Vida de Adolf Hitler

Lucha Por La Sucesión de Lenin Stalin y Trotsky Historia

Historia de la Lucha Por La Sucesión de Lenín Stalin y Trotsky

Durante la enfermedad de Lenin se planteó, entre los dirigentes soviéticos, el problema de su sucesión, de forma que los resultados de la Revolución de octubre perdurasen en el país e influyesen eficazmente sobre los movimientos comunistas de los demás países. Lenin no llegó a ver realizados sus principales propósitos.

El partido bolchevique y el gobierno soviético tenían que resolver un sinfín de problemas nacionales, económicos y sociales dentro de la Unión Soviética, que los ideólogos revolucionarios habían trazado con poca precisión y seguridad, basándose en la doctrina marxista y la programación confusa de Lenin.

Pero mientras unos de los dirigentes bolcheviques se consideraban los sucesores naturales del ídolo de la Revolución (por ejemplo, Trotski) o confiaban en que Lenin se restablecería de sus dolencias, otros preparaban tenaz y pacientemente el terreno para hacerse cargo de todo el poder en el partido y en el estado, sin fijarse demasiado en la ortodoxia ideológica y convirtiendo conscientemente la táctica de esta larga, silenciosa y resistente lucha por el omnímodo poder, en un firme y cruel sistema político-social. La figura más destacada de este grupo de revolucionarios profesionales fue el georgiano José Stalin, secretario general del partido bolchevique.

Luego de la muerte de Lenín, en mayo de 1924, se reunió el Comité Central, y Stalin tenía una gran problema, pues podía perderlo todo, si se hacía público el «testamento» de Lenin. Se salvó por las intervenciones de Zinoviev y de Kamenev, que propusieron su continuación como secretario general. Temía mucho al brillante y popular Trotsky, que, según ellos pensaban, les eclipsaría fácilmente, mientras que nada podían temer de un Stalin gris, premioso, teórico mediocre, que les estaría agradecido por su gesto.

Lider de la Revolucion Rusa

Lenin, el líder revolucionario ruso comenzaba en 1922 a mostrar un fuerte declinamiento, y fue precisamente ese año que sufrió su primer infarto.

La polémica llegó a las filas del partido, acompañada de oscuras y sutiles intrigas. Sin embargo, más allá de la oposición de dos hombres que se detestaban, iban precisándose dos concepciones de conjunto. Stalin empezaba a formular sus ideas sobre «el socialismo en un solo país». Realista, pesimista, se daba buena cuenta que no podía contar con la subversión revolucionaria mundial (por otra parte, la URSS había normalizado sus relaciones con muchos países después de Rapallo, y había sido reconocida por Inglaterra, Francia e Italia).

stalin y su lucha por el poder politico

Stalin (1879-1953), político soviético de origen georgiano, moldeó los rasgos que caracterizaron al régimen de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URRS).

Además, aunque Rusia estaba atrasada, y la masa campesina hundida en la ignorancia y en la pobreza, y el despreciado mujik  tenía que aprenderlo todo, el partido comunista gozaba de la ventaja de estar en el poder y disponía de un país con enormes recursos en materias primas.

Así, pues, la URSS podía construir el socialismo. Los adversarios de esta teoría objetaban que ei socialismo no podría imponerse contra el capitalismo, si no vencía a éste en eficacia, en productividad, en riqueza. Pero esto era imposible con el «material ruso», y el socialismo resultaría desacreditado, ofreciendo un aspecto de pobreza, de penuria, de desorden.

Por eso Stalin interpuso entre la URSS y el mundo exterior una formidable pantalla que filtraba la realidad soviética, ocultando las taras y las miserias,  de igual modo que persuadía a! pueblo ruso, aislado del extranjero, de que el  mundo  capitalista,   sobre  todo  después de la crisis de 1929, se hundía en la anarquía, en la pobreza y en la feroz explotación de los obreros.

trostky rusia lucha con stalin

Trotski fue el segundo en autoridad politica al lado de Lenín, durante la revolución bolchevique que tuvo lugar en Rusia en 1917, y más tarde desempeñó importantes cargos en el nuevo gobierno del soviético. Cuando Lenin quedó incapacitado por una apoplejía, Trotski perdió el liderazgo del gobierno ante Stalin y tuvo que exiliarse. Fue asesinado en México por agentes de Stalin en 1940.

La posición de Stalin tenía la ventaja de ser realista, de apelar al orgullo nacional de los rusos, de ser más accesible a las masas por sus objetivos concretos que las posiciones de Trotsky sobre la «revolución permanente», que sólo podría realizar  el  socialismo  conquistando  a la Europa occidental y sus considerables posibilidades  económicas.

Hábilmente,  Stalin trataba   a   Trotsky   de   «aventurero».

En 1925, indujo a su adversario a que dimitiese del cargo de Comisario de la Guerra, para dedicarse a los Negocios Extranjeros. Mientras tanto, la «troika» se había disgregado, porque Zinoviev y Kamenev habían descubierto el verdadero poder de Stalin y se habían adherido a las tesis de Trotsky. Stalin encontró nuevos aliados en Bujarin, Rykov y Tomski, que creían posible la construcción del socialismo; situó en el «buró» político a amigos  seguros, como Molotov, Kalinin y Vorochilov. Los problemas económicos se imponían: ritmo de la industrialización, actitud respecto a los campesinos, mucho más inclinados  a las explotaciones individuales que a las fórmulas colectivas.

En   1926, Zinoviev y Kamenev, vencidos por Stalin y sus partidarios en el XIV Congreso, se unieron decididamente a Trotsky. A Stalin le convenía resaltar sus antiguas oposiciones  recíprocas.  Dueño del «aparato», ya era el más fuerte, y se decidió a atacar, amenazando a sus adversarios con la expulsión, eliminando a Trotsky del «buró» político  y destituyendo  a Zinoviev de  su importante cargo de presidente del Komintern.

Por   aquel   tiempo,   Chang-Kai-Chek mataba  a los  comunistas  chinos  que, por consejo de Stalin, se habían aliado con el Kuomintang, y la lucha se desencadenó: la oposición trató de organizar manifestaciones y desfiles, y publicó violentos manifiestos. Pero no tenían más que tropas débiles y desorganizadas.

La oposición fue expulsada en masa del partido, enteramente centralizado por Stalin, y Trotsky fue deportado. Desde 1927 a 1929, no hubo más que expulsiones, capitulaciones, retractaciones de los jefes de la oposición que, desamparados, renegaban de sus ideas, para seguir, a pesar de todo, dentro del partido, que era su único ideal.

En 1929, Trotsky fue desterrado. Stalin, libre ya de la oposición de izquierda, empezó a volverse contra la derecha de Bujarin y sus amigos, hostiles a los proyectos del Secretario General sobre la colectivización de las tierras y la industrialización a ultranza. Con una astucia y una paciencia extraordinarias, Stalin supo jugar con unos contra otros. «Nos estrangulará», confiaba Bujarin a Kamenev; solía decir que Stalin era un «Genghis Khan que había leído a Marx». Stalin no olvidó tales acusaciones, como no olvidaría ningún nom-
bre de los que habían militado, incluso por poco tiempo, en la oposición contra él.

EL GRAN CAMBIO
Dueño absoluto, Stalin lanzó a la URSS, a partir de 1929, con una determinación y una violencia increíbles, hacia un doble objetivo: industrialización radical y colectivización de la tierra. Los vestigios de la NEP fueron totalmente liquidados. El plan quinquenal (Piatilekta) supuso enormes inversiones en las grandes obras industriales (entre ellas, la presa de Dnieprostoi, los gigantescos «combinados» metalúrgicos de los Urales, las fábricas de tractores, la extracción de la hulla, etc.).

Había que triplicar la producción de hierro fundido, cuadruplicar la de acero y la de carbón, electrificar a toda costa. Se contrató, a precio de oro, a especialistas extranjeros, porque faltaban los mandos. Las industrias de bienes de consumo se vieron descuidadas, y los salarios seguían siendo bajos (aunque muy jerarquizados, para estimular la cuali-ficación de los obreros). Lo esencial se reservó para las inversiones de la industria pesada. Al mismo tiempo, se apelaba al honor, a la emulación, al entusiasmo revolucionario de los Udarniks.

A pesar de los sufrimientos y de las injusticias (los dirigentes del partido tenían almacenes especiales, donde encontraban todo lo que faltaba a los rusos), un orgullo nacionalista sostuvo al país. Para industrializar a aquel ritmo, hacían falta millones de nuevos obreros. ¿De dónde sacarlos, si no del campo? Pero, ¿cómo se sustituían? Mediante máquinas y ejércitos de tractores, inaccesibles al campesino autónomo. Stalin decidió entonces liquidar la explotación privada y hacer entrar a los mujiks en granjas colectivas, los koljoses; unas granjas del Estado, los sovjoses, servirían de modelos y de pilotos.

Recurrió a los campesinos pobres o sin tierras, contra los propietarios medios y ricos, los kulaks. ¿Qué les importaban sus miserables pedazos de tierra, cuando se les prometían ricas tierras comunes, tractores y el beneficio de grandes cosechas? La desgracia era que no habían más que de 5 a 7 millones de campesinos pobres que trabajaban aún con el arado de madera, contra 15-18 millones de agricultores medios que preferían una independencia, incluso mediocre, al trabajo  colectivo, y 2 millones de kulaks.

Para apoyar a la minoría de voluntarios contra la masa campesina refractaria, hubo que recurrir al ejército, a los «destacamentos de choque», muchas veces recibidos con bieldos y con fusiles. La «liquidación de los kulaks como clase» tuvo efectos desastrosos, así como el encuadramiento forzoso de los campesinos en los koljoses. Los rebeldes fueron deportados a Siberia. Antes de incorporarse a los koljoses, los campesinos mataban parte de su ganado para venderlo o para comerlo y no entregarlo a la comunidad. Así se perdió cerca del 50 por 100 del ganado.

La producción sufrió un descenso brutal; los tractores se estropearon en seguida y se enmohecían en los campos. Las deportaciones y el hambre hicieron millones de víctimas. En 1930, Stalin tuvo que publicar un artículo, «El vértigo del éxito», condenando los excesos que él, sin embargo, había ordenado, y el movimiento se detuvo; los miembros de los koljoses recobraron el derecho de poseer en propiedad un pequeño lote de tierras y un poco de ganado.

Hasta nuestros días, la agricultura soviética se resintió de aquel período trágico, y la experiencia ha demostrado que no se puede obtener del campesino no propietario el mismo cuidado ni el mismo amor al trabajo del que dispone libremente de la tierra. Un discurso de 1931 revela claramente lo que Stalin pretendía y hasta qué punto aquel jefe comunista era el heredero de las tradiciones nacionales de Iván el Terrible y de Pedro el Grande. Se advertirán también las constantes repeticiones, propias de su estilo:

«Nosotros no queremos ser vencidos. No, no lo queremos. En la historia de la Vieja Rusia, es su retraso el que la ha perdido siempre.Fue vencida por los Khans mongoles, fue vencida por los beys turcos, fue vencida por los señores suecos, fue vencida por los «pans» polaco-lituanos, fue vencida por los capitalistas anglo-franceses, fue vencida por los barones japoneses, fue vencida por todos, a causa de su retraso.

Por su retraso militar, por su retraso cultural, por su retraso político, por su retraso industrial, por su retraso agrícola. Fue vencida, porque era beneficioso vencerla y porque eso no suponía riesgos. Recordad las palabras del poeta, antes de la revolución: «Tú eres pobre y eres rica, eres poderosa y eres débil, Madre Rusia». Tenemos cincuenta o cien años de retraso respecto a los países avanzados Te nemos que cubrir ese retraso. en diez años Si no lo hacemos, seremos aplastados.»

Fuente Consultada: HISTORAMA La Gran Aventura del Hombre Tomo XII Editorial CODEX S.A. La Revolución Rusa

Principales Batallas de la Primera Guerra Mundial Guerra Trincheras

Principales Batallas de la Primera Guerra Mundial

Introducción: El liderazgo de las potencias europeas en el mundo se basaba en una creciente industrialización y en fructíferos intercambios comerciales con las colonias. Fue precisamente en el marco colonial donde se produjeron las primeras tensiones entre las potencias, entre las que Alemania reclamaba la posición que creía merecer por su creciente poder económico. Pero sería en los Balcanes, en los territorios olvidados por el Imperio otomano, donde prendió la pólvora.

Años de recelos mutuos, de alianzas públicas y secretas, de ejércitos fortalecidos con innovador armamento ante la previsión del conflicto, se desbocaron en la larga tragedia de la Primera Guerra Mundial, con casi Europa entera implicada.

Durante la guerra, las tensiones internas por las pérdidas humanas y por el desgaste económico tuvieron una especial relevancia histórica en Rusia.

Las fuerzas revolucionarias, conducidas por hombres como Lenin, encauzaron el descontento popular primero al derrocamiento del zar y luego al establecimiento de un gobierno comunista, una de cuyas primeras decisiones fue abandonar la guerra antes de su finalización.

Nadie previo una contienda tan larga y tan costosa en todos los sentidos. Se habían movilizado casi 20 millones de hombres de 16 naciones, con un balance de 10 millones de muertos. La victoria fue para los aliados de la Entente, con la ayuda final y decisiva de Estados Unidos. Alemania y Austria-Hungría, derrotadas, tuvieron que aceptar unas duras condiciones económicas y territoriales. Pero perdió toda Europa, que, arrasada, cedió el liderazgo mundial a Estados Unidos.

batallas de la primera guerra mundial

Las batallas de la Primera Guerra Mundial mostraron una capacidad de destrucción nunca vista en la historia, fruto del nuevo armamento industrial. Muchos de sus nombres son recordados todavía por la crudeza de los combates.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Marne. Participaron dos millones de hombres durante septiembre de 1914. El general francés Joffre consiguió frenar y romper las líneas alemanas, que retrocedieron 80 kilómetros.

Gallipoli. Británicos y franceses intentaron en 1915 controlar los Dardanelos y asegurar la ruta por mar hacia Rusia. Fueron vencidos por los turcos, que les causaron 145.000 muertos.

Tannenberg. Se decidió en agosto de 1914 a favor de los alemanes frente al ejército zarista. Fue la primera de una serie de victorias que comportaron el retroceso ruso en el frente oriental.

Jutlandia. Aunque la flota británica suírió más pérdidas que la alemana, salió ganadora en el mar del Norte en 1916 y confirmó su supremacía marítima.

Verdún. Librada entre febrero y diciembre de 1916, es recordada por la defensa francesa, que resistió hasta recibir refuerzos. Murieron 530.000 soldados.

Somme. De junio a noviembre de 1916, hubo más de un millón de bajas y ningún avance. Por primera vez combatieron tanques, bajo bandera británica.

Passchendaele. La tercera batalla librada en la zona de Ypres, en julio de 1917. A pesar de perder unos 400.000 hombres, los británicos derruyeron las defensas alemanas.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

PRINCIPALES ALIANZAS EN LA GRAN GUERRA

Julio-agosto de 1914 »  Declaraciones de guerra entre las potencias centrales (Austria-Hungría y Alemania) y los aliados de la Entente (Rusia, Francia y Gran Bretaña).

Octubre de 1914 » Turquía se alía con las potencias centrales.

Marzo de 1915 » Portugal se suma a las fuerzas aliadas.

Abril de 1915 » Italia entra en la guerra junto a los aliados.

Agosto de 1915 » Japón declara la guerra a Alemania para apoderarse de sus colonias en China.

Septiembre de 1915 » Bulgaria se suma a las potencias centrales.

Agosto de 1918 » Rumania se integra en las fuerzas aliadas,

Abril de 1917 » EE.UU. declara la guerra a las potencias centrales.

Junio de 1917 » Grecia se suma a las fuerzas aliadas.

Marzo de de 1918 » Tratado de Brest-Litovsk: Rusia se retira.

Noviembre de 1918 » Una Alemania derrotada firma el armisticio con los países aliados.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

GUERRA DE TRINCHERAS

Lluvia y Barro: Europa fue una ciénaga en guerra: trincheras desmoronadas, tropas, caballos, armas y vehículos hundidos en el barro.

Enfermedades y Ratas: las condiciones de vida en las trincheras era durísima. La falta de higiene propició enfermedades en toda clase de plagas y roedores.

Auxilio Humanitario: La crudeza bélica impulsó la presencia de ambulancias  y hospitales de campaña (cirugías, vacunas, medicinas, alimentos, etc.)

Tierra de Nadie: Así se denominaban los campos de batallas entre trincheras enemigas, cubiertas de lodazales y cadáveres y cráteres de bombas.

La Locura: las bombas, los gases tóxicos, los tanques, los lanzallamas, desencadenaban entre las tropas un alud de trastornos psicológicos y físicos.

Alta Traición: las deserciones y motines fueron tan habituales que abundaron los consejos de guerra y los fusilamientos por fugas o desobediencias.

La muerte: Diez millones de personas fallecieron en el conflicto. La mortandad mas elevada se dio entre los combatientes entre trincheras.

Fuente Consultadas:
El Mundo Moderno y Contemporáneo de Gloria Delgado
Historia Universal Tomo 16 Primera y Segunda Guerra Mundial
Civilizaciones de Occidente Tomo B Jackson Spielvogel

Guerras Mundiales Descripción Primera y Segunda Guerra Mundial

Las Guerras Mundiales
Descripción y Etapas de los Conflictos

El proceso histórico transcurrido entre 1914 y 1955 es uno de los más complejos, para ser explicado, de toda la historia. En este caso, la dificultad no se debe a la escasez de fuentes y datos, sino al cúmulo de información de que dispone el historiador. A ello se suma que, en muchos aspectos, ese proceso histórico aún no concluyó, por lo que resulta difícil realizar un balance o una interpretación del conjunto de hechos ocurridos. En los cuarenta años que abarca el período se produjeron transformaciones de gran importancia y que afectaron a todo el mundo. Los conflictos entre las potencias imperialistas originaron dos guerras mundiales. La crisis financiera que se inició en 1929 con el crack de Wall Street afectó gravemente a la economía internacional.

A partir del triunfo de la Revolución Rusa de 1917, el modelo económico y social capitalista entró en competencia, a nivel mundial, con el socialista. El mundo quedó dividido en dos bloques —el occidental capitalista, liderado por Estados Unidos, y el socialista, encabezado por la Unión Soviética—. La democracia liberal, la forma más exitosa de organización política europea del siglo XIX, fue cuestionada y sustituida en algunos países por regímenes autoritarios —el fascismo y el nazismo—. Las ilusiones de progreso y bienestar de muchos europeos no pudieron sostenerse ante un panorama mundial tan conflictivo.

También emergió de esa crisis mundial una nueva realidad, la de los países pobres del Tercer Mundo. Luego de la Segunda Guerra Mundial, la debilidad de los imperios coloniales permitió que triunfaran diferentes movimientos de liberación nacional en los países periféricos. Los nuevos Estados independientes intentaron formar un frente común para insertarse en el mundo y tratar de resolver sus problemas económicos.

Estudiar este período de la historia es fundamental para comprender muchos de los problemas del mundo actual. La capacidad del hombre para destruir el medio ambiente y a la misma humanidad tuvo un hito en esa época, cuando explotó la bomba en Hiroshima. El racismo y las discriminaciones, las guerras, la desigualdad entre países ricos y pobres, son algunas de las características del proceso histórico mundial que se desarrolló entre 1914 y 1955 y que aún persisten en nuestros días.

La finalización de la Primera Guerra Mundial no significó el fin de los conflictos entre los países que se habían enfrentado. Por lo contrario, en las décadas de 1920 y 1930 los países capitalistas enfrentaron nuevos problemas, algunos derivados de las condiciones impuestas por los tratados de paz a los vencidos y otros originados por la crisis financiera que, entre 1929 y 1930, afectó a las economías capitalistas norteamericana y europeas, y por la depresión económica que éstas sufrieron durante los años siguientes.

En el período de entreguerras —el período comprendido entre 1918, año de finalización de la Primera Guerra Mundial, y 1939, año en que comenzó la Segunda— se desarrollaron complejos procesos políticos, económicos e ideológicos. Para comprender por qué se inició un nuevo conflicto bélico a escala mundial es necesario tener en cuenta la interacción simultánea de todos esos procesos.

En el plano político, el nacionalismo fue uno de los motivos de las tensiones entre los Estados europeos. Los nuevos Estados multinacionales creados en la región de los Balcanes por los tratados de paz no resultaron arreglos satisfactorios para la mayor parte de los grupos étnicos que formaban parte de ellos. En muchos casos, los límites políticos resultaron totalmente arbitrarios. Las reivindicaciones nacionalistas también cobraron fuerza en Alemania e Italia, donde una gran parte de sus habitantes se sentían humillados por el tratamiento que sus países habían recibido en Versalles y la pérdida de territorios que consideraban alemanes e italianos respectivamente.

En el plano económico, a las dificultades para reorganizar las economías nacionales europeas después de la Gran Guerra y recuperar los niveles de producción anteriores a 1914 —dificultades para reconvertir la industria bélica, generar el nivel de empleo adecuado para los millones de soldados desmovilizados que volvían a la vida civil, reconstruir campos y ciudades— se sumaron los problemas originados por la crisis sufrida por la economía de los Estados Unidos desde 1929. A partir de 1930, cada Estado europeo se concentró en encontrar soluciones para los problemas de sus propias economías nacionales.

En un mundo que resultaba cada vez más pequeño para el gran desarrollo industrial, las grandes potencias tenían que competir fuertemente entre sí para obtener materias primas y mano de obra baratas y mercados en los que colocar su producción. Francia e Inglaterra tuvieron que enfrentar, además, la competencia de Alemania e Italia. En estos países, que los tratados de paz habían dejado en inferioridad de condiciones, el capital monopólico en alianza con los regímenes autoritarios y nacionalistas nazi y fascista, se propusieron recuperar su participación en el mercado mundial.

En el plano ideológico, el período de entreguerras comprendió años de avance y consolidación en la organización del movimiento obrero. Creció incesantemente el número de afiliados a los partidos socialdemócratas, socialistas y comunistas, y para algunos de ellos el éxito de la revolución rusa la transformaba en un modelo de acción posible. Las poderosas burguesías y las clases medias europeas se sintieron amenazadas.

Teniendo en cuenta esta situación se comprende por qué los gobiernos de Europa occidental —en una primera etapa— aceptaron la expansión territorial de la Alemania de Hitler sobre algunos Estados de Europa oriental. Aun cuando el dominio de estos ricos territorios permitía a los nazis obtener materias primas indispensables como carbón, hierro y cereales, consideraron que esa expansión constituía un «cordón sanitario» alrededor de la Rusia socialista y de contención de los movimientos comunistas en cada nación. Así lo firmaron en 1938 en la Conferencia de Munich. Chamberlain y Daladier —ministros de Gran Bretaña y Francia—, reunidos con Hitler y Mussolini acordaron la incorporación de los Sudetes —una región de Checoslovaquia— a Alemania.

Hitler, por su parte, acordó las fronteras con Francia, firmó un pacto de no agresión con Gran Bretaña y declaró que la anexión de los Sudetes era la última reivindicación territorial de Alemania. Sin embargo, la situación se modificó cuando en setiembre de 1939 Alemania invadió Polonia. Francia y Gran Bretaña declararon la guerra a Alemania y comenzó la Segunda Guerra Mundial.

La complejidad de los procesos interrelacionados que llevaron al desencadenamiento de la Segunda Guerra se hace evidente si tenemos en cuenta que, en el plano económico, el conflicto bélico significó una salida para la crisis que atravesaban las economías capitalistas industriales más importantes; y que la Unión Soviética fue aliada de las potencias capitalistas Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos, adversarios en los planos político, ideológico y económico en tiempos de paz.

Fuente Consultada:Historia – Argentina y el Mundo Contemporáneo Alonso-Elisalde-Vázquez

El Tesoro NAZI El Oro de Hitler Riquezas de los Judíos Robadas

EL TESORO DE LOS NAZI
historia sobre el oro

El destino de un grupo de prisioneros en el Effektenkammer (el Economato) ha permitido comprobar rápidamente que «el protector supremo», Himmler (imagen) , no era un «romántico de tomo y lomo«, obsesionado por los mitos antiguos y su amor a las viejas piedras; era más bien un materialista que tiene los pies bien fijos en el suelo; en Sachsenhausen, «su ciudad», creó el depósito de todos los bienes de las víctimas que tuvieron la mala suerte de pasar por los campos de concentración.

El Effektenkammer no era más que una dependencia del Amtsgruppe D (servicio del grupo D), sección del departamento administrativo y económico: Wirtschaftsund Verwaltungshauptant, con sede en Berlín-Lichterfelde, mientras que el servicio del grupo D, al que se llamó Inspección de los campos, fue instalado en Sacbsenhausen. Con mucha frecuencia, los trabajos de administración de los bienes reunidos en Buchenwald, Auschwitz, Natzweiler y otros campos, tanto los del Reich como los de los territorios ocupados, son realizados por prisioneros, con tal de que estén bajo el control de las SS.

Entre los diferentes trabajos a realizar en el campo, a un grupo de prisioneros «políticos» le cupo en suerte ocuparse de los libros de contabilidad y archivos. Su misión consistía en organizar los estados de divisas, oro y joyas recuperadas» en todos los campos, todo lo cual se selecciona y almacena en Sachsenhausen: ¡millones de divisas, kilos y kilos de oro y brillantes!

La reacción de estos hombres ante este tesoro, después de su paso por el comando de la muerte fue como la de un pobre al que acaba de tocarle el premio gordo. Pero, puede uno preguntarse sorprendido, ¿cómo pueden las SS confiar la administración de su «propia» fortuna, un tesoro de tanta importancia, a una decena de prisioneros?

La respuesta se impone por sí misma: Las SS se sirven en todas partes de esclavos, pues la casta de los guerreros no dispone de efectivos para las oficinas. Por otra parte, las SS no corren riesgo alguno confiando a los detenidos puestos administrativos y los secretos inherentes a éstos, ya que tienen suma facilidad, llegado el momento, de suprimir a los encargados de tales gestiones. Ni la doctrina ni la ley escrita les prohíben hacerlo.

En el momento en que un deportado penetra en un campo de concentración es obligado a depositar su dinero y todos sus objetos de valor: sortijas, relojes, plumas estilográficas, monturas de gafas de oro, etc.

El prisionero encargado de la caja inscribe entonces en los registros los objetos entregados y el controlador SS guarda cada tarde, en las cajas fuertes, el botín reunido en el día y los libros de registro. Para guardar estos valiosos «depósitos» se ha acondicionado un cuarto, astutamente disimulado, en los jardines de la Kommandantur.

A los objetos confiscados a los detenidos del campo hay que añadir las joyas y los valores requisados a los infelices deportados en Ravensbrück, botín que se encarga de llevar a la tesorería de Sachsenhausen miembros de las SS femeninos.

También se anota en los registros de entradas los valores procedentes del campo de Ravensbrück. Millares de relojes, sortijas, pitilleras, polveras de oro, etc., vienen así a aumentar el tesoro de Himmler. Pero esto no es todo. Cada semana hay que realizar una tarea suplementaria que impone el crematorio: recoger y ordenar todos los útiles valiosos y prótesis dentarias, todo lo cual debe figurar en los libros bajo el concepto de Fundsache (objetos encontrados). Antes de su entrada en la cámara de gas o en el «matadero» del Genickstand, para la «bala en la nuca», los infortunados designados son sometidos a una visita médica.

El médico SS, tras examinar la boca de éstos, les marca una señal en la frente, con lo cual los ejecutores saben que el aparato dentario debe ser recuperado antes de la incineración. Los médicos SS se encargan, asimismo, del oro y de las prótesis dentarias extraídas a los prisioneros que, procedentes de otros campos, murieron antes de llegar a su destino. El oro «recuperado» por estos medios es transformado en lingotes en una fundición SS.

El río de los deportados discurre a través del campo dejando en el mismo sus valiosas arenas auríferas. En el imperio de Himmler las Californias son numerosas, y, lo mejor de todo, sin necesidad de que estos buscadores del siglo XX tengan que abalanzarse en tropel sobre sus orillas para buscar el apetecido metal.

Ahora los ríos desvían su curso y depositan sus pepitas de oro en las confluencias. El «chorro» de oro, accionado por esta bomba poderosa, la fuerza, no deja de correr: cuanto más numerosas son las columnas de deportados, mas oro chorrea en las fundiciones de Himmler. Jamás este grupo con suerte de prisioneros ha tenido la ocasión de contemplar tanta cantidad de objetos de valor y bajo formas tan diversas.

Falta vocabulario para inventariar tantas cosas: anillos, alianzas, sortijas, brazaletes, cadenas, pendientes, diamantes, tabaqueras, joyeros e infinidad de objetos salidos de las orfebrerías y joyerías de dos docenas de países. Por los cuños y nombres grabados, por el estilo y la técnica de ejecución, sabemos que estos cofres encierran joyas birmanas, indias, japonesas, chinas, rusas, turcas…, sin hablar de piezas únicas salidas de la plaza de Vendóme o de la rue de la Paix, solitarios tallados en Amsterdam y en Amberes, joyas antiguas procedentes de Viena, Praga, Budapest o de Varsovia, e infinidad de regalos enviados de América por los emigrantes a la familia que quedó en el viejo continente.

Para emitir un dictamen pericial de estos tesoros cuyos propietarios jamás se atrevían a reclamar nada, los servicios de Himmler llevaron hasta allí a un famoso joyero del Ruhr para que supervisara el trabajo. Para dar una idea de la importancia de este pillaje, antes de establecer las cifras de conjunto, contabilizadas por la ¿Inspección» y sobre las cuales hay los informes más precisos, daremos las que el grupo anotó directamente. De un total de 157 000 detenidos ingresados en Sachsenhausen, y de los 35 000 no matriculados, destinados directamente al crematorio, se han reunido: 54.000 sortijas y alianzas, 52.000 relojes, 22.000 plumas estilográficas de elevado valor, 5.200 gafas, 650 máquinas fotográficas y máquinas de escribir y alrededor de 14.000 joyas, estuches, pitilleras, encendedores Aparte de esto se llegaron a reunir, como fruto de las «recuperaciones», 1.000.000 de marcos, 58.000 dólares, 27.000 libras esterlinas, 1.600.000 francos franceses, 30.000 francos suizos, 180.000 zlotys, 1.200.000 rublos, 50.000 coronas noruegas, 22.000 coronas danesas, 140.000 florines, 320.000 liras y cientos de miles de marcos en monedas albanesa, griega, sueca, turca, rumana, yugoslava, búlgara, báltica, egipcia, belga, etc. Pero mas importante aún para las SS son, aparte las divisas fuertes, las cuarenta y seis mil piezas de oro entre luises, napoleones, dólares, coronas austriacas, francos suizos y florines y casi siete kilogramos de oro en barra que enriquecen este tesoro.

Valorando una alianza o una sortija en unos cincuenta marcos por término medio, un reloj en unos veinte marcos, una pluma estilográfica en diez y las joyas de oro en unos cien marcos, más las divisas y todo el dinero confiscados, resulta una cantidad que supera los cuarenta millones de marcos alemanes que, divididos entre los doscientos mil deportados (sólo se habla de los que pasaron por Sacbsenhausen), dan una cifra de doscientos marcos por persona. Pero, si contamos los vestidos, calzado, ropa interior y ciertos objetos de valor contenidos en sus maletas, entonces no será excesivo estimar la aportación de cada uno de estos desgraciados en unos quinientos marcos.

Así pues, en Sachsenhausen se recaudó la considerable cifra de 140.000.000 de marcos, sin contar otros ingresos suplementarios tales como el oro robado a los cadáveres, los brillantes y materias preciosas extraídas de sus vestidos y calzado y los cuantiosos beneficios resultantes de la explotación de la mano de obra.

El experto orfebre de Duisburg, Peter Winkels, miembro también de las SS, con el que algunos prisioneros trabajaban, visita con frecuencia la Inspección de los campos que controla el oro y las divisas procedentes de todos los centros.

Winkels es un gran especialista que a primera vista puede estimar en su justo valor un objeto o una piedra preciosa. A él acuden, desde hace treinta años, todos los magnates del Ruhr para que les valore pericialmente sus joyas y objetos valiosos.

En Sachsenhausen tiene a su cargo la comprobación de las fichas y la contabilidad de auténticos arsenales de recuperación. Winkels aporta todo el papeleo que esta tarea requiere; a menudo hay que hacer las comprobaciones con él. Las prendas de abrigo de los deportados son enviadas a Ravensbrück, donde el campo de mujeres dispone de grandes talleres de peletería. Una vez registrados y despojados de todo objeto de valor que pueda haber oculto en ellos, los abrigos, capas y prendas parecidas, se envían a Ravensbriick, donde el comando de las costureras los arregla.

Los abrigos de valor son entregados, una parte, a la Haumtamnt VOMI  que dirige el general SS Werner Lorenz y distribuidos a las mujeres de los SS; otra parte es reservada a los Waffen-SS y sobre todo a las fuerzas estacionadas en Noruega y Finlandia, para reforzar sus capotes y gorros. El Reichsführer quiere así demostrar que él se preocupa de sus soldados, como la intendencia de la Wehrmacht lo hace con los suyos. La ropa interior y vestidos de buena calidad son reservados para Himmler y Loenz. Los desechos son enviados a los diferentes campos para que sean repartidos entre los detenidos…

Los Tesoros Perdidos de la SS Robo del Nazismo a los Judios

Los Tesoros Perdidos de la SS
La Fortuna de Hitler Robada a los Judíos

Ya se dijo anteriormente cómo el funcionamiento del servicio del campo merecía toda clase de elogios, al menos hasta febrero de 1943, mes en que los objetos pertenecientes a los eslavos (rusos y polacos) partieron hacia la «disolución«.

El hecho de que los trastos viejos fuesen tratados y ordenados individualmente, permitía prever que algún día llegaría la liberación. A partir del otoño de 1943. las cosas cambiaron.

Himmler, el Reichsführer, ordenó la entrega, a las escuelas de las SS y a las colonias de inmigrantes, de varios millares de vestidos de buena calidad procedentes de los arios de Europa occidental. Con esta medida trataba Himmler de reforzar su posición entre los alemanes y sobre todo, entre los hombres de su «imperio personal»: las SS.

La distribución más importante fue llevada a cabo por el Obergruppenführer Lorenz. En febrero de 1944 se habían expedido ya varios vagones de ropa al servicio que dirigía Lorenz: Hauptantt Volksdeutsche Mittelstelle (departamento de los nacionales alemanes, oficina central: VOMI). Se embaló hasta 32 000 trajes completos, cifra en verdad modesta, pero que se explica si se piensa que la organización Lorenz recibía envíos parecidos de otros campos de concentración, sobre todo de los especializados en la liquidación de judíos y de polacos.

Algunos trajes destinados a la Ledertrennerei (comando de curtido) llevaban huellas visibles de balas. Sin embargo, en principio, los Einsatztruppen SS fusilaban a los hombres y mujeres completamente desnudos. Antes de fusilarlos los obligaban a desnudarse y ellos mismos cargaban su ropa en los camiones que las llevarían a la desinfección, dentro de los campos de concentración, pasando toda a disposición del SSObergruppenführer Lorenz. Pero en las aldeas en que la población, sabiendo lo que le esperaba, se negaba a acudir al llamamiento de los dirigentes SS y huía a los bosques cercanos, la tropa disparaba sobre los recalcitrantes: una orden es una orden.

La operación en estos casos resultaba fácil: había que recuperar la ropa de los muertos; se les desnudaba, se recogía la ropa de los cadáveres y a éstos se los enterraba en fosas colectivas. Cantidades enormes de esta ropa vieja, en particular todos los cueros destinados a la «fábrica de calzados», llegan en trenes especiales a la pequeña estación del campo; después son almacenados en las barracas de la Industriehof, la casa de la industria.

Nadie puede tocar allí. Todo debe ser cortado. Restlos! (que no queden restos!). ¿Y por qué? Estos son los campos diamantíferos, las minas de plata y de oro del III Reich. A nadie se le ocurrirá nunca hablar de esto, es tabú, como el crematorio… En dos barracas especiales, pintadas de verde, como todas las demás, trabajan día y noche un millar de prisioneros que comen y duermen en el mismo sitio, la fábrica de calzado. Estos no asisten a las concentraciones, permanecen en el más total aislamiento.

Esta es la famosa Ledertrennerei, comando de trinchamiento de cueros y vestidos, colindante con el crematorio. Es un comando que no existe más que en Sachsenhausen, adonde llegan los «materiales» recuperados en los otros campos. La Effektenkamrner posee un almacén de vestuario contiguo a este comando tan especialmente querido por las SS. Gracias a esta circunstancia se puede ver con bastante frecuencia cómo se desarrolla la cadena sin fin de los transportadores llevando brazadas de vestidos o sacando remolques llenos de zapatos. La descarga de un tren dura uno o dos días. La actividad de este comando de bataneamiento no consiste en recuperar el cuero, sino en cachear sistemáticamente todos estos cargamentos: zapatos, botas, zapatillas de hombres, mujeres y niños; después, bajo el control de los SS, los cortan en tajadas… A menudo suele suceder que, entre las suelas, o en los talones, hay ocultas divisas, joyas y brillantes disimulados por las víctimas una vez que se han enterado de su deportación a otro país.

Los vagones llegan a París, de Compiégne, de Rotterdam, de Bruselas, de Praga, de Varsovia, de Dublín, de Belgrado y de Budapest. A menudo, durante el trayecto los SS desnudan a los «inmigrantes», les quitan los zapatos y les dejan desnudos y descalzos en la nieve. El Kommando Ledertrennerei —esto no es un secreto— es un segundo yacimiento, un verdadero filón de diamantes, pues en los zapatos de aquellos que no son dignos de vivir llegaron a encontrar en más de una ocasión hasta brillantes de la mejor calidad. Así, pues, Sachsenhausen es, poco más o menos, el Transvaal del Reich. El capataz de esta mina de diamantes en Sachsenhausen, el SSHauptsturmführer Kug, para obligar a los obreros a darse prisa en el trabajo, tiene como ayudante a un detenido de derecho común, Rudolf Werth, joyero profesional en Aix-la-Chapelle, ex-tesorero del Partido en su ciudad pero que, por malversaciones, se ganó un año de reclusión, lo cual es bien poco. Para ser perdonado de sus faltas pasadas, trata por todos los medios de infundir ardor en el trabajo a los- prisioneros que despiezan el calzado.

A pesar de las precauciones que se toman en el campo, mediante una estrecha vigilancia, las fugas de prisioneros son numerosas. Un día los SS descubrieron a un grupo de «respetables», los llamados de «derecho común», en posesión de diamantes. El instinto profesional en estos señores había podido más que su entrega al Reich. El cambio producido en estos celosos cumplidores es normal. Ellos han visto próxima su liberación, y el temor a la indigencia ha hecho todo lo demás.

Estos bandidos cambian los diamantes robados por los prisioneros, para quienes este hecho es una recuperación completamente normal, por el pan del que aquéllos le privan: ¡qué no serian capaces de hacer estos pobres hambrientos y enfermos por un pedazo de pan! Un regalo hecho por uno de estos truhanes a su amante hace que los SS descubran una cadena de contrabando que opera en el campo diamantífero, la Ledertrennerei, y en los barracones del mismo. A raíz de esto, instalaron un puesto de aduana: desde aquel día, cada enfermo o repatriado es sometido a un recono— miento de veinticuatro horas. Los «aduaneros» examinan minuciosamente hasta sus evacuaciones para cerciorarse deque «nihil obstat>’. Todas estas «combinaciones», imágenes sin duda de la lucha por la existencia o por los privilegios y relaciones dentro de la estructura social del campo, imponen el conocimiento de su anatomía.

Pero, para comprender este mundo, es preciso también estudiar su geografía. Por lo pronto a Kug le bastaba con la recuperación de un kilo de diamantes por semana; no quiere más. Tampoco impide que Werth, agotado por los esfuerzos que había tenido que hacer para aumentar la producción, y así lograr su libertad, contrajera una tuberculosis que acabó con él en el verano de 1944. Los ingresos medios, sólo en el capítulo de los hallazgos realizados por los comandos del cuero, según los informes de las SS, son diariamente de unos 100.000 marcos. pero hubo jornadas-récord en que el valor del botín sobrepasé el millón de marcos. Cada semana, en este sótano, en esta cueva de Ali Babá, no es difícil ver frascos conteniendo hasta un kilo de piedras preciosas. En otoño de 1944 aún quedaba una montaña de quinientos metros cúbicos de calzados destinados a la destrucción. Oswald Pohl ordenó contarlos: había 904.000 pares; y anunció que para 1945 se recibirían un millón mas.

Era a los hombres en los que tenía más confianza a quienes Himmler confiaba las operaciones de expoliación.«Una expoliación masiva que abarque a todo un país, bien dirigida y acabada, vale por una victoria en el campo de batalla», repetían los SS, citando las palabras de Himmler. Según éste, era el modo de privar a los enemigos del Reich de los medios de efectuar un trabajo de zapa y, al mismo tiempo, de abastecer la tesorería de las SS. El Reichsführer prometía, a los más «valerosos» en estos menesteres, el ascenso inmediato y la Cruz de guerra. Repartido en tantas secciones, oculto en tantos escondrijos, es muy difícil calcular el valor exacto de este tesoro, sus reservas y a dónde iba a parar.

Como en Sachsenhausen estaban almacenados todos los efectos personales de los prisioneros que habían pasado por el campo más los de los deportados de Ravensbrück, los jefes ordenaron que, a partir del otoño de 1944, r tuviesen al día los libros concernientes a la población femenina de este último campo. En febrero de 1945, dos mujeres SS dejaron en el almacén tres cajas llenas de relojes, sortijas y pitilleras, todo ello perteneciente a las mujeres liquidadas en los campos de concentración. ¿Cuáles? Misterio… Según los libros de la central de Lichterfelde, sólo la operación «Reinhard», llevada a cabo en el campo de Lublín, se cifraba en más de cien millones de marcos en febrero de 1943. Este cálculo fue hecho por los servicios de Himmler.

Si los otros cinco campos (Treblinka, Dachau, Buchenwald, Mathausen y Neuengamme) aportaron por lo menos otro tanto, la cifra total representa la nada despreciable cantidad de 750 000 000 de marcos. Por otra parte, si se tiene en cuenta las requisaciones llevadas a cabo en los catorce pequeños campos (oro «recuperado> a los cadáveres, piedras preciosas escondidas en los zapatos, el contenido de las maletas y. baúles), se puede calcular que los campos en cuestión pudieron aportar a la economía de Himmler, como mínimo, la cantidad de mil millones de marcos. Y el doble de esta cantidad, sólo Auschwitz.

Esta cifra de tres mil millones de marcos, deducida del conjunto de bienes pertenecientes a los deportados, no es más que una evaluación modesta si la comparamos con el precio real que los expoliados habrían tenido que pagar para volver a comprar, en una economía normal, mercancías semejantes a aquellas de que habían sido despojados por los servicios SS. En esta suma total de tres mil millones de marcos no se ha incluido, sin embargo, los respetables ingresos procedentes del acopio de diversos metales no ferrosos, chatarrería, cables, tejidos y cantidad ingente de otras materias primas confiscadas en los países ocupados.

Estaba, por tanto, justificada la importancia que Himmler concedía a la recogida de metales: eran necesarios para la industria de guerra. Por el contrario, la orden de almacenar el cabello cortado a hombres y mujeres en los campos de concentración pareció, a todos los detenidos, el colmo de lo grotesco, pese a la explicación que dieron de que estos cabellos, transformados en fieltro, servirían para la industria sombrerera.

Robo a Judio de los Bienes Para la SS en Campos de Concentracion

Robo de Bienes Judíos Para la SS en Campos de Concentración

Son diez los encargados de llevar los libros, de enumerar y de catalogar el oro y las joyas. Los otros compañeros del servicio de la Effektenkammer, el economato, se ocupan del vestuario y de otros objetos recuperados a los prisioneros y deportados: desde lienzos y libros hasta «souvenirs» de la familia, fotos, diplomas… (imagen: Himmler)

En resumen, un prodigioso almacén de trajes nuevos y de ropa interior y de toda clase de trapos. También, ¿cómo no?, tienen a su cuidado los archivos de la documentación perteneciente a cada uno de los prisioneros que tuvieron la desgracia de pasar el enorme portal de Sachsenbausen. El lugar de trabajo se halla al lado de una ventana desde donde se contempla gran parte del campo de reunión de los prisioneros. Basta abrir la puerta para ver la totalidad de esta enorme plaza. Es una especie de ágora: la mayor parte de la jornada transcurre en ella y los acontecimientos más importantes tienen en ella su eco: concentración de los detenidos, castigos a la vista de todos, transporte de muertos, el paseo del domingo por la tarde y los ahorcamientos de la noche.

El Appelplatz, la plaza del llamamiento, es una necrópolis de vivos. De la mañana a la noche se puede ver un grupo de cien a doscientos hombres, en filas de a cinco, dando vueltas a la plaza a paso de marcha. Cargados de sacos, estos desgraciados cantan una y otra vez: «Weit, weit ist der Weg ms fieimatland, so weit, so weit…» («Lejos, muy lejos queda mi país natal, tan lejos, tan lejos…»)

Y siempre la misma canción. A todas horas se oye esta letanía monótona que, cuando pasan cerca de la ventana, parece que se hincha, para ir desvaneciéndose poco a poco, a medida que de alejan. Y así, cada diez minutos. Es el comando de castigo. Si la canción no suena con la fuerza suficiente, los SS lanzan siempre la misma amenaza: «Cantad todos y fuerte, porque, de lo contrario, en vez de cincuenta vueltas a la explanada, daréis sesenta!».

La procesión de los castigados tiene también su utilidad, aunque ustedes crean que no, para la economía de la guerra. El campo es el centro de experimentación del calzado militar, donde se comprueba la resistencia de los cueros alemanes: naturales o sintéticos. Para ello, los desdichados paseantes son obligados a pasarse el día dando vueltas a la plaza de reunión, al tiempo que moldean las botas militares con que se calzarán los soldados de Hitler. Como ya se verá, en el campo también se aprovechan las sustancias orgánicas extraídas de los cadáveres, sustancias que los investigadores utilizan para medir las cualidades biológicas de la raza nórdica.

Se llegó a saber que en el campo de concentración fue constituida una colección de cráneos de diferentes tipos humanos que se enviaban a los institutos y a las escuelas especializadas en cuestiones raciales. Al mismo tiempo que se recupera el oro, se pasa a los libros la relación de las dentaduras postizas. Ya hay almacenadas en un cuarto de la enfermería más de treinta mil coronas, puentes y dientes de porcelana.

De cuando en cuando, los contramaestres cuya dentadura es deficiente pueden escoger la que más les guste de este montón que hay de reserva. Los dentistas del campo no quieren saber nada de terapéutica dentaria, sólo se limitan a extraer las piezas. La falta de vitaminas hace estragos en las encías, pero nadie se preocupa de acudir al médico. Sin dientes, calvo, esquelético, qué más da; lo que de verdad importa es salir, salir de este infierno: es el único pensamiento, la obsesión de cada uno de estos desdichados.

Después de haber trabajado como condenados descargando cemento, al encontrarse en esta barraca propia con un centenar de compañeros, todos ocupados en trabajos de oficina, entre secretarios, contables, mecanógrafos, estos afortunados tienen la impresión de ser empleados de banca. Siendo el campo una simple administración de bienes del Reich, una finca de explotación más confiada a la Organización SS, el derecho sobre la vida y la muerte está en manos del Cuartel General de Himmler, cuyos representantes en los campos son los jefes de laPoütische Abteitung. Ellos controlan las ejecuciones, ordenan los traslados, llevan a cabo los interrogatorios, comunican los objetos de valor que es preciso preparar cuando un alemán debe ser liberado, lo cual es bastante raro.

Antes de verlo con los propios ojos, jamás se hubiera imaginado uno la BItektettammer de Sachseitausen y la Inspección de los Campos como la mayor bolsa de divisas y de oro y que estuviera regentada por elReichsfübrer SS. No vamos a hacer aquí un inventario de los cientos de miles de prendas de vestir y de calzados, de las maletas y cajas llenas de ropa interior procedentes de todas las regiones de Alemania y de países al otro lado de las fronteras del Reich, sobre todo de Polonia y de Rusia, en donde una población de más de doscientos millones de hombres fue condenada al despojo de todo lo que le pertenecía.

Durante la batalla de Moscú, cuando (Goebbels -imagen- lanzó un llamamiento a la población invitándola a entregar a los soldados que estaban en el frente las prendas de lana y abrigos que tuviesen, el depósito de Sachsenhausen vio incrementadas sus existencias con un convoy de treinta vagones de ropa: jerseis, bufandas, calcetines, ropa interior y una ingente cantidad de abrigos y pieles.

Si todas las futuras víctimas de este gangsterismo generalizado respondieron al llamamiento de Goebbels entregando todo su dinero, su oro y sus divisas, así como toda la ropa que tenían en buen estado, fue porque se dejaron llevar por las promesas de los SS, quienes, en el momento de su detención, les aconsejaron, dándoselas de buenas personas: «Como ustedes van a quedar bajo nuestra protección durante largo tiempo, ¿para qué guardar y dejar aquí abandonados vuestros bienes? Entréguennos todo lo que poseen, sin dejar nada; nosotros cuidaremos de ello.»

El procedimiento de confiscación es el mismo en todas partes, en Francia, en Holanda, en Bélgica, en los Balcanes, en Europa Central, en Polonia o en los países bálticos. Las poblaciones «trasladadas» cargaban con sus sacos y maletas para estar seguras de que, en su «nuevo país«, podrían al menos subsistir hasta que la situación cambiara.

Con los polacos y judíos que residen en territorios integrados en el Reich emplean un método distinto. Estos tendrán que ceder su morada a los colonos alemanes, a cuyo poder pasará todo lo que en ella se encuentre, incluídos muebles y hasta la ropa interior. El secuestro es efectuado por el Comisariado de recuperación de la nación alemana (el Reichskommissariat für dic Festigung des deutschen Volkstums, R.K.F.D.V.), cuyo jefe es Himmler. Sus directrices precisan: cada polaco puede llevar consigo una maleta, un traje completo y una manta. No podrá llevar acciones, ni divisas, ni cuenta bancaria ni objetos de valor (oro, platino, etc., a excepción de la alianza). Es, sin embargo, tolerado que los «trasladados», recuperen en sus compañeros los objetos de primera necesidad que puedan hacerles falta. En cuanto a los «transferidos», de Hungría, éstos deben llevárselo todo consigo a fin de evitar el pillaje de sus bienes a manos de sus compatriotas que se quedan.

Esta avalancha de oro, de divisas y de ropa de buena calidad era una crecida constante del río opulento de las SS. La industria ya no tenía necesidad de trabajar para atender a sus necesidades: así podía dedicarse exclusivamente a la fabricación de uniformes y de armamento. En principio, todo lo que entra en Sachsenhausen: ropa, maletas y su contenido, es rigurosamente contabilizado. Después, una vez hecho el inventario de todo ello, lo toma a su cargo la Administración de los Bienes de los Deportados. Como se ve, todo impecablemente organizado.

El almacenaje y control del calzado y vestuario es cosa de otros: los prisioneros encargados del almacén. Lo hacen metiendo cada lote individual en un saco de papel (con frecuencia queda demasiado justo, porque es prodigioso ver lo que un refugiado, posiblemente apremiado por el tiempo y por las amenazas de los SS, puede meter en una simple maleta).

Secretos del Tesoro del 3° Reich El Oro Robado a Prisioneros

Sectetos del Tesoro del 3° Reich

Nuestra agrupación (comentario de  un prisionero del campo) es solicitada a menudo por las SS para ayudarles en la ordenación y selección de los informes que frecuentemente hay que enviar al Reichsfülirer.

En los primeros días de noviembre de 1944 se reúne en un informe global los inventarios de los tres primeros trimetres del año; las existencias en el almacén eran las siguientes: 65.000 relojes de bolsillo, 110.000 relojes de pulsera, 60.000 plumas estilográficas y lapiceros, 800 despertadores, millares de tijeras, instrumental quirúrgico requisado en casa de médicos pertenecientes a la resistencia o judíos, máquinas de afeitar eléctricas, etc.

De 1941 hasta finales de 1944, la lihrmacherkommando entregó diariamente al Cuartel General de Himmler unos 180 relojes ya reparados, es decir, alrededor de 60 000 relojes por año, que en cuatro años son 240.000. En una carta de Oswald Pohl constaba que, a finales de 1944, las reservas de la Inspección eran todavía de 150.000 relojes. Si se toma como base la apreciación de Winkels, según la cual sólo el veinte por ciento de los relojes tomados a los deportados son defectuosos, se calcula que el número de relojes en buen estado sería cuatro veces mayor.

Pero a finales de 1944 dispondrá Himmler de 112.000 relojes más no reparados y hasta el final de la guerra se recuperaron otros tantos. Además, si los hombres de Himmler (imagen) arrebataron a las víctimas 1.600.000 relojes aproximadamente, los 52.000 de Sachsenhausen no representan más que el cinco por ciento del botín total de relojes.

Y si esta misma proporción se aplica a otros objetos, resulta que el tesoro de Himmler recuperado sobre los 18 millones de personas que pasaron por las prisiones y campos de concentración alemanes estaría constituido por: — 1.200.000 sortijas y alianzas; — 600.000 estilográficas; — 110.000 gafas de calidad; — 12.000 máquinas fotográficas y máquinas de escribir; — 140 000 alhajas, joyeros, pitilleras…

Es muy difícil calcular la cifra exacta de las divisas tomadas a los deportados, pero, sabiendo que sólo en Sachsenhausen se reunieron 140 millones de marcos y considerando que Sachsenhausen no representa más que el chaco por ciento del total recuperado, se deduce que los servicios de Himmler recogieron un botín valorado en2.800 millones de marcos. Hay que tener en cuenta, además, que el «self-service» de las SS no está incluido en esta cifra, es decir, los fraudes cometidos, que no figuran en los registros y que elevarían la suma a más de tres mil millones de marcos.

Los casos de malversación y de corrupción no son raros, hasta el punto de que, al final de la guerra, serán muchos los SS que pasarán por las armas, por orden de Himmler, para dejar bien en claro que cualquiera que obrase contra la moral, aunque fuera un miembro de las SS, sería abatido sin piedad. Esta era, ni más ni menos, la buena manera de librarse de los SS demasiado curiosos o demasiado bien informados.

Pero ¿qué hacen los SS con todos los objetos <secuestrados»? Las alianzas son fundidas y convertidas en lingotes. No es que se llegara a ver la operación, pero sí los resultados, los lingotes. Los brillantes son enviados, a través de un servicio especial de Himmler, a los talleres secretos como materia de primera importancia estratégica, para los aparatos de precisión; otros son depositados en casas de anticuarios para ser vendidos y otros irán a parar a las cajas fuertes del Banco del Estado, por común acuerdo entre Himmler y Funck, ministro de Finanzas. De las antiguas listas que tenía Winkels en su poder, resulta que la <mercancía» confiscada a los judíos está considerada comoDiebesgut (bienes arrebatados a los ladrones).

Oswald Pohl propone a Himmler enviarle:

a) Para cada división que esté en combate, 500 relojes; para el primero de octubre de 1943 le promete otros 500. La Leibstandarte (guardia de Hitler) y la División Das Reich han recibido ya 500 relojes cada una.

b) A las tripulaciones de los submarinos, 3000 relojes, cantidad que repite el día primero de octubre de 1943.

c) A los guardianes de los comandos exteriores de los campos les promete también 200 de estos relojes.

Con respecto a las plumas estilográficas, está previsto el envío de 300 a cada división y 2000 para las tripulaciones de submarinos. Algunos objetos de culto israelita, como los candelabros de siete brazos, fueron enviados al «museo de la Judería», instalado en Praga, en una sinagoga. Los emblemas masónicos fueron reservados a un «museo de la «Francmasonería» que se proyectaba crear en París. Tales emblemas habían sido presentados durante la guerra en una exposición ambulante; el mismo Himmler había seleccionado las piezas.

Gran interés demostraron también el Reichsführer y Goering por las tapicerías, los cuadros, los violines toma a los deportados y a los desaparecidos para que embellecieran los castillos y las casas de campo de los nuevos señores, ya que no sólo Goering es amante de estas cosas, pues todos los altos dignatarios de las SS se han beneficiado con residencias principescas ricamente amuebladas.

Biografia de Josef Stalin Dictadura en Rusia Historia de su Gobierno

Biografía de Josef Stalin
Historia de su Gobierno en Rusia

Biografía de Josef Salin (1879-1953): Político soviético, líder dictador de la URSS. En una mísera choza del pequeño pueblo del Cáucaso, Gori, nació el 21 de diciembre de 1879 Iósiv Vissariónovic Dzhugashvili, el futuro dictador de la Unión Soviética y dirigente supremo del comunismo internacional. Su padre, Vissarion, había llegado a Gori unos cuantos años antes, huyendo de la dura vida campesina de su villorrio natal de Didi-Lilo.

Se estableció como zapatero y se casó con Ekaterina Georgievna Geladze, una muchacha de quince años. Ya desde los primeros días de su vida conyugal, tuvo Vissarion muy pocos lazos con su familia. Gastaba su pobre ganancia en las tabernas del pueblo sin preocuparse de su mujer y sin expresar sentimiento alguno por la pérdida de sus primeros tres hijos.

En sus frecuentes borracheras, torturaba con una rabiosa crueldad a Ekaterina y a su hijo José, blasfemando y maldiciendo la miseria y la vida oscura y desdichada de su hogar. Su mujer trabajaba día y noche como lavandera para poder sostener a su hijo, en el cual depositaba toda su ilusión y esperanza.

En 1890 al morir su padre,  ingresó en una escuela religiosa de Gori y muy pronto destacó entre sus compañeros por su empeño en aprender bien lo poco que allí le enseñaban. Su asiduidad empujó a sus superiores a satisfacer las súplicas de su madre y concederle una beca para el seminario teológico de Tiflis o Tbilisi

biografia de stalin josef

Hijo de un humilde zapatero georgiano, a los quince años Stalin ingresó con una beca en el seminario ortodoxo de Tiflis , donde se reveló como un alumno brillante, aunque fue expulsado al ser sorprendido cuando repartía propaganda del Partido Socialista georgiano, en el que había ingresado en 1898.  Como prosiguiera sus actividades revolucionarias, en 1902 fue detenido y deportado a Siberia.  Dos años más tarde Stalin logró evadirse y volver a Tbilisi, donde se adhirió al ala bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (POSDR). Intervino en la revolución de 1905 y en las huelgas de Bakú de 1907, tras las cuales fue nuevamente detenido y enviado a Siberia, de donde huyó en 1911. 

Entonces José tenía quince años y consideraba sus futuros estudios teológicos tan sólo como un medio eficaz para obtener una buena posición social. Si no hubiese sido por esto, hubiera dejado de estudiar, porque no tenía interés alguno por las clases ni soportaba de buena gana la disciplina del seminario, muchas veces ilógica y puramente formulista, pero penosa. Aprovechaba todas las ocasiones para salir a la calle, donde muy pronto se hizo amigo de un grupo de vagabundos.

Por su condición de estudiante y por la arrogancia de su carácter sobresalía de aquel grupo, que le consideraba su caudillo.

Pronto abandonó casi por completo sus estudios y se dedicó fervorosamente a la lectura de libros marxistas. No los comprendía en su esencia, pero le atraían con fuerza las nuevas ideas, completamente opuestas a la enseñanza teológica del seminario. Sus amigos le proporcionaron  pronto un modesto empleo en el departamento de contabilidad del observatorio geofísico de Tiflis, pero su verdadera actividad fue la enseñanza de la doctrina marxista a los obreros del transporte.

Ya en 1900, con ocasión de una manifestación del 1° de mayo, habló públicamente a los trabajadores, empezando así su carrera revolucionaria.

Inicialmente participó en todas las acciones de los mencheviques georgianos, hasta que se separó de ellos para aliarse con Lenin en el movimiento bolchevique.

En 1901 Koba organizó en Tiflis una manifestación callejera contra las autoridades zaristas y, ante la persecución de los cosacos, tuvo que huir a su pueblo natal.

Fue detenido por primera vez el día 18 de abril de 1902 y a partir de entonces fue condenado seis veces a destierro en Siberia y varias veces a la cárcel. En total —hasta la Revolución del 1917— pasó en presidio casi nueve años. Sus condenas fueron generalmente de larga duración, pero consiguió escaparse cuatro veces de Siberia y reanudar su actividad revolucionaria primero en Georgia y después en San Petersburgo y en el extranjero.

En un intervalo entre un encarcelamiento y otro, al escaparse por primera vez de Siberia, Stalin se casó con Ekaterina Svanidze, una muchacha georgiana que  «cuidaba de todo corazón del bienestar de su marido y pasaba noches enteras en ardientes plegarias, aguardando el regreso de su esposo, ocupado en secretas conferencias. «

Intervino en la revolución de 1905 y en las huelgas de Bakú de 1907, tras las cuales fue nuevamente detenido y enviado a Siberia, de donde huyó en 1911. Stalin ingresó entonces en el comité central del POSDR y, designado presidente del Politburó, viajó a Viena, donde escribió El marxismo y el problema de las nacionalidades y adoptó definitivamente el apelativo de Stalin (acero).

Al estallar la Revolución en Rusia (principio del año 1917), Stalin llegó a Petrogrado con otros presidiarios políticos desterrados en Siberia. En compañía de Kámenev y el diputado Muranov, se hizo cargo de la dirección de Pravda, desde cuyas columnas preparó hábilmente la opinión pública sobre la necesidad y la victoria segura de una guerra contra todos los «imperialistas» dentro y fuera del país.

Además, desempeñó importantes cargos en la jerarquía del partido, primero como enlace de plena confianza entre Lenin y el comité central, y después como miembro de un buró para dirigir la insurrección y, por fin, como miembro del primer gobierno provisional de la República.

Al estallar la Revolución de Octubre Stalin formó parte del gobierno revolucionario como comisario de nacionalidades, cargo que desempeñó hasta 1922 y en cuyo ejercicio escribió la Declaración de los derechos de los pueblos de Rusia, texto que preludiaba la organización del Estado soviético.

Durante la guerra civil Stalin colaboró eficazmente en las defensas de Petrogrado y Tsaritsin, ciudad que recibió más tarde el nombre de Stalingrado. Elegido secretario general del Comité Central en 1922, trabajó para hacerse con el control del aparato del partido a pesar de los reparos de Lenin, quien recomendó su eliminación en su testamento.

Tras la muerte de Lenin, en 1924, Stalin logró hacerse con el poder absoluto y se alió con Zinoviev y Kamenev para defender la idea del socialismo en un solo país, contra la «revolución permanente» y la extensión del socialismo propugnadas por Trotski. De este modo logró deshacerse de éste, un rival poderoso, al que haría asesinar años más tarde en su exilio de México (1940).

Se volvió entonces contra sus aliados, apoyándose en esta ocasión en la «derecha» del partido y en su líder Bujarin, quien, a su vez, luego sería condenado a muerte por Stalin, convertido definitivamente, y gracias a su habilidad y capacidad de manipulación política, en el líder indiscutible de la URSS.

Implantó a continuación una dictadura, cambió las directrices económicas y emprendió «el gran cambio». Al proyecto perteneció el primer plan quinquenal, que suponía la colectivización forzosa de las unidades de producción agrarias y la industrialización en gran escala del país.

Al mismo tiempo, para suprimir cualquier tipo de oposición, entre 1935 y 1938 instigó los procesos de Moscú, por los cuales muchas de las principales figuras políticas del partido y gran parte de los cuadros dirigentes del ejército fueron encarcelados o fusilados, acusados de traición.

Aunque las cifras no son fiables, se calcula que el número de ciudadanos condenados a trabajos forzados o encerrados en los «gulags» de Siberia a partir de 1935 alcanzó la cifra de entre cinco y diez millones.

El pacto de no agresión que Stalin firmó con Hitler en 1939 no impidió la invasión alemana de 1941. Como comisario de Defensa y mariscal de la URSS, Stalin dirigió la guerra desde el Kremlin, que se negó a abandonar pese a que el gobierno había sido trasladado a Kuíbishev. Se volvió entonces hacia las potencias aliadas y participó en las conferencias de Teherán, Yalta y Potsdam, en las que se organizó el reparto del mundo en dos bloques ideológicos.

De acuerdo con su idea de socialismo, apoyó la formación de las democracias populares en Europa oriental, todas las cuales quedaron en la órbita de la URSS, con la única ecepción de la Yugoslavia de Tito.

Durante el XX Congreso del PCUS, celebrado en 1956, tres años después de la muerte de Stalin, Nikita Jruschov denunció sus crímenes e inició el proceso de «desestalinización», que culminó con la retirada de su cadáver del mausoleo Lenin y su inhumación junto al muro del Kremlin.

salin junto a sus camaradas en un acto

Stalin con Vorochilov, Molotov y Kalinin en una ceremonia del Kremlin.

El régimen dictatorial staliniano empezó con una total inseguridad política y escasos recursos económicos nacionales, y desapareció nominalmente al morir Stalin el 5 de marzo de 1953, dejando firme el sistema comunista en la Unión Soviética, la extensión del dominio directo del Kremlin y los asombrosos adelantos técnicos e industriales.

La historia oficial de Stalin, escrita durante su vida, se modificaba y falsificaba según la necesidad de comprobar o improvisar la infalibilidad del dictador, ídolo y amo de todos los comunistas. En realidad, su fin era demostrar a los creyentes comunistas su insuperable e insustituible genialidad, y justificar, fundado en la doctrina marxista-leninista, cada uno de sus actos, ortodoxos o herejes.

En el Kremlin existía una gran oficina propagandística, dirigida por el jefe supremo de la policía secreta y amigo personal de Stalin, Beria, que además de explicar teóricamente la práctica político-social del dueño absoluto de la URSS, fabricaba los estudios y. artículos, los discursos y proclamas publicados con el nombre de Stalin. Así se desarrolló el stalinismo como una rama del marxismo aplicado.

Esta doctrina —como ya hemos visto— rechazaba la idea de una inmediata revolución mundial y aseguraba que esta revolución se podría encender con mayor posibilidad si entretanto el primer estado socialista fuese económica y militarmente más fuerte y poderoso.

Por lo tanto, todos los estudios sobre la «auténtica» construcción socialista hay que empezarlos por el análisis de las revoluciones sociales concretas, realizadas por primera vez, en pleno sentido «socialista», en la Unión Soviética de Lenin y Stalin, que cumplieron rigurosamente todos los principios de Marx y Engels.

Lo que Stalin hizo fue —según estas teorías oficiales— realizar la superconstrucción del marxismo, concebido exactamente también en cuanto función del estado socialista y como transición hacia el comunismo. Por todo ello —destacaba el mismo Stalin en su libro Voprosy leniniztna (Los problemas del leninismo)— es necesario, sin elección de medios, «aplicar la teoría marxista-leninista a la vida y aprovechar cuanto más mejor su fuerza transformadora, movilizadora y organizadora sin consideración y ahorro de las víctimas».

Después de la muerte de Stalin, fue indispensable la destrucción del culto de la persona del ídolo desaparecido, pero esto no incluyó el aniquilamiento de su sistema.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

EL CRUEL RÉGIMEN DE STALIN: Desde el inicio de la Revolución Rusa, Lenin y Trotski hicieron del terror un instrumento político tanto para llegar al poder como para conservarlo. La diferencia con el gobierno de Stalin es sólo una cuestión de grado: durante su mandato, Stalin aniquiló despiadadamente a sus supuestos enemigos, a los kulaks (campesinos propietarios), a la Iglesia y a sus propios colegas. Shostakovich relató que cuando recordaba a sus amigos, la imagen que veía era la de una pila de cadáveres.

Eliminaba a todos los que se interponían –o que él creía que se interponían– en su camino, los enviaba a los gulags, o simplemente los torturaba y asesinaba. Todo hace pensar que ya en 1930 tema problemas psicológicos.

El profesor McNealadmite que, dada la falta de evidencias, es difícil demostrar que Stalin estuviera loco a fines de la década de 1930, y al mismo tiempo no es fácil pensar que en esa época haya estado del todo cuerdo.

En el proceso de transformación de Rusia en un Estado aislado, Stalin contribuyó a la ruina económica de la nación, a la instauración de un imperialismo bolchevique que absorbió a los Estados bálticos y a reprimir todo sentimiento democrático genuino, situación que se extendió hasta la década de 1990, cuando se inició laperestroika.

Es irónico que debido a un error fatal de Hitler haya colapsado el pacto entre Rusia y Alemania y que Stalin se haya aliado con Roosevelt y Churchill, a quienes engañó y manipuló a su antojo. Ni siquiera la guerra, que fue el escenario donde demostró sus dotes de líder, y el enorme sacrificio del pueblo ruso ante la arremetida alemana obliteraron la enfermedad fatal en que el dictador había sumido al país.

Decidido e inexorable, Stalin no dejaba de sospechar que lo acechaban planes conspirativos para asesinarlo. No comía si antes otra persona no probaba los alimentos que le servían, bebía un té que venía en paquetes cerrados que sólo un sirviente estaba autorizado a abrir. Incluso hacía analizar el aire de su despacho del Kremlin para detectar si había partículas tóxicas.

SUS MUJERES: Incapaz de sentir afecto y compasión y de generar afecto en los demás, se ha dicho, sin embargo, que quiso a su primera esposa, Ekaterina Svanidze, con la que se casó en 1902 y quien: murió mientras daba a luz, pero también se sabe que hubo ocasiones en que la maltrataba. En el funeral de Ekaterina, el viudo admitió que ella sabía tranquilizarlo y que cuando murió, todos los sentimientos tiernos que él había albergado se fueron con ella.

Volvió a contraer matrimonio, esta vez con su secretaria, Nadezhda Alliluyeva, una comunista a ultranza que se suicidó en 1932, cuando tenía treinta y dos años, probablemente a causa de una crisis depresiva (sus hermanos eran esquizofrénicos). Stalin tuvo otras relaciones, pero ninguna de importancia. El vínculo con sus hijos era distante y hostil. Su hijo Yakov, desesperado por el trato que recibía de su padre, intentó suicidarse y luego se casó con una judía, matrimonio que disgustó a Stalin.

Durante la guerra fue capturado por los alemanes y enviado al campo de prisioneros de Sachsenhausen, un suceso vergonzoso, según su padre, y aparentemente, cuando se negó a entrar en la barraca tras el toque de queda, los guardias le dispararon.

Es irónico que ese campo de prisioneros haya sido luego utilizado por los rusos como campo de exterminio de prisioneros alemanes. Su hijo Vassili fue una decepción para Stalin, un mujeriego que murió a causa del alcohol. Su hija Svetlana, a quien trataba con cierto cariño siempre y cuando ella lo obedeciera, se rebeló contra él y también se casó con un judío. Stalin no parece haberse interesado mucho por ninguno de sus ocho nietos.

Los principales síntomas del psicópata se corresponden claramente con el carácter de Stalin. Rechazado por el padre, tuvo una niñez plagada de humillaciones. Era capaz e inteligente, no tenía alucinaciones y su conducta era normal en apariencia. Sin embargo, era un perfecto egocéntrico, nunca sentía culpa ni aceptaba que lo culparan por nada. Manipulaba a la gente según Sus propios intereses, pero se esforzaba por persuadirla de que lo primordial para él eran las necesidades de los demás. Nadie era importante para él y todos los que se atrevían a enfrentarlo debían sufrir terribles consecuencias.

Este hombre solitario tenía los instintos psicopáticos propios de los asesinos seriales norteamericanos No establecía lazos afectivos. Su vida sexual era superficial e impersonal. Stalin era incapaz de manifestar calidez o de sentir compasión. Dedicó toda su vida a acumular poder hasta que, en 1952, debido a la hipertensión y sus efectos colaterales, murió por un accidente cerebrovascular.

Un Episodio De Su Vida:[…] Hay algo de incomprensible en la máscara de absoluta calma que Stalin llegó a adoptar por aquellos años. Su popularidad estaba desapareciendo. Oleadas de descontento chocaban contra los muros del Kremlin. Los opositores esperaban la ocasión oportuna para destruirlo. Pero sólo una vez Stalin pareció acercarse al punto en el cual el luchador arroja la esponja.

Su mujer, Nadia, hasta entonces ciegamente devota del marido, comenzó a dudar de la sabiduría de la nueva política. Una noche, en noviembre de 1932, Stalin y su mujer fueron de visita a la casa de Voroshílov. Estaban presentes otros miembros del Politburó y se discutía de política, Nadia expresó abiertamente sus opiniones acerca de la carestía, el descontento reinante y la condena moral que se había granjeado el partido gracias al Terror.

Los nervios de Stalin llegaron al límite de su resistencia; en presencia de los amigos, el dictador lanzó un torrente de insultos vulgares sobre su mujer. Nadia abandonó la casa de Voroshílov: esa noche misma se suicidó. Abrumado por la tragedia, Stalin presentó su dimisión. Nadie tuvo el coraje de aceptarla. En los funerales de Nadia, Stalin no estuvo presente.

El incidente estaba terminado. Algunas semanas depués Stalin recuperó totalmente el dominio de sí mismo.

Isaac Duetscher. Stalin.

CRONOLOGÍA:

1879 Nace el 21 de diciembre, en Gori (Georgia).

1899 Ingresa en el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso. Expulsado del seminario ortodoxo de Tbilisi.

1902 Detenido por agitador revolucionario, es exiliado poco después a Siberia, de donde escapa en 1904.

1912 Lenin le nombra miembro del Comité Central del partido.

1913 Deportado, de nuevo, a Siberia.

1917 Tras el inicio de la revolución en febrero, regresa a San Petersburgo. Participa en el triunfo de la Revolución de Octubre.

1919 Designado comisario del pueblo para el Control del Estado.

1922 Se convierte en secretario general del Partido Comunista.

1924 Fallece Lenin. Inicia su ascenso al liderazgo absoluto en la Unión Soviética.

1928 Estable el primero de los planes quinquenales que sustituirán a la Nueva Política Económica de Lenin.

1929 Comienza el programa de colectivización acelerada.

1934 Se incrementa la aplicación de la política de eliminación física de sus adversarios políticos: las famosas, cruentas y numerosas purgas estalinistas.

1939 Firma del Pacto Germano-soviético. Comienza la II Guerra Mundial.

1941 Las tropas alemanas invaden la Unión Soviética.

1942-1943 Los soviéticos detienen el avance alemán al vencer en la denominada batalla de Stalingrado. Participa en la Conferencia de Teherán.

1945 Obtiene de los aliados vencedores el reconocimiento de una esfera de influencia soviética en la Europa del Este, tras asistir a las conferencias de Yalta y Potsdam.

1953 Fallece el 5 de marzo, en Moscú.

Fuente Consultadas:
Civilizaciones de Occidentes Volumen B Jackson J. Spielvogel
Atlas de la Historia del Mundo
Hicieron La Historia Volumen 2 Larousse

Sintesis de la Segunda Guerra Mundial

SÍNTESIS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL (1939-1945)

Segunda Guerra Mundial: En 1935, Hitler anuló las restricciones impuestas por los aliados y reanudó el rearme de Alemania. Lo hizo dirigido por un grupo de hábiles estrategos, creadores de una nueva forma de guerra: la blitzkrieg (guerra relámpago). Consistía en la ruptura del frente de combate en un punto, seguida por un avance fulminante.

El éxito del ataque —precedido por bombardeos en picada de gran precisión— se debía al empleo masivo de tanques. La artillería autopropulsada y la infantería, compuesta en parte por motociclistas, progresaban con gran rapidez, sostenidas por tropas aerotransportadas a puntos clave de la retaguardia del enemigo.

Confiado en esta superioridad, Hitler emprendió una política cada vez más audaz, aprovechando el temor de las naciones occidentales frente al comunismo, y favorecido por sus divergencias y dificultades internas y por el franco apoyo de Mussolini, con quien formó el llamado «Eje Roma-Berlín».

En 1938 anexó Austria y reclamó la inmediata entrega de los Súdeles, poblaciones checoslovacas de raza germánica. En la entrevista de Munich, el 29 de septiembre de 1938, el ministro inglés, Neville Chamberlain, y el francés, Eduardo Daladier, consintieron la cesión.

Poco después, los nazis ocuparon el resto de Checoslovaquia. El Tratado de Versalles creó en 1919, la ciudad libre de Danzig, separándola de Alemania. Poco después Polonia obtuvo una salida al mar Báltico a través del llamado «corredor polaco», que aisló del territorio germano la Prusia Oriental.

En 1939, Hitler exigió la reincorporación de ambos. Chamberlain se trasladó otra vez a Munich, en procura de un arreglo, sin éxito.

bomba hiroshima

Fin de la guerra mundial, con la bomba en Hiroshima

Hitler firmó en noviembre un «pacto de neutralidad» con el dictador ruso Stalin, que en la práctica lo autorizaba a proceder con «mano libre» en Polonia. Seguros de que tampoco esta vez Francia e Inglaterra se moverían, los nazis cruzaron la frontera polaca el 1° de septiembre de 1939.

Gran Bretaña y Francia, garantes de la independencia de ese país, se vieron obligados a declarar la guerra Polonia fue conquistada en pocassemanas, hasta una línea divisoria acordada con Rusia, que ocupo la otra parte.

Los rusos también se anexaron los estados bálticos: Estonia, Letonia y Lituania y rectificaron en su favor la frontera con Finlandia, al cabo de una breve guerra.

Inglaterra y Francia no estaban convenientemente preparadas para oponerse. Francia confiaba en su defensa y había invertido la mayor parte de su presupuesto militar en la construcción de la línea Maginot, cadena de fortificaciones en su frontera con Alemania.

En la primavera de 1940, los germanos ocuparon sin resistencia Dinamarca y Noruega. Luego invadieron Holanda y Bélgica, repitiendo !a maniobra de flanqueo de las fortificaciones francesas realizada en 1914.

La invasión de Bélgica originó un avance franco-inglés para contenerla, pero no lo consiguió. La blitzkrieg abrió  una amplia brecha encerrando a una parte de sus adversarios en el puerto de Dunkerke.

Desde allí la mayoría pudo embarcarse a Inglaterra, aunque con grandes pérdidas. Simultáneamente, las tropas alemanas entraban en Francia y ocupaban París, el 14 de junio.

Tres días después el mariscal Petain firmaba el armisticio. Francia quedó dividida en dos partes: la del norte y del oeste ocupada por los invasores, y la otra, con capital enVichy, bajo el gobierno de Petain, que fue sujeta a un severo control nazi.

Muchos franceses resistieron el dominio alemán en ambas zonas, alentados desde Inglaterra por el general Charles De Gaulle.

Italia, hasta entonces neutral, entró en la guerra junto a Alemania en junio de 1940 y ocupó algunas porciones fronterizas de Francia; atacó también a Grecia, con poca suerte. Intervino entonces el ejército alemán, que ocupó Rumania, Yugoslavia, Bulgaria y derrotó a los griegos.

Los nazis planearon la invasión de Gran Bretaña,\entonces su único oponente. La precedieron con intensos e ininterrumpidos bombardeos aéreos, que se prolongaron desde agosto de 1940 a junio de 1,941, cuando la aviación inglesa logró contenerlos, después de casi un año de lucha.

El pueblo inglés, que había atravesado esta dura prueba bajo la guía de su primer ministro Winston Churchill, demostró un valor y una disciplina extraordinarios.

Recibió importante ayuda militar de los Estados Unidos. La conversión de las industrias de este país, de la producción comercial a la bélica, se hizo con sorprendente celeridad. Gran cantidad de aviones y tanques partieron directamente de las líneas de montaje al lugar de la lucha.

Un nuevo proceso de construcción naval, puesto en práctica por el industrial Henry Kaiser, permitió la construcción acelerada de los barcos (modelo llamado Liberty) necesarios para el continuo cruce del Atlántico.

Alemania estaba preparada para cortar esa vital ruta. Contaba para ello con una importante flota de submarinos y acorazados rápidos. Los navíos mercantes efectuaron la travesía en grupos (convoyes) con fuerte protección. A pesar de las pérdidas, cumplieron su objetivo.

Los nazis explotaron al máximo los recursos de los territorios ocupados, en apoyo de su esfuerzo bélico.En los países agredidos se constituyeron movimientos clandestinos de resistencia, dedicados al espionaje y al hostigamiento.

A fines de 1940, tropas italianas acantonadas en su colonia de Libia, invadieron el protectorado inglés de Egipto para cortar el canal de Suez, vital ruta de abastecimiento de combustibles para los aliados, pero fueron rechazados. A principios de 1941, Alemania necesitó comprometer tropas en este frente: el Afrika Korps, al mando del general Rommel, sostuvo una guerra de vehículos blindados en el desierto, enfrentando a los ejércitos del mariscal inglés Montgomery.

Tras varias campañas con éxitos de ambas partes, y con la intervención de los norteamericanos, entrados francamente en guerra, los ingleses alcanzaron en El Alamein (octubre de 1942) una victoria decisiva. En noviembre, una expedición norteamericana desembarcó en Marruecos y Argelia, y avanzó hacia Túnez. Encerrados allí los italo-alemanes debieron rendirse.

Dejando sin efecto su pacto con Rusia, Hitler la invadió el 22 de Junió de 1941. La blitzkrieg llevó rápidamente sus tropas a las puertas de Moscú y de Leningrado, donde obtuvieron importantes victorias en las batallas deSmolensk y Minsk. Su propósito era quebrar la defensa antes de la llegada del crudo invierno soviético. Entonces se agravaría el problema de la desmesurada extensión de sus líneas de abastecimiento (superior a los 1 300 kilómetros), causa que precipitó la derrota de Napoleón en 1812.

Con ese fin los rusos, en su retirada destruían cuanto pudiera ser utilizado por los invasores (táctica de tierra arrasada). La denodada resistencia rusa contuvo el avance alemán, cuyas tropas sufrieron un gran desgaste durante el invierno. Los aliados enviaron importantes cantidades de armas, municiones y vehículos en convoyes que, desafiando a los submarinos, las transportaron a lo largo de la costa de Noruega, hasta puertos rusos en el mar Ártico.

En 1942 los alemanes concentraron su ofensiva en el sudeste, procurando conservar la región petrolera rusa, pero sufrieron un aplastante derrota en la batalla de Stalingrado.

La magnitud del conflicto se hizo gigantesca con el ataque sorpresivo de la aviación japonesa a la escuadra norteamericana anclada en Pearl Harbour (base naval de las islas Hawaii), dejándola prácticamente destruida (7 de diciembre de 1941). Un ataque similar realizado pocos días después en el golfo de Siam dio cuenta de la flota británica en el Pacífico.

Asegurado el dominio del mar, las tropas japonesas ocuparon Filipinas, Birmania, Indonesia, Nueva Guinea, los importantes puertos de Singapur y Hong Kong y se aprestaron a la invasión de Australia.

Ante la imposibilidad de reparar en breve plazo los grandes acorazados cuyos cañones de largo alcance eran tradicionalmente la base del poder ofensivo, los norteamericanos idearon un nuevo tipo de guerra naval, basado en el uso de portaaviones (muchos de ellos barcos mercantes adaptados). De esta forma pudieron atacar a la flota japonesa desde posiciones fuera del alcance de tiro de la misma.

Obtuvieron así grandes victorias en las batallas navales de Midway, Mar del Coral y Leyte, reconquistando el dominio del mar y estableciendo el del aire. La estrategia norteamericana se basó entonces en la conquista de un rosario de islas que los llevaría directamente a las costas japonesas. En cada una encontraron enconada resistencia. Las fuerzas, al mando del general Douglas Mac Arthur, ocuparon así, las islas de Guadalcanal, Guam, Iwo Shima y Okinawa, entre otras (1943 a 1945).

Los japoneses sufrieron el ataque de los británicos que reconquistaron Birmania en 1944, y se replegaron en China ante la ofensiva del generalísimo Chang-Kai-Shek; los norteamericanos los desalojaron de Nueva Guinea y Filipinas.

En África, luego de reconquistar Túnez, las fuerzas aliada ocuparon Sicilia, en julio de 1943; luego desembarcaron al sur de Nápoles. Producida la renuncia de Mussolíni, Italia se retiró de la guerra y fue inmediatamente ocupada por los alemanes. Siguió una lucha,’tenaz a lo largo de la Península, a /medida que los aliados avanzaban hacia el norte.

El 6 de junio de 1944 un poderoso ejército norteamericano estacionado en Inglaterra, unido a otras fuerzas aliadas, desembarcó en la costa francesa de Normandía. Fue la operación de ese tipo más grande de la Historia, en la que operaron más de dos millones de hombres y enormes cantidades de equipos pesados, artillería y tanques, movilizados por buques de desembarco especialmente diseñados y puertos flotantes remolcados desde Inglaterra. Esta operación, fue planeada y dirigida por el general Dwight Eisenhower.

Capturado el puerto de Cherburgo, los aliados entraron en París el 25 de agosto. El general Charles De Gaulleasumió el gobierno de la Francia liberada, mientras el avance seguía hacia Bélgica y Holanda. El’15 de agosto, más fuerzas francesas y norteamericanas desembarcaron en el sur de Francia y progresaron a lo largo del valle del Ródano.

En 1943, los rusos tomaron entonces la iniciativa y la mantuvieron hasta el fin de la campaña. Su sostenido avance los llevó finalmente hasta la ciudad de Berlín. Sus ejércitos llegaron a superar diez millones de combatientes.

A partir de 1943, la aviación aliada emprendió continuados bombardeos de «saturación» contra puntos estratégicos y centros industriales. Miles de toneladas de bombas arrasaron ciudades enteras; vencidos en todos los frentes, los alemanes retrocedieron hasta sus propias fronteras.

Calculaban resistir el tiempo suficiente para utilizar una nueva arma: los proyectiles guiados (llamados bombas voladoras V1 y V2), capaces de cambiar el curso de la guerra, porque eran dirigidas matemáticamente a blancos fijados. Londres fue intensamente bombardeada. A fines de 1944, y con el objeto de retardar el avance aliado, los alemanes lanzaron, desde la región de las Ardennes (Luxemburgo y noreste de Francia) una importante contraofensiva, pero fueron rechazados.

Los aliados avanzaron entonces en tres columnas: inglesa al norte, norteamericana en el centro y francesa al sur, penetrando en Alemania. Los soviéticos, por su parte, anticiparon el ataque a Berlín y la ocuparon el 2 de mayo de 1945. Ese día, Hitler, encerrado en un «bunker» (recinto fuertemente fortificado) se suicidó para esquivar la humillación de su inminente captura; a esto sucedió la rendición incondicional germana, el 7 de mayo.


En el Pacífico, la guerra duró cuatro meses más. Los aliados comunicaron al Japón poseer una «bomba atómica» de aterrador poder, intimándole la rendición. Ante una desdeñosa negativa, el presidente norteamericano HarryTruman, que sucedió a Roosevelt por el fallecimiento de éste, dio la orden. Una bomba fue lanzada el 6 de agosto sobre la populosa ciudad de Hiroshima, dejándola totalmente destruida; tres días después, cayó otra sobre el importante puerto de Nagasaki. El 14 de agosto, Japón aceptó una paz «sin condiciones».

Las conferencias de Yalta y Postdam, celebradas por los máximos dirigentes aliados (Roosevelt, Churchill y Stalin), decidieron la suerte de los vencidos. Tanto Alemania como Austria y la ciudad de Berlín quedaron divididas cada una en cuatro zonas de ocupación a cargo de la Unión Soviética, los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, respectivamente.

Austria logró más tarde su indo pendencia. Alemania fue dividida en la República Federal Alemana (al oeste) y la República Democrática Alemana (comunista, al este). Prusia oriental fue separada del Reich y repartida entre Rusia al norte y Polonia al sur, con el importante puerto de Danzig.

Francia recuperó Alsacia y Lorena; Italia debió ceder Trieste y la zona circundante del litoral Adriático a Yugoslavia, y a Grecia las islas del Dodecaneso.

Rusia anexó las naciones bálticas: Estonia, Letonia y Lituania y territorios de Polonia, Hungría y Finlandia.
Japón fue despojado de sus posesiones de ultramar, entregó a Rusia la parte sur de la isla de Shakalin y las islas Kuriles y cesó en sus pretensiones de ocupar la importante isla de Formosa, que había conquistado.

Unidad 731 en Japon Experimentos Humanos Guerra Mundial Shiro Ishii

Unidad 731 en JapÓn Experimentos Con Humanos
En La Guerra Mundial – Shiro Ishii

UNIDAD 731, JAPÓN – Shiro Ishii se graduó en la Universidad de Kioto en 1920, tras lo cual se enroló en el ejército. En 1924 regresó a la Universidad de Kioto para cursar estudios especializados, contrayendo matrimonio con la hija de Torasaburo Akira, rector de la Universidad. Obtuvo el doctorado en 1927. Un año después fue enviado a Europa como agregado militar, viajando también en diversas ocasiones a Estados Unidos, familiarizándose con las investigaciones biológicas que se llevaban a cabo en los países occidentales.

A su regreso a Japón se consagró a promover entre sus superiores la necesidad de la investigación y fabricación de armas biológicas. Creía firmemente que la guerra moderna solo podía ser ganada a través del uso de la ciencia y su capacidad para producir armas de destrucción masiva. Algo que, paradójicamente para él, vendría a ser demostrado algunos años después en Hiroshima y Nagasaki.

Un hecho fortuito contribuyó decisivamente en que fueran escuchadas finalmente las teorías de Ishii. Tras su regreso de Europa se desató una epidemia de meningitis en Shikoku. Ishii diseñó un filtro de agua especial que ayudó decisivamente a frenar la expansión de la enfermedad. Este éxito hizo que su capacidad como bacteriólogo comenzara a ser reconocida, sobre todo en el ejército, donde supo aprovechar los réditos de su actuación en Shikoku para que fueran escuchadas sus teorías sobre armamento biológico.

Shiro Se doctoró en 1927. Viajó a Europa y en varias ocasiones a América durante dos años, familiarizándose con las investigaciones biológicas de los países Occidentales. A su regreso a Japón se consagró a promover, investigar y fabricar armas biológicas. Su teoría se basaba en que la guerra moderna sólo podría ser ganada con el uso de la ciencia y su capacidad para producir armas de destrucción masiva.  Un hecho fortuito ayudó a implantar las teorías de Ishii: tras su regreso de Europa, un tipo de meningitis hizo su aparición en Shikoku. Ishii diseñó un filtro de agua especial que ayudó a parar la expansión de la enfermedad.  Su capacidad como bacteriólogo comenzó a ser famosa, sobre todo en el ejército, donde presentó la epidemia como una muestra del resultado que podían dar sus armas científicas.

Las armas biológicas industriales resultaban una solución ideal para un país como Japón cuyos recursos naturales son sumamente escasos. En plena carrera armamentística y con una campaña de expansión imperial a la vista, poco importaba la evidente falta de moralidad del proyecto. Ishii se hizo rápidamente con un nutrido grupo de poderosos patrocinadores: el coronel Tetsuzan Nagata, jefe de asuntos militares; el coronel Yoriniichi Suzuki, jefe de la sección táctica del Estado Mayor del Ejército Imperial; el coronel Ryuiji Kajitsuka, jefe del buró médico del ejército, y el coronel Chikahiko Koizumi, cirujano jefe del ejército. El espaldarazo definitivo vino de la mano de Sadao Araki, ministro del ejército y líder de la facción fundamentalista del ejército conocida como «proceder imperial».

La unidad 731: Tras la invasión de Manchuria por parte de Japón, el 18 de septiembre de 1931, Ishii fue destinado a la remota zona de Pingfan, donde fue puesto al mando de la denominada eufemísticamente Unidad Antiepidémica de Suministro de Agua 731, que en realidad no era sino un destacamento de investigación sobre guerra biológica. A finales de 1932 Jshii fue promovido a coronel y recibió un presupuesto de 200.000 yenes. Se estableció una segunda unidad de este tipo al mando de Yujiro Wakamatsu, que tenía su sede en Mengchiatun, cerca de Changchun, bajo el nombre de Sección de Prevención de la Enfermedad Veterinaria del Ejército de Kuantung. En junio de 1938 la base de Pingfang ocupaba un área de 32 kilómetros cuadrados y tenía empleadas a 3.000 personas entre científicos y técnicos.

Pronto la unidad cosechó sus primeros éxitos. En agosto de 1937 el Ejército japonés usó gas venenoso contra las tropas chinas. Antes de la Segunda Guerra Mundial, Japón usó al menos en cinco ocasiones, productos de guerra bacteriológica contra China: el 4 de octubre de 1940 un avión dejó caer bacterias en Chuhsien causando la muerte de 21 personas; el 29 del mismo mes otro avión lanzaba bacterias sobre Ningpo, matando a 99 personas; el 28 de noviembre del mismo año, aviones japoneses llevaron a cabo un ataque biológico sin víctimas sobre Chinhua; en enero 1941 Japón inició sendas epidemias en Suiyuan y Shansi.

En principio, los estadounidenses no tomaron demasiado en serio el programa de armamento biológico japonés. Antes de Pearl Harbor se consideraba que Japón estaba demasiado lejos y no podría lanzar un ataque masivo contra el continente americano. Además, los científicos norteamericanos tendían a mantener una actitud de superioridad respecto a sus colegas nipones. Informes de la época afirman que los japoneses serían incapaces de desarrollar armas biológicas sin la ayuda de «científicos blancos».

Los métodos de la unidad 731 constituyen un crimen de guerra que, en muchos casos, supera con amplitud las mayores atrocidades de los campos de exterminio nazis. Allí se experimentaba con seres humanos, coreanos, chinos y rusos primero y, una vez comenzada la Segunda Guerra Mundial, estadounidenses, británicos y australianos. A su llegada, los
internos de este campamento de los horrores recibían un completo examen médico tras el cual, en función de los experimentos para los que estuvieran destinados, se les rociaba con sustancias desconocidas, se les inyectaban diversos sueros o sufrían exámenes más detallados que incluían la introducción de sondas por todos los orificios de su cuerpo.

Crueldad inhumana: Entre los prisioneros japoneses capturados por los marines norteamericanos en el Pacífico Sur había algunos médicos que habían pasado por la unidad 731. Al ser interrogados revelaron que el programa de armamento biológico japonés se encontraba mucho más avanzado de lo que habían sospechado y, por primera vez, los norteamericanos supieron de la existencia de Shiro Ishii. De pronto, los responsables de la defensa estadounidense se sintieron mucho menos inclinados a tomarse a broma los experimentos nipones.

Mientras, en la siniestra sede de la unidad 731, los prisioneros morían en gran número presa de enfermedades desconocidas. Los cadáveres de los fallecidos eran diseccionados puntualmente por el equipo de Ishii, que esperaba ansioso nuevas remesas de prisioneros.

Estas prácticas constituían el pan nuestro de cada día en la unidad 731, un imperio de terror y enfermedad regido por Ishii con mano de hierro. A su cargo no solo estaban las macabras investigaciones con prisioneros como conejillos de indias, sino también la producción de cantidades ingentes de gérmenes y toxinas, más de ocho toneladas al mes en su época de mayor esplendor. Ishii se encontraba especialmente orgulloso de su granja de pulgas infectadas con la peste bubónica, algunas de las cuales fueron soltadas en varias ciudades chinas iniciando epidemias.

Los prisioneros que tuvieron la desgracia de caer en las garras del equipo de Ishii fueron inoculados con enfermedades como tuberculosis, meningitis, botulismo, ántrax, tétano, peste bubónica y otras aún más exóticas. Muchos de ellos eran obligados en la fase más aguda de su infección a correr sin parar alrededor del campamento hasta que caían muertos a los pies de los científicos que anotaban eficientemente en sus cuadernos la distancia que habían sido capaces de recorrer. Otros eran dejados desnudos a temperaturas de cuarenta grados bajo cero para comprobar el comportamiento del virus en climas fríos. No pocos fueron atados a las mesas de operaciones y diseccionados vivos y sin anestesia.

La atroz cantidad y «calidad» de los crímenes cometidos por la unidad de Ishii les auguraban un trato sumamente severo al finalizar la contienda. Sin embargo, el general Douglas MacArthur pareció no sentirse especialmente conmovido por la horrorosa suerte corrida por muchos de sus hombres y encaró el asunto de un modo que, cuando menos, resulta sorprendente. Y es que MacArthur no veía por qué los Estados Unidos no debían aprovechar los descubrimientos derivados de los trabajos de Ishii.

Experimentos realizados por la unidad 731:

* Disección de personas vivas para experimentos de laboratorio y en ocasiones asesinados simplemente para documentar la muerte. El número de personas utilizado para este fin iba de las 400 a las 600 cada año.

* A partir de la segunda mitad de 1940, las tropas agresoras japonesas empezaron el uso a gran escala de armas bacteriológicas, y desencadenaron todo tipo de enfermedades infecciosas como el cólera, el tifus, la pestilencia, ántrax, difteria y bacteria de la disentería.

* Congelaban a los prisioneros y los sometían a técnicas de deshidratación severas y documentaban la agonía.

* Los exponían a bombas para aprender a curar a los heridos japoneses. Bombardearon poblados y ciudades chinas con pulgas infectadas y dieron a los niños golosinas con ántrax. Después entraban para comprobar los daños a la población y se llevaban enfermos todavía vivos para abrirlos y perfeccionar el arma.

* Contaminaron las fuentes de agua.

* Algunos de los experimentos llevados a cabo allí incluían inyectar a los sujetos con bacteria causantes de la peste bubónica producidas en moscas infectadas, para luego registrar la evolución de la enfermedad e incluso disecarlos en estado consciente.

* Los japoneses no dejaron nada sin probar: hongos, fiebre amarilla, tularemia, hepatitis, gangrena gaseosa, tétano, cólera, disentería, fiebre escarlata, ántrax, muermo, encefalitis de las garrapatas, fiebre hemorrágica, difteria, neumonía, meningitis cerebroespinal, enfermedades venéreas, peste bubónica, tifus, tuberculosis y otras endémicas de China y Manchuria. Realizaron pruebas con cianuro, arsénico, heroína, con veneno de serpientes y de pez erizo. En este programa murieron más de 10.000 personas.

* Algunos murieron como consecuencia de las investigaciones. Otros fueron ejecutados cuando quedaron tan débiles que no podían continuar en la Unidad 731 y en otros tantos puntos se hicieron tests con insectos, y todo tipo de gérmenes. Se probaba la resistencia humana al botulismo, ántrax, brucelosis, cólera, disentería, fiebre hemorrágica, sífilis y también la resistencia a los rayos X.

Fuente Consultada:
Top Secret Lo que los Gobiernos Ocultan  –  Iker Jiménez
http://sgm.casposidad.com/
http://www.avizora.com

Experimentos médicos con soldados en campos japoneses con Humanos

Experimentos médicos con soldados en campos japoneses

SHIRO ISHII , el ángel de la muerte de japonés

Experimentos médicos con soldados en campos japoneses Shior IshiiFinalizada la segunda guerra mundial, en septiembre de 1945, el coronel Sanders descubrió la Unidad 731 y observo que estaba envuelta en horrorosos experimentos con humanos. Dicha unidad era dirigida por el Dr. Shiro Ishii y había sido creada para la investigación bacteriológica, pero también para crear armas biológicas para aplicar en la guerra.

Se la estableció al norte de Manchuria, en donde el ejército de Kuantung podía mantener un suministro ilimitado de prisioneros chinos para realizar toda clase de experimentos humanos.

Shiro Ishhi pudo negociar su indulto y ocultamiento, a cambio de sus servicios como científico.

• Disección de personas vivas para experimentos de laboratorio y en ocasiones asesinados simplemente para documentar la muerte. El número de personas utilizado para este fin iba de las 400 a las 600 cada año.

• A partir de la segunda mitad de 1940, las tropas agresoras japonesas empezaron el uso a gran escala de armas bacteriológicas, y desencadenaron todo tipo de enfermedades infecciosas como el cólera, el tifus, la pestilencia, ántrax, difteria y bacteria de la disentería.

• Congelaban a los prisioneros y los sometían a técnicas de deshidratación severas y documentaban la agonía.

• Los exponían a bombas para aprender a curar a los heridos japoneses. Bombardearon poblados y ciudades chinas con pulgas infectadas y dieron a los niños golosinas con ántrax. Después entraban para comprobar los daños a la población y se llevaban enfermos todavía vivos para abrirlos y perfeccionar el arma.

• Contaminaron las fuentes de agua.

• Algunos de los experimentos llevados a cabo allí incluían inyectar a los sujetos con bacteria causantes de la peste bubónica producidas en moscas infectadas, para luego registrar la evolución de la enfermedad e incluso disecarlos en estado consciente.

• Los japoneses no dejaron nada sin probar: hongos, fiebre amarilla, tularemia, hepatitis, gangrena gaseosa, tétano, cólera, disentería, fiebre escarlata, ántrax, muermo, encefalitis de las garrapatas, fiebre hemorrágica, difteria, neumonía, meningitis cerebroespinal, enfermedades venéreas, peste bubónica, tifus, tuberculosis y otras endémicas de China y Manchuria. Realizaron pruebas con cianuro, arsénico, heroína, con veneno de serpientes y de pez erizo. En este programa murieron más de 10.000 personas.

• Algunos murieron como consecuencia de las investigaciones. Otros fueron ejecutados cuando quedaron tan débiles que no podían continuar en la Unidad 731 y en otros tantos puntos se hicieron tests con insectos, y todo tipo de gérmenes. Se probaba la resistencia humana al botulismo, ántrax, brucelosis, cólera, disentería, fiebre hemorrágica, sífilis y también la resistencia a los rayos X.

Ver en este sitio: Shiro Ishii, El Ángel de la Muerte Japonés

Masacre en Ucrania Stalin Lideres Tiranos de la Historia Elercito Rojo

SLOBODAN MILOSEVIC, EL CARNICERO DE LOS BALCANES

Slobodan Milosevic nació en 1941 en Pozarevac, la República de Serbia. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Belgrado en 1964. Estaba casado y tuvo dos hijos, uno llamado Marko y Marija su hija. Su esposa, Dr. Mirjana Markovic era una catedrática de la Universidad de Belgrado.

Milosevic, ser cruel

Comenzó su carrera de exitosos negocios  como asesor económico del alcalde de Belgrado. La mayor parte de su vida profesional ha trabajado en los sectores económico y bancario. Durante varios años estuvo al frente de la conocida empresa yugoslava «Tehnogas» como su Gerente General, después de lo cual se convirtió en Presidente del «Beogradska Banka», el banco más grande de Serbia y Yugoslavia.

En el marco de su actividad política profesional, que llegó a ser activa en 1983, ocupó los cargos políticos más importantes, tanto en Belgrado y Serbia. Fue elegido Presidente de la Presidencia de Serbia, por primera vez en 1989.

En diciembre de 1990 la mayoría de los ciudadanos de Serbia, expresaron directamente su voluntad, y lo eligieron primer Presidente de la República.

En las elecciones presidenciales multipartidistas realizadas en Serbia en diciembre de 1992, Slobodan Milosevic, obtuvo una victoria arrolladora y la mayoría de los votos electorales de los ciudadanos de la República de Serbia, fue elegido Presidente de la República.

Fue elegido Presidente de la República Federativa de Yugoslavia el 23 de julio de 1997 y permaneció en el cargo hasta 05 de octubre 2000. Mientras que en la oficina del presidente Milosevic se dedicó a la solución pacífica del problema de Kosovo.

Sus esfuerzos fueron socavados deliberadamente por la OTAN, que los terroristas no sólo armados del ELK y Al-Qaeda que operan en Kosovo, pero también puso en marcha una campaña de bombardeo ilegal causando una catástrofe humanitaria de grandes proporciones en 1999.

Tenía una gran personalidad de liderazgo en la República de Serbia, cuyo nombre se asocia con la creación de su unidad constitucional-legal y el estado más importante y los intereses nacionales de Yugoslavia y sus ciudadanos.

El 1 de abril de 2001 Presidente Milosevic fue arrestado y encarcelado por el Gobierno de Serbia de la llamada «Oposición Democrática de Serbia», sin cargos formales fueron presentadas en su contra.

El 28 de junio de 2001, Día de San Vito, el día más sagrado en el calendario Ortodoxa Serbia, el Gobierno de la República de Serbia, en una exhibición humillante de traición a la patria, secuestrado ilegalmente el Presidente Milosevic y lo entregó al Tribunal de La Haya.

Ver en este sitio: El Carnicero de las Balcanes

Dictador de Camboya Pol Pot Genocida Camboyano Gente Mala

Dictador de Camboya Pol Pot Genocida Camboyano

POL POT, EL GENOCIDA DE CAMBOYA

Pol Pot se llamaba en realidad Saloth Sar y había nacido el 19 de mayo de 1928 en la localidad camboyana de Prek Sbauv, en el seno de una familia de campesinos acomodados.

En 1946, ingresó en el ilegal Partido Comunista Indochino y más tarde realizó estudios en París, donde continuó con sus actividades políticas. Trabajó posteriormente como maestro en Phnom Penh. En 1960, participó en la fundación del Partido Popular RevolucionarioJemer (o Partido Comunista Jemer), del cual fue nombrado secretario general dos años después. En 1963, se desplazó a la selva camboyana, donde organizó el grupo guerrillero denominado Jemer Rojo.

Pol Pot dirigió la evacuación de las ciudades camboyanas, obligando prácticamente a toda la población del país a trabajar como campesinos. Los habitantes de las aldeas y ciudades fueron engañados , simulando un ataque aéreo de los EE.UU. y así fueron desplazados millones de camboyanos al campo o al medio de la selva.

Loa medios de comunicación como el teléfono, la TV, y radios fueron desmantelados, y la violencia se extendió a todo aquel que hablase en un idioma extranjero, que supiera leer o escribir, o que tenga las manos suaves propio de un intelectual.

Una escuela se transformó en la famosa prisión S21, donde pasaron mas de 20.000 camboyanos, 4000 dejaron sus relatos escritos y solo 6 se salvaron. Asesinaron a maestros, estudiantes, sacerdotes, profesionales , ancianos, enfermos y hasta los que llevaban gafas.

Se calcula que, durante los siguientes tres años, murieron entre 2 y 4 millones de personas, por ejecuciones, enfermedades, hambre y agotamiento, debido a los trabajos forzados.

En Camboya tuvo lugar el experimento de ingeniería social más atrevido y radical de todos los tiempos. Fue el comunismo llevado a su consecuencia lógica, a su mayor extremo. Pol Pot partía de una utopía, que resultó sanguinaria, inspirada en el Gran Salto adelante con que Mao Zedong trató de movilizar a la sociedad china, que debía crear un nuevo Estado de campesinos revolucionarios.

El dinero desapareció y la colectivización integral se llevó a cabo en sólo dos meses. El gobierno del Angkar duró tres años y ocho meses y sembró de cadáveres el país: alrededor de dos millones de muertos para una población total de ocho millones.

«Basta un millón de buenos revolucionarios para el país que nosotros construimos», se rezaba en las reuniones de los jemeres rojos. El destino de los demás era evidente. La muerte cotidiana era lo frecuente; curiosamente los casos considerados graves eran los que iban a prisión, donde se obligaba con tortura a la delación y, finalmente, se ejecutaba a los presos.

Un detenido por el crimen de hablar inglés cuenta como fue encadenado con unos grilletes que cortaban la piel y torturado durante meses. El desmayo era su único alivio. Todas las noches los guardias se llevaban a varios prisioneros a los que nunca volvían a ver. Él pudo sobrevivir gracias a las fábulas de Esopo y cuentos jemeres tradicionales que contaba a los adolescentes y niños que eran sus guardianes.
.
La familia era considerada una forma de resistencia natural al poder absoluto del Partido, que debía llevar al individuo a una dependencia total del Estado. Por tanto, las familias eran separadas y la autoridad paterna castigada: la educación era responsabilidad exclusiva del Angkar.

Pol Pot vivió varios años en la selva, junto a su grupo terrorista, los cuales decidieron capturar a su líder por el asesinato de varios de sus colaboradores. En abril de 1998 iba a ser juzgado por el gobierno de EE.UU., pero el 15 de ese mismo mes éste falleció en la choza donde cumplía arresto domiciliario, situada a escasos kilómetros de la frontera camboyana con Tailandia.

Experimentos en los Campos de Concentracion Medicos Salvajes

Experimentos en los Campos de Concentración NAZI
Medicos Salvajes de la Historia

ADOLF HITLER: EL MAS CRUEL DE TODOS

Tiranos Salvajes de la Historia Lideres Politicos Enfermos de Poder

El antisemitismo no era un fenómeno exclusivamente alemán, ideado por Hitler. La idea de la superioridad racial ya había sido defendida por los ingleses para justificar la dominación de pueblos africanos y asiáticos. Sin embargo, el odio racista nunca antes se había llevado a la práctica de manera tan sistemática y brutal.

El exterminio del pueblo judío fue planeado por estado hitleriano. La eliminación de los judíos era parte de la ideología nacionalsocialista y se sustentaba en el supuesto de que entre los hombres existen razas superiores inferiores.

La persecución de los judíos pasó por una serie de fases: en 1933 se inició una campaña de boicot contra los negocios judíos, en 1935 se promulgaron las Leyes de Nuremberg, por las cuales fueron excluidos de la ciudadanía alemana, y en 1938 se obligó a los judíos a llevar un distintivo mientras se hacían más frecuentes los «progroms».

En uno de los peores momentos de Alemania, por allá en 1933, cuando había casi 6.000.000 de desocupados Hitler llegó al poder, siendo nombrado canciller del Reich. Entre sus primeras medidas, luego de abolir el parlamento, promulga las llamadas «Leyes de Nuremberg», para la protección de sangre y el honor alemán. De esta manera los judíos alemanes pasaron a ser ciudadanos de segunda, y como tal fueron perseguidos para deportarlos luego a los campos de concentración.

En 1942, en la Conferencia de Wannsee, se decretó la Solución Final Judía, comenzando el exterminio organizado y sistematizado de todos los judíos que se hallasen en los territorios ocupados, cuyo numero se estimaba en 11.000.000.

Heinrich Himmler, fue el encargado por el Führer de llevar a cabo dicha Solución Final, y las matanzas en masa comenzaron en el campo Belzec y Auschwitz, y para la ejecución del proyecto se usaron cámaras de gas (Zyklon B) y enormes hornos crematorios.

Los «elegidos» llegaban por tren, viajando varios días desde lejanos territorios, confinados de a cientos en vagones, donde apenas podían moverse, y un parte llegaban muertos por el calor, el estrés o la angustia. Ni bien descendían, eran clasificados según su genero, edad y estado de salud. Los más débiles, ancianos , niños y mujeres eran engañados y conducidos a las cámaras de gas, previo despojo de sus ropas, alianzas y hasta sus cabellos. Los restantes eran usados para trabajos forzados durante varias horas al día y con una ración mínima (calculada) de comida para que sobrevivan pocos meses.

En el hospital de Barraca (Edificio 10) de Auschwitz, los médicos dirigidos porJosef Mengele, llevaron a cabo todo tipo de siniestros y crueles experimentos médicos.

Por ejemplo en  Dachau, los médicos de la Fuerza Aérea alemana y de la Institución experimental alemana para la aviación realizaron experimentos sobre altitudes elevadas, utilizando cámaras de baja presión, para determinar la altitud máxima desde la cual la tripulación de un avión dañado podría lanzarse en paracaídas con seguridad.

Los científicos realizaron experimentos sobre la congelación en los que utilizaban a los prisioneros para encontrar un tratamiento efectivo contra la hipotermia. También utilizaban a los prisioneros para probar varios métodos de potabilización del agua de mar.

Otros experimentos estaba dirigida al desarrollo y comprobación de productos farmacéuticos y de métodos de tratamiento para las lesiones y enfermedades a las que el personal militar alemán y el personal de ocupación estaban expuestos en los campos.

En el campo de Ravensbrueck se realizaron experimentos con injertos óseos y experimentos para probar la eficacia de las drogas sulfa de nuevo desarrollo (sulfanilamida).

Los más infames  experimentos eran los de Josef Mengele en Auschwitz. Mengele llevó a cabo experimentos médicos con gemelos. También dirigió experimentos serológicos con romaníes (gitanos),  para determinar cómo las diversas «razas» soportaban las diferentes enfermedades contagiosas.

Ver en este sitio: Adolf Hitler, el mas cruel de todos

Ley Seca en Estados Unidos La Mafia de Chicago Al Capone El Padrino

Ley Seca en Estados Unidos
La Mafia de Chicago

AL CAPONE, EL MAFIOSO MAS GRANDE DE LA HISTORIA: Conocido como Al Capone, su nombre era Alfonso Gabriel Capone. Recordado como un famoso gángster estadounidense de los años 20 y 30. Hombre que vivió al margen de la ley y aprovechando la prohibición de la venta e alcohol en EE.UU. armó un grandioso negocio clandestino que consiguió una fortuna importante. Llegó a ser un autentico rey de las calles de Chicago, durante los años locos.

al capone

All Capone, Rey de las calles de Chicago

Siempre organizando negocio sucios, el FBI trabajó años para encarcelarlo, pero recién en 1931 fue detenido por evadir impuesto, ya que nunca se pudo demostrar su participación en otros hechos delictivos.

A pesar que fue un buen alumno, a los 14 años dejó la escuela, convencido que en la calle iba a aprender mas. Al poco tiempo ya formaba parte de pesadas bandas juveniles y pudo relacionarse con distintos integrantes de la mafia, hasta que conoció a Jonnhy Torrio el mas importante capo de la mafia italiana en New York, quien vió en “caracortada” (había sido tajeado con una navaja en una riña por una chica en un bar), un buen aliado para sus proyectos delictivos.

Torrio confiaba en Al, y lo invitó a trabajar en Chicago, donde comenzó su verdadera carrera criminal y aprovechó el fabuloso negocio de venta ilegal de licores durante la Ley Seca, impuesta por el gobierno de EE.UU.

En 1925 Torrio debió retirarse de la cúpula de la mafia debido a un atentado que pudo sobrevivir, como venganza por la muerte de otro gángster. Al Capone con solo 26 años de edad se convirtió en el hombre mas poderoso Chicago, inclusive sobre el mismo alcalde.

Fue bautizado como el enemigo numero uno, pero nunca hubo prueba fehacientes para incriminarlo por asesinato, corrupción o sabotaje, pero si pudo ser encerrado tras las rejas de la cárcel de Alcatraz por evadir impuestos. Murió en 1947, acompañado de su fiel esposa, estaba enfermo de sífilis.

Ver en este sitio: Vida de Al Capone

PARA SABER MAS…
En 1919, el Congreso de Estados Unidos aprobó lo que se dio en llamar el Acta Volstead, que declaraba ilegal la fabricación, distribución y venta de alcohol. A lo largo de la década de los años veinte y hasta 1933, la ley —más popular en unos estados que en otros— convirtió en criminales a miles de ciudadanos a quienes les gustaba el alcohol.

El prohibicionismo también convirtió al gángster en un criminal respetable, que para muchos era un honesto contrabandista en licores.

Las bandas criminales se habían desarrollado a lo largo del siglo XIX, paralelamente al aumento del número de bares, casas de juego y burdeles. Los gángsters adoptaron nuevas vías de criminalidad en la década de 1890-1900, aprovechándose de los conflictos entre el capital y la mano de obra. Proporcionaban esquiroles a los jefes y se acercaron a los sindicatos castigando a los que desafiaban sus reglas.

El automóvil, la ametralladora y el teléfono transformaron la organización de las bandas criminales en la década de los 20, era considerado influencia para abarcar ciudades enteras e incluso estados. Los ingresos necesarios para equipar a las bandas se obtenían a través del tráfico ilegal de alcohol. El posterior crecimiento del gangsterismo y en particular el surgimiento de los jefes de bandas criminales en la década de los 20, era considerado por muchos jóvenes inmigrantes italianos y eslavos como la realización del sueño americano.

Durante los primeros años del prohibicionismo, hasta 1923, los hombres de negocios alquilaban pequeñas bandas para proteger sus fábricas de cerveza y sus destilerías, y para escoltar los pedidos, mientras los hombres de negocios utilizaban su influencia política para obtener inmunidad frente a la ley.

Después de 1923, empezaron a surgir grandes bandas urbanas que controlaban el comercio ilegal, ya fuera comprando falsas fábricas de desnaturalización a fin de asegurarse una reserva de alcohol crudo, o tomando el control de cervecerías que producían «cerveza sin», el producto legal. Además, controlaban la producción en tugurios de alcohol privado ilícito fabricado con azúcar de maíz. En 1929 se contabilizaron cerca de 3.000 destilerías privadas, por un valor de 50.000 dólares».

La producción y distribución del alcohol, junto con el contrabando desde Canadá, fueron tolerados en el noreste urbano de Estados Unidos, hasta finales de la década de los 20. La reacción surgió con la utilización por parte del crimen organizado del chantaje y los excesos de la guerra entre bandas. La economía del contrabando de licores se vio socavada por la depresión, descendiendo el número de tabernas clandestinas en Nueva York de 32.000 en 1919 a 9.000 en 1933, así como por la producción casera de cerveza y vino. Durante el prohibicionismo, el consumo de vino en Estados Unidos aumentó en un 66 por ciento.

Fuente Consultada: Los Cambios Económicos Tomo 2 Sidney Pollard

Condesa Bathoty Asesina de Mujeres Asesinatos Sanguinarios

Condesa Bathoty Asesina de Mujeres

ERZEBET BATHOTY, LA CONDESA SANGRIENTA
Una de las damas de mas alta nobleza húngara del siglo XVI, asesino y torturo a mas 600 jóvenes con la idea de mantenerse joven y bella, al bañarse con la sangre de sus victimas.

Nació en agosto de 1560, y es considerada la peor mujer de la historia de la humanidad, no solo por la cantidad de asesinatos, sino por la calidad, ya que gozaba con el sufrimiento de sus “doncellas” elegidas.

De joven se crió en un ambiente dominado por el feudalismo, donde los señores feudales tenia un poder absoluto sobre los siervos y campesinos, y aprendió que el valor humano de esa gente era nulo, y que la nobleza podía disponer a su antojo de sus vidas.

Ella también sufrió malos tratos en su niñez, pero recibió una buena educación , por lo que poseía una gran cultura. Se casó con un héroe húngaro de guerra contra los turcos, conocido como el Caballero Negro de Hungría, cuando aun no tenia 12 años.

Vivió muy cómodamente en un enorme castillo, rodeada de sirvientas y nodrizas, que le hacían la vida muy fácil, mientras su esposo se la pasaba luchando en los campos de combate. Organizaba fiestas y orgías, acostándose tanto con hombres como con mujeres.

Cierto vez, cuando la condesa tenia 44 años y sufría al verse envejecer, pudo comprobar que la sangre humana purificaba su piel. Mientras su sirvienta la peinaba reaccionó violentamente, al darle involuntariamente un tirón de pelos y pudo observar que la zona donde le habían salpicado algunas gotas de sangre, la piel estaban mas blanca y pura. Enseguida mando a cortar las venas de su desafortunada sirvienta e inició sus baños de sangre humana, a la vez que buscaba mas señoritas para sus placeres líbicos.

El problema comenzó cuando debió recurrir a jóvenes de la nobleza, porque ya casi no quedaban con vida jóvenes campesinas a quien torturar y matar. Dicha situación hizo que el castillo sea investigado, y grande fue la sorpresa cuando el detective se encontró en diversas salas subterráneas decenas de cuerpos y viseras putrefactos, todo tipos de elementos de torturas y varias chicas sufridas, enfermas y hambrientas, atadas en las mazmorra esperando su turno para ser ejecutadas.

El reino del terror había acabado, los cómplices fueron juzgados a morir en la hoguera, pero antes sus manos fueron cortadas por estas manchadas con sangre. La condesa fue encerrada y su celda totalmente atapialada, dejando solo una abertura para pasarle la comida. Tres años y meses duró sus suplicio y murió en 1614.

Ver en este sitio: La Condesa Asesina de Hungría

VLAD IV el empalador Asesinos Siniestros de la Historia Gente Mala

VLAD IV , «el empalador»
Asesinos Siniestros de la Historia

LA CRUELDAD DE VLAD IV, EL EMPALADOR

VLAD el empalador Asesinos Siniestros de la Historia Gente MalaVlad se sentó en el trono de su país a los 18 años, bien es cierto que, al principio, como soberano títere de los turcos. De su contacto con los otomanos, por cierto, aprendió el horrible suplicio del empalamiento que después, en cuatro años de locura, utilizaría hasta la saciedad. Una vez que se pudo liberar de sus carceleros, volvió a Valaquia y, en 1437, se autoproclamó Cristo Dios, gran voivoda (príncipe) de Hungro-Valaquia.

Insaciable en su necesidad de matar y hacer sufrir, se enemistaba constantemente con todos los que le rodeaban en un afán por incrementar el número de sus futuras víctimas. Una vez éstas adquirían una realidad evidente, Vlad las mataba de mil y una maneras, sobre todo a través del empalamiento. Pero su fértil imaginación y sus instintos sádicos no se tomaban un respiro y ensayaba nuevos sistemas de mandar al mundo de los difuntos a miles de potenciales víctimas.

Así, un día hirvió vivo a un gitano acusado de ladrón, y obligó a su familia a que se lo comiesen después. El número de sus víctimas se contaron por miles que aparecían incluso aumentadas por el boca a boca de los aterrados habitantes del lugar.

En Schylta ordenó matar a 25.000, y en una ciudad cercana, el día de San Bartolomé de 1460, empaló a 30.000. A una concubina que le comunicó su embarazo, ordenó que le abrieran el vientre a ver si era verdad.

Y son muchas más las leyendas de las atrocidades cometidas por Vlad «el Empalador».

En una ocasión invitó a los mendigos de Tirgoviste a una gran cena en la que se sirvió comida y bebida sin freno. Tras los postres, los soldados y el propio Vlad se retiraron, atrancaron las puertas del salón y le prendieron fuego, muriendo abrasados todos los pobres de la ciudad.

En otra ocasión un fraile que paseaba junto a Vlad entre las estacas de un grupo de empalados se quejó del mal olor. El voivoda ordenó entonces que el fraile fuera empalado en una estaca mucho más alta que el resto «para que no tuviera que aguantar el hedor».

Otra leyenda cuenta que Vlad mandó colocar una copa de oro en una fuente de Tirgoviste para que los valacos pudieran beber. Dicha copa permaneció intocable junto la fuente mientras Vlad ocupó el trono. El terror era extremo.

Tampoco se libraron los boyardos de la ira de Vlad. En 1459 invito a toda la nobleza a una gran cena para celebrar la Pascua. En los discursos les recordó que fueron los autores de la muerte de su padre y hermano y ordenó que allí mismo fueran empalados los nobles más ancianos. A los jóvenes los cargó de cadenas y los trasladó al norte, a Poienari, donde se estaba construyendo un castillo. Allí trabajaron los boyardos, con sus ricas ropas hechas jirones, hasta la muerte en la mayoría de los casos.

Ver en este sitio: Vlad IV, el empalador

Terrorista El Chacal Ramirez Sanchez Terrorismo en Venezuela

Terrorista El Chacal Ramírez Sanchez

Ilich Ramírez Sánchez: Un terrorista apodado «El Chacal»

Terrorista El Chacal Ramirez Sanchez Terrorismo en VenezuelaCon sólo conocer el apodo que le fue dado hace años a Ilich Ramírez Sánchez, a quien se lo conoce comúnmente como Carlos El Chacal, podemos llegar a tener una somera idea de que se trata de ser un humano que ha cometido los más crueles delitos contra sus pares, seguramente sin llegar a sentir culpa.

Y es precisamente por ello, y por los documentos policiales que testifican que Ramírez Sánchez cometió alrededor de ochenta asesinatos durante las décadas de los setenta y los ochenta, que actualmente se encuentra cumpliendo condena perpetua en la Prison de la Santé, en París, Francia.

Debido a su larga lista de crímenes, Ilich Ramírez Sánchez es considerado por casi todos los países del mundo un terrorista, mientras que en su Venezuela natal, en algunos estados árabes y algunas organizaciones prefieren considerarlo un héroe de la causa palestina.

El polémico Ramí¬rez Sánchez llegó a este mundo un 12 de octubre de 1949, nacido en la ciudad de Caracas, en Venezuela, y fue bautizado con el nombre Ilich por decisión de su padre, el abogado José Altagracia Ramírez, que debido a su fuerte pasión por la ideología marxista, llamó a sus hijos eligiendo los nombres y apodos de su gran ídolo: Vladimir, Ilich y Lenin.

Desde pequeño, la enseñanza en el hogar se mantuvo orientada en base a los estandartes marxistas, por ello Ilich siempre estuvo atento a cada nuevo conocimiento que se relacionara con el pensamiento revolucionario.

Esto, por supuesto, lo llevó en el año 1964 a afiliarse al Partido Comunista, y a raíz de ello se estima que recibió instrucción militar para convertirse en guerrillero, dentro de los campos cubanos, aunque esto es sólo un rumor.

En el año 1966, Ilich debió afrontar no sólo la separación de sus padres, sino también la realidad del exilio, ya que se trasladó a Londres con su madre. En aquella ciudad no tardó en ser totalmente seducido por la vida nocturna.

Durante su paso por Londres se contactó con algunos revolucionarios que compartían su ideología. Tal es el caso de José Altagracia que lo matriculó en la Universidad de Moscú.

No obstante, Ilich sabía que no estaba hecho para el estudio, por lo que decidió ingresar a un campo de entrenamiento especial del grupo terrorista FPLP (Frente Popular para la Liberación de Palestina) en Jordania, a través del conocimiento de algunos rebeldes palestinos.

Fue precisamente cuando Ramírez Sánchez se hizo miembro del Frente izquierdista Popular para la Liberación de Palestina, que decidió comenzar a utilizar un nombre de guerra, el cual era Carlos, y en su pasaporte falsificado se podía leer Carlos Martínez Torres.

En cuanto al apodo «El Chacal», se dice que fue el periódico británico The Guardian el que le designó dicho alias, que surgió en el momento en que allanaron uno de los escondites del terrorista en Londres, y hallaron entre sus pertenencias la novela «El día del chacal» de Frederick Forsyth.

Ya trabajando para el FPLP, Ilich fue enviando con su nuevo pasaporte a la ciudad de Londres con la misión de infiltrarse y detectar objetivos para atentar entre la comunidad judía.

Cuando el 28 de junio de 1973 fue asesinado Mohamed Boudia, el jefe de operaciones del FPLP en París, pasó a ocupar su puesto Michel Moukharbal, eligiendo a Ilich como su mano derecha.

En los años que siguieron, el terrorista intentó en varias oportunidades vengar la muerte de su líder, teniendo como objetivo asesinar a Joseph Sieff, presidente judío de los almacenes Marks & Spencer. Asimismo, Ilich organizó diversos atentados con bombas, contra intereses judíos en Londres, París y La Haya (Holanda).

A pesar de su confianza, El Chacal debió afrontar la noticia de que Michel Moukharbal se había convertido en un traidor para la organización, por lo que el 20 de junio de 1975 debió asesinar a su líder.

Si observamos la vida de Ilich, seguramente podremos concluir que el máximo golpe del terrorista lo llevó a cabo el 21 de diciembre de 1975, cuando perpetró el asalto a la sede de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena.

Para ello, se realizó una operación delicada pero cuidadosamente estudiada, en la que El Chacal, al mando de un grupo de siete terroristas, logró secuestrar a un total de 73 ministros y delegados de dicha organización, los cuales fueron posteriormente trasladados a Libia y luego a Argelia, donde finalmente los liberó.

En realidad se le había encomendado desde el FPLP que su misión sería asesinar a los delegados de Arabia Saudí e Irán. Pero no sólo desobedeció las órdenes de su partido, sino que además se quedó con los cincuenta millones de dólares del rescate.

Esto produjo que Ilich fuera inmediatamente expulsado de la organización, lo que dio lugar a que dejara su vida de terrorista para convertirse en un mercenario.

Llegado el año 1982, Magda Koop, terrorista alemana que había contraído matrimonio con Ilich, fue detenida en Francia y condenada a prisión, lo que dio como resultado que El Chacal esparciera su odio por todo el país, cometiendo diversos atentados, sobre todo contra las embajadas francesas en Beirut, Viena y Berlín, y los ataques con bombas en París y en el tren de alta velocidad.

Pese a las constantes amenazas de Carlos, que muchas veces llegaban a concretarse, el gobierno francés dejó en libertad a Magda en mayo de 1985, por buena conducta durante su detención.

Una vez reunidos, Carlos y Magda deambularon por distintas zonas, ya que ningún país quería acogerlos, hasta que finalmente llegaron a Siria, donde vivieron cinco años hasta ser expulsados.

De todas formas, Ilich se separó de Magda, y contrajo matrimonio con una joven jordana, viviendo con ella en diferentes regiones como Siria, Jordania, Chipre, Irán y Sudán. En los años que siguieron El Chacal se dedicó a disfrutar de la buena vida, lo que duraría muy poco, ya que el 13 de agosto de 1994 fue detenido a través de un operativo realizado en conjunto por los franceses y el gobierno sudanés.

Luego de la detención fue inmediatamente trasladado a la ciudad de París, donde finalmente fue condenado a cadena perpetua, sin derecho a la libertad condicional.

Para conocer más de la vida de Ilich Ramírez Sánchez te recomendamos la lectura del libro titulado «Jackal» de John Follain, y ver la película Gaza a/terrori.çfa (‘99V, dirigida por Christian Duguay.

Genocidio en los balcanes Exterminacion de Musulmanes Milosevic

Genocidio en los Balcanes
Exterminacion de Musulmanes

SLOBODAN MILOSEVIC, EL CARNICERO DE LOS BALCANES

Genocidio en los balcanes Exterminacion de Musulmanes MilosevicSlobodan Milosevic nació en 1941 en Pozarevac, la República de Serbia. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Belgrado en 1964. Estaba casado y tuvo dos hijos, uno llamado Marko y Marija su hija. Su esposa, Dr. Mirjana Markovic era una catedrática de la Universidad de Belgrado.

Comenzó su carrera de exitosos negocios  como asesor económico del alcalde de Belgrado. La mayor parte de su vida profesional ha trabajado en los sectores económico y bancario. Durante varios años estuvo al frente de la conocida empresa yugoslava «Tehnogas» como su Gerente General, después de lo cual se convirtió en Presidente del «Beogradska Banka», el banco más grande de Serbia y Yugoslavia.

En el marco de su actividad política profesional, que llegó a ser activa en 1983, ocupó los cargos políticos más importantes, tanto en Belgrado y Serbia. Fue elegido Presidente de la Presidencia de Serbia, por primera vez en 1989.

Milosevic  se convirtió en el máximo exponente del nacionalismo serbio dirigiendo una campaña violenta y agresiva contra cualquier movimiento separatista. Ya en 1989 siendo presidente de Serbia, estableció la ley marcial en Kosovo, limitó la autonomía de la provincia e inició una limpieza étnica, por lo que se convirtió en un verdadero genocida.

En diciembre de 1990 la mayoría de los ciudadanos de Serbia, expresaron directamente su voluntad, y lo eligieron primer Presidente de la República. En las elecciones presidenciales multipartidistas realizadas en Serbia en diciembre de 1992, Slobodan Milosevic, obtuvo una victoria arrolladora y la mayoría de los votos electorales de los ciudadanos de la República de Serbia, fue elegido Presidente de la República.

Fue elegido Presidente de la República Federativa de Yugoslavia el 23 de julio de 1997 y permaneció en el cargo hasta 05 de octubre 2000.

A principios de 1994, Milosevic se dio cuenta de que la limpieza étnica había llegado a su fin, había exterminado a 250 mil seres humanos reclamando una pureza racial que sólo existía en sus delirios. En 1999, los combates que se reanudaron con intensidad en Kosovo y fracasan porque la limpieza étnica había sido radical y diabólica.

De acuerdo con cálculos de Naciones Unidas, para abril de 1999 la cifra total de bosnios, croatas, eslovenos, montenegrinos, macedonios y albanokosovares asesinados podría llegar a 480 mil personas. La ocupación y limpieza étnica de la «zona protegida» de Srebrenica en presencia de un destacamento de cascos azules holandeses, en julio de 1995, significó el hundimiento definitivo de la misión internacional, y presentó algo insólito: el entendimiento entre los mandos de los cascos azules y los del ejército serbio con mayor crudeza.

En sus salvajes actos, apoyado por criminales que como el, diseñaron campos de concentración para «limpieza étnica» asolando al mundo al puro estilo nazi de los tiempos hitlerianos. Sumió a su país en crisis por la guerra civil librada contra los musulmanes, situación que hasta la fecha mantiene a ese país en manos de mafias organizadas y pobreza.

Los verdugos de Milosevic en Bosnia fueron durante la guerra Radovan Karadzic y el general Ratko Mladic; el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia los busca hoy por genocidas. Milosevic los erigió en los directores generales de «la limpieza étnica» como antes había nombrado a Milan Babic y a Milan Martic en Croacia. Los cuatro verdugos exterminaron -se calcula- a 40 mil personas.

Aún los criminales que participaron en su gobierno son buscados por crímenes contra la humanidad, como Ratko Mladic, Radovan Karadzic, Milan Lukic , Nedo Samardzic, Radovan Stankovic, y otros, nombres que quedaran grabados en la memoria de miles de víctimas del genocida Milosevic.

Genocidio en los balcanes Exterminacion de Musulmanes MilosevicMladic es un hombre robusto con una gran cabeza y cuello de toro. Cuando daba las órdenes con gritos militares, su cara se enrojecía y el sudor cubría su frente. Le gustaba comer y beber muy bien, le encantaban el Cevapcici y la Sarma, los embutidos turcos, especialidades bosnias. Su nombre era para miles de musulmanes sinónimo del terror.

Mladic asedió tres años Sarajevo, una ciudad que conocía de memoria, donde vivían su mamá y sus amigos, donde tenía también una casa y una novia. Cuando sus tropas y sus francotiradores, entre ellos Arkan, se retiraron, habían muerto 14 mil personas.

El 1 de abril de 2001 Presidente Milosevic fue arrestado y encarcelado por el Gobierno de Serbia de la llamada «Oposición Democrática de Serbia», sin cargos formales fueron presentadas en su contra.

Ver en este sitio: El Carnicero de las Balcanes

Biografia Sam DeStefano Asesino de la Mafia Cosa Nostra

Biografía Sam De Stefano
Asesino de la Mafia Cosa Nostra

Sam DeStefano: El despiadado asesino de la Cosa Nostra

Biografia Sam DeStefano Asesino de la Mafia Cosa NostraA lo largo de la historia de la humanidad siempre han existido asesinos despiadados cuyas estrategias y modus operandi han sido aprovechados por diversos líderes de asociaciones ilícitas. En el mundo de la mafia no sólo se han destacado los mayores jefes de los grupos, sino también aquellos hombres con ímpetu de «carniceros», que llevaban adelante las más cruentas misiones en nombre de su hermandad ilegal.

Tal es el caso de Sam DeStefano, conocido mundialmente por haber sido uno de los matones y torturadores más despiadados del grupo mafioso la Cosa Nostra, siendo reconocido también como uno de los más grandes asesinos psicópatas de la historia.

Sam DeStefano, que durante su carrera delictiva fue apodado con el alias de Mad Sam, había nacido el 13 de septiembre de 1909 en el estado norteamericano de Illinois, aunque pasó toda su infancia en la ciudad de Chicago, precisamente en la época de los años veinte, cuando Al Capone era conocido como el rey de la mafia.

Su cercanía al delito hizo que ya desde los 8 años Sam se sintiera atraído y fascinado por el mundo de la mafia y los gansters, ya que tengamos en cuenta que por aquellos años estos criminales imponían libremente su ley en las calles.

En su juventud DeStefano se convirtió en miembro de la legendaria Banda de los 42, que estaba conformada por un gran número de pequeños delincuentes que operaban en lo que se conoce como el crimen organizado, y en la cual se formaron futuros jefes de la Mafia que lograrían su popularidad gracias a sus crímenes, como fue el caso de Sam Giancana.

Como sucede con todos los delincuentes, DeStefano tuvo varias y diversas visitas a la prisión, siendo condenado en reiteradas oportunidades por diferentes delitos, siendo el primero en el año 1927 cuando Sam fue apresado y condenado a tres años de cárcel por declarado culpable de la violación de una niña.

Como dijimos, esa fue la primera vez que DeStefano enfrentó una condena, que a partir de allí se volvió algo cotidiano en su vida, ya que durante su carrera criminal fue apresado en diversas oportunidades por delitos tales como robo de bancos, asaltos variados, secuestros, etc.

Es que en realidad, Sam tan sólo tuvo un trabajo honrado en su vida, cuando en el año 1947 se desenvolvió como basurero municipal en la ciudad de Chicago, labor que no duraría mucho tiempo.

Si bien había sido apodado como “El Loco”, lo cierto es que DeStefano tenía muy en claro cuáles eran sus metas y supo sacar siempre buen provecho de sus trabajos deshonrosos, ya que con el dinero que había logrado ahorrar durante su período como ladrón de bancos junto a la mencionada Banda de los 42 y, invirtió inteligentemente en la compra de diversas propiedades, las cuales les reportaron excelentes beneficios económicos sin esfuerzo.

Pero lo suyo no eran las bienes raíces, sino el asesinato, y era conciente de que su mayor talento y su verdadera especialidad era convertirse en el torturador y homicida que cobraba por sus servicios.

Para ello, Mad Sam tenía dos tipos de armas preferidas, por un lado su pistola y por el otro un picahielos, con el que solía torturar cruelmente a sus víctimas. Se dice que fue precisamente su imparable sed por matar lo que no le permitió ascender en cargos dentro de la Cosa Nostra, mientras varios compañeros suyos de la Banda de los 42 llegaron a ocupar sitios de privilegio en dicha organización criminal.

Hoy se conocen un sinfín de leyendas que relatan los distintos episodios criminales cometidos por DeStefano, y que en definitiva son una verdadera muestra de su incalculable brutalidad. Entre sus víctimas más conocidas figuran nombres como Sam Giancana, Paul Ricca y Joey Aiuppa.

Pero además de asesino, Sam DeStefano fue conocido por ser un monstruo torturador, que sometía a sus víctimas al más inimaginable tormento, llevado a cabo dichas torturas en el sótano de su casa.

Esta cámara de tortura privada había sido forrada de madera para evitar que los sonidos que ocurrían en su interior se escucharan desde afuera, y poseía una gran cantidad de escaparates en los que disponía de un enorme y terrorífico arsenal de cuchillos, mazas y por supuesto sus armas predilectas: su querida colección de picahielos.

Por aquel lugar pasaron innumerables personas, que en mayor o menor medida se habían entrometido con los intereses de los jefes de DeStefano o contra él mismo, como sucediera con su propio hermano Michael DeStefano, que fue asesinado por Sam de tres tiros en la nuca.

Pero la muerte implacable lo alcanzó a él también, después de una serie de hechos que la propia organización la Cosa Nostra consideró demasiado, ordenando la desaparición de Sam.

Según cuenta la historia, a finales de la década de los sesenta, Mad Sam había encontrado un gran rival y competidor dentro del negocio de los préstamos ilícitos, un tal Leo Foreman, que había comenzado a poner en peligro la empresa de DeStefano.

A raíz de ello, Mad Sam mantuvo una reunión con Foreman y después de una acalorada discusión, lo golpeó y lo arrastró hacia el sótano del restaurante de su hermano. Con la colaboración de Tony Spiotro y de Chuckie Crimaldi, Sam torturó despiadadamente a Foreman hasta quitarle la vida.

Pocos días después DeStefano y Spilotro fueron detenidos y acusados del homicidio en primer grado de Leo Foreman, habiendo sido delatados por Chucki Grimaldi, que en realidad trabajaba como informador de la policía.

En aquella época, Sam era conocido por la opinión pública, y su extraño comportamiento despertaron el interés de los espectadores que esperaban ansiosos el juicio al El Loco Sam, quien se representó en la corte él mismo, vestido con pijama, hablando y divagando de manera incoherente a través de un megáfono.

Ante esta realidad, los más altos jefes de la mafia comenzaron a preocuparse por las actitudes de DeStefano, que no sólo ponían en peligro su propia defensa, sino también las de todos los implicados.

Finalmente, luego de una reunión secreta, en la que participó Gianmarca, uno de los máximo jefes de la mafia y antiguo mentor de DeStefano, se ordenó el asesinato de Mad Sam, el cual tuvo lugar el 14 de abril de 1973 en su propio garaje, a manos de Spilotro, quien con una escopeta le disparó dos veces, y de los cuales el primer disparo le desgarró el brazo, mientras que el segundo le partió el pecho.

Para conocer más acerca de la vida de Mad Sam te recomendamos la lectura del libro titulado «The Mob’s Guys» de Antonio Napoli.
Fuente: Graciela Marker Para Planeta Sedna
Sobre la Idea de: Mala Gente de Miguel Ángel Linares