Los Años Locos

Historia de la Belleza del Cuerpo Humano Evolución Ideales Estéticos

Historia de la Belleza del Cuerpo Humano
Evolución de los Ideales Estéticos

Seguramente alguna vez te ha sucedido  que al contemplar algo realmente hermoso, no encuentras palabras suficientes para expresar lo que sientes en ese instante.

Por ejemplo una fantástica puesta de Sol, la sonrisa de un bebé, las primeras flores de primavera… éstas y muchas otras experiencias bellas poseen la facultad de «dejarnos sin aliento» y sin el poder de la palabra.

bello paisaje rural

Al igual que estas experiencias de lo que podríamos llamar «arte natural» o arte de la naturaleza, el arte creado por el ser humano tiene el mismo potencial de dejarnos sin palabras.

En ocasiones parece que, en el proceso de contemplación de algo bello, «conocemos» con gran certeza algo y, sin embargo, si alguien nos preguntara qué es lo que «conocemos», probablemente nos perderíamos en busca de palabras que lo expresaran.

Sobre gustos no hay nada escrito: El concepto de belleza varía en el tiempo y en el espacio. Es imposible encasillarlo de manera definitiva.

—¡Es tan bonita!
—¿Te parece? Yo la encuentro demasiado delgada.
—Por eso mismo me atrae.

Este breve diálogo ilustra muy bien aquello de «sobre gustos no hay nada escrito». Refrán que se justifica en todas partes del mundo, en especial cuando esos gustos se refieren a la belleza física.

La belleza, en efecto, es un concepto que varía en el tiempo y en el espacio. Es muy difícil, por no decir imposible, definirla de manera unívoca y universal.

LAS VENUS DEL PALEOLÍTICO
El 7 de agosto de 1908 se descubrió en Willendorf (Austria) una extraña estatuilla de piedra rojiza. Esta imagen femenina, quizá la más antigua del mundo —se le atribuyen unos 20.000 años—, es una figura de 11 cm. realizada en caliza porosa, ver la imagen de abajo.

Representa a una mujer desnuda, madura y voluminosa, de enormes senos, vientre prominente, caderas abultadas y nalgas muy gruesas, aunque sin adiposidad excesiva.

Los labia minora de la vulva están señalados con toda precisión.

Es decir que todos los caracteres sexuales, primarios y secundarios se ponen de manifiesto de manera ostentosa.

El rostro, en cambio, no está casi representado.

estatuilla de Willendorf

Otras estatuillas del paleolítico, encontradas en distintas partes del mundo, presentan los mismos caracteres.

Estas Venus prehistóricas nos dicen que la belleza de entonces consistía en una imagen sexual, según la cual la mujer era una especie de máquina de traer hijos al mundo.

El hecho de marcar tanto los caracteres sexuales, dejando en segundoplano el rostro, hace pensar que el artista primitivo transmitía lo que el hombre de su tiempo sentía respecto de la mujer: la compañera que servía, esencialmente, para perpetuar la especie.

Ver: Historia de Venus de Milo Sin Brazos

LOS CAMBIOS EN ELTIEMPO
En la Grecia clásica nos encontramos ya con otro concepto de la belleza, basado sobre todo en el equilibrio y la armonía.

Quien haya visto en el Museo del Louvre la famosa «Venus de Milo» no podrá menos que admitir la maravillosa proporción de sus formas.

Sin embargo… es bastante difícil que un muchacho de hoy se enamore de una mujer con ese cuerpo.

Más cerca del ideal de belleza del siglo XX está la célebre Nefertiti, que es más antigua que la «Venus de Milo».

La estilización de sus rasgos, la esbeltez del cuello e incluso el maquillaje la acercan mucho al sentimiento estético actual.

Pero en ninguno de los dos casos, ni en el de la «Venus de Milo» ni en el de Nefertiti, se pueden observar los detalles de las esculturas prehistóricas.

Al contrario: los caracteres sexuales se suavizan, hasta podría decirse que se desdibujan.

Se llega a un tipo ideal y asexuado, o mejor dicho con una sexualidad neutra.

Esto llevó, en Grecia, a la eliminación de fronteras entre belleza femenina y masculina, asimilando a veces la atracción heterosexual y la homosexual.

Eros, dios del amor, fue incluso representado con órganos sexuales masculinos y femeninos, como un andrógino voluptuoso ambiguo.

Este contrasentido de la naturaleza fue explicado con un mito. Mientras un joven se bañaba en una fuente, la ninfa que habitaba en las aguas se enamoró de él.

La ninfa pidió a los dioses que le concedieran la gracia de confundir su cuerpo con el del hermoso adolescente.

Así nació Hermafrodita, hijo de Hermes y Afrodita.

En el Museo de El Cairo se conserva la estatua de uno de los antiguos faraones egipcios, con caracteres físicos femeninos.

Durante la Edad Media el concepto de belleza cambió. Hubo una «espiritualización» que llevó no sólo a cubrir el cuerpo sino a idealizar la figura femenina.

En el Renacimiento se retornó al desnudo, a la revalorización del cuerpo y de su voluptuosidad.

El descubrimiento del Apolo de Belvedere revolucionó a los artistas, quienes descubrieron que la desnudez humana se podía representar sin caer necesariamente en la grosería o el mal gusto.

Lo demuestran cuadros como la «Venus» de Botticelli, más parecida a un ángel de inocencia que a la diosa del amor.

belleza de Venus de Botticelli

Ticiano, por su parte, pintó desnudos que lo hicieron famoso en toda Europa, pero muchos más sensuales que los de Botticelli.

Y en cuanto a las frágiles damas desnudas de Cranach, en Alemania, si bien son menudas y delicadas, tienen como un «aire de burdel» que acentúa su sensualidad.

damas desnudas de cranach

La Reforma, más adelante, y la Contrarreforma, volvieron a cubrir los cuerpos con auténtica mojigatería.

La belleza perdía nuevamente su sentido natural y sensual.

En lo que podemos llamar «la época galante», es decir el período que precedió a la Revolución Francesa, la belleza se hizo artificiosa y rebuscada.

Tiempo de altísimas pelucas para hombres y mujeres, de rostros empolvados y acicalados, de miriñaques inmensos, parecía alejar cada vez más al cuerpo de la naturaleza.

Después de la Revolución Francesa, en el período napoleónico, la moda llamada «de los increíbles» desnudó nuevamente a la mujer, o mejor dicho la reveló ocultándola en gasas levísimas inspiradas en modelos griegos.

Juana María Teresa de Cabarrús, llamada también «Nuestra Señora de Termidor», casada con el marqués Devin de Fontenay y luego mujer de Tallien, impuso un tipo de belleza altivo y carnal a la vez al crear el estilo directorio.

Sus vestidos de fiesta estaban hechos de forma que se pudiesen apreciar de visu los encantos más íntimos de su dueña.

Encantos que tampoco desdeñaba mostrar la hermana de Napoleón, Paulina Bonaparte, a quien poco   le   importó  hacerse  esculpir desnuda.

La época victoriana trajo como ideal estético el corsé… y la exageración del busto y las caderas.

Pero, al mismo tiempo, el falso pudor y el disimulo de ese entonces hacen decir a Richard Lewinshon en Historia de la vida sexual:

«Todo aquello que podía hacer recordar que las mujeres tenían extremidades inferiores, aun cuando fuese referido a su condición de simples órganos locomotores, estaba austeramente visto, Sólo el pensar en la anatomía de la mitad inferior del ser humano femenino era «schocking» en sumo grado. De la cintura para abajo, las faldas y contrafaldas tenían que caer severamente, como la más inexpugnable censura».

Después de esto… fácil es comprender la reacción de «los años locos» de la década del veinte. Y el desesperado retorno de la belleza a sus fuentes naturales.

LA BELLEZA DE HOY
Llegamos así a fines del siglo XX con una pregunta: ¿hay una «belleza de hoy»? ¿Cuál es el canon estético para hombres y mujeres.

Y nos encontramos con que las respuestas definitivas no son posibles. E

ntre el estilo en los años 70 impuesto por Sofia Loren y el estilo impuesto por Catherine Deneuve hay mucho más que años de luz: centímetros en las medidas tradicionales de busto-cintura-caderas.

Entre la apostura de Alain Delon y la de Paul Newman tampoco hay muchos puntos de contacto.

actores y actrices bellos de los años 70

La belleza, si bien está relacionada con lo sexual, es un concepto profundamente subjetivo.

Por eso aquel refrán que citábamos, «sobre gustos no hay nada escrito», encierra una verdad de la sabiduría popular. Como quizá la encierre también otro que dice: «la suerte de la fea… la hermosa la desea».

El atractivo físico puede darse, entonces, a través de un rostro irregular, de un cuerpo no del todo perfecto.

Porque ese atractivo está vinculado a motivaciones personales de cada uno, y si bien la moda o el estilo de un momento lo condicionan culturalmente, no pueden siempre convertirlo en cosa obligatoria.

Por eso la única definición que daríamos de belleza sería la siguiente: Belleza es lo que encontramos bello. Ni más ni menos.

PARA SABER MAS…
¿Está la belleza en el ojo de quien mira?

Esto nos lleva a la cuestión de la belleza en sí. ¿Existe, acaso un estándar objeto o perfecto de la belleza (como afirma Platón), o bien la definición de belleza varía de una persona a otra? ¿Podemos estar de acuerdo en qué es lo bello, o en realid dad la belleza está alojada en el ojo del espectador, de manera que lo que a mí me parece bello puede no parecértelo a ti y viceversa?

En realidad, hay dos maneras de hablar acerca de la belleza: la manera subjetiva y la manera objetiva.

Cuando hablamos de manera subjetiva acerca de la belleza estamos en realidad expresando algo de nosotros mismos y de nuestras preferencias, más que transmitir un juicio acerca de un objeto.

Con frecuencia, cuando exclamamos «¡qué hermoso!» lo que queremos decir en realidad es algo como «¡es me gusta mucho!».

Hablar de la belleza en el sentido objetivo es suponer que ha cualidades inherentes en el objeto que lo hacen objetivamente hermoso y, quizá también subjetivamente hermoso.

Mortimer Adler, filósofo del siglo XX, se ocupa tal distinción mediante el uso de los términos belleza deleitable y belleza admirable.

Si sólo podemos hablar de la belleza deleitable, debemos llegar a la con clusión de que la belleza, en efecto, está en el ojo de quien mira.

La belleza admirable, al igual que la belleza deleitable, se basa en gran parte en el gusto personal, admite Adler, pero también «puede ser mediada por el pensamiento y depender del conocimiento».

El concepto de belleza admirable se basa en el supuesto de que en los objetos de arte existen cualidades que producen excelencia intrínseca o perfección.

Éstas son cualidades internas, parten del objeto mismo y son independientes del deleite que producen en cualquiera que las contemple.

Así, surge la pregunta de quién está lo suficientemente calificado como para juzgar si un objeto posee excelencia intrínseca o perfección y, si es el caso, hasta qué punto las posee. La respuesta, afirma Adler, es que el experto, y sólo el experto, está capacitado para emitir ese juicio.

Otro filósofo, George Dickie, propone que los criterios o juicios debe emitirlos el público especialista. Los miembros del público de especialistas comprenden que su papel requiere «conocimiento y comprensión similares en muchos aspectos a aquellos que se requieren de un artista».

Quienes poseen las habilidades y la sensibilidad para comprender y apreciar determinado tipo de arte, dice Dickie, son quienes constituyen el público de especialistas y poseen la preparación necesaria para distinguir entre lo que es arte y lo que no lo es, así como también para apreciar la diferencia entre el arte bueno y el malo.

Aquello que atrae a determinada cultura y que se considera poseedor de una excelencia o perfección intrínsecas puede ser muy diferente de lo aceptado como belleza objetiva en otra. El público especialista en arte occidental, por ejemplo, puede quedar totalmente impasible ante la desnudez de un jardín zen japonés; otros pueblos de culturas orientales pueden no llegar a discernir la belleza objetiva de la escultura africana, y los africanos pueden permanecer inconmovibles ante la pintura occidental.

Esto no significa que no existan normas de belleza objetivas; lo que significa es que los miembros del público especialista existen en una relación con el artista y deben compartir determinado conocimiento y experiencias con él o ella.

El crítico Clive Bell, miembro del influyente grupo Bloomsbury del que formaba parte Virginia Woolf, cree que todo arte auténtico trasciende cualquier limitación cultural. El arte, dice (como una evocación del pensamiento de Diotima), sólo puede apreciarlo cabalmente quien se acerque a él como lo hace el amante:

Para él, que corteja, pero que corteja impuramente, ella regresa enriquecido aquello que trae… Pero sólo a un amante perfecto dará un nuevo y extraño regalo, un regalo más allá de cualquier precio. Los amantes imperfectos aportan y sustraen del arte las ideas y emociones de su propia época y civilización… Pero el amante perfecto, capaz de percibir el profundo significado de la forma, supera los accidentes de tiempo y lugar… El gran arte permanece perdurable y diáfano porque los sentimientos que despierta son independientes del tiempo y del espacio, porque su reino no es de este mundo.

Si el arte puede hacer esto, llevarnos más allá del tiempo y el espacio, entonces la belleza tendrá al menos la posibilidad de conducirnos a la verdad.

Fuente Consultada:
Enciclopedia HOMBRE Y MUJER Para Vivir en Pareja Capítulo Sexo Y Sociedad Tomo III Editorial SALMO
Raíces de la Sabiduría Elen Buss Mitchell

Bloques de Integracion Economica y Paz de Latinoamerica

Bloques de Integración Económica y Paz de Latinoamérica

Nombre BloqueAño CreaciónMiembros Objetivos
Naciones Unidas1945184 Estados Sus miembros se comprometen a mantener la paz y la seguridad internacionales y a cooperar en el establecimiento de las condiciones políticas, económicas y sociales para lograrlo. Organización de Estados Americanos (OEA)
Organización de Estados Americanos (OEA)1948 35Estados Afianzar la paz y la seguridad en el continente, prevenir y solucionar por la vía pacífica las posibles controversias entre Estados miembros, promover el desarrollo económico, social y cultural de estos por medio de la acción cooperativa.
Asociación Latinoamericana de Integración 1980 R. Argentina, Bolivia, Brasil, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela Establecer una preferencia arancelaria regional  Chile, Colombia, Ecuador, y permitir la concertación de acuerdos de   alcance regional. (ALADI)
Cuenca del Plata 1967 R. Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y UruguayLlevar a cabo el estudio conjunto e integral de  la Cuenca del Plata, con miras a la realización de un programa de obras multinacionales bilaterales y nacionales, a fin de promover el progreso de la región.
MERCOSUR 1991 R. Argentina, Brasil, Uruguay,Paraguay Lograr la libre circulación de bienes, servicios y
factores productivos, eliminar aranceles
aduaneros entre los miembros, fijar un costo aduanero común para los productos provenientes de países no miembros.
Grupo de los 151990  R. Argentina, India,Indonesia, Malasia,Senegal, Zimbabwe,Venezuela, Argelia, Perú, Brasil, Nigeria, Egipto, México, Yugoslavia Se acordó una postura común con respecto a
cuestiones comerciales, monetarias y de deuda,  y sobre la actuación en organismos  internacionales.
Sistema Económico Latinoamericano (SELA) 1975 26 Estados Promover la cooperación regional y hacer posible así el avance económico y social de los; miembros. Financiar y promover iniciativas .; nacionales y multinacionales.

Nombres y Banderas De  Los Países de América

El Caso Watergate Causas del Espionaje en la Presidencia de Nixon

Causas del Caso Watergate en la Presidencia de Nixon

EL CASO WATERGATE: El candidato republicano Richard Nixon derrotó al demócrata Hubert Humphrey en los comicios de 1968, que tuvieron una participación del 60,7 % de los electores, por una diferencia de medio millón de votos. El nuevo presidente procedió a recortar los programas de la Guerra contra la Pobreza de su antecesor y a reducir el gasto federal para equilibrar el presupuesto. Del 3,3 % de desempleo de finales de 1968 se pasó al 5,8% en 1970, y se abrió un rápido proceso inflacionario que hizo devaluar el dólar en más del 8 % en dos años.

Fue reelecto en 1972 y durante el segundo mandato de Nixon, en octubre de 1973, se produjo la guerra del Yom Kippur, que enfrentó a Israel con Egipto y Siria. Más allá del plano militar y político, la decisión del 17 de octubre de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de no vender crudo a las potencias que apoyaron a Israel obligó a los países afectados, Estados Unidos y Holanda en especial, a adoptar medidas alternativas para reducir su enorme dependencia del petróleo.

La OPEP cuadruplicó el precio del crudo provocando un fuerte efecto inflacionario y una desestabilización de la economía internacional.

En este contexto de crisis del petróleo y crisis monetaria, con la segunda devaluación del dólar, saltó a la prensa el caso Watergate.

El extraño asunto de un presunto robo de documentos en las oficinas de la presidencia del Partido Demócrata en el edificio Watergate de Washington durante la noche del 17 de junio de 1972 se convirtió, gracias a la tenacidad de dos periodistas de The Washington Post, Cari Bernstein y Bob Woodward, en el mayor escándalo político de la historia de Estados Unidos.

investigadores periodistas del caso watergate

El caso Watergate terminó con la dimisión en agosto de 1974 del republicano Richard Nixon y con más de treinta colaboradores de la Casa Blanca implicados en una compleja trama de espionaje político, sobornos y uso ilegal de fondos. Los dos periodistas contaron con la ayuda de una enigmática fuente de información llamada Garganta Profunda, el seudónimo tras el que se escondía el número dos del FBI, Mark Felt, como reveló él mismo en 2005.

El hasta entonces vicepresidente Gerald Ford asumió el cargo tras la dimisión de Richard Nixon y le concedió el perdón para que no siguiera adelante el caso Watergate. Así evitó que el ex mandatario fuera procesado y encarcelado. En su toma de posesión, prometió honestidad y transparencia, y llegó a asegurar que «la larga pesadilla nacional» estaba superada. Apenas permaneció dos años en la presidencia.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

ANTECEDENTES EN LA ÉPOCA DE NIXON: A lo largo de los años setenta hubo una situación económica, política y social complicada bajo el mandato de dos presidentes republicanos y uno demócrata. El republicano Richard Nixon, que inició la distensión Este-Oeste viajando a Moscú y Beijing en 1972, sufrió el embargo de petróleo de los países árabes por su apoyo a Israel, preludio de una crisis energética mundial.

En 1973 puso fin a la intervención norteamericana en Vietnam y se vio envuelto en un caso de espionaje al Partido Demócrata, conocido como el escándalo Watergate, por lo que debió presentar su dimisión en 1974.

El vicepresidente Gerald Ford sustituyó a Nixon y pasó a la historia por exonerarlo públicamente, una medida impopular que le hizo perder las elecciones en 1976, ganadas por el demócrata Jimmy Cárter.

La pesadilla nacional parecía haber terminado, aunque Vietnam y Watergate no iban a ser fáciles de olvidar. Cárter abogó por una política exterior de respeto a los derechos humanos.

No obstante, la crisis económica, heredada de etapas anteriores, y los problemas internacionales tampoco encontraron soluciones satisfactorias. El 4 de noviembre de 1979 cientos de estudiantes iraníes, con el beneplácito del nuevo gobierno islámico, asaltaron la embajada de Estados Unidos en Teherán, y tomaron como rehenes a 52 estadounidenses durante 444 días.

Fue la llamada Crisis de los Rehenes, que acabó con la salida de Cárter de la Casa Blanca, que fue ocupada por el republicano Ronald Reagan en 1980.

Richard Nixon (imagen abajo) realizaba su campaña electoral para un segundo mandato presidencial en junio de 1972 cuando un guardia de seguridad del Watergate, complejo de hoteles y oficinas de Washington, advirtió que se estaba cometiendo un robo en la sede nacional del Partido Demócrata.

La policía detuvo a cinco hombres (que portaban micrófonos) en el lugar y poco después a dos más, el antiguo agente del FBI, Gordon Liddy, y el antiguo agente de la CIA, Howard Hunt.

Pronto se descubrió que Liddy, Hunt y el  ladrón James McCord estaban relacionados con la Casa Blanca y el comité para la reelección del presidente, llamado CREEP. El torbellino de escándalos que siguió terminó en 1974 con la primera renuncia de presidente estadounidense.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Gobierno de Richard Nixon: Crisis política: el caso Watergate. Richard Milhous Nixon, del Partido Republicano, llegó a la presidencia en 1969 y se reeligió en 1972.

Durante su primer periodo presidencial adoptó en política interior una conducta centralista e incluso personalista; reorganizó el sistema de modo que pudiera reforzar su control personal sobre el gabinete, a fin de que los ministros no pudieran oponerse a los proyectos de ley que elaboraba sin consultarlos siquiera.

Además, Nixon llegó a oponerse al poder legislativo, compuesto en su mayoría por demócratas, con lo que dio lugar a un enfrentamiento entre el Congreso y la presidencia revestida por él de plenos poderes, al grado de que fue considerado por la crítica como imperial presidency.

Pero con todo lo personalista que fuera el gobierno de Nixon durante su primer periodo, lo verdaderamente grave para la democracia estadounidense fueron las tácticas ilegales que se valió para reelegirse

Poco antes de que se iniciara la campaña para las elecciones presidenciales de 1972, la policía sorprendió a personas que extraían instrumentos electrónicos de las oficina del Partido Demócrata ubicadas en el hotel Watergate de la ciudad de Washington.

Dichos instrumentos habían sido colocados evidentemente para escuchar las conversaciones y llamadas telefónicas celebradas en ese lugar; aquellas personas resultaron ser antiguos agentes de la CIA y del FBI que colaboraban en el comité para la reelección de Nixon.

Sin embargo, el asunto trascendió por el momento debido a que el presidente se encargó personalmente de encubrirlo. En noviembre, Nixon reelecto mientras que el ministerio público acusaba de meros asaltantes a las cinco personas implicadas.

Pero una investigación llevada a cabo por dos reporteros del Washington Post llevó al descubrimiento de que el asalto de las oficinas demócratas en el Watergate había formado parte de un sabotaje bien planeado contra la campaña electoral de Partido Demócrata y de que Nixon y sus colaboradores más cercanos se habían conjurado para encubrir el delito.

A pesar de que Nixon creyó poder negar su participación en el delito dejando que sus colaboradores fueran acusados y enjuiciados, en julio de 1973 se supo que el propio presidente había mandado a grabar todas las conversaciones en cintas magnetofónicas.

En marzo de 1974, el Gran Jurado federal consideró al presidente coparticipe sin cargos formales, en una conspiración para obstruir la acción de la justicia en la investigación del escándalo Watergate.

El procurador general ejerció presión legal para obtener las grabaciones de la Casa Blanca, en tanto que comenzaba la investigación con la posibilidad de proceder a un impeachment (juicio político formal contra el presidente o algún alto funcionario del gobierno).

El 5 de agosto, se obligó a Nixon a entregar otro grupo de cintas, que lo vinculó directamente con el encubrimiento de actividades ilegales que involucraban a la Casa Blanca. El 8 de agosto, Nixon renunció…

«Nunca he sido un desertor; abandonar mi cargo antes de terminar el mandato es totalmente contrario a todos los instintos de mi cuerpo. Pero como presidente debo pensar en las necesidades de mi país antes que en las mías», dijo Nixon. Un mes después de convertirse en presidente, Gerald Ford indultó a su antiguo jefe, y le ahorró un proceso criminal.

Durante el verano de ese año, Nixon intentó restablecer su prestigio con viaje. al Oriente Próximo y a la URSS. Pero a su regreso encontró que las investigaciones del caso habían avanzado.

El 24 de julio, el Tribunal Supremo determinó, de forma unánime, la obligación del presidente de entregar las últimas grabaciones. Una de éstas, que recogía la orden dada por Nixon al FBI para que detuviera su investigación sobre las cinco personas descubiertas en el Watergate, constituyó la prueba concluyente del papel del presidente en el encubrimiento del caso.

En la tarde del 8 de agosto, ante la inminencia de ser sometido a juicio político, Nixon anunció por televisión a todo el país su decisión de dimitir. Fue reemplazado por Gerald Ford, nombrado vicepresidente el año anterior en sustitución de Spiro Agnew, obligado éste a renunciar al cargo por resultar culpable de soborno.

La dimisión de Nixon constituyó un precedente en la historia de Estados Unidos, ya que sólo uno de sus antecesores, Andrew Johnson (sucesor de Lincoln), había sido sometido a un proceso de impeachment en 1868, pera fue absuelto y pudo terminar su mandato.

Con el caso Watergate, la clase política estadounidense —demócrata o republicana— sufría una nueva crisis de credibilidad ante el pueblo, no obstante que en política exterior Nixon había logrado poner fin a la Guerra de Vietnam y entablar relaciones con la China comunista. Gerald Ford gobernó hasta 1976, cuando, en las elecciones presidenciales de ese año, fue derrotado por el demócrata James Carter.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Nixon y Kissinger
Con Richard Nixon en la Casa Blanca y Henry Kissinger como su principal consejero áulico en política exterior, interesa mucho conocer algunos de los antecedentes de ambos personajes en relación con la «guerra fría».

Son antecedentes muy significativos, Nixon adquirió fama de belicoso «halcón» desde los comienzos de su carrera política. En 1948, como legislador novel, se erigió en el principal inquisidor que tuvo Alger Hiss en las audiencias de la Comisión sobre Actividades Antinorteamericanas de la Cámara de Representantes, unas dramáticas audiencias que llevaron al procesamiento y la condena del desdichado profesor adscrito al Departamento de Estado y procuraron un enorme impulso al maccarthysmo en todo Estados Unidos.

Con tales méritos, Nixon pronto ascendió, en el ambiente de la «guerra fría», a senador por California y luego a vicepresidente de su país, como segundo de Eisenhower.

Como vicepresidente, en 1958, en un prólogo a unos informes que publicó la Comisión de Desarrollo Económico para conmemorar el decimoquinto aniversario de su fundación, Nixon escribió: «Con la misma certidumbre con que entonces (1942) estábamos en guerra, estamos también en guerra ahora».

Y con referencia al doctor Edward Teller, el «padre de la bomba H», el hombre que sostenía que «cualquier plan de desarme efectivo estaba condenado al fracaso», Nixon manifestó: «Ninguna de las personas con las que he hablado ha mostrado una comprensión más clara de la lucha mundial presente».

Este mismo Nixon, en 1960, cuando el malhadado vuelo del avión espía U-2 echó por por tierra la conferencia cuatripartita de París, declaró, en discurso difundido por la televisión norteamericana, poniendo imprudentemente en evidencia al turbado Eisenhower, que las incursiones de los U-2 sobre territorio soviético eran muy útiles y continuarían a pesar de los pesares.

En cuanto a Kissinger, judío de origen alemán que llegó de niño a Estados Unidos, cuando su familia huyó de los furores antisemitas hitlerianos, pronto se destacó como una «lumbrera de Harvard», la universidad norteamericana donde se forman numerosos hombres públicos.

Director del Instituto de Estudios Internacionales de Harvard, Kissinger público muchos artículos y varios libros sobre política exterior que fueron muy leídos en determinados círculos. Siempre como un campeón, no solamente de la «guerra fría», sino también de las «guerras limitadas», inclusive nucleares.

Porque entendía que «cualquier acuerdo sobre desarme era casi imposible» y que las armas nucleares «debían ser la base de la estrategia norteamericana».

En un ensayo publicado en el número de marzo de 1955 de la «Yale Revieu», Kissinger sostuvo que la estrategia norteamericana «debía fijarse dos objetivos: el inmediato de impedir cualquier nueva expansión soviética y el mediato de «reducir el bloque soviético hasta que no pueda triunfar en una guerra agresiva de tipo convencional y que quede disuadido de una guerra nuclear por la superioridad tecnológica norteamericana».

Y llegó a la siguiente conclusión: «Todo será inútil, sin embargo, … a menos que aumentemos nuestra fuerza militar; es imperativo que aumentemos nuestro ejército, nuestra defensa aérea, nuestra capacidad nuclear táctica y nuestros gastos militares, por la sencilla razón de que ninguna diplomacia es más fuerte que el poder que tiene detrás».

Fuente Consultada: El Mundo Moderno y Contemporáneo de Gloria Delgado

 

Las sociedades secretas crean acontecimientos mundiales por poder

Las sociedades secretas crean acontecimientos mundiales para mantener su poder

La base de cualquier Estado y de cualquier gobierno es la existencia de un enemigo. La lucha contra un enemigo común sirve para aglutinar más a las masas.

Un peligroso enemigo externo muchas veces aparece de manera espontánea o imprevisible, pero según Strauss, y los políticos que han caído bajo su influencia, si ese enemigo no existe, es necesario crearlo. Si no hay uno a mano, éste debe ser fabricado, porque sin un enemigo poderoso se corren riesgos de que se den las condiciones para que aparezcan importantes niveles de disenso interno que pongan en riesgo la conducción del Estado y el dominio de un país por los “elegidos” a través del derecho natural, o sea los más fuertes.

Obviamente es necesario entender que en un régimen capitalista global, los más fuertes no son otros que los más ricos.(uno de los principio de la filosofía política del alemán Leo Strauss)

Si el enemigo actual del capitalismo corporativo anglo-norteamericano, manejado por su elite, no es otro que el terrorismo islámico internacional, manufacturado por ella misma, es necesario hacer notar que hasta hace poco más de una quincena de años no era así.

guerra fria ee.uu - rusia

Entre 1989 y 1991 se derrumba el bloque soviético, que desde la Segunda Guerra Mundial, era el “gran enemigo occidental” según lo que prácticamente toda la prensa internacional reconocía. Sólo entonces, cuando se derrumbó el imperio soviético, “nació” el terrorismo en la magnitud y con la metodología actual. ¿Qué hubiera ocurrido si en cambio tras el derrum­be soviético, el mundo hubiera ingresado en una etapa de paz mundial muy prolongada, como algunos pronosticaban?

Las agencias internacionales de espionaje habrían perdido una buena parte de su razón de ser, las empresas de armas habrían visto recortadas sus ganancias, y deberían haber afrontado un duro proceso de reconversión, la industria petrolera anglo-norteamericana se encontraría en una muy difícil situación, dado que no tendría pretextos para empujar a sus gobiernos a la guerra en Oriente Medio, con lo que sus posibilidades de negocios se extinguirían a medida que se acaba el petróleo inglés del Mar del Norte y el norteamericano en Texas.

Finalmente, muchos de los principales bancos del mundo probablemente se encontrarían en un muy precario estado de debilidad debido a sus lazos con esos sectores, dado que no se han limitado a proporcionarles financiamiento, sino que son controlados por los mismos clanes familiares, propietarios ocultos de las petroleras.

Sobrarían recursos para la lucha contra el narcotráfico, el cual no podría trabajar con las grandes facilidades que hoy lo hace en países como Afga­nistán o Colombia. Una lucha con más y mejores recursos contra el narcotráfico debilitaría a su vez a muchas agencias inter­nacionales de espionaje, que se nutren de esos fondos “negros’, y a buena parte del sistema financiero internacional que ha ob­tenido grandes ganancias del lavado —y de la liquidez— que apor­tan sus ganancias.

Entonces, estaríamos en otro mundo quizá no necesariamente estable, pero sería un mundo en el que la elite que hoy determina los acontecimientos tendría mucho menos poder, y la misma se iría extinguiendo y fraccionando. Por supuesto, no estaríamos leyendo en las primeras planas de los diarios titulares como Clarín del 12 de septiembre de 2006, basado por entero, según declara el matutino, en una noticia publicada por USA Today del día anterior: “Incremento millonario del gasto en seguridad en todo el mundo: «Este año se invertirán US$ 59.000 millones seis veces más que en el año 2000»

Por eso es de hacer notar que la presencia de algún enemigo mortal como es hoy el terrorismo, y antes lo era la Unión Soviética, es siempre funcional a los intereses de esa elite que ha corrompido las estructuras políticas y económicas de muchísimas naciones tras la fachada de la “democracia’ y del supuesto “capitalismo de libre mercado’.

Sin embargo, así como el terrorismo actual es prácticamente manufacturado a “medida’ de la propia elite que se dice horrorizada por su existencia, cuando se investiga el ocaso y la caída del bloque soviético aparecen varios elementos que son una muestra clara de que la manipulación, la creación, o al menos un estímulo determinante a la organización y el sostenimiento del enemigo no son nada nuevos.

Fuente Consultada: Nadie Vio Matriz de Walter Graziano

Tercera Revolución Industrial El Mundo Contemporaneo Avances Tecnicos

Tercera Revolución Industrial

La sociedad de la información: Una tendencia en el desarrollo de la civilización industrial ha sido la aplicación creciente de la ciencia y la tecnología al proceso productivo.

Las transformaciones económicas y organizativas que caracterizan la nueva fase de la economía mundial están estrechamente asociadas a un profundo cambio científico y tecnológico. Este cambio tiene su núcleo en las tecnologías de la información —microelectrónica, informática, telecomunicaciones—.

Tercera Revolución Industrial Estas nuevas tecnologías tienen un doble efecto. Por una parte, abren nuevos sectores industriales, como la industria de la computación. Pero, además, desencadenan grandes transformaciones en un conjunto muy amplio de actividades económicas.

Estos cambios son acompañados en las sociedades capitalistas avanzadas por una importancia creciente de las actividades de procesamiento de información, tanto en el producto bruto como en la estructura ocupacional. La organización de la producción y el trabajo también se ha visto profundamente modificada.

Así como el fordismo —la aplicación sistemática de los principios de la organización científica del trabajo en un sector industrial específico que sirve como modelo para otros sectores— caracterizó la organización productiva desde los primeros años del siglo XX, desde el último tercio del siglo creció en importancia un nuevo modelo de organización del trabajo y de la producción.

Este modelo suele denominarse toyotismo —porque fue desarrollado en la fábrica japonesa de automóviles Toyota— u ohnismo —porque su concepción y diseño fueron realizadas por Taiichi Ohno, ingeniero jefe de Toyota—. Las nuevas formas organizativas se caracterizan por la flexibilidad de la producción y de la gestión empresaria, no sólo en la estructura interna de las empresas sino también en relación con sus sistemas de proveedores y su demanda.

 La economía global : La economía contemporánea es cada vez más una economía global, en la que, como señala Manuel Castells, “el capital, la producción, la gestión, los mercados, la fuerza de trabajo, la información y la tecnología se organizan en flujos que atraviesan las fronteras nacionales”. No se trata simplemente de que “la economía tenga una dimensión mundial (lo cual es cierto desde el siglo XVII, sino que el sistema económico funciona cotidianamente como una unidad en el ámbito mundial”.

La primera fase de la Revolución Industrial estuvo estrechamente identificada con el ascenso de Inglaterra; la segunda, con el avance de los Estados Unidos y Alemania. La tercera fase muestra el ascenso de Japón, que durante las décadas de 1970 y 1980 supo sacar el mayor provecho de las posibilidades productivas de las tecnologías de la información. Esto no significa que los Estados Unidos y los países de Europa occidental hayan quedado marginados de este proceso, sino más bien que hay nuevos y poderosos actores en el escenario económico internacional.

Cuadro Diferencias entre las Distintas Revoluciones Industriales

La Crisis del Petroleo:Caida Mundial del Crecimiento Economico

La Crisis del Petróleo
La Caída del Crecimiento Económico

RESUMEN HISTÓRICO:
El impacto y la salida de la crisis:

Una combinación de factores marcó el final de un período de notable crecimiento. La declaración de inconvertibilidad del dólar en 1971 y las devaluaciones del dólar entre 1971 y 1973 pusieron fin al sistema monetario de Bretton Woods. La decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de aumentar el precio del crudo en 1973 —y nuevamente en 1979— terminó con el petróleo barato que había lubricado el crecimiento de posguerra.

Como consecuencia de estos cambios se frenó el ritmo del crecimiento económico. Creció la inflación, se redujeron las tasas de crecimiento y aumentó el desempleo. Importantes industrias —incluso sectores industriales enteros— se vieron obligados a reconvetirse: debieron introducir innovaciones tecnológicas, ahorrar energía, reducir sus plantas de personal, etc. Muchas de estas reconversiones contaron con el apoyo de los estados nacionales, que tendieron a privilegiar la mejora de las estructuras productivas por sobre los gastos sociales.

En términos sociales y políticos, la salida de la crisis de la década del ‘70 no fue neutral. En el terreno político, su rasgo principal fue el cuestionamiento teórico y práctico del estado de bienestar. Para sus críticos, enrolados en posiciones que suelen denominarse genéricamente neoliberales o neoconservadoras, el propio funcionamiento del estado de bienestar creaba las condiciones para el estancamiento económico, al limitar los beneficios empresariales y reducir en consecuencia las posibilidades de inversión.

A partir de ese momento, la intervención del estado se caracterizó por una menor preocupación por las reivindicaciones sociales. La ofensiva conservadora tuvo dos líderes principales:

Ronald Reagan, presidente de los Estados Unidos entre 1980 y 1988, y Margaret Thatcher, primera ministra británica entre 1979 y 1990. En el terreno social, el precio pagado por la contención de la inflación y por la reconversión de las industrias obsoletas fue un importante aumento en la tasa de desempleo, particularmente notable en Europa occidental.

Los límites del crecimiento y la cuestión ambiental

En 1972 el Club de Roma publicó un informe titulado “Los límites al crecimiento”. En dicho informe, un conjunto de expertos realizó una evaluación acerca de las posibilidades de continuidad del crecimiento económico en el planeta.

El problema central que planteaba el estudio era, como señala Víctor Urquidi, “el de la capacidad del planeta en que convivimos para hacer frente, más allá del año 2000 y bien entrado el siglo XXI, a las necesidades y modos de vida de una población siempre creciente, que utiliza a tasa acelerada los recursos naturales disponibles, causa daños con frecuencia irreparables al medio ambiente y pone en peligro el equilibrio ecológico global —todo ello en aras de la meta del crecimiento económico, que suele identificarse con bienestar”—.

Las conclusiones del informe eran pesimistas. Más allá de la certeza en sus previsiones, el informe ejemplifica bien una preocupación y un abordaje global que tuvieron creciente difusión desde la década del ‘70 en adelante.

La preocupación por armonizar el crecimiento económico, el mantenimiento de condiciones ambientales adecuadas y la vigencia de una mayor equidad social tuvo un hito en la realización de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, realizada en Río de Janeiro en 1992. La necesidad de la cooperación mundial para conseguir un desarrollo sustentable —o sostenible— fue el eje de las discusiones de la conferencia.

Arabia Saudí, que no creía que su economía pudiese desarrollarse exclusivamente sobre la base de las exportaciones de petróleo, se embarcó en un programa de desarrollo masivo que pretendía no sólo construir refinerías de petróleo, sino también otras «industrias más alejadas de la fuente»: las que se basaban en el petróleo o la energía barata. La zona industrial de Al Juba! constituye un ejemplo de esta estrategia. Petromin, un organismo gubernamental Saudí. y Shell trabajaron conjuntamente en la operación.

PARA SABER MAS….
La respuesta a la OPEP

Sin embargo, incluso esa solidaridad no fue suficiente para mantener los altos precios del petróleo. La recesión en Occidente redujo la demanda de petróleo; entonces empezaron a realizarse esfuerzos por ahorrar el consumo de petróleo, ya fuera substituyéndolo por otros combustibles o utilizando técnicas más eficientes en el consumo de energía.

El carbón y la energía nuclear proporcionaban una fuente alternativa de energía que generó una creciente proporción de electricidad durante la década de los 70. Se exigían y producían coches con motores más pequeños y más económicos, lo que favoreció las importaciones japonesas a Estados Unidos.

Se introdujeron límites de velocidad para ahorrar petróleo, e incidentalmente, salvar vidas. Las fuentes de petróleo que no pertenecían a la OPEP empezaron a ampliarse. El desarrollo más espectacular se produjo en el mar del Norte, donde los altos precios del petróleo y la nueva tecnología hicieron posible la extracción de tal cantidad de petróleo que, a principios de la década de los 80, Gran Bretaña era autosu-ficiente en cuanto al petróleo.

En un intento de evitar la repetición de los sucesos de 1973-1974, 16 Estados formaron el Organismo Internacional de Energía (IEA) a finales de 1974. La organización tenía como objetivo supervisar un sistema para compartir petróleo en futuras emergencias y reducir la posibilidad de tales emergencias estimulando una mayor autosuficiencia en la producción de petróleo. A cambio de compartir el petróleo de los países miembros productores de petróleo —Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido— durante las emergencias, los países no productores de petróleo aceptaron en 1976 un precio mínimo de venta de 7 dólares por barril a fin de proteger su inversión en las fuentes petrolíferas. Ninguna de estas respuestas convenció al mundo de que se había solucionado el problema del petróleo.

En 1978, Paul Erdman publicó su novela The Crash of ’79 en la que predecía una gran guerra originada en Oriente Medio, precipitada por el sha de Persia y la lucha por el petróleo. La ficción demostró ser más exacta que muchas previsiones menos entretenidas, dado que 1979 señaló el comienzo de la segunda crisis del petróleo, iniciada por el derrocamiento del sha de Persia y la interrupción de los suministros de petróleo de Irán.

El precio del petróleo se dobló, pese a que la escasez de petróleo mundial nunca excedió el 4 por ciento y la producción de la OPEP para aquel año llegó de nuevo a un punto cumbre. Durante la primera crisis, las compañías petroleras habían racionado los suministros de petróleo y limitado así las consecuencias que la carrera por el petróleo podía tener. En la segunda crisis controlaban sólo la mitad del petróleo en el comercio internacional y no podían ser tan eficaces. Estados Unidos tan sólo cesó de acumular petróleo en marzo de 1979 y a continuación no pudo tener acceso a las reservas puesto que no se habían instalado las bombas.

El sistema de reparto de emergencia del IEA no fue activado, pese a la solicitud de Suecia, por la dudosa razón de que la activación podría aumentar el pánico. Una segunda oportunidad para que el IEA demostrara su valía surgió en septiembre de 1980, cuando se declaró la guerra entre Irán e Irak. Hacia principios de noviembre, cesaron las exportaciones de petróleo de ambos países, reduciendo las reservas mundiales algo más que en la crisis de 1979. Sin embargo, el precio del petróleo aumentó de 31 a 40 dólares, volviendo a descender a 35,5 dólares a final de año. Los mercados estaban más calmados porque Arabia Saudí aumentó la producción y el IEA alentó a sus miembros a disminuir sus reservas.

La utilización de los ingresos procedentes del petróleo: Los ingresos de la OPEP aumentaron hasta un máximo de 287.000 millones de dólares en 1980, pero la nueva ronda de aumentos de precios estimuló nuevas reducciones en la demanda. Los países de la OCDE redujeron su demanda de petróleo de la OPEP en un 20 por ciento entre 1979 y 1985. En esta última fecha, la OPEP suministraba sólo e! 40 por ciento de la demanda de petróleo en el mundo no comunista, lo cual suponía ganancias de 132.000 millones de dólares. Al año siguiente, el precio del petróleo descendió en casi un 70 por ciento en seis meses. Hacia 1988, los ingresos eran de cerca de 90.000 millones de dólares.

Deseosa de reducir la dependencia de su economía del petróleo, Arabia Saudí se embarcó en una inversión masiva en nuevas industrias, como las industrias químicas, mientras en algunas de ellas ya existía un exceso de capacidad mundial. Al ser un país geográficamente grande con una pequeña población y un monarca tradicional, que limitaba con Estados muy poblados con gobiernos radicales, Arabia Saudí también se sintió obligada a adquirir el equipo de defensa más moderno posible. Mientras el precio del petróleo seguía aumentando, los ingresos procedentes del petróleo permitían al gobiernos saudí financiar estos planes. Cuando el precio del petróleo volvió a caer en 1986, la estrategia económica nacional saudí se hizo insostenible.

El deseo de Arabia Saudí de ajustar su suministro de petróleo a fin de mantener los precios acordados, se evaporó gradualmente cuando aumentaron las dificultades presupuestarias. Con el hundimiento de este pilar de la OPEP, la perspectiva del cártel con un poder de mercado casi desapareció.

La Unión Soviética se podría haber beneficiado de este aumento en los precios, pero la delicada relación con sus mercados petroleros en Europa del Este lo hacía problemático. La Unión Soviética subsidiaba a sus Estados tapón suministrando petróleo por debajo de los precios mundiales. Pero los malos resultados de la economía soviética y de las economías satélite convirtieron este subsidio en una carga cada vez mayor.

Los efectos de la crisis
Las naciones industrializadas de Occidente reaccionaron al boicot y al alza de precios (de 2,59 a 11,65 dólares por barril) con consternación, pero inmediatamente adoptaron sus medidas. Holanda fue la primera en promover el ahorro de energía mediante la prohibición de la circulación automovilística en domingo. Bélgica y Alemania Federal siguieron su ejemplo poco después e impusieron también —como otros países— limitaciones de velocidad. Estas y otras medidas de ahorro demostraron su eficacia.

Aunque al boicot petrolífero había seguido una conmoción en cierto modo beneficiosa, los altos precios de los crudos podían conllevar peligros más graves. Se iba a acelerar la inflación, y en consecuencia el paro y las tensiones sociales. El sistema monetario se vería afectado a nivel internacional cuando los países productores de petróleo invirtieran en el mercado internacional las elevadísimas ganancias obtenidas de la noche a la mañana con igual celeridad.

Finalmente, se desequilibraron las balanzas de pagos de muchos países, puesto que tuvieron que emplear volúmenes de divisas mucho más elevados para hacer frente a las importaciones de petróleo. En 1973 los países del Mercado Común destinaron 16.000 millones de dólares para hacer frente a dichas importaciones, y un año después se elevaban ya a 40.000 millones de dólares.

Especialmente afectados resultaron los países en vías de desarrollo que no poseían petróleo. En conjunto se aceleró la recesión de la economía mundial, independientemente de las demás causas que la habían determinado. Los países industriales no iban a poder seguir aumentando su prosperidad tan rápidamente y a tan bajo precio, a expensas de otras naciones.

Las compañías petrolíferas multinacionales obtuvieron buenos beneficios del embargo y del alza de precios impuestos por los árabes. Habían demostrado ser imprescindibles a la hora de abastecer a los países industriales, y habían invertido ingentes sumas de dinero en nuevas prospecciones, pero el explosivo incremento de sus ganancias suscitó la indignación general.

La tierra oculta todavía más de 90.000 millones de toneladas de petróleo (y los expertos calculan otros 200.000 millones más), pero un consumo anual medio de 3.000 millones de toneladas permite calcular fácilmente que estas reservas se agotarán a principios del siglo XXI, aunque sin duda antes se producirán situaciones de difícil superación.

Aunque los países más dependientes del petróleo tratan de aprovechar otras fuentes de energía, no resulta fácil sustituirlo a medio plazo. En tal caso, es muy probable que la crisis de 1973 no haya sido más que el preludio de otra crisis energética futura, mucho más grave y de alcance mundial.

SÍNTESIS DE LA ÉPOCA

ORIENTE MEDIO se convirtió en un área crucial de la política mundial a partir de la década de 1950. Ello se debió a que los países de Europa occidental, Japón y Estados Unidos se hicieron cada vez nías dependientes de los grandes yacimientos petrolíferos de Oriente Medio. Los mayores depósitos se hallan en las inmediaciones del golfo Pérsico —Arabia Saudí, Kuwait, Irak e Irán— y en Libia (norte de África).

PETRÓLEO Y OPEP
En un principio, estos depósitos de petróleo eran explotados por compañías occidentales. Más tarde, los gobiernos de Oriente Medio se hicieron con el control de sus propias riquezas, ya que estaban en condiciones económicas para hacerlo. En 1960 muchos países productores de petróleo se unieron para fundar la OPEP (Organización de países exportadores de petróleo). Los precios empezaron a ser más altos.

LA CRISIS DEL PETRÓLEO En 1973, los países occidentales apoyaron a Israel en la guerra del Yom Kippur contra Egipto y Siria. Los productores árabes de petróleo, unidos en la OPEP, intentaron terminar con ese apoyo cortando los suministros de petróleo. Los precios del crudo se dispararon. Ello causó una grave crisis energética y una inflación (alza general de los precios) que dañó seriamente las economías occidentales, aunque multiplicó la riqueza de muchos productores de petróleo.

NACIONES RICAS Y NACIONES POBRES
Los países árabes productores de petróleo han tenido gobiernos muy diferentes. Algunos, como Kuwait, Arabia Saudí o Libia, tienen poblaciones pequeñas, de modo que la riqueza proveniente del petróleo puede emplearse en educación, sanidad y bienestar social. Otros, como Irak e Irán, están superpoblados. Muchos de sus habitantes son pobres, entre otras cosas porque gran parte de las riquezas generadas por el petróleo se invierten en gastos de guerra.

GOBERNANTES ÁRABES
Algunos de los mayores productores de petróleo, como Arabia Saudí y Kuwait, cuyos gobiernos son conservadores, están dirigidos por jeques (los jefes hereditarios de los árabes) prooccidentales. Otros, como Libia, Irak e Irán, están regidos por gobiernos que se autoproclaman revolucionarios. Como rasgo común, atacan el imperialismo estadounidense y la ingerencia de Estados Unidos en los asuntos extranjeros.

RELIGIÓN ISLÁMICA
En el mundo islámico se ha extendido un malestar general por la consideración que el Islam ha tenido en Occidente. Muchos pueblos de Oriente Medio exigen una modernización a la occidental, con el Islam en un segundo término. Éste fue el camino de Turquía y de su líder Kemal Atatürk (1881-1938) y la de Irán antes de 1979. Otros quieren preservar la religión y las costumbres islámicas, como Arabia Saudí, donde, por ejemplo, el alcohol está prohibido.

FUNDAMENTALÍSIMO ISLÁMICO
Una tercera opción es dinamizar el Islam haciendo de él una religión revolucionaria y opuesta a cualquier influencia extranjera. En 1979 el sha de Persia (1919-80) fue derrocado por los fundamentalistas shiís en Irán, quienes tomaron rellenes estadounidenses, desafiaron a Occidente y establecieron la estricta observancia islámica. En 1981, los fundamentalistas asesinaron al presidente egipcio Anwar el-Sadat (1918-81).

Fuente Consultada: Los Cambios Económicos del Siglo XX Sidney Pollard

La Unificación o Comunidad Europea Distintos bloques economicos

Bloques En La Unificación o Comunidad Europea

Después de la guerra, algunos dirigentes europeos consideraron que era conveniente ensayar alguna forma de unificación de los países de Europa occidental. Después del fracaso de algunas tentativas demasiado ambiciosas, el proceso de unificación se inició en 1952 con un acuerdo entre seis países —Francia, Alemania Occidental, Bélgica, Holanda, Luxemburgo e Italia— que constituyeron la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA).

El hecho importante de esta unión fue la convergencia entre Francia y Alemania, los enemigos irreconciliables de las dos grandes guerras. El éxito de la CECA facilitó la ampliación de los acuerdos entre las seis naciones, que en 1957 constituyeron la Comunidad Económica Europea (CEE) —también conocida como Mercado Común Europeo—. Posteriormente se fueron incorporando otras naciones europeas y se fue ampliando la esfera de atribuciones de los organismos comunitarios.

En 1987, el Acta Unica estableció una ampliación del mercado común, con libre circulación de personas, mercancías y servicios. El Tratado de Maastricht firmado en 1992 dispuso la creación de la Unión Europea. Esta unión incluye dimensiones inéditas en la historia europea: la unión económica y la unión política.

La primera se manifiesta en la decisión de crear una moneda única y de armonizar las políticas económicas de todos los países miembros de la unión. La segunda supone la creación de una ciudadanía europea y la coordinación de las políticas exteriores y de seguridad de los distintos países. El tratado establece asimismo mecanismos de compensación social y regional para cerrar los desequilibrios entre regiones y grupos.

GLOBAL, REGIONAL, NACIONAL Y LOCAL

Uno de los problemas que aparece con mayor nitidez y recurrencia en el mundo actual es el de las relaciones entre lo global, lo regional y lo nacional. Las razones de la preocupación por este problema son bastante claras. Por una parte, la enorme expansión de los medios y posibilidades de comunicación vinculan cada vez más estrechamente a miles de millones de personas a lo largo y a lo ancho del planeta.

Existe una economía global, caracterizada por un creciente intercambio comercial, por el desarrollo de un mercado financiero global y por nuevas formas de organización de la producción a escala mundial. Existen también problemas globales, como por ejemplo la destrucción de la capa de ozono, que tienen efectos sobre todo el planeta y que requieren soluciones que escapan al radio de acción de cualquier estado nacional.

Para algunas interpretaciones, las tendencias a la globalización suponen una creciente homogeneización de valores, costumbres y estilos de vida en todo el mundo, impuesta por la convergencia entre las nuevas tecnologías de la información y la lógica del capitalismo. Estas tendencias efectivamente existen, pero no agotan la cuestión.

La globalización coexiste con la desigualdad y con la exclusión, en una nueva división internacional del trabajo. El proceso de exclusión comprende grandes regiones, como el África subsahariana, pero no se limita a áreas del mundo subdesarrollado. Afecta también a las grandes aglomeraciones urbanas del mundo desarrollado, con sus enormes bolsones de miseria y marginación.

Las tendencias a la globalización ponen en cuestión los márgenes de acción autónoma de los estados nacionales. La expansión de las empresas multinacionales ha sido enorme. En 1989, las ventas de las 50 empresas multinacionales más importantes equivalían al 37% del producto bruto de los Estados Unidos, lo que puede dar una idea del poder económico y de la capacidad de negociación de las grandes empresas frente a la mayoría de los países.

 Otro ejemplo de restricción a la capacidad de intervención estatal autónoma es el de la política monetaria: las posibilidades de los gobiernos de fijar sus políticas monetarias están muy fuertemente condicionadas por lo que hacen otros países y por las decisiones de los grandes inversores y especuladores internacionales.

La creación en 1994 de la Organización Mundial de Comercio (OMC) constituye un cambio significativo en el funcionamiento del comercio internacional. La incorporación de un país a la OMC supone la aceptación de un conjunto muy amplio y detallado de disposiciones que limitan los márgenes de decisión nacional. Frente a estos fenómenos, de creciente relevancia en el contexto internacional, se postulan diferentes alternativas políticas que van desde el aislamiento hasta la defensa a ultranza del comercio libre.

Una de las reacciones de los gobiernos ha sido la constitución de acuerdos regionales, que suponen diferentes grados de integración comercial, económica y política, como la Unión Europea, el NAFTA o el MERCOSUR.

LA UNIÓN EUROPEA: En 1987, la firma del Acta Única estableció una ampliación del mercado común. El Acta preveía «la creación de un mercado interno único, integrado, sin restricciones para el movimiento de mercaderías, la eliminación de los obstáculos para la libre circulación de las personas, de los servicios y de los capitales, la creación de un régimen destinado a garantizar que la competencia no se vea falseada por políticas proteccionistas, el acercamiento de las legislaciones nacionales necesarias para el funcionamiento del Mercado Común y la armonización de los impuestos directos en interés del mercado.»

En 1992, un tratado firmado en la ciudad holandesa de Maastricht dispuso la creación de la Unión Europea. Esta unión incluye dimensiones inéditas en la historia de este continente: la unión económica y la unión política. La primera se manifiesta en la decisión de crear una moneda única y de armonizar las políticas económicas de todos los países miembros de la unión. La segunda supone la creación de una ciudadanía europea y la coordinación de políticas exteriores y de seguridad de los distintos países. Asimismo, el tratado establece mecanismos de compensación social y regional para zanjar los desequilibrios entre regiones y grupos.

La integración europea ha permitido a los diferentes estados alcanzar importantes logros. Sin embargo, esta unión enfrenta ciertos problemas, como los diversos grados de desarrollo de los diferentes países, la pérdida de mercados frente a la competencia norteamericana y japonesa, y las altas tasas de desempleo, entre otros.

jefes de estado europeo

Jefes de gobierno de países europeos en la Cumbre de la Unión Económica y Monetaria, Madrid, 1989.

Transformaciones Sociales Luego de la Guerra Mundial

Transformaciones Sociales Luego de la Guerra Mundial

►La expansión del consumo

La expansión económica de la segunda posguerra descansó también sobre una mayor capacidad de consumo de gran parte de la población.

Fue en los Estados Unidos donde se afianzaron un nuevo patrón de consumo y un estilo de vida —el american way of life— que se convirtieron en un modelo para el resto del mundo.

La imitación del modelo norteamericano, difundido por la propaganda televisiva, se convirtió en una obsesión para las clases medias que crecían en número y poder adquisitivo en todo el planeta.

Se expandió de manera notable el número de automóviles: mientras que en 1950 existían alrededor de 20.000.000 de autos matriculados en los Estados Unidos, una década más tarde ese número se había multiplicado por tres.

Los electrodomésticos se convirtieron en partes indispensables de la vida cotidiana de la mayoría de la población de los países desarrollados y de buena parte de la de los países en vías de desarrollo.

La televisión se extendió por todo el mundo.

►Los cambios ocupacionales

El modelo productivo de posguerra condujo a una profunda modificación de la estructura ocupacional de los países desarrollados.

La población dedicada a tareas agropecuarias y mineras disminuyó drásticamente.

El empleo de “cuello blanco”, dedicado a tareas vinculadas con la provisión de servicios, con la administración y con la supervisión y control de la producción creció rápidamente, mucho más que el tradicional empleo industrial de “cuello azul”.

Crecieron, además, los empleos de “cuello rosa”, es decir, el empleo femenino en tiendas y oficinas.

En efecto, un cambio fundamental en las sociedades de posguerra fue la incorporación masiva de las mujeres al mundo del trabajo.

El cambio en la situación ocupacional de las mujeres contribuyó decisivamente a una transformación de las estructuras y relaciones familiares.

►El creciente papel del estado

En la segunda posguerra se produjo una importante transformación de las características y el papel de los estados nacionales en los países capitalistas industriales.

Por una parte, el estado intervino activamente en la actividad económica. Lo hizo tanto de manera indirecta como directa.

De manera indirecta, el estado adoptó una función de planificación de la actividad económica.

La necesidad de orientar las inversiones y de fijar prioridades parecía obvia en los países europeos destruidos por la guerra, que no podían confiar en que el mercado decidiera qué barrios o fábricas debían ser reconstruidos.

Pero aún en los Estados Unidos, donde la planificación era prácticamente inexistente, el estado intervenía de manera decisiva en sectores industriales críticos a través de la orientación del gasto militar.

La intervención directa se produjo a partir de las numerosas nacionalizaciones de empresas de la inmediata posguerra.

Gran Bretaña, por ejemplo, nacionalizó el Banco de Inglaterra, las minas de carbón, la distribución de gas, la electricidad, los transportes urbanos, la aviación civil y la siderurgia.

Por otra parte, la mayor intervención del estado en diversos aspectos de la vida económica y social cristalizó en la segunda posguerra con la formación de los estados de bienestar.

Los gastos sociales del estado crecieron de manera notable y financiaron —en especial en algunos países europeos occidentales— un completo sistema de seguridad social, asegurando a todos los ciudadanos protección “de la cuna a la tumba”, como gráficamente lo expresaba la propaganda del laborismo inglés.

Se establecieron amplios sistemas de salud, pensiones y jubilaciones, educación, seguros de desempleo y educación. el estado de bienestar y las políticas económicas keynesianas que lo sostenían presuponían que el pleno empleo era un objetivo deseable y posible.

A partir del cambio de tendencia en la economía mundial desde principios de la década del ‘70, el aumento del desempleo y el progresivo envejecimiento de la población en los países industrializados contribuyeron a la crisis de los estados de bienestar.

►La sociedad de consumo

La prosperidad dio lugar, en la década del ‘60, a la llamada “sociedad de consumo”, caracterizada por la demanda masiva de bienes y servicios que hasta entonces habían sido considerados de lujo.

Esta demanda masiva no era homogénea sino diferenciada: diferentes tipos de consumidores demandaban productos de diferentes calidades.

Por ejemplo, pañales descartables; automóviles sedán, rural o coupé; dentífricos de varios sabores.

El cambio de hábitos de consumo no se produjo sólo en los países desarrollados.

La radicación de filiales de empresas multinacionales en los países en desarrollo significó inversión de capitales y modificación de la estructura del empleo.

Las multinacionales requirieron profesionales, empleados y obreros calificados, con lo cual el empleo y los salarios aumentaron: El proceso fue similar al de los países desarrollados: con más asalariados mejor pagos, el consumo aumentó.

Así, la tras nacionalización de la economía modificó los hábitos de consumo también en los países en desarrollo.

No todos los consumos cambiaron del mismo modo. En algunos rubros, se produjo un aumento notable de la demanda; por ejemplo, en el de electrodomésticos.

El caso más notable fue el desarrollo del turismo, que se expandió junto con el aumento del tiempo libre y con la mejora de la seguridad social.

En otros rubros, no hubo aumento del consumo sino reemplazo de un consumo por otro. Así sucedió, por ejemplo, con el rubro de alimentos.

En los países desarrollados se produjo un cambio de hábitos alimentarios. La difusión de la hamburguesa es un símbolo de este cambio.

La hamburguesa se difundió a través de las cadenas de fast food (en los países desarrollados) o a través de su elaboración industrial y de una masiva distribución comercial (en los países en desarrollo).

La difusión de la hamburguesa es una característica de la difusión del american way of life.

Pero también es una hábito propio de sociedades en las que las mujeres se han incorporado al mercado laboral y requieren comidas fáciles de cocinar, o en las que el tiempo destinado a la comida está cronometrado por la organización de la jornada laboral (ocho horas de trabajo, una hora para el almuerzo).

No sólo cambiaron las demandas de los consumidores. También cambiaron las políticas de los productores de bienes y servicios.

La evidencia de que los mercados se estaban diversificando puso en marcha mecanismos para determinar qué productos estaban esperando distintos tipos de consumidores.

A través del uso de la sociología y de la psicología, se desarrollaron técnicas de investigación de mercado.

Así surgió el marketing, un conjunto de técnicas destinadas a orientar las demandas de los consumidores.

La publicidad, que existía desde principios de siglo, combinada con los medios de comunicación masiva y con el marketing, desarrolló las más diversas técnicas de manipulación de la opinión pública con el objeto de promover el consumo.

Otra estrategia de los productores para aumentar el consumo fue la introducción de mecanismos de caducidad de la oferta, que consisten en inducir el consumo de un producto a través del lanzamiento periódico de nuevos modelos al mercado (haciendo caducar la oferta anterior).

Esta política ya existía en la década del ‘30, pero se generalizó en los años ‘60.

El diseño comenzó a cumplir una función económica cada vez más importante como incentivo del consumo. Autos, muebles, artefactos electrodomésticos e indumentaria recibieron del diseño su valor agregado.

►La oposición a la sociedad de consumo

La contracara del alto consumo fue una sociedad competitiva, individualista y al mismo tiempo masificada, escasa de solidaridad y marcada por la insatisfacción permanente.

La respuesta llegó a través de una rebelión juvenil en todo el mundo capitalista que se expresó a través de dos grandes movimientos contraculturales. Uno de ellos se produjo alrededor de la música rock.

El movimiento rock se originó en los países anglosajones. (Aún hoy, las principales bandas de rock son inglesas o norteamericanas.).

Fue un movimiento policlasista, que reunió a jóvenes obreros y burgueses.

Los jóvenes de los ‘60 escuchaban a los norteamericanos Bob Dylan y, más tarde, a The Doors, o a los ingleses The Beatles o The Rolling Stones.

Los jóvenes hippies de los ‘60 reemplazaron la organización familiar por la vida comunitaria, rechazaron la integración al sistema laboral, optaron por una indumentaria informal y descuidada e incorporaron el consumo de drogas, al que consideraban una forma de uberarse de una realidad que les resultaba opresiva.

El símbolo del movimiento rock ha sido el recital de Woodstock (Vermont, EE.UU.) realizado entre el 15 y el 18 de agosto de 1969.

El otro movimiento juvenil fue político. Tuvo su origen en las universidades francesas e italianas, y se extendió a la mayoría de los grandes centros universitarios de Europa y de Latinoamérica.

Estuvo marcado por una orientación izquierdista, antiimperialista, anticolonialista y antisoviética.

Los jóvenes de izquierda de los ‘60 estaban influidos por las obras de lo que ellos mismos llamaban “las tres M” —Marx, Mao, Marcuse (los filósofos alemanes Karl Marx y Herbert Marcuse, y el líder socialista chino Mao Zedong)— y por el pensamiento del filósofo francés Jean Paul Sartre.

Por su composición social (el núcleo militante estuvo integrado por estudiantes universitarios) fue más clasista que el movimiento rock.

El símbolo de la rebelión de los jóvenes de izquierda fue el gigantesco levantamiento de estudiantes franceses de mayo de 1968, que desembocó, una semana más tarde, en la huelga general más larga de la historia de Francia.

Prosperidad Económica en Occidente, Luego de la Guerra Mundial

Prosperidad Económica en Occidente

El crecimiento de la producción:

Entre 1945 y 1973, el crecimiento económico de los países la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE)los países industriales capitalistas de Europa, los Estados Unidos, Japón, Australia y Nueva Zelanda— tuvo dos características salientes.

Por una parte, las tasas de crecimiento del producto per cápita de esos países fueron muy altas.

Su promedio fue del 3,8% anual —el máximo precedente, entre 1870 y 1913, había sido del 1,4% anual—.

Por otro lado, el crecimiento fue estable, es decir, que las fluctuaciones entre etapas de crecimiento y de recesión fueron suaves debido a la acción correctiva de los estados nacionales y al adecuado funcionamiento de las instituciones económicas internacionales diseñadas después de la guerra.

Monedas de la Comunidad Europea

Prosperidad Económica en Occidente

Prosperidad Economica

El acelerado crecimiento económico no se limitó a los países desarrollados.

Varios países subdesarrollados tuvieron altas tasas de crecimiento de su producto bruto, cuyo efecto per cápita quedó por lo general relativizado por el gran crecimiento de la población.

El crecimiento económico obedeció a un complejo conjunto de factores y afectó a todos los sectores de la economía.

En el sector primario, por ejemplo, se produjo un notable aumento en la productividad agrícola, derivado de una sustancial mejora en la tecnología agraria —sistemas de riego, técnicas de manejo de suelos, mayor mecanización, uso de fertilizantes— y del desarrollo de nuevas variedades de trigo, maíz, arroz y otros cereales.

Estas innovaciones permitieron un sustancial aumento de los rendimientos por hectárea y de la producción mundial de alimentos.

El liderazgo industrial de los Estados Unidos:

En estos años, el liderazgo industrial estuvo en manos de los Estados Unidos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, este país había expandido su capacidad industrial y al finalizar la contienda era la única de las grandes potencias que no había sufrido daños en su infraestructura industrial, urbana, de transportes y de comunicaciones.

Las empresas dominantes en el período fueron las grandes corporaciones multinacionales, por lo general de origen norteamericano, que operaban en buena parte del mundo a través de sus filiales.

La expansión de las empresas multinacionales fue un rasgo característico de la segunda posguerra.

Las multinacionales se consolidaron en muchos sectores: las grandes industrias extractivas, como las petroleras, la fabricación de automotores, la industria farmacéutica, los grandes servicios bancarios, hoteleros y comerciales.

Para los gobiernos de los Estados Unidos, la Guerra Fría justificaba el mantenimiento de un alto gasto en defensa.

En la segunda posguerra la producción de la industria militar se convirtió en uno de los sectores privilegiados por las grandes potencias.

La conquista del espacio se convirtió en un objetivo estratégico y el desarrollo de nuevas y más poderosas armas, nucleares y convencionales, requirió enormes inversiones.

La interpenetración entre los intereses de los militares, las empresas industriales y los políticos fue denunciada por el general Eisenhower en su discurso de despedida como presidente de los Estados Unidos.

Eisenhower señaló entonces que:

“la conjunción de un inmenso establecimiento militar y una gran industria armamentista […]

ejerce una influencia que se siente en todas las ciudades, en todos los edificios estatales, en todas las oficinas del gobierno federal […]

El potencial para el desastroso crecimiento de un poder deformante existe y seguirá persistiendo.”

PARA SABER MÁS…

• ►LA PROSPERIDAD AMERICANA:

Cuando llegó la paz, la tendencia al crecimiento observada durante más de veinte años no se vio interrumpida en forma significativa y, entre 1950 y 1980, el producto nacional bruto casi se triplicó en términos reales, mientras los ingresos prácticamente se duplicaron.

Hubo una serie de factores que contribuyeron a esta situación: el aumento de la población, los adelantos tecnológicos, la aparición de nuevos productos de consumo, el impulso dado a la economía tras la Segunda Guerra Mundial, el repentino gasto de los ahorros que se habían acumulado durante la guerra (1945-1948) y, por último, los programas de rearme relacionados con la guerra fría y la Guerra de Corea (1950-1953).

La prosperidad parecía algo absolutamente normal.

Los negocios nunca habían estado tan boyantes y, sobre la base de esta confianza en la riqueza y las ilusiones, el pueblo norteamericano comenzó a transformar por completo su estilo y estándar de vida.

Las expectativas de prosperidad cada vez mayores constituyeron una fuerza auténticamente revolucionaria.

Hubo una ‘explosión de nacimientos» (el baby boom) y un enorme estímulo ala demanda que había comenzado durante la Segunda Guerra Mundial.

Luego se produjo una segunda gran migración hacia el Oeste y, después de 1945, la inmigración aumentó en forma sostenida.

Al mediar la década de los 80, los inmigrantes de habla hispana eran el grupo de población más importante en muchas regiones del sur y sudoeste del país, convirtiéndose Miami en una verdadera ciudad latinoamericana.

Tal vez el cambio más notable en todo este período fue el crecimiento de los suburbios.

El crédito fácil, el combustible barato (ya fuese para el hogar o para los vehículos), la gran producción de viviendas y automóviles y los gigantescos programas de construcción de carreteras, tanto de los gobiernos federales como estatales, fueron algunos de los factores que impulsaron a millones de norteamericanos a dejar el campo y las ciudades.

La gran ola de inmigrantes se instaló en miles de kilómetros de suburbios, de modo que, aunque la población de las ciudades más importantes aumentó de 48 millones a 64 millones entre los años 1950 y 1970, la de sus alrededores creció de 21 a 55 millones.

La población total aumentó de 132 millones en 1940 a 226 millones en 1980.

Este auge nacional estuvo sustentado por un dólar fuerte, por grandes recursos nacionales dentro de Estados Unidos continental y por un sistema económico muchísimo más adelantado que cualquier otro del mundo, por lo menos hasta la década del 60.

No obstante, esta prosperidad fue socavada por el apetito insaciable de la sociedad de consumo norteamericana.

La gran tendencia de los capitalistas estadounidenses a gastar sus utilidades en vez de reinvertirlas, y las demandas de los trabajadores industriales que pedían mejores salarios y condiciones laborales más cómodas, sin considerar las consecuencias que estas peticiones tenían sobre los precios, no ayudaron a mantener esta situación.

Además, había una creciente tendencia en los sectores de mayor influencia del país a pensar que la realidad del sueño americano se sustentaría por mucho tiempo.

Este último rasgo generó una confianza desmedida en los encargados de formular las políticas y en la ciudadanía que puso en peligro la bonanza norteamericana.

Fuente Consultada:

Historia Universal – María de la Luz Vázquez Segura – Gomez Sañudo – Lugo Vázquez – Editorial: High School

Civilizaciones de Occidente Tomo A y B de Jackson Spielvogel – Editorial: Thompson

Historia Universal 7º Edición de Navarro-Gárgari – González-López-Pastoriza- Portuondo Editorial Pearson

Historia del Mundo Contemporáneo CRONOS – de A. Fernández – Editorial Vicens Vives

Historia del Mundo Contemporáneo ACTUAL de García y Gatell – Editorial Vicens Vives

La Psicologia Es Una Ciencia?

La Psicología como Ciencia Sigmund Freud

Ciencia del alma, de la vida psíquica o de la conducta, la psicología se ha encontrado desde sus inicios en la encrucijada entre dos ámbitos divergentes de conocimiento: la filosofía y la ciencia. Se trata de una bifurcación no resuelta hoy en día.

La psicología, según Ebbinghaus, «posee un largo pasado, pero una historia muy corta». Efectivamente, como ciencia experimental comenzó su andadura en torno a 1879, con la creación del primer laboratorio psicológico fundado por Wilhelm Wundt (1832-1920).

Este momento señala la independización de la psicología de otras ciencias a las que estaba íntimamente ligada: metafísica, filosofía, fisiología, etc.

Antes de Wundt, esta disciplina era concebida como una «ciencia del alma», entidad a la que se asociaban la conciencia y la facultad exclusiva del hombre: la razón, el entendimiento.

Wilhelm Wundt Su investigaciones resultaron decisivas para la consolidación de la psicología como ciencia independiente.

Platón llevó a cabo un estudio del alma (psiché), a la que dividió en tres partes (racional, irascible y apetitiva) relacionadas con tres clases sociales de su República ideal: filósofos-gobernantes, soldados y clase productora o trabajadora. Para el filósofo griego el alma era separable del cuerpo e inmortal, cosa que Aristóteles negó rotundamente. Para éste, el alma no constituye algo distinto a la operatividad y funcionalidad de un cuerpo y, por lo tanto, no podría pervivir separadamente. Como escribe el estagirita, «Si el ojo fuera un animal, la vista seria su alma».

Ahora bien, tanto Platón como Aristóteles asociaron la conciencia y sus procesos a la parte o función del alma vinculada a la racionalidad, por lo que sus investigaciones incluyeron también un exhaustivo estudio acerca de la cuestión del conocimiento, su origen y adquisición, problemas que fueron ampliamente debatidos durante la Edad Media y el Renacimiento, y que cobraron un nuevo y original impulso en el siglo XVII, con la obra de René Descartes.

Para el fundador de la filosofía racionalista la conciencia es una entidad absolutamente heterogénea e irreducible a la pura materialidad (extensión) del cuerpo, que se rige por leyes mecánicas. Además, se halla provista de ciertos contenidos (ideas innatas) a los que se accede intuitivamente y que aportan ideas claras y distintas a partir de las cuales, deductivamente, es posible fundamentar el edificio de todo conocimiento que sea cierto e indudable y, por lo tanto, verdadero.

El innatismo racionalista fue negado por los filósofos empiristas (Locke, Berkeley y Hume), que concebían la conciencia como una «tabla rasa», desprovista de cualquier tipo de contenido que no fuera adquirido a través de la experiencia empírica. Es esta última el origen y el límite del conocimiento, límite que también se aplica al conocimiento de la conciencia como entidad, la cual queda despojada de toda substancialidad; reduciéndose a un mero «haz de representaciones» (impresiones e ideas)., No hay un «yo» substrato de los contenidos y acciones de la conciencia más allá o más acá del «aparecerse» de las representaciones mismas (percepciones).

La psicologia como cienciaLos filósofos empiristas pusieron los cimientos de una psicología asociacionista. Para David Hume, el más radical y consecuente con los presupuestos del empirismo, las ideas de nuestra mente se asocian según unos principios que rigen los pensamientos, estableciendo lazos entre ellos.

Nuestras ideas se encuentran conectadas naturalmente bajo tres leyes: la semejanza, la contigüidad y la relación causa-efecto.

También la imaginación asocia y combina ideas, pero en este caso es precisa la voluntad. Las leyes de asociación serán ampliamente estudiadas en el siglo XX por la Gestalt, escuela psicológica que postula que las totalidades son anteriores a las partes que las componen, ya sea perceptualmente o conductualmente.

El asociacionismo como doctrina específica fue retomado por James Mill y J. St. Mill, que establecieron las bases de una psicología científica empírica Y experimental. Para estos autores, los procesos psíquicos se suceden unos a otros siguiendo unas determinadas leyes de conexión y enlace, leyes que pueden ser tipificadas, cuantificadas y descritas. La conciencia comienza a poder ser «medida» indirectamente.

Independientemente de la filosofía, otra de las disciplinas que ha contribuido enormemente al desarrollo de la psicología científica ha sido la fisiología, entendida como el estudio de las funciones orgánicas y físicas del cuerpo humano. El físico y filósofo Theodor Fechner (1801-1887), partiendo del problema de la relación entre cuerpo y alma, fundó la psicofísica, disciplina mediante la cual se pretendía esclarecer la relación de dependencia funcional entre lo físico (estímulos sensoriales) y lo psíquico (res puesta sensorial a los estímulos).

Fechner, que trabajó teniendo presentes las investigaciones de Johanes Müller (1801-1858), elaboró la ley que lleva su nombre, cuyo objetivo era resolver el problema de la relación entre cuerpo y alma. La ley de Fechner sostiene que «a intensidades de la sensación que aumentan en progresión aritmética, le corresponden intensidades del estímulo que aumentan en progresión geométrica». Existe una relación entre el estimulo, su magnitud objetiva y la sensación objetiva, lo cual, indirectamente, supone la posibilidad de medir y cuantificar «lo psíquico».

No obstante, se suele considerar a Wilhelm Wundt el fundador de la psicología como ciencia autónoma y separada de la filosofía. Iinfluido por el empirismo inglés y la fisiología, el estructuralismo de Wundt se interesará fundamentalmente por el estudio de las asociaciones entre las sensaciones, las percepciones y las ideas (simples y complejas) que constituyen el contenido de nuestra conciencia.

La psicología ha de consistir, en palabras del autor en «el análisis de las composiciones y complejos, que debe resolverse en sus elementos constituyentes, el estudio de la manera en que esas composiciones se sintetizan a base de sus elementos, y la enunciación de los principios y las leyes de los procesos psíquicos».

No sólo la fisiología contribuyó al desarrollo de la psicología como; ciencia autónoma. También la medicina, sobre todo la rama dedicada al estudio de las enfermedades mentales, hizo grandes aportaciones en este sentido. De gran relevancia fueron los trabajos del médico austriaco).

Sigmund Freud (1856-1939), el cual, interesado por la neurología y por ciertos trastornos mentales como la histeria, elaboró su famosa teoría del psicoanálisis, que puede ser entendido como un método terapéutico para tratar las enfermedades mentales —a través de técnicas de asociación libre o de la interpretación de los sueños—, o bien como una teoría de la personalidad fundamentada en los conceptos clave de? inconsciente, yo, ello y súper-yo.

El análisis de los nexos causales entre los acontecimientos psíquicos le llevó a concebir la enfermedad mental como un síntoma de una disfunción o represión inconsciente, capaz de influir no sólo en la vida psíquica de individuo, sino también en sus funciones fisiológicas a través de la somatización.

Ahora bien, la importancia de la teoría psicoanalítica consiste en haber introducido un nuevo elemento regulador de la vida psíquica. Ya no es la racionalidad voluntaria de los hombres la responsable de sus actos y pensamientos. Existe un territorio inalcanzable para la conciencia, el inconsciente, que, pese a su ocultamiento, dirige y controla nuestra vida, irrumpiendo en nuestra conciencia en forma de sueños, lapsus, actos fallidos y síntomas neuróticos.

Otra gran perspectiva de la psicología se abrió paso con los trabajos del estadounidense John B. Watson (1878-1958), para el cual el cometido de esta ciencia no se dirige ya al estudio del alma humana ni de la vida psíquica del hombre. Antes bien. la psicología ha de ocuparse de las conductas o comportamientos (behavior, en ínglés) de los organismos (humanos y animales), motivo por el cual su doctrina adoptó el nombre de conductismo o behaviorismo.

Fundado en postulados positivistas, pragmatistas y funcionalistas, afirma que la conducta ha de explicarse, predecirse o controlarse sin referencia alguna a los conceptos de conciencia o mente, es decir, excluyendo de sus investigaciones la cognición o los procesos de pensamiento. No obstante un nuevo enfoque, el neoconductismo, aunque aceptó sus presupuestos básicos incluyó sin embargo las cogniciones dentro del ámbito del comportamiento.

Pese a que estas dos corrientes acapararon las investigaciones psicológicas hasta la década de los sesenta, a partir de entonces el predominio del conductismo disminuyó debido a la aparición de un nuevo enfoque, el cognitivismo, más orientado hacia problemas de índole cognoscitiva, es decir, hacia cuestiones referidas a la adquisición, organización, almacenamiento y utilización del conocimiento.

Si en lo que respecta a las teorías psicológicas es posible hallar una pluralidad de puntos de vista, igualmente sucede en relación a sus disciplinas parciales.

Tradicionalmente, en función de su objeto y finalidad, la psicología se divide en las siguientes ramas: la psicología general intenta explicar el funcionamiento del hombre respecto a su mundo circundante. La psicología diferencial o de la personalidad no se interesa, sin embargo, por lo que hay de común en el hombre, sino por las peculiaridades y diferencias observables entre las personas, así como por los principios que surgen tales diferencias. Otra rama distinta es la psicología del desarrollo, que investiga las causas y leyes que determinan nuestro desenvolvimiento (infancia, adolescencia, madurez, etc.).

La psicología social analiza cómo influyen unas personas en los pensamientos, sentimientos y conductas de las otras, mientras que la psicología clínica se dedica a estudiar los trastornos y disfunciones psíquicas, tratando de describirlos, clasificarlos y, sobre todo, curarlos, lo cual implica establecer el marco de una normalidad que servirá de referencia a todo comportamiento. Tarea nada fácil y no exenta, desde luego, de prejuicios de toda índole.

VER: Historia de la Psicologia

Fuente Consultada: Gran Enciclopedia Universal Espasa Calpe Tomo 32

Dillinger John Historia del Enemigo Numero 1 Gangster Americano

Dillinger John Historia del Enemigo N°1

A John Dillinger, el delincuente mas buscado de la década, lo mataron a la salida del cine “Biograph”, después de haber visto, Drama en Manhattan, con Clark Gable. Ese edificio, el del “Biograph”, existe aun, lo mismo que los árboles de un bosque cercano, allí, en Chicago, donde pueden verse los huecos de las balas de uno de sus episodios con el F.B. I. En su momento, Dillinger fue temido y admirado. Miembro de una clase media que empezaba a empobrecer, se especializó en robos de bancos. Dillinger tenía sobre su conciencia un único asesinato.

Dillinger John Historia del Enemigo Numero

Había nacido en 1903 en Indianápolis, en el hogar de un tendero viudo que abandonó a sus hijos a su suerte hasta que, en 1912, contrajo segundas nupcias.

En 1915 el pequeño John (12 años) ya encabezaba una pandilla de golfillos autobautizados como «los doce sinvergüenzas», lo que le llevó, por primera vez, ante un tribunal de menores.

Cuando estuvo de nuevo en la calle, participó en una violación junto a otros niños (tenía entonces 13 años), y con 16 años abandonó las aburridas aulas de la escuela y se decidió por la mecánica, para la que parecía bien dispuesto. A los 20, se alistó en la Marina, aunque desertó muy pronto. Su ídolo por entonces era el bandido Jesse James.

Se casó a los 21 años, acontecimiento que coincidió con su primera pelea con un policía, que lo llevaría a estar entre rejas durante diez años. Su flamante esposa pidió el divorcio. En la cárcel fue un alumno aventajado y entusiasta de un personaje siniestro y con poderes parece que irresistibles que engatusó al joven preso: se trataba de Harry Pierpont. En 1933 salió de la cárcel y descubrió un país diferente, azotado por la gran crisis iniciada en 1929 y que aún continuaba.

Le acobardó la posibilidad de unirse a los más de cuatro millones de parados producidos por los momentos difíciles que se vivían en Estados Unidos y en todo el mundo por la recesión. Así que, ya sin duda alguna, eligió una profesión arriesgada pero con buenos resultados económicos inmediatos: la de gángster. A partir de ahí, y hasta su muerte, iniciará y desarrollará una carrera frenética que lo convertirá en una leyenda en vida. Comenzó con un atraco a un banco, y siguió por el robo a dos supermercados, una tienda de 24 horas y una fábrica. Al final, cayó y de nuevo fue encerrado, pero su «ángel —o demonio— de la guarda», Pierpont, le facilitó la huida.

Junto a su «padrino», reanudó sus locas aventuras al margen de la ley, haciendo que medio país lo persiguiera en enloquecidas carreras de automóviles que los llevaban de un estado a otro, de una capital a tina aldea perdida, de Indiana a Wisconsin y de aquí a Illinois, para quedarse en Chicago.

Allí, el 15 de enero, disparó sobre un policía llamado O’Maley, a quien mató. De nuevo fue detenido en Tucson (Arizona), donde «visitó» de nuevo otra prisión, la de Lake Country, de donde se volvió a escapar tras dejar en su celda, maniatados, a una docena de agentes. En su afán por escapar otra vez, robó un coche y cruzó la frontera de otro estado, lo que le convirtió en un delincuente federal y obligó a participar en su persecución al todopoderoso FBI.

Para entonces, la prensa y todo el país lo habían bautizado como «el enemigo público número 1». Se le sumó en aquellas fechas un socio nada recomendable: Baby-Face Nelson, quien a su vez, llegó acompañado por un tal Horace van Meter. Todos juntos robaron un banco, y de nuevo lograron escapar.

En Iowa atracaron de nuevo, repitiendo la forma de huir ilesos ya experimentada anteriormente, y que consistía en obligar a los rehenes capturados en el banco a viajar en el estribo de su automóvil utilizándolos como escudos contra los disparos de la policía que los perseguía y que, obviamente, no disparaba contra ellos.

En Saint Paul, un lugar típicamente mafioso, el gángster pensó que estaba a salvo junto a su amante Billie Erechette, pero el FBI llegó hasta allí y estuvo a punto de cogerlos.

No obstante, fue herido en una pierna, huyó y se ocultó en casa de su padre, donde como ya era un héroe popular, fue recibido casi como un ídolo y como un ejemplo a seguir para algunos de los suyos. Su aureola de atracador de bancos (como siempre, establecimientos odiados por quienes nunca tuvieron un céntimo) lo convirtió en una versión yanqui de nuestros «bandidos generosos».

Una nueva reyerta con los agentes se produjo en La Petite Boheme, un albergue en el que descansaban Dillinger y los suyos. Sorprendidos por la policía, fueron cercados. Se inició un tiroteo en el que sus compinches lograron saltar por las ventanas y ponerse a salvo, pero dejaron atrás a las mujeres que les acompañaban, las cuales fueron detenidas. La bola de nieve de la ubicuidad del gángster aterrorizó a medio país, haciendo cada vez más difícil que alguien lo escondiera o ayudara. Su cabeza ya tenía precio: 10.000 dólares. Y John Dillinger acudió a un cirujano plástico que le cambió la cara. Reinició sus atracos, ahora en Indiana.

Cada vez más acorralado, huyó con su última amante, Polly Hamilton, y ambos llegaron a Chicago, donde alquilaron un apartamento con nombre falso. Pero la dueña del mismo los denunció, llegando la policía a las proximidades del lugar con un impresionante número de agentes y vehículos.

Antes de todo esto, Diflinger y Polly habían sacado sus entradas para el cine Biograph y, al abandonar la sala, ignoraban todo lo que había montado en el exterior. Sin tiempo para sacar su pistola, Dillinger cayó acribillado por una lluvia de balas a la puerta del cine. Junto al cadáver aún caliente, la gente se arremolinó, algunos mojaron pañuelos en la sangre del malhechor y, a partir de ese momento, se puso en marcha la leyenda de que aquel cadáver no era Dillinger —para muchos, poco menos que invulnerable— y que el auténtico «enemigo público número 1» había logrado escapar una vez mas.

Fuente Consultada: Crónica Negra del Siglo XX- José María López Ruiz

Resumen del Concepto Teoría de la Gestalt-Psicologia

Resumen del Concepto Teoría de la Gestalt – Definición Psicología

► CONCEPTO TEORÍA DE LA GESTALT:

(t. de la G.) La psicología de la forma —Gestaltpsychologie, en alemán— nació hacia 1912, de la mano de Max Wertheimer, responsable de realizar algunos experimentos sobre la naturaleza de la percepción del movimiento, también conocida como “fenómeno phi”.

Básicamente, estos estudios demuestran que el individuo registra la realidad que lo rodea no solamente a partir de sus cinco sentidos, sino especialmente a través de un principio de organización mental.

Dicho de otro modo, la teoría de la Gestalt sostiene que la psiquis del individuo siempre les otorga algún orden a los objetos que percibe. Por eso, sus impulsores acuñan la famosa frase “el todo es más que la suma de sus partes”.

elefante, gestalt

Según la t. de la G., este mecanismo es adquirido por los seres humanos desde sus primeros meses de vida y a lo largo de su infancia.

Dicho aprendizaje —explican los gestálticos— condiciona la relación del individuo con su entorno.

De hecho, desde esta perspectiva, no existe posibilidad alguna de que el fenómeno de percepción sea “puro” o “ingenuo”; el individuo siempre le está dando algún sentido.

Otros exponentes de la teoría de la G. son Wolfang Kolher, dedicado a interpretar el comportamiento de los chimpancés, y Kurt Koffka, especializado en corroborar las conclusiones gestálticas en el campo de la Neurología y la Fisiología.

Por su parte, Frederick Peris propone la llamada “psicoterapia gestáltica”, basada en la idea de que los problemas psíquicos se originan en “gestalts inconclusas”.

Desde este punto de vista, el paciente debe vivir sus conflictos en una especie de actuación psicodramática que le permita imitar los diferentes roles de su problemática.

De este modo, podrá completar las “gestalts inconclusas” de su historia y así resolver sus conflictos.

Antes que proponer un análisis verbal y/o interpretativo (típico de las escuelas psicoanalíticas), la teoría de la G. apuesta a un tratamiento llamado “proceso de aprendizaje vivencial” por el cual el paciente queda exento de hablar de sus recuerdos o de sus traumas pasados.

Sólo se le pide que preste atención a sus impresiones, a sus percepciones actuales en todos los niveles (fantasías, sueños, vida cotidiana) para, de esta manera, darse cuenta del modo en que aparecen sus dificultades.

Fuente Consultada: Diccionario de los Movimientos del Siglo XX

Tragedia Nuclear en Chernobyl Explosión de una Usina Atómica

 Tragedia Nuclear en Chernobyl
La Explosión de una Usina Atómica

El pasado 26 de abril se han cumplido 30 años de la explosión e incendio del reactor número 4 de la central nuclear de Chernobyl. El accidente, ocurrido a las 1:23 horas de la mañana, produjo la liberación de enormes cantidades de material radiactivo a la atmósfera, contaminando significativamente grandes extensiones de Bielorrusia, la Federación Rusa y Ucrania, afectando seriamente a la población local.

El accidente se inició al disparar los operadores la turbina para llevar a cabo el experimento que pretendían. El estado del reactor en ese momento, con un caudal de refrigeración superior al normal y los venenos neutrónicos extraídos en mucha mayor proporción a lo permitido, hicieron que el reactor estuviera en régimen de supermoderación, con lo que el transitorio originado provocó un brusco aumento de reactividad que no pudo ser compensada.

Victima de Chernobyl

Una vez producido el transitorio, debería haber funcionado el sistema automático de protección del reactor, parte del cual estaba desconectado. La explosión que siguió a continuación provocó la destrucción física del reactor y la cubierta.

Para dar idea de la gran liberación de energía, se dirá que partículas de plutonio alcanzaron los 2 km de altitud.

En los diez años transcurridos se han realizado considerables esfuerzos para evaluar y mitigar los efectos de un accidente que tuvo su origen en una serie de fallos humanos, de diseño y políticos, que nunca debieron haber ocurrido.

Se resumen a continuación los principales acontecimientos previos y posteriores al accidente, recopilados de investigaciones recién concluidas

Niño victima de Chernobyl

¿Qué sucedió exactamente en Chernobyl?
¿Por qué ocurrió?
¿Qué impacto ecológico causó?

El accidente ocurrido en la madrugada del 26 de abril de 1986 consistió, básicamente, en una conjunción de fallas humanas y de diseño de la planta. Se originó en una serie de pruebas que, con el fin de mejorar la seguridad, se iniciaron en el reactor.

La idea era verificar que la inercia de una turbina era suficiente, si se producía una interrupción abrupta de la alimentación eléctrica, para que los generadores mantuvieran en funcionamiento al sistema de refrigeración hasta que arrancasen los generadores diesel de emergencia.

En los reactores «occidentales» esta eventualidad está prevista en el diseño del reactor, admitiéndose una demora de hasta 30 segundos de los diesel que deben cubrir la falla. Por aquí, este tipo de pruebas está prohibido o se encuentra estrictamente reglamentado.

En la unidad 4 de la Central de Chernobyl, se intentó ese experimento después de haberlo realizado, con éxito, en la unidad número 3. Para llevarlo a cabo, era necesario llevar el reactor a un 30 % de su potencia de funcionamiento (3200 MW térmicos).

El 25 de abril, a la 01:00 se comenzó a bajar potencia y a las 13:00 hs el reactor ya estaba funcionando a un 50 % de potencia, cuando se desconectó una de las dos turbinas. En ese punto, las autoridades del sistema pidieron que se lo mantuviera por necesidades de la red eléctrica. La central quedó esperando la autorización para iniciar la experiencia, cosa que ocurrió a las 23:00.

A las 23:10 se bajó la potencia del reactor. Por un error de operación (PRIMER ERROR) la potencia se bajó a un 1 %, provocando la condensación del vapor presente en el núcleo. Como el agua absorbe más neutrones que el vapor, esto introdujo reactividad negativa.

Si la «reactividad» es cero la reacción en el núcleo se autosostiene y la población neutrónica se mantiene constante; entonces, se dice que el reactor está crítico. Si es positiva la población neutrónica crece y, por lo tanto, la potencia del núcleo aumenta. Si es negativa la población neutrónica disminuye y el reactor tiende a apagarse.

Adicionalmente – al bajar la potencia del reactor – la concentración de Xe131 subió, introduciendo un fuerte aporte negativo adicional de reactividad. Es un «producto de fisión» que actúa como gran absorbente de neutrones. Esta situación produjo preocupación en los operadores, ya que el reactor se apagaba inexorablemente. Entonces, decidieron extraer todas las barras de control del núcleo, algo que no estaba permitido por los manuales de operación (SEGUNDO ERROR). Fue posible porque el diseño no contemplaba el enclavamiento del mecanismo.

Con el reactor operando prácticamente sin barras, se alcanzó un 7 % de potencia, en un estado de alta inestabilidad. (Las barras de control absorben los neutrones excedentes, manteniendo al reactor estable o crítico. Su remoción introduce reactividad positiva).

El reactor poseía un sistema automático de control de caudal por los canales. Al trabajar a tan baja potencia, el sistema hubiese tendido a la parada. Para evitarlo, los operadores desconectaron el sistema de parada por caudal e iniciaron el control manual del mismo (TERCER ERROR). Nuevamente, la falta de enclavamientos permitió esta maniobra.

En ese momento, todo el refrigerante estaba condensado en el núcleo. A las 1:23:04 del 26 de abril de 1986, se decidió desconectar la turbina de la línea de vapor, para iniciar la prueba. Para poder hacerlo, los operadores tuvieron que hacer lo propio con otros sistemas de emergencia (CUARTO ERROR).

Al desconectar la turbina, las bombas comenzaron a alimentarse por la tensión provista por el generador durante su frenado inercial. La tensión fue menor y las bombas trabajaron a menor velocidad. Entonces, se formaron burbujas de vapor en el núcleo, insertando una altísima reactividad y, por lo tanto, un brusco incremento de potencia.

A la 1:23:40 el operador quiso introducir las barras de corte. Pero, ya era tarde! Para ese entonces, el reactor ya estaba a varias veces su potencia nominal.

La presión en los tubos subió rápidamente, provocando su ruptura. Estallaron!!!, levantando el blindaje de la parte superior del núcleo.

Algunos fragmentos de combustible y grafito en llamas fueron lanzados hacia afuera, cayendo sobre el techo de turbinas adyacentes, causando una treintena de incendios. Para las 5:00, los bomberos habían apagado a la mayoría de ellos, con un terrible costo en vidas por la sobreexposición.

Luego de fracasar en su intento de inundar al núcleo, los soviéticos decidieron cubrirlo con materiales absorbentes de neutrones y rayos gamma (plomo, sustancias boradas, arena, arcilla, dolomita). Del 28 de abril al 2 de mayo, se dedicaron a hacerlo desde helicópteros. Cavaron un túnel por debajo de la central, para introducir un piso de hormigón y evitar la contaminación de las napas de agua subterránea. Así consiguieron que cesaran las grandes emisiones de material radiactivo.

El reactor fue finalmente recubierto con un «sarcófago» de hormigón, que provee un blindaje suficiente como para trabajar en los alrededores. Para evacuar el calor residual, se instalaron ventiladores y filtros.

La consecuencia inmediata del accidentes fue la muerte de 31 personas, 2 por la explosión y 29 a causa de la radiación. Todas formaban parte del personal de la planta.

Muchas hectáreas de campo quedaron inutilizadas por la deposición de material radiactivo. Teniendo en cuenta las dosis recibidas por los 135.000 habitantes de los alrededores, los modelos matemáticos predicen un incremento de menos del uno por ciento sobre la tasa normal de cáncer (20 %) en el área.

CONCLUSION

En este siglo el hombre ha descubierto una nueva fuente de energía: la nuclear.

Todos los países se han esforzado en contribuir a su aplicación pacífica y, como consecuencia de este trabajo conjunto, se han desarrollado las centrales nucleares para la producción de energía eléctrica.

Gracias a este esfuerzo de colaboración que se inició en los años cincuenta, la humanidad se ha encontrado con que dispone ahora de una nueva fuente de energía prácticamente ilimitada que le permite hacer frente a los problemas que están planteando los combustibles convencionales, reduciendo su utilización a los fines para los que resultan insustituibles y evitando su consumo en la producción de energía eléctrica.

Durante este tiempo, se ha podido demostrar que las centrales nucleares producen energía eléctrica de una forma fiable, segura y económica.

Las investigaciones para lograr la energía de fusión se vienen realizando en los países más avanzados del mundo, pero aún no se la puede considerar una solución inmediata para el problema energético.

Con lo expuesto anteriormente, podemos decir que la producción de energía atómica ha «madurado» técnica, científicamente y en lo que se refiere a la seguridad para los operarios de estas centrales, para el resto de las personas y para el medio ambiente, lo suficiente como para que sea posible usarla en reemplazo de las energías generadas por la quema de combustibles fósiles. Esto seria una gran ayuda para nuestro planeta.

También creemos que hemos despejado la mayoría de las dudas con respecto a los «temibles» residuos producidos por las centrales nucleares, aunque no dejan de ser un problema hasta que estemos técnicamente avanzados como para poder reaprovecharlos o librarnos definitivamente de ellos.

El peligro atómico: La alerta definitiva sobrevino el 26 de abril de 1986, cuando en Ucrania una fuga en un reactor de la central nuclear de Chernobyl, a unos 100 Km. de Kiev, provocó la expulsión al exterior de ocho toneladas de combustible radiactivo. Se calcula que, por contaminación directa o por consecuencias indirectas de la catástrofe, murieron 20.000 personas y cerca de 300.000 quedaron aquejadas por diversos tipos de cáncer. Después de Chernobyl cobró fuerza la necesidad de desarrollar fuentes de energía «limpias» (hidroeléctrica, solar, geotérmica y eólica).

La búsqueda de fuentes energéticas alternativas también parte de las críticas al uso irracional del carbón, el gas y el petróleo, que no son recursos renovables. En efecto, enormes cantidades de esos recursos, que han tardado en formarse miles de años, se consumen en pocos minutos. Así se liberan a la atmósfera ingentes cantidades de carbono, que a la naturaleza le llevó centenares de millones de años almacenar en la corteza terrestre. Por otra parte, las emisiones de gases generan el «efecto invernadero», que ocasiona cambios climáticos catastróficos.

PARA SABER MAS…
En el libro de Adriana Patricia Cabrera, llamado «Calentamiento Global», explica lo siguiente respecto a Chernobyl y los cuidados de los recatores nucleares:

«…Después de treinta años de servicio, las centrales nucleares deben ser desmanteladas por completo; los elementos que pudieran volver a utilizarse tienen que ser descontaminados, y es preciso enterrar la obra bajo una gruesa capa de concreto.

Prolongar este plazo implica tener latente una peligrosa bomba atómica, como la que explotó en Chernobyl (Ucrania) el 26 de abril de 1986, causando la peor catástrofe nuclear conocida hasta la fecha.

Según Zhores Medvedev, investigador primario del Instituto Nacional para Investigaciones Médicas en Londres y autor de El legado de Chernobyl, hay casi ochocientos sitios temporales y primitivos de desechos nucleares alrededor de Chernobyl.

La radiactividad allí continúa contaminando el agua subterránea. El reactor nuclear, ahora cubierto por un «sarcófago» de concreto, contiene todavía 700 kilos de plutonio, 201 toneladas de uranio y altos niveles de cesio, estroncio y otros radionucleidos letales en una condición muy inestable.

No se espera que el sarcófago dure treinta años. Se acepta que será necesario construir una estructura nueva y más pesada para encapsularlo, o que habrá que eliminar y desmantelar el reactor destruido, pieza por pieza, utilizando robots especiales, para luego enterrar apropiadamente los restos. Nadie sabe cómo hacerlo, cuánto se tardará ni cuánto costará.

El otro problema, aún sin solución, es qué hacer con los desechos radiactivos. Por su alta temperatura y peligrosidad, los residuos nucleares deben permanecer entre veinte y treinta años enfriándose en piletas de agua en las centrales nucleares.

Existe la posibilidad de procesar los residuos y convertirlos en plutonio, el elemento más peligroso conocido y generado por el hombre. Pero una vez reprocesados, enfriados o vitrificados, la radiactividad de estos materiales se sigue liberando, y todavía no se ha encontrado un lugar de almacenamiento que sea lo suficientemente seguro.

Si se tiene en cuenta que a los treinta años de uso, una planta desmantelada genera la misma cantidad de residuos radiactivos que produjo durante toda su vida, la central misma es una montaña de basura, con destino incierto.

Los residuos nucleares se clasifican según su peligrosidad en de baja, mediana y alta actividad. Los de baja actividad son los que se producen en las etapas en las que el uranio se convierte en combustible apto para una central nuclear. De este proceso se desprende el fatal iodo 131.

Los de mediana actividad se producen en el tratamiento del combustible nuclear y generan radiación alfa. Esta basura es casi eterna: el americio 243 vive ocho mil años; el plutonio, veiticua-tro mil cuatrocientos años; y el neptunio 237 llega a vivir dos millones de años.»

Fuente Consultada:
Calentamiento Global de Adriana P. Cabrera Edit. longseller

Biografia Charles Chaplin Resumen Primeras Peliculas del Cine Mudo

Resumen Biografía Charles Chaplin y las Primeras Películas del Cine Mudo

Al crear el personaje de Charlot, Chaplin dotó a la comedia burlesca de una calidad expresiva que pocos actores alcanzarían en el futuro.

Así nació uno de los mayores mitos del cine y uno de los héroes más populares y a la vez reservados del mundo.

En el catálogo de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos figura la obra Charles Chaplin Own Story (La historia de Charles Chaplin contada por él mismo), publicada en Indianápolis el año 1916.

Es éste el único ejemplar que existe en el mundo, pues los demás fueron destruídos por orden del autor.

Tal actitud es muestra de la reserva con que Chaplin se enfrenta con el público, de tal modo que aun siendo la figura cinematográfica sobre .la que más se ha escrito en el mundo, nadie ha conseguido descifrar totalmente su compleja personalidad.

El personaje de «Charlot» fue, y es, universal en el espacio y en el tiempo, e incluso puede tener cualquier edad. En él halló Chaplin una vena de comicidad y sentimiento con la que expresó su concepto del «hombre corriente, de cualquier hombre, de mí mismo».

biografia de chaplin charles

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

BREVE FICHA BIOGRAFICA DE CHAPLIN

•  Nació en Londres en 1889, en una familia de artistas.

• Cinco años después murió su padre y, al poco tiempo, su madre fue internada en un asilo.

• Se unió a un grupo de bailarines callejeros y empezó a recorrer Londres.

• En 1912 realizó una gira a los Estados Unidos, en donde fue descubierto por un productor de cine.

• Dos años después realizó la primera película donde aparece su personaje: «Carlitas».

• Por la película «El circo» se le concedió en 1928 un Oscar.

• En 1940 filmó «El gran dictador», su primer película hablada.

• En 1943, luego del fracaso de tres matrimonios, se casó con Oona O’Neill.
Un cómico distinguido

• En 1952 viajó a Londres para el estreno de «Candilejas». Allí se enteró de que había sido declarado persona no grata para los Estados Unidos y se estableció en Europa.

• En 1954 recibió el Premio Internacional le la Paz, en Berlín.

• En 1967 estrenó su única película en color, «La condesa de Hong Kong».
En 1972 regresó a los Estados Unidos para recibir un Oscar.

• En 1975 la reina de Inglaterra le otorgó el título de sir.

• Murió en Corsier-sur-Vevey (Suiza), en 1977.

«Más que máquinas, necesitamos humanidad; más que inteligencia, tener bondad y dulzura; sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo.»

https://historiaybiografias.com/bullet_explorar.jpg

AMPLIA BIOGRAFIA DE CHARLES CHAPLIN

Charles Chaplin (1889-1977), actor, compositor, productor y director inglés, alcanzó fama internacional con sus películas mudas y es considerado uno de los grandes creadores de la historia del cine.

Su nombre completo era sir Charles Spencer Chaplin.

Charles ChaplinNació en Londres, en una familia de artistas de variedades, y comenzó a actuar ya de niño en musicales y pantomimas.

En 1910 viajó a Estados Unidos en una gira con la compañía para la que trabajaba, y se estableció allí definitivamente dos años después.

Chaplin apareció por primera vez en el cine en 1913, en las películas de la Keystone, de Mack Sennett.

En Carreras de autos para niños (o Carreras sofocantes, 1914) hizo por vez primera el personaje del vagabundo Charlot, con unos anchísimos pantalones, enormes zapatos, bombín y bastón de bambú, papel que interpretaría luego en más de 60 películas, incluida El vagabundo (o Charlot vagabundo, en 1915).

En este año se asoció con la compañía Essanay, después con la Mutual y con la First National, hasta tener sus propios estudios en Hollywood en 1918.

SU FAMA:

Dos giras a Estados Unidos le cambia el curso de su vida.

En diciembre de tras dejar su Inglaterra natal, Chaplin ingresó en la Mack

Sennetts Keystone Company. Al mismo tiempo reemplaza el teatro por el cine.

Sólo durante 1914 rodó 35 cortometrajes, que hicieron famoso Charlot, su personaje de vagabundo.

Entonces Chaplin reclamó su independencia y se alejó de Mack Sennett e ingresó Mutual Film Corporation, que le ofreció medios técnicos y financieros considerables.

Sin embargo, ésta no era totalmente de su agrado, y en 1917 escogió la First National por una retribución que superaba el millón de dólares.

Rompiendo las tradiciones de Hollywood, Chaplin quería controlar la totalidad de sus películas, desde la escritura del guión la distribución.

Con este fin creó la dad independiente United Artists, con Douglas Fairbanks y Mary Pickford.

Desde entonces tuvo sus propios estudios y produjo sus películas. (imagen abajo)

La Primera Guerra mundial, en la cual participó Estados Unidos desde 1917, le ofreció a Chaplin un gran público, los soldados aliados, y un tema, el esfuerzo de guerra.

Algunos cortometrajes del cineasta constituían explícitamente propaganda.

Sus apariciones públicas atraían grandes multitudes.

El 8 de abril de 1918, 30.000 personas asistieron al mitin organizado en Wall Street, Nueva York, con Chaplin, Mary Fickford y Douglas Fairbanks.

«En este mismo momento, los alemanes nos han tomado la delantera y necesitamos dólares.

Deberíamos hacer la travesía para expulsar de Francia a ese viejo demonio de Kaiser», declaraba Charlie Chaplin.

Sin duda, uno de los mayores éxitos del cine de guerra fue ¡Armas al hombro!, que se estreno, el 30 de octubre de 1918, poco antes del armisticio del 11 de noviembre.

Durante estos años de películas cortas, desarrolló paulatinamente el personaje del vagabundo, pasando del estereotipo del payaso travieso a la figura humana y compasiva que calaría en los espectadores de todo el mundo.

En 1919 fundó, junto con Mary Pickford, Douglas Fairbanks y D.W. Griffith la United Artists Corporation, en la que seguiría hasta el año 1952.

Sus películas más importantes como actor, director y productor fueron las mudas:

El chico (1921), El peregrino (1924), La quimera del oro (1925), El circo (1928), Luces de la ciudad (1931) y Tiempos modernos (1936), todas ellas récords sucesivos de taquilla, pese a realizarse ya durante la época del cine sonoro.

A éstas siguieron El gran dictador (1940), Monsieur Verdoux (1947), donde aparece por última vez su personaje de Charlot, Candilejas (1952) y Un rey en Nueva York (1957).

Aparte dirigió, sin protagonizarlas, Una mujer de París (1923) y La condesa de Hong Kong (1967), donde hace un pequeño papel. También compuso la música de la mayoría de sus películas.

Chaplin rechazó de plano al cine sonoro , pensaba que «el sonido estropea el arte más antiguo del mundo, la pantomima,y anula la gran belleza del silencio».

Su obra maestra, Tiempos modernos, una sátira sobre la civilización de las máquinas, fue todavía muda

Chaplin perfeccionó un estilo personal de interpretación, derivado del payaso de circo y del mimo, combinando la elegancia acrobática, la expresividad del gesto y la elocuencia facial, con un sentido del ritmo impecable.

Su creación del pequeño vagabundo Charlot, un símbolo universal de la individualidad indestructible, triunfante contra la adversidad y la persecución, tanto humana como mecánica, le dio fama mundial como comediante y actor dramático.

La llegada del sonoro a finales de la década de 1920 no perjudicó la efectividad de su pantomima, de la que dependía en gran parte su creación.

Al mismo tiempo, comenzó a manifestar su preocupación por los problemas sociales de su época.

Más tarde abandonó el papel del vagabundo para hacer personajes específicos, en una transición que marca El gran dictador, donde ya utiliza plenamente los recursos del sonoro.

El enfoque chapliniano combina la sátira y el patetismo melodramático, bajo los que late el amor a la humanidad y a la libertad individual. Escribió dos libros Mi autobiografía (1964) y Mi vida en el cine (1975).

A finales de la década de 1940 y principios de la de 1950, Chaplin sufrió la persecución del Comité de Actividades Antiamericanas, por su pensamiento político de izquierdas; abandonó Estados Unidos en 1955.

Ya en 1947 Chaplin había sido agredido por un centenar de periodistas en una conferencia de prensa, acusado de mantener actividades antinorteamericanas.

Fue imputado de ser comunista. Su defensa siempre fue la de ser un luchador por la paz, por la democracia y por los derechos humanos.

Fue, al igual que otros hombres vinculados a las letras y al arte cinematográfico, una de las víctimas más destacadas del maccarthysmo.

Escogió Suiza, realizó dos películas más, Un rey en Nueva York (1957) y La condesa de Hong Kong (1967), y escribió su autobiografía.

Ni siquiera el Oscar especial que le concedieron en 1972 por el conjunto de su obra logró disipar totalmente el rencor que Chaplin mantenía contra el sistema de Hollywood.

Ennoblecido por la reina de Inglaterra, Sir Charles Spencer Chaplin prefirió sus orígenes europeos a los Estados Unidos.

Charles Chaplin vivió todavía una década en su refugio de Vevey, rodeado de sus hijos y acompañado por la leal Oona. En 1972 aceptó un breve retorno triunfal a Hollywood, para recibir un Oscar por la totalidad de su obra.

En los últimos años de su vida se mantuvo alejado del mundo en su mansión de Corsiersur-Vevey (Suiza), donde falleció mientras dormía.

SUS ULTIMOS AÑOS:

Desde su finca de Vevey (Suiza), donde reparte su tiempo entre el trabajo y la vida familiar con Oona y sus seis hijos, Chaplin hizo un viaje a Londres a principios de 1959 para tratar, junto con sus banqueros, un arreglo con el fisco norteamericano, y ambas partes llegaron al acuerdo de fijar en cuatrocientos veinticinco mil dólares la cantidad que pagará el actor como liquidación definitiva de su deuda. Interrumpida, al parecer, su producción cinematográfica,

Chaplin ha reeditado en 1960 Vida de perro, Armas al hombro y El peregrino, reuniéndolas bajo el título general de La Revista de Charlot.

Una editorial inglesa publicó en 1965 su autobiografía Historia de mi vida, que pronto ha sido traducida en todas las lenguas importantes.

La importancia de la obra de Charles Chaplin en la cultura del siglo XX ha sido extraordinaria.

En su época dorada —entre 1915 y 1940— constituyó un caso único de admiración y reconocimiento universal.

El personaje que creó, el vagabundo trashumante y melancólico, es una figura inmortal que ocupa ya un puesto propio dentro de la historia del mundo.

Actores como Jean-Louis Barrault, directores como De Sica y Rene Clair, han declarado abiertamente la influencia chapliniana en su obra, y la unánime aclamación popular permitió a Chaplin una independencia económica gracias a la cual pudo conservar su autonomía creativa libre de los compromisos comerciales de Hollywood.

Y las recientes reposiciones de sus cintas le han ganado igualmente el aplauso de las nuevas generaciones, lo que demuestra el valor de una producción que puede admirarse veinte —o más— años después sin haber perdido nada de su atractivo.

No se conoce un caso semejante, aparte de Walt Disney, desde la aparición del cine.

Respecto a la ideología política de Chaplin, no se sabe nada con seguridad. En 1947 declaró en una conferencia de prensa:

«No soy comunista. Durante la guerra simpaticé con los rusos que luchaban en el frente. Creo que les debemos agradecimiento, y en ese sentido simpaticé con ellos.»

En otra ocasión se ha definido a sí mismo como «anarquista social». Se negó siempre a nacionalizarse americano, afirmando:

«No creo en los sistemas políticos; nunca he votado ni nunca me adherí a ningún partido.»

Su ideología:

«La defensa del pobre hombre, y de su derecho a un hogar, un trabajo y una familia.»

Unida esta benevolencia social a una carencia casi absoluta de formación intelectual y a una gran ingenuidad en las declaraciones públicas, su nombre ha sido fácilmente utilizable por la propaganda soviética oficial y sus simpatizantes.

Su vanidad ante la fama y la riqueza, que le inundaron en plena juventud, se juntó a lo que definió un amigo suyo como «su intolerancia de artista para todo cuanto represente estupidez, hipocresía o estrechez mental».

Su defensiva reserva ha sido impenetrable para cuantos han convivido con él, que con frecuencia han hallado difícil aceptar sus inesperados y caprichosos cambios de humor y de planes.

Nadie ha conseguido llegar al fondo de su carácter, y nadie podrá sacar una consecuencia clara del examen de sus contradictorias declaraciones y actividades.

Indudablemente el peso de los años y las responsabilidades de la fortuna han hecho más conservador al antiguo «revolucionario de salón», pero en cuanto se refiere a una comprensión total de esta compleja personalidad, Charles Chaplin, como casi todos los hombres geniales, es por ahora un enigma.

LA FIEBRE DEL ORO

La más famoa fue La fiebre del oro (1925). Pero, antes había estrenado ya, El chicoen la que Charlot adopta un niño al que no puede ofrecer otra cosa que su amor y su visión del mundo, expresadas con una mímica entre el estupor y la sonrisa, incluso ante la más terrible adversidad— y también Día de paga y El peregrino.

Les siguieron El circo y Luces de la ciudad. Pero, mientras se sucedían sus éxitos, el cine comenzaba a introducir el sonido.

Cuando rodó El gran dictador, Chaplin estaba en la cima de la fama.

La película, realizada en 1940, marcó un giro en su obra, puesto que se trataba de su primera película hablada.

El personaje se apartó un poco del estereotipo del vagabundo representado por Charlot.

En efecto, Chaplin puso en escena a dos protagonistas: Adenoid Hynkel; el dictador, que es la copia fiel de Adolf Hitler, y un pequeño barbero judío un doble, que se cambia por Hynkel y lo ridiculiza.

Por su fuerza evocadora, el momento en que el dictador hace malabarismos con el globo terráqueo permaneció como escena de antología.

Chaplin denunció el nazismo y el fascismo; también aludió a Benito Mussolini, presentado como Benzino Napaloni.

El gran dictador es un vibrante alegato contra las ideologías totalitarias. «En este mundo hay lugar para todos», suelta el barbero judío como un último mensaje de fraternidad universal contra la barbarie.

EL CINE DE LA ÉPOCA:

Tres de las mayores estrellas de Hollywood, Charles Chaplin, Douglas Fairbanks y Mary Pickford, y su director más prestigioso, D. W. Griffith, unieron sus fuerzas en 1919 para crear la United Artists, el primer estudio que pertenecía a talentos creativos y estaba dirigido por ellos.

En aquella época, los cuatro eran los reyes indiscutibles del negocio.

Si anunciaban que Chaplin actuaba, inmediatamente se formaban colas frente a las boleterías de los teatros.

Griffith era venerado por haber creado El nacimiento de una nación.

Fairbanks, el ídolo de las funciones de la tarde, protagonizaba sátiras ligeras de éxito espectacular.

Su futura mujer Mary Pickford (se casaron al año siguiente) era «la novia de América», el mayor éxito de boletería de la industria, así como una sagaz mujer de negocios.

En contraste con su imagen de mujer-niña dulce y empalagosa, Pickford se enfrentó a los hombres más fuertes de Hollywood dirigiendo las batallas de los actores para conseguir más dinero y más control artístico.

La United Artists tuvo un inicio inestable y perdió dinero durante los años 20. Griffith pronto abandonaría.

Pero las bravuconadas de Fairbanks y las comedias de Chaplin tuvieron éxito y gracias a una administración apropiada, la compañía se mantuvo a flote.

UN HÉROE DIPLOMÁTICO

La personalidad y el genio de Charles Chaplin habían trascendido el ámbito del cine.

En 1948, la Asociación Francesa de la Crítica Cinematográfica se dirigió a la Fundación Nobel en Suecia pidiendo el Premio Nobel de la Paz para Chaplin.

Tras su difícil salida de los Estados Unidos, preparó nuevas películas, siendo «Un rey en Nueva York» (una mordaz sátira en contra del macartysmo) la más afortunada.

No sucedió lo mismo con su última película «La condesa de Hong Kong» en donde tuvo como protagonista a Sophia Loren.

Convertido en personaje y mito universal, Chaplin tuvo la oportunidad de relacionarse con figuras destacadas de la política mundial.

En uno de sus viajes a Londres, los Chaplin recibieron una nota diciendo que Jruschov y Bulganin querían invitarlos a una recepción dada por la Embajada soviética en el Hotel Claridge.

De la misma forma, sostuvo encuentros amistosos con Sir Winston Churchill, quien, en una ocasión, le solicitó «Candilejas» para proyectarla en su casa.

En otra ocasión, la Embajada china en Ginebra le solicitó una copia de «Luces de la ciudad» para proyectarla ante Chu En-lai.

Eran los años de la crisis coreana y en torno a Chu En-lai giraba la decisión de paz o guerra.

El líder chino invitó a comer a Chaplin y según señala el artista en sus Memorias: «Aquella noche Chu En-lai nos contó una historia emocionante sobre la entrada triunfal de Mao Tsé-tung en Pekín.

Había un millón de chinos presentes para darle la bienvenida.

Habían levantado una gran tribuna, de quince pies de altura, en un extremo de la gran plaza, y cuando iba subiendo los escalones, por la parte de atrás apareció la parte superior de su cabeza, y un rugido de bienvenida brotó de las gargantas de un millón de personas, creciendo y creciendo a medida que la figura solitaria se hacía totalmente visible.

Y cuando Mao Tsé-tung, el conquistador de China. vio aquella enorme multitud, permaneció en pie durante un momento y luego, de repente, se cubrió la cara con las manos y lloró».

A través de su instinto creativo, redimiendo a personajes de su solemnidad, Charles Chaplin se convirtió en un símbolo común para cualquier país y cualquier ideología libertaria.

En materia cinematográfica podría decirse que nada se ha ideado después de él. «Notoria es, por ejemplo, su influencia sobre Fellini -señala el crítico Mariano Silva- Gelsomina de ‘La Strada’ es Charlot.

También hay descubrimientos en su técnica fílmica, en su lenguaje, concebido en función de lo que quería mostrar de la acción y de los personajes (plano secuencia).

Vio que la colocación de la cámara (distancia y ángulo) no era sólo una cuestión psicológica, sino que constituía la articulación de la escena, era la base del estilo cinematográfico. Si la cámara está demasiado cerca o demasiado lejos, puede resaltar un defecto o estropear un efecto.

El actor no debe caminar innecesariamente.

En suma -decía—, la colocación de la cámara es como el acento del lenguaje del cine».

Al cumplir los 80 años, tres estudiosos franceses de su obra le escriben una Carta Abierta pidiéndole que reedite los filmes que están bajo su control, permitiendo así que su magnífica obra sea conocida en años posteriores por las nuevas generaciones.

Charles Chaplin respondió asegurando que no guardaría su obra…

Por eso, Garlitos romántico, vagabundo, anticonformista, seguirá viviendo, amando y luchando mientras haya algo que transformar en esta sociedad.

EL FAMOSO FILM: TIEMPOS MODERNOS:

Charles Chaplin quiso hacer en Modern Times una crítica de la deshumanización que comporta la ultratecnificación del trabajo industrial y de la barbarie del capitalismo.

carteleta de Tiempos Modernos de Chaplin

Según el historiador del cine R. Gubem, Modera Times es

«un retablo trágico-cómico social de los años de la depresión, que no es tanto una crítica contra el maquinismo industrial como una crítica de la explotación inhumana del hombre por el hombre».

El filme se rodó en 1936, cuando los efectos de la depresión económica iniciada en 1929 estaban en su momento álgido y EE. UU. conocía las peores secuelas del capitalismo: crisis, cierre de empresas, paro y miseria.

La película no tiene un argumento lineal, sino que más bien es un encadenamiento de sketchs en torno a la figura del protagonista y de su enfrentamiento con la máquina y con la sociedad en general.

Rodada en unos momentos en los que se imponía el cine sonoro, Chaplin quiso señalar, con el mutismo del personaje, la impotencia del hombre ante la compleja maquinaria social.

La película se sitúa a caballo entre el cine mudo y el sonoro, ya que sigue todas las directrices de la estética muda y la pantomima, pero introduce una banda musical, numerosos efectos sonoros e incluso algunas palabras.

A pesar de que el filme sea cronológicamente posterior al período que acabamos de estudiar, Modern Times constituye un documento de trabajo perfectamente útil para reflexionar sobre los efectos del maquinismo (taylorismo) y sobre la era del gran capitalismo.

pasaje de Tiempos Modernos de Chaplin

Fuente Consultada:
HECHOS Sucesos que estremecieron al siglo «La Vida de Chaplin»

Los Años Locos en América – Origen Estilo de Vida Americano Consumo

Los Años Locos en América – Origen y Estilo de Vida Americano – Consumo

Cuando finalizó la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos se había convertido en acreedor de las grandes potencias europeas y aparecía como gran potencia mundial. La deuda contraída por Europa con los Estados Unidos ascendía a unos 7 mil millones de dólares, a los que se sumarían, algo más tarde, 3 mil millones más para la reconstrucción del viejo continente.

En marzo de 1920 el Senado norteamericano se opuso a los acuerdos alcanzados por el presidente demócrata Woodrow Wilson en Europa, y rechazó el Tratado de Versalles y el Pacto de la Liga de las Naciones. Comenzaron las presidencias republicanas: Harding (1921-1923), Calvin Coolidge (1923-1929) y Hehert C. Hoover (1929-1933. Éstos adoptaron una política aislacionista, que durante veinte años mantuvo a Estados Unidos alejado de los acontecimientos europeos y del Extremo Oriente.

La población norteamericana, de acuerdo con esta política, deseaba tener el menor compromiso posible con Europa y con los inmigrantes entre 1920 y 1924, la inmigración disminuyó notoriamente. El nacionalismo, alimentado por el conflicto, continuó terminado éste, y potenciado por la Revolución Rusa, se dirigió contra los políticos reformistas y los dirigentes y militantes sindicales. Estos últimos estaban, en su mayoría, integrados por inmigrantes que no eran considerados auténticos norteamericanos Una breve crisis (1918-1920), acompañada & numerosas huelgas, aumentó miedos y rencores.

Profesores universitarios y realizadores cinematográficos fueron objeto de todo tipo de agresiones y denuncias. Muchos inmigrantes fueron deportados. La comunidad negra fue hostigada El Ku Klux Klan (organización secreta racista terrorista) no sólo actuó en el sur de los Estado Unidos (donde había sido creada a la finalización de la guerra de Secesión), sino en el oeste, y su víctimas fueron, además de personas de raza negra, miembros de la comunidad judía y católica.

ganster años locosSin embargo, la década de 1920 en los Estados Unidos no es recordada por nada de esto. Ha ingresado en el imaginario colectivo, no sólo de los norteamericanos, sino de latinoamericanos y europeos, por la ley seca, los gángster, las polleras por la rodilla, el jazz, el charlestón, las películas hollywoodenses, las estrellas del espectáculo, el béisbol, los ídolos del box y el desborde de una vida urbana y alocada.

Los años 20 dieron comienzo a la presencia del consumo masivo en los productos culturales. Nacía la cultura de masas.

El 17 de octubre de 1920 fue prohibido el consumo de alcohol. La llamada ley seca hizo millonarios a muchos hombres que se dedicaron a la venta clandestina de alcohol y socavó la autoridad del gobierno norteamericano. En realidad fue una concesión del gobierno a la población de las pequeñas ciudades del campo, que no participó de la prosperidad general. El sur rural, sosteniendo los antiguos valores de la americanidad, culpaba al alcohol de numerosas enfermedades, desde la parálisis hasta la epilepsia.

Adhirieron grupos feministas y las iglesias protestantes. En las grandes ciudades, beber ilegalmente se convirtió en una aventura, y las bandas de gángsters lo transformaron en un floreciente negocio.

Fue la década de la publicidad, el automóvil, la energía eléctrica y el confort generalizado.  En el avance de la publicidad, mucho tuvo que ver la radio y los diarios populares que, en formato de tabloides, multiplicaron sus ventas.

En 1919, aparecieron los programas comerciales, con el fin de estimular la venta de aparatos de radio. En ese año ya funcionaban 606 estaciones y circulaban 6.750.000 automóviles. Diez años después, los automotores se cuadruplicaron y había un vehículo cada cinco personas. Comenzaron las ventas a crédito y, hacia fines de la década, el 60 % de los vehículos eran vendidos en cuotas.

henry ford años locos

Los efectos de la producción automovilística se extendieron a toda la economía. Esta industria requería de gran cantidad de acero, plomo, cuero y textiles para los interiores del automotor.

La política de créditos baratos facilitó las compras, pero el dinero en circulación se duplicó, hizo posible la emisión de nuevas acciones y la especulación en el mercado inmobiliario.

Los sistemas de ventas frieron modificados para poder satisfacer una demanda en aumento. Aparecieron las cadenas de almacenes especializados en la venta de productos alimenticios y farmacéuticos.

El aumento del número de automóviles posibilitó la compra en los centros comerciales. Hacia 1929, la mitad de las ventas se hacían directamente y al contado. La oferta era variada y novedosa: refrigeradores, lavarropas, motocicletas, aspiradoras. Hollywood, con sus películas, publicitó la vida confortable y urbana.

Años Locos

La expansión del sector servicios multiplicó el empleo urbano y determinó el crecimiento de las ciudades. Éstas lo hicieron para arriba, gracias al ascensor y a las estructuras de acero. La abundancia de rascacielos evidenció la existencia de un extraordinario desarrollo económico. En 1929 finalizó la construcción del edificio Chrysler, de 77 pisos, en Nueva York, y en 1931 fue inaugurado el Empire State, de 102 pisos, que, con 381 metros de altura, pasó a ser el edificio para viviendas u oficinas más alto del mundo. (foto mas abajo)

De todos modos, los años 20, «the rooring twenties», quedaron como años extraordinarios en el recuerdo de los americanos: aquella fue la era del jazz, del cine, del music-hall. Todo el mundo especulaba y compraba acciones que subían regularmente. Se creía que bastaba emplear 15 dólares semanales, para encontrarse, al cabo de veinte años, dueño de un capital de 80.000 dólares, con 400 dólares de renta mensual.

Los agentes de inmuebles hacían fortunas. En unos años, la península pantanosa de Florida se cubrió de playas, de hoteles, de residencias: el burgués neoyorquino no hablaba más que de sus vacaciones en Miami. Grandes multitudes asistían a los combates de boxeo importantes, a los partidos de fútbol americano y de base-ball, cuyos campeones profesionales eran ídolos fabulosamente  pagados,  como las  «vedettes» de Hollywood. La victoria de Lindbergh sobre el Atlántico fue como la coronación simbólica de aquella era triunfal.

 empire states edificio mas alto de ee.uu.

PARA SABER MAS…

En esta década, las películas empezaron a alcanzar el éxito que verdaderamente merecían (incluso empezaron a hablar), y ricos y pobres hacían cola en los cines para tener la oportunidad d ver a antiguos obreros haciendo de millonarios y a millonarios haciendo de obreros. Fue la época de las chicas liberadas (flapper) con la falda por encima de la rodilla, un cigarrillo en una mano y una petaca de whisky de contrabando en la otra.

Y sobre todo fue la época del jazz. Millonarios blancos obreros, gángsters, intelectuales y jovencitas atestaban los bares nocturnos de Nueva York, Chicago y Kansas City para escuchar a intérpretes geniales como Duke Ellington y Louis Armstrong. Desde San Francisco hasta Berlín, la gente bailaba el charlestón y la música de raíces negras.

Los llamativos y grandiosos cines de los años veinte, con capacidad para cientos de espectadores, encarnaron no solo la fascinación por las películas sino también el espíritu heterogéneo, característico de la reciente cultura de masas. El teatro de la Quinta Avenida de Seattle , construido en 1926, resultaba emblemático. Presentaba espectáculos deslumbrantes (producidos por compañías muy importantes) y exotismo «auténtico» (el techo era una réplica el doble de grande del original de uno de los del salón imperial del trono de Pekín). Los espectadores podían sentarse aquí para disfrutar de su magia y sentirse como emperadores.

Lo que diferenció a los años veinte de cualquier década anterior fue la llegada de la cultura de masas. La cultura popular se vio afectada por la producción en cadena, el consumo y los medios de comunicación. La cultura de masas, en su afán de novedad, tiende hacia la inclusión y aporta la materia prima de las minorías de la sociedad a las corrientes principales; además, busca un público más amplio (o mercado) para sus productos. Cuenta con el poder para cambiar no sólo la cultura popular sino también la marginal y la alta cultura. Algo tan revolucionario pudo establecerse firmemente sin un cataclismo social importante. En realidad, el acontecimiento que configuró los años veinte fue la Primera Guerra Mundial.

En muchos aspectos, el primer ejemplo perfecto de héroe de la cultura de masas fue una figura de la guerra. Thomas E. Lawrence, conocido como Lawrence de Arabia. Lawrence, hijo ilegítimo d un lord irlandés adúltero, surgió de la oscuridad para encabezar una fuerza de guerrilleros beduinos en la guerra contra los turcos.

Se convirtió en un nombre familiar en Gran Bretaña y en Estados Unidos a través de los escritos y conferencias de Lowell Thomas, periodista sensacionalista norteamericano que se percató del irresistible encanto romántico que poseía la idea de un hombre blanco vestido como un príncipe árabe liderando a un grupo de hombres «salvajes» y oscuros contra un enemigo mucho más fuerte. Pero lo que realmente convirtió a Lawrence en una estrella fueron imágenes del camarógrafo de Thomas, Henry Chasse.

La historia de Lawrence era visual y no hubiera tenido tanto éxito entre el gran público si no lo hubieran podido ver montando camellos a través de las arenas del desierto y haciendo estallar trenes turcos. Lawrence de Arabia se convirtió en el primer héroe de los medios, en un mundo que iba haciéndose cada vez más pequeño. Se erigió como la celebridad de los años veinte. Un héroe ambivalente en una época ambivalente.

Fue un hombre de acción que se sintió deshonrado por sus acciones; un soldado dolorosamente consciente de ser tanto un agente del imperialismo británico como de la liberación árabe; un escritor que buscaba la fama (sus memorias de 1926 Los siete pilares de la sabiduría contribuyeron a asentar su leyenda), pero lo suficientemente repelido por ella como para buscar el anonimato alistándose como soldado raso bajo un nombre falso.

Como el Jake Barnes de Hemingway en También sale el Sol (The Sun also rises) la novela que encarna el desencanto de la Generación Perdida, Lawrence quedó físicamente destrozado por los horrores de la guerra y por la traición de sus ideales. Sobre todo personificó la disolución de las jerarquías sociales victorianas en el crisol de la guerra.

El poder de las películas para transformar un hecho histórico en un mito popular ya se había demostrado con El nacimiento de una nación (1915) de D. W. Griffith. Con él, el cine dejó de ser un mero entretenimiento para convertirse en un arte sofisticado aunque su película glorificaba al Ku Klux Klan del siglo XX y seguía siendo fiel a la idea victoriana de la pureza racial.

Por el contrario, Lawrence, con sus orígenes sociales ambiguos, su amistad íntima con los árabes y su alistamiento como soldado raso después de la guerra, simbolizó la igualdad de la sangre. Fue un héroe que se hizo a sí mismo y era descaradamente impuro: una nueva clase de hombre para la época de la cultura de masas.

Fuente Consultada: Historia El Mundo Contemporáneo Polimodal A-Z de Felipe Pigna y Otros