Biografía de Alejandro Magno

La Musica en Grecia Antigua Instrumentos Resumen

Resumen Sobre La Música en Grecia Antigua

Música griega. La música ha sido una actividad cultural bastante importante en la vida de los griegos, y gracias a varios frescos, cerámicas pintadas , referencias de algunos músicos célebres en aquel tiempo y de los instrumentos empleados encontrados,  hoy se puede reconstruir la historia musical de Grecia Antigua, pero de todas maneras todavía es muy poco lo que se sabe acerca de su música, música que ha sido también influenciada por las civilizaciones contemporáneas de la región, como fue la etrusca, mesopotámica y egipcia.

En la vida cotidiana tenía mucho valor la música, pues la utilizaban en las bodas, funerales, fiestas religiosas, nacimientos y cualquier otro acontecimiento que surgiera de importancia en sus vidas. Se reunían para cantar y bailar al son de instrumentos de aire como la flauta de Pan (ver abajo la imagen). Grandes pensadores de la ápoca le atribuían un importantes significado espiritual para el alma humana.

musica griega-flauta

Se cree que se empezó  a escribir música entre el siglo V y el IV a.C., mediante un sistema alfabético que distinguía las notaciones vocales de las instrumentales, pero la composición y la transmisión sigueron siendo sobre todo orales.

Recordemos el origen de la propia palabra música que procede de la denominación Musas, las hijas de Zeus que inspiraban la creación y eran dirigidas por Apolo, el dios de la poesía y las artes. También hoy en día se tiene cierta idea de cómo sonaba la música en ese tiempo ya que se han encontrado numerosos fragmentos de la notación musical. Es impotante conocer que la música er material de estudio obligatorio en las escuelas de grecia.

Se considera como el fundador de la música griega a Terpandro de Lesbos, que vivió entre los años 700 y 650 antes de Jesucristo. Estableció en Esparta la primera escuela de música que existió en Grecia.

A la lira de cuatro cuerdas, corriente en su tiempo, añadió tres más y la música de este instrumento perfeccionado llegó a ser muy popular. Taletas de Creta, que le sucedió, fundó también otra escuela de música en Esparta y ejerció allí gran influencia, derivada del poder de su arte sobre los ciudadanos. Arquíloco de Paros (al par que el propio Terpandro) ganó premios en los concursos musicales celebrados en los juegos Píticos.

Timoteo de Mileto (446-357) fue un músico muy celebrado y añadió otras cuatro cuerdas a la lira, que vino a ser. con esta reforma, un instrumento de once cuerdas. Transformó grandemente la música instrumental, que llegó a hacerse muy complicada en sus procedimientos. Este artista es personaje distinto del flautista homónimo suyo que floreció en tiempos de Alejandro. Además de la lira, se usaban la flauta y la flauta de Pan o siringa.

De estos instrumentos existía variedad de clases, según su forma y materiales de que estaban hechos. En tiempo de Pericles, la música era de obligatorio aprendizaje para las personas educadas, y la ignorancia de ese arte era considerada públicamente como un demérito. Pericles fomentó su estudio erigiendo el Odeón, edificio destinado a efectuar ensayos y audiciones de la música coral antes de las representaciones teatrales. El tañer la flauta estuvo muy en boga en aquella época y se gastaban grandes sumas en la adquisición de un buen instrumento. Tanto se complicó la ejecución de música en la flauta, que motivó la animosidad de Aristóteles contra la música en general.

No se puede formar un juicio firme sobre la calidad de la armonía griega por la carencia de datos concretos, pero puede aventurarse la hipótesis de que un pueblo tan ingenioso y cultivado en otros aspectos artísticos y tan amante de la poesía y al que por sus ritos religiosos y reuniones sociales tantas ocasiones favorables se le presentaban para practicar el arte musical, sin duda debió alcanzar en él grandes progresos.

Los principales autores griegos relacionados con la música son; el poeta Homero, los trágicos Sófocles y Eurípides y los filósofos teóricos Platón, Aristóteles y Pitágoras.

Los instrumentos mas comunes:

Instrumentos de  cuerda. Lira-Cítara-Pandura: según la leyenda, Hermes mata a una tortuga y a unos bueyes, propiedad de Apolo, y con ellos construye la lira. Apolo decide matar a Hermes que, para aplacarlo, usa su lira. Apolo queda obnubilado y decide así convertirla en instrumento. La lira tenía dos versiones: una de uso íntimo y, más grande, la cítara, para la gente del espectáculo. Del phormix de cuatro cuerdas viene la cítara de siete que se tocaba de pie. Después el laúd. El salpinx era otro instrumento de cuerda, de origen etrusco.

lira con una tortuga

Lira Griega con un Caparazón de Tortuga

Resultado de imagen para historiaybiografias.com citara

Cítara Griega

Instrumentos de viento. Flauta – trompeta – syrinx (siringa): Atenea era la intérprete de este instrumento, que causaba grandes carcajadas por parte de Afrodita y Hera porque se le inflaban los mofletes al tocarla. Al deshacerse de ella es descubierta por Marsias, un fauno, que desafía a Apolo contra su instrumento, quien será derrotado. La trompeta deriva del mismo mito y normalmente era de cuerpo metálico con embocadura acampanada. La syrinx o flauta de pan era dedicada a lo pastoril, a diferencia de la flauta doble o aulós.

musica griega

Flauta Griega

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/musica_gruega2.jpg

Siringa Griega o Flauta de Pan

Resultado de imagen para historiaybiografias.com pitagoras

Pitágoras de Samos (585-479 a.C.) consideraba la música como «una medicina para el alma».

La armonía musical: Pitágoras fundador de la escuela pitagórica, descubrió que existe una estrecha relación entre la armonía musical y la armonía de los números ,  y enseñaba su teoría musical como funadamento para la educación moral o del espíritu.

La teoría musical de Pitágoras, para explicarla en términos sencillos, se basaba en las matemáticas, si pulsamos una cuerda tirante obtenemos una nota. Cuando la longitud de la cuerda se reduce a la mitad, es decir en relación 1:2 obtenemos una octava. Si la longitud era 3:4 obtenemos la cuarta y si es 2:3 tenemos la quinta. Las doctrinas de Pitágoras influyeron mucho en Platón.

Fuente Consultada:
Historia Universal de la Civilización  – Editorial Ramón Sopena – Tomo I Edades Antigua y Media

El Estudio Científico de la Naturaleza Platón y Su Pensamiento

Influencia de Platón en el Estudio Científico de la Naturaleza

Ver: El Conocimiento Científico en la Física

Uno de los grandes ámbitos del esfuerzo humano es el estudio de la naturaleza. En este campo, la Europa de la Edad Media estaba en general bastante estancada. No cabe duda de que siempre hubo hombres que observaron el mundo y aportaron nuevos descubrimientos sobre el mismo.

Sin embargo, la tendencia más generalizada era apoyarse en la autoridad de Aristóteles. Sus textos se perdieron en Europa durante la época medieval, pero fueron preservados y platon y la cienciatraducidos por los árabes y transmitidos en esta forma a los pueblos cristianos.

La Iglesia aceptó los descubrimientos de Aristóteles como la fuente de la antigua sabiduría y de este modo sus incompletas doctrinas sobre la física y la astronomía se hicieron acreedoras del respeto general.

Sin embargo, había otra tendencia científica derivada de la antigüedad que se remontaba a Platón y los matemáticos de la Academia. Se basaba en la discusión de los aspectos matemáticos del mundo.

En el Renacimiento, cuando los textos originales adquirieron una amplia difusión, el retorno al platonismo tuvo un papel primordial en el enfoque de la astronomía.

El centro del universo: El antiguo sistema astronómico de Aristóteles situaba la Tierra en el centro del universo, rodeada de una serie de esferas concéntricas sobre las que se movían los planetas y estrellas. Esta teoría «geocéntrica» fue posteriormente adoptada por la Iglesia; coincidía perfectamente con la concepción teológica, que consideraba el ámbito terrenal de la vida de Jesús como el centro del universo.

Frente a la visión geocéntrica existía una concepción «heliocéntrica», que situaba el Sol en el centro del sistema planetario. Puede encontrarse algún indicio de la misma en el pensamiento pitagórico tardío y en la Academia de Platón. La primera formulación explícita de esta teoría se debe a Aristarco de Samos.

Sus hipótesis astronómicas fueron recogidas en los escritos de Arquímedes, el gran matemático e inventor griego. La teoría cayó en el olvido, reviviendo en la época del Renacimiento. Copérnico (1473-1543), el astrónomo polaco, la conocía y se refiere a ella en una nota marginal de uno de sus manuscritos.

Copérnico, un clérigo y astrónomo, estaba en la vanguardia de la revolución científica. Se dio cuenta de que, al considerar el Sol como centro del universo, los movimientos de los planetas (las «estrellas errantes», llamadas así por los griegos debido a su recorrido aparentemente irregular) se simplificaban considerablemente: todos se movían en círculos alrededor del sol, como lo hacen de hecho en términos generales. (Ver: Obra Científica de Copérnico)

En Atenas, en el siglo IV a.C., la filosofía natural jónica y la ciencia matemática pitagórica llegaron a una síntesis en la lógica de Platón y Aristóteles. En la Academia de Platón se subrayaba el razonamiento deductivo y la representación matemática; en el Liceo de Aristóteles primaban el razonamiento inductivo y la descripción cualitativa. La interacción entre estos dos enfoques de la ciencia ha llevado a la mayoría de los avances posteriores.

La ciencia y el método
Según la opinión de algunos, es indispensable para la ciencia poder medir los fenómenos. De otro modo, no se consideraría una investigación como científica. También en esta actitud observamos un cambio paulatino de Copérnico a Newton, respecto al cual fue Galileo quien dio el paso decisivo de la formulación numérica de las leyes físicas. No obstante, conviene observar que el método de hipótesis y deducción que se utiliza para explicar los hechos observados no requiere en sí mismo que las leyes sean matemáticas.

Una famosa pieza de investigación del siglo XVII y un ejemplo clásico de la aplicación del método científico, es el descubrimiento de la circulación de la sangre por Harvey (1578-1657). En él no intervienen las matemáticas, no porque la disciplina no estuviese lo suficientemente desarrollada, sino porque las nociones numéricas no eran relevantes en este caso. En efecto, éste es un ejemplo altamente instructivo porque muestra cómo pueden traerse a la luz hechos nuevos por medio del uso sistemático del método.

Desde los tiempos de Galeno se creía que la sangre experimentaba una especie de movimiento de mareas. Esta teoría tiene cierto mérito si se tieríe en cuenta que no se había observado ningún circuito al aplicar ligaduras a los miembros, además de otras observaciones.

Harvey mostró que Galeno debía estar equivocado, mientras que su hipótesis, la teoría de la circulación, explicaba estos hechos. De ello dedujo que debían existir unos vasos de unión tan pequeños que habían pasado desapercibidos.

Harvey no vivió para ver su teoría corroborada, pues los microscopios de su tiempo no eran lo suficientemente potentes, pero en 1661 el fisiólogo italiano Malpighi, con un instrumento más moderno, confirmó la hipótesis de Harvey. De este modo hipótesis y deducción, ayudadas por dispositivos cada vez más refinados que amplían el ámbito de lo observable, se combinan en un desarrollo constante del conocimiento científico.

El español Miguel Servet, nacido en 1511, había observado, con anterioridad a Harvey, la circulación pulmonar de la sangre.

En su época ninguno de estos avances se consideraba en principio como opuesto a la religión. Galileo trató de salvar sus descubrimientos alegando apoyo bíblico para los mismos. Newton había formulado concepciones teológicas que consideraba de gran importancia. No obstante, tanto la Iglesia católica como la protestante se mostraban en general suspicaces ante la autonomía de la ciencia. Esta actitud creó una atmósfera hostil que abrió una brecha entre el movimiento científico y el religioso.

Hasta nuestros días no se ha empezado a comprender la falta de sentido de esta división. La especulación teológica no puede abolir los hechos descubiertos por la investigación científica, aunque, por supuesto, puede haber opiniones diversas en cuanto a la veracidad de una formulación. Hoy en día ningún eclesiástico en su sano juicio trataría de aconsejar a un astrónomo sobre los movimientos planetarios.

La gran revolución científica fue un retorno consciente al método de Platón. Este no se limita a las ciencias naturales: es el fundamento de la investigación crítica en general y como tal se ha adoptado en todos los campos de estudio. Al ser autónomo, choca con cualquier autoridad externa que trate de dirigirlo. Por otra parte, en sí mismo no nos ilumina en cuanto al bien y el mal.

La ciencia no posee la respuesta a todos los problemas; es neutral respecto a los fines y sólo nos guía en cuanto a los medios. De hecho, Platón había afirmado que el conocimiento en sí mismo es bueno y la ignorancia es mala, por lo que la persecución del conocimiento debe conducir al bien.

Las grandes figuras científicas de los siglos XVI y XVII compartían esta opinión. Hoy podríamos añadir una condición más, que también es de origen griego. El bien no reside en el mero conocimiento, sino en un equilibrio armónico del mismo; de no ser así, los hombres se convierten en esclavos de sus descubrimientos, en lugar de ser   sus   amos.

Aunque la revolución científica empezó hace tantos siglos, todavía se sienten sus cambios en el siglo XX. La adaptación de las disciplinas científicas a las necesidades del mundo moderno a menudo resulta penosa tanto para los científicos como para los profanos. Pero el movimiento en pro de la redefinición de los fines de la ciencia y su lugar en la trama de la civilización, que empezó en los años cincuenta, es un indicio de que esta zona del esfuerzo intelectual encontrará al menos su lugar en el esquema general del conocimiento universal.

Fuente Consultada: La LLave del Saber Tomo II La Evolución Social – Ediciones Cisplatina-

El Rey Filósofo de Platón Formación de un Gobernante

EL REY FILOSOFO-EDUCACIÓN Y CAPACITACIÓN DE LOS LÍDERES POLÍTICOS

ANTECEDENTES: Entre los años 500 y 300 a. C, Grecia, y en concreto Atenas, vivió una época de prosperidad económica, política y cultural. Con la defenestración de la dinastía de Pisístrato en el 510 a. C., los atenienses se adentraron en un periodo de democracia que duró 200 años.

Para los atenienses, la democracia se regía por los ideales de la libertad y la igualdad; en sí, la palabra significa «gobierno del pueblo» y «demos» aludía a la ciudadanía. Esa ciudadanía no solo incluía a los residentes en Atenas, sino también a los habitantes de la inmensa llanura litoral que rodea la ciudad, Ática, si bien no se extendía a las mujeres ni a los esclavos.

A partir del siglo V a.C. época en que la civilización helénica alcanzó su más alto desarrollo, surgió en Grecia la inquietud por obtener una cultura más elevada, superior a la que podían ofrecer las escuelas existentes.

Los atenienses escogían al azar juristas y hasta magistrados. Todos los ciudadanos, clase restringida a los hombres atenienses libres (nada de mujeres, ni de extranjeros, ni de esclavos), eran elegibles a la asamblea popular, principal órgano legislativo de la ciudad-estado, así que importante para los jóvenes aprender a expresarse utilizando la persuasión.

En consecuencia, se necesitaban maestros. Había instructores itinerantes llamados sofistas, hábiles en el manejo de la retórica y la argumentación jurídica. Mayormente dedicados a enseñar a los jóvenes privilegiados la forma de defender sus causas, los sofistas eran criticados por su solo interés en ganar una discusión, antes que llegar a la verdad.

Los sofistas llevaban una vida ambulante y recorrían las ciudades —especialmente Atenas— enseñando a la juventud. Se llamaban a sí mismo sofistas, es decir, «maestros de sabiduría«; al igual que los artistas y médicos, recibían honorarios por sus conferencias, actitud que fue muy censurada por los griegos.

Enseñaban el arte de la elocuencia y la forma de razonar y discutir con propiedad, explicaciones que resultaban muy útiles para todos aquéllos que deseaban dedicarse a la vida pública. El sofismo llegó a conocerse como el arte de construir una argumentación que pa rezca impecable, a pesar de sus defectos.

Con todo, entre los sofistas se destacaron algunos filósofos genuinos que prepararon el camino a Sócrates mediante el empleo de diálogos esmerados y persuasivos. Muchos atenienses consideraban a Sócrates un sofista. En Las Nubes, comedia de Aristófanes, el cómico se burla de los sofistas en general, y de Sócrates en particular, al mostrar al filósofo caminando con la cabeza literalmente entre las nubes.

Filósofo Griego Platón

Platón, discípulo de Sócrates, se inspiró en él y trató de llegar aún más lejos. Pensaba que la razón nos proporciona la certeza de la existencia de conceptos tales como la justicia, la belleza y la bondad en un mundo compuesto de ideas. No quería decir con esto que existieran en la mente de una persona (como cuando decimos «Tengo una idea»), sino que en alguna parte hay un mundo de realidad inmutable más allá del mundo material mudable.

Esta realidad, a la que puede acceder el alma humana (que Platón, al igual que Sócrates, distinguía del cuerpo) mediante el uso de la razón, está formada por tales ideas. Platón no tenía en muy alta estima la conducta humana (sobre todo la de los demócratas que habían condenado a muerte a Sócrates).

la academia de platon

La Academia de Platón o Escuela de Atenas. Pintura de Rafael. Palacio Vaticano. Roma. — Platón fue el más importante de los discípulos de Sócrates, y el que conservó intactas, y aun perfeccionadas, las doctrinas de su maestro, siempre habladas y jamás escritas por éste. El surco maravilloso abierto a la cultura universal por Sócrates, lo ensanchó y alargó Platón. Después de algunos largos viajes por toda Grecia y el Oriente, regresó a Atenas y abrió Academia en el año 387; cuya dirección junto a la redacción de su copiosa obrafilosófica, llenaron cuarenta años de su gloriosa existencia. Platón murió en Atenas cuando acababa de cumplir los ochenta años. De su A cademia llegaron a salir más de mil discípulos, que se diseminaron por todo el mundo como fecundos sembradores de la cultura.

EL REY FILÓSOFO: La República, la mayor obra política de Platón, trata de la cuestión de la justicia y por lo tanto de las preguntas ¿qué es un Estado justo? y ¿quién es un individuo justo?

Las formas de la virtud y de la justicia recuerdan que a Platón le preocupaban mucho más los problemas morales y políticos que las matemáticas. Resulta evidente que deseaba que ambos estuviesen íntimamente conectados.

En La República, describió una ciudad-estado regida por filósofos con conocimientos abstractos de filosofía política y matemáticas. Como resultado, estos benevolentes dictadores eran capaces de tomar las mejores decisiones y de producir las mejores condiciones de vida para todos los subditos.

De hecho, la totalidad del estado y la mente de cada uno de sus habitantes constituiría una imagen aproximada de la forma abstracta de la justicia. Actualmente, esto parece tan polícamente simplista como metafísicamente extravagante, pero hay un aspecto importante del que esta idea no debería distraer: el pensamiento moral tiene muchas similitudes con las matemáticas.

Para Platón una persona justa es aquella cuyo elemento racional, ayudado por la voluntad, controla los apetitos. Existe una evidente analogía con la estructura del Estado anterior, en la que los reyes-filósofos, ayudados por los soldados, gobiernan al resto de la sociedad.

el anillo de giges

El Anillo de Giges: En La república, el diálogo de Platón sobre la naturaleza de la justicia, se cuenta la historia de un pastor llamado Giges, que encuentra un anillo mágico con el que es capaz de hacerse invisible a voluntad. Giges usa sus poderes para dedicarse a la seducción, el pillaje y el asesinato, y busca su propio placer sin importarle el coste que pueda tener para los demás. Se pide a Sócrates que explique por qué Giges no debería actuar así y por qué cualquiera que estuviera en esa situación, y que pudiera tomar una decisión distinta a la de Giges, no debería comportarse como él. También se pide a Sócrates que opine sobre si todo ser humano tiende a comportarse como Giges. Su respuesta es que la moralidad o la justicia encajan armoniosamente con la naturaleza humana, y no le no son algo artificial ni impuesto desde fuera, mientras que la depravación o la maldad moral son algo ajeno y discordante, una enfermedad del alma, análoga a las enfermedades del cuerpo.

La imagen que tenía Platón de la manera en que debía ser una sociedad ideal comienza con el reconocimiento de una cruda realidad política, y su análisis se anticipa a los problemas urbanos contemporáneos. Platón argumentaba que la ciudad era en realidad dos ciudades: una rica y otra pobre que estaban en guerra entre ellas.

Para resolver los problemas de la ciudad, creía, es esencial que haya un gobernante competente y sabio que entienda lo que está mal y que posea el conici miento y el poder para hacer lo correcto.

Platón expresó que no había problema alguno en reconocer la necesidad de contar con un experto en muchas otras áreas de nuestra vida, pero cuando se trata de política, al parecer creemos que cualquiera que pueda obtener los votos suficientes es capaz de gobernar. Él pensaba que este es un error grave y tal vez trágico.

Platón sostenía de manera contundente la opinión de que actuamos así bajo nuestro propio riesgo. Las cualidades necesarias para ser electo a un cargo político tienen muy poca o ninguna relación con las cualidades necesarias para gobernar.

Tal vez sea electo un individuo que se expresa con claridad, que es perspicaz y un conversador fascinante, pero ¿son estas cualidades las que consideras más valiosas en un gobernante?, ¿no estarías de acuerdo en que la capacidad de pensar con claridad, de analizar con sagacidad, de dirigir un ejército (en caso de ser necesario) y de negociar acuerdos son las habilidades que en verdad resultan imprescindibles en un líder político?.

Si así es, entonces las obras de Platón constituyen un reto para explicar por qué el proceso utilizado para elegir un líder en una democracia no pone a prueba ninguna de estas cualidades y, en cambio, atiende a un conjunto de rasgos completamente ajeno.

Platón estaba a favor de una cuidadosa educación y capacitación de un líder desde la juventud.

La gente no intervendría en la selección de este líder porque puede ser engañada y manipulada con facilidad; las personas rara vez saben lo que es bueno para ellas y no cuentan con la objetividad para elegir a un líder que tenga las cualidades necesarias para gobernar con sabiduría.

En el Estado utópico descrito en La República de Platón, se elegiría a los niños más prominentes y prometedores, y el Estado los separaría de sus padres para educarlos.

En los primeros 10 años, su educación sería principalmente física y se concentraría en la gimnasia (recuerda que el ideal griego era mente sana en cuerpo sano y que se consideraba que ambos elementos estaban estrechamente relacionados).

Durante los siguientes 10 años, se añadirían a su curriculum la música y las matemáticas.

Al final de estos 20 años se llevaría a cabo un proceso llamado La Gran Eliminación en la que se utilizarían exámenes, lo mismo que trabajos pesados, fatigas y conflictos para eliminar aquellos que no estuviesen capacitados para continuar. Los que siguieran tendrían otros 10 años de entrenamiento en los aspectos físicos, intelectuales y de carácter. Los que sobrevivieran a una segunda prueba, que sería más severa que la primera, estarían entonces listos para estudiar filosofía.

Después de cinco años de enseñanza filosófica, los candidatos serían enviados de nuevo a la «caverna» para seguir «madurando». Para Platón, el mundo percibido era un mundo de ilusión; cualquier futuro gobernante debe aprender a sobrevivir en ese mundo, lo mismo que en el mundo de la academia.

En terminos actuales, podríamos estar tentados a decir que cualquier educación íntegra debe incluir las «enseñanzas de la calle», que es la habilidad para sobrevivir e incluíso prosperar en el violento mundo cotidiano.

Un futuro gobernante no debería estár enclaustrado en una torre de marfil intelectual, sin tener la más mínima idea de la forma en que las teorías pueden ponerse en práctica y sin el sentido común necesario para sobrevivir.

En este nivel de preparación, el candidato (o candidatos) restante tendría cerca de 50 años. Al haber pasado todas estas pruebas, dicho individuo estaría calificado para servir como rey-filósofo, el gobernante ideal de Platón.

Una vez elegido, el rey filósofo gobernaría con absoluta autoridad como un dictador benévolo. Después de todo, ¿quién de la población en general podría imaginarse mejor capacitado para guiar al Estado que este experto en el arte de gobernar?

Fuentes Consultadas:
Raíces de la Sabiduría Edit. Cengage Learnning  Helen Buss Mitchell
Enciclopedia Temática Familiar Grandes Figuras de la Humanidad Editorial Cadyc
Historia del Mundo Para Dummies Peter Haugen
HISTORIA José Cosmelli Ibañez Edit. Troquel

 

Significado del Mito de la Caverna de Platón Explicación Resumida

Significado del Mito de la Caverna de Platón
Resumen Explicativo

El filósofo griego Platón, explica en su reconocida obra La República, que existen dos niveles de saber: la opinión y el conocimiento. Las declaraciones o afirmaciones sobre el mundo físico o visible, incluyendo las observaciones y proposiciones de la ciencia, son sólo opinión. Muchas veces las opiniones tiene muy buenos argumentos que la fundamentan , pero otras no, y nunca ninguna de ellas debe ser considerada como un conocimiento verdadero. El verdadero conocimiento o saber nace desde la razón pura, en vez de la experiencia observable. La razón, utilizada de la forma debida, conduce a ideas que son ciertas y los objetos de esas ideas racionales son los universales verdaderos, las formas eternas o sustancias que constituyen el mundo real. Antes de entrar al analisis del significado del Mito de la Caverna, haremos un breve paseo por esa época del mundo griego.

ANTECEDENTES: Entre los años 500 y 300 a. C, Grecia, y en concreto Atenas, vivió una época de prosperidad económica, política y cultural. Con la defenestración de la dinastía de Pisístrato en el 510 a. C., los atenienses se adentraron en un periodo de democracia que duró 200 años. Para los atenienses, la democracia se regía por los ideales de la libertad y la igualdad; en sí, la palabra significa «gobierno del pueblo» y «demos» aludía a la ciudadanía. Esa ciudadanía no solo incluía a los residentes en Atenas, sino también a los habitantes de la inmensa llanura litoral que rodea la ciudad, Ática, si bien no se extendía a las mujeres ni a los esclavos.

Existían tres órganos principales de gobierno: el Areópago; el Consejo de los Quinientos, un grupo electo, y la Asamblea, que actuaba como foro de debate y daba al pueblo voz política. Tal vez todo ello propiciara el florecimiento de la teoría política; no en vano, algunos de los mayores filósofos de la historia, entre ellos Sócrates, Platón y Aristóteles, vivieron en esta época.

Hasta el siglo VII (a. C.) los griegds habían explicados los fenómenos de la naturaleza como consecuencia de la acción de dioses poderosos; basándose en ideas religioso-mitológicas creían que seres sobrehumanos producían las tempestades, los huracanes, las fases y los eclipses de la luna, etcétera. Pero desde el siglo VI (a. C.) diversos pensadores—apartándose de las concepciones religiosas—comenzaron a indagar el por qué y el cómo de las cosas que rodean al hombre y, por propia reflexión, trataron de solucionar los más grandes problemas que. sobre el mundo y la vida surgen en la mente humana.

Guiados por un poderoso anhelo de verdad aparecieron los filósofos, es decir, los «amantes de la sabiduría«. No eran investigadores o profesores sostenidos por ej. Estado, sino hombres que vivían para la filosofía y no de la filosofía.»

Los grandes filósofos: En la Atenas de Pericles vivió Sócrates, considerado por el oráculo deifico como el hombre más sabio de Grecia. Junto con Platón y Aristóteles, este hombre notable influyó de un modo decisivo en la trayectoria del pensamiento humano. Sócrates no escribió nada, pero podemos conocer sus enseñanzas a través de las bellas palabras de Platón, que escribió La República, uno de los mejores esquemas para una sociedad ideal elaborados por el hombre.

Sócrates (470-399 a. C). nacido en Atenas, es una de las figuras más destacadas de la filosofía griega. Aunque no escribió nada, la posteridad, conoce su persona, su carácter y «sus doctrinas por el cariño y la estima que le profesaron su ilustre discípulo Platón y su gran admirador Jenofonte.

Su máxima preferida fue: «Conócete a ti mismo«. La filosofía de Sócrates era aplicable a todas las personas, pues para él la verdad se hallaba en el fondo de los espíritus y cualquiera podía llegar a descubrirla.

Empleaba el «método socrático» que consistía en dirigirle a un individuo continuas preguntas hasta que éste se convencía de que ignoraba lo que pretendía saber; luego, por medio de ejemplos prácticos tomados de la vida corriente, lo guiaba para que por sí solo llegase al conocimiento de la verdad.

En el año 399 (a. C.) fue acusado ante los tribunales de Atenas de corromper a la juventud e introducir nuevos dioses. Encerrado en la cárcel, sus amigos le ofrecieron liberarlo, pero se negó. Fue condenado a muerte y no quiso apelar la sentencia. Con gran entereza bebió el veneno oficial —la cicuta— y murió lentamente, rodeado de sus desconsolados discípulos, mientras afirmaba que, a pesar de la destrucción del cuerpo, el alma del hombre vivirá eternamente.

Platon filosofo griego

Platón

Platón, discípulo de Sócrates, es uno de los personajes claves de la historia de las ideas. Las estructuras y concepciones mentales de Occidente quedaron marcadas por las obras, escritas en forma de diálogos, de este filósofo griego. Sus tesis filosóficas estaban vertebradas en torno a su teoría de las ideas, que expuso, por medio del famoso mito de la caverna, en La República.

En sus bellos «Diálogos» dejó escrita la doctrina de su maestro y expuso los fundamentos de su propia filosofía. Fue el creador del idealismo al afirmar que el hombre alcanza la realidad por rpedio de las Ideas, pues son ellas, y no los elementos materiales, las que dominan el universo.

Aristóteles (384-322 a. C.) nació en Macedonia y vivió en Atenas, donde fue durante dos decenios discípulo del anciano Platón. Fue un verdadero sabio y utilizó la ciencia para llegar al conocimiento de la verdad. Estudió la Anatomía y ia Fisiología, y llegó a descubrir el proceso de la respiración; en Zoología estableció una clasificación de los seres vivientes y también fue el creador de la Lógica o ciengia que se ocupa del razonamiento. Este ilustre pensador ejerció poderosa influencia en la cultura occidental y sus obras fueron base de numerosísimos trabajos filosóficos posteriores.

EXPLICACIÓN PRÁCTICA DEL MITO DE LA CAVERNA:

Para el pensador griego, VIVIR significa ir en busca de aquello en lo que uno cree y enfrentarse a preguntas fundamentales. Para él, no es vida la que se vive en «piloto automático», una vida sin opinión propia, repitiendo las ideas y opiniones sostenidas por los padres, los maestros y los amigos. Ciertamente, puede tratarse de una forma de existencia, pero no es una vida.

Platón aborda este tema en su largo diálogo La República, en el cual, además de muchas de las ideas platónicas esenciales, explora cómo debería ser una sociedad ideal. A semejanza de Sócrates, Platón creía que la mayoría de las personas viven en la ignorancia la mayor parte del tiempo; lo peor de tal situación es que no saben siquiera que son ignorantes.

De entre las muchas imágenes y analogías que utilizó el filósofo griego Platón, posiblemente el mito de la caverna sea la más célebre: aparece en el libro VIl de La República, una obra monumental en la que investiga la forma del Estado ideal y su gobernante ideal, el filósofo rey.

La justificación de Platón para dar las riendas del gobierno a los filósofos se encuentra en un pormenorizado estudio en torno de la verdad y el conocimiento, y en este contexto es donde interviene la alegoría de la caverna.

Mito de la Caverna de Platon

Imagina que toda tu vida has sido prisionero en una caverna. Tienes las manos y los pies encadenados, y la cabeza sujeta de modo que sólo puedes ver la pared que queda enfrente. Detrás de ti hay una llama, y entre tú y el fuego una pasarela por la que tus captores desplazan estatuas y todo tipo de objetos. Las sombras que proyectan en la pared estos objetos son lo único que tú y tus compañeros de cautiverio habéis visto siempre, lo único de lo que habéis hablado y en lo que habéis pensado. Esas sombras son la única realidad que han conocido.

Sus habitantes no saben que han tomado las sombras por objetos reales; creen conocer la realidad, aunque de hecho están viviendo en la oscuridad, tanto en sentido figurado como en el literal.

A medida que desarrolla la alegoría, Platón nos pide que imaginemos que alguien entra en la caverna, quita los grilletes a un prisionero y lo conduce al exterior, a la luz del Sol. ¿Cuál crees que será la reacción del prisionero liberado? Enceguecido por el brillo del Sol, probablemente lo primero que hará será correr hacia la seguridad de la caverna. Necesitará tiempo y paciencia antes de que sus ojos se acostumbren a la luz y a ver las cosas tal como realmente son. Sin embargo, una vez que lo haya conseguido, el prisionero comprenderá con claridad que lo que había tomado por conocimiento no era más que puras sombras.

De regreso a la caverna, el prisionero explica a los demás la «realidad», pero seguramente encontrará oposición. Sus antiguos compañeros continúan creyendo que las sombras son la realidad. Ahora que escuchan una versión nueva y extraña estarán convencidos de que quien la expone se ha vuelto loco. «¿No dirán», se pregunta Platón, «que el otrora prisionero, después de haber ascendido al exterior, regresó con los ojos tan arruinados que ni siquiera valdría la pena intentar subir y salir de la caverna? Y si pudieran, ¿no apresarían y matarían a cualquiera que tratara de liberarlos y sacarlos de las profundidades de la caverna?».

La vida ordinaria, sostiene Platón, es como la vida dentro de la caverna. De ella había escapado Sócrates y a ella nunca quiso volver. Los humanos somos prisioneros que vivimos en un mundo de supuestos no comprobados, que confiamos en los sentidos como fuentes de información acerca de la realidad y que creemos que sólo es real lo que podemos ver, oír, tocar, gustar y oler.

Quizá Platón también deseaba hacer notar cuan fuerte es el poder del grupo sobre el pensamiento del individuo. Si a todos nuestros amigos les gusta o disgusta algo, si nuestros compatriotas suponen las mismas cosas o si nuestras pautas familiares nos han convencido de que sólo hay una forma de hacer las cosas, entonces tal vez vivamos muy a gusto con esas preferencias, supuestos pautas. Lo anterior puede parecer inofensivo cuando se trata de comer un pollo la noche de Navidad o de no poner los codos sobre la mesa, pero resulta verdaderamente peligroso cuando se trata de confiar en los sentidos y no en la razón, si se acepta como real y verdadero lo que nosotros vemos y lo que »todos saben». en vez de buscar la verdad por uno mismo. Por eso Platón advierte: si las sombras se toman por realidad, las certezas obtenidas se habrán basado en información incorrecta e inadecuada.

EL MITO APLICADO AL SABER: Si quieren una alegoría de la condición humana, que se refiera especialmente al saber y a la ignorancia, entonces imaginen a algunas personas viviendo en una caverna. Ellos han vivido ahí desde que nacieron, han sido encadenados, obligados a sentarse en una sola posición y a ver un punto fijo. Al final de la cueva hay una salida al mundo exterior que, por supuesto, los prisioneros desconocen.

Arriba y detrás de ellos, arde un fuego, y entre el fuego y los prisioneros, detrás de un muro que lo oculta de su vista, hay un camino que cruza la caverna. La gente pasa por detrás del muro cargando estatuas humanas y figuras de animales y plantas esculpidas en piedra o madera, y a veces conversan entre sí.

El fuego proyecta sombras de esas imágenes sobre la pared que ven los prisioneros y estas sombras, acompañadas por el sonido intermitente de las voces, son la única realidad que los prisioneros conocen. Ninguno de ellos puede recordar otra, ésa ha sido siempre toda la verdad sobre el mundo…

Esta alegoría describe la condición humana. La caverna es el mundo que se nos revela por medio de los sentidos, apenas iluminado por la luz del fuego y lleno de sombras que confundimos con la realidad. La salida de la cueva, a la luz solar, representa el ascenso del alma a la vida intelectual: la vida de la mente y el camino de la razón. Utilizando las herramientas del intelecto, llegaremos finalmente a la idea del Bien, que es la fuente de todo lo bello y lo correcto y que, en verdad, también es el único terreno confiable para la conducta moral.

Será fácil comprender por qué aquellos que han visto las cosas como realmente son, usando plenamente los poderes intelectuales, no estarán dispuestos a volver al mundo profano de los intercambios humanos. Alguien así podría parecer tonto entre las sombras de las cortes legales y la hipocresía de la vida cotidiana. Pero haríamos bien en recordar que aquellos que creemos desorientados podrían en realidad estar moviéndose de las tinieblas a la luz y no de la luz a las tinieblas .

Y deberíamos tener mucho cuidado de quien nos reímos, no sea que nos convirtamos en los felices prisioneros que se afierran fieramente a su ignorancia y se burlan de lo que no comprenden.

Fuentes Consultadas:
Raíces de la Sabiduría Edit. Cengage Learnning  Helen Buss Mitchell
Enciclopedia Temática Familiar Grandes Figuras de la Humanidad Editorial Cadyc
Historia del Mundo Para Dummies Peter Haugen
HISTORIA José Cosmelli Ibañez Edit. Troquel

La Supremacía de Tebas en Grecia Antigua Pelópidas y Epaminondas

DECADENCIA DE ESPARTA Y HEGEMONÍA DE TEBAS

Despúes de la gran victoria de Esparta en la Guerra del Peloponeso, creyéndose segura por su alianza con los persas, abusó del dominio ejercido sobre las ciudades griegas, actitud que despertó nuevos  odios y  recelos. Un general espartano atacó a Tebas (capital de Beoda) y estableció un gobierno despótico; numerosos ciudadanos que se opusieron al nuevo régimen buscaron refugio en Atenas. Entre estos desterrados estaba Pelópidas, joven de noble origen, valiente y generoso que se propuso libertar a su patria, apoyado por los atenienses.

Llego a Tebas con once compañeros y, ayudado por numerosos adeptos, preparó un golpe sorpresivo. Cierto día en que los espartanos asistían a un banquete, Pelópidas y los otros conjurados, disfrazados de mujeres y con el rostro cubierto por coronas de pino y olmo, penetraron en la reunión. Acto seguido, sacaron de entre sus ropas filosos puñales y degollaron a los jefes aristocráticos. Al día siguiente, ios espartanos abandonaron la ciudad.

Libertada Tebas, un amigo de Pelópidas, llamado Epaminondas, encabezó la resistencia contra Esparta.

De noble familia, pero muy pobre, era culto, sincero y elocuente; llevaba una vida austera, pues había sido educado por un filósofo pitagórico. En el manejo de las armas se destacaba por su destreza y agilidad.

Esparta, deseosa de vengarse, no tardó en provocar la guerra contra los tebanos, pero éstos —aliados con los atenienses— defendieron heroicamente su independencia. En el año 376 (a.C.) la flota ateniense derrotó a las fuerzas navales espartanas cerca de Naxos: a pesar del contraste, los lacedemonios invadieron la Beocia, pero los tebanos, a las órdenes de Epaminondas, los destrozaron en la batalla de Leuctra. Esta victoria tuvo gran repercusión en Grecia, pues demostró la’debilidad de Esparta y dio a Tebas la preponderancia militar.

Alentados por el triunfo, los tebanos invadieron el Peloponeso y vencieron nuevamente a los lacedemonios en la batalla de Mantinea (362 a.C). En el transcurso del combate Epaminondas —herido en el pecho con una jabalina— fue llevado agonizante a su tienda. Próximo el fin, uno de sus amigos murmuró acongojado: «¿Es necesario que mueras de esta suerte, sin dejar hijos?» «No —respondió el héroe—; dejo dos hijas: Leuctra y Mantinea».

Con la muerte de Epaminondas terminó la supremacía de Tebas. El valor moral y militar de Grecia había decaído. Debilitada por las luchas internas y corrompida políticamente, el, predominio de la Hélade se desplazaba hacia el norte, a la corte macedónica.

Mapa de Grecia Antigua

LA HISTORIA: DECADENCIA DE ESPARTA Y HEGEMONÍA DE TEBAS:

La mayoría de las ciudades se sometió y entró a formar parte de la Liga del Peloponeso. Los ejércitos espartanos dominaban desde Tracia a Beocia, y Tebas tuvo que aceptar una guarnición. Imitando a la Liga de Délos, los espartanos exigieron tributos y soldados a sus subditos, que estaban repartidos en diez distritos.

Esta falsa grandeza estaba amenazada por tres peligros: los persas, a quienes inquietaba tener un vecino demasiado fuerte; las ciudades griegas, impacientes por sacudirse el yugo; y, sobre todo, la constitución misma de Esparta, pues la aristocracia de los Iguales disminuía de número, y se aislaba cada vez más de la masa de periecos e ilotas, siempre dispuestos a suEsparta no tenía ya más que tres mil guerreros, celosos de sus prerrogativas, que acumulaban las tierras en su provecho. El oro, prohibido antaño, afluía, y la venalidad se extendía por el Estado. La austera ciudad de Licurgo se corrompió; los platos refinados reemplazaron a las sobrias gachas negras.

Atenas no se atrevía a actuar abiertamente, pero favorecía todos los movimientos susceptibles de debilitar a Esparta; por esta causa, había acogido refugiados políticos de Tebas. En el año 379 a.C. , algunos conjurados tebanos, bajo la dirección del rico Pelópidas y de su amigo Epaminondas, decidieron liberar su ciudad. Uno de sus amigos, que había conseguido hacerse estimar por el tirano de Tebas, establecido por los espartanos, organizó un banquete que sería, según dijo, realzado por la presencia de las más bellas mujeres de la ciudad. Los invitados fueron tratados del mejor modo. Ya ebrios, el tirano y sus amigos no prestaron atención a la llegada de siete mujeres a la sala del banquete.

De pronto, estas mujeres se quitaron sus velos, y con sus puñales degollaron a los tiranos. Pelópidas y sus amigos se precipitaron, entonces, hacia la prisión, para liberar a los presos políticos, convocaron al pueblo, y arrebatados por el entusiasmo, se lanzaron al ataque de la ciudadela de Cadmea. Sorprendidos, los espartanos aceptaron rendirse, a condición de que se les dejara re-tirarase. Así, la amistad de siete hombres liberó a Tebas.

La nueva de la derrota espartana despertó el entusiasmo de Grecia. El valor de todos se reanimó. De pronto, los atenienses se enardecieron. En el año 378 a. C., crearon la Segunda Confederación ateniense: Quíos, Lesbos, Rodas y Bizancio, entre otras, aceptaron entrar en la alianza. Al contrario de lo que ocurría en la Liga de Delos, cada ciudad conservaría su independencia.

Atenas hizo un esfuerzo excepcional: los ciudadanos aceptaron impuestos nuevos, que permitirían la construcción de una flota. Los almirantes Timoteo y Cabrias fueron encargados de mostrar esta nueva fuerza, para incitar a otras ciudades a entrar en la alianza. Por dos veces (años 374 y 371 a.C.), Atenas y Esparta firmaron la paz, sobre bases conocidas: para Esparta, el Peloponeso; para Atenas, el imperio marítimo.

EL BATALLÓN SAGRADO
Pelópidas y Epaminondas habían constituído un Batallón Sagrado, compuesto por 300 jóvenes pertenecientes a las mejores familias de Tebas, que ya habían dado pruebas de su valor. Sistematizando el viejo tema de la amistad militar, que Homero había descrito entre Aquiles y Patroclo; que el ejército espartano había querido desarrollar entre los Iguales; que Atenas misma había admitido, puesto que los jóvenes reclutados eran protegidos por un hombre maduro, en el que podían encontrar experiencia y mesura, los tebanos formaron, en el seno del Batallón Sagrado, parejas de amigos o amantes que nunca se abandonaron, amigos en la vida y en la muerte, que juraban vencer o morir juntos. Este batallón tenía, por ello, una formidable cohesión.

Además,  Epaminondas  supo inspirar  alos tebanos una extraordiaria pasión por su propia persona. Su bondad, su honestidad, su modestia le ganaron la confianza de todos: nunca había buscado la riqueza para él. Bajo su impulso, Tebas consiguió reagrupar a la mayoría de las ciudades de Beocia. Los espartanos quisieron interrumpir esta ascensión, y los tebanos, asustados, se dispusieron a pedir la paz y a someterse. Pero Epaminondas y Pelópidas consiguieron, aunque con dificultad, movilizar a Tebas. En el año 371 a. de T. C, en Leuctras, se enfrentaron los ejércitos: dos ejércitos, pero también dos tácticas.

Para aprovechar su homogeneidad y el valor individual de todos sus soldados, los espartanos buscaban el combate individual, sin astucias ni estratagemas. Epaminondas, por el contrario, que había agrupado a sus mejores soldados en el Batallón Sagrado, tenía que utilizar a éste como cuerpo de choque de su ejército. Inventó, entonces, la táctica llamada «oblicua». Sustituyó la tradicional formación en línea por una formación en cuña, parecida a la proa de un trirreme.

Su Batallón Sagrado, que comprendía cincuenta filas en profundidad, situadas en primera línea, aplastó a su oponente lacedemonio, dispuesto en doce filas solamente; el resto del ejército espartano no tuvo tiempo de socorrer el ala atacada. A pesar de su insuficiencia numérica, Epaminondas había probado que algunos golpes convenientemente asestados podían vencer al más poderoso de los ejércitos.

En Leuctras, 4.000 espartanos fueron víctima de esta revolución en el arte de la guerra. Los tebanos aprovecharon su nuevo poder, para favorecer y sostener la emancipación de los habitantes del Peloponeso. Los ilotas se sublevaron en Mesenia, produciendo graves perjuicios a la economía espartana. Los pueblos de la montañosa Arcadia se agruparon formando una Liga, y se construyó una capital: Mantinea.

En adelante, Esparta estaría rodeada de pueblos hostiles. Con el éxito, los tebanos se mostraron carentes de piedad, matando a todos los habitantes de Orcomenos, en Beocia, que se habían opuesto a su dominio (364 a.C.). Pelópidas murió mientras intentaba someter la Tesalia. Atenas y Esparta se reconciliaron, arrastrando a otros pueblos contra Tebas. Fue una guerra general, horrorosa, absurda, sin fin. En la llanura de Mantinea, en Tesalia, Epaminondas iba a triunfar, cuando fue moríalmente herido de un lanzazo (362 a.C.). Su muerte señaló el final de la breve hegemonía tebana.

GRECIA EN RUINAS
Después de Atenas y de Esparta, Tebas acababa de fracasar en su tentativa de dar a Grecia una apariencia de unidad. Las pequeñas disensiones, los celos, le habían impedido reagruparse. Grecia parecía haber dejado pasar su oportunidad. Se había agotado en guerras incesantes, que siempre traían el mismo cortejo le miserias: campos asolados, árboles cortados, navios destruidos, factorías arruinadas.

Las desgracias provocaron el cansancio y el desaliento; los ciudadanos se dieron cuenta del carácter precario de sus esfuerzos; el resorte, poco a poco, se fue rompiendo. Los ciudadanos, entonces, prefirieron dejar a los profesionales la tarea de hacer la guerra en su lugar, y reclutaron aventureros como mercenarios.

La natalidad disminuyó:¿quién iba a sacrificarse por sus hijos? Se hizo ostentación de libertinaje; la vida familiar fue decayendo.

Una degradación semejante se produjo en la vida pública. Las dificultades económicas de Atenas aumentaron el número de parados, y éstos, que dominaban la Asamblea, eran cada vez más exigentes. Se esparaba todo de la ciudad, y se consideraba normal que ella resolviera las necesidades de los ciudadanos. Los gastos del Estado aumentaron considerablemente, y las tasas conseguidas de un comercio reducido no bastaban para compensar el déficit del presupuesto.

Era necesario, pues, exigir nue-vos impuestos a los ricos. Se llegó todavía más lejos: ciertos especialistas, los sicofantes, acusaban de los peores delitos a los ciudadanos honorables; los tribunales del pueblo, entonces menos ecrupulosos, tenían la mano dura y condenaban gustosamente a los ciudadanos ricos, para confiscarles su fortuna. A los sicofantes, por su parte, les correspondía un porcentaje como compensación por su celo en denunciar o los «enemigos de la patria». El Demos era rey: el patriotismo cedía el lugar a una implacable lucha de clases. Desgarradas interiormente, las ciudades no prestaban atención a los peligros exteriores, que esta vez procedían de Macedonia.

Fuente Consultada:
HISTORAMA Tomo II Los Griegos – La Aventura del Hombre – Edit. CODEX

La Alimentación de los Griegos Comidas y Alimentos

LA COMIDA EN GRECIA ANTIGUA: LEGUMBRES, CEREALES Y FRUTAS

En el acostumbrado tren de su vida, ¿que comían los griegos? La mayoría, en especial los atenienses, era conocida por su sobriedad, que explican en gran parte el clima y la escasa fertilidad del suelo. No obstante, los habitantes de la feraz Beocia tenían fama de comilones, y la gente se burlaba de su gula, como también de su índole estúpida y grosera. Pero el gusto exclusivo por la buena vida y la bebida que se les prestaba no era tal vez sino el efecto de los prejuicios de vecinos malévolos.

El régimen de los espartanos, al contrario, tenía fama de ser aún más frugal que el de los atenienses, pero quizá esta opinión se debiera a un «espejismo» opuesto. Homero  ya llamaba a los hombres «comedores de harina». Los cereales, esencialmente el trigo y la cebada, de los que hemos dicho que los atenienses debían importar grandes cantidades, constituían la base de su alimentación. Cuando Platón, en su República, quiere trazar el cuadro de una vida sana y primitiva, escribe:

«Los hombres, para alimentarse, fabricarán sin duda, sea con cebada, sea con trigo candeal, harina, que harán tostar o que amasarán; hacen con ella bellas galletas o panes que se han de servir sobre bálago u hojas muy limpias.»

La harina de cebada amasada en forma de galleta, es la maza, alimento esencial en la vida de cada día. Según una prescripción de Solón, el pan de trigo candeal propiamente dicho (artos), en hogazas redondas, no se podía comer sino en los días de fiesta. Pero ciertamente, en la Atenas del siglo de Pericles, se encontraba todos los días pan de trigo candeal como también maza en la tienda del panadero (mientras que antes cada familia cocinaba su pan), pero la maza costaba menos cara, y casi siempre los pobres debían contentarse con ella.

comidas griega

Los griegos ya tenían estandarizado para el 400 A.C. los banquetes, comían sentados al principio pero posteriormente pasaron a reclinarse.

Todo alimento sólido que acompaña el pan en el correr de una comida se llama opson: legumbres, cebollas, aceitunas, carne, pescado, fruta y golosinas. Las legumbres eran escasas, y en la ciudad, relativamente caras, salvo las habas y las lentejas que se comían sobre todo en puré (etnos): tal era el alimento espeso y sustancial del cual Heracles, buen comilón si jamás hubo alguno, gustaba tanto, según Aristófanes.

Consumíanse los ajos en gran cantidad y también el queso y las cebollas, en especial en el ejército, en el que los delicados hallaban estos alimentos monótonos y groseros. Las aceitunas abundaban en el Ática, por lo menos antes de la guerra del Peloponeso, y si se empleaban en especial para fabricar aceites, también se comían en abundancia.

La carne era cara, salvo la carne de cerdo (un lechón valía tres dracmas), y la gente menesterosa de la Ciudad no lo comía sino muy raras veces, cuando se celebraba un sacrificio, porque todas las fiestas religiosas incluían escenas de carnicería y de matadero y terminaban en comilonas. Pero, en la campana, lo terratenientes acomodados podiun comer con frecuencia aves de corral, cerdo, cabrito, carnero, sin hablar de la caza menor que se óbtenía en los campos.

La mayoría de los atenienses de la ciudad debía alimentarse con mu cha mayor frecuencia con pescado que con carne. Ya es significativo que la palabra opson, que de designaba, como hemos dicho, todo le que se come con pan, tomara poce a poco un sentido especial para aplicarse particularmente al pescado, de tal manera que la palabra que significa pescado en griego mo derno deriva de ella. Con el pan, el pescado era probablemente el alimento principal de la población urbana. Todo aumento en el precio de las sardinas y de las anchoas en el Falero inquietaba al pueblo menudo, que temía verse obligado a privarse de uno de sus platos acostumbrados y que más apreciaba. El mercado del pescado era uno de los más abastecidos y más pintorescos del Agora.

Algunas especies de pescados particularmente sabrosos y rebuscados costaban demasiado caro para poder figurar en la mesa de los pobres, por ejemplo las renombradas anguilas del lago Copáis, por cuanto los atenienses tenían predilección por el pescado de agua dulce, como también por el pescado de mar como el atún.

Gustaban asimismo de los frutos del mar: mariscos y moluscos, como la sepia y los calamares, que abundaban en las costas de Eubea y que constituían tan importante recurso para los pescadores de Eretria que esta ciudad había adoptado el calamar como signo distintivo en sus monedas. Mercaderes de salazones (tarichos) vendían pescados y carnes conservados en salmuera o ahumados. La comida podía terminar con un postre (tragema): fruta fresca o seca, en especial higos, nueces y uvas, o pasteles de miel.

Las mujeres de la casa, sobre todo las mujeres esclavas, eran las que  por  lo  común  cocinaban.  Sin embargo desde el siglo V a.C. se ven aparecer cocineros y pasteleros de profesión, algunos de los cuales redactaron «Artes Culinarias». Platón cita a «Thearion el pastelero, Mithaecos, el autor de un tratado sobre la cocina siciliana, y Sarambos, el mercader de vinos, tres eminentes conocedores de pasteles, cocina y vinos».

La mayoría de las viandas se comían con los dedos, por cuanto se ignoraba el uso de los tenedores. Las galletas chatas de maza o de trigo candeal solían ocupar el lugar de los platos, pero se utilizaban también platos o escudillas de madera, de barro cocido o de metal, y, para comer los purés y las papillas, se empleaban cucharas bastantes parecidas a las nuestras, cuyo mango era a veces ricamente adornado. Para la carne, era necesario el empleo del cuchillo.

El plato que más gustaba a los espartanos, en sus comidas tomadas en común (sysities), es el famoso bodrio negro, suerte de guiso muy picante en el que entraban como ingredientes:   carne de cerdo,  sanare, vinagre y sal. Plutarco nos re fier’e que, para probar este celebre-plato, «un rey del Ponto compró un cocinero laconio y le dijo le sirviera el bodrio de los espartanos; lo encontró malo, lo que le atrajo esta observación del cocinero: ‘Rey, este bodrio no ha de comerse sino después de haberse bañado en el Eurotas’ «. Esta anécdota nos confirma incidentalmente que, aun en Esparta, donde la hidroterapia, como he mos dicho, no era tan bien vista, tenían la costumbre de bañarse antes de cenar.

Flaceliere, Robert:
La vida cotidiana
en el siglo de pericles.

Buenos Aires, 1967.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

AMPLIACION DEL TEMA

En Grecia, cuando no hay invitados, la cena suele hacerse en el patio de la casa, siendo la costumbre que la mujer se siente y el hombre esté reclinado. Si hay huéspedes se hace en el andrón, la parte de la casa específicamente dedicada a los hombres y en donde se recibía a los visitantes. Cuando éstos llegan, unos esclavos se encargan de quitarles el calzado, lavarles los pies y darles aguamanos.

Luego se van colocando en unos lechos, de dos en dos, muchas veces siguiendo las indicaciones del anfitrión. En estos lechos los hombres se reclinan apoyando el codo izquierdo en un cojín y dejando libre el brazo derecho para coger-los alimentos. Frente a cada lecho se coloca una mesa redonda y de tres pies.

En cuanto a la comida propiamente dicha, primero se sirven unos entremeses consistentes en verduras variadas, pescado salado y ostras. Luego viene el plato principal, que suele ser carne o pescado preparado de diversos modos. Los alimentos normalmente se sirven en pequeños trozos, pues se cogen con los dedos. Tras éste, los invitados se lavan las manos, se retiran las mesas y se sirve el postre a base de frutas y pasteles sobre todo.

Se pone fin a la comida derramando vino —haciendo una libación— en honor a los dioses y a los espíritus y así se señala el comienzo del sympósion, momento en que se empieza a beber. Lo primero que se hace es elegir a uno de los asistentes como jefe de la fiesta, el cual se encarga de establecer la proporción de agua y vino en las copas y el tamaño de éstas. El vino se mezcla a la vista de todos al son de la flauta, mientras los invitados se ponen unas coronas vegetales.

Durante el sympósion se habla de todo tipo de temas —como por ejemplo, del amor, sobre el que discuten los personajes de un famoso diálogo que lleva por título, precisamente, El Banquete, escrito por el filósofo griego Platón —, se hacen juegos como completar versos, proponer y resolver adivinanzas. Hay también juegos de habilidad manual como el kóttabos, que consiste en arrojar el contenido de una copa de vino dentro de un recipiente de metal al tiempo que se invoca el nombre de la mujer amada. Suele haber también músicos alquilados para la ocasión. A veces, se forman grupos que van recorriendo la ciudad y entrando en otras casas donde se celebran banquetes similares.

Fuente Consultada:Cultura Clásica A/B Segundo Ciclo ESO – Macías – Axarquía – Editorial Mc Graw Hill

Gobierno De Los Treinta Tiranos en Atenas Reacción de Trasíbulo

Gobierno De Los Treinta Tiranos en Atenas
Reacción de Trasíbulo

Luego de su victoria espartana en la batalla de Egospótamos fin de la Guerra del Peloponeso entre Atenas y Asparta, ésta pasa a ser el Estado más poderoso de Grecia, predominio que trató de mantener por el terror. En Atenas estableció un gobierno oligárquico de varios ciudadanos, quienes procedieron en forma tan despótica que fueron llamados los Treinta Tiranos.

Los procedimientos impuestos por Esparta para sostener su hegemonía produjeron un descontento general en toda Grecia. Para congraciarse con  el  mundo  helénico  Esparta  decidió  atacar a  los  persas y recuperar las colonias giioyai; que Lisandro había entregdao al imperio asiático. Un ejército espartano a las órdenes de Agesilao desembarcó en el Asia Menor y. aunque triunfó sobre los persas, debió regresar con sus tropas porque así lo requería la delicada situación imperante en Grecia.

Viendo vacilar su hegemonía. Esparta concertó con Persia la «Paz del Rey», también llamada Tratado de Antálcidas (387 a. C.) por el general que la firmó. En esta humillante capitulación, a cambio de garantizar la paz en Grecia los persas quedaban dueños de todas las ciudades helénicas situadas en el As¡a Menor.

gobierno treinta tiranos atenas

LA HISTORIA: LA HEGEMONÍA DE ESPARTA
Esparta había vencido a Atenas en nombre de la libertad. Al comienzo, se pudo creer que, una vez vencedores, los espartanos permanecerían en su territorio, y que la ciudad doria cuidaría todo riesgo de contaminación exterior. Pero hubo que cambiar de parecer en seguida. Gobernadores y guarniciones espartanas fueron instalados en Atenas y en las ciudades liberadas. Diversos gobiernos aristocráticos establecieron su dictadura, con el apoyo de las tropas espartanas. Se consideró muy pronto que el «terrible» yugo ateniense había sido muy liberal.

En Atenas, los espartanos favorecieron el gobierno de los Treinta Tiranos. Atenas había firmado la paz, precisando que guardaría la antigua constitución, mas, para Lisandro, el general espartano vencedor, ésta sólo podía ser la constitución arcaica. Los Treinta Tiranos quisieron reducir al pueblo «a la virtud y la justicia». Para ello, impusieron un régimen de terror, y más de mil quinientos ciudadanos fueron ejecutados. Sólo tres mil atenienses eran considerados lo suficientemente virtuosos para tener el derecho de participar en la vida política de la ciudad. El gobierno del pueblo, juzgado incompetente, fue sustituido por el gobierno de un pequeño número de ciudadanos corrompidos.

Los atenienses no se resignaban a esta tiranía, y numerosos exiliados, que se habían refugiado en Beocia, formaron un pequeño ejército que, bajo la dirección de Trasíbulo, consiguió apoderarse del Pireo. Lisandro bloqueó el puerto, pero el rey de Esparta, Pausanias II, prefiriendo, sin duda, una Atenas apacible a una serie de conflictos incesantes, impuso a Lisandro una  solución pacífica:   la constitución democrática sería restablecida en Atenas, de donde se retiraría la guarnición espartana. Una amnistía puso fin a las luchas civiles. La democracia restablecida iba, desgraciadamente, a comenzar con un acto deplorable: el proceso y la condena a muerte del gran filósofo Sócrates    399 a. de J. C).

Los filósofos y los autores dramáticos desempeñaban un papel importante en la vida ateniense. Pericles se había rodeado de intelectuales. Por medio de sus comedias, Aristófanes, favorable a la oligarquía, había intervenido, en varias ocasiones, en los asuntos políticos. En Los Caballeros atacaba al Demos, el pueblo, y a su mayordomo, el curtidor. Los atenienses se reían con esta sátira dirigida contra Cleón, el demagogo desaliñado. De la misma forma, Aristófanes, con La paz. quería apoyar las intenciones pacíficas de Nicias.

Durante la guerra del Peloponeso, la juventud ateniense seguía las enseñanzas de los sofistas, especialistas en «Sabiduría», que enseñaban a razonar y argumentar con precisión. Uno de los más célebres fue Protágoras. Para él, el razonamiento era la principal fuerza del mundo.

Había leído un día en presencia de amigos, entre los que se encontraba el dramaturgo Eurípides, un tratado que comenzaba con estas audaces líneas: «En lo que concierne a los dioses, ignoro si existen; no sé a qué se parecen… el tema es oscuro, y nuestra vida de mortales breve». La obra causó escándalo, y Protágoras huyó al exilio.

Otros  sofistas habían rebajado su arte hasta convenirlo en una pura enseñanza de argucias, de principios hábiles y falsos. Poco importaba la verdad, si se conseguía embarullar al adversario con disimulos y astucias sutiles, los «sofismas». Un hombre había querido utilizar el pensamiento y la razón para buscar la verdad y el bien: Sócrates. Era feo, pero su bondad y su inteligencia notables le ganaron sólidas amistades. Su divisa era: «conócete a ti mismo».

Estimaba que quien conoce la verdad no puede hacer mal, y se dedicó durante toda su vida a hacer que los otros descubrieran la luz. Con preguntas de apariencia anodina, forzaba a su interlocutor, empleando sólo el razonamiento, a precisar su pensamiento, a hacerlo lógico, a descubrir una realidad profunda que ningún argumento pudiera quebrantar luego. Este arte de «dar a luz» a los espíritus se llama «mayéutica». Sus numerosos amigos, entre los que se contaban Alcibíades y Platón, hicieron olvidar a Sócrates los disgustos que le causaba su mujer, Jantipa.

Desgraciadamente, Sócrates vivió las horas más sombrías de la historia de Atenas. Una vez vencidos, los atenienses achacaron su derrota a que los dioses, enfurecidos, los habían abandonado. ¿Acaso la mutilación de los Hermes no había precedido al desastre de Sicilia? Los atenienses, que buscaban una víctima propiciatoria, se decidieron por Sócrates, que había sido maestro y amigo de Alcibíades. A causa de su filosofía, que era mal comprendida, fue acusado de impiedad.

Así, Sócrates compareció ante un tribunal popular, para responder de la doble acusación de impío y de corruptor de la juventud. Gomo encontraba la acusación absurda, Sócrates apenas se defendió. Sus adversarios solicitaron la pena de muerte. Según la costumbre, Sócrates tenía que proponer, a su vez, otra pena, y el pueblo escogería entre ambas. Pero como no se reconocía ninguna culpabilidad, Sócrates propuso que el Estado lo mantuviera hasta el fin de sus días.

El pueblo ni comprendió ni valoró esta insolencia. La mayoría, que sin duda habría preferido condenarlo a una pena leve, no tenía posibilidad de elección, y votó por h muerte. Sócrates fue encarcelado. Sus amigos quisieron facilitarle la huida, pero ñ rechazó esta solución y prefirió una muerte honrosa a una vergonzosa huida. El día de la ejecución, él mismo tuvo que reconfortar a sus desolados amigos; después, sin temblar, bebió la cicuta, se paseó un poco, y luego, al sentir los primeros síntomas mortales, se acostó: así murió el mejor y más justo de los hombres.

Sócrates había muerto, pero el socratis-mo nacía. El lo había comprendido bien: la nobleza de su muerte liberó la filosofía y la ciencia. Todos los conocimientos experimentaron entonces un gran desarrollo. Hipócrates se negó a considerar al enfermo como una simple víctima de la venganza de los dioses. Después de Herodoto, agradable narrador que amasaba informaciones, verdaderas o falsas, sobre el mundo entero, la historia encontró en Tucídides el autor de un método.

La anécdota desaparecía, sustituida por noticias seguras. Se abandonó la mitología. Tucídides era imparcial, y esperaba que las lecciones del pasado permitirían a los hombres evitar los peligros del presente. Gracias a este testigo de su tiempo, conocemos muy bien las tragedias de la guerra del Peloponeso.

Fuente Consultada:
HISTORAMA Tomo II Los Griegos – La Aventura del Hombre – Edit. CODEX

La Vida del Campesino en Grecia Antigua Cultivo y Técnicas

CAMPESINOS, LA VIDA EN EL CAMPO: CULTIVOS Y TÉCNICAS

Por temor a la escasez, para conseguir la autosuficiencia económica, por todas partes se cultivaban cereales: cebada y trigo entraban en la fabricación de las galletas y del pan, que constituían la base de la alimentación. El huerto procuraba, por otra parte, habas, lentejas, garbanzos y cebollas. Algunos frutos, peras e higos completaban la alimentación. Los rebaños de ovejas y de cabras pastaban en la montaña.

Así, el campesino estaba seguro de no carecer de lo esencial. La apertura de vías comerciales y la vocación marítima de Atenas, permitieron introducir a bajo precio el trigo del Ponto, de Egipto y de Sicilia, desanimando así al campesino de producirlo en su localidad. Pero, aprovechando los circuitos comerciales que el poder ateniense había establecido en el Egeo, el campesino pudo desarrollar cultivos de valor, esencialmente la vid y el olivo.

Esclavos Trabajando en Grecia Antigua

Esclavos en Trabajos Rurales en Grecia Antigua

El pequeño propietario, tenaz en su la bor, no teniendo otra fortuna que sus brazos, y quizás un par de bueyes y de esclavos,   fue   cantado   por   todos   los   poetas, trágicos o cómicos. Su entusiasmo, su humildad, han simbolizado siempre el destino de la Humanidad. Desde el amanecer, se le veía arrancar las piedras de un campo ingrato,  desbrozar,  plantar viñas u olivares.  Naturalmente, las técnicas eran muy rudimentarias. Un arado mediocre no hacía más que rascar el suelo: era necesario acabar el trabajo con un azadón.

Después de la recolección,  el  trigo,  extendido  en una era, era pisoteado por el ganado grano se molía, después, en un mortero, con la ayuda de la mano del mismo,’ de piedra. Las aceitunas se recogían con una caña larga. El trabajo más importante tenía lugar en la época de la vendimia:   el campesino y sus vecinos  recolectaban las uvas al son de un oboe; después, se metía la cosecha en una enorme cuba de madera y los hombres, la pisaban para exprimirla. Por la mañana temprano, los aldeanos  se dirigían a la ciudad, donde podrían vender sus productos.

En los días sombríos, eran los- primeros afectados. En tiempo de guerra, por ejemplo, se refugiaban detrás de los  muros  de  Atenas,  hacinándose  en  la ciudad, sin recursos, mientras  sus  árboles eran cortados y sus campos arrasados por el enemigo. Años de trabajo perdidos:  no les quedaba otro recurso que volver a empezar, tan pronto como la precaria paz llegara.

Sin embargo,, en el siglo V a. de J. C, los pequeños campesinos vivían con cierto desahogo. Su vino, su aceite se vendían bien; a cambio, aportaban a la democracia e! peso de su buen sentido y de su equilibrio. Sabían que la democracia, como la tierra, no puede devolver más que lo que se le ha dado.

Fuente Consultada:
HISTORAMA Tomo II Los Griegos con Pericles Edit. CODEX

La Moneda en Grecia Antigua Lechuza de Plata

MONEDA EN GRECIA: LA LECHUZA DE PLATA

Atenas fue, con Corinto, la única ciudad de Grecia que no despreciaba el trabajo manual. En Esparta, por ejemplo, ninguno de los Iguales podía ejercer una profesión lucrativa: todos debían consagrarse a la vida militar; no podía comprenderse más que el interés por la ciudad, y la consecuencia fue el desprecio del ciudadano por el trabajo. Para ellos, trabajar era cosa de los bueyes y los esclavos. Los atenientes, por el contrario, honraron el trabajo. Sin embargo, esto no vino por sí solo, puesto que fue necesaria una ley castigando a todo el que reprochara su profesión a un ciudadano.

En realidad, los aristócratas de Atenas despreciaban el trabajo, y a todos aquellos que ejercían una profesión, tanto como cualquier espartano. Pero la democracia ligó su destino al respeto por el trabajo. Por otra parte, la ciudad se interesaba por la producción. Por supuesto, no se trataba de planificar, de dirigir, sino solamente de favorecer la producción en cantidad.

moneda griega lechuza de plata

«La grandeza de nuestra ciudad, declara  Perícles,   atrae   los   productos del mundo entero». El Píreo era un rico puerto de importación y distribución, en donde se compraba trigo y se ofrecía vino, aceite y productos manufacturados. La lechuza, símbolo de Atenas, ornaba las piezas de la moneda fuerte que aseguraba la estabilidad de los intercambios.

Gracias a Solón, se fijan los pesos y medidas, las unidades de moneda La moneda ateniense, en plata, acuñada con una lechuza, tenía curso en todas las plazas comerciales del mundo: ya no era necesario pesar el metal; el sello de Atenas daba fe, y este crédito favorecía los intercambios y, por lo mismo, la producción. La prueba de esta eficacia, es que jamás, ni siquiera en las horas más sombrías, aceptaron los atenienses alterar su moneda.

Como la libra esterlina en el siglo XIX o el dólar de nuestros días, la lechuza ateniense era la base del comercio mundial. Pero que no se piense que se alcanzaban producciones enormes. Cada ciudad no disponía más que de un territorio exiguo: las llanuras eran raras y para los cultivos había que utilizar las pendientes de las colinas y de las montañas. En el Ática, el campo era explotado, sobre todo, por pequeños campesinos libres.

Estos fueron protegidos por las leyes de Solón y de Pisístrato, que veían en las clases medias un elemento esencial para la estabilidad política. Sin embargo, existían también importantes propiedades, en las que se utilizaba la mano de obra servil.

Metecos y Esclavos en Grecia Antigua Vida y Derechos

METECOS Y ESCLAVOS EN ATENAS DE PERICLES

Aunque es cierto que griegos ( y también los romanos)  fueron siempre sociedades esclavistas, no fueron ellos los inventores de la esclavitud. Ésta, según parece, empezó a existir cuando el hombre abandonó la vida nómada y se hizo sedentario. Todavía en la actualidad, a pesar de que la esclavitud fue prohibida en Occidente en el siglo XIX, hay muchos países donde existen formas de esclavitud más o menos encubiertas: explotación de los inmigrantes ilegales, trata de blancas, etc. En la antigua Grecia, se llamaba meteco al extranjero que se establecía en Atenas y que no gozaba de los derechos de ciudadanía. El número que vivía en Atenas ha sido evaluado en 70.000. Los metecos eran hombres libres, extranjeros de nacimiento, pero domiciliados en el Ática.

Para los griegos, por ejemplo, todos los no griegos, los bárbaros, eran considerados esclavos por naturaleza. Por eso la mayor parte de los esclavos griegos fueron extranjeros: tracios, escitas, etc. Algo parecido ocurría en Roma. Sin embargo, aunque no estuviera bien visto, también los propios griegos y romanos podían caer en la esclavitud. La mayor parte de éstos procedían de los prisioneros de guerra, pues se consideraba posesión del vencedor todo lo conquistado en una campaña militar, incluyendo los enemigos capturados. A veces, por este medio caían en la esclavitud ciudades enteras. La expansión territorial de los romanos inundó Italia de esclavos, lo cual explica su abundancia, especialmente durante los siglos II y I a. de C.

Un tipo muy frecuente de esclavitud, al menos en ciertos momentos, fue la esclavitud por deudas. Cuando un hombre libre no podía hacer frente a sus deudas con sus bienes, porque no los tuviera, debía responder con su propia persona o con la de los suyos. Así el legislador ateniense Solón (640-558 a. de C.) prohibió en el 594 que se pudiese poner como garantía de un préstamo la propia persona del deudor o de su familia. Los romanos prohibieron esta esclavitud en el 326 a. de C.

En la esclavitud también podía caer un hombre libre si, durante un viaje, tenía la desgracia de ser apresado por piratas. Se cuenta que el gran filósofo Platón (428-357 a. de C), fue apresado por piratas y vendido como esclavo. Un amigo suyo, Anniceris de Cirene, lo compró y le dio la libertad.

También era considerado esclavo el hijo de esclavos (en latín se denomina verna o vernáculus el esclavo nacido en casa —hijo por tanto de esclavos— frente al ingeniáis que es el hombre nacido de padres libres). Finalmente niños abandonados o vendidos por sus padres, y personas condenadas a penas que comportaban la pérdida de la libertad personal podían llegar a engrosar este próspero comercio de mercancía humana.

Esta tolerancia es uno de los fenómenos más extraordinarios del mundo antiguo. Generalmente, en efecto, nada protegía al extranjero: era, en el sentido propio, un fuera de la ley; el asesinarlo no hubiera desencadenado entonces ninguna persecución. Pero, quizá porque Atenas estimaba el trabajo, acogió a los trabajadores llegados del mundo entero y les concedió la protección de la ley. Bastaba tener un padrino, para ser inscrito en un registro. Pero el extranjero estaba sometido a una doble incapacidad; primero, no podía adquirir ninguna tierra, pues ésta escaseaba demasiado para que se pudiera pensar en compartirla.

QUIENES PODÍAN SER ESCLAVOS:
• Los bárbaros o extranjeros.
• Los propios griegos y romanos.

FORMAS DE CAER EN LA ESCLAVITUD:
• Prisioneros de guerra.
• Esclavitud por deudas.
• Esclavos nacidos en casa.
• Hombres libres capturados por piratas, niños vendidos por sus padres, personas con penas que implicaban la pérdida de la libertad.

cuadro clases sociales en atenas

En la antigua Grecia, se llamaba meteco al extranjero que se establecía en Atenas y que no gozaba de los derechos de ciudadanía. El número que vivía en Atenas ha sido evaluado en 70.000. Los metecos eran hombres libres, extranjeros de nacimiento, pero domiciliados en el Ática.

Por otra parte, el meteco no podía casarse con una ciudadana y, en consecuencia, sus hijos no podían llegar a ser ciudadanos. Aparte esto, se les trataba en las mismas condiciones de igualdad. Podían, incluso, recibir concesiones de minas, encargos del Estado, participar en la vida religiosa de Atenas. Sin embargo, en el Pireo sobre todo, los metecos del mismo origen preferían agruparse en cofradías, para celebrar su culto original.

A cambio de estas ventajas, únicas en el mundo, el meteco tenía deberes importantes: pagaba los mismos impuestos, debía cumplir el servicio militar.

Esta actitud liberal de Atenas con respecto a los extranjeros, estaba ligada a los intereses de la gran ciudad. Se encontraban metecos en todas las industrias y no se mostraban descontentos con su tarea.

Se les hallaba, sobre todo, en. el trabajo de los metales. Así, un meteco, el armador Kefalos, poseía un taller que reunía 120 obreros. Los metecos ocupaban también el primer lugar en el comercio. Atenas atraía a los grandes artistas y a los grandes pensadores: así, Hipodamos de Mileto, que construyó el Pireo, el pintor Polignoto de Tasos, el médico Hipócrates de Cos fueron huéspedes de Atenas. El éxito de la ciudad se debía, en parte, a la actividad de los metecos.

Atenas había demostrado que el cosmopolitismo, al poner en contacto técnicas y opiniones diversas, favorece el progreso y realiza una promoción del hombre.

Sin embargo, es preciso limitar nuestro entusiasmo. La mayoría de la población de Atenas estaba compuesta de esclavos. Todos los griegos pensaban que una sociedad, si quería sobrevivir, no podía prescindir de los esclavos. Aristóteles, además, consideraba que éstos no tenían alma. Pero recordemos que otras civilizaciones han utilizado proletarios, nacionales o extranjeros, para efectuar las faenas ingratas.

Los esclavos permitían a los otros ciudadanos desarrollar su inteligencia y ocuparse de la política. Egoísmo que no es exclusivo de Grecia. También debemos precisar que la suerte de los esclavos no siempre era deplorable. La mayoría de ellos provenían de la guerra (¡ay de los bárbaros vencidos!); otros, habían nacido en las casas, hijos de esclavas. Los piratas no cesaban además, de abastecer el mercado.

Estos esclavos no tenían ningún derecho: eran cosas; el dueño podía venderlos, frecuentemente por menos dinero que un buey. Sin embargo, los atenienses no fueron, realmente, demasiado duros con sus esclavos.

Los amos no tenían sobre ellos derecho de vida y muerte, y, refugiándose en el templo de Teseo, el esclavo podía siempre exigir ser vendido a otro dueño. Además, los sentimientos se encargaban de limitar la dureza de su condición: los esclavos eran frecuentemente tratados como miembros de la familia. El banquero Pasión llegó hasta conceder la libertad a uno de sus esclavos y le confió la gerencia de sus negocios; en su testamento lo nombró, incluso, tutor de su hijo.

El Estado era el principal propietario de esclavos; éstos ocupaban los puestos secundarios de la administración: bedeles de las asambleas, agentes de policía, etc. Los más desgraciados de todos eran los que trabajaban en las minas y en los molinos; a estos lugares, además, se enviaba a los esclavos de los que se tenían quejas.

El precio de los esclavos variaba mucho según su edad y aptitudes. Los esclavos más apreciados y por los que se llegaban a pagar auténticas fortunas eran los gramáticos, que luego servían en las casas más nobles como tutores o profesores particulares de los hijos de la nobleza. Entre los esclavos más valorados estaban los griegos, pues no olvidemos que tras la caída de Grecia en manos romanas el año 146 a. de C. miles de griegos fueron vendidos en Italia como esclavos y entre ellos había filósofos, arquitectos, médicos, además de gente común.

También se valoraba mucho la belleza, la habilidad para determinados oficios —como los cocineros—, etc. Sin embargo, lo normal era que un esclavo no costase mucho pues, como podemos ver en las comedias latinas, hasta los más pobres tenían algún esclavo en casa. A los esclavos de poco valor se les solía rapar la cabeza.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Para el hombre clásico la existencia de esclavos (en griego doúlos y en latín servus) era tan natural como la existencia de hombres libres. Un filósofo de la talla de Aristóteles decía a este respecto: «Tras esto hay que examinar […] si es mejor y justo para alguien ser esclavo o no, o bien si cualquier esclavitud es contraria a la naturaleza. […] pronto, desde su nacimiento, algunos están destinados a ser mandados y otros a mandar.

[…] El ser vivo está constituido, en primer lugar, por alma y cuerpo, de los cuales la una manda por naturaleza y el otro es mandado.

[…] Al referirnos de nuevo al hombre y los demás animales sucede lo mismo: los animales domesticables son mejores que los salvajes, y para todos ellos es mejor estar sometidos al hombre, ya que así obtienen seguridad. También en la relación del macho con la hembra, por naturaleza, el uno es superior, la otra inferior; por consiguiente, el uno domina; la otra es dominada.

Del mismo modo es necesario que suceda entre todos los humanos. […] Aquellos cuyo trabajo consiste en el uso de su cuerpo, y esto es lo mejor de ellos, éstos son, por naturaleza, esclavos, para los que es mejor estar sometidos al poder de otro, […]

(Aristóteles, Política, I, 5, trad. C. García Gual y A. Pérez Jiménez).

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Fuente Consultada:
HISTORAMA Tomo II Los Griegos con Pericles Edit. CODEX

Temístocles y Milcíades: Héroes de Atenas Estadistas Griegos

TRISTE FINAL DE GRANDES HOMBRES DE GRECIA: MILCÍADES Y TEMISTOCLES

En Batalla de Maratón contra los persas Grecia había sido salvada por la brillante actuación infantes atenienses, a los que se podía considerar como simples «aficionados» al lado de los guerreros de Esparta. En Maratón, la libertad fue salvada por primera vez. El mundo debía mucho a un puñado de hombres, gloria y orgullo de  Atenas,  que,  de un  golpe,   se alzó sobre las demás ciudades griegas. Atenas erigió, en la llanura, un túmulo por los héroes muertos y ofreció un tesoro a Delfos.

General Milcíades General Temistocles

         General Milcíades                                               General Temistocles

Ante los ojos de Darío, rey de los persas,  los victoriosos griegos no eran más que muertos a plazo fijo. Se había perdido una batalla, pero se ganaría una guerra. Darío podría levantar un ejército, dos, tres, diez veces superior y aplastar a los griegos.

El milagro de Maratón no podría producirse otra vez. Darío sólo sueña con el desquite. Pero otras dificultades le impiden que se consagre a su venganza, y, en el año 485 a. de J. C, muere humillado, sin haber conseguido nada. Su hijo Jerjes se encarga de preparar la invasión. Metódicamente, con calma, los persas concentran sus fuerzas. Jerjes pacificó una vez más Egipto y Caldea; llegó a un acuerdo con Cártago, para que se ocupara de sus enemigos de Grecia Occidental e impidiera cualquier ayuda de las colonias a la madre patria; y, finalmente, negoció con las tribus de Grecia del norte.

Entre tanto, los griegos, satisfechos, aureolados con su gloria, reanudaron las querellas entre ciudades, y, en ellas, las luchas entre facciones.

Evidentemente, Milcíades, el salvador, era el héroe del día. Provocaba el entusiasmo del pueblo, pero su triunfo irritaba a sus adversarios políticos. Uno de ellos, Temístocles, confiaba esto a sus amigos: «La victoria de Milcíades me quita el sueño». Aprovechando su prestigio, Milcíades quiso extender la influencia de Atenas en el Egeo. Convenció a sus conciudadanos para atacar la isla de Paros.

La riqueza de esta isla se debía a la abundancia y calidad de las canteras de mármol que allí se explotaban. Pero, además, la expedición bélica se podía justificar por la actitud de la isla durante la Primera Guerra Médica. Al aceptar la sumisión, los naturales de Paros habían ayudado a los ejércitos de Darío, poniendo barcos a su disposición.

Seguro de su autoridad de vencedor de Maratón, Milcíades les exigió la enorme suma de 100 talentos. Pero comoquiera que los habitantes de Paros se negaran a pagar, Milcíades puso sitio a la ciudad. Sin embargo, el sitio fracasó, y Milcíades tuvo que retornar a Atenas. La gloria de Atenas había sido comprometida por este fracaso, lo que dio ocasión para que los adversarios de Milcíades cargaran sobre él toda la responsabilidad.

Los atenienses se dieron cuenta, de pronto, de que el prestigioso Milcíades no había respetado las leyes de la ciudad democrática. El vencedor se había convertido en tirano. Milcíades ni siquiera pudo defenderse: habiéndosele infectado una herida y provocado la gangrena, tuvo que asistir a su proceso, acostado en una camilla. Sus amigos consiguieron salvarle la vida invocando sus pasadas hazañas, pero fue condenado a pagar una multa de 50 talentos. Poco después, moriría a causa de sus heridas; los grandes vencedores no tardan en convertirse en un estorbo.

La aventura ocurrida a Milcíades es un ejemplo, aunque no único. Los atenienses justificaron su actitud afirmando que Milcíades, cuando fue vencedor, había pasado de la angustia al orgullo, y, en consecuencia, había olvidado la calidad esencial del espíritu griego: la mesura.

En todo caso, para evitar nuevos riesgos, el pueblo de Atenas instituyó una nueva ley: el ostracismo. Cuando se tenían sospechas de que alguno aspiraba a la tiranía, la asamblea del pueblo se reunía y, en una «papeleta» de voto, el ostrakon, escribía el nombre de aquél cuya ambición se temía.

La persona cuyo nombre figuraba en la mayoría de las fichas, tenía diez días para marcharse de la ciudad, y no podía volver antes de diez años; sin embargo, podía conservar sus bienes. Esta medida terrible comportaba el peligro de privar a la ciudad de siís mejores elementos, pero también obligaba a los jefes de Atenas a una prudencia, a una austeridad, a una discreción beneficiosa para los intereses comunes.

Tal vez la costumbre del ostracismo explique el éxito de un Pericles que, en el siglo v a. de J. C, supo gobernar Atenas sin aparecer demasiado en la escena política. En Atenas, el heroísmo era compatible con la mesura. El héroe oculto dejaba al pueblo que tomase las sabías o geniales decisiones que él le sugería, dejándole también la gloría: supremo equilibrio que toda civilización ha querido tomar como modelo, Desde este punto de vista, la ingratitud de Atenas rindió un gran servicio a la humanidad.

TEMISTOCLES Y EL MAR: Tras la muerte de Milcíades, comienza la era de Temístocles, cuya influencia iba en aumento desde hacía diez años. Al contrario que todos los jefes que se habían ilustrado en Atenas, Temísocles no era más que un plebeyo, hijo de un extranjero: ningún clan, ninguna fortuna contribuían a situarlo en primera fila.

No contaba más que con su habilidad y su talento. Pero no tenía ningún escrúpulo: su espíritu, carente de prejuicios, era sumamente claro. Atenas le debe el haber escogido el camino del mar. En Laurión, cerca de Atenas, se acababa de descubrir un yacimiento de plata.

Esta riqueza pudo haberse utilizado para reducir los impuestos, para hacer más grata la vida de los ciudadanos. Pero Temístocles comprendió el peligro de esta facilidad. Los persas, a quienes los vanidosos atenienses creían haber alejado definitivamente, sólo habían sido rechazados. Era necesario, pues, como pensaba el estratega Temístocles, crear una marina de guerra: el porvenir de Atenas estaba en el mar.

Temístocles consiguió que el producto de las minas de Laurión fuese asignado a la construcción de navios de guerra, novedad tanto más importante cuanto que los maratonianos, a los que nosotros llamaremos los «antiguos combatientes», no comprendían que se pudiese cambiar una estrategia que ya había sido probada.

Pero Temístocles no se quedó rezagado en cuanto a la técnica de la guerra, a pesar de la encarnizada oposición de sus adversarios (el partido de los terratenientes que dirigía Arístides «el, justo»), hostiles a la expansión marítima. Arístides fue relegado al ostracismo.

Plutarco cuenta cómo, en el momento del voto, un campesino iletrado le rogó que inscribiese el nombre de Arístides en la tablilla. «¿Te ha hecho algo?», preguntó el hombre de Estado. «Nada, pero me molesta oír llamarle el justo por todas partes».

Temístocles, al triunfar, puso en práctica su programa, y, cinco años después, Atenas poseía doscientos modernos navios. El momento había llegado. El año 481 a. de J. C, Jerjes terminó sus preparativos bélicos.

EL    EXILIO: Algunos ciudadanos, envidiosos de la popularidad de Temístocles, convencieron a los atenienses de que aquél, ávido de poder, les quitaría la libertad. Y, condenado al exilio, huyó a la corte del rey persa Artajerjes, donde permaneció muchos años como huésped. En 461 a. de J. C, el rey persa decidió atacarnuevamente a Grecia. Conociendo la capacidad de Temístocles, lo invitó a asumir el mando de la flota. Éste no quería mostrarse ingrato para con el rey, pero de ningún modo podía traicionar a su patria. Es tradición que, en esa emergencia, el denodado ateniense se suicidó. Así, por segunda vez salvó la libertad de Atenas.

Fuente Consultada:
HISTORMA La Gran Aventura del Hombre Tomo II Edit. CODEX Los Griegos

AMPLIACIÓN DEL TEMA:
LA SAGACIDAD DE TEMISTOCLES: Nacido en Atenas alrededor del año 525 antes de Cristo, Temístocles pertenecía a una familia pobre pero de ilustre ascendencia. Por ello pudo alcanzar, con su preclara inteligencia, altos cargos públicos. Su carrera tuvo comienzo poco antes de las guerras persas.

De carácter enérgico, pronto se reveló capacitado para influir sobre sus conciudadanos, entre muchos de los cuales gozaba de autoridad. De joven escuchaba distraídamente los consejos que le daban, tendientes a mejorar su conducta, su modo de conversar y su cultura. Pero no perdía sílaba si las sugerencias podían facilitar sus planes y enseñarle algo nuevo.

En aquellos tiempos, el imperio persa amenazaba otra vez la libertad de Grecia, a la que ya había intentado someter en el 490 a. de C. Temístocles intuyó que Atenas sólo podía salvarse de un nuevo ataque reforzando su flota, con la que hubiera defendido las costas de la península. Efectivamente : Grecia, que ofrece un gran desarrollo costero, se hallaba expuesta a los ataques del mar. Y solamente una poderosa marina de guerra podía alejar este peligro.

Convertido en jefe de Estado, hizo construir un gran puerto militar: El Pireo. Luego convenció a los atenienses de que renunciaran a las rentas de las minas de plata del monte Laurio, con el objeto de construir con ese dinero cien buques de guerra de los llamados «trirremes», porque son impulsados por tres hileras de remos. Comprometió a cada ciudadano rico a que tomara a su cargo, por el término de un año, todos los gastos de una nave.

En esa forma, las cien naves se construyeron en un año. No había mucho tiempo que perder, pues en 481 a. de C, el rey de los persas, Jerjes, emprendía la invasión de Grecia con un ejército inmenso: dicen que contaba con 1.500.000 soldados y 1.200 barcos de combate. Cuando ese ejército se detenía para alimentarse, la ciudad hospitalaria quedaba arruinada.

Para facilitar el paso de los tropas a Grecia, el rey había hecho construir dos puentes de buques sobre el Heles-ponto, el actual estrecho de los Dar-danelos. La flota griega se hallaba compuesta por unos 380 barcos de guerra y el ejército contaba con 75.000 soldados. El encuentro se presentaba, pues, desastroso para los griegos. Sólo el talento y la previsión de Temís-tocles pudieron salvar a Grecia de tan temible invasión.

Un ejército de 5.100 hoplitas, comandados por el rey de Esparta, Leónidas, había sido enviado al paso de las Termopilas para detener el avance del enemigo. Pero algunos griegos lo traicionaron, revelando a los persas un pasaje secreto que les permitió cercar a Leónidas, que se había quedado con sólo 300 espartanos para morir cumpliendo con su deber. A pesar de su heroica resistencia, Leónidas fue vencido y muerto. El camino estaba libre y Atenas fue saqueada.

LA BATALLA DE SALAMINA

Cuando los griegos conocieron la derrota de las Termopilas, reunieron la flota en las cercanías de la isla de Salamina, frente a Atenas. Las naves persas se acercaron y los griegos, aterrados por el gran número de adversarios, quisieron retirarse. Correspondió a Temístocles salvar la situación mediante una estratagema.

Envió a Jerjes un servidor de confianza. Este fingió ser un traidor» y confió al rey de los persas que los griegos se preparaban para huir a la mañana siguiente, de modo que debía atacarlos inmediatamente. En efecto, a la mañana siguiente los griegos se hallaron rodeados de buques persas. Temístocles había logrado que se vieran obligados a combatir.

Durante la lucha, los barcos persas se entorpecieron entre sí por su mismo número: al maniobrar chocaban unos con otros, averiándose, y se comunicaban el fuego de los incendios. En cambio, los buques griegos, más movibles, más bajos, se mostraron superiores y ganaron la gran batalla. La flota persa, diezmada, huyó hacia el Helesponto, y Temístocles pudo volver triunfante a Atenas, satisfecho de la victoria y rodeado de la admiración de los griegos. Era el año 180 antes de Cristo.

Historia de Micenas Características Civilización Micénica

 ORIGEN Y DESARROLLO DE LA CIVILIZACIÓN MICÉNICA

La cultura cretense ha sido considerada madre de la cultura griega. Estos pueblos de habla griega llegaron a Creta y vivieron en Cnosos, procedían del continente, probablemente de la península que en la actualidad conocemos con el nombre de Grecia. En el 1400 a.C. fue invadida por los aqueos, que constituyeron la civilización micénica. Estos a su vez fueron desplazados en el 1200 a.C. tras la invasión de jonios y dorios.

Puerta de los Leones en Micenas

En el año 1400 a.C. el área cretense fue invadida por los aqueos, un pueblo que provenía de la zona continental de Grecia y que hablaba ya una forma de griego arcaico. Estos construyeron ciudades amuralladas, como Micenas, y fundaron la denominada civilización micénica.

INVASIONES DE LOS BÁRBAROS O INDOEUROPEOS: Los aqueos, antepasados de los griegos, pertenecían a la vasta familia de pueblos denominados indoeuropeos o arios. El primer término no significa que procediesen de una mezcla de indios y de europeos, sino que una parte de ellos, después de haber asolado las mesetas del Irán, lanzaron sus hordas hasta la India del Norte. Fue a partir del año 2000 a. C. cuando se presentaron violentamente en el Oriente mediterráneo. Parece que su superioridad provenía del uso del caballo y de las armas de hierro.

Hacia 1900 a.C., invadieron la meseta de Anatolia y fundaron el Imperio Hitita. Los kasitas, los mitannianos, que en varias ocasiones amenazaron Babilonia, estaban, igualmente, dominados por una aristocracia militar de origen indoeuropeo.

mapa de grecia antigua

Alrededor del año 1650 a. C., sus hordas ocuparon el Irán y fueron el origen de los medos y de los persas. La segunda gran oleada, la más terrible, tuvo lugar hacia el 1200 a.C. fueron los Pueblos de la Mar, cuyo empuje no se detendría hasta llegar a las fronteras de Egipto, y los dorios, que suplantaron a su vez a los aqueos, sus hermanos mayores, debilitados por el contacto con Creta.

Los indoeuropeos no se dirigieron sólo hacia Oriente. Otros grupos se instalaron en Europa occidental: en Italia, los umbros; en la Galia, los celtas. Los germanos, fueron casi los últimos en llegar.

HISTORIA DE MICENAS: Como decíamos antes, los primeros invasores que penetraron en Grecia, alrededor del 1700 a.C, eran bárbaros en comparación con los cretenses, pero, al igual que otros pueblos bárbaros que llegaron en épocas posteriores, montaban a caballo y tenían carros.

Construyeron fortalezas  —al parecer, siempre estaban a la defensiva, circunstancia que nos revela cómo trataban a los nativos—, algunas de ellas en emplazamientos que más adelante se convertirían en famosas ciudades griegas, como Atenas, por ejemplo. El centro más importante se encontraba en Micenas, nombre del que deriva el adjetivo micénico con que se conoce a este pueblo y su cultura.

Los micénicos construyeron edificios de grandes dimensiones, y eran buenos guerreros. Se cree que vivían en una especie de liga o federación de poblados, cada uno de ellos gobernado por un rey; el de Micenas presidía a los demás. Los nativos de Grecia pasaron a ser arrendatarios, siervos o esclavos de los nobles micénicos, que eran los propietarios de las tierras.

MICENAS SUPLANTA A CRETA: Mientras se desarrollaba la civilización cretense, la Grecia continental se había transformado , poco a poco, desde el principio del segundo milenio, debido a la llegada, por el norte o desde el mar, de ios invasores indoeuropeos.

Esta invasión de los pueblos aqueos, no representó un cataclismo: una tribu tras otras, se fueron deslizando a través de la península, y se impusieron, gracias a la superioridad de sus armas. Se instalaron, preferentemente, en el Peloponeso, en Micenas, en Tirinto, en Pilos. Comprendiendo todos los beneficios que podían obtener de ia influencia cretense, supieron, durante tres siglos (desde 1700 hasta 1400 a. C.), mantener relaciones pacíficas. Pero, una vez terminado su aprendizaje, destruyeron Creta.

Entretanto, habían consolidado su poder y edificado su civilización, cuyo esplendor prueban los tesoros descubiertos en las tumbas. Los aqueos vivían en ciudadelas poderosamente fortificadas, de las cuales Micenas ofrece un ejemplo   particularmente   palpable.

Bloques calcáreos, toscamente labrados, y después superpuestos, formaban murallas tan imponentes que ios antiguos atribuían su construcción a gigantes: los cíclopes. Estas murallas tenían un espesor medio de seis metros y alcanzaban hasta diez metros de altura.

La monumental puerta de los Leones (el dintel pesa más de 20 toneladas) conducía, por un plano inclinado, a la acrópolis, en cuya cumbre se levantaba eí palacio real. Este palacio se componía, esencialmente, de una gran pieza rectangular, el megaron (13 metros de largo por 11,5 m. de ancho), en cuyo centro había un hogar en forma de círculo; cuatro columnas soportaban ei techado. El acceso tenía lugar por un porche que se abría a un peristilo. Un sótano y un piso para habitación completaban eí conjunto. Aunque no se trataba de una morada inmensa, mostraba. sin embargo, el relativo poder de sus habitantes.

La ciudadela comprendía también viviendas secundarias, destinadas a los amigos, a los parientes, y, sin duda, a los principales lugartenientes del rey. En caso de peligro, podía servir de refugio a los campesinos de los alrededores. Gracias a los graneros, situados en el interior del recinto, y a una gran cisterna alimentada por el agua de una fuente exterior a través de una conducción subterránea, se podía resistir un largo asedio.

Cerca de la Puerta de los Leones había un cementerio, en forma de explanada circular, rodeada de muros, que contenía seis tumbas excavadas en la tierra: eran las sepulturas de los reyes y su familia. Máscaras de oro, armaduras, espléndidos puñales cincelados, jarrones, dan testimonio de la riqueza de ios reyes. Después, los grandes personajes fueron inhumados en tumbas llamadas de cúpula, fuera de la ciudadela: la más célebre es la conocida con el nombre de Tesoro de Atreo.

Fortaleza de Micenas

Fortaleza de Micenas

Una sala circular de 14,50 metros de diámetro y 13,20 metros de altura precede a la cámara sepulcral. Esta solidez arquitectónica no impedía el refinamiento del detalle: ¡os muros  estaban decorados  con frescos  que, por su técnica y sus motivos (procesiones, homenajes al soberano, escenas de combates y de caza), manifiestan la influencia cretense.

Se ven hombres con túnica hasta medio muslo, y de mangas cortas; los magnates aparecen con sus armas y sus monturas. Las artes menores, la cerámica especialmente, se distinguen por sus formas nuevas: vasos con asas, acampanados, copas de largo pie, ánforas con tres asas…

La decoración es discreta; al principio, constituida por dibujos geométricos: después, cada vez con más frecuencia, por animales domésticos y por figuras humanas. Así, pues, las piedras y los objetos indican lo que fue la civilización que llamamos micénica: un conjunto de ciudades fortificadas que, no obstante, fueron capaces de atraer a los artistas y a los mercaderes extranjeros.

Esta sociedad, que no se debe limitar a las bien situadas plazas fuertes de Argólida, pues se encuentran vestigios de ella fuera del Peloponeso, en Tesalia, en Beocia, en Ática, se nos presenta como un régimen feudal de reyezuelos y guerreros, preocupados, sobre todo, por la caza y las expediciones militares. Después de la destrucción de Cnosos, parece que relevó a los cretenses en el dominio del mar.

¿No se han encontrado en Rodas y en Chipre centros de influencia micénicos? También Itaca. el reino de Ulises, era micénica.

Alrededor del 1400 a.C, cuando los micénicos ya habían ocupado Cnosos, su civilización y potencia militar llegaron al punto culminante. También eran activos comerciantes, y los reyes hititas los trataban con respeto. Sus colonias del Asia Menor prosperaron extraordinariamente.

Las tabletas fechadas en el 1200 a.C. que se han hallado en Pilos demuestran que aprendieron técnicas de gobierno más avanzadas que las de sus vecinos. Y de repente se abre un período de oscuridad. No sabemos cómo se produjo el final de la supremacía micénica, pero se cree que se debió en gran parte a una serie de conflictos dinásticos acaecidos en la Grecia continental.

CARACTERÍSTICAS:

•   La sociedad aquea, según la describió Homero, era una sociedad de guerreros gobernada por una monarquía.

•   La economía se basaba iniciaimente en ia agricultura, pero paulatinamente el comercio se fue desarrollando y los micénicos se convirtieron en los sucesores comerciales de los cretenses. En este contexto parece explicarse la Guerra de Troya cantada por Homero: Troya pudo ser atacada por ser competidora de los aqueos.

•   El arte micénico destacó en la construcción de ciudades amuralladas y de tumbas de tipo familiar, con cámara de falsa bóveda y corredor. Los aqueos destacaron también por los trabajos hechos con oro y otros metales.

Esta civilización fue modificada profundamente tras la invasión de los dorios y los jonios que penetraron en el espacio griego y desplazaron a los aqueos hasta Asia Menor hacia el año 1200 a.C.

SU DESCUBRIMIENTO: Schliemann, fue el descubridor de la ciudad Troya, arqueólogo de origen alemán, que después de haber ejercido diversos oficios y realizado numerosos viajes se había enriquecido. Desde niño, se sintió fascinado por la leyenda homérica y deseó probar su veracidad histórica mediante una excavación arqueológica.

Los escritores de aquella época tenían a Homero por un poeta legendario, y ponían en duda el valor histórico de su obra. Schliemann fue el primero que creyó en él, y se dejó conducir por los indicios transmitidos por Homero, tomándolos al pie de la letra.

Los griegos—leemos en la llíada—recorrían, varias veces al día, el camino que separaba su campo, situado al pie de las murallas, del mar donde se encontraban sus navios. Schliemann divisó una colina en forma de meseta, de más de 200 metros de lado, lo bastante próxima al mar para hacer posibles tales viajes.

Además, Homero había dicho que Aquiles y Héctor, en el curso de su combate, habían dado tres veces la vuelta a las murallas: Schliemann hizo el trayecto por la falda de la colina y llegó a la conclusión de que, para dos combatientes encarnizados, el hecho no era imposible. Mientras todos los sabios estaban persuadidos de que la Troya homérica se encontraba mucho más lejos, adentrada en tierra; Schliemann decidió que su colina (cerca de la actual Hisarlik) correspondía al verdadero emplazamiento, y emprendió las excavaciones. Los trabajos comenzaron en 1870; Schliemann invirtió su fortuna personal y fue ayudado por su mujer, griega. Pronto encontró ruinas y utensilios; pero, con gran sorpresa, halló nuevas ruinas bajo las primeras, otras después, y, en total, nueve ciudades fueron exhumadas. Pero, ¿cuál de ellas era la Troya homérica?

En la segunda capa, de abajo arriba, descubrió huellas de incendio y de murallas, una inmensa portada y un tesoro. Estaba convencido de haber encontrado la ciudad de la que hablaba Homero y de haber descubierto su tesoro. ¡Schliemann murió, sin saber que se había equivocado! Los sabios han descubierto, posteriormente, que la verdadera Troya se encontraba en la sexta capa, contada desde abajo.

Mucho se le ha reprochado a Schliemann que, en su precipitación y en su ignorancia de aficionado, destruyera documentos de valor, cuya importancia había desestimado; lo cual no impide que este aficionado, valiéndose de su fe, haya descubierto un mundo olvidado y haya hecho recordar a los hombres que las civilizaciones son mortales. Además, puesto que Homero había dicho la verdad en cuanto a Micenas y Troya, era necesario conceder un valor histórico al resto de su obra.

mascara mortuoria de agamenón

La máscara mortuoria de Agamenón. Esta máscara mortuoria, hecha de una lámina de oro, fue uno de los primeros objetos que encontró Heinrich Schliemann en sus excavaciones de una serie de tumbas de pozo en Micenas. Schliemann afirmó haber encontrado la máscara de Agamenón, el rey de Micenas mencionado en la lliada de Homero.

El micénico fue, sobre todo, un pueblo guerrero, orgulloso de sus actos heroicos efectuados en combate. La evidencia arqueológica también señala que las monarquías micénicas desarrollaron una extensa red comercial. Se ha encontrado alfarería micénica a través de la cuenca del Mediterráneo, en Siria y en Egipto, hacia el este y Sicilia, y en la región sur de Italia, hacia el occidente. Pero ciertos académicos creen que los micénicos, guiados por la propia Micenas, también se expandieron militarmente, conquistando Creta y convirtiéndola en parte del mundo micénico. Algunas de las islas del Egeo también cayeron bajo el control micénico.

La más famosa de todas las supuestas aventuras militares micénicas ha llegado a nosotros a través del poema épico de Homero, cuando los micénicos, guiados por Agamenón, rey de Micenas,  saquearon la ciudad de Troya.

ORIGEN DE LA GUERRA DE TROYA: La guerra de Troya, por tanto, había tenido lugar. Fue hacia 1270 a.C. cuando comenzó esta guerra, que duraría diez años. Según la leyenda, el pretexto había sido fútil: la belleza de Helena.

Helena, hija de Zeus, rey de los dioses, era tan famosa por su belleza que todos los príncipes griegos tuvieron la esperanza de conseguir su mano. El tutor de Helena, temiendo que esta rivalidad provocara un conflicto, hizo prometer previamente a todos los candidatos que ayudarían al afortunado elegido, en el caso de que alguien raptase a Helena. Todos lo prometieron y Helena se casó con el rey de Esparta, Menelao, hermano del poderoso Agamenón, rey de Argos y de Micenas. Pero aparece Paris… Era hijo de Príamo, rey de Troya; su padre lo había hecho pastor: ¿no le habían advertido que un día su hijo causaría la ruina de su país?

En una visita a Esparta, Paris aprovechó la ausencia de Menelao para raptar a Helena. Entonces Menelao convocó a los demás jefes aqueos, los cuales se agruparon bajo el mando de Agamenón. Los más de ellos acudieron gozosos, entusiasmados por poder destruir una ciudad rival. Troya, en efecto, era la dueña de los estrechos; por este título cobraría, sin duda, derechos   de  peaje;   además,  estaba  consideraba como una ciudad rica en oro y en bronce, y por lo tanto de sumo interés para los saqueadores profesionales. El entusiamos de los griegos por Troya se explica por su placer por el pillaje y por el deseo de conquistar nuevas y seguras rutas comerciales.

Ver: La Guerra de Troya

Fuente Consultada:
Civilizaciones de Occidente Tomo B Los Griegos  – Jackson Spilevogel
HISTORAMA La Gran Aventura del Hombre Tomo I Grecia Antigua – Edit. CODEX
HISTORIA UNIVERSAL ILUSTRADA Tomo I Micenas  – John Roberts Edit. Debate

Garantías Constitucionales Recurso de Amparo y Habeas Corpus

HABEAS CORPUS Y RECURSO DE AMPARO
RESUMEN SOBRE LAS GARANTÍAS CONSTITUCIONALES INDIVIDUALES

Otros Temas Tratados

1-Declaración Universal de los Derechos del Hombre

2-Los Derechos Sexuales y Reproductivos

3-Los Derechos Humanos

4-Los Derechos Civiles y Sociales

5-Libertades Individuales en un Estado de Derechos

6-Los Derechos Fundamentales

7-Deberes y Derechos del Hombre

8-La Libertad del Hombre

9-Las Garantías Constitucionales

10-Las Virtudes Civiles

La vida en la democracia se caracteriza por el respeto de la persona humana.

Ese respeto se pone de manifiesto por el reconocimiento de la dignidad personal y de los derechos íntimos de la conciencia.

En la democracia, el hombre es «alguien» en la antidemocracia, es «algo». Por más humilde que sea la condición de un hombre, en la democracia se lo reconoce como persona, con derechos inviolables que no pueden ser desconocidos y mucho menos atropellados.

Como ocurre en cualquier sociedad humana puede suceder que en algunas circunstancias personas que viven en países democráticos, vean atropellados sus derechos. Téngase en cuenta que esa violación de los derechos humanos no proviene de la democracia, sino que es una consecuencia del incumplimiento de los principios democráticos.

El ciudadano atropellado en sus derechos puede reclamar y exigir justicia; puede recurrir ante los tribunales para que las leyes sean cumplidas.

Cosa muy diversa sucede en la antidemocracia. La negación y violación de los derechos humanos no constituyen una excepción; es lo corriente.

Es la consecuencia del principio totalitario: el hombre es lo relativo, el Estado es lo absoluto.

El hombre no tiene dignidad y derechos esenciales: tiene solo los derechos que el Estado le acuerde y en la forma y medida en que se los acuerde.

El hombre existe para servir a la comunidad (partido, Estado, etc.); debe estar dispuesto a todo lo que sea conveniente o provechoso para la comunidad.

No tiene libertad para elegir, ni mucho menos para protestar y reclamar.

Garantías Constitucionales

Garantías para el ejercicio de las libertades individuales
De poco valdría la enumeración de las libertades y derechos individuales si no se asegurase su cumplimiento. Las garantías para su ejercicio están consignadas en la Constitución Nacional y en otras leyes. Los artículos 14, 17, 18 y 19 de la Constitución especifican los derechos individuales e indican las garantías constitucionales para evitar su violación.

El artículo 28 previene cualquier maniobra para desconocer esos derechos con el pretexto de reglamentarlos. Dice así: «Los principios, garantías y derechos reconocidos en los anteriores artículos, no podrán ser alterados por las leyes que reglamenten su ejercicio».

También puede suceder que algunos de esos derechos sean violados por la autoridad que se excede en sus atribuciones, o por personas particulares.

Todo aquel que sufre atropello en sus derechos particulares, tiene dos procedimientos rápidos y breves (procedimiento sumario) para defenderse y ser restituido en el ejercicio de sus derechos. Esos derechos son: el «hábeas corpus» y el «recurso de amparo».

El «hábeas corpus»
Cuando una persona considera que ha sido detenida ilegalmente, dispone de un medio rápido para recobrar su libertad: el «hábeas corpus».

Son dos palabras latinas cuyo significado literal es «Tened vuestro cuerpo», o «Sed dueños de vuestra persona».
El hábeas corpus es un recurso sumario para recobrar la libertad.

Recurso sumario significa procedimiento rápido y simple. La persona detenida, o un pariente de la misma, o amigo, o apoderado, puede presentar ante un juez recurso de «hábeas corpus»; en otras palabras: pide se la ponga en libertad porque está detenida ilegalmente.

El juez que recibe el recurso de «hábeas corpus» no averigua si el detenido es o no es culpable; si merece o no estar preso; lo que examina es si está légalmente o ilegalmente arrestado. Para averiguar la legalidad o ilegalidad de la privación de libertad, el juez procede de la siguiente manera:

Emplaza a quien llevó a cabo la detención que le presente a la persona privada de libertad y que manifieste la causa por la cual se la ha detenido.

Luego el juez examina:
1° – Si existe orden «escrita» de arresto.
2° – De quién procede esa orden. Es decir, si la orden de arresto ha sido dada por una autoridad.
3° – Si la autoridad que ordenó la detención es competente, lo que significa, si tiene atribuciones legales para ordenar la detención.

Si se han cumplido todos estos requisitos, quiere decir que la detención es legal, por consiguiente, el juez no hace lugar al recurso de «hábeas corpus» y el detenido continúa preso. Pero sí el juez comprueba que no se han cumplido todos esos requisitos, quiere decir que la detención no se ha efectuado en conformidad con las leyes, sino abusivamente, y por lo tanto el arresto es ilegal. En este caso, el juez hace lugar al recurso de «hábeas corpus» y ordena que el detenido sea puesto inmediatamente en libertad.

Adviértase que para detener a un individuo sorprendido «in fraganti delicto«, es decir, en el mismo acto de cometer un delito, no se necesita orden escrita: la policía lo detiene sin más.

Pero, inmediatamente debe poner el detenido a disposición del juez competente que esté de tumo, en el plazo que determinan los distintos códigos. Si no se cumple esta formalidad, el individuo pasa a estar «ilegalmente detenido».

El «hábeas corpus» no figura expresamente en la Constitución Nacional. Se considera que está implícitamente en el artículo 18.

El «Recurso de amparo»
Semejante al «hábeas corpus» es el «recurso de amparo». La diferencia está en que el «hábeas corpus» protege la libertad física de las personas; en cambio, el «recurso de amparo» protege las otras libertades o derechos. Hasta el año 1957 muchos derechos individuales no tenían una protección apropiada. Ese año se estableció el «recurso de amparo», que es también un procedimiento breve y rápido para la defensa de derechos que se consideran vulnerados.

El «recurso de amparo» es un recurso sumario que se interpone ante la justicia pidiendo a la autoridad pública que defienda y proteja un derecho (o varios) conculcado o amenazado.

El «recurso de amparo» puede presentarlo cualquier persona que se considera privada ilegalmente de algún derecho; p. ej.: de publicar sus ideas por la prensa, de usar y disponer de su propiedad, de trabajar.

Como su mismo nombre lo indica, por el «recurso de amparo» se pide a la justicia amparo, ayuda, protección para el ejercicio de un derecho.

Tampoco el «recurso de amparo» figura expresamente en la Constitución Nacional. Se deduce del artículo 36 que dice así:

«Las declaraciones, derechos y garantías que enumera la Constitución, no serán entendidos como negación de otros derechos y garantías no enumerados, pero que nacen del principio de la soberanía del pueblo y de la forma republicana de gobierno».

La Constitución no desampara a los ciudadanos ante los peligros de verse ilegalmente restringidos en el uso de sus derechos, ‘ni les impone necesariamente el tener que recurrir a la defensa por medio de los procedimientos judiciales largos y costosos.

El «recurso de amparo» es un procedimiento breve y rápido.

El juez que recibe el «recurso de amparo» examina el asunto. Si aparece de modo claro y manifiesto que alguna autoridad pública, o personas particulares, han impedido o restringido ilegalmente cualquiera de los derechos esenciales de las personas y el perjudicado sufriría daño grave e irreparable si tuviera que recurrir a los procedimientos ordinarios, el juez ordena que se restablezca inmediatamente el derecho restringido.

Cuando una persona es detenida arbitrariamente, privándosela de su libertad física, puede exigir su libertad por medio del «hábeas corpus»; cuando se la priva de alguna otra libertad puede pedir el ejercicio de su derecho por medio del «recurso de amparo.»

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Las garantías en la reforma constitucional de 1994

La reforma incorporó al texto de la Constitución Nacional diversos mecanismos judiciales para la protección de los derechos individuales: el hábeas corpus, el hábeas data, el amparo y el amparo colectivo.

■ El hábeas corpus. Es una acción que tuvo su origen en el derecho inglés y que tiene por objeto la protección de la libertad. física de las personas.

Cuando una persona tiene su libertad restringida (ha sido detenida) o simplemente amenazada (sospecha que se la pretende detener), puede, él mismo o cualquier otra persona en su nombre, iniciar ante un juez un recurso de hábeas corpus, para que resuelva en forma inmediata su situación.

Una vez inciada la acción, el juez debe requerir a la autoridad responsable de la detención de la persona,,que presente al detenido y que informe los motivos de  detención. Si la detención no se hubiere practicado por orden escrita de una autoridad competente o no hubiere una causa legítima para la detención, el juez deberá ordenar la inmediata libertad de la persona.

Esta acción también puede ser interpuesta para proteger a un detenido  al cual se le haya agravado las condiciones de su detención, como, por ejemplo, la remisión de un menor detenido a una cárcel de mayores.

Otro caso previsto por la Constitución es el de la desaparición forzada de personas, en el cual también le corresponde al juez agotar los medios a su alcance para encontrar al desaparecido.

■ El hábeas data. Es una nueva institución que protege la intimidad y buena imagen de las personas. Permite que un individuo pueda tomar conocimiento de los datos a él referidos, que consten en registros públicos o privados destinados a brindar cualquier tipo de informes. Si los datos fueran falsos o tuvieran un fin discriminatorio, la persona puede exigir, según el caso, que se los suprima, modifique, actualice o se los declare confidenciales.

■ El amparo. Es una acción judicial que puede iniciarse en virtud de cualquier acto u omisión de una autoridad pública o de un particular que lesione o amenace derechos o garantías que estén reconocidos por la Constitución, un tratado o una ley. Por medio de esta acción, todas las personas pueden hacer valer sus derechos cuando no dispongan de otro medio judicial apto para ello.

■ El amparo colectivo. Es un medio para tutelar los derechos .que protegen el ambiente, a la competencia, al usuario, al consumidor, ya los derechos colectivos en general. Por el tipo de derechos que tiende a proteger, puede ser iniciado por el afectado, pero también por el defensor del pueblo y por las asociaciones que tienen corno fines la preservación de esos derechos.

Fuente: Educación Civica 2 – Santillana – DEmocracia – Casullo-Bordone-Hirschmann-Podetti y Otros

Garantías Cunado Somos Detenidos

Fuente Consultada:
Educación Democrática Mario Alexander Secundario – Escuelas Técnicas –

Aqueos y Dorios Costumbres Historia Pueblos Primitivos

AQUEOS Y DORIOS: PRIMITIVOS PUEBLOS DE GRECIA ANTIGUA

Grecia fue el primer país de Europa en donde surgió una gran civilización. La civilización europea tuvo su origen en la griega. Puede decirse, por tanto, que la mayor parte de nuestra cultura y de nuestro pensamiento deriva de aquel pueblo.

La posición geográfica explica en gran parte la evolución de le civilización en aquellas tierras. Grecia es la más oriental de las penínsulas mediterráneas y la más próxima a las costas del norte de África y del cercano Oriente, primeros territorios que fueror habitados por pueblos civilizados (egipcios, fenicios, súmeros).

La península griega se halla rodeada de muchas islas, las que la acercan más a aquellas tierras. En la antigüedad, fueron precisamente esas islas las primeras a las que llegaron razas progresistas que luego se orientaron hacia las costas e interior de la cita de península, atraídas por su clima benigno.

La primera civilización surgió en la isla de Creta, alrededor dt 3.000 años antes de Cristo. Fue la civilización llamada cretense o minoica (de Minos, rey de la isla). Buenos navegantes, los cretenses se expandieron en el Mediterráneo oriental, sobre todo en e mar Egeo, motivo por el cual también su civilización se llame egea. Los griegos muy poco sabían de estos antecesores prehelénicos, a los que les llamaban «pelasgos». Algunos autores creer, que eran oriundos de Anatolia.

Mapa donde habitaron los primtivos pueblos de grecia

LOS AQUEOS
En los siglos XIV y XIII antes de Cristo, Grecia fue invadida por los aqueos, un pueblo de estirpe aria proveniente de Tesalia, que pasó a establecerse en la península del Peloponeso.

Después de haber llevado a cabo devastaciones y destrucciones, los aqueos fueron asimilando la civilización prehelénica, establecida en varias aldeas y ciudades, la rr.ás importante de las cuales fue Micenas. La civilización de los aqueos tomó de esta ciudad el nombre de civilización micénica.

Cuando los aqueos tuvieron la península griega bajo sn sólida posesión, se dirigieron también a las islas periféricas y hacia las costas de Asia Menor. Poco después, conquistaron la isla de Creta poniendo fin a la civilización minoica  (año 1400 antes de Cristo).

Los aqueos eran valientes guerreros y hábiles navegantes. La última gran empresa realizada por ellos fue la conquista de Troya en el año 1184 antes de Cristo. Troya era una gran ciudad situada en la costa de Asia Menor. Según la tradición, comandó esta célebre expedición el rey de Micenas, Agamenón.

El nivel cultural de los aqueos era inferior al de los pelasgos. Sus principales actividades eran la agricultura y el pastoreo, aunque estaban también muy desarrolladas   algunas   artesanías.

Sus ciudades eran pequeñas, algo más grandes que aldeas y por lo general se levantaban al pie de una colina sobre la que se erguía el templo y el palacio del rey.

Los aqueos vestían una túnica que les llegaba hasta las rodillas. Las mujeres llevaban además un velo y un cinto. Las más pudientes se adornaban con anillos y prendedores de oro. Hombres y mujeres calzaban sandalias de cuero.

Cada familia vivía independientemente, ya que cada cual atendía sus propias necesidades. Los hombres cultivaban la tierra y construían las casas y muebles, mientras las mujeres hilaban la lana y tejían. Ni siquiera los soberanos desdeñaban los trabajos manuales.

Se alimentaban preferentemente de carne asada, de legumbres y de hogazas de trigo. Su bebida preferida era el vino mezclado con agua. Para endulzar sus comidas usaban solamente la miel. No conocían el uso de la moneda, aunque empleaban lingotes de oro y de bronce. Sin embargo, preferían comerciar mediante el trueque. Las comunicaciones con el interior del país eran muy pobres, debido a la escasez de caminos. La navegación (hacia Creta y Egipto)  era, en cambio, muy activa.

LOS DORIOS
En el siglo xi antes de Cristo, Grecia fue invadida por otro pueblo de estirpe similar a la de los aqueos. Los nuevos invasores eran los dorios, procedentes de Macedonia, Tracia y Epiro. Los dorios fueron conquistando gradualmente toda la península, pero su dominio se radicó preferentemente en Laconia, Mesenia y Elide; es decir, en el Peloponeso.

Gracias a la superioridad de las armas de hierro, los dorios lograron someter a los aqueos

Próximos a los dorios se establecieron también en Grecia otros pueblos de análoga procedencia: los jonios y los eolios. Los jonios habitaron preferentemente el Ática, y su centro principal fue la ciudad de Atenas. Los eolios se radicaron en Tesalia y en Beocia, y su centro principal fue la ciudad de Tebas.

Después de la invasión dórica, la civilización griega atravesó un prolongado período de decadencia, que duró hasta el 776 antes de Cristo, año de la institución de los juegos olímpicos. Este período ha sido llamado «Medievo helénico» por algunos historiadores modernos. Al finalizar dicho período, los dorios, jonios y eolios constituían un mismo pueblo que recibió el nombre de helénico.

Los dorios practicaban con preferencia el pastoreo y la caza, lo que les obligó a continuas migraciones. Cuando penetraron en Grecia destruyeron la floreciente agricultura y las grandes reservas de animales. Aunque se establecieron definitivamente en el país, se resistían a ser agricultores. Preferían mantener una posición de privilegio mediante el ejercicio del poder político y la profesión de las armas, y dejaban en manos de los pueblos vencidos las actividades manuales, tales como  la  agricultura y  la artesanía.

Con el correr de los siglos se fue acentuando la división de las clases, especialmente en Laconia, región donde la dominación de los dorios se hallaba más arraigada y donde se levantaba la ciudad de Esparta, en la que todos los privilegios estaban reservados a los guerreros, mientras que los trabajos agrícolas estaban a cargo de esclavos, denominados ilotas.

La civilización dórica era esencialmente ciudadana. Cada ciudad formaba un Estado independiente con leyes y tradiciones propias. La ciudad-estado de los griegos, llamada polis, existía todavía cuando las distintas estirpes se fundieron en la civilización helénica.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Estudiantil Ilustrada Tomo IV Primtivos Pueblos de Grecia

Los Sofistas Origen en Atenas Arte del Discurso Primeros Filosofos

Los Sofistas Origen en Atenas
El Arte del Discurso – Primeros Filósofos

Con la democracia, el esplendor económico y cultural y el predominio político en Grecia, la situación en Atenas genera nuevos problemas: la democracia, la libertad y la ley, y como intento de abordar estos problemas hacen los sofistas, que es un movimiento intelectual del siglo V antes de C., preocupados fundamentalmente por la educación de los ciudadanos.

LOS SOFISTAS:  En la actualidad el término «sofista» (de sophos) tiene un valor semántico esencialmente negativo, debido a la tradición iniciada por los tres grandes clásicos de la filosofía griega, conocidos como Sócrates, Platón y Aristóteles. Se puede decir quesofista es quien está dotado de habilidad para los razonamientos falsos, capciosos.  En realidad, en su origen, el término sofista significaba sabio, hábil, competente, y era en este sentido que lo usaban quienes lo ostentaban.

Fueron atacados por otros filósofos, como Platón, argumentando que eran unos «comerciantes del saber», por los excesos en los cobros de sus enseñanzas, enseñanzas que no eran buenas para iniciarse en el camino del conocimiento y sabiduría, sino que solo servia para ser un «pícaro» con las palabras e inventar argumentos falsos para ganar una disputa oral.

En la época de Sócrates las explicaciones sobre la investigación de la naturaleza había generado cierto «cansancio» entre los pensadores, sin llegar a una conclusión definitiva, por lo que provocó un cambio en el objetivo de la investigación, tendiendo hacia el estudio del hombre y su relación con la vida en sociedad. También podríamos decir que este  movimiento sofístico están estrechamente relacionados con el vasto cambio político y social que, después de vencer a los persas, implantó en Grecia regímenes democráticos (salvo Esparta).

La democracia ateniense era una democracia directa, no representativa (como las actuales); es decir, todos los ciudadanos tenían la posibilidad de participar directamente en las decisiones públicas, a través de las frecuentes asambleas populares y tribunales públicos convocados. En estas intervenciones públicas, la posibilidad de hacer prevalecer las propias tesis dependía única y exclusivamente de la capacidad expresiva, retórica.

Y aquí intervinieron los sofistas: su principal función (función que realizaban en forma de profesores ambulantes y cobrando un sueldo) consistía en enseñar un nuevo arte: laerístico (de cris, lucha), concebida como el arte de persuadir y argumentar en forma dialéctica; la erística era un procedimiento retórico, discursivo, que enseñaba la capacidad de sostener indiferentemente el pro y el contra de cualquier tesis, sin preocuparse de la verdad o la falsedad de lo defendido. Aunque los sofistas explicaban sus técnicas y procedimientos a todo aquel que tuviera dinero para pagarlo, su objetivo pedagógico primario no era tanto formar al pueblo como educar a los que debían ser caudillos de ese pueblo.

Para conseguir sus objetivos, los sofistas se dedicaron a estudiar profundamente toda una serie de cuestiones gramaticales y lingüísticas. El lenguaje adquirió con ellos el carácter de instrumento, Enseñaron a los jóvenes atenienses a considerarlo como si fuese un arma, con un objetivo casi agresivo, que consistía en la mayoría de los casos en convencer a los demás para ocupar uno mismo puestos sociales de responsabilidad.

En política, los sofistas fueron los fundadores de la demagogia (conducción del pueblo) y la psicagogia(conducción de almas); en teoría del conocimiento fueron los fundadores del escepticismo (doctrina que niega la posibilidad del conocimiento).
Con los sofistas, el hombre y las cosas humanas pasaron al primer plano de la problemática filosófica. Eran humanistas; creían que el único saber que merece realmente tal nombre es el saber práctico, útil para el hombre. Desde esta perspectiva, rechazaban la filosofía de la naturaleza de los primeros presocráticos.

A partir de sus críticas, los sofistas fundaron el subjetivismo o relativismo («la verdad de la cosa conocida es relativa al sujeto que la conoce»). Este relativismo subjetivista lo expresó perfectamente Protágoras (480-410 a. de C.): «El hombre es la medida de todas las cosas».

Los sofistas fueron individuos cosmopolitas, apátridas, que viajaron frecuentemente por todo el mundo conocido. En este continuo viajar conocieron grandes cantidades de pueblos, lenguas, costumbres y leyes, lo que los llevó a rechazar de que la idea de que la ley de los hombres era como la ley de la naturaleza, algo eterno, inmutable y universalmente válido.

LOS SIETE SABIOS DE GRECIA Sabiduria Griega Filosofos Sabios

LOS SIETE SABIOS DE GRECIA

LOS CLÁSICOS:  Suele decirse que la Filosofía nació en Grecia, y esto es verdad sólo en parte, porque también existe una filosofía egipcia, persa, china, etc., anterior a la helénica. No obstante, es indudable que el pensamiento europeo se ha impuesto, y es la Filosofía Clásica europea la que ha llegado a mayor altura en sus especulaciones, pues las filosofías orientales se confunden y se pierden en consideraciones de tipo religioso y moral.

La primera preocupación del pensamiento griego fue el mundo exterior, y una serie de filósofos anteriores a Sócrates dedicaron su vida a estudiar qué era y de qué estaba hecho el mundo que veían.

Thales de Mileto, que vivió en el siglo VI a. de J.C. fue considerado como uno de los Siete Sabios de Grecia (los restantes fueron 2-Cleóbalo de Lindos, 3-Solón de Atenas, 4-Chilón de Esparta, 5-Pitacos de Lesbos, 6-Bías de Pirene y 7-Beriandro de Corinto).

los siete sabios de grecia

Thales debió ser un personaje extraordinario; astrónomo, geógrafo, físico y filósofo a la vez. Fue el primero en plantearse el problema del auténtico ser de las cosas, y que las cosas no eran lo que parecían ni tal como se presentaban a nuestra vista. A su juicio éliorigen de todo era el agua.

Pitágoras, que fue contemporáneo de Thales, era natural de Samos y fundó una religión con un ideal de vida muy elevado. Sus seguidores vivían en comunidades entregadas al estudio.

Para él los números eran el principio de todas las cosas y redujo a números las magnitudes, desde los fenómenos astronómicos a los musicales, con lo que llegó a vislumbrar una armonía universal. Su doctrina acerca del alma dice que ésta sobrevive después de la muerte y transmigra de unos cuerpos a otros en premio o castigo a su vida anterior, por lo que es preciso una vida austera y conforme con ciertas reglas morales.

Jenófanes, que vivió 500 años a. de J.C, elaboró una idea racional de Dios, a quien concibió como ser único, eterno, inmutable y simple. «Dios, decía, no tiene manos ni pies ni oídos, y sin embargo ve, oye y, sobre todo, piensa.»

Entre los filósofos anteriores a Sócrates está Heráclito, para quien el mundo está cambiando continuamente («nadie puede bañarse dos veces en el mismo río», decía para dar una idea viva del cambio).

Empédocles expuso su teoría de los ciclos consecutivos en el Universo, cuyas destrucciones y reconstrucciones sucesivas se realizan en virtud de las fuerzas opuestas: amor y odio. Demócrito fundó la teoría atómica según la cual todos los cuerpos se componen de átomos, y las cosas cambian por la fuerza de estos átomos en choque. Protágoras fue el primer escéptico, fundador de la escuela sofística, para quien el hombre es la medida de todas las cosas.

Pero desde Sócrates, los filósofos, cansados de contemplar el cosmos, o tal vez al comprobar lo poco que habían logrado saber de sus misterios y estructura, volvieron la mirada hacia sí mismos y se dieron cuenta de que su interior era también un pequeño mundo, un microcosmos. Luego se dedicaron a estudiar la vida interna, el pensar, el sentir y el querer, y descubrieron que lo más importante era la conducta que ha de seguir el hombre para el logro de la felicidad, única meta de la vida.

Aparecen entonces los que pudiéramos llamar los tres grandes de la Filosofía: Sócrates, Platón y Aristóteles. Sócrates, el primer filósofo de quien poseemos noticias exactas, no escribió nada o al menos no dejó libros escritos, pero por sus discípulos, sobre y el que, al contrario, opina que sólo existe el Yo y no el mundo exterior. Cada filósofo crea su propia escuela.

El cometido de la Filosofía, sin embargo, presenta dos facetas: la busca de la verdad, el por qué de las cosas y luego la adaptación de la conducta a un sistema filosófico; proceder conforme el resultado de las verdades encontradas.

Pero la Filosofía no es un discutir y un opinar al estilo de una tertulia literaria, sino un saber ordenado, metódico y firme, que se apoya en principios y verdades suministradas por las otras ciencias.

En un principio la Filosofía abarcaba todo el saber humano y versaba sobre todas las materias, pero cuando el volumen de conocimientos desbordó la capacidad del hombre para comprenderlos todos, no hubo más remedio que cultivar pequeñas parcelas.

Así, primero fue el estudio del Cosmos, del mundo en general, que dio origen a las Matemáticas, cuyo primer gran cultivador fue Pitágoras; a la Geometría, que estudió Euclides; a la Medicina que practicó Hipócrates, etc. Pero estos cultivadores no eran sino filósofos que se especializaban.

Por esta razón, al hombre que abarcaba todo el saber se le llamaba sabio y Pitágoras dijo que él no era «sofos», es decir, sabio, sino «filo-sofos», o sea amante de la sabiduría.

Esta tendencia de la Filosofía a abarcar todos los conocimientos aún prevaleció durante la EdadMedia en que aparecieron las Summas o compendios del saber. Todavía en la Edad Moderna, Deseartes y Leibniz eran grandes filósofos y, a la vez, matemáticos y físicos. En pleno siglo XVII Newton aun expuso su teoría de la gravitación universal como Principios matemáticos de la Filosofía natural.

Pero llegó un momento en que las demás ciencias se apropiaron gran parte de este saber univesal. Unas entendieron sobre la vida y sus manifestaciones, otras sobre los fenómenos de la materia y  otras sobre la cantidad y la forma, etc.

A la Filosofía le quedó el saber abstracto, la especulación fuera del alcance de los sentidos; por tanto, la forma mas elevada de pensamiento, porque está por encima de todas las ciencias y en último término las comprende y las explica todas.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

LOS SIETE SABIOS GRIEGOS

1-Sabio Griego: Tales de Mileto

2-Sabio Griego:Bías de Priene

3-Sabio Griego:Pitaco de Mitilene

4-Sabio Griego:Cleóbulo de Lindos

5-Sabio Griego:Periandro de Corintos

6-Sabio Griego: Quilón de Esparta

7-Sabio Griego:Solón de Atenas

Siete sabios de Grecia, también conocidos como los siete sensatos. Eruditos griegos que vivieron entre los siglos VII y VI a.C. y que se interesaron por la ciencia, la filosofía y la política. Aunque sus identidades difieren según las diferentes versiones, los nombres que suelen aparecer con mayor frecuencia son Bías de Priene, Quilón de Esparta, Cleóbulo de Lindos, Periandro de Corinto, Pítaco de Mitilene, Solón de Atenas y Tales de Mileto.

EL MILAGRO GRIEGO: Aunque los griegos respetaban profundamente el pasado, realizaron una serie de avances, muchos de ellos sin parangón posible, en el transcurso de un solo siglo, entre los años 480 y 380 a.C. Cabe preguntarse cómo sucedió, y algunos especialistas lo denominan el milagro griego. Gran parte de estos logros, aunque no todos, llevan el sello de Atenas.

No todos los pensadores, poetas y artistas del siglo V eran atenienses —prácticamente no hubo ningún científico en esta polis—, y quizá se haya exagerado su papel, porque no contamos con muchos datos de otras ciudades.

Sin embargo, ya en el siglo V muchos griegos reconocían que Atenas era en cierto sentido quien detentaba la jefatura política y cultural. Como decía Pericles, un estadista ateniense, su ciudad servía de modelo al resto de Grecia.

siete sabios de grecia

El rasgo fundamental del milagro griego estriba en su contribución al desarrollo de la potencialidad de la mente humana. Hasta entonces, jamás se habían realizado esfuerzos tan intensos para comprender los problemas más profundos del pensamiento y la vida, y durante mucho tiempo el mundo no vería nada semejante.

Este proceso se desarrolló en un período que rebasa la época clásica propiamente dicha.

En el transcurso de unos cuatro siglos, los griegos inventaron la política, la filosofía, la mayor parte de la aritmética y la geometría (términos derivados del griego) y las ideas sobre el arte aceptadas por los europeos casi hasta nuestros días.

Todo esto representó un avance gigantes co, que marca grandes diferencias entre la civilización griega y la de Mesopotamia o Egipto.

Hay que atribuirlo en gran medida a la importancia que los griegos concedían al análisis racional y consciente del mundo que los rodeaba, circunstancia que no queda anulada por el hecho de que muchos de ellos siguieran creyendo en las supersticiones y la magia. Gracias a su forma de razonar, proporcionaron a los seres humanos una comprensión más amplia del mundo en el que vivían que ningún otro pueblo anterior.

Esto no significa que el pensamiento griego fuera siempre acertado, sino que se cimentaba y se verificaba de un modo mucho más coherente y sólido.

La ciencia constituye un ejemplo destacado. La ciencia moderna se inició en el siglo VI en Jonia, donde un grupo de pensadores empezó a buscar explicaciones al funcionamiento del universo, aplicando leyes y normas en lugar de dioses y demonios.

El filósofo Demócrito llegó a la conclusión de que toda la materia está formada por «átomos», teoría que se adelantaba dos siglos a su tiempo y que no fue aceptada. Por el contrario, los griegos se aferraron a la idea de que la materia está compuesta de cuatro «elementos» —tierra, agua, aire y fuego— combinados de distintas maneras en las diversas sustancias.

Esta teoría no se aproximaba a la verdad tanto como la atómica, pero gracias a ella se desarrolló la investigación, y la ciencia siguió avanzando hasta el siglo XVII d.C. De igual modo, las enseñanzas de Hipócrates (un griego de Cos discípulo de Demócrito) constituyeron la base de la medicina hasta época muy reciente.

Resulta difícil distinguir sus escritos personales de los que simplemente se le atribuyen, pero a juzgar por lo que se decía de él podemos concluir que Hipócrates representa el verdadero inicio del estudio científico de la salud, con observación de los síntomas, los efectos del tratamiento, una serie de recomendaciones sensatas sobre el régimen alimenticio y la distinción entre conocimiento y superstición. El «juramento hipocrático» ha definido la ética médica hasta nuestros días.

Los griegos hicieron aportaciones aún más importantes para el futuro en el terreno de las matemáticas. Este proceso también se inició fuera de Grecia, en Cretona, al sur de Italia, donde vivía el filósofo Pitágoras. Fue una de las primeras personas que empleó el razonamiento deductivo, es decir, la aplicación de argumentaciones puras con una línea lógica a ciertos principios o axiomas.

Este sistema tuvo mucha importancia, no sólo por los avances que produjo en aritmética y geometría, sino porque contribuyó a que otras personas pensaran con claridad y rigor sobre problemas ajenos a las matemáticas.

Salomon Gran Rey de Israel Biografía e Historia del Pueblo

Biografía de Salomón:Gran Rey de Isarel

Salomón, hijo de David, sucedió a su padre en 970, reinando otros cuarenta años, o sea, hasta 930 antes de Jesucristo. Fue de genio pacífico y amante del saber y del bienestar. Su reinado fue próspero, llegando el pueblo hebreo, durante su mandato, a la cumbre de su poder y grandeza. Consolidó y aun extendió las conquistas de David.

Su amistad fue buscada por otros reyes, entre ellos por Hiram, rey de Tiro, que le ofreció maderas y artífices calificados para la edificación del palacio real y del templo de Jerusalén. Contrajo matrimonio con la hija de un rey egipcio. Realizó la construcción del templo y de otros magnos edificios, para lo cual sometió a servidumbre a todos los extranjeros residentes en sus Estados.

En la edificación del templo se invirtieron siete años, comprendidos desde el cuarto hasta el onceno de su reinado. Fue un monarca sabio y prudente, dado a la poesía. Se le considera autor del Cantar de los Cantares, del Eclesiastés y de parte de los Proverbios. Pero tan excelentes cualidades fueron ensombrecidas por su sensualidad, que le llevó a la mayor relajación.

Tuvo varias esposas y concubinas, y dejándose guiar por la influencia de algunas de ellas, extrañas al pueblo judío e idólatras, llegó a permitir el alzamiento de templos a otras divinidades distintas de Jahvé.

Consecuencia de ello.fue el debilitamiento de la fe en muchos sectores del pueblo hebreo, con el consiguiente quebranto de su unidad espiritual, que precedió a su decadencia política.

En el curso de un reinado de cuarenta años, Salomón logró aumentar el prestigio de su reino, ampliando los lazos diplomáticos y comerciales con varios estados, y por sobre todo, mediante la construcción del templo al cual su nombre quedó unido para siempre.

El Esplendor Salomónico. Sucesor de David fue el rey Salomón (975-935 a. de. C.), que dio a la monarquía de Israel su configuración definitiva. Pudo hacerlo no sólo por la privilegiada situación en que heredó el trono, sino por sus extraordinarias dotes de estadista y su talento diplomático, a los que unía una certera visión comercial.

Más que guerrear, Salomón prefirió pactar ventajosamente con otros Estados, en especial con aquellos que podían convertirse en una fuente de recursos, tanto en carácter de mercados proveedores o consumidores (Egipto) como a titulo de intermediarios eficaces (ciudades fenicias, especialmente Tiro).

Así, Salomón dio salida a los saldos exportables de Israel (cereales, sándalo, miel, cera de abejas, etcétera) y se procuró metales preciosos (oro de Ophiren el sur de Arabia) y artículos de lujo especialmente reexportados desde Fenicia.

Esta equilibrada y hábil política económica le permitió acumular ingentes riquezas y construir el fastuoso templo, su propio palacio y otro para la reina, que tal vez fue una princesa egipcia (la tradición lo hace también marido de una hija de Hiram I, rey de Tiro), lo que permite suponer que Salomón utilizó el casamiento como un instrumente más de su política exterior.

Asimismo, este rey supo dar estructura orgánica a la administración interior, subdividiendo el territorio en doce provincias, cada una de las cuales era gobernada por un praepósito directamente responsable ante Salomón.

Es evidente la intensión fiscal de esta reorganización , que incluso motivó reacciones populares por el aumento de las cargas impositivas. Cada región estaba obligada a arbitrar los medios para sostener durante un mes los gastos de la fastuosa corte salomónica. La época de Salomón había de señalar también un notable cambio en la estructura económica y social del pueblo de Israel, pues, con el auge del comercio y ha riqueza, surgieron intereses y modos de vida nuevos.

Ello motivó la aparición de una aristocracia del dinero que, junto con la corte, gravitó pesadamente sobre los humildes. Es evidente que se configuró cada vez con mayor nitidez un abismo que separaba los ricos de los pobres, y mientras los segundos pasaban hambre y necesidades de todo tipo, los más favorecidos vivían rumbosamente en sus palacios o grandes casas, con abundante servidumbre.

A la muerte de Salomón, su reino se vio sacudido por conmociones internas y peligros de orden externo no menos graves. De ese modo, no sólo Israel se redujo en su territorio, sino que inclusive llegó a parcelarse en dos reinos autónomos: Israel, con Samaria por capital, y Judá, con su capital en Jerusalén.

REALIZACIONES DE PRESTIGIO: Con el fin de demostrar la grandeza de su reinado, Salomón emprendió la realización de imponentes construcciones. En el cuarto año de su reinado, se dedicó a la edificación del Templo de Jerusalén, destinado a convertirse en el centro de culto de todas las tribus de Israel y a simbolizar la presencia divina. Decidió emplazarlo en el monte Moriah, donde David había levantado un altar, en el cual se encuentra actualmente la Cúpula de la Roca. Al igual que su padre, se volvió hacia el rey fenicio Hiram 1 de Tiro, que le envió artesanos especializados, así como materiales preciosos: cedro del Líbano, ciprés y oro.

Esta magnificencia no pudo enmascarar los numerosos problemas que conoció el reino. Tributario de una deuda de 120 talentos de oro a Hiram, Salomón tuvo que entregarle veinte ciudades de Galilea. Con el fin de financiar las construcciones, el ejército y los lujos de la corte, aumentó los impuestos e impuso trabajos obligatorios. El descontento del pueblo se acentuó, sobre todo porque la tribu de Judá, a la cual pertenecía el rey, estaba exenta de estas cargas

El edificio, compuesto de tres salas, era de forma rectangular. Al interior, los muros estaban recubiertos con madera de cedro enchapada en oro. En la última cámara, el santo de los santos, se encontraba el Arca de la Alianza, considerada la morada de Yahvé. A continuación, en el lado sudoeste se edificó el palacio, comunicado con el templo. Veinte años fueron necesarios para finalizar este conjunto arquitectónico, siete para el templo y trece para el palacio. Su esplendor reflejaba el brillo del reinado de Salomón.

El juicio de Salomón: Si sus contemporáneos mostraron cierto descontento hacia él, la posteridad idealizó su figura. Salomón ha sido representado como la encarnación del soberano perfecto, caracterizado por la magnificencia y la sabiduría. Numerosas leyendas insisten sobre este último rasgo. Salomón sería el autor de tres mil proverbios.

El episodio más célebre es, seguramente, el del «juicio de Salomón»: dos mujeres se presentaron ante el soberano, afirmando cada una ser la madre del mismo infante. Con el fin de determinar cuál era la verdadera madre, Salomón decidió que el niño fuera partido en dos. Para salvarlo, una de ellas se opuso a la sentencia y prefirió que el niño fuera entregado a la otra mujer. Salomón le devolvió entonces el infante a ella, su verdadera madre.

EL TEMPLO DE SALOMÓN Y LA MASONERÍA:

TEMPLO DE SALOMON

Templo de Salomón: El rey Salomón gobernó Israel entre 976 y 926 a. C. Consagró su reinado a la unificación de su pueblo, y con ese fin erigió el Templo de Jerusalén, para que fuera centro de veneración religiosa y símbolo de la unidad nacional. El templo era un edificio completamente simbólico: su plano, construcciones y ornamentos representaban la síntesis de todas las ciencias. Era el Universo, la filosofía, el cielo… Salomón lo había concebido, e Hiram Abif, arquitecto y decorador de la ciudad de Tiro, lo había construido con enorme inteligencia. Para el mejor desarrollo de la obra, Abif dividió a los trabajadores, de acuerdo con la labor que realizaban, en maestros, compañeros y aprendices, estructura que los masones han tomado históricamente como forma de organización.

Hiram Abif
El arquitecto del templo de Salomón en Jerusalén es un ejemplo de integridad para los masones. Según la leyenda, Hiram Abif fue asaltado por tres compañeros que querían conocer los secretos de su magistral ciencia constructiva. Les dijo que sólo tres personas los conocían y que no podía v transmitirlos sin su autorización. Los agresores golpearon a Hiram, que se resistió a revelar sus conocimientos y acabó muriendo por ello.

Leyenda de Prometeo Mito Griego del Titan Que Roba El Fuego

Leyenda de Prometeo Mito Griego

A unión del Cielo y de la Tierra dio por resultado el nacimiento de un hijo, llamado Japeto. Japeto, a su vez, tuvo dos descendientes: Epimeteo y Prometeo. Los dioses seguían reinando, pero estaban hastiados y aburridos. Sí la felicidad no es de este mundo, tampoco había frecuentado en aquellos tiempos la zona divina.

De manera que los dioses decidieron pedir al Cielo y a la Tierra un poco de animación en la monotonía de la Naturaleza. Los padres de Japeto declinaron este honor, traspasándolo a su hijo, y éste, completamente absorbido por ocupaciones más interesantes, pasó la consigna a sus dos vástagos.

Epimeteo, el más ardiente, aunque algo atolondrado, suplicó a Prometeo que le cediera su parte de deber en el encargo paterno y que le dejara realizar su plan, concediéndole el derecho de criticar su obra una vez acabada.

Tratábase de extraer de una amalgama compuesta de tierra, fuego y otros elementos criaturas vivas, pero mortales, y de atribuir a cada una las facultades que más se adaptaran a su constitución.

Epimeteo, con una infantil despreocupación, considera que este trabajo es sencillo y divertido. A medida que los nuevos seres van presentándose, otorga a los unos la fuerza sin velocidad; a otros la velocidad sin la fuerza; a los de más allá les ofrece medios de defensa o sistemas de protección, y a los más débiles les concede el recurso de la huida a través de los aires, gracias a las alas de que están provistos, o bajo la tierra, gracias a la flexibilidad de su cuerpo movedizo y ágil. En cuanto a los de gran estatura, su propia talla les servirá de protección.

Sólo se trataba, pues, de preservar a esas criaturas de sus enemigos, pero era preciso, además, defenderlas de sí mismas y armarlas contra el hambre, la sed y las inclemencias del tiempo.

En realidad, Epimeteo no había pensado en ello; pero se tranquilizó distribuyéndoles convenientemente alas, pelos y pieles sólidas que les permitieran, a cada uno según su naturaleza, defenderse de los excesos de la temperatura glacial o ardiente.

Dioles como alimento, según su complexión, hierba de los prados, frutos de los árboles, raíces de las plantas e incluso carne y sangre. Estos últimos seres, los más corpulentos, eran los menos numerosos; de lo contrario, pronto hubieran exterminado a los pequeños, cosa que era preciso evitar a toda costa, con el fin de asegurar la conservación de la raza.

Muy satisfecho de su obra, Epimeteo llama a su hermano para que le admire y felicite. Pero tiene un desengaño. Bien es verdad que Prometeo se convence de que los animales poseen todo cuanto necesitan para vivir y para defenderse. La Naturaleza ha repartido juiciosamente entre ellos sus preciosos dones; pero éstos se agotaron y no ha quedado ninguno para el hombre.

Epimeteo no había dado en ello, y era evidente que su imprevisión necesitaba un remedio. Tiene al ser humano ante él, desnudo, abandonado a sí mismo, sin armas, sin defensas naturales, sin recursos.

Prometeo discurre entonces la manera de reparar la negligencia de su hermano. Se introduce secretamente en la isla de Lemnos, penetra en las fundiciones de Vulcano en el momento en que el trabajo era más intenso y se apodera de una chispa de fuego y la ofrece a la Humanidad.

El ser débil de cuerpo pero dotado de inteligencia poseerá desde ahora, gracias al fuego, el medio de defenderse contra el frío, de cocer los alimentos, de iluminarse durante la noche, de fabricar buenas armas para su defensa e instrumentos para cultivar las artes y dar un atractivo a su frágil existencia.

Todo iba bien; pero los hombres, dotados de tantos elementos, se enorgullecieron, creyéndose demasiado cerca de la divinidad. Júpiter se molestó y decidió castigar al responsable de aquel general orgullo.

Por consiguiente, con la ayuda de Vulcano y bajo la vigilancia de Mercurio, Prometeo fue atado a una roca situada en lo alto del Cáucaso. Desde allí no distinguía otra cosa que el Cielo, desde cuya altura descendía diariamente un águila gigantesca encargada de devorarle el hígado, que le crecía constantemente. Este horrible suplicio debía durar mil años. Pero al cabo de treinta primaveras, Mercurio aprovechando un día en que el señor del Olimpo estaba de buen humor, le hizo conceder la gracia del culpable, y Prometeo pudo reanudar su vida ordinaria, jurando solemnemente que no tendría nueva ocasión de hacérsela abaldonar.

Fuente Consultada: Relatos de la Antigüedad – Lo Se Todo Tomo III – Figuras y Leyendas Mitológicas

 

Historia de los Griegos Vida de los Griegos Breve Resumen

Historia de los Griegos – Resumen

HISTORIA DE LOS GRIEGOS RESUMENHISTORIA DE LOS GRIEGOS VIDAHISTORIA DE LOS GRIEGOS RELIGIONESHISTORIA DE LOS GRIEGOS ATENAS ESPARTA

INTRODUCCIÓN: UN BREVE PASEO POR LA HISTORIA DE LOS GRIEGOS

Los inicios de la Grecia clásica
La era conocida como el Periodo Clásico dio comienzo tras la desaparición de la civilización micénica en torno al 900 a. C. La afluencia a partir del 1200 a. C. de otros grupos, como los dorios del norte y los pueblos del mar del sur, provocó un declive de la cultura palaciega y dio paso a la llamada Edad Oscura.

Durante esta época, la población de Grecia se multiplicó y dio comienzo la colonización de la costa jónica. El paisaje rocoso fue la causa de que los primeros asentamientos florecieran en las llanuras fértiles entre las montañas y próximas al litoral. Hacia el 750 a. C., muchos de estos asentamientos se habían convertido en grandes ciudades-estado, funcionaban de forma independiente y con frecuencia libraban guerras entre sí.

El periodo entre los años 750 y 500 a. C. recibe el nombre de Arcaico. La situación geográfica de Grecia en el Mediterráneo la convertía en el punto de partida natural para los viajes y la exploración de ultramar. Los griegos eran marinos excelentes, capaces de fundar colonias en puntos tan remotos como Ampurias en el norte de España y Phasis en el mar Negro. Comerciaban sobre todo con los etruscos en Italia y los fenicios en Oriente, regiones en las que instalaron importantes puestos de avanzada.

El comercio estimuló el desarrollo económico y político. Se estableció una élite y, a medida que aumentó su riqueza, los estados construyeron ciudades cada vez más impresionantes. La mayor y más rica de ellas era Atenas, que devendría el centro de la cultura griega. Entre los años 500 y 336 a. C. tuvo lugar la Edad Clásica.

Ciudadanos, extranjeros, esclavos
En ella, son ciudadanos, y no súbditos, quienes tienen la conciencia de pertenece!’ a la ciudad. Son ellos, en efecto, los que ejercen la soberanía, pero solamente ellos. Y lo decimos porque la ciudad tiene también sus excluidos, hombres que viven en ella privados de derechos públicos, y cuyo trabajo permite a los ciudadanos consagrarse a la vida política. Se trata, en primer lugar, de los esclavos, pero también de los metecos en Atenas, o de los periecos en Esparta.

Violentos conflictos entre las grandes familias, o entre los nobles y el pueblo, jalonan la evolución de Grecia, de la ciudad arcaica aristocrática a la ciudad democrática» en plena expansión que es la Atenas del s. V, o a la ciudad oligárquica rápidamente esclerotizada en que se convierte Esparta.

El nacimiento de la democracia
En Atenas se pasa rápidamente del reino de los aristócratas hacendados, los eupátridas, que poco a poco habían suplantado al rey, a la democracia, y ello gracias fundamentalmente aClistenes que divide el Ática en demos, hacienda saltar de tal manera las estructuras del clan, v que da a Atenas su constitución definitiva.

En el intermedio, Dracón, en la segunda mitad del siglo VII a.C. promulga rigurosas leyes que tienden a proteger a los humildes, e instituye una justicia de Estado. Solón, en el s. VI, favorece la fragmentación de los dominios, suprime el monopolio de las magistraturas del que se beneficiaban los eupátridas, concede el derecho de voto y la igualdad a las cuatro clases (según la riqueza) en la asamblea del pueblo, crea el Consejo de los 400 y alivia la miseria de los campesinos asociados de deudas y de hipotecas.

Después de él, el tirano Pisístrato da trabajo a los pobres, emprendiendo la construcción de templos y de bibliotecas, y estimula la agricultura y Ja ganadería. Intenta igualmente, mediante múltiples fiestas, reforzar entre los atenienses el sentimiento de pertenencia a la ciudad.

El urbanismo al servicio del pueblo
La preocupación de cada cual por participar en la «cosa pública» se expresa, en la mayor parte de las ciudades griegas, en un lugar privilegiado el agora. Lugar de reunión, está concebido para permitir a los ciudadanos encontrarse, no contribuyendo las transacciones comerciales más qué como una de sus múltiples actividades, de tal modo, en el agora de los griegos, los edificios religiosos se mezclan con los establecimientos de los comerciantes, y el campesino se rodea con el filósofo.

La actividad política encuentra en ella su lugar de manera natural. los principales centros de deliberación se hallan en el agora misma o en sus proximidades. De hecho, hay una preocupación, claramente afirmada, de realizar la verdadera democracia, que precisa de la participación directa del ciudadano en los asuntos de la ciudad.

Dos grandes rivales: Atenas y Esparta
La historia de Grecia hasta mediados del s. IV es la de una constante rivalidad entre Atenas y Esparta, y está salpicada por las alianzas más o menos precarias entre las distintas ciudades. Después de haber desarrollado un imperialismo poderoso, y a fines del s. VI, Esparta renuncia a la expansión territorial directa. Uniéndose, en la Liga del Peloponeso, a las ciudades inquietas por la ascensión de Atenas, consigue adquirir una fuerza militar considerable. A principios del s. V, las guerras médicas constituyen una tregua en esta rivalidad. Pero Atenas sale reforzada de la prueba.

El fin de Grecia
Atenas crea en torno suyo la Liga de Délos. Simple alianza, en sus comienzos, de ciudades frente a un posible retorno ofensivo de los persas, dicha liga se transforma en un verdadero imperio ateniense, con una flota poderosa y recursos financieros abundantes. Esparta ve con malos ojos la hegemonía de Atenas; las demás ciudades soportan mal su dominación.

La guerra estalla por fin, y la paz de Treinta Años (446), que señala el final del primer conflicto entre Atenas y Esparta, no constituirá más que una tregua de corta duración, puesto que en el 431 se reanudan los combates, implicando en esta ocasión a toda Grecia. En el 405, Esparta triunfa en Aigos Potamos, e impone a su rival una paz leonina: la priva, en efecto, de su imperio y de una parte de su flota. Y si bien Atenas logra recuperarse rápidamente de dicha derrota, el equilibrio de Grecia queda trastornado, y las ciudades habrán de hacer frente a Filipo de Macedonia de una manera desperdigada.

¿Qué es la ciudad griega?
La palabra polis (ciudad) tiene en Hornero tres significados distintos. Designa tanto la aglomeración urbana, como la unidad política que representa, como a los ciudadanos que la componen. Estas tres significaciones se unen, en realidad, para designar a las pequeñas naciones independientes que fragmentan Grecia desde el s. VIII a. C. Compuestas de un territorio rural, de algunas aldeas y de un centro urbano al que deben su nombre, las ciudades resultan a menudo minúsculas. No más de 5.0ÜO habitantes la más pequeña, y 260.000 la más grande, Atenas en el s.V.

¿Hubo una unidad griega?
El nombre de griegos fue impuesto a los pueblos de la península balcánica por los romanos, pero desde mucho antes, éstos se conocían a sí mismos bajo la denominación de helenos. En efecto, por encima de sus querellas, los griegos no dejaban de considerar que existía entre ellos una unidad que les diferenciaba de los demás pueblos. Un mito del s.VIII a. C. atribuía a Helena tres hijos: Doro, Eolo y Xuto, padre este último de Aqueo y de Ion. Dorios, eolios, aqueos y jonios se sentían, pues, hermanos a través de un antepasado común.

¿Sobre qué se fundaba?
Para Herodoto, «el cuerpo helénico es de una misma sangre, habla la misma lengua v tiene los mismos dioses, los mismos templos v los mismos sacrificios». El idioma v la religión, en efecto, unifican a los griegos, cuyo panheleriismose manifiesta, por ejemplo, mediante los juegos de Olimpia. Pero ser griego significa, también, ser miembro de la ciudad, ser ciudadano. Incluso los regímenes más tiránicos permiten al hombre libre participar en los asuntos públicos. Es tal sentimiento de libertad lo que unifica a este pueblo, y constituye, a su manera de ver, el fundamento de su superioridad.

¿A qué se llamaba aristocracia?
La época homérica fue la de las monarquías. La ciudad estaba entonces dirigida por el rey (basileus), que compartía el poder con un consejo compuesto por los jefes de los clanes. Estos y sus descendientes constituyeron una nobleza de grandes propietarios que, en el s. VIII, desplazaría al rey, al que no se reconocería en adelante más que una función religiosa. Proclamándose arístoi (los mejores, o las gentes de bien), estas familias nobles confiscaron todos los poderes en su propio beneficio, pasando a monopolizar las tierras y las riquezas. La aristocracia era, pues, el ejercicio del poder por los «mejores», es decir, por la nobleza.

Los acontecimientos del siglo VII a.C.
En el s. vil, las desigualdades sociales llegaron a ser extremas. Las malas cosechas obligaron a los pequeños propietarios a pedir prestado a los nobles con intereses de usura. No pudiendo devolver lo conseguido, se vieron forzados a alquilarse o venderse como esclavos, mientras que sus tierras pasaron a engrosar las propiedades de los aristócratas. Por otra parte, con el desarrollo de una economía comercial, apareció una clase de comerciantes y de armadores que se enriquecieron lo suficiente como para soportar mal el yugo de la todopoderosa nobleza terrateniente. La mayor parte de las ciudades vieron crecer en su seno la discordia que desembocó a veces en guerras civiles que los legisladores no consiguieron aplacar.

Cronología Histórica de Grecia

Historia de los Paises Bajos Guerras Contra España Siglo XVII

Historia de los Países Bajos – Holanda, Bélgica
Guerras Contra España

Los Países Bajos eran una pieza clave para la corona de España. Pero la compleja situación política dio lugar a revueltas por motivos sociales, económicos y religiosos. A finales del s. XVI, después de su ruptura con España, las siete provincias reformadas del norte de los Países Bajos siguieron una línea política propia. Formaron una unión republicana de cuyo gobierno se encargaban Estados Generales que reunían a las figuras dominantes de cada provincia.

Holanda, a causa de su riqueza, ocupaba el lugar preponderante. Y dio su nombre al conjunto del país. Varios factores contribuyeron al auge económico de las provincias: su situación geográfica constituye la plataforma giratoria del comercio marítimo; heredan la actividad de las ciudades flamencas arruinadas por la guerra; atraen a numerosos exiliados reformistas que representan a menudo una mano de obra muy bien cualificada; y finalmente, el espíritu calvinista ve en la consagración del trabajo mediante el enriquecimiento la manifestación propia de la gracia divina.

HISTORIA: Desde la caída del Imperio de Carlomagno en el siglo IX, los Países Bajos, formados por diecisiete provincias en lo que hoy es Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos (Holanda), estaban fragmentados como posesiones de diversas familias.

carlo v de españaEn los siglos XIV y XV, los duques de Borgoña, Felipe el Calvo y Juan Sin Miedo, se anexionaron Flandes (Bélgica) y los Países Bajos.

Estas tierras permanecieron bajo control de Borgoña hasta que Carlos V, heredero de las tierras borgoñonas y miembro de la dinastía Habsburgo, las convirtió en posesiones españolas en 1516.

Esto no satisfizo a los flamencos, que defendieron los privilegios locales ante lo que consideraban una intromisión del poder centralista de España.

felipe ii de españaEn 1555 Carlos V legó los Países Bajos a la rama española de la Casa de Austria (Habsburgos).

El nuevo rey, Felipe II, adoptó una política impositiva que desagradaba a las fuerzas de la región, y les negaba participación en el gobierno, como ocurría anteriormente a través de los Estados Provinciales y Estados Generales.

Surgieron también problemas de orden religioso: Felipe quería mantener e imponer el catolicismo, pero buena parte de la población había adherido a la Reforma. Resistió la marea protestante e intentó tener un completo control. Envió al duque de Alba como gobernador de los Países Bajos con órdenes de acallar con firmeza cualquier oposición.

El duque de Alba ejecutó a dos líderes del movimiento independentista e incrementó los impuestos, lo que dio lugar a las revueltas dirigidas por Guillermo de Orange.

guillermo de orange Durante estos enfrentamientos los independentistas usaron tácticas de guerrilla, como la inundación de las tierras bajas, para evitar el movimiento de las tropas españolas, que sin embargo llegaron en 1576 a Amberes, uno de los puertos más ricos de Europa.

La guerra de liberación comienza en 1566, bajo el mando de Guillermo de Orange (imagen izq.) , que recluta un pequeño ejército para enfrentar a las tropas españolas de represión enviadas por el rey y comandadas por el Duque de Alba primeramente, y después por Requeséns y por Alejandro Farnesio.

Se suceden las batallas hasta que, en 1581, las siete provincias del norte, congregadas en la Unión de Utrecht, declaran la independencia. (En 1579 las diez meridionales -católicas-habían constituido la Unión de Arras).

La lucha prosigue hasta después de la muerte de Guillermo de Orange, en 1584. En 1648 los Tratados de La Haya y de Westfalia ratifican la autonomía del país (las provincias meridionales quedan unidas a España).

Después que Felipe II, en represalia, cierra el puerto de Lisboa a los mercaderes holandeses, éstos buscan su propio camino hacia las Indias. Se inicia así una serie de viajes, exploraciones y conquistas coloniales que proporcionan a los Países Bajos independientes ricos dominios (en Indonesia, en el Caribe, etc.).

LUCHAS E INDEPENDENCIA
Muchos comerciantes y banqueros se habían desplazado a Amsterdam y habían convertido esta urbe en una hermosa ciudad defendida por canales y una pujante armada. Desarrollaron la banca, la industria y el comercio moderno, convirtiendo a la ciudad en uno de los principales centros protestantes.

El enfrentamiento por la independencia era a la vez una guerra religiosa y una lucha entre los modernos burgos urbanos de los Países Bajos y la tradicional jerarquía real de España.

Aprovechando que España estaba entonces empeñada en diversas guerras contra Francia, Inglaterra y los otomanos, en 1579, bajo el liderazgo de Guillermo de Orange, siete provincias protestantes del norte fundaron la Unión de Utrecht, que supuso la constitución en 1581 de una república independiente: las Provincias Unidas (entre las que se encontraba Holanda).

Los ejércitos españoles siguieron controlando las provincias católicas del sur (Flandes, en la actual Bélgica).

En 1609 se firmó la Tregua de los Doce Años, pero hasta 1648 España no reconoció oficialmente la independencia de las Provincias Unidas.

Con la independencia llegó la división interna, pues había dos principales centros de poder político en este nuevo estado.

Cada provincia tenía un funcionario (estatúder), responsable de la conducción del ejército y el mantenimiento del orden. Comenzando con Guillermo de Orange y sus herederos, la casa de Orange ocupó la función de estatúder en la mayoría de las siete provincias y favoreció el desarrollo de un gobierno centralizado, con ellos mismos como monarcas hereditarios.

Los estados generales, asamblea de representantes de cada provincia, se opusieron a las ambiciones de los Orange ; defendieron una forma de gobierno descentralizada o republicana. La gran parte del siglo XVII las fuerzas republicanas estuvieron bajo control. Pero en 1672, agobiadas por la guerra contra Francia e Inglaterra, las Provincias Unidas acudieron una vez más a la casa Orange, quienes establecieron un régimen monárquico en la persona de Guillermo III (1672-1702).

La historia holandesa en el siglo XVII es extraordinaria por la relativa facilidad con que los holandeses cambiaban de una tuse de poder a otra, de acuerdo con sus necesidades internas y externas.

La muerte de Guillermo III, acontecida en 1702, y el hecho de no haber dejado herederos directos, permitió a las fuerzas republicanas tomar el control de nuevo. La República Holandesa no se vería nuevamente amenazada otra vez por las fuerzas monárquicas.

En el siglo XVII, bajo la prominencia de los holandeses, subyacía la prosperidad económica —alimentada por eL papel de Holanda mino transportadora del comercio europeo—. Sin embargo, la guerra resultó desastrosa para la República Holandesa.

Las dos guerras anglo-holandesas de las décadas de 1650 y 1660, la guerra contra Francia e Inglaterra, de la década de 1670 y su apoyo a Inglaterra en contra de Francia, en la Guerra de la Sucesión Española, pusieron cargas pesadas sobre las finanzas y la mano de obra holandesas. La navegación inglesa comenzó a desafiar la supremacía comercial holandesa y, en 1715, los holandeses sufrieron una decadencia económica grave.

AMSTERDAN EN EL SIGLO XVII: A comienzos del siglo XVII Amsterdam había sustituido a Amberes uno la capital financiera y comercial de Europa. En 1570 Amsterdam tenía 30 000 habitantes; para 1610, ese número se había duplicado a medida que los refugiados arribaban, provenientes sobre todo de los Países Bajos españoles.

En 1613 este vertiginoso crecimiento provocó que el gobierno de la ciudad aprobara un «plan de expansión urbana», que ampliaba el territorio de la ciudad de 500 a 1800 acres a lo largo de la construcción de tres grandes canales.

Los  constructores acondicionaban lotes para levantar altas casas, y con facha das estrechas —que caracterizaron a la ciudad— haciendo penetrar columnas de madera a través del lodo para que se asentaran en la arena firme del subsuelo.

A su vez, los canales hicieron posible que los hombres de negocios utilizaran los pisos superiores de sus casas como almacenes para sus bienes. Los artículos, transportados en pequeños botes, eran alzados en bloques hasta las ventanas superiores de estas habitaciones, y unos aparejos los sujetaban a los gabletes de los techos.

La expansión física de Amsterdam pronto se vio alcanzada por su población, a medida que la ciudad crecía de 100 000 habitantes, en 1610, 200 000 en 1660.

La exuberante ampliación que Amsterdam experimentó en el siglo XVII se basó en el nuevo papel de la ciudad como centro financiero y comercial de Europa; pero, ¿qué hizo esto posible? Fue una cosa: los mercaderes de Amsterdam contaban con una vasta flota, que en su mayor parte utilizaron para la lucrativa actividad de la captura del aréneme del mar del Norte. Los navíos de Amsterdam también fueron importantes transportadores de productos provenientes de otros países.

La invención holandesa llamada fluyt (nave de calado poco profundo y de gran capacidad), les permitió transportar enormes cantidades de cereales, madera y hierro.

Los mercaderes de Amsterdam descargaban sus mercancías en la plaza Dam, donde todos los bienes que pesaban más de cincuenta libras eran registrados y cuya calidad se probaba. La cantidad de bienes que arribaba a Amsterdam hizo que pronto la ciudad fuese encrucijada para muchos productos europeos importantes. Por supuesto,

Amsterdam fue el principal puerto para las compañías comerciales de las Indias Orientales y Occidentales. Además, las industrias de la ciudad transformaban las materias primas importadas en bienes terminados, lo cual convirtió a Amsterdam en un reconocido productor de ropa de lana, productos con base en azúcar refinada y tabaco, así como de cristal, cerveza, papel, libros, joyería y productos de piel.

Parte de la riqueza de la ciudad se debía a ganancias de la guerra: en 1700, Amsterdam fue el principal proveedor de bienes militares de Europa. Sus fábricas de pistolas tenían clientes por todo el continente.

Un tercer factor de la prosperidad de Amsterdam fue su importancia como centro financiero. Las ganancias de las actividades del comercio brindaban grandes cantidades de capital para la inversión. Su papel financiero se facilitó en gran medida con la fundación en 1609 del Banco de Intercambio de Amsterdam, el banco público más grande del norte de Europa. Asimismo, la ciudad fundó la Bolsa de Valores de Amsterdam para llevar a cabo la especulación de bienes.

ALGO MAS SOBRE EL TEMA…

¿Es Holanda una tierra de refugio?
La tolerancia religiosa y política de que dan muestras las Provincias Unidas convertirán a este país, desde el s. XVI hasta el XIX, en un lugar de refugio privilegiado. Allí encontrarán amparo, primero los protestantes perseguidos de Alemania y Francia, y después los puritanos ingleses, los anabaptistas. En algunas provincias, estos refugiados constituyen la mitad de la población. También los filósofos, perseguidos tanto por las Iglesias como por el poder, encontrarán allí una inapreciable acogida, y la libertad que impera en la prensa y la edición hará de este país un hogar- ardiente de la cultura europea.

¿Dónde reside el secreto de su prosperidad?
Fundamentalmente en el trabajo de los hombres. El suelo del país es pobre y la tierra ha de serle ganada al mar. La fortuna de Holanda habrá de constituirse sobre la industrialización y el comercio. La industria textil, la construcción naval, las industrias alimenticias, en particular la fabricación de cerveza, los molinos de grano o de aceite y las papeleras constituyen los elementos esenciales de la actividad económica. Los refugiados enriquecen las técnicas locales con su particular «savoir-faire».

¿Cómo se desarrolla su cultura?
La atmósfera de libertad que reina en Holanda, las necesidades tecnológicas del desarrollo y la afluencia al país de extranjeros emprendedor-es provocan el florecimiento de una cultura que es, a la vez, muy peculiar y muy cosmopolita. Allí es donde Descartes y Spinoza renuevan la filosofía. Pero el mismo pueblo, a través del teatro, las kermesses y las fiestas religiosas ofrece una representación de la vida hecha a su imagen. De esta cultura popular se alimenta la gran escuela de pintura de la que Rembrandt o Vermeer son las figuras más destacadas.

¿Es poderosa la flota?
Los puertos, encargados sobre todo de negociar con el comercio francés e inglés, son en el s. XVII los más prósperos de Europa. Los holandeses, a pesar de la hostilidad inglesa, reinan en los océanos en lo referente a la pesca y al transporte. A comienzos del XVII empieza la gran aventura oriental: dueños del Cabo de Buena Esperanza, navegan hacia la India, Asia del Sudeste y China. Pero no se preocupan apenas de colonizar. Su único objetivo es establecer bases navales que les permitan comerciar con los indígenas.

¿De qué sirven los pólderes?
Son trozos de tierra conquistados al mar, ya que las provincias de Holanda y Zelanda se encuentran por debajo del nivel del mar y están constantemente amenazadas por- las grandes mareas. Desde la Edad Media, se habían construido diques para proteger las regiones expuestas. En el s. XVII, la lucha contra el agua adopta grandes proporciones: se desecan las zonas de aguas muertas, se construyen barreras, se protegen las dunas. Las tierras así desecadas se cubrirán de jardines y vergeles, símbolos de la victoria del pueblo sobre los rigores de la Naturaleza.

Fuentes Consultadas:
Civilizaciones de Occidente Tomo B Jackson Spielvogel
50 Cosas Que Debe Saber de la Historia Mundial Hugh Williams
Gran Enciclopedia Universal Espasa Calpe Tomo 19
Grandes Personajes de la Historia Universal