El Control de los Acuíferos

Equilibrio Termico de la Atmosfera Radiacion Solar Absorcion Terrestre

Equilibrio Termico de la Atmósfera
Radiciación Solar  – Absorción Terrestre

El Sol irradia energía en forma de calor y luz. Para la Tierra, aquél constituye casi la única fuente de tal energía. Las radiaciones calóricas y las luminosas pueden parecer diferentes. Es decir, la luz puede ser vista pero no sentida, mientras que el calor puede sentirse aunque no se vea; pero su única diferencia real estriba en las respectivas longitudes de onda, puesto que ambas son radiaciones electromagnéticas.

Las longitudes de onda de las radiaciones son tan pequeñas que sé miden en unidades especiales, que pueden ser micrones o Angstrom. Un micrón, que se escribe ¡i, equivale a 0,0001 cm. Un ángstrom equivale a 0,00000001 cm. y se índica así: Á ó A°.

Las radiaciones visibles, que percibimos como luz, poseen longitudes de onda entre 0,4 y 0,7A°. La razón de esta gama de longitudes es que la luz, que parece blanca, en realidad es una mezcla de colores. En un extremo del espectro visible (la gama de colores que constituyen la luz) está el violeta, cuya longitud de onda es de alrededor de 0,4A° y en el otro extremo se halla el rojo, con una longitud de onda de aproximadamente 0,7A°. El calor, o radiación infrarroja que no puede ser percibida por el ojo, posee longitudes de onda mayores, mientras que los rayos ultravioletas (los que causan el tostado de la piel, también invisibles) tienen menores longitudes de onda.

Si la Tierra, desde que existe, hubiera almacenado todo el calor que ha ido recibiendo del Sol, nuestro planeta ya hace muchos millones de años que hubiera desaparecido transformado en una brasa. Pero, como es evidente, no ha ocurrido tal cosa.

La razón estriba en que todos los cuerpos emiten calor al par que lo absorben; y, hablando en forma general, se llega siempre a una temperatura tal en que irradian tanto calor como el que reciben. La Tierra, en la práctica, ha alcanzado ese estado de equilibrio: ya no se calienta ni se enfría bajo la influencia de las radiaciones solares.

RADIACIÓN SOLAR

La Tierra absorbe del Sol exactamente la misma cantidad de energía que irradia al espacio. Esta sencilla afirmación resume el equilibrio térmico de la Tierra y su atmósfera; peí o la forma en que se lleva a cabo dicho fenómeno es bastante más complicada de lo que deja entrever tan lacónica frase.

La Tierra sólo utiliza parte de la energía solar. En primer término, una proporción de la radiación solar es reflejada, devuelta, del mismo modo que los rayos de luz son reflejados por un espejo. El porcentaje de tal radiación que reflejan la Tierra y su atmósfera, se denomina su albedo y para la Tierra en conjunto alcanza al 36% aproximadamente. En otras palabras, el 36 % de la radiación solar destinada a la Tierra se pierde por reflexión.

La cifra resulta de una cantidad de diferentes superficies reflectoras, cada cual con su respectivo albedo. La mayor parte de la reflexión se produce en la parte superior de las nubes, las que poseen albedos que oscilan entre el 40 % y el 80 %, mientras que la reflexión mínima corresponde a las superficies de agua. El albedo de las superficies continentales varía según sus condiciones: ocupan los bosques densos un extremo de la escala (con 5% aproximadamente), y los desiertos arenosos el otro (un 20 %).

El albedo de las superficies heladas, hielo y nieve, puede llegar al 80 %. En general podemos decir que el albedo de la Tierra no cambia significativamente de una región a otra (excepto donde hay vastas extensiones nevadas), pero se rige principalmente por las capas de nubes que pueden cubrirlas. Otro factor es la dispersión de la radiación. Ésta es causada por pequeñas partículas o gotitas suspendidas en la atmósfera y aun por las moléculas de los gases que la constituyen.

Las partículas cuyo diámetro es menor que la longitud de onda de la radiación pueden dispersar parte de ésta. El efecto sobre la luz es sumamente interesante. La luz azul es más fácilmente dispersada que la roja; por eso la luz solar que llega a la Tierra es más roja que aquella que abandonó el Sol. Esto es particularmente notable cuando los rayos solares deben recorrer mayor trayecto en la atmósfera (en momentos en que se halla cerca del horizonte al amanecer y al atardecer).

Las partículas que dispersan la luz azul se ven de ese color: de ahí el azul que presenta el cielo. Otro factor es la absorción de radiación solar por los gases y polvo de la atmósfera. Desde el punto de vista de los seres humanos el factor más importante aquí es una capa de ozono (una forma especial del oxígeno) que absorbe la mayor parte de la radiación ultravioleta.

Esto es de importancia vital porque, mientras nos beneficia una pequeña cantidad de radiación ultravioleta, todo exceso podría sernos fatal. Es interesante advertir que el vapor de agua, a pesar de su escasa proporción en la atmósfera (por lo general menos del 3 %), absorbe seis veces más radiación solar que todos los demás gases juntos. Reuniendo reflexión, dispersión y absorción atmosférica, el porcentaje de radiación solar realmente absorbido por la Tierra oscila entre el 30 al 50 % de la interceptada.

Agréguese a esto que la Tierra sólo intercepta el 0,0000000005% de la radiación solar total y tendremos una somera idea de la enorme cantidad de energía liberada por el Sol.

RADIACIÓN TERRESTRE

La atmósfera es más o menos transparente a la radiación solar, es decir, absorbe alrededor del 16 % como máximo. De modo que cabría suponer que fuese también transparente a las radiaciones terrestres; pero no es así, porque la radiación de nuestro planeta es bastante distinta de la solar y repetimos que la diferencia reside en las longitudes de onda. La cantidad de radiación de una determinada longitud de onda depende de la temperatura del cuerpo radiante. El diagrama nos indica que alrededor de la mitad de la radiación solar posee la forma de luz visible y la otra mitad representa calor radiante.

Pero la temperatura de la Tierra es muy diferente de la del Sol y, como resultado, la mayor parte de la radiación terrestre se encuentra en la gama de 4 a 50/¿, con un máximo en los 10ju. Ahora bien, los gases de la atmósfera sólo absorben radiaciones de ciertas longitudes de onda y su poder de absorción es mayor respecto de algunas longitudes de onda que ele otras.

Recordemos de nuevo que es el vapor de agua el que desempeña principalmente el papel más importante, pues absorbe radiaciones de muchas longitudes de onda, especialmente entre los 5,5 y los 7/x y por encima de los 27/x. Pero para longitudes de onda entre los 8 y los 13/1 dicho vapor es prácticamente transparente, y estas radiaciones de la Tierra salen directamente al espacio por esta «ventana» atmosférica.

EL EFECTO DE INVERNADERO
La atmósfera produce un efecto de invernadero sobre la Tierra. Un invernadero permite el paso de la mayor parte de las radiaciones solares para que sean absorbidas por las plantas de su interior-. Pero el vidrio absorbe gran parte de la energía reirradiada por ellas. Como su temperatura es menor que la del Sol, emite radiaciones de mayor longitud de onda y envía de vuelta al invernadero parte de esta última. Deteste modo su temperatura interna se mantiene más elevada que la del aire circundante.

Los gases ele la atmósfera, especialmente el vapor de agua, desempeñan un papel similar al del vidrio del invernadero. Permiten el paso de casi toda la radiación solar, pero absorben la mayor parte de la radiación terrestre y la devuelven a la Tierra. De esta manera la temperatura en la atmósfera es mayor que fuera de ella. Si los gases de nuestra atmósfera permiten el paso de la radiación solar y retienen la mayor parte de la terrestre, parecería que su temperatura debiera aumentar en forma continua.

Como evidentemente esto no ocurre, la Tierra en conjunto debe irradiar al espacio tanta energía como la que absorbe. Efectivamente es así, porque aunque el vapor de agua retiene buena parte de la radiación de nuestro planeta, sólo reirradia hacia él la restante. Desde la capa superior de la atmósfera se irradia hacia el espacio suficiente energía como para mantener el equilibrio térmico. Esto sólo significa que hay un «depósito» de energía en la atmósfera, que no aumenta ni decrece.

EL PASO DEL CALOR
La Tierra en conjunto mantiene un equilibrio térmico continuo durante mucho tiempo. Pero el cuadro cambia si consideramos el planeta en zonas, porque ingresa un exceso de radiación solar en las latitudes bajas y existe un exceso de la terrestre en las altas. De acuerdo con esto, las latitudes bajas tendrían que irse calentando cada vez más y las altas enfriándose continuamente.

Ello no ocurre porque el calor se transporta de las latitudes bajas a las altas por medio de los movimientos atmosféricos. Justamente los movimientos globales de aire dentro de la atmósfera (el sistema de vientos planetarios) se origina en este desequilibrio.

La cantidad de calor que debe ser transportada es vasta. Es decir, que más de cien trillones de grandes calorías deben ser transportadas al norte del paralelo 40 para mantener el equilibrio diario (la cifra varía para cada latitud. Una gran caloría es la cantidad de calor necesaria para elevar un grado centígrado la temperatura de un kilogramo de agua.

radiacion del sol

GENERALIDADES ACERCA DE LA LUZ Y EL CALOR ATMOSFÉRICOS
La Tierra se halla rodeada por una masa de aire llamada atmósfera, en cuya parte inferior nos hallamos colocados. * El espesor de la atmósfera se calcula en unos 500 kilómetros. * La porción más próxima a la Tierra se denomina troposfera y su altura es de unos 12 kilómetros.

En la troposfera se producen los fenómenos atmosféricos; su composición es la siguiente: nitrógeno 79 %, oxígeno 10% y otros gases como el argón, criptón y neón, el 11%. * Sobre la troposfera, se encuentra la estratosfera. A los 100 kilómetros de altura, en dicha zona, se halla la región donde aparecen las estrellas fugaces, y a los 200 kilómetros se halla la región donde tienen lugar las auroras polares. • La luz del Sol, como toda la que emiten los cuerpos luminosos recorre 300.000 kilómetros por segundo. • El astro nos suministra la luz y el calor que son fuente de la vida terrestre. •

El calor que recibimos del Sol se propaga a la superficie terrestre. • Decimos que hay propagación cuando pasa directamente a través de la materia, como ocurre con las habitaciones caldeadas por el Sol. * Si la materia es líquida, el calor se propaga por convección. * Cuando la propagación se produce a través del vacío, se denomina radiación. * La conductibilidad del calor se caracteriza por un coeficiente de conductibilidad, que podemos definir diciendo, que es la cantidad de calor que en la unidad de tiempo atraviesa una unidad de superficie determinada. * El calor del Sol nos llega por radiación.

Los que practican deportes en la nieve, en días de mucho sol, saben que pueden andar sin abrigo, pues aunque el aire está a algunos grados bajo cero, el calor radiante que refleja la nieve mantiene el cuerpo caliente. • La radiación del calor se aprovecha en las nuevas instalaciones de calefacción mediante losas radiantes en contacto con cañerías en las paredes y techos, que las mantienen a temperaturas relativamente bajas.

Troposfera y Estratósfera
Ionosfera
Elementos del Clima
El Agua

Aguas Duras
Importancia de la Atmósfera Terrestre
El Aire

Ciclo de la Naturaleza
Test del Medio Ambiente

 

Causas Escasez de Agua Dulce en el Mundo Consecuencias y Soluciones

Causas y Consecuencias Escasez de Agua Dulce
Soluciones a la Crisis del Agua y Mapa

Entre los elementos del medio ambiente, el agua tiene una extraordinaria importancia como recurso imprescindible para la vida. Por ello, las sociedades siempre organizaron los distintos espacios geográficos en torno a ella. Su disponibilidad y nivel de consumo es un indicador del desarrollo económico-social de un Estado.

Por ello, la escasez del agua interesa tanto a hidrólogos, como a economistas, especialistas en salud o en política internacional. Los problemas inherentes al agua están adquiriendo cada vez más gravedad en diversos lugares de la Tierra, incluyendo los países desarrollados. El Banco Mundial indica que alrededor del 40% de la población mundial experimenta hoy una escasez crónica del agua.

El problema de la explotación y la regulación del agua no es sólo de cantidad sino, sobre todo, de calidad. A diferencia de otros recursos naturales, no presenta pérdidas por mucho que se la consuma, ya que la cantidad de agua en el planeta ha sido siempre la misma. Pero debido a su degradación —especialmente en los países industrializados— y al aumento de la población mundial, sobre todo en los países en desarrollo, la proporción de agua que corresponde a cada habitante es cada año menor.

Hay diversas pautas que indican la gravedad del problema: agotamiento de las aguas subterráneas, desecamiento de lagos y ríos, creciente contaminación y aumento de la desertificación. Estos hechos repercuten directamente sobre las sociedades.

Problemáticas de este recurso:

La disponibilidad de agua dulce por habitante es sumamente variable. Se calcula que alrededor de una sexta parte de la población mundial no tiene acceso a agua potable. Entre los temas a analizar relativos a la apropiación y utilización de este recurso se pueden mencionar:

• la distribución en el espacio: abundante en algunos lugares y muy escasa en otros. Más del 40% del agua de ríos y lagos se concentra en seis países (Brasil, Rusia, Canadá, Estados Unidos, China e India);

• la distribución en el tiempo: cantidad excesiva en ciertos meses o años e insuficiente en otros. Muchas zonas de nuestro planeta son semiáridas y presentan grandes oscilaciones de precipitaciones y sequías recurrentes;

• la calidad química: algunas demasiado mineralizadas, otras pobres en minerales necesarios o con presencia de minerales nocivos;

• la degradación por contaminación: en extensas regiones del mundo se utilizan las aguas subterráneas, que están expuestas a tóxicos provenientes de usos industriales, agrícolas o domésticos;

• la captación y distribución: la mayor parte de agua potable, sólo puede conseguirse mediante una organización política y social eficaz (al requerir una gran infraestructura estas obras sólo pueden realizarlas el Estado o importantes empresas privadas);

• el derroche por la ineficiencia en el uso.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advirtió que el agua es un recurso «cada vez más escaso y valioso», por lo que instó a producir más alimentos consumiendo menos líquido y a tomar conciencia de que las reservas hídricas «no son infinitas».

A medida que las poblaciones se expandan y las economías crezcan, la competencia por este escaso recurso se intensificará, y con ella también los conflictos entre usuarios.

Según la FAO, la competencia entre la agricultura, la industria y las ciudades por los limitados suministros de agua «ya está restringiendo las actividades de desarrollo de muchos países». Además advierte que la creciente escasez y el mal aprovechamiento del agua dulce constituyen una grave amenaza para el desarrollo sostenido.

La agricultura es el sector que más agua consume en el mundo, ya que alrededor de las dos terceras partes de ella se utilizan para riego. Más de 2.000 millones de seres humanos dependen del cultivo de regadío para su trabajo, alimento e ingresos.

Intentos de Soluciuones para aumentar el abastecimiento de agua

Las sociedades contemporáneas, a través de las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales (ONG), y la participación de la población, deberán crear centros de investigación con el fin de encontrar métodos eficaces y de menor costo, para:

• explotar, más intensamente, otras fuentes hídricas no tradicionales, como la niebla y el rocío, y la desalinización del agua marina;

• transportar agua potable desde los sitios donde abunda hasta los lugares donde escasea;

• reducir la demanda; los especialistas en medio ambiente y economistas consideran que es aún más importante que aumentar la oferta. Con inversiones relativamente bajas y mediante la implementación de acciones en pequeña escala, es posible promover la conservación del agua y reducir su derroche. Para ello se debería:

– facilitar el acceso de los países en desarrollo a tecnologías más modernas de irrigación que eviten el derroche: por ejemplo, no regar por inundación del terreno sino por goteo informatizado, mediante detectores de humedad bajo el suelo;

– lograr el acceso a nuevas tecnologías en la actividad industrial para racionalizar el uso mediante la creación de ciclos cerrados. A través de éstos, el agua se recupera en el mismo proceso industrial o por medio de la purificación, y puede ser aprovechada nuevamente.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella-corte.jpg

Según Claudio Campagna, médico y biólogo y un viajero incansable experimental sobre temas ambientales informa en su diario las razones y dislates en torno al uso del agua.

Los datos que acumula nos permiten comprender mejor su significado y envalentona a que otros también podamos pensar el agua en una dimensión integral:

• El 70 por ciento del agua se usa en la agricultura y otro 20 por ciento en las demás industrias. El consumo domiciliario representa un porcentaje pequeño pero es el mejor ámbito para la toma de conciencia general.

• Dubai desaliniza 10.000 millones de litros de agua por día. Para desalinizar (fabricar agua dulce) es necesario quemar combustibles fósiles. Solo el campo de golf de Tiger Woods requiere 16 millones de litros de agua por día.

• Hay casi diez veces más agua dulce debajo del suelo que en todos los cursos de agua superficial conocidos, incluyendo los ríos y grandes lagos.• El agua envasada genera basura. Los Estados Unidos solo reciclan el 20 por ciento de los envases y en la región hay experiencias intrascendentes (por el escaso volumen de los emprendimientos).

• En el mundo, los italianos son los primeros en consumir aguas envasadas, a razón de unos 190 litros anuales por persona.

• En la Argentina, Uruguay y Paraguay se toma más mate que gaseosas. En promedio, cada 100 litros de mate, 50 de gaseosas.

• La Organización Mundial de la Salud: sugiere un consumo doméstico razonable de 150 litros de agua por día por persona. Con menos de 20 litros es insano vivir. Millones de personas no cuentan con esa cifra indispensable. Se estima que el consumo promedio en la Argentina es de 180 litros por día.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

UN POCO DE HISTORIA… El agua es tan necesaria para el consumo directo de los hombres como para la vida de las plantas y animales en que se basa su alimentación. Desde la antigüedad, las civilizaciones se establecieron en los valles de los ríos (Nilo, Eufrates, Tigris) para disponer a voluntad de ese preciado recurso. Las técnicas humanas más antiguas son las de captación, transmisión, reserva y distribución del agua para el riego de las tierras y la ingestión del ganado y del mismo hombre. Pozos, norias, presas, canales, cisternas y acueductos fueron construcciones que nos hablan de sus progresos.

La cuenca mediterránea (Egipto, Fenicia, Grecia, Roma, Cartago), Irán, el Cercano Oriente, los países árabes, India, China, Japón, dejaron obras y tradiciones que demuestran la antigüedad del dominio del agua. La alfarería, la fabricación de hilados y tejidos, la fundición de metales, el curtido de pieles, requirieron e¡ auxilio del agua. Por eso los pueblos se establecían en sitios donde abundaban las corrientes de agua y se registraban más precipitaciones.

En todos los lugares, las religiones, los cultos, las representaciones simbólicas, los mitos del agua y de la fuente, hablaban del temor por la escasez de agua y de la importancia esencial que se le concedía.

Esa importancia se ha mantenido incólume hasta nuestros días. En los útimos tiempos se han hecho considerables esfuerzos para mejorar el abastecimiento de agua dulce y satisfacer tanto las necesidades domiciliarias como las de la industria.

Además de los avances logrados en la desalinización del agua de mar, se han concebido y realizado proyectos para poner re medio a la falta de agua en las regiones desfavorecidas: traslado de icebergs, aprovechamiento de los glaciares, búsqueda de napas profundas, utilización de buques cisternas y construcción de acueductos.

Los logros ya alcanzados en ese sentido justifican el optimismo acerca de las posibilidades futuras.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella-corte.jpg

ESCASEZ DE AGUA EN EL PLANETA:

El agua dulce es vital para la vida sobre la Tierra. Todos los seres vivos dependen de ella.

Lamentablemente en pocas décadas, las muertes y enfermedades ocasionadas por la escasez y la contaminación del agua pueden adquirir dimensiones trágicas. América del Sur tiene el 20% de las reservas de agua potable del mundo, un tesoro de vida que algunos pretenden privatizar.

El agua dulce contribuye al desarrollo de las sociedades, por medio de su uso en la agricultura, en la industria, en la generación de energía y en los hogares. En la actualidad, por ejemplo, la agricultura representa más del 90 % del consumo global de agua dulce continental; el resto se distribuye entre la industria y el uso doméstico.

Actualmente la disminución de la disponibilidad de agua dulce en cantidad y en calidad es uno de los problemas ambientales más acuciantes.

Sin embargo, no se puede considerar la escasez de agua como un problema nuevo.

Desde el punto de vista hidrográfico, la distribución del agua dulce en la superficie terrestre es desigual y ha cambiado a lo largo del tiempo, respondiendo a oscilaciones naturales de distinta intensidad y permanencia.

escasez agua

Las sociedades han respondido de diferentes maneras a esta escasez natural: primero, ubicándose cerca del recurso; más tarde, construyendo reservorios, acueductos, sistemas de irrigación, etc., y tratando de transportar el agua hasta donde fuese necesario.

Por lo tanto, el problema de la escasez del agua está estrechamente relacionado con el modo en que las sociedades disponen de ella. Surge en el momento en que el abasto de agua no alcanza para satisfacer la demanda. Por supuesto, la demanda varía de país en país.

Es el año 2025 y el mundo está dominado por un poder hegemónico que tiene el control total sobre el agua dulce. En ese escenario, un superhéroe argentino que se hace llamar Zenitram se rebela contra el orden establecido.

Su misión: sabotear a la corporación y distribuir el agua entre la población sedienta.

Hasta aquí, la historia creada por el escritor Juan Sasturain, que si bien pertenece al universo de la ficción, se nutre de los fantasmas que podrían asolar a la humanidad en un futuro no tan lejano.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la actualidad, de los 6.500 millones de habitantes, 1.100 millones no tienen acceso al agua potable y 2.400 millones carecen de un saneamiento adecuado.

Las cifras involucran en valores aproximados al 40 por ciento de la población mundial. Las páginas más negras del informe dan cuenta de que cinco millones de personas —la mayoría, niños— mueren cada año por beber agua contaminada.

El mismo informe advierte que, de no revertirse este panorama, en el año 2025, las muertes y las enfermedades ocasionadas por la escasez y la contaminación del agua podrían adquirir dimensiones trágicas.

Según la ONU 1.100 millones de personas -20% de la población mundial- no tiene acceso a agua.

Nadie puede dudar de la importancia del agua, quizás el único elemento indispensable para el desarrollo de la vida.

La escasez del agua dulce a nivel mundial es un problema de dramática prioridad, ya que representa un porcentaje limitadísimo en relación con el total de agua en el planeta: sólo el 2,5 o 3 por ciento, del cual menos del 1 por ciento es accesible, dado que el resto se encuentra congelada en los glaciares o a grandes profundidades, como es el caso de los acuíferos.

El 97 por ciento restante es agua salada, no apropiada para la mayor parte de las actividades humanas.

A pesar de que el ciclo del agua es continuo y perpetuo, la explosión demográfica hace que cada vez se necesitó más. Las principales causas que agravan la situación son el derroche indiscriminado de agua potable y la falta de herramientas legales para sancionar; el déficit de servicios básicos de abastecimiento y saneamiento, la degradación y contaminación de los cursos de agua superficiales,tanto por la descarga de efluentes urbanos como industriales; el manejo inadecuado de’ las cuencas hidrográficas; la deforestación indiscriminada de vastas zonas geográficas y daños causados por la falta de regulación del uso del suelo ante inundaciones.

Un estadounidense consume más de 800 litros de agua por día. En la fabricación de un automóvil se utilizan 400.000 litros. En los hogares de Canadá, Francia o Alemania, cada inodoro utiliza 18 litros cada vez que se tira de la cadena. La producción de una tonelada de granos en un terreno poco indicado para su cultivo, como los campos de Arabia Saudita, pide 3000 toneladas de agua, tres veces más de lo que se considera normal…

Acuífero: El agua subterránea representa una fracción importante del agua presente en cada momento en los continentes, con un volumen mucho más importante que el del agua retenida en lagos o circulante, aunque menor que el de los glaciares.

El agua del subsuelo es un recurso importante, pero de difícil gestión, por su sensibilidad a la contaminación y a la sobreexplotación.

Es un prejuicio común que el agua subterránea llena cavidades y circula por galerías. Sin embargo, se encuentra ocupando los intersticios (poros y grietas) del suelo, del sustrato rocoso o del sedimento sin consolidar, los cuales la contienen como una esponja.

La única excepción significativa la ofrecen las rocas solubles como las calizas y los yesos, susceptibles de sufrir el proceso llamado karstificación, en el que el agua excava simas, cavernas y otras vías de circulación.

El agua subterránea se encuentra normalmente empapando materiales geológicos permeables que constituyen formaciones o niveles a los que llamamos acuíferos. Un acuífero es aquella área bajo la superficie de la tierra donde el agua de la superficie (p. ej. lluvia) percola y se confina, donde a veces lentamente se mueve subterráneamente al océano por ríos subterráneos.


Fuente Imagen:http://ga.water.usgs.gov/edu/watercyclespanish

El Origen de los Acuífero: El 70 por ciento de la superficie de la Tierra está ocupada por agua. El total de agua en el mundo es de 1400.000.000 km3 (Un km3 equivale de agua a un trillón de litros).Cada día, 280 km3 de se evaporan en la atmósfera. El agua dulce de la superficie aparece principalmente corno resultado de la lluvia Parte de esas precipitaciones cae sobre la tierra infiltrándose en el suelo. Otra parte se evapora y así retorna a la atmósfera para volver a caer cuando vuelve a llover.

Esta agua se denomina agua superficial, que es La que fluye directamente hacia los ríos, lagos, humedales y reservorios. La precipitación que se infiltra en el suelo se mueve a través de los  poros, pequeños espacios vacíos en el suelo. Así se forman las aguas subterráneas, que se mueven lentamente hacia raguas superficiales como ríos y Lagos. Al cabo del ciclo, la capa superior del agua superficial se evapora y alcanza el cielo formando las nubes. Y cuando la presión debida al incremento en la cantidad de agua aumenta, llueve.

Del agua dulce que hay en la tierra, más de 100.000 km³ se almacenan en el suelo, sobre todo en los primeros mil metros de profundidad. Y otros 10.500.000 km³ de agua están almacenados como agua dulce en los lagos, los humedales y las aguas corrientes.

La crisis es global y afecta a todos los países, no importa su nivel de desarrollo. Aunque sólo en los últimos años comenzó a ser objeto de debate.

El primer encuentro mundial para buscar soluciones a esta problemática se llevó a cabo en 1977, en la ciudad argentina de Mar del Plata, pero desde entonces, y hasta el IV Foro Mundial del Agua, que se desarrolló entre el 14 y el 22 de marzo pasado en México, ningún indicador revela cambios significativos; por el contrario, como denuncian distintas organizaciones sociales y ambientales de todo el mundo, la situación tiende a agravarse.

El grado de emergencia es tal que, en el año 2000, se realizó la “Declaración del Milenio”, por la que 160 jefes de Estado se comprometieron a impulsar políticas activas para que, en 2015, la cantidad de población sin acceso al agua potable sea reducida a la mitad. «Ninguna medida haría más por reducir las enfermedades y salvar vidas en los países en desarrollo que facilitar el acceso general al agua potable y a los servicios de saneamiento”, alertó entonces, casi como un ruego, Koffi Annan, secretario general de la ONU.

En general, se entiende que los países ricos son los que tienen los recursos financieros y la capacidad tecnológica para enfrentar con éxito los problemas de escasez del agua, a través de métodos como las transferencias entre cuencas o el almacenamiento. La escasez del agua es, pues, relativa, y está determinada por la capacidad de acceder al recurso.

Otro problema vinculado a la disponibilidad de agua dulce es que gran parte de los ríos más grandes del mundo (la principal fuente de agua dulce continental) y de los más importantes acuíferos están lejos de los mayores conglomerados de población. El alto costo económico que implica el transporte de agua, restringe el empleo del recurso para satisfacer la demanda.

La preocupación por la disminución de la cantidad de agua dulce llevó a los organismos internacionales a declarar a la década de 1980 como el «Decenio Internacional del Agua Potable y el Saneamiento», con el objetivo central de contribuir a la solución del problema del abastecimiento del agua en los países pobres. Sin embargo, y a pesar de este tipo de iniciativas, en el año 1995, el 20 % de la población mundial aún carecía de agua potable

Mapa de escasez de agua dulce

mapa de escasez de agua dulce

LA AMÉRICA HÚMEDA: El continente latinoamericano es el de mayor injusticia en el uso y acceso al agua, según señala un trabajo de Maude Barlow, activista canadiense y referente mundial en el tema. Aunque es la región con mayor volumen de agua dulce per cápita, con el 20 por ciento del total mundial, 80 millones de personas no tienen acceso al líquido vital en América latina.

En el mismo trabajo se informa que mientras un latinoamericano consume en promedio 20 litros por día, un italiano llega a 213 un estadounidense puede superar los 600 litros diarios. Barlow pone otro ejemplo: Canadá tiene una décima parte del agua dulce de superficie del planeta, pero menos del 1 por ciento de la población mundial.

Los Esteros del Ibera, una enorme reserva de agua que está siendo privatizada

Para entender la crisis hay que empezar por dos miradas que dividir aguas. El ambientalista Cristian Frers colaborador de diversos medios especializados en medio ambiente de la Argentina y España, explica el principal contrapunto: «Cada vez que se habla de la crisis del agua, surge el debate: sí el agua es un bien comercial o un derecho del hombre».

Esto no es pura semántica, porque detrás del negocio del agua se encuentran el Banco Mundial, promotor de las privatizaciones de los recursos hídricos, y la Organización Mundial de Comercio, que impulsa medidas para que el agua sea considerada finalmente un commodity. «Las grandes corporaciones no son muchas: las francesas Vivendíy Suez, la alemana RWE, Thames Water en el Reino Unido y American Water Works, en los Estados Unidos. Pero el negocio del agua también incluye la construcción de represas, canales de irrigación y sistemas de riego, y, por fin, el embotellamiento del agua, un negocio que supera en ganancias a la industria farmacéutica».

La Argentina, como el resto de sus vecinos sudamericanos, es un país rico en recursos hídricos. Pero no está libre de los flagelos que se ocasionan cuando no hay políticas a largo plazo con respecto al cuidado del medio ambiente y sus recursos naturales.

Así como cada vez son más comunes las largas temporadas de sequía en algunas regiones, las inundaciones crónicas jaquean a vastas zonas productivas, que ocasionan pérdidas millonarias en el sector agroexportador.

Además, el país tiene serios problemas en la distribución y en el saneamiento del agua en zonas urbanas, un tema que no resolvieron ni la gestión privada ni la acción de los gobiernos de las últimas décadas.

Tal vez, el ejemplo más claro sea el Riachuelo, ese espejo de agua turbia que baña las costas de la región más poblada del país y que alguna vez María Julia Alsogaray prometió limpiar en mil días.

Un Océano Subterráneo: El Acuífero Guaraní existe hace 132 millones de años. Empezó a nacer cuando Áfríca y América estaban todavía unidas. Es uno de los reservorios subterráneos de agua potable más importantes del mundo, con una reserva estimada de 40 mil kilómetros cúbicos, volumen suficiente para abastecer a la población mundial actual (6.000 millones) a razón de 100 Litros/día por persona. Para entender la importancia de este verdadero océano de agua dulce, Miguel Auge señala dos puntos cruciales: «Los países desarrollados, como los europeos, están seriamente limitados en la disponibilidad de sus recursos naturales, y, como no los tienen, se los apropian en nuestros países, hecho que pueden consumar con la anuencia de funcionarios y legisladores». Como solución a la problemática, el investigador propone que los estados del Mercosur asuman la potestad de la investigación, exploración y explotación de los recursos naturales: «En nuestro país, ya ha sucedido: el ejemplo más nefasto fue la venta de YPF»

En los 90, la Argentina se subió a la ola de las privatizaciones y el oro azul no fue la excepción. Pero, en abril pasado, la rescisión del contrato de Aguas Argentinas, que operaba en el Gran Buenos Aires y en la Capital Federal, cuyo mayor porcentaje accionario pertenecía a la francesa Suez, culminó con ese proceso, aunque quedan las consecuencias.

Un informe lapidario de la Auditoria General de la Nación alerta sobre la situación de emergencia sanitaria en la que se encuentra la cuenca Matanza-Riachuelo, en la que viven más de cinco millones de personas, de las cuales sólo el 12 por ciento tiene acceso al agua corriente, mientras el resto se debe conformar con aguas menos seguras como las de pozo.

El mismo informe (ahora refrendado por el plazo perentorio que puso la Corte Suprema de Justicia a los funcionarios para explicar cómo limpiarán la cuenca) señala la responsabilidad que le cabe a los organismos de control.

Pero no sólo en la populosa Buenos Aires existen reclamos y quejas: las empresas concesionarias del servicio de agua han provocado en los últimos años la ira de los habitantes de Córdoba y Tucumán, ya sea por aumentos excesivos de tarifas o por denuncias en relación con la gestión y los deficientes sistemas de saneamiento.

EL ACUÍFERO GUARANÍ: Es una reserva de agua potable estimada en 40.000 kilómetros cúbicos y ocupa alrededor de 1.170.000 km2, en Brasil 850.000 Km2 , en Argentina 200.000 Km2  , en Paraguay 70.000 km2 y en Uruguay 50.000 KM2.La Argentina posee alrededor del 17% de la superficie total, pero sólo dispone de un 5% del volumen total de agua dulce. El volumen explotable actualmente es de 40 a 80 km3/año cifra equivalente a 4 veces la demanda total anual de la Argentina.

Fuente Consultada: MIGUEL AUGE,  CONICET.

Cada gota de agua es vida”, señala Adolfo Pérez Esquivel, quien hace años batalla para que el acceso al agua potable sea considerado un derecho humano indispensable. El Premio Nobel argentino señala el peligro latente en el que se encuentran los recursos hídricos de América latina, en general, y de la Argentina, en particular: “Lo que denunciamos es que el agua, al devenir un bien escaso, adquiere valores inusitados. Por eso, nosotros debemos defender el Acuífero Guaraní, porque ahí está nuestro futuro. las guerras de este siglo no serán por el petróleo, sino por el agua». El apocalíptico presagio circula tanto en las reuniones de la ONU como en los distintos encuentros de organizaciones sociales y ambientales.

ORO AZUL: El Acuífero Guaraní es la tercera reserva mundial de agua dulce, un verdadero océano subterráneo que corre a más de doscientos kilómetros de profundidad debajo de la Argentina, el Brasil, el Paraguay y el Uruguay y que, según el geólogo e investigador del Conicet, Miguel Auge, tiene capacidad para abastecer a la población mundial durante los próximos dos siglos.

Auge fue uno de los encargados de estudiar el potencial de esta reserva entre 1994 y 2000: “Nuestro objetivo era comenzar a estudiar las características y el comportamiento hidrogeológico del acuífero y verificar su uso sustentable, para que también pueda ser utilizado por las generaciones futuras. Sin embargo, las universidades nacionales de los cuatro países que iniciaron los estudios no dispusieron de presupuesto alguno para hacerlo, por lo que, en la practica, lo hicimos a pulmón.

En 1996, solicitamos seis millones de dólares para completar los estudios; la inversión hubiera sido de 11,5 millones por país, pero no obtuvimos ninguna respuesta de las respectivas cancillerías».

Auge no puede disimular su enojo y frustración: “En el año 2000, apareció el Banco Mundial ofreciendo un subsidio de 13 millones de dólares, provenientes del GEF (Global Environmental Found), para concretar la preparación del proyecto; para ello emplearon el conocimiento de los académicos y la información hidrogeológica obtenida por las universidades.

El compromiso fue que las universidades iban a tener una participación trascendente en el proyecto. Pero, cuando estuvo armado, nos dieron un puntapié en el trasero, para no decirlo vulgarmente, otorgándonos sólo 270 mil dólares, lo que representa sólo el 1 por ciento del monto total del proyecto, pues a los 13 millones del Banco Mundial se le agregan otros 14 millones que deben aportar los países del Mercosur. Las consecuencias más trascendentes, además de las económicas, es que estamos cediendo nuestro principal tesoro para el futuro”.

Consultada sobre el tema, la embajadora María Esther Bondanza, directora general de Asuntos Ambientales de la cancillería argentina, recibió a Rumbos en su despacho.

Bondanza defiende la decisión de sumar al Banco Mundial en la financiación del proyecto: “La decisión de tener un conocimiento más profundo del Acuífero Guaraní partió de los propios países y de las universidades.

En un momento dado, surgió la conveniencia de pedir fondos de cooperación internacional para poder hacer estudios más acabados, que son, evidentemente, mucho más costosos. Fue una decisión de los países, rio fue algo impuesto. No creo para nada que de este modo se esté cediendo la soberanía”.

Por supuesto, uno de los puntos más conflictivos sobre el Acuífero es su ubicación geoestratégica, ya que el punto en donde se carga y descarga está cerca de la Triple Frontera (entre la Argentina, el Paraguay y el Brasil), una región que en la última década quedó en la mira de los Estados Unidos, con el argumento de que allí pueden existir células dormidas del terrorismo internacional.

Imagen de la triple frontera (Las Cataratas del Iguazú)

EL FORO DEL AGUA: El IV Foro Mundial del Agua se reunió en Ciudad de México, del 16 al 22 de marzo de este año.

El tema principal en esta oportunidad estuvo atravesado por la consigna “Acciones locales para un reto global’: y fue abordado a través de cinco marcos temáticos: agua para el crecimiento y el desarrollo; implementación de la gestión integrada de recursos hídricos; suministro de agua y servicios sanitarios para todos; gestión del agua para la alimentación y el medio ambiente; y manejo del riesgo.

También se desarrollaron más de 200 sesiones temáticas, en las que hubo unos 20 mil participantes, en representación de gobiernos, agencias de las Naciones Unidas, organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, la academia, la industria, los grupos indígenas, los jóvenes y los medios.

El Foro concluyó con una conferencia, en la que cerca de 140 ministros y funcionarios de alto nivel se reunieron en sesiones abiertas y cerradas, que incluyeron diálogos y mesas redondas sobre varios aspectos de la gestión del agua. Finalmente, se adoptó una declaración ministerial pidiendo la acción internacional sobre las cuestiones del agua y el saneamiento.

Sin embargo, así como el tema de la gestión y las políticas sobre el agua presentan conflictos, también el  Foro es cuestionado en cada una de sus reuniones, dado que la entidad que lo organiza es el Consejo Mundial del Agua, organismo creado por el Banco Mundial.

Esta situación inspiró el documental Sed, invasión gota a gota, dirigido por la actriz y cineasta Mausi Martínez.La hipótesis rectora del filme es la entrega de los recursos hidrográficos por dos vías: la privatización de tierras clave, como los Esteros del Iberá, en Comentes, cuya mayor extensión pertenece al millonario norteamericano Douglas Tompkins, y la presencia militar de tropas norteamericanas en la Triple Frontera. “El dato inicial fue un informe de Elsa Bruzzone, integrante del Centro de Militares para la Democracia Argentina (Cernida), que analizaba la situación del Acuífero Guaraní. Cuando lo leí, me pareció medio paranoico, casi un cuento de ficción, pero después me di cuenta de que se quedaba corta y que era apenas la punta del iceberg”, explica Martínez. Cristian Frers sustenta esa versión: “A medida que la escasez se acrecienta, los países ricos en recursos hídricos pueden llegar a sufrir saqueos forzad os, porque de lo que se trata es de tener el control sobre el agua. Debe haber una política clara, porque los Estados a veces dejan hacer, y cuando reaccionan, ya es tarde».

Bondanza admite que está al tanto de las especulaciones, pero intenta poner paños fríos: “En la cancillería, tenemos que tomar en cuenta todas las versiones y todas las expresiones de preocupación y, por supuesto, estamos alertas. Pero hasta el momento no ha habido ningún indicio fundado al respecto».

Está claro que cuando se habla de la actual crisis y del futuro de este recurso, las aguas están divididas. Mientras tanto, el planeta se agrieta y millones de niños mueren cada año, producto de la escasez y la contaminación. Pérez Esquivel elige la metáfora del Rey Midas, para advertir sobre el irracional despilfarro del presente: “No sea cosa que cuando unos pocos estén rodeados de oro, se acuerden que para calmar la sed hace falta agua. Nosotros estarnos aquí, pero debajo de la tierra corren ríos, ríos subterráneos que en algún momento emergen. Son lo que yo llamo emergentes históricos, los que cambian la geografía, la historia y el curso de los pueblos. Necesitamos de estos emergentes históricos para poder cambiar este mundo».

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

PROBLEMAS INTERNACIONALES POR EL AGUA DULCE:
El agua se evapora y divide al mundo:

En el año 2000 cuando un funcionario de Singapur criticó públicamente a Malasia, su vecina, por su problema de delincuencia, los malayos respondieron en un ton inusualmente belicoso: advirtieron que dejarían de suministrarle agua a Singapur.

La reacción de Singapur fue aún más inusual lanzó un programa de emergencia para ampliar su propio abastecimiento de agua, cobrarle más al consumidor para exhortarlo a consumir menos y promover las técnicas voluntarias de ahorro de agua.

Las tensiones por los recursos hídricos están aumentando incluso en regiones tan húmedas como el sureste de Asia, al igual que el interés de muchos gobiernos en adoptar, de una vez por todas, una política sobre el uso del agua. [….]

Australia acaba de recortar sus subsidios públicos al agua para forzar a los agricultores a que consuman menos y dejen más agua para las ciudades. En las regiones andas de China, muchas ciudades y provincias subieron las tarifas —algunas veces e’ un 300%— para intentar recuperar el costo real del abastecimiento.

En la provincia de Shanxi, en la región central del norte de China, donde las fábricas suelen cerrar periódicamente por falta de agua, la industria está reciclando el 84% del agua que usa y produce 3,5 veces más que en 1980 con la misma cantidad de agua.

Después de varios años de padecer el uso monopólico del río Ganges por parte de la India, Bangladesh recibió hace poco una promesa de su gigantesco vecino de permitirle usar más agua. En Inglaterra, las Filipinas y varios países más, la ola de privatizaciones de sistemas de acueducto trajo consigo un mejoramiento de los equipos de descontaminación y del servicio. […]

Nuevos lazos: La cooperación entre los países parece estar creciendo. En el sur de África, por ejemplo, los expertos reconocen que Angola, Namibia y Botswana no se están matando a tiros por sus divergencias en torno a la división del ríoOkavando.

El río cruza Angola, pasa por la frontera con Namibia y entra a Botswana. Namibia, uno de los países mas secos de la región del Subsanara, quiere desviar agua del Okavango y bombearla nada la capital. Los namibios dicen que el plan cortaría sólo un 1 % del flujo del Okayango, pero aún esa cantidad es demasiado para Botswana, ya que el delta es importante para el turismo del país.

Los roces entre Singapur y Malasia demuestran cuan rápido un gobierno puede responder a un problema cuando enfrenta la realidad. Malasia abastece casi la mitad de agua que consume Singapur a través de un acueducto. La amenaza de cortar este suministro durante una sequía causó pánico entre los habitantes de Singapur.

En pocas semanas Singapur lanzó una campaña para aumentar el abastecimiento y reducir los residuos.

El plan comprendía la construcción de una planta de desalinización, que produciría agua a un costo 8 veces mayor que el actual. También se comprometió a duplicar las tarifas para el 2000.

[…] Si estas medidas prácticas no satisfacen la sed de Singapur, el país deberá recurrir a ideas más innovadoras, como convertir una pequeña isla de Singapur en una reserva flotante; remodelar miles de apartamentos del Estado con un sistema de plomería distinto que recicle el agua sucia, y construir un enorme depósito debajo de una formación de roca de granito en el centro del país.

G. Pascal Zachary, La Nación

 

Fuente Consultada: Revista RUMBOS Año 3 Nro. 149
Nota de: Valeria Parente

Importancia del agua potable Potabilizar y Purificar Para el Consumo

Importancia del Agua Potable
Proceso de Potabilización  y Purificación

Es el compuesto químico más abundante pues cubre el 73 por ciento de la superficie de la Tierra, y tiene gran importancia en el desarrollo de nuestra vida. La mayoría de reacciones químicas que tienen lugar en los organismos vivos, en la Naturaleza en general, y las que se llevan a cabo en el laboratorio y en la industria se realizan entre substancias disueltas en agua; de aquí su enorme importancia desde el punto de vista químico.

La Importancia del Agua Potable

El agua es un compuesto de hidrógeno y oxígeno, en la proporción de dos volúmenes de hidrógeno por uno de oxígeno. En peso, estos elementos se hallan en la relación de 1 gramo de hidrógeno por 8 gramos de oxígeno.

Esto puede probarse por análisis (descomponiéndola por electrólisis) o por síntesis, mezclando volúmenes adecuados de hidrógeno y de oxigeno, produciendo una explosión y comprobando que dan agua.

El agua en la Naturaleza no suele ser pura pues contiene sólidos, líquidos y gases en disolución o en suspensión. Para obtener agua químicamente pura hay que someterla a una destilación o tratarla con resinas intercambiadores de iones. Estas resinas se dividen en catiónicas, que absorben iones positivos, cediendo iones hidrógeno, y en amónicas que se combinan con los ácidos originados por las resinas catiónicas.

A temperatura ordinaria el agua es un líquido inodoro, incoloro e insípido, si bien en grandes masas presenta color azulado. Se toma como substancia de referencia en la determinación de los puntos fijos del termómetro, fijándose la temperatura de o° para la fusión del agua y la de 100° para la de su ebullición, en la escala centígrada o de Celsius. También se utiliza el agua para definir la unidad de calor. Una caloría es la cantidad de calor necesario para elevar un grado centígrado la temperatura de 1 gramo de agua.

La densidad de una substancia es su peso por unidad de volumen. El agua tiene su mayor densidad a la temperatura de 4 °C pues entonces un centímetro cúbico pesa 1 gramo. En consecuencia, por encima y por debajo de esta temperatura su volumen aumenta, y por ello el hielo flota sobre el agua (densidad del hielo 0,9167 g/cm3). El agua al solidificarse se dilata y ejerce elevadísimas presiones y de aquí el peligro de rotura de las conducciones de agua frente a una eventual congelación en invierno. Esto también ocurre al introducirse por los intersticios de las rocas y al congelarse llega a romperlas y desmenuzarlas.

En presencia de agua se realizan gran número de reacciones químicas, sobre todo las relacionadas con la vida animal y vegetal. En consecuencia, un procedimiento de conservación de frutas y carnes consiste en desecarlas y así se evita su descomposición, porque sin el agua que contienen no es posible la fermentación ni la putrefacción.

Algunas veces el agua actúa favoreciendo reacciones químicas, como en el ataque de los metales por el oxígeno del aire auxiliado por la presencia del agua.

Algunos metales, como el litio, el sodio y el potasio, descomponen el agua a la temperatura ordinaria. Otros, como el magnesio y el calcio lo hacen a la temperatura de ebullición, mientras el hierro y el carbón al rojo lo hacen en estado de vapor, obteniéndose el óxido correspondiente e hidrógeno. Precisamente éste es un procedimiento industrial de obtención de hidrógeno.

El agua se une a muchas substancias, especialmente sales, dando hidratos. Por ejemplo, se asocia al sulfato de cobre, de color blanco, en número de 5 moléculas de agua por cada molécula de sulfato y da lugar a unos cristales de color azul muy vistosos (S04Cu-5H20). Este sulfato se denomina hidratado para diferenciarlo del blanco, que se llama anhidro.

Los óxidos reaccionan con el agua formando ácidos y bases, según se trate de un óxido de no metal o de un óxido metálico, respectivamente.

El proceso que tiene lugar cuando el agua reacciona con una substancia dando una reacción de doble descomposición se conoce como hidrólisis.

Supongamos que hemos disuelto cloruro de bismuto en agua. Se produce una disolución de iones, según esta fórmula: Cl2Bi + 3H2O —-> 3 ClH + Bi (OH)2

Existirán los iones: Cl- , H+ ,  Bi+  , OH-

Por tratarse de un ácido fuerte, el clorhídrico (ClH), predominarán los iones H+ sobre los oxidrilos OH- y la hidrolización, el líquido, tendrá carácter ácido. Si se tratara de una disociación con ácido débil y base fuerte, la hidrólisis tendría carácter alcalino.

El agua ocupa la mayor parte de la superficie de nuestro planeta. Y según afirman los científicos, en ella se inició la vida hace millones de años. Se trata de una sustancia excepcional, porque naturalmente se encuentra en las tres fases: sólida, líquida y gaseosa. En este sentido, si se compara la molécula de agua con otras similares, parecería que su fase dominante es la gaseosa en lugar de la líquida. Sin embargo, esta última es la que se presenta en el rango de temperatura que existe en una gran mayoría de la superficie del planeta. Esto se debe a la formación de dipolos.

AGUA DESTILADA. Es el agua químicamente pura. La que se utiliza en las grandes ciudades es agua potable, pero no destilada. El agua de lluvia y la de nieve suele ser muy pura, pero así y- todo lleva substancias en disolución y en suspensión.

Para conseguir H2O puro no queda otro remedio que someter el agua corriente a un proceso denominado destilación. Consiste en hervirla y convertirla en vapor. Este vapor se recoge cuidadosamente y al pasar por un refrigerador se enfría y se convierte de nuevo en líquido, pero esta vez en agua pura y destilada.

Este proceso se realiza en un aparato llamado alambique que consta de una caldera o recipiente para hervir el agua, y un serpentín para recoger el vapor y licuarlo.

AGUA NATURAL Y SU DEPURACIÓN.

Destilación del Agua

El agua natural más pura es la procedente de la lluvia. La de los ríos contiene mayor número de impurezas y su contenido varía según la situación de los mismos y recorrido. Le sigue el agua de mar, siendo el agua de los lagos y de los mares interiores la que acumula mayor número de impurezas.

El agua se denomina dura cuando se resiste a formar espuma al ser agitada con disolución de jabón. Ello se debe a que contiene cantidades apreciables de sales cálcicas y magnésicas. Estas aguas no son aptas para la bebida o para usos culinarios, ni tampoco pueden utilizarse para fines industriales, pues forman incrustaciones en las tuberías y calderas.

Cuando la dureza es debida a bicarbonatos de calcio o de magnesio se habla de dureza temporal, porque puede eliminarse por simple ebullición, pues en esta operación el bicarbonato se transforma en carbonato que precipita.

La dureza debida a sales solubles de calcio o magnesio que no pueden eliminarse por ebullición se denomina dureza permanente. Aquéllas suelen desaparecer adicionando carbonato sódico al agua. También se utilizan unos productos llamados zeolitas, que tienen la propiedad de intercambiar los iones responsables de la dureza por iones sodio. Un pedazo de zeolita en un litro de agua de mar la convierte en una hora en agua potable.

El agua destinada al uso doméstico se denomina agua potable. Contiene pequeñas cantidades de sales cálcicas y magnésicas, su sabor es agradable, cuece bien las legumbres, forma espuma persistente con el jabón, y no debe contener gérmenes nocivos para la salud. Para eliminar las bacterias y microbios patógenos, se somete el agua a sucesivas filtraciones y se la trata con productos químicos (ozono o cloro) de acción microbicida.

EJEMPLO REAL DE POTABILIZAR AGUA (Gentileza Aguas Argentinas)

El agua potable resulta un recurso indispensable para la vida humana. La planta Libertador General San Martín, ubicada en la ciudad de Buenos Aires, suministra 3.000.000 de m3 de agua potable por día.

ETAPAS DE POTABILIZACIÓN DEL AGUA
El agua es captada del Río de la Plata a 1.700 m de la costa.
Electro bombas elevan el agua a cámaras ubicadas a 10 m de altura sobre el nivel del río. Desde allí el agua recorreré toda la planta cayendo por gravedad hacia los distintos procesos que la transformarán en agua potable.
Para coagular -flocular- las partículas de arcilla del agua se utiliza Al2(S04)3-sulfato de aluminio-que se genera in situ mediante el agregado de Al(OH)3 (hidróxido de aluminio) y H2S04. El floculo de sulfato de aluminio y arcilla es separado en decantadores gigantescos.
Se inyecta lechada de cal -Ca(OH)2 o hidróxido de calcio-, para neutralizar parcialmente el exceso de ácido sulfúrico.
El agua pasa por lechos filtrantes de arena; cuando sale ya es transparente. Se agrega más cal para completar la neutralización.
Se agrega cloro gaseoso para eliminar microorganismos, queda una concentración residual de cloro de 0,5 ppm disuelta en el agua para evitar posteriores contaminaciones.
Se toma una muestra de agua cada 8 minutos (5.400 al mes). Se controlan 70 parámetros químicos y bacteriológicos. Hay sensores automáticos en cada salida de planta que permite un monitoreo constante. El agua se distribuye hacia toda la ciudad de Buenos Aires y a numerosos partidos del conurbano bonaerense.

PROPIEDADES FÍSICAS DEL AGUA: Muchas propiedades físicas del agua tienen importantes implicancias desde el punto de vista geológico, meteorológico y biológico. Por ejemplo:

Calor específico. Con un valor de 4.185 joule/g °C el agua es la mayor de todas las sustancias sólidas y líquidas, a excepción del litio, del hidrógeno y del amoníaco licuado. Su elevada capacidad para almacenar calor hace que los océanos puedan regular la temperatura terrestre y tener un papel estabilizador en las variaciones de temperatura de la atmósfera, eliminando los fríos y los calores extremos y permitiendo la existencia de las especies vivas muy sensibles.

Calor latente de fusión. Su valor de 79 Kcal./l es el mayor, exceptuando el del amoníaco. Esto permite un efecto de termostato en las proximidades del punto de fusión, lo que se relaciona con la interacción entre la criosfera y la hidrosfera, en relación con los fenómenos de erosión.

Calor latente de evaporación. Es de 547 Kcal./l a 100 °C y representa el mayor valor conocido. Resulta relevante en la transferencia de calor y de vapor de agua a la atmósfera.

Densidad. Para el agua pura es máxima a 4 °C y una atmósfera de presión, exactamente 1 g/cm3. Al aumentar la salinidad, las temperaturas a las que corresponde la máxima densidad son menores. Como ya mencionamos en el capítulo 3, esta propiedad es importante para lograr una distribución vertical de las temperaturas de mares y lagos y en los procesos de mezcla.

Tensión superficial. Esta magnitud a 20 °C alcanza un valor de 72,76 dyn/cm. Es el valor máximo de todos los líquidos a esa temperatura, y tiene importancia en fenómenos de superficie y en la formado: de gotas. La tensión superficial explica fenómenos biológicos tales como el movimiento de las chinches de agua en la superficie del agua.

Constante dieléctrica. A 20 °C y una atmósfera; alcanza un valor de 80,36. Es la mayor en líquidos ; tiene especial interés para facilitar la disociación de moléculas inorgánicas. Por ejemplo, para mantener la presión osmótica y el equilibrio ácido-base de la célula, son importantes las sales disociadas e: aniones (Cl-) y cationes (Na+, Mg++). La retención de iones produce un aumento en la presión osmótica y por lo tanto, la entrada de agua a la célula.

Viscosidad dinámica. Tiene un valor relativamente alto, ele 0,01 g/cm3 a 20 °C y una atmósfera, aproximadamente cien veces mayor que el aire. Como consecuencia, el agua es un medio que ofrece resistencia a los organismos que deben desplazarse en ella, pero a su vez facilita la suspensión de las comunidades planctónicas.

Poder disolvente de las sales y del oxígeno. El agua es la sustancia que más solutos, gases, líquido; y sólidos es capaz de disolver y además de hacerle en mayor proporción, por lo que nunca se encuentren estado puro en la naturaleza. Incluso el agua de lluvia, que es la de más baja contaminación de otras sustancias, contiene gases y un 0,003% de minerales disueltos, como calcio, magnesio y sodio. Así como la solubilidad de las sales aumenta, en general, al aumentar la temperatura, ocurre lo contrario con los gases.

A medida que disminuye la temperatura, la solubilidad del gas aumenta (tengan en cuenta al respecto, los postulados de la teoría cinética Mientras que se disuelven 370 g de cloruro de soda (NaCl) en un litro de agua a 20 °C, a la misma temperatura se disuelven 9 mg de oxígeno en un litro de agua.

La situación se modifica si la presión aumenta, ya que la solubilidad del gas aumenta. Así, la trucha y el salmón no pueden vivir en agua, cuy: temperatura es mayor a 15 °C. Si bien el oxígeno se forma en el agua a partir de la fotosíntesis producida por las algas verdes, la mayor concentrado: proviene de la disolución del oxígeno contenido e: la atmósfera, disolución que es favorecida por el movimiento de las aguas. Los peces y otros anímale; acuáticos, así como las bacterias aeróbicas, necesitan del oxígeno para vivir, ya que lo utilizan para respirar.

Las bacterias aeróbicas (descomponedoras) transforman la materia orgánica disuelta en el agua en materia inorgánica y dióxido de carbono (CO ). Cuando la concentración de materia orgánica es alta, la demanda de oxígeno por parte de las bacterias pone en riesgo la vida en el bioma acuático. Para que un pez pueda vivir, necesita aproximadamente 4 mg de oxígeno por litro de agua; si las bacterias hacen disminuir esta concentración, el pez muere por asfixia (o anoxia).

Tal vez por muchas de las razones enumeradas, el agua es el compuesto químico más abundante en los seres vivos y el principal componente del citoplasma celular. Por otra parte, ningún ser vivo puede sobrevivir sin agua, y cada uno tiene su modo particular de obtenerla y aprovecharla.

El organismo humano está constituido sobre todo por agua, y su contenido se encuentra en relación con la edad y con la actividad metabólica de ese organismo; en el embrión es mayor (90-95%) y disminuye progresivamente en el adulto (entre 60% y 70%). Las dos partes del peso del hombre y de la mujer consisten en agua. El cerebro, por otra parte, está constituido por un 99% de agua, mientras que el esqueleto, por un 44%. La necesidad diaria de agua de un adulto es entre 2,5 y 2,7 litros.

La función de agua en el cuerpo humano es mantener la disolución de las enzimas y el resto de sustancias orgánicas de la célula. Participa en el proceso digestivo v en el mantenimiento de la temperatura corporal; Transporta los nutrientes en la sangre y ayuda a eliminar los desechos metabólicos.

El agua que ingresa al cuerpo en general proviene del exterior (agua exógena) o del interior (agua endógena), y esta última se obtiene, fundamentalmente, mediante el metabolismo celular.

A su vez, el organismo pierde agua «obligatoriamente» a través de la transpiración, de la orina y de las lágrimas. El agua resulta tan importante que nuestro organismo es incapaz de soportar una pérdida de agua del 20% . ¿Por qué? Sin ella no hay orina, por lo tanto, tampoco eliminación de los productos tóxicos del metabolismo y, en el caso de las aves, de los mamíferos y del ser dimano, resulta una sustancia necesaria para mantener constante la temperatura corporal.

De ello deriva la necesidad de beber por lo menos 2 litros de líquido diarios, ya sea en forma de caldo, jugo, infusión, bebidas gaseosas, gelatina o agua. La cantidad de agua en el cuerpo humano y en otros organismos, así como la concentración y distribución de iones, deben mantenerse constantes, al igual que la temperatura y los niveles de glucosa. El mecanismo que controla la homeostasis de los líquidos y los iones en el cuerpo se denomina osmorregulación.

Una reflexión final: la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) considera que cada eco mueren unos quince millones de niños por la escasez y la mala calidad del agua.

Ver: Condiciones Para Que El Agua Sea Potable

Fuentes Consultadas:
QUÍMICA I Polimodal Alegría-Bosack-Dal Fávero-Franco-Jaul-Rossi

CONSULTORA Tomo 10 El Agua y sus propiedades

Significado de Huella Ecologica Definicion Uso de los Recursos

Significado de Huella Ecológica-Uso Racional de los Recursos Naturales

Que es la Huella Ecologica? Concepto Definicion

3,2 es la cantidad de planetas Tierra que harían falta si toda la humanidad viviera como los habitantes de los ricos.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/huella_ecologica.jpg

Como no todos los seres vivos utilizamos la misma cantidad de recursos para vivir, la huella ecológica es un indicador que define «el área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada con un «modo de vida específico» de forma indefinida. 

Su objetivo fundamental consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, comparado con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador clave para la sostenibilidad.

La Tierra es el único planeta conocido que alberga vida. La presencia de agua líquida, la distancia justa respecto al Sol y la atmósfera que lo protege hacen de nuestro planeta un espacio de vida donde los humanos han vivido un desarrollo increíble.

Pero frente al crecimiento de la población y las actividades romanas contaminantes y malgastadoras de recursos, la Tierra se revela cada vez más frágil y limitada.

Todos los seres vivos necesitan alimento, energía y agua para crecer y vivir.

En el caso del hombre, la cantidad de recursos que utiliza depende de su estilo de vida. Muchas veces desperdiciamos agua, utilizamos numerosos aparatos eléctricos, consumimos alimentos que son traídos desde otros estados u otros países, viajamos en automóvil y en avión, usamos muchos envases de plástico y producimos mucha basura, y todo este consumo impacta sobre el planeta.

El impacto de una persona, ciudad o país, sobre la Tierra, para satisfacer lo que consume y para absorber sus residuos, se conoce como huella ecológica, es decir, es una formas de medir nuestra influencia sobre la naturaleza.

Se trata de una estimación de la superficie de terreno que necesitarían los humanos para obtener los recursos necesarios según su forma de vida (desplazarse, comer, alojarse) y para absorber sus residuos, y fue inventada por dos economistas.

Así, el planeta dispondría de 13.600 millones de hectáreas (ha) de esta superficie vital, para repartir entre 6.800 millones de humanos.

La huella ecológica de cada persona no debería sobrepasar 2 ha.

Ahora bien, en 2005, «ya era de 2,7 ha (6,4 ha en los países ricos y 1,0 ha en los países pobres). Esto significa que actualmente ya haría falta un tercio más de planeta para no agotar sus recursos.

El análisis de la huella ecológica compara la demanda humana sobre la naturaleza contra la capacidad del ambiente para regenerar los recursos. El estudio se hace teniendo en cuenta la tierra productiva que disponemos y el área marina que necesitamos para producir recursos que consume la población absorbiendo sus residuos y utilizando la tecnología imperante.

Los valores para obtener la huella ecológica se clasifican en carbono, alimentación, vivienda y bienes y servicios, así como el número total de planetas necesarios para sostener a la población mundial dado un nivel de consumo.

Para hacer los cálculos, diferentes organizaciones con responsabilidad ambiental se valen de una serie de preguntas que requieren respuestas sobre la comida que elegimos, el lugar donde vivimos y cómo viajamos.

Los resultados suelen ser sorprendentes, especialmente cuando sobre el final aparece un gráfico que muestra cuántas Tierras harían falta en el caso de que todos los habitantes tuviesen hábitos similares.

Más de la mitad de la capacidad mundial de generar recursos renovables se encuentra dentro de las fronteras de tan solo diez países. Brasil y China exhiben los mayores volúmenes, pero en el lote está otro país latinoamericano: la Argentina, en noveno lugar.

Tamaña fortaleza para proveer no suele tener concordancia con la huella ecológica que dejan los habitantes de esos territorios.

La relación es más bien inversa: los países más ricos en recursos naturales suelen albergar a las poblaciones más pobres y, por lo tanto, con menor capacidad para dejar una marca por los bienes y servicios que consumen. Así, la apropiación humana pone en evidencia el siguiente desbalance: los estadounidenses consumen seis veces más de su capacidad de carga, los españoles más del doble y los habitantes de la India, menos de la mitad.

Los Emiratos Árabes Unidos están entre los países que mayor huella ecológica producen y países de la región, como Chile, ocupan el lugar número 50.

Para actuar de manera sostenible, las personas y grupos no deberíamos consumir más de lo que la superficie de la que disponemos es capaz de ofrecer. Los límites propuestos han sido largamente superados: la media mundial excede en un 50 por ciento la capacidad de carga del planeta.

«Dieciocho meses le toma a la Tierra generar los recursos que usamos en un solo año. De esta manera, nuestra huella ecológica es de 1,5 planeta», afirma Jim Leape, director . de WWF, la organización conservacionista internacional más grande del globo. El experto sostiene que nuestra huella ecológica se ha duplicado en los últimos 40 años y la tendencia indica que volverá a doblarse en los próximos 40.

En el caso del hombre, la cantidad de recursos que utiliza depende de su estilo de vida. Al consumir recursos de forma irracional, se reduce la superficie de bosques, praderas, desiertos, manglares, arrecifes, selvas, y la calidad de los mares del mundo. Este nivel de consumo arroja cifras apabullantes.

Según el documental «La huella ecológica del hombre», de National Geographic, a lo largo de su vida una persona puede gastar casi un millón de litros de agua (contemplando todos los usos que le damos para la vida moderna), cada uno de nosotros enviará 40 toneladas de basura a los rellenos y harán falta 24 árboles para fabricar todos los libros y diarios que cada uno de nosotros leerá.

La medición de la huella ecológica estimula a repensar los modos de vida. La tendencia de los cambios se sustenta en la eficiencia y el ahorro. En Europa, se discuten propuestas para reducir la cantidad de días laborables porque se piensa que contribuirá a generar menos emisiones por transporte y consumo de electricidad en las oficinas.

La forma en cómo se obtiene la energía también se relaciona. La Argentina, por ejemplo, sustenta su matriz energética con gas y petróleo, combustibles no renovables que producen una huella mayor a viento, el agua o el sol.

El desafío nos obliga a ser rigurosos hasta en la elección del servicio de comidas a domicilio. No es lo mismo que el pedido llegue en moto, que en bicicleta o patines. En el primer caso contribuiremos a generar emisiones y el gasto de recursos finitos necesarios para la combustión, por lo tanto nuestra huella se agrandará. El ejemplo, de apariencia pueril, sirve para recordarnos que el impacto, por pequeño que sea, hace falta multiplicarlo por millones de habitantes que podrían adoptar la misma conducta.

TEST SOBRE LA HUELLA ECOLÓGICA:

Fuente Consultada: Revista Selecciones Año 2011 Mes de Abril Nota de Sergio Elguezábal

5 de Junio: Día del Medio Ambiente

DIA DEL MEDIO AMBIENTE Principios y Objetivos de la Conferencia ONU

DIA DEL MEDIO AMBIENTE
Principios de la Conferencia de Naciones Unidas

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, celebrada en Estocolmo del 5 al 16 de junio de 1972, atenta a la necesidad de un criterio y principios comunes que ofrezcan a los pueblos del mundo inspiración y guía para preservar y mejorar el medio ambiente, proclama que:

1: El hombre es a la vez obra y artífice del medio que lo rodea, el cual le da el sustento material y le brinda la oportunidad de desarrollarse Intelectual, moral, social y espiritualmente.

En la larga y tortuosa evolución de la raza humana en este planeta se ha llegado a una etapa en que, gradas a la rápida aceleración de la ciencia y la tecnología, el hombre ha adquirido el poder de transformar, de innumerables maneras y en una escala sin precedentes, cuanto lo rodea.

Los dos aspectos del medio humano, el natural y el artificial, son esenciales para el bienestar del hombre y para el goce de los derechos humanos fundamentales, incluso el derecho a la vida

2. La protección y mejoramiento del medio humano es una cuestión fundamental que afecta al bienestar de los pueblos y al desarrollo económico del mundo entero, un deseo urgente de los pueblos de todo el mundo y un deber de todos los gobiernos.

3. El hombre debe hacer constante recapitulación de su experiencia y continuar descubriendo, inventando, creando y progresando. Hoy en día, la capacidad del hombre de transformar lo que le rodea, utilizada con discernimiento, puede llevar a todos los pueblos los beneficios del desarrollo y ofrecerles la oportunidad de ennoblecer su existencia.
Aplicado erróneamente o imprudentemente, el mismo poder puede causar daños incalculables al ser humano y a su medio.

A nuestro alrededor vemos multiplicarse las pruebas del daño causado por el hombre en muchas regiones de la Tierra: niveles peligrosos de contaminación del agua, el aire, la tierra y los seres vivos; grandes trastornos del equilibrio ecológico de la biosfera; destrucción y agotamiento de recursos insustituibles y graves deficiencias, nocivas para la salud física, mental y social del hombre, en el medio por él creado, especialmente en aquel en que vive y trabaja.

4. En los países en desarrollo, la mayoría de los problemas ambientales están motivados por el subdesarrollo.Millones de personas siguen viviendo muy por debajo de los niveles mínimos necesarios para una existencia humana decorosa, privadas de alimentación y vestido, de vivienda y educación, de sanidad e higiene adecuadas. Por ello, los países en desarrollo deben dirigir sus esfuerzos hacia e desarrollo, teniendo presente sus prioridades y la necesidad de salvaguardar y mejorar el medio.

Con el mismo fin, los países Industrializados deben esforzarse por reducir la distancia que los separa de los países en desarrollo. En los países industrializados, los problemas ambientales están generalmente relacionados con la industrialización y el desarrollo tecnológico.

5. El crecimiento natural de la población plantea continuamente problemas relativos a la preservación del medio, y se deben adoptar normas y medidas apropiadas, según proceda, para hacer frente a esos problemas. De todas las cosas del mundo, los seres humanos son lo más valioso. Ellos son quienes promueven el progreso social, crean riqueza social, desarrollan la ciencia y la tecnología y, con su duro trabajo, transforman continuamente el medio humano.
Con el progreso social y los adelantos de la producción, la ciencia y la tecnología, la capacidad del hombre para mejorar el medio se acrecienta cada día que pasa.

6. Hemos llegado a un momento de la historia en que debemos orientar nuestros actos en todo el mundo atendiendo con mayor solicitud a las consecuencias que puedan tener para el medio. Por ignorancia o indiferencia, podemos causar daños inmensos e irreparables al medio terráqueo del que dependen nuestra vida y nuestro bienestar.
Por el contrario, con un conocimiento más profundo y una acción más prudente, podernos conseguir para nosotros y para nuestra posteridad unas condiciones de vida mejores en un medio más en consonancia con (as necesidades y aspiraciones de vida del hombre.

Las perspectivas de elevar la calidad del medio, de crear una vida satisfactoria son grandes. Lo que se necesita es entusiasmo, pero, a la vez, serenidad de ánimo, trabajo afanoso, pero sistemático. Para llegar a la plenitud de su libertad dentro de la naturaleza, el hombre debe aplicar sus conocimientos a forjar, en armonía con ellas, un medio mejor.

La defensa y el mejoramiento del medio humano para las generaciones presentes y futuras se han convertido en meta imperiosa de la humanidad, y ha de perseguirse al mismo tiempo que las metas fundamentales ya estableadas de la paz y el desarrollo económico y social en todo el mundo, y de conformidad con ellas.

7. Para llegar a eso meta será menester que ciudadanos y comunidades, empresas e instituciones, en todos /os planos, acepten las responsabilidades que les incumben y que todos ellos participen equitativamente en la labor común.
Hombres de toda condición u organizaciones de diferente índole plasmarán, con la aportación de sus propios va/ores o la suma de sus actividades, el medio ambiente del futuro.

Corresponderá a las administraciones locales y nacionales, dentro de sus respectivas jurisdicciones, la mayor parte de las actividades de gran escala sobre el medio. También se requiere la cooperación internacional con objeto de llegar a recursos que ayuden a (os países en desarrollo a cumplir su cometido en esta esfera.

Y hay un número cada vez mayor de problemas relativos al medio que, por ser de alcance regional o mundial o por repercutir en el ámbito internacional común, requerirán una amplia colaboración entre las naciones y la adopción de medidas para las organizaciones internacionales en interés de todos.

La Conferencia encarece a los gobiernos y a los pueblos que aun en sus esfuerzos para preservar y mejorar el medio ambiente en beneficio del hombre y de su posteridad.

Principios
Expresa la convicción común de que:

Principio 1
El hombre tiene el derecho fundamental a la libertad, la igualdad y el disfrute de condiciones de vida adecuadas en un medio de calidad tal que le permita llevar una vida digna y gozar de bienestar, y tiene la solemne obligación de proteger y mejorar el medio para las generaciones presentes y futuras.
A este respecto, las políticas que promueven o perpetúan el apartheid, la segregación racial, la discriminación, la opresión colonial y otras formas de opresión y de dominación extranjera quedan condenadas y deben eliminarse.

Principio 2
Los recursos naturales de la Tierra, incluidos el aire, el agua, la tierra, la foro y la fauna y especialmente muestras
representativas de los ecosistemas naturales, deben preservarse en beneficio de las generaciones presentes y futuras mediante una cuidadosa planificación u ordenación, según convenga.

Principio 3
Debe mantenerse y, siempre que sea posible, restaurarse o mejorarse la capacidad de la Tierra para producir recursos vitales renovables.

Principio 4
El hombre tiene la responsabilidad especial de preservar y administrar juiciosamente el patrimonio de la flora y la fauna silvestre y su habitat que se encuentren actúa/mente en grave peligro por una combinación de factores adversos. En consecuencia, al planificar el desarrollo económico debe atribuirse importancia a la conservación de la naturaleza, incluidas la flora y la fauna silvestre.

Principio 5
Los recursos no renovables de la Tierra deben emplearse de forma que se evite el peligro de su futuro agotamiento y se asegure que toda la humanidad comparta los beneficios de tal empleo.

Principio 6
Debe ponerse fin a la descarga de sustancias tóxicas o de otras materias y a la liberación de calor, en cantidades o concentraciones tales que el medio no pueda neutralizarlas, para que no se causen daños graves irreparables a los ecosistemas. Debe apoyarse la justa lucha de los pueblos de todos los países contra la contaminación.

Principio 7
Los Estados deberán tomar todas las medidas posibles para impedir la contaminación de los mares por sustancias que puedan poner en peligro la salud del hombre, dañar los recursos vivos y la vida marina, menoscabar las posibilidades de esparcimiento o entorpecer otras utilizaciones legítimas del mar.

Principio 8
El desarrollo económico y social es indispensable para asegurar al hombre un ambiente de vida y trabajo favorable y crear en la Tierra las condiciones necesarias para mejorar la calidad de la vida.

Principio 9
Las deficiencias del medio originadas por las condiciones del subdesarrollo y los desastres naturales plantean graves problemas, y la mejor manera de subsanarlas es el desarrollo acelerado mediante la transferencia de cantidades considerables de asistencia financiera y tecnológica que complemente los esfuerzos internos de los países en desarrollo y la ayuda oportuna que pueda requerirse.

Principio 10
Para los países en desarrollo, la estabilidad de los precios y la obtención de ingresos adecuados de los productos básicos y las materias primas son elementos esenciales para la ordenación del medio, ya que han de tenerse en cuenta tanto los factores económicos como los procesos ecológicos.

Principio 11
Las políticas ambientales de todos los Estados deberían estar encaminadas a aumentar el potencial de crecimiento actual o futuro de los países en desarrollo y no deberían coartar ese potencial ni obstaculizar el logro de mejores condiciones de vida para todos. Los Estados y las organizaciones internacionales deberían tome-‘ las disposiciones pertinentes con miras de llegar a un acuerdo para hacer frente a las consecuencias económicas que pudieran resultar, en los planos nacional e internacional, de la aplicación de medidas ambientales.

Principio 12
Deberían destinarse recursos a la conservación y mejoramiento del medio, teniendo en cuenta las circunstancias y las necesidades especiales de los países en desarrollo y cualesquiera gastos que pueda originar a estos países la inclusión de medidas de conservación del medio en sus planes de desarrollo, así como la necesidad de prestarles, cuando lo soliciten, más asistencia técnica y financiera internacional con ese fin.

Principio 13
A fin de lograr una más racional ordenación de los recursos y mejorar así las condiciones ambientales, los Estados deberían adoptar un enfoque integrado y coordinado de la planificación de su desarrollo, de modo que quede asegurada la compatibilidad del desarrollo con la necesidad de proteger y mejorar el medio humano en beneficio de su población.

Principio 14
La planificación racional constituye un instrumento indispensable para conciliar las diferencias que puedan surgir entre las exigencias del desarrollo y la necesidades de proteger y mejorar el medio.

Principio 15
Debe aplicarse la planificación a los asentamientos humanos y a la urbanización con miras a evitar repercusiones perjudiciales sobre el medio y a obtener los máximos beneficios sociales, económicos y ambientales para todos. A este respecto deben abandonarse los proyectos destinados o la dominación colonialista y racista.

Principio 16
En los regiones en que existe en riesgo de que la tasa de crecimiento demográfico o las concentraciones excesivas de población perjudiquen al medio o al desarrollo, o en que la baja densidad de población pueda impedir el mejoramiento del medio humano y obstaculizar el desarrollo, deberían aplicarse políticas demográficas que respetasen los derechos humanos fundamentales y contasen con la aprobación de los gobiernos interesados.

Principio 17
Debe confiarse a las instituciones nacionales competentes la tarea de planificar, administrar o controlar la utilización de los recursos ambientales de los Estados con el fin de mejorar la calidad del medio.

Principio 18
Como parte de su contribución al desarrollo económico y social, se debe utilizar la ciencia y la tecnología para descubrir, evitar y combatir los riesgos que amenazan al medio, para solucionar los problemas ambientales y por el bien común de la humanidad.

Principio 19
Es indispensable una labor de educación en cuestiones ambientales, dirigida tanto a las generaciones jóvenes como a los adultos y que presente la debida atención al sector de población menos privilegiado, para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la protección y mejoramiento del medio en toda su dimensión humana. Es también esencial que los medios de comunicación de masas eviten contribuir al deterioro del medio humano y difundan, por el contrario, información de carácter educativo sobre la necesidad de protegerlo y mejorarlo, a fin de que el hombre pueda desarrollarse en todos los aspectos.

Principio 20
Se deben fomentar en todos los países en desarrollo la investigación y el desarrollo científicos referentes a los problemas ambientales, tanto nacionales como multinacionales. A este respecto, el libre intercambio de información científica actualizada y de experiencias sobre la transferencia debe ser objeto de apoyo y asistencia, a fin de facilitar la solución de los problemas ambientales; las tecnologías ambientales deben ponerse a disposición de los países en desarrollo en condiciones que favorezcan su amplia difusión sin que constituyan una carga económica excesiva para esos países.

Principio 27
De conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y con los principios del derecho internacional, los Estados tienen el derecho soberano de explotar sus propios recursos en aplicación de su propia política ambiental y la obligación de asegurar que las actividades que se lleven a cabo dentro de su jurisdicción o bajo su control no perjudiquen al medio de otros Estados o de zonas situadas fuera de toda jurisdicción nacional.

Principio 22
Los Estados deben cooperar para continuar desarrollando el derecho internacional en lo que se refiere a la responsabilidad y a la indemnización a las víctimas de la contaminación y otros daños ambientales que las actividades realizadas dentro de la jurisdicción o bajo el control de tales Estados causen en zonas situadas fuera de su jurisdicción.

Principio 23
Toda persona, de conformidad con la legislación nacional, tendrá la oportunidad de participar, individual o colectivamente, en el proceso de preparación de las decisiones que conciernen directamente a su medio ambiente y, cuando este haya sido objeto de daño o deterioro, podrá ejercer los recursos necesarios para obtener una indemnización.

Principio 24
Incumbe a toda persona actuar de conformidad con lo dispuesto en la presente Carta. Toda persona, actuando individual o colectivamente, o en el marco de su participación en la vida política, procurará que se alcancen y se observen los objetivos y las disposiciones de la presente Carta.

Fuente Consultada: Enciclopedia del Estudiante Tomo 14 Ecología Clarín

Desalinizar Agua de Mar Método de Desalinizacion Potabilizar Agua

DESALINIZACIÓN: ¿UNA ALTERNATIVA POSIBLE?

Los océanos tienen el 97% del agua del planeta. Las ventajas del proceso para desalinizar los mares son enormes, pero también lo son sus desventajas. “La desalinización es sólo una pieza del rompecabezas del manejo del, agua, pero no una solución al problema”, afirman los expertos Heather Cooley, Peter H. Gleick y Gary Wolf en un reciente informe.(1)

En ella se encuentran, principalmente, combinaciones de los cationes Na+, Mg2+, Ca2+ y K+ con los aniones Cl y S042-. La sal más abundante en el agua de mar es el cloruro de sodio (Na+CI»), que puede extraerse por evaporación. Este elevado contenido de cloruro de sodio hace que el agua de mar resulte inadecuada para el uso doméstico, requiriéndose un proceso de desalinización por destilación o por osmosis inversa.

agua de mar salada

Los tres especialistas que consultamos al respecto —Peter Gleick, del Pacific Institute; Carlos Fernández Jáuregui, de la UNESCO, y Miguel Auge, de la Universidad de Buenos Aires (UBA)— coincidieron en que, entre los obstáculos más importantes del proceso de desalinización, figuran el daño ambiental y el costo económico. En un informe elaborado por el Pacific Institute se indica que, si bien los costos para desalinizar el agua están disminuyendo, este sistema sigue siendo costoso en comparación a otros, a saber: el tratamiento a nivel local de agua de poca calidad, el reciclado y reutilización de agua que se desperdicia, y la elaboración de planes sustentables para el manejo de la tierra.

La desalinización implica, según los tres especialistas mencionados, una mayor utilización de energía. Y de aquí se desprenden varias desventajas. En primer lugar, sabemos que a mayor demanda de energía, al tratarse de un recurso limitado, mayores son los precios. Por otra parte, la creciente utilización de energía presupone una mayor dependencia de los combustibles fósiles, lo que incrementa la emisión de gases de efecto invernadero.

Para Carlos Fernández Jáuregui, de la UNESCO, la desalinización se aplica solo a lo que se llama “agua business” o sea lo que es muy rentable en costo/beneficio en corto plazo y no en el largo plazo. El incremento en los costos de la energía y los problemas de impacto ambiental negativo hacen que una solución “inmediata” a un problema no pueda sostenerse a través del tiempo.

Además, uno de las desventajas más importantes de empezar a desalinizar el agua es el ecosistema que se rompe. La supervivencia de los organismos marinos es una de las amenazas ambientales más importantes relacionadas con la utilización de esta tecnología. La desalinización, si bien genera agua de alta calidad, también introduce nuevos contaminantes al ambiente. El informe del Pacific Institute recalca la necesidad de implementar nuevas políticas regulatorias paralelamente a la adopción de este sistema.

El profesor Miguel Auge, de la UBA, sostuvo por su parte que sí bien la “desalinización” es una alternativa para paliar. problema del agua, la salmuera que desecha es otro problema Y esto no es solamente por las altas concentraciones de sal sino también por las otras sustancias químicas que se utiliza durante el proceso. Esto implica que de adoptarse, la desalinización deberá contar con estudios exhaustivos para conocer cada uno de los compuestos utilizados y así identificar y mitigar sus efectos en el ambiente durante la descarga.

Hoy en día la planta de desalinización más importante encuentra en el Golfo Pérsico, en islas donde el acceso al recurso es limitado y donde la gente está dispuesta a pagar precios altos por el mismo. Alrededor de 130 países en todo el mundo  están implementando algún proceso de desalinización.

Inclusive en algunas regiones del planeta casi toda el agua que se sume tiene su origen en este sistema. Pero pese a estos avances y al creciente desarrollo tecnológico, la idea de agua potable ilimitada proveniente de los océanos no deja de ser todavía un sueño. En 2005, el total de agua producida a través de la desalinización en todo el mundo y a lo largo de todo el año fue similar al consumo mundial de un par de horas.

Como vimos a lo largo de estas páginas, no se trata de desalinizar sino de utilizar de manera racional los recursos que tenemos al alcance de nuestras manos. Para evitar que los pronósticos catastrofistas de distintas organizaciones ambientales sobre el agua se cumplan, es fundamental no derrochar los recursos que ya tenemos a nuestro alcance. Para eso la educación es un punto central.

En estos últimos años, pueden verse a través de los medios masivos de comunicación cada vez más campañas en este sentido, además de notas gráficas y televisivas sobre pueblos que padecen la falta de agua potable. El cambio, para evitar los pronósticos de las Naciones Unidas, no sólo está en manos de las grandes potencias sino en lo que cada uno de nosotros haga en su quehacer cotidiano.

En nuestra vida diaria solemos utilizar el agua potable para regar, baldear o para los sanitarios, desperdiciando la posibilidad de utilizar para estas actividades el agua de lluvia. Una vida sustentable implica el cambio de costumbres.

Sería recomendable el almacenamiento de agua de lluvia en cisternas o piletones para ser empleada en el riego o para baldear las veredas, o la implementación de un sistema que conduzca toda el agua desechable de una casa (por ejemplo, el agua de la ducha o del lavabo) al tanque de los sanitarios. De esta manera, el requerimiento de agua potable disminuiría notablemente y ésta sería sólo empleada para actividades en las que es realmente imprescindible.

Todas estas precauciones, que para muchas personas pueden parecer innecesarias, comenzarán a ser fundamentales cuando los peores pronósticos lentamente comiencen a hacerse realidad.

(1) Heather Cooley, Peter H. Gleick, and Gary Wolff; “Desalination, with a grain of Salt. A California perpective”; Pacific Institute for Studíes in Developrnent, Environment, and Security, Junio de 2006.

Fuente Consultada: La Ultima Cruzada de Andrés Repetto

MÉTODO DE DESALINIZACIÓN: El ingeniero químico Kamalesh Sirkar, profesor del Instituto Tecnológico de New Jersey, y experto en la tecnología de separación de productos utilizando membranas, dirige el grupo de especialistas. Sirkar posee más de 20 patentes en el campo de la separación de productos utilizando esta técnica.

El nuevo proceso funcionará especialmente bien con aguas que presenten concentraciones de sal por encima del 5,5 por ciento. Actualmente, este 5,5 por ciento es el porcentaje más alto de sal contenido en agua que puede ser tratado usando el método de la ósmosis inversa.

Este nuevo proceso también es interesante porque puede activarse con fuentes de calor alimentadas por desechos. Aunque este calor es muy barato, puede calentar la salmuera eficazmente.

La ciencia detrás del proceso de Sirkar de destilación por membrana es simple. El calor económico calienta el agua de la solución salina hasta su evaporación. El vapor limpio pasa entonces a través de los poros de dimensiones nanométricas de la membrana para terminar condensándose en agua fría, al otro lado de ella.

Los principios básicos de la separación por medio de membrana han sido conocidos durante mucho tiempo. Los intestinos de los animales y los humanos son membranas semipermeables. Los primeros experimentos para estudiar el proceso de separación usando membranas fueron realizados por los químicos usando porciones de membranas animales.

Actualmente los procesos de separación por membranas dependen del diseño y el módulo de la misma. El tamaño de los poros es a menudo importante para determinar qué componentes moleculares en un líquido o forma gaseosa atravesarán la membrana. Usualmente las moléculas fluyen de una región de alta a otra de baja concentración. Las diferencias de presión o concentración en ambos lados de la membrana hacen que ocurra la separación. A medida que disminuye el tamaño de los poros, la eficiencia y la selectividad de la membrana aumentan. Los procesos de separación por membranas se usan en las industrias biomédica, biotecnológica, química, alimentaria, petroquímica, farmacéutica y de tratamiento de agua para separar, purificar y/o concentrar soluciones líquidas, suspensiones celulares o mezclas gaseosas.

El investigador prevé muchas aplicaciones futuras para su proceso; sin embargo, la desalinización del agua de mar para producir agua potable siempre ha tenido un gran interés.

Habría tres nuevas tecnología para reducir los requerimientos energéticos en una tercera parte.
Hoy compiten por cual será el mas eficiente y adecuado.

metodos de desalinizacion

OSMOSIS FORZADA
Las moléculas de agua migran por osmosis natural, sin energía externa, hacia una ‘solución de extracción», cuya sal especial (verde) es evaporada después con calor de grado bajo.
NANOTUBOS DE CARBONO
Una carga eléctrica en la boca del nanotubo repele los iones de sal con carga positiva. Las moléculas de agua sin carga se cuelan con poca fricción, reduciendo la presión tic bombeo.
BIOMIMÉTICA Las moléculas de agua pasan a través de canales hechos de acuaporinas, proteínas que conducen eficazmente el agua hacia adentro y afuera de las células vivas. Una carga positiva cerca del centro de cada canal repele la sal.

CONSTITUCIÓN MINERAL DEL AGUA DE MAR:

No todos los mares tienen igual grado de salinidad. La distinta evaporación, por una parte, y, por otra, los aportes de sales de los ríos y del propio lecho de los mares, dan origen a que no sólo cuantitativa, sino cualitativamente también, su contenido salino sea diferente. En el cuadro que sigue, se observan las composiciones de la sal en cada mar, y la cantidad, por ciento, de ella; es decir, en la primera columna (% sal) se expresa el tanto por ciento total de sales respecto al agua, y en la columna colocada debajo del nombre de cada mar, las distintas clases de sales que constituyen el porcentaje anterior, expresadas, a su vez, en tantos por ciento.

MINERALES DEL AGUA DE MAR


El océano Atlántico tiene tres veces más bromo que el mar Mediterráneo. El mar Muerto tiene un contenido casi 10′ veces mayor de sal que los otros mares, lo que hace imposible que exista en su seno ninguna especie de peces, y de esta imposibilidad de vida animada se deriva su nombre; no menos interesante es el hecho de que el 15 % de tal cantidad de sal es cloruro magnésico, lo que ha permitido a Israel explotar comercialmente estas sales magnésicas. Un fenómeno análogo sucede en el mar Caspio, con la diferencia de que, en este caso, las sales magnésicas son sulfatos en vez de cloruros.

Fuente Consultada:  Solo Ciencia
La Ultima Cruzada de Andrés Repetto

La Crisis del Agua en el Mundo

La Crisis del Agua en el Mundo

La crisis del agua parece cada vez más inminente. Actualmente, el volumen de agua por habitante es menos de la mitad del existente hace cincuenta años. En 1950, las reservas mundiales (después de descontar el agua necesaria para usos agrícolas, industriales y domésticos) ascendían a 16.800 m3 por persona por año. Hoy día, estas reservas se reducen a 7.300 m3, y en solo 25 años podrían descender a 4.800 m3.

Los científicos han desarrollado múltiples métodos para medir las reservas y evaluar la escasez de agua. En los mapas de la derecha, los niveles «catastróficos» indican que las reservas no alcanzarían para abastecer a la población en caso de crisis de sequía.

Los niveles «bajos» pondrían en peligro el desarrollo industrial o la posibilidad de alimentar a una población. Hace medio siglo no había en el mundo ningún país cuyas reservas de agua se hallaran en el nivel catastrófico. Hoy, alrededor del 35 % de la población vive en esas condiciones. Hacia el año 2025, cerca de dos tercios de la población humana tendrían que vivir con reservas bajas, cuando no catastróficas

ALGUNOS DATOS PARA REFLEXIONAR: El Día Mundial del Agua se celebra anualmente el 22 de marzo, por iniciativa de las Naciones Unidas, como un medio de llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos de agua dulce.

La escasez del agua dulce a nivel mundial es un problema de dramática prioridad, ya que representa un porcentaje limitadísimo en relación con el total de agua en el planeta: sólo el 3 por ciento, del cual menos del 1 por ciento es accesible, dado que el resto se encuentra congelada en los glaciares o a grandes profundidades, como es el caso de los acuíferos. El 97 por ciento restante es agua salada, no apropiada para la mayor parte de las actividades humanas.

La provisión de agua dulce está disminuyendo a nivel mundial. Una persona de cada cinco ya no tiene acceso al agua potable. Casi una de cada tres no dispone de medios de saneamiento adecuados.

América del Sur tiene el 20% de las reservas de agua potable del mundo, un tesoro de vida que algunos pretenden privatizar.  Argentina cuenta con parte del acuífero guaraní. El Sistema Acuífero Guaraní es una de las reservas de agua subterránea más grandes del planeta.

Con una superficie de más de un millón de kilómetros cuadrados comprende cuatro países: la Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay. Nuestro país posee 225.000 kilómetros cuadrados de reserva acuífera, ubicados en la zona del Litoral. El volumen total de agua almacenado por el sistema es de 37.000 kilómetros cúbicos (1 km3 es igual a mil millones de litros)

La fiebre bienestar, propio de la sociedad de consumo capitalista,  se traduce en un incremento del consumo per cápita que refleja la siguiente proporción: la cantidad de agua utilizada se multiplicó por seis entre 1900 y 1995 (más del doble del ritmo de crecimiento de la población) y por dos desde 1975.

Además, hay que reparar en el notable impacto provocado por la industrialización y la agricultura intensivas, que no sólo traen aparejada la utilización de enormes cantidades de agua, sino que además contaminan los recursos a un ritmo muy superior al que tiene la natural regeneración de las reservas hídricas.

Un estadounidense consume más de 800 litros de agua por día. En la fabricación de un automóvil se utilizan 400.000 litros. En los hogares de Canadá, Francia o Alemania, cada inodoro utiliza 18 litros cada vez que se tira de la cadena.

La producción de una tonelada de granos en un terreno poco indicado para su cultivo, como los campos de Arabia Saudita, pide 3000 toneladas de agua, tres veces más de lo que se considera normal… «Sobran las evidencias que muestran que el factor clave en la explicación de lo que está»

Todas las personas necesitan consumir de 2 a 4 litros de agua al día. Pero se requieren de 2 000 a 5 000 litros de agua para producir los alimentos diarios de cada persona. Para avanzar hacia una alimentación más sostenible, se debería producir más alimentos utilizando menos agua, reducir el desperdicio y las pérdidas.

Déficit masivo

En India y China, los países más poblados del mundo, el abastecimiento de agua por persona disminuyó casi a la mitad entre 1955 y 1990, según Population Action International (PM). PAI estima que para el año 2050 casi 4.400 millones de los 10.000 millones de habitantes del mundo se verán afectados por un déficit crónico de agua.

Esto hace que el agua sea una posible fuente de conflictos, y no sólo en lugares como el Medio Oriente, donde el agua siempre ha sido motivo de batallas políticas. «Los conflictos por el agua se están agudizando», reconoce John Briscoe, el asesor :el Banco Mundial sobre recursos hídricos. «Tiene algo de la aritmética malthusiana mientras más gente haya, ¿de dónde sale el agua? ¿Cómo le quitas a alguien para darle a otro?». Franklin Fisher, economista del Instituto Tecnológico de Massachusatts, agrega: » No es casualidad que mucha gente diga que la próxima guerra estallará en torno del agua, pero eso no tiene por qué ocurrir».

[…] «Pagamos muy poco por el agua en todas partes», dice Peter Gleick, director del Pacific Institute for Studies in Development, de Oakland, California. «Ese es uno :e los problemas más graves a nivel mundial».

Con unas sencillas medidas se puede ahorrar mucho. En la ciudad brasileña de Bogor, la combinación de medidores y precios más altos redujo la demanda por hogar en más de dos tercios.

La privatización también puede ser otra solución rápida, ya que trae capital muy necesario y la oportunidad de modernizar anticuados acueductos que los gobiernos no pueden mantener. En Gabón, un país de 1,1 millones de habitantes, la compañía de agua del Estado atiende a sólo 42.000 clientes. […]

Las Mujeres, un eslabón indispensable

Las operaciones de lucha contra las catástrofes naturales en los países en desarrollo deberían tener en cuenta la particular situación de las mujeres y hacerlas intervenir más activamente. Es algo sabido que, sin embargo, no se reconoce suficientemente: las catástrofes naturales afectan por lo general mucho más a las mujeres y a los niños que a los hombres —en particular en los países del Sur.

Ahora bien, los programas de alerta y de prevención suelen ignorar la vulnerabilidad de esos grupos y no es frecuente que los planes de socorro se conciban pensando en ellos. Mantenidas al margen de las decisiones adoptadas por la comunidad  relegadas a un papel doméstico, las mujeres rara vez pueden disponer realmente de las provisiones procedentes de los planes de socorro o intervenir en las acciones de readaptación posteriores a la catástrofe.

De las 100.000 personas que perecieron en e ciclón que devastó Bangladesh en 1991, la mayor parte eran mujeres. Muchas murieron tratando de salvar a sus hijos; otras, porque habían permanecido en el hogar, lejos de los refugios anticiclones, pues se sentían obligadas a proteger sus bienes.

El sistema de alerta funcionó, pero, como no tiene en cuenta esta disparidad entre los sexos, sólo resultó relativamente eficaz. Además, por falta de mujeres médicos, numerosas mujeres y muchachas que necesitaban cuidados no se atrevieron a solicitarlos al centro de socorro que atendía a los damnificados.

En épocas de sequía grave, los hombres a menudo emigran en busca de una actividad remunerada. En vista de ello, la carga de trabajo de las mujeres se hace más pesada y su salud se resiente seriamente.

Como el nivel de las capas freáticas desciende sin cesar, tienen que ir a buscar agua cada vez más lejos. Ese esfuerzo físico termina de agotar un organismo ya subalimentado debido a la escasez de leche y de carne.

Ahora bien, las mujeres de las comunidades tradicionales pueden y deben desempeñar un papel decisivo en la prevención de las catástrofes y la organización de la ayuda de emergencia —ocupándose de la distribución de alimentos, agua, mantas y bidones, o determinando la ubicación de los servicios higiénicos.

Ellas saben qué es más conveniente para el bienestar de los niños y pueden velar, en períodos de trastornos, para que éstos sean evacuados, alimentados y protegidos.

Las campañas de educación y de información pública deberían tener en cuenta su capacidad de ejercer esas responsabilidades sociales y culturales. Cuando se explica a la población dónde puede obtener alimentos en caso de crisis y cómo hay que proceder, es preciso hacerlo pensando en las mujeres, ya que éstas corren el riesgo, por analfabetismo u otras razones, de no tener acceso a esas informaciones.

Reforzar la posición de las mujeres como agriculturas a carta cabal, elaborar planes de distribución de agua que reconozcan que dicha tarea es responsabilidad de éstas: he ahí aspectos que todo programa de prevención de la sequía medianamente eficaz debería contemplar.

Ciertas presiones culturales y sociales agravan también los problemas con que tropiezan las mujeres desplazadas en sus relaciones con los servicios de salud. Es sabido que las mujeres de las sociedades rurales tradicionales son reacias (reticencia a menudo acentuada por los tabúes) a consultar o someterse a tratamiento con médicos varones.

Ahora bien, las medidas clásicas de asistencia médica suelen ignorar esa realidad. Reemplazar a los médicos hombres por auxiliares y enfermeras sería un primer paso en la buena dirección.

El mapa de riesgos de una región afectada a menudo por catástrofes naturales debería identificar la población vulnerable según el sexo y precisar el tipo de riesgos a los cuales las mujeres están particularmente expuestas.

Habría también que impulsar la constitución de redes femeninas y grupos comunitarios que analicen las medidas preventivas que deben adoptarse, saquen conclusiones de las experiencias anteriores y estudien cuidadosamente las posibles soluciones.

Las actuaciones en el terreno serían más eficaces si los datos sobre la mortalidad y la morbilidad se establecieran de acuerdo con el sexo.

En los campos de personas desplazadas a raíz de una catástrofe natural sería útil empadronar en función del sexo a los solicitantes de servicios como asistencia alimentaria o atención médica. Conocer la forma en que hombres y mujeres utilizan respectivamente esos servicios es esencial para planificar el otorgamiento de ayuda a grupos de población que aún no han tenido acceso a ella.

La cuantía de los fondos de asistencia ha aumentado, en los últimos años, de manera espectacular. Los donantes, presionados por los organismos de ayuda humanitaria y desarrollo que exigen cada vez más recursos, se preguntan si las formas tradicionales de abordar el problema son las más adecuadas. Se espera cada vez más que las operaciones de socorro brinden un servicio de mejor calidad y una relación más favorable entre el costo y la eficacia.

La vulnerabilidad y el número de víctimas de las catástrofes naturales empezarán a disminuir seriamente cuando se haya logrado integrar realmente a las mujeres en toda la cadena de defensa, de la elaboración y la ejecución de los planes de prevención a las operaciones de asistencia.

Debarati Guha-Sapír, El Correo de la UNESCO, octubre de 1997.

DIEZ AMENAZAS PARA LA VIDA EN EL PLANETA

Mas Información en flash, haz clic!

El Negocio del Agua Privatizar y Comercio de los Recursos Naturales

El Negocio del Agua – Comercio de los Recursos Naturales

LOS RECURSOS HÍDRICOS – EL NEGOCIO DEL AGUA –

MAS DE 1000 MILLONES DE PERSONAS EN EL MUNDO CARECEN DE AGUA POTABLE, SEGÚN LAS NACIONES UNIDAS.  LA MALA GESTIÓN DE LAS RESERVAS Y EL DERROCHE PROVOCAN PROYECCIONES ALARMANTES, SE CONSIDERA YA UNA CRISIS GLOBAL

el negocio del aguaEl negocio del agua: En enero de 2000, después de comprobar cómo la privatización del servicio de suministro de agua había incrementado un 35% sus facturas, miles de vecinos de Cochabamba tomaron las calles de esta ciudad boliviana para manifestar su descontento. El suceso derivó en una protesta que se alargó más de una semana, mientras los ánimos se caldeaban hasta el punto de que el presidente Hugo Banzer terminó decretando la ley marcial en el país.

Sólo después de que muriera un joven en los disturbios, el gobierno decidió rescindir el contrato con una filial de Bechtel, la multinacional norteamericana que se había beneficiado de la privatización de la gestión después de que el Banco Mundial impusiera esta medida como condición para el otorgamiento de un préstamo de 25 millones destinado a refinanciar el servicio de agua de la ciudad.

Los hechos de Cochabamba dieron carta de ciudadanía a un movimiento transnacional empeñado en demostrar que las políticas de privatización —una expresión más de la tendencia liberalizadora que ha ido alcanzando en los cinco continentes a todos los servicios públicos, desde la electricidad hasta las telecomunicaciones, desde la salud hasta la educación— acarrean un efecto perverso.

El asunto, que también registró su episodio argentino en Tucumán, cuando la gente se lanzó a la calle para protestar contra la francesa Vivendi, a cargo del servicio, hoy resulta materia de polémica. Mientras que los impulsores de la filosofía privatizadora sostienen que la escasez y la falta de agua que vive el planeta se deben al hecho de que no ha sido considerada un bien económico, los críticos opinan que el ímpetu privatizador no hace sino agravar la situación de necesidad de los más desfavorecidos.

Los primeros argumentan que someter el agua a las leyes del mercado permitirá optimizar el recurso y extender los servicios mínimos a toda la ciudadanía, mejorando su bienestar. Los segundos, por el contrario, objetan que la lógica de mercado no asegura —como tampoco lo hace con los alimentos, ya que a pesar de haber hiper producción siguen muriendo personas de hambre— la distribución equitativa de un recurso necesario y escaso.

Un estadounidense consume más de 800 litros de agua por día. En la fabricación de un automóvil se utilizan 400.000 litros. En los hogares de Canadá, Francia o Alemania, cada inodoro utiliza 18 litros cada vez que se tira de la cadena. La producción de una tonelada de granos en un terreno poco indicado para su cultivo, como los campos de Arabia Saudita, pide 3000 toneladas de agua, tres veces más de lo que se considera normal… «Sobran las evidencias que muestran que el factor clave en la explicación de lo que está»

Mientras las posturas en favor y en contra de la privatización se alejan progresivamente y países como Uruguay intentan zanjar la cuestión convocando —como ocurrió el pasado 2004— a un referéndum para decidir si privatizar o no el servicio de suministro del agua, existen al menos dos hechos innegables. De un lado, las experiencias en todo el mundo -fomentadas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional— han demostrado que la transferencia a manos privadas del abastecimiento de agua trae como efecto un aumento de su costo, con el detalle de que en muchos casos los que más la necesitan son los que más cara la pagan.

En su Manifiesto del agua..., Ricardo Petrella acude al ejemplo significativo, pero no único, de Manila. La capital de Filipinas, con 10 millones de habitantes, fue en 1997 una de las primeras grandes ciudades en dejar la gestión del agua bajo control privado. Como consecuencia, los pobres terminaron pagando el doble por el agua que los ricos. Pero hay más, porque el del agua figura como uno de los negocios con mayor crecimiento y más lucrativo de la actualidad, con unos márgenes de beneficios que —a decir de muchos— resultan obscenos cuando se recuerda hasta qué punto la vida de millones de personas está afectada por la falta de agua.

Barlow y Clarke se hacen eco en su libro de un número especial dedicado a la industría global del agua, publicado en mayo de 2000 por Fortune, en el que la revista auguraba lo siguiente: “El agua parece destinada a ser para el siglo XXI lo que fue el petróleo para el siglo XX: la codiciada mercancía que determina la riqueza de las naciones”.

Riccardo Petrella. politicólogo itaiiano autor de El manifiesto del agua, propone el establecimiento de  una triple tarifa para garantizar el derecho universal de acceso al liquido azul. La primera aseguraría una cuota de agua que correspondería a la cantidad y la calidad juzgada como necesaria para vivir en un país determinado. Ahí, el agua no sería gratuita, sino pagada indirectamente por los impuestos. La segunda —facturada directamente al cliente— sería la cuota relativa a todo consumo que sobrepasara el umbral mínimo definido como indispensable. La tercera tarifa gravaría el consumo suntuario, pero teniendo en cuenta que no se puede cobrar el derecho a derrochar.

La afirmación no debe sorprender, habida cuenta del formidable volumen de negocios de la industria del agua, cuyos ingresos anuales alcanzan ya cerca del 400/o del sector del petróleo y son una tercera parte más elevados que los del sector farmacéutico.

“En 1998, el Banco Mundial predijo que el comercio global del agua alcanzaría pronto la cifra de los 800.000 millones de dólares y para 2001 esa cantidad se había elevado nada menos que a un billón de dólares”, aseguran los especialistas, a la vez que aportan los datos del crecimiento del otro gran negocio azul, el del agua embotellada, un sector que en 30 años (de 1970 a 2000) pasó de embotellar 1000 millones de litros a comercializar 84.000 millones de litros en todo el mundo.

 » El Sistema Acuífero Guaraní es una de las reservas de agua subterránea más grandes del planeta.

» Con una superficie de más de un millón de kilómetros cuadrados comprende cuatro países: la Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay. Nuestro país posee 225.000 kilómetros cuadrados de reserva acuífera, ubicados en la zona del Litoral.

» El volumen total de agua almacenado por el sistema es de 37.000 kilómetros cúbicos (1 km3 es igual a mil millones de litros).

» El Proyecto Acuífero Guarani, destinado a la protección y al desarrollo sostenible del sistema, está cofinanciado por organismos nacionales e internacionales, y cuenta con la coordinación del Instituto Nacional del Agua (INA).

Fuente Consultada: INA

Un derecho universal: Frente a este panorama, mientras las grandes empresas del negocio del agua, como Vivendi Universal, el grupo RWE o la firma Suez, maximizan sus beneficios —las tres figuraban ya en 2001, según el Instituto Polaris de Canadá, entre las 100 más poderosas del mundo—, una corriente de opinión cada vez más persuadida de su fuerza está dando batalla a escala global para que el agua deje de considerarse un bien económico y pase a ser considerada un bien social ligado al derecho a la vida, fuera del manejo de las empresas.

“El acceso al agua debe ser un derecho y cualquier barrera que se le interponga lesiona ese derecho”, dice Emiliano Ezcurra, director de campañas de Greenpeace Argentina.

“El agua no es como otros recursos naturales. [..] Hay que evitar que siga el camino del petróleo”, escribe Petrella, cuya obra sobre el tema es el libro de cabecera de muchas de las organizaciones implicadas en esa causa. “No hay ninguna alternativa que pueda sustituirla y, por lo tanto, es más que un recurso: es un bien vital para todos los seres vivos y para el ecosistema de la Tierra en general”, argumenta este profesor de la Universidad de Lovaina.

Para el italiano, “todos los seres humanos tienen derecho, individual y colectivamente, a acceder a este bien vital. El acceso al agua y la obligación de conservarla para la supervivencia pertenecen al conjunto de la humanidad; no pueden ser nunca objeto de apropiación individual”, apunta. “El control del agua no se puede dejar librado a la lógica de las finanzas y el mercado, porque éstos garantizan el derecho a la vida sólo a los consumidores solventes”, concluye el politicólogo, que propone la firma de un convenio mundial para defender la consideración del agua como “un patrimonio común y vital”.

Esta fiebre del bienestar se traduce en un incremento del consumo per cápita que refleja la siguiente proporción: la cantidad de agua utilizada se multiplicó por seis entre 1900 y 1995 (más del doble del ritmo de crecimiento de la población) y por dos desde 1975. Además, hay que reparar en el notable impacto provocado por la industrialización y la agricultura intensivas, que no sólo traen aparejada la utilización de enormes cantidades de agua, sino que además contaminan los recursos a un ritmo muy superior al que tiene la natural regeneración de las reservas hídricas.

Cuando el reto de las Naciones Unidas de reducir para 2015 a la mitad la proporción de personas sin acceso al agua potable y garantizar un consumo mínimo de 20 litros parece para muchos un desafío imposible, los grupos de activistas en los que militan estudiosos como Barlow y Clarke hablan de la conveniencia de un cambio de mentalidad.

“Nosotros creemos que el acceso al agua limpia para satisfacer las necesidades básicas es un derecho humano fundamental. Este recurso vital no puede convertirse en una mercancía que se ofrece al mejor postor. Cada generación debe asegurarse de que la abundancia y la calidad del agua no se vean afectadas negativamente por sus actividades”, enfatizan los canadienses..

EL AGUA EN MEDIO ORIENTE

Aguas Duras, problemas que originan en las cañerias Tratamiento

Aguas Duras: Problemas que se Originan en las Cañerías – Tratamiento

LOS PROBLEMAS DEL AGUA DURA: A primera vista, el agua parece ser un líquido totalmente inocuo. No sucede como con los ácidos a los que todo el mundo considera corrosivos y necesitados de un manejo especial. Sin embargo, este líquido, de apariencia tan inofensiva, es el responsable de la pérdida de miles de millones de pesos anualmente, por daños de corrosión, sin contar los enormes gastos que origina la formación de incrustaciones en tuberías, calderas y demás maquinaria industrial por donde circulan aguas duras.

Nadie ignora que un clavo o un alambre se oxida después de haber estado en contacto con el agua, apareciendo en su superficie capas de óxido u orín. Como es bien sabido, también en un recipiente nuevo y  brillante aparece una costra negruzca, si se utiliza para hervir aguas duras. Con el tiempo, el agua tardará más en hervir en dicho recipiente, pues, a diferencia del fondo metálico de éste, la incrustación formada conduce muy mal el calor, actuando, de hecho, como un aislante.

Este lleva consigo la consiguiente pérdida de energía calorífica, que, a la larga, se traduce en un desembolso adicional. A esta escala, sin embargo, ello puede no ser demasiado grave, pero sirve para darnos idea de los problemas que la corrosión y la formación de incrustaciones son capaces de ocasionar en la industria.

También cuando se lava la ropa con aguas duras, se forma una espuma sucia y desagradable que flota en la superficie. Esa espuma se adhiere a las prendas y es muy difícil eliminarla con el enjuague. Éste no es el único inconveniente que presentan dichas aguas.

Son, además, grandes consumidoras de jabón. En primer término, el jabón determina la formación de la citada espuma y para quitarla y poder seguir lavando hace falta gastar más jabón. El agua de mar, que es muy dura, resulta casi imposible de utilizar en el lavado, por la espuma que produce.

Para lavar es mucho mejor usar aguas blandas, pues aparte de no formar espuma impiden que se desperdicie tanto jabón. En las localidades donde el agua es dura, suele recogerse el agua de lluvia de las canaletas de desagüe, para destinarla al lavado de ropa.

Como dicha agua no ha pasado por los terrenos de la comarca, está libre de minerales en solución que son la causa de su endurecimiento. Las industrias necesitan grandes cantidades de agua blanda para destinarla al lavado. Entre aquéllas cabe referirse especialmente a las textiles. A veces, las aguas duras tienen mejor sabor que las blandas, precisamente por llevar disueltas sustancias minerales. No tiene ninguna ventaja recoger agua blanda para beberla.

Las calderas que se usan constantemente para hervir aguas blandas se mantienen limpias interiormente; pero si se hace lo propio con otras duras, se adhiere a sus paredes un depósito blanco amarillento con aspecto rocoso. Tal depósito está constituido, químicamente hablando, de tiza o cal. Se trata, pues, de carbonato de calcio.

Esta capa que se adhiere a las calderas, principalmente cuando se deposita en el fondo, aumenta el consumo de combustible. De vez en cuando suele eliminársela con algún ácido, tal como el vinagre, pero de cualquier modo constituye un inconveniente.

sto no tendría importancia comparado con la imprescindible necesidad de agua hirviente o vapor que tienen ciertas industrias donde no se ablanda el agua antes de enviarla a las calderas. Después que se ha hervido, el agua ya no vuelve a formar espuma con el jabón, es decir, se ha ablandado. Esta clase de dureza se denomina temporaria porque desaparece con la ebullición.

El endurecimiento se produce, en primer término, por el paso de depósitos de cal o yeso (ambos carbonates de calcio) y por disolución en el agua de pequeñas cantidades de esta sustancia. Cuando se procede al ablandamiento de las aguas por la acción del calor, la cal o el yeso se depositan en el fondo del recipiente.

La forma en que entra en solución el mencionado carbonato es un proceso complicado. Las gotas de lluvia, al pasar por la atmósfera, absorben anhídrido carbónico (del cual hay en el aire un 0,03 %) y se concierten en una solución débil de dicho gas.

Estos problemas no son sencillos ni tienen una solución fácil y generalizada, pues existen distintos tipos de incrustaciones dependientes del grado de dureza y, en definitiva, de la naturaleza particular del agua utilizada. Esta variedad de planteamiento justifica, consecuentemente, la existencia de distintas soluciones.

Depósitos de este tipo se forman, por ejemplo, en los equipos que se utilizan para producir vapor de agua, es decir, en las calderas, ya sean de barcos, trenes, fábricas, turbinas, etc. Una capa de sulfato cálcico, del mismo espesor que la pared metálica de la caldera, reduce, por ejemplo, la trasferencia de calor en 1/20 de su primitivo valor. Los costos que este hecho origina son evidentes. Las tuberías de entrada y salida también se entorpecen y, dado que su sección efectiva se hace más pequeña, los costos de bombeo se hacen también mayores.

Como es sabido, el agua se utiliza muy frecuentemente como elemento de refrigeración, es decir, para enfriar determinadas piezas de maquinaria que, debido a la tarea particular que realizan, adquieren calor. También en este caso se producen depósitos. Los motores diesel, por ejemplo, utilizan agua como elemento de refrigeración para poder mantenerse a una temperatura razonable. Si el agua utilizada no ha sufrido un tratamiento adecuado, el motor está sujeto a los peligros de la corrosión y de la formación de depósitos.

La costra formada impide la trasferencia de calor, y el motor se sobrecalienta, lo que puede ocasionar graves daños a elementos vitales. Por otra parte, existe también el peligro de que quede ocluido alguno de los conductos por los que el agua circula.

Si se permitiera un depósito continuado, cualquier caldera, con el tiempo, quedaría totalmente inutilizada. Aunque, en la actualidad, existen otros métodos más modernos para separación de incrustaciones, todavía se utiliza mucho el antiguo método de separación mecánica.

Para ello, se paraliza por completo el funcionamiento de la planta entera de producción de vapor o de refrigeración, y se la desmantela parcialmente, de forma que los elementos utilizados en la limpieza tengan fácil acceso a cada parte del sistema. Si la costra formada no es muy dura, sino que sólo consiste en un simple depósito, suele utilizarse una especie de émbolos de goma, que se disparan mediante artefactos especiales, obligándoselos a recorrer las tuberías o los sistemas que hayan de ser limpiados.

El impulso necesario para ello se consigue, generalmente, con agua o aire a unos 5 Kg./cm2. de presión. Si se utiliza agua, ésta sirve, al propio tiempo, para arrastrar el depósito, una vez separado. Estos émbolos de goma son económicos y pueden ser utilizados repetidamente, pero su aplicación queda limitada a depósitos blandos, del tipo de los que, por lo general, se forman en refrigerantes y cambiadores de calor. Para la separación de incrustaciones más resistentes se hace necesario utilizar presiones mayores (10 Kg/cm2) y émbolos de goma con estrías, en donde van adaptados unos pequeños rastrillos metálicos.

De todos modos, la separación de costras duras lleva un tiempo que, con frecuencia, es tres veces mayor que en el caso anterior, aun utilizando los rastrillos adaptados. Existen incrustaciones tan resistentes, que no pueden separarse más que con un torno. Hay una gran variedad de cabezas giratorias diseñadas para este fin, adaptadas cada una a distintas ,naturalmente, del diámetro de la tubería a limpiar.

Un motor de medio caballo se encarga de hacer girar la herramienta, a la que va conectado mediante un eje flexible, de forma que pueda ser utilizada para tornear el interior de la tubería, y recorrerla con cierta facilidad a través de los codos que ésta tiene. La limpieza mecánica comporta muchas desventajas. El trabajo normal de la planta ha de ser paralizado, y se desperdicia, por tanto, tiempo de producción. En muchas ocasiones, constituye, además, un trabajo largo y laborioso, debido al número y al emplazamiento de las tuberías.

La mejor solución es, sin duda, disponer los medios para que no tenga lugar la formación de incrustaciones. Muchas firmas, no del todo identificadas con el refrán «más vale prevenir que curar», permiten su formación, y luego se lamentan de tener que realizar la operación de limpieza.

Una solución alternativa a la limpieza mecánica es la que se lleva a cabo por medios químicos. De la misma manera que el ácido fórmico se utiliza para quitar las costras que aparecen en recipientes y teteras de uso doméstico, también, en la industria se emplean los ácidos con ese fin, aunque, en este caso, se prefiera la más enérgica acción del ácido clorhídrico. Antes de comenzar el tratamiento, es muy útil tomar una muestra del depósito formado, y proceder a su análisis, del cual han de deducirse las conclusiones que llevarán a determinar la concentración y otros factores de la solución que ha de emplearse.

También es muy útil llevar a cabo diversas pruebas con depósitos del mismo espesor que las costras que más tarde habrá que separar, por ejemplo, en lo .que se refiere a la temperatura. La temperatura óptima, en estos procesos, suele estar comprendida entre 65°C y 80°C.

Es también importante realizar pruebas en lo referente al tiempo que se necesita para disolver una muestra escogida del depósito, pues, a partir de este dato, será posible determinar el tiempo que ha de estar circulando la solución acida para conseguir una limpieza conveniente. Utilizando una solución diluida (2 % de ácido), puede, en general, conseguirse una limpieza completa en un tiempo de 4 a 8 horas, aunque, en casos desfavorables, puede llevar hasta 18 horas. De todos modos, la planta puede estar de nuevo en funcionamiento antes de 24 horas.

La solución acida empleada contiene siempre un inhibidor, para evitar el ataque químico del metal que constituye la tubería. La cola y otros materiales orgánicos pueden actuar de inhibidores. Después de haber sido tratado con la solución acida, el sistema se lava con una corriente de agua, para arrastrar el ácido que haya quedado. Una solución diluida de carbonato sódico se utiliza, luego, para asegurar la total desaparición del ácido. Posteriormente, se enjuaga de nuevo el sistema con agua, para arrastrar los restos de carbonato sódico. La planta puede, entonces, ponerse de nuevo en funcionamiento.

El tratamiento químico es mucho más rápido que el método mecánico, ya que no exige el desmantelamiento del sistema a tratar. Esto es una gran ventaja en sistemas constituidos por muchas tuberías de pequeño diámetro y de complicado emplazamiento. La adición de un álcali inorgánico al agua, dentro de un intervalo limitado de temperaturas, se utiliza mucho actualmente para prevenir la formación de incrustaciones.

Puede emplearse en procesos de potabilización de aguas, y en sistemas de refrigeración y producción de vapor. Su acción es doble: se fija sobre la superficie del recipiente, formando una fina capa que lo protege de la corrosión por aguas acidas, e impide los depósitos, al mantener en solución las sustancias responsables de su formación. No sirve, sin embargo, para separar incrustaciones ya formadas.

Como anteriormente hemos señalado, no existe un método óptimo, de tipo general, para la solución de este problema, que sea aplicable a cualquier tipo de agua y en cualquier caso. Varias firmas han realizado rigurosos estudios del problema de la formación de incrustaciones, así como de los métodos para prevenirla. Si, para, un problema particular, a de consultarse a una de estas firmas, lo primero que se ha de preparar es una muestra del agua que va a ser empleada, la cual es sometida a una serie de detallados análisis.

Se determina, primero, su acidez, y, si resulta que puede ser corrosiva, se aconseja su neutralización mediante la adición de la cantidad de álcali adecuada.

La dureza total del agua se determina utilizando soluciones jabonosas tipificadas. Las aguas blandas o potables necesitan muy poco jabón para formar espuma, mientras que las duras necesitan mucho más. Las sales a las que se debe la dureza del agua forman grumos con el jabón, y, sólo después de formarse estos últimos, aparecerá la espuma. La dureza temporal puede determinarse hirviendo el agua, ya que, después de ello, deja de ser dura; en efecto, la dureza temporal es debida a los bicarbonatos, los cuales al ser calentada la solución, se precipitan trasformándose en carbonates.

La dureza temporal puede corregirse, añadiendo una cantidad exacta de lechada de cal (hidróxido cálcico), o de carbonato sódico. También puede utilizarse una zeolita, sustancia artificial cambiadora que cede iones sodio para captar iones de calcio o magnesio, responsables de la dureza del agua tratada. Un análisis de este tipo se lleva a cabo para determinar la dureza permanente del agua, es decir, la que no desaparece por ebullición.

Esta es debida, en general, a la presencia de sulfato de calcio y de magnesio, y constituye un verdadero problema en las calderas destinadas a generar vapor. A medida que éste va abandonando la caldera, la solución remanente va haciéndose más y más concentrada, hasta que llega un momento en que las sales disueltas se depositan, formando incrustaciones sobre las paredes de la caldera. Las costras de sulfatos son, en todos los sentidos, peores que las constituidas por carbonatos, ya que tienden a formar una superficie durísima, mientras que los últimos forman barros.

La zeolita, el carbonato sódico y la lechada de cal también se utilizan para corregir la dureza permanente del agua.

agua dura incrustaciones


Las aguas duras originan la formación de incrustaciones. Con una solución jabonoso,
forman grumos, mientras que las aguas blandas o potables forman espuma.

Fuentes Consultadas:
QUÍMICA I Polimodal Alegría-Bosack-Dal Fávero-Franco-Jaul-Rossi
CONSULTORA Tomo 10 El Agua y sus propiedades