Datos Curiosos e Inútiles

Manifestaciones Culturales de Argentina Arte,Musica y Literatura

Manifestaciones Culturales de Argentina (Siglo XX)
Personalidades de la Ciencia, Arte,Música y Literatura

1-El Patrimonio Cultural Argentino

a) Qué es la cultura: Entendemos por cultura de un país a las diversas expresiones de su espíritu a través del desarrollo de las ciencias y de las artes, sin olvidar la forma de ser y comportarse de sus habitantes, sus hábitos morales y el modo de tratar a los demás seres humanos en lo referente a los derechos fundamentales. Hay «algo espiritual» que trasmite una generación a otra; esos resultados que han obtenido nuestros predecesores y que de alguna forma nos benefician o «enriquecen», son el objeto de la cultura.

Uno de los mejores elogios de un pueblo es calificarlo de «culto», lo que significa afirmar que lucha por conseguir la perfección individual y social. Pueden existir, frente a un país muy civilizado, enriquecido materialmente como consecuencia de los progresos técnicos y científicos, naciones todavía en estado de organización tribal, pero que tienen más desarrollado el sentido de la perfección humana, de ía convivencia y de la solidaridad social.

No necesariamente ligada al desarrollo industrial y técnico, la cultura despierta la admiración y el respeto hacia una nación y además, es su definición y esencia.

La cultura es una especie de «marca» que tienen en común los diversos integrantes de una sociedad.

Claro que dentro de un determinado pueblo no todas las personas participan igualmente del sistema cultural que lo caracteriza.

Esa cultura se transmite de una generación a otra; las personas pasan, pero la cultura, los valores que la constituyen, se mantienen gracias al aprendizaje, a la comunicación.

Sobre la acción de la cultura en el individuo ha escrito Ruth Benedict:

«…la sociedad y el individuo no son antagónicos. La cultura de la sociedad proporciona la materia prima con la que el individuo hace su vida. Si ella es magra, el individuo sufre; si es rica, el individuo tiene la posibilidad de disfrutar de sus oportunidades. Todo interés privado de todo hombre y mujer es servido por el enriquecimiento de las acumulaciones tradicionales de su civilización (En «El hombre y la cultura«).

b) Manifestaciones de la cultura
— Culturas primarias y civilizadas:

Las manifestaciones de la cultura son diferentes, según los pueblos y épocas que se examinen.

Por ejemplo; las culturas primarias se caracterizan por ser sencillas y poco desarrolladas. En la antigüedad, las vemos en los pueblos y tribus nómadas.

Las culturas civilizadas suponen elaboración y desarrollo superiores.

Por oposición a las anteriores, en las culturas civilizadas, los individuos viven en conglomerados permanentes, en lugar de hacerlo en tribus.

Poseen un idioma escrito mediante el cual registran su historia; sus trabajos son más especializados y las funciones políticas y sociales, más diversificadas.

— Civilización y cultura:

Se debe advertir, sin embargo, que civilización y cultura son palabras de significados diferentes. El concepto civilización se limita a los aspectos técnicos y utilitarios de la vida social, por ejemplo, al «desarrollo industrial» como expresamos en a). Por el contrario, la cultura mira más al desarrollo y elaboración de las cosas bellas de la vida, de los sentimientos y conductas del hombre que lo encaminan hacia el bien; la cultura consiste en el refinamiento social y moral.

c) Nuestro patrimonio cultural

A lo largo de este post haremos referencia a los bienes materiales y espirituales que constituyen «la riqueza cultural» del País.

2-MANIFESTACIONES DE NUESTRA CULTURA EN LAS CIENCIAS, EN EL ARTE Y EN LA TÉCNICA

a) Las ciencias
El primer científico argentino fue Buenaventura Suárez (1.679-1 750). Nacido en Santa Fe, ingresó en la Compañía de Jesús. Completada su formación fue enviado a la reducción de San Cosme, en Misiones.

Allí, con la colaboración de algunos guaraníes fabricó telescopios, un reloj de péndulo y un cuadrante dividido en grados, para ajusfar el reloj de acuerdo a la hora solar. Con dicho instrumental pudo instalar en plena selva, el primer observatorio astronómico de la Argentina.

Escribió cartas astronómicas y anuarios; en 1744 publicó «Lunario de un siglo», obra con la cual se podían calcular los eclipses de sol y luna. A este célebre jesuíta —cuya nombradía despertó elogios de astrónomos europeos— siguieron ilustres nombres: los frailes Manuel Torres y Cayetano Rodríguez, Juan José Paso, Amadeo Bonpland, Alcides D’Orbigny, Javier Muñiz,…

Todos ellos, sus discípulos y continuadores, hicieron valiosos aportes a la ciencia nacional y al acervo cultural de la humanidad.

Hacemos mención de los principales, desde la segunda mitad del siglo pasado, en adelante.

Ignacio Pirovano (1842-1895) : Figura señera de la medicina argentina, fundador del Hospital de Niños (Buenos Aires) y maestro de cirujanos.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios3/floren2.jpg

Florentino Ameghino (1854-1911): Paleontólogo, distinguido en  Europa por sus descubrimientos y estudios.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios4/huella_digital.jpg

Juan Vucetich (1858-1925): Funcionario policial, creador de  un revolucionario método de identificación.
Su sistema dactiloscópico fue adoptado en todo el mundo.

Luis María Drago (1859-1921): Jurisconsulto, estadista, periodista y escritor.
Siendo Ministro de Relaciones Exteriores, en 1902, cuando varios países ejercieron una acción militar contra Venezuela, para el cobro de la deuda externa, sentó las bases de la «doctrina Drago», en el campo del derecho internacional.

Andrés Francisco Llobet (1861-1907)
Creador de nuevas técnicas de neurocirugía. En 1891, realizó la primera operación exitosa de un quiste cerebral.

Juan Bautista Ambrosetti (1865-1917)
Paleontólogo, arqueólogo e historiador. Precursor de los estudios folklóricos.

Ángel Gallardo (1867-1934)
Naturalista y autor de numerosos estudios y trabajos sobre su especialidad.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios2/Luis_Agote.jpg

Luis Agote (1868-1954)
Médico; descubrió la acción anticoagulante del citrato de sodio; ello, al permitir el acopio de sangre, evita las desventajas de la transfusión personal.

Alejandro Posadas (1870-1902)
Médico; uno de los precursores de la cirugía toráxica, creador de técnicas de cirugía del pulmón.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios2/saavedra_lamas.jpg

Carlos Saavedra Lamas (1878-1959)
Jurisconsulto y estadista, recibió en 1936 el Premio Nobel de la Paz, por sus esfuerzos, como Canciller argentino, para lograr la paz entre Bolivia y Paraguay (Guerra del Chaco). Publicó numerosos trabajos sobre temas de derecho público.

Enrique Finochietto (1880-1948)
Médico; infatigable buscador de nuevas técnicas quirúrgicas.
Creó más de veinte procedimientos operatorios que aún tienen vigencia, así como gran número de instrumentos quirúrgicos.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios3/houssey0.jpg

Bernardo Houssay (1887-1971)
Galardonado en 1947 con el Premio Nobel de Medicina, por sus investigaciones sobre el metabolismo de los hidratos de carbono.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios3/leloir0.jpg

Luis Federico Leloir (1937-)
Médico e investigador, merecedor del Premio Nobel de Química (1970)

https://historiaybiografias.com/archivos_varios3/milstein0.jpg

César Milstein (1927-2002), inmunólogo, Premio Nobel de Fisiología y Medicina con Niels Kai Jerne y Georges J. F. Köhler, por sus investigaciones sobre el sistema inmunológico y por el desarrollo, en colaboración con éste último, de la tecnología de producción de los anticuerpos monoclonales.

Los doctores Salvador y Domingo Liotta, perfeccionadores de una bomba para sustituir temporariamente el corazón humano y que revolucionó la cirugía cardiovascular; Orlando Villamayor, ingeniero aeronáutico, profesor de varias universidades europeas; etc.

b) El Arte:

Por tradición familiar, por ambiente y educación el argentino común participa de los gustos europeos en lo que a cultura y arte se refiere. Ello es aplicable también, a toda manifestación artística, en general, proveniente de otros continentes y países.

Esa apertura espiritual es por ello notoria en los artistas y creadores nacionales que, muchas veces, con sus personajes y temas, conquistan a públicos heterogéneos.

Una especie de prueba de esta afirmación es la actividad desplegada por el Teatro Colón, envidiado por muchas ciudades del mundo y constituido en magnífico receptáculo de óperas, ballets, conciertos, etc., del arte universal, así como meta consagratorla de sus grandes figuras. Su historia se liga con el hecho de que la vida musical de Buenos Aires fue y es considerada como una de las más importantes del mundo, y punto de reunión de  compositores, musicólogos, cantantes, directores, «regisseurs», coreógrafos y toda clase de personalidades de primera línea en el campo internacional de la música, sin olvidar las manifestaciones de la música popular y folklórica.

El vigor artístico del arte argentino se refleja, particularmente, en Buenos Aires. Para corroborarlo veamos estos datos: hay en la Capital de la República alrededor de cuarenta museos públicos (no todos de arte); numerosas salas que ofrecen recitales, ciclos de conciertos, exposiciones y conferencias; decenas de galerías de arte; alrededor de doscientos cincuenta salas cinematográficas permanentes, además de las que en forma periódica, ofrecen otras actividades culturales y artísticas; a los varios teatros oficiales, deben sumarse más de treinta salas teatrales permanentes; también, funcionan otras en forma periódica (teatros experimentales, vocacionales o independientes); etc.

— Literatura
Podemos afirmar que el quehacer literario argentino tiene relieve internacional.

Desde comienzos del siglo, numerosos compatriotas destacados en las letras han merecido la atención de la crítica de otras latitudes y figuran hoy entre los valores consagrados mundialmente.

Comencemos por señalar la difusión del «Martín Fierro«. La inmortal obra de Hernández ha sido traducida a más de veinte idiomas, sin olvidar la transcripción en el alfabeto Braille.

Luego de la Primera Guerra Mundial, hubo un movimiento de renovación de las letras nacionales que se evidenció con la publicación de revistas y la formación de grupos literarios. Esa época fue fértil en figuras cuyas obras lograron difusión y fama en el exterior.

«Don Segundo Sombra» se ha traducido a más de quince idiomas; es notable cómo esta novela de Ricardo Güiraldes, de tema y ambiente argentinos, ha llegado a la sensibilidad de públicos tan diferentes.

La obra de Jorge Luis Borges fue traducida al inglés, al italiano, al francés y al alemán. Apegado a personajes y circunstancias de Buenos Aires y sus arrabales, escribió «Historia universal de la infamia», en 1935; le siguieron «Ficciones», «El Aleph», etc.

Sus libros recibieron numerosas distinciones oficiales y privadas: medalla de oro de la Sociedad Dante Alighieri, en el 9o Certamen de Poesía, de Florencia; premio de la Ingram Merrill Foundation, de EE.UU.; etc.

Los ensayos de Victoria Ocampo —»Testimonios», «De Francés-ca a Beatrice», etc.— le han merecido, por parte de la reina de Inglaterra, la distinción de comendadora de la Orden del Imperio Británico, amén de una larga lista de reconocimientos por divulgar los valores culturales del País, sobre todo, mediante la revista «Sur», por ella fundada (premio María Moors Cabot, de EE. UU., en 1965; Isabel D’Este, de la Municipalidad de Roma; etc.).

Es notable la nombradía internacional de Eduardo Mallea. Luego de su primera novela —»La ciudad junto al río inmóvil»— traducida a otros idiomas fueron difundidas en Europa y EE. UU.: «La bahía del Silencio», «Todo verdor perecerá», «Nocturno europeo», etc.

Cuando se desempeñaba como embajador argentino ante la UNESCO, recibió ei título de doctor honoris causa, otorgado por la Universidad de Michigan (1958). Conocido sobre todo en el ámbito de Latinoamérica, Leopoldt Marechal, además de fino poeta, es autor de novelas —»Adán Buenos ayres», «El banquete de Severo Arcángelo», etc.— que le valieron e aplauso de ios mejores críticos del Continente.

En 1946, Ernesto Sábato, publicó la novela «El túnel», que fue traducida a varios idiomas, incluso al japonés. Su obra más importan te y conocida es, sin embargo, «Sobre héroes y tumbas», de 1 961.

Adolfo Bioy Casares y Silvina Bullrich son muy leídos en Europa, sobre todo en Francia.

Deberíamos agregar los nombres de otros notables novelistas, así como de poetas, cuentistas, autores dramáticos, ensayistas y críticos. Anotemos, finalmente, algunos datos sobre el periodismo argentino. De acuerdo a estadísticas de 1975, hay 180 publicaciones diarias, con algo más de 2 millones de ejemplares por día; ello representa unos 90 ejemplares por cada mil habitantes.

La cantidad de revistas (informativas, del hogar, deportivas, etc.) supera con amplitud a la de diarios. Muchos de estos diarios y revistas se leen fuera del país, sobre todo, en naciones limítrofes.

— Música
Después de 1910 surgió una generación notable de músicos argentinos con prestigio internacional.

Juan José Castro (1895-1968) realizó giras por América y Europa, dirigió orquestas importantes, participó en festivales internacionales y obtuvo premios muy codiciados: Internacional Verdi (1952), del Festival Latinoamericano de Caracas (1954), etc.

Entre sus coetáneos mencionamos a Luis Gianneo («El tarco en flor», poema sinfónico; «Concierto Aymará»; etc.), Jacobo Fischer (poemas sinfónicos, ballets y conciertos), Julián Aguirre («Aires criollos»; «Aires nacionales», «Gato», «Huella», «Las mañanitas», etc.), Roberto García Morillo (cantatas, sinfonías, conciertos, etc.), Alberto Ginastera (ballet «Panambí», «Sinfonía Porteña», piezas para piano, etc.; es quizá el músico argentino que alcanzó mayor celebridad mundial, por su actuación en festivales internacionales y por el éxito de sus óperas «Don Rodrigo» y «Bomarzo»), Roberto Caamaño (eximio pianista aplaudido en EE. UU.; entre sus obras, se señalan «Magnificat» y «Concierto para piano», compuestas a pedido de entidades musi-cales  de Louisville y New Orléans) y otras figuras notables.

Entre los innovadores se destacan Virtú Maragno, Francisco Krópfl, Antonio Tauriello, etc.; y entre los más jóvenes, Alicia Terzian, Carlos Tuxen-Bang y otros. Además de descollar en el campo de la composición, nuestros músicos han sobresalido en el de la interpretación.

Por ello, la Argentina, además de solistas de reputación mundial, cuenta con varios conjuntos universalmente consagrados; por ejemplo, el Ensamble Musical de Buenos Aires, el coro de Niños Cantores de Murialdo, el Polifónico de la Universidad de Córdoba. Merece una mención especial la Camerata Bariloche, creada en 1 966 por el violinista Alberto Lysy; en sus giras ha llegado incluso a los países de Oriente, conquistando en todos los centros musicales uná-nimos elogios.

Además de excelentes violinistas (Rubén González, ganador en 1934 del Concurso Internacional María Canals, de Barcelona) el país ha formado talentosos pianistas: Antonio de Raco, Marisa Regules, Pía Sebastiani, Marta Argerich (ganadora en 1965, del Concurso Internacional Federico Chopin, en Varsovia), Bruno L. Gelber, Jorge Zulue-ta, Manuel Regó, etc.

María Luisa Anido e Irma Constanzo triunfaron en Oriente, África, América y Europa, como extraordinarias concertistas de guitarra. El Viejo Mundo consagró también a notables cantantes (Víctor de Narké, bajo, y Ángel Matiello, barítono) y a excelentes directores de orquesta (Pedro I. Calderón y Mario Benzecry).

Además de la repercusión internacional del tango, la música folklórica argentina ha logrado éxito en el exterior, sobre todo en Europa, ávida de ritmos exóticos. Recordemos, por ejemplo, la «Misa Criolla», de Ariel Ramírez; tanto su compositor como el conjunto «Los Fronterizos» —sus primeros intérpretes— fueron felicitados por el Papa Pablo VI y aplaudidos en las salas más importantes de Europa (Liebert Hall, de Stuttgart; Beethoven Halle, de Bonn; etc.).

Podemos afirmar que la Argentina tiene —actualmente— uno de los movimientos musicales más destacados del Continente. El número de conciertos, óperas, recitales, espectáculos creativos, etc., que se anuncian en las carteleras de todas las ciudades del País, son una prueba del interés y el entusiasmo de un público exigente y culto.

— Pintura
Introducido el movimiento impresionista en la Argentina, a fines del siglo pasado, se produjo la adhesión de los pintores de la época. Emilio Pettoruti (1 892-1971), asombró en 1 924, con sus obras de carácter moderno; radicado en París, sus muestras se impusieron al público de esta ciudad, como a los de Berlín, Londres, Nueva York y Río de Janeiro.

Juan del Prete, dedicado al arte abstracto, obtuvo en 1958 el premio Palanza; ese mismo año fue distinguido en la Exposición Internacional de Bruselas.

De gran imaginación son las obras de Xul Solar (1887-1963) y Raquel Forner; esta pintora, ha merecido importantes premios a lo largo de su carrera: medalla de oro en la Exposición Internacional de París, en 1937; premio de la prensa en la Bienal Internacional de México (1958); gran premio por «El astronauta» y «Los que vieron la luna», en la Primera Bienal Americana de Arte, de Córdoba.

Raúl Soldi, combina lo moderno con una línea más tradicional; son famosos sus murales de la capilla de Glew, Pcia. de Buenos Aires, y los personajes que decoran la cúpula del Teatro Colón.

Antonio Berni, nacido también a comienzos de siglo, es eximio pintor, grabador y dibujante. No sólo ha expuesto en las principales ciudades del mundo —Madrid, París, Moscú, Varsovia, Berlín, Bucarest, Nueva York— sino que mereció diversos galardones internacionales (Primer Premio Internacional de Grabado, 1962, en Venecia, por su serie «Juanito Laguna»; distinción similar, en Cracovia, Polonia).

Otros creadores son Lino E. Spilimbergo (1896-1964) y Juan C. Castagnino (1908-1972) cuyas obras figuran en numerosas colecciones del exterior; en ellas han reflejado especialmente temas argentinos. Carlos Alonso ilustró clásicos de la literatura universal, tales como La Divina Comedia y Don Quijote de la Mancha, esta última, conjuntamente con Salvador Dalí.

Entre los cultores del arte abstracto se cuenta a Luis Barragán, Juan Fuentes y Vicente Forte.

En la década de 1960, el Instituto Torcuato Di Telia patrocinó diversos concursos nacionales e internacionales de artes plásticas que lanzaron a la fama a artistas hasta entonces casi desconocidos. Uno de ellos es el pintor, grabador y muralista Pérez Celis; otros son Ernesto Deira y Jorge de la Vega.

— Escultura
Nuestra plástica no sólo tiene notoriedad por sus pintores. Muchos escultores argentinos gozan de renombre internacional y han sido reiteradamente premiados.

Entre los grandes, el primero fue Rogelio Yrurtia (1879-1950) que se consagró con su grupo «Los pecadores», en la Exposición de Saint Louis, EE. UU., con el gran premio de honor. Su contemporáneo, Sesostris Vitullo, pasó la mayor parte de su vida en París, donde expuso con enorme éxito sus trabajos con motivos gauchescos. José Fioravanti, desde antes de mediados de siglo, expuso tambien en París, así como en Madrid.

Años más tarde, Pablo Curatella Manes, presentó sus obras en ta galería Bernheim, de París, iniciando un notable arte abstracto. En esta tendencia, también se destacó Lucio Fontana; la logró imponer en Italia, luego de su exposición en la galería II Migliore, de Milán.

La famosa «Ave Fénix», de Libero Badli, ocupa un lugar destacado en el Kennedy Center, de Washington. Noemí Gerstein fue premiada en Londres, 1954, y en Bruselas, 1968; hay obras suyas en varios museos de arte moderno, de Nueva York.

Hacia mediados de siglo, Gyula Kósice inició el arte cinético en América Latina (escultura articulada y móvil, escultura hidráulica, etc.); expuso en galerías de Europa y América.

c) La técnica

Iniciada la segunda mitad del presente siglo se crearon en el país diversos organismos en los cuales las tareas de los científicos e investigadores se orientaron al adelanto tecnológico. Vamos a detallar la acción de algunos de ellos.

— Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA)
Creado en 1950, este organismo autárquico dependiente de la Presidencia de la Nación, ha promovido y realizado estudios, aplicaciones científicas e industriales de las trasmutaciones y reacciones nucleares. Ya en 1953 se produjeron los primeros radioisótopos y dos años después se obtuvieron los primeros lingotes de uranio metálico, de producción nacional.El primer reactor nuclear argentino —y primero de América Latina— se puso en funciones en 1958.

Uno de los objetivos de la Comisión es contribuir al desarrollo energético nacional. Ya funciona la central atómica de Atucha, Pcia. de Buenos Aires, que puede llegar a una potencia de 319 kw; la segunda está construyéndose en Embalse Río III, Pcia. de Córdoba.

Otros fines de la CNEA: la especialización de técnicos, aplicaciones agropecuarias e industriales de los radioisótopos, procesamiento dt uranio (cuenta con dos plantas químicas), asesoramiento técnico y científico a entidades del extranjero, etc.

Dependen del organismo varios centros atómicos: Constituyentes (investigación metalúrgica), San Carlos de Bariloche (investigación físico-nuclear) y Ezeiza (producción de radiación, seguridad y producción radiológica).

— Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET)
En cierto modo este Consejo dirige la investigación científica y técnica argentina, y tiene una amplia proyección internacional. Para favorecer el intercambio de conocimientos y experiencias ha firmado numerosos convenios de intercambio y cooperación con el Consejo Nacional de Pesquisas (Brasil), la National Academy of Sciences (EE. UU.), el Consejo Superior de Investigación Científica (España), el Centre National de la Recherche Scientifique (Francia), etc.

Entre los varios convenios señalamos los firmados con la FAO (proyecto de desarrollo pesquero), la OEA (programa de desarrollo científico y tecnológico), etc.

— Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA)
Fundado en 1956, tiene por fin experimentar nuevas técnicas agrícolas y ganaderas y difundirlas entre los productores.

Entre las preocupaciones que encauzan sus actividades están la adopción de nuevas maquinarias, la modificación de métodos de trabajo, la fertilización de los suelos, el empleo y desarrollo de nuevas semillas y cultivos, la aclimatación de especies animales, la educación de los jóvenes de familias campesinas, el mejoramiento de las condiciones de vida de los hogares rurales, etc.

Junto con organismos de las Naciones Unidas ha investigado la ecología de regiones desérticas; realizó estudios de suelos, de genética vegetal y animal, del desarrollo ovino de la Patagonia y la explotación de los valles medio e inferior del Río Negro.

Sus especialistas han cumplido misiones de asesoramiento en diversos países del Continente, y sus trabajos gozan de prestigio científico en todos los países del mundo.

— Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI)
Este organismo descentralizado, creado en 1957, tiene por finalidad realizar y promover investigaciones aplicadas para,mejorar el nivel técnico y económico de la industria nacional; experimentar técnicas de elaboración, procesos de materias primas, uso de materiales locales; aprovechar subproductos; etc.

Para alcanzar dichos fines posee centros especializados en biología marina, caucho, celulosa y papel, desalación de aguas, industria láctea, máquinas herramientas, minerales, textiles, carnes, electrónica, diseño industrial, etc.

Algunos de estos centros funcionan en la Capital Federal y otros, en el Interior. El INTI no sólo colabora con la industria privada; ha organizado cursos internacionales con el patrocinio de la UNESCO y seminarios de gran importancia en el campo del diseño industrial y otras disciplinas afinos, a los que concurrieron relevantes figuras mundiales de la especialidad.

Fuente Consultada:
Formación Moral y Cívica 8 Ciclo Básico y Técnicas de Roberto N. Kechichián – Editorial Stella –

 

Historia de la Repostería Tortas y Masas Dulces Resumen

 Resumen Historia de la Repostería
Los Dulces: Tortas,Pasteles,Masas y Helados

Así se expresaba hace casi dos mil años, Marcial, un poeta latino (año 43-104) en uña poesía titulada «Pistor dulciarus» (el pastelero), dedicada precisamente a las personas que se dedicaban a la elaboración de dulces.

«Sus manos (las del pastelero) confeccionan para ti más de mil dulces. Sólo para él trabaja la laboriosa abeja».

No debe maravillarnos que la obra del pastelero existiera y ya entonces fuera alabada, pues desde los tiempos más antiguos los hombres trataron de mejorar los alimentos de que se nutrían con la adición de sustancias dulces, especias, frutas secas, huevos, grasas, etcétera, dando así nacimiento a la repostería.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/reposteria.jpg

Reposteros medievales

BREVE  HISTORIA  DE  LOS   DULCES
Del verso latino que hemos transcripto se deduce que, entre los antiguos, era la miel la principal sustancia edulcorante. Para los antiguos pueblos europeos, que no conocían el azúcar, la miel era la más difundida golosina. Y la usaban en abundancia, porque le atribuían cualidades curativas.

En el Medioevo, muchos conventos criaban abejas para obtener la cera necesaria para la fabricación de velas, y aprovechaban la miel en la elaboración de distintos dulces, algunos de ellos muy famosos. La fabricación de dulces fue acompañada con la de velas hasta el punto de que los elaboradores de ambos productos solían reunirse en un solo gremio, en el tiempo de las corporaciones medievales.

En plena Edad Media, alrededor del año 1000, los árabes introdujeron en la repostería europea el azúcar, desde siglos atrás conocido en Asia oriental. La repostería árabe introdujo también distintas creaciones, cuyo recuerdo se conserva en numerosas palabras castellanas (alfajor o alajú, de «alhachu», sorbete, de «xorba», tal como la propia palabra «azúcar»), juntamente con distintas drogas y esencias, el pistacho o alfónsigo, el almizcle, los piñones, etc.

El prolongado contacto de la civilización árabe con la península ibérica produjo una profunda influencia también en ese orden. Quizá sea por eso por lo que el primer tratado sobre la materia fue publicado en nuestro idioma: se trata de una obra escrita por Juan de la Mata con el título de «Arte de la repostería» aparecida en Madrid en 1748.

Durante el Medioevo y el Renacimiento, además de los reposteros que abrían una tienda al público, había numerosos artistas pasteleros que trabajaban exclusivamente en casa de algunos magnates para quienes elaboraban distintos dulces: creaciones particulares cuyas recetas guardaban celosamente.

Estos reposteros confeccionaban dulces y pasteles, a veces de enorme tamaño, cuyos ingredientes y preparación eran motivo de asombro. No pocas veces, el dispendio y la ostentación en la producción pastelera hizo que la repostería cayera dentro de las prohibiciones de las leyes suntuarias.

Parece que los helados se fabricaron por vez primera en el siglo XIV. Tres siglos después, el repostero del príncipe de Conde, en un banquete ofrecido al rey Luis XIV, sirvió unos helados notables, con la apariencia de huevos y hechos con tal arte que los invitados los tomaron efectivamente por huevos y no salieron de su error hasta haberlos probado.

Gelée Claudio

El hojaldre fue descubierto, se   dice que casualmente, por un repostero francés, Claudio Gelée, en el siglo XVII. Mientras se hallaba amasando otros dulces, se dio cuenta de que había olvidado agregar la dosis necesaria de manteca. La añadió entonces poco a poco mientras seguía amasando la harina. ¡Cuál no sería su sorpresa cuando, terminado el cocido de las pastas, comprobó que había obtenido una masa muy friable y frágil, formada por una masa delgadísima y dividida en muchas hojas!

España ostentaba ya una vasta y compleja repostería, caracterizada por las creaciones de las regiones mediterráneas, como el turrón, el mazapán, y los distintos dulces, derivados algunos de la pastelería árabe, cuando se enriqueció nuevamente con el descubrimiento de América, de donde llevó a Europa, junto con el chocolate —que por sí mismo es todo un capítulo del arte reposteril—, numerosas frutas y condimentos, así como el azúcar barato y abundante.

El chocolate, que en España como en América se convirtió en pocos siglos en un desayuno más o menos corriente, aporto a la repostería europea en general, y a la española en particular, un ingrediente útilísimo y aplicable a multitud de creaciones de ese arte.

A comienzos del siglo pasado se inició en Europa la elaboración industrial del chocolate, ofreciéndolo preparado con azúcar de caña o de remolacha, cuya fabricación comenzó en Francia hacia esa misma época.

Por aquellos años aparecieron igualmente los confites de color, que desde el siglo XVI se elaboraban exclusivamente de color blanco. Habían sido descubiertas sustandas colorantes comestibles, que permitían recubrir con azúcar coloreado las pastas o frutas utilizadas para esas ricas golosinas.

La palabra confite significó originariamente «fruta azucarada», pero tal designación se extendió luego a distintos tipos de dulces, tales como hoy los conocemos.

En la actualidad, también la pastelería, que desde sus orígenes formó parte de la artesanía, ha sido organizada en forma industrial. En la mayoría de los establecimientos de tal índole, el producto no es tocado por las manos de los obreros, ya que la dosificación de los ingredientes, su paso por las distintas etapas de la fabricación y la confección final, están a cargo de complicadas maquinarias.

Las materias primas empleadas son cuidadosamente seleccionadas en grandes laboratorios científicos por técnicos y, químicos que, salvo el guardapolvo blanco, nada tienen de común con los antiguos reposteros y cocineros.

historia de la reposteria

PASTELITOS: Beignet, cañoncitos, bombitas, tajaditas, espumitas, merengues (dulces formados con clara de huevo batida con azúcar hasta volverla espumosa; suelen rellenarse con crema), pastas rellenas, ricitos (pastas dulces con almendras), barquitos (dulces de harina, manteca y azúcar cocidos directamente sobre la llama), eremitas, babas (dulce hecho con harina, levadura de cerveza, huevos, azúcar, pasas de uva, ensopada con ron), africano (dulce cubierto de chocolate), «praline», «cerisette» (dulce pequeño de chocolate que encierra una cereza y licor), «fondant» (dulce de azúcar perfumado), confitado (frutas hervidas con jarabe de azúcar hasta secarlo), castañas confitadas, caramelos (comprimidos de azúcar cocido y aromatizado), chocolatines, bizcochos (dulces de masa cocidos al horno hasta quitarles toda la humedad).

DULCES    LÍQUIDOS
Crema helada (bebida de leche, hielo y jarabe de frutas batidas), chocolate (bebida densa compuesta de cacao azucarado, disuelto y hervido en leche), mazagrán (café con hielo y limón), horchata (refresco de chufas, de origen árabe).

CREMAS
Crema de leche (también llamada nata) ; crema espumosa, crema de manteca, crema de café, crema de chocolate, crema de jarabe, crema con ron, crema chantilly (crema de leche batida con azúcar y vainilla) ; crema Saint-Honoré, etcétera.

DULCES  DE FANTASÍA
Llamados así por su aspecto singular: conchillas, cestas, arpas, colmenas, floreros, mazorcas de maíz, almohadas, coliflores, frutas, naipes y otros, de acuerdo con su forma.

LAS DECORACIONES  PUEDEN   SER:
De azúcar, de cremas, de crema común batida, de chocolate, de distintas pastillas, de confitados de frutas, de turrón, de crocante, de mazapán, de azúcar acaramelado y fundido al calor.

EL  PAN  DULCE
Un producto de repostería que ha adquirido carta de ciudadanía en diversos países es el pan dulce, de origen específicamente italiano, donde se le llama «panettone». Comenzó a ser fabricado por un panadero milanos de fines del siglo XV; más exactamente, durante el reinado de uno de los Sforza, Ludovico «el Moro» (1451-1508).

Afirma la leyenda que tal viejo panadero milanos se hallaba próximo a la ruina cuando uno de sus ayudantes tuvo la idea de atraer al público ofreciéndole un pan mejorado por la adición de huevos, leche, pasas, frutas confitadas y piñones, agregados a la masa de panificación.

Tanto éxito logró la creación, que el negocio cercano a la quiebra volvió a prosperar y tuvo desde entonces una clientela extraordinaria.

En nuestro país, el pan dulce se prepara de acuerdo con la fórmula original, traída desde hace décadas por la industriosa y emprendedora inmigración italiana, siendo corriente la elaboración, tanto según el gusto «milanés», caracterizado por las piezas altas, como el «genovés», que se vende en piezas de forma chata.

El pan dulce es considerado un alimento de gran poder nutritivo, pues, además del valor de alimento universal que se le reconoce a la masa de harina de trigo —el ingrediente básico—, tiene adicionados alimentos tales como azúcar, huevos, leche, manteca y frutas confitadas, de muchas calorías.

historia de la reposteria

LOS HELADOS: En la antigua Grecia se practicaba ya la costumbre de mejorar ciertos postres, frutos, golosinas y bebidas mediante su enfriamiento. El griego alejandrino Ateneo refiere en su libro «El banquete de los sofistas» —en el cual describe la vida y las costumbres del siglo III antes de Cristo— los procedimientos empleados para conservar la nieve durante el verano, en cuevas o sótanos subterráneos, existentes entonces en las casas ricas.

El Renacimiento, junto con otros refinamientos en las costumbres nacidos en el mundo antiguo, volvió a usar de esta práctica culinaria. Fueron reposteros árabes quienes introdujeron en la Europa medieval el sorbete, servido primero en los palacios de los grandes señores, y más tarde ofrecido al público por los pasteleros de Siria, Egipto y la España musulmana.

Reposteros italianos tienen el mérito de haberlo introducido en las cortes de los príncipes, y de haber creado no pocos de los tipos de helados y refrescos todavía en uso.

Sin embargo, el desarrollo extraordinario del helado llegó sólo después que el ilustre ingeniero francés Carlos Tellier (1828-1913) inventó la refrigeración mecánica, la cual permitió crear temperaturas bajas en cualquier sitio y oportunidad, con independencia de las estaciones.

Los helados propiamente dichos suelen tomar nombres especiales, de acuerdo con su forma, confección y composición. Así, tenemos los llamados mantecados (poco consistentes y que se toman en vasos); las casatas (compuestas por varios helados que se enfrían juntos y con frutas confitadas); cremas, los «spumoni» (especie de helados con crema batida) y los semifríos (que contienen bizcochos y otros ingredientes que no se hielan).

Fuente Consultada:
Enciclopedia Estudiantil Editorial CODEX Fasc. Nº33 Historia de los Dulces

Historia de los Tapices Antiguos Gobelinos y Flamencos

Historia de los Tapices Antiguos
Gobelinos y Flamencos

Los autores latinos refieren repetidas veces en sus escritos la existencia, en las casas romanas, de «tejidos historiados», es decir, de tejidos decorados con figuras. Centro de producción, en la época de los romanos, era el Oriente, donde la elaboración de tal manufactura había persistido desde los tiempos de la civilización egipcia, meda y persa.

Pérgamo,  Mileto y sobre todo Alejandría fueron por largo tiempo los mayores exportadores de «tejidos historiados», en los que figuraban también escenas mitológicas, que la aristocrática sociedad romana del período imperial no escatimaba en adquirir a altos precios.

Desgraciadamente no podemos dar una idea exacta de la magnificencia de los tejidos antiguos más que por medio de las descripciones de los escritores. Descripciones que, en realidad, además de no ser muy precisas, son demasiado genéricas y un tanto oscuras, pues confunden a menudo los diferentes tipos de tapices.

Algunos fragmentos de tejidos coptos encontrados en el alto Egipto, realizados en los primerose siglos de la era cristiana, han permitido dar una ídea sobre el tipo de telares y sobre la técnica empleada en aquellos tiempos en que los tapices contenían simples figuras geométricas o símbolos religiosos.

Se descubrió así que los tejedores de entonces se valían de una gama de hilos que comprendía cerca de una veintena de colores y que se servían ya del telar llamado «vertical», que fue luego el más usado para el tejido de los tapices. En realidad, estos ejemplares de arte textil, entre los más antiguos de cuantos han llegado a nosotros, pueden ser considerados como verdaderos tapices.

El término «tapiz» designa paño tejido, de lana o seda, más o menos grande, realizado con una técnica particular y con una función específica, desfinado a ser colgado, generalmente, contra una pared, y con motivos decorativos que ocupan toda su superficie.

El diseño que el tapicero debe efectuar está generalmente dibujado, con antelación, por un pintor o un artista especializado, quien lo traza sobre un cartón, indicando con claridad sus contornos y también, en la medida de lo posible, la limitación de la zona de los colores.

Recibido el cartón, o una copia del mismo, el tapicero debe repetir el diseño sobre la urdimbre que se encuentra ya debidamente preparada en el telar. Esta primera fase de su trabajo presenta no poca dificultad. El tapicero, en efecto, encuentra que debe operar no sobre una superficie lisa sino sobre un conjunto de hilos, en cada uno de los cuales deberá quedar claramente marcado el dibujo.

Junto al telar el tapicero coloca frente a sí su propia «paleta», es decir, la lanzadera con hilos de varios colores y diferentes tonalidades. Delante suyo también, un poco más atrás del telar, pone el cartón de manera que le permita controlar los colores que debe emplear.

Un espejo, dispuesto de modo conveniente, le permite ir observando cómo progresa el tejido y su fidelidad con respecto al cartón sin tener que levantarse, puesto que para poder anudar los hilos y manejar la lanzadera con mayor facilidad el tejedor está obligado a realizar su trabajo teniendo su vista puesta sobre el reverso del tapiz.

Además de la lanzadera, el tejedor tiene al alcance de su mano otros varios instrumentos, como el peine y agujas de diferente calibre, para poder así ejecutar los «puntos» o las «pasadas» con mayor precisión de acuerdo con el cartón.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/tapiz2.jpg

Herramientas de uso en los telares

Sólo los tapices de pequeñas dimensiones o de diseño de fácil ejecución son generalmente realizados sobre telares horizontales, que son aquellos que se emplean para el tejido de telas y paños comunes. Con estos telares el trabajo puede hacerse mucho más rápidamente; pero estando la urdimbre en sentido horizontal, el tapicero no puede verificar lo que ha tejido sino a través del espejo. Desde el punto de vista técnico, el tapiz ejecutado en telares horizontales es llamado de «bajo lizo».

Los tapices de más compleja ejecución son, en cambio, realizados en telares verticales, llamándoselos de «alto lizo». En los telares verticales la urdimbre se extiende en ese mismo sentido, permitiendo que el tapicero, además de poder observar el tejido por medio del espejo, examine directamente su labor trasladándose al otro lado. Tejer un tapiz importa tanto una enorme habilidad como un trabajo minucioso de notable paciencia.

tapices manuales verticales

La habilidad y el estilo flamencos se impusieron en el siglo XV, y en el siguiente alcanzó la supremacía la manufactura francesa. He aquí dos artesanos mientras trabajan en telares de «alto lizo». La manufactura se realiza del revés del tapiz. A un costado del tapicero se ve el diseño para reproducir. Frente al telar se coloca un espejo en el que se puede controlar el resultado del trabajo.

Por ello los tapiceros fueron cotizados siempre con altísimos salarios, sobre todo en la época de máximo esplendor de este arte. Los tejedores, llamados y protegidos por apasionados coleccionistas, fueron especialmente considerados y tratados durante los siglos XVII y XVIII, en que se destacaron muchos y muy conocidos artesanos manufactureros y restauradores.

Los más antiguos tapices que han llegado hasta nosotros provienen de Basilea y París. Datan de la segunda mitad del siglo XIV, aunque sus características denotan ya una técnica evolucionada, con dibujos perfectos y armónicos que hacen suponer que, en los siglos anteriores a los mismos, existían grandes maestros anónimos de este difícil y complejo arte.

Los tapices se originaron mucho antes de la época románica por una exigencia ornamental. Durante la Edad Media, los muros de las iglesias y de los castillos, de piedra o de ladrillos descubiertos, no fueron tan decorados como sucedió durante el Renacimiento, bajo la influencia del arte italiano.

Después de Francia y Holanda está, en orden de importancia en la fabricación de los tapices, Italia. Venecia fue una de las primeras ciudades italianas que poseyó manufactura de ellos. Pero tal actividad no tuvo largo desenvolvimiento y no logró conseguir más que difundir sus obras en otras ciudades de Italia. Aquí vemos un tapicero del siglo XVIII que teje, en una calle veneciana, un tapiz en el telar de «bajo lizo».

Los tapices fueron reemplazando entonces sus funciones decorativas de cubrir paredes, por la de ilustrar, a través de sus representaciones, la vida de los santos, los episodios del Evangelio, las costumbres y usos de los pueblos, los
sucesos  históricos  más   destacados  y las   anécdotas más pintorescas de la sociedad europea, las novelas más conocidas o los poemas épicos.

Esta doble función estética e ilustrativa se desarrolló a ejemplo de los Paramentos del Apocalipsis, una serie de enormes tapices —el mayor de los cuales era de 4 metros de altura por 2,50 metros de ancho— realizados por encargo de Luis d’Angio, en 1375, por el tapicero parisiense Nicolás Bataille, con quien colaboró un numeroso grupo de antiguos maestros de este arte.

Símbolos religiosos y composiciones alegóricas distribuidos en la superficie de las obras con perfecta armonía, de un estilo netamente gótico, fueron el contenido de los Paramentos del Apocalipsis, tapices repetidamente reproducidos en menor tamaño según una costumbre muy difundida de aquella época.

A fines del siglo XIV la actividad de los manufactureros parisienses fue a tal punto escasa, por turbulentos sucesos políticos, que gran parte de los maestros tapiceros abandonaron la ciudad y radicaron su industria en distintos lugares de Francia, Alemania, Italia e incluso Inglaterra.

Probablemente fueron tejedores ambulantes franceses los autores de una aprecíable serie de tapices de fines del siglo XV, distinguidos con el nombre de «milflores» por la característica decoración del fondo.

Los tapiceros ambulantes favorecieron, sin duda alguna, la difusión de la técnica del tapiz que, hacia principios del siglo xiv, los centros manufactureros de Arras y Tournai comenzaron a producir en gran escala.

Durante la segunda mitad del siglo XV se encuentran industrias manufactureras en casi todas las ciudades de Europa. De Francia y de Flandes proviene la mayor parte de los tejedores que se radican en Italia gracias al generoso apoyo de los mecenas de Ferrara, Florencia, Milán, Mantua y Venecia.

En una época los tapiceros se inspiraron en cuadros de célebres pintores: Rafael, Rubens, David, Vernet, Simón Vouet, Nicolás Poussin, Carlos Le Brun. En España, Francisco Goya y otros artistas de valor resolvieron dar un carácter de cierta originalidad a la manufactura de tapices más famosa: la «Santa Bárbara» de Madrid.

En los últimos años del siglo XV se inicia la más importante competencia contra la tapicería francesa con los tejidos de Bruselas, que logran imponer su producción en todos los países del viejo continente, no sólo por la inmejorable calidad de su manufactura, tejida con delicados y sutiles hilos de gran calidad, empleándose, incluso, hilos de oro y plata, sino también por la ejecución de los dibujos, que comenzaron a realizar grandes maestros de la pintura.

En cierto modo se independiza, en ese entonces, la relación que anteriormente existía entre el tejedor y el dibujante. En efecto, el pintor se reserva ahora la más amplia libertad de ejecutar los temas, limitándose a trazar los diseños únicamente en negro, teniendo el tapicero la facultad de interpretar, y no de copiar, los cartones, agregando los colores y las tonalidades según su propio gusto. Los matices empleados no superaban una veintena y los colores más comúnmente usados eran amarillo, azul, rojo, castaño y verde.

La tapicería de Bruselas enriquece, sin embargo, la gama de colores, vivos y vistosos, colocándose inmediatamente a la cabeza de la producción europea tanto por la variedad de sus gustos como por la de sus modelos. Adopta el estilo de la pintura renacentista italiana, grandiosa y monumental, rica en temas mitológicos, inclinada a las formas exuberantes y pintorescas.

A fin de imponer a los tapiceros el máximo de cuidado y seriedad en sus trabajos, la sociedad de tejedores de Bruselas estableció la obligación de que cada tapicero debía colocar al margen de los tapices una marca que indicase el nombre del tejedor junto al de la fábrica que los producía. Esta costumbre se difundió en seguida en todas las manufacturas de Europa.

Se conservan magníficos tapices de un experto tejedor de Bruselas de nombre Pedro van Aelst, fechados en 1515, que representan distintos episodios del Evangelio, tomados de cartulinas pintadas por él mismo y por Rafael. Estos tapices significaron una verdadera revolución en la manufactura de esta industria.

Hasta ese entonces, como vimos, los tapices cumplían sólo una función ornamental, pero en el Renacimiento los dibujos fueron cambiando y el cartonista se preocupó por «impresionar» en vez de «decorar». Cada pequeño trozo del tapiz adquiere entonces la misma importancia; el fondo y la figura llaman la atención con igual intensidad y los motivos ornamentales son hechos con tanto cuidado qué predominan sobre el conjunto.

castillo en viena con tapices

El castillo de Schonbrunn, en Viena, que fue la residencia veraniega de los emperadores austrohúngaros, posee una rica colección de tapices que decoran las paredes de la espaciosa sala. Mientras la mayor parte de los países europeos participó activamente, desde su iniciación, en la evolución de los tapices, Austria no hizo ningún aporte a este delicado arte, y las preciosas obras que, en interesante colección, enriquecieron los más bellos palacios y museos más célebres de esa nación provienen de manufacturas extranjeras.

Tanto Rafael, como luego su mejor alumno, Julio Romano, y también los pintores flamencos influidos por la escuela pictórica italiana, concibieron los tapices como verdaderos cuadros en los que resaltaban sus personajes.

Se introduce también la perspectiva, eliminándose, por otra parte, el rígido contorno negro que en los tapices anteriores ocultaban y confundían las figuras, y se lo sustituye con vivos colores que hacen resaltar las zonas de luces y sombras. Se comienza, además, a usar guardas, en todo el contorno de los tapices, consistentes en dibujos de flores o frutas, que dan mayor realce a la parte central del tejido.

En el siglo XVI Francisco I intentó devolver a la industria tapicera francesa el prestigio que había tenido antes de que las manufacturas instaladas en Bruselas compitieran exitosamente con ella. A ese fin creó un establecimiento textil permanente en Fontainebleau e, igualmente, otros del mismo carácter en París.

Sin embargo, el mérito de haber conseguido imponer de nuevo este arte típicamente francés se debe al ministro de Finanzas del rey Luis XIV, Juan Bautista Colbert, quien reorganizó esta industria constituyendo un ordenamiento que hoy se llamaría «estatal». Legó, así, a los tejedores, un estatuto completo, fijó los salarios de trabajo, estabilizó los precios de los tapices e introdujo la costumbre, que continuó en los siglos siguientes, de que conocidos pintores ejecutasen los cartones pertinentes. Estas providencias permitieron un renacer de la tapicería en Francia, constituyendo una fuente de riqueza que sobrevive hasta el día de hoy.

En el año 1652 el ministro Colbert agrupó a todos los tejedores parisienses en una única gran fábrica llamada Manufactura de los Gobelinos, por el nombre de los antiguos propietarios de los terrenos en los cuales se instaló la industria.

Bajo la dirección artística del pintor Le Brun, la fábrica fue casi exclusivamente encargada de la ejecución de los tapices y de toda clase de paramentos destinados a la corte de Versalles, aunque también se dispuso la venta particular de algunos ejemplares.

El más conocido diseño que pintó Le Brun fue utilizado en una serie de tapices sobre la Historia de Alejandro Magno, de un gusto grandilocuente que satisfizo mucho al Rey Sol.

Otras manufacturas reales de gobelinos destinados a la venta fueron creadas por Colbert en Beauvais y Aubusson, que se convirtieron en centros industriales de este arte.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/tapiz1.jpg

Tapiz de los Gobelinos  (1703-1704):  Muchachos jardineros. Palacio Pitti (Florencia)

El interés de los reyes Luis XV y Luis XVI, la capacidad y habilidad de los pintores, inclinados por un estilo rococó, como Boucher, hicieron que también en el siglo XVIII la manufactura real produjera obras de extrema belleza. Sin embargo fue decayendo el gusto por los grandes paramentos murales de acuerdo con las nuevas concepciones sobre el arte de la decoración. La técnica textil llega ahora al máximo de la perfección, terminando por reducir este género artístico a un arte de imitación.

Esta crisis de la tapicería francesa, que se puede notar en toda la producción del siglo pasado, parece hoy resolverse gracias a la intervención de una serie de pintores (entre los cuales debe recordarse a Juan Lurcat) que han provisto a la Manufactura de los Gobelinos, de Aubusson y de Beauvais de un buen número de cartones de gustos modernos y de efectos muy decorativos.

Fuente Consultada:
LO SE TODO Tomo IV Editorial Larousse – Historia: El Arte de la Tapicería –
Enciclopedia Electrónica ENCARTA Microsoft

Historia del Calzado y Su Evolución Tipos y Partes del Zapato

Historia del Calzado y Su Evolución

Resguardarnos los pies del rigor del clima y del suelo constituye una necesidad menos apremiante que la del vestido. Los pueblos primitivos iban descalzos. Y en los lugares donde les era penoso andar así idearon el modo de proteger la planta del pie, mediante un pedazo de cuero convenientemente atado. Así se inventó el calzado en las primeras edades humanas.

En su forma más rústica el calzado se reduce a abarcas de cuero crudo sujetas a la planta del pie mediante correas. De aquí se derivaron las sandalias (del latín «sandálium»), que a nuestro parecer es el tipo de calzado más generalizado en la historia de la humanidad. Lo usaron egipcios, sumerios, hebreos, asirios, griegos y romanos. . . y todavía se sigue usando.

Otro tipo bastante simple de calzado es el zueco o almadreña (del latín «soccus»), Que consiste en un zapato de madera de una sola pieza, como los que usan los campesinos holandeses. En la ex Indochina las mujeres los llevan con las puntas bien levantadas. En Japón los fabrican con madera de cerezo y los llaman «guetas».

Ya se comprende que la enorme variedad de calzados creados por los pueblos responde no sólo a su adelanto técnico, sino también a la materia prima disponible y a las características que quiera conferírseles como signo representativo de importancia, poder, riqueza y buen gusto. Es común encontrar, en una misma civilización, gente descalza, con sandalias y con zapatos más o menos suntuosos.

El zapato, que sólo llega hasta el tobillo, es el modelo más acabado del calzado de todas las épocas. Puede tener tacón, para andar con el talón más levantado. La zapatilla es un tipo ligero de zapato, con suela liviana. Para andar dentro de casa suele usarse un tipo de zapatillas sin talón, llamado chinela. El pantuflo (del francés «pantoufle») es un modelo de chinelas sin orejas ni talón. Para preservar de la lluvia los zapatos, usamos chanclos, que antes eran de madera o corcho, y en la actualidad, de goma.

La bota es un calzado que además del pie cubre parte de la pierna, y comúnmente es de cuero. Si no pasa de media pantorrilla se le dice botín, o zapata. El borceguí (del flamenco «brosekin») es abierto por delante, se ajusta con cordones y llega más arriba del tobillo. En distintos pueblos, con los zapatos se usan polainas (de «poulanne», piel de Polonia), especie de media calza de cuero o paño que protege desde el empeine hasta la rodilla.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/calzado_partes.jpg

EL CALZADO EN LA ANTIGÜEDAD
Por aquello de que la moda tiene sus inexcrutables reversiones, pudiera ser de interés conocer algunos modelos de sandalias y zapatos de los tantos que usaban nuestros antecesores egipcios, sumerios, hebreos, cretenses y demás civilizaciones antiguas. Así por ejemplo, los asirios usaban sandalias con talón y una anilla de cuero por la que pasaban el dedo gordo del pie.

En Atenas los hombres solían usar sandalias, botas y zapatos negros de tacón alto; y las mujeres preferían, en su calzado, los colores vivos como la púrpura. También inventaron los griegos los coturnos (del latín «cothurnus»), especie de altos borceguíes que ajustaban por delante con un cordón. Los romanos tenían una especie de botines altos que ajustaban con correas dejando al aire los dedos de los pies.

Se llamaban cálceos (del latín «calceus»), nombre del cual deriva la palabra «calzado». Dentro de casa usaban sandalias y los soldados, una especie de borceguíes guarnecidos con clavos, llamados coligas.

Los persas también usaban botas («yizmé»), chinelas de piel («kechs») y botines de paño encarnado («chorab»).

EN EL MEDIOEVO EUROPEO
Para lucimiento de la nobleza se crearon hacia el siglo XII botas altas que cubrían toda la pierna y otras con el borde ancho y vuelto hacia abajo. También se usaron zapatos con punta muy larga, hebillas y altísimos tacones. En 1365 el rey de Francia prohibió la confección de zapatos con punta aguda y retorcida.

El escarpe es la pieza de las armaduras con que cubrían el pie: especie de zapato blindado que prolongaba la espinillera, protectora de la pierna. La plebe seguía usando, mientras tanto, zuecos, sandalias y alpargatas (del morisco «albargat», derivado de «abarca»), confeccionadas con cáñamo.

EN AMÉRICA PRECOLOMBINA
Dos tipos.principales de calzado encontramos en los indios americanos: la sandalia y el mocasín. Las sandalias son propias de las culturas superiores occidentales. Los toltecas las confeccionaban con fibra de henequén (variedad de maguey), y los reyes las usaban con calcetines.

Los aztecas las llamaron «cactli». Las confeccionaban con fibras vegetales y con piel. Algunas tenían taloneras y se ataban con correas entrelazadas que en otros casos llegaban hasta la rodilla («cozehuatl»). Los indios mexicanos usan todavía una sandalia típica: el «huarache».

En el imperio incaico la sandalia se llamó «usuta», de donde derivó el nombre más generalizado de «ojota» con que se la conoce en la región andina. Se confeccionaba con una doble plantilla de piel de llama y cordones de vivos colores. El inca usaba usutas de lana blanca.

Algunos pueblos de llanura de América del Norte fabricaban abarcas, polainas y mocasines de pieles, lo mismo que los onas y yamanas de Tierra del Fuego. Estos últimos hacían sus mocasines con piel de foca, recogiendo los bordes y atándolos encima del empeine.

Los patagones los confeccionaban con piel de guanaco y hacían mullido su interior poniéndole paja; lo que les daba enorme tamaño. Por eso se supone que su impresión plantar en la arena pudo contribuir a hacer creer a los primeros españoles que eran gigantes, y a bautizarlos «patagones».

Después de la conquista, los araucanos y los mestizos empezaron a confeccionar sus famosas botas de potro con el cuero, crudo y bien sobado, del corvejón de los caballares cimarrones que poblaban la pampa argentina.

COMO SE PREPARA EL CUERO DEL CALZADO
Elijamos antes que nada el material adecuado al calzado que nos proponemos construir. Un chapín para baile conviene que sea de suela muy suave y forrado de tafilete (derivado del berberisco «tafilelt»), es decir, de piel muy delgada.

Algo más grueso es el cordobán —nombre derivado de Córdoba (España)—, donde se curtía esta piel de cabra. Para la suela buscaremos cuero fuerte y bien adobado; en cambio el empeine requiere una cabritilla blanda (piel adobada de animal pequeño: cabrito o cordero).

Para que el cuero esté en condiciones de ser utilizado, previamente ha debido ser curtido. ¿En qué consiste el curtimiento?.

Es una industria antiquísima que adereza las pieles volviéndolas elásticas y durables, con un tratamiento en base a ciertas sustancias llamadas «curtientes» que, en contacto con los albuminoides de la piel, la vuelven inalterable. El cuero bien curtido, no sólo no se descompone, sino que, en condiciones normales, conserva toda su flexibilidad.

La piel se sala apenas es extraída del animal. Una vez en la curtiduría se procede a reblandecerla y a eliminar de ella el pelo, la sal y los residuos de grasa.

Después sigue el curtimiento propiamente dicho que puede ser vegetal (cueros para suela), mineral (para empeine) o graso, con aceite de pescado  (pieles gamuzadas).

En el primer caso las pieles se hacen pasar durante doce días, por otros tantos recipientes que contienen distintos líquidos curtientes preparados con tanino: sustancia astringente extraída de ciertos árboles como el quebracho colorado. Luego las pieles, siempre sumergidas en el líquido, son agitadas durante unas veinte horas en cubas giratorias. El tratamiento con curtientes minerales no difiere sino en la composición del líquido, que en este caso contiene sales de alumbre y de cinc.

Después la piel es estirada mediante rodillos mecánicos, se la aceita ligeramente y se pone a secar. Posteriormente es prensada bajo fuerte presión o martillada mecánicamente, cepillada y remitida a los almacenes.

La piel-que se destina al empeine de los zapatos, en cambio, después de la curtiembre es desacidificada y raspada para que alcance el espesor deseado. Luego se la tiñe por inmersión en tinturas especiales y se la engrasa.

LAS ZAPATERIA
Las pieles delgadas que se destinan al empeine y las gruesas para las suelas son cortadas en moldes especiales, cosidas y encoladas. Hay máquinas adecuadas para coser los forros, las distintas partes del empeine y éste con la suela (vira).

Finalmente el zapato es martillado sobre la horma, estirado y lustrado. Y ya queda listo para la venta. ¿ Sobre qué base se determinan las «medidas» 34, 35. „., 39, 40…, 41, etc., con que se marcan los zapatos? Son puntos franceses que equivalen a 2/3 de cm. Así, por ejemplo, la medida 30 de calzado equivale a 20 centímetros.

IMAGENES DE LOS CALZADOS A TRAVÉS DEL TIEMPO

Clic, para ampliar

calzados en la historia

Clic, para ampliar

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Historia y Origen del Perro San Bernardo Leyenda del Barril

Origen e Historia del Perro San Bernardo

En el siglo XI san Bernardo fundó un refugio para viajeros en el puerto del Gran San Bernardo. Todavía hoy los monjes prestan auxilio a los viajeros extraviados. En esta tarea les ayudan sus famosos perros (algunos de los cuales llegaron a adquirir verdadera fama), que también acompañan a grupos de turistas en excursiones a lugares peligrosos.

El puerto del Gran San Bernardo, que une Suiza meridional con Italia, es uno de los puertos alpinos mejor conocidos. Debe su nombre a san Bernardo de Menthon, nacido en Saboya en el siglo X. Este santo tuvo la iniciativa de construir un refugio para viajeros en lo alto del puerto. A pesar de haber sufrido incendios y otras catástrofes, los edificios se mantuvieron en pie a través de los siglos. Napoleón se albergó en ellos.

perro san bernardo

Juego Para Aprender Las Razas de Perros

Ya en aquella época, algunos perros ayudaban a los monjes a encontrar a los viajeros extraviados; pero estos perros no eran todavía los san Bernardo que nosotros conocemos. Estos son el resultado de cruces, entre otros, con los famosos perros de Terranova. No sólo son muy hermosos, sino también notablemente inteligentes y de una resistencia extraordinaria. Esta última cualidad resulta indispensable en el medio en el que han de desenvolverse.

El tiempo, en la montaña, puede cambiar con mucha rapidez y las tempestades de nieve impedir la visibilidad. Por otra parte, no es raro que la temperatura descienda por debajo de los —35° C. Todo esto no impide a los viajeros aventurarse en la región, pues el puerto del Gran San Bernardo (existe también el del Pequeño San Bernardo) forma el punto de unión entre los Alpes del cantón de Valais, al este, y el macizo del Mont-Blanc, al oeste. Desde hace siglos, pues, es un lugar muy frecuentado.

Los viajeros no corren únicamente los riesgos inherentes a la alta montaña, sino también los que trae consigo el foehn, este viento cálido que hace fundir prematuramente la nieve y el hielo provocando, de este modo, avalanchas. Y hay que contar también con la niebla.

A despecho de todos estos peligros, el puerto era conocido ya en la época romana. No lejos del hospicio de los monjes los romanos habían edificado un templo a Júpiter. Más tarde, los hunos utilizaron el mismo camino. En la Edad Media, el paso del Gran San Bernardo era frecuentado por los salteadores de caminos.

Los monjes del hospicio del Gran San Bernardo no fueron los únicos en gozar de fama mundial por los auxilios prestados a los viajeros extraviados; también sus perros eran conocidos.

Algunos de ellos llegaron incluso a ser célebres; entre ellos Barry, que recibió, hace unos ciento sesenta años, el apodo de «El Salvador», pues él solo salvó 41 vidas humanas. Entregado sin descanso durante doce años a esa difícil tarea, cuando fue demasiado viejo vivió a expensas de la ciudad de Berna. Después de su muerte fue disecado y expuesto en un museo de la ciudad.

Sus descendientes hicieron honor al renombre de su antepasado. Son todos magníficos animales con el pelaje de un blanco pardusco y cuyo peso oscila entre los 70 y los 80 kg. Tienen el sentido del olfato enormemente desarrollado, y su colaboración, a la hora de buscar a viajeros extraviados, es de gran utilidad incluso en el caso de que hayan sido sorprendidos por una avalancha.

Cuando encuentra a uno de estos desgraciados viajeros, el perro atrae a sus amos con sus ladridos. Hay quien cuenta que los perros llevan consigo provisiones y un barrilito con una bebida alcohólica para que los accidentados puedan recobrar fuerzas.

Esto es únicamente una leyenda y no tiene nada que ver con la realidad. Lo cierto es que un artista representó un día a Barry de esta manera y esta representación se hizo tan popular que es imposible imaginarse a un perro san Bernardo sin su barrilito de coñac. Los monjes, sin duda, permiten que se represente a sus perros con el barrilito; pero es con demanda expresa de los viajeros.

En recuerdo de Barry, los monjes siguen dando ese nombre al macho más hermoso de la perrera. En nuestros días son cada vez más raros los viajeros que se arriesguen a recorrer a pie el puerto del Gran San Bernardo; pero la tradición del perro salvador de viajeros extraviados subsiste incluso después de la segunda guerra mundial.

Los perros siguen siendo entrenados como lo fueron en lo pasado. En lo que respecta a los ejercicios prácticos, se ha llegado al extremo de enterrar a un hombre bajo la nieve y a los perros corresponde encontrarle. Los animales trabajan por equipos y cuando uno de ellos ha encontrado a la «víctima» voluntaria, los perros se ponen entonces a desenterrarla.

El perro se echa entonces sobre la víctima, le calienta la cara y empieza a ladrar. Los otros perros se le unen y los monjes pueden dirigirse así fácilmente al lugar del «siniestro». Los monjes llevan consigo siempre bebidas calientes (té o vino, por ejemplo) y se apresuran a llevar a la víctima al hospicio.

Además de sus misiones de salvamento, los perros son útiles como guías de viajeros que tienen que visitar lugares considerados peligrosos. Su instinto les previene del peligro de las avalanchas antes de que las personas se den cuenta de que van a producirse. Y por si esto fuera poco, también van a buscar provisiones y el correo a la localidad de Bourg-St.-Pierre, situada más abajo.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Historia de los Buscadores de Oro en California y San Francisco

Historia de los Buscadores de Oro en el Oeste Americano – Vida de los Aventureros

En poco más de un siglo, California ha pasado por todas las etapas que transformaron una tierra prácticamente desconocida en un Estado moderno. Esta rápida evolución se debe principalmente al descubrimiento de filones auríferos que atrajeron a incontables buscadores de oro. En 1875 San Francisco contaba con 200.000 habitantes.

El 24 de enero de 1848, exactamente nueve días antes del Tratado de Guadalupe Hidalgo que cedía California a Estados Unidos, se produjo un acontecimiento de capital importancia para el desarrollo de California y Estados Unidos: el descubrimiento de un yacimiento de oro en el río Americano, en las tierras de Sutter.

Un emigrante de origen suizo, Johann August Sutter, se había instalado hacía algunos años cerca del río Americano. Activo y emprendedor, no tardó en ser propietario de un extenso territorio que transformó parcialmente en campamento atrincherado.

Era muy conocido en la región costera de California, y su propiedad recibía el nombre de fuerte Sutter. En los primeros días del año 1848, decidió hacer construir un aserradero a lo largo del río Americano, que cruzaba sus tierras, y para este trabajo contrató a un carpintero llamado James Marshall.

En la mañana del 24 de enero descubrió en el río una pepita de oro. En seguida dio parte de su hallazgo a los que estaban trabajando con él y después a John Sutter,  y la noticia se propagó rápidamente por toda California.

En otoño y en la primavera siguiente se supo en la costa oriental de Estados Unidos, y se pusieron en camino millares de buscadores de oro, entre los cuales había muchos aventureros e individuos sin fe ni ley.

buscadores de oro en el oeste de estados unidos

Ver También La Fiebre del Oro

Los primeros en llegar fueron los norteamericanos, pero no tardaron en desembarcar europeos, especialmente franceses: en Francia se había hecho una hábil propaganda en favor de California, propaganda tanto más fructífera cuanto que algunos insurrectos de 1848 tenían vivos deseos de abandonar el país.

Si de los hombres que en esta época se dirigieron en masa hacia California, algunos partían movidos por la aventura, debemos reconocer que la mayoría se sintieron atraídos por el incentivo del oro. Esta desbandada hacia el oro puso crudamente de manifiesto la sed de riqueza del hombre.

Para lanzarse a la búsqueda de oro no se necesitaba capital alguno, sino que bastaba con tener sólidas cualidades físicas y, sobre todo, valor y perseverancia. Estas cualidades podían ser insuficientes, pues en el éxito de los buscadores también intervenía la suerte.

Era muy penoso ver cómo millares de desgraciados, que no estaban preparados en absoluto para una tarea tan agotadora, se lanzaban frenéticamente a esta búsqueda de bienes materiales. Apenas poseían lo que llevaban puesto, y atravesaban Estados Unidos en carros tirados por bueyes, para ser, muchas veces, atacados por los pieles rojas. Otros llegaban por el istmo de Panamá.

Los europeos e incluso algunos norteamericanos iban a California en barco, doblando el cabo de Hornos: viaje largo y difícil, pero menos costoso que cruzar Estados Unidos. Si miles de hombres llegaron sanos y salvos, ¿cuántos fueron asesinados, se ahogaron o murieron de cualquier otra forma en el trayecto?.

Durante el primer año de la fiebre del oro, en la bahía de San Francisco entraron varios centenares de barcos.

Abandonados a menudo por sus tripulantes que partían en busca de oro, los buques eran llevados a tierra, donde rápidamente se transformaban en hotel o vivienda.

En efecto, el problema del alojamiento era difícil: en pocos meses, más de diez mil personas se instalaron en San Francisco, que entonces era una aldea de ochocientos habitantes.

Esta afluencia de población representó un recrudecimiento de la criminalidad. En 1854 se daba en Los Ángeles el promedio de un asesinato diario, mientras que San Francisco fue arrasado varias veces por criminales incendios.

Durante un corto período, la ciudad de San Francisco estuvo verdaderamente dominada por una asociación de bandidos y malhechores, algunos de cuyos miembros figuraban en la policía oficial. Es, ciertamente, digno de alabanza el espíritu de iniciativa y la energía de los norteamericanos que en estas difíciles circunstancias consiguieron sobreponerse y restablecieron la autoridad y la justicia.

En California no tardó en volver a reinar el orden, y si pensamos que había unos ochenta mil buscadores de oro, comprenderemos fácilmente la complejidad de los problemas que había que resolver. En un abrir y cerrar de ojos, la existencia apacible y romántica de los campesinos hispanoamericanos se vio señalada por un ritmo jadeante, tal como vemos en la actualidad la vida norteamericana.

Prácticamente no existían carreteras, y con frecuencia los emigrantes eran víctimas de los ataques de los bandidos o de los pieles rojas. En 1863 se estableció el primer enlace transcontinental que todavía no llegaba más allá de Sacramento. En 1877, el Southern Pacific Railway llegó por fin a San Francisco, después de haber cruzado Tejas.

Pero mientras tanto, ¿qué había sido de Sutter? Cuando los primeros buscadores de oro hubieron caído sobre sus propiedades como una nube de langostas, destruyéndolo todo a su paso, encausó al estado reclamándole daños y perjuicios.

En 1855 ganó el pleito. Pero los vecinos, celosos de su fortuna, le ocasionaron toda clase de problemas y en 1880 murió en la pobreza. San Francisco y sus alrededores están situados en terrenos que pertenecieron a Sutter. Añadamos de pasada que ninguno de los primeros hombres que descubrieron oro en California hizo fortuna.

Después de la fiebre del oro, que llegó al paroxismo entre 1849 y 1856, California todavía vivió por dos veces períodos agitados. La primera, hacia 1860, cuando se descubrieron yacimientos de plata en Nevada. Prácticamente todos los terrenos en cuestión pertenecían a habitantes de San Francisco, y esta situación dio origen a las más fantásticas especulaciones.

En 1875, en San Francisco, de cada dos mil habitantes uno por lo menos era millonario. En 1887, el país se vio nuevamente asolado por una ola de especulaciones provocadas por la venta de terrenos por los que debían pasar las futuras grandes vías de comunicación.

Desde la época de la fiebre del oro, la ciudad de San Francisco no ha dejado de atraer a numerosos extranjeros, principalmente chinos y japoneses. El barrio chino de San Francisco es famoso en todo el mundo.

Ver: Descubrimiento de Petróleo en EE.UU.

Enciclopedia Juvenil AZETA Editorial Credsa  Tomo 2 – Los Buscadores de Oro

Elefante Blanco: Origen y Significado de la Expresión

ORIGEN Y SIGNIFICADO DE LA EXPRESIÓN «ELEFANTE BLANCO»

Los elefantes albinos o blancos, como también se los conoce, se caracterizan por presentar piel y ojos de color gris claro, a diferencia de los elefantes normales, de pigmentación gris oscura, y en algunos casos un ligero tinte marrón.
Su presencia se halla circunscripta casi con exclusividad al área geográfica correspondiente a los territorios de Burma y Tailandia, en Asia Meridional.

elefante blanco

La extrañaa pariencia y escaso número de estos mamíferos vegetarianos dieron origen, hace ya varios siglos, y en el Reino de Siam (hoy Tailandia, con capital Banckok) a una antigua tradición que consideraba a los elefantes albinos propiedad del emperador, quien aún hoy ostenta el título de «Señor de los Elefantes blancos». Sólo él podía montarlos y hacerlos trabajar y, debido a esta prerrogativa, solía regalarlos como castigo a cortesanos que habían perdido su favor.

El extremo cuidado y el costoso mantenimiento de estas bestias, consideradas sagradas y de las que, en consecuencia, no se podía extraer ningún provecho, terminaban por arruinar a quien las había recibido.

Este es el origen de la expresión inglesa «White Elephant», en castellano «elefante blanco», utilizada para identificar posesiones inútiles, caras y de las cuales nos es difícil desprendernos.

Fuente Consultada: Magazine Enciclopedia Popular Año 3 N°30

El Mecanismo de Anticitera Función del Reloj Astronómico Historia

Objetivos del Mecanismo de Anticitera
Historia de su Descubrimiento

Por el año 1900, un grupo de exloradores marinos en busca de esponjas e  intentando buscar suerte en el fondo del mar, cerca de una isla griega llamada Anticitera,  se toparon por casualiadad con una rara pieza metálica que luego de un meticulo estudio resultó ser un mecanismo misterioso, que para algunos resultó ser la máquina del futuro. El físico inglés Derek J. de Solla Price empezó en los años 50 y luego de dos décadas junto a otro destacado físico  nuclear Charalampos Karakalos Descubrieron que había 27 ruedas de engranaje adentro, y que era tremendamente complejo. Era obvio que un mecanismo mecánico, formado por piezas de semejante precisión haya sido de aquella remota época, datado en unos 100 a.C.

SU HISTORIA: El Mecanismo de Anticitera es un artefacto antiguo creado para ser una máquina de medición de tiempo. Fue descubierto en un barco hundido en las inmediaciones de la isla griega de Antikythera, entre las islas de Kythera y Creta, y fue datado sobre el año 87 a.C.

mecanismo anticitera

El mecanismo de Anticitera (que data del año 87 a.C.) es una computadora analógica construida por científicos griegos diseñada para predecir posiciones astronómicas y eclipses con propósitos astrológicos y calendáricos así como las olimpiadas, tales como los ciclos de los Juegos Olímpicos de la Antigüedad. Se trataba de un mecanismo de cálculos (el primer mecanismo de engranajes conocido) que en un principio se creía              
que era capaz de calcular con precisión la posición del Sol y de la Luna, pero que
luego se demostró que también podía hacerlo con las posiciones de Venus y Mercurio

Como decíamos antes, este  artefacto fue descubierto por unos buceadores, recolectores de esponjas marinas, en el año 1900 a una profundidad de unos 40 metros, así mismo también obtuvieron en dicho hallazgo varias estatuas, ánforas y otros objetos arqueológicos. El 17 de Mayo de 1902, el arqueólogo Spyridon Stais notificó a la comunidad internacional que una de las piezas poseía una rueda dentada incrustada en roca.

Este mecanismo es el artilugio mecánico más antiguo que ha sobrevivido hasta nuestros días, hecho de bronce en un recipiente de madera, y que ha intrigado y desconcertado a los historiadores de ciencia y tecnología desde su descubrimiento. La teoría más comúnmente aceptada es su función como una máquina u ordenador analógico diseñado para seguir el movimiento de los cuerpos  celestes.

Recientes reconstrucciones fiables del  objeto amparan  este análisis. Lo que vuelve  al mecanismo,  si cabe, más impresionante por el  empleo de un engranaje    diferencial, lo cual  se creía desde siempre que había sido inventado en el siglo XIII d.C.

Varios años después de su hallazgo, el  profesor  Derek  De  Solla Price, un historiador científico de  la  Universidad  de Yale (EE.UU.), publicó un artículo sobre  el  mecanismo  en  la revista  «Scientific American» en  Junio  de   1959,   cuando todavía    el    Artefactc Antikythera solamente había sido  inspeccionado  parcialmente.  Entre  1973 y  1974, dicho   profesor,   publicó   un análisis basado en imágenes de rayos gamma hechas por arqueólogos   griegos.   En este  análisis,   el   profesor Price, declaraba que dicho artefacto había sido construido por un astrónomo griego antiguo, Geminus de Rodas. Su conclusión no fue aceptada por los expertos de la época, ya que estos creían que los griegos antiguos poseían el conocimiento teórico pero no las habilidades prácticas necesarias para su creación.

En 1993, una reconstrucción parcial fue realizada por los australianos Frank Percival (relojero) y Alian George Bromley (Ingeniero informático). Este proyecto condujo a Bromley a revisar los análisis del profesor Price y a realizar unos nuevos, con unas imágenes de rayos X más perfeccionadas.

Años después John Gleave, un británico constructor de planetarios, construyó una funcional réplica del Mecanismo de Anticitera. De acuerdo con esta reconstrucción, el disco delantero muestra el progreso anual del sol y la luna a través del zodiaco en un calendario egipcio. El disco superior trasero muestra un período de cuatro años y tiene asociados discos que muestran el ciclo metónico de 235 meses sinódicos, lo que equivale a 19 años solares. El disco trasero inferior muestra el ciclo de un mes sinódico, con un ¡disco secundario mostrando el año lunar de meses sinódicos.

El mecanismo original de Anticitera permanece en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas (Grecia). Siendo interpretado ocasionalmente como un anacronismo y «piedra angular» por aquellos que pretenden probar la posibilidad del viaje en el tiempo.

Este artefacto es una muestra clara del gran avance tecnológico que se poseía, antes de la destrucción de la Biblioteca de Alejandría y todos los conocimientos que en ella se albergaban, y que, como otros muchos, han tenido y tendrán que ser redescubiertos. Arquímedes (287-212 a.C.) fue el mayor inventor de la humanidad, seguido de lejos por Leonardo Da Vinci el cual fracasó en reinventar muchos descubrimientos del griego (como en el caso de odómetro -cuentakilómetros-). Es pues a Arquímedes a quien se le atribuye la invención del original (tal como narra el cronista romano Cicero en el año 212 a.C.) del que el Mecanismo de Anticitera posiblemente fuese réplica.

Así pues, la hipótesis de que este artefacto sea algún objeto perdido por algún viajero en el tiempo, se desvanece como el humo, ante la cada vez más fuerte evidencia de que la humanidad, de la Edad Clásica, estaba mucho más desarrollada a nivel tecnológico de lo que luego estuvo hasta el siglo XIX.

El ciclo metónico, en estudios de la astronomía y del calendario, es un múltiplo común aproximado de los periodos orbitales de la tierra y de la luna. Se compone de 19 vueltas orbitales de la tierra que equivale a 235 meses sinódicos (lunares). Esta medición es empleada en el calendario judío, y era conocido por el astrónomo griego Metón, quién lo divulgó en el año 432 a. C. Un mes sinódico es el periodo que transcurre entibados «lunas nuevas», es pues una medición de calendario lunar.

El constructor y el propietario del mecanismo no han sido identificados. «Para fabricarlo era necesario un muy buen conocimiento de ingeniería y de astronomía, inimaginable tratándose de un periodo situado 1.700 años antes de la revolución científica de los siglos XVI y XVII ”. En el frente  los meses están escritos en el dialecto de la ciudad de Corinto, lo que hace suponer que el constructor  era originario de esta ciudad o de alguna de sus colonias situadas en las costas de Epiro, en el mar Jónico.

 

Fuente Consultada: Revista Código X Año 1/1

Historia del Meson de Fierro El Meteorito Caído en Chaco

Historia del Mesón de Fierro

«El meteorito más importante de los que cayeron en el Chaco hace unos 6.000 años se nos extravió. Desde los primeros tiempos de la conquista, los españoles supieron que los tobas, matacos y mocovíes eran los únicos que compartían el mito o el recuerdo de un diluvio de fuego.

En el siglo XVI, los meleros, o buscadores de miel silvestre, contaban que los indios del Chaco hacían las puntas de sus flechas con metal.

En 1576 una expedición llegó desde Tucumán, con la ilusión de que en el meteorito hubiera oro.

Era de hierro. En 1783 el meteorito fue motivo de la primera expedición científica de América latina. Doscientas personas partieron en busca del meteorito con una ilusión: que fuera la punta de una montaña de hierro enterrada. Pero sólo encontraron un fierro de 3 x 2 metros parecido a una mesa al que llamaron Mesón de Fierro.

Todos pensaban que provenía de un volcán, hasta que en 1803 los científicos de la Academia de Ciencias de Francia reconocieron el origen de los meteoritos. El Mesón fue abandonado y el monte creció a su alrededor.»

Fue literalmente un regalo del cielo, y los blancos, que supieron de su existencia a través de los indios, lo bautizaron como «el mesón de fierro». Se trataba de una gigantesca masa de hierro meteolítico que cayó en el Chaco santiagueño en épocas remotas y dió lugar a diversas expediciones interesadas en recoger el mineral, indispensable para la manufactura de armas y enseres.

meson de fierro

El primero que se preocupó por encontrarlo fue el gobernador del Tucumán, don Gonzalo de Abreu y Figueroa, que en 1576 confió al capitán Hernando Mexía de Miraval la tarea de buscarlo, ordenándole: «vays, ynquirays y sepays de la parte y lugar donde se cría y está el dicho metal de hierro y en cavallos o yndios procurareys de traer y traigays todo el hierro que se pudiere traer».

Don Hernando, hombre avezado en aventuras peligrosas, llegó hasta una zona que los indios denominaban Otumpa, y después de rtostener duros combates logró hallar algunas piezas de hierro que posteriormente se exhibieron en Santiago del Estero.

Allí fue donde el herrero Juan Carmona comprobó la bondad del material fabricando «tornillos, alacranes y clavos de herrar».

A mediados del siglo XVIII se enviaron a España algunas muestras, y allí verificaron que el mineral contenía «una quinta parte de plata de la mejor calidad y el resto fierro de extraordinaria pureza».

De las distintas expediciones que tuvieron por finalidad hallar el célebre Mesón —del que sólo se encontraron fragmentos menores—, una de las más exitosas fue la que se llevó a cabo en 1803, que regresó a Buenos Aires acarreando un fragmento de mil kilos de peso.

Parte de ese hierro se utilizó para fabricar fusiles y pistolas en el arsenal dirigido por Esteban de tuca.

Este material bélico fue utilizado luego por los primeras soldados patriotas, quienes seguramente no imaginaron que el metal de sus armas había caído del cielo.

Fuente Consultada:
Hombres y Hechos de la Historia Argentina – Editorial Abril –

El Santo Sudario En Argentina Manta Sagrada de Cristo

Historia del Santo Sudario En Argentina

LA MANTA SAGRADA DE CRISTO EN SANTIAGO DEL ESTERO:

La ciudad de Santiago del Estero posee una de las copias fieles que hay en el inundo del lienzo que cubrió el cuerpo de Jesús después de su martirio. El original se guarda en Turín, y, según las explicaciones de algunos científicos que lo investigaron, la imagen de Jesucristo se habría marcado en la tela debido a una curiosa combinación de reacciones químicas.

Cuando la mortaja, impregnada de áloe, bálsamo y otros ungüentos antes de envolver el cadáver, entró en contacto con la sangre de las heridas del Crucificado, se produjeron reacciones químicas que mancharon el sudario oscureciéndolo donde el roce con la piel era mayor.

El proceso determinó que la imagen de Cristo se grabara en el paño con una nitidez que permite distinguir perfectamente su silueta y las marcas de las crueles llagas.

santo sudario en santiago del estero

Cuando en 1532 se produjo un incendio en la catedral de Chambery, donde se guardaba el cofre que la resguardaba, la reliquia fue retirada de la capilla y se comprobó entonces que sólo tenía deterioros de poca importancia. Con todo, para prevenir los riesgos de un accidente más grave, la sábana fue envuelta en dos paños de hilo del mismo tamaño y colocada nuevamente en un relicario.

Al ser sacados a luz, en 1578, se observó con asombro que los lienzos protectores también tenían grabados —aunque en negativo— los rasgos del Crucificado. El Papa dispuso entonces obsequiar una «sábana-copia» a los reyes de Francia y otra al monarca español, Felipe II, que dispuso enviarla a la «muy noble y muy leal» capital del Tucumán.

Se estima que la sagrada reliquia fue traída a Santiago del Estero entre 1580 y 1592 y que no sería ajeno al hecho el obispo Victoria.

Lo cierto es que la copia del santo sudario fue guardada durante décadas por los padres jesuítas, que cuando en 1767 recibieron orden de abandonar el territorio, la dejaron al cuidado de una familia del lugar, que la donó luego a la iglesia de Santo Domingo. Allí la veneran desde hace muchas décadas los santiagueños.

Fuente Consultada:
Hombres y Hechos de la Historia Argentina – Editorial Abril –

Características de las Aldeas de Europa Pequeños Pueblos

Características de las Aldeas de Europa

Enclavadas entre las mov.zcñas. alejadas de los valles y de las poblaciones más glandes, como una especie de oasis de ras y de laboriosidad, una multitud de pequeñas y típicas aldeas pueblan el paisaje europeo y le confieren singular encanto.

Un sabio chino decía que bastaba contemplar por un instante las calles de una aldea para conocer todas las cosas nuevas e interesantes que corrtponen el mundo. Quería decir que sabiendo mirar, es decir, descubriendo íntimamente las cosas, es posible hallar los aspectos más curiosos aun en las cosas más simples.

Eso ocurre si observamos con detenimiento y un poco de imaginación, los restringidos límites de una de las pequeñas y típicas aldeas europeas de las que hablábamos al principio.

Reparemos, antes que nada, en que una aldea no es una ciudad en miniatura como lo son las villas; su posición geográfica, la especial laboriosidad de sus habitantes, el tipo y uso de sus edificios, hacen que una aldea tenga un aspecto singular y propio. En una rápida ojeada veamos cómo es una aldea europea de alrededor de 300 habitantes.

Murren, ejemplo de una aldea, o pequeño pueblo en la montaña.es una aldea suiza que se encuentra situada a 1.650 metros sobre el nivel del mar y ofrece unas excelentes vistas a tres de las más famosas montañas del país

1.   Una carretera apta para ser utilizada por automotores une la aldea con la villa vecina, situada en el valle.

2.  Las calles están empedradas y carecen de aceras porque el tránsito de vehículos es escaso; las callejuelas, con fuerte pendiente, durante las lluvias se convierten en verdaderos arroyuelos.

3.   No existe una periferia suburbana en torno a la aldea; las casas están agrupada.s irregularmente, y detrás de las últimas se encuentran inmediatamente los campos.

4.   Las casas han sido construidas con las piedras existentes en las cercanías: ellas son el material más barato. Cuando existe a distancia conveniente una cantera de pizarra, los constructores aprovechan ese material para cubrir los techos.

5.   En un solo edificio se hallan instaladas las oficinas comunales y la escuela elemental. Las primeras utilizan, habitualmente, sólo un par de locales: uno sirve para las reuniones de los ediles, el otro para la atención del público. La escuela ocupa, por su parte, una sola aula; los alumnos son apenas unas decenas de niños: todas las clases se hallan confiadas a un solo maestro.

6.    Éste es el asilo; es atendido por religiosas, que suelen ser también buenas enfermeras.

7.   He aquí la iglesita parroquial y la casa del párroco, el paciente pastor de esta  pequeña grey de almas.

8.   En este edificio tiene su sede la quesería y mantequería cooperativa. Los agricultores llevan a ella, todos los días, la leche ordeñada a su ganado; en ella se encuentran instaladas las maquinarias para la producción de manteca y quesos. Cada fin de año, las utilidades producidas por la venta de estos productos son repartidas en proporción a la leche aportada por cada uno de los campesinos.

9.   En un lugar de fácil acceso están situados el lavadero público y el abrevadero para las bestias.

10.   Los habitantes de la aldea se proveen de agua en esta fuente, a la cual concurren con sus cubos o cántaros; las surgentes son muchas y el agua no falta.

11.   Las amas, de casa cuecen su pan, por turno, en el horno común, llevando a él la masa elaborada en la propia casa.

12.   Ésta es la casa de «ramos generales» de la aldea; es, por otra parte, la única tienda que provee los artículos que habitualmente consumen todos los habitantes de la aldea. Para la adquisición de los muchos artículos de que ella carece, los aldeanos se dirigen a la villa vecina, sobre todo en los días de mercado.

13.   Aquí tienen instalados sus talleres respectivos el carpintero y el herrero-herrador, únicos artesanos  de la aldea.

14.  Y ésta es la posada, único lugar ; ofrece alojamiento a los pocos viajeros suelen hacer escala en esta pequeña aldea; los más de ellos, comerciantes que acuden para adquirir productos agricolas, quesos, castañas, maderas o ganado. La sala de la posada es el único lugar donde reúnen los habitantes de la aldea; también aquí, a falta de cine, se pue asistir al espectáculo ofrecido por un aparato de televisión, y ahora internet.

15.   Entre las casas, en los pequeños patios,  hay   lugar   suficiente   para   algos huertos y árboles frutales. Casi todas las  casas tienen muy cercanos el  gallinero , y el establo. Durante la buena estación, s embargo, las vacas y ovejas son conducidos hacia los pastos situados montaña arriba.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ilustrada del Estudiante Tomo IV  – Las Aldeas de Europa

Inventos Argentinos Origen de La Quiniela Jugar a la Loteria

Inventos Argentinos – Origen de La Quiniela

Bolígrafo  – Dactilografía  –  Quniela –  Colectivo  –  Tranfusión Dulce de Leche  –  Bastón Ciegos  –  Jeringa Descartable  –  Técnica de ByPass

LA QUINIELA: Entre varias versiones sobre su origen hay una que asegura que se trataba de un vasco de Rosario: Domingo Irigoyen, quien por el 1900 tenía un negocio a todo confort en pleno centro, la esquina de San Martín y La Rioja, lugar donde recibía las apuestas.

Esta última aseveración parece ser la más atinada y quien la sostuvo en 1922 fue el subinspector general de la Municipalidad de Rosario, don Domingo Castro.

El juego debió llamarse “biniela” ya que lo tradicional era y es apostar a las dos últimas cifras, pero se la bautizó “quiniela” seguramente en homenaje agradecido a la Lotería de Beneficencia Nacional, que es la que hace todo el gasto del trabajo (sorteo de premios, publicación, etc.) y que, como se sabe, siempre se manejó con cinco cifras.

A propósito de la Lotería Nacional, vale la pena recordar que se creó oficialmente en noviembre de 1895, lo cual prueba que apenas se habían cumplido cuatro años de su debut cuando la rápida inventiva popular ya había urdido este sucedáneo, la quiniela, más barato, más modesto, más cotidiano y, por supuesto, ilegal.

Al menos hasta 1971, cuando fue oficializada, lo cual no impidió en absoluto que se mantuviera la clandestina. Antes de eso, el invento no solo creció muchísimo sino que traspasó las fronteras. Los uruguayos son muy quinieleros y fue su país el primero en hacerla oficial, en 1950, ante el asombro y una pequeña envidia de nosotros, los inventores. Luego lo haría la República Dominicana, en 1952.

Actualmente se juega quiniela (con ese u otros nombres, oficial o ilegal) en más de setenta países del mundo. En España se llama quiniela a un juego oficial en el que intervienen los resultados de los partidos de fútbol, es decir lo que aquí se llama Prodeo en el resto de América se conoce como polla.

En 1958, el entonces diputado nacional Domingo Condolucci presentó un proyecto de ley para oficializar el peculiar juego. En los considerandos, este diputado, que era experto en réditos, calculaba que la entrada anual en concepto de recaudación sería de alrededor de 2.000 millones de pesos de aquella época.

El ingeniero Alvaro Alsogaray, quien era ministro de Economía, confesó asombrado que era un aporte mayor que el proporcionado por el Fondo Monetario Internacional. En un reportaje del vespertino Crónica, se le preguntó al diputado Condolucci si no había recibido presiones de los quinieleros ya que la oficialización destruiría virtualmente a un verdadero imperio que era manejado por ellos.

Condolucci respondió: ‘No he recibido amenazas pero en cambio si, por vía indirecta, innumerables invitaciones para almorzar y charlar…». Una información de la Policía Federal relativa sólo a la Capital indicaba que en el año 1969 el monto de las apuestas secuestradas en diversos procedimientos (solo las secuestradas) ascendía a 5.211.361.047 pesos moneda nacional. Para tener idea: por entonces, un departamento de dos ambientes en pleno Barrio Norte, uno de los más caros de la ciudad, costaba unos 2.500.000 de la misma moneda. Los vascos de Rosario jamás habrán soñado con un éxito tan fuera de lo común para su ingenuo invento.

Fuente Consultada: Crónica Loca de Víctor Sueiro

El Renacimiento en Italia Artistas del Renacimento Italiano

El Renacimiento en Italia – Artistas del Renacimento Italiano

El Renacimiento italiano: Los especialistas están de acuerdo en reconocer que el Renacimiento es básicamente una revolución intelectual que comenzó en Italia durante el siglo XIV, y que se caracterizó por la formulación de una nueva pedagogía —las humanidades— capaz de preparar a los jóvenes para una existencia activa al servicio de la comunidad. El medio para lograrlo era el latín, purificado de los barbarismos medievales a través del estudio de los escritores clásicos.

El estudio de los antiguos manuscritos se convirtió en algo esencial. Con el nombre de «humanidades» se designaba la gramática, la retórica y el estilo, la literatura, la filosofía y la historia. Y los que impartían tales conocimientos —los humanistas— no eran simples educadores, sino que escribían para plantear problemas morales que fueron de dominio público.

Italia era en este momento un país dividido: los Estados papales situados en el centro del país lo fragmentaban en dos partes. Otras ricas ciudades disputaban con Roma su supremacía en los asuntos italianos: Venecia, Milán, Florencia y Nápoles. Aunque Milán en el norte y Nápoles en el sur parecían gozar de las mejores condiciones para ejercer un dominio efectivo, Florencia llegaría a ser el corazón del movimiento del Renacimiento, constituyendo una ciudad de belleza sin parangón y gran riqueza.

No era ésta una época pacífica aunque tampoco había grandes conflictos. Sin embargo, los condottieri, soldados profesionales, luchaban entre sí por los estados rivales. También el papado en aquel tiempo, bajo los papas Borgia, intentaba ensanchar su territorio con guerras. Junto con el peligro y la crueldad había un gran amor a la belleza y una sensibilidad extrema.

El Renacimiento romano: Era natural que Italia fuera la iniciadora del Renacimiento, ya que los restos de la grandeza de Roma podían verse por todas partes. Pero el renovado interés por Grecia era debido al nuevo espíritu de búsqueda libre. La presión de los turcos en la Europa oriental debía llevar a la destrucción final de Constantinopla, último bastión del imperio romano del este. Los maestros griegos vieron que tenían un futuro brillante en Italia.

De repente la perspectiva de la vida se hizo abierta y expansiva. El mismo hombre ganó en importancia, no como la pobre criatura pecadora de la Edad Media, sino como un ser con posibilidad de poder y dignidad. Los hombres del Renacimiento, llenos de confianza en sí mismos, se sentían atraídos por la gloria personal y esperaban recibir un premio por su labor en este mundo. Este espíritu, fuerte y agresivo, era muy diferente al de las innumerables generaciones de artesanos anónimos que habían levantado las catedrales góticas.

Los príncipes mercaderes de esta época crearon una figura nueva: el patrón. El noble ya no desdeñaba el arte y la ciencia, y se mostraba por el contrario deseoso de ayudar con una parte de sus riquezas a que un genio llevara adelante su trabajo y demostrara su talento. La Iglesia continuó siendo el patrocinador más importante y, a pesar del aspecto mundano de los hombres del Renacimiento, la mayoría de las obras de arte tienen por tema el religioso. La curiosidad universal por todo produjo un tipo nuevo de genio: el hombre que podía hacerlo casi todo. Buenos ejemplos de reunión de capacidades diversas en una sola figura son las de Alberti, Leonardo y Miguel Ángel.

Alberti era un gran atleta y jinete; escribió extensamente sobre arquitectura y construyó iglesias; se distinguió también como escritor, músico y pintor, dedicándose a la ingeniería y a la ciencia. Leonardo constituyó una especie de Aristóteles de su tiempo: uno de los grandes artistas del mundo, fue pintor, escultor y arquitecto. Su interés por todo quedó registrado en sus cuadernos, que aún perduran; están escritos de una forma curiosa, de derecha a izquierda, en taquigrafía y sin ninguna puntuación. En estas notas secretas queda patente su interés por la anatomía, el movimiento de los planetas, los fósiles en las rocas, la mecánica, la perspectiva y los principios de vuelo. Era un ingeniero famoso, tanto en asuntos militares como civiles, tales como canales y sistemas de riego.

Esta breve lista da una idea de las grandes posibilidades de esta figura del Renacimiento. Trabajó bajo el patrocinio de Lorenzo el-Magnífico de Florencia, así como de Ludovico Sforza de Milán.

Miguel Ángel realizó casi todo su trabajo en Florencia y Roma. Pintó la Capilla Sixtina y proyectó la cúpula de la nueva basílica de San Pedro. Sus esculturas reflejan magníficamente el poder y el esplendor humanos. Durante los últimos años de su larga vida escribió madrigales y sonetos de gran sensibilidad.

Se puede considerar que el Renacimiento italiano se manifiesta como tal en el momento en que surgen figuras de la talla del pintor Giotto y los escritores Dante, Petrarca y Boccaccio (siglos XIII y XIV). Aunque Giotto pintó cuadros religiosos, los personajes de sus obras eran netamente humanos y con ello se inició el camino hacia un arte más naturalista. Dante escribió el poema religioso más importante de la era cristiana, La Divina Comedia, y participó en la creación de un lenguaje italiano melodioso.

Concilio de Letran Reglas de Vida Para Los Judios en la Edad Media

Concilio de Letran – Decreto Para Los Judíos en la Edad Media

CONCILIO DE LETRÁN: La persecución de los judíos durante la Edad Media fue un hecho corriente.

Generalmente se basó en el pretexto de que los judíos merecían ser perseguidos porque eran la raza que había negado y crucificado a Jesucristo, fundador de la religión cristiana. (A nadie se le ocurrió pensar que los primeros cristianos y, el propio Cristo, fueron judíos.).

Semejante acusación sirvió para enardecer a las sociedades medievales supersticiosas en las que, además, había otros motivos que explicaban el odio a los judíos.

Por ejemplo, durante mucho tiempo fueron los únicos prestamistas y ocuparon una posición destacada en el comercio, lo que llevó a que la gente les debiera dinero y a que durante mucho tiempo no ocuparan una posición clara en la sociedad mayoritariamente rural de la Europa medieval.

Los judíos se congregaron en las ciudades y practicaron su propia religión y ritos. Pese a que en términos comparativos eran pocos, llamaron mucho la atención, a menudo por su vestimenta.

No se conoce con precisión el número de judíos que había en Europa. Inglaterra tenía una población relativamente pequeña, tal vez entre 2500 y 3000 judíos, lo que representa uno de cada mil habitantes. Había una mayor cantidad en el sur de Italia, España, Francia y Alemania.

En el sur de Europa los judíos desempeñaban una importante función como intermediarios culturales e intelectuales ‘ntre el mundo musulmán y el cristiano.

El entusiasmo religioso de la Alta Edad Media produjo un brote de intolerancia contra los supuestos enemigos del cristianismo.

Aunque esto fue evidente en las cruzadas contra los musulmanes , los cristianos también se ocuparon de buscar a los enemigos en casa, persiguiendo a los judíos en Francia y en el área del Rin durante la primera cruzada.

El Cuarto Concilio de Letrán de 1215 decretó que los judíos debían usar ropas que los distinguieran de los cristianos.

El mismo concilio fomentó el desarrollo de los ghettos judíos, o recintos amurallados, no para protegerlos, sino para aislarlos de los cristianos.

Las persecuciones y la nueva imagen del odiado judío alentaron una tradición antisemita que llegó a ser una de las peores contribuciones de la Europa cristiana al legado occidental.

El desarrollo de nuevas sensibilidades religiosas que  surgieron en la Alta Edad Media tuvo un aspecto negativo:la revuelta de los cristianos contra sus supuestos enemigos.

Aunque las cruzadas proporcionan el ejemplo más evidente, los cristianos también se volvieron contra sus supuestos enemigos, los «asesinos de Cristo» (los judíos).

Como resultado, los judíos sufrieron una creciente persecución. Los siguientes tres documentos muestran diferentes facetas de la situación.

El primero es el Canon 68, de los decretos del Cuarto Concilio de Letrán, convocado por el papa Inocencio III en 1215. E

l decreto especifica la necesidad de que tuvieran vestimentas especiales, una de las formas como los cristianos trataron de separar a los judíos de sus comunidades.

El segundo fragmento es la narración de un cronista del más aniquilador cargo imputado a los judíos: culpables de cometer asesinatos rituales de niños cristianos con el fin de conseguir sangre cristiana para el servicio de la pascua judía. Esta acusación provocó el asesinato de muchos judíos.

El tercer documento, tomado de una lista de regulaciones —decretadas por la ciudad de Avignon, Francia— ilustra e desprecio que la sociedad cristiana sentía hada los judíos.

 Canon 68
En algunas provincias una vestimenta diferente distingue a los judíos, o sarracenos, de los cristianos; pero en otras ha crecido tal confusión que no puede apreciarse diferencia alguna.

Así, a veces sucede que por error los cristianos entablan relaciones con las mujeres de los judíos, o sarracenos, y éstos con las mujeres cristianas.

Por consiguiente, con el fin de que en el futuro no haya excusa, bajo el pretexto de haber cometido un error de esta clase, para el exceso de tales relaciones prohibidas decretamos que esos judíos, y sarracenos, de ambos sexos deberán distinguirse en cada provincia cristiana, y en todo momento, ante los ojos del público de las otras personas mediante el carácter de su vestimenta…

Además, durante los últimos tres días antes de las Pascuas y, sobre todo, en el viernes santo, no deberán aparecer en público en absoluto, por razón de que algunos de ellos, como hemos escuchado, no se sonrojan por aparecer en público con sus mejores ropas —sobre todo en esos días— y no temen mofarse i-cristianos que conservan la memoria de la Pasión mas sagrada ataviándose con signos de pesar.

Mitos Sobre el Tabaco Mentiras Sobre el Hábito de Fumar Creencias

CREENCIAS FALSAS SOBRE EL CONSUMO DE TABACO

«TODAS LAS FORMAS DE ADICCIÓN SON MALAS , CON INDEPENDENCIA DE SI EL ELEMENTO ADITIVO
ES EL ALCOHOL, LA MORFINA O EL IDEALISMO»
Carl Jung 1860.

que contiene un cigarrillo

La nicotina es el alcaloide responsable de la adicción que produce y, asimismo, de que en los primeros cigarrillos el fumador llegue a sentir náuseas, vértigos y dolores de cabeza. Esa sensaciones desagradables pasan pronto y se ven sustituidas por otras que pueden ir desde una ligera estimulación, hasta vagas sensaciones relajantes, según las situaciones.

La mayoría de los fumadores se inician muy pronto, casi en la adolescencia y generalmente como una forma de imitar a los mayores. El influjo de la publicidad es muy fuerte: el triunfador siempre fuma tabaco americano preferentemente, a la vez que degusta su marca de whisqui favorita. Luego, con los años, llega la tos mañanera, la bronquitis crónica, el no poder dejarlo, y si hay «mala suerte», el cáncer. La Organización Mundial de la Salud ha sido taxativa: hay que elegir entre salud o tabaco.

Los experimentos y las estadísticas también son contundentes. Desde 1950, cuando gran parte de los médicos ingleses dejaron de fumar advertidos de los riesgos del tabaco, ha habido un descenso paulatino en el número de cánceres de pulmón en este estamento profesional, mientras que se mantienen las mismas cifras para los individuos de otros grupos profesionales.

También está demostrado que los productos destilados del humo del tabaco (en el que no solo interviene la nicotina, sino también alquitranes derivados de la combustión del papel), aplicados regularmente sobre una determinada zona en animales de experimentación, produce cáncer. Y eso es precisamente lo que el fumador hace con sus pulmones. El número de cánceres de pulmón disminuye entre los fumadores que no tragan el humo, pero aumenta la proporción de los de laringe y los de lengua y labios entre los fumadores de pipa.

Los síntomas del adicto empedernido cuando deja de fumar bruscamente, suelen ser muy molestos y siempre característicos: sudores, angustia, gran nerviosismo, insomnio y, sobre todo, imperiosos deseos de fumar. Lo más aconsejable cuando se quiere abandonar el vicio es ir reduciendo paulatinamente el número de cigarrillos diarios.

El Sexto Sentido de los Animales Historias y Relatos Reales

El Sexto Sentido de los Animales

Los pasados y desafortunados hechos ocurridos en el sur del continente asiático han puesto de manifiesto, una vez más, la posible existencia de un sentido especial en Los animales llamado “ultra sentido” o “sexto sentido” que Les hace predecir con bastante anticipación catástrofes naturales. Su vinculo con La naturaleza es mucho más estrecho, antiguo y firme que eL del ser humano. Las investigaciones acerca de cómo se desarrolla este ultra sentido podrían ser muy fructíferas para nuestra preservación.

animales con sexto sentido

El 26 de diciembre del 2004, olas gigantescas conocidas como tsunamis, provocadas por un maremoto cuyo epicentro se situó a pocos kilómetros al norte de la isla de Sumatra, arrasó casi por completo las costas de Indonesia, India, Tailandia y Sri Lanka entre otros Lugares. Sólo una semana después de la catástrofe, las victimas rondaban alrededor de Los 250.000, la dantesca imagen de los cadáveres flotando y apiñados por todas partes dejaban sin palabras al mundo entero. Las epidemias amenazaban con producirse de inmediato. Sin embargo, desconcertaba el hecho que no se encontrara en ninguna arte un solo cadáver de los animales del lugar.

¿Cómo hicieron para escapar?
Su mayor capacidad sensorial los hace reaccionar antes. Pero, una cosa es la capacidad de percibir Los cambios y otra, la capacidad de reaccionar frente a esos cambios. Frente a una ola, las aves tienen la capacidad de volar y alejarse, pero hay animales terrestres que no siempre saben escapar y quedar a salvo. “Los que más sufren son los perros, gatos y animales domésticos en general. Ellos saben que tienen que escapar, pero no saben bien hacia dónde”, dice Sebastián Celis, médico veterinario especialista en animales exóticos del hospital SOS del Buin-Zoo. Además, los animales son muy sensibles ante cualquier cambio y se ponen mas irascibles.

Esto lo afirma, también, el destacado doctor Ricardo León, del Zoológico Metropolitano, el cual manifiesta que “los monos se ponen a gritar como condenados, saltan de un lado para otro y las aves empiezan a volar dentro del recinto. Después viene un movimiento telúrico. Esto, con una anticipación que puede ser incluso de tres a cuatro minutos”. Los expertos en animales señalan que los sentidos más desarrollados de estas criaturas -el oído y el olfato- los hacen más reactivos, que a los seres humanos, a los cambios del medio ambiente. Pero aún no se puede explicar con exactitud, cómo los animales pudieron predecir, sólo con sus 5 sentidos, y con más de 10 minutos de anterioridad, la llegada del tsunami. Lo que si es posible afirmar es que los animales confían en sus sentidos porque están acostumbrados a guiarse por el olfato y la audición para evitar el peligro. En cambio, el hombre debe utilizar su inteligencia para construir artefacto5 tecnológicos que “reemplacen” sus sentidos, menos desarrollados que en los animales, y que les adviertan de las posibles catástrofes que puedan suceder.

Historia del tsunami: relatos sobre animales
En Khaolak, la costa Andaman tailandesa, 50 millas al norte de Phuket, una docena de elefantes que hacían paseos para turistas, comenzaron a agitarse y a bramar, horas antes de que llegara el tsunami. Esto ocurrió casi a la misma hora en que el terremoto submarino tuvo lugar frente a las costas de Sumatra. Justo antes de que el tsunami golpeara, Los elefantes huyeron hacia tierras más altas —algunos de ellos escapando de sus grilletes- llevándose consigo a cuatro turistas japoneses muy sorprendidos, pero afortunados. Un oficial delParque Nacional Khaolak, comentó que ellos no habían encontrado ningún animal muerto en el parque —todos los animales habían huido a las colinas y ninguno pereció a causa del tsunami, en o alrededor del lugar.

De forma similar, los oficiales de fauna del Parque Nacional Yala, en el sudeste de Sri Lanka, reportaron que, a pesar de que el tsunami había golpeado la costa que bordea al parque, sus poblaciones de animales —tigres, elefantes, búfalos y monos entre otros— habían escapado ilesos. En el refugio de Point Calimere, en la costa sur de la India, bandadas de flamingos que deberían haber estado reproduciéndose a esa altura del año, huyeron de sus habituales campos de crianza, hacia bosques más seguros en el interior.

Los pescadores del área malaya de Kuala Muda, afectada por el tsunami, han reportado un gran número de delfines nadando muy cerca de la costa —como a 200 metros- dos días antes del tsunami. Los mamíferos marinos estaban saltando en el aire y moviendo bruscamente sus colas, como si trataran de captar la atención de los pescadores. Curiosamente, esos mismos pescadores reportaron haber acarreado cerca de 20 veces su pesca habitual, durante los 3 días anteriores a la llegada del tsunami. Se presupone que los peces habían huido del epicentro del terremoto submarino, que luego pudo generar el tsunami.

Fugas increíbles a Lo Largo de La historia
El historiador griego Diodoro registró un éxodo de criaturas, solamente dos días antes del terremoto que destruyó la ciudad griega de Hélice, en el año 383 a.C. Los testigos reportaron una evacuación masiva de ratas, víboras, comadrejas, milpiés y lombrices de la ciudad.

Del mismo modo, en 1755, el filósofo alemán Emmanuel Kant observó, durante el gran terremoto de Lisboa, que ocho días antes de que el desastre golpeara a la ciudad portuguesa, una multitud de lombrices habían sido vistas cuando salían impulsadas de abajo de la tierra cerca de Cádiz
en el sur de España.

Durante la Segunda Guerra Mundial.
muchas familias en Gran Bretaña Alemania confiaban en el comportamiento de sus mascotas para alertarlos de las redadas aéreas que se aproximaban, incluso antes de que los avisos oficiales fueran dados. Estas advertencias ocurrían cuando los aviones enemigos estaban todavía a cientos de millas, mucho antes de que los animales pudieran haberlos oído aproximarse. Incluso algunos perros anticiparon en Londres la explosión de los cohetes alemanes V-2. Estos misiles eran supersónicos y por consiguiente no podían haber sido oídos con tanta anticipación.

El 25 de junio de 1966, Los residentes de Parkfield, California, fueron conmocionados por una invasión de serpientes de cascabel y se preguntaban por qué los reptiles habían huido de sus lomas secas y cubiertas de pastos. La respuesta llegó dos días más tarde, cuando el área fue golpeada por un terremoto. La noche anterior al terremoto de Sylmar el 9 de febrero de 1971, varias patrullas de policía independiente reportaron enormes cantidades de ratas correteando por las calles de San Fernando, California. La policía también recibió muchas quejas sobre perros ladrando y aullando incesantemente por varias horas, antes del temblor de Las 6:01 a.m.

En China, antes de que un temblor de 7.3 grados en La escala de Ritcher azotara la ciudad de Haicheng en 1975 ya avanzado el invierno, Los locales reportaron ver serpientes emergiendo de su hibernación. El extraño comportamiento de los animales fue uno de los hechos que permitieron a Las autoridades Locales transmitir la señal de alarma para salvar a la población de la ciudad.

El 22 de febrero de 1999, las gamuzas —pequeños antílopes parecidos a las cabras- huyeron hacia los valles, desde las montañas de la región del Tirol en Austria; algo que usualmente nunca hacen. Al dia siguiente, una avalancha devastó la villa austríaca de Galtur en el Tirol, llevándose consigo la vida de docenas de personas.

El 28 de febrero de 2001, hubo un informe donde se decía que un número de gatos se había escondido sin razón aparente, 12 horas antes de que un terremoto —que midió 6.8 puntos en la escala Ritcher– golpeara el área de Seattle. Otros se comportaron de una forma ansiosa una o dos horas antes, mientras que algunos perros Ladraban frenéticamente previo al golpe del terremoto. Hasta las cabras y otros animales han mostrado signos evidentes de miedo. Un caso fuerte de sensibilidad animal, que también demuestra la posible existencia del sexto sentido en los animales, ocurrió en el año 2004 en las aguas costeras de la Florida. Catorce tiburones aleta negra electrónicamente monitoreados, fueron observados cuando abandonaban su territorio frente aSarasota —cosa que no había ocurrido en 4 años de monitoreo- 12 horas antes de que el huracán Charley azotara La región. Ellos permanecieron alejados por otras 2 semanas antes de dirigirse a su hogar.

Sistema de “alerta temprana”:
Desde que el hombre comenzó a domesticar animales, se ha percatado de que éstos poseen un sistema de “alerta temprana” con la que previenen terremotos u otras catástrofes naturales.

Se puede observar, por ejemplo, que las vacas y ovejas no entran en sus corrales, las serpientes salen de sus escondrijos en las rocas, los osos pandas gritan y se sujetan la cabeza cuando perciben alguna inusual variación ambiental. A partir de estos comportamientos los zoólogos de la Universidad de Pekín han desarrollado un sistema de alarma basado en la observación intensa de los yaks tibetanos, los cuales ante una señal de peligro, se tumban en el suelo, estiran las patas y muestran una actitud despreocupada.

Este sistema de prevención parece ser tan efectivo que tras la catástrofe del sudeste asiático, los mandatarios de los países afectados se han unido para crear un sistema de alerta temprana de tsunamis utilizando tanto la última tecnología disponible, como el primitivo sistema de alerta de los animales. Este último ha sido utilizado también durante décadas y de forma efectiva en lugares como el archipiélago indio de Andaman y Nicoba, donde poblaciones de tribus locales perciben el peligro a través de las señales biológicas en los animales como el canto de los pájaros o el cambio en los patrones de conducta de los animales marinos.

De hecho; es tan efectivo que Las tribus isleñas, antes del tsunami, se adentraron en el interior de las islas buscando su seguridad después de percibir dichos cambios en los animales. De este modo no hubo victimas en ninguna de las tribus locales como los jarwas, los shompens o los sentenaleses , tribus que datan del alto paleolítico y del mesolítico, las cuales han venido usando esta técnica de prevención desde entonces y, en esta última catástrofe, con gran efectividad.

Señales naturales para un mundo mejor:
No se puede negar la capacidad de los animales, así como tampoco la importancia que puede tener, y que tiene, la naturaleza en la vida cotidiana del hombre. Es de suma importancia, entonces, instalar un debate que conlleve a abrir una línea de investigación respecto al sexto sentido de los animales. En este sentido la ciencia y la tecnología se deben abocar al estudio de la naturaleza, pero no sólo con una intención dominadora, sino, también, con un afán critico respecto a la sociedad que los seres humanos supimos” construir.

Se debe respetar a la naturaleza, no sólo con la intención de cuidarla sino también con el fin de aprender a mantener la armonía, el equilibrio y la estabilidad de los ecosistemas. La mano del hombre y sus irresponsabilidades, su vanidad, su egoísmo, su insaciable necesidad de acumulación de bienes, entre otras cosas, magnifican y aceleran las catástrofes naturales repercutiendo en la propia humanidad.

La sociedad que construimos está colmada, lamentablemente, de desequilibrios sociales que ocurren día a día. Ya sean muertes provocadas por hambre, por guerras, por enfermedades, por epidemias, en donde la inequitativa distribución de las riquezas económicas y culturales nos demuestra que los hombres tenemos mucho que aprender de la naturaleza. En este caso en particular, la ciencia debe explicar e interpretar el sistema de “alerta temprana” que poseen los animales, lo que contribuiría a evitar grandes pérdidas de vidas humanas ocasionadas por catástrofes naturales. Asimismo, es probable que la comprensión del equilibrio entre los animales y el medio ambiente aporte ciertas señales hacia la construcción de una sociedad más justa y más humana.

Fuente Consultada: Revista ECOLÓGICA Naturaleza-Conservación y Sociedad Nro.:12 Año 3 Autor: Juan Andrés Sarquis
Bibliografía Consultada Para La Nota:
Curtís Helen. Nsue Barnes. 1992. Biología, sexta edición en espaíoL. Editorial Médica Panamericana.
Flores, O y Gérez P. 1989. Conservación en México: Síntesis sobre vertebrados terrestres, vegetación y aso del suelo. INIREB/ Conservatjon international. Xalapa Veracruz México. FonteciLla Carbonell A.I y Moreno Andrade S.U 1998. Relación pobreza-deterioro ambiental: Elementos poro su andlisis. Colección hacia lo sustentabilidad. Universidad Iberoamericana, Golfo Centro. México.
blm, Luis Dado. 1996 Los desastres naturales. Departamento de publicaciones de la DIN
Macias M. 3, Calderón A. Gp Serrat 9 .C. 1996 Desastres y problemas de desarrollo. Diplomado en gestión de la Proteccran Civil. Sistema Verocruzono de Protección Civil, Centro de Investigaciones y Estadios Superiores en antropología Social. México.
Malcolm 5. Gordon. 1974 Fisiología animal. Principio y adaptaciones. Editorial CECSA. México
PNUD. Madrid, 1997 Informe sobre Desarrollo Humano, Programa de las Nociones Unidas paro el Desarrollo, Mundi-Prensa, Madrid.
Purvis A. Y Vector A. 2000 Getting Che meosure of biodiversity. Nature Vol. 405, Macmillan Magazines Ltd. Londres. Ramamuorthy T.P, Ny, E., Lot A., Pal. (Eds.)1993. Biological divo rs ity of Mexico: Origins ond distribotiun. Oxford University preso. New Cork.
Toledo V.M y Ordoíes Ml. 1993 Che bindiversity Scenoro of Mexico: A review of Terrestriul Habituts. En tarnamxorthy IP, Bye 8., Lot A., Pal. (Eds.)1993. Biningical diversi:y of México: Origino and distribution. New York Oxford Unive:sity preso.
Williams L.G, Halffter Gp Escurra E. 1992. Estado de lo biodiversidad en México en Halffter 0. 1992 La diversidad biológica de Iberoamérica. CYTED-D Acta Zoológica Mexicano Volumen Especial.

Fuente Consultada: Revista ECOLÓGICA Naturaleza-Conservación y Sociedad Nro.:12 Año 3

Accion del Medio Ambiente en la Vida Humana Adaptacion

Adaptación del Hombre Al Medio Ambiente
Acción del Medio Ambiente

Todos los seres vivos muestran diferentes características que se relacionan con el medio en que viven, las cuales se clasifican en anatómicas o estructurales, fisiológicas y comportamentales o etológicas.  A estas características se las conoce como adaptaciones.

Las adaptaciones son respuestas de los organismos a las necesidades y los problemas que les plantea la vida en un medio determinado.

Desde el punto de vista del medio, el agua, la temperatura, la luz, la presión, la disponibilidad de nutrientes, etc., constituyen los factores ecológicos que determinan las adaptaciones estructurales, fisiológicas y etológicas. Ello se debe a que la gama de variables ambientales en los distintos puntos del planeta es sumamente amplia, e incluye, por ejemplo:

•  temperaturas de -70 °C en la Antártida a 50 °C en el desierto del Sahara;
•  la falta de oxígeno cuando se llega a una zona de gran altura o el aumento de presión al descender;
•  la presencia de zonas permanentemente inundadas o de zonas áridas;
•  la existencia de medios hipersalinos o hiposalinos;
• la falta de nutrientes; la luz intensa o la oscuridad absoluta, etcétera.

Uno de los aspectos más importantes de la adaptación al medio es el análisis de la relación existente entre estructura y función. Por ejemplo, en una zona árida, el desarrollo del sistema radicular de una planta (estructura) posibilita la captación de agua en los niveles profundos (función), y el desarrollo de las alas en un ave (estructura) facilita la dispersión al permitir el vuelo (función).

LA VIDA DEL HOMBRE SEGÚN SU MEDIO AMBIENTE: Si analizamos el tipo de vida de los habitantes de una región cualquiera podemos advertir fácilmente la estrecha relación que mantiene con el medio geográfico. Muchas regiones poseen actualmente una población económicamente poco desarrollada , debido a las condiciones desfavorables del medio. Esto es lo que ocurre en las selva, en la tundra , y en los desiertos, regiones donde el paisaje natural apenas ha sido afectado por la actividad de la población, que vive bajo la influencia aplastante de una naturaleza hostil.

En las regiones donde el medio se ha mostrado más acogedor se ha desarrollado notablemente la civilización y el hombre parece haber logrado un ajuste favorable con la naturaleza. Este ajuste, sin embargo, no ha sido fácil, porque para alcanzarlo ha debido el hombre trabajar intensamente. Pero ni aun el trabajo humano hubiera sido suficiente para libertar totalmente al hombre de su medio.

medio ambiente y el hombre

El hombre civilizado necesita de todo el rendimiento de su inteligencia en forma de invenciones, descubrimientos, avances en el conocimiento de las leyes de la naturaleza y el mejoramiento de su organización social, para multiplicar la efectividad de su esfuerzo. Todo este progreso tecnológico, propio de nuestra civilización industrial, ha permitido al hombre moderno utilizar las ventajas que la naturaleza le ofrece y sortear los obstáculos que le presenta.

El hombre civilizado ha podido crear el paisaje cultural de muchas regiones derribando los bosques, exterminando los animales dañinos y domesticando los útiles, irrigando las tierras secas, drenando ciénagas, construyendo puentes y embalses, fabricando redes de ferrocarril y carreteras y tendiendo instalaciones telefónicas y eléctricas. Ha construido ciudades, puertos y fábricas, creado instituciones sociales, dictado leyes y desarrollado las industrias, pero el hombre no ha dominado todavía, ni dominará nunca, el medio geográfico.

Las grandes características de la superficie terrestre y los procesos de la naturaleza que constituyen los elementos fundamentales del paisaje natural, permanecen invariables después de más de un millón de años de haber aparecido sobre la tierra los primeros seres semejantes al nombre.

El progreso de la humanidad es, pues, el resultado no de la conquista de la naturaleza por el hombre, sino de que el hombre ha ido comprendiendo mejor la naturaleza y ha colaborado inteligentemente con ella. Al basar su economía sobre las leyes naturales, de acuerdo con las características geográficas de cada región, el hombre ha logrado una mayor producción y, por lo tanto, un nivel de vida más alto.

La habitación humana. Además de alimentación y vestido, el hombre necesita descansar diariamente, entregándose al sueño. Desde su aparición sobre la tierra el hombre necesitó un refugio para estas horas en que podía estar a merced de los animales o de otros hombres. Las ramas más altas de los árboles y las cavernas debieron ser sus primeras habitaciones. Más tarde el hombre comenzaría a construir su vivienda de acuerdo con los recursos que el medio le ofrecía.

La adaptación de la habitación a las condiciones del medio es uno de los hechos geográficos más evidentes, pues el tipo de vivienda está estrechamente influenciado, entre otros factores, por el clima y la vegetación, así como por el tipo de ocupación de nivel de civilización de los habitantes de cada región.

En las regiones de clima frío las paredes de las casas son gruesas, presentan muchas ventanas para dar paso a la luz y los techos son muy inclinados para que no retengan la nieve. En las latitudes medias las casas poseen menos ventanas y los techos son menos inclinados; en las regiones de clima mediterráneo las casas son relativamente pequeñas, pintadas de blanco o de colores claros y los techos son casi siempre horizontales En las bajas latitudes hay la tendencia a construir grandes corredores en torno a las casas, y patios centrales para aliviar el fuerte calor.

Las casas difieren tanto por su forma como por sus materiales, ya que el hombre debe adaptar su construcción a los recursos disponibles en la región. Esta variedad incluye casas de madera, de piedra, cavernas excavadas en las rocas, casas de adobe, tiendas de pieles, chozas de techo de paja, iglús de hielo y rascacielos de acero y concreto.

La casa de madera predomina en las regiones de bosques. En algunos casos, como en los templos del Japón, las construcciones de madera alcanzan enorme tamaño. En Suecia y Noruega, en el norte de Rusia y de Canadá, y en Alaska, los bosques de coníferas suministran madera para la construcción de las casas. En el sur de Estados Unidos, predominan todavía las casas de madera.

En las zonas que bordean el Mediterráneo, en cambio, donde el bosque es de poco rendimiento  y hay abundancia de rocas como la arenisca y la arcilla, predominan las casas de piedra; y en algunas zonas del sur de Europa se encuentran muchas casas construidas perforando las rocas, en forma de cavernas artificiales.

En las regiones áridas, donde la madera y la piedra escasean, es costumbre construir las casas con ladrillos de arcilla secada al sol. En la antigua Mesopotamia se construía ya en esta forma y el método se mantiene en el Oriente Próximo, en el norte de África y aun en China. Las casas de adobe de los indios pueblos del Suroeste de Estados Unidos, son excelentes ejemplos de este tipo de habitación.

En las estepas, donde todavía los pastores nacen la vida nómada, se encuentran las tiendas de pieles o fieltro. Las yurtas o tiendas redondas de los mongoles pertenecen a este tipo de habitación, fácil de armar y desarmar y de transportar.

En las bajas latitudes, en regiones cálidas y lluviosas, es común la casa construida de maderas y cubierta de hojas secas de palma. Este tipo de construcción se encuentra en América, África, en el sureste de Asia y en las islas del Pacífico.

Los pueblos pescadores primitivos que vivían en las márgenes de los lagos fabricaban sus casas sobre pilotes, encima del agua. Estos palafitos se encuentran aún entre los pueblo aborígenes de distintas regiones.

Los esquimales construyen sus casas permanentes de piedra y tierra para el invierno, pero pueden construir en pocos minutos refugios temporales de hielo (iglús). En los cortos veranos árticos viven en tiendas de pieles.

El desarrollo de la civilización ha estimulado el crecimiento de las ciudades. Al aumentar el valor de la tierra la tendencia actual en las grandes ciudades, es a fabricar casas más altas, para ahorrar espacio. El ejemplo más característico de este crecimiento vertical de la habitación humana lo ofrece la ciudad de New York con sus numerosos rascacielos.

Origen de las Marcas Famosas Historia Marcas Conocidas Comerciales

Historia y Origen de las Marcas Famosas

ORÍGENES DEL CONSUMO DE MASAS Y DE LAS GRANDES MARCAS DE LA HISTORIA
Concepto de publicidad
La publicidad puede ser definida como el conjunto de procedimientos, cualesquiera que sean, orientados a atraer la atención sobre una idea, un producto, un servicio, generalmente con fines comerciales. En un sentido demasiado reducido se suele entender por publicidad la publicación de una idea, de un debate, de una ley y en tal sentido se entiende cuando se dice que es uno de los elementos constitutivos de régimen republicano la «publicidad» de los actos de gobierno.

Sin embargo, y sin dejar de tener esa acepción, cuando se habla de publicidad se está haciendo referencia a un modo especial, a un tipo especial de propaganda La idea corriente de publicidad se ha reducido a concebir a un cartel, una etiqueta, un catálogo, un aviso, en suma, cualquier medio o vehículo publicitario, como publicidad. Sin embargo la cuestión es más compleja.

La producción industrial en masa fue uno de los factores que más influyeron en el nacimiento y desarrollo de la publicidad como una técnica especial aplicada a fines comerciales o desinteresados.

Ello hace que la publicidad tienda más a obtener un fin concreto comercial generalmente, pero puede ser también desinteresado. Se dice que se hace publicidad cuando se aplican determinadas técnicas a fin de acercar a quienes ofrecen mercaderías o servicios a otros, susceptibles de hacer uso de esas mercaderías o servicios.

Desde  el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, hasta principios de los años 60, la mayoría de los estadounidenses vivió el sueño de «libertad y búsqueda de la felicidad» que proclamaba la Declaración de Independencia de 1776. Fue una época de riqueza, paz y unidad, no sin contrapartidas.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos era el país más rico y poderoso. Al ser el único de los aliados que no padeció ni la ocupación ni los bombardeos, su industria -proveedora de su material militar y de parte del de Gran Bretaña y de la URSS- pudo proporcionar pleno empleo a la población trabajadora, lo que terminó con la Gran Depresión de los años 30. Este desarrollo continuó en tiempos de paz: la producción nacional se duplicó entre 1946 y 1956, y volvió a duplicarse hacia 1970. La mayoría de los ingresos privados, en tanto, se triplicaron entre 1940 y 1955.

Nueva clase media
Este desarrollo económico creó una nueva clase media, que abarcaba al 60% de las familias, las cuales gastaban su dinero en bienes de consumo. En 1958, el 83% de los hogares poseía televisor. Las familias con dos autos se duplicaron entre 1951 y 1958. Con el 6% de la población mundial (150 millones en 1950), EE. UU. consumía un tercio de los bienes y los servicios, y fabricaba dos tercios de los productos manufacturados en todo el mundo.

La comida comenzó a ser variada y accesible. Durante los años 50, el estadounidense medio podía elegir entre verduras, productos congelados, carne fresca y comida rápida. Gracias a una alimentación más variada, los niños eran entre cinco y diez centímetros más altos que en 1900. La expectativa de vida pasó de 51 a 71 años entre las mujeres, y de 48 a 65 entre los hombres.

La vida en los suburbios
En los años 40, el presidente Franklin D. Roosevelt consideró que un tercio del país estaba «mal alojado, mal vestido y mal alimentado». La economía de la posguerra proporcionó comida y ropa, pero escaseaban las buenas viviendas. El aumento de la natalidad coincidió con un descenso de la construcción de viviendas: millones de estadounidenses vivían en lugares inadecuados.

La respuesta provino de Bill Levitt, quien obtuvo, en 1941, un contrato para construir 1.600 casas con jardín para los trabajadores de los astilleros de Norfolk (Virginia). Frustrado por las regulaciones de los sindicatos, y ante la necesidad de organizar a un gran número de obreros especializados para construir y equipar una sola casa, dividió en 27 etapas el proceso de construcción y formó otros tantos equipos de operarios, ofreciendo más dinero a los más rápidos. Éste fue el principio de la construcción en cadena.

Tras la guerra, Levitt aplicó los mismos principios en su primer proyecto de2.000 casas de dos dormitorios para veteranos de guerra en Long Island. Cada casa costaba 6.900 dólares, sin que los veteranos tuvieran que pagar anticipo y con la hipoteca avalada por un decreto federal sobre la vivienda. La urbanización, llamada Levittown, creció en cuatro años hasta las 17.447 casas. Su reglamentación prohibía vallas o cercos de más de 120 cm de alto entre viviendas y la radicación de afroamericanos, lo que fue  corregido en 1949. Las casas  eran idénticas, pero sus inquilinos añadieron nuevas habitaciones o patios.

Entre 1948 y 1958 se construyeron  unos 13 millones de viviendas, casi todas en nuevos suburbios. Esto convirtió a numerosas ciudades en una especie de «rosquillas sociales», con un centro rico, dedicado al comercio y a los negocios, rodeado por un anillo interior pobre de viviendas protegidas, habitado sobre todo por afroamericanos, rodeado a su vez por suburbios mayoritariamente blancos.

El crecimiento de la economía fue acompañado por una modificación de los hábitos de consumo de los individuos y las familias. Esta transformación consistió básicamente en una disminución del porcentaje del ingreso familiar destinado a la alimentación y, en menor medida, a la vestimenta, y en el aumento proporcional del gasto en otros bienes y servicios Pero además, cambiaron profundamente las características y las formas de comercialización, tanto de los bienes y servicios como de todos los elementos de consumo en general.

En 1990 no se consumían los mismos alimentos que en 1950: había más variedad de productos, más ofertas, los productos pasaban por mayores controles de calidad y tenían envases más atractivos. La mayor parte se vendía en supermercados y no en pequeños almacenes, como en 1950.

Las sociedades en las que se produjeron estos y otros cambios en las capacidades y los hábitos de consumo se denominaron, en la década de1960, sociedades de consumo. Esa denominación procuraba dar cuenta de esas transformaciones, pero, a la vez, contenía una crítica. La sociedad de consumo por excelencia era la norteamericana, que funcionaba como un modelo para el resto de las sociedades de los restantes países.

¿Cuáles eran las características de la sociedad de consumo, por qué su avance parecía irresistible y por qué era criticada? Estas preguntas se pueden responder con el principio fundamental de la sociedad de consumo, que consiste en la expansión permanente e indefinida de los deseos de los consumidores.

La publicidad ha sido el medio para difundir las imágenes que estimulaban los deseos de consumir. También este medio reproducía el principal argumento de venta de la sociedad de consumo, que es «la novedad». Muchas empresas incorporaron la idea de la «obsolescencia planeada» de sus productos. Este concepto alude al propósito de fabricar productos de duración limitada, para ser reemplazados por un modelo nuevo. (puede ver la historia de cada marca en la parte superior de esta misma pagina)

Hacia fines de la década de 1960, este modelo de sociedad comenzó a recibir fuertes críticas, que no se limitaban al cuestionamiento de los principios sobre los que se fundaba. Además, se enfatizaba las irracionalidades de su funcionamiento. Por ejemplo, la expansión del transporte automotor parecía crear tantos o más problemas que los que venía a solucionar. En 1962, un auto sólo podía cruzar la ciudad de Los Ángeles en su hora pico a una velocidad promedio de 8 kilómetros por hora, que es la mitad del promedio de velocidad que una carroza tirada por un caballo empleaba para atravesar la ciudad en 1911.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Esencial del Historia del Mundo Cuadernillo N° 29 Clarín
Ciencias Sociales EGB Historia Luchilo-Privitellio-Paz-Qués

Lenguaje Oral y Escrito Vocales y Consonantes Sonidos y Letras

Lenguaje Oral y Escrito – Vocales y Consonantes Sonidos- Fonética

EL PODER DE LA PALABRA:
EL LENGUAJE: ORAL Y ESCRITO

El lenguaje humano es un medio de comunicación en el que las señales se perciben por el oído y se emiten por la voz; es, pues, en principio oral. El ser humano, aprovechando el aire que sale de los pulmones y con la ayuda de los órganos de la cavidad bucal, produce sonidos diferentes que se suceden unos a otros. Agrupando estos sonidos en palabras y oraciones se comunica con los demás.

Los órganos que intervienen en la fonación o emisión de sonidos son: los pulmones, las cuerdas vocales, el velo del paladar, la lengua y los labios. Según sea la posición y el movimiento de cada uno de estos órganos, el resultado será uno u otro sonido.

Los sonidos emitidos por el hablante se transmiten a través de un medio físico, el aire, y son percibidos por el aparato auditivo del interlocutor. Sin embargo, el ser humano necesitó siempre que sus palabras no «se las llevara el viento» y, como desde la más remota antigüedad había practicado las artes graneas con fines mágicos y religiosos, como sucede con las pinturas rupestres, se sirvió de ellas para reproducir su pensamiento.

Así fue evolucionando la expresión escrita desde los jeroglíficos egipcios hasta la creación de un alfabeto, en nuestro caso el latino, que podemos definir como conjunto de signos gráficos que reproducen por escrito los sonidos de una lengua.

LOS SONIDOS: VOCALES Y CONSONANTES

Los sonidos se distinguen entre sí por la forma en que interviene cada uno de los órganos del aparato fonador humano.
La primera diferencia y la más importante es la que distingue a las vocales de las consonantes.

• Las vocales se caracterizan porque en su pronunciación el aire que sale de los pulmones no encuentra obstáculos en la cavidad oral; por eso, no necesitan apoyarse en las consonantes. Según el grado de apertura de la cavidad bucal pueden ser abiertas: /a/; semiabiertas: /e/ /o/ y cerradas: /i/ /u/. El rasgo de apertura de las vocales interviene en la formación de los diptongos.

• Las consonantes se pronuncian cuando el aire que sale de los pulmones encuentra obstáculos producidos por alguno de los órganos articulatorios. La clasificación de las consonantes es mucho más compleja porque en su pronunciación intervienen cuatro factores:

-El punto de articulación. Se refiere al lugar donde se sitúa el obstáculo que se opone a la salida del aire: en los labios, sobre el paladar, en los alvéolos, etc.

-La acción del velo del paladar. Se considera la posición del velo del paladar en el momento de la articulación, permitiendo que el aire salga por la cavidad oral o impidiéndolo de manera que salga a través de la nariz.

-El modo de articulación. Se atiende a la forma como el aire espirado supera los obstáculos que se oponen a su salida: si sale de golpe, en forma de roce, o por los laterales de la lengua.

-La intervención de las cuerdas vocales. Según vibren o no las cuerdas vocales durante la articulación de una consonante. Si las cuerdas vocales vibran, decimos que la consonante es sonora; si no vibran, es sorda.

En el habla las consonantes siempre van acompañadas de las vocales, formando las sílabas con ellas. Sólo se pronuncian sin el apoyo de las vocales para relacionar sonidos y letras en el aprendizaje de la lectura. La pronunciación de los diferentes sonidos se aprende en la infancia por imitación de las personas con las que se convive, sin que para ello sea necesario conocer los rasgos que caracterizan a cada uno de ellos. Sin embargo, hay sonidos que encierran mayor dificultad y otros que por relajación se pronuncian en el habla rústica y vulgar de forma descuidada.

En estos casos el conocimiento de los rasgos puede ayudar a corregir los defectos de pronunciación. A veces se precisa de la ayuda de la logopedia, tratamiento que relacionado con la psicología v la medicina tiene un gran prestigio en la actualidad para corregir las disfunciones o malos usos de la voz, de la articulación de sonidos y de su correspondencia con las letras.

Los sonidos del español son cinco vocálicos y diecinueve consonánticos, que suman veinticuatro frente a las letras, que son veintisiete porque no hay coincidencia perfecta entre sonidos y letras.

EL ALFABETO: LAS LETRAS

El alfabeto español, constituido por veintisiete letras, representa de forma visual los sonidos de nuestra lengua, pero no lo hace de forma perfecta, a pesar de que la correspondencia entre sonidos y letras es más precisa que en la mayoría de las restantes lenguas.

La falta de coincidencia entre sonidos y letras se debe a la evolución que ha sufrido nuestra lengua a lo largo de su historia. Los fonemas no han sido siempre los mismos y, como durante los primeros tiempos no se escribía en castellano sino en latín, el habla fue evolucionando con absoluta libertad porque no existían normas escritas.

La lengua se va transformando con el paso del tiempo, aunque de manera lenta, y con ello unos fonemas se confunden con otros, alguno desaparece y, de una forma inconsciente para los hablantes, una letra que representaba un fonema determinado representa otro distinto, o bien una letra representa un fonema que ahora no se pronuncia.

En la actualidad estamos asistiendo a la desaparición progresiva del fonema que representa la letra ll (doble ele) , porque se confunde con el sonido y. La mayor parte de los americanos de habla hispana y también los niños españoles ya no son capaces de articular este fonema y, aunque en la lengua escrita es incorrecta la confusión y el contexto ayuda a no confundir las palabras con una u otra letra (callado/cayado, hulla/huya, halla/haya), podría suceder, y es previsible que así sea, que con el tiempo se neutralizara la diferencia y se confundieran en un solo fonema.

Las anomalías entre letras y fonemas del español son las siguientes:
• Fonemas que se representan con dos letras diferentes: /c/, zapato/cine/ceniza; /k/, casa/queso/kilo; Ib I, beso/vaso.
• Letras dobles que representan un solo fonema: /ll/, lleno; /ch/, chocolate; /rr/, torre; /qu/, queso; /gu/, guerra.
• Una sola letra representa gráficamente dos fonemas: /x/, examen.

Palabras En Inglés Usadas en el Español