Dos Grandes Artistas Papa León X

Biografia de Pietro Aretino poeta, escritor y dramaturgo italiano

Biografía de Pedro Aretino:
poeta, escritor y dramaturgo italiano

PEDRO ARETINO (1492-1556): En el ambiente de todo ciclo cultural en decadencia pululan una serie de personajes, dotados de condiciones intelectuales más o menos destacadas, que son motivo de escándalo para la sociedad contemporánea.

Perdida toda fuerza creadora, aquella corriente espiritual se convierte en mero instrumento puesto al servicio de las más innobles pasiones.

Pedro Aretino
Pedro Aretino

En este caso se halla Pedro Aretino, escritor dotado de buen estilo de ingenio penetrante y burlón, que utilizó la herencia del Humanismo para saciar su sed de placeres y sus ansias de riqueza.

En el Aretino el aparato humanista se disgrega en contorsiones caricaturescas, en perfiles satíricos donde se plasman los vicios de una época Cierto es que esta obra de fustigar las costumbres hubiera podido representar un gran bien moral. Pero, en realidad, el Aretino puso su pluma al servicio de quienes más se la doraron.

Su mismo triunfo en la vida es un estigma denigrante para aquella pervertida sociedad de mediados del siglo XVI, que para su salvación necesitaba toda la firmeza espiritual de la Contrarreforma.

Ese publicista insolente y poeta del chantage nació el 20 de abril de 1492 en Arezzo, hijo de un zapatero llamado Lucas.

En su juventud mostró aficiones artísticas y poéticas. Dedicóse a la pintura con inte-rés, logrando cierta maestría no en la creación de obras de arte, sino en la crítica de las producidas. Pero sus inclinaciones más profundas fueron para la a poe sía satírica.

En 1512 publicó en Venecia un volumen de versos que le valió gran reputación. Poco despúes era expulsado de su ciudad natal por haber compuesta un soneto contra las indulgencias.

Por una de las pa radojas de aquella época, fue muy bien acogido en la Roma de León X, que celebró su espíritu alegre y su pluma sarcástica y penetrante. Entonces empezó a ponerla al servicio del mejor postor, ya para cantar sus alabanzas, ya para zaherir al enemigo.

A copia de adulación, servilismo y amenazas logró grandes pensiones y riquezas de los príncipes y prelados. Sin embargo, cuando en 1523 publicó sus dieciséis Sonetos lujuriosos, cautelosamente obscenos, se vió forzado a partir de Roma.

Pero su buena estrella no le abandonó. Se lo disputaron Juan de las Bandas Negras y Francisco I de Francia.

Por último, en 1527 establecióse en Venecia, donde muy pronto conquistó la opinión pública gracias a su talento venal. Junto con Ticiano y Sansovino formaron una especie de triunvirato para juzgar, en suprema instancia, las obras del espíritu.

Rodeado de un verdadero harén, viviendo de banquete en banquete, derrochando sin cesar, el Aretino se convirtió desde Venecia en el arbitro intelectual de Italia.

Su poder fue tanto, que él mismo decía que los peldaños de su escalera estaban mucho más gastados por las pisadas de los cortesanos que las baldosas del Capitolio por el paso de los carros triunfales.

Y, en efecto, la Señoría de Venecia tenía a sueldo su pluma; el emperador Carlos V la había comprado por una pensión de 200 ducados anuales y le permitía figurar a su lado en la entrada triunfal en Peschiera en 1543.

Por entonces completó sus obras, entre las que descuellan los Diálogos como manifestación de su vida licenciosa, con la publicación de las cartas que había recibido de reyes, príncipes, cardenales, señores, artistas y aventureros en solicitud de protección.

El «secretario de todo el mundo», como él mismo se llamaba, terminó su carrera de libelista publicando libros ascetas y de devoción. Quería ponerse a tono con la Contrarreforma que se iniciaba y adquirir la fama de católico fervoroso. Atacó a los heréticos y se reconcilió con Roma.

Murió en Venecia el 21 de octubre de 1556 con el título de caballero de San Pedro. Sólo Miguel Ángel había sido capaz de rechazar en todo momento la amistad dé aquel ser poco digno.

fuente

Biografia de Julio III Papa

Biografía del Papa Julio III

JULIO El (1487-1555): El 7 de febrero de 1550, por dos votos de mayoría sobre el cardenal Pole, el conclave cardenalicio elevaba a la silla de San Pedro al cardenal Juan María de Ciocchi del Monte, cuya familia era oriunda del Monte San Sabino.

Papa Julio III
PAPA JULI III
Papa de la Iglesia católica desde
7 de febrero de 1550-23 de marzo de 1555
Predecesor Pablo III
Sucesor Marcelo II
Información religiosa
Ordenación episcopal 12 de noviembre de 1514
por Antonio María Ciocchi del Monte
Información personal
Nombre Giammaria Ciocchi del Monte
Nacimiento 10 de septiembre de 1487, Roma
Fallecimiento 23 de marzo de 1555
(67 años), Roma

Aunque los que apoyaron su candidatura fueron Carafa y el grupo intransigente de la Curia, el nuevo Papa — Julio III — fue partidario de soluciones moderadas y de la defensa de la Iglesia respecto a las pretensiones absorbentes de Francia y España.

Entre Paulo III, que inicia el movimiento de la Reforma católica, y Paulo IV, el papa de la Contrarreforma, Julio III adopta un tono conciliador, a veces algo vacilante, lo que se explica por la escasa firmeza de su carácter y por las presiones a que fue sometido por el emperador Carlos V.

Era romano. Nacido en esta ciudad el 10 de septiembre de 1487, de Vincenzo Ciocchi y Cristobalina Saracini, había efectuado una provechosa carrera eclesiástica. Siempre relacionado con la corte pontificia, a los veinticinco años había obtenido el arzobispado de Manfredonia y el 22 de diciembre de 1536 había sido elevado al cardenalato.

En él se distinguió como jefe de la dirección moderada de los cardenales italianos. Durante el pontificado de Paulo III, había sido miembro de la Comisión de Reforma y uno de los presidentes en la primera reunión del concilio de Trento (1545-1549).

Por tanto, al ser revestido de la suprema dignidad eclesiástica, se hallaba preparado para llevar a término una misión sumamente difícil en aquellos agitados momentos.

Los críticos de Julio III le reputan como un epicúreo toscano, más amante de la vida regalada en los palacios de Roma que de resolver los problemas en que se debatía la Iglesia.

En particular, le hacen responsable de la segunda suspensión del concilio’ de Trento y de la corta duración de la concordia con Irglaterra. Estas inculpaciones tienen escaso apoyo.

Aunque es cierto que recayó en los defectos del nepotismo y que se mezcló en las últimas disputas sobre los estados italianos — lucha por Parma y Plasencia en 1552 —, no se puede negar su celo por los intereses de la Iglesia.

El 1º de marzo de 1551 se abrió la segunda reunión del concilio de Trento, cuya particularidad más notable fué la presencia de algunos enviados de los príncipes reformistas alemanes. En el aspecto dogmático se afirmó la doctrina ortodoxa de los sacramentos, especialmente de la Eucaristía.

El concilio fue suspendido el 28 de abril de 1552, no por voluntad de Julio III, sino por la amenaza de las tropas de Mauricio de Sajonia, rebelde al emperador.

La reconciliación del Papado con Inglaterra tuvo lugar poco después del advenimiento al trono de la reina María Tudor. El 6 de agosto de 1553, Julio III nombraba legado para Inglaterra al cardenal Pole.

Sin embargo, el paso decisivo de la reconciliación no se dio hasta el 3 de enero de 1555, y esto a causa de la política de Carlos V, que no quería provocar una guerra de religión en Inglaterra.

Poco después, el 23 de marzo de 1555, moría Julio III en Roma, dejando el camino expedito al papa de la Contrarreforma, Paulo IV, después del breve, y, por tanto, inmaturo pontificado de Marcelo II.

fuente

Biografia del Papa Pio XII Resumen de su Vida y Pontificado

Biografía del Papa Pío XII
Resumen de su Pontificado

Eugenio María Giovanni Pacelli (1876-1958) nació en Roma, el 2 de marzo de 1876, en el seno de una familia dedicada al servicio papa.Fue elegido papa Nº 260, cabeza visible de la Iglesia católica, desde el 2 de marzo de 1939 hasta su muerte en 1958. Antes de su elección al papado, Pacelli se desenvolvió como secretario de la Congregación de Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios, desde donde pudo alcanzar la conclusión de varios concordatos internacionales con estados europeos y americanos.Falleció el 9 de octubre de 1958, en su residencia de Castelgandolfo,

papa pio xii biografia

A los pocos meses de nacer , su madre fallece, su  padre, Filippo Pacelli, fue decano del Colegio de Abogados, quien cuidó de sus cuatro hijos. En su ciudad natal, Eugenio hizo sus primeros estudios, para los que demostró poseer singulares condiciones, al tiempo que una madurez impropia de su edad, y desde niño se supo llamado por el Señor al sacerdocio.

Después de asistir a varias escuelas elementales, prosiguió sus estudios entre 1885 y 1893 en el Collegio Romano. La vocación sacerdotal ya latente desde los primeros años de adolescencia se consolidó en la paz secular de la basílica de Santa Inés, donde se había retirado a reflexionar durante el mes de agosto de 1894; su carácter le empujaba a encontrarse en la soledad con su propia conciencia. Comunicó la decisión a sus padres, y en los primeros días de octubre de aquel mismo año ingresaba en el Collegio Capranica.

En 1895 se inscribía en la facultad de filosofía y letras de la universidad de Roma, prosiguiendo al mismo tiempo sus estudios teológicos. Fue ordenado sarcedote el día de Pascua, 2 de abril de 1899, en la basílica de San Juan de Letrán, y celebraba su primera misa en la capilla Borghese de la basílica de Santa María la Mayor.

En 1901 ingresó en los servicios subalternos de la Secretaría de Estado del Vaticano y pronto fue nombrado minutante, cargo importante y de gran responsabilidad; el minutante prepara los esquemas de documentos para someter al examen del papa y los tiene que estudiar hasta su última redacción.

El 7 de marzo de 1911 era nombrado por Pío X secretario adjunto de la Congregación para los Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios. A principios de 1917, Benedicto XV, reemplazo de Pio X,  nombraba a Eugenio Pacelli nuncio apostólico de Munich, en Baviera, donde Pacelli desempeñó un papel esencial en las relaciones entre Roma y el gobierno alemán.

El 22 de junio de 1920, aún conservando su título de nuncio en Baviera, monseñor Pacelli fue nombrado nuncio en Alemania. Ocho días después presentaba sus cartas credenciales al presidente Eber: era el primer nuncio apostólico en Alemania. Su gestión diplomática desembocaría en un nuevo éxito: el 29 de marzo de 1924, el Parlamento bávaro aceptaba el concordato con la Santa Sede.

El 16 de diciembre de 1929, Pío XI, que había sucedido a Benedicto XV, le nombraba cardenal. Dos meses más tarde era designado secretario de Estado; así reemplazaba a su ya anciano y antiguo superior, el cardenal Gasparri, que había firmado poco antes la reconciliación entre Italia y el Vaticano.

El 10 de febrero de 1939 moría Pío XI. El conclave se reunía el 1 de marzo. El día 2, el mundo cristiano tenía su nuevo papa y Roma su obispo: Eugenio Pacelli; decidió llamarse Pío XII. Roma estuvo satisfecha de que uno de sus hijos llegara a papa; el último papa romano había sido Inocencio XIII, elegido en 1721.

Los primeros años del pontificado de Pío XII fueron tristes y angustiosos. Vivía los acontecimientos intensamente, e intensamente los sufría. Quería ser un padre para todos. Quiso proteger indiscriminadamente a los perseguidos, a los prisioneros evadidos que encontraron refugio en el Vaticano, a los condenados políticos.

Parecía siempre dispuesto a comprender y a perdonar. Pero cuando un día Roma fue amenazada de ser evacuada, cuando el espectro de la deportación se abatió sobre sus conciudadanos, el papa Pacelli se llenó de indignación, con una majestad casi orgullosa de su cargo, y asumió por primera vez el tono de juez severo, repetido en dos ocasiones más: en julio de 1943 cuando Roma fue bombardeada y en las Navidades de 1956, luego de los hechos de Hungría.

El 9 de mayo de 1945, Pío XII pronunciaba su primer discurso después de la contienda mundial con palabras de paz y de perdón; y lo terminaba así: «Ahora se trata de reconstruir el mundo.»

Como si preparase algunas de las reformas que impondría el Concilio Vaticano II, mandó adecuar los horarios de las misas a las necesidades del mundo del trabajo, redujo el tiempo de ayuno observado hasta entonces antes de recibir la sagrada comunión y el 1º de noviembre de 1950 dio al mundo católico la alegría de promulgar el dogma de la Asunción de María, un acto de amor en quien rezaba diariamente el santo rosario.

Creó cincuenta y seis nuevos cardenales, muchos de ellos no italianos, y canonizó a treinta y tres nuevos santos, San Pío X entre ellos. Además, precisó el concepto de culpa colectiva, se pronunció sobre la inseminación artificial y se ocupó muy prioritariamente de la enseñanza social de la Iglesia, ajustándola a las nuevas condiciones de  mundo laboral.

Nadie olvida que su testimonio de caridad y de santidad estuvo en el origen de conversiones, como la del gran rabino de Roma, Zolli. quien quiso tomar su nombre al bautizarse: Eugenio.

Su pontificado, plausible por todos y por tantas causas, tuvo y sigue teniendo muchos detractores, ya que mientras es considerado por la mayoría de los católicos que vivieron su tiempo como el Papa de la paz, no faltan quienes lo acusen de haber colaborado con el horror nazi.

Pío XII en septiembre de 1939, aunque sin hablar de agresión injusta, manifestó claramente su solidaridad con Polonia, invadida por los alemanes; en mayo del año siguiente envió a los reyes de Bélgica, Luxemburgo y Holanda tres telegramas en los que condenaba con duros términos la injusticia cometida. Después de esto Pacelli se encerró sustancialmente en el silencio, juzgando que cualquier protesta ulterior sería superflua y hasta contraproducente.

Apenas elegido papa, consultó con los cardenales alemanes presentes en el conclave y, de acuerdo con ellos, intentó un acercamiento distensivo con una carta personal a Hitler, que no tuvo una gran eficacia. La guerra no hizo más que agudizar la tensión entre el Vaticano y el Reich. Pío XII, tras haber protestado más o menos explícitamente contra las primeras agresiones realizadas por Alemania.

Pío XII utilizó las encíclicas más que otro medio, aparte de sus innumerables discursos, para expresar su pensamiento político. Ya en el primero de estos escritos, la encíclica Summi Pontificatus, de 20 de octubre, el papa condenó ciertos principios de política y de gobierno que se afincaban entonces en Europa y que, según él, acarrearían males inmensos a la humanidad.

Refiriéndose a la próxima organización mundial que se tenía que concretar con la creación de la ONU, el papa Pacelli insistía en un mensaje de 1944 sobre la unidad del género humano. «Del reconocimiento de este principio depende el futuro de la paz», advertía.

Excluido efectivamente de la reorganización del mundo, el papa quiso actuar de manera directa sobre la conciencia de los hombres. La reconciliación entre los estados se preveía imposible, y él quiso provocar la reconciliación de los espíritus. Fue el gran principio que dominó el curso del Año Santo de 1950.

Pío XII no se hizo jamás ilusiones sobre las aspiraciones pacíficas proclamadas por la Unión Soviética; desconfiaba de los rusos cada vez que pronunciaban la palabra paz. Cuando se convocó la conferencia de Ginebra de 1955, el papa dejó entrever sus recelos y su escepticismo.

De entre sus numerosos documentos, acaso quepa destacar: la Summi Pontíficatus, de 1939, sobre la decadencia moral en la humanidad; Divino afflante Spiritu, de 1943, sobre los estudios bíblicos; Mystici corporis Christi, del mismo año, sobre la naturaleza de la Iglesia; Mediator Dei et hominum, de 1947, sobre la liturgia; Munificentissimus Deus, de 1950, sobre el dogma de la Asunción de María; Fidei Donum, de 1957, sobre las misiones, y Miranda prorsus, de 1957, sobre los medios audiovisuales.

En los últimos años de su pontificado permanecía casi constantemente en su mesa de trabajo, sólo abandonada con ocasión de algunas ceremonias y audiencias; meditaba y escribía las enseñanzas con que nutría sus discursos y documentos.

Desde 1954 su salud se resintió notablemente. A lo largo de los años siguientes —los más oscuros y extraños de su pontificado—, sufrió en la soledad angustiosa y en un aislamiento inexplicable.

El 9 de octubre de 1958, en su residencia de Castelgandolfo, murió un gran Papa a quien correspondió gobernar la Iglesia en los años más dramáticos del siglo, los de la Segunda Guerra Mundial, tras haber vivido los horrores de la Primera. Fueron muchos los judíos ilustres e incontables los miembros de otras religiones que manifestaron su sincero dolor por la muerte del papa Pacelli.

Fuente Consultada:
Forjadores del Mundo Contemporáneo – Tomo I- Entrada: PIO XII “un heraldo de la paz entre luces y sombras” – Editorial Planeta
Historia de los Papas – Desde San Pedro a Francisco I – Editorial LIBSA Luis Tomás Melgar-Gil
Enciclopedia Temática Ilustrada – Tomo de Biografías – Editorial GR.U.P.O. S.A.

 

Frases del Papa Francisco I Mensajes y Citas Para Reflexionar

Frases del Papa Francisco I
Mensajes y Citas Para Reflexionar

Papa Francisco I

frases del papa francisco i

El 13 de marzo de 2013 es elegido Papa el cardenal jesuíta argentino Jorge Mario Bergoglio, nacido en Buenos Aires en 1936, en la quinta votación realizada el segundo día del cónclave. El nombre escogido para gobernar los designios de la Iglesia católica fue Francisco en honor a San Francisco de Asís. Es la primera vez que un hispanoamericano es nombrado pontífice y también la primera ocasión en que un miembro de la Compañía de Jesús accede al puestc más destacado de la Iglesia. «Comenzamos este camino de la Iglesia de Roma, obispo y pueblo juntos, en hermandad, amor y confianza recíproca. Recemos unos por otros, por todo el mundo, para que haya una gran hermandad. Este camino debe dar frutos para la nueva evangelización», dijo el papa Francisco a los miles de fieles que aguardaban en la plaza de San Pedro para conocer al nuevo Ministro de Cristo… Ver: Biografía del Papa Francisco

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 1: «El Amor no debe nacer en la arena de los sentimientos que van y vienen, sino en la roca del amor verdadero, el amor que viene de Dios»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 2: «Generalmente cada uno de nosotros está preparado para acusar al otro y justificarse a sí mismo. Es un instinto que está en el origen de muchos desastres»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 3: «La calumnia es peor que un pecado, es una expresión directa de satanás»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 4: «Caminemos juntos todos, cuidémonos los unos a los otros, cuidensé entre ustedes, no hagan daño, cuidensé de la vida, cuiden la familia,…cuiden a los niños, cuiden a los viejos, que no haya odio, que no haya pelea, dejen de lado la envidia, dialoguen entre ustedes, que este deseo de cuidarse vaya creciendo en el corazón y acérquense a Dios»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 5: «Jóvenes están dispuestos a entrar en esta Onda de Revolución de Jesus». A poner a Cristo en el centro de tu vida.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

frases famosas papa

Frase 6: «El abuso sexual de niños es una enfermedad»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 7: «No sirve de mucho la riqueza en los bolsillos, cuando hay pobreza en el corazón»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 8: «Que la bendición de Dios Todopoderoso, del Padre, del Hijo y del Espiritú Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre. Amén»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 9: «Jóvenes, jueguensé la vida por grandes ideales·»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 10: «Hay que salir al encuentro de los olvidados»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 11: «La paciencia de Dios no tiene límites»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 12: «Si el amor es solo un sentimiento, un estado psicofísico, no se construye nada»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 13: «A la gente la empobrecen para que luego voten por quienes los hundieron en la pobreza»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 14: «El primero en pedir disculpas es el mas valiente. El primero en perdonar es el más fuerte. El primero en olvidar es el mas feliz»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase 15: «No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

reflexiones del papa francisco

Frase16: «Si una persona el gay y busca al señor, quien soy yo para juzgar»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

frases famosas del Papa Francisco

Frase 17: «Los jóvenes confunden felicidad, con un sofá»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Frases Famosas de Francisco I

Frase 18: «Quien acaricia a los pobres, toca la carne de Cristo»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

frases papa francisco

Frase 19: «Cada Muerte Violenta Nos Disminuye Como Personas»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Frases famosos del papa

Frase 20: “En todo  este proceso, largo,  difícil, pero  esperanzador  de la reconciliacion,  resulta indispensable  tambien asumir  la verdad”

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Frase 21: «El Primero en pedir disculpas es el mas valiente, el primero en perdonar es ek mas fuerte, el primero en olvidad es el mas féliz»

citas del papa francisco

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

FRASES SOBRE LOS POBRES:

frases del papa francisco I sobre los pobres

«Viendo sus miserias, escuchando sus clamores y conociendo su sufrimiento, nos escandaliza el hecho de saber que existe alimento suficiente para todos y que el hambre se debe a la mala distribución de los bienes y de la renta» .

«Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres, de manera que puedan integrarse plenamente en la sociedad; esto supone que seamos dóciles y atentos para escuchar el clamor del pobre y socorrerlo».

«La palabra «solidaridad» está un poco desgastada y a veces se interpreta mal, pero es mucho más que algunos actos esporádicos de generosidad» .

«La solidaridad es una reacción espontánea de quien reconoce la función social de la propiedad y el destino universal de los bienes como realidades anteriores a la propiedad privada. La posesión privada de los bienes se justifica para cuidarlos y acrecentarlos de manera que sirvan mejor al bien común. La solidaridad debe vivirse como decisión de devolverle al pobre lo que le corresponde» .

«Molesta que se hable de ética, molesta que se hable de solidaridad mundial, molesta que se hable de distribución de los bienes, molesta que se hable de preservar las fuentes de trabajo, molesta que se hable de la dignidad de los débiles, molesta que se hable de un Dios que exige un compromiso por la justicia».

«El corazón de Dios tiene un sitio preferencial para los pobres, tanto que hasta Él mismo se hizo pobre».

«Para la Iglesia la opción por los pobres es una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica» .

«Nadie debería decir que se mantiene lejos de los pobres porque sus opciones de vida implican prestar más atención a otros asuntos».

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Un Mensaje Sobre Sobre el Perdón

mensaje sobre el perdon

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Florencia en el Renacimiento Política de Lorenzo Medicis

Historia de Florencia en el Renacimiento
Lorenzo de Médicis y Maquiavelo

A partir de 1300 se observan en Europa ciertas tendencias generales que marcan un nuevo giro, un interés reavivado por las tradiciones de la antigüedad clásica y un nuevo espíritu de humanismo en el manejo de los asuntos.

Florencia, ciudad-estado
El sistema feudal, que había sustituido al gobierno centralizado del Imperio Romano, empezó a perder terreno con el apogeo de las ciudades, donde existía una clase independiente de ciudadanos mercaderes y gremios de artesanos que estaba creando una nueva civilización.

El nuevo poder basado en la industria urbana estaba en cierto modo desplazando a los señores feudales del pasado. Italia, en su etapa de luchas entre el imperio y el papado, carecía de un gobierno central. Por ello, presenció el nacimiento de gran número de ciudades-estado, desde las insignificantes hasta las que alcanzaron importancia internacional. Entre estas últimas, Florencia fue una de las más destacadas.

Durante mucho tiempo Florencia ocupa un lugar preeminente en la historia europea, especialmente desde mediados del siglo XII hasta principios del XVI. Se vio envuelta en la lucha entre el papa y el emperador desde el siglo XI. Fue en ella donde las facciones rivales recibieron los nombres de güelfos y gibelinos a principios del siglo XII, aunque en esencia estos nombres familiares indicaban simplemente las fuentes de las que ambos partidos buscaban apoyo para sus propios intereses.

mapa de italia en el renacimiento

Hubo largas y complicadas luchas entre los dos partidos, y las alineaciones de las ciudades-estado y los grandes poderes cambiaban una y otra vez. Mientras tanto, Florencia obtuvo un gobierno republicano que sufrió muchos cambios, pero que se estructuraba básicamente en dos consejos, un organismo integrado por representantes de los gremios que cambiaba cada dos meses, un capitán, un magistrado imperial y un ministro de justicia. En la práctica, esta organización no era tan democrática como parece.

Los derechos políticos no llegaban de hecho a los estamentos más bajos, ni a los habitantes de las ciudades o distritos dependientes. En el siglo XIV Florencia se había convertido en un centro comercial poderoso, famoso por sus actividades bancadas internacionales y su industria textil, primero con la lana y posteriormente con la seda y el brocado. Sus conexiones con Oriente la ayudaron a prolongar su influencia cuando el Mediterráneo dejó de tenerimportancia económica.

En su política exterior, Florencia estaba en general enfrentada al imperio y por ello inició unas relaciones más estrechas con Francia, que durante mucho tiempo había apoyado a los papas contra  la  Alemania  imperial.

Lorenzo el Magnífico
En el siglo XV, la ciudad quedó bajo el control de la poderosa familia de banqueros de los Médicis, que ejerció un poder prácticamente absoluto. El más famoso fue Lorenzo (1449-92), que gobernó desde 1478 hasta su muerte. Su abuelo Cosme se había mantenido en el poder por medio de gobiernos provisionales de cinco años que elegían a todos los funcionarios y obedecían sus instrucciones. Lorenzo siguió el mismo sistema.

Lorenzo era el típico gobernante del Renacimiento: inteligente, versátil, enérgico, seguro de sí mismo, escéptico en materias religiosas y con la única idea de perseguir el interés del estado allí donde lo veía. Era entendido en las artes literarias y consciente de la evolución artística y científica de su tiempo; astuto y de múltiples recursos como hombre de estado, tan versado en la diplomacia como en la guerra, juzgaba a los hombres con sutileza y estaba decidido a consolidar la posición de su familia.

Por encima de todo, desarrolló una política que dio a Florencia un papel importante en el equilibrio del poder europeo. Lorenzo era una de esas figuras que trascienden a la pura vida humana que rigió los destinos de Europa durante el Alto Renacimiento. Por algo se le llamó «el Magnífico».

Cuando, a los veinte años de edad, tuvo que asumir la carga de la vida política, Lorenzo estaba algo reacio a renunciar a su libre existencia de amigo de los artistas y eruditos. Sin embargo, era demasiado listo para tratar de eludir su responsabilidad. Como él decía, «se puede malvivir siendo hombre rico en Florencia si no se tiene poder en el gobierno».

Su poder llegó a ser virtual-mente absoluto cuando, en 1480, sustituyó el consejo quinquenal por uno permanente integrado por sus propios hombres. Ello significaba el fin de las libertades democráticas del pasado, sustituidas por un despotismo firme, a veces benevolente.

Aunque Lorenzo no conocía freno en la persecución de los intereses de estado y se interfería en las vidas privadas de los ciudadanos cuando le parecía, durante su reinado se mantuvo el orden más que nunca. Ello favoreció enormemente la expansión de los negocios y la industria, así corno el estudio y las artes.

En realidad, en materia de status civil, los florentinos habían avanzado más que nadie hacia aquella igualdad pregonada por la Ilustración tres siglos más tarde, que se convertiría en el grito de batalla de la Revolución Francesa. Al principio, Lorenzo se enfrentó con el Papa Sixto IV y fue derrotado en guerra. Fue capaz de cerrar en parte esta brecha porque’ la amenaza de una invasión extranjera, por parte de Turquía o de Francia, hacía esencial la colaboración. En adelante se mantuvo en términos amistosos con Roma, asegurándose el capelo cardenalicio para su hijo menor, Giovanni, que más tarde sería el Papa León X.

En cuanto a Francia, su política era hipócrita. Se vio forzado a mantener relaciones cordiales, porque de ello dependía la prosperidad del comercio florentino en aquel país. Pero al mismo tiempo estaba decidido a no dejar entrar a los invasores. En 1494, dos años después de su muerte, se iniciaron una serie de incursiones francesas que debilitaron grandemente a Italia y acabaron dejando gran parte de la misma bajo la influencia de los Habsburgo españoles  durante  dos  siglos.

Cosme Médicis había estimulado la creación de una academia platónica en Florencia bajo la dirección de Ficino, el gran erudito y traductor de Platón. Lorenzo apoyó decisivamente la academia y fue amigo y mecenas de los eruditos, entre ellos de Poliziano y Pico della Mirándola. Florencia se convirtió en refugio de muchos eruditos griegos que habían huido tras la caída de Constantinopla, en 1453. Todas las grandes figuras artísticas de la época encontraron apoyo presto e inteligente en Lorenzo. Entre ellas se encontraban el arquitecto Alberti (1404-72) y los pintores Botticelli (1444-1510), Leonardo da Vinci (1452-1519) y Miguel Ángel (1475-1564).

obra: la primavera de botticelli

Para nosotros, la Primavera de Botticelli tiene una belleza serena y armoniosa, pero para Lorenzo Pierfrancesco, el joven patrono que la encargó, significaba mucho más. Venus, con sus guirnaldas de flores, simboliza la Humanitas, el ideal de todo el ser humano basado en las enseñanzas de la antigüedad.

Al mismo tiempo, la universidad de Florencia se convirtió en centro de un renovado espíritu de estudio clásico. El humanismo de este período no sólo inauguró el estudio de la filología clásica crítica, sino que también fomentó la producción de libros y la creación de bibliotecas, que promocionaron el aprendizaje en general.

Aunque el poder e influencia de la Iglesia seguía siendo importante, se formó una nueva actitud que estaba más acorde con el enfoque del pasado clásico. Puede decirse que la política nunca había estado realmente motivada por otra cosa que no fuera el interés, quizás en ocasiones bajo una delgada capa de aspecto cristiano.

Al llegar el Renacimiento, una fuerte tendencia secular invadió la propia Iglesia, que a su vez provocó el movimiento de reforma del siglo XV. Mientras tanto, Florencia produjo una notable figura de brillo momentáneo, peculiarmente fuera de su tiempo, en parte un místico medieval y en parte un profeta de reforma: el fraile dominico Savonarola (1452-1498).

vista de florencia en el renacimiento

Savonarola ejerció un considerable poder político en Florencia durante un tiempo, aprovechándose de la oportunidad para predicar el establecimiento de un estado cristiano ideal. Pronto se volvieron las tornas y fue torturado y quemado con otros dos dominicos  en  la  plaza  pública.

Este asceta osado e intransigente se oponía al racionalismo escéptico de la época y al lujo terrenal de la cultura contemporánea. Condenó, en particular, la tradicional magnificencia de la corte papal. Savonarola fue llamado al lecho de muerte de Lorenzo. Según la leyenda, el fraile negó al tirano la absolución porque Lorenzo no quiso restaurar la libertad democrática de la ciudad.

La actitud de Savonarola hacia Roma se hizo claramente hostil cuando fue elegido, en 1492, el Papa Borgia Alejandro VI. Alejandro no era ni más ni menos que un producto típico del Renacimiento: frío, realista, práctico, libre de fanatismos y que no se arredraba ante nada. Lo que más le molestaba de Savonarola no era su celo reformador, sino el hecho de que el fraile estaba a favor de los franceses.

En 1494, Carlos VIII había invadido Italia. La familia Médicis había sido expulsada de Florencia y la ciudad se salvó de los invasores en gran parte debido a la influencia de Savonarola. El Papa, ayudado por el emperador, España y Vene-cia, obligó a Carlos a volver a Francia y acto seguido se volvió contra Florencia, donde Savonarola había logrado una influencia política decisiva.

Sin embargo, la exageración puritana de los sermones del fraile no estaba a la altura de la época. En el carnaval de 1497 había organizado una «quema de vanidades» en la que fueron destruidos gran cantidad de libros y otros objetos por su indecencia y frivolidad. La reacción se produjo y finalmente el Papa consiguió que Savonarola fuera llevado a juicio y condenado por hereje.

Se le arrancó una confesión mediante torturas, como era costumbre, aunque posteriormente se retractó de cuanto había dicho. Con otros dos frailes fue ahorcado y quemado delante del Ayuntamiento, en 1498. Lodo el asunto era, en realidad, una cuestión política; sirvió para aplacar a Roma y también para afirmar la independencia de Florencia, puesto que la demanda de extradición del fraile por parte del Papa Alejandro fue denegada.

personajes del renacimiento

Lorenzo el Magnífico, el déspota benigno, gobernó Florencia de 1478 a 1492 e hizo de ella una fuerza digna de tenerse en cuenta en  los  asuntos europeos. El fanático fraile Savonarola denunció la corrupción de la Iglesia y el Estado en vehementes sermones que provocaron la ira del Papa.

Maquiavelo
La situación política era ahora muy inestable. Luis XII de Francia obtuvo la licencia papal para casarse con la esposa de su difunto hermano, a fin de recuperar el poder sobre Inglaterra. Por otra parte, se comprometió a apoyar a César Borgia en sus ambiciones territoriales sobre la Italia central. En 1501 la presión francesa salvó a Florencia de las amenazas de César.

En 1502 los florentinos eligieron a Piero Soderini como ministro de justicia vitalicio para proporcionar al estado cierta estabilidad. Al año siguiente, Alejandro Borgia murió de fiebres y, antes de que César Borgia se recuperara de la misma enfermedad, sus conquistas habían pasado a manos del nuevo Papa, Julio II. César murió en España en 1507.

Desde 1498 Florencia contaba entre sus diplomáticos con Nicolás Maquiavelo (1469-1527), un astuto observador y negociador, versado en los clásicos latinos y hombre de gran visión política. En 1506 propuso un nuevo sistema para una milicia nacional, para sustituir a las turbas mercenarias y sus capitanes. En la guerra contra Francia en 1510, Florencia permaneció neutral. Los franceses, aunque vencieron en Rávena, tuvieron que volver a Francia dejando a Florencia abandonada a su suerte. Su milicia no era enemigo para los aliados españoles del Papa. En 1512 los Médicis fueron restaurados en Florencia.

Maquiavelo, considerado erróneamente como sospechoso de complicidad contra los Médicis, fue obligado a abandonar su puesto en 1513. Su fama se debe a sus escritos políticos. Familiarizado con muchas cortes de Italia y del extranjero, conocía a los hombres que estaban en el poder y captaba algunos de los problemas prácticos de la política. Su tratado más importante, El príncipe, no le sirvió, como él esperaba, para recuperar el favor de los Médicis, pero sí le hizo mun-dialmente famoso.

En su libro, el autor señala los métodos que un gobernante debe adoptar a fin de establecerse y afincarse. Lo que necesita es el poder, ejercido sin ningún miramiento. Para lograr el éxito el gobernante no debe pararse ante la violencia.

El fin justifica los medios y, aunque es bueno estimular la creencia en la moralidad con fines disciplinarios, el gobernante no necesita atenerse a esas creencias, aunque puede acatarlas externamente si ello sirve a sus propósitos. En gran medida, el gobernante descrito por Maquiavelo había estado personificado por César Borgia.

Lo que el autor esperaba era un príncipe que lograra en Italia la unidad nacional que estaba surgiendo con la monarquía absoluta de Francia. Para él era totalmente evidente la necesidad de un hombreque ejerciera el poder con decisión y sin escrúpulos, para unificar las numerosas ciudades-estado de Italia enzarzadas en contiendas. Pero su opinión no fue compartida por la mayoría, que le acusó de hombre inmoral y sin escrúpulos.

Estas  aspiraciones nacionales fueron incitadas por el lado más oscuro del Renacimiento italiano. A pesar de los grandes logros de ese período y de la magnificencia de las familias rectoras, la totalidad del país había entrado en su decadencia política. El resultado fue una especie de indiferencia moral, que estimulaba la práctica desaprensiva de la política, haciendo casi una virtud del mal que surgía de las condiciones prevalecientes.

¿Cuál fue la causa de esta decadencia? Maquiavelo había expresado repetidas veces su opinión sobre el particular. Se creía por lo general en aquel tiempo que la culpa era en gran parte del papado. En la lucha entre el emperador y el papa no se logró ninguna solución política decisiva.

En cierto sentido, el imperio había perdido la batalla política en Italia; el papado no tuvo la suficiente fuerza para proporcionarle dirección política, pero sí para solicitar ayuda extranjera, provocando de este modo una interminable serie de incursiones de ejércitos extranjeros, con los consiguientes horrores y depredaciones en el campo. Mientras tanto, el papa se comportaba como cualquier otro gobernante italiano, impidiendo una auténtica unificación política.

La obra de Maquiavelo no es tanto una teoría política como un examen de cómo crecen y decaen los diversos tipos de estado, y cómo debe proceder un gobernante para asegurarse el mantenimiento duradero del poder. De hecho, trata del aspecto de la vida política más cercano a su propia experiencia, es decir, la diplomacia. Desde el punto de vista de la práctica política, la acusación de inmoralidad que a veces se le ha formulado, tanto por sus ofendidos contemporáneos como por generaciones posteriores, no está enteramente justificada. Más que recomendar ciertas prácticas, lo que hace es señalar métodos para lograr ciertos fines; métodos, es cierto, que rozan, cuando no se enfrentan abiertamente, a la moral tradicional.

En cierto sentido, Maquiavelo llega más lejos que las críticas del poder papal por parte de los clérigos. No sólo se oponía al papado tal como estaba entonces, sino también al ideal que representaba. A este respecto, es un auténtico representante del Renacimiento. Lo que admiraba eran las virtudes morales, no de la ética cristiana, sino de la antigua república romana en su período de apogeo.

Está claro que las lecciones prácticas de la política maquiavélica han tenido, en su totalidad o en parte, una aplicación universal, particularmente en los regímenes totalitarios o dictatoriales. Sin embargo, la postura maquiavélica es unilateral, pues descuida la influencia positiva de otros factores de los que también depende el poder. Escritores humanistas como Tomás Moro presentan una concepción más amplia, justa y equitativa de la práctica política.

Fuente Consultada:
La LLave del Saber Tomo II – La Evolución Social – Ediciones Cisplatina S.A.

Arte Gótico y Románico en la Edad Media Resumen Descriptivo

BREVE DESCRIPCIÓN DEL ARTE GÓTICO Y ROMÁNICO MEDIEVAL

Fundamentada en la tradición romana, pero formada en la escuela carolingia, la arquitectura románica es la prueba irrefutable de la mentalidad profundamente cristiana que dominaba al hombre de la Edad Media a través de los movimientos políticos. Durante unos tres siglos, su crecimiento constante y armonioso estuvo caracterizado por el paso de la preponderancia alemana hacia Francia que logró superarla. Por su parte, España también aportó obras románicas únicas en su género, muchas de las cuales aún subsisten

Con su nombre, el estilo «románico» pretendió subrayar que era una continuación del que fue propio de la Roma republicana e imperial. Nació a principios de la Edad Media y se extendió, principalmente, por los países latinos. De construcción sólida, pesada y compacta, estuvo basado en algunos principios clásicos, a los cuales agregó otros, diferentes. Mantuvo, por ejemplo, casi intacta la planta de las tradicionales basílicas romanas, pero transformó sus muros, haciéndolos más consistentes. Reemplazó los techos de madera por bóvedas y cúpulas, hechas con piedras y ladrillos porosos.

Los ingleses lo llamaron «normandos«, porque fueron los normandos quienes, desde el norte de Francia, lo introdujeron en Gran Bretaña. En lacatedral de Durham, en Inglaterra, se aplicaron, para abovedar, procedimientos similares a los empleados en Normandía, copiados, a su vez, de otras construcciones francesas, italianas y españolas. Así, los lombardos, usaban vigas transversales y rellenaban los intersticios de las bóvedas con materiales más livianos.

El estilo lombardo se aligeró, en el Piamonte y en Liguria, por influencia de lamodalidad francesa. En Venecia, se relacionó con Oriente, como puede verse en la iglesia de San Juan de Rialto o en la catedral de Murano. En Florencia, Pisa, Lucca, etc., se evitó la bóveda y se dejó de lado la técnica ciclópea.

En Roma y en el Lacio, al igual que en Umbría, se reemplazó la solidez de la primera etapa con una tendencia menos pesada. Los adornos -que los bizantinos habían descartado del templo- reaparecieron y proliferaron los candelabros, las pilas bautismales ricamente labradas, las pinturas, las esculturas, los trabajos de orfebrería, las miniaturas y las piezas de madera tallada.

arte romanico edad media

Catedral de Durham (Inglaterra), comenzada en 1093.

arte romanico edad medio

Castillo de Rochester (Inglaterra). Comenzado en el s. XI, sólo subsiste el torreón. Es uno de los más bellos ejemplos de arquitectura románica.

edad media arquitectura gotica

Nave central de la Catedral de Maguncia.

arquitectura edad media

Monasterio de Sania María en Ripoll (España). Construido en 888, fue restaurado 1.000 años después, en 1888.

Hasta el siglo II , por lo general los arquitectos eran monjes anónimos. Después, debido a la constante multiplicación de sus deberes, tuvieron que recurrir a los laicos. Como su nombre indica, el estilo románico emanó de la tradición arquitectónica romana, renovada durante la época de Carlomagno. Este estilo fue empleado en la construcción de castillos y, sobre todo, de iglesias. Éstas no sólo se utilizaban para el culto, sino también como mercado cubierto, pretorio y fortaleza.

Bajo la influencia bizantina, las iglesias desterraron el techo de madera de las primeras basílicas romanas y adoptaron pesadas bóvedas de medio punto, talladas en piedra y reposando a todo lo largo de los muros laterales, que apenas podían sostener un peso tan enorme. Los arquitectos de entonces: hicieron los muros muy gruesos, los sostuvieron por medio de contrafuertes exteriores, practicaron únicamente las estrechas aberturas de puertas y ventanas y reforzaron su resistencia con arcos de medio punto. A pesar de estas precauciones, temían que se vinieran abajo y, por prudencia, se limitaron a construcciones de dimensiones modestas, excepto en el caso de las iglesias de conventos y de las que eran centros de peregrinación.

A pesar de que la arquitectura románica se desarrolló de modo armonioso y constante, sufrió cambios tan importantes y violentos que parece indicado hacer una subdivisión en períodos distintos, la cual, sin embargo, no puede aplicarse a toda Europa, pues desde la segunda mitad del siglo xn Francia ya empezó a encaminarse hacia el gótico para llegar al gótico puro a principios del siglo XIII.

En la misma época, Inglaterra también dio comienzo a nuevos sistemas, pero Alemania todavía se mantuvo fiel a las formas tradicionales del arte románico. Sin embargo, intentaremos esbozar esta evolución.

En el siglo X, Alemania marcó la pauta en el terreno de la arquitectura. Las formas carolingias se respetaron de modo escrupuloso, casi servil, y esto constituye una de sus características. Los primeros cambios aparecieron en la segunda mitad de este siglo, y son la bóveda y el sistema de alternación. Pero no modificaron —por lo menos durante un tiempo— ni el volumen ni la forma de las construcciones. Siguió reinando la basílica de fondo plano, con apoyos uniformes (columnas o pilares), muros lisos y linterna sin redondear. De 1000 a 1100, en la primera época del románico, la piedra sin labrar fue progresivamente sustituida por la piedra de sillería.

A partir de 1090, aproximadamente, sólo se abovedó la nave central y se construyó una torre sobre la linterna. Mientras Alemania y Normandía seguían marcando la pauta, en Borgoña y el mediodía de Francia aparecían los primeros grandes edificios románicos.

De 1100 a 1180, durante el románico medio o alto, se sustituyó el techo plano por múltiples naves abovedadas. Aparecen las primeras bóvedas de aristas, columnas y arcos en haces, el deambulatorio y el triforio (estrecha galería que corre por encima de las arcadas de la nave central) y aumenta el número de torres y fachadas.

La aparición de la ojiva en Borgoña y de un nuevo arte en el mediodía de Francia proporcionó a este país la supremacía en materia de arquitectura. De 1180 a 1240, los edificios abovedados alcanzaron su máximo apogeo, la ojiva reemplazó al arco de medio punto y se desarrolló el sentido de las composiciones decorativas. Francia, que ya antes de finalizar el siglo xn había optado por el gótico, se impuso por lo que respecta a este estilo.

En España el arte románico dejó obras únicas en su género, como Santa María de Naranco (848), en Asturias; Santa María de Amer (941); el monasterio de Ripoll, y ese grupo de iglesias catalanas de torre cuadrada de la que es típico ejemplo San Clemente de Tahull. Joya del románico, iniciada en estilo asturiano, es la iglesia de San Isidoro, en León, así como la de San Martín de Frómista, en el camino de Santiago, ambas iniciadas en los primeros años de la segunda mitad del siglo XI. Notable es asimismo el grupo de iglesias románicas segovianas (San Millán, San Juan de los Caballeros, San Martín, San Lorenzo y San Esteban).

Durante este período se construyeron en España las catedrales de Jaca (hacia 1054-1063), Lugo (1129), Zamora (1151-1174), Santiago, los monasterios de San Pedro de Roda, San Juan de Duero, la Colegiata de Toro, etc.

El despertar de la arquitectura gótica estuvo íntimamente vinculado al rápido crecimiento de las ciudades. La ojiva simbolizaba la audaz vitalidad y la progresiva prosperidad de la joven burguesía. Nacido en las catedrales del norte de Francia, este nuevo estilo no tardó en conquistar victoriosamente toda  Europa occidental

ARTE GÓTICO MEDIEVAL: A fines del siglo XII y comienzos del XIII nació en el norte de Francia un arte nuevo que los germanos llamaron, posteriormente, gótico, palabra derivada de «Gott», que significa Dios, ya que las agujas en que terminaban sus torres parecían apuntar hacia el cielo.

El gótico, en sus comienzos, tomó en cuenta algunos de los principios del estilo románico. Pero aportó un cambio fundamental: hizo que las vigas de las bóvedas se apoyasen sobre pilares, en lugar de hacerlo sobre los muros. Las paredes dejaron de ser imprescindibles, reemplazándoselas, entre pilar y pilar, por coloridos vitrales.

Como se carecía de vigas de hierro, las estructuras tuvieron que hacerse de piedra, lo que obligó a realizar minuciosos cálculos para lograr una resistencia adecuada. Esa red de sutiles vigas, en el interior de la bóveda, recibió el nombre de «tracería». Se abandonó el arco redondo, de medio punto, característico del románico y se lo reemplazó por dos segmentos de arco destinados a encontrarse en un punto dado, que podía variar de ubicación según que el arco apuntado fuese más chato o más puntiagudo, originando la ojiva.

Después, en lugar de los contrafuertes con que se solían reforzar los pilares para que aguantasen, lateralmente, la presión de las piedras de la bóveda, se recurrió a los llamados «arbotantes» (arcos que sirvieron para contrarrestar el empuje de los principales), los cuales completaron el andamiaje de la bóveda gótica.

La tracería, por dentro, y los arbotantes, por hiera, apoyados sobre pilares, aliviaron la estructura de los edificios, sin perjudicar la solidez del conjunto. Los múltiples adornos, como las trabajadas esculturas de los pórticos del crucero, en las catedrales góticas de Chartres o de Estrasburgo, y las estatuas —como, por ejemplo, las de los fundadores en la catedral de Naumburgo, cuya nobleza y vigor son notables-combinaban su serena riqueza con el prodigioso juego de los vitrales multicolores, con la minuciosa ilustración de los libros manuscritos y con la pintura «al fresco» en las paredes.

Finas piezas labradas -en metal o en marfil-, como una estatuilla en plata de la Virgen, realizada en 1339 por el orfebre francés Jean de Evreux (que puede verse en el Museo del Louvre), completaban el estilizado conjunto.

La pintura «al fresco» recibió este nombre porque se decoraban las paredes de ese modo, es decir cuando el estuco aún estaba húmedo. Así lo hizo, por ejemplo, sobre los muros de la capilla dell’Arena, en Padua, el famoso pintor florentino Giotto di Bondone, que vivió entre los años 1266 y 1337 o sea en plena culminación de la Edad Media.

Para quitarle rigidez a las figuras, se les imprimió una forma ondulada, a la manera de una S. Hay trabajos imbuidos de una soltura y de una espontaneidad naturales que, a veces, mediante el agregado de un simple toque, invaden el campo de lo anímico y de lo temperamental. Esa naturalidad se reflejó en los pliegues de una túnica, en la tersura o en las arrugas de la piel, en la delicadeza de un gesto.

Por eso el estilo gótico -cuya importancia, durante la parte final de la Edad Media, fue equivalente a la del románico durante la primera- lo superó en grandeza, convirtiéndose en el modelo más acabado de la magnificencia medieval. La fuerza y la sugestión del estilo gótico, que sella e identifica toda una época y le da carácter no solamente en el campo del arte sino, también, en el de la historia, irradia más allá del foco nordeuropeo de su nacimiento y, adaptándose a los antecedentes y tradiciones de otras lejanas tierras, llega a los confines del mundo medieval. Tal expansión se plasma, por ejemplo, en Suecia: la catedral de Upsala lo representa con acusadas líneas no exentas de fervor.

Y en los Países Bajos la catedral de Utrech lo patentiza hacia fines del año 1300. Pero no iba a quedar circunscripto solamente a estos ámbitos. Por influencia de las Cruzadas penetró en Medio Oriente y en Siria reaparecen sus testimonios, concretados arquitectónicamente en fortalezas como la de Krak de los Caballeros y en varias iglesias latinas. También en la isla de Chipre este influjo se hace nítido, como para probar su universalidad y la vigencia de su mensaje. Y así, la catedral de Nicosia y la de San Nicolás, en el peñón de Famagusta, recogen en plena área mediterránea el impulso que, en sus comienzos, fue de indudable concepción septentrional.

 

Catedral de Chartres

Interior de la Catedral de Chartres

Catedral de Well en Inglaterra

ALGO MAS SOBRE EL ESTILO GÓTICO:

En Francia, el desarrollo del nuevo estilo arquitectónico, el gótico, coincidió con una sorprendente evolución en el terreno político. En efecto, en esta misma época (1150) los reyes empezaron a extender y consolidar su autoridad. Junto a esta tendencia a establecer el orden y la estabilidad política, se esbozó también un fuerte impulso económico favorecido por la prosperidad de las poblaciones urbanas. Además, la Iglesia atravesaba un período próspero, y la vida intelectual adquirió un amplio desarrollo que culminó con la fundación de la universidad de París, a principios del siglo XIII.

En la segunda mitad del siglo XII se construyeron algunos edificios, como la iglesia abacial de Saint Denis y Notre-Dame de París. En otros lugares florecieron los elementos característicos del nuevo estilo, como la bóveda sobre crucero de ojivas, que estaba formada por aristas reforzadas por arcos empotrados en la manipostería.

Las secciones triangulares entre las nervaduras se rellenaban con un material más ligero. En los edificios góticos, la ojiva representó por último un papel constructivo. Los planos arquitectónicos pudieron ser más audaces con la ojiva que con el arco de medio punto, pues permitía que gran parte del peso de la bóveda descansara sobre los pilares. Sin embargo, al principio los edificios góticos adoptaron importantes elementos románicos.

En la famosa catedral de Chartres, construida durante la primera mitad del siglo XIII, no aparece ninguno de estos elementos. En ella el gótico florece en todo su esplendor. Esta famosa iglesia comprende tres naves y un hondo coro, con deambulatorio y capillas o absidiolas. Las molduras de las columnas acentúan más aún la sensación de fuga hacia lo alto.

En algunos puntos, los gruesos muros del arte romanico han sido reemplazados por maravillosas vidrieras (como el rosetón que corona la fachada principal).

Desde este momento se abre paso el gótico. En todas las grandes ciudades aparecen espléndidos edificios, tanto en París (la Sainte Chapelle recibe, con frecuencia, el sobrenombre de «joya del arte gótico») como en Reims o Amiens. La iglesia de Beauvais, cuyo coro es tan grande como una catedral (48,20 m), representa el punto culminante alcanzado por la arquitectura gótica.

El estilo de las catedrales francesas superó al de los demás países. En Inglaterra, el coro de Can-terbury, construido en 1175, según las ideas fundamentales de Gui-llaume Sens, abrió nuevos horizontes. Otro francés, Geoffroy des Noyers, trazó los planos de la catedral de Lincoln. En el siglo xiv, debido a la riqueza de su ornamentación, el gótico inglés, del que constituye un bello ejemplo la catedral de York, recibió el nombre de decorated style. En el siglo xv se construyeron las ricas bóvedas del King’s College de Cambridge y la capilla de San Jorge de Windsor.

A partir de 1220, España también contribuyó al florecimiento del gótico. A este estilo pertenecen las catedrales de León, Burgos, Toledo, Palma de Mallorca, etc. El mudejar influiría en el gótico en la catedral de Sevilla. En Portugal incluso se mezclaron elementos indios, como en el convento de Batalha. En Alemania, él arco de medio punto se mantuvo durante más tiempo, pero con la construcción de la catedral de Colonia, a mediados del siglo xm, el gótico acabó implantándose definitivamente.

El estilo particular de las catedrales de Siena, Orvieto y Florencia demuestra que los italianos no comprendieron del todo el partido que se podía sacar del nuevo estilo. Sólo el domo de Milán, que, sin embargo, fue en gran parte obra de arquitectos alemanes, se puede comparar a las demás catedrales góticas. Más tarde, un historiador del arte italiano, Giorgio Vasari (1511-1574), pensando en estos arquitectos germanos, dio despectivamente a este estilo el nombre de «gótico», palabra derivada de «godos», es decir, «bárbaros».

El gótico también fue muy brillante en los Países Bajos, gracias a la prosperidad de las ciudades. Difundiéndose, sobre todo, a través del valle del Escalda, este nuevo estilo entró en el condado de Flandes. Algunas veces, este gótico primitivo que aparece en la iglesia de San Nicolás de Gante y de Nuestra Señora de Pamel en Aude-narde, recibe el nombre de gótico alanceado.

Pero en Flandes la arquitectura gótica no se limitó a la construcción de iglesias: la fastuosa vida urbana permitió que se aplicase a edificios de utilidad pública. Así nacieron los mercados, atalayas y casas consistoriales, entre las que merece citarse la de Alost, construida en la primera mitad del siglo xm. Hacia mediados de este siglo, el gótico puro triunfa en el coro de la catedral de Tournai. Sin embargo, este estilo no alcanzó su plena madurez hasta el siglo xv, en Brabante. Numerosas iglesias, como la de Saint Rombaut en Malinas y las casas consistoriales de Bruselas y Lo-vaina, testimonian la excepcional brillantez del gótico en estas regiones.

Como cierto poeta dijo, el gótico es un cántico de alabanza que la arquitectura de Europa elevó al Señor.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Tomo II Edit. Cuántica
Enciclopedia Juvenil AZETA Editorial Credsa Tomo 3 Arte Gótico y Románico Medieval

Bramante Donato Vida y Obra del Arquitecto Italiano

BIOGRAFÍA Y OBRAS DEL ARTISTA BRAMANTE DONATO

Donato Bramante (1444-1514), arquitecto y pintor italiano, el más influyente junto a Rafael del alto renacimiento, desarrollado en Roma como nuevo estilo clásico a principios del siglo XVI. Nació el año 1444 en Monte Andruvaldo, cerca de Urbino, y su nombre auténtico era Donato di Pascussio d’Antonio.

Al principio se formó como pintor, y de su obra más temprana se conservan los frescos de la fachada del Palacio del Podestá en Bérgamo, realizados en el año 1477. Bramante está considerado uno de los grandes genios artísticos del alto renacimiento italiano. Consiguió fundir con éxito los ideales de la antigüedad clásica y los de la cristiandad.

Bramante Donato

En el ambiente cerrado y autónomo de Lombardía (Italia) , las novedades del Renacimiento se abren camino lentamente pero, afines del siglo XV, se afirman con las actividades de Donato Bramante y del genial Leonardo de Vinci. Donato Bramante, es el artista que mas contribuye a la plena afirmación del arte del Renacimiento en tierra lombarda. Nacido en 1444, en Monte Asdrualdo (Urbino), había absorbido las enseñanzas de los artistas que actuaban en la corte de los Montefeltro.

El estudio de los clásicos y de la obra de Alberti, a quien conoció en Rímini y Mantua, completó su cultura. Así preparado compareció de improviso en el ambiente lombardo, incidiendo profundamente en la evolución del arte local. Durante buena parte del siglo XV, la Lombardía había permanecido ajena a la renovación artística y había mantenido, especialmente en pintura y en escultura, el espíritu y las formas de la tradición gótica internacional, en la particular variante ya elaborada durante el siglo XIV.

La edificación de la Catedral de Milán, que se extendió durante todo el siglo XV y aún más adelante, junto con los prolongados y complejos trabajos que demandó la Cartuja de Pavía, iniciada en estilo gótico y reformada gradualmente de acuerdo con formas más típicas del siglo XV, absorbieron durante mucho tiempo el interés artístico de toda la región lombarda, contribuyendo a conservar un gusto retardatario que las continuas relaciones con el Norte alimentaban sin descanso.

Hacia 1480 aparece en este ambiente Donato Bramante, que inicia su actividad en el campo de la pintura ejecutando los frescos de la fachada del Palacio del Podestá, en Bérgamo, y del Palacio Panigarola, en Milán, donde se reveló como un seguidor de Melozzo de Forlí. De 1482 es su primera obra arquitectónica: la Iglesia milanesa de San Sátiro y el bautisterio anexo.

Partiendo de elementos de tradición románico-lombarda -la planta octogonal del bautisterio, la superposición de la tribuna sobre la arquería del piso bajo- o de esquemas del tipo de los creados por Alberti, consigue, en el interior, un solemne equilibrio espacial gracias a la armoniosa y coherente correspondencia entre los arcos de medio punto y la cúpula hemisférica, apoyada sobre ágiles pechinas.

También los relieves de estuco, que en San Sátiro sugieren la existencia de un coro simulado detrás del altar, se halla en función de este equilibrio espacial.

Otro importante testimonio del período milanés de Bramante es el conjunto del ábside de Santa María de las Gracias, iglesia en cuyo exterior el equilibrio de los volúmenes es turbado por el adorno de terracotas lombardas, pero en cuyo interior asistimos al triunfo de una concepción espacial unitaria, como lo demuestra su amplia cúpula hemisférica, superpuesta a las sólidas estructuras del templo.

La actividad de Bramante proseguirá en Milán, pero sólo alcanzará su cumbre en el siglo XVI, durante su estada en Roma, que fue tan fecunda.

Con la caída del duque Ludovico Sforza en 1499, Bramante huyó a Roma, donde trabajó casi en exclusiva a las órdenes del ambicioso papa Julio II.

DONATO BRAMANTE (1444-1514): Iglesia de Santa María, anexa a San Sátiro – Milán  (1482).
La perspectiva ilusoria del falso ábside (obtenida con un audacísimo escorzo y realzada por los relieves de estuco) confiere a la parte trasera de la Iglesia de San Sátiro un efecto espacial que se hace necesario como recurso de ensanchamiento irreal por la amplitud del crucero y el ímpetu de las bóvedas de cañón.

DONATO BRAMANTE (1444-1514): Cúpu la de Santa María de las Gracias (1492) y abajo Bautisterio de San Sátiro (1482)  – Milán. Nacido en las cercanías de Urbino y formado por el ejemplo de Luciano Laurana y de Piero della Francesca, Donato Bramante lleva a Milán (adonde llega alrededor de 1480) una concepción arquitectónica de límpida y rigurosa racionalidad, renovando así profundamente los esquemas y las fórmulas de la arquitectura lombarda   tradicional.

DONATO  BRAMANTE   (1444-1514):   Cristo   atado   a  la  columna  –  Pinacoteca  del Brera.  Milán.
La actividad de Bramante como pintor, ya iniciada en los años que pasó en Urbino, donde posiblemente decoró en parte el Pequeño Estudio del Duque Federico de Montefeltro, señala notablemente la influencia de Melozzo de Forlí. De todas maneras, entre los pocos legados de Bramante como pintor, resalta esta sugestiva imagen, en la cual puso mano también el Bramantino.

 SOBRE LA AMPLIACIÓN DE LA BASÍLICA DE SAN PEDRO:

La edificación de la basílica de San Pedro respondió la política de prestigio emprendida por Julio II, que aspiraba a reforzar el poder pontificio y a afirmar el predominio espiritual y temporal del Vaticano asegurándole un rol destacado entre los diferentes Estados de Italia.

basilica de san pedro

Cuando en 1452 el papa Nicolás V decidió ampliar la basílica de Constantino, construida en el siglo IV sobre la supuesta tumba de San Pedro, no imaginó la gigantesca obra que resultaría ni la concentración de talentos que en ella participarían.

El sólo pensaba añadir un nuevo ábside detrás de la basílica existente. Pero la obra de San Pedro en Roma se desarrolló realmente durante el pontificado de Julio II (1503-1513). Con su impulso, el arquitecto Bramante emprendió una obra mucho más ambiciosa, que lamentablemente quedó inconclusa.

Hizo destruir los vestigios que quedaban, adoptó una planta de cruz griega y formuló el proyecto de una cúpula imponente sobre monumentales pilastras, según el modelo del Panteón Romano. Aunque los sucesores de Julio II, León X (1513-1521) y Clemente VII (1523-1534), mostraron una menor capacidad política, actuaron como avezados mecenas. Rafael sucedió durante estos pontificados a Bramante, muerto en 1514.

En su búsqueda de una iglesia ideal, Rafael se alejó del plano inicial y optó por uno en cruz latina.

Necesitó, pues, construir una nave central y naves laterales. Murió en 1520, después de haber terminado la nave transversal sur.

plano basilica de san pedro en roma

Plano Basílica de San Pedro En Roma

Las diferentes etapas de la construcción. Este plano permite conocer las múltiples etapas de una construcción en que la coherencia arquitectónica se sostiene a pesar de los cambios y las vacilaciones de los numerosos arquitectos que participaron. El plano original de Bramante constituye la base de un diseño que fue enriqueciéndose con el tiempo. Los últimos aportes de Bemini llevaron la longitud de la nave central a 187 metros y su superficie, a 15.160 metros cuadrados. Se puede observar que los sucesivos proyectos conservaron los cuatro pilares centrales de Bramante, lo que facilitó la circulación durante las ceremonias religiosas.

Obra de Bramante Donato Bramante

Una de las primeras obras romanas maduras de Bramante es el templete del convento de San Pietro in Montorio (1502), un pequeño templo circular cubierto por una cúpula semiesférica, quizá inspirado en el desaparecido templo de la Sibila, en Tívoli. Esta pequeña obra maestra está rodeada por una columnata de orden toscano

Cuadro de Obras de Bramante

Murió en Roma el 11 de marzo de 1514.

 

Historia de la Orden de Cluny Fundación y Reformas

FUNDADOR DE LA ORDEN DE CLUNY: PROPÓSITO ESPIRITUAL

Monasterio de Cluny, abadía benedictina situada en la región de Borgoña, Francia, que desempeñó un papel importante en la renovación monástica francesa y europea durante los siglos X y XI. Desde un punto de vista arquitectónico, la iglesia de Cluny fue el mayor templo románico de la edad media

ANTECEDENTES: En el paisaje de la Baja Edad Media, los monasterios y conventos eran una imagen habitual, día a día la cantidad de abadías se agrandaban muy pronto, gracias a las numerosas donaciones. Se levantaban generalmente en lo alto de un peñón, en lo profundo de un bosque, o en otros sitios aislados del mundo para favorecer el recogimiento y la oración. En teoría, las órdenes religiosas y sus monasterios representaban la opción más pura y radical de quienes se sentían predestinados para servir pacíficamente a Dios, con la mayor pureza y devoción. Para que lo representara cerca de los poderes laicos, el abad nombraba a un procurador. Paralelamente a esas actividades, las abadías no tardaron en convertirse en centros culturales de primer orden, de donde salieron, como en Bizancio, múltiples obras de arte, flor y nata de la cultura medieval.

Por otro lado en la práctica eran muchos los que, sin gran vocación religiosa, elegían el monacato como manera de escapar de la inseguridad, la violencia y la miseria que impregnaban el Medievo.

Eso llevó a un paulatino relajamiento de los votos de castidad y obediencia que obligaban a los monjes; mientras los abades y priores se saltaban las reglas de pobreza y humildad acumulando riquezas y convirtiéndose en verdaderos señores feudales. Se produjo entonces un efecto contrario porque la nobleza comenzó a colocar a sus miembros al frente de los monasterios importantes, para obtener más tierras y poderío. La enco nada querella de las investiduras alcanzó así a las ordenes religiosas, que llegaron a sufrir un gran desprestigio ante la po blación.

En aquel siglo de barbarie, donde todas las conquistas de la civilización estaban en peligro de desaparecer para siempre, es admirable el paciente trabajo de aquellos monjes copistas que habían consagrado toda su vida a transmitir a los siglos venideros las obras maestras de los tiempos pasados. En el siglo X, en la región de Macón, surgió una abadía cuyo renombre iba a extenderse rápidamente por toda Europa. Un nuevo período se abrió para los monasterios: el de la organización de órdenes jerarquizadas.

LA NUEVA ABADÍA DE CLUNY
Fundada en el año 910 por un gran señor, Guillermo, duque de Aquitania, la abadía apareció como la ciudadela de la ortodoxia benedictina, frente a la degeneración que siguió al enriquecimiento de los otros monasterios. El abad Bernon decidió, pues,   introducir  la   Regla de San Benito, tal como había sido interpretada en el siglo IX por el abad aquitano Benito de Aniano. Este último, en una capitular fechada en el año 817, había impuesto a los monasterios el retorno a una vida más estricta, que implicaba, entre otras cosas, la reducción de los estudios y el incremento de los oficios litúrgicos. Los monjes, vestidos, de negro, repartían la jornada entre la oración y el trabajo manual.

abadia de cluny

Quince años después, el segundo abad de Cluny, san Odón, encaró una reforma sustancial con el fin de recuperar las virtudes evangélicas. Centró la vida monacal en el Oficio Divino (Opus Dei), aumentó el tiempo dedicado a la oración, fomentó el canto gregoriano en las ceremonias litúrgicas e hizo cumplir severamente las normas de clausura y de silencio.

Consiguió para su nueva Orden la calidad de prelatura independiente, es decir, que en lo religioso obedecía directamente al papa, y en lo terrenal sólo al emperador. En su apogeo la Orden de Cluny llegó a poseer mas de mil casas regulares en toda Europa, dirigidas desde la poderosa abadía fundadora.

guillermo de aquitania

En el año 893, la villa de Cluny, en la Borgoña francesa, fue adjudicada por Carlomagno al duque Guillermo de Aquitania. Éste la donó a la Orden de San Benito en 910, para que se levantara allí una abadía en honor de san Pedro y san Pablo.

Los monjes hacían voto de castidad, y se habían comprometido a vivir pobremente, renunciando a toda posesión personal. Desde entonces, se sucedieron, al frente de la abadía, abades de gran valor, tales como Odón, Aymard, Maíeul. Rápidamente, las donaciones afluyeron a la abadía. Poco a poco, los monjes sufrieron la terrible atracción del siglo; al vivir en la opulencia, abandonaron el trabajo de la tierra a colonos, para no consagrarse más que a la oración litúrgica «Opus Dei». Directamente dependiente de Roma, para evitar toda ingerencia laica, la abadía recibió el privilegio de la exención, lo cual la sustraía de la intervención del episcopado.

Al final del siglo X, varias congregaciones religiosas recurrieron a los abades de Cluny, para que reorganizasen sus monasterios según las reglas cluniacenses. De esta forma, se creó una orden cluniacense constituida por una serie de congregaciones, sometidas todas ellas a la autoridad única y total del abad de Cluny. A finales del siglo XI, varios cientos de casas difundieron la extraordinaria celebridad de la que llegó a ser la más poderosa institución de la Iglesia católica. Este formidable desarrollo, que correspondía a un deseo de renovación espiritual, condujo, finalmente, a una lenta corrupción de las costumbres cluniacenses.

La obra de Cluny destacó por su acción a favor de la paz, el fomento de las peregrinaciones y la hospitalidad, la dedicación a la enseñanza en las escuelas cluniasensis y la protección e impulso de las artes. Pero lamentablemente a esta última inclinación debió tanto su esplendor como su decadencia.

Comprometida en la culminación de la arquitectura religiosa románica, encaró sucesivamente tres reformas de la gran abadía, cada cual más ambiciosa en dimensiones y en esplendor que la anterior. En la última versión, la iglesia presentaba cinco naves con doble crucero y un ábside con un am plio coro y una giróla de capillas radiales, coronada por una im ponente bóveda de cañón ojival.

Las dos poderosas torres latera les y la suntuosa decoración expresaban una mundana admiración por la belleza y un pecaminoso deseo de ostentación Por lo menos esa era la opinión de Roberto, abad cluniacense de Molesme, cuya pía indignación lo llevó a desvincularse de su descarriada casa central.

Por otro lado en la Edad Media, la riqueza era una fuerza corruptora que ningún obstáculo podía detener, si no era el apasionado deseo de pureza que animaba a numerosos cristianos, por lo que Cluny sufrió los ataques de los fieles, indignados por la vida fácil y cómoda de los cluniacenses. Desde entonces, fue una forma de monarquía aristocrática, integrada en el medio feudal, la que reinó en el edificio coronado por cuatro campanarios. Aparecieron nuevas corrientes rigoristas que llegarían a superar,  necesariamente, la Gregoriana.

Entre los numerosos religiosos cluniacenses que fueron canonizados, se cuentan el abad san Odón y el ex monje san Gregorio VII, el gran pontífice de la Edad Media. También fue abad de Cluny san Pedro el Venerable, que casi se pierde la canonización por haber respaldado al monje intelectual y polémico Pedro Abelardo.

Fuente Consultada:
HISTORAMA Tomo III La Sociedad Feudal La Gran Aventura del Hombre Edit. CODEX
Más Allá de los Pilares de la Tierra  Ken Follett Edit. Hermética Robinbook

Organización de la Iglesia y la Invasión de los Bárbaros Edad Media

LAS INVASIONES BÁRBARAS Y LA IGLESIA EN LA EDAD MEDIA

La Iglesia en la Edad Media, teniendo en cuenta las experiencias del pasado, llegó a asegurarse el monopolio de las actividades intelectuales, artísticas y educativas. La Reforma de Cluny purificó la vida monástica, pero la Iglesia secular estaba afectada por grandes vicios y los clérigos se hallaban demasiado íntimamente mezclados con el mundo y amenazados por su corrupción. El Papa Gregorio VII, en su deseo de reforma, chocó con el imperialismo dominador de Enrique IV de Alemania.

Después de la invasión de los bárbaros, la civilización occidental parecía haber retrocedido varios siglos; las estructuras de la sociedad fueron desmanteladas, las reglas elementales de la justicia romana desaparecieron, arrastradas por las hordas bárbaras, que se esforzaron en imponer sus propias concepciones por medio del Wehrgeld o precio de sangre.

En ese ambiente de degradación, de saqueo y de matanzas, la Iglesia apareció como el último baluarte de la civilización. Desde el siglo VII, el cristianismo, implantado ya en numerosas ciudades, penetró en los medios rurales, llevado por las antiguas clases dominantes, que buscaban lugares tranquilos y apacibles. Poco a poco, surgieron y se multiplicaron en el campo los lugares dedicados al culto, dirigidos por los nuevos terratenientes; los oratorios, y las capillas   bautismales   se   convirtieron   rápidamente en los centros de las comunidades cristianas: las parroquias.

La Iglesia, sin embargo, en ese contexto de violencias y de rudeza, no se limitó a una simple reorganización, sino que pasó a la ofensiva contra el paganismo renaciente y contra todas las supersticiones que se habían desarrollado entre los pueblos incultos y aterrorizados. Los reyes cristianos no escatimaron su ayuda a esta obra, que muy pronto se identificó con una tarea de reconstrucción del Estado.

Fue ésta la época de las grandes giras pastorales de los obispos contemporáneos del rey Dagoberto: San Eloy, San Omer, San Sulpicio. Prelados y misioneros partieron a evangelizar el norte de la Galia, y la cruz fue plantada de nuevo a lo largo del Mosa y del Escalda. En el siglo IX, la iglesia medieval francesa alcanzó su madurez. Tres concilios nacionales se celebraron entre los años 742 y 744, en el curso de los cuales San Bonifacio dio a la Iglesia franca su verdadera fisonomía.

La Iglesia se vio obligada a asumir, poco a poco, las tareas que los príncipes no estaban en condiciones de llevar a cabo; así, se hizo cargo de la instrucción pública, del cuidado de los enfermos, de la justicia y, en algunas ocasiones, incluso, de la paz.

Estas nuevas funciones hicieron de la Iglesia una fuerza real y confirmaron su creciente autoridad; pero, desde ese momento, un inmenso peligro surgió para el clero: el de su integración pura y simple en la sociedad   feudal.

La Iglesia, para realizar su misión, tenía necesidad de un mínimo de riquezas. Ciertamente, las donaciones y las limosnas se multiplicaban; numerosos eran los señores que, a la hora de la muerte, intentaban redimir las fechorías de una vida guerrera y apasionada, ofrendando a los monasterios vastas extensiones de su propiedad. Sin embargo, la Iglesia no podía vivir de estos recursos solamente.

El comercio y la moneda estaban poco desarrollados en la época feudal, la tierra era aún la única fuente de riquezas, la sola garantía de seguridad, el único medio de cambio. En estas condiciones, el clero no dudó en adquirir múltiples propiedades. Para estar más cerca de sus fieles, el clero secular se instaló entre ellos. Las comunidades religiosas se alejaron de los hombres, y, a menudo, ocuparon tierras abandonadas, dedicándose con entusiasmo a roturarlas, en una época en la que roturar se había convertido en una imperiosa necesidad de supervivencia para una población en pleno crecimiento.

Desde el siglo IX, todas las propiedades de los obispados y de las abadías fueron sustraídas a la ingerencia de los príncipes y de los condes. El dignatario eclesiástico se convirtió, para los hombres libres establecidos en su tierra, en el único representante del rey. En general, la propiedad se benefició de la inmunidad de las cargas fiscales.

Los señores del castillo no tuvieron ya ningún derecho sobre las tierras y los hombres de la Iglesia. De esta forma, las propiedades eclesiásticas se convirtieron en verdaderos enclaves independientes. Pero, en la práctica, esta independencia fue puesta en tela de juicio, debido a las nuevas funciones del clero. Según las estructuras feudales, el prelado propietario de fincas rústicas llegó a ser, en sus relaciones con la población que vivía en sus tierras y las trabajaba, un verdadero señor, animado frecuentemente por la sola preocupación de la ganancia y del beneficio.

Estas tentaciones fueron tanto mayores cuanto que se dieron en gente cuya selección y reclutamiento no obedecieron siempre a piadosas referencias. Y éste es el segundo aspecto de tal integración de la Iglesia en la economía feudal. A menudo, los señores laicos, fundadores de iglesias o donadores de bienes, se otorgaron una gran cantidad de privilegios sobre sus obras. Valiéndose del «patronato», pronto llegaron a designar ellos mismos, entre su propia clientela, a los titulares de los cargos eclesiásticos de la diócesis.

EL MONACATO: LAS TAREAS DE LOS MONJES
Para escapar a las tentaciones inherentes a la vida social, numerosos cristianos abandonaron el siglo, dejaron aquella sociedad en pleno derrumbamiento, para ir a refugiarse en solitarios lugares de retiro, propicios a la meditación y a la plegaria. El monacato no fue un fenómeno particular de la Europa’Occidental; fue, sobre todo, su desarrollo el que ofreció condiciones específicas. Llegadas de Egipto en el siglo V, las primeras comunidades se instalaron, hacia el año 418, en el sur de Francia.

Desde entonces, después de la fundación de los monasterios de Lérins y de San Víctor de Marsella, apareció toda una serie de comunidades que practicaban el ascetismo  más riguroso, unido a una nueva concepción de la penitencia y de la salvación. Así en el año 615, se fundaron los monasterio de Luxeuil, de Saint Gall, de Bobbio. Entre tanto, en el año 525, un italiano , Benito de  Nursia, decidió pro-movervun estilo de vida menos riguroso en sus monasterios,   para   transformarlos   en refugios más accesibles a los cristianos.

Fue entonces cuando se desarrolló un verdadero y vasto movimiento monacal, que aplicó por todas partes la regla de San Benito. Los centros benedictinos, al seguir esa regla, se convirtieron en remansos de paz, pero también en auténticos instrumentos de evangelización.

Fueron monjes benedictinos,   dirigidos   por   Agustín,   losque marcharon a convertir a los anglosajones. En Canterbury se instaló el primer monasterio benedictino situado fuera de Italia. En esos monasterios, la vida era bastante ruda y, esencialmente, estaba consagrada a la oración colectiva; los monjes organizados en verdaderas milicias, se habían comprometido solemnemente por escrito a llevar una vida parecida a la del soldado-campesino, bajo la férula absoluta del abad, jefe de la comunidad.

Además de dedicarse a la oración, los monjes se ocupaban en trabajos manuales, destinados a asegurarles la existencia. No queriendo depender en absoluto de la sociedad, por miedo a contaminarse, San Benito había impuesto el laboreo de los campos. Esta vida, tranquila y austera, atrajo a un gran número de señores y de campesinos, deseosos de asegurar la salvación de su alma. (seguir leyendo sobre Los Monasterios de San Benito de Nursia)

Fuente Consultada:
HISTORAMA Tomo III La Sociedad Feudal La Gran Aventura del Hombre Edit. CODEX
Más Allá de los Pilares de la Tierra  Ken Follett Edit. Hermética Robinbook

Historia Oton I Emperador del Sacro Imperio Romano Vida

HISTORIA DE OTON EL GRANDE, EMPERADOR

El 2 de febrero de 962 después de Jesucristo, en la Basílica de San Pedro, de Roma, se repetía la misma ceremonia con la cual, en el año 800, Carlomagno había sido reconocido emperador del Sacro Imperio Romano: el papa Juan XII colocaba la corona imperial sobre la cabeza de Otón I, rey de los germanos. En esa forma, después de casi dos siglos, resurgía el Sacro Imperio Romano. Y como se lo debía a un soberano alemán, fue llamado Sacro Imperio Romano Germánico.

Otón I, llamado El Grande, fue rey de Germania (936-973) y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (962-973). En el ejercicio del primero de sus citados títulos, su reino se vio consolidado y fortalecido. Obtuvo el dominio del norte de la actual Italia al contraer matrimonio con la reina viuda de Lombardía, Adelaida, a la que había ayudado a derrotar al usurpador Berengario II. Coronado emperador del Sacro Imperio por el papa Juan XII, pretendió la subordinación de la Iglesia a la autoridad imperial.

 

Emperdor Oton I

LUCHA CONTRA LOS FEUDATARIOS
El mismo día de su coronación como rey de Alemania (año 936) Otón I quiso mostrarse magnífico con los feudatarios que intervinieron en la ceremonia: asignó a cada uno de ellos importantes cargos de corte (chambelán, comandante de caballería, etc.).

Con dicho acto, el joven soberano quiso demostrar que deseaba vivir en armonía con todos los nobles de su reino. Pero, aquélla tuvo breve duración: poco después, los feudatarios más poderosos (los duques de Bohemia, de Franconia, de Suabia) se rebelaron con la intención de constituir en sus territorios reinos independientes.
Sin embargo, no tardaron en comprender que tenían que habérselas con un soberano enérgico, dispuesto a hacer reconocer a toda costa sus derechos de rey.

Efectivamente, Otón I enfrentó a los feudatarios rebeldes y, después de dos años de guerra, logró derrotarlos y someterlos a su autoridad. Y como se dio cuenta de que tarde o temprano los feudatarios volverían a rebelarse, Otón I les quitó el dominio de muchas tierras y las concedió en feudo a hombres de la Iglesia (especialmente obispos, que tuvieron el título de condes).

Una vez que hubo consolidado su poder en Alemania, Otón pudo considerarse el soberano más poderoso de Europa, y tratar de alcanzar la meta a que aspiraba desde hacía años: hacer resurgir el gran imperio fundado por Carlomagno y destruido por sus sucesores. El programa no era ciertamente fácil: para reconstituir la unidad del Imperio Carolingio había que someter a los reinos de Francia y de Italia, que hacía tiempo se habían independizado.

VICTORIA SOBRE LOS HÚNGAROS
Cuando todo parecía ir perfectamente, Otón recibió una tremenda noticia: hordas de húngaros, procedentes de las regiones danubianas, habían invadido Alemania. Dejando el trono de Italia a Berenguer II, que ie había hecho acto de sumisión y promesa de fidelidad, Otón regresó a Alemania para enfrentar a los invasores.
En una sangrienta batalla, librada en las cercanías de Augusta, Otón I logró exterminar al ejército enemigo. Merced a esta victoria, los húngaros fueron expulsados para siempre a sus tierras de origen.

OTÓN I EN ITALIA
Mientras Otón meditaba planes para poner en ejecución su gran programa, he ahí que la fortuna le salió al encuentro ines– eradamente. Adelaida, viuda de Lotario, rey de Italia, le pidió que se dirigiera a ese país para ayudarle a recuperar el reino, que le había usurpado Berenguer II, marqués de Ivrea.

Para liberarse de Berenguer, también los feudatarios italianos se sintieron inclinados a reconocer la autoridad del rey extranjero.

A Otón I no podía presentársele una ocasión más favorable para poner pie en la península italiana. En septiembre de 951 llegó a Italia, donde no encontró ninguna resistencia. Berenguer, despavorido, se había refugiado en Ivrea. Adelaida, que esperaba ser repuesta en el trono de Italia, fue pedida como esposa por Otón I. Así, este soberano obtuvo lo que deseaba: Italia podía considerarse uno de sus reinos.

REY DE ITALIA Y EMPERADOR
Mientras tanto, Berenguer II no sólo había actuado como si fuera un rey independiente, sino que también trató de conquistar los territorios de la Iglesia. Entonces, el papa Juan XII, para defenderse de la amenaza de Berenguer, decidió pedir ayuda a Otón I.

Y he aquí que en el invierno de 962, Otón I llegó nuevamente a Italia. Los príncipes y prelados italianos se reunieron en Milán, declararon a Berenguer derrocado y ofrecieron el reino a Otón I. Poco después, en Pavía, el soberano alemán fue coronado rey de Italia. Alemania e Italia, unidas, podían formar un imperio. Otón I pensó, entonces, que había llegado el momento de ceñir la corona imperial. «Si, con la ayuda de Dios, Roma me ve entre sus murallas —escribió al Papa— yo levantaré con toda mi potencia a la Iglesia Romana y a Ti, que eres su Jefe».

Una declaración de esta naturaleza no pudo dejar insensible a Juan XII. Otón I fue coronado emperador, y al papa Juan XII le pareció que en ese momento resurgía en Europa el Sacro Imperio Romano.

LA IGLESIA AL SERVICIO DEL IMPERIO
En cuanto logró su coronación, Otón I se apresuró a dar a conocer sus verdaderas intenciones. Mediante un edicto estableció que el derecho de nombrar a ios pontífices correspondía solamente al emperador. Si en el tiempo de Carlomagno, el imperio había estado al servicio de la Iglesia, ahora, con Otón I, la Iglesia se encontraría sujeta al imperio. No obstante, Otón I no había finalizado sus planes de conquista. Ahora aspiraba a la posesión de Italia meridional, aún en manos de los bizantinos. . Pero, en 973, cuando se preparaba para llevar a cabo la conquista, murió a la edad de 61 años, después de 37 de reinado.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ilustrada del Estudiante Tomo IV – Oton I Emperador

Biografias de Grandes Músicos y Pintores de la Historia

Biografías de Grandes Músicos y Pintores de la Historia

Los hombres hacen su historia y construyen civilizaciones. Desde hace millares de años, y a partir del momento en que los primates comenzaron a utilizar las manos, los ojos y el cerebro racionalmente, diferenciándose de los otros animales, millones de hombres pasaron por la superficie de la Tierra.

La mayoría de ellos, limitada por sus condiciones personales y sociales, no dejó rastros en la Historia. Otros, en cambio, políticos, científicos, filósofos, religiosos y artistas lucharon, innovaron y modificaron el mundo y la realidad que los rodeaba y, al proceder así, hicieron Historia.

Esos personajes se proyectaron más allá de su mera condición de individuos, para conquistar un puesto destacado en la transformación del destino colectivo de la humanidad.

Algunos de ellos desempeñaron un papel más trascendente que otros. Pero todos, indistintamente, con el aporte que brindaron de acuerdo con sus posibilidades, forjaron las bases del gran edificio de la civilización contemporánea.

¿Por qué Mozart, Bach, Beethoven, Shakeaspeare, Miguel Ángel, y otros tantos personajes históricos se hicieron famosos?. ¿Lo fueron gracias a su talento o también debido a las circunstancias históricas que les tocó vivir? ¿Fueron más  afortunados que los demás o tuvieron más sensibilidad e intuición que sus contemporáneos?.

Leer sus biografías, significa sobre todo conocer la vida y la obra de los grandes hombres de la historia.

Aquí solo presentamos algunas de las vidas de los individuos que, en mayor medida, han contribuido a hacer la Historia en el Arte.

Estos protagonistas son también los protagonistas de nuestra memoria colectiva, aquellos a quienes se recuerda (con independencia de que la importancia real que tuvieran en su época fuera quizá menor que la que tuvieron otros, a quienes hemos preferido olvidar).

La literatura, las artes y la música tienen ahí también su influencia, así como la toponimia e incluso las canciones infantiles, perdurando hasta nosotros nombres y figuras que quizá de otro modo se habrían perdido con el paso del tiempo.

La celebridad ha sido, por tanto, un criterio de inclusión de algunos personajes en esta página, en atención al lector que pudiera interrogarse por esos nombres conocidos. Y es que, en definitiva, es la curiosidad del lector el elemento que dará a este post su sentido último, al guiar la lectura de un personaje a otro.

Agregamos otro gran personaje, que merece estar en esta lista y es importante que leas sobre su vida, se trata de Leonardo Da Vinci, haz clic para llegar a su biografía.

Grandes de la Música
Artistas y cientificos renacentistasArtistas y cientificos renacentistasArtistas y cientificos renacentistas
Amadeus MozartJohann S. BachBeethoven
Grandes de la Literatura
Artistas y cientificos renacentistas Artistas y cientificos renacentistas Artistas y cientificos renacentistas
ShakespeareDante AlighieriMiguel Cervantes
Grandes de la Pintura
Artistas y cientificos renacentistas Artistas y cientificos renacentistas Artistas y cientificos renacentistas
Miguel ÁngelVan GoghPablo Picasso

Obras Teologicas de San Agustin en la Edad Media La Ciudad de Dios

OBRA TEOLÓGICA DE SAN AGUSTÍN EN LA EDAD MEDIA

LISTA DE PENSADORES:

1-Los Presocráticos
2-Los Clásicos
3-San Agustín
4-Santo Tomas
5-Renacentista
6-La Ilustración
7-Los Cientificos Modernos
8-Siglos XIX al XX

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Ver: Completa Biografía de San Agustín

Cristianismo y vida intelectual

Muchos de los primeros cristianos expresaron considerable hostilidad hacia la cultura pagana del mundo clásico. Tertuliano  (160-225), escritor cristiano de Cartago, proclamó: “Qué tiene que hacer Jerusalén con Atenas, la iglesia con la academia, el cristiano con el hereje?… Después de Jesucristo, no necesitarnos la especulación; después del Evangelio, no necesitamos la investigación”.

 Para muchos de los primeros cristianos, la Biblia contenía todo el conocimiento que cualquiera podría necesitar.

Sin embargo, otros pensaban que no era posible separar el pensamiento teológico cristiano de las tradiciones y de la educación clásicas, v alentaban a los cristianos a que absorbieran la herencia clásica. Conforme se difundía por el mundo romano oriental, el cristianismo adoptó el griego como su lengua.

El Nuevo Testamento se escribió en esa lengua. Asimismo, los cristianos acudieron por ayuda al pensamiento griego, para expresar los complejos conceptos teológicos. El neoplatonismo fue una influencia muy importante, el cual fue un resurgimiento del pensamiento platónico que alcanzó su más alto punto en el siglo III de nuestra era.

Los neoplatónicos creían que uno podía valerse de la razón para percibir el vinculo intimo entre el rondo invisible espiritual y el mundo visible material. El alma humana, sin la asistencia divina, podía lograr la unión con Dios, el Perfecto. Los teólogos cristianos utilizaron conceptos neoplatónicos para explicar las doctrinas de Jesús, sobre todo, la distinción entre sus naturalezas humana y divina. Así , el cristianismo sirvió de diversas maneras para conservar la cultura greco-romana.

EL TRABAJO DE SAN AGUSTÍN

El trabajo de San Agustín (334-430) proporciona unos (le los mejores ejemplos de cómo los teólogos cristianos utilizaron la cultura pagana para servir al cristianismo. Agustín nació en el norte de África; su madre, Lina ardiente cristiana, lo crió.

A la larga, Agustín se convirtió en maestro de retórica en Milán en el año 384.

Pero, dos años más tarde, después de experimentar una profunda y conmovedora experiencia religiosa, Agustín renunció a su cargo de maestro y regresó al norte de África, donde se desempeño como obispo de Hipona desde el 396 hasta su muerte, acaecida en el -año 430.

Sus dos obras más famosas son las Confesiones y La Ciudad de Dios. Escritas en el año 397, las Confesiones constituyeron un autorretrato, pero no de las actividades mundanas de Agustín, sino de “la historia de un corazón”, un relato de sus experiencias personales escritas con el propósito cíe ayudar a otros en su búsqueda: Agustín describe la forma en que batalló en sus primeros años de vida para encontrar a Dios, hasta que experimenté una conversión milagrosa, cuando tenía treinta y dos años.

La ciudad de Dios, la otra obra máxima de Agustín, fue una profunda expresión de la filosofía cristiana sobre el gobierno y la historia. Se escribió como respuesta a una línea de argumentación que surgió poco después del saqueo de Roma, en el año 410. Algunos filósofos paganos afirmaron que las dificultades de Roma se derivaban del reconocimiento oficial del cristianismo por parte del estado romano, y a causa del abandono de los antiguos y tradicionales dioses.

Agustín argumenté que los problemas de Roma comenzaron mucho antes de que el cristianismo surgiera en el imperio. En La ciudad de Dios, Agustín teorizó sobre las relaciones ideales entre dos tipos de sociedades que han existido a través del tiempo: la Ciudad de Dios y la Ciudad del mundo.

Para quienes amen a Dios, la principal lealtad debería ser para con la Ciudad de Dios, cuya ubicación final está en el reino celestial. La sociedad terrenal siempre será insegura y sujeta a cambios, debido a la naturaleza degradada del ser humano y su inclinación al pecado.

Sin embargo, la Ciudad del mundo aún era necesaria, dado que era obligación de los gobernantes frenar los instintos depravados de los humanos pecadores, así como mantener la paz, la cual los cristianos necesitaban para vivir en el mundo.

Por lo tanto, Agustín dio por sentado que el gobierno y la autoridad secular eran necesarios para la búsqueda de la verdadera vida cristiana sobre la Tierra; al plantear esto, proveyó una justificación para la autoridad política secular, la cual desempeñaría un importante papel en el pensamiento medieval.

Agustín fue también decisivo para establecer los puntos de vista de la iglesia cristiana respecto al deseo sexual. Gran parte de los primeros cristianos concebía el celibato o la absoluta abstinencia de toda actividad sexual como el camino más seguro a la santidad. Agustín también pensaba que los cristianos deberían repudiar el sexo; pero mantenía que muchos cristianos eran incapaces de hacerlo. Para ellos, el matrimonio era una adecuada alternativa, pero bajo el supuesto de que el sexo entre un hombre y una mujer, incluso dentro del matrimonio, debía servir a un propósito: la procreaciòn de hijos. Se reservaba a la clerecía la defensa del ideal supremo del celibato.    

Las Confesiones de San Agustín

La autobiografía espiritual e intelectual de Agustín es un autorretrato revelador de las luchas internas de uno de los gigantes intelectuales de los primeros tiempos del cristianismo. El primer fragmento está tomado del Libro VIII, en el que Agustín describe cómo escuchó una voz del cielo y abandonó sus viejos hábitos. En el segundo fragmento, tomado del Libro IX, Agustín expresa alegría y gratitud por su conversión.

San Agustín, Confesiones

Estaba, pues, hablando y llorando con el más amargo de los arrepentimientos de mi corazón, cuando, ¡ay!, escuché proveniente de la casa vecina una voz que parecía de un niño o una niña, no sé bien, cantando y repitiendo a menudo: «Toma y lee, toma y lee”.

De inmediato, alterado mi semblante, comencé a pensar con mayor intensidad si acaso los niños acostumbraban jugar a esta clase de juegos, cantando esas palabras; tampoco acerté a recordar haber escuchado algo semejante. Así, conteniendo el torrente de mis lágrimas, me levanté; interpretando que esto no podía ser más que un mandato de Dios para que abriera el libro y leyera el primer capítulo que encontrara.

Pues ya había oído de Antonio, que al venir a la lectura del Evangelio, recibió un aviso, como silo que se había leído hubiera sido dicho a él: ve, vende todo lo que  tengas y dalo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo; ven y  sígueme. Y, mediante este oráculo, él se convirtió sin dilación a Ti.

 Ansioso, pues, regresé al lugar donde estaba sentado Alipio, pues allí había dejado el volumen del apóstol cuando me levanté. Lo tomé, lo abrí y leí en silencio la sección donde se posaron primero mis ojos: No te entregues a los excesos ni a la embriaguez, tampoco a la lascivia ni a la perversidad, ni a la competencia, ni a la envidia, sino al Señor Jesucristo, y no te preocupes por la carne Ya no leí más, no lo necesitaba, porque, de inmediato, al final de esa oración, una luz como de serenidad se instaló en mi corazón,  y toda la oscuridad de la duda se desvaneció…

¡Oh Señor!, soy tu sirviente, soy tu sirviente y el hijo de tu sirviente: has partido mis huesos. Te ofrezco el sacrificio de mi oración. Que mi lengua y mi corazón te alaben; sí, que todos mis huesos digan ¡oh, Señor!, ¿Quién es como Tú? Que digan, y que Tú me respondas, y digas a mi alma: Soy tu salvación. ¿Quién soy, y qué soy? ¿No han sido perversos mis actos, y si no mis actos, si mis palabras, y si no mis palabras, sí mi voluntad? Pero Tú ,Oh Señor!, eres bueno y misericordioso, y tu mano derecha ha honrado la profundidad de mi muerte, y desde el fondo de mi corazón vaciaste ese abismo de corrupción.

JERÓNIMO Y LA BIBLIA

Se llegó a considerar a Agustín como uno de los primeros padres latinos de la iglesia católica, intelectuales que escribieron en latín que ejercieron una profunda influencia en el desarrollo del pensamiento cristiano occidental. Otro padre latino fue Jerónimo (345-420), quien cursé estudios literarios en Roma y llegó a ser maestro de prosa latina. Jerónimo abrigó sentimientos contradictorios respecto a su amor por los estudios liberales; sin embargo, al igual que Agustín, experimenté una conversión espiritual, después de la cual trató de dedicarse con mayor ahínco a Cristo. Tuvo un sueño en el que Cristo aparecía como su juez:

Al preguntárseme quién y qué era, respondí: «soy un cristian

Pero El que presidía el juicio dijo: ‘Mientes, eres un seguidor de Cicerón, no de Cristo. Ya que donde está tu tesoro, allí está tu corazón. Instantáneamente, quede mudo .. Consecuentemente, hice un juramento e invoqué Su nombre, diciendo: «Señor, si alguna vez de nuevo poseo libros terrenales [obras de los clásicos] o, si en alguna ocasión, los vuelvo a leer, te habré negado”

Después de ese sueño, Jerónimo tomó la decisión de «leer los libros de Dios con un fervor mayor que aquel con el que se dedicaba antes a los libros de los hombres».

Con el tiempo, Jerónimo llegó a un compromiso, purificando la literatura del mundo pagano y valiéndose de ella para fomentar la fe cristiana más adelante. Jerónimo fue el académico más notable de los padres latinos, y su amplio conocimiento del hebreo y el griego le permitió traducir el Antiguo y el Nuevo Testamento al latín. En ese proceso, produjo la Vulgata, versión al latín, o texto común, de la Biblia, que se convirtió en la edición normativa de la iglesia católica en la Edad Media.

CASIODORO Y BEDA

Aunque la iglesia cristiana llegó a aceptar la cultura clásica, esto no fue tan fácil en los nuevo reinos germanos. No obstante, algunos académicos cristianos se las arreglaron para seguir manteniendo vivo el aprendizaje. El más sobresaliente fue Casiodoro (490-585), quien provenía de una familiar romana aristócrata y se desempeñó como funcionario del rey ostrogodo Teodorico. Los conflictos que surgieron después de la muerte de Teodorico obligaron a Casiodoro a renunciar a la vida pública y retirarse a sus propiedades en el sur de Italia, donde escribió su trabajo final, Lecturas divinas y leoninas, un compendio literario de antigüedad cristiana y pagana. Casiodoro aceptó el consejo de los primeros intelectuales cristianos de hacer uso de los trabajos clásicos en tanto atesoraba, ante todo, las sagradas escrituras.

Casiodoro continuó la tradición de la antigüedad tardía de clasificar el conocimiento de acuerdo con ciertos temas. Al integrar su compendio de autores se guió por los trabajos de antiguos autores tardíos que colocaban el conocimiento secular en las categorías del as siete artes liberales, las cuales estaban divididas en cuatro grupos importantes: el trivium que comprendía gramática, retórica y dialéctica o lógica, y el quadriviurn, que consistía en aritmética, geometría, astronomía y música. Las siete artes liberales serían la piedra angular de la educación occidental durante aproximadamente 1200 anos.

Beda el venerable (672-735) fue un erudito y producto de la Inglaterra cristiana anglo-sajona. Ingresó al monasterio en Jarrow desde pequeño y permaneció allí la mayor parte de su vida. Muchos historiadores consideran a Beda el primer historiador importante de la Edad Media. Su Historia eclesiástica del pueblo inglés, completada en 731, fue producto del notable florecimiento de la cultura eclesiástica y monástica inglesa en el siglo VIII.

Su historia de Inglaterra comienza con el advenimiento del cristianismo en Bretaña. Aunque Beda compartía la credulidad de su época en cuanto alas historias de milagros, poseía un sentido notable de la historia. Utilizó sus fuentes de manera tan juiciosa que aún son la fuente principal de información acerca de la antigua Inglaterra anglosajona. Su trabajo fue una notable realización para un monje de una pequeña aldea de Inglaterra refleja el alto grado del logro intelectual en Inglaterra en el siglo VIII

Fuente Consultada: Civilizaciones de Occidente Volumen A

Biografia de Cesar Borgia Historia de Ambicion y Poder en Renacimiento

Biografía de César Borgia Historia de Ambición y Poder en Italia

Príncipe italiano (Roma 1475-Viana, Navarra, 1507). Hijo de Rodrigo Borja o Borgia, después papa Alejandro VI, es un personaje típicamente renacentista por su ambición y por su talento, por sus virtudes y por sus debilidades.

A los dieciséis años fue nombrado obispo y a los dieciocho cardenal, pero pronto abandonó la carrera eclesiástica por la de las armas.

Protegido por su padre, recibió de Luis XII rey de Francia el título de duque de Valentinois. Se casó con una hermana de Juan de Albret, rey de Navarra, y el Vaticano le nombró para un alto cargo militar (confalonero o abanderado) de los estados de la Iglesia.

Excelente militar y astuto político (Maquiavelo era uno de sus consejeros), se apoderó de casi toda la Romana (región de Italia) y participó en las campañas de Luis XII contra el reino de Napóles.

Pero la muerte de su padre, el papa Alejandro VI, en 1503, arruinó sus planes. El nuevo papa, Julio II, primero le encarceló y posteriormente lo expulsó de Italia. Entonces pasó a Navarra, España, donde murió en el campo de batalla, en una escaramuza entre agramonteses y beaumonteses.

César Borgia fue el tercer hijo natural de Rodrigo Borgia (el Papa Alejandro VI) y de Juana Catanei (llamada Vanozza). Nacido hacia 1457; no hay acuerdos respecto al año de su muerte, algunos estiman que murió en el castillo de Viana de 1507 y otros en 1513.

Gozó de la estima de su padre, compartiendo un vinculo mas o menos fraternal con otros cinco hermanos, producto del romance de su padre con Vanozza Catanei, mujer con la cual convivió el Pontífice durante un cuarto de siglo.

 Por ser hijo de un pontífice, César no podía presumir provenir de una buena familia. Como toda su familia era de origen español, al localizarse en Italia cambiaron la pronunciación del apellido Borja por Borgia.

Lamentablemente, César será recordado como el príncipe sin escrúpulos, aquella figura que inspiró a Maquiavelo para escribir su célebre tratado y por su pertenencia a una familia frívola y amoral para la cual no contaban los principios elementales.

En César se conjugan cómodamente la generosidad, la valentía y la inteligencia junto a la perfidia y el asesinato. Años más tarde, el florentino Maquiavelo llamaría, precisamente, «sublime perfidia», a la fría y calculadora actitud política del hijo de Alejandro VI. Sin embargo, César vivió poco pero intensamente, alternando su incansable actividad entre Marte y Eros, utilizando en ambas especialidades todas las armas a su alcance, incluidas —y sobre todo— las de la traición y el crimen.

César Borgia: Tercer hijo natural de Rodrigo Borgia (más conocido por el nombre de Alejandro VI, Papa) y de una dama romana llamada Rosa Vanozza. Nació hacia 1457; murió frente al castillo de Viana el 12 de marzo de 1507, o en 1513 según otros. Poco es lo que se sabe del primer período de su vida.

Cesar incursionó por el cardenalato, lugar reservado por su padre para él (durante muchos años sería conocido como el cardenal de Valencia), sin

 embargo, abandono este cargo para casarse con Carlota, la hija de la reina de Navarra, Juana de Albret.

César BorgiaTras pasar brevemente por el cardenalato para el que, en principio estaba destinado por su padre (durante muchos años sería conocido como el cardenal de Valencia), abandonó esta dignidad eclesiástica para casarse con Carlota, la hija de la reina de Navarra, Juana de Albret.

Por otra parte, el rey de Francia Luis XII lo beneficio con una pensión de 20.000 ducados, además de otorgarle el titulo de duque de Valentinois, por el cual sería conocido, desde entonces, como el Valentino.

César, coleccionista de dignidades, será vicario de las tierras que conquistaba por las armas, magistrado supremo y capitán general de la Iglesia Católica.

César era una mezcla ambigua de maldades y cualidades, sensible a todo tipo de idolatría, sobretodo la que provenía de su pueblo. En este sentido, en ocasión de su regreso a Roma como triunfador de una trifulca política y bélica, la ciudad festejó sus triunfos durante varios días con fiestas y espectáculos en los que el propio César participó activamente. Además, sentía auténtica pasión por los toros. Y este apartado de los festejos eran los más cuidados y mejor organizados por el hijo de Rodrigo Borja, que podía dedicarse a torear y matar hasta siete toros para él sólo en la plaza de San Pedro César convertida en un circo romano.

 Su hermano Juan, el primogénito de Alejandro VI, apareció flotando en las aguas del río Tíber, se estima que su muerte se debió a que su mayorazgo representaba un obstáculo para los planes de César. Por otro lado, algunos interpretan la muerte de Juan como fruto de riñas amoroso-familiares entre el occiso y César, que se disputaban el amor de su hermana Lucrecia.

César volvió a rozar el incesto con sus amores dirigidos hacia Sancha de Aragón, hermana de Alfonso, esposo de su hermana Lucrecia, y esposa a su vez de Jofré, hermano de él mismo y de Lucrecia. Sin embargo, estos pedidos eran practicas comunes para el Cardenal de Valencia: a él se debieron las muertes de un navarro llamado Juan de Armenteros (para otros historiadores, Juan Petit), debido a que, hasta sus oídos habían llegado ridículos chismes sobre el desgraciado, cotilleos de cortesanos y poco más, aunque suficientes para que sus sicarios lo apuñalaran.

Otra víctima sería un camarero del Papa llamado Troche, quien huyó hacia España al conocer su condena, César envió gente a su servicio que le aseguraron al fugitivo que si regresaba a Roma no le ocurriría nada. Troche confiado, cuando entraba en Roma, fue empujado por los soldados de César hasta las celdas de San Ángelo, donde permaneció preso durante un tiempo hasta que, condenado en firme, recibió la muerte por garrote.

 Cesar Borgia combinaba dos pasiones, el hedor de los campos de batalla con las intrigas dentro de su red de allegados. Asi, una de las audacias de César Borgia fue cuando, lujosamente ataviado y a lomos de un fogoso corcel, ordenó a la guardia que sacaran a la plaza a un número determinado de prisioneros de guerra y delincuentes comunes, sin distinción de sexo ni edad.

Una vez atados a unos postes, el caballero arremetió contra ellos, disparando su arcabuz sobre unos, atravesando con la espada a otros o, a los que aún no habían muerto, los aplastó con los cascos de su cabalgadura. En realidad, sin negarle el ser un gran capitán utilizaba la guerra en su propio beneficio.

Con respecto al campo de las intrigas, César colaboró con su hermana Lucrecia, no se sabe si de buen grado o forzadamente, a la que casó y descasó según sus intereses de cada momento. Por último, era tan avaro y ambicioso de las riquezas ajenas que no dudó en tender una emboscada en Sinigaglia a sus colaboradores, haciendo ahorcar a todos sus generales, de manera que quedó como beneficiario único del botín que poseían los defenestrados.

 Con un ritmo de vida tan intenso como el que tenía Cesar, no podía dedicarse a tantas cuestiones él solo, por eso siempre tuvo un colaborador a su lado, Miguel Comella, que funcionará durante toda su vida como el brazo ejecutor de todos los crímenes atribuidos a su señor.

Comella era valenciano, César lo había traído de tierras levantinas españolas y rápidamente se había puesto a su disposición. De esta manera,  además de conjuntas correrías por mancebías y palacios, el criado y su señor no tuvieron escrúpulos en mancharse las manos de sangre cuantas veces fueran necesarias.

Cesar Borgia era un capitán, que cuando no estaba en guerra se transformaba en un príncipe totalmente entregado al lujo y lo fastuoso, de tal manera que tenia un gran sentido estético para las puestas en escena. En este sentido, le gustaba organizar grandes espectáculos para su propia exaltación, haciendo dispendios inimaginables como los efectuados con la excusa de su viaje a Francia.

Así, ingresaron a Francia a través del puerto de Marsella, de la cual partió la comitiva de Borgia y como muestra del boato irresistible de que se hacía rodear el hijo del Papa, llegó a herrar todos los caballos de su cabalgata con herraduras de plata maciza, eso sí, apenas sujetas por un clavo que posibilitaba su pronto desprendimiento con el doble resultado de, por un lado, deslumbrar literalmente a todos con aquella extravagancia, y después, al desprenderse las argénteas herraduras, contentar a la plebe, que se empujaba para adueñarse de una de aquellas piezas. Era, sin duda, una forma sibilina de ganarse a gran parte de la población.

 Como repetidas veces se expresó a lo largo de este apartado, César Borgia no paró un instante, pasando de las batallas bélicas a las diplomáticas y, también, a las que tenían como campo de batalla las alcobas y como contrincantes, a las mujeres. Efectivamente fue un hombre de guerra, sin embargo, se sentía a gusto entre artistas e intelectuales. De hecho, en algunas de sus correrías fue acompañado por nombres tan preclaros como Miguel Ángel Buonarrotti, Leonardo da Vinci, Nicolás Maquiavelo o el gigante español García de Paredes. Vitalista e incansable, en sus raros ratos de ocio se ocupaba de su pasatiempo preferido: el alanceamiento de reses bravas.

 Incluso, organizaba suntuosas y extraordinarias corridas de toros, como la que se produjo en ocasión del enlace de su hermana con Alfonso de Aragón. Ese día, ante una masa vociferante (público de 10.000 personas reunidas en el parque romano de Monseñor Ascanio), Cesar alanceó a caballo, durante cinco horas a ocho toros.

Sin embargo, cuando su padre, el papa Alejandro VI, abandonó el mundo de los vivos, a César se le acabaron muchas de sus prebendas, siendo desterrado por el nuevo pontífice Julio II. Su vida peligró cuando su padre y él se envenenaron, situación de la cual Alejandro VI no pudo escapar. El papa Alejandro fue envenenado con un vino letal servido en un banquete ofrecido al padre y al hijo juntos en el palacio del cardenal Adriano de Cometo. Tras la comida, ambos se sintieron muy mal, y el Sumo Pontífice falleció tras dolorosa y larga agonía.

 César logró sobrevivir, debido a que inmediatamente se metió en un barreño de agua helada, de tal forma que sufrió una extraordinaria reacción, tras la que mandó abrir en canal una mula viva en la que se introdujo hasta que se sintió mejor. Antidotos bastante extraños pero que lo salvaron de la muerte.

No obstantes, otras versiones señalan que la malaria fue la causa de ambos fallecimientos. En el caso de César, puede que algo tuviera que ver también la sífilis. Durante su febril existencia, César Borgia se lanzó a unas guerras caprichosas: cercando Florencia, conquistando la Romaña o amenazando con su presencia otros lugares estratégicos en la geopolítica del momento, hasta tal punto, que obligaron al Gran Capitán (Gonzalo de Córdoba) a apresarlo y librarse de tan engorroso enemigo.

Aunque capturado en varias batallas, por ejemplo, en España fue encerrado sucesivamente en los castillos de Chinchilla y de la Mota, de ambas situaciones logró escapar. Sin embargo, sus enemigos lo encontraron y se procedió a ejecutarlo. Ocurrió en el camino entre Viana y Pamplona, junto a las murallas de esta última ciudad. César recibió hasta 23 heridas en su cuerpo. Su muerte se produjo el 12 de julio del año 1507, a la temprana edad de 31 años.

Triste fue el destino de aquel guerrero que había deseado —y conseguido con creces— no pasar inadvertido en todos y cada uno de sus pasos por la vida. César Borgia murió oscuramente a manos de unos soldados que parecieron desconocer el valor del guerrero al que le arrebatan la existencia. Así, Garcés, un soldado modesto perteneciente a las fuerzas del conde de Lerín, le dio muerte. Contradiciendo toda su vida cargada de lujo y fastuosidad, sus funerales y su entierro fueron modestos. Con cierta ironía su tumba en Viana de Navarra reza una inscripción, probablemente apócrifa para algunos: «Aquí yace en poca tierra el que toda le tenía, y el que la paz y la guerra, en la palma de su mano tenía».

Fuente Consultada: Crueles Siniestros de la Historia- La Vida de los Papas S. Fontana- Traidores de Cristo René Chandelle

El Matrimonio de Catalina de Medicis Matanza de los Hugonotes

El Matrimonio de Catalina de Medicis: Matanza de los Hugonotes

RESUMEN BIOGRAFÍA DE CATALINA DE MÉDICIS: Cuando nació le auguraron que sería reina y madre de tres reyes, pero debió soportar innumerables desventuras y dificultades antes de que se cumpliera la profecía. Al llegar al trono, pudo vengar las ofensas recibidas y ejecutar con habilidad sus designios políticos, que dominaron toda una época de la historia francesa, signada por la matanza de la noche de San Bartolomé.catalina de medicis

La vida de Catalina, de Médicis transcurrió en el clima sofocante y peligroso de las cortes del Renacimiento italiano y francés. Los Médicis, descendientes de campesinos, habían llegado con el correr de los años a gobernar Florencia y a convertirse en una de las familias más ricas y prestigiosas de Europa. Hasta el trono pontificio estaba ocupado por uno de ellos, el papa Clemente VII

El nacimiento de Catalina en 1519 pasó casi inadvertido en la turbulenta Italia de esa época. Sin embargo, sus padres, Lorenzo II y Magdalena de la Tour d’Auvergne, no dejaron de hacer echar el horóscopo de la recién nacida.

El astrólogo consultado auguró a la niña un brillante porvenir: sería reina y madre de tres reyes. Pero al poco tiempo enfermaron y murieron sus padres, y la pequeña quedó al cuidado de algunos dé sus poderosos parientes.

En 1520 Roma es pasada a saco por las tropas del emperador Carlos V, que invaden los vastos territorios del Papa, y Clemente VII se convierte prácticamente en un prisionero. Cuando los florentinos -descontentos con el gobierno de los últimos Médicis- supieron que el Papa estaba asediado en el Castel Sant’Angelo, se lanzaron a las calles y saquearon el palacio Médicis tras echar de Florencia a sus dueños. La república florentina se ocupó entonces de la educación de la niña, que ingresó en el convento Della Múrate.

En varias ocasiones los enemigos de los Médicis quisieron sacar a Catalina del convento para eliminarla, pero la decisión de la niña, que había aprendido en la soledad a cuidar de sí misma y a desconfiar de los demás, desbarató todos los intentos.

Finalmente mejoró su suerte una vez que el papa Clemente VII llegó a un acuerdo con el emperador y le fue restituido el poder, lo que permitió a los Mediéis regresar a Florencia. El propio Papa (Julio de Médicis) se ocupó entonces de la huérfana, por quien sentía predilección. Fue él quien en 1532 concretó con Francisco I de Francia -eterno rival del emperador Carlos V- su boda con Enrique de Valois, segundo hijo del monarca francés, aunque Catalina no era hermosa y tenía una dote muy pobre.

Catalina, que contaba catorce años cuando se casó, al ver por primera vez a quien iba a ser su esposo, se enamoró perdidamente de él. Fue una pasión no correspondida, pues Enrique prefería prodigar sus atenciones a la encantadora Diana de Poitiers, que sin embargo le llevaba veinte años.

Humillada en su amor, Catalina se sentía extranjera en una corte que la despreciaba porque sus antepasados no eran de sangre real sino que habían sido campesinos y comerciantes. El destino le depararía un magnífico desquite: en 1536 la muerte inesperada del Delfín, Francisco de Valois, abrió a Enrique el camino al trono; Catalina de Médicis se convertía así en la esposa del futuro rey.

REINA Y MADRE DE REYES: Desde el momento en que Enrique se convirtió en Delfín fue necesario que su esposa diera hijos a la corona. Pero durante los primeros diez años de matrimonio Catalina permaneció estéril. La situación se tornaba difícil para ella, que temía ser repudiada por su esposo y buscó la protección de Francisco I y del Papa.

Debió inclusive sonreír y mostrarse amigable con la hermosa Diana, para que esta convenciese a Enrique de que jamás encontraría una esposa tan complaciente. Diana miró a la italiana con un dejo de desprecio e ironía, pero, según preveía Catalina, no dejó de brindarle su apoyo.

Por fin en 1544 dio a luz a Francisco de Valois, el primero de siete hijos. Catalina, entregada por completo a la crianza de estos, hubo de soportar pacientemente el espectáculo que Enrique y su amante ofrecían a toda la corte. Diana era, en realidad, la verdadera reina de Francia: el monarca ostentaba la divisa de su amada en los torneos, le regala el hermoso castillo de Chenonceau y la nombra duquesa de Valentinois.

Lúea de Guarico, un famoso adivino, recuerda a Catalina la profecía que él mismo le hiciera en 1542 anunciándole la muerte de Enrique II en una justa a la edad de cuarenta años. Catalina, que a pesar de todo sigue amando a su marido, ruega a este que no intervenga en esa clase de competencia. Pero Enrique no la escucha y cuando en 1559 se llevan a cabo solemnes torneos, el rey decide tomar parte en ellos.

Después de luchar con varios caballeros, Enrique se enfrenta con Jacques de Lorge, conde de Montgomery. La concurrencia advierte que el rey se ha fatigado y prorrumpe en gritos para que se interrumpa el combate. Pero ya es tarde: la lanza de Montgomery atraviesa el yelmo de Enrique y se hunde en su cara. Diez días después muere el monarca como consecuencia de la herida. Ha llegado el momento esperado por Catalina: Diana de Poitiers debe abandonar la corte por orden de la reina.

Sucede al muerto su hijo mayor, Francisco II, joven enfermizo de quince años de edad, casado con María Estuardo, la fascinante escocesa. El nuevo gobernante, inexperto y débil, se halla tironeado entre las voluntades de Catalina -su madre- y de su esposa, que en realidad habla por boca de sus tíos, los poderosos Guisa.

TODO EL PODER A UNA MADRE
De frágil contextura física, Francisco II muere un año después de su coronación y deja el cetro a su hermano Carlos, de diez años; Catalina se convierte entonces en regente del futuro Carlos IX que ascendía al trono tres años después (en 1568).

Aunque este reinó hasta 1574, es decir, hasta bien pasada la mayoría de edad, fue siempre su madre la que tomaba las decisiones y atendía los asuntos de Estado. Durante ese período Catalina debió hacer toda clase de esfuerzos para que la corona no cayera en manos de los ambiciosos Guisa.

El reino se hallaba dividido por cuestiones religiosas; los hugonotes encabezados por el almirante Coligny y los Borbones, se enfrentaban a los católicos, cuyos jefes más notorios eran el duque de Guisa y su hermano, el cardenal de Lorena.

Catalina se hallaba entre dos fuegos: no deseaba que predominasen los protestantes, pero tampoco le convenía perseguirlos, ya que ellos contrarrestaban el poderío de los Guisa. No obstante, el drama se desencadena cuando el almirante sufre un atentado en el que solo es herido. Poco después los Guisa, desvergonzadamente, lo asesinan en su casa, a la vista de todos.

Catalina se ve en una encrucijada, pero está dispuesta a todo con tal de conservar el trono para sus hijos. Con su habilidad acostumbrada, persuade a su hijo Carlos de que fuerzas protestantes están frente a las puertas de la capital prontas a vengar a Coligny y destituir al rey.

Carlos se enfurece y, aconsejado por su madre, ordena dar muerte a todos los hugonotes. Catalina se reúne entonces con los Guisa y arregla los detalles de la terrible matanza que la historia recuerda como la Noche de San Bartolomé: solo en París fueron asesinadas más de dos mil personas entre el 23 y 24 de agosto de 1572.

Carlos IX muere un año después y le sucede su hermano Enrique, tercer rey francés de ese nombre. Aunque era el hijo preferido de Catalina, su naturaleza cruel y afeminada se interesaba solo por las joyas y las sedas. No toleraba que nadie, salvo su madre, arrojase sombra sobre su poder, y Catalina, envejecida, no lo contrariaba. La reina madre se encontraba en sus aposentos, consultaba a los astrólogos y hacía espiar a sus enemigos; pero no pudo evitar que la ambición creciente de los Guisa, que influían sobre su hijo, acabase por despertar en él el deseo de afirmar el poder real haciendo matar al duque de Guisa.

Ya era demasiado tarde para Catalina, que estaba al tanto de todo, aun enferma. No creía, sin embargo, que su fin estuviese próximo, porque Nostradamus, el famoso mago, le había pronosticado que «la muerte la sorprendería cerca de Saint-Germain» y ella se había retirado a un lugar distante de cualquier iglesia de ese nombre. Poco antes de expirar supo que uno de sus nuevos servidores se llamaba precisamente Julien de Saint-Germain: así la magia, las intrigas y las conspiraciones que habían jalonado toda la vida de Catalina se hallaban presentes en su lecho de muerte.

Ver: La Noche de San Bartolmé

Fuente Consultada: Vida y Pasión de Grandes Mujeres – Las Reinas – Elsa Felder

Biografia de Catalina de Medicis Familia Medicis en Florencia Italia

Biografía de Catalina de Medicis: Familia Medicis en Florencia Italia

Catalina de MedicisCatalina de Médicis: Entre la política y el ocultismo: Seguramente, Catalina de Médicis no sólo es recordada en los libros dedicados a repasar la historia de Europa por haber sido la reina de Francia, la flamante esposa de del Rey Enrique II, y la madre de Francisco II, Carlos IX y Enrique III, que también llegaron a reinar el territorio francés.

Con una vida apasionante y plagada de misterios, como suele pasar con la mayoría de las figuras pertenecientes al mundo de la realeza, Catalina fue una mujer que además supo cultivar y difundir su gran pasión por las ciencias ocultas, principalmente por la astrología y el esoterismo.

Tengamos en cuenta que su vida trascurrió durante la época del Renacimiento europeo, el cual ha sido un período

 en verdad de oro para diversas disciplinas, sobre todo en lo referente al arte y la cultura, pero que también siempre ha estado íntimamente ligado al universo esotérico.

Esta pasión que despertaron las ciencias ocultas en dicha época, fueron también parte de la vida de Catalina de Médicis, ya que la reina siempre se expresó como una gran amante de todo lo relacionado a la astrología y el esoterismo.

Su sangre azul jamás impidió que dedicara largas horas de sus jornadas habituales para compartir con amigos íntimos extrañas reuniones alrededor de mesas dispuestas en medio de salones oscuros con el fin de invocar a algún espíritu que pudiera acercarle información de relevancia para su vida terrenal.

Su fuerte creencia en las ciencias ocultas y su devoción por las prácticas relacionadas a este ámbito, hicieron que Catalina de Médicis se convirtiera en una de las mujeres de la nobleza que más protegió a los practicantes de estas disciplinas, y que a la vez siempre se sirvió de ellos para tomar decisiones a futuro.

Si bien la reina se definía como una mujer católica, su devoción religiosa nunca supuso un impedimento para su otra pasión, el ocultismo, que practicaba a puertas cerradas casi todas las noches, en reuniones privadas que mantenía con sacerdotisas y astrólogos, con quienes solía celebrar toda clase de ritos paganos basados en magia.

Según cuentan las diversas anécdotas que han quedado de su paso por la vida, Catalina se comunicaba con sus dioses por intermedio de una especie de espejo mágico, además de utilizar sesiones de espiritismo para realizar consultas que sirvieran de respuesta a las inquietudes que la reina tenía en cuanto a su mandato y la realización concreta de sus ambiciones.

Su pasión por las artes ocultas la llevó a rodearse de un conjunto de prestigiosos astrólogos de la época, entre los que se encontraban Gabriel Simeoni, Cosme Ruggieri, Luca Gaurico y Michel de Nostradamus, que asistían frecuentemente al palacio para recluirse en un cuarto secreto con la reina, para invocar los poderes del más allá, y de esta manera intentar conocer cómo sería su futuro.

Entre sus preferidos se encontraba un joven científico que dedicó su vida a profetizar sobre los acontecimientos futuros: Michel de Notredame, más conocido como Nostradamus, de quien la reina Catalina de Médicis siempre se expresó como protectora y admiradora de su talento.

La atracción desmedida que Catalina sentía por las ciencias oscuras pueden rastrearse desde su infancia, ya que se alimentó de todo el acervo cultural relacionado a las doctrinas esotéricas, cabalísticas, neoplatónicas, astrológicas, e incluso la práctica del tarot, desde su nacimiento.

Catalina de Médicis nació en Florencia, un 13 de abril de 1519, en medio de una poderosa familia italiana, ya que era la hija del duque Lorenzo II de Médicis y de la condesa Magdalena de la Tour Auvergne.

En aquella época, el territorio italiano gozaba de una libertad absoluta para la practica y difusión de la cultura y las ciencias, y en este contexto también las artes ocultas habían logrado acaparar un lugar de privilegio entre las familias nobles, que practicaban estas disciplinas como algo cotidiano.

Esto produjo que Catalina entrara en contacto con el ocultismo desde muy pequeña, volviéndose una declarada devota de la doctrina esotérica, y practicando a lo largo de su vida cualquiera de las disciplinas que estuvieran relacionadas a este ámbito.

Cuando en 1533 la joven Médicis contrajo matrimonio con el rey Enrique II de Francia, llevó consigo a esta nación todo el acervo esotérico y astrológico de su educación. Incluso, cuando Catalina se convirtió en madre primeriza, dando a luz a su hijo Francisco, no tuvo el menor reparo en asegurar públicamente de que había logrado tal cometido gracias a la ayuda del ocultismo, por lo que su fe en esta disciplina creció desmedidamente.

Durante su vida, Catalina fue madre de diez hijos, de los cuales sólo sobrevivieron siete, y siempre adjudicó la posibilidad de procrear a la intervención de aquellas fuerzas divinas y paganas a las cuales recompensó con una trayectoria plagada de misticismo.

Mediante su matrimonio con el rey Enrique II, la joven Médicis logró ostentar diversos y prestigiosos títulos de nobleza, tales como duquesa de Orleáns en 1533, delfina de Francia en 1535, duquesa titular de Bretaña en 1536, hasta conseguir su máxima ambición, convertirse en reina de Francia en 1547, tras la muerte de su esposo.

Su ambición por el poder era tal, que incluso intervino sin limitaciones durante el reinado que les tocó llevar adelante a sus hijos, siendo la influencia más directa de éstos hasta el día de su muerte.

Quizás el motivo de ello lo podamos hallar en el hecho de que mientras Catalina se encontraba junto a su marido le era velada la posibilidad de ejercer actividades políticas, además de tener que soportar la situación de vivir prácticamente a la sombra de Diana de Poitiers, la amante del rey Enrique II.

diana poitiers

Durante 26 años tuvo que soportar la pasión de Enrique II por la hermosa Diana de Poitiers. Si hubiese protestado habría perdido seguramente su posición en la corte.

Durante su actividad política, Catalina intentó en vano llevar adelante una serie de empresas que no lograron convertir sus ambiciones en realidad, como por ejemplo el intento de conciliar a los católicos con los protestantes en materia de religión, que culminó con la llamada masacre de San Bartolomé, en la que murieron más de 3000 personas, entre los que se encontraba Gaspar Coligny, líder del ejército protestante, y supuestamente Juana de Albret, reina de Navarra, que se especula fue envenenada por Carlos IX, hijo de Catalina.

Finalmente, el 5 de enero de 1589 la muerte llegó a silenciar para siempre la vida de la reina, luego de desarrollar una pleuresía por un resfriado mal curado. Esa muerte que el anecdotario señala como anunciada, ya que según se cuenta, en el año 1572 Catalina recibió una predicción del vidente Cosme Ruggieri, que le aseguraba que moriría luego de escuchar el nombre de Julien de Saint-Germain, que fue precisamente el sacerdote que veló por su vida hasta los últimos momentos.

ALGO MAS SOBRE CATALINA DE MEDICIS:
7.000 cartas que documentan la personalidad de Catalina

En su correspondencia se nos revela Catalina como una persona que ama la paz y que busca amistad. Fue capaz de ser amable y cariñosa con Diana, aunque siempre nutrió un inevitable resentimiento hacia ella. Diana le pagó cuidándola solícitamente cuando en 1552 estuvo a punto de morir de escarlatina. Cuando fue reina madre, sólo torturaba a los prisioneros en caso extremo y nunca olvidaba un gesto amable o bondadoso que alguien hubiese tenido con ella.

De su voluminosa correspondencia se conservan 7.000 cartas, que contienen innumerables recomendaciones para sus servidores y los de sus amigos. Era amable y generosa y se subordinaba siempre a su marido, pero sin perder jamás su independencia personal. Su cualidad que más destaca hoy, a la distancia de tantos años, como una constante es la autosuficiencia.

Sus hijos, Francisco II (1544-1560), Carlos IX (1550-1574) y Enrique III (1551-1589), la respetaban y temían. Reinaron obedeciéndola, siendo Enrique III el único que se atrevió a contradecirla. En interés de ellos sacrificó a los hugonotes, rivales de los católicos, tratando de prevenir la tragedia de una guerra civil que podía arrojar a sus hijos del trono del mismo modo que ella lo había sido de Florencia.

Aterrorizó a sus hijas, a las que suponía terriblemente inmorales (y en el caso de Margarita tenía razón). Le preocupaba que su conducta les impidiese hacer matrimonios ventajosos. Cuando descubrió que Margarita tenía relaciones amorosas con Enrique de Guisa y que el cardenal de Lorena, cabeza de la familia Guisa, trataba de casarlos, permitió a su hijo Carlos, un desequilibrado mental, que golpeara a la hermana hasta dejarla muerta sobre la alfombra de su cámara. Cuando sus planes políticos podían destruirse, como fue el caso de Margarita, resultaba implacable en su rabia.

Sin embargo, la extraña moralidad de su hijo Enrique nunca le preocupó. Siempre consideró los excesos de éste con desinteresada tolerancia. Fue la única persona por quien acaso manifestó amor, más allá de la gratitud o la amistad, llamando a tan curiosa mezcla de genio real e inmaturo degenerado «las niñas de mis ojos».

No es ésta la ocasión de describir sus treinta años de gobierno de Francia como reina madre viuda, guiando a sus tres hijos neuróticos; o su participación en la Noche de San Bartolomé. Es mucho más importante considerar sus logros frente a las especiales circunstancias que se daban entonces en Francia y en ella misma, colocada en la difícil posición de quien tiene responsabilidades pero no poder.

Tanto los protestantes como los católicos desconfiaban de las intenciones de Catalina cuando trataba de mantener la paz, porque la suponían tan fanática como ellos. Cualquier medida que tomaba era interpretada por cada bando como un compromiso con el otro. Pero el único compromiso que interesaba a la reina era aquel que pudiese mantener la paz frente a la lucha hasta el último hombre en que trataban de empeñarse ambos bandos. Sólo estaba dispuesta a arriesgar esta paz en caso de que llegara a peligrar la seguridad del trono.

Pero no podía imponer su voluntad, porque siempre careció del poder que le habría permitido someter a las facciones rivales.Con la Corona en una situación semejante, el peligro mayor lo representaba una posible intervención extranjera, cosa que obsesionaba a la reina y la mantenía en un perpetuo temor. Tratando de evitarla pasó 30 años de su vida estableciendo negociaciones «maquiavélicas».

Tanto Isabel de Inglaterra como Felipe II de España estaban deseando encontrar la ocasión de «proteger» a Francia. Casando a su hija Isabel con Felipe II, y con la posibilidad de una alianza con Isabel Tudor, que tuvo al duque de Anjou (más tarde rey con el nombre de Enrique III) detrás de ella durante trece años de paciente diplomacia, mientras soportaba las burlas de los diplomáticos extranjeros que sabían su carencia de poder, conjuró la tragedia de una guerra con el exterior.

Ni España ni Inglaterra pudieron jamás encontrar un pretexto para inmiscuirse en los asuntos de Francia. Catalina causó una seria derrota a España sin hacer un solo disparo cuando se las ingenió para que el entonces duque de Anjou fuese elegido rey de Polonia. Como en Francia reinaba Carlos IX, hermano del duque, Catalina tenía en sus manos «los dos extremos de la correa» que podía ceñirse en torno a Austria y evitar que el emperador se pudiese unir a Felipe II para atacar a Francia.

Acerca de esta elección escribió un historiador francés: «Fue la acción magistral de Catalina, capaz de resolver en un día (el de San Bartolomé) dos años de labor e intrigas, inutilizar alianzas elaboradas cuidadosamente y dar la vuelta como a un guante a una Europa que ardía de indignación. ¡Esos son los auténticos triunfos logrados con su diplomacia!»

Fuente Consultada: La Llave del Saber Tomo I Pasado y Presente del Hombre Ediciones Cisplatina