Vida del Sol

Primeros Geógrafos de la Antiguedad y Los Mapas del Mundo

Primeros Geógrafos de la Antiguedad-Primeros Mapas

A pesar de los trabajos de los historiadores, no podemos conocer con absoluta certeza las biografías de los grandes hombres de lds tiempos antiguos. Todo lo que podemos decir con seguridad sobre el poeta griego Homero, es que vivió en el siglo IX a. J. C, que habitó posiblemente cerca o sobre las costas de Asia Menor, y que acaso fue el autor de la Illada y la Odisea. De sus escritos, se puede deducir lo que sabía e imaginaba un hombre educado de aquellos tiempos sobre la forma de la Tierra.

Suponíase que la Tierra era una gran isla que se extendía en torno al monte Olimpo, morada de los dioses, en medio de un mar inmenso: el río-Océanos. Poco se sabía del Mediterráneo occidental, no obstante los atrevidos viajes de los fenicios; se pensaba que dividía la tierra en dos partes.

concepcion homerica del mundo

Puede verse el mundo según la concepción homérica (siglo IX a. J. C).

El primer gran paso dado en el dominio de los conocimientos geográficos está estrechamente ligado al nombre de Herodoto, el “padre de la historia”, que escribió, hacia el año 450 a. J. C, nueve libros en los que expuso todo su saber. Atraído por los monumentos antiguos y por las costumbres exóticas, viajó por Grecia y Siria, Egipto y Mesopotamia, y por las tierras lejanas que bordean el norte del mar Negro. En cada lugar que visitó, escuchó, sin duda, muchas historias y habló con mucha gente que habría viajado aun más lejos, y así pudo representarse la Tierra tal como se muestra en el dibujo de abajo.

mapa de herodoto

Entre los navegantes de la época, fue famoso el cartaginés Hannon, quien en el año 490 a. J. C. salió al Atlántico y recorrió 2.600 millas por las costas de África. En el siglo siguiente, Pytheas de Marsella llegó al Báltico y bordeó la costa de Noruega.

Mucho antes de la era cristiana, barcos con cereales hacían una travesía regular entre Alejandría y Roma, por la costa oriental del Mediterráneo, las islas del mar Egeo, la costa sur de Grecia, y pasaban más allá de Sicilia.

Entre los primeros geógrafos cabe destacar, en el siglo III a. C., a Eratóstenes de Cirene, el “padre de la geografía”, y aún antes (siglo VI a. J. C.) a Hecateo de Mileto, el primero que dibujó un mapamundi.

En el siglo I, Strabón, geógrafo y gran viajero, pudo realizar un mapa de Europa, Asia y África; cien años después, Marino de Tiro y Ptolomeo de Alejandría comenzaron a hacer mapas de una manera diferente, en los que los lugares se localizaban de acuerdo con la latitud y la longitud.

Sólo quince siglos después de la muerte de Ptolomeo, se halló un método simple para calcular exactamente la longitud, y se advirtió que las líneas que aparecían en los mapas de Ptolomeo no eran exactas. Sin embargo, cuando miramos un mapa suyo, podemos ver que comenzó a esbozar las formas de tierras y mares de manera bastante aproximada a como son en la realidad. Grecia, Italia, España y Portugal, la península arábiga, las Islas Británicas, el mar Mediterráneo y el mar Rojo, se reconocen perfectamente.

geografos de la antiguedad

A pesar de que en el medioevo se difundieron muchas ideas fantasiosas sobre geografía, hubo quizá bastante gente que conocía los mapas de Ptolomeo, y a fines de esta época llegaron a constituir la guía infalible de los marinos.

antiguo mapa del mundo

A los primeros geógrafos les interesaba explorar los territorios desconocidos y describir los rasgos que observaban en los diferentes lugares. Estos geógrafos de la antigüedad realizaron largos viajes y anotaban sus observaciones sobre las tierras desconocidas que recorrían. Uno de los primeros mapas conocidos se realizó en una tabla de arcilla en Babilonia, hacia el 2300 a.C. Hacia el año 1400 a.C. se recorrieron las costas del Mediterráneo y se representaron en mapas las tierras exploradas.

DIBUJANDO MAPAS PARA LA NAVEGACIÓN:

Durante trece siglos después de Ptolomeo, los marinos de Europa occidental (a excepción de los nórdicos, de quienes trataremos más adelante) realizaron pocos viajes importantes y ningún descubrimiento de nuevas tierras.

Continuaron basándose en Ptolomeo y, además, en la experiencia y el azar, para ir de un puerto a otro.

Pero a fines de dicha época se comenzó a conocer más sobre la teoría y práctica de la navegación, y hubo también un nuevo incentivo para los descubrimientos. Los europeos aprendieron de los musulmanes a hacer mejores astrolabios (instrumento para medir el ángulo de elevación de las estrellas); y conocieron la brújula, cuya aguja apunta siempre bastante aproximadamente al norte.

Más tarde el Imperio Musulmán se apoderó de la franja de tierra que separa el mar Mediterráneo del mar Rojo, y así cerró la vieja ruta que conducía de Europa a las islas del Asia oriental, ricas en especias. Marinos aventurados se pusieron a la búsqueda de nuevos caminos, y comenzó así la gran época de los descubrimientos, con el viaje de Colón hacia el Nuevo Mundo y el de Vasco de Gama alrededor de África, ambos atraídos por las especias orientales.

En los años siguientes, ya los viajes realizados por los marinos demostraban la redondez de la Tierra, y durante los tres siglos que siguieron fueron exploradas las costas de todos los continentes.

Había ahora más necesidad que nunca de revisar el mapa del mundo, de actualizarlo y presentarlo de la manera más útil para uso de aquellos que más lo precisaban: los marinos.

Es completamente imposible mostrar sin deformarla en una simple hoja plana de papel, la totalidad de la superficie esférica de la Tierra (para advertirlo basta con el intento de aplanar una pelota de goma rota). El hombre que resolvió este problema de la manera más satisfactoria para los marinos fue Gerardo Kremer, que más tarde tomó el nombre de Mercator.

proyeccion de mercator para dibujar un mapa plano

A principios del siglo XVI fue empleado por  el emperador Carlos V para dibujar mapas con fines militares, y desde entonces dedicó el resto de su vida a la cartografía. Realizó un mapa de Flandes en 1540, uno de Europa en 1554 y otro sobre el mundo conocido en 1569.

Se dio cuenta de que a un marino no le interesan especialmente las medidas de las tierras que visita; lo que debe saber es la ruta exacta que ha de tomar para ir de un punto a otro. Y en el mar, la distancia más breve entre dos puntos no es precisamente la línea recta.

Lo es, en cambio, un arco que forma parte de un gran círculo, que se puede dibujar sobre la circunferencia de la Tierra. Pero si un capitán quiere navegar con dirección N.O. a lo largo de un gran círculo, no tiene para ello gran ayuda si el camino aparece en el mapa como una línea curva. Puede orientarse mejor si éste se representa por una línea recta. Él método empleado para hacer posible tal cosa se llama proyección.

La proyección de Mercator tuvo éxito.

Las líneas de latitud aparecen paralelas (como realmente son) y lo mismo se hace con las líneas de longitud (aunque en realidad no lo son de ninguna manera, sino que convergen del ecuador hacia los polos). Además, el mapa de Mercator muestra una distancia mayor entre los paralelos cercanos a los polos que entre los cercanos al ecuador.

Como resultado de todo esto, un marino que quiere navegar con rumbo N.O., puede dibujar en el mapa una línea recta con dicha dirección, y realmente marcará el curso que debe seguir. Pero ningún mapa plano ni planisferio puede tener todas las virtudes. La proyección de Mercator exagera las medidas y distancias cercanas a los polos en comparación con las medidas y distancias cercanas al ecuador.

Actualmente hay muchas otras proyecciones en uso. Entre otras, se encuentran las de Bonne, Mollweide, Flamsteed y Gall. Pero es a Mercator a quien debemos el primer planisferio digno de confianza.

Ver: Primeros Mapas

Ver: Antigua Concepción del Mundo

Fuente Consultadas:
Mundorama Geografía General – El Sistema Solar –  Edit. Quevedo S.R.L.
El Universo Para Curiosos Nancy Hathaway Edit. Crítica
El Mundo y El Tiempo Globerama Edit. CODEX

La Antigua Concepción del Mundo – Evolución a la Moderna

LA ANTIGUA CONCEPCIÓN  DEL MUNDO Y LOS NUEVOS VISIONARIOS

Desde los primeros estadios de la civilización, el hombre suplió —imaginándolas— su desconocimiento de las cosas. Así, la forma de la Tierra fue primero concebida de un modo bastante distinto de lo que es en realidad.

Los libros sagrados y los poemas épicos de la antigua India sugieren una concepción de la Tierra tal como se representa en la lámina superior izquierda. La representaron como un caparazón vacío que descansaba sobre los lomos de cuatro gigantescos elefantes, los cuales, a su vez, eran conducidos por una tortuga de gran magnitud. No podemos asegurar si la gente creía en la verdad de tal concepción.

Sabiendo que la Tierra permanecía firme debajo de sus pies, nada les pareció más seguro que apoyar el mundo en la forma indicada, por ser la tortuga, para ellos, símbolo de la fuerza y del poder conservador. Según algunos, la tortuga debía reposar sobre una gran serpiente, que representaba eternidad. También, siempre dentro del pensamiento antiguo, parece que la gente que vivía cerca del mar se sintió sorprendida por el hecho de que el horizonte semeja un amplio arco.

Y quizás habrá comenzado a imaginar a la Tierra como un disco plano, o como medio disco. Algunos pensaron que ese medio disco estaba rodeado por algo así como un enorme tazón dado vuelta: los cielos, donde se movían el Sol, la Luna y las estrellas. Todo el universo, incluidos los cielos y la Tierra, estarían rodeados por un océano sin límites.

la concepcion del mundo antiguo

Durante la época de los caldeos y fenicios, se llegó a una concepción de la Tierra algo más real. Los astrónomos, interesados por los eclipses que, según suponían, eran señal de importantes acontecimientos, pudieron observar que la Luna es eclipsada sólo cuando la sombra de la Tierra cae sobre ella.

Y si así era, habrían llegado a la conclusión de que la Tierra es redonda, justamente por la forma de la sombra sobre la Luna eclipsada. Los navegantes fenicios debende haber aprendido, también durante sus largos viajes hacia el norte y hacia el sur, por las costas occidentales de Europa y África, que los rayos del Sol del mediodía caen en distintos sitios en ángulos diferentes. Esto tiende también a indicar que la Tierra es redonda. Pero fueron los griegos los que verificaron la redondez de nuestro planeta.

Marinos de Grecia antigua no sólo conocieron la forma de la Tierra, sino que también hallaron la latitud por referencia al Sol y a las estrellas. En el siglo II a. J. C, Eratóstenes de Alejandría calculó con bastante aproximación la medida de la circunferencia terrestre.

Pero desde comienzos de la Edad Media, cuando muchos de los conocimientos griegos se perdieron temporariamente, muchas personas volvieron a idear imágenes fantasiosas sobre la forma del mundo. En el año 535, el geógrafo Cosmas escribió un libro en donde figuraba la extraña fantasía de que la Tierra y los mares yacían sobre un rectángulo alargado, rodeado de los cielos; todo, a su vez, estaba encerrado dentro de una especie de caja celestial que constituía los límites del universo.

En los monasterios de Europa occidental, los monjes medievales dibujaron mapas fantásticos del mundo con monstruos imaginarios e insuficiente información geográfica.

En el siglo XIV, los hombres representaban la Tierra como el centro de un extraño universo constituido por muchas esferas concéntricas, teoría desarrollada por el astrónomo Claudio Ptolomeo (ó Tolomeo) que escribiera entre los años 140 y 149. . Estas esferas mostraban los pasos de la Luna, de los planetas Mercurio y Venus, del Sol, Marte, Júpiter y Saturno, y de las estrellas fijas. Una última esfera exterior representaba lo que se denominó el primum mobile, o primer motor de todo el universo.

sistema geocentrico de ptolmeo

En este post expondremos brevemente cómo el hombre llegó por primera vez a una idea real del mundo que habita, y cómo, habiéndola olvidado, volvió a restablecerla muy pronto.

LOS NUEVOS VISIONARIOS: Por sobre los temores creados frente a la contemplación de una naturaleza cuyos fenómenos se le aparecían misteriosos y hostiles, o la metafísica sensación de impotencia, el hombre desde la antigüedad aceptó el desafío y se lanzó a la conquista del Universo.

Muchas son las referencias mitológicas en las que los deseos de volar o visitar las estrellas se hicieron realidad a través de los dioses o semidioses, aunque no siempre con igual suerte; los que en Babel intentaron llegar a la morada de Dios finalizaron en la caótica parábola de los idiomas; el Icaro de los griegos se precipitó a tierra tras haber querido alcanzar el Sol con sus alas de cera. Pero el gran héroe del espacio fue sin duda Rama, el personaje de la máxima epopeya indoaria, quien surcó los espacios y conoció las estrellas a bordo de los “vimanas”, carros de fuego “movidos por cuatro tambores de mercurio y cuatro grandes calderos de fuego”.

En la Biblia se habla también de Elias como pasajero de las “ruedas celestiales”; en Egipto se imaginan a Osiris y Seth luchando con sus ejércitos en el espacio extraterrestre; en América precolombina, a los dioses que van y vienen por el cielo utilizando una escalera de fuego. Sin embargo, la realidad no es tal hasta que el hombre no comienza a interiorizarse seriamente sin necesidad de levantar los pies del suelo; hace primero cálculos y desentraña lentamente el Universo que nos rodea.

Las evidencias escritas o pictográficas más antiguas indican que en Babilonia, el valle del Indo y Egipto ya se realizaban estudios de las estrellas alrededor de los años 4.500 a 5.000 antes de Cristo.

Asimismo en Tiahuanaco, Bolivia, y en Teotihuacán, México, la investigación arqueológica nos advierte que allí también los hombres escrutaron el espacio exterior. Todo esto nos lleva a afirmar que en la antigüedad se conocían los movimientos planetarios, las evoluciones de laTierra alrededor del Sol, o las fases lunares, movimientos éstos que sin ninguna duda fueron interpretados por el pensamiento de la época con acierto, dando así nacimiento a la ciencia astral, la astrología –aparentemente nacida entre los caldeos-, principal impulsora de nuestra astronomía actual.

En el año 250 antes de Cristo, un griego que vivía en Alejandría, Eratóstenes, determinaba por vez primera y con increíble precisión el diámetro terrestre, medida que se tuvo como indis-cutida incluso hasta los tiempos posteriores a Cristóbal Colón.

Setenta años después, otro griego, el gran Hiparco, calculó la distancia entre la Tierra y la Luna, predijo los eclipses y compendió todos los conocimientos sobre la materia logrados hasta la época. Posteriormente, su alumno Ptolomeo de Alejandría construyó el primer modelo del Universo, haciendo figurar como centro del mismo a nuestro planeta, teoría conocida como geocéntrica, que llegó a su fin cuando el clérigo polaco Nicolás Copérnico (1473-1543) echó las bases de la astronomía moderna al establecer su teoría heliocéntrica, o sea, el Sol como centro del sistema. Luego vanos introducimos, con algunas leves variantes, en la evolución de una nueva física básica para la conquista del espacio.

concepcion de corpernico sobre el universo

Se van sumando nombres: Giordano Bruno, Galileo Galilei, Johannes Kepler -el primero en considerar la posibilidad de los viajes interplanetarios- y un pionero injustamente olvidado, John Wilkins, obispo de Chester, quien en 1538 publicó su obra “El descubrimiento del nuevo mundo”. En ella expone acertadas predicciones sobre los problemas de la fuerza de gravedad, la duración de las travesías, la falta de peso y la extensión de la atmósfera terrestre.

LOS PECURSORES DE LA MODERNA CONCEPCIÓN:

astronomos de la edad moderna

NICOLÁS COPÉRNICO: Astrónomo y matemático polaco (1473-1543), nacido en Thorn. Fundó el sistema astronómico que lleva su nombre, con lo que inauguró una nueva era en el estudio de los movimientos de los cuerpos celestes. ¡Sus diversas profesiones no le impidieron realizar estudios acerca del Sol, la Luna y los planetas, investigaciones que habría de publicar en su obra maestra: Acerca de las revoluciones del mundo celeste.

En el prólogo Copérnico anuncia su propósito de encontrar una nueva teoría del Universo, a la luz de las múltiples e inexplicables contradicciones de las teorías existentes hasta el momento. Pensaba descubrir aquello que faltaba para dilucidar la situación confusa. El sistema solar concebido por Copérnico es heliocéntrico (el Sol ocupa el centro), contraponiéndose al geocéntrico, que imaginaba en ese lugar a la Tierra, en aparente oposición con los textos bíblicos.

Copérnico no fue el creador del sistema completo de Astronomía que generalmente se le atribuye, pero cimentó las bases para que investigaciones posteriores a su muerte, realizadas con instrumentos infinitamente más precisos que los utikizados por él en su época, pudieran construir la actual estructura de la Astronomía.

Setenta y tres años después de la muerte de Copérnico, Galileo tomaría como base su teoría para realizar sus propias investigaciones.

JOHANNES KEPLER: Astrónomo alemán (1571-1630) nacido en Wiel, (Wurttemberg). Se lo considera uno de los creadores de la astronomía moderna.,En 1596 publicó su obra Mysterium Cosmographicum, en donde intentaba desarrollar una teoría geométrica mística de los cielos. En 1600 viajó a Praga para trabajar como ayudante de Tico Brahe, que ocupaba el cargo de astrónomo imperial y en el que posteriormente lo reemplazaría. Sus obras más importantes fueron Astronomía Nova (1609) y Harmonices Mundi (1619), donde expuso las leyes que llevan su nombre acerca del movimiento de los planetas.

Estas leyes fueron producto de un profundo y concienzudo estudio y de precisas observaciones llevadas a cabo a través de varios años. Mas leyes keplerianas pueden sintetizarse del siguiente modo:

1  – Los planetas describen órbitas elípticas, en las que el Sol ocupa uno de sus focos:
2 – El radio vector que une al Sol con el planeta describe áreas iguales en tiempos iguales (Ley de las áreas).
3  – Los cuadrados de los tiempos empleados por los planetas en recorrer sus órbitas son directamente proporcionales a los cubos de sus distancias medias al Sol.

GALILEO GALIEI: Físico, matemático y astrónomo italiano, nacido en Pisa (1564-1642). Fue uno de los grandes investigadores y pensadores de su siglo. En 1583 enunció la ley de las oscilaciones del péndulo: en la misma época inventó una balanza hidrostática y estudió el peso específico de los cuerpos.! Propuso su teorema de que todos los cuerpos caen con la misma velocidad, demostrada con varios experimentos realizados desde lo alto de la torre de Pisa: inventó el termoscopio, el compás proporcional y el telescopio, a través del cual pudo descubrir cuatro satélites de Júpiter y afirmar que no se hallaban fijos, sino que giraban alrededor del planeta.

Fue éste el primer descubrimiento de cuerpos celestes realizado por el hombre con medios artificiales. Demostró la configuración no plana de la Luna; descubrió manchas solares, hecho a partir del cual pudo demostrar la rotación del astro; estableció las leyes de la hidrostática y las que rigen el movimiento de los astros, compartiendo las teorías de Copérnico acerca de la inmovilidad del universo y el movimiento terrestre a su alrededor.

Por estos conceptos tuvo dificultades con la Iglesia y se vio obligado a declarar ante un tribunal, debió entonces abjurar de sus opiniones, compromiso que no cumplió. Debido a ello debió comparecer otra vez ante la lnquisición, que lo forzó nuevamente a abjurar de sus creencias científicas. De ese momento surgió la leyenda que dice que al concluir con su nueva retractación, Galileo exclamó en voz baja: “I por so move” (“Y sin embargo, se mueve”).

Ver: Newton: El Mayor Científico de la Historia

Fuente Consultadas:
Mundorama Geografía General – El Sistema Solar –  Edit. Quevedo S.R.L.
El Universo Para Curiosos Nancy Hathaway Edit. Crítica
El Mundo y El Tiempo Globerama Edit. CODEX

Conceptos Básicos de Electrostática Cargas Eléctricas

EXPERIMENTO CON CARGA ELÉCTRICAS EN LA ELECTROSTÁTICA

La palabra electricidad, empleada para designar la causa desconocida que daba a los cuerpos frotados la propiedad de atraer a otros, deriva, justamente, de elektron, nombre que en griego significa ámbar. Pero la voz electricidad, no usada por los griegos, fue introducida por Guillermo Gilbert (1540-1603), médico de cámara de la reina Isabel de Inglaterra. La soberana le acordó una pensión permanente para que se dedicara a la investigación científica sin preocupaciones económicas.

Gilbert Guillermo

Gilbert Guillermo, Médico

William Gilbert (1544-1603), físico y médico inglés conocido sobre todo por sus experimentos originales sobre la naturaleza de la electricidad y el magnetismo. Nació en Colchester, Essex, y estudió en el Saint John’s College de la Universidad de Cambridge. Comenzó a practicar la medicina en Londres en 1573 y en 1601 fue nombrado médico de Isabel I.

El doctor Gilbert, que fue el primero en estudiar sistemáticamente los fenómenos eléctricos, descubrió que otras substancias, entre ellas el vidrio, también adquirían por frotamiento la propiedad de atraer trocitos de cuerpos muy livianos. Esto puede comprobarse acercando pedacitos de papel a los dientes de un peine de material resinoso, seco, después de peinarse con él repetidas veces.

Si a una esferita de corcho, de médula de saúco o de girasol, suspendida de un hilo de seda, se acerca una barra de vidrio frotada, la esferita, por ebfenómeno de inducción electrostática, es atraída por la barra y repelida después del contacto. Lo mismo ocurre si se hace el experimento con una barra de ebonita.

Si se carga la esferita de un péndulo eléctrico o electrostático, así se llama el aparatito descripto más arriba, tocándolo con una barra de vidrio electrizada, y otro con una de ebonita en las mismas condiciones, se comnrobará. al acercarlas, aue se atraen; pero si ambas se tocan únicamente con la barra de vidrio, o con la de ebonita, en lugar de atraerse, al acercarlas se repelen.

pendulo electrostático

De estos hechos y otros análogos se sacaron las siguientes conclusiones:

a) Existen dos estados eléctricos opuestos, o como se dice ordinariamente, dos clases de electricidad, que se ha convenido en denominar vitrea o positiva y resinosa o negativa;

b) Electricidades de distinto nombre, o de signo contrario, se atraen; y del mismo nombre, o de igual signo, se rechazan y

c) Un cuerpo que no manifiesta acciones eléctricas se dice que está en estado neutro. La electrización de un cuerpo por frotamiento, vidrio por ejemplo, y los dos estados eléctricos o las dos clases de electricidad se explican así: el vidrio se electriza positivamente cuando se frota con una franela porque pierde electrones que los gana ésta, que se carga por ello negativamente. Como los electrones que pierde un cuerpo los gana el otro, se comprende por qué la carga eléctrica que aparece en ambos es igual; pero de nombre contrario.

Los cuerpos que como el vidrio, la ebonita, el lacre, la porcelana, etc., se electrizan por frotamiento y conservan durante bastante tiempo su estado eléctrico, son malos conductores de la electricidad; los que no se electrizan por frotamiento como, por ejemplo, los metales y el carbono, son buenos conductores de la electricidad. A los malos conductores se les denomina también aisladores.

cargas electricas

cuadro electoestática

En realidad, todos los cuerpos se electrizan por frotamiento, como se comprueba frotando un cuerpo conductor que se sostiene con un mango aislador. Lo que ocurre en ambos casos es lo siguiente: en un cuerpo mal conductor o aislador. el vidrio por ejemplo, las cargas eléctricas quedan localizadas en el lugar frotado; en un buen conductor no, pues deja pasar el estado eléctrico o la electricidad de un modo instantáneo a través del mismo y a otros conductores o lugares vecinos que estén en comunicación con él.

Conviene tener presente que la primera condición que se requiere para que un cuerpo sea mal conductor de la electricidad aislador de la misma, es que esté muy seco. Los electricistas no tienen miedo de tocar los cables que conducen la electricidad si están situados sobre madera bien seca, que es un aislador; en cambio no los tocan si están colocados sobre metales otro material conductor; inclusive la madera húmeda, pues b electricidad pasaría a tierra a rravés del cuerpo humano, que es un buen conductor, produciendo trastornos que pueden ocasionar la muerte.

Existen máquinas eléctricas que producen electricidad por frotamiento, que actualmente sólo tienen interés histórico y didáctico. Ellas se fundan en el hecho, ya explicado, según el cual cuando dos cuerpos se frotan entre sí, uno de ellos se electriza positivamente y el otro negativamente.

La primera máquina electrostática de frotamiento fue inventada por Otto de Guericke. Consistía en una esfera de azufre que giraba alrededor de uno de sus diámetros y se electrizaba frotándola con la mano. En la obscuridad despedía cierta luz acompañada de ruido.

El término electrostática se emplea para designar la parte de la física que estudia la electricidad estática, es decir, la que está en estado de equilibrio sobre los cuerpos —que se ha tratado en este artículo— para diferenciarla de la electricidad en movimiento, es decir, de la corriente eléctrica.

Gay Lussac Vida y Obra Cientifica Ley de los Volúmenes

Gay Lussac Vida y Obra Científica

ÁTOMOS Y MOLÉCULAS: Hasta la aparición de los trabajos de Antoine Lavoisier, la química estaba totalmente dominada por la teoría del flogisto. Los experimentos de Lavoisier transformaron la alquimia en química: una ciencia cuantitativa. John Dalton, en  su   “Nuevo sistema de   la   filosofía  química”   (1808), estableció la “Ley de las proporciones definidas” y la “Ley de las proporciones múltiples“.

Dalton pensó que los átomos de cada elemento tenían un peso atómico característico y que los átomos formaban las unidades que entraban a tomar parte en las reacciones químicas. Pero Dalton no disponía de un método inequívoco de asignar pesos atómicos, y supuso erróneamente que los compuestos más sencillos que pueden formar dos elementos estaban constituidos de dos átomos, uno de cada elemento.

En este sistema, la fórmula del agua se escribirá HO y la del amoníaco NH. En esa época, Gay-Lussac enunció su ley, en la que se estableció que los volúmenes de las sustancias que forman parte de una reacción y la de los productos resultantes, siempre que todos ellos sean gaseosos, están en la relación de los números enteros y sencillos. Hasta 1860 sin embargo, no se aclararon totalmente los conceptos de átomo y molécula, a pesar de que la ley que condujo a ello había sido anunciada por Avogadro en 1811.

Esta ley, que decía que a igualdad de temperatura y presión, un mismo Volumen de cualquier gas contenía el mismo número de moléculas, deshizo los errores aceptados hasta esa época, al establecer que una molécula podía estar formada por átomos iguales. Los trabajos de Avogadro fueron injustamente olvidados hasta la conferencia de Karlsruhe en 1860.

La razón de este desprecio fue la creencia, profundamente enraizada en las mentes más significativas de la época, de que las combinaciones químicas ocurrían en virtud de una cierta afinidad entre elementos distintos. Con los descubrimientos de Volta y Galvani, esta afinidad fue asignada a atracciones de tipo eléctrico. La idea de que dos átomos de hidrógeno pudieran combinarse para formar una molécula H2 repugnaba   a   los   químicos   de   principios   del   siglo   XIX.

OBRA CIENTÍFICA DE GAY LUSSAC:

José Luís Gay-Lussac es conocido, sobre todo, por haber establecido la ley de los volúmenes gaseosos. Probablemente, esto se debe a que esa ley aún lleva su nombre: Ley de Gay-Lussac.

Este célebre científico dijo que cuando los gases se combinan, sus volúmenes mantienen entre sí una relación simple, si sus temperaturas y presiones son constantes.

Estos volúmenes también mantienen una relación simple con los volúmenes de los productos formados, si estos productos son gases. Si los productos formados son sólidos o líquidos, esto último no es aplicable. Por ejemplo: 2 cm3 de hidrógeno se combinan explosivamente con 1 cm3 de oxígeno para formar 2 cm3 de vapor de agua. Estas relaciones entre volúmenes son sencillas.

experimento de Gay Lussac

No ha quedado nada de hidrógeno ni de oxígeno. Pero, cuando el vapor se condensa para formar agua, ocupa un volumen menor Esto fue sólo una pequeña parte del trabajo de Gay-Lussac, pues tuvo una mente muy activa  y, junto a sus descubrimientos en el campo de la física, contribuyó a otros, en la química y en la industria química.

Cientifico Gay LussacGay-Lussac nació en St. Leonard, un pueblo pequeño situado al sur de Francia, y a la edad de 19 años ingresó en la Escuela Politécnica de París. Al salir de ésta, en 1801, comenzó a trabajar en el Departamento de Caminos y Puentes. Inició sus investigaciones cuando fue elegido por Berthollet para trabajar como asistente suyo en los establecimientos químicos del gobierno, en Arceuil.

En 1802, como resultado de sus experimentos con gases, expuso la idea de que todos los gases se dilatan al mismo volumen si se eleva su temperatura en la misma cantidad. Esta idea fue simultáneamente expresada por J. Charles, que trabajaba independientemente. Gay-Lussac también efectuó experimentos para encontrar el coeficiente de dilatación de los gases. Este coeficiente es el volumen hasta el que se dilataría un centímetro cúbico de gas, si su temperatura aumentara un grado centígrado.

El valor que encontró es algo mayor que el valor que ahora se acepta. Después se interesó en el estudio de los vapores, y realizó experimentos para hallar las densidades de algunos de ellos.

Al efectuar estos trabajos, se dio cuenta de que el diseño de termómetros y barómetros distaba de ser perfecto, y consagró parte de su tiempo a introducir mejoras en ellos. Gay-Lussac se preguntaba cómo cambiaría la composición de’la atmósfera con la distancia a la Tierra. ¿Cómo serían afectadas  las  temperaturas?   ¿Cómo   se  comportaría los imanes?.

Tales preguntas lo indujeron a hacer dos ascensiones en globo, para investigar estos problemas. La segunda de estas ascensiones la realizó solo. Junto con Humboldt, analizó una muestra de aire bajada desde 7.500 metros. Gay-Lussac y Humboldt, conjuntamente, descubrieron que dos volúmenes de hidrógeno se combinan con uno de oxígeno para formar agua.

Este resultado hizo que Gay-Lussac se preguntase si otros gases reaccionarían de un modo análogo. En 1808 había reunido suficiente evidencia para demostrar que efectivamente era así. Los gases se combinaban en relaciones de volúmenes sencillas; si los productos de reacción eran gases, sus volúmenes también se encontraban en una relación sencilla con los de los productos reaccionantes.

Un centímetro cúbico de nitrógeno se combinaría exactamente con 3 cm3 de hidrógeno para formar 2 cm3 de gas de amoníaco. Gay-Lussac anunció su ley en 1808. En 1809 fue nombrado profesor de química de la Escuela Politécnica de París (donde él había sido estudiante) y, además, profesor de química del Jardín Botánico.

Desde entonces realizó la mayor parte de sus trabajos de investigación en el campo de la química. Estos trabajos cubrieron muchísimos temas. Probablemente, su contribución más importante fue la que hizo a la industria. Los óxidos de nitrógeno se usan como catalizadores en la fabricación de ácido sulfúrico por el procedimiento de la cámara de plomo. Estos óxidos aceleran la reacción de conversión del bióxido de azufre en trióxido de azufre, el cual se disuelve en agua formando ácido sulfúrico.

Los óxidos de nitrógeno se pueden usar de nuevo, pero en aquel entonces no existía ningún método efectivo para recuperarlos. La primera torre de Gay-Lussac, para su recuperación, fue empleada en 1842. Aún hoy se usan torres análogas para la misma finalidad.

Gay Lussac murió en Paris, el 9 de Mayo de 1850, a la edad de 72 años.

Fuente Consultada:
150 Grandes Científicos Norman J. Bridge (TEXIDO)
Enciclopedia TECNIRAMA De la Ciencia y la Tecnología N°44 Gay Lussac

El Sol Como Fuente de Energia Aprovechamiento de Energia Solar

EL SOL: Si bien el Sol, en cuanto objeto astronómico, no es más que una estrella promedio, relativamente débil y fría, para nosotros, habitantes de uno de sus satélites, resulta indispensable conocerlo en detalle, pero además nuestra ubicación privilegiada, nos brinda la posibilidad, a través suyo, de conocer muy bien una estrella y, en base a ello, construir y probar las teorías sobre la naturaleza de las estrellas en general.

Lo que sucede en el Sol concierne a mucha gente y no sólo a los astrónomos. Las erupciones solares pueden callar las comunicaciones de radio de largo rango, interrumpir sistemas de potencia y cambiar las órbitas de los satélites.

Muchas actividades espaciales y terrestres requieren un buen conocimiento de las condiciones presentes en el Sol y de su comportamiento en el futuro. Hasta se ha desarrollado una organización internacional para monitorear la actividad solar de hora en hora y transmitir informes a todo el mundo.

Durante los últimos años se han acumulado pruebas que indican claramente que el ritmo intenso a que se están quemando los combustibles fósiles está contaminando seriamente la atmósfera de la Tierra con su principal producto de combustión el anhídrido carbónico.

Los efectos a largo plazo de tal contaminación podrían conducir a cambios ecológicos y climatológicos de mucha importancia, puesto que el anhídrido carbónico es uno de los gases más importantes en la regulación térmica de la atmósfera. Del mismo modo, a menudo se ha expresado la preocupación de que la eliminación de los productos de desecho de las reacciones de fisión, que son fuertemente radiactivos y mortales, constituyan una dificultad para el amplio desarrollo de estas fuentes de energía.

La mayor fuente de energía, no del todo aprovechada, es la energía de la radiación solar que cae sobre la Tierra. Muchos expertos la consideran como una fuente de energía a largo plazo a la cual el hombre, al final, tendrá que recurrir; en la actualidad es una fuente de energía potencial cuya explotación será más bien problemática en el orden tecnológico que en el de la abundancia.

Los métodos que aprovechan la energía solar se fundamentan en dos principios importantes: concentración de los rayos solares en un punto por medio de espejos parabólicos y absorción de los rayos solares por medio de superficies absorbentes, que suelen ser grandes placas ennegrecidas.

Los hornos solares funcionan por medio de un espejo; el más importante es el instalado en Mont Louis, en Francia, que tiene 11 metros de diámetro; en su foco se han logrado temperaturas de 3.000 ºC, lo que ha permitido la fusión de materiales muy refractarios. Existen instalaciones semejantes en Argel y en California. Los denominados motores solares actúan a partir de espejos parabólicos.

En Los Angeles existe un motor solar que consta de un espejo de 10 metros de diámetro y produce vapor a 12 atmósferas que acciona un alternador, lo mismo que en las centrales térmicas. En Egipto se han instalado motores solares para accionar bombas de riego. Algunos de estos motores solares funcionan por medio de placas planas, pues lo que se necesita no es mucha temperatura, sino mucha cantidad de calor repartida en una gran superficie; con ellos, en Italia, se vaporiza anhídrido sulfuroso.

También las necesidades más ordinarias en la vida del hombre, y no únicamente los fines técnicos, han creado medios para aprovechar la energía solar. Tal vez el más curioso fue el instalado en Monte Wilson a base de un espejo accionado por un aparato de relojería en cuyo foco había un tubo ennegrecido por el interior del cual circulaba aceite de un termosifón que alimentaba un recipiente de 200 litros. La temperatura lograda fue de 1750.

En la India se montan hornillos de uso doméstico en una especie de espejo parabólico orientado de cara al Sol, en cuyo foco se dispone la olla que se quiere calentar. Sin gasto alguno de combustible se obtienen resultados como si se tratara de una cocina eléctrica de 300 vatios.

Sin embargo, los estudios más recientes se aplican al uso de la energía solar en la calefacción doméstica. El tejado se recubre con hojas de metal ennegrecido, encima de las cuales va dispuesto un haz tubular, llamado base, y los puntos en que se apoyan, insolador, por el que circula agua calentada por el sol entre los tubos y un depósito del que parten las conducciones para la distribución del agua por la casa. A veces se usan colectores verticales situados en la fachada de mediodía.

Otros usos más peculiares son los de destilación de agua, muy útil para países como Túnez y Argelia, donde se han instalado aparatos similares a los construidos en Mónaco por J. Richard. Constan de madera ennegrecida y vidrio delgado, que pueden dar 3,5 litros de agua destilada por metro cuadrado y por día en junio y 0,5 en diciembre.

En Turquestán se han instalado aparatos para refrigerar enviando los rayos concentrados del Sol hacia un frigorífico de amoníaco. Con estos sistemas se han logrado temperaturas de 60 bajo cero.

Aprovechando el principio físico de las corrientes de convección, debidas a diferencias de densidad, ocasionadas, en este caso, por las diversas temperaturas existentes en los dos conductos de aceite que parten del depósito superior, se puede lograr un transporte de ca. br desde los espejos exteriores, calentados por el sol, al interior de las habitaciones.

Los Planetas del Sistema Solar Su Trayectoria, Datos y Caracteristicas

LOS PLANETAS DEL SISTEMA SOLAR: El sistema solar consta de nueve planetas. A todos ellos, excepto Mercurio y Venus, los acompañan satélites en número variable, desde la Tierra, que solamente tiene uno (la Luna), hasta Júpiter, alrededor del cual giran once. Entre Marte y Júpiter hay multitud de pequeños cuerpos, cuyo número sobrepasa los dos millares.

Además de la Tierra, los planetas se dividen en dos grupos claramente diferenciados. Mercurio, Venus y Marte tienen masas pequeñas, densidades elevadas, velocidades de rotación lentas y carecen casi de satélites. Los restantes, separados por la zona de los asteroides, tienen grandes masas, densidades bajas, altas velocidades de rotación y gran número de satélites.

La excentricidad orbital de los planetas aumenta de manera inversa a su diámetro: en los más grandes alcanza algunas centésimas y crece notablemente para los pequeños. En conjunto, la masa de los planetas es 700 veces inferior a la del sol. En cada uno de ellos, salvo la Tierra, la masa de sus satélites es unas 6.000 veces inferior a la del planeta; como ocurre con Júpiter, por ejemplo.

Es importante ante todo aclarar que lo comentarios hechos en esta página pueden ir cambiando pues la evolución tecnológica de los sistemas para detectar propiedades de los planetas varias de una forma exponencial, y día a día las opiniones, interpretaciones y confirmaciones van cambiando de postura y lo que hoy parece ser verdad mañana puede transformarse en otra distinta. Piense que la NASA recibe miles de fotos diarias de las distintas misiones no tripuladas al espacio exterior. Inclusive la calidad de la resolución de las mismas aumenta notablemente lográndose día a día nuevos descubrimientos y a la vez naciendo nuevos enigmas o desafíos.

PLANETA MERCURIO

Planeta Mercurio: El pequeño y rocoso planeta Mercurio tiene el nombre del veloz mensajero de los dioses romanos, por su rápido paso a través del cielo, visto desde la Tierra. Está tan cerca del Sol que sufre las mayores diferencias de temperatura entre el día y la noche de todos los planetas, que puede ser de 600ºC de diferencia entre el día y la noche. Por esa proximidad y reducida órbita aparente, verlo a simple vista resulta difícil. Solamente es posible observarlo momentos antes de comenzar y finalizar el día

Eso también es debido a que gira muy lentamente, teniendo un día en Mercurio la duración de 176 días en la Tierra y un año en Mercurio 88 días terrestres. Es decir, en Mercurio los años pasan más rápidamente que los días. Al estar más cerca al Sol que la Tierra, Mercurio sólo puede ser visto desde la Tierra en los crepúsculos (antes del amanecer y justo después de la puesta del Sol).

De su movimiento de traslación alrededor del Sol surgen irregularidades que se apartan de las leyes kleperianas y neutonianas. Algunos astrónomos fundaron la explicación de aquéllas en la posible existencia de un planeta inferior, es decir, de órbita en el interior de Mercurio, ya que desde el siglo XVII se había constatado que los pasos de este planeta frente al astro solar no coincidían con las horas calculadas; es más: se establecían diferencias que alcanzaban a varios minutos. Hoy se ha constatado que dichos pasos pueden producirse sin que haya un planeta intramercurial.

MERCURIO
El planeta más próximo al Sol.
Satélites: ninguno
Distancia media al Sol: 57.870.000 Km.
Diámetro: 4.850 Km.
Duración de la traslación: 57 Km./seg. en el afelio
Distancia máxima a la Tierra: 220 millones de Km.
Volumen: 0,6 el de la Tierra
Período de rotación (día): 88 días

CURIOSIDAD: MERCURIO EL DIOS DEL COMERCIO
Mercurio es el nombre latino de Hermes, hijo de Zeus y de Maya. Es el dios del comercio, de los ladrones y de cuantos se dedicaban a las artes liberales. Recién nacido le robó el carcaj a Eros, la espada a Ares, el tridente a Artemisa, el ceñidor a Afrodita y el cetro a Zeus, a quien también quiso robarle el rayo, pero se quemó y huyó sin lograrlo. Por todos estos delitos fue arrojado del Olimpo. Se dedicó entonces al pastoreo en Tesalia, donde le robó a Apolo los rebaños del rey Admeto. Luego se hizo amigo de Apolo, a quien le regaló una varilla con dos serpientes entrelazadas -el caduceo-que tenía la virtud de reconciliar a los enemigos; de éste, en cambio, recibió la lira. Perfeccionó el comercio e inventó los pesos y medidas. Zeus, finalmente, lo perdonó. Se lo representaba como un hombre jovial, cubierto con un manto y un bonete, con alas en los talones. Como dios protector del comercio su figura era la de un gallo, símbolo de la vigilancia. ‘Aparece, por último, como enviado de los dioses en un sinnúmero de leyendas.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE MERCURIO: Sus dimensiones son pequeñas: el diámetro no llega a 4.850 Km. , de manera que su tamaño puede compararse con el de la Luna, dado que su volumen es veinte veces menor que el de la Tierra: pero su densidad es mucho mayor que la de ésta (6,2 y 5,5 respectivamente). En virtud de su exigua masa, la intensidad de la gravedad en la superficie de Mercurio corresponde a 0,4 de la que existe en el globo. Un kilogramo llevado desde éste hasta aquél solamente representaría 400 gramos y un ser humano se sentiría allí en extremo liviano.

Debido a las dificultades que ofrece su observación, las primeras opiniones acerca de la rotación de Mercurio sobre su eje resultaron bastante disímiles. En 1891, el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli afirmó que el planeta presenta siempre la misma cara al Sol; por lo tanto, su periodo de rotación es similar al de traslación, es decir, de unos 88 días. La teoría sustentada por aquél fue confirmada con el tiempo por la mayoría de sus colegas.

Las libraciones que quizás experimente Mercurio en razón de su gran excentricidad y velocidad orbitales explican la disparidad de criterio de aquellos primeros observadores. Dado que este movimiento aparente de oscilación su pera en mucho al de la Luna, es posible advertir más de un hemisferio del planeta a cada lado de su posición media. Como los observatorios modernos pueden seguirá Mercurio en pleno día, se ha establecido que las manchas de su superficie no varían de manera sensible, además del movimiento delibración.

Tal vez la enorme atracción del Sol sobre el planeta, antes que éste se solidificase, originó la formación de grandes mareas que detuvieron su movimiento de rotación hasta que presentó el disco solar siempre el mismo hemisferio. Mercurio tiene, así, un hemisferio siempre opuesto al Sol. Su topografía, para el observador terrestre, permanece ignorada, sumido como está, por falta de iluminación, en una obscuridad permanente.

Aunque la observación del planeta sea muy difícil por las perturbaciones atmosféricas, capas de aire, calor solar, etc., lo primero que se observa en él, además de sus fases, es su color amarillento y diversas manchas agrisadas de variada intensidad. En otras zonas predominan tonalidades blanquecinas. De las observaciones apuntadas surge que la superficie de Mercurio parece ser semejante a la de la Luna, con acentuadas variaciones de nivel. Fotografías tomadas con poderosos instrumentos revelan asimismo en su suelo desniveles que pueden llegar a 3.000 ó 4.000 metros.

PLANETA VENUS

Planeta Venus, es el planeta que está más cercano a la Tierra. Eso, unido a que su capa de nubes refleja muy bien la luz solar hace que sea el más luminoso (seguido por Júpiter). Sin embargo parte de la luz penetra hasta la superficie del planeta y ese calor no puede volver a ser radiado por lo que su temperatura es muy alta (480ºC aprox.).

Este fenómeno es conocido como efecto invernadero y en la Tierra también se produce pero en menor medida, aunque últimamente está aumentando debido, principalmente, a las emisiones de CO2 (de coches, fábricas…).

Como Venus está más cerca del Sol que la Tierra, sólo es visible al alba y tras la puesta de Sol. Lo mismo, pero en mayor medida, le pasa a Mercurio, ya que este está más cerca aún del Sol.

Sin embargo, estos dos planetas, junto con Marte, Júpiter y Saturno se conocen desde la Antigüedad, ya que todos son visibles a simple vista. Urano, situado en el límite de la visibilidad humana, fue descubierto en 1781. Neptuno y Plutón, imposibles de ser vistos sin telescopio, fueron descubiertos en 1846 y 1930 respectivamente.

VENUS
Temperatura Media: 260°C.
Satélites: ninguno
Distancia media al Sol: 107.826.000 Km.
Diámetro: 12.373 Km.
Duración de la traslación: 224.7 días.
Distancia mínima a la Tierra: 42 millones de Km.
Volumen: 0,9 el de la Tierra
Período de rotación (día): 30 días
Gravedad: 0,81 de la Tierra

Como preludio del esfuerzo humano más apasionante de la historia para revelar los secretos de Venus merecen citarse las astronaves Mariner II y Venusik, de EE.UU. y la U.R.S.S., respectivamente. El primero llegó a solamente 37.000 Km. de distancia del planeta (diciembre de 1962) y sus emisiones aportaron importantes informaciones acerca de la constitución atmosférica, temperatura, viento solar, campos magnéticos, etc. Estas experiencias se incrementaron notablemente en los últimos años: lanzado el Mariner 10 el 3 de noviembre de 1973, fotografió a Venus el 5 de febrero de 1974 y volvió a hacerlo el 21 de septiembre del mismo año, desde 50.000 Km. de altitud. Por su parte, en junio de 1975 y en el término de una semana, dos astronaves soviéticas no tripuladas (Venus 9 y Venus 10) fueron colocadas en órbita en torno del planeta y comenzaron a fotografiar la misteriosa capa de nubes que lo rodea.

La cápsula de la Venus 9 televisó una fotografía que muestra una zona montañosa joven y rocosa. Casi en seguida la Venus 10 transmitió otra de una zona de suelo más nivelado, con viejas formaciones montañosas. Las dos fotografías, según opinión de los científicos soviéticos, tienden a refutar las anteriores teorías en el sentido de que Venus es un desierto erosionado por el viento y que está en obscuridad perpetua debido a la permanencia de nubes que lo circundan. Los instrumentos también establecieron que la presión atmosférica era hasta 100 veces mayor que en la Tierra. “Incluso la primera fotografía”, dijo el topógrafo planetario Boris Nepoklonov, “nos da esperanzas de que nuestros datos confirmarán la presencia de poderosas corrientes que circulan en la atmósfera del Planeta y que la sonda estadounidense Mariner 10 detectó por primera vez en febrero de 1974”. Con tan importantísimo adelanto de la cosmofísica, el planeta misterioso y oculto ha comenzado, pues, a salir de su arcano.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DEL PLANETA:

El Planeta Tierra es un planeta único en el sistema solar y muy probablemente único en todo el Universo: Tiene vida. Esto se debe a un delicado equilibrio de multitud de factores, entre los que destacan los siguientes:

Posee atmósfera con una combinación de gases ideal: Nitrógeno (78%), Oxígeno (21%) y otros gases como vapor de agua, dióxido de carbono (CO2). Un poco de efecto invernadero pero no demasiado. La atmósfera posee una capa de gas ozono (O3) que filtra radiaciones negativas del Sol. Posee agua (H2O), una sustancia con unas propiedades tales que sin ella la vida sería imposible, tal y como la conocemos.

El planeta tiene una inclinación axial de 23,5º, que es la inclinación del ecuador de la Tierra con respecto a la eclíptica (órbita alrededor del Sol). Esto hace que a lo largo de su órbita el planeta sufra variaciones estacionales de clima, que son más notables en latitudes lejanas al ecuador.

Esto, unido a otros factores (como la existencia de montañas y distintos tipos de suelos) hace que exista una gran riqueza paisajística que ha llevado a la creación de multitud de formas de vida animales y vegetales. Esta biodiversidad está equilibrada de forma que la existencia de una especie condiciona la existencia de otra. Pues bien, en los últimos años el hombre está modificando la composición de la atmósfera con gases que por un lado aumentan el efecto invernadero y por otro destruyen la capa de ozono. Además, está contaminando el agua de ríos y mares con venenos que tardarán miles de millones de años en eliminarse.

Todo esto y mucho más hace que la vida en el planeta esté seriamente amenazada. Muchas especies de animales ya han sido extinguidas y otras lo serán irremediablemente, pero ¿será el hombre capaz de extinguirse a sí mismo?. La solución la veremos en este siglo XXI. (El Origen del Planeta Tierra)

¿Cuánto mide la Tierra? (ampliar datos sobre el Planeta Tierra)

Edad 4.600 millones de años
Primera evidencia de vida Hace 3.500 millones de años
Número de especies vivientes Unos 10 millones
Superficie 510.000.000 Km2
Superficie de tierra firme 29,2% (149.000.000 Km2)
Superficie cubierta por las aguas 70,8% (361.000.000 Km2)
Perímetro en el Ecuador 40.077 Km.
Perímetro meridiano 40.009 Km.
Diámetro ecuatorial 12.756,8 Km.
Diámetro polar 12.713,8 Km.
Radio ecuatorial 6.378,4 Km.
Radio polar 6.356,4 Km.
Volumen 1.083.230·106 Km3
Masa 5,9·1021 Toneladas
Fuerza de gravedad 9,81 m/s2
Densidad 5,5 g/cm3
Punto más alto 8.850 m., Monte Everest (Nepal)
Punto más bajo en la superficie -395 m., Mar Muerto (Jordania)
Altitud media 840 m.
Mayor profundidad oceánica 11.022 m., Fosa Oceánica Challenger (I. Marianas)
Profundidad media de mares y océanos 3.808 m.
Temperatura máxima registrada 58 ºC a la sombra (en Alziziyah, Libia)
Temperatura mínima registrada -68 ºC (en Oymyakon, Siberia)
Distancia media al Sol 149,6 millones de Km.
Afelio (Distancia máxima al Sol) 152.007.016 Km.
Perihelio (Distancia mínima al Sol) 147.000.830 Km.
Oblicuidad de la eclíptica 23º27’08”
Año tropical 365,24 días (de equinoccio a equinoccio)
Año sideral 365,26 días (de estrella fija a estrella fija)
Día solar 24h 03m 56s
Día sideral (o sidéreo) 23h 56m 04s (1 rotación independientemente del Sol)

La superficie de la Tierra está cubierta principalmente por agua (70,8%) y la tierra firme (29,2%) está contenida casi en su totalidad (85%) en un hemisferio centrado en un punto entre París y Bruselas. En el otro hemisferio, ocupado principalmente por el océano Pacífico (165.721.000 Km2), quedaría el 15% de la superficie de tierra firme (Australia, Nueva Zelanda, la costa Oeste de América…).

Un día sideral (o sidéreo) es el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta sobre su propio eje, independientemente de la posición del Sol. El día sideral dura 23 h. 56 min. aproximadamente, y es más corto que el día solar debido a que la Tierra gira alrededor del Sol. La Tierra da una vuelta (360º) al Sol en poco más de 360 días (365.2 días más exactamente), por lo que recorre un poco menos de 1º al día.

O sea, que si observamos la posición del Sol en un momento concreto, cuando la Tierra haya efectuado una rotación completa (sobre su eje), el Sol no estará en la misma posición ya que la Tierra se ha desplazado 1º con respecto al Sol y, por tanto, el Sol se habrá desplazado hacia el Este y faltará 1º de rotación adicional para que el Sol quede en la misma posición. Podemos calcular que la Tierra tarda aproximadamente 4 minutos en girar 1º: 24 horas/360º = 1440 minutos/360º = 4 minutos/grado. Naturalmente, estos cálculos no son exactos y lo único que se ha pretendido es mostrar porqué el día sideral es más corto que el día solar.

¿Cuánto mide la Luna?

Diámetro medio 3.473 Km.
Diámetro ecuatorial 3.476 Km.
Masa 1/81 de la masa terrestre aprox.
Gravedad superficial 1/6 de la gravedad terrestre
Variación diurna de la temperatura en el Ecuador -155ºC a 105ºC
Distancia mínima a la Tierra 356.410 Km.
Distancia máxima a la Tierra 406.685 Km.
Distancia media a la Tierra 384.400 Km.
Período orbital 27,3 días terrestres
Período de rotación 27,3 días terrestres
Período de Luna llena cada 29 días, 12 horas y 44 minutos aprox.
Velocidad orbital 1 Km/sg.
Velocidad de escape 2,38 Km/sg.
Atmósfera No tiene: No hay fenómenos atmosféricos
Ver Los Eclipses de Sol y Luna

(Ver: fases de la luna)

MOVIMIENTOS DE LA LUNA:

La Luna emplea 27 días y cuarto en dar una vuelta en torno de la Tierra: es su revolución sidérea. Pero como durante este lapso el Sol está en movimiento, transcurren 29 días y medio hasta que la Luna vuelve a ocupar el mismo lugar respecto del Sol y repetir sus fases: es su revolución sinódica.
Resultado de la gran lentitud en la rotación lunar es la enorme duración del día y de la noche en su superficie, los cuales son casi quince veces más largos que los nuestros. La ausencia de atmósfera da lugar a que durante el día, con el Sol en el cénit, la temperatura llegue a 100°C. Al pasar del día a la noche, ésta desciende rápidamente hasta los 150°C bajo cero. La órbita que sigue el satélite de la Tierra en torno de ella es elíptica.

El punto en que la Luna está más cerca de la Tierra se denomina perigeo. Por consiguiente, ésta la atrae más que cuando se halla mas lejos (apogeo). Así, para contrarrestar la mayor atracción terrestre se traslada a más velocidad, la cual es mínima cuando se halla en su apogeo.

Su movimiento de traslación varía; en cambio, el de rotación es uniforme y por tal razón desde la Tierra se advierte un balanceo merced al cual se perciben, en el borde occidental del astro cuando pasa del perigeo al apogeo, detalles que van apareciendo hasta una amplitud máxima de 8o en el momento en que su velocidad y su distancia a la Tierra son las promedias. Ello ocurre también en el borde oriental, cuando pasa del apogeo al perigeo. Este fenómeno se denomina libración en longitud o transversal.

El plano de la órbita de la Luna forma un ángulo de 5° con el terrestre. Desde la Tierra se descubre un ancho de 6° 30′ del suelo lunar más allá de cada polo: del Polo Norte si la Luna está en la parte sur de su órbita, y del sur cuando se halla en su parte norte. Este fenómeno recibe el nombre de libración en latitud. Las dos libraciones citadas y una tercera llamada diurna, que solamente alcanza un grado, dan origen a que se reconozca el 59% de la superficie lunar en lugar de la mitad exacta que se vería si aquéllas no existiesen.

La cara que conocemos: Si la cara opuesta de la Luna nos es relativamente aún poco conocida, la visible ha sido observada ya con minuciosidad. Ello ha posibilitado un conocimiento bastante aproximado de la realidad lunar.
Nuestro satélite carece completamente de atmósfera (que no pudo retener por su escasa fuerza gravitacional). Por ello, como no hay posibilidad de que la luz ambiente se difunda, en pleno día el cielo es totalmente negro, con el Sol y las estrellas brillando al unísono en aquel fondo de azabache. La luna siempre nos muestra la misma cara, sabes porque?

Puedes ampliar: Ver: fases de la luna

PLANETA MARTE:

Planeta Marte es un planeta rocoso que visto desde la tierra describe una trayectoria muy extraña.

Es el primero de los denominados exteriores o superiores, y el último de los de tipo terrestre. Su distancia promedio al disco solar es de 1,52 unidades astronómicas y por tener una órbita muy excéntrica -sólo lo superan en ese aspecto las de Plutón y Mercurio- sus distancias máximas y mínimas al Sol difieren bastante. Cuando está en el afelio dista 30 millones de kilómetros más que cuando se halla en el perihelio.

Las variaciones, en lo que respecta a la separación Tierra-Marte, aumentan. De este modo, en la oposición más favorable, en las proximidades del perihelio marciano, la distancia es de 55 millones de kilómetros. En la conjunción más alejada está 7,3 veces más distante

A veces parece que cambia de dirección y retrocede atravesando el cielo visto desde la Tierra. .

Este movimiento de retroceso es en realidad ficticio y se debe a que la Tierra, que tiene una órbita de menor radio, adelanta a Marte en sus viajes alrededor del Sol. Así, al producirse este adelantamiento, Marte parece cambiar su dirección y empezar a retroceder.

De hecho, todos los planetas tienen movimientos extraños con respecto a las estrellas y cruzan el cielo sobre el fondo de estrellas que permanece más estático. De ahí proviene el nombre de “planeta” que viene del griego y significa “errante“.

Mientras que la Tierra emplea 365 días y cuarto en cumplir su revolución alrededor del Sol, Marte tarda 686 días y 23 horas en recorrer su órbita: es la revolución sidérea; las oposiciones sucesivas se hallan separadas por 780 días: es la revolución sinódica. El día marciano supera en media hora al de la Tierra. Su eje de rotación está inclinado casi como el terrestre.

Las estaciones duran aproximadamente el doble que las de nuestro planeta: las más largas son la primavera y el verano en el hemisferio boreal y el otoño y el invierno en el austral. Las oposiciones o mínimas distancias entre la Tierra y Marte ocurren cada dos años y 49 días y equivalen a una revolución sinódica. Sin embargo, por causa de la excentricidad orbital mencionada, cada 15 años tiene lugar una oposición favorable, o sea que la separación es mínima, del orden de los 55 millones de kilómetros arriba citados; pero la observación telescópica no es tan favorable, dado que Marte nos presenta el hemisferio septentrional, cuyos detalles son menores.

Este planeta tiene casquetes polares, como la Tierra. Su color rojo se debe al óxido de hierro y al tener el color de la sangre, recibió el nombre del dios romano de la guerra. Marte tiene dos pequeños satélites de menos de 30 Km. de longitud: Fobos (período orbital de 7 horas y 40 minutos), personificación del “miedo” y Deimos (período orbital de unas 30 horas), del “terror”. Su inclinación axial es 25,2º y al ser parecida a la de la Tierra tiene también sus estaciones de forma similar, aunque duran casi el doble porque Marte tiene casi el doble de período orbital (686,98 días terrestres). Marte es más pequeño que la Tierra, pero al girar más despacio sobre su eje consigue que la duración de sus días sea sólo 41 minutos más largos que en la Tierra.

El monte Olympus es un volcán de más de 27 Km. de altura, bastante más alto que el Everest (8.848 metros) y se encuentra localizado en Marte. Se sospecha que es el monte más alto del Sistema Solar y tiene más de 600 kilómetros de ancho en la base. En la Tierra una montaña así se hundiría por su peso, pero en el pequeño Marte la gravedad es tan pequeña que lo mantiene erguido.

MARTE:
Satélites: 2
Distancia media al Sol: 227,8 millones de Km.
Recorrido de su órbita: 687 días
Velocidad orbital: 24,11 km/seg
Temperatura del suelo: + 32° a -70°C
Diámetro ecuatorial: 6.800 Km.
Volumen: 15 veces el de la Tierra
Período de rotación (día): 24 hs. 37′ 23″

LOS ASTEROIDES:  Acaso debió existir entre Marte y Júpiter un gran planeta que un día estalló y se hizo polvo. Los restos de él serían este enjambre de astros de pequeño tamaño, algunos como polvo cósmico y los mayores más pequeños que cualquier satélite, los cuales giran alrededor del Sol como un rebaño de rocas y piedras de todos los tamaños y formas.

Se había observado que las distancias de las órbitas planetarias al Sol, hubiesen mostrado una sucesión ordenada de no existir entre las de Marte y Júpiter un vacío inexplicable. El perfeccionamiento del telescopio, dio lugar al descubrimiento sucesivo de un gran número de pequeños cuerpos, el mayor de los cuales, Ceres, no alcanza los 800 Km. de diámetro. Se han localizado casi unos 2 millares y muchos llevan nombres mitológicos como Ceres, Palas, Juno, Vesta, Iris, etc.

Por lo general no pueden percibirse a simple vista. Vesta, no obstante, lo es no por ser el mayor de todos, sino por su intenso brillo. Ninguno de estos planetas menores da indicios de poseer atmósfera y como describen órbitas alrededor del Sol, lo mismo que los planetas, su presencia se denuncia por los cambios de posición sobre el fondo estrellado. La astrofotografía ha sido una eficaz colaboradora en su descubrimiento. La masa total de los asteroides es bastante menor que la cuarta parte de la terrestre. En general circulan por una zona de unos 50 millones de Km. de anchura entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Los asteroides podrían ser fragmentos de un planeta destruido por una explosión o bien, al contrario, fragmentos desparramados que no consiguieron unirse y dar origen a un astro de mayor volumen. Quizá la enorme masa de Júpiter, demasiado próxima, impidió y perturbó este proceso de integración.

Al fotografiar una fracción de cielo y descubrir un breve trazo blanco descrito por un cuerpo que se desplaza durante el tiempo de exposición, permite suponer que estamos frente a un planeta o un asteroide. Así fue come el astrónomo Witt, descubrió en Berlín, en 1898, la existencia de Eros, que sería un planeta si su tamaño no fuese tan exiguo, pues no mide más de una treintena de kilómetros de diámetro.

LOS ASTEROIDES Y LA MITOLOGÍA: Ceres. Nombre que los latinos dieron a la diosa mayor de la agricultura, identificada también como la De-méter greco-cretense y con la Isis egipcia. Su nombre deriva de crescere (crear) o de Cere, antigua ciudad etrusca. Se la representaba como a una mujer de aspecto majestuoso, coronada de espigas y teniendo en la mano una amapola. Palas. Gigante hijo de Creus y Euribia.

Se le atribuye la paternidad de Atenea, quien lo petrificó poniendo frente a él la cabeza de Medusa. Vesta. Diosa del hogar y del fuego. Era la deidad virgen, personificación del hogar y protectora de la vida doméstica. De su nombre proviene la voz vestibulum (vestíbulo), ‘sala de la casa donde ardía el hogar. Sus atributos fueron el paladio y la lámpara-Juno. Diosa romana del matrimonio y del alumbramiento. Los griegos la llamaron Hera. Se la representaba como a una mujer majestuosa y de singular belleza, vistiendo magnífica túnica y un cinturón de oro macizo. Una carroza tirada por pavos reales, con uno de ellos a su lado, completaba sus atributos.

PLANETA JÚPITER:

Planeta Júpiter es un planeta gaseoso formado, como todos los planetas gaseosos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) principalmente por Hidrógeno y Helio.

Es el planeta más grande del sistema solar y gira sobre sí mismo rapidísimamente: Su día es de sólo 9,84 horas. Está formado por gases aunque se sospecha que tiene en su interior un pequeño núcleo rocoso del tamaño de la Tierra. La masa de Júpiter es sólo 8 veces menor de la necesaria para elevar la temperatura interna lo suficiente para iniciar la fusión y que se convirtiera en estrella.

Si esto hubiese ocurrido el sistema solar tendría 2 estrellas y la vida en la Tierra no existiría ya que este planeta recibiría demasiada energía pues aunque Júpiter hubiese sido una estrella pequeña estamos demasiado cerca y las condiciones para que se de la vida en la Tierra son extremadamente delicadas.

Los Satélites del astro: Los cuatro mas brillantes fueron descubiertos por Galileo en 1610, y son los únicos que están nominados: Io, Europa, Ganímedes y Calixto. Los demás, con excepción de Amaltea, el satélite más próximo al planeta y visto desde el cual Júpiter cubriría una parte del firmamento, no tienen nombres, sino números y son muy pequeños. Los satélites jovianos mayores son como diminutas estrellas dispuestas en línea casi recta; pasan por el centro de Júpiter paralelamente a las bandas de éste y en la prolongación del ecuador.

Hasta 1892, se supuso que Io, Europa, Ganímedes y Calixto eran los únicos que giraban en torno del planeta, pero en septiembre de ese mismo año el astrónomo estadounidense Edward Emerson Barnard descubrió el V (Amaltea). En 1904 y 1905, Charles Dillon Perrine, del Observatorio Lick, descubrió otros dos satélites más distantes que los cuatro mayores. En 1908, Melotte, del Observatorio de Greenwich, descubrió el J-VIII, denominado “Luna Perdida” durante mucho tiempo. Se trata de un cuerpo muy pequeño, de sólo 4 kilómetros de diámetro y que marcha en sentido contrario al de los anteriores.

En 1942 desapareció misteriosamente, para ser visto de nuevo en 1955, desde el Observatorio de Monte Wilson. Por último, en 1914, Seth Barnes Nicholson fijó la huella fotográfica del IX, en 1938 las del X y XI, y en 1951 este mismo astrónomo halló la del XII en dos fotografías obtenidas en el Observatorio Lick. Las dimensiones de los cuatro satélites mayores de Júpiter son considerables. El diámetro de Ganímedes equivale a casi la mitad del de la Tierra y mide 5.800 kilómetros,-por lo cual su volumen se aproxima al doble del de Mercurio, Calixto es casi tan grande como su hermano mayor, en tanto que lo y Europa son aproximadamente iguales a la Luna.

Los demás podrían calificarse de asteroides atraídos por la gravedad joviana. En razón de que los materiales que constituyen estos mundos son mucho más livianos que los terrestres, la densidad es muy exigua y quizá carezcan de atmósfera porque la gravedad en la superficie y su velocidad de escape son excesivamente bajas. En su fase llena, todos los satélites juntos, no obstante la magnitud y número, envían a su planeta la tercera parte de la luz que la Luna hace llegar a la Tierra. Acerca de sus condiciones físicas es muy poco lo que se conoce.

Sintesis Los satélites de Júpiter son 17. Los 4 más grandes son llamados satélites de Galileo (1564-1642) porque fueron descubiertos por este astrónomo italiano. El último fue descubierto en 1999 y fue identificado primeramente como un asteroide. De ellos, Io tiene volcanes y Ganímedes es el mayor satélite del Sistema Solar (es mayor que Plutón y que Mercurio). Es curioso que los 4 satélites más exteriores orbitan en sentido opuesto a todos los demás. Estos 16 satélites son:

Satélite Diámetro (Km.) Distancia a Júpiter (Km.) Descubridor, año
Metis 40 127.960 Synnott, 1979
Adrastea 20 128.980 Jewitt, E. Danielson, 1979
Almatea 200 181.300 E.E. Barnard, 1892
Tebe 100 221.900 Synnott, 1979
Io 3.630 421.600 Galileo, S. Marius, 1610
Europa 3.138 670.900 Galileo, S. Marius, 1610
Ganimedes 5.262 1.070.000 Galileo, S. Marius, 1610
Calisto 4.800 1.883.000 Galileo, S. Marius, 1610
Leda 16 11.094.000 Kowal, 1974
Himalia 180 11.480.000 C.D. Perrine, 1904
Lisitea 40 11.720.000 S.B. Nicholson, 1938
Elara 80 11.737.000 C.D. Perrine, 1905
Ananke 30 21.200.000 S.B. Nicholson, 1951
Carme 44 22.600.000 S.B. Nicholson, 1938
Pasifae 70 23.500.000 Mellote, 1908
Sinope 40 23.700.000 S.B. Nicholson, 1914
S/1999 J1 10 24.000.000 Programa Spacewatch, 1999

PLANETA SATURNO

Planeta Saturno es el planeta conocido por sus anillos, formados por infinidad de pequeñas partículas heladas que giran como pequeñas lunas alrededor del planeta en el mismo plano con trayectorias casi circulares. Sus anillos pueden verse desde la Tierra (no a simple vista, naturalmente.

Después del gigantesco Júpiter sigue en el orden de distancia al astro mayor otro coloso: Saturno, la maravilla del sistema solar. Simboliza al dios homónimo (o Orónos), personificación del Tiempo, y era el último de los planetas conocidos por la Antigüedad.

Su fulgor es pálido plomizo, y aun cuando a simple vista se lo vea como una estrella de primera magnitud, carece del brillo de Venus, Júpiter, Marte y Mercurio.

La inclinación de su eje de rotación difiere algo de la terrestre, y por consiguiente sus estaciones deben de ser, debido a los contrastes, semejantes a las nuestras, aunque de una duración de más de siete años cada una, pues su período de revolución es de 29 años, 5 meses y 17 días. Como su período sinódico es de 378 días, cada año se encuentra en oposición con el Sol con un retraso de 13 días. En un lapso de cuatro meses sus condiciones de visibilidad son buenas.

Su velocidad orbital es de 9,7 Km./seg, y la de escape, de 37 Km./seg. Mucho más regulares que las bandas nubosas del planeta joviano, las de Saturno se sitúan paralelamente a su ecuador. Así, la zona ecuatorial suele tener un color amarillo y en los polos un tono más verdoso.

Características: Dado que el planeta se halla casi 10 veces más lejos del Sol que la Tierra, tanto el calor como la luz que recibe del astro mayor son 90 veces inferiores a los de globo terráqueo. De ahí que su color no tenga el brillo del de Júpiter. La temperatura de la superficie saturnina, excepto la posible gravitación de la actividad interna, se calcula aproximadamente en -155°.

Al igual que en Júpiter, el brillo de los bordes del disco de Saturno no alcanza la intensidad del centro debido a la atmósfera que los envuelve. Asimismo, sus variaciones de origen climático son muy distintas de las jovianas en razón de la inclinación de su eje sobre el plano de la órbita. Para Harold Jeffreys el planeta estaría formado por un núcleo de tipo silíceo circundado por capas heladas muy espesas, sobre las cuales se expande una atmósfera que alcanza 26.000 kilómetros de altura.

Como, según se dijo, la densidad media de la atmósfera de Saturno es muy baja respecto del agua, casi todos sus posibles constituyentes son susceptibles de deducir, puesto que aparte del helio y del hidrógeno, los únicos que al estado líquido o sólido poseen densidades muy escasas son el metano, el etano y el amoníaco. Ello indicaría que la capa externa de la atmósfera saturnina contiene en gran cantidad los gases citados. El conocimiento actual que se tiene acerca del planeta permite suponer que su superficie contendría grandes cantidades de nivel amoniacal, cubiertas por enormes espesores de gases licuados o solidificados a baja temperatura, sobre los que existe una atmósfera carente de oxígeno y de vapor de agua.

LOS SATÉLITES DEL ASTRO: odos sus 18 satélites y los anillos tienen sus órbitas en el mismo plano y es el único planeta del sistema solar que tiene 2 y 3 satélites en la misma órbita.

Satélite Diámetro (Km.) Distancia a Saturno (Km.)
Pan 20 133.600
Atlas 34 137.640
Prometeo 110 139.350
Pandora 88 141.700
Epimeteo 120 151.422
Jano 190 151.472
Mimas 390 185.520
Encelado 500 238.020
Teti 1.050 294.660
Telesto 25 294.660
Calipso 26 294.660
Dione 1.120 377.400
Helena 33 377.400
Rea 1.530 527.040
Titán 5.150 1.221.850
Hiperión 280 1.481.000
Japeto 1.440 3.561.300
Febe 220 12.952.000

Encélado es un satélite que se descubrió en 1789 por Herschel cuya superficie es de hielo y tiene la propiedad de reflejar toda la luz solar que llega hasta él. Fue fotografiado desde muy cerca cuando pasó una sonda enviada por la NASA.

SATURNO
Volumen: 719 veces el de la Tierra
Distancia media al Sol: 1.429.097.400 Km.
Diámetro ecuatorial: 120.800 Km.
Diámetro polar: 108.100 Km.
Periodo de rotación (día): 10 horas, 48 minutos
Período de traslación (año): 29,5 años
Gravedad en la superficie: 1,14 de la Tierra
Velocidad orbital: 9,7 Km./seg
Velocidad de escape: 37 Km./seg
Número de satélites: 10
Temperatura media: -155°e
Masa (Tierra = 1): 95,3
Mayor acercamiento a la Tierra: 1.190.914.500 m.

PLANETA URANO:

El séptimo planeta en orden de distancia al Sol lleva el nombre del más antiguo de los dioses mitológicos, padre de Cronos y abuelo de Zeus. En 1781, mientras el astrónomo Friedrich W. Herschel observaba el cielo con un telescopio construido por él mismo, y realmente gigantesco para la época, advirtió entre un pequeño grupo de estrellas un astro hasta entonces desconocido.

Dado que en aquel tiempo no se admitía la existencia de otro-planeta más lejano que Saturno, creyó que se trataba de un cometa y en tal sentido comunicó la nueva a la Royal Astronomical Society, de Londres.

Herschel le dio el nombre de Georgium Sidus, en homenaje a Jorge III, a la sazón rey de Gran Bretaña y amante y protector de las ciencias. Posteriormente, Johann Bode cambió esa denominación por la de Urano.

El descubrimiento extendió el radio del sistema solar de 1.421 millones de kilómetros a 2.858. Tras haberse comprobado que en realidad no se trataba de un cometa sino de un planeta, otros astrónomos, entre ellos Flamstee y Bradley, sostenían que lo habían visto en varias ocasiones, pero siempre como una pálida estrella.

Tanta es la distancia de Urano a la Tierra y al Sol que su brillo aparente es como el de una estrella de sexta magnitud. Se halla, pues, en el límite de la percepción a simple vista y por ello resulta difícil identificarlo.

Características: también tiene anillos, pero no son visibles desde la Tierra. Su nombre procede de Urania, la musa griega de la astronomía. Su inclinación axial es de 98º y afecta también a los anillos y a sus 15 satélites.

Es decir, el planeta rota con su ecuador casi perpendicular a su órbita. Esta inclinación hace que Urano tenga estaciones muy largas: unos 42 años terrestres de luz, seguidos de otros tantos años de oscuridad. Sin embargo, la temperatura no varía mucho con las estaciones, debido a su gran distancia al Sol.

Urano describe de manera muy lenta su viaje en torno del Sol y emplea 84 años y 8 días en dar una vuelta completa a la velocidad de 6,8 kilómetros por segundo. Su órbita casi coincide con el plano de la eclíptica. La distancia media de este planeta al Sol es de 2.858 millones de kilómetros, es decir, más de 19 veces la de la Tierra al astro mayor.

La excentricidad de su órbita es considerable. El año uraniano comprende 60.000 días de los terrestres. Su movimiento de rotación no alcanza a 11 horas y su eje se caracteriza por formar un ángulo casi recto con el plano de la órbita. El diámetro aparente del astro es de solamente 4″ y por la distancia a que se halla representa aproximadamente 50.000 kilómetros, o sea más de cuatro veces el de la Tierra, aunque únicamente es perceptible mediante el empleo de telescopios potentes.

En volumen supera a Mercurio, Venus, la Tierra y Marte juntos y es unas 60 veces el del globo terráqueo; sin embargo, al igual que Júpiter y Saturno, su densidad es sumamente baja: sólo la cuarta parte de la terrestre. Achatado como Saturno, la atmósfera de Urano es muy densa y se halla constituida preferentemente por hidrocarburos, en particular metano. De la parte sólida poco se conoce, aun cuando se cree que es similar al de Júpiter y Saturno. Con telescopios muy potentes se perciben unas bandas ecuatoriales, con algunas características semejantes a las de estos dos últimos planetas.

Actualmente se conocen 15 satélites que han recibido los nombres de personajes de las obras de William Shakespeare (1564-1616):

Satélite Diámetro (Km.) Distancia a Urano (Km.)
Cordelia 30 49.750
Ofelia 30 53.760
Bianca 40 59.160
Cressida 70 61.770
Desdémona 60 62.660
Julieta 80 64.360
Portia 110 66.100
Rosalinda 60 69.930
Belinda 70 75.260
Puck 150 86.010
Miranda 470 129.780
Ariel 1.160 191.240
Umbriel 1.170 265.970
Titania 1.580 435.840
Oberón 1.520 582.600

 

Orbita, Ecuador y Polos del Planeta Urano

PLANETA NEPTUNO:

Planeta Neptuno es el más exterior de los planetas gaseosos. Su posición fue calculada matemáticamente y en 1846 se comprobó su existencia justo en la posición que se pensaba. Aunque tiene una inclinación axial similar a la Tierra, está tan lejos del Sol que carece de estaciones como en la Tierra.

Neptuno no es perceptible a simple vista, ya que solamente brilla como una estrella de 8a magnitud. Su distancia media al Sol es de 4,500 millones de kilómetros y su circunferencia abarca 28.000 millones de kilómetros. Tiene un diámetro de 44.600 kilómetros y por consiguiente un volumen 60 veces el de la Tierra. Su densidad es de 2,3 respecto la del agua y tiene un período de rotación de aproximadamente 15 horas y 48′.

Pero el tiempo que emplea en dar la vuelta en torno del astro central es mucho más largo, es decir, 164 años y 280 días terrestres. Más de un siglo y medio. La temperatura que reina en él es glacial (-200°C) y recibe unas 900 veces menos luz y calor que los terrícolas.
Las últimas investigaciones informan que Neptuno también está compuesto de un núcleo, un océano helado que lo cubre, y, rodeándolo todo, por una espesa atmósfera con gran cantidad de metano. Entre los cuatro planetas de tipo joviano es el que presenta menos achatamiento en los polos.

NEPTUNO
Volumen: 42 veces el de la Tierra
Distancia al Sol: 4.496.500.000 km
Diámetro ecuatorial: 44.600 km
Rotación (día): 16 horas
Traslación (año): 165 años
Gravedad en la superficie: 1.53 de la Tierra
Número de satélites: 2
Temperatura media diurna: 201°C bajo cero

Los anillos y 6 de sus 8 satélites fueron descubiertos por la sonda Voyager 2, que tardó 12 años en llegar. Los 4 satélites más interiores orbitan dentro de los anillos y el satélite más exterior, Nereida, tiene la órbita más excéntrica de todos los satélites conocidos, pues varía su distancia a Neptuno entre 1,3 y 9,7 millones de kilómetros. Los datos medios de todos sus satélites son:

Satélite Diámetro (Km.) Distancia a Neptuno (Km.)
Naiad 50 48.000
Thalassa 80 50.000
Despina 180 52.500
Galatea 150 62.000
Larissa 190 73.600
Proteus 400 117.600
Tritón 2.700 354.800
Nereida 340 5.513.400

PLANETA PLUTÓN:

El planeta que señala el limite del sistema solar lleva el nombre del dios romano de los infiernos (el Hades griego). hijo de Cronos y de Rea. aunque sus dos primeras letras coinciden con las iniciales del astrónomo Percival Lowell, quien lo anunció por primera vez. Su símbolo está representado por dichas iniciales entrelazadas.

Cien años después de haber sido descubierto Neptuno, un joven astrónomo estadounidense, Clyde William Tombaugh, a la sazón recién incorporado al Observatorio Lowell e integrante de un equipo de investigación dirigido por el astronomo Vesto Melvin Slipher. anuncio, tras observar infinidad de fotografías, que en la zona donde debía brillar el nuevo planeta, según las predicciones de Lowell, había descubierto una estrella que se movía de manera notable en un lapso de varios años.

Dicha estrella no era tal, sino Plutón, el noveno planeta en el orden de las distancias al Sol. Su descubrimiento fue anunciado el 13 de marzo de 1930. Al igual que Lowell. William H. Pickering ya había anunciado la existencia de un planeta trasneptumano e incluso calculado su posición.

Planeta Plutón es un planeta muy peculiar, por lo que se cree que su origen es distinto al resto: Todos los planetas se mueven en órbitas que están prácticamente en el mismo plano. El planeta que más excede de esta regla es Plutón (17º10′), seguido por Mercurio (7º).

Las órbitas de los planetas son casi circulares, siendo Plutón el planeta con la órbita más elíptica, seguido por Mercurio.

Es el planeta más alejado del Sol, aunque su órbita tiene una zona que está dentro de la órbita de Neptuno. En 1999 Plutón salió de esa zona dejando a Neptuno más cerca del Sol que él.

Los planetas alejados del Sol son grandes, gaseosos y tienen varias Lunas, sin embargo, Plutón es el planeta más pequeño (menos de una quinta parte de la Tierra), no es gaseoso (aunque tiene una delgada atmósfera) y sólo tiene un gran satélite llamado Caronte con su órbita sincronizada con la rotación de Plutón, por lo que desde una cara de Plutón, siempre se ve Caronte en la misma posición y desde la otra cara de Plutón, no se ve nunca. Es el planeta con mayor inclinación axial: 122,6º.

Su periodo de revolución es de 248 años y gira a una distancia media del Sol de 5.950 millones de kilómetros, en una órbita marcadamente excéntrica. Asimismo es notable su inclinación sobre el plano medio de las demás órbitas planetarias. Debido a ello su distancia con respecto al astro mayor varía entre 29 y 50 veces la de la Tierra, o sea entre 4.500 y 7.500 millones de kilómetros.

Por lo tanto en el periheho esa distancia puede llegar a ser relativamente inferior a la de Neptuno. No obstante, la misma inclinación de la órbita plutoniana hace que tanto uno como otro astro nunca se aproximen a una distancia menor de 400 millones de kilómetros La temperatura de la superficie de Plutón debe de ser muy baja (-210°C) y si existen gases (oxígeno, nitrógeno) éstos deben de hallarse en estado sólido. El diámetro del planeta no llega a la mitad del de la Tierra, y su masa es menor que la de ésta.

PLUTÓN
Volumen: 1.3 de la Tierra
Distancia al Sol: 5.906.292.500 Km.
Diámetro ecuatorial: 14.500 Km.
Traslación (ano): 248 años
Número de satélites: ninguno
Temperatura media diurna: 210°C bajo cero
Período de Rotación: 6,9 días

(Ver: Planeta Sedna, el 10° Planeta del Sistema Solar?)

Eratóstenes (Cirene c. 284-Alejandría c. 192 a.C.) fue un astrónomo, geógrafo, matemático y filósofo griego, que vivió en Atenas hasta que el rey Tolomeo III de Egipto lo llamó a Alejandría en el 245 a.C. aproximadamente, para que educara a sus hijos y posteriormente dirigió la biblioteca hasta su muerte. Sus aportaciones a la ciencia fueron muy importantes, como elmesolabio o la famosa “criba de Eratóstenes” para calcular números primos.

Fue el primero en medir de modo exacto la longitud de la circunferencia de la Tierra y lo hizo del siguiente modo. Sabía que en el solsticio de verano el Sol estaba en la vertical de la ciudad de Siena (en Italia), ya que los rayos penetraban en los pozos más profundos.

Entonces, midió en Alejandría el ángulo que formaban los rayos del Sol con respecto a la vertical, con la ayuda de la sombra proyectada por un gnomon. Partiendo de que los rayos del Sol llegan de forma paralela entre ellos, el ángulo que midió es el mismo ángulo que hay entre el radio formado por el centro de la Tierra y Alejandría y el centro de la Tierra y Siena.

Luego, midió sobre el terreno la dimensión del arco formado por este ángulo y así, obtuvo el radio de la Tierra y su perímetro: 252.000 estadios (40.000 Km). A Eratóstenes se le atribuye ser también un atleta excepcional, habiendo conquistado el triunfo en el pentathlon, las cinco pruebas máximas de los Juegos Olímpicos de la antigüedad.

Se cuenta que a orillas del Nilo contrajo una enfermedad en los ojos por la que Eratóstenes quedó ciego y sufrió tanta pena por no poder mirar el cielo que se suicidó dejándose morir de hambre, encerrado en su biblioteca. (ampliar sobre este científico griego)

Breve Resumen de la Historia del Universo (m.a.=millones de años).

Tiempo Evento
Hace 15.000 m.a. Big Bang: Gran explosión, expansión y creación del Universo (creación de toda la materia, energía, espacio y tiempo).
Hace 12.000 m.a. Las galaxias empiezan a tomar forma.
Hace 10.000 m.a. La Vía Láctea, nuestra galaxia, tomó su forma de espiral.
Hace 5.000 m.a. Nace nuestro Sol y comienza la formación del Sistema Solar.
Hace 4.600 m.a. Sistema Solar formado.
Hace 3.500 m.a. Surge la vida en el planeta Tierra: Organismos similares a bacterias y las cianobacterias (que realizan la primera fotosíntesis).
Hace 530 m.a. Expansión cámbrica: Aparecen los representantes de los principales grupos de organismos, como los precursores de los vertebrados.
Hace 300 m.a. Anfibios, reptiles (antecesores de los dinosaurios) e insectos.
Hace 200 m.a. Dominio de los reptiles (dinosaurios). Aparecen los primeros mamíferos y aves.
Hace 65 m.a. Extinción masiva de dinosaurios (al parecer por el impacto de un asteroide sobre la Tierra). Los mamíferos sobreviven y proliferan.
Hace 4.4 m.a. Aparece el primer miembro de la Familia de los homínidos, que era del Género Australopithecus.
Hace 300.000 años Siguen surgiendo estrellas, como por ejemplo, algunas en Canis Major.
Hace 10.000 años Los humanos inventan la agricultura y la civilización.
Dentro de 5.000 m.a. Muerte del Sol y de la vida en la Tierra tal y como la conocemos.

 

El Everest Habitantes Fauna Flora Altura Historia Ascensos

El Everest: Fauna, Flora, Altura, Historia

HISTORIA DEL LA EXPLORACIÓN DE LA ZONA:

El Everest Habitantes Fauna Flora Las Escaladas Altura HistoriaCuando sir George Everest entró a formar parte, en 1823, del Great Trigonometrical Survey of India no imaginaba, ciertamente, que su nombre pasaría a la historia. Superintendente de dicha organización entre 1830 y 1843, se dedicó ala difícil labor de estudiar datos geográficos, determinando, entre otras cosas, el esferoide matemático sobre el que se calcula la altura de las montañas.

Por esta razón, cuando en 1852 se descubrió que el Peak 15, de la cadena del Himalaya, era la cima más alta de la Tierra, Andrew Waugh, que entre tanto había sustituido a Everest, propuso bautizarla con el nombre de su predecesor.

Más interesados en la cartografía que en. la antropología, Everest y Waugh ignoraban, probablemente, la existencia de un topónimo local utilizado por la población tibetana para indicar no ya la cima más elevada sino toda la cadena del Himalaya (palabra esta última derivada del sánscrito y que más o menos significa Residencia de las Nieves).

Este topónimo es Chomo Lungma, es decir Diosa Madre de la Tierra (o según otras interpretaciones, Diosa Madre de las Montañas o del Viento). Otro apelativo más reciente es Sagarmatha, Elevado en el Cielo, elegido por los nepaleses, no sin un destello de orgullo nacionalista, tras la apertura de sus valles a los occidentales.

El Everest, o Chomo Lungma o Sagarmatha es una enorme montaña piramidal de calizas primarias cuyas vertientes oriental y noroccidental están orientadas hacia el Tibet y la sudoccidental, hacia el Nepal; es el punto culminante de la cadena del Himalaya, sistema montañoso que comprende más de cien cimas de una altitud superior a los 7.000 metros y diez de 8.000 (otras cuatro cimas de 8.000 metros se encuentran en el Karakorum) y constituye una franja de picos y de macizos que se extiende formando un arco de más de 2.500 kilómetros de longitud y entre 200 a 500 de anchura. Esta franja montañosa está delimitada, al sur, por las tierras bajas de la India, y al norte, por la altiplanicie del Tibet.

El Everest Habitantes Fauna Flora Las Escaladas Altura Historia

Su formación se inició hará unos 10 ó 16 millones de años, durante el mioceno, cuando la cima del futuro Everest yacía aún bajo el nivel del mar y la violenta colisión del subcontinente indio (escudo de Deccan), separado de África, con el continente asiático (escudo siberiano) señaló el comienzo de la primera elevación de la cadena. Según tal interpretación, relacionada con la teoría de “los continentes a la deriva” (que no ha sido aceptada por todos), se necesitaron por lo menos cinco millones de años para que el Everest emergiera de las aguas y fuera empujado, durante las eras que siguieron, a más de 7.000 metros de altura. La elevación de las cadenas provocó una notable modificación del clima, sobre todo en la vertiente meridional; la de la India, con incremento de lluvias, progresiva erosión de las vertientes de las montañas e intensa formación de sedimentos que llenaron lo que entonces era el “mar del Ganges”.

La prueba de que allí por donde hoy discurre el río sagrado había un mar la demuestran los hallazgos, hasta cotas de 6.000 metros, de numerosísimos fósiles de amonites, moluscos que los indios llaman shaligram y recogen con devoción, considerándolos como uno de los atributos de Visnú. El Everest sufrió su última elevación en épocas más recientes, durante la fase denominada Mahabharat, que se remonta a 200.000 años atrás. La cima, formada por calizas estratificadas y esquistos calcáreos y de cuarzo, fue empujada hacia arriba por intrusiones de granito, alcanzando casi los 8.900 metros.

Y puesto que el movimiento descrito todavía se está realizando se supone, con fundamento, que la altura real de la montaña es, en la actualidad. superaba los 8.848 metros oficiales; teniendo presente, por otra parte, que el crecimiento anual calculado en unos 7-10 centímetros, se ve  profundamente limitado y reducido a unos pocos centímetros por siglo debido a a acción constante de los fenómenos de erosión.

A diferencia de cuanto se ha imaginado, basándose en la gran altura del Everest, el desarrollo de los glaciares no es excepcional la escasez de precipitaciones, los períodos de sequía que dejan los monzones y la notable pendiente, que acentúa el fenómeno de arrastre, impiden a los glaciares del Everest (el Khumbu, a lo largo del cual transcurre el camino de acceso meridional; el Rongbruk al norte, y el Kangghung, al este) competir con los de otros sistemas montañosos. Así a  los 17 kilómetros del Khumbu, por ejemplo son poca cosa comparados con las enormes avenidas de hielo de Baltoro (60 Km.) en el Karakorum o de Fedchenko, en el Pamir Translai (77 km).

Otro aspecto singular de la cadena del Himalaya, y que quizá desconozcan muchos occidentales, es su gran variedad climática que permite pasar del clima cálido-húmedo tropical de la llanura al alpino-glacial de las cimas más elevadas, ofreciendo una completa gama de paisajes y de ambientes naturales, desde la jungla del Terai (hasta 600 metros de altura) al bosque húmedo subtropical; desde las pinedas con ejemplares de hasta 20 metros, a las magnolias y a los fantásticos rododendros arbóreos (1800 – 2.500 metros de altitud) y desde los abedules del bosque subalpino (hasta los 4.000 metros) a los brezales y praderas, donde bajo el límite de las nieves, crece la flora espontánea, como saxífragas y gencianas.

Yack es el bovido

Yack es el bovido mas comun del valle de Khumbu y de todo Nepal puede vivir hasta los 5000 m. de altura. Los sherpa lo consideran su mayor riqueza. No comen su carne pero usan su leche para mantequilla.

La fauna, naturalmente, también se distribuye según las franjas climáticas altitudinales, por lo que en Nepal es posible ir a la caza del tigre a lomos de un elefante, entre los cañizales y pantanos del Terai, y observar, pasados los 5.000 metros, manadas de yacks en estado salvaje.

La cadena del Himalaya se encuentra relativamente cerca del trópico de Cáncer (para ser más exactos, está en la misma latitud que el norte de África o que el delta del Missisipi) y sirve de barrera ante el monzón, régimen periódico de vientos causados por la diferencia de temperatura y, por tanto, de presión, que se establece entre las aguas del océano Indico y el continente asiático.

Durante el inicio del verano, grandes masas de aire húmedo, procedentes del sudoeste, son empujadas hacia la India, produciéndose violentas lluvias que en la cadena del Himalaya se transforman en nevadas de gran intensidad. El monzón repercute en el ritmo de vida de la población local, mucho más numerosa de lo que se cree, teniendo presente que, en Europa, el límite de tierra habitada raramente supera los 2.000 metros.

El Himalaya, gracias a sus características climáticas, permite el desarrollo de una agricultura elemental, por lo que, desde la antigüedad, el hombre, con tenacidad y perseverancia, fue colonizando los valles más inaccesibles, formando terrazas en las laderas de las montañas y llevando el ganado a pastos que a menudo se encuentran a más de 5.000 metros de altura.

El Himalaya, a despecho de su denominación de “techo del mundo”, nunca ha representado un limite inalcanzable; por el contrario, Nepal, a caballo entre dos grupos étnicos diferentes, tibetanos e indios, ha sido teatro de una continua migración entre unos y otros, dando origen a una fusión y a un sincretismo cultural que aún hoy son fácilmente comprobables: los nepaleses, por ejemplo, población muy religiosa, permiten la coexistencia, entre ellos, de dos religiones diferentes, el budismo y el hinduismo, que se han superpuesto al culto autóctono del Ben Po y se han reunido en la veneración hacia Manjusri, “suave fortuna”, divinidad que los indígenas consideran como la fundadora de Nepal.

Muy complicado resulta también el marco étnico actual de la zona del Himalaya, caracterizado por la presencia simultánea de cuatro grupos principales: los tibetano-nepaleses, los indonepaleses, los indios y los tibetanos. De estos últimos, los sherpas (shar-pa u hombres del este) han desempeñado un papel determinante en la conquista del Everest y de las cimas más altas del Himalaya. Viven en su mayor parte en poblaciones del valle de Khumbu, cuya capital es Namke Bazar, pueblo de 500 habitantes, situado a 3.340 metros de altura y antiguo lugar de tránsito obligado de las caravanas que se dirigían al Tibet para intercambiar sal por pieles, lana y mantequilla, pasando a través de Nangpa La, un pasaje situado a 4.776 metros de altitud. Los primeEl Everest Habitantes Fauna Flora Las Escaladas Altura Historiaros exploradores que se acercaron a los 8.000 metros se limitaron a seguir las pistas e itinerarios por los que se movía la población local desde hacía siglos y que conseguía un sustento gracias a la cría de yacks y al cultivo de patatas, nabos y cebada.

Los sherpa, es un población de origen tibetano. Aquí vemos a un joven transportando alimento para su familia y también para el trueque.

LOS PRIMEROS ASCENSOS: La historia de las escaladas del Everest es relativamente reciente, pues se remonta a finales de la primera Guerra Mundial, cuando el Dalai Lama, encarnación perpetua del bodhisattva Avoloikitesvara y jefe religioso y temporal de las religiones tibetanas, permitió a los occidentales adentrarse en las montañas del Himalaya; poco después, en 1921, se constituyó en Inglaterra el Comité del Everest, cuya primera actividad fue la expedición dirigida por el coronel Howard-Bury.

Los problemas que los primeros europeos tuvieron que superar y resolver al enfrentarse con el Everest los desconocen hasta los alpinistas de cierta experiencia. En primer lugar, el período de actividad de una expedición está obligatoriamente supeditado a dos épocas del año: la primavera, cuando ya se han derretido las nieves invernales y cesa el peligro de aludes, y el otoño, al término del monzón estival. Otro factor, aparte del climático, acrecienta las dificultades de acceso a las cumbres: la altura.

Erie Shipson definió como “un enfermo que se encarama soñando” al alpinista que llega a más de 7.000 metros y se acerca a la “franja de la muerte”. El paso se hace entonces pesado, la respiración afanosa, los reflejos más lentos y una sensación de aturdimiento dificulta hasta los actos más elementales. La progresiva disminución de oxígeno, a medida que la cota aumenta, y la cada vez mayor falta de humedad en el aire, con la consiguiente deshidratación, unidas a la pérdida de calor, más sensible todavía a causa del viento, constituyen un conjunto de factores que únicamente un alpinista robusto y dotado de una capacidad de adaptación excepcional puede afrontar. Es indispensable, por lo tanto, una adecuada aclimatación para poder someter el organismo a estas condiciones ambientales tan diversas.

Desde el punto de vista técnico, la escalada a la cordillera del Himalaya es diferente a la alpina y debe hacerse por etapas, alternando los “campamentos altos” con períodos de permanencia y descanso en el “campamento base”. Además, a partir de los 7.500 metros ya no se puede hablar de aclimatación: el desgaste quebranta la resistencia del organismo y causa peligrosos síntomas de agotamiento precoz. Más allá de los 8.000 metros es necesario el empleo de oxígeno, especialmente para asegurar el descanso nocturno; pero el problema del transporte de las bombas de oxígeno a los “campamentos altos” hace indispensable la cooperación de porteadores especialistas en cotas altas.

Por esta razón la historia del Everest está íntimamente unida a la presencia y actividad de la población tibetana y, en particular, de los sherpas, raza excepcionalmente resistente, hasta el punto de que los niños de siete a ocho años pueden llevar cargas de hasta 20 kilos y de 35 los adultos y las mujeres. Sin embargo; los primeros porteadores no fueron los sherpas del Khumbu, sino un grupo perteneciente a la misma etnia y que se había establecido en Darjieling (India), pintoresco poblado situado frente al monte Kinchinjunga, de 8.000 metros, al que los europeos llamaron el Chamonix del Himalaya; aquí se alquilaron los primeros porteadores para las primeras tentativas de escalada al Everest, entre 1921 y 1938. Estas empresas tuvieron a los ingleses como protagonistas, y en particular a Mallory, que desapareció en 1924, durante una tormenta, en su tercer intento de llegar a la cumbre, después de haber cubierto la cota de 8.572 metros, la más alta alcanzada hasta entonces.

Tras la interrupción que se produjo durante la segunda Guerra Mundial, la carrera hacia el Everest volvió a iniciarse en 1950, esta vez por la vertiente meridional del Nepal, con una exploración que visitó la cuenca del glaciar Khumbu y fotografió las huellas de un extraño animal, creando el mito, todavía no olvidado, del Yeti, el Hombre de las Nieves. Y tres años después, en 1953, se alcanzó la victoria. Una expedición inglesa y de la Commonwealth, dirigida por J. Hunt, sitúa su campamento a 5.336 metros, en la base de la cascada de hielo aparentemente insuperable que protege el Cwm Occidental. Ocho campamentos sucesivos llevan a la Cima Sur (7.986 metros), mientras que el noveno se emplaza en la cresta meridional. El 29 de mayo, a las 6,30 de la mañana, salen dos hombres de la minúscula tienda de campaña para intentar el asalto final.

Toda la cordada de la expedición los acompaña espiritualmente, comprendidos los sherpas, que se han prodigado en la oscura labor de transporte de materiales de un campamento a otro. Precisamente uno de los alpinistas que habían de asaltar el techo del mundo es el sherpa Tensing Norkay, hombre de excepcional experiencia: en el año 1946 estuvo con los suizos en el Kedernat (Garhwal); en 1950, con los ingleses, en el Nanga Parbat, y en 1951 en el Nanda Devi, con los franceses, y también en el Kinchinjunga, con el suizo Frey, que moriría despeñado. En 1952 fracasó en su escalada al Everest con una expedición suiza, pero, por último, al año siguiente, lo desafía de nuevo. Y esta vez, como acabamos de decir, con éxito, llegando al punto más elevado.

El otro escalador es el neozelandés Edmund Hillary, que ha quemado etapas consiguiendo en pocos años una sólida fama de alpinista: una campaña en los Alpes (1950), la escalada al Mukut Parbat (7.245 m) en 1951 y, en el mismo año, su participación en la expedición inglesa de exploración al Everest. Hillary, el citado 29 de mayo, siente la victoria al alcance de su mano.

Fija las bombonas de oxígeno a sus espaldas, acopla la mascarilla, prepara los garfios, sujeta el pico e inicia la marcha, atacando la escarpada pendiente llena de nieve situada encima de su tienda de campaña. El frío es punzante y Hillary ruega a Tensing que lo preceda para batir la pista. A las nueve están en la Cima Sur, a la que ya había llegado la primera cordada de asalto de Evans y Bourdillons. Y ahora les espera la parte más difícil y desconocida de la ascensión: una estrecha cresta rocosa coronada por peligrosas cornisas. Se conceden un breve descanso para apagar la sed y cambiar las bombonas, produciéndose momento de pánico porque el respiración de Tensing se ha bloqueado causa del hielo; luego, después peligroso rodeo de un ascenso rocoso, a las 11:30 se llega, finalmente, a la cima.

Las divinidades que habitan en Chomo Lugma acogen con benevolecia a los valientes, y mientras Hillary quitandose el tubo de respiración, dispara las fotografías, Tensing excava un agujero capa de nieve e  introduce en él ofrecimientos de acción de gracias: bizcochos y dulces. Durante los años posteriores a la conquista del valle del Khumbu se vio animado por  la presencia de columnas de porteadores sahib que se dirigían al campamento del Everest. Todas las naciones con una sólida tradición alpinista consideraban un asunto de prestigio llevar a la cumbre alta del mundo una cordada propia: en 1956 lo hicieron los suizos, en 1963 los  Estados Unidos, en 1965 los indios, en 1973 los japoneses y en 1975 los chinos ascensión por la cresta Noroeste Quedaba un último problema que resolver  medir las posibilidades de llegar a la cumbre del Everest sin oxígeno, a decir verdad, la discusión sobre este tema nació desde un principio, durante las expediciones de 1921 y 1922. No todos estaban  de acuerdo sobre el uso de oxigeno porque entonces los instrumentos de que se disponían, todavía imperfectos, en determinados casos podían llegar a ser mas perjudiciales que útiles. Norton, en 1933, había llegado sin bombonas a la cota de 8.600 metros y Hillary y Tensing se quitaron los tubos de respiración en la misma cima del Everest para gozar de mayor libertad de movimientos. En la actualidad se discute toda la técnica de aproximación al coloso del Himalaya.

Problemas de orden logístico, económico y filosófico hacen que muchas expediciones, que por cierto cada día son más, decidan enfrentarse con las cimas en el más puro estilo alpino. Ya no se sitúa una pirámide de campamentos de apoyo a la cordada punta, sino que la cima se asalta directamente, sin el arreglo previo del camino, con un número mínimo de porteadores y reduciendo los campamentos intermedios a los estrictamente esenciales. Desde este punto de vista, que presupone la formación de un pequeño grupo de alpinistas autosuficientes y dotados de un excepcional equilibrio psicofísico, la utilización de oxígeno se considera superflua, muy costosa e incluso “moralmente desleal”. La cuestión adquiere una dimensión casi filosófica. El oxígeno —afirman los purista— rebaja la altura del Everest a la de una montaña de 6.000 metros, allana las dificultades y pone al alcance de alpinistas mediocres las cimas más elevadas.

Tan sólo respirando libremente se puede vivir la experiencia de la escalada en toda su grandeza, manteniendo inalterable la relación entre la dimensión de la montaña y la capacidad humana: las grandes montañas deben ser para los grandes escaladores. Pero, ¿es verdaderamente necesario escalar el Everest sin oxígeno para “captar su grandeza”? El Everest es más que una montaña, es casi un mundo especial en el que los grandiosos panoramas de cumbres nevadas son el fondo de un universo humano y cultural sin el cual la roca y el hielo vivirían sin alma. Entender el Everest quiere decir también recorrer humildemente los valles de acceso y llegar a sus pies enriquecido con los encuentros humanos que se han producido durante la marcha.

El itinerario clásico que proponen la mayoría de agencias de viajes de todos los países, se articula en diecinueve etapas. Partiendo de Katmandú, capital de Nepal, se van atravesando, a lo largo de las crestas, una serie de valles habitados por poblaciones thamang, que se encargan de transportar los equipajes hasta el país de los sherpas. En Kan Kola se emprende la ruta hacia el norte y después hacia el nordeste, subiendo por el valle de Dudh Kosi hasta llegar a los hielos del Khumbu. Si el turista tiene prisa, puede utilizar el avión que aterriza en Lukla (a 2.804 m de altitud), que es la etapa 12, o bien en Namche Bazar, a sólo cuatro días de marcha del campamento base.

Mas, para vivir plenamente el ambiente de estos lugares hay que detenerse en las casas de los sherpas y beber una copa de chang, símbolo de la fraternal hospitalidad; contemplar cómo las sherpanas emulsionan la mantequilla en el dongpo junto a la soda, el agua hirviendo, la sal y el té, para preparar la fuerte y sabrosa bebida; detenerse ante los chorten, receptáculos de ofrendas, y meditar sobre el drama cósmico de los seres que, a través de sucesivos ciclos de nacimiento y de muerte, tienden a la liberación; pasar junto al mani korlo, el molino de las plegarias, en el que se hallan grabados los ochos signos de la buenaventura (tarashigye); ver ondear al viento las lungktas, banderas estampadas que representan la donación de las propiedades a los dioses; y observar cada día, etapa tras etapa, cómo se van acercando las lejanas agujas nevadas…

El trekking en el campamento base del Everest no es una simple excursión, sino un peregrinaje que nos permite captar la esencia de lo divino y que nos conduce a la base de Cwm Occidental, el santuario de Cfromo Lungma, la Diosa Madre de la Tierra, frente a una cima que los hombres conquistan por breves momentos pero que siempre será la residencia eterna de las divinidades.


Ver mapa más grande

Fuente Consultada: Maravillas del Mundo por Giancarlo Cortellini

Historias Anecdotas y Curiosidades Mas Importantes de la Historia

10 CURIOSIDADES DEL PLANETA Y DE LA HISTORIA

 

 

 

 


 


 

 


 

 

 

 Curiosidades e Inquietudes De Los Navegantes

UN COMENTARIO SOBRE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD:

Desde un punto de vista físico, el hombre es uno de los seres más débiles de la Creación. El relato de cómo ha conseguido superar esta debilidad frente a especies más fuertes, y de qué modo ha llegado a dominar el mundo hasta el momento en que se dispone a conquistar el espacio extraterrestre, constituye la Historia del Hombre.

Durante innumerables siglos tuvo que luchar para sobrevivir, para dominar el hambre, el frío, las enfermedades y los ataques de otras especies enemigas. Pero desde los tiempos más remotos, en que se unía en una organización tribal, acomodaba una vivienda y construía sus utensilios de barro, sus instrumentos de hueso o sus armas de piedra, comenzó a pensar y a crear, es decir, a progresar.

La lucha por el poder y el dominio ha sido llevada constantemente a compás de la conquista de la Verdad, la Belleza y el Bien. La Filosofía y la Ciencia, la organización de la Política, la Moral y la Religión, el Arte… se encuentran ya como tendencias en las sociedades más primitivas, y precisamente este combate de tipo espiritual es lo que ha diferenciado al Hombre de cualquier otra especie que se caracteriza por no tener historia, es decir, evolución, cambio o progreso.

La reconstrucción del pasado ha llegado a una gran perfección. La Ciencia ha puesto en manos de los historiadores medios maravillosos para descifrar escrituras, interpretar restos o datar yacimientos. Innumerables ciencias auxiliares prestan su apoyo a la Historia.

En esta tarea, el historiador se encuentra con fuentes, es decir, materiales para reconstruir Historia, de todas clases. Unos son claros como los documentos, las inscripciones y los relatos, mientras en otros casos, cuando el investigador se enfrenta con restos mudos, piedras, cerámica, armas, monumentos, etc., una sagaz labor detectivesca debe guiar la intuición del estudioso para averiguar cómo, cuándo y en qué forma ocurrió el hecho que se propone historiar. En cualquier caso, el que dedica sus afanes a los estudios históricos sabe que es un ciego servidor de la verdad, a veces tan difícil de discernir del error o de la falsedad.

Pero no se trata sólo de reproducir fríamente lo que ocurrió. Cicerón decía que la Historia era la gran maestra de la vida. Interpretar el sentido del Pasado es algo sumamente difícil y arriesgado cuando la trayectoria conocida del Hombre sobre la Tierra es aún tan corta.

En efecto, ante los millares de siglos que abarca la Prehistoria, un período de la vida humana sobre la cual sólo es posible conjeturar, ya que no existen documentos escritos, ¿qué importancia tienen los dos mil años de nuestra Era, o los seis mil que abarca la historia escrita del Hombre?

Algunos historiadores han querido encontrar el sentido de este devenir y se han preguntado si los hechos se repiten, tal como cree el vulgo, y de este modo, de acuerdo con Cicerón, sería posible prever el futuro aleccionados por el pasado. La Filosofía ha expuesto con sobrada variedad de tonos las tendencias fatalistas o deterministas, providencialistas o libres ante el misterio de la conducta humana.

Es evidente que, a lo largo de los tiempos, han florecido imperios los cuales, una vez llegados a su mayor esplendor, han experimentado una decadencia, unida a la cúspide del poder, de la riqueza y de la molicie, a a continuación de la cual han llegado a desaparecer totalmente; los hititas, los pueblos de la Mesopotamia, los mayas, los aztecas, etc., constituyen algunos ejemplos.

El historiador inglés Toynbee afirma que para cada pueblo existe un ciclo que abarca cuatro fases: génesis, crecimiento, crisis y desintegración. Mas para él un pueblo no está fatalmente obligado a sufrirlas ciegamente, sino que es capaz de reaccionar y superar los estadios más bajos de este proceso.

A partir de Carlos Marx, la interpretación económica de la Historia ha pesado notablemente en el ánimo de muchos historiadores. Las guerras, las invasiones, incluso los movimientos espirituales, tendrían, según este criterio, una causa material. Así, la invasión de los bárbaros tuvo su origen en unas sequías espantosas que asolaron el Asia central.

En la actualidad los estudios de Geopolítica, que determina el espacio vital, Geografía política y Geografía histórica, tienden a enjuiciar los hechos pasados tomando en consideración todos los elementos físicos, humanos y económicos que pudieron determinarlos o condicionarlos. No debe olvidarse nunca el factor hombre. El esplendor de Macedonia o del Imperio Árabe no se pueden concebir sin las figuras de Alejandro Magno y Mahoma, respectivamente.

Se han ciado movimientos cuya génesis es de orden puramente espiritual, por lo menos en sus principios, como fueron las Cruzadas o el Humanismo. De otra parte, el hallazgo de nuevos caminos para el trabajo, debidos a la Ciencia, ha producido cambios tanto o más profundos que el alumbramiento de una nueva doctrina. Así, la Revolución Industrial, nacida a raíz de las aplicaciones del vapor, tuvo una importancia tanto o más decisiva que la Revolución Francesa.

Espíritu y Técnica parecen enfrentados en nuestros días. En los últimos sesenta años la Ciencia ha ofrecido tantos y tan extraordinarios descubrimientos que la Técnica ha trastornado la vida del hombre. Vivimos una fase histórica en la que el Espíritu parece batirse en retirada, o por lo menos realiza denodados esfuerzos para no dejarse avasallar por un alud de maquinaria.

Las fases de crisis, y a nosotros nos corresponde vivir una, son connaturales a todo estadio de crecimiento. El historiador no se pregunta nunca qué sucederá en el futuro, o si la Humanidad está en trance de perecer. El conocimiento del camino recorrido por el Hombre sirve maravillosamente para reafirmar el optimismo hacia el porvenir.

 

Libro de Copernico Sobre Las Revoluciones de las Órbitas Celestes

Libro de Copernico Sobre Las Revoluciones de las Órbitas Celestes

Copernico NicolasNicolás Copérnico inició una revolución en la astronomía al afirmar que no era la Tierra, sino el Sol el que estaba en el centro del universo. Esperando controversia y burla, Copérnico vacilaba en publicar la obra en la que proponía su teoría heliocéntrica.

Sin embargo, finalmente cedió y logró ver un ejemplar de su obra justo antes de morir.

Nicolás Copérnico, Sobre las revoluciones de las órbitas celestes:
“Largo tiempo, pues, reflexioné sobre esta confusión en las tradiciones astronómicas concernientes a la derivación de los movimientos de las esferas del universo. Empezó a molestarme que los movimientos de la máquina del mundo, creada para nosotros por el mejor y más sistemático artesano de todos, no fueran entendidos con certeza por los filósofos, que —de otra suerte— examinaban con tanto vigor las más insignificantes naderías de este mundo.

Por esta razón emprendí la tarea de releer las obras de todos tos filósofos que pude obtener, para saber si alguien había propuesto alguna vez otros movimientos de las esferas del universo que tos expuestos por los profesores de astronomía de las escuelas. Y, en efecto, hallé primero en Cicerón que Hicetas suponía que la Tierra se movía. Más tarde descubrí también en Plutarco que otros eran de esta opinión. He decidido poner sus palabras aquí, para que puedan ser accesibles a cualquiera:

Algunos piensan que la Tierra se mantiene en reposo; pero Filolao el Pitagórico cree que, como el Sol y la Luna, gira alrededor del fuego en un círculo oblicuo. Heráclides del Ponto y Ecfanto el Pitagórico hacen a la Tierra moverse, no en movimiento progresivo, sino como una rueda en rotación del poniente . oriente alrededor de su propio centro.

Por consiguiente, habiendo obtenido la oportunidad de e?:. fuentes, yo también empecé a considerar la movilidad de la Tierra. Y aunque la idea parecía absurda, no obstante, yo s: que a otros antes que a mí se les había concedido la libertad de imaginar cualesquiera círculos para el propósito de explicar los fenómenos celestes. De aquí pensé que a mí también se me permitiría discernir si hubiera explicaciones más correctas que las de mis predecesores para la revolución de las esferas celestes,: a supuesto de algún movimiento de la Tierra.

Habiendo supuesto así los movimientos que atribuyo : Tierra más adelante en este volumen, merced a largo e intenso estudio, descubro finalmente que si los movimientos de lo; planetas se correlacionan con la órbita de la Tierra, y se calculan  para la revolución de cada planeta, no sólo se siguen de ello sus fenómenos, sino el orden y el tamaño de todos los planetas y esferas, y el cielo mismo está tan unido, que ninguna porción del mismo puede cambiarse en nada sin alterar las restantes partes y el universo como un todo…

Por esto no me avergüenza afirmar que esta entera región circundada por la Luna, y el centro de la Tierra, atraviesan es gran círculo en medio del resto de los planetas en una revolución anual alrededor del Sol. Cerca del Sol está el centro del universo.

Más aún, puesto que el Sol permanece estacionario, cualquier movimiento que parezca ser del Sol se debe realmente al movimiento de la Tierra.

Hallar Coordenadas Geográficas de un lugar Latitud y Longitud Terrestre

Hallar Coordenadas Geográficas de un lugar Latitud y Longitud

Coordenadas geográficas: latitud y longitud
Para conocer latitud y longitud de un punto de la superficie de la Tierra, primero tenemos que conocer algunos conceptos que nos ayudarán a comprender mejor el tema.

Observa en la figura que Tierra está recorrida por líneas imaginarias que forman una red como la de los pescadores; las líneas que corren en sentido vertical se llaman meridianos y las otras, en sentido horizontal, son los paralelos.

hallar las coordendas geograficas

De todos ellos interesa nombrar al Ecuador, que es el paralelo mayor y divide la Tierra en dos partes iguales llamadas hemisferios Norte (boreal o septentrional) y Sur (austral o meridional); el meridiano de Greenwich, que la divide en dos partes iguales, pero en este caso determina los hemisferios Este (oriental) y Oeste (occidental).

Hacemos referencia especial al Ecuador y a Greenwich porque con ellos se determina la latitud y longitud respectivamente.

Entonces ahora podemos definir que la latitud de un punto en la superficie terrestre, es la distancia que existe entre ese punto y el Ecuador. Se mide en grados y varía de 0° a 90° Norte y de 0° a 90° Sur, siendo 0° el Ecuador y 90° los polos. La longitud, en cambio, es la distancia que existe entre el punto de la superficie terrestre y el meridiano de Greenwich. También se mide en grados, y varía entre 0° y 180° Este y 0° y 180° Oeste.

Todos los puntos de la superficie terrestre pueden localizarse por su latitud y longitud. Los que se encuentran sobre un mismo paralelo tienen la misma latitud, por eso para localizarlos exactamente se debe establecer también

El Sistema de Coordenadas Geográficas determina todas las posiciones de la superficie terrestre utilizando las dos coordenadas angulares de un sistema de coordenadas esféricas que está alineado con el eje de rotación de la Tierra. Este define dos ángulos medidos desde el centro de la Tierra: 

La latitud mide el ángulo entre cualquier punto y el ecuador. Las líneas de latitud se llaman paralelos y son círculos paralelos al ecuador en la superficie de la Tierra.

La longitud mide el ángulo a lo largo del ecuador desde cualquier punto de la Tierra. Se acepta que Greenwich en Londres es la longitud 0 en la mayoría de las sociedades modernas. Las líneas de longitud son círculos máximos que pasan por los polos y se llaman meridianos.

Combinando estos dos ángulos, se puede expresar la posición de cualquier punto de la superficie de la Tierra.

Por ejemplo, Baltimore, Maryland (en los Estados Unidos), tiene latitud 39,3 grados norte, y longitud 76,6 grados oeste. Así un vector dibujado desde el centro de la tierra al punto 39,3 grados norte del ecuador y 76,6 grados al oeste de Greenwich pasará por Baltimore.

Centrifugado Aplicacion en los Ciclones Separador de Polvos

Centrifugado: Aplicación en los Ciclones

LA CENTRIFUGACIÓN
Una forma de separar las partículas que están suspendidas en un líquido consiste en dejarlo en reposo, con lo que dichas partículas se depositarán en el fondo al cabo de cierto tiempo, simplemente, por acción de la gravedad. Este proceso de separación, que se denomina decantación, es una operación frecuente en la industria.

Sin embargo, presenta graves inconvenientes; entre ellos, que se necesitan grandes depósitos para reposar los líquidos y que el tiempo de operación puede ser muy largo cuando las partículas que se trata de separar son excesivamente pequeñas, e incluso en ocasiones no se logra la decantación.

Para resolver estos problemas se desarrollaron las centrífugas, cuyo objeto primordial es el de aumentar por medios artificiales la fuerza de la gravedad que opera sobre el líquido y sus partículas, con lo que la tendencia de éstas a depositarse se multiplica paralelamente.

Esta gravedad artificial se logra por fuerza centrífuga, sometiendo la suspensión a un movimiento circular de gran velocidad. Se puede conocer y ajustar perfectamente a cada problema la fuerza correspondiente, que suele expresarse en unidades g o campos gravitatorios, es decir, una centrifugación a 2.000 g significa que se está aplicando al líquido una fuerza equivalente a 2.000 veces la fuerza de la gravedad.

Es interesante señalar que los datos de una operación expresados en revoluciones por minuto, como aparecen frecuentemente en publicaciones técnicas, no indican nado concreto, puesto que, por ejemplo, 5.000 r. p. m. en una determinada centrífuga proporcionan los mismos g que otra centrífuga distinta operando a 3.000 r. p. m. Esto sucede porque la fuerza centrífuga depende no sólo de la velocidad angular de la máquina, sino también del radio de giro.

La expresión matemática que relaciona todas estas velocidades es la siguiente:

formula centrifugado


en donde F, es la fuerza centrífuga expresada directamente en unidades gravitatorios g, S la velocidad de la máquina en revoluciones por minuto y R la distancia en centímetros del radio de rotación.

Por tanto, para reproducir un proceso de centrifugación que viene descrito en revoluciones por minuto, es necesario conocer la máquina (y por tanto, su radio de giro) que se ha utilizado. Con estos datos se calculan los g y se puede reproducir la operación en cualquier otra centrífuga parecida.

Con las centrífugas no sólo se ha resuelto la separación rápida de multitud de suspensiones, sino también el problema de los depósitos, puesto que existen centrífugas que operan a flujo continuo, es decir, entra el líquido por una parte en su interior y por otras salen los lodos o precipitados y el líquido clasificado.

El rendimiento de tales máquinas puede ser muy elevado, 50.000- o más litros por hora, lo que significa una gran economía en todos los aspectos (espacio, tiempo, materiales, etc.), aparte de la ventaja que supone en química industrial el poder realizar un proceso en régimen continuo.

Pero el adelanto en esta técnica ha llegado a límites insospechados. En la actualidad se dispone de centrífugas refrigeradas muy necesarias para la separación de materiales hábiles (sustancias biológicas, alimenticias, etc.). Por otra parte, existen centrífugas con las que se consiguen fuerzas centrífugas superiores a 200.000 g. (¡Doscientas mil veces la fuerza de la gravedad!) Estas máquinas suelen operar a vacío, ya que el rozamiento del aire impediría la enorme velocidad necesaria para alcanzarlas y, en el mejor de los casos, generaría una cantidad de calor excesiva.

Es fácil suponer que las posibilidades de separación que ofrecen estas centrífugas, cuya operación se puede programar y cumplir automáticamente, son inmensas. Incluso existen centrífugas, las centrífugas analíticas, que pueden separar las moléculas de diversos productos en solución verdadera (no en suspensión), a causa de sus diferentes pesos moleculares.

SEPARACIÓN DE POLVOS
Aunque existe un procedimiento clásico para separar sustancias pulverulentas por medio de tamices (cribas, con mallas de diverso espesor), tal sistema no se puede aplicar en muchas ocasiones.

En efecto, cuando se pretende recoger el polvo de una corriente gaseosa (aire, por ejemplo), bien para purificar dicho fluido c para aprovechar los sólidos que contiene, es difícil imaginar cómo podría conseguirse tal fin con unos tamices. En estos casos, se utilizan ciclones como el representado en la figura. El aire o gas cargado de polvo entra tangencialmente y a elevada velocidad en un cuerpo cilíndrico.

La fuerza centrífuga, creada por el movimiento rotatorio, despide el polvo hacia las paredes, donde, por choque, pierde la velocidad y cae, siendo recogido por la parte inferior, que tiene forma de tolva. El aire tratado sale por la parte superior.

Este procedimiento, cuya utilización era forzosa siempre que se presentaba un problema como el citado anteriormente, cada día es más utilizado, puesto que éste se ha hecho cada vez más frecuente. Hasta hace relativamente pocos años, el transporte de sustancias pulverulentas o gránulos finos en el interior de una fábrica se realizaba por medio de carretillas, zorras volcadoras, canjilones, etc.

Hoy día, las fábricas modernas utilizan cada vez más el transporte neumático, es decir, en el seno de una corriente de aire, porque ofrece claras ventajas (mayor automatismo, menor mano de obra, simplicidad técnica, pues el transporte de fluidos obedece a leyes muy definidas, etc.). Una aplicación más conocida de este sistema quizá sea la manipulación y carga de cereales (trigo) en los modernos silos y muelles.

En definitiva, el ciclón es, hoy día, un dispositivo de máxima actualidad. Una máquina muy parecida a la anterior, aunque algo más compleja, es el separador centrifugo. La diferencia con los ciclones reside en que, en este caso, el movimiento rotatorio del producto se obtiene mediante el rápido giro de un disco, al que acompaña también el de un sistema de paletas, cuya misión es crear corrientes de aire que permiten la clasificación del polvo; es decir, estos aparatos consiguen la separación y clasificación de polvo en partículas de diverso tamaño. En la figura adjunta se puede apreciar el esquema de uno de estos aparatos, que da idea de su funcionamiento.

Los separadores centrífugos de polvo se utilizan corrientemente en circuito con los molinos de finos, haciendo circular por el molino una corriente de aire que, a la vez que actúa como refrigerante, extrae el polvo, cuya presencia disminuye los rendimientos de la molienda. El aire cargado se pasa por el separador, el cual da una fracción gruesa, que vuelve al molino, y una fracción fina que se aprovecha directamente.

Ciclones separador de polvo

 

Fuente Consultada: Revista TECNIRAMA N° 67

Centrales Generadoras de Energía Electrica Termicas,Solares,Nucleares, Hidroelectricas

Centrales Generadoras de Energía Eléctrica

GENERACIÓN DE ELECTRICIDAD Y CALOR CON BASURA: Cada día se acumulan en todo el mundo millones de toneladas de basura. Se calcula que la basura producida en Estados Unidos durante un año podría aportar tanta energía como 100 toneladas de hulla. Sin embargo, la mayor parte se entierra y jamás se aprovecha.

Cerca de la mitad de la basura desechada en los hogares de todo el orbe es papel; a los desperdicios de cocina corresponde la cuarta parte, y a los plásticos menos de la décima. Sólo una quinta parte no se quema y casi toda ésta puede reciclarse.

En Europa Occidental hay más de 200 Mantas donde se quema la basura para producir electricidad. Una gran planta londinense, que empezó a funcionar en 1974, quema unas 400 000 toneladas de desechos al año, con los que se calienta agua cuyo vapor hace funcionar generadores eléctricos, En 10 años la planta ha permitido ahorrar un millón Je toneladas de hulla.

En Dusseldorf, Alemania Occidental, seis plantas similares suministran vapor que genera electricidad para los sistemas de calefacción locales. Y en Peekskill, Estados Unidos, se ha construido una planta para procesar 2 250 toneladas de basura al día y generar 60 mega-vatios de electricidad, suficientes para una localidad de 70 000 habitantes.

En las fábricas también puede quemarse basura en vez de hulla o petróleo, pero antes hay que tratarla. Primero se separan las partículas orgánicas pequeñas, para convertirlas en abono. En Suiza, una cuarta parte del desperdicio sólido total se trata así y se rédela.

Después la parte pesada de la basura, que consta sobre todo de metales, debe clasificarse y retirarse, para dejar principalmente los desechos de papel y tela, que se venden como combustible.

Aun la basura callejera puede usarse como combustible. A medida que se descompone produce gas metano, idéntico al gas natural que se extrae del subsuelo. Cada tonelada de desechos permite obtener casi 230 m3 de metano. Este gas suele emerger de la basura a la superficie, y a veces causa explosiones. Sin embargo, es posible explotarlo a muy bajo costo para generar calor o electricidad. En más de 140 plantas de 1 5 países se hace, con un ahorro de 825 000 toneladas de hulla al año.

En otras plantas se aprovecha ese gas como combustible para generar electricidad, en vez de surtir con él la fluctuante demanda de las fábricas.

En el futuro podría mejorarse la producción de gas en los depósitos de basura con la adición de bacterias. Ciertas especies de éstas descomponen los desechos más rápidamente que otras. Al utilizar la mejor mezcla de bacterias para determinados desperdicios podrá obtenerse la cantidad óptima de gas.

Impacto de los desechos nucleares
El creciente empleo de la energía nuclear como fuente de energía eléctrica plantea un problema, ya que el combustible utilizado, el uranio, es radiactivo. Una exposición prolongada a la radiación daña a los organismos y puede resultar riesgosa para el ambiente. Los combustibles empleados en los reactores nucleares, una vez agotados, siguen desprendiendo una cantidad de energía considerable que puede conservar su toxicidad durante miles de años. Por eso, uno de los problemas que enfrenta la industria nuclear es cómo deshacerse de los residuos nucleares.

Aunque algunos países pusieron en práctica métodos de reciclaje, lo habitual es almacenarlos en recipientes especiales y enterrarlos en depósitos subterráneos o en el fondo del mar, en zonas estables y aisladas. Sin embargo, este método no parece ser la solución, ya que no permite recuperar lo depositado ni controlar el estado de los contenedores.

Se están buscando otros métodos para neutralizar los residuos nucleares y evitar que la radiactividad pase al ambiente, aunque ninguno es del todo fiable a largo plazo. Otro de los riesgos de las centrales atómicas son los accidentes nucleares, que liberan enormes cantidades de radiación al medio ambiente, como ocurrió en Chernobil (en el territorio de la ex URSS) en 1986.

Las partículas radiactivas liberadas en la atmósfera por explosiones nucleares o escapes de instalaciones y centrales nucleares se depositan sobre la superficie de la Tierra y pueden seguir siendo un riesgo potencial durante muchos años, ya que se acumulan en las cadenas alimentarias acuáticas o terrestres, y pueden llegar a los alimentos destinados al consumo humano. Para impedir esto, los ingenieros nucleares deben diseñar los sistemas intentando minimizar el riesgo de fugas accidentales.

Central Termoeléctrica Centrales Termo Electricas Generadores de Energia

Central Termoeléctrica – Generadores de Energía

En una central termoeléctrica, la producción de energía realiza a partir de la combustión de carbón, fuel-oil o gas en el interior de una caldera. Generalmente, este tipo de instalaciones se denominan centrales termoeléctricas convencionales, para diferenciaras de otras centrales termoeléctricas que, como las nucleares o las solares, generan electricidad también a través de un ciclo termodinámico, pero utilizando fuentes de energía diferentes de los combustibles fósiles y recurriendo a una tecnología muy avanzada mucho más reciente que la aplicada en las centrales termoeléctricas convencionales

Funcionamiento de las centrales termoeléctricas clásicas

Central TermoeléctricaSea cual sea el combustible fósil utilizado (fuel-oil, gas o carbón), las centrales termoeléctricas funcionan según el mismo esquema básico; las diferencias vienen dadas por el peculiar tratamiento que cada uno de los combustibles mencionados experimenta antes de ser inyectado en la caldera. Asimismo, determinadas instalaciones, como los quemadores de la caldera, varían dependiendo de dicho factor.

Uno de los elementos esenciales de una instalación termoeléctrica es el depósito donde se almacena el combustible, ubicado dentro del propio recinto. En las centrales de carbón, el mineral se tritura previamente en molinos, que lo convierten en polvo muy fino; de esta manera, la combustión resulta más fácil.

Desde el molino se envía a la caldera mediante chorros de aire precalentado. En las centrales de fuel-oil este componente se precalienta para asegurar su fluidificación; posteriormente proyectado en quemadores especialmente adaptados, cuyo diseño y funcionamiento es diferente si el combustible empleado es gas. Las centrales mixtas disponen instalaciones aptas para quemar indistintamente todo tipo de combustibles fósiles.

Cuando el gas, el carbón o el fuel-oil ha llegado a la caldera, los quemadores provocan su combustión, como consecuencia de la cual se genera energía calorífica. Esta energía transforma el agua que transita por la vasta red de tubos que componen la caldera en vapor, a elevada temperatura.

A continuación, el vapor, a gran presión, penetra en la turbina, integrada por tres cuerpos de alta, media y baja presión unidos a un mismo eje. En el primero de estos cuerpos, el de alta presión, existen centenares de paletas o alabes de pequeño tamaño. En el segundo, los álabes, también numerosos, son mayores.

Finalmente, las paletas del cuerpo de baja presión son aun más grandes que las precedentes Con esta gradación de tamaños se aprovecha al máximo la fuerza del vapor puesto que éste va disminuyendo su presión poco a poco; ésta es la razón de que los álabes de la turbina crezcan en tamaño a medida que se pasa de un cuerpo a otro.

Antes de que el vapor penetre en la turbina es necesaria su deshumidificación. Si no se sometiera a dicho proceso, las diminutas gotas de agua que transporta en suspensión serían despedidas a gran velocidad contra los álabes, erosionando el mecanismo.

Así pues, el vapor de agua a presión provoca el giro de los álabes de la turbina y genera energía mecánica. Por otra parte, el eje que mantiene unidos los tres cuerpos de la turbina hace girar, a su vez, un alternador que se encuentra conectado a ella, produciendo energía eléctrica. Gracias al empleo de un transformador la energía eléctrica pasa a la red de transporte a alta tensión.

El vapor, cuya presión ha resultado ya muy debilitada, pasa a los condensadores, donde se enfría y se convierte nuevamente en agua. El agua retorna otra vez a los tubos que conforman las paredes de la caldera, reiniciándose así el ciclo productivo.

La protección del medio ambiente

La emisión de residuos a la atmósfera y los propios procesos de combustión que se producen en las centrales termoeléctricas tienen una incidencia importante sobre el medio ambiente. Para tratar de paliar, en la medida de lo posible, los daños que estas plantas provocan en el entorno natural, se incorporan a las instalaciones diverso elementos y sistemas.

El problema de la contaminación es máximo en el caso de las central termoeléctricas convencionales que utilizan como combustible carbón. En las de gas, los niveles de polución son mucho menores, prácticamente inapreciables plantas de gas. Sin embargo, la combustión del carbón tiene como consecuencia la emisión de partículas y ácidos de azufre.

Uno de los sistemas ideados para red volumen de estas emanaciones es la construcción de chimeneas de gran altura sirven para dispersar las mencionadas partículas en las capas altas de la atmósfera consiguiendo así que su nociva influencia sea mínima. Por otra parte, el empleo de filtros electrostáticos y precipitadores permite la retención de estas partículas les dentro de la propia central.

En las centrales de fuel-oil, la emisión de partículas sólidas es, como se ha indicado, mucho más pequeña. No obstante, ha de tenerse en cuenta la emisión de óxidos de azufre y hollines ácidos. El efecto de los primeros puede ser anulado parcialmente a través de diversos sistemas de purificación; los hollines pueden ser neutralizados gracias a la adición de neutralizantes de la acidez.

El proceso de combustión que se verifica en las centrales termoeléctricas constituye una forma de contaminación (contaminación térmica) que puede ser contrarrestada gracias a la instalación de torres de refrigeración. Como se ha indicado el agua que, tras ser convertida en vapor, se emplea para hacer girar la turbina enfriada en los condensadores para volver nuevamente a los conductos de la caldera.

La refrigeración se lleva a cabo utilizando el agua del mar o la de a cercano a la instalación; este agua recibe el calor incorporado por el agua de la central que atraviesa los condensadores. Cuando los caudales de los ríos son pequeños, las centrales emplean sistemas de refrigeración en circuito cerrado, a través de torres refrigerantes, para evitar así la contaminación térmica.

El agua caliente procedente de los condensadores penetra en la torre a determinada altura. De manera natural, el aire frío asciende de forma continua en la torre. El agua, al penetrar en ella desciende por su propio peso y, en su caída, tropieza con un sistema de rejillas colocadas de tal manera que la pulverizan hasta convertirla en una fina lluvia.

Cuando las gotas de agua que caen contactan con la corriente de aire frío ascendente, pierden su calor. El agua enfriada de esta manera retorna a los condensadores por medio de un circuito cerrado; el proceso de producción continúa eliminando los daños medioambientales.

En diversos países se han puesto en marcha proyectos encaminados a aprovechar estos residuos nocivos producidos por la combustión en las centrales termoeléctricas; asimismo, el exceso térmico de estas plantas puede servir para criar minadas especies marinas, cuyo desarrollo se beneficia del aumento de la temperatura de las aguas en las que se desarrollan.

La aplicación de las nuevas tecnologías

La gasificación del carbón in situ o el empleo de maquinaria hidráulica de arranque de mineral y de avance continuo son dos de los procedimientos utilizados para optimizar el aprovechamiento del carbón. Con estos sistemas es posible explotar yacimientos de poco espesor o bien aquellos en los que el mineral se encuentra disperso o mezclado en exceso.

La gasificación consiste en inyectar oxígeno en el yacimiento para provocar la combustión del carbón. Así se produce un gas aprovechable para generar energía eléctrica gracias a la instalación de centrales eléctricas en la bocamina. El segundo de los procedimientos mencionados se lleva a cabo lanzando potentes chorros de agua contra las vetas de mineral, para provocar los denominados barros de carbón, que, a través de tuberías, son evacuados fuera de la mina. Por otra parte, puede mencionarse también el sistema de combustión de carbón en lecho fluidificado. Según este método, el carbón se quema en un lecho de partículas inertes (por ejemplo, caliza), a través del cual se hace pasar una corriente de aire que soporta el peso de las partículas, manteniéndolas en suspensión.

Finalmente, cabe citar diversas líneas de investigación con nuevas tecnologías, encaminadas a sustituir el fuel-oíl, en un intento de reducir la dependencia respecto del petróleo.

Funcionamiento de una Central Nuclear Componentes y Caracterisitcas

Funcionamiento de una Central Nuclear: Componentes y Caracterisitcas

INTROUDCCIÓN HISTÓRICA: Un 12 de diciembre de 1942 comenzó a montarse, en Chicago, la primera pila atómica del mundo, a partir de trozos de uranio natural y óxido de uranio, separados por grafito. Conforme se fue aumentando su tamaño, la pila comenzó a hacerse crítica y a suministrar energía.

En un principio, la potencia de su energía sólo era de medio vatio, suficiente para encender una pequeña lamparilla de linterna. Diez días después, cuando aumentaron su diámetro a 8 metros, la potencia subió a 200 vatios. No se continuó aumentando, debido a la peligrosidad de la radiación. Las modernas plantas de energía nuclear son capaces de suministrar energía a razón de más de 200 millones de vatios.

Aunque el primer reactor experimental produjo una potencia que hoy calificaríamos de anormalmente baja, sirvió, al menos, para demostrar que la fisión del núcleo atómico del uranio podría suministrar energía controlable. Unos pocos átomos de la pila se escinden, espontáneamente, en dos partes pesadas, liberando energía y fragmentos más pequeños, entre los cuales se encuentran los neutrones.

Éstos pueden ser capturados por otros núcleos de uranio y dar lugar a nuevas fisiones nucleares. Por cada fisión se liberan varios neutrones, de tal modo que, si al menos uno de los que se producen en cada fisión es capturado, una única fisión espontánea puede dar lugar a una reacción en cadena. Se tendría, así, una fuente de energía continua (aunque no ilimitada).

En un pequeño trozo de uranio, los neutrones se dispersan con facilidad, pues son partículas rápidas y difíciles de capturar. Cuanto mayor sea el tamaño de la pila, más grande será el número de neutrones que no escaparán de ella y que podrán ser capturados para provocar la reacción en cadena.

Con un tamaño determinado, el número de neutrones que no escapan es justamente suficiente como para mantener la reacción a un nivel estacionario. Entonces, se dice que la pila, o el reactor, es crítico. Una disminución de tamaño haría que la reacción no tuviera lugar; un aumento brusco iniciaría una reacción en cadena explosiva, que escaparía al control humano. Las bombas atómicas se basan, precisamente, en este fenómeno.

Desde 1942 se han construido reactores de muy diversos tipos. Los primeros eran puramente experimentales. Algunos se destinaron a la producción de plutonio, para preparar bombas atómicas. Hacia la mitad de los años 50 comenzó a utilizarse a escala comercial el calor producido por reacciones nucleares, para calefacción y para obtener energía eléctrica.

La energía eléctrica que consumimos se producirá cada vez en mayor proporción a partir de la energía nuclear. Actualmente, se construyen reactores pequeños, compactos, para la propulsión de barcos, submarinos y quizá también aeroplanos, cohetes y satélites artificiales.

FUNCIONAMIENTO: Las centrales nucleares constituyen un tipo específico de instalaciones termoeléctricas; aprovechan una fuente de calor para convertir en vapor a alta temperatura un líquido que circula por una red de conductos. El vapor acciona el grupo turbina-alternador, generando energía eléctrica. La principal diferencia entre centrales nucleares y centrales clásicas es que, en las primeras, la fuente de calor se obtiene a partir de la fisión de núcleos de uranio

Funcionamiento de una Central Nuclear

(Icnografía tomada de Icarito)

La Fisión Nuclear

Con el nombre de fisión se conoce la reacción mediante la cual ciertos nucleos de elementos químicos pesados se escinden (se fisionan) en dos fragmentos como consecuencia del impacto de un neutrón. El resultado es la liberación de gran cantidad de energía que se manifiesta en forma de calor.

Los neutrones emitidos en la reacción de fisión pueden provocar, a su vez, nuevas fisiones de otros núcleos, siempre que se den determinadas condiciones. El proceso se conoce como reaccción nuclear en cadena. Los descubridores de la reacción nuclear de fisión fueron O. Hahn y F. Strassman, que, en 1938, detectaron la presencia de elementos pequeña masa en una muestra de uranio puro irradiada por neutrones.

Los reactores

Los reactores nucleares son máquinas preparadas para iniciar, mantener y controlar una reacción en cadena de fisión nuclear; en cierto sentido, son las «calderas» de las centrales nucleares. El combustible que se consume en las centrales nucleares es el uranio. A diferencia de lo que ocurre en las instalaciones termoeléctricas convencionales en las primeras no se produce reacción de combustión química alguna.

El conjunto de núcleo  del reactor está contenido en un recipiente de acero de varios metros de diámetro y cuya altura supera, generalmente, los 12 m. Las paredes de la denominada vasija del reactor alcanzan espesores de 25 o 30 cm. La vasija del reactor y el conjunto de conductos por donde circula el líquido refrigerante, denominado circuito primario se encuentran en el edificio de contención, provisto de espesos muros preparados resistir hipotéticos movimientos sísmicos y evitar el escape de radiactividad en caso de accidente. Su forma suele ser esférica y está rematado por una cúpula.

ELECCIÓN  DEL COMBUSTIBLE
El uranio natural consta, principalmente, del isótopo de peso atómico 238 (uranio 238). Pero un átomo de cada 140 es de un isótopo más ligero: uranio 235. Éste se divide en dos cuando captura un neutrón, liberando energía y varios neutrones. El uranio 238 absorbe neutrones, pero no se escinde; a veces, el neutrón absorbido pasa a formar parte del núcleo, trasformándolo en el de otro elemento: el neptunio.

Eventualmente, tras una desintegración se convierte en el núcleo del plutonio. Éste puede experimentar una fisión, es decir, puede romperse, liberando energía. No obstante, el uranio 238 suele limitarse a absorber los neutrones, que, de otro modo, llevarían adelante la reacción en cadena.

Con ello, el uranio 235 se ve privado de los neutrones que podrían activarlo. Luego, el uranio 238 constituye un estorbo en la mayor parte de los reactores; en cambio, el isótopo 235 es el que provoca y mantiene la reacción en cadena. Existen dos tipos principales de reactores: el rápido y el térmico. En cada uno de ellos se practican distintos métodos para impedir que el uranio 238 frene la reacción.

El primer reactor nuclear de 200 vatios era térmico; en él, los neutrones rápidos, procedentes de una fisión nuclear, se veían frenados por un moderador (barras de grafito). El grafito no captura los neutrones, pero los frena; los neutrones lentos (cuya velocidad corresponde a la temperatura del medio en que se encuentran) reciben el nombre de neutrones térmicos. El uranio 238 no absorbe los neutrones térmicos, mientras que la probabilidad de captura de los neutrones por el uranio 235 es mayor para los térmicos que para los rápidos.

La mayor parte de los reactores empleados para la producción de energía eléctrica, a escala industrial, son reactores térmicos. En los reactores rápidos se emplea uranio como combustible, pero con una mayor proporción del 235. No se emplea moderador para frenar los neutrones.

Al aumentar la proporción de uranio 235 pueden tener lugar más fisiones nucleares, que compensan la absorción por parte del 238. Éste absorbe, con facilidad, los neutrones rápidos, siempre que sean lo suíicientemente energéticos (rápidos) como para convertir el uranio 238 en plutonio. Los reactores rápidos se emplean en la producción de energía y en la producción de nuevo combustible. De hecho, producen más combustible del que consumen.

Esto no supone, como a primera vista parece, una violación de las leyes de conservación de la masa y la energía; lo que ocurre es que parte de la energía de fisión del uranio 235 se utiliza para convertir en plutonio (átomo fisible) el 238. Los reactores térmicos son mayores que los rápidos, porque éstos no llevan moderador. Las estructuras internas de estos reactores son distintas, ya que el reactor rápido es mucho más caliente que el térmico.

Componentes de una central nuclear

Como decíamos antes el combustible de la central nuclear, que se encuentra en el núcleo del reactor está formado, habitualmente, por una mezcla de isótopos fisionables e isótopos. Dicho combustible ha de ser un elemento fisionable que, en ausencia de neutrones se mantenga estable el mayor tiempo posible, para que pueda ser manipuleado el uranio-233, el uranio-235 y el plutonio-239 son los tres isótopos que cumplen esta condición.

Entre ellos, únicamente el uranio-235 se halla presente en la naturaleza (aunque en muy baja proporción: el 0,7% del uranio natural); los otros dos se obtienen de manera artificial, a partir del bombardeo con neutrones del uranio-238 y del torio-232, denominados isótopos fértiles. Por su parte, estos dos últimos son isótopos fisionables con neutrones rápidos.

Los neutrones que resultan liberados como consecuencia de la reacción de fisión sufrida por los elementos fisionables pueden golpear, a su vez, a los elementos fértiles, los que, por su parte, dan lugar a nuevos elementos fisionables. En función del tipo de reactor que posea la central nuclear se empleará una clase u otra de combustible.

Los más comunes son uranio natural, óxido de uranio natural y óxido de uranio enriquecido en su isótopo 235U. Habitualmente, el combustible se presenta en forma de pastillas incorporadas en el interior de vainas de acero inoxidable, de 1 cm. de diámetro y 4 o 5 m de longitud. Las vainas forman conjuntos de sección cuadrada o circular, denominados elementos de combustible.

El moderador es otro de los elementos básicos de la central nuclear; se trata de un mecanismo que controla la velocidad con que los neutrones impactan en nuevos núcleos de uranio. La presencia de determinadas sustancias, como el agua pesada, el berilio, el grafito o el agua ligera aseguran este proceso. El berilio es el menos empleado, debido a su elevada toxicidad.

El tercer componente fundamental son las barras de control, que se encuentran en el núcleo del reactor. Las barras de control permiten regular el nivel de potencia de aquél. La potencia del reactor depende del calor generado en su núcleo, que se encuentra, a su vez, en relación con el número de neutrones que se ponen en acción durante la reacción de fisión en cadena. Cuanto menor es el número de neutrones menor es la energía calorífica y, consecuentemente, la potencia.

Si no se actúa sobre el número de neutrones que se ponen en acción durante la reacción en cadena se logra el efecto contrario. Para regular el número de neutrones, se insertan en el núcleo determinadas sustancias que los absorben parcialmente; dichas sustancias reciben el nombre de barras de control del reactor.

Cuando las barras se encuentran totalmente introducidas en el núcleo del reactor, la absorción de neutrones intensa que el proceso de reacción en cadena no continúa. A la inversa, que se van retirando, el número de neutrones que se ponen en acción se incrementa, consiguiéndose así el restablecimiento de la reacción en cadena.

Generalmente las barras de control se fabrican a partir de la aleación de cadmio con plata, se incorporan berilio y aluminio, con el objetivo de incrementar su resistencia su resistencia a la corrosión. Es también habitual la aleación de boro con acero. La extracción del calor del núcleo y su transporte hasta el grupo turbo-alternador se realiza a través de un fluido refrigerante, que se encuentra también en el interior del núcleo, en contacto con los elementos de combustible, el moderador y las de control.

El líquido refrigerante traslada el calor generado en el núcleo, de ra directa o bien a través de un circuito secundario, hasta el conjunto turbina-alternador, retornando posteriormente al núcleo del reactor, donde comienza nuevamente y el proceso. Como refrigerantes más habituales hay que mencionar el agua ligera, el agua pesada, el Sodio, el litio y el potasio (todos ellos líquidos), así como el nitrógeno, el helio, el hidrógeno y el dióxido de carbono (entre los gaseosos).

Ver Una Animación en Flash

OTRAS INSTALACIONES

Junto al edificio de contención, las centrales nucleares poseen instalaciones destinadas a operaciones concretas. El edificio de turbinas contiene el grupo o grupos turbina-alternador. En las centrales con sistemas de refrigeración integrados por un único circuito, el edificio está protegido, puesto que el vapor que mueve los alabes de la turbina puede arrastrar elementos radiactivos. Los reactores provistos de dos circuitos de refrigeración no precisan de este control, dado que el líquido del circuito secundario no entra en contacto con el refrigerante del reactor y, consecuentemente, no transporta elementos radiactivos.

En el recinto de manipulación de combustible se almacenan las nuevas cargas de este elemento así como combustible ya empleado, que, posteriormente, se traslada al centro de reprocesamiento para extraer de él los materiales aprovechables. Este edificio y el de contención están interconectados para asegurar el traslado de elementos radiactivos sin salir de la zona controlada de la central, que se encuentra aislada de las restantes de dependencias.

Las centrales nucleares cuentan, asimismo, con un sistema que permite refrigerar el vapor a alta temperatura que acciona los alabes de la turbina antes de que éste retorne al reactor, donde se reinicia el ciclo productivo. Finalmente, existen en una planta nuclear edificios de salvaguardia y equipos auxiliares, donde se los sistemas de emergencia (para los casos de avería) y los sistemas auxiliares propiamente dichos (recarga del combustible, puesta en marcha del reactor, etc.

dependencias destinadas al tratamiento de aguas y al almacenamiento temporal de residuos, laboratorios, talleres y un parque eléctrico propio —empleado para las operaciones de parada segura del reactor en casos de emergencia— completan las instalaciones y edificios de una central nuclear.

Funcionamiento de una central nuclear

Una vez que se ha realizado la carga de combustible en el reactor se inicia la reacción de fisión en cadena mediante un isótopo generador de neutrones, que permite la entrada en actividad de los átomos de uranio contenidos en el combustible. El moderador proporciona a los neutrones el nivel de energía cinética que garantiza la Continuidad de la reacción en cadena. Las barras de control se introducen en el núcleo del reactor en mayor o menor medida, para absorber más o menos neutrones y mantener el grado de Potencia adecuado.

Las continuas reacciones de fisión que se verifican en el núcleo determinan grandes cantidades de energía en forma de calor. Esta energía calorífica eleva la temperatura del fluido refrigerante que circula por la red de conductores A partir de aquí, en función del tipo de reactor, el proceso varía.

En los reactores de agua a presión, el fluido (agua ligera) circula de manera continua por un circuito primario cerrado, que conduce el refrigerante hasta el generador de vapor. Allí, el fluido a elevada temperatura convierte en vapor el agua que circula por un circuito secundario también cerrado. El agua del primer circuito no entra nunca en contacto con la del segundo.

Por su parte, el vapor de agua del circuito secundario es enviado al grupo o grupos turbina-alternador En los reactores de agua en ebullición sólo existe un circuito; el propio refrigerante se convierte en vapor por efecto del calor, en la misma vasija, y es enviado al grupo turbina-alternador Tras accionarlo, el fluido se refrigera y se condensa de nuevo, para volver al núcleo y reiniciar el proceso.

En ambos casos, el vapor mueve los alabes , la turbina y el alternador unido a ella generando energía eléctrica como resultado de un ciclo termodinámico convencional. En los reactores de agua a presión, el fluido refrigerante, una vez que ha vaporizado el agua del circuito secundario, retorna al núcleo del reactor El vapor, tras accionar el grupo turbina-alternador es enfriado nuevamente y vuelve a su estado líquido, para pasar inmediatamente por una batería de precalentadores. A continuación retorna al generador de vapor, para repetir el ciclo.

Ver Una Animación en Flash

PARA SABER MAS…
ELECCIÓN DEL REFRIGERANTE
El refrigerante absorbe el calor para cederlo en un cambiador de calor, donde, si lo que se pretende es obtener energía eléctrica, se calienta un vapor para accionar los generadores eléctricos. El refrigerante se hace circular para que, después de haber entregado el calor, vuelva al reactor, a calentarse nuevamente y repetir el ciclo.

Conviene usar el mismo refrigerante una y otra vez, porque se contamina de radiactividad, y el manejo de sustancias contaminadas resulta bastante costoso. Como refrigerante, suele utilizarse el anhídrido carbónico, pero el uso del agua y del agua pesada es también frecuente. Todos estos productos pueden emplearse en reactores térmicos.

Los reactores rápidos plantean problemas de refrigeración algo mayores. El reactor es, de por sí, compacto; hay poco espacio para el refrigerante, y éste debe ser de mayor capacidad térmica (aptitud para almacenar calor) y mayor conductividad térmica que los gases y líquidos utilizados en los reactores térmicos. Para refrigerar reactores rápidos se emplean metales, como el sodio y el potasio, en estado líquido. Por su parte, estos metales plantean problemas de ingeniería, pues son muy corrosivos.

MODERADORES
Los moderadores sólo se usan en los reactores térmicos lentos. Los neutrones que salen de los núcleos de uranio 235 escindidos chocan con los átomos del moderador. Los mejores moderadores poseen dos propiedades: no absorben neutrones (que se limitan a rebotar en los átomos del moderador) y son de sustancias relativamente ligeras.

Cuanto más ligeros son los átomos del moderador, mayor es la energía que ceden los neutrones al chocar con ellos; por tanto, serán necesarias menos colisiones con los átomos moderadores para alcanzar velocidades térmicas. El grafito es el moderador más usado.

En algunos reactores, el combustible se disuelve en el moderador (que también actúa como refrigerante). El combustible está formado por sulfatos o nitratos de óxido de uranio, y el refrigerante —a la vez, disolvente y moderador—, es agua o agua pesada.

CONTROL DE LA REACCIÓN
La clave de todas las reacciones nucleares en cadena reside en el flujo de neutrones. Cuando éste aumenta, la reacción se acelera (incluso puede escapar al control); cuando disminuye, la reacción puede frenarse tan aparatosamente como en el caso anterior. Las válvulas de seguridad de los reactores nucleares son barras de boro o cadmio. Ambas sustancias absorben neutrones. Al introducir las barras, la reacción se frena; al sacarlas del reactor, se acelera.

Pero, en una reacción en cadena, las reacciones pueden tener lugar muy de prisa. Si el número de neutrones que desencadenan nuevas fisiones aumenta en sólo un 1 %, se produce tal cantidad de colisiones por segundo que el número de neutrones del reactor puede aumentar 25.000 veces cada segundo. La variación del número de neutrones debe, pues, detectarse y regularse muy rápidamente.

Tal velocidad en el aumento del número de neutrones es, virtual-mente, imposible de controlar. De hecho, todos los reactores nucleares habrían explotado hace mucho tiempo, si no fuese por un pequeño 0,8 % de neutrones a los que les lleva algún tiempo desprenderse del núcleo escindido. Por término medio, este 0,8 % del total de neutrones tarda 10 segundos en ser emitido, lo que deja margen suficiente para la detección y la regulación.

Los neutrones son aún más veloces en un reactor rápido. Por ello, sorprende que el reactor rápido se controle, virtualmente, a sí mismo. Ocurre, sin embargo, que existe un equilibrio entre la velocidad de los neutrones, la temperatura del reactor y la mayor o menor facilidad con que el uranio 235 absorbe mejor los neutrones lentos que los rápidos. Cuando el reactor se calienta y los neutrones se aceleran, el uranio 235 los absorbe en menor cantidad, la reacción en cadena se detiene, el reactor se enfría, los neutrones se frenan y se restablece la situación de equilibrio.

Central Hidroeléctrica Funcionamiento y Descripción

Funcionamiento de una Central Hidroeléctrica

Durante siglos y siglos, el hombre, que supo subyugar las fuerzas de la naturaleza tales como el fuego, el viento y el agua, no conocía más combustible que la madera. Hasta que, en el siglo XVIII, se inició en Europa la revolución industrial.

En esta época la técnica hizo progresos pasmosos gracias a toda clase de innovaciones y de inventos. Uno de los principales, entre estos descubrimientos, fue el de la máquina de vapor. Como esta máquina exigía grandes cantidades de combustible, provocó la puesta en explotación de algunos yacimientos de carbón; de este modo, el siglo XIX se convirtió en el siglo de la hulla.

Pero el hombre, una vez en el buen camino, no se detuvo, y ese combustible se convirtió a su vez en la base de una nueva fuente de energía: la electricidad. Pero, con vistas a la fabricación de la electricidad, la hulla sufrió muy pronto la competencia de una poderosa rival: la fuerza hidráulica. En la actualidad, los dos pilares sobre los que se sostiene el progreso técnico son el petróleo , la electricidad y la energía atómica.

Hoy día la producción de electricidad se distribuye como sigue: 45 % corre a cargo de centrales térmicas, que utilizan carbón, , 40 % por centrales hidroeléctricas, que utilizan la fuerza propulsora del agua y un 15% energía atómica.

Las centrales hidroeléctricas, es decir, las que producen energía eléctrica por la acción de una fuerza hidráulica, pueden dividirse en dos grupos. En primer lugar tenemos las centrales hidroeléctricas establecidas en la corriente que utilizan esencialmente el caudal del curso de agua y que sacan su fuerza del volumen de agua que pasa por un lugar determinado en cada unidad de tiempo. En el segundo grupo englobamos las centrales construidas al pie de una presa. El agua retenida por ésta forma un lago artificial llamado  pantano,  que  acumula inmensas reservas de energía.

DESCRIPCIÓN GENERAL: Las centrales hidroeléctricas son instalaciones que aprovechan la energía potencial contenida en el agua transportada por los ríos para convertirla en energía eléctrica Para ello, emplean un sistemas de turbinas acopladas a alternadores.

Represa Hidroelectrica Central ElectricaLas centrales hidroeléctricas actúan a partir de la energía potencial del agua embalsada a niveles superiores con respecto al punto donde se encuentra situada la central.

Durante la caída, el agua se transforma en energía cinética que se aplica al movimiento de turbinas hidráulicas unidas a generadores, para su transformación en energía eléctrica. Una turbina hidráulica es una rueda forma tas curvas denominadas alabes, sobre las que actúa la corriente de agua, las en movimiento.

Hay que recordar que un generador funciona sobre la base de los principios de la inducción electromagnética, descubierta en 1831 por Faraday, que logró crear una corriente eléctrica al mover un imán junto a un circuito eléctrico cerrado.

Existen dos tipos de generadores, los que originan una corriente eléctrica continua, dínamos, y los que crean una corriente alterna, denominados alternadores.

La potencia de una central hidroeléctrica viene determinada por el producto del caudal, el volumen de agua que puede ser desalojado por segundo y el salto de diferencia de altura existente entre la situación del agua y el lugar donde se sitúa la turbina.

El emplazamiento

Dado que, normalmente, el caudal de los ríos no asegura una aportación regular de agua, la construcción de una central hidroeléctrica requiere del embalse previo del agua , en una presa. Se forma así un lago artificial en el que puede generarse un salto a partir del cual se libera la energía potencial de la masa de agua, que se transforma posteriormente en energía eléctrica.

El emplazamiento de una central hidroeléctrica viene condicionada lugar, por las peculiaridades orográficas del terreno. No obstante, existen dos modelos básicos: el aprovechamiento por derivación de las aguas y el aprovechamiento acumulación.

Aprovechamiento por derivación

En este primer caso, las aguas del río se desvían mediante la construcción de una pequeña presa hacia un canal que las conduce hasta un depósito, la cámara de carga procurando que la pérdida de nivel sea mínima.

Aprovechamiento por acumulación

En las centrales de aprovechamiento por acumulación se construye una presa a altura determinada, en un tramo del río que presenta un desnivel apreciable. De esta manera, el nivel del agua se sitúa en un punto cercano al extremo superior de la presa. Para aprovechar el volumen de embalse de la cota superior, a medía altura se emplaza la toma de aguas; en la base inferior se sitúa el sistema de turbina-alternador

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/corte_central.jpg

Funcionamiento de una central hidroeléctrica:
componentes principales

La presa

Se trata de un elemento esencial en los aprovechamientos hidráulicos. Existen dos grandes tipos de presas, las de gravedad y las de bóveda. En el primer caso, el propio peso del muro de la presa sirve para contener el agua. En las presas de bóveda, Li contención de las aguas se consigue mediante el empuje que ejercen los dos extremos del arco formado por la presa sobre las paredes laterales de la roca.

Aliviaderos

En la pared principal de la presa existen puntos donde parte del agua retenida se libera sin necesidad de que pase previamente por la sala de máquinas, donde se localiza el sistema de turbina-alternador Los aliviaderos entran en funcionamiento cuando se producen grandes avenidas en el río o para asegurar las necesidades del riego.

La salida del agua por los aliviaderos se regula gracias a la presencia de grandes puertas metálicas. La energía de caída del agua ha de ser disipada para evitar cause daños en su caída a los terrenos emplazados aguas abajo de la presa. La instalación de cuencos de amortiguación permite guiar la corriente.

Tomas de agua

Se sitúan en la pared anterior de la presa, la que da al embalse. Desde las agua parten diversas conducciones que se dirigen hacia las turbinas. Unas compuertas permite regular el volumen de agua que llega a la sala de máquinas otra parte, la existencia de rejillas metálicas impide el acceso de elementos tales como troncos o ramas, que podrían dañar la maquinaria. Desde la toma de agua pasa a una tubería forzada que atraviesa el cuerpo de la presa y con hacia las máquinas de la central. En el interior de la tubería, el agua transforma la energía potencial en cinética, es decir, adquiere velocidad.

La sala de máquinas: turbina y alternador

La turbina y el alternador son los mecanismos esenciales de la central hidroelélectrica. Cuando el agua llega a las máquinas, actúa sobre los alabes de la turbinas,—girar el rodete y perdiendo energía. El rodete de la turbina permanece unido al rotor del alternador, que, al girar con los polos excitados por una corriente induce una corriente alterna en las bobinas del estator del alternador.

Cuando ha cedido su energía, es restituida nuevamente al río, aguas abajo de la instalación. Unido al eje de la turbina y el alternador gira un generador de corriente empleado para excitar los polos del rotor del alternador. De esta manera, en los terminales del estator aparece una corriente alterna de media tensión y alta intensidad. Mediante un transformador esta corriente altera sus propiedades y pasa a ser alta tensión y baja intensidad. Se encuentra ya disponible para ser transportada mediante líneas de alta tensión hacia los centro de distribución y consumo

Central Hidroeléctrica de Bombeo

Las centrales de bombeo constituyen un tipo especifico de instalaciones hidroeléctricas. Están pensadas para el máximo aprovechamiento de la energía del agua.

Una central hidroeléctrica de bombeo consta de dos embalses emplazados a diferente altura. En las horas en que la demanda de electricidad es máxima, el funcionamiento del sistema no difiere del de las centrales hidroeléctricas convencionales. Así, el agua almacenada en el embalse superior provoca con su caída el giro de una turbina que se encuentra asociada a un alternador. Finalizada esta operación, el agua permanece almacenada, gracias a la presencia de una presa en un embalse construido a nivel inferior.

Cuando la demanda de electricidad disminuye, el agua almacenada en el embalse inferior se bombea hacia el superior, haciendo posible que el ciclo se reinicie. Para ello, la central está provista de motobombas, o bien de turbinas reversibles que pueden actuar como bombas, y alternadores que funcionan como motores.

Las centrales termoeléctricas no pueden adaptarse a los cambios de demanda señalados, puesto que están diseñadas para producir de manera estable. Puede darse el caso de que, en un momento de poca demanda, se esté generando un volumen de energía eléctrica excesivo. Dado que la energía no puede almacenarse, en las centrales de bombeo puede aprovecharse la generada en la central termoeléctrica —.funcionando a su mínimo técnico— para elevar el agua desde el embalse inferior al superior.

Una vez que el agua ha sido recuperada, la central de bombeo se utiliza nuevamente como central hidroeléctrica convencional, a lo largo del periodo del día en que la demanda es mayor. En suma, las instalaciones hidroeléctricas de bombeo evitan la pérdida de un importante volumen de energía, optimizando el aprovechamiento de los recursos hidráulicos.

Centrales Solares-Generar Energia Electrica con el Sol Transformacion Energia

Centrales Solares: Generan Energía Eléctrica con el Sol

Central solar: Las centrales solares son instalaciones destinadas a aprovechar la radicación del Sol para generar energía eléctrica. De manera general, puede decirse que las principales aplicaciones de los sistemas de aprovechamiento solar de baja y media temperatura se dan en el ámbito doméstico o industrial; son los sistemas basados en alta temperatura los que1 de manera específica, se utilizan para la producción de electricidad

Colectores Solares de Una Central En Europa

Colectores Solares de Una Central En Europa

El Sol, un gigantesco reactor nuclear

Tras la crisis de los años setenta, diversos países pusieron en marcha una política de diversificación energética, encaminada a la explotación de fuentes de energía alternativas. Entre ellas, la solar ocupa un lugar destacado. Los distintos sistemas de aprovechamiento solar se basan en la utilización de la enorme cantidad de energía que emite el Sol y que llega a la Tierra en forma de radiación.

En este sentido, el Sol, una enorme masa gaseosa formada, sobre todo, por helio, hidrógeno y carbono, actuaría como una especie de reactor de gigantescas dimensiones. Efectivamente, en el interior del Sol se producen continuamente reacciones nucleares de fusión, en las cuales dos átomos de hidrógeno se fusionan para formar uno de helio y liberar en el proceso gran cantidad de energía.

Únicamente una parte de ésta llega de forma efectiva a la superficie de la Tierra; la restante retorna al espacio por efecto de la reflexión y refracción provocadas por la presencia de la atmósfera terrestre, o bien es absorbida por las sucesivas capas atmosféricas.

La energía solar alcanza la Tierra por radiación directa o bien como reflejo de la radiación solar absorbida por el aire y el polvo (radiación difusa). La primera se aprovecha de forma masiva gracias a la tecnología actual; para poder utilizar la segunda existen sistemas específicos, como los colectores planos y las células fotovoltaicas.

Las ventajas de la energía solar se encuentran en su carácter inagotable. Utilizando la tecnología adecuada, es posible concentrar la enorme temperatura generada1 para poner en funcionamiento ciclos termodinámicos de elevado rendimiento.

El principal problema es la forma en que esta energía llega a la superficie terrestre de manera semialeatoria y dispersa, con fuertes oscilaciones en función de las horas del día, las peculiaridades climatológicas, las regiones del planeta o el ciclo estacional.

Por otra parte, la energía solar no puede almacenarse; ha de ser transformada inmediatamente en otra forma de energía, como calor o electricidad Finalmente, su captación requiere de instalaciones que, en buena medida, resultan todavía muy costosas.

El aprovechamiento de la energía solar: La vía térmica y la vía fotovoltaica

Actualmente existen dos formas principales de aprovechamiento de la energía solar: la térmica, que convierte la energía procedente del Sol en calor, y la fotovoltaica, que la transforma  en energía eléctrica.

En los sistemas solares basados en la vía térmica se distinguen tres modalidades de baja, media y alta temperatura Los primeros funcionan a partir de colectores que transmiten la radiación en forma de calor hasta un fluido que circula por conducto y alimenta sistemas de calefacción, climatización, etc. Aprovechan la energía solar. temperaturas de entre 35° y 100 °C.

Las principales instalaciones de media temperatura empleadas, generalmente, para producir vapor utilizado en aplicaciones industriales, son las de colectores distribuidos Constan de un conjunto de colectores de concentración normalmente de forma cilíndrico-parabólica —para favorecer una eficaz absorción de la radiación solar—, que, tras captar la energía solar la transmiten a un fluido (por ejemplo, aceite térmico) en forma de calor. El fluido se calienta y transporta la energía calorífica a través de un circuito primario hasta una caldera, de donde se transfiere otro fluido que transita por el circuito secundario.

Este segundo fluido, normalmente agua, pasa al estado de vapor a alta temperatura, y es enviado al grupo turbina-alternador donde generará energía eléctrica en virtud de un ciclo termodinámico convencional, o bien será empleado para alimentar procesos industriales.

Este tipo de instalaciones disponen, además, de un elemento que permite almacenar la energía calorífica para afrontar las fluctuaciones de la radiación solar. En este solo, el fluido del circuito secundario envía previamente su calor al sistema de almacenamiento antes de llegar al grupo turbina-alternador La modalidad de media temperatura aprovecha la energía solar a temperaturas de entre 100 y 300 °C. Por su parte, los sistemas de alta temperatura pueden ser aprovechados para proveer energía eléctrica.

Centrales solares de torre central

El tipo de planta más común es la denominada central termoeléctrica de receptor central, integrada por una vasta superficie cubierta de grandes espejos que reflejan la radiación del Sol, concentrándola en un pequeño punto.

Son los denominados helióstatos. Provistos de mecanismos específicos conectados a un ordenador centre estos espejos direccionales se van moviendo según dos ejes de giro, de manera que en todo momento, se encuentran en la posición idónea para recibir la máxima intensidad de la radiación solar y para concentrarla de modo eficaz en el receptor central. Generalmente, el punto receptor se dispone sobre una caldera situada de una torre de gran altura; en este caso se trata de centrales solares de tipos central.

En la caldera, la energía calorífica de la radiación solar reflejada es absorbida por un fluido térmico, que va a parar a un generador de vapor. Allí transfiere hasta un segundo fluido, que se encarga de poner en movimiento los álabes grupo turbina-alternador, para generar energía eléctrica. En una fase posterior, el fluido se condensa en un aerocondensador, para la repetición del proceso.

Intercalados en el circuito de calentamiento existen sistemas de almacenamiento térmico, destinados a aumentar y estabilizar la producción de la central sola, que como se ha indicado, depende estrechamente de las horas de insolación. El fluido secundario transmite hasta el dispositivo de almacenamiento la energía calorífica de llegar al grupo turbina-alternador.

Centrales solares con discos parabólicos

En este tipo de instalaciones, las superficies reflectantes adoptan la forma geométrica de un paraboloide de revolución. En el foco del paraboloide, donde se localiza el receptor, se concentra la energía solar captada. El receptor opera como un intercambiador de calor, a través del cual circula el fluido portador de calor. El máximo aprovechamiento de la energía solar se logra gracias a que los discos posee un sistema de seguimiento de la trayectoria solar según dos ejes. Cada uno de los discos parabólicos puede actuar como unidad independiente o bien integrar un conjunto, originando, al operar de forma interconectada, un sistema de mayor potencia.

Sistemas solares fotovoltaicos

a transformación directa de energía solar en energía eléctrica se verifica a través dE instalación de paneles provistos de células fotovoltaicas Como cualquier onda electromagnética la luz del Sol transporta energía en forma de un flujo de fotones. Cuando los fotones inciden sobre un determinado tipo de materiales, y siempre que existan las condiciones adecuadas, provocan una corriente eléctrica. Es el denominado efecto fotovoltaico

Las células fotovoltaicas (también llamadas simplemente células solares) son, por tanto, pequeños elementos fabricados con materiales semiconductores cristalinos -normalmente silicio—, que, cuando son golpeadas por la radiación solar, transforman la energía luminosa en energía eléctrica, en virtud del mencionado efecto fotovoltaico.

Las instalaciones que aprovechan la energía solar a partir de células fotovoltaicas han alcanzado menor difusión que las plantas basadas en sistemas de aprovechamiento por vía térmica. Razones económicas explican, al menos en parte, este diferente nivel de desarrollo entre una y otra modalidad.