Frases Famosas de Argentinos

Grandes Musicos Argentinos de Concierto y Opera Biografias y Obras

Biografia de Grandes Musicos Argentinos de Concierto, Camara y Opera

Aguirre, Julián
Nació en Buenos Aires en 1869 y falleció en la misma ciudad en el año 1924. Estudió en el Conservatorio de Madrid con Karl Beck y con Emilio Arrieta.

Aguirre Julian Musico
Aguirre, Julián

En el año 1886 obtuvo en dicho conservatorio el primer premio de piano.

Como compositor dejó una abundante producción que comprende obras para piano solo, para piano y violín, canciones escolares, coros, etc.
Los Aires criollos, Aires nacionales, Intimas, Gato, Huella y Zamba constituyen la producción de Aguirre para el piano.

Las obras para canto son: Las mañanitas, Serenata campera y Canciones argentinas. Entre las canciones escolares, podemos citar: Luna llena, Los reyes magos, Era un ratoncito, etc. Y entre las obras corales: Matinal, Madrigal, etc.

Beruti, Arturo
Nació en San Juan en 1862 y falleció en Buenos Aires en 1938. Después de estudiar con su padre y con el maestro Nicolás Bassi, fue becado, en el año 1882, para perfeccionar sus estudios en Alemania, donde estudió en el Conservatorio de la ciudad de Leipzig con Jadassohn, Reinecke y otros famosos maestros de la época.

Beruti arturo musico
Beruti, Arturo

Beruti, Pablo
Hermano de Arturo Beruti, nació en Buenos Aires en 1886 y falleció en la misma ciudad en 1916. Se trasladó a Europa, donde estudió en Alemania, también bajo la dirección de Jadassohn.

Su producción, no muy vasta , comprende las óperas Cochabamha y El paraíso perdido, que quedó incompleta. Escribió, además, una misa y una sinfonía.

Boero, Felipe
Nació en Buenos Aires en 1884. Estudió música en Buenos Aires con Pablo Beruti y en París con Paul Vidal. Su actuación al frente de los coros de la Escuela Normal de Profesores y del Instituto Nacional de Educación Física le han valido los más cálidos elogios como notable organizador de masas corales y músico culto.

Boero Felipe Musico
Boero Felipe Musico

Su primera ópera fue Tucumán, estrenada en 1910 en el Teatro Colón.

Luego escribió Áriana y Dionisio, Raquela, de ambiente americano, estrenada en 1923, y El Matrero, con texto de Yamandú Rodríguez. Escribió también obras para canto y para canto y piano.

Caamaño, Roberto
Compositor y pianista, nació en Buenos Aires en 1923. Como pianista ha actuado en más de treinta ciudades de la Argentina, en los Estados Unidos y en varios países latinoamericanos.

En 1959 obtuvo la mención de la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina como el mejor instrumentista del año.

En 1958 fue invitado por el Centro Interamericano de Música para estrenar su Concierto para piano y orquesta en Washington. Su obra de compositor llega al opus 25 y abarca casi todos los géneros.

Caamaño, Roberto musico argentino
Caamaño, Roberto

En 1945, .1946, 1950 y 1956 obtuvo premios por sus obras Baladas amarillas, Primer cuarteto de cuerdas, Psalmus CXLIX, para orquesta, sofera y coros, y Variaciones americanas, respectivamente.

En 1947 y 1953 fue premiado por la Municipalidad por su Segundo cuarteto para cuerdas y por las Variaciones gregorianas.

Es autor, además, de Cinco piezas breves para cuarteto de cuerdas, el Concierto para bandoneón y orquesta, Quinteto para piano y cuarteto de cuerdas (opus 25) y varias composiciones para canto y piano.

Castro, José María
Nació en Buenos Aires en 1892 y falleció en la misma ciudad, en 1964. Fue violoncelista y director de orquesta de la Asociación del Profesorado Orquestal.

Ganó por concurso el puesto de director de la Banda Municipal de la Ciudad de Buenos Aires; fue miembro del grupo Renovación; fundó la Sociedad del Cuarteto y la Orquesta de Cámara Renacimiento.

Castro, José María
Castro, José María

Sus obras son: el ballet Georgia; Sonata dramática, para piano; Concierto para piano y orquesta; Concierto para orquesta; Cuarteto en do; Concierto para violoncelo; Obertura para una ópera cómica; Concertó grosso, etc.

Castro, Juan José
Nació en 1895. En Buenos Aires estudió con Constantino Gai-to y con Eduardo Fornarini. Al ganar una beca para estudiar en Europa, se trasladó a Francia, donde estudió con Vicente D’Indy y con Eduardo Risler.

A partir de 1925, integró la Sociedad del Cuarteto, y dos años más tarde se inició como director del conjunto de cámara Renacimiento. Esta actividad de director ha colocado a Juan José Castro en un lugar de privilegio, cuya capacidad es universalmente reconocida.

Castro, Juan José musico
Castro, Juan José

Su producción abarca los más diversos géneros. Entre la música sinfónica se puede citar: Sinfonía argentina, Sinfonía de los campos, Suite breve, Suite infantil, etc.

Entre sus óperas: La zapatera prodigiosa, Proserpina y el extranjero y Bodas de sangre. Es autor del ballet Mekhano, de un concierto para piano y orquesta, sonatas, obras de cámara y vocales.

De Rogatis, Pascual
Nació en Itlia en 1881 y se nacionalizó argentino al poco tiempo de permanencia en nuestro país. Fue profesor de música de cámara en el Conservatorio de Música y Arte Escénico y miembro de diversas instituciones musicales.

De Rogatis, Pascual
De Rogatis, Pascual

Es autor de las óperas La novia del hereje y Huemac. Entre sus obras sinfónicas podemos citar: Paisaje otoñal, Suite americana, los poemas Marko tj el hada, Bellas en la selva de Soba, algunas obras de cámara, vocales, etc.

Drangosch, Ernesto
Nació en Buenos Aires en 1882 y falleció en 1925. Realizó sus estudios musicales con Julián Aguirre y Alberto Williams en la Argentina, y en Europa estudió con Max Bruch, Ansorgue, Engelbert y Humperdinck.

Entre su producción figuran la ópera bufa El carnaval y la opereta La gruta de los milagros; y entre su obra sinfónica, la Sinfonía argentina y Obertura criolla.

Fischer, Jacobo
Nació en Odesa (Rusia) en 1896. Estudió en el Conservatorio Imperial de San Petersburgo y fue primer violín solista en la Ópera del Estado de Leningrado.

A partir de 1923 se radica en la Argentina y comienza desde entonces una intensa labor como compositor, director y docente.

Ha sido distinguido con premios nacionales y extranjeros entre los que podemos citar: Premio Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires en los años 1929, 1931 y 1943; Premio de la Asociación del Profesorado Orquestal, de la Asociación Wagneriana, de la Academia Nacional de Bellas Artes, de la Organización Idelssohn de Johannesburgo, de The Free Library of Philadelphia, etc.

Fischer, Jacobo
Fischer, Jacobo

Sus obras son: 2 suites sinfónicas, Poema heroico, el poema sinfónico Sulamita, Obertura patética, Tres bocetos sinfónicos, 5 sinfonías, varios cuartetos para cuerdas, obras para piano solo y para piano y otros instrumentos, los ballets Colombina de hoy y Los invitados, Concierto para violoncelo y orquesta, Concierto para piano y orquesta, etc.

Fontenla, Jorge
Nació en Buenos Aires en 1927. Estudió en el Conservatorio Nacional de Música, completando su formación musical con Carlos Suffern en composición y Suzanne Bauthian y Jorge Fanelli en piano.

Desde 1944 desarrolla una intensa actividad como pianista y creador. Ha intervenido en calidad de solista con renombrados directores argentinos y extranjeros.

Fontenla, Jorge
Fontenla, Jorge

Como compositor ha escrito diversas páginas vocales: Pastoral y Atardecer en la sierra, para piano; Divertimento, para siete instrumentos; Tres piezas, para orquesta; suite del ballet La historio, de Cui-Pin-Sing; Concierto para fagot y orquesta, y el reciente Cuarteto para cuerdas.

Fue director del Liceo Municipal de Santa Fe y profesor en la Universidad Nacional del Litoral; actualmente es profesor de piano en el Conservatorio Nacional de Música, alternando esta actividad con la dirección coral y orquestal.

Gaito, Constantino
Nació en Buenos Aires en 1878 y murió en 1945. Luego de realizar estudios musicales con su padre se trasladó a Europa y allí estudió en el Conservatorio San Pietro a Maiella, de Milán.

Fue profesor en el Conservatorio Nacional de Música y en el Colegio Nacional Domingo Faustino Sarmiento. P

erteneció al directorio del Teatro Colón, y a la Subcomisión de Música de la Dirección General de Cultura.

Gaito, Constantino
Gaito, Constantino

Fue miembro fundador de la Sociedad Nacional de Música y presidente de la Sociedad Argentina de Música de Cámara.

Escribió las óperas Zafras, Petronio, Flor de Nieve, Edipo Rey, Antíg ona, Ollantay, Lázaro y La sangre de las guitarras; el ballet La flor del Irupé y el oratorio San Francisco Solano.

García Morillo, Roberto
Nació en Buenos Aires y realizó sus estudios musicales en el Conservatorio Nacional de Música, del que en la actualidad es director del Departamento de Composición y profesor de las cátedras de historia de la música e instrumentación.

Ha obtenido en diferentes oportunidades premios nacionales, municipales y particulares y ha recibido encargos para la composición de obras.

García Morillo, Roberto
García Morillo, Roberto

Es autor de numerosas composiciones en los diversos géneros, resaltando el ballet Harrild, el mimodrama Usher, la cantata coreográfica Moriana, las cantatas Marín y El Tamarit, tres sinfonías, un concierto para piano y orquesta, Variaciones olímpicas, dos cuartetos y varias sonatas para piano.

Una producción posterior, de avanzada técnica, incluye Tres pinturas de Piet Mondrian, Música para oboe y orquesta, la Quinta sonata para piano y La máscara y el rostro, concierto coreográfico para piano y orquesta estrenado en 1964 en la Facultad de Derecho.

Giacobbe, Juan Francisco
Nació en Buenos Aires en 1907. Estudió en el Conservatorio Nacional de Música con Floro Ugarte y se perfeccionó luego en Europa. Estudió canto gregoriano en la Abadía de Santa María del Monte, en Cesna.

Fue director del Conservatorio Nacional de Música; director de la Asociación Polifónica Argentina; asesor musical del Teatro Nacional de Comedia; director de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Córdoba, etc.

Giacobbe, Juan Francisco
Giacobbe, Juan Francisco

Es ensayista y compositor. Sus obras son: Misa, para coro, pequeña orquesta y órgano; Impresiones de Asís, para cuarteto; Sonatina indígena, para violín y piano; la ópera Juventus, etc.

Escribió libros sobre la vida y obra de Julián Aguirre, Federico Chopin y Joaquín Rossini y además tiene cantidad de escritos en publicaciones especializadas.

Gianneo, Luis
Nació en Buenos Aires en 1897. Estudió piano con Drangosch, armonía con Gaito y composición con Fornarini.

A partir de 1923 se radicó en Tucumán y allí realizó una importante obra didáctica, alternando la enseñanza con la dirección de conciertos en la Asociación Sinfónica.

Gianneo, Luis
Gianneo, Luis

En 1929 estrenó su poema sinfónico El arco en flor y dos años más tarde Turay-Turay. Ha recibido premios y distinciones de instituciones oficiales y privadas.

Las dos obras citadas anteriormente fueron premiadas por la Asociación del Profesorado Orquestal; su Canción y danza para orquesta fue premiada por la Comisión Provincial de Bellas Artes de Tucumán; el Concierto Aymará para violín y orquesta recibió el premio Free Library de Filadelfia.

Ha escrito además: Concertino-serenata, para nueve instrumentos; Música para niños, para piano; una sonatina; Siete piezas infantiles y una Sonata, también para piano. Su última obra, Antífona, está concebida dentro de la técnica dodecafónica y ha sido estrenada en 1964 en la Facultad de Derecho.

Perteneció al grupo Renovación desde 1932 a 1944.

Actualmente es profesor de composición en la Facultad de Música de la Universidad Católica de Buenos Aires, miembro de la Academia Nacional de Bellas Artes y profesor de composición de la Universidad Nacional de La Plata.

Gilardi, Guardo
Nació en San Fernando, provincia de Buenos Aires, en 1889, y falleció en Buenos Aires en 1962. Realizó estudios musicales con su padre y los continuó con Pablo Beruti.

Fue profesor de contrapunto y composición en la Escuela Superior de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata y de armonía y composición en el Conservatorio Nacional de Música.

Las óperas Ilse y La leyenda del urutaú; el poema sinfónico La Sulamüa; varias obras de música de cámara; Primera serie argentina, para orquesta; Piruca y yo; Gaucho con botas nuevas; un Réquiem; una Misa de gloria; diversas composiciones corales; música para piano y algunas obras didácticas constituyen parte de la producción del maestro.

Ginastera, Alberto
Nació en Buenos Aires en 1916. Estudió en el Conservatorio Nacional de Música, institución en la que fue profesor de armonía y composición hasta hace pocos años.

Fue decano de la Facultad de Música de la Universidad Católica, y actualmente dirige el Instituto de Altos Estudios Musicales de la Fundación Di Tella.

La obra de Ginastera abarca los más diversos géneros: música sinfónica, de cámara, dramática, vocal, etc.

Ginastera, Alberto
Ginastera, Alberto

Entre ellas se pueden citar: el ballet Panambí, Impresiones de la puna, Sinfonía porteña, Concierto argentino. Para piano ha escrito: Piezas infantiles, Danzas argentinas, Tres piezas, Rondó sobre un tema infantil, Preludios americanos, una sonata, etc.

Este año estrenó en el Teatro Colón la ópera Don Rodrigo y ha escrito también la Cantata para América Mágica, estrenada hace dos años.

Ha sido distinguido en muchas oportunidades con premios y diversas distinciones por instituciones nacionales y extranjeras.

Guastavino, Carlos
Nació en Santa Fe en 1914. Becado por la provincia, estudió en Buenos Aires con Athos Palma. Su obra, de sentido telúrico y nacional, tiene caracteres melódicos y armónicos tradicionales y no ha incursionado nunca en las tendencias de vanguardia.

Guastavino, Carlos
Guastavino, Carlos

Algunas de sus páginas han alcanzado la decimoquinta edición, lo que habla de su gran difusión.

Como intérprete de sus propias obra ha viajado por casi todo el mundo. Ha merecido premios del Ministerio de Educación y de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires.

Las obras más importantes son: 70 canciones con textos de poetas argentinos, americanos y españoles; 30 canciones con temas populares argentinos; 40 obras pianísticas de distinto género —sonatas, sonatinas, obras para dos pianos, etc.— y 10 para diversos instrumentos; Romance de Santa Fe, para piano y orquesta; Tres Romances Argentinos, para orquesta, estrenado en Londres en 1949 —obra no impresa—, y el ballet Suite Argentina.

Iglesias Villoud, Héctor
Nació en San Nicolás en 1913. Estudió composición con Constantino Gaito. En 1933 fue becado por la Comisión Nacional de Cultura, recorriendo casi todo el norte argentino, Bolivia, Perú, Chile, Uruguay y Brasil.

Es profesor del Conservatorio Nacional de Música y profesorfundador del Instituto Superior de Música de la Universidad Nacional del Litoral.

Iglesias Villoud, Héctor
Iglesias Villoud, Héctor

Estrenó en el Teatro Colón la ópera El oro del Inca, los ballets Amancay y El malón, el poema sinfónico Escenas indoamericanas, estas dos últimas bajo su dirección orquestal, y Dos danzas argentinas para orquesta. Ha escrito numerosas obras de cámara, todas ellas de contenido nacional.

Ha obtenido varios premios nacionales y municipales. En 1961, realizó un viaje cultural por Europa, interiorizándose así de la actividad musical extranjera.

Jurafsky, Abraham
Nació en Buenos Aires en 1906. Realizó sus estudios musicales en el Conservatorio Nacional de Música, institución que actualmente dirige. Ha sido distinguido con varios premios. Entre ellos, el premio «Julián Aguirre» y el de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires.

Es autor de Tres canciones, para canto y piano; Tres coplass para canto y piano, y varias canciones infantiles. Entre sus obras didácticas se cuentan un texto de solfeo, en colaboración con Carlos Suffern, y el Manual de Armonía.

Lasala, Ángel
Nació en Buenos Aires en 1914. Realizó sus estudios musicales en el Conservatorio Nacional de Música.

Como pianista ha actuado en muchas ocasiones, dedicándose luego a la composición. Ha sido profesor en establecimientos de enseñanza secundaria y actualmente es profesor de rítmica contemporánea en el Conservatorio Nacional de Música. Fue asesor musical del Servicio Oficial de Radiodifusión.

Recibió premios en varias oportunidades. Entre sus obras podemos citar: Sonatina, Impresiones de mi tierra y Serrana, para piano; el ballet Chasca-Ñahui, estrenado en el Teatro Colón en 1941; Leyenda, para violoncelo y piano; Suite en compás ternario para orquesta; Suite medieval, etc.

Es también autor de obras de carácter didáctico.

López Buchardo, Carlos
Nació en Buenos Aires en 1881 y falleció en la misma ciudad en 1948. Realizó sus estudios musicales de contrapunto y composición con el compositor francés Alberto Roussel.

A través de su fecunda vida desempeñó importantes cargos en el quehacer musical argentino.

Fue director del Conservatorio Nacional de Música, que hoy lleva su nombre; director de la Escuela Superior de Música de la Universidad Nacional de La Plata; miembro del directorio del Teatro Colón y de la Academia Nacional de Bellas Artes; presidente de la Asociación Wagneriana, etc.

López Buchardo, Carlos
López Buchardo, Carlos

Sus obras son: El sueño de Alma, fantasía lírica en tres actos; las comedias musicales Madama Lynch, La Perichona, Amalia y La Bella Otero.

En sus obras sinfónicas descuellan las Escenas Argentinas. Ha escrito, además, obras para piano, entre ellas el Bailecito y la Campera. La Canción del Carretero y la Vidala son sus obras para canto más conocidas.

Luzzatti, Arturo
Nació en Turín (Italia) en 1875. Realizó sus estudios musicales en el Conservatorio Verdi de Milán y posteriormente viajó a la República Argentina, donde se radicó y desarrolló una intensa actividad musical.

Fue maestro de muchos de nuestros compositores más destacados, desde su cátedra en el Conservatorio Nacional de Música.

Sus obras son: las óperas Afrodita y Átala; los poemas: El jardín voluptuoso, Noche veneciana, El rosedal, Eros, etc.; el ballet Judith y el Himno al Libertador.

Maragno, Virtú
Nació en Santa Fe en 1928. Realizó los primeros estudios musicales en su ciudad natal, prosiguiéndolos más tarde en Buenos Aires con los maestros Vicente Scaramuzza y Antonio de Raco en piano y Luis Gianneo en composición.

Actualmente alterna la dirección coral con la cátedra de composición que dicta en la Escuela Superior de Música de Rosario, dependiente de la Universidad Nacional del Litoral.

Sus obras más importantes son: Scherzo sinfónico; Cantata de la vida nueva; Baladas amarillas; Concertino, para piano y orquesta; para piano solo escribió: Tres piezas, Cuatro preludios, dos sonatas y Pequeña música para niños, y varias obras para canto.

Palma, Athos
Nació en Buenos Aires en 1891 y falleció en Necochea en 1950. Fue profesor de armonía y de pedagogía musical en el Conservatorio Nacional de Música; inspector del Consejo Nacional de Educación; director general del Teatro Colón ; consejero de Bellas Artes; secretario de la Asociación Wagneriana, etc.

Su ópera Nazdah fue estrenada en el Teatro Colón en 1924. Entre su producción sinfónica se distinguen los poemas Jardines y Los hijos del sol, y la sinfonía Entre las montañas.

Ha escrito varias obras de carácter didáctico. Las más importantes son: la Teoría de la Música y el Tratado completo de Armonía.

Panizza, Héctor
Nació en Buenos Aires en 1875. Es compositor y director de orquesta. Realizó sus estudios musicales en Italia, con Ferroni en composición y Frugatta en piano.

Como director de orquesta se ha dedicado especialmente al género operístico, siendo muy celebradas sus actuaciones en Italia, Estados Unidos y Buenos Aires.

Panizza, Héctor
Panizza, Héctor

Como compositor ha escrito varias óperas, la primera de las cuales se estrenó en Buenos Aires en 1897. Nos referimos al Fidanzato del mare.

En 1901 estrenó Medioevo latino y en 1908 —año de la inauguración del actual edificio del Teatro Colón— subió a escena su ópera Aurora. Su última ópera es Bizancio, escrita en 1939.

Sáenz, Pedro
Nació en Buenos Aires en 1915. Realizó sus estudios musicales con Alberto Williams y José Gil. En Europa estudió con Paul Le Flem y Cesare Dobici.

En 1939, egresó del Conservatorio Nacional de Música con medalla de oro otorgada al mejor alumno de su promoción. En 1948 obtuvo una beca para realizar estudios con Arturo Honegger, Darius Milhaud y Jean Rivier. Obtuvo varios premios nacionales y extranjeros.

Sus obras principales son: Tres piezas epigramáticas; Juguetes (4 miniaturas para piano); Variaciones para piano; Quinteto, para arcos y piano; Trío, para violín, viola y cello; Tres canciones, para canto y piano; Divertimento, para oboe y clarinete; Movimientos sinfónicos, última obra, estrenada en 1963 en el Teatro Colón.

Fue profesor del Conservatorio Nacional de Música y director del Conservatorio Municipal. Fue también profesor de composición y textura y estructura de la Facultad de Música de la Universidad Católica y decano interino de dicha Facultad.

Ha desarrollado también amplia labor como pianista y actualmente como clavecinista.

Sciamarella, Valdo
Nació en Buenos Aires en 1924. Estudió piano con el maestro Vicente Scaramuzza y luego los continuó con Antonio de Raco; sus estudios de composición los realizó con los maestros Erwin Leuchter y Julián Bautista.

Sus obras más importantes son: Homenaje a Manuel de Falla; Cantigas de amigo; Romancillos de la colonia; Variaciones concertantes, para piano y orquesta; Piezas breves; Cánticos rituales; Díptico, para orquesta de cámara, y la ópera Mañanita limeña, con libro de Francisco Javier.

Fue profesor en el Conservatorio Nacional de Música y actualmente dicta cátedra de armonía y morfología en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. Dirige, además, el coro de niños del Teatro Colón.

Suffern, Carlos
Nació en Lujan en 1905. Estudió en el Conservatorio Nacional de Música con Athos Palma y Constantino Caito. Fue vicerrector y profesor de historia de la música de dicho establecimiento.

Ha desempeñado importantes cargos, entre los que se cuentan la dirección artística del Teatro Colón y la programación y dirección de ciclos de conciertos organizados por la Dirección General de Cultura.

Como compositor ha escrito: Romances viejos y Juegos rústicos, obras para voz con acompañamiento instrumental; una Sonata para piano; un cuarteto y un quinteto, ambos para cuerdas y piano; Diálogos, para violín y piano; el ballet La noche y varias obras para piano.

Ha dado gran cantidad de cursos y conferencias y es autor de muchos escritos, entre ellos un libro sobre Glück.

Taurielto, Antonio
Nació en Buenos Aires en 1931. Cursó sus primeros estudios con la profesora Celina Bonelli; posteriormente completó su educación musical con Raúl Spivak en piano y con Alberto Ginastera en composición, cursos que siguió en el Conservatorio Nacional de Música.

Ha desarrollado una intensa labor como pianista y actualmente está dedicado a la dirección orquestal.

Fue profesor de piano en el Conservatorio Nacional y ha sido premiado en varias oportunidades en su condición de compositor.

De sus obras podemos citar: Sonata, Toccata y Cuatro sonatas (a la manera de Scarlatti), para piano; Obertura sinfónica y dos conciertos para piano y orquesta.

Ugarte, Floro
Nació en Buenos Aires en 1884. Sus primeros estudios musicales los cursó en su ciudad natal, continuándolos más tarde en París.

Fue profesor en el Conservatorio Nacional de Música; director del Teatro Colón; miembro de la Comisión Nacional de Bellas Artes; miembro fundador de la Sociedad Nacional de Música, etc.

Ugarte, Floro
Ugarte, Floro

Ha sido distinguido con cantidad de premios nacionales, municipales y extranjeros. Sus obras más importantes son: Paisaje de estío; Escenas infantiles.

Entre las montañas; La rebelión del agua; De mi tierra, etc.

Es autor de varias obras de música de cámara, música para piano, para canto y piano y para piano y violín. Ha escrito Curso de Armonía Elemental y Elementos de acústica.

Vega, Carlos
Nació en Cañuelas (provincia de Buenos Aires) en 1898. Realizó estudios musicales con Guardo Gilardi, Es director del Instituto de Musicología y técnico de folklore de la Facultad de Filosofía y Letras.

Vega, Carlos
Vega, Carlos

Como docente se desempeña actualmente en las cátedras de musicología, etnomusico-logía y folklore de la Facultad de Artes y Ciencias Musicales de la Universidad Católica.

La labor de Vega se ha centrado en torno de la investigación musicológica. Para ello ha realizado innumerables viajes a través de toda la República Argentina.

Fruto de su labor investigadora son los siguientes trabajos: La música de un códice colonial del siglo XVII; Danzas y canciones argentinas; La música popular argentina (2 volúmenes); Panorama de la música popular argentina; Los instrumentos musicales aborígenes y criollos de la Argentina; El Himno Nacional Argentino; La ciencia del folklore, etc.

Williams, Alberto
Nació en Buenos Aires en 1862 y falleció en la misma ciudad en 1952. Estudió en su ciudad natal y completó luego sus estudios en Europa.

Williams, Alberto
Williams, Alberto

Tuvo como maestro, entre otros, a César Franck. Retornó al país en 1889 y fundó el Conservatorio de Música-de Buenos Aires.

Su actividad como pedagogo lo llevó a escribir más de cincuenta obras dedicadas a la enseñanza de la música en general, contándose entre ellas una Teoría de la Música y gran cantidad de revisiones de obras pianísticas.

Entre sus obras figuran nueve sinfonías, sesenta canciones, cinco suites y muchas obras para piano solo y para canto y piano.

Biografia de Jose Maria Ramos Mejias Resumen de su Vida

Biografia de José María Ramos Mejías – Médico y Político Argentino

Ramos Mejías fue doctor en medicina, pero a lo largo de su vida desarrolló otras actividades por lo que es considerado psiquiatra, político y sociólogo. Nació en Buenos Aires un 25 de diciembre de 1849 y falleció en su ciudad natal, a la edad de 65 años, un 19 de junio de 1914.

Por haber aplicado criterios científicos, entonces en boga, en el análisis de los hechos sociales, se destaca la contribución aportada a nuestros estudios sociológicos por José María Ramos Mejía (1849-1914).

En Las multitudes argentinas, obra publicada en 1899 bajo el subtítulo de «estudio de psicología colectiva«, Ramos Mejía señaló que nuestra evolución política había sido originada más por la acción de masas desconocidas, de multitudes, que por la de los grandes hombres. Y estos, muchas veces no fueron, a su juicio, sino creación de las multitudes.

Ramos Mejias Jose Maria

Siguiendo a Le Bon, Sighele, Tarde y Ferri, en sus estudios sobre la psicología colectiva, Ramos Mejía se ocupó de la estructura de las multitudes, señalando que el instinto, el impulso vivo y agresivo es el elemento que les da fuerza y hace que el hombre, individualmente tímido y pacífico, se transforme al entrar a formar parte de una multitud.

Una determinada estructura, que es característica del que denomina «hombre-carbono», es indispensable para que el individuo forme parte de una multitud, la cual, guiada por una «idea fija», puede actuar sin control y ser capaz de sublimes actos de heroísmo o de pérfidas determinaciones.

El estudio de las multitudes a partir de la época colonial, llevó a Ramos Mejía a interesantes conclusiones, pero éstas carecen de base sólida pues las apoyó en hechos aislados y en el entremezclamiento de sucesos del Perú con los del Río de la Plata.

Durante la época colonial, la multitud se evidencia, en su opinión, en levantamientos aislados de la turba, originados en los más variados pretextos y en el espíritu de rebelión de perseguidos por la Inquisición o los poderes públicos: brujos, adivinos, embaucadores, librepensadores, iluminados, etc.

La mejor expresión de la multitud de la colonia la encuentra, sin embargo, en el Cabildo: «En el grupo —dice—, el individuo vale por sí, en el cabildo, por su connivencia; fuera de él es inocuo. Por eso es más multitud».

La revolución —que interpreta como resultado de una larga serie de esfuerzos— «nadie la encarna o representa personalmente»; se encarna en la multitud de la emancipación, en la que se resisten a entrar las clases superiores. Esta multitud deja el terreno a la «multitud de la tiranía» que sale del Litoral y es india y «casi autóctona mestiza-española en parte».

La «multitud de los tiempos modernos», finalmente, siente la gravitación de la influencia de las fuerzas del’interior y del litoral hacia la capital y de la inmigración.

Pero, por falta de ambiente y por carecer de función no se organiza espontáneamente Rosas y su tiempo (1907) constituye otro importante aporte histórico-sociológico, en el cual estudió Ramos Mejía el clima social de todo un período histórico, con el objeto de explicar quién era Rosas, qué medios utilizó para mantenerse en el poder y cuáles fueron sus instrumentos de opresión.

Rosas, para él, fue un producto de la herencia y del medio físico y social. Para probarlo formuló apreciaciones, muchas veces aventuradas, sobre sus antepasados, describió su ambiente familiar y trazó un cuadro de la vida de la campaña de Buenos Aires para mostrar las influencias que lo modelaron física y mentalmente.

Su Obras Mas Importantes

  • Neurosis de los hombres célebres en la historia argentina (1878).
  • Las Multitudes Argentinas (1899)
  • La Locura en la Historia.
  • Contribución al estudio psicopatológico del fanatismo religioso y sus persecuciones (1895).
  • Los simuladores del talento en las luchas por la personalidad y la vida (1904).
  • Rosas y su tiempo (1907).
  • La física del genio, Historia contemporánea de la República Argentina (de 1852 a 1906).
  • La familia delirante (estudio de patología mental).
  • Ensayo sobre las revoluciones sudamericanas


Fuente Consultada: Historia de la Cultura Argentina de Manuel Horacio Solari Editorial «El Ateneo»

Ampliar: Primeros Naturalistas Argentinos



Biografia de Rafael Obligado-Poeta Autor de Santos Vega

BIOGRAFÍA: POETA ARGENTINO: RAFAEL OBLIGADO

Poeta romántico de atenuado estilo, es el continuador de Echeverría y Gutiérrez en el tratamiento del tema gauchesco en lengua culta.

He aquí un poeta que, sin ser ni extraordinariamente fecundo, ni demasiado brillante, sobresalió entre los románticos argéntinos del siglo XIX por las cualidades de perfección que caracterizan su vena lírica.

El romántico fue, antes que todo, un enamorado de la libertad,   un   pesimista   incorregible,   un  melancólico   consuetudinario.

Rafael Obligado POETA ARGENTINO

Poeta: Rafael Obligado

Nació en Buenos Aires (1851), en el seno de una familia patricia.

Su infancia transcurrió en una posesión paterna a orillas del río Paraná, en el lugar denominado la Vuelta de Obligado.

Efectuó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires, y al concluirlos, ingresó en la Facultad de Derecho, sin terminar sus estudios.

Su vida fue una existencia serena, dedicada al cultivo de las letras y el cuidado de su familia.

Tuvo una disputa teórica con el literato don Calixto Oyuela, a propósito de estética, conocida en la historia de nuestras letras como la Justa Literaria (1881-1882).

Obligado defendió el punto de vista nacionalista en el arte argentino, mientras que Calixto Oyuela se definió por el arte clasicista.

La polémica se desarrolló a través de seis epístolas en verso, tres por cada parte, y un humorístico fallo final de) poeta Carlos Guido y Spano, que repartió el laurel entre los dos contendores.

En 1895 publicó la primera edición de sus Poesías, se casó al año siguiente, y con posterioridad fue nombrado miembro correspondiente de la Real Academia Española (1889).

Integró después el grupo fundador de la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires (1896), de la cual llegó a ser consejero, académico y decano, y finalmente, doctor hanoris causa (1909).

Se trasladó después a Mendoza, en busca de alivio para su delicada salud, y falleció en esa ciudad (1919).

———— 0000 ————-

La libertad lo hizo refractario a los convencionalismos; el pesimismo lo enfrentó con la amargura y con la angustia; la melancolía  melló sin  pausas su  corazón,  hasta transformarlo  en  un incomprendido.

No quiso ser ni militar, ni. abogado, ni político, tal como le hubiese cuadrado en aquel tiempo en mérito a su abolengo.

Solamente aspiró a ser un hombre de letras, un cantor del Paraná, el río familiar a sus recuerdos de la niñez.

Como sucedió con Guido Spano, Obligado núcleo en derredor de su ejemplo lo más representativo de su generación, tuvo csapulos y trascendió con su obra  las fronteras argentinas.

Fue, sin lugar a dudas, el poeta nacional por excelencia.

Su poesía entronca con la de Echeverría, y en toda ella domina la imagen graciosa, plástica, expresiva como una acuarela pintada frente a risueñas visiones del pasado, con sus niños, sus adolescentes y sus amores puros.

Tímbién abordó el tema histórico —Ayohúma, El Negro Falucho, La retirada de Moqueguá— y tradiciones populares — La luz sala, La salamanca, La mula Ánima, El Yaguarón y El Cacuí—.

Obligado nació en Buenos Aires en 1851 y murió en la misma ciudad el 25 de abril de 1920.

EL POETA: Antes que Obligado, Mitre y Ascasubi y otros historiadores trataron el tema del payador. En Santos Vega, su obra maestra, se personifica el espíritu de la pampa, lleno de aristas populares, de eclosiones generosas.

Todo un ambiente, una idiosincrasia, un ideal, caben en este poema que pertenece a la serie de «leyendas argentinas» recogidas de la tradición candente, de los labios mismos de los gauchos que el poeta frecuentó en la estancia de su padre.

Santos Vega no aparece por primera vez en estos versos, sino que ellos no hacen más que darle forma definitiva a una sombra, a un hombre, a una conducta largamente conocida por los lugareños. Es la triste historia de un cantor cuya voz de timbre cristalino y trágico inundaba el alma de sorpresa y de arrobamiento; sus manos arrancaban a la guitarra acordes que eran sollozos, burlas, blasfemias.

Todo el desierto se llenaba con su fama; de todas partes llegaban multitudes a escucharlo; sus «payadas de contrapunto» causaban la admiración de los oyentes, porque en ellas era ímbatible.

Allí donde llegaba, los criollos hacían rueda para extasiarse con su canto, lo agasajaban y lo ungían rey de la pampa.
Después de haber cantado a su prenda y convocado con su himno a las huestes emancipadoras, aceptó el desafío de Juan Sin Ropa, el forastero cuya voz era el llamado del progreso.

Juan Sin Ropa lo venció con an poderoso grito dado al viento, muy superior al cantar de Santos Vega. Y es lógico que esto sucediese, porque el forastero Juan Sin Ropa llevaba en su esencia la profecía del futuro, con sus renovaciones, con todas las reformas capaces de trastrocar héroes  legendarios.

Debajo de un corpulento ombú, frente al desconcertado auditorio de gauchos, el payador murió al tiempo que su rival se convertía en serpiente y desde la copa del árbol caía una brillante lluvia de escamas.

Desde entonces, Santos Vega deambula por las llanuras, convertido en sombra: en los atardeceres, su espectro huye a campo traviesa, la guitarra en la espalda, en un caballo veloz como el viento.

Su historia está presente en todas las guitarras y pasa de boca en boca con la espontaneidad con que se dicen las cosas ingenuas.

Santos Vega fue el cantor en una época romántica, a la que sobrevinieron tiempos precursores de mecanización y de materialismo. Hoy, sin lugar a dudas, vivimos el clima de Juan Sin Ropa.

Mañana …, ¿tendrá que batirse el negro forastero con algún otro rival?

FRAGMENTO DE: «SANTOS VEGA»

«Bajo  el  ombú  corpulento,
de las tórtolas amado,
porque su nido han labrado
allí al amparo del viento;
en el amplísimo asiento
que la raíz desparrama,
donde en la siesta la llama
de nuestro sol no se allega,
dormido está Santos Vega,
aquel de la larga fama.»

«En los ramajes vecinos
ha colgado silenciosa,
la guitarra melodiosa
de  los  cantos  argentinos.
Al pasar los campesinos
ante Vega, se detienen;
en silencio se convienen
a guardarle allí dormido;
y hacen señas no hagan ruido
los que están a los que vienen.»

Mejores Jugadores de Futbol del Mundo de la Historia Messi Pele

Mejores Jugadores de Futbol del Mundo

PELE , EN LA CANCHA Y EN LA VIDA: Cuando se les pregunta a los expertos por los mejores jugadores de todos los tiempos, en un nombre hay coincidencia plena: Edson Arantes do Nascimiento, Pelé, también llamado Dico, Gasolina, O Rei, o la Perla  Negra.

Veloz, potente, imaginativo, creativo, felino, goleador certero, ejercía magias deslumbrantes en cada partido. Ganó todo: tres mundiales (58, en Suecia; 62, en Chile, y México en 1970, en los cuales hizo 12 goles).

Además, desde su debut en Baquinho, en 1954, cuando tenía 14 años de edad, hasta su retiro en el Cosmos de Nueva York, en octubre de 1977, hizo 1.282 goles, una cifra inigualable. Disciplinado, discreto, el brasileño también es un triunfador en la vida, í Fue ministro de Deportes en su país y funcionario de la FIFA, que quiere declararlo «Atleta del Siglo».

En los últimos años se lo criticó por su excesiva cercanía al poder.
Números de un Mago: ante el mundo le tTaños, con el Mundial de su catrera fue

Su primer mundial fue en Suecia, en 1958, con 17 años de edad. En un equipo de talentosos (Gilmar, Garrincha, Didí, Vavá, Zagallo y Zito, entre otros), hizo seis goles y se destacó por su desparpajo genial. ¿Es necesario decir que él es el del medio, agachado.

México 70 fue su apoteosis, la confirmación de que era el rey indiscutido, el mejor.Pelé estaba en su plenitud, y en su caso, eso significó ver a un mago en acción.
En la final en México 70,
Brasil – Italia.
O Reí cabecea y abre el marcador.
Luego hicieron goles Gerson, Jairzinho y Carlos Alberto, para apabullar a los azules 4 a 1.
Su gol número 1000, fue el 19 de noviembre de 1969. Pelé, todavía en el Santos, batió de penal al arquero argentino Edgardo Andrada, del Vasco da Gama. Ya era tan célebre que hasta los hinchas rivales aplaudieron.El día que jugó su último
partido en la Selección de
Brasil lloró como un chico.
Tenía 34 años, y creía que ya no
estaba a la altura de los
acontecimientos.
Su retiro. Fue el 1° de octubre
de 1977, en el Cosmos de Nueva
York, enfrentando al Santos, el
club de sus amores.
Jugó un tiempo para cada
equipo e hizo un gol.

DIEGO MARADONA: El más grande. Su talento hipnotizó al mundo. Millones de hinchas se emocionaron con él. Millones lloraron por él.

Fue el más grande. El que hizo vibrar a millones de argentinos y a cientos de millones de futboleros en todo el mundo. El emblema que se convirtió en el mejor pasaporte para sus compatriotas en los rincones más remotos del planeta. El supercampeón que llevó a la cima a Boca, al Napoli, a la Selección.

El que hacía pasar por torpes a fenomenales arqueros, el que a fuerza de talento se burlaba de defensores grandes como roperos: los desairaba con quiebres de cintura, amagues, centros de rabona, tacos, caños, el infernal pique corto de los buenos tiempos, los perfectos pases-gol, y esa zurda prodigiosa que la clavaba en el ángulo con un toque sutil, o con un bombazo preciso. Con efecto, claro.

El jugador más desequilibrante del más hermoso de los deportes, el que ganaba partidos cuando se lo proponía. Un duende, un mago, un estratega, un regalo de Dios, un quijote que peleó contra los poderosos. Pelusa, Diego,Maradóoo. Fue el más grande. Siempre será el más grande.

Números de un Genio: A los 15 años llegó a la primera división de Argentinos Juniors. En 1979 debutó en los mundiales con el campeonato juvenil de Japón. Dos años más tarde, pasó a Boca, que ese mismo año salió campeón. El fútbol europeo lo tuvo en el Barcelona y en el Napoli (’84 a ’91) y también escribió su historia en los Mundiales: 4 participaciones (’82, ’86 -campeón-, ’90 -subcampeón- y ’94) con 8 goles en 21 partidos.

GOL MARADONA
Su obra cumbre: El segundo gol a los ingleses en México 86.
La mejor jugada individual en la historia de los Mundiales.

México 86. Argentina 3-Alemania 2. La hora más gloriosa: su enorme talento condujo a la Selección a obtener la Copa del Mundo. Convirtió 5 goles, entre ellos aquel inolvidable frente a Inglaterra.Diego nació el 30 de octubre de 1960. A principios de los 70 era Cebollita en Argentinos Juniors. Ya se hablaba de su magia.Menotti lo dejó afuera de la Selección campeona del 78. Su revancha fue a lo grande: Campeón Mundial Juvenil en Japón 79.El debut en primera, el 20 de octubre de 1976. Argentinos Juniors-Talleres. Entró y tiró un caño. A los 16 años debutó en la Selección.Otra vuelta olímpica: 1981, con Boca Juniors. Nacía un romance inquebrantable con la mitad más uno.

EL FUTBOL: QUIZÁS, el deporte más popular en Europa, América del Sur y en la mayor parte de África. Está mucho menos extendido en Asia, y a duras penas se ha implantado en América del Norte. Sin embargo, la celebración en E.U.A. de la fase final de la Copa del mundo de naciones, en 1994, puede haber favorecido allí su desarrollo.

Está regido por la F.I.F.A. (Federación internacional de fútbol asociación), creada en 1904 con sede en Zurich. Esta federación controla más de 150 federaciones nacionales, con más de 30 millones de jugadores. Es responsable del más grande acontecimiento deportivo (además de los Juegos olímpicos), la Copa del mundo de naciones, organizada cada 4 años, cuyas fases eliminatorias se desarrollan a lo largo de dos años.

Las fases finales (disputadas inicialmente por entre 16 y 24 equipos, que serán 32 a partir de 1998) tienen lugar los años pares no olímpicos. Cada confederación continental («filial» de la F.I.F.A.) organiza también un campeonato o Copa de naciones (fase final en los años pares olímpicos), e igualmente se celebran (anualmente en Europa) diversas competiciones interclubs.

La disposición de los once jugadores sobre el terreno de juego ha evolucionado mucho, en general para reforzar las defensas; la intención de no perder prevalece sobre la de marcar, de ganar. Al principio figuraban cinco atacantes (tres atacantes llamados «de punta» y dos centro-campistas); el 4-2-4 y después el 3-2-4-1 han ido marcando las etapas, hacia la reducción, a dos (hasta a uno) atacantes cada vez con más frecuencia, permitiendo evidentemente una mayor concentración de jugadores en medio del campo. El número de goles marcados por encuentro está, en. general, disminuyendo en todas partes y el aspecto espectacular del fútbol está retrocediendo.

FUTBOL CANCHA

Disposición teórica de los jugadores al empezar un partido: arriba,
en 4-2-4, abajo, con tres atacantes, cuatro defensas y un libero.

A esta evolución se suma la importancia de los enormes presupuestos financieros de las competiciones nacionales e internacionales. Las entradas a los estadios tienen  cada vez menos peso específico en los presupuestos de los clubes, financiados, en su mayor parte, por !as subvenciones, el patrocinio de grandes firmas industriales o comerciales y los elevados cánones de las retransmisiones televisadas.

FUTBOL

CAMPEONES MUNDIALES DE FUTBOL

1930Uruguay1982Italia
1934Italia1986Argentina
1938Italia1990R.F.A.
1950Uruguay1994Brasil
1954R.F.A.1998Brasil
1958Brasil2002Brasil
1962Brasil2006España
1966Inglaterra2010España
1970Brasil2014?
1974R.F.A.  
1978Argentina  

 

Biografia de Raúl Soldi Artista Plástico Argentino Vida y Obras

Biografía de Raúl Soldi Artista Plástico Argentino

Raúl Soldi (1905-1994), pintor argentino, representante destacado de la corriente expresionista en su país.

Inició sus estudios en la Academia Nacional de Bellas Artes, y en el año 1921 viaja a Europa.

Estuvo en Alemania hasta 1923 en que se traslada a Italia, ingresando en la Real Academia de Brera (Milán) donde permaneció hasta el año 1932.

En Italia se relaciona con un grupo de artistas de vanguardia.

En 1933 regresa a la Argentina y es becado por la Comisión Nacional de Cultura y recorre Estados Unidos, trabaja como escenógrafo en Hollywood.

Desde 1930 presenta obras en el Salón Nacional de Cultura, y en diversos Salones provinciales, en la Exposición Internacional de París (1937), en Nueva York (1941-1943) y a partir de 1934 comienzan sus muestras individuales.

Los temas que trató son variados, paisajes, retratos, temas relativos al teatro y al circo, naturalezas muertas.

En el año 1953 pinta los famosos frescos de la Iglesia de Santa Ana de Glew.

En 1966 realizó la decoración de la Cúpula del Teatro Colón de Buenos Aires, cuya técnica es la tela pintada al óleo y luego adherida al muro.

Sus obras figuran en muchos museos entre ellos, el de Arte Moderno de Nueva York y los de Florencia y Milán.

Fue uno de los artistas argentinos que donó gran parte de su obra, que sería muy extenso detallar.

1947, Obtiene el Primer Premio en el Salón Nacional.

1948, Primer Premio de la Bienal de San Pablo.

1951, Premio Palanza otorgado por La Academia Nacional de Bellas Artes, de la que fue miembro.

1960, Mención de Honor en la II Bienal de México. Ilustró también libros de poesía.

En 1968 viaja a Israel, pinta en la Basílica de la Anunciación en Nazaret, un mural inspirado en el milagro de In Virgen de Luján.

El Museo del Vaticano en Roma incorpora en 1987 una obra suya titulada «La Virgen y el Niño» con esta última suman dos los cuadros que posee La Santa Sede, la anterior se titula «Santa Ana y La Virgen Niña».

A partir de este último año hasta la fecha de su fallecimiento, realizó varias exposiciones, la más destacada en el Museo Arte Decorativo.

La Galería de Arte Moderno de Milán incorpora a su colección un autorretrato. Ademas de su talento, el destino le había reservado otros privilegios, haber conocido en vida La fama y La gloria y participar en 1993, un año antes de su fallecimiento, de una mega exposición que mostró en el Salón Nacional de Exposiciones «Palais de Glace».

La maravilla de su obra, convocando a millares de visitantes que disfrutaron incansablemente el refinado e incomparable espectáculo de su obra.

Quizás nada más Justo, que también él pudiera llevar en su retina, semejante acontecimiento.

• Cronología de Raúl Soldi

1905 Nace el 27 de Marzo en Buenos Aires.

1923 Viaja a Alemania e Italia.

1924 Vuelve a Italia y comienza estudios en la Academia de Brera, Milán.

1932 Regresa a la Argentina.

1933 Primera exposición individual. Premio al conjunto en el Salón de Acuarelistas.

1934 Trabaja como escenógrafo cinematográfico. 1935 Primer Premio en el Salón de Acuarelistas.

1937 Interviene en la Exposición Internacional de París.

1939 Exposición en San Francisco y en la Internacional de Nueva York.

1940 Participa en la Exposición Latinoamericana del River Side Museum de Nueva York.

1942 Beca de perfeccionamiento en escenografía cinematográfica. Exposición de dibujos y témperas en Nueva York.

1948 Primer Premio en el Salón Nacional.

1951 Premio «Augusto Palanza» otorgado por la Academia Nacional de Bellas Artes, de la cual es miembro.

1953 Empieza la decoración de la capilla de Santa Ana de Glew y de la Galería Santa Fe. 1958 Exposición retrospectiva con 110 obras en Witcomb. Premio en la Bienal de San Pablo, Brasil.

1960 Invitado de honor en la Segunda Bienal de México.

1966 Inauguración de la cúpula del Teatro Colón.

1968 Frescos para una capilla de la Basílica de la Anunciación en Nazaret. Expósición retrospectiva en Art Gallery International, Buenos Aires.

1979 Se crea la Fundación Santa Ana de Glew, centro cultural y retrospectiva permanente. SOLDI, RAUL

Una de sus obras para mostrar el estilo de las mismas

Esponsales de María y José

Enlace Externo: Obras de Soldi Raúl

Artistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografas de Grande

ARTISTAS DEL MUNDO: FAMOSOS, TALENTOSOS, MILLONARIOS, EXCÉNTRICOS

RICOS Y FAMOSOS:
La Tecnología Informática y «los bolsillos de los artistas»: Hay quien dice que los grandes mejor de la industria de la música y del cine, las multinacionales de discos y del entertainment, que han ganado tantos miles de millones de dólares y se los han hecho ganar a los músicos y directores y, sobre todo, a los dueños de las compañías y a sus accionistas, están en profunda crisis.

La enorme y cautivadora ola de las nuevas tecnologías ha echado por tierra muchos proyectos y certezas de los jerarcas de las siete notas y de las películas de Hollywood, acostumbrados a hacer pagar elevados precios por sus productos a la multitud de fans de todo el mundo. Un simple aficionado puede hoy, en pocos minutos, conectarse a Internet y descargar archivos de óptima calidad, no sólo la música de moda o los grandes éxitos del pasado, sino también películas enteras y, a veces, antes de que se estrenen en la gran pantalla.

La piratería podría llegar a obligar a los grandes del espectáculo a hacer pagar menos -mucho menos- por sus creaciones. Tal vez las nuevas tecnologías puedan crear nuevos canales de distribución donde películas y música serían adquiridos por los usuarios a un precio mucho más bajo que el de una tienda.

Si se descarga un CD o una película legalmente, baja el precio de costo de los intermediarios y de la distribución, lo que incide en el precio final. De esa manera, la oferta es más amplia, porque ya no son los empresarios musicales o cinematográficos quienes deciden qué producto merece ser más escuchado o más visto. Por otra parte, aportan una plataforma en la que cualquier persona puede «colgar» sus propias «obras maestras» y donde los clientes finales tienen a su disposición opciones prácticamente infinitas.

En lugar de ir al centro y entrar en los grandes almacenes o en un cine, la mayor parte de los aficionados entraría en su sitio preferido y, con un par de clics sobre su propio «distribuidor automático» online, organizaría su tiempo libre y su diversión como mejor le pareciera. Muchas cosas cambiarán en el mundo hipertecnológico de los años futuros. Y tal vez, también el mundo de las mejor pagadas stars del rock, la lírica y el cine será completamente distinto del que conocemos hoy en día.

Artistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del EspectaculoArtistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del EspectaculoArtistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del EspectaculoArtistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del Espectaculo
Steven SpielbergPaul McCartneyElton JohnMichael Jackson
Artistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del EspectaculoArtistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del EspectaculoArtistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del EspectaculoArtistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del Espectaculo
Mick JaggerStephen KingTom ClancyRonaldo
Artistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del EspectaculoArtistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del EspectaculoArtistas Ricos y Famosos Deportistas Musicos Biografias de Grandes Personajes del Mundo del Espectaculo
Michael SchumacherDavid Beckham MadonnaRobbie Williams

Biografia de Carlos Reutemann Piloto de Formula I Gobernador

Biografía de Carlos Reutemann – Piloto de Formula I

Carlos Reutemann: ¡Vamos Lole!:  Seducido por la política, este gran deportista argentino que con su talento logró conquistar los circuitos más destacados del mundo de la Formula 1, desde el año 1991 profesa su militancia justicialista y su pasión por el quehacer político del país, habiendo logrado ocupar diversos cargos.

Reuteman CorredorEn este sentido, fue Gobernador de la Provincia de Santa Fe en el período que abarca desde 1991 a 1995. Luego fue electo Senador de la Nación en 1995. Asimismo cumplió un segundo mandato como Gobernador de Santa Fe entre los años 1999 a 2003. Después de aquello fue nuevamente electo Senador, cargo que cumple actualmente.

Ese es un pequeño pantallazo acerca de la carrera política de Carlos Reutemann, que principalmente se destacó en los más prestigiosos circuitos de Fórmula 1, siendo aún considero uno de los más grandes pilotos de dicha categoría.

Nació bajo el nombre de Carlos Alberto Reutemann el 12 de abril de 1942 en la provincia de Santa Fe, y desde muy pequeño se sintió atraído por los automóviles, pasión que con los años lo llevaría a desarrollar una importante carrera de piloto, siendo conductor de Fórmula 1 por un período que se inició en el año 1972 y culminó una década después.

Su rapidez, su estrategia de corredor basada en la evaluación constante de las carreras, sumada a su extrema caballerosidad en las pistas, lo convirtieron en uno de los preferidos, tanto del público como así también infinitamente admirado por sus competidores. Por aquella época todos lo llamaban cariñosamente “El Lole”.

Durante su trayectoria como piloto de Fórmula 1, dentro de la máxima categoría de la disciplina, Reutemann logró obtener un total de 12 victorias puntables, 2 no puntables, y 6 pole positions, en un total de 144 carreras en las que participó y dejó su marca. Entre sus logros más destacados, se encuentra el haber ganado el gran premio de Gran Bretaña en el año 1978, compitiendo en aquella oportunidad con el imbatible Niki Lauda.

No obstante, una de las carreras más recordadas es aquella que protagonizó en 1981 cuando se alzó con el primer puesto en el Gran Premio de Brasil, en el que no sólo debió competir con los más grandes pilotos de la época, sino que además debió desafiar al clima, con lluvias torrenciales que desdibujaban el circuito de Jacarépagua en Barra de Tijuca, Río de Janeiro.

Había debutado en el automovilismo el 30 de mayo de 1965, cuando participó en una carrera de Turismo Mejorado, que se llevó a cabo en la ciudad de La Cumbre, ubicada en la provincia de Córdoba. Pero aquel no fue su primer triunfo, aunque llegaría poco después, precisamente el 11 de julio de ese mismo año, cuando a bordo de un Fiat 1500, Carlos Reutemann se consagra ganador en la prueba de Turismo Mejorado desarrollada en Villa Carlos Paz, en Córdoba.

INCREÍBLE: El 13 de enero de 1974, en el Gran Premio de Fórmula 1 de la Argentina, cuando punteaba con comodidad, Carlos Reutemann, en el Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, se quedó sin nafta: le faltaba media vuelta para ganar la carrera. Según crónicas de la época, fue la toma de aire, colocada detrás y sobre su cabeza, la que al desprenderse en el giro 39 hizo que el motor quemara combustible más rápido que lo habitual. (ver final del video abajo)

A partir de allí, su desenvolvimiento en las pistas lo convirtió en uno de los más grandes del momento, y las competencias internacionales reclamaron su presencia. Incluso fue uno de los pilotos oficiales de la escudería de Ferrari a partir de 1977, compartiendo el honor con Lauda. Posteriormente, también fue conductor de las escuderías de Lotus, y del equipo de Williams. Con una carrera que aún tenía mucho por delante, Carlos Reutemann decidió anunciar su retiro y hacerlo efectivo.

Aquello ocurrió luego de su participación en el Gran Premio de Sudáfrica, en el que obtuvo el segundo puesto. Los años pasaron y la política seguramente ocupó el lugar que había dejado en su interior la pasión por los autos, aunque en las reiteradas oportunidades en que el piloto fue consultado acerca de si está arrepentido de aquella decisión, no duda en asegurar: “Cuando pienso en eso recuerdo que, cuando era niño, debía ir a la escuela a caballo y de allí llegué a ser piloto de Fórmula 1. Ese placer no me lo quitará nadie”.

Video Sobre Formula 1 en Buenos Aires.

Biografia Palito Ortega Idolo Nacional de la Musica Popular

Biografía Palito Ortega Idolo Nacional de la Música Popular

Palito Ortega: El Chico Triste de las Canciones Alegres:

Ramón Bautista Ortega, más conocido popularmente como «Palito», se enmarca dentro de aquellos personajes que de acuerdo a sus diferentes facetas en la vida la sociedad lo admira o lo repudia, debido a los diversos emprendimientos y labores que ha pretendido realizar durante su trayectoria.

Quienes aman e idolatran a Palito prefieren recordar sólo aquella imagen del joven provinciano lleno de sueños, que un día se dirigió a Buenos Aires en un tren desde su Tucumán natal para hacer realidad sus más íntimos deseos, que precisamente consistían en lograr convertirse en un cantor de fama comparada a la de su ídolo Elvis Presley.

Aquel joven, que después de pasar el día entero vendiendo café por la calles porteñas, volvía a la triste y desolada pieza de pensión, y mientras observaba cómo se descascaraba la pared de aquella fría habitación improvisaba sus tímidos cánticos con una guitarra prestada y en mal estado.

Sin embargo, a pesar del romanticismo que rodea a la vida y trayectoria del músico, lo cierto es que muchas personas desdibujan la imagen de aquel cantante popular, que ganó millones gracias a su talento, anteponiendo la carrera política que en algún momento le valiera críticas inagotables.

Quienes hablan del Palito político son por lo general aquellos periodistas que olvidan por completo la trayectoria artística del músico, y que intentan opacar su figura por intermedio de su desenvolvimiento en el ámbito político en tiempos de la presidencia de Carlos Saúl Menem.

Cabe mencionar en este aspecto que Ramón Ortega fue en principio elegido Gobernador por el pueblo de Tucumán en el año 1991, y aunque aquello escrutinios fueron acusados de fraudulentos por la corriente Bussista, que se oponía al Justicialismo, lo cierto es que Palito gobernó su provincia natal hasta el año 1995, con una estrategia diseñada por Carlos Saúl Menem, que se desenvolvía en aquel momento como Presidente de la Nación Argentina.

A partir del año 1995 hasta el 2001, Ramón Ortega ocupó el cargo de Senador por Tucumán, y durante este ínterin, precisamente en 1999 se presentó como candidato a la Vicepresidencia de la Nación por el Partido Justicialista, con la fórmula Duhalde-Ortega.

Con los años, su faceta de artista volvió a surgir desplazando por completo ambiciones políticas que nublaran su mente durante una larga temporada, y a finales del 2002 Palito volvió a ruedo con sus entrañables canciones, realizando giras por todo el territorio americano, reeditando para el disco de forma digital sus más importantes éxitos, y lanzando uno de sus más cuidados trabajos discográficos, titulado «Cronología».

Es por todo ello que en el presente artículo intentaremos destacar la trayectoria artística del músico, que en definitiva siempre ha estado presente en el corazón de los argentinos, y que más allá del gusto de las masas ha demostrado ser un cantautor tan popular que incluso han llegado a comparar con Carlos Gardel, salvando las distancias.

Ramón Bautista Ortega llegó a este mundo un caluroso 28 de febrero de 1941 en un pequeño pueblo llamado Lules de la provincia de Tucumán, y fue registrado legalmente el 8 de marzo de ese mismo año, debido a la distancia geográfica que existía entre la casa paterna del niño y la ubicación física del juez de paz.

Sus orígenes eran realmente humildes, ya que el pequeño Ramón era el segundo hijo del matrimonio compuesto por Juan Ortega, obrero azucarero del ingenio Mercedes, y Nélida Rosario Saavedra, que se dedicaba durante todo el día a la crianza de sus hijos, que con el correr de los años serían siete hermanos.

Las necesidades en el hogar eran muchas, y los pequeños debían dedicarse al trabajo a penas comenzada su niñez. Así fue que Ramón comenzó a trabajar con tan sólo 5 años de edad en diversos oficios, entre los que se desenvolvió como lustrabotas, asistente de su padre en las cañas de azúcar, y vendedor ambulante. Mientras tanto, se encargaba de cuidar y velar por su hermano menor, llamado Jorgito.

El trabajo constante que llevaba a cabo el pequeño lo condujo al abandono de sus estudios primarios, pero contó con la solidaridad de una maestra que dedicaba sus noches a darle clases a Ramón, sin recibir dinero a cambio, pero sí mucho cariño.

En este contexto no es difícil imaginarse que Palito tuvo también una adolescencia muy complicada, teñida de tristezas y necesidades, que intentaba soslayar con cualquier tipo de trabajo que apareciera ante él, y disfrutando de la compañía de su familia.

Fue al cumplir los 15 años que Ramón decidió embarcarse en un viaje en búsqueda de sus sueños más profundos, y dejó su pueblito de Tucumán para instalarse en la ciudad de Buenos Aires que tras sus deslumbrantes luces y sonidos ensordecedores parecía dar promesa a su utopía.

Pero la inocencia de aquel joven dio lugar a la primera desilusión del viaje, ya que Palito fue engañado y estafado por un ocasional compañero de tren, que le robó ávidamente todo el dinero que el joven había juntado durante meses para su estancia en la urbe junto al Río de la Plata.

Esta desventura provocó que Ramón debiera pasar su primera noche en Buenos Aires durmiendo bajo el cobijo de las estrellas, recostado en un rígido y frío banco de la Plaza Retiro, mientras los pensamientos de soledad y desconfianza se adueñaban de su mente.

Pero aquel episodio no amedrentó su personalidad luchadora, por lo que con las primeras luces del alba Palito se encaminó hacia la búsqueda de cualquier tipo de trabajo y changas que le permitieran tener una cama limpia para dormir y comida que saciara su apetito.

Uno de sus trabajos ocasionales, precisamente el de cafetero ambulante, lo condujo sin saberlo a las puertas de Canal 7 y de Radio Belgrano, ingresando poco después como ayudante de sonidos del animador Carlos Ginés, para su programa radial «Levántese contento». El trabajo de Ortega consistía en golpear diferentes objetos e instrumentos que simulaban ruidos cotidianos.

Poco tiempo después, precisamente en el año 1957, Palito tuvo una de las grandes oportunidades de su vida, cuando conoció en persona a Dino Ramos con el cual más adelante conformaría un popular dúo autoral, y que siempre fue considerado el descubridor del talento de Ortega. Fue Dino Ramos quien actuó de representante de Palito ante los directivos de la compañía R.C.A. Victor, donde el joven músico grabó sus dos primeros temas bajo el nombre artístico «Palito Ortega».

Con el debut televisivo del músico, y su posterior inclusión en el exitoso ciclo «El Club del Clan», que se emitía por la pantalla de Canal 13, Palito logró rápidamente convertirse en uno de los artistas más requeridos y admiradas por la sociedad argentina, alcanzando luego una fama mundial incomparable.

Su personalidad y modo de ser humilde, sincero e incluso tímido, le valió el apodo de «El Chico Triste de las Canciones Alegres», y no pasó mucho tiempo para que aquel joven delgado e inocente proveniente de Tucumán se convirtiera en una de las figuras más destacadas de la música melódica nacional, llegando incluso a ser considerado el único e indiscutido Rey de la llamada Nueva Ola.

La fama desmedida lo llevó también a convertirse en figura cinematográfica, participando en una serie de importantes producciones nacionales que se convirtieron en clásicos, como aquella película titulada «Mi Primera Novia», donde Palito conoció a la que sería su esposa de toda la vida y madre de sus hijos, la joven actriz Evangelina Salazar.

Sin dudas, Ramón «Palito» Ortega ha sabido conquistar el corazón de la mayoría de los argentinos, precisamente porque su vida demuestra que los sueños pueden estar al alcance de cualquiera, siempre y cuando la lucha por lograrlos esté acompañada de talento y perseverancia.

Traer a Sinatra a la Argentina parecía una misión imposible. Pero, dólares mediante. Palito Ortega lo consiguió, aunque después dijo que había quedado casi en la ruina. El cantante estadounidense llegó al país en agosto de 1981, cantó durante cuatro noches en el Sheraton y una quinta, en el Luna Park.

Un tema que preocupaba a los organizadores era la seguridad del visitante. Pleno gobierno militar, con Roberto Viola como presidente de facto, se dispuso que la seguridad dependiera de la Policía Federal.

Así lo ordenó el gobierno militar, y a Sinatra se le dio trato de presidente. ¿Qué significaba eso? Brindarle seguridad total, con todos los pasos del cantante controlados, con agentes de seguridad en edificios cercanos, como también custodia en el interior y exterior del hotel Sheraton, donde se hospedó con su comitiva. En. total, fueron afectados unos 300 policías a tarea de la seguridad del famoso visitante

 

 

Fuente Consultada: Graciela Marker

Ver: Grandes Bandas de Rock en Argentina

Premios Nobel Argentinos Grandes Hombres de Ciencia de Argentina

PREMIOS NOBEL ARGENTINOS

UN POCO DE HISTORIA SOBRE LOS PREMIOS NOBEL ARGENTINOS

En 1943, se produjo un golpe de Estado. En aquellos días, algunos intelectuales decidieron manifestar su oposición a los golpistas publicando una declaración en la que apoyaban la «normalidad constitucional, la democracia efectiva y la solidaridad latinoamericana».

El médico Bernardo Houssay estaba entre ellos. El gesto le valió la expulsión de la universidad. El científico, finalmente, fundó su propio instituto privado, donde terminó de realizar las investigaciones que le harían merecedor del premio Nobel.

Esa experiencia seguramente alentó a Luis Federico Leloir a fundar, en 1945, el Instituto de Investigación Bioquímica Fundación Campomar. No contó con ninguna clase de apoyo a sus investigaciones, que condujo con equipos y laboratorios sumamente precarios. Es conocida la anécdota que relata que, mientras sus colegas en otros lugares del mundo contaban con las mejores instalaciones, el bioquímico argentino hacía sus cultivos en recipientes de plástico que habían contenido yogur Sin embargo, se hizo acreedor a un premio Nobel.

César Milstein dejó su Bahii Blanca natal para estudiar en la Universidad de Buenos Aireí donde conoció la intolerancia política y la falta de recursos. En 1962, el Instituto Malbrán, en el que trabajaba, fue arrasado por los militares. Al año siguiente, se fue a trabajar al laboratorio de Biología Molecular de Cambridge, en Gran Bretaña.

Esa decisión le evitó padecer la noche de los bastones largos, como se llamó a la brutal golpiza a profesores y estudiantes con la que la dictadura militar termino con el autogobierno universitario en 1966. En 1983, el futuro premio Nobel ofreció su colaboración al nuevo gobierno democrático. Pero siguió residiendo en Cambridge.


1-En 1947, el fisiólogo Bernardo Alberto Houssay (1887-1971) obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por sus investigaciones sobre la glándula pituitaria, que mejoraron el tratamiento de la diabetes.

2-En 1970, Luis Federico Leloir (1906-1987) recibió el Premio Nobel de Química por el descubrimiento de los procesos químicos en la formación de los azúcares en plantas y animales.

3-En 1984 el inmunólogo César Milstein (nacido en 1927) ganó el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por producir anticuerpos capaces de reconocer en la sangre moléculas extrañas a sistema ínmunológico.

En El Bicentenario N°10 , en una nota a cargo del matemático y divulgador científico Leonardo Moledo, describe asi este feliz momento argentino:

El Premio Nobel concedido a César Milstein por su trabajo en el terreno de los anticuerpos monoclonales forma una tríada de laureados, junto a Bernardo Houssay y Federico Leloir. Sin embargo, no puede celebrarse como debería, como un triunfo de la ciencia argentina, ya que el trabajo de Milstein se desarrolló en Cambridge, Inglaterra, y responde a la eterna historia de exilio y prepotencia que debió sufrir la ciencia argentina.

En 1962, tras el derrocamiento de Arturo P’rondizi, José María Guido asumió la presidencia de la República. Un tal Tiburcio Padilla se hizo cargo del Ministerio de Salud Pública y una de sus primeras decisiones fue intervenir el Instituto Malbrán, relevando a su director, Ignacio Pirosky, y a cuatro integrantes de la División de Biología Molecular de la institución.

Y resulta que el jefe de la División de Biología Molecular del Malbrán se llamaba César Milstein, y trabajaba en la etapa crucial de un programa de estudios genéticos de enzimas y proteínas, todos muy avanzados para el contexto de entonces, incluso a nivel mundial. Los cesanteados fueron once, a los que hubo que sumar otros trece profesionales que presentaron sus renuncias en forma solidaria, entre ellos César Milstein y su esposa Celia Prilleintensky. La atmósfera que reinaba en el Malbrán se completaba con la sensación generalizada de que allí se estaba desarrollando una campaña aviesa de persecución antisemita.

Poco antes de haber redactado su renuncia, Milstein había enviado una carta a su colega y ex padrino en Cambridge, Frederick Sanger, en la que le decía que estaba «disponible». Cambridge reaccionó enseguida, y César y Celia hicieron las valijas, partieron hacia Gran Bretaña y en 1964 Milstein estaba en el Medical Research Council de Cambridge, consiguiendo los primeros resultados en el camino de los anticuerpos monoclonales.

Dos décadas después, el 15 de octubre de este año, la academia sueca anunció que había sido laureado con el Premio Nobel de Medicina. Del mismo modo que en la Ilíada los dioses griegos luchaban sobre las cabezas de los guerreros, sobre la ciencia argentina, César Milstein y Tiburcio Padilla libran su batalla interminable. ¿Quién ganará al final?

Fuente Consultada: Sociedad en Red EGB 9 A-Z Editora

UN POCO DE HISTORIA SOBRE LA ENTREGA DE LOS NOBEL DE MEDICINA
REFLEJO DE UNA ÉPOCA

Creado al terminar el siglo XIX y adjudicados por vez primera en 1901, los Premios Nobel son reflejo de esos decenios que alcanzaron a ser bautizados «la bella época» y que para sus protagonistas adinerados era la expresión máxima (y al parecer definitiva y eterna) del mejor estado que podía alcanzar en todos los órdenes la especie humana.

Con ellos se pretendía destacar ante el mundo civilizado a aquellos individuos que realizaran obras, en formas de descubrimientos o invenciones, singularmente dignas de aprecio por su calidad y por la contribución trascendente al mantenimiento y perfeccionamiento de ese estado de bienestar general, que se creía haber establecido firmemente en el planeta.

En el área de la medicina, el primero de esos galardones correspondió a un investigador de la bacteriología, el alemán Emil Adolph von Behring, entonces de 47 años de edad. Gracias a él se había conseguido un método von Behring eficaz para arrancar a miles de personas de las garras inevitablemente mortíferas de enfermedades infecciosas tan temidas como la difteria y el tétano.

Al comprobar que el suero de animales, infectado, bajo circunstancias especiales, con los gérmenes productores de tales enfermedades, adquiría la propiedad de disminuir o impedir el ataque de los mismos en personas que fueran inyectadas con tal suero, von Behring había dado comienzo a la «sueroterapia», que por varios decenios fue arma única y eficaz contra epidemias cuyo recuento de víctimas fatales se tasaban por millares hasta ese momento.

Contra el cuadro ideal de un mundo muy cercano a la perfección se levantaban insistentemente, como lo venían haciendo desde la remota antigüedad, las enfermedades epidémicas. Algunas de ellas, como el paludismo o la malaria, se consideraban parte inevitable de las condiciones de vida en ciertas regiones, a veces tan importantes como los alrededores de la imperial y sacra ciudad de Roma; otras, como la tuberculosis, tenían carta de naturaleza aún en los más elevados estratos sociales, donde la palidez, la tos persistente, la sensación de gran debilidad y permanente desgano vital, no se miraban con repulsa o preocupación sino con ojos comprensivos, como a uno de los finos estigmas propios de quienes tenían la delicada complexión aristocrática y no la fuerte contextura del gañán campesino.

Pero esa tolerancia hacia la enfermedad era más bien resignación y cuando el combate de los científicos empezó a tener éxito, el aplauso social no se hizo esperar: el primer triunfo importante contra la tuberculosis fue premiado en 1905 en la persona del alemán Robert Koch por haber identificado y cultivado el bacilo causante de este mal, que desde entonces se pasó a conocer como «bacilo de Koch».

Contra el paludismo, se había premiado ya en 1902 al inglés Sir Ronald Ross, por descubrir que la hembra del mosquito anofeles era el transmisor de la enfermedad de los pacientes enfermos a las personas sanas, y en 1907 al francés Charles Louis Alphonse Laveran, por descubrir el germen mismo de la enfermedad.

Por supuesto, no habían sido descubrimientos realizados ese año ni trabajos del momento; el premio fue el reconocimiento a labores ya cimentadas, que habían tomado largos años para completarse, como continúa sucediendo hoy.

POLÉMICAS NO FALTAN
Siempre es posible que, cuando hay algún tema de gran interés e importancia para la ciencia, más de uno de los investigadores que trabajan en ese campo específico llegue a conclusiones exitosas al mismo tiempo. Rara vez los hallazgos importantes tienen autor único.

El comité del Premio Nobel está siempre muy atento a esta posibilidad y la regla, desde hace más de cuatro lustros, es la premiación conjunta para los dos o tres pioneros de la investigación respectiva.
Pero esa conducta no alcanza a impedir el surgimiento de polémicas, bastante amargas a veces, que giran alrededor de la verdadera primacía en el descubrimiento o por el olvido que perjudica a científicos también autores de trabajos tan importantes como los galardonados.

El primer episodio de esta clase ocurrió muy pronto, en la sexta ocasión del premio (1906) que fue también la primera en que se premiaron trabajos relacionados con el conocimiento del sistema nervioso. El comité consideró entonces que dos de los más respetados sabios europeos del momento, el español Santiago Ramón y Cajal y el italiano Camilo Golgi, merecían la distinción por igual: así la adjudicó y publicó, pero la solemne sesión de entrega tuvo caracteres de emotivo enfrentamiento entre ellos.

Empeñado en dilucidar la compleja anatomía microscópica del cerebro humano y los demás órganos que forman el sistema nervioso, Golgi había ideado, hacia 1873, un método para teñir las células de dichos órganos utilizando sales de plata, pues aquéllas no tomaban bien los colorantes con que se estudiaban otros órganos del cuerpo bajo el microscopio de luz. Con la «impregnación cromo-argéntica», pudieron apreciarse al fin muchos detalles de la arquitectura encefálica y medular. «

De otra parte, don Santiago Ramón y Cajal, que venía estudiando la anatomía al lado de su padre (profesor de disección en la Facultad de Medicina de Zaragoza, España) desde la adolescencia, ideó hacia 1888 algunas modificaciones al método de tinción de Golgi, consiguiendo aún mayores y más completos datos sobre la neuroanatomía microscópica. Por tal trabajo se llegó a considerar su labor en ese campo tan trascendental como la que en el siglo XVI había realizado, en cuanto a la anatomía general, el gran Andrés Vesalio.

Golgi, de 63 años, y Cajal, de 54, tenían méritos suficientes para el premio en 1906; el mundo científico lo reconocía sin problemas; pero en la sesión solemne ni siquiera intercambiaron saludos protocolarios y sí se oyeron en cambio, inesperados párrafos del discurso oficial de Golgi, con amargas observaciones sobre prioridades y» propiedad intelectual» de los logros galardonados.

Similares situaciones se han planteado en otros años, aunque tal vez de modo menos espectacular. El más reciente episodio fue en 1989, cuando recayó el premio en los norteamericanos Michael Bishop y Harold Varmus, compañeros de trabajo en la Universidad de California en los Ángeles, UCLA.

Trece años antes, en 1976, dieron ellos a conocer los resultados de sus trabajos con un retrovirus cancerígeno, según los cuales el desorden de proliferación celular que llamamos cáncer se inicia por la acción de partículas llamadas «oncogenes», ligadas a su vez, en ciertos casos, a algunos virus. Pero en la misma línea de trabajo venían otros grupos de investigadores, y la adjudicación del Nobel suscitó declaraciones desapacibles de quienes se sintieron injustamente ignorados a pesar de sus méritos; la polémica subsiguiente aún no se cierra por completo.

juego conocer cientificos

Argentinos Premios Nobel de la Paz Perez Esquivel-Saavedra Lamas

ARGENTINOS PREMIO NOBEL DE LA PAZ

¿QUE SIGNIFICA PAZ PARA EL SIGLO XXI?
La agenda se ve trazada con los problemas no resueltos de este siglo, insinuados en los últimos premios que se han mencionado: problemas de derechos humanos, laborales y de los pueblos.

– Asuntos nucleares relacionados con armas y el uso pacífico de la energía atómica, especialmente en la domesticación de la fisión nuclear, ello resolvería enormemente los conflictos causados por la escasez de los energéticos corrientemente usados. además altamente contaminantes.

– El desarrollo de la razón humana sobre la razón del Estado para el planteamiento y la solución de problemas. Probablemente volverán las menciones a los academice.; del derecho y de la política, por idear una forma de organización social y mundo diferente de la base del Estado moderno.

– El trabajo con y por los pobres del mundo, ya individual, ya organizativo, se verá premiado y el tema será permanentemente puesto en escena, hasta cuando el conflicto Norte-Sur (ricos y pobres), el conflicto del hambre y del liberalismo, sean parte de nuestras conciencias, de una Conciencia Universal de Hombre Universal

– Será hora de retomar el librito de Inmanuel Kant, La Paz Perpetua, para desarrollar el derecho cosmopolítico, el cual «debería regular la relación entre un Estado y los ciudadanos de los otros Estados. De tal forma, todos los individuos del mundo tendrían el doble derecho de no ser tratados como enemigos en los Estados que no fueran el propio, y de no ser considerados como objetos de dominio en su propio territorio, o sea siempre como amigos y nunca como enemigos, tanto si se van a otros Estados como si llegan como exploradores o comerciantes».

LA ESPERANZA: SIGNIFICADO DEL PREMIO NOBEL DE LA PAZ
Nuestra vida política es una constante paradoja, como se ha anotado. Cada octubre, cuando se entregan los premios Nobel de la Paz, aparece nuestra capacidad infinita para crear ignominia, pero es evidenciado también el deseo de la especie por verse así: como especie humana. Esa es nuestra esperanza, nuestra infinita capacidad para descubrir y corregir nuestras propias y abominables construcciones con racionalidad, pasión, tenacidad y dulzura.

1936: Saavedra Lamas, Carlos (1878 -1959) Argentino A los 58 años

Secretario de Estado, presidente de la Sociedad de las Naciones, mediador en el conflicto entre Paraguay y Solivia. Sus áreas de mayor interés y estudio se ubicaron en la legislación laboral y en el derecho internacional.

Entre sus logros destacan su protagonismo en el Pacto Suramericano Antiguerra y su intervención en el conflicto Bolivia-Paraguay (guerra del Chaco). Se desempeñó como delegado a la Comisión Internacional de Juristas en Río de Janeiro (1927); como presidente de la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra (1928) y como presidente de la Asamblea de la Liga de Naciones, en 1936. (ampliar tema)

ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL EN DEMOCRACIA

Arquitecto, escultor y líder de los derechos humanos. Sus estudios superiores los realizó en el campo de la arquitectura y la escultura; ocupó, incluso, una cátedra en esta área. Renunció a sus trabajos académicos en 1974, para dedicarse por completo a la coordinación de diversas actividades relacionadas con grupos de no-violencia en América Latina.

En 1976 se concentró en una campaña para persuadir a las Naciones Unidas de la necesidad de establecer una Comisión de Derechos Humanos. Más adelante fue elegido presidente de la organización Servicio. Paz y Justicia. (ampliar tema)

En 1984 el presidente Raúl Alfonsín convocó a Pérez Esquivel, junto a un grupo de notables, para formar parte de la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas). El se negó a participar. Creyó que la investigación sería más efectiva si la llevaba adelante una comisión bicameral. Por otra parte no aceptaba la idea de que las causas pasasen por la justicia militar. Una vez más le tocó navegar contra corriente.

Fue un duro censor de la política sobre Derechos Humanos que llevó adelante el gobierno radical, que derivó en las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.

Así, quien durante la dictadura fue acusado de «subversivo y comunista», en democracia fue tildado por el oficialismo de «desestabilizador de la democracia».

Actualmente Adolfo Pérez Esquivel sigue trabajando en el Serpaj, organismo que preside en Argentina. Realiza el mismo trabajo que desarrolló desde los años 70. Cotidianamente recibe denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en el continente. El Serpaj colabora con los juicios a los militares de la dictadura que se llevan a cabo en España, Francia, Italia y Alemania. Da apoyo jurídico y mantiene una aldea en General Rodríguez para los «chicos de la calle». En ese lugar más de 220 pibes reciben capacitación profesional.

«En la actualidad viajo mucho a dar charlasen las escuelas. Tengo también la cátedra sobre Cultura de Paz y Derechos Humanos en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Integro varias comisiones a nivel internacional. Estamos trabajando mucho en lo que es el Año Internacional de la Cultura de la Paz con la UNESCO y con Naciones Unidas. Pero me interesa mucho mi país, el interior del país, la grave situación que está viviendo la gente y tratar de hacer un aporte a todo esto.»

Hoy, a veinte años de la obtención del Premio Nobel de la Paz, la sociedad argentina tiene una deuda con el trabajo de este hombre de múltiples facetas: arquitecto, pintor, escultor, profesor, autor de tres libros: El Cristo y el poncho, Caminando junto al pueblo y Una gota de Tiempo.

Adolfo Pérez Esquivel, todavía suele ser más reconocido fuera de las fronteras que dentro de nuestro país, donde su figura sigue siendo resistida por los poderosos de turno. Clara muestra es su última detención, el 29 de diciembre de 1999, en medio de una marcha de jubilados.

El día que sepamos darle el lugar que se merece a uno de los pocos argentinos notables, nuestra sociedad habrá comenzado a madurar.

FRAGMENTO DEL DISCURSO EN OSLO AL RECIBIR EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ
«….Vengo de un continente que vive entre la angustia y la esperanza y en donde se inscribe mi historia,…

«Mi voz quiere tener la fuerza de la voz de los humildes. La voz que denuncia la injusticia y proclama la Esperanza en Dios y la Humanidad….

«América Latina es un continente joven, vital, que fue definido por el Papa Paulo VI como el Continente de la Esperanza.

«Conocer es valorar una realidad con la vocación cierta de compartir su destino.

«Conocer es llegar a una profunda identidad con los pueblos que protagonizan un proceso histórico, estando dispuestos a redimir el dolor con el amor, asumiendo, en esta perspectiva, las praxis de Jesús.

«Pero cuando vemos esta realidad que viven nuestros pueblos es una ofensa a Dios. Millones de niños, jóvenes, adultos, ancianos viven bajo el signo del sub-desarrollo.

«La violencia institucionalizada, la miseria y la opresión generan una realidad dual, fruto de la persistencia de sistemas políticos y económicos creadores de injusticias, que consagran un orden social que beneficia a unos pocos: ricos cada vez más ricos y peores cada vez más pobres….»

Adolfo Pérez Esquivel

Biografia de Carlos Monzón Figura Boxeo Argentino

Biografía de Carlos Monzón Campeón Mundial De Boxeo

En 1970 en deportes, el triunfo de Carlos Monzón, constituye un motivo de suma alegría al conquistar la corona  mundial de boxeo, en la categoría mediano, en Roma, venciendo a Nino Benvenuti.

Biografia de Carlos MonzónVida de Carlos Monzón Amalia Ledesma y Roque Monzón tuvieron el 7 de Agosto de 1942 a su quinto hijo y lo llamaron Carlos.

En San Javier (Santa Fe) vivió los primeros años de su vida y fue ahí donde comenzó su verdadera pelea que se basaba en defenderse y subsistir a una infancia sin juguetes, de pobreza y con muchos inconvenientes.

En 1951, toda la familia se mudó hacia el barrio Barranquita.

Desde chico, Carlos percibía que lo suyo no era el estudio y por tal motivo dejó la escuela en tercer grado.

Esto lo motivó y lo obligó a trabajar para ayudar a sus padres. Para conseguir un mango se las rebuscaba como sodero, lechero o diariero, mientras que compañeros de su edad estudiaban o se reunían para jugar.

Todavía no boxeaba, pero en la vida estaba cayendo por puntos.

Buscando un camino y un rumbo dentro del pugilismo recorrió distintos gimnasios.

Sus ocasionales «managers» eran el «Mono» Martínez y Roberto Agrafogo.

Empezaba a mantenerse haciendo lo que más le gustaba.

Con un peso de 64 kilos disputó su primer enfrentamiento, en el pabellón de la Industria ubicado en su ciudad, frente a José Cardozo.

El resultado indicó un empate en tres asaltos y recibió un viático de 50 pesos. Las peleas, estilo callejeras, por montos irrisorios, eran moneda corriente hasta que…

Monzón y Amílcar Brusa: el destino los unió:

Carlos necesitaba confiar en alguien y por eso en una de las primeras charlas le aclaró: «Mire, Brusa, a mí hace poco me robaron con un porcentaje.

 Yo sé que usted no roba. Por eso vengo a verlo».

Desde entonces se formó un verdadero trabajo entre ambos y en conjunto con profesionales de la talla de José Lemos, Adolfo Inocencio Robledo y Pedro Coria, también pupilos de Amílcar.

La regla base consistió en incorporar conocimientos técnicos y sociales. Brusa hacía las veces de entrenador – amigo – padre.

Un triángulo que daría muchas satisfacciones.

Una derecha terrible, frío, calculador, guapo, tenaz, contundente, feroz, eran algunas de sus virtudes con las cuales demolía rivales.

El 12 de Diciembre de 1962 venció por puntos, en 5 asaltos, a Bienvenido Cejas.

Ahí culminó la etapa inicial de su carrera, porque ese fue su último combate como amateur.

Había llegado el tiempo de pegar el salto al profesionalismo. Eran días claves para el santafesino.

La decisión fue acertada, no se equivocó. 

► PAGO EL DERECHO DE PISO

Su debut rentado se produjo en Febrero de 1963, cuando venció a Ramón Montenegro, en 2 asaltos. Sólo Dios sabía lo que vendría. ¿Podrá lograr el título mundial?, dudaban algunos.

Carlos trabajaba y no se guiaba por comentarios, críticas o rumores. Vivía para entrenar, viajar y pelear.

Del tren al ómnibus y viceversa. ¿Por qué tanta prisa?.

Principalmente por el dinero. En total realizó 22 enfrentamientos en dos años y recorrió Posadas, Paraná, Córdoba, Buenos Aires, Reconquista y Santa Fe, su provincia natal.

El récord marcó apenas tres derrotas.

  • 28 de Agosto de 1963, en el Luna Park (Argentina), frente al platense Antonio Aguilar. Fue una contienda difícil. Para colmo, Amílcar Brusa no estuvo en el rincón, ya que su pupilo Roberto Chetta se medía ante Federico Thompson, en Santa Fe. Monzón había sido atendido y cuidado por Genaro Ramusio, Alfredo Luna y Manuel Hermida.
  • 28 de junio de 1964, Río de Janeiro (Brasil), ante Felipe Cambeiro, a raíz de tres caídas, de un físico aún no estabilizado y de un viaje apurado para dejar algunas cosas atrás.
  • 9 de Octubre de 1964, en Córdoba (Argentina), ante Alberto Massi, después de un combate parejo y durísimo.

LECTURE: UN HERMANO

A fines de los 60, la televisión trasmitía los miércoles a la noche, en el Luna Park, las disputas que promocionaban Ulises Barrera o Ricardo Arias en la conducción y que presentaba a promesas como Carlos Salinas, Antonio Aguilar, acompañados por los consagrados Horacio Saldaño, Abel Cachazu, Avenamar Peralta, Pedro Rimovsky, Ramón La Cruz, Victor Emilio Galíndez, en la categoría mediano.

Todos anhelaban un lugar de privilegio y muchos soñaban con la posibilidad de enfrentar a Jorge Fernández, campeón de los medianos.

El mismo que había intentado la corona mundial welter en 1962 ante Emile Griffith, en las Vegas, y cayó por nocaut  técnico.

Monzón poco a poco fue venciendo a Antonio Aguilar, Celedonio Lima, Carlos Salinas en la final del » Cinturón Eduardo Lausse», una competencia pugilística organizada por Tito Lectoure.

Con esos valiosos triunfos se fue ganando el lugar de privilegio y tuvo la oportunidad de estar frente a frente con Fernández.

Ese boxeador flaco de largas piernas, de 24 años, el 13 de Septiembre de 1966, obtuvo su primera meta importante: el título argentino y con esto sorprendió al mismísimo Lectoure.

El, justamente, le trajo, en 1967, el primer oponente extranjero llamado Bennie Briscoe ( en 1972 se enfrentarían por la corona de los medianos), que empató con el argentino.

Al poco tiempo, Monzón derrotó, nuevamente, a Fernández sacándole en este caso el campeonato Sudamericano. Lectoure trabajaba en un aspecto fundamental: una posibilidad por el título mundial.

Mientras tanto, le conseguía contrincantes extranjeros (Douglas Hountley, Thommy Bethea, entre otros) para foguearlo y hacerlo subir en el ranking.

En 1979, se le dio la chance que todos esperaban.

El combate era con Benvenuti, en Roma, el 7 de Noviembre y con una bolsa de 15.000 dólares.

El round 12 fue el de la consagración, ya que el italiano sintió el derechazo y no resistió.

El santafesino alcanzaba la gloria triunfando por nocaut y se anotó como el cuarto campeón del mundo que daba el país.

Comenzaría entonces un ciclo brillante y único en la historia de este deporte.

►DEFENSAS EXITOSAS:

FechaLugarRivalResultado
7-11 – 1970RomaNino Benvenuti (1)GKO 12
8- 5 – 1971MontecarloNino BenvenutiGKO 3
25- 9 – 1971Buenos AiresEmili GriffithGKOT 14
4- 3 – 1972RomaDenny MoyerGKOT 5
17- 6 – 1972ParísJean Claude BouttierGKO 13
19- 8 – 1972CopenhagueTom BogsGKO 5
11-11 – 1972Buenos AiresBennie BriscoeGPP 15
2- 6 – 1973MontecarloEmile GriffithGPP 15
29- 9 – 1973ParísJean Claude BouttierGPP 15
9- 2 – 1974París«Mantequilla» Napoles (2)GKOT 7
5-10 – 1974Buenos AiresTony MundineGKO 7
30- 6 – 1975Nueva YorkTony LicataGKOT 10
13-12 – 1975ParísGratien TonnaGKO 5
26- 6 – 1976MontecarloRodrigo Valdés (3)GKO 5
30- 7 – 1977MontecarloRodrigo ValdésGPP 15
29- 8 – 1977Buenos AiresAnuncia oficialmente su retiroGPP 15
  1. Obtiene el Campeonato Mundial reconocido por la AMB y el CMB.
  2. Después de esta pelea, el CMB le quita su reconocimiento.
  3. Unifica nuevamente el Campeonato Mundial mediano.

Su récord de 14 peleas exitosas aún permanece imbatido en el historial de los medianos.

►MOMENTOS :

  • París, el 14 de Junio de 1972 frente a Jean Claude Bouttier. En su tercer defensa Monzón la pasó mal. Los dos anduvieron por el piso, pero la energía del argentino prevaleció.
  • Buenos Aires (Luna Park), Noviembre 11 frente a Bennie Briscoe. Ganó por puntos en fallo unánime, tras sufrir el asedio del norteamericano en el 9° round.
  • París, 9 de Febrero de 1974, contra José «Mantequilla» Nápoles. Uno de las encuentros más esperados promovido por la estrella de cine francés Alain Delon. Nocaut técnico indicó el final. Carlos Monzón se consolidaba en Europa.
  • Montecarlo, 26 de Junio de 1976. Superó al colombiano Rodrigo Valdés y a su título de la Asociación Mundial de Boxeo le sumó el del Consejo Mundial.
  • Montecarlo, 30 de Junio de 1977. Venció por puntos en fallo unánime a Rodrigo Valdés. Sin embargo el trámite en el cuadrilátero resultó tremendamente difícil. La fortaleza anímica le permitió sobreponerse de una caída en el 2° round. Un rato más tarde, Monzón haría oficial su retiro. Catorce defensas exitosas se abrochaban en los libros y recuerdos de los aficionados de esta disciplina.

►UNA PAGINA APARTE :

Estaba en su etapa de esplendor y el destino lo unió con la actriz Susana Giménez. Filmaron juntos, en 1974, la película «La Mary» y comenzaron a salir.

La estrella de cine no le gustaba el boxeo y por eso le pidió que largara.

Desde entonces comenzaron los inconvenientes entre Lectoure-Brusa-Monzón. El campeón no demostraba ser el mismo.

Después de enfrentar a «Mantequilla» Nápoles realizó el intento inicial para dejar. Viajes juntos, gastos de todo tipo, la alternativa de colgar los guantes, desacuerdos amorosos, ocupaban su mente.

El retiro se produjo en 1977. Al año por mutuo acuerdo se separó de Susana, en Mar del Plata. Algunos indican que el alcohol y las malas compañías formaban parte de su vida.

Se casó con Alicia Muñiz y tuvieron a Maximiliano Roque.

La desgracia se vivió el 14 de Febrero de 1988, en Mar del Plata.

Luego de una discusión, Alicia resultó muerta y Monzón fue culpado, juzgado y llevado a prisión por homicidio simple, teniendo que cumplir una pena de 11 años.

Cuando estaba en la última parte de su condena, y ya gozaba de libertad restringida que le permitía salir del penal, murió en un accidente automovilístico el domingo 8 de enero de 1995, en Los Cerrillos, a cuarenta kilómetros de Santa Fe.

En esa provincia empezó a luchar contra la adversidad, los problemas y en el mismo lugar terminó. De todas maneras fue, es y será un grande del deporte.

Biografía a cargo de: Leonardo Espósito

►EL DINERO DE MONZÓN:

Monzón es un excelente ejemplo del arquetipo del joven muy pobre que alcanza la fama y el dinero a través de su talento deportivo.

Como otros boxeadores, salió de la mayor pobreza.

Todo lo consiguió por su innegable habilidad sobre el ring y algunas participaciones en cine y televisión.

Monzón decía que la mayor bolsa que cobró fue de 500.000 dólares (su última pelea ante Valdéz). Y se jactaba del buen uso que hizo del dinero que había ganado.

En una nota de 1980, describió su guardarropa: “46 trajes, 200 camisas, 300 corbatas y pares de zapatos”.

Pero en 1989, ante la jueza Ofelia Gobbi, decía que no podía pasar más de 10.000 australes para Maximiliano (los Muñiz exigían 16.000).

El destino de la fortuna de Monzón es confuso.

Cuando Lectoure le pasó la posta de la representación del boxeador a Steinberg, en 1974, el boxeador ya tenía más de 1,3 millón de dólares.

En julio de 1995, Iván Raimondi (abogado de Monzón entre 1970 y 1977) reveló que cuando dejó al boxeador, éste tenía 6 millones de dólares, 35 departamentos, 2 casas, un campo, 7 camionetas y 3 Mercedes Benz.

Aseguró que sus bienes sumaban unos 10 millones de dólares.

Pero en la misma nota, el apoderado de Monzón entre 1987 y 1995, Juan José Netri, rechaza estos datos. “Nunca tuvo tanto dinero”, dijo.

Agregó que, según había investigado, en ese entonces no tenía más de 100.000 dólares…

La disputa por Maximiliano tuvo mucha relación con el dinero y posiblemente haya sido uno de los principales desencadenantes de la tragedia de 1988.

Maxi nació en 1981, poco después del casamiento (en Miami) de Monzón y Alicia.

El boxeador no lo volvió a ver después del 13 de febrero de 1988. Tras perder a su madre, el chico quedó bajo la custodia de sus abuelos, Alba Calatayud y Héctor Muñiz García. E

n 1997, la apoderada de esta familia, Alejandra Mastricardi, dijo que la protección legal tendrá vigencia hasta que Maximiliano cumpla la mayoría de edad o se emancipe.

La relación entre Monzón y Maximiliano fue buena durante mucho tiempo.

Hay fotos en las que se ve a Monzón y Lectoure probándole guantes de boxeo al chico. Luego, en la cárcel, Monzón se lamentó una y otra vez de haber sido alejado de su hijo menor.

Resulta conmovedora una carta adjudicada al chico y publicada en la revista Caras: “Odiado papá, no te pienso ver nunca en la vida y no te voy a mandar ni media foto mía.

No te quiero , aseguran que le escribió mientras Monzón estaba tras las rejas.

Seguramente, la muerte del “odiado papá” y el paso del tiempo habrán tenido algún efecto estos sentimientos.

SOBRE EL ASESINATO DE SU PAREJA:

En la madrugada del día de san Valentín (14 de febrero), la modelo uruguaya Alicia Muñiz moría a manos de su esposo, el campeón de boxeo de peso medio Carlos Monzón.

La muerte se produjo sobre las cinco de la madrugada, como colofón a una discusión en la villa que poseía e! campeón.

La pareja, al parecer muy amartelada, regresaba de una cena en el casino de la ciudad donde habían tenido una doble celebración: la de su reencuentro y la del día de los enamorados.

Alicia cayó a la calle desde un balcón.

Después se descubriría que, al efectuar aquel su último «viaje» ya había sido marcada por los puños del Gaucho de hierro (como se conocía al boxeador): el cadáver tenía señales de hematomas y marcas de uñas en el cuello, además de la fractura de un cartílago.

Por último, en el informe de los médicos se afirmaba que la víctima había sido sometida previamente a su caída a una continua y rotunda paliza que, al ser propinada por el boxeador sobre el vulnerable cuerpo de Alicia (la modelo pesaba 53 kilos), el desenlace sólo podía ser la muerte.

Pero por si no fueran suficientes los informes de los médicos forenses, había también un testigo del crimen: un vagabundo llamado Rafael Báez, que confirmó haber visto cómo Monzón golpeaba a su esposa y luego la arrojaba a la calle por el balcón.

Sin embargo, y tras ser interrogado exhaustivamente, el púgil negó la evidencia, escudándose en un repetitivo «no recuerdo nada» e incluso pidió ser ejecutado si se confirmara que realmente había matado a su última esposa.

Alicia Muñiz tuvo la mala suerte de tocarle la peor parte pese a que para sus dos predecesoras tampoco sus matrimonios con Monzón fueron un camino de rosas.

La primera, Marcela Beatriz García, le plantó cara siempre y le alojó una bala al campeón en la espalda antes de separarse de él.

Tras una aventura sonada con la vedette Susana Giménez, con quien hizo la película La Mary, que batió récords de taquilla, Carlos Monzón se casó de nuevo, esta vez con Mercedes García; el matrimonio fue un fracaso.

La relación siguiente fue con Alicia Muñiz.

Para no desmentir a los dos anteriores, este matrimonio acabó también en separación a finales de 1987. No obstante, un amigo intentó reconciliarlos al inicio de 1988, anunciando a Monzón la llegada de su ex esposa, que, en efecto, se reencontró con su ex marido el viernes 13 de febrero.

Carlos Monzón había nacido en 1943 en San Javier, y compartía vivienda con sus padres y 14 hermanos más.

El padre, sepulturero, no podía mantener a tan abundante prole, por lo que el matrimonio se separó, llevándose el padre a dos de sus hijos y a Carlos a la ciudad de Santa Fe, donde el futuro campeón trabajaría en muchos oficios antes de destacar en el gimnasio, al que se aficionó a acudir hasta concentrarse en el difícil y tan polémico arte del boxeo.

La afición con el tiempo le llevó a mantener entre 1970 y 1977 el título de campeón mundial de los pesos medios.

Todo se iría al garete tras la muerte de su tercera esposa y el encarcelamiento del boxeador.

El juicio se celebró el 10 de julio de 1989, y Carlos Monzón fue condenado por la Cámara del Crimen de Mar del Plata a 11 años de prisión.

El presidente Carlos Menem le indultó.

Fuente: Crónica Negra del Siglo XX José María López Ruiz Editorial Libsa

Primer Envenenador Asesino Argentino Curiosiades Historia Argentina

Primer Envenenador – Asesino Argentino

Luis Castruccio decidió poner un aviso en los diarios buscando un criado (a quien matar). Habían pasado 10 años  desde que llegara desde Italia y se había cansando de los corretajes comerciales. La vida no le había dado grandes cosas, apenas un cerebro embotado.

Era de baja estatura, de cabellos rubios y lacios, ojos azules, cabeza grande y redonda y brazos largos. Corría 1888 y tenía 25 años.En el aviso pedía un chico de 7 o 9 años para «servir a su señor», con educación garantizada. Su plan se derrumbó y no por falta de oferentes.

primer envenenador argentino

Consistía en hacerse beneficiario de un seguro de vida y cometer el crimen perfecto. Pero no encontró ninguna compañía que aceptase el convenio pues les parecía inmoral que un adulto sin parentezco sea beneficiario del seguro de un nene.

Puso otro tipo de aviso, pidiendo mucamo, y tomó al primero que se presentó, Alberto Bouchot Constantin, un francés sin parientes en la Argentina.

A este sí lo aseguró, haciéndose pasar por el cuñado. Compró, con receta falsa, 20 gramos de arsénico y se lo fue dando en las comidas. En la agonía del pobre Constantín, le tapó la nariz y la boca. Nunca se sabrá si fue piedad o apuro.Llamó a la compañía de seguros, pero sospecharon de inmediato porque había pasado poco tiempo desde el contrato.

Las autoridades judiciales ordenaron la autopsia y agregaron que Castruccio debía estar presente. Los médicos descubrieron el arsénico y la asfixia. Tomándole la mano al muerto, Castruccio confesó su dolor por el fracaso comercial.

Fue condenado a muerte.

Mientras iba hacia el pelotón de fusilamiento en la Penitenciaría Nacional, de la mano de un cura, llegó el indulto. Castruccio no advirtió que ese día no iba a morir.

Pasó 20 años preso y su cerebro daba cada vez menos señales de cordura. Hasta que lo mandaron al Hospicio de las Mercedes. Allí murió el primer envenenador argentino, balbuceando cosas sobre arsénico y dinero

 

 

Vida del Gaucho Argentino Costumbres Caracteristicas del Gaucho

Vida del Gaucho Argentino
Costumbres y Características

EL GAUCHO , UN PERSONAJE CONTRADICTORIO:

Muchos viajeros del viejo mundo y de EE.UU. han pasado por nuestras tierras, cuando el país recién comenzaba a dar sus primeros pasos de independencia y organización nacional y bien de acuerdo a los viajeros, ¿cuál es el carácter del gaucho?.

Es difícil contestar esta pregunta porque, precisamente, los viajeros atribuyeron a éste un carácter ambivalente con virtudes y defectos, una especie de noble salvaje, capaz a la vez de bajezas y sentimientos elevados.

Vida del Gaucho Argentino Costumbres Caracteristicas del GauchoVeamos si no lo que escribía Armaignac en 1871:

«Son chicaneros, borrachos, orgullosos, presuntuosos, derrochadores y perezosos: pero redimen la mayoría de sus defectos por su generosidad, desinterés, resistencia a la fatiga o la intemperie en cualquier clima, paciencia a toda prueba y sobriedad en su vida ( … ).

El gaucho es generalmente tranquilo, frío y ágil jinete. Muy cortés. humilde, dócil, hospitalario, compasivo, servicial, buen padre y esposo. Es gran amante de la poesía, admira la naturaleza y contempla todo aquello que es bello. Espíritu melancólico, enemigo de las ideas abstractas y sutiles, expresa en un lenguaje simple y armonioso los pensamientos y sentimientos más elevados (. .. )»

De la misma forma, otros autores representan al gaucho como un ser al mismo tiempo sanguinario y sensible, malicioso y hospitalario, ignorante y amante de la música y la poesía.

Estas contradicciones no deben preocupamos.

Ellas reflejan una posición ambivalente de los autores frente a un personaje que evoca lo noble, tradicional y pastoral de la sociedad europea, ahora bajo el ataque del industrialismo.

Un personaje que a la vez, no puede ser considerado europeo, alguien que debe permanecer extraño, por sus diferencias con la ética, las costumbres y los gustos de un europeo.

Como la abundancia los transforma en holgazanes:

Indolencia y abundancia son motivos comunes en las narrativas de viaje: ambos son presentados como «naturales».

Una colección de las narrativas de viaje más populares, publicada en Londres en 1835, contenía la siguiente descripción acerca de las necesidades del gaucho:

«El principal rasgo del carácter del gaucho es que él es una persona sin necesidades».

Acostumbrado a vivir constantemente en la intemperie, y a dormir en el suelo, él no considera que el tener unos pocos agujeros en su rancho sean de alguna consecuencia.

No le desagrada la leche, pero prefiere no tener la que tomarse el trabajo de buscarla»

[A., G., The Young Travellers in South America (London, J. Macrone, 1835), p. 258 y 259].

Habiendo crecido en libertad y acostumbrado a lacaza para subsistir, el gaucho se habitúa a no tener nada y no desear nada.

Su indolencia natural le impide ampliar la gama de sus satisfacciones.

Escribe MacCann:

«El paisano rehúye todo trabajo cuyo éxito dependa del transcurso del tiempo; no sabe valorar éste, y no lo cuenta en horas ni por minutos sino por días; es hombre moroso y su vida transcurre en un eterno mañana; tiene hábitos migratorios y  por donde quiera que se encamine, sabe que encontrará de qué alimentarse, debido a la hospitalidad de las gentes»

[W. MACCANN, Viaje a caballo por las provincias argentinas (Buenos Aires, Solar-Hachette, 1969). p. 116].

Pero es la posibilidad de obtener su sustento libremente lo que lo mantiene en su condición casi salvaje,

Una y otra vez, los viajeros contraponen la «pobreza» del rancho del gaucho la falta de muebles, los pisos de tierra, los agujeros en las paredes, la escasa vajilla, la suciedad, el hacinamiento de hombres, mujeres, niños y perros con la «abundancia» de la naturaleza y la facilidad para obtener el sustento.

Son consabidos los relatos de la apropiación de ganado en el campo «esa gran facilidad de subsistir casi sin trabajo: de vestirse con los productos del despojo de un buey», escribe Isabell el pero hay también abundancia en la ciudad.

Campbell Scarlett describe cómo dos gauchos a caballo pescan en el río, tirando cada uno una punta de la red.

En la costa, en cada marea baja, quedan pescados en abundancia para quien quiera tomarlos.

«Toda la costa, después de un temporal de viento, queda a menudo cubierta con esta tribu armada de aletas: y si los mendigos que piden limosna (siempre a caballo), condescendieran a desmontar para obtener con qué cenar, no solamente encontraríamos trozos de carne todos los días, tirados alrededor de los caminos de los mataderos, que caen de los carros de los carniceros, sino también peces sobre la costa, donde los consiguen por nada, a no ser la molestia de levantarlos»

[P. CAMPBELL SCARLETT, Viajes por América a través de las Pampas y los Andes (Buenos Aires, Claridad, 1957), primera edición, Londres 1838, p. 43].

La abundancia favorece la indolencia, y ésta impide la difusión de la «civilización», que es sinónimo de diversidad de deseos y de bienes.

Los viajeros. al combinar estos dos mitos (las limitadas necesidades de los paisanos y su «indolencia natural»,) acercan al gaucho ala «vida natural», una de las estrategias narrativas preferidas por los románticos, mientras que deniegan al paisano su carácter de consumidor, uno de los atributos de la modernidad.

Fuente Consultada: Todo Es Historia Viajes y Viajeros Nro. 315

La Forestal Maderas y Tanino
La Brutal Explotación del Hombre en el Norte Santafesino

Creador de Facebook Biografia de Mark Zuckerberg Red Social Historia

Creador de Facebook
Biografía de Mark Zuckerberg

Biografia de Mark Zuckerberg

Mark Elliot Zuckerberg (1984- )
Hombre de negocios, co-fundador de Facebook.BIOGRAFÍA DEL CREADOR DE FACEBOOK, LA RED SOCIAL QUE REVOLUCIONÓ LAS RELACIONES VIRTUALES
Mark Elliot Zuckerberg nació el 14 de mayo de 1984, en Dobbs Ferry, Nueva York, en una familia acomodada y de buena educación.

Sus padre, Edward Zuckerberg de profesión dentista y Karen, de profesión psiquiatra .Tiene tres hermanos: Randy, Donna y Ariel. Actualmente vive en una modesta casa de alquiler en Palo Alto, California, con Chan (su novia).

Mark desarrolló un interés en las computadoras a una edad temprana, cuando tenía unos 12 años, utiliza Atari BASIC para crear un programa de mensajería que llamó «Zucknet».

Más tarde estudió en la Phillips Exeter Academy, una exclusiva escuela preparatoria en New Hampshire. Sin embargo, Zuckerberg se mantuvo fascinado por las computadoras, y continuó trabajando en el desarrollo de nuevos programas.

Después de graduarse de Exeter en 2002, Zuckerberg se matriculó en la Universidad de Harvard. También inventó Facemash, que comparó las imágenes de dos estudiantes en el campus y los usuarios podían votar cual era uno era más atractiva.

Basado en sus anteriores proyectos, tres de sus compañeros-Divya Narendra estudiantes, y los mellizos Cameron y Tyler Winklevoss-lo buscaron para trabajar en una idea para un sitio de redes sociales que llamaron Harvard Connection.

Este sitio fue diseñado para utilizar la información de redes de estudiantes de Harvard con el fin de crear un sitio de citas para la élite de Harvard. Zuckerberg accedió a ayudar con el proyecto, pero pronto lo dejó para trabajar en su propio sitio de redes sociales con sus amigos Dustin Moskovitz, Chris Hughes y Eduardo Saverin.

Zuckerberg y sus amigos crearon un sitio que permite a los usuarios crear sus propios perfiles, subir fotos y comunicarse con otros usuarios. El grupo ejecutó el sitio –llamado primeramente The Facebook. A finales de 2004, Facebook tenía 1 millón de usuarios.

En 2005, la empresa de Zuckerberg recibió un gran impulso de la empresa de capital riesgo Accel Partners. Accel invertido 12,7 millones dólares en la red, que en ese momento estaba abierto sólo a estudiantes de la Ivy liga.

La empresa de Zuckerberg dio acceso a otras universidades, bachillerato y escuelas internacionales, ascendiendo el número de miembros del sitio a más de 5.5 millones de usuarios en diciembre de 2005.

El sitio entonces comenzó a atraer el interés de otras empresas, que querían hacer publicidad con el centro social popular. Zuckerberg rechazó ofertas de compañías como yahooy MTV Networks, quienes deseaban comprarlo..

Según la revista Forbes, la fortuna de Mark Zuckerberg es de un valor aproximado a los $ 7 mil millones de dólares.

BIOGRAFÍA AMPLIADA

Mark Elliot Zuckerberg (1984-)
Hombre de negocios, co-fundador de Facebook.

Mark Elliot Zuckerberg nació el 14 de mayo de 1984, en Dobbs Ferry, Nueva York, en una familia acomodada y de buena educación.
Sus padre, Edward Zuckerberg de profesión dentista y Karen, de profesión psiquiatra .Tiene tres hermanos: Randy, Donna y Ariel.

Mark desarrolló un interés en las computadoras a una edad temprana, cuando tenía unos 12 años, utiliza Atari BASIC para crear un programa de mensajería que llamó «Zucknet».

Su padre utilizó el programa en su consultorio dental, de modo que la recepcionista pudiera informar de un nuevo paciente sin gritar a través del cuarto. La familia también se utiliza Zucknet para comunicarse dentro de la casa.

Para mantenerse al día con creciente interés de Mark en las computadoras, sus padres contrataron a un profesor privado de nombre: David Newman, quien trabajaba una vez por semana con él. Newman dijo más tarde a los reporteros que era difícil mantenerse a la vanguardia del prodigio. Luego comenzó a tomar cursos de posgrado en el cercano Colegio Misericordia.

Más tarde estudió en la Phillips Exeter Academy, una exclusiva escuela preparatoria en New Hampshire. Allí mostró su talento en la esgrima, convirtiéndose en el capitán del equipo de la escuela. También se destacó en literatura, ganando un título en los clásicos.

Sin embargo, Zuckerberg se mantuvo fascinado por las computadoras, y continuó trabajando en el desarrollo de nuevos programas. Si bien en la escuela secundaria, creó una primera versión del software de música de Pandora, que él llamó sinapsis. Varias compañías, incluyendo AOL y Microsoft, expresaron su interés en comprar el software, y la contratación del adolescente antes de su graduación, ofertas a las cuales se negó.

Después de graduarse de Exeter en 2002, Zuckerberg se matriculó en la Universidad de Harvard. En su segundo año en la institución Ivy League, ya había desarrollado una reputación como el go-to de desarrollo de software en el campus.

Fue en ese momento que él construyó un programa llamado CourseMatch, que ayudó a los estudiantes a elegir sus clases sobre la base de la selección de cursos de otros usuarios.

También inventó Facemash, que comparó las imágenes de dos estudiantes en el campus y los usuarios podían votar cual era uno era más atractiva. El programa se hizo muy popular, pero más tarde fue cerrado por la administración de la escuela después de que se considere inapropiado.

Basado en sus anteriores proyectos, tres de sus compañeros-Divya Narendra estudiantes, y los mellizos Cameron y Tyler Winklevoss-lo buscaron para trabajar en una idea para un sitio de redes sociales que llamaron Harvard Connection.

Este sitio fue diseñado para utilizar la información de redes de estudiantes de Harvard con el fin de crear un sitio de citas para la élite de Harvard. Zuckerberg accedió a ayudar con el proyecto, pero pronto lo dejó para trabajar en su propio sitio de redes sociales con sus amigos Dustin Moskovitz, Chris Hughes y Eduardo Saverin.

Zuckerberg y sus amigos crearon un sitio que permite a los usuarios crear sus propios perfiles, subir fotos y comunicarse con otros usuarios. El grupo ejecutó el sitio –llamado primeramente The Facebook.

Después de su segundo año, Zuckerberg abandonó la universidad para dedicarse a Facebook a tiempo completo, pasando a la compañía de Palo Alto, California. A finales de 2004, Facebook tenía 1 millón de usuarios.

En 2005, la empresa de Zuckerberg recibió un gran impulso de la empresa de capital riesgo Accel Partners. Accel invertido 12,7 millones dólares en la red, que en ese momento estaba abierto sólo a estudiantes de la Ivy liga.

La empresa de Zuckerberg dio acceso a otras universidades, bachillerato y escuelas internacionales, ascendiendo el número de miembros del sitio a más de 5.5 millones de usuarios en diciembre de 2005.

El sitio entonces comenzó a atraer el interés de otras empresas, que querían hacer publicidad con el centro social popular. Zuckerberg rechazó ofertas de compañías como yahooy MTV Networks, quienes deseaban comprarlo.

En su lugar, se centró en la expansión del sitio, la apertura de su proyecto a los desarrolladores externos y la incorporación de más características.

Zuckerberg seguía avanzando, sin embargo, en 2006, el magnate de los negocios se enfrentan a su primer gran obstáculo. Los creadores de la conexión de Harvard afirman que Zuckerberg robó la idea, solicitando una indemnización por la pérdida de su negocio. Zuckerberg sostuvo que las ideas se basaban en dos tipos muy diferentes de las redes sociales.

En el 2010 el fundador oficial de Facebook, pagó 65 millones de dólares a los hermanos Cameron y Tyler Winklevoss, en un acuerdo extrajudicial para que retirasen la demanda en su contra por el robo de una idea que aseguran les pertenece

Otro reto personal en el 2009 fue la publicación del libro Millonarios por Accidente, escrito por Ben Mezrich.

Donde el autor habla de como Zuckerberg, de 25 años, robó la idea de un grupo de sus compañeros de la Universidad de Harvard, plasmándola luego como suya, en lo que sería un verdadero fenómeno dentro de la Internet.

No sólo deja al joven millonario como un plagiador, sino que además lo tilda como alguien descorazonado, traicionero y sin miedos a decepcionar a sus amigos, describiendo también detalles jugosos sobre los métodos utilizados por Zuckerberg.

Según la revista Forbes, la fortuna de Mark Zuckerberg es de un valor aproximado a los $ 6,9 mil millones de dólares. Vive en una modesta casa de alquiler en Palo Alto, California, con Chan (su novia).

Biografia de Ameghino Florentino Naturalista Argentino

VIDA Y OBRA CIENTÍFICA DE FLORENTINO AMEGHINO

Dinosaurios en
la Patagonia
Dinosaurio:
Abelisaurus
Biografía de
Francisco Moreno
Florentino
Ameghino

Florentino Ameghino

Florentino Ameghino (1854 – 1911): Naturalista, Paleontólogo y Antropólogo También considerado climatólogo, geólogo y zoologo.

Nació en Villa del Luján, de la Provincia de Buenos Aires, el 18 de septiembre de 1854, hijo de don Antonio Ameghino y de doñaMaría Dina Armanino. (hay versiones que dicen que nació en Génova, pero él declara que nació en Luján)

En Ameghino su interés por la paleontología comenzó muy de pequeño, cuando le preguntó a su padre de dónde venían los restos de caracoles que había encontrado en la barranca del río Luján, cerca de su casa, y éste le respondió que los traía el río.

Florentino consideró que no debía ser así porque la corriente no podría enterrarlos, y decidió que averiguaría por qué estaban allí y cómo habían llegado.

Tenía dos hermanos, llamado Juan y Carlos que le ayudaron en muchas oportunidades, pero Carlos fue siempre un excelente colaborador sobretodo en arduas y lentas exploraciones.

Puede considerarse como la primera gran figura de la ciencia nacional y la que alcanzó, seguramente, mayor trascendencia internacional. Fue un autodidacta, que puso por alto el prestigio científico del país sin más fuerzas que su formidable tesón y el apoyo de su hermano Carlos, y sin más financiamiento que los exiguos fondos obtenidos de una librería, negocio que manejó durante años en La Plata.

Florentino Ameghino fue una de las personalidades científicas más descollantes de la Argentina en el siglo XIX. Nació en 1854 y era adolescente aún cuando los muchachos de su edad lo apodaron «el loco de los huesos» por su inveterada costumbre de hurgar con pico y pala las cercanías del río Lujan en busca de restos fósiles. A los veinte años reunió en un folleto varias observaciones acerca del origen del hombre americano, y tiempo después abandonó su puesto de maestro en la localidad de Mercedes para trasladarse primero al Uruguay y después a Europa. Allá recorrió los principales museos de ciencias naturales y se vinculó con paleontólogos célebres, deslumbrándolos con la colección que había formado.

Su formación primaria la realizó en forma particular y como entretenimiento infantil recogía huesos en las barrancas de Luján. En Buenos Aires siguió los estudios secundarios que no concluyó y enseguida se trasladó a la localidad bonaerense de Mercedes, donde fue maestro, director de una escuela y dedicó nueve meses al estudio geológico y paleontológico de los terrenos de la llanura pampeana.

Ameghino fue un brillante autodidacta en paleontología, geología, antropología y anatomía comparada. Ya de adolescente, aprendió idiomas para poder leer a los principales científicos de la época, como el geólogo británico Charles Lyell, y adhirió a la teoría de Darwin.

Cuando tenía 17 años le presentó a Germán Burmeister, entonces director del Museo de Buenos Aires y autoridad máxima de las ciencias en el país, sus primeros descubrimientos. Pero a éste las investigaciones del joven provinciano no le inspiraron confianza ni le parecieron de interés. Al contrario de lo que podría creerse, esto no desalentó a Ameghino, que más tarde diría: “Pero para algo sirve la desgracia… la incredulidad e indiferencia que encontré hirieron mi amor propio, me obligaron a estudiar y buscar medios de acumular nuevos materiales”.

Siempre vivió estudiando, investigando y luchando por conseguir medios económicos para crecer en su actividad científica.

En 1875 dio a conocer las primeras especies nuevas que había descubierto. En el mismo año, se presentó en un concurso-exposición organizado por la Sociedad Científica con siete cajas de fósiles. Pero a los jurados poco les interesaban aquellas reliquias y sólo las premiaron con la última de las catorce menciones honoríficas. Ameghino insistió al año siguiente con una memoria sobre el cuaternario –la más reciente era geológica– que ni siquiera fue considerada.  Decidió viajar a Europa, y presentar su crecida colección de huesos en la Exposición Internacional de París de 1878 y gracias a su trabajo en la escuela puedo financiar en 1875 su primer viaje a Uruguay. Mas tarde con el apoyo del pueblo natal pudo viajar a París en 1878 y exhibir su colección de huesos en la Exposición Universal donde logró la admiración de los científicos mas destacados de su época.

Su viaje a Paris le demandó tres años y debió vender parte de los objetos llevado, por 40.000 francos, y con ese dinero financió la edición de La antigüedad del hombre en el Plata, una de sus principales obras y Los Mamíferos fósiles en la América Meridional. Al poco tiempo debió volver a vender mas material de su colección (que no se lo aceptaban en museos de la Argentina); hacia 1892, setenta piezas de su colección fueron destinadas a un museo de Munich y, tres años más tarde, se vio obligado a vender al Museo Británico una colección de unas 380 aves fósiles. El objetivo era, como siempre, financiar nuevas investigaciones.

Como curiosidad histórica hay que destacar que  cuando regresa de Europa, llega casado con una joven parisinaLeontina Poirier y pobre y como si fuera poco, se encuentra que había sido exonerado de su cargo de director de la escuela de Mercedes por abandono del puesto.

En 1886, Francisco Moreno lo nombra vicedirector del Museo de la Plata, en  el cual Ameghino aporta su propia colección de huesos, pero lamentablemente al poco tiempo estos científicos entran en un conflicto debido a diferencias y celos profesionales  y pierde el cargo oficial. Como salida decide abrir un negocio de libros y en donde por tercera vez volvió a iniciar una colección de fósiles, ya que Moreno le había prohibido la entrada al museo y no podía estudiar sus propios fósiles.

Su obra publicada —185 títulos que totalizan unas 20.000 páginas— hace referencia tanto a la descripción de piezas fósiles, en gran parte halladas por él, como a apoyar su teoría sobre el origen americano del hombre. Para Ameghino, la especie humana había evolucionado en las Pampas argentinas, desde donde habría migrado al resto del planeta. Y para probarlo se sirvió de todos sus hallazgos paleontológicos.

De todas maneras en su etapas de comerciante, Ameghino desplegó un gran esfuerzo creador: Filogenia (otro libro de su autoría) le brindó el reconocimiento nacional y mientras fue librero en La Plata publicó el trabajo premiado en Paris y mantuvo acaloradas polémicas con científicos nacionales y extranjeros.

Un año después presentó en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias su obra magna, compuesta por 1028 páginas y un atlas: Contribución al conocimiento de los mamíferos fósiles de la República Argentina.

En la exposición de París de 1889,obtuvo uno de los mayores logros científicos internacionales de la época: la medalla de oro y el diploma de honor, por su contribución al conocimiento de los mamíferos fósiles de Argentina, escrita en poco mas de un año, entre grandes dramas económicos. Este reconocimiento lo ubicó entre las pocas figuras mundiales del enfoque paleontológico de la biología evolutiva.

Ameghino murió en La Plata, el 6 de agosto de 1911. Su entierro fue grandioso, teniendo en cuenta lo alejado que estuvo de las esferas oficiales. Todo el mundo intelectual se hizo presente y al depositar sus restos en el Panteón de los maestros, hicieron uso de las palabras eminentes personalidades como E. Holmberg, Víctor Mercante, J. B. Ambrosetti, José Ingenieros y otros.

HITOS DE SU VIDA
1854: Nació en la ciudad de Lujan, el 18 de setiembre, hijo de modestos inmigrantes italianos.

1863: Desde niño llamó la atención de sus padres y maestros, por la forma en que se interesaba por desenterrar restos fósiles y averiguar su posible origen. A los nueve años de edad, reunió una colección de caracoles que había juntado a orillas del río Lujan.

1867: El maestro Carlos d’Aste, amigo de sus padres, les sugirió la idea de enviarlo a Buenos Aires para que siguiera estudios secundarios en la Escuela de Preceptores.

1870: Ameghino entró a desempeñarse, como Auxiliar Docente, en una escuela de Mercedes, donde, poco después, comenzó a dictar clases. 1871: Organizó, en Mercedes, un pequeño Museo de Ciencias Naturales, anexo al antes citado colegio.

1872: Fue nombrado Director de la Escuela Elemental de Mercedes, cargo que conservg durante varios años. Mientras tanto, proseguía estudios e investigaciones sobre etnografía y paleontología.

1873 a 1877: Estableció contacto epistolar con varios sabios europeos a quienes comunicó, por carta, sus hallazgos y teorías. Realizó gran cantidad de excavaciones, pagando él mismo los gastos que tales tareas originaban. Venciendo grandes dificultades, llegó a disponer de la mejor colección de fósiles conocida en América.

1878: Emprendió viaje hacia Europa, en cuyos museos estudió y trabajó con la venta de ejemplares repetidos de fósiles. Pudo costearse la edición de su libro «La antigüedad del hombre en el Plata». 1880: Contrajo enlace con Leontina Poirier, de nacionalidad francesa.

1881: Después de tres años de ausencia, regresó, con su esposa, a la Argentina, donde se enteró de que, vencida la licencia que le habían acordado en sus puestos docentes, ya no los tenía.

1882: Abrió en la ciudad de Buenos Aires una librería, a la  que llamó «El gliptodonte» y con los ingresos obtenidos, prosiguió sus estudios e investigaciones.

1883 a 1901: Reinició sus tareas paleontológicas, ayudado por su mujer y por su hermano Carlos, con quienes efectuó numerosos viajes por la costa atlántica y por el sur de la Argentina. Lograron encontrar más de un centenar de esqueletos de especies mamíferas extinguidas, los cuales pasaron a formar parte de la colección del Museo de Historia Natural de Buenos Aires, que Carlos, posteriormente, dirigió. Florentino, mientras tanto, ejerció como pofesor en las universidades de Córdoba, La Plata y Buenos Aires.

1902: Sus méritos, como investigador, fueron reconocidos dentro y fuera de la Argentina. El Gobierno de ese país lo nombró Director del Museo de Historia Natural de Buenos Aires, instituto que organizó con extraordinaria eficacia.

1911: Enfermo de diabetes y sintiéndose muy afectado, es-piritualmente, por la muerte de su madre y de su esposa, falleció el 6 de agosto. Sus últimas palabras fueron: «¡Cuánto me queda por hacer!».

SOBRE SU TRAYECTORIA….

Desempeñó los siguiente cargos: maestro de escuela de Mercedes (Bs.As.), catedrático de Zoología y Anatomía comparada de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cordoba, conservador de las seccines de Zoología y Antropología de la misma Universidad, miembro académico de la Facultdad de Ciencias Médicas de la misma; Director del Museo de La Plata, etc.

Los premios que ha logrado por sus trabajos científicos son los siguientes: mención honorífica por la «Sociedad Científica Argentina» en el concurso y exposición del 28 de julio de 1875; medalla de bronce en la Exposición Universal de París en 1878: medalla de oro (primer premio) en la Exposición Continental Sud-Americana de 1882, en la ciudad de Buenos Aires; medalla de oro (primer premio) en la Exposición de París en 1889; y medalla de oro (primer premio) en la Exposición de Chicago en 1893.

Fuera de las obras que se han señalado más arriba, ha dado a la publicidad y se ha traducido a varios idiomas una colección numerosa de libros y trabajos sobre antropología, geología y paleontología, que fueron sus especialidades en las ciencias naturales, dedicando «Un recuerdo a la memoria de Darwin», cuyas teorías fueron sus ideales de niño-sabio y después fueron la base de su reputación científica.

La Dirección del Museo Nacional de Historia Nacional la ocupó Ameghino a la muerte de Berg en 1902: y entonces el genio produce su formidable teoría de la existencia del hombre en los terrenos terciarios del país. Semejante teoría produjo un revuelo en el avispero científico. La iglesia encontró un terrible enemigo en Ameghino, al que combatió intensamente.

Los iíltimos años de su vida los pasó el ilustre sabio al frente de una librería que instaló en La Plata donde luchó contra la adversidad del destino. Pero el precitado nombramiento de Director del Museo Nacional, le proporcionó un bienestar que alcanzó a disfrutar casi dos lustros. Murió en La Plata el 6 de agosto de 1911, desempeñando el cargo de referencia.

Ante su tumba abierta, el doctor José Ingenieros pronunció elocuente oración fúnebre, en la que dijo entre otras cosas: «Muere con él la tercera vida ejemplar de «nuestra centuria: Sarmiento inagotable catarata de energía en las gloriosas batallas de nuestra emancipación intelectual; Mitre, que alcanzó !a santidad «de un semi-Dios y fue consejero de pueblos; Ameghino, preclaro sembrador de altas verdades cosechadas a filo de hacha en la selva infinita de «la naturaleza. . .»

Fué su gran colaborador su hermano Carlos Ameghino, que más adelante lo reemplazó en el cargo de Director del Museo Nacional de Historia Natural. Fuera de las obras citadas, merece mencionarse: «El transformismo considerado como una ciencia exacta» y otras muchas que seríía largo enumerar .

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°23 Florentino Ameghino Edit. Cuántica
Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1938).

Biografía de Bonavena Ringo Vida de Campeones del Boxeo Argentino

Biografía de Bonavena Ringo Oscar

Biografia de Gatica Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Gatica Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Perez Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de BoxeoBiografia de Locche Grandes Boxeadores Argentinos Campeones de Boxeo
Luis A.
Firpo
José M. GaticaPacual
Perez
Nicolino Locche

OSCAR «RINGO» BONAVENA:

Nació el 25 de septiembre de 1949 y murió asesinado el 22 de mayo de 1976 en Reno, EstadosOSCAR "RINGO" BONAVENAUnidos.

Fue de verdad un guapo de su barrio, Parque Patricios.

Se lo consideró muchas veces un niño grande, por su calidez y buen humor.

Hincha de Huracán a muerte, amigos de todos los deportes, era un personaje especial, ocurrente, simpático y carismático.

Siendo muy joven abandono los estudios y decidió trabajar…fue carnicero, repartidos y hasta picó piedras.

Su carrera como boxeador la inició en 1958 en su club de alma, Huracán, club que hoy tiene una tribuna con su nombre.

Ganó su primer torneo amateur en 1959 y en dos años consiguió dos coronas Sudamericanas consecutivas.

Tuvo un record de 58 triunfos, 44 por KO, nueve derrotas y un empate.

Como muchos otros boxeadores de su nivel, tiene una gran pelea que lo identifica, en donde  todos sus seguidores lo recuerdan por su bravura frente a un adversario que lo supera, pero que ante esa adversidad aparece la fortaleza un púgil  grandioso que arremete con fuerza y lucha sin cesar.

En este caso, es adversario fue Muhammad Alí (Cassius Marcelus Clay), el 7 de diciembre de 1970, quien lo vence en el ultimo round en Madison Square Garden.

Perdió a segundos de terminar la pelea luego de tenerlo sentido a Clay en el 40 y 90 round.

Frente a Lee Carr en 1964, fue suspendido por morderle la oreja, y a Ron Hicks le ganó en el primer minuto del primer round por nocaut.

En 1965 fue campeón argentino, al derrotar a «Goyo» Peralta en el Luna Park, con mas de 25.000 espectadores.

Tenía fama de fanfarrón y la gente lo quería ver  perder, pero ganó con la calidad de un grande, y como se escucha aun decir por ahí,…entraron hinchas de «Goyo» y salieron hinchas de «Ringo».

Combatió con los mejores del mundo, Zora Folley, Jimmy Ellis, Joe Frazier y Floyd Patterson.

El 10 de diciembre de 1968, tuvo una chance por el título mundial en Nueva York ante Joe Frazer, con quien perdió por puntos en 15 asaltos.

Mas tarde como dijimos antes se enfrentó con Cassius Clay, Ringo poseía en ese momento  68 peleas en su haber, con 58 victorias, 9 derrotas y un empate, pero no pudo ser y Clay lo venció por KO reglamentario.

Muy pronto se comenzó a barajar la posibilidad de la revancha.

Después de su baño de multitudes en Argentina de vuelta en los Estados Unidos, Ringo quería dejar de ser cobarde para cierto sector de la sociedad y fue en busca del desquite, su revancha, ante Muhammad Ali.

Pero su joven corazón de treinta y tres años fue partido en mil pedazos por la bala asesina disparada por un matón a sueldo desde un fusil treinta-cero-seis, a treinta metros, en el estado de Nevada.

Ocurrió a las puertas de «Mustang Ranch», el cabaret de Joe Conforte, quien había sido durante un período su manager.

Vale aclarar que Ringo vivía en una caravana muy cerca del prostíbulo, y que, por eso, pasaba gran parte de sus días en el mismo.

Ringo fue enterrado el 30 de mayo de 1976 con su pecho ahogado en claveles rojos.

Unas 150.000 personas pasaron por el Luna.

Era el último adiós al bueno de Ringo.

PARA SABER MAS…

ASESINARON A OSCAR BONAVENA:

Sigue la conmoción por el asesinato del boxeador Oscar Natalio Bonavena.

Un disparo lo ultimó el 22de mayo cuando salía del prostíbulo Mustang Ranch en el Estado de Nevada, en los Estados Unidos, propiedadde Joey Sally Conforte.

Las investigaciones apuntan a una riña por una mujer, pero no se pudoaclarar la situación  hasta el momento.

Los Conforte son también los promotores que lo habían llevado a pelear nuevamente en los Estados Unidos.

Bonavena se había casado el 19 de febrero último con Cheryl Ann Rebideaux, una joven de 20 años que también trabaja ba en el burdel, pero su matrimonio fue anulado diez días después, ya que Bonavena estaba casado en la Argentina.

La policía detuvo a Willard Brymer, el guardia de seguridad del local, e indican que entre ambos había una rivalidad por la eñorita Rebideaux.

Brymer se encuentra sin fianza, pero todavía no se le han formulado cargos. Osear Natalio «Ringo» Bonavena tenía 33 años y una carrera construidaa base de coraje, algo de técnica y mucha personal ¡dad. Se había iniciado en el Club Atlético Huracán yen 1959 fue campeón amateur. (Fuente: Diario del Bicentenario Fasc. 9 1970-1990)

Comenta el periodista Walter Vargas en el Diario El Bicentenario Fasc. N°9 (1970-1989):

«Ringo, jamás fue campeón del mundo, pero su gravitación en el boxeo argentino de los 60 fue significativa y algunas de las páginas que supo escribir cobraron dimensiónde leyenda.

Su pelea con Goyo Peralta (4 de septiembre de 1965) es récord en materia de entradas vendidas en el Luna Park (25,236) y la que sostuvo con Muhammad Ali estableció un rating excepcional: 79,3 puntos.

Que un pesado argentino se las vea con Cassius Clay supone un cóctel de expectación e ilusión inauditas, Clay, convertido al islamismo y devenido Alí, es la suma de todas las virtudes, la frontera misma de la excelencia, Alto, estilizado, increíblemente veloz para sus 96 kilos, quirúrgico en el envío de cada golpe, Bonavena es bajo, lento, tosco, tiene pies planos..,

Puestos en el mismo ring invitan ala alegoría de la Bella y la Bestia. Con todo, Ringo es tanto o más showman que Ali y casi igual de fuerte, De hecho, Ali pronosticó que lo noquoaria en el noveno round y en ese round casi fue noqueado él.

La pelea fue pareja y electrizante, con momentos de sorprendente dominio del argentino y un final doloroso.

En el round 15 el guapo de Parque Patricios se negó a conformarse con una digna derrota por puntos y se descuidó.

Fue fatal.

Tres caídas decretaron el nocaut técnico, y Ringo, que había cumplido un papel conmovedor, lloró con el mismo desconsuelo con que lloramos miles de argentinos.»

Grandes Figuras del Deporte Argentino

VIDEO SOBRE LA MUERTE DE RINGO BONAVENA

Baston Blanco Para Ciegos Invento Argentino-Historia

Bastón Blanco Para Ciegos Inventos Argentinoscuriosidades

Bolígrafo  – Dactilografía  –  Quniela –  Colectivo  –  Tranfusión Dulce de Leche  –  Bastón Ciegos  –  Jeringa Descartable  –  Técnica de ByPass

El 15 de Octubre, se celebra el Día Mundial del Bastón Blanco contribuye a sensibilizar a la sociedad acerca de los obstáculos que las personas no videntes enfrentan para su libre circulación, representando una contribución a la integración de éstas.

bastón blanco para ciegosEl Bastón Blanco es un instrumento que identifica a los ciegos y deficientes visuales y les permite desplazarse en forma autónoma.

Sus peculiares características de diseño y técnica de manejo facilitan el rastreo y detección oportuna de obstáculos que se encuentran a ras del suelo.

En una pequeña localidad de la provincia de Santa Fe, Argentina, llamada San Vicente, vivía Jose Mario Falliotico, quien en la década del 30, y durante su permanencia en Buenos Aires, inventó el BASTÓN BLANCO para ciegos.

Cuenta la historia que en una muy fría tarde de 22 junio de 1931 José Mario Falliotico volvía de su trabajo en una hojalatería caminando esa calle de Buenos Aires rumbo a su casita en el barrio de Flores.

Cuando se detuvo junto al cordón de una vereda y miró antes de cruzar, alguien le tocó el brazo suavemente.

Falliotico se volvió y se encontró con un hombre joven, de anteojos negros, que extendía sus manos hacia delante como en un extraño sonambulismo. Al principio no llegó a entender, pero sólo dos palabras dirigidas a él por aquel hombre lo hicieron caer en la cuenta: – Me cruza?

Falliotico ayudo al no vidente, Miguel Fidel, a trasponer la avenida, y le pidió sus datos. «Déjeme su dirección, mañana recibirá algo que en lo sucesivo, le evitara estos plantones en la calle», le dijo.

Había nacido la idea de un bastón blanco, y convertirlo en un objeto que individualice instantáneamente al ciego.

Al día siguiente, Fidel recibió el primer bastón blanco, y por la tarde Falliotico llevó la idea de popularizar el invento al entonces director de la biblioteca Argentina para ciegos, Agustin Rebuffo.

Posteriormente, numerosos visitantes llevarían la idea a otros países, y esta se popularizaría a nivel mundial..

Entre sus promotores, figura el tenor y medico hepatólogo Mexicano, Alfonso Ortiz Tirado, quien volvía con la idea a su país, donde impuso a las autoridades sobre la novedad Argentina, y pidió que se estableciera su obligatoriedad.

Fue una sencilla pero trascendental idea que se anota dentro del compendio de las grandes creaciones Argentinas.

Componentes de una carreta Nombre de las partes de una carreta Bueyes

Componentes de una Carreta: Nombre de las Partes de una Carreta

«La carreta fue, durante tres siglos, el más importante medio de transporte de personas y mercancías en gran parte de nuestro territorio. En torno a ella giró un sector a la vez dinámico y dinamizador de la economía.

La carreta fue mucho más: ciudad móvil fortaleza, tesoro nacional, carro fúnebre, imprenta, burdel, correo y transbordador,

Con la llegada del ferrocarril y el alambrado, las pesadas carretas comienzan su marcha hacia el ocaso.

La introducción del camión y la camioneta terminará por quitarla de los caminos y borrarla del paisaje.»

Banco o blandura: asiento que se colocaba en el cruce del yugo con el pértigo, formado por una tabla horizontal y dos verticales. Sobre él se colocaba un cuero blando, lanudo.

Bombas: pelotas hechas con hilo de cáñamo, adornadas con plumas de avestruz de colores o plumeros.

Boyero o bueyem: encargado de conducir o picanear los bueyes.

Su ubicación aparentemente es la de ir sobre el pértigo, y no dentro de la caja.

Era el muchacho «ayudante» encargado de cuidar y traer los bueyes durante los altos de un viaje.

También se llamaba así al caballo que iba atado detrás de la carreta y se usaba para juntar los bueyes en los altos del viaje.

Buche: espacio cerrado que se agregaba delante o detrás -culata– con tres cueros vacunos unidos entre sí y a los varales.

Cabezal: vigas de madera dura (lapacho o urunday) transversal al pértigo de 0,20 por 1,15 centímetros, y que conforma la estructura de base, unida a las vigas laterales o limones (coplanares del pértigo). Sobre ella se arma el piso de la carreta de tablas.

Entre las tablas y los limones, cada 60 centímetros van los teleras de 4 por 4 centímetros.

Cantramilla: pieza de hierro con forma de pera (y de su tamaño natural aproximadamente) invertida con un aguijón en su base y cascabeles en su entorno, que colgaba de la caña tacuara «picana» y pasaba a su vez por el llamador, pendiente en balancín de la cumbrera de la carreta. Se usaba para estimulara la segunda yunta de bueyes.

En su libro, B. Caviglia hace un exhaustivo análisis de este aparato.

Cuarta: sogas torcidas – generalmente tres- que unen los bueyes al yugo.

Quincho: del quichua «kencha», tejido de junto o paja lateral o de cubierta.

Maza: centro de la rueda adonde convergen los rayos. De madera dura, de aproximadamente 45 o 50 centímetros de diámetro, generalmente alojan 10 rayos de 4 por 6.

Matraquilla: lámina de madera, de forma de espátula usada en las carretas de bullangueros o mercachifles, de aproximadamente 50 centímetros de largo, 15 centímetros de ancho y espesor variable de 5 a 1 centímetros, con una guía perforada longitudinal para regular su penetración en los ejes de la carreta. Fijada alabase de ésta, permitiría regular su sonido.

Muchacho: palos que colocados en el extremo del pértigo y en la parte trasera de la culata, unidos por un tiento, permitían trabar y mantener el equilibrio al vehículo (cuando no tenía unido los bueyes) y en la posición horizontal. Paucke los llama en alemán «buben».

Llamador: travesaño o palo superior de aproximadamente 1.50 metros de largo, unido a la cumbrera del toldo. De su extremo cuelga la trabilla y también adornos.

Noque o capacho: saco de cuero donde se llevaban los avíos del viaje o, a veces, grasa derretida o leche. Pértigo: lanza de la carreta, general mente de madera dura (urunday) unida a la caja del vehículo.

Sobresale casi tres metros y a el se vinculan los yugos de los bueyes.

En el extremo, el pértigo lleva un «muchacho» articulado, para permitir su permanencia en equilibrio horizontal, al sacar los bueyes (mide aproximadamente 7,5 varas, 25 por 15 centímetros).

Picana: Martiniano Leguizamón dice que la picana responde a dos formas: cuando las carretas llevaban tres yuntas de bueyes, el carrero iba sentado en el pescante y usaba la «cantramilla» para agujar a la segunda yunta, pues ella colgaba de la «picana» y con ésta picaba la delantera.

Cuando mejoran los caminos, las carretas ya sólo llevan dos yuntas, y entonces el carrero va sentado en el pértigo, usando el extremo de la picana para los delanteros, y con la otra punta afilada a los bueyes traseros, tranqueros o pértigos o pertigueros.

Es una larga caña con un aguijón en su punta, que cuelga el llamador mediante una «trabilla», de manera equilibrada para facilitar su accionar. Hay varios tipos de picanas decoradas.

Las observaciones de Leguizamón aparecieron en La Nación del 18 de abril de 1926 y el 3 de octubre de 1946.

Picanilla: picana corta o de mano usada sólo para los pertigueros de tres varas y medio de largo. Según Paucke era llamada «nocololate/njoaquitiqui».

Toldo: cueros vacunos de potro con el pelo hacia afuera, colocados sobre la estructura de los arcos. A veces iban sobre un entramado de paja.

Trabilla: pieza de madera, que colgaba de una soga o tiento del extremo del «llamador».

Por dentro de ella pasaba la caña «picana», manejada en equilibrio desde el interior de la carreta. Primitivamente esta pieza era un cuerno vacuno.

Turú: especie de cometa armada con una caña tacuara y un cuerno vacuno usada para estimular los bueyes y comunicarse, dado que su sonido grave llegaba a mucha distancia.

Varal: travesaños horizontales, paralelo al llamador ubicados en el tercio superior de la caja, que sobresalen de los extremos y permiten armar el «buche», con cueros vacunos.

Medidas 4,5 varas de 4 por 4 aproximadamente.

Yugo: pieza de madera dura de aproximadamente 2,5 varas, 2,00 metros de largo, 0,2 centímetros de ancho y 0,15 de alto donde se atan los bueyes por la nuca, por medio de sogas llamadas «coyundas».

Yuntas de bueyes: la más cercana a la carreta: «pertigueros»; la segunda: cuartera del medio; la tercera o delantera: cuartera de adelante.

Vasijas: de barro cocido para llevar agua o bebidas alcohólicas colocadas por fuera del vehículo, de capacidad de 50 a 100 litros con espiches para su uso.

carreta antigua del virreinato del rio de la plata

Accesorios: La caldera, recipiente anterior a la pava usado para calentar el agua para el mate.

Aparentemente desciende del samovar ruso; este recipiente de forma de jarra está ampliamente documentado en la iconografía gauchesca.

La caldera —conocida como pava— es de origen y fabricación inglesa (en hierro) o catalana (en cobre).

Recién se populariza después de 1880.

Otros accesorios eran las jaulas con aves de corral; maderas para eventuales reparaciones: alimentos (charque); agua; chifles con bebidas alcohólicas; herramientas: lazos, cuerdas, utensilios diversos, cueros y cañas, entre otros.

Uso de bueyes en las carretas La Vida en los Viajes en Carreta

Uso de Bueyes en las Carretas: Viajes en Carreta

«La carreta fue, durante tres siglos, el más importante medio de transporte de personas y mercancías en gran parte de nuestro territorio. En torno a ella giró un sector a la vez dinámico y dinamizador de la economía. La carreta fue mucho más: ciudad móvil fortaleza, tesoro nacional, carro fúnebre, imprenta, burdel, correo y transbordador, Con la llegada del ferrocarril y el alambrado, las pesadas carretas comienzan su marcha hacia el ocaso. La introducción del camión y la camioneta terminará por quitarla de los caminos y borrarla del paisaje.»

El buey, una de las especies animales relacionadas con la mitología, integra, con la vaca y el toro, un grupo siempre presente en todas las culturas. Ligado estrechamente a la producción agropecuaria, es natural que ellos pertenezcan a los distintos cultos con la fertilidad y con la fuerza, llegando a ser en muchos casos la representación de los dioses de la tierra. A ellos algunas religiosas dedicaban los sacrificios mientras que, en otros, constituían los objetos de sacrificio.

Los primeros animales domesticados e históricamente conocidos, antecesores de nuestros vacunos, son los de Egipto, donde el buey Apis se consideraba divino y símbolo de la energía divina y creadora. En la India, el respeto hacia estos animales llega al castigo a quienes falten a esa costumbre, y nos queda de Babilonia suficiente material como para apreciar el culto hacia los toros. A los persas podemos agregar los hebreos, quienes llegan a adorar al becerro de oro.

De los cretenses recordamos el tema del laberinto y el Minotauro, la taurocatapsia y su presencia constante para los minoicos, tema que luego pasa a la cultura romana convertido en Baco. En nuestra tradición de raíz hispánica conocemos la presencia constante del toro y la vigencia de sus corridas, practicadas hasta ahora en algunos países latinoamericanos.

Esa presencia permanente de los vacunos, junto al trabajo, a la mitología y la religión de la mayoría de los pueblos, tiene en el buey aun protagonista que trasciende y dura en la imagen. No es casual entonces que en el escudo nacional de la República Oriental del Uruguay figure un vacuno, como símbolo de la riqueza y abundancia, y tenga también la carreta un hermoso monumento en el principal parque de Montevideo. Para Ezequiel Martínez Estrada, «de la vaca provienen todos los males y todos los bienes argentinos…». En tanto que César Fernández Moreno anota que «en la Argentina los portafolios llevan afuera cuero de vaca, y en su interior expedientes de vacas…».

Para no fatigar a los bueyes, en verano la marcha era nocturna y en invierno, diurna. Con frecuencia, ante el agotamiento prematuro de algún buey, se lo abandonaba y reponía por los de refresco. El animal, librado a su suerte sin agua y alimento, moría y era pasto de las abundantes aves de rapiña. Eran muy buscados los bueyes «rocines», que podían soportar hasta 48 horas sin beber agua.

Félix de Azara, en Apuntamientos para la historia natural de los cuadrúpedos del Paraguay y el Río de la Plata, refiere que «el Capitán Juan de Salazar trajo de Andalucía 7 vacas y un toro desde el Brasil hasta Asunción en 1556, siendo ellos los primeros vacunos arribados a tierras americanas». A este aporte se agregaron animales provenientes del Pacífico y directamente de Europa.

Al fundarse Corrientes en 1588. se arrean desde Asunción 3000cabezas vacunas. Con la facilidad de contar con infinitos animales, el buey era en la práctica un recurso natural inagotable, lo que llevó a su utilización como fuerza motriz de las carretas y a la perdurabilidad de ellas. La fuerza de tracción y su «combustible» eran gratuitos, lo que permitió que este medio tuviera a lo largo de los años tanta vigencia, ayudado de una geografía de llanura, pródiga en pasturas y aguadas naturales.

Los bueyes que propulsaron las carretas eran de raza criolla con cruzas muy diversas: Jersey, Holando e Inglés, siendo por lo general animales de seis a quince años y con un peso de entre 400y 500 kilos. Cada buey tenía su propio nombre. Los más hábiles y acostumbrados eran los que se ubicaban delante de todo, yendo siempre los más ariscos a la tercera colocación como «pertigueros»- ,cercanos al conductor y a su picanilla de mano de fácil manejo.

A los bueyes, a los que se llamaba comúnmente «güey» o «guay», se los identificaba con nombres «clásicos», tales como Palomo, Colorao. Barroso. Yaguané, Rosa, Overeo Cola Blanca. A este respecto, es Saubidet quien registra un listado muy amplio, rara vez de tres sílabas. El mismo autor cita a uno de los cantares de los carreteros:

Señores les cantaré/ la vida del carretero/ que siempre va por la gueya/arre, arre, compañero…/La vida del carretero es una, vida trompeta/ muchas veces va dormido/sentao sobre la carreta/ Y siempre andando en la gueya/cuando divisa algún pozo /fuerte le grita a los bueyes:/ ¡Osco! /yaguané/ barroso.’

Los Caminos en Argentina Colonial Los Viajes en Carretas con Bueyes

Los Caminos en la Argentina Colonial: Viajes en Carretas Tiradas por Bueyes

«La carreta fue, durante tres siglos, el más importante medio de transporte de personas y mercancías en gran parte de nuestro territorio. En torno a ella giró un sector a la vez dinámico y dinamizador de la economía. La carreta fue mucho más: ciudad móvil fortaleza, tesoro nacional, carro fúnebre, imprenta, burdel, correo y transbordador, Con la llegada del ferrocarril y el alambrado, las pesadas carretas comienzan su marcha hacia el ocaso. La introducción del camión y la camioneta terminará por quitarla de los caminos y borrarla del paisaje.»

Con justa razón se comparó a los conductores de carretas con los navegantes. Se asemejaban a éstos no sólo como capitanes de sus navíos terrestres, sino también por conducir verdaderas escuadras de decenas de carretas que surcaban nuestros horizontes. Pablo Rojas Paz. nos recuerda Carlos Antonio Moncaut, acuñó una de las más hermosas imágenes evocadora de estos viajes. «Era tierra más para ser navegada que transitada, para ser vivida y no viajada», escribe Rojas Paz y añade: «Las carretas hacían por eso el crucero en convoy formando tropas, con un cañoncito que se alistaba en cualquier emergencia.

Hacer caminos hubiera sido escribir en el agua. Había que usar, pues, una técnica náutica, guiarse por las estrellas. El camino trazado en la tierra hubiera sido borrado por los vientos, el agua y la sequía; había que grabarlo en la mente, llevarlos en secreto. Y así el hombre marchó por rumbos invisibles. Y cuando el gaucho conquistó el fiel del rumbo, los caminos se alzaron desde la huella humilde por donde el hombre marchaba mirando más el cielo que a la tierra». Ese mar estaba preñado de peligros.

El prolongado aislamiento entre las cabeceras del viaje, las inseguridades, los accidentes del terreno, la técnica adecuada de conducción en las travesías, generaban un microcosmos con códigos y normas de comportamiento respetados por la heterogénea y forzosa compañía.

Se trataba de una modalidad sui generis, diferente a la que se observaba en la vida urbana. En aquella se imponía la autoridad y la disciplina de los «navegantes» expertos y conocedores de la geografía, el tiempo, los accidentes y los horarios adecuados para la marcha, el descanso, el canto y el baile.

De esta peculiar forma de vida nómade existe una abundante iconografía. Los carreteros, junto a los domadores, troperos y tronzadores de cuero, pertenecían no sólo a uno de los más antiguos y mejor retribuidos oficios de nuestra pampa, sino que conformaban uno de los escasos grupos donde se podían encontrar diferencias por sus especializaciones.

Los ingresos de este grupo solían ser un 50 por ciento mayores que el resto. Según José Barcia, a los carreteros se los conocía con el nombre de «gobernadores de carros», lo que acusa la importancia y el reconocimiento que en la época se concedía a su función. Narra Sarmiento que la autoridad del jefe de la tropa de carretas era absoluta: imponía la ley a garrote o a cuchillo. Llegaba a torturar y hasta ejecutar a los «díscolos» y a los remisos a su autoridad.

En la carreta delantera, sede del capitán de estas verdaderas escuadras terrestres, se instalaba un cañoncito. como ya vimos que recordaba Rojas Paz. La mayoría de los propietarios de las carretas eran de origen vasco. Los peones y picadores eran gauchos porteños o criollos de provincias.

Los propietarios de carretas actuaban también como comisionistas o acopladores en combinación con los comerciantes de Buenos Aires. Algunos de estos empresarios carreteros solían adquirir parte de sus mercancías a los productores. La modalidad era adelantarles en pago el 50 por ciento de su valor.

Este anticipo muchas veces se convertía en único pago, pues la lentitud de las comunicaciones, la escasez de noticias y el hecho de que muchos productores no sabían leer ni escribir, favorecían estas maniobras que permitieron el enriquecimiento de muchos de estos propietarios de flotas de carretas. Para Ramón J. Cercano, el gremio estaba dividido en tres grupos principales. En primer lugar, los llamados «hombres distinguidos» de Cuyo o el interior.

Reservaban una o dos carretas para transportar los «efectos europeos» destinados a cubrir sus propias necesidades, alquilando el resto de los vehículos de la tropa. En segundo término, gente de menores recursos… quienes lograban acumular un pequeño capital propio que arriesgaban íntegramente en cada operación de viaje de una flota de carretas.

Por último, los fletadores eran un grupo constituido por gente sin recursos que cobraban los fletes por anticipado, lo que generaba continuos pleitos y embargos por falta de cumplimiento, Los tripulantes de estas carretas formaban una virtual casta, y estaban más allá déla ley de julio de 1823 que regulaba las contrataciones de mano de obra y establecía la obligatoriedad de llevar «la papeleta de conchabo».

Los integrantes de aquellos convoyes podían desplazarse sin necesidad de solicitar permisos especiales a cada juez de paz de cada sitio del trayecto. Así evitaban ser enganchados «voluntariamente» como soldados para ir a la frontera. Los carreteros concentraban sus tropas en sitios escogidos en las orillas de cada pueblo o ciudad en donde acampaban, reparaban sus vehículos, mantenían sus animales, efectuaban las tareas de carga y descarga de bultos y hacían por poco tiempo una vida sedentaria y menos penosa que la de las travesías. En Buenos Aires eran famosos el hueco de plaza Lorea, y las plazas de Once.

Constitución, la Concepción y los bajos de Retiro, sitios en los que después se levantaron algunas de las estaciones ferroviarias. Eran aquellos sitios rumorosos, coloridos. El descanso abría la conversación, estimulaba el apetito de la charla y daba rienda suelta a la «parlanchina bullanguera».

Esa pequeña ciudad satélite y móvil daba animación al poblado sedentario, lo alimentaba de mercancías, novedades y noticias. Se los distinguía a lo lejos por el humo de sus fogatas, las idas y venidas y las guitarras que se templaban al anochecer. Ese paisaje comenzó a desvanecerse por el avance del tren y desapareció empujado por las estaciones ferroviarias, esos templos del progreso que transformaron el paisaje urbano y rural. Muchas de estas estaciones se emplazan en sitios más distantes de las plazas principales.

Hacia allí se transfiere el movimiento de pasajeros y cargas y, durante un tiempo más, también las carretas ahora transportadas sobre vagones. Con la incorporación del ferrocarril comienza a languidecer esta actividad como negocio y, a partir de 1870, tiende a desaparecer como consecuencia del predominio de ese nuevo medio de transporte. De la magnitud de ese movimiento de carretas da cuenta una estadística de 1863, que registra el ingreso de 18.908 vehículos a Buenos Aires.

Durante el período de transición de la era de la carreta a la del ferrocarril coexistieron ambas modalidades. Funcionó entonces un sistema mixto: las cargas se trasladaban en carretas hasta los puntos de concentración. Chascomús fue uno de esos centros de trasbordo. De allí se cargaban las carretas sobre las chatas, con lo que se disponía de una especie de primitivos contenedores. Tan importante era el movimiento de carretas que la partida de cada una de las tropas se anunciaba en los periódicos.

Federico Oberti menciona uno de los tantos avisos: «Salida terrestre. Tropa de carretas de Don Benito Pucheta con destino a Córdoba, Despachada por el Consignatario Manuel Molina saldrá el 26-3-1838 con efectos de ultramar yerba-azúcar-ferretería-aceites-cristales».

Esta importancia de la carreta para la economía del país se reflejó en los billetes de banco de 1869, que reproducen la clásica tropa. A medida que se incorporan los adelantos técnicos al país alambrados, molinos, ferrocarril y otras explotaciones y afluye la inmigración, la carreta, y el mundo que giraba en torno a ella, entra en crisis.

Esto afecta a los empresarios y, en mayor medida, a los amansadores de bueyes, a los picadores, carpinteros, pulperos, boyeros, peones y demás personajes que integraban ese particular universo. La desaparición, comenzada en la provincia de Buenos Aires, se fue propagando a todo el país.

Esta situación contribuyó seguramente a acrecentar los sentimientos de rechazo del criollo hacia el «gringo», en quienes algunos percibían los causantes de su marginación y de la desocupación provocada en ese sector. Contrariamente a lo que se cree, la mujer siempre formó parte de las caravanas, con lo cual queda desvirtuado el enfoque machista de esta actividad.

Tanto los relatos de viajeros como la numerosa iconografía existente reflejan la presencia permanente y natural de la mujer en esos convoyes: desde la partida, los altos en el camino hasta la llegada, participa siempre como constante acompañante del gaucho, tropero y trashumante, negando así la imagen de estar aferrado a un lugar.

Hilario Ascasubi nació debajo de una carreta en Fraile Muerto en 1807. Se sabe que las comodidades de una carreta eran superiores a las de las viviendas de la época. Después de las invasiones inglesas, el general Beresford y sus subordinados prisioneros en la villa de Lujan pidieron vivir en carretas, dado que los alojamientos eran sucios, húmedos y llenos de insectos.

Esto no debe sorprender, pues de los relatos de la época se desprende que los hacendados de las cercanías de los caminos reales, alejados de la «civilización blanca», vivían en condiciones rigurosas y precarias, privados de las comodidades más elementales. En las viviendas faltaba casi todo, a veces hasta puertas y ventanas.

El moblaje se reducía a menudo a un barril de agua, un cuerno para beber, asador de palo, ollas de fierro y algún banquillo. Pese a la abundancia de lana, camas y manteles eran desconocidos. El atuendo de propietarios y peones era similar y sólo difería en la calidad de las prendas, lo que permitía reconocerlos. El paso de alguna caravana por uno de estos sitios provocaba el interés de los pobladores, quienes veían alterada así la monotonía de sus vidas cotidianas.

ompañaba a la flota de carretas los gritos de los peones, el chirrido de las ruedas y una cantidad de animales domésticos: perros, gatos, aves y hasta gallos de riña eran infaltables compañeros de viaje. Los carreteros debían mirar el cielo y descubrir las amenazas de lluvias que traían aparejados los riesgos de naufragios en los ríos crecidos y furiosos.

A menudo, el pasaje de ríos o pantanos obligaba a la descarga sorteando el obstáculo por separado, ya sea en canoas o en pelotas, luego de lo cual se procedía a acomodar pasajeros y bultos en la otra orilla. Hacia el norte se prefería el invierno, la estación seca.

El trayecto de Buenos Aires a Salta se recorría en seis meses, con lo cual, si las condiciones del tiempo eran buenas, una tropa de carretas sólo podía hacer en el año un solo viaje de ida y vuelta. Según recuerdos del doctor Justo José Miranda de Villaguay, Entre Ríos, el viaje entre Concordia y Villaguay en las famosas «carretas de Michelana» duraba 15 días. Ni lluvias ni tormentas, ni crecientes las atajaban.

Tenían altas ruedas enllantadas, techos de zinc, doble forro de pinotea y hojalata en techo, piso y paredes; cabía un hombre parado dentro de ellas; el pértigo era de pinotea y de un grosor de 3 por 8 pulgadas; todas eran nuevas y de lapacho. Para soliviarles el peso a los bueyes, en las culatas se ponían piedras».

En una carreta viajaba la familia y, en la otra, la carga. Cuando dos caravanas se cruzaban en el camino se acostumbraba a hacer un alto, se intercalaba una pausa para dar lugar a la fiesta con guitarreada, baile, asado y juego de naipes. A medida que la carreta avanza, va pagando impuestos en cada provincia.

Los gastos fijos más los impuestos insumen la mitad del costo. Referente a las tasas pagadas, podemos mencionar el testimonio de las quejas de los cuyanos. Debían pagar sobre la totalidad de las botijas, sin considerar que muchas de éstas se rompían en el viaje por el traqueteo y otras transformaban el vino en vinagre debido a los calores que debían soportarse durante la travesía. Este pleito fue finalmente zanjado con la Real Cédula de 1760 donde el impuesto se redujo sensiblemente, por un periodo de los seis años siguientes, pasando de 12 a 4 reales.

El costo de los fletes por cada carreta a Salta y Jujuy, 180 pesos; a Mendoza, 110 pesos. El carretero se asimiló a esta vida naturalmente, y soportó hambre, sed, privaciones, riesgos y agresiones con parecido espíritu de los conquistadores españoles que abrieron muchas de las sendas para esas travesías.

En sus crónicas de la Conquista del Desierto (1879), Remigio Lupo advierte el proceso de sustitución en el sur del país de las viejas y pesadas carretas por carros tirados por muías y el apoyo que en esas operaciones prestaba el ferrocarril. Ya durante la Guerra del Paraguay, la carreta tuvo un importante papel auxiliar en la logística de los ejércitos aliados entre 1865 y 1866.

Los cuadros de Cándido López y el diario «Cabichui» de las trincheras paraguayas revelan la importancia de este vehículo en esas acciones militares. Existen testimonios que años antes, entre 1837 y 1842, en el sur del Brasil, durante la llamada Guerra de los Farrapos, a la carreta le cupo un rol tan importante que el extremo sur brasileño era conocido como la «República de las carretas».

Los carreteros tienen su propio santo patrono: Sebastián de Aparicio, a quien la Iglesia beatificó en 1798. Nacido en Galicia en 1502, se embarcó con destino a México en 1531. Allí se especializó en la fabricación de carretas que hacían transportes de mercancías de Veracruz a Puebla. Tal era su habilidad que despertaba admiración en el pueblo. Tal admiración creció cuando Aparicio añadió a esa condición la de construir los primeros caminos por los cuales circulaban sus carretas.

Llevó una vida de trabajo duro, pues se ocupaba además de tareas agrícolas. A los setenta años ingresó como lego en la Orden de San Francisco, pese a «no saber escribir ni firmar». Sin dejar el convento, retomó allí sus tareas artesanales donde, y a pesar de ser conocido de allí en más como «él fraile loco», comenzó a rodearlo un halo de admiración por sus virtudes y habilidades. Las envidias lo desplazaron del convento al que retornó pues, más allá de no saber ni escribir, se le comenzó a reconocer como sostén económico de la orden.

Finalmente, cuando sus milagros se propagaban por toda la región de Puebla, anunció su muerte, la que sobrevino el 20 de febrero del año 1600. cuando tenía 98 años. La Iglesia de San Francisco de Puebla guarda sus restos.