VIDA DE LOS MURCIÉLAGOS, Características y Tipos en Argentina Vampiros



VIDA DE LOS MURCIÉLAGOS: Características

En la cultura occidental son «animales sucios», asociados a las tinieblas, a la transmisión de enfermedades y a la muerte. Falsas creencias que han provocado miedo y han contribuido al exterminio de los murciélagos en Europa en los últimos 50 años.

Desde el punto de vista evolutivo, son mucho más cercanos a nosotros que otros animales, y tan inofensivos como benéficos, ya que se alimentan de mosquitos e insectos que fastidian al hombre. Algunos llegan a comer en una noche hasta mil quinientos mosquitos.

Pero si bien es cierto que en Europa se ha relacionado a los murciélagos con fantasmas y brujas —recordemos la novela sobre Drácula, escrita por Bran Stoker en 1897 y basada en un personaje de 1431 que mataba a bellas mujeres chupándoles la yugular—, en culturas orientales como la japonesa y la filipina han simbolizado la fortuna, mientras que en la mitología autóctona mesoamericana eran considerados deidades, llamadas Tzot, que los mayas representaban en monumentos, templos, estelas, códices y vasijas. Los aztecas, por su parte, también los consideraban dioses y los asociaban con el culto al maíz y a los ritos de la fertilidad.

Los murciélagos son los únicos mamíferos adaptados al vuelo, con características muy peculiares. Sus alas son membranas que se unen a brazos y manos con las patas y el cuerpo. Las manos están formadas por cuatro dedos largos y delgados, y constituyen una excelente armazón para sostener la parte más ancha de las alas. Únicamente el quinto dedo, el pulgar, es corto y normalmente provisto de una uña aguda, que le sirve para colgarse y moverse en tierra o sobre las rocas. Sus patas, con cinco dedos provistos con uñas agudas, le sirven para asirse firmemente de las bóvedas, troncos…

Todos los murciélagos son de hábitos nocturnos, y pasan el día en refugios como cuevas, huecos de árboles, matorrales tupidos e, incluso, casas abandonadas o escondidos tapancos de casas habitadas. Al oscurecer empiezan a abandonar sus guaridas, a veces por miles e incluso cientos de miles. Estas grandes poblaciones aún hoy día se pueden observar saliendo de las grandes cavernas en las tierras tropicales bajas de América.

Los murciélagos constituyen un grupo interesante de mamíferos. Después de los roedores, son los de mayor número de especies, alrededor de 950 repartidas en todo el planeta. Habitan todos los climas, excepto en las zonas polares, y su antigüedad es por lo menos 30 veces mayor que la del hombre, ya que hace más de 70 millones de años, a principios del Eoceno, los murciélagos eran muy semejantes a los actuales y con muy pocas diferencias.

Sin embargo, es evidente que son descendientes del primitivo orden de los insectívoros (musarañas) por su similitud en sus características generales. Por lo tanto, se piensa que descienden de un pequeño cuadrípedo insectívoro arborícela (trepador).

Originalmente los murciélagos fueron devoradores de insectos y una gran mayoría (70%) ha conservado sus hábitos insectívoros. Pero otros han derivado hacia hábitos diferentes con la adaptación en la morfología de su aparato digestivo. Se piensa que ese cambio a otras dietas alimentarias pudo ser en un principio accidental, y que al resultar favorables se fueron adaptando evolutivamente a través del tiempo, evitando así la competencia mutua para asegurar su existencia sobre la Tierra.

Actualmente conviven murciélagos con diferentes hábitos alimentarios: los frugívoros (frutos y vegetales), polinívoros (polen), melílicos (néctar de flores), carnívoros (ranas y ratones), ictiófagos (peces) y los más famosos, los hematófagos (chupadores de sangre), que pueden vivir más de 18 años.



Dentro de esta clasificación, los murciélagos vampiro pertenecen a los hematófagos. Aunque el término vampiro es de origen serbio (Wampoir), originalmente aplicado en Europa Oriental a los fantasmas chupadores de sangre, este tipo de animales habita en la América tropical. Los expertos reconocen sólo tres especies de verdaderos vampiros: Desmodontidae, Desmodus rotundus, vampiro común o de patas pelonas; Diphylia ecaudata, vampiro de patas peludas, y Diaemus youngi. Las dos primeras especies habitan siempre en México, mientras que a la tercera se le encuentra en el Amazonas y emigra hacia el norte del continente hasta México, entrando por la costa del Golfo.

El aparato digestivo de los vampiros se ha adaptado increíblemente a su dieta de sangre. Sus dientes se fueron reduciendo a sólo unas cuantas piezas especializadas, destacando principalmente los incisivos superiores que son grandes y cinceliformes, terminados en punta aguda y filosa para permitirle desgarrar la piel de su víctima en forma de «V», por la que se produce la hemorragia.

La saliva del vampiro contiene varios componentes conocidos como activadores de plasminógeno; entre los más importantes destacan las desmokinasas, causantes de que la sangre no coagule y así, sin necesidad de que el vampiro produzca a la víctima una herida mayor, la sangre pueda seguir fluyendo hasta que haya saciado su apetito.

El doctor Alejandro Alagón Cano, entusiasta investigador del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México, se ha dedicado en los últimos años al estudio de los diferentes mecanismos de acción que produce la saliva de estos animales, y ha encontrado que los activadores de plasminógeno pueden ser utilizados en un futuro para disolver coágulos en pacientes que hayan sufrido ataque al miocardio.

Los vampiros se refugian en decenas o miles, siempre en colonias separadas de otros grupos de murciélagos. Si calculamos que un vampiro puede llegar a consumir hasta 20 mililitros de sangre, 2,000 consumirían 40,000 mililitros. Este volumen de sangre causaría graves daños a la ganadería en una región en particular, además de que también se alimentan con la sangre de otros vertebrados como gallinas, cerdos, burros… e, incluso, seres humanos.

Recuerdo un relato en la zona tabacalera de Valle Nacional, en el estado mexicano de Oaxaca. La gente del lugar cuenta que los recolectores de tabaco que dormían a la intemperie eran mordidos, sin percatarse, en los dedos de los pies y en los lóbulos de las orejas. Detectaban la mordedura del vampiro al día siguiente, cuando sentían picazón y se tocaban las costras de sangre detrás de las orejas o en los pies. Hay que recordar que los vampiros son portadores del virus de la rabia y que en estudios hechos por especialistas en algunas regiones de América tropical, se detectó que entre 70 y 75% de los vampiros estudiados estaban infectados con rabia.

¡Pero no satanicemos a estos animales! Podríamos caer en el cuento del «chupacabras» difundido ampliamente por charlatanes y seudocientíficos. Sus historias, sin ninguna base científica, sólo han servido para aniquilar en sus refugios naturales a millones de murciélagos que, más que perjudicarnos, nos benefician. De las 950 especies de murciélagos, sólo tres pueden ser nocivas al hombre; las otras 947 son en su mayoría insectívoras, y devoran millones de insectos que sí causan estragos en la agricultura.

mapa
Los vampiros viven exclusivamente en la América tropical, desde el sur de Sonora, en México (evitando las zonas con temperatura extremosa), hasta el norte de Argentina, excepto en la zona andina.

Los polinívoros y melílicos, por su parte, realizan una función muy importante: la polinización, que inicia la fecundación de las flores para la producción de frutos. Un ejemplo muy claro lo encontramos en el murciélago siricotero (Glossophaga soricina), que poliniza las flores del banano o plátano; si este animal desapareciera, sucedería lo mismo con los bananos y así podría mencionar muchos ejemplos de la importancia de los murciélagos en infinidad de mecanismos biológicos, como dispersores de semillas, controladores de plagas…



En la naturaleza existe un control de todas las poblaciones de seres vivos; unos son comidos por otros. Si esto no sucediera, se desencadenaría un desastre ecológico que afectaría a la cadena alimentaria. En este sentido, los principales depredadores naturales de los murciélagos son las aves nocturnas, como algunas especies de lechuzas y buhos…; aves diurnas, como el famoso batfalcon, el halcón peregrino…; mamíferos como la zorra, el coatí, el mapache, el tlacuache, el zorrillo…, y la gran mayoría de las serpientes que tienen oportunidad de penetrar en una cueva, como la boa, la falsa nauyaca (Trimorphodon biscuttatus), la nauyaca de pestañas (Bothrops schigeli)…

El mundo oscuro de los murciélagos es más fascinante de lo que se puede imaginar. Actualmente, naturalistas de todo el mundo han iniciado una batalla para salvar a estos maravillosos animales. Los países europeos han firmado un documento común para su protección. Y por todas partes han nacido Clubes Murciélago para defenderlos y desacreditar supersticiones y diferencias en su contra.

Lazzaro Spallanzani

En 1784 el italiano Lazzaro Spallanzani demostró que los murciélagos evaden obstáculos orientándose exclusivamente por el oído y no con la vista. De esa manera detectan pequeñas presas (insectos), a las cuales atrapan en pleno vuelo. Pero no fue sino hasta 1938 cuando G.W. Pierce y D.R. Griffin descubrieron que los murciélagos perciben sonidos de muy alta frecuencia, entre 80 y 210 Khz, que varían entre
las diferentes especies. Un kilohertz es igual a 1,000 hertz, o sea, un kilociclo por segundo (vibraciones por segundo). La frecuencia normal auditiva para el hombre es de 20 Khz, por lo tanto, un murciélago emite y capta sonidos que no puede percibir el oído humano. Por su alta frecuencia, las características del sonar (radar) de un murciélago es aún superior a los fabricados a la fecha por el hombre.

Pueden ayudar a la medicina? Los murciélagos vampiro se alimentan de noche lamiendo sangre de las incisiones que han practicado a sus víctimas con sus afilados dientes. Normalmente, a la víctima —pongamos por caso, una vaca— ni le afecta la mordedura. En contadas ocasiones, un murciélago vampiro puede morder a un humano, pero seguramente escogerá un dedo gordo del pie que esté al aire libre. A parte del hecho de que la mordedura puede contagiarnos la rabia, no tiene más importancia.

El nivel metabólico del murciélago vampiro es muy alto, por eso le hace falta mucha sangre. Y debido a esta dieta alta en contenido líquido, este animal bebe y orina a la vez. Para mantener la sangre de la herida fluyendo constantemente, la saliva del murciélago vampiro contiene una proteína que evita la coagulación y la formación de coágulos. Esta proteína se llama activador plasminógeno salival del murciélago —o bat-PA, por sus siglas en inglés—. Muchos ya conocen este tipo de sustancia, porque los médicos recetan un activador del tejido humano (t-PA) a las personas que han sufrido un ataque al corazón. La idea es que el activador minimice el daño al corazón al disolver los coágulos responsables del corte sanguíneo a través de las arterias coronarias.

Uno de los problemas de este tratamiento es que no sólo disuelve los coágulos de sangre existentes, sino que, además, previene la formación de nuevos coágulos. Esto se traduce en un riesgo creciente de hemorragias internas. Parece ser que el activador plasminógeno del murciélago podría ser mucho mejor que la sustancia t-PA que se suele usar, porque es capaz de disolver los coágulos existentes sin restar eficacia a la capacidad de coagulación de la sangre, si fuera necesaria. ¿Quién sabe? Tal vez algún día en los hospitales se críen murciélagos. Pero deberán acomodarlos bien lejos del banco de sangre. (Fuente Consultada: Por que los gallos cantan al amanecer de Joe Schwarcz)

CARACTERÍSTICAS DE LOS MURCIÉLAGOS DE ARGENTINA

murcielago1

murcielago2



Muerciélago pescador grande. Pescador grande.

Noctilio leporinus Farm. Noctilionidae L. 10 cm. (9 cuerpo) 70 cm. (envergadura)

D. Dorsalmente acanelado, anaranjado o pardo claro.
Ventralmente amarillento. Extremidades cortas. Pies con cinco dedos con uñas fuertes,curvadas y largas.
Alas angostas. Membranas caudal redondeada. Labio leporino.

B. De hábitos crepusculares y nocturnos. Se desplaza en grupos sobre lagunas, arroyos y ríos. Se oculta en cuevas, huecos en árboles o en edificios. Se alimenta de peces y de insectos acuáticos.

D.G. Salta, Jujuy, Formosa, Santiago del Estero, Misiones, Corrientes, norte de Entre Ríos y de Santa Fe.

Vampiro atrapa moscas. Murciélago picaflor. Falso vampiro. Murciélago lengua larga.

Glossophaga soricina Fam.Phyllostomidae L. 5 cm. (cuerpo). 25 cm. (envergadura).

D. Pardo rojizo, más claro ventralmente. Hocico y lengua, largos. Membrana desarrollada.

B. Frecuenta sabanas y bosques. Se oculta en cuevas o en construcciones. Se alimenta de insectos, jugos, pulpa de frutos y de néctar.

D.G. Misiones, Corrientes, Salta, Jujuy, Formosa, Chaco, norte de Entre Ríos y de Santa Fe.

murcielago3

murcielago4

Vampiro.Vampiro mordedor. Vampiro de patas peladas. Vampiro de Azara. Mordedor.
Desmodus rotundus Fam. Phyllostomidae L. 8 cm. (cuerpo). 50 cm. (envergadura).
D. Pardo grisáceo, más claro ventralmente.
Cabeza pequeña. Orejas cortas. Membrana caudal muy reducida.

B. Frecuenta montes, sabanas y campos. Nocturno. Se oculta en cuevas, huecos en los árboles o construcciones. Se alimenta de sangre que lame de las heridas que producen en los animales y en las personas, con sus dientes incisivos. Además del sistema de ecolocación propio de los murciélagos, posee excelente vista y olfato.

D.G. En el norte del país hasta San Juan, San Luis, Santa Fe y Entre Ríos.
Murciélago pardo. Murciélago oreja de ratón.
Eptesicus bmsiliensis Fam.Vespertüionidae L.6 cm. (cuerpo). 26 cm.(envergadura).
D. Pardo grisáceo.
Hocico corto. Orejas largas y redondeadas.Cola larga.

B. Frecuenta sabanas y montes. Se oculta en cuevas, en huecos en árboles o en construcciones. Se alimenta de insectos.

D.G. Corrientes, Chaco y Santa Fe.

murcielago5

murcielago6Moloso común. Murciélago de cola libre. Murciélago cola de ratón.
Tadarida brasiliensis Fam. Molossidae L. 6,5 cm. (cuerpo). 25 cm. (envergadura).
D. Negruzco.
Cola larga, libre. Hocico puntiagudo. Boca y orejas grandes.

B. Frecuenta sabanas, montes, bosques. Forma bandadas muy grandes. Se oculta en cuevas en huecos en árboles, edificios.

D.G. Desde el Norte hasta Río Negro y Chubut.Moloso gigante. Moloso orejón grande.
Eumops perotis Fam. Molossidae L.12 cm. (cuerpo). 55 cm. (envergadura).
D. Pardo claro o grisáceo.
Cola gruesa, libre.0rejas anchas y planas. Hocico largo,truncado.

B. Frecuenta arboledas y zonas urbanas. Forma colonias en huecos,construcciones. Se alimenta de insectos.

D.G. Desde el Norte hasta Mendoza, San Luis, Santa Fe y Entre Ríos.

Fam: familia, D: Descripción, D.G.: Distribución Geográfica, L: Longitud, B: Biología

PARA SABER MAS…

Todos los seres nocturnos tienen grandes ojos, con pupilas extraordinariamente dilatables, capaces de captar el menor rayo de luz. Los murciélagos (salvo algunos zorros voladores) constituyen la excepción, y poseen ojos muy pequeños y de visión débil. No obstante, se trasladan habitualmente en plena oscuridad.

Ya en el siglo XVIII, el sabio naturalista italiano Lázaro Spallanzani había reparado en esta anomalía, e investigado cómo el murciélago soslayaba obstáculos y cazaba sus presas, aun estando ciego.

Posteriores investigaciones demostraron que el murciélago emite sonidos ultrasónicos orientadores de sus movimientos (de 50.000 a 100.000 vibraciones por segundo), que el oído humano no registra, puesto que es sensible sólo hasta las 20.000 vibraciones por segundo, pero que el animal percibe perfectamente.

Los sonidos que produce el murciélago mientras vuela, generan ecos útiles que le sirven para informarlo de todo tipo de obstáculos que se encuentran dentro de cierta distancia. Debe aclararse que emite diferentes clases de sonidos, variables en frecuencia y longitud de onda, y que con la guía de sus reflejos sortea obstáculos (tales como alambres) y caza insectos.

Suele decirse, por cierto impropiamente, que los murciélagos poseen «sistemas de radar» (ondas electromagnéticas), cuando lo correcto sería decir «de sonar» (ondas sonoras) que lo orientan en plena obscuridad. La recepción de tales ondas parece que se realiza, sobre todo, mediante los curiosos órganos nasales y él oído. El órgano en forma de herradura, como el que lleva en su nariz el murciélago de ese nombre, desempeña según lo demostrado por F. P. Moefires, zoólogo alemán, el papel de un «reflector acústico», con el cual explora, mientras vuela, el ámbito circundante.

LA CRÍA DEL MURCIÉLAGO
Comúnmente, los murciélagos tienen un solo hijo, al que atienden solícitamente. Nace totalmente desvalido, sin pelo y ciego; la madre lo lleva consigo prendido a la espesa pelambre de su pecho, incluso cuando vuela y caza sus presas. Allí lo amamanta, y lo protege mientras reposa, arrebozado entre sus alas plegadas, a cubierto del frío.

Cuando ya puede valerse de sus propias fuerzas recibe las primeras lecciones de vuelo, de caza y hasta de natación, y luego, aproximadamente a los dos meses, abandona, ya crecido, el amparo materno para vivir por su cuenta. Es adulto al cabo de un par de años y puede vivir (según la especie) de una á dos décadas, en muchísimos casos. El morciguillo recién nacido, adosado al pecho materno, es apenas discernible como otro organismo: tan perfectamente se adhiere al cuerpo de la madre.

EL DESCANSO Y EL LETARGO
La posición de repmurcielagooso que adopta el murciélago, colocándose cabeza abajo , asido a una ramita o a cualquier saliente, con las uñas de sus patas, no significa para él el menor esfuerzo: tal como sucede con los pájaros, es el peso del propio cuerpo el que activa los músculos que cierran los dedos de las patas, de modo que no necesitan realizar deliberadamente el esfuerzo que mantiene la prensión.

Como los murciélagos tienen escasa tolerancia a las bajas temperaturas, cuando en la comarca en que viven comienza la estación fría, unos pocos (pues no está generalizado el instinto de la migración) se trasladan hacia regiones más cálidas, y la mayoría practica la «hibernación»; es decir, se sume en letargo invernal, congregándose en grandes racimos , en grutas y oquedades, en donde la humedad ambiente y su aglomeración contribuyen a conservarles el calor.

Durante ese lapso de letargo, viven a expensas de las reservas acumuladas, y reducen al mínimo su actividad respiratoria y circulatoria (una respiración y doce pulsaciones por minuto) y su ritmo vital general. La temperatura del cuerpo baja hasta los 4 ó 5°C.

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------