Las Desigualdades

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Países Desarrollados y Subdesarrollados

Introducción: En los países desarrollados se vive cada vez mejor, pues tiene cubiertas sus necesidades de alimento, educación, salud , así como acceso a una gran variedad de satisfactores.

Por su parte naciones subdesarrolladas pretenden reproducir el modelo económico dominante, tratando de alcanzar el nivel de los países ricos como Japón, la Unión Europea y, sobre todo, Estados Unidos, que además de contar con el podes económico tiene el poder militar que lo ha llevado a alcanzar la hegemonía mundial, aunque políticamente necesite de aliados.

La globalización no es solamente económica, sino también cultural. Pretende la homogeneidad en la forma de pensar.

La cultura va quedando como mero objeto de curiosidad folclórica. Se van imponiendo parámetros en la forma de vestir, de comer, de escuchar música, de lograr satisfactores. Se globalizan también la delincuencia, el crimen organizado, el tráfico de armas convencionales y de armas nucleares, el juego, la prostitución, el mercado negro de divisas, el lavado de dinero, los paraísos fiscales y la evasión de impuestos.

La tarea política central del siglo XXI es la creación de un nuevo proyecto histórico con una perspectiva humanista y de solidaridad, haciendo a un lado la apatía y tratando de recuperar la memoria, para vivir y reconstruir un futuro obteniendo la fuerza de la razón; además, poniendo el avance técnico y científico a disposición y en beneficio de todos los pueblos del mundo.

Diferencias entre el mundo desarrollado y el subdesarrollado
La diferencia de desarrollo entre países se deben a múltiples causas, no únicamente a las de tipo económico.

Esas causas tienen a la vez un origen interno como externo. No todos los Estados tienen el mismo grado de organización social, ni similares estructuras productivas, ni parecidos recursos financieros, ni modos de vida equiparables.

En la actualidad, dos realidades contrastan bruscamente: la de los países desarrollados y la de los países subdesarrollados o en desarrollo. El 80% de la población mundial vive en este segundo grupo.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Contraste entre zonas ricas y pobres en Hong Kong y su puerto donde viven miles
de personas en condiciones precarias

Mundo desarrollado

Los países desarrollados tienen una alta renta por cápita, es decir, unos elevados ingresos medios por persona por encima de los 10.000 dólares anuales; una industria potente y tecnológicamente avanzada; un alto nivel de vida, que se refleja en el desarrollo de las infraestructuras y en la cantidad y calidad de servicios sanitarios, educativos, culturales, etc. además, una buena parte de la población mantiene un elevado nivel de consumo.

Mundo subdesarrollado

Los países subdesarrollados tienen una baja renta por habitante, que normalmente no alcanza los 2.000 dólares anuales; un desarrollo industrial escaso o incipiente, pero que, con frecuencia, depende de la inversión exterior y está basado en la mano de obra batata y en el alto consumo energético; recursos naturales destinados fundamentalmente a la exportación; una fuerte dependencia del exterior en tecnología, comercio y créditos; un reducido nivel de vida, con servicios de baja calidad e inaccesibles a una gran parte de la población; deficientes infraestructuras; un elevado índice de analfabetismo; un crecimiento demográfico muy elevado; y un bajo nivel de consumo. Además, la inestabilidad política, la corrupción y la desigualdad social son corrientes en estos Estados.

El subdesarrollo: Tras la Segunda Guerra Mundial se comenzó a hablar de «subdesarrollo, para referirse a los países pobres. Generalmente, este término se usa en un sentido evolutivo: así, Naciones Unidas denomina a los países como países «en vías de desarrollo» o «en desarrollo», por contraposición a los países «desarrollados».

Hacia 1950, Alfred Sauvy utilizó la expresión «Tercer Mundo» para designar a los países pobres, comparándolos con el «Tercer Estado», el estamento más bajo de la sociedad francesa a fines del siglo XVIII

A mediados de 1970 surgió el término «Sur» para referirse a los países pobres , considerados como un hemisferio “Sur” mientras que los desarrollados constituían el hemisferio norte, aunque en ambos hemisferios hay todo tipo de países. Posteriormente se los llamó “periféricos” a los países que se sitúan en una posición de dependencia de los países del “centro o centrales” que ejercen un papel dominante.

Mapa del desarrollo

Conceptos Norte y Sur no describen exactamente dos hemisferios geográficos, pues algunos países hemisferio sur presentan un altísimo desarrollo, mientras otros del hemisferio norte tienen un desarrollo escaso.

Los países más desarrollados son principalmente gran parte de los Estados europeos, Canadá. Estados Unidos, Japón, Australia y Nueva Zelanda.

Un desarrollo intermedio es el que presentan Rusia ya unas repúblicas soviéticas: Brasil y ciertos países de Iberoamérica sumidos en una prolongada crisis tras décadas de prosperidad; y algunos asiáticos que empiezan a crecer, como Malasia y Singapur.

En el extremo opuesto se encuentran los países más pobres del planeta, que se localizan en Asia meridional y oriental (Afganistán y Pakistán), en Centroamérica (Haití) y, sobre todo, en el África subsahariana.

El IDH, índice de Desarrollo Humano

En las décadas pasadas se utilizaba la renta por habitante de un habitante para medir su grado de riqueza y desarrollo. Esta variable, sin embargo, no refleja la desigualdad en el reparto de la riqueza. Así, por ejemplo, lugares como Brunei o los Estados del golfo Pérsico ricos en petróleo y poco poblados aparecían siempre con rentas per cápita muy altas cuando, en realidad, la riqueza se acumulaba en unas poquísimas manos y la gran mayoría de la población permanecía en la pobreza.

De lo anterior se puede concluirse que para evaluar del desarrollo de un país no basta con considerar solo variables económicas. Un país puede tener una producción y unos ingresos elevados, pero los beneficios pueden no repartirse equitativamente entre la población.

Desde hace una veintena de años, aproximadamente, la ONU viene elaborando cada año denominado Indice de Desarrollo Humano que además de los ingresos medios por habitante contempla varios aspectos sociales para evaluar el nivel de desarrollo de un país, tales como lo alfabetización de la población, acceso a a sanidad, la esperanza vida al nacer, a Igualdad entre hombres y mujeres, entre otros.

Desde los años ochenta han aumentado desarrollo bastantes países sobre todos los situados en valores medios del IDH. Por ejemplo, ha habido mejoras significativas en China e India, en los Estados musulmanes mediterráneos, como Túnez, Siria, Egipto y Marruecos y en países de moderna industrialización como Singapur, Corea, Malasia e Indonesia

El Reparto de la Riqueza

En los países más pobres, las situaciones de pobreza extrema son numerosas: millones de personas pasan hambre y carecen de los servicios sanitarios, educativos, etc., más básicos. Iberoamérica es un claro ejemplo de la desigual distribución de la riqueza. Existe una minoría con grandes recursos económicos que controla los negocios, posee las mejores tierras y suele ocupar los puestos dirigentes del país, o, al menos, influir decisivamente en las medidas políticas que se adoptan.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Favela en Brasil

Por ejemplo, en Brasil, un 1 % de los propietarios posee casi la mitad de las tierras cultivables del país, con haciendas de más de 1.000 hectáreas que no siempre explotan en su totalidad. Frente a ellos, un 53% de propietarios tiene el 3% de las tierras, y el tamaño de sus parcelas oscila entre 1 y 10 hectáreas. En el extremo opuesto, existen 20 millones de campesinos sin tierras, que trabajan para los terratenientes, con frecuencia en condiciones de semiesclavitud.

Al igual que Brasil, Venezuela es un país de grandes contrastas. Mientras la mayoría de la población difícilmente puede subsistir y un tercio de la misma vive con menos de dos dólares diarios, una minoría posee grandes fortunas. Venezuela es el sexto país productor de petróleo del mundo, pero esta riqueza apenas revierte en la mayoría de la población.

Lo mismo ocurre con Perú, Colombia, Ecuador, etc. Y las situaciones de desigualdad se pueden extrapolar a otras regiones del mundo, llegando a extremos dramáticos en el Africa subsahariana.

Éxito personal y fracaso social

Desde 1987, la revista Forbes publica cada año una lista de las personas que poseen una fortuna superior a los 1.000 millones de dólares. Resulta sorprendente que en México, un país donde el PIB por habitante apenas supera los 9.000 dólares anuales, una persona ocupara en 2002 el puesto 17 de las personas más ricas del planeta, con unos 11.500 millones de dólares, y en el año 2003, debido a la desaceleración económica generalizada, el lugar 35, con «solo» 7.400 millones.

En Iberoamérica existe más de una veintena de multimillonarios incluidos en esta lista. Las fortunas personales de algunos venezolanos y banqueros brasileños rondan los 4.000 millones de dólares. Este éxito personal constituye a la vez el fracaso de un sistema que es incapaz de cubrir las necesidades más básicas de la mayoría de la población mundial.

Algunos Datos Estadísticos Importantes

• Más de 1200 millones de personas vivan con menos de un dólar al día y 2.000 millones con menos de dos dólares.

• Un 1% DE LA población mundial, es decir, unos 60 millones de personas, acumulan una riqueza comparable a la de los 2.800 millones más pobres.

• Casi 800 millones de personas miren hambre crónica, cada 4 segundo muere una persona de hambre en el mundo.

• 1.160 millones 4 personas no tienen acceso al agua potable, ni 2.300 millones a saneamientos adecuados.

• 12 millones de niños menores de cinco año, mueren usualmente por causas que se pueden evitar o curar.

• Más de 40 millones de personas padecen de enfermedad del SIDA. Más de 14 millones de niños han perdido a uno o a ambo. padres por la enfermedad.

El aumento de las desigualdades

Durante la década de 1980 y comienzos de la siguiente, se creía que las ayudas a los países más pobres, ofrecidas por diversos organismos e instituciones internacionales, así como por los países desarrollados, servirán para impulsar su crecimiento económico y de esta manera ir mejorando su nivel de vida.

Sin embargo, en 54 países, situados mayoritariamente en el África subsahariana, pero también en Iberoamérica, Asia central y meridional y en la Europa del este, se ha registrado un descenso de sus ingresos medios y han aumentado las desigualdades internas al aparecer auténticas bolsas de miseria.

Lejos de acortar sus distancias con los países más ricos, en muchos de estas naciones se ha abierto una brecha creciente difícil de cerrar.

Cumbre del Milenio

Con el nombre de Cumbre del Milenio se bautizaron las reuniones celebradas en septiembre de 2000, entre los países miembros de la Organización de las Naciones En ellas se establecieron ocho objetivos para el año 2015 con el fin de reducir las causas y manifestaciones de y de lograr la paz, así como el respeto a los derechos humanos y el desarrollo sostenible en el mundo. declaración refleja la voluntad política de los países paliar el problema del subdesarrollo.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Cumbre del Milenio en el 2000

Compromete a todos los Estados, los cuales deben adoptar nuevas das y aunar esfuerzos. Los países en desarrollo tienen responsabilidad de emprender reformas políticas beneficio del desarrollo de sus pueblos, pero necesitan la ayuda de los países ricos, así como unas normas comerciales más equitativas y el alivio de su deuda externa.

Algunos países están progresando adecuadamente espera que alcancen sus objetivos fijados el año 2015, pero la evolución de otros pone de manifiesto la imposibilidad de que logren sus metas los plazos establecidos.

Más Estadísticas Interesantes…

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

El promedio mundial de automóviles por cada 1.000 habitantes es de 90, pero mientras supera los 400 en los países desarrollados, son solo 10 en el Africa subsahariana y 5 en Asia meridional.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Si en 2001 883 italianos de cada 1.000 tenían un teléfono móvil, y en países como España y Bélgica lo tenían unos 740 ciudadanos, solo 1 de cada 1.000 habitantes de Liberia poseía un teléfono móvil, 3 en la República Democrática del Congo, 4 en Bangladesh y 6 en India.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

La quinta parte de la población del planeta consume casi el 60% de la energía mundial. El consumo de petróleo por persona es de 500 kg. de media en los países desarrollados, pero solo de 10 kg. en Asia meridional.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

En el continente americano, mientras en Estados Unidos más de 800 personas de cada 1.000 tienen un televisor, esta cifra desciende hasta unas 150 en Perú y Ecuador.
Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Mientras en Noruega o Suecia existen más de 700 líneas telefónicas por cada 1.000 habitantes, solo hay una línea en muchos países pobres de Asia y Africa.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

En Australia, Canadá, Estados Unidos, Singapur o la Europa septentrional más de la mitad de la población posee un ordenador personal. Por el contrario, menos del 1 % de la población tiene acceso a este bien en la mayoría de los países del Africa subsahariana y en los más pobres de Asia.

Factores que condicionan el subdesarrollo

Al valorar las desigualdades existentes entre los países, hay que tener en cuenta muchos factores y no solamente los indicadores económicos. Hay condicionantes históricos, aquellos que se refieren a la evolución política, los que dependen de las características físicas y los recurso naturales, etc. Ninguno de ellos actúa por separado como una causa única, sino que se conjugan e interactúan entre sí.

Los principales factores que condicionan el subdesarrollo son los siguientes:

La colonización histórica

La colonización de territorios por parte de las potencias más poderosas es un fenómeno que se ha venido repitiendo a lo largo de la historia. Sin embargo, este proceso alcanzó su máximo desarrollo a partir de la conquista de América en el siglo XVI, y culminó en el siglo XIX coincidiendo con la revolución industrial. Se consolidó así el dominio político y económico de las potencias europeas sobre la mayoría del mundo:

América, Asia, África y Oceanía. Las metrópolis importaban de sus colonias las materias primas que necesitaban para alimentar sus industrias, a la vez que exportaban los productos fabricados. Se creó así un sistema económico desigual. Cuando las colonias alcanzaron su independencia, muchas de ellas siguieron manteniendo la dependencia económica, financiera, industrial y tecnológica de sus antiguas metrópolis y de otros países ricos.

La Deuda Externa

Algunos países recibieron ayudas para mejorar sus estructuras productivas en forma de préstamos por parte de instituciones financieras internacionales y de los países más ricos. Los intereses de esos préstamos han resultado muy elevados, por lo que hay Estados que han contraído una deuda altísima a lo largo de los años. Como tienen que destinar una parte muy importante de sus recursos económicos a la devolución de la misma, se encuentran con un fuerte obstáculo a sus posibilidades de desarrollo. En caso de incumplir sus obligaciones de pago serían excluidos de futuros préstamos.

En 1996, el Banco Mundial y el FMI pusieron en marcha una iniciativa llamada Países Pobres Muy Endeudados (PPME) con el fin de liberar de una parte de esta carga a los países más pobres y con una deuda mayor.

La dependencia tecnológica

La falta de tecnología propia y de capacidad para asimilar la de los países desarrollados coloca a los más pobres en una posición muy desfavorable en el mercado mundial, ya que no pueden producir de forma competitiva. Además los avances tecnológicos han dejado obsoleta una parte importante de la producción de estos países, lo que ha supuesto una reducción de sus exportaciones y por tanto, de sus ingresos. Por ejemplo, el caucho natural ha sido sustituido por productos sintéticos, y el cobre, utilizado para las comunicaciones, está siendo reemplazado por la fibra óptica.

A todo eso se une que las personas altamente cualificadas apenas pueden desarrollar su labor en sus países de origen y son absorbidos por grandes corporaciones para trabajar en el mundo desarrollado.

El elevado crecimiento demográfico

La natalidad se mantiene elevada en la mayoría de los países más pobres, mientras la mortalidad se ha reducido, provocando un fuerte crecimiento demográfico. Pero los alimentos disponibles no han crecido en la misma proporción. Por ello, los países pobres no pueden satisfacer las necesidades de toda la población, comprometiendo su futuro desarrollo.

Una salud y una educación deficientes

Las enfermedades y las hambrunas conllevan importantes os sanitarios para un país a corto plazo, y tienen un fuerte impacto a largo plazo. Los adultos enfermos y que presentan mal nutrición abandonan sus trabajos y las familias dejan de tener ingresos. Muchos niños se ven obligados a trabajar sustitución de sus padres enfermos y a abandonar escuela. La salud de estos niños se resentirá y su falta formación les impedirá optar a un trabajo mejor en el futuro. En consecuencia, los habitantes de los países presentan un bajo nivel de formación.

Los desiguales intercambios comerciales

Los países subdesarrollados sufren el bloqueo de sus exportaciones agrícolas por parte de los países ricos, que protegen su producción mediante subvenciones a sus agricultores, lo que les permite rebajar los precios de estos productos en el mercado mundial. Igualmente, los países encuentran barreras a sus exportaciones de textiles , alimentos procesados, bebidas y otros productos que de no ser así, podrían ser competitivos.

Además, los países desarrollados presionan para que los países pobres supriman los impuestos sobre las exportaciones occidentales, normalmente productos manufacturados. La entrada de estas manufacturas de calidad dificulta el desarrollo de una industria propia

La guerra

Los conflictos armados, a menudo sostenidos por los propios gobiernos, suponen en muchas ocasiones la devastación de los países. Además de las pérdidas de vidas humanas y económicas, las naciones que sufren estos conflictos se quedan sin una mano de obra joven necesaria para su recuperación y desarrollo.

La corrupción política y la inestabilidad

La falta de estabilidad política y de un marco legal claro, así como la corrupción de los gobiernos condicionan a los inversores, que a menudo no se ven motivados para invertir en determinados lugares.

El Modelo Centro-Periferia
Los desequilibrios que existen entre los países y los flujos que se establecer mire ellos permiten diferenciar entre grandes dominios en el mundo:

Centro: incluye a los países que exportan productos industriales y tecnología de alto valor, realizan inversiones más allá de sus fronteras mediante la instalación de filiales de sus multinacionales, e imponen su dominio a través del control de precios de sus productos. Estados Unidos, Europa occidental y Japón son sus mejores representantes.

• Semiperisiferia: En estos países coexisten rasgos de atraso y modernidad, lo que genera fuertes desequilibrios internos. Entre ellos están los nuevos países industriales asiáticos, los del Cono Sur de Iberoamérica, los de Europa del este, la región costera de China, ciertas regiones de la India y parte de las repúblicas

• Periferia: Se identifica con aquellos países especializados en la producción y exportación de materias primas o productos industriales de escaso valor. Son países que se basan fundamentalmente en la explotación de una mano de obra barata, pero que necesitan importar capital y tecnología, lo que suele provocar un elevado endeudamiento y un escaso control sobre sus propios recursos. África, Asia meridional y buena parte de Centroamérica y América del Sur padecen todavía esta dependencia.

Tabla de Criterio Para Diferencias entre Países Desarrollados y en Desarrollo

Fuente Consultada (*): La Enciclopedia Del Estudiante Tomo 12 – Geografía del Mundo A-Z – Enciclopedia Espasa Calpe
(*): Las mismas fuentes para todos los enlaces desde este sitio)

Bloques de Integracion Economica y Paz de Latinoamerica

Bloques de Integración Económica y Paz de Latinoamérica

Nombre BloqueAño CreaciónMiembros Objetivos
Naciones Unidas1945184 Estados Sus miembros se comprometen a mantener la paz y la seguridad internacionales y a cooperar en el establecimiento de las condiciones políticas, económicas y sociales para lograrlo. Organización de Estados Americanos (OEA)
Organización de Estados Americanos (OEA)1948 35Estados Afianzar la paz y la seguridad en el continente, prevenir y solucionar por la vía pacífica las posibles controversias entre Estados miembros, promover el desarrollo económico, social y cultural de estos por medio de la acción cooperativa.
Asociación Latinoamericana de Integración 1980 R. Argentina, Bolivia, Brasil, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela Establecer una preferencia arancelaria regional  Chile, Colombia, Ecuador, y permitir la concertación de acuerdos de   alcance regional. (ALADI)
Cuenca del Plata 1967 R. Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y UruguayLlevar a cabo el estudio conjunto e integral de  la Cuenca del Plata, con miras a la realización de un programa de obras multinacionales bilaterales y nacionales, a fin de promover el progreso de la región.
MERCOSUR 1991 R. Argentina, Brasil, Uruguay,Paraguay Lograr la libre circulación de bienes, servicios y
factores productivos, eliminar aranceles
aduaneros entre los miembros, fijar un costo aduanero común para los productos provenientes de países no miembros.
Grupo de los 151990  R. Argentina, India,Indonesia, Malasia,Senegal, Zimbabwe,Venezuela, Argelia, Perú, Brasil, Nigeria, Egipto, México, Yugoslavia Se acordó una postura común con respecto a
cuestiones comerciales, monetarias y de deuda,  y sobre la actuación en organismos  internacionales.
Sistema Económico Latinoamericano (SELA) 1975 26 Estados Promover la cooperación regional y hacer posible así el avance económico y social de los; miembros. Financiar y promover iniciativas .; nacionales y multinacionales.

Nombres y Banderas De  Los Países de América

La Salud Mundial Influencia de la Pobreza Higiene Agua Potable

La Salud Mundial Influencia de la Pobreza

La salud mundial: El siglo pasado trajo grandes avances en salud y medicina. Algunas enfermedades infecciosas han sido erradicadas, pero sigue habiendo importantes pandemias, sobre todo, en países en vías de desarrollo.

Durante las primeras décadas del s. XX, la doctora Sara Josephine Baker fue la primera en educar a las mujeres en los hábitos básicos de alimentación e higiene para sus hijos en los suburbios de Nueva York.

El programa educativo de higiene de Baker consiguió reducir de forma significativa la tasa de mortalidad infantil y en los años 50 la mayoría de los países industrializados tomaba ya las mismas medidas.

La educación para la higiene, la existencia de unos servicios sanitarios de más calidad y la mejora del nivel de vida en los países industrializados han conseguido mejorar, y mucho, la salud pública. Otros progresos resultaron mucho más espectaculares.

CIENTÍFICO BRITÁNICO (1881-1955)
ALEXANDER FLEMING
El farmacólogo y biólogo Alexander Fleming hizo grandes aportes a los campos de la bacteriología, la inmunología y la quimioterapia. Se lo conoce por haber aislado la sustancia antibiótica llamada penicilina del hongo Penicillum notatum. En 1945 compartió el premio Nobel de Medicina con Ernst Chain y Howard Florey.

Alexander Fleming descubrió en 1928 que una cepa rara de moho inhibía el desarrollo de las bacterias.

Este descubrimiento derivó en la penicilina, un antibiótico que combate la infección. La producción en masa de la penicilina comenzó en 1945.

En los años 50, los antibióticos ofrecían ya un tratamiento efectivo contra varias enfermedades, como la sífilis, la gangrena y la tuberculosis.

Durante la segunda mitad del s. XX, los programas de vacunación masiva financiados por los gobiernos y por la Organización Mundial de la Salud  (OMS) redujeron aún más la tasa de mortalidad.

En 1980, la OMS anunció la erradicación global de la viruela, y la polio ya está a punto de desaparecer.

Actualmente, la tendencia general para las enfermedades más infecciosas es a la baja.

Además, la quimioterapia nos ayuda a luchar contra el cáncer, y los trasplantes de órganos están a la orden del día.

Quizá lo más sorprendente sea la fertilización in vitro (FIV), que permite formar una familia a parejas  antes estériles.

Ricos y pobres: Sin embargo, los enormes progresos en mediana y salud a veces han pasado de largo para los pobres.

Las vacunas contra la difteria, la tos ferina y el tétanos se hallan disponibles desde la década de 1940 en los países desarrollados y han logrado erradicar las enfermedades.

Sin embargo, en África, India y Asia oriental menos del 50% de los niños han sido vacunados.

Las estadísticas de la OMS revelan que los niños de los países más pobres tienen una tasa de mortalidad 2,5 veces más alta que los de los países desarrollados.

Las enfermedades más mortíferas de los países en vías de desarrollo son las relacionadas con el agua, como el tifus, el cólera, la disentería y la diarrea. De hecho, casi 40.000 personas mueren al día por beber agua contaminada.

El gran reto de los gobiernos de estos países es implantar un suministro de agua potable y servicios sanitarios. Enfermedades respiratorias como bronquitis, enfisema pulmonar, neumonía y cáncer de pulmón también se cobran muchas vidas.

Los esfuerzos sanitarios de los países ricos se centran cada vez más en el consumo excesivo de comida, alcohol y tabaco.

El creciente número de casos de obesidad, diabetes, enfermedades coronarias y cánceres exige cada vez más a los sistemas de salud.

Pandemias: La lucha contra las diferencias sanitarias entre países ricos y pobres no ha librado al mundo del riesgo de pandemia (epidemia a escala mundial).

Tras la Primera Guerra Mundial, la gripe española mató a cerca de 20 millones de personas, más que la guerra en sí. Más recientemente, el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) detectado por primera vez en 1981, terminó con unos 25 millones de vidas.

Desde el 2000, una cepa muy virulenta del virus de fiebre aviar y el brote de la enfermedad respiratoria SARS han hecho pensar en nuevas pandemias.

En 2009, la gripe A, producida por el virus H1N1, afectó a unas 200.000 personas en varios países y causó alrededor de 2.000 muertes. La mitad de los casos se registró en América.

Los temores a futuras pandemias se han visto alentados por el hecho de que los efectos de los antibióticos comenzaron a debilitarse, mientras que las bacterias quedan inmunes frente a las medicinas. Las «superbacterias», como el SARM, resisten hasta los antibióticos más potentes.

Anticipándose a las nuevas pandemias o combatiendo enfermedades ya existentes, la medicina del s. XXI enfrenta grandes retos.

Tendencia mundial de infección del VIH: Unos 40 millones de personas en todo el mundo (casi dos tercios en África) están infectadas con el virus del sida, el VIH. Sólo en 2006 aparecieron 4 millones de casos nuevos. Los «cócteles» de fármacos antirretrovirales han mejorado la salud y la esperanza de vida de los afectados.

NUEVAS MEDICINAS Y VACUNAS
El auge de las a tos genera la necesidad de nuevas medicinas y tratamientos para combatir la infección bacteriana.

De forma experimental se usan los bacteriófagos, virus capaces de atacar bacterias.

Otras prioridades incluyen la creación de vacunas el sida y la malaria. En algunas regiones la malaria mata a más de un millón de personas al año, y el parásito que la provoca se está volviendo cada vez más resistente a los fármacos habituales.

La genética estudia los genes y la herencia. Dentro de las células, los cromosomas portan los genes o «instrucciones» que determinan todos los aspectos de un organismo.

Los cromosomas son moléculas largas de ADN o ácido desoxirribonudeico.

En el 2000, los científicos presentaron el «borrador» del genoma humano, la secuencia de miles de ácidos nucleicos individuales que forman una molécula de ADN. La decodificación del genoma podría favorecer los tratamientos para enfermedades hereditarias.

3 Muertes  por MINUTO  debida  a la inhalación de humos de cocina.
25 MILLONES Número de niños en el mundo huérfanos a causa del sida.
43 MILLONES Número de obesos en Estados Unidos.

Los descubrimientos científicos y la mejora de la sanidad durante el s. XIX sentaron las bases de la revolución médica del s. XX.

SALUBRIDAD: Hacia 1830, la mortalidad infantil en las ciudades británicas rondaba el 50% (la mitad de los niños moría antes de cumplir cinco años).

La mayoría de las muertes se debía al agua contaminada.

En la segunda mitad del s. XIX se construyeron redes de alcantarillado y el agua corriente llegó a las ciudades. En 1914, la mortalidad infantil se había reducido al 10%.

HIGIENE HOSPITALARIA: En 1840, el físico húngaro Ignaz Philípp Semmelweis demostró que los casos de fiebre puerperal que mataban  a miles de madrastras al dar a luz, se reducían si enfermeras y médicos se lavaban las manos tras haber tocado a otros pacientes o cadáveres.

Su descubrimiento hizo que mejorara la higiene en los hospitales. Desde 1860 se utilizó fenol para esterilizar el instrumental quirúrgico y las heridas.

BACTERIAS Y ENFERMEDADES: Entre 1870 y 1880, el físico alemán Robert Koch aisló las diferentes bacterias que causaban la tuberculosis, el cólera y el ántrax, lo cual permitió crear vacunas 327 más efectivas.

VITAMINAS: A principios del s. XX, se identificaron sustancias clave de los alimentos. En 1912, Casimir Funk las llamó vitaminas («vita», de vida, y «amina», por los compuestos aislados en sus experimentos).

El déficit de agua potable e instalaciones sanitarias: todos es crucial en salud. Las brechas son muy importantes, 900 millones de personas carecen de agua potable y utilizan agua contaminada 2600 millones.

La mitad de las camas de hospitales del mundo están ocupadas por pacientes que tienen enfermedades ligadas a la ingesta de agua en mal estado.

Muere más gente por esta carencia que por todas las otras formas de violencia, incluidas las guerras.

La falta de instalaciones sanitarias crea riesgos de gran consideración para la salud en general, y particularmente para los niños.

Se estima que mueren 1.800.000 niños al año por estas causas inaceptables.

En América latina, a pesar de ser poseedora de la tercera parte dé las aguas limpias del orbe, hay 50 millones de personas sin agua potable, y 119 millones sin instalaciones apropiadas.

Las elevadas tasas de mortalidad infantil y mortalidad materna: En la Asamblea General de las Naciones Unidas el 2015 nuevas metas que garanticen los derechos fundamentales a todos los habitantes del orbe.

Son la» nietas del milenio. En mortalidad infantil están lejos de ser cumplir 5 años de edad debía bajar en 2/3 en el 2015 respecto a 1990.

Se debía llegar a que fueran 3 de cada 100, en lugar de 10 de cada 100.

En el 2010, la meta estaba distante. Murieron por causas evitables vinculadas a la pobreza 8,1 millones.

También hubo adelantos, pero hay retraso en fe meta de reducir en 3/4 partes la muerte de madres durante el embarazo o el parto.

Era de 480 muertes cada 100.000 nacidos vivos en 1990. y se fijó reducirla a 120 muertes para el 2015. En el 2005, la tasa se estimaba en 450 muertes.

En el 2010 se calculó en 350.000 las madres que perecieron por esta causa. El 98% de las muertes se produjeron en países en desarrollo.

En América Latina, casi 30 de cada 1000 niños perecen antes de cumplir un año de edad, frente a 3 en Noruega o Suecia.

La mortalidad materna supera las 80 madres cada 100.000 nacidos vivos, frente a 6 en el Canadá. Son más de 20.000 madres que perecen por año.

Cuando se desagregan las cifras respectivas en poblaciones indígenas, superan las 400 madres cada 100.000 nacidos vivos.

 

 

Fuente Consultada:
Cuadernillo 31 de Enciclopedia Esencial de la Historia del Mundo
Como enfrentar la pobreza y la desigualdad de Bernardo Kliksberg

Criterio Para Determinar Diferencias entre Paises Desarrollados

 Diferencias entre Países Desarrollados y En Desarrollo

La independencia política de los Estados no siempre se asocia a una real y efectiva capacidad de autodecisión en los distintos ámbitos que conforman la vida de una nación. En no pocas ocasiones, la formalidad es el rasgo predominante en esta independencia y esa situación origina un nuevo tipo de relación con los países centrales o dominantes. Ésta consiste en la restauración de los antiguos lazos de dependencia bajo una forma institucional más moderna pero que, en esencia, conserva la mayoría de los aspectos propios de la anterior situación.

Este fenómeno es típico de aquellos países que, con escaso grado de desarrollo económico y social autónomo, necesitan de la ayuda extranjera para su crecimiento, aun cuando esto les signifique en la práctica una vuelta al pasado.

Muchos de los países «nuevos», surgidos a la vida independiente en las últimas décadas, en particular de África, Asia y, en evidente menor proporción, América latina, presentan peculiaridades características de lo que se ha dado en llamar «naciones subdesarrolladas» o «en vías de desarrollo». En realidad, esto es sólo un eufemismo para designar condiciones de pobreza generalizada y, por ende, carencia de gravitación en el concierto de naciones.

Las pautas más distintivas, sin caer en una profundización innecesaria, que se dan en forma más o menos homogénea son el bajo estándar de vida, el analfabetismo, malos o inadecuados –por lo insuficientes y escasos– sistemas en los servicios sanitarios, médicos, de instrucción pública, de comunicaciones, de transportes y, fundamentalmente, la carencia de una infraestructura productiva en crecimiento y lo suficientemente diversificada.

Por lo general suelen ser países de explotación económica muy limitada, de monocultivo, o con escasos recursos naturales propios, lo que origina un tipo de estructura económica centrada en pocos rubros comerciales. Asimismo, otro elemento lo constituye la falta de un mercado nacional consumidor amplio y extendido a toda la población, así como el bajo nivel de ocupación de la mano de obra y la ausencia de flotas mercantes pertenecientes al país para facilitar la comercialización directa de sus productos de exportación.

El balance del intercambio económico con el exterior suele ser desfavorable y esto va acompañado de un progresivo endeudamiento a través de los préstamos concedidos por los organismos internacionales de financiación, lo que conduce a una crítica situación en la balanza de pagos y en la fortaleza del respaldo en divisas fuertes propias de la nación deudora.

La dimensión cultural y científica también refleja los determinantes que obran para los aspectos centrales, y, en consecuencia, el grado de logros en este campo se encuentra sumamente condicionado.

DiferenciasPaíses DesarrolladosPaíses En Desarrollo
Producto Bruto InternoMayor a 5.000 dólares por año; el del total de la renta mundial.Menor de 2.000 dólares por año; 20% del total de la renta mundial.
Crecimiento de la poblaciónRelativamente bajo, en parte debido a la planificación familiar. Comprende el 25% de la población mundial. La población se duplicará en 80 años.Escasa o nula planificación familiar; 75% de la población mundial; la población se duplicará en treinta años.
ViviendaAlto nivel de vivienda permanente con servicios como agua corriente, electricidad, etc.Bajo estándar, carácter temporario, muy raramente tiene servicios.
Tipos de trabajoIndustrias y servicios (90% de la industria mundial).Principalmente actividades primarias.
Niveles de mecanizaciónAltamente mecanizados, con nuevas técnicas, 96% de la inversión mundial en desarrollo de proyectos y en investigación.Principalmente trabajo artesanal y uso de animales.
EnergíaAlto nivel de consumo. Las principales fuentes de recursos energéticos son el carbón, el petróleo y la energía nuclear.Alto nivel de consumo. La leña todavía es la fuente principal.
ComunicacionesAutomóviles, ferrocarriles y aeropuertos.Caminos, ferrocarriles y aeropuertos cerca de las principales ciudades. Áreas rurales con escaso desarrollo.

Dieta alimentaria

 

Dieta balanceada, varias comidas por día, alto consumo de proteínasDieta no balanceada. El 20% de la población sufre de malnutrición. Bajo consumo de proteínas.
Esperanza de vidaMás de 70 años.Debajo de los 50 años.
Servicios de saludMuy alto, alto número de médicos y comodidades en buenos hospitalesMuy pobre, pocos médicos e inadecuadas facilidades hospitalarias.
EducaciónLa mayoría tiene formación secundaria.Muy pocos reciben educación formal.
ExportacionesProductos manufacturados.Materias primas sin procesar.

 

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo (301)

Países Desarrollados y Subdesarrollados

Introducción: En los países desarrollados se vive cada vez mejor, pues tiene cubiertas sus necesidades de alimento, educación, salud , así como acceso a una gran variedad de satisfactores. Por su parte naciones subdesarrolladas pretenden reproducir el modelo económico dominante, tratando de alcanzar el nivel de los países ricos como Japón, la Unión Europea y, sobre todo, Estados Unidos, que además de contar con el podes económico tiene el poder militar que lo ha llevado a alcanzar la hegemonía mundial, aunque políticamente necesite de aliados.

La globalización no es solamente económica, sino también cultural. Pretende la homogeneidad en la forma de pensar. La cultura va quedando como mero objeto de curiosidad folclórica. Se van imponiendo parámetros en la forma de vestir, de comer, de escuchar música, de lograr satisfactores. Se globalizan también la delincuencia, el crimen organizado, el tráfico de armas convencionales y de armas nucleares, el juego, la prostitución, el mercado negro de divisas, el lavado de dinero, los paraísos fiscales y la evasión de impuestos.

La tarea política central del siglo XXI es la creación de un nuevo proyecto histórico con una perspectiva humanista y de solidaridad, haciendo a un lado la apatía y tratando de recuperar la memoria, para vivir y reconstruir un futuro obteniendo la fuerza de la razón; además, poniendo el avance técnico y científico a disposición y en beneficio de todos los pueblos del mundo.

Diferencias entre el mundo desarrollado y el subdesarrollado
La diferencia de desarrollo entre países se deben a múltiples causas, no únicamente a las de tipo económico. Esas causas tienen a la vez un origen interno como externo. No todos los Estados tienen el mismo grado de organización social, ni similares estructuras productivas, ni parecidos recursos financieros, ni modos de vida equiparables. En la actualidad, dos realidades contrastan bruscamente: la de los países desarrollados y la de los países subdesarrollados o en desarrollo. El 80% de la población mundial vive en este segundo grupo.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Contraste entre zonas ricas y pobres en Hong Kong y su puerto donde viven miles
de personas en condiciones precarias

Mundo desarrollado

Los países desarrollados tienen una alta renta por cápita, es decir, unos elevados ingresos medios por persona por encima de los 10.000 dólares anuales; una industria potente y tecnológicamente avanzada; un alto nivel de vida, que se refleja en el desarrollo de las infraestructuras y en la cantidad y calidad de servicios sanitarios, educativos, culturales, etc. además, una buena parte de la población mantiene un elevado nivel de consumo.

Mundo subdesarrollado

Los países subdesarrollados tienen una baja renta por habitante, que normalmente no alcanza los 2.000 dólares anuales; un desarrollo industrial escaso o incipiente, pero que, con frecuencia, depende de la inversión exterior y está basado en la mano de obra batata y en el alto consumo energético; recursos naturales destinados fundamentalmente a la exportación; una fuerte dependencia del exterior en tecnología, comercio y créditos; un reducido nivel de vida, con servicios de baja calidad e inaccesibles a una gran parte de la población; deficientes infraestructuras; un elevado índice de analfabetismo; un crecimiento demográfico muy elevado; y un bajo nivel de consumo. Además, la inestabilidad política, la corrupción y la desigualdad social son corrientes en estos Estados.

El subdesarrollo: Tras la Segunda Guerra Mundial se comenzó a hablar de «subdesarrollo, para referirse a los países pobres. Generalmente, este término se usa en un sentido evolutivo: así, Naciones Unidas denomina a los países como países «en vías de desarrollo» o «en desarrollo», por contraposición a los países «desarrollados».

Hacia 1950, Alfred Sauvy utilizó la expresión «Tercer Mundo» para designar a los países pobres, comparándolos con el «Tercer Estado», el estamento más bajo de la sociedad francesa a fines del siglo XVIII

A mediados de 1970 surgió el término «Sur» para referirse a los países pobres , considerados como un hemisferio “Sur” mientras que los desarrollados constituían el hemisferio norte, aunque en ambos hemisferios hay todo tipo de países. Posteriormente se los llamó “periféricos” a los países que se sitúan en una posición de dependencia de los países del “centro o centrales” que ejercen un papel dominante.

Mapa del desarrollo

Conceptos Norte y Sur no describen exactamente dos hemisferios geográficos, pues algunos países hemisferio sur presentan un altísimo desarrollo, mientras otros del hemisferio norte tienen un desarrollo escaso.

Los países más desarrollados son principalmente gran parte de los Estados europeos, Canadá. Estados Unidos, Japón, Australia y Nueva Zelanda.

Un desarrollo intermedio es el que presentan Rusia ya unas repúblicas soviéticas: Brasil y ciertos países de Iberoamérica sumidos en una prolongada crisis tras décadas de prosperidad; y algunos asiáticos que empiezan a crecer, como Malasia y Singapur.

En el extremo opuesto se encuentran los países más pobres del planeta, que se localizan en Asia meridional y oriental (Afganistán y Pakistán), en Centroamérica (Haití) y, sobre todo, en el África subsahariana.

El IDH, índice de Desarrollo Humano

En las décadas pasadas se utilizaba la renta por habitante de un habitante para medir su grado de riqueza y desarrollo. Esta variable, sin embargo, no refleja la desigualdad en el reparto de la riqueza. Así, por ejemplo, lugares como Brunei o los Estados del golfo Pérsico ricos en petróleo y poco poblados aparecían siempre con rentas per cápita muy altas cuando, en realidad, la riqueza se acumulaba en unas poquísimas manos y la gran mayoría de la población permanecía en la pobreza.

De lo anterior se puede concluirse que para evaluar del desarrollo de un país no basta con considerar solo variables económicas. Un país puede tener una producción y unos ingresos elevados, pero los beneficios pueden no repartirse equitativamente entre la población.

Desde hace una veintena de años, aproximadamente, la ONU viene elaborando cada año denominado Indice de Desarrollo Humano que además de los ingresos medios por habitante contempla varios aspectos sociales para evaluar el nivel de desarrollo de un país, tales como lo alfabetización de la población, acceso a a sanidad, la esperanza vida al nacer, a Igualdad entre hombres y mujeres, entre otros.

Desde los años ochenta han aumentado desarrollo bastantes países sobre todos los situados en valores medios del IDH. Por ejemplo, ha habido mejoras significativas en China e India, en los Estados musulmanes mediterráneos, como Túnez, Siria, Egipto y Marruecos y en países de moderna industrialización como Singapur, Corea, Malasia e Indonesia

El Reparto de la Riqueza

En los países más pobres, las situaciones de pobreza extrema son numerosas: millones de personas pasan hambre y carecen de los servicios sanitarios, educativos, etc., más básicos. Iberoamérica es un claro ejemplo de la desigual distribución de la riqueza. Existe una minoría con grandes recursos económicos que controla los negocios, posee las mejores tierras y suele ocupar los puestos dirigentes del país, o, al menos, influir decisivamente en las medidas políticas que se adoptan.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Favela en Brasil

Por ejemplo, en Brasil, un 1 % de los propietarios posee casi la mitad de las tierras cultivables del país, con haciendas de más de 1.000 hectáreas que no siempre explotan en su totalidad. Frente a ellos, un 53% de propietarios tiene el 3% de las tierras, y el tamaño de sus parcelas oscila entre 1 y 10 hectáreas. En el extremo opuesto, existen 20 millones de campesinos sin tierras, que trabajan para los terratenientes, con frecuencia en condiciones de semiesclavitud.

Al igual que Brasil, Venezuela es un país de grandes contrastas. Mientras la mayoría de la población difícilmente puede subsistir y un tercio de la misma vive con menos de dos dólares diarios, una minoría posee grandes fortunas. Venezuela es el sexto país productor de petróleo del mundo, pero esta riqueza apenas revierte en la mayoría de la población.

Lo mismo ocurre con Perú, Colombia, Ecuador, etc. Y las situaciones de desigualdad se pueden extrapolar a otras regiones del mundo, llegando a extremos dramáticos en el Africa subsahariana.

Éxito personal y fracaso social

Desde 1987, la revista Forbes publica cada año una lista de las personas que poseen una fortuna superior a los 1.000 millones de dólares. Resulta sorprendente que en México, un país donde el PIB por habitante apenas supera los 9.000 dólares anuales, una persona ocupara en 2002 el puesto 17 de las personas más ricas del planeta, con unos 11.500 millones de dólares, y en el año 2003, debido a la desaceleración económica generalizada, el lugar 35, con «solo» 7.400 millones.

En Iberoamérica existe más de una veintena de multimillonarios incluidos en esta lista. Las fortunas personales de algunos venezolanos y banqueros brasileños rondan los 4.000 millones de dólares. Este éxito personal constituye a la vez el fracaso de un sistema que es incapaz de cubrir las necesidades más básicas de la mayoría de la población mundial.

Algunos Datos Estadísticos Importantes

• Más de 1200 millones de personas vivan con menos de un dólar al día y 2.000 millones con menos de dos dólares.

• Un 1% DE LA población mundial, es decir, unos 60 millones de personas, acumulan una riqueza comparable a la de los 2.800 millones más pobres.

• Casi 800 millones de personas miren hambre crónica, cada 4 segundo muere una persona de hambre en el mundo.

• 1.160 millones 4 personas no tienen acceso al agua potable, ni 2.300 millones a saneamientos adecuados.

• 12 millones de niños menores de cinco año, mueren usualmente por causas que se pueden evitar o curar.

• Más de 40 millones de personas padecen de enfermedad del SIDA. Más de 14 millones de niños han perdido a uno o a ambo. padres por la enfermedad.

El aumento de las desigualdades

Durante la década de 1980 y comienzos de la siguiente, se creía que las ayudas a los países más pobres, ofrecidas por diversos organismos e instituciones internacionales, así como por los países desarrollados, servirán para impulsar su crecimiento económico y de esta manera ir mejorando su nivel de vida.

Sin embargo, en 54 países, situados mayoritariamente en el África subsahariana, pero también en Iberoamérica, Asia central y meridional y en la Europa del este, se ha registrado un descenso de sus ingresos medios y han aumentado las desigualdades internas al aparecer auténticas bolsas de miseria.

Lejos de acortar sus distancias con los países más ricos, en muchos de estas naciones se ha abierto una brecha creciente difícil de cerrar.

Cumbre del Milenio

Con el nombre de Cumbre del Milenio se bautizaron las reuniones celebradas en septiembre de 2000, entre los países miembros de la Organización de las Naciones En ellas se establecieron ocho objetivos para el año 2015 con el fin de reducir las causas y manifestaciones de y de lograr la paz, así como el respeto a los derechos humanos y el desarrollo sostenible en el mundo. declaración refleja la voluntad política de los países paliar el problema del subdesarrollo.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Cumbre del Milenio en el 2000

Compromete a todos los Estados, los cuales deben adoptar nuevas das y aunar esfuerzos. Los países en desarrollo tienen responsabilidad de emprender reformas políticas beneficio del desarrollo de sus pueblos, pero necesitan la ayuda de los países ricos, así como unas normas comerciales más equitativas y el alivio de su deuda externa.

Algunos países están progresando adecuadamente espera que alcancen sus objetivos fijados el año 2015, pero la evolución de otros pone de manifiesto la imposibilidad de que logren sus metas los plazos establecidos.

Más Estadísticas Interesantes…

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

El promedio mundial de automóviles por cada 1.000 habitantes es de 90, pero mientras supera los 400 en los países desarrollados, son solo 10 en el Africa subsahariana y 5 en Asia meridional.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Si en 2001 883 italianos de cada 1.000 tenían un teléfono móvil, y en países como España y Bélgica lo tenían unos 740 ciudadanos, solo 1 de cada 1.000 habitantes de Liberia poseía un teléfono móvil, 3 en la República Democrática del Congo, 4 en Bangladesh y 6 en India.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

La quinta parte de la población del planeta consume casi el 60% de la energía mundial. El consumo de petróleo por persona es de 500 kg. de media en los países desarrollados, pero solo de 10 kg. en Asia meridional.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

En el continente americano, mientras en Estados Unidos más de 800 personas de cada 1.000 tienen un televisor, esta cifra desciende hasta unas 150 en Perú y Ecuador.
Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

Mientras en Noruega o Suecia existen más de 700 líneas telefónicas por cada 1.000 habitantes, solo hay una línea en muchos países pobres de Asia y Africa.

Paises desarrollados y subdesarrollados: Causas del subdesarrollo

En Australia, Canadá, Estados Unidos, Singapur o la Europa septentrional más de la mitad de la población posee un ordenador personal. Por el contrario, menos del 1 % de la población tiene acceso a este bien en la mayoría de los países del Africa subsahariana y en los más pobres de Asia.

Factores que condicionan el subdesarrollo

Al valorar las desigualdades existentes entre los países, hay que tener en cuenta muchos factores y no solamente los indicadores económicos. Hay condicionantes históricos, aquellos que se refieren a la evolución política, los que dependen de las características físicas y los recurso naturales, etc. Ninguno de ellos actúa por separado como una causa única, sino que se conjugan e interactúan entre sí.

Los principales factores que condicionan el subdesarrollo son los siguientes:

La colonización histórica

La colonización de territorios por parte de las potencias más poderosas es un fenómeno que se ha venido repitiendo a lo largo de la historia. Sin embargo, este proceso alcanzó su máximo desarrollo a partir de la conquista de América en el siglo XVI, y culminó en el siglo XIX coincidiendo con la revolución industrial. Se consolidó así el dominio político y económico de las potencias europeas sobre la mayoría del mundo:

América, Asia, África y Oceanía. Las metrópolis importaban de sus colonias las materias primas que necesitaban para alimentar sus industrias, a la vez que exportaban los productos fabricados. Se creó así un sistema económico desigual. Cuando las colonias alcanzaron su independencia, muchas de ellas siguieron manteniendo la dependencia económica, financiera, industrial y tecnológica de sus antiguas metrópolis y de otros países ricos.

La Deuda Externa

Algunos países recibieron ayudas para mejorar sus estructuras productivas en forma de préstamos por parte de instituciones financieras internacionales y de los países más ricos. Los intereses de esos préstamos han resultado muy elevados, por lo que hay Estados que han contraído una deuda altísima a lo largo de los años. Como tienen que destinar una parte muy importante de sus recursos económicos a la devolución de la misma, se encuentran con un fuerte obstáculo a sus posibilidades de desarrollo. En caso de incumplir sus obligaciones de pago serían excluidos de futuros préstamos.

En 1996, el Banco Mundial y el FMI pusieron en marcha una iniciativa llamada Países Pobres Muy Endeudados (PPME) con el fin de liberar de una parte de esta carga a los países más pobres y con una deuda mayor.

La dependencia tecnológica

La falta de tecnología propia y de capacidad para asimilar la de los países desarrollados coloca a los más pobres en una posición muy desfavorable en el mercado mundial, ya que no pueden producir de forma competitiva. Además los avances tecnológicos han dejado obsoleta una parte importante de la producción de estos países, lo que ha supuesto una reducción de sus exportaciones y por tanto, de sus ingresos. Por ejemplo, el caucho natural ha sido sustituido por productos sintéticos, y el cobre, utilizado para las comunicaciones, está siendo reemplazado por la fibra óptica.

A todo eso se une que las personas altamente cualificadas apenas pueden desarrollar su labor en sus países de origen y son absorbidos por grandes corporaciones para trabajar en el mundo desarrollado.

El elevado crecimiento demográfico

La natalidad se mantiene elevada en la mayoría de los países más pobres, mientras la mortalidad se ha reducido, provocando un fuerte crecimiento demográfico. Pero los alimentos disponibles no han crecido en la misma proporción. Por ello, los países pobres no pueden satisfacer las necesidades de toda la población, comprometiendo su futuro desarrollo.

Una salud y una educación deficientes

Las enfermedades y las hambrunas conllevan importantes os sanitarios para un país a corto plazo, y tienen un fuerte impacto a largo plazo. Los adultos enfermos y que presentan mal nutrición abandonan sus trabajos y las familias dejan de tener ingresos. Muchos niños se ven obligados a trabajar sustitución de sus padres enfermos y a abandonar escuela. La salud de estos niños se resentirá y su falta formación les impedirá optar a un trabajo mejor en el futuro. En consecuencia, los habitantes de los países presentan un bajo nivel de formación.

Los desiguales intercambios comerciales

Los países subdesarrollados sufren el bloqueo de sus exportaciones agrícolas por parte de los países ricos, que protegen su producción mediante subvenciones a sus agricultores, lo que les permite rebajar los precios de estos productos en el mercado mundial. Igualmente, los países encuentran barreras a sus exportaciones de textiles , alimentos procesados, bebidas y otros productos que de no ser así, podrían ser competitivos.

Además, los países desarrollados presionan para que los países pobres supriman los impuestos sobre las exportaciones occidentales, normalmente productos manufacturados. La entrada de estas manufacturas de calidad dificulta el desarrollo de una industria propia

La guerra

Los conflictos armados, a menudo sostenidos por los propios gobiernos, suponen en muchas ocasiones la devastación de los países. Además de las pérdidas de vidas humanas y económicas, las naciones que sufren estos conflictos se quedan sin una mano de obra joven necesaria para su recuperación y desarrollo.

La corrupción política y la inestabilidad

La falta de estabilidad política y de un marco legal claro, así como la corrupción de los gobiernos condicionan a los inversores, que a menudo no se ven motivados para invertir en determinados lugares.

El Modelo Centro-Periferia
Los desequilibrios que existen entre los países y los flujos que se establecer mire ellos permiten diferenciar entre grandes dominios en el mundo:

Centro: incluye a los países que exportan productos industriales y tecnología de alto valor, realizan inversiones más allá de sus fronteras mediante la instalación de filiales de sus multinacionales, e imponen su dominio a través del control de precios de sus productos. Estados Unidos, Europa occidental y Japón son sus mejores representantes.

• Semiperisiferia: En estos países coexisten rasgos de atraso y modernidad, lo que genera fuertes desequilibrios internos. Entre ellos están los nuevos países industriales asiáticos, los del Cono Sur de Iberoamérica, los de Europa del este, la región costera de China, ciertas regiones de la India y parte de las repúblicas

• Periferia: Se identifica con aquellos países especializados en la producción y exportación de materias primas o productos industriales de escaso valor. Son países que se basan fundamentalmente en la explotación de una mano de obra barata, pero que necesitan importar capital y tecnología, lo que suele provocar un elevado endeudamiento y un escaso control sobre sus propios recursos. África, Asia meridional y buena parte de Centroamérica y América del Sur padecen todavía esta dependencia.

Tabla de Criterio Para Diferencias entre Países Desarrollados y en Desarrollo

Fuente Consultada (*): La Enciclopedia Del Estudiante Tomo 12 – Geografía del Mundo A-Z – Enciclopedia Espasa Calpe
(*): Las mismas fuentes para todos los enlaces desde este sitio)

Explicacion de la Globalización Características y Causas Resumen

Resumen: Explicación de la Globalización
Características y Causas

LA GLOBALIZACIÓN: Hacia fines del siglo XX, y en estos primeros años del siglo XXI, los avances de la ciencia y de la tecnología, sobre todo referidos a los medios de comunicación y transporte, permitieron que  las relaciones entre los diferentes lugares del mundo se hicieran más cercanas.  Este proceso de vinculación intercontinental, se conoce como globalización o mundialización, y en él se internacionaliza la economía, la información y la cultura.

Por otro lado el desmoronamiento del régimen político, económico y social vigente en la Unión Soviética y los demás países del bloque socialista real, a fines de la década de los ochenta y principios de los noventa, coincidió con la consolidación de este proceso global que había comenzado a gestarse en los años setenta.

Si bien no existe una definición única y precisa sobre este fenómeno, se puede decir, «que todo lo que sucede en algún lugar del mundo tiene consecuencias en los acontecimientos [que se producen] en muchos lugares del mundo«. En otras palabras, los procesos económicos, sociales, políticos, culturales, etc., cada vez alcanzan mayor interconexión, traspasando las fronteras nacionales con creciente facilidad, por lo que pierden su importancia las distancias temporales y geográficas.

globalizacion

 Centros y periferias

CAUSAS: Luego de la Segunda Guerra Mundial, el mundo quedó dividido por el dominio de dos potencias hegemónicas: Los Estados Unidos y la Unión Soviética.  Alrededor de las mismas, los demás países del planeta se fueron «alineando», situación que dio lugar a la formación de dos bloques, el bloque occidental o capitalista, liderado por los Estados Unidos y el bloque oriental o socialista, liderado por la Unión Soviética.  Las tensiones entre estos bloques, originaron la Guerra Fría.

Pero, tras la caída de la Unión Soviética y la disolución del bloque socialista, los Estados Unidos se convirtieron en la única superpotencia mundial, sin que nadie pudiese disputarle su liderazgo.  Económicamente, el mundo se organizó alrededor de los grandes centros del capitalismo, que son los Estados Unidos, Japón y Europa Occidental, en los que se toman las decisiones que marcan el rumbo de la economía y la política mundiales.

El comercio se expandió y se hizo mundial.  En la actualidad no circulan solo mercaderías, sino también capitales, seguros, licencias, patentes, productos culturales y artísticos, servicios bancarios, etc.  Los medios de comunicación ofrecen una información «al instante» de todo lo que pasa en cada lugar del planeta, lo que permite conocer las necesidades de cualquier región y, por ende, producir para ese mercado, por lejano que se encuentre, utilizando, según la conveniencia, materias primas de un país y mano de obra de otro.  Este proceso se ve facilitado por el desarrollo de los transportes, ya que los fletes se tornaron más seguros, más rápidos y más baratos.

Las empresas multinacionales ubican sus fábricas en cualquier lugar, teniendo siempre como objetivo la obtención de la mayor cantidad posible de ganancias.  El accionar de las mismas está más allá de cualquier localismo, pues al crearse nuevos lazos o relaciones comerciales basadas en movimientos de dinero, de tecnología o de personas, es muy difícil establecer con precisión de que nacionalidad son las empresas y los productos que éstas fabrican.

La interdependencia comercial, no significa de ninguna manera que todos los pueblos del planeta estén en una situación de igualdad, sino que por el contrario, los países centrales ejercen un dominio económico, financiero, científico y cultural sobre los demás.  Se constituyen así, zonas centrales de gran desarrollo industrial y condiciones de vida adecuadas, contrapuestas a regiones periféricas o subdesarrolladas, con gran atraso económico.

El tercer mundo

Se llamó así, por analogía con el Tercer Estado antes de la Revolución Francesa, al conjunto de países de Asia, Africa y América Latina, que intentaron, a partir de la segunda mitad del siglo XX, salir del dominio que sobre ellos ejercía otro país más poderoso, ya fuese socialista o capitalista.  Actualmente, esta expresión designa a los, países subdesarrollados en general, en los que vive el 75% de la población mundial pero, como muchos países pobres se encuentran en el Hemisferio Sur, y la mayor parte de los países ricos están en el Hemisferio Norte, el problema se plantea en la existencia de un mundo bipolar: norte desarrollado – sur subdesarrollado.

Si bien existen diferencias importantes en cuanto a los niveles de desarrollo de los países del Tercer Mundo, podemos decir que las características principales de los países subdesarrollados son su dependencia económica (también llamada neocolonialismo), de los grandes centros capitalistas mundiales; la coexistencia de un sector industrial dinámico, generalmente controlado por capitales extranjeros, junto con un sector artesanol y agrícola en el que predomina una economía tradicional; además de una desigual distribución de la renta.

De esta manera, la mayoría de la población vive en la pobreza, mientras que un pequeño grupo privilegiado vive en la excesiva riqueza, y los sectores medios, son escasos o inexistentes.  Las necesidades alimentarías no están suficientemente satisfechas, como tampoco esta garantizado el acceso a la salud, a una vivienda digna, a la educación, al trabajo, a la participación política ya la paz.Esta separación entre las zonas ricas y pobres del mundo, es en la actualidad, una importante causa de conflictos, ya que los intent alízado para reducir la brecha no han dado

La aldea global

El escritor canadiense Marshall McLuhan, llamó «aldea global», al fenómeno de interrelación de los habitantes del planeta, por la cual, la población mundial forma una sola comunidad.  Todas las novedades, incluidos los valores, las ideas y los adelantos científicos y culturales, trascienden las fronteras a través de los medios de comunicación, los libros, la música y el cine.  El turismo intercontinental está en auge y el inglés se convirtió en un idioma casi universal.

El fin de la guerra fría terminó con la perspectiva de una tercera guerra mundial de carácter atómico, pero esto no significó que el mundo estuviese libre de guerras en los años venideros.  El tráfico de armas se hizo cada vez más común y permitió que pequeños grupos de rebeldes de diferentes ideologías, pudiesen crear problemas en cualquier parte del mundo, como por ejemplo el IRA, en Irlanda del Norte, o la ETA, en el País Vasco.  Los presupuestos para controlar el accionar de estos grupos aumentaron en los últimos años del siglo XX.

El fracaso del comunismo soviético, tampoco significó que los países debían entrar en un «laissez- faire» total, dejando aspectos fundamentales de las sociedades librados al juego del mercado.  El desempleo ocasionado por la expansión de la tecnología y por el desplazamiento de industrias que cambian de lugar en busca de mano de obra más barata, y la implementación de planes sociales que reduzcan las consecuencias de esta economía globalizada, solo podrán resolverse mediante la adopción de medidas políticas adecuadas.

Para complementar las economías en las diferentes regiones del mundo, se han formado grandes bloques económicos que tienen como objetivo la eliminación de impuestos o barreras aduaneras, aumentar la competitividad de las empresas, y sumar mercados internacionales en forma conjunta.  A veces, estos bloques regionales se proponen también una mayor integración de las sociedades y la cultura de los diferentes pueblos que los componen.

Estos bloques regionales pueden organizarse como una unión aduanera, en la cual se eliminan todos los impuestos aduaneros entre los diversos países miembros; un mercado común, que tiene las características de una unión aduanera pero incluye, además, el intercambio de todos los factores de producción (salarios, rentas, beneficios, intereses); o una unión económica, en la cual, a las características del mercado común se agregan la toma de decisiones en forma conjunta, con respecto a políticas fiscales, monetarias y socioeconómicas.

Los principales bloques económicos en la actualidad son la Unión Europea, (UE), formada por Francia, Italia, Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Alemania, Inglaterra, Irlanda, Dinamarca, Grecia, España, Portugal, Austria, Finlandia y Suecia.  Este bloque no tiene sólo intereses económicos, sino también culturales, sociales, sanitarios, científicos y ambientales que beneficien a toda la región.  Lo conforman casi 400 millones de personas y tiene una moneda (Euro), que aspira a ser la única de uso legal para todos los países de esta Unión.

En América del Norte, los Estados Unidos, Canadá y México, organizaron el Acuerdo de Libre Comercio deNorteamérica (NAFTA), en el cual, los países que lo integran se propusieron liberar poco a poco, a partir de 1992, y en un lapso de 15 años, el comercio entre estos tres países.

En América Latina, existen más de cuarenta organismos, de los cuales los más importantes son: el Mercado Común Centroamericano (MCCA), laComunidad del Caribe (CARICOM), el Pacto Andino, la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), éste último configurado en el año 1991, a través del Tratado de Asunción, por los países de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, a los cuales se uniría en 1996 Chile.  Tiene como objetivo, lograr la libre circulación de bienes y servicios, coordinar las políticas comerciales, las actividades agrícolas, económicas y científicas, para lograr mejores condiciones de vida de los habitantes de la región

 El debilitamiento del Estado-Nación

Esta institución, en los últimos años del siglo XX, fue perdiendo poder, entre otras causas porque grandes estados se desintegraron formando estados más pequeños, o porque transfirieron parte de su poder a los organismos supranacionales de la región, poniéndose de manifiesto su incapacidad para lograr imponer la ley y conservar el orden público.

Sin embargo, su papel es más necesario que nunca en estos años de la globalización, pues su función especifica en el gobierno de los diferentes países , aun no ha sido reemplazada por nadie.

La desregulación del Estado

La desregulación del Estado implantada durante la década de 1990, es decir, su paulatina retirada de la actividad productiva y de la intervención en los mercados, es funcional a la creciente unificación de las relaciones económicas y financieras de todo el planeta.

Esto es así por cuanto la reducción creciente del peso del Estado en las decisiones del mercado posibilita que los flujos de mercancías y de recursos financieros se muevan cada vez con mayor libertad. A la vez, la privatización de los servicios públicos se orienta en la misma dirección que las otras transformaciones.

El Estado más pequeño y menos comprometido con las acciones relacionadas con los sectores sociales de bajos ingresos requiere -al menos en teoría- ingresos menores. Esta situación repercute en la estructura tributaria, ya que debido a la necesidad de bajar costos y tornar competitiva la actividad productiva, esta estructura está en condiciones de revertirse, de modo tal que la presión impositiva sobre las empresas se reduzca.

¿Acaso la globalización y la liberación de los mercados condenan a los estados nacionales a ser desplazados definitivamente del papel que desempeñaban como reguladores del ciclo económico, de modo que no perturben y gasten cada vez menos? ¿Hay algún espacio posible de acción para quienes diseñan políticas nacionales desde el Estado o estamos condenados, por la globalización, a renunciar de modo irreversible a tales políticas?

Globalización y derechos humanos

Sin duda, el hecho de que el Estado se haya desprendido de algunas de sus funciones se puede vincular a los requisitos y prácticas de la globalización. La globalizadón parecería ofrecer más desventajas que ventajas a los habitantes de los Estados menos favorecidos en el reparto de la riqueza, pero en la actualidad aparece una nueva dimensión por explorar: los derechos humanos.

El carácter universal de ciertos derechos inherentes a la dignidad del ser humano —derechos que no se le pueden negar a nadie por motivos de religión, etnia, nacionalidad, sexo o cualquier otra condición— como el de residir en la tierra de sus padres sin sufrir persecución ni discriminación alguna, el de vivir con dignidad donde se encuentre, el de elegir libremente su vida, sus creencias —respetando la libertad del prójimo— el de acceder sin obstáculos al saber, a la salud, a una vida digna y honorable es la base del reclamo de algunas instituciones internacionales y organismos no gubernamentales, que exigen su respeto, por encima de las divisiones estatales.

Pero este reclamo choca con los derechos de los Estados que arguyen que no solo ejercen poder sobre una determinada comunidad y un determinado territorio, sino que también deben defenderse de la intervención de los agentes externos. Así, la defensa en escala internacional de los derechos humanos puede ser considerada —por algunos gobiernos— como una intervención no autorizada en los asuntos internos del Estado.

La ciudad global

La globalización de la economía determinó el surgimiento de nuevos tipos de ciudades: las ciudades globales, que conforman los centros de comando de la nueva economía global. Allí se concentran las sedes de los principales bancos y los principales mercados financieros, así como los centros de producción de servicios avanzados en escala mundial.

Las tres ciudades globales típicas son Nueva York, Londres y Tokio. Otros centros importantes de servicios financieros y empresariales en escala internacional son Hong Kong, Osaka, Frankfurt, Zurich, París, Los Ángeles, San Francisco, Amsterdam y Milán.

Otras ciudades, sin ser «ciudades globales» propiamente dichas son importantes en escala regional, a medida que surgen «mercados emergentes» en distintos países del mundo; por ejemplo, Madrid, Sao Paulo, Buenos Aires, México, Taipei, Moscú y Budapest.

El hecho de convertirse en un centro de la economía global ha implicado fuertes transformaciones en las ciudades que se han convertido en sedes de estos procesos. En general, estas ciudades han experimentado una fuerte suba de los valores de los terrenos y de los edificios. Además, han requerido cuantiosas inversiones, tanto públicas como privadas, para adaptarse a las exigencias de estas nuevas funciones. Infraestructura de transporte (aeropuertos, autopistas, ferrocarriles urbanos); telecomunicaciones; edificios de oficinas «inteligentes», hoteles cinco estrellas, centros de convenciones, centros culturales, centros comerciales, etc., son algunos de los elementos que forman parte de estas adaptaciones que expresan la conexión con la economía global.

Globalización y consumo

Hasta hace algunos años, muchos de los bienes destinados al consumo se producían en el propio país, había aduanas estrictas y barreras arancelarias que cada uno de los países imponían para priorizar las producciones nacionales por sobre los bienes importados.

A partir de la consolidación de la economía globalizada, las formas de consumo se han difundido por el mundo y resulta habitual que determinados objetos o costumbres que estaban asociadas a determinadas áreas del mundo, hoy se manifiesten en países muy distintos de aquellos en los cuales tuvieron origen: las casas de comidas rápidas (fastfood) o el consumo de bebidas gaseosas constituyen dos ejemplos de costumbres culinarias estadounidenses actualmente extendidas a todo el mundo.

Sin embargo, especialmente en los países más pobres, gran parte de la población queda fuera de este circuito y solo accede al mensaje publicitario de espacios y productos elaborados para las personas que pueden adquirirlos en el mercado. El nivel de ingreso, que es desigual entre diferentes sectores de la población, se interpone entre el deseo y el consumo real.

Dentro de la globalización de los mercados, las hamburguesas y las bebidas colas lleva la delantera. Niños y adolescentes son sus principales consumidores. No hay duda que para los adolescentes de entre 10 y 16 años la hamburguesa ejerce un mágico poder de seducción. A veces los padres también la eligen.

La hamburguesa nació a orillas del estuario del río Elba, en Hamburgo, Alemania. Se la encontraba en todos los bares de Hamburgo con el nombre de Frikadelle. Pero su fama comenzó cerca de otro río, el Mississippi, en la ciudad de St. Louis, en los Estados Unidos. Ahí la llevaron unos comerciantes alemanes, a una exposición mundial, en 1904, a los que se les ocurrió darle una forma más aplanada que su original alemán y colocarla entre dos mitades de pan.

Rápidamente los americanos del norte se convirtieron en adictos a estos panecillos rellenos a los que llamaron con el nombre de los comerciantes que los llevaron. Había nacido la hamburguer, es decir, la hamburguesa y sus variedades. Si en el medio del pan se le pone jamón ahumado o panceta se llama Bacon-burguer; con queso, Cheeseburger; con lomo, Beefburguer, con salchichitas de Frankfurt, Franfburguer.

En 1955 se creó en Los Angeles el primer «limpio y rapidísimo» restaurante de hamburguesas, acompañadas de papas fritas en bolsitas y una bebida cola. El éxito hizo que en los próximos años se crearan cadenas de estos restaurantes a lo largo y ancho de muchos países del mundo, todos con características semejantes: muy limpios y donde se puede comer muy rápido este menú que siempre tiene el mismo esquema: la hamburguesa, las papas fritas y la bebida «cola».

Fuente: Educación Cívica 2 – Editorial Santillana – Secundaria – Casullo, Bordone, Hirschmann y Otros –

¿De Que Nacionalidad Es El Pontiac?: «En estas redes mundiales, los productos son combinaciones internacionales. Lo que se intercambia entre las naciones es con menos frecuencia el producto terminado que la especialización para resolver los problemas (investigación, diseño del producto, fabricación), para identificarlos (marketing, publicidad, encuestas al consumidor), y para coordinar los servicios (financiamiento, búsqueda, contrataciones), así como ciertos servicios y componentes de rutina, todo lo cual se combina para crear valor.

Por ejemplo, cuando un norteamericano compra un Pontiac Le Mans a General Motors, inconscientemente está realizando una transacción internacional. De los 10.000 dólares que paga a General Motors, cerca de 3.000 van a Corea del Sur, donde se efectuaron los trabajos de rutina y las operaciones de montaje; 1.750 dólares van a Japón por la fabricación de los componentes de vanguardia (motores, eje de dirección e instrumentos electrónicos); 750 dólares a Alemania por el diseño y el proyecto del prototipo; 400 dólares a Taiwan, Singapur y Japón por los pequeños componentes; 250 dólares a Gran Bretaña por los servicios de marketing y publicidad; y cerca de 4.000 dólares pasan a los intermediarios estratégicos de Detroit, a los abogados y banqueros de Nueva York, a los ‘lobbistas’ de Washington, a las aseguradoras de todo el país, y a los accionistas de General Motors -la mayoría de los cuales son norteamericanos, aunque hay un número creciente de extranjeros-.»

ROBERT REICH.
El trabajo de las naciones. Hacia el capitalismo del siglo XXI.
Javier Vergara Editor, Buenos Aires, 1993.

PROBLEMAS:

Las tendencias a la globalización están dejando también al descubierto nuevos problemas.

■ En lo cultural la universalización uni-ficadora. tiene el peligro de hacer perder la identidad, la personalidad de individuos y pueblos. Esto lleva a la sensación de «pérdida de lugar en el mundo» y, para contrarrestarla, está resurgiendo en muchos casos la tendencia contraria: un nacionalismo agresivo y un renacimiento del racismo que está desatando conflictos de un alto grado de violencia.

■ En lo social, la idea de que el mercado por sí sólo puede regular la vida de una sociedad ha debilitado o ha hecho desaparecer el rol que cumplía el Estado en los servicios sociales, en la educación, en la salud y en la protección de los más necesitados. Amplios sectores están quedando desguarnecidos y marginados, como consecuencia de la aplicación de estas políticas globaliza-doras en América latina.

■ En lo político, la consecuencia es la de un creciente descreimiento del papel de las instituciones públicas para resolver los asuntos públicos, lo que puede debilitar las recientemente recuperadas democracias latinoamericanas.

El dilema del futuro próximo pasa alrededor del papel que deberá cumplir en esta etapa el Estado, su relación con el mercado y el conjunto de los problemas sociales y culturales. De no resolverse, las consecuencias de la pobreza, la violencia, la exclusión social, el racismo, crearán un marco apropiado para nuevos autoritarismos y pérdida de las libertades.

Fuente Consultada:
Economía Las Ideas y los Grandes Procesos Económicos Rofman-Aronskind-Kulfas-Wainer
Educación Cívica 2 – Editorial Santillana – Secundaria – Casullo, Bordone, Hirschmann y Otros –

Lucha Mundial Contra El Hambre, la Pobreza Objetivos

Lucha Mundial Contra El Hambre, la Pobreza y la Educación
Objetivos de la Campaña

Objetivo 1:Erradicar el Hambre y La Pobreza:

Objetivo 2:Educación Universal:

Objetivo 3: Igualdad Entre Los Géneros:

Objetivo 4: Reducir La Mortalidad Infantil:

Objetivo 5: Reducir La Mortalidad Materna:

Objetivo 6: Combatir el Paludismo, Tuberculosis y HIV

Objetivo 7: Sostenibilidad Ambiental

Objetivo 8: Pacto Global Para El Desarrollo

«La pobreza es un problema muy complejo y es importante discriminar aquellos aspectos que son estructurales y que hacen a las capacidades de las personas, de la pobreza de ingreso aunque, en muchos casos, coinciden. Aquellas familias o personas que son pobres por tener menores capacidades, menores activos, en general por esta razón tienen más alta probabilidad de ser pobres por ingresos. Pero no todos los pobres por ingresos tienen déficit de capacidades.»

LA GUERRA CONTRA LA POBREZA DESPUÉS DE LA S.G.M.
Aunque la ONU se concibió ante todo como un instrumento pacificador, sus fundadores también se propusieron ocuparse de una amplia gama de temas económicos, sociales, culturales y humanitarios. Desde sus primeros y accidentados años, en que la ONU ayudó a reconstruir la Europa de la posguerra y dio alojamiento a millones de refugiados, una proliferación de nuevos programas han brindado ayuda para combatir el analfabetismo, la enfermedad, el hambre y la pobreza del mundo. Esta labor es administrada por más de una docena de organismos especializados, entre ellos la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO). En 1975, los fondos totales de que disponía la ONU para todas sus actividades, incluyendo préstamos e inversiones, se aproximaban a los 7.000 millones de dólares, suma que refleja el enorme crecimiento y la diversificación alcanzada por la organización mundial en sus tres primeras décadas.

LUCHA CONTRA El hambre mundial

OBJETIVOS DE LA CAMPAÑA:

1-ERRADICAR EL HAMBRE Y POBREZA: Actualmente, unas 1.200 millones de personas en todo el mundo malviven con menos de un dólar diario y el hambre afecta a más de 800 millones de personas . Más de la cuarta parte de los niños de los países en desarrollo sufren malnutrición y 13 millones de ellos mueren cada año por enfermedades e infecciones derivadas del hambre.

Durante la década de los noventa los niveles de extrema pobreza disminuyeron de un 29 a un 24%, y 40 millones de personas dejaron de pasar hambre. Entre 1990 y 2001, se ha conseguido que 250 millones de personas que habitan en el continente asiático dejen de subsistir con menos de un dólar diario. Sin embargo en otras regiones de África los pobres son cada vez más pobres.

Este objetivo es uno de los principales retos y prioridades que tiene la humanidad para garantizar una vida digna para todos; el objetivo 1 es esencial para el cumplimiento de los demás objetivos.

hambre en el mundo

2-EDUCACION UNIVERSAL: Uno de cada cinco niños en edad escolar en los países en vías de desarrollo no acude a la escuela, y en algunas regiones, como en el África sub-Sahariana, esta cifra puede alcanzar el 40%. En total, más de 121 millones de niños en el mundo se ven privados del derecho a ir a la escuela. Sin embargo, las políticas educativas implementadas durante los años noventa han demostrado que conseguir la educación universal es posible.

En todas las regiones del mundo se han registrado aumentos en la matriculación entre 1990 y 2004; la escolaridad en Bangladesh, por ejemplo, ha pasado del 60% al 84% en tan sólo diez años; y algunos países de América Latina y el Caribe han llegado a alcanzar el 97% de matriculación escolar.

educacion mundial y la pobreza

3-IGUALDAD ENTRE GENEROS: El 70% de las personas que sobreviven con menos de un dólar al día son mujeres, ganan entre un 20 y un 50 % menos y tan sólo un 1% de la propiedad de la tierra les pertenece directamente.

Aproximadamente dos tercios de la población analfabeta mundial son mujeres. Las políticas de desarrollo han demostrado que la educación de las niñas es un aspecto crucial para lograr relanzar la importancia del papel de la mujer, la disminución de la mortalidad infantil o la reducción de la transmisión del VIH/Sida.

Las mujeres están infrarrepresentadas en la mayoría de los regímenes políticos del mundo. Sin embargo en más de 80 países del mundo se están tomando medidas concretas para garantizar la participación de la mujer en la política, incluyendo países de la región subsahariana y varios países de América Latina y Caribe.

Aunque éste será uno de los Objetivos que no se verán cumplidos para el 2015, no debemos dejar de insistir en la importancia que tiene a nivel trasversal en todos los demás objetivos.

4-REDUCIR LA MORTALIDAD INFANTIL: Cada año mueren 11 millones de niños menores de 5 años por causas relacionadas directamente con la pobreza. El 70 % de las muertes se deben a la malnutrición o a infecciones fácilmente evitables en países ricos como infecciones respiratorias, diarreas o malaria. No obstante, la evolución en las tres últimas décadas demuestra que el objetivo 4 es alcanzable.

En algunas regiones, gracias al crecimiento económico, una mejor nutrición y el acceso a la atención sanitaria se ha mejorado enormemente la tasa de supervivencia de los niños.Destacan África Septentrional donde se ha pasado de un 87 por cada mil en 1990 a 38 por cada mil en 2003.

En América Latina y el Caribe se ha pasado de 54 a 32 y en Asia meridional de 126 a 90. Sin embargo, la situación apenas mejora en el África Subsahariana, en los países asiáticos de la antigua URSS o en Asia Occidental.

5-REDUCIR LA MORTALIDAD MATERNA: Cada minuto una mujer muere por causas relacionadas con el embarazo, lo que supone más de 500.000 muertes anuales, el 99% en países en vías de desarrollo.

El riesgo de muerte por embarazo afecta en el África Subsahariana a una de cada 16 mujeres, frente a una de cada 3.800 en el mundo desarrollado. Las complicaciones en el embarazo y en el parto son la causa principal de discapacidades y muertes entre las mujeres entre 15 y 49 años. Con las medidas adecuadas, el logro del Objetivo Cinco es posible.

Éstas se resumen en tres:Aumentar el acceso a servicios de planificación familiar seguros y eficaces. Suministrar acceso rápido y adecuado a cuidados de obstetricia en caso de emergencia, para tratar hemorragias, infecciones e hipertensión. También es necesario asegurar que un doctor o comadrona esté presente en cada parto. El personal sanitario debe contar con los medios y el ambiente adecuados para que su labor sea mucho más efectiva.

6-COMBATIR EL PALUDISMO, TUBERCULOSIS Y HIV: El VIH/Sida es la principal causa de muerte en el África Subsahariana y está entre las cuatro principales causas del mundo. En el año 2002, 2,4 millones de personas perdieron la vida, y unos 14 millones de niños quedaron huérfanos de padre y madre. Las tasas de infección indican que los logros en materia de tratamiento no vienen acompañados de éxitos en materia de prevención.

El paludismo se cobra la vida de un niño cada 30 segundos; en las zonas endémicas puede verse afectado hasta el 60% de la población escolar y es la causa de la mayoría de los abortos.

Sin embargo es posible reducir el impacto de esta enfermedad con medidas tan sencillas como la distribución de mosquiteras. La tuberculosis se cobra cerca de 1,7 millones de vidas al año, casi todas en países en vías de desarrollo en la región del sudeste asiático y el África Subsahariana.

7-SOSTENIBELIDAD AMBIENTAL: Una de cada cinco personas en el mundo no tiene acceso a agua potable y unos 600 millones de personas viven irregularmente en chabolas en ciudades de África, América Latina y Asia con consecuencias desastrosas para su salud.

La condición de los bosques, que son esenciales para la vida de muchas de las 1.200 millones de personas que viven en la extrema pobreza, ya que en ellos reside el 90% de la biodiversidad terrestre, están desapareciendo a una velocidad drástica. Si no se consigue frenar el deterioro del ecosistema, las repercusiones serán fatales para el desarrollo económico de los países en vías de desarrollo y para la sostenibilidad medioambiental del planeta.

Alrededor de 1000 millones de personas no disponen de suministros habituales de energía, obligándoles a talar árboles para obtener leña y al uso de combustibles fuertemente contaminantes que perjudican la salud humana. La contaminación del aire en lugares cerrados provoca más de 1,6 millones de muertas al año, especialmente en mujeres y niños.

PACTO GLOBAL PARA EL DESARROLLO: El elemento central de los Objetivos del Milenio es la aceptación de que la lucha contra la pobreza es una empresa colectiva, cuyos resultados beneficiarán a todos los países.

El Objetivo 8 establece que, para erradicar la pobreza y sus causas implícitas, es necesario crear una Alianza Global para el desarrollo, dónde los países pobres se comprometan a fortalecer sus aspectos de gobernabilidad, fortalecer sus instituciones y diseñar unas políticas de desarrollo que prioricen los servicios y bienes básicos. Por su lado, los países ricos se comprometieron a aportar más ayuda oficial al desarrollo, no sólo cuantitativa, sino cualitativamente, aliviar la deuda externa de los Países Pobres Muy Endeudados (PPMEs ) , e incrementar el comercio y la transferencia de tecnología a los países pobres.

Todo esto disminuir los subsidios y las tarifas que discriminan e impiden el crecimiento de los países pobres. La contribución de los países ricos es esencial para el alcance de los Objetivos.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

DEFINICIONES DE LA POBREZA: Tradicionalmente, la pobreza ha sido definida como carencias de consumo o de ingresos  de económicos. Para este enfoque, los individuos y los hogares son pobres cuando sus ingresos o consumos se encuentran por debajo de cierto límite, definido socialmente como un mínimo de calidad de vida aceptable en una comunidad.

Así, por ejemplo, si se considera el problema de la alimentación y se define la pobreza a partir de la carencia de medios, el costo monetario de la canasta alimentaria básica constituye un indicador adecuado para medir la pobreza. De acuerdo con este enfoque, deja de ser pobre quien logra acceder a cierto nivel de ingresos.

Se puede suponer, entonces, que el crecimiento económico es suficiente para superar la pobreza. Sin duda, para reducirla es necesario un crecimiento económico que incorpore los temas de la desigualdad en la distribución de la renta y la riqueza, pero aún así, el enfoque de la pobreza a partir de los ingresos es limitado. El ingreso es una de las múltiples dimensiones de la pobreza y al ignorar las demás, se parcializa el problema.

La exclusión de una persona de la participación en el proceso de toma de decisiones que afectan su vida, es una forma de privación que no queda reflejada en la dimensión del ingreso. Por ejemplo, una persona analfabeta que no puede acceder a una cabal comunicación e interacción con los otros es una persona pobre porque se ve privada de una dimensión que hace a su desempeño en la vida social.

Para ir más allá de esta reducción del concepto de pobreza a la dimensión del ingreso, el enfoque del Desarrollo Humano propone una concepción abarcadora de la condición humana. Desde este enfoque, la pobreza significa la privación de una vida larga, sana y creativa; del disfrute de un nivel decente de vida, de la libertad, la dignidad y el respeto por sí mismo y por los demás.

La atención se traslada de los medios (en particular, el ingreso) a los fines que los individuos persiguen y, por lo tanto, a las libertades sustantivas necesarias para satisfacerlos. Pobreza es, entonces, la privación de capacidades y libertades para el desarrollo integral de las personas.

LA MEDICIÓN DE LA POBREZA: Distintas definiciones de la pobreza marcan diferencias en el de medirla. Es bastante frecuente asistir, a través de los medios de comunicación masivos, a discusiones sobre la verdadera dimensión de la pobreza en la Argentina. Para algunos, la extensión de los programas sociales y de los subsidios por desempleo redujeron notablemente el porcentaje de pobres en nuestro país. Para otros, estos datos, si bien relevantes, no alcanzan para revertir la situación.

Si una medición se guía por el enfoque según el cual la pobreza se define como carencias de consumo o de ingreso, entonces las variables que se destacan son dos: el costo monetario de la canasta alimentaria básica y el nivel de ingresos de la población.
Si, en cambio, la pobreza es entendida como privación de capacidades y libertades para que las personas puedan desarrollarse de acuerdo con sus fines, entonces habrá que tener en cuenta otras variables (además del ingreso y del costo de la canasta básica) para medirla se utiliza el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) que incluye los siguientes servicios básicos: agua, saneamiento y educación, y reconoce la necesidad del empleo y la participación.

Sin embargo, si bien el NBI logra captar a los pobres estructurales, no capta a los nuevos pobres, es decir, a las personas empobrecidas por la caída de los ingresos en el país (quienes en ciertos casos, aún gozan de algunos de los servicios básicos mencionados por el NBI).

Para lograr una mejor aproximación al problema dentro de los límites de las estadísticas disponibles, y captar de este modo los contrastes que existen entre regiones y provincias de la Argentina, el análisis de las necesidades básicas se debe complementar con el de la pobreza y la indigencia.

• La línea de indigencia establece si los hogares cuentan con los ingresos suficientes como para cubrir una canasta de alimentos capaz de satisfacer un umbral mínimo de necesidades energéticas y proteicas.

• La línea de pobreza establece, a partir de los ingresos de los hogares, si éstos tienen la capacidad de satisfacer, por medio de la compra de bienes y servicios, un conjunto de necesidades alimentarias y no alimentarias consideradas esenciales.

LA ALIMENTACIÓN MUNDIAL El progreso técnico y científico benefició tanto a la agricultura como a la industria y a los servicios, pero en las partes menos desarrolladas del mundo los beneficios se agotaron con rapidez debido al rápido crecimiento de la población. De este modo, entre principios de la década de los 60 y 1973, la producción agrícola mundial aumentó en un 29 por ciento, y la mayoría de las grandes regiones se aproximaban a este promedio, excepto África, que no superaba el 20 por ciento; pero la producción per capíta descendió en África, América Latina y Oriente Medio; sólo las economías industrializadas se mantuvieron bien por delante de su crecimiento demográfico.

En conjunto, los países desarrollados, que seguían teniendo un excedente de exportación de cereales en 1954, empezaron a convertirse en importadores netos en 1955, y hacia 1965 el total de sus importaciones sumaba los 16,5 millones de toneladas; en 1966, sólo las importaciones de India eran equivalentes a un cuarto de la cosecha de Estados Unidos. Los costes de estas crecientes importaciones de alimentos procedentes del mundo desarrollado se convirtieron en una carga imposible.

Los aumentos en su propia producción agrícola podían ser enormes, con la apropiación de la tecnología occidental, como lo demuestra la «Revolución Verde», un término que tuvo buena acogida en aquel tiempo. En su sentido más estricto, se refería al desarrollo de razas de trigo, maíz, arroz y otros cereales de alta productividad, rápido crecimiento y adaptables, pero también podía utilizarse para hacer referencia a cualquier aspecto de la mejora en la tecnología y la estructura agrarias. Las primeras variedades de alta productividad de maíz fueron creadas en México en un centro de investigación financiado por la fundación Rockefeller.

A mediados de la década de los 60, la cosecha de maíz por hectárea en México se había duplicado y la producción total triplicado. Algunas nuevas variedades de trigo y arroz mejoraron las cosechas hasta un 350 por ciento.

Hacia 1970, las mayores superficies cultivadas con variedades de alta productividad de arroz eran Taiwán (el 74 por ciento de la producción total), Filipinas (50 por ciento), Pakistán (42 por ciento) y Corea del Sur (40 por ciento), y para el trigo en México (90 por ciento), Nepal (50 por ciento), Pakistán (49 por ciento) e India (33 por ciento).

Las proporciones en otros lugares eran mucho más bajas. Hacían necesaria una cuidadosa distribución del agua, la eliminación de las malas hierbas, la protección contra las enfermedades, una mayor mecanización y una buena organización de la comercialización, pues era necesario comprar las semillas en lugar de apartar una pequeña cantidad de la cosecha para sembrar las semillas, como era habitual. A menudo se hacía necesario una mejora de la infraestructura, y un cambio estructural. Todo ello significaba que las mejores cosechas tendían a beneficiar a los agricultores más ricos, y no a los más pobres. Asimismo, los países más pobres no podían beneficiarse.

El término «Revolución Verde» tampoco hizo justicia a las continuas mejoras, incluida la experimentación con semillas, que se habían realizado anteriormente. Quizás sea más realista afirmar que la «Revolución Verde» desempeñó su papel en el aumento a largo plazo de la producción agrícola de algunos de los países más pobres.

A principios de los años sesenta, un grupo de científicos, economistas, funcionarios gubernamentales y técnicos agrónomos, apoyados por fundaciones asistenciales y grandes negociantes agrícolas, elaboraron una serie de técnicas que debían conducir a una mayor producción agraria. El conjunto se conocería como la Revolución Verde. Consistía en la introducción de semillas mejoradas que, con gran cantidad de fertilizantes, pesticidas, buena irrigación y drenaje, producen plantas de alto rendimiento. Las cosechas mejoraron espectacularmente. La producción de alimentos creció y aunque con las nuevas semillas el proceso agrícola era más caro, los ingresos más altos lo compensaban. Los «dolores del crecimiento». Diez años después, aparecieron algunos efectos secundarios preocupantes. Las nuevas semillas «milagro» eran más uniformes y por tanto mucho más vulnerables al ataque de los insectos y las enfermedades. En el pasado, una zona podía contener tipos muy distintos de trigo o arroz, y no todos sufrían las mismas clases de plagas. Después de la Revolución Verde, un simple puñado de variedades puede constituir el grueso de la cosecha de un país. Y éste no es solamente un problema del mundo pobre. En 1970, la plaga meridional de la hoja del maíz tuvo desastrosos efectos en la cosecha de maíz americana. Como quiera que las grandes compañías productoras de semillas encuentran más provechoso limitar las variedades que se ofrecen al consumidor, este problema va en aumento. La producción, recolección y conservación de las variedades mundiales está principalmente en manos del mundo rico, aunque la mayoría de ellas procede originalmente del Sur, que así ve cómo otro de sus recursos naturales queda bajo el control del Norte.

¿Quién consume qué? Cuando la gente habla de la presión que se ejerce sobre los recursos mundiales, suele citar el crecimiento demográfico de los países pobres como la mayor amenaza. El mundo —dicen— debe mantener un equilibrio correcto entre los recursos que poseemos y el número de personas que los consumen. Demasiada gente y la ecuación falla. Otros piensan que el problema es más complicado, porque hay personas que utilizan los recursos a mucha más velocidad que otras. Por ejemplo, los países ricos tienen el 25 % de la población mundial, pero consumen alrededor del 66 % de los alimentos de que dispone el mundo. Solamente sus animales consumen el 30 % del grano mundial.

Y lo mismo ocurre con la energía. Los países industrializados en conjunto consumen el 85 % del petróleo mundial.Mientras la industria en el Norte justifica el uso de energía, la relativa baratura del petróleo hasta principios de los 70, permitió también a los occidentales desarrollar un tipo de vida con un alto consumo de energía, a veces malgastada.

Algunos hábitos alimentarios occidentales son también muy despilfarradores, hablando en términos globales. En Occidente hay quien come cinco veces la cantidad de grano que consume una persona pobre, el 90 por ciento del cual es por vía cárnica y láctea procedente de animales que, a su vez, han sido alimentados con grano. La producción de un kilo de carne o de un producto lácteo puede absorber hasta 10 kilogramos de grano.

Los expertos han llegado a la conclusión de que una reducción de solamente el 10 por ciento de la cantidad de carne que comen los estadounidenses dejaría libre suficiente grano como para alimentar a 60 millones de personas, y al mismo tiempo reduciría el número de ataques cardíacos de EE.UU.

Problemas y alternativas. Pero aunque una reducción de la demanda de grano para forraje podría afectar la cantidad de este producto disponible para el consumo humano, la disponibilidad por sí misma no es suficiente. Si el grano extra ha de llegar a los pobres, debe venderse a un precio que puedan pagar. Sin embargo, si el precio del grano baja mucho, tal vez los agricultores reduzcan la producción.

A pesar de las dificultades que se encuentran para transformar los cambios de estilo de vida del mundo rico en beneficios positivos para los pobres, existe indudablemente un desencanto creciente ante la idea occidental del desarrollo por el desarrollo.

La gente busca estilos de vida alternativos y un mayor crecimiento espiritual. Hay quien  cree que el verdadero cambio del mundo será el resultado de decisiones individuales, no de los gobiernos, y que únicamente cuando un número suficiente de personas haya cambiado sus valores personales y sus ideales, podrá empezar a cerrarse de verdad el abismo que separa el mundo rico del mundo pobre.

¿Un enfoque miope? Muchos supone que cualquier mejoría depende de la capacidad del Norte para dejar de considerar que el desarrollo del Sur es una amenaza, y empezar a reconocer que es de interés común que la economía mundial se fortalezca, que sus recursos se administren y conserven mejor y que la pobreza y el hambre sean eliminados. No pretenden que la reestructuración del actual orden económico se vaya a hacer sin dolor para el Norte, pero insisten en que las ganancias superan con mucho los costes.

Otros argumentan que el escollo para el verdadero progreso no está solamente en la miopía del Norte, sino también en su falta de voluntad política. Los políticos obran siguiendo una política a corto plazo porque quieren ser reelegidos.

¿Un cambio de actitudes? El número creciente de pequeños grupos políticos de presión, especialmente los que se preocupan por la protección del medio ambiente, puede ser el primer signo de que los occidentales empiezan a cuestionar los valores por los que han estado viviendo. Aumenta la creencia de que todos compartimos el mundo, en los países ricos y en los pobres, y de que las naciones han de trabajar juntas para cuidarlo. También recibe mayor apoyo la idea de que la gente del Tercer Mundo, y no sólo sus gobiernos, debe tener más voz en el proceso de desarrollo.

Con todo esto se relaciona la idea de que el camino para lograr un mundo mejor no es crear más y más riqueza, sino cambiar los conceptos de la gente. En lugar de ver el progreso como el desarrollo de más y más productos, deberíamos, tal vez, verlo como el desarrollo de las personas y sus posibilidades.

Los problemas planteados en este libro pueden parecer difíciles de resolver, pero no hay razón para no buscar honradamente una respuesta. Como dijo un escritor: «¿Cómo podemos superar el miedo de que tal vez no existan respuestas? No con la autodecepción, sino con una razonable esperanza» (Francés More Lappé).

DATOS SOBRE EL HAMBRE

870 millones de personas no tienen lo suficiente para comer. El 98% de estas personas viven en países subdesarrollados y el 15% está desnutrida.
Las mujeres constituyen un poco más de la mitad de la población mundial, pero representan más del 60% de las personas con hambre en el mundo.
La desnutrición contribuye con la muerte de 2,6 millones de niños menores de 5 años, un tercio del total global.
En los países en desarrollo, 1 de cada 6 niños—casi 100 millones—tiene bajo peso. También 1 de cada 4 tiene problemas en el desarrollo y hay tendencias a aumentar dicha proporción.
El 80% de los niños con retraso en el crecimiento viven en 20 países.Unos 66 millones de niños van a la escuela primaria con hambre en los países en vías de desarrollo, de los cuales 23 millones están en África.
El Programa Mundial de Alimentos (PMA) estima que se necesitan más de 3.000 millones de dólares al año para llevar alimentos a 66 millones de niños en edad escolar que sufren hambre.

 

Las Mujeres en los Países Pobres

Fuente Consultada:
Mundo Rico, Mundo Pobre
Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo, FAO,2012

La Industria y el Medio Ambiente Cuidado Ambiental Empresas Argentinas

La Industria y el Medio Ambiente
El Cuidado Ambiental

La conciencia por la preservación del medio ambiente, fue una actitud necesaria llevada a cabo en los últimos años por los países más industrializados, cuestión que se transmite gradualmente al resto. Para el mismo, los países más desarrollados establecieron ciertos controles ya que sostienen que los cuidados no atañen solamente a la contaminación ocasionada por las industrias sino que también hay que evaluar la posible contaminación causada por el producto final.

cuidaddo del ambiente

El propósito de estos controles es evitar el perjuicio que provoca los pasos de la cadena de producción, no sólo durante la fabricación sino también durante el uso y de los remanentes del producto.  Por esto, cada industria deberá respetar la emisión máxima autorizada de elementos contaminantes, pagando impuestos de limpieza y además incentivándolas a invertir en investigación ambiental.  Un paso a seguir para este propósito sería disminuir la energía de consumo, minimizar y prolongar el ciclo de vida de un producto mediante el “reciclaje”.

El calentamiento global es una de las consecuencias relacionadas con las emisiones de compuestos orgánicos volátiles provenientes del uso de solventes en industrias de pinturas o por ejemplo en las industrias automotrices.  Para ello, se trata de que las empresas sustituyan estos materiales contaminantes en el proceso industrial como el DDT., cloro, flúor, CFC., plomo, mercurio, entre otros; o bien modifiquen los procesos de producción de manera que algunos de ellos como los solvente se puedan volver a utilizar.

Este reciclaje de materiales tiene como objetivo, además de reducir el costo de la materia prima, consumir menor cantidad de energía y obviamente, contaminar menos el ambiente en el que vivimos.

En lo que respecta a los países en desarrollo, los mismos también están tomando conciencia de la problemática que significa contaminar al medio.  Sin embargo, en ellas se instalan las industrias altamente contaminantes porque son países débiles que sienten la necesidad económica de recibirlas.

Actualmente los diferentes países cooperan para proteger la capa de ozono y para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.  Tal es el caso que en 1990, los países nórdicos cooperaron  mediante proyectos ambientales de Europa central y Oriental, con el propósito de reducir la lluvia ácida que proviene de estos países y causa daños al medio: acidez de los lagos, suelos, etc., perjudicando la salud de la población, de los seres vivos y las construcciones arquitectónicas de gran valor.

Es así como se obtuvieron resultados positivos en cuanto a la emisión de gases en este continente, mejorando el tratamiento de las aguas residuales y logrando una mejor calidad hídrica de muchos ríos.

El caso de Argentina

Un tema creciente de interés en la población es el del cuidado del ambiente. Por lo cual se considera a las industrias como un factor de gran peso de la contaminación.

En nuestro país el área más poblada es el AMBA (área metropolitana de Buenos Aires), en donde además se localizan numerosas industrias. Cuestión que se debe a que las instalaciones se realizaron al mismo tiempo en que la población se incrementaba y se expandía la mancha urbana.

Por lo que se evidencia, porque muchas de estas industrias se encuentran rodeadas de barrios muy poblados, siendo entonces de interés el cuidado del medio ambiente.

El aire y los cursos de agua, fueron los primeros que resultaron contaminados tras el establecimiento de industrias.  Un ejemplo de ello es el Riachuelo, quien es receptor de los efluentes de numerosas industrias instaladas en sus orillas.  Con el fin de proteger el medio ambiente, la propuesta que más resuena es la de cerrar estas industrias altamente perjudiciales para quienes la rodean.

Sin embargo, es preciso que la solución a estos problemas se piense integrando al ambiente y a la producción por igual; ya que muchas veces sólo se hace hincapié en la importancia que tienen las industrias como productoras de gran cantidad de bienes que utilizamos diariamente, y además como fuente de trabajo y generadoras de otras actividades; en detrimento del estado del medio.

La sanción y aplicación de leyes que controlen el ambiente y la producción son elementos importantes para la protección de las condiciones ambientales en las que vive nuestra población.

Actualmente, en Argentina se desarrollan tecnologías que permiten controlar y disminuir la emisión de gases, líquidos efluentes y residuos sólidos sin la necesidad de disminuir la producción y pensando en un lugar mejor y un medio sin tantos prejuicios para las generaciones futuras.

Profesora de Geografía: Claudia Nagel
Fuente: Geografía Mundial y los desafíos del SXXI. Editorial Santillana. Geografía Mundial, Editorial Puerto de Palos.  

Bloques Comerciales Comunidad Andina y de la Region del Pacífico

Bloques Comerciales
Comunidad Andina y de la Región del Pacífico

Bloques en la región del Pacífico: Anteriormente vimos la importancia económica del Japón y los países del sudeste asiático. Su crecimiento no obedecería a la pertenencia a un bloque —el del Pacífico— cuyo mecanismo de integración habría resultado débil.

En el área de influencia del bloque del Pacífico existen dos organizaciones: la APEC (Cooperación Económica de Asia-Pacífico), formada por unos veinte países cuyas costas son bordeadas por el Océano Pacífico y cuya gran diversidad de situaciones socioeconómicas y culturales la hacen ineficaz, y la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), zona de libre comercio que tuvo resultados poco importantes.

Comúnmente, cuando se habla de “bloque del Pacífico” se hace referencia exclusivamente al brillante polo económico de los nuevos países industrializados y a los “pequeños dragones».

La Comunidad Andina

Formada por Bolivia, el Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela, se origina en la firma del Pacto Andino de 1969. Sus principales objetivos son la ampliación de la infraestructura de transportes, caminos, ferrocarriles y provisión de energía, y la conformación de una unión arancelaria. En 1993, se constituye como una zona de libre comercio y en 1995, establece un arancel externo común. Los proyectos para el futuro son muchos, sobre todo en materia de complementación económica, desarrollo de infraestructura e industrial.

Los presidentes de los países miembros decidieron establecer el Mercado Común en el año 2005. Esto constituirá un paso muy importante en la profundización del proceso de integración andino. Para alcanzar ese fin, se requiere eliminar todo tipo de obstáculo al comercio de bienes y completar la formación de la Unión Aduanera mediante la adopción de un arancel externo común que beneficie a todos los países miembros.Además, a partir de 2002, los países deben ir adoptando las medidas necesarias para garantizar la libre movilidad de servicios, capitales y personas, así como eliminar completamente los aranceles.

La Comunidad Andina y el Mercosur:
La CA intenta fortalecer su lugar en la integración económica con el resto de Latinoamérica. En el año 2000, su intercambio comercial con el MERCOSUR alcanzó la cifra más alta: casi 5600 millones de dólares. Ese intercambio se basa en un mayor gasto en importaciones del MERCOSUR que en exportaciones desde la CA. La CA exporta petróleo, gas natural, zinc, bananos.

El petróleo y sus derivados constituyen entre el 50% y el 60% del total de las exportaciones. El país andino que, en promedio, más exporta al Mercosur es Venezuela, seguido por Bolivia.

Fuente Consultada: Geografía – Polimodal Adrea Ajòn y Lìa Bachmann

Bloque Economico: El Mercosur Integracion de Argentina, Brasil

Bloque Económico: El Mercosur Integración de Argentina

ANTECEDENTES: La integración ha estado presente en la agenda latinoamericana desde fines del siglo XIX, cuando se completó el proceso de emancipación continental y se produjo el resurgimiento de las tendencias que abogaban por el afianzamiento de los vínculos de cooperación entre los países de la región. Dan cuenta de ello las diversas propuestas, no sólo en materia de infraestructura e integración física del territorio sino también aquellas tendientes a establecer acuerdos estratégicos frente a una serie de problemas comunes que atravesaban los países latinoamericanos.

Por ello, el actual proceso de integración que experimentan los países del Cono sur y también buena parte de las naciones latinoamericanas no significa una novedad de este fin de siglo. Las ideas, proyectos y antecedentes de la integración continental datan de finales del siglo XIX, y se apoyan en un discurso político e ideológico de considerable consenso entre los pueblos latinoamericanos: el ideario bolivariano de unidad continental.

Dicho pensamiento integracionista se centró en los vínculos de lengua, religión y, sobre todo, en la necesidad de recuperar una memoria histórica compartida, habida cuenta del pasado colonial común. Las propuestas integracionistas que fueron surgiendo desde principios del siglo XX se expresaron, entonces, a favor de distintas alternativas: desde la conformación de una unión aduanera, o espacio económico común, hasta la constitución de una confederación de estados hispanoamericanos. Pero numerosos factores de orden interno y externo a la región limitaron estas iniciativas a la firma de acuerdos binacionales sobre asuntos puntuales de interés mutuo, por ejemplo el intercambio comercial o los problemas limítrofes.

A partir de la finalización de la Segunda Guerra Mundial y la conformación de un nuevo orden económico y político internacional, surge un nuevo contexto para encarar en la región políticas conjuntas de desarrollo que permitan romper los lazos de dependencia con los países centrales y los mecanismos del intercambio desigual (los países latinoamericanos participaban en el comercio internacional exclusivamente como proveedores de materias primas baratas).

El modelo de desarrollo propuesto por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) en la década del ’50, se centró en los siguientes aspectos: industrialización acelerada que sustituya importaciones provenientes de los países centrales, reformas que permitan incorporar al mercado nuevos consumidores, activa intervención estatal en la economía para asegurar inversiones y políticas sociales que acompañen el crecimiento con plena ocupación y altos salarios que permitan elevar la calidad de vida de la población.

Para afianzar estas políticas se propone conformar espacios (mercados) mayores, alentando a los países latinoamericanos a conformar un bloque económico. Así es como resurge con nueva fuerza la idea de integración y de construcción de un mercado común latinoamericano.

La integración de los países latinoamericanos en un mercado común era entendida como el camino más eficaz para, por una parte, alcanzar una mayor capacidad de negociación en el plano internacional y lograr una mejor inserción de sus productos en el mercado mundial y, por otra, para enfrentar en forma conjunta los problemas comunes de desarrollo económico y social.

EL MERCOSUR: En 1991, los presidentes 4 de la Argentina, el Brasil, el Paraguay y Uruguay firmaron el Tratado de Asunción, que dio origen al Mercado Común del Sur (MERCOSUR). Este acuerdo fue el resultado de una serie de negociaciones iniciadas en 1985 entre los gobiernos del Brasil y la Argentina, que buscaban acelerar el proceso de integración bilateral. La Unión Aduanera entró en vigencia el 1 de enero de 1995; su formación se inspira en el modelo de la Unión Europea.

Bloque Económico: El Mercosur Integración

El objetivo principal del Tratado es la integración de los Estados miembros a través de:

La libre circulación de bienes, servicios y factores productivos, estableciendo para ello la eliminación de tarifas aduaneras y restricciones no arancelaria a la circulación de mercaderías.

El establecimiento de un arancel externo común con relación a terceros Estados (países no miembros). La decisión de acordar una política comercial común.

  • La coordinación de políticas macroeconómicas con relación a diversos sectores económicos: agrícola, comercio exterior, industria; política fiscal y cambiaria, de servicios, aduanera, de transportes y comunicaciones y demás.
  • La adecuación de las legislaciones correspondientes a cada sector. En un comienzo, las rebajas arancelarias fueron progresivas y limitadas a algunos productos.

Tal como vimos en la primera parte, la existencia de políticas comunes no supone que mecánicamente los países y sus respectivas regiones se integren de manera pareja. Por el contrario, cada país participa de manera desigual, del mismo modo que sus sociedades.

Por ejemplo, el Brasil tiene una población muy numerosa, que lo vuelve un mercado consumidor mucho más atractivo para las empresas multinacionales. Éstas invierten en industria automotriz, alimentos, textiles y petroquímicos. La desigualdad entre la Argentina y el Brasil en el modo de participación es notoria: las exportaciones argentinas consisten en alimentos, materias primas, gas y petróleo, mientras que las brasileñas consisten en manufacturas y maquinarias.

  • FACTORES PRODUCTIVOS

Son los que se emplean en la producción. Por ejemplo, el capital, el trabajo y la tierra. En el caso de los procesos de integración, la tierra seria un factor que por su propia naturaleza no podría movilizarse.

  • RESTRICCIONES NO ARANCELARIAS

Cualquier limitación en el comercio entre los países miembros que no se base en aranceles sino en otras razones, como el precio.

Fuente Consultada: Geografía – Polimodal Adrea Ajòn y Lía Bachmann

MAPA DE USOS AGRARIOS DEL SUELO ARGENTINO

mapa de usos agrarios del suelo argentino

USOS agrarios del suelo argentino

PARA SABER MAS…: Como ampliación del tena publicamos una nota en El Bicentenario Fasc. N° 10 período 1990-2010 a cargo de Francisco Corigliano historiador.

El 26 de marzo, los presidentes y cancilleres de la Argentina -Carlos Menem y Guido Di Telia-, Brasil -Fernando Collor de Mello y Francisco Rezek-, Paraguay -Andrés Rodríguez y Alexis Frutos Vaesken- y Uruguay -Luis Alberto Lacalle Herrera y Héctor Gros Espiell- firmaron en Asunción del Paraguay el Tratado para la Constitución de un Mercado Común del Sur (Mer-cosur) o Tratado de Asunción.

El acuerdo, que ratifica el rumbo integrador iniciado por la Argentina Brasil en noviembre de 1985, establece para sus miembros la libre circulación de bienes, servicios y factores productivos; un arancel externo y una política comercial comunes; la coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales, y la armonización de las respectivas legislaciones nacionales.

Conscientes de las asimetrías de poder existentes entreoíos cuatro miembros, los firmantes del tratado invocan en sus primeros párrafos los principios de «gradualidad, flexibilidad y equilibrio» a fin de alcanzar lo más rápidamente posible «la ampliación de las actuales dimensiones de sus mercados nacionales, a través de la integración».

Principios que buscan ser plasmados en un proceso gradual de liberalización y desgravación aduanera, a ser llevado a cabo en un período de transición, cuyo punto de arranque es la entrada en vigor del acuerdo, y su fecha tope, la del 31 de diciembre de 1994, en la que el arancel externo común deberá llegar a cero para que el mercado común pase de los papeles a los hechos.

El tratado concibe una estructura dual de funcionamiento: el Consejo y el Grupo del Mercado Común. El Consejo será responsable de la conducción y decisiones políticas en pos del «cumplimiento de los objetivos y plazos establecidos para la constitución definitiva del Mercado Común», presidido rotativamente por cada Estado miembro cada seis meses, e integrado por los ministros de Relaciones Exteriores y de Economía de los Estados miembro (y por sus presidentes al menos una vez al año).

El Grupo Mercado Común, con cuatro miembros titulares y cuatro alternos por país, procedentes de los ministerios de Relaciones Exteriores y de Economía y del Banco Central, deberá «hacer cumplir las decisiones adoptadas por el Consejo»; proponer medidas concretas «tendientes a la aplicación del Programa de Liberación Comercial, la coordinación de políticas macroeconómicas y la negociación de acuerdos frente a terceros», y «fijar el programa de trabajo que asegure el avance hacia la constitución del Mercado Común».

Fuente:El Bicentenario Fasc. N° 10 período 1990-2010 a cargo de Francisco Corigliano historiador.

El Mercosur y los Requisitos de la Geografía
A pesar del enorme desarrollo observado por los medios de transporte y comunicaciones, no se registra ninguna experiencia de integración económica que exceda los límites de un espacio unificado, en cuyo interior ocurren las principales transacciones de bienes y servicios.

El costo del transporte (de bienes o de desplazamiento de personas) es un aspecto decisivo de las relaciones de intercambio, de allí surge la demanda objetiva de un espacio restringido. La estrategia del Mercosur ensaya unificar regiones que se conectan directamente, pero que se extienden sobre un área muy vasta.

Las cuatro naciones cubren 12 millones de kilómetros cuadrados, sin tener en cuenta las áreas marítimas y las zonas reclamadas sobre el continente antartico. Es cierto que, desde el punto de vista de la actividad económica, ese mercado resulta muy inferior al formado por otras grandes organizaciones ya existentes, pero no es menos cierto que la sola dimensión geográfica plantea un desafío que no puede desdeñarse.

La oportunidad misma del Mercosur puede explicarse por esa problemática. En décadas previas, su constitución no habría contado con facilidades semejantes debido a que las naciones que lo integran (en especial Brasil y Argentina) estaban inmersas en un proceso de forjar la unificación económica al interior de sus fronteras. Las obras de infraestructura que se realizaron entonces permitieron ocupar, o integrar, zonas que todavía no formaban parte del ámbito productivo y de intercambios de cada economía.

En el caso de Argentina, una serie de políticas buscaban integrar la economía hacia el sur y, en menor medida, hacia el noroeste. Con este fin, los sucesivos gobiernos asumieron la tarea de realizar en la Patagonia diversas obras de infraestructura, impulsar la explotación de petróleo, carbón y hierro, crear una empresa (Hidronor) para realizar las obras hidroeléctricas. La marcha hacia el noroeste estuvo marcada por políticas de promoción industrial que otorgaron enormes subsidios a quienes se desplazaban en esa dirección.

En contraste con esa estrategia, la región mesopotámica, frontera natural con Uruguay v Brasil, sólo comenzó a experimentar un cambio a partir de las obras de las décadas del ’70 y ’80, que la conectaron con el resto de Argentina a través de tres cruces físicos del río Paraná: el túnel Santa Fe-Paraná y los puentes Zarate -Brazo Largo y Resistencia-Corrientes. Por su parte, la represa de Salto Grande y los puentes Gualeguaychú-Rivera y Colón-Paysandú, permitieron la conexión sobre el río Uruguay, mientras que los puentes Posadas-Encarnación y Puerto Iguazú-Foz de Iguazú-Puerto del Este, permitieron unir regiones separadas por el río Paraná.

Los nuevos proyectos en marcha con el Mercosur pueden agregar otros ejes, pero es importante señalar que una parte decisiva de la integración física ya se ha construido. Las distancias geográficas se acortaron y se facilitaron al interior de esa vasta región que cubre el área de la cuenca del Plata. No ocurre lo mismo, todavía, con las conexiones entre las regiones extremas del Mercosur; las distancias desde la Patagonia hacia el nordeste brasileño o la Amazonia, son todavía tan grandes como difíciles y costosas.

Extractado de: Jorge Schvarzer, «Mercosur. La geografía a la espera de actores». Nueva Sociedad. Aro. 126, 1993.

Fuente Consultada: Geografía Argentina y del Mercosur Los Territorios en la Economía Globalizada- Editorial AIQUE Polimodal – Blanco-Férnandez-Gurevich

Influencia Nuevas Tecnologías de Comunicación en la Globalizacion

Influencia de las Nuevas Tecnologías de Comunicación en la Globalización

LA GLOBALIZACIÓN: La economía actual es cada vez más, una economía global, en la que el capital, la producción, la gestión, los mercados, la fuerza de trabajo, la información y la tecnología se organizan en flujos que atraviesan las fronteras nacionales.

No se trata de simplemente de que la economía tenga una dimensión mundial (lo cual comenzó a partir de 1492) sino que el sistema económico funciona cotidianamente como una unidad en el ámbito mundial.

La primera fase de la revolución Industrial estuvo estrechamente identificada con ascenso de Inglaterra; la segunda con el avance de Estados Unidos y Alemania. La tercera fase el asenso de Japón, que durante las décadas del ´70 y ’80 supo sacar el mayor provecho de las posibilidades productivas de las tecnologías de la información, aunque esto no signifique que el liderazgo lo sigan teniendo estados Unidos y los países de Europa Occidental.

El actual proceso de globalización reconoce sus orígenes en los inicios en la etapa que se denomina como “transición” del sistema feudal al sistema capitalista, cuando Europa comenzó sus procesos de conquista y colonización.

Sin embargo, hay que distinguir diferencias importantes. En los procesos que se dieron a partir de los siglos XV y XVI las distinciones entre el centro y la periferia eran mayores. La civilización europea y cristiana pretendió, en ese entonces, imponer a los pueblos y naciones no europeas sus valores y sistemas de vida y, por primera vez, apareció un esbozo de la economía-mundo capitalista.

Pero aquella era una economía-mundo incompleta. Si bien los europeos controlaban el comercio internacional desde el siglo XVI, la mayor parte de la producción aún se les escapaba.

Recién en el siglo XVIII, luego de la Revolución Industrial, en el contexto del poder imperial inglés, se comenzó a establecer una verdadera relación entre el centro (los países más avanzados tecnológica e industrialmente de la época) y la periferia (constituida por el mundo atrasado). Se trató sólo del inicio, el gran cambio llegó con la segunda revolución Industrial en el siglo XIX, con el gran desarrollo industrial, y la gran evolución de los transportes y las comunicaciones.

Hoy, la llamada revolución científico-tecnológica, que resume los efectos de la revolución científica, con el desarrollo de la biogenética, los descubrimientos en el campo energético, los procesos de automación producidos por la robótica, y la aplicación de la tecnología electrónica a las comunicaciones, posibilita la expansión del “capitalismo de mercado” como único futuro posible.

El capitalismo del siglo XXI presenta, como una de sus características más destacadas, la velocidad en el movimiento de los capitales. Las inversiones ingresan y se retiran de los mercados con la rapidez permitida por la comunicación electrónica, y los ejecutivos que toman esas decisiones disponen de un menú de datos precisos, respecto a las ventajas o peligros que ofrecen (para los inversionistas) los mercados nacionales o regionales.

De este modo, las instituciones y sociedades privadas ejercen, como nunca antes, un gran poder en la conducción de los asuntos mundiales, debilitando la capacidad de decisión que los estados nacionales tienen en los asuntos que competen a sus problemas sociales y económicos. A este original y nuevo proceso se lo conoce con el nombre de transnacionalización de los asuntos mundiales o desterritorialización de los mercados.

Las empresas transnacionales procuran evadir los controles políticos de sus respectivos países de origen y, buscan configurar los espacios nacionales en función de sus propios intereses, adecuándolos a sus metas de beneficio y eficacia, no considerando, por lo tanto, el carácter ni las necesidades de las sociedades en las cuales repercute su acción.

El proceso de globalización de la economía requiere cada vez más de la liberalización del comercio, es decir, de la flexibilización, o más sencillamente derogación, de las normas que lo dificultan. Para ello, los organismos internacionales, como es el caso del Banco Mundial, presionan a los gobiernos para que modifiquen sus leyes.

Al quedar debilitado el poder de los estados nacionales por la acción de las empresas transnacionales y la globalización de la economía, aquellos dejan de ejercer su función reguladora de la dinámica social para convertirse en el centro de operaciones desde el cual las corporaciones llevan adelante sus estrategias.

Estos procesos producen cambios en la distribución de la población en el espacio, en la estructura urbana, y en la distribución de la riqueza, acentuando, en la población, diferencias antes atenuadas por la acción protectora del Estado.

Estas transformaciones, aceleradas por la globalización, llevan al Estado y las empresas privadas, con la supuesta pretensión de ser más eficientes, a realizar recortes laborales que lo único que logran es aumentar cada vez más los niveles de desempleo.

Sin embargo, no es sólo el fantasma de la desocupación el que amenaza a los trabajadores, sino, también, la precarización del trabajo. El trabajo por tiempo prolongado, sostenido en contratos que garantizaban la seguridad laboral, está en vías de extinción.

Ha sido reemplazado por otras formas de empleo, contratos de trabajo por períodos breves, trabajos provisionales y trabajos de jornada parcial. En estos nuevos empleos, es común la ausencia de pautas claras de horario y días de descanso.

En el campo cultural, la globalización ha producido una sociedad regulada ya no por la política y la disciplina, sino por la comunicación, el consumo y en definitiva por el mercado. Esto ha desembocado en un nuevo individualismo, caracterizado por el impulso de la autonomía individual , hecho que es fomentado e incitado por el mismo sistema.

Occidente buscó siempre universalizar su cultura creyendo que, al hacerlo incorporaba a los países “ocidentalizados” a un civilización superior. Inglaterra en su momento tuvo éxito en esa empresa. Y estados Unidos la heredó y hoy la propugna con la misma convicción. El concepto que surgió, como consecuencia del poder “universalizador” de los mas media, fue el de globalización.

Luego del atentado del 11 de septiembre, la potencia del Norte, la superpotencia que garantizaba e impulsaba la globalización del occidente actual, se sintió poderosamente herida. No imaginamos todavía hasta qué punto. Y los países que resisten a la globalización norteamericana afirman su diferencia. Que un país afirme su derecho a ser diferente a la universalización que propone un Imperio es un signo de debilidad para ese Imperio.

Se debiera suponer que la gran potencia bélica se basta para imponer su cultura como la cultura de todos, como la “cultura universal”. No puede haber “diferencias” cuando se plantea un “orden global” y más aún si ese “orden global” responde a una estrategia de “guerra total”.

Cuando Inglaterra universalizaba su cultura, cuando entraba en la India o en China, lo hacía para expandirse y para ganar mercados. Hoy, Estados Unidos se globaliza porque necesita librar una “guerra global”. No porque su enemigo sea el planeta entero, sino porque ahora (con el nuevo tipo de terrorismo) su enemigo puede estar en cualquier parte del planeta. El terror del terrorismo es su no-lugar.

El terrorismo no tiene territorialidad. Así, de esta manera el terrorismo elude la globalización. Y el Islam, que es adonde apuntan los misiles del Imperio, afirma su derecho a la diferencia, que es su derecho a la identidad. La próxima guerra será total, será una “guerra civil mundial”. No es mucho lo que podemos. O sí, esperar esa inspiración sagrada que sin dudas posee el hombre. La misma que hace que un amigo vaya hasta el mismísimo fin del mundo si su amigo está mal y lo necesita. La misma que hace que el amor exista. El amor en todas sus formas. Porque justamente es eso lo que quieren, matar el amor.