El Monte Rushmore

Cordillera del Atlas en Africa-Geografía e Historia de Marrueco y Túnez

Ubicación de las Montañas Atlas de África

En el noroeste de África se encuentran las montañas del Atlas, que se componen de hecho de varias cadenas más pequeñas. Estas montañas han desempeñado un papel histórico muy importante si se piensa en la lucha de Abd-el-Kader contra los franceses y de Abd-el-Krim contra  España y  Francia.

Las montañas del Atlas son el hábitat tradicional de los bereberes. Ciertas áreas del sistema montañoso, principalmente las costeras, eran conocidas por los europeos de la antigüedad, pero la exploración sistemática de las distintas sierras no comenzó hasta la segunda mitad del siglo XIX.

En el noroeste del continente africano se alzan las montañas que forman la cadena del Atlas. Ésta se dirige de este a oeste a partir de la costa tunecina y a través de Argelia hasta Marruecos; tiene aproximadamente una longitud de 2.300 kilómetros.

El macizo del Atlas se compone de varias cadenas más pequeñas que son fácilmente identificables. La parte más alta, que pertenece al plegamiento alpino y por lo tanto data de la época terciaria, se encuentra en Marruecos. En el norte de este país esta cadena montañosa, que del otro lado del estrecho de Gibraltar se prolonga por la Sierra Nevada, recibe el nombre de montañas del Rif. Éstas alcanzan una altura de 2.500 m y están separadas del Atlas Medio por la depresión de Taza.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/atlas_ubicacion.jpg

El Atlas Medio tiene cimas que alcanzan elevaciones como el Yebel Tubal, de 4.165 m. Las montañas del Rif, el Atlas Medio y el Gran Atlas forman un auténtico semicírculo cuya abertura está dirigida hacia el océano Atlántico.

La zona situada en el interior de este semicírculo está en gran parte ocupada por una meseta que recibe este mismo nombre: La Meseta. Aquí se encuentran ciudades importantes como Marraquech, Mequínez y Fez.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/atlas_montana.jpg

Este sistema montañoso africano, cruza Túnez en dirección suroeste-noreste con alturas entre los 610 y los 1.520 metros. Los fértiles valles y mesetas se entremezclan con las montañas en esta región tunecina.

Más hacia el interior, y por fuera de las tres cadenas citadas, se encuentra otra: el Anti-Atlas, cuyos picos más altos sobrepasan también los 2.000 m. Geológicamente, el Anti-Atlas pertenece a un período más antiguo que las otras cadenas que componen el macizo del Atlas.

Las montañas del Atlas siempre han desempeñado un importante papel en el plano histórico. Para los romanos constituían las fronteras del mundo conocido en África occidental.

En el curso de los siglos XIX y XX se revelaron como excelentes posiciones defensivas naturales. Ayudaron a los argelinos y marroquíes a oponerse al imperialismo colonial.

En el siglo pasado, Abd-el-Kader (1807-1883) fue en Argelia uno de los grandes héroes de esta feroz oposición a la implantación de un régimen colonial. Sostenido por varias tribus de la región de Oran, fue el jefe de la guerra santa empeñada contra los invasores franceses. Abd-el-Kader fue también  ayudado  por  el  sultán  de Marruecos. Aunque había ganado varias batallas como la de Tremecén, fue primordialmente un maestro en el arte de la guerrilla.

Después del Tratado de Tafna firmado con los franceses en 1837, Abd-el-Kader tuvo que declararse vencido; las fuerzas francesas eran netamente superiores, y de otra parte, los marroquíes habían tenido que renunciar a ayudarle. Abd-el-Kader depuso las armas en diciembre de 1847. Murió en 1883 lejos de Argelia, en Damasco. Tuvo, no obstante, oportunidad de mostrar la grandeza de su alma al tomar en 1860, en ocasión de las persecuciones religiosas, la defensa de los cristianos.

El ejemplo de Abd-el-Kader no fue olvidado en modo alguno por los argelinos. Después de la segunda guerra mundial utilizaron de nuevo sus métodos de combate. Los miembros del Frente de Liberación Nacional (F.L.N.) se atrincheraron en las montañas y emprendieron otra vez el hostigamiento de los franceses. En esta ocasión lograron llevar el combate a buen fin.

Las montañas del Atlas también han desempeñado un importante cometido en la historia de Marruecos, sobre todo en lo que respecta a las montañas del Rif. Esta cadena montañosa que parece emerger del mar se extiende en una longitud de aproximadamente trescientos cincuenta kilómetros, con una anchura de cincuenta. Es una de las posiciones defensivas más importantes de África.

Los romanos jamás consiguieron someter completamente a esta región. Desde la Antigüedad los rífenos han conservado su sello de individualismo. Son bereberes, pero, al contrario que sus compatriotas, jamás fueron arabizados salvo en el plano religioso, pues son también discípulos del Islam.

Frente a los españoles, que aparentemente sometieron la región del Rif, los bereberes conservaron su independencia; siempre han dado pruebas de un profundo particularismo. Se entienden en su dialecto, el tarrifít, y la radio marroquí difundía emisiones en esta lengua.

Desde el punto de vista militar, se pusieron en el año 1921 como un solo hombre al mando de Abd-el-Krim en la bahía de Agadir. Los combates se desencadenaron con toda su violencia en 1925 y duraron alrededor de dos años. Abd-el-Krim fue forzado a someterse a Francia y exiliado a la isla de Reunión. Sin embargo, su espíritu de resistencia iba a terminar por triunfar.

El 8 de abril de 1956, el sultán de Marruecos, Mohamed ben Yusef, firmó con España un tratado en el que se reconocía la independencia del Rif. Un acuerdo semejante había sido signado con Francia un mes antes. Esto, a pesar de que el régimen francés había con anterioridad enviado a importantes personajes marroquíes como El Glaui, el influyente bajá de Marraquech.

Está claro, pues, que las montañas del Atlas han tenido un importante papel en la historia de los países del Magreb, no tanto como frontera natural cuanto como foco de resistencia contra las ocupaciones y dominaciones extranjeras.

Estas regiones montañosas, totalmente aisladas hasta hace algunos años, están habitadas por gente cuya forma de vida viene influido precisamente por este aislamiento.

Tanto es así que destaca en ellos un bajo nivel de espíritu colectivo, en contraste con otras regiones que se integran mejor en el engranaje estatal. Estos pueblos montañeses guardan celosamente sus libertades y siempre están dispuestos a coger las armas cuando piensan que su honor o sus intereses han sido traicionados. Por esta razón, estos pueblos continúan siendo candidatos revolucionarios con los cuales es necesario contar.

Por otra parte, estas regiones tienen un indudable encanto, lo que explica la atracción turística que ejercen. Su folklore es de insospechada riqueza; por ejemplo, en la localidad de Imilchil, situada en el Gran Atlas, se celebra todos los años, en setiembre, el llamado mercado de los novios. Todos los candidatos al matrimonio se dan cita allí y se disponen a la búsqueda de un o una consorte.

El turismo se ha incrementado en el curso de los últimos años, debido a que se ha construido una excelente red de carreteras. Actualmente el Rif cuenta con una magnífica vía que la cruza de este a oeste y que posee abundantes ramificaciones.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

 

Geografía de México: Clima, Recursos Naturales, Cultivos, Montañas

Breve Geografía de México
Clima, Recursos Naturales ,Cultivos y Montañas

México, situado al sur de Estados Unidos, es un país montañoso con una estrecha faja costera en la que el clima es muy cálido y húmedo. Pero, en las mesetas del interior, el clima es más fresco y hasta frío. El norte del país es más bien un desierto, una tierra extremadamente seca.

El sur es húmedo y el suelo está compuesto de tierras volcánicas muy fértiles. México es rico en minerales metálicos y en petróleo y gas natural. Es también el país más industrializado  de América  latina.

La jurisdicción federal mexicana se extiende, además del territorio continental de la república, sobre numerosas islas cercanas a sus costas. La superficie total del país es de 1.964.382 km², suma de la superficie continental e insular. La capital y ciudad más grande es la ciudad de México.

Cuenta con una población (2008) de 109.955.400 habitantes. La densidad de población en ese mismo año fue de 57 hab/km² a nivel nacional, aunque las diferencias son muy notables según los estados y las regiones. Cerca del 76% de los mexicanos vivían en áreas urbanas durante el año 2005.

Ver Un Mapa Con Los Estados de México

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/ciudad_mexico.jpg

Vista Aerea de UnaParte de la Ciudad de México

Al sur del río Grande el continente americano se transforma rápidamente en una delgada lengua de tierra: allí se encuentra México.

Las montañas Rocosas, que prosiguen a través del territorio mexicano, dejan muy poco espacio a la llanura. Tanto a lo largo de la costa atlántica como de la del Pacífico sólo hallamos una delgada faja costera cubierta en gran parte por los residuos amontonados en el transcurso de los siglos por los numerosos torrentes.

El ambiente es sofocante en esas regiones costeras que los mexicanos llaman «tierra caliente». Estas tierras bajas y cálidas son de carácter pantanoso y albergan a miríadas de insectos propagadores de la malaria y la fiebre amarilla.

La parte central de México la ocupan unas cordilleras: la Sierra Madre occidental y la Sierra Madre oriental, que se unen al sur del país y forman un macizo volcánico.

Las dos cordilleras, que alcanzan alturas superiores a los 3.000 m, encierran una vasta meseta interior de una altura aproximada de unos dos mil metros, cubierta generalmente de residuos volcánicos erosionados. Hace bastante más frío por aquí: es la «tierra fría».

El trópico de Cáncer corta en dos el territorio mexicano e influye notablemente en el clima y en el paisaje. El norte de México es seco y desértico; es una región muy pobre con una vegetación típica, puesto que está adaptada a la sequedad. Allí encontramos, entre otros, cactos gigantes capaces de llegar a los 8 m de altura.

A esta parte del país la llaman «bolsom». Al sur del trópico las lluvias son más abundantes y mejor adaptadas a la presencia del hombre. Es, por otra parte, en esta región más meridional en donde se desarrollaron las grandes civilizaciones indias.

No es difícil comprender que la economía de México depende esencialmente del medio natural. Las regiones costeras, cálidas y húmedas, no se prestan al cultivo; el clima da nacimiento a una vegetación espontánea lujuriante e invasora y, además, es muy malsano.

Ver Un Mapa del Clima de México

Durante los últimos decenios las técnicas modernas permitieron desmontar considerablemente y desecar la mayoría de los pantanos. La zona costera proporciona desde entonces caña de azúcar, plátanos, café y cacao.

Las mesetas meridionales del interior fueron siempre el corazón de la economía de México. Las tierras necesitan, sin embargo, una buena irrigación. Cumplida esta condición proporcionan hermosas cosechas, principalmente de maíz.

El suelo, muy fértil, es de origen volcánico. Las grandes ciudades diseminadas por estas mesetas permiten dar salida a una gran parte de la producción.

No hace mucho tiempo, la mayor parte del suelo mexicano servía a la cría de ganado vacuno; pero la utilización de métodos modernos trajo consigo numerosos cambios. La irrigación hizo verdaderos milagros y México produce y vende en la actualidad gran cantidad de algodón de buena calidad.

El cultivo del algodón no se desarrolló, sin embargo, como monocultivo, pues los agricultores cultivan asimismo trigo y arroz.

Dado que la superficie dedicada al cultivo ha aumentado notablemente, la cría de ganado se hace cada vez más intensiva y numerosas cabezas pacen en superficies de pasto relativamente restringídas.

Esto ha sido posible gracias a la producción de alimentos para el ganado. La supresión de los grandes latifundios ha favorecido también el desarrollo de la agricultura, mientras se espera mejorar la situación en el plano social por medio de profundas reformas.

La agricultura sigue siendo la ocupación principal, y la mitad de la población se ocupa en este sector de la economía.

La población rural se compone principalmente, en la actualidad, de pequeños propietarios agrupados en cooperativas que se hallan bajo el control del Estado, quien les concede ayuda financiera y técnica.

Si consultamos un mapa demográfico de México comprobaremos que los mexicanos se aglomeran en ciertas regiones. Así, en la parte central del país, o sea, 15 % de su superficie total se registra más de cincuenta por ciento de la población total. También es ahí donde se halla concentrada la mayor parte de las industrias.

Es curioso comprobar que esta parte de México no parecía apropiada para representar ese papel, pues se trata de una región montañosa en la que las mesetas están circundadas de altas cimas y de volcanes como el Popocatépetl, que llega casi a alcanzar los 6.000 metros.

La población mexicana aumenta rápidamente y el porcentaje de nacimientos es muy elevado. Cada año hay de 1.o00.000 mexicanos más. Como ocurre en numerosos países del mundo, los jóvenes que buscan trabajo emigran hacia las ciudades, que en los últimos lustros les han ofrecido numerosas posibilidades de ser contratados.

En todo tiempo, incluso en la época de los conquistadores, la industria minera ha representado en México un gran papel. Hay que decir que su subsuelo es muy rico. Además de los yacimientos de plomo, de cinc, de hierro y de cobre, México es también muy rico en plata. Proporciona casi veinte por ciento de la producción mundial y ocupa el primer lugar en el mercado mundial. Las firmas que explotan y exportan esos minerales son generalmente norteamericanas.

También se encuentra petróleo y gas natural, fuentes de energía que representan un gran papel en la economía. No sólo proporcionan materias primas a la industria química, sino que además producen electricidad.

La segunda guerra mundial fue el catalizador de la expansión industrial de México, que se ha convertido en uno de los países mejor equipados de América latina. Monterrey, en el nordeste del país, es un gran centro siderúrgico, mientras que México es el centro de una industria textil notablemente equipada. La actividad artesana es aún muy grande dentro del ramo textil, y los motivos de decoración de inspiración india o española abundan.

El desarrollo de la industria y del comercio prosigue favorablemente en México. La presencia, al norte, de un poderoso vecino es sin lugar a dudas un factor favorable, pues el país encuentra en Estados Unidos una salida a sus productos.

En muy poco tiempo México se ha convertido en un país cuyo porvenir está asegurado.

Ver Un Mapa Político de México

Ver: Breve Historia de México

Ver: La Ciudad de México

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Monte McKinley o Denali en Alaska Ubicación e Historia

El Monte McKinley o Denali en Alaska

Alaska es una vasta región montañosa que posee, en el macizo del monte McKinley, el pico más elevado de toda la América del Norte. En el Parque Nacional del Monte McKinley (llamado actualmente Denali)  viven, entre otros animales, el oso gris, el poderoso oso pardo de Alaska y el alce. Anchorage, al sur de ese Parque Nacional, es la mayor ciudad de Alaska. La segunda es Fairbanks, cuyos alrededores proporcionan la mitad de la producción de oro de ese inmenso territorio.

El sector occidental de la América del Norte está salpicado de cordilleras orientadas de norte a sur y que convergen, en Alaska, en un poderoso macizo que se disgrega, en dirección oeste, en el océano, en el que se prolonga en las islas Aleutianas. Es un país de montañas jóvenes, caracterizado por volcanes y frecuentes terremotos. Algunas de las cumbres, especialmente las situadas al sur de Alaska, alcanzan una altura impresionante.

El monte Wrangel, por ejemplo, se eleva a 5.338 m, y el monte McKinley, con sus 6.141 m, es la cima más alta de toda la América del Norte. Situado en el centro del Parque Nacional del Monte McKinley que, después del de Yellowstone, es la mayor reserva de América, ese gigante constituye una atracción para numerosos turistas.

Monte McKinley

El punto más alto de América del Norte es el monte McKinley, que alcanza los 6.194 m de altitud. Los indígenas lo llaman Denali ‘el alto’. El Parque nacional Denali, en Alaska central, ocupa 19.088 km2 de superficie.

Antaño sólo podía llegarse a esta región en tren o en avión; pero en estos últimos arios han construido allí una excelente autopista que se une a la famosa Alaska Highway. Esto, evidentemente, ha contribuido a acelerar la marea de los turistas hacia ese país montañoso. Allí, en efecto, es posible observar las flores, las plantas y a menudo también los animales en su medio ambiente como rara vez es posible hacerlo en otras partes, ya sea en Estados Unidos, ya en cualquier otra parte de América.

En los parajes del monte McKinley vive el grizzly u oso gris. La estatura de este poderoso animal es parecida a la del oso pardo; pero es más grande y más pesado. Su pelaje es también más largo y denso. Debido a que los osos grises se hacen cada vez más raros —se cree que habrá únicamente de 500 a 1.000 entre Alaska y Estados Unidos—, los amigos de los animales y los naturalistas conceden mucha importancia a regiones como la del Parque Nacional del Monte McKinley, en donde todavía se les puede observar.

El Denali, anteriormente denominado monte McKinley, es la montaña más alta de Estados Unidos y América del Norte, con 6168 msnm.

El oso gris es uno de los animales más antiguos de la América del Norte. Debe de haber sido contemporáneo, hace un millón de años, de los mastodontes y de los grandes felinos de la era prehistórica. El joven oso gris es un animal más bien contemporizador e incluso, una vez adulto, no ataca al hombre más que cuando se siente acorralado. Pero herido es tan peligroso como resistente. Ha llegado a darse el caso de que sobreviva a heridas que parecían mortales. El oso gris es también buen nadador y atraviesa fácilmente anchos ríos.

oso gris en parque de alaska

Aunque el oso gris sea un animal poderoso, más grande, más pesado y más fuerte es su congénere, el oso pardo de Alaska; es el mayor de los carniceros terrestres. Erguido sobre sus patas traseras llega a medir los 2,70 m de altura.

Pero también este animal huye generalmente ante el hombre, al que únicamente ataca si se halla en un callejón sin salida. Su vista es bastante débil, pero su oído y su olfato son verdaderamente agudos.

En el Parque Nacional del Monte McKinley viven no solamente osos, sino también alces, los mayores representantes de la familia de los cérvidos, que se hallan allí como en su casa. Los alces habitan preferentemente las partes menos elevadas de la reserva, en donde se nutren de renuevos y hojas de sauces y de abedules.

A pesar de su estatura voluminosa y de su peso, que puede llegar a los 500 kg (sus astas pesan 20 kg), el alce se abre camino fácilmente por los pantanos y a través de los ríos. Se desplaza como si se dejara resbalar. Es, sin embargo, un animal poco astuto. Hace cien años le dieron caza despiadadamente, de modo que la especie estuvo a punto de extinguirse.

Actualmente está protegido por la ley. En Alaska su número aumenta de nuevo. Los principales enemigos con los que el alce ha de contar son el lobo, el oso y el glotón. Este último se cuenta entre los más voraces carniceros de Alaska; se desplaza rápidamente y con facilidad por el suelo, pero trepa con igual facilidad a los árboles, desde lo alto de cuyas ramas se deja caer sobre los lomos del alce, al que corta las arterias de una dentellada. Entonces espera pacientemente a que su víctima acabe de morir para devorarla.

Al sur del Parque Nacional del Monte McKinley y unida a él por un ferrocarril se halla Anchorage, una de estas ciudades que en Alaska crecen como las setas. Esta ciudad se formó al extremo de una bahía, la Cook Inlet, denominada así en memoria del capitán James Cook, que en 1778 trató de descubrir en este lugar el paso del Noroeste.

Anchorage es la ciudad más importante de Alaska, y en muchos aspectos recuerda las ciudades del oeste de Estados Unidos, con sus calles tiradas a cordel, en donde reina una gran afluencia y que están bordeadas de casas de madera entre las que se alzan algunos inmuebles de varios pisos. Anchorage cuenta con 50.000 habitantes. Al noroeste, no lejos de este centro urbano, se halla la mayor base militar de Alaska.

Ya dijimos que los terremotos asuelan a menudo esta región. En 1964, Anchorage y algunas otras localidades resultaron seriamente dañadas por las sacudidas sísmicas. La 44 Avenida, principalmente, centro de las atracciones de la ciudad, fue duramente castigada.

Los daños materiales se evaluaron en ¡285.000.000 de dólares !Pero el número de víctimas que hubo que deplorar fue afortunadamente escaso. Como el tiempo era excelente en la época del seísmo (que se produjo en el mes de marzo), los trabajos de reparación pudieron emprenderse prontamente. Sin embargo, duraron varios meses.

Al norte del Parque del Monte McKinley se halla Fairbanks, terminal del Alaska Highway que viene de Canadá. Allí viven también, al lado de una mayoría de blancos, esquimales e indios. Entre las numerosas casas de madera de los adelantados empiezan a construirse también desde hace aigunos anos grandes edificios modernos.

Fairbanks debe su existencia al oro que allí se descubrió en 1902. Los alrededores de la ciudad producen todavía en la actualidad la mitad, aproximadamente, de la producción total de oro de Alaska. El ejército está representado también en estos confines septentrionales.

En efecto, la Ladd Air Forcé está instalada en las inmediatas proximidades de la ciudad. Fairbanks posee además una universidad; fue creada en 1922 y cuenta con algunos cientos de estudiantes. Es también la universidad más septentrional del mundo.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Nepal:Ubicación, Población, Agricultura ,Ganadería e Historia

REINO DE NEPAL: INFORMACIÓN GENERAL

Como su vecino septentrional, Tíbet, Nepal o Reino de Nepal es un país de montañas. El norte lo ocupa el Himalaya y el pico más alto del mundo, el Everest. La parte central está compuesta de fértiles valles. Luego viene una cadena de montañas más bajas y, finalmente, el Terai; una región pantanosa y malsana.

La población, de origen mongol, vive principalmente en los valles centrales. Actualmente en una monarquía constitucional de Asia meridional; limita al norte con la región autónoma del Tíbet, en China, y al este, sur y oeste con la India. Nepal tiene 147.181 km² de superficie, con 26.000.000 de habitantes. Su Capital es Katmandú con 800.000 habitantes.

Al igual que Tíbet, Nepal es un país de montañas situado en medio del macizo himalayo. Es un reino independiente en el que viven algo más de siete millones de habitantes. Nepal limita al sur con la India y al norte con Tíbet. Antaño, Nepal, que debe su nombre a la palabra Nijampal o «Tierra Santa», era un Estado vasallo de Inglaterra.

Nepal es un país que se extiende de oeste a este. Según el relieve podemos dividirlo en cuatro zonas: al norte la cordillera del Himalaya, con el Everest; luego una serie de valles longitudinales; luego un macizo menos alto; a continuación un macizo menos alto, los montes Sivalik y, finalmente, una región pantanosa, el «Terai», que tiene todas las características de una jungla y en la que el clima es muy malsano.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/nepal.jpg

Debido a los innumerables torrentes que descienden de las montañas se encuentran, un poco en todas partes, una sucesión de cascadas y de saltos de agua en la parte septentrional. Las comunicaciones son, como es natural, bastante difíciles; algunos pasos y desfiladeros permiten llegar a Tíbet y al interior del continente asiático. La mitad, aproximadamente, del territorio nepalés está ocupada por esos gigantescos macizos, y se comprende que la región esté poco habitada.

La gran mayoría de la población se concentra en los valles que siguen, como los de Bheri, Kali Gandak, Sun Kosi y otros, así como en los de los montes Sivalik. Podría decirse que el pueblo nepalés se halla comprimido entre las montañas himalayas del norte y la zona malsana del sur. Esta es la razón de que dicha gente viva aislada del resto del mundo.

El valle más poblado es aquel en el que se halla situada la capital, Katmandú.

El clima de estos valles es muy saludable y podría compararse al de Ñapóles. Por contra, ya en los montes Sivalik y más aún en la jungla de Terai, la atmósfera es opresiva y muy húmeda debido a lo abundante de las lluvias. La población es en su gran mayoría de origen mongol, aunque en el transcurso de los siglos se ha producido una infiltración de elementos indios.

Desde el siglo XVIII, los gurkas constituyen el grupo étnico más importante. Desde el punto de vista religioso la población se reparte en dos grupos: los hindúes y los budistas, aunque algunos nepaleses toman prestados elementos de ambas religiones.

La religión hindú dominante impregna la cultura nepalesa con algunas influencias budistas; en todo Nepal se pueden encontrar pagodas y edificios con adornos de madera tallada. El Museo Nacional de Nepal (1928), en Katmandu, posee una gran variedad de colecciones sobre la cultura y la historia del país. Las bibliotecas principales se encuentran también en la capital.

La historia de Nepal se remonta a la Antigüedad. Numerosas leyendas ilustran los tiempos más lejanos y Visnú, la divinidad india, tiene en ellas un papel importante. Nepal fue habitado muy pronto: en el siglo V antes de Jesucristo, y todos los centros importantes se hallaban en el valle de Katmandú.

Es por otra parte en esta región donde se han encontrado las ruinas y los vestigios arqueológicos más importantes. Según la leyenda, Buda nació el año 568 antes de Jesucristo en el Jardín de Lumbini, verosímilmente situado en la localidad de Rumindei. De ahí el nombre del país: Nijampal o Tierra Santa.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/danza_nepal.jpg

Danza Propia de Nepal

Se desarrollaron progresivamente cuatro Estados: Patán, Bhatgaon, Kantipur y Banepas, que fueron conquistados en 1768 por los gurkas. Después de muchas vicisitudes y combates Nepal cayó bajo la custodia inglesa en 1816 y un gobernador británico se estableció en Katmandú.

Las relaciones entre Nepal y Gran Bretaña fueron en general bastante buenas, y esto se demostró principalmente en ocasión de las dificultades que experimentó Inglaterra con uno u otro de los países vecinos, ya fuera Tíbet o la India.

El Gobierno nepalés se mostró siempre dispuesto a ayudar a los ingleses, ya fuera proponiendo su mediación ya proporcionándoles soldados. Durante la primera guerra mundial el maharajá de Nepal puso sus gurkas a disposición de los aliados, y aunque era independiente desde 1923 repitió el ofrecimiento durante la segunda guerra mundial.

Nepal no es un país fértil, pues no ofrece posibilidades a la agricultura más que en los valles, en los que la vegetación es de tipo mediterráneo e incluso subtropical: arroz, caña y agrios. Nepal es conocido por sus naranjas y por sus pinas tropicales. También produce trigo, yute y opio.

Aproximadamente el 17,4% de la tierra de Nepal está cultivada, sobre todo en la región del Tarai (Terai). Se cultiva arroz, maíz, trigo, patatas (papas), caña de azúcar, mijo, algodón, yute y tabaco, y se crían aves de corral, vacas, cabras, ovejas y búfalos.

El gran valle de Nepal es también rico en minerales metálicos: hierro, cobre, plomo y cinc. Además de la explotación de estos minerales hay refinerías de azúcar y de yute. Nepal es conocido también por sus cerámicas y su trabajo del vidrio.

Durante los últimos años se ha empezado a explotar igualmente la energía hidráulica, extremadamente abundante en el país. Nepal mantiene relaciones comerciales con Tíbet y la Unión India, y se han mejorado en lo posible las vías de comunicación para facilitar este intercambio.

Nepal fue el centro de la atención mundial debido a las expediciones organizadas para vencer el Everest y otros picos del Hima-laya. Desde la intromisión china en Tíbet, Nepal ha adquirido una importancia estratégica capital y se ha visto obligado a salir de su aislamiento.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Tibet Agricultura y Ganadería e Historia Política

LA VIDA EN EL TIBET
Revolución Tibetana

Tíbet, situado a una altura media de 5.000 m, es verdaderamente «el techo del mundo» y la región mas aislada del planeta. El clima es continental, y el país, muy poco hospitalario. Sólo los valles del sur pueden ser cultivados. Tíbet, que está actualmente en manos comunistas, era hasta hace poco una teocracia dirigida  por religiosos.

Era una antigua nación asiática independiente y actual región administrativa de China, situada en la región suroeste del país. Oficialmente se denomina Región Autónoma del Tíbet, y está limitada al norte por la región autónoma uigur del Xinjiang y la provincia de Qinghai, al este por las provincias de Sichuan y Yunnan, al sur por Myanmar, India, Bután y Nepal, y al oeste por la India.

La elevada meseta tibetana se pierde en el corazón del continente asiático. La llaman «el techo del mundo». Ciertos geógrafos la consideran una meseta cuya superficie es aproximadamente la mitad de la de la Rusia europea. Otros la consideran una región montañosa formada por docenas de cordilleras que corren de oeste a este.

Tíbet está circundado por un cinturón de altas montañas: al norte, los montes Kuen-Lun y Altyn-tag; al sur, la cordillera del Himalaya, y al suroeste, los montes Karakorum. El propio país tiene una altura media superior a los 5.000 m, o sea que está a mayor altura que el Mont-Blanc, la cumbre más alta de los Alpes.

El clima de Tíbet es continental: en invierno el frío es muy vivo, y los veranos, muy secos. La vegetación es tan pobre que podríamos decir que Tíbet es un desierto frío. A despecho de lo poco hospitalario de la naturaleza, Tíbet está más poblado de lo que uno podría pensar: la meseta tibetana alberga de seis millones a siete millones de habitantes.

imagen del tibet

La mayoría de ellos son tibetanos, aunque hay también mongoles en el norte. La verdad es que resulta difícil diferenciar a los dos grupos, pues ambos pertenecen al tipo mongol.

Es evidente que el medio geográfico ha ejercido gran influencia sobre la población, que durante siglos ha vivido separada del resto del mundo.  Por otra parte,  la mayoría de los tibetanos viven todavía en condiciones relativamente primitivas.

Las casas tienen generalmente un piso de altura, en donde vive la familia, mientras que la planta baja se destina a los animales domésticos, cerdos y perros, que viven de los desperdicios que les tiran desde el piso de arriba por una abertura en el techo.

La mayoría de los tibetanos viven en áreas rurales, como los pastores de la imagen, que cabalgan a lomos de yaks en la meseta Tibetana (o Septentrional). Los habitantes del Tíbet crían yaks para abastecerse de leche, carne y pieles.

Los tibetanos son muy religiosos y puede decirse que la religión ha representado un papel primordial en la historia del país. La religión tibetana es el lamaísmo, que tiene gran similitud con el budismo, pero al que se mezclan antiguas creencias. Los sacerdotes son los lamas, que se atienen a la regla del celibato.

Los miembros de las altas jerarquías eclesiásticas están considerados la personificación de los dioses. Creen que no mueren, sino que su espíritu divino se infiltra en la persona de otro ser humano. De modo que, a la muerte de un lama de alto rango, se designa a un muchacho joven en cuyo cuerpo está presente la divinidad. Este muchacho continuará las tareas del muerto.

Desde los tiempos más antiguos los chinos han pretendido posesionarse del territorio tibetano. Después que la China cayó bajo el control de los comunistas, los chinos han ido imponiendo progresivamente su voluntad a Tíbet, especialmente desde 1951.

La injerencia china trajo infinidad de cambios a Tíbet, que hasta entonces era una verdadera teocracia dirigida por altos dignatarios eclesiásticos que ejercían su autoridad sobre sus subditos laicos y sobre los 6.000 monasterios diseminados por el país.

A pesar de la intromisión china, el dalai-lama conservó inicialmente sus prerrogativas religiosas y temporales sobre Tíbet. El dalai-lama residía en el palacio de Pótala en Lasa, capital de Tíbet. Este palacio, que es inmenso, data del siglo XVII. Toda una comunidad de hombres, mujeres y niños ha trabajado en él. Lasa es uno de los mayores centros de esta parte de Asia. La ciudad tiene aproximadamente unos cincuenta mil habitantes.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com tibet

Palacio Pótala

Como sea que la injerencia china se hacía cada vez más fuerte, el dalai-lama y sus discípulos emigraron en masa. El dalai-lama se refugió en la Unión India, en espera de poder regresar a su país. Los chinos hubieron de contar, por parte de los tibetanos, con una resistencia que no era de despreciar.

La Revolución Tibetana: En 1956 fuentes indias y nepalíes informaron acerca de levantamientos tibetanos y actividad guerrillera contra el régimen chino. Mao Zedong declaró pocos meses más tarde que el Tíbet no estaba aún preparado para el establecimiento del régimen comunista. Durante los últimos meses de 1958 surgieron informaciones acerca de una extendida actividad guerrillera anticomunista en Tíbet occidental. Se consideraba que la rebelión había sido provocada por los intentos de instituir comunas populares, similares a las establecidas en otras partes de China. Aunque los chinos anunciaron que se había pospuesto el establecimiento de las comunas en el Tíbet, no se contuvo la rebelión, y en marzo de 1959 estalló un motín a gran escala en Lhasa. El Dalái-lama huyó a la India a finales de mes y posteriormente estableció una comunidad tibetana en el país.

A tal punto, que se vieron obligados a conceder a Tíbet, que ocupa una importante posición estratégica entre China y la India, una autonomía interna. La política exterior y los asuntos militares, sin embargo, están bajo el control directo del Gobierno chino.

La agricultura y la ganadería siguen siendo las principales actividades económicas de Tíbet. El yak, que se encuentra todavía en estado salvaje, es particularmente útil. Se trata de un bóvido cuyo pelaje es largo y sedoso. Este pelaje es generalmente negro aunque puede ser blanco, pardo o gris. El yak está perfectamente adaptado a las condiciones de vida de la meseta de Tíbet. Sirve de bestia de carga, aunque se le cría también por la carne, que es excelente, y por los productos lácteos que proporciona.

La agricultura es posible en determinadas regiones, principalmente en el sur. Allí, por otra parte, en donde la población es más densa. El clima es ligeramente más suave en los valles; las lluvias son raras y se producen únicamente cuando sopla desde el sur el monzón de verano, aunque éste pocas veces consigue franquear el Himalaya.

Se cultivan las tierras de aluvión a lo largo de pequeños ríos. Producen principalmente cebada y también guisantes y arvejas, así como algunas frutas. Resulta sorprendente que sea posible el cultivo, pues no hay que olvidar que incluso los valles meridionales están situados a alturas de 3.000 a 4.000 metros.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

 

Montañas del Caucaso Características e Historia Política

Montañas del Cáucaso
Características e Historia Política

Al sur de Rusia, entre los mares Negro y Caspio, se extiende la cordillera del Cáucaso con los picos más altos de Europa. Allí se ubican las repúblicas soviéticas de Georgia, Armenia y el Adserbaiján. Allí encontramos también grandes ciudades como los centros petrolíferos de Bakú y de Grozny, en donde se construyó una de las mayores   refinerías  del   mundo.

El Cáucaso es una imponente cordillera, en la que destacan varios picos que superan los 4.500 m. El Elbrús, situado en Rusia, con una altitud de 5.642 m, es el punto más alto de Europa. La principal divisoria de aguas del Cáucaso delimita lo que tradicionalmente se ha considerado como frontera entre Europa y Asia.

Entre los mares Negro y Caspio, al sureste de Europa, se extiende, en una longitud de 1.300 km, la cordillera del Cáucaso. Allí se hallan los picos más altos de Europa, en especial en el macizo de Elbrús (5.630 m). Las montañas del Cáucaso resguardan a Georgia del frío aire del norte y recogen el aire cálido del mar Negro. El monte Kazbek, mostrado aquí, empequeñece la iglesia de Tsminda Sameda. El pico, de 5.047 m forma parte del Cáucaso.

Esta cordillera de montañas jóvenes, especie de barrera natural entre Europa y Asia, ha sido una barrera mucho menos eficaz de lo que uno podría pensar al verla. Ya en la Edad Media, los amos de la Rusia meridional, los tártaros, habían sometido a su influencia los pueblos del Cáucaso, principalmente a los que habitaban en la vertiente norte del macizo.

A partir de Pedro el Grande los rusos penetraron progresivamente más al sur y a principios del siglo XIX iniciaron la conquista de la Transcaucasia, o sea, de las regiones situadas al sur del Cáucaso, las más importantes de las cuales son la Georgia, la Armenia y el Adserbaiján.

Después de la guerra de Crimea (1852-1856) estas regiones quedaron definitivamente sometidas a Rusia.

Después de la revolución rusa de 1917 estos territorios transcaucásicos se convirtieron en las tres repúblicas soviéticas de Georgia, Armenia y Adserbaiján.

La población de esas regiones montañosas es de origen muy diverso y a veces resulta difícil distinguirlos de la gente establecida al norte del Cáucaso.

vista montañas del Caucaso

Vista montañas del Cáucaso

Esto prueba también que este macizo no ha sido el muro de separación que constituyen a veces semejantes montañas. Grupos étnicos netamente determinados se encuentran a la vez al norte y al sur del Cáucaso.

Sin embargo, los habitantes de esas comarcas hablan lenguas diferentes y en eso parece que sí ha ejercido la montaña su influencia. Los principales grupos étnicos de esta región son los rusos, los georgianos, los osetes, los circasianos y los tártaros.

El Cáucaso es un país curioso por muchos motivos. Su población presenta diferencias no sólo en lo que hace referencia a las características físicas, sino también en sus hábitos y en sus costumbres. El paisaje es muy accidentado: picos nevados circundan fértiles valles.

También en lo que se refiere al clima podemos distinguir dos zonas bien diferenciadas: el norte, frío, contrasta con el clima particularmente suave del sur, al que la montaña protege contra los vientos norteños.

La evolución histórica de la cultura de esta comarca es también interesante. La ciudad de Tiflis (hoy: Tbilisi) tiene un pasado muy accidentado. Fue saqueada por Tamerlán, sometida por los persas y amenazada por los turcos, para caer finalmente en manos de los rusos. Tiflis existía ya en el siglo IV y era en aquella época la capital de un reino georgiano.

Durante siglos, Tiflis fue una de las etapas recorridas por los comerciantes o los ejércitos que venían de Asia a Europa, o viceversa. Situada al sur del Cáucaso, tiene un carácter a la vez europeo y oriental, aunque este último se haya atenuado mucho durante los últimos lustros.

Ya no hay bazares orientales ni zocos en los que hormigueen los comerciantes, los artesanos y los traficantes de toda especie. La ciudad ha sufrido importantes transformaciones, especialmente durante el régimen de Stalin. Estos cambios han redundado en perjuicio del pintoresquismo, deshancado por poderosas industrias, empresas de construcción, fábricas de calzado o de máquinas agrícolas, etc.

Stalin era georgiano; nació en 1879 en la ciudad de Gori, núcleo urbano desagradable situado a orillas del Kura, apodado «río de las perlas». Aún se puede ver en ella la casa natal de Stalin. Éste, que se llamaba en realidad José Visarionóvich Jugachivili, era hijo de un zapatero.

Stalin en Rusia Caucasos

Alrededor de la sencilla casa que le vió nacer edificaron más tarde una protección de mármol que descansando sobre numerosos pilares forma como un techo por encima de la casa, que está abierta al público.

La madre de Stalin, que le daba el apelativo cariñoso de Sosso, le mandó, a los catorce años, al seminario de Tiflis.

Allí entró en contacto, mediante toda clase de publicaciones, con las doctrinas marxistas y consiguió que le expulsaran. Antes de esto, sin embargo, como tenía una bonita voz, fue obligado a cantar un solo en la catedral de Tiflis el día del cumpleaños del zar.

En la actualidad, el seminario de Tiflis ha quedado convertido en un hotel: el Palace. En el momento de su expulsión Stalin tenía dieciocho años, y aquello fue para él el punto de partida de una carrera revolucionaria que había de conducirle a la cumbre de la jerarquía soviética.

Stalin no es, sin embargo, el único personaje importante de la ex-Unión Soviética oriundo de Transcaucasia, y esto resulta tanto más extraño cuanto que esta región está situada en los confines del inmenso Estado soviético. Anasjas Ivanovich Mikoyan procede también de estos parajes. Nació en Armenia en 1895 y también él frecuentó el seminario de Tiflis.

Mikoyan es un especialista en materia económica y fue durante mucho tiempo uno de los más íntimos colaboradores de Stalin. Consiguió mantenerse a flote durante la crisis gubernamental que siguió a la muerte de Stalin, y durante el régimen de Kuschov siguió desempeñando importantes funciones en la ex-Unión Soviética. Cuando Jruschov fue despachado a su vez, Mikoyan seguía en primera fila, esta vez como presidente.

El solo hecho de que consiguiera mantenerse siempre en el lugar que ocupaba prueba lo sutil que es, cualidad que comparte con muchos armenios, que son, de hecho, los comerciantes más hábiles del mundo.

No debe sorprendernos, pues, que Tiflis haya experimentado cierta expansión durante el régimen de Stalin. Tiflis cuenta hoy día con 1.100.000 mil habitantes y es la sede de una floreciente universidad.

Otro gran centro de Caucasia es Erivan, capital de la Armenia rusa, que se alza al pie del legendario monte Ararat. Pero es más importante, desde el punto de vista económico, la región de Bakú, ciudad que cuenta con cerca de un millón de habitantes. Capital del Adserbaiján, Bakú es el centro de los más vastos campos petrolíferos de la Unión Soviética. Ésta es la razón de que llamen a Bakú «la ciudad del petróleo».

A pesar de su carácter montañoso y de lo heterogéneo de sus habitantes, la Caucasia es una región importante de la URSS. Pues Bakú no es el único centro petrolífero del Cáucaso. Más hacia el oeste encontramos Grozny,-en donde se alzan, además, tres grandes refinerías de petróleo.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/mijkoyan.jpg

Anastas Ivánovich Mikoián (1895-1978), político soviético, nacido en Sanaín (en la actual Armenia). Estudió en el Seminario Eclesiástico de Armenia. En 1915 ingresó en el Partido Comunista. Durante la Revolución Rusa, fue el máximo dirigente de las fuerzas bolcheviques en la zona de Bakú. En 1923 resultó elegido miembro del Comité Central del Partido Comunista Ruso (bolchevique). Mikoyán estuvo a cargo del comercio interior soviético durante las décadas de 1920 y 1930, encabezando una serie de comisariados del Pueblo (ministerios).

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

 

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Republica de San Marino: Historia, Geografía y Turismo

República de San Marino

San Marino (nombre oficial, República de San Marino), república del sur de Europa, es un enclave en el norte de Italia, situado al sur de la ciudad de Rímini. Es la más pequeña y más antigua República del mundo situada al norte de Italia, cerca de Rimini, sobre una ramificación de los Apeninos.

La agricultura y la ganadería constituyen, junto con el turismo, sus principales fuentes de ingresos. Este diminuto Estado, conocido oficialmente como la República Serenísima de San Marino, tiene una superficie total de sólo 61 km², lo que la convierte en una de las repúblicas más pequeñas del mundo.

HISTORIA: Después que el Piamonte-Cerdeña de Víctor Manuel II y la Francia de Napoleón III hubieron derrotado a los austríacos, en 1859, en Solferino y en Magenta, Italia sufrió una serie de modificaciones que iban a desembocar en la unificación territorial del país. Estados poderosos como los pontificios y el reino de las Dos Sicilias iban a perder su independencia a causa de ello.

A despecho de todos aquellos cambios un territorio consiguió mantener la suya: San Marino. Y uno se pregunta cómo fue posible tal cosa. ¿Tendría algo que ver con ello la declaración de Abraham Lincoln de que San Marino podía servir de ejemplo al mundo? Es poco probable; hay que considerar más bien que el mantenimiento de la República de San Marino no tenía prácticamente importancia alguna para el resto de Italia.

Se trata, en efecto, de un territorio montañoso e inculto situado en una ramificación de los Apeninos, ¡uos habitantes de San Marino no eran, por otra parte, partidarios entusiastas del movimiento italiano de unificación. Aunque nunca hayan pasado de 23.000, habían sido independientes durante más de mil años.

En los momentos actuales, San Marino sigue siendo una República independiente. Su capital, que lleva el mismo nombre, está situada a 32 km de Rimini, uno de los centros turísticos más importantes de la costa adriática.

Como ya hemos dicho, el origen de esta República se remonta a tiempos muy antiguos. Sus habitantes llegan a afirmar que es la República más antigua del mundo. La leyenda afirma que el pequeño Estado fue fundado por San Marino, un tallista de piedra que procedía de Dalmacia y que vivió en los siglos III y V.

La leyenda sigue diciendo que se estableció en aquel roquedal, después de atravesar el Adriático, para escapar a las persecuciones de los cristianos ordenadas por el emperador Diocleciano, y que allí, más tarde, se habría formado San Marino.

Este relato revela, sin embargo, una gran dosis de imaginación y de fantasía y es más edificante que histórico, pues llega a afirmar que el santo hizo brotar un enorme bosque sobre el monte Titán en el que vivían animales salvajes tales como elefantes y osos.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/san_marino.jpg

Ciudad de San Marino:San Marino, capital y mayor ciudad de la república del mismo nombre, se ubica sobre la ladera del monte Titano de los Apeninos, en la península Itálica. El magnífico paisaje atrae a más de 2,5 millones de turistas cada año, a uno de los países más pequeños del mundo, pues cuenta con tan sólo 61 km2 de superficie.

Por contra, es verdaderamente histórica la existencia, en este mismo monte Titán, en el siglo VI, de un monasterio. Pero no se trataba todavía de una ciudad, de la que no hay mención hasta el siglo X. Sea como fuere, San Marino consiguió desde su fundación salvaguardar su libertad. El difícil acceso ha contribuido a ello.

San Marino fue probablemente un adversario temible y demasiado bien atrincherado para las bandas de condottieri que asolaron a Italia a fines de la Edad Media y principios de los tiempos modernos.

Los poderosos de la época hubieron de inclinarse igualmente ante la voluntad de independencia de los habitantes de San Marino, aunque esta independencia no fue reconocida oficialmente hasta después de la anexión del Estado de Urbino a los Estados pontificios en 1631. Napoleón hizo lo mismo en 1797 y el Congreso de Viena de 1815 trajo consigo el reconocimiento internacional.

Cuando Italia se convirtió en una nación unida la gente de San Marino firmó un tratado de amistad con su poderosa vecina, pero sin abandonar su independencia. Esto explica por qué la República de San Marino conservó su neutralidad durante la segunda guerra mundial, aunque esto no impidió que los alemanes la ocuparan.

Al mismo tiempo que afirman que la suya es la más antigua del mundo, los habitantes de la República de San Marino están igualmente orgullosos de que sea el más pequeño de los Estados independientes. La República de San Marino tiene, efectivamente, una superficie de apenas 60 km2 y una población de unos quince mil habitantes, aunque otros tantos sanmarinenses viven fuera de sus fronteras.

La parte más importante del pequeño Estado la ocupa el monte Tifata, una montaña calcárea compuesta de tres picos de 700 m de altura. Esto explica por qué San Marino desaparece en invierno bajo una espesa capa de nieve. Antaño todo el tráfico quedaba interrumpido, lo que ya no sucede en la actualidad.

Sobre la más septentrional de las tres cimas, el monte Titán, se alza la ciudad de San Marino, rodeada por las verdes montañas de la Romana. San Marino cuenta con 29.500 (2008) habitantes. Tres viejos castillos cuyas formas severas se recortan contra el cielo azul dominan la ciudad.

Esta vista de San Marino es conocida en el mundo entero, pues la han popularizado los miles de tarjetas postales enviadas por los turistas. Pero la ciudad posee otras curiosidades como la iglesia de San Francisco, del siglo XIV.

La atmósfera de este pequeño Estado atrae a los turistas como a moscas; en 1964 alcanzaron la cifra de dos millones. El visitante se encuentra sumergido en una atmósfera que debía de ser la que reinaba en Italia cuando ésta era un conjunto de pequeños Estados. Los uniformes un poco charros y la precisión con la que los sanmarinenses hacen revivir ciertas tradiciones contribuyen al éxito. Una de esas tradiciones es el famoso tiro al pichón, que motiva campeonatos durante los cuales se sacrifica en masa a esos desgraciados volátiles.

San Marino parece un gran museo vivo; especialmente la vieja ciudad rodeada por un triple cerco de murallas. Esta República tiene un sistema de gobierno muy particular. El poder legislativo está en las manos de un Gran Consejo o Consiglia Grande e Generale, compuesto de 60 miembros, de los que un tercio son nobles, otro tercio burgueses y otro tercio campesinos. El poder ejecutivo reside en las manos de dos Capitani Reggenti, escogidos para un mandato de seis meses por el Gran Consejo.

San Marino mantiene relaciones diplomáticas con los otros Estados. La República emite sus propios sellos de correos, cuya venta es una de las fuentes de ingresos del Estado. Éste tiene su propia moneda, pero como Italia rodea al país por todas partes la lira circula también.

La agricultura y la ganadería siguen siendo importantes actividades económicas. Cereales y viñas son los cultivos principales; vino y ganado son productos de exportación. El turismo es, sin embargo, la principal fuente de ingresos; los alrededores de San Marino son muy pintorescos y la distancia, si se parte de Rimini, irrisoria.

La economía se ha basado históricamente en la agricultura, la industria forestal y las canteras de piedra, aunque desde 1945 estos sectores productivos han disminuido en importancia a medida que aumentaba la del turismo. La industria turística aporta un 60% de los ingresos nacionales. La industria ligera tiene también una importancia cada vez mayor: se producen textiles, confección, cemento, artículos de piel, productos de caucho (hule) sintético y cerámica.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Historia de Budaspet: Origen, Arquitectura y Palacios

Historia de Budaspet
Arquitectura y Palacios Destacados

Budapest, capital de Hungría, se compone de dos ciudades distintas: Buda y Pest. La primera, en la orilla derecha, domina el Danubio; es la antigua plaza fuerte. La segunda ha visto concentrarse en ella las actividades industriales, comerciales y culturales. Budapest estaba ya habitada en la época romana. Se desarrolló progresivamente en el transcurso de los siglos, excepto durante ias dominaciones mongola y turca. Budapest posee muchos edificios notables. Su desarrollo industrial ha sido particularmente notable después de la segunda guerra mundial.

Budapest, capital de Hungría, cuenta hoy día con 3.000.000 de habitantes. Es una de las ciudades más antiguas de Europa central; los romanos establecieron allí una fortaleza que llamaron Aquincum, de la que todavía se conservan las ruinas. Esta fortaleza desempeñó un papel principal en la defensa del imperio romano. La antigüedad de la capital de Hungría se explica por su situación junto a la orilla del Danubio, en el lugar en que el río abandona la región montañosa de Hungría y se abre camino hasta la llanura.

Budapest

Budapest:Aquincum

El nombre de la ciudad data de la época de las grandes emigraciones y se compone de dos partes: Buda y Pest. Según la tradición, el primer nombre era el del hermano mayor de Atila, a quien éste mató en el lugar en que se alza la ciudad. Pest es voz eslava que significa «horno de cal».

Ambos nombres son, pues, anteriores a la llegada de los húngaros o magiares, que no se establecieron en la región hasta fines del siglo IX, y aun en escaso número. Eran nómadas atraídos por las estepas de la llanura panonia, que constituían una excelente tierra de pastos para sus rebaños. Buda y Pest crecieron en principio como dos ciudades distintas, la primera en la orilla derecha del Danubio, la otra en la izquierda.

Las cruzadas y el comercio internacional contribuyeron en gran manera al desarrollo de ambas ciudades. Pero la invasión mongola interrumpió ese crecimiento, y las dos fueron arrasadas hacia 1245. No obstante, los mongoles fueron rechazados.

Es de clima templado. La primavera suele llegar a principios de abril, seguida de un verano caluroso y húmedo. En julio la temperatura está en torno a los 22 °C. Los cortos inviernos suelen ser nubosos y húmedos; en enero la temperatura media es de -2° C y caen copiosas nevadas.

Después de su retirada, el rey Bela IV construyó en Buda una residencia fortificada. En el siglo XIV, Luis el Grande instaló allí su corte, que fue cuna de una civilización inspirada en la de Italia. El propio Matías Corvino, en el siglo XV, fue un príncipe humanista protector de las artes. Pero pronto aparecería en Hungría una nueva amenaza: los turcos.

Después de la derrota de Mohacs (1526), ambas ciudades cayeron en manos de los invasores (1541), y Buda se convirtió en la residencia de los bajaes. La dominación turca duró hasta 1686, y Buda, al igual que Pest, sufrieron mucho con la ocupación.

En 1686 los austríacos liberaron Budapest, pero la mayor parte de la ciudad quedó destruida como consecuencia de esta acción de guerra. La restauración fue lenta. Pest, sede de una universidad, se desarrolló más rápidamente. En el siglo XVIII, Buda fue reconstruida en estilo barroco. En 1800, Buda y Pest reunidas llegaban a los 54.000 habitantes.

Los húngaros forman el grupo étnico más numeroso de Budapest. A pesar de que el Gobierno no posee estadísticas sobre las minorías étnicas, se estima que la minoría gitana alcanza un 8% de la población de la ciudad. Los chinos se han convertido en una minoría visible desde principios de la década de 1990, especialmente en la zona sur de Városliget. La llegada de la democracia a finales de la década de 1980 hizo de Budapest una ciudad más segregada.

Los soberanos austríacos, que regían desde 1686 los destinos del pueblo húngaro, no ponían demasiado empeño en la defensa de los intereses de sus subditos magiares; habiendo establecido., en Viena su corte, no era de extrañar que esta ciudad tuviera para ellos un encanto especial.

Tampoco sorprende que nazca en Hungría, en el siglo XIX, un movimiento de independencia. Pest fue el centro de este movimiento y también el punto candente de la revolución de 1848, que originó importantes destrucciones en ambas ciudades. El poeta Lajos Kossuth tuvo un papel estelar en esta revolución.

En 1873, Buda y Pest fueron reunidas en un solo centro administrativo. El total de la población se elevaba a 750.000 almas. En Pest se edificaron el Teatro Nacional, la Ópera, algunos museos y la sede del Parlamento. Budapest fue entonces, más que nunca, el corazón de Hungría. Después de la primera guerra mundial Budapest fue la capital de una Hungría independiente. En el curso de la segunda sufrió bastantes calamidades.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/budapest2.jpg

Budapest: Teatro Nacional

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/budapest3.jpg

Budapest: El Parlamento

La reconstrucción se inició en 1945; pero la ciudad sufrió nuevos destrozos con los combates callejeros de 1956 en ocasión del Levantamiento contra el régimen comunista.

Buda y Pest conservaron siempre, a pesar de su vecindad, sus características particulares. Buda, en la orilla derecha, está rodeada de una corona de colinas, por lo general boscosas, que alcanzan los 300 y 400 m de altura. Desde cualquiera de ellas la vista sobre el Danubio y el conjunto urbano es magnífica.

En Buda se halla el antiguo Palacio Real, de estilo barroco, construido durante el reinado de María Teresa; es obra de Juan Nicolás Jadot y de Franz Antón Hillebrandt. Parcialmente destruido por un incendio en 1849, fue reconstruido y ampliado. Dañado nuevamente por un siniestro en 1945, fue restaurado a principios de 1960.

El barrio antiguo de Obude es conocido por sus callejuelas tortuosas, en las que las casas están profusamente adornadas con flores. Obude, que seguramente existia ya en la época de los celtas, crecio al principio independiente de Buda.

De la falda de las colinas que circundan Buda brotan numerosos manantiales. Hay también    baños,  alimentados    por manantiales de aguas termales, recomendados a quienes padecen reumatismo articular o muscular. Buda posee murallas que datan de la Edad Media y del período de la dominación turca y que circundan el palacio y los edificios de la antigua plaza fuerte.

Frente a Buda, en la orilla izquierda del Danubio, se extiende Pest, importante centro comercial, industrial y cultural. Los edificios más destacables de Pest son la iglesia de Santa Ana, la antigua iglesia de las religiosas de Santa Isabel y unos baños públicos del siglo XVI, hermosa muestra de la arquitectura turca.

En Pest se alza también el magnífico edificio que alberga el Parlamento. Es de fines del  XIX  y  de  estilo  neoclásico Enfrente se extiende la plaza de Kossuth, la más hermosa de la ciudad. La basílica de San Esteban es uno de los monumentos más impresionantes de Budapest.

Casi la mitad de la población húngara trabaja en el sector industrial, un tercio en los servicios del Gobierno o en la enseñanza y una décima parte se dedica al comercio. Entre los principales productos manufacturados en Bu-, dapest podemos señalar los instrumentos de precisión y las locomotoras eléctricas, así como ciertos productos farmacéuticos. Csepel, al sur de la ciudad, posee acerías en plena expansión. Budapest es también un puerto importante con silos para el grano y andariveles.

En Budapest hay 11 universidades y 21 escuelas superiores Los centros más prestigiosos son la Universidad Eötvös Loránd, con diferentes campus por toda la ciudad, y el Instituto de Tecnología de Budapest, ubicado en la margen del Danubio de Buda, al sur de la colina Gellért. Otra importante institución educativa es la Universidad Central Europea (UCE), fundada en 1991 por George Soros, un filántropo húngaro-estadounidense nacido en Budapest

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

 

Ciudades Imperiales de Europa Origen e Historia

Antiguas Ciudades Imperiales de Europa

A fines de la Edad Media nació el Sacro Imperio Germánico, en cuyo seno las ciudades imperiales representaron un importante papel.

No sólo fueron ciudades residenciales, sino también activos centros comerciales y artísticos.

La mayor parte de las ciudades imperiales se encontraban en Renania, excepto Augsburgo y Nuremberg, situadas en  Baviera.

Entre los numerosos pequeños principados y pequeñas ciudades que a fines de la Edad Media constituían el Sacro Romano Imperio de la nación germánica, las ciudades imperiales gozaban de un estatuto particular.

En efecto, gracias al favor de uno u otro emperador, estas ciudades poseían libertades y privilegios excepcionales.

Así sucedió, especialmente, en varias ciudades de Renania, como Maguncia, Worms, Espira, Aquisgrán, Francfort y Estrasburgo, o de Baviera, como Augsburgo o Nuremberg.

Torre de Ausburgo Ciudad Imperial

Torre Fortificada de Nuremberg

Maguncia la dorada, reina del Rin Medio, fue fundada a principios de nuestra era por el general romano Druso.

Entonces se llamaba Maguntiacum y en su origen fue una fortaleza romana.

Allí se estableció una factoría comercial rodeada de murallas, que fue destruida durante las grandes emigraciones.

San Bonifacio elevó la antigua diócesis de Maguncia a la categoría de archidiócesis, y en el siglo X, los arzobispos de Maguncia se convirtieron en verdaderos príncipes temporales y se apropiaron el título de archicanciller o canciller de Estado.

Catedral de Worms Ciudad Imperial en Europa

Catedral de Worms

En 978, Wiligis, arzobispo y primer archicanciller del Sacro Romano Imperio, inició la construcción de su majestuosa catedral.

En 1244, la ciudad privó a su obispo de la autonomía comunal, y desde este momento figuró al frente de la federación de las ciudades del Rin.

Sin embargo, los arzobispos fortalecieron sus poderes: en el siglo XIV se convirtieron en príncipes-electores.

Su territorio también se extendió fuera de la ciudad, tanto en la orilla izquierda del Rin como en la derecha.

Pero cuando fue depuesto el obispo Diether de Isenburg empezaron los desórdenes.

En 1462, Maguncia perdió la autonomía, y desde el punto de vista económico fue aventajada por Francfurt.

Lógicamente, la miseria provocada por las guerras de religión no mejoró la situación en absoluto.

Mucho después, en el siglo XVIII, bajo la influencia del despotismo de los arzobispos, la cultura francesa influyó notablemente en la ciudad.

Francfurt Romer

Francfurt:Romer

Espira (Speyer en alemán) también fue una de las ciudades predilectas de los emperadores sálicos.

Era una antigua cívitas romana con un palts (palacio) real, en el que con frecuencia residieron los emperadores alemanes.

La ciudad gozaba de gran independencia con respecto al obispo, y en el siglo XIV se convirtió en ciudad imperial.

A partir del siglo XII se reunieron en ella diversas dietas del Sacro Imperio, y de 1527 a 1689 Espira fue sede de la Cámara Imperial.

En 1156, el emperador Federico I Barbarroja dictó unas patentes por las que concedía la autonomía a Worms. Desde alrededor de 800 hasta alrededor de 1600, se convocaron más de cien dietas o asambleas en esta ciudad.

También se firmó allí el Concordato de Worms (1122), que puso fin a la Querella de las Investiduras.

Ausburgo: Fuggerhaus

Ausburgo: Fuggerhaus

La ciudad sufrió grandes daños durante la guerra de los Treinta Años, y en 1689, los franceses la redujeron a cenizas.

Como Espira y Maguncia, Worms cuenta con una catedral imperial.

Aquisgrán (Aix-la-Chapelle en francés; Aachen en alemán) fue al principio un establecimiento romano: Aquisgranum.

Seguidamente, esta ciudad fue residencia de los merovingios, pero no cobró importancia hasta que Carlomagno construyó en ella un palacio en el año 778.

Aquisgrán fue su residencia preferida y la capital del imperio carolingio.

Allí fue coronado su hijo Luis el Piadoso y después casi todos los emperadores (treinta y tres hasta Fernando I).

En 1531, debido a la proximidad de la frontera francesa, Aquisgrán tuvo que ceder este honor a Francfort.

De castellum (fortaleza) romano, Francfort se convirtió en el año 822 en residencia imperial de Luis el Piadoso.

Con la dinastía de los Hohenstaufen, la ciudad alcanzó gran desarrollo: en 1220 se le concedió la autonomía, y a partir de 1257, salvo algunas excepciones, los emperadores de Alemania fueron elegidos en ella.

En 1356, la Bula de Oro regularizó esta costumbre. A partir de Fer^ nando I, también se celebró en esta ciudad la coronación.

Las «Messen» o ferias anuales, que gozaban de privilegios imperiales, constituyeron la base de la prosperidad de la ciudad, sobre todo durante los siglos XVI y XVII.

A fines del XVIII, Rothschild fundó en Francfort un poderoso establecimiento bancario que hizo de esta ciudad el centro de las altas finanzas europeas.

Fundada por los romanos con el nombre de Argentoratum, Estrasburgo fue totalmente devastada durante las invasiones.

A partir del siglo VII, Estrasburgo se convirtió en el centro de un importante obispado que gozó del favor de los emperadores alemanes y que fue elevado a la categoría de ciudad imperial.

Durante siglos el pueblo y los obispos se disputaron el poder, y en 1262 se confirmaron los privilegios comunales.

Después, en el siglo XVI, entraron en pugna dos obispos, y el emperador dividió la diócesis.

A partir del siglo XVII, Estrasburgo fue varias veces escenario de la lucha entre Francia y el imperio alemán.

Todas estas ciudades imperiales se encontraban en Renania.

Pero en Baviera también estaban Nuremberg y Augsburgo.

Las dos ciudades hallábanse situadas en la vía comercial que unía las ciudades imperiales del norte de Alemania y los puertos del norte de Italia: Genova y Venecia.

Ciudad muy antigua, Augsburgo logró un desarrollo regular, y a fines del siglo XIII aparece ya citada entre las ciudades imperiales.

Durante los siglos XV y XVI, Augsburgo fue centro de comerciantes y grandes negociantes, entre los cuales gozaron de fama mundial las familias de los Fugger y los Welser.

Augsburgo fue también ciudad artística: allí vivió Hans Holbein antes de trasladarse a Inglaterra.

La ciudad también se convirtió en centro de atracción política, pues en ella se convocaron diversas dietas, sobre todo durante la época de la Reforma.

A partir del siglo XVII la ciudad perdió importancia, y en 1806 fue anexionada a Baviera.

No se conoce con certeza el origen de Nuremberg, pero su nombre figura ya en una carta fechada en 1050.

En 1219, el emperador Federico II le concedió el derecho de «Reichsunmittelbarkeit», es decir, que dependía exclusivamente del jefe del Estado.

Los Hohenzollern, que a partir de 1191 entraron en posesión del burgraviato, cuando se convirtieron en margraves de Brandeburgo, en 1427, vendieron su título a la ciudad.

Del siglo XVIII al XIX, Nuremberg llevó a cabo una política inteligente, que hizo que la ciudad extendiera continuamente su territorio.

Gracias a la eficacia de su comercio, Nuremberg alcanzó alto grado de prosperidad que en el siglo xv y a principios del XVI estimuló las artes y las ciencias.

Después decayó esta prosperidad; y la ciudad compartió las desventuras del imperio alemán durante las sucesivas guerras.

//historiaybiografias.com/archivos_varios4/fuente_tomo2.jpg

Enlace Externo: Ciudades Imperiales Para No Perderse

Paisajes Turísticos Mas Visitados del Mundo

 //historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

10 PAISAJES MARAVILLOSOS Y MAS VISITADOS DEL MUNDO

//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

perito moreno
Por lo espectacular de la vista que ofrece, el glaciar Perito Moreno es considerado la octava maravilla del mundo. La imponente masa de hielo interminable rodeada de bosques y montañas es un espectáculo que pocos se quieren perder.El Perito Moreno es uno de los tantos glaciares que forman el Parque Nacional Los Glaciares. Todos forman el Hielo Continental Patagónico (17.000 kilómetros de extensión), una de las reservas de agua potable más importante del mundo. Es que el 90 % del agua dulce del planeta se encuentra en las zonas glaciarias: después de la Antártida y Groenlandia, sigue nuestra región.
//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg
lugares maravillosos
El Gran Cañón del Colorado es un impresionante accidente geográfico, forjado por de la erosión causada por el paso del Río Colorado a través de millones de años. El cañón se asemeja a un laberinto de roca que transcurre por el norte del estado de Arizona  en los Estados Unidos con una extensión de 446 kilómetros de largo y algo más de 1,600 metros de profundidad. Gran parte del Gran Cañón ha sido declarado Parque Nacional, hecho que tuvo lugar en el año 1919.
//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg
bellos paisajes del mundo
Desde el punto de vista geográfico el Yunnan cuenta con las zonas montañosas del noroeste (es una de las rutas hacia el Tíbet), con selvas tropicales al sur, zonas volcánicas y tres de los ríos más importantes de Asia pasan por aquí: el Yangse, el Mekong y el Perla.
Esta provincia china es de las que cuenta con mayor diversidad tanto étnica como geográfica.
En el Yunnan habitan 25 minorías étnicas como los Naxi o los Bai, de un total de 56 minorías reconocidas. La provincia contiene montañas cubiertas de nieve y verdaderos ambientes tropicales, apoyando de esta manera un espectro extraordinariamente completo de las especies y tipos de vegetación.Durante el verano, la gran meseta de los actos del Tíbet como una barrera a los vientos del monzón, atrapando la humedad en la provincia. Esto da a la flora alpina, en particular, lo que una fuente ha llamado una «exuberancia encuentran en ninguna otra».
//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg
bellos paisajes de irlanda
El accidente geográfico más famoso y representativo de Irlana son sin dudas sus imponentes acantilados.Estos acantilados son realmente asombrosos, son una de las señas de identidad más importantes de Irlanda.
  Los acantilados se elevan 120 m sobre el océano Atlántico en el punto llamado Hag’s Head y se extienden a lo largo de 8 kilómetros hasta alcanzar una altura de 214 m; mientras que la torre de O’Brien es una torre circular de piedra que se encuenta aproximadamente en la mitad de estos. Tienen 8 kilómetros de largo. Los acantilados son lo más impresionante que se puede ver en Irlanda.Los acantilados de Moher son un paraíso para los avistadores de aves, especialmente durante la primavera.
//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
El río Iguazú, que nace en la zona brasileña de la Serra do Mar y fluye hacia el oeste en un curso sinuoso de 500 kilómetros para desembocar en el Paraná, arroja su caudal de agua desde una altura de 70 metros a través de 275 saltos diseminados en forma de media luna. Prácticamente todos se encuentran en territorio argentino, porque el límite pasa por la descomunal Garganta del Diablo, un desfiladero con paredes de agua de 150 metros de ancho por 700 de largo.
Para acercarse a este salto, lo mejor es hacerlo en un bote neumático desde Puerto Canoas, sin ningún riesgo ya que, lamentablemente, la pasarela de Puerto Canoas a la Garganta del Diablo se perdió por causas naturales.  Dentro del Parque Nacional Iguazú, el río se ensancha 1.500 metros y tuerce hacia el sur, para luego retomar hacia el norte, formando una enorme U que contiene la gran falla que da lugar a un abrupto desnivel en el terreno. En esta curva abundan islas e islotes que fragmentan el río en numerosos brazos; cada uno de ellos dará lugar a un salto al llegar al barranco.
//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
En 1873, mientras exploraba el árido territorio del norte de Australia, el  comisionado William Gosse descubrió una hilera de montículos rocosos al sur de Alice Springs. El más impresionante de todos fue un enorme monolito rojo, al que bautizó como Ayers Rock en honor del primer ministro australiano, sir Henry Ayers. Pero Gosse ignoraba que la roca de vivos colores ya llevaba el nombre que le había sido dado por los nativos: Uluru.
Es el segundo mayor monolito del mundo. Surge desde el corazón de la tierra seca del centro de Australia  como un enorme centinela de las más antiguas tradiciones.Su mayor esplendor se descubre en las salidas y puestas de sol, adquiriendo gran espectacularidad por los cambios de color e iluminación.
Este gran bloque de piedra representa el eje del Tiempo del Sueño aborigen, la era en que todo comenzó, el principio de la historia de la cultura local.  La mole de arenisca, que se eleva a 335 m sobre la superficie del desierto y tiene un perímetro de 9 km. representa el cruce de caminos de los senderos del Tiempo del Sueño aborigen. A 32 kms. de Uluru, se encuentra también el monte Olga (imagen de abajo a la izquierda); otra formación rocosa sagrada para los nativos.
//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg
bellos paisajes del mundo -
Capadocia se encuentra en la meseta del centro de Anatolia. La zona del paisaje lunar de Capadocia esta formada por la erupcion de los volcanes Mt. Erciyes (3917 m.) y  el Mt. Hasan (3284m.). Estas montañas formaron un enorme paisaje lunar  que es visitado permanentemente por el turismo mundial. Los grandes volcanes Erciyes y Hasan hace millones años cubrieron la zona con la lavas.
La toba, o bien la piedra caliza de 150 metros de espesor, desde hace millones de años se talla por medio del viento, la lluvia, el calor y el frío. Así que la naturaleza nos regala unas obras de roca con la forma cónica que los campesinos las llaman como chimeneas de hadas. El valle de Pasabagi es donde es encuentran las formaciónes rocosas mas interesantes, de forma cónico y con unas capuhas de roca.
Unas capillas rupestres excavadas dentro de estas rocas y aún se puede visitar. Como estas capillas tuvieron importancias espirituales, fueron llamadas “Las Chimeneas de Hadas”.
//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
Una vista de la montaña más importante de Nueva Zelanda,en la que la nevada cumbre contrasta con el verde de otra montaña, como si el verano y el invierno se hubieran dado cita en este hermoso país. ste parque es parte del Te Waipounamu South Westland (Patrimonio de la Humanidad), su extensión es de 700 Km cuadrados, el 40% de la misma está cubierta por glaciares, se encuentra el monte mas alto de Nueva Zelanda y de las 27 montañas que superan los 3.000 m de altitud de país en el parque hay 19.También es el lugar donde vive el Kea, el único loro alpino del mundo.
//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
Ubicada en el extremo sur de la Patagonia de Chile, la región de Magallanes Alberga al fantástico Parque Nacional Torres del Paine, el cual limita al norte con el parque Nacional Los Glaciares (Argentina) que junto a Punta Arenas, Puerto Natales y Ushuaia conforman el corredor turístico austral.El parque presenta una gran variedad de entornos naturales: montañas (entre las que destacan el complejo del Cerro Paine, cuya cumbre principal alcanza los 3.050 mnm.
//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg
bellos paisajes del mundo - Los Geisers del Parque Yellowstone
En las montañas rocosas de Canadá se encuentra el Parque Nacional Banff, una de las joyas del país, no solo por su valiosa naturaleza sino también por ser un importante centro turístico que atrae a numerosos viajeros.Las cifras del Parque Nacional de Banff son dignas del guinness: se trata del parque más antiguo del país, atesora más de 1.600 kilómetros de senderos marcados que, con distintos niveles de dificultad, permiten a los excursionistas caminar entre su naturaleza en estado puro; posee igualmente el mayor sistema de cuevas de Canadá horadando su esquina noroeste… y recibe cada año a más de cuatro millones de visitantes que acuden, sobre todo en julio y agosto, a presentarle puntuales sus respetos.
//historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg
**** Ver Una Versión Flash Para PC ****
paisaje del mundo

Ciudades Maravillosas del Mundo Moderno: Bellas y Grandes

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

Ciudades Maravillosas del Mundo Moderno: Bellas y Grandes

1-Ciudad de Singapur

2-Ciudad de Pekin

3-Ciudad de San Petersburgos

4-Ciudad de Estambul

5-Ciudad de Sidney

6-Ciudad de Tokio

7-Ciudad de New York

8-Ciudad de Sao Pablo

9-Ciudad de Mumbai

10-Ciudad de México

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria6.jpg

HISTORIA:CIUDADES DE EUROPA:

A lo largo de los siglos, las mas antiguas e importantes ciudades de la historia han atravesado periodos de prosperidad y otros de decadencia, desde aquellas primeras formas de administración.

Solo hay que pensar que en la Alta Edad Media, tras la caída del imperio, la población de Roma no llegaba ni siquiera a los 20.000 habitantes, mientras que pocos siglos después llegó en seguida de nuevo al millón.

Mas dramática fue la peripecia de Atenas que, en 1832 cuando fue declarada capital de la Grecia independiente, solo era una pequeña población de 5000 personas. Esta ha sido una constante entre las grandes ciudades del viejo continente.

A lo largo de la historia de Europa se han ido creando centros urbanos, y hoy su estructura es el resultado de la estratificación realizada en diferentes épocas, de estilos arquitectónicos y proyectos urbanísticos que han creado, en conjunto, ciudades modernas y al mismo tiempo preciosos testimonios de la historia continental.

La mayor parte de las ciudades europeas eran florecientes centros históricos a comienzos de la Edad Moderna, cuando las grandes expediciones y el gran comercio garantizaban riqueza y prosperidad a la burguesía mercantil.

Pero si es cierto que Europa es un continente profundamente marcado por la historia de sus ciudades y de sus respectivas vivencias, también lo es que la urbanización lenta y progresiva del continente no ha dado lugar al nacimiento de ciudades de proporciones gigantescas como las americanas o las asiáticas, a excepción de Moscu, Londres o Paris que sumando las gigantescas áreas metropolitanas que las rodean se acercan a los 10 millones de habitantes.

Europa apenas cuenta con 36 ciudades de un millón de habitantes, y con otras 62 que tienen entre 500.000 y un millón.

En conjunto suman 212 millones los ciudadanos europeos que viven en las 500 ciudades que tienen mas de 150.000 habitantes, sobre un total de 727 millones;: apenas el 29 % de la población.

Si bien el 75 % de la población europea vive, de hecho, en un marco urbano, el continente mas densamente poblado de la Tierra ha vivido un proceso de urbanización diferente al de los otros continentes, dándose un predominio de los pequeños centros sobre las grandes ciudades.

La historia diferente y particular de cada ciudad europea ha sido un complejo laboratorio del desarrollo urbano.

Así la topografía de Roma —o al menos su centro histórico— refleja todavía hoy, en el esplendor de sus edificios o en sus callejuelas angostas, la edad de oro del Estado Pontificio, a caballo entre el Renacimiento y el siglo XVIII; el piano de Paris debe su planteamiento a las ambiciones de Luis XIV y, a la vez, a las audaces soluciones urbanísticas de Georges Haussmann, el arquitecto de Napoleón III.

San Petersburgo, por su parte, es el resultado del proyecto visionario de Pedro el Grande, que a comienzos del siglo XVIII quiso crear para la gran Rusia una capital de nivel europeo.

Los canales de Venecia y de Amsterdam son el fruto de las seculares batallas contra la violencia de las aguas, de progresos hidráulicos y de nuevos baluartes que se superponen a los antiguos.

En todas las ciudades europeas, en suma, siglos de trabajo del hombre se concentran en torno al corazón vivo del centro urbano. Y hoy, el respeto a la historia y la conservación de sus testimonios, prevalece sobre otras exigencias de la modernidad.

HISTORIA: CIUDADES DE ASIA:

Estos testimonios nos indican que hacia finales del Neolítico se desarrollaron en Asia sociedades humanas complejas y articuladas, que en las tierras fértiles del continente más grande del planeta descubrieron las primeras formas de organización.

Hoy día, Asia —que ocupa 45 millones de kilómetros cuadrados, es decir algo menos de un tercio de la totalidad de las tierras emergidas— cuenta con 3700 millones de habitantes, que equivalen al 61 % de la población mundial.

Naturalmente, es el continente con el mayor numero de grandes ciudades. Seis de las diez primeras, 28 entre las 50 mÁs grandes. Tokio, segÚn los últimos datos, es la ciudad mÁs grande del mundo con casi 30 millones de habitantes.

Con su vertiginoso crecimiento, comenzado en los anos cincuenta del siglo XX, y con una increíble mezcla de futurista modernidad y de tradición, precisamente la capital de Japón es probablemente el prototipo de las grandes ciudades que han hecho su aparición durante el siglo XX, y la vanguardia de las inmensas conurbaciones urbanas que dominaran el siglo XXI.

A comienzos del siglo XX, Tokio apenas tenía dos millones de habitantes, y menos de cuatro a finales de la segunda guerra mundial, cuando la ciudad quedo casi destruida por los bombardeos de los aliados.

Sin embargo, gracias a un formidable proceso de reconstrucción, ya en 1970, 25 anos después del final de la guerra mundial, Tokio tenia 15 millones de habitantes.

Dos razones que pueden explicar ese rápidos crecimiento son el boom demográfico que se produjo en todo el mundo gracias a la mejora general en las condiciones de vida. en especial en lo que respecta a la alimentación y la sanidad (y de forma más acentuada, si cabe, en Japón), y la segunda fue la rapidísima industrialización de la capital japonesa, que atrajo a la ciudad a muchos habitantes de los poblados rurales de su entorno, que llegaban en busca de una oportunidad de trabajo y de una buena retribución, un fenómeno que, de hecho, caracterizo el crecimiento urbano durante el siglo XX en todo el continente.

Según un informe de las Naciones Unidas de 2002, Tokio permanecerá como la ciudad más poblada del mundo en 2015, pero cada vez tendrá más cerca otras grandes aglomeraciones urbanas, casi todas asiáticas.

Dentro de diez anos, se habrán situado entre las primeras diez ciudades del mundo Dakha, capital de Bangladesh, las indias Bombay, Delhi y Calcuta, pero también Yakarta y Karachi, todas con más de diez millones de habitantes.

Faltan en estas previsiones, las grandes metrópolis chinas, que en los últimos veinte anos se han desarrollado a ritmos de excepción y previsiblemente continuarán haciéndolo en la primera mitad de este siglo.

Fuente Consultada: Grandes Ciudades del Mundo Cattaneo-Trifoni

Tiermes Ciudad Romana de Piedra: Su Historia y Ubicación

Tiermes Ciudad Romana de Piedra

La ciudad de Tiermes, en el norte de España, en los límites de la meseta superior y el valle del Tajo, llama sobretodo la atención porque muchos de sus elementos arquitectónicos no fueron construidos, sino tallados en la roca. Sin embargo, la piedra está esculpida con tanta habilidad y originalidad que existen serias dudas acerca de si las culturas a las que se atribuye Tiermes intervinieron realmente en su creación. La ciudad es objeto de estudios arqueológicos desde finales del siglo XIX.

LA HISTORIA DE LA CIUDAD DE PIEDRA…

No se sabe exactamente quien ni cuando fundó Tiermes, en la provincia castellana de Soria. La primera mención de la ciudad la hizo el matemático y geógrafo Tolomeo (hacia loohacia 175), quien alude a Tiermes como la ciudad de los arévacos, un pueblo celtíbero. Se sabe que la ciudad fue sometida por los romanos en el año 98 a.C. Durante el siglo I d.C. Tiermes devino la capital de una provincia romana, lo que supuso un impulso económico para la ciudad y la ejecución de obras nuevas, como un foro y un acueducto.

Tiermes cayó en manos de los visigodos en el siglo VI o VII, y de los moros a principios del siglo VIII. El hecho de que la ciudad estuviera situada justo en la frontera entre cristianos y musulmanes originó el declive de la cultura local en el transcurso de las décadas siguientes. Tiermes perdió toda su relevancia como muy tarde a partir del siglo XII. Alrededor de 1888, después de visitar la ciudad, el historiador Nicolás Rabal inició los primeros estudios científicos de los restos arquitectónicos, que se han conservado gracias al clima templado.

Los restos arqueológicos visibles corresponden a la ciudad romana, que alcanzó su máximo esplendor en el siglo I. De esta época destacan las imponentes construcciones romanas de varios pisos, asentadas en la blanda de la arenisca roja, donde también excavaron sus estancias subterráneas o bodegas, para conservar los alimentos. Era ciudad importante, a la que llegaban y de la que partían diversas vías de comunicación, que a juzgar por la información recuperada y por los restos arquitectónicos conocidos, se prolonga en el siglo II y tal vez en el III. De época Bajo Imperial se carece casi por completo de información quedando algunos materiales arqueológicos aislados, y durante el periodo visigodo aumenta la ausencia de referencias en las fuentes documentales y arqueológicas.

Y SUS HABITANTES

Muchas de las construcciones de Tiermes son insólitas para su época o las culturas de su tiempo, como el sistema de tuberías, que servía tanto para el suministro de agua como para la evacuación de las aguas residuales. Es evidente que en ciertos puntos hacia falta algún tipo de mecanismo de bombeo para que el sistema pudiera funcionar, pero no tenemos ninguna pista de cómo pudo haber sido dicho mecanismo.

Muchas paredes y techos son inusualmente gruesos: no son raras las paredes con un grosor de entre 1,5 y 3 metros. Además, muchos de estos edificios y plazas públicas presentan rampas sobre las que parece adivinarse un sistema de vías de 1,40 metros de ancho. Toda la meseta está surcada por estrechas muescas que, en ocasiones, desembocan en pasadizos subterráneos.

En la década de 1960, algunos investigadores apuntaron que esos vestigios, más que de su época, parecían propios de un sistema de defensa antiaérea moderno en el que estuviera previsto que los civiles se refugiaran en búnkeres mientras las fuerzas de defensa enviaban el armamento pesado a los lugares correspondientes mediante rieles. Conforme avanzaban las excavaciones se descubrieron más restos que no se corresponden con las fortalezas de la época, como unos fosos que recuerdan las trincheras de la Segunda Guerra Mundial y a los que nadie parece encontrar explicación.

Además, no ha sido posible atribuir su autoría a alguno de los pueblos que vivieron en Tiermes desde la conquista romana. Se cree que la ciudad es más antigua de lo que se suponía hasta ahora y en sus orígenes estuvo habitada por un pueblo que utilizaba esas singulares instalaciones para un fin determinado.

En las décadas de 1980 y 1990 se especuló con la idea de que se trataba de vestigios dejados en la prehistoria por extraterrestres al defenderse de los ataques procedentes del espacio. Ante tales hipótesis, los científicos serios prefieren remitirse a antecedentes más recientes en los que tales conjeturas han podido ser refutadas por nuevos hallazgos científicos.

Catedral de La Sagrada Familia- Obra de Gaudi en Barcelona, España

Catedral de La Sagrada Familia en Barcelona: Gaudi- España

Cuando el librero José María Bocabella compró el amplio solar con el propósito de construir en él un templo expiatorio que estuviera dedicado a la Sagrada Familia, sus intenciones reales no eran ciertamente la que luego se hicieron realidad.

Para él hombre de profunda religiosidad, el fin primordial era crear un baluarte de la fe, un claro punto de referencia espiritual dentro del recinto de Barcelona, una ciudad que si iba desarrollando rápidamente según lo planos de los arquitectos Cerdá (1859) Rovira (1868).

Planos que habían dado preferencia al sistema que proponía como esquema urbanístico básico una monótona repetición de bloques cuadrados, pero que parecía demasiado “modernista” a todos los que consideraban que Cataluña era una especie de isla que debían defender de los asaltos del exterior.

Para contrastar con una geometría urbana tan pobre, el nuevo templo debería tener una estructura que recordara la de las antiguas catedrales,  para conseguir que así fuera se eligió a arquitecto Francisco de Paula del Villar, quien realizó el proyecto “gótico”.

Según  los planos de Villar, la iglesia debería medir 97 metros por 44, tener una planta en cruz latina, tres naves y un amplio ábside semicircular que albergaría nueve capillas; en el centro estaba prevista una cripta, cuyas obras fueron las primeras, que se iniciaron, el día 1 de marzo de 1882.

Pero ocurrió que, al cabo de pocos meses, empezaron las discrepancias entre Villar y el arquitecto Martorell, figura de primera categoría en el ambiente artístico catalán y amigo y consejero del librero Bocabella.

Villar dimitió, y Martorell, invitado a ocupar su puesto, lo rechazó, pero aconsejando confiar la prosecución del trabajo al joven Gaudí, ayudante suyo en algunas obras y compañero del librero en los peregrinajes a Montserrat.

Así fue como el 3 de noviembre de 1883 el artista empezaba la obra a la, que había de dedicar gran parte de su vida, hasta el punto de hacer de ella, ya en los años de su vejez, el objeto en el que convergirían todos sus pensamientos y todas sus actividades.

Gaudí no elaboró en seguida el proyecto definitivo, sino al contrario, tardó mucho en llegar a este resultado, pues como se pone de manifiesto en los numerosos esbozos que dejó, la visión completa del conjunto no estuvo clara para él hasta los últimos años de su vida.

Este proceder, que obedecía a intuiciones sucesivas, era típico del maestro catalán; llegaba a la definitiva expresión creadora a través de una gradual aproximación, dejando sedimentar poco a poco sus ideas hasta que se traducían en una forma concreta.

la sagrada familia gaudi antoni arquitecto

Por otro lado, su fantasía, puramente plástica e inclinada al empleo de todos los materiales disponibles (hormigón, piedra, ladrillo, hierro, pasta vidriada, cerámica), no podía reducirse al limitado campo de una hoja de papel, al esquematismo bidimensional de un dibujo, sino que sentía la imperiosa exigencia de modelar en el espacio, de trabajar directamente, aunque fuera a escala reducida, sobre la misma materia.

En un principio Gaudí se sintió en cierta manera influido y mediatizado por el esquema impuesto por su predecesor, pero su indecisión duró muy poco, no tardando en transformar la cripta, que era el único elemento parcialmente definido.

Elevó diez metros la altura de la bóveda y pronto dejó intuir lo que después sería el fin supremo de su trabajo: dar la máxima verticalidad a las estructuras para recrear no los resultados formales del gótico, sino el espíritu que animó a los artífices de este estilo.

Con este fin, Gaudí, que con frecuencia fue considerado como un arquitecto gótico que había llegado al mundo con enorme retraso, abolió dos elementos esenciales del gótico “verdadero”: los arcos apuntados y el contrapunto de arbotantes y contrafuertes, que él mismo calificaba como las “muletas” de los edificios. (imagen: Antoni Gaudí)

En su lugar introdujo el arco parabólico y la inclinación de las columnas según la resultante de la composición de los pesos que sobre ellas gravitaban, lo mismo que “un tronco de árbol se inclina según la masa de las hojas sostenidas, por las ramas”.

Siguiendo con el proyecto, Gaudí fue modificando por completo los planos de Villar, extendiendo el primitivo programa de una “representación sagrada” a una amplitud, complejidad y audacia tales que fue mucho más allá de las intenciones y fantasías del más ambicioso y previsor proto maestro gótico.

Las dimensiones fueron entonces de 120 metros por 40, a fin de que hubiera espacio para una planta en cruz latina con cinco naves, completada con doce campanarios (los doce apóstoles) y con un cimborio que representaba la gloria de Jesucristo.

Dicho cimborio debía alcanzar una altura de 160 metros, es decir, superior a la de San Pedro, detalle que, demuestra que la simbología cristiana iba acompañada también del orgullo del catalán, aunque católico entre los católicos; es el mismo orgullo que, extendido a toda la hispanidad, le hará representar también las ciudades de Valencia, Granada, Toledo, Burgos, Valladolid, Santiago y Sevilla en las ocho columnas anteriores de la nave central.

Las cuatro columnas mayores, destinadas a sostener el cimborio, debían reproducir a los cuatro evangelistas, Mateo, Marcos Lucas y Juan.

Los apóstoles, distribuidos en grupos de cuatro y dispuestos en forma de campanario, vigilarían las tres entradas, cada una de ellas con tres puertas que simbolizaban la Fe, la Esperanza y la Caridad.

La entrada de levante se dedicaba al Nacimiento y a la Epifanía de Jesús; la de poniente a su Pasión y Muerte, y la de mediodía, la principal, a su Gloria y al Juicio Final.

Pero lo que asombra de un proyecto semejante no es la correspondencia biunívoca entre los elementos arquitectónicos y la historia sagrada llevada hasta las últimas consecuencias, sino la previsión de que toda esa estructura se iba a completar con centenares y centenares de estatuas en bulto redondo o en alto relieve y además con paredes pintadas, esmaltes, mayólicas, pastas de vidrio y hierros forjados.

Frente a tal profusión, frente a una orgía tal de medios expresivos, algunos investigadores han opinado que debían considerar a Gaudí como barroco.

Sin embargo, su personalidad, vinculada a sus orígenes —y Gaudí lo estuvo visceralmente—, traspasa de tal manera los límites de cualquier tradición que el arquitecto no puede integrarse en ninguna clasificación conocida.

Quizá por esto el artista catalán fue ignorado durante mucho tiempo por la crítica contemporánea.

Con la excepción de un juicio positivo de Le Corbusier en 1928, o una interpretación de “barroco” por parte de Cassau en 1933 y otra desde el punto de vista surrealista de Dalí, su nombre fue prácticamente ignorado por las vanguardias artísticas europeas, que sólo se dieron cuenta de su valía y de la trascendencia de su obra después de la segunda Guerra Mundial, cuando hacía ya veinticinco años que había desaparecido, dejando, como recuerdo de su extraordinaria fantasía, esbozos. maquetas, anotaciones y apuntes del templo, pero por desgracia menos testimonios concretos.

En efecto, la Sagrada Familia, en el momento en que murió su creador, se reducía prácticamente, o sea en cuanto a elementos construidos, a la cripta, a parte del ábside y a la fachada del Nacimiento, estando en construcción las torres que habían de dar la inconfundible característica gaudiniana a todo el templo.

Y llegando aquí conviene hacer un breve recorrido de las etapas cronológicas de los trabajos: el 19 de marzo de 1885 se celebró la misa en la cripta, que aún no se había cubierto; entre 1887 y 1893 se construyen las paredes del ábside; mientras tanto se cubre la bóveda de la cripta, ultimada en 1891.

Después se iniciaron los trabajos de la fachada del Nacimiento: en 1903 se completan las estructuras básicas y los portales; el primer campanario se concluyó en 1918 y el segundo en enero de 1926.

Después de la muerte de Gaudí, el arquitecto Sugranyes acabó la construcción de las torres que faltaban, y tras un largo período en que las obras estuvieron suspendidas, los arquitectos Quintana, Bonet Garí y Puig Boada levantaron la fachada de la Pasión, cuyas torres quedaron completadas en 1976.

Es poco, ciertamente, en relación con la suma de energías gastadas y de los esfuerzos realizados; pero aun así, lo que hasta su muerte pudo llevar a término testimonia su capacidad y su genio para crear nuevas formas y para dominar la materia “inventada” para componerlas.

Y para demostrarlo basta ver las agujas con las que terminan los cuatro campanarios, que “parecen hechas por el mismo hombre que las concibió”.

Las catedrales nunca, o casi nunca, han podido ser la obra de un solo hombre.

Tampoco podía serlo la Sagrada Familia de Barcelona, por sus colosales dimensiones. por lo ambicioso de su concepción, por la fabulosa cantidad de elementos secundarios y marginales que han, de figurar en su decoración y por la misma inquietud artística del propio Gaudí, que le impulsaba constantemente a cambiar, a renovarse, a superarse siempre en una tarea sin fin.

La Sagrada Familia nació como un deseo colectivo; por ello, en Cataluña, muchos están convencidos de que debe acabarse.

En este sentido se han realizado algunos intentos y otros se están llevando a cabo.

Para ello existen los diseños de Gaudí y sus maquetas, algunas reconstruidas después de la guerra civil basándose en sus apuntes.

En el interior mismo del templo hay un museo en el que se conservan muchos de esos inapreciables testimonio.

Otros han sido reunidos por la fundación “Amigos de Gaudí” y por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona.

Pero quizás el propio Gaudí, si aún viviera y se entregara como siempre a su desbordada fantasía, prescindiría de todo ello y crearía nuevas formas y forjaría nuevos proyectos, sin llegar a acabar tampoco “su” iglesia.

Fuente Consultada: Enciclopedia de las Maravillas del Mundo Tomo III 

Enlace Externo: La Obra Maestra de Gaudí

Grutas de Postojna-Cuevas de Eslovenia Ubicación, Historia, Medidas

Grutas de Postojna Cuevas de Eslovenia

Grutas de Postojna: Un mundo subterráneo: Sin lugar a dudas, Eslovenia cuenta con una impresionante variedad de bellezas naturales, como por ejemplo los majestuosos Alpes Dináricos y Julianos, que se ubican al norte y al sur de una vasta franja de bosque que cubre la mitad del país.  No obstante, una de las más imponentes bellezas naturales que posee Eslovenia, y que suele ser la atracción turística más conocida de Postojna, es sin dudas la extensa red de cuevas subterráneas formadas hace millones de años, conocidas como las Cuevas de Postojna. 

las Cuevas de Postojna.

Ubicadas al suroeste de Eslovenia, las Cuevas de Postojna son el resultado de la acción del tiempo y la naturaleza, ya que fueron formadas a raíz de un fenómeno durante el cual la lluvia ácida que cayó en el lugar disolvió gradualmente los puntos débiles de la roca caliza que predominan allí. De esta forma, se crearon canales que con el correr de los siglos fueron ampliándose cada vez más, hasta formar las espectaculares cuevas subterráneas.

Si bien las cuevas han sido inauguradas como atracción turística desde el año 1819, lo cierto es que de acuerdo a la evidencia recogida por los expertos, se ha podido saber que la llegada del hombre al lugar data de mucho antes. El principal documento que demuestra este punto se centra en una serie de inscripciones en las paredes de la cueva, las cuales posiblemente se remonten al siglo XIII.

Según los documentos históricos, la primera vez que las cuevas fueron descriptas por exploradores se remonta al siglo XVII, cuando Johann Weichard Valvasor relató su viaje al lugar. Posteriormente en 1818, mientras un grupo de personas preparaban las cuevas para la visita de Francisco I, Emperador de Austria, hallaron accidentalmente un área aún desconocida del lugar. En realidad, fue Luka Cec quien descubrió los pasajes más interesantes. Poco a poco fueron llegando los primeros visitantes, hasta que finalmente en 1819 se decidió comenzar a explotar el lugar de forma turística.

Debido a la cada vez mayor demanda, el lugar debió ser reacondicionado,cueva de Postojna es una de las cuevas más famosas del mundo incluyendo elementos que permitieran la realización de los tours sin inconvenientes. Es por ello, que en 1872 se inauguró la obra que permitió que los trenes llegaran a la primera cueva, y luego en 1884 hizo su debut en el lugar el alumbrado eléctrico.

Hoy, la de Postojna es una de las cuevas más famosas del mundo, y parte de eso tiene que ver con su larga y rica historia.

Según se cuenta las cuevas fueron utilizadas por diversas personas con diferentes propósitos, entre otros como escondite, como bunker, como trastero, incluso se cuenta que el ejército alemán las utilizó como depósito de combustible durante la Segunda Guerra Mundial. Asimismo, muchos sostienen que en su interior se produjeron explosiones, lo que modificó parte de la configuración natural de la cueva.

Hoy, la primera parte de la cueva que se extiende por varios cientos de metros de largo, se mantiene oscura y sucia a raíz de los miles de visitantes que ingresaron en el lugar durante los últimos siglos. Esto se debe no sólo las velas y las antorchas utilizadas por los turistas, sino también a que cada uno de los que pasaban por el lugar solían dejar escrito su nombre en las paredes, actitud que hace varios años atrás estaba permitida, pero que por fortuna hoy es considerada un acto de vandalismo.

Las nuevas normas que en la actualidad rigen en la cueva en pos de su proteccionismo, la han convertido en uno de los lugares más visitados por los amantes de la naturaleza y por supuesto por los historiadores, ya que varios personajes famosos dejaron sus nombres en las paredes.

 Quienes recorren la zona pueden fascinarse observando las estalagmitas que se elevan desde el suelo de la cueva y las estalactitas que cuelgan de su techo, generando un escenario épicamente mágico.

La Cueva de Postojna posee un total de 20 kilómetros de extensión, aunque sólo 6 Km. están abiertos al público, en un recorrido combinado, ya que parte del mismo se realiza en el tren subterráneo y parte a pie.

Asimismo, la cueva es tan grande, que desde hace tiempo han sido instaladas diversas infraestructuras, como por ejemplo un restaurante, una sala de conciertos que puede albergar a más de 10.000 personas, y la oficina de información al turista. Por otra parte, en el siglo XX se construyó un ingreso especial en la entrada de la gruta.

Pero no sólo la cueva es lo que llama la atención de los miles de turistas que año tras año llegan al lugar, sino que además quedan atrapados por el misterioso Olm, el también llamado pez humano, que con sus 25 cm. de largo es considerada la criatura vertebrada cavernícola más grande descubierta hasta el momento. Con ello, nuevamente la naturaleza vuelve a sorprendernos.

El Coliseo Romano:Historia de su Construccion,Funcion y Decadencia

El Coliseo Romano: Historia de su Construccion, Funcion Social y Decadencia

BREVE BIOGRAFÍA DEL COLISEO

Hoy llamamos «Coliseo» a este grandioso edificio, pero en la antigüedad se le conocía por el nombre de «Anfiteatro Flavio», porque se construyó entre los años 75 y 80 de la era cristiana, por orden de los emperadores Vespasiano y Tito, pertenecientes a la «Gens Flavia».

Podemos decir que es un edificio generoso.

Desde que dejó de utilizarse proporcionó materiales para la construcción de palacios enteros (como el Palacio Venecia) e inclusive de iglesias.

En la Edad Media fue saqueado sin escrúpulos: preciados mármoles, estatuas, bloques enteros de travertino, fueron arrancados de su interior.

Lo mismo que un buen padre, el Coliseo dejaba que le quitasen lo mejor.

En sus años de servicio, después de haber asistido con impasible solemnidad, durante el imperio, a los espectáculos más dispares y sangrientos, fue escenario, desde el Medievo, de los cánticos y recitaciones de las ceremonias sacras, y casi llegó a ser el símbolo del martirio de los cristianos primitivos.

En cierta ocasión se pensó sacar de él otro provecho: se quería instalar una fábrica de tejidos de lana para dar trabajo y alojamiento a los pobres de la ciudad.

El proyecto no se puso en práctica, y el anfiteatro pasó por un largo período de abandono.

¡Estremece pensar que durante cierto tiempo fue destinado a basurero! .

El cardenal Lambertini, después Papa con el nombre de Benedicto XIV, lo salvó, al proclamarlo lugar sagrado, en 1700, en recuerdo de los mártires cristianos.

El Coliseo se convirtió entonces en un Vía Crucis, y en torno de él se construyeron capillas para practicar devotamente ejercicios religiosos en los que se rememora ese luctuoso suceso.

Hasta fines del siglo pasado no recuperó su verdadera fisonomía; a partir de esos días, el Coliseo sigue dominando la ciudad con su auténtico rostro.

• ► HISTORIA ANTIGUA: El Coliseo

Hacia el siglo I a. C. se creó en Roma un edificio para albergar las luchas de gladiadores, el anfiteatro, que se construyó en todas las ciudades importantes del Imperio. El Anfiteatro Flavio, o Coliseo, fue el mayor todos ellos y uno de los más grandes construidos en la Antigüedad

El Coliseo Romano

La Evolución del Coliseo Romano

El anfiteatro Flavio, comenzado en el año 74, por orden del emperador Vespasiano, fue concluido en el año 80 por el emperador Tito.

El nombre de anfiteatro Flavio se debe al de la familia Flavia, a que pertenecían los dos emperadores por cuya voluntad fue construido.

En el Medievo fue llamado Coliseo por su enorme mole; parece también que el nombre se le dio por la presencia en las cercanías de una «colosal» estatua de Nerón.

Durante siglos en la arena del Coliseo se sucedieron escenas de una crueldad inaudita; miles y miles de animales y de hombres fueron masacrados bajo la mirada satisfecha de los espectadores; innumerables cristianos fueron llevados al martirio.

Después del edicto de Constantino (año 313), los combates entre gladiadores disminuyeron en cantidad y concluyeron definitivamente en el año 404 por un edicto del emperador Honorio. Poco a poco el Coliseo fue siendo abandonado.

Posteriormente fue transformado en fortaleza.

Rayos, incendios y terremotos dañaron siempre la construcción. Pero también la fue destruyendo la mano del hombre.

Durante siglos el Coliseo fue una verdadera cantera de travertino; muchas construcciones romanas se levantaron con material sacado del anfiteatro: el palacio Venecia, la Cancillería, parte de la basílica de San Pedro, el palacio Barberini.

A pesar de todo, lo que queda del Coliseo sigue ostentando su imponencia. Poderosos arcos, viguerías, columnas y escalinatas dan una impresión de grandeza, de potencia, de inmensidad.

Asombra pensar que fue levantado en poco más de seis años. Allí está como un perenne testimonio del poderío de la antigua Roma, una ciudad que fue el centro de un vasto imperio, constituido por dilatadísimos territorios conquistados, gobernados y civilizados hasta en sus más lejanos confines por hombres que no conocieron obstáculos en tal aventura.

Historia de su Construcción y Estructura del Coliseo

El origen de los anfiteatros:

Hasta la época de Julio César, las luchas de gladiadores y similares se celebraban en los circos o en estructuras desmontables construidas al efecto.

Fue Curión el Joven, hacia el 52 a. C., a quien se atribuye la idea de hacer construir dos teatros de madera de igual tamaño, adosados por los vértices de sus curvas y montados sobre sendos ejes.

Estas estructuras podían girar sobre dichos ejes y quedar unidas frente por frente, de forma que los dos hemiciclos formaran un inmenso óvalo, ya que se podían retirar los tabiques de los escenarios de los dos teatros para formar una única arena.

En época de Augusto, se levantó el primer «doble te, de piedra de Roma: fue erigido al sur del Campo de Marte, en el 29 a. C. por Cayo Estatilio Tauro.

Cuando quedó destruido en el 64 d. C. por un incendio se levantó Coliseo, o anfiteatro Flavio para sustituirlo.

El mayor edificio de Roma: las obras se iniciaron hacia el año 2O, el primer año del reinado del emperador Vaspasiano y terminaron en el de Tito, en el año 80, cuando fue oficialmente inaugurado en una ceremonia que incluyó diez días de juegos. Hacia el 82 d.C.

Domiciciano completó la estructura añadiendo un piso superior. Se eligió para su emplazamiento la zona del antiguo lago de la Domus Aurea de Nerón, que fue desecado hacia el Tíber por una alcantarilla.

Debe su nombre precisamente a su proximidad a una colosal estatua de Nerón.

Fue construido en un breve plazo de tiempo que puso a prueba capacidad de organización de los maestros de obras que impusieron un sistema de varios turnos, la prefabricación de ciertos elementos y la construcción modular, con la ayuda de una compleja maquinaria y una, mano de obra especializada.

Los materiales utilizados fueron diferentes según las cargas que tenían que soportar: en los pilares y muros exteriores se empleó piedra y ladrillo y piedra más ligera cuanto más cerca la arena.

Se utilizó el hormigón en la construcción de los pisos abovedados de los corredores.

En su construcción se emplearon 100.000 m de travertino y 300 toneladas de metal para las grapas que mantenían unidos los bloques.

A diferencia de los primeros anfiteatros, cuya ubicación se procuraba que estuviera en colinas para ofrecer apoyo a los muros, el Coliseo es una estructura pendiente de piedra y cemento, de 48 metros de alto, y 188 de largo por 156 m. ancho con capacidad para 50.000 espectadores que podían acceder o salir de a menos de tres minutos gracias a una compleja red de pasadizos y salidas.

La numeración consecutiva sobre los arcos de entrada se correspondía con la numeración de los asientos.

Desde el exterior presenta cuatro pisos de arcadas en los que se puede apreciar la superposición de órdenes, en columnas de tres cuartos con función meramente decorativa: abajo el toscano, en el medio el jónico y arriba el corintio.

El muro exterior se apoya en 80 pilares macizos, que a su vez se conectan con los interiores por medio de bóvedas de hormigón.

No queda nada del pavimento del ruedo: el visitante actual puede ver el laberinto de celdillas y pasadizos que había debajo; habla aparatos elevadores ocultos y escotillones para que las fieras y los hombres aparecieran desde debajo del suelo.

A nivel del suelo, a la derecha, se sitúa la puerta principal del edificio o porta triunphalis y la de enfrente es la puerta por donde se evacuaban las víctimas o porta libitínaria,

La cavea o graderío empezaba a cuatro metros sobre el nivel de la pista, con una Y plataforma (podium) protegida por una baranda de bronce; sobre el podium se alineaban los asientos de mármol del público de más categoría. Más arriba se escalonaba la gradería destinada al público ordinario, dividida en tres zonas.

La primera zona de gradas comprendía veinte escalones; la segunda, dieciséis; entre la segunda y la tercera se levantaba un muro de cinco metros de altura horadado de puertas y ventanas

En la tercera se sentaban las mujeres, bajo un amplio voladizo sostenido por columnas.

Sobre el voladizo, de pie, se ubicaban los extranjeros y los esclavos.

En el último piso pueden verse ménsulas de apoyo que servían para sujetar los mástiles a los que se ataba el toldo o velarium que se alzaba en verano para proteger a los espectadores del calor.

En el interior, en el pavimento, también hay restos del dispositivo de anclaje para los sistemas de poleas mediante los cuales se izaba el toldo.

Para los espectáculos nocturnos se suspendía un enorme candelabro sobre el ruedo.

De todas las localidades las mejores eran las que estaban encima del podium, especialmente los dos palcos que se ubicaban a cada extremo del eje menor: al norte el del emperador y la familia imperial, y al sur el del prefecto de la ciudad y los magistrados

Sin embargo, es de destacar que a pesar de las medidas monumentales del edificio, los arquitectos romanos consiguieran que la visibilidad fuera perfecta desde cualquier punto.

En cuanto a la decoración, se sabe que era riquísima, con profusión de estatuas y escudos de bronce, etc., pero apenas quedan restos de relieves de mármol y estuco debido a que en sus veinte siglos de historia sufrió terremotos y considerables daños y expolios que hicieron que desapareciera todo el mármol de los asientos y el material decorativo.

Fue restaurado a principios del siglo XVIII por Stern y Vafaier.

Panem et circensem:

Los espectáculos públicos, tanto los que se desarrollaban en el teatro (ludí scaenic) como los que se llevaban a cabo en el anfiteatro y el circo (ludí circenses) fuero aspecto importante de la sociedad romana, especialmente en época imperial, cuando una de las principales preocupaciones del emperador era proveer de alimentos y diversión al pueblo.

Además de una dimensión social, los juegos tenían una vertiente política y religiosa importante.

La celebración de los ludí, normalmente, era fiesta del calendario oficial. Los más importantes eran anuales y se celebraba fecha fija (ludí stati). Cuando el emperador establecía ludí extraordinarios, nombraba a los curatores ludorum, que eran los encargados de prepararlos.

La popularidad de los emperadores se medía por el éxito conseguido en los juegos, que se mantuvieron hasta el fin del Imperio.

Los gastos corrían a cuenta del erario público, pero muchas veces los magistrados, para hacerse con el favor de la plebe, gastaban su propio dinero.

También celebraban con ocasión de funerales o cualquier acontecimiento que hiciese oportuno un acto de munificencia privada hacia el pueblo; por esto había algunos que especulaban, adquiriendo parejas de gladiadores y cediéndolos a quien los pidiese.

Venationes:

Los juegos duraban todo el día.

Por la mañana se soltaban las fieras que peleaban entre sí o contra «cazadores»:

También se usaban para dar muerte a los condenados; algunos mártires cristianos perecieron de esa forma, pero no hay constancia de casos ocurridos en el Coliseo.

En las luchas de animales se utilizaron todo tipo de especies, como los osos polares, elefantes, tigres de la India o rinocerontes.

Los bestiarios eran los que se enfrentaban contra las fieras; a veces incluían en el programa alguna «gracia», como luchar en zancos contra gatos monteses.

Hacia mediodía se retiraban los cadáveres y se cubría el pavimento de arena limpia para preparar el plato fuerte: las luchas de gladiadores.

Los Gladiadores

Gladiadores: En los ludí gladiatorí, luchadores bien entrenados se enfrentaban por parejas de maneras diversas.

El origen de los combates de gladiadores se atribuye a los etruscos. Los gladiadores eran en su mayor parte prisioneros de guerra o esclavos a los que se adiestraba en una especie de cuarteles con instructores especializados; también había hombres libres que se entregaba a los lanistas (empresarios de gladiadores) por simple gusto.

Los gladiadores se adiestraban, según sus aptitudes, en armas diferentes.

Entre los dique versos tipos, destacaban los samnitas que usaban escudo y espada; los tracios, se protegían con una rodela y luchaban con puñal; los murmilones que llevaban casco decorado con un pez y solían combatir con los retiari; armados con una red y un tridente; los ecuestres, que luchaban a caballo con una lanza, y los meridiani que se batían en los días que había otros espectáculos para rellenar los intermedios y el tiempo de descanso que quedaba al mediodía.

Antes de empezar la lucha, los gladiadores saludaban al emperador con el clásico «Ave, imperator, morituri te salutant».

Varias parejas o grupos combatían a la vez ¿Cuando un gladiador era herido, podía solicitar el perdón.

El emperador escuchaba la opinión de la muchedumbre sobre si había luchado como era debido.

Si todos agitaban el pañuelo al caído se le perdonaba la vida.

En caso negativo, la gente volvía hacia abajo el puño con el pulgar tieso y el gladiador era rematado por el vencedor o por un sirviente.

El gladiador victorioso era recompensado con riquezas y conseguía ganarse las simpatías del público.

El más preciado honor que podían obtener era el sable de madera (rudis) símbolo de liberación.

También se escenificaban batallas mitológicas e históricas con los contendientes convenientemente disfrazados.

Estas escenas servían para dar muerte a los condenados de una manera «imaginativa»: mientras que en los espectáculos normales la muerte del protagonista era ficticia, ya que en el último momento se le sustituía por un monigote en el circo, el actor destinado a morir, moría de verdad.

Aunque no era su espacio natural, en el Coliseo también llegaron a celebrarse naumaquías o simulacros de batallas navales, como la ofrecida en tiempos de Domiciano.

Para conseguirlo algunas zonas del pavimento se eliminaban para inundar la arena de agua.

coliseo ruinas

Restos de las enormes instalaciones que existían debajo de la gran pista, destruida por el tiempo.

• ► Decadencia del Coliseo Romano

Durante el papado de Gregorio I Magno muchos de los monumentos antiguos pasaron a manos de la Iglesia, que era la única autoridad efectiva.

Sin embargo carecía de recursos para mantenerlos, por lo que cayeron en el abandono y el expolio.

Durante la Edad Media, la decadencia de la ciudad afectó a todos los monumentos imperiales.

Los terremotos de 801 y 847 provocaron grandes destrozos en un edificio prácticamente abandonado en las afueras de la ciudad medieval.

Cuando en 1084 el papa Gregorio VII fue expulsado de la ciudad, muchos monumentos cayeron en manos familias nobles romanas, que los usaron como fortalezas.

Es el caso del Coliseo, ocupado por los Frangipane, que lo convirtieron en el centro de su área de influencia.

El Coliseo fue cambiando de manos hasta 1312, en que volvió a la Iglesia.

Durante la Edad Media se creía equivocadamente que el Coliseo había sido un templo dedicado a diversos dioses, como el Sol.

La confusión podía provenir del coloso de Nerón, al que Vespasiano había cambiado la cabeza por la del dios Sol.

A lo largo de los siglos XV y XVI, el travertino que lo recubría fue arrancado para reutilizarlo en otras construcciones.

Entre otras, se utilizó para el Palacio Barberini y para el Puerto de Ripetta. Un conocido dicho latino reza Quod non fecerunt Barbari, fecerunt Barberini (lo que no se atrevieron a hacer los bárbaros, lo hicieron los Barberini). También se utilizó para quemarlo y obtener cal.

El expolio de piedras continuó hasta 1749, en que Benedicto XIV consagró el monumentos como iglesia pública en memoria de los mártires allí ejecutados (si bien se cree que la mayoría de éstos fueron martirizados en el Circo Máximo).

En el siglo XIX, por contra, comenzaron una serie de obras para estabilizar muchos monumentos antiguos.

En 1820 se terminaron varios contrafuertes que son claramente distinguibles hoy día, y sin los cuales el edificio probablemente se habría derrumbado.

Durante todo el siglo se sucedieron obras de consolidación y mejora, en un proceso que aún continúa.

Fuente Consultada:

Historia Universal – María de la Luz Vázquez Segura – Gomez Sañudo – Lugo Vázquez – Editorial: High School

Civilizaciones de Occidente Tomo A y B de Jackson Spielvogel – Editorial: Thompson

Historia Universal 7º Edición de Navarro-Gárgari – González-López-Pastoriza- Portuondo Editorial Pearson

Historia del Mundo Contemporáneo CRONOS – de A. Fernández – Editorial Vicens Vives

Historia del Mundo Contemporáneo ACTUAL de García y Gatell – Editorial Vicens Vives

Ciudad Subterranea de Derinkuyu-Una Ciudad Bajo Tierra en Turquia

Ciudad Subterránea Derinkuyu en Turquía

CIUDAD SUBTERRÁNEA: Aparte de Petra, que casi se confunde con las rocas que la rodean, existen otras ciudades ubicadas en emplazamientos singulares. Sobre todo en Turquía, han sido descubiertas ciudades que se extienden por el subsuelo.

EL AGUJERO PROFUNDO:

En 1963 Omer Demir descubrió por casualidad en Turquía un agujero profundo (en turco, clerinkuyu), a unos 30 Km. al sur de Nevlehir.

Se dice que reparó en él porque una de sus gallinas desapareció de pronto por una grieta.

Entonces comenzó a cavar y llegó a una angosta galería que se perdía en las profundidades.

Omer descendió con una lámpara y se encontró con escaleras, estrechos corredores y nichos y galerías excavados en la roca.

A pesar de que algunos de los pasadizos se habían desmoronado o habían quedado bloqueados con el paso del tiempo, pronto se hizo evidente que aquel lugar escondía algo más que una simple cueva subterránea.

En efecto, los intensos trabajos de desescombro revelaron que el «agujero profundo» encerraba una ciudad construida íntegramente bajo tierra.

Y no en una sola planta, como se podría pensar.

Las galerías y pasadizos se adentraban cada vez más en las profundidades de la Tierra, y algunos de ellos se podían cerrar por uno de sus lados con piedras redondas del tamaño de piedras de molino.

Al principio, eso hizo suponer que Derinkuyu había sido una especie de alojamiento provisional o refugio.

Sin embargo, conforme se iba explorando la ciudad, mayor era el convencimiento de que tenía que haber sido algo más, porque el recinto era demasiado grande como para ser un simple refugio.

Además de viviendas, almacenes, bodegas y comercios, durante las excavaciones se descubrieron unas grandes salas en las que se cree que se impartían clases.

La ciudad contaba con una iglesia subterránea de 65 metros de largo y distintos espacios destinados muy probablemente a establos.

En total, la ciudad subterránea ocupa una superficie de unos 4 km2.

Hasta ahora han sido desescombradas 13 plantas, y se supone que existen aún más.

La planta inferior actual está situada a una profundidad de 85 metros.

Se calcula que el recinto podía albergar cómodamente a más de 20.000 personas.

La posición y conformación de las salidas secretas y las miles de galerías de ventilación parecen tan bien diseñadas, y los corredores tan espaciosos, que no se puede hablar en absoluto de una solución provisional realizada a toda prisa.

Por otra parte, la distribución de los pasillos con piedras a modo de puerta, algunas salas comunitarias y el complejo sistema de ventilación, que también podía servir para comunicarse, revelan que los habitantes de Derinkuyu tenían miedo a algún enemigo.

 ¿UNA CIUDAD ÚNICA?

 El sensacional hallazgo de Derinkuyu motivó la búsqueda de otras ciudades subterráneas en la región de Capadocia, búsqueda que finalmente terminó dando fruto.

Hasta el momento se tiene noticia de 30 ciudades como ésta, pero es muy probable que existan o hayan existido todavía algunas más.

La existencia de algunos corredores que se alejan del «recinto urbano» subterráneo llevaron a esa conclusión.

Se cree que conectan con otras ciudades, sin embargo, la mayoría de éstas se han derrumbado o el acceso a ellas se ha hecho imposible por otros motivos.

Derinkuyu, Kaymakli y Ozkonak son los tres yacimientos en los que se ha avanzado más con las excavaciones.

Algunas partes de los pasillos y estancias subterráneos pueden ser visitadas por los turistas.

Las ciudades subterráneas no son un fenómeno exclusivo de Capadocia, sino que están diseminadas por casi todo el mundo.

Se cree que en total hubo o sigue habiendo entre 300 y 500 ciudades como éstas en todo el planeta.

 LOS ORÍGENES DE LA CIUDAD SUBTERRÁNEA

 La presencia de una iglesia y de una piscina que supuestamente se utilizaba como pila bautismal hizo pensar a los arqueólogos que los habitantes de Derinkuyu fueron perseguidos por su fe cristiana.

Además, otras teorías que se enunciaron se han cuestionado por distintos motivos: la hipótesis de que la población debió de buscar refugio en los pasadizos subterráneos en tiempos de guerra o bien huyendo de los ríos de lava de un volcán en erupción fue refutada con el argumento de que las galerías de ventilación hubieran sido un punto débil en ambos casos.

Si los enemigos las hubieran taponado o se hubieran llenado de lava, ello habría significado la muerte segura para todos sus pobladores.

Por otra parte, la teoría de los cristianos perseguidos está avalada por el hecho de que las iglesias abundan en las partes de la ciudad que se han dejado al descubierto hasta ahora.

Actualmente se cree que las ciudades subterráneas datan de hace unos 3.000 años, de la época de los frigios.

Pero no está claro si ellos fueron también los impulsores de su construcción, porque existen algunos indicios de que pudieran haber sido los hititas.

Mientras que en las ciudades vecinas de Bogazkóy o Alacahóyük existen restos de incendios de la época de los frigios, no se han encontrado indicios similares en Derinkuyu.

————-  00000 ————

Los Hititas:

Según los datos deque se dispone en la actualidad los hititas procedían del cáucaso, desde donde en el III milenio a C. emigraron a Anatolia la parte asiática de la actual Turquía para mezclarse con los hatti, que habitaban allí.

Por motivos que todavía se ignoran lograron hacerse con el poder en la región y levantar un gran imperio al que perteneció durante un tiempo gran parte de la Siria actual.

El Imperio Hitita fue igual de poderoso que Egipto o Babilonia durante casi un milenio.

El declive del gran Imperio Hitita culmino a principios del siglo XII aC. después de que la mayoría de las ciudades hititas quedaran destruidas por incendios o asaltos.

Algunas tribus siguieron viviendo en el sur o el este del antiguo Imperio durante otros cuantos siglos mas pero su rastro se pierde en el tiempo.

Se cree que los grupos que quedaron fueron dominados por los asirios. (ampliar sobre este imperio)

Así pues, es muy probable que los hititas se refugiaran en los túneles para sortear a sus enemigos, pero para eso los túneles tenían que existir ya.

La ausencia de cualquier rastro frigio en Derinkuyu hace pensar a ciertos investigadores y autores que debió de ocurrir así y que la estrategia hitita se coronó con el éxito.

Más tarde, la ciudad cayó en manos de los bizantinos, quienes la ampliaron.

En el siglo vi d.c. los árabes penetraron en la región y atacaron Derinkuyu en diversas ocasiones.

La ciudad acabó perdiendo su relevancia.

Pero todo eso deja sin explicación la existencia de las iglesias subterráneas, ya que ni los hititas ni los frigios practicaban el cristianismo.

Una teoría sostiene que las iglesias fueron construidas mucho más tarde.

Aunque esta posibilidad no ha sido excluida, es bastante improbable debido al trazado de los corredores que rodean las iglesias.

 ARENA EN LOS PASADIZOS Y GANADO EN LOS PASTOS

Derinkuyu y muchas otras ciudades subterráneas de la región permanecieron ocultas durante mucho tiempo porque algunas galerías y pasadizos habían sido cegados a propósito con arena y piedras al abandonar la ciudad.

No se conocen los motivos de tal actuación, sobre todo porque no existe ninguna documentación al respecto.

Sin embargo, cabe suponer que esos trabajos eran habituales en un complejo de tales dimensiones.

 Se supone que la ciudad fue abandonada y los accesos, bloqueados, para poder edificar una nueva ciudad sobre suelo firme sin peligro de que se derrumbara.

Esta idea sería comprensible en tanto que, como demuestran los establos subterráneos, los habitantes de Derinkuyu debían desempeñar ciertas actividades al aire libre si querían sobrevivir bajo tierra.

El ganado bovino que se criaba en el recinto subterráneo tenía que pastar al aire libre.

Ello hace que nos preguntemos por qué un pueblo se tomó la molestia de construir una ciudad bajo tierra.

Por lo tanto, se plantean diversos interrogantes que todavía no han podido ser desvelados: ¿cuál fue el motivo de la construcción subterránea?.

¿Cuál era la identidad del pueblo que edificó estos pasadizos y galerías?.

Y, por último, ¿qué medios se utilizaron para excavar galerías de casi 20 plantas de profundidad y retirar las piedras?

Puedes Descargar Una Presentación Muy Gráfica Sobre
Esta Misteriosa Ciudad

Coober Pedy (Australia), Otra Ciudad Subterránea

Fuente Consultada: Enigmas de la Humanidad

Ciudad Encantada de Cuenca Maravillosos Lugares de España

Ciudad Encantada de Cuenca en España

Al recorrer cada uno de los espacios que conforman la llamada Ciudad Encantada de Cuenca, en España, inmediatamente podemos darnos cuenta cuál ha sido el motivo por el cual se ha elegido dicho nombre para el lugar. Las curiosas formas que han tomado las rocas que componen el escenario del lugar no nos dejan dudas.

Situada al norte de la ciudad de Cuenca, a 25 kilómetros del municipio de Cuenca, en la Comarca de la Serranía Alta y Campichuelo, la Ciudad Encantada ha sido declarada Sitio Natural de Interés Nacional el 11 de junio de 1929, a fin de conservar este preciado patrimonio.

Ciudad Encantada de Cuenca en España
(DATOS FOTOGRAFÍA)

Durante millones de años, la erosión producida por el agua y el viento dieron como resultado que en el lugar aparezcan un conjunto de rocas de composición caliza, que han sido esculpidas de forma especial. De allí que muchas hayan adquirido nombres que definen de cierta manera sus extrañas formas, tales como el Perro, el León, la Cara del Hombre, el Tobogán, la Ballena, los Barcos, los Amantes de Teruel, el Puente Romano y Tormo Alto, entre otros.

Pero las esculturas formadas por la naturaleza no suelen ser el único objeto de las miradas de los cientos de turistas que año tras año visitan el lugar, ya que además el espacio posee una vegetación única, conformada por pinos y enebros.

Cabe destacar que el fenómeno kárstico producido en el lugar también se produjo en el paraje llamado Los Callejones,  que junto con Ciudad Encantada forman parte del Parque Natural Serranía de Cuenca.

Lo cierto es que el origen de las maravillosas y extrañas formaciones rocosas que caracterizan a la Ciudad Encantada se remonta a más de 90 millones de años, precisamente durante el llamado Periodo Cretácico, cuando el Mar de Thetis cubría una gran porción de lo que en la actualidad conocemos como la Península Ibérica. En este contexto, la Ciudad Encantada formaba parte del fondo del Mar de Thetis.

ciudad encantada paisaje

Llegando al final del Cretácico, los cambios en la zona y la aparición de vegetación provocaron la elevación del terreno, permitiendo así que la región que hoy ocupa la Ciudad Encantada emergiera a la superficie.

En aquel momento los bancos de carbonato cálcico que componían la región, ya convertidos en piedra caliza, quedaron totalmente expuestos, y los agentes atmosféricos iniciaron los cambios que darían como resultados verdaderas obras de arte de la naturaleza.

Hoy millones de turistas se maravillan al recorren la zona, y hallar en cada rincón una roca con una forma caprichosa, en la que la naturaleza parece haber esculpido su propio arte. Y sin lugar a dudas, es la llamada el Tormo Alto la roca que actualmente se ha convertido en el principal atractivo de la Ciudad Encantada, ya que se trata de la roca ubicada en la entrada del recorrido, y es la encargada de darles la bienvenida a los visitantes.

Historia de la Alhambra de Granada: Ubicacion y Caracteristicas

Historia de la Alhambra en Granada
Ubicación y Características

Alhambra: La ciudad real roja de España

Esta es sin lugar a dudas una de las ciudades en las que el visitante afortunado tiene la posibilidad de respirar realeza en cada rincón, ya que uno de los atractivos más importantes de Alhambra es el exuberante complejo de Palacios y fortalezas que allí se emplaza, y que en otra época fue el lugar de residencia del monarca y de la corte del Reino nazarí de Granada. 

En una pequeña recorrida por la ciudad nos topamos con las imponentes construcciones como la fortaleza de Alcazaba, los Palacios nazaríes de Mexuar, de los Leones, el de Carlos V, la villa de Generalife con sus imponentes jardines, como así también el Convento de San Francisco y la Torre de los Siete Suelos.

alhambra vista lejana

Declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, la ciudad real de Alhambra, ubicada en Granada, tomó su nombre del término árabe que significa roja, devenido también del concepto “fortaleza roja”, ya que precisamente su principal característica reside en el color rojizo de las torres y muros que se hallan alrededor de la colina de La Sabica.

Lo cierto es que este imponente complejo palaciego fue construido en principio con meros propósitos militares, por lo que en sus inicios contaba sólo con una alcazaba (fortín), un alcázar (palacio) y una pequeña medina (ciudad). Por otra parte, según los datos históricos no existe referencia alguna de la Alhambra como residencia de reyes hasta el siglo XIII, siendo que la fortificación ha sido documentada desde el siglo IX.

De acuerdo a los expertos, existen posibilidades de que fueran los monarcas Ziries los que se encargaron de la construcción de la Alhambra, aproximadamente a finales de 1238. Luego, fue Muhammed Al-Ahmar, fundador de la dinastía, quien inició la restauración del antiguo fortín, pero la muerte implacable no le permitió terminar con su trabajo, que fue continuado por su hijo Muhammed II, y posteriormente lo hicieron sus sucesores.

columnas interiores de alhambra

Según los documentos históricos, el complejo hoy denominado Casa Real Vieja data del siglo XIV y fue la obra de dos importantes reyes, Yusuf I y Muhammed V, quienes fueron los ideólogos de los principales atractivos que posee el lugar, como es el caso de la Puerta de la Justicia, el Cuarto de Comares, los Baños, el embellecimiento de los palacios con la llamada Sala de Leones, algunas torres y otros cuartos y fortificaciones.

Con el paso de los años, precisamente en 1492 cuando los Reyes Católicos conquistaron Granada, la Alhambra se transformó en una corte cristiana, por lo que se incorporó al complejo una serie de construcciones nuevas, entre las que se incluyeron una iglesia, un monasterio franciscano y distintas edificaciones destinadas a albergar a ciudadanos destacados y prominentes.

Luego, bajo las órdenes del Emperador Carlos V, quien durante varios meses residió en Granada, se inicio la construcción de un nuevo Palacio que llevó su nombre. Al mismo tiempo decidió llevar a cabo algunas modificaciones estructurales y decorativas dentro de los edificios ya existentes en el lugar.

Por supuesto que la actitud del Emperador causó inmediatamente controversias, e incluso muchos lo acusaron de faltarle el respecto a la historia con sus caprichos de poder, aunque según aseguran algunos historiadores aquella polémica tendía meros argumentos políticos.

Los reyes que sucedieron al Emperador Carlos V se mostraron más discretos con los cambios que fueron incorporando al complejo, aunque por supuesto se jactaron de dejar su marca en el lugar para siempre.

Lamentablemente, la Alhambra terminó cayendo en el olvido, y durante un período extendido entre los siglos XVIII y XIX el lugar se convirtió en asilo de gentes de mal vivir, lo que hizo que los majestuosos salones se transformaran en bares y establos que daban asilo a los malhechores y prostitutas.

Por otra parte, durante el periodo que las tropas de Napoleón Bonaparte ocuparon Granada, entre 1808 y 1812, el ejército se adueñó del complejo, convirtiendo los solemnes palacios en simples y sucios cuarteles militares. Y fue precisamente en aquel momento en que Alhambra sufrió la pérdida de alguna de sus bellas estructuras, ya que durante la retirada de la tropa napoleónica fueron minadas las torres, lo que produjo su destrucción parcial, y en el caso de la Torre de Siete Suelos y la Torre de Agua, la ruina casi total.

A pesar de la riqueza del complejo tanto en lo que se refiere a su historia como así también a su arquitectura, lo cierto es que el abandono de la Alhambra continuó hasta el año 1870, cuando finalmente se decidió que fuera declarada monumento nacional, gracias a los constantes reclamos públicos de artistas y turistas de todo el mundo.

Hoy, las estructuras edilicias de la Alhambra se muestran imponentes cuando el sol las acaricia tiñendo cada espacio de ese rojo profundo que fue la causa de su nombre, y gracias a los intensos trabajos de restauración que duraron más de un siglo, la belleza y magnificencia de la Alhambra han vuelto a brillar, generando la admiración de quienes tienen la fortuna de disfrutar de un paisaje en el que se conjuga la creación humana y la divina.

La genialidad de la Alhambra y del arte moro es particularmente evidente cuando se la compara con el inconcluso palacio de Carlos V, el santo emperador romano y rey de España. Comenzado en 1526, el palacio fue construido en el interior de la Alhambra, de la que hubo que derribar una parte para dejarle espacio. Con su patio circular rodeado de sólidas columnas de mármol, el palacio renacentista de Carlos V parece simple, macizo y solemne comparado con el fantástico mundo de filigranas de la Alhambra.

El «Suspiro del Moro»
Durante los siglos que siguieron a la reconquista cristiana de Granada, la Alhambra sufrió no sólo incendios y terremotos, sino un abandono general; se convirtió también en refugio de criminales y de familias necesitadas. Durante el siglo XIX, el palacio fue visitado por escritores y artistas de inclinaciones románticas, tales como Washington Irving, Richard Ford. George Borrow. Gustave Doré y David Roberts. Irving tuvo la fortuna de poder vivir en una de las cámaras del palacio durante tres meses en 1829. Tres años más tarde el escritor americano publicó su famosa obra Cuentos de la Alhambra que entretejía hechos históricos y leyendas, evocando un mundo de misterio y magia oriental.

Entre el murmullo de las fuentes, la presencia de los revé; moros aún merodea por los patios y salones tan maravillosamente ornados. Según la tradición, tras entregar las llaves de la Alhambra a los cristianas en 1492, Boabcil y sus subditos dejaron Granaba para siempre.

A cierta distancia de la ciudad, Boabdil quiso observar el palacio por última vez. Embargado por la emoción, contempló los familiares muros; su madre, Aixa, se volvió a él. diciendo: «Llora como mujer lo que no has sabido defender como hombre.» Ese lugar se conoce aún como el Suspiro del Moro.

patio de los leones en alhambra

El Patio de los Leones es el más famoso de la Alhambra, y debe su nombre a los doce leones de alabastro que sustentan la fuente central. Construido bajo Mubammad V, este patio, con su arcada sustentada por 124 esbeltas columnas, estaba reservado al uso de la familia real. Washington Irving quedó cautivado por su belleza «.con los rayos del sol iluminando sus columnatas y centelleando en sus fuentes… Sólo se necesita un leve esfuerzo de imaginación para representarse a alguna pensativa belleza del harén, rondando por estos retirados aposentos de lujo oriental».

Descubrimiento del Templo Abu Simbel: Historia del Traslado de Monumentos

Descubrimiento Templo Abu Simbel
Historia del Traslado de Monumentos

Ramsés II, faraón egipcio al que se dio el sobrenombre de Grande, tenía 18 años cuando ciñó la corona.

Pertenecía a una dinastía casi recién llegada al trono de Egipto y que, además, no era de origen divino, ni siquiera noble.

Pero eso, lejos de intimidar al joven soberano, más bien le sirvió de estímulo, y se dispuso a emular, con su acción, las hazañas de sus predecesores.

Si Egipto quería ostentar la hegemonía mundial tenía que vencer a los hititas, sus enemigos seculares.

En efecto, desde hacía ya tres siglos, cuando el rey hitita Mursil I conquistara la gran Babilonia, demostrando, de una vez por todas, las posibilidades hititas, a cada retirada egipcia correspondía un avance hitita y viceversa.

Para ello se preparó muy bien con vistas al inevitable enfrentamiento, que tuvo lugar cerca de una ciudad llamada Kadesh.

Pero no hubo victoria.

Faltó suerte, no valor, especialmente el valor de Ramsés, lanzándose casi solo al ataque de las poderosas fuerzas enemigas con la esperanza de abrirse camino para reunirse con el resto de su ejército, fue casi de leyenda.

Tampoco le fue muy bien a los hititas, que sufrieron un duro golpe, podemos decir que la consecuencia de todo ello fue que ninguno de los dos rivales quiso correr el riesgo de un nuevo enfrentamiento, y así, durante casi veinte años, se prolongó la antigua guerra fría, con sólo algunos choques “calientes” de vez en cuando.

No cabe duda de que la casi derrota de Kadesh fue una desilusión para Ramsés; pero en cambio fue la suerte de sus descendientes, pues abrió vía libre a la propaganda del régimen, que debía afirmar, con otros medios, la grandeza que las armas no habían conseguido.

En esto el joven faraón resultó un genio, capaz de enseñar a los dictadores modernos.

Egipto se vio literalmente cubierto de grandes templos, estelas, construcciones, reconstrucciones, embellecimientos y, sobre todo, de edificaciones colosales, encargadas, financiadas y controladas por el propio soberano.

templo abul simbel

En Tanis, la ciudad de residencia y quizá del origen de la dinastía, se erigió un templo, nuevo y enorme, con decenas de estatuas y una veintena de obeliscos; y más tarde, junto a la vieja ciudad surgió otra nueva y flamante, destinada a convertirse en la capital administrativa de Egipto, en condominio y concomitancia con Tebas.

Esta ciudad se llamó Pi-Ramsés, que quiere decir “Ciudad de Ramsés”.

El faraón tuvo en ella una fantástica residencia, conocida como “Excelsa en Victorias”.

Cada edifico proclamaba, con su sola existencia, el poder, la gloria y la riqueza del gran rey.

En sus paredes se narraba la versión que de la batalla de Kadesh quería Ramsés que se conociera, la  versión que durante tres mi años fue considerada como la única, la verdadera.

Pero entre todas las construcciones que exaltaban la gloria de Ramsés destaca un conjunto de templos, excavados en la roca en la lejana Nubia, donde las arenas del desierto se juntaban con el curso del Nilo nos referimos a Abu Simbel.

Desde sus antiguas paredes, Ramsés habla en primera persona y todavía, después de tres mil años, sus palabras nos transmiten la poesía, la turbación y el furor del joven rey.

Salta a la vista la propaganda para sostener a un Rey Sol de hace tres mil años, disfrazando la realidad al decir que Ramsés “tendió la mano de paz marchando hacia el sur”, cuando lo cierto era que se retiró del campo de batalla.

El templo de Abu Simbel no tenía suficientes defensas contra la arena del desierto, que se derramaba sobre él desde la parte superior de la pared rocosa en la que estaba excavado.

Así, desde los tiempos más antiguos, una constante y renovada lluvia de arena escondió (y con ello protegió) gran parte de sus estructuras..

Pero nunca desapareció del todo, pese a que en época romana más de su mitad estaba cubierta y, mientras Mahoma predicaba su credo en la vecina península arábiga, la movediza arena lo cubrió casi totalmente.

Eso ocurría en el siglo VII de la era cristiana. Sólo las cabezas de las gigantescas estatuas que decoran la fachada continuaron emergiendo, durante siglos, sobre la arena.

Dos enormes rostros enigmáticos y olvidados.

El 5 de marzo de 1813 el jeque Ibrahim ibn Adn Allah las descubrió, iniciando con ello un siglo y medio de apasionantes aventuras arqueológicas alrededor de los grandes templos de Ramsés el Grande.

En realidad el nombre verdadero de este hombre era Johann Ludwig Burckhardt, nacido en Lausana, en el cantón de Vaud, vástago de una familia de sólidas tradiciones centroeuropeas.

En su opinión estaba constituido por un solo templo, el más pequeño, dedicado a la esposa de Ramsés, la reina Nefertari, que era el único cuyos seis colosos de la fachada se veían fácilmente.

Era también el único del cual el explorador, que se documentaba minuciosamente antes de sus viajes, nunca había oído hablar.

Pero fue grande su sorpresa cuando, alejándose por casualidad del objeto de su atención, vio sobresalir de la arena la parte superior de las estatuas del otro templo, aquel inmenso monumento que el faraón había dedicado al dios Ra-Horakhti (y en realidad a sí mismo).

En ese momento empezaba la segunda vida de una obra destinada a ser considerada como una de las grandes maravillas de Egipto.

Era el 22 de marzo de 1813.

Después del descubrimiento se inició la exploración, la apertura del templo.

Empresa que promovió y llevó a cabo, tras diversas vicisitudes, un italiano al servicio de Inglaterra, Giovanni Battista Belzoni, aventurero obstinado, infatigable, pionero de la arqueología, que el día 1 de agosto de 1817 consiguió al fin entrar en el gran templo de Abu Simbel a través de una galería de arena.

Experimentó una gran desilusión al no encontrar ningún tesoro y sí un calor infernal, de más de ciento treinta grados Fahrenheit (cincuenta y cinco grados centígrados), una serie de incomprensibles esculturas en las paredes (los jeroglíficos egipcios todavía no se habían descifrado) y una extraña sustancia negra que cubría el pavimento, parecida a “nieve negra”, y por ello se limitó a escribir en su diario una fría descripción del conjunto; en la pared del templo dejó grabados los nombres de los descubridores.

Después del descubrimiento y después de la apertura vendría la valoración, la limpieza, la restauración y la consolidación, así como los trabajos de contención de la arena para que no volviera a cubrir los templos. Todo ello requeriría, con pausas y reanudaciones en los trabajos, en los descubrimientos y en la atención, un siglo más o menos.

En el período comprendido entre las dos guerras mundiales, Abu Simbel ya había sido excavado, limpiado, defendido y consolidado (lo necesitaba, pues algunas de las pilastras interiores, excavadas en la roca, empezaban a ceder, aplastadas por el enorme peso de la cubierta); pero por encima de todo había sido valorizado como uno de los las grandes testimonios de la historia del antiguo Egipto.

Y todavía faltaba el traslado lejos de su antiguo asentamiento para salvarlo de las aguas; pero ésta, como veremos, es una historia actual, típica de nuestro siglo.

Egipto, decía el historiador griego Heródoto, es el “don del Nilo;”; en una tierra donde prácticamente no llueve nunca, el gran río, con sus inundaciones anuales que aportan limo y agua, es la base de la vida. De ahí que se pensara a menudo en regular sus aguas, canalizarlas para poder aprovecharlas en cualquier época del año.

A este deseo normal de los habitantes de Egipto (cuyo número aumentaba sin cesar) nuestra época ha añadido el interés por las fuentes de energía, la explotación del “oro blanco” para producir electricidad.

Existe un punto ideal para bloquear el Nilo con un dique que sirva para dichos fines y este lugar es Assuán, en el valle de la primera catarata.

A finales del siglo pasado, los ingenieros ingleses ya construyeron allí una presa que más tarde se amplió.

Pero esto significaba que gran parte de los monumentos que allí se encontraban permanecerían cubiertos por las aguas durante la mitad del año.

Era un duro precio que se tenía que pagar a cambio de los beneficios que la presa proporcionaría; pero se hizo, tratando empero de consolidar los monumentos con las más modernas técnicas para que pudieran resistir la forzada inmersión.

Su construcción significaba también la inundación de los templos de Abu Simbel y, casi con toda seguridad, su ruina, porque la arenisca con la que están construidos no hubiera soportado los efectos de la erosión.

Eso ya era un crimen contra la cultura, pero que, por otra parte, parecía inevitable.

En pocas semana se organizó una misión de estudio para salvar esas maravillosas construcciones.

Expertos franceses, italianos y alemanes fueron enviados a Egipto para estudiar el conjunto, y basándose en sus informes se tomó la decisión definitiva: apelar a los gobiernos y al pueblo de todo el mundo para salvar un monumento cuya pérdida hubiera sido “irreparable para el patrimonio cultural de la humanidad”.

abul simbel traslado de monumento

Encuadre simbólico de los trabajos de salvamento y de restauración, quizá la mayor empresa de este tipo de todos los tiempos: las tres grandes cabezas de Ramsés II depositadas sobre la arena en el intervalo entre la descomposición en grandes bloques numerados del templo y su posterior reconstrucción.

Los rasgos del faraón resaltan más de lo normal en esta imagen, sin la falsa barba ritual que los soberanos de Egipto fijaban tradicionalmente en su rostro como distintivo de su dignidad.

A la derecha: sugestivo detalle del ojo de una de las estatuas, detalle que será difícil de observar cuando la cabeza vuelva a su sitio.

Y por una vez, la humanidad respondió.

En junio del año 1963, después de haber descartado numerosos proyectos (entre ellos el fabuloso de levantar todo el complejo sobre un conjunto de cabrias), se tomó la decisión definitiva: cortar los templos en grandes bloques, de una veintena de toneladas cada uno; elevarlos hasta un nivel que los resguardase de las aguas del lago formado por la presa y reconstruirlos con todo cuidado, de manera que tuviesen una situación lo más idéntica posible a la original.

Así, después de treinta y tres siglos, se volvía a trabajar por la gloria de Ramsés.

El SALVATAJE DE ABU SlMBEL

En 1956 Egipto debía controlar las crecidas del Nilo, entonces tomó la decisión de construir la gran represa de Asuán.

Esta obra inundaría toda la zona, por lo que varios templos, entre ellos Abu Simbel, quedarían bajo las aguas del actual lago Nasser.

Entonces, Egipto acudió a la Unesco por ayuda, y se inició el plan de proteger su historia.

Fueron varios los templos y tesoros preservados gracias a la rápida respuesta de las naciones que intervinieron.

Pero, sin dudas, de todas las obras de salvataje, la más espectacular fue la remoción de Abu Simbel.

El trabajo consistió en desmontar cuidadosamente cada pieza y volver a armar los templos en terrenos seguros.

En el traslado y el rearmado de los monumentos trabajaron más de 3.000 hombres, tardaron cuatro años y se invirtieron 36 millones de dólares.

TEMPLO DE NEFERTARI

templo de nefertari

Cerca del templo de Ramsés II se encuentra el templo de Nefertari.

Su fachada reproduce cuatro imágenes de Ramsés II y dos de su esposa Nefertari. Las seis son de igual tamaño, algo que sorprende, ya que los faraones solían representarse a mayor escala.

Este templo también está dedicado a Hathor, la diosa del amor y la belleza. Nefertari fue la más amada de las esposas del faraón.

El acto de dedicar un templo de semejante magnitud a su esposa es único en la historia de Egipto.

Fuente Consultada: Lugares Sagrados de África

Enlace Externo: El templo de Nefertari en Abu Simbel