Republica de San Marino Historia, Geografía y Turismo



República de San Marino

San Marino (nombre oficial, República de San Marino), república del sur de Europa, es un enclave en el norte de Italia, situado al sur de la ciudad de Rímini. Es la más pequeña y más antigua República del mundo situada al norte de Italia, cerca de Rimini, sobre una ramificación de los Apeninos.

La agricultura y la ganadería constituyen, junto con el turismo, sus principales fuentes de ingresos. Este diminuto Estado, conocido oficialmente como la República Serenísima de San Marino, tiene una superficie total de sólo 61 km², lo que la convierte en una de las repúblicas más pequeñas del mundo.

HISTORIA: Después que el Piamonte-Cerdeña de Víctor Manuel II y la Francia de Napoleón III hubieron derrotado a los austríacos, en 1859, en Solferino y en Magenta, Italia sufrió una serie de modificaciones que iban a desembocar en la unificación territorial del país. Estados poderosos como los pontificios y el reino de las Dos Sicilias iban a perder su independencia a causa de ello.

A despecho de todos aquellos cambios un territorio consiguió mantener la suya: San Marino. Y uno se pregunta cómo fue posible tal cosa. ¿Tendría algo que ver con ello la declaración de Abraham Lincoln de que San Marino podía servir de ejemplo al mundo? Es poco probable; hay que considerar más bien que el mantenimiento de la República de San Marino no tenía prácticamente importancia alguna para el resto de Italia.

Se trata, en efecto, de un territorio montañoso e inculto situado en una ramificación de los Apeninos, ¡uos habitantes de San Marino no eran, por otra parte, partidarios entusiastas del movimiento italiano de unificación. Aunque nunca hayan pasado de 23.000, habían sido independientes durante más de mil años.

En los momentos actuales, San Marino sigue siendo una República independiente. Su capital, que lleva el mismo nombre, está situada a 32 km de Rimini, uno de los centros turísticos más importantes de la costa adriática.

Como ya hemos dicho, el origen de esta República se remonta a tiempos muy antiguos. Sus habitantes llegan a afirmar que es la República más antigua del mundo. La leyenda afirma que el pequeño Estado fue fundado por San Marino, un tallista de piedra que procedía de Dalmacia y que vivió en los siglos III y V.

La leyenda sigue diciendo que se estableció en aquel roquedal, después de atravesar el Adriático, para escapar a las persecuciones de los cristianos ordenadas por el emperador Diocleciano, y que allí, más tarde, se habría formado San Marino.

Este relato revela, sin embargo, una gran dosis de imaginación y de fantasía y es más edificante que histórico, pues llega a afirmar que el santo hizo brotar un enorme bosque sobre el monte Titán en el que vivían animales salvajes tales como elefantes y osos.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/san_marino.jpg



Ciudad de San Marino:San Marino, capital y mayor ciudad de la república del mismo nombre, se ubica sobre la ladera del monte Titano de los Apeninos, en la península Itálica. El magnífico paisaje atrae a más de 2,5 millones de turistas cada año, a uno de los países más pequeños del mundo, pues cuenta con tan sólo 61 km2 de superficie.

Por contra, es verdaderamente histórica la existencia, en este mismo monte Titán, en el siglo VI, de un monasterio. Pero no se trataba todavía de una ciudad, de la que no hay mención hasta el siglo X. Sea como fuere, San Marino consiguió desde su fundación salvaguardar su libertad. El difícil acceso ha contribuido a ello.

San Marino fue probablemente un adversario temible y demasiado bien atrincherado para las bandas de condottieri que asolaron a Italia a fines de la Edad Media y principios de los tiempos modernos.

Los poderosos de la época hubieron de inclinarse igualmente ante la voluntad de independencia de los habitantes de San Marino, aunque esta independencia no fue reconocida oficialmente hasta después de la anexión del Estado de Urbino a los Estados pontificios en 1631. Napoleón hizo lo mismo en 1797 y el Congreso de Viena de 1815 trajo consigo el reconocimiento internacional.

Cuando Italia se convirtió en una nación unida la gente de San Marino firmó un tratado de amistad con su poderosa vecina, pero sin abandonar su independencia. Esto explica por qué la República de San Marino conservó su neutralidad durante la segunda guerra mundial, aunque esto no impidió que los alemanes la ocuparan.

Al mismo tiempo que afirman que la suya es la más antigua del mundo, los habitantes de la República de San Marino están igualmente orgullosos de que sea el más pequeño de los Estados independientes. La República de San Marino tiene, efectivamente, una superficie de apenas 60 km2 y una población de unos quince mil habitantes, aunque otros tantos sanmarinenses viven fuera de sus fronteras.

La parte más importante del pequeño Estado la ocupa el monte Tifata, una montaña calcárea compuesta de tres picos de 700 m de altura. Esto explica por qué San Marino desaparece en invierno bajo una espesa capa de nieve. Antaño todo el tráfico quedaba interrumpido, lo que ya no sucede en la actualidad.

Sobre la más septentrional de las tres cimas, el monte Titán, se alza la ciudad de San Marino, rodeada por las verdes montañas de la Romana. San Marino cuenta con 29.500 (2008) habitantes. Tres viejos castillos cuyas formas severas se recortan contra el cielo azul dominan la ciudad.

Esta vista de San Marino es conocida en el mundo entero, pues la han popularizado los miles de tarjetas postales enviadas por los turistas. Pero la ciudad posee otras curiosidades como la iglesia de San Francisco, del siglo XIV.

La atmósfera de este pequeño Estado atrae a los turistas como a moscas; en 1964 alcanzaron la cifra de dos millones. El visitante se encuentra sumergido en una atmósfera que debía de ser la que reinaba en Italia cuando ésta era un conjunto de pequeños Estados. Los uniformes un poco charros y la precisión con la que los sanmarinenses hacen revivir ciertas tradiciones contribuyen al éxito. Una de esas tradiciones es el famoso tiro al pichón, que motiva campeonatos durante los cuales se sacrifica en masa a esos desgraciados volátiles.

San Marino parece un gran museo vivo; especialmente la vieja ciudad rodeada por un triple cerco de murallas. Esta República tiene un sistema de gobierno muy particular. El poder legislativo está en las manos de un Gran Consejo o Consiglia Grande e Generale, compuesto de 60 miembros, de los que un tercio son nobles, otro tercio burgueses y otro tercio campesinos. El poder ejecutivo reside en las manos de dos Capitani Reggenti, escogidos para un mandato de seis meses por el Gran Consejo.



San Marino mantiene relaciones diplomáticas con los otros Estados. La República emite sus propios sellos de correos, cuya venta es una de las fuentes de ingresos del Estado. Éste tiene su propia moneda, pero como Italia rodea al país por todas partes la lira circula también.

La agricultura y la ganadería siguen siendo importantes actividades económicas. Cereales y viñas son los cultivos principales; vino y ganado son productos de exportación. El turismo es, sin embargo, la principal fuente de ingresos; los alrededores de San Marino son muy pintorescos y la distancia, si se parte de Rimini, irrisoria.

La economía se ha basado históricamente en la agricultura, la industria forestal y las canteras de piedra, aunque desde 1945 estos sectores productivos han disminuido en importancia a medida que aumentaba la del turismo. La industria turística aporta un 60% de los ingresos nacionales. La industria ligera tiene también una importancia cada vez mayor: se producen textiles, confección, cemento, artículos de piel, productos de caucho (hule) sintético y cerámica.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------