Los Santos

Quien Fue la Mona Lisa? La Gioconda Pintura

¿Quien Fue la Mona Lisa o Gioconda?

La pintura más famosa del mundo, es sin duda La Gioconda, también conocida como Mona Lisa (1503-1506); son numerosas sus reproducciones, y ha sido ampliamente utilizada en publicidad y en objetos cotidianos.

Leonardo da Vinci llevó consigo a Francia este cuadro de dimensiones modestas (77 x 53 cm); es hoy en día el más visitado en el Louvre. La identidad de la modelo sigue siendo controvertida.

Obra La Mona Lisa de Da Vinci

LA MONA LISA? Durante mucho tiempo se han barajado múltiples hipótesis entorno a la verdadera personalidad de la Mona Lisa, más conocida por Gioconda e inmortalizada por Leonardo da Vinci.

Dado que los alumnos del gran maestro italiano realizaron variadas versiones del célebre cuadro, en los que aparecía desnuda, se generalizó la idea de que se trataba de una cortesana.

Al parecer. Mona Lisa, nacida en 1479, fue hija del fabricante de lanas de la ciudad de Florencia, Antonio Gherardini.

Después de morir su padre entró en contacto con la familia Médicis, y se prometió con Giuliano, hijo menor del famoso Lorenzo el Magnifico, gobernante de la república de Florencia, muy próspera en aquellos tiempos.

Con la invasión de Carlos VIII de Francia, los Médicis huyeron, y Mona Lisa, que esperaba un hijo, se vio obligada a casarse con el viudo Francesco Giocondo, de quien recibiría el apodo.

Cuando Leonardo la retrata, por encargo de un su puesto primo Giuliano de Médicis,  la Gioconda sólo contaba 24 años de edad.

La realización del cuadro se demoró dos años, y la entrega del lienzo muchos más, se cree que, entre otras razones, por el extraordinario parecido de la Gioconda con la madre del pintor.

Mona Lisa falleció en 1516, años 37 años.

En el momento en que Leonardo pintaba la Mona Lisa, se encontraba muy interesado en la anatomía y sus anormalidades. Por entonces, hacia el año 1503, Leonardo estudiaba cadáveres en la morgue del hospital Santa Maria Nuova de Florencia.

La capacidad de observación y análisis de Leonardo seguramente le permitía interpretar los cuadros emocionales a través de los gestos y las expresiones faciales. Leonardo era ante todo un observador, y no debemos olvidar la importancia que él atribuía al sentido de la visión.

Cualquier particularidad en un gesto facial o corporal, seguramente era captada por la sensibilidad de Leonardo.

La atmósfera poética del cuadro proviene en parte del paisaje rocoso en el segundo plano a la vez lejano y luminoso, inmerso en una niebla azulada, pero sobre todo de la sonrisa enigmática de la modelo.

La pose de ésta, las manos cruzadas ligeramente vuelto y el rostro en tres cuartos, ha sido retomada por otros pintores. Verdadero emblema del clasicismo del Renacimiento, admirada y celebrada, la Gioconda también ha sido intervenida y reinterpretada.

En el siglo XX, Marcel Duchamp la ridiculizó con bigotes y le colocó un subtítulo irreverente.

mona lisa, Leonardo Da Vinci

La sonrisa más famosa del mundo es la de la Mona Lisa. Entre 1503 y 1506 Leonardo Da Vinci trabajó en el retrato de esta hermosa dama, esposa del florentino Piero Francesco del Giocondo (de ahí que el cuadro sea conocido también como La Gioconda).

Curiosidades:
Mide 77 x 53 centímetros (les un cuadro bastante pequeño!)
Es imagen de más de 400 marcas y nombre de 61 productos

Es visitada por 6 millones de personas cada año.

El 1911 fue robada por el pintor italiano Vicenzo Perrrugia. Dos años más tarde apareció en Italia

Fue salpicada con ácido y golpeada con una piedra en el Louvre, dónde ahora se expone tras una vitrina antibalas, en una sala especial que la protege.

En la Universidad de Ámsterdam, fue estudiada la sonrisa de la Gioconda con un programa informático que analiza las expresiones emocionales de los rostros.

Este estudio revela que la expresión de Lisa Gherardini es de un 83% de felicidad, correspondiendo el 17% restante a una mezcla de expresiones emocionales de disgusto, enojo y miedo.

Hasta este punto llega la intención del hombre en adentrarse en los secretos que esconde la Gioconda, resultado de la ciencia de Leonardo y, por lo tanto, consecuencia de sus funciones.

¿Habría querido Leonardo lograr exactamente este efecto? ¿Habría sido esta sonrisa ambigua el resultado del sfumatol ¿Será la expresión consecuencia de una especial interacción emocional entre ambos hemisferios en el zurdo de Leonardo?.

Tal vez no lo sepamos nunca. Lo cierto es que la Gioconda cautiva nos sigue con su mirada y nos sonríe ambigua y enigmáticamente. La Gioconda nos hace sentir y pensar al mismo tiempo.

ALGO MAS…: El doctor Joseph Borkowski, tras horas y horas de estudio en el Louvre, llegó a la siguiente condusión: la expresión de la cara de la Gioconda es la típica de aquellos que han perdido los dientes incisivos.

Pero la cosa no queda ahí, el dentista estadounidense afirma además que probablemente la dama perdió los dientes debido a una paliza pues, siempre según él, en sus delgados labios se puede distinguir una pequeña cicatriz.

En consecuencia no se trataría de una sonrisa, sino más bien de una mueca. Por último, teniendo en cuenta que las comisuras están ligeramente hundidas hacia el interior, es de suponer que también le faltarían los colmillos.

Está visto que el juicio de un experto es capaz incluso de dar al traste con los prejuicios romántico-poéticos de enteras generaciones y, frente a la ensoñación de la belleza enigmática, oponer la blasfemia de la terrenal violencia cotidiana.

personajes raros de la historia

Gilgamesh Rey Sumerio Inscripciones de Behistun Leyenda de Gilgamesh

GILGAMESH REY SUMERIO – LA LEYENDA

GILGAMESH: Desde el año 5000 a.C. las tierras bañadas por el Tigris y el Eúfrates se hallaban pobladas por centenares de aldeas agrícolas que, con el paso de los años, se transformaron en importantes ciudades-estados independientes, dedicadas a una intensa  actividad comercial que daría origen a la que habría de ser la primera civilización humana., y por aquella época un rey llamado Gilgamesh gobernó la ciudad mesopotámica de Uruk.

Pronto se convirtió en héroe y dios, y sus gestas lo hicieron protagonista de la primera epopeya de la historia, centrada en su desesperada búsqueda de la inmortalidad. En ella aparece, por primera vez, el tema del diluvio universal.

En la década de 1840 por un joven arqueólogo británico aficionado llamado Austen Layard, dió con uno de los más notables descubrimientos arqueológicos de todos los tiempos,  la ciudad de Nínive. No se trataba sólo de un vistoso palacio real con unos cuantos grafitos antiguos que Layard y su equipo habían encontrado por casualidad.

Tras una serie de excavaciones, aparecieron en el yacimiento dos palacios y una enorme biblioteca real, que resultaron ser los restos de la antigua ciudad bíblica de Nínive.

La biblioteca había sido construida por Asurbanipal, el último gran rey de Asiria, que murió en 627 a. C. Fue un monarca erudito y ávido coleccionista. Estas tablillas talladas se conocieron como  las «inscripciones de Behistun»,

Layard y su equipo descubrieron la asombrosa cantidad de 20.000 tablillas de barro en la biblioteca de Asurbanipal, entre ellas listas de reyes, textos históricos y religiosos, tratados matemáticos y astronómicos, contratos, documentos legales, decretos y cartas reales.

Probablemente, las tablillas más famosas de este tesoro procedente de Nínive son las que narran las aventuras de un rey primitivo de Sumeria llamado Gilgamesh, que gobernó en una de las primeras ciudades sumerias, Uruk, situada en la orilla oriental del Éufrates, hoy en el sur de Iraq.

En su momento álgido, vivían 80.000 personas en Uruk, lo que la convertía en la ciudad más grande del mundo. Gilgamesh construyó una serie de murallas altas y gruesas para defender la ciudad contra posibles ataques. Recientes excavaciones llevadas a cabo por un equipo de arqueólogos alemanes muestran que sus pobladores construyeron una intrincada red de canales en el interior de las murallas de la ciudad. Era como una antigua Venecia, con una serie de elaborados templos y torres dedicados a los dioses.

Gilgamesh fue el quinto rey de la ciudad, y gobernó aproximadamente en 2650 a. C. Se convirtió en una figura profundamente venerada por el pueblo mesopotámico, y una serie de famosos mitos y leyendas relata sus peligrosas y osadas gestas. Al principio Gilgamesh no fue un buen rey, por lo que los dioses hicieron que un hombre salvaje y peludo, llamado Enkidu, se enfrentase a él.

Pero del mismo modo que los hombres habían aprendido a domesticar a los animales salvajes, Gilgamesh fue capaz de domesticar a Enkidu, y ambos terminaron siendo buenos amigos y vivieron juntos muchas aventuras. La muerte de Enkidu partió el corazón a Gilgamesh, y aunque él deseaba vivir para siempre, quiso morir también ese mismo día.

Al final del relato, Gilgamesh decidía que ser recordado por haber creado una hermosa ciudad con impresionantes murallas y preciosos templos para los dioses era su mejor oportunidad de lograr la inmortalidad.

LA LEYENDA DE GILGAMESH: En el siglo xix, los arqueólogos desenterraron la biblioteca de Asurbanipal (el Sardanápalo de los griegos), el último gran monarca del imperio asirio. Entre las decenas de miles de documentos en arcilla que atesoraba, se descubrió un poema escrito en lengua semita acadia: la Epopeya de Gilgamés, traducción, según se comprobó, del original sumerio.

Gilgamés, rey legendario de la ciudad-estado de Uruk, se encuentra entre los héroes humanos más antiguos que conocemos. La epopeya relata cómo Gilgamés, consternado por la muerte de su amigo Enkidu, creado por los dioses, se lanzó a la búsqueda del secreto de la inmortalidad. Después de numerosas aventuras llegó al Océano de la Muerte, donde construyó un barco y convenció a un barquero para que le pasase a la otra orilla.

Allí encontró a Ut-napistim, un ser semidivino e inmortal, quien le contó un secreto de los dioses sobre una gran inundación que éstos iban a enviar para destruir a la humanidad. Querían acabar con ella para detener el ruido y escándalo perpetuo de la raza humana, que interrumpía el sueño de sus divinos creadores. Pero Ea, uno de los dioses, traicionó el plan de destrucción, revelándoselo a Utnapistim, para que construyese una embarcación en la que debería llevar «la simiente de todos los seres vivientes».

La nave estuvo preparada a tiempo y cuando comenzaron las lluvias subieron a bordo Ut-napistim y toda su familia, junto con otras personas y animales domésticos y salvajes. Al principio, Enlil, el dios guerrero, se encolerizó sabiendo que algún humano había escapado al diluvio, pero Ea le apaciguó y le convenció para que concediese la inmortalidad a Ut-napistim.
Entonces Ut-napistim reveló a Gilgamés el secreto de la inmortalidad, que residía en una planta del fondo de las aguas. Gilgamés

la consiguió y pensó en llevarla a Uruk para que los ancianos comiesen de ella y recobrasen su juventud y vigor. Continuó su camino en compañía del barquero y se detuvo en un pozo para bañarse. Una serpiente robó la planta de la juventud, mudó la piel y se sumergió en las aguas. Aquí se interrumpe el relato, mientras Gilgamés solloza de frustración; es deseo de los dioses que el hombre envejezca y muera.

 

personajes raros de la historia

Quien era el Tio Sam en Estados Unidos Origen e Historia Simbolo

ORIGEN DEL TIO SAM EN LOS ESTADOS UNIDOS

EL TÍO SAM: Ciertamente el tío Sam, autentico símbolo de los estadounidenses, no tuvo precisamente lo que se puede decir un origen noble. Tio Sam es un apodo y caricatura utilizados para personificar al gobierno de Estados Unidos y, en el extranjero, para referirse al país en su conjunto.

Durante la segunda guerra ente los Estados Unidos y Gran Bretaña, en 1812, Samuel Wilson, un inspector que aprovisionaba de carne al ejército, imprimió en los barriles de salazón las iniciales U.S., que .significaban United States.Sin embargo, los soldados las interpretaron peyorativamente como uncle Sarn -tío Sam-.

A partir de entonces este personaje empieza a tomar carta de naturaleza entre las gentes de la zona norte de Nueva York y Vermont que se oponían a la guerra. Por primera vez aparece en las páginas de un periódico en Troy, en el estado de Nueva York, en 1831. Tres años más tarde se publica un libro titulado precisamente las aventuras del tío Sam.

Poco a poco fue ganándose las simpatías del pueblo norteamericano, hasta que en 1961 el Congreso de los EE.UU. lo reconoce como símbolo nacional. Su traje repleto de barras y estrellas, se remonta a los años treinta del siglo pasado, tornando la imagen de las caricaturas que de Seba Smith, ensayista político de humor del momento, se hicieron en aquel entonces, Dan Rice, un célebre payaso, se encargó de popularizarlo a lo largo del siglo pasado.

personajes raros de la historia

Quien Fue el Judio Errante? Leyenda del Judio Errante Historia Jesus

¿QUIEN FUE EL JUDÍO ERRANTE?

Es el protagonista de una leyenda medieval condenado a vagar -inmortal- por la Tierra hasta el fin de los tiempos, por haber impedido a Cristo que se detuviera a descansar a la puerta de su casa durante el camino hacia el Calvario. La primera referencia documentada aparece en 1228, cuando un obispo armenio explicó en Inglaterra que lo conocía personalmente y que se trataba de Josefus Cartaphilus, el portero dé Pilatos, a quien Jesús, tras haber sido golpeado por él, lo habría emplazado a esperar su segunda venida. El mito no tardó en extenderse por toda Europa, adoptando diversas variantes.

leyenda del judío errante

Personaje central de una leyenda acerca de un judío que se negó a que Jesucristo, cargado con la cruz, descansara en su casa camino del Calvario. Por esta razón, Jesús le condenó a vagar por la faz de la tierra hasta su segunda venida.

En 1547 se presentó en Hamburgo un personaje que aseguraba ser el judío errante y Itamarse Ahasverus o Asuero. Posteriormente surgieron numerosos impostores que narraban historias similares en numerosas localidades europeas, desde Estrasburgo a Moscú y desde Flandes a Madrid. Dicha leyenda ha sido interpretada por diversos autores como un símbolo del éxodo del pueblo judío.

personajes raros de la historia

 

Quienes Fueron los Cataros? Albigenenses Historia de los Cataros

LOS CÁTAROS EN LA EDAD MEDIA

En el siglo XII se desarrolló en el sur de Francia una nueva secta religiosa: la de los cataros o albigenses. La Iglesia católica echó mano de cuantos medios estaban a su disposición para extirpar esa herejía. Le ayudaron a ello los reyes de Francia, que vieron en ello la ocasión de extender su territorio en dirección sur. A despecho de una caza despiadada, los últimos cataros no pudieron ser exterminados hasta 1328.

Los cátaros formaban una secta cristiana, también conocida como albigenses, que gozó de popularidad durante los siglos XII y XIII en la región francesa del Languedoc y en el norte de Italia. En 1179,  el Papa denunció públicamente a la iglesia cátara, pues provenía de una secta herética. El nombre «cátaro» se cree que proviene de la palabra griega katharó, que significa «puro» o «purificado», o de la voz alemana ketter, que significa «herético».

Aunque la Iglesia católica juzgaba herejes a los cátaros, estos se consideraban cristianos verdaderos y se referían a sí mismos como «cristianos» u «hombres buenos».

los cátaros

Desgraciadamente, los cátaros tuvieron problemas con la Iglesia católica porque se negaron a aceptar la autoridad del Papa; creían que la cruz era un símbolo maligno de la tortura y la muerte y no les gustaba el comercio de reliquias religiosas, negocio muy lucrativo para la Iglesia en aquellos tiempos. En lugar del Juicio Final de las almas —un concepto que los cátaros no aceptaban , creían que el mundo físico dejaría de existir cuando todas las almas fueran liberadas de él.

En 1209 el papa Inocencio III convocó una cruzada contra los cátaros, que, conocida como la Cruzada Albigense en alusión a la ciudad cátara de Albi, fue especialmente sangrienta y cruel, y acabó con miles de vidas, tanto de cátaros como de cristianos. (Ampliar este tema aquí)

MAS INFORMACIÓN SOBRE LOS CÁTAROS

La historia de los cataros o albigenses es uno de los mayores dramas que haya conocido la Edad Media. Pero los acontecimientos que acompañaron la tragedia no son suficientemente conocidos, y corrió demasiada sangre para que sea posible efectuar el recuento de los hechos con una total objetividad.

Los vencedores, es decir, la Iglesia y los reyes de Francia, trataron, en la medida de lo posible, de hacer desaparecer todo rastro de los cataros, y los historiadores de la época relataron los acontecimientos a satisfacción de los vencedores.

Resulta   comprensible   que   el movimiento de los cataros haya desencadenado las pasiones, pues se trataba de una secta religiosa que, además, tenía una fuerte influencia en el plano social.

Los signos precursores del albigeísmo se manifestaron en el siglo XI en el norte de Francia. El movimiento consiguió las simpatías de gran número de adeptos en el siglo siguiente. El nombre que se les dio, albigenses, deriva del nombre del pueblo de Albi, situado en el departamento de Tarn, sede de uno de los obispos de la secta.

Los cataros (es decir, los «puros») eran los adeptos a ciertas creencias de origen parcialmente oriental y que también habían tomado prestados algunos elementos a los bogomilos, secta que contaba con multitud de adeptos en los Balcanes. Uno de los puntos esenciales del albigeísmo era el dualismo («… en el mundo existen dos fuerzas eternamente contrarias. Existe un principio superior del Bien y un principio superior del Mal, al igual que existen la Luz y las Tinieblas…»).

La secta de los bogomilos nació en Bulgaria, pero se extendió rápidamente y sólo se extinguió con la conquista turca en el siglo XVI. Creían también en las dos fuerzas contrarias del Bien y el Mal, y enseñaban que la salvación se lograba siguiendo las enseñanzas de Cristo, pero rechazaban los sacramentos. Basilio, el jefe de esta secta, murió en la hoguera el año 1118.

Los albigenses consideraban la existencia terrestre como obra del Mal y estaban en contra de la procreación. También rechazaban la mayoría de los sacramentos de la Iglesia católica romana, aunque había algunos elementos de similitud entre la Iglesia y el albigeísmo, pues los cataros tenían también obispos así como diáconos en las bajas jerarquías eclesiásticas.

Entre sus adeptos se convino hacer una distinción entre los simples creyentes o crecientes, que sólo estaban obligados en una mínima parte a respetar los severos imperativos de la secta, y los perfectos o perfecti, que tenían una regla de vida rigurosamente estricta. Entre estos dos grupos había un grado intermedio que podríamos comparar con los novicios.

Aunque constituían esencialmente una secta religiosa, los cataros vieron decidirse su suerte más bien por razones políticas. Después de haber intentado en vano llevarles de nuevo a la fe católica por medio de sermones, el papa Inocencio III llamó en su ayuda al rey Felipe II Augusto.

Este rey de Francia no reinaba todavía sobre aquella parte del país y tenía que preocuparse de otros intereses políticos, entre los que se contaba la reconquista de ciertas regiones de Francia que se hallaban en manos de los ingleses. De modo que hasta después de haber dejado arreglados estos asuntos, tras la batalla de Bouvines en 1214, no se dispuso a intervenir en el asunto de los cataros, aunque influyeron en su decisión motivos muy distintos de los religiosos.

En efecto; así como el papa no podía soportar la existencia de una secta religiosa que se hallaba fuera de la Iglesia, el hecho de que hubiera un Estado independiente al sur del Loira era una espina clavada en la carne del monarca, y Felipe II Augusto no podía permanecer inactivo.

En 1208 se inició la cruzada dirigida contra la secta de los albigenses. Poderosos señores dirigieron los combates. Bandas de saqueadores y merodeadores acudieron de todos los rincones de Francia e infestaron el sur, atacando principalmente los condados de Tolosa y del Languedoc en donde vivían la mayor parte de los cátaros.

Esta cruzada es una de las páginas más negras de la historia de la Iglesia y de la de Occidente. Su jefe era Simón de Montfort. El pretexto de defender la fe sirvió de excusa a las mayores atrocidades. El 22 de julio de 1209 todos los habitantes de la ciudad de Beziers, hombres, mujeres y niños, fueron exterminados. Estas atrocidades, sin embargo, no consiguieron someter a los albigenses, dirigidos por nobles del mediodía de Francia.

En 1218, Simón de Montfort resultó muerto en un motín que estalló en Tolosa. Aunque el propio Felipe II Augusto intervino en la lucha, tampoco consiguió exterminar completamente a los cátaros. La decadencia de éstos iba a extenderse todavía durante muchos años y exigiría nuevas atrocidades. La toma de la última plaza fuerte de los albigenses, Monségur, dio ocasión a una nueva exterminación en masa.

Los cátaros hechos prisioneros fueron conminados a abjurar de su fe. Quienes se negaron a ello fueron arrojados vivos a una hoguera colectiva. A despecho de ello y de las persecuciones llevadas a cabo por la Inquisición, el albigeísmo no pudo ser desarraigado por completo.

Gracias a la lucha emprendida contra los albigenses, los Capeto, que reinaban en Francia, habían extendido su territorio. En el plano cultural el sur era una de las regiones más bellas de Francia, pero hasta aquel momento el norte había dominado. Mas las represiones contra los cataros asestaron a las regiones del sur un golpe del que no se recuperaron jamás por completo.

Las señorías del sur habían caído en las manos de nobles venidos del norte que no comprendían ni la lengua ni las costumbres de la gente del mediodía. Muchos de ellos se comportaban, por otra parte, como conquistadores.

Los últimos cataros se retiraron a regiones difícilmente accesibles, como el valle del Ariége, en los Pirineos. Las vertientes del valle están horadadas por multitud de cuevas y de grietas en las que encontraron refugio los supervivientes. Entre ellas una de las más conocidas es la cueva de Lombrives, que se hunde varios cientos de metros en la montaña y que desemboca en una gran sala a la que bautizaron con el nombre de «la catedral».

Esta sala tiene 84 m de altura, 80 de longitud y 50 de anchura. En 1328 vivían allí todavía unos quinientos cátaros. Perseguidos, se adentraron en la montaña.

A los soldados de la Inquisición, que no tenían ningún deseo de perseguir a los cataros hasta el interior de la cueva, no  se les ocurrió ninguna solución mejor que la de tapiar la salida de «la catedral», seguros de que no había ninguna otra. Cierto que la había, aunque no fue descubierta hasta mucho después. De modo que los últimos cataros murieron enterrados vivos.

La entrada a la cueva permaneció tapiada durante doscientos cincuenta años. En efecto, en 1578 Enrique de Navarra, que iba a subir al trono de Francia con el nombre de Enrique IV, concibió la idea de abrir la inmensa gruta.

En una galería, más allá de «la catedral», descubrió los esqueletos de los desdichados cátaros.

Los soberanos de la época y las autoridades religiosas consideraron la exterminación del albigeísmo como una medida de interés general. Es preciso tratar de comprender su punto de vista, aunque hayamos de lamentar tanta crueldad que llegaba hasta verdaderos baños de sangre.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

personajes raros de la historia

Quienes Fueron Los Esenios? Historia de la Secta Religiosa

QUINES FUERON LOS ESENIOS, …UNA SECTA RELIGIOSA?

LOS ESENIOS: En 1946 fueron encontrados en unas cuevas de Qumrán, muy cerca del Mar Muerto unas bolsas que contenían un valioso tesoro arqueológico conocido como «los rollos del mar muerto«, y podemos decir que a partir de ese momentos la palabra esenios comenzó a tener una gran popularidad.

los esenios

Mucho años antes del nacimiento de Jesús, existía una comunidad fraternal de personas que practicaban un culto muy puro que podríamos decir que portaba las semillas del futuro cristianismo, pues sin  duda, casi todos los principales fundadores de lo que luego se denominó la cristiandad fueron esenios: Santa Ana, José y María, Juan el Bautista, Jesús, Juan el Evangelista, etc.

Se consideraban un grupo en el centro de todos los otros, porque cualquiera podía formar parte de su Fraternidad tan pronto pasaran con éxito las pruebas selectivas. Ellos pensaban, con muy buenas razones para ello, que eran herederos de los antiguos hijos e hijas de Dios, herederos de su antigua y gran civilización. Poseían avanzados conocimientos y trabajaban arduamente en secreto por el triunfo de la luz sobre las tinieblas en la mente humana.

Sentían que les había sido confiada una misión, que eventualmente sería la fundación del cristianismo y la civilización occidental, y estaban apoyados en este esfuerzo por seres altamente evolucionados que dirigían la fraternidad. Eran verdaderos santos, Maestros de sabiduría, hierofantes de las antiguas artes maestras.

Los esenios no se limitaban a una sola religión, sino que estudiaban todas para poder extraer de ellas los grandes principios científicos. Consideraban que cada religión era un estado diferente de una misma manifestación. Le daban gran importancia a las enseñanzas de los antiguos caldeos, de Zoroastro, de Hermes Trismegistos, a las secretas instrucciones de Moisés y de uno de los fundadores de su orden, que había trasmitido técnicas similares a las del budismo, así como a las revelaciones de Enoc.

Una de sus más grandes preocupaciones era protegerse de cualquier contacto con espíritus del mal, para poder preservar la pureza de sus almas. Sabían que estarían en la tierra durante un corto período de tiempo y no querían prostituir sus almas eternas. Fue esta actitud, esta estricta disciplina, esta absoluta negativa a mentir o a comprometerse, lo que les hizo objeto de muchísimas persecuciones a través del tiempo.

Los esenios se consideraban guardianes de las Divinas Enseñanzas. Poseían un gran número de manuscritos muy antiguos, algunos de los cuales databan del inicio de los tiempos. Una gran parte de los miembros de la Escuela pasaban el tiempo descifrando sus códigos, traduciéndolos a varias lenguas, reproduciéndolos para perpetuar y preservar este avanzado conocimiento, y consideraban este trabajo como una tarea sagrada.

Las personas de su época sentían en general respeto y estimación por los esenios, por su honestidad, su pacifismo, su bondad, su discreción, y su talento como sanadores, dedicados tanto a los pobres como a los ricos. Proporcionaban ayuda en los períodos difíciles, y especialmente a través de la sanación de los enfermos. Estos sitios donde se impartían las enseñanzas básicas y se practicaba la sanación estaban localizados en lugares que tuvieran acceso público para que todas las personas pudieran acudir.

personajes raros de la historia

Quienes eran las Geishas Origen de las Geishas Historia Artistas

¿QUIENES FUERON LAS GEISHAS EN ORIENTE?

Geisha: En japonés, geisha significa «persona de las artes», es un experto en artes tradicionales como la música, la danza, el canto y la ceremonia del té.

Inicialmente los hombres eran geishas  (kabuki odori) que tenían una finalidad muy similar a los juglares medievales en Europa, pero a través del tiempo las mujeres se hicieron cargo de tal actividad. Algunas probablemente hayan sido cortesanas, pero la mayoría no lo eran.

La tradición de las mujeres geishas se afianzó, junto con un estricto código de conducta y la jerarquía. La mayoría de las geishas vivía en una casa que se llamaba una okiya, propiedad de una mujer que también era una geisha. La mayoría de okiyas preparaban jóvenes o  criadas para este oficio. En muchos casos las niñas fueron vendidas a okiyas, y eran de propiedad de la casa hasta que la niña pagaba su precio de compra.

Las Geishas eran  entrenadas  escuelas locales y había profesores especializados en cada área de formación: shamisen, danza, flauta, tambor y ceremonia del té. También se les  enseñaba el arte de entretener en las fiestas, bailar, cantar, reír ,conversar ingeniosamente y  hasta la forma de verter el sake.

Estando sus raíces ligadas al teatro kabuki, podemos inferir que de allí también proviene la tradición de pintar su cara en blanco.

Una visión popular de la geisha es que eran prostitutas. Algunas prostitutas se hacían pasar por geishas con el fin de atraer a los hombres, pero una geisha verdadera rara vez participan en las relaciones sexuales con sus clientes.

Las prostitutas se vestían en kimonos, con exceso de maquillaje y excesos de adornos en el peinado, por lo que por nuevo edicto del shogun Tokugawa, y para protección de la imagen de las geishas, se obligaba a las mismas a moderar su vestuario y maquillaje para poder diferenciarlas de las prostitutas.

De hecho, las geishas eran, ante todo, artistas formadas en escuelas especiales. La presencia de una geisha se consideraba esencial para el éxito de una fiesta privada. Varias  geishas presentes daban al anfitrión un estatus e imgen de poder y riqueza.

Una geisha también podía haber tenido un patrón personal o danna, y en esta relación podía tener  encuentros sexuales, pero fuera del entorno de trabajo de las geishas. El danna era generalmente un hombre rico que podía darse el lujo de pagar los gastos de las geishas para la escuela, clases, recitales privados e incluso la ropa. Con un danna rico, una geisha podía darse el lujo de romper con una okiya y vivir de forma independiente, si así lo deseaba.

En el año 1779, las geishas fueron reconocidas como artistas, y se adoptó el sistema «Kenban» para supervisar a las geishas de la zona, y restringió su número por debajo de 100 artistas, protegiendo así a las geishas de que cayeran en la prostitución. El kenban, permanece aún hoy en día funcionando como una especie de sindicato de las geishas.

Los barrios de geishas más famosas se encuentran en Kioto, y los turistas todavía se pueden ver las niñas en el kimono elaborados, adornados de la aprendiz de geisha. Son cinco comunidades en Kyoto: Ponto-cho, Gion-Kobu, Gion-Higashi, Miyagawa-cho, y Kamishichiken.

Las geishas de Kyoto hablaban en dialecto «kiotense», que se sigue hablando en la actualidad. En kiotense geisha es geiko.

personajes raros de la historia

Quienes eran los Ninjas? Caracteristicas Origen de los Ninjas

LOS NINJAS: Su origen y Características: Quienes eran los Ninjas? Caracteristicas Origen de los NinjasConocidos por su traje negro que sólo deja los ojos al descubierto, estos singulares mercenarios japoneses se encargaban de ejecuciones, secuestros, torturas, extorsiones y otros trabajos sucios.

Practicantes del nin-jutsu, arte marcial del camuflaje, espionaje y supervivencia desarrollada por los monjes de la montaña en en el 500 a de C. y especialistas en todas las artes de bu-jutsu, conjunto de técnicas estratégicas y utilitarias disfraz, escalada, explosivos-, se comunicaban entre Sí mediante un lenguaje de signos.

Los ninjas se integraban en numerosos clanes secretos que estaban especializados en diversas técnicas; Eran dirigidos por un jonin, prudente y astuto estratega. cuya identidad sólo conocían dos chunin, personas responsables de que sus órdenes se ejecutaran acertadamente.

Este dirigía una vasta red de inteligencia que lo mantenía informado de cuanto ocurría en su zona y lo ponía en contacto con los shogun -señores feudales- cuando éstos deseaban encargarle una misión a cambio de dinero. Los ejecutores o genin mantenían una fidelidad y obediencia absoluta hacia sus jefes y vivían en zonas inaccesibles, entrenándose en lugares aislados.

Para los ninjas era un deshonor ser desenmascarados o capturados, en cuyo caso eran eliminados por sus compañeros o se suicidaban.

personajes raros de la historia

El Basilisco Mitos y Leyenda Animal con Cuerpo de Serpiente

LEYENDA DEL BASILICO

EL BASILISCO: Según el escritor italiano Plinio el Viejo, el basilisco era un animal mitológico con forma de serpiente que exhibía en la cabeza una mancha clara en forma de corona.

A lo largo de la historia, la imagen del Basilisco, término que viene a significar pequeño rey o reyezuelo, se ha ido modificando hacia la fealdad y el horror. Así, a partir de la Edad Media, pasó a ser un gallo cuadrúpedo y coronado, de plumaje amarillo, con grandes alas espinosas y cola de serpiente rematada en un garfio, en una lanza o en otra cabeza de gallo.

Aunque algunos le atribuyen escamas en lugar de plumas, y otros lo relacionan simbólicamente con la imagen del diablo o del anticristo, lo que apenas ha cambiado ha sido su irritada y enojosa mirada, que tenía la terrible propiedad de matar. De ahí la expresión ponerse hecho un basiliscos, cuando alguien se enfada y frunce el ceño.

Así describe el escritor Jorge Luis Borges en su ensayo El libro de los Seres Imaginarios al animal mitológico: «El basilisco reside en el desierto: mejor dicho, crea desierto. A sus pies caen muertos los pájaros y se pudren los frutos; el agua de los ríos en que se abreva queda envenenada durante siglos. Que su mirada rompe las piedras, quema el pasto ha sido certificado por Plinio. El olor de la comadreja lo mata; en la Edad Media se dijo que el canto del gallo. Los viajeros experimentados se proveían de gallos para atravesar comarcas desconocidas. Otra arma era un espejo; al basilisco lo fulmina su propia imagen.»

Por su semejanza con esta criatura fabulosa, los herpetólogos han bautizado a unos saurios arborícolas de color verde de América tropical como el Basiliscuspumifrons, con el nombre de basiliscos. Esta especie de lagartos son conocidos por su capacidad para correr sobre las aguas.

personajes raros de la historia

Quienes eran los flagelantes? El autocastigo en la edad media

LOS FLAGELANTES EN LA EDAD MEDIA

El atraso mental y la oscuridad generales de la época medieval formaban un ambiente propicio a todas las supercherías y supersticiones. Las más aberrantes y disparatadas predicciones eran creídas sin discusión. A finales del siglo X, corrió el rumor que tuvo atemorizada a toda la cristiandad, de que el fin del mundo debía ocurrir en el año 1000.

La gente estuvo acongojada en la espera de este acontecimiento que daban por seguro. Unos se entregaron a prácticas piadosas para morir purificados y otros, en la certidumbre de su próximo final, se entregaron a la disipación y al desenfreno. Otras de las supersticiones que adquirieron estado fueron las ordalías o juicios de Dios, como se llamaba a una especie de duelos o combates judiciales. (Ver: Ordalías de Dios)

LOS FLAGELANTES: Bajo este nombre se ampara una secta impulsada, en el siglo XIII, por Rainieri, un monje dominico italiano natural de Perugia. Para combatir las calamidades y pestes que azotaban a numerosas regiones de Italia, y ante el malestar popular de la época, el monje aconsejaba seguir unas crueles penitencias. El sufrimiento y el odio al cuerpo eran la única vía para la salvación del alma.

Los miembros de esta secta iniciaron sus andanzas tras agruparse en cofradías disciplinadas. Estas iban de aldea en aldea portando una cruz por este motivo también se los conoce como cruciferi y con el torso desnudo. En sus procesiones entonaban cánticos religiosos. a la vez que se flagelaban hasta sangra con látigos rematados en puntas metálicas.

En la etapa de la Peste Negra  los flagelantes caminaban en grupos orando y se auto castigaban pidiendo perdón por sus pecados, pues pensaban que eran los culpables de la ira de Dios.

Estos espectáculos suscitaron el apoyo popular, lo que indujo a cometer tremendos abusos. la Iglesia no tardó en reaccionar, y el 20 de octubre de 1349 el Papa Clemente VI promulgó una bula condenando sus prácticas, y ordenó la persecución de los miembros de la secta, que concluyó con el apresamiento de los cabecillas flagelantes.

personajes raros de la historia

La Reina de Saba Visita a Salomon Historia o Leyenda Enigma Riqueza

Historia: La Reina de Saba Visita al Rey Salomón

La Reina de Saba es  personaje bíblico,  que según la leyenda creó la primera dinastía real como Makeda, esposa del rey Salomón. El libro de los Reyes de la Biblia  relata su visita a la corte de Salomón, en Jerusalén, con una caravana de camellos cargados de especias, oro y joyas, movida por la esperanza de impresionar al rey con su riqueza. Sin embargo, el esplendor de la corte de Salomón la abrumó, atribuyendo su prosperidad y la de sus súbditos al dios hebreo Yahvé. La reina acosó a Salomón con capciosas o complicadas preguntas y quedó sorprendida ante el conocimiento revelado por sus respuestas.

Dice la Biblia que Salomón respondió a todos los enigmas que le planteó la reina de Saba. Pero la reina misma es un enigma: ¿De dónde venía? ¿Por qué emprendió el viaje desde Etiopía hasta Jerusalén? ¿Y quiénes son esos falachas que dicen descender de ella?

reina de saba visita a salomon rey

No es posible eludir la figura de la reina de Saba. Se la menciona en la Biblia -aunque sin darle nombre propio-, y en el Corán, con el nombre de Balkis, denominación que, por cierto, lleva la heroína de numerosos relatos árabes y persas. Tiene un lugar tan importante en la tradición etíope -se la llama Makedo– que los emperadores y los falachas (los judíos de Etiopía) han optado por considerarse descendientes de ella.

En la Biblia, el largo pasaje del libro de los Reyes, dedicado al reino de Salomón, se compone de dos partes. En la primera de ellas, donde se consignan los grandes y nobles actos del rey, se relata la visita de la reina de Saba a Jerusalén.

Intrigada por las historias sobre la fabulosa riqueza y la sabiduría del rey Salomón, la reina de Saba viaja de Arabia a Jerusalén para reunirse con él, según esta pintura del siglo XV.La Biblia (Libro de los Reyes, 10:10) recoge que el rey Salomón, rey de Judea, en su visita al reino de Saba, recibió innumerables presentes en oro, especias y piedras preciosas de la reina que en aquel momento dirigía el país. El pasaje Bíblico se refiere a la reina Makeda. Ambos, más tarde, tendrían un hijo juntos, de quien el rey Salomón, recuerda el gran parecido físico que el niño tenía con su abuelo, el legendario Rey David.

¿De dónde venía la reina? El reino de Saba ocupaba un territorio que actualmente forma parte de Yemen del Norte, en la parte suroeste de la península arábiga, y cuya capital era Marib. Pero los sabeos también habían fundado colonias más al Norte; es decir, más cerca de Jerusalén, y se supone que fue de una de esas colonias de donde partió la reina de Saba.

¿Por qué Jerusalén? La identidad de la Reina de Saba ha sido durante mucho tiempo un tema de debate. Sin embargo, todos los indicios apuntan a que se trata de Makeda, la reina etíope.

Según el folklore etíope, cuando el príncipe Tarmin volvió de un viaje comercial a Israel, trajo información sobre la sabiduría del gran Rey Salomón. A Makeda le fascinó lo que le contaron sobre el monarca de Judea y preparó una caravana cargada de regalos para vivsitar a semejante personaje.

El relato bíblico asegura que la reina, atraída por la enorme «fama» de Salomón, había acudido para «ponerlo a prueba por medio de enigmas». Sin embargo, la riqueza del reino de Israel sin duda no era ajena a los motivos del viaje.

En efecto, el texto menciona también que se realizó un intercambio de mercancías: la reina aportó grandes cantidades de plantas aromáticas, piedras preciosas y 120 talentos de oro; en tanto que el rey «prometió a la reina de Saba todo cuanto ella deseara, sin contar los obsequios que k había dado». Sabiendo que los sabeos eran grandes comerciantes, puede suponerse que desde entonces se establecieron relaciones comerciales entre los dos pueblos.

Una riqueza como para dejar sin aliento «La reina de Saba vio toda la sabiduría de Salomón, la casa que él había construido, los alimentos de su mesa, las habitaciones de sus sirvientes, la calidad de sus criados y sus libreas, sus escanciadores, los holocaustos que ofrecía en la casa del Señor, y quedó sin aliento.»

Al encontrarse, el rey y reina se enamoraron mutuamente, quedando ella admirada de los conocimientos de él, él, de la inteligencia y hermosura de Makeda. Según la tradición etíope, de este amor nacería Menelek, con quien daría comienzo la más larga dinastía real.

Los soberanos de Etiopía

La leyenda etíope cuenta que el rey Salomón y Makedo se amaron y que de su unión nade un hijo, Menelik. Este Menelik, soberano judío, habría de ser el primer emperador de Etiopía. Dicha leyenda surgió muy tardíamente, durante el siglo XIII o el XIV.

A partir de ella, todos los emperadores de Etiopía ostentan el título de «león vencedor de la tribu de Judá», y su emblema, que représenla una estrella de seis picos, recuerda la estrella de David. Se pueden encontrar indicios de esta leyenda en la existencia de un judaísmo etíope, que por su parte ejerció una gran influencia sobre el cristianismo de este país; ése es el motivo, por ejemplo, de que los cristianos de Etiopía practicaran la circuncisión .de los varones inmediatamente después de balizado su bautismo.

Las peculiaridades de los falachas

El origen de los falachas, los judíos de Etiopía, sigue siendo un tanto oscuro. La opinión pública descubrió su existencia en 1985, cuando llevaron a cabo una emigración masiva desde Sudán hasta Israel. Gracias a un acuerdo del gobierno marxista-leninista de Addis Abeba, esa pequeña comunidad de judíos negros recibió autorización para subir a los aviones que los llevarían a Jerusalén.

Diez años antes, cuando el gran rabino sefa1í de Israel había reconocido a los falachas , como judíos, los había emparentado con el pueblo elegido, retomando la teoría que hacía de ellos los descendientes de la tribu descendiente de Dan había sido deportada a Asiría por Sargón, rey de Babilonia; desde ahí, atravesando Yemen, pudo haber llegado a Etiopía.

La reina de Saba, la tribu de Dan: dos de las muchas maneras de describir un itinerario de la diáspora. Una cosa es cierta: la implantación del judaísmo en Etiopia es muy antigua y esto, por lo demás, es lo que dio tiempo a los falachas para desarrollar sus numerosas peculiaridades: su mesías, que se llama Théodoros, debe reinar durante 40 años en Jerusalén y luego otros 40 años en Etiopía antes de que se abra la era de la paz universal; los falachas tienen monjes y monjas; no creen en el Talmud y sólo reconocen la ley escrita; su Tora no está escrita en hebreo sino en lengua gueza, es decir, en etíope antiguo; además, practican la excisión, de acuerdo con la tradición de los países del Cuerno de África.

Una lectura de la Biblia

Más que por su simple realidad histórica, verdaderamente poco accesible, la visita de la reina de Saba a Salomón interesa a aquellos que ven en la Biblia un libro inspirado, que debe interpretarse, es cierto, pero que es el medio elegido por Dios para indicar su voluntad a los fieles.

Salomón le había pedido a Dios que le diera sabiduría, una sabiduría que debe entenderse a la vez como una actitud de sumisión ante la voluntad divina y como una capacidad de discernimiento; precisamente lo que el rey demostró tener en su célebre juicio.

En el relato bíblico, el papel de la reina de Saba es demostrar que, incluso para los gentiles -los que no son judíos-, la sabiduría de Salomón y la prosperidad del reino que le fue confiado son un signo del inmenso poder del Dios de Israel. «Bendito sea el Señor, tu Dios, que tuvo a bien colocarte en el trono de Israel», dijo a Salomón la reina de Saba. «Porque el Señor ama a Israel para siempre, por eso te hizo rey, para ejercer el derecho y la justicia.» Salomón, creyente consumado, es así un signo para los que no creen.

La declaración de la reina de Saba muestra, asimismo, la dimensión verdaderamente universal del mensaje divino, aun si éste se dirigía entonces de manera privilegiada a el pueblo elegido.

Jesús utilizaría este episodio de la reina de Saba contra sus correligionarios que se negaban a reconocerlo como lo que era: «El día de juicio, la reina del Mediodía se levantará con esta generación y la condenará, pues ella vino del fin del mundo para escuchar la sabiduría, de Salomón. ¡Pues bien!, aquí hay algo más que Salomón.»

Homenaje de la reina a Salomón

«Era muy cierto lo que yo había escuchado en mi país sobre tus palabras y sobre tu sabiduría. No podía creer lo que se decía hasta que vine y lo vi con mis propios ojos; ¡pero no me habían revelado siquiera la mitad! Tú superas en sabiduría y en cualidades la reputación de que escuché hablar. Dichosa tu gente, dichosos tus sirvientes, que pueden estar permanentemente ante ti y escuchar tu sapiencia. Bendito sea el Señor, tu Dios, que tuvo a bien colocarte en el trono de Israel; porque el Señor ama a Israel para siempre, por eso te hizo rey, para ejercer el derecho y la justicia.»

Ver: El Cristianismo en África

Traducción ecuménica de la Biblia (1 Reyes X, 6-9)

Fuente Consultadas:
Los Últimos Misterios del Mundo Reader´d Digest
Wikipedia
Los Misterios de la Biblia.

La Leyenda del Maiz Alimentacion en la Conquista Española Cereales

La Leyenda del Maíz: Alimento de la Conquista

Hay revoluciones que matan y otras que dan vida. En el campo alimentario, la revolución que siguió a los viajes de Colón fue de aquellas que permitieron mejorar sustancialmente la dieta, así en su calidad nutritiva como en su variedad, a los dos lados del Atlántico.

Ciertamente, la conquista española no tiene parangón en cuanto a su amplitud desde Utah, California y Texas hasta la Patagonia; se extendió a lo largo de millones de kilómetros cuadrados. Ni las conquistas de Alejandro Magno, Julio César, los árabes o Napoleón fueron tan extensas y, salvo las conquistas árabes, las demás fueron de corta duración.

El maíz y la conquista

La conquista de América representó una auténtica revolución alimentaria. De entrada, sin el maíz y otros alimentos americanos, la misma conquista española hubiera sido casi imposible. Fue el propio maíz el que alimentó a las huestes de Hernán Cortés, especialmente después de que éste ordenara la destrucción de su flota y comenzara su ardua ascensión a la meseta mexicana.

La Leyenda del Maiz El maíz, ya sea como alimento humano, como base de alimentos balanceados para aves de corral y otros animales domésticos, o como materia prima de numerosas industrias, incluyendo la del buen aceite comestible, se cultiva en todo el orbe y continúa siendo el alimento básico para millones de americanos del Sur, del Centro y del Norte.

Se ingiere como mazorca tierna (elote o choclo), asado o cocido, o en forma de numerosas delicias: variedades de tortillas, tamales, ayacas, humitas, arepas, panes, bizcochos, buñuelos y más viandas. También se ingiere tras cocerlo con cal o lejía, y se lo utiliza en gran variedad de sopas.

También son americanos la papa, el tomate, el cacao y el maní o cacahuete. Sabemos que el propósito real del viaje de Colón fue el de establecer una nueva ruta para el comercio con Asia, sobre todo de las especias y condimentos. Sin pimienta, mostaza, paprica, canela o clavo de olor no había con qué «hacer resbalar» la insípida comida europea de la época. Pero Colón ni llegó a Cipango ni encontró las especias asiáticas.

En cambio, nuestros aborígenes aportaron abundante variedad de especias y condimentos propios. El ají tuvo gran éxito. Se lo consume en todas partes. Una pizca de ají no va mal ni para los más delicados paladares femeninos. Pero también hay el cariuchu, es decir, el ají macho o para machos, según la lengua quechua que llama uchú al ají.

Si Colón no logró establecer una nueva ruta interoceánica hacia China, abrió, en cambio, la puerta al riquísimo intercambio alimentario entre los dos mundos gracias al aporte americano.

Diario La Nación, 9/10/92

LA LEYENDA DEL MAÍZ: Fue en aquellos momentos cruciales en que no se sabe si es posible sobrevivir o perecer. Todo parecía indicar que ocurriría esto último, pues durante largos meses no asomaba una nube en la comba celeste. Los ríos se secaban, se marchitaban los árboles, los animales morían de sed… Tolvaneras irresistibles barrían los campos desolados.

El pueblo, paciente al principio, desesperaba, enloquecía… Todas las rogativas habían resultado estériles. Entonces el «Rubichá» (Jefe de la tribu), en una sostenida cabala con los genios del cielo, develó el secreto:

-Tupa está enojado con sus hijos y por eso los castiga con el hambre, la sed y la muerte si no vuelven los ojos a Él…

El pueblo entero se arrepintió y cayó de rodillas, jurando amor y respeto a sus leyes. Pero el Rubichá continuó:

-Eso no basta. Para aplacar la ira de Tupa, es necesario sacrificar la vida de uno de sus hijos.

Entonces, entre los circunstantes salió un guerrero joven y apuesto que exclamó con firmeza:

 -Yo me ofrezco al sacrificio…

Lloraron los suyos y lloró el pueblo de emoción y dolor.

Pero el joven mantuvo su decisión inquebrantable.

El Rubichá dolorido, no tuvo otro recurso que aceptar el sacrificio de aquel joven, cuya vida podría ser tan útil. Caminaron hasta un sitio despoblado de árboles, cavaron una fosa y en ella tomó el joven su voluntaria sepultura. La tierra, fuertemente apisonada, lo cubrió totalmente, dejando sólo fuera la nariz del infortunado.

A los pocos instantes asomó una tormenta en el horizonte, que vertiginosamente descendió sobre la selva. El viento y los relámpagos sembraron el pánico entre los hombres. Luego comenzó a llover. Una lluvia abundante, dulce, que duró toda la noche. ¡El milagro se había cumplido!…

Al día siguiente la tribu se dirigió al lugar del sacrificio para testimoniar su gratitud. Pero en el mismo lugar, donde antes asomara la nariz, había brotado una planta de largas hojas verdes entre las que asomaban espigas con granos de oro.

Era el maíz, y le llamaron «abatí», que quiere decir «Nariz de indio».
Lázaro Flury, Leyendas americanas.

Fuente Consultada: Ciencias Sociales 8° EGB Borgognoni – Cacace.

Mau Mau Organizacion Guerrillena Kenia Africa Secta Criminal Africana

Mau Mau Organización Guerrillena
En Kenia África Secta Criminal

La colonia británica de Kenia, en África Oriental, no era un lugar muy tranquilo para vivir, en aquel otoño de 1952. Una siniestra sociedad secreta, los mau-mau, estaba sembrando el pánico.

Kenia, un país cuya superficie es análoga a la de España, albergaba entonces diez millones de habitantes pero ya no era tan fácil de gobernar para la minoritaria colonia inglesa.

Algunos hombres de color –muchos de ellos educados en Londres– exigían una gradual transición hacia un gobierno propio. Otros, simplemente querían exterminar a los odiados blancos. Por primera vez el bwana (nombre con el que se designaba al amo) tenía miedo. Todos los europeos estaban armados, hasta las mujeres que iban a hacer las compras.

Mau Mau Organizacion Guerrillena Kenia Africa Secta Criminal Africana

Pero ni siquiera las armas más modernas podían eliminar el espanto cuando se encontraba, en la puerta de calle de la casa, la sentencia de muerte que enviaba el mau-mau: un gato ahorcado, pendiente de una cuerda, anunciaba la próxima víctima de la secta.

Los mau-mau, la sociedad criminal más temida de África, estaba integrada en su mayoría por nativos de la tribu kikuyu, cuyas edades iban desde los 18 hasta los 25 años. Los aspirantes se congregaban a la medianoche en la selva. Allí, un brujo los conducía a una cabaña a la que debían entrar desnudos, llevando en la mano derecha un bastón y en la izquierda un puñado de tierra.

En el interior del recinto, alumbrado con la mortecina luz de una antorcha, se hallaba un enmascarado que sostenía en su mano una rama impregnada de tierra y sangre de carnero. Los futuros mau-mau comenzaban el rito metiéndose en la boca el extremo de la rama.

En la ceremonia se usaba asimismo ojos de carnero, espadas y cuchillos, con el propósito de atraer la muerte sobre los hombres blancos. Durante el ritual, el hechicero arrancaba los ojos a un carnero vivo, luego abría el estómago del animal y vaciaba su contenido en un recipiente en el cual agregaba tierra, agua y polvos a los que se les atributan poderes mágicos. Los ojos del carnero eran pinchados reiteradamente con dos espinas y clavados en los extremos de un arco de hojas y ramas flexibles.

Todos debían beber un trago de la asquerosa pocima y luego pasar inclinados por debajo del arco. Se adornaba a los aspirantes con anillos de hierba en la cabeza, en el cuello y en las muñecas.

También debían beber siete sorbos de sangre o morder siete veces el carnero muerto y dar el mismo número de vueltas en torno del animal sacrificado.

Seguidamente, el brujo entregaba a cada iniciado una piedra negra con seis perforaciones y, mientras el nuevo mau-mau metía una pequeña rama en los agujeros de la piedra, repetía siete veces las palabras del hechicero que recitaba el juramento de la secta:

Si me ordena cortar la cabeza de un blanco y me niego a hacerlo, el juramento me matará.

Si revelo algún secreto del mau-mau, este juramento me matará.

Si yo veo a alguien robando a un blanco, no lo descubriré; al contrario, le ayudaré a esconderse.

Si yo rehuso a hacerlo, el juramento me matará.

Si los compañeros acuerdan hacer una cosa, buena o mala, y yo me niego a obedecer, este juramento me matará.

El juramento tenía que ser acatado también por la mujer del adepto a la secta y por sus hijos, desde los seis años. Finalizada la iniciación, los adeptos eran enviados en grupos a cometer asesinatos de blancos y de negros que se negaran a utilizar la violencia contra los británicos. Los forajidos iban armados de cuchillas, machetes y manoplas que semejaban filosas garras de leopardo.

Algunos estudiosos explican que la secta mau-mau deriva de la sanguinaria sociedad secreta de los “hombres leopardos”, célebre en el Congo y otras regiones vecinas por su extremada crueldad.

La analogía de ritos de los mau-mau; de los simbas, “hombres leones”; de los niyocas, “hombres cocodrilos” y de los aniotos, “hombres leopardos”, muestra que existe un fondo común en estas sectas africanas, que han ocasionado más muertes que todas las fieras del continente.

Los “hombres leopardos” surgieron de la tribu BaPakombe, oriunda del Congo nororiental. En esa región habitaban los pigmeos, que fueron desalojados por los BaPakombe, refugiándose en la selva, donde viven de la caza.

La tribu invasora SE dedicó al cultivo hasta que, en la década del veinte, otro pueblo de feroces guerreros, los WaNan de, entró en escena disputando por la fuerza las antiguas posesiones de los pigmeos.

Los BaPakombe no pudieron impedir que gran. des extensiones de sus tierras fueran ocupadas y, por último, se vieron obligados a pedir una paz humillante. Pero no todos los miembros de la tribu derrotada estaban dispuestos a aceptar esta situación.

Nació entonces entre los BaPakombe una sociedad secreta para aterrorizar las aldeas de los WaNande mediante el crimen. Los guerreros que integraban la secta eran denominados aniotos, “hombres leopardos”. Se vestían con pieles de esa fiera, cosidas de tal modo que les cubrían la cabeza y el pecho, con dos agujeros para los ojos. En ciertas ocasiones usaban también largos guantes de la misma piel en los brazos y las manos, con orificios por donde pasaban el pulgar y el índice, para poder apretar la garganta de sus víctimas.

En la muñeca de la mano derecha llevaban un grillete de hierro, el cual se prolongaba en tres o cuatro púas del mismo metal, curvas en su parte media, cuyos extremos culminaban en afiladísimas hojas. Una vez cerrado el puño, las cuchillas asomaban entre los dedos y sus cortaduras podían producir heridas tan atroces como los zarpazos del leopardo.

Los cuerpos de las personas asesinadas eran mutilados espantosamente. Luego borraban sus propias huellas y, con un bastón que tenía un extremo tallado en forma de pata de leopardo, dejaban impresas las huellas del felino. Por último, se ocultaban en lugares remotos de la selva, sólo conocidos por ellos.

En ocasiones arrancaban los ojos a sus víctimas para hervirlos en ollas con sus cuchillos, en la creencia de que luego éstos no errarían el blanco. El corazón, el hígado y los órganos genitales eran comidos en horripilantes banquetes o secados para fabricar dawa, una “medicina” estupefaciente.

Los aniotos, que comenzaron sus homicidios contra la tribu WanNande, continuaron sus actividades durante décadas. Poco antes de la independencia del Congo, en 1 960, las autoridades coloniales de Bélgica lograron descubrir un nutrido contingente que estaba produciendo estragos en la tribu de los mczbudu.

El caudillo de los “hombres leopardos”, Mbako, era jefe de un gran poblado y llevaba una vida que no hacía despertar sospechas. Había encontrado para sus aniotos la mejor de las coartadas: todos los miembros de la secta estaban muertos… pero sólo en el registro de defunciones de su aldea, que el ingenioso Mbakopresentaba periódicamente a la administración belga.

El testimonio de un hombre que había sido raptado para utilizarlo como esclavo y que logró escapar, sumado a la captura de un “hombre leopardo” con las manos ensangrentadas, inmediatamente después de cometer un crimen, llevó a la detención de Mbako y sus asesinos.

De esta manera quedó erradicada la monstruosa cofradía en el Congo. Sin embargo, África no se libraría de ese flagelo tan fácilmente. En la colonia británica de Kenia ya estaban actuando centenares de sus discípulos más aventajados, congregados en la tenebrosa secta mau-mau.

El Ataque de MAU MAU: Para llevar a cabo sus crímenes, los mau-mau no sólo usaban las garras de metal de los aniotos; utilizaban también otras armas no menos horrorosas: la panga, cuchilla de gran tamaño, larga y pesada, similar a un machete; el simi, espada de doble filo en forma de guadaña; y el rungu, garrote de madera con clavos.

En cada asesinato debía tomar parte el conjunto de los miembros del grupo, de manera que todos fuesen culpables y ninguno pudiese delatar a sus cómplices. Al igual que los “hombres leopardos”, arrancaban los ojos a sus víctimas pero con un sentido mágico diferente: para que el “espectro” del muerto no pudiera identificar a los asesinos.

Además de las ceremonias de iniciación que hemos reseñado, los mau-mau que ingresaban a la secta debían pagar tres libras esterlinas. Así los caudillos de la sociedad secreta no sólo contaban con fanáticos sino también con fondos para desarrollar sus actividades.

Los británicos, que extremaron al máximo las medidas de represión, hicieron formular su propio juramento para contrarrestar el de los mau-mau. Millares de negros fueron obligados a pronunciar este exorcismo legalista: “Si yo nunca he prestado juramento al mau-mau, nunca lo prestaré; en caso contrario, este juramento me puede matar Si soy forzado a prestarlo, lo comunicaré a las autoridades; en caso contrario, este juramento me puede matar.. Yo soy y seré siempre súbdito leal a Su Muy Graciosa Majestad, la Reina Isabel”.

Tras esta ceremonia, muchos nativos eran incorporados compulsivamente a una milicia que colaboraba con los ingleses en la lucha contra la secta. Por regla general, este reclutamiento no lograba otra cosa que un mayor número de homicidios por parte del mau-mau, como aviso de lo que les esperaba a los próximos “desjuramentados”.

Los colonos ingleses -en Kenia la proporción era de un blanco por cada ciento treinta y seis negrosno abandonaban sus armas en ningún momento y sus vehículos habían sido blindados con chapas de acero. A pesar de esas precauciones, decenas de europeos encontraron la muerte a manos de los mau-mau.
Aquellos negros que colaboraban con los blancos o simplemente estaban en buenas relaciones con ellos, fueron las víctimas preferidas y entre ellos se produjo el mayor número de muertos.

En el otoño de 1 952 comenzó la orgía de sangre desatada por el mau-mau. En sólo dos años ultimaron a 53 europeos, de los cuales 28 eran militares, 21 asiáticos y varios miles de negros fieles a los blancos o simplemente neutrales.

El mau-mau estaba paralizando la vida de Kenia. Tropas inglesas tuvieron que ser enviadas para luchar contra la secta y hasta tuvo que intervenir la Fuerza Aérea Real. Además, los británicos incorporaron a la Guardia Metropolitana cincuenta mil nativos. Como réplica, los mau-mau mataron centenares de negros servidores de los europeos, en marzo de 1953.

Acosados, los mau-mau se refugiaron en lugares inaccesibles de la selva y en las laderas del monte Kenia, de donde salían en grupos, por senderos ocultos, a cometer sus crímenes.

Hasta el final de la lucha los cuadros dirigentes del mau-mau no sobrepasaron los setecientos hombres, que controlaban a miles de fanáticos. Al mando de la secta se encontraba el “señor Mariscal de Campo”, Dedán Kimathi, quien también se autodenominaba: “Primer Ministro Popular de África del Sur” y “Rey de África”. Según la opinión de un historiador, “No era más que un sádico asesino, cuyos selváticos cómplices perpetraron incontables atrocidades “.

El accionar permanente de las fuerzas británicas fue debilitando más y más a la secta. Hasta 1960 fueron detenidos 165.000 sospechosos; 136.000 enviados a prisión, 68.000 procesados y 12.900 declarados culpables.

Las bajas del mau-mau, según el cómputo oficial inglés, totalizaron 10.503 hombres, de los cuales sólo 505 fueron ejecutados, y el resto murió en enfrentamientos. Del medio millar de ajusticiados, 223 lo fueron por cometer crímenes; 172 por poseer armas de fuego; 88 por mantener relaciones con la secta; 14 por haber hecho el juramento del mau-mau; 6 por ayudar a la sociedad secreta y 2 por darles alimentos.

Más allá de las estadísticas, es algo sabido que cientos de africanos sospechosos fueron ejecutados sin ningún tipo de juicio.

Poco después, en 1964, Kenia lograba su independencia, pero no por causa del terror mau-mau. Un africano -doctorado en Londres- que repudiaba a la secta y los métodos violentos, Yomo Kenyata, casado con una blanca, se convertía en el primer mandatario de la naciente república.

Ver: Hambre en el Congo

Ver: Guerras Tribales en el Congo

Que es un faquir? Filosofia de Vida Caracteristicas Soporta Dolor

Que es un faquir? – Filosofía de Vida  y Caracteristicas

Los faquires son personajes fascinantes y exóticos fruto de la cultura mística de la antigua India. Mitad prestidigitadores, mitad santos, para nosotros son algo así como artistas de circo. Se les representa hirsutos, durmiendo sobre tablas erizadas de clavos, capaces de hazañas que llegan a la automutilación. Una representación simplista, impotente para dar cuenta de la dimensión espiritual de los faquires. ¿Cómo son capaces los auténticos faquires de demostrar un control del cuerpo tan extraordinario? ¿Tienen más que ver con artistas del truco o con personas dotadas de facultades misteriosas?

faquir

Impropiamente usado para designar a cualquier especie de taumaturgo, vidente o mago proveniente de la India o de cualquier otra parte, el término faquir, que en árabe significa pobre, designaba originalmente en la India, a un asceta mendigo de religión musulmana o hinduista.

En lo que concierne a esta última, en aquel rincón de Asia no se habla de faquires, sino de sadhus. El único objetivo del sadhu es conocer el samadhu, el instante de unión perfecta con Brahma, durante el cual comprueba que el alma es realmente Brahma. El resto le parece vano e inútil.

A los faquires se les considera hombres prodigiosos y santos que son capaces de hacer milagros gracias a la meditación y a fuerzas sobrenaturales otorgadas por los dioses. Se tumban sobre tablas de clavos o trozos de cristal sin dañarse la piel; andan sobre brasas ardientes; hacen aparecer por obra de magia vibhuti (ceniza sagrada) o joyas; se clavan ganchos en la espalda, se les atan unas cuerdas y arrastran coches; se hincan agujas en las mejillas y en la lengua y no sangran; meten las manos en aceite hirviendo como si nada; levitan; consiguen que las cuerdas se queden verticales en el aire y trepan por días; se dejan enterrar vivos y sobreviven; se cortan la lengua v se regenera; hacen exorcismos…

Los faquires son iniciados de la orden mendicante sufí que llevan una vida ascética, hombres santos que hacen voto de probreza. Eso es lo que significa su nombre, que viene del árabe. Los faquires van vestidos únicamente con un taparrabo y van de pueblo en pueblo haciendo milagros, curando a la gente y entreteniendo al público. De este último aspecto de su quehacer deriva su significado en Occidente, donde se les considera artistas de variedades o magos.

Esos hombres, que han hecho voto de pobreza, son muy venerados por los hindúes. Sometidos a prohibiciones alimentarias, respetan a todo ser viviente y renuncian voluntariamente a las tentaciones y a los placeres terrenales para seguir la difícil vía del ascetismo, que lleva a la salud del alma y al gozo eterno.

Creyentes de la reencarnación, desean liberarse del ciclo sucesivo de nacimientos. Poderes excepcionales A pesar de estas características comunes, los faquires pueden llevar existencias muy diferentes.

Algunos viven aislados, otros viajan en grupo. Algunos se someten a las penitencias más austeras o bien a suplicios públicos. Esta búsqueda de comunicación con una divinidad que anima y penetra todo el Universo hace de los sadhus seres de poderes excepcionales.

Además de su capacidad para el ayuno -que a veces realizan durante varias semanas-, para sufrir mutilaciones y ejecutar toda suerte de hazañas -como caminar sobre brasas-, son telépatas y pueden conocer el pensamiento ajeno o llamar a personas desde lejos. Poseen también un gran poder de sugestión, que les permite, por ejemplo, otorgar a una flor, mediante el poder de su pensamiento y de la concentración, un perfume que no tiene.

Capaces de levitar, pero también de hacer regresar a los espíritus de los muertos, algunos tienen poder para desdoblarse, como es el caso del maestro Yuktsemar, que, según se cuenta, logró aparecer simultáneamente en Calcuta y en Serampore, dos ciudades distantes entre sí. En las antípodas del racionalismo occidental Ciertamente, se pueden rechazar estos relatos, pero hay que advertir que la mayoría de esos misteriosos poderes han sido observados y atestiguados por la Sociedad de Investigación Metafísica.

Si el racionalismo occidental no siempre entiende estos fenómenos, los hindúes no los encuentran extraordinarios. Por lo demás, todos los grandes textos, los Vedas, los Upanisad o la Bhagavad Gita concuerdan en afirmar que el alma humana –el atman– es idéntica al alma universal, lo Absoluto, Brahma.

Esto no deja de recordar la idea fundamental de las filosofías ocultas: mientras más se penetra al ser en profundidad, más se está cerca de las facultades misteriosas inherentes :n todo hombre, unas facultades de las que, la mayor parte del tiempo, el individuo no tiene conciencia.

Fuente Consultadas:
Enigmas de la Humanidad
Los Últimos Misterios del Mundo
Wikipedia

Costumbres de los Amish Forma de Vida Amish Historia de los Amish

Costumbres de los Amish – Forma de Vida Amish Historia de los Amish

En las zona de Ohio, Pensilvania y sur de Canadá viven grupos de inmigrantes, que se supone eran de Alemania y Suiza, que se distinguen por su especial forma de vida, respetando estricta reglas de convivencia entre ellos y con el resto de la sociedad. Es como si el tiempo para ellos se hubiese detenido en 200 años atrás, rechazando toda tecnología moderna, como televisores, teléfonos, y demás artefactos del hogar. También evitan el uso de las nuevas energías como el gas y la electricidad, pues se iluminan con lámparas de petróleo.

los AmishA pesar de su estructura forma de vida, a veces hay reglas que son permitidas en algunas aldeas, mientras que en otras no, todo depende del criterio del líder religioso que dirige el grupo.

Las normas van desde las mas elementales e inimaginables como el tamaño y forma de los botones hasta los colores de la ropa o propiedades en donde habitan. Normalmente los hombres llevan trajes de colores oscuros y sombreros de ala ancha, mientras que las mujeres usan faldas largas, vestidos sencillos, con delantal y una cofia.

Los amish son una agrupación religiosa cristiana de doctrina anabaptista, conocidos principalmente por su estilo de vida simple, su vestimenta modesta y tradicional y su resistencia a adoptar comodidades modernas. Son alrededor de 230.000 personas, principalmente en 22 asentamientos en los Estados Unidos de América y en Ontario, Canadá.

Algunas de las prácticas compartidas por la mayoría de estos grupos son las siguiente, no son estrictas y algunos grupos más pequeños han adoptado prácticas que son un poco mas progresistas o menos restrictivas.

Idioma: Normalmente, hablan un dialecto alemán , pero aprenden Inglés en la escuela.

Educación: Las escuelas son edificios de una gran y solitaria habitación y a cargo de los propios Amish. La educación formal más allá de 8 º grado no se recomienda, aunque a muchos jóvenes se les una instrucción adicional en sus hogares después de la graduación.

Para los amish, las habilidades domésticas y agrícolas son una parte muy importante en la educación del niño. Los padres consideran que la educación de sus hijos debe ser la estrictamente necesaria para ser un buen campesino y un buen padre de familia. También son excelentes carpinteros, fabricando todos sus amoblamientos, como también sus casas, salones y graneros.

Apariencia: Los hombres siguen las leyes de las Escrituras Hebreas en cuanto a la barba. No dejan crecer los bigotes, a causa de su asociación con los militares. los Amish

Ropa: Los hombres suelen vestir con un de color oscuro. Las mujeres suelen llevar un vestido de color liso con mangas largas, sombrero y delantal. Los. vestidos de novias son a menudo de color azul o púrpura.

Comodidades modernas: Vehículos: Con muy pocas excepciones, no permiten la tenencia o uso de automóviles o tractores. Sin embargo, ellos viajan en los vehículos cuando sea necesario. Se desplazan en coches de caballos, que llaman buggys.

Aparatos eléctricos: no usan la electricidad, ni artefactos como radios, televisores, computadoras personales, juegos de ordenador, etc. Algunas comunidades usan la electricidad con ciertos límites. Por ejemplo, puede ser producida con generadores propios, para determinadas tareas como soldar, recargar baterías o hacer funcionar las ordeñadoras.

Teléfonos: Los teléfonos en las casa normalmente no están permitidos. Algunas familias tienen un teléfono alejado de la casa.

Los programas del gobierno: La mayoría de los grupos de Amish no aceptan la Seguridad Social ó las  pensiones en  Canadá, como los beneficios de los planes de salud, el seguro de desempleo. Tiene  fondos propios de de ayuda mutua para sus miembros cuando necesiten ayuda con los costos de los médicos, dentista, etc.

Fotografía: No toman fotografías, ni se dejan fotografiar. Para ello sería un momento de vanidad y orgullo. Además, podría violar la prohibición establecida en el Éxodo 20:04, el segundo de los Diez Mandamientos: «No harás a ti ninguna imagen, ni ninguna semejanza de cosa que … en la tierra …»

Matrimonio: Los matrimonios fuera de la fe religiosa no están permitidos. Las parejas que planean casarse son «publicados» a finales del mes de octubre. Ellos se casan en una de sus casas durante noviembre o principios de diciembre.

Días de Celebración: Se celebran las tradicionales fiestas cristianas. También observan un día de ayuno el 11 de octubre.

Servicios religiosos: Estos se llevan a cabo cada dos semanas , los días domingos alternos.
Entre los domingos libres, los miembros suelen asistir al servicio de otra congregación, o visitar amigos o familiares. Los servicios consisten en el canto, rezar dos oraciones, lectura de la Biblia, leer un sermón de apertura, y un sermón principal.

Servicios de Comunión: Estos se llevan a cabo dos veces al año, en la primavera y el otoño. Antes del servicio, se reúne un consejo en que los asistentes resuelven cualquier desacuerdo que tienen entre sí. También discuten asuntos relacionados con el estilo de vida y desarrollo adecuados.

Lugares de encuentro: Los servicios se suelen celebrar en las casas de los miembros. Por regla general, no construyen casas de reunión o iglesias.

Funerales: Estos se llevan a cabo en el hogar sin elogios, ni decoraciones florales, u otra imagen. El ataúd es claro, sin adornos. Al morir, una mujer suele ser enterrada con su vestido de novia. Una sencilla lápida se levanta después del entierro.

A los adolescentes mayores de 16 años se les permite cierta libertad en el comportamiento, que se conoce como “rumspringa”. Se trata de un intervalo de pocos años, mientras que viva en su casa, pero son liberados de la estricta supervisión de sus padres. Puesto que aún no han sido bautizados, y no se han comprometido a seguir las restricciones de comportamiento y reglas de la comunidad impuestas por la religión.

Dependiendo de las reglas de comportamiento de su comunidad en particular, se les puede permitir en ese período, a salir con sus amigos, visitar el mundo exterior, ir a fiestas, tomar bebidas alcohólicas, usar prendas de jeans, etc. La intención “libertad” es asegurarse de que los jóvenes están darán su consentimiento a conciencia cuando deciden ser bautizados. Alrededor del 80% al 90% deciden permanecer en su grupo amhis.

La comunidad actúa de forma muy eficaz cuando alguno de sus miembros tiene algún problema. Por ejemplo, reconstruye en un sólo día un granero dañado por el fuego o por cualquier desastre natural. Los miembros de la comunidad deben apoyarse mutuamente y evitar los enfrentamientos, la violencia, tanto física como verbal. Los padres educan a sus hijos desde pequeños para que no pronuncien palabras que puedan herir los sentimientos de los demás o generar agresiones. Las familias suelen ser numerosas, con hasta diez hijos.