Otra Condena Brutal

Historia de la Mujer en la Sociedad Primitiva Rol Social y Logros

Historia de la Mujer en la Sociedad Primitiva
Su Rol Social y Evolución Histórica

Se creía comúnmente que el cerebro del hombre era mucho mayor que el de la mujer, hasta que a principios dei siglo XX, se determinó,que, en proporción al tamaño de su cuerpo, la mujer tiene un cerebro mayor. El peso del cerebro de la mujer es respecto del del hombre como 90 es a 100; pero el promedio del peso de la mujer es respecto del del hombre solamente de 83 a 100. En el siglo pasado el profesor Manouvrier, el antropólogo francés, fue más lejos y estimó que la masa orgánica activa del cuerpo de la mujer es respecto de la del hombre como 70 a 100. También es menos vellosa y está más delicadamente construída. En una palabra, es «un niño más desarrollado» y debe congratularse de ello. Su superioridad comparativa en cuanto a la masa del cerebro no implica, sin embargo, superioridad intelectual, sino que es, sim plemente, una característica de los bajos de estatura y de los niños.

Por otra parte, no parece haber razón para creer que las mujeres sean un poco menos inteligentes que los hombres. Muchas de las diferencias entre los adultos de ambos sexos de las comunidades civilizadas se deben a diferencias de educación. Entendemos por educación no solamente el adiestramiento mental, sino, principalmente, la educación muscular y el influjo sobre el desenvolvimiento individual de la organización nerviosa.

El hombre posee, indudablemente, algunas ventajas naturales sobre la mujer es más fuerte de cuerpo, por ejemplo, mientras que la mujer es más fuerte de constitución. Este hecho ha determinado la división natural del trabajo entre los sexos. Desde el comienzo el hombre ha sido el animal luchador y la mujer la fuerza domesticadora. La mujer ha hecho el hogar y el hombre lo ha guardado.

El hombre ha inventado las armas que han dado a la Humanidad la supremacía sobre las fieras salvajes, y la mujer ha descubierto los medios de convertir las plantas en alimento. El hombre ha emprendido generalmente los trabajos que exigen gran esfuerzo, realizado repentinamente y por un corto espacio de tiempo, mientras que la mujer ha realizado la mayor parte de los trabajos más ingratos de la existencia.

En apariencia, una mujer de tipo salvaje es la criatura más oprimida de la tierra. Todavía se la puede ver entre los cazadores inferiores caminando afanosamente, conduciendo un centenar de libras de utensilios domésticos y con frecuencia al hijo más pequeño a sus espaldas o sobre sus hombros.

Así tiene que andar veinte millas por día. Delante va el marido, libres las manos, salvo algún arma de fuego. «Esto parece mal», dice el obispo Selwyn, «pero es realmente una excelente división del trabajo. Una mujer salvaje puede conducir una carga muy pesada, pero no puede defenderse como el hombre.»

Con una pequeña alteración, este cuadro de la vida salvaje moderna puede ser trazado para representar el estado primitivo de la relación de los sexos. La mujer llevaba toda la carga y el hombre marchaba al frente con su clava o su hacha de piedra dispuesto a defender su mujer y su prole de las bestias de presa y de los rivales humanos.

Cuando comienza el bienestar humano, el trabajo más rutinario recae sobre la mujer, y el más arriesgado y peligroso sobre el hombre. Probablemente durante centenares y aun millones de años el genio inventivo del varón se aplicó principalmente a idear instrumentos de destrucción. Desechó su clava de madera y comenzó a tallar rudas hachas y armas de hueso o de pedernal; llegó a ser experto en poner lazos y conocedor de los caminos de los animales que temía como de los que cazaba para su alimento.

historia de la mujer

Es indudable que la mujer fundo el hogar; es indudable que en los primeros tiempos la mujer fué la que soportó las cargas de la humanidad. Sobre la mayor parte del mundo, la sujeción física de las madres de la raza ha sido desterrada y la mujer se ha convertido en el centro del hogar, en la creadora y sostenedora de las comodidades de la vida de familia.

El hombre el cazador y la mujer la fundadora del hogar: Primero en la caza y luego en la guerra el hombre aprendió a actuar en concierto con las bandas de sus compañeros y estableció los cimientos de aquella cooperación social en gran escala de que nacieron el clan, la tribu y la nación. Su campo de acción se amplió, así, más que el de la mujer y en circunstancias favorables parece haber desenvuelto algo más los poderes de su espíritu. Estos poderes, sin embargo, no los aplicó al desenvolvimiento de la vida doméstica.

Esta fue abandonada a la mujer y ésta, probablemente, creó las industrias de la paz. Quizás el hombre encontró la cueva, pero la mujer hizo la casa. Además, hay indicios para creer que la casa primitiva se usó antes que la caverna. Los más inferiores de los cazadores no tenían lugar fijo de residencia. No podían permanecer mucho tiempo en un lugar una vez que agotaban la caza y otros recursos naturales. Aun los cazadores de tipo superior, como los indios americanos, necesitaban, aproximadamente, diez millas cuadradas; esto poseían en Nueva York antes de que los blancos los expulsasen. Como regla general, pueden vivir un centenar de agricultores en el área que requiere un solo cazador.

La mujer errante que conduce su casa por el mundo: Actualmente los indígenas australianos recorren veinte millas entre el nacimiento y la puesta del sol. Las mujeres conducen todos los enseres. He aquí una lista de ellos, hecha por Sir Jorge Grey: una pala de piedra para machacar raíces; tierra para mezclarla con las raíces; piedras para tallar hachas; panes de goma para arreglar las armas y pegar las ligaduras de las bolsas de tela que guardan los instrumentos de piedra; nervios de canguro para coser; pelo de zorra para cinturones; adornos hechos con pequeños huesos de canguro; trozos de piel de canguro para limpiar los arpones, alguna grasa y cuchillos y hachas de piedra. Además de todas estas cosas la mujer salvaje conduce una azada para coger raíces. También construye utensilios.

Cuando la familia llega a un buen lugar para acampar, la mujer abre ocho agujeros con su azada. En estos agujeros pone ocho postes inclinados de modo que se unan por el extremo superior y tan bien unidos que no hay que atarlos, gracias al arte con que la mujer construye su casa. De unos a otros postes se cruzan pequeñas cañas y sobre ellas coloca un tejido de hierba y hojas o pedazos de corteza.

Así se forma una tienda para la lluvia, sirviendo muy bien como aposento temporal, pero representando escasamente un pequeño avance respecto del nido de los pájaros. La mujer de la raza bosquimana, que es algo superior en cultura a los indígenas australianos del tipo más bajo, hace una estera portátil. La mujer india conduce también consigo su choza cuando marcha. Es muy valiosa y está constituida por pieles de animales.

La invención de los vestidos en Europa donde hacía cada vez más frío: Todo nos muestra que la mujer de las primeras razas nómadas fue la primera edificadora de la casa. El refugio era para ella más importante que para el hombre porque tenía un niño frágil que proteger de las inclemencias del tiempo. Quizás, también, en consideración al niño, inventó la mujer los vestidos. Entre las toscas hachas de piedra de las primeras razas de Europa se encuentran las agujas de las mujeres para coser la piel.

Estas agujas se hallan en gran número entre los restos prehistóricos más antiguos y fueron la prueba más tangible de las actividades de las primeras mujeres. Ahora aparece claramente que nuestros más remotos antepasados estuvieron vestidos por sus mujeres y sus hijas. El frío aumentó en Europa en aquellos días remotos y es posible que las mujeres empezasen a hacer los vestidos para ellas mismas.

Esta etapa de cultura se ha encontrado recientemente entre los indígenas de Tasmania. El hombre va desnudo, pero la mujer lleva una indefinida cubierta de pieles. El hombre, el cazador, fue el último en adoptar los vestidos, porque le impedían el ejercicio, sobre todo antes de acostumbrarse a ellos.

El primer sastre y el primer tejedor del mundo primitivo: Con pocas excepciones, las razas salvajes del mundo dejan todavía a la mujer la tarea de trabajar las pieles de animales para hacer vestidos, tiendas y cubiertas de canoas.

Ofrece alguna duda el que la mujer inventase la costura; al menos el profesor Guillermo J. Thomas se inclinó a atribuir al hombre el descubrimiento del uso de los huesos y tendones correosos de las costillas o de las patas del ciervo y de otros mamíferos. Se ha supuesto que los usaron primero los cazadores para unir las pieles cazadas y luego los adoptaron al propósito de coserlas. Aunque sea así, lo cierto es que hoy la mujer salvaje es usualmente la sastre, así como la cosedora de pieles de su tribu; también es la zapatera y la constructora de tiendas. Es verdad, sin embargo, que los varones de los indios norteamericanos se construyen por sí mismos sus vestidos de guerra.

Por otra parte, el joven zulú tiene por costumbre hacer para su novia un abrigo de pieles que le llega a la rodilla; las curte y trabaja hasta que son tan suaves y tan finas como una tela. Pero esto parece ser un rito. En conjunto, todos los indicios permiten creer que la mujer fue la inventora del vestido.
ha mujer fue también la primera tejedora. Empieza con cañas, hierbas y mimbres flexibles. Siendo la que llevaba la carga y la portadora del agua, necesitaba algo en que conducir sus cosas. Ya había practicado un tosco género de cestería tejiendo mimbres en una estera como protección contra la lluvia.

El lejano y primitivo comienzo del arte de la cerámica: Eos salvajes más inferiores de los que conocemos pueden, por lo menos, tejer unos mimbres de un modo tosco. Sobre ellos están las tribus que hacen rudos cuévanos: desde luego son las mujeres las que hacen la labor. Entonces aparecen los cestos construidos con toda clase de materiales: maderas, cortezas, cañas, mimbres y raíces. El mejor ejemplo de este género de trabajo femenino es un cesto de raíces o de cañas tejido unido con una doble cuerda tan junta y cerrada que parece convertirlo en vasija para el agua. Aquí tenemos el origen de la cerámica.

Estas vasijas tejidas pueden portear el agua como las pieles de cabra o las piedras ahuecadas, y se usan para cocinar. En ellas se coloca el agua y la comida. Se calentaban piedras en el fuego y se arrojaban en el agua. Cuando el cesto estaba en condiciones, se ie revestía de arcilla húmeda, y cuando ésta se secaba y endurecía era posible poner la vasija al fuego.

Eos restos de la cerámica más antigua se distinguen por señales de cestería tejida, las cuales son la prueba que demuestra que la vasija estaba hecha plasteciendo con arcilla un cesto y quemándolo.

Este es, sin embargo, un procedimiento muy laborioso y complicado, y el paso de avance que dio la mujer fue el de «tejer» un puchero. Enrollaba un poco de arcilla como cinta larga y tomando un cesto bajo como un cuenco lo envolvía con una serie de anillos de arcilla. Después de alcanzar el nivel del cuenco todavía seguía tejiendo círculos de arcilla hasta que formaban una vasija tres o cuatro veces superior al cuenco. Cada anillo de arcilla era apretado fuertemente contra el inferior de modo que la vasija quedaba impermeable. Se la ponía después a secar y se la frotaba con una piedra fina.

Las cosas sorprendentes que proceden del primitivo cesto de la mujer: El próximo paso de avance que dieron las mujeres puede registrarse entre las mujeres de Nueva Caledonia. En vez de envolver con una cinta de arcilla un cesto, colocaban la arcilla húmeda en un cuenco de arcilla seca, que hacían girar rápidamente conforme modelaban la arcilla con sus dedos. Aquí encontramos la forma más primitiva de la rueda del alfarero; así tenemos que reconocer que la mujer es la inventora de una de las artes domésticas más útiles.

Aquel su cesto primitivo fue, verdaderamente, como la cesta del moderno prestidigitador. De él salieron una porción de cosas sorprendentes. Al hacer su pequeña casa de ramas y de mimbres utilizaba unas varas para unir las ramas. En los trabajos más finos de cestería la vara se afinó en una especie de lezna de madera.

Después vino una más fina lezna de hueso, la cual se encuentra en casi todas las sepulturas de la mujer primitiva. Ea mujer fue, seguramente, la que primero pensaría en hacer un agujero en el instrumento que ella sólo usaba y usaba constantemente. Así podemos concluir, contra la opinión del profesor Tilomas, que de la cestería de la mujer nació la aguja. Entonces apareció la tela y el vestido.

Eos vestidos primitivos fueron hechos de las fibras de la corteza y de las hojas de los árboles. Por ejemplo, puede obtenerse filamentos tan finos como la seda cortando las fibras de la corteza del cedro americano con un buen cuchillo. Este fue el método adoptado por las mujeres indias en las proximidades del río Fraser, en la Columbia Británica.

En las tierras calientes de Sudamérica y en África y la Polinesia se usan la corteza del cocotero, la fibra de la hoja de la palmera y fibras de pita. Eas hebras se obtenían hilándolas. Se aseguraba para ello el cordón a una piedra y se hacía girar a ésta hasta que el hilo estaba suficientemente trenzado. Se ataba luego el hilo a la piedra y se repetía indefinidamente el proceso. Así fue descubierta la idea del huso y el huso mismo, al fin.

El telar que sale de la cesta mágica, gracias a la mujer: Entonces, de la cesta mágica, la mujer, la inventora de todas las artes domésticas, sacó el telar. Consistió en un principio en dos hileras de varas fijas en el suelo, opuestas una a otra. La urdimbre era atada a estas varillas y las hebras de la trama se pasaban con la mano y se les apretaba mediante un tosco peine de madera. La forma más sencilla de telar es la que se ha visto entre las mujeres de la Guayana inglesa. Lo usan para hacer sus delantales.

La trama consta de dos rollos: uno flexible y doblado en semicírculo, el otro recto y atado en sus extremos con los del pri mero. Así se forma un simple bastidor con la forma de una D. La urdimbre hilada pasa de un rollo a otro y la trama se teje en ellos medíante una delgada varilla, a la que se ata el hilo. Mucho antes de ir los hombres blancos a América las tribus de las etapas más bajas de cultura usaban el algodón y el cáñamo. Aun las mujeres caníbales de las Indias Occidentales tenían una pri mitiva plantación de algodón.

La agricultura, la más importante de las conquistas de la mujer: Esto nos lleva a la más importante de todas las conquistas de la mujer. Ofrece poca o ninguna duda que ella descubrió la agricultura, y domesticando así al hombre, fundó la civilización Ni los cazadores superiores ni los inferiores son capaces de sostenerse y sostener a la familia con los despojos de la caza.

La mujer primitiva es la que aporta principalmente los víveres. En la explotación de su reino peculiar—el reino vegetal—, la mujer aparece primero en el acto de tomar de manos de la Naturaleza aquellos frutos y partes de la planta que están dispuestos a ser comidos. Después aventura un paso más.

Con su azada y su cesto iba en busca de raíces que tenían que ser asadas o cocidas con piedras calientes hasta convertirlas en alimento humano. Después, a la tercera jornada—todavía permanece en ella en las partes salvajes de Australia—, recogía las semillas de la hierba.

la mujer y l a agricultura

En nuestra lista de los enseres de la mujer australiana omitimos una curiosa piedra de diez y ocho pulgadas en cuadro y unas cuantas pulgadas de espesor. Parece haber una gran distancia entre una de nuestras piedras de molino y esta pequeña piedra cuadrada que las mujeres de los negros llevaban siempre consigo en sus viajes, pero todas estas son etapas en el desenvolvimiento de esta piedra hasta llegar al moüno moderno.

Una vez reunidas sus semillas, la mujer abría un agujero de doce pulgadas de profundidad y ponía en él el haz y machacaba hasta separar ei grano. Limpiaba entonces el hoyo y cogía el grano y aventaba en un gran cuenco, acudiendo a su aliento si el viento no soplaba. Después esta semilla era laboriosamente molida sobre la piedra cuadrada y mojada y amasada en el cuenco para comerla luego cocida o cruda.

Esta es la mayor aproximación de los indígenas de Australia a las artes de la Agricultura. Los casi extinguidos bosquimanos escasamente estuvieron más avanzados. Sus mujeres recogen las semillas de las plantas silvestres, que muelen en agujeros de la roca.

La mujer prehistórica de Europa que molía el grano: Eos bosquimanos, desde luego, vivieron en tierras donde la caza fue siempre muy abundante, pero parece que sus mujeres lograron, por la presión del hambre avanzar mucho en el cultivo de las plantas que les rodeaban. Piedras con mucha semejanza a las de moler se encuentran entre los restos prehistóricos m is antiguos de la Gran Bretaña.

Estas piedras planas las coge la molinera para moler sobre otra piedra plana, o en un agujero de la roca, o en un mortero portátil, las semillas, las nueces o las bellotas, para hacer una harina tosca.

Parece como si la mujer prehistórica de Europa estuviese al mismo nivel que su moderna hermana de California quien cosecha las bellotas, las pinas y las semillas de las hierbas. Con el mismo movimiento libre del cuerpo con que las modernas lavanderas lavan su ropa, sus hermanas salvajes golpeaban con la piedra. La labor se hacía de rodillas y era muy dura. Agujereando la piedra de abajo y convirtiéndola en un mortero, se hace la tarea más fácil; y del mortero se llega al molino de mano manejado por dos mujeres.

mujer muele grano

En la California Septentrional, donde, como en la Antigua Bretaña, se recogen las bellotas para alimento, encontramos la forma más primitiva existente de granero. Consiste en un enredijo envuelto en ramaje y colgado en la choza. En la California Meridional estos cestos graneros plegables son muy grandes. Fuertemente cubiertos o techados y sostenidos por pilares de madera clavados en el suelo, muestra el mismo arte y previsión que los de nuestros modernos agricultores.

Hay una sólida prueba de que entre las tres divisiones típicas de la Humanidad que permanecen todavía en el salvajismo—los indios americanos, las razas negroides y los malayo-polinesios— las mujeres son las constructoras y propietarias de los primeros graneros y almacenes. Es razonable pensar que el mismo estado de cosas hubo entre los pueblos ahora más elevados cuando estuvieron en una etapa inferior de cultura.

El trabajo de las mujeres entre las razas salvajes en nuestros días: Y si admitimos que la mujer fue en todo el mundo la fundadora y propietaria del primitivo granero, tenemos que conceder que fué la inventora de la agricultura. Porque el granero fué el último paso hacia el campo labrado y sembrado. En América las mujeres cogían una hierba que todavía crece silvestre y la cultivaban como el trigo indio.

En África ella lo cultiva, muele y amasa como ahora. En Asia transformó el arroz silvestre, y probablemente en los campos de Asia y de Europa cultivó el trigo.

El hecho general de que la mujer siga siendo prácticamente entre todas las razas salvajes existentes la cultivadora y cosechera, es una nueva prueba de que ella debe haber sido la fundadora originaria de las artes de la Agricultura.

La mujer domesticó al hombre, al gato y a la planta; el hombre domó al perro, la cabra, el carnero y varias bestias de caza. Ambas adquisiciones produjeron un hogar estable y una abundante provisión de alimento para toda la familia.

Lo conseguido por la mujer es el paso más importante dado por la Humanidad: En algunas partes del mundo donde— hasta el advenimiento del hombre blanco—era desconocido el pastoreo de rebaños en gran escala, fué dado enteramente a la mujer abrir las sendas de la civilización. En diversas regiones del Antiguo Mundo, sin embargo, el hombre parece haber guardado y apacentado rebaños antes de que la mujer se entregase a la agricultura en gran escala. No obstante, el primitivo pastor permanece casi nómada, trashumando de los pastos de invierno a los pastos de verano Las disputas por el rebaño y las semillas tribales le mantienen continuamente en guerra.

Por regla general, hasta que un pueblo organiza su agricultura o su industria no alcanza un tipo de vida suficientemente permanente para que se desenvuelva la civilización. A las mujeres, por consiguiente, hay que atribuir el avance más importante logrado por la Humanidad.

Debemos recordar que su vida fué muy fácil en los días pastoriles, cuando la mujer hizo su último y gran descubrimiento. El hombre no sólo la defendió y la alimentó a ella y a sus hijos, sino que afrontó una gran parte del trabajo cotidiano. Conducía las manadas y los rebaños por el campo y los defendía de los animales de presa y de los enemigos. Con frecuencia tuvo que luchar tanto como había luchado en la edad de la caza y tuvo además que vencer a las fieras salvajes que atacaban sus rebaños. Estuvo más continuamente ocupado que cuando vivía de la caza, pero este nuevo modo de vida alivió a la mujer de algunas de sus más pesadas cargas.

Estas cargas, entiéndase claramente, no le fueron impuestas por el hombre. Fueron cayendo sobre sus hombros en el curso natural de las cosas.

La división del trabajo, que estableció la igualdad económica entre los sexos: No debemos, acabamos justamente de indicarlo, censurar al pobre salvaje que reposa ocioso al sol después de volver de la caza mientras su fatigada compañera trabaja afanosamente sin quejarse.

Porque cuando consideramos la cantidad de ejercicio que le exigía su lucha por el alimento y por la vida con la Naturaleza y con sus semejantes, comprendemos que tema que utilizar todas las oportunidades de reposo que tuviera para mantener y prolongar su vida. De su fuerza dependía directamente el bienestar de su esposa y de su prole.

Desde los comienzos de los tiempos hasta que el hombre inventó la máquina de vapor ha habido una igual división del trabajo entre los sexos. El hombre ha hecho la mayor parte del trabajo que exige fuerza ejercida repentina y violentamente; descubrió, probablemente, el uso del fuego y dejó a la mujer, desde luego, que lo mantuviese y lo emplease para cocinar.

Construyó la chalupa que capacitó a la raza humana, probablemente en la Edad de piedra, para extenderse por el mundo habitable, y resolvió el problema de tener carne y leche aseguradas, domesticando muchos de los animales que cazaba. Fundó la religión, la filosofía y el derecho y muchas de las artes superiores de la vida. La mujer, como hemos visto, descubrió las artes domésticas y agrícolas y probablemente averiguó el valor medicinal de las hierbas.

Trabajando juntos, aunque en cosas diferentes, el hombre y la mujer llegaron a una condición de igualdad económica La mujer se hizo agricultora y el hombre pastor.

Este estado de cosas se describe bellamente en el «Libro de los Proverbios», de Salomón. Esta fue una etapa dichosa en la Historia de la Humanidad y de ella hicieron los poetas antiguos la bella fábula de la Edad de Oro del pasado. Ya hemos trazado en capítulos anteriores sobre la familia y el matrimonio el efecto que ejerció sobre la mujer misma su aumento de valor desde el punto de vista económico.

Su posición como hija, esposa y madre se hizo más estable; el abandono o el divorcio se hicieron más raros; los niños recibieron más atención y el horizonte general de la vida humana fué ensanchado.

Este fué también el momento en que la mujer comienza, en general, a tener acción política. Desgraciadamente, las noticias de la mayor parte de las naciones civilizadas no retroceden muy lejos. Conocemos muy poco acerca de los egipcios de la primera dinastía, y mucho menos acerca de los cretenses, que parecen compartir con ellos el honor de ser la primera de todas las razas de la Humanidad que llegó a la civilización.

Él tiempo en que las mujeres comienzan a intervenir políticamente: Esto ocurrió, probablemente, hace seis mil años. Dos mil años después encontramos en las leyes del rey de Babilonia, Hammurabi, la primera clara evidencia de la posición ganada por la mujer en el primer estado agrícola. Su libertad y dignidad fueron muy notables. Su marido le entregaba una dote y cuando moría, ella llegaba a ser el jefe de familia. En caso de divorcio se entregaba a la mujer inocente la dote y la custodia de los hijos de su marido tenía que pagarle una anualidad.

Infamar una mujer casada era un crimen tan grave como infamar una vestal sagrada, y el difamador era marcado y hecho esclavo el resto de su vida.

En Egipto, además, la herencia se obtenía a través de la línea femenina, y la sucesión a través de la madre. Como en Inglaterra en las épocas de Victoria y de Isabel, las reinas reinaron por propio derecho—como Nitocris, en la octava dinastía; Scemiophrus, de la doce, y la famosa reina Hatshepsut.

La igualdad de la mujer con el hombre parece extenderse en ciertos tiempos incluso al sacerdocio, porque encontramos sacerdotisas en templos dedicados a divinidades femeninas. Significativo también es el rango ocupado por las diosas en el Panteón de las dos grandes naciones agrícolas de los tiempos antiguos.

En Babilonia, Istar fué la madre de todos los dioses, y viniendo a los días en que se fundó la Iglesia Cristiana, la egipcia Isis, esposa de Osiris, tuvo de hecho la supremacía entre todas las di vinidades del Egipto. En Asiria, Astarté fué la más alta diosa; en la Antigua Arabia las diosas tenían más poder que los dioses, y así parece haber ocurrido en Moab y en otras regiones.

Ver: El Hombre Vs. La Mujer En El Mundo Actual

Fuente Consultada:
Colección Moderna de Conocimientos Universales – La Sociedad Humana – Tomo II – Editores W.M. Jackson, Inc.

Características de Familias en Pueblos de la Antiguedad Resumen

Características de Familias en
Pueblos de la Antiguedad

La base fundamental de nuestra sociedad es la familia y en ella radican los derechos más nobles y las virtudes que hacen grande a una nación. Sánchez Román la define diciendo: Es una institución ética, natural, fundada en al relación conyugal de los sexos, cuyos individuos se hallan ligados por lazos de amor, respeto, autoridad y obediencia; institución necesaria para la conservación, propagación y desarrollo en todas las esferas de la vida, de la especie humana.

la familia

La familia y la sociedad

Algunas escuelas sociológicas han supuesto que hubo una primera fase de horda o promiscuidad absoluta, y la familia propiamente dicha no existía. Hombres y mujeres serían como un rebaño. Vino luego una segunda fase caracterizada por un régimen de matriarcado, en la que el padre era desconocido y los hijos pertenecían a la madre. La última fase de evolución sería la familia monógama, tal como es la cristiana actual.

El amor, sin lugar a dudas, ha sido el motor que mueve al hombre hacia su grandeza. Es el sentimiento más elevado y muchas veces, el motivo fundamental de la vida de muchas personas. Está presente en cada acto humano y se encuentran pruebas de ello en ía mayoría de las obras de arte y literatura.

El amor adquiere un carácter particular en el matrimonio, que es la unión permanente entre dos seres unidos con el fin de consolidar ese sentimiento en la más sublime creación humana: el hijo.

Este acto de engendrar, continuar una especie, se llama procreación y por el hombre se convierte en padre, la mujer en madre y el matrimonio se convierte en la unidad fundamental de la sociedad.

Composición de la familia
En la civilización moderna, la familia nace de una pareja inicial, constituida entre un hombre y una mujer, unidos a través de una institución llamada matrimonio, que crea entre ellos y las personas que nazcan o estén unidos con esa pareja, una serie de relaciones de gran trascendencia tanto jurídicas como sociales.

El vínculo, o sea la relación natural que existe entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio y los hijos que nacen entre ellos se conoce con el nombre de filiación.

Y la relación existente entre todos los individuos de una misma familia, entendiendo por tal a todos los individuos de los dos sexos que descienden de un mismo tronco, se lo conoce con el nombre de parentesco.

Matrimonio
El matrimonio es, en la civilización moderna, la fuente de la familia legítima y ha sido definido como una unión entre dos personas de distinto sexo con fines de ayuda recíproca y de continuación de la especie, realizada de acuerdo con las formalidades prescriptas por la ley.

Si bien los preceptos cristianos han elevado el matrimonio a la categoría de Sacramento, y originalmente nuestro Código Civil reconocía como válido el celebrado enere personas católicas según los cánones y solemnidades de la Iglesia Católica, a partir de la sanción de la Ley de Matrimonio Civil se estableció un régimen uniforme según el cual el único matrimonio reconocido legalmente es el celebrado conforme a sus disposiciones.

CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES:

EGIPTO:  Las clases más poderosas practicaban la poligamia pero el pueblo se contentaba con una sola esposa.En los comienzos de la sociedad egipcia predominó el régimen matriarcal evolucionando hacia el patriarcado sobre todo en las clases altas. Los egipcios llegaban jóvenes a la pubertad, y los matrimonios se celebraban en eded casi infantil por lo cual las familias surgidas de ellos eran muy numerosas.El infanticidio era poco frecuente y castigado severamente por la ley.

BABILONIA:    La moral en Babilonia constrastaba fundamentalmente con nuestros usos y costumbres. Ninguna mujer debía llegar virgen el matrimonio siendo necesario que hubiera tenido relaciones sexuales con un extranjero §n el templo de yenus por lo menos una vez en su vida. Sin embargo el matrimonio era monógamo existiendo un régimen de estricta fidelidad no obstante esa libertad prenupcial.

El Código de Hamurabi imponía penas severas a la mujer adúltera. La familia era, no obstante, una institución poco estable ya que sus miembros podían abandonarla mediante una simple manifestación de voluntad.

ASIRIA:   La familia estaba organizada mediante un severo régimen patriarcal siendo su objetivo principal la perpetuación y el aumento de la especie.Se consideraba al aborto un crimen capital y a las mujeres que lo cometían se las empalaba.

ISRAEL:  El matrimonio llegaba a convertirse en una unión casi perfecta. El divorcio era la excepción, salvo el caso de adulterio. Después del Templo la familia representaba el elemento esencial de la estructura social israelí. La  autoridad paterna era ilimitada. El hombre podía tener varias mujeres mientras que la mujer estaba
destinada a un solo hombre.

PERSIA:  Pueblo componente de un país militar el celibato era juzgado desfavorablemente, autorizándose la poligamia y el concubinato. Consideraba a la familia como la más santa de las instituciones. El incesto era considerado como un pecado y las relaciones debían efectuarse entre extraños a la familia.

INDIA:  El hombre conquistaba a su mujer mediante la compra o el rapto ya que el consentimiento prestado por la misma no era bien visto. La poligamia era permitida pero era un lujo entre las clases más pudientes. Se consideraba al hombre propietario y amo absuiuio de sus mujeres e hijos pudiendo vender o descastar a estos últimos.

UNA FAMILIA DE BABILONIA: Los babilonios apreciaban la intimidad; la mayoría de las casas las construían en torno de un patio interior, con una sola puerta hacia la calle. Contigua al patio había una gran habitación familiar con varios dormitorios anexos. En el lado opuesto del patio estaba la cocina y, si se trataba de una familia próspera, había también habitaciones para los esclavos.

Los babilonios solían madrugar: los hombres y niños de las familias piadosas ya estaban bañados y vestidos antes del amanecer, subían a la azotea y se arrodillaban para recibir al naciente sol, tras lo cual bajaban para desayunar abundantemente.

Luego de la ronda matinal de actividades, la familia se reunía a mediodía para un almuerzo ligero, seguido de una siesta durante las horas más calurosas del día. El trabajo continuaba a media tarde y hasta el ocaso, cuando la gente regresaba a su casa para una segunda comida fuerte. Las actividades nocturnas incluían la narración de historias, la participación en cantos y danzas de alguna de las muchas fiestas religiosas, y la conversación. El día terminaba con una cena ligera antes de acostarse.

Cuenta el historiador griego Herodoto acerca de un próspero y elegante caballero babilonio: «Viste túnica de lino hasta los pies; sobre esto […] otra túnica, de lana, y va envuelto en un manto blanco. Usa calzado de su país […] Su cabellera es larga y la cubre con un bonete. Todo su cuerpo está perfumado.»

Fuente Consultadas:
Formación Moral y Cívica 2 Ciclo Básico César Reinaldo García y Apolinar Edgardo García
Hábitos y Costumbres del Pasado – Reader´s Digest

Funciones de la Mujer en el Matrimonio Esposa, amante, socia…

LAS 4 FUNCIONES DE LA MUJER EN EL MATRIMONIO
Nota del Doctor Florencio Escardó

No hay, prácticamente, marido que no tenga alguna queja de su esposa, empezando por reconocer que es muy buena y que la quiere mucho, pero … la verdad es que carecemos de un punto de partida teórico que nos permita juzgar la función esposa con una serena crítica que nos evite caer en injusticias. Vamos a intentarlo no sin advertir que el planteo puede y debe mutatis mutandis ser aplicado al hombre.

la mujer en el matrimonio

Ver: Historia del Matrimonio

Si frente a cada mujer nos pusiéramos en la buena disposición de entender a cuánto se la obliga por el solo hecho de ser esposa, no sólo adquiriríamos un marco de juicio sano sino que, tal vez, se nos haría posible reajustar los términos de nuestro caso particular. Cuatro planos funcionales pueden ser diferenciados sin que sea necesario advertir que en los hechos las divisiones están lejos de ser exactas: la esposa propiamente dicha, la compañera, la socia y la amante. Esta división funcional permite, ante un conflicto concreto, reconocer el ámbito en que ha de hacerse el replanteo.

La falta de diferenciación temática es lo que otorga ese tono caótico que parece ser privilegio de las discusiones conyugales; se empieza con el mal gusto de la sopa y se acaba hablando del carácter de una y otra suegra. Y el que esté libre de tales confusiones que tire la primera piedra.

Lo de esposa en el sentido específico hace al status institucional, como que el calificativo viene del latín spondere, que significa nada menos que empeñar la palabra; la esposa lleva su parte en la representación social de la familia, tiene en el fondo un sentido jurídico y es por ello que cuando un varón de nuestro medio dice mi esposa pone inconscientemente en ello un tufillo solemne y ceremonial.

En la práctica ese aspecto no tiene mayor capacidad táctica en cuanto puede decirse que la esposa es lo que ven los demás. Si se dice es o fue una buena esposa se entiende englobar una totalidad calificativa, es decir la que presupone que su conducta ha sido cabal en todos los aspectos.

Viene luego la compañera; la palabra es bien definitoria: es la que acompaña, la que está siempre al lado, el ser con quien se cuenta, porque su presencia se descuenta; tal compañerismo puede ir desde la camaradería hasta la participación solidaria en el oficio o carrera del marido; es la buena amiga, o sea aquellaque, facilitando el diario vivir, tolera y acepta antes de juzgar; es la que toma a su marido como un ser humano total con quien ha de compartir la vida, cuyo largo camino es muy difícil de recorrer solo.

Si la esposa da a la pareja la respetabilidad, la compañera le da el agrado y la seguridad convivencial; es buena compañera la que no hace reproches banales ni plantea exigencias directas sino la que espera, en la seguridad y la confianza, ya que el compañerismo es por esencia una conducta mutua, recíproca y un circuito reverberante; nadie puede pretender que su esposa sea una buena compañera si no es en respuesta a la misma actitud de su parte.

Un signo de tal compañerismo es la buena disposición actual de todo momento, la fácil aceptación del suceder inmediato, es decir que en función de pareja se toma la vida como viene, sin mayores pretensiones de encauzarla forzadamente.

El compañerismo no es, en el fondo, una condición específica del matrimonio sino una actitud básica frente al prójimo, sólo que en el matrimonio las ocasiones de su ejercicio son cotidianas, continuas, consuetudinarias y en cierto modo obligatorias, ya que nadie hay tan prójimo (próximo) como el marido o la mujer. Señalemos desde ya que es en el terreno del compañerismo donde surgen la mayoría de las pequeñas desavenencias.

Luego y tam bien la esposa es la sociaobligatoriade lasociedad conyugal; conviene subrayar que lo útil es para el adjetivo en el plano económico.

La tradición machista quiere que sea el hombre quien provee el dinero, como condición dativa; no hay tal, aun cuando la mujer no trabaje y no tenga bienes propios, su contribución económica es precisa. Piense quien lo ponga en duda cuánto le costaría en dinero pagar a quien le cuidase y arreglase la casa y vigilara los hijos … Hay muchas formas de relación económica en la pareja, pero ni el hombre debe imponer, ni la mujer aceptar, un arreglo que sea humillante o en algún grado peyorativo para uno u otro.

Un consejo de oro al respecto reside en que el manejo económico sea claramente explicitado desde la primera horamatrimonial; el hombre que se reserva el derecho de dar cada día el dinero para la compra y que no otorga en lo doméstico plena libertad y responsabilidad a su esposa es un mal compañero; hechas las necesarias reservas para el caso de mujeres sin el menor sentido de administración que, dicho sea de paso, no son en número más sino menos que los hombres.

Vale la pena retener que economía quiere decir etimológicamente regulación de la casa, de donde lo de economía doméstica viene a ser una redundancia idiomática Y veamos por fin lo de amante. La plenitud y perfección del contacto íntimo es no sólo el cumplimiento sano de una función principal sino el excipiente en el que se juegan las demás funciones, el mutuo contentamiento y la mutua deuda emocional que de ello resultan ponen ese timbre particular a la pareja y en la unión se funden y borran muchas de las pequeñas asperezas del cotidiano vivir. Desgraciadamente es el aspecto considerado con menos franqueza y con menos profundidad en la vida corriente.

En la práctica, la relación sexogenital de innúmeras personas se cumple con semisilencios, sobreentendidos y presupuestos que, y ésta es la directa intención de esta nota, refluyen de modo solapado en los otros planos de la funcionalidad esposo-esposa. De cualquier manera, y por feliz paradoja, es la más fácil de subsanar mediante una decisión de abordarla educativamente. Si tratamos de ver en cuál plano surgen las dificultades, habremos dado un paso decisivo en la psico-higiene matrimonial.

Ver: Competencia Mujer-Hombre en la Sociedad Actual

Ver: Los Derechos Sexuales y Reproductivos en Argentina

Ver: El Aborto, Consecuencias

Ver: Violaciones y Agresiones Sexuales

Origen del Dia Internacional Contra La Violencia Hacia La Mujer

Origen del Día Internacional Contra La Violencia Hacia La Mujer
Historia Hermanas Mirabal

HISTORIA DEL ORIGEN DEL DIA: En la República Dominicana se conoce como la «Era de Trujillo» a la infeliz etapa que pasaron todos ciudadanos, durante el tiránico mandato del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina a partir de 1930, cuando asumió al poder hasta 1961. No siempre lo hizo personalmente, sino a través de presidentes títeres que gobernaban según sus instrucciones.

Siempre es recordado y perdurará en la memoria nacional el genocidio de mas de 30.000 haitianos que habitaban la zona fronteriza, y en donde fueron brutalmente asesinadas las hermanas Mirabal.

Origen del Dia Internacional Contra La Violencia Hacia La Mujer Hermanas

El presidente Trujillo, conocido como «El Jefe», gobernó durantes 31 años y su gobierno se caracterizó por el anticomunismo, la represión ilegal y el culto a su personalidad.

Todas las torturas, asesinatos y desapariciones siempre fueron negadas y en muchos casos los asesinatos se «disimulaban» como accidentes ocurridos a los encarcelados.

Unos de los casos mas emblemáticos de este período corresponde a la conocidas como «Las Mirabal», cuatro hermanas que lucharon contra la dictadura de Trujillo.

Ella se llamaban Minerva, María Teresa, Patria y Bélgica Adela, de cuales las mas comprometidas y activistas políticas fueron las dos primeras y Bélgica prácticamente no participó.

La familia de estas mujeres era de una clase social media-alta, productos del éxito de los negocios de su padre, el cual perdió toda su fortuna cuando asumió al gobierno Trujillo. Como respuesta a esta situación las hermanas formaron un grupo de oposición política y dos de ellas fueron apresadas, torturadas y violadas en la cárcel, pero luego de varios encarcelamientos el gobierno decidió eliminarlas.

Las hermanas Mirabal Origen del Dia Internacional Contra La Violencia Hacia La Mujer Hermanas
Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por su oposición al dictador Rafael Trujillo.

Las mujeres fueron interceptadas por una patrulla del gobierno y obligadas, a punta de pistola, a subirse al asiento trasero del vehículo de sus verdugos, fueron llevadas a su propia casa y asesinadas por asfixia con pañuelos junto a su chofer.

Los cuerpos fueron luego apaleados para simular golpes en un accidente automovilístico. Trujillo creyó en el momento que había eliminado un gran problema. Sin embargo, el asesinato le trajo muchos inconvenientes y fue el principio de su desgracia.

La muerte de las Mirabal causó gran repercusión en la República Dominicana. La publicidad resultante provocó que el pueblo dominicano se mostrara cada vez más proclive a apoyar a las Mirabal y sus ideales.

Esta reacción contribuyó a despertar conciencia en el público y finalmente culminó con el asesinato del dictador el 30 de mayo de 1961.

“Patria, Minerva y María Teresa no han muerto, siguen vivas en su jardín para recordarles
al mundo la lucha de la violencia en contra de la mujer”.

MALTRATO Y VIOLENCIA EN EL MUNDO:

En los países donde el nacimiento de un varón se considera un regalo y el de una niña una maldición, se recurre al aborto y el infanticidio selectivos para eliminar a las niñas.

• Las niñas mueren de forma desproporcionada por abandono, porque los alimentos y la asistencia médica se destinan antes a sus hermanos, padres, maridos e hijos.

En los países en los que se considera a las mujeres propiedad de los hombres, los padres, hermanos y maridos las asesinan por atreverse a escoger sus propias parejas. Son los llamados asesinatos “de honor”. A las novias jóvenes cuyos padres no pagan dinero suficiente a los hombres que se han casado con ellas se las mata; son las llamadas “muertes por dote”.Puros asesinatos.

El brutal tráfico sexual internacional de chicas jóvenes mata a un número incalculable de mujeres.

• La violencia doméstica causa la muerte de un gran número de mujeres en todos los países del mundo. Las mujeres entre 15 y 44 años tienen más probabilidades de ser asesinadas o heridas por sus parientes masculinos que de morir debido al cáncer, la malaria, los accidentes de tráfico ola guerra, todos juntos.

• Se concede tan poco valor a la salud femenina que, cada año, aproximadamente 600.000 mujeres mueren al dar a la luz. Esa cifra equivale a un genocidio como el de Ruanda cada 12 meses.

• Cada día, 6.000 niñas sufren la mutilación genital, según Naciones Unidas. Muchas mueren. Otras sufren dolores atroces durante el resto de su vida.

• Según la Organización Mundial de la Salud, una de cada cinco mujeres tiene probabilidades de ser víctima de una violación o un intento de violación a lo largo de su vida.

CASOS DE VIOLENCIA CONTRA LA MUJER: (la imágenes fueron eliminidas)

CASO 1

Bibi Aisha, de 18 años, dejó a su esposo por violencia doméstica. Cansada de dormir en un establo con animales
y de los golpes de su marido decidió escaparse, pero fue encontrada fácilmente, juzgada y condenada por la justicia talibán,
que dice: «Mujer que abandona a su marido es culpable». El mismo día de su juzgamiento, su marido
sacó un cuchillo, le cortó la nariz y las orejas; el autor es Jodi Bieber. El retrato fue captado por un fotógrafo sudafricano, y su foto
dió la vuelta al mundo, como emblema de la violencia talibán.
Hoy tiene su rostro recuperado por cirugía.

CASO 2

Shameem Akhter, de 18 años, posa para una fotografía en su casa de Jhang, Pakistán, Miércoles, 10 de julio 2008. Shameem
fue violada por tres muchachos que luego le arrojoaron ácido. Shameem se ha sometido a cirugía plástica
10 veces para tratar de recuperarse de sus cicatrices.

CASO 3

Irum Saeed, 30, posa para una fotografía en su oficina en la Universidad urdu de Islamabad, Pakistán, Jueves, 24 de julio 2008. Irum fue quemada en la cara, espalda y hombros hace doce años, cuando un niño a quien ella rechazó para contraer matrimonio arrojó ácido sobre ella en el medio de la calle.
Se ha sometido a cirugía plástica 25 veces para tratar de recuperarse de sus cicatrices.

CASO 4

Najaf Sultana, 16, posa para una fotografía en su casa en Lahore, Pakistán el Wednesday, Juio 9, 2008. A la edad de cinco años
Nayaf fue quemada por su padre mientras dormía, al parecer porque no quería tener otra niña en la familia.
Como resultado de la quema de Nayaf y se quedó ciega después de haber sido abandonada. Se ha sometido a
cirugía plástica en torno a 15 veces para tratar de recuperarse de sus cicatrices.

CASO 5

Kanwal Kayum, 26, ajusta el velo mientras posa para una fotografía en Lahore, Pakistán,
Domingo, 26 de octubre 2008
. Kanwal fue quemada con ácido hace un año por un niño a quien ella rechazó para contraer matrimonio.
Ella
nunca se ha sometido a cirugía plástica
.

Ver Una Animación Flash (no para celulares)

OTROS TEMAS RELACIONADOS

Ver: Competencia Mujer-Hombre en la Sociedad Actual

Ver: Los Derechos Sexuales y Reproductivos en Argentina

Ver: El Aborto, Consecuencias

Ver: Violaciones y Agresiones Sexuales

Consecuencias Sociales De Una Mujer Golpeada Niveles de Violencia

CAUSAS Y CONSECUENCIAS SOCIALES DE LA VIOLENCIA HACIA LA MUJER

Los Niveles de Violencia:

Nivel Violencia 1.Disonancia cognitiva.

Nivel Violencia 2.Disonancia cognitiva.

Nivel Violencia 3.Inundación-parálisis.

Nivel Violencia 4.Socialización cotidiana.

Nivel Violencia 5.Lavado de cerebro.

Nivel Violencia 6.Embotamiento-sumisión.

Mas abajo  se explican cada caso.

violencia mujer

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

CONSECUENCIAS SOCIALES:

ÁmbitoConsecuencias de la violencia en el ámbito social
TrabajoAumento del ausentismo escolar.
Aumento de la deserción escolar.
Trastornos de conducta y de aprendizaje.
Violencia en el ámbito escolar.
EducaciónAumento del ausentismo escolar.
Aumento de la deserción escolar.
Trastornos de conducta y de aprendizaje.
Violencia en el ámbito escolar.
Salud

Consecuencias para la salud física (lesiones, embarazos no deseados, cefaleas, problemas ginecológicos,- discapacidad, abortos, fracturas, adicciones, etcétera).

Consecuencias para la salud mental (depresión, ansiedad, disfunciones sexuales, trastornos de la conducta alimentaria, trastornos pseudopsicóticos, etcétera).

Trastornos del desarrollo físico y psicológico. Consecuencias letales (suicidio, homicidio).

SocialFugas del hogar.
Embarazo adolescente.
Niños en situación de riesgo social (niños en la
calle).
Conductas de riesgo para terceros.
Prostitución.
SeguridadViolencia social.
Violencia juvenil.
Conductas antisociales.
Homicidios y lesiones dentro de la familia.
Delitos sexuales
EconomíaIncremento del gasto en los sectores Salud, Educación, Seguridad, Justicia.
Disminución de la producción.

c

La legitimación cultural de la violencia

Para comprender el fenómeno de la violencia doméstica, resulta imprescindible comenzar por el análisis de los factores que la legitiman culturalmente.

Desde siempre, las creencias y los valores acerca de las mujeres y de los hombres han caracterizado una sociedad patriarcal que define a los varones como superiores por naturaleza y les confiere el derecho y la responsabilidad de dirigir la conducta de su mujer.

Estas actitudes y valores, que echaron raíces a través de los siglos, se traducen en estructuras sociales particulares: por ejemplo, la división del trabajo, las políticas institucionales y la discriminación de la mujer.

Los estereotipos de género, transmitidos y perpetuados por la familia, la escuela, los medios de comunicación, etcétera, sientan las bases para el desequilibrio de poder que se plantea en la constitución de sociedades privadas, tales como las que están representadas por el noviazgo, el matrimonio o la convivencia.

Investigaciones llevadas a cabo en los últimos años demuestran que, a pesar de los esfuerzos realizados por numerosas organizaciones tendientes a difundir y promover ideas progresistas acerca de la igualdad entre los géneros, cierto núcleo de premisas, constitutivas de un sistema de creencias más amplio, siguen siendo sostenidas por amplios sectores de la población. Entre ellas, las más persistentes son:

• que las mujeres son inferiores a los hombres,
• que el hombre es el jefe del hogar,
• que el hombre tiene derechos de propiedad sobre la mujer y los hijos,
• que la privacidad del hogar debe ser defendida de las regulaciones externas.

Un sistema de creencias sostenido en tales premisas tiene como consecuencia inmediata la noción de que un hombre tiene el derecho y la obligación de imponer medidas disciplinarias para controlar el comportamiento de quienes están a su cargo.

Aun cuando se modifiquen las leyes, los comportamientos tienden a seguir siendo regulados por esta normativa cultural que legitima el uso de la fuerza como «método correctivo» y como instrumento de poder dentro de las relaciones privadas.

Distintos autores han señalado el valor de los mitos culturales acerca de la violencia contra la mujer como elementos que contribuyen a la perpetuación del problema.

Precisamente, una de las características definitorias del mito es su resistencia al cambio: la fuerza del mito reside en que es invulnerable a las pruebas racionales que lo desmienten.

En el caso de la violencia doméstica, los mitos cumplen tres funciones principales:

• culpabilizan a la víctima (mitos acerca de la provocación, el masoquismo, etcétera);
• naturalizan la violencia («el matrimonio es así», «los celos son el condimento del amor»);
• impiden a la víctima salir de la situación (mitos acerca de la familia, el amor, la abnegación, la maternidad, etcétera).

Tanto los mitos como los estereotipos culturales necesitan de un vehículo para encarnarse en pensamientos, actitudes o conductas. Dicho vehículo está representado por las instituciones que, dentro de la comunidad, son verdaderas transmisoras de los mensajes culturales antes apuntados.

Es por eso que más adelante nos detendremos en el análisis del problema desde la perspectiva cíe las instituciones que intervienen directa o indirectamente en su perpetuación.

Las consecuencias de la violencia en el nivel individual

El desarrollo creciente de los estudios de victimización ha encontrado su razón en la cantidad de delitos sobre los cuales no suele haber demasiada información, tales como el maltrato a la mujer en el contexto conyugal.

En el documento de trabajo sobre víctimas de delitos, el 7° Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del » Delito y Tratamiento del Delincuente señala que este tipo de víctimas constituye una gran proporción de la «cifra oscura» de la delincuencia, lo cual ha tenido por efecto minimizar la conciencia de ciertas formas de victimización como problema social (Naciones Unidas, 1985).

En ese mismo documento se señala que la_ victimización en el seno del hogar, aparte de las consecuencias físicas, tiene efectos psicológicos profundos tanto a corto como a largo plazo. La reacción inmediata suele ser de conmoción, paralización temporal y negación de lo sucedido, seguidas de aturdimiento, desorientación y sentimientos de soledad, depresión, vulnerabilidad e impotencia.

Tras esa primera etapa de desorganización, las reacciones frente a la victimización suelen cambiar: los sentimientos de la víctima pueden pasar de un momento a otro del miedo a la rabia, de la tristeza a la euforia y de la compasión de sí misma al sentimiento de culpa.

A mediano plazo, pueden presentar ideas obsesivas, incapacidad para concentrarse, insomnio, pesadillas, llanto incontrolado, mayor consumo de fármacos, deterioro de las relaciones personales, etcétera. También se puede presentar una reacción tardía, que ha sido descrita en los manuales de diagnóstico psiquiátrico como «desorden de tensión postraumática» o «síndrome de estrés postraumático» (PTD: Post-Traumatic Disorder).

El PTD consiste en una serie de trastornos emocionales que no necesariamente aparecen temporalmente asociados con la situación que los originó, pero que constituyen una secuela de situaciones traumáticas vividas, tales como haber estado sometido a situaciones de maltrato físico o psicológico. Algunos de sus síntomas son los siguientes:

• frecuentes pesadillas,
• dificultad para concentrarse social y laboralmente,
• trastornos del sueño (el más frecuente es el insomnio),
• trastornos mnésicos,
• trastornos en la capacidad de atención y concentración,
« depresión,
• sentimientos de culpa,
• miedos diversos,
• dificultades en el aprendizaje.

Carlos Sluzki (1994) ha señalado seis niveles en los que pueden ubicarse los efectos de la violencia, según la combinación de dos variables que hace interactuar: el nivel percibido de amenaza para la persona y el grado de habitualidad de la conducta violenta.

1.Disonancia cognitiva. Cuando se produce una situación de violencia de baja intensidad en un contexto o en un momento inesperado. La reacción es de sorpresa, de imposibilidad de integrar el nuevo dato a la experiencia propia. Un ejemplo de esto es cuando las mujeres maltratadas relatan el primer episodio durante la luna de miel.

2.Ataque o fuga. Cuando se produce una situación de violencia de alta intensidad de un modo abrupto e inesperado. En esos casos, se desencadena una reacción psicofisiológica de alerta, y la reacción puede ser con una posición defensiva u ofensiva, escapándose del lugar o enfrentando la amenaza.

Es el caso de las mujeres que atraviesan los ciclos iniciales de la violencia y se ven sorprendidas por una conducta violenta desproporcionada para la situación. En esos ciclos iniciales, todavía la sorpresa obra a modo de disparador de conductas de ataque o fuga.

3.Inundación-parálisis. Cuando se produce una situación de violencia extrema, que implica un alto riesgo percibido para la integridad o la vida. La reacción puede incluir alteraciones del estado de conciencia, desorientación, etcétera, y ser el antecedente para la posterior aparición del síndrome de estrés postraumático, ya descrito. Muchas mujeres relatan esa experiencia de paralización frente a situaciones tales como amenazas con armas, intentos de estrangulamiento o violación marital.

4.Socialización cotidiana. Cuando las situaciones de maltrato de baja intensidad se transforman en habituales, se produce el fenómeno de la naturalización. Las mujeres se acostumbran a que no se tengan en cuenta sus opiniones, que las decisiones importantes las tome el hombre, a ser humillada mediante bromas descalificadoras, etcétera, pasando todas estas experiencias a formar parte de una especie de telón de fondo cotidiano que tiene el efecto anestesiante ante la violencia.

5.Lavado de cerebro. Cuando las amenazas, las coerciones y los mensajes humillantes son intensos y persistentes, a menudo la víctima incorpora esos mismos argumentos y sistemas de creencias como un modo defensivo frente a la amena/.a potencial que implicaría diferenciarse (ella cree que la obediencia automática la salvará del sufrimiento). La mujer, llegada a este punto, puede repetir ante quien intenta ayudarla que ella tiene toda la culpa, que se merece el trato que recibe, etcétera.

6.Embotamiento-sumisión. Cuando las experiencias aterrorizantes son extremas y reiteradas, el efecto es el «entumecimiento psíquico», en el que las víctimas se desconectan de sus propios sentimientos y se vuelven sumisas al extremo. En esos casos, la » justificación de la conducta del agresor y la autoinmolación alcanzan niveles máximos.

En todos los casos, estos efectos de la violencia sobre la mujer están acompañados por una sintomatología física, que suele ser ubicada por los profesionales en el difuso campo de lo psicosomático. Cefaleas, dolores de espalda, trastornos gastrointestinales, disfunciones respiratorias, palpitaciones, hiperventilación son algunos de los síntomas más frecuentes, acompañando cuadros psíquicos tales como estados de ansiedad, fobias, agotamiento, adinamia, abulia, depresión, etcétera.

El modelo profesional predominante trata de buscar la causa de los síntomas dentro de sus propios esquemas explicativos y se muestra renuente a considerar la experiencia de victimización como posible motivo.

Esta conducta de los profesionales tiende a potenciar la actitud ocultadora de la mujer (apoyada en los sentimientos de vergüenza y culpa ya apuntados) , y el fenómeno de la violencia contra la mujer queda sin diagnosticar.

Por lo tanto, se le suelen indicar tratamientos sintomáticos que no consideran las verdaderas raíces del problema. Esta actitud profesional ha sido definida como segunda victimización, ya que contribuye a legitimar la violencia ejercida contra la mujer y busca en la propia víctima los motivos o las causas de las secuelas de la victimización.

Cada disciplina ha demostrado tener sus propios obstáculos epistemológicos y metodológicos que le dificultan la comprensión de alguna de las múltiples facetas que presenta el problema. Podemos señalar algunos de los más relevantes en el caso de la psicología clínica y la psiquiatría.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Un Caso Real: Una Mujer Golpeada

Mujtar Mai es un mujer analfabeta, perteneciente a una familia muy humilde de Pakistán. Había sido casada por arreglo cuando tenía 18 años, pero no resultó.

Decidió alejarse de su marido, al que nunca amó, y con el apoyo de su familia logró el talaq, ósea el divorcio, y a pesar que una mujer en esa situación es mal vista en esa cultura, ella enfrentó los prejuicios y salió adelante.

Fue recibida nuevamente en la casa de su familia, donde trabajó sin cesar en las plantaciones de caña y trigales, ganando míseros ingresos, que sumó a los conseguidos haciendo bordados y enseñando el Corán a los niños.

Allí vivían en condiciones lamentables, sin agua, sin electricidad, y menos aun comunicación.

En 2002 su hermano Abdul Shakoor de 12 años fue visto en publico en compañía de una joven del clan mastoi, y fue acusado de violarla, deshonrando a la familia quien pedía justicia. Mujtar tenía por aquella época 28 años y fue encargada de apaciguar los ánimos de la poderosa familia. Ella fue acompañada de su padre y su tía hasta los caseríos de los vecinos agraviados.

De rodillas frente al grupo de hombres mastoi , recitó un verso del Corán, pidió compasión por su hermano, y perdón por los hechos, pero fue desoída, sus acompañantes maniatados y ella bajo presión de las armas, fue arrastrada de los cabellos hasta un establo, donde fue maltratada y violada por los iracundos hombres.

Mujtar se sentía ultrajada y deshonrada, no encontraba consuelo, y vivía en el dolor sufriendo en cada minuto del día. No comía, ni bebía, solo quería morir… un día tomó la decisión y bebió insecticida, pero su madre logró salvarla y de rodilla le suplicó que no trate mas de suicidarse.

Mutjar comenzó a reflexionar sobre lo ocurrido, y con el apoyo del mulá Razzaq decidió contárselo a la policía, y enfrentar hasta las últimas consecuencias a esta familia de una casta poderosa, y pensó: «Que se maten ellos, no les daré la satisfacción de hacerlo yo misma».

Luego de la denuncia comenzó un revuelo loca, mas tarde regional y tomó nivel nacional. Las fotos publicas con sus ojos negros, dejaban translucir todo el dolor que había invadido su mente y corazón. Aparecieron los diarios y revistas de todo el mundo, los pakistaníes defensores de los derechos humanos se hicieron eco de la situación y marcharon pidiendo justicia por la muchacha agredida.

De pronto Mutjar se convirtió en el ícono de la lucha de la mujer por sus derechos, se transformó en una heroína y el gobierno decidió apoyarla vigilando su humilde vivienda las 24 hs. y tratando de indemnizarla con un cheque, que no podía leer, por un valor aproximado de 8.000 U$s, suma que su familia no podría lograr trabajando durante toda la vida.

Ella lo rechazó, y solo pidió poder ir a la escuela para instruirse y que se haga justicia con esos feroces mastoi. Mas tarde solo aceptó el cheque con la condición de construir una escuela para la niñas de la zona, pues era conciente que solo la educación podría sacarlas de ese infierno.

Poco tiempo después los abusadores fueron conducidos al tribunal, y ella frente a los 14 mastoi esposado contó con detalles como había sido violada. El veredicto final, se declaró culpable a 6 y condenados a muerte, el resto fue liberado.

Mutjar logró su objetivo y también su escuela.

HOY MEERWALA ES HOGAR DE UNAS 5.000 PERSONAS y tiene una extensión de 130 kilómetros cuadrados. Las encaladas casas de adobe resplandecen bajo el sol de mediodía. Los trigales tienen un color entre dorado y cobrizo, y las palmeras de dátiles se yerguen altivas en el calor del verano.

Detrás de verjas negras de hierro se levanta un recinto con muros de 1,80 metro de altura. Es la casa, escuela y centro de ayuda para mujeres violadas de Mujtar Mai. En una de las seis pequeñas aulas de la planta baja, las niñas recitan el alfabeto inglés, mientras que en otra una maestra enseña ciencias usando un libro de texto en lengua urdu.

Un cartel en la pared muestra a dos niñas paquistaníes con la siguiente leyenda: «¿Por qué no nos mandan a la escuela? Piénsenlo. También será bueno para ustedes». Una cuadrilla de albañiles construye nuevas aulas que pronto formarán una escuela secundaria.

En una oficina en la planta alta, Mujtar, vestida con chal y pantalones amarillos y sandalias blancas con ñores, escucha con atención a Nasreen Bibi, una mujer del Punjab, quien le explica entre sollozos cómo unos vecinos violaron y mataron a su hija, Quasar, de siete años.

—Salió a comprar golosinas —dice con los ojos llenos de lágrimas, y Mujtar le toma con suavidad la delgada mano—. No volví a verla con vida.

En tono suplicante le pide ayuda a Mujtar para asegurarse de que los asesinos sean llevados a juicio. Hace una pausa, sin soltar la mano de Mujtar, y entonces su hermano, Jam, prosigue con el relato:

—Antes de que enterraran el cuerpo de la niña le echaron ácido en la cara, para desfigurarla y hacerla difícil de reconocer.

Varios días después la familia encontró el cadáver de Quasar, enterrado en una fosa poco profunda.
—Tenía el rostro quemado por el ácido, así que ni siquiera muerta me dejaron ver la cara de mi hija —añade Nasreen, cubriendo las manos de Mujtar con las suyas, como si rezara—. Por favor, ayúdeme.

Mujtar le pide a un asistente que proporcione a la mujer y a su hermano los datos de un abogado a quien recurren para que asesore a las personas en estos casos. Ella misma llamará a la policía para ver si están dando seguimiento al asesinato. La desconsolada madre le da las gracias.

—No tenemos a nadie más —le dice.

En promedio, cada día cinco víctimas acuden al centro de ayuda en busca de apoyo. Mujtar no rechaza a nadie.
Hoy recibe también a otra mujer cuyo esposo la golpeó y echó de su casa a patadas. No tenía a dónde ir, más que al centro de Mujtar. Tres víctimas de violación, todas con verdadero pavor de que sus esposos las maten si vuelven a casa, viven hace tres meses en el centro con sus hijos.

Todo esto afecta mucho a Mujtar. Al conocer la historia de Nasima Labano, joven de 16 años que fue violada por ocho hombres en la vecina provincia de Sindh, casi sufrió un colapso. El caso tenía un escalofriante parecido con el suyo. Ofreció refugio a la muchacha y ayuda con los gastos legales y médicos.

Mujtar nunca alza la voz y rara vez mira a los ojos a un desconocido. Aunque ha viajado mucho y obtenido reconocimiento internacional, es extremadamente tímida y prefiere que otros hablen por ella. Pero hay elegancia, incluso gracia, en su sencillez. Su afabilidad inspira respeto. (Fuente Consultada: Revista Selecciones Mayo de 2008)

Trabajo Enviado por Alumnos de 4° Año Escuela Estrada N° 345 Santa Fe
Fuente Consultada: Maltrato y Abuso en el Ámbito Doméstico Jorge Corsi (compilador)

Ampliar sobre el libro: Maltrato y Abuso en el Ámbito Doméstico

Atleta sin piernas que compite en Juegos Olimpicos Pistorius Oscar

Atleta sin piernas que compite en Juegos Olímpicos
Pistorius Oscar

La paradoja de Oscar!: Su ejemplo de perseverancia, superación y tozudez saltó a las páginas de los periódicos la primavera pasada, cuando inició una guerra con la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), porque no le quería dejar correr en los Juegos Olímpicos de Pekín argumentando que sus piernas ortopédicas, esas dos láminas curvadas de fibra de carbono que dieron la vuelta al mundo, le podían otorgar alguna ventaja con relación a los atletas no discapacitados, una paradoja!.

pistorius atleta con piernas ortopedicas

El Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS), con sede el Lausana, intervino para solventar el despropósito y dejarlo correr. Solo 26 centésimas separaron a Pistorius de su sueño, ser el primer atleta discapacitado en competir con todos los demás en un gran campeonato internacional.

A finales de febrero cuando sufrió un accidente con la lancha a la que iba, a 35 kilómetros por hora, por el río Vaal, cerca de Johannesburgo. «Chocamos contra una pieza metálica que había bajo el agua y me golpeé brutalmente en el interior de la barca. Me rompí la nariz, el pómulo, la mandíbula, huesos interiores de la cara, los labios y algunas costillas», relata sin dramatismo.

Tres meses después, ya está buscando la marca mínima en 400 (45.95) que le permita entrar en los Mundiales de Berlín de este verano. Su mejor marca es 46.25.

PISTORIUS es acusado de asesinar a sangre fría a su famosa y bella novia.

«El atleta olímpico y paralímpico sudafricano Oscar Pistorius se puso sus prótesis ortopédicas y se dirigió al otro lado de su dormitorio antes de disparar cuatro veces a la puerta cerrada del baño, causando la muerte a su novia «a sangre fría», han asegurado este martes los fiscales que le acusan de asesinato premeditado en un tribunal de Pretoria.

Reeva Steenkamp, licenciada en derecho y modelo, falleció después de ser alcanzada por tres disparos, aseguró durante el juicio a ‘Blade Runner’ el fiscal Gerrie Nel. Este confirmó que Pistorius lloró inconsolablemente en la corte al oír los detalles del tiroteo de la madrugada del jueves.»

Ver: Cinco Grandes de los Juegos Olipicos

George Brummel:El Rey De La Elegancia Extraños Personajes

George Brummel:El Rey De La Elegancia

Es fácil encontrar en cualquier ciudad de la llamada civilización occidental tiendas o almacenes que llevan el nombre de Brummel. Asimismo existe multitud de perfumes, en una u otra nación, que llevan este mismo nombre siempre relacionado, sea perfumes como trajes, camisas, corbatas…, con la moda masculina.

George BrummelHay quien cree en la existencia de una empresa multinacional que extiende sus tentáculos por todas partes. Pero nada más lejos de la realidad, pues el nombre deriva de un hombre que en su día fue llamado el rey de la elegancia.

 Se llamaba George Brummel Era de origen más bien humilde, pues su padre había sido secretario de lord North, lo que, le habìa permitido reunir una pequeña fortuna. Su abuelo era confitero en Bury Street. A la muerte de su padre, el joven George empezó a gastar la fortuna heredada comprando vestidos, finas camisas, corbatas, sombreros, guantes y bastones. Todo se le iba en vestimenta.

Un día, en una lechería de moda en el Green Park de Londres, mientras estaba hablando con la propietaria entró el príncipe de Gales en compañía de la marquesa de

Salisbury. El príncipe, que quería ser conocido como el primer caballero de Europa, miró con admiración y no sin cierta envidia a Brummel, pues vio en él una impecable corbata, un no menos impecable conjunto de casaca, chaleco y pantalón y unos brillantes zapatos de punta afilada que se había puesto entonces de moda.

El príncipe de Gales era gordo, y gastaba miles de libras en su vestimenta y los accesorios correspondientes (se dice que se le iban cien mil libras al año en cosas de vestir); como dato curioso, poseía, entre otras cosas, quinientos portamonedas.

Brummel era alto, bien plantado e hizo tan buena impresión en el príncipe de Gales que éste le convirtió en su amigo, lo cual llenó de estupor a la aristocracia londinense, que vio cómo el nieto del confitero asistía a las íntimas reuniones principescas. Por supuesto su elegancia llamó la atención y enseguida fue copiada. Un detalle bastará para indicar la diferencia entre la elegancia natural de Brummel y la de sus imitadores.

Un día uno de éstos le dijo:

-Ayer, en casa de la duquesa de X me hice notar por mi elegancia, todo el mundo lo comentó.

-No os hagáis ilusiones, la verdadera elegancia consiste en pasar inadvertido.

Infatuado por su amistad con el príncipe de Gales y por su éxito social, Georges Brummel se permitía impertinencias llenas de afectación y de insolencia. Así, por ejemplo, un día le preguntaron:

-¿Dónde cenasteis anoche?

-En casa de un tal F; que presumiblemente quería que me fijase en él y le diese importancia. Me encargó que me cuidase de las invitaciones, y las cursé a lord Alvanly, Pierrepoint y otros. La cena fue estupenda, pero cuál fue mi sorpresa cuando vi que el señor F. tenía la caradura de sentarse y cenar con nosotros.

Otro día, en una visita que acababa de efectuar a los lagos del norte de Inglaterra, alguien le preguntó cuál era el que le había gustado más. Con un afectado bostezo, Brummel se dirigió a su criado:

-Robinson, ¿cuál es el lago que más me ha gustado?

-Me parece, señor, que fue el lago de Windermere.

Y Brummel se dirigió al preguntón y le dijo:

-Windermere… si esto lo satisface.

Tardaba más de dos horas en vestirse, por lo que era un espectáculo al que asistían algunos selectos amigos. entre ellos el príncipe de Gales. Su forma de ponerse la corbata era esperada por todos con ansiedad. Recuérdese que las corbatas de entonces consistían en unas largas tiras de tela que daban varias vueltas alrededor del cuello y se dejaban caer sobre el pecho en forma negligente.

Brummel se levantaba el cuello de la camisa, entonces de proporciones considerables, hasta que casi le tapaba la cara y a continuación se anudaba la corbata, cosa no muy sencilla al parecer por cuanto ensayaba diez, quince v hasta veinte veces acertar con el nudo. Cada vez que fallaba, la corbata era tirada al suelo y reemplazada por otra. Cuando por fin quedaba satisfecho, Brummel miraba las corbatas desechadas y decía:

– ¡Hay que ver cuántos errores se cometen!

Su vanidad lo inducía a decir y cometer impertinencias, pero carecía del ingenio y el tacto necesarios para ello. Ello fue su perdición.

Un día estaban Brummel, el príncipe de Gales y unos amigos tomando café tras la cena y en un momento dado el primero dijo al príncipe:

-Gales, llama a un criado.

Aquel día el príncipe debía de estar de mal’ humor, pues cuando llamó al criado y lo tuvo delante le dijo:

-El señor Brummel se va, acompáñale hasta la puerta.

Éste fue el principio del fin. Desprovisto del favor principesco, Brummel tuvo que afrontar a sus acreedores, que se lanzaron como fieras sobre él Se dice que en diez años había gastado más de un millón (un millón de aquella época), en corbatas, pantalones y casacas. Sus muebles fueron subastados y tuvo que huir de Inglaterra, dirigiéndose a Caíais, en Francia.

Allí vivió un tiempo gracias a préstamos que sonsacaba de algunos ingleses que visitaban Francia. Se levantaba a las nueve y, según su costumbre, tardaba dos horas en vestirse. Salía a pasear como si estuviese en Londres y, acostumbrado a la buena comida, se hacía servir una opípara cena. Pero la cosa no duró. Cada vez se iba hundiendo más en un océano de deudas. Uno de sus antiguos amigos consiguió que se lo nombrase cónsul de Inglaterra en Caen.

Aunque sus ingresos eran modestos, continuó haciendo su vida de antes. Los acreedores volvieron a surgir y se lanzaron sobre él cuando fue destituido de su cargo. No

pudo comprarse más ropa. Un sastre de Caen, movido de compasión y de respeto por quien había sido el rey de la elegancia. le arreglaba bien que mal y gratuitamente los vestidos que le quedaban.

Parecía que no podía caer más bajo, pero en mayo de 1835 fue detenido por deudas y conducido a la cárcel. El duque de Beaufort y lord Alvanley se enteraron en Londres del suceso y patrocinaron una suscripción para que recobrase la libertad.

Cuando salió de la cárcel, Brummel ya no era ni una sombra de lo que había sido. Perdía constantemente la memoria y se alojó en una pequeña habitación del hotel Inglaterra, de tercera o cuarta clase. Allí pasaba horas enteras sin moverse de su habitación. Un día una inglesa de la que no se conoce el nombre se presentó en el hotel preguntando por Brummel y alquiló una habitación que daba a la escalera para verlo pasar. Lo que vio fue un hombre de cara idiotizada, hablando consigo mismo y vestido pobremente. Cuando el dueño del hotel subió a ver qué quería la señora en cuestión se la encontró llorando sentada en un sillón. Probablemente era una de tantas admiradoras que Bmmmel había tenido en Londres.

Su razón fue declinando. Varias veces los ocupantes del hotel lo vieron requisar sillas que trasladaba a su cuarto. Las ponía arrimadas a la pared. encendía unas velas y solemnemente abría la puerta de su habitación mientras decía en alta voz:

-¡Su alteza real el príncipe de Gales!… ¡Lady Conyngham!… ¡Lord Alvanley!… ¡Lady Worcester!… ¡Gracias por haber venido!… ¡El duque de Beaufort!…

Indicaba a cada uno de sus fantomáticos invitados la silla que les había destinado y luego volvía a abrir la puerta y exclamaba con énfasis:

-¡Sir George Brummel!

Y despertando de su sueño delirante miraba las sillas vacías y se derrumbaba en el suelo sollozando.

Murió en un manicomio el 24 de marzo de 1840.

El Hombre Elefante Biografía e Historia de Vida de Merrick

Biografía del Hombre Elefante – Historia de J. Merrick

BIOGRAFÍA: La historia de de vida de Joseph Merrick, conocido como El hombre elefante es absolutamente fascinante, el horrible aspecto que le dio la naturaleza, escondía a una persona sensible, digna de admiración, y que solamente recibió insultos y desprecios durante la mayor parte de su vida. Creemos que su vida es un modelo a seguir de tolerancia y de compresión hacia todo aquello que nos resulta extraño.

El Hombre Elefante Biografía e Historia de Vida de MerrickSu verdadero nombre fue Joseph Carey Merrick, nació en Lee Street, Leicester el 5 de agosto de 1860, tuvo una infancia muy normal, su deformidad no comenzó a manifestarse hasta los 5 años. Su madre le protegía todo lo que podía de las burlas de los demás niños, y gracias a esto, pudo ir a la escuela hasta los 12 años.

Por desgracia su madre murió, y su madrastra no quería vivir con alguien de su aspecto, por lo que Joseph tuvo que aprender a ganarse la vida a pesar de su aspecto. Ejerció diversos oficios, hasta que su deformidad se lo permitió, ya que esta iba cada vez a más.

La gente le empezaba a mirar horrorizada, y casi no podía salir a la calle, toda su cabeza estaba llena de enormes bultos, su mano derecha creció de forma desmesurada, aunque todo su cuerpo sufrió una terrible malformación

A Joseph se le ocurrió una idea que parecía su salvación, pero que llegaría a ser su ruina: pensó en cobrar por exhibirse, y de hecho, al principio, confesaba sentirse cómodo con lo que antes le causaba horror.

Sin embargo, las condiciones en las que fue exhibido fueron haciendo cada vez más vejatorias, los insultos de «su público» eran cada vez más hirientes, y empezó a ser un martirio.

Merrick, se convirtió  en un fenómeno circense, un morboso centro de atracción, un enigma de la medicina, un sujeto despreciado, un personaje digno de compasión y una celebridad nacional

En este momento, Joseph conoció a un hombre que cambió su vida: Frederick Treves (imagen) , un médico especialista en malformaciones, que se interesó por su caso tras una visita al circo en el que estaba.

Le trató con cortesía y le hizo pruebas en el hospital, aunque por desgracia, su enfermedad fue tratada como incurable y devuelto al circo.

Su odisea no había hecho más que empezar.

Los espectáculos de seres deformes empezaron a ser mal vistos y prohibidos, por lo que Joseph fue abandonado a su suerte, cubierto con una gran capa y una capucha, consiguió regresar a Londres, solo, sin familia, profesión, en un estado cercano a la locura.

Cuando estaban a punto de llevarle a un psiquiátrico, Joseph se acordó del Doctor Treves, y dijo que le conocía.

Treves, al ver las lágrimas de su antiguo paciente y el estado en el que se encontraba, se lo llevó consigo al hospital, y gracias a su tesón y su profesionalidad, obtuvo fondos para dar a Joseph un hogar, su primera casa!.

Treves propuso a Merrick estudiarlo mejor para tratar de desentrañar su extraordinaria patología. «Si podemos conocer de qué se trata», razonaron juntos, «tal vez encontremos una forma de solucionarla».

El Hombre Elefante se mostró de acuerdo. Menos de un mes más tarde, el 2 de diciembre de 1884, Treves presentó a Merrick, desnudo, exhibiendo su horrible fealdad ante los conturbados miembros de la Sociedad de Patología de Londres.

Poco tiempo después, se realizó una segunda exhibición ante los mismos médicos —esta vez sin la presencia del paciente— donde Treves expuso los resultados de sus estudios y todos juntos debatieron acerca de la naturaleza y pronóstico de la enfermedad y de las posibilidades terapéuticas a aplicar. No tuvieron, como veremos, demasiado éxito.

Allí, le hacían pruebas médicas, para poder mejorar su vida, pero no solo eso, médico y paciente se hicieron amigos. Al conocer la naturaleza sensible y educada de Joseph, su amigo pensó en que sería bueno que conociera a alguna mujer.

Una sencilla entrevista educada con una mujer, encargada de darle conversación y cogerle la mano, desató a emoción de Joseph, rompiendo a llorar: era la primera mujer que le tocaba, después de su madre.

 Estos hechos, llegaron pronto a conocimiento de la gente, llegando muchas solicitudes de mujeres para poder visitar a un hombre tan sensible, siendo su invitada de honor la Princesa de Gales, la cual le visitó en varias ocasiones, y le regaló una foto dedicada.

Consiguió cumplir además uno de sus sueños: estar en el campo, todo un mes de vacaciones en una casita del bosque. (imagen: tomografia computada del craneo de cráneo de Merrick)

En ese momento , cuando todo estaba por primera vez a su favor, sucedió lo peor: un día le encontraron muerto en su cuarto. Parece ser que la causa de su muerte, fue que se quedó dormido de pie, sobre la cama, en contra de su costumbre de dormir tumbado sobre un lado, y por el peso de su cabeza, se inclinó, y se desnucó.

Ni siquiera hoy se sabe con exactitud que enfermedad tuvo Joseph Carey Merrick.

En un párrafo de su autobiografía describe su apariencia así: «Mi cráneo tiene una circunferencia de 91,44 cm., con una gran protuberancia carnosa en la parte posterior del tamaño de una taza de desayuno. La otra parte es, por describirla de alguna manera, una colección de colinas y valles, como si la hubiesen amasado, mientras que mi rostro es una visión que ninguna persona podría imaginar. La mano derecha tiene casi el tamaño y la forma de la pata delantera de un elefante, midiendo más de 30 cm de circunferencia en la muñeca y 12 en uno de los dedos.

El otro brazo con su mano no son más grandes que los de una niña de diez años de edad, aunque bien proporcionados. Mis piernas y pies, al igual que mi cuerpo, están cubiertos por una piel gruesa y con aspecto de masilla, muy parecida a la de un elefante y casi del mismo color. De hecho, nadie que no me haya visto creería que una cosa así pueda existir». El cráneo de Joseph Merrick era holgadamente mayor que su cintura.»

La siniestra madrastra que le tocó en suerte fue peor que la más malvada de los cuentos infantiles. Merrick se preocupa, en su autobiografía, en describir los tormentos a que fue sometido por aquella mujer, que se entretuvo en abusar, durante años, de un niño huérfano, gravemente enfermo y horriblemente discapacitado. El nombre de la madrastra era Emma Wood Anthill, y se casó con el padre de Joseph en 1874, al fallecer su madre biológica: «Cuando yo tenía 13 años, ella hizo todo lo posible para conseguir que yo saliera a buscar trabajo. Obtuve un empleo en la fábrica de cigarros Freeman y trabajé allí por unos dos años. Luego, mi mano derecha comenzó a crecer, hasta que se volvió tan grande y pesada que ya no pude liar los cigarros, y tuve que irme.

Ella me mandó por toda la ciudad para buscar trabajo, pero nadie quería contratar a un rengo deforme. Cuando volvía a casa para comer, ella solía decirme que había estado vagando y no buscando empleo. Se mofó tanto de mí, se burló y me despreció de tal manera, que dejé de regresar a casa a las horas de las comidas. Allí me quedaba solo, en las calles, con el estómago vacío, con tal de no regresar para soportar sus pullas.

De lo poco que yo comía, medias raciones y platos casi vacíos, ella igualmente me decía: «Es más de lo que te mereces. No te has ganado esa comida. Incapaz de encontrar empleo, mi padre me consiguió una licencia de buhonero y comencé a recorrer las calles como vendedor ambulante ofreciendo telas, géneros y pomada para zapatos.

Al ver mi deformidad, la gente ni siquiera me abría la puerta ni escuchaba mis ofertas. Como consecuencia de mi enfermedad mi vida seguía siendo una miseria perpetua, de modo que me escapé de nuevo de mi casa e intenté salir a vender por mi propia cuenta.

Para esos tiempos mi deformidad había crecido a un grado tal que ni siquiera podía recorrer la ciudad sin que las multitudes se reunieran a mi alrededor y me siguieran por todas partes». Joseph tenía desde su nacimiento una deformidad en la articulación de la cadera.

Era para él muy difícil caminar incluso sobre una superficie plana. Imagínese el tormento que debieron significar para él los húmedos e irregulares empedrados del Londres victoriano, perseguido por catervas de niños que lo golpeaban, insultaban y gritaban a causa de su fealdad.

AMPLIACIÓN DEL TEMA: Nació en Inglaterra, en 1860 o 1862, fue el mayor de tres hermanos y quedó huérfano de madre cuando tenía alrededor de doce años. Según sus notas autobiográficas, fue un niño normal hasta aproximadamente los cinco años, momento en que su cuerpo comenzó a crecer y deformarse de manera monstruosa.

Poco después de la muerte de su madre, a quien recordaba con cariño, el padre volvió a casarse y la nueva esposa ejerció a la perfección el rol de madrastra malvada de los cuentos infantiles: lo hostigó sin piedad, limitó sus comidas y lo obligó a salir a trabajar.

Aunque Joseph logró desempeñarse en algunos míseros empleos, como era común para los niños de la época, muy pronto su deformidad creciente le impidió realizar tareas manuales y le hizo muy difícil hasta el simple acto de caminar por las calles.

Ante el maltrato que sufría, decidió no regresar a su casa y buscó un trabajo para el que parecía especialmente destinado: se fue a Londres para presentarse como un fenómeno en las ferias populares, donde se mostraban actos de hipnosis, invocación de fantasmas y exhibiciones de monstruos.

Fue entonces cuando comenzó a ser conocido como el Hombre Elefante, por las consecuencias de la enfermedad que lo atormentaba: asimetría total del cuerpo, crecimiento descontrolado de la mitad derecha del cráneo, múltiples tumores y rugosidad de la piel parecida a la de los elefantes, entre otras.

En 1884 fue visitado por el prestigioso médico cirujano Frederick Treves quien le ofreció estudiarlo para explicar el origen de su mal, pero nada se pudo adelantar.

Al tratarlo, Treves se sorprendió de la notable cultura de Merrick que hasta sabía leer y escribir correctamente, en un tiempo en que la mayoría era analfabeta. El Hombre Elefante fue contratado para realizar una gira por Bélgica y allí el empresario del espectáculo le robó sus ahorros y lo abandonó.

A pesar de sus limitaciones, se las arregló para volver a Londres a donde llegó exhausto. La policía encontró una tarjeta del doctor Treves en su bolsillo y lo llamó.

El médico acudió enseguida y esta vez, conmovido por el enfermo, inició una campaña a través de los diarios para procurarle una vivienda permanente y fondos para subsistir. Logró interesar a la aristocracia, incluida la mismísima reina Victoria y se le dio alojamiento en una habitación del hospital donde por primera vez encontró un hogar.

Aunque tenía dificultades para comunicarse, Merrick mantuvo largas conversaciones con Treves, demostró una notable sensibilidad artística y un gran interés por la lectura.

El 11 de abril de 1890, cuando se disponía a dormir, su cabeza cayó hacia atrás, el enorme peso le dislocó el cuello y se produjo su muerte. Tenía alrededor de 27 años. Su esqueleto se conserva en el Real Hospital de Londres y en los últimos años se han realizado investigaciones para determinar la enfermedad que padeció, todavía sin resultados.

El Hombre Elefante sobrevivió en obras dramáticas, películas, documentales, pinturas y hasta temas de rock.

La Vida de la Mujer en Iran Violada y Castigada con 200 Latigazos

La Vida de la Mujer en Irán: Violada y Castigada

Un tribunal saudí ha condenado a una víctima de violación a 200 latigazos y 6 meses de cárcel. La indignación que ha suscitado es compartida también por muchos saudíes impotentes ante un sistema judicial que ignora los derechos humanos más elementales. Pero no es el único. En todo Oriente Próximo, las leyes y las sociedades están impregnadas de una visión patriarcal del mundo que responsabiliza a las mujeres de los abusos de que son objeto, haciendo casi imposible que éstas los denuncien. (diario El País)

mujeres afganas con burkaConocido como el caso de la Chica de Qatif, se inicio en el año 2006 cuando se encontró con un ex novio de los 16 años para que le devolviera unas fotos, ya que acababa de contraer matrimonio y no quería tener problemas con su flamante pareja.

Mientras estaba en el auto, fue atacada por unos desconocidos, que le robaron y la violaron en un descampado.

En estos países solo puede  realizar una denuncia de este tipo acompañada de un representante legal, y que gracias al apoyo de su familia y marido pudo concretar.La joven intentó quitarse la vida varias veces.

«Te casas para lo bueno y para lo malo, y yo amo a mi esposa», declaró éste por teléfono a la cadena estadounidense CNN.

El Tribunal condenó a los presuntos siete violadores a  una condena de entre 10 meses y 10 años de cárcel, mas entre 80 y 1000 latigazos a cada uno, pero también fallaron que la pareja reciban 90 latigazos por encontrarse acompañada sin parentesco alguno, lo cual constituye un delito. El marido de la victima expresó su disconformidad con el fallo como así también anuncio que su señora presentará un nuevo recurso ante el mismo Tribunal, a pesar de los riegos que ello implica.

Arabia Saudí es una monarquía absoluta cuya familia real basa su legitimidad en un pacto no escrito con los ulemas de una de las ramas más intolerantes del islam suní. Conocidos como wahabíes, estos fundamentalistas exigen una estricta segregación de los sexos y no aceptan ninguna otra escuela de pensamiento. Para ellos, los chiíes (un 10% de la población), son herejes. Además, han impuesto su interpretación de la sharía (ley islámica) en el sistema judicial y como muchas leyes no están codificadas, los jueces tienen amplia discreción a la hora de dictar las sentencias.

Dados que las leyes en Irán están escritas por autoridades religiosas que se basan en las palabras del Corán, se estima que la única manera de evitar estas injusticias es cambiar el lugar de la mujer en la ley islámica, pues ella supone que la mujer  vale la mitad de un hombre y en consecuencia discrimina en las herencias, indemnizaciones y seguros.

Biografía de Ana Frank Judia Escondida de la Persecusion NAZI

Biografía Ana Frank, Judía: Escondida con su Familia de la Persecución Nazi

Resumen Biografía de Anna Frank: Forzada a refugiarse en un sórdido escondite para escapar de la muerte a manos de los nazis, y urgida por la necesidad de aliviar su encierro, Anna Frank -una joven judía holandesa- logró plasmar una obra que refleja fielmente el crimen de la guerra. Su inmolación, en un campo de exterminio, convirtió definitivamente a su «Diario» en un testimonio inapelable.

El sitio secreto está ubicado en la calle Prinsengracht 263 en Ámsterdam (Países Bajos). Estaban ocultos en los cuartos traseros de una fábrica en la que Frank Anna escribió la mayor parte de su diario, un símbolo de la persecución de los Judíos durante el régimen de Hitler.

El ana frankpadre de Ana, que era empleado de un banco en Frankfurt encontraría trabajo como director en una sociedad llamada Travis NV, asociada a otra conocida que era la Kolen & Cía de la ciudad de Amsterdam, que elaboraban mermeladas.

Otto Frank emigró con su familia a Ámsterdam en 1933, cuando los nazis llegaron al poder en Alemania.

Anna Frank (Escritor judío)
12/06/1929, Frankfurt (Alemania)
? / 02/1945, Campo de concentración de Bergen-Belsen

Cuando Ana cumplió 13 años de edad, tomó un bloc de notas para relatar su vida cada día, cubierto con tela escocesa roja y verde y cerrado con un pestillo simple sin clave.

De 1942 a 1944, Ana relata en su diario todo lo que íba sucediendo  a su alrededor. Ese mismo día le escribió: «Espero poder contar todo, como nunca pude decírselo a nadie, y esperamos que son una gran fuente de consuelo y apoyo.» (12 de junio de 1942).

El 14 de junio de 1942, comenzó a escribir acerca de la ocupación en Holanda. Un mes después de su cumpleaños, para evitar ser arrestados por la policía nazi, la familia se mudó a un cuarto secreto donde Anne escribió la mayor parte de su diario.

Así comenzó la rutina de su escondite donde vivía con sus padres, su hermana y otras cuatro personas. Fueron 25 meses de mucho temor y tensión.

La tensión era enorme para mantener silencio absoluto durante el día. La planta funcionó con normalidad, y sólo unos pocos empleados sabían del anexo escondido. Por lo tanto, la gente sólo podía caminar en cuclillas descalzo, sentado y susurro. Sólo una escalera y una plataforma separada del resto de la tienda.

La entrada al subterráneo fue diseñado por Otto Frank y por  algunos empleados, Miep Gies, Johannes Kleiman, Victor y Krugle Bep Voskuijl , los Van Pels y Fritz Pfeiffer. «Estoy aterrada ante la posibilidad de nuestro escondite ser descubiertos y se disparó», escribió Anna. Pero ella nunca perdió la esperanza.

Decía que quería ser escritora. Así, en 1944, volvió a escribir al principio de la agenda para su futura publicación como cartas a una amiga imaginaria, Kitty. Como cualquier adolescente, descubre su sexualidad en un breve romance con Peter, otro chico escondido en el anexo. Nadie sabía del diario en la clandestinidad.

El sitio secreto, sin embargo, fue descubierto en la mañana del 04 de agosto 1944, y se convirtió en una cárcel clandestina en  Amsterdam por unos mes más, cuando luego fueron trasladados al campo de Westerbork campo de tránsito de judíos en el norte de Holanda. El 3 de septiembre, fueron deportados a Auschwitz (Polonia).

Ana y Margot, su hermana y sus padres estaban separados en distintos campos de concentración. y fueron trasladados al campo de concentración Ana fue enviada al campo de concentración nazi de Auschwitz el 2 de septiembre de 1944 y, más tarde, al campo de concentración de Bergen-Belsen. Murió allí de fiebre tifoidea el 12 de marzo de 1945, pocos días antes de que éste fuera liberado. El único sobreviviente fue Otto Frank, rescatado por el ejército ruso y regresó a Amsterdam.

Se dedicó a difundir el mensaje de su hija hasta que murió en agosto de 1980. En se creó el Casa-Museo de Ana Frank en el mismo refugio donde pasaría sus últimos años con su familia. Esta ubicada en la calle Prinsengrancht 263 de Amsterdam. Ana Frank se convirtió después de su fallecimiento en la voz de los 1.5 millones de niños que murieron durante el holocausto nazi. Aquellas personas y familias que perdieron seres queridos en aquella atroz guerra, quieren que este diario sirva de ejemplo para que nunca más vuelva a ocurrir.

AMPLIACIÓN DE LA HISTORIA:

Corría el año 1933 y Hitler acababa de ser designado Canciller del Reich alemán, cuando los Frank, una familia de comerciantes, decidió emigrar a Holanda, porque las primeras medidas de los nazis contra los judíos tornaban insegura su permanencia en Alemania. Anna, Margot y sus padres se instalaron en Amsterdam y llevaron una vida cómoda durante algunos años.

Pero esa prosperidad dura poco. En 1940 Ale manía invade Dinamarca y Noruega, luego Holanda y Bélgica, y consigue la rendición de Francia. Europa entera está convulsionada por la guerra.

Las disposiciones de los nazis contra los judíos se extienden a los territorios ocupados por los alemanes. Se les imponía la obligación de llevar puesta una estrella de David identificatoria; debían ceder sus bicicletas -imprescindibles para movilizarse-; tenían que hacer sus compras en lugares y horarios determinados. Paulatinamente se les prohibió subir a los tranvías; salir de sus casas después de las ocho de la noche; practicar deportes; frecuentar a los gentiles (es decir a los no judíos).

BREVE HISTORIA
Anna Frank, segunda hija de un matrimonio de clase media, había nacido en Francfort el 12 de junio de 1929. Era inteligente y sensible, bonita y vivaz, y cursaba el segundo año del Liceo Judío cuando cumplió trece años. Entre los regalos que recibió en esa oportunidad había chocolates, algunos juegos, unos libros y un cuaderno con tapas de cartón titulado Diario.

frank ana en la segunda guerra mundialAnna tenía padres excelentes, una hermana tres años mayor que ella, muchos camaradas y hasta algunos admiradores. Pero echaba de menos a una Amiga, con mayúscula: alguien a quien confiar sus pensamientos más íntimos. Entonces inventó una: Kitty, y comenzó a escribirle largas y frecuentes cartas en su Diario.

Por entonces -1942- la persecución antisemita arreciaba. Los judíos eran apresados por familias enteras y enviados a los campos de concentración y de exterminio; sus pertenencias pasaban a poder del gobierno alemán. Los Frank tuvieron que optar entre caer en las garras de la Gestapo -la policía secreta alemana-, y esconderse, ya que era imposible huir del país.

Prepararon entonces con todo cuidado un refugio en la trastienda de una vieja casona de comercio, adonde trasladaron solo lo imprescindible para la subsistencia. Y una noche lluviosa se ocultaron allí desapareciendo como imprevistamente de la casa familiar.

Compartían el escondite con cuatro personas más. Debían vivir siempre en él, sin dejarse ver, sin que ninguna señal alertara sobre su presencia a los vecinos o a las patrullas -ni luz, ni ruidos, ni movimiento—. Dos fieles amigos de la familia los proveyeron de alimentos conseguidos en el mercado negro, ya que el racionamiento era muy estricto y de recurrir al aprovisionamiento normal hubieran sido pronto descubiertos.

Durante dos años, los ocho fugitivos convivieron estrecha y penosamente hasta que el 4 de agosto de 1944 la policía irrumpió en la trastienda. Nunca se supo cómo pudo descubrirlos pero los ocho infortunados fueron detenidos y trasladados a campos de concentración.

Solo el padre de Anna sobrevivió a la barbarie nazi. Ella fue recluida en el campo de exterminio de Bergen-Belsen, donde murió en mayo de 1945, después de ocho meses de cautiverio y pocos días antes de la rendición alemana.

UNA CIRCUNSTANCIA CASUAL
Durante el allanamiento del refugio todo lo que había en él fue destruido. Entre los libros y revistas revueltos y diseminados por el piso se encontró, después, intacto, el Diario de Anna y, con excepción de algunos párrafos que no ofrecen interés general, fue publicado íntegramente. Este acontecimiento fortuito permitió conocer la personalidad de una talentosa adolescente, cuyo diario se convirtió en un testimonio inapelable del crimen de la guerra.

Anna leyó mucho en su pequeño mundo de reclusión puesto que, como la lectura era prácticamente la única actividad permitida, su padre había tenido la previsión de reunir una buena cantidad de libros. Y en las horas que no se empleaban en comidas, higiene, estudios o ejercicios físicos -rigurosamente planificados para aprovechar al máximo las escasas posibilidades de movimiento-Anna leía o meditaba. Volcaba luego sus reflexiones en el diario que escribía para sí, sin preocuparse por asombrar, y sin haber previsto nunca que pudiera llegar a ser otra cosa que su desahogo confidencial.

A lo largo de sus páginas impresionan lo certero del juicio y la penetración psicológica de la muchacha. Anna sabe observar y observarse, descubrir sus propias actitudes y las motivaciones ajenas, y las transmite con una mezcla conmovedora de frescura y madurez.

ELLA Y LOS OTROS
Cuando comenzó a escribir, Anna era una chiquilla alegre, sociable, quizás algo frívola. Pero a medida que transcurre el tiempo y que el aislamiento la hace más reflexiva, va cobrando forma su personalidad adulta. Observa paso a paso sus propios cambios: los sentimientos que experimenta por su padre fluctuarán de una admiración infantil e incondicional hasta la tolerancia comprensiva y filial. En cambio, las diferencias de carácter la separan un tanto de su madre y las relaciones con Margot -la hermana- oscilan entre una franca indiferencia y una intimidad muy tierna.

La población de la trastienda la completaban un matrimonio, su hijo Peter -jovencito reservado y solitario- y un viejo dentista amigo de la familia. Anna no siente ninguna afinidad por ellos. La peculiar relación conyugal del matrimonio Van Daan la fastidia: no comprende sus disputas y peleas ni su modo de entrometerse en la vida privada de los Frank.

No obstante, después del primer año de convivencia, la sorda hostilidad que sentía por Peter se fue transfigurando .en curiosidad, interés, solidaridad, hasta que finalmente el Diario refleja el más candoroso enamoramiento.

Una particularidad del Diario consiste en que Anna utiliza las anécdotas de la vida cotidiana para reflexionar sobre problemas trascendentales que indican la vastedad de sus inquietudes: la religión, la amistad, la educación.

LA GUERRA EXTERIOR
A menudo Anna interrumpe en su narración las pequeñas historias del refugio y su gente; así suele hacer cuando algún acontecimiento importante hace presumir que cambiará su suerte. Las especulaciones políticas, la expectativa tensa, la ansiedad de que la vida dependa de decisiones arbitrarias muy lejos de su alcance, le producen temor. Pero la fuerte personalidad de la joven no se permite ni un minuto de desaliento, porque a través de sus palabras está siempre presente la alegría de estar viva. En un momento en que pudo mirar afuera por una ventana abierta exclamó: «Mientras esto exista y yo pueda ser sensible a ello -este sol radiante, este cielo sin nubes-, no puedo estar triste».

Anna se sintió siempre afortunada de poder vivir escondida en aquella trastienda mientras sus amigos y parientes que no habían podido escapar sufrían despiadados vejámenes que solo concluían con la muerte. «Sí, nosotros estamos bien (…) a resguardo y nos permitimos hablar de la posguerra (…) cuando deberíamos economizar cada céntimo para salvar a los afligidos.»

La historia de Anna Frank es hoy muy conocida. Tal vez porque la publicación de su Diario la reveló como a una notable escritora en potencia; porque es el testimonio de la historia de la humanidad.

En realidad, su vida fue la de tantas otras muchachas que vivieron y murieron en Europa entre 1930 y 1945 y su muerte pasó inadvertida hasta que se conoció su Diario. Se la recuerda, no solo por lo que fue sino por lo que pudo haber sido; no únicamente por ella sola sino portados los niños que murieron en esos años terribles.

Fuente Consultada:
Vida y Pasión de Grandes Mujeres – Las Reinas – Elsa Felder
Fascículos Ser Mujer Editorial Abril
Enciclopedia Protagonistas de la Historia Espasa Calpe
Wikipedia 

Amina Lawal:lucha por los derechos civiles y politicos de la mujer

Amina Lawal: Lucha por los Derechos Civiles y Políticos de la Mujer en el Mundo

CASTIGO FATAL: LA MUERTE POR LAPIDACIÓN

Lucha por los Derechos de la Mujer

LOS VALORES HUMANOS EN EL  MUNDO: Hace casi tres años, una campaña mundial impidió que la lapidaran por haber tenido una hija después de divorciada. Icono de la lucha por los derechos de las mujeres, hoy vive  pobre y enferma en Kurami, su aldea natal, al Norte de Nigeria.

Débil, enferma y sin posibilidades de alimentar a sus hijas. Así vive hoy Amina Lawal la mujer que hace dos años y medio conmovió y movilizó a millones de personas en una campaña internacional sin precedentes que evitó la lapidación.

Amina volvió a su pueblo, tiene otra hija, Mariam, a la que a duras penas está manteniendo, y depede de la ayuda de sus familiares con lo que convive en una choza de barro.

«Estoy triste porque estoy sola y no puedo cuidar de mis dos hijas». Tampoco me siento bien, estoy enferma, pero son los problemas con los niños los que me hacen estar así. No tengo con que alimentarlos, le dijo al diario español: El País.

amina lawal

Como en septiembre de 2003 cuando su rostro sereno llegó a los diarios y televisores de todos los continentes, Amina sigue viviendo en Kurami, una aldea agrícola pobrísima,. Entonces un tribunal islámico la había condenado a morir apenas detestara a Wasila, su tercera hija, concebida fuera del matrimonio y cuando ya estaba divorciada.

Enterramiento hasta las axilas y apedreamiento hasta morir, es la pena por adulterio prevista por sharia el sistema jurídico basado en una interpretación ortodoxa del Corán vigente en 12 de los 18 estados del Norte de Nigeria.

¿Cómo es que llegó a eso?

Amina la menor de 13 hermanos, se casó por primera vez a los 14. De ese matrimonio de 12 años nacieron dos hijos. Si divorció y volvió a casarse, aunque por poco tiempo:»Estuvimos casados diez meses, porque yo sufría hemorragias y él no quería pagar mis medicamentos», les contó a los periodistas que seguían el juicio.

Después de ese segundo divorcio vino el nudo de la pesadilla: Yahaya Mohamed, sobrino lejano de su segundo marido comenzó a cortejarla.

El noviazgo duró once meses. “Cuando fue evidente que que su familia no lo dejaría casar-se conmigo, me sedujo y mantuvimos relaciones sexuales dos veces.

Eso es todo”, contó incrédula. Cuando se enteró del embarazo, el padrastro de Amina fue a quejarse al jefe del pueblo.

El seductor aceptó su responsabilidad y prometió mantener a la beba, llamada Wasila. Muy poco después incumplió su promesa y Amina fue arrestada.

El mismo juez que la condenó a muerte, exoneró a su amante.

La Corte de Apelaciones de Katsina invalidó ese dictamen y otro que en segunda instancia lo había confirmado.

El fallo fue interpretado como el resultado de la impresionante campaña internacional a la que se sumaron millones de firmas a los pedidos de celebridades.

El revuelo hizo que el mismo presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, cristiano nacido en el sur, anunciara la suspensión de las lapidaciones.

Con su beba Wasila siempre a upa, y dando muestras de un estoicismo fuera de lo común Amina se convirtió en icono de la lucha por los derechos de las mujeres, sobre todo de las pobres.

A los 34 años, Amina no parece poder despertar de la pesadilla “Cuando me dejaron libre volví a  Kurami.

Todos me reciben siempre muy bien en esta aldea. Es mi casa. Me buscaron un marido  pero no me gustaba.

Me casé y tuve otra niña, Mariam, a la que estoy amamantando todavía. Mi marido me abandonó a los seis meses de casados. Estoy sola otra vez le contó al medio español.

El capítulo resumido así por la protagonista tiene sus particularidades.

Después de ser absuelta y mientras todavía residía en Katsina, ciudad donde fue juzgada, la asociación encargada de la defensa le organizó un casting de maridos. El hecho es curioso e inusual incluso en Nigeria, donde la mayoría de los matrimonios son concertados, pero mediante métodos más convencionales.

En este caso WRAPA (Avance y Protección Alternativa para los Derechos de la Mujer, según sus siglas en inglés) llamó a concurso público y luego se dedicó a entrevistar a los candidatos que aparecieron.

Hoy, las integrantes de WRAPA reconocen que la iniciativa fue un error, pero alegan que sólo buscaban la estabilidad económica de Amina.

Tras mucho buscar; la casaron con un hombre que vivía en Abuya (la capital de Nigeria) y que, si bien ya tenía una mujer, estaba dispuesto a hacerse cargo de ella.

El fracaso de ese matrimonio ex puso la tragedia de su biografía la de las tantas otras. Hoy, abandonada, pobre y enferma, Amina no tiene siquiera libertad de recorrer la distancia mínima de su aldea.

Ninguna mujer puede andar sin el permiso de su marido y el acompañamiento de un hombre de confianza. Cuando finalmente lo hacen deben vestir una túnica que deja ver sus caras. La cara extrañamente serena de la que no logra despertar de un mal sueño.EN

LOS DERECHOS PENDIENTESDIENTES

Pese a los logros registrados en la vida de las mujeres en los últimos 5O años, hay mucho camino por recorrer en materia de derechos.

Según la organización Internacional del trabajo (OIT), al ritmo actual faltarían 479 años paral a equiparación de varones y mujeres en términos de poder económico y  político.

Los más grandes abismoos están en la diferencia de acceso a la propiedad de la tierra las mujeres son propietarias sólo de la quinta parte) y cobran la décima parte de toque ganan los varones por los trabajos que realizan.

Tanto en analfabetismo como la desnutrición son marcadamente mayores en las mujeres, yen culturas como las musulmanas, siguen privadas de derechos tan elementales como a la decisión sobre su vida, elección de sus parejas el acceso al estudio y a la herencia.

Ellas son víctimas especiales de los crímenes de guerra, porque sobre ellas se ejerce todo tipo de violencia sexual.

Hay zonas como Ciudad Juárez en la frontera e México con Estados Unidos, donde cientos de mujeres son violadas y muertas cada año en un fenómeno que se ha dado en llamar femínicidio.

En todo el mundo también ha crecido el tráfico de mujeres y de niñas, uno de los negocios más remunerativos, después del tráfico de armas y de drogas.

En la Argentina , pasea los avances, quedan temas pendientes: la Ley de Acoso Sexual.

La paridad entre varones y mujeres en cuanto a trabajo remunerado y doméstico; la creación de guarderías en todo el país para niños de45 díasa3 años; la adecuada capacitación de personal policial y judicial para atender violencia contra las mujeres, y la educación sexual en todo el país en primaria y secundaria.

——– 0000 ——–

ORÍGENES DE LA LUCHA POR LOS DERECHOS DE LA MUJER

La mujer de ayer a hoy:

Muchos grandes pensadores medievales opinaban que las mujeres necesitaban la protección y tutela masculina.

En el siglo XVIII el jurista inglés William Blackstone negaba los derechos de la mujer casada, al escribir: «La capacidad jurídica de la mujer desaparece en el matrimonio, y pasa a formar parte de la del marido».

El escritor francés Honorato de Balzac observaba cínicamente que la mujer casada era una esclava que con frecuencia era elevada a un trono; en su opinión, muchas mujeres vivían satisfechas en tal esclavitud, que les otorgaba prerrogativas nada desdeñables.

Al fin y al cabo, las ricas damas privilegiadas vivían ociosamente y cultivaban las artes. Sin embargo, la suerte de las féminas de clase media y baja era muy diferente.

Cooperaban con arduo trabajo a la manutención de la familia, bien como criadas, al servicio de las damas de elevada posición, bien realizando tareas en su casa o como operarías en las sórdidas cadenas de producción en las fábricas recién creadas.

Desde comienzos del siglo XIX, la naciente industria utilizaba sin miramiento a las mujeres como mano de obra barata.

Llegaban a trabajar hasta 17 horas diarias, y cobraban con frecuencia la mitad del salario de un varón.

Ello, sin embargo, no les eximía de ocuparse del hogar.

En el año 1900 se promulgó en Francia una ley que limitaba a 12 horas la jornada de trabajo y prescribía un día de descanso a la semana.

En los Estados Unidos, las circunstancias de trabajo tampoco favorecían a la mujer. También allí se contrataban bajo duras condiciones por la mitad del salario masculino.

No obstante, como las mujeres participaban de modo importante en los procesos de producción y, en consecuencia, ganaban su propio dinero, pronto alcanzaron cierta independencia económica, que las llevó a reivindicar los mismos derechos sociales, jurídicos y políticos que el hombre. Se iniciaba la época de los movimientos feministas, que hasta hoy no han perdido actualidad.

Fuente Consultada: Revista VIVA 5-3-2006

LA MUJER EN LA HISTORIA

historia de mujeres