continuar esta tendencia, durante las cuatro siguientes décadas, el océano Ártico se liberará completamente de hielo durante la temporada estival.

Además, el mismo ocupa desde el sur del Polo Norte, hasta las costas de Europa, Asia y Norteamérica. Tiempo atrás, este era considerado mar tributario del Océano Atlántico.

Su superficie total es de 14 millones de kilómetros cuadrados, incluyendo sus principales subdivisiones, entre ellos el Mar de Noruega, el mar del Norte y el Mar de Barents.

oceano artico

Su relieve

Este es una gran cuenca rodeada por extensas plataformas continentales poco profundas (1.500 metros), que configuran el lecho del Ártico. En el caso de su mayor profundidad, corresponde a la fosa de Lütke, con 5.440 metros. A su vez, esta cuenca esta dividida en tres cadenas montañosas que corren en paralelo. Es así, como sus aguas se encuentran siempre protegidas por una capa superficial de hielo en la zona central, que alcanza a los continentes que lo rodean en invierno.

Existen otros mares costeros que bañan las aguas de este océano, como por ejemplo: el de Beaufort situado entre Alaska y Canadá, y el de Lincoln en el norte de Groenlandia.

Por otras parte, sobre las plataformas continentales de este océano, se asientan sus islas. Tal es el caso del noreste de Noruega en donde se halla el archipiélago de Svalbard, también conocidas como Spitzberg.

En cambio, al este (todas ellas situadas al norte de Rusia) están la Tierra de Francisco José, las islas de nueva Zembla, Tierra del Norte, las islas de Nueva Liberia y la isla de Wrangel. También cuenta con las numerosas islas canadienses incluidas las islas de la Reina Isabel, la isla Victoria y la Tierra de Baffin, se extienden al norte y este de la tierra firme de Canadá hasta su mayor isla, Groenlandia.

Condiciones climáticas, salinidad y temperatura

En este océano, la ausencia de tierras emergidas se convierte en una de las razones por las cuales, si bien el clima es polar, no se produzcan condiciones extremas como en la Antártida.  Aquí, el agua actúa como factor moderador de la temperatura. Sus inviernos son fríos, con cielos despejados y oscuridad permanente. Mientras que sus veranos, son con luz permanente, son húmedos, brumosas y con suaves tormentas de lluvia y nieve.

Vinculado a estas condiciones, es que podemos afirmar que el nivel de salinidad es bajo, y sobre todo en verano cuando se produce el deshielo.

En esta área, la latitud determina la duración del día e influye, sin lugar a dudas en el clima; aunque las temperaturas de las zonas aledañas pueden variar debido a la influencia moderadora del mar y otros elementos.

En cuanto a las precipitaciones, estas suelen ser en forma de nieve o lluvia, y no superan los 250 milímetros por año.

Por otras parte, en el suelen distinguirse tres formas de hielo. En primer lugar el de la tierra, que se adentra en el océano en forma de icerbergs, principalmente en la costa de Groenlandia. En segundo lugar, la congelación del agua dulce y su arrastre hasta el océano por los ríos produce el hielo de río en pequeñas zonas de las plataformas de Liberia y de Norteamérica. Y en tercer lugar, el hielo de mar, que se forma por la congelación de agua marina, siendo esta última la forma de hielo más habitual.

Corrientes marinas

En este océano, se origina la corriente del Labrador. La cual se caracteriza por ser fría y cargada de ricos nutrientes. Además es de poca profundidad y discurre cerca de las costas de la bahía de Baffin, Labrador y la isla de Terranova. Esta en su paso se mezcla con la corriente cálida del Golfo por encima de los Grand Banks, produciendo brumas y remolinos.

Se dice, cuando en ciertos lugares las corrientes presionan dos masas de hielo, una contra otra, se forman crestas de hielo que pueden llegar a tener 20 metros de espesor.

Su riqueza

Se estima que bajo sus heladas aguas, este océano almacena cerca de un 25 % de las reservas de hidrocarburos, entre otras riquezas. El hecho de que el océano se este descongelando esta volviendo todos los ojos hacia la región y las naciones se preparan para argumentar sus posibles reclamos.

En cuanto a su fauna, esta signada por los grandes mamíferos adaptados a condiciones extremas, y los cuales muchos se encuentran en peligro de extinción. Tal es el caso de los osos polares y algunas especies de focas.

Sin embargo, una de las actividades importantes en la pesca en cantidades para su comercialización. Estas se desarrollan en las zonas más templadas, como el Mar de Barents (de donde se extrae el bacalao) y el Mar del Norte, con arenques y platijas.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.
http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/superficie/hidrosfera/oceanos/atlantico/index

Oceano Glacial Antartico Recursos y Riquezas de los Oceanos

Océano Glacial Antártico

Este océano rodea al continente antártico, de ahí proviene su nombre; sin embargo también lo hace con el Atlántico, Indico y Pacifico en sus extremos sur. Pero se conoce al mismo con otra denominación signada por nuestro país (Argentina), y es con el nombre de Océano Atlántico Sur.

Además, posee una extensión total de 32.248.000 kilómetros cuadrados. En el se ha establecido un límite septentrional, llamado zona de convergencia antártica, y el cual corresponde con los 55° de latitud sur. En cuanto a su profundidad media, podemos hablar de unos 5.000 metros aproximadamente.

oceano antartico

Su relieve

El relieve de este océano, se caracteriza por estar accidentado por tres cuencas. La primera de ellas es la Pacífica- antártica, que va desde el Paso de Drake a la dorsal pacífico-antártica. En cambio, la segunda cuenca es la Indico-suroriental, situado entre la Antártida y Australia. Y finalmente la cuenca Atlántico- Índico, emplazada al sur del Atlántico y de África.

En cuanto a la plataforma continental antártica, esta se reduce en una estrecha franja, algo más extensa en los mares de Wedell, de Ross y en las islas de Kerguelen.

Además este océano, rodea al continente del mismo nombre y forma mares, algunos menores, los cuales gran parte permanecen cerrados por enormes barreras de hielo, cuyas alturas pueden alcanzar hasta 50 metros.

Existen en esta zona archipiélagos, que geográficamente forman parte del área, como ser las Sándwich, Palmer, Georgias, Orcadas, entre otras. Y también estas las islas de Kerguelen, Elefante, y Ross. En esta última, se levantan conos volcánicos como el Erebus (3.794 metros) y el Terror con 3.317 metros.

Salinidad y temperatura

Las aguas litorales de esta masa oceánica, en verano pueden llegar a expandirse hasta el paralelo 60° sur, mientras que en invierno, la influencia del Antártico puede llegar hasta el Ecuador.

Por ello y otras cuestiones, sus aguas son menos saladas y más frías que el resto de los océanos.

Cabe aclarar, que la separación de de las aguas frías antárticas, de las templadas propias de latitudes medias, se desarrolla en la área denominada Zona de convergencia Antártica; la cual se extiende al norte de la corriente Circumpolar.

En esta zona, la temperatura de la superficie oceánica puede variar hasta cinco grados centígrados en cuestión de pocos metros de profundidad.

Los vientos que se producen en el área, son básicamente del sur y suroeste, los cuales provocan el ascenso de las aguas profundas, cuya temperatura es inferior, su salinidad es baja, pero posee una alta concentración de plancton, dando lugar finalmente a la formación de grandiosos bancos de pesca.

No obstante, el desprendimiento de grandes masas de hielo, conocidas como iceberg dificulta la navegación al sur del paralelo 60°.

Corrientes marinas

Una de las corrientes más importantes de este océano, es la Circumpolar Antártica o deriva del viento del oeste. Ya que es la fuente de circulación oceánica en profundidad que da la vuelta a la tierra uniendo los océanos; Atlántico, Pacífico e Indico. Un brazo de esta, lo constituye la corriente de Benguela.

Su riqueza

En el fondo de este océano, se reproducen miles de millones de pequeños crustáceos. Esto se ve favorecido por la abundancia de algas marianas (alimento de estos) que se generan en esta zona, debido a la gran cantidad de energía solar presente en estos mares.

Estos crustáceos, a su vez son la fuente de alimento principal de las ballenas y prácticamente del resto de las especies marinas, incluidas los pingüinos y focas.

Es así, como gracias a los elementos nutritivos presentes, sus aguas se convierten en bancos de pesca. Sin embargo,  sólo algunos barcos son los que realizan investigaciones científicas, evaluando los recursos y efectuando observaciones meteorológicas.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Tomo 15. Oceanía y la Antártica.
http://www.practiciencia.com.ar/ctierrayesp/tierra/superficie/hidrosfera/oceanos/atlantico/index

Origen de los Océanos Relieve del fondo de los océanos Continentes

La utilización del sonar desde los buques oceanográficos y de otras técnicas más recientes permitió cartografiar en forma precisa la morfología del suelo oceánico.

El Atlántico es un océano relativamente joven, pues empezó a abrirse hace unos 160 millones de años como consecuencia de la rotura y la separación del continente americano de Europa y África. En él se aprecia mejor la simetría de las costas y la expresión topográfica de la dorsal, localizada aproximadamente en su centro, que lo divide en dos grandes secuencias paralelas y con una orientación Norte-Sur.

vista de un oceano

El Ártico, por su parte, es un océano prácticamente cerrado. Su plataforma continental, al norte de Siberia, es la más ancha del mundo y alcanza valores de hasta 1.100 km. En este océano se distinguen dos dorsales, que lo dividen en tres grandes cuencas.

El Índico es el más pequeño de los cuatro grandes océanos. Se distingue por una dorsal muy prominente que es la continuación de la atlántica, al sur de África, la cual después se bifurca en dos ramas: una se extiende hacia el norte, en el golfo de Aden, mientras que la otra continúa hacia el sur, al oeste de la placa Australiana.

El Pacífico, contrariamente a los otros océanos, se distingue en que su dorsal está localizada muy cerca de su borde oriental, sin conservar la simetría que se observa en el Atlántico o en el Índico. En el Pacifico, que cubre aproximadamente la mitad de la superficie terrestre, se encuentra la litosfera oceánica más antigua. La topografía del fondo es la que presenta mayor número de colinas abisales (guyots, antiguos volcanes que emergen sobre la superficie del mar) y montañas submarinas, que forman cadenas lineales que se extienden a lo largo de miles de kilómetros.

Los márgenes del Pacífico son diferentes de los demás océanos, pues están dominados por las fosas oceánicas. Y, además, es el único océano rodeado por márgenes continentales activos y arcos de islas asociados a zonas de subducción. Se sabe actualmente que el espesor de la litosfera oceánica aumenta, en todos los casos, al alejarnos de las dorsales. A medida que la litosfera oceánica se va formando en las dorsales, va “empujando” la litosfera más antigua, por lo que al alejarnos de la dorsal, la edad de aquélla es cada vez mayor.

Fuente: Atlas Mundial Clarín. Biología y Ciencias de la Tierra Sección Documento