Revolución Cubana

Historia Partido Union Centro Democrático de Alvaro Alsogaray

Historia Partido Unión Centro Democrático
El Liberalismo de Álvaro Alsogaray

En los siglos XVIII y XIX se produce en Inglaterra y se extiende luego a  toda Europa la llamada Revolución Industrial, que podría sintetizarse como la aplicación de la máquina a la producción. El orden anterior, tanto en lo económico como en lo social, queda destrozado y nace el capitalismo.

Liberalismo y neoliberalismo
Las teorías liberalistas fueron las que proporcionaron el basamento ideológico a ese nuevo sistema de producción. El famoso liberalismo manchesteriano —fue Manchester, justamente, uno de los principales centros industriales— puede resumirse, en cuanto contenido y funcionamiento, en la consigna de “laissez faire laissez passer“. De acuerdo a este criterio, se propicia el establecimiento de un Estado absolutamente prescindente, que “deje hacer” en el mercado y que para nada intervenga en él, ni siquiera para regularlo en los peores momentos de crisis.

De esta forma, por el libre juego de las propias leyes de ese mercado, se irá configurando una economía abierta en la cual únicamente la competencia privada será la llamada a actuar, quedando desterrada toda forma de proteccionismo y de planificación dirigida de la economía por parte del Estado.

Visto de esta manera, parecería que el pensamiento liberal se orientara únicamente en un sentido economicista, pero no es así. El liberalismo es una verdadera filosofía, que basa toda su razón de ser en una acérrima defensa de la libertad individual.

La prolongación de esa libertad al plano económico y la exaltación del más absoluto personalismo y la más marcada competencia, dieron como resultado los primeros tiempos del sistema de producción capitalista, en los cuales los mayores excesos se justificaban a partir de la libertad individual, las leyes de la oferta y la demanda, la eficiencia, el esfuerzo o la habilidad de quienes manejaban los medios de producción.

Esas formas prevalecieron, prácticamente, hasta el fin de la Primera Guerra Mundial. A partir de sus cenizas, nuevos criterios fueron afirmándose paulatinamente en todos los campos, entre ellos el de la economía. Los lincamientos colectivistas comenzaron con los primeros intentos de planificación centralizada y de economía cerrada. Cada vez fue tomando más cuerpo la idea de que se hacía indispensable una intervención estatal en el plano económico, que sirviera, por lo menos, para regular el mercado.

Los sistemas dirigistas la pusieron en práctica y si bien es cierto que, en esos casos, no se trató de un sistema tan planificado como el colectivismo, -se implementaron controles económicos directos y se creó también una economía cerrada. Hasta los sistemas paraliberales aceptaron esas regulaciones y controles estatales, aunque instituyeron economías abiertas.

Mientras surgen y se van elaborando estos nuevos criterios económicos, entre los dos conflictos bélicos mundiales se reelabo-ran también las ideas liberales y surge una suerte de neoliberalismo, que toma formas concretas sobre todo después de la Segunda Guerra, a través de los llamados “milagros económicos”, es decir la reconstrucción de-los desvastados países europeos y del Japón.

Sus bases intelectuales fueron establecidas por una serie de economistas y pensadores agrupados en el Anuario Ordo y en la Sociedad Mont Pélerin. El punto de partida de este reagrupamiento puede establecerse en 1947, fecha en la que se constituyó esta última. Mises, Hayek, Rueff, Erhard, Einaudi, Roepke y Eucken, entre otros, fueron sus principales teóricos. Es en esa línea de pensamiento que se enrola el economista argentino Alvaro C. Alsogaray.

El ingeniero Alsogaray
El ingeniero Alsogaray ha cumplido una dilatada campaña en el quehacer político. Ingeniero militar e ingeniero mecánico aeronáutico, profundizó además estudios vinculados a la economía y a las finanzas. Retirado de la Aeronáutica Militar en 1946 con el grado de capitán, puede decirse que ya en esa época empieza su actuación pública.

Ingeniero Alvaro Alsogaray

El ingeniero Alvaro Alsogaray es el inspirador del flamante partido Unión de Centro Democrático, que postula los principios de la libre empresa.Fue el primero y más importante publicista del ideario.económico liberal, que buscó impulsar desde sucesivas creaciones de partidos políticos como el Partido Cívico Independiente, creado en 1956, Nueva Fuerza, en 1972 y finalmente, en 1983, Unión Republicana, que luego se llamó Unión del Centro Democrático. Con este último alcanzó cierta televancia electoral básicamente en Capital Federal, distrito por el cual fue elegido diputado.

En la década del 40 organizó la sociedad mixta de aeronavegación Zonda, estatizada en 1949 por el gobierno de Perón. Ocupó entonces el cargo de presidente de FAMA (Flota Aérea Mercante Argentina). Renunció luego a la dirección de los citados organismos, y al producirse la revolución mili-
tar de 1955 que derrocó a Perón, fue nombrado subsecretario de Comercio y luego ministro de Industria.

En 1959, durante la presidencia de Frondizi, las presiones de los sectores militares lograron imponer al ingeniero Alsogaray como ministro de Economía y ministro de Trabajo. Fue en esa época en la cual se acuñó su famosa frase “hay que pasar el invierno” refiriéndose a la situación crítica por la que atravesaba económica y socialmente el país.

Cuando el presidente del Senado, José María Guido reemplazó a Frondizi, el ingeniero Alsogaray fue nombrado nuevamente ministro de Economía, y además presidente del Consejo Interministerial de Trabajo, Economía y Servicios. Años después, con la revolución militar de 1966, fue designado embajador especial, ocupó la representación argentina en Londres.

El Partido Unión de Centro Democrático
Si de algo se puede calificar —objetivamente— al ingeniero Alsogaray a lo largo de toda su carrera política, es de coherente. Sustentador constante de las ideas y principios fundamentales del sistema económico de la libre empresa, se conformó siempre a los lincamientos de la llamada Economía Social de Mercado. Todas las agrupaciones políticas que fundó o en las que estuvo vinculado, enarbolaron esa bandera económica, mica.

En 1956 Alsogaray organizó el llamado Partido Cívico  Independiente, de marcada tendencia neoliberal, reivindicador de la política económica que en Alemania había propiciado Ludwig Erhard. En 1959, dicho partido decidió disolverse, en momentos en que su líder accedía al gabinete ministerial del presidente Frondizi.

En 1972 esos intentos neoliberales vuelven a aflorar y se concretan en el partido Nueva Fuerza, que buscaba reconstituir en una amalgama a los dispersos sectores conservadores de signo ideológico liberal. Una vez proclamada su fórmula presidencial (Chamizo-Ondarts), Nueva Fuerza lanzó su gran campaña electoral, cuyas dimensiones contrastaron con los magros resultados comiciales obtenidos: 234.188.

A partir de la apertura política de 1982, otro reacomodamiento de las diferentes fuerzas empieza a verificarse. También el conservadorismo y los sectores neoliberales participan de esa reestructuración, que apunta a las elecciones de 1983.

Es en ese marco que se realiza el Encuentro Nacional Republicano, una convocatoria a la que asisten —entre otros— el llamado Partido Nacional de Centro, el Partido Demócrata, el Partido Conservador de Buenos Aires. La mesa directiva del encuentro estaba integrada también por el ingeniero Alsogaray y por el doctor Alberto Benegas Lynch.

Este encuentro reunía, en realidad, a todos los movimientos republicanos que deseaban una vuelta a la vigencia de la Constitución del 53, pero no llevó a la formación de un partido político, expectativa que algunos de los sectores participantes alentaba. No obstante, algunas de esas fuerzas conservadoras —el Movimiento Liberal Argentino, el Movimiento Nacionalista Liberal, el Partido Nuevo Orden Social— logran una base de coincidencias. Lo natural habría sido denominar a esa nueva agrupación como Partido Liberal o Partido Social Liberal, pero el desgaste y desprestigio que ese vocablo adquirió durante la gestión del ministro Martínez de Hoz, aconsejaba a prescindir de su uso.

A la misma conclusión se arribó cuando se consideraron los nombres del Partido Cívico Independiente y de Nueva Fuerza. El apelativo elegido sería finalmente, el de Unión Republicana.

Rechazado por las autoridades electorales —existía ya un Partido Republicano registrado— se lo reemplazará por el de Unión del Centro Democrático. Sus fundadores y actuales autoridades de la Mesa Ejecutiva Nacional son Alvaro C. Alsogaray, Alfredo D. Borre, Francisco Siracusano, José J. Manny, Tomás E. Villafañe Tapia, Jorge C. Podestá, Adelina L D’Alesio de Viola, Luis A. Ambrosetti, Fernando Meijide, Ricardo Novillo Astrada, Alberto Sersócimo, Augusto J. Golleti Wilkinson y Héctor Siracusano.

Dispuesto a la lucha electoral y a la proclamación de sus propias candidaturas, la Unión del Centro Democrático no elimina, sin embargo, la posibilidad de alianzas políticas. Sus miras están siempre puestas en las filas de la FUFEPO y en las del manriquismo, hacia donde apuntan quienes intentan lograr una sólida coalición centrista.

La ideología
El liberalismo moderno practica una defensa a ultranza de la llamada libertad individual. Trasladado al campo económico, ello se traduce en la defensa acérrima de la llamada libertad de mercado y, por otra parte, de la empresa privada.

El orden económico debe ser el que establece, espontáneamente, el mercado. Cuanto más libre de interferencias sea el funcionamiento de éste —dicen los liberales—, tanto más perfecto será dicho orden. Sostienen además el principio de subsidiariedad en todo aquello que pueda ser hecho por los individuos o las organizaciones intermedias, dentro de las leyes, el derecho y la moral.

Afirman que el Estado debe abstenerse de intervenir y sólo lo hará, subsidiariamente, cuando haya problemas cuya solución sea imprescindible y que escapen de las posibilidades individuales o de las citadas organizaciones intermedias. Sería este el caso de las llamadas “intervenciones conformes” —las únicas aceptadas por el nuevo liberalismo—, las cuales procuran preservar y asegurar el funcionamiento del mercado y que producen leyes tales como las que se oponen a los monopolios.

Todo otro tipo de intervencionismo estatal es calificado como de “no conforme” y lleva —según los ideólogos del neoliberalismo— a obstruir o bloquear la marcha del mercado, con controles de precios, restricciones a la competencia o leyes de alquileres, entre las medidas más conocidas.

Fuente Consultada:
Formación Política Para La Democracia Editorial Biblioteca de Redacción Tomo II

Biografía de José Martí Resumen La Independencia de Cuba

RESUMEN BIOGRAFÍA DE JOSÉ MARTÍ-Obra Literaria

José Julián Martí (1853-1895), político y escritor cubano, máximo símbolo de las aspiraciones cubanas de independencia y destacado representante de la literatura hispanoamericana. Fue también un gran orador, periodista y adalid de la emancipación de Cuba, nació en La Habana el 28 de enero de 1853; fueron sus padres: Mariano Martí Navarro, valenciano, que desempeñaba un cargo militar de inferior categoría y Leonor Pérez Cabrera, natural de la isla de Tenerife. Sus padres no pudieron, por falta de recursos, proporcionarle estudios amplios, pero José Martí demostró desde sus primeros años una inteligencia poderosa y gran aplicación y aprovechamiento.

Jose Marti

Paradigma del sentimiento independentista cubano, confluyeron en José Julián Martí el activismo revolucionario de los sectores nacionalistas y una profunda inquietud creativa. La síntesis de ambas actitudes proporcionaron a Cuba uno de los mayores exponentes de su historia política y de su literatura nacional, precursor de la independencia de su patria, por la que dio la vida, y brillante representante del modernismo literario latinoamericano.

Gracias a los auxilios de un amigo poeta llamado Ramón María de Mendive suyo pudo matricularse y costearse los estudios en el Instituto. Desde muy joven se manifestaron sus aficiones poéticas y al periodismo.

Mendive aparece en el camino de Martí providencialmente. No intenta moldearlo, sino que le empuja y ayuda cuando niño y mientras se convierte en hombre. Martí lo reconocerá después: «Si me siento con fuerzas para ser verdaderamente un hombre, a usted se lo debo, y de usted, y sólo de usted es cuanto de bueno y cariñoso tengo.»

Termina los estudios primarios y Mendive se ofrece para costearle los estudios secundarios. Por esos mismos días las autoridades españolas exoneran de su empleo al padre. En la familia nacen los conflictos.

El maestro Mendive aparece complicado en un suceso revolucionario y Martí escribe un poema que se publica bajo el título Patria Libre, en un periódico de La Habana, el 23 de enero de 1869. El 4 de abril de 1870 es detenido y condenado a seis años de prisión. Tenía dieciséis años.

Liberado, viaja a España con la intención de hacer conocer al pueblo español la situación cubana. Vivía en Madrid con el producto de unas lecciones particulares, hasta que llegó allí, en condiciones similares a las suyas pero con dinero, su amigo Valdez Domínguez. Puede entregarse nuevamente a los estudios; escribe folletos y pronuncia discursos.

Al estallar en 1868 la insurrección iniciada en Yara se sintió atraído por la causa de la independencia. En 1869, o sea, cuando sólo contaba diecisiete años de edad, una carta suya comprometedora, motivó su procesamiento y comparecencia ante un Consejo de Guerra, donde el fiscal solicitó la imposición de la pena de muerte, pero sólo se le impusieron seis años de prisión, siendo luego deportado a la isla de Pinos, y después a España.

Residió en Madrid, pasando graves apuros económicos, hasta que la protección de un nuevo deportado, amigo suyo, le permitió seguir estudios en la Universidad de Zaragoza, donde en junio de 1873 se graduó en Derecho y en septiembre siguiente lo hizo en Filosofía y Letras.

En 1871 había publicado en Madrid su célebre folleto El presidio político en Cuba, en el que hacía una verdadera profesión de fe en sus ideales de emancipación de Cuba. Proclamada la República en España en 1873, escribió el folleto titulado La República española ante la revolución cubana, en el que pedía la independencia de su país, entregando el opúsculo al presidente del poder Ejecutivo don Estanislao Figueras.

Obsesionado cada vez más en sus convicciones, las defendió en fogosos discursos en la logia masónica «Armonía». Propagó también sus ideales en los periódicos madrileños El Jurado y La Discusión y también en el Diario de Avisos de Zaragoza. En 1874 pudo salir de España, pasando a México, donde residió hasta 1877.

Allí desarrolló gran actividad intelectual como periodista, orador, poeta, conferenciante y dramaturgo, colaborando en la Revista Universal y estrenando la obra Amor con amor se paga. Pasó después a Guatemala, donde fue catedrático de Literatura en la Escuela Normal.

En este tiempo casó con Carmen Zayas Bazán, cubana como él, de cuyo matrimonio sólo nació un hijo. Firmada la paz de Zanjón, volvió Martí a Cuba, pero en agosto de 1879, complicado en un movimiento separatista, fue deportado a la Península, de la que huyó a Francia, pasando a Nueva York a principios de 1880, y allí formó parte de la Junta Revolucionaria encargada de organizar la rebeldía cubana.

Su primer proyecto de desembarco en Cuba, el Plan de Fernandina, no pudo llevarse a cabo al ser descubierto por las autoridades coloniales (1894).

El segundo intento, en cambio, tuvo éxito: por el Manifiesto de Monte Christi (1895), Martí y su partido proclamaron la rebelión de los patriotas cubanos contra España; luego desembarcaron Martí y los principales líderes exiliados en la provincia cubana de Oriente; y, reconocido ya como jefe supremo de la Revolución cubana, lanzó la ofensiva hacia el Oeste, con intención de arrebatar al ejército español el control de toda la isla.

El capitán general español recién llegado, Martínez Campos, trató de negociar un acuerdo con los insurrectos para evitar que se reavivara la lucha que él mismo había zanjado en 1878; pero Martí se mantuvo inasequible a sus invitaciones, dispuesto a luchar por la completa independencia de Cuba, con el respaldo de una gran parte de la población de la isla, descontenta con la situación colonial, y, eventualmente, con la ayuda de Estados Unidos, que soportaban mal la presencia de colonias españolas a pocos metros de sus costas.

Fracasado el intento, se trasladó a Caracas, volviendo al poco tiempo a Nueva York, donde se estableció definitivamente. Allí atendía a su subsistencia desempeñando distintos cometidos, pero siempre disponía de tiempo para atender a los ideales que constituían su obsesión.

Desempeñó en la capital norteamericana los consulados de la Argentina, Uruguay y Paraguay. A poco de iniciarse en Baire el alzamiento de Cuba (febrero de 1895) marchó a la isla uniéndose con Máximo Gómez, y poco después, en la acción de Dos Ríos, librada en 19 de mayo del mismo año, murió José Martí en un encuentro con la columna mandada por el coronel español José Jiménez de Sandoval.

Martí ha pasado a ser el principal exponente de la literatura cubana como precursor del modernismo. Destacó por su estilo sencillo y fluido, y por sus imágenes personales e intensas. Entre sus obras se encuentran numerosos poemas, ensayos y la mencionada novela aparecida en 1885

Rubén Darío, que le conoció y trató personalmente, hizo de Martí una cálida y elocuente semblanza. Cuba, con justificado orgullo, lo considera uno de sus más preclaros hijos.

Se dice que el hogar de Martí desaparece con la muerte del padre, en 1887. Doña Leonor se va a vivir con las hijas casadas y es entonces cuando a Martí le acosa el deseo de que su madre vaya a vivir con él, a los Estados Unidos. Por complacerlo, doña Leonor accede, viviendo un verano junto a él. Pero ella —según lo registra en sus cartas —no puede estar lejos de sus hijas y de sus nietos (ni seguramente, de Cuba). Regresa. Años después Martí aún intentará ver una vez más a su madre; pero no podrá lograrlo.

La obra literaria de José Martí, sus trabajos periodísticos (fundamentalmente su poesía), explican su trascendencia histórica. Las Bases Constitucionales son una pieza que obra como síntesis de su filosofía humanista, y por ella misma concretamente explicativa, en este orden:

1) Culto de los cubanos a la dignidad del hombre; la ley primera de la república.

2) Organización de la república sobre la base de la patria una, cordial y sagaz; que desde sus trabajos de preparación, y en cada uno de ellos, vaya disponiéndose para salvarse de los peligros internos y externos que la amenacen, y sustituir el desorden económico en que agoniza un sistema de hacienda pública por otro que abra al país inmediatamente a la actividad diversa de sus habitantes.

3) Articulación de los derechos inherentes a la libertad humana. «La libertad es la religión definitiva.»

4) Distribución equitativa de los productos de la asociación. Los hombres que trabajan han de vivir con decoro y descanso de su labor.

5) Acomodación de los elementos peculiares de la patria al fin humano del bienestar en el decoro, por métodos que convengan a su estado y puedan funcionar sin choque.

6) Extinción del pasado nocivo, y disposición del presente para un porvenir, confuso al principio, y seguro luego, por la administración justiciera y total de la libertad culta y trabajadora.

7) Preparación del hombre para la vida, por medio de la educación. En la escuela se ha de aprender él manejo de las fuerzas, indispensable en la lucha por la existencia. «Escuelas no debería decirse, sino talleres.»

8) Proscripción de la pena de muerte. A su entender, acaso sólo hay un delito que, por la extensión del mal, la justifique: el de deshonrar, o perturbar, las fuerzas útiles al rescate y purificación de un pueblo, porque es más bandolero quien roba honras que quien roba bolsas, y el más punible de los delitos es el que lastima o trata de oscurecer una fama o una pureza útil a la patria. ¡Llaman justicia a esa que mata! Justicia podría llamarse la que evita. El miedo del peligro futuro no apartará jamás a los hombres de la tentación de ceder al apetito presente.

9) Supremacía de la justicia. Sólo se salva y perdura lo justo. Es inútil esquivar los deberes de la equidad.

10) Observancia del deber de gobernar conforme a la virtud, por medio de las leyes que el pueblo da hechas, sin tomar el mandatario público, para sí y los suyos, lo que la nación le entrega en custodia y depósito. Obediencia, es el gobierno.

11) Sumisión de los instrumentos de fuerza del Estado a la autoridad de sus órganos jurídicos y morales. Y aquello de: «Lo que en el militar es virtud, en el gobernante es defecto.»

12) Adopción de las medidas encaminadas a la solución de los conflictos políticos y sociales ya presentes. Aplazar no es resolver. Si existe un mal, con permitir que se acumule no se remedia. El crimen, el crimen de permitirlo, trae siempre sangre.

Fuente Consulatada:
Historia Universal de la Civilización  – Editorial Ramón Sopena Tomo II del Renacimiento a la Era Atómica
Protagonistas de la Historia – Editorial ESPASA – Entrada: José Martí

Vida de Barack Obama Carrera Política

BIOGRAFÍA DE BARACK OBAMA – SU CARRERA POLÍTICA –

Barack Hussein Obama es un político estadounidense perteneciente al partido demócrata, nacido el 4 de agosto de 1961 en Honolulu (Hawai). Obama fue elegido oficialmente presidente de los Estados Unidos de América el 4 de noviembre de 2008, ganando la elección  a John McCain, tomando el número 44 en la lista de los presidentes de Estados Unidos, pero sobre todo es el primer presidente afroamericano, y también uno de los presidentes más jóvenes de Estados Unidos.

Barack Obama Presidente 44 de EE.UU.

Nombre: Barack Obama
Nacimiento: 4 de agosto de 1961, Honolulu.
Educación: Universidad de Columbia, BA; Derecho de Harvard, doctorado en leyes.
Carrera: Líder de la Comunidad de Desarrollo del Proyecto Comunidades, 1985-1988; firma de abogados Miner Barnhill y Galland, 1993-2004; Senado del Estado de Illinois, 1997-2004; Senado de Estados Unidos, 2004-actualidad.
Familia: Casado desde 1992 con Michelle Robinson Obama; dos hijas, Malia, nacido en 1998; Sasha, nació en 2001.
Aficiones: Baloncesto, la escritura, el golf, el póquer, leer, pasar tiempo con su familia, ver “SportsCenter” de ESPN.

Obama era un miembro del Partido Demócrata y el senador de Illinois en el Senado de Estados Unidos desde 2005.

Obama fue educado en la Universidad de Columbia después de estudiar en Indonesia, sino también de Derecho de la Universidad de Harvard. En 1990, se convirtió en el primer presidente afroamericano del Harvard Law Review lo que ya es un hito.

En 1992, Barack Obama se casó con Michelle Robinson a quien  conoció en un bufete de abogados donde trabajaba. Se convirtió en Michelle Obama, su esposa dio a luz a dos hijas, Malia Ann y Natasha en 1998 en el año 2001.

SOBRE SU VIDA: Su biografía es algo excepcional, sobre todo debido a su exitosa campaña para la presidencia de Estados Unidos que ha abierto un nuevo capítulo en la política estadounidense.

Como decíamos Obama es el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, y tiene una historia de vida diferente de otros líderes de América hasta el momento. Es hijo de padre keniano y madre blanca del estado de  Kansas en Estados Unidos.

Obama se disparó a la fama como una prominencia nacional con un gran discurso en la Convención Nacional Democrática en 2004, que fue recibido con gran admiración y entusiamos, el mismo año fue elegido para el Senado de los EEUU del estado de  Illinois. Después de eso, en tan sólo cuatro años se alcanzó el mismo nivel que sus colegas políticos democráticos y arrebató la nominación de su partido a la Casa Blanca para ganar luego la carrera de elección presidencial contra el republicano John McCain.

Con un particular estilo de fina oratoria, de retórica elocuente y edificante, con una especial capacidad de inspirar el entusiasmo de los votantes jóvenes, que sumado al uso sofisticado de Internet como herramienta de campaña, Obama era sin dudas el candidatos del siglo 21.

En su campaña, Obama hizo hincapié en dos temas principales: el cambio de las costumbres de Washington en la realización de negocios con la nación y la invocación de los estadounidenses de diferentes orígenes ideológicos, sociales y raciales para unirse en el bien común.

El presidente Barack Obama en su discurso en la Convención Nacional Demócrata de 2004 expresó: “No hay un Estados Unidos de negros o blancos, o un  Estados Unidos de latinos, o un Estados Unidos de Asia; Hay solo un Estados Unidos de América. (…) Somos un solo pueblo, todos nosotros unidos bajo el juramento a la bandera de Estados Unidos, todos nosotros en la defensa de los Estados Unidos de América “.

El periodista Antonio Navalón, autor del libro “Paren el Mundo que me Quiero ENTERAR“, comenta que Barack Husein Obama tiene  muchas características comunes con Abraham Lincoln y las resume así: “Lincoln poseía una visión de la historia nacional que le daba la imparcialidad y la paciencia del leñador que nunca dejó de ser. Era un purista del comportamiento ético del gobierno, sujeto siempre al mandato sagrado de la Constitución, y estaba de acuerdo con la creencia bíblica: la búsqueda de la unidad para el desarrollo del pueblo, por el pueblo y con el pueblo. Sobre todas las cosas, Lincoln era esencialmente pragmático y estaba enfocado en un solo objetivo: consolidar la unión de los Estados Unidos de América.”

Para Obama el desafío para la sociedad estadounidense no sólo es encarar el cambio histórico que significa la elección de un hombre negro para gobernar un país fundado por los WASP (blanco, anglosajón y protestante), sino encontrar la solución al embrollo en que se ha convertido el día a día de esta nación.

Obama, como Lincoln, no ataca al hombre de otra raza, ni pretende redimir los abusos contra la suya. Ambos fueron capaces de comprender la complejidad humana y la similitud de sus conflictos.

Los primeros años: Los padres de Obama provienen de orígenes muy diferentes. Su madre, Ann Dunham, nació y se crió en un pequeño pueblo de Kansas. Después de que su familia se trasladó a Hawai, conoció a Barack Obama padre, un estudiante de becas de Kenia matriculado en la Universidad de Hawai. Se casaron en 1959, y el 4 de agosto, 1961, Barack Obama Jr. nació en Honolulu.

Dos años más tarde, su padre deja su familia, por un trabajo como economista del gobierno en Kenia. El joven Obama volvió a encontrarse con su padre sólo una vez, cuando ya tenía 10 años.

Cuando Obama tenía 6 años, su madre volvió a casarse, esta vez con un ejecutivo de petróleo de Indonesia. La familia se trasladó a Indonesia, y Obama asistió durante cuatro años a la escuela en la capital Jakarta. Finalmente regresó a Hawai, donde vivirá con sus abuelos maternos, y terminará la  escuela secundaria.

En su primer libro, Sueños de mi Padre, Obama describe su infancia como más turbulenta de lo habitual en la vida de otros adolescentes, mientras trataba de entender su herencia birracial, costumbre todavía  relativamente poco común en los Estados Unidos.

Se supone que arraigado en esa cultura negro-blanco puede haber ayudado a dar a Obama la visión social mas amplia que trajo a la política años más tarde. “Barack tiene una increíble habilidad para sintetizar realidades aparentemente contradictorias y hacerlos coherentes “, dijo su compañero de la facultad de derecho Cassandra Butts a la editora de la revista New Yorker Larissa MacFarquhar. “Este es un resultado de haber sido criado por una familia blanca y luego salir al mundo y ser visto como negro.”

Obama dejó Hawai para asistir a Occidental College de Los Ángeles durante dos años. Más tarde se trasladó a la ciudad de Nueva York y obtuvo una licenciatura de la Universidad de Columbia en 1983. En un discurso pronunciado en 2008, explicó su pensamiento en ese momento: “… cuando me gradué de la universidad, estaba poseído por una idea loca, trabajaría con el nivel de las clases mas bajas para lograr un cambio “.

En busca de su identidad y un futuro en su vida, Obama deja su trabajo como escritor económico con una empresa de consultoría internacional en Nueva York y se traslada a Chicago en 1985. Allí trabaja como organizador comunitario para una coalición de iglesias locales en sur de la ciudad, zona pobre de africanos-americanos.

“Fue en estos barrios donde recibí la mejor educación de mi vida y aprendí el verdadero significado de mi fe cristiana”, Obama contó años más tarde en el discurso anunciando su candidatura presidencial.

Obama disfrutó de algunos interesante éxitos  en este trabajo, dando a los residentes de la zona sur su voz en temas como la reconstrucción económica, capacitación para el trabajo y los esfuerzos de limpieza ambiental. Sin embargo, consideró que su papel principal como organizador comunitario, fue como un catalizador para la movilización de los ciudadanos comunes, en un esfuerzo  para forjar estrategias locales destinadas a la autonomía política y económica.

Después de tres años de dicho trabajo, Obama llegó a la conclusión de que para lograr mejoras reales,  las comunidades pobres requieren la participación en un nivel mas alto, en el marco legal y político. Por lo tanto, asistió a la Escuela de Derecho de Harvard, donde se distinguió por haber sido elegido el primer presidente negro de la prestigiosa Harvard Law Review y se graduó magna cum laude en Derecho en 1991.

Con estas credenciales, “Obama podría haber hecho lo que quisiera”, señaló David Axelrod, estratega de su campaña presidencial. Obama volvió a su ciudad adoptiva de Chicago, donde ejerció como abogado de derechos civiles y enseñó derecho constitucional en la Universidad de Chicago. En 1992 se casó con Michelle Robinson, que también se graduó en Derecho por la Universidad de Harvard, y trabajó para el registro de votantes en Chicago con el fin de ayudar a los candidatos demócratas como Bill Clinton.

Cada vez más comprometido con el servicio público, Obama decidió ocupar por primera vez a un cargo público en 1996, ganando un asiento de Chicago en el senado del estado de Illinois. En cierto sentidos, la carrera fue una progresión lógica de su trabajo anterior como organizador comunitario, y Obama aplicó mucha de esa misma amplia perspectiva – el político como un facilitador de los esfuerzos  para el ciudadano de base y constructor de coaliciones amplias – a su visión de política.

Entre sus logros en el ámbito legislativo en los ocho años que siguieron a la reforma del senado del estado fueron la financiación de campaña, recortes de impuestos para los trabajadores pobres, y mejoras en el sistema de justicia criminal del estado.

En el año 2000 Obama hizo su primera elección por el Congreso de Estados Unidos, fracasando al  desafiar a Bobby Rush, demócrata de Chicago reelecto en la Cámara de Representantes. Desalentado por la derrota abrumadora y en la búsqueda de lograr influencia más allá de la legislatura del estado de Illinois, tomó de su esposa Michelle la idea de postularse para el Senado de Estados Unidos en una arriesgada estrategia de “todo o nada” para avanzar en su carrera política, objetivo que logró en 2004. Siete demócratas y ocho republicanos participaron en las primarias de sus respectivos partidos por la candidatura al Senado. Obama capturó la nominación demócrata con facilidad, consiguiendo el mayor número de votos – 53% -.

El deseo de dar un impulso a la campaña de Obama con un papel destacado en la convención, sus habilidades de oratoria conocidos y una impresión muy favorable en el candidato presidencial John Kerry selló la decisión de elegir a Obama como el orador principal en la convención.

El discurso de Obama, con un lenguaje pulido, que penetra y emociona, expresó la necesidad de superar las divisiones partidistas y su llamamiento a una “política de esperanza” en lugar de una “política de cinismo”, hizo más que animar a los participantes de la convención, Obama es catapultado por los medios de comunicación nacionales como una estrella en ascenso en el Partido Demócrata. Mas tarde pasó a ganar sin esfuerzo las elecciones del Senado en ese otoño, con una victoria aplastante con el 70% del voto popular. La victoria de Obama fue impresionante, ya que ganó en 93 de 102 condados del estado y capturó a los votantes blancos por un margen de dos a uno.

En el Senado, la crítica a la guerra de Irak ha sido una de sus marcas, que se remonta a un discurso en 2002, incluso antes de que comenzara la guerra, advirtiendo de las consecuencias de una guerra en oriente. También trabajó para fortalecer las normas éticas en el Congreso, mejorar la atención a los excombatientes, y aumentar el uso de combustibles renovables, política que aun hoy (2015) sigue difundiendo en sus discursos de cada visita presidencial.

Candidato a Presidente: La larga campaña electoral primaria demócrata del 2008, con las elecciones o asambleas (anteriores) en los 50 estados, fue histórico.  Cuando Barack Obama y otros siete contendientes por la nominación presidencial demócrata comenzaron a organizarse en 2007, las encuestas de opinión ponen constantemente Obama en segundo lugar detrás de la presunta favorita, la senadora por Nueva York, Hillary Clinton. Obama, sin embargo, con su popularidad y emotiva oratoria, fue un gran éxito en la primera etapa de la carrera al alistar sus seguidores entusiastas, especialmente entre los jóvenes, que crearon una organización de la campaña a nivel nacional y la recaudación de fondos a través de Internet.

Hillary Clinton

Hillary Clinton (1947- ), abogada y política estadounidense, esposa del presidente de Estados Unidos Bill Clinton (1993-2001).Hillary Rodham, su nombre de soltera, nació en Chicago, el 26 de octubre de 1947. Estudió Derecho en la Universidad de Yale, donde conoció a su futuro marido.

En las primeras primarias nacionales, celebradas en Iowa el 3 de enero de 2008,  Obama obtuvo una inesperada victoria sobre Clinton. El triunfo de Iowa ha cambiado las reglas del juego, como publicaba el Washington Post: “La derrota de Clinton ha alterado el curso de la carrera mediante la llegada  de Obama como su principal rival  el único candidato con el mensaje, la capacidad de organización y los recursos financieros para desafiar a su situación favorito “.

Por último 4 de noviembre de 2008, Barack Obama fue elegido presidente de los Estados Unidos de América con el 63% de los votos contra McCain. Fue juramentado 11 semanas más tarde, el 20 de enero de 2009 y obtuvo sus derechos como presidente. El mismo año, Barack Obama recibe el Premio Nobel de la Paz por sus “esfuerzos extraordinarios para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos”.

El 4 de abril de, 2011 Barack Obama anuncia que él será nuevamente el candidato para las elecciones presidenciales, y por lo tanto se postulará para un segundo mandato. El 6 de noviembre de 2012, Barack Obama gana la reelección con el 51% de los votos, se convierte en el primer presidente despúes de Roosevelt en ejecutar dos períodos consecutivos.

Barack Obama sigue sumando popularidad , y su adicción a las redes sociales twitteado sus ideas y su campaña a través de su cuenta de Twitter. Él es una de las 10 personas más influyentes en Twitter con más de 55 millones de suscriptores.

Su presidencia se inicia en un contexto de guerra en Irak con el compromiso de Obama para poner fin a la presencia militar de Estados Unidos en Irak, también la guerra en Afganistán y no solo la crisis casi permanente en el Oriente Medio, sino también de la crisis económica y Estados Unidos y financiera global.

El Congreso aprueba un presupuesto adicional adicional de 250 mil millones de dólares para el rescate de los bancos de Estados Unidos y $ 200 millones de dólares para Afganistán e Irak, con la expresa  intención de reducir a la mitad el déficit de Estados Unidos para el año 2013 estimado en 1.750 millones de dólares para el año 2009.

OBAMA Y MICHELLE: Obama —como todo buen hombre que logra construir un hogar equilibrado— es lo que es gracias a su esposa. Ella es la encargada de recordarle que no es «un mesías que lo arreglará todo», pero al mismo tiempo es el motor que lo ha impulsado a continuar en una carrera que tiene como lema: «Juntos podemos lograr un cambio».

Michelle Obama

Esta mujer sabe que la política debe ser práctica y dar resultados antes que aportar inspiración y sueños poco terrenales. Por lo mismo, fundó un programa para entrenar líderes y ayudar a jóvenes a desarrollar habilidades que pudieran ser funcionales en el mundo de hoy dentro del sector público.

La sinceridad de Michelle ha llegado a tal punto que criticó en público el tamaño de las orejas de su marido, su mal aliente por las mañanas y la tensión que existió entre ellos cuando él estaba enfocado en su carrera política y ella estaba sola en casa cuidando a sus dos pequeñas hijas.Todo lo dicho le ha permitido ser vista como una mujer cotidiana y libre.

Fuente Consultada: Libro de Antonio Navalón,  “Paren el Mundo que me Quiero ENTERAR

Historia del Atentado Contra la AMIA Cronología de los Hechos

EL ATENTADO A LA A.M.I.A Y CRONOLOGÍA DE LOS HECHOS

atentado contra la amia

UN POCO DE HISTORIA CRONOLÓGICA….
El 18 de Julio de 1994, se derrumba el edificio de la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), ubicada en el corazón del centro porteño. Mueren 85 personas y casi 300 personas son heridas. En pocas horas se acusa oficialmente a Irán como principal sospechoso del hecho terrorista, cometido a través de Hezbollah. Tal acusación se hace en conjunto entre los gobiernos de EE.UU. , cuyo presidente en aquel momento era Bill Clinton y el Estado de Israel, presidido por el presidente Shimon Peres y el Primer Ministro Isaa Rabin.

Hay cómplices agentinos, el primero que aparece es Carlos Telleldín, que es sospechoso de entregar la camioneta en donde se colocó la bomba. También estarían complicados Hugo Perez y Juan José Martinez, como ayudantes en la compra del automóvil y otros policías que en el 2001 fueron a juicio, pero fueron todos absuletos por falta de prueba.

Por otro lado a los pocos días de la tragedia, el juez Juan J. Galeano encargado de investigar el atentado viaja a Venezuela en donde encontraría una primera pista sobre la posible relación del hecho con Irán. Algunos de los responsable y con pedido de captura son: Abás Zarrabi Krorasani, Mahvash Musef Gholan Reza, Ahmad Allameh Falsafi y Akbar Parvaresch.

En 1997 Julio: el fiscal Alberto Nisman se suma a la investigación del caso, quien en el 2008 pedirá la detención de expresidente Carlos Menem, la  de su hermano Munir, del Juez  Galeano, de Palacios y del ex titular de los servicios secretos Hugo Anzorreguy por presunto encubrimiento en la investigación. En el 2003 el juez Galeano había sido apartado de la causa y reemplazado por lo reemplaza por el juez Rodolfo Canicoba Corral.

En 2010 Menem es procesado por encubrimiento, y en 2012 se lo elevó a juicio oral junto a otros cinco imputados.

En 2013, durante la presidencia de Cristina de Kirchner, se firma el Memorándum de entendimiento Argentina-Irán, a los efectos de avanzar con la investigación de los iraníes comprometidos en el ataque. El memorándum constaba de nueve puntos entre los cuales se destacaba la creación de una Comisión de la Verdad, que estaría compuesta por juristas internacionales para cooperar con la investigación. Además establecía que el juez de la causa, Rodolfo Canicoba Corral y el fiscal Alberto Nisman, argentinos, podrían interrogar a los sospechosos iraníes con notificación roja de Interpol.

Cristina Kirchner

Cristina Kirchner

Al poco tiempo ese acuerdo fue denunciado por las asociaciones de judíos residentes en la Argentina, pues se supone que es parte de un plan oficial para liberar a todos los funcionarios inaníes acusados y que la única intención es acercarse a  Irán con fines geopolíticos y restablecer relaciones comerciales a los fines de descomprimir la crisis energética de Argentina.

En 2014  la Justicia argentina declara inconstitucional el acuerdo con Irán por la causa AMIA, tres días antes de cumplirse el XX aniversario del atentado suicida.

El 14 de enero de 2014 el fiscal Alberto Nisman denuncia a la presidente Cristina Fernández y al canciller Héctor Timerman por una presunta negociación para encubrir a los iraníes prófugos acusados del atentado, y es convocado al Congreso  para explicar los avances en la investigación y motivos de sus denuncia el lunes 19 de mayo, pero el día anterior fiscal Nisman aparece muerto con una bala calibre 22 en su cabeza.

Fiscal Nisman

En 1999, en Pasteur 633, se inauguró el nuevo edificio de AMIA. En él, habitan hoy diversas instituciones, que trabajan intensamente por seguir construyendo juntos la historia de una comunidad.

PARA SABER MAS…: Como ampliación del tema publicamos una nota en El Bicentenario Fasc. N° 10 período 1990-2010 a cargo de Walter Goobar, periodista.

Quienes escribieron el guión para el ataque contra la Amia tuvieron una imaginación y un talento dignos de Hollywood. No se trataba de perpetrar un atentado más, ni de volar un edificio, sino de montar un cruento espectáculo que diera una señal inconfundible de poderío, de una gran escalada bélica, porque la guerra es cada vez más una cuestión visual.

Los perpetradores no querían reeditar su opera prima -el ataque contra la embajada de Israel-, sino superarla sin dejar cabos sueltos. Además, iban a transmitir un mensaje unívoco: la bomba en la calle Pasteur anunciaría que el campo de batalla del Medio Oriente había cambiado de contorno y el número de víctimas sería la nueva unidad de medida de esta lógica perversa.

A pesar de que los argentinos ni se enteraron, junio fue un mes cargado de malos augurios: mientras la Corte Suprema confesaba su incapacidad para investigar el atentado contra la embajada de Israel, Hezbollah anticipó la inminencia de un atentado cuando finalizara el Mundial de Fútbol y advirtió que no necesariamente lo iba a reivindicar. El último lunes 18 de julio, los últimos momentos de vida se escurrían inexorablemente para mucha gente que habitaba, transitaba o trabajaba en la calle Pasteur.

Faltaban 15 minutos para las diez de la mañana y a esa hora mucha gente iba a su trabajo. Luisa Miednik, ascensorista de la Amia desde hacía 27 años, entró al edificio cinco minutos antes de la explosión. Había bajado del colectivo 99 en Viamonte y Pasteur y le llamó la atención el silencio de la calle. En los departamentos de la zona los moradores desayunaban leyendo el diario.

Sebastián Barreño, de tres años, caminaba por Pasteur de la mano de su mamá. Iban hacia el Hospital de Clínicas y cerca de las diez pasaron por la puerta de la Amia. Rosa, la mamá, se salvó. Ingrid Finkelchtein tenía 18 años y su vida estaba dedicada al grupo Duran Duran. Esa mañana había ido con su madre, con su amiga íntima Carla Josch y Analía, la hermana de Carla, a buscar un empleo.

Las cuatro murieron en la Bolsa de Trabajo de la Amia. Jorge Antunez tenía 18 años y trabajaba como mozo en un bar de Tucumán y Pasteur. Había llegado de San Juan dos años antes y planeaba terminar séptimo grado en una escuela nocturna. David Barriga, un obrero boliviano de 28 años que trabajaba en las refacciones de la Amia, le había pedido a su hermano Julio que lo acompañara a una inmobiliaria porque quería comprarse un terrenito. No alcanzaron a salir: la bomba detonó a las 9.53 y ninguna de las 86 víctimas estaba preparada para morir.

Fuente: El Bicentenario Fasc. N° 10 período 1990-2010 a cargo de Walter Goobar, periodista.

Biografia de Nasser Gamal A. Presidente de Egipto Lider

Biografía de Nasser Gamal A. Presidente de Egipto

Gamal Abdel Nasser (1918-1970), estadista egipcio que, partiendo de unos orígenes humildes, llegó a ser presidente del país (1956-1970) y el líder político más influyente en el mundo árabe de su época. Protagonista indiscutido del derrocamiento de Faruk I (Rey de Egipto) y de la creación de la República, de la nacionalización del Canal de Suez, de la organización de la República Árabe Unida, de la construcción de la represa de Asuán y de la constante guerra con Israel, Gamal Abdel Nasser es el personaje inevitablemente vinculado al nacionalismo árabe y al panarabismo.

Hasta su intervención todo movimiento de unidad árabe provenía de Siria, El Líbano o Heyaz y todo movimiento nacionalista originado en Egipto era sólo egipcio. Fue Nasser quien comenzó a hablar de una historia común con los pueblos árabes, de los mismos triunfos y de las mismas derrotas. Su vida, agitada y su acción constante y contradictoria tuvieron imprevisto fin el 21 de setiembre de 1970: ese día ios cairotas salieron a la calle y un grito cubrió la ciudad: “¡Abu Jaled, tú estás vivo!”

Nasser presidente de Egipto

El líder más popular del Medio Oriente en siglo XX.
Panarabista y neutralista, creó una doctrina que se conoce como nasserismo.

Nasser Gamal Abdel (Egipto, 1918,1971). En 1937 inglesó en la Academia Militar y al año siguiente era ya subteniente. En 1940 sirvió en Alejandría y en el Sudán. En 1942, ya capitán, se dedicó a la enseñanza en la Academia Militar. Fue entonces cuando Nasser empezó a organizar el movimiento de “Oficiales Libres” que derribaría a la monarquía del rey Faruk.

En 1948, Nasser lucha en la primera guerra árabe-israelí y es herido. La derrota egipcia aumenta el descontento de los jóvenes oficiales; en julio de 1952, el movimiento encabezado por Nasser destituye al rey Faruk y proclama en Egipto la República. Por jerarquía militar, el general Mu-hámmad Naguib es elegido presidente y primer ministro, y Nasser ocupa el Ministerio del Interior y el cargo de viceprimer ministro. En 1954, Naguib es separado de su cargo; Nasser es primer ministro y dos años después, presidente.

Adoptando una tercera posición —que se  conoció como nasserismo—,el nuevo régimen, esencialmente militar, trata de situarse en una posición intermedia entre el capitalismo y el comunismo, basándose en un nacionalismo radical. Internamente, Nasser realiza una reforma agraria y trata de nacionalizar la economía del país; los partidos políticos son disueltos.

En el plano internacional, su política se caracteriza por la no alineación con ninguna de las grandes potencias, aunque recibió ayuda tanto de los EE.UU. como de la U.R.S.S.

Siguiendo su política de nacionalizaciones, Nasser se incauta, en 1956, del Canal de Suez, medida que provoca la agresión británico-franco-israelí contra Egipto. Militarmente derrotado, obtiene una victoria política: bajo presión de los EE.UU., los tres países ponen fin a la agresión, condenada por la ONU, y Egipto continúa en  posesión del  Canal de Suez.

Victorioso, trata de realizar la unión de los pueblos cuya lengua oficial es el árabe. Crea en 1958 la República Árabe Unida (RAU) , que al principio englobaría a Egipto y Siria, y después al Yemen. Pero una revolución estalla en Irak y los EE.UU intervienen en el Líbano para evitar que los nasseristas tomen el poder. En Siria, por otra parte, una revolución rompe la unión del país con Egipto.

En 1962 Nasser emprende una campaña militar de ayuda al nuevo gobierno del Yemen, pero intervienen Arabia Saudita y los EE.UU., que cortan la ayuda alimentaria a Egipto, respaldado por la U.R.S.S. Del sueño de la RAU sólo queda el nombre.

En junio de 1967, después de la derrota frente a Israel en la “guerra de los 6 días”, Nasser enfrenta la mayor crisis: con el ejército y la economía en mala situación, renuncia a la presidencia, para reasumirla 24 horas después. Pero sus problemas continúan: las fuerzas israelíes ocupan territorios egipcios y el rearme del ejército acrecienta la dependencia de la ayuda económica y militar soviética.

En setiembre de 1970, Nasser muere, víctima de un ataque cardíaco.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/nasser.jpg

Nasser con el primer lord del Almirantazgo británico, lord Mountbatten en 1954.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

CRONOLOGÍA DE SU VIDA

1918: 15 de enero. Nacimiento de Gamal Abdel Nasser en Alejandría, ciudad donde realizará sus estudios primarios.

1936: Después de cumplir sus estudios secundarios en los liceos de Hilwane Ras-el Tine y Nahda, el joven Gamal obtiene su diploma de bachiller.

1937: Ingreso a la Academia Militar. Luego de dieciséis meses de estudio Gamal Abdel Nasser sale con el grado de lugarteniente. Es destinado a la  compañía de fusileros en Mankabad, en Hebo Egipto.

1939: En seguida del comienzo de la Segunda Guerra Mundial se traslada a Alejandría, a El Alamein y luego al Sultán. En enero de 1942 será nombrado profesor de la Academia Militar en El Cairo con el grado de capitán.

1948: Gamal Abdel Nasser participa en la guerra de Palestina, a la cabeza de la sexta compañía de infantería. Allí es herido gravemente.

1952: 23 de julio. Golpe de estado militar; los “oficiales libres”, entre ellos el coronel Gamal Abdel Nasser, toman el cuartel general del ejército e imponen al rey Faruk el nombramiento del general Muhamad Naguib a la cabeza del ejército. Ali Maher es designado jefe del gobierno. 26 de julio. El rey Faruk abdica. 7 de setiembre. Un nuevo gabinete se forma; el general Naguib es el primer ministro, pero el poder real está en las manos de nueve oficiales que constituyen el Consejo de mando de la Revolución. 10 de diciembre. La Constitución es abolida. Poco después los partidos políticos serán disueltos.

1953: 18 de junio. Se proclama la República. El general Naguib es nombrado presidente y primer ministro. El coronel Nasser asume las funciones de vicepresidente del Consejo y ele ministro del interior.

1954: 25 de febrero. El general Naguib es relevado en sus funciones. Reemplazado por el coronel Nasser por algunos días, permanece, sin embargo nueve meses en el cargo. 27 de julio. Camal Abdel Nasser hace su primera aparición en la escena internacional, firma el acuerdo anglo-egipcio sobre la evacuación de las tropas británicas de la zona del canal de Suez en veinte meses.26 de octubre. Mientras pronuncia un discurso en Alejandría sufre un atentado por parte de los Hermanos Musulmanes, sin consecuencias. Se producen arrestos en masa entre los miembros de la Hermandad Musulmana; se dictarán muchas condenas a muerte ulteriormente. El mismo general Naguib está comprometido en el complot. 14 de noviembre. El coronel Nasser reemplaza a Mohamed Naguib en todas sus funciones, pero no toma aún el título de presidente de la República.

1955: Gamal Abdel Nasser representa a Egipto en la Conferencia de Bandung, donde pronuncia un importante discurso sobre el nacionalismo árabe.
27 de setiembre. Acuerdo sobre la venta de armas checoslovacas a Egipto.

1956:
Se proclama una nueva Constitución estableciendo un poder presidencial fuerte. 23 de junio. Esta Constitución se aprueba por referéndum, al mismo tiempo que las elecciones proclaman al coronel Nasser como presidente de la República. 19 de julio. En un discurso en Alejandría el presidente Nasser anuncia la nacionalización del canal de Suez, y al mismo tiempo la financiación de la gran presa de Asuán con los beneficios provenientes de la explotación del canal. 29 de octubre. Cinco días más tarde anuncia la creación de un comando unificado compuesto por tropas de Egipto, Siria y Jordania. Las tropas israeiíes penetran en Sinaí y avanzan hacia el canal. 3 de octubre. Comienzo de las operaciones aéreas franco-británicas contra Egipto. Cinco días más tarde las tropas aliadas serían lanzadas en paracaídas y desembar cadas en la región de Port Said. 6 de noviembre. El primer ministro bri tánico, Sir Anthony Edén, cediendo a la presión ele Estados Unidos, anuncia el fin de las hostilidades. Las fuerzas franca británicas se retirarán un mes más tare En enero los israeiíes evacúan Sinaí, sal la banda de Gaza y de Charm-el-Che que no serán devueltos sino hasta marzo.

1957:
En Julio: Se llama a elecciones para designar los trescientos cincuenta miembros de la Asamblea Nacional prevista por la Consti tución de 1956. El 22, en la sesión de apertura, el presidente Nasser se declara favorable a la idea de una federación entre Egipto y Siria.

1958:
1º de febrero. Se anuncia oficialmente la unión de Egipto y Siria bajo el nombre ele República Árabe Unida. El 21, un refe réndum llamado en los dos países confirma esta decisión y elige a Gamal Abdel Nasser primer presidente de la República Ára be Unida. 19 de julio. Después de la caída de la mo narquía en Irak, se firma un acuerdo defensa entre la R.A.U. y Bagdad.

1959:
Marzo. Estalla una revuelta en Mosul Irak. Se organizan manifestaciones de so lidaridad en El Cairo y en Damasco. 21 de julio. El presidente Nasser inaugura la primera Asamblea Nacional de la R.A.U.

1961:
28 de setiembre. Desconcierto por la cre cíente subordinación de Siria a Egipto, El presidente Nasser, que en un primer mo mento había llamado a la resistencia contra el golpe ele estado, declara una semana más tarde que no se opone a la independen ciencia de Siria.

1962:
21 de mayo. El presidente Nasser presenta al Congreso Nacional de las fuerzas popu lares de la R.A.U. (Egipto econserva esta denominación) una carta nacional que contiene las grandes líneas del programa de desarrollo del país sobre bases socialistas: los imperialistas deben ser vencidos, los intereses feudales destruidos y el control del estado establecido sobre las finanzas y la industria. Por otra parte, se propone un nuevo sistema de gobierno fundado en la unión socialista árabe y en los consejos populares formados en un cincuenta por ciento por fetlahs (trabajadores agrícolas).

1963:
17 de abril. Luego de los golpes de estado de Siria y de Irak, se concluye un acuerdo entre estos dos países y El Cairo para la formación de una federación que lleve el nombre de República Árabe Unida, pero las diferencias entre baaristas y nasseristas obligan al país a denunciar el nuevo acuerdo.

1964:
Para hacer frente al proyecto de Israel de utilizar las aguas del Jordán para fines de irrigación, el presidente Nasser toma la iniciativa de convocar en El Cairo una conferencia en la “cima” de los países árabes, que recomienda la desviación de las aguas del río. En Mayo. Visita oficial de Nikita Jrushov en ocasión de la inauguración de la gran presa de Asuán. Nasser es proclamado “Héroe de la Unión Soviética”. Setiembre. Una segunda conferencia árabe en la cima se celebra en Alejandría. Se confía al general egipcio Ali Amer el comando unificado de las fuerzas árabes.

1965:
Junio. La caída de Ben Bella provoca tensión entre Argelia y El Cairo. Agosto. En un discurso a los estudiantes árabes de Moscú, el presidente Nasser revela que ha sido descubierto un complot contra su persona. Más tarde se efectúan numerosos arrestos especialmente entre los hermanos musulmanes. Siete serán sentenciados a muerte. 24 de agosto. La R.A.U. y Arabia Saudita acuerdan poner fin a la guerra civil de Yemen, suprimiendo su ayuda militar a las partes en contienda. Esta decisión quedará sin efecto.

1966:
Noviembre. El presidente Nasser se reúnecon el presidente Bumedién, que hace una visita al El Cairo.
Diciembre. Las relaciones con Arabia Saudita sufren un nuevo deterioro.
1967:23 de mayo. El país decide el bloqueo del golfo de Akaba.
5 de junió. Los aviones israelíes atacan al alba los aeropuertos egipcios y destruyen la mayor parte de la aviación de El Cairo.
8 de junio. El presidente Nasser acepta el cese de fuego pedido por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
9 de junio. Anuncia su intención de dimitir, pero luego de importantes manifestaciones en su favor retorna al poder, el 10, por su decisión.
19 de junio. El presidente Nasser decide asumir él mismo las funciones de primer ministro y de secretario general de la Unión Socialista Árabe.
29 de agosto. Apertura de la conferencia en la cima de Kartún. El rey Feysal y el presidente Nasser anuncian su acuerdo sobre un plan de paz en Yemen.
30 de agosto. Arresto del mariscal Amer y de numerosos oficiales superiores bajo la inculpación de tentativa de golpe de estado; el 15 de setiembre las autoridades egipcias anuncian el suicidio del mariscal.

1968:
26 de enero. El Rais toma el control directo de las fuerzas armadas.
Marzo. Después de una serie de manifestaciones de estudiantes y de obreros en El Cairo, en Heluán y en otros centros principales, Zacarías Mohieddin dimite de su cargo de vicepresidente del Consejo y el presidente Nasser anuncia un programa de reformas importantes que comprometen las elecciones primarias en todos los niveles de la Unión Socialista Árabe.
22 de julio. El presidente anuncia al pueblo egipcio el comienzo de la “guerra de usura” contra Israel.

1970:
27 de enero. Visita secreta del jefe de estado egipcio a Moscú, con el fin de reclamar a los dirigentes soviéticos una ayuda suplementaria en el campo militar.
29 de junio. 17 de julio. Nuevo viaje del presidente Nasser a la U.R.S.S.
23 de julio. Aceptación por la R.A.U. del Plan Rogers, que establece un cese del fuego de 90 días con Israel.
25 de setiembre. El país y los jefes de estado reunidos en El Cairo obtienen del rey Hussein y de Yasser Arafat, presidente del Comité de la Resistencia palestina, que proclamen el cese de fuego entre los Fe-dayincs y el ejército jordano.
27 de setiembre. Arafat y el soberano hachemita concluyen un acuerdo de catorce puntos gracias a la mediación de Nasser.
28 de setiembre. Muerte de Gamal Abdel Nasser.

Fuente Consultada:
Los Hombres de la Historia – Fasc. Nº 26 – Vida de Nasser Editorial Centro Editor de America Latina

La Batalla de Verdún Objetivo, Desarrollo y Características

La Batalla de Verdún en la Primera Guerra Mundial
Objetivo, Desarrollo y Características

«Verdún y el Somme simbolizan en un microcosmos toda la Primera Guerra Mundial, con su heroísmo y su futilidad, sus glorias y sus horrores. Fueron dos batallas no decisivas de una guerra no decisiva» (Alistair Home).

CARACTERÍSTICAS: Desde el primer día la batalla fue un infierno en una constante improvisación; destruídas las primeras lineas, no había sido prevista ninguna red de pasadizos o de trincheras para soportar el choque de un segundo asalto; no había ya frente, sino un entresijo, un desperdigamiento inextrincable de posiciones que se intentaba en vano conectar unas a otras, tales como Mort-Homme, la cota 304, la cota de la Oca, etc. Cada unidad aislada, y bombardeada a veces por su propia artillería, estaba totalmente entregada a sí misma, sin conocer más que una consigna, “resistir”.

Cada una de ellas tenía la convicción de que la suerte de la batalla podía depender únicamente de ella. Nunca se dio el caso de tantos hombres animados así, todos juntos, de una certeza semejante, ni jamás tantos asumieron esa responsabilidad con renuncia tal. Así, soportando el segundo choque, permitieron al mando reconstituir un orden de batalla, mantenerlo y vencer.

Las órdenes se deslizaban por el campo descompuesto de esta inmensa batalla gracias a los “corredores”, constantemente en la brecha, que llevaban a los hombres bombardeados, ametrallados, asaltados por nubes de gas, que no sabían dónde ir ni qué hacer, desprovistos de todo o deshechos, mejor que la vida, el final de la incertidumbre; porque nada fue peor en Verdun que la espera obsesiva del enlace con los vivos, y la respuesta idéntica siempre de que había que resistir aún y que esperar… ¿Esperar qué? El final del bombardeo, la hora del ataque enemigo, esperada febrilmente para salir de la trinchera improvisada y, muy verosímilmente, morir. […]

Los soldados de Verdun no conservaban ya sus ilusiones de juventud, no pensaban que iban a ganar la guerra en una sola batalla, pero tenían al menos la certeza de que los alemanes no pasarían. Habían sufrido todos juntos para salvar al país y Francia entera conocía su sacrificio y la prensa exaltaba esta victoria por encima de todas las demás, pues a decir verdad era la primera victoria obra de toda la nación. Francia pagaba con más de 350.000 víctimas el honor de haberla ganado. (Fuente: Mac Ferro, “La Gran Guerra”)

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

DESARROLLO DE LA GUERRA: Planeada como una sangría del ejército francés, lo fue en efecto, pero tanto de los combatientes galos como de los germanos. El 21 de febrero de 1916, pocos minutos después de las siete y cuarto de la mañana, el general Passaga consignaba en su diario: «Percibo, en el suelo de mi refugio, un ruido que parece un redoble de tambor puntuado por numerosos golpes sordos, como los de un bombo». Su refugio estaba situado junto al Lago Negro, en los Vosgos, a 160 kilómetros de distancia de Verdún.

El redoble era la preparación artillera que se había desencadenado sobre el sector  de Verdún puntualmente a las 7.15; los golpes sordos, las explosiones de los proyectiles de 305, 380 y 420 milímetros (uno de éstos cayó sobre el palacio episcopal de Verdún). El fuego se concentraba en el «frente de los bosques», situado al norte de la plaza y a la orilla derecha del Mosa: bosque de Haumont; «des Caures», de la Ciudad, de Herbebois… Era literalmente un tiro de aplastamiento, con una proporción de calibres pesados 11, 50, 210 milímetros muy elevada.

Las trincheras quedaron niveladas, los pueblos convertidos en montones de ruinas; los bosques, en una fronda de troncos desgajados y ramas semicalcinadas… A poco de haberse iniciado el fuego, los barrancos fueron sistemáticamente cañoneados con granadas de gases lacrimógenos e irritantes para dificultar más aún el envío de refuerzos a las primeras líneas.

El saliente de Verdún, dividido en dos por el río Mosa, estaba formado por una planicie al este de la Woévre, (que fue abandonada por los franceses desde los primeros días de la ofensiva) y por un terreno quebrado y boscoso, los Altos del Mosa, con colinas de unos 300 metros de altitud y barrancos que cortan el terreno en distintas direcciones. Un escenario adecuado para la infiltración de los atacantes y también para una defensa a ultranza.

A las cuatro y media de la tarde la artillería alemana alargó el tiro y aisló las primeras líneas francesas mediante una barrera de fuego. De la zona batida se alzaba una enorme nube de humo y polvo que impidió la intervención de la artillería francesa –o de lo que quedaba de ella– por falta de visibilidad. (Al iniciarse la batalla, el sector de Verdún contaba con menos de trescientas piezas, en su mayor parte de calibre 75, (poco eficaces en un terreno quebrado, y con una dotación de unos trescientos proyectiles por batería.) La infantería, pues, tuvo que soportar sola, sin apoyo artillero, el choque inicial. Porque, a pesar de nueve horas de martilleo todavía quedaban supervivientes dispuestos a luchar…

La infantería alemana salió de sus posiciones pausadamente, en largas filas, «como los vendimiadores en un viñedo del Gard». Jules Romainsl: acentuaba esta semejanza el hecho de que en cabeza marchaban hombres con sendos depósitos a la espalda; pero no eran sulfatadores, sino lanzallamas.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/verdun.jpg

El general Pétain en su vagón de comando. Este militar dirigió las tropas francesas triunfantes en Verdún.

En algunos puntos los atacantes ni siquiera se dieron cuenta de que habían rebasado la primera línea enemiga: trinchera y ocupantes habían desaparecido, La trinchera había sido nivelada; los soldados, habían muerto destrozados por la metralla o aplastados en sus refugios. («Desaparecido» es una palabra que se repetirá machaconamente durante toda la batalla y que significa eso: despedazado, volatizado. Sólo figuraron como muertos los soldados identificados.) En el bosque de Haumont, los alemanes hicieron prisionero a un grupo de franceses «dormidos»: el agotamiento nervioso les había sumido en un profundo sopor en cuanto la artillería alargó el tiro.

Pero las previsiones del Estado Mayor son una cosa y la realidad otra. En aquel paisaje arado, triturado, desgarrado por las granadas, quedaban supervivientes. Y supervivientes dispuestos a empuñar el fusil, a desenterrar la ametralladora cubierta de tierra por los obuses y a agruparse en centros de resistencia para hacer frente a la infantería enemiga. Los alemanes, muchísimo más numerosos, se infiltraban entre los huecos de la quebrantada línea francesa. En el «Bois des Caures», por ejemplo, los cazadores alpinos del coronel Driant (diputado y destacado escritor militar que murió el día 22), trescientos supervivientes de una semibrigada de casi 1.400 hombres, lucharon toda la noche, casi a ciegas, cuerpo a cuerpo. Cuando amaneció el día 22, los alemanes sólo habían ocupado el bosque de Haumont; en todos los demás puntos atacados proseguía la resistencia. La artillería alemana había seguido disparando durante toda la noche.

Este infierno tuvo una expresión más que lacónica en el comunicado difundido a las 15 horas del día 21 (febrero 1916) por el Gran Cuartel General francés: «Débil acción de ambas artillerías a lo largo del frente, salvo al norte de Verdún, donde se ha manifestado cierta actividad.

Si hay un ejemplo flagrante de falta de cultura histórica de un Estado Mayor es el que se desprende del hecho de que las dos bombas atómicas lanzadas por los norteamericanos sobre el Japón lo fueron precisamente sobre las dos ciudades niponas que tenían una mayor tradición de relaciones con Occidente. Mayor y en ocasiones, única: Nagasaki, en particular, es la ciudad de los veintiséis mártires cristianos japoneses y el único puerto que fue autorizado para conservar una factoría holandesa -la isla de Deshima- cuando, en 1941, fue cerrado a los extranjeros.

Sabido es que el «Enola Gay» -la fortaleza volante portadora del artefacto- se dirigió hacia Hiroshima porque entre los diversos aviones de reconocimiento que le precedían para informar acerca de la situación meteorológica sobre las cuatro o cinco ciudades elegidas como posibles objetivos para la bomba atómica, fue el que sobrevolaba Hiroshima el primero que facilitó un comunicado, que era favorable. La historia de esta ciudad y la de Nagasaki, sede de las comunidades cristianas más numerosas del Japón, no parece que las calificara de manera especial para servir de blanco al mortífero artefacto.

Semejante carencia de cultura histórica no aquejaba al frío y distante jefe del Alto Estado Mayor imperial, general Erich von Falkenhayn, sucesor de Moltke tras el revés sufrido por las armas alemanas en el Marne. Decidido a montar en el Oeste una gran ofensiva, Falkenhayn escogió Verdún. Y lo hizo fundamentalmente porque estaba convencido de que esta ciudad, tan estrechamente vinculada al recuerdo de Carlomagno -figura reivindicada por Francia y por Alemania-, en ningún caso seria abandonada por los franceses. Verdún era un símbolo.

No fue ésta la única consideración, por supuesto. En orden a la marcha general de la guerra, Falkenhayn, con muy buen sentido y en oposición al tándem Hiqdemburg Ludendorff, no quería adentrarse en las inmensidades rusas, y mucho menos llevando casi a rastras al renqueante y desmoralizado ejército austro – húngaro. Además, esperaba acontecimientos en el Este; quizá, desde su mentalidad y perspectiva, un cambio de actitud del zar. En los Balcanes el ejército servio podía considerarse aniquilado y la entrada en guerra de Bulgaria junto a las potencias centrales le liberaba de toda preocupación en cuanto a las comunicaciones con Turquía. El cuerpo expedicionario francés estaba detenido en Salónica: Y el frente italiano, evidentemente secundario, no planteaba ningún problema serio.

Falkenhayn creía que la guerra sólo podía decidirse en el Oeste y que convenía hacerlo antes de que los reclutas británicos de Kitchener («los solteros de 18 a 40 años») nutrieran el frente occidental con varios centenares de miles de hombres. Era necesario poner fuera de combate a Francia antes del verano de 1916, tanto más cuanto que el bloqueo marítimo impuesto por la flota británica empezaba a dejar sentir sus efectos en Alemania.

El campo fortificado de Verdún constituía la chariela del frente Oeste. Formaba un saliente, a modo de baluarte, situación que permitiría a los alemanes concentrar el fuego de su artillería en tiro convergente.

Pero la gran superioridad germana era de índole logística: en tanto que el sector alemán de Verdún estaba servido por catorce líneas férreas (diez construidas por Flakenhayn para su ofensiva), más una completa red de carreteras, el saliente francés sólo disponía de una mala carretera de siete metros de anchura y de un ferrocarril local de vía estrecha, «le Meusien», pues de los dos ferrocarriles de ancho normal que afluían a Verdún desde la retaguardia francesa, uno estaba cortado por el saliente de Saint-Michel y el otro batido por los cañones enemigos. El plan de Falkenhayn era sencillo: utilizar a fondo su superioridad artillera, machacando a la infantería francesa, que el mando sacrificaría sin vacilaciones para evitar la caída de Verdún. Por decirlo con palabras del propio estratega, se proponía no ya «sangrar», sino «desangrar» al ejército galo, que tan pródigo de la vida de sus hombres se había mostrado ya en 1914 y 1915.

El frente alemán de Verdún estaba guarnecido por el V Ejército. La ofensiva de Falkenhayn era una excelente ocasión para que esta gran unidad, de actuación hasta entonces poco lucida, se coronara de marciales laureles, y con ella su jefe, el Konprinz Guillermo, blanco predilecto de los caricaturistas aliados por su figura desgarbada, su aire altanero y su afición a vestir uniforme de los Húsares de la Muerte.

La preparación de la ofensiva fue precedida por la construcción de una serie de enlaces y desvíos ferroviarios (la guerra de la que nos ocupamos fue, con la civil rusa, la última en que los transportes ferroviarios desempeñaron un papel fundamental). Seguidamente se procedió a concentrar en un área de doce kilómetros de frente por doce quince de profundidad, más de un millar de morteros y cañones, con predominio de calibres pesados (hasta 380 y 420 mml, una amplia dotación de municiones) 3.000 proyectiles por batería, sólo para iniciar la batalla, materiales diversos (cemento, alambre de púas, estacas, etcétera), y ochenta batallones con los correspondientes parques de municiones, servicios sanitarios y depósitos de víveres. Para albergar las reservas alemanas de primera línea, fueron excavados numerosos Stollen, verdaderos cuarteles subterráneos de gran capacidad, a profundidades de diez y hasta de quince metros.

Pese a las precauciones tomadas por los alemanes para ocultar sus preparativos de «camufleo» (como escribía por aquellas fechas cierto corresponsal de guerra barcelonés), era imposible que tal acumulación de hombres y material pasara inadvertida a los franceses. En particular fue detectada la construcción de Stollen (el suelo transmite los sonidos a gran distancia). Pero ni estas informaciones ni las declaraciones de los desertores (alemanes que preferían el cautiverio a los albures del ataque, algún polaco y sobre todo alsacianos, hombres éstos que luchaban con desgana en las filas imperiales) conmovieron al Cuartel General francés.

La ofensiva, fijada para el día 12 de febrero, tuvo que ser aplazada hasta el 21 por causa de las desfavorables condiciones atmosféricas (visibilidad insuficiente para la observación artillera), pero en la noche del 11 al 12 fue leída a los soldados la orden de ataque del Kronprinz. Esta circunstancia permitió a los desertores ser explícitos y precisos.

El Cuartel General -según se dijo más tarde hizo hincapié en las inevitables contradicciones que presentaban las declaraciones de los desertores e interpretó la construcción de Stollen como una prueba de que los alemanes reforzaban sus defensas en el sector. Pero el argumento irrefutable se lo proporcionó la observación aérea: no existían paralelas de aproximación en el sector de Verdún. ¿Quién seria tan loco como para lanzar un ataque sin abrir previamente paralelas que permitieran acortar el salto de la infantería en terreno batido? Hasta entonces siempre se había procedido de ese modo.

No cayeron en que Falkenhayn se proponía aplastar las primeras posiciones e impedir la llegada de refuerzos mediante un fuego artillero sin precedentes. La infantería se limitaría a ocupar lo que la artillería conquistara.

Sin embargo, la semilla de la inquietud quedó sembrada. Tanto más cuanto que a nivel de división, e incluso más arriba, se tenía plena conciencia de la precariedad de las defensas francesas eh aquel sector.

Los fuertes de Verdún, después del triste papel desempeñado por los de la frontera belga en 1914, habían sido desmantelados y su artillería pasó a reforzar la de las unidades de campaña. La medida era muy racional si se atiende a la angustiosa inferioridad de los franceses en cañones pesados y piezas de tiro curvo. Lo que resulta sorprendente es que los fuertes círculos concéntricos de fortificaciones, algunas excelentes, construidas después de la guerra franco-prusiana alrededor de la ciudadela de Verdún, (una de las obras maestras del infatigable Vauban), carecieran de guarniciones y estuvieran ocupados únicamente por un pelotón de territoriales encargados del cuidado de depósitos de municiones o de víveres. Y lo que rebasaba ya los limites de la comprensión es que nadie tuviera presente esta situación en plena batalla, cuando el más significante relieve del terreno era disputado con encarnizamiento feroz.

En cuanto a las trincheras, distantes entre ocho y doce kilómetros del cinturón exterior de fuertes, no estaban en buenas condiciones. Nunca el soldado francés fue un excavador metódico: en todos los frentes, las posiciones alemanas estaban mucho mejor organizadas, construidas y atendidas que las francesas; también eran más cómodas. Pero en Verdún la situación era preocupante. Por ello, el general Herr, comandante en jefe de la región fortificada verdunesa, solicitó una inspección.

De resultas de esta petición, en enero de 1916 llegó a Castelnau el mariscal Joffre, comandante en jefe del Ejército francés, quien redactó un informe alarmante para uso interno, mientras tranquilizaba a políticos y periodistas. Poco después visitó el sector el jefe del 30 Cuerpo de Ejército, general Chrétien; no estando tan arriba en el escalón de responsabilidades habló más claro: vio una primera línea discontinua y que no estaba organizada en profundidad; una segunda esbozada y una tercera inexistente (sobre el terreno, no sobre el papel); unas trincheras de acceso a las posiciones que eran simples surcos; escasez de alambradas; precarios refugios que sólo protegían de la metralla… Su conclusión fue pesimista y profética: «Un terreno catastrófico».

El comunicado del Gran Cuartel General francés del día 21 de febrero, como hemos visto era tranquilizador. Así debe ser mientras no se sabe con certeza qué ocurre ni cuáles son las intenciones del enemigo, más vale callar. O, lo que es lo mismo, refugiarse en la ambigüedad y quitarle hierro -nunca mejor dicho- al suceso.

Pero el comunicado es significativo de un rasgo importante de la batalla de Verdún, a saber: que se riñó también un poco en las oficinas del Gran Cuartel francés donde Joffre, encariñado con su ataque en el Somme, aún nonato, tendía a minimizar lo que ocurría en Verdún. Primero se empecinó en que aquel ataque no era una ofensiva en regla; después lo calificó de diversión, de finta, y sostuvo que la ofensiva se produciría en otro lugar… La terquedad era uno de los defectos de Joffre. En el caso concreto de Verdún, le costaba aceptar la servidumbre de una operación en que la iniciativa estaba en manos del enemigo y que, a la vez, minaba la ofensiva en el Somme.

Lo importante, claro está, sucedía en el campo de batalla. Digamos ante todo que aquel escenario, incluso cuando los alemanes atacaron también por la orilla izquierda del Mosa, era muy restringido: «No más extenso que los parques de Londres», ha escrito un autor británico. De donde se deduce una consecuencia evidente: aquellas colinas y barrancos se transformaron en un paisaje inédito, en algo que el mundo nunca había conocido. Alrededor de Douaumont, el suelo había sido removido de tal manera que no quedaba ni rastro de madera. Incluso las raíces habían desaparecido.

La tierra parecía muerta, enrojecida por la sangre que empapaba.» Y como quiera que se combatió una y otra vez durante meses en los mismos lugares, como quiera que centenares de millares de hombres penaron y murieron sobre los mismos barrancos y colinas, la tierra quedó amasada con cadáveres, transformada en una inmensa fosa común batida por los obuses, pisoteada por los combatientes. «Los bloques de podredumbre removidos de acá para allá fermentan al calor del sol. La atmósfera está tan cargada de partículas pútridas que parece haberse convertido en polvo de cadáver. Las náuseas nos ahogan cuando comemos. El pan, la carne, el café, todo sabe a cadáver…»

Poco a poco, en el curso de la batalla, la superioridad artillera alemana fue disminuyendo: durante las batallas finales (otoño e invierno) las fuerzas estaban equilibradas.

Pero desde febrero a julio de 1916, los franceses resistieron palmo a palmo, arrojando a la batalla una división tras otra, en un régimen de relevos, a la vez atroz y lógico, que hizo que casi todas las unidades del ejército francés pasaran por Verdún. El dominio del aire, que inicialmente correspondió a los alemanes y que era importante para la eficacia del fuego artillero (globos cautivos de observación, aviones de reconocimiento), les fue ásperamente disputado después por los aeroplanos galos. De modo que, muy pronto, lo que tenía que ser definitiva sangría del ejército francés, en los planes de Falkenhayn, se convirtió, por añadidura, en sangría del ejército alemán. Bajo una lluvia de obuses, entre nubes de gases tóxicos, se luchaba con encarnizamiento en acciones locales limitadas y violentísimas; en ofensivas que acababan disgregándose en una serie de combates confusos… Los fuertes (Vaux, por ejemplo), quedaron aislados por el fuego artillero como islas en un mar tempestuoso.

Los héroes de la batalla no serán sólo los combatientes de fusil y granada, de bayoneta y cuchillo, sino también, los enlaces, los telefonistas y los furrieles alemanes o los «hommes-soupe» franceses, que arriesgaban y perdían sus vidas para llevar agua y víveres a las primeras líneas. A dos kilómetros de los depósitos de intendencia se daba el caso de que unidades enteras permanecieran dos y tres días sin beber ni comer, en pleno combate. Será también la batalla de los relevos, de los refuerzos diezmados por la metralla: de una compañía francesa completa, sólo alcanzaron el fuerte de Souville, durante el último ataque alemán, en julio de 1916, sesenta hombres y dos oficiales.

Del sacrificio de la infantería no es preciso hablar más: para eso está. Pero veamos casos ocurridos en la artillería que, comparada con los «fantassins» es un arma más bien resguardada: en dos horas, una batería del 75 expuesta al fuego alemán, sufrió 22 bajas, entre muertos y heridos, de una dotación de 24 hombres. Un grupo de morteros de 240 milímetros, emplazado en el barranco de Haudremont, fue aniquilado: quedó un solo hombre que, maniobrando el tractor, retiró las piezas que no habían sido inutilizadas por el fuego enemigo. Numerosas baterías perdieron sus caballos, cegados y enloquecidos por los gases lacrimógenos… La galería de horrores podría prolongarse al infinito. Sin embargo, un lugar y un techo pueden sintetizar el horror de la batalla: la famosa trinchera de las bayonetas.

Según testimonio de un superviviente, el teniente Foucher, del Primer Batallón del 137 Regimiento de Infantería, procedente de la ciudadela de Verdún, relevó a fuerzas del 337 Regimiento en las posiciones cercanas a la granja de Thiaumont la noche del l0 de junio de 1916. A la mañana siguiente los alemanes iniciaron una fortísima preparación artillera. Elementos de la 3.a y 4.a compañías ocupaban una trinchera estrecha y profunda. Por la tarde, los soldados de aquella posición tuvieron la impresión de que se aproximaba el ataque alemán; en el momento en que preparaban sus granadas de mano y cuando tenían sus fusiles, con la bayoneta calada, apoyados en el parapeto, salvas de artillería pesada encuadraron la trinchera, aproximaron sus bordes y la derrumbaron, con lo cual los soldados que la ocupaban quedaron enterrados vivos. Existen otras versiones, algunas sobradas de fantasía; quizá debido a la circunstancia de que el 137 Regimiento estaba formado por bretones y vendeanos, gentes de brumosa y fértil imaginación céltica.

El 24 de febrero era evidente que la situación de las fuerzas francesas que guarnecían el Saliente de Verdún, bordeaban el desastre. Aquel mismo día, el jefe del 11 Ejército, Philippe Pétain, fue nombrado comandante del frente de Verdún. El 25, dos compañías del 24 Regimiento de Infantería de Brandeburgo ocuparon el desguarnecido fuerte de Douaumont en un golpe de mano audaz; su reconquista costaría a los franceses dos ofensivas y millares de muertos.

La mano firme de Pétain (que tomó el mando efectivo la noche del 25) se hizo notar de inmediato: ordenó enlazar los fuertes por una línea continua de trincheras y dispuso una segunda y una tercera líneas llamada, por la malhumorada división que la excavaba, «la línea del Pánico»; reorganizó la artillería y ordenó la intervención sistemática de las baterías situadas a la izquierda del Mosa y que, por razón del avance efectuado por los alemanes, podían atacar de flanco al enemigo.

Simultáneamente organizó la circulación por la carretera denominada por algún plumífero de la retaguardia «la Voie Sacrée» (la Vía Sagrada). A su conservación fueron adscritos diez mil territoriales, es decir, hombres que ya habían cumplido su periodo de servicio militar y que eran movilizados para desempeñar trabajos auxiliares. Estas tropas abrieron canteras, prepararon grava y repararon diariamente la carretera, que era el cordón umbilical del frente de Verdún.

Por ella circuló la famosa «noria», formada por 3.5OO camiones, 8OO ambulancias, 200 autobuses y 2.OOO coches de turismo que llevaba a Verdún tropas de refresco, municiones, materiales para la construcción, cañones… Y que regresaban con las tropas relevadas, con heridos y prisioneros. Y también, en la primera fase de la batalla, con la población civil evacuada de la ciudad de Verdún y de los pueblos aledaños. Al «Meusien», ferrocarril de vía estrecha como ya se ha dicho, se le adjudicó principalmente el transporte de víveres. En la segunda fase de la batalla se construyó en uno de los ferrocarriles de vía ancha que afluían a Verdún, un desvío que evitaba la zona abatida por la artillería germana, y así se alivió la circulación de la «Voie Sacrée». Pero en las primeras semanas de la batalla fue esta carretera la que alimentó aquella tremenda vorágine.

Pétain impulsó las divisiones antes de que sufrieran un quebranto excesivo. Los alemanes, en cambio, cubrían bajas en las unidades empeñadas en la lucha; aunque, por supuesto, también efectuaron relevos de grandes unidades.

Pétain acabó convirtiéndose en la pesadilla del Gran Cuartel General: pedía más y más tropas, más y más cañones… Siempre con premura y dando muy pocas explicaciones. Joffre, amoscado, veía cómo Pétain, con su obstinación tranquila, le iba arrebatando, una tras otra, las piezas que precisaba para dar jaque mate a los alemanes en el Somme.

Finalmente, el Gran Cuartel General solucionó la papeleta ascendiendo a Pétain a jefe del Grupo de Ejércitos del Centro, con lo cual perdía el mando directo de la batalla.

En su lugar fue nombrado (30 de abril) el general Nivelle, destacado artillero y hombre «de elevado espíritu ofensivo». Con Mangin como brazo derecho -un espadón colonial, cosido de cicatrices y cargado de medallas-, Nivelle montó ofensivas que, con preparaciones artilleras insuficientes, costaron ríos de sangre y obtuvieron resultados insignificantes. Por su parte, los alemanes, tras llevar la iniciativa hasta abril, lanzarán las llamadas «tres ofensivas de verano». La última de ellas acabará bajo los muros del arrasado fuerte de Souville, el 12 de julio de 1916. Aquel mismo día el Kronprinz recibió la orden de mantenerse a la defensiva: los aliados habían iniciado la batalla de ruptura en el Somme.

En agosto de 1916, Hindenburg y su inseparable Ludendorff, los triunfadores del Este, sustituyeron a Falkenhayn al frente del Estado Mayor imperial y el 2 de septiembre decidieron que no habría más ofensivas en el frente de Verdún. Tres días más tarde, el Kronprinz coincidió con ellos en Charleville y les felicitó: hacia tiempo que estaba convencido de que Verdún era un matadero, no un campo de batalla.

La primera y más característica fase de la batalla, casi toda de iniciativa alemana, había terminado. Después vendrían las ofensivas francesas del 24 de octubre, del 15 de diciembre de 1916, y del 20 de agosto de 1917, y con ellas la reconquista de los fuertes perdidos y de buena parte del territorio cedido desde febrero: unos pocos kilómetros de tierra solada.

El historiador alemán Ettighoffer ha escrito: «Solamente durante los tres primeros meses, o sea, del 21 de febrero al 21 de mayo, los franceses tuvieron 190.OOO muertos; los alemanes exactamente 174.215». Entiéndase muertos, no bajas.

En diciembre de 1916, tras nueve meses de combates casi interrumpidos las pérdidas eran, en cada campo, del orden de cuatrocientos a quinientos mil muertos, desaparecidos y heridos graves, que morían en los hospitales de retaguardia. El resultado estratégico era prácticamente nulo: en diciembre, franceses y alemanes se encontraban muy cerca de las posiciones que ocupaban cuando se inició la ofensiva. Nunca en la historia de la Humanidad se ha derramado tanta sangre, se ha luchado tan ferozmente por unos pocos kilómetros de colinas y barrancos.

Hindenburg emitió un juicio severo sobre la batalla cuando en sus «Memorias» explica los motivos que le indujeron a suspender definitivamente los ataques en el sangriento frente de Verdún: «Aquella lucha consumía nuestras energías como una herida abierta. Se deducía claramente que la empresa no tenía esperanzas para nosotros y que su prosecución había de causarnos más pérdidas que las que pudiéramos producir al adversario». Y acaba con una muestra antológica de humor prusiano: «El campo de batalla era un verdadero infierno y, en este sentido, no era muy grato para la tropa».

Corea del sur una potencia economica mundial América Latina

Corea del sur una potencia económica mundial

“Snuppy” y el futuro del mundo: El creciente poderío asiático y los desafíos de los países latinoamericanos …

En el año 2005  un equipo de científicos de Corea del sur, presididos por el profesor Hwang Woo-suk, presentaron al primer can clonado, un sabueso afgano al que llamaron Snuppy. Este perro fue clonado a partir de células adultas mediante transferencia nuclear de células somáticas. De esta manera, Snuppy pasa a formar parte de los animales clonados:

Dolly la oveja, CC el gato y Ralph la rata, la nueva fauna de seres producidos artificialmente. El nombre del perro surgió de unir las siglas de Cachorro de la Universidad de Seúl en inglés: Seoul National University puppy. Esto es sólo una muestra del nivel de desarrollo científico alcanzado por este país. El método de clonación puede resultar útil en el futuro para comprender mejor las enfermedades que afectan a la población. El perro pesó 530 gramos al nacer, los investigadores extrajeron material genético de la oreja del padre y lo depositaron en un óvulo, el cual fue estimulado para convertirlo en un embrión. Una vez en crecimiento fue insertado a su madre, quien

 luego de un período normal de 60 días, dio a luz mediante cesárea. Sin embargo, los científicos expresaron que la clonación no es un proceso fácil, Snuppy resulto de una prueba de más de 1.000 embriones.

El éxito de Snuppy da cuenta de la potencialidad tecnológica y científica de los países asiáticos producto de su inversión en educación, ciencia y tecnología. Más allá del debate ético que puede generarse en torno a esta temática, los avances en este campo darán lugar a una industria biotecnológica que probablemente se convierta en uno de los nodos de la economía mundial en las próximas décadas. Los científicos confían en que a través de la donación se encontrará la forma de reparar tejidos humanos lesionados, como el corazón, e incluso reemplazar orejas, narices y otros órganos dañados.

“Corea del sur gasta 43 millones de dólares para construir dos laboratorios nuevos (…)

Seúl quiere también transformar a Corea del sur en un eje global para la investigación de las células madre, aprobando el plan de Hwang para abrir un banco internacional de células madre en octubre para ayudar a avanzar en la búsqueda del crecimiento de tejidos de reemplazo para tratar enfermedades.

(…) el gobierno aprobó un proyecto de investigación de un laboratorio de ingeniería genética que podría extraer células madre de embriones humanos, congelados “sobrantes” de clínicas de fecundidad asistida y la tentativa de transformarlos en tipos específicos de células.

Esta fue la primera vez que Corea del sur había aprobado tal proyecto de células madre desde que el país aprobara una ley en enero que prohibió la clonación de seres humanos.

Pero la ley permitió la investigación de células madre para propósitos médicos. El Ministerio de Salud tiene 27 proyectos de investigación de células madre que esperan su aprobación.

Hwang es más popular en Corea del sur que cualquier estrella pop y el gobierno ha publicado un sello de correo en su honor. (…)

Esa creación fue considerada como un paso gigantesco hacia el estudio del origen de las enfermedades y el cultivo de células madre que pueden realizar un reparación algún día o reemplazan órganos enfermos, médulas espinales lesionadas, o células de cerebro destruidas por el Alzheimer.

Para alcanzar esa meta, Hang dijo, la investigación con células madre en animales era crucial. Los Surcoreanos tienen una obsesión con llegar a ser primeros en el mundo, y con el orgullo nacional en el trabajo de Hwang se han anticipado a las batallas éticas.

Las noticias dadas por el Ministerio de Ciencia y Tecnología tuvo un vuelco nacionalista, al decir: “Esto demuestra otra vez que en la clonación de animales y en biotecnología, Corea del sur están a la cabeza del mundo.”[1]

Frente a estos avances, el diario norteamericano The New York Times comentaba en un editorial que “Los coreanos se han convertido en una verdadera potencia digna de ser reconocida en materia de donación e investigaciones de células madre. Este equipo (coreano) fue el primero en donar embriones humanos y extraerles células madre, y ahora es el primero en donar perro, lo que quizá sea la mayor hazaña en la clonación de mamíferos. Es el centro de gravedad en la donación y la investigación sobre células madre podría estar desplazándose hacia otros países, mientras las investigaciones en los Estados Unidos están siendo frenadas por tabúes (políticos) y restricciones financieras (del gobierno de Bush).”

Estados Unidos ha adoptado una política de rechazo o abstención frente a la clonación:

El presidente Bush ha urgido al senado de Estados Unidos a que apruebe una propuesta de ley encaminada a prohibir la clonación humana con cualquier fin, incluyendo la clonación de embriones destinados a investigación o fines terapéuticos. “La vida es creación no una conveniencia” ha dicho Bush en un reciente discurso ante un grupo de científicos, médicos, juristas, lideres religiosos y discapacitados.
Esta propuesta de ley prohíbe también la importación de terapias médicas desarrolladas con células madre obtenidas de embriones clonados. Para articular el cumplimiento de esta propuesta de ley, se contemplan penas de hasta 10 años de cárcel y multas superiores al millón de dólares. Finalmente el presidente Bush afirma que “ mientras
buscamos lo que es posible, nos debemos preguntar lo que es correcto y no debemos olvidar que incluso los fines más nobles no justifican cualquier medio”(10/4/2002)[2]

Aunque todo hace prever que los conservadores en la Casa Blanca pronto darán marcha atrás en sus reservas a las investigaciones de células madre y, Estados Unidos será el país líder de la medicina genética del siglo XX estará lejos de tener un monopolio en la nueva industria.

Al mismo tiempo que Corea del Sur se convertía en uno de los potenciales nodos de la biotecnología en el mundo, China exportaba su primer automóvil a Europa.  Se trataba de una camioneta 4×4 de cinco puertas parecida al jeep Cherokee, fabricada por Jiangling Mot Group, que arribó al puerto belga de Antwerp, como parte de un primer embarque de unos doscientos vehículos que se venderán a mil dólares cada uno. Pocos días después, llegaba a Europa el primer embarque de ciento cincuenta automóviles Honda producidos en China, bajo el nombre de Jazz. Los distribuidores chinos esperaban venden unas 2 mil camionetas Jiangling y unos 10 mil Honda Jazz en Europa en los doce meses siguientes.

China se ha convertido en una de las próximas potencias del siglo XXI, exportando miles de empresas:

“En medio de la avalancha de ropa, aparatos electrónicos y juguetes que China vende al resto del mundo hay otro producto de exportación poco conocido: empresas multinacionales. Por siglos, los chinos buscaron fortuna en el exterior, instalando restaurantes y negocios en casi todas las ciudades y ocupando incluso barrios enteros. Ahora, -informa la agencia AP- las empresas chinas están siguiendo el mismo camino, empujadas por un gobierno que ha apostado por el capitalismo para promover el desarrollo.  Buscan mercados que no han sido explotados y llevan consigo enormes cantidades de dinero generado por un mercado doméstico en plena expansión.  De repente aparecen plantas automotrices en Latinoamérica. Un floreciente mercado de materias primas promete darle nueva vida a una ciudad provincial de Suecia. Una firma que distribuye repuestos de automóviles revitaliza de la principal región industrial de Estados Unidos, se instala una fábrica de televisores en Sudáfrica y una firma de alta tecnología acumula contratos para renovar las redes de telecomunicaciones del Golfo Pérsico.”[3]

Con respecto a la producción automotriz el centro se ubica en Guangzhou, centro paradigmático de la globalización: las terminales de su aeropuerto fueron construidas por una empresa norteamericana, los puentes que llevan a los pasajeros los aviones son de una compañía holandesa, y su torre de control está operada por una firma de Singapur. Sumado a ello, los salarios en estas centrales automotrices son irrisorios comparados con los que ofrecen sus contrapartes en EEUU: los trabajadores ganan aproximadamente U$S1.50 la hora y los norteamericanos obtienen por el mismo trabajo U$S 55. A su vez, las centrales chinas cuentan con la mejor infraestructura tecnológica, una buena porción de las operaciones funcionan con robots, creados y supervisados por ingenieros chinos.

Frente al avance de China en materia económica los países latinoamericanos corren los mayores riesgos de quedarse cada vez más atrás, como productores de materias primas librados a la suerte de los precios internacionales de lo que extraen del suelo, en lugar de entrar en los mercados más grandes del mundo con productos de mayor valor agregado y ventajas comparativas. Esta cuestión ha producido debates álgidos en los principales centros académicos, la problemática del subdesarrollo pone a consideración la posibilidad o no de cambiar su lugar en la economía mundial.

Como señaló el ex presidente brasileño Cardoso en las primeras páginas de este libro, el desafío para las naciones latinoamericanas será aun mayor a partir de 2007, cuando los países asiáticos pongan en marcha el bloque de libre comercio más grande del mundo, integrado por China y los países de ASEAN. Integrando sus cadenas productivas, y aprovechando su mano de obra calificada y barata, el bloque asiático será un competidor formidable en la lucha por ganar cuotas de mercado en los Estados Unidos y Europa, los más grandes del mundo.

Los avances en los países asiáticos no deberían intimidar a Latinoamérica sino servir de ejemplo, el problema en todo caso es una cuestión de decisión política y apoyo de los sectores económicamente dominantes de cada país. El caso de Brasil es paradigmático en este sentido, la empresa brasileña Embraer ya se ha convertido en una líder mundial en la fabricación de aviones intermedios, de unos 110 asientos, que está vendiendo a compañías aéreas como JetBlue de los Estados Unidos, Air Canada, Hong Kong Express Airways y Saudi Arabian Airlines, logrando ventas anuales que superan los 3.400 millones de dólares. Embraer recientemente firmó un contrato con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos para la venta de aviones de reconocimiento por un valor potencial de 7 mil millones de dólares etilos próximos veinte años.

Por otra parte en México, la cervecera Corona y la cementera Cemex están ganando mercados en todo el mundo. En Costa Rica, las exportaciones de microprocesadores de la fábrica de Intel ya representan el 22 por ciento de las exportaciones totales. En Chile y la Argentina, se están exportando cada vez más variedades de vinos a todas partes del planeta.

Sin embargo, estos países constituyen la excepción a la regla. Las mayores corporaciones latinoamericanas, como observamos antes, siguen vendiendo materias primas. Sostener las economías nacionales a partir de un monocultivo las hace muy vulnerables, les quita estabilidad y produce una fuerte dependencia de los vaivenes de los precios de ese producto en el mercado internacional.  Sin embargo, bastarían unas pocas reformas relativamente sencillas para que los países latinoamericanos atrajeran inversiones masivas y despegaran tan rápido como lo hicieron Irlanda, España, la República Checa, China, India y los Tigres Asiáticos.

Con un marco legal que ofrezca mayor seguridad jurídica —ya sea producto de un acuerdo supranacional o de consensos internos— y una cultura de mayor competitividad comercial, educativa y científica con el resto del mundo, los países latinoamericano podrían vencer la pobreza y aumentar el bienestar de la noche a la mañana. Los ejemplos de los países que funcionan están a la vista.

[1] Extraído de http://www.universoanimal.com/presentando_a_snuppy.pdf

[2] Extraído de http://www.embrios.org/documentosdeinteres/documentosinteres

[3] Extraído de http://www.mizitacuaro.com/noticias-mainmenu-247/192-sociedad/3025-china-exporta-empresas-a-todo-el-mundo

Fuente Consultada: Cuentos Chinos de Andrés Oppenheimer

Represion en la Plaza de Tiananmen en China Masacre y Protesta

Represión o Masacre en la Plaza de Tiananmen en China

Esa noche miles de estudiantes chinos fueron asesinados por las tropas del ejército comunista cuando reclamaban derechos individuales, libertad y acceso a la propiedad privada. Desde entonces la plaza fue clausurada y tan sólo inaugurada años después con un nuevo nombre y con el reloj del tiempo empezando desde cero.

Represion o Masacre en la Plaza de Tiananmen en China Protesta

El 3 de junio de 1989, soldados y vehículos blindados del Ejército de liberación-Popular llegaron a la plaza de Tiananmen de Pekín, donde los estudiantes se manifestaban a favor de la democracia desde hacía tres semanas. Antes del amanecer del día siguiente, los soldados ordenaron a los manifestantes que se dispersaran; luego, los tanques empezaron a avanzar, aplastando las carpas de los que permanecían en la plaza.

Los estudiantes huyeron, sus lideres fueron arrestados o se escondieron y así finalizó la mayor revuelta antigubernamental desde la revolución. El sucesor de Mao Tsé Tung, Deng Xiaoping, había ganado.

Deng (que había renunciado a su puesto en 1987 pero que continuaba gobernando China entre bambalinas) había sido un reformista: defendió la descentralización económica, la incorporación de principios del libre mercado en el comunismo y los vínculos más estrechos con Occidente, pero la libertad política era otra cuestión.

 Plaza de Tiananmen en China Protesta

Las protestas estudiantiles comenzaron en abril, ante la muerte del antiguo dirigente del Partido Comunista Hu Yaobang, a quien Deng obligó a dimitir por haberse mostrado demasiado blando con un alzamiento anterior. A medida que obreros, intelectuales y otras personas se agregaban a la manifestación, las demandas de reforma se fueron convirtiendo en exigencias mayores (entre ellas que Deng no gobernara). El gobierno acusó a los lideres estudiantiles de conspirar para «negar el liderazgo del Partido y del sistema socialista».

Los periodistas occidentales que iban a cubrir la visita del líder soviético, primer contacto oficial entre China y la Unión Soviética en 30 años, concentraron la atención mundial en la sentada. El 20 de mayo, después de que un millón de chinos acudiera a Pekín para apoyar a los estudiantes, el gobierno impuso la ley marcial y los manifestantes levantaron barricadas para bloquear a los tanques.

El 13 de mayo, algunos estudiantes iniciaron una huelga de hambre en la plaza de Tiananmen, donde Deng tenía previsto recibir a Mijail Gorbachov dos días después. Asimismo, pusieron una reproducción de la Estatua de la libertad: una provocación definitiva.

Luego, Deng ordenó al ejército que atacara cientos, quizás miles, fueron asesinados. Occidente respondió, durante poco tiempo, con sanciones, pero Deng se negó a hacer otra cosa que liberar a unos cuantos presos. No permitiría que en China ocurriera lo mismo que en la Unión Soviética.

Video Recordando Aquellos Momentos de la Reprsión en la Plaza de Tiananmen

Fuente Consultada: El Gran Libro del Siglo 20 (Clarín)

Vietcong en Vietnam Ejercito Comunista de Guerrillas en la Guerra

Vietcong en Vietnam
Ejército Comunista de Guerrillas

Laos, Camboya y Vietnam, ubicados en la península de Indochina, fueron colonias francesas desde fínes delsiglo XlX.

Durante la Segunda Guerra Mundial sufrieron la ocupación del ejército del Japón.

Al terminar la guerra, el líder comunista Ho Chi Minh, proclamó la independencia de Vietnam. Francia, apoyada por los Estados Unidos, envió ejércitos para recuperar su antigua colonia.

Comenzó entonces una larga guerra que terminó en 1954 con la derrota francesa en la batalla de Dien Bien Phu.

Laos y Camboya lograron su independencia. Vietnam fue dividida en dos Estados por el paralelo 17. En Vietnam del Norte se organizó un gobierno comunista presidido por Ho Chi Minh. En Vietnam del Sur se estableció un gobierno respaldado por los Estados Unidos. Se acordó, además, que dos años después, se realizarían elecciones para unificar el país.

Sin embargo, el gobierno de Vietnam del Sur se negó a realizarlas porque temía el triunfo de los comunistas. Organizó, en cambio, un régimen autoritario cada vez más impopular Los sur-vietnamitas, en su gran mayoría campesinos, exigían reformas agrarias similares a las llevadas a cabo en Vietnam del Norte y China.

Además, se oponían a la creciente presencia estadounidense en el país. En 1960, grupos comunistas, nacionalistas y budistas fundaron el Frente de Liberación Nacional de Vietnam del Sur (FLN) y organizaron un ejército de guerrillas, denominado Vietcong,para combatir al gobierno.

La guerra de Vietnam había comenzado. El Vietcong contaba con el apoyo de la mayoría de la población y la ayuda militar de China, la Unión Soviética y Vietnam del Norte. Los Estados Unidos enviaron armas y hombres para apoyar al gobierno de Vietnam del Sur y combatir a Vietnam del Norte. Durante los siete años siguientes, las ciudades norvietnamitas recibieron mayor cantidad de bombas que las arrojadas sobre ciudades alemanas durante la Segunda Guerra Mundial. El Vietcong utilizó eficazmente la guerra de guerrillas.

Los estadounidenses respondieron con armas químicas, como las bombas de napalm, que quemaban vegetación, cosechas y hombres. Aún así, no consiguieron triunfos significativos. La muerte de millones de civiles inocentes y de gran cantidad de soldados norteamericanos provocó el repudio de la opinión pública mundial.

En los Estados Unidos, los jóvenes organizaron manifestaciones de protesta contra la guerra y se negaron a combatir en Vietnam. Finalmente,-en 1973, el gobierno del presidente Nixon tuvo que aceptar un cese del fuego y acordó el retiro de as tropas estadounidenses. En 1975, libre de la intervención extranjera, Vietnam se unificó en un sólo Estado con un régimen político comunista.

Fuente Consultada: Sociedad Espacio y Cultura Siglo XX: La Argentina en América y el Mundo

El sistema politico mundial en la actualidad

El sistema político mundial en la actualidad

PERSPECTIVA HISTÓRICA DEL ESPACIO MUNDIAL: El sistema político mundial es el resultado de una serie de procesos históricos, llamados órdenes geopolíticos mundiales. En cada uno de ellos es importante tener en cuenta la distribución del poder  en el mundo y la influencia de las principales potencias, que imponen sus ideas y concepciones al resto de los países, sobre todo a los menos poderosos.

Poder: capacidad que tienen los países para alcanzar sus objetivos, influir sobre otros y oponerse a aquellos que obstaculizan sus intereses

En la historia del sistema interestatal mundial se distinguen los siguientes órdenes geopolíticos: la hegemonía europea (1815-1871), la era del imperialismo (1871-1914), las guerras mundiales (1914-1945), el mundo bipolar (1945-1 989) y el mundo multipolar (1989 en adelante).

LA HEGEMONÍA EUROPEA (1815-1871) 

Este período comienza en 1815 con el Congreso de Viena, que puso fin a las guerras revolucionarias y napoleónicas. Se fijaron los límites entre los Estados europeos y se estableció un sistema de relaciones internacionales con el objetivo de disminuir las posibilidades de nuevos conflictos. Europa constituía el centro de poder más importante frente al resto del mundo. A lo largo del período se produjeron tres oleadas revolucionarias que pusieron en cuestión los principios de legitimidad de las antiguas monarquías. El nacionalismo se convirtió en el nuevo discurso de legitimidad del poder y surgió el concepto Estado-nación. Este proceso de construcción de naciones se dio principalmente en Europa y cada uno de los países debía cumplir los siguientes objetivos:

  • construir y consolidar un Estado fuerte, con una administración centralizada y un control efectivo sobre sus ciudadanos;
  • dar a sus territorios una configuración compacta y con límites fijos que fuesen símbolos de la pertenencia a una nación. Es decir, que la identidad territorial fue el elemento fundamental de los Estados nacionales.

LA ERA DEL IMPERIALISMO (1871-1914) (Ver Imperialismo)

El imperialismo, es decir la conquista de territorios por parte de las potencias europeas, fue un fenómeno complejo que caracterizó a este período. Se basó en la conquista militar y era símbolo de la grandeza nacional.

La ocupación de otros continentes tenía como objetivo la búsqueda de materias primas para sus industrias, de mercados donde vender sus productos sin trabas aduaneras y la formación de una red de comunicaciones para poder explotar los recursos naturales.

El Imperio británico fue el más poderoso y el de mayor extensión. Era un imperio marítimo, ya que basaba su estrategia en el control de los mares, los pasos entre ellos y los canales. Francia fue la otra potencia que consiguió formar un imperio de importancia mundial. Su mayor peso lo tenía en Africa Occidental.

La expansión colonial generó profundas rivalidades que originaron la firma de pactos y la formación de alianzas ofensivas y defensivas, período conocido con el nombre de laPaz armada.

Este panorama determinaría la conformación de los bandos enfrentados en la Primera Guerra Mundial: por un lado la Triple Alianza (Austria, Hungría y Alemania) y por el otro, la Triple Entente (Francia, Reino Unido y Rusia).

LAS GUERRAS MUNDIALES (1914-1945)  (Ver Guerras Mundiales)

La Primera Guerra Mundial se extendió entre 191i4y 1918. Se destacé por su duración y su extensión geográfica. Comenzó siendo una guerra continental y terminó siendo una guerra mundial, ya que el enfrentamiento fue entre imperios.

El Tratado de Versalles, firmado en 1919, puso fin a la guerra. El mapa político de Europa se transformó notablemente. En el período de entreguerras (entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, en 1939) se destacé la crisis económica de 1929. Comenzó con la caída de la Bolsa de Nueva York ya que se produjo un exceso de oferta de acciones y las cotizaciones de sus valores descendieron significativamente, En poco tiempo se transformó en una crisis mundial ya que se redujo el comercio internacional, afectando tanto a los países industrializados como a los países de base agrícola por el descenso de los precios de los productos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, casi todos los países de la Tierra se vieron involucrados directa o indirectamente. La Conferencia Internacional celebrada en Yalta en la península de Crimea (ex URSS, hoy Ucrania) en 1945, fue uno de los hitos que marcó el fin de la guerra. Allí las potencias aijadas (Estados Unidos, la Unión Soviética y el Reino Unido) debatieron y planificaron el nuevo sistema mundial.

Todos los acontecimientos ocurridos durante el período de las guerras mundiales constituyeron una estrategia, planeada y conducida por las potencias occidentales, para evitar que Alemania ocupara el lugar del Reino Unido, cuyo poderío se estaba debilitando y que Estados Unidos la reemplazara como potencia mundial.

EL MUNDO BIPOLAR (1945-1989)

A partir de la Segunda Guerra Mundial comenzó un período denominado guerra fría, que se caracterizó por un estado de tensión permanente entre los dos bloques antagónicos organizados por los Estados Unidos y la Unión Soviética.

Este enfrentamiento no bélico y bipolar implicó el choque entre dos concep­ciones opuestas, el capitalismo y el comunismo, y se manifestó en los aspectos político-ideológico, económico y militar.

En el plano político-ideológico el bloque liderado por Estados Unidos defendía la democracia, la libertad y la iniciativa privada. En cambio, el bloque comunista defendía el socialismo y la propiedad estatal de los medios de producción.

Desde un punto de vista militar, el bloque occidental creó la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para defenderse de una expansión del co­munismo. Por su parte, la Unión Soviética hizo lo mismo con el Pacto de Varsovia, organización militar que nucleaba a sus países aliados.

Con respecto al plano económico, Estados Unidos propicié el lanzamiento del Plan Marshall, cuyo objetivo era la reconstrucción de la economía europea. El plan consistía en el aporte de recursos financieros norteamericanos y en la transferencia de las tecnologías de la industria para las potencias europeas. Los países del Este lo rechazaron creando, como contrapartida, el Consejo de Asistencia Económica Mutua (Comecon).

El mundo quedó dividido de la siguiente manera:

  • Primer Mundo: países occidentales capitalistas;
  • Segundo Mundo: la Unión Soviética y los países satélites de Europa Oriental;
  • Tercer Mundo: los países que integraron el Movimiento de Países No Ali­neados (Asia Meridional, Áftica y América latina). Esta denominación comenzó a ser utilizada como sinónimo de pobreza y desde esta perspectiva el mundo se dividía en países desarrollados y países subdesarrollados.

 EL MUNDO MULTIPOLAR (1989 EN ADELANTE)

El Mundo en Bloques

A partir de la década de 1970, una combinación de factores internos e internacionales puso un freno al crecimiento económico de las grandes potencias.

La mayor parte de los cambios desde un mundo bipolar hacia uno multipolar, ocurrieron en el bloque comunista, y culminaron en 1991 con la disolución de la Unión Soviética. Entre ellos se encuentran:

  • la puesta en marcha de la perestroika, reestructuración económica que implicaba un cambio gradual del sistema de planificación centralizada;
  • la separación de los países de Europa Oriental del dominio comunista;
  • la caída del Muro de Berlín (1989), que marcó el fin de la guerra fría.

Estados Unidos continúa siendo una gran potencia mundial, sobre todo desde un punto de vista militar. En lo económico, existen tres superpotencias: Estados Unidos, Japón y Unión Europea, centrada en Alemania.

A fines del siglo XX se intensificó la tendencia hacia la integración de los mercados y la constitución de grandes bloques económicos en el marco de una economía globalizada.

El mundo quedó dividido en bloques geopolíticos con características y problemas comunes. El criterio utilizado para la clasificación fue el de la proximidad geográfica. En esta división, se incluyen los centros de poder mundial.

Fuente Consultada: Geografía El mundo contemporáneo
María Julia Echeverría
Silvia María Capuz

Origen del Conflicto en Siria Porque se inició la Guerra?

Origen del Conflicto en Siria ¿Porque se inició la Guerra?

CLAVES MAS IMPORTANTES PARA ENTENDER EL CONFLICTO

siria destruida

CLAVE I

El inicio de la Primavera Árabe, con la revolución en Túnez en enero de 2011,inspiró en la zona un fuerte sentimiento de lucha contra la corrupción, el autoritarismo, el desempleo y la represión política de los dictadores de turno, que ahora ha llegado a Siria, contra la familia de dictadores al-Assad. La familia al Asad es alauí, una rama del Islam chiita que es minoría en un país en el que casi las tres cuartas partes de la población son sunitas.

CLAVE II

Bashar al-Assad gobierna a Siria desde 2000, cuando falleció su padre Hafez. Baschar es un joven de 34 años, formado en occidente, pero gobierna su país con rigidez y autoritarismo. La familia lleva casi 50 años en el poder. Inició el año pasado una violenta represión contra los activistas que exigían prosperidad económica, justicia y libertades políticas y civiles.

CLAVE III

La oposición ha crecido, está mejor organizada y mejor armada desde que inició el levantamiento. Muchos de los combatientes son ex soldados que desertaron de las fuerzas armadas. Estos “rebeldes” están decidido a todo, cansados del autoritarismo y represión del gobierno, y sumado a las pocas esperanzas de mejorar su calidad de vida, con educación , salud y justicia, están dispuesto a dejar sus vida en pos de un futuro mas digno y decente.

CLAVE IV

Estados Unidos y muchos de sus aliados occidentales han impuesto sanciones económicas contra Siria, condenaron a al Asad y exigieron que abandonara el poder. Sin embargo, no han persuadido al Consejo de Seguridad de la ONU a que haga lo mismo. China y Rusia, dos de los socios comerciales de Siria, vetaron varias de las resoluciones propuestas respecto a Siria.

CLAVE V

Siria sufre una crisis humanitaria: la gente está muriendo, pasan hambre y necesitan ayuda. La ONU señala que la violencia ha dificultado el acceso al agua, alimentos, energía eléctrica y suministros médicos a muchos sirios, lo que ha obligado a miles a abandonar el país.  Para algunos analistas en este conflicto se juegan el poder y la futura influencia en la región de EE.UU. y Rusia, quienes ambos históricamente han tenido intereses geopolíticos de esa zona.

Descripción: aunque las protestas derivadas del fenómeno revolucionario que comenzó en Túnez empezaron a verse en Siria casi simultáneamente, a mediados de enero de 2011 e! régimen del presidente Bashar al-Assad logró distraer los ánimos de los manifestantes, para lo cual ordenó, entre otras medidas, levantar el bloqueo que mantenía el país sobre las redes sociales.

No obstante, e! 20 de febrero, la inconformidad popular se desbordó en la ciudad de Deraa, donde una multitud le prendió fuego a la sede del partido Baas, al que pertenece al-Assad. El ejército, leal al régimen, rodeó la ciudad y se enfrentó con los manifestantes. Un niño de 11 años murió, y el escritor Loay Husseln, uno de los líderes de las protestas, fue detenido, lo que enardeció aún más los ánimos.

En cuatro meses de protestas permanentes, que el régimen de al-Assad no había podido refrenar con promesas de mejores salarios, enmiendas constitucionales o a tiros, se habían registrado más de 1.100 personas muertas, entre ellas varias mujeres y niños, y al menos 10.000 detenidos, según reportaron organizaciones humanitarias del país. El régimen había respondido con fuerza desmedida, utilizando tanques, artillería y francotiradores.

Bashar al-Assad gobierna a Siria desde 2000, año en que murió su padre, Hafes al-Assad, quien asumió como Presidente en 1963 con el triunfo de la revolución socialista del partido Baas. Este régimen dictatorial familiar lleva 49 años en el poder. Los manifestantes denunciaban una corrupción creciente, que había devorado los recursos del país durante esos años y era la causante de la pobreza y falta oportunidades.

ALGUNOS DATOS DE SIRIA:

mapa siriaNOMBRE OFICIAL República Árabe de Siria
CAPITAL: Damasco
ÁREA (KM2): 185.180
POBLACIÓN (HAB.): 22.517.750
COSTAS (KM): 193
PUERTOS: Ar Faqqah, Abu Kamal, Latakia, Baniyas y Tartus
LIMITES MARÍTIMOS (MI NÁUTICAS): 12 (mt); n.d. (z.e.e.)
DIVISIÓN POLÍTICA: 14 provincias
UNIDAD MONETARIA: libra siria
IDIOMA(S): (oficial) árabe; (no oficiales) kurdo y armenio
FIESTA NACIONAL 17 de abril, Día de Independencia
GENTILICIO: sirio/a

SOCIEDAD
Ciudades principales (hab.): Damasco, 1.834.741; Halab, 1.707.656; Hims 889.638; Hama, 546.604 (2010)e.Composición étnica (%): árabes, 90; kurdos, palestinos, armenios y otros, 10.
Alfabetismo (%): 84,7 (2010)
Religión (%): musulmanes sunnitas, 74; otros musulmanes, 16; cristianos, 10.
Crecimiento demográfico (tasa media) (%): 0,91(2011)
Densidad (hab./km2): 121,59 (2011).
Fecundidad (número de hijos por mujer): 2,94 (2011)e.
Esperanza de vida (años): hombres, 72,31; mujeres, 77,21 (2011)
Tasa de natalidad: 23,99 nacimientos por 1.000 hab. (2011)
Mortalidad Infantil: 15,62 muertes por 1.000 nacimientos (2011)
Indice de Desarrollo Humano (entre O y 1): 0,589 (2010)
Acceso a fuentes de agua potable (%): 89 (2010).

Gran Salto Adelante de China Mao Tse Tung Plan Economico Agricola

Gran Salto Adelante de China Mao Tse Tung

China y la modernización: Durante la década de los 50, la industrialización de la República Popular de China había avanzado a una velocidad enorme siguiendo el modelo ruso. En 1958, alentado por ello, el presidente Mao Tse Tung  decidió alejarse de los métodos convencionales, dando lo que él consideraba un «Gran Salto Adelante-.

Ello fue lanzado con grandes expectativas, pero el fracaso de las recién establecidas industrias pesadas chinas, que utilizaban métodos a pequeña escala en los pueblos, combinado con una serie de malas cosechas y la retirada de los expertos soviéticos después de la ruptura política en 1960, se convirtió en una catástrofe económica.

La producción agrícola descendió en una cuarta parte hasta su punto más bajo en 1960 y la producción industrial puede haber descendido incluso más hacia su depresión en 1962.

Biografia de Mao Tse Tung Larga Marcha de Mao Revolucionario ChinoEl Gran Salto: Mao Tsé Tung llamó el “gran salto” a un programa de desarrollo simultáneo de la agricultura y la industria. El plan de Mao era la guerra económica, librad por cientos de millones de campesinos armados con azadas y rastrillos. Significó la movilización total de la mano de obra y sus consecuencias fueron catastróficas, hambre generalizada y devastación.

El primer plan quinquenal chino había finalizado hacía poco. Basado en el modelo soviético de los años veinte, el programa aumentó la producción industrial a costa de la agricultura. Millones de campesinos se trasladaron a las ciudades y China esperaba pagar los préstamos soviéticos con granos. Quedó claro que un nuevo plan quinquenal no funcionaria.

Mao propuso una reorganización drástica del trabajo rural. Los campesinos, manteniendo las granjas a nivel de subsistencia, desarrollarían el campo, cavando canales de regadío y construyendo carreteras. Además, se unirían a la »batalla por el acero», construyendo hornos en sus casas para aumentar la producción industrial del país.

Durante un tiempo, explotando el recurso natural más importante de China, pareció que el gran salto funcionaba. En 1958, las cosechas fueron enormes y el gobierno requisó una cantidad récord de cultivos.

El año siguiente fue desastroso para la agricultura a causa del mal tiempo y de la diversificación del trabajo en las granjas, pero los requisitos del gobierno no disminuyeron, de modo que los campesinos, sin comida, empezaron a morir de hambre (entre 1959 y 1962 murieron veinte millones). Mao reconoció el desastre, pero se negó a disculparse. Explicó a sus partidarios que Confucio, Lenin y Marx también habían cometido errores.

PARA SABER MAS…
El gran salto adelante

Zu En Lai pronunció, en febrero de 1957, su famoso “discurso de las cien flores” en el que se pretendía un rápido desarrollo de la atrasada economía china. En ese momento, las comunas agrícolas comenzaron a agruparse y aparecieron las comunas urbanas. En cada comuna había cantinas y comedores colectivos, escuelas y guarderías, con lo que se liberaba una importante mano de obra femenina que empezó a trabajar en las grandes explotaciones agrarias y en la industria.

Los éxitos iniciales fueron espectaculares. Pero tres años después, coincidiendo con la retirada de los expertos soviéticos, la producción de acero decayó. China se vio obligada a importar trigo, la calidad de los productos era mediocre y se comprobó que muchas de las obras públicas emprendidas carecían de justificación.

La revolución cultural
En 1966, se creó dentro del Partido Comunista una oficina permanente de la revolución cultural que pretendía recobrar el fervor socialista. Mao invitó a los estudiantes a convertirse en los guardias rojos de la revolución, denunciando la pervivencia de los cuatro lastres del pasado precomunista:
mentalidad, cultura, costumbres y modas. Los guardias rojos rivalizaron en borrar estas huellas burguesas: destruyeron monumentos antiguos, quemaron libros, impusieron a los sospechosos confesiones públicas en las que reconocían su desviación burguesa, establecieron campos de reeducación en el maoísmo, etcétera.

En sus excesos ideológicos, los guardias rojos llevaron la economía al caos. La revolución cultural se extendió por todas las provincias y devolvió a Mao el poder absoluto sobre los cuadros del partido. La difusión del pensamiento maoísta fue una gigantesca operación de propaganda y tuvo una acogida entusiasta entre los izquierdistas europeos, que adoptaron el Libro Rojo de Mao como el catecismo de la revolución deseada.

Tras la muerte de Mao

Desde la muerte de Mao, China ha experimentado cambios políticos y económicos. Estas transformaciones se han dado en el marco de la caída de otros regímenes comunistas y del reordenamiento económico mundial.

Tras la muerte de Mao, los dirigentes chinos han seguido manteniendo el modelo socialista, pero han desarrollado una política económica más pragmática y caminan pausadamente hacia una economía de mercado siempre controlada. El conductor del cambio ha sido Deng Xiao Ping, apartado de la dirección del partido por derechista durante la revolución cultural, y rehabilitado posteriormente.

Bajo su dirección, China impulsó (1978-1979) una cierta liberalización política conocida como primavera de Pekín; permitió la crítica mesurada del maoísmo y celebró el proceso a “la banda de los cuatro”; ha dado prioridad a la economía y al desarrollo material. Subsiste, en cambio, una falta de libertad política. Los movimientos de oposición, como la revuelta estudiantil de Tianamen, son severamente reprimidos.

Revolución China de Mao Tse Tung Resumen y Antecedentes

RESUMEN  DE  LA  REVOLUCIÓN  CHINA

Introducción: China fue siempre un país intervenido por potencias colonialistas. La existencia de territorios ocupados fue argumento suficiente para que los revolucionarios lograran levantar las masas en pro de un cambio que pusiera fin a las usurpaciones.  Entre los territorios ocupados estaba Manchuria (la tomó el imperio del Japón en 1931).

En 1945 los comunistas fueron factor importante en la liberación de Manchuria, razón por la cual se les aceptará en la población. Un régimen feudal, caracterizado por el gobierno autócrata de terratenientes.

Como consecuencia del régimen feudal persistente la masa campesina se mantiene en la miseria, en la ignorancia, y con escasos recursos para sobrevivir. La influencia de la Revolución Soviética el envío de emisarios rusos en forma directa e indirecta a China con el fin de concientizar a la población para que se rebelara como lo hizo en Rusia.

En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, China era un país muy pobre, dedicado básicamente a las actividades agrícolas y con un desarrollo industrial prácticamente inexistente (sólo el 3% de la población trabajaba en la industria).

La agricultura seguía utilizando los métodos tradicionales y se basaba en el cultivo extensivo del arroz, el maíz y la patata. En los últimos decenios, la población había aumentado enormemente, pero seguía sujeta a las tradicionales dificultades naturales (inundaciones, sequías…) que daban lugar a hambrunas periódicas y a la muerte de millones de campesinos. Una minoría de grandes propietarios detentaba la propiedad de la tierra que era trabajada por los campesinos bajo un régimen de tipo feudal. Vivían sumidos en la pobreza y asfixiados por las rentas que debían pagar a los señores (más de mitad de la cosecha).

La entrada en China de las potencias europeas en el siglo XIX había comportado un cierto desarrollo industrial en una estrecha franja costera y una apertura comercial hacia Occidente. También había surgido una burguesía comercial, aunque numéricamente era poco importante. De este modo, China mantenía una rígida estructura social, sostenida por el confucionismo, que inculcaba al pueblo la sumisión a las jerarquías políticas, sociales y familiares.

Políticamente, después de la destitución del último emperador en 1911, se había proclamado la República, que estaba en manos de las fuerzas nacionalistas del Kuomintang, partido fundado en 1905, que dirigió el movimiento insurreccional que puso fin al tradicional Imperio Chino, instaurando una democracia parlamentaria y proponiéndose liberar al país del imperialismo extranjero. Estuvo dirigido primero por Sun Yat-sen y después por Chiang Kai-chek, quien orientó al país hacía una vía muy conservadora, que dio lugar a una fuerte oposición comunista. El Partido Comunista, dirigido por Mao Zedong, tenía su fuerza entre los campesinos y defendía la necesidad de un reparto de la propiedad entre los campesinos pobres.

El Partido Comunista Chino fue fundado en 1921 por algunos intelectuales como Mao Zedong y Zhou Enlai. En 1927 se enfrentó a la política del Kuomintang y proclamó la necesidad de la revolución armada de los campesinos.

En 1934, las tropas comunistas emprendieron lo que se llamó la “Larga Marcha”: recorrieron cerca de 12.000 km huyendo del cerco que les habían tendido los ejércitos nacionalistas. Después de un enfrentamiento con las tropas de Chiang Kaí-chek, los comunistas, dirigidos por Mao, se refugiaron en Yenan, donde a partir de 1935 promovieron la creación de una República Popular, en la que se llevaron a cabo una serie de reformas sociales que habían de ser el preludio de la nueva sociedad: elecciones con sufragio secreto para la Administración local, lucha contra el feudalismo, reparto de tierras, disminución de los impuestos, etc.

China antes de la Segunda Guerra Mundial:

1911 Revolución China. Los nacionalistas, dirigidos por Sun Yat-sen, derrocan el Imperio manchú.

1916 Se constituye en Cantón un nuevo gobierno basado en los «tres principios» de Sun: nacionalismo, democracia y aumento del nivel de vida popular.

1918 Segundo gobierno en Pekín dirigido por Yuan ShiKaiwho, que se convirtió en presidente con el apoyo del ejército.  Sun declara la guerra a Alemania, Yuan le sigue en 1917.  El Tratado de Versalles autoriza a Japón a quedarse con el territorio alemán de Shantung. China no obtiene nada. Deja de comprar mercancías británicas y japonesas y busca la ayuda de Rusia. Rusia devuelve a China territorios arrebatados durante el siglo anterior. El Partido Comunista Chino empieza a crecer.

1922 Los nacionalistas del Koumintang no consiguen someter a los poderosos señores de la guerra. Sun invita al Partido Comunista a unirse a su ejército.

1925 Muere Sun Yat-sen. Chiang Kai-chek se convierte en el líder del Koumintang.

1926 Las expediciones contra los señores de la guerra en el norte del país obtienen un gran éxito.

1927 Chiang inicia unos ataques contra el Partido Comunista. Las «patrullas de la muerte» del Koumintang se lanzan sobre los comunistas en Cantón, asesinando a 6.000 personas.

Ataques similares en Shanghai y otras grandes ciudades. Mao Zedong (Mao-Tse-tung) se convierte en líder del Partido Comunista. Conduce a lo que queda del Partido Comunista a las montañas de Kiangsi e instituye un Soviet para reconstruir el Partido e iniciar la guerra civil contra el Koumíntang.

1928 Chiang entra en Pekín y se convierte en el nuevo gobernante de China. Cree que el país necesita un líder militar fuerte y decide deshacerse de su único rival, el Partido Comunista.

1931 Chiang pone en marcha una serie de campañas de exterminio para derrotar a los comunistas en Kiangsi. El ejército del Partido Comunista —Ejército Rojo de Liberación del Pueblo— utiliza la táctica de guerrillas. Los japoneses invaden Manchuria. Chiang decide enfrentarse al Ejército Rojo antes que a los japoneses.

La guerra civil y la revolución de 1949:

La Segunda Guerra Mundial puso un paréntesis en la guerra civil: comunistas y nacionalistas pelearon juntos contra los japoneses. Durante esta guerra, entre 1937 y 1946, China fue invadida por las tropas niponas. Los comunistas chinos desempeñaron un papel muy importante en la lucha contra los japoneses y consiguieron ganarse el apoyo de los campesinos gracias a las medidas revolucionarias que se ponían en práctica en los territorios bajo control comunista: reparto de las tierras, aplazamiento de deudas, limitación de impuestos, etc.

La capitulación japonesa de 1945 llevó a China hacia una guerra civil que enfrentó a los comunistas y a los nacionalistas del Kuomintang, que se habían reconciliado temporalmente para constituir un Frente Nacionalista antijaponés en 1937. Las fuerzas comunistas controlaban una buena parte del territorio chino que reunía a más de 100 millones de habitantes, la mayoría campesinos. El resto del territorio, es decir, las zonas costeras y la mayoría de las grandes ciudades, estaba en manos del Kuomintang, que se oponía a la reforma agraria fomentada por los comunistas y que contaba con el apoyo de Estados Unidos.

En 1947 las fuerzas comunistas protagonizaron una gran ofensiva que culminó con la reconquista de Manchuria y la conquista de las ciudades más importantes. Sumido en el desorden y la corrupción, el ejército nacionalista cesó la lucha y los dirigentes del Kuomintang abandonaron el continente y se refugiaron en la isla de Formosa bajo la protección de la flota americana. Tras el triunfo del ejército comunista, el 1 de octubre de 1949, Mao proclamó en Pekín el nacimiento oficial de la República Popular China. El campo comunista se había ensanchado enormemente con la incorporación de un país de 9 millones de Km² y una población de 500 millones de habitantes.  Los nacionalistas, por su parte, se refugiaron en la isla de Formosa (Taiwan).

Los primeros años de la República Popular

Nacida en plena Guerra Fría, la República Popular China fue reconocida diplomáticamente tan sólo por los países comunistas, algunos Estados vecinos de Asia y por el Reino Unido y Portugal, que contaban con algunos enclaves comerciales en su territorio y no querían ganarse la enemistad de la nueva China. El resto del mundo occidental y la ONU no quisieron reconocer al nuevo Estado, manteniendo que el único depositario de la legitimitidad china era el gobierno de la China nacionalista.

Aislada frente al resto del mundo, la China Popular se volcó hacia la Unión Soviética, el único aliado del que podría obtener la ayuda financiera, económica y técnica que necesitaba para la reconstrucción del país. De este modo, en febrero de 1950, los dirigentes chinos firmaron en Moscú un tratado de “amistad, alianza y asistencia mutua” con el gobierno soviético. A partir de este momento, la construcción del socialismo en China se orientó hacia el modelo soviético y la estrategia estalinista: rápida colectivización de la tierra y una planificación económica que daba prioridad absoluta a la industria pesada.

El nuevo régimen presentó algunas peculiaridades propias respecto al comunismo internacional, lo que dio origen a lo que se conoce como maoísmo: unión de las cuatro clases revolucionarias (campesinos, obreros, pequeña burguesía y burguesía nacional), importancia del campesinado, revolución permanente, acción directa del Partido en todas la áreas.

En el terreno económico, el gobierno chino lanzó el primer plan quinquenal (1953-1957), que se centró en el desarrollo de la industria pesada. En forma complementaria, se llevó a cabo una progresiva colectivización de la agricultura. Las grandes propiedades en poder de latifundistas y de la burguesía campesina fueron expropiadas y repartidas entre los agricultores.

Los campesinos, que se habían convertido en propietarios como consecuencia de la reforma agraria de 1950, fueron incitados a reagruparse en cooperativas socialistas de producción al estilo de los koljoses soviéticos. En 1957, la mayoría de los campesinos chinos formaban parte de este tipo de cooperativas. Las empresas privadas, tanto industriales como comerciales pasaron a ser de propiedad estatal y los artesanos fueron reagrupados en cooperativas controladas también por el Estado.

También se inauguró una política de planes quinquenales de estilo soviético. El primer plan (1953-57) fijó la prioridad del crecimiento industrial, y en particular de la industria pesada, por encima del desarrollo agrícola, lo que trajo consigo un déficit alimentario y la necesidad de mantener el racionamiento. Finalmente, se redactó una Constitución en 1954, que se inspiraba en la soviética, con un total paralelismo entre las estrucutras del estado y las del Partido Comunista.

La campaña de las Cien Flores y el Gran Salto Adelante: En 1956, el régimen comunista impulsó un proceso de liberalización intelectual: la campaña de las Cien Flores (1956-1957). Con él, el Partido Comunista Chino buscaba captar la adhesión de los intelectuales, muchos de los cuales le eran hostiles. En un principio, los intelectuales no comunistas se mostraron reacios a manifestar sus críticas. Finalmente, el movimiento desembocó en una verdadera denuncia de las propias bases políticas del régimen. La reacción del Partido no se hizo esperar: los críticos fueron acusados de contrarrevolucionarios y elitistas y muchos de ellos fueron castigados.

Documento: Revolución cultural en la Universidad

La lucha era muy encarnizada entonces. Obligábamos a los profesores a llevar un gorro y un cartel colgado del cuello en los que aparecían frases escritas como: «Soy un monstruo.» Comparecían por turnos ante todas las clases, donde les insultábamos, y les asediábamos con consignas, acusaciones y órdenes de reformarse. Les obligábamos a limpiar los lavabos, les embadurnábamos con pintura negra y organizábamos «equipos de control de monstruos» (kuan niu-kui tu,), que se encargaban de que recibieran el trato que se merecían.  Les acusábamos de faltas concretas y no parábamos hasta que confesaban que las habían cometido. Hizo falta casi una semana de lucha sin tregua para que un hombre admitiera que había dicho «Mao está equivocado» en una conversación con un colega suyo.» Fuente Consultada: Memorias del Guardia Rojo (1976) A. Michel

En 1958, el gobierno chino lanzó un amplio movimiento conocido como el Gran Salto Adelante: con él se buscaba lograr un equilibrio entre el desarrollo industrial y la agricultura. Pero, a pesar del éxito obtenido en los dos primeros años, el Gran Salto fue un fracaso.

La crisis se agravó debido a la ruptura con la Unión Soviética a principios de los ’60. Las aspiraciones chinas a convertirse en un foco de irradiación de una nueva ola revolucionaria mundial, en la que la lucha contra el capitalismo era central, contrastaba con la ambigüedad de las relaciones que en esos años Moscú mantenía con Occidente.

La Revolución Cultural

Una de las consecuencias del fracaso del Gran Salto Adelante fue el deseaste y la relegación de la figura de Mao del centro del poder. Un grupo de dirigentes del Partido y algunos militares comenzaron a someter las ideas de Mao a una profunda revisión. En 1962, comenzó la contraofensiva del maoísmo a partir del Ejército, donde el líder conservaba un enorme prestigio. A fines de 1965, Mao dirigió sus ataques contra los intelectuales, invitando a los estudiantes a denunciar las desviaciones ideológicas.

Dicha estrategia triunfó en agosto de 1966, fecha en que se hicieron públicos los dieciséis puntos de la “gran revolución proletaria” que habían sido impuestos de hecho gracias a la lealtad de los guardias rojos y al apoyo de las masas trabajadoras descontentas. Los objetivos principales que pretendía cubrir con este proceso eran, en primer lugar, la persecución y derrota de todos aquellos que, detentando el poder, seguían la vía capitalista; en segundo lugar, la destitución de las autoridades académicas burgueses y la abolición de su ideología; por último, la transformación de aspectos de la superestructura – lugar donde se sitúa la ideología en la teoría marxista – que habían quedado desfasados después de la implantación de la economía socialista. (Ver: Ultima Campaña de Mao)

Aquel mismo año de 1966 se hizo público el célebre Libro Rojo, recopilación de citas de Mao que sintetizan lo fundamental de su pensamiento y que se extendió entre las masas chinas con el propósito de que sirviera de instrumento para que asumieran el protagonismo de su propia revolución. El libro, traducido a numerosos idiomas, corrió de mano en mano por todo el mundo y se convirtió en un auténtico best-seller político de la década siguiente. Después del noveno congreso del Partido Comunista, celebrado en abril de 1969, el pensamiento maoísta se consolidó como eje de la Revolución China, pero veinte años después, las disidencias internas, sacadas a la luz por la descomposición generalizada de los regímenes imperantes en los países del llamado “socialismo real”, y especialmente representadas por los jóvenes estudiantes y la población descontenta de las grandes concentraciones urbanas, fueron violentamente reprimidas en la Plaza de Tiananmen.

Para entonces, el último de los supervivientes que fundaron el Partido Comunista, Mao Tse-tung, había fallecido en 1976. Pese al imprevisible desmoronamiento de su gran obra, aún hoy el mundo recuerda con fascinación la asombrosa energía de que hizo gala el maestro chino durante su larguísima existencia. Siendo joven, cuando caía la helada lluvia traída por el viento de Mongolia, Mao se desnudaba para recibirla con objeto de, según sus propias palabras, “domar el esqueleto”. Con el mismo rigor espartano y abnegado mantuvo un pulso con la Historia.

El llamado de Mao tuvo una gran respuesta en las escuelas y en las universidades, de ahí que este movimiento haya recibido el nombre de Revolución Cultural. El movimiento pronto se extendió a toda China. Los estudiantes, convertidos en Guardias Rojos, dirigían sus ataques contra los dirigentes que se habían opuesto a Mao, a los que calificaban de revisionistas y contrarrevolucionarios. A comienzos de 1969, Mao había recuperado su poder.

China después de Mao: Tras la muerte de Mao en 1976, los dirigentes chinos mantuvieron el modelo socialista. Sin embargo, se ha desarrollado una política económica más pragmática que, lentamente, camina hacia una economía de mercado, aunque siempre controlada. El conductor de este cambio es Deng Xlao Ping, uno de los dirigentes marginados del Partido durante la Revolución Cultura] y rehabilitado posteriormente. En 1978-1979, Deng impulsó una cierta liberalización política conocida como “Primavera de Pekín” y permitió una crítica moderada al maoísmo. Sin embargo, el régimen chino todavía se caracteriza por la falta de libertad política. Los movimientos de oposición son duramente reprimidos tal fue el caso de la revuelta estudiantil en la plaza de Tiananmen, en Pekín, en 1989.

AMPLIACIÓN DEL TEMA:
La revolución china

A COMIENZOS del decenio de 1920 se observó en China un resurgimiento de la actividad revolucionaria. Tanto los revolucionarios como el naciente Partido Comunista se vieron favorecidos por la reacción popular generalizada contra la intervención extranjera, las injustas condiciones de la Conferencia de Paz de París, que fortaleció la situación de Japón en Shantung, y la explotación económica. En 1919, el nacionalismo estalló en el Movimiento del 4 de Mayo, del cual surgió una nueva fuerza política formada por una generación de estudiantes e intelectuales con educación occidental junto con los trabajadores urbanos, la que obligó al gobierno a abstenerse de firmar el Tratado de Versalles.

El partido revolucionario de Sun Yat-sen había establecido un régimen regional en Cantón. A partir de 1923, con la ayuda y asesoría del Comintern, Sun reorganizó el Partido Nacionalista (Kuomintang) y su ejército, aliándose con el aún minúsculo Partido Comunista. Sun murió repentinamente en 1925 y ese año la xenofobia alcanzó una intensidad desconocida hasta entonces, con huelgas y boicots en todos los sectores, a los cuales adhirieron trabajadores y comerciantes. La influencia comunista se extendió rápidamente a las ciudades industriales. En 1926, Chiang Kai-chek, el general más importante del ejército del Kuomintang, organizó la ‘Expedición al Norte* con el propósito de eliminar a los caudillos y reunificar el país.

Aun cuando los nacionalistas dominaban ahora toda la China y fueron reconocidos como gobierno nacional, los caudillos no estaban totalmente eliminados. Incluso después de que los más poderosos, Yen Hsi-shan y Feng Yühsiang, fueron derrotados en una importante guerra entre 1929 y 1930, muchas provincias conservaron un grado de autonomía bastante grande y se producían permanentemente enfrentamientos armados con los ejércitos provinciales. El gobierno de Chiang mantuvo un control central muy firme sobre las ricas provincias del bajo Yangtsé, donde modernizó la administración y el Ejército, construyó una eficiente red de caminos y ferrocarriles y creó nuevas industrias, pese a la depresión mundial y a la constante presión japonesa. Sin embargo, gran parte del desarrollo se concentró en las ciudades, especialmente en Shanghai y Nankín.

Una importante amenaza para Chiang la constituían los comunistas. Tras las purgas de 1927 y una serie de insurrecciones frustradas, el poder del Partido Comunista en las ciudades fue sistemáticamente destruido y sus dirigentes se refugiaron en las zonas montañosas más lejanas. El más importante fue el soviet de Kiangsi que mantuvo su poder desde 1929 a 1934, y dominó  a varios millones de campesino, llevando a cabo importantes reformas políticas siguiendo el  modelo ruso. Los ejércitos de Chiang atacaron Kiangsi reiteradamente y, en 1934, los dirigentes comunistas decidieron abandonar la región. La ‘Larga Marcha’ que emprendieron a continuación los llevó al noroeste, donde se había formado en 1930 otro pequeño enclave comunista en Paoan. Finalmente, en la Conferencia de Tsunyi, durante la ‘Larga Marcha’, el sector campesino del partido, dirigido por Mao Tse-tung, asumió el liderazgo. Mao puso en práctica sus políticas en una nueva región comunista en torno a Yenan.

Fuente Consultada:
El Mundo Contemporáneo (Lucas Luchilo, Pedro Saccagio y otros)
Atlas de la Historia Universal TIMES.                

 

El Poder Economico de China Las Inversiones en Africa

El Poder Economico de China-Inversiones de China en Africa

LOS AFLUENTES DEL RÍO AMARILLO. En la primavera de 2007, Hu Jintao anunció con orgullo la creación de una nueva Zona Económica Especial. En una abarrotada conferencia de prensa, los periodistas económicos y los líderes empresariales sonreían satisfechos a medida que anunciaba que la combinación ganadora de subsidios a la exportación, exenciones fiscales e inversiones en carreteras, vías férreas y puertos se extendería a toda una nueva zona industrial. Sin embargo, esta era una Zona Económica Especial diferente.

No estaba ni en las costas orientales de China ni en las llanuras occidentales. Ese puesto avanzado del capitalismo chino se construiría en el corazón de África, en el cinturón de cobre de Zambia.

De pie, al lado del presidente Hu Jintao, el líder zambiano Levy Mwanawasa anunció que el «establecimiento de una Zona Económica Especial en Chambisi supondrá la inversión de 800 millones de dólares por parte de China en nuestra economía. Ello tendrá una importante repercusión en el desarrollo económico de nuestro país”.

La Zona Económica Especial zambiana es sólo la primera de cinco que Beijing se ha comprometido a construir en Africa, mientras exporta los secretos de su capitalismo del río Amarillo más allá de sus fronteras.

Literalmente, China transplantará su modelo de crecimiento al continente africano al construir una serie de hubs (centros) industriales con incentivos fiscales y que estarán conectados con el resto del mundo a través del ferrocarril, carreteras y vías marítimas. Zambia albergará el “hub de los metales” de China, suministrando a la República Popular cobre, cobalto, diamantes, estaño y uranio.

La segunda zona estará en las islas Mauricio, y será un “hub comercial” que dará a 40 empresas chinas un acceso preferente a los 20 Estados miembros del Mercado Común del Este y del Sur de África que se extiende desde Libia hasta Zimbabwe, y le facilitará el acceso al Océano Indico y a los mercados del sudeste asiático.

La tercera zona, un «hub navierd’, probablemente estará en la capital tanzana, Dar es Salaam. Nigeria, Liberia y las islas de Cabo Verde están en plena carrera por conseguir los otros dos puestos. Mientras crea esas zonas, Beijing se ha embarcado en una fiebre constructora, atravesando el continente africano con nuevas redes de carreteras y vías férreas.

El ferrocarril Tanzam, que China construyó para comunicar Zambia con Tanzania en los años setenta, está siendo modernizado, así como la línea Benguela que comunica Zambia con la rica en petróleo Angola. En palabras de un analista sudafricano: “Incluso las numerosas antiguas potencias coloniales de África no tuvieron interés en invertir de modo tan sustancial en las infraestructuras del continente y, en cualquier caso, probablemente tampoco podían permitírselo”. Muchas de ellas se han quedado sorprendidas por la escala del interés de China en África. En noviembre de 2006, 48 líderes africanos llegaron a Beijing para asistir a una cumbre cuyo anfitrión era Hu Jintao.

En ella, el presidente intencionadamente intentó pujar más alto que Occidente al anunciar que la ayuda china a África se duplicaría hacia 2009 (un año antes de que Bob Geldof y Bono demandaran sus objetivos a los gobiernos occidentales durante la cumbre del G-8) creando un fondo de inversión de 5.000 millones de dólares para África; unos 5.000 millones de dólares adicionales para créditos blandos de inversión y adquisición de tierras; la cancelación de la deuda de 32 países; miles de becas para estudiantes, así como un plan para construir escuelas y hospitales a lo largo del continente. Más significativo que su apelación a los corazones y las mentes africanos, es el modo en que la presencia de China está cambiando las reglas del desarrollo económico.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial solían inspirar el miedo que se tiene a Dios entre los funcionarios gubernamentales y los líderes electos de los países en desarrollo. El experto en desarrollo Jeffrey Sachs (imagen) comparó en una ocasión al FMI con un gobierno cuyos funcionarios de segunda fila se sentaban en los santuarios más sagrados de 75 países en desarrollo: “Esos gobiernos rara vez se mueven sin antes consultar a los funcionarios del FMI y, cuando lo hacen, corren el riesgo de perder las líneas de crédito de los mercados mundiales de capital, la ayuda exterior y la respetabilidad internacional. Pero hoy, los funcionarios del FMI se esfuerzan por ser escuchados, incluso en los países más por de Africa”.

El Fondo se pasó años negociando un acuerdo de transparencia con el gobierno de Angola sólo para que unas luxas antes de su firma se le comunicara que las autoridades de Luanda ya no estaban interesadas en el dinero: se habían asegurado un crédito blando de 2.000 millones de dólares por parte de China. Esa historia se ha repetido a lo largo del continente: desde Argelia hasta Chad, de Etiopía a Nigeria, de Sudán a Uganda y de Zambia a Zimbabwe.

A medida que cambia la balanza del poder económico en el mundo —con los 1,3 billones de dólares de reservas de divisas chinas empequeñeciendo los 35.000 millones de dólares de la decreciente cartera de créditos del FMI—, los organismos de desarrollo más poderosos del mundo luchan por hacer valer sus prioridades ante la competencia china.

En lugar de las estrictas condiciones del llamado Consenso de Washington, muchos países africanos están abrazando las lecciones del capitalismo del río Amarillo. Donde el Consenso de Washington se muestra contrario a la intervención del Estado en la economía y a favor de la privatización, fuertes derechos de propiedad y de la “terapia de choque” económica, el capitalismo del río Amarillo alienta el uso del dinero público para incentivar la innovación, promueve la protección de la propiedad estatal y las reformas gradualistas de las Zonas Económicas Especiales.

El atractivo del modelo chino se extiende más allá de África. En su búsqueda por imitar el éxito chino, países tan diversos como Brasil, Rusia y Vietnam están copiando la política industrial activista de Beijing, que utiliza el dinero público y la inversión extranjera para construir industrias de uso intensivo de capital. Esos países también han dado marcha atrás en relación con otro principio del Consenso de Washington, ralentizando —e incluso revirtiendo— los programas de privatización en los que se embarcaron en los años noventa. Del mismo modo que China, mantiene el control sobre sectores de la economía que considera vitales pára su interés nacional (y sus definiciones sobre el interés nacional se están ampliando para incluir servicios públicos, energía e incluso producción agrícola).

Como China, cree que empresas estatales eficientemente administradas pueden generar beneficios masivos para los gobiernos que pueden ser reinvertidos para lograr objetivos sociales y políticos (y al aferrarse a esas empresas públicas, los gobiernos también evitan que empresarios políticamente independientes desafien sus bases de poder). Existen complejas razones para la reacción en contra del Consenso de Washington -el legado de las turbulencias financieras en Rusia, América latina y Asia, la libertad económica otorgada a los países ricos en recursos naturales por la subida de los precios de las materias primas y la elección de líderes populistas en muchas partes del mundo, entre otras—, pero el asombroso éxito de la economía de China es claramente parte de ese cuadro. Lo que llama la atención es que la difusión del capitalismo del río Amarillo parece ir mucho más allá de las regiones que han sido elegidas como objetivo por los inversores chinos.

El éxito del modelo chino de cambio gradual ha llevado a una erupción de Zonas Económicas Especiales en todo el mundo. Según estimaciones del Banco Mundial, en 2007 se estaban emprendiendo más de 3.000 proyectos en Zonas Económicas Especiales en 120 países. La mayoría tiene como referencia explícita el ejemplo chino, que ha atraído admiradores de todo el mundo en desarrollo. Equipos de investigación gubernamentales de Irán a Egipto. de Angola a Zambia, de Kazajstán a Rusia, de India a Vietnam y de Brasil a Venezuela, han recorrido las ciudades y las zonas rurales chinas en búsqueda de lecciones de la experiencia china. Tan atractivo como el crecimiento chino es el modo en que Beijing ha sido capaz de mantener el control sobre sus propias políticas económicas.

A diferencia de los tigres asiáticos en los años ochenta, que dependían de la asistencia económica de Occidente, China se ha liberado de las interferencias de los organismos de desarrollo y de las instituciones financieras occidentales. Se ha resistido alegremente a las presiones verbales de EE.UU. para que revaluara su moneda, dejando claro que abordaría ese asunto según sus propios términos. Para los países en desarrollo que cambiaron el régimen colonial por los diktats del FMI y el Banco Mundial, la promesa de establecer su propia agenda de desarrollo es la esencia de sus sueños. En palabras de un periodista nigeriano: “El gobierno chino sabe lo que es bueno para su pueblo y conforma su estrategia económica en función de ello. Su estrategia no está condicionada por el Consenso de Washington.

China no ha permitido que ningún funcionario del FMI o del Banco Mundial le imponga algún paquete de reformas neoliberales… su estrategia no ha consistido en una sobredosis neoliberal de desregulación, recortes del gasto público, privatizarlo todo bajo el sol y desechar el interés público. Y no le han puesto al subsidio la etiqueta de grosería”. Durante muchos años, los países en desarrollo se sentían incómodos con la filosofía del mundo plano del Consenso de Washington.

Sin embargo, sólo desde hace poco han tenido una alternativa de eficacia probada para combinar reformas económicas gradualistas con el control estatal y las prioridades sociales del capitalismo del río Amarillo. Se suponía que la globalización iba a traer el triunfo mundial de la economía de mercado, pero China está mostrando que el capitalismo de Estado es uno de sus mayores beneficiarios.

Fuente Consultada: Revista Veintitrés Internacional Del Libro Que Piensa China? de Mark Leonard

Guerra en los Balcanes: Guerra de Kosovo Causas y Desarrollo

Guerra en los Balcanes:Guerra de Kosovo

Kosovo: (en albanés, Kosova; en serbio, Kosovo-Metohija), es una región situada al sur de Serbia, en la península de los Balcanes, que limita al sureste con la Ex-República Yugoslava de Macedonia, al suroeste con Albania y al este con Montenegro. Su capital es Priština. Disfrutó de un estatuto de autonomía desde 1946 hasta 1989.

Curso acelerado para entender el conflicto. Kosovo es una provincia serbia que no llega a 11.000 kilómetros cuadrados, tiene 2.000.000 de habitantes y es una de las regiones más pobres de Europa. Los albaneses étnicos —casi todos musulmanes— son el 90 por ciento de la población. Los serbios (eslavos y cristianos ortodoxos) son apenas 200.000, pero controlan totalmente el lugar.

Su odio arranca en el siglo XIII: los turcos derrotaron a los serbios e impusieron el Islam. Pero la chispa del conflicto en tiempos modernos se encendió en  con la anulación por parte de Serbia de la autonomía kosovar dictaminada por el mariscal Tito después de la Segunda Guerra Mundial. Eslovenia, Macedonia, Croacia y Bosnia (provincias yugoslavas) se declararon independientes.

En 1 gg8, el caudillo serbio Slobodan Milosevic ordenó, como respuesta al asesinato de dos policías, una llmpíeza étnica: masacre que obligó a la OTAN a intervenir política y militarmente. Kosovo es a los serbios y albaneses lo que es Jerusalén a los judíos y musulmanes. Etnias, nacionalismos y religiones chocan como planetas. El odio es milenario. La paz, precaria. El futuro, tan incierto como peligroso.

El "Carnicero de los Balcanes" El “Carnicero de los Balcanes”

INTRODUCCIÓN Crisis de  Kosovo: conflicto bélico que estalló en la región yugoslava de Kosovo durante la primavera de 1998, tres años después del final de la guerra de la antigua Yugoslavia, y que una vez comenzado entró directa y definitivamente en relación con esta última.

En él los contendientes fueron inicialmente, de un lado, el Ejército serbio, y, de otro, el Ejército de Liberación de Kosovo (ELK; UCK en albanés), que pretende defender los intereses de la mayoría de origen albanés que habita la región.

Desde marzo de 1999, cuando dio comienzo el ataque de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a la República Federal de Yugoslavia, la crisis adquirió carácter plenamente internacional.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS
Para los nacionalistas serbios, Kosovo es la cuna de su nación. El Estado serbio medieval se localizaba en Kosovo y sus alrededores. La batalla de Kosovo, mantenida en Kosovo Polje (en serbo-croata, ‘campo de los Mirlos’), supuso la victoria del Ejército otomano, al mando del sultán Murat I sobre los serbios liderados por el príncipe Lázaro, el 15 de junio de 1389.

El aniversario de esa derrota es el día más importante en el calendario nacional serbio. No obstante, los albaneses lucharon al lado de los serbios en dicha batalla y, de hecho, precedieron en varios siglos a los serbios en la región.

ANTECEDENTES INMEDIATOS: EL AUGE DEL NACIONALISMO

La agitación nacionalista creció en Kosovo durante la década de 1980. En la primavera de 1981, los albaneses promovieron manifestaciones exigiendo que se otorgara a Kosovo el rango de una república federada yugoslava plena.

Los mítines fueron reprimidos violentamente por el Ejército y la policía serbia y decenas, quizás cientos, de albano-kosovares (habitantes de Kosovo de etnia albanesa) fueron asesinados. Los serbios que vivían en Kosovo denunciaron, por su parte, que estaban siendo maltratados por la mayoría albanesa.

La presencia albanesa en Kosovo ha variado con el paso de los años. Durante la época de esplendor serbio, los albaneses eran una minoría, pero en otros periodos han sido la fuerza predominante.

El nacionalismo albanés moderno nació en Kosovo con la creación de la Liga de Prizren en 1878, cuya intención era mantener al pueblo albanés unido en un solo Estado, haciendo frente a las diversas particiones de las tierras albanesas. Kosovo fue integrado en Yugoslavia —país surgido de las cenizas del Imperio Austro-Húngaro en 1918 con la denominación de Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, desde 1929 llamado Yugoslavia—, si bien durante la II Guerra Mundial (1939-1945) la mayor parte de la península de los Balcanes pasó a estar controlada por las potencias del Eje (pacto militar que incluía a Alemania, Italia y otros países).

Kosovo, así como la parte occidental de Macedonia y Albania quedaron bajo el dominio de Italia. Fue devuelta a Yugoslavia después de la II Guerra Mundial. La Constitución yugoslava de 1946 otorgaba a la región un rango de autonomía dentro de Serbia.

La autonomía de Kosovo, que se vio reducida por la Constitución yugoslava de 1963, fue posteriormente ampliada con nuevas enmiendas. En 1974, una nueva Constitución elevó a Kosovo a la categoría de provincia constituyente. Aunque quedó oficialmente integrada dentro de Serbia, funcionó virtualmente como una república yugoslava de pleno derecho, con su propia representación en la presidencia colectiva de ocho miembros de la Federación.

El presidente de Serbia, Slobodan Milosevic, proyectó una revisión constitucional que en 1989 suprimió la autonomía de Kosovo. Los líderes albano-kosovares respondieron incitando a su pueblo a detener la cooperación con el gobierno de Serbia. En 1990, los dirigentes kosovares promulgaron una “Declaración de Independencia” y proclamaron de manera unilateral el establecimiento de una “República de Kosovo”.

En unas elecciones clandestinas celebradas en mayo de 1992, los votantes albano-kosovares eligieron como presidente a Ibrahim Rugova, quien aconsejó la utilización de métodos no violentos y convenció a su pueblo de que la comunidad internacional forzaría a Serbia a otorgar la independencia a Kosovo.

El desencadenamiento de la denominada guerra de la antigua Yugoslavia en 1991 hizo que los albano-kosovares alcanzaran pocos avances en sus objetivos políticos. De hecho, los Acuerdos de Dayton, firmados en 1995, no trataron la situación de Kosovo.

INICIO DE LA GUERRA :

En diciembre de 1996, la Asamblea General de Naciones Unidas votó una resolución por la que se exigía al gobierno yugoslavo la puesta en libertad de los presos políticos de Kosovo, el cese de la persecución a las organizaciones defensoras de los derechos humanos, el respeto a la voluntad de los albaneses de Kosovo y un intento de diálogo con sus representantes. Estas demandas fueron ignoradas.

A comienzos de 1997 se produjo en la vecina Albania un estallido social, tras el fraude del denominado sistema financiero piramidal, por el que mucha gente perdió todos los ahorros de su vida. Las comisarías de policía albanesa fueron asaltadas y desaparecieron más de un millón de armas.

Muchas de ellas acabaron en la frontera de Kosovo. En el plazo de algunos meses se armó a la milicia kosovar, que empezó a atacar las comisarías serbias de la región. Las autoridades serbias en Kosovo respondieron con una represión aún mayor.

El Ejército de Liberación de Kosovo (ELK), hasta esta fecha casi desconocido, hizo su primera aparición pública en noviembre de 1997, al atribuirse los ataques contra la policía serbia en Kosovo, quien devolvió el golpe con violencia: el 28 de febrero de 1998 atacó varios pueblos donde se consideraba que el ELK tenía sus bases de operaciones. En menos de una semana al menos 82 albaneses habían sido asesinados, entre ellos mujeres y niños. La sangrienta represión sólo logró sumar adeptos a la causa del ELK.

Tres meses más tarde, la policía serbia y las Fuerzas Armadas yugoslavas lanzaron otra ofensiva mayor en Kosovo, esta vez en el territorio limítrofe con Albania, lo cual forzó a más de 40.000 albano-kosovares a abandonar sus hogares y huir para salvar sus vidas.

La Muerte, el luto el llanto

La Muerte, el luto el llanto

DESARROLLO DEL CONFLICTO

El 12 de junio de 1998, los ministros de Asuntos Exteriores del Grupo de Contacto —encargado de supervisar el proceso de paz en los territorios de la antigua Yugoslavia, según los Acuerdos de Dayton, e integrado por Francia, Alemania, Italia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos— exigieron a Milosevic, presidente de la República Federal de Yugoslavia (RFY), creada en 1992, que diera la orden de retirada de sus fuerzas de seguridad de todas las zonas de Kosovo donde se habían realizado operaciones represivas contra los civiles albaneses y se enviaron negociadores a Belgrado con la intención de persuadir a aquél para que iniciase conversaciones serias de paz con los dirigentes albano-kosovares.

Rugova y otros dirigentes albaneses declararon no estar dispuestos a un diálogo con la RFY hasta que Milosevic ordenara el fin de la represión policial en Kosovo.

Cuando Milosevic manifestó que conversaría con Rugova pero no con el ELK, Estados Unidos y otros gobiernos occidentales apenas pudieron poner objeciones, incluso aunque el ELK se hubiera convertido en una fuerza con la que era imprescindible contar, ya que controlaba más de un tercio del territorio de Kosovo.

El proceso de negociación llegó al caos en julio, cuando el ELK declaró que no reconocía a Rugova como presidente, sugirió que no había nada que negociar con los líderes serbios y afirmó que lo único que buscaba era la independencia de Kosovo.

Desde entonces, la crisis de Kosovo amenazó con convertirse en el inicio de un enfrentamiento regional que amenazaría a todo el sur de Europa. El Grupo de Contacto acordó coordinar los esfuerzos para la pacificación, como había hecho antes en Bosnia. Richard Holbrooke, el diplomático estadounidense que negoció los Acuerdos de Dayton, fue llamado de nuevo para sentar las bases de un tratado en Kosovo. Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se declararon dispuestos a intervenir.

La triste danza de los que huyen del infierno buscando un futuro mejor

La triste danza de los que huyen del infierno buscando un futuro mejor

El 23 de septiembre de 1998, cuando ni los serbios ni el ELK parecían capaces de una victoria militar, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas exigió un alto el fuego inmediato y amenazó con acciones para lograrlo. Al día siguiente, la OTAN comenzó a preparar un ataque contra las fuerzas serbias desplegadas en Kosovo. El 5 de octubre siguiente, la Unión Europea (UE), Estados Unidos y la propia OTAN, a través de Holbrooke, exigieron a Milosevic que obedeciera el mandato de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de forma “irreversible y verificable”.

El presidente yugoslavo llegó a un acuerdo con Holbrooke el 13 de octubre sobre el cumplimiento de la resolución del Consejo de Seguridad que detuvo los planes de ataque aéreo de la OTAN.

Milosevic aceptó la presencia en Kosovo de 2.000 supervisores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). El día 27 de ese mes, la OTAN renunció a intervenir tras comprobar el cumplimiento de lo acordado, pero mantuvo la amenaza militar sobre Serbia (principal integrante de la RFY).

Milosevic volvió a violar el alto el fuego desde el 24 de diciembre de ese año y en enero de 1999 dio marcha atrás en su decisión de expulsar del país al estadounidense William Walker, jefe de los supervisores de la OSCE, después de que la OTAN y el gobierno estadounidense reiteraran sus amenazas al régimen yugoslavo.

El Grupo de Contacto convocó conversaciones de paz que comenzaron a celebrarse en la localidad francesa de Rambouillet (cercana a París) el 6 de febrero de 1999, pero que finalizaron el día 23 de ese mes sin obtener un acuerdo.

Las negociaciones se reanudaron desde el 15 hasta el 19 de marzo en París y acabaron sin un pacto entre los dos bandos, si bien los albano-kosovares suscribieron por su parte un acuerdo de paz, a falta de la firma serbia, según el cual Kosovo pasaría a gozar de una amplia autonomía y vería desplegarse las fuerzas multinacionales en su territorio.

Internacionalización del conflicto  A partir del 24 de marzo de 1999, la OTAN bombardeó objetivos militares yugoslavos (en Serbia, incluida la región de Kosovo, y en Montenegro) ante la negativa de Milosevic a aceptar los acuerdos de paz.

Éste rompió el día 25 las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, Francia, Alemania y el Reino Unido, al tiempo que incrementó la represión sobre la población albano-kosovar.

Entre tanto, tenía lugar la que fue calificada como la más grande catástrofe humanitaria desde el final de la II Guerra Mundial en 1945: miles de albano-kosovares expulsados de sus localidades por militares y policías serbios comenzaron a hacinarse en las fronteras con Albania y la Ex-República Yugoslava de Macedonia.

El 1 de abril, Rugova fue desautorizado por los miembros de su gobierno, tras haber aparecido días antes en público saludando al presidente yugoslavo y firmando un alegato conjunto opuesto a los ataques de la OTAN.

Milosevic declaró cinco días después un alto el fuego unilateral y ofreció una negociación con Rugova, propuestas ambas que no fueron tenidas en cuenta por la OTAN, la cual responsabilizó a los serbios del arrasamiento de Priština, la capital de Kosovo.

El presidente ruso, Borís Yeltsin, amenazó el 9 de abril con entrar en el conflicto si las fuerzas aliadas invadían territorio serbio, creando así un delicado momento de tensión que quedó resuelto después de matizar la advertencia.

La RFY rompió sus relaciones diplomáticas con Albania el 18 de abril siguiente. Al mismo tiempo que proseguían los bombardeos aliados, especialmente sobre la ciudad de Belgrado, así como la huida masiva de refugiados albano-kosovares, los combates entre el ELK y el Ejército serbio hacían lo propio. Mientras, de otro lado, el enviado especial de Yeltsin a la zona, el ex primer ministro ruso Víktor S. Chernomirdin, buscó desde mediados de ese mes de abril que se iniciaran las conversaciones de paz entre la OTAN y la RFY.

Así, el 6 de mayo la OTAN ofreció a Milosevic un plan de paz apoyado por Rusia, a propuesta del Grupo de los Ocho (denominación del Grupo de los Siete desde que en 1997 se incorporó Rusia) que incluía el final inmediato de la represión contra la población albano-kosovar, la presencia de una fuerza internacional civil y de seguridad bajo el auspicio de la ONU, el retorno de los refugiados, el establecimiento de una administración interina y la negociación del autogobierno de Kosovo, así como la desmilitarización del ELK y el respeto a la integridad y soberanía de la RFY.

No obstante, la crisis internacional se agudizó cuando al día siguiente la OTAN bombardeó por error la Embajada de China en Belgrado, con lo que ese país asiático, miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se vio directamente involucrado en el conflicto. Rusia y China hicieron frente común en las negociaciones y exigieron que éstas se retomaran sólo tras el alto un alto el fuego de la OTAN.

El 27 de mayo el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, con sede en La Haya (Países Bajos), dictó una orden de detención contra Milosevic y cuatro de sus principales colaboradores (entre los que se encontraba el presidente de Serbia, Milan Milutinovic) con vistas a su procesamiento, que les acusaba de haber cometido durante los primeros cuatro meses de 1999 crímenes contra la humanidad y violación de las leyes de guerra en la provincia de Kosovo.

Al día siguiente Milosevic aceptó como base de un acuerdo de paz el plan propuesto por el Grupo de los Ocho y, tras entrevistarse en Belgrado con Chernomirdin y con el representante de la UE (el presidente de Finlandia, Martti Ahtisaari), el 3 de junio presentó el contenido de las negociaciones ante el Parlamento yugoslavo.

Éste aprobó ese día el plan de paz al tiempo que Milosevic cedía ante las propuestas de los mediadores y aceptaba las principales exigencias de la OTAN: cese inmediato de la violencia y de la represión en Kosovo; retirada rápida y verificable de todas las fuerzas armadas de la región; despliegue en Kosovo de fuerzas internacionales civiles y de seguridad bajo la supervisión de la ONU; fuerzas que estarían formadas esencialmente por la OTAN bajo mando y control únicos; establecimiento de una administración provisional para Kosovo decidida por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, bajo la cual el pueblo de Kosovo podría disfrutar de una autonomía sustancial en el seno de la RFY; tras la retirada militar yugoslava, un número convenido de personal yugoslavo sería autorizado a regresar; retorno asegurado de todos los refugiados; desarrollo de un proceso político que llevara a una administración propia para Kosovo según los principios de soberanía e integridad territorial de la RFY y de otros estados de la zona, así como el desarme del ELK; comienzo de un plan de estabilización y desarrollo económico de la región en crisis; las actividades militares de la OTAN finalizarían cuando se aceptasen los principios anteriores, especialmente cuando diese comienzo la retirada verificable de las tropas yugoslavas de Kosovo.

Ver Un Resumen del Conflicto

Fuente Consultada:
Enciclopedia Encarta 2000
Gente  Testigo Siglo XX
Revista Todo es Historia

 

Protesta Estudiantil en Latinoamerica Historia del Movimiento

HISTORIA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL
EN AMÉRICA LATINA

En 1918 se produce en la ciudad de Córdoba un movimiento social y político que tiene como principal protagonista al estudiantado. Originada en reclamos académicos y culturales , exigiendo una renovación pedagógica , en poco tiempo la protesta estudiantil alcanzará la envergadura nacional y latinoamericana.

La rebelión de los años 20 surge en un contexto económico-social de movilización de sectores medios urbanos, producto de la violenta inserción de América Latina en el mercado mundial.

Juan Carlos Portantiero caracteriza así este período:

“La apertura hacia Europa y los Estados Unidos a través de la intensificación de las relaciones comerciales y del asentamiento de inversiones extranjeras, estaba marcada por la rémora del monocultivo y suponía una deformación del crecimiento a partir de su misma raíz.

“Se trataba de la repercusión, sobre las áreas periféricas, del imponente proceso de desarrollo industrial que tenía lugar en Europa Occidental, principalmente en Gran Bretaña y en los Estados Unidos. Materias primas y alimentos eran ávidamente requeridos por la vertiginosa expansión de las economías capitalistas.  Al crecimiento del comercio mundial, basado cada vez más en una rígida especialización que condenaba a las áreas atrasadas a un crecimiento Unilateral, se sumaba la inmigración de pobladores europeos a América Latina y la inversión de capitales, especialmente destinados a consolidar la dependencia.

“De este proceso, cuyo resultado social, fue en general, el reforzamiento de estructuras internas duales, caracterizadas por la superposición de zonas de atraso precapitalista y áreas urbanas cosmopolitas y con pautas de consumo y hábitos de vida europeas, se favorecieron especialmente los países de la zona del Río de la Plata, Argentina y Uruguay, dado que la existencia en ellos de clima templado y de praderas fértiles los transformaba en ideales abastecedores de alimentos para cubrir los crecientes consumos de los países industrializados”.

Si bien es cierto que todo este proceso implicó la creación de fuertes lazos de dependencia con los países capitalistas ya desarrollados, también es cierto que, aunque deformado, promovió cierto grado de desarrollo. América Latina comenzó a modernizarse y su característica más notable fue el crecimiento urbano. Durante el período comprendido entre 1890 y 1920 las principales ciudades y capitales de América Latina duplicaron y hasta triplicaron su población. La urbanización trajo aparejado un crecimiento en la educación.

De acuerdo con los datos suministrados por el autor anteriormente citado el número de estudiantes se cuadruplicó entre 1890 y 1915, la población de la Universidad de Buenos Aires creció en el mismo lapso de 900 a 4.600, los alumnos primarios de 300.000 a 760.000.

Al abrirse nuevas posibilidades económicas, se resquebrajó el viejo esquema de clases emergiendo importantes sectores localizados en las ciudades, y cuyo peso social los lleva a adoptar casi inmediatamente activas conductas políticas. En el .plano internacional muchas cosas habían cambiado también. Ha finalizado la Primera Guerra Mundial. En 1917, Rusia, el país de los zares, se ha convertido en el primer estado socialista.

En América Latina el triunfo de la revolución mexicana ha convulsionado el continente. En la Argentina, claro exponente de la situación analizada, el reclamo de participación de estos sectores medios urbanos se canalizó fundamentalmente en la Unión Cívica Radical.

El triunfo del radicalismo en 1916 es vivido como un triunfo por una amplia mayoría de estos estratos urbanos. Sin embargo, sería excesivamente esquemático explicar la revuelta estudiantil solamente como un reflejo del ascenso y la movilización de ciertos sectores sociales.

poster propagandaEl movimiento estudiantil tiene —tal como lo analizamos al comienzo— características y determinaciones específicas. Su sensibilidad, su capacidad de organización y movilización supera ampliamente los límites impuestos por su clase de origen.

(imagen: cartel de propaganda política)

Córdoba es el punto neurálgico de la movilización estudiantil. Es ahí donde más agudamente se dan las contradicciones de una sociedad en transición.

La Universidad cordobesa se mantenía casi como en 1613, año de su fundación. Reducto del patriciado tradicional, sn sus claustros reinaba el oscurantismo y un estricto criterio de autoridad. Se renegaba del método científico y experimental y como alternativa se enseñaba teología y derecho público eclesiástico. Las autoridades religiosas controlaban rigurosamente el nombramiento y la conducta de los profesores.

Este clima no era característico de todas las universidades del país. Buenos Aires y La Plata trataban de ajustar su organización a los nuevos tiempos que corrían. Todo comenzó con el reclamo de los alumnos cordobeses de sustituir el sistema vigente para la provisión de cátedras. Ante la negativa de las autoridades, los alumnos deciden ir a la huelga, que se cumple de manera exitosa y se extiende solidariamente al conjunto de la población universitaria argentina. Se suceden manifestaciones multitudinarias que son reprimidas con violencia por la policía y se establecen contactos solidarios con sindicatos y partidos de izquierda.

El 21 de junio de 1918 los estudiantes dan a publicidad un documento de fundamental importancia para la historia de! movimiento estudiantil: el Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria. En él se señala, y por primera vez se hace en forma tan explícita, el interés de participar en la toma de decisión de la universidad. “La Federación Universitaria de Córdoba  –dice el Manifiesto– reclama un gobierno estrictamente democrático y sostiene que el “demos” universitario, la soberanía, el derecho á darse el gobierno propio radica principalmente en los estudiantes.

El concepto de autoridad que corresponde y acompaña a un director o a un maestro en un hogar de estudiantes universitarios no puede apoyarse en la fuerza de disciplinas extrañas a la substancia de los estudios. La autoridad de un hogar de estudiantes no se ejercita mandando, sino sugiriendo y amando: enseñando”.

El Manifiesto está dirigido a todos “los hombres libres de Sudamérica”. En él hay un llamado a la solidaridad americana que pronto tendrá un eco favorable en toda América Latina. “Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando una revolución, estamos viviendo una hora americana”. El espíritu liberal, anticlerical que animó a la Reforma también está presente en el Manifiesto. En él se afirma: “No podemos dejar librada nuestra suerte a la tiranía de una secta religiosa”.

irigoyenEn septiembre el conflicto todavía no se ha resuelto. Los estudiantes deciden dar un paso más decisivo: la toma de la universidad, asumiendo el gobierno de la misma, nombrando profesores e incluso decanos. Se dispone entonces el levantamiento de la huelga y la iniciación de las clases; se invita al pueblo a este acto, pero lo impide el ejército y la policía.

Finalmente el gobierno irigoyenista implanta un nuevo estatuto recogiendo los principios básicos por los que habían luchado los estudiantes: la docencia libre y la participación de los alumnos en el gobierno de la universidad.

La reforma se extiende a América Latina Los estudiantes limeños son los primeros en América Latina en recoger las banderas de la reforma cordobesa. Lima, en la década del 20, tenía características semejantes a Córdoba y su universidad constituía también un feudo de los sectores más reaccionarios de la sociedad. Sin embargo, ya desde 1916 existía una Federación de estudiantes con una tradición de lucha importante, incluso en conflictos extrauniversitarios.

En 1919, al acceder Leguía al poder, líder del sector liberal, los estudiantes se sienten fortalecidos políticamente para hacer oír sus reclamos. En junio de ese año un conflicto sin importancia de los estudiantes de Historia con un profesor actuó como detonante. Lanzado el conflicto, las demandas estudiantiles encontraron rápida satisfacción: el 20 de septiembre de 1919 se incorporan a los

estatutos de la universidad dos de las más importantes reivindicaciones reformistas: la existencia de cátedras libres rentadas por el Estado y la participación estudiantil en el gobierno de la Universidad. Este triunfo es efímero; la oligarquía retoma la hegemonía política aun cuando Leguía se mantiene en el poder.

En la Universidad se viven intensos conflictos y recién en 1922 se reanudan las clases, pero ya los estudiantes haban perdido sus conquistas más importantes. Era una derrota significativa que podía conducir a una política de retracción y defensiva. Fue un conflicto exterior a la universidad lo que impulsó nuevamente a los estudiantes peruanos a la lucha. Leguía, cada vez más ligado a los sectores ultraconservadores y religiosos, había colocado a Perú bajo la protección de Jesús”.

Inmediatamente los estudiantes se lanzaron a la calle protestando por lo que consideraban una afrenta política. Pero el estudiantado peruano ya es consciente de que para lograr sus objetivos debe fortalecer su alianza con otros sectores sociales, dirigido por el entonces líder estudiantil Haya de la Torre, consigue organizar la solidaridad de los obreros en las universidades populares creadas por la Federación Estudiantil.

Las manifestaciones populares contra la sacramentalización de Perú fueron totalmente reprimidas por la policía, dejando un saldo de dos muertos; Haya de la Torre fue expulsado a México. En ese país, funda en el año 24 la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), invitando a todos los latinoamericanos a unirse a la nueva organización.

La idea de Haya era concentrar en el APRA —concebido como un amplio frente antiimperialista al estilo del Kuomingtan chino— a todas las fuerzas que habían luchado por los postulados reformistas y por la extensión de éstos a otras capas populares. De hecho, recogía la propuesta del movimiento reformista cordobés, dándole un contenido más amplio y una significación “indoamericana”.

La ideología de la Reforma trasciende con el aprismo —más allá de sus transformaciones e. inconsecuencias futuras— los marcos meramente universitarios, para convertirse en toda América en una propuesta política de un tinte nacionalista, popular y antiimperialista. Si bien la idea de construir este frente no fructificó, su influencia política se extendió a varios partidos latinoamericanos: Acción Democrática (Venezuela), Movimiento Nacionalista Revolucionario (Solivia) y Partido de Acción Revolucionaria (Cuba). El espíritu renovador de la Reforma Universitaria llega también a Cuba. En 1923 los estudiantes crean la Federación Universitaria y consiguen las mejoras académicas solicitadas, amparados bajo el gobierno liberal de Zayas.

Al poco tiempo, en 1925, Zayas es sucedido por Gerardo Machado y una época de dictadura y represión se abre en Cuba. A pesar de este clima opresivo, los estudiantes crean en 1926 el primer Directorio Estudiantil Universitario, inaugurando una forma de expresión política autónoma de los estudiantes. Este Directorio consigue años más tarde, derrocado Machado, imponer su propio candidato: Ramón Grau San Martín; esta victoria es efímera. Poco tiempo después Batista asume el poder.

Al comenzar la resistencia antibatistiana encabezada por Fidel Castro, los jóvenes universitarios tienen una participación activa dentro del mismo movimiento 26 de Julio o a través de la propia actividad de la Federación Estudiantil Cubana, recogiendo y sintetizando en una perspectiva más amplia y liberadora los postulados martianos y reformistas. Chile, Uruguay, Venezuela y México recogen también los postulados de la Reforma.

No analizaremos sin embargo en este trabajo las características específicas que ella asumió en estos países. Lo hemos hecho en el caso de la Argentina, por ser este país la cuna del Movimiento Reformista y en el caso de Perú y Cuba por la directa influencia que tiene la ideología de la Reforma en proyectos políticos que se postulan para la modificación de la sociedad en su importante conjunto.

Es importante dejar señalados los principales objetivos del Movimiento Reformista de 1918 y su consecuencia en la historia de la lucha del movimiento estudiantil latinoamericano:

1—Democratización de la vida universitaria levantando como bandera de lucha la constitución de un gobierno autónomo de la universidad formado por profesores, estudiantes y graduados: los estudiantes reformistas eran conscientes del papel protagonice que jugaban en los marcos universitarios y reclamaban ejercer este derecho.

2 — Imposición de una enseñanza científica para romper el oscurantismo. Exigían para ello profesores idóneos elegidos por concursos donde se pusiera en juego no el buen nombre de la profesión, ni su adhesión a determinada ideología, sino un conocimiento profundo de la materia que debían impartir. Para ello era necesario profesores no vitalicios sino renovables periódicamente.

3 — Vinculación con los problemas políticos y sociales de su tiempo y proyección latinoamericana. Los estudiantes reformistas tuvieron temprana conciencia de los problemas económicos y sociales que aquejaban a sus países buscando la alianza con sectores populares y solidarizándose en una misma lucha antiimperialista con los países hermanos de América Latina. Nos parece correcta la observación de ciertos sectores estudiantiles que sin desconocer la importancia de la Reforma critican algunas actitudes políticas de este movimiento. Dice Rodolfo Sáenz “los participantes en las lomadas del 18 concebían la misión de los universitarios como algo realmente «especial y mesiánico», encarando su unidad con el proceso popular pero reservando para sí la conducción teórica y política”.

Esta omnipotencia se extendía a admitir la posibilidad de generar un cambio en las relaciones sociales existentes a través de la universidad. Sin embargo, estas objeciones no disminuyen el valor histórico de los planteos estudiantiles. Gracias al movimiento reformista los universitarios latinoamericanos logran estructurar una fuerte organización estudiantil, Iniciando una tradición de lucha que se mantiene en forma ininterrumpida hasta nuestros días. Muchas de las banderas reformistas —si bien en otro contexto político y social— son recogidas por el movimiento estudiantil europeo 50 años más tarde.

Fuente Consultada:
Transformaciones, Enciclopedia de los Grandes Fenómenos del Siglo XX – Tomo N° 4 –  Los Estudiantes
Centro Editor de América Latina

La Universidad y la Sociedad Objetivos de la CIA en la Guerra Fría

La Universidad y la Sociedad Objetivos de la CIA

Las universidades y la sociedad: Todas las sociedades industriales adelantadas necesitan, imperativamente, contar con grandes cantidades de cuadros profesionales y técnicos muy preparados. La industria, el gobierno, las comunicaciones y la educación reclaman, cada vez más, una experta mano de obra intelectual. Por lo tanto, las relaciones entre estos sectores y la universidad se tornan siempre más estrechas.

“La Universidad y la industria se asemejan cada vez más… La Universidad está obligada a centrar sus actividades en la industria”, declaró Clark Kerr, presidente de la Universidad de California. El fenómeno tiene características brutales en los Estados Unidos, donde la adecuación es completa. Basta con identificar los orígenes y relaciones de quienes conforman las juntas de gobierno de los principales centros académicos, para comprobar esta simbiosis entre sistema y universidad.

En el consejo de administración de la Universidad de Columbia, por ejemplo, se encuentran representantes de grandes corporaciones monopólicas: CBS (radio y televisión), Metal Climax (emporio minero con inversiones en África), Lockheed Aircraft, General Dynamics (industria aeronáutica y bélica), Chemical Bank, Kuhn Loeb, Manufacturer’s Hanover Trust, Temple, First National City Bank, Chase Manhattan Bank, Metropolitan life insurance (bancos, financieras y aseguradoras).

Esta es una lista incompleta, ya que las citadas sociedades están ligadas a otras, pero constituye un grupo representativo de los grandes monopolios. También en Columbia hay institutos que trabajan bajo contratos del departamento de defensa; el IDA (Institute for Defense Analyses) en el que participa la misma Universidad de Columbia, se dedica a la investigación en armamentos avanzados y en técnicas antiinsurreccionales: es la “fábrica de ideas” del departamento de defensa norteamericano.

La relación entre Universidad y fundaciones presuntamente filantrópicas, como la Rockefeller, Ford, Carnegie, etc., son determinantes en la marcha de las investigaciones, contrataciones y política científica, porque hay dinero para los temas cuyo desarrollo interesa mientras que, si no hay interés, tampoco hay dinero ni investigación.

La misma franqueza de las corporaciones no deja margen para la idealización de la actividad científica; un director de Xerox explica su presencia en la Universidad de Rochester: “Para decirlo de la manera más clara posible, se trata de una cuestión de mero interés propio, de dólares, de centavos. Xerox vivirá o morirá con la tecnología”.

John Hannah, presidente de la Michigan State University, es sincero al explicar las funciones de la Universidad: “Nuestras escuelas superiores y universidades han de considerarse bastiones de nuestra defensa, tan esenciales para conservar nuestro país y nuestra forma de vida, como los bombarderos supersónicos, los submarinos nucleares y los misiles balísticos intercontinentales”.

El hecho de que ninguno de los tres sistemas de armas que menciona Hannah podría haberse diseñado, construido y manejado sin universitarios, prueba que no se trata de retórica de fiesta patria. Las mismas corporaciones que proveen fondos para la enseñanza, el desarrollo y la investigación, recogen el beneficio de graduados bien preparados: todos los años, representantes de los monopolios compiten en la contratación de los jóvenes más brillantes de la promoción, con lo cual cierran el círculo y consolidan el sistema.

LA CONSPIRACIÓN MUNDIAL:
Las Sociedad Secretas, a través de la CIA monitorean las Universidades

Asi lo explica Walter Graziano en “Hitler Ganó La Guerra“, libro en donde explica los planes para un Nuevo Orden Mundial, a través de las decisiones de las sociedades secretas, que tienen un poder sin igual mediante el manejo de los medios de comunicación , universidades y dueños del poder económico mundial.

¿Dónde queda, entonces, el supuesto prestigio que en el mundo ganaron desde los años 70 las universidades norteamericanas? Durante muchos años, para numerosas familias de todo el mundo resultaba altamente deseable que sus hijos efectuaran cursos de grado o posgrado en Estados Unidos. Supuestamente, la formación científica era muy superior a la de otras universidades. Lo que no sabíamos era que, además de la manipulación del conocimiento científico que antes señalamos como una constante deseada por la élite financiero-petrolera, generalmente dueña, financiadora o directora de las universidades, los estudiantes extranjeros iban a estar bajo un constante monitoreo de la CIA con el fin de ganar agentes en el exterior y, por si fuera poco, que más de la mitad de los profesores recibían y reciben pagos de la CIA para “facilitar” el acceso a los alumnos.

Pero las sorpresas no terminan allí. En el informe oficial conocido popularmente como el “Church Committee Report” del Congreso norteamericano, en la página 189, se señala:

(…) La CÍA está usando ahora a unos cientos de académicos norteamericanos, quienes adicionalmente a proporcionar pistas y presentaciones por cuestiones de inteligencia, ocasionalmente escriben libros y otro material para ser usado con fines de propaganda en el exterior. (…) Estos académicos están localizados en más de cien universidades e institutos norteamericanos.

Quizás ahora también podamos entender con más precisión lo que ocurrió con John Nash y con el discreto encubrimiento que han sufrido sus descubrimientos acerca de la falsedad de las teorías de Adam Smith, frente a la sobreexposición de teorías económicas sin real basamento científico (como la llamada “escuela de expectativas racionales” de Lucas).

El “Church Committee Report” fue escrito en 1976. ¿Cuánto más habrá avanzado la infiltración de la CIA en directores, profesores y alumnos de universidades norteamericanas, desde aquella época? En el mismo trabajo,Volksman señala:

Yale ha sido terreno fértil en el reclutamiento de agentes de la CIA desde que la Agencia comenzó en 1946. En realidad, muchos de los primeros ejecutivos de la CIA proceden de Yale y de otras escuelas de la IVY, por la cual la CIA fue acusada durante muchos años de corresponder a los intereses del establishment anglo-norteamericano. La acusación era verdad: 25% de los ejecutivos top de la CIA habían sido alumnos de Yale.

En el mismo trabajo se señala que la universidad norteamericana que es la principal base de reclutamiento de alumnos extranjeros, para que al retorno a sus países se desempeñen como agentes de la CIA, es nada menos que… la Universidad de Harvard (*). Ahora puede que algunas cosas acerca del grado de penetración que la política y la propaganda del CFR (Comite Federal de Relaciones) han realizado en el mundo queden más claras. ¿Cuántos funcionarios europeos, latinoamericanos, asiáticos y africanos han estudiado en Harvard?

Cabe mencionar que las tres universidades norteamericanas que más fondos manejan son, no por casualidad: primero, la Universidad de Harvard, principal socia universitaria de la CIA, y segundo, la Universidad de Yale, casa de estudios de los Bush, Harriman, Rockefeller y la aristocracia norteamericana que maneja la CIA.

Pero las actividades de la CIA en el mundo universitario y en la cultura no se ha reducido a infiltrar universidades en todos sus niveles. Francés Stonor Saunders, en La CIA y la guerra fría cultural, nos muestra cómo, tras la Segunda Guerra Mundial, la CIA se logró infiltrar en prácticamente todos los espacios de la cultura.

Muchas veces lo hacía mediante fundaciones “filantrópicas” y congresos culturales, así como también exposiciones, conciertos y hasta giras de orquestas sinfónicas. También describe cómo la CIA subvencionaba ambiciosos programas editoriales, y hasta se ocupaba de realizar traducciones a todos los idiomas.

Stonor Saunders asimismo narra cómo las revistas de toda Europa y otros lugares del mundo compensaban la caída en ingresos por publicidad mediante supuestos mecenas tras los cuales se escondía la CIA. Quizá lo peor de todo, siempre según Stonor Saunders, es cómo muchos de los más elocuentes exponentes de la libertad intelectual de Occidente se convirtieron en instrumento de los servicios secretos estadounidenses. En buena cantidad de ocasiones, la manipulación de intelectuales por parte de la CIA se daba incluso sin que éstos lo supieran, y generalmente aun cuando no les gustara.

El FBI (Federal Bureau of Investigations) no es otra cosa que una “policía paralela” interna en Estados Unidos. La visión un tanto romántica de las series y películas norteamericanas acerca de los laboriosos e incorruptibles agentes, que muchas veces se quedan a trabajar a deshoras para resolver tétricos crímenes comiendo fría comida china llevada a domicilio, no es otra cosa que propaganda de cuarta calidad. Muchas veces hemos oído hablar acerca de los crueles crímenes de la Gestapo de Hitler.

La Gestapo no era otra cosa que una policía paralela. De la misma manera que el FBI, desde su instauración en 1935 por el ex presidente Franklin Delano Roosevelt (reconocido miembro de una sociedad secreta), opera en el mismo sentido.

El FBI fue dirigido durante más de tres décadas por un siniestro personaje, también miembro de una sociedad secreta: J. Edgar Hoover. Bajo el comando de Hoover, el FBI realizó todo tipo de operaciones internas. Por ejemplo, manipuló al senador Joseph Mc-Carthy durante los años 50 para que llevara a cabo su famosa “cruzada anticomunista” y llevó a la práctica, durante décadas, el racista y temible Counter Intelligence Program(COINTEL-PRO), mediante el cual los agentes del FBI espiaban las actividades de los miembros más importantes de todas las minorías raciales en Estados Unidos (incluidos los indígenas en las reservas).

El FBI no se limitó a espiar, sino que en muchas ocasiones actuó de manera violenta contra quienes creyó que podían poner en relativo jaque la supremacía blanca y anglosajona en todas las estructuras de poder norteamericanas. Mientras todo esto ocurría silenciosamente, sin que los medios de comunicación divulgaran la menor noticia al respecto, J. Edgar Hoover era mostrado profusamente en los medios como un paladín de la lucha contra el crimen, como el “tío bueno” que todo americano deseaba tener.

Hoover era temido aun por personajes muy poderosos debido a que poseía archivos personales de empresarios, políticos e intelectuales. No los coleccionaba, sino que los usaba con fines extorsivos. El inescrupuloso mandamás del FBI fue puesto y mantenido en su cargo directamente por la élite. Existen muchas especulaciones de que J. Edgar Hoover era en realidad hijo bastardo de uno de los miembros de la élite y hasta se dice que habría sido concebido en uno de los rituales de una sociedad secreta.

(*):El director del fondo de inversiones, Robert Stone, está casado con una Rockefeller e invirtió, para desgracia de los profesores de esa universidad, fuertes sumas en acciones de la Enron antes de la caída. Se ve que no aprende de la experiencia, dado que hace muchos años, cuando “Dubya” Bush era accionista de Harken, decidió invertir en esa firma. Claro que Bush vendió las acciones a precios cercanos al máximo de la época, mientras que el fondo de inversión de la Universidad de Harvard tuvo que soportar, estoico, la baja de las acciones de la Harken de US$ 4 a cerca de US$ 1 por unidad.

Fuente Consultada:
Transformaciones, Enciclopedia de los Grandes Fenómenos del Siglo XX – Tomo N° 4 –  Los Estudiantes
Centro Editor de América Latina

Historia del Movimiento Estudiantil Origenes y Objetivos

Historia del Movimiento Estudiantil

EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL:
Primeras Manifestaciones:
La revuelta estudiantil europea y particularmente la francesa —que hizo eclosión en 1968— implicó la movilización anticapitalista más importante del continente desde los años posteriores a la segunda guerra mundial. En los Estados Unidos, los estudiantes y los movimientos revolucionarios de la minoría negra conforman un polo de denuncia y de lucha con el sistema de dominación que su país extiende en el mundo.

Esta situación, en momentos en que los ejércitos norteamericanos son derrotados en Vietnam, ha quebrado, con su crítica y con su acción, el sólido frente interno de que dispuso durante tantas décadas el imperio para realizarse como tal.

Tanto en América Latina como en África y Asia, el movimiento estudiantil no es nuevo: muchas veces participó en las luchas anticolonialistas, antiimperialistas y antioligárquicas. La insurgencia estudiantil, entonces, no sólo sale al paso a la organización de la Universidad y a la función que ésta cumple en el sistema.

Al contrario, en su veloz expansión —muchas veces efímera— y dotada de una gran audacia y frescura intelectual —muchas veces exagerada—, también cuestionó las concepciones ya tradicionales respecto de las posibilidades de radicalización de las clases medias (de donde provienen la mayoría de los estudiantes), de la conformación de la vida interna de los partidos políticos de izquierda (sacudidos por los coletazos laterales de esta oleada antiautoritaria), sobre las posibilidades de la revolución social en los países capitalistas centrales e, inclusive, sobre los países del este europeo, incluida la URSS.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com movimiento estudiantes

La tarea de cuestionamiento tiene, sin duda, en Europa y los Estados Unidos, mayor originalidad frente a las soluciones propuestas por la llamada sociedad de consumo, sociedad opulenta pero a la vez origen de profundos rechazos dentro de los grupos juveniles e intelectuales.

En Europa, junto con audaces teorizaciones acerca de! estudiantado como un nuevo proletariado, se entremezclan reclamaciones sobre la liberación sexual. Esta misma consigna hace furor en los Estados Unidos: mientras se justifica el consumo de drogas por sus posibilidades liberadoras, se atribuye a la “juventud” facultades todopoderosas para provocar cambios. Sin embargo, negar la importancia del fenómeno global por lo que tenga de exagerado o inconsistente resulta, más que una actitud lúcida una actitud pueril. En efecto, el mosaico es demasiado complicado y las transformaciones son demasiado recientes para poder hacer una descripción detallada o para intentar un balance completo.

La radicalización de los estudiantes: La insurgencia estudiantil que recorre el mundo en los últimos años tiene características comunes aunque transcurra en países distintos y en estructuras universitarias de muy diversa índole. Esto último explica que los efectos de las movilizaciones, sus acuerdos y desacuerdos con otros sectores sociales y las probabilidades de Nevar a cabo con éxito las diversas propuestas, tengan también diversos sentidos y exijan, por lo tanto, análisis especiales. Eso en cuanto a su inscripción en medios diferentes.

En cuanto a las características comunes, lo primero que se nota es la aparición de estudiantes que comienzan por criticar la estructura de la universidad y, más tarde, las funciones que ella cumple en la sociedad; de ahí pasan a rechazar la posición que la sociedad les reserva para cuando se hayan graduado (incluida la no-ocupación) y, por lo general, terminan por cuestionar la sociedad en su conjunto al tiempo que proponen una sociedad y una universidad distintas.

Si esta superficial descripción del fenómeno —que en la realidad siempre se da de manera mucho más compleja— es correcta en lo esencial, de inmediato se plantea una cuestión básica:

¿Qué son los estudiantes? La mayor parte de los observadores e, inclusive, de los mismos teóricos del movimiento estudiantil, sostienen que no se trata de una clase social. En efecto, una clase social se define, comúnmente, por la posición que ocupa respecto de la propiedad de los medios de producción, la apropiación de plusvalía o la venta de la fuerza de trabajo; un estudiante, en cambio, no se define como tal por ser o no ser propietario o asalariado. Lo que sí se señala con frecuencia es el origen social de los estudiantes; en el capitalismo provienen, en su mayor parte, de los sectores más privilegiados de la sociedad: la burguesía o la pequeña burguesía.

A partir de este dato se busca relacionar los conflictos de la clase de origen con los conflictos de los estudiantes. Si, en general, todo intento de correlacionar de manera demasiado estrecha la pertenencia a una clase social determinada con los comportamientos políticos es riesgoso, mucho más lo es cuando los actores a quienes se examina son los estudiantes, integrantes de una categoría social que, a sus determinaciones de clase agregan otras, derivadas del hecho de pertenecer a la juventud y de ejercer la función de intelectuales.

Si como clase social no es comprensible, el estudiantado es definido, en cambio, con bastante unanimidad, como capa o grupo social con intereses y reivindicaciones que le son comunes y propias.

Las reivindicaciones tienen que ver, en principio, con el desarrollo de las actividades cotidianas (cursos, horarios, becas, bibliotecas, exámenes, etcétera), pero también con los contenidos de la enseñanza, la calidad de los profesores, el gobierno de la universidad, la independencia respecto de quien proporciona los fondos.

El logro de muchos de estos objetivos no supone, necesariamente, la modificación de las relaciones sociales en su totalidad y, tal vez, esto mismo explique que las luchas estudiantiles no signifiquen un peligro para el statu quo; de este modo, las movilizaciones pasan a ser fenómenos que, aunque estridentes y molestos para las autoridades, no suelen escaparse del control de las clases dominantes. Sin embargo, y con gran frecuencia, estos objetivos son la base de movimientos que llegan a cuestionar la legitimidad de la estructura social en su conjunto.

La falta de fondos y el carácter limitacionista de la universidad se conecta con las desigualdades sociales; los contenidos de la enseñanza se explican por la necesidad de legitimar el sistema a través de la educación; la falta de democracia o pluralismo político dentro de la universidad se asocia con el contenido de clase del estado, y la prohibición del ejercicio de normales actividades sexuales se asimila a la dominación de una clase sobre otra. Sin duda, esta posibilidad de radicalización está relacionada con las características de la comunidad universitaria, pero también con la situación del joven durante su período estudiantil.

Para cumplir sus funciones la universidad necesita poseer un mínimo de libertad. Incluso en regímenes altamente dictatoriales, la universidad suele gozar de un mayor margen de libertad que el resto del sistema: es suficiente que se puedan confrontar varias líneas de pensamiento para que surja la posibilidad de polémica y de crítica.

No es indispensable que alguna de esas líneas de pensamiento enfrente al sistema; todavía hoy, en América Latina y en Europa, es frecuente el enfrentarniento entre sobrevivientes de desactualizadas camarillas académicas con pujantes grupos de “modernizadores” del sistema. Los estudiantes han apoyado casi siempre a los sectores modernizantes pero, también casi siempre, terminaron por comprobar que el nuevo proyecto no significaba sino una reformulación del proyecto tradicional.

De todos modos, lo que interesa destacar en el ejemplo es la posibilidad de discusión que ofrece la universidad en la confrontación de diferentes concepciones. Por otra parte, si bien se manifiestan en otras áreas de la realidad fenómenos equivalentes, en ningún otro campo se dan espectadores de las características de los estudiantes, armados —mal o bien— con alguna capacidad  de crítica dada por su condición de cuasi intelectuales.

Los estudiantes como capa social parece desarrollar una sensibilidad especial para percibir situaciones generales de conflicto, injusticias o desigualdades, frente a las que toma partido y sobre las que llega a realizar importantes movilizaciones.

Los niveles de definición de los estudiantes 10 siempre son un reflejo de tendencias políticas actuantes fuera de la universidad, ni tampoco es necesario que sus inquietudes eolíticas sean paralelas a las de las clases de donde provienen, Así, es frecuente que la clase obrera observe impávida y ajena os esfuerzos que realizan muchos grupos estudiantiles para colocarla como eje de lucha; que aquella todavía no se plantea, o para convencerla de la necesidad de seguir determinada senda hacia un destino que le resulta incierto… ¿Por qué?.

Porque en la universidad —que es a menudo un ámbito aislado—, se puede crear un clima oolítico determinado que llega a adquirir cierta autonomía, condicionando los comportamientos y actitudes de quienes participan de esa comunidad.

En estos casos, la ideología llega a ser determinante de conductas, radicalizando e integrando a la vez, a quienes comparten ese clima, en valores y comportamientos que exceden los de la clase de origen. Probablemente, dicha posibilidad de radicalización se ve acentuada porque el estudiante se encuentra transitoriamente desgajado de la estructura productiva, desgajamiento que impide al estudiante cumplir las prácticas productivas propias de su clase. Finalmente, corresponde anotar que la radicalización del estudiante suele ser un fenómeno transitorio.

En efecto, el movimiento estudiantil latinoamericano tiene antigüedad suficiente como para haber comprobado, con el paso del tiempo, que muchos líderes y militantes van defeccionando de sus postulaciones para transformarse en eficaces agentes de situaciones que habían denunciado y contra las que lucharon con empecinamiento. Por supuesto, queda por ver qué sucederá con los militantes de los nuevos movimientos estudiantiles europeos, pero no es arriesgado suponer que la aludida defección sólo se impedirá con la construcción de opciones políticas que permitan la acción de esos militantes fuera de la universidad.


Entre la derecha y la Izquierda
Los estudiantes no siempre se radicalizan ni desarrollan, necesariamente, políticas contradictorias con el sistema. Siempre hay grupos que representan las políticas de las clases dominantes, ya que tanto la universidad como el movimiento estudiantil reflejan en su seno los intereses y concepciones del conjunto de la sociedad
en la que están insertos.

En los países latinoamericanos donde existen organizaciones estudiantiles, siempre se desarrollan tendencias que representan, abierta o encubiertamente, las líneas políticas de los partidos tradicionales sostenedores
del sistema. La democracia cristiana en Chile y en Venezuela, los partidos liberales o desarrollistas en Argentina, el PRI en México, son algunos de los muchos ejemplos que pueden mencionarse. En algunos casos, el movimiento estudiantil llega a ser extremadamente reaccionario, como lo fueron los universitarios ingleses que, en la década del 20, actuaban de rompehuelgas.

Idéntica función cumplieron grupos estudiantiles de Buenos Aires —durante el período inmediatamente posterior al golpe reaccionario que derribó a Perón en 1955—, en ocasión de una huelga realizada por los trabajadores del transporte automotor.

El caso argentino puede ejemplificar, asimismo, la desconexión existente entre la “vanguardia” estudiantil y los sectores populares, ya que la mayor parte del estudiantado mantuvo una frontal oposición al gobierno de Perón integrándose, en la práctica, con el frente oligárquico y proimperialísta ante el cual, en la misma teoría reformista, solo cabía la oposición.

El caso más espectacular de un movimiento estudiantil masivamente reaccionario es el de Indonesia. Allí, y en alianza  con el ejército —estrechamente influenciado por los intereses norteamericanos—. la organización estudiantil desarrolló una intensa agitación callejera contra el régimen populista de Sukarno, quien contaba con el apoyo del poderoso Partido Comunista Indonesio.

Al triunfo del golpe militar, en 1965, siguió una orgía de violencia antipopular y anticomunista, durante la cual fueron asesinados entre 200.000 y 700.000 indonesios. La misión de los estudiantes en esa oportunidad, consistió en señalar a las personas que debían ser eliminadas por los piquetes militares… Es imposible dejar de señalar
que las prolongaciones universitarias de los partidos políticos tradicionales están colocadas, por lo general, en el ala izquierda de los partidos matrices; de este modo se convierten en ejes de frecuentes cismas.

Así ha ocurrido con el Movimiento de Izquierda Revolucionaria Venezolano, desprendimiento de la Acción Democrática de Rómulo Betancourt; con el MIR peruano, dirigido por el que luego fuera jefe guerrillero, De la Puente Uceda, que es un desgajamiento  del agónico APRA; y con el MAPU y el MIR chilenos, desprendimientos de la democracia cristiana que se integran al bloque de la Unidad Popular. Todos estos son ejemplos en los cuales la participación de los sectores de formación y militancia estudiantil fueron, en su origen, dominantes.

Los estudiantes contra la universidad
El punto de partida del movimiento estudiantil se encuentra en la insatisfacción de los estudiantes frente a la realidad universitaria que viven. Los motivos que lo provocan son numerosos y van desde la masificación de la tarea universitaria, incapaz de absorber con eficacia el creciente número de aspirantes, hasta los problemas derivados de una estructuración feudal del cuerpo docente. Un documento elaborado en 1968 por los estudiantes de la Facultad de Letras, Leyes y Magisterio de Turín, titulado “Didáctica y represión”, describe la situación italiana:

“La mayoría de los catedráticos se burla de la Universidad y considera las cátedras como un cargo seguro, con su correspondiente retribución, que no les impide atender sus asuntos privados: unos son alcaldes, otros diputados, otros industriales, otros grandes abogados y otros, en fin, no hacen absolutamente nada.

Para los profesionales, el título profesoral implica simplemente que pueden cobrar unos honorarios más  elevados. Por lo que se refiere a la investigación, en nuestra Universidad investigar quiere decir publicar artículos o libros. Y como el prestigio de los profesores se mide por el volumen de las publicaciones que realiza el Instituto en el que se encuentran enfeudados, impulsan a asistentes y becarios a trabajar en investigaciones completamente inútiles, pero susceptibles de ser publicadas y que valen para triunfar en los concursos.

En definitiva, si la Universidad es una estructura feudal en poder de los catedráticos, la investigación es su blasón. Por lo que se refiere a la didáctica, en la lección magistral el catedrático recita de memoria sus libros y, en el seminario, bajo su dirección sólo se llega a descubrir lo que ya sabía y quería que fuese descubierto. En cuanto al estudiante, tiene un simple papel receptivo y pasivo. El estudiante tiene que perder el día y aceptar un conjunto de vacíos ritos académicos, como son las lecciones, seminarios y laboratorios, pretendiendo hacérsele creer que éste es el único medio de apropiarse de la ciencia y de la cultura. Las consecuencias extracientíficas de todo este sistema son evidentes.

Si para el catedrático la Universidad es un feudo, para el estudiante es un aparato represivo donde diariamente se ejercita una forma de violencia que resulta tanto más inicua cuanto que opera enmascarada bajo el pretexto de la exigencia del aprendizaje de una formación profesional. Los exámenes, las lecciones, la pérdida de tiempo, el adoctrinamiento, los procedimientos disciplinarios, la imposición desde arriba de la ciencia y de la cultura, son formas de control y de violencia que se ejercen sobre los estudiantes.”

Testimonio de una realidad que desactualiza la gráfica expresión italiana que definía a la universidad como “un ghetto d’oro di un mondo di merda”. Las críticas a la universidad no se limitan a las imperfecciones y degeneraciones del sistema. Estas críticas cuentan muchas veces con el apoyo de sectores del profesorado, interesados en modernizar la universidad adecuándola con las necesidades del presente. Pero es en el éxito del proceso modernizador, es decir, cuando la universidad se adecúa cabalmente a las necesidades del sistema, cuando comienza a surgir una conciencia cada vez más lúcida y compartida acerca de la función de la universidad, en el sentido de que ésta está más emparentada con las necesidades de mantenimiento y expansión del sistema capitalista, rué con la construcción del conocimiento, a expansión de las actividades de investigación y la creación de un saber puro y neutro, presuntamente disfrutado por e! conjunto de la sociedad.

Cabe aquí reproducir un fragmento del documento elaborado por los alumnos del instituto de la Universidad de Ciencias Sociales de Trento en el año 1968.

“La universidad es una de las instituciones productivas del sistema social actual como sistema mercantil (sistema de mercancías). produce un tipo particular de mercancía: f” hombre, considerado como mercancía, como fuerza de trabajo calificada o en camino de calificación, como diplomado o candidato al diploma.

La finalidad de esta institución productiva (la universidad) es ubicar esta mercancía (los estudiantes diplomados) en el mercado de trabajo a fin de venderla y de insertarla en el ciclo complejo de reproducción social para que ella sea consumida. Una particularidad de este producto (estudiante-mercancía) es la de poder ser puesta en venta en el mercado de trabajo, ya sea durante el proceso de producción (estudios) como trabajador de! tiempo parcial (estudiante-trabajador), ya sea finalmente como producto terminado (diplomado).

No es esencia!, por consiguiente, para este tipo de institución productiva (la universidad)
terminar el proceso de producción de la mercancía. Así la parte más grande de la mercadería estará ubicada en el mercado, en el lugar de trabajo de tiempo parcial, es decir: el estudiante que llega a ser estudiante-trabajador, luego simplemente “trabajador”, sin haber terminado el ciclo de sus estudios, es un caso que se reproduce sistemáticamente en el período actual.

La institución productiva funciona por otra parte de manera tal que transfiere  una gran parte de la mercancía en camino (estudiantes) durante la fase intermediaria del ciclo de fabricación.”

Fuente Consultada:
Transformaciones, Enciclopedia de los Grandes Fenómenos del Siglo XX – Tomo N° 4 –  Los Estudiantes
Centro Editor de América Latina

Era Meiji en Japon Su apertura a Occidente Características y Objetivos

La Era Meiji en Japón-Apertura a Occidente
Características y Objetivos

Antecedentes: Los primeros europeos que llegaron al Japón fueron los portugueses y los jesuítas en el siglo XVI. Si bien durante casi un siglo los japoneses comerciaron con los países europeos y aceptaron sus misioneros cristianos, a partir del año 1638 el intercambio cultural y comercial fue cerrado totalmente. Recién a mediados del siglo XIX la clausura en la que se encontraba Japón fue reabierta por medio de la violenta presión de los países occidentales.

Tanto los Estados Unidos como Rusia intentaron sin éxito intervenir en Japón. El 8 de julio de 1853, el comodoro norteamericano M. C. Perry apareció con una fragata en la bahía de Ye-Do (capital de la isla) y entregó al gobierno un documento pidiendo la apertura de sus puertos.

El Shogun (funcionario real con amplias atribuciones políticas) estaba dispuesto a aceptar la propuesta de Perry, mientras que el emperador y los dai-myos (príncipes terratenientes con características feudales) eran partidarios de mantener el ya tradicional hermetismo japonés.

El país se dividió en dos: mientras el Shogun firmaba el Tratado de Ka-Na-Gawa (que permitía a los extranjeros de América y Europa el tráfico comercial con tres puertos del Norte), el gobierno imperial con capital en Kyoto, al Sur, se negó a aprobar los tratados.

LA HISTORIA: La entrada de Japón en la etapa de la industrialización muestra características peculiares de desarrollo capitalista, apartándose considerablemente de los modelos europeos de la Revolución Industrial. Dos factores determinaron la revolución Meiji y el fuerte intervencionismo estatal.

En 1853 el comodoro Perry entro en la bahía de Yedo. Los japoneses quedaron impresionados: los norteamericanos tenían armas superiores a las suyas y buques de vapor, y Yedo dependía de las provisiones que llegaban por mar. Aceptaron a un cónsul norteamericano y abrieron dos puertos al comercio con Estados Unidos. Poco después firmaron varios tratados que permitían la entrada de otros comerciantes extranjeros y la creación de misiones diplomáticas.

Muchos japoneses pensaron que, si no eran cautelosos, su país podía verse controlado por los extranjeros con tanta impotencia como China. Dos clanes principales adoptaron métodos militares europeos y enviaron emisarios al extranjero para que aprendieran de los bárbaros. Finalmente se dedicaron a organizar la oposición a los Takugawa.

Hubo enfrentamientos. El 3 de enero de 1868 dieron un golpe de estado en Kyoto y tomaron la corte imperial. Pusieron término al cargo hereditario de shogun, sacaron al emperador de las bambalinas del gobierno japonés y lo situaron en el centro del escenario, reafirmando su responsabilidad directa en el gobierno del país. Estas acciones, simbolizadas por el traslado de la corte a Yedo, fueron el origen de lo que se conoce como «restauración Meiji».

Así, los dirigentes japoneses emprendieron la modernización del país. Quedaron impresionados por Perry (entre otras cosas, probablemente, por la pequeña locomotora de vapor que el comodoro llevó y exhibió en un tendido especialmente construido durante la gran fiesta que dieron para celebrar la firma del primer tratado, y quizá también por las ingentes cantidades de whisky y champán que consumieron) y poco después de su llegada varios clanes enviaron jóvenes a Europa y Estados Unidos para que recabaran información sobre sus misteriosas fuentes de energía.

En las fincas de algunos clanes se montaron los primeros establecimientos industriales de corte occidental: astilleros, fábricas de armas e hilanderías.

El objetivo de los dirigentes japoneses era aprender cuanto podían enseñarles los países occidentales y aprovecharlo para modernizar el país sin occi-dentalizarse y sin perder sus tradiciones en el proceso. Su éxito fue extraordinario.

La apertura de Japón al comercio internacional provocó entre 1859 y 1865 una fuerte crisis económica y social, cuyo detonante fundamental fue el alza del precio del arroz, cuya exportación había estado prohibida. Durante ese periodo se sucedieron revueltas populares, urbanas y campesinas, hostiles a la presencia de los extranjeros, y contra la política prooccidental del shogun.

El estado de conflictividad general creado por la crisis fue aprovechado por los grandes señores feudales del sur (daimyo) y los jóvenes samurais, que organizaron el llamado “movimiento legalista”, sobre la base de un programa político en el que se mezclaba un notable espíritu tradicionalista y conservador con la aspiración de reformas económicas de talante abiertamente moderno.

La Revolución Meiji

Por qué estos fuertes grupos de poder político y económico, tradicionales de la historia japonesa, tomaron una iniciativa de recambio del poder establecido sobre la oportunidad que brindaban las agitaciones populares?

El viejo shogun (especie de consejo cerrado a una casta de grandes propietarios rurales) venía acaparando el poder político desde hacía siglos. La figura del emperador flotaba como un títere bajo el omnipotente shogun. De 1603 a 1868 la familia Tokugawa, poseedora de la cuarta parte del territorio nacional, había ocupado el trono por vía hereditaria en mutua correlación de interés con el shogunado.

Los grandes propietarios del sur veían como sus feudos, a pesar de ser los más evolucionados del país, se ahogaban en el estrecho marco del feudalismo nipón. Las nuevas generaciones de samuráis eran abiertamente adversarias a la dinastía Tokugaway al shogunado.

En 1865 la revuelta de los samurais “choshu” demostró la debilidad y el aislamiento político del shogun. Dos años después murió el emperador Komei. El vacío político que se originó fue ocupado por los reformistas del movimiento legalista, consiguiendo que el joven emperador Mutsu-Hito asumiera el poder y eligiera el nombre de Meiji (gobierno de las luces) para designar su reinado. Inglaterra y Estados Unidos apoyaron discretamente el movimiento de renovación de los jóvenes samurais reformistas.

En 1868 las escasas fuerzas reaccionarias en torno al antiguo shogun fueron aplastadas. Comenzaba a desmantelarse el sistema feudal japonés. La revolución Meiji había triunfado. La carta de abril de 1868, dirigida a toda la nación, resumió todos los planes de reforma que sepultarían el viejo aparato del Estado feudal.

En ella se pedía la abolición de las costumbres “absurdas”, se anunciaba el fin del gobierno absoluto, y se recurría a los conocimientos científicos y técnicos del mundo occidental. En 1869 se anuló el monopolio económico de los feudos y se dio luz verde a la libertad de iniciativa comercial e industrial. Los derechos señoriales ya no se pagarían en especies, si no en impuestos sobre la tierra. La venta de tierras se hizo libre.

En el terreno político se abolió la distinción entre los cuatro Estados: daimyo, samurai, campesinos y comerciantes. Los feudos se transformaron en prefecturas administradas por el gobierno central. Se aprobó el calendario occidental, se instituyó la enseñanza moderna y obligatoria, y se dedicó un intenso empeño en el cultivo de la ciencia y la técnica.

La revolución Meiji fue una “revolución desde arriba”, dirigida por los altos estamentos contra el secular feudalismo japonés, que paralizaba el desarrollo económico de las islas, en favor de las todopoderosas familias del shogunado. Había que entrar en la órbita del mundo moderno y “contestar” al “desafío” de Occidente.

Se enviaron varios especialistas japoneses para analizar los gobiernos extranjeros y para seleccionar sus mejores características que se aplicarían en Japón; se redactó un nuevo código penal a imagen del francés, se estableció un Ministerio de Educación en 1871 para desarrollar un sistema educativo basado en el de Estados Unidos, que fomentaría una ideología nacionalista y la exaltación del emperador a partir del desarrollo del sintoísmo. El país experimentó un rápido crecimiento industrial bajo la supervisión del gobierno. En 1872, se decretó el servicio militar universal y, unos años después, en 1877, un decreto abolió la clase de los samuráis, no sin un trágico enfrentamiento entre los soldados y los samuráis en Satsuma.

Intervencionismo estatal

La base social del Estado, sin embargo, no se transformó en absoluto, sino que se amplió. En realidad, los antiguos señores feudales continuaron en el poder, y desde el Estado dosificaron tácticamente las reformas precisas para iniciar la industrialización, protegiendo firmas comerciales o aboliendo las aduanas interiores y los monopolios feudales. A la sombra del intervencionismo estatal se desarrolló un bloque oligárquico Meiji, bien dotado de mano de obra y materias primas.

El Estado, por su parte, garantizaba la distribución de capitales, la importación de cuadros técnicos y mano de obra especializada, construyó las primeras líneas de ferrocarril y la primeras fábricas. El Estado Meiji fue el instrumento de dominación de una nueva clase dirigente, enriquecido por las confiscaciones hechas a los antiguos miembros del shogunado y a la familia Tokugawa, al empréstito exterior y la fiscalía, que absorbía constantemente los pesados impuestos que recaían sobre el campesino. Desde 1893 los intereses privados comenzaron a organizarse en cárteles.

El desarrollo del capitalismo en Japón

El crecimiento del capitalismo en Japón fue muy rápido. Hasta el siglo XX dependía de Occidente: le pedía técnicos y le enviaba estudiantes y capataces; le compraba material de equipo y tomaba capitales a préstamo. Sin embargo, a comienzos del siglo XX el comercio japonés dejó de tener una estructura puramente colonial. Las exportaciones de materias primas disminuyeron en beneficio de las exportaciones de productos manufacturados, mientras aumentaban las exportaciones de materias puras.

Para comprender la rapidez con que se desarrolló el capitalismo en Japón bastarían estos datos: su volumen industrial, el gran comercio y la banca se calculaban en 253 millones de yenes para 1894; en 1903 este volumen se situaba en 887 millones de yenes.

La víctima del desarrollo capitalista de Japón fue, sin duda, el campo. Los campesinos pagaban pesados impuestos sobre la propiedad de la tierra a la fiscalía, aunque la comercialización de la producción agrícola, estimulada por el hecho de que en lo sucesivo los impuestos se pagarían en especie, enriquecería solo a los grandes propietarios de la tierra y a los comerciantes de arroz.

El pequeño propietario vivía cada vez más miserablemente. La base social de la producción agrícola permaneció durante mucho tiempo en el marco de la pequeña explotación individual, es decir, en una etapa marcadamente precapitalista. Este desequilibrio fundamental afectó a Japón desde el principio de su desarrollo industrial.

Cuadro resumen de la Era Meiji

cuadro resumen de la era meiji

La Republica Popular China: Gran Salto Adelante La Revolucion China

República Popular China: Gran Salto Adelante

Durante el siglo XIX, China había sido obligada por las potencias occidentales, mediante el uso de la fuerza, a otorgarle todo tipo de concesiones. Entre 1839 y 1842, fue vencida por Gran Bretaña, en la llamada guerra del opio. Debido a esa derrota, debió entregar Hong-Kong a su vencedora y abrir sus puertos al comercio inglés. En otras guerras libradas contra las grandes naciones occidentales y contra el Japón, China perdió Vietnam, Corea y Formosa.

Republica Popular China: Gran Salto AdelanteEsta constante serie de concesiones llevó al partido nacionalista chino, el Kuomitang (fundado por el dirigente Sun-Yat-Sen – imagen ), a derribar, en 1911, al milenario gobierno imperial residente en Pekín, para reemplazarlo por una República.

El programa republicano proponía, básicamente, recuperar el país para los chinos, combatir la corrupta dirigencia que acordaba con los europeos y evitar que China continuara entregando sus riquezas a los extranjeros.

Sin embargo, la situación en el interior del país siguió siendo caótica. Cada región era dirigida por caudillos locales, llamados los Señores de la Guerra, que combatían unos contra otros imponiendo sus ideas. Si bien durante el siglo XIX China fue permanentemente agredida por el imperialismo europeo, durante la primera mitad del siglo XX, lo fue por el imperialismo japonés.

Los japoneses lograron ubicar a sus efectivos muy cerca del territorio chino en 1917, cuando numerosas tropas japonesas desembarcaron en Siberia Oriental, apenas comenzada la Revolución Rusa, para ayudar a los ejércitos zaristas rusos a derrotar a los bolcheviques. La presencia militar japonesa en el Asia fue, a partir de ese momento, cada vez mayor. Su objetivo era ocupar el territorio chino.

Sin embargo, muy pronto los Estados Unidos y Gran Bretaña, que tenían importantes posesiones e intereses en el Extremo Oriente, cambiaron su política respecto a China. Preocupados por el avance japonés en Asia, en la Conferencia de Washington (1922) formaron un frente destinado a contener al Japón. Así, obligaron a éste a limitar el crecimiento de su armada y a restituirle a China una base naval.

En 1921, en Shanghai, fue fundado el Partido Comunista Chino. Entre los doce miembros fundadores se encontraba el joven Mao-Tse-Tung, futuro conductor del comunismo chino. En ese mismo año, se constituyó un nuevo gobierno en Cantón, que se opuso al existente en Pekín. Se buscó, de este modo, poner fin al desorden interior y al poder de los Señores de La guerra.

Hacia 1923, Sun Yat-Sen instaló un nuevo gobierno en Cantón, en el que participó el joven partido comunista chino. En 1925, a la muerte de Sun Yat-sen, Chiang Kai-shek asumió el mando supremo del ejército nacionalista y, en poco tiempo, adoptó políticas anticomunistas.

En 1926, Chiang Kai-shek, ordenó el arresto de dirigentes comunistas y eliminó del ejército a los militares que simpatizaban con éstos.

En 1927, organizando unidades de combate obrero-campesinas, los comunistas crearon el germen de lo que, con el tiempo, fue el “ejército rojo”. En el Kuomintang, mientras tanto, la división entre nacionalistas y comunistas, inexistente en 1911, era cada vez más clara y profunda.

 Comenzó entonces una verdadera caza de comunistas, cuyo centro fue la ciudad de Shanghai. Pese a las persecuciones, los comunistas lograron colocar bajo su control distintas zonas del extenso territorio chino. Pronto, Mao se convirtió en el teórico político máximo del partido y en su conductor indiscutido.

En 1931, la situación política en China sufrió un violento cambio. Los japoneses iniciaron una invasión, sin previa declaración de guerra, que sólo concluyó con el fin de la Segunda Guerra Mundial.

El ataque japonés alivió la situación de los comunistas de Mao, aunque éste en nombre del partido, en 1932, declaró la guerra a los japoneses. Durante ese año el siguiente, Chiang comenzó un ataque que pretendió aniquilar a los comunistas Descuidó así la lucha contra los japoneses, lo que permitió que éstos ocuparan toda la Manchuria (región del Asia, perteneciente a China).

Mientras tanto, al borde del aniquilamiento, los comunistas iniciaron la retirada. De este modo, el partido comunista evitó su extinción.

LA REPÚBLICA POPULAR CHINA
China dio un vuelco fundamental en su Historia en 1949 cuando, después de una guerra civil, adoptó el comunismo. Su líder, Mao Tse-tung, gobernó hasta 1976. En un principio, dio un carácter stalinista a su gobierno, pero cuando el XX Congreso Comunista de la URSS criticó el stalinismo, Mao declaró rota su alianza con Moscú y comenzó la Revolución Cultura!, como una forma de dar a China una identidad socialista propia. Izquierda y derecha: carteles alusivos a la revolución.

Revolución China Biografía de Mao Tse Tung