Cirugía y Transplantes

Tocar la guitarra con los pies Tony Melendez Ejemplo de Vida y Sacrificio

 Tony Melendez Ejemplo de Vida y Sacrificio

LA TALIDOMIDALa talidomida es un fármaco teratogénico (que provoca malformaciones congénitas), que fue comercializado entre los años 1956 y 1963 como sedante y como calmante de las náuseas durante los tres primeros meses de embarazo.

Como sedante tuvo un gran éxito popular ya que no causaba casi ningún efecto secundario y en caso de ingestión masiva no era letal. Este medicamento provocó miles de nacimientos de bebés afectados de dismelia (del griego dys, «falta», y melos, «miembro»; es decir, nacían sin brazos o sin piernas o, en los casos más extremos, sin los cuatro miembros.(Fuente Consultada: Wikipedia)

Historia del Descubrimiento de las Vitaminas y Propiedades

Historia del Descubrimiento de las Vitaminas y Propiedades

Las vitaminas han sido uno de los hallazgos más sorprendentes del comienzo de este siglo. Casimir Funk abrió el camino por donde transitaron otros investigadores que aislaron otras vitaminas indispensables para el metabolismo orgánico. En 1911 pudo determinar el principio activo proveniente de la cáscara del arroz, bloqueaba una grave enfermedad, el beríberi. Esta desde entonces, la vitamina B. El estudio de este compuesto se constituyó en un polo de atracción para científicos, quienes descubrieron nuevas vitaminas, qui fueron sintetizadas y purificadas.

Vitaminas y hormonas:

La diabetes es una enfermedad tan antigua como la humanidad. En muchos casos, los síntomas son leves e incluso pasan inadvertidos; pero en los casos graves, la mayor predisposición a contraer diversas infecciones, el adelgazamiento progresivo y la paulatina pérdida de las funciones del organismo pueden conducir a la muerte. El descubrimiento de un tratamiento eficaz para esta extendida enfermedad fue uno de los principales triunfos logrados por la medicina en el transcurso de los años 20.

Para entonces, la investigación desarrollada en varios países había permitido establecer la naturaleza de la enfermedad. Su causa esencial consiste en que unos grupos celulares del páncreas, los islotes de Larigerhans, dejan de secretar una sustancia que regula el metabolismo del azúcar.

En 1920, Frederick Grant Banting, un joven cirujano ortopédico, abrió su consulta en la dudad canadiense de Toronto y obtuvo un puesto de auxiliar de fisiología en la Universidad del Este de Ontario, en el laboratorio de John James Richard Macleod. Interesado por la diabetes, solicitó la colaboración de un joven estudiante de medicina, C.H. Best. Tras haber repasado exhaustivamente la bibliografía existente, concibió la idea de que si cerraba los conductos del páncreas, la glándula se atrofiaría con la única excepción de los islotes de Langerhans, residuo que le permitiría extraer la sustancia activa, denominada insulina.

El método resultó adecuado y en enero de 1922 se llevó a cabo con todo éxito la primera prueba clínica de administración del extracto. A partir de entonces, quedaban dos problemas básicos: en primer lugar, el de preparar la insulina en cantidades suficientes y, en segundo lugar, el de idear medios para administrar a los pacientes dosis controladas.

Vitaminas y Hormonas Historia de su DescubrimientoEl problema del suministro quedó parcialmente resuelto mediante el proceso de extracción desarrollado por el joven bioquímico canadiense James Bertram Colhp, que utilizaba como fuente de insulina las glándulas pancreáticas del ganado sacrificado en un matadero próximo.

En 1926, era posible conseguir insulina en forma de cristales puros, lo cual reducía en gran medida las dificultades de la dosificación exacta. A partir de ese momento, la sustancia estuvo al alcance de todos los que la necesitaban.

En 1923, Banting y Macleod compartieron el premio Nobel de fisiología o medicina, honor doblemente importante, ya que es poco frecuente obtener el galardón tan inmediatamente después de realizar el descubrimiento premiado.

Aunque la diabetes se reconocía ya como tal en el siglo u de nuestra era, sólo fue posible controlarla eficazmente gracias al descubrimiento de la insulina, realizado por Banting y Best en 1922. En esta trágica fotografía aparece un niño de 3 años, de apenas 7kg de peso, afectado ese mismo año por la enfermedad.

El descubrimiento de la insulina fue importante en si mismo, porque hizo posible el control eficaz (aunque no la curación) de una grave enfermedad. Pero fue fundamental además como una de las facetas del creciente conocimiento de la fisiología humana y del progreso en e] tratamiento de otras diversas enfermedades similares.

Muchas de las glándulas del organismo secretan sustancias a través de conductos claramente definidos y con una acción más o menos localizada. Pero no todas las glándulas poseen, estos conductos. Las denominadas glándulas endocrinas secretan sustancias fisiológicamente activas que pasan al torrente sanguíneo y ejercen su influencia sobre todo el organismo.

Las sustancias activas producidas por las glándulas endocrinas reciben el nombre de hormonas, término empleado por primera vez en 1905. Las hormonas son esencialmente mensajeros químicos que contribuyen a mantener en equilibrio el complejo metabolismo del organismo.

Los trastornos por exceso o por defecto en la producción de las glándulas endocrinas producen una variedad de síntomas específicos. Así pues, una tiroides hiperactiva, que produce un exceso de tiroxina, causa bocio exoftálmico, mientras que el hipotiroidismo produce alopecia, metabolismo lento y mixedema, una ralentización de las facultades intelectuales. Estos efectos comenzaron a comprenderse a principios de siglo y generaron una nueva rama de la medicina que, en 1909, el médico italiano Nicola Pende denominó endocrinología.

Los progresos en el ámbito de la ciencia médica siguieron dos líneas básicas. En primer lugar, aumentó de forma considerable el conocimiento de cada una de las glándulas endocrinas y de las hormonas que secretan. En segundo lugar, y no menos importante, se llegó a la conclusión de que estas glándulas no actúan individualmente sino de forma coordinada. Desentrañar sus complejas interacciones era, y sigue siendo, una tarea de enorme dificultad.

Uno de los precursores en este campo fue el fisiólogo argentino Bernardo Houssay, que desarrolló las investigaciones de Banting y descubrió que las hormonas secretadas por la glándula hipófisis, un órgano diminuto situado en la base del cráneo, están estrechamente vinculadas con la producción de insulina.

Las hormonas sexuales, producidas por los testículos y los ovarios, ejercen una profunda influencia sobre la actividad sexual y la fertilidad, al mismo tiempo que determinan las características sexuales secundarias, como la presencia de vello facial.

Las hormonas son sustancias químicas notables por su extremado poder fisiológico: cantidades nimias producen efectos considerables, las hay de muy diferente estructura.

La insulina, por ejemplo, es una proteína compleja, mientras que la tiroxina es relativamente simple y destaca por su elevado contenido en yodo. En la pequeña glándula tiroides se puede encontrar hasta un tercio del yodo presente en el organismo. Esta hormona fue sintetizada en 1927.

Una segunda enfermedad de origen hormonal comenzó a ceder ante el tratamiento a fines de los años 20. Era la enfermedad de Addison, un flagelo muy antiguo que sin embargo sólo fue identificado claramente en 1849 por el británico Thomas Addison. Lo único que pudo hacer este médico fue describir el síndrome, pero, de hecho, la enfermedad está causada por la atrofia de las glándulas suprarrenales. Los síntomas más evidentes son debilidad, pérdida de peso y pigmentación de la piel en manchas marrones. En ausencia de tratamiento, el desenlace suele ser la muerte.

En 1929, en Estados Unidos, W.W. Swingte y J.J. Pfiffuer prepararon extractos activos de la glándula y, un año más tarde, comprobaron su eficacia en el tratamiento de la enfermedad de Addison. En 1934, F.C. Kendall consiguió aislar la hormona. En la actualidad, el mal se puede controlar mediante la administración regular de corticosteroides.

Las hormonas se producen en el propio organismo, pero otra clase de productos naturales esenciales, las vitaminas, forman parte de la dieta. Como las hormonas, las vitaminas son notables por una actividad fisiológica extremadamente poderosa. Aunque en muy poca cantidad obran efectos considerables, su carencia puede tener consecuencias con frecuencia graves e incluso mortales.

Al igual que en el caso de las hormonas, los efectos de las deficiencias vitamínicas eran de sobra conocidos mucho antes de que se llegaran a establecer sus causas.

El escorbuto, por ejemplo, se conocía como el mal que afectaba a los marinos, sobre todo en largas travesías sin provisiones frescas. En el siglo XVIII, James Lind (1716-1794) recomendó el uso de zumo de limón para su prevención y tratamiento. Los resultados fueron espectaculares; cuando sus recomendaciones fueron aceptadas (bastante tardíamente, por cierto), el escorbuto prácticamente desapareció de la marina real británica. Una relación similar entre dieta y enfermedad fue descubierta por Christiaan Eijkman en 1890.

En 1909, el bioquímico alemán W.U. Stepp demostró que las grasas químicamente puras carecen de un factor alimentario esencial, identificado más adelante como la vitamina A (1913).

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, se había establecido ya que existía una relación entre la dieta y ciertas enfermedades (algunas muy difundidas y graves), pero todavía no había sido posible determinar la naturaleza de la relación. Para la salud, era importante mantener un equilibrio adecuado de los nutrientes básicos (proteínas, hidratos de carbono y grasas), pero resultaba evidente que había otros factores esenciales, necesarios en cantidades mínimas.

En 1912, el bioquímico polaco Casimir Funk acuñó el término «vitaminas» para designar estos factores esenciales le la dieta, en la errónea creencia de que todos pertenecían a una clase de sustancias químicas llamada aminas. Uno de los pioneros en el estudio de las vitaminas fue Frederick Gowland Hopkins, de la Universidad le Cambridge, que en 1929 compartió el premio Nobel con Eijkman.

Si bien se conocía su función, las vitaminas, no obstante, sólo fueron una abstracción hasta 1926, cuando se aisló la vitamina B1 (cuya carencia produce la enfermedad del beriberi) en forma cristalina pura. Dos años más tarde, también fue aislada la vitamina C (eficaz contra el escorbuto) y en 1933 fue posible sintetizarla. En 1929 se aisló la vitamina K, seguida de la vitamina D en 1931.

El descubrimiento de las vitaminas fue uno de los grandes acontecimientos médicos de los años 20. En la actualidad multitud de vitaminas han encontrado un sitio en la farmacopea mundial. Más aún, ha llegado a ser práctica habitual en la industria alimentaria el refuerzo de ciertos productos, como la margarina y la leche en polvo, con dosis extraordinarias de vitaminas, para asegurarse de que la población las consuma en cantidad suficiente: una medida muy importante de salud pública.

Como las vitaminas difieren enormemente unas de otras en su composición química, no existe una única técnica que permita aislarlas a todas, lo cual se complica por el hecho de que están presentes en muy pequeñas concentraciones (a veces de unas pocas partes por millón), mezcladas con multitud de sustancias diferentes y a menudo irrelevantes. Hay sin embargo dos consideraciones fundamentales.

La primera es encontrar una fuente relativamente abundante: para la vitamina C, Szent-Gyórgyi utilizaba el pimentón húngaro (paprika). La segunda consiste en hallar un organismo adecuado para las pruebas (por lo general un animal pequeño de laboratorio), que permita estudiar la vitamina a través de sucesivas fases de creciente pureza.

ALGO MAS SOBRE LA HISTORIA DE SU DESCUBRIMIENTO:

Los estragos que producía el beríberi en los ejércitos holandeses que operaban en las Indias Orientales, exigían el permanente estudio de los médicos, quienes no encontraban las causas determinantes de la terrible enfermedad, que no atacaba a los indígenas. Durante muchos años se buscó, aunque sin éxito, el microbio que producía el mal y los esfuerzos se reduplicaron en tal sentido. Había que hallarlo. Pero las investigaciones no daban resultado.

Un día, el doctor Christian Eijkman, llegado al lugar con una misión de médicos por recomendación de Koch, como se dedicaba a la cría de pollos, tuvo que dar a sus animales, por falta de otro alimento, arroz blanco, limpio, completamente descascarillado, tal como lo comían los hombres. Un mes después de haber iniciado ese régimen de alimentación, Eijkman advirtió con desagradable sorpresa que sus pollos, antes robustos, eran ahora aves enfermas que apenas podían mantenerse en pie. De pronto el cocinero se negó a seguir suministrando para los pollos el alimento que tenía destinado para los enfermos que se atendían en el hospital allí Instalado.

Las aves volvieron al alimento ordinario y barato: el sucio y oscuro arroz sin descascarillar. Con sorprendente rapidez recuperaron sus fuerzas. Se hicieron investigaciones sobre los hombres.

Los casos de beríberi eran mucho más frecuentes entre los que comían arroz limpio. Eijkman había encontrado por tan fortuitos medios, que la cascarilla de arroz prevenía o curaba el beriberi. Cuando dejó las Indias, el encargado de continuar las investigaciones fue el joven doctor Gerrit Grijns, quien lanzó la teoría de que el beriberi se originaba en la carencia de alguna sustancia que el cuerpo necesitaba.

La causa no estaba en lo que se comía, sino en lo que no se comía. Un día, invitado por el Instituto Lister de Londres, comenzó sus estudios otro joven facultativo, el doctor Casimir Funk, hijo de un dermatólogo polaco. Esto ocurría en 1911 y ese mismo año, Casimir Funk, que siguió investigando las causas determinantes del beriberi y los análisis de la cascarilla de arroz, dio la nota sensacional.

De 312 kilogramos de cascarilla de arroz, extrajo 186 gramos de cristales impuros, pero muy activos. «Aquí está la sustancia que cura el beriberi —anunció—. Un milésimo de onza puede curar en tres horas a una paloma paralítica». Era un compuesto de tipo amina. (Luego se supo que no). Podría llamarse Vital-amina, que para simplificar, sería «vitamina». Y agregó con tono sentencioso: «Creo que debe haber otras vitaminas capaces de curar otras enfermedades, como el escorbuto, el raquitismo y la pelagra».

Se había dado el primer paso realmente importante en la fecunda investigación. Puede decirse que ése fue el punto de partida que llevó finalmente a los más importantes descubrimientos en la lucha contra la muerte por medio de los alimentos. Comprobado que ciertas sustancias indispensables para el organismo se hallaban en los alimentos, había que llegar al régimen dietético adecuado. Se lograría por medio de las combinaciones químicas. Centenares de estudiosos se dedicaron a la investigación.

Así se encontró que la manteca y algunas grasas contienen la sustancia que se llamó Vitamina A, pasando a ser B la descubierta por Casimiro Funk. Una de las últimas vitaminas descubiertas es la llamada biotina, la vitamina H.

Su molécula forma un sistema cíclico de dos anillos pentagonales. Se la suele encontrar en la yema de los huevos, en la sangre y en varios tejidos humanos. Varias enfermedades cuyos orígenes se desconocen tuvieron su génesis en disturbios ocasionados por esta vitamina. Ciertos trastornos cutáneos, la caída del cabello, manifestaciones de cansancio, dolores musculares, la carencia de apetito, son motivados muchas veces por deficiencias vitamínicas de este tipo.

La vitamina K —filoquinona— es una vitamina antihemorrágicos un derivado de la naftoquinona. Puede ser extraída de la harina de pescado y también se la localiza en algunos vegetales como la alfalfa, y en los intestinos se sintetiza Su acción más intensa es su intervención en la síntesis de la protrombina y facilita la coagulación de la sangre Posteriormente se aisló la vitamina E, el tocoferol, la que es muy común hallarla en los vegetales frescos, pero también se la aisla de los aceites de las semillas de algodón. y del maíz, y también de la leche y los huevos.

 Las deficiencias vitamínicas de este tipo ocasionan alteraciones en la reproducción o degeneración de los conductos espermáticos, esterilidad y cambios de la espermatogénesis de las ratas macho, así como alteraciones musculares. En el hombre no se manifiesta su carencia en forma ostensible, pero se la relaciona con los procesos de oxirreducción de los citocromos.

Es necesario destacar el esfuerzo realizado por los bioquímicos en el hallazgo de nuevas vitaminas y en un conocimiento más amplio de las ya descubiertas. Sobre las vitaminas D y D1 se hicieron notables progresos; la primera de origen animal hallada en el aceite de hígado de bacalao, en la yema de los huevos de las aves y, entre los vegetales, en los hongos. La D1 también es aislada de vegetales, aunque no siempre frecuentemente.

Se pudo determinar que su presencia es muy importante en el individuo porque interviene en el metabolismo del fósforo y del calcio, para facilitar la absorción de estos elementos en el intestino. Las deficiencias en la administración de la vitamina D ocasionan osteomalacia, transformaciones en los huesos y el raquitismo con todas las secuelas en las criaturas. Mientras las investigaciones sobre el descubrimiento de nuevas vitaminas se acrecientan en todos los centros de estudio dedicados a este apasionante tema, ya no existe la premiosa necesidad de extraerlas de los animales y vegetales para suplir el déficit parcial o carencial de estas sustancias en el organismo.

La química ha ido conociendo su composición molecular y las pudo reemplazar a tal punto que, elaboradas convenientemente en grageas, o píldoras, o en soluciones, representan una vía muy útil y rápida para combatir las enfermedades ocasionadas por deficiencias en su formación en el organismo humano. He ahí el invalorable aporte que la ciencia presta para lograr generaciones liberadas de dolencias físicas.

Ver: Historia Descubrimiento del ADN

Ver: Historia de la Anestesia

Ver: Historia de las Cirugias

Fuente Consultada:
El estallido científico de Trevor I. Williams
LA RAZÓN 75 AÑOS – 1905-1980 Historia Viva – Las Vitaminas

Los Microorganismos y La Medicina en el Siglo XIX Historia Resumen

Los Microorganismos y La Medicina en el Siglo XIX

Una enfermedad puede aniquilar poblaciones enteras. Desde la Antigüedad se ha intentado entender cómo se propaga y por qué afecta a unas personas y a otras no. Este es el campo de la epidemiología, cuyos hallazgos de los últimos 150 años han tenido un gran impacto en la salud pública.

En 1864, Louis Pasteur demostró que los microorganismos no surgen de forma espontánea (como se creía), sino que su presencia provocaba la infección. Robert Koch aplicó esta idea para explicar la causa de las enfermedades infecciosas y, en 1890, enunció una serie de criterios, los postulados de Koch, que determinan si una enfermedad es causad; por microbios. Estos microorganismos pueder ser aislados a partir de individuos infectados y cultivarse en laboratorio para su identificación a fin de establecer un tratamiento adecuado. En la actualidad han sido identificados numerosos microbios patógenos.

A principios del s. XIX, muchos médicos suscribían la teoría miasmática, que consideraba a los miasmas (los efluvios o los aires malsanos) como causa de enfermedad. Florence Nightingale abogaba por un régimen de aire fresco en sus salas de hospital. Algunos médicos aconsejaron mejorar la higiene, pero fueron ignorados en general. Así, en 1864, el microbiólogo francés Louis Pasteur demostró que unos organismos presentes en el aire provocaban la fermentación de nutrientes líquidos, y el médico alemán Robert Koch halló bacterias en animales que sufrían carbunco.

Esto dio un nuevo enfoque al control de la infección  Si las bacterias -y otros «gérmenes» (microbios patógenos)- podían propagarse de una persona a otra, con la misma facilidad invadirían tina herida abierta, pero podían eliminarse mediante sustancias químicas y no se desarrollabaí en un entorno libre de ellos (estéril).

Jospeh Lister fue el abanderado de la campaña por la eliminación química de los microbios. Lister trató tanto las heridas como el instrumental quirúrgico con ácido carbólico o fénico (también conocido como fenol, usado para desodorizar las aguas residuales), estableciendo así una técnica antiséptica que redujo las infecciones de forma considerable.

El estudio de los microorganismos: Ya en la antigua Roma se redujo la propagación de enfermedades gracias a la construcción de un avanzado sistema de cloacas, pero los estudiosos de la época no sabían el porqué.La respuesta tuvo que esperar al s. XIX y al surgimiento de un nuevo tipo de científico: el epidemiólogo. Fue durante el s. XIX cuando la vaga noción de que las enfermedades infecciosas eran causadas por vapores nocivos, heredada de la Grecia clásica, fue por fin abandonada. Este avance procedía en parte de la obra de científicos como Louis Pasteur y de otros epidemiólogos.

Ignaz Semmelweis fue un médico húngaro que aplicó con éxito uno de los primeros métodos higiénicos para atajar el contagio de enfermedades. En 1847, mientras trabajaba en una meternidad de Viena, instruyó al personal para que se lavara las manos con desinfectante antes de atender a las entes si antes había realizado una autopsia. El resultado fue un drástico descenso de la mortalidad por fiebre puerperal, causada por infecciones contraídas durante el parto. Pese a ello, la teoría de Semmelweis fue ridiculizada, y él despedido. No se recuperó nunca y murió en un manicomio.

Cuando se observaron por primera vez las bacterias, se extendió la idea de que debían ser los más pequeños de los organismos vivos. Sin embargo, poco después, mientras los físicos descubrían que los átomos no eran después de todo las unidades más pequeñas de la materia, se hizo evidente que existían otras formas de vida más pequeñas que las bacterias.

A principios de siglo se descubrió que una serie de enfermedades graves, como la poliomielitis, la liebre aftosa del ganado y el mosaico del tabaco, eran producidas por agentes infecciosos tan pequeños que pasaban a través de los filtros que atrapaban a las bacterias. A diferencia de éstas, no era posible cultivarlos en medios inanimados sino en células vivas como, por ejemplo, en yema de huevo.

En 1915, trabajando en Londres, F.W. Twort descubrió que algunos virus, a los que dio el nombre de bacteriófagos, pueden infectar y destruir bacterias. El servicio militar durante la guerra le impidió proseguir sus investigaciones, que fueron desarrolladas por Félix d’Hérelle, en Francia.

Un microorganismo, también llamado microbio u organismo microscópico, es un ser vivo que sólo puede visualizarse con el microscopio. La ciencia que estudia a los microorganismos es la microbiología. Los microorganismos son formas de vida muy pequeñas que sólo pueden ser observados a través del microscopio. En este grupo están incluidas las bacterias, los virus, los mohos y las levaduras. Algunos microorganismos pueden causar el deterioro de los alimentos entre los cuales se encuentran los microorganismos patógenos, que a su vez pueden ocasionar enfermedades debido al consumo de alimentos contaminados. Adicionalmente, existen ciertos microorganismos patógenos que no causan un deterioro visible en el alimento. Sin embargo, por otro lado existen también algunos microorganismos que son beneficiosos y que pueden ser usados en el procesamiento de los alimentos con la finalidad de prolongar su tiempo de vida o de cambiar las propiedades de los mismos (por ejemplo, para la fermentación llevada a cabo para la elaboración de las salchichas, el yogur y los quesos).
Fuente Consultada: Wikipedia

Los Microorganismos La Medicina en el Siglo XIX

Hasta 1927, año en que Albert Calmette  y Camlile Guerin  del Instituto Pasteur de París, elaboraron la vacuna BCG, no había una protección eficaz contra la tuberculosis. Sin embargo, le vacuna no era una solución para los que ya estaban afectados por el mal, para quienes el único tratamiento conocido era el reposo, el aire puro y los baños de sol.

Según se suponía, este régimen aumentaba el suministro sanguíneo a los pulmones y favorecía la resistencia contra la infección. Los sanatorios de Suiza atraían a muchos enfermos, pero los que no podían pagarlos tenían que recurrir a los establecimientos públicos. En la fotografía, tratamiento de un grupo de nidos afectados de tuberculosis, mediante exposición a rayos ultravioleta (Londres, 1930).

Hasta la llegada de las sulfamidas y los antibióticos, la principal arma contra las enfermedades infecciosas era la inmunización, un sistema de prevención más que un tratamiento. En los años 20, la más mortal de las infecciones endémicas seguía siendo la tuberculosis por lo que la elaboración de una vacuna adecuada, en 1927, constituyó un importante progreso. Sus inventores fueron los biólogos franceses L.C.A. Calmette y Camille Guérin, de ahí el nombre de la vacuna (BCG, «bacilo de Calmette-Guérin»). La vacuna era un derivado de bacilos de la tuberculosis bovina, cuya virulencia había sido reducida mediante cultivo en bilis de buey.

 Uno de los aspectos básicos del tratamiento convencional de la tuberculosis era la luz del sol, y no se regateaban esfuerzos para proporcionárselas a quienes tenían medios para pagarla. Este sanatorio en Aix-les-Bains, al sureste de Francia, constaba de una planta giratoria para que los pacientes estuvieran al sol todo el día. También se creía que las aguas minerales podían tener un efecto benéfico. Sin duda, la localización de este sanatorio se escogió para que tos enfermos pudieran disfrutar de ambos tratamientos.

La tuberculosis puede atacar a diferentes órganos, pero especialmente a los pulmones. Esta enfermedad estaba considerada como uno de los grandes flagelos de la humanidad desde los albores de la historia; sin embargo, hasta la aparición de las vacunas y de fármacos como la isoniacida, muy poco podía hacerse por los afectados.

Los médicos resaltaban los méritos del aire puro y los baños de sol, pero los sanatorios antituberculosos no hacían más que retrasar el desenlace de la enfermedad.

Descubrimiento de la vacunación
Los experimentos del médico británico Edward Jenner indujeron la inmunización de la viruela, no con un activador de la viruela humana, sino de la viruela bovina , y por esta razón se llamó vacunación al proceso. Hasta finales del s. XIX, cuando Louis Pasteur, químico francés, y Robert Koch, médico alemán, demostraron que las causantes de la enfermedad son partículas vivas, se creía que la provocaban miasmas (efluvios o gases malignos) o imprecisos conceptos similares.

Pasteur comenzó sus experimentos para desarrollar activadores inmunitarios, a los que llamó vacunas, y así descubrió en su laboratorio que las bacterias del cólera de un cultivo abandonado se habían debilitado porque el medio en que se estaban cultivando había sido «rechazado»: ya no producían la enfermedad, pero aún activaban la inmunidad.

Esto le impulsó a desarrollar una vacuna contra el cólera en 1879, y en 1881 contra el carbunco, pero su mayor logro fue la de la rabia. Creó una vacuna junto con el médico Émile Roux, pero solamente la habían probado en animales. Entonces Pasteur se arriesgó a un proceso judicial al inocularla a un niño que había sido mordido por un perro rabioso. El niño no desarrolló enfermedad, por lo que Pasteur fue considerado un héroe en su época.

Fuente Consultada: El estallido científico de Trevor I. Williams

El Dopaje Deportivo Doping en el Deporte Drogas en la Competición

El Dopaje Deportivo
El Doping en el Deporte

EL DOPAJE DEPORTIVO: Por dopaje se entiende el uso de sustancias o métodos que para mejorar artificialmente la condición física o mental de los atletas tanto, su rendimiento en la práctica deportiva. La lucha antidopaje tiene dos objetivos fundamentales: preservar la salud de los deportistas y garantizar la igualdad de condiciones de los participantes de distintas competiciones

1-Estimulantes

2-Betabloqueantes

3-Esteroides anabolizantes

4-Hormonas peptidicas

El Dopaje Deportivo Doping en el Deporte

Parece ser que el origen del dopaje se remonta a la antigüedad: ya los los romanos en las carreras de cuádrigas, al darles de beber infusiones estimulantes a los caballos.

La primera noticia sobre el consumo de sustancias dopantes por atletas es de 1865, cuando varios nadadores que competían en la travesía de los canales de Amsterdam fueron acusados de tomar drogas.

Las primeras sospechas de la moderna historia olímpica datan de 1932, aunque el Comité Olímpico Nacional no decidió crear controles para detectar sustancias prohibidas hasta los Olímpicos de México (1968).

A ello contribuyeron episodios de enorme repercusión internacional, como la muerte del ciclista británico Tom Simpson durante el Francia de 1967, en pleno ascenso al Mont Ventoux, tras haber ingerido diversos estimulantes.

En las últimas décadas, los avances en el conocimiento de la fisiología humana ha permitido mejorar el rendimiento de los atletas, pero también han facilitado el d de nuevos y más sofisticados sistemas de dopaje.

Aunque los controles son cada vez más estrictos y eficaces, la legislación y las pruebas para la detección de su prohibidas marchan aún por detrás del delito. De hecho, la aparición de nuevas técnicas o de aquellas capaces de ocultar el consumo de sustancias prohibidas como pareja a la mejora de los sistemas de vigilancia.

Sobre muchos atletas recae el peso de la duda. Lasse Viren, campeón olímpico en 5.000 y 10.000 m en las olimpiadas de Munich (1972) y Montreal (1976) fue acusado de haber recibido transfusiones de su propia sangre, obtenida tras intensos entrenamientos en altura, antes de la competición.

Más reciente y trágico es el caso de Florence Griffith, triple campeona olímpica en pruebas de velocidad, que falleció ataque al corazón mientras dormía, en septiembre de 1998.

Su progresión resulta asombrosa; Griffith, que jamás dio positivo en los controles antidoping pasó de ser una buena atleta a convertirse en una velocista invencible, con un cuerpo extraordinariamente musculado.

Su caso es muy similar al del canadiense Ben Johnson plusmarquista mundial y campeón olímpico en los Juegos de Seúl (1988), que, sin embargo fue desposeído de su medalla olímpica y de su récord de los 100 metros, al demostrase había utilizado estanozolol, un esteroide anabolizante.

Los casos de dopaje se han multiplicado en las últimas décadas. Investigaciones posteriores han demostrado el uso generalizado de anabolizantes durante los setenta y ochenta en los antiguos países del Este, especialmente en a Republica Democrática Alemana, que ejerció una hegemonía incontestable en laS pruebas femeninas de atletismo y natación.

Tras la caída del Muro, de los entrenadores y médicos de estos países exportaron sus métodos de trabajo. Particularmente sospechosa ha sido la eclosión internacional de las atletas y nadadoras chinas. Más aún cuando en los Campeonatos del Mundo de Natación de 1998, cuatro nadadoras dieron positivo en controles por el uso de diuréticos, compuestos que pueden ser utilizados para enmascarar sustancias prohibidas.

El mundo del ciclismo, siempre bajo sospecha, ha vivido en los últimos años en continuo sobresalto. En el Tour de Francia de 1998, todo un equipo, el Festina, hubo de abandonar la competición y fue investigado por la justicia. Su masajista fue sorprendido con 400 dosis de esteroides anabolizantes y hormonas del crecimiento.

Un año después, el italiano Marco Pantani, campeón de Giro y Tour en 1998, fue descalificado en esta última prueba al superar la tasa permitida de hematocrito, lo que podría significar el uso de EPO.

Aunque el atletismo, el ciclismo, la halterofilia o la natación están más ligados a este tipo de prácticas, ninguna actividad deportiva parece haberse librado de ellas. El futbolista argentino Diego Armando Maradona ha dado positivo en distintos controles antidopaje.

La mayoría de los casos están relacionados con su adicción a la cocaína, pero en Mundial de Fútbol de Estados Unidos, celebrado en 1994, fue detectada en su orina la presencia de un estimulante llamado efedrina. Asimismo, está ampliamente documentado el empleo de creatina en el fútbol y otros deportes.

La creatina es un Compuesto nitrogenado que se acumula en los músculos esqueléticos unido a una molécula de fosfato, y que sirve como fuente inmediata de energía para la contracción muscular algo especialmente importante para los ejercicios breves y de alta intensidad.

NO figura en las listas de sustancias prohibidas, por lo que se ha convertido en los últimos años en un producto de moda entre los deportistas, pese a que algunos estudios sugieren que su uso puede estar ligado a una mayor incidencia de cáncer.

Los últimos casos de dopaje han abierto un nuevo debate. La lista de compuestos prohibidos es interminable y afecta a medicamentos usados habitualmente por la mayoría de la población para tratar enfermedades leves. Juan Antonio Samaranch, Presidente del Comité Olímpico internacional (COI), ha llegado a insinuar que debe

reducirse: «Doping es todo aquello que, primero, afecta a la salud de los a segundo, aumenta artificialmente su rendimiento. Si se da sólo esta segunda condición, para mí no es doping». La solución al problema pasa, pues, por determinar productos o técnicas son nocivas para la salud.

Pero esto no parece sencillo, do en cuenta que, en opinión de muchos especialistas, la misma práctica de te de elite puede ser perjudicial y que, en muchos casos, pueden pasar años conocer los efectos secundarios de determinadas sustancias.

Principales sustancias dopantes

Como se ha indicado, la lista de productos prohibidos por el COl y las distintas federaciones deportivas es extraordinariamente extensa, e incluye analgésicos, diuréticos y otros compuestos farmacológicos que pueden enmascarar el uso de sustancias dopantes. La siguiente relación sólo recoge los métodos de dopaje más extendidos.

Estimulantes

Los más empleados han sido las anfetaminas, destinadas a combatir la fatiga mentar el rendimiento físico. Además de crear adicción, aumentan la presión y la frecuencia cardiaca, lo que puede provocar accidentes cardiovasculares. En la actualidad, los sistemas de detección de este tipo de sustancias son muy eficaces, por lo que su uso ha sido prácticamente erradicado de la alta competición.

Betabloqueantes

Son sustancias que reducen la tensión arterial y producen relajación muscular, al bloquear la respuesta cardiovascular que promueve la adrenalina. Desde el punto médico están indicados en el tratamiento de la hipertensión y de las enfermedades coronarias.

También se han utilizado para aliviar los síntomas de los trastornos relacionados con la ansiedad. Se emplean en deportes que requieren concentración y tranquilidad, como el tiro. Pueden provocar bradicardia e hipotensiones severas, con colapsos y lipotimias.

Esteroides anabolizantes

Se trata de derivados sintéticos muy similares a la hormona natural testosterona. Producen hipertrofia muscular, permiten una mayor carga de entrenamiento y reducen el tiempo de recuperación. Sus efectos secundarios están bien documentados: masculinización en las mujeres e infertilidad, reducción de los testículos y aumento del tamaño de los pechos en los hombres.

En general, incrementan el riesgo de ataques cardíacos y pueden provocar problemas psicológicos. Su uso se puede detectar con análisis de orina hasta seis meses después de su consumo.

Hormonas peptidicas

LaS más empleadas son la hormona del crecimiento humano (GH) y la eritropoyetina (EPO). Ambas son producidas naturalmente por el organismo y, por tanto, su detectación es muy compleja. La hormona del crecimiento humano es utilizada en deportes que requieren una gran masa muscular. Naturalmente es secretada por la hipófisis e influye en el crecimiento del esqueleto humano y en otros procesos metabólicos.

La eritropoyetina (EPO), secretada naturalmente por el riñón, estimula la producción de glóbulos rojos, por lo que aumenta la oxigenación de la sangre y de los músculos. Se emplea, sobre todo, en deportes de resistencia. Condensa la sangre, o también puede favorecer infartos y otras dolencias cardiacas y vasculares.

Fuente Consultada: Gran Enciclopedia Universal

Historia de la Medicina Resumen Evolucion Cronologia e Hitos Medicos

Historia de la Medicina Resumen de su Evolución, Cronología e Hitos Principales

Menú de Opciones Sobre Medicina

1-Medicina Primeras Civilizaciones

2-La Medicina en la Antiguedad

3-La Medicina en Grecia Antigua

4-La Medicina en Roma Antigua

5-La Medicina en la Edad Media

6-La Medica en el Renacimiento

7-La Medicina en la Época Colonial Americana

8-Los Microorganismos

9-Historia de las Cirugías

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

INTRODUCCIÓN:
PRIMEROS TIEMPOS DE LA MEDICINA:
La medicina actual es esa ciencia aplicada mediante la cual intervenimos, directa o indirectamente, sobre los procesos que se desarrollan en el cuerpo humano.

Es un saber transformado en poder. La medicina teórica (biofísica, bioquímica, fisiología, fisiopatología, microbiología, farmacología, etc.) establece las bases experimentales y racionales de una técnica cuya aplicación está confiada al «práctico».

Mas una medicina realmente completa no se limita a este aspecto técnico; si cumple plenamente con su cometido, el médico establece con su paciente una relación que satisfará las necesidades afectivas de este último.

medicina antigua galeno

La actuación del médico abarca un doble aspecto: por una parte, los problemas del cuerpo y de la enfermedad son objeto de un conocimiento que no difiere del que aplicamos al resto de la naturaleza —y el organismo del paciente es considerado como una cosa viva capaz de reaccionar conforme a leyes generales; por otra parte, la relación terapéutica se establece entre dos personas, dentro del contexto de una historia personal —y la medicina se convierte ahora en un arte del diálogo, en el que el paciente se ofrece como un interlocutor y como una conciencia alarmada (medicina psicosomática).

Si bien es evidente que las técnicas del diagnóstico y de la terapéutica se han modificado con el correr de los siglos, podría pensarse que la relación personal del médico y del paciente se ha establecido siempre conforme a los presupuestos inmutables de la psicología humana.

De hecho, las condiciones de este diálogo están sujetas a una serie de transformaciones que son las mismas de la cultura y de las sociedades.

Lo que cambia en el curso de los siglos no es sólo el arsenal de los medios de que dispone el médico, sino la figura misma del médico y la naturaleza del vínculo que le une a su paciente.

Porque no es indiferente que el médico sea unas veces un sacerdote que dispensa gratuitamente sus cuidados en nombre de las exigencias de la caridad, otras un particular deseoso de hacer valer su habilidad profesional y otras un funcionario adscrito a una organización estatal.

Nuestros conocimientos, basados en la observación y la experiencia, tienden a un máximo de exactitud compatible con las fluctuaciones de los fenómenos de la vida.

No siempre ha sido así; el hombre ha experimentado el asalto de la enfermedad y del temor a la muerte aun antes de haber podido hacerse una imagen racional de ellas; la intervención terapéutica, en lugar de estar basada en la ciencia, se hallaba inmersa en un sistema de creencias, de mitos y de ritos.

La medicina mágico-religiosa es la que se ha practicado durante más tiempo y en un área geográfica más extensa, y no ha desaparecido del todo en nuestro mundo contemporáneo: el éxito actual de los curanderos, de los charlatanes, de los astrólogos —por no decir nada de las oraciones y de las peregrinaciones—, es un buen indicio de la precariedad de esa fe en la ciencia, de la que ciertos pensadores han creído poder hacer —para felicitarse por ello o para alarmarse— una característica del mundo moderno.

La actitud mágica ante la enfermedad no cambia en el curso de los siglos. No hay diferencia fundamental entre un hombre civilizado de nuestra época que pide consejo a la vidente, un papú que acude al hechicero y el egipcio del segundo milenio que consulta a un sacerdote.

Por variadas que sean las prácticas mágicas, se reducen a unos rasgos generales fáciles de precisar.

El desarrollo histórico de la medicina no puede comprenderse más que como el efecto de una actitud negativa opuesta al pensamiento mágico-religioso y a todos los prestigios ligados a la tradición.

Las conquistas en la medicina sólo han sido posibles al precio de una lucha constante contra los errores convertidos en dogmas y al precio de una constante revisión de los métodos y de los principios filosóficos de la investigación fundamental.

Aunque la enfermedad es tan vieja como la vida, la medicina es una ciencia joven. Segura ya de sus progresos en el plano del conocimiento, necesita ser impulsada hacia nuevos descubrimientos, descubrimientos, logros e hitos que iremos explicando en este post….

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

El progreso de la medicina a través de la historia simboliza el carácter de la especie humana en su anhelo de perpetuarse más allá de la enfermedad y de la propia muerte.

La escasez de datos sobre los conocimientos médicos de las sociedades prehistóricas no permite establecer un conjunto de rasgos concretos sobre el desarrollo de esta ciencia en sus inicios.

Sin embargo, la perfección anatómica de algunas de sus pinturas rupestres o el hallazgo de cráneos trepanados con fines terapéuticos muestran un nivel apreciable de comprensión y aprendizaje en las técnicas de la medicina.

Las grandes civilizaciones de la antigüedad combinaron aparentemente prácticas estrictamente médicas con ceremonias mágicas rituales cuyo objeto era expulsar por medios sobrenaturales al espíritu destructor que se había alojado en el alma del enfermo.

medicina egipcia

En consecuencia, el indudable saber demostrado por los cirujanos y embalsamadores egipcios o la extendida fama en el mundo antiguo de los médicos mesopotámicos quedaron parcialmente oscurecidos a la luz de la historia por su relación, no siempre cierta, con algunos aspectos de la magia, la superstición y la nigromancia.

Bálsamos, pomadas, lociones, ungüentos, masajes y limitadas prácticas quirúrgicas constituían buena parte del bagaje curativo de los practicantes de la medicina en las culturas prehelénicas.

Se sabe de la existencia de escuelas médicas a las que acudían los aspirantes para iniciarse en las técnicas allí impartidas, con un grado de rigor probablemente superior al que se les atribuyó en la historiografía posterior.

Ambas tradiciones, la mágica y la empírica, fueron recogidas por los habitantes de la península helénica.

medicina antigua

Crisol de pueblos y de conocimientos, la cultura griega antigua supo aprovechar las ventajas de su situación geográfica y política para desarrollar un pensamiento filosófico original en el que la civilización occidental reconoce sus primeros rasgos de identidad.

Aunque imbuida de un acendrado sentimiento maravilloso de la vida que compaginaba el remedio con las ceremonias votivas a la divinidad cósmica, la medicina griega evolucionó paulatinamente hacia una mayor racionalidad.

La figura de Hipócrates, sabio griego del siglo IV anterior a la era cristiana, dominó el panorama de la medicina helénica durante su período clásico.

Compilador de la experiencia de sus antecesores griegos y medio orientales, defendió el origen puramente natural de las enfermedades y entendió la salud corporal como una armonía entre los elementos del cuerpo, el ambiente y el cosmos.

Esta actitud de equilibrio de fuerzas fue también característica esencial de las medicinas china e indostánica.

historia de la medicina hipocrates

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

HITOS: Cronología de los Adelantos en Cirugía y Farmacología

1545 El drujano francés Ambroise Paré establece los principios básicos de la cirugía.

1666 El médico inglés Thomas Sydenham populariza el uso de la quinina (bajo la forma de corteza de quino) para tratar la malaria.

quinina

1785 El médico británico William Wihering describe por primera vez el uso de la planta llamada digital, o dedalera, para tratar la insuficiencia cardíaca.

1805 El farmacólogo alemán Friedrich Sertürner usa por primera vez como analgésico la morfina, extraída del opio.

1842 El cirujano estadounidense Crawford Long realiza la primera operación con anestesia general, usando éter. En 1845, el dentista Horace Wells utiliza óxido nitroso (gas hilarante) como anestésico. En 1847, el obstetra británico James Simpson introduce el cloroformo.

historia de la anestesia

1870 El cirujano británico Joseph Lister promueve la antisepsia quirúrgica mediante la pulverización de ácido carbólico (fenol) para evitar infecciones.

1878 El químico estadounidense Harmon Morse descubre el paracetamol; su utilidad no se comprendió hasta setenta años después.

1899 La empresa alemana Bayer produce la primera aspirina.

bayer medicina

1901 El patólogo austríaco Karl Landsteiner descubre los grupos sanguíneos ABO, estableciendo las bases para las transfusiones seguras.

1911 El bacteriólogo alemán Paul Ehrlich introduce la arsfenamina para tratar la sífilis.

1920 Mientras trabaja para Johnson & Johnson, Earle Dickson inventa las vendas adhesivas, o tiritas.

1928 El bacteriólogo británico Alexander Fleming reconoce la acción antibacteriana de la penicilina.

alexander fleming

1935 El farmacólogo alemán Cerhard Domagk descubre la acción antibacteriana de la sulfanilamida.

1943 El cirujano holandés Willem Kolff desarrolla la máquina de diálisis renal.

1951 Los médicos estadounidenses Gregory Pincus y John Rock y el químico de origen austríaco Carl Djerassi desarrollan la pildora anticonceptiva.

1955 Primer trasplante de riñon con éxito (entre gemelos), realizado por un equipo de cirujanos dirigido por Joseph Murray, de la Escuela Médica de Harvard.

1962 Los científicos de Imperial Chemical Industries (RU) desarrollan nethalide (pronethalol), el primer fármaco betabloqueante.

1967 El cirujano argentino Rene Gerónimo Favaloro realiza en Cleveland (Ohio) el primer bypass aorto-coronario.

favaloro medico cardiologo

1967 El cirujano sudafricano Christiaan Barnard realiza el primer trasplante de corazón humano en el hospital Groóte Schur de Ciudad del Cabo.

1969 El científico escocés David Jack descubre el salbutamol, para tratar el asma.

1976 El cirujano suizo Andreas Grüntzig, del Hospital Universitario de Zurich, introduce la angioplastia coronaria.

1978 Nace en Gran Bretaña Louise Brown, la primera «bebé probeta» resultado de fecundación in vitro (FIV). El ginecólogo Patrick Steptoe y el embriólogo Robert Edwards desarrollan las técnicas de FIV.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com bebe in vitro

1980 El ginecólogo alemán Kurt Semm realiza la primera operación laparoscópica.

1982 En Genentech (California) se sintetiza la insulina humana, primer fármaco producido por ingeniería genética.

1986 Científicos de los laboratorios Burroughs Wellcome, en Carolina del Norte, desarrollan la zidovudina (originalmente llamada AZT) para tratar el sida.

1998 Pfizer Corporation (EE UU) introduce la viagra (sildenafil) para el tratamiento de la disfunción eréctil.

2005 Primer trasplante de cara, realizado por el equipo francés de Bernard Devauchelle y Jean-Michel Dubernard sobre la paciente Isabelle Dinoire, de 38 años.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

HITOS: Cronologia de los Adelantos en Diagnosis y Prevención de Enfermedades

400 a.c. El médico griego Hipócrates introduce el concepto de enfermedad.

1666 El naturalista holandés Antonie van Leeuwenhoek descubre los microorganismos con un microscopio óptico simple desarrollado por él.

leeuwenhoek

1725 Daniel Gabriel Fahrenheit diseña el termómetro médico con medida.

1796 El médico inglés Edward Jenner hace las primeras vacunaciones contra la viruela. La primera vacuna auténtica (compuesta por microorganismos debilitados) contra el cólera aviar fue desarrollada en 1880 por el francés Louis Pasteur.

medico jenner vacuna

1816 El médico francés Rene Laénnec inventa el estetoscopio.

1850-1900 La teoría microbiana de la enfermedad es planteada por el científico francés Louis Pasteur y desarrollada por el bacteriólogo alemán Robert Koch.

louis pasteur

1851 El científico alemán Hermán von Helmholtz inventa el oftalmoscopio.

1881 El médico checo-austríaco Samuel von Basch inventa el esfigmomanómetro para medir la tensión arterial.

1887 El fisiólogo británico Augustus Waller, del hospital St. Mary de Londres, describe el primer electrocardiógrafo (ECG). El fisiólogo holandés Willem Einthoven desarrollará sus cinco fases y ganará el premio Nobel en 1924.

1891 El médico francés Alexandre Lion introduce la incubadora neonatal.

1895 El físico alemán Wilhelm Roentgen descubre los rayos X.

conrad roentgen

1898 El médico británico Ronald Ross prueba que la malaria es transmitida por mosquitos.

1901 El inventor estadounidense Miller Reese Hutchinson desarrolla el audífono (eléctrico).

1932 Los científicos alemanes Max Knoll y Emst Ruska construyen el microscopio electrónico de transmisión (MET).

1938 George Peter Robb e Israel Steinberg realizan en Nueva York el primer cateterismo cardíaco.

1946 Después de sufrir serias quemaduras solares en la ascensión al Piz Buin (montaña en la frontera austro-suiza), Franz Greiter desarrolla un protector solar.

1950 El médico británico Douglas Bevis desarrolla la amniocentesis para detectar enfermedades fetales; se reconoce su importancia diez años después.

1951 El vínculo descubierto entre tabaquismo y cáncer de pulmón es demostrado por los científicos británicos Richard Dolí y Austin Bradford Hill.

1957 El doctor de origen sudafricano Basil Hirschowitz es el primero en aplicar el endoscopio de fibra óptica, en la universidad de Michigan.

1958 En Escocia, el obstetra y ginecólogo lan Donald usa ultrasonidos para examinar el feto de una mujer embarazada: la primera embarazada.

1972 El ingeniero británico Godfrey Hounsfield y el físico de origen sudafricano Alan Cormack inventan el escáner de tomografía computarizada en Massachusetts.

1976 Ginecólogos chinos desarrollan el análisis de vellosidades coriónicas, que ayuda a la detección precoz de trastornos genéticos.

1977 Raymond Damadian y su equipo desarrollan en EE UU el primer escáner de RM.

1979 Tras una campaña intensiva lanzada en 1967 por la Organización Mundial de la Salud, se certifica formalmente la erradicación total de la viruela.

1985 Kary Mullis, de la Cetus Corporation de California, desarrolla la copia rápida de secuencias de ADN usando la reacción en cadena de la polimerasa.

1995 Identificada la secuencia cromosómica de Haemophiluus influenzae. Es la primera secuenciación del genoma de un organismo no parasitario.

2003 Queda completado el Proyecto Genoma Humano, a partir del primer borrador publicado por el Consorcio Internacional Genoma Humano en 2001.

proyecto genoma humano

2006 El médico de origen escocés lan Frazer y el virólogo molecular chino Jian Zhou, de la universidad de Queensland (Australia), desarrollan la vacuna contra el cáncer cervical.

LOS ESTUDIOS DE LA ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA HUMANAS A TRAVÉS DE LAS DISTINTAS ÉPOCAS

ANTECEDENTES: El comienzo de estos estudios se remonta a la prehistoria, ya que encontramos verdaderas observaciones y curaciones realizadas por el hombre de las cavernas, según testimonios obtenidos de esa época en dibujos, pinturas o restos fósiles humanos hallados en las grutas o enterrados.

El material óseo encontrado evidencia que ya en esa época se realizaban trepanaciones con fines curativos y ejecutadas con verdadera técnica, amputaciones de miembros tal vez para prevenir envenenamientos a causa de mordeduras de serpientes o por gangrena de heridas, intervenciones realizadas para extraer puntas de flechas, etc.

historia de la medicina egipto

Las curaciones eran efectuadas por el hechicero, quien cumplía las funciones de farmacéutico, médico, cirujano y sacerdote, según dibujos encontrados en las cuevas junto con punzones de hueso, que quizá utilizaría en las intervenciones quirúrgicas.

Tenemos noticias de los conocimientos anatómicos de la edad antigua gracias al embalsamamiento (que consistía en envolver los cadáveres con varias tiras de vendas empapadas en sustancias pegajosas) realizado por los antiguos egipcios y a los textos científicos (papiros) que contienen datos valiosos sobre distintas clases de enfermedades, fisiología, consejos higiénicos, heridas y fracturas, curaciones, etcétera.

También nos demuestran el avance de estas ciencias a través de las épocas los escritos dejados por los babilonios, los cretenses y los griegos, entre los que se destaca Hipócrates (médico griego, 460 a 357a. de C. En esta época se estudia la verdadera anatomía y fisiología humanas separándolas de la superstición.

A partir de Hipócrates se advierte un verdadero avance en el campo de las ciencias biológicas hasta llegar al perfeccionamiento científico del siglo XX, en que se realizan auténticos trabajos de investigación y se perfeccionan los materiales empleados para el mejor logro de éstos.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

HISTORIA DE LA MEDICINA:
Los Médicos Prcursores

Hipócrates, el Grande (460-357 a. de C). Famoso médico griego considerado el «padre de la Medicina». Hijo de un médico, Heráclides, estudió medicina bajo la guía de su padre y de los colegas de éste. Fue médico ambulante, por lo qu,e viajó mucho.

Fue el primero en separar la medicina de la filosofía y basar su aprendizaje en la experimentación, con lo qui1 logró separar la medicina de la superstición, tan común en esa época. Es decir que fue d primero que trató de eliminar de la medicina todo lo que no fuera ciencia pura y auténtica.

Hipócrates dejó 53 obras o tratados: Sobre las epidemias. Sobre el morbo sagrado (se denominaba así a la epilepsia porque se creía que era obra de demonios), Sobre los aires. Sobre las aguas, etcétera.

Los principios fundamentales de la escuela de Hipócrates fundada en la observación y en la experimentación fue continuada por Erasístrato y Herófilo, que lograron resultados maravillosos en los estudios de anatomía, anatomía patológica y de fisiología, realizados sobre organismos humanos.

Alcmeón. Médico griego que vivió hacia el año 500 a de C. Fue el primero que practicó la disección de cadáveres, haciendo excepcionales descubrimientos en la anatomía y la fisiología humanas. Dejó muy pocos fragmentos, por lo que no se conocen muy bien sus actuaciones.

Aristóteles (384 a 322 a. de C). Filósofo griego. Realizó investigaciones en distinto campos del saber, distinguiéndose en todos. Como biólogo fue organizador de investigaciones científicas que aportaron gran cantidad de datos. Es una de las cumbres máximas de la humanidad.

 aristoteles

Galeno (131-201). Médico y filósofo griego. En el año 164 pasó a Roma donde alcanzó gran fama. Fue el médico personal de Marco Aurelio (emperador y filósofo romano). Escribió cerca de 400 obras, aunque actualmente se conserva muy poco. Adoptó la medicina experimental poniendo el experimento como base de sus afirmaciones; aceptó la vivisección utilizando para sus estudios cabritos, monos y otros animales vivos.

Fue uno de los mejores anatomistas y experimentadores. Con Galeno culminó la antigua medicina y se detuvieron los estudios médicos por varios siglos después.

Avicena (980-1037). Médico árabe cuyo verdadero nombre era Ibn Sina. Además de médico fue astrónomo, matemático y filósofo. Toda su ciencia medien está contenida en una obra en cinco tomos llamada Canon e inspirada en Aristóteles, Galeno e Hipócrates, exponentes máximos de la ciencia griega. E

l Canon fue traducido a varios idiomas y se utilizó hasta el siglo XVI para el estudio de la medicina en Europa. Junto a Avicena se destacó otro médico árabe, Albucasis, autor de 30 obras sobra medicina, siendo la más importante Cirugía.

Leonardo Da Vinci (1425-1519). Artista y hombre de ciencia florentino. Con él comienza el Renacimiento en el arte, la técnica y la ciencia. Contribuyó enormemente al estudio de la anatomía realizando dibujos realmente maravillosos y perfectos tomados directamente del natural, ya que en esa época fue permitida la disección de cadáveres con fines de estudio. Siempre trató de relacionar la estructura con la función.

leonardo da vinci

Andrés Vesalio. (1514-1564). Anatomista y médico belga cuyo verdadero apellido era van Wesele. Se considera como el reformador de la anatomía y de los estudios anatómicos, por la innovación que produjeron sus enseñanzas y publicaciones en el campo científico.

Su obra monumental Humani corpori fabrica (Sobre la fábrica del cuerpo humano), publicada en 1543, marcó la iniciación de la anatomía moderna. Los dibujos que ilustran esta obra aparecen siempre en posiciones vivas.

Gabriel Falopio (1523-1562). Anatomista y médico italiano, que continuó la obra de Vesalio. En 1561 publicó las Observaciones Anatómicas, obra que no descuida ningún órgano, aunque sus más importantes descubrimientos son los relacionados con el aparato genital y el oído.

William Harvey (1578-1657). Médico y fisiólogo inglés que reunió y organizó las observaciones y descubrimientos realizados por sus predecesores. En 1628 publicó una obra revolucionaria sobre la circulación de la sangre llamada Práctica anatómica sobre el movimiento del corazón y de la sangre.

williams harvey

Marcelo Malpighi (1628-1694). Médico y anatomista italiano fundador de la anatomía microscópica, ya que fue uno de los primeros científicos que utilizó el microscopio para estudiar los tejidos, demostrando por primera vez U estructura interna particular de los órganos.

Descubrió la estructura membranosa-vesicular del pulmón, y los capilares sanguíneos al comprobar su existencia y comunicación en los pulmones (arteriolas y vénulas), las papilas gustativas de la lengua, los glóbulos rojos de la sangre, etc. Se distinguió también en embriologia al estudiar la formación del pollo en el huevo, en botánica y en zoología.

Antón van Leewenhoek (1632-1723). Minucioso y modesto naturalista holandés. Fue un habilísimo preparador de lentes, lo que le permitió realizar observaciones de gran valor, siendo considerado uno de los fundadores de la microscopía. Observó la circulación de la sangre en la cola de un renacuajo, los glóbulos rojos, los músculos estriados, los espermatozoides, protozoos en aguas estancadas, bacterias, etcétera.

María Francisco Javier Bichat (1771-1802). Médico francés, autor de varios tratados (Tratado de las membranas. Tratado de Anatomía Descriptiva, etc.). Fue un investigador infatigable, considerado el fundador de la histología y la anatomía general.

Claudio Bernard (1813-1878). Médico y fisiólogo francés, autor de libros sobre medicina experimental. Realizó investigaciones sobre la formación de azúcar en el hígado, las funciones del páncreas y de las glándulas salivales, el gran simpático, etcétera.

Camilo Golgi (1843-1926). Eminente médico italiano. Se-distinguió por sus investigaciones sobre el tejido nervioso. En 1906 obtuvo, junto con Ramón y Cajal, el Premio Nobel de Medicina y Fisiología.

Juan León Testut (1849-1925). Anatomista y médico francés. Es autor de un tratado de anatomía humana que se ha hecho clásico mundialmente.

Juan Petrovich Pavlov (1849-1936). Notable investigador, médico y fisiólogo ruso. Sus investigaciones y descubrimientos sobre digestión, secreciones, reflejos cerebrales, etc., causaron sensación. En 1905 obtuvo el Premio Nobel de Medicina y Fisiología.

Santiago Ramón y Cajal (1852-1934). Ilustre histólogo español. Fue mundialmente famoso por sus estudios sobre tejidos nerviosos. En 1906 obtuvo el Premio Nobel de Medicina y Fisiología junto con Camilo Golgi. Publicó notables trabajos sobre histología.

 Santiago Ramón y Cajal

Pedro Belou (1884-1955). Médico uruguayo de gran actuación en nuestro país, en el que organizó la Facultad de Medicina de La Plata. Mereció el Premio Testut de 1922, otorgado por Francia, como consecuencia de sus trabajos realizados sobre la anatomía del órgano del oído.

Gregorio Marañón (1887-1960). Médico y ensayista español. Se distinguió por sus estudios sobre endocrinología (glándulas de secreción interna), y recibió honrosas distinciones. Su destacó como ensayista por sus notables trabajos de interpretación historica de algunos personajes históricos y literarios.