Vida de las Abejas

Alimentación de los Animales Importancia del Carbono y Nitrógeno

Alimentación de los Animales: Clasificación, Picos y Mandíbulas

Al igual que en la sociedad humana, el alimento es la primera de las necesidades vitales en los mundos animal y vegetal.

La vida de numerosos organismos se basa principalmente en la lucha continua que tienen que librar para asegurar la obtención del alimento indispensable para la subsistencia.

Las plantas, no todas, toman su alimento del aire y del suelo, realizando el trabajo de una verdadera fábrica química. Pero la mayoría de las formas de vida sólo puede subsistir con el sacrificio de otras formas de vida.

Ese fenómeno se observa ya en el mundo de los seres unicelulares , los cuales se apoderan de partículas de alimento por medio de sus seudópodos. Estos seres unicelulares y numerosos otros multicelulares, aunque todavía muy pequeños, viven en el agua.

La ciencia les ha dado el nombre de plancton, es decir, materia flotante. Muchos peces se alimentan de plancton, antes de servir, a su vez, de alimento a otros animales.

ameba alimentandose de una paramecio

¿Por qué es indispensable el alimento? De la misma manera que el motor de un auto necesita nafta, cada ser vivo —máquina al fin— necesita un carburante para sus movimientos, en este caso el alimento; pero antes de que éste sirva de carburante a un organismo, debe pasar por una serie de transformaciones.

En el hombre —y en otros numerosos seres vivos— la transformación del alimento comienza en la boca.

El alimento triturado por los dientes es transformado- por la lengua en una especie de pasta. En efecto, la lengua presenta desniveles, asperezas, que podríamos comparar a laminadores, a cepillos o limas, que afinan aún más el alimento permanentemente humedecido por las glándulas salivales.

El alimento así ablandado deja la boca y se desliza a través del esófago hasta el estómago, donde sufre otras transformaciones.

La boca o las fauces de los animales se adaptan al alimento que toman. Libros enteros podrían escribirse sobre este solo punto, tan grande es la ingeniosidad de la naturaleza.

En los mamíferos distinguimos tres grupos principales: los carnívoros, los herbívoros y los omnívoros.

La estructura de la dentadura está condicionada por la alimentación. En el tigre y en todos los felinos —carniceros característicos— los incisivos, que sirven para cortar, son relativamente pequeños.

Los caninos, en cambio, son muy fuertes y sirven para arrancar la carne a la presa. Los molares están aplastados en el costado y recubiertos por una capa de esmalte. Como la mandíbula inferior es más estrecha que la superior, los molares de las dos mandíbulas se deslizan los unos a lo largo de los otros y cortan la carne en trozos.

La vaca, que es el tipo del herbívoro, tiene molares provistos de una corona chata y entre estas coronas el alimento es molido. Los incisivos y los caninos faltan en la mandíbula superior, en tanto que en la mandíbula inferior están orientados hacia adelante.

El cerdo, que es un omnívoro, tiene dientes que pueden cortar un alimento animal o morder un alimento vegetal. Observemos, de paso, que el hombre y el mono son también omnívoros.

mandibulas de los animales segun su alimentacion

La masticación del alimento no es una regla general en el mundo animal. La mayoría de los vertebrados inferiores, como los peces, las ranas y los reptiles, tragan su presa sin triturarla.

Los pájaros no tienen dientes: el estómago debe llenar su función. La forma del pico está en relación con el alimento; los insectívoros tienen el pico más fino que los granívoros.

picos de las aves segun su alimentacion

Ciertos animales se sirven de verdaderas realizaciones técnicas para capturar la presa.

Elementos que provienen de su propio cuerpo o que han sido recogidos con este fin ayudan a la fabricación de instrumentos de captura, que son manifestaciones de biotécnica.

Pensemos, no más, en la tela tejida por la araña por medio de sus glándulas. Las moscas y otros insectos son atrapados en ella.

La hormiga león, larva que se alimenta de hormigas, es otro ser curioso: en efecto, cava un embudo en la arena y se arrolla en el fondo.

Cuando una hormiga se desliza, indefensa, hacia ella, la larva la atrapa y la devora en un instante.

SUSTANCIAS ALIMENTICIAS: Sea cual fuere el alimento de los animales, o del hombre, se compone siempre de un número reducido de substancias nutritivas repartidas, según su composición química, en albuminoides o proteinas, grasas e hidratos de carbono.

Los albuminoides son los materiales del cuerpo, ya que el protoplasma de las células está constituido, en gran parte, por esos elementos.

La albúmina es particularmente indispensable durante el crecimiento; pero el hombre adulto también la necesita, por cuanto siempre hay en su organismo células que mueren y que deben ser reemplazadas.

Las albúminas contienen carbono (C), oxígeno (O), hidrógeno (H) y nitratos o azoatos (N). Como están presentes en todos los seres vivos, siempre encontramos ázoe en ellos.

Los productores de ázoe (nitrógeno) son los nitratos o combinaciones azoadas que se encuentran en el suelo y son absorbidos por las plantas, mediante sus raíces, y transformados en albúmina, con la ayuda de las combinaciones del carbono.

Los animales cubren sus necesidades de ázoe nutriéndose con plantas u otros animales.

El ázoe describe continuamente un ciclo. El aire contiene gran cantidad de esta substancia, pero las plantas no pueden tomarlo directamente de esta fuente; debe pasar antes por varias transformaciones.

El agua de la lluvia permite al ázoe penetrar en el suelo, donde las bacterias de todas clases lo transforman en nitratos, los que pueden ser asimilados por las plantas.

Las leguminosas, los porotos, las arvejas y otras leguminosas poseen tubérculos, en los que viven bacterias que permiten la asimilación del ázoe del aire. La vaca que pasta proporciona un alimento rico en albúmina bajo forma de leche y, más tarde, de carne.

En el mar, los peces consumen el plancton, que está formado con substancias animales o vegetales. El pescado es también un alimento rico en albúmina o proteínas.

Cuando los desechos animales o vegetales caen en la tierra o en el agua son atacados por ciertas especies de bacterias, las bacterias de descomposición, que transforman de nuevo la albúmina de los animales muertos en ázoe, el que al evaporarse en gran parte es absorbido por la atmósfera.

Así termina el ciclo del ázoe o nitrógeno. (Ver: Ciclo del Nitrógeno)

Si la madera, el carbón o el papel arden, es porque se combinan con el oxígeno del aire, lo que acarrea una liberación de energía. Los animales y las plantas queman continuamente ciertas substancias en sus células, con el fin de obtener la energía vital indispensable.

Pero esa combustión no es un fuego ordinario, puesto que se produce sin la aparición de llamas.

Los combustibles se combinan con el oxígeno para liberar su energía. Por eso las plantas deben también respirar. Los combustibles de la vida son las grasas y los hidratos de carbono; contienen sobre todo carbono, elemento muy importante.

Cuando un pedazo de carbón se quema, el carbono contenido en él se combina con el oxígeno del aire para formar el anhídrido carbónico, llamado a menudo  erróneamente, ácido carbónico. Este gas se eleva en el aire con el humo de la combustión.

Un fenómeno idéntico se produce, en las células vivas, cuando los hidratos de carbono y las grasas son quemados. El carbono se combina con el oxígeno del aire inhalado para formar el anhídrido carbónico  que  se espira.

El carbono desempeña igualmente un papel muy importante en la naturaleza. También él cumple un movimiento circular de transformación. Todos los seres vivos poseen carbono en sus combinaciones orgánicas. (Ciclo del Carbono)

Las plantas verdes, es decir las que tienen clorofila, absorben el anhídrido carbónico (CO2), extrayendo el carbono, con la colaboración de la luz solar y dejando libre el oxígeno (02).

Es la función clorofiliana o la fotosíntesis. Una parte del carbono se fija en el cuerpo de los animales cuando éstos se alimentan de plantas.

La tierra recibe también carbono, cuando las plantas que se pudren en los pantanos o en las aguas estancadas son enterradas y se transforman, bajo la presión de las capas aluviales, en turba y luego en carbón.

Éste, después de ser extraído de las minas, es quemado en las fábricas o en las casas, y el gas de la combustión devuelve el anhídrido carbónico a la atmósfera.

el carbono de la combustion se convierte en alimento

El carbón, sólido, quemado en las fábricas se convierte en gas, que va nuevamente a la atmósfera,
de donde las plantas lo absorben.

Ver: Importancia del Nitrogeno Para La Vida

Ver: Los Microorganismo en el Ciclo del Nitrógeno

Fuente Consultada:
Las Maravillas de la Vida Tomo V – La Alimentación Animal y el Carbono – Globerama Edit. CODEX

Teledetección Espacial Fundamentos y Usos en los Recursos Naturales

Teledetección Espacial
Fundamentos y Usos en los Recursos Naturales

Procurando satisfacer distintas necesidades, la humanidad avanza sobre los ecosistemas naturales y los reemplaza por ciudades, por áreas destinadas a la agricultura, ganadería, forestaciones, industrias, caminos, etc.

A medida que estos cambios ocurren, en el territorio se van creando nuevas condiciones que afectan en grado variable a factores claves para el desarrollo de nuestras sociedades, como el abastecimiento de agua y la producción de alimentos.

La dedicación exclusiva de extensas superficies al cultivo de unas pocas especies determina, por ejemplo, una muy limitada capacidad de absorción de agua de los suelos, una alta predisposición a procesos erosivos y la necesidad de continuos aumentos en los subsidios de agroquímicos con la consecuente contaminación, disminución de la biodiversidad, entre tantos otros efectos.

Tarde o temprano, la falta de criterios basados en la sustentabilidad del sistema se observa en el grave deterioro del suelo, del aire y del agua.

A partir del análisis del cómo es y ha sido la explotación de los recursos naturales considerando los costos ambientales podemos obtener valiosa información para planificar el uso de nuestro territorio con una visión a largo plazo.

Esta necesidad se justifica aún más teniendo en cuenta las manifestaciones que se esperan producto del cambio climático global.

En el abordaje de esta temática deben participar todos los sectores que, involucrados en el territorio y los planteamientos relacionados con la conservación de la biodiversidad, tienen que ser centrales. La teledetección espacial es una excelente herramienta para el desarrollo de estas actividades.

Fundamentos de la teledetección espacial

La teledetección es una técnica que permite adquirir información de los elementos de la superficie terrestre a distancia, es decir, sin tomar contacto con ellos.

En el caso de la teledetección espacial aplicada a la observación de la superficie terrestre, la adquisición se da a través de sensores montados sobre satélites que tienen un recorrido fijo sobre la tierra, en altitudes que varían entre los 400 y 900 kilómetros.

A medida que el satélite va circundando la tierra, los sensores que lleva a bordo registran la energía que los elementos de la superficie terrestre reflejan después de haber interaccionado con una fuente de energía.

En el caso de los sensores ópticos la fuente es el sol, que tiene la propiedad de emitir energía electromagnética en un amplio espectro, mientras que en el caso de los sensores radar la fuente de energía está en el mismo satélite y trabaja en el segmento de las microondas.

Uno de los principios de la teledetección está basado en el tipo de interacción que la energía electromagnética puede tener con los elementos: absorción, transmisión y reflexión.

Dependiendo de las propiedades químicas, físicas y biológicas de cada elemento y de la longitud de onda de la energía electromagnética que recibe, varía la proporción de energía que es reflejada (denominada firma espectral) y posteriormente captada por el sensor.

Este fenómeno se puede ejemplificar con el color que vemos en las hojas de las plantas y considerando a nuestros ojos como sensores: del total de la energía solar que incide sobre la hoja en el rango visible, ocurre una importante absorción en la parte del azul y del rojo por la presencia de los pigmentos fotosintéticos y una relativa reflexión en la parte del verde.

Los satélites de observación de la tierra poseen sensores calibrados para codificar en rango de valores de números enteros (comúnmente entre O y 255) la cantidad de energía que es reflejada por unidad de superficie (reflectancia) y traducirlos en una imagen digital.

Cada píxel (unidad mínima de muestra de la superficie) tiene un valor de reflectancia de acuerdo al elemento o elementos presentes dentro del mismo. En cada pasada se obtienen imágenes de un mismo sitio en diferentes segmentos del espectro llamadas “bandas espectrales”, donde los valores bajos de reflectancia se corresponden con tonos oscuros y los valores altos con tonos claros.

De esta forma, vinculando la firma espectral con la captada por la banda (azul, verde, rojo, infrarrojo, etc.) es posible interpretar las imágenes e identificar los elementos de la cobertura terrestre. Debido a su formato digital y a los valores de reflectancia almacenados, sobre las imágenes se pueden aplicar procedimientos matemáticos y estadísticos para la clasificación automática de grandes superficies. Mediante el uso de programas especiales de computadora, las imágenes originales son procesadas a través de diversos procedimientos para asignar a cada pixel una categoría de uso y cobertura de la tierra. En estas tareas, necesariamente, se deben realizar trabajos de campo para poder vincular correctamente los elementos de la superficie terrestre con los valores de reflectancia observados en la imagen y para determinar el grado de exactitud de la clasificación. El resultado final es una imagen digital clasificada de la superficie terrestre que permite calcular las superficies y distribución de cada clase de imagen identificada.

Desde que la teledetección satelital aplicada al estudio de la superficie terrestre comenzó en la década de 1970, se han lanzado gran cantidad de satélites, cada uno con especificidades técnicas según sus objetivos. A continuación se describen algunas de las características más importantes que determinan las potencialidades de un satélite para el estudio y monitoreo de los recursos naturales.

Resolución espectral: se refiere a la capacidad del sensor de definir estrechos rangos de longitud de onda. Cuanto más pequeño es el rango y más bandas tenga el satélite, mayor cantidad de información se obtiene para un mismo lugar, para diferenciar mejor los elementos de la superficie.

Resolución radiometría: se refiere a la capacidad del sensor de registrar pequeñas variaciones de energía. A mayor resolución radiométrica del sensor, mayor es la sensibilidad de éste para detectar diferencias en la energía reflejada o emitida. Se traduce en el número de tonos de grises que puede tener la imagen (comúnmente son 256).

Resolución temporal: es el período de tiempo transcurrido entre dos tomas consecutivas de una determinada zona de la superficie de tierra. Esto es particularmente importante en regiones con alta persistencia de nubes (áreas tropicales) y para el seguimiento de fenómenos de corta duración (inundaciones, derrames de petróleo, erupciones volcánicas).

Resolución espacial: se refiere al tamaño mínimo del objeto que el sensor puede captar y se traduce en el tamaño pixel.

Ventajas y posibilidades de la teledetección espacial:

La teledetección desde satélite cuenta con numerosas ventajas frente a otros medios de observación más convencionales, como la fotografía aérea y los trabajos de campo, aunque más que sustituirlos los complementa adecuadamente. Se pueden destacar:

Cobertura global y periódica de la superficie terrestre:

Debido a las características orbitales de los satélites se pueden obtener imágenes repetitivas de la mayor parte de la tierra, incluso de áreas inaccesibles por otros medios.

Visión panorámica.

La altura orbital del satélite permite detectar grandes espacios, proporcionando una visión amplia de los hechos geográficos.

Información sobre regiones no visibles del espectro.

Los sensores óptico-electrónicos facilitan imágenes sobre áreas no accesibles al ojo humano o la fotografía convencional, como es el caso del infrarrojo medio y térmico o las microondas. Esto se aplica, por ejemplo, en la diferenciación de comunidades vegetales dominadas por especies distintas y a la localización de minerales.

Formato digital.

El tratamiento digital de las imágenes agiliza el proceso de interpretación, permite generar modelos cuantitativos e integrar los resultados con otro tipo de información geográfica. Contribuye además a resolver problemas vinculados con la entrada y actualización de datos en la implementación de SIG (también conocido con los acrónimos SIG en español o GIS en inglés), por la capacidad de obtener documentos temáticos, a bajo costo y en un período de tiempo bastante cercano a la obtención de la imagen utilizada, ofreciendo mayor accesibilidad temporal frente a otras técnicas convencionales.

Aplicaciones en el manejo y conservación de los recursos naturales.

Utilizando la información espectral y visión panorámica mediante la interpretación de imágenes satelitales se puede conocer la superficie, forma y distribución de la cobertura vegetal y uso de la tierra de grandes áreas. En el trabajo específico con vegetación son empleadas para describir grandes tipos de comunidades (incluso determinar presencia de especies invasoras), estimar su estado hídrico, fenología, niveles de degradación y tasas de productividad. Basado en imágenes de satélites, en el año 2002 se presentó en Argentina el Primer Inventario de Bosques Nativos, que tuvo como objetivo obtener mapas temáticos de cobertura de uso de la tierra, del estado de los bosques (niveles de aprovechamiento y degradación), indicadores de factores ambientales responsables de la alteración de los recursos forestales, entre otros.

A partir de la repetición de la metodología en diferentes años, se consiguieron datos de deforestación para las distintas ecorregiones y provincias. De la misma manera, el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais de Brasil todos los años publica un informe de la deforestación y de las áreas quemadas en el Amazonas brasilero.

Aplicadas al trabajo con fauna, las unidades de vegetación y de uso de la tierra, son utilizadas para establecer esquemas de muestreos de poblaciones silvestres. Además, en combinación con datos de rastros, encuestas o radiotelemetría se puede conocer, por ejemplo, por dónde se mueven los individuos, qué sitios prefieren o rechazan, estimar la cantidad de hábitat disponible y analizar la fragmentación y conectividad entre ambientes, información fundamental para orientar los planes de manejo de las especie estudiadas y de los ambientes dónde viven.

Fuente Consultada: Revista ECOLÓGICA Naturaleza-Conservación y Sociedad Nro.:12 Año 3 Autor: Andrés Bortoluzzi.

Tipos de Nidos de Pajaros y Construcción Ejemplos Graficos

Tipos de Nidos de Pajaros y Construcción

► INTRODUCCIÓN:

Todos los animales se construyen un refugio en el cual puedan reposar, cuidar sus crías, abrigarse de la intemperie y esconderse en caso de peligro.

Pero mientras que la mayoría de los animales se conforma con una gruta, una cavidad en la roca, un escondite entre las piedras o en los árboles, los pájaros son más exigentes cuando eligen el lugar y los materiales que servirán para construir sus moradas.

Los pájaros son oviparos y homotermos (de temperatura constante); por esto el nido en el que depositan sus huevos debe mantener una temperatura igual a la de sus cuerpos.

Las dimensiones de los huevos varían de acuerdo con la especie del pájaro: los avestruces ponen los más grandes, de aproximadamente 15 centímetros de largo, y los picaflores los más pequeños, de unos 10 milímetros de largo.

Ver: Curiosidades de las Aves

COMPOSICIÓN DE LOS HUEVOS:

En el exterior el huevo presenta una envoltura calcárea, donde se encuentran los poros que permiten respirar al embrión.

En el interior se distinguen dos partes: la clara o albúmina, compuesta de agua y de materias albuminosas, y la yema, que constituye el núcleo.

La yema es el huevo propiamente dicho; se halla envuelta en una membrana llamada vitelina y ocupada en el centro por una materia clara que comunica, mediante un canal, con la cicatrícula, donde se encuentra el embrión que producirá, por incubación, el nuevo ser.

LOS PÁJAROS MIGRATORIOS

Entre los animales, algunos son llamados migratorios porque acostumbran desplazarse de un lugar a otro; muchos pájaros se cuentan entre ellos. Observemos por ejemplo las golondrinas.

Viven en las regiones templadas de Europa durante la primavera y el verano; habitan en nidos que construyen bajo los techos de las casas o en los recuadros de las ventanas.

Mientras dura el buen tiempo despliegan gran actividad, pero no bien llegan los primeros fríos su coraje desaparece, y se las ve reunidas en grupos sobre los techos o en los hilos telegráficos.

Esto indica que su partida está próxima.

En efecto, a fines de septiembre abandonan Europa y emprenden un largo viaje hasta el África, donde invernan.

Se considera que el país de origen de las golondrinas es Europa, y por eso se llama migración a este viaje hacia el sur, y viaje de regreso o también repatriación al que efectúan en sentido inverso.

Además de la familia a que pertenece la golondrina, es decir, aquella que se considera originaria de Europa, existen otras dos categorías de pájaros migratorios: la que inverna en Europa y viaja hacia las regiones del norte en el verano, y la que no tiene país de origen y sobrevuela el continente europeo hacia cielos lejanos. Son llamadas aves de paso.

Aves Mas Populares de Argentina

CONSTRUCCIÓN DEL NIDO:

Los pájaros saben por instinto fabricar el nido en donde van a poner después sus huevos, empollarlos, alimentar a sus crías y cuidarlas hasta que aprendan a volar y sean capaces de bastarse a sí mismas.

Algunos pájaros construyen nidos que, aunque simples, son admirables por la exactitud de sus proporciones.

Estos nidos, generalmente de forma circular, están hechos con un entrelazamiento minucioso de ramillas y de briznas de paja, musgo y otros materiales, y forrados por dentro con plumas, copos de lana o vegetales.

Ningún pájaro, ya sea de nuestras comarcas o de regiones exóticas, se contenta con un trabajo simple.

Todos tienen razones precisas, de orden biológico, para construir, como verdaderos artistas, moradas que resultan ser obras maestras. Proceden igual que los hombres.

Antes de edificar sus habitaciones se preocupan especialmente en elegir el lugar y la posición que mantendrán, teniendo en cuenta lo que más convenga desde el punto de vista de la seguridad, de la alimentación, del abrigo, del viento y de la intemperie; luego buscan el material más sólido y maleable de entre los que la naturaleza pone a su disposición.

► Imágenes de Nidos de Aves

nidos de pajaros

Tienen buen cuidado de esconder su obra tanto de los ojos de los animales, que saben hostiles, como de los del hombre, a quien temen por experiencia.

El macho despliega a menudo tanta actividad como la hembra durante la construcción del nido, pero es esta última quien se ocupa casi exclusivamente de dar el último toque a la disposición interior, y, dotada de un maravilloso instinto maternal, cumple esta tarea a la perfección.

Los pájaros pueden ser distribuidos por oficios, de acuerdo con el método que empleen para construir sus nidos: cesteros (jilguero, águila, cigüeña, garza real), carpinteros (tucán, pico rojo), albañiles (carpintero, golondrina, fenicóptero, dicocéreo, pingüino imperial, panadero rojo), mineros (faisán, búho de las cavernas, tejedores (tejedor del Cabo, ictéreo de Baltimore), costureros (Orthotomus sutrius), carpinteros de obra (los republicanos, que llevan una vida comunitaria)

Hay también unos pájaros que son llamados carceleros, por su manera extraña de comportarse.

En efecto, para impedir que su hembra abandone el nido construido en una cavidad del árbol, no vacilan en encerrarla, con sus huevos, mediante un muro infranqueable que elevan a su alrededor; pero tienen el cuidado de dejar una abertura que le permita respirar y recibir el alimento que el macho le lleva.

Hay aves que ponen huevos en simples depresiones del terreno, sin efectuar construcciones especiales.

Los huevos de la mayoría de éstas presentan coloración especial que los disimula a la vista de posibles enemigos.

Las crías de muchas de las aves que así anidan son nidifugos o autófagos.

Nacen con plumón protector y son capaces, desde que salen del huevo, de correr y alimentarse por sí mismos, pero siempre vigilados y cuidados por sus padres.

ALGUNAS IMAGENES DE DIVERSAS AVES

Cigüeña (Ciconia cicoriia).

Estas zancudas construyen su nido tanto en las ciudades como en el campo. En Alsacia, los ha bit antes acostumbran colocar ruedas de carro en desuso sobre las chimeneas para que sirvan de plataformas a los nidos. Según una leyenda, la casa donde haya un nido de cigüeña será muy próspera.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Jilguero (Carduelis carduelis).

Es un pájaro que tiene gran habilidad para construir con juncos trenzados un confortable nido de forma circu­lar, poco profundo, disimulado entre el follaje; suele hacerlo sobre las ramas de los árboles más comunes. Se lo encuentra corrientemente, durante todo el año, en Africa y en las Canarias.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Gaviota, estrellada (Cavia stellata).

Este pájaro acuático construye su nido cerca de la orilla de los lagos y lo deja flotar entre los juncos. Cuando su cría ya ha crecido, emigra con ella hacia las aguas saladas, y más tarde vuelve a los lagos para construir otro nido. Habita enlos mares del norte de Europa.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

El águila real (Aquila chrysaétus)

elige una ro­ca inaccesible, al abrigo de todos los ataques, y construye ahí su nido sobre una peqüeña pla­taforma. Utiliza ramas, que coloca con cuidado, de modo que su peso, unido al de los huevos, ofrezca fuerte resistencia al viento. Alimenta a su cría con pequeños mamíferos y pajaritos.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

El pico fino (Acrocephalus arundinaceus) vive en las zonas pantanosas del centro y sur de Europa y de Asia occidental, e inverna en Áfrí­ca. Hace su nido con hilillos de hierba y con ramitas entrelazadas, fijándolo sólidamente a los juncos. Lo oculta bien para protegerlo de los peligros que puedan sobrevenir desde el agua o desde tierra firme.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

La garza (Ardea cinerea)

se encuentra normal­mente en todos los arrozales, en cuyas orillas hay bosquecillos de abedules y de hayas. Se ven art general garzas cenicientas, que se sirven de su largo pico para pescar. Estas zancudas hacen su nido en lo alto de los árboles; cons­truyen un cesto de dimensiones respetables, utilizando ramitas, hierbas largas y hojas.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Flamenco (Phoenicopterus ruber).

Construye su nido en los estanques y en los pantanos, en forma de un cono grande con una depresión en la parte superior, destinada a contener los hue­vos, que son alargados, blancos y muy calcá­reos. Usa como material al barro que recoce en el fondo de las lagunas con su pico curvo.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Pájaro carpintero (Dryobates major).

Como to­dos los carpinteros, construye su nido en. un tronco, para lo cual perfore pacientemente la corteza hasta formar una cavidad circular. Se lo clasifica entre los trepadores. Los carpinteros son pájaros europeos o asiáticos, y se los en­cuentra inclusive en Siberia.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

La golondrina rústica (Hirundo rustica)

, a di­ferencia de la golondrina grande, que acostum­bre depositar sus huevos en los agujeros de las viejas paredes, es una constructora muy hábil. Una vez que eligió un lugar adecuado, abri­gado en lo posible de la intemperie, construye un elegante nido, con una mezcla compuesta de tierra y saliva, muy resistente

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Hornero (Furnarius rufus).

Así llamado por la forma del nido, que fabrica con el as­pecto de un horno. En la época de la postura construye, en la bifurcación de las ramas, una plataforma de barro blando mezclado con pejes y hojas. Sobre ella apoya una cúpula también de barro, con una abertura en su parte inferior. Vive en la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Tucán (Jiamphastos toco).

Vive en América Central y en América del Sur. Para construir su nido agranda alguna hendidura que encuen­tra en el tronco de un árbol. Es el espécimen mós grande de la familia de los ranfdstidos. A menudo se lo guarda en cautiverio debido a los colores tornasolados de su plumaje.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Colibrí topacio (Topaza pella).

Variedad de pi­ca flor, pertenece a la familia de tas troquíliclas y vive en los bosques de las Cuayanas. El nido de estas diminutas aves, construido con mucho cuidado y delicadeza, es mtty artístico: tiene la forma de una copita y se apoya sobre las ramas o entre el follaje.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Faisán común (Phasianus colchicus).

Esta ele­gante gallinácea, que pertenece a la familia de los faisánidos, habita en toda Europa y en cier­tas regiones de Asia. Tiene la costumbre de ca­var agujeros entre las raíces de los árboles para instalar su nido. El faisán se adapta fácilmente al cautiverio y su carne es muy apreciada.

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

Fuente Consultada: Lo Se Todo Tomo III – Consultora Tomo IV –

VIDA DE LOS MURCIÉLAGOS, Características y Tipos en Argentina Vampiros

VIDA DE LOS MURCIÉLAGOS: Características

En la cultura occidental son «animales sucios», asociados a las tinieblas, a la transmisión de enfermedades y a la muerte. Falsas creencias que han provocado miedo y han contribuido al exterminio de los murciélagos en Europa en los últimos 50 años.

Desde el punto de vista evolutivo, son mucho más cercanos a nosotros que otros animales, y tan inofensivos como benéficos, ya que se alimentan de mosquitos e insectos que fastidian al hombre. Algunos llegan a comer en una noche hasta mil quinientos mosquitos.

Pero si bien es cierto que en Europa se ha relacionado a los murciélagos con fantasmas y brujas —recordemos la novela sobre Drácula, escrita por Bran Stoker en 1897 y basada en un personaje de 1431 que mataba a bellas mujeres chupándoles la yugular—, en culturas orientales como la japonesa y la filipina han simbolizado la fortuna, mientras que en la mitología autóctona mesoamericana eran considerados deidades, llamadas Tzot, que los mayas representaban en monumentos, templos, estelas, códices y vasijas. Los aztecas, por su parte, también los consideraban dioses y los asociaban con el culto al maíz y a los ritos de la fertilidad.

Los murciélagos son los únicos mamíferos adaptados al vuelo, con características muy peculiares. Sus alas son membranas que se unen a brazos y manos con las patas y el cuerpo. Las manos están formadas por cuatro dedos largos y delgados, y constituyen una excelente armazón para sostener la parte más ancha de las alas. Únicamente el quinto dedo, el pulgar, es corto y normalmente provisto de una uña aguda, que le sirve para colgarse y moverse en tierra o sobre las rocas. Sus patas, con cinco dedos provistos con uñas agudas, le sirven para asirse firmemente de las bóvedas, troncos…

Todos los murciélagos son de hábitos nocturnos, y pasan el día en refugios como cuevas, huecos de árboles, matorrales tupidos e, incluso, casas abandonadas o escondidos tapancos de casas habitadas. Al oscurecer empiezan a abandonar sus guaridas, a veces por miles e incluso cientos de miles. Estas grandes poblaciones aún hoy día se pueden observar saliendo de las grandes cavernas en las tierras tropicales bajas de América.

Los murciélagos constituyen un grupo interesante de mamíferos. Después de los roedores, son los de mayor número de especies, alrededor de 950 repartidas en todo el planeta. Habitan todos los climas, excepto en las zonas polares, y su antigüedad es por lo menos 30 veces mayor que la del hombre, ya que hace más de 70 millones de años, a principios del Eoceno, los murciélagos eran muy semejantes a los actuales y con muy pocas diferencias.

Sin embargo, es evidente que son descendientes del primitivo orden de los insectívoros (musarañas) por su similitud en sus características generales. Por lo tanto, se piensa que descienden de un pequeño cuadrípedo insectívoro arborícela (trepador).

Originalmente los murciélagos fueron devoradores de insectos y una gran mayoría (70%) ha conservado sus hábitos insectívoros. Pero otros han derivado hacia hábitos diferentes con la adaptación en la morfología de su aparato digestivo. Se piensa que ese cambio a otras dietas alimentarias pudo ser en un principio accidental, y que al resultar favorables se fueron adaptando evolutivamente a través del tiempo, evitando así la competencia mutua para asegurar su existencia sobre la Tierra.

Actualmente conviven murciélagos con diferentes hábitos alimentarios: los frugívoros (frutos y vegetales), polinívoros (polen), melílicos (néctar de flores), carnívoros (ranas y ratones), ictiófagos (peces) y los más famosos, los hematófagos (chupadores de sangre), que pueden vivir más de 18 años.

Dentro de esta clasificación, los murciélagos vampiro pertenecen a los hematófagos. Aunque el término vampiro es de origen serbio (Wampoir), originalmente aplicado en Europa Oriental a los fantasmas chupadores de sangre, este tipo de animales habita en la América tropical. Los expertos reconocen sólo tres especies de verdaderos vampiros: Desmodontidae, Desmodus rotundus, vampiro común o de patas pelonas; Diphylia ecaudata, vampiro de patas peludas, y Diaemus youngi. Las dos primeras especies habitan siempre en México, mientras que a la tercera se le encuentra en el Amazonas y emigra hacia el norte del continente hasta México, entrando por la costa del Golfo.

El aparato digestivo de los vampiros se ha adaptado increíblemente a su dieta de sangre. Sus dientes se fueron reduciendo a sólo unas cuantas piezas especializadas, destacando principalmente los incisivos superiores que son grandes y cinceliformes, terminados en punta aguda y filosa para permitirle desgarrar la piel de su víctima en forma de «V», por la que se produce la hemorragia.

La saliva del vampiro contiene varios componentes conocidos como activadores de plasminógeno; entre los más importantes destacan las desmokinasas, causantes de que la sangre no coagule y así, sin necesidad de que el vampiro produzca a la víctima una herida mayor, la sangre pueda seguir fluyendo hasta que haya saciado su apetito.

El doctor Alejandro Alagón Cano, entusiasta investigador del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México, se ha dedicado en los últimos años al estudio de los diferentes mecanismos de acción que produce la saliva de estos animales, y ha encontrado que los activadores de plasminógeno pueden ser utilizados en un futuro para disolver coágulos en pacientes que hayan sufrido ataque al miocardio.

Los vampiros se refugian en decenas o miles, siempre en colonias separadas de otros grupos de murciélagos. Si calculamos que un vampiro puede llegar a consumir hasta 20 mililitros de sangre, 2,000 consumirían 40,000 mililitros. Este volumen de sangre causaría graves daños a la ganadería en una región en particular, además de que también se alimentan con la sangre de otros vertebrados como gallinas, cerdos, burros… e, incluso, seres humanos.

Recuerdo un relato en la zona tabacalera de Valle Nacional, en el estado mexicano de Oaxaca. La gente del lugar cuenta que los recolectores de tabaco que dormían a la intemperie eran mordidos, sin percatarse, en los dedos de los pies y en los lóbulos de las orejas. Detectaban la mordedura del vampiro al día siguiente, cuando sentían picazón y se tocaban las costras de sangre detrás de las orejas o en los pies. Hay que recordar que los vampiros son portadores del virus de la rabia y que en estudios hechos por especialistas en algunas regiones de América tropical, se detectó que entre 70 y 75% de los vampiros estudiados estaban infectados con rabia.

¡Pero no satanicemos a estos animales! Podríamos caer en el cuento del «chupacabras» difundido ampliamente por charlatanes y seudocientíficos. Sus historias, sin ninguna base científica, sólo han servido para aniquilar en sus refugios naturales a millones de murciélagos que, más que perjudicarnos, nos benefician. De las 950 especies de murciélagos, sólo tres pueden ser nocivas al hombre; las otras 947 son en su mayoría insectívoras, y devoran millones de insectos que sí causan estragos en la agricultura.

mapa
Los vampiros viven exclusivamente en la América tropical, desde el sur de Sonora, en México (evitando las zonas con temperatura extremosa), hasta el norte de Argentina, excepto en la zona andina.

Los polinívoros y melílicos, por su parte, realizan una función muy importante: la polinización, que inicia la fecundación de las flores para la producción de frutos. Un ejemplo muy claro lo encontramos en el murciélago siricotero (Glossophaga soricina), que poliniza las flores del banano o plátano; si este animal desapareciera, sucedería lo mismo con los bananos y así podría mencionar muchos ejemplos de la importancia de los murciélagos en infinidad de mecanismos biológicos, como dispersores de semillas, controladores de plagas…

En la naturaleza existe un control de todas las poblaciones de seres vivos; unos son comidos por otros. Si esto no sucediera, se desencadenaría un desastre ecológico que afectaría a la cadena alimentaria. En este sentido, los principales depredadores naturales de los murciélagos son las aves nocturnas, como algunas especies de lechuzas y buhos…; aves diurnas, como el famoso batfalcon, el halcón peregrino…; mamíferos como la zorra, el coatí, el mapache, el tlacuache, el zorrillo…, y la gran mayoría de las serpientes que tienen oportunidad de penetrar en una cueva, como la boa, la falsa nauyaca (Trimorphodon biscuttatus), la nauyaca de pestañas (Bothrops schigeli)…

El mundo oscuro de los murciélagos es más fascinante de lo que se puede imaginar. Actualmente, naturalistas de todo el mundo han iniciado una batalla para salvar a estos maravillosos animales. Los países europeos han firmado un documento común para su protección. Y por todas partes han nacido Clubes Murciélago para defenderlos y desacreditar supersticiones y diferencias en su contra.

Lazzaro Spallanzani

En 1784 el italiano Lazzaro Spallanzani demostró que los murciélagos evaden obstáculos orientándose exclusivamente por el oído y no con la vista. De esa manera detectan pequeñas presas (insectos), a las cuales atrapan en pleno vuelo. Pero no fue sino hasta 1938 cuando G.W. Pierce y D.R. Griffin descubrieron que los murciélagos perciben sonidos de muy alta frecuencia, entre 80 y 210 Khz, que varían entre
las diferentes especies. Un kilohertz es igual a 1,000 hertz, o sea, un kilociclo por segundo (vibraciones por segundo). La frecuencia normal auditiva para el hombre es de 20 Khz, por lo tanto, un murciélago emite y capta sonidos que no puede percibir el oído humano. Por su alta frecuencia, las características del sonar (radar) de un murciélago es aún superior a los fabricados a la fecha por el hombre.

Pueden ayudar a la medicina? Los murciélagos vampiro se alimentan de noche lamiendo sangre de las incisiones que han practicado a sus víctimas con sus afilados dientes. Normalmente, a la víctima —pongamos por caso, una vaca— ni le afecta la mordedura. En contadas ocasiones, un murciélago vampiro puede morder a un humano, pero seguramente escogerá un dedo gordo del pie que esté al aire libre. A parte del hecho de que la mordedura puede contagiarnos la rabia, no tiene más importancia.

El nivel metabólico del murciélago vampiro es muy alto, por eso le hace falta mucha sangre. Y debido a esta dieta alta en contenido líquido, este animal bebe y orina a la vez. Para mantener la sangre de la herida fluyendo constantemente, la saliva del murciélago vampiro contiene una proteína que evita la coagulación y la formación de coágulos. Esta proteína se llama activador plasminógeno salival del murciélago —o bat-PA, por sus siglas en inglés—. Muchos ya conocen este tipo de sustancia, porque los médicos recetan un activador del tejido humano (t-PA) a las personas que han sufrido un ataque al corazón. La idea es que el activador minimice el daño al corazón al disolver los coágulos responsables del corte sanguíneo a través de las arterias coronarias.

Uno de los problemas de este tratamiento es que no sólo disuelve los coágulos de sangre existentes, sino que, además, previene la formación de nuevos coágulos. Esto se traduce en un riesgo creciente de hemorragias internas. Parece ser que el activador plasminógeno del murciélago podría ser mucho mejor que la sustancia t-PA que se suele usar, porque es capaz de disolver los coágulos existentes sin restar eficacia a la capacidad de coagulación de la sangre, si fuera necesaria. ¿Quién sabe? Tal vez algún día en los hospitales se críen murciélagos. Pero deberán acomodarlos bien lejos del banco de sangre. (Fuente Consultada: Por que los gallos cantan al amanecer de Joe Schwarcz)

CARACTERÍSTICAS DE LOS MURCIÉLAGOS DE ARGENTINA

murcielago1

murcielago2

Muerciélago pescador grande. Pescador grande.

Noctilio leporinus Farm. Noctilionidae L. 10 cm. (9 cuerpo) 70 cm. (envergadura)

D. Dorsalmente acanelado, anaranjado o pardo claro.
Ventralmente amarillento. Extremidades cortas. Pies con cinco dedos con uñas fuertes,curvadas y largas.
Alas angostas. Membranas caudal redondeada. Labio leporino.

B. De hábitos crepusculares y nocturnos. Se desplaza en grupos sobre lagunas, arroyos y ríos. Se oculta en cuevas, huecos en árboles o en edificios. Se alimenta de peces y de insectos acuáticos.

D.G. Salta, Jujuy, Formosa, Santiago del Estero, Misiones, Corrientes, norte de Entre Ríos y de Santa Fe.

Vampiro atrapa moscas. Murciélago picaflor. Falso vampiro. Murciélago lengua larga.

Glossophaga soricina Fam.Phyllostomidae L. 5 cm. (cuerpo). 25 cm. (envergadura).

D. Pardo rojizo, más claro ventralmente. Hocico y lengua, largos. Membrana desarrollada.

B. Frecuenta sabanas y bosques. Se oculta en cuevas o en construcciones. Se alimenta de insectos, jugos, pulpa de frutos y de néctar.

D.G. Misiones, Corrientes, Salta, Jujuy, Formosa, Chaco, norte de Entre Ríos y de Santa Fe.

murcielago3

murcielago4

Vampiro.Vampiro mordedor. Vampiro de patas peladas. Vampiro de Azara. Mordedor.
Desmodus rotundus Fam. Phyllostomidae L. 8 cm. (cuerpo). 50 cm. (envergadura).
D. Pardo grisáceo, más claro ventralmente.
Cabeza pequeña. Orejas cortas. Membrana caudal muy reducida.

B. Frecuenta montes, sabanas y campos. Nocturno. Se oculta en cuevas, huecos en los árboles o construcciones. Se alimenta de sangre que lame de las heridas que producen en los animales y en las personas, con sus dientes incisivos. Además del sistema de ecolocación propio de los murciélagos, posee excelente vista y olfato.

D.G. En el norte del país hasta San Juan, San Luis, Santa Fe y Entre Ríos.
Murciélago pardo. Murciélago oreja de ratón.
Eptesicus bmsiliensis Fam.Vespertüionidae L.6 cm. (cuerpo). 26 cm.(envergadura).
D. Pardo grisáceo.
Hocico corto. Orejas largas y redondeadas.Cola larga.

B. Frecuenta sabanas y montes. Se oculta en cuevas, en huecos en árboles o en construcciones. Se alimenta de insectos.

D.G. Corrientes, Chaco y Santa Fe.

murcielago5

murcielago6Moloso común. Murciélago de cola libre. Murciélago cola de ratón.
Tadarida brasiliensis Fam. Molossidae L. 6,5 cm. (cuerpo). 25 cm. (envergadura).
D. Negruzco.
Cola larga, libre. Hocico puntiagudo. Boca y orejas grandes.

B. Frecuenta sabanas, montes, bosques. Forma bandadas muy grandes. Se oculta en cuevas en huecos en árboles, edificios.

D.G. Desde el Norte hasta Río Negro y Chubut.Moloso gigante. Moloso orejón grande.
Eumops perotis Fam. Molossidae L.12 cm. (cuerpo). 55 cm. (envergadura).
D. Pardo claro o grisáceo.
Cola gruesa, libre.0rejas anchas y planas. Hocico largo,truncado.

B. Frecuenta arboledas y zonas urbanas. Forma colonias en huecos,construcciones. Se alimenta de insectos.

D.G. Desde el Norte hasta Mendoza, San Luis, Santa Fe y Entre Ríos.

Fam: familia, D: Descripción, D.G.: Distribución Geográfica, L: Longitud, B: Biología

PARA SABER MAS…

Todos los seres nocturnos tienen grandes ojos, con pupilas extraordinariamente dilatables, capaces de captar el menor rayo de luz. Los murciélagos (salvo algunos zorros voladores) constituyen la excepción, y poseen ojos muy pequeños y de visión débil. No obstante, se trasladan habitualmente en plena oscuridad.

Ya en el siglo XVIII, el sabio naturalista italiano Lázaro Spallanzani había reparado en esta anomalía, e investigado cómo el murciélago soslayaba obstáculos y cazaba sus presas, aun estando ciego.

Posteriores investigaciones demostraron que el murciélago emite sonidos ultrasónicos orientadores de sus movimientos (de 50.000 a 100.000 vibraciones por segundo), que el oído humano no registra, puesto que es sensible sólo hasta las 20.000 vibraciones por segundo, pero que el animal percibe perfectamente.

Los sonidos que produce el murciélago mientras vuela, generan ecos útiles que le sirven para informarlo de todo tipo de obstáculos que se encuentran dentro de cierta distancia. Debe aclararse que emite diferentes clases de sonidos, variables en frecuencia y longitud de onda, y que con la guía de sus reflejos sortea obstáculos (tales como alambres) y caza insectos.

Suele decirse, por cierto impropiamente, que los murciélagos poseen «sistemas de radar» (ondas electromagnéticas), cuando lo correcto sería decir «de sonar» (ondas sonoras) que lo orientan en plena obscuridad. La recepción de tales ondas parece que se realiza, sobre todo, mediante los curiosos órganos nasales y él oído. El órgano en forma de herradura, como el que lleva en su nariz el murciélago de ese nombre, desempeña según lo demostrado por F. P. Moefires, zoólogo alemán, el papel de un «reflector acústico», con el cual explora, mientras vuela, el ámbito circundante.

LA CRÍA DEL MURCIÉLAGO
Comúnmente, los murciélagos tienen un solo hijo, al que atienden solícitamente. Nace totalmente desvalido, sin pelo y ciego; la madre lo lleva consigo prendido a la espesa pelambre de su pecho, incluso cuando vuela y caza sus presas. Allí lo amamanta, y lo protege mientras reposa, arrebozado entre sus alas plegadas, a cubierto del frío.

Cuando ya puede valerse de sus propias fuerzas recibe las primeras lecciones de vuelo, de caza y hasta de natación, y luego, aproximadamente a los dos meses, abandona, ya crecido, el amparo materno para vivir por su cuenta. Es adulto al cabo de un par de años y puede vivir (según la especie) de una á dos décadas, en muchísimos casos. El morciguillo recién nacido, adosado al pecho materno, es apenas discernible como otro organismo: tan perfectamente se adhiere al cuerpo de la madre.

EL DESCANSO Y EL LETARGO
La posición de repmurcielagooso que adopta el murciélago, colocándose cabeza abajo , asido a una ramita o a cualquier saliente, con las uñas de sus patas, no significa para él el menor esfuerzo: tal como sucede con los pájaros, es el peso del propio cuerpo el que activa los músculos que cierran los dedos de las patas, de modo que no necesitan realizar deliberadamente el esfuerzo que mantiene la prensión.

Como los murciélagos tienen escasa tolerancia a las bajas temperaturas, cuando en la comarca en que viven comienza la estación fría, unos pocos (pues no está generalizado el instinto de la migración) se trasladan hacia regiones más cálidas, y la mayoría practica la «hibernación»; es decir, se sume en letargo invernal, congregándose en grandes racimos , en grutas y oquedades, en donde la humedad ambiente y su aglomeración contribuyen a conservarles el calor.

Durante ese lapso de letargo, viven a expensas de las reservas acumuladas, y reducen al mínimo su actividad respiratoria y circulatoria (una respiración y doce pulsaciones por minuto) y su ritmo vital general. La temperatura del cuerpo baja hasta los 4 ó 5°C.

Historia del Descubrimiento del Mosquito Que Transmite La Malaria

Historia del Descubrimiento del Mosquito Que Transmite La Malaria y Fiebre Amarilla

Ciertas especies de mosquitos transmiten al hombre terribles enfermedades. Viven preferentemente en regiones cálidas y pantanosas. Actualmente se los combate en forma encarnizada, gracias a lo cual se han transformado en habitables muchas zonas hasta hace poco insalubres.

Hace más o menos un siglo, el viajero que cruzaba ciertas regiones pantanosas de Europa quedaba asombrado ante el espectáculo desolador que ofrecían.

Los hombres y los animales domésticos eran escasos; sólo se advertía algún búfalo hundido en el agua hasta las rodillas, unos pocos caballos que erraban a lo largo de las riberas, chozas miserables habitadas por hombres toscos, y en todas partes la misma atmósfera pesada y la misma humedad malsana emanando de las aguas estancadas y fangosas.

Una terrible enfermedad, que se caracteriza por accesos de fiebre acompañados de fuertes dolores de cabeza y, a veces, con delirio, asolaba esas regiones; era la malaria.

Durante siglos, la malaria —conocida también por paludismo, fiebre intermitente, fiebre de los pantanos, fiebre climática y chucho— azotó el delta del Danubio, Grecia e Italia, despoblando a pesar de su fertilidad, vastas comarcas destinadas a ser inagotables fuentes de riqueza.

No se conformó con sentar sus reales en Europa, sino que llegó a todos los continentes: en Asia, la zona palúdica toma parte de Asia Menor, Arabia, Turquestán, Persia, Indochina, Siam, China, Japón e Islas Filipinas. África está totalmente infectada.

En América, la enfermedad se propaga en México, Venezuela, las Antillas, las Guayanas, Brasil, Bolivia, Paraguay y norte de la República Argentina.

No se conocían las causas de la enfermedad; algunos la atribuían al aire pernicioso.

De ahí su nombre de malaria (del italiano: malo, malo y aria, aire).

Los mosquito La Malaria Fiebre Amarilla En 1895, el médico italiano Bautista Grassi logró identificar al solapado enemigo transmisor del terrible mal.

Era un mosquito que todas las tardes se elevaba sobre las marismas formando con sus congéneres compactas nubes.

Su nombre científico es Anofeles o Anopheles. (imagen).

Este insecto, al absorber la sangre de un ser humano o de un animal atacados de malaria, absorbe también los parásitos de la sangre llamados hematozoarios (del género Plasmodium), que son los causantes de la enfermedad y fueron descubiertos por el investigador francés Laverán.

Luego, cuando el Anofeles pica, los inocula al individuo sano.

Grassi, que muchas veces vio flotar en los pantanos los huevos de los Anofeles, como si fueran pequeñas balsas, aprendió pronto a distinguir a estos mosquitos de otros menos peligrosos.

De los huevos de esos insectos nacen las larvas, que viven y crecen en el fondo del agua, pero suben a la superficie para llenar de aire los tubos o tráqueas por medio, de los cuales respiran.

Esos descubrimientos permitieron acabar con la malaria.

Se comenzó por cubrir de petróleo la superficie de las lagunas peligrosas para privar así a las larvas del aire necesario a su existencia. En otros lugares se criaron ciertos peces (ciprinos) que se alimentan con larvas de mosquitos.

Además se desecaron las regiones pantanosas y se cavaron canales para hacer correr el agua estancada. De este modo la enfermedad disminuyó considerablemente.

En la actualidad se emplea el DDT (diclorodifeniltricloretano), uno de los insecticidas más poderosos que se conocen.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

La fiebre amarilla hacía estragos entre los obreros que trabajaban en las esclusas del canal de Panamá.

Hay fiebre amarilla en 47 países endémicos de África, América Central y Sudamérica. Cerca del 90% de los casos notificados cada año corresponden al África subsahariana.

El médico cubano Carlos Finlay (imagen) sostuvo que el mal era trasmitido por un mosquito llamado Estegomia calopus, cuya hembra deposita los huevos en cualquier sitio donde haya agua estancada.

Cuando los norteamericanos intervinieron en la guerra de Cuba, el médico militar Walter Reed pudo comprobar que Finlay tenía razón.

La fiebre amarilla o vómito negro es originaria de las costas del golfo de México y de las Antillas. En 1871 la terrible enfermedad llegó a Buenos Aires y la epidemia dejó un saldo de catorce mil muertos.

Ahora se le hace en casi todas partes una guerra sin cuartel. En Río de Janeiro, por ejemplo, cuando se presenta un caso de fiebre amarilla, acude en el acto un pequeño ejército de guardias sanitarios que dispone serias medidas de prevención y profilaxis.

La especie Culex, inofensiva en los países de clima templado, en las zonas tórridas puede inocular, a hombres y animales, unos parásitos del género leishmania que producen una grave enfermedad conocida con el nombre de muerte negra o kalaazar. (imagen izquierda abajo: mosquito de la malaria)

Los viajeros afectados exportan la enfermedad a otros países en los que no hay fiebre amarilla, pero la enfermedad también se puede propagar fácilmente si en el país hay especies de mosquitos capaces de transmitirla, condiciones climáticas específicas y el reservorio animal necesario para mantenerla.

¿Cómo se transmite? El virus de la fiebre amarilla se transmite por mosquitos infectados, generalmente del género Aedes (los mismos que transmiten los virus de Zika, de la fiebre chikungunya y del dengue). También la transmiten los mosquitos Haemogogus, que se encuentran sobre todo en la selva.

Los mosquitos se infectan cuando pican a personas o monos infectados. La enfermedad no se transmite por contacto entre personas.

¿Cómo pican los mosquitos? Entre las antenas está situada la trompa, constituida por una pieza hueca, contra la cual se apoya la lengua.

La trompa se completa con las mandíbulas y con los estiletes terminados, unos con puntas perforantes, y otros con una sierra destinada a ensanchar las heridas alrededor de la picadura.

A veces, la trompa presenta una verdadera bomba aspirante-impelente, que inyecta en la presa los líquidos salivares tóxicos y absorbe, al mismo tiempo, la sangre de la víctima.

Con su característico zumbido, los mosquitos inician lo que bien podríamos llamar la caza del hombre, a quien acosan con sus dolorosas picaduras y su inquietante concierto. Es curioso saber que sólo la hembra pica y que lo hace únicamente de noche.

En desacuerdo con sus colegas, el médico estadounidense Walter Reed (1851-1902), que conocía la teoría de Finlay, sostenía que el mosquito Estegomia calopus causaba la fiebre amarilla.

Para convencerlos, Reed los reunió y les presentó un recipiente lleno de Estegomias. Cuando lo destapó, los incrédulos colegas levantaron para salir  precipitadamente la sesión

Los mosquitos son insectos que se reproducen enormemente. La hembra pone varios centenares de huevos en las aguas estancadas, de los cuales saldrán igual número de larvas que miden, al nacer, un milímetro escaso.

Son ápodas (sin patas), como todas las larvas de los dípteros (insectos con dos alas). Del estado de larva pasarán al de ninfa.

En lugar del tubo respiratorio, las. ninfas poseen dos pequeños cuernos cefálicos.

Son muy móviles, y suben a respirar a la superficie del agua, volviendo a descender en seguida sin tomar alimento. Una actividad semejante, unida a un ayuno tan severo, no podría continuar mucho tiempo. Por eso, al cabo de tres días, la ninfa sube a la superficie, donde pierde su piel y se transforma en insecto perfecto.

Incubacion y Tratamiento: El periodo de incubación de la fiebre amarilla es de 3 a 6 días y la enfermedad tienes dos fases, la primera, aguda, se caracteriza por fiebre, dolores musculares, sobre todo de espalda, cefaleas, escalofríos, pérdida de apetito y náuseas o vómitos y los afectados pueden recuperarse, pero si pasan a la segunda fase, muy  tóxica, la mitad fallecen en un plazo de 10 a 14 días, mientras que la otra mitad se recupera sin daños orgánicos importantes

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

LECTURA COMPLEMENTARIA:
Como el Ejército norteamericano acabó con la fiebre amarilla:

Para impedir las enfermedades del tipo microbiano, o infeccioso, sólo es preciso impedir la entrada en los cuerpos sanos de los microbios que las causan. Para hacer esto es necesario conocer cómo el organismo o su esporo va de la enfermedad a la salud y seguir este camino ha implicado con frecuencia un trabajo de rastreo tan difícil y fascinador como nunca se ha descrito en una novela dramática y, en parte, tan lleno de peligros.

En muchos casos el problema se ofrece al estudio sin mucha dificultad, y los sanitarios expertos aprenden pronto a vigilar el agua y la leche y a sospechar de otros alimentos y bebidas. Se ha comprobado que conducimos la viruela en los vestidos, nuevos o viejos, y este es uno de los peligros de las prenderías.

La gran dificultad para la observación del investigador ha sobrevenido con aquellos gérmenes que no se transmiten directamente de una persona a otra sobre algún vehículo físico, sino que tienen un huésped o huéspedes intermediarios en forma de insecto o gusano.

Cuando las tropas norteamericanas fueron a Cuba, en 1898, el enemigo más temible no eran las tropas españolas, sino la fiebre amarilla que había infectado siempre los trópicos y, ocasionalmente, había llegado a algunas ciudades norteamericanas, sembrando la muerte y el terror. Nadie sabía exactamente cómo se transmitía la enfermedad.

Un cierto número de científicos médicos estaba convencido de que el germen de la infección era transmitido por los mosquitos, pero el público en general consideraba la idea como una mera «teoría», prefiriendo como ocurre con mucha frecuencia, la simple explicación verbal consistente en llamar a la enfermedad «contagiosa».

Después de la terminación de la guerra y de la liberación de Cuba, se recordará que las fuerzas norteamericanas quedaron al frente de los asuntos de la isla, hasta que pudiera organizarse y operar un gobierno estable.

Bajo esta administración se transformaron las condiciones sanitarias, la prevalencia de la malaria se redujo extraordinariamente y la fiebre amarilla se acabó. En 1900, el Dr. Gualterio Reed, del Cuerpo de Sanidad militar, fue colocado al frente de una Comisión destinada a estudiar la fiebre amarilla.

Comprobó resueltamente la «teoría del mosquito» por experimentos con los soldados que se prestaron voluntariamente. Comenzaban por dormir en la casa apestada y con las ropas del paciente que había muerto de la fiebre amarilla. Ninguno de ellos contrajo la enfermedad, demostrando así que ésta no se transmitía por contacto.

Eos sujetos se sometieron después a la picadura de mosquitos, que habían picado, previamente, a pacientes de la fiebre. Sin excepción, desarrollaron casos típicos de la enfermedad, y aunque, como es natural, se les prestó todo el auxilio y la más esmerada asistencia posible, algunos murieron, tan mártires de la causa de la Humanidad como hayan podido ser nunca los hombres.

El resultado de los experimentos probó, de un modo concluyente, que la picadura de un mosquito especial llamado «stegomyia» era el único medio por el cual podía ser contraída la fiebre.

El problema estaba resuelto; para eliminar la fiebre amarilla era necesario eliminar el «stegomyia». Partiendo de este conocimiento adquirido y del hecho previamente establecido por el Dr Ross de que también la malaria es trasmitida por otra variedad de mosquitos, los sanitarios estaban capacitados para suprimir los grandes obstáculos con que tropezaba la vida del hombre blanco en los trópicos.

Estos descubrimientos hicieron posible para los norteamericanos el acceso a Panamá y dar al mundo el canal tanto tiempo esperado.

La prevalencia de la fiebre en los lugares pantanosos, no se atribuyó ya a las emanaciones de ningún «vapor» o «miasmas», sino a la abundancia de los mosquitos conductores de gérmenes. Del mismo modo, los peligros del «aire de la noche» y de los malos olores se reconocen hoy como míticos.

La inmundicia es dañina porque es el vehículo o lugar de cultivo de la infección.

Una conquista reciente semejante y en la cual también han tenido una participación honrosa los médicos americanos, es la victoria sobre el tifus, el temible azote de los ejércitos y de la vida de campaña.

Los doctores que combatieron la epidemia en Servia, en la Guerra Europea, localizaron primero la conducción de la enfermedad en el piojo común, y lo vencieron del modo usual, acentuando la limpieza personal.

Desde el punto de vista de la ciencia pura, estos descubrimientos han sido también de un valor incalculable, aumentando nuestro conocimiento de los fenómenos de la vida tanto como contribuyendo a la comodidad y seguridad de la existencia, y demostrándose una vez más como el interés práctico y el amor al conocimiento por sí mismo, se influyen mutuamente y se completan.

Las historias de la vida de algunos de estos «gérmenes» forman uno de los más admirables capítulos del libro de las maravillas de la Biología moderna.

Ver: La Quinina

Fuente Consultada: Lo Se Todo – Tomo II

El Hornero Pajaro Nido Huevos y Alimentacion Ave Caracteristicas

El Hornero: Nido, Huevos y Alimentación

Es el ave nacional de la República Argentina. No se trata precisamente de un ave vistosa, como los pájaros que representan a la mayoría de los países.

Pero tiene a cambio una gran cualidad: es un trabajador nato sabio previsor de los embates del tiempo.

Es un verdadero artesano del barro, con el que llega a moldear una construcción tan sólida y formidable como posiblemente no exista en todo el reino de las aves.

HORNERO: Fumatius rufus

Recibe distintos nombres según las regiones uno muy difundido es el de Casero; en Santiago del Estero le dicen Caserita; los correntinos Alonso o Alonsito. Largo 19 cm.

DESCRIPCIÓN: Dorsal pardo con tono castaño. Garganta blanca. Ventral gris ocráceo. Alas pardas con banda canela. Cola castaña.

COSTUMBRES: el canto lo hacen a dúo los integrantes de una pareja. Canta fuerte, tanto de día como de noche. (Ver mas abajo:”La física subyacente en el dueto más popular “). Se alimenta de insectos, arácnidos, semillas y a veces pan.

Construye el nido con barro y pajitas entremezcladas. A veces también estiércol. Tiene forma redondeada, con entrada ovalada, corto túnel y la cámara.

En esta suele colocar algunas pajitas y cerdas. Lo ubica en postes, ramas de árboles, molinos, tranqueras, edificios, también en el suelo o dentro de recipientes.

En oportunidades nidos superpuestos, uno arriba de otro, hasta cuatro. A veces nidos anómalos, con la boca hacia arriba, con dos bocas, con bocas clausuradas o deformes.Se reproduce desde setiembre a diciembre.

Pone 4 huevos, ovoidales, blancos. Los huevos son puestos en días alternos.

El periodo de incubación es de 16-17 días. Los pichones permanecen en el nido 23-24 días.

Los dos miembros de la pareja participan en la elaboración del nido, trabajando muy duro, hasta dar con el material más apropiado para su construcción.

Usan su pico como única herramienta y con él forman una bolita de barro, con pajitas, raíces y estiércol o crin de caballo, como si fueran los pequeños ladrillitos de su rancho.

Con decenas de viajes para depositar esos pedacitos de adobe construyen su nido, casi siempre, sobre un sitio visible, como ramas gruesas de árboles, techos, postes de luz o alambrado y monumentos o cornisas de edificios. 

El interior está dividido en dos zonas por un tabique. Así, podemos distinguir una «sala» mayor, donde se instalará la cámara de cría y una anterior, más pequeña, que es una «galería» que da continuación a la entrada.

Esta formidable estructura, es construida entre seis y ocho días, si las condiciones son favorables. Pesa unos 4 o 5 kilos y es capaz de soportar un peso de hasta 100 Kg.

HÁBITAT: áreas rurales, praderas, sabanas, montes, parques y jardines en áreas urbanas.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA: vive en todo el norte del país hasta Río Negro.

La física subyacente en el dueto más popular

Escuchar el canto de una pareja de horneros es una experiencia cotidiana, que uno puede disfrutar espontáneamente, aún en las ciudades.

Lo que en general no apreciamos es que ese dueto es perfectamente coordinado y exhibe características únicas en el reino animal.

Claro que, aún para los especialistas, descifrar las leyes que hay detrás del canto de los horneros requiere mucho trabajo y dedicación.

De todas maneras, para no sentirnos privados de ese conocimiento, trataremos de interpretar algunos aspectos generales, sobre la base de los trabajos de Mindlin y colaboradores (Physical Review Letters, 91, 258104, 2003; Physical Review E, 72, 031905, 2005).

Cuando un hornero macho comienza su canto produce unas seis notas por segundo, y luego gradualmente aumenta el número de notas al mismo tiempo que éstas se acortan, hasta concluir luego de varios segundos.

Por su parte, la hembra se suma casi instantáneamente, emitiendo un número menor de notas por segundo y de tono más alto. Si bien ella parece perder coordinación en el apuro, sus notas están perfectamente acopladas a las de su compañero.

En efecto, los registros indican que las notas de la hembra coinciden de una manera compleja con la puntuación del macho, mostrando relaciones bien definidas, tales como una nota de la hembra por cada tres del macho, una cada cuatro, dos cada cinco, y otras posibles.

El estudio detallado del patrón de frecuencias muestra un comportamiento que es propio de los sistemas físicos conocidos como “osciladores no lineales forzados”.

Para descifrar esta denominación comencemos diciendo que un oscilador lineal es, por ejemplo, el péndulo de un reloj, que se mueve periódicamente en torno a una posición de equilibrio.

La oscilación del péndulo se vuelve no lineal cuando éste describe trayectorias más amplias.

A su vez, una oscilación es forzada cuando una fuerza externa modifica el movimiento natural del péndulo, imponiéndole un ritmo diferente.

Estas consideraciones son necesarias para comprender la analogía: el santo del hornero macho actúa como una fuerza externa que induce, y de alguna manera controla, el canto de la hembra.

Así el ritmo de emisión de notas de ella queda ligado al de él, y no puede tomar cualquier valor sino sólo los que son característicos del sistema acoplado.

El resultado es que entonan melodías diferentes, pero conjugadas de una manera precisa.

Este tipo de estructuración en el canto no había sido observado antes en la naturaleza.

Y lo interesante del modelo físico es que permite inferir el enorme grado de sofisticación que presenta el sistema neurológico de los horneros para coordinar todos los órganos involucrados en la producción del canto (oído, cerebro, siringe. pulmones, sacos aéreos).

Es preciso notar que aún para los músicos más avezados. una ejecución similar es virtualmente imposible.

Entonces, con entrada libre y gratuita, disfrutemos del dueto más exquisito y auténticamente nacional.
Dr. Claudio Berli
INTEC (CONICET-UNL) y Dpto. Física, FBCB, UNL

LEYENDAS DEL HORNERO

Félix Coluccio en su Diccionario Folklórico Argentino dice:
«que Jahé, el hijo de un indio anciano, era la única compañía de éste. Cierto día en que perseguía a un Carpincho, rendido por el cansancio, se tendió a descansar a la orilla de un río. Al despertar vio que de las aguas surgía una joven de extraordinaria belleza, quién, dirigiéndose a su choza con ligero paso, dejó encendido su corazón de amor.

Para aspirar a su mano, Jahé y otros indios fueron envueltos en cueros frescos de animales de la selva.

A medida que el sol los contraía, iban abandonando varios de los pretendientes, hasta que sólo quedaron dos: Aguará y Jahé.

Cuando Aguará pidió que lo sacaran de la terrible prisión, todos se prestaron para hacerlo, pero olvidaron por poco tiempo a Jahé.

Al volver para aclamarlo vencedor, vieron que de la enrollada piel que había contenido su cuerpo escapaba una avecilla que fue a posarse en un árbol cercano. Era Jahé, a quien los sufrimientos lo habían transformado en un ave.

Un ave que hizo su nido con ayuda de paja y barro, y al cual no debe destruirse porque ese hecho acarrea una tormenta.

Al comenzar su trabajo vio que otra ave parecida a él comenzaba a ayudarlo. Era la muchacha de la cual se había enamorado y que, también convertida en pájaro, se unió a él, para siempre, en el amor y en el trabajo”.

Una versión de origen histórico refiere que:

Juan Hornero, capitán español de las huestes que llegaron con Gaboto y que fueron las primeras en descubrir el maravilloso Paraná, se enamoró de una joven india. Pero su amor era imposible, pues el cacique se negaba a dar su consentimiento.

Para amarse eternamente fundieron sus cuerpos en una hoguera y de allí surgieron transformados en dos órganaitigs (nombre guaraní del Hornero).

El, ingenioso como era, en la horqueta de un árbol construyó su nido de barro y paja, con dos compartimientos.

En el más protegido, La hembra se dedica amorosamente a la cría.

De origen humano, según la leyenda los horneros conservan no solo su aptitud para fabricar un nido tan ingenioso, sino que parecen gustar de la compañía del hombre; y así, junto a la vivienda de los labradores, se ve siempre uno de esos primorosos nidos, amalgamados fuertemente a la rama.

Y en su puerta, uno de estos pajaritos, alegrando las horas de trabajo con la cascada maravillosa de sus trinos.

CREENCIAS

Carlos Villafuerte, en su libro Aves Argentinas y sus leyendas dice:

* Es creencia general que el Hornero no trabaja los domingos, y cuando lo hace, se considera que habrá un invierno lluvioso.

 * La noche en que nacen los polluelos, el macho alumbra el nido con luciérnagas.

 * Cuando construye el nido sobre la cumbrera de un rancho, éste se halla protegido de rayos y de centellas.

 * Cuando hace su nido en los árboles, cerca de las casas es de excelente augurio para el agricultor, pues la tierra dará abundantes frutos.

 * Sus gritos delatan la proximidad de reptiles y de animales dañinos.

Fuente Consultada: Revista ECOLÓGICA Naturaleza-Conservación y Sociedad  Nro. 4 Año 4 – Autor: Martín de la Peña

Curiosidades de las Aves y Pajaros Caracteristicas y Costumbres

Curiosidades de las Aves y Pájaros
Características y Costumbres

Martín R. de la Peña

Aves Argentinas

Ver: Aves Argentinas de Martín de la Peña

01-En la familia del Ñandú, es el macho el encargado de la incubación y cría de los pichones.

02-Las aves se parecen a los Mamíferos por poseer la temperatura del cuerpo constante (homotermia) y separado el sistema circulatorio en venoso

y arterial, pero por supuesto difieren en otra serie de factores.

03- Inambú es el nombre autóctono de las mal llamadas Perdices y Martinetas. Estos últimos nombres fueron dados los conquistadores a estas aves confundiéndolas con las Perdices europeas, que pertenecen a otra familia.

04- Las aves tienen una serie de puntos comunes con los reptiles, como ser : poseer un solo cóndilo en el occipital, el maxilar inferior formado por varios huesos y con algunas especies, por poner huevos.

05- En la familia Tinamidae (Inambúes) es el macho el encargado de la incubación de los huevos y en un nido pueden poner más de una hembra.

06- Las aves tuvieron su origen a partir de los reptiles, hace millones de años. Tienen una serie de adaptaciones especiales para volar, como ser : cuerpo aerodinámico, huesos neumáticos y miembros anteriores transformados en alas.

07- En la familia Rheidae (Ñandúes) varias hembras ponen en un mismo nido, por este motivo se encuentran algunos con más de 20 huevos.

08- El paso intermedio entre los reptiles y las aves, es un animal llamado Archaeopteryx, cuyos restos litografiados en piedra, fueron hallados en Baviera (Alemania).
Tenía dientes y en las alas, garras. La cola larga y el cuerpo cubierto de plumas. Aparentemente no volaba ni planeaba.

09- Las aves aparecen en el período cretáceo de la Era secundaria o Mesozoica, hace de 60 a 125 millones de años. Algunas eran parecidas a Gaviotas y otras a Zambullidores.

10- Se conocen tres especies de Ñandúes en Argentina. Uno más grande habita desde el norte del país hasta Chubut. Otro en la patagonia y el otro por la Cordillera de los Andes desde Jujuy a Mendoza.

11- En la Era Terciaria o Neozoica, en el período Eoceno (de 40 a 50 millones de años) aparecen varias de las familias de aves de la actualidad, como las Águilas, Chorlos y Flamencos.

12-En el período Oligoceno de la era Terciaria, aparecen los Cormoranes, los Albatros, los Loros y algunos passeriformes como el Gorrión. De esto hace 35 millones de años.

13- Se conocen 16 especies de Inambúes en Argentina, que frecuentan desde campos y sabanas hasta montes, selvas, bosques, serranía y montañas.

14- Muchas de las aves prehistóricas tenían gran tamaño, como el Aepyornis de Madagascar, que medía 3 metros de alto y ponía un huevo que pesaba unos 8 kilos.
15-En la patagonia Argentina, habitaba el Phororhancos, ave de gran tamaño. La cabeza medía 65 cm.

16- Los Pingüinos son incapaces de volar pero son excelentes nadadores. Tienen las patas palmadas y las alas con forma de aleta. Las plumas semejan escamas.

17- Se citan 14 especies de Pingüinos para Argentina. Algunas especies son grandes, llegando a medir 1,20 m. de alto.

18- En rededor de las fosas nasales existe en Loros, Palomas y algunas rapaces, una zona de piel desnuda que recibe el nombre de “cera”. Puede tener distintos colores.

19- Algunas especies de aves insectívoras (dormilones, vencejos, tiránidos) presentan en la base del pico unas plumas alargadas, con forma de pelos (filoplumas) que reciben el nombre de vibrisas.

20- Los Pingüinos se alimentan de peces, crustáceos y otros animales acuáticos. Nidifican en grande colonias y ponen de 1 a 2 huevos.

21- Las aves tienen un tercer párpado o membrana nictitante, la que es transparente y se desplaza desde al ángulo anterior del ojo, lubricándolo y protegiéndolo.

22- Los Ñandúes son incapaces de volar. Tienen el cuello y las patas, largos. Las patas presentan tres dedos. Pueden andar solitarios o formar grupos que reciben el nombre de tropilla o cuadrilla.

23- Muchos huesos de las aves son huecos, por eso se los llama huesos neumáticos. Esto los hace más livianos para el vuelo.

24- El cráneo de las aves está adaptado para el vuelo, teniendo los huesos soldados entre sí, excepto el pico de los Petreles que están formados por varias partes.

25.La alimentación de los Ñandúes es omnívora, es decir que es muy variada. Comen semillas, granos, frutas, insectos, reptiles, anfibios, pequeños mamíferos y pichones de otras aves.

26- las aves tienen en la articulación de la mandíbula un hueso llamada Cuadrado, que cuando se desplaza hacia delante eleva la parte superior, esto se llama Cinesis y es bien notable en Loros, Flancos y Carpinteros.

27-Los pichones de los Inambúes son nidífugos, es decir que al poco tiempo de nacer abandonan el nido.

28- Los Inambúes ponen huevos de cáscara muy lustrosa, brillente y de variados tonos.
Se alimentan de semillas, granos, insectos y vermes.

29- El número de vértebras cervicales varía de una especie a otra. Es así como el Gallo tiene 14, algunos Loros 11 y son 25 en los Cisnes (por eso el cuello es largo).

30- Los Macáes son aves que tienen las alas cortas, la cola rudimentaria y las patas lobadas. Vuelan poco, pero son excelentes zambillidores.

31- Las vértebras coccígeas o caudales son 5 ó 6, sirven de base a la cola. El último segmento se llama Pigostilo o Urostilo. Los ñandúes y los Inambúes no lo tienen.

32- Los Macáes tienen las patas colocadas muy atrás del cuerpo. Por esto es que caminan con mucha dificultad y llevan el cuerpo erguido.

33- La quilla es la parte saliente del esternón. En ella se insertan los músculos que actúan en el vuelo. Está bien desarrollada en Vencejos y Picaflores.

34- El pico es un órgano prensil, pero las aves lo usan además como defensa. Para tomar el alimento, cuidar y asear las plumas, construir el nido y llevar comida a los pichones.

35- En los loros y Halcones la porción posterior del maxilar superior es blanda y carnosa y en algunas especies puede presentar distintos colores, se llama Cera.

36- La forma y la consistencia de los picos son muy variables, estando adaptados cada uno al tipo de alimento que consumen. Los Patos los tienen aplanados y ancho, con una serie de laminillas que les permite filtrar del lodo y del agua los materiales que consumen (moluscos, insectos, semillas)

37- El nido de los Macáes es construido con plantas acuáticas, es flotante y cuando el ave lo abandona por propia iniciativa cubre los huevos con materiales vegetales.

38- Las Águilas, Halcones y Aguiluchos poseen picos cortos, fuertes y en su parte superior terminado en gancho o garfio, lo que les permite aprisionar, extraer y destrozar los alementos de sus diatas (mamíferos, peces, aves, carroña, caracoles)

39- Los Macáes realizan complicadas exhibiciones en la época re reproducción y además llevan a los pichones en el lomo mientras nadan.

40- Las garzas y Mirasoles tienen picos largos y puntiagudos. Se alimentan de anfibios y peces.

41- Los Ostreros tienen el pico largo y comprimido lateralmente. Esto les facilita extraer de las valvas, los mejillones y almejas.

42- Los Macáes frecuentan esteros, lagunas, ríos y costas marinas. Se conocen 6 especies en Argentina.

43- Los Loros tienen un pico corto y fuerte. Rompe granos, semillas, brotes, hojas. Lo ocupa también para ayudarse a trepar junto con las patas.

44- Los Albatros son aves marinas de gran tamaño. Tienen el pico grande, fuerte, terminado en gancho y formado por varias piezas.

45- Los Dormilones tienen un pico corto, ancho en la base, de forma triangular, con plumas parecidas a cerdas. Se alimentan de insectos que capturan en vuelo.

46- Los Albatros tienen alas largas y estrechas, las patas palmadas y las fosas nasales terminadas en tubos independientes.

47- Los Tucanes tienen un pico grande, algo aserrado en los bordes y de colores vistosos. En la parte interna es hueco y está surcado por trabéculas óseas.. Se alimenta de frutas.

48- Los Albatros planean muy bien. Aprovechan las corrientes de aire y se alimentan de medusas, pulpos, calamares, peces y desperdicios.

49- Los picaflores tienen un pico largo y delgado. Esto les permite introducirlo en las flores para libar.

50- Los Albatros nidifican solitariamente o en colonias, en islas oceánicas. Ponen un huevo.

51- Los Carpinteros tienen un pico cónico, triangular y fuerte, lo que les permite agujerear los troncos, ya sea para construir el nido o buscar el alimento.

52- Los petreles son aves oceánicas, de alas largas y estrechas y las patas con una membrana interdigital.

53- Los petreles se alimentan de crustáceos, calamares, medusas, cadáveres de ballenas y de focas y desperdicios.

54- Los Tiránidos, familia que comprende a los Benteveos, Monjitas, Viuditas, poseen un pico relativamente largo, terminado en un pequeño ganchito. Se alimentan de insectos.

55- Los Ictéridos (Tordos, Boyeros) tienen un pico cónico y puntiagudo. Consumen insectos, gusanos, larvas y semillas.

56- Los picos de los Fruteros (Familia Thraupidae) son fuertes y a veces aserrado en sus bordes pudiendo así comer frutas.

57- Los Emberízidos, familia donde están los Cardenales, Corbatitas, Jilgueros, tienen un pico corto, cónico, grueso. Se alimentan de semillas, granos y frutas.

58- Los petreles nidifican solitariamente o en colonias, en rocas, cuavas o salientes de barrancas. Ponen un huevo blanco.

59- Las patas de las aves tienen formas y tamaños muy variados. Cumplen funciones prensil en algunas especies y además permite al ave sostenerse, caminar, correr, trepar, nadar y actúa como órgano de defensa o de ataque.

60- Los dedos de las patas pueden estar unidos por una membrana interdigital, sobre todo en aves acuáticas (patos, gansos) quedando el pulgar separado.

61- Si la membrana interdigital llega hasta la mitad de los dedos se llama semipalmada, si la unión es total, en los cuatro dedos, se llama totipalmada (Biguá, Cormoranes Pelícanos y Anhinga)

62- Las aves son digitígradas (caminan sobre los dedos) y solamente los pichones son plantígrados (se apoyan sobre los dedos)

63-Los vencejos y Picaflores tienen tarsos cortos y dedos delicados. No caminan.

Video sobre las curiosidades de las aves

Por MARTÍN R. de la PEÑA

EL Cardenal Pajaro Nido Huevos y Alimentacion Ave Caracteristicas

El Cardenal: Nido, Huevos y Alimentación

Estas espléndidas avecillas, tan comunes en América como en Europa las urracas y los pinzones, llaman mucho la atención por la extraña policromía de su plumaje, por su dulce canto y por la facilidad con que se adaptan a la compañía del hombre.


Cardenal ,pajaroEn las viejas callejas de ciertas ciudades de Liguria (Italia) , cerca de los portones de piedra labrada, ennegrecidos por el tiempo y roídos por el aire marino, o en los balcones florecidos de geranios, no es difícil descubrir pequeñas jaulas que encierran unas extrañas avecillas de rojo copete.

Esos pájaros llegan de las lejanas tierras de América. Los marinos los han traído como testimonio viviente de sus largos viajes por los mares del mundo.

Tal vez, durante las largas travesías, la presencia amistosa de ese dulce animalito les habrá procurado un poco de alegría.

Efectivamente, ese pequeño ser exótico tiene el don de seducir a quienquiera se le aproxime por primera vez.

El singular copete rojo vivo que adorna su cabeza nos recuerda el cápelo cardenalicio y, sin duda, estas aves deben su nombre a la forma y color de ese simpático tocado.

Los cardenales no son grandes cantores, pero su piar, que recuerda en algo al de los gorriones, aunque enriquecido con algunas variaciones originales, puede acompañar a todo aquel que tema el silencio o la soledad.

De ahí la razón por la cual mucha gente los cría en sus hogares.

Contrariamente a los gorriones comunes, sus primos, para quienes la libertad es el bien más preciado, los cardenales viven, cantan y se reproducen en el cautiverio, aun en aquellos climas que difieren profundamente del suyo de origen.

Se los encuentra en casi todo el continente americano, pero sobre todo en los bosques vecinos a los campos cultivados.

Todas las semillas sirven para alimentarlos, y su pequeño pico, que es muy fuerte, puede romper la envoltura de los granos por más dura que sea.

Es un ave de plumaje compacto, tiene el lomo de color gris acero; el pecho y el abdomen, blanco ceniciento; la garganta y la cabeza, rojo vivo, lo mismo que el penacho de suaves plumitas en que ésta termina.

Las hembras y los polluelos son pardo amarillentos, con toques de rojo en la cresta, alas, cola y pecho.

Mide unos 15 centímetros.

El más típico de los cardenales y también el más conocido es, sin duda alguna, el cardenal moñudo.

Abunda en la Argentina, a lo largo de los ríos, en los campos húmedos y cerca de los pantanos.

También se lo encuentra en los parques públicos y con la misma familiaridad de los gorriones, suele posarse en los techos de las casas.

Sobre su cabeza se yergue arrogante el copete rojo, llamado también moño; generalmente el color de su plumaje es gris en el lomo y blanco en el vientre.

Por lo común se alimenta con granos de trigo, como muchos de sus congéneres, pero no desdeña las frutas ni tampoco los pequeños insectos.

Viven en los montes y zonas de vegetación arbustiva, a orillas de arroyos, ríos y lagunas.

Puede encontrarse solo, en pareja o en grupos pequeños.  Su nido tiene forma de copa y se instala en los arbustos.

La hembra empolla hasta tres huevos, de color blancuzco o verdoso, con pintas y manchas pardas y liláceas.

El dominicano (imagen arriba) , al que se llama también “gallo del campo”, es muy semejante al pájaro que acabamos de describir, parece que lo hubieran despojado de su moño, porque no luce su hermoso copete.

Vive en la América Central y en la isla de Santo Domingo de donde procede su nombre.

El más pequeño de toda la familia vive en las selvas del Mato Grosso y en las orillas de los ríos de toda la América tropical.

Su cuerpo no es más grande que el dél gorrión; sus colores son muy vivos y su canto muy agradable.

El cardenal verde y amarillo de Montevideo es, sin duda, el mejor cantor de toda la familia. Pero el más vistoso de todos es el Cardenal de Virginia: de mayor tamaño que los otros y de hermosas plumas rojas, tiene un hábito? negro que lo asemeja a ciertas extrañas figuras de algunas sectas medievales.

Pero su aspecto, por inquietante que sea, no le impide ser un amable compañero. Siempre alegre, canta sin perder el aliento; se lo estima por su buen humor y por su decorativa presencia.

El nido de los cardenales tiene una armoniosa forma redonda, semejante a una copa, y está hecho de ramillas, hierbas secas y paja. La hembra pone cuatro o cinco huevos, de color azul claro casi blanco, salpicados con manchitas pardas. Los pequeños nacen en octubre (primavera).

A la edad de tres meses emprenden el vuelo y se despiden de sus padres que nunca se se paran antes de que sus hijos hayan alcanzado su mayoría de edad, es decir, hasta que puedan volar y bastarse a sí mismos.

Los cardenales no son aves migratorias. Como los gorriones, viven en el mismo lugar en invierno y en verano. Y también como los gorriones adquieren fácilmente hábitos urbanos. No es raro ver asomar sus cabecillas rojas entre las hojas de los árboles de Buenos Aires o de Montevideo.

Son aves mansas y dulces que se encariñan con el hombre. Se les puede abrir la puerta de su jaula, pues siempre volverán a ella por su propia voluntad. Finalmente diremos que estas aves nunca contraen enfermedades que puedan representar algún peligro para el .ser humano, como sucede con los loros y otras especies

VIDEO SOBRE CARDENAL COMUN

Fuente Consultada: Revista ECOLÓGICA Naturaleza-Conservación y Sociedad  Nro. 4 Año 4 – Autor: Martín de la Peña