El Conejo en Australia

Diferencia entre Arquitectura y Urbanismo Conceptos Básicos

Diferencia entre Arquitectura y Urbanismo Conceptos Básicos

Para establecer, concretamente, la diferencia entre Arquitectura y Urbanismo, nada mejor que determinar sus respectivos campos tomando en cuenta la definición lexicográfica de cada palabra. Según el Diccionario de la Lengua, la Arquitectura -«arte de proyectar y construir edificios»- tomó su denominación del latín, el cual, a su vez, adoptó ese término del idioma griego.

urbanismo

El urbanismo constituye la organización u ordenación de los edificios y los espacios de una ciudad acorde a un marco normativo. Es por tanto una disciplina que define teniendo en cuenta la estética, la sociología , la economía, la política, la higiene, la tecnología, el diseño de la ciudad y su entorno. Se ocupa tanto de los nuevos crecimientos como de la ciudad ya existente y consolidada a fin de mantenerla o mejorar sus infraestructuras y equipamientos.

Para los griegos, el vocablo que servía para designar a quien profesaba o ejercía la arquitectura estaba integrado por dos partes, de significación’ muy precisa: el verbo «mandar» y el sustantivo «obreros». O sea que el arquitecto era, fundamentalmente, quien «mandaba a los obreros».

También especifica el diccionario de nuestro idioma cuáles son las distintas posibilidades de la Arquitectura: «civil» -dice- es la que se encarga de «construir edificios y monumentos públicos y particulares»; «hidráulica», la que se ocupa de «conducir y aprovechar las aguas o de construir obras debajo de ellas»; «militar», será el «arte de fortificar»; «naval», el de «construir embarcaciones», y «religiosa», la que se dedique a hacer «templos, monasterios, sepulcros y demás edificios de carácter religioso».

La Real Academia Española, en su Diccionario oficial, se expide, en cambio, del siguiente modo sobre los alcances del Urbanismo. Es el «conjunto de conocimientos que se refieren al estudio de la creación, desarrollo, reforma y progreso de los poblados, en orden a las necesidades materiales de la vida humana».

Es decir que la Arquitectura se refiere a un edificio público o privado, a la casa donde vivimos, a un puente o a un camino, mientras que el Urbanismo estudia la acción conjunta de tales valores arquitectónicos y su organización general, en función del más humilde villorio o de la ciudad más cosmopolita y lo hace desde el punto de vista comunitario.

De ahí que, aunque las historias que señalan la evolución de tales disciplinas a través del tiempo puedan parecer difereiv tes, son, en el fondo, análogas y, lo que es más importante, complementarias.

La Arquitectura no puede funcionar separadamente, porque carecería de sentido social. Así lo señaló, entre otros, el arquitecto italiano contemporáneo Bruno Zevi en su ya mundialmente famoso libro «Saber ver la Arquitectura».

Y tampoco el Urbanismo tendría sentido si no manejase sus conceptos básicos en torno a los principios de la arquitectura civil, hidráulica, militar, naval y religiosa.

Ver: Caracteristicas de la Arquitectura Moderna

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°2  – Arquitectura y Urbanismo Edit. Cuántica

La Dispersión de Semillas Mecanismos Objetivos Aire y Agua

¿PORQUE SE DISERSAN LAS SEMILLAS?: MÉTODOS Y OBJETIVOS

Las adaptaciones de las plantas a un modo de vida concreto o a una situación determinada es más difícil de observar que la de los animales. Los animales se mueven y resulta posible observar cómo actúan, cómo usan ciertos órganos y cómo se comportan cuando realizan sus funciones ordinarias. Hay, no obstante, muchas señales externas que permiten seguir las adaptaciones de las plantas y conocer sus actividades.

Todo el mundo ha visto cómo flotan en el aire las flores de los cardos o del diente de león, y cómo caen, a cientos, los frutos del arce apenas el viento agita sus ramas. Otro tanto ocurre con los llamativos frutos del acebo o del espino, de característico color rojo. Todas estas señales nos indican que las plantas han cumplido con su tarea de producir semillas. Éstas contienen embriones que, al desarrollarse, dan lugar a nuevas plantas, que, a su vez, vuelven a producir semillas. De esta manera cada especie asegura su supervivencia.

Las semillas de las plantas silvestres, abandonadas a sí mismas, corren muchos riesgos y, en su mayoría, no consiguen sobrevivir. Para contrarrestar ese riesgo, foseen los medios para reproducirse en gran número. Muchas plantas (por ejemplo: la mostaza, especies de la gramínea Agrostis, etc.) están constituidas de tal forma que producen una infinidad de semillas muy pequeñas; de éstas, sólo un grupo muy reducido (a veces en proporción inferior a 1:1.000) llega a germinar.

dispersion semillas

Las plantas no pueden críar a sus hijos, por lo que debe aseguarrse que las semillas que producen alcanzan un buen lugar para desarrollarse y crecer. Si las semillas simplemente cayeron al suelo bajo su planta madre, podrían tener dificultades para crecer. Por ejemplo, los animales podrían encontrar fácilmente estos depósitos y destruirlos; las semillas, al nacer, estarían tan amontonadas que tendrías que luchar entre sí por la luz, el agua, las sustancias minerales.

De hecho, en la vegetación natural, en la que el número de individuos no parece aumentar con el tiempo, cada individuo debe producir, por término medio, un solo descendiente. Si sucediese de otra forma, el número de los seres vivos iría creciendo hasta el infinito, y la tierra sería rápidamente insuficiente para contenerlos. De la regulación del número de individuos se encarga la selección natural (competencia y lucha por la vida).

Si las plantas que germinan se hubieran limitado a caer cerca de las plantas maternas, sus probabilidades de sobrevivir serían pocas. Los animales podrían encontrar fácilmente estos depósitos y destruirlos; las semillas, al nacer, estarían tan amontonadas que tendrías que luchar entre sí por la luz, el agua, las sustancias minerales, etc., y las enfermedades se propagarían entre ellas rápidamente.

Mientras, amplios territorios quedarían libres. Por otra parte, si la planta no se extendiese ocúpando nuevas zonas, y quedase localizada enratn lugar reducido, podría ser destruida de una vez para siempre por una catástrofe local o un cambio en las condiciones climáticas.

Se conocen, de hecho, ajgánas importantes emigraciones de plantaren períodos geoló-gicos,.shtiguos, debidas a cambios climáticos. Dorante el período cuaternario, las cuatro grandes épocas glaciales, períodos de intenso frío, hicieron «emigrar» hacia el sur a muchas plantas que necesitaban calor.

Estas «emigraciones», como es lógico, se desarrollaron a lo largo de miles de año. La flora de Norteamérica es más rica en especies que la de Europa (aunque ambas poseen elementos parecidos) debido, seguramente, al hecho de que en Norteamérica muchas especies pudieron escapar hacia el sur, a través del istmo de América Central; en Europa, en cambio, con la retirada cortada por el mar, no cupo este recurso. Ésta es la razón de que en Europa falten muchas especies de plantas (magnolia, buganvilla, etc.) norteamericanas que, al ser trasplantadas por el hombre, se adaptan con facilidad a las condiciones del clima europeo.

El hecho de que las plantas puedan esparcir o dispersar sus semillas —unas veces a grandes distancias; otras, a sólo unos centímetros— utilizando para ello una gran variedad de recursos, hace que aumenten considerablemente sus posibilidades de supervivencia.

Para lograr dispersar sus semillas, las plantas utilizan como vehículo
al viento, a los animales y al agua.

CON EL VIENTO: Las semillas pueden dispersarse por sí mismas o ser llevadas con el fruto. En algunos casos, toda la planta puede servir de vehículo para la dispersión. Éste es el caso de algunas «rastreras» (salsola), que se dan en lugares secos.

dispersion de semillas en el desierto

La planta, al morir y secarse, se desprende del suelo y es arrastrada por el viento. Tiene, en ese momento, debido a que sus ramas secas están contraídas y curvadas, la forma aproximada de una bola. Puede ser trasportada en estas condiciones por el viento, que la hace rodar por el suelo; al chocar con éste, las semillas se van esparciendo. Este tipo de dispersión es muy corriente en aquellos lugares donde la vegetación ralea, y los espacios son abiertos (el desierto, por ejemplo), pudiendo recorrer las plantas grandes distancias.

Las semillas a las que el viento dispersa aisladamente, las de las orquídeas y la digitalis, entre otras, suelen ser muy ligeras. Estas semillas no tienen ninguna propiedad especial, dispersándose con facilidad por su poco peso; otras semillas, en cambio, pueden presentar «alas». Éste es el caso de los frutos del pino, fresno, olmo y arce.

Algunas plantas, como el diente de león, el cardo lechero (Sonchus), la clemátide, el algodón, el sauce y el chopo, presentan unas prolongaciones pilosas en sus semillas o frutos, que les sirven de paracaídas para retardar su caída. De este tipo son los típicos «vilanos», muy frecuentes en la familia de las compuestas, que suelen consistir en una serie de pelos plumosos dispuestos alrededor de un vastago, en forma de cono.

dispersion de semillas villanos

En algunas plantas tropicales (Myzodendron) estos pelos pueden tener hasta 13 cm. de longitud. Los «vilanos» trasportan mejor las semillas que las «alas»; estas últimas, sin embargo, suelen estar asociadas con semillas más pesadas. En algunas plantas, como la escabiosa (flor de viuda), el aparato de vuelo, que recuerda por su forma a los «vilanos», tiene una consistencia membranosa. A veces, el aparato de vuelo sirve también para fijar la semilla a determinados animales; son complicados (así, el ramificado de los Cometes, expresivo nombre que recibe una planta tropical).

Los «vilanos» pueden trasportar la semilla muchos kilómetros. A veces están dispuestos de tal forma que, al cabo de algún tiempo, se desprende el aparato volador del resto del fruto. En muchas plantas compuestas las brácteas que rodean el capítulo con los frutos se cierran o se abren, según la humedad atmosférica, permitiendo sólo que los vilanos puedan volar cuando hace buen tiempo.

El delicado aparato plumoso pierde su eficacia si llega a mojarse por la lluvia. Los aparatos voladores formados por expansiones en forma de alas son también de gran diversidad. Los hay de una sola «ala», caso del pino, el abeto y el fresno.

En el arce, dos semillas juntas, provistas cada una de su «ala», pueden funcionar a modo de hélice. Este dispositivo sirve para que las semillas, una vez en el suelo, puedan ser elevadas por las corrientes ascendentes de aire. Algunas plantas tropicales presentan dispositivos con tres, cinco y hasta nueve alas. En algunas plantas, como la amapola y ciertas campanillas, existen los llamados mecanismos de incensario.

semillas de arce en forma de ala

Las semillas están contenidas en una cápsula (el fruto) que se abre formando agujeros o dientes. En otros casos, la cápsula se abre a lo largo. Cuando las cápsulas son colgantes, basta con una ligera brisa para que se esparzan las semillas. Si las cápsulas están sobre tallos erectos pero algo flexibles, como ocurre en las amapolas, las semillas pueden ser lanzadas por el tallo, al recuperar éste la postura vertical que le había hecho perder el viento. A veces, la cápsula se comporta de un modo muy peculiar, como es el caso de algunas especies alpinas de linaria.

Esta planta crece a una altura bastante elevada de las montañas, sobre terrenos muy escarpados entre las grietas de los peñascos. El pedúnculo floral crece en dirección a la luz, es decir, apartándose de la pared rocosa de donde brota la planta. Al madurar, la cápsula se orienta en dirección contraria, o sea, hacia la roca y sus grietas, depositando las semillas por aquella parte.

CON EL AGUA: Hay relativamente pocas plantas cuyos frutos o semillas se adapten a la dispersión por medio del agua. Esto está prácticamente reservado a las plantas acuáticas o a las de ribera. El agua de lluvia, sin embargo, desempeña un papel importante en la dispersión de numerosas plantas, cuyas semillas arrastra, y lo mismo ocurre en los regadíos, cuya agua es un vehículo de expansión para numerosas malas hierbas.

Algunas plantas, como el cocotero, el aliso y el lirio acuático, tienen medios especiales con los que sus frutos son trasportados por el agua. El coco (que es un fruto de drupa) tiene una cubierta externa fibrosa en forma de crin, que es eliminada en las fruterías antes de exponer los frutos para la venta. Esta cubierta, que retiene gran cantidad de aire, es muy ligera y permite que flote el fruto.

dispersion semillas

Lirio Acuático, usa el agua para dispersar sus semillas

El coco puede, así, navegar por el mar muchos kilómetros. El cocotero parece ser oriundo de Malasia; es posible que esta planta se aclimatase en la costa oriental de África y en muchas islas tropicales, después de que sus frutos fueron arrastrados hasta allí por las corrientes.

Las semillas del lirio acuático, o ninfea, tienen una cubierta esponjosa —el arilo— con numerosos huecos llenos de aire; esto les permite flotar y alcanzar distancias considerables. En algunas especies del mismo género se da un fruto colectivo, que flota, a modo de barquito, acarreando muchas semillas.

LOS ANIMALES: Los animales desempeñan un papel importante en la distribución de las semillas. Muchas plantas tienen semillas en el interior de frutos carnosos y brillantemente coloreados, para atraer a los animales. Las semillas, de ordinario, están protegidas por una cubierta fuerte. La parte dura no es ingerida por los animales, que se limitan a picotear o mordisquear la parte carnosa, abandonan el resto.

animal comiendo frutas

Lemur comiendo un fruto

En el muérdago, la carne del fruto es pegajosa y se adhiere al pico de los pájaros que se alimentan de ella. Así quedan pegadas algunas semillas, y, cuando el pájaro se limpia los restos de comida en una rama, las semillas quedan . allí, y pueden germinar como parásitas del árbol.

Como es sabido, el muérdago vive sobre las ramas de distintos árboles, introduciendo en los tejidos de éstos unas «raíces», chupadoras, con las que absorbe la savia.

Por otra parte, sucede a veces que el animal traga todo el fruto, digiere la parte carnosa, y la dura pasa sin afectarse a través del tubo digestivo para ser expulsada con las heces en otro sitio. La parte dura de la semilla puede quedar ablandada por la acción de los jugos digestivos.

ave comiendo frutos

Entonces germina fácilmente. Pero muchas semillas desaparecen,digeridas por los mamíferos (que las rompen con sus dientes) o por los pájaros, que las parten con sus picos y las trituran con sus mollejas (buches). La porción carnosa de los frutos puede desarrollarse a partir de elementos muy distintos.

En las drupas (cereza, acebo, ciruela, damasco) y en las bayas (uva, muérdago, naranja) se forma en la pared del ovario (todos los nombrados son verdaderos frutos). En los pomos (por ejemplo: manzana), en la fresa, y en el escaramujo de la rosa, la carne se forma del receptáculo, que se hincha enormemente (todos ellos son falsos frutos). El color brillante, el aroma, el sabor y las propiedades alimenticias de los frutos, tienen como objeto la atracción de los animales, y hacen más fácil la dispersión de las semillas.

En ocasiones, la misma semilla puede ser carnosa. En el tejo, por ejemplo, la semilla posee un arilo brillantemente coloreado de rojo, que se desarrolla después de la fecundación. Algunas semillas, como las del ricino, contienen en un extremo pequeños corpúsculos de naturaleza carnosa y grasienta. Esta parte de la semilla parece que atrae a las hormigas, que desempeñan un papel importante en la dispersión. Algo análogo puede observarse en las semillas de celidonia.

Muchos frutos y semillas se adhieren, por medio de ganchos, a la piel de los animales que pasan cerca. Este tipo de frutos lo encontramos en el cadillo (Xanthium), que tiene toda la superficie recubierta de pequeños anzuelos retorcidos. Por su facilidad para engancharse, los niños lo emplean en los juegos como proyectil que se enreda firmemente en los jerseys o en el cabello.

A causa de los ganchos, algunos frutos son trasportados por las ovejas prendidos en la lana, y son una seria preocupación para los ganaderos por el desprecio que este defecto supone para la lana esquilada. En las lanas importadas de países lejanos se encuentra siempre una variedad de extrañas semillas de esta clase. Parecidos, en cuanto a sus efectos, son los aguijones de muchas umbelíferas y las barbas de las gramíneas, como las de la cebadilla de ratón. En la agrimonia, la parte superior del receptáculo se encuentra cubierta de ganchos.

Otras semillas consiguen el trasporte por medio de la adherencia con una sustancia. Cuando se humedecen, las semillas del llantén y del pan de pájaro se vuelven pegajosas. Entonces se adhieren a las plumas de las aves y al pelo de los mamíferos. Hay otras semillas, como la camelina, que utilizan esta propiedad adhérente para fijarse al suelo para la germinación. Algunos animales dispersan semillas y frutos con las patas. Las aves acuáticas recogen semillas adheridas al barro y luego las trasportan.

A veces, las semillas se proyectan a distancia por medio de un mecanismo explosivo. La dispersión tiene lugar por un desecamiento desigual de la pared del ovario, o por su saturación con agua. Cuando ocurre el desecamiento desigual, se desarrollan tensiones que producen una ruptura violenta del fruto. Entonces, las semillas se disparan a una cierta distancia de la planta madre. Éste es el medio que utilizan para su dispersión las legumbres, como el guisante.

El jaramago y la violeta disponen de mecanismos parecidos para la abertura de sus frutos. En las flores maduras de los geranios silvestres (que no son muy parecidos externamente al «geranio» cultivado, o pelargonio) se distinguen perfectamente unas curiosas catapultas encargadas del disparo de las semillas. Muy parecidas son las de los «picos de cigüeña» (Erodium).

Mecanismos explosivos de otro tipo se observan en la bolsa de pastor y en las oxalis. En un árbol de América tropical, llamado salvadera, las diferencias de tensiones entre los tejidos producen un violento desgarro de los frutos, con la proyección de las semillas hasta 14 metros de distancia. Es curioso comprobar que, en las plantas que poseen semillas aplastadas y mecanismo proyector, las semillas están en la cápsula de forma que son lanzadas al aire de canto y no de plano. La balsamina emplea para el lanzamiento de las semillas la elasticidad de los segmentos a que queda reducida su cápsula después de abrirse.

En el caso del pepinillo del diablo, planta muy frecuente en el sur de Europa, en los campos sin cultivar y a orillas de los caminos, la explosión se verifica por las tensiones internas del fruto, que se llena de agua a una cierta presión. El extremo del fruto, junto a la inserción del pedúnculo, se va debilitando con la madurez, hasta que se desprende, expulsando las semillas con gran violencia por el orificio resultante. Se puede provocar fácilmente la «explosión» de los frutos tocándolos con un palo. En los días de verano, puede oírse la explosión de los frutos desde larga distancia.

dispersion semillas

Mecanismo explosivo: (a) Frutos de jaramango, antes y después de estallar; (b) vainas del laburno; (c) cápsula de violeta antes y después de estallar; (d) cápsula de balsamina antes y después de estallar.

dispersion semillas

Dispersión por el viento – Mecanismo de incensario», (a) Cápsula de amapola; (b) cápsula de boca de dragón; (c) cápsulas de coronaria; (d) cápsula de nigela.

GERMINACIÓN
Por la acción de las heladas, del calor del sol y del viento, el suelo se seca y se agrieta. La lluvia lleva las semillas, al interior de las fisuras. Por otra parte, muchos de los habitantes del suelo (lombrices, hormigas) introducen las semillas en sus túneles. Hay semillas que poseen adaptaciones especiales para introducirse en la tierra. Algunas especies de Stipa (gramínea de sitios desérticos) desarrollan un resorte formado por circunvoluciones de la barba. Este resorte es higroscópico, se distiende al humedecerse, y hace rotar a la semilla sobre su eje longitudinal.

La semilla tiene forma de huso, con una punta aguda en su extremo inferior. Parece que el movimiento de rotación hace que la semilla penetre en el suelo, cuando la tierra está blanda y húmeda. Estas semillas pueden herir a los carneros que pastan junto a la planta madre.

Otros frutos se anclan en el suelo con pelos o ganchos. En el caso de la castaña de agua, el mecanismo de anclaje formado por grandes espinas es muy eficaz para retener al fruto en el fondo de los cursos de agua, permitiendo la germinación, a pesar de los movimientos de las corrientes.

Los granos de la avena aumentan de longitud cuando se hinchan, y así penetran en el suelo húmedo. Muchas semillas quedan cubiertas por las hojas muertas y otros despojos. Las ardillas y el arrendajo facilitan la siembra de muchas semillas forestales, enterrándolas.

El arrendajo, especialmente, parece tener mala memoria y olvida con frecuencia sus depósitos, en beneficio de la repoblación forestal. Las semillas que quedan enterradas están mejor protegidas que las que permanecen sobre la superficie del suelo. En primavera, cuando la tierra se calienta y hay agua y humedad suficientes, las semillas se desarrollan o germinan.

Las semillas que quedan en la superficie pueden germinar también introduciendo sus raíces en el suelo, gracias a la tendencia de éstas a dirigirse en sentido de la gravedad. Sin embargo, en este caso los riesgos de fertilidad son mayores. No obstante, ciertas semillas germinan mejor a la luz que en la oscuridad.

En la germinación, la semilla absorbe grandes cantidades de agua y se hincha. A veces, la cubierta sufre tal tensión que llega a reventar. La reserva acumulada en forma de sustancias alimenticias proporciona la energía necesaria para el crecimiento. En la judía (chaucha) y el haba, los cotiledones son depósitos de alimento.

la raiz evolucion

Germinación de una semilla de maíz

En otras plantas, como el ricino, la reserva está acumulada fuera de los cotiledones, en un tejido especial llamado endospermo. La actividad de la semilla se patentiza por el aumento de la respiración y por la elevación de la temperatura, que se comprueba fácilmente si se introduce un termómetro en un tubo donde germinan arvejas. La presión de hinchamiento es muy grande y se puede comprobar colocando un émbolo cargado con un peso en el tubo donde germinan las semillas.

Generalmente, la joven raíz, o radícula, es lo primero que aparece a través de la cubierta de la semilla, y crece hacia abajo, guiada por la gravedad. El joven tallo —plúmula— aparece poco después, y crece hacia arriba. Su punta permanece doblada hacia abajo hasta que alcanza (o rompe) la superficie del suelo. De esta forma, una porción más vieja se encarga de atravesar el suelo, y el frágil ápice vegetativo queda protegido en este momento delicado. En cuanto atraviesa el suelo, la punta se endereza rápidamente y crece hacia arriba.

En el haba y la judía, los cotiledones quedan bajo la superficie y dan alimentos a la pequeña planta hasta que el primer par de hojas empieza a producir sustancias alimenticias. En el ricino, la pequeña planta se alimenta del tejido endospérmico. Los cotiledones permanecen uno a cada lado de la plúmula, protegiéndola en su crecimiento. Ambos constituyen el primer par de hojas verdes.

La germinación de la semilla no siempre tiene lugar inmediatamente después de la maduración, pues antes suele pasar por un período de reposo. Para que la semilla inicie su actividad, son necesarias, a veces, condiciones muy especiales, como la exposición al frío durante cierto tiempo, o el desgaste .de la cubierta.

El tiempo durante el cual las semillas son viables, o capaces de germinar varía mucho y depende de las condiciones en que están almacenadas. El período máximo oscila, generalmente, entre 2 y 10 años. Sin embargo, han germinado semillas de geranio de más de 50 años de edad. En depósitos de turba de Manchuria, pertenecientes a un antiguo lago, se encontraron semillas de loto de la India que demostraron su capacidad para germinar.

La edad de estas semillas se estimó entre 150 y 200 años. Las noticias de que germinaron semillas encontradas en tumbas egipcias (depósitos de trigo en los enterramientos faraónicos) no se han confirmado.

Con la producción y la dispersión de semillas, se cierra el ciclo vital de la planta con flores (fanerógama). Cuando la semilla germina, comienza el ciclo de una nueva generación.

DISPERSIÓN POR EL VIENTO
En ¡o dispersión de los frutos, semiilas y esporas de las plantas inferiores, la turbulencia (remolinos! del viento desempeña un papel importante. Esta turbulencia depende fundamentalmente de ¡a velocidad del viento. Es interesante comparar la eficacia del trasporte de los frutos con la del polen y esporas.

tabla trayecto del polen

Tabla de Dispersión de Semillas

Fuente Consultada
Revista TECNIRAMA N°48 Encilopedia de la Ciencia y la Tecnología – Dispersion de las Semillas –

Ver: Polinización de las Plantas Con Insectos

Clasificacion de los Insectos Características Generales

Clasificación de los Insectos
Características Generales

Es tan extenso, variado y al mismo tiempo interesante el mundo de los seres vivos provistos de tres pares de patas, pues ésta es la definición concisa y concreta de los insectos, que por sí solo ha dado vida a una ciencia: la Entomología. Entre una mosca, un escarabajo, un grillo y una mariposa existen diferencias enormes no sólo en cuanto a género de vida, sino también en su forma de reproducirse, su anatomía y su aspecto.

Sin embargo, todos los insectos poseen ciertas características comunes, siendo las más destacadas la presencia de tres pares de patas y el hecho de que no viven en el mar. Todos llevan vida terrestre aunque algunos sean parásitos de otros animales y bastantes permanezcan casi toda su vida enterrados en el suelo. Cerca de un millón de especies distintas han sido clasificadas en esta clase de artrópodos y es muy posible que existan muchas desconocidas aún.

Entre los animales más comunes se encuentran los insectos, con más de un millón de especies conocidas. Pertenecen al phylum Artrópodos —grupo de animales con patas articuladas y exoesqueleto quitinoso consistente (cutícula).

Aunque hay mucha variación entre las diversas especies, un insecto adulto puede describirse, en líneas generales, de la siguiente manera: el cuerpo tiene tres regiones: cabeza, tórax y abdomen; en la cabeza hay un par de antenas, dos ojos compuestos (ojos formados por una gran cantidad de pequeñas lentes unidas u ocelos) y varias piezas bacales que le sirven para la alimentación.

Partes de un Insecto

Detrás de la cabeza, el tórax lleva tres pares de patas articuladas y, de ordinario, dos pares de alas. En el abdomen no hay miembros. Todos los insectos adultos son de respiración aérea, para la cual poseen numerosos tubos finos (tráqueas), ramificados a través del cuerpo.

Las tráqueas llevan aire desde los espiráculos, o estigmas, situados a los costados del cuerpo, hasta los tejidos. El tamaño de los insectos está limitado por el sistema traqueal, ya que el aire sólo puede difundirse en forma eficiente a lo largo de estos tubos, en distancias cortas. Por esta razón, el cuerpo de los insectos nunca es muy grueso.

El escarabajo africano Goliat es uno de los insectos más grandes; su cuerpo tiene una longitud de alrededor de diez, centímetros y un espesor de cinco centímetros. Las mariposas diurnas y nocturnas, cuyas alas les dan gran envergadura, tienen un cuerpo relativamente estrecho.

La mayoría de los insectos ponen huevos, de los que salen los insectos jóvenes. Algunos, sin embargo, son vivíparos. A causa de su dura cutícula, los insectos no pueden tener un crecimiento continuo como el de los vertebrados. Periódicamente, el insecto se deshace de su «piel» vieja y la reemplaza por otra nueva de mayor tamaño.

La nueva cutícula se va formando debajo de la anterior hasta que en un momento dado, el insecto tragando aire o agua provoca el estallido de la cutícula vieja. La nueva cutícula se endurece rápidamente al contacto con el aire y el insecto, mediante la expulsión del exceso de aire o agua previamene deglutida, deja suficiente lugar para un nuevo período de crecimiento. Este proceso de cambio de piel (muda) se llama ecdysis. Por lo común, se produce de tres a ocho veces en la vida del insecto.

La efímera, con un largo período (hasta tres años) de crecimiento, en su metamorfosis puede tener hasta veintiuna mudas. Llegada al estado adulto se detiene el crecimiento. Frecuentemente, las formas jóvenes de los insectos son muy diferentes de las formas adultas (compárese una oruga con una mariposa adulta). En este caso, el insecto joven es llamado larva. Antes de asumir la forma adulta, debe pasar a través de fases de reposo, durante las cuales tienen lugar los cambios necesarios. Éste es el período pupal o ninfal.

Mosca Efímera

Se llama metamorfosis a los cambios que se producen desde la larva hasta la forma adulta. Cuando la forma joven del insecto es como una miniatura del adulto , su desarrollo se produce gradualmente. Esta forma joven se llama ninfa y su metamorfosis recibe el nombre de parcial o incompleta (hemimetábolos), en oposición a la metamorfosis completa de la mariposa (holometábolos).

El ciclo vital, desde el huevo a la forma adulta, puede ser muy corto —la mosca casera, en un medio caluroso, puede desarrollarse desde el huevo al estado adulto en poco más de una semana—. Por el contrario, las ninfas de efímera viven 3 años o más antes que la forma adulta emerja para su corta vida en el aire.

Metamorfosis Completa

Algunas larvas de la polilla le la madera también viven varios años antes de alcanzar su madurez, y en una especie de chicharra la evolución dura diecisiete años. Por lo común, los insectos no están activos durante los meses más fríos del año, Pueden invernar en cualquier etapa de su vida.

Los insectos son animales muy abundantes y ampliamente distribuidos y han colonizado la tierra, el agua y el aire. Sólo el mar, que tiene muy pocos insectos, ha podido ofrecer un obstáculo importante a su difusión. El principal factor de su éxito en la tierra radica en su cubierta quitinosa que, al impedir la pérdida de humedad, les permite habitar lugares secos.

Su pequeño tamaño les permite vivir en ambientes inhabitables para animales mayores. Por el mismo motivo, un área determinada puede admitir gran cantidad de individuos. Estas ventajas, junto con su capacidad de volar, han permitido a los insectos establecerse firmemente en toda la extensión de la Tierra. Los primeros insectos aparecieron en épocas muy remotas, en el período Devónico. Para la época del Mioceno, ya existían todas las especies actuales.

Ver Mas Sobre Las Características de los Insectos

CLASIFICACIÓN DE LOS INSECTOS
Imms divide a los insectos en veintinueve grupos distintos (órdenes) distribuidos en dos subclases. La primera de éstas —Apterygota— comprende insectos pequeños, sin alas. La mayoría vive en el suelo o entre las hojas en putrefacción, aunque el pececillo de plata (lepisma), que vive dentro de las casas, está incluido en esta subclase.

La subclase Pterygota tiene dos divisiones: los hemimetábolos (insectos con metamorfosis incompleta) y los holometábolos (insectos con metamorfosis completa). Los hemimetábolos comprenden dieciséis órdenes.

Tabla de Clasificación de los Insectos

Las formas jóvenes son ninfas que, por lo común, se asemejan a los adultos en su estructura y hábitos. Las alas se desarrollan exteriormente y completan , su crecimiento después de la última muda. Muchas características, y las piezas bucales penetrantes y chupadoras, son comunes a varios órdenes de insectos.

Esto no significa que exista una relación estrecha entre estos órdenes, sino simplemente que tienen una manera similar de alimentarse.

Las libélulas —del orden Odonata— son insectos carnívoros, tanto en la forma adulta como en la joven. Tienen fuertes mandíbulas masticadoras. Las ninfas son acuáticas y sufren una marcada transformación hasta llegar a las formas adultas de brillantes colores. Las ninfas de la efímera y de la mosca de la piedra (plecóptera) también son acuáticas.

Las langostas y los grillos —orden Orthoptera— son tanto herbívoros como omnívoros y tienen piezas bucales masticadoras. Las ninfas y las formas adultas son similares. Estos insectos producen, frecuentemente, sonidos, frotando sus alas con las patas. Por lo común, las patas traseras están modificadas para el salto. Las cucarachas son insectos comunes, pestilentes, y tienen mandíbulas masticadoras. Las alas anteriores, coriáceas, cubren a las posteriores, membranosas.

En el orden Isoptera, están incluidos los termes, insectos sociales que viven reunidos en grandes colonias, especialmente constituidas por obreros sin alas. La madera y otros materiales vegetales, que digieren merced a bacterias de sus intestinos, constituyen la mayor parte de su alimento. Los piojos masticadores y chupadores, no tienen alas. Viven como ectcparásitos (esto es, en la superficie exterior) de aves y mamíferos. Tienen ojos reducidos y piezas bucales altamente especializadas. No hay metamorfosis.

Las chinches —Hemiptera— tienen, por lo común, las alas anteriores más coriáceas que las posteriores. En el grupo Heteroptera las alas anteriores tienen un extremo membranoso. Los del grupo Homoptera tienen sus alas estructuradas uniformemente. Algunos miembros de este grupo, algunas formas de áfidos (pulgones), no tienen alas. La metamorfosis es parcial. Las piezas bucales están adaptadas para absorber jugos de animales y plantas.

Dentro de la división Holometabola, se incluyen los insectos más adelantados. La crisopa y otras formas semejantes, tienen alas delicadas como gasa y mandíbulas masticadoras. Las larvas son carnívoras y tienen aparato bucal chupador o masticador. Las mariposas comunes y las polillas tienen alas cubiertas de escamas microscópicas e imbricadas. Las escamas originan brillantes colores.

Las larvas tienen aparato bucal masticador, pero las formas adultas lo tienen adaptado para succionar el néctar de las flores (aparato espiritrompa, chupador). Las tricópteras tienen las alas recubiertas de pelos. Las larvas son acuáticas y construyen alrededor de su cuerpo una especie de caja tubular característica.

Las verdaderas moscas —Dípteros— tienen sólo dos alas. Las alas posteriores están modificadas y aparecen como’ órganos balancines, llamados halterios. Tienen varias formas de aparatos bucales chupadores. Las larvas, de ordinario, no tienen patas. Las pulgas no tienen alas y, a veces, tampoco ojos. Son ectoparásitos de los mamíferos y tienen un aparato bucal chupador.

En el orden Hymenoptera, se incluyen, los ioneumónidos, insectos muy útiles que viven en las larvas de otros insectos, y las abejas, avispas y hormigas sociales. Éstas serán descritas en un artículo próximo. Las alas anteriores son coriáceas y reposan sobre las posteriores de menor consistencia.

Durante el vuelo, las alas anteriores permanecen rígidas y las posteriores se mueven de arriba abajo. La vaquita de San Antonio, o mariquita, es un ejemplo de lo dicho anteriormente. Tienen aparato bucal masticador y pueden ser feroces carnívoros.

La primera subclase (Apterigota) sólo comprende un limitadísimo número de pequeños insectos sin alas (ápteros) y sin metamorfosis (ametábolos), que presentan apéndices locomotores en el abdomen. El más conocido es el llamado «pescadito de plata» (lepisma) de cuerpo cubierto de escamitas plateadas, fácil de encontrar en sitios oscuros y húmedos, o en los depósitos de papeles, trapos o ázucar por la que tiene especial predilección (de ahí su nombre. Lepisma saccharina). También es común en los charcos el Podura saltador

Pescadito de Plata

La casi totalidad de los insectos corresponde a los pterigógenos, es decir, insectos alados, con metamorfosis completa o simple (metábolos o hemimeíábolos). Seguidamente se describirán los órdenes más importantes con sus especies más comunes.

INSECTOS COMUNES DE LA SEGUNDA SUBCLASE Y SU CLASIFICACIÓN

LOS LEPIDÓPTEROS (alas con escamas).
Este orden comprende ajas mariposas. Son insectos con aparato bucal chupador (espiritrompa), cuatro alas cubiertas de polvillo escamoso vivamente coloreado y metamorfosis completa. Incluye más de veinte mil especies y suele dividirse en dos subórdenes, de acuerdo con el tamaño.

La mariposa de la col (Pieris brassicae). Es una mariposa diurna, sumamente perjudicial en su estado de oruga. Su voracidad y profusión la convierten en una terrible plaga de las huertas. Devora las hojas del repollo, coliflor, acelga, etc.

La llamada mariposa de esponja (Lymantria dispar), dañina para la silvicultura y la fruticultura, disimula el desove, cubriéndolo con las vellosidades que desprende de su cuerpo, y así lo protege contra la intemperie y el ataque de los pájaros.

LOS COLEÓPTEROS (alas con vaina o estuche).
La denominación obedece a que los insectos que corresponden a este orden (vulgarmente llamados cascarudos) tienen endurecido el primer par de alas (élitros) por la quitina. Tienen aparato bucal masticador y metamorfosis completa. Es el orden más numeroso (más de 200.000 especies).

El llamado «abejorro sanjuanero» (Melolontha vulgaris) es muy dañino para la agricultura, tanto en el estado larval (gusano blanco), que dura tres años, como en su vida de insecto perfecto (fase de imago), que dura un mes.

El «gusano blanco», enterrado a veces a la profundidad de casi un metro, devora las raíces de las plantas, causando graves daños, sobre todo en los cultivos.

El «escarabajo rinoceronte» (Oryptesgrypus) es un coleóptero fácil de identificar por el largo apéndice que el macho lleva en la cabeza. Se asemeja al llamado «bicho torito» o «bicho candado», común en nuestros campos campos.

El «ciervo volante» (Lucanus cervus) es un voluminoso coleóptero denominado así por las robustas y ramificadas mandíbulas que caracterizan a los ejemplares machos. Son armas que utilizan en sus encarnizadas luchas. Se alimentan de jugos vegetales.

LOS DÍPTEROS (dos alas).
El primer par de alas es apto para el vuelo y las alas posteriores están transformadas en balancines. Son insectos con metamorfosis completa, y en la etapa larvaria viven en el agua, en materia orgánica en descomposición o como parásitos de plantas y animales. Este orden reúne muchas especies (casi 100.000).

Un díptero muy común y molesto es el mosquito (Culex pipiens). La hembra se alimenta de sangre que se procura atacando al hombre y a los animales. En algunas regiones, este mosquito es vehículo de un gusano parásito, la filaría, que produce serias afecciones en el hombre.

Otro mosquito muy peligroso en las zonas de paludismo es el anofeles, transmisor, con su picadura, dé los protozoos que producen tan serio mal. Vive siempre en lugares húmedos, pues su evolución tiene lugar en el agua.
Las moscas (Múscidos) son dípteros siempre peligrosos.

La mosca común (Mosca doméstica) difunde muchas enfermedades infectoconcagiosas, pues su trompa chupadora se posa en los alimentos, en las heridas, en los desperdicios, etc.

9. La mosca tse-tse (Glossina palpalis y 5 morsitans), propia de África Ecuatorial, transmite el tripanosoma, que produce la terrible enfermedad del sueño en el hombre y la nagana en los animales, haciendo inhabitables las regiones donde abunda.

LOS HIMENÓPTEROS (alas membranosas).
Además de sus cuatro alas membranosas y escasamente nervadas, estos insectos tienen metamorfosis completa, aparato masticador y lamedor, y las hembras suelen disponer en el extremo del abdomen de un aguijón con glándula venenosa, y a veces de una especie de taladro (oviscapto) que les sirve para colocar be huevos en los tejidos vegetales o en el menor del cuerpo vivo de otros animales.

La abeja (Apis mellífica) es un himenóptero de gran utilidad para el hombre. Además de producir la miel y la cera que éste aprovecha, es el insecto polinizador por excelencia.

Muchos himenópteros son, por sus hábitos, auxiliares valiosos del hombre, pues destruyen multitud de insectos dañinos. Los icneumónidos acostumbran depositar sus hueves, mediante su largo oviscapto, en el cuerpo vivo de otros insectos. Cuando nace la larva, devora y destruye a su huésped.

La Diaspis pentágona es una cochinilla (hemíptero) que constituye una terrible plaga para los frutales. Hizo estragos en Europa y se introdujo luego en América. Fue necesario, entonces, traer también a su enemigo natural, la pequeña avíspita denominada Prospaltella berlesei (himenóptero), para exterminarla.

No obstante ser perjudiciales en una u otra forma la casi totalidad de las hormigas, existen algunas especies que son insectívoras, es decir, que devoran a otros insectos, siendo así auxiliares del hombre.

LOS NEURÓPTEROS Y PSEUDQNEURÓPTEROS (alas muy nervadas).
Disponen de cuatro alas con nervaduras profusamente reticuladas; tienen aparato bucal masticador y son voraces comedores de insectos, aun siendo larvas (alguaciles y libélulas).

Dentro de los neurópteros es común la llamada hormiga león (mirmeleón), que es semejante a una libélula. Es característica la forma en que la larva se procura alimento: se construye una madriguera con la abertura en forma de embudo, en cuyo fondo asoman sus robustas mandíbulas. Permanece en acecho hasta que nota la proximidad de un insecto. Si está «a tiro» le arroja arena o tierra para hacerlo deslizar hasta sus tenazas.

Las libélulas y alguaciles son pseudoneurópteros muy abundantes durante el verano. Suelen aparecer en nutridos grupos, como precediendo a las tormentas, por lo que la observación popular interpreta su presencia como seguro anuncio de ventarrones.

La larva, que evoluciona en las aguas de charcas y pantanos, devora a otras larvas de insectos, moluscos y pececillos.

LOS ORTÓPTEROS (alas rectas).
Son insectos con cuatro alas: el primer par, de consistencia coriácea, y el segundo, formado por alas membranosas, plegadas en abanico. Su aparato bucal es masticador.

Los grillos, ortópteros saltadores, son muy conocidos porque con su incansable «canto», cuya onomatopeya es un repetido «cri…, cri…», denotan su presencia. El sonido es producido con órganos estriduladores que poseen en, el primer par dé alas. Son comunes el grillo campestre (Gryllus campestris) y el grillo doméstico (Gryllus domésticus), habitual dentro de las casas de campo.

El llamado grillo topo o alacrán cebollero (Gryllotalpa gryllotalpa) es un robusto grílido, con sus patas anteriores especialmente conformadas para excavar. Devora a otros insectos y a sus larvas, pero también raíces, con lo que perjudica los cultivos.

La cucaracha común (Blatta orientalis) constituye una plaga para el hogar. Este insecto de hábitos nocturnos se propaga con profusión e invade las cocinas y despensas, devorando toda clase de alimentos. Puede ser vehículo de enfermedades por su costumbre de frecuentar los depósitos de residuos.

Los llamados «predicadores», «dónde está Dios», «Santa Teresa», «mamboretaes», etc., mentidos que habitan la zona cálida y tropical, son notables por su mimetismo (imitación del ambiente). Se mantienen inmóviles en acecho de sus presas, con su primer par de patas prensoras recogidas como en actitud de ruego. Son muy útiles, pues devoran gran cantidad de otros insectos. Algunas especies sobrepasan los 10 cm. de longitud.

LOS EFEMÉRIDOS (sólo duran un día)
Corresponde a esta familia la efímera o cachipolla (Ephemera vulgata), que es un delicadísimo insecto, de aspecto tenue, cuya vida en la fase adulta dura apenas un día, tiempo necesario para reproducirse. No llega a alimentarse. La etapa larval, que transcurre en el agua, dura hasta cuatro años, y en ese lapso realiza numerosas mudas. La larva destruye las crías de mosquito y de otros insectos acuáticos.

LOS HEMIPTEROS (medias alas) o rincotos (de pico rígido o rostro).
Los hemípteros son también llamados rincotos por la especial conformación del aparato bucal, que constituye un pico o rostro adaptado para chupar y que el insecto implanta en los tejidos, tanto vegetales como animales. De acuerdo con particularidades de las alas y del «rostro», se subdividen en heterópteros (chinches y vinchucas), homópteros (cigarras, fulgóridos) y fitoftirios (pulgones, cochinillas).

La cigarra (Cicada plebeja) es un homóptero común en el sur de Europa, popular por el ininterrumpido chirriar que el insecto macho produce en los días calurosos. El insecto adulto vive una sola estación, pero la etapa larval se prolonga años. Un cicádido de América del Norte, el Tibicen septéndecim, tiene una evolución de diecisiete años.

Las chinches de campo (Pentatoma sp.), de variada coloración, despiden por lo común olor fétido. Viven entre el follaje y son perjudiciales porque chupan la savia de las plantas.

AMPLIACIÓN:

TAXONOMÍA: ESPECIES SIN ALAS O CON METAMORFOSIS COMPLETA
La clase de los insectos es la más numerosa del reino animal, se han clasificado unas 500.000 especies, y se considera posible la existencia de otros 3 millones. Se los llama también hexápodos porque todos tienen seis patas.

El cuerpo del adulto comprende tres regiones: cabeza, tórax y abdomen. La cabeza tiene ojos, antenas y boca; el tórax, tres pares de patas y, generalmente, dos pares de alas; en el abdomen sólo hay delgadas cerdas. Excepto en algunas larvas acuáticas, que poseen branquias, los insectos respiran mediante tráqueas o tubos por los que la atmósfera penetra al interior de su cuerpo.

Se comprende que una clase tan numerosa y variable se puede clasificar de diferentes maneras, imms reconoció veintinueve órdenes de insectos. De éstos, sólo cuatro se agrupan en la subclase de los apterigotos que carecen de alas y cuyos antepasados nunca las tuvieron; los otros veinticinco órdenes son pterigotos, es decir, que poseen alas, o provienen de antepasados que las tuvieron.

Los apterigotos son diminutos animales que viven, principalmente, entre las plantas en descomposición.

Comprenden el orden de los tisanuros, que se encuentran bajo las piedras o en los hormigueros (lispismas, 1); de los dipluros (acerentomón, 2 y campodea, 3) que viven en la tierra; y el orden de los colémbolos, que saltan a menudo sobre el agua, que no los moja (axelsonia, 4). Para comprender mejor los nombres de los insectos, recordemos que podos significa «pata»; ptero, «ala»; genos, «origen», y metábolos, «transformación».

La subclase de los pterigotos, que poseen alas o que provienen de antepasados que las tuvieron (muchos parásitos las pierden), comprende los veinticinco órdenes restantes, y se divide en dos grupos principales: holometáboios, que no sufren metamorfosis, y hemimetabolos, que la sufren.

Holometábolos. El orden de los neurópteros comprende insectos de alas membranosas, finamente reticulados, como las libélulas (chrysopa, 5). El orden de los mecópteros incluye especies características, como la mosca escorpión, cuyo nombre proviene de la cola alzada del macho (panorpa, 6).

En el orden de los lepidópteros encontramos a las mariposas y polillas, con-trompas chupadoras y diminutas escamas que imparten brillantes colores a sus alas (papillio, 7). El orden de los tricópteros comprende moscas cuyas alas están cubiertas, como su nombre lo indica, con pelos (halesus, 8).

El orden de los dípteros, con un solo par de alas voladoras y que utiliza el par trasero como órgano de equilibrio, abarca a las moscas comunes y mosquitos (típula, 10).

En el orden de los afanípteros, insectos chupadores, generalmente parásitos externos, se encuentran las pulgas (pulex, 11).

En el orden de los himenópteros la mayoría de las especies son sociales, como las abejas, avispas y hormigas (apis, 9). En el orden de los coleópteros, cuyas alas delanteras se endurecen en élitros que envainan a las traseras, encontramos los escarabajos (coccínella, 12).

El orden de los sfrepsípteros abarca algunos insectos curiosos, parásitos internos de otros insectos, como las abejas (stylops, 13).

TAXONOMÍA: ESPECIES CON ALAS Y CON METAMOFOSIS PARCIAL
Existen unas 15.000 especies de insectos hemimetabolos, o sea, cuya metamorfosis es sencilla o incompleta. Forman una subdivisión de ios pterigotos, es decir, que son alados o, por lo menos, lo fueron sus antepasados. El sinónimo de «paurometábolos» refleja, simplemente, la «pobreza» de sus transformaciones.

En el orden de los efimerópteros las larvas viven varios años, pero en el momento de su transformación en insecto adulto, se atrofian sus órganos digestivos y éste sobrevive sólo unas pocas horas, las necesarias para la reproducción (efímero, 1).

En el orden de los odonatos hay cuatro poderosas alas membranosas; estos insectos, muy parecidos a los de la era primaria, son carnívoros insaciables que atrapan sus víctimas al vuelo (libélula 2).

El orden de los plecópteros incluye insectos de cuerpo duro, con alas transformadas en élitros y cuyas larvas acuáticas respiran mediante branquias (perla, 3).

El orden de los grilloplátidos consta de unas pocas especies pequeñas y sin alas que viven en la tierra (grylloblata, 4).

En el orden de los fásmidos encontramos los insectos que imitan hojas y ramas (phyllium, 6).

Al orden de los ortópteros pertenecen los grillos y saltamontes, de alas generalmente duras y patas posteriores adaptadas al salto.

El orden de los dermápteros posee alas delanteras pequeñas y rígidas, y unas «pinzas» en el extremo del abdomen; se distingue de los plecópteros casi exclusivamente por sus larvas (forfícula, 5).

En el orden de los embiópteros, restringidos a las regiones cálidas, encontramos pequeños insectos que tejen habitáculos de hilo sedoso, en los que viven en común bajo las piedras (embia, 9).

En el orden de los dictiópteros, de atas delanteras duras que ocultan a las posteriores, encontramos a la mantis religiosa o mamboretá y a la cucaracha americana.

El orden de los isópteros, al que pertenecen las termitas o termes, se caracteriza por sus colonias divididas en castas de distinta fecundidad y con diferentes tareas (archotermopsis, 8).

El orden de los zorápteros comprende escasos y pequeños individuos que viven entre las vegetales tropicales en descomposición (zorotypus, 7}.

El orden de los socópteros comprende insectos pequeños y sin alas, frecuentes en los nidos de aves y depósitos de basura (peripsocus, 11). Los piojos, carentes de alas y parásitos de mamíferos y aves, se agrupan en dos órdenes.

El de los malófagos comprende a ¡os piojos que pican y, por lo tanto, poseen mandíbulas (Hpeurus, 12).

El de los sifunculados abarca a los piojos chupadores, con trompas adecuadas a esa función (pediculus, 13).

El orden de los hemípteros consta de insectos chupadores de sangre y jugos vegetales (notonecta, 10; chinche de agua o aphis, 15).

El orden de los tisonópteros comprende diminutos insectos negros que suelen habitar en las flores (taeniothrips, 14). La metamorfosis no es privativa de los insectos.

En la primera forma o larva no se reconocen los caracteres adultos. Después de algunos cambios intermedios, que pueden faltar, se llega a una fase de inmovilidad llamada nínfosis, en la que el animal digiere tejidos larvales y elabora tejidos adultos. Concluida esta etapa se llega a la aparición del imago o insecto perfecto.

Fuente Consultada
Revista TECNIRAMA N°6 Encilopedia de la Ciencia y la Tecnología – Clasificación de los Insectos –

Características de los Caracoles Información General

Características de los Caracoles – Información General

Las babosas y los caracoles son gasterópodos (estómagos-pies), nombre que hace referencia al pie carnoso sobre el cual se mueven estos animales. Los gasterópodos pertenecen al gran grupo de animales de cuerpo blando llamado moluscos. Normalmente, tienen un caparazón arrollado, que cubre parte del cuerpo.

El caparazón es de una pieza (univalva) y no hecho de dos mitades, como en las almejas (bivalvos). Hay muchos gasterópodos que viven en el mar, y se encuentran normalmente en la costa. Como ejemplos, pueden citarse los caracoles de mar, las lapas y las litorinas. Éstas respiran por medio de agallas en forma de pluma, y pueden cerrar la entrada del caparazón con una placa córnea (opérculo), que es necesario quitar para comerlas, como sucede en los bígaros, por   ejemplo.

El término caracol suele aplicarse solamente a los gasterópodos con caparazón que viven en la tierra o en agua dulce. Aparte de unos pocos grupos, estos animales han perdido las agallas y respiran con un pulmón. Debido a esto, se llaman, de modo colectivo, pulmonados (del latín pulmo = pulmón). Generalmente, los pulmonados no tienen la placa córnea para cerrar el caparazón. Las babosas son pulmonados que han perdido, o casi perdido, sus caparazones; por lo demás, son muy parecidas   a   los   caracoles.

El caracol romano («Helix pomatia»), ha puesto una masa de huevos en la superficie del suelo. Los caracoles ibernan y cierran sus caparazones con capas de mucus («epifragma»), que se endurecen, pero ello no constituye un «opérculo».

CARACOLES
El caracol común de jardín (Helix) es un caracol típico, aunque está muy lejos de ser un molusco típico. Si se separa de su caparazón, el cuerpo muestra tres partes: cabeza, pie y joroba visceral. La parte visceral contiene la gran glándula digestiva y algunos otros órganos, y está arrollada como una espiral.

La cubre una capa espesa de tejido, llamado manto. Hacia la parte delantera hay un -espacio entre el manto y el cuerpo-pie, que se llama cavidad del manto o paleal. En los gasterópodos marinos esta cavidad contiene las branquias.   Sin   embargo,   las   agallas   sólo pueden funcionar en el agua, y por ello los caracoles de tierra no poseen branquias. El techo de la cavidad tiene unas paredes muy delgadas y con muchos vasos sanguíneos, a los cuales puede pasar el oxígeno del aire. El bióxido de carbono pasa de los vasos a la cavidad.

En los gasterópodos marinos, los bordes del manto están libres; en los pulmonados, los bordes están unidos a la pared del cuerpo, salvo un pequeño poro. Cuando el caracol sube y deja caer la pared del cuerpo, fuerza la salida y entrada de aire en la cavidad de modo parecido a como lo hace el pulmón de los mamíferos.

Se puede observar que muchos caracoles de agua dejan escapar burbujas de gas en la superficie de las charcas. Lo que hacen es renovar el aire de sus pulmones. Algunos caracoles acuáticos, sin embargo, poseen cierto tipo de branquias.

Esquema Básico de un Caracol

Una característica bastante extraña es la comunicación del ano y del conducto excretor con el pulmón. Los caparazones de los caracoles varían mucho en forma y tamaño, de manera que aquella esta muy relacionada con el medio en que viven. Sin embargo, hay una variante curiosa, que es el sentido de arrollamiento. La mayoría de los caracoles arrollan sus visceras (y, por lo tanto, el caparazón) de manera que, si se mira la abertura del caparazón, esta entrada se encuentra a la derecha del arrollamiento.

Este es un caparazón dextro. Los sinistros son los que tienen la abertura a la izquierda del arrollamiento. La parte central del caparazón es una barra hueca, llamada columela, y su abertura está cubierta, con frecuencia, por el borde del ventrículo exterior.

El caparazón es una secreción del manto y tiene tres capas: una capa delgada córnea que cubre dos de carbonato calcico. La capa más interna está muy pulida, con la superficie semejante a la de perla. Como necesitan mucho carbonato calcico (caliza), apenas hay caracoles en terrenos arenosos, porque éstos contienen muy poca caliza.

Muchos caracoles sólo pueden vivir en regiones calizas y yeseras, en las que hay un gran contenido de carbonato en el suelo. La cabeza y el pie están unidos. Son las partes del cuerpo que aparecen fuera del caparazón cuando el animal se extiende.

Las paredes interiores de las espirales del caparazón se unen para formar la «columela»
central, que es un tubo hueco.

Sin embargo, todo el cuerpo puede ocultarse en el caparazón cuando hay peligro o cuando las circunstancias ambientales son malas. Unos músculos grandes, unidos a la columna central del caparazón, introducen la cabeza y el pie al contraerse. Los caracoles de tierra tienen dos pares de tentáculos en la cabeza.

Se cree que el par frontal más pequeño está relacionado con el sentido del olfato, mientras el par mayor lleva los ojos en los extremos. La mayoría de los caracoles de agua tienen sólo un par de tentáculos, que llevan los ojos en la base.

Entre los caracoles de tierra, los tentáculos son huecos y contienen un músculo largo. Cuando este músculo se acorta, los tentáculos se introducen en el cuerpo, igual que los dedos de un guante. Los caracoles se alimentan, en gran parte, de vegetales en descomposición; pero, en tiempo húmedo especialmente, también dañan las plantas en crecimiento. La boca está justamente bajo la cabeza y contiene una masa de dientes raspadores.

Esta masa de dientes se llama rádula. Dentro de la boca se forma una capa de tejido, que desarrolla muchas proyecciones córneas (dientes). Esta capa crece constantemente y, así, los dientes nuevos sustituyen a los viejos. Esto es muy importante para el caracol, porque sus dientes se desgastan rápidamente. Algunos gasterópodos, como los caracoles marinos, pueden usar sus rádulas para perforar, por desgaste, el caparazón de otros moluscos, con los que se alimentan.

El pie deslizante plano es típico de los gasterópodos. En algunas especies marinas está recubierto de pequeños pelos (cilios), que ayudan en el movimiento, pero la mayoría de las especies se mueven por acción muscular. Exactamente debajo de la superficie del pie hay una capa de músculos dispuestos longitudinalmente. Laxontracción rítmica de los músculos produce movimientos ondulatorios en la superficie, y estas ondas son las que mueven el caracol. Los movimientos de los caracoles acuáticos se observan fácilmente en las paredes de vidrio de un acuario, y los de un caracol de jardín cuando sube por el cristal de una ventana.

El rastro que dejan los caracoles y babosas es un depósito de mucus, que produce una glándula grande cercana a la boca. Sirve para lubricar la superficie, con lo cual el animal puede moverse suavemente sobre ella. También impide que el pie se seque.

LOS MOLUSCOS Los moluscos son un grupo de animales que tienen cuerpos blandos y, normalmente, caparazones. No son segmentados el cuerpo no está dividido como en los insectos y los gusanos). Hay cinco divisiones principales del grupo, que incluyen los bivalvos (almejas y mejillones), ios cefalópodos (calamares, sepias y pulpos) y los gasterópodos.

BABOSAS
Estos animales son pulmonados como los caracoles, con los que tienen estrecha relación. Probablemente, los varios grupos de babosas proceden de grupos de caracoles por reducción paulatina del caparazón y de la parte visceral. El manto cubre parte del euerpo y encierra el pulmón. El caparazón ss muy pequeño y suele estar encerrado en el manto, donde protege la cámara respiratoria.

Algunas babosas no tienen caparazón. La viscosidad de las babosas se debe a una secreción glandular que evita una evaporación excesiva de la humedad del cuerpo. En ausencia de un caparazón protector, éste es un factor muy importante. Sin embargo, las babosas sólo pueden vivir en ambientes húmedos y tienen costumbres nocturnas. Un sol fuerte las desecaría rápidamente.

Como los caracoles, son criaturas omnívoras, y cuando se hallan en gran número pueden llegar a causar significativos daños en los campos sembrados.

La babosa de invernadero («Testacello haliotidea»), es carnívora y se alimenta de lombrices que busca en la tierra. El pequeñísimo caparazón está en la parte posterior de su cuerpo, que puede estirar enormemente para introducirse en los orificios de las lombrices. Los caracoles son hermafroditas, pero es necesario que dos caracoles se emparejen para reproducirse.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°93 Enciclopedia de la Ciencia y La Tecnología -Caracoles y Babosas-

Historia del Vidrio Tipos Técnicas de Fabricación Y Origen

Resumen Historia y Evolución del Vidrio Tipos ,Técnicas de Fabricación y Origen

La historia del vidrio es antiquísima y su fabricación está llena de dificultades.

Vamos a seguirlo a través de sus más importantes perfeccionamientos y aplicación, y admiraremos la inteligencia y la tenacidad de los hombres que brindaron una prueba tan perfecta de lo que pueden hacer la mente y el trabajo para dar mayor esplendor a la civilización.

Después del 2000 a. de C. se descubrió en Mesopotamia que cuando se calentaba intensamente una mezcla de arena de sílice y un álcali, como la sosa o la potasa, aquella mezcla se fundía y licuaba hasta formar un vidrio.

Sin embargo, mucho tiempo antes, los artesanos del Oriente Medio habían estado trabajando con otro material, hecho de los mismos ingredientes.

Se utilizaba para construir amuletos y vasos pequeños y consistía en la mezcla de arena y álcali calentada sólo lo suficiente para que los granos de arena se fundiesen y se formara en la superficie una película vidriada.

Por lo tanto, puede afirmarse, casi sin duda alguna, que el vidrio se descubrió como resultado de un sobrecalentamiento de esa cerámica egipcia.

Los objetos de vidrio fueron raros y valiosos hasta el año 1500.

En Mesopotamia se han hallado tablillas con fórmulas para fabricar vidrio, escritas con caracteres cuneiformes, pero, curiosamente, aunque la fabricación del vidrio fue una industria importante en el antiguo Egipto, hay muy pocas referencias escritas sobre ello, razón por la que no se sabe con certeza total si los vasos de vidrio tuvieron su origen en este país o en Mesopotamia.

HISTORIA DEL VIDRIO: EL VIDRIO VIENE DEL DESIERTO
No se puede asegurar quiénes fueron sus descubridores: ¿los fenicios?, ¿los egipcios?, ¿otros?…Plinio, el célebre naturalista latino, cuenta que unos fenicios, al regresar de Egipto hacia su patria, hicieron un alto en Sidón, junto al río Belus.

Encendieron el fuego, prepararon la comida y, para su mejor cocimiento, calzaron las ollas entre dos bloques de natrón (carbonato de sodio), mercancía que ellos transportaban y que entonces se utilizaba para el teñido de la lana.

Después de comer se quedaron dormidos y dejaron el fuego encendido.

Cuando despertaron fue muy grande su sorpresa, pues en lugar de los bloques de natrón había unos sólidos transparentes y luminosos como piedras preciosas.

Creyendo que un genio había obrado un milagro, se arrodillaron en señal de adoración.

Pero el sagaz Zelú, jefe de la caravana, advirtió que había desaparecido la arena que estaba debajo de los bloques de natrón.

Encendieron nuevamente fuego sobre la arena y, al cabo de algunas horas, de aquellas cenizas salió un colado rojo y humeante. Antes de que la arena incandescente se enfriara, Zelú tomó un poco de esa materia extraña y, modeló un vaso. ¡El vidrio había sido descubierto!

Dado el carácter legendario de la narración, no podemos aseverar que hayan sido los fenicios los descubridores del vidrio, pero podemos decir que, junto con los egipcios, figuran entre sus primeros artífices.

Pruebas bastante atendibles son los descubrimientos hechos en tumbas antiquísimas (del año 2000 antes de Jesucristo).

Entre los tesoros de inmenso valor que solían ponerse al lado de las momias de los faraones, se encontraron cuentas de vidrio de variados colores, admirablemente trabajadas.

Se cree que los egipcios comenzaron a fabricar el vidrio hacia el año 1400 antes de Jesucristo.

Se dedicaron, sobre todo, a la producción de objetos artísticos y decorativos, y se especializaron en el colorido, como lo prueban las piezas encontradas en las tumbas de Tel-el-Amán.

Tanto los fenicios como los egipcios llegaron a ser los maestros de esta industria y los abastecedores más requeridos de la época.

Jarrón de Vidrio Fenicio

EL CRISTAL: Con el nombre de cristal (krystallos), los griegos designaban al cuarzo. Con el mismo nombre se indicaba, en el período del Renacimiento el cristal de roca, una variedad de cuarzo que era trabajada como piedra preciosa.

En la actualidad, este nombre se utiliza para indicar el tipo de vidrio que tiene un gran brillo, un alto grado de refracción y una absoluta ausencia de coloración.

Estas características son debidas a la particular pureza de las materias primas y, más que nada, a la presencia de óxido de plomo.

Con el nombre de cristal se indican tambiér. impropiamente, las láminas de vidrio de espejos y de vitrinas.

Éstas no son láminas de vidrie común, aunque requieren, sin embargo, un proceso de elaboración más complicado. En efecto: el vidrio que debe volverse cristal debe ser molido y pulido. Ambas operaciones se realizan mediante cilindros que giran sobre las mismas láminas.

En el molido, se coloca entre los cilindros y las láminas arena cuarzosa, que elimina las ondulaciones de la lámina volviéndola perfectamente lisa.

En el pulido se usan cilindros revestidos de fieltro, que realizan esa acción de pulimento logrando brillo en la superficie. Existe también la denominación «medio cristal», que indica las láminas pulidas en una sola cara.

EL COMERCIO DEL VIDRIO EN LA ANTIGÜEDAD
Cuando Egipto se convirtió en provincia del Imperio Romano, pagó gran parte de su tributo en objetos de vidrio y en mano de obra, pues sus mejores artesanos emigraron a Roma.

Con la difusión del lujo y del refinamiento en las austeras casas romanas, los patricios revistieron las paredes de sus mansiones con resplandecientes planchas de vidrio.

Parece extraño que, no obstante usar el vidrio para tan diversos fines, no se les haya ocurrido aplicarlo en las ventanas.

Hasta en las casas más lujosas las ventanas eran simples agujeros con placas fijas de alabastro translúcido o amplias aberturas que se cerraban con tablas.

A medida que los romanos conquistaban nuevos pueblos iban propagando la industria del vidrio, considerado únicamente objeto de lujo.

Se establecieron fábricas en la península ibérica, en las Galias, Bretaña y en las provincias del Rhin.

Con la caída del Imperio Romano en el siglo v, esta industria se desplazó a Oriente. Bizancio tuvo el predominio en la fabricación del vidrio hasta los albores del medioevo.

Siria se consolidó en el floreciente comercio y es muy probable que los venecianos, aquellos geniales e intrépidos navegantes, aprendieran de los sirios el secreto de la difícil elaboración.

En Venecia, la fabricación del vidrio nació en el siglo X y alcanzó su máximo esplendor en el siglo XIV.

A fines del siglo XIII, el Consejo de los Diez ordenó que las fábricas de vidrio se trasladaran a la isla de Murano, para evitar que se difundieran los secretos de su elaboración.

El título de «maestro vidriero» tenía carácter honorífico y los secretos de la fabricación pasaban de padres a hijos. En 1317 un veneciano inventó el espejo de cristal.

Los Estados del norte no permanecieron indiferentes a esta nueva industria tan rica. Un agente del rey de Francia, pagando generosamente a un maestro vidriero, logró enterarse de los métodos de elaboración.

De Francia, el secreto pasó a Alemania y a Bohemia. Surgieron nuevas y poderosas industrias que compitieron con la de Murano, cuya decadencia comenzó entonces.

Gracias a los adelantos técnicos, poco a poco el vidrio dejó de ser un lujo. A fines del siglo pasado la industria del vidrio comenzó a mecanizarse (ya en 1876 el norteamericano Weber ideaba una máquina para la producción semiautomática de botellas),y desde entonces el maravilloso material se difundió cada vez más.

MATERIAS PRIMAS BASICAS DEL VIDRIO

COMPOSICIÓN BÁSICA DEL VIDRIO: El vidrio es una mezcla de varias sustancias que no tiene composición constante; ya que varía según el tipo de vidrio. No obstante, está formado principalmente por sílice. He aquí las principales materias primas y el porcentaje aproximado en que cada una entra en la composición del vidrio:
Silice (70%)Sustancia «vitrificante» que se usa en forma de anhídrido silícico. Es muy abundante en la naturaleza, y puro y cristalizado constituye el cuarzo hialino, o sea el conocido como cristal de roca. Otras sustancias vitrificantes son el anhídrido bórico y el anhídrido sulfúrico.
Soda 15%
(Carbonato de Sodio)
Sustancia «fundente». Facilita la fusión de la masa silícea bajando la temperatura a que ésta funde. Esta sustancia es el carbonato de sodio, llamado también soda Solvay. Otras sustancias fundentes son el carbonato de potasio, el ácido arsenioso y trozos de vidrio.
Cal 10% (calcio)
Otras Sustancias 5%
(ver abajo)
Sustancia «estabilizante». Sin ella, el vidrio, compuesto sólo por sílice y sodio o potasio, sería soluble en agua hirviendo y no podría utilizarse como tal.
Sustancias varias que dan al vidrio características particulares, según el uso que de él se quiera hacer.

Las propiedades que las materias primas otorgan al vidrio pueden dividirse en tres grupos:

1°, las que dan su consistencia y transparencia: anhídrido silícico, anhídrido fosfórico y anhídrido bórico;

2°, las que facilitan su fusión: hidróxido de sodio e hidróxido de potasio;

3°, las que impiden que el vidrio, compuesto sólo de sílice y álcali, sea soluble: óxido de calcio, óxido de magnesio y óxido de cinc.

La sílice, que es la materia esencial, se presenta bajo la forma de arena o de cuarzo y se encuentra en el lecho de los ríos y en las canteras.

El primer procedimiento, antes de la elaboración propiamente dicha, es el lavado de la arena o del cuarzo a fin de eliminar las sustancias orgánicas y arcillosas.

Luego se añaden los demás ingredientes y la mezcla se coloca en crisoles refractarios para la fusión.

Alcanza el estado líquido a una temperatura de 1300 grados; sobre la mezcla fundida flotan los residuos insolubles.

Entonces se procede a la afinación, que consiste en sacar de la masa esas materias flotantes.

El colado pasa luego al proceso de reposo hasta alcanzar los 800 grados, temperatura a la cual se lo puede trabajar mejor.

El vidrio se hace enfriando ciertos materiales fundidos de tal modo que no puedan cristalizar, sino que permanezcan en un estado amorfo. El vidrio es, técnicamente, un líquido de viscosidad tan elevada que desde el punto de vista práctico es un sólido.

Las sustancias capaces de enfriar sin cristalizar son relativamente raras. La sílice o cuarzo (Si02), combinación de un átomo de silicio con dos de oxígeno, es la más común. Existen vidrios sin sílice, pero su importancia comercial es mínima.

CALIDAD Y PUREZA DE LA MATERIA PRIMA: Los grandes progresos alcanzados en la fabricación del vidrio y el cristal, hacen necesario que las materias primas que entran en su composición, contengan la menor cantidad de impurezas.

La sílice debe tener el mayor grado de pureza, aunque para la fabricación de vidrio corriente puede contener cierto porcentaje de óxido de hierro, pero cuando se trata de cristal de alta calidad, principalmente para instrumentos ópticos de gran precisión, entonces la proporción de óxido de hierro debe ser ínfima y ya que sea imposible eliminarla por completo, no debe exceder del 0.015 del 1%.

Una de las fuentes de donde se obtiene la sílice es la arena cuarzosa, que se somete a operaciones preliminares de eliminación o disminución del contenido de hierro, y de lavado y secado que duran varios días. Para algunas clases de vidrio se emplean arenas arcillosas.

También, para ciertos tipos de cristal, se obtiene la sílice de piedras y rocas de cuarzo que se someten a procedimientos de trituración y pulverización, en molinos especiales, y de tamización, hasta obtener finísimas arenas silíceas de grano uniforme.

La potasa se emplea en estado de carbonato, tan puro como se puede obtener. La sosa se usa en forma de carbonato o de sulfato.

La cal, en el de carbonato o de cal apagada, y también se emplea el silicato calcico natural. Otros silicatos naturales como el feldespato, la esteatita y el basalto, se emplean en la fabricación de botellas ordinarias.

La mezcla de la arena de sílice con las distintas substancias necesarias para su transformación en vidrio, solía hacerse a mano, pero actualmente, en las modernas fábricas se efectúa mecánicamente, en grandes tambores giratorios que tienen en su interior paletas movibles y dispositivos adecuados que sirven para mezclar apropiadamente los distintos ingredientes.

A la mezcla de materias primas, se le añade, además, una parte de desperdicio de vidrio ya fabricado y de residuos que proceden de fundiciones anteriores y cierta cantidad de álcali.

LA COMPLEJA Y MINUCIOSA ELABORACIÓN

Al entrar en una fábrica de vidrio, lo primero que se siente es un calor insoportable.

Procede del clásico horno en forma de cúpula, dentro del cual están los crisoles para la fundición.

El obrero pone a prueba su destreza desde que se inicia la elaboración.

Sumerge un tubo o caña de hierro en el crisol donde hierve el vidrio, toma o «pesca» una pequeña cantidad de la mezcla en fusión y la retira rápidamente.

Tiene que transformar en ampolla esa bolita incandescente. El obrero la hace girar en la punta de su tubo, la hace oscilar y la sopla mientras está caliente. La bolita se agranda, se ahueca y adopta la forma que el obrero desea darle.

soplado de vidrio

Finalmente se vuelve a cocer la ampolla y así queda lista para su uso.

En este trabajo agotador y peligroso, el obrero no sólo ha brindado su habilidad, sino también su sentido artístico. Además, sus ojos y sus pulmones han sido puestos a dura prueba en aquella atmósfera candente.

En otra sección está bullendo la materia que dará el vidrio para las ventanas.

Sacada la porción de mezcla incandescente necesaria, se la hace dar vueltas sobre una plancha de mármol.

Allí adquiere forma de cilindro, cuyos extremos deben sacarse, mientras otro obrero lo corta a lo largo con un hierro candente al mismo tiempo que derrama sobre él algunas gotas de agua.

Cilindros de vidrio

El cilindro en estas condiciones es ablandado en el horno y extendido sobre una mesa, con un rodillo de madera.

La plancha de vidrio queda entonces lista para el pulido y el tallado. Para ello se utilizan las «ruedas de hierro» cubiertas de arena húmeda, que dan lustre a la lámina de vidrio.

En cada sección de la fábrica de vidrio descubrimos una nueva maravilla. Sentados frente a grandes mesas, los «obreros artífices» graban figuras y nombres en las frágiles copas.

Para ello se necesita mano firme y un fino sentido artístico.

La delicadeza de ciertas incisiones hace pensar en preciosos bordados con hilos de oro y plata.

Antes del grabado, el objeto de vidrio se cubre con un barniz de cera y trementina, sobre el cual se dibujan los motivos que se desea estampar. Después se lo somete a la acción del ácido fluorhídrico que corroe únicamente las partes no cubiertas por el barniz.

Y así obtenemos las copas, las botellas y toda la vasta gama de objetos decorativos que resplandecen con nuevas luces, en una perfección que parece casi fantástica.

No menos extraordinaria es la habilidad del obrero que fabrica los termómetros. Toma una porción de mezcla y la sopla hasta darle forma de pera. Otro obrero se coloca frente al primero, y pega su caña a la «pera» y retrocede, al mismo tiempo que lá estira hasta transformarla en un tubo, delgadísimo y muy largo (a veces alcanza los 40 metros).

Estos tubos tienen en su interior un canal casi imperceptible, donde se introduce el mercurio. Después se graban las distintas temperaturas. Hay fábricas que se especializan en la elaboración de material para laboratorios.

Como dicho material debe tener gran resistencia a los agentes químicos y a las variaciones de la temperatura, en su fabricación emplean vidrios especiales, por ejemplo: el de Bohemia, el de Jena, el norteamericano y el Pyrex.

elaboracion de objetos de vidrio por soplado

Aunque la fabricación de objetos de cristal y vidrio ha experimentado grandes progresos, todavía algunas operaciones se efectúan siguiendo una técnica que requiere gran habilidad manual.

Aquí vemos a un obrero que saca del horno, con el extremo de la caña, una porción de vidrio fundido. Otro obrero, haciendo girar la caña, sopla a través de ella y transforma la masa de vidrio en una gran ampolla. Al centro, un operario, sentado, maneja con el puntil un cilindro hueco de vidrio y perfecciona su forma.

QUÍMICA DEL VIDRIO

La mayoría de los vidrios son silicatos. La sílice fundida da un buen vidrio, pero su alto punto de fusión (1.723° C) y su elevada viscosidad en estado líquido vuelven engorroso el trabajarla: es muy difícil, por ejemplo, extraer las burbujas de una masa líquida tan espesa.

Los productos de sílice fundida son caros y se los emplea sólo cuando son esenciales sus propiedades particulares: baja dilatación térmica, buena transmisión de ciertos rayos (ultravioletas), resistencia al desgaste, notable firmeza a altas temperaturas.

Para disminuir la temperatura de fusión de la sílice se añade sosa, en su forma más barata: el carbonato de sodio o sosa común; también se usa el nitrato de sodio y, a veces, la potasa.

Pero el silicato de sodio o potasio que resulta no tiene durabilidad química y hasta es soluble en agua. Este defecto se corrige añadiendo cal (en forma de carbonato de calcio o tiza). La sílice se obtiene de la arena, que es sílice casi pura.

El vidrio común es pues una composición sodio-calcio-sílice. El primero lo hace fusible, el segundo insoluble, la tercera le da las propiedades distintivas del vidrio. Cuando más sosa contiene un vidrio, tanto más «fusible» es.

El vidrio de ventana es uno de los vidrios más baratos.

El vidrio verde de las botellas debe su color a la presencia de trozos de hierro (las sales ferrosas son verdosas, las férricas son rojizas), siempre presentes en la arena o en el vidrio molido utilizado como materia prima.

ORIGEN DEL ANTEOJO DE LARGA VISTA

Un niño holandés, hijo de un fabricante de anteojos, jugaba un día con dos lentes, uno cóncavo y otro convexo.

Miró con ambos una casa vecina y quedó maravillado. La veía mucho más cercana.

El padre puso los dos lentes en un tubo ennegrecido por dentro y así se obtuvo el primer catalejo.

Permaneció en estado rudimentario hasta que, en 1610, Galileo lo perfeccionó para poder estudiar los detalles de los astros.

La fabricación de vidrios para anteojos es costosa.

Una vez seleccionados los materiales por su pureza y buena calidad, la masa se pone en un horno especial, donde se funde a una temperatura altísima. Después se enfría en el crisol mismo.

Cuando la masa se ha solidificado, se rompe en pedazos con un martillo especial para eliminar las partes imperfectas.

Luego se refunde, se hace homogénea y se vierte en moldes de distinta forma y espesor, según el grado óptico que se quiera obtener.

Los lentes se pulen luego hasta lograr exactamente la corrección deseada.

El primero que ideó máquinas para fabricar lentes de anteojos fue Leonardo de Vinci, quien nos ha dejado diseños y proyectos sorprendentes.

EL VIDRIO IRROMPIBLE

Tal vez los antiguos conocían el vidrio irrompible. Una anécdota atribuida a Tiberio sugiere su existencia en época de los romanos.

Se dice que un artesano mostró al emperador una copa de vidrio irrompible, a fin de ganarse su simpatía y librarse de una condena. Tiberio tiró la copa al suelo y, en efecto, no se rompió.

Entonces preguntó al artesano:
—¿Eres el único que conoce este secreto ?
—El único, señor —contestó el incauto, convencido de haber ganado la buena voluntad del emperador—.
—Si es así, morirás —replicó Tiberio, irritado—. Porque si el vidrio se hiciera irrompible no habría que reemplazar las piezas rotas y todas mis industrias acabarían.

El vidrio irrompible se obtiene con la unión de dos planchas de vidrio común, entre las que se intercala ,como si fuera un emparedado, una hoja de xilonita, sustancia transparente análoga al celuloide.

Con esta clase de vidrio se hacen los anteojos para automovilistas y aviadores, y las ventanillas de numerosos medios de transporte, pues no se astilla en caso de accidente.

El vidrio templado, que se obtiene mediante un enfriamiento brusco, es también inastillable y se lo utiliza en muchos objetos de uso doméstico.

VIDRIOS ESPECIALES

Los vidrios comerciales comunes contienen, además, otros ingredientes (óxidos de aluminio y magnesio) y también sustancias especiales para blanquear (como el óxido de manganeso, cuyo color alilado anula el tono amarillento) o para favorecer la oxidación.

Ciertas clases especiales tienen otros óxidos como ingredientes principales.

Así, el óxido de boro B203 (empleado en forma de ácido bórico) es un elemento esencial del vidrio Pyrex, al cual imparte una baja dilatación térmica que le permite resistir cambios bruscos de temperatura. Este tipo de vidrio se conoce como «borosilicato».

El óxido de plomo PbO se emplea en vidrios ópticos e imitaciones de piedras preciosas, porque imparte un alto índice de refracción.

Los cristales de seguridad de los automóviles se componen de dos capas de vidrio de unos 3 mm. de espesor soldadas entre sí por una capa de plástico transparente.

El vidrio desvitrificado es un vidrio cristalizado; este fenómeno, que por lo general trata de evitarse, se lleva a cabo aquí expresamente. Se lo llama Pyroceran y permite fabricar piezas mecánicas de precisión.

Para la vajilla se usa vidrio opalino. Existe un vidrio sensible a la luz, la cual crea una imagen latente que el calor desarrolla: se lo emplea para «grabar» diales de radio, esferas de reloj, o para realizar fotográficamente tramas muy delicadas para fotograbado.

La parte sensible a la luz es más sensible al agua que la otra.

El vidrio para soldar funde a baja temperatura (500°) y se usa para reparar, sin deformarlas, piezas de vidrio de alto punto de fusión.

El Vycor, por ejemplo, es sílice casi pura, sin los problemas que ésta plantea: se parte de un borosilicato, y luego se separan ambas porciones.

Actualmente se fabrican vidrios sólidos como el acero y flexibles como la seda. Se protege a los cohetes con fibra de vidrio más liviana que el aluminio e inatacable por los ácidos.

Mediante la incorporación de plomo y cerio se protege, a los investigadores, de las radiaciones letales.

También se tejen las fibras continuas de vidrio, pero su uso doméstico se limita, por ahora, a la tapicería.

Las fibras discontinuas de vidrio son buenos aisladores del calor en las calderas, y se las combina a los plásticos en los aviones (pero los acríbeos, cuyas moléculas largas entrelazadas se asemejan a un plato de tallarines, resisten mejor al desgaste y se los emplea en la «nariz» de los aviones). Como la fibra de vidrio presenta una gran superficie para un reducido volumen, se procura eliminar de ella el sodio y el potasio, que la vuelven sensible al agua.

ALGUNOS TIPOS DE VIDRIO Y SUS INGREDIENTES

Vidrio óptico: Arena, ácido bórico, potasa, hierro, sosa.
Vidrio óptico «crown»: Arena, potasa, bario.
Vidrio óptico «flint»: Arena, potasa, plomo.
Tipo «Pyrex» para horno: Arena, ácido bórico, sosa, alúmina.
Vidrio para vajilla: Arena, óxido de plomo, potasa.
Vidrio de ventana: Arena, sosa, cal o tiza, magnesia, alúmina.
Vidrio de botella (blanco): Arena, sosa, caliza, alúmina, bióxido de manganeso.
Vidrio de botella coloreado: Arena, sosa, caliza, alúmina, bióxido de manganeso, óxido de hierro.

Si para darnos cuenta objetivamente de los grandes progresos realizados en la fabricación del vidrio y el cristal, nos limitamos a tomar como punto de referencia el grupo de los cristales ópticos y recordamos que el primer telescopio que construyó Galileo hace tres siglos y medio, tenía una lente de seis centímetros y una amplificación de solamente tres diámetros, y lo comparamos con el potente ojo ciclópeo de cinco metros en el Observatorio de Monte Palomar, comprenderemos el largo camino recorrido por esta rama de la tecnología y de las ciencias aplicadas que, además de darnos multitud de utensilios indispensables para las necesidades diarias de la vida, nos da también valiosos instrumentos científicos como el microscopio y el telescopio, con los cuales podemos penetrar los misterios de lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande.

LOS ESPEJOS
¿Y los espejos, esas resplandecientes superficies donde vemos reflejada nuestra imagen, qué son? Naturalmente, ellos también son vidrio, pero de noble factura y brillo perfecto. Antiguamente los espejos eran placas lisas de metal muy pulido. Por lo común se empleaba el bronce, y,en casos excepcionales, el oro y la plata.

He aquí cómo se fabrica hoy un espejo. Con una tenaza larga, el obrero levanta el crisol del horno y la colada de vidrio se extiende sobre una mesa y el líquido se empareja con un rodillo de hierro. La placa todavía flexible se deja enfriar durante tres o cuatro días en un ambiente uniforme.

Por último se la pule con un rodillo de madera y arena fina húmeda. Pero todavía no podemos llamar espejo a esa placa. Después de frotarla ligeramente con fieltro y óxido de hierro, ya está bastante bella para recibir la capa infinitesimal de plata que la transformará en espejo; ésta se deposita sobre el vidrio mediante un procedimiento químico a partir de una solución de nitrato de plata. El antiguo método del azogado con estaño y mercurio era muy tóxico para los obreros y se abandonó.

Se vierte la masa en estado de fusión sobre una superficie plana, para fabricar el espejo.

TÉCNICA
El vidrio moldeado debe enfriarse muy cuidadosamente para que no resulte muy quebradizo, ni pierda la transparencia y no se creen tensiones en su interior. Por eso se lo somete a un procedimiento llamado recocido, en el que las piezas se calientan otra vez y se dejan enfriar lentamente en hornos especiales. En resumen, los pasos fundamentales de la fabricación del vidrio son: fusión de las materias primas para que se combinen, moldeado del vidrio y recocido. Variando los ingredientes de la mezcla se obtienen distintos tipos de vidrio. Cuando deben tallarse, se trazan dibujos sobre la superficie mediante discos abrasivos.

ARTE DEL SOPLADO
Otro arte de difícil ejecución es el soplado del vidrio. El artesano toma una cantidad de vidrio en fusión por el extremo de un tubo y sopla por él. Se forma una burbuja a la que va dando forma mediante herramientas especiales, moviéndola o haciéndola rodar sobre una mesa metálica. Este sistema se usa hoy sólo para fabricar objetos especiales a los que no pueden aplicarse los métodos de producción en masa.

LAMINADO
Para laminar el vidrio se hace pasar la mezcla fundida a través de grandes rodillos. Luego se la deja enfriar y si se desea obtener cristal se la pule entre dos muelas planas; así queda pronta para utilizarla en ventanas o espejos. En el caso de las botellas, se coloca la mezcla dentro de un molde de la forma deseada. Luego se inyecta aire a presión para obligarla a adaptarse a ella. Realizan esta operación máquinas automáticas que producen centenares de botellas por hora.

OTRAS APLICACIONES
Junto al arte del vidrio existe el arte de las vidrieras de iglesia (vitrales). Las vidrieras resplandecientes que vemos en las catedrales se componen de innumerables vidrios coloreados, unidos con varillas de plomo (ahora también se hacen sin plomo). Forman artísticos cuadros transparentes, como los que admiramos en las catedrales de Chartres y Notre Dame, en Francia; de Colonia y Maguncia, en Alemania, y de León, en España.

vitraux

Antiguamente se coloreaba el vidrio una vez que la placa estaba terminada. Ahora los colores se incorporan al vidrio durante la fusión. Pero la dificultad mayor consiste en reproducir el diseño correspondiente a cada una de las piezas, antes de unirlas.

El vidrio tiene muchas más -aplicaciones. Después de largos estudios se descubrió que, sometido a un proceso especial, es útil también para la construcción. Es el vitro-cemento. Las fibras y los tejidos de vidrio son malos conductores del calor y se usan como material de aislación. Su elaboración requiere máquinas especiales en las que el vidrio fundido se derrama poco a poco en un mecanismo giratorio, que lo estira en finísimos hilos.

Al ver esos hilos tan delgados y brillantes, nos parece imposible que procedan de vulgares granos de arena. Existen hoy varios materiales sintéticos transparentes, pero ninguno es tan duro e inalterable como el vidrio. Éste es insustituible, y cada día encuentra nuevos usos.

LOS VIDRIOS COLOREADOS

Como decíamos antes, el vidrio se fabrica a partir de una serie de ingredientes. El principal es la arena, a la que se añade soda, cal y óxido de plomo. Los colores se obtienen agregando pequeñas cantidades de óxidos metálicos.

El óxido de cadmio proporciona un color amarillo; el de cobalto, un azul oscuro, y el de oro, un rosa salmón. Según las condiciones, los óxidos de hierro y cobre pueden dar amarillo, verde, azul y rubí. Combinando los distintos óxidos metálicos en proporciones variables, y cuidando las condiciones de elaboración, se puede producir una gama completa de colores, y también pueden obtenerse colores veteados.

Los fabricantes de vidrios de hoy completan su «paleta» con otros varios colores. El selenio se usa, ahora, para obtener los colores amarillo y salmón vivos, y para acentuar los marrones y rojos. El óxido de níquel puede usarse para proporcionar un castaño grisáceo, además de un delicado color púrpura.

Gracias a los modernos métodos de purificación, pueden obtenerse materiales muy puros con los que es posible hacer vidrios muy transparentes. Los primeros vidrios coloreados solían obtenerse algo turbios, a causa de las impurezas. En los vidrios teñidos, el color suele extenderse por toda la masa, pero algunos tienen, solamente una capa coloreada. En ellos, se deposita una lámina delgada de vidrio coloreado sobre otra incolora y se calientan las dos hasta que se funden juntas. Después , parte de sus superficie coloreada puede ser atacada con acido fluorhídrico, apareciendo en estas partes el vidrio incoloro.

Este tipo de industria no produce a gran escala, y como los fabricantes elaboran una amplia variedad de colores y tintes, solamente se preparan pequeñas cantidades cada vez.

Los ingredientes del vidrio coloreado se ponen en un crisol, que se calienta en un horno hasta unos 1300° – 1350 °C, manteniendo esta temperatura durante unas 24 horas. Entonces, se va enfriando gradualmente el horno hasta que el vidrio alcanza una consistencia suficiente como para que pueda ser recogido con el extremo de un tubo de hierro, llamado «caña», de un modo análogo a como se saca la miel con una cuchara. La masa informe de vidrio, al hacerla girar en un bloque metálico, ahuecado, adquiere una forma cónica.

La masa de vidrio se sopla, convirtiéndola en una ampolla, y se estira, sujetando el extremo con un par de tenazas. Durante este tiempo, la ampolla se ha enfriado y endurecido, y hay que recalentarla antes de que este tratamiento pueda repetirse, para aumentar su volumen. Mientras se cumplen estos procesos, la ampolla continúa girando para evitar que adquiera la forma de gota. La ampolla debe ser transformada, a continuación, en un cilindro. Se le corta el extremo y, una vez recalentada, se le da forma, haciéndola girar en el hueco cilíndrico de un bloque metálico.

El extremo curvado se ensancha con una barra. El otro extremo es también abierto y se le da forma, quedando un cilindro de vidrio coloreado, pero con tensiones internas y de muy fácil fractura. Estas tensiones se eliminan sometiendo el cilindro a un proceso de templado y dejando que la masa de vidrio se enfríe lentamente.

Las piezas cilíndricas de vidrio se convierten en láminas para poder emplearlas en la construcción de ventanales. Esto se logra practicando un corte recto, a lo largo de una generatriz del cilindro, con un diamante, y aplanándolo por el otro lado. La parte superior se calienta en un horno llamado aplanador.

En éste, el vidrio va, poco a poco, ablandándose y aplanándose. Con un bloque de madera muy dura, se nivelan las irregularidades. Posteriormente, se deja que las láminas se enfríen y endurezcan. Miden, aproximadamente, 60 x 35 cm. y ya están dispuestas para el mercado. Los artistas pueden escoger entre una amplia variedad de láminas coloreadas. Una rápida mirada a una ventana de vidrios coloreados nos muestra cómo los trozos de vidrio de distintas formas están unidos mediante tiras de plomo —con aspecto de maraña zigzagueante.

De hecho, la cara de un vidrio puede tener varios colores, o manchas negras, o rayas pintadas, aunque la pieza original tuviese un solo color. Los sistemas actuales para conseguir ventanas artísticas son mucho más complicados que la simple copia de un dibujo y la subsiguiente unión de las piezas de vidrio.

La ventana deberá añadir belleza al edificio, y esta función no se cumple si las condiciones luminosas son insuficientes. Su efecto depende de los rayos luminosos que pasan a través de los vidrios. Al llegar desde el exterior cierta cantidad de luz, que se difunde en el interior de la habitación, se podrá ver el dibujo, como manchas luminosas. Si el vidrio es demasiado oscuro, puede romperse el equilibrio, y la ventana resultará triste y mortecina; si permite el paso de demasiada luz, el efecto será desagradable, por deslumbrante. Por lo tanto, la iluminación del edificio es un problema que hay que tener en cuenta.

La ventana debe mantener su belleza, aun cuando se la vea a distancia, y, para ello, durante su ejecución, el artista debe tener en cuenta que el color azul tiende a extenderse con la distancia y sus límites pueden llegar a desdibujarse. Si se quiere evitar que el color se extienda, debe marginarse con un borde negro.

Si se pretende que se extienda sobre un área roja, para lograr un efecto púrpura, hay que tener en cuenta que el rojo se comporta de modo opuesto. Al acercarse hacia la ventana, los tonos rojos parecen crecer, mientras que los amarillos dan la sensación de permanecer del mismo tamaño.

En primer lugar, se pinta un boceto, a tamaño natural, de la ventana, y después se cubre con tela de calcar. Se trazan las divisiones mostrando dónde varía el color, y se eligen los colores básicos del muestrario de vidrios coloreados. Los vidrios se colocan sobre el boceto y se recortan, hasta darle la forma que se desea, con un cortavidrios ordinario, dejando espacio suficiente para las piezas de plomo que unirán los trozos de vidrio.

Existen varios procedimientos para concluir la obra. Después de cada etapa, se somete a la acción de la llama la lámina, para fijar el depósito de colorantes y eliminar la suciedad, antes de pasar a la próxima.

Un tinte eficaz para el vidrio es el color amarillo oscuro, que se obtiene pintando el vidrio con sales de plata y templándolo después. Este procedimiento fue descubierto en el siglo XIV. Se extiende, sobre la superficie del vidrio, una pasta a base de esta sal, y se la hace penetrar en la masa vítrea mediante la acción de la llama. Por este procedimiento puede conseguirse una gran variedad de efectos diferentes.

Por ejemplo, si se pinta sobre azul, el vidrio aparece verde. Se pueden aplicar otros tratamientos a las superficies vítreas. Pueden pintarse manchas negras y rayas, con una mezcla de óxido de hierro y polvo de vidrio. A continuación, viene el esmaltado.

Este limita la transmisión de la luz, pero se usa solamente para la luz reflejada del interior del edificio, haciendo que el área parezca verde oscuro, rojo oscuro, etc. Los esmaltes contienen silicato de plomo y pequeñas cantidades de óxido metálico mezclados con goma arábiga y agua. Los esmaltes también pueden ser rojos, verdes y púrpuras transparentes, pero éstos no son permanentes. La ventana es, finalmente, ensamblada y mantenida con piezas de plomo, en forma de H.

Ver:Diferencias entre el Cristal y el Vidrio

Fuente Consultada:
TECNIRAMA N°3 Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología (CODEX) Fabricación del Vidrio
LO SE TODO Volumen I La Historia del Vidrio

Sonidos de los Insectos Como generan su canto?

Sonidos de los Insectos
¿Como generan su canto?

EL CANTO DE LOS INSECTOS: El chirrido de langostas y saltamontes es un sonido familiar para cualquier persona que esté acostumbrada a salir al campo en verano. Pero cada vez se lo escucha con menor frecuencia, debido a que el empleo de los insecticidas sintéticos y al cambio climático está eliminando una gran cantidad de insectos útiles y atractivos. Los saltamontes son, tal vez, los insectos músicos más conocidos, aunque su sonido no puede competir en volumen con el de la cigarra.

Estas últimas son los insectos más ruidosos y pueden mantenerse «cantando» estridentemente durante largo tiempo. Pertenecen al orden de los homópteros, y son comunes en las partes meridionales de Europa y en muchas otras regiones   del   mundo.

A   veces,   se   congregan de a miles en los árboles y en los arbustos, y arman tal ruido que quien está en el bosque se siente aliviado al alejarse. No hay mejor prueba que ellas acerca de que los insectos pueden producir sonidos. Aunque los variados sonidos que los insectos producen no sean exactamente musicales, existen grandes semejanzas de emisión entre la forma como lo hacen los insectos y los instrumentos de música.

Los saltamontes y los grillos producen los sonidos mediante el frotamiento de dos partes de su cuerpo, lo cual da lugar a vibraciones. Esto se llama estridulación o chirrido. Los insectos estridulantes se corresponden con los instrumentos de cuerda de una orquesta, que suenan cuando se pasa el arco por dichas cuerdas o se las tañe. Los insectos tamborileros están representados por las cigarras, que poseen finas membranas capaces de comportarse como la piel de un tambor, vibrando cuando son distendidas por los músculos.

Hay algunos insectos que emiten sonidos haciendo entrar o salir aire de su. cuerpo, y que equivalen a los instrumentos de viento de una orquesta. Además, existen otros sonidos que no son ocasionados por mecanismos especiales, sino que resultan de la consecuencia incidental de otras actividades. Un buen ejemplo de esto es el zumbido producido por las vibraciones rápidas de las alas de los insectos voladores.

INSECTOS ESTRIDULANTES
La mayoría de los sonidos que producen los insectos tienen lugar por frotamiento de una parte del cuerpo (el raspador) contra otra (la lima). Este método es muy común en los ortópteros (saltamontes, langostas y grillos).

La facultad de emitir estos sonidos está generalmente limitada al macho de cada especie, y, probablemente, tiene que ver con la búsqueda de compañera. En los saltamontes de antenas cortas, el canto se produce por frotamiento de las patas traseras contra las alas.

insectos

Saltamontes de Antenas Corta. Es un efecto como cuando pasamos una cartulina sobre las puas de un peine.

insectos

Grillo Común

Hay, en aquéllas, una serie de pequeños salientes que, al frotarlos contra los bordes duros de las alas, dan lugar a unas vibraciones, que se trasmiten como los demás sonidos. Se puede obtener un ruido parecido raspando las púas de un peine contra el borde de un trozo de cartón.

Los grillos y los saltamontes de antenas largas producen sonidos frotando los bordes de las alas anteriores entre sí. Aparte de esta forma de producirlos, hay muchas otras variantes. Las distintas especies emiten, a menudo, sonidos característicos, que difieren en la duración, en la frecuencia de su repetición y en el tono. Los entendidos pueden diferenciar las especies con sólo escuchar su «canto», y las técnicas modernas de registro de sonidos permitieron a los científicos analizarlos, puesto que, a veces, son muy complicados.

Cada chirrido es una emisión de sonido producida por el paso del raspador sobre la lima. Este sonido contiene varias oscilaciones, una por cada diente, o saliente, que pasa por la lima. Las vibraciones producidas se trasmiten a otras partes del cuerpo, y dado que estas partes vibran con distintas frecuencias, el sonido tiene varias frecuencias diferentes. Cuanto más pequeño es el cuerpo vibrante, más agudo es el tono de la nota resultante.

Otra característica interesante es la manera en que la temperatura influye en el sonido. En las tardes de verano, los saltamontes chirrían con mucha rapidez, pero la intensidad de la repetición va decreciendo a medida que el aire se enfría y llega la noche. Hay algunos escarabajos, chinches y hormigas que también chirrían. Los órganos que utilizan para ello son las alas, las patas o el cuerpo. En varios casos, los dos sexos pueden poseer la facultad de «cantar».

INSECTOS TAMBORILEROS
La capacidad de producir sonidos por medio de membranas vibrantes sólo se encuentra en las cigarras y algunos insectos parecidos. A cada lado de la parte delantera del abdomen poseen una membrana circular curvada (el timbal), que se corresponde con la piel de un tambor.

El sonido no se emite por golpeamiento de la membrana, sino por el rápido doblamiento de estay hacia dentro y hacia fuera. Hay un músculo unido internamente a la membrana que, al contraerse, la atrae hacia dentro. Así se produce un sonido, de la misma forma que se hace sonar una tapadera de hojalata con los dedos, abollándola hacia dentro y hacia fuera.

insectos

Saltamontes de Antenas Largas, frota sus alas

Cuando el músculo se relaja, la membrana se curva hacia fuera, produciendo un nuevo sonido. El músculo se contrae y se relaja alternativamente unas 100 o más veces por segundo. Para el oído humano, esta rápida oscilación de la membrana se presenta como un sonido agudo y continuo, parecido al emitido por un aparato de radio mal sintonizado. Sólo en unas pocas especies de cigarra, también las hembras «cantan».

insectos

Cigarra, tiene una membrana que vibra en su cuerpo

La clase de sonido varía según las especies. Otra forma de tamborileo es la producida por insectos que golpean cierta parte de su cuerpo contra algún objeto. El insecto más conocido de esta clase es la carcoma (xestobium), coleóptero llamado reloj de la muerte o carcoma peluda. Los adultos de esta especie golpean, con su cabeza, la madera dentro de la cual viven. Parece ser que este ruido atrae a los individuos del otro sexo.

SONIDOS  EMITIDOS POR OTROS  INSECTOS
Algunas moscas pueden producir sonid haciendo entrar o salir cierta cantidad de aire por sus poros respiratorios (espiráculos). Hay unos flecos de tejido que vibran cuando el aire pasa junto a ellos, dando lugar al sonido. La gran mariposa de la calavera (Acherontia átropos)tiene una rara habilidad:   produce sonidos por medio de la porción delantera del canal alimenticio, la espiritrompa; en ello hay un cierto paralelismo con lo que ocurre en la laringe de los seres humanos.

Muchos insectos producen sonidos al volar, debido a la rápida vibración de sus alas y, en algunos casos, a las vibraciones del esqueleto externo duro, causadas por los movimientos del vuelo. Cuanto mayor es la frecuencia del aleteo, más agudo es el tono producido, pero no existe una relación simple entre ellos, ya que hay otros factores implicados.

Se sabe todavía muy poco acerca de la misión que pueda desempeñar el ruido producido al volar, pero las nuevas técnicas fotográficas están contribuyendo a que los biólogos puedan comprenderla. Parece ser que el producido por la hembra del mosquito, al volar, atrae al macho, que detecta el ruido con sus antenas plumosas.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnologia N°96

Trufas Negras Y Blancas Cultivo y Recolección de trufas Produccion

Trufas Negras Y Blancas
Cultivo y Recolección de trufas Produccion

Las trufas constituyen un género de hongos que, a pesar de incluir pocas especies, crecen en casi todos los países de temperatura demente. Prefieren, sobre todo, los suelos arenosos y arcillosos. Sus más grandes amigos son las encinas y los castaños. Huyen de la claridad del día y vegetan en la tierra, a una profundidad de 15 a 20 cm., en donde se reproducen, como los demás hongos, por medio del micelio.

TRUFASLa trufa se caracteriza por un receptáculo carnoso, más o menos globuloso, de superficie lisa o con verrugas, compacto en su interior, indehiscente (esto quiere decir que está sólidamente encerrado en sí mismo, que no se abre espontáneamente), y que presenta esporas encerradas en esporangios redondos u ovoides.

Cuando es grande, está recubierta, en general, de verrugas prismáticas más o menos salientes. Pues este ser tan exquisito no hace gala de ninguna coquetería. Si se la corta, presenta a la vista una carne jaspeada recorrida por dos minúsculos sistemas de venas blancas, grises o de otro color que puede variar.

La trufa gris (Lycoperdon tuber sibarium peidomontam), llamada también trufa de ajo, es redonda, alargada y de superficie lisa. Se la emplea a menudo como condimento. Se la encuentra principalmente en Italia, en las regiones piamontesas de Acqui, de Alba, de Mondovi, de Chieri… Llegada a su madurez, exhala un exquisito aroma apreciado por todos los olfatos, aun los más delicados. Se produce su aparición (si es que puede emplearse esta palabra tratándose de un habitante que se esconde en el subsuelo) en el mes de julio (nos referimos a Europa, que es donde abundan), pero solamente el tiempo le conferirá esas preciosas cualidades que la hacen tan cara a los más exigentes “gourmets”. Pierde, así, toda discreción, pues su aroma se expande fuera de la tierra, delatando su presencia.

Los egipcios ya las conocían y eran muy apreciadas en su cocina. Las comían rebozadas en grasa y cocidas en papillote. Los griegos y los romanos les atribuían virtudes afrodisíacas, más que gastronómicas. En la Edad Media eran vistas como una manifestación del demonio debido a su color negro y a su aspecto amorfo, al lugar donde se encontraban (bosques de brujas y hechiceros) y al hecho de ser afrodisíacas. Razones de peso para que cayeran en el olvido, prueba que queda patente en los libros de cocina de la época, donde no aparece como ingrediente de ninguna receta.

La trufa negra (Lycoperdon tuber síbarium nigrum) debe su fama a la exquisitez de su gusto. Cuando es joven se llama trufa blanca, y hay que respetar su existencia, pues no está en edad de ser comida; pero al lograr su perfecto estado de madurez constituye una de las maravillas de la naturaleza. Crece entre octubre y febrero (Europa), como la trufa colorada (Lycoperdon tuber sibarium), cuyo aroma agresivo la hace menos apetecible que las otras. En ciertas regiones se encuentran también trufas pardas de piel lisa, cuyo olor recuerda el almizcle.

En Sicilia crece una trufa globulosa, blanca como la nieve (Niveum), que enriquece muchos platos regionales. Actualmente se cultiva también en las provincias del Norte de Italia. El Sudeste de Francia es muy renombrado como gran productor de trufas; se encuentran también en Alsacia y en el Delfinado; pero las trufas que enorgullecen a Francia son las de Quercy o de Périgord.

Su Búsqueda: Para buscarlas se emplean comúnmente perros de caza o cerdos, en razón de la sensibilidad de su olfato. El inconveniente principal es que el cerdo, al percibir el olor de las trufas, se abalanza sobre ellas para devorarlas, siendo necesaria mucha atención para impedírselo. Después de haber sido recogidas se conservan en tierra o en arena seca.

Busqueda de trufas con cerdos

Otra forma muy conveniente de presentarlas es conservadas en grasa. Los faraones conocían ya las trufas y las servían en sus banquetes, mientras que los romanos las hacían traer de Libia para sus festines. Los atenienses las comían crudas, o cocinadas bajo la ceniza y envueltas en tocino, pero acompañadas siempre con vino de Chio.

AMPLIACIÓN DEL TEMA:

UN VERRUGOSO y subterráneo honguito es uno de los manjares más caros y de mayor demanda en el mundo. Es la trufa francesa de Périgord, cuyo exquisito aroma y delicado sabor de almizcle han sido apreciados por los gourmets desde la época de los romanos. La trufa de Périgord tradicional, que se mezcla en rebanaditas con el paté de hígado de ganso, es negra, pero existe una variedad blanca, aún más rara.

Encontrar trufas es un arte. Los esquivos hongos crecen a cierta profundidad del subsuelo, entre las raíces del roble. En la superficie hay muy pocas señales que guíen al buscador de trufas, fuera de una grieta en el suelo producida por un espécimen muy grande, o la nube de las pequeñas y amarillas moscas de la trufa, las cuales depositan sus huevecillos sobre el hongo y le sirven diseminando sus esporas.

Pero es más fácil localizar la trufa por el olfato, y los mejores detectores son los cerdos, si bien les siguen de cerca perros especialmente entrenados. Los sabuesos de trufas de la provincia de Piamonte, al norte de Italia, donde se halla una fina trufa blanca, son muy hábiles. En Rusia, cabras e incluso oseznos participan en la búsqueda.

Desafortunadamente, los hongos, que requieren de siete años para madurar, sólo resultan comestibles durante una semana. Se los puede guardar en aceite, o congelar, pero las trufas en conserva pierden mucho de su extraordinario aroma. Los precios varían desde 880 dólares por kilo de trufas negras de Périgord hasta más de 2 330 dólares por kilo de la variedad blanca. Con estos precios, una rebanada de pastel de trufas de la variedad negra costaría cerca de 44 dólares, y 110 dólares si fuera de la blanca.

Video Sobre El Mundo de las Trufas

(Fuente Consultada: Sabía Ud. Que…? Rearder´d Degest)

Corte Diamante Cullinan El Mas Grande del Mundo Asscher Joseph

Corte Diamante Cullinan El Mas Grande del Mundo Asscher Joseph

La tarde del 10 de febrero de 1908, Joseph Asscher, experto cortador de gemas, se dispuso a trabajar en el diamante Cullinan, el más grande y célebre del mundo. La piedra blanquiazul pertenecía a Eduardo VII de Inglaterra, y Asscher era observado por representantes del Rey, miembros de la prensa y por un grupo de su propia compañía.

El diamante se fijó en una especie de copa ovoide. Joseph Asscher insertó en la piedra preciosa una hoja roma de acero, levantó la barra de metal y asestó el golpe.

Los espectadores se sobrecogieron cuando la hoja de acero se partió en dos y el diamante quedó intacto. Asscher pidió otra hoja, partió la piedra y, según se dice, se desmayó.

Él negó esto con vehemencia, diciendo que celebró bebiendo champán con sus cuatro hermanos y codirectores de la compañía que poseían en Ámsterdam, Holanda (actualmente, la Royal Asscher Diamond Company).

Lo siguiente fue recortar y pulir las dos piezas para que las gemas resultantes pudieran formar parte de la colección Joyas de la Corona de Inglaterra. Los periódicos de todo el mundo divulgaron la noticia del gran acontecimiento.

La piedra se vio por primera vez en enero de 1905, cuando un trabajador de una mina cercana a Pretoria, capital de la provincia de Transvaal, Sudáfrica, notó algo “grande y brillante” en una de las paredes.

El descubridor llamó al superintendente de la mina, Frederick Wells, que sacó el objeto con su navaja. Pronto se estableció que la piedra era genuina. Pesaba alrededor de 680 gr. y medía unos 10 cm. de largo, 6.4 cm. de alto y 12.7 cm. de ancho.

Se guardó en la caja de seguridad de la mina y luego se transportó 80 Km. a lomo de mula —con el resto del cargamento semanal de diamantes— hasta la oficina central de la compañía minera, en Johannesburgo.

PREPARATIVOS: Joseph Asscher —cortador de joyas de Amsterdam— y sus asociados estudiaron el diamante Cullinan para decidir entre partirlo o cortarlo en dos con sierra.

De cualquier modo había riesgo de que la piedra se rompiera en fragmentos de menor valor. Tras seis meses de deliberaciones, Asscher decidió partirlo.

Pasó dos semanas en su mesa de trabajo haciendo una guía de corte en la piedra, con pedazos de diamante afilados, ya que un diamante sólo puede cortarse con otro diamante.

El día señalado Asscher hizo historia entre los de su oficio. Durante su delicada labor, Asscher estuvo supervisado en todo momento por representantes de Eduardo VII.

Allí se le dio el nombre del presidente de la empresa, Thomas Cullinan. Con un peso bruto de 3.106 quilates, el Cullinan era tres veces más valioso que el anterior diamante mas grande del mundo, el Excelsior, descubierto en 1893 en otra mina sudafricana.

 A pesar de su portentosa dimensión, se piensa que la piedra era parte de otra mucho mayor. Las marcas de una de sus caras sugieren que la naturaleza la partió. La familia Asscher así lo cree, y aún espera que algún día aparezca “la otra mitad’ de esta maravillosa gema en una mina sudafricana. Dos piedras principales se tallaron y pulieron gradualmente hasta darles su forma definitiva.

Dado el riesgo que implicaba cortar el Excelsior, el sindicato londinense que era su propietario no pudo venderlo. Thomas Cullinan temía que por el tamaño insólito de su diamante, fuese más difícil de vender, Finalmente se lo compró el gobierno de Transvaal en 150 000 libras esterlinas, a sugerencia del premier Louis Botha, que se lo regaló a Eduardo VII en 1907. Esto se vio como un gesto de conciliación tras el establecimiento de Transvaal como colonia británica.

El diamante se embarcó a lnglaterra en medio de gran publicidad, incluidas las versiones de que se enviaba un señuelo para frustrar cualquier intento de roba, y de que la piedra legítima se enviaría después. Al año siguiente el rey Eduardo invitó a Londres a los hermanos Asscher —hábiles cortadores holandeses que en 1903 habían cortado y pulido e4tosamente el diamante Excelsior para su reventa— para que estudiaran la posibilidad de tallar el Cullinan. Después de una breve inspección, los Asscher comunicaron al Rey que esto era imposible.

El diamante estaba agrietado con una gran mancha negra que se reflejaría a través de las caras de la gema. El Cullinan debía llevarse a Amsterdam para ser cortado y eliminar la mancha. El Rey estuvo de acuerdo y a la prensa se le informó que el diamante sería llevado a Holanda en un buque destructor sumamente protegido. En realidad, Abraham, uno de los hermanos Asscher, simplemente se echó el diamante al bolsillo en el mismo Palacio de Buckingham y lo llevó a Holanda en tren y transbordador.

Una vez que la impresionante piedra estuvo segura en las oficinas de su compañía, los Asscher se dispusieron a estudiarla. Se estableció que pertenecía a la más alta de las nueve categorías de colores, las cuales van del blanco azulado en la parte superior de la escala al amarillo en la inferior. Con excepción de la mancha negra, la gema era absolutamente pura. Después del histórico corte, las dos piezas del diamante se dividieron de nuevo en siete gemas mayores y luego en 98 pequeñas piedras con forma de brillante. El siguiente paso era muy delicado: pulir los diamantes.

En 1908 el diamante Cullinan II se incrustó en la corona del Estado Imperial Británico, inmediatamente abajo del rubí del Príncipe Negro. Dos años más tarde, el Cullinan I, de dimensiones considerablemente mayores se montó en el cetro con la cruz.

La más grande de las  gemas terminadas —Cullinan I o Primera Estrella de Africa, con forma de pera, 530.2 quilates y 74 facetas— se colocó en el cetro con la cruz. La piedra sigue siendo el diamante cortado más, grande en el mundo. – La segunda gema más grande —Cullinan II o Segunda Estrella de Africa, con forma ovalada, 317.4 quilates y 66 facetas— se usó para la corona del Estado Imperial.

Los diamantes figuran entre las celebérrimas Joyas de la Corona británica, en la Torre de Londres. Finalmente, el resto de los diamantes Cullinan fueron adquiridos por la reina María, nuera de Eduardo VII. Dos de las joyas se colocaron en la coraría de la Reina,  y las demás pasaron a formar parte de la herencia de la familia real.

Quilate en Joyería:  El Quilate es la medida de peso del diamante y gemas preciosas. No solo el peso determinará el valor de un diamante. El color, el corte y la claridad son las características principales para determinar el valor de esta piedra.  Un quilate equivale a 200 miligramos (1000 miligramos = 1 gramo). A su vez, cada quilate se divide en 100 puntos, Así un diamante de 25 puntos equivale a 1/4 de quilate, y un diamante de 50 puntos es lo mismo que de medio quilate.

Quilate de orfebrería: Designa la ley (pureza) de los metales utilizados en las joyas. En este sentido, un quilate de un metal precioso representa la 1/24 parte de la masa total de la aleación que la compone (aproximadamente el 4,167%). Por ejemplo, si una joya hecha con oro es de 18 quilates, su aleación está hecha de 18/24 (ó 3/4) partes de oro y tiene una pureza del 75%; mientras que una pieza de 24 quilates está hecha de 24/24 partes de oro y es de oro puro.

 Viernes 26 de febrero, 3:12 PM

 LONDRES (AP) – La firma Petra Diamonds Ltd. dijo el viernes que vendió un diamante de 507 quilates por 35,3 millones de dólares, un nuevo récord de precio para un diamante en bruto.
(Publicidad)

La piedra  del tamaño de un huevo y con un peso apenas superior a los 100 gramos (3,53 onzas)_ está considerada entre los 20 principales diamantes en bruto del mundo de alta calidad. Fue descubierto en septiembre en la mina Cullinan de Sudáfrica.

Petra dijo que la piedra preciosa fue adquirida por Chow Tai Food Jewelry Co. Ltd., una joyería privada de Hong Kong.

El precio reflejó «la increíble singularidad del diamante, que combina su notable tamaño con excepcionales color y claridad, y que con 507,5 quilates es el decimonoveno más grande jamás descubierto», dijo en una declaración el director general de Petra, Johan Dippenaar.

«Tiene el potencial de producir una de las joyas pulidas más importantes del mundo», agregó.

La mina Cullinan, al este de Pretoria, Sudáfrica, fue vendida por De Beers SA a un consorcio encabezado por Petra en el 2007 por 1.000 millones de rands (148 millones de dólares).

La mina ha producido algunas de las piedras preciosas más grandes del mundo, incluyendo el Diamante Cullinan de 3.106 quilates, que fue cortado para formar la Gran Estrella de África, de 530 quilates, y la Estrella Menor del África, de 317 quilates, incorporada a las joyas de la corona británica.

ALGO MAS…

EL magnífico diamante Cullinan —que fue descubierto en la mina Premier, en Transvaal, Sudáfrica, el 25 de enero de 1905— pesó 3.106 quilates .Su magnitud equivalía a más de tres veces el tamaño del plusmarquista anterior, el  diamante Excélsior, de 995 quilates. Sudáfrica era entonces parte del Imperio Británico y, en 1907, el  gobierno de Transvaal entregó la piedra al rey Eduardo VII de Inglatérra, cuando éste cumplió 66 años.

Isaac Asscher, joyero de Amstedam, cortó la piedra. La dividió en 9  gemas grandes y en 100 más pequeñas. La mayor, del tamaño y forma de un  huevo de gallina, pesó 530 quilates. Se la conoce como la Estrella de África y está engarzada en el real cetro británico. La que le seguía en tamaño, la Cullinan II, se colocó en la corona del Imperio Británico. Pesa 317 quilates y tiene el diámetro de una carátula de reloj para hombre.

corona reina Isabel II

Precioso vislumbre La Estrella de África está montada en lo alto del cetro real de la reina Isabel II. El Cullinan IIfue engarzado debajo del gran rubí de la corona del Imperio.

 Fuente Consultada: El Funcionamiento de la Mayoría de las Cosas de Readers Digest – Sitio yahooArgentina

 

Problemas con la Reproducción de Conejos en Australia

Problemas con la Reproducción de Conejos en Australia

PLAGAS DE CONEJOS:

LA HISTORIA: En 1859, un granjero inmigrante de nombre Thomas Austin, liberó 24 conejos en Australia porque, según él, «la introducción de unos cuantos conejos no haría daño y le daría un toque hogareño, además de un buen lugar para cazar».

En 50 años colonizó en Australia una extensión equivalente a la mitad de Europa, avanzando unos 100 Km. anuales debido a su gran capacidad reproductiva. Una hembra adulta es capaz de tener 40 crías al año. La gran proliferación del conejo provocó efectos devastadores. El conejo invasor acabó con los pastos que comían los animales autóctonos, provocando la extinción de especies nativas y arrasando los bosques. Los australianos utilizaron balas, trampas y venenos para frenar su avance.

Con este simple hecho se inició la construcción de una de las barreras más largas jamás erigidas por los seres humanos: la cerca contra los conejos de Australia, que alcanzó 3256 kilómetros de largo. En 35 años, estos animales se habían apoderado del continente porque no tenían depredadores naturales. Durante siglo y medio, el gobierno australiano ha buscado varias soluciones, desde pulgas importadas hasta venenos y trampas. Nada ha podido hacer mella a los nuevos inmigrantes.

Las cercas fracasaron casi instantáneamente: por un lado, los conejos se expandían con más rapidez de lo que se construía la valla; por el otro, la gente se descuidaba y dejaba las rejas abiertas, y así el «sistema de defensa» quedaba vulnerado por un gran sistema de boquetes.

CONEJO australia

Se utilizó un virus que se transmite por mosquitos y pulgas y provoca una enfermedad en el conejo, la mixomatosis. Este virus causó la muerte de 500 millones de conejos en solo dos años, pero pronto se hicieron resistentes. En la década de 1990 su número se disparó de nuevo a unos 300 millones.

 

Fuente Consultada: National Geographic en Español Mayo 2007

La Vida de los Insectos Sociales Caracteristicas y Organizacion

VIDA DE LOS INSECTOS SOCIALES – Características y Organización
Abejas, Hormigas, Mariposas y Arañas

vida de los insectos abeja

Ver: Clasificacion de los Insectos

LA VIDA DE LOS INSECTOS: Es tan extenso, variado y al mismo tiempo interesante el mundo de los seres vivos provistos de tres pares de patas, pues ésta es la definición concisa y concreta de los insectos, que por sí solo ha dado vida a una ciencia: la Entomología.

Entre una mosca, un escarabajo, un grillo y una mariposa existen diferencias enormes no sólo en cuanto a género de vida, sino también en su forma de reproducirse, su anatomía y su aspecto. Sin embargo, todos los insectos poseen ciertas características comunes, siendo las más destacadas la presencia de tres pares de patas y el hecho de que no viven en el mar. Todos llevan vida terrestre aunque algunos sean parásitos de otros animales y bastantes permanezcan casi toda su vida enterrados en el suelo.

Cerca de un millón de especies distintas han sido clasificadas en esta clase de artrópodos y es muy posible que existan muchas desconocidas aún. Su tamaño es muy variado. Mientras unos son tan diminutos que no llegan a medir un cuarto de milímetro, hay coleópteros que miden hasta cerca de 30 cm de longitud, y en algunas mariposas la envergadura de sus alas supera esta cifra.

El cuerpo de los insectos está diferenciado claramente en tres regiones: una cabeza en la que se hallan las antenas y la boca masticadora o chupadora, un tronco en el que se insertan las alas y las patas y un abdomen. El tegumento del cuerpo es quitinoso; en algunas especies sumamente blando, mientras en otras, en algunos escarabajos por ejemplo, es más duro. Algunos insectos tienen el cuerpo recubierto de cerdas, semejantes a pelos como en el caso de la mosca.

Las antenas san muy variadas. En ciertas mariposas adoptan formas que recuerdan penachos de plumas. La boca de estos artrópodos es muy interesante, pues adopta dos formas distintas. O bien el animal se alimenta masticando y triturando la comida o bien chupa sustancias, generalmente líquidas, gracias a una trompa.

En el primer caso la boca masticadora ofrece una especie de trampilla o piececita llamada «labro» o labio superior y debajo un labio inferior que abre o cierra, el orificio bucal, el cual está rodeado de un par de «maxilas con palpos» y un par de «maxilas trituradoras», sin palpos o piezas de protección.

Las bocas chupadoras, en esencia, están constituidas por una trompa arrollable en el caso de las mariposas o un pico alargado capaz de succionar como en los piojos o bien una trompa no arrollable provista de pelillos como en las moscas.

El tórax se compone de tres segmentos, de cada uno de los cuales brota un par de patas formadas por cinco artejos o piezas articuladas. Las alas son independientes de las patas en el sentido de que no deben su origen a una pata transformada, sino a una formación tegumentaria sostenida por nerviaciones. No todos los insectos tienen alas, pero los insectos alados son los únicos artrópodos provistos de este elemento de locomoción.

Las patas sirven para múltiples funciones. En algunos escarabajos se hallan diferenciadas y adoptan la forma de palas que les permiten acarrear y amasar diversas sustancias. En otros, como la pulga, son resortes capaces de proyectar al animal a una altura 30 veces superior a su talla.

Si el hombre tuviera la facilidad de dar saltos como este insecto, podría salvar edificios de doce pisos con suma facilidad. Para el grillo cebollero las patas delanteras son verdaderas excavadoras, y para los zapateros o sastres, que con ambos nombres se les conoce, las patas son puntos que les permiten sostenerse sobre el agua gracias a la tensión superficial de los líquidos.

Los insectos suelen caminar moviendo tres patas a la vez, pero no todas de un lado, sino la primera y posterior de un lado, al mismo tiempo que la segunda del lado opuesto, cambiando el orden al siguiente movimiento. Algunos insectos poseen millares de músculos y su fuerza es considerable, por lo que no es raro advertir a una hormiga arrastrando objetos 50 veces más pesados que ella.

La velocidad de vuelo, proporcionalmente a su tamaño, es considerable ya que una libélula puede cubrir 30 km en una hora. Estableciendo una comparación a escala humana es como si una persona de talla normal corriera a 70 km por hora. El abejorro es el insecto que aletea con mayor rapidez, dando unas 240 oscilaciones por segundo mientras que la mosca sólo alcanza las 200.

En relación con el vuelo hay mariposas que se conducen exactamente como un avión y necesitan calentarse antes de emprender la marcha por el espacio y cuando están lanzadas, alcanzan hasta 40° de temperatura. Sobre la resistencia del vuelo de los insectos, se dan hechos asombrosos como el de cierta mariposa que, saliendo de Alaska y sin tener ningún punto sólido donde posarse, emprende cada año una emigración en masa hacia las islas Hawai, en pleno Pacífico, realizando unos 6.000 km de vuelo sin escalas.

La sangre de los insectos no se parece en nada a la humana, pero en algunos este líquido vital es tan abundante que representa la quinta parte del peso del animal. Aunque el sistema circulatorio esté reducido a un vaso central a modo de corazón, numerosos tubos irrigan todos los tejidos del insecto.

Los sentidos de los insectos están muy aguzados. El hombre, por ejemplo, necesita un excitante 200 veces más intenso del que precisa una mosca para percibir una sustancia azucarada. Los ojos son variadísimos en número y forma, pues mientras las hormigas poseen menos de 10, la mariposa denominada «esfinge del convulvo» tiene nada menos que 27.000 ojos.

Esto no significa que posea ojos independientes en tan elevado número, sino que sus ojos compuestos se hallan constituidos por la agrupación de 27.000 facetas, cada una de las cuales capta una imagen distinta. Hay insectos que son ciegos para algunos colores como la abeja que no distingue el rojo; otros son miopes y algunos, como la mosca, poseen sus ojos tan bien distribuidos que pueden ver en una zona de 360°. Por esto no se puede atrapar una mosca atacándola «por detrás». En cambio, hay insectos que viven en lo más profundo de algunas cavernas y son ciegos.

Los insectos, naturalmente, no hablan, pero pueden producir multitud de ruidos y sonidos. El grillo, las chicharras y las cigarras, parecen incansables durante las noches de verano. Estos ruidos se deben a enérgicas fricciones de los élitros que son las alas córneas de coleópteros y ortópteros o bien por la acción de otros órganos. Ningún insecto emite sonidos de origen bucal. El zumbido, por ejemplo, se debe a la vibración de las alas.

La producción de luz es debida a la presencia de ciertas bacterias o bien a la oxidación de una sustancia llamada «luciferina», pero en ningún caso se produce desprendimiento de calor se trata de una luz fría.

Todos los insectos, pese a su gran variedad, respiran por medio de tráqueas, tubos muy ramificados que comunican con el exterior por medio de unos orificios llamados «estigmas».

Ciertas glándulas, en algunas especies, producen seda, cera o venenos que, inyectados en un animal o en el hombre, pueden ocasionar agudos dolores. El llamado escarabajo escopetero lanza un chorrito de líquido maloliente al mismo tiempo que se produce una pequeña explosión, perfectamente audible debida a la rápida volatilización de aquella sustancia. La chinche vulgar segrega un producto en extremo maloliente que constituye su mejor defensa cuando la atacan.

La reproducción de los insectos presenta una gran variedad y riqueza. Se dan casos de elementos estériles como las abejas obreras, pero también se dan casos de partogénesis, es decir, la reproducción de una hembra sin participación del macho.

Los pulgones nacen durante la primavera y el verano solamente de la madre, pero en otoño, cuando ya existen machos, la reproducción es sexual quizá porque las nuevas crías tendrán que afrontar la dureza del invierno y precisan una constitución más fuerte.

Aunque los insectos nacen de un huevo, éste no se convierte directamente en animal adulto como ocurre en una gallina, sino que sufre una metamorfosis.

La metamorfosis complicada o compleja se desarrolla según estas fases:
Las larvas nacen del huevo y se parecen mucho a un gusano. En el caso de la mariposa de la seda se denominan así, gusanos de seda, aunque no lo son. Entonces comen con una voracidad insaciable y aumentan rápidamente de tamaño. Al término de este crecimiento experimentan una muda.

El resultado es una ninfa, un insecto adulto, pero simplificado, con las alas y patas arrugadas, plegadas y todo el cuerpo reducido. Pero no son insectos acabados porque no comen ni se mueven. Viven en perfecta quietud y semejan tanto una momia que en algunas especies incluso se hallan envueltas en sustancias protectoras como en el capullo, y entonces se denominan crisálidas.

Esta quietud es sólo externa porque en su interior se operan profundas transformaciones hasta dar lugar a la última fase. El insecto adulto aparece rasgando la envoltura que le resguardaba y protegía. La metamorfosis sencilla consiste en la carencia de ninfosis. La larva se convierte en insecto adulto directamente.

La palabra insecto, exceptuando quizás las abejas y las mariposas, sugiere una idea de destrucción, molestia o lucha cuando no la de repugnancia. En efecto, hay muchísimos insectos molestos y perjudiciales. Algunos constituyen verdaderas plagas de la agricultura y no son escasos los que viven parásitos de animales domésticos y del hombre, mientras otros producen enfermedades gravísimas.

La langosta de los sembrados puede sumir en la miseria regiones enteras. Pero también hay muchos cuya labor es altamente beneficiosa por estar entregados a una guerra implacable y cruel, como los insectos que se alimentan de huevos o de larvas de otros. La enorme destrucción que se produce en sus filas mantiene en la naturaleza un equilibrio que el tiempo demuestra ser perfecto.

Una termita hembra puede poner loo millones de huevos, pero los pájaros, los animales insectívoros y otras causas se encargan de eliminarlos, de lo contrario acabarían por invadir el mundo.

El peligro no reside sólo en los insectos propiamente dichos cuya voracidad es proverbial, sino en los gérmenes que pueden propagar. Se calcula que una sola mosca puede llevar 500 millones de bacterias capaces, cada una de ellas, de transmitir una enfermedad a un ser humano.

Sin embargo, no se puede tomar una posición negativa frente al mundo maravilloso y variado que estudia la Entomología. Si el mosquito, tan desagradable, es un insecto, también lo es la mariposa de la seda.

Para clasificar y estudiar un mundo tan diverso se atienden principalmente estos datos anatómicos y fisiológicos:
El tipo de metamorfosis.
La forma de alimentación (masticadora o chupadora).
‘ El número y forma de las alas.
Una rápida ojeada a las principales especies permitirá que nos demos cuenta de la riqueza que ofrece esta clase de artrópodos, prescindiendo, en este breve estudio de las denominaciones excesivamente científicas.

SIN METAMORFOSIS Y SIN ALAS. Los apterigógenos constituyen un grupo muy poco numeroso. Alguna vez nos habrá sorprendido, al tomar un libro viejo de una estantería, ver un pequeño insecto blanco, provisto de finísimas antenas y seis patitas. Si lo tocamos, deja en los dedos un polvillo parecido a escamas. Es un lepisma.

LAS LIBÉLULAS. Son insectos muy elegantes. Cuando se posan en un tallo o una flor, la cabeza y el tórax forman una masa redondeada, brillante, su abdomen se prolonga como la carlinga de un avión y sus alas membranosas, casi transparentes, aletean con viveza. Su cabeza posee gran movilidad y durante el vuelo mastican rápidamente los insectos que han podido aprisionar.

Las libélulas no andan, sus patas le sirven sólo para apoyarse y si desean mantenerse casi inmóviles en el aire, lo consiguen gracias a movimientos rapidísimos de sus alas.

Quien haya contemplado el revoloteo de las libélulas sobre las aguas de un río quizás se habrá extrañado al ver que, en un momento determinado^ curvan el extremo del prolongado abdomen y lo introducen por un instante en el agua. Se trata de la puesta de huevecillos.

Es una paradoja que este insecto predominantemente aéreo y volador, surja de larvas acuáticas que viven siempre dentro del líquido. Como su metamorfosis es sencilla, llega un momento en que la larva crecida sale del agua, trepa hasta el tallo de una planta y deja que el sol seque su tegumento, apareciendo al cabo de poco con unas alas frágiles, casi siempre cabeza abajo y sale de su piel realizando de este modo la primera muda y con ella su entrada en el mundo animado.

LOS TERMITAS. De vez en cuando se pueden leer en la prensa noticias alarmantes acerca del daño causado en edificios y construcciones por cierta especie de hormigas. No hay exageración en el peligro que suponen estos insectos. En Italia se calcula que más de 100.000 libros y unos 200 monumentos han sido atacados por ellas en el transcurso de pocos años.

En España se localizaron, en 1956, más de 4.500 focos de termes. Cuando alguien advierte la existencia de estos voraces insectos en su domicilio, debe dar cuenta a las autoridades para atajar el mal sin perder tiempo si es que ello resulta posible.

En Hamburgo fue preciso incendiar un barrio entero para librarlo de termitas y, en Francia, el palacio de Versalles ha sido objeto de grandes reparaciones para salvarlo de la invasión de estas hormigas blancas, las cuales nada tienen que ver con las hormigas vulgares.

Como éstas, los termitas viven en comunidad, en número exorbitante. La mayoría de individuos son obreras, estériles y sin alas. La hembra, al ser fecundada, desarrolla en forma tan desmesurada su abdomen repleto de huevos que alcanza hasta 10 cm de longitud.

Las obreras excavan la tierra si la colonia se halla en el campo o bien construyen sus canales en el interior de la madera si se hallan en edificios. Su actividad es prodigiosa porque son a millones y su boca masticadora tritura la madera más resistente.

Una hembra puede poner más de 4.000 huevos al día, cifra que supone más de 1 millón al año y aún existen especies que superan estas cantidades. Las obreras son las encargadas de alimentar las larvas en su primera fase de vida, con su propia saliva. Se calcula que i millón de termitas consumen cada día 30 Kg. de madera y en un termitero pueden vivir varios millones de insectos.

En África existen termiteros enormes, que se elevan varios metros sobre el suelo a modo de monolitos de impresionante aspecto. Bajo la superficie se extienden también las galerías abiertas por las obreras. Son, pues, innumerables los corredores y pasadizos.

¿Dónde se halla la cámara real en la que vive la reina, el insecto único y poderoso, culpable de la proliferación masiva de la colonia? Si se diera con esta cámara real sería muy fácil exterminar el termitero, pero esto es muy difícil. Los corredores son tan complicados que en algunas ocasiones se extienden a gran distancia del montículo de tierra.

En los edificios las hormigas blancas pueden trazar un corredor perfectamente disimulado en las junturas de puertas, marcos o paredes empleando sus propios excrementos y las obreras discurren por su interior. De este modo se comunican y atacan las partes de madera de un edificio separadas por grandes distancias.

La lucha contra estos voraces animalitos adquiere perfiles cómicos cuando se ven brigadas de trabajadores abriendo una profunda zanja alrededor de un edificio atacado, como si se tratara de ponerle sitio y una vez construido el foso, lo llenan de sustancias, desinfectantes, gasolina, etc. Esta medida ha sido a veces necesaria para cortar el paso a los termitas que serán atacados en el interior del edificio por medio de toda clase de sustancias tóxicas.

Si estos datos pueden parecer exagerados, téngase en cuenta que Italia gastó en 1956 más de 750 millones de liras en su lucha antitermes. Nada menos que la Biblioteca del Vaticano había sido amenazada por las implacables hormigas blancas.

SALTAMONTES Y GRILLOS. Como un caballero medieval provisto de coraza, yelmo y cota, el saltamontes o langosta es un insecto alargado y vistoso. Contemplando su cabeza con una lupa ofrece un aspecto impresionante: grandes ojos múltiples y antenas delicadas.

Las patas anteriores son cortas y las posteriores alargadas y dispuestas como un resorte a punto de saltar. De ahí su nombre vulgar de saltamontes. Las alas membranosas se doblan bajo el primer par de alas endurecidas que constituyen una protección para aquéllas, delicadas, largas y finas.

A través de la Historia, las plagas de langostas, ya citadas en la Biblia, han constituido un motivo de terror para los pueblos. Su aparición viene precedida de un ruido inconfundible, se nubla el sol y como una nube que se ensancha y cubre el firmamento, se abaten sobre los poblados, los bosques, los campos y los cultivos devorando en poco tiempo todas las plantas.

A veces es inútil intentar ahuyentarlas con fumigaciones o destruirlas a golpes o con ayuda de las llamas. A miles de millones llueven del cielo y cuando vuelven a levantar el vuelo, la tierra se ha convertido en un lugar desértico en el que los arbustos y los árboles muestran la desolación de sus ramas completamente desnudas.

Las tropas de Carlos XII de Suecia se vieron detenidas en un desfiladero que resultó obstruido por una lluvia de langostas. En épocas más modernas, estas plagas incluso han detenido trenes al obstruir las vías. El inglés Carruthers, a fines del siglo pasado, fue testigo de la invasión de una zona del Mar Rojo y calculó que la nube de langostas estaría formada por unos 20.000 billones de insectos, cifra exorbitante, pero que el viajero dedujo del área ocupada por la plaga que era de unos 4.000 Km².

Lo cierto es que tanto España, Marruecos, China, Arabia como América (igual la septentrional que la meridional) se han visto afectadas por esta plaga. En los Estados Unidos, por ejemplo, una sola invasión de este insecto en Missouri ocasionó pérdidas por más de 2 millones de dólares.

En África del Sur un viajero vio una nube de langostas que empezó a pasar sobre su cabeza a la una de la tarde a una velocidad de 20 Km por hora cubriendo un frente de 16 km. Al ponerse el Sol aún seguían pasando langostas, pero si bien durante la noche se detuvieron, la invasión prosiguió a primeras horas del día hasta que el sol estuvo bastante alto. La cifra dada por Carruthers en la zona del Mar Rojo no es exagerada si se tiene en cuenta la información de este testigo del África del Sur.

Resulta un misterio saber de dónde proceden, por qué emigran, por qué realizan viajes tan largos y cuál es la causa que les impulsa a abatirse sobre un determinado país. En muchos casos las bandadas dejan atrás regiones ricas en vegetación y, en cambio, se posan sobre tierras más pobres, refutando de este modo la hipótesis de que sea el hambre la causa de estas migraciones masivas.Al parecer, se dan dos formas de langosta, una sedentaria que no se mueve del país de origen y se reproduce en cantidades moderadas, y otra emigrante de reproducción más rápida y numerosa.

Los hebreos, los indios y otros pueblos utilizaron las langostas como alimento, pero en general es tal la aversión que produce este insecto, particularmente perjudicial, que contra él se han intentado toda clase de medios de exterminio incluso el empleo de lanzallamas, trincheras, barreras de redes, cremación con gasolina, tóxicos, etc.

El canto típico lo producen frotando los fémures, las patas, contra unas nerviaciones de los élitros o alas anteriores endurecidas. En la base de estas alas se halla una formación circular, a modo de membrana vibrátil capaz de ampliar el sonido producido por el roce anteriormente citado.

El grillo, que algunos llegan a enjaular sólo para escuchar su monótono «ric-ric», es un insecto emparentado con el saltamontes, pues como él pertenece al orden de los ortópteros. Es notable constatar que estos animales cantores, aunque la palabra esté mal empleada ya que no está en la boca el origen del ruido que producen, son amantes del silencio.

El grillo sólo canta cuando no se oye el menor ruido. Basta el producido por una ramita al troncharse para que enmudezca y se meta de nuevo en el interior de su madriguera, pues este insecto suele situarse frente a la entrada de la misma cuando quiere entonar su monótono canto.

En España, a principios del verano, la hembra pone unos cuantos huevos en un agujero practicado en el suelo y antes de un mes aparecen las larvas desprovistas de alas, pero en todo semejantes a un grillo adulto, ya que su metamorfosis es sencilla. Al llegar el otoño se hunden en el suelo y en la primavera siguiente son grillos ya adultos.

El grillo cebollero es un cavador consumado. Sus patas anteriores son auténticas zarpas excavadoras con las cuales abre profundas galerías en las que vive, como si fuese el topo de los insectos. Aunque los agricultores suelen exterminarlo, es un buen auxiliar, pues se alimenta de insectos perjudiciales y, si rompe o desgarra raíces, sólo lo hace por su afán de abrir galerías pues se trata de un insecto masticador.

LAS MANTIS Y EL MIMETISMO. La mantis religiosa o insecto de Santa Teresa es un animal sumamente delgado. Dobla sus patas delanteras como si rezara, por lo cual el vulgo le ha dado esta denominación mística. Sin embargo, es un insecto cruel. Después del aparejamiento la hembra atrapa al macho y se lo come. Sus patas anteriores se hallan transformadas en dos poderosas pinzas capaces de aprisionar a su pareja, mucho más débil.

Es difícil distinguir una mantis cuando se halla posada sobre un tallo porque su delgado y verde cuerpo se confunde con aquél y sus patitas semejan nerviaciones.

El «mimetismo» o facultad de enmascararse, es muy grande en los insectos. Existe un grupo denominado insectos-palo, insectos-hoja, etc., cuyo cuerpo es tan parecido a una de estas formaciones vegetales que pasan completamente inadvertidos.

En la lucha por la vida estos animales no tienen fuerza, ni velocidad y su única defensa está en el disimulo, en el camouflage que el hombre utilizó en las artes de la guerra y que para ellos la naturaleza lo dispuso en su cuerpo, especialmente formado. Insectos de esta clase llegan a medir hasta 10 cm de longitud con un grosor inferior a los 2 mm. Una especie que vive en Malaya alcanza los 27 cm de longitud y’ su grueso apenas es superior al centímetro.

La mantis, con su actitud orante, inmóvil, no es sino un cazador que aguarda su presa, sobre la que se lanza con presteza sorprendente. En cambio, la tijereta, que ha sido calumniada por atribuírsele nada menos que la facultad de penetrar en el oído humano y con sus apéndices llamados tijeras poder cortar la membrana del tímpano, es un insecto maternal, uno de los pocos que ponen sus huevos, los incuban y vigilan hasta que de ellos nacen las larvas. Estas injusticias abundan en el conocimiento, muchas veces falso, que el hombre tiene de los animales, pero uno de los casos más curiosos lo da sin duda la célebre fábula de La Fontaine mundial-mente conocida.

LA CIGARRA Y LA HORMIGA. Se pasó la cigarra el verano cantando, y luego, cuando llegó el invierno, tuvo que pedirle a la hormiga un poco de alimento. Ésta, avara y sin buen corazón, se lo negó. Se pueden deducir muchas enseñanzas morales de esta narración, pero el zoólogo se rebela contra ella en toda su integridad.

En primer lugar, el enemigo más terrible que tiene la cigarra es la propia hormiga, la devoradora de todo insecto muerto y que tantos destrozos causa a la agricultura. Pero es que además la cigarra no necesitaba pedirle alimento a la hormiga porque no existe una sola cigarra adulta que pueda sobrevivir un invierno. Al llegar los primeros fríos mueren todas, tengan o no comida.

vida de los insectos hormiga

Por otra parte, ¿qué haría la cigarra del grano almacenado por la hormiga si aquélla se alimenta sólo de líquidos? La cigarra tiene boca chupadora, no masticadora, por tanto su alimento son los jugos, la savia de las plantas. Durante el verano canta y succiona incansable. ¿Canto amoroso para atraerse a la pareja? No, porque si bien el único que canta es el macho, se ha demostrado que la hembra es sorda y muda. O, por lo menos, casi sorda al estridor de los élitros del macho.

Los huevos puestos por las cigarras en verano, darán paso a larvas antes de llegar el otoño, pero éstas permanecerán aletargadas durante el invierno siguiente y el otro y quizás otro. Las cigarras nacidas este año en España, los ejemplares adultos, corresponden a huevos puestos 4 años antes y en América existe una especie de cigarra que necesita 20 años para que el huevo adquiera el estado de pleno desarrollo, el de cigarra capaz de reproducirse y la cual sólo vive un verano y, por tanto, es inútil prestarle comida para un invierno que no ha de conocer. Sus últimos cantos, en el mes de septiembre, anuncian su próximo fin.

INSECTOS REPULSIVOS. Los hemípteros son insectos chupadores, de metamorfosis sencilla, provistos de un pico articulado y distribuidos en una serie de especies la mayor parte de las cuales resultan molestas, parásitas o repulsivas.

En los jardines es posible encontrar un insecto de forma casi pentagonal de aspecto no muy desagradable parecido a un escudo pero que produce un hedor insoportable. Es la chinche de jardín o de campo. Una especie semejante puede habitar en casas poco limpias constituyendo lo que se denomina chinche de las camas. En las épocas frías se esccen cualquier intersticio y aparece en verano, Su picadura ocasiona fuerte escozor.

Parásitos de distintos vegetales son el pulgón . trigo, de la col, del rosal, de los manzanos, etc. Parientes de ellos es la temible filoxera, que en épocas no muy lejanas destruyó enormes extensiones de viñedos europeos. Como las vides americanas son inmunes a este parásito, fue preciso repoblar las plantaciones del Viejo Continente con cepas procedentes del Nuevo Mundo a fin de salvar la riqueza vinícola de España, Francia, Italia y Grecia.

Sin alas, redondeados y voraces, los piojos son uno de los parásitos más molestos tanto para el hombre como para gran número de mamíferos. Se agarran a los pelos por medio de sus patas cortas fuertes y se alimentan de su sangre gracias a su boca chupadora. Durante las épocas de miseria o de guerra, la propagación de los piojos puede abrir el camino al tifus exantemático.

Sin embargo, incluso en este orden de insectos, es posible encontrar un grupo simpático. Los zapateros o sastres, que se deslizan con rapidez sobre aguas de los ríos apacibles o de los estanques. Sui patas son largas y finas y su peso es tan liviano que la tensión superficial del líquido puede sostenerles A muchas millas de la costa, en la superficie de. mar, es posible encontrar insectos semejantes ¿ nuestros zapateros que «andan» sobre las aguas.

En ciertos árboles es posible advertir como una; plaquitas blancuzcas, grisáceas, desecadas. Se trata de cochinillas hembras, las cuales, una vez fecundadas por el macho, que es alado y de vida muy corta, permanecen fijas en el tronco o la rama hasta que mueren. Antes de que esto ocurra ponen los huevos, los cuales se hallan resguardados por el cuerpo de la madre.

Una vez muerta, ésta sigue protegiéndolos al desecarse, pues constituye de este modo un escudo contra las inclemencias del invierno. Al llegar la primavera, innumerables cochinillas recién nacidas brotan de estas escamas al parecer inofensivas. El enemigo más implacable de las cochinillas es un coleóptero muy conocido: la mariquita.

Antiguamente de las cochinillas se obtenía una laca de color encarnado vivo, que se utilizaba en la industria de colorantes.

LOS ESCARABAJOS. Los coleópteros constituyen el orden más numeroso de los insectos. Comprende más de 250.000 especies distintas; algunas tan diminutas que no llegan a medir 0,25 mm, mientras otras sobrepasan los 10 cm.

Si poseen alas (hay especies ápteras), las dos anteriores son duras, consistentes y se denominan «élitros» y forman una especie de estuche dentro del cual se dobla el otro par que es membranoso. Un coleóptero es un animal generalmente de color negro, brillante, acorazado, con antenas muy variables, pues las hay en forma de largos cuernos y otros las ofrecen delicadas y finas. Todos son masticado-res, pero mientras unos se alimentan de vegetales y son, por tanto, fitófagos, los hay implacables carnívoros, necrófagos y también omnívoros, o sea, que comen lo que se les pone a su alcance.

Todos ellos presentan metamorfosis complicadas. Existen algunas especies acuáticas, pero por lo general suelen vivir en hendiduras, bajo las piedras, más o menos ocultos. Aunque existen algunas especies útiles a la agricultura, la mayoría suelen constituir una pesadilla para el campesino.

Los cárabos, son implacables exterminadores de larvas y orugas, especialmente las que dan origen a la mariposa de los pinos y abetos. Los escopeteros de los que se habló al citar los ruidos producidos por los insectos, son cárabos también. Los ditiscos, son escarabajos capaces de nadar con gran rapidez zambulléndose y volviendo a la superficie para hacer nuevo acopio de aire.

¿Qué es de los cadáveres de los pajarillos, reptiles y otros animales que mueren en el bosque o en los montes?

Existe un escarabajo enterrador que cava una auténtica sepultura a estos animales, mucho mayores que él. Este trabajo tan noble lo realizan estos coleópteros con un fin egoísta, porque al enterrar al pajarillo, por ejemplo, depositan sus huevos con él, a fin de que al nacer las larvas encuentren alimento.

Existen muchos escarabajos cavernícolas, los cuales carecen de ojos y desenvuelven su vida en la más completa oscuridad.
Los niños conocen la mariquita, cuyo caparazón muestra varios puntitos y ofrece hermosas coloraciones. Es un gran amigo del campesino, pues extermina las cochinillas y los pulgones y da muestras de una muy loable voracidad.

El gusano de luz no es tal gusano, sino un coleóptero cuya hembra ofrece durante toda su vida el aspecto de larva con el abdomen fosforescente y se alimenta de babosas y caracoles, a los cuales baña con su saliva y efectúa así una digestión previa antes de comérselos.

De noche, si se duerme en una habitación donde haya muebles antiguos se oyen unos ruidos secos que el silencio amplifica. Se deben a un pequeño escarabajo, el anobio, que los produce al excavar galerías en el interior de la madera. ¡Y se deben a simples y contundentes cabezazos de este coleóptero!

Hasta aquí los coleópteros zoófagos. Ahora citaremos aquellos que se alimentan de vegetales y que, por tanto, en su mayoría, son una plaga para la agricultura.

Es posible encontrarles en todas partes. Unos atacan las raíces, otros las hojas, los frutos, el tallo… nada se libra a su voracidad. Así, el escarabajo de la patata, de rayas amarillas y negras, lo mismo ataca este tubérculo que los tomates y las berenjenas. Antes no era conocido en Europa, pero en los últimos años se ha extendido, después de su desembarco, procedente de América, hasta la misma Rusia.

La galénica de los olmos ataca las hojas de estos árboles y no deja sino las nerviaciones. Lo mismo podría decirse del gorgojo del trigo o del arroz, el picudo del algodón o el escarabajo del abedul, cuyas hojas enrolla para verificar dentro de este embudo improvisado la puesta de huevos. Unos atacan las hojas, otros abren galerías en los troncos, muchos se introducen en los frutos, etc.

A veces, en un camino vecinal poco frecuentado se puede ver un escarabajo atareado en la confección de una bola de estiércol que empuja con grandes dificultades hasta la entrada de su madriguera. Es el escarabajo pelotero. En ella depositará sus huevos, que al dar paso a las pequeñas larvas, encontrarán en el estiércol alimento suficiente para conseguir su transformación.

Este trabajo y esta previsión hizo que los, antiguos egipcios llegaran a reverenciarlo, pues decían que simbolizaba la rotación de los planetas, el curso de los años, etc., y de ahí que en jeroglíficos y monumentos de la época faraónica se encuentre el «escarabajo sagrado» representado con tanta profusión como respeto.

En países tropicales es posible encontrar bellísimos escarabajos de elegantes cuernos, formas muy desarrolladas y algunos de aspecto francamente amenazador a pesar de su tamaño, que no suele exceder los 10 cm, como en el caso de los Goliat y Hércules.

Fuente Consultada
Enciclopedia Temática Ilustrada CONSULTORA Tomo II Los Seres Vivos – Los Insectos –