Biografia de Charles De Gaulle

Biografia de Harry Truman -Historia de su Gobierno:Presidente de EE.UU.

Biografia de Harry Truman
Política de su Gobierno como Presidente de EE.UU.

Harry Truman: El hombre contra el comunismo: Cuando el 12 de abril de 1945, Harry S. Truman se convirtió en Presidente de los Estados Unidos no tenía sospecha de lo que sucedería luego, ya que prácticamente no tuvo oportunidad de dialogar con el ex Presidente Roosevelt, y tampoco recibió información acerca del desarrollo de la bomba atómica o el nivel de los conflictos con la Rusia soviética.

Tiempo después Truman declararía ante la prensa: “Me sentí como si la luna, las estrellas, y todos los planetas hubieran caído sobre mí”.

Fue algo que sucedió de repente, y Truman dejó de ser Vicepresidente para ocupar el cargo de Presidente de su país, por lo que debió afrontar los vastos y diversos problemas en tiempos de guerra.

Harry Truman había nacido el 8 de mayo de 1884 en Lamar, Missouri, en medio de una familia de granjeros, y siendo el hijo mayor de John Anderson Truman y Martha Ellen Young Truman.

Durante la Primera Guerra Mundial luchó en Francia como Capitán de Artillería, y cuando regresó a su país natal contrajo matrimonio con Elizabeth Virginia Wallace, con quien instaló una mercería en la ciudad de Kansas.

Mientras tanto, Truman se mantuvo siempre activo en el Partido Demócrata, lo que en 1922 le permitió ser elegido juez de la Corte del Condado de Jackson.

Más de una década después, precisamente en 1934, se convirtió en Senador, lo que le permitió durante la Segunda Guerra Mundial dirigir el Comité del Senado dedicado a investigar la guerra, es decir todo lo relacionado a los gastos injustificados y la corrupción que tuvieron lugar durante dicho período.

El 20 de enero de 1945 asumió como Vicepresidente de los Estados Unidos, con la fórmula que puso en el cargo de Presidente a Franklin D. Roosevelt.

Sólo pasarían unos meses, y el 12 de abril de ese mismo año se convertiría en Presidente, luego de que Roosevelt muriera repentinamente.

Truman se mantuvo en el cargo hasta el 20 de enero de 1953.

Como Presidente, Truman debió tomar algunas de las decisiones más cruciales de la historia.

Entre otras cosas, poco antes de lograr la victoria en la guerra contra Japón, los Estados Unidos enviaron un comunicado a los japoneses solicitando la rendición, pero ante la negativa de los asiáticos, Truman ordenó que las bombas atómicas fueran lanzadas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, logrando de esta forma la rendición inmediata de los japoneses.

Si bien durante los primeros tiempos Truman había continuado la política de su predecesor, lo cierto es que no se demoró en desarrollar su propia estrategia.

Una vez que la guerra pasó al olvido, por lo menos para los norteamericanos, Truman presentó al Congreso un programa conocido como el de los 21 puntos, en el cual proponía la ampliación de la plataforma de la Seguridad Social, un programa de empleo, una Ley permanente de Empleo, la erradicación de los asentamientos marginales y la generación de la vivienda pública.

Aquello se hizo conocido como el “Fair Deal”, en español el trato justo.

Mientras tanto, el mundo se encontraba inmerso en una crisis, y ante los peligros reinantes, Truman llevó adelante su campaña de 1948 con total éxito, y desafiando a todos los pronósticos, se alzó con la victoria de los comicios de aquel año.

Durante el año 1947 la Unión Soviética presionó a Turquía, y sus guerrillas amenazaron con apoderarse de Grecia.

Ante ello, Truman solicitó al Congreso enviar ayuda a ambos países, y a partir de allí se hizo popular la llamada Doctrina Truman.

Asimismo, se puso en marcha el conocido Plan Marshall, por el nombre de su Secretario de Estado, que logró estimular la recuperación económica.

Cuando en 1948 los rusos bloquearon los sectores occidentales de Berlín, Truman ordenó crear un puente aéreo masivo, a fin de colaborar con los berlineses hasta lograr que los rusos se retiraran.

Mientras tanto, Truman se mantenía ocupado con las negociaciones que buscaban crear una alianza militar cuyo objetivo fuera proteger a las naciones occidentales, la cual fue finalmente establecida en 1949 bajo el nombre de Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Cuando en junio de 1950 el gobierno comunista de Corea del Norte invadió Corea del Sur, Truman volvió a enviar ayuda, siempre con la premisa de combatir el comunismo en cualquier rincón del mundo.

Finalmente, la ONU decidió establecer una línea que delimitara los espacios de Corea del Sur y del Norte, y a pesar de que Truman se sintió desalentando con aquella decisión, lo cierto es que prefirió mantenerse al margen, a fin de evitar que se generara un conflicto mayor con China y posiblemente con Rusia.

Decidido a abandonar la política para siempre, al finalizar su mandato volvió a Kansas, y finalmente murió el 26 de diciembre de 1972, a los 88 años.

Fuente Consultada: Graciela Marker Para Planeta Sedna

————-  00000 ————

LA CAZA DE BRUJAS:

Durante ambos mandatos su gobierno se caracterizó por la persecusión a comunistas y progresistas de toda condición.

En 1949 el polituró del Partido Comunista fue juzgado y condenado en peso de acuerdo con la Smith Act de 1940, que declaraba culpable a toda iniciativa, asociación o propaga que intentara derrocar cualquier goierno mediante la fuerza y violencia.

Numerosos extranjeros sospechosos de actividades comunistas fueron expulsados del país.

En Nueva York, la drástica ley Feinberg permitía la expulsión de enseñantes pertenecientes a organizaciones cualificadas de subversivas por el consejo estatal.

El miedo de que, en nombre de la seguridad nacional, se atacaran gravemente las libertades de expresión y de asociación se apoderó de la opinión norteamericana más liberal, pero, entretanto, había aparecido el senador Joseph McCarthy, de Wisconsin, que alcanzó grados en la «caza de brujas» no experimentados hasta entonces.

Su primera acusación se dirigió contra el departamento de Estado, dirigido por Dean Acheson, refugio, según él, de doscientos cinco notorios comunistas; Owen Latimore, profesor de la universidad Johns Hopkins y vicedirector para las operaciones del Pacífico en el Servicio de Informaciones bélicas, fue acusado de ser «el máximo agente de espionaje de Rusia en los Estados Unidos».

Klaus Fuchs, físico británico, fue acusado de proporcionar secretos atómicos a la URSS; Oppenheimer, uno de los padres de la bomba atómica, padeció los rigores de la comisión de actividades antiamericanas.

Arthur Miller, Charles Chaplin, Bertolt Brecht, Elia Kazan y numerosos actores de cine tuvieron que declarar ante la comisión.

Pero el caso más grave se dio con los esposos Rosenberg, acusados de espionaje en favor de la URSS y ejecutados en 1951, cuyo proceso está hoy en vías de revisión a los veinticinco años de caducar los secretos del sumario.

El propio general Marshall fue acusado, en 1951, de tolerar una gran conspiración comunista en el interior del país.

El pánico general se tradujo en la propuesta de ley McCarran-Nixon, aprobada en 1950 con el veto de Truman.

La ley establecía la inscripción en listas especiales de todas aquellas personas pertenecientes a organizaciones del «frente» comunista; excluía a los comunistas de empleos en las industrias afectas a la defensa nacional y disponía el arresto de comunistas y otros «subversivos» en época de guerra.

Además, prohibía la entrada en Estados Unidos a toda persona que, en cualquier momento, se hubiese adherido a una organización totalitaria.

A esta ley siguió, en 1952, la McCarran Act, aprobada de nuevo con el veto de Truman —que trató de presentar a la institución presidencial por encima de una contingencia estimulada, precisamente, por su política exterior—, y que dictaba normas estrictas sobre la inmigración.

La política antialarmista del gobierno y el acento puesto sobre el hecho de que la prosperidad industrial norteamericana era de vital importancia para todo el «mundo libre» favorecían aquella perspectiva.

Al mismo fin sirvieron las acerbas críticas contra errores de menor importancia cometidos por la administración

El último punto crítico del mandato de Truman se produjo a raíz de la guerra coreana.

Los planes del general Mac Arthur, una vez relanzada la ofensiva de las tropas de la ONU (mayoría norteamericana, apoyadas por la armada de Estados Unidos estacionada en Japón), eran culminar la conquista de toda Corea, incluida la zona norte, y alcanzar las fronteras con China, Truman, preocupado por la situación, se entrevistó en la isla de Wake con Mac Arthur en octubre de 1950, y recibió del general la afirmación de que la victoria en Corea era ya un hecho, pese a cualquier intervención china.

No obstante, la masiva ofensiva de Mao Tse-tung, afrontando la posible agresión norteamericana, cambió los planes generales de Truman, que no deseaba pasar a una guerra total en Asia.

Como dijo el general Bradley, «hubiera sido una guerra equivocada en un momento equivocado y en un lugar equivocado».

Mac Arthur dio órdenes a la VIII Flota de iniciar una «ofensiva general» el 24 de noviembre de 1950; ofensiva que fracasó, mientras las tropas chinas, en una continua afluencia, separaban por completo las dos alas norteamericanas y era exterminado un cuerpo surcoreano.

El 3 de diciembre la situación de la VIII Flota era, según Mac Arthur, crítica en plena retirada hacia Seúl.

Tras la durísima campaña del invierno y las sucesivas ofensivas comunistas y norteamericanas, el frente se estabilizó en el paralelo 38, cuando las tropas de la ONU habían perdido cuatrocientos mil hombres (ciento treinta y cinco mil norteamericanos, según sus propias fuentes) y los comunistas más de un millón quinientos mil.

En este marco se produjo el enfrentamiento entre Truman y Mac Arthur.

Éste presentó al estado mayor tres soluciones: seguir las acciones contra los chinos únicamente en Corea, aceptar el paralelo 38 como línea de armisticio o atacar fuertemente a China en todos los sectores posibles.

Su elección recaía en este último punto: bloquear la costa china, bombardear tierra firme y utilizar el ejército de Chang Kai-shek para invadir China meridional y reforzar Corea del Sur.

Naturalmente, el desembarco de tropas de Chang Kai-shek en China continental y el bombardeo de ciudades chinas por los norteamericanos hubiera podido desencadenar una nueva guerra general.

Truman no podía correr semejante riesgo, y el 15 de diciembre de 1950 emitía un mensaje radiodifundido según el cual «nuestro objetivo no es la guerra, sino la paz.

En todo el mundo, nuestro nombre es sinónimo de justicia internacional y de un ordenamiento mundial basado en los principios del derecho y del orden».

Mac Arthur no aceptó las directrices del gobierno, y, cuando en marzo de 1951, se perfiló un cambio en las vicisitudes de la guerra, Truman se aprestó a afrontar la nueva situación con el anuncio de que, fundamentalmente salvada Corea del Sur, se acercaba la hora de terminar los combates y de discutir un acuerdo.

El 24 de marzo, Mac Arthur dio a conocer una declaración en completo desacuerdo con la de Truman.

Éste estaba ya decidido a destituir al general cuando, el 5 de abril, el líder republicano en la cámara de representantes, Martin, leyó una carta de Mac Arthur en que reafirmaba su punto de vista acerca del conflicto.

El 11 de abril de 1951, Truman destituía, en completo acuerdo con sus consultores civiles y militares, a Mac Arthur, recibido en San Francisco y Nueva York con demostraciones de afecto por miles de personas.

En junio de 1953 se firmaba el armisticio que ponía término a la guerra de Corea.

En la última fase de ésta, Estados Unidos hizo explotar la primera bomba de hidrógeno, en noviembre de 1952, con una potencia equivalente a veinte millones de toneladas de trilita.

Terminado su mandato, Truman se retiró de la política hasta sus últimos días.

Fuente: Forjadores del Mundo Contemporáneo – Tomo I- Entrada: Harry Truman “artífice de la guerra fría” – Editorial Planeta

Los Sucesos Mas Notables de la Historia Contemporanea

Los Sucesos Mas Notables de la Historia Contemporanea

• MI LUCHA 

«Mein Kampf» o «Mi Lucha» fue el libro que ADOLFO HITLER escribiera en prisión, tras el fracaso del Putsh de Munich, movido más que por una doctrina coherente por un oportunismo y ansias de poder y donde planteó su odio hacia el comunismo y su deseo de ver destruida la URSS y no dudó en sacrificar los principios sociales del progreso al entendimiento con el capital.

El único dogma del mismo fue el racismo, justificativo de su política expansionista que condujo a la guerra.

Esta considerado como la Biblia del Nazismo y vulgariza la tesis del pangermanismo, obra impregnada de antisemitismo y que decide el exterminio de las razas por considerarlas él inferiores.

• PUTSCH DE MUNICH

PUTSCH  es un golpe de fuerza ejecutado rápidamente y de improviso para hacerse del poder. De este PUTSCH DE MUNICH participaron justamente en la ciudad de Munich Hitler y sus partidarios.

Con la colaboración de Ludendorff, los nazis organizaron este Putsh (9-9-23) con la intención de alcanzar el poder por la fuerza, pero fracasaron ante la oposición del ejército. Por ello Hitler fue juzgado por alta traición, y condenado a 5 años de prisión, donde escribió «Mein Kampf».

• EL FIN DE LAS S.A.

Hitler montó un monstruoso aparato policial y de seguridad. Las fuerzas de seguridad o tropas de asalto o «camisas pardas» fueron las S.A. (Sturmabteilungen).

El se encargó de reforzarlas y estaban distribuidas por todo el territorio alemán, con fines de vigilancia para que nadie violara la voluntad del partido. Independientemente, instituyó las S.S. (Schutztaffel) o «Camisas Negras» o Guardia de Defensa, cuerpo de élite que formaba la guardia personal del dictador y estaba integrada por jóvenes de recia contextura, envidiados por las dádivas que recibían y que a la vez servían para controlar a los miembros del partido y mantenerlos al margen de toda otra influencia. Además existía la GESTAPO o policía política política y secreta del Estado, encargada de castigar sin juicio previo a cualquiera que se opusiera al nazismo y que era considerado «preso político».

• EL PACTO DE MUNICH

El problema de los sudetes, viendo la movilización de las tropas checoeslovacas y el ultimátum de Hitler decidieron a Chamberlain a aceptar las exigencias alemanas, firmando el Pacto de Munich (29-9-1938) con Gran Bretaña, Alemania e Italia, en un esfuerzo por evitar la guerra. 

El territorio de los sudetes, cordillera que separa Polonia de Checoeslovaquia fue desmembrado de Checoeslovaquia y ocupado por Alemania.

Hitler tenía miras expansionistas, al igual que Mussolini. Hitler quería obtener parte de Checoeslovaquia a cambio de no efectuar más ocupaciones.

Los aliados hacen conversaciones con la URSS para hacer un frente de paz para no permitir la expansión fascista, pero la URSS ya había firmado con Alemania el pacto Ribbentrop-Molotov de no agresión, que establecía que ninguna de las partes atacaría a la otra y que se mantendrían neutrales si alguna de ellas era atacada por una 3º potencia.

Lo oculto de este pacto era que se iban a repartir Polonia entre la URSS y Alemania.

A su vez para no permitir el avance hacia el E le ofrecen los aliados ante un posible ataque fascista ayuda militar a Polonia, Grecia y Rumania.

No obstante, Alemania invade Polonia y Francia y Gran Bretaña le exigen a Hitler el retiro de sus tropas. Alemania convencida de que éstas no podían luchar contra su ejército se desentienden y Francia y Gran Bretaña le declaran la guerra.

En 1945 se procedió a la expulsión del territorio -de nuevo checoeslovaco- de la mayor parte de la población alemana.

• EL PACTO RIBBENTROP-MOLOTOV

Pacto firmado entre Ribbentrop y Molotov o Pacto Germano-Soviético (22-8-39). RIBBENTROP fue un político alemán nazi, dirigente de las S.S. que puso en contacto a Hitler con banqueros, facilitando la llegada de Hitler al poder.

Embajador en Londres (1946-38), para conseguir la neutralización británica, convenció a Hitler que Gran Bretaña no lucharía en caso de entrar en guerra y vio la conveniencia de disfrazar el neopangermanismo nazi con el ropaje del anticomunismo.

Designado Ministro de Relaciones Exteriores. fue el principal artífice del PACTO GERMANO-SOVIETICO y del Pacto Tripartito entre Alemania, Italia y Japón. MOLOTOV fue un político bolchevique que participó en Yalta, Postdam, Teherán.

Secretario del Comité Central del Partido y fiel colaborador de Stalin orientó la política social hacia la guerra fría.

• PACTO ANTI-KOMINTERN

Firmado el 25-11-36 entre Alemania y Japón. Tuvo su origen en el aislamiento diplomático de la Alemania de Hitler y aunque exteriormente era un pacto contra la Internacional Comunista, encubría el de defensa mutua ante cualquier ataque de la U.R.S.S.

La firma del pacto germano-soviético (1939) supuso la supresión de hecho del Anti-Komintern, pero la declaración de guerra de la U.R.S.S. en 1941 lo volvió a poner en vigor.

Posteriormente a 1936 se adhirieron a él Italia (1937), Manchukuo (39), España (39), Hungría (40) y desde 1941 Rumania, Bulgaria, Dinamarca, Eslovaquia, Finlandia, Croacia y China.

• BOHEMIA Y MORAVIA

 BOHEMIA, desmembrada desde la 1º Guerra Mundial, pasó a formar parte de Checoeslovaquia. En 1939, al ocurrir la desmembración del estado, pasó a formar parte del protectorado alemán de BOHEMIA y MORAVIA, pero en 1945, al terminar la 2º Guerra Mundial se restauró la República Checoeslovaca y Bohemia volvió a formar parte de ese Estado.

  • LOS SUDETES

 Los SUDETES estaban formados por una minoría alemana dentro de Checoeslovaquia, en territorios fronterizos con Alemania de BOHEMIA, MORAVIA y SILESIA.

Las reclamaciones efectuadas en 1919 para que esta región fuera incorporada a Alemania o a Austria no dieron los resultados esperados, ya que los aliados alegaron que este territorio no había pertenecido nunca a Alemania y que no se podía privar a Checoeslovaquia de tan valiosa zona.

Fracasadas sus aspiraciones autonomistas y agravado todo por la crisis del ’30 en una zona altamente industrializada y de exportación, Hitler apoyó la formación de un partido sudete. Pese a las reivindicaciones nacionalistas que Hitler hizo suyas y la negativa del gobierno checo, surgió una grave crisis.

Francia y la URSS apoyaron sin entusiasmo a Checoeslovaquia, mientras Gran Bretaña se mostraba conciliadora a través de las gestiones de Lord Runciman y de las entrevistas de Chamberlain.

 • EL CORREDOR DE DANTZIG

DANTZIG fue un pequeño estado de Europa Central, creado por el Tratado de Versalles (1919) en la costa del Báltico. 

Su incorporación a Alemania en setiembre de 1939 provocó la 2º Guerra Mundial. Terminada ésta quedó formando parte de Polonia. 

  • GOEBELS Y LA PROPAGANDA POLITICA

GOEBELS fue el Ministro de Propaganda de Hitler. Fue un feudo donde el ejercicio de la censura extendió la ideología nazi.

Transformó al periodismo en instrumento de propaganda y arruinó toda la creación literaria.

La educación popular en la dictadura nacionalista fue asumida por el Estado: los jóvenes y niños, quitados de su familias recibieron el mismo tipo de educación, basada en las teorías nazis de la superioridad de la raza germánica y la total adhesión al Führer.

Estos ideales estuvieron asegurados por el Ministro de Propaganda Goebels.

  • AUTSWICHSZ

Uno de los campos de concentración nazi, situado en tierra polaca cuenta en su haber con la cifra más alta de asesinatos: 4 millones (3 millones en cámara de gas).

El campo de concentración estaba rodeado de una alambrada espinosa electrificada y varias torretas dotadas de ametralladoras y potentes reflectores custodiando las instalaciones día y noche.

En él se produjo un verdadero holocausto, un genocidio donde murieron millones de judíos además de gitanos y de otros pueblos, aunque en menor proporción.

Los campos de concentración fueron preparados especialmente por las S.S. a los fines de la liquidación masiva de los hombres de las S.A. y demás supuestos adversarios de Hitler. 

Himmler fue el principal responsable del genocidio y la organización de los campos de concentración y llevó hasta sus últimas consecuencias la doctrina de la pretendida superioridad germánica y su corolario: degradación moral y física, reducción al estado animal de hombres, mujeres y niños salvajemente torturados y arrastrados a las cámaras de gas.

A los deportados judíos recién llegados, en el mismo andén de la estación se les hacía una selección rápida: unos eran enviados directo a la cámara de gas, a otros les deparaba una muerte lenta y trabajos forzados.

En noviembre de 1944 ante el avance aliado hacia Alemania, Hitler ordenó la suspensión de las matanzas y el desmantelamiento de los hornos.

Importantes Hechos Politicos del Siglo XX

Importantes Hechos Políticos del Siglo XX

destacados hechos politicos del siglo xx

ACUERDO SECRETO DE LONDRES (1915)

Mientras los aliados tomaban posiciones en uno u otro de los bandos rivales, en el sudeste europeo se agravaba el antiguo problema de los Balcanes.

Por el Congreso de Berlín, ALBANIA siguió dependiendo de Turquía.

En 1912 hubo una gran matanza de cristianos hecha por los turcos en Macedonia y estalló la revuelta.

Servia tomó la iniciativa y unida a Montenegro, Grecia y Bulgaria, en una fulminante arremetida derrotaron a los turcos, arrinconándolos.

Las potencias europeas intervienen en el conflicto y mediante el ACUERDO SECRETO DE LONDRES de 1915, ALBANIA fue declarada INDEPENDIENTE.

1916 – LA BATALLA DE VERDUN

La 1º Guerra Mundial había entrado en 1916 en una guerra de trincheras, de desgaste, alternándose con terribles ofensivas: en febrero de 1916 2 millones de soldados alemanes comandados por el hijo del káiser y apoyado por más de 1.500 cañones atacaron sorpresivamente en el frente francés en la región de VERDUN.

La batalla duró 5 meses y se luchó metro por metro. Los franceses a la orden de PETAIN resistieron heroicamente y VERDUN no fue tomada, pero costó medio millón de muertos.

Los ingleses emplearon por 1º vez los tanques.

ROSA DE LUXEMBURGO

Fue una revolucionaria y teórica marxista alemana, nacida en Varsovia, de origen polaco y vivió entre 1870 y 1919. 

Nacida en Polonia, formó su conciencia revolucionaria en el Liceo de Varsovia, donde actuó como miembro del partido socialista revolucionario.

Descubierta por las autoridades zaristas, se vio obligada a refugiarse en Zurich (1899).

Participó en el Partido Socialista Polaco, pero en desacuerdo con la línea nacionalista.

Fue a Berlín, donde participó activamente en la vida de la socialdemocracia alemana.

Polemizó con Lenín, del que rechazó el centralismo a ultranza y sostuvo que cualquier forma nueva de lucha no debía ser impuesta, sino emanar de la fuerza creadora de las masas.

En 1905 fue arrestada por participar activamente en la revolución rusa.

Luchó a favor de una acción de masa, por el derecho al voto en Prusia y contra el militarismo.

Elaboró el programa del Partido Comunista Alemán, fundado en el 1º Congreso de la Liga «SPARTACUS».

Fue arrestada en 1919 junto con Liëbknecht y asesinada antes de ser conducida a la cárcel. 

En el plano teórico es la mejor continuadora de Marx.

THOMAS WOODROW WILSON Y LA 1º GUERRA

A las pocas semanas de concluida la lucha en enero de 1919, se reunieron en París los delegados de los 27 países que integraban el bando victorioso, dispuestos a edificar definitivamente la PAZ EUROPEA.

Entre ellos se destacaban los «4 GRANDES»: WILSON, presidente de los EE.UU. desde 1913, LLOYD GEORGE (Gran Bretaña), CLEMENCEAU (FRANCIA) y ORLANDO (ITALIA). 

WILSON, un idealista, teórico y poco conocedor de los problemas europeos, mantenía sus famosos «CATORCE PUNTOS» proclamados durante la guerra, muy buenos en principio, pero difíciles de aplicar.

 EL TRATADO DE VERSALLES

El 28 de junio de 1919 se firmó el 1º Tratado de Paz con Alemania, bajo durísimas condiciones para Alemania: el desarme de sus ejércitos, su cuenca minera ocupada militarmente y obligada a pagar cuantiosa suma de dinero en concepto de daños, además de la pérdida de todas sus colonias y la entrega de gran parte de su territorio, liquidándose definitivamente el imperio de los Habsburgos.

LA REPUBLICA DE WEIMAR

En 1918 se produjo en ALEMANIA una revolución que derrocó al káiser y llevó al poder a una coalición de demócratas, socialistas y centralistas.

En 1919 se sancionó la constitución que organizaba un Estado de derecho (WEIMAR) democrático, de tipo parlamentario y con representación proporcional, que incluía algunos derechos sociales.

Pero las consecuencias del Tratado de Versalles, que mutilaba el desarrollo de Alemania y favorecía los sentimientos hostiles en sus habitantes, provocando una caótica situación económica, que fue aprovechada por el MOVIMIENTO NACIONALSOCIALISTA, fundado en 1919 y en el que pronto surgió la jefatura de ADOLFO HITLER.

LA SOCIEDAD DE LAS NACIONES

Organismo internacional creado bajo la idea de WILSON, con sede en SUIZA para imposibilitar futuras guerras y que sería una adaptación moderna de la Santa Alianza y aprobada entusiastamente por los aliados, aunque no contó con la adhesión de los EE.UU. al negar el Congreso la autorización para adherirse.

Los fines eran: velar por el cumplimiento de los tratados recientemente firmados, administrar las colonias de los países vencidos, poner fin a la carrera armamentista e imponer sanciones a los estados perturbadores de la PAZ MUNDIAL.

Pero, si bien la idea era magnífica, este organismo se convirtió en un instrumento de dominación con el que los vencedores quisieron perpetuar las ventajas de su victoria.

LA MARCHA SOBRE ROMA

El caos generalizado y la desocupación se propagaron por toda Italia, creando un clima de guerra civil.

En octubre de 1922, BENITO MUSSOLINI decide apoderarse del gobierno por la fuerza: al frente de sus «Camisas Negras» -fuerzas de choque organizadas militarmente, acompañado por el pueblo, llevó a cabo su MARCHA SOBRE ROMA y entrando en la capital, en pocas horas se adueñó de todos los edificios públicos, ante la pasividad o colaboración de la policía.

De esa manera, MUSSOLINI es proclamado «Duce» y disuelve todos los partidos políticos, con excepción del fascismo y establece una verdadera dictadura.

 LA DECADA DEL 20: DECADA DE CONSUMO

La 1º Guerra Mundial provocó un extraordinario desarrollo de la capacidad productiva, sobre todo fuera de Europa, pero no hubo un crecimiento equivalente de la demanda. 

En todo el mundo había un desequilibrio entre la agricultura y la industria. Los frutos del crecimiento se acumularon en forma desmedida en los países industrializados y dentro de éstos en el sector fabril y financiero.

En la Década del 20, el gran aumento de la producción provocó la caída de los precios de los productos agrícolas y de las materias primas, empeorando los términos de intercambio de los países que dependían de la exportación de estos bienes y reduciendo su capacidad de comprar la producción industrial de Europa y EE.UU. En EE.UU. los salarios empezaron a quedar rezagados en relación con las utilidades, lo que obstaculizó el desarrollo de los mercados internos y limitó el potencial de las nuevas industrias, como la automotriz que reemplazó, por ej. a la textil en baja.

 PATRÓN ORO

Las finanzas internacionales nunca se recuperaron del todo después de los trastornos provocados por la 1º Guerra Mundial.

El sistema de paridades cambiarias fijas y libre convertibilidad de la preguerra fue reemplazado por un compromiso -el patrón de cambio oro-, que nunca logró la estabilidad necesaria para reconstruir el comercio mundial.

LA GRAN DEPRESION

En medio de la crisis financiera, el gran «BULL MARKET» de 1928, que representaba en sí un signo de debilidad y de disminución de las oportunidades de inversión dio lugar a la estrepitosa caída de los precios de las acciones en octubre de 1929.

En el desorden que se produjo después para lograr liquidez, los fondos iban y venían de Europa a EE.UU. y la tambaleante prosperidad europea se derrumbó.

El Banco de Austria quebró e Inglaterra se retiró en 1931 del patrón oro, permitiendo que la libra esterlina se devaluara, por lo que casi todo el mundo se vio afectado.

En los países industrializados un 25% de mano de obra quedó cesante, la producción descendió a un 53% del nivel del año 1929 y el comercio mundial cayó a un 35% de su valor.

Esta depresión duró hasta 1929, aunque no afectó a todos los países por igual.
 

EL NEW DEAL

Política liberal y democrática aplicada por Roosevelt.

El presidente incrementó la autoridad federal y con enérgicas medidas logró detener la crisis: amparado por leyes excepcionales limitó la producción, equilibrándola con el consumo.

Estabilizó los precios, controló las operaciones bancarias, dio préstamos a los agricultores y estableció un severo control sobre las ganancias de los empresarios.

Se devaluó con la esperanza de aumentar las exportaciones. Asimismo, efectuó monumentales obras públicas (reflación) que disminuyeron el número de desocupados.

Todas estas medidas permitieron que se hablara de la «Revolución Roosevelt».

KEYNES

Economista inglés que mediante una obra innovadora «GENERAL THEORY OF EMPLOYMENT INTEREST AND MONEY» (1936) estableció un punto de partida para una comprensión más amplia y profunda del sistema general de la formación de los precios de WALRAS.

Autor también de «EL FIN DEL LAISSEZ FAIRE». Se lo considera uno de los mayores economistas contemporáneos (1883-1946). (Ver: Keynesianismo)

Temas Relacionados

• Sucesos Historicos Argentinos Hitos de la Historia
• Principales Hechos Historicos-Linea del Tiempo Cronologica
• Hitos Históricos:Principales Sucesos Historicos
• Los Diez Principales Acontecimientos de la Historia
• Hechos Mas Importantes de la Historia de la Humanidad

Enlace Externo: Notables Hechos de la Historia

Openheimer Robert y su Participacion en el Desarrollo de la Bomba

Openheimer Robert y su Participacion en el Desarrollo de la Bomba Atómica

Robert Oppenheimer y el Proyecto Manhattan: Cuando recibió la inquietante carta de su amigo Haakon Chevalier, hacía apenas meses que el doctor J. Robert Oppenheimer había comenzado a recuperarse.

Llevaba casi una década expulsado del poder, convertido en una víctima emblemática de la histeria macartista.

Por fin el gobierno de los Estados Unidos lo labia reivindicado al premiarlo con la Medalla Enrico Ferrni.

Y entonces, apenas meses después, Oppenheimer recibió la escueta página deChevalier. Con fecha del 23 de julio de 1964, el escritor y ex profesor le literatura en Berkeley le contaba que sentía la urgencia le publicar la verdad sobre la relación que los había unido:

Openheimer Robert y su Participacion en el Desarrollo de la Bomba

«El motivo por el cual te escribo es que una parte importante de la historia concierne a nuestra participación en la misma unidad del PC desde 1938 a 1942.

Me gustaría tratar el tema en la perspectiva correcta, contando los hechos tal como los recuerdo.

Dado que se trata de una de las cosas de tu vida que, en mi opinión, te hacen sentir como mínimo avergonzado; y dado que tu compromiso, testimoniado entre otros elementos por tus Informes para nuestros colegas, cuya lectura impresiona incluso hoy, fue profundo ¿y genuino, considero que sería una grave omisión negarle su debida prominencia”.

La furia y el miedo paralizaron a Oppenheimer. En 1954, sacándole al sol su red de afectos de izquierda —esposa, hermano, cuñada, discípulos, amigos y hasta ex novia—, había reconocido sus mentiras en un interrogatorio por supuesto espionaje.

Lo había hecho para proteger a Chevalier.

«Querido Haakon —le contestó el 7 de agosto—: Me alegra que me hayas escrito. Me preguntas si tengo alguna objeción.

Claro que sí. Me sorprende lo que dices acerca de ti.Y lo que dices acerca de mí no es cierto en un punto.

Nunca fui miembro del Partido Comunista y en consecuencia nunca integré una unidad del Partido Comunista. Yo, por cierto, siempre lo supe. Creí que tú también lo sabías.”

Openheimer Robert Oppenheimer Oppenheimer había perdido el acceso al trabajo en proyectos oficiales —lo cual implicó alejarlo de las investigaciones atómicas—, pero nadie le había probado que pasara secretos a los científicos rusos, o que perteneciera al Partido Comunista (PC).

Su temor a otra persecución no terminó sino con su muerte, de cáncer de garganta, en 1967.

Chevalier nunca dio a conocer el asunto de la célula comunista y en su libro sobre los buenos viejos tiempos en Berkeley (Oppenheimer: la historia de una amistad) hizo apenas una elíptica referencia a un grupo de discusión política.

Gregg Herken, historiador de The Smithonian Jnstítution, exhumó la carta y publicó en los Estados Unidos Brotherhoodof the Bomb (La hermandad de la bomba), donde afirma que Oppenheimer perteneció al PC en un grupo secreto que funcionaba en la Universidad de California, destinado a fijar políticas de acción y escribir panfletos.

Según Herken, Oppenheimer fue leal a su país y nunca espió para la Unión Soviética, pero ocultó sus simpatías políticas por ambición —la suya y sobre todo la de su mujer, Kitty, quien impulsó su carrera con más fuerza que él mismo—, ya que un pasado rojo podría haberle vetado la dirección del laboratorio de Los Alamos, Nuevo México, donde se desarrolló el proyecto Manhattan que terminó la Segunda Guerra Mundial con las bombas de Hiroshima y Nagasaki.

El objetivo era el Puente Aioi —“el mejor blanco que vi en esta maldita guerra”, según Paul Tibbets, comandante del avión B29 Enola Gay, por su forma de T—, pero la bomba atómica de uranio llamada Little Boy explotó a 250 metros de allí, evaporando el hospital Shima, sus enfermos y sus profesionales para iniciar una cuenta que llegaría a los 75.000 muertos y los 163.000 heridos.

Historia del Lanzamiento Bomba Atomica en Hiroshima – BIOGRAFÍAS e HISTORIA  UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

Era el 6 de agosto de 1945 y el presidente norteamericano Harry  Trumancomía a bordo del Augusta cuando le llegó el mensaje cifrado con la noticia.

“Capitán, esto es lo más grande de la historia”, le dijo a Franklin H. Graham, uno de los oficiales de la Casa Blanca que lo acompañaban, cuando el teniente George M. Elsey le alcanzó un segundo cable: “Evito completo en todos los aspectos”.

Cuenta John Hersey en su crónica Hiroshima los días siguientes a la tragedia lanzada desde el avión de Tibbets:

“Los científicos pululaban en la ciudad.

Algunos de ellos midieron la fuerza que había sido necesaria para quebrar las lápidas de mármol de los cementerios, para destruir 22 de los 47 vagones de ferrocarril en los depósitos de la estación de Hiroshima, para elevar y mover el piso de concreto de uno de los puentes, y para llevar a cabo otros notables actos de fuerza; concluyeron que la presión ejercida por la explosión variaba de las 5,3 a las 8 toneladas por metro cuadrado.

Otros descubrieron que la mica, cuyo punto de fusión es de 9000C, se había derretido en las lápidas de granito a 380 metros del centro; que los polos telefónicos, cuya temperatura de carbonización son los 2400 °C, se habían quemado a 4.000 metros del centro; y que la superficie de las tejas grises de tipo usado en Hiroshima, cuyo punto de fusión es de 1.3000C, se habían derretido a 600 metros.

Después de examinar otras cenizas y objetos fundidos significativos, decidieron que el calor de la bomba sobre la tierra, en el centro, debía de haber sido de 6.000 °C”.

El 9 de agosto, otra bomba atómica, llamada Fat Man y hecha con plutonio, destruyó el 44 por ciento de la ciudad de Nagasaki.

Luego de varios días de censura a la prensa, el mismísimo emperador Hirohito —quien por primera vez en su vida habló a sus “buenos y fieles súbditos” en un mensaje emitido por radio— contó:

“El enemigo ha comenzado a emplear una bomba nueva y muy cruel, cuyo poder para producir daño es incalculable, que ha cobrado demasiadas vidas inocentes”.

Anunció, también, que Japón se rendía.

Tiempo después Oppenheimer declaró palabras instantáneamente famosas: “Los físicos hemos conocido el pecado”.

En 1983, luego de aplaudir el anuncio de la Iniciativa de Defensa Estratégica (la Guerra de las Galaxias de Ronald Reagan), su colega Edward Teller le mejoró la frase: “Los físicos hemos conocido el poder”.

Desde que los alemanes observaron la fisión por primera vez, en 1938, los físicos de las grandes naciones se lanzaron a la búsqueda del poder que podía residir en la energía que liberaba ese proceso.

Un poder sobre la naturaleza pero también un poder político, en particular ante la inminente guerra.

El escenario principal fue la Universidad de California en Berkeley, donde trabajaba Ernest Lawrence, inventor de una máquina capaz de generar la energía necesaria para romper el átomo, el ciclotrón.

Oppenheimer llegó a Berkeley convocado por este Premio Nobel y al tiempo le arrebató la dirección científica del proyecto atómico.

La insistencia del ingeniero Vannevar Bush, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, convenció a Roosevelt sobre la necesidad de formar un Comité de Investigación para la Defensa Nacional. Por supuesto, Bush presidió esa institución.

A él entregó Roosevelt en 1942 el informe de la Academia Nacional de Ciencias que abrió la puerta a la financiación de la bomba.

Bush buscó en el ejército al hombre que coordinaría el proyecto: un graduado de West Point, de 46 años, por entonces coronel.

Leslie Groves había supervisado la construcción del edificio del Pentágono y ostentaba —escribe Adrian Weale en Hiroshima según testigos— “el ego más impresionante después del de Napoleón”. Su primer gesto fue comprar los carísimos minerales que se necesitaban para investigar reacciones nucleares controladas en cadena.

Como no era un científico, eligió a Oppenheimer para coordinar los diferentes trabajos dispersos en numerosas universidades.

No sólo era un brillante asesor del gobierno sobre la bomba: también el físico teórico más impresionante de Berkeley.

Oppenheimer llevó adelante el laboratorio secreto de Los Alamos hasta que pudo gritar “Funcionó!” cuando el 16 de julio de 1945 tuvo éxito la prueba Trinity y estalló la primera bomba atómica.

En el medio, superó la difícil conducción de los equipos que separaban los componentes fisionables de uranio y plutonio mientras otros pensaban qué clase de arma sería capaz de hacerlos eficazmente destructivos; también las grandes dudas sobre cuánta de esa materia prima haría falta (cien kilos, calculaban algunos; otros, dos y medio) y si acaso no sería mejor la bomba de hidrógeno que teorizaba Teller.

Del otro lado, los nazis desarrollaron un programa nuclear, donde trabajaron el químico que descubrió la fisión, Otto Hahn, y otro Premio Nobel, Werner Heisenberg.

En su novela sobre la fallida bomba de Hitler.

En busca de Klingsor, el mexicano Jorge Volpi recreó el momento en que Hahn, detenido junto a sus colegas en la casa de campo de Farm Hall, Inglaterra, recibió la noticia de la explosión en Hiroshima.

“Si los norteamericanos tienen una bomba de uranio, todos ustedes son científicos de segunda categoría”, murmuró.

No resultó mucho mejor el esfuerzo de los japoneses en el Laboratorio de Investigación Nuclear, que Yoshio Nishina fundó en 1935 dentro del Instituto Riken.

Amigo de Lawrence y discípulo del célebre Niels Bohr (imagen) en Copenhague, Nishina aceptó, un año después del ataque a Pearl Harbor, la imposible tarea de investigar el uranio en un país sin uranio bajo la presión del ejército japonés.

Modelo Atómico de Bohr Niels Resumen de su Biografia e Investigación –  BIOGRAFÍAS e HISTORIA UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

También los aliados corrían la carrera con-a los norteamericanos: la Unión Soviética buscaba su propia bomba.

Su principal fuente e información fue el espionaje del físico Klaus Fuchs, un comunista que abandonó Alemania apenas después de que una patota nazi lo golpeara y arrojara a un río.

En 1941 comenzó a investigar bajo la protección de Rudolf Peierls, profesor de la Universidad de Kirmingham.

Para la señora Peierls, quien le ponía los botones y se preocupaba por la escasa vida social del muchacho, fue una sorpresa saber que conocía mucha gente en la Agregaduría Militar Soviética en Londres.

Fiel a sus convicciones, Fuchs se encontró cuatro veces con el titular de esa dependencia, Simon Davidovich Kremer, para entregarle informes detallados sobre los avances del proyecto atómico del Reino Unido.

En noviembre de 1943 Fuchs partió a los Estados Unidos, donde continuó su trabajo de investigador y espía hasta que desapareció de los lugares que solía frecuentar.

En 1945 hizo saber a la embajada de Stalin que estaba en Los Alamos.

Según la documentación del FBI, hubo tres espías en el laboratorio: Fuchs, Ted Hall y un tercero que, hasta hoy, no fue identificado.

Por eso sonaron las alarmas cuando Oppenheimer miente en un interrogatorio sobre el tema.

Con una larga carta en la que le reprochaba el Incidente Chevalier, entre otras cosas, el responsable de la Comisión de Energía Atómica, K.D. Nichols, le arruinó a Oppenheimer la Navidad de 1953 al anunciarle el 23 de diciembre que suspendía su acreditación de seguridad.

Dos meses más tarde, en una larga respuesta donde solicitaba una audiencia ante la Comisión de Energía Atómica para limpiar su nombre, el físico le escribió a Nichols: “Mi amigo Haakon Chevalier y su esposa vinieron a mi casa de Eagle Hill, probablemente a comienzos de 1943.

Durante la visita, él entró a la cocina y me dijo que George Eltenton le había hablado sobre la posibilidad de transmitir información técnica a los científicos soviéticos.

Con una observación enfática, le señalé que eso me sonaba terriblemente mal. Allí terminó la discusión”.

No fue eso lo que contó al día siguiente de la conversación, en 1943.

Oppenheimer dijo al teniente Lyall Johnson, contrainteligencia del proyecto Manhattan, que si la seguridad  era su tema debía prestarle atención a George Eltenton.

Nacido en Inglaterra, el químico Eltenton había pasado una temporada en la Unión Soviética trabajando con los físicos Yuri Khariton y Nicholai Semenov.

Llegó a California convertido en un ferviente comunista y participó en el sindicato de docentes de Berkeley, donde Oppenheimer lo conoció.

Johnson llamó al teniente coronel Boris Pash —el mismo que detendría a los científicos de la bomba nazi—, quien citó al físico para entrevistarlo.

Y fue en ese encuentro del 26 de agosto de 1943 donde Oppenheimer mintió al FBI y selló su caída en la era macartista.

En su relato ante Pash no hubo esposas que charlaban en el living mientras su amigo lo miraba preparar en la cocina su famoso martini ultra seco de vodka helada.

No hubo Chevalier, ni nombre alguno salvo el de Eltenton, ya manchado. Herken reconstruyó:

«Algunos meses atrás, dijo Oppenheimer, había sido contactado por «intermediarios» vinculados con un oficial no identificado del Consulado Soviético.

Uno de esos individuos le había hablado de pasar información sobre el proyecto de Berkeley.

Su respuesta había sido que no tenía objeciones a que el presidente comentara la bomba con los soviéticos, pero creía inadecuado hacerlo ‘por la puerta trasera’.

Oppie admitió que conocía otros acercamientos posteriores, los cuales fueron siempre a otras personas, para quienes resultó incómodo’. Como creía que los contactados habían sido elegidos al azar, no quería dar nombres.

Dos de los tres hombres que él sabía que habían sido contactados estaban en Los Alamos, dijo Oppie, y un tercero llegaría en breve a Oak Ridge”.

En su mentira, Eltenton había sido uno de los intermediarios.

No sólo amigos rojos tuvo el hombre que definió la Segunda Guerra Mundial a favor de los Estados Unidos. “Una novia comunista, Jean Tadock, con la que estuvo a punto de casarse, lo introdujo al marxismo”, sostiene Weale en Hiroshima según testigos.

La conoció en la primavera de 1936 en una fiesta a beneficio de los españoles republicanos en la Guerra Civil.

Estudiaba psicología en la Universidad de Stanford y sus actividades políticas la condujeron al PC.

En una relación intermitente, compartió con Oppenheimer la pasión por la poesía de John Donne y un círculo de amistades de izquierda entre los que estaban Chevalier y Thomas Addis, un médico de Stanford que se dedicaba al reclutamiento de camaradas.

La vio por última vez en junio de 1943, cuando la visitó respondiendo a sus ruegos desesperados.

Diez años más tarde lamentaría el uso que el macartismo daría a esa noche.

Kitty Oppenheimer, nacida Kathryn Puening, no interesó menos al FBI.

Viuda de Joe Dallet —un comunista de Youngstown, Ohio, quien cayó combatiendo en la Brigada Abraham Lincoln por la República Española—, se afilió al PC en 1934 por iniciativa de su marido. Veinte años más tarde, durante las audiencias por la acreditación de seguridad de Oppenheimer, explicó su militancia:

“Mimeografiaba panfletos y cartas”.

Aportaba diez centavos semanales a la estructura partidaria (no poca cosa para su bolsillo: pagaba cinco dólares mensuales de alquiler) hasta que comenzó a perder interés en las tareas políticas.

De regreso en los Estados Unidos, retomó sus estudios de biología en la Universidad de Pennsylvania, de donde partió, recibida, hacia una Junto beca de investigación en California.

Allí, casada nuevamente con un físico inglés, Richard Harrison, conoció a Oppenheimer en 1939, se enamoró como loca, dejó a su segundo marido y volvió a casarse, embarazada del primero de sus dos hijos, en 1940.

El cuadro de los íntimos lo completan el hermano Frank Oppenheimer, también físico, y su esposa Jackie, ambos afiliados al PC.

De niños creían que iba a ser flautista, pero la influencia de su hermano ocho años mayor fue demasiado fuerte.

Hasta que apareció Jacquenette Quann, graduada de economía en Berkeley, muy activa en la Liga de Jóvenes Comunistas, y comenzó a retrasarse en su doctorado por su militancia. “Robert apremió a su hermano para que rompiera el compromiso.

Frank, desafiante, se casó con Jackie a fines de 1936”, se lee en La hermandad de la bomba. “La pareja se inscribió en el PC a comienzos de 1937, desafiando una vez más los deseos de Oppie.”

Frank perdió su empleo en la Universidad de Stanford, primer despido de una serie que terminó con su vida académica y lo convirtió en ganadero. Entre el comienzo y el fin, su hermano pidió a Lawrence que lo empleara —cometiendo el grave error de ocultar el pasado comunista de Frank— en el Laboratorio de Radiación, con el que llegaría a Los Alamos y del que seria echado en 1948.

Casi al mismo tiempo que La hermandad de la bomba aparece la primera reimpresión, luego de treinta años agotada, de las audiencias por la acreditación de seguridad que hundieron a Oppenheimer.

Menos atrapante que la narrada investigación de I-Ierren, el texto tiene el ritmo monótono y los grandes destellos de los interrogatorios. Richard Polenberg, editor de

El caso de Robert Oppenheimer, reunió la cuarta parte de las mil páginas originales.

El resultado es un compilado con lo mejor del macartismo.

Abre Polenberg su introducción: “El 6 de mayo de 1954, harto y desalentado tras un mes de dura audiencia para probar su ‘lealtad’ y, en consecuencia, merecer su acreditación de seguridad, el doctor J. Robert Oppenheimer dejó Washington DC y regresó a su casa en Princeton, New Jersey.

Aunque Oppenheimer había dirigido el programa para construir la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial y había estado a cargo del Comité Asesor General de la Comisión de Energía Atómica entre 1947 y 1952, ni su servicio pasado ni su eminencia lo habían protegido de las sospechas o del fisgoneo que con tanta frecuencia lo acompañaron.

Mientras su caso estuvo ante la comisión, su teléfono fue intervenido, su correo revisado y sus paraderos registrados por el FBI”.

En realidad, nada nuevo: el organismo había pinchado sus teléfonos, violado su correspondencia y espiado hasta su vida privada desde marzo de 1941.

Pero esta vez, además, registraba las estrategias que Oppenheimer discutía con su abogado y se las anticipaba a la comisión.

En cierto modo, Oppenheimer solicitó su crucifixión por confiar en que la audiencia sería preferible a un interrogatorio del senador Joseph McCarthy, quien lo había acusado de trabar la investigación de la bomba de hidrógeno que creó Teller para no aventajar tanto a la Unión Soviética.

Teller, por supuesto, lo aplastó con su testimonio —“Oppenheimer se opuso a la bomba termonuclear o a su desarrollo”—, pero no fue el único que le marcó cuánto se había equivocado al ofrecer la cabeza al verdugo.

Primero lo pusieron contra las cuerdas hasta que reconoció que había mentido a Pash en el interrogatorio sobre el Incidente Chevalier:

Pregunta: ¿Le dijo la verdad a Pash?

Oppenheimer: No.

P.: ¿Le mintió?

O.: Si

P: ¿Qué le dijo a Pash que no era cierto?

O.: Que Eltento había intentado contactar a tres miembros del proyecto a través de intermediarios.

P: ¿Por qué lo hizo, doctor?

O.: Porque fui un idiota.

Luego de hacerlo confesar “un tejido de mentiras”, sacaron a relucir sus aportes de dinero a la causa española—“a través de canales comunistas”—, su descuido al emplear a un izquierdista como su hermano —“Qué examen le tomó para establecer su confiabilidad?”—, su falta de apoyo a Teller y, por último, la infidelidad con su ex novia Jean. Delante de su mujer le preguntaron por aquella noche de junio de 1943:

P.: ¿Por qué fue a verla?

O.: Ella había expresado un gran deseo de verme.

P.: ¿Averiguó por qué?

O.: Porque seguía enamorada de mi

P.: ¿Ella era comunista en ese momento?

O.: Ni siquiera hablamos de eso. No lo creo.

P.: Pero no tiene razones para pensar que no era comunista, ¿verdad?

O.: No.

P: Pasó la noche con ella, ¿no es cierto?

O.: Sí

P: ¿Cuando estaba trabajando en un proyecto secreto de guerra?

O.: Sí

P.: ¿Le parece consistente con una buena seguridad?

Las humillaciones duraron cuatro semanas.

A fin de junio la comisión confirmó que, por sus asociaciones y sobre todo, por “defectos fundamentales en su carácter”, Oppenheimer no recuperaría su acreditación de seguridad. Mientras esperaba ese dictamen, el físico le dijo por teléfono a un amigo (y al FBI, que también oía): “La comisión decidirá qué hacer en unas semanas.

Pero este asunto nunca va a terminar para mí.

No creo que las aguas se aquieten.

Pienso que todo el mal de estos tiempos está contenido en esta situación”.

Openheimer Robert Oppenheimer

Sólo cuatro años antes de morir de cáncer en la garganta, Oppenheimer fue reivindicado de su desgracia: el 22 de noviembre de 1963, el mismo día en que fue asesinado, el presidente John F. Kennedy anunció que otorgaría el premio Fermi a Oppenheimer; finalmente le fue entregado por el sucesor de Kennedy, Lyndon B. Johnson.

Fuente Consultada: Revista Veintitrés

Periodo Entre Guerras:Resumen y Cronología Cambios Políticos y Sociales

PERÍODO ENTRE GUERRAS: ACONTECIMIENTOS Y CAMBIOS SOCIALES Y POLÍTICOS

PERIODO ENTRE GUERRAS HITLEREl Nazismo

PERIODO ENTRE GUERRAS MUSSOLINIEl Fascismo

PERIODO ENTRE GUERRAS CRISIS 1929La Crisis de 1929

EL MUNDO ENTRE DOS GUERRAS (1914-1945): Las ilusiones sobre el progreso de la civilización occidental se derrumbaron en 1914 con el estallido de la Gran Guerra, que se desató como resultado de las tensiones acumuladas en los años que la precedieron. El desarrollo de la guerra fue largo y sangriento.

Unos 10 millones de soldados murieron en las batallas, en las trincheras y en los hospitales de guerra. La entrada de los Estados Unidos en el conflicto aceleró el fin de la contienda y facilitó el triunfo sobre Alemania y Austria-Hungría, que vieron desmoronarse sus imperios.

El imperio ruso había sucumbido en 1917 con la revolución de octubre. En los primeros años de gobierno, los bolcheviques creyeron que su movimiento iba a ser simplemente el primer paso en una revolución continental. El fracaso de las insurrecciones en Alemania, Hungría e Italia les mostró que tal expectativa parecía irrealizable/ Rusia entonces se replegó, y buscó construir el «socialismo en un solo país». En algunos países –especialmente en los Estados Unidos– la década del ’20 pareció una reedición de los prósperos años previos a la Gran Guerra.

La generalización de los principios de la organización científica del trabajo a muchas ramas industriales permitió un importante aumento de la productividad y abrió la posibilidad de una expansión de la capacidad de consumo de la población, limitada por los bajos salarios. En otros países -como Alemania- la situación económica y social de posguerra fue muy difícil, aunque desde mediados de la década del ’20 comenzó a mejorar. La recuperación de la economía mundial en esos años tenía bases endebles.

La vigencia de gobiernos democráticos en Europa también carecía de fundamentos sólidos. La crisis que estalló con el derrumbe de la Bolsa de Nueva York en 1929 arrasó con ambas y se convirtió rápidamente en crisis de la producción y el comercio mundiales. La caída de la producción se tradujo en un gran aumento de la tasa de desempleo, particularmente notable en los Esta dos Unidos y Alemania. Las respuestas a :a crisis variaron según los países, pero tuvieron e» común una modificación del papel del estado en la vida económica.

Algunos países atravesaron la Gran Depresión de la década del ’30 manteniendo vigentes sus regímenes democráticos. En otros, dentro y fuera de Europa, se instalaron y afianzaron regímenes autoritarios. El fascismo italiano y el nazismo alemán fueron las formas políticas más influyentes de la época.

En la Unión Soviética, que no sufrió de manera significativa el impacto de la Gran Depresión, la producción industrial creció vertiginosamente y la producción agrícola fue colectivizada. Estos cambios fueron acompañados por un férreo control por parte de la burocracia estatal y una concentración de las decisiones en las manos de Stalin.

Bajo el gobierno del jefe nazi Adolf Hitler, Alemania llevó adelante un ambicioso programa armamentista, cuyo objetivo era prepararse para una nueva guerra. La sociedad alemana fue encuadrada dentro de las organizaciones nazis; los opositores fueron perseguidos y silenciados; la violencia contra los judíos preanunció el Holocausto.

El camino hacia la guerra fue allanado por la escasa disposición de Francia y Gran Bretaña a enfrentarse con Alemania. Desde 1936, la Alemania nazi avanzó decididamente hacia la guerra. Fue anexando, por medios militares o diplomáticos, nuevos territorios, estableció alianzas con Italia y con Japón y firmó un pacto de no agresión con la Unión Soviética.

En 1939, la invasión alemana a Polonia desencadenó la Segunda Guerra Mundial. Francia y Gran Bretaña, que habían hecho concesiones a Hitler creyendo que con eso evitaban la guerra, se vieron obligadas a combatir. Francia fue rápidamente vencida, Gran Bretaña resistió. Hasta 1942, alemanes, japoneses e italianos. parecían victoriosos. La entrada en la guerra de los Estados Unidos y la Unión Soviética dio un vuelco al conflicto. Después de tres años de combates, las fuerzas del Eje se rindieron.

HITLER Y LA ASCENSIÓN DE LOS NAZIS AL PODER:
El cabo austríaco

Adolfo Hitler había nacido en Braunau (Austria), cerca de la frontera alemana, en 1889. Desde 1907 hasta 1913 vivió en Viena, donde trató de ingresar en la Academia de Bellas Artes y, al no superar el examen, se aficionó a la lectura y a la política. Al parecer, el joven Hitler sufrió grandes privaciones en sus años de Viena, pero salió adelante gracias a su pensión de huérfano (su padre había sido funcionario de aduanas), al reducido patrimonio que heredó de sus progenitores y a sus trabajos ocasionales ilustrando postales y anuncios.

Por entonces, Viena era un hervidero de antisemitismo, la vieja hostilidad hacia los judíos que tan gran número de víctimas propiciatorias había deparado a Europa a lo largo de los siglos. Hitler pronto adoptó esa doctrina en forma radical: «Me desagradaba el conglomerado de razas existente en Viena; me desagradaba la mezcla de checos, polacos, húngaros, rutenos, serbios y croatas…» El futuro dictador ya ansiaba realizar el sueño de una Alemania que dominara el continente, la vieja aspiración del kaiser. Cuando en 1913 salió de Viena camino de Munich, imaginaba que se urdía una conspiración mundial de judíos y razas inferiores con objeto de destruir Alemania. Sus ideas políticas y económicas eran difusas y contradictorias, pero el bolchevismo y la democracia le suscitaban temor y odio.

Durante la Primera Guerra Mundial, el joven austríaco sirvió como voluntario en un regimiento de infantería de la zona bávara próxima a Munich. Fue condecorado cinco veces y ascendido a cabo por su valerosa actuación como enlace en algunos de los más duros combates registrados en el frente occidental. Permaneció en el ejército hasta abril de 1920, primero como vigilante de prisioneros de guerra, luego como oficial instructor de las tropas desmovilizadas y finalmente como funcionario militar en el distrito de Munich. Por entonces, la capital de Baviera era escenario de reyertas tumultuarias entre los Freikorps y los comunistas. Hitler pudo observar directamente las fuerzas y debilidades de ambos grupos.

La ascensión de los nazis Hitler aún servía en el ejército cuando ingresó en el diminuto Partido Alemán de Trabajadores, donde fue inscrito como afiliado número 55 y séptimo hombre del comité directivo. Poseía una oratoria persuasiva, y sus encendidas acusaciones al gobierno de Berlín atrajeron a su causa multitud de veteranos. A mediados de los años veinte se erigió en principal portavoz e ideólogo del grupo que adoptó definitivamente el nombre de Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (Nationalsozialistiche Deutsches Arbeiterpartei), abreviado en Nazi. Su programa era una desafortunada combinación de nacionalismo pangermánico, ideas económicas radicales y odios particulares. Constituía en gran parte la prolongación de la personalidad de Hitler. Sólo arriba se ejercía la autoridad y sólo abajo la responsabilidad. El Führer («El Jefe») no podía equivocarse.

En 1922 los nazis ascendían a 10.000. En el invierno siguiente, tropas francesas y belgas marcharon sobre el Ruhr y exigieron a Alemania el pago de las reparaciones de guerra. El gobierno de Weimar aconsejó la resistencia pasiva y los obreros respondieron con huelgas y sabotajes.

Al paralizarse la producción de carbón y acero en el Ruhr se espoleó la ya galopante inflación. El valor del marco frente al dólar descendió de 400 (mediados de 1922) a 7.000 (finales de 1923). La república parecía derrumbarse. A finales de 1923 los nazis de Baviera se unieron al movimiento separatista local contra el gobierno federal de Berlín.

Desde el Putsch de la Cervecería —intento armado de derrocar al gobierno local, planeado en Munich—, Hitler decidió convertirse en dictador de Alemania. No logró sin embargo apoyo suficiente en el ejército y la policía, y sus SA (Sturmabtei-lung o «tropas de asalto») eran demasiado reducidas. El putsch fracasó bajo el fuego de la policía estatal y Hitler fue arrestado y juzgado por traición.
El gobierno de Weimar mostraba una clemencia suicida con los extremistas que se calificaban de patriotas.

Con anuencia de los jueces, Hitler y los periódicos de su partido convirtieron el juicio en foro para sus invectivas contra el gobierno. Aunque Hitler fue condenado a cinco años de reclusión en la confortable prisión de Landsberg, a los nueve meses ya obtenía la libertad provisional y hallaba tiempo para escribir la primera parte de Mein Kampf («Mi lucha»). Puesto en libertad bajo palabra, regresó a Munich, donde los nazis se habían disgregado. Aunque la ley le impedía hablar en público, Hitler halló el modo de reconstruir y consolidar el partido.

Mientras tanto, numerosos males de Alemania se habían aliviado. Las reformas financieras habían dominado la inflación y la violencia política había decrecido. El gobierno federal y los gobiernos locales mitigaron sus diferencias, mientras Gustav Stresemann, ministro de Asuntos Exteriores, mejoró la posición internacional de Alemania y en 1926 logró el ingreso del país en la Sociedad de Naciones. Murió Friedrich Ebert, presidente de la república desde su fundación, y fue sustituido por el mariscal de campo Paul von Hindenburg, héroe de la guerra, de 77 años de edad. Su prestigio tranquilizó a los nacionalistas que temían una república excesivamente democrática.

Después de restablecer su liderazgo en el partido nazi, Hitler, que recordaba su abortado putsch, preparó su acceso al poder por medios constitucionales. Comenzó por purgar el partido de aquellos elementos que se habían tomado en serio su «programa socialista» y se dispuso a ganar la confianza del ejército y el apoyo financiero de las clases conservadoras. Para contrarrestar las SA creó las SS (Schutzstaffel o «escuadrón de defensa»), cuerpo escogido de guardias, fieles sólo a su persona. Obtuvo la lealtad incondicional de Joseph Goebbels, director de la prensa nazi que había de convertirse en el psicólogo de masas más brillante del siglo. En 1928 el partido nazi alcanzó la cifra de 60.000 afiliados, y consiguió el 2,6 por ciento de los votos en las elecciones del Reichstag.

CAMBIOS SOCIALES Y POLÍTICOS EN EUROPA, ENTRE 1929 Y 1939

En respuesta a la depresión económica, en casi todos los países comenzaron a producirse movimientos de protesta, tanto de izquierda como de derecha, que pusieron a prueba la estructura social y política. En aquellos donde las tradiciones e instituciones democráticas eran débiles, es decir, casi en la mayoría de los países europeos, surgió algún tipo de dictadura de derecha.

Albania. Noviembre de 1927. Prácticamente se establece un protectorado italiano.

Austria. Marzo de 1933. Se establece la dictadura de Dolfuss. En febrero de 1934, se prohiben todos los partidos políticos y se aniquila a los socialistas.

Bélgica. Marzo de 1935. Se forma el Gobierno de Unión Nacional  bajo Van Zeeland. En junio de 1936 el Programa de Mejoramiento Social estimula la reforma.

Bulgaria. Mayo de 1934. Golpe de Estado del ejército En 1935, Bons establece una dictadura real, Estonia. Marzo de 1934. Se instaura la dictadura de Pats.

Francia. Junio de 1936. Asume el gobierno del Frente Popular. En marzo de 1937 se proclama la reforma ‘Bocanada de Aire’.

Alemania. Enero de 1933 Hitler es nombrado canciller. El 23 de marzo es promulgada la ley que lo confirma. Grecia. 1935. Jorge II restaura la monarquía. Pero, en agosto de 1936, el general Metaxas establece una dictadura.

Hungría. 1931-1935. Dictadura del primer ministro Gombós Irlanda. 1932 De Valera encabeza la Fianna Fail republicana y gana las elecciones. Repudia el juramento de lealtad hacia la Corona 1932-1933. Guerra de Aranceles con el Reino Unido.

Letonia. Mayo de 1934. El golpe de Estado de Ulmanis establece una dictadura.

Lituania. Diciembre de 1926. Golpe de Estado de Smetona. En febrero de 1936 se proscriben todos los partidos políticos.

Holanda. 1933-1939. Gabinete de crisis formado por H. Coljin.

Noruega. 1935. El segundo gobierno laborista introduce importantes reformas.

Polonia. 1926-1935. Dictadura de Pilsudski. 1935-1939. Régimen de coroneles.

Portugal. 1928. Salazar es nombrado Ministro de Hacienda. En 1930 la ‘Unión Nacional’ se convierte en partido único En 1932 Salazar asume como Primer Ministro.

Rumania. 1930-1940 El rey Carol II establece una dictadura En 1938 se orohiben todos los partidos políticos. Se funda el Frente Nacional de Renacimiento.

España. En 1931 se aprueba una nueva Constitución En febrero de 1936 se elige el gobierno del Frente Popular El 18 de julio de 1936 los generales inician una Guerra Civil. El 28 de marzo de 1939, Madrid cae ante las fuerzas de Franco.

Suecia. 1932-1936. Gobierno socialista: se recurre a las obras públicas para combatir la depresión y llevar a cabo reformas. 1936-1940. Se continúa con esta política bajo la Coalición Socialista Agraria.

Suiza. 1931. El Partido Laborista se convierte en el partido más grande Turquía. 1923-1938. Mustafá Kemal moderniza Turquía En 1936 se aprueba el Plan Quinquenal Reino Unido. En agosto de 1931 se crea la coalición de ‘Gobierno Nacional’ para imponer medidas económicas Yugoslavia. En enero de 1929. el rey Alejandro establece una dictadura monárquica.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

PARA SABER MAS… CUANDO en 1930 la Gran Depresión comenzó a extenderse por el mundo, ya había transcurrido algo más de una década desde el fin de la Primera Guerra Mundial. Europa salió de la contienda arruinada política y económicamente. Además, no hubo forma de saber durante un tiempo cuántas de las grandes naciones, como Rusia e Italia, sucumbirían a la presión totalitaria de la izquierda o la derecha. No obstante, gradualmente, la situación se modificaba y al fin de los años veinte se pensó que la democracia llegaría a consolidarse.

En octubre de 1929, después de una exagerada prosperidad, el gran mercado de valores estadounidense se desplomó, y produjo un cataclismo cuya onda derribó uno tras otro los sistemas financieros y económicos del mundo. Las repercusiones de la crisis fueron profundas. En algunos países se sanearon los males con una adecuada política económica, como en Estados Unidos y Gran Bretaña. Sin embargo, en otros lugares, los acontecimientos tomaron un cariz distinto, particularmente en la Alemania vencida, que aún soportaba la prueba del Tratado de Versalles y desconfiaba de la lentitud de los resortes representativos. Ansiaba soluciones eficaces y un liderazgo decidido: sólo Adolfo Hitler parecía ofrecer ambas cosas.

En retrospectiva, la historia de los años treinta estuvo tejida de todas las ironías, azares, errores de juicio y propósitos dispares de una tragedia griega. La ascensión de los nazis en Alemania tuvo su paralelo en Japón, donde, con el inicio de la Depresión económica, su gobierno republicano liberal cedió el paso a un régimen militarista y autoritario con sueños de expansión. Ocurrió que los fascistas empezaron a probar sus músculos cuando las otras potencias mundiales estaban menos preparadas para ofrecerles resistencia. Inglaterra, Francia y la Unión Soviética, cuyo temor a un repentino ataque alemán estaba plenamente justificado, se hallaban, no obstante, demasiado ocupadas en sus problemas internos para emprender una acción terminante. En el otro lado del globo, China sufría el quebranto de una guerra civil y la virtual amenaza del Japón.

La Sociedad de Naciones dirimió algunas disputas entre países pequeños, pero no pudo oponerse a las agresiones de los grandes. El mundo veía con espanto cernerse la tragedia, pero se mostraba incapaz de actuar. En 1938 resultaba ya ineludible la confrontación entre el fascismo y sus adversarios. Los oponentes del fascismo, sin embargo, divididos entre sí, se aferraban a la esperanza de que aún pudiera detenerse lo inevitable: que China lograra unirse y rechazar a los japoneses, que Mussolini abandonara sus sueños imperiales sobre el Mediterráneo y —lo más importante— que Hitler diera ya por satisfechas sus exigencias territoriales.

Cuando el mundo comprendió su error era demasiado tarde. En agosto de 1939, Hitler ultimó sus preparativos con un sorprendente golpe diplomático: un pacto de no agresión entre Alemania y la Unión Soviética. Nueve días después, el I de septiembre, las tropas alemanas cruzaron la frontera de Polonia y comenzaron los horrores de la Segunda Guerra Mundial.

CRONOLOGÍA DE LOS PRINCIPALES HECHOS DE ESTE PERÍODO

1918 10 de noviembre: se firma el armisticio que pone fin a la primera Guerra Mundial.

1919 28 de junio: Alemania firma el Tratado de Versalles que establece la entrega de Alsacia-Lorena a Francia y la formación del pasillo de Danzig. Alemania se compromete a pagar cinco mil millones de dólares en marcos oro, primera suma a cuenta de una cuantiosísima reparación por daños de guerra. El Ejército alemán queda reducido a 100,000 voluntarios, y se prohíbe que las fuerzas germanas dispongan de carros de combate y de aviones militares. 31 de julio: en Weimar, la Asamblea Nacional alemana aprueba la constitución de la nueva república. 14 de septiembre: Hitler entra en el Partido Obrero alemán (destinado a convertirse en el Partido nazi). 1920 mero: se crea la Sociedad de Naciones, previa ratificación del Tratado de Versalles. Las primeras en ingresar son las grandes potencias aliadas: Gran Bretaña, Francia y Japón. El Senado norteamericano no ratifica el Tratado, por lo que Estados Unidos permanece al margen de la Sociedad 1921: Hitler es ya jefe absoluto del Partido nazi.

1922 28 de octubre: marcha sobre Roma de 25.000 fascistas encabezados por Mussolini, quien asume el control de Italia.

1923 8 de noviembre: fracasa el «putsch» de Hitler en Munich.

1925 1° de diciembre: el Pacto de Locarno, suscrito por Alemania, Bélgica, Francia, Inglaterra e Italia, garantiza la inviolabilidad de las fronteras germano-belgas y franco-alemanas. Francia, Bélgica y Alemania se comprometen a hallar una solución pacífica de sus diferencias. En consecuencia, los aliados aceptan retirarse de Renania.

1926 septiembre: Alemania ingresa en la Sociedad de Naciones.

1929 24 de octubre: se produce la crisis de Wall Street, con desastrosas repercusiones en la economía alemana.

1930 septiembre: los nazis obtienen 6 millones y medio de votos en !as elecciones, con lo que consiguen 107 escaños en el Reichstag.

1931 18 de septiembre: fuerzas japonesas atacan Manchuria. La Sociedad de Naciones protesta y el Japón se retira.

1932 31 de julio: el Partido nazi consigue la mayoría en el Reichstag. Hitler rechaza la coalición.

1933 30 de enero: Hitler es nombrado canciller en un gobierno de coalición. 23 de marzo: el Reichstag aprueba la ley sobre los plenos poderes, que confiere a Hitler el control absoluto del país. 14 de octubre: Alemania se retira de la Sociedad de Naciones.

1934 30 de junio: «noche de los cuchillos largos». 2 de agosto: muere Hindenburg y Hitler se convierte en Führer.1° de octubre: Hitler ordena el aumento hasta 300.000 hombres de los efectivos del Ejército, la creación de una aviación militar, a pesar de la prohibición, y el incremento de la
flota.

1935 3 de octubre: Italia invade Abisinia. La Sociedad de Naciones aprueba la aplicación de sanciones, pero Mussolini no desiste de la agresión.

1936 7 de marzo: las tropas germanas ocupan Renania. 18 de julio: estalla la guerra civil española. Las potencias occidentales manifiestan su intención de atenerse a una política de «no intervención». 25 de octubre: Mussolini y Hitler crean el Eje Berlín-Roma. 25 de noviembre: Hitler firma con el Japón el Pacto Antikomintern.

1938 4 de febrero: Hitler se convierte en el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas de Alemania.12 de marzo: los alemanes ocupan Austria «para poner término a una situación de desorden». Al día siguiente, Austria queda incorporada a Alemania. 24 de septiembre: Hitler requiere de los checos que evacuen el territorio de los Sudetes. 30 de septiembre: Hitler, Charnberlain, Mussolini y Daladier firman el acuerdo de Munich.

1939 15 de marzo: unidades alemanas entran en Praga y someten Bohemia y Moravia. 16 de marzo: Hitler anuncia que «Checoslovaquia ha dejado de existir».

CUADRO SINTÉSIS:

La Belle Epoque, Los Años Locos- Antecedentes y Características

«Belle Epoque», Antecedentes y Características:»Los Años Locos»

Se denominó Belle Epoque al período que abarca desde fines del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial (1914), caracterizado por un transitorio bienestar económico, una gran euforia y optimismo, en las clases altas y medias de los países industrializados de Europa y algo en los EE.UU..

Esto fue producto de los avances tecnológicos y científicos de la época. El crecimiento de las ciudades fue cambiando los hábitos de la gente, abarcando todas las clases sociales.

El descanso dominical, la reducción de la jornada laboral y la posterior incorporación del Sábado Inglés (media jornada), crearon un tiempo libre difícil de ocupar.

La burguesía fue el motor de estas transformaciones. El optimismo del que hacían gala los sectores sociales hegemónicos daba la espalda a la auténtica crisis que se vivía en esos momentos, tanto en el orden político internacional como en el social.

Sin embargo, tales problemas eran ignorados o minimizados y se procuraba disfrutar de entretenimientos, paseos y reuniones. La «Belle Epoque» se transformó así, en el reinado de la ilusión, de la felicidad perpetua. Por otra parte esta paz y fehcidad aparentes recibirían un duro golpe al doblar el siglo, cuando estallase la Primera Guerra Mundial.

•  Antecedentes:

Francia, desde 1814, después de la derrota final de Napoleón, encuentra su estabilidad gobernada por Luis Felipe, un monarca constitucional.

Dependiendo de la estabilidad de Francia, Europa también entró en una era de paz, el desarrollo en todos los sectores.

El mundo está fascinado con el avance tecnológico europeo impulsando la expansión del capitalismo mundial.

En 1855, un nuevo proceso de fabricación de acero, permite su uso en la investigación a escala industrial sobre el electromagnetismo condujo a la posibilidad de uso de la electricidad, en sustitución del vapor de agua, la energía potencial de otros como el petróleo, también comenzó a ser empleado.

Daimler creó el motor de combustión, diseñado por neumáticos Dunlop apareció.

En 1886, Daimler puso en marcha el primer coche y con él llegaron los primeros vehículos propulsados por motor de combustión interna.

En 1893, lanzó la «Victoria», el primero de cuatro ruedas Benz.

En 1895 se presentó el primer coche con un motor de gasolina.

En 1913, Henry Ford abrió la planta en la primera serie de la industria automotriz.

También en el siglo XIX, concibió la telegrafía sin hilos de Marconi, que abarca el principio, a una distancia de dos kilómetros.

En 1889, hubo una comunicación a través del Canal Inglés y en 1901, a través del Atlántico.

• ►Belle Epoque

Todos estos cambios dieron lugar a mejoras en la producción y la consolidación del capitalismo, dando lugar a un crecimiento explosivo de la riqueza, era conocido por la formación de la «Belle Epoque«, llena de refinamiento artístico y cultural, especialmente en Francia.

estilo de vida americanoMiles de personas, gracias al ferrocarril, se trasladaban los fines de semana en excursión a otras ciudades, al campo o al mar.

En los sectores populares, el tiempo libre era todo un problema: no tenían dinero pata consumir o para gastar en paseos.

El alcohol, el juego y las peleas eran los entretenimientos más difundidos.

Frente a esto, tos grupos religiosos, los colegios y otras instituciones fomentaron la práctica de juegos en los que se realizaran esfuerzos físicos y fueran vistosos para el público: surgieron así los espectáculos deportivos, el fútbol y el rugby en Inglaterra; el básquet, el béisbol y el fútbol americano en los Estados Unidos.

También fueron populares el box, las carreras de caballos y el ciclismo.

Todos estos deportes fueron rápidamente aceptados en todo el mundo.

Mientras tanto, los sectores medios y altos disfrutaban del teatro, la música, las grandes exposiciones o simplemente salían de compras para estar a la última moda.

Otro cambio importante fue la valoración de la educación: ahora no sólo era más accesible estudiar, sino que constituía una forma de ascenso social.

Esta época de esplendor y optimismo se pudo ver simbolizada en el barco mas grande, lujoso y rápido del mundo: el Titanic, cuyo hundimiento, dos años antes de la guerra (1912), anticipó el fin de esta época de esplendor.

La «Belle Epoque» se inició en el siglo XIX (1871) y se prolongó hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914.

Este período de poco más de treinta años no es, por supuesto, una definición matemática.

De hecho, «Belle Epoque» es un estado de ánimo, que se manifiesta en algún momento en la vida de un país.

En «Belle Epoque» en París, que involucró a todo el mundo, floreciente filósofos Nietzsche y Freud abordó y debatió la sexualidad.

El progreso de la ciencia médica y química condujo a un aumento en la esperanza de vida.

El desarrollo económico ha cambiado realmente la forma de vida de los parisinos.

La gente, gracias a la gramola, que podían escuchar la música en su propia casa y andar en bicicleta en la calle.

Barco Titanic, hundido en 1912

El 28 de diciembre de 1895, la película fue mostrada por primera vez por los hermanos Lumière en París, que marcó el comienzo del éxito de la película.

La fotografía de cine, la radio, el arte, la música y la pintura, hizo lugar a un clima propicio para el desarrollo del arte y la belleza.

París como la capital del mundo civilizado y del progreso.

El francés era un signo de refinamiento.

La elegancia siguió el «dernier cri-» de París. Con sus cafés-conciertos, ballets, operetas, librerías, teatros, bulevares que la alta costura, la Ciudad de la Luz fue el productor y exportador del centro de la cultura mundial.

La cultura bohemia inmortalizada en las páginas de la novela de Henri Murger – Escenas de la vie de Bohème (1848) – era una referencia a la vida intelectual, los lectores ávidos de Baudelaire, Rimbaud, Verlaine, Zola, Balzac y Anatole France.

En «Belle Epoque» hubo varios cambios en el mundo del arte en Europa, permitiendo a los teatros, cines y exposiciones de pinturas, entrar en la vida cotidiana de las personas, dando lugar a la aparición de la cultura de la diversión.

Esta cultura de la burguesía obtuvo estatus social a través de los cabarets, donde era posible encontrar la fusión de elementos de la alta cultura con elementos de las clases bajas.

La industria del entretenimiento (parques de atracciones y el cine) se hizo posible gracias al desarrollo de la electricidad y la reducción de la carga de trabajo, permitiendo a los trabajadores tiempo libre para el ocio.

Los parques y los cines se convirtieron en entretenimiento de masas, porque la entrada era barata y estas diversiones causó una momentánea separación de la realidad cotidiana de las personas. Los parisinos comenzaron a disfrutar de la noche, ir a espectáculos, music hall y el circo.

Desde entonces, las clases sociales se mezclaban en los mismos lugares de entretenimiento, tales como los cafés-conciertos de la colina de Montmartre, por ejemplo.

Montmartre era en realidad la principal zona de ocio en París. Los cabarets como «Folies Bergere«, el «Chat Noir» y «Moulin Rouge» estaban en su pico más alto durante la «Belle Epoque«. Más de un centenar de salas de cine se abrieron entre 1900 y 1913.

Pintores y músicos han grabado su nombre en la «Belle Epoque«.

La capital francesa era el centro de una verdadera efervescencia cultural. Muchos artistas e intelectuales vivían en París, sobre todo en el «Montmartre«. Este distrito, entre otros, contó con la presencia de Modigliani, Picasso, Renoir, Toulouse-Lautrec.

La sala de música era un género musical popular en Europa durante el siglo 19.

Por lo general, un solo de piano en el estilo romántico y, a menudo realizada por el compositor en el evento conocido como «Salas».

Cuando se habla de «Belle Epoque«, recuerda de inmediato el can-can, su música y bailarines.

Lo que realmente representa esta danza de origen francés, una mezcla de polka y la pandilla.

Desde 1850, Celeste Mogador, estrella del baile de Bal Mabille, París – que más tarde se uniría a la orquesta del cabaret Moulin Rouge – inventó la banda: ocho minutos de impresionantes armonías perfectas y Offenbach como maestro indiscutible de la música.

El nuevo baile se consideró un ritmo demoníaco, equilibrio, flexibilidad en los pasos de la sensualidad y acrobacias extremas, en la que los bailarines, fascinantes en su traje, perdió la mente de todo París.

El can-can se caracteriza principalmente por pasos firmes y saltando, pateando la pierna alta y con firmeza.

Normalmente, el traje de esta danza se compone de botas de la mitad de los ingresos,tacones altos, corsés, plumas en la cabeza y las faldas con volantes.

Desde hace algunos años, fue declarada ilegal porque se consideraba inmoral e indecente, y por lo tanto prohibida por la policía.

Algunas de las grandes damas de la can-can francés era Louise Weber (La Goulue), Jane Avril y Guilbert Yvette.

El can-can fue objeto de inspiración para muchos pintores impresionistas como Toulouse-Lautrec, el artista de cabaret, que pintó imágenes de famosas bailarinas de cancán.

Prostitutas, cabarets y bares están inevitablemente asociados con el nombre de Henri de Toulouse-Lautrec.

Además de Jane Avril, inmortalizando los aspirantes a estrellas de la época como La Goulue, Valentin-le-Bone, Aristide Bruant, Yvette Guilbert.

Algunos de cabaret, inmortalizados por la paleta de Lautrec se hizo internacionalmente famoso por cancan como Moulin Rouge y el Chat Noir.

La música más conocida de cancán fueron compuestas por Jacques Offenbach, el violonchelista eminente desde la infancia.

Considerado por la crítica como el «Liszt del violonchelo,» no sólo se dedicó a componer varias obras para este instrumento como parte de una serie de conciertos en las principales capitales europeas.

La fama y popularidad se disparó a las alturas de Offenbach.

Dentro de los diez años siguientes escribió  noventas operetas, el éxito más grande, como La Belle Hélène, La Vie Parisienne, La Grande-Duchesse de Gerolstein y La princesa de Trebizonde.

Según Carpeaux, el can-can de Offenbach dictaminó que bailar al público, siendo un participante y espectador, orgía borracha de cínico.

Después de una gira de éxito de los Estados Unidos , derrochó su fortuna, Offenbach llegó a demostrar un amargo arrepentimiento por haber desperdiciado su talento, la composición de canciones populares y de mal gusto.

Atraído por los relatos fantásticos del compositor y escritor alemán Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, Wilhelm, se lanzó febrilmente en la tarea de componer una ópera seria para permanecer para la posteridad

.Con 60 años de edad y muy enfermo, trabajó duro para terminar cuentos de Hoffmann.

El creador de la opereta, no se dio cuenta el gran sueño de ver un montaje de su primer éxito gran ópera.

Murió en París, cinco meses antes del estreno de su joya musical.

La operación fue considerada el mayor evento de la temporada, alcanzando un récord de 101 actuaciones.

Expresión pura de la época en que surgieron, las manifestaciones artísticas floreció en la «belle époque».

El arte tomó nuevas formas con el impresionismo y el modernismo. El estilo llamado «art nouveau«, caracterizó a la Belle Epoque.

Este movimiento artístico surgido a finales del siglo. XIX, en respuesta al empleo abusivo en la técnica de razones clásicas o tradicionales.

El «art nouveau», adornos valiosos, los colores brillantes y curvas sinuosas sobre la base de las elegantes formas de animales y plantas de las mujeres. Estilo extravagante mezcla de barroco, rococó y el clasicismo, utilizando materiales como el vidrio y el hierro.

Principalmente decorativo, de pie en las fachadas de los edificios en forma de vidrieras y mosaicos, apareció en objetos decorativos como muebles, puertas, y los vasos, así como la innovación en la forma de joyería.

Uno de los mejores pintores más conocidos del «art nouveau», fue Alfonse Mucha.

En la literatura, se considera uno de los principales precursores del estilo «art nouveau», fue el renacimiento celta, especialmente en Inglaterra, Escocia, Irlanda y Escandinavia, dirigiéndose a los «tiempos» aureas de cada país.

A pesar de la caballería medieval, utilizado por razones de esta tendencia literaria, lo que contribuye a la «art nouveau» en otros géneros artísticos, esta escuela tenía un deseo de liberación de la vieja y la nueva parte de la demanda, tal como se refleja en movimientos como el nuevo paganismo o el nuevo hedonismo.

En la segunda mitad del siglo 19, cinco grandes exposiciones internacionales celebradas en París se indica, a los pintores y escultores de todo el mundo, la tendencia estética de moda.

La primera de estas exposiciones, 1855, fue el enfrentamiento decisivo entre los seguidores del estilo neoclásico Dominique Ingres y Eugène Delacroix, romántico, con la victoria final de este último – y por lo tanto del Romanticismo. Gustave Courbet, cuyas obras había sido denegada, levantado a poca distancia de la sede de la feria, su propio «Pabellón del Realismo».

Doce años más tarde, se negó en 1855 se convirtió en el héroe de la jornada: la Exposición de 1867 representó la victoria de Courbet y el realismo, y para mostrar a Europa el Inglés prerrafaelitas.

Esta vez, la junta corte que Manet, infeliz, también están expuestos a una bandera improvisada.

La Exposición de 1878 marcó el inicio de la consagración del impresionismo.

El 1889 representó el triunfo de los simbolistas y, por último, en el año 1900 marcó la consagración del «art nouveau». Enormes pantallas de la industria francesa y el comercio, estas exposiciones pretendía atraer a nuevos mercados en países lejanos.

La moda se inspira en gran medida por el «Art Nouveau» durante la «Belle Epoque», un compromiso entre el deseo por el lujo abundante y simplicidad.

Las mujeres ricas usaban corsés y sombreros de fantasía que se distinguen de los demás.

Los accesorios también fueron muy importantes: guantes de cuero, botines y sombrillas.

Las mujeres más ricas llevaban perfumes, las joyas y el maquillaje. Había nuevos equipos destinados a ser utilizados en el deporte para las mujeres, como la natación y el ciclismo.

 Los hombres más ricos llevaban trajes oscuros, relojes de oro de bolsillo, bastones y guantes de cuero. El pelo corto y el bigote se convirtió en moda.

La Belle Epoque fue un período de alegría por vivir, disfrutando del ocio y el progreso.

Experimentado algunos problemas: una vida significativa el déficit demográfico, los conflictos y social, porque, a pesar de la nueva legislación social, se hizo difícil sobrevivir para la clase trabajadora y la población rural.

Al terminar la Primera Guerra Mundial en 1914, la «belle epoque» se había detenido en el tiempo, convirtiéndose en el pasado.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

LA BELLE EPOQUE: MODOS DE VIDA

París da siempre el tono para la moda y el buen gusto (aunque Londres se precie de ser la capital de la elegancia masculina y Viena la de la música alegre).

Hay, sin duda alguna, maneras de vivir que el pueblo puede considerar como, suyas.

El obrero renuncia a la blusa pero lleva todavía gorra; se siente más a sus anchas en su barrio y en la feria suburbial que en el paseo de los Campos Elíseos; tiene sus juegos favoritos, los bolos, el billar, el dominó, los naipes; frecuenta los cafés modestos, con frecuencia parecidos a «la taberna» que describe Zola. Pero la «sociedad» en la que reina la burguesía lo mira casi como a un extranjero.

Por lo demás, el burgués tiende siempre a distinguirse del obrero manual. Se enfunda en la levita o el chaqué, se cubre con el clac, lleva corbata con extraordinario placer y algunas veces monóculo; aunque deja desaparecer las patillas, cuida con esmero la barba y el bigote.

Su esposa sigue de cerca la moda que tiene sus fantasías anuales o-incluso estacionales, que exige tiempo y dinero.

Tanto si se enfunda en una vaina como si prefiere las formas vaporosas, lo mismo si usa sombrero grande o pequeño, siempre da una gran importancia a los zapatos, a los guantes, al chai, al veliilo, al abanico.

Como la vida moderna la incita a pasear y montar en coche, le es preciso arremangar a menudo la falda, que es larga. Hacia 1895 goza llevando el ridículo para guardar el pañuelo.

El vestido no evoluciona hasta 1900: el hombre adopta la americana, el sombrero y el bastón, la mujer el traje sastre y los zapatos bajos; el deporte y los paseos en bicicleta obligan a abandonar poco a poco las formas incómodas.

Los vestidos de calle ganan en sobriedad, pero los de fiestas y espectáculos son siempre complicados y de una gran suntuosidad.

Robert Schnerb. El siglo XIX. En Historia General de las civilizaciones, dirigida por M. Crouzet.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Nacimiento de Japon, una Nueva Potencia Economica – Historia Economica

Japón Nueva Potencia Económica

Los años de la recuperación:

La guerra dejó a Japón en un estado de devastación total: millones de desocupados, viviendas e industrias destruidas y una inflación galopante.

Las pérdidas materiales rondaron la cuarta parte de su riqueza nacional. Sin embargo, Japón contaba también con algunas condiciones favorables para su reconstrucción.

La enorme desocupación indicaba la disponibilidad de una gran cantidad de mano de obra, y la industria bélica había elevado el nivel tecnológico y la capacidad productiva de la nación.

Finalmente, el Japón de la posguerra contó con la ayuda norteamericana. Como consecuencia de la Guerra Fría y de la Guerra de Corea, los Estados Unidos decidieron favorecer el crecimiento de Japón con el fin de contar con un aliado fuerte en Asia.

Potencia Mundial Economica Japon

En este contexto, los japoneses otorgaron prioridad a la reconstrucción de la industria.

En 1946 se crearon el Consejo de Estabilización Económica, con el fin de coordinar la producción, y el Banco de Reconstrucción, que debía canalizar las inversiones hacia determinados sectores industriales (alimentos, fertilizantes, carbón, hierro y acero).

A partir de 1951, el Banco de Desarrollo otorgó créditos a bajas tasas de interés.

El Ministerio de Industria y Comercio Exterior, creado en 1949, impulsó la formación de grupos empresariales en torno de los bancos: los keiretsu.

La mayor parte del capital necesario para la inversión industrial provino del sector privado.

El aporte del gobierno consistió en la concesión de préstamos a los bancos privados y en la provisión de infraestructura (construcción de carreteras y ferrocarriles).

De este modo, hacia mediados de la década del ‘50 ya estaban echadas las bases para el crecimiento industrial japonés.

Sobre la base de estos estímulos, la industria japonesa comenzó su expansión.

En 1948, el índice de producción industrial (tomando como base el de los años 1934-1936) estaba sólo en 55. En 1955 había trepado a 181; y en 1960 se disparó a 410.

Los años del crecimiento

En 1961, el primer ministro japonés, Ikeda Hayato, presentó un programa que se fijaba el objetivo de duplicar la renta nacional en un plazo de diez años.

El plan se basaba en una expansión de las exportaciones a un ritmo cercano al 10% anual. Los principales rubros exportados eran maquinaria y químicos; los principales compradores, los Estados Unidos, Europa occidental y los países del Sudeste Asiático.

Los índices del comercio exterior japonés (1965= 100) revelan que de 1960 a 1970 hubo un crecimiento de 43,9 a 200,8.

En la década del ‘60, la economía japonesa se caracterizaba por el predominio de un número relativamente pequeño de fabricantes a gran escala, algunos de los cuales se hallaban dentro de keiretsu como Mitsubishi, Mitsui y Fuji.

Estos fabricantes se destacaban en sectores básicos como el siderúrgico, el naviero y el minero, aunque también eran fuertes en las finanzas y el comercio.

En forma paralela fueron surgiendo empresas con líneas de producción relativamente nuevas, como artículos eléctricos, electrónicos y automóviles: entre ellas figuraban, por ejemplo, Hitachi, Toyota y Nissan.

Durante esta fase también recibieron un gran impulso los productos que requerían una tecnología avanzada y fuertes inversiones de capital: acero, petroquímica, artículos de consumo como cámaras fotográficas, televisores, motocicletas y automóviles.

Entre 1973 y 1975, la crisis del petróleo —Japón importaba casi todo el petróleo que consumía— produjo un período de recesión de la economía japonesa. Sin embargo, Japón siguió siendo el país con el mayor crecimiento económico del mundo.

Japón, potencia económica mundial:

En la actualidad, el poder económico de Japón se basa en tres pilares: su capacidad industrial, su importancia comercial y el dominio sobre los mercados financieros.

Japón es la tercera potencia industrial del mundo. Junto a los Estados Unidos, es el líder de la producción de alta tecnología —electrónica e informática, industria aeroespacial, biotecnología, óptica, mecánica de precisión—.

A la vez, mantiene el primer lugar en la producción automovilística y naviera.

En el aspecto comercial, Japón exporta manufacturas e importa energía, materias primas y alimentos.

Su éxito comercial se basa fundamentalmente en el bajo precio, la alta calidad de sus productos y en la protección del mercado japonés.

Además, Japón es la primera potencia financiera: es el segundo inversor en el mundo y las empresas japonesas se extienden por todo el planeta.

La bolsa de Tokio es la primera por el volumen negociado y los bancos japoneses ocupan los primeros puestos mundiales.

PARA SABER MAS…
Japón, el iniciador

Japón es actualmente uno de los tres polos del poder económico mundial.

Luego de un primer proceso de industrialización en la segunda mitad del siglo XIX, experimentó un aumento de su poderío económico y político que le permitió expandir su poder imperial sobre los países vecinos.

Empobrecido por la destrucción causada por la Segunda Guerra Mundial, logró en pocos años ponerse a la cabeza del desarrollo económico y tecnológico mundial.

El progreso alcanzado por el Japón es totalmente extraordinario, ha cambiado el mundo y nuestra percepción del mismo.

Ha sido capaz de combinar crecimiento económico y redistribución de la riqueza, así como reducir la desigualdad del ingreso.

A pesar de la gran transformación de su territorio y de su sociedad, la identidad cultural fue cuidadosamente preservada, demostrando que es factible la modernización sin occidentalización.

Estos logros requirieron un extenuante esfuerzo de la sociedad japonesa, con trabajadores cumpliendo horarios de trabajo más extensos, consumiendo mucho menos y ahorrando e invirtiendo mucho más que los trabajadores de los Estados Unidos y Europa.

Paradójicamente, el Japón fue ayudado por las reformas impuestas por la ocupación norteamericana al fin de la Segunda Guerra.

La prohibición de toda actividad bélica lo liberó del peso que significan los gastos mil/tares y le permitió centrar su atención en el desarrollo económico.

Este desarrollo solo puede ser explicado por la dinámica interna de la sociedad japonesa, en cuya base estaba el proyecto de afirmación de la identidad nacional.

Un país empobrecido por la guerra, dependiente de la importación de materias primas y energía, se movilizó colectivamente, primero para sobrevivir, luego para competir y finalmente para afirmarse a sí mismo por medio de la producción industrial y la innovación tecnológica.

Después de 1945 el nacionalismo japonés reemergió en la forma de un proyecto de desarrollo económico guiado por el Estado y orientado a competir pacíficamente en la economía internarnacional.

Fuente Consultada:

Historia Universal – María de la Luz Vázquez Segura – Gomez Sañudo – Lugo Vázquez – Editorial: High School

Civilizaciones de Occidente Tomo A y B de Jackson Spielvogel – Editorial: Thompson

Historia Universal 7º Edición de Navarro-Gárgari – González-López-Pastoriza- Portuondo Editorial Pearson

Historia del Mundo Contemporáneo CRONOS – de A. Fernández – Editorial Vicens Vives

Historia del Mundo Contemporáneo ACTUAL de García y Gatell – Editorial Vicens Vives

La Alianza Para el Progreso: Objetivos en America Latina

Alianza Para el Progreso: Jonh Kennedy y América

Jonh Kennedy nació en Brookline (Massachusetts) el 29 de mayo de 1917, segundo hijo del financiero Joseph P. Kennedy, que fue embajador en Gran Bretaña durante el gobierno de Franklin D. Roosevelt.

Se graduó por la Universidad de Harvard en 1940, se dio a conocer con la publicación de la ampliación de su tesis universitaria sobre la falta de preparación de Inglaterra para la II Guerra Mundial.

Participó en esta contienda como oficial de Marina y fue héroe de la guerra del Pacífico.

ÉXITO POLÍTICO INICIAL

De regreso a Boston se afilió al Partido Demócrata y se presentó con éxito a la Cámara de Representantes en 1946.

Los votantes de Massachusetts le eligieron al Senado en 1952.

En 1953 contrajo matrimonio con Jacqueline Bouvier con la que tuvo dos hijos.

Durante su recuperación de una operación de la espina dorsal, Kennedy completó bosquejos biográficos de dirigentes políticos (1956), con los que obtuvo el premio Pulitzer en 1957.

Después de un intento sin éxito para obtener la nominación vicepresidencial en la lista de Adlai E. Stevenson en 1956, Kennedy comenzó a planear su presentación a la elección presidencial de 1960.

Asumió el liderazgo del ala liberal del Partido Demócrata y reunió en torno suyo a un grupo de jóvenes políticos con talento, en el que se encontraba su hermano y director de la campaña Robert F. Kennedy.

Obtuvo la nominación en la primera votación e hizo campaña con el senador de Texas Lyndon B. Johnson como compañero en las elecciones frente al vicepresidente Richard M. Nixon, nominado candidato republicano para la presidencia.

Obtuvo la victoria en las elecciones por un estrecho margen de 113.000 votos sobre un electorado de 68.800.000, aunque no pudo disponer sino de una reducida mayoría demócrata en el Congreso.

Fue el presidente más joven y el primero católico de la historia de Estados Unidos.

• ►LA ‘NUEVA FRONTERA’

El idealismo juvenil del nuevo presidente elevó las esperanzas de la nación.

Una primera orden ejecutiva de la nueva frontera, como se autodenominaba la política del gobierno, estableció un cuerpo de paz de voluntarios estadounidenses en el extranjero.

En 1961, su primer año en el cargo, Kennedy fue criticado ásperamente por una serie de acontecimientos internacionales adversos.

Heredado del gobierno anterior un plan secreto para derrocar al régimen cubano de Fidel Castro, Kennedy aprobó la invasión de Cuba en abril por refugiados que operaban con la ayuda de algunas agencias estadounidenses.

El fracaso de la invasión en la bahía de Cochinos se convirtió en una frustración personal para el presidente.

Después, en primavera, Kennedy consideró la posibilidad de enviar tropas a Laos, que estaba siendo amenazado por insurgentes comunistas.

Voló a Viena en junio para entrevistarse con el primer ministro soviético Nikita Jruschov y ambos acordaron la neutralidad respecto de esta cuestión, surgiendo, en cambio, el problema de Berlín.

Cuando se levantó el muro entre los sectores occidental y oriental de Berlín en agosto, Kennedy respondió enviando un contingente militar a la ruta terrestre hacia Berlín para reafirmar los derechos de acceso.

Las tensiones de la Guerra fría se agravaron cuando la Unión Soviética envió el primer hombre al espacio en abril y realizó pruebas nucleares en la atmósfera en septiembre.

Respecto a América Latina, Kennedy propugnó cambios en la política tradicional de Estados Unidos hacia los Estados latinoamericanos.

En varios discursos señaló la necesidad de apoyar el desarrollo económico de los países latinoamericanos, bajo sistemas democráticos, en un contexto regional en el que el éxito de la Revolución Cubana -asentada tras la fracasada invasión de bahía de Cochinos- contaba con numerosos simpatizantes en América Central y meridional.

En agosto de 1961 se celebró en Punta del Este (Uruguay) una reunión del Consejo Interamericano Económico y Social (CIES) en donde había delegados de todos los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), incluida Cuba (representada por Ernesto Che Guevara).

• ►Alianza para el Progreso

En esta reunión se aprobó la creación de la Alianza para el Progreso (ALPRO); en el texto oficial de su Constitución se establece su objetivo general: «mejorar la vida de todos los habitantes del continente«; para ello se proclamaron varias medidas de carácter social (educación, sanidad, vivienda…), político (defendiendo la formación de sistemas democráticos, según el principio de autodeterminación de los pueblos) y económico (limitación de la inflación, mejora de la balanza de pagos, siempre bajo la iniciativa privada). Para garantizar estos objetivos, Estados Unidos se comprometía a cooperar en aspectos técnicos y financieros.

La opinión pública recibió con entusiasmo esta declaración, pero el programa fracasó debido a que, tras el asesinato de Kennedy, sus sucesores limitaron la ayuda financiera estadounidense en América Latina, prefiriendo acuerdos bilaterales en los que primaba la cooperación militar.

• ►ASUNTOS NACIONALES

Kennedy tuvo problemas en el Congreso de Estados Unidos, donde sus propuestas más importantes para el estímulo económico, la reforma fiscal, la ayuda a la educación y un bienestar ampliado quedaron obstruidas.

Tuvo mejor suerte con sus acciones ejecutivas, persuadiendo a importantes compañías siderúrgicas para que dieran marcha atrás en los aumentos de precios en abril de 1962 y estimuló la carrera para llegar a la Luna.

Kennedy respondió enérgicamente contra los esfuerzos para frustrar la integración de los negros en las universidades de los estados del Sur amenazando incluso con el envío de tropas federales si no se cumplían las leyes antirracistas.

Para reforzar los derechos civiles, Kennedy envió al Congreso un mensaje especial solicitando una legislación para acabar con la segregación en los servicios públicos y dar al Departamento de Justicia autoridad para llevar a cabo acciones en favor de la integración escolar.

La mayor parte de sus propuestas fueron promulgadas en última instancia en 1964 en la Ley de Derechos Civiles.

La Alianza para el Progreso fue un programa para el desarrollo socioeconómico de Latinoamérica que preveía un plan de carácter decenal y fue aprobado por la Organización de Estados Americanos (excepto Cuba) el 17 de agosto de 1961, en la conferencia que tuvo lugar en Punta del Este (Uruguay), a instancias del presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy.

El hecho de que Cuba no firmara finalmente el acuerdo fue motivado por la esencia del mismo, que pretendía fundamentalmente evitar la extensión de los principios políticos que pudiera aportar al resto de Latinoamérica la triunfante Revolución Cubana liderada por Fidel Castro.

El objetivo del plan, diseñado para el periodo comprendido entre 1961 y 1970, buscaba la cooperación y ayuda mutua de los estados firmantes, el refuerzo de sus comportamientos democráticos y la redistribución justa de la riqueza obtenida con la inyección económica que procuraría la inversión de los 20.000 millones de dólares previstos.

El fracaso de la Alianza estuvo en relación con la falta de realización de las necesarias reformas agrarias y fiscales de los países así como en la propia dirección de la política exterior estadounidense, que suspendió determinadas ayudas y abusó del intervencionismo en algunos estados.

Fuente Consultadas:

Historia Universal Ilustrada Tomo II John M. Roberts

Historia del Mundo Para Dummies Peter Haugen

La Revolución Industrial M.J. Mijailov

Bloqueo de Berlin y Comienzo de la Guerra Fria – Objetivos

Bloqueo de Berlín y Comienzo de la Guerra Fría

Se denomina Guerra Fría al enfrentamiento político, ideológico y militar que tuvo lugar durante el siglo XX entre los bloques occidental o capitalista, liderado por Estados Unidos, y oriental, socialista o comunista, liderado por la Unión Soviética —del que se separó posteriormente China—.

Si bien estos enfrentamientos no llegaron a desencadenar una tercera guerra mundial, la entidad y la gravedad de los conflictos e intereses económicos, políticos e ideológicos comprometidos marcaron significativamente la mayor parte de la historia de la segunda mitad del siglo XX debido a que las dos superpotencias buscaron demostrar la superioridad de su modelo a escala planetaria.

COMIENZA LA GUERRA FRIA:  

Como decíamos mas arriba, se llama “guerra fría” al enfrentamiento que tuvo lugar luego de la segunda mitad del siglo XX, entre las principales potencias de Occidente (Estados Unidos) y Oriente  (Unión Soviética), el mismo se dio en los planos militar, político, económico e ideológico.

El mismo, implicó una lucha entre dos sistemas, el capitalista y el comunista con múltiples consecuencias que repercutieron en todo el mundo.

Luego de terminada la segunda guerra, en la reunión de Yalta, quedaron varios puntos sin acordar.

Uno de ellos, y quizás el más problemático era qué hacer con Alemania.

Más tarde en la reunión de Potsdam, Truman, Attle y Stalin decidieron crear para toda Alemania una administración central.

El plan Marshall, a partir de 1947, había puesto en marcha una ayuda para los países europeos afectados por la guerra, el mismo tenía como función crear un cerco contra el avance de las ideas comunistas en el continente.

Esta ayuda fue rechazada por Stalin, tanto para la Unión Soviética, como para los países dependientes de esta última.

Alemania había quedado dividida en dos partes: una ocupada por el ejército soviético, y la otra, por los ejércitos estadounidense y británicos.

Al realizarse las elecciones municipales, Stalin tenía la expectativa de alcanzar un triunfo que le permitiera, posteriormente, ejercer el control de toda Alemania, pero una derrota terminó con estos planes.

A partir de esta derrota, los enfrentamientos entre los anglo-estadounidense y los soviéticos fueron cada vez más frecuentes.

Los rusos comenzaron a bloquear Berlín.

Los trenes no podían ingresar a la ciudad, no había posibilidad de comunicarse por medios de rutas terrestres y con el corte del suministro eléctrico el bloqueo fue total.

La única posibilidad, de las potencias occidentales, de evitar el bloqueo total, era recurrir a un puente aéreo.

En 1948, las potencias occidentales reunidas en Londres, había acordado constituir un nuevo Estado, según un modelo de República Federal, en los territorios donde sus ejércitos estaban apostados.

Al año siguiente, la Unión Soviética levantó el bloqueo de Berlín.

La misma quedó entonces, dividida en dos partes: una gobernada por los soviéticos y otra, por las potencias occidentales.

De esta manera comenzaba la denominada “guerra fría”, llamada así porque no presentaba las características típicas de las guerras clásicas, ya que no era un enfrentamiento directo en un campo de batalla sino que la misma se daba indirectamente por diversos medios.

Por otra parte, los países occidentales desconfiaban de un país gobernado por un régimen totalitario y que no solo condenaba al sistema capitalista, sino que hasta se proponía eliminarlo.

Si bien, en Alemania, Checoslovaquia, Grecia y Turquía, los rusos, se suponía, actuarían con prudencia, Stalin demostró rápidamente que quería más de lo pactado.

Grecia y Turquía, luego de un duro enfrentamiento, fueron liberadas del dominio soviético, pero Checoslovaquia giró por el sistema comunista a mediados de 1948.

LA ERA DE LA ‘BIPOLARIDAD’:

Al dividir el mundo en dos campos armados, la guerra fría introdujo la era de la ‘bipolaridad’.

La Unión Soviética temía que Estados Unidos intentara reimplantar un sistema económico y político liberal en Europa oriental. Estados Unidos temía que la URSS invadiera Europa occidental.

Ambas potencias trataban de defenderse mediante la formación de alianzas. Estados Unidos, además, intentó contener a Rusia estableciendo una serie de bases militares (especialmente para sus bombarderos nucleares) alrededor del perímetro soviético.

Sin embargo, el desarrollo de sistemas de lanzamiento y dirección de las ojivas nucleares dejó obsoletas estas políticas y al mismo tiempo los bloques monolíticos inflexibles comenzaron a aflojarse, sobre todo después de 1958 cuando Francia, durante el gobierno del general De Gaulle, se negó a aceptar el liderazgo político norteamericano y cuando en 1960 quedó de manifiesto la disputa chino-soviética.

 Ese mismo año (1948), nacida del respaldo anglo-estadounidense, se sentaron las bases de una Alemania Occidental, con un sistema de gobierno Republicano y Federal, además, el 17 de marzo de 1948, se firmó el pacto de Bruselas (Bélgica), en el cual las partes firmantes (Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo) se comprometían a una unión aduanera en el aspecto económico, pero también a una cooperación política que les asegurara un sistema de defensa en caso de recibir agresiones externas.

Mas tarde, en 1949, estos mismos países (del pacto de Bruselas) fueron los que se aliaron a otros, como Estados Unidos, Canadá, Islandia, Dinamarca, Italia, Portugal y Noruega en el conocido Pacto del Atlántico Norte (Organización del Atlántico Norte OTAN) firmado en Washington.

El mismo proponía una acción común (política, económica y social) entre los firmantes para defender los principios liberales y el sistema capitalista.

Mientras tanto, China se inclinaba hacia el bloque soviético, sumando así, a casi un tercio de la humanidad a las ideas comunistas.

En China, se había producido una guerra civil entre el ejército nacionalista y el ejército dirigido por Mao-Tse Tung.

El triunfo de éste último, permitió la proclamación de la República Popular China y el paso de este país al sistema comunista. (Ampliar Guerra Fría)

Biografia De Garcia Lorca Federico, Poeta Español, Victima de la Guerra Civil

Vida y Obra del Poeta Español García Lorca, Víctima de la Guerra Civil Española

Biografia De Garcia Lorca Federico Poeta Español Victima Guerra Civil

DESCRIPCIÓN DE SU VIDA: Sin lugar a dudas, Federico García Lorca es uno de los poetas más trascendentes que nos ha brindado el siglo XX, ubicando a su obra en uno de los estandartes más destacados de la literatura mundial, gracias a su talento, su visión del mundo, y la forma de expresar los sentimientos más profundos de los seres humanos en un formato totalmente universal.

Por todo ello, la obra poética de García Lorca ha sido considerada desde siempre como el eslabón más alto de la lírica perteneciente a la llamada «Generación del 27», aunque en realidad nos encontramos frente a uno de los literatos más talentosos de toda la literatura española.

En todo el concepto que encierran las obras de Lorca, desde la poesía, pasando por el drama, e incluso la prosa, podemos vislumbrar el claro reflejo de un sentimiento trágico de la vida, aspecto que se encuentra íntimamente ligado a su experiencia terrenal, y que ha sabido plasmar magistralmente con su puño y letra.

De esta forma, las obsesiones no pueden estar ausentes en su obra, ya que toda su creación ha estado siempre  vinculada a la expresión del amor, el deseo, los sueños, las ambiciones, la nostalgia, la pasión, y todos los estados y sentimientos que transita el ser humano durante su paso por la vida terrenal, pero vistos desde un ángulo que en la mayoría de las ocasiones se asocia con la desesperación.

En este devenir en palabras, que tratan de expresar lo inexpresable, García Lorca se alimentó de los símbolos que le permitieron acercarse a conceptos universales que suelen ser imposibles de definir con simples oraciones o versos, como por ejemplo la muerte.

A través de elementos cotidianos, tales como la luna, el agua, la sangre, los metales, la vegetación y demás, el poeta ha sabido transformar estos simples objetos en metáforas, por intermedio de combinaciones de estados y supuestos, que han puesto de manifiesto y definido los distintos matices de la finita vida de los mortales.

Es por ello, que cuando observamos, leemos y analizamos una obra de García Lorca resaltan las metáforas, que en definitiva ha sido el método retórico por excelencia de todo su estilo, llevando incluso el poder de las metáforas más allá de los límites posibles, relacionando objetos y elementos que en la realidad son opuestos, con el fin de transmitirle al lector sensaciones entremezcladas y dispares.

En todo ello radica precisamente el efecto atrapante que suele tener la obra de Federico García Lorca para los lectores, más allá de las fronteras geográficas, las diferencias de idioma, y las distantes generaciones.

El autor de «Mariana Pineda», «Bodas de sangre», «Yerma» y «La casa de Bernarda Alba», entre otras, nació el 5 de junio de 1898 en el municipio de Fuente Vaqueros, en la ciudad de Granada, España.

Bautizado con el nombre de Federico del Sagrado Corazón de Jesús García Lorca, el pequeño se crió en el seno de una familia acomodada, siendo su padre el hacendado Federico García Rodríguez, y su madre la maestra Vicenta Lorca.

Desde muy pequeño, Federico mostró poseer grandes cualidades que lo diferenciaban del resto de los niños de su edad, por lo que su madre lo introdujo lentamente en el mundo de las letras y la poesía, despertando el talento del joven.

Pero su cuerpo no parecía desarrollarse al mismo paso que su mente, ya que Federico era un niño frágil y frecuentemente caía enfermo, lo que lo condujo a ser un estudiante irregular debido a que no podía concurrir a la escuela de manera diaria, por lo que sus padres decidieron poner al pequeño bajo la tutela del maestro Rodríguez Espinosa.

Luego de sus estudios en el bachillerato, Federico García Lorca se recibió de abogado en la Facultad de Derecho de Granada, aunque nunca en su vida ejerció dicha profesión, ya que siempre se sintió atraído por la producción literaria y el arte.

Con un talento único, que fue estimulado por sus progenitores, sus maestros e incluso su amigo el pianista Fernando de los Ríos, Federico logró en 1917 escribir y publicar su primer artículo, recorriendo la vida y la obra de José Zorrilla.

Al año siguiente, García Lorca publicó su primer libro titulado «Impresiones y paisajes», que al ser rechazado por las editoriales, debió ser costeado por su padre, quien apoyaba fervientemente la vocación de su hijo.

Los años que siguieron a aquella ópera prima le brindaron a Federico un sinfín de experiencias en el mundo del arte, llevando su producción literaria al teatro, a los libros, e incluso logrando exponer piezas de su producción pictórica.

Fue en aquella época que Federico García Lorca comenzó a sembrar destacadas amistadas en el ámbito cultural, estableciendo relaciones con personajes de la talla de Jorge Guillén, Pedro Salinas, Gerardo Diego, Dámaso Alonso, Rafael Alberti, Luis Buñuel y Salvado Dalí.

En el año 1929 Federico decidió trasladarse por un tiempo a la ciudad de Nueva York, donde produjo el libro «Poeta en Nueva York», y posteriormente se trasladó a La Habana, donde produjo una gran cantidad de obras.

De regreso a su España natal, Federico fue recibido con grandes honores, y se le encomendó por intermedio del Ministro de Instrucción Pública, Fernando de los Ríos, la labor de ocupar el cargo de co-director de la compañía estatal de teatro «La barraca». En dicho período, el poeta pudo darse el gusto de producir, dirigir, escribir y adaptar obras simultáneamente, y fue en ese lapso que surgieron de su mente producciones fundamentales, tales como «Bodas de sangre» y «Yerma».

Una gira de su compañía teatral lo traería a las lejanas tierras de Argentina, precisamente en el año 1933, para difundir y promover la puesta en escena de su obra a manos de la compañía de Lola Membrives, además de ofrecer una serie de charlas y conferencias.

En relación a su ideología política, Federico García Lorca se vinculó estrechamente con el socialismo de la URSS, siendo incluso co-fundador de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, la cual fue creada en un período en que los miembros pertenecientes al sector de la derecha veían en los socialistas una amenaza implacable.

Esta faceta política lo condenó durante el inicio de la Guerra Civil Española. Pero la persecución y las amenazas constantes no pudieron acallar la voz de Lorca, y menos aún lograr que el poeta dejara su tierra.

Al respecto, en una oportunidad, Federico García Lorca manifestó a los medios españoles: «Yo soy español integral y me sería imposible vivir fuera de mis límites geográficos; pero odio al que es español por ser español nada más, yo soy hermano de todos y execro al hombre que se sacrifica por una idea nacionalista, abstracta, por el sólo hecho de que ama a su patria con una venda en los ojos. El chino bueno está más cerca de mí que el español malo. Canto a España y la siento hasta la médula, pero antes que esto soy hombre del mundo y hermano de todos. Desde luego no creo en la frontera política».

El 16 de agosto de 1936 Federico fue detenido en la casa de su amigo el poeta Luis Rosales, y pocos días después llegó la orden de ejecución, que fue emitida por el entonces gobernador civil de Granada, José Valdés Guzmán.

De acuerdo a las investigaciones realizadas posteriormente, se supo que la muerte alcanzó a Federico García Lorca en la madrugada del 19 de agosto de 1936, después de que fuera fusilado camino a Alfacar, debido a su posición política y sus comprometidas declaraciones, como aquella que emitió días antes de su ejecución, y en la que aseguró: «En Granada se agita la peor burguesía de España».

 Graciela Marker Para Historia y Biografías

ULTIMOS AÑOS DE SU VIDA: A partir de 1934 regresa a España  y en agosto de ese año -muere su amigo el torero Ignacio Sánchez Mejías, como consecuencia de una cogida, en la plaza de Manzanares. Era éste un hombre de excepcional temple y carácter, con una gran afición literaria y amigo de muchos de los poetas de la generación de Lorca. Al mes siguiente le dedica una emocionada elegía, el Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1935).

El poema está dividido en cuatro partes, cada una de las cuales tiene un metro diferente. Representan la función tradicional del lamento fúnebre, purificando las emociones iniciales de sorpresa y horror, primero por la lamentación ritual, luego por la meditación sobre la muerte y el fin de las cosas, y finalmente por una oración funeraria serenamente filosófica.

En sus versos se sienten las mejores resonancias de la poesía española elegiaca, la de Jorge Manrique, la de Quevedo. Con ser relativamente breve, este poema de Lorca señala un máximo nivel en su lírica. Sin renunciar a lo que ella tuvo siempre de acento étnico, siendo poesía entrañablemente andaluza e hispánica en sus modos de expresión poética, adquiere el alcance más universal y más profundo que nunca tuvo.

En 1935 ultima la obra teatral Doña Rosita o el lenguaje de las flores, que se estrenará en Barcelona.

La mejor presentación de ella es la que hizc el propio poeta: «Doña Rosita es la vida mansa por fuera y requemada poi dentro de una doncella granadina que poco a poco se va convirtiendo en es£ cosa grotesca y conmovedora que es una solterona en España. (…) He querido que la más pura línea conduzca mi comedia desde el principio hasta e. fin. ¿Comedia he dicho? Mejor sería decir el drama de la cursilería española, de la mojigatería española, del ansia de gozar que las mujeres han de reprimii por fuerza en lo más hondo de su entraña enfebrecida».

En 1936 anuncia su propósito de marchar con Margarita Xirgu a México, a representar sus obras y a dar una conferencia sobre Quevedo. Er junio acaba La casa de Bernarda Alba. Final y cima de una trayectoria dramática y abertura a un modo más esencial y más hondo de hacer teatro, esta tragedia, que debió ser la primera del ciclo de plena madurez del dramaturgo, ha venido a ser la última obra de Lorca.

La acción transcurre en un espacio cerrado, hermético, y está enmarcada por la primera y la última palabra que Bernarda pronuncia: «silencio». Del primero .al último silencio impuesto por la voluntad de Bernarda se desarrolla el conflicto entre dos fuerzas mayores: el instinto de poder absoluto que encarna la protagonista y el instinto elemental del sexo representado por las hijas. Del enfrentamiento de ambas sólo puede resultar la destrucción de una de las dos fuerzas en oposición.

El accidente de la muerte del poeta parece, más bien, saltar del plano trágico de su obra poética y dramática en la que corre la sangre y relucen los puñales y las navajas, que de la peripecia de una vida que Federico quiso vivir al margen de la coyuntura política de su país.

La víspera de su santo, el 18 de julio, marcha para Granada. «Me voy -dijo a E. Néville- porque aquí me están complicando con la política, de la que no entiendo nada ni quiero saber nada. (…) Soy amigo de todos y lo único que deseo es que todo el mundo trabaje y coma. Me voy a mi pueblo para apartarme de la lucha de las banderías y las salvajadas.»

El 20 de julio Granada caía en manos de los insurgentes. Su cuñado es detenido; la Huerta de San Vicente, donde veranea su familia, está vigilada; y García Lorca, a su vez, es amenazado de muerte. Se refugia en casa del poeta Luis Rosales, cuyo hermano tenía un gran peso dentro de la Falange local.

El 16 de agosto, Lorca era detenido en una espectacular maniobra de carácter oficial y es conducido al Gobierno Civil donde se le mantiene incomunicado. Todas las gestiones, la de los hermanos Rosales, de Manuel de Falla, de su familia, por tratar de ayudar de alguna manera a Federico fracasan por entero.

La noche del 18 de agosto es condenado a muerte con todas las aprobaciones oficiales necesarias de la suprema autoridad nacionalista de Andalucía. El 19 de agosto era asesinado en el barranco de Viznar.

Federico tenía solo 38 años.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

UN RESUMEN DE SU VIDA Y OBRA: El 5 de junio de 1899 nació en «uentevaqueros, lugar de la provincia de Granada, Federico Sarcia Lorca. Su padre —Federico García Rodríguez— tenía allí una hermosa propiedad rural, entre ríos y montañas, no muy vasta, pero bien cultivada. En ese sitio fue donde el pequeño Federico aprendió, desde niño, a querer a la Naturaleza: la fresca hierba, las. flores y las plantas, los árboles frondosos, los pájaros, el cielo y la tierra, el agua…; todo ese mundo mágico, tan importante para él. . .

los integrantes de su familia se querían y respetaban; vivían en conjunción de ideales y, al mismo tiempo, en absoluta libertad. Esa fue su mejor escuela. Se aficionó mucho al campo y también a la gente que allí trabajaba. Siempre recordaría «el acento regional, dulce y recio a un mismo tiempo», de los labriegos y pastores.

Su madre, Vicenta Lorca, que había seguido los cursos de magisterio y tenía ciertas inclinaciones artísticas, quiso que sus cuatro hijos —dos varones y dos mujeres— pudiesen recibir, sin tropiezos, los beneficios de una formación cultural esmerada. Se preocupó, entonces, por mandarlos a la escuela de la ciudad, por hacerlos cursar el bachillerato en el Colegio del Sagrado Corazón de Jesús y por encaminarlos, luego, hacia la Universidad. Francisco, que era menor, llegó a ser diplomático y se distinguió como profesor de Literatura española en el Queen’s College y en la Columbia University, de Nueva York, donde publicó algunos libros (sobre Espronceda y sobre Ganivet).

También Federico, por complacer, ese anhelo materno, siguió estudios en la Facultad de Derecho, donde terminó la Licenciatura, en 1923. Para ello, tuvo que dejar aquellos campos que eran la mejor parte de su vida y trasladarse, primero, hasta la capital de la provincia y, luego, hasta la del país. «Cada vez que regresaba de Madrid —señala Alfredo de la Guardia—, luego de largas temporadas llenas de libros, de teatros, de discusiones, de caras nuevas, era, al pisar la tierra y al envolverse en el silencio campestre, como si se sumergiera en una agua limpia, llovida, fresca, al final de un prolongado y penoso viaje».

Una de las hermanas de Federico —Concepción— se casó con Manuel Fernández Montesinos, médico cuyas actividades políticas lo llevaron a ser alcalde de Granada. Perseguido por sus ideas, murió, fusilado, pocos días antes que su cuñado, el gran poeta.

En la Universidad de Granada, que Lorca visitó antes de concurrir a la de Madrid, tuvo por profesor a don Fernando de los Ríos, activo dirigente del Partido Socialista, quien influyó mucho sobre el joven. Años después, en 1929, realizarían juntos un largo viaje. «Con de los Ríos, llegó García Lorca a París, apenas entrevisto en cruce rápido, atravesó el Canal para alcanzar Londres, siguió a Oxford, se detuvo en Escocia y atravesó el Atlántico Norte, hasta Nueva York. Fue un deslumbramiento, para el poeta».

Este mismo Fernando de los Ríos, que llegó a ser ministro de Instrucción Pública en tiempos de la República, le prestó la necesaria ayuda para poder fundar, en 1931, al volver de los EE.UU., el teatro universitario «La Barraca». Este representó, para García Lorca, una experiencia maravillosa que su amigo. Rafael Alberti, comentó en los siguientes términos: «La Barraca coincide con los años de esplendor cultural de la República.

Se ha abierto una esperanza. Se multiplican las posibilidades, se cree posible un cambio fundamental, económico, social y político, en la vida española. Pero fue un sueño demasiado breve Federico acompaña estos deseos con toda su fe y, mientras las Misiones Pedagógicas que dirige Alejandro Casona, intentan la aventura de subir la cultura a los montes más lejanos, abriendo a la esperanza pueblos increíblemente separados de ella, Federico y Eduardo Ugarte, otro joven autor dramático, llevan a las plazas de los pueblos y a los ámbitos universitarios a Lope de Rueda, Cervantes, Calderón, Lope de Vega, Tirso de Molina. . .»

Colaboró en aquella iniciativa, además de Eduardo Ugar, Isabel García Lorca (su otra hermana), secundada por un núcleo de amigos. Fue una tarea divertida y útil que, tras circunstancia, paréntesis, Lorca retomaría en 1934. El amor por la escena—»el teatro, dijo, es la poesía que se levanta del libro y se hace humana»—, fue una inquietud que lo acompañó siempre. Desde chico, manejaba un teatrillo de títeres, casi improvisado, que funcionaba en el granero próximo a su casa. Luego dirigí otro, «La Tarumba».

Una de las mejores actrices de comedia que actuaba por aque tiempo en España, Catalina Barcena, fue quien brindó, a Federico García Lorca, la oportunidad de ver representada su primera obra teatral. «El maleficio de la mariposa» pudo ofrecerse sin embargo, en una sola oportunidad —la noche del estreno— tampoco fue editada.

El poeta había contado con el apoyo de Gregorio Martínez Sierra, quien dirigía la compañía de Catalina Bárcena. Resolvieron presentarla en el teatro Eslava, de Madrid, en 1919. Dice un comentarista que el público no pudo comprender la intención del «poema escénico» de Lorca.

Su tema —el frustrado amor entre una mariposa y un insecto (una especie de hormiga), al cual echan de la comunidad sus semejantes, cuando intenta volar tras de la intrusa —exasperó aquella noche al auditorio, sólo con ver la insólita caraterización de los actores. La obra fue rechazada en forma violenta por los espectadores. Desde butacas, palcos y localidades altas, se prodigaron denuestos y frases contundentes que se cruzaban, como chispas, sobre el rumor sordo del taconeo».

Después de este fracaso, Lorca no volvió a escribir ninguna obra teatral durante ocho años. Hasta que en 1927 retomó la interrumpida labor en Barcelona, para ofrecer «Mariana Pineda», inter-pretada por la actriz Margarita Xirgu y con decorados de Salvador Dalí, a quien el poeta había conocido, años antes, cuando ambos se alojaban en la Residencia para estudiantes de la Universidad madrileña. Tampoco en esta opotunidad —aunque la obra alcanzaría, años más tarde, justo renombre— la representación tuvo éxito. Cuatro meses después, el 12 de octubre de 1927, Margarita Xirgu la volvió a representar, en ese momento en el Teatro Montalba de Madrid, pero con igual resultado. En diciembre de ese mismo año, García Lorca intervino en un homenaje tributado, en el Ateneo de Sevilla, a la memoria de Góngora, en el tricentenario de su muerte.

Mientras tanto, había publicado ya sus dos primeros libros: «Impresiones y paisajes» (1918) —dedicado a su maestro de música, Martín Berrueta, a quién recordaría también, años después, con Manuel de Falla— y «Libro de poemas» (1921). A los tres años, terminó «Canciones», editado en 1927. La «Revista de Occidente» publicó, en 1928, el «Romancero gitano» que, según la opinión de Julián Marías; es su obra lírica más madura. «La poesía de Lorca posterior —agrega— muestra tendencias múltiples»; «pero estos ensayos no llegan a cuajar en una nueva forma, lograda y de perfil claro». En materia teatral obtuvo, a partir de 1930, con el estreno de «La zapatera prodigiosa», por Margarita Xirgu, en Madrid, resonantes triunfos.

En 1933, Josefina Díaz Artigas, dio a conocer en el teatro Infanta Beatriz, de Madrid, «Bodas de sangre». Poco después, Lola Membrives ofrecía, en Buenos Aires, tres de sus obras ya conocidas: «Mariana Pineda», «Bodas de sangre» y «La zapatera prodigiosa». La presencia del autor —que permaneció en la Argentina desde el 13 de octubre de 1933 hasta el 24 de marzo de 1934— dio todavía mayor relieve a esas funciones. Cuando regresó a España, García Lorca fue agasajado, por sus éxitos en América, con un banquete.

Ese mismo año, el 11 de agosto, falleció, en la plaza de Manzanares, su amigo, el torero Ignacio Sánchez Mejía, a quien recordó, luego, con un sentido poema.

En enero de 1935, Margarita Xirgu estrenó, en Madrid, «Yerma» y, dos meses después, Lola Membrives ofrecía la versión definitiva de «La zapatera prodigiosa», en el Colliseum madrileño. Las dos actrices coincidirían nuevamente ese año, cuando, en setiembre, Lola Membrives dio «Yerma» y Margarita Xirgu estrenó «Doña Rosita, la soltera», ambas en la ciudad de Barcelona. Corría el año 1936 —que sería el de su muerte— cuando García Lorca anunció a los periodistas que estaba por partir hacia México, donde la ilustre actriz ofrecería algunas de sus obras.

Fue ella quien, nueve años después del fallecimiento del poeta, estrenó, en el teatro Avenida de Buenos Aires, su última pieza: «La casa de Bernarda Alba». Federico alcanzó a leerla, en Madrid, ante un núcleo de amigos, el 15 de julio de 1936, un día antes de partir hacia su ciudad natal, con el propósito de despedirse de sus padres antes de emprender viaje hacia América. «Ese compás de espera, en el regazo granadino —dice de la Guardia— perdió a García Lorca, ya que la muerte se desató sobre España». . . Y allí, en esos mismos campos donde había nacido y que tanto amaba, lo mataron. Fue en Viznar, el 19 de agosto de 1936. «Si muero —dijo alguna vez—, dejad el balcón abierto…»

Fuente Consultada: Ciencia Joven – Diccionario Enciclopédico Tomo V – Edit. Cuántica

ALGO MAS SOBRE ESTE NOTABLE POETA

Había cumplido apenas los 37 años de edad (nació el 5 de junio de 1899) y con el rigor que trabajaba, no dejó obra menor. De sus manuscritos se desprende que corregía una y otra vez. De sus cartas a sus amigos sabemos que anunciaba el inicio de un poema, puya breve descripción incluía en la carta, pero luego tardaba meses en que seguía comentando sus progresos y sus dificultades. Leyéndola, nadie se imagina el trabajo que le costaba reunir sus versos:

Por las gradas sube Ignacio
con toda su muerte a cuestas.
Buscaba el amanecer,
y el amanecer no era.
Busca su perfil seguro,
y el sueño lo desorienta.
Buscaba su hermoso cuerpo
y encontró su sangre abierta.
¡No me digáis que la vea!
No quiero sentir el chorro
cada vez con menos fuerza;
ese chorro que ilumina
los tendidos y se vuelca
sobre la pana y el cuero
de muchedumbre sedienta.
¡Quién me grita que me asome!
¡No me digáis que la vea!

(‘Llanto por Ignacio Sánchez Mejía», de Federico García Lorca,).

Su poesía llegaba a toda clase de personas. En España porque esencia española, y en él mundo porque esa misma esencia tenía al mundo encendido en un descubrimiento que comienza con Rubén Darío y continúa con esa generación que dio a García Lorca, a Rafael Alberti, a Jorge Guillen, a Vicente Aleixandez, a los hermanos Antonio y Manuel Machado. La lista sería interminable, porque sería injusto olvidar a Garardo Diego, a Pedro Salinas o a Luis Cernuda. Son hombres que viven en una edad nueva, una edad en que la poesía no está reñida con las alegrías y los dolores del hombre común y su destino.

Vicente Aleixandre, ya mencionado, en su Epílogo a la edición citada de las Obras Completas de Federico García Lorca, hace una evocación que resulta pertinente citar aquí:

«Federico, que pasaba mágicamente por la vida, al parecer sin apoyarse; que iba y venía ante la vista de sus amigos con algo de genio alado que dispensa gracias, hace feliz un momento y escapa en seguida como la luz, que él llevaba efectivamente; en Federico se veía sobre todo al poderoso encantador, disipador de tristezas, hechicero de la alegría, conjurador del gozo de la vida, dueño de las sombras, a las que él desterraba con su presencia. Pero yo gusto a veces evocar a solas otro Federico, una imagen suya que no todos han visto: al noble Federico de la tristeza, al hombre de soledad y pasión que en el vértigo de su vida de triunfo difícilmente podía adivinarse. He hablado antes de esa nocturna testa suya, macerada por la luna, ya casi amarilla de piedra, petrificada como un dolor antiguo. ‘¿Qué te duele, hijo?’, parecía preguntarle la luna. ‘Me duele la tierra, la tierra y los hombres, la carne y el alma humana, la mía y la de los demás, que son uno conmigo».

Dicen que no ocurrió en el patio de la prisión, sino que fue llevado, con otros hombres, directamente al cementerio del pueblo y que allí les fusilaron junto a una fosa común, Federico entre «los demás, que son uno conmigo».

Y siendo uno con él, los adolescentes en todo el mundo recitan con la picardía propia de su edad «La casada infiel».

Se le vio caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas, de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
-sangre en la frente y plomo en las entrañas-
…Que fue en Granada el crimen sabed -¡pobre Granada!-,
en su Granada…
(«El crimen fue en Granada»,
de Antonio Machado).

Fuente Consultada: HECHOS Sucesos que estremecieron al mundo Tomo N°14 García Lorca Ha Muerto

GARCÍA LORCA EN BUENOS AIRES
CRÓNICA DE LA ÉPOCA

El 29 de julio, la compañía de Lola Membrives estrenó Bodas de sangre, de Federico García Lorca, en el teatro Maipo de Buenos Aires. Ante el caluroso recibimiento del público y de la crítica, Lola Membrives decidió reponer la obra a fines de octubre, en el teatro Avenida, con la presencia del propio autor, ya que el poeta se encontraba en Buenos Aires desde el 13 de ese mes. La noche de la función de Bodas de sangre en el Avenida, el autor dirigió palabras de agradecimiento al público.

Federico García Lorca nació en Fuente Vaqueros, pueblo andaluz de la vega granadina, el 5 de junio de 1898. Su madre, Vicenta Lorca Romero, había sido durante un tiempo maestra de escuela, y su padre, Federico García Rodríguez, poseía terrenos en la vega, donde cultivaba remolacha y tabaco. Más tarde, Federico recordaría cómo incide en su obra el ambiente del campo.

En sus poemas y en sus dramas se revela como agudo observador del habla, de la música y de las costumbres de la sociedad rural española. Una de las peculiaridades de su obra es cómo ese ambiente, descrito con exactitud, llega a convertirse en un espacio imaginario donde se da expresión a todas las inquietudes más profundas del corazón humano.

Resumen de su Vida:

Guerra de Vietnam y Afganistan:Fracasos de la Guerra Fría, un Resumen

Guerra de Vietnam y Afganistán – Los Fracasos de la Guerra Fría

LA GUERRA DE VIETNAM:

En diferentes escenarios, conflictos que entraron en erupción demostraron que la tensión internacional no se había extinguido en 1962.

En dos de ellos se comprobó que las superpotencias atómicas no eran dueñas de los destinos del mundo, porque a pesar de su poderío militar cosecharon sendos fracasos.

Respetando la cronología, veamos en primer término el fracaso norteamericano en Vietnam.

Guerra de Vietnam y Afganistan

En su primera fase el conflicto de Vietnam, la antigua Indochina francesa, apareció como una guerra colonial típica.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, durante la cual Indochina había sido ocupada por los japoneses, los vietnamitas esperaban el reconocimiento de la independencia, pero ante la oposición de Francia, un movimiento nacionalista, el “Vietmihn”, inició una guerra de guerrillas, apoyada desde 1949 por la China comunista.

En 1954, el ejército francés fue cercado y hecho prisionero en Dien-Bien-Fu, lo que obligó a Francia a conceder la independencia.

En la Conferencia de París, el nuevo Estado se dividió provisionalmente por el paralelo 17 en dos, Vietnam del Norte y Vietnam del Sur, con capitales en Hanoi y Saigón, respectivamente, hasta que unas elecciones resolvieran el futuro.

En ese momento, Estados Unidos, temeroso del surgimiento de un nuevo Estado comunista, rechazó el acuerdo y, apoyando al gobierno del Sur, la dictadura de Ngó Dihn-Diem, comenzó a intervenir en la zona, como prueban los documentos del Pentágono de los años 1954-1955.

De una guerra colonial se había evolucionado hacia un conflicto de Guerra Fría, de enfrentamiento de bloques. Bajo la presidencia de Kennedy fueron enviados a Saigón los primeros consejeros, pero el presidente se resistió al envío de fuerzas armadas, solicitadas por otros sectores de la Administración.

Tras su asesinato, con su sucesor, Johnson, la intervención fue ya abierta, a partir de 1965, con motivo de un pequeño incidente, posiblemente provocado, en el golfo de Tonquín.

Un millón de soldados y el empleo de armas terribles (napalm, defoliantes y herbicidas, armas químicas), que provocaron protestas internacionales, resultaron insuficientes ante el tesón vietnamita.

En la ofensiva del Tét (Año Nuevo lunar) de enero de 1968, los norvietnamitas, dirigidos por un estratega genial, el general Giap, atravesaron las líneas norteamericanas y entraron en Saigón, poniendo cerco durante horas a la embajada americana.

En Estados Unidos Robe Kennedy alzó su voz indignada, y los manifestantes pacifistas llegaron hasta la Casa Blanca, mientras la conciencia americana se dividía, con miles de desertores y pro testas en la prensa.

Finalmente, otro presidente, Nixon, decidió el deseo ganche, obligando a las autoridades de Hanoi a firmar armisticio con la presión de bombardeos aéreos incesan tes, que casi destrozaron el país.

Después de la retirada norteamericana, el Norte terminó ocupando el Sur, implantando un régimen comunista. El fracaso dejó una honda huella en la conciencia americana.

GUERRA DE AFGANISTÁN:

Algunos aspectos relacionan la guerra del Vietnam y la guerra de Afganistán. Las dos tienen lugar en el Sur del continente asiático; en ambas intervienen las superpotencias para consolidar sus respectivas áreas de dominio; sobre todo, en los dos episodios se comprueba la vulnerabilidad de las dos superpotencias. Porque si en Vietnam Estados Unidos sufrió la primera derrota militar de la Guerra Fría, en Afganistán sería el ejército soviético el derrotado.

Así se deducirá la lección de que el mundo no puede ser gobernado desde Washington y Moscú, convicción que en definitiva pondrá fin a la Guerra Fría.

Los acontecimientos. En abril de 1978 los comunistas derrocaron al presidente Daud. País de credo musulmán, gobernado socialmente por terratenientes, Afganistán presentó desde el primer momento resistencia armada a la implantación del régimen comunista. Los norteamericanos presionaron por medio del vecino Pakistán, que armaba a las guerrillas musulmanas.

La situación llegó a ser tan grave que el Politburó decidió la intervención armada. Izvestia, órgano de ejército soviético, escribió: “O enviábamos tropas dejábamos que la revolución afgana fuese derrotada que el país se convirtiese en una especie de Irán e tiempos del sha”. Se trató de un error de óptica similar al padecido por Estados Unidos en Vietnam. Porque el ejército de más de cien mil soldados rusos obtuvo ni los resultados militares, hasta que se retira  en marzo de 1989.

Las consecuencias sociales fueron profundas en la Unión Soviética. Si Estados Unidos había padecido “síndrome de Vietnam”, en su potencia rival se padecía el “síndrome de Afganistán”. Más que el empate del terror fue la impotencia del superpoder lo que puso fin a Guerra Fría, la división teórica del mundo en dos área reservadas para los grandes. (Ampliar: Conflictos Durante la Guerra Fria)

LOS TÚNELES DE CU CHI:

PARA LOS SOLDADOS de EUA, uno de los aspectos más frustrantes de la guerra de Vietnam fue la elusividad de su enemigo comunista.

Por ejemplo, en enero de 1966 se envió por vía aérea a 8 000 soldados al distrito de Cu Chi, situado a 30 Km. de Saigón (hoy Ho Chi Minh), lleno de guerrilleros del Viet-cong.

Pese a la rapidez y magnitud de la operación, no hallaron milicias enemigas: aunque literalmente parecían capaces de esfumarse en el aire, en realidad se habían desvanecido en la densa tierra.

• Fortaleza guerrillera

En el subsuelo de Cu Chi, los guerrilleros habían cavado una compleja red de túneles de unos 320 Km. de largo, extraordinaria proeza de ingeniería militar.

La horrible vida en esta fortaleza subterránea es fácil de imaginar. Pero algunos guerrilleros la soportaron durante varios años ininterrumpidos.

Muchos túneles apenas daban cabida al paso de un hombre: raras veces tenían más de 1 m de anchura y otro tanto de altura.

Desembocaban en cámaras, generalmente de 3 m , donde se fabricaban o reparaban armas, imprimían periódicos y panfletos o celebraban reuniones.

La atmósfera subterránea era calurosa, sofocante y maloliente, en especial cuando se estaba en el cuarto piso tierra abajo.

La comida solía escasear y los guerrilleros tenían que comer lo que hubiera.

Uno de ellos comentó: «Descubrí que las ratas a la parrilla tenían mejor sabor que los pollos o los patos.»

Mientras la guerra continuaba arriba, se hacía todo lo posible para que los soldados del Vietcong se sintieran como en casa. Incluso había un grupo teatral, que recorría los túneles dando funciones para levantarles la moral.

Los túneles de Cu Chi fueron el complejo más grande de una enorme red subterránea que rodeaba a Saigón, desde la costa hasta la frontera con Camboya.

Defensa eficaz: Por diez años, los túneles de Cu Chi desafiaron a grandes fuerzas de EUA. Aunque numerosos guerrilleros murieron bajo tierra, la red sobrevivió a ataques con bombas y gases y a la penetración de soldados estadounidenses con adiestramiento especial, llamados «ratas de túnel».

Después de la victoria comunista en 1975, el distrito entero fue honrado formalmente con el nombre de «Tierra de Hierro de Cu Chi». Irónicamente, los túneles fueron restaurados para mostrarlos a turistas extranjeros.

Fuente Consultada: Historia del Mundo Contemporáneo A. Fernández

Conflictos Bélicos en la Guerra Fría Desembarco Bahía de Cochinos

Conflicto Bélicos en la Guerra Fría-Desembarco Bahía de Cochinos

1961 – DESEMBARCO EN LA BAHÍA COCHINOS

Guerra Fria-Crisis de los Misiles

El desembarco en Bahía Cochinos fue una tentativa frustrada de derrocar al gobierno del presidente cubano Fidel Castro en 1961 por parte de Estados Unidos, con el respaldo del autoproclamado gobierno cubano en el exilio presidido por José Miró Cardona. Los crecientes roces entre Estados Unidos y el régimen castrista impuesto en la isla tras la Revolución Cubana, llevaron al presidente Dwight D. Eisenhower a romper las relaciones diplomáticas con Cuba en enero de 1961.

Sin embargo, ya con anterioridad la CIA había estado adiestrando a exiliados cubanos antirrevolucionarios con miras a una posible invasión de la isla. Este plan fue aprobado por el sucesor de Eisenhower, John F. Kennedy.

El 17 de abril, unos 1.500 exiliados, con armamento estadounidense, desembarcaron en la bahía de Cochinos, situada al sur de Cuba. Con la esperanza de poder contar con el apoyo de la población local, trataron de cruzar la isla hasta La Habana, pero fueron interceptados por el Ejército cubano. Cuando el 19 de abril acabó la lucha, cerca de 100 de ellos habían muerto y el resto habían sido hechos prisioneros.

El fracaso de la invasión perjudicó gravemente al gobierno de Kennedy, al que algunos culparon de su fracaso por no haber proporcionado el apoyo necesario y otros por permitir que se llevara a cabo. Posteriormente, los exiliados capturados fueron rescatados, previo pago, por grupos privados de Estados Unidos.

1962  – CRISIS DE LOS MISILES

Fue la más importante confrontación de la Guerra fría entre Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) por las instalaciones de misiles proporcionadas por los soviéticos a Cuba.

CASTRO-kruschev

En mayo de 1960 el primer ministro soviético Nikita S. Jruschov prometió que la Unión Soviética defendería el recién creado gobierno revolucionario de Fidel Castro y en seguida inició proyectos para suministrar a Cuba misiles balísticos de medio e intermedio alcance, los cuales situaban al este de Estados Unidos dentro del alcance de un ataque de misiles cubanos. Kruschov (foto, junto a Castro) creyó que este país no adoptaría ninguna acción.

Hacia el verano de 1962, Estados Unidos supo que la Unión Soviética había comenzado los envíos de misiles; aviones espía que sobrevolaron Cuba habían fotografiado los trabajos de construcción dirigidos por los soviéticos hacia el 29 de agosto y el primer misil balístico fue descubierto el 14 de octubre.

Después de una semana de consultas secretas con sus asesores, durante las que se barajaron las opciones de invasión, ataques aéreos, bloqueo y diplomacia, el 22 de octubre el presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy anunció su intención de realizar el bloqueo naval de Cuba para evitar la llegada de más misiles. Kennedy requirió que la Unión Soviética desmantelara y se llevara las armas, declarando que las fuerzas navales estadounidenses interceptarían e inspeccionarían los barcos con rumbo a Cuba para determinar si llevaban misiles. Estados Unidos fue apoyado por otros miembros de la Organización de Estados Americanos.

Las naves soviéticas con rumbo hacia Cuba regresaron para evitar la zona controlada, mientras que el diálogo entre Jruschov y Kennedy se abrió a través de canales diplomáticos. Tras varios días de negociación, durante los cuales muchos temieron la posibilidad de una guerra nuclear, Jruschov acordó, el 28 de octubre, desmantelar el emplazamiento de los misiles y llevar las armas de nuevo a la Unión Soviética, ofreciendo a Estados Unidos realizar la inspección del emplazamiento como garantía para que no invadiera Cuba.

Kennedy proporcionó las garantías, levantó el bloqueo y también prometió en secreto retirar los misiles estadounidenses recientemente situados en el territorio de su socio en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Turquía. Cuba se negó a permitir la prometida inspección, pero el reconocimiento aéreo estadounidense reveló que las bases se estaban desmontando; la actitud de rechazo de Castro por la retirada soviética fue infructuosa. La aparente capitulación de la Unión Soviética en la suspensión del proyecto fue fundamental para la destitución de Jruschov en 1964

1978 – AFGANISTÁN (*)ampliar tema

Algunos aspectos relacionan la guerra del Vietnam y la guerra de Afganistán. Las dos tienen lugar en el Sur del continente asiático; en ambas intervienen las superpotencias para consolidar sus respectivas áreas de domi­nio; sobre todo, en los dos episodios se comprueba la vulnerabilidad de las dos superpotencias. Porque si en Vietnam Estados Unidos sufrió la primera derrota militar de la Guerra Fría, en Afganistán sería el ejército soviético el derrotado. (foto: mujeres en afganistan)

mujeres de afganistán

Así se deducirá la lección de que el mundo no puede ser gobernado desde Washington y Moscú, convicción que en definitiva pondrá fin a la Guerra Fría.  Veamos los acontecimientos. En abril de 1978 los comunistas derrocaron al presidente Daud. País de credo musulmán, gobernado socialmente por terratenientes, Afganistán presentó desde el primer momento resistencia armada a la implantación del régimen comunista. Los norteamericanos presionaron por medio del vecino Pakistán, que armaba a las guerrillas musulmanas.

La situación llegó a ser tan grave que el Politburó decidió la intervención armada. Izvestia, órgano del ejército soviético, escribió: “O enviábamos tropas o dejábamos que la revolución afgana fuese derrotada y que el país se convirtiese en una especie de Irán en tiempos del sha”. Se trató de un error de óptica similar al padecido por Estados Unidos en Vietnam. Porque el ejército de más de cien mil soldados rusos obtuvo nulos resultados militares, hasta que se retiró en marzo de 1989.

Las consecuencias sociales fueron profundas en la Unión Soviética. Si Estados Unidos había padecido el “síndrome de Vietnam”, en su potencia rival se padecerá el “síndrome de Afganistán”. Más que el empate del terror fue la impotencia del superpoder lo que puso fin a la Guerra Fría, la división teórica del mundo en dos áreas reservadas para los grandes.

Intereses de EE.UU. en la Guerra de Vietnam y el Negocio Economico

Intereses de EE.UU. en la Guerra de Vietnam

«Veamos cuáles serían las consecuencias de perder Indochina … el estaño y el tungsteno que provienen de esa región, y que valoramos considerablemente, cesarán de llegarnos… Por eso, cuando los Estados Unidos votan 400 millones de dólares para ayudar esa guerra no estamos votando un obsequio.

Estamos votando por el medio más barato de prevenir que acontezca algo que tendría el resultado más terrible para nosotros… la pérdida de nuestro poder y habilidad para obtener ciertos elementos que necesitamos de las riquezas del territorio indochino y del sudeste de Asia», dijo Dwight Eisenhower, en la conferencia de gobernadores de 1953.

Biografia de Dwight Eisenhower Vida Politica y Militar – BIOGRAFÍAS e  HISTORIA UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

A fines de 1970 la Comisión de las Naciones Unidas para Asia y el Extremo Oriente informó que las mayores reservas mundiales de petróleo se encuentran en la zona que abarca Malasia, Indonesia, Vietnam, Laos, Camboya y Tailandia, excediendo en conjunto a las reservas del Medio conjunto a las reservas de Medio Oriente y alcanzando al 50 % de las reservas mundiales.

Ya más de 15 compañías norteamericanas, inglesas y francesas se disputan las concesiones en Vietnam del Sur donde los yacimientos parecen ser particularmente ricos en la llanura del Bajo Menan, en el delta del Mekong y en el litoral oriental.

El dictador Thieu se ha apresurado a favorecer la entrega de las riquezas nacionales en un renglón hasta ahora inédito promulgando una ley sobre prospección y explotación del petróleo que, entre otras cláusulas, anuncia que: «cada concesión podrá alcanzar la superficie de 20.000 km2 «; «cada compañía puede obtener hasta cinco perímetros de prospección»; «las compañías recibirán la garantía de que sus bienes y derechos no serán nacionalizados y poseerán el derecho de refinado del petróleo explotado»; «los beneficios podrán ser repatriados libremente»; etc.

El Gobierno Revolucionario Provisional de Vietnam del Sur ha declarado por su parte que:

«Todo compromiso contraído por la administración de Saigón con cualquier país, compañía u organización extranjera, para la prospección y explotación de los recursos petrolíferos en el sur de Vietnam no tendrá ningún valor ni ligará en nada al pueblo survietnamita ni a su representante auténtico y legal, el G. R. P.».

En los EE.UU., para los intereses ligados a los grandes trusts petroleros la guerra de Vietnam aparece ahora como un buen negocio, y eso explica por qué en una manifestación pacifista realizada por estudiantes norteamericanos frente al edificio de la ONU, los jóvenes portaban inmensos cartelones en los que se leía:

«La guerra es un buen negocio, invierta a sus hijos».

La que los Estados Unidos de Norteamérica que libró en Vietnam, tuvo características particulares sobre las cuales es preciso insistir.

No se trata siquiera de las atrocidades cometidas, con cuya enumeración podrían seguramente llenarse millares de páginas, ya que partiendo de la basede que es tan atroz el cadáver de un bebé destrozado por el napalm como el cadáver de otro bebé asesinado de cualquier manera o que es tan criminal construir y mandar usar y arrojar una sola bomba de fragmentación sobre un solo ser humano como pretender exterminar con ellas toda una población, puede prescindirse de los horrores a los que todos hemos tratado de ser «habituados» durante la última década.

Las dos características de esta guerra, las que han hecho de ella un acontecimiento mundial al cual nadie puede permanecer ajeno, son las de ser una guerra imperial y una guerra racial.

Los EE. UU. compraron a Francia su guerra perdida en el sureste asiático porque habiendo sido expulsados de Corea, no tenían otro medio de continuar luchando por mantener su poderío estratégico en el Pacífico y no verse obligados a retroceder nuevamente hasta Hawai.

Los EE. UU. no tenían siquiera antecedentes coloniales en Indochina que «justificaran» una defensa de intereses aunque fuera mal adquiridos; Indochina fue para ellos simplemente el lugar posible para dejar un pie en el Asia, en tanto que imperio mundial.

Por eso los «justificativos» tuvieron que ser la defensa del mundo occidental de los avances del comunismo, por muy ridículo que pudiera sonar el hablar de amenaza al mundo occidental, cuando se trataba de que el comunismo avanzara en la península indochina o de «brindar» las ventajas de la civilización occidental y cristiana a pueblos que se civilizaron antes que occidente y adoptaron, antes de la era cristiana, formas de vida y pensamiento a los que no parecen dispuestos a renunciar.

Claro está que aunque los EE. UU. no tuvieran intereses ni bien ni mal habidos que defender en el Vietnam, tenían ya una estructura de superpotencia, a cuya grandeza habían podido acceder gracias a la explotación de todos los países dependientes que integran su área de dominación.

Se trataba de extender esa área y, como se ha visto, las riquezas del suelo vietnamita le confieren una atracción que excede a la de una simple base militar.

Además, la guerra de Vietnam es una guerra racial.

Por las mismas razones que hicieron que en 1945 la bomba atómica se arrojara sobre Hiroshima en el Japón, mientras nadie dudaba de la imposibilidad total de que hubiera sido arrojada en Europa, precisamente porque somos «occidentales» y blancos —imbuidos de la absurda creencia de que unos pocos países del hemisferio Norte constituyen el centro del mundo, mientras el resto constituimos la periferia— en Vietnam, que es también un país asiático, puede hacerse la guerra química, usar gases tóxicos, defoliantes, armas «experimentales» del mayor poder mortífero contra conglomerados civiles.

Cuando a un prisionero se le corta la cabeza —contra todas las leyes de la civilización occidental— pueden tomarse fotografías y aún exhibirlas con la condición de que la cabeza cortada sea «de color».

El poderío de los EE. UU. es inmenso, sería grotesco establecer comparaciones entre sus fuerzas y las del Vietnam aún considerando todas las posibilidades de ayuda que el pequeño país pueda recibir de los grandes países socialistas.

Pero el mundo es redondo y no tiene su centro en Washington y cada vez son más los que lo saben.

La llamada civilización occidental y cristiana ha dado hermosos frutos de cultura de los que la humanidad tiene derecho a enorgullecerse y otros muchos menos hermosos que se traducen en la inocua repartición de la riqueza, en la enfermedad, el hambre, la ignorancia y la miseria de los más sobre las que se sustenta la opulencia satisfecha de los menos.

En todo caso, es una civilización y no la única, tanto más condenada a desaparecer cuanto más sus gendarmes se empecinen en imponerla a los pueblos decididos a no abdicar de su derecho a la autodeterminación.

guerrillera vietnamita

 Guerrillera vietnamita. En el Frente Nacional de Liberación confluyen varios partidos políticos, sindicales yprofesionales, junto a grupos budistas, católicos, caoístas y protestantes.

Temas Relacionados

• Resumen de la Guerra de Vietnam – Causas y Consecuencias
• Guerra de Vietnam y Afganistan:Fracasos de la Guerra Fría,
• Vietcong en Vietnam, Ejercito Comunista
• Uso del Napalm y Gases Defoliantes en la Guerra de Vietnam
Carta de un Soldado en Vietnam

Enlace Externo:• Fotos Sobre la Guerra de Vietnam

Biografia de Mario Benedetti Resumen de su Vida y Obra Poetica

Biografía de Mario Benedetti – Vida y Obra

Mario Benedetti: La literatura como crítica social

mario benedetti“No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento”.

Este es un simple fragmento extraído de alguno de los cuantiosos escritos producidos por el autor uruguayo Mario Benedetti, quien supo conquistar con el arte de sus palabras el corazón del pueblo Latinoamericano.

Había nacido el 14 de septiembre de 1920 en la región de Paso de los Toros, en Uruguay, y gracias a su talento incomparable logró convertirse en su vida en uno de los más destacados poetas y novelistas de la literatura uruguaya de la segunda mitad del siglo XX, prestigio que compartió con otro grande: Juan Carlos Onetti.

Fue en 1945 cuando decidió iniciar su carrera de periodista en diversas publicaciones gráficas de reconocido renombre en Uruguay, tales como La Mañana, El Diario y Tribuna Popular, entre otros.

No obstante, su fama se acrecentó exponencialmente cuando comenzó a dedicarse a la poesía y la narración, siendo uno de sus grandes éxitos sus primeros libros titulados “Poemas de la oficina” de 1956 y “Montevideanos” de 1959.

Pero aquel éxito no fue casual, ya que Mario Benedetti había volcado en aquellas obras su mirada particularmente crítica que le permitió realizar un retrato social exacto.

A medida que su escritura avanzaba, su crítica hacia la sociedad crecía, lo que lo llevó en 1960 a publicar uno de sus ensayos considerado el más ácido y polémico, bajo el título “El país de la cola de paja”.

• ►Dos Grandes Novelas

Luego llegaría su total consolidación en el terreno literario, a través de la publicación de dos importantes novelas, primero con “La tregua”, que en Argentina fue adaptada a la pantalla grande, y luego con “Gracias por el fuego”, la cual aún hoy es considerada una de las críticas más extensas y exactas en relación a la sociedad, incluyendo la denuncia de la corrupción del periodismo que estaba siendo utilizado como aparato de poder.

A partir de la mitad de la década del sesenta, se produjo un cambio en el autor, que lo llevó a producir obras más ligadas a la angustia del ser humano y las esperanzas de lograr una nación socialista en aquella América Latina que permanecía sometida a los abusos de las dictaduras militares.

Buscando reprimir sus palabras, Benedetti fue perseguido en su país natal, lo que lo llevó a más de diez años de exilio en distintos países, tales como Cuba, Perú y España, donde su literatura cobró aún más fuerza y audacia.

Durante este período fueron varias las prosas producidas por el autor, destacándose la novela de 1982 titulada “Primavera con una esquina rota”, en la que Benedetti trata magistralmente el tema del exilio.

Por supuesto que toda su obra poética también se vio influenciada por aquellas circunstancias políticas y las experiencias recogidas durante el exilio uruguayo.

Casi al finalizar la década de los noventa, Mario Benedetti decidió producir una novela de corte autobiográfico, a la que llamó “Andamios”, en la que rememora el exilio, pero sobre todo el regreso a su país natal.

• ► Premiado

Por su talento fue premiado en varias oportunidades, destacándose en 1999 el VIII Premio de Poesía Iberoamericana Reina Sofía, en 2001 el Premio Iberoamericano José Martí en reconocimiento a su obra, y en 2004 fue investido doctor «honoris causa» por la Universidad de la República del Uruguay.

En la tarde del 17 de mayo de 2009, la noticia de la muerte de Mario Benedetti golpeaba a sus compatriotas, y poco después con la llegada de la información a los países

Latinoamericanos el duelo se hizo extensivo.

No obstante su lucha social aún sigue viva en las miles de páginas de sus obras.

“Después de todo la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida” habría dicho antes de su partida, y seguramente no estaba equivocado.

Pablo Neruda

Charles Dickens

Lewis Carroll