Historia del Cafe

Historia del Tejido con Fibras Primeros Hilados y Tejidos

Historia del Tejido con Fibras
Primeros Hilados y Tejidos

HISTORIA: El arte de entrelazar las fibras textiles animales o vegetales para protegerse de las adve

Se puede afirmar que en esa época se realizaron los primeros entrecruzamientos de fibras; fue ése el remoto principio de la industria textil.

Las leyendas históricas y monumentos de pueblos primitivos se refieren a los vestidos; en las antiguas tumbas de los reyes egipcios se encontraron momias recubiertas de tejidos de lino y algodón.

Se cree que la seda natural se conoció y empezó a emplearse en China 4000 años a.C. De China se difundió a la India y a Siria desde donde, luego, los mercaderes occidentales la llevaron a Roma en el primer siglo de nuestra era.

Los árabes introdujeron en España y Portugal el arte de cultivar el algodón y el gusano de seda. Las Cruzadas, en el año 1100 d.C, llevaron a Italia el gusano de seda; allí se elaboraron tejidos con hilados propios y, a partir del año 1500, esa región proyectó hacia el mundo la total mecanización de la industria textil.

A principios del neolítico aparecen las técnicas del hilado y del tejido. Estas técnicas florecieron cuando el hombre no sólo cultivó el lino para hacer lienzos, sino que empezó también a esquilar los animales para aprovechar su lana.

El progreso gradual del hilado y del tejido puede seguirse en los restos de telares y otros implementos encontrados en las excavaciones.

el tejido en el neoliticoEl hilado y el tejido suponen tres grandes inventos.

Ni el lino ni la lana aparecen en condiciones de ser hilados de inmediato.

El lino se arrancaba por las raíces y las semillas tenían que ser descascarilladas o desprendidas de los tallos por medio de un instrumento parecido a un peine.

Después los manojos de lino eran enriados, esto es, la parte leñosa de las fibras se dejaba pudrir para poder separarla fácilmente de ¡as fibras que había dentro del tallo.

Espadiñando el lino —batiéndolo con mazos de madera sobre piedras planas—, se eliminaban las partes leñosas.

En la misma forma se recogía la lana después de esquiladas las ovejas.

El vellón era entonces cuidadosamente lavado para eliminar la suciedad y la grasa. Enseguida se cardaba la lana (se peinaba con cepillos con respaldo de cuero llamados «cardas»).

Las fibras de lana se tendían así paralelamente y se limpiaban para formar una mecha que enseguida se colocaba sobre una horquilla (la rueca) para hilar.

Las largas fibras de lino se unían torciéndolas para formar un hilo flojo, a medio torcer, llamado «primera de torsión».

Los rollos de este hilo o mechas de lana quedaban listos así para la segunda operación de importancia: el hilado.

Su característica fundamental era una combinación de torcido y estiramiento del lino, retorcido inicialmente como ya se indicó, o de la mecha, en una hebra de grosor y resistencia uniformes.

Esto se lograba adhiriendo la mecha a un huso consistente en un palo delgado que llevaba un disco de arcilla o piedra, llamado «volante».

Dejando caer el huso, un buen trozo de la mecha se estiraba y retorcía gracias a la rotación del huso. La hebra así formada se devanaba en el huso y la operación se repetía.

Así se obtenían carretee; de hebra de lino o de lana. El producto obtenido se lavaba, blanqueaba o teñía en la forma deseada.

Finalmente venía la tercera operación: el tejido. La modalidad más sencilla de telar era un marco con una serie de hilos paralelos que pasaban generalmente por encima de la cabeza del tejedor a una vara horizontal y se mantenían tensos atando un peso a cada uno.

Esta serie de hilos, colocada en el telar, se llamaba «la urdimbre».

La experiencia adquirida en la fabricación de cestas y en el tejido de esteras se utilizó para elaborar los tipos primitivos de tela o lienzo.

Entre los hilos tensos en la urdimbre se tejía entonces la trama para formar un tejido.

Esta operación se simplificó muy pronto gracias a alguien que tuvo la brillante idea de hacer correr uno de cada dos hilos de la urdimbre haciéndolo pasar por un pequeño bucle o presilla de hilo sujeto a una vara.

Cuando esta vara se impulsaba hacia adelante, se levantaban los hilos alternativamente y el hilo de relleno podía pasar fácilmente entre las dos series de hilos y, con presión, unirse a los otros hilos de relleno para hacer una tela consistente.

R. J. Forbes: Historia de la técnica, México, Fondo de Cultura Económica, 1958.

Fibras Naturales de tallos: cáñamo, lino y yute

Son fibras que se encuentran entre la corteza exterior y el cilindro leñoso central del tallo de las plantas nombradas. Algunas de estas fibras, como las del lino, son blandas, flexibles y se hilan para obtener telas empleadas para confeccionar prendas de vestir. Otras, como el yute y el cáñamo, tienen aplicación industrial y son usadas para fabricar bolsas de arpillera, cuerdas, sogas, etc.

La extracción de las fibras de cáñamo, lino y yute se efectúa por procedimientos muy similares. Los tallos se cortan y se ponen al sol para que se sequen: luego se atan en manojos para someterlos al «enriado», llamado así por realizarse originariamente a orillas de los ríos.

El enriado es un proceso de fermentación que debilita la sustancia que une la corteza y la fibra con el tallo. Consiste en colocar los manojos atados en recipientes con agua. Después de varios días, se termina la fermentación cuando el agua se pone turbia; oprimiendo los tallos entre los dedos, se desprende fácilmente la fibra de la parte leñosa.

Luego, los manojos se desatan, se lavan y se secan al sol.La operación siguiente consiste en separar las fibras rompiendo los tallos, proceso llamado agramado. Finalmente, las fibras se someten a un peinado, que las dispone paralelamente y separa las rotas o enredadas. Quedan las fibras de primera calidad, mientras que los trozos que permanecen en el peine constituyen la estopa.

Terminado el peinado, se efectúa la clasificación y enfardado de las fibras.

La fibra de lino tiene poca elasticidad, pero es muy resistente. Transmite al cuerpo sensación de frescura, por lo que es usada para confeccionar ropas usadas en países cálidos, sábanas, etc. En nuestro país, la producción de lino textil es muy escasa: alcanza unas 8 000 toneladas por año.

Las fibras de cáñamo y yute son ásperas y resistentes, y se utilizan para hacer sogas, cordeles, bolsas, etc. Sobresalen como productores la India y la China.

Otras fibras textiles son: el sisal, obtenido de las hojas de una planta originaria de México: el ramio, la rafia y el formio; este último se cultiva en el Delta del Paraná y de sus hojas se extrae una fibra que puede reemplazar al sisal.

Fuente Consultada:Merceologia 2 Editorial Kapelusz – Biasioli-Weitz-Chandias

Historia del Uso del Guante a Través del Tiempo Significado

Historia del Uso del Guante
Significado: «Arrojar el Guante»

Cuenta una leyenda griega que mientras Afrodita, diosa del amor y la belleza, perseguía en los bosques al hermoso mancebo Adonis, se lastimó las manos con unas espinas. Las Gracias, tres divinidades secundarias de quienes los antiguos esperaban toda clase de prosperidad, en cuanto oyeron sus lamentos acudieron presurosas y, para evitar que ese percance se repitiera, tuvieron la idea de unir unas tiras delgadas y livianas que adaptaron a las preciosas manos de la diosa.

Si diéramos fe a esta leyenda, podríamos suponer que las Gracias fueron las inventoras del guante. Sin embargo, se ha comprobado que, mucho antes que los griegos, los habitantes del Norte, expuestos a los grandes fríos, tuvieron necesidad de proteger sus manos contra los rigores de la nieve, el hielo y los vientos polares.

El célebre general e historiador ateniense Jenofonte afirmó que los persas, después de cubrirse durante el invierno la cabeza y los pies, optaron por usar mitones (un guante sin cerrar en los extremos de los dedos) . Estos accesorios estaban muy difundidos entre otros pueblos de Asia Menor, y tanto etruscos como egipcios conocían su uso desde antiguo. Pero entre los habitantes del Nilo, los guantes tenían un carácter especial: se los consideraba atributos del faraón, a quien se suponía de origen divino.

En los pugilatos, los romanos empleaban un tipo de guantes que pueden considerarse, con razón, como los predecesores de los actuales guantes de boxeo. Eran una especie de manoplas armadas con correas llamadas cestos, que tenían en su interior laminillas de plomo para que los golpes resultaran más enérgicos.

En el siglo IV, para los caballeros el guante era un objeto de lujo, un símbolo de elegancia y un distintivo de casta. Durante la Edad Media, la armadura de los hidalgos incluía manoplas de acero; pero con el refinamiento de las costumbres, las manoplas aceradas se transformaron en guantes de terciopelo muy fino, a veces adornados con perlas y piedras preciosas. Sin embargo, la tradición y la etiqueta no permitían el uso de guantes a las damas. Además, eran un símbolo de la investidura feudal, un testimonio de ennoblecimiento otorgado por un emperador o un rey.

historia del guante

Guante metálico de protección en los caballeros medievales

Entregar guantes a un hombre era lo mismo que confiarle una misión, conferirle un poder, ponerlo en posesión de un bien preciado. En el Ciclo de la Mesa Redonda y en algún texto del siglo XII, como La Canción de Rolando, el guante desempeñó un gran papel. Menciona este último documento que, para dispensarle confianza a una persona, le entregaban el guante y el bastón.

Hacia el siglo IX, cuando las mujeres empezaron a llevar guantes, los guanteros emplearon diversos materiales para confeccionarlos y les dieron curiosas formas. Se sabe que en su realización se usaron toda clase de pieles, badanas y telas, tales como gamuza, conejo, cordero, cabritilla, marta, nutria, perro, lobo, zorro, gato, liebre, ciervo y búfalo.

Hasta los engalanaron con encajes, botones y delicadas armas. En algunas cuentas de gastos se hace mención de los guantes. Se lee que los de mujer iban adornados con cintas o trencillas de colores y que algunos llevaban un rosetón en el dorso. Es interesante hacer notar que en la antigüedad los guantes femeninos estaban profusamente adornados con botones se ha tenido notivcia de unos guantes de piel de perro que llevaban veinticuatro botones de oro y se ajustaban a la muñeca con cuatro botones de perlas.

Durante largo tiempo, los guantes fueron prenda de caballeros, y hasta los de terciopelo adornados con piedras preciosas estaban prohibidos a las mujeres.Los nobles y los ricos llevaban guantes que alcanzaban precios fabulosos; a menudo estaban adornados con escudos de armas.

Un solo guante confeccionado con piel de búfalo o de ciervo y con botones de oro, reforzado alrededor de la muñeca con cuero más resistente, era la insignia de los halconeros que acompañaban a los señores durante las grandes cacerías. En los siglos XII y XIII, Italia, Francia y España rivalizaban en la industria del guante. Los guanteros no tardaron en llegar a ser perfumistas y los guantes perfumados estuvieron en boga durante mucho tiempo. En España se perfumaban con aceite de jazmín, ámbar, aceite de cedro, azahar y rosa.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/guante3.jpg

Arrojar el guante al rostro de un hombre era una grave injuria que sólo podía ser lavada con sangre.

Parece que el antecedente de la práctica de “arrojar el guante” como señal de desafío y la de “recoger el guante” como aceptación del reto, entre los hidalgos y caballeros de pasadas épocas, está basado en una leyenda que cuenta que, con el propósito de probar el amor de su pretendiente, una dama dejó caer en aparente descuido su guante en la jaula de los leones, ante la mirada de los caballeros y damas presentes. En osada acción, don Manuel de León recogió el guante y, al entregarlo a su dueña, le dio un bofetón en el rostro para que “otro día, por un guante desastrado, no pongáis en riesgo de honra a tanto buen fijodalgo”. La dama, vencida, le ofreció su mano por su valentía.

         Los guantes venecianos fueron célebres, pero Venecia también los importaba de Oriente y estaban adornados con gemas. Los guantes del Dux deslumhraban con sus zafiros, sus rubíes o sus esmeraldas, y lucían hermosos dibujos inspirados en los encajes venecianos y en la riqueza oriental que había heredado Venecia.

Catalina de Médicis, María Estuardo y la reina Isabel dieron mucha importancia al lujo de sus guantes. Entre los hombres, la idea del reto se asociaba siempre al acto de arrojar el guante, pero ese gesto podía significar también protesta contra una condena injusta. Conrado de Hohenstaufen, al subir al cadalso, arrojó su guante a la muchedumbre. Se cuenta que fue recogido por Juan de Procida, promotor de las Vísperas Sicilianas.

La costumbre de no tender nunca la mano enguantada deriva, tal vez, de que otrora se emplearon guantes como medio para desembarazarse de algún enemigo o rival. Se untaban externamente con un poderoso veneno que, al penetrar en los poros de la mano tendida, producía la muerte a la confiada víctima. Pero, entre auténticos amigos, los guantes no se retiraban nunca.

En la Edad Media no se permitía que una persona permaneciera enguantada en presencia de un superior. Se cuenta que un clérigo penetró en el templo con los guantes puestos y sólo pudo quitárselos después de muchos días de oración, pues parecían pegados a su dedos, como castigo.
En las miniaturas de los siglos XIV y XV se ven personajes con los guantes en la mano.

El uso del guante alcanzó su apogeo a fines de la Edad Media. Los llamados guantes litúrgicos constituían parte de los ornamentos que se entregaban al nuevo obispo en el momento de su consagración. Los guantes litúrgicos comenzaron a usarse antes del siglo XII, y llevaban en el dorso un bordado de oro que representaba una cruz, un cordero pascual, un monograma o cualquier otro símbolo relacionado con el culto.

En la actualidad, los guanteros fabrican algunos guantes extravagantes, pero sin mayor éxito, porque el público prefiere prendas sencillas y elegantes al mismo tiempo. Mas se da mucha importancia a la calidad de las pieles empleadas y al corte, y la fabricación está sometida a normas fijas que son las mismas en el mundo entero.

Las pieles sin curtir se apelambran sometiéndolas a un tratamiento especial con una mezcla de hidrato de calcio. Seguidamente se las deja descansar; luego se procede a seleccionarlas, apartando las más finas para la confección de guantes de mayor precio, tras lo cual las pieles pasan a la tintorería; allí comienza la verdadera elaboración, con sus tres operaciones: curtido, corte y recortado final.

Las pieles, que ya han sido cortadas según los moldes de las diferentes partes de la mano, son unidas y cosidas a máquina o a mano. Luego vienen el planchado y el lustrado. El primero se realiza por medio de un cilindro que se hace rodar sobre el guante o con planchas eléctricas especiales. El lustrado se obtiene con rollos de madera cubiertos de fieltro, que se hacen deslizar velozmente sobre el cuero.

En la actualidad, los guantes no se fabrican solamente con cuero. Las damas elegantes, en reuniones de gran gala, lucen maravillosas creaciones confeccionadas con la misma tela de sus vestidos; estos guantes de fiesta son generalmente largos, cubren el antebrazo y hasta parte del brazo, y lucen recamados con hilos dorados y piedras de fantasía.

En estas ocasiones también se usan guantes de encaje que constituyen, como los anteriores, un accesorio muy importante del atavío femenino. Pero estas prendas no tienen sólo la misión de realzar la elegancia de un traje de fiesta; en los días fríos, o para practicar deportes de invierno, se usan guantes de lana o de cuero forrados con piel.

Fuente Consultada:
LO SE TODO Tomo VI Editorial Larousse – Historia del Guante –

La Polinizacion de las Plantas Agentes y Mecanismos Tipos

La Polinización de las Plantas
Tipos, Agentes y Mecanismos

Las abejas y otros insectos tan comunes en las flores durante los meses de verano, no se dedican solamente a alimentarse del néctar, sino que están realizando un servicio vital para la planta. Cuando los insectos revolotean de flor en flor, están llevando involuntariamente polen de una parte a otra y realizando la polinización de las flores.Se llama polinización al paso o tránsito del polen desde el estambre en que se ha producido hasta el pistilo en que ha de germinar.

El trasporte de polen desde los estambres hasta el estigma es un proceso que recibe el nombre de polinización, y es la primera fase del ciclo por el cual las células masculinas llegan a las células femeninas, u óvulos, para formar las semillas. La segunda fase del proceso (fecundación) se describirá más abajo.

Todas las partes de la flor pueden desempeñar un papel en la polinización, pero los principales órganos que aquí intervienen son los estambres y el estigma. Cada estambre (órgano masculino) consiste en un filamento y un par de anteras, que son los sacos productores de polen. Cuando los granos de polen están maduros, las paredes de la antera se abren y los dejan en libertad.

El estigma es la superficie de recepción de la parte femenina de la flor, el carpelo. El estigma puede estar colocado, o no, sobre una columna, el estilo. Cuando el polen de la misma especie cae sobre el estilo, el proceso de la fecundación comienza.

polinizacion

Partes de una flor

Cuando las semillas se producen mediante la trasferencia de polen de una flor a otra (polinización cruzada), las plantas resultantes son, a menudo, más vigorosas que si el polen y el óvulo (célula femenina) procediesen de la misma flor (autopolinización).

No es sorprendente, por lo tanto, que la mayoría de las flores tengan algún método de evitar la autopolinización y de asegurar la polinización cruzada. Las flores que están adaptadas a la polinización cruzada producirán una descendencia más robusta, y con más posibilidades que las no adaptadas a ella.

Así se va introduciendo la propiedad que sirve para asegurar este tipo de polinización entre las distintas plantas de la especie, o, dicho de otro modo, la planta va evolucionandp hacia la adquisición de esta posibilidad.

La mayoría de las flores contienen a la vez estambres y carpelos (son hermafroditas), pero algunas plantas tienen flores con un solo sexo. Ciertas especies (por ejemplo, el sauce) tienen incluso las flores  masculinas  y  femeninas  en plantas de morfología distinta. En estos casos, la autopolinización es imposible. Cuando en la misma flor existen órganos de los dos sexos, la autopolinización se evita por la separación de las anteras o de los estigmas en el espacio o en el tiempo.

En la antena del estambre se libera el polen y cae en el óvulo de la misma flor

En una flor erecta, las anteras pueden estar debajo de los estigmas, y lo contrario ocurre en una flor colgante, de tal forma que el polen no cae en los estigmas. El mecanismo más frecuente, es que los estambres maduren antes de que el estigma esté preparado para recibir el polen. Esto es lo que se conoce con el nombre de protandria. El proceso inverso (protoginia) se encuentra en algunas flores, cuyos estigmas maduran antes de que los estambres dejen caer el polen.

Cierto número de plantas cuyas flores no están adaptadas estructuralmente para evitar la autopolinización son autoestériles. El polen cae sobre el estigma, pero no se realiza la fecundación, por existir, al parecer, una barrera química. En ciertos experimentos de genética, realizados para obtener nuevas variedades de plantas, es necesario evitar la autopolinización, incluso para especies de plantas que la poseen como un mecanismo normal.

Para ello, se procede a amputar artificialmente los estambres, y a realizar la polinización frotando el estigma con estambres tomados de otra flor, con la que se quiere realizar el cruzamiento. Con frecuencia, se cubren las flores con bolsitas o cucuruchos de papel, para impedir el acceso al estigma del polen de otras flores extrañas al experimento. En otros casos, interesa, por el contrario, favorecer la autopolinización, a fin de obtener líneas o variedades puras.

Los resultados de la polinización cruzada entre dos variedades muy diferentes son, con frecuencia, una descendencia de mayor vigor, lo cual puede tener agrícolamente un gran interés. Éste es el caso de los maíces «híbridos», en los que se busca obtener este fenómeno por la polinización de dos variedades puras diferentes.

A pesar de que la polinización cruzada es preferible, la autopolinización debe realizarse en el caso de que no haya otra posibilidad. Con frecuencia, los estambres y los estigmas se doblan unos contra otros antes de que la flor muera, para que se efectúe la autopolinización, si la polinización cruzada ha fallado. Un grupo de plantas (en las que se incluye la violeta) produce, al final de la estación de crecimiento, flores especiales que se autopolinizan. Incluso no llegan a abrirse, y el polen pasa directamente desde los estambres hasta el estigma, asegurando, al menos, la producción de algunas semillas.

LOS AGENTES POLINIZANTES: Insectos, viento y agua
Los insectos desempeñan un papel importante en la polinización, pero existen otros agentes, como el viento. La polinización por el viento (anemofilia) tiene lugar en muchos árboles y gramíneas. Las flores están, generalmente, en amentos o inflorescencias colgantes en forma de plumeros o borlas que el viento puede sacudir fácilmente.

Algunos tipos de inflorencia de las flores. Son diversos tipos de agrupaciones de flores, pues normalmente las mismas no se encuentran aisladas

Los estambres poseen también largos filamentos, que hacen que las anteras puedan ser sacudidas por el viento con mayor eficacia. De esta manera, el polen puede soltarse con gran facilidad. El polen es ligero y se produce en grandes cantidades, ya que la polinización por el viento desperdicia una gran cantidad y sólo una pequeña parte llega a su meta, constituida por el pequeño blanco que presenta la superficie del estigma.

El polen de muchas plantas anemófilas (por ejemplo, en los pinos) presenta unos pequeños «flotadores» o vesículas huecas adosadas que contribuyen a aumentar su superficie, disminuyendo su peso específico aparente. Así el polen puede ser trasportado a muchos kilómetros de distancia por el viento, e incluso ascender a gran altura en la atmósfera, siguiendo los movimientos turbulentos (de remolino) del aire. Se ha observado un caso de polinización de una planta de palmera en el sur de Europa por el polen aparentemente procedente del norte de África.

El  agua tambien es un agente que trasporta el polen de algunas plantas acuáticas. Los granos de polen tienen flotadores finos que los llevan sobre la superficie del agua hasta que alcanzan alguna flor que esté en la superficie. Los pájaros son polinizadores’frecuentes en los trópicos (p. ejemplo, colibríes). Las flores, generalmente, son rojas y producen grandes cantidades de néctar. Los murciélagos pueden ser los polinizadores de algunas flores, especialmente en los trópicos. Otros animales pueden también polinizar durante sus viajes, pero no son polinizadores regulares.

Los estigmas son normalmente muy grandes y plumosos en las plantas polinizadas por el viento, para que pueda ser atrapado más polen. La polinización por el viento parece ser la forma más primitiva de polinización y es muy poco diferente de la dispersión de las esporas de los hongos y de los heléchos. Quizá era el único método empleado por las gimnospermas (plantas que no tienen las semillas cubiertas) fósiles, que formaban bosques de árboles enormes en épocas pasadas.

Hoy día es el método de polinización de las gimnospermas vivientes, como las coniferas (pinos, abetos, cedros, etc.), si hay que tomar como criterio la cantidad de polen producido. En momentos determinados, puede desprenderse el polen en tales cantidades que cubre el suelo, coloreándolo de amarillo y dando origen a lo que popularmente se han llamado «lluvias de azufre». A veces se ve el polen flotando como una nube sobre los bosques de coniferas. En las típicas «lluvias de azufre», parece que el polen es realmente arrastrado por las gotas de lluvia, procediendo de las capas relativamente altas de la atmósfera, donde han ido a parar por efecto del aire.

Esta inflorescencia es más bien fea y tiene un olor desagradable, que, sin embargo, atrae a las moscas. Las flores individuales están en una espiga, las femeninas debajo de las masculinas. Por encima de lis flores hay un anillo de pelos y toda la inflorescencia está envuelta en una vaina. Las moscas, atraídas del exterior, penetran en el tubo y quedan encerradas por los pelos que están dirigidos hacia abajo. Las flores femeninas maduran primero y se polinizan por los insectos que llevan algo de polen. Después maduran las flores masculinas y los pelos se marchitan. Cuando los insectos escapan, llevan polen que trasportan a la flor siguiente.

RECOGIDA DE POLEN AÉREO
Para analizar el polen flotante en el aire se disponen portaobjetos de microscopio al aire libre, cubiertos con una capa muy fina de vaselina. El polen de las plantas anemófilas queda pegado y puede examinarse al microscopio. La determinación se hace por comparación con el polen tomado directamente de las plantas. Los granos de polen presentan complicados y variables relieves en su superficie que son distintos para cada especie, y se utilizan para la identificación. Los inventarios de polen aéreo se hacen frecuentemente con fines médicos, debido a que el polen puede producir trastornos alérgicos en algunas personas (fiebre del heno), a para conocer las épocas de polinización de las plantas.

Entre las plantas que tienen flores (angiospermas), las flores anemófilas se caracterizan por lo sencillo de su estructura, lo cual parece ser un fenómeno de reducción posterior y no un carácter primitivo. Los pétalos suelen faltar, las flores no son llamativas, no producen néctar, y no llaman la atención de los insectos. Producen muchísimo más polen que las flores de plantas relativamente parecidas en cuanto a su estructura, pero que son polinizadas por insectos, y el polen es seco y pulverulento.

Hay una marcada tendencia a la separación de sexos y a la aparición de las flores, muy tempranamente en la primavera, antes que las hojas, lo que ocurre, especialmente, en los árboles y en los arbustos. Una de las características más interesantes de la anemofilia es que aparece en familias de plantas totalmente distintas, lo que muestra que es una adquisición reciente de tipo evolutivo. Se encuentra en las gramíneas (hierbas), que se polinizan todas por el viento, a excepción de la avena cultivada y algunas variedades de trigo que se autopolinizan, en los robles, chopos, etc.

En algunas de estas plantas, las anteras pueden «explotar», proyectando el polen en el aire. El avellano, por ejemplo, produce sus flores en unas borlas colgantes alargadas (amentos). Las flores femeninas, sin embargo, son unas estructuras delicadas y de pequeño tamaño, con estigmas rojos ramificados. La separación de las flores por sexos asegura la polinización cruzada.

polinizacion

Dispersion de semillas

Las flores de las gramíneas (hierbas) tienen los estambres con largos filamentos, que aseguran que no haya autopolinización por su manera de colgar de la flor, lejos de los estigmas. Las especies de llantén producen espigas de flores protóginas. Las flores situadas en la parte más baja de la espiga se abren las primeras, y dejan sus estigmas al descubierto. Cuando éstos se marchitan, aparecen los estambres colgantes, pero no polinizan a las flores más jóvenes, ya que están siempre situados por debajo de los estigmas que se van abriendo en la parte superior de la espiga.

Algunas flores no están limitadas a un solo método de polinización, y, si no las visitan los insectos, descargan el polen en el aire. Estos casos sugieren la idea de que, cuando los tipos florales estaban adaptados a la polinización por el viento o por insectos y las condiciones se alteraron, las flores adoptaron un método diferente de polinización, pero la estructura floral se mantiene igual.

LA POLINIZACIÓN POR INSECTOS

La polinización por insectos (entornofilia) es el método más común de trasporte de polen para la fecundación. Hace mucho tiempo que se sabe que el brillante color, y el aroma de las flores, no se han hecho para la satisfacción estética del hombre, y que su objeto principal es atraer los insectos.

Polinización Cruzada

Hay bastantes flores que no están condicionadas y que pueden polinizarse por casi todos los insectos, pero otras son polinizadas por muy pocas especies. Las complicadas asociaciones entre flores e insectos no son, en absoluto, una casualidad, sino el resultado de las fuerzas de evolución, que actuaron desde que los primeros insectos empezaron a alimentarse en las flores.

Las primeras flores anemófilas debieron atraer a los insectos de alguna manera, probablemente a causa del alto valor nutritivo del polen. Las flores visitadas por insectos fueron polinizadas de una manera eficaz, y produjeron una descendencia en mayor número que aquellas que no tuvieron contacto con los insectos. Esta descendencia fue también atractiva para los insectos, por haber conservado el carácter hereditariamente de sus antecesores.

La Polinización Cruzada

A partir de este momento, debe haberse originado toda la serie de refinados mecanismos de las flores entomófilas. Se han escrito libros enteros sobre los mecanismos que los insectos, por una parte, y las flores, por otra, han desarrollado para perfeccionar esta cooperación. Algunos insectos tienen estructuras especiales para almacenar el polen —y por lo tanto para polinizar— de manera más eficaz.

El «cestillo del polen» y la fina pelosidad plumosa de las abejas son un ejemplo. Las abejas se cubren de polen al penetrar en las flores, después se cepillan (por medio de una estructura especial existente en las patas en forma de brocha) y aglomeran el polen en bolitas, que meten en el cestillo. Sin embargo, siempre queda polen adherido al cuerpo, y este polen puede ser retenido por el estigma pegajoso de las flores que el insecto visite a continuación.

Las flores entomófilas son, casi siempre, de colores brillantes y olorosas, aunque el olor no siempre es agradable para el hombre. Normalmente contienen un líquido dulce —el néctar—  además del polen; aunque algunas flores (como, por ejemplo, la rosa silvestre) tienen solamente polen, que producen en mayor cantidad, como alimento de los insectos. En el néctar dominan compuestos ricos en hidratos de carbono, que son utilizados como fuente de energía por los insectos, mientras que en el polen predominan compuestos nitrogenados, muy importantes para la alimentación de las larvas.

Los flores de este tipo (p. ejemplo, el guisante de olor) están muy especializadas para asegurar la polinización. Las abejas de «lengua» larga, atraídas por las flores, se posan en los pétalos laterales (alas). El peso de la abeja hace descender los pétalos y deja al descubierto los órganos sexuales, que frotan el cuerpo del insecto. La polinización tiene lugar cuando la abeja busca el néctar en la base de la flor. Sólo los insectos pesados, como las abejas, pueden polinizar esta clase de flores.

El polen de las flores entomófilas es pegajoso y se adhiere al cuerpo de los insectos. Dado que la polinización por los insectos es un mecanismo más eficaz que la anemofilia, el polen se produce menos en estas flores. Las abejas son los insectos polinizadores más importantes. En sus búsquedas de polen y néctar, visitan un gran número de flores, generalmente de la misma especie, polinizándolas. Su «lengua» (proboscis), relativamente larga, las capacita para encontrar y recoger el néctar «encerrado» (por ejemplo, en recovecos o en espolones formados por los pétalos).

Las abejas, cuyos ojos no son sensibles a la luz roja, visitan las flores purpúreas, azules, amarillas, algunas veces las blancas y, muy raramente, las de color rojo. Las líneas oscuras en los pétalos (guías de la miel) parecen guiar a los insectos hacia, el néctar, los estambres y el estigma. Para la fructificación de los árboles frutales, las abejas tienen una gran importancia, habiéndose comprobado que los árboles frutales plantados a los lados de las carreteras son cada vez menos fértiles, a medida que va uno alejándose de los pueblos donde hay numerosas colmenas.

Para obtener una buena polinización, se aconseja colocar colmenas en las plantaciones de frutales en una densidad de, por lo menos, dos por hectárea. Las mariposas, tanto diurnas como nocturnas (polillas), son también importantes agentes polinizadores. Las mariposas visitan todo tipo de flores, especialmente las rojas y las blancas.

Sus largas «lenguas» (espiritrompa) les permiten alcanzar el néctar en las flores tubulares. Las mariposas nocturnas se mantienen en el aire frente a las flores y obtienen el néctar con sus larguísimas espiritrompas. Las flores son, generalmente, blancas o amarillas (de forma que son visibles fácilmente en la oscuridad) y están perfumadas fuertemente. Sus estambres y estigmas sobresalen, de forma que tocan el cuerpo de la mariposa cuando ésta se mantiene en el aire¿ vibrando rápidamente sus alas.

Otros insectos que visitan con frecuencia las flores son las moscas y los coleópteros (escarabajos). Estos insectos no están especializados para llegar al néctar «encerrado», y se encuentran normalmente sobre flores «abiertas», como las de la familia de las umbelíferas.

Las inflorescencias planas suelen estar frecuentemente cubiertas por insectos, que se alimentan del néctar al descubierto. Las flores son marcadamente protándricas, y los insectos llevan el polen desde las flores jóvenes del centro de la inflorescencia a las del borde que, siendo más viejas, tienen ya maduros los estigmas. Las flores de la familia de las compuestas son también visitadas por numerosos insectos.

La mayoría de las flores entomófilas emplean alguno de los métodos ya descritos para evitar la autopolinización. A veces, la cooperación entre planta e insecto llega a traducirse en mecanismos muy complejos.

Las inflorescencias (cabezas) del trébol blanco producen flores erguidas. Cuando alguna flor ha sido visitada por una abeja, se inclina doblándose por el pedúnculo y quedando en posición colgante bajo la inflorescencia. Con esto, las abejas que llegan después no «pierden el tiempo» en visitas inútiles, y aumentan las oportunidades de que otras flores reciban su visita. En algunos casos, la falta del insecto para la polinización ha motivado que las plantas introducidas en una región, donde antes no existían, sigan estériles.

Esto ocurrió con la higuera de Esmirna, cuando se llevaron los primeros árboles de esta clase a California. Algunos años más tarde (1899) se llevaron de Argelia inflorescencias masculinas de la higuera de Esmirna, que se suspendieron en las ramas altas de los árboles, y la polinización  (y por lo tanto, la formación de higos) fue posible gracias a un pequeño himenóptero (familia de las avispas y las abejas), que llegó involuntariamente con las inflorescencias.

Fuente Consultada:
Revista Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnologia N°46 TECNIRAMA

Tipos de Maderas Argentinas Caracteristicas, Propiedades y Usos

TIPOS DE MADERAS ARGENTINAS
USOS Y PROPIEDADES

LISTA DE MADERAS MAS POPULARES:

1-Madera de Roble
2-Madera de Castaño
3-Madera de Fresno
4-Madera de Nogal
5-Madera de Olmo
6-Madera de Arce
7-Madera de Aliso
8-Madera de Alamo
9-Madera de Alerce
10-Madera de Pino Silvestre

La madera es la parte sólida de los árboles, planta leñosa que se ramifica a una cierta altura, no siendo así el arbusto; éste se ramifica desde su base y presenta menor altura y grosor. La naturaleza nos brinda una gran variedad de clases de árboles, diferentes por su estructura, su resistencia y peso específico, según las regiones donde naturalmente se reproducen y crecen.

En las regiones cálidas y tropicales los árboles, en general, son de madera dura y pesada y de una coloración oscura, como ser: el ébano, palo santo, guayacán, quebracho colorado, algarrobo, urunday, etc.

En las regiones templadas,la coloración de la madera es algo más clara y no es tan dura y pesada, como en las regiones cálidas: entre ellos citaremos: el roble, nogal, cedro, fresno, haya, tipa, etc.

En las regiones frías, la madera es, en general, más blanquecina, fibrosa, resinosa y liviana, como ser: pino, abeto, abedul, alerce, raulí, linge, cohigüé, álamo, etc., presentándose excepciones en el color.

La naturaleza del terreno donde crecen los árboles, tiene fundamental importancia en la calidad de la madera. Cuando el terreno es seco, arenoso y árido, los árboles crecen lentamente y su madera es más dura, compacta y tenaz que la de los árboles que crecen con relativa rapidez en los terrenos bajos y húmedos.

La buena madera de construcción debe ser seca, de tronco sano, sin fibras reviradas, libre de pudriciones y partes deleznables y poco nudosa; además debe dar sonido claro, no tener resquebrajaduras, ni manchas y presentar anillos anuales de aproximada regularidad.

El tronco del árbol está formado por la parte central, compuesta de un tejido fibroso o leñoso que constituye propiamente la madera y que queda envuelta en una capa de albura o falsa madera, que es una una madera en formación.

Esta albura, a su vez, está rodeada por el líber y luego por la corteza. La edad del árbol se conoce por el número de anillos concéntricos.

La madera joven o imperfecta, llamada albura, pasa al estado de madera perfecta, o sea corazón, cerne o duramen.

Esta transición se inicia en algunos árboles, después de alcanzar bastante edad (a los 15 años en el roble; 35 años en el haya; 40 años en el fresno). Existen árboles en los cuales tal transición no se produce, por ejemplo: el boj, abedul, arce – erable, álamo, sauce, cuya madera no es perfecta.

El reconocimiento de la época de corte de la madera, se hace por medio de una solución yodada: la superficie de la madera, impregnada con esta solución, dará un color amarillo, — si el árbol fue cortado en verano, — y color violáceo y luego negro si el árbol fue derribado en invierno.

La savia que la raíz extrae de la tierra sube por el tejido leñoso hasta las hojas, donde es transformada en sustancias azucaradas, y luego baja por el líber, alimentando los tejidos.

Se emplea, como madera de construcción, únicamente el árbol y del mismo se aprovecha solamente el corazón, quitando la albura y la corteza. Las ramas gruesas también .se aprovechan para aserrar piezas de valor constructivo y lo demás se utiliza como leña o para la fabricación del carbón de leña o la extracción de tanino de ciertas clases de árboles.

Los árboles se cortan cuando llegan a su completo desarrollo, ya que sn este estado su madera es más densa y fuerte. Antes/de iniciarse la explotación del monte, personal entendido y conocedor señala los árboles que deberán ser derribados y que luego son cortados con hacha o sierra.

La época de corte es el invierno, cuando ya no circula la savia, pues la presencia de ésta ocasiona la descomposición de, la .madera por fermentación, destruyéndose pronto.

Para apreciar la estructura de la madera se efectúan en los troncos tres cortes distintos:

1) Corte transversal (de testa), perpendicular al eje mayor del tronco y así se ve la naturaleza del duramen y albura.

2) Corte longitudinal o diametral (madera al corazón) por un plano que pasa por el eje para apreciar así la fibrosidad de la madera.

3) Corte tangencial o según cuerda (madera al hilo) en el sentido longitudinal, pero tangencialmente a alguno de los anillos anuales, para ver el curso de las fibras.

Composición química de la madera:
La composición básica es:
1) Principios elementales, compuestos de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno.
2) Agua.
3) Combinaciones salinas-minerales, elaboradas por la savia que extraen las raíces de la tierra.
4) Tanino (ciertas especies de maderas).
5) Resinas y óleo-resinas.
6) Aceites.

Clasificación de las maderas:
La dureza de las maderas se clasifican con número; el pino blanco que se toma como tipo de madera blanda, se clasifica con el número 10. Por la constitución física de las maderas, estas pueden dividirse tn cuatro grupos o categorías:
1) Maderas blandas y resinosas.
2) « semiduras.
3) « duras.
4) « finas.

Maderas blandas y resinosas. — A este grupo pertenecen:
1) El pino blanco de calidad superior, que en el comercio se denomina «Pino N.° 5» y se usa en carpintería fina, decoraciones murales, mesas de dibujo, jalones, etc. por tener sus fibras Bien derechas, presentar muy escasos nudos (no sueltos) y por no torcerse.

2) El pino tea (Norte América, Canadá. Noruega, Rusia, Finlandia) es la madera más importante de las maderas blandas — resinosas y de mayor y general aplicación en las obras.
3) El pino spruce (abeto, pinoabeto), madera de segundo orden por presentar muchos nudos sueltos; se emplea en carpintería barata, para zócalos, cielo-rasos, contramarcos, encofrados para hormigón armado, listones, cajones y, en general, en construcciones provisorias. El pino spruce americano es digo inferior en calidad que el noruego, por no ser tan resinoso y pesado; además se alabea con más facilidad.
4) El pino báltico, madera de mejor calidad que el pino spruce; su empleo o uso es igual al pino spruce.
5) Pino califormano, que es’ igual al báltico.
6) El pino rosado de California, igual en calidad al anterior.
7) El pino Paraná, madera buena si está debidamente estacionada; de mucha aplicación en la carpintería barata, para tablas, tablones, estantes, muebles baratos, zócalos, etc.
8) La tipa, madera argentina del norte, es igual en calidad y uso al pino Paraná.
9) Alerce extranjero y del país. En Argentina el alerce crece en las regiones de los lagos del Sud.
Da una madera de color rojizo claro de fibras apretadas y de gran durabilidad y no se pudre aún expuesta a la acción de la intemperie.

En el lugar de su explotación, la usan con preferencia para la fabricación de tejas para cubrir techos y como revestimiento exterior de las casas de madera. Las tejas son generalmente de 15 cm. de ancho por 90 cm. de largo y de 12 mm. de espesor. Las tejas se colocan en techos con pendiente mínima de 60 %. 10) Álamo y sauce, madera muy blanda de calidad inferior, que sólo se emplea para la fabricación de cajones, envases para fruta, esqueleto de empaques, juguetería barata, en muebles de mimbre, etc. También se usa como combustible, directamente o en forma de carbón de leña.

Maderas semiduras. — A este grupo pertenecen: el nogal y roble (de procedencia extranjera), el cedro, el viraró (Salta), el nogal (Tucumán), Palo blanco (Chaco Arg.), el coligüé o colihüé (Súd de Argentina y Chile), el raulí (Chile) y otras.

El viraró toma el aspecto de caoba cuando recibe el lustre y se usa en la ebanistería y carpintería fina.

El nogal tucumano, cuando está bien estacionado, resulta una madera buena para muebles, frisos y carpintería fina en general.
El coligué es una madera de buena calidad y no «mueve». Se usa en la ebanistería, revestimientos murales, tacos para zapatos de mujer, suelas, etc. El raulí es de calidad inferior, sabe torcerse y se abre.
En el cedro, de mucha aplicación en la ebanistería y en la «carpintería de taller», se debe distinguir dos clases: «cedro fluvial» (Paraguay, Misiones y Chaco Nacional) de calidad superior al cedro «Salteño» de las provincias del norte del país.

Maderas duras. — A este grupo pertenecen las maderas pesadas (peso específico de 0,95 al 1,3) de estructura muy compacta y homogénea, de coloración generalmente oscura, de gran dureza y resistencia y difíciles para trabajar.

En Argentina existe una gran variación de esta clase de maderas: quebracho colorado, madera excelente por su dureza, resistencia y gran duración, aún en contacto con la humedad, y además posee un gran porcentaje de tanino. Curupay, urunday, guayacán, algarrobo, todas éstas tan buenas como el quebracho colorado; virapitá, incienso liñero o negro o veteado, arrayán, lapacho, etc.; todas estas maderas de muy buena calidad, m cuanto a su resistencia y duración.

Maderas finas. — A este grupo pertenecen: el palo santo, ébano, caoba, Jacaranda, abedul, erable gris o sicomoro, etc. y se emplea para ebanistería muy fina, detalles decorativos y de valor.

Las piezas de madera en el obraje y en el comercio, según la forma que se les da, se califican: rollos o rollizos, es decir, el tronco origen o, a veces, descortezado; escuadradas enterizas o de hilo, es decir el tronco labrado en sus cuatro Caras sin ser dividido y que conserva, por lo tanto, todo el corazón del árbol: maderas de raja, que se obtienen por hendimiento en el sentido longitudinal de las fibras, por ejemplo la fabricación de las duelas, o de láminas del árbol alerce que se utilizan como tejas para techos; maderas aserradas que provienen de dividir el tronco con sierras en tablones, tablas y piezas escuadradas, como se presentan comúnmente en el mercado.

Ya hemos mencionado más arriba que las maderas! para ser usadas en las construcciones, deben ser sanas, duras, tenaces, secas, elásticas, de fibras rectas, sin corteza ni albura y de una estructura uniforme. Las maderas no deben ser grasas y esto se comprueba sacando virutas con la garlopa; estas deben ser largas ‘y resistentes y no deben dividirse en pequeñas láminas a medida que salen de la garlopa. En obras definitivas, la madera a usarse debe ser perfectamente escuadrada, de aristas vivas, sin depresión en sus caras y, si es necesario, deberá ser cepillada.

En obras secundarias o provisorias, se tolerarán en la madera ciertos defectos en las aristas, puede presentar depresiones de 1/8 de ancho de la cara y chanfles.

Las maderas deben ser cortadas en la estación conveniente (invierno) y, por lo menos, un año antes de ser utilizadas, y habiéndolas tener en un lugar seco y aireado para que puedan perder la humedad. Golpeando con un mazo una pieza de madera sostenida sobre dos apoyos libres, ha de dar un sonido claro; además su olor debe ser fresco y agradable. La madera recalentada o picada (mal secada) da un olor desagradable a humedad

TIPOS DE MADERAS MAS POPULARES
madera robleROBLE. Tiene las fibras rectas y con un veteado singular y característico; es una madera brillante, dura y elástica.
Usos. — óptima madera para trabajos de ebanistería, tallas finas, esculturas, muebles de calidad, decoraciones, tonelería.
madera castañoCASTAÑO. Semejante a la del roble, pero el veteado es más definido; de mediano peso y elasticidad.
Usos. — Resistente. Postes telegráficos y telefónicos, persianas, escaleras, elaboración de chapas y madera terciada.
madera fresnoFRESNO. Muy dura y elástica, tenaz, lisa al tacto, con pequeñas vetas. No se astilla.
Usos. — Más bien costosa y muy buscada. Sirve para esquíes, hélices, culatas de fusil, sillas, mangos de sombrillas y mesas.
madera nogalNOGAL. Madera preciosa, dura, pesada, rígida, con hermoso veteado. Se astilla difícilmente. Poco elástica.
Usos. — Trabajos de ebanistería y decoración, así como para chapas, culatas de fusiles, tacos para jugar al billar.
madera olmoOLMO. Estriado vertical muy marcado. Bastante tenaz, dura, elástica; muy resistente a los golpes y a la fricción.
Usos. — Piezas de maquinarias sometidas a la fricción (cubos de ruedas, tornillos de prensas, etc.), mazas, herramientas diversas.
madera arceARCE. Madera dura y pesada; sin vetas. Pulida, muestra ligeras estrías transversales.
Usos. — Carros y carruajes, culatas para armas de fuego, manceras de arados, mangos de utensilios, trabajos de ebanistería e instrumentos musicales.
madera alisoALISO. Madera de dureza mediana y no muy pesada; es rugosa al tacto y carece de vetas. No es apropiada para construcciones.
Usos. — Resistente a la acción del agua y la humedad; muy utilizada para trabajos hidráulicos y galerías subterráneas. Muebles.
madera platanoPLÁTANO. Fácilmente reconocible por sus manchas oscuras. Poco compacta, liviana, poco durable.
Usos. —Muy utilizada en trabajos económicos de carpintería, chapas y terciado.
madera alamoÁLAMO. Madera blanquísima, muy liviana, poco consistente. Tiene muy pequeñas hendiduras veteadas.
Usos. — Se usa para casillas, pasta para papel, fósforos, carpintería común y, sobre todo, para embalajes económicos.
madera hayaHAYA. Madera recia, tenaz y elástica, de color pardo-rojizo, muy duradera en el agua, algo menos en el aire y bajo techado.
Usos. — Se la emplea para la confección de muebles, carros, y suele usarse para vigas y durmientes.
madera acaciaACACIA ESPINOSA (robinia o acacia blanca). Madera dura, pesada y elástica, veteada. Tiene las fibras no dirigidas.
Usos. — Es muy empleada para escalones, escaleras de mano, mangos de herramientas y rayos de ruedas, muebles, decoraciones, herramientas y plegaderas.
madera abeto blancoABETO BLANCO. Identificable por el veteado muy marcado, advertible hasta por el tacto. Liviana y elástica.
Usos. — Es muy apreciada. Se emplea en vigas y traviesas, construcciones livianas, pasta de papel y lutería (arte de construir instrumentos musicales).
madera alerceALERCE. Reconocible por el veteado paralelo, marcadísimo. Elástica, resistente, hasta bajo el agua.
Usos. — Es una de las mejores maderas para construcciones urbanas, navales e hidráulicas. Pilotes, puertas, ventanas, toneles.
madera pino silvestrePINO SILVESTRE. Veteado paralelo bastante visible. Resistente, pesada, bastante durable.
Usos. — Muy utilizada para postes telegráficos, durmientes, polines, vigas, montantes y listones.
madera cerezoCEREZO. Madera veteada, luciente, pesada y dura, pero propensa a alabearse y encorvarse. Poco resistente.
Usos. — Adornos y ornamentos en el interior de las habitaciones, ebanistería, sillas, instrumentos musicales.
madera peralPERAL. Se la reconoce por tener las vetas muy poco visibles. Pesada, dura, compacta, homogénea.
Usos. — Muy buscada para placas para inscripciones, esculturas, labores de tornería, ebanistería, instrumentos musicales.
madera caobaCAOBA. Es una de las más valiosas y finas de las maderas americanas: el caobo forma inmensos bosques en la América tropical. Es muy resistente.
Usos. — Muebles de lujo, objetos artísticos, decoraciones de gran costo. Muy utilizada, para chapas finísimas.
madera palisandroPALISANDRO. Elástica, compacta, bastante dura. Con leve veteado. La mayor extracción se realiza en el Brasil.
Usos. — Muebles muy finos, pianos, arcos para violines, objetos artísticos.
madera pino teaPINO TEA. Madera muy fuerte, elástica, resinosa y barata. Es muy común en México, donde se la denomina oyamel. Vetas muy marcadas.
Usos. — Muy utilizada en construcciones, viviendas, puentes, carrocerías, vigas y polines, embarcaciones.
madera tiloTILO. La madera de este árbol es ligera, blanda y homogénea; aunque es de poca duración. Muy fácil de trabajar. .
Usos. — Es muy empleada por los ebanistas, escultores, fabricantes de instrumentos musicales, etc.; se la utiliza mucho para la fabricación de zuecos.

******

GRUPO DE MADERAS PESADAS

Maderas con pesos aparentes entre los 1000 a 2000 kg/m

Nombre vulgarPeso aparente, en [Kg./m3]Módulo de elasticidad longitudinal en flexión, paralelo a las fibras (E), en [kgf/cm2]Tensión
al límite de proporcionalidad en flexión, en [kgf/cm2]
Tensión al límite proporcional en compresión paralela, en [kgf/cm2]
Guayacán1.170 1.19590.000  ≈ 97.000700  ≈ 800630
Jacaranda o Itín120.0  ≈ 1350177.400800  ≈1000894 rotura
Lapacho negro992  ≈ 1010157.000880919 rotura
Ñandubay o algarrobillo930  ≈ 110099.700187  ≈ 400495 rotura
Quebracho
colorado
chaqueño
1250  ≈ 1300113.000 ≈154.000690848 rotura
Quebracho
colorado
santiagueño
1137  ≈ 125092.000  ≈ 136.800480755 rotura
Urunday1100  ≈ 1200109.500473  ≈ 700820 rotura

******

GRUPO DE MADERAS PESADAS

Maderas con pesos aparentes entre los 700 a 1000 kg/m3
Nombre vulgarPesoaparente, en [Kg./m3Módulo de elasticidad longitudinal en flexión, paralelo a las fibras (E), en [kgf/cm2]Tensión al límite de proporcionalidad en flexión, en [kgf/cm2]Tensión al límite proporcional en compresión paralela, en [kgf/cm3]
Algarrobo blanco750 ≈ 85062.000 ≈ 102.000304 ≈400320
Algarrobo negro700 ≈ 85060.000  ≈ 97.000277310
Cedro macho, Cancharana o Acayará700  ≈ 74055.000 ≈ 110.000250 ≈ 489350 rotura
Guatambú900  ≈ 92066.000 ≈ 103.000400 ≈570500  ≈ 700 roturas
Guayaibí o Guayubirá800  ≈ 97065.000 ≈ 110.000443 ≈550258
Ibirá cató o palo amarillo895  ≈ 923100.900310692 rotura
Ibirá pitá o Virapitá850  ≈ 100095.000 ≈ 114.000370 ≈500520 rotura
Ibiraró o Viraró800  ≈ 980113.400 ≈ 126.000378559 rotura
Lapacho blanco950 ≈1000153.000-.-900 rotura
Palo santo126087.000 ≈ 98.000890840 rotura

************

GRUPO DE MADERAS SEMI-PESADAS

Maderas con pesos aparentes entre los 450 a 700 kg/m3
Nombre vulgarPeso
aparente, en [Kg./m3
]
Módulo de elasticidad longitudinal en flexión, paralelo a las fibras (E), en [kgf/cm2]Tensión
al límite de proporcionalidad en flexión, en [kgf/cm2]
Tensión al límite proporcional en compresión paralela, en [kgf/cm2]
Cedro misionero o Cedro paraguayo55050.000 ≈  91.000270 ≈ 370210
Cedro salterio450101.900—-200 rotura
Pino Elliotti450  ≈ 50061.750 « 73.500392258
Pino Taeda450 ≈ 50083.800574260
Pino Insigne450 ≈ 50083.200 ≈  95.500459306
Pino Paraná o Pino Brasil450 ≈ 550100.400 ≈ 121.100290 ≈ 694200 (400 a 500 en rotura)
Pino de Neuquén o Pehuén o araucaria de Neuquén600 ≈ 650109.000340400 rotura
Raulí o Cedro del sur580 ≈ 60094.000350—-
Roble del país o Palo trébol500 ≈ 60062.600334413 rotura

**********

PESOS UNITARIOS (Kg./m3)

Pino de Flandes
Pino americano
Pinotea (resinoso)
Pino spruce
Pino blanco
Abeto blanco o rojo
Roble vivo
Roble avellano
Roble rojo o negro
Roble blanco
Álamo
Ciprés
Fresno
Nogal blanco
Nogal negro
Cedro
Rauli
Curupay colorado y negro
Curupay blanco
Incienso amarillo
Incienso colorado
Lapacho amarillo o verde
Lapacho negro o moro
Ñandubay
Quebracho blanco
Quebracho colorado
Urunday
Viraró
Virapitá

700
800
900
550
500
600
950
650
700
750
500
4S0
650
450
650
610
580
1100
950
980
990
980
150
960
920
300
220
970
995

ALGUNAS DEFINICIONES DE TÉRMINOS UTILIZADOS:

Abarquillado: alabeo en dirección transversal a las fibras.
Agua de imbibición: agua que por absorción molecular impregna las paredes celulares y cuya eliminación produce fenómenos de contracción.
Agua libre: agua contenida en las cavidades celulares por encima del punto de saturación de las fibras y cuya eliminación, durante el secado no produce cambios volumétricos.
Combado: alabeo de las caras en la dirección longitudinal.
Corteza: envoltura natural exterior. Comprende la corteza delgada y viva (liber) y la externa, generalmente dura y muerta.
Ignífugo: incombustible.
Latífoliadas: se denominan así los árboles que tienen hojas anchas, en contraste con las coníferas, independiente de su contextura.
Madera aserrada: pieza cortada longitudinalmente, por medio de sierra manual o mecánica, con el fin de darle caras planas y en escuadra.
Madera cepillada: madera alisada en una o más caras o cantos.
Madera elaborada: pieza que ha sufrido cualquier proceso de maquinado posterior al aserrado, tal como el cepillado, moldurado, etc.
Madera estructural: aquella que, principalmente por sus características mecánicas, resulta apta para ser empleada como elemento resistente.
Madera natural: madera que proviene directamente del árbol y que no ha tenido ningún tratamiento o proceso de fabricación para obtener otro producto.
Madera permeable: madera en que, tanto la albura como el duramen, son susceptibles de ser penetradas por preservantes.
Madera preservada: aquella tratada con sustancias preservantes con el fin de aumentar su resistencia al ataque de los agentes biológicos degradantes.
Madera rolliza: es aquella madera utilizada en forma cilíndrica con o sin corteza.
Nudo: tejido leñoso dejado por el desarrollo de una rama, cuyo aspecto y propiedades son diferentes a los de la madera de las zonas circundantes.
Peso específico aparente: relación entre el peso y el volumen de la madera a un determinado contenido de humedad.
Rollizo: troncos de árboles sin copas, destramados y desprovistos de partes salientes, con corteza o sin ella.
Xilófago: que se alimenta de madera.

Tabla de Exigencias de Calidad

Fuente Consultada:
Maderas Cálculo y Dimensionado de Estructuras Portantes Rothamel – Zomorano

Leyenda China del Gusano de Seda La Ruta de la Seda Comercio Oriente

Leyenda China del Gusano de Seda – La Ruta de la Seda el gusano de seda

La fuga del gusano chino:

Mucho tiempo después, en las rutas de la seda ya no acechaban tantos enemigos temibles, pero perdía la cabeza quien sacara de China semillas de morera o huevos del gusano hilandero.

En el año 420, Xuanzang, rey de Yutian, pidió la mano de una princesa china. Él la había visto una sola vez, dijo, pero desde entonces la había seguido viendo noche y día.
La princesa, Lu Shi se llamaba, le fue concedida.

Un embajador viajó a buscarla. Hubo intercambio de regalos y hubo interminables agasajos y ceremonias. En cierto momento, cuando pudo hablar a solas, el embajador contó a la princesa las angustias del marido que la esperaba. Desde siempre Yutian pagaba con jade la seda de China, pero ya poco jade quedaba en el reino.

Lu Shi no dijo nada. Su cara de luna llena no se movió. Y se puso en marcha. La caravana que la acompañaba, miles de camellos, miles de tintineantes campanillas, atravesó el vasto desierto y llegó a la frontera en el paso de Yumenguan.

Unos cuantos días llevó la inspección Ni la princesa se salvó de ser registradas. Por fin, después de mucho andar, el cortejo nupcial llegó a destino. Sin decir palabra, sin gesto alguno, había viajado Lu Shi.

Ella mandó que todos se detuvieran en un monasterio Allí fue bañada y perfumada Al son de la música comió, y en silencio durmió.

Cuando su hombre llegó, Lu Shi le entregó las semillas de morera que había traído escondidas en su cofre de medicinas. Después le presentó a tres doncellas de su servicio, que no eran doncellas ni eran de su servicio. Eran expertas en artes de sederías. Y después desprendió de su cabeza el gran tocado que la envolvía, hecho de hojas de canelo, y abrió para él su negra cabellera. Ahí estaban los huevos del gusano de la seda.

Desde el punto de vista de China, Lu Shi fue una traidora a la patria donde nació.
Desde el punto de vista de Yutian, fue una heroína de la patria donde reinó.

Fuente Consultada: Espejos de Eduardo Galeano