Grandes Médicos Argentinos

Origen de la Cultura Colonial Argentina – Caracteristicas

Origen de la Cultura Colonial Argentina – Sus Caracteristicas

CENTROS DE CULTURA EN EL PLATA. Llamamos período prerrevolucionario, o más comúnmente hispánico o colonial, a las tres centurias de historia comprendidas entre el descubrimiento, exploración y colonizaciones subsiguientes del antiguo Virreinato del Río de la Plata, que incluía el actual territorio de la República Argentina, hasta el año de la independencia, o sea 1810.

Durante este largo período de formación, la influencia cultural se irradió desde tres centros o núcleos principales, estrechamente relacionados con las corrientes colonizadoras: la del norte, que penetró a través de las antiguas rutas indígenas y se diseminó por las provincias norteñas, se núcleo en Tucumán; la del sur, proveniente del Río de la Plata, cobró mayor intensidad a partir del siglo XVIII con el establecimiento del Virreinato, con asiento en Buenos Aires, y, finalmente, Córdoba, meridiano geográfico donde se enfrentaron, o mejor dicho se unieron, las dos corrientes culturales: la del norte y la del sur.

Las formas artísticas españolas del norte llegaron a Tucumán, no directamente, sino a través de Perú y Bolivia, a las que estaba ligado por razones geográficas, históricas, sociales y económicas, de modo que el arte que fluye no es lo puramente español, sino el altoperuano; esta influencia es única hasta la llegada de los jesuítas hacia 1610 y pierde intensidad conforme va descendiendo hacia el sur.

Origen de la Cultura Colonial Argentina - Caracteristicas

La influencia del sur se acrecienta al adquirir Buenos Aires la categoría de capital virreinal, que la transforma en asiento de las autoridades políticas, eclesiásticas y militares; a su puerto llega el influjo de muchas partes de Europa a través de los arquitectos jesuítas y civiles; y en el crecimiento prodigioso de la urbe se entremezclan el neoclásico con el barroco español y el rococó francés y portugués, si bien la influencia de este último se hace sentir más en el campo de la talla en madera y en el de la platería que en lo específicamente arquitectónico.

Córdoba, zona de frontera de ambas corrientes artísticas, llegó a ser el centro más importante de la arquitectura colonial, y bastaría su imponente catedral para justificarle esta categoría.

Al margen de estos tres núcleos culturales emergen otros grupos artísticos de no menor importancia: el primero está formado por las Misiones Jesuíticas del Paraguay, que abarcan gran parte de nuestro territorio y cuyos alarifes y arquitectos pusieron su habilidad edilicia no sólo en la erección de templos y conventos, sino también en la construcción de edificios civiles públicos y privados.

El incremento de este núcleo, de sello peculiar, se detiene bruscamente con la expulsión de la Compañía de Jesús de estas regiones, en 1767, si bien, por ley de la inercia, su influencia cultural fué perdurando a través de los años, aún después de producida la emancipación nacional.

Finalmente, otras dos zonas artísticas, de menos importancia que las anteriores pero con características definidas, fueron: la fluvial, con centro en Santa Fe, y la de Cuyo, prácticamente desaparecida por obra de terremotos y cataclismos.

La cultura argentina prerrevolucionaria fue la resultante de la fusión de la hispánica con la indígena, que le aporta la riqueza de los abundantes elementos de una naturaleza virgen mediante la adaptación progresiva a una civilización aborigen, ya preexistente.

Este proceso alcanza su mayor plenitud en México y en Perú, donde los conquistadores se topan con culturas autóctonas relativamente desarrolladas; y si la influencia de esta última se deja sentir en nuestras provincias norteñas, su intensidad va decreciendo en dirección a la cuenca del Plata, planicie inmensa, pobre en materiales de construcción, habitada solo por indios misérrimos y errantes.

Las reformas políticas y económicas emprendidas por Carlos III dieron un nuevo empuje a la cultura rioplatense con la creación del Virreinato del Río de la Plata, sustrayendo con ello la intendencia de Cuyo de la influencia de Chile y la zona alto-peruana de Lima, y Buenos Aires, sede de las nuevas autoridades, desplaza a Córdoba como principal núcleo cultural del país.

En efecto: con la expulsión de los jesuítas se pretende trasladar a la capital virreinal los principales instrumentos de civilización: la Universidad, la Biblioteca, el Archivo y la Imprenta.

El trasplante de la vieja universidad cordobesa no se consumó debido a que por esta época se fundó en Buenos Aires el Real Convictorio de San Carlos, colegio de enseñanza media y superior; en cambio, el material de la biblioteca y los códices del archivo fueron dispersos entre los bibliófilos, y la imprenta, después de haber quedado arrumbada por varias décadas en los sótanos de la Universidad, el virrey Vértiz la puso a disposición de Casa de Niños Expósitos de Buenos Aires, aprovechándose de ella para imprimir, además de algunas obras religiosas, sueltos y periódicos de orden civil, temas económicos y más tarde, en la época de la Revolución, además de los bandos, proclamas y manifiestos de nuestros proceres, las marciales estrofas de Vicente López y Planes.

Fuente Consultada:Historia de la Cultura Argentina de Francisco Ariola Tomo II Editorial Stella

Primeras Exploraciones Geograficas en Argentina y Mapas

Primeras Exploraciones Geográficas en Argentina – Cartografía – Primeros Mapas

Durante el curso de tres siglos de dominio español, es decir, desde el siglo XVI hasta comienzos del XIX, se lleva a cabo la exploración, la conquista y más tarde, con la llegada de don Pedro de Mendoza, la colonización del actual territorio que hoy forma la República Argentina, durante la cual se realizan innovaciones de orden político, social, económico y cultural.

En este amplio período se acrecienta el acervo cultural, ya sea mediante exploraciones científicas, ya sea como fruto de investigaciones personales.

Las expediciones gográficas dan a conocer nuevas tierras; las crónicas acrecientan el saber histórico; el conocimiento del hombre americano, con su religión, lenguas y costumbres, enriquece la etnografía y la lingüística; pero es en el campo de las ciencias naturales, con el estudio de la gea, la flora y la fauna, donde la cosecha es más abundante, como lo veremos en este capítulo de apretada síntesis.

LA EXPLORACIÓN GEOGRÁFICA
LAS PRIMERAS EXPLORACIONES EN EL TERRITORIO ARGENTINO.

El descubrimiento de América significó un gran incremento de los conocimientos geográficos: inmensas regiones terrestres desconocidas hasta entonces entran en la órbita de la civilización occidental. Nuevos e ilimitados horizontes se abren a los científicos europeos en todos los órdenes del saber humano.

La geografía, la cartografía, la antropología y las ciencias naturales reciben un nuevo impulso Sabemos que al constituirse la Casa de Contratación, en 1503, para atender al comercio ultramarino, se constituye también en centro científico: se crean cátedras de matemáticas, cosmografía y navegación, y se recopilan memorias, relaciones, planos geográficos, de acuerdo a los datos suministrados por exploradores y navegantes, y de este modo se mantiene al día el mapa oficial.

El descubrimiento de las costas del Brasil, en 1500, por Pedro Alvarez Cabral, determinó a España hacia la exploración de las regiones situadas al sur que le correspondían según el Tratado de Tordesillas.

Se encomendó esta misión al piloto mayor Juan Díaz de Solis, que encontró la muerte después de descubrir, en 1516, el gran estuario que más tarde se bautizó como Río de la Plata, pues según versiones indígenas conducía a una fantástica Sierra de la Plata donde abundaban los metales preciosos.

Tres años más tarde salió otra expedición de España bajo la dirección de Magallanes, con la finalidad de continuar la obra de Solís.

En 1520 las naves llegaron a las regiones del Plata, y siguiendo al sur, por primera vez, reconocen y exploran las costas patagónicas, donde tiene lugar el encuentro con los habitantes de la región: los patagones

Pasado el invierno en la bahía de San Julián, sigue hacia el sur, descubriendo a fines de 1520 la comunicación entre los dos océanos.

Dos de los integrantes de los escasos sobrevivientes de la expedición documentaron por escrito las peripecias de este célebre viaje: el piloto Francisco Albo, en su Diario, y Antonio Pigafetta, en las Noticias del Nuevo Mundo.

Una nueva expedición salida de España en 1526, encabezada por Sebastián Caboto, remonta el río Paraná, y después de reconocer sus costas, funda, en 1527, el fuerte de Sancti Spiritu, primera fundación española en el territorio argentino.

Sigue después río arriba hasta llegar a la confluencia del Paraguay con el Pilcomayo, pero la destrucción del fuerte hacia fines de 1529 le obliga a volver a España. Años más tarde publicó un mapa donde señala detalladamente los afluentes del Paraná recorridos personalmente por él.

Con el viaje de don Pedro de Mendoza se inicia la colonización de las nuevas tierras descubiertas. En 1536 funda, en la orilla derecha del vasto estuario del Río de la Plata, la ciudad «Puerto de Buenos Aires», que es abandonada cinco años más tarde, después de toda suerte de privaciones; sus pobladores fueron trasladados a la Asunción.

Los detalles de esta expedición fueron consignados por el cronista Ulrico Schmidel en el interesante libro aparecido en 1567 con el título Derrotero y viaje a España y las Indias (1534-1554).

La segunda mitad del siglo XVI fue de descubrimientos y fundación de ciudades en el interior, siguiendo un derrotero inverso al de los navegantes españoles entrados por el este.

Estos fundan Santa Fe (1573), Buenos Aires por segunda vez (1580) y Corrientes (1588). La expedición colonizadora del norte da origen a Santiago del Estero (1553), Tucumán (1565), Córdoba (1573) y Jujuy (1593). Por su parte, la corriente del oeste, originaria de Chile, asienta las ciudades de Mendoza (1561), San Juan (1562), La Rioja (1591) y San Luis (1593).

El emplazamiento de estas y otras muchas ciudades fue tan acertadamente ubicado, que aún conservan su situación geográfica después de más de cuatro siglos de fundadas.

LA CARTOGRAFIA JESUITA. La llegada de los jesuías al país, en 1585, marcó entre nosotros un aporte valiosísimo en las ciencias geográficas.

Viajeros infatigables, estos celosos misioneros, con el fin de establecer la civilización cristiana, recorrieron el país casi durante dos siglos en todo sentido quedando la vida de no pocos de estos preclaros varones tronchada en medio de selvas y bosques.

Fruto de estas correrías apostólicas son los innumerables trabajos científicos que en todo orden nos dejaron en obras de divulgación y en valiosa cartografía, que permitió un mejor conocimiento geográfico de las actuales repúblicas rioplatenses.

De aquí que Estrada haya podido decir, con toda razón, de los jesuítas, estas justicieras palabras: «viajeros infatigables abrían sin cesar a las ciencias campos para sus explotaciones: la geografía, la lingüística, la botánica y la historia les deben en América sus primeros rudimentos, incontrovertible blasón que hace glorioso su nombre en los anales de nuestra historia».

Siendo muy complicado seguir el itinerario de todas estas arriesgadas expediciones que desde 1585 hasta 1767 realizaron los jesuítas en nuestro territorio, nos limitaremos a señalar las más importantes, por respectivas zonas.

En la región norteña abren la serie de estas exploraciones recorriendo el río Bermejo los PP. Alonso Barzana, Francisco Ángulo y Tomás Fields. Por su parte, en 1721, los PP. Gabriel Patino y Lucas-Rodríguez exploran el desconocido río Pilcomayo y dejan dilucidado que su curso es diverso del río Bermejo.

El célebre P. Antonio Ruiz de Montoya, después de recorres.- varias veces toda Ta región chaqueña, nos lega una interesant« carta geográfica de estas regiones. El P. Pedro Lozano publica su obra fundamental Descripción Chorographica del Gran Chaco Gualamba en la que incluye un hermoso mapa del P. Antonio Machoni y el P. José Jolís, a su vez, es el autor de Saggio sulla historia naturale della provincia del Gran Chaco, de la que sólo se publicó el primer tomo, en el que se inserta un mapa chaqueño del P. Joaquín Camaño, el más científico, que nos legó la época colonial.

El jesuíta austríaco P. Martín Dobrizhoffer, después de estudiar minuciosamente las costumbres de los indios chaqueños, estampa sus observaciones en Historia de Abipónibus y nos traza un mapa, admirable por su justeza, de las regiones rioplaténses.

primeros mapas de argentina
Mapa de Argentina, Paraguay y Uruguay, año 1734, confeccionado por
P. Martín Dobrizhoffer

Finalmente, el polígrafo P. Sánchez Labrador nos dejó en veinte gruesos volúmenes variados y meticulosos conocimientos geográficos relativos a vastas regiones; tres de estos volúmenes han sido dados a luz por el Museo de La Plata.

En la zona andinopatagónica abrió la serie de exploradores, hacia 1670, el intrépido P. Nicolás Mascardi, recorriendo la región surcordillerana en demanda del estrecho de Magallanes; murió heroicamente a orillas de los grandes lagos del Sur.

Alcanza la confluencia de los océanos el P. José García, que después de salir desde la isla Chiloé bajó hasta Tierra del Fuego. En sus atrevidos viajes, el P. José Cardiel recorre varias veces desde Guaira hasta cerca de Bahía Blanca, dejándonos sus impresiones en diez interesantes cartas geográficas de gran valor.

Al lado de este incansable viajero debemos mencionar al jesuíta P. Tomás Falkner, que después de cruzar el sur varias veces y en distintas direcciones , nos dejó consignado el fruto de sus correrías en una excelente obra titulada Descripción de la Patagonia y partes adyacentes.

Le cupo, además, la gloria de ser el primer descubridor de restos fósiles de grandes vertebrados, y en particular de un caparazón de gliptodonte a orillas del río Carcarañá, en 1760.

Cerramos esta interesante reseña geográfica haciendo alusión a las Cartas Anuas , que bajo un título tan poco expresivo, son, sin embargo, una mina de vadosísimas informaciones geográficas y un caudal de primer orden sobre fauna, flora, productos indígenas y comercio de nuestras primitivas poblaciones.

Otras expediciones hubo por esta época, que citaremos por orden cronológico: la del P. Quiroga, la Comisión de Límites, la expedición de Villarino y la organizada por Malaspina.

Por orden de S. M., en 1745, el P. José Quiroga emprendió una expedición para explorar las costas patagónicas. Acompañaban al jefe de esta empresa marítima los PP. José Cardiel y Matías Strobel, llevando todos una colección de instrumentos medidores.

Llegados a su destino en la fragata «San Antonio», los tres eximios geógrafos jesuítas reconocieron las tierras patagónicas a costa de ingentes sacrificios.

Años más tarde, Quiroga y Cardiel escribieron sendas relaciones de suma importancia, y el primero, además, compuso un magnífico mapa que ha sido reeditado últimamente por la Universidad de Buenos Aires.

Consecuencia del tratado de San Ildefonso, firmado en 1777 entre España y Portugal, fue la creación de cuatro comisiones demarcadoras de límites, formadas por un grupo selecto de matemáticos y hombres de ciencia, los cuales llegaron a estas tierras años después munidos de abundante y moderno instrumental astronómico.

La índole misma de sus trabajos produjo un manifiesto progreso en los conocimientos geográficos y cartográficos. Entre los miembros de estas Comisiones cabe destacar al perito español Félix de Azara, naturalista y geógrafo, que después de cumplida su misión permaneció veinte años en el país recorriendo el Plata.

Fruto de sus estudios, en el orden geográfico, fueron sus memorias: Voy age dans l’Amerique meridionale y Descripción e historia del Paraguay y Río de ta Plata.

Las constantes amenazas inglesas a las costas de la Patagonia determinó al virrey Vértiz, en 1782, a mandar una expedición a esas tierras para establecer algunos fuertes.

Responsables de estas exploraciones fueron el piloto Basilio Vilariño y los hermanos Francisco, Antonio y Andrés Viedma, que fueron los primeros en navegar el río Negro realizando estudios sobre los indios patagones y araucanos.

Pero la expedición mejor científicamente organizada fue la de Alejandro Malaspina (1789-1794), que salió de Montevideo con las corbetas «Descubierta» y «Atrevida»}con objeto de hacer estudios de oceanografía, climatología, geología, flora y fauna, Después de costear la parte sur de Patagonia pasó a las Malvinas, para volver a Tierra del Fuego y doblar el cabo de Hornos.

En Valparaíso se le incorporó el naturalista húngaro Tadeo Haenke, en 1790, que cruzó el continente por haber perdido la expedición en Montevideo.

Costeando Perú y México, los viajeros tomaron rumbo al oeste, visitando las islas Marianas, Filipinas y Nueva Zelandia, para volver a Callao y de aquí nuevamente a España, vía Pacífico, mientras que Haenke lo hacía a Buenos Aires atravesando nuevamente el Virreinato.

Sus conocimientos geográficos los condensó en la publicación Descripción del Perú, Buenos Aires, etc., de los que en 1943 se publicó el fragmento relativo a la Argentina. Regresado a América, Haenke se radicó en Cochabamba, donde fue designado «profesor de Ciencias Naturales», según veremos más adelante.

RELATOS DE VIAJEROS. De algunos de los viajeros que recorrieron las regiones argentinas durante los siglos XVII y XVIII, ya en espíritu de aventura, ya en busca de fortuna, son interesantes los datos de carácter geográfico, etnográfico o histórico que registran sus relatos.

En 1599 divisó Buenos Aires, cuando aún no tenía veinte años de fundada, el piloto Enrique Ottsen, y dejó estampadas sus impresiones en el libro Un buque holandés en América del Sur .

A mediados del siglo XVII desembarcó en Buenos Aires el navegante Acárette du Biscay, y dejó de la ciudad una interesante descripción: Voyage up the River de la Plata, conocida entre nosotros con el título de Relación de los viajes de Monsier Ascárate du Biscay al Río de la Plata, y desde aquí por tierra hasta el Perú con observaciones sobre estos países.

Uno de los relatos más curiosos escritos durante la época colonial es el titulado Lazarillo de ciegos caminantes, editado en Lima en 1773.

Contiene datos interesantes sobre los lugares recorridos por su autor, que parecen ser no del indio Concolorcorvo (con color corvo), sino del propio don Alonso Carrió, comisionado a Lima «para el arreglo de correos y estafetas, situación y ajuste de postas desde Montevideo».

Como consecuencia de sus observaciones, algunas veces cáusticas, del régimen colonial, el comisionado prefirió atribuir el libro a su acompañante.

Son dignas de ser mencionadas también: las memorias de don Félix de Azaran perito en la Comisión de Límites, que en su Voyage dans Amérique Méridionale («Viaje en la América Meridional») trae en su último capítulo una reseña histórica de la conquista.

Con motivo de las invasiones inglesas aparecieron en Gran Bretaña varios libros sobre el régimen del Plata, entre otros el del comerciante Samuel Hull Wilcocke, editado en 1807 con el título de Historia del Virreinato de Buenos Aires, en donde, además de la descripción geográfica del país, trae datos sobre su flora y su fauna; el del mayor Alejandro Gillespie, aparecido en 1818, se titula Buenos Aires y el interior: observaciones reunidas durante una larga residencia (1806-1807).

Este autor, que tomó parte en las invasiones inglesas y, hecho prisionero, fuera después confinado en varios puntos del interior del país, describe en su obra, interesantes observaciones de carácter histórico, social y económico. Se tradujo al castellano en 1921.

Fuente Consultada: HISTORIA DE LA CULTURA ARGENTINA de Francisco Arriola Editorial Stella

BIOGRAFIAS PARA INFORMARSE:
Biografia de Francisco I Sforza
Biografia de Cosme de Medicis
Biografia de Federico de Montefeltro
Biografia de Fra Angelico
Biografia de Ludovico Sforza
Biografia Andrea del Verrocchio
Biografia della Pico de la Mirandola
Biografia de Filipino Lippi

Biografia de Jose Maria Ramos Mejias Resumen de su Vida

Biografia de José María Ramos Mejías – Médico y Político Argentino

Ramos Mejías fue doctor en medicina, pero a lo largo de su vida desarrolló otras actividades por lo que es considerado psiquiatra, político y sociólogo. Nació en Buenos Aires un 25 de diciembre de 1849 y falleció en su ciudad natal, a la edad de 65 años, un 19 de junio de 1914.

Por haber aplicado criterios científicos, entonces en boga, en el análisis de los hechos sociales, se destaca la contribución aportada a nuestros estudios sociológicos por José María Ramos Mejía (1849-1914).

En Las multitudes argentinas, obra publicada en 1899 bajo el subtítulo de «estudio de psicología colectiva«, Ramos Mejía señaló que nuestra evolución política había sido originada más por la acción de masas desconocidas, de multitudes, que por la de los grandes hombres. Y estos, muchas veces no fueron, a su juicio, sino creación de las multitudes.

Ramos Mejias Jose Maria

Siguiendo a Le Bon, Sighele, Tarde y Ferri, en sus estudios sobre la psicología colectiva, Ramos Mejía se ocupó de la estructura de las multitudes, señalando que el instinto, el impulso vivo y agresivo es el elemento que les da fuerza y hace que el hombre, individualmente tímido y pacífico, se transforme al entrar a formar parte de una multitud.

Una determinada estructura, que es característica del que denomina «hombre-carbono», es indispensable para que el individuo forme parte de una multitud, la cual, guiada por una «idea fija», puede actuar sin control y ser capaz de sublimes actos de heroísmo o de pérfidas determinaciones.

El estudio de las multitudes a partir de la época colonial, llevó a Ramos Mejía a interesantes conclusiones, pero éstas carecen de base sólida pues las apoyó en hechos aislados y en el entremezclamiento de sucesos del Perú con los del Río de la Plata.

Durante la época colonial, la multitud se evidencia, en su opinión, en levantamientos aislados de la turba, originados en los más variados pretextos y en el espíritu de rebelión de perseguidos por la Inquisición o los poderes públicos: brujos, adivinos, embaucadores, librepensadores, iluminados, etc.

La mejor expresión de la multitud de la colonia la encuentra, sin embargo, en el Cabildo: «En el grupo —dice—, el individuo vale por sí, en el cabildo, por su connivencia; fuera de él es inocuo. Por eso es más multitud».

La revolución —que interpreta como resultado de una larga serie de esfuerzos— «nadie la encarna o representa personalmente»; se encarna en la multitud de la emancipación, en la que se resisten a entrar las clases superiores. Esta multitud deja el terreno a la «multitud de la tiranía» que sale del Litoral y es india y «casi autóctona mestiza-española en parte».

La «multitud de los tiempos modernos», finalmente, siente la gravitación de la influencia de las fuerzas del’interior y del litoral hacia la capital y de la inmigración.

Pero, por falta de ambiente y por carecer de función no se organiza espontáneamente Rosas y su tiempo (1907) constituye otro importante aporte histórico-sociológico, en el cual estudió Ramos Mejía el clima social de todo un período histórico, con el objeto de explicar quién era Rosas, qué medios utilizó para mantenerse en el poder y cuáles fueron sus instrumentos de opresión.

Rosas, para él, fue un producto de la herencia y del medio físico y social. Para probarlo formuló apreciaciones, muchas veces aventuradas, sobre sus antepasados, describió su ambiente familiar y trazó un cuadro de la vida de la campaña de Buenos Aires para mostrar las influencias que lo modelaron física y mentalmente.

Su Obras Mas Importantes

  • Neurosis de los hombres célebres en la historia argentina (1878).
  • Las Multitudes Argentinas (1899)
  • La Locura en la Historia.
  • Contribución al estudio psicopatológico del fanatismo religioso y sus persecuciones (1895).
  • Los simuladores del talento en las luchas por la personalidad y la vida (1904).
  • Rosas y su tiempo (1907).
  • La física del genio, Historia contemporánea de la República Argentina (de 1852 a 1906).
  • La familia delirante (estudio de patología mental).
  • Ensayo sobre las revoluciones sudamericanas


Fuente Consultada: Historia de la Cultura Argentina de Manuel Horacio Solari Editorial «El Ateneo»

Ampliar: Primeros Naturalistas Argentinos



Historia e Importancia del Arado en la Civilizaciones Agrícolas

Historia e Importancia del Arado en la Evolución de las Civilizaciones Agrícolas

El arado ha sido considerado uno de los inventos más beneficiosos para la humanidad. En el folklore de muchas sociedades se atribuye su invención a un dios o a un rey divinizado. Antes de que se inventara el arado, cultivar la tierra era un trabajo sumamente arduo: el terreno era removido lentamente con ayuda de palos cavadores y, luego, se procedía a sembrar las semillas.

Existen pruebas de que los primeros arados empezaron a utilizarse en Egipto y Mesopotamia sobre el 4000 a. de C.  En ambos países la representación de un arado constituye una palabra-señal de sus respectivas formas de escritura.

La construcción de ese instrumento era muy simple: se ataba una rama en forma de horca a una pértiga. El acoplamiento de dos horcas actuaba como una reja de arado que removía el terreno; las terminaciones de éstas se convertían en las empuñaduras y mediante la pértiga se tiraba del arado.

Probablemente, en su primera etapa, era arrastrado por seres humanos, aunque en Mesopotamia la palabra-señal de arado muestra ya un yugo y un par de bueyes.

Este arado simple tirado por bueyes ha sido empleado en Egipto hasta casi la actualidad. Sin embargo, en Mesopotamia, hubo ciertos cambios antes del 2000 a. de C, que permitieron arar y sembrar simultáneamente.

La rama en forma de horca fue reemplazada por un par de empuñaduras dispuestas sobre un bloque de madera puntiagudo que formaba una «reja» de arado más grande.

Ese bloque llevaba un agujero vertical en el que quedaba fijo un tubo con un embudo en lo alto por el cual se iban vertiendo las semillas. De esta manera se podía arar y sembrar al mismo tiempo. Tales arados se utilizan todavía hoy en algunos lugares de Oriente Medio.

historia del arado

Durante el neolítico, el hombre empezó a convertirse en agricultor. La pintura rupestre de arriba muestra que el diseño básico del tiro animal del arado es un invento muy antiguo.

historia del arado

Durante el neolítico, el hombre empezó a convertirse en agricultor. La pintura rupestre de arriba muestra que el diseño básico del tiro animal del arado es un invento muy antiguo.

La Civilización Agrícola

El desarrollo de los diferentes oficios recién empezó a aparecer claramente cuando el hombre se dio cuenta de que podía obtener más alimentos y artículos indispensables mediante la agricultura, que lo que sacaba de la vida de cazador, o de las ovejas o vacas con una vida nómada; probablemente ambos pasos, primero de la vida de cazador a la vida pastoral, y luego a la vida agrícola, fueron ocasionados en parte, como piensa Mr. Ross, por el hambre de una población creciente que acuciaba el problema de aquella humanidad indolente.

El aumento de alimentos mediante el cultivo significó viviendas firmemente asentadas para cuya construcción tuvieron que surgir carpinteros y albañiles.

Pronto aparecieron los mecánicos para hacer los carros, los arados y los arneses.

El hilado y el tejido asumieron nueva importancia, puesto que los mecánicos y los albañiles, deben ser vestidos y alimentados con los productos de las granjas.

Monstequieu dice que la agricultura existe allí solamente donde hay «muchos inventos y mucha diversidad de conocimientos y siempre comprobamos que la ingeniosidad, las artes y un cierto sentido de la necesidad han progresado en forma armónica».

Debe observarse, pues, no sólo que la diversidad de labores empezó conjuntamente con el aumento de la existencia de alimentos y otros artículos necesarios que la agricultura hizo posible, sino que el grado de diversificación estuvo limitado por el grado de eficiencia que alcanzaron los métodos agrícolas e industriales.

A medida que la agricultura fué teniendo más éxito los suministros aumentaron y se hizo posible, a medida que pasó el tiempo y los métodos mejoraron, que pudiesen ser alimentados, vestidos y aposentados gran número de artesanos.

Por consiguiente empezaron a existir nuevas artes y la civilización se fué complicando cada vez más al recibir el campesino nuevas comodidades en compensación de sus productos, de los cuales vivía la comunidad.

Se ha dicho algunas veces que la civilización se debe a la búsqueda de alimentos realizada por el hombre hambriento, pero ello sólo es cierto del comienzo de la civilización.

Un hombre medio muerto de hambre, no es productivo ni medita acerca de las artes, ni puede crear nada más complejo que los métodos elementales del hombre de los primeros tiempos.

A partir de estos métodos, sin embargo y bajo condiciones favorables, surgió la agricultura, que proporcionó mayor cantidad de alimentos y un grado suficiente de holganza que permitió al hombre ocupar su mente en el estudio de las posibilidades que tenía ante sí.

La sociedad agrícola, pues, según la frase de Malthus, es exactamente proporcional a la oportunidad de estudio que dan los productos sobrantes de la producción agrícola y si pudo existir una civilización sencilla que no se elevó de nivel durante los largos años transcurridos entre el siglo V antes de Jesucristo y el siglo XIX después de Jesucristo, la explicación reside en esa afirmación de Malthus, pues siendo exactamente proporcional está, asimismo, limitada exactamente.

Nuevos progresos son pues posibles obteniendo más tiempo libre, bajo condiciones favorables para el estudio, y en tal ambiente que se origine la ambición individual y aumenten los recursos individuales.

La historia del hombre,  empieza con la provisión de alimentos que es su necesidad primera y más apremiante. El alojamiento y los vestidos no se necesitan en todos los países y climas, pero el alimento es indispensable diariamente y en todo lugar.

historia del arado

Al lado, arado inglés con vertedera ancha, que aparece en el Salterio de Luttrell, hacia 1338.

Desde el primer día en que el hombre abrió sus ojos al mundo, supo del hambre y de la utilidad del alimento.

Cabría esperar, por lo tanto, que la agricultura fuese el tema, al cual el hombre hubiese dedicado sus mayores esfuerzos, y debiéramos encontrar en este terreno los primeros triunfos de su inteligencia.

Desgraciadamente, el progreso de la agricultura ha sido tan lento durante la historia humana que ha sido llamada con razón el arte de la época progresiva del mundo.

Además es muy difícil investigar los hechos concretos de su desarrollo. No existe una narración directa y continuada.

En la Europa moderna el primer progreso agrícola lo hicieron los árabes en el sur de España, cuyas conquistas, desde los siglos V a XI constituyen probablemente «el episodio más brillante de toda la historia de la agricultura».

Desde el siglo X al XV la mejor agricultura estuvo en el norte de Italia y después, hasta llegar a Inglaterra, pasó por Holanda; pero ni España, ni Italia, ni Holanda, nos han dejado relato alguno de las operaciones y métodos empleados.

El historiador Lord Macaulay hace notar que Venecia prosperó durante siglos sin que consten la memoria de un solo nombre célebre ni un solo acto generoso.

No obstante, el valle del Po, del cual Venecia era el puerto, mantuvo encendida la lámpara de la civilización durante el período más sombrío de las épocas medioevales.

Las humildes contribuciones de los hombres que mantenían vivas las artes de la agricultura y de la industria no proporcionaban material suficientemente brillante para las crónicas reales, y se ha perdido el recuerdo de muchos de sus progresos.

No sabemos los nombres de aquellos que hicieron tanto para la felicidad humana, ni las condiciones en que vivieron, pero sí podemos, con lo que sabemos de esos países, de sus habitantes y de los acontecimientos históricos que ahí se desarrollaron, ensamblar los fragmentos de una historia de interés apasionante.

Los países occidentales de Europa, están comparativamente muy desprovistos de productos naturales adecuados para la exportación, y el éxito que han conseguido estos países en el comercio proviene de la inteligencia y laboriosidad de sus habitantes.

Las ventajas naturales derivadas de su situación geográfica habrían sido de mucho menos valor si la población no hubiese tenido tales cualidades en las que se destacan los venecianos, gcnoveses, marselleses y catalanes.

La Italia del Norte es un país bien irrigado, con ricos pastos, en que el ganado puede pacer todo el invierno; Holanda disfruta de una ventaja semejante por tener una estación forrajera tan larga y tan abundante en pasto que puede almacenarse una cantidad suficiente de heno para subvenir a las necesidades invernales, en ambos países, por consiguiente, es posible tener ganado en número adecuado para obtener energía suficiente para el cultivo de la tierra y para que contribuya además a la alimentación con leche, queso, manteca y carne.

Sin embargo, el trabajo del campo no rinde fáciles ganancias.

En los suelos livianos el primer arado debe haber sido una rama angulosa,  y en otros lugares ha sido una azada adaptada, pero se deben a estas modestas herramientas los brillantes progresos que hicieron

Las grandes civilizaciones agrícolas de Babilonia y Egipto.

el arado

Sobre los Arados: Son instrumentos de uso agrícola que se utiliza para abrir surcos y remover la tierra. Es una importante herramienta agrícola utilizada desde los tiempos prehistóricos. En los comienzos de la agricultura, las semillas solían arrojarse al suelo, donde crecían de manera anárquica. Con el tiempo, se descubrió que si la simiente se plantaba en hileras separadas, resultaba más fácil regar, escardar y cosechar.

En su forma más simple, el arado era un palo ahorquillado que se arrastraba por el suelo, abriendo un surco en el que se plantaban las semillas. Esta técnica aceleraba en gran medida la faena de la siembra. El arado se empleó por vez primera en Sumer hacia 3500 a. J.C. El instrumento podía empujarse o ser arrastrado por cuerdas que se ataban a una persona o a un animal. Algunos arados simples se usan todavía en suelos ligeros de algunas zonas en vías de desarrollo.

Por supuesto, estos arados livianos de las primeras épocas hubieran sido inútiles en tierras duras, dado que ya no eran muy eficaces ni aún en los suelos blandos.

De ahí que los arados, hasta entonces hechos de madera, fuesen recubiertos en su punta con una pieza de hierro; como los esfuerzos eran grandes fué necesario emplear la madera más dura que existía y reforzarla todavía con abrazaderas allí donde era posible.

Los primeros arados de hierro aparecieron en el siglo III antes de Jesucristo, pero sólo con lentitud entraron en uso y en realidad nunca llegaron a desplazar completamente los arados de madera que todavía se emplean en los países atrasados.

Plinio dice que en Italia eran necesarias dos o tres parejas de bueyes para cada arado, aunque probablemente estas yuntas eran empleadas una tras otra, reemplazando con animales descansados la pareja exhausta por el trabajo precedente.

Mr. Henry Row dice que en Inglaterra la «dotación» usual para un arado era de ocho bueyes y como para este tiempo ya el hombre había aprendido a usar mejor la energía animal, estos ocho bueyes eran uncidos unos tras de otros.

Se debió requerir un gran esfuerzo para guiar tal arado y ello nos explica que a menudo hayan sido necesarios los servicios de dos o tres hombres. En Escocia, hace sólo un par de siglos, se araba con seis a doce bueyes uncidos mediante cuerdas de paja, necesitándose cuatro hombres para llevar a cabo esa tarea.

Los bueyes tanto en la Inglaterra como en la Escocia medioevales eran débiles y raquíticos por falta de comida, pero también lo eran los hombres que los gobernaban y los que manejaban el arado. Por otra parte el buen trabajo es imposible si no colaboran el esfuerzo, la energía y la esperanza, y, por consiguiente, el trabajo rendía poco, como lo hace siempre el trabajo hecho de mala gana.

La situación de Escocia a principios del siglo XIX fué descripta perfectamente bien por el profesor David Low:

Está todavía en la memoria de los antiguos habitantes de Ayrshire el estado de primitiva rudeza en que se desenvolvía la agricultura de esta región. Las granjas eran apenas cabanas construidas con barro . .. No habia tierras aradas en descanso, ni cosecha de verduras, ni pastos segados, ni carros, ni carretas, ni silos.

Se cultivaban escasas y escuálidas raíces, apenas algunas hortalizas escocesas, con las cuales, junto con leche y avena, quedaba constituida la dieta popular … La tierra estaba exhausta debido a las cosechas continuas de avena tras avena, conformándose con tal de que se pudiera pagar la semilla y el trabajo y rindiese un pequeño sobrante de harina de avena para la subsistencia de la familia. Después llegaba a quedar en un estado de absoluta esterilidad, cubierta de cardos, hasta que el reposo le permitía producir luego una escasa cosecha de maíz . . .

Apenas había terrenos cercados, los caballos y el ganado eran atados con una cuerda durante los meses de verano o confiados a los cuidados de un pastor y su perro ovejero, el cual los mantenía en continuo movimiento ya que el hambre los impulsaba a salir de una región donde ya no quedaba pasto para continuar la depredación en los campos adyacentes.

El ganado casi se moría de hambre durante el invierno y en la primavera no era capaz de levantarse por sí solo; desde luego nunca alcanzaban un estado satisfactorio para llevarlos al mercado . . . Éste era el estado y las condiciones que reinaban no sólo en Ayrshire sino en gran parte de Escocia durante la primera mitad del reinado de Jorge III y más antiguamente en todos los tiempos que recuerda la gente más vieja de la región.

Ayrshire, al mejorar las condiciones no sobrepasó los distritos semejantes, sino más bien quedó siempre algo atrás. Nada que merezca el nombre de mejora agrícola pudo realizarse hasta después del desastroso fin de la guerra norteamericana; la mayor parte del progreso ha tenido lugar desde el comienzo de este siglo, y aún casi todo en los últimos años.

Es una historia sorprendente. Para aquellos que conocen la Escocia de nuestros días, parece imposible; y no obstante las condiciones que describe el profesor Low no eran muy diferentes de las que prevalecían generalmente en Europa poco tiempo antes.

Escocia resurgió lentamente después de los desastres de las Guerras Napoleónicas, pero sin duda alguna las otras partes de Europa también salieron con lentitud de esos desastres.

La siega, antes de los días de la maquinaria, se llevaba a cabo con una hoz, y antes de emplearse las trilladoras, el grano se separaba de la paja, ya sea mediante pesados cilindros o por acción del paso repetido de caballos o bueyes. Con una trilladora un hombre podía producir alrededor de cien kilos de trigo por día, y Loudon explica así este trabajo:

El esfuerzo era muy considerable y la severidad del trabajo casi excedía las fuerzas del hombre más fuerte, especialmente en las épocas desfavorables, cuando el grano se adhería pertinazmente a la espiga y sólo podía ser separado con gran dificultad. En estas épocas no se tenía en cuenta la gran energía necesaria sino más bien … lo que ocupaba su atención era la gran cantidad de granos inevitablemente perdidos.

Si a un granjero de hoy día se le entregase un palo curvado para arar o un arado pesado del tipo antiguo, un pico y una azada antiguos, una pala y un rastrillo, y se le dijese al mismo tiempo que no le será posible comprar cereales o algodón procedentes de los grandes campos cultivados con máquinas, ni carne, huevos o lana de los animales criados con los productos de tales campos, ni géneros hechos con los materiales tejidos en los telares mecánicos, miraría indudablemente su porvenir y el de su familia con una razonable preocupación.

Sin embargo, el mundo ha vivido en estas condiciones y medio muerto de hambre, hasta hace muy poco.

Otro historiador John Arbuthnot, en sus tablas de medidas griegas y romanas, hace notar que el emperador Augusto no tenía vidrios en las ventanas de su palacio ni llevaba camisa, y aunque esta afirmación parece exagerar la rareza del cristal y de la tela en esa época, constituye esencialmente un retrato fiel de lo que sucedía, ateniéndonos a los hechos, en las condiciones usuales de vida de la antigüedad.

Lo que sucedía respecto de los alimentos en la Grecia y la Roma del período clásico, era también verdad, en diversos grados, al principio de la era cristiana y aun más adelante, durante toda la época medioeval y hasta fechas posteriores, incluso, a la Revolución Norteamericana.

Ver: Importancia de la Alimentación en el Progreso Humano

Fuente Consultada.
El Hambre en la Historia E. Parmalee Prentice Editorial Espasa-Calpe

Importancia de la Alimentación en el Progreso Tecnologico y Científico

Relación entre  Alimentación y el Progreso Tecnológico

Desde cierto punto de vista el hecho más importante de toda la historia humana fué el descubrimiento del Nuevo Mundo en 1492.

El viaje de Colón descubrió nuevas tierras para colonizar y nuevos campos de ideas para cultivar; pero desde otro punto de vista fue descubierto trescientos años más tarde un mundo aún más vasto.

Nuestros antepasados del tiempo de la Revolución Americana — e incluso hombres de la generación pasada, abuelos de los hombres actualmente en actividad — vivían en forma muy parecida a los hombres que vivieron en tiempo de César.

El transporte por tierra durante los primeros años del siglo XIX, se hacía a caballo o en vehículos tirados por caballos, e incluso se usaban los bueyes, en muchos sitios, para las cargas pesadas.

El transporte por mar se hacía en barcos de vela, más grandes y más ágiles que los barcos de César, evidentemente, pero sin emplear ningún principio diferente.

La ciencia de la medicina  — o mejor dicho lo que hoy día llamamos ciencia de la medicina— no existía en el año 1800. Priestley había descubierto el oxígeno y Lavoisier había echado los cimientos de la química, pero nuestra ciencia química moderna no existía. Benjamín Franklin había remontado un cometa hacia una nube tempestuosa y había tenido la suerte de captar una chispita, en lugar de un rayo, con la llave que había unido al cordel del cometa, pero con todo, la ciencia física no había adelantado mucho desde el tiempo de Arquímedes.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com primeros ferrocarriles

Primeros Ferrocarriles

El mundo, sin embargo, se preparaba para adelantar. Aproximadamente a mediados del siglo XVIII, algo cambió en los asuntos humanos, exteriorizándose en la libertad de pensamiento y de crítica que se convirtió en el siglo XIX en ferrocarriles, buques de vapor, numerosas máquinas, etc. y todo este inmenso adelanto de la ciencia física que aun ahora — con todo y formar parte de la vida diaria— nos obliga a maravillarnos a diario.

¿Qué fué lo que sucedió hace sólo doscientos años y que nos abrió el cofre de los tesoros del conocimiento?.

Durante miles de años el hombre vivió sobre la tierra aproximadamente en la misma forma que sus antepasados y luego empezó a adelantar en todas direcciones.

Lo que había sido imposible antes, se hizo posible para los hombres de la última parte del siglo XVIII y del XIX. ¿Cuál fué este cambio?.

La pregunta tiene sólo una respuesta. Fué un aumento de las obras creadas por el trabajo del hombre, una vez provistos los elementos necesarios para la vida.

Por consiguiente en algún momento, alrededor del año 1750, el trabajo del hombre empezó a ser más productivo.

La necesidad diaria más apremiante de todo ser vivo es el alimento y antes del siglo XVIII había existido, con diversos grados de intensidad, una constante falta de alimentos.

Por consiguiente, si en ese momento el hombre empezó a tener tiempo sobrante para estudiar, que es lo que se requiere para avanzar en el terreno de los conocimientos, o sea, si el hombre empezó en ese momento a meditar y a aplicar a las artes el fruto de su estudio, como dice Sismondi, ha debido ser porque durante el siglo XVIII el alimento se fué haciendo más barato y más abundante.

El hombre hambriento no medita sobre arte; tal como dice el doctor Samuel Johnson: «El que desfallece de hambre se preocupa bien poco de cómo se alimentarán los otros».

La abundancia de alimentos a precios que estén al alcance de todos es de primera necesidad para el bienestar humano.

El mayor éxito de los siglos XVIII y XIX consiste en haber obtenido suficiente comida para aliviar esta necesidad y la Victoria sobre el Hambre, debida a la gran producción que la maquinaria consiguió proporcionar a una población relativamente reducida, es la conquista que ha producido todas las comodidades de hoy en día.

LOS ALIMENTOS Y LA HISTORIA

Es difícil que las personas que viven en condiciones modernas se den perfecta cuenta de que estamos disfrutando un lujo y una abundancia tan general como nunca pudo imaginarse antiguamente que pudiera ser posible. «Quisiera atreverme a desear, ya que no a esperar, que los labradores pudieran tener vidrios en sus ventanas y comieran carne una vez por semana», decía sir Tomás Moro.

No obstante se ha alcanzado mucho más de lo poco que osaba desear sir Tomás Moro, aunque no lo esperaba; ahora tenemos cristales en todas las ventanas y la carne forma parte de la dieta ordinaria de la gente junto con leche y manteca y aun otros alimentos que en tiempos de Moro eran lujos apenas conocidos por los príncipes.

Hay todavía sufrimientos en el mundo, y estamos realmente muy preocupados para aliviarlos como corresponde, pero la existencia de estos sufrimientos no constituye una base suficiente para destruir la sociedad actual y tales consejos radicales provienen tan sólo de aquellos que no se han dado cuenta de los grandes adelantos que se han hecho y se están haciendo.

La esperanza de la humanidad reside en las promesas que se están realizando debido al progreso de los últimos ciento cincuenta años, y el programa más perfecto que podemos proponernos para el futuro consiste en perseverar en los métodos que tanto han conseguido ya para aliviar la miseria humana.

El primero y más importante de los éxitos recientes es el que ha sido llamado la derrota del Hambre.

Desde luego, es imposible una victoria absoluta, pues siempre habrá tormentas, grandes sequías, heladas y enfermedades de las plantas o animales que escaparán al dominio del hombre, y que ocasionarán cosechas escasas. De todos modos gran parte de los sufrimientos han sido consecuencia de la ignorancia y de la estupidez humana.

Entre las causas del hambre que enumera Mr. Cornelius Walford, algunas tienen todavía importancia actualmente:

1. Prohibiciones de cultivo o destrucción voluntaria de las cosechas.
2. Agricultura de técnica defectuosa por el régimen comunal de la tierra.
3. Acción gubernamental mediante reglamentaciones o impuestos.
4. Restricciones monetarias, incluso desvalorización de la moneda.

Los errores y estupideces de los hombres perdurarán indudablemente mientras el hombre exista sobre la tierra, pero pueden incuestionablemente disminuir y aminorar sus efectos cuando la humanidad aprenda a reconocerlos y.comprenda los trastornos que ocasionan.

La historia del mundo ha sido la historia de la lucha por el pan de cada día. Las artes primitivas provienen de la búsqueda de alimentos por el hombre primitivo — terrible búsqueda, de la cual dice el conde Grégoire en 1804, pensando especialmente en Francia:

«Los tiempos de hambre eran antiguamente más calamitosos que en nuestros días y su azote era mucho más frecuente. Maret, el Viejo, contó diez hambres en el siglo X y veintiséis en el siglo XI.»

Las batallas, los torneos y las coronaciones en Reims o en Aquisgrán, así como los esplendores semejantes al del Campo de la Tela de Oro, no han sido más que distracciones momentáneas.

El interés continuo y permanente de la humanidad lo ha polarizado el alimento y en numerosos libros se habla de los inútiles esfuerzos de todo género que se han efectuado para conseguir alimentos.

Mr. Farr decía de Inglaterra «en los siglos XI y XII se registra un hambre cada catorce años por término medio, y el pueblo sufrió veinte años de hambre en el término de doscientos años. En el siglo XIII la lista muestra la misma proporción de hambres; añadiendo cinco años de precios elevados, la proporción es aun mayor.

En conjunto, las épocas de escasez disminuyeron durante los tres siglos siguientes; pero el término medio desde 1201 hasta 1600 es el mismo, o sea, siete hambres y diez años de hambre por siglo. Esta es la ley que regula las carestías en Inglaterra».

Se puede obtener una idea del significado de estas breves afirmaciones examinando el siguiente resumen que da Mr. Warlford respecto de las hambres de Europa durante el siglo XIII:

1200 Irlanda:Un año frío, sin alimentos.

1203 Inglaterra: Una gran mortalidad y hambre por las largas lluvias

1203 Irlanda: Una gran hambre tanto que los curas comieron carne en Cuaresma

1209 Inglaterra: Hambre por culpa de un verano lluvioso y un duro invierno.

1224 Inglaterra Un invierno muy seco y mal tiempo para la siembra, de lo cual provino una gran hambre.

1227 Irlanda: Gran hambre en todo el país.

1230 Roma: Hambre después de haberse desbordado el Tíber.

1235 Inglaterra: Hambre y peste; mueren en Londres 20.000 personas; la población come carne de caballo, corteza de árboles, pasto, etc.

1239 Inglaterra: Gran hambre, la gente se come a sus niños.

1243 Alemania: Hambre

1243 Inglaterra: «Por culpa de haber bajado el valor de la moneda acaeció una gran penuria».

1252 Inglaterra: No llovió desde «Pascua Granada» (alrededor del 15 de mayo) hasta el otoño; no creció el pasto, por lo cual hubo una gran hambre; gran mortandad de hombres y ganado; carestía de los cereales y escasez de frutos.

1257 Inglaterra: Las inundaciones de otoño destruyeron los granos y la fruta; siguió una gran epidemia.

1258 Inglaterra: Los vientos del norte que reinaron durante la primavera destruyeron la vegetación; faltó comida, porque la cosecha anterior había sido pequeña, e innumerable cantidad de gente pobre murió.

Se trajeron de Alemania cincuenta cargamentos de trigo, y centeno y aun el mismo pan se trajo de Alemania; pero a los ciudadanos de Londres se les prohibió mediante una proclama que comerciasen con estas mercaderías. «Una gran carestía siguió » a la peste de este año húmedo, pues un quintal » de trigo se vendía a 15 o a 20 shillings, pero lo peor fué al final, pues ya no se encontraba nada «por dinero y mucha gente pobre se vio obligada  a comer la corteza de los árboles y carne de caballo; pero muchos murieron de hambre, dicen que «en Londres más de 20.000». — Penkethman.

1262 Irlanda: Gran destrucción de personas por la peste y el hambre.

1268 Sicilia: Terrible hambre. Lo mismo en Viena.

1271 Inglaterra: Una violenta tempestad e inundación, seguida de unagran hambre en todo el distrito de Canterbury.

1271 Irlanda: Epidemias y hambre en toda Irlanda.

1281 Polonia: Hambre

1286 Inglaterra: Veintitrés años consecutivos de hambre comenzando en este año.

1289 Inglaterra: Una tormenta destruye la semilla, y el trigo sube a un alto precio.

1294 Inglaterra: Gran hambre; muchos miles de pobres mueren.

1295 Inglaterra: No hubo cereales ni frutos, «de manera que los pobres morían de hambre». Camden.  — Granizo, gran destrozo de alimentos.

1295 Irlanda:  Gran carestía durante este año, y los años anteriores y siguientes

1297 Escocia: Hambre calamitosa y epidemias.

1298 Inglaterra: Eduardo I cumple veintiséis años. Un año particularmente calamitoso de los veintitrés años de carestía mencionados por Short, que en esta época tan religiosa pareció alcanzar su forma más terrible cuando no se pudo conseguir vino para administrar la comunión en las iglesias.

Pasando por alto muchos años de hambre que se describen brevemente, es digno de notarse que en muchos casos la intensidad de la carestía se aclara haciendo constar los altos precios pagado por los alimentos. Así:

1437-38 Inglaterra:  El trigo se elevó desde su precio ordinario de 4 chelines o 4 chelines y 6 peniques por quintal (aprox. 10 kgs.) a 26 chelines y 8 peniques. Se hizo pan de raíces de helechos. — Stow. Lluvias y tormentas. — Short. «En el 17º año de Enrique VI, debido a grandes tempestades y vientos y lluvias tremendas, hubo tal escasez que el trigo se vendía en algunos lugares a 2 chelines y 6 peniques el bushel (1,5 litros aprox.)».

1439 Inglaterra:  Enrique VI cumple dieciocho años. «El trigo se vendía en Londres a 3 chelines el bushell; majado, a 13 chelines el quintal; la avena a 8 peniques el bushell (1.5 kgs. aprox.) por lo cual los hombres debieron comer más alubias, guisantes y cebada  que en los cien años anteriores; por lo cual Stephen Browne, entonces alcalde, mandó buscar a Prusia e hizo venir a Londres muchos barcos cargados con centeno, que hizo mucho bien; pues » el cereal para hacer pan era tan escaso en Inglaterra que la gente pobre hacía su pan con raíces » de heléchos».

1521 Inglaterra:  Hambre y mortalidad. «El trigo se vendía en Londres «a 20 shillings el quintal».

Cuan grandes han sido las penurias y sufrimientos humanos en tiempos antiguos se deduce de la observación de Bruyerinus Campegius 5 de que las aves conocidas en latín por corvi — cuervos — no son buenos para comer porque viven en gran parte de cadáveres humanos, indicando con esto que los cadáveres insepultos no eran nada fuera de lo común.

La falta de suficiente cantidad de comida no terminó sin embargo en el año 1600, último año de los incluidos en el resumen de Mr. Farr, sino que continuó (aunque disminuyendo su frecuencia en Inglaterra), pero siempre con muchos sufrimientos, hasta entrado el siglo XVIII, y en Francia la falta de comida a consecuencia de la pobre cosecha de 1788 fué uno de los motivos desencadenantes de la gran revolución de 1879.

El libro de M. Parmentier sobre «Nutritive Vegetales which May Be – Substituted for Ordinary Food in Times of Scarcity», premiado por la Academia de Besancon en 1772 fué traducido al inglés y publicado en 1783 en Inglaterra con un prólogo del traductor en el cual, al describir las condiciones de Inglaterra en aquella época decía:

En el período actual de escasez y carestía de provisiones, cuando la gente del pueblo ha sido incitada al descontento y al tumulto por las desgracias que han empezado a pesar sobre ellos y por la perspectiva de las desgracias y miserias aún más acentuadas en que se verán envueltos antes de la próxima cosecha, . .. incumbe a todo hombre el proponer públicamente todo lo que crea indicado para evitar o aliviar estas inminentes calamidades . ..

Las frecuentes y graves crisis de escasez e incluso de hambre que se han sentido en Francia, convierten a las investigaciones semejantes a las de M. Parmentier en objeto de la más grande importancia nacional; y, desgraciadamente, el año actual ha comprobado hasta la saciedad que no hay fertilidad del suelo ni pericia ganadera que pueda asegurar absolutamente ninguna nación contra tales desastres.

Veinte años antes de las guerras de Napoleón, y por consiguiente sólo hace algo más de 150 años, Inglaterra, al igual que las naciones del continente de Europa pasaba penurias por falta de alimentos que no podían proveer «ni la fertilidad del suelo ni la pericia de los ganaderos». La humanidad ha avanzado evidentemente en medio del Hambre y de la Miseria. Esos han sido sus compañeros diarios a través de toda la historia europea y si pudiéramos saber todos los hechos sabríamos que han sido sus eternos compañeros desde las profundidades de la Historia.

No obstante, los hechos no están siempre completamente ocultos, pues pueden encontrarse ocasionales referencias a las condiciones que existían.

Ningún hombre puede ser tan perverso e inhumano que cuando vea languidecer a otros hombres en las calles, cayéndose de hambre, no sienta dolor en su corazón, aunque no sea más que al pensar cuan cerca está él de este mismo sufrimiento. Puede ser que estas necesidades nos hayan sido enviadas por Dios, nuestrp padre, para castigarnos y corregirnos, y debe ser sufrido pacientemente , pues aunque muramos no hacemos mas que salir de nuestra pobreza, miseria  y dolor.

Expresiones como la que acabamos de citar, son relativamente raras; uno podría creer que la miseria que el hombre ha debido sufrir debiera estar reflejada en cada página escrita, pero no es así. El hombre ha sufrido hambre de la misma, manera que ha sufrido las tormentas y terremotos, los fríos invernales o los calurosos veranos. Las condiciones que todos han conocido y compartido no necesitan comentarios de nadie. Cuando llegaba la abundancia, entonces sí que merecía ser descripta. Las fiestas sí eran ocasiones para rememorar felizmente pero de la penosa necesidad diaria poco se decía.

El mundo actual que considera al hambre como un mal del cual ninguna persona de los países civilizados debiera sufrir, encuentra algo difícil de comprender cómo la miseria y el hambre eran condiciones perennes en las cuales vivieron las generaciones anteriores. Mr. Walter H. Mallory dice que la mortalidad normal entre los chinos contiene siempre un factor constante que es el hambre, y lo mismo podría decirse de Europa durante el período anterior al siglo XIX.

¿Qué es lo que causaba esta constante escasez de comida, que, tan a menudo, aumentaba de intensidad y extensión hasta abarcar un gran territorio que se describía como Hambre, y que estaba señalado por los precios de hambre de los alimentos más simples y necesarios?.

La cuestión concierne íntimamente a la vida diaria del hombre y al bienestar de todas las épocas pretéritas, pues la primera necesidad del hombre es la comida; el saber en qué grado le ha sido posible a la raza humana dar cumplimiento a esa necesidad, y en qué extensión estaba afectada la población por esta escasez de comida hasta el extremo de pasar hambre, son datos esenciales si queremos comprender la historia humana y las condiciones existentes.

En el mundo antiguo, así como durante muchos siglos de la era cristiana, la gran incertidumbre que presidía el curso de la vida humana hizo imposible que los hombres dirigieran sus pensamientos hacia el desarrollo de empresas que, por su naturaleza corresponden a condiciones estables.

Tanto en el mundo antiguo como durante la edad media hubo siempre gran miseria; esta miseria trajo la guerra, y la guerra significó siempre pillaje.

Las máquinas, las minas, los molinos y los mejores medios de transporte surgieron solamente cuando hubo suficiente protección para los derechos de las personas y de la propiedad para que pudiese triunfar la ambición.

Los hombres del mundo antiguo sufrían siempre bajo la doble carga del hambre y de la constante inseguridad. Se dice que en una primera época, Triptolemus inventó el arado y Myles el arte de moler el grano.

El pasado ha visto muchos progresos y es muy probable que el futuro los vea en mayor número; pero si las condiciones de vida de los hombres fuesen tales que pudiesen temer una falta de seguridad para sí mismos, sus hijos o sus pueblos, la idea del progreso, tal como dice el profesor Bury no tendría valor para ellos.

Más aún, Mr. Hallam hace notar que cuando en los primeros siglos de la era cristiana los pueblos europeos empezaron a abandonar en el habla popular, el uso del latín, perdieron el acceso a lo que había sido la literatura del mundo civilizado, y con la pérdida de los libros antiguos, perdieron simultáneamente la constancia escrita de los progresos que el mundo había realizado hasta aquella fecha.

No obstante, después de la edad media, cuando aquellas influencias de las cuales hablan el profesor Bury y Mr. Hallam ya no pesaban sobre la mente humana, hubo todavía una larga pausa antes de que el mundo viera la gran eclosión de éxitos que se iniciaron a principios del siglo XIX.

Aparentemente, aparte de las causas mencionadas, había alguna otra que operaba todavía posponiendo el progreso humano. Intelectualmente, como demostró lo ocurrido, la humanidad estaba lista y preparada para avanzar; pero con todo, el movimiento hacia adelante no se producía. ¿Cuál era en este período, la causa retardante?

Cualquiera que fuese, dejó de actuar hace alrededor de dos siglos. Aparte de Rusia, el hambre no volvió a visitar el mundo occidental.

En realidad, aparte de lo que nos reserve el futuro, durante el último siglo se ha obtenido tan fácilmente la comida necesaria que, excepto si acaece una interferencia gubernamental (como la que ha ocasionado los trastornos rusos), las hambres parecen cosa remota e imposible, algo así como los dragones de los libros de hadas que leíamos de niños —con esta diferencia, empero, que los dragones nunca existieron y las hambres eran cosa muy real en tiempos relativamente cercanos del pasado.

¿Qué ha sucedido para que tengamos en esta época la abundancia que el mundo nunca conoció antes?.

La contestación es sencilla —hemos tenido libertad—. En tiempos de Luis XIV, Voltaire dijo, hablando no sólo de Francia sino del mundo europeo, que las artes no habían pasado del punto alcanzado bajo los Medici de Florencia, bajo César Augusto en Roma durante el primer siglo de la era cristiana y bajo Alejandro Magno durante el siglo IV antes de Jesucristo; pero por lento que pueda ser el progreso en las artes, la razón humana en tiempos de Luis XIV, había mejorado mucho,10 y además se había hecho más despierta al compás del lento desarrollo del sentimiento de libertad y había aumentado así la oportunidad ofrecida a los hombres para usar su liberado poder intelectual.

Se juntaron sin duda alguna muchas causas para producir los grandes resultados que vemos, pero la libertad creciente (libertad de pensamiento y libertad del cuerpo), la libertad frente a las restricciones físicas, frente a las reglamentaciones autoritarias y a los tributos agobiantes, fué la mayor de las influencias en juego.

Luis XIV, murió en 1715 y en aquel momento existía muy poca libertad en Francia; pero el cambio ya había empezado en Ingla térra con el cercado de un pequeño número de campos comunale; y con la introducción de la agricultura holandesa y de la horticultura flamenca.

La transformación vista en esta forma, no pareció muy clara a muchos observadores, pero a medida que el tiempo fué pasando su importancia fué aumentando.

Tampoco lo era para Samuel Johnson en 1750, pero mirando hacia atrás desde nuestros días la historia nos muestra lo que Johnson no supo ver.

Reconocemos, vistos desde hoy, que los hombres del tiempo de Johnson estaban empezando a cambiar la faz del mundo y vemos que en esos hombres habían anidado la ambición y la esperanza — el mayor y más inspirador de todos los cambios que pudo sucederle a la humanidad.

Se permitió a los hombres poseer sus propios campos, resolver sus problemas lo mejor que supieran disfrutar el producto de su trabajo sin regulación de la autoridad y sin impuestos opresores.

La libertad fué la primera de las realizaciones de los tiempos modernos y junto con ella arribaron la maquinaria agrícola, los alimentos en cantidades crecidas, adelantos intelectuales, el fracaso y la liberación de las antiguas supersticiones, mejoras en los medios de comunicación y finalmente el vapor, la electricidad y todas las maravillas del mundo actual.

En la edad media, reinaba en lugar de la libertad y la abundancia, la administración comunal de la tierra, las reglamentaciones autoritarias y la miseria.

Fuente Consultada.
El Hambre en la Historia E. Parmalee Prentice Editorial Espasa-Calpe

Historia del Calzado y Su Evolución Tipos y Partes del Zapato

Historia del Calzado y Su Evolución

Resguardarnos los pies del rigor del clima y del suelo constituye una necesidad menos apremiante que la del vestido. Los pueblos primitivos iban descalzos. Y en los lugares donde les era penoso andar así idearon el modo de proteger la planta del pie, mediante un pedazo de cuero convenientemente atado. Así se inventó el calzado en las primeras edades humanas.

En su forma más rústica el calzado se reduce a abarcas de cuero crudo sujetas a la planta del pie mediante correas. De aquí se derivaron las sandalias (del latín «sandálium»), que a nuestro parecer es el tipo de calzado más generalizado en la historia de la humanidad. Lo usaron egipcios, sumerios, hebreos, asirios, griegos y romanos. . . y todavía se sigue usando.

Otro tipo bastante simple de calzado es el zueco o almadreña (del latín «soccus»), Que consiste en un zapato de madera de una sola pieza, como los que usan los campesinos holandeses. En la ex Indochina las mujeres los llevan con las puntas bien levantadas. En Japón los fabrican con madera de cerezo y los llaman «guetas».

Ya se comprende que la enorme variedad de calzados creados por los pueblos responde no sólo a su adelanto técnico, sino también a la materia prima disponible y a las características que quiera conferírseles como signo representativo de importancia, poder, riqueza y buen gusto. Es común encontrar, en una misma civilización, gente descalza, con sandalias y con zapatos más o menos suntuosos.

El zapato, que sólo llega hasta el tobillo, es el modelo más acabado del calzado de todas las épocas. Puede tener tacón, para andar con el talón más levantado. La zapatilla es un tipo ligero de zapato, con suela liviana. Para andar dentro de casa suele usarse un tipo de zapatillas sin talón, llamado chinela. El pantuflo (del francés «pantoufle») es un modelo de chinelas sin orejas ni talón. Para preservar de la lluvia los zapatos, usamos chanclos, que antes eran de madera o corcho, y en la actualidad, de goma.

La bota es un calzado que además del pie cubre parte de la pierna, y comúnmente es de cuero. Si no pasa de media pantorrilla se le dice botín, o zapata. El borceguí (del flamenco «brosekin») es abierto por delante, se ajusta con cordones y llega más arriba del tobillo. En distintos pueblos, con los zapatos se usan polainas (de «poulanne», piel de Polonia), especie de media calza de cuero o paño que protege desde el empeine hasta la rodilla.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/calzado_partes.jpg

EL CALZADO EN LA ANTIGÜEDAD
Por aquello de que la moda tiene sus inexcrutables reversiones, pudiera ser de interés conocer algunos modelos de sandalias y zapatos de los tantos que usaban nuestros antecesores egipcios, sumerios, hebreos, cretenses y demás civilizaciones antiguas. Así por ejemplo, los asirios usaban sandalias con talón y una anilla de cuero por la que pasaban el dedo gordo del pie.

En Atenas los hombres solían usar sandalias, botas y zapatos negros de tacón alto; y las mujeres preferían, en su calzado, los colores vivos como la púrpura. También inventaron los griegos los coturnos (del latín «cothurnus»), especie de altos borceguíes que ajustaban por delante con un cordón. Los romanos tenían una especie de botines altos que ajustaban con correas dejando al aire los dedos de los pies.

Se llamaban cálceos (del latín «calceus»), nombre del cual deriva la palabra «calzado». Dentro de casa usaban sandalias y los soldados, una especie de borceguíes guarnecidos con clavos, llamados coligas.

Los persas también usaban botas («yizmé»), chinelas de piel («kechs») y botines de paño encarnado («chorab»).

EN EL MEDIOEVO EUROPEO
Para lucimiento de la nobleza se crearon hacia el siglo XII botas altas que cubrían toda la pierna y otras con el borde ancho y vuelto hacia abajo. También se usaron zapatos con punta muy larga, hebillas y altísimos tacones. En 1365 el rey de Francia prohibió la confección de zapatos con punta aguda y retorcida.

El escarpe es la pieza de las armaduras con que cubrían el pie: especie de zapato blindado que prolongaba la espinillera, protectora de la pierna. La plebe seguía usando, mientras tanto, zuecos, sandalias y alpargatas (del morisco «albargat», derivado de «abarca»), confeccionadas con cáñamo.

EN AMÉRICA PRECOLOMBINA
Dos tipos.principales de calzado encontramos en los indios americanos: la sandalia y el mocasín. Las sandalias son propias de las culturas superiores occidentales. Los toltecas las confeccionaban con fibra de henequén (variedad de maguey), y los reyes las usaban con calcetines.

Los aztecas las llamaron «cactli». Las confeccionaban con fibras vegetales y con piel. Algunas tenían taloneras y se ataban con correas entrelazadas que en otros casos llegaban hasta la rodilla («cozehuatl»). Los indios mexicanos usan todavía una sandalia típica: el «huarache».

En el imperio incaico la sandalia se llamó «usuta», de donde derivó el nombre más generalizado de «ojota» con que se la conoce en la región andina. Se confeccionaba con una doble plantilla de piel de llama y cordones de vivos colores. El inca usaba usutas de lana blanca.

Algunos pueblos de llanura de América del Norte fabricaban abarcas, polainas y mocasines de pieles, lo mismo que los onas y yamanas de Tierra del Fuego. Estos últimos hacían sus mocasines con piel de foca, recogiendo los bordes y atándolos encima del empeine.

Los patagones los confeccionaban con piel de guanaco y hacían mullido su interior poniéndole paja; lo que les daba enorme tamaño. Por eso se supone que su impresión plantar en la arena pudo contribuir a hacer creer a los primeros españoles que eran gigantes, y a bautizarlos «patagones».

Después de la conquista, los araucanos y los mestizos empezaron a confeccionar sus famosas botas de potro con el cuero, crudo y bien sobado, del corvejón de los caballares cimarrones que poblaban la pampa argentina.

COMO SE PREPARA EL CUERO DEL CALZADO
Elijamos antes que nada el material adecuado al calzado que nos proponemos construir. Un chapín para baile conviene que sea de suela muy suave y forrado de tafilete (derivado del berberisco «tafilelt»), es decir, de piel muy delgada.

Algo más grueso es el cordobán —nombre derivado de Córdoba (España)—, donde se curtía esta piel de cabra. Para la suela buscaremos cuero fuerte y bien adobado; en cambio el empeine requiere una cabritilla blanda (piel adobada de animal pequeño: cabrito o cordero).

Para que el cuero esté en condiciones de ser utilizado, previamente ha debido ser curtido. ¿En qué consiste el curtimiento?.

Es una industria antiquísima que adereza las pieles volviéndolas elásticas y durables, con un tratamiento en base a ciertas sustancias llamadas «curtientes» que, en contacto con los albuminoides de la piel, la vuelven inalterable. El cuero bien curtido, no sólo no se descompone, sino que, en condiciones normales, conserva toda su flexibilidad.

La piel se sala apenas es extraída del animal. Una vez en la curtiduría se procede a reblandecerla y a eliminar de ella el pelo, la sal y los residuos de grasa.

Después sigue el curtimiento propiamente dicho que puede ser vegetal (cueros para suela), mineral (para empeine) o graso, con aceite de pescado  (pieles gamuzadas).

En el primer caso las pieles se hacen pasar durante doce días, por otros tantos recipientes que contienen distintos líquidos curtientes preparados con tanino: sustancia astringente extraída de ciertos árboles como el quebracho colorado. Luego las pieles, siempre sumergidas en el líquido, son agitadas durante unas veinte horas en cubas giratorias. El tratamiento con curtientes minerales no difiere sino en la composición del líquido, que en este caso contiene sales de alumbre y de cinc.

Después la piel es estirada mediante rodillos mecánicos, se la aceita ligeramente y se pone a secar. Posteriormente es prensada bajo fuerte presión o martillada mecánicamente, cepillada y remitida a los almacenes.

La piel-que se destina al empeine de los zapatos, en cambio, después de la curtiembre es desacidificada y raspada para que alcance el espesor deseado. Luego se la tiñe por inmersión en tinturas especiales y se la engrasa.

LAS ZAPATERIA
Las pieles delgadas que se destinan al empeine y las gruesas para las suelas son cortadas en moldes especiales, cosidas y encoladas. Hay máquinas adecuadas para coser los forros, las distintas partes del empeine y éste con la suela (vira).

Finalmente el zapato es martillado sobre la horma, estirado y lustrado. Y ya queda listo para la venta. ¿ Sobre qué base se determinan las «medidas» 34, 35. „., 39, 40…, 41, etc., con que se marcan los zapatos? Son puntos franceses que equivalen a 2/3 de cm. Así, por ejemplo, la medida 30 de calzado equivale a 20 centímetros.

IMAGENES DE LOS CALZADOS A TRAVÉS DEL TIEMPO

Clic, para ampliar

calzados en la historia

Clic, para ampliar

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Elefante Blanco: Origen y Significado de la Expresión

ORIGEN Y SIGNIFICADO DE LA EXPRESIÓN «ELEFANTE BLANCO»

Los elefantes albinos o blancos, como también se los conoce, se caracterizan por presentar piel y ojos de color gris claro, a diferencia de los elefantes normales, de pigmentación gris oscura, y en algunos casos un ligero tinte marrón.
Su presencia se halla circunscripta casi con exclusividad al área geográfica correspondiente a los territorios de Burma y Tailandia, en Asia Meridional.

elefante blanco

La extrañaa pariencia y escaso número de estos mamíferos vegetarianos dieron origen, hace ya varios siglos, y en el Reino de Siam (hoy Tailandia, con capital Banckok) a una antigua tradición que consideraba a los elefantes albinos propiedad del emperador, quien aún hoy ostenta el título de «Señor de los Elefantes blancos». Sólo él podía montarlos y hacerlos trabajar y, debido a esta prerrogativa, solía regalarlos como castigo a cortesanos que habían perdido su favor.

El extremo cuidado y el costoso mantenimiento de estas bestias, consideradas sagradas y de las que, en consecuencia, no se podía extraer ningún provecho, terminaban por arruinar a quien las había recibido.

Este es el origen de la expresión inglesa «White Elephant», en castellano «elefante blanco», utilizada para identificar posesiones inútiles, caras y de las cuales nos es difícil desprendernos.

Fuente Consultada: Magazine Enciclopedia Popular Año 3 N°30

El Mecanismo de Anticitera Función del Reloj Astronómico Historia

Objetivos del Mecanismo de Anticitera
Historia de su Descubrimiento

Por el año 1900, un grupo de exloradores marinos en busca de esponjas e  intentando buscar suerte en el fondo del mar, cerca de una isla griega llamada Anticitera,  se toparon por casualiadad con una rara pieza metálica que luego de un meticulo estudio resultó ser un mecanismo misterioso, que para algunos resultó ser la máquina del futuro. El físico inglés Derek J. de Solla Price empezó en los años 50 y luego de dos décadas junto a otro destacado físico  nuclear Charalampos Karakalos Descubrieron que había 27 ruedas de engranaje adentro, y que era tremendamente complejo. Era obvio que un mecanismo mecánico, formado por piezas de semejante precisión haya sido de aquella remota época, datado en unos 100 a.C.

SU HISTORIA: El Mecanismo de Anticitera es un artefacto antiguo creado para ser una máquina de medición de tiempo. Fue descubierto en un barco hundido en las inmediaciones de la isla griega de Antikythera, entre las islas de Kythera y Creta, y fue datado sobre el año 87 a.C.

mecanismo anticitera

El mecanismo de Anticitera (que data del año 87 a.C.) es una computadora analógica construida por científicos griegos diseñada para predecir posiciones astronómicas y eclipses con propósitos astrológicos y calendáricos así como las olimpiadas, tales como los ciclos de los Juegos Olímpicos de la Antigüedad. Se trataba de un mecanismo de cálculos (el primer mecanismo de engranajes conocido) que en un principio se creía              
que era capaz de calcular con precisión la posición del Sol y de la Luna, pero que
luego se demostró que también podía hacerlo con las posiciones de Venus y Mercurio

Como decíamos antes, este  artefacto fue descubierto por unos buceadores, recolectores de esponjas marinas, en el año 1900 a una profundidad de unos 40 metros, así mismo también obtuvieron en dicho hallazgo varias estatuas, ánforas y otros objetos arqueológicos. El 17 de Mayo de 1902, el arqueólogo Spyridon Stais notificó a la comunidad internacional que una de las piezas poseía una rueda dentada incrustada en roca.

Este mecanismo es el artilugio mecánico más antiguo que ha sobrevivido hasta nuestros días, hecho de bronce en un recipiente de madera, y que ha intrigado y desconcertado a los historiadores de ciencia y tecnología desde su descubrimiento. La teoría más comúnmente aceptada es su función como una máquina u ordenador analógico diseñado para seguir el movimiento de los cuerpos  celestes.

Recientes reconstrucciones fiables del  objeto amparan  este análisis. Lo que vuelve  al mecanismo,  si cabe, más impresionante por el  empleo de un engranaje    diferencial, lo cual  se creía desde siempre que había sido inventado en el siglo XIII d.C.

Varios años después de su hallazgo, el  profesor  Derek  De  Solla Price, un historiador científico de  la  Universidad  de Yale (EE.UU.), publicó un artículo sobre  el  mecanismo  en  la revista  «Scientific American» en  Junio  de   1959,   cuando todavía    el    Artefactc Antikythera solamente había sido  inspeccionado  parcialmente.  Entre  1973 y  1974, dicho   profesor,   publicó   un análisis basado en imágenes de rayos gamma hechas por arqueólogos   griegos.   En este  análisis,   el   profesor Price, declaraba que dicho artefacto había sido construido por un astrónomo griego antiguo, Geminus de Rodas. Su conclusión no fue aceptada por los expertos de la época, ya que estos creían que los griegos antiguos poseían el conocimiento teórico pero no las habilidades prácticas necesarias para su creación.

En 1993, una reconstrucción parcial fue realizada por los australianos Frank Percival (relojero) y Alian George Bromley (Ingeniero informático). Este proyecto condujo a Bromley a revisar los análisis del profesor Price y a realizar unos nuevos, con unas imágenes de rayos X más perfeccionadas.

Años después John Gleave, un británico constructor de planetarios, construyó una funcional réplica del Mecanismo de Anticitera. De acuerdo con esta reconstrucción, el disco delantero muestra el progreso anual del sol y la luna a través del zodiaco en un calendario egipcio. El disco superior trasero muestra un período de cuatro años y tiene asociados discos que muestran el ciclo metónico de 235 meses sinódicos, lo que equivale a 19 años solares. El disco trasero inferior muestra el ciclo de un mes sinódico, con un ¡disco secundario mostrando el año lunar de meses sinódicos.

El mecanismo original de Anticitera permanece en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas (Grecia). Siendo interpretado ocasionalmente como un anacronismo y «piedra angular» por aquellos que pretenden probar la posibilidad del viaje en el tiempo.

Este artefacto es una muestra clara del gran avance tecnológico que se poseía, antes de la destrucción de la Biblioteca de Alejandría y todos los conocimientos que en ella se albergaban, y que, como otros muchos, han tenido y tendrán que ser redescubiertos. Arquímedes (287-212 a.C.) fue el mayor inventor de la humanidad, seguido de lejos por Leonardo Da Vinci el cual fracasó en reinventar muchos descubrimientos del griego (como en el caso de odómetro -cuentakilómetros-). Es pues a Arquímedes a quien se le atribuye la invención del original (tal como narra el cronista romano Cicero en el año 212 a.C.) del que el Mecanismo de Anticitera posiblemente fuese réplica.

Así pues, la hipótesis de que este artefacto sea algún objeto perdido por algún viajero en el tiempo, se desvanece como el humo, ante la cada vez más fuerte evidencia de que la humanidad, de la Edad Clásica, estaba mucho más desarrollada a nivel tecnológico de lo que luego estuvo hasta el siglo XIX.

El ciclo metónico, en estudios de la astronomía y del calendario, es un múltiplo común aproximado de los periodos orbitales de la tierra y de la luna. Se compone de 19 vueltas orbitales de la tierra que equivale a 235 meses sinódicos (lunares). Esta medición es empleada en el calendario judío, y era conocido por el astrónomo griego Metón, quién lo divulgó en el año 432 a. C. Un mes sinódico es el periodo que transcurre entibados «lunas nuevas», es pues una medición de calendario lunar.

El constructor y el propietario del mecanismo no han sido identificados. «Para fabricarlo era necesario un muy buen conocimiento de ingeniería y de astronomía, inimaginable tratándose de un periodo situado 1.700 años antes de la revolución científica de los siglos XVI y XVII ”. En el frente  los meses están escritos en el dialecto de la ciudad de Corinto, lo que hace suponer que el constructor  era originario de esta ciudad o de alguna de sus colonias situadas en las costas de Epiro, en el mar Jónico.

 

Fuente Consultada: Revista Código X Año 1/1

Las Aves Mas Populares de Argentina Pájaros Argentinos

Las Aves Mas Populares de Argentina – Pájaros Argentinos

1-Ave Popular: Gorrión
2-Ave Popular: Chingolo
3-Ave Popular: Hornero
4-Ave Popular: Paloma Doméstica
5-Ave Popular: Tero Común
6-Ave Popular: Carancho
7-Ave Popular: Águila Mora
8-Ave Popular: Gallienta Común
9-Ave Popular: Águila
10-Ave Popular: Garza Blanca
11-Ave Popular: Garcita Bueyera

Ver: Curiosidades de las Aves

Ver: Aves Argentinas de Martín de la Peña

aves populares de argentinas el gorrion

GORRIÓN Passer domesticus HOUSE SPARROW
Características Macho. Frente, corona y rabadilla, grises, Franja nucal castaña. Dorsalmente estriado de negro y castaño. Garganta y pecho, negros. Resto de lo ventral blanquecino. Alas y cola pardos. Cubiertas menores castañas. Medianas negruzcas con punta blanca. Hembra, Dorsalmente parda estriada de negro en el manto. Ventralmente grisácea. Nilificación El nido es globular, de pajas. Internamente plumas. Lo ubica en los árboles, huecos, nidos abandonados, recipientes, construcciones. La postura es de 4 ó 5 huevos, ovoidales, blanco grisáceos o gris celeste, con pintas pardas y grises, distribuidas por toda la superficie. Habitat Frecuenta áreas rurales, poblaciones. Distribución geográfica Todo el país y las Malvinas. 

 

CHINGÓLO Zonotríchia capensis RUFOUS-COLLARED SPARROW
Características Corona y cara, grises. Lados de  la corona negro. Collar nucal castaño. Dorsalmente pardo estriado de pardo oscuro. Lados del pecho negro, Ventralmente blanquecino. A las pardas. Cubiertas con manchas blanquecinas. Cola parda. Costumbres Solitario, en parejas o en pequeños grupos. Terrícola, se posa en arbustos. Bandadas mas numerosas en invierno.  Nidificación El nido tiene forma de tacita. Es construido con pajitas o cerdas. Internamente pelos, raicillas, cerdas, plumitas. Lo ubica en el suelo, en cercos, enredaderas, plantas o nidos abandonados.  La postura es de 3 0 4  huevos ovoidales, verdosos color castañas y grises, distribuidas por toda  la superficie. Hábitat Frecuenta praderas saca estepas, montes, orillas , parques, serranías. Distribución geográfica Habita todo el país.


HORNERO Furnaríus rufus RUFOUS HORNERO
Características Dorsalmente pardo con tono castaño. Garganta blanca, Ventralmente gris ocráceo. Alas pardas con una banda canela, Cola castaña. Costumbres Se posa en las ramas de los árboles, en postes o en el suelo, Cantan a dúo los integrantes de la pareja. Nidificación El nido es redondeado, construido con barro y pajitas. La entrada es ovalada, corto túnel y cámara, A veces en esta coloca algunas pajitas o cerdas. Lo ubica en postes, edificios, molinos, tranqueras, ramas, también en el suelo o en recipientes. La postura es de 4 huevos, ovoidales, blancos. Hábitat Frecuenta sabanas, pradera, montes, parques, jardines, poblaciones. Distribución geográfica Desde el norte del país hasta Chubut.


PALOMA DOMÉSTICA Columba livia ROCK DOVE
Características Coloración general gris azulada, con reflejos verde violáceos en el cuello y en el pecho. Dos bandas negras en el ala, Existe una gran variación en los colores. Costumbres Andan en grupos o en bandadas. Muy conocida y abundante en todo el país. Nidificación Construye el nido en construcciones, casilleros, huecos en paredes o en árboles, recipientes, sobre techos o en plataformas diversas. Emplea palitos, tallos, pajas. La postura es de 2 huevos, elípticos, blancos. Hábitat Frecuenta praderas, parque; plazas, edificios, acantilados. Distribución geográfica Habita todo el país.


tero aves populares de argentina

TERO COMÚN Vanellus chilensis SOUTHERN LAPWING
Características Frente, garganta y cuello anterior, agros, separados del resto del cuerpo por un margen blanco. Pechon negro. Resto de la cabeza, cuello posterior y dorsalmente, grises, Copete negro, resto de las partes ventrales, blanco, Alas negras. Cubiertas alares verdes y blancas, Cola blanca con ancha banda subterminal negra. Costumbres Andan en pareja o formando grupos. Emite un grito agudo, fuerte. Es muy cuidadoso de su nidos y de sus pichones, Cuando algún intruso je aproxima a ellos, realiza ceremonias de distracción, que consisten en agacharse en distintos lugares lejos leí nido o de los pichones o bien amulan estar heridos, A veces no conforme con esto realizan vuelos rasantes sobre los extraños. Nidificación El nido es una ligera depresión en e! suelo, tapizada con pastos o tallos de yuyos. La postura es de 4 huevos cónicos, pardos o pardo verdosos con pintas y manchas pardo oscuro y grises, distribuidas por toda la superficie. Hábitat Frecuenta áreas rurales, parques, praderas, bañados, charcas. Distribución geográfica Habita todo el país.


CARANCHO Caracara plancus SOUTHERN CRESTED-CARACARA
Características Corona negra ligeramente crestada. Parte dorsal y pecho, pardo oscuro barrado de blanquecino. Garganta blanca. Abdomen pardo oscuro. Alas pardas. Primarias negras con mancha blanco-grisáceas, Cola blanquecina barrada de oscuro, con ancha franja terminal pardo negruzca. El juvenil tiene el pecho estriado. Costumbres Bastante terrícola. Camina semie-recto y carretea por el suelo antes de levantar vuelo. Andan en pareja o en grupos. La alimentación es omnívora (carroña, aves, animales indefensos o heridos, desperdicios). Nidificación El nido es una estructura grande con forma de olla profunda. Emplea en la construcción palitos, tallos y yuyos. Internamente coloca pelos, cerdas, lanas, pastos, hilos, telas, plásticos, excrementos de animales, huesos. Lo ubica en arbustos o en árboles. La postura es de 3 huevos, raro ovoidales, marrón rojizos. Hábitat Praderas, estepas, áreas rurales bañados, serranías. Distribución geográfica Habita todo el país hasta Tierra del  Fuego y las Malvinas.


ÁGUILA MORA Geranoaetus melanoleucus BLACK-CHESTED BUZZARD-EAGLE.
Características. Cabeza y dorsalmente gris plomizo. Ventralmente blanco crema con un escudo gris en el pecho. Alas negras con las plumas de cubierta grises barradas de oscuro. Cola pardo oscura con fina banda terminal blanca. El juvenil es jaspeado de pardo en la cabeza y ventralmente. Costumbres. Planea bien, a veces en círculo. Alas anchas y cola corta que en vuelo le dan forma triangular. Se la suele ver posada en los postes de la luz, en las orillas de los caminos. Se alimenta de mamíferos, reptiles y aves. Nidificación. Construye el nido en los árboles o en repisas rocosas. Es una gran plataforma de palos. Intérname pajas, hojas y plumas. La postura es de 2 ó 3 huevos elípticos, blancos con tono celes sin manchas o con pintas y manchas ocres, distribuidas en forma irre: en toda la superficie. Habitat. Frecuenta praderas arboladas, serranías, orillas de montes. Distribución geográfica. Habita todo el país.


GALLINETA COMÚN Pardirallus sanguinolentus PLUMBEOUS RAIL
Características cabeza gris, Dorsalmente pardáceo. Garganta, cuello, pecho y abdomen, gris plomizo, Alas y cola pardos. Patas rojas, Pico verdoso. Sexos similares. Costumbres anda solitaria o en pareja. Corre rajo. Lleva la cola erecta. Se alimenta de semillas e insectos. Es de carácter tímido, Prefiere ocultarse entre la vegetación ante el menor indicio de peligro. Nidificación El nido es una plataforma de tallos, plantas, juncos. Lo oculta entre la vejación en los esteros o bañados. La postura es de hasta 6 huevos, elípticos, de color crema con pintas y manchitas castañas y grises, más concentradas en el polo mayor. Habitat Frecuenta esteros, bañados, pajonales, orillas de lagunas con vegetación densa. Distribución geográfica Habita todo el país hasta Tierra del Fuego.


ÁGUILA MORA Geranoaetus melanoleucus BLACK-CHESTED BUZZARD-EAGLE.
Características. Cabeza y dorsalmente gris plomizo. Ventralmente blanco crema con un escudo gris en el pecho. Alas negras con las plumas de cubierta grises barradas de oscuro. Cola pardo oscura con fina banda terminal blanca. El juvenil es jaspeado de pardo en la cabeza y ventralmente. Costumbres. Planea bien, a veces en círculo. Alas anchas y cola corta que en vuelo le dan forma triangular. Se la suele ver posada en los postes de la luz, en las orillas de los caminos. Se alimenta de mamíferos, reptiles y aves. Nidificación. Construye el nido en los árboles o en repisas rocosas. Es una gran plataforma de palos. Internamente pajas, hojas y plumas. La postura es de 2 ó 3 huevos elípticos, blancos con tono celes sin manchas o con pintas y manchas ocres, distribuidas en forma irre: en toda la superficie. Habitat. Frecuenta praderas arboladas, serranías, orillas de montes. Distribución geográfica. Habita todo el país.


GARZA BLANCA Árdea alba GREAT EGRET
Características Es enteramente blanca. El pico amarillo y las patas negras. Sin copete. En el período de reproducción presenta unas plumas alargadas en el oreo. Iris amarillo. Sexos similares. El juvenil similar al adulto. Costumbres Anda solitaria o formando grupos o bandadas. En vuelo lleva el cuello vado en forma de S y las patas estiradas, Se alimenta de peces, anfibios y reptiles. También consume insectos. Nidificación nidifica en colonias, a veces junto a otras especies. El nido es una ataforma de palitos o de juncos. A eces con pajitas en el interior. Lo ubica en juncales o en los árboles. La postura es de 3 ó 4 huevos, elípticos u ovoidales, de color celeste o celeste verdosos. Hábitat Frecuenta charcos, lagunas, esteros, bañados, arroyos y ríos. Distribución geográfica Habita todo el país.


GARCITA BUEYERA Bubuicus ibis CATTLE EGRET
Características es enteramente blanca. El pico y las patas son amarillos, En el período de reproducción tienen la corona, unas plumas alargadas en el dorso y en el pecho, canelas, Iris amarillo, Sexos similares, Juveniles Iguales al adulto. Costumbres Andan en grupos o en bandadas. Se posa, en el suelo, postes, ramas y sobre los animales (vacas, cerdos, caballos). Es común verla en tierras recién roturadas (detrás de los arados) y en rededor de las vacas u otros animales. Es la menos acuática de la familia. Es un ave muy silenciosa. Su dieta es esencialmente insectívora, aunque ocasionalmente también consume pequeños anfibios, reptiles y pequeños roedores, Nidificación Nidifica en colonias, en juncar o en árboles. Plataforma de pastos, tallos de yuyos o juncos. Coloca hojas o pastos en la parte interna. La postura es de hasta 5 huevos elípticos, celeste. Hábitat Frecuenta praderas. Tienen dormideros en esteros, bañados en arboledas. Distribución geográfica Habita todo el país y las Malvina.

Ver Videos Originales del Dr. Martín de la Peña

Fuente Consultada:
Guía de Aves de la Pampa Martín R. de la Peña – Fabián Tittarelli
Las imágenes presentadas pertenecen a Martín de la Peña

Biografia de Juan Manuel Fangio Campeon Mundial Formula 1

Biografia de Juan Manuel Fangio Campeón Mundial Formula 1

Juan Manuel Fangio (1911-1995): Nacido el día 24 de junio de 1911 en Buenos Aires, Argentina.  Fue un gran piloto de F1 logrando ganar cinco campeonatos mundiales.

Su debut como piloto fue en la carrera de Benito. Juárez en 1934, corrió con un Ford 1 prestado y tuvo que abandonar, ya que se fundió el motor.

Pese a la oposición de sus padres, puso de manifiesto una gran pasión y enorme entrega por el mundo del automovilismo, en 1939, los vecinos de su localidad hicieron una colecta y consiguieron dinero suficiente para comprarle un Chevrolet, con el cual compitió en una carrera nacional.

Juan Manuel Fangio

Ganó una etapa y luego se impuso en los 1.000 kilómetros de la Republica Argentina. Se corono campeón argentino dos años consecutivos. A la edad de 38 años compró su primer Maserati.

Vinieron más carreras y con ellas los triunfos. En 1948 se organizó una temporada internacional en Argentina, al mando de una Maserati 4CL y dos modelos de Simca-Gordini, dio prueba de sus condiciones como piloto de monopostos.
En la temporada del año siguiente logró su primera victoria en una carrera de Gran Premio, venciendo con una Maserati 4 CLI en el circuito callejero de Mar del Plata.
De ahí en más, su campaña continuó mayormente en Europa, logrando en el año 1949 seis victorias en Europa, como miembro del Equipo Argentino.

En el año 1950 entró en la escudería Alfa Romeo; y en el primer mundial disputado quedó en el primer puesto en tres grandes premios y acabó segundo en la competición.

En 1950 en el primer Campeonato Mundial de Pilotos de Fórmula Uno  es contratado por el equipo Alfa Romeo para conducir las Alfetta, perdiendo la posibilidad de ganar el título en la última carrera del año, a manos de su compañero de equipo Giuseppe Farina.

Un año después se proclamó por vez primera campeón del Mundo. En los dos años posteriores corrió con Ferrari, BRM, y Maserati.

La desgracia le jugo una mala pasada y en el año 1953 sufrió un grave accidente en Monza, lo que lo obligo a abandonar toda la temporada.

De regreso a la actividad en el año 1954, corriendo para Maserati y Mercedes, Juan Manuel Fangio logró su segundo campeonato del mundo. El tercero llegó a con Mercedes, y el cuarto, con Ferrari.

Al anunciar Mercedes Benz su retiro de las pistas a fines de 1955, ingresa en la escudería Ferrari en 1956 y nuevamente logra el Campeonato Mundial de la máxima categoría.

Luego de aquel año, en el cual no se encuentra del todo cómodo en el equipo del Cavallino Rampante, emigra a Maserati en 1957 y gana otro y último título del mundo, coronando el año con la carrera de su vida, el Gran Premio de Alemania en el circuito de Nürburgring, luego de también vencer en los Grandes Premios de Argentina, Mónaco y Francia.

En 1957, regreso a la escudería Maserati, y con esta consiguió su quinto y último título, forjando todo un record y convirtiendose en leyenda del automovilismo internacional.

Participó en algunas pruebas de la primera mitad de 1958 y, tras finalizar 40 en el Gran Premio de Francia el 6 de Julio anuncia su retiro.

Siguió muy ligado al automovilismo, recorriendo el mundo como uno de los mejores embajadores deportivos que ha tenido el país. Falleció en Buenos Aires el 17 de julio de 1995.

Luego abandono la actividad a la edad de 47 años. En el año 1995 dejo de vivir pero continua vigente su enorme trayectoria como deportista y calidad de persona.

maserati de Fangio

Entre 1951 y 1957, obtuvo cinco títulos mundiales de Fórmula 1, conduciendo con Mercedes Benz, Maserati, Alfa Romeo y Ferrari. Retirado en 1958, luego de su secuestro, mantuvo durante un extenso período el récord de más títulos en Fórmula 1, hasta que fue desplazado por Michael Schumacher en 2003.

Los números lo dicen todo: 7 temporadas, 2 subcampeonatos y 5 títulos, un récord que permaneció durante 46 años hasta la aparición del alemán Michael Schumacher. Disputó 51 carreras, de las cuales largó 48 desde la primera fila (29 pole positions). Se subió 35 veces al podio, de las cuales 24 fueron en el escalón más alto. Todo esto con cuatro escuderías diferentes y ante rivales mucho más jóvenes –se retiró a los 46 años– y teóricamente mejor preparados que él.

Cronología de Juan Manuel Fangio

24 de Junio de 1911: En la casa de la calle 13, en Balcarce, nace Juan Manuel Fangio. Sus padres son Loreto Fangio y Herminia D´Eramo.

1923: Deja la escuela para trabajar como mecánico en el taller de la Agencia Studebaker de Balcarce, de Manuel Viggiano.

1929: Disputa su primera carrera, como acompañante de Manuel Ayerza, sobre un Chevrolet ´28 cuatro cilindros. La competencia se disputa entre Coronel Vidal y Maipú.

24 de Octubre de 1936: Debuta como piloto en una carrera no oficial, en Benito Juárez, a bordo de un Ford A ´29 modificado. Abandona

27 de Marzo de 1939: Su primera carrera oficial. En Necochea con un Ford ´34, finaliza quinto.

18 de Octubre de 1938: Debuta en Turismo de Carretera, en el Gran Premio Argentino. Manejando un Ford cupé ´37, con Luis Finochietti. Arriba séptimo

12 de Octubre de 1940: Gana el Gran Premio Internacional del Norte, una carrera entre Buenos Aires y Lima, de 4.765 Km. de recorrido, con un Chevrolet. Es su primer triunfo en el automovilismo.

14 de Diciembre de 1940: Al calsificarse octavo en las Mil Millas Argentinas, obtiene el primer título de Campeón Argentino de Carreteras.

2 de Abril de 1942: Gana la carrera Mar y Sierras de Turismo de Carretera: será su última intervención hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

15 de Febrero de 1947: Vuelve a la actividad, con un tercer lugar en una prueba de Mecánica Nacional (monoplazas) en el circuito de Retiro, en Buenos Aires.

17 de Enero de 1948: Debuta en Máquinas Especiales (antecedente de la Fórmula 1) con un Maserati 1500 en Palermo. Abandona.

16 de Abril de 1950: Debuta en el equipo Alfa Romeo de F1 con una victoria en el circuito de Ospedaletti, en San Remo.

13 de Mayo de 1950: Debuta en el Primer Campeonato Mundial de Fórmula 1, integrando la escuadra Alfa Romeo, pero abandona por problemas de motor. La carrera se lleva a cabo en el circuito de Silverstone, Inglaterra.

21 de Mayo de 1950: Logra su primer triunfo en el Campeonato Mundial. Es el Grand Prix de Mónaco, en Montecarlo, con un Alfa Romeo 158, luego de esquivar una múltiple colisión en la primera vuelta que dejó afuera a nueve autos.

3 de Septiembre de 1950: Al abandonar el Gran Prix de Italia, pierde el título mundial a manos de su coequiper Ninno Farina

28 de Octubre de 1951: Se consagra por primera vez Campeón Mundial de Conductores al ganar el Gran Prix de España, en Pedralbes, con un Alfa Romeo 159. Es también, la última carrera de la escudería.

1 de Junio de 1952: Debuta con la ensordecedora BRM inglesa de 4500 cm3 en el Gran Premio de Albi, en Francia, pero abandona.

8 de Junio de 1952: Se despista en la primera vuelta del Gran Premio de Monza, cuando corría con una Maserati A6GCM de Fórmula 2. Había corrido el día anterior en Irlanda. «A las dos de la tarde llegué, a las dos y media largué y a las tres estaba en el hospital», recordó después. En el accidente sufre lesiones en las vértebras cervicales, que lo mantienen fuera de la actividad durante siete meses.

18 de Enero de 1953: Reaparece disputando el 1º Gran Premio de la República Argentina de Fórmula 1, pero abandona.

13 de Septiembre de 1953: Vuelve al triunfo en Fórmula 1, venciendo en el Grand Prix de Italia, obteniendo así el subcampeonato mundial.

19 de Noviembre de 1953: Sobre un Lancia D24 gana la Carrera Panamericana, 3.070 Km. de rutas desde la frontera norte a la sur de México

17 de Enero de 1954: Bajo una lluvia torrencial, gana por primera vez el Grand Prix de la Argentina de F1, con una Maserati 250F.

4 de Julio de 1954: Debuta en el equipo Mercedes Benz, en Francia. Marca la pole-position y consigue la victoria.

24 de Octubre de 1954: Con un tercer puesto en Pedralbes, consigue su segundo título del mundo. Ha ganado en seis de las ocho carreras.

16 de Enero de 1955: Con temperaturas que alcanzan los 50 grados, vence otra vez en el Grand Prix de Argentina: Es el único piloto que no es reemplazado durante las tres horas de carrera.

11 de Junio de 1955: Cuando lidera las 24 horas de Le Mans, sobre un Mercedes 300 SLR, se produce el tremendo accidente que le cuesta la vida a 83 personas.

11 de Septiembre de 1955: Con un triunfo en Italia, obtiene su tercer corona en la F1. Se despide del equipo Mercedes, que abandona las carreras, cerrando un ciclo brillante: nueve triunfos en doce carreras, de las cuales ocho pertenecen a Fangio.

22 de Enero de 1956: Debuta en el equipo Ferrari y obtiene el Gran Premio de la Republica Argentina.

28 de Abril de 1956: Con una Ferrari Sport, pena para clasificarse cuarto en las Mille Miglias italianas. «Fue la peor carrera de mi vida» dirá más tarde.

2 de septiembre de 1956: Su coequiper, Peter Collins, le cede su auto durante el Gran Premio de Italia para obtener su cuarto título mundial.

13 de Enero de 1957: De vuelta con Maserati, obtiene el Gran Premio de la Argentina.

23 de Marzo de 1957: Logra la victoria en las 12 horas de Sebring. Treinta y Cinco años después, su sobrino Juan obtiene esta carrera.

4 de Agosto de 1957: Vence en estupenda forma en el Grand Prix de Alemania, en Nurburgring, y logra su quinto título mundial. Es su mejor triunfo: luego de haber acumulado una diferencia de 28 segundos sobre las Ferraris de Hawthorn y Collins, se detiene en boxes para cambiar sus cuatro cubiertas, y no solo pierde la ventaja, sino otros 48 segundos. Faltando diez de las 22 vueltas previstas, inicia una impresionante recuperación, batiendo nueve veces el record de la pista. En la penúltima vuelta supera sucesivamente a Collins, en la recta detrás de los boxes, y a Hawthorn, en la zona de curvas de Fuchsrorhe, para vencer con 3.6 segundos de ventaja. Es su último triunfo en la F1.

2 de febrero de 1958: La victoria en el Gran Premio de la Republica Argentina sin puntos para el Mundial, es la última de su gloriosa campaña. Sólo volvería a correr dos pruebas más.

26 de febrero de 1958: Es secuestrado en Cuba. Liberado al día siguiente, no participa en la carrera de La Habana.

6 de Julio de 1958: Finaliza en el cuarto lugar del Gran Premio de Francia, después de haber largado, por primera vez, desde la tercera fila. Durante la competencia decide dejar de competir.

13 de Agosto de 1969: Es la cabeza visible de la Misión Argentina, un operativo con tres Torinos 380W y nueve pilotos, compitió en las 84 horas de Nürburgring, logrando un cuarto puesto.

15 de Febrero de 1972: Se inaugura el autódromo «Juan Manuel Fangio» de Balcarce, en su honor, en una carrera de Sport-Prototipo internacional.

25 de Mayo de 1973: Junto a otros grandes del automovilismo nacional, entre los que se destaca Oscar Alfredo Gálvez, disputa una prueba-exhibición en el Autódromo de Buenos Aires, la «Carrera del Recuerdo».

1974: Es nombrado presidente honorario de Mercedes-Benz Argentina, cargo que desempeña hasta su muerte.

4 de Diciembre de 1981: Sufre un grave ataque cardíaco, en Dubai, Emiratos Árabes Unidos.

8 de Diciembre de 1982: Es sometido a una operación de quíntuple By-Pass, realizada por René Favaloro.

22 de Noviembre de 1986: Se inaugura el Centro Tecnológico y Cultural Museo del Automovilismo «Juan Manuel Fangio» en Balcarce, hoy el más visitado de Sudamérica, con cerca de 100.000 visitantes al año.

11 de Junio de 1991: Cumple 80 años y se lo celebra con una magnífica fiesta: una cena en Buenos Aires y una carrera de Turismo de Carretera, ganada por Oscar Castellano, en Balcarce, coronada con una paella para 400 personas-

29 de Diciembre de 1993: Es internado a causa de una hipercalcemia en la sangre, provocada por una complicación en el tratamiento de diálisis.

17 de Julio de 1995: A la edad de 84 años, fallece en Buenos Aires. A su funeral asisten los mas grandes corredores de la historia.

Video sobre historias en la vida del campeón Fangio

Así corría Fangio

Todas las Carreras y Triunfos

Fangio Salva Su Vida

 

Represa de Salto Grande Hidroelectrica Caracteristicas Datos Tecnicos

Represa de Salto Grande: Gran Integración Latinoaméricana

La presa de Salto Grande es una obra de aprovechamiento o uso múltiple, que se construye sobre el río Uruguay, en el lugar denominado El Ayuí, 13 kilómetros al norte de la ciudad uruguaya de Salto y , 18 de la argentina de Concordia. Situada a 6 kilómetros aguas abajo del Salto Grande propiamente dicho, dista 520 kilómetros de Montevideo y 470 kilómetros de Buenos Aires.

SE TRATA  DE LA PRIMERA GRAN OBRA DE INTEGRACIÓN ENERGÉTICA DE AMÉRICA LATINA: Se ha construido a dieciocho kilómetros al norte de la ciudad uruguaya de El Salto, y de la ciudad argentina cuyo nombre es Concordia.

El río Uruguay, que nace en el Brasil y cuyo nombre indígena significa «río de los pájaros», mediante esta obra se transforma paulatinamente, de frontera en puente …

Fue el punto de partida un acuerdo firmado el 30 de diciembre de 1946 para el mejor aprovechamiento del río en la zona de Salto Grande, y la posterior creación de su correspondiente Comisión Técnica Mixta.

Represa de Salto Grande Hidroelecrica Caracteristicas Datos Tecnicos

Tras los estudios y proyectos necesarios, el 10 de abril de 1974 la citada Comisión dio la orden para comenzar la construcción de la represa. Desde ese momento, uruguayos y argentinos trabajaron, codo a codo, sin pausa, en número de varios miles de operarios, en una empresa que supone varias etapas.

La primera fue el desvío del río Uruguay, cumplido mediante grandes muros de piedra y tierra, transversales al eje del río.

Estos muros de seiscientos metros de largo, llamados «ataguías», cumplen la función de contención y desvío del río. Una tercera «ataguía», paralela al eje del río, formó con las anteriores, un recinto cerrado o estanco.

Al bombearse el agua de este espacio cerrado, quedó al descubierto el lecho rocoso, en el cual trabajos de excavación de hasta veintiséis metros de profundidad, permitieron las fundaciones de hormigón.

Tanta es la cantidad de hormigón construcción de una represa de treinta y nueve metros de altura, que formará un lago-embalse de setenta y ocho mil hectáreas.

La instalación de dos centrales hidroeléctricas, interconectadas, alcanzarán una potencia total instalada de un millón ochocientos noventa mil kilowatios(1.900.000 Kw.).

Cada una de las centrales, ubicadas sobre las orillas argentina y uruguaya, estarán equipadas con 7 turbinas tipo Kaplan, de ciento treinta y cinco mil kilowatios por turbina.

Aunque la obtención de energía eléctrica, fue el punto de partida de esta empresa binacional, no se agotan con ella los aspectos que la misma va a proyectar.

En efecto, sobre la represa, coronándola, un puente internacional, vial y ferroviario, completa la unión de los sistemas carreteros y conecta por primera vez, los sistemas ferroviarios de Argentina y Uruguay.

También la obra incluye un canal de navegación de doce kilómetros, construido sobre la margen argentina, que prolongará la navegabilidad del río Uruguay en ciento cuarenta y cuatro kilómetros  arriba de la presa, para embarcaciones de hasta nueve pies (2.70 m) de calado.

Por último, también figura entre los fines a lograrse la posibilidad de riego para ciento treinta mil hectáreas y la conservación y aumento de una inmensa riqueza ictícola.

Para valorar los excepcionales elementos tecnológicos que se emplearon en Salto Grande, es posible señalar la grúa pórtico, capaz de levantar pesos de hasta ciento cincuenta toneladas (150 t.). Esta grúa está considerada como una de las más grandes que se hayan construido en todo el mundo para este tipo de obras.

LA OBRA INCLUYE:

1-Una represa de 69 metros de altura desde su fundación y de 39 metros sobre el nivel del río que forma un lago-embalse de 78.300 hectáreas.

2-Dos salas de máquinas, interconectadas, con una potencia total instalada de 1.890.000 kilovatios y un promedio de generación media anual de 6.700 millones de kilovatios hora.

Cada una de las dos salas: ubicadas sobre las márgenes argentina y uruguaya, están’ equipadas con 7 turbinas tipo Kaplan, de 135.000 kilovatios por unidad (14 turbinas en total).

3-Un puente internacional, vial y ferroviario, que con los de Paysandú-Colón y Fray Bentos-Puerto 4-Unzué, completa la unión de los sistemas carreteros y conecta por primera vez los sistemas ferroviarios de Argentina, Uruguay y Paraguay.

4-Un canal de navegación construido sobre margen argentina, que prolongará la navegabilidad del río Uruguay en 144 Km. aguas arriba de la presa, hasta Bella Unión (R.O. del Uruguay) y Monte Caseros (Corrientes, Argentina), para embarcaciones de hasta 9 pies de calado.

5-Una extensa red de transmisión eléctrica, que alimenta la demanda energética de la R.O del Uruguay y del litoral argentino y completa la interconexión entre los sistemas eléctricos de ambos países.

6-La posibilidad de riego para 130.000 hectáreas, la conservación y aumento de una inmensa riqueza ictiocola y el aprovechamiento intensivo del embalse.

EL CENTRO DE CONTROL: El Centro de Control  tiene por misión operar el Sistema Eléctrico de Salto Grande y coordinar el accionar de la Empresa con los dos países a los que suministro su producción energética.

Dicha coordinación se lleva a cabo a través de las comunicaciones con los Despachos Nacionales de Carga Argentino y Uruguayo. quienes manejan el Sistema interconectado Binacional.

El suministro energético se produce en la Central Hidroeléctrica compuesta de 14 unidades generadoras. agrupadas de a 7 en cada margen. con una potencia instalada de 1890 MW. se distribuye a través del anillo de transmisión construido por 4 subestaciones de 500kV. Salto Grande Argentina. Salto Grande Uruguay. San Javier. Colonia Elia y sus respectivas líneas de interconexión.

Toda la gestión del Centro de Control gira alrededor del Sistema Supervisor cuyas funciones son:

Adquisición en tiempo real de la información de la situación operacional de todo el Sistema de Grande.

Control y Vigilancia permanente de todo el Sistema a través de sus parámetros principales.

Telecomando de las funciones fundamentales de las Subestaciones.

Manejo de ciertas funciones auxiliares que hacen a la gestión en general.

Este Sistema Supervisor dispone de 6 estaciones remotas, dos Salas de Mando de la Central y cuatro Subestaciones. donde se adquiere la información y se ejecutan los comandos respectivos.

PLANILLA TÉCNICA PARCIAL SOBRE LA REPRESA:

EMBALSE
Área del embalse783 Km2
Volumen del embalse5000 Km3
Longitud del embalse100 Km.
Ancho máximo del embalse9 Km.
Salto medio entre nivel es del embalse  y el río aguas abajo25.3 m.
Caudal medio del Río Uruguay4640 m3/seg.
Caudal máximo registrado en los últimos 70 años (1959)36000 m3/seg.
Caudal mínimo registrado en los últimos 70 años  (1945)92 m3/seg.
Capacidad total de eevacuación de la obra (vertedero s y descargadores de fondo)60370m3/seg.
DIMENSIONES Y VOLÚMENES[m]
Longitud total2486.64
Longitud de la parte de hormigón Longitud del dique de tierra (margen  izquierda)852
Ancho total del vertedero785.68
Longitud del dique de tierra (margen derecha)848.96
Ancho total del vertedero357.30
Cantidad de vanos del vertedero19
Ancho de cada vano del vertedero15.30
Ancho del bloque de cada unidad29.50
Ancho escala de peces11.35
Longitud de la Sala de Máquinas60.50
Longitud de los vertederos48.68
Longitud de cada Sala de Máquinas236
Longitud del lecho amortiguador63.77
Altura total de la Sala de Máquinas  desde la máxima profundidad excavada hasta el techo69
Volumen de hormigón1.500.000 m3
Volumen del movimiento de tierra (presa margen izquierda)1.800.000 m3
Volumen del movimiento de tierra (presa margen derecha)1.300.000m3
Volumen de excavación total (estimada)2.500.000m3
Profundidad máxima excavada en el  lecho del río30.50
Cota del puente ferrovial internacional+39.74
Altura del puente ferrovial sobre la  cota media del embalse+4
Ancho del puente ferrovia8.30
OBRAS PARA LA NAVEGACIÓN[m]
Longitud del canal con las 2 esclusas13.50Km.
Longitud total de la esclusa aguas arriba282
Longitud total de la esclusa aguas abajo253.5
Longitud útil de cada esclusa135
Ancho de cada esclusa24
Salto total33
Ancho en el fondo del canal60
Largo del muelle flotante120

Descargar Una Planilla Técnica Más Completa

LA TRANSMISIÓN DE LA ENERGÍA ELÉCTRICA: Con el fin de transportar la energía producida en-la Central Hidroeléctrica de Salto Grande hacia los centros de consumo de Argentina y Uruguay. la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande (C.T.M.) construido entre los años 1977 y 1986 una red de transmisión con una tensión de 500 kV compuesta por seis subestaciones (SE) y 1300 Km. de líneas aéreas. Esta red se integró de la siguiente manera:

Obras Comunes:
SE Salto Grande Argentina
SE Salto Grande Uruguay
SE Colonia Elia
SE San Javier
4 Líneas provenientes de Central (7.6 Km.)
4 Líneas provenientes de Central (4.9 Km.)
Línea SGArg. -Santo Tomé (288.7 Km.)
Línea SGUArg. San Javier (146 Km.)

Interconexiones entre Argentina y Uruguay:
Línea SGArgentina-SGUruguay (37 Km.)
Línea Colonia Elía-San Javier (23.3 Km.)

Obras no Comunes
Línea SGArg. CElia (159,3 Km.)
Línea Rodríguez Ezeíza (53.1 Km.)
Línea CElia CRodríguez (236.3 Km.)
Línea San Javier Palmar II (80.2 Km)
Línea San Javier Palmar  (77. 7 Km.)
Línea Palmar Montevideo B (220 Km.)
SE Palmar
SE Monteindeo

De este conjunto de instalaciones la CTM de Salto Grande actualmente opera y mantiene sólo cuatro Subestaciones(SGArgentina, SGUruguay, Colonia Elia y San Javier). y las líneas que las vinculan entre si y con la central hidroeléctrica. lo que ha recibido el nombre de «Anillo Común».

Las restantes líneas y subes raciones fueron transferidas para su explotación a las Empresas Agua y Energía Eléctrica de Argentina (AyEE) y Usinas y Transmisiones Eléctricas del Uruguay (UTE).

El uso de una tensión de 500 kV nos permite transmitir con ventajas económicas y técnicas grandes cantidades de energía sobre distancias largas (pensemos que una línea de 500 kV tiene una capacidad de transmisión equivalente a 14 líneas de 132 Kv).

Además; empleando 500 Kv hemos podido unir en el mismo nivel de tensión las redes nacionales de Argentina y Uruguay, formando de esta manera un sistema interconectado binacional donde se logra un mejor aprovechamiento de todas las centrales. y una mejor administración de la reserva de generación del conjunto.

El «Anillo Común» dispone de un sistema de telecontrol, que permite efectuar las tareas de telemedición y telemando en sus cuatro subestaciones desde comunicaciones por Internet, telefonía, télex u fax dentro de todo el sistema de 150 MV A que vincula a la red de 500 kV con Las redes locales de 132 kV de Argentina y de 150 kV de Uruguay, permitiendo atender ampliamente la expansión de la demanda regional de energía eléctrica.

Las salidas del anillo hacia las redes de Argentina y Uruguay  ya sea en 500 kV, 132 kV o en 150kV. constituyen la frontera físico: entre Salto Grande y sus dientes AyEEy UTE. y es allí donde se realiza la medición de energía para la facturación mediante equipos de alta precisión.

FRANJAS DE SERVIDUMBRE: Las líneas aéreas de alta tensión que atraviesan predios rurales o urbanos. obligan a restringir el dominio sobre el uso de la tierra en una franja que es variable dependiendo de los desniveles del terreno. pero que tiene un máximo de 77m en zonas rurales.

Dentro de esta y en un ancho de 69 m. no se puede ejecutar ningún tipo de construcción destinado a vivienda. En el resto de la franja se admiten edificaciones de una planta sin terrazas ni balcones.

Además se debe contemplar que la altura de los árboles adyacentes sea tal que si se produjera su caída pasarían como mínimo a 5 m de los conductores.

Otros de los aspectos contemplados. es que debajo «de la línea se admiten plantaciones cuya altura no supere los 3,40 m. con el solo requisito que se mantenga un camino de acceso.

Con estos requerimientos se asegura que las personas y bienes no sufrirán ningún tipo de tras tomo. Además. se des taca la obligatoriedad de los propietarios de brindar libre acceso a la línea.

Desde el inicio de las obras en 1974, la Comisión Técnica  de Salto Grande realizó estudios ambiéntales que le permitieron obtener un informe (ame conocimiento ecológico y ejecute acciones especificas de vigilancia ambieraal.

En 1978 la Comisión firmo un acuerdo con el Protectora de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente  para la realización de un estudio de impacto climatico; que finalizó en 1983 y cuyos resultados delinearon un programa a seguir hasta la actualidad.

En el presente, la Comisión, tiene incorporada en su estructura-orgánica. una unidad especifica para el tratamiento de! medio ambiente, el Departamento de Ecología, en el cual participan projesvmaies y técnicos especializados a rroués de convenios que el Organismo Binacional mantiene con Universidades y otras Instituciones Académicas de ambos países.

Para garantizar ea caluiaá del agua del embalse se fijaron Normas de Protección acordadas por Los Gobiernos de ambos países; para ei úenado del mismo se opuco un modelo matemático con el mínimo impacto posible y se estableció un Programa de Vigilancia y control de sustancias contaminantes.

Respecto de la flora y fauna silvestres se efectuaron estudios de comportamiento y ecología de pooiactones. Las acciones más destacadas consistieron en el savaje de [auno: en la deforestacion de lago al nivel mínima imprescindible y en la cielimuaciori de áreas protegidas

Historia de las Prisiones Bentham Carcel Panoptico Origen de la Prision

Historia de las Prisiones Bentham
Cárcel Panóptico

LA PRISIÓN MODERNA: La prisión surgió en un orden social nuevo en el que, a partir de las normas, se pretendía modelar los gestos, las conductas y las actitudes de los hombres.

Los países anglosajones encaraban una reforma carcelaria que, a poco, conmovería los sistemas carcelarios de todo el mundo.

En materia arquitectónica, el inglés Jeremías Bentham ideaba el panóptico, un presidio que observado a vuelo de pájaro aparecía como la rueda de un carro: los rayos eran los pabellones carcelarios, y el centro de esa rueda el sitial que ocupaban las autoridades de la cárcel. Como es fácil imaginarse, de un vistazo abarcaban todo lo que pudiera ocurrir allí.

El la de la durante el siglo XIX las sociedades europeas se replantearon uso del poder de castigar en la fábrica, en el taller, en la escuelas,  en el ejército o en los hospitales.

Entre 1830 y 1848, ciertas formas tradicionales de castigo fueron reemplazadas por otras.

• El cuerpo dejó de ser el blanco de la represión penal. El descuartizamiento, la amputación y las marcas en los cuerpos dejaron de practicarse.

• Se abandonó la exposición pública de los castigados. Hasta entonces era una práctica común exponer a los castigados vive o muertos en las plazas, a modo de espectáculo ejemplar.

• La privación del bien máximo de la sociedad burguesa libertad pasó a ser el principal castigo.

La sociedad burguesa creó un lugar cerrado para ejecutar la pena de los condenados -la prisión- en donde los condenados serían corregidos para reingresar dóciles y capacitados al seno de una sociedad productivista.

Entre 1830 y 1840, se elaboró un programa arquitectónico para la mayoría de los proyectos de prisiones europeas, siguiendo el modelo de Jeremy Bentham.

Estas prisiones-máquinas imaginadas por Bentham constaban de un punto central –una torre de vigilancia– desde donde partían pabellones de celdas, como si fueran los rayos de un rueda que convergen sobre el eje central.

Con este diseño, un mirada permanente instalada en la torre de vigilancia a la que Bentham bautizó «panóptico«- podía controlar todo el funcionamiento del interior del edificio, tanto el movimiento de lo presos como el del personal.

La prisión generó un vínculo estrecho entre la policía y le presos liberados que no lograban insertarse en el mercado liberal.

Una vez excarcelados, los antiguos presidiarios fueron utilizados para espiar y delatar a otros ex-condenados ligados al delito común o a actividades políticas (anarquistas, socialistas, liberales radicales), o para infiltrar grupos sindicales obreros.

De ese modo se amplió un sistema de vigilancia social de los sectores populares y de los marginados del orden económico burgués.

Jeremy Bentham

Jeremy Bentham fue un pensador y publicista inglés de orientación liberal.

Adhirió al utilitarismo, una corriente filosófica que sostenía que los individuos actúan movidos por la búsqueda de la felicidad. El mandato de una sociedad debía ser la búsqueda de la mayor felicidad para el mayor número de individuos.

De este modo, Bentham y sus seguidores -que fueron muchos, tanto en Europa como en América- justificaban una mayor intervención del estado para garantizar «la mayor felicidad para el mayor número».

Paralelamente en Filadelfia, la secta de los cuáqueros, allá por 1786, fundaba la Asociación para el alivio de las miserias en las cárceles públicas.

El tono religioso de la reforma propiciada por los cuáqueros —el líder fue Guillermo Penn—, arrojó un saldo positivo: comenzó tímidamente a nacer la idea de privación de la libertad como pena en sí misma.

Por otra parte, la cárcel dejaba de entenderse como un depósito superseguro del que los delincuentes no pudieran huir. Se ampliaban sus funciones al adoptarse una nueva noción: la de convertirla en un instituto —casi terapéutico— que readaptara al preso para reintegrarlo a la sociedad.

Conceptualizado el delito como «pecado» en la Filadelfia de ese entonces, no extrañó que a los presos se aplicara la misma «terapia» a la que se sometían los monjes cuáqueros después de pecar: la celda, lugar donde se mantenía silencio absoluto para expiar la culpa y quedar en paz con la conciencia.

A este sistema aplicado a los penados se lo denominó celular o filadélfico.

Pero como los presos no eran monjes y sometidos al rigor de la soledad y el silencio —lejos de «expiar» la falta— muchos enloquecieron, en 1779 en la ciudad de Nueva York y en 1818 en la de Auburn, en los Esta-dos Unidos, se intentó un nuevo régimen cuyo nombre devenía de esta última ciudad: el auburniano.

Elam Lynds, su inventor, redujo el sistema celular para el descanso nocturno y, durante el día —como cura complementaria readaptativa—, aplicó a todos los presos el trabajo en común.

Esa reforma no lo movió a modificar la regla de silencio absoluto que siguió manteniéndose día y noche. Poco después en Inglaterra Alexander Maconochie y en Irlanda Walter Crofton, perfeccionaban el primitivo intento introduciéndole importantes modificaciones.

Maconochie en 1845 sostenía que la readaptación del preso requería tres etapas: una de reclusión celular, otra de reclusión celular nocturna y trabajo en silencio diurno (como vemos combinaba los sistemas anteriores) y una tercera etapa para él, consistía en la libertad condicional.

Crofton a su vez, a los pasos recomendados por Maconochie, añadía un cuarto, que era intermedio: entre la reclusión celular nocturna combinada con el trabajo diurno en silencio y la libertad condicional, él recomendaba que el preso viviera una etapa en cárceles sin muros ni cerrojos. Todos, estos ensayos variaron fundamentalmente la idea, de cárcel.

Del trabajo emprendido por el preso con fines terapéuticos (muy diferente al que se programaba en las Provincias Unidas del Río de la Plata donde, como en el resto del mundo hasta ese entonces, al Estado no le interesaba (a salud del preso sino los beneficios que aportaba su mano de obra), devino el peculio, una retribución que el encarcelado recibía para atender sus necesidades.

Por otra parte, se hizo obligatoria la enseñanza de manualidades, oficios y actividades varias en las prisiones. Además, se entendió como saludable la enseñanza de tipo religioso para el penado y comenzó a favorecerse el ingreso de sacerdotes a las cárceles.

Básicamente, la mayor parte de estos conceptos readaptativos —apuntalados por las ciencias modernas como psicología, sociología, biología, etcétera, y desprendidos de las connotaciones religiosas de «expiación de la falta»—, predominan en los establecimientos actuales.

Ver: Métodos de Tortura en la Antiguedad

Ver: Derecho Penal – Agravantes y Atenuantes

Fuente Consultada:
Cáceles  Historia Popular  Tomo 19  Vidas y Milagros de Nuestro Pueblo
Historia 3 – El Mundo Contemporáneo –

Psicologia Social Pichon Riviere Integrar Neuroticos a la Sociedad (301)

ENRIQUE PICHÓN RIVIÉRE
PSIQUIATRA Y PSICOANALISTA

Fue un extraordinario protagonista de la cultura y de la ciencia argentina. Nacido en Suiza, vino muy chico a la Argentina: su infancia transcurrió en el Chaco y en Corrientes, donde aprendió “el guaraní antes que el castellano”, como él mismo explicaba.

Emprendió estudios superiores de medicina, antropología (luego abandonados) y psiquiatría, a partir de los cuales se gestó una personalidad multifacética y, en ocasiones, controvertida. Decidió su carrera por el lado de la psiquiatría y el psicoanálisis, convirtiéndose en uno de los introductores del psicoanálisis en la Argentina.

A principios de los ‘40, Enrique Pichon Riviére fue uno de los fundadores de la Asociación Psicoanalítica Argentina, de la que luego tomó distancia, interesado más en el aspecto social y la actividad de los grupos en la sociedad.

En este marco fundó la Escuela de Psicología Social. Responsable de una renovación general de la psiquiatría, Pichon Riviére introdujo la psicoterapia grupal en el país (servicio que incorporó al Hospital Psiquiátrico cuando fue su director) y los test en la práctica de esa disciplina e impulsó la psiquiatría infantil y de la adolescencia.

También incursionó en la política, la economía y el deporte, ensayando hipótesis sobre la vida de Buenos Aires, su gente, sus mitos y sus costumbres.

Interesado por la creación artística, Pichon Riviére reflexionó y escribió sobre arte y literatura, estableciendo un territorio común entre la crítica literaria y la interpretación psicoanalítica de la obra como manifestación de las patologías del autor.

En el contexto de este territorio común, supo decir acerca de la indagación sobre el objeto estético: «Parto de entender que un objeto de arte es aquel que nos crea la vivencia de lo estético, la vivencia de lo maravilloso, con ese sentido subyacente de angustia, de temor a lo siniestro y a la muerte. Y que, por ello mismo, sirve para recrear la vida.”

Líder y maestro, desde la cátedra y las conferencias dirigidas al público más amplio y diverso se convirtió en referente obligado para más de uña generación de psicoterapeutas, y formó a decenas de investigadores en el campo de una teoría social que interpreta al individuo como la resultante de la relación entre él y los objetos internos y externos.

Fuente Consultada: Graciela Maker

Argentinos Premios Nobel de la Paz Perez Esquivel-Saavedra Lamas

ARGENTINOS PREMIO NOBEL DE LA PAZ

¿QUE SIGNIFICA PAZ PARA EL SIGLO XXI?
La agenda se ve trazada con los problemas no resueltos de este siglo, insinuados en los últimos premios que se han mencionado: problemas de derechos humanos, laborales y de los pueblos.

– Asuntos nucleares relacionados con armas y el uso pacífico de la energía atómica, especialmente en la domesticación de la fisión nuclear, ello resolvería enormemente los conflictos causados por la escasez de los energéticos corrientemente usados. además altamente contaminantes.

– El desarrollo de la razón humana sobre la razón del Estado para el planteamiento y la solución de problemas. Probablemente volverán las menciones a los academice.; del derecho y de la política, por idear una forma de organización social y mundo diferente de la base del Estado moderno.

– El trabajo con y por los pobres del mundo, ya individual, ya organizativo, se verá premiado y el tema será permanentemente puesto en escena, hasta cuando el conflicto Norte-Sur (ricos y pobres), el conflicto del hambre y del liberalismo, sean parte de nuestras conciencias, de una Conciencia Universal de Hombre Universal

– Será hora de retomar el librito de Inmanuel Kant, La Paz Perpetua, para desarrollar el derecho cosmopolítico, el cual «debería regular la relación entre un Estado y los ciudadanos de los otros Estados. De tal forma, todos los individuos del mundo tendrían el doble derecho de no ser tratados como enemigos en los Estados que no fueran el propio, y de no ser considerados como objetos de dominio en su propio territorio, o sea siempre como amigos y nunca como enemigos, tanto si se van a otros Estados como si llegan como exploradores o comerciantes».

LA ESPERANZA: SIGNIFICADO DEL PREMIO NOBEL DE LA PAZ
Nuestra vida política es una constante paradoja, como se ha anotado. Cada octubre, cuando se entregan los premios Nobel de la Paz, aparece nuestra capacidad infinita para crear ignominia, pero es evidenciado también el deseo de la especie por verse así: como especie humana. Esa es nuestra esperanza, nuestra infinita capacidad para descubrir y corregir nuestras propias y abominables construcciones con racionalidad, pasión, tenacidad y dulzura.

1936: Saavedra Lamas, Carlos (1878 -1959) Argentino A los 58 años

Secretario de Estado, presidente de la Sociedad de las Naciones, mediador en el conflicto entre Paraguay y Solivia. Sus áreas de mayor interés y estudio se ubicaron en la legislación laboral y en el derecho internacional.

Entre sus logros destacan su protagonismo en el Pacto Suramericano Antiguerra y su intervención en el conflicto Bolivia-Paraguay (guerra del Chaco). Se desempeñó como delegado a la Comisión Internacional de Juristas en Río de Janeiro (1927); como presidente de la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra (1928) y como presidente de la Asamblea de la Liga de Naciones, en 1936. (ampliar tema)

ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL EN DEMOCRACIA

Arquitecto, escultor y líder de los derechos humanos. Sus estudios superiores los realizó en el campo de la arquitectura y la escultura; ocupó, incluso, una cátedra en esta área. Renunció a sus trabajos académicos en 1974, para dedicarse por completo a la coordinación de diversas actividades relacionadas con grupos de no-violencia en América Latina.

En 1976 se concentró en una campaña para persuadir a las Naciones Unidas de la necesidad de establecer una Comisión de Derechos Humanos. Más adelante fue elegido presidente de la organización Servicio. Paz y Justicia. (ampliar tema)

En 1984 el presidente Raúl Alfonsín convocó a Pérez Esquivel, junto a un grupo de notables, para formar parte de la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas). El se negó a participar. Creyó que la investigación sería más efectiva si la llevaba adelante una comisión bicameral. Por otra parte no aceptaba la idea de que las causas pasasen por la justicia militar. Una vez más le tocó navegar contra corriente.

Fue un duro censor de la política sobre Derechos Humanos que llevó adelante el gobierno radical, que derivó en las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.

Así, quien durante la dictadura fue acusado de «subversivo y comunista», en democracia fue tildado por el oficialismo de «desestabilizador de la democracia».

Actualmente Adolfo Pérez Esquivel sigue trabajando en el Serpaj, organismo que preside en Argentina. Realiza el mismo trabajo que desarrolló desde los años 70. Cotidianamente recibe denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en el continente. El Serpaj colabora con los juicios a los militares de la dictadura que se llevan a cabo en España, Francia, Italia y Alemania. Da apoyo jurídico y mantiene una aldea en General Rodríguez para los «chicos de la calle». En ese lugar más de 220 pibes reciben capacitación profesional.

«En la actualidad viajo mucho a dar charlasen las escuelas. Tengo también la cátedra sobre Cultura de Paz y Derechos Humanos en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Integro varias comisiones a nivel internacional. Estamos trabajando mucho en lo que es el Año Internacional de la Cultura de la Paz con la UNESCO y con Naciones Unidas. Pero me interesa mucho mi país, el interior del país, la grave situación que está viviendo la gente y tratar de hacer un aporte a todo esto.»

Hoy, a veinte años de la obtención del Premio Nobel de la Paz, la sociedad argentina tiene una deuda con el trabajo de este hombre de múltiples facetas: arquitecto, pintor, escultor, profesor, autor de tres libros: El Cristo y el poncho, Caminando junto al pueblo y Una gota de Tiempo.

Adolfo Pérez Esquivel, todavía suele ser más reconocido fuera de las fronteras que dentro de nuestro país, donde su figura sigue siendo resistida por los poderosos de turno. Clara muestra es su última detención, el 29 de diciembre de 1999, en medio de una marcha de jubilados.

El día que sepamos darle el lugar que se merece a uno de los pocos argentinos notables, nuestra sociedad habrá comenzado a madurar.

FRAGMENTO DEL DISCURSO EN OSLO AL RECIBIR EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ
«….Vengo de un continente que vive entre la angustia y la esperanza y en donde se inscribe mi historia,…

«Mi voz quiere tener la fuerza de la voz de los humildes. La voz que denuncia la injusticia y proclama la Esperanza en Dios y la Humanidad….

«América Latina es un continente joven, vital, que fue definido por el Papa Paulo VI como el Continente de la Esperanza.

«Conocer es valorar una realidad con la vocación cierta de compartir su destino.

«Conocer es llegar a una profunda identidad con los pueblos que protagonizan un proceso histórico, estando dispuestos a redimir el dolor con el amor, asumiendo, en esta perspectiva, las praxis de Jesús.

«Pero cuando vemos esta realidad que viven nuestros pueblos es una ofensa a Dios. Millones de niños, jóvenes, adultos, ancianos viven bajo el signo del sub-desarrollo.

«La violencia institucionalizada, la miseria y la opresión generan una realidad dual, fruto de la persistencia de sistemas políticos y económicos creadores de injusticias, que consagran un orden social que beneficia a unos pocos: ricos cada vez más ricos y peores cada vez más pobres….»

Adolfo Pérez Esquivel

PROBLEMAS SANITARIOS DE ARGENTINA MAL DE CHAGAS Enfermedad Sintomas

PROBLEMAS SANITARIOS DE ARGENTINA
MAL DE CHAGAS

En todo país democrático, el derecho a la salud integral y gratuita es uno de los derecho esenciales en la construcción de una ciudadanía plena, por lo que la investigación en salud es concebida como el proceso de producción del conocimiento, en relación a las condiciones de salud y las respuestas sociales que se implementan desde el sistema nacional de salud para mejorarlas.

Según definición operacional del término “Investigación en salud” adoptada en Argentina para el Proyecto Regional OPS (1987), dicha investigación comprende el desarrollo de acciones que contribuyen: 

  • Al conocimiento de los procesos biológicos y psicológicos de los seres humanos

  • Al conocimiento de los vínculos entre las causas de la enfermedad, la práctica médica y la estructura social

  • A la prevención y control de los problemas de salud

  • Al conocimiento y control de los efectos nocivos del ambiente en la salud

  • Al estudio de las técnicas y métodos que se recomiendan para la prestación de los servicios de salud

  • A la producción de insumos para la salud

Podemos decir que el término sanidad se designa el conjunto de servicios gubernamentales dispuestos para mantener y mejorar el estado de salud de los individuos de un país, una provincia o una región. Los problemas sanitarios son enfermedades comunes que afectan a los individuos, y que sólo pueden ser evitadas o controladas por la acción de los gobiernos, sean éstos nacionales o locales, en distintos niveles.

Los problemas sanitarios pueden tener entonces alcance nacional, regional o local. Y muchos de ellos se relacionan con los parásitos.

Sabemos que hay zonas del país muy pobres. Por otra parte, algunos agentes patógenos requieren un hábitat específico para producir determinada enfermedad, lo que predispondrá a la aparición de endemias.

En todo caso, las características del ambiente, tanto natural como humano, pueden favorecer la aparición de determinados problemas sanitarios.

Por esta razón, para encontrar mejores soluciones se requieren estudios interdisciplinarios, que contemplen tanto los factores abióticos como bióticos del ecosistema humano.

LA DE CHAGAS-MAZZA EN ARGENTINA: En Argentina, el Ministerio de Salud calcula que hay mas de 2,5 millones de infectados, pero que solamente 25 por ciento de ellos desarrollan la enfermedad.

Ésta se registra en 19 de las 23 provincias. De ellas, siete están en situación crítica, con vinchucas en más de cinco por ciento de los hogares. Entre estas últimas se encuentran las norteñas Formosa, Chaco y Santiago del Estero, algunas de las más pobres.

El mal de Chagas-Mazza es una enfermedad endémica crónica que se contagia a través de la picadura de un insecto hematófago, la vinchuca, infectada con el agente etiológico de la enfermedad, el tripanosoma (Trypanosoma cruzi o Schizotrypanum cruzi), un protozoo flagelado.

Por lo tanto, se suele incluir dentro de las enfermedades endoparasitarias.

Esta afección, característica de América Central y Sudamérica, se extiende desde el sur de los Estados Unidos hasta el norte de nuestra Patagonia, y afecta especialmente a las poblaciones rurales.

En nuestro país hay por lo menos tres millones de personas infectadas.

El tripanosoma fue descubierto por el médico brasileño Carlos Chagas (1879-1934), pero fue un argentino, Salvador Mazza (1886-1946), quien completó el estudio de la enfermedad y desarrolló su tratamiento.

Para que el tripanosoma llegue al torrente sanguíneo del hombre o de algún otro animal de sangre caliente, primero tiene que encontrar un medio de transporte adecuado (vector), que lo lleve al encuentro de su potencial víctima.

Aquí es donde entra en juego la vinchuca o “chinche negra”, un pequeño insecto que tiene un hábito muy particular: se alimenta de sangre.

En nuestro país, sólo una especie de vinchuca Triatoma infestans, tiene importancia desde el punto de vista epidemiológico, porque convive habitualmente con el hombre en su vivienda.

Se la puede encontrar en las grietas de los pisos y de las paredes, detrás de los muebles y en cualquier resquicio libre de las viviendas, generalmente de aquellas que están construidas con adobe sin revocar y con techo de paja.

También hay chinches negras en lugares destinados a animales domésticos, como gallineros, corrales y conejeras. Del centenar de especies de vinchuca que existen en el mundo solo dieciséis viven en nuestro país, y de ellas sólo una, Triatoma infentans tiene importancia epidemiológica.(imagen arriba)

En 1911 se comprobó en Argentina la presencia de este mal que lleva el nombre de su descubridor, el brasileño Carlos Chagas. El país contó con uno de los principales investigadores en la materia, el médico Salvador Mazza, quien a lo largo de dos décadas, desde 1926, abordó la enfermedad en sus aspectos patológicos, clínicos, epidemiológicos y sociales.

Podemos decir que, los factores de riesgo para la enfermedad de Chagas abarcan:

  • Vivir en una choza donde las vinchucas habitan en las paredes

  • Vivir en Centro y Suramérica

  • La pobreza

  • Recibir una transfusión sanguínea de una persona que porta el parásito, aunque no tenga la enfermedad activa

El Chagas es de evolución lenta, dado que el parásito puede anidar en los tejidos del cuerpo humano, principalmente en el corazón, lo que termina ocasionando la muerte en al menos 30 por ciento de los casos.

Los síntomas de la infección inicial estudiados por Mazza incluyen fiebre, vómitos, disnea y crisis convulsivas.

Mal de Chagas en Argentina: En octubre de 2006, el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) evaluó que había un «recrudecimiento del problema» por la «dispersión de las actividades y la debilidad de la estructura funcional» para el combate de la enfermedad. En este marco, el Ministerio de Salud lanzó el Programa Federal de Chagas, que fijó como objetivo «interrumpir la transmisión y minimizar el impacto de sus consecuencias en las personas afectadas».

Entre 2001 y 2003, durante la feroz crisis económica y social que vivió Argentina, no se fumigó un solo rancho en todo Chaco, pese a que el gobierno nacional había enviado los insecticidas, y entre 2000 y 2006 sólo se entregaron medicamentos a 167 pacientes, cuando Chaco debe tener un piso de 60.000 enfermos

En el segundo semestre de 2008,  hubo un mejor trabajo de fumigación en el bosque El Impenetrable –que abarca parte del Chaco, Santiago del Estero y Salta– con la llegada de brigadas del Ministerio nacional. No obstante, se necesitan  viviendas antivinchuca, con pisos y paredes bien terminadas, y no detener la fumigación. (Fuente Consultada: Red Latinoamericana de Diarios)

El ciclo de vida del tripanosoma

No siempre que las vinchucas pican, contagian. Estos insectos sólo transmiten la enfermedad si están infectados con tripanosomas, es decir, si se alimentaron anteriormente de la sangre de un hombre o de un animal infectados.

El parásito pasa una parte de su ciclo de vida en  el aparato digestivo de la chinche, donde se multiplica cuando alcanza el estadio infectivo para el ser humano se traslada hacia la cavidad bucal del insecto.

Las vinchucas salen de sus escondites por la noche, cuando las personas y los animales duermen picarlos les inyectan una salva irritante y anticoagulante y luego succionan la sangre. Este proceso. dura unos 30 minutos, no le ocasiona a la víctima ninguna molestia o dolor.

La infección se produce porque la vinchuca antes de alimentarse, defeca sobre la piel de su víctima y elimina una gran cantidad de tripanosomas.

Cuando el hombre o el animal se rascan, aparecen escoriaciones en la piel y los protozoos pueden así penetrar al organismo.

Si la picadura está cerca de los ojos, las deyecciones entran en contacto con la conjuntiva y por allí ingresan los parásitos.

Se produce, entonces, una gran hinchazón de los párpados. Éste es un síntoma característico de la enfermedad, que se observa especialmente en los niños, y se conoce como “signo de Romaña” (ojo en compota).

El mal de Chagas puede transmitirse también por la vía transplacentaria y por medio de las transfusiones sanguíneas.

En la siguiente ilustración se muestra cómo se contagia la enfermedad y se resumen las principales etapas del ciclo de vida:

1.Cuando el insecto pica a un hombre enfermo, inyecta una Saiva irritante y anticoagulante y, al ingerir su sangre, se infecta. Esto ocurre generalmente de noche, mientras las personas y los animales duermen.

2. La vinchuca infectada, repleta de sangre, pica a un hombre sano y deposita sus deyecciones sobre la piel, dejando sobre ella los tripanosomas.

3. Si la vinchuca infectada pica a la persona cerca de los ojos, sus deyecciones entran en contacto con la conjuntiva, y por allí penetran los tripanosomas. Se produce, entonces, una gran hinchazón en los párpados (signo de Romaña). La enfermedad también se contagia por vía transplacentaria y por transfusiones sanguíneas.

 4. El hombre sano se rasca y, al producirse pequeñas escoriaciones, los tripanosomas pueden ingresar en su cuerpo.

5. El órgano más afectado por la reacción inmunológica es el corazón.

En un primer período, luego de la infección, la enfermedad presenta un estadio agudo y fuertemente sintomático, durante varias semanas, y en la sangre del paciente es posible detectar gran cantidad de tripanosomas.

A partir de la infección comienza la fase aguda de la enfermedad. La mayor parte de la gente atraviesa esta etapa, que dura varias semanas, sin presentar ningún síntomas Después se ingresa en el estadio “silencioso”, que se puede extender hasta una década, en la que el mal permanece oculto en el organismo.

Pasado ese lapso, el 30% de los afectados pasa al estadio crónico, durante el cual se manifiestan problemas cardiacos, digestivos y neurológicos que caracterizan la enfermedad.

En nuestro país, las afecciones más frecuentes se localizan en el corazón.

La cantidad de tripanosomas que quedan en la sangre es sumamente baja y, para eliminarlos, el enfermo debe someterse a quimioterapias muy agresivas.

Profilaxis y tratamiento del mal de Chagas-Mazza En cuanto al tratamiento, se utilizan drogas como elnifurmitox y el beznidazol, en especial en los pacientes no crónicos.

Desafortunadamente, el Chagas no se cura y, hasta el momento, tampoco existe una droga específica que ataque exclusivamente al parásito sin producir efectos colaterales. Por esta razón adquieren especial importancia las normas de prevención.

Las principales medidas preventivas contra el mal de Chagas-Mazza consisten en: mantenerla higiene en los hogares —sobre todo paredes y techos bien revocados y blanqueados— rociar periódicamente las casas con insecticidas; reconocer a la vinchuca como vector (diferenciándola de otros similares); denunciar ante la autoridad sanitaria mas próxima la existencia de estos insectos y promover la educación sanitaria entre las poblaciones de riesgo.

El biólogo molecular Mariano Levin descubrió, tras diez años de investigación, que no seguir tratando a los pacientes hasta que desaparezcan todos los tripanosomas en su sangre es un grave error, ya que esa pequeña cantidad de agentes patógenos puede provocar lesiones en el corazón hasta llevar al paciente a una muerte súbita.

Cuando el sistema inmunitario del enfermo logra detectar los tripanosomas, los destruye, y el contenido celular de los parásitos se disemina en su sangre. En este punto, el sistema inmune sigue detectando componentes celulares no humanos, por lo que continúa con la cacería y destrucción, sin distinguir que pertenecen a células muertas.

Hasta aquí no hay mayores diferencias con la reacción general del sistema inmune de cualquier individuo ante agentes patógenos.

Lo sorprendente, que logró descubrir Levin, es que un fragmento de los ribosomas del tripanosoma es idéntico a ciertas proteínas del corazón humano, llamadas receptores beta-adrenérgicos, destinadas a recibir la orden de acelerar los latidos cardiacos.

La complicación comienza cuando los anticuerpos formados contra los ribosomas del tripanosoma muerto toman contacto con estas proteínas cardíacas y hacen blanco en ellas como si fueran el enemigo.

El músculo cardíaco queda tapizado de anticuerpos dando lugar a una lenta autodestrucción, que finalmente requiere de un trasplante. Consultado al respecto, Levin manifestó: “Si se termina con el parásito, se acaba con los problemas inmunológicos del corazón”.

Nuevos Tratamiento contra el Mal de Chagas:

1-El tratamiento experimental se basa en el posaconazole, un antifúngico que en la actualidad se administra para infecciones de hongos invasivas (micóticas) y podría suponer el preámbulo de nuevas terapias y diagnósticos más eficaces.

Este medicamento empezará a probarse en un grupo de 80 personas afectadas por el Chagas y los primeros resultados se conocerán dentro de un año.

Para combatir esta enfermedad se utiliza habitualmente el benzniasole, con múltiples efectos secundarios que obligan, en muchos casos, a abandonar el tratamiento y que tiene escasas tasas de curación, de entre el 15 y el 40%. (Fuente Consultada: Diario El País 04/2010)

2-Un grupo de investigadores argentinos, diseñaron un novedoso tratamiento, cuyo éxito resulta inmediato al ser testeado sobre personas que sufren el mal.

El mismo, guarda algunas coincidencias con la diálisis, que se aplica para tratar la insuficiencia renal.

El tratamiento también implica un filtrado, al igual que la diálisis, se filtra la sangre y así se saca de circulación a los anticuerpos nocivos. 

Pero no solo esto lograron los investigadores con Mariano Levin a la cabeza del grupo investigador, sino que además desarrollaron un test de diagnóstico de la misma. Una luz de esperanza titila en la Argentina con este descubrimiento.

Aunque a veces los gobiernos se olvidan de los pobres, porque como dijimos antes, esta enfermedad los afecta a ellos casi con exclusividad, la gente de ciencia no se olvida, en cambio trabaja incansablemente, muchas veces sin apoyo económico, para obtener buenos resultados como estos y que celebro. (Fuente Consultada: Periodismo en la Red 04/2007)

Fuente Consultadas: Educación Para La Salud-Polimodal-Santillana

VIDEO: EL MAL DE CHAGAS-MAZZA

Concepto de Enfermedades Transmisibles

Los Primeros Idolos Argentinos:Gardel, Legizamo, Distefano y Fangio (301)

LOS MAS DESTACADOS E IMPORTANTES IDOLOS DEL DEPORTE ARGENTINO

Carlos Gardel

Irineo Gegizamón

Alfredo Distefano

Juan M. Fangio

Carlos Monzón

Diego Maradona

LOS PRIMEROS PASOS DEL DEPORTE ARGENTINO:
El tiempo libre: fútbol, teatro y milonga

Los ingleses, además de ferrocarriles, empresas y negocios, trajeron u: deporte que apasionaría a los argentinos: el fútbol.

Aproximadamente en 1900, el club más importante era el Alumni. En le barrios obreros de la ciudad de Buenos Aires y en las orillas del Riachuelo organizaron River Píate, Racing, Boca Juniors, Independiente, San Lorenzo; Huracán. Por esa misma época se fundó Newel’s Oíd Boys de Rosario.

El futbol ponía una pausa a las duras semanas de trabajo. Los hombres empezaron a practicarlo en terrenos baldíos, los «potreros». Muchos se convirtieron en «hinchas» y alentaron a los clubes que defendían los colores de su barrio. Hacia. 1907 había 300 equipos de fútbol, formados por jóvenes de la ciudad y sus al rededores.

En 1917, un año después de la llegada de Yrigoyen al gobierno, la Argentina participó por primera vez en el Campeonato Sudamericano de Fútbol. Por entonces, el deporte argentino comenzó a aparecer en los campeo natos internacionales.

El tiempo libre no se destinó sólo a los deportes. Antes de comenzar este siglo, existían cerca de veinte teatros en Buenos Aires. Entre 1910 y 1920 se inauguraron treinta más. Algunos más lujosos estaban en el centro, como el nuevo Teatro Colón, inaugurado en 1908.
Cada barrio porteño, aun el más apartado o humilde, tenía su teatro vecinal. También las compañías más importantes solían pasar por los barrios. A su vez, los circos atrajeron mucha concurrencia. Algunos iban con sus carpas de aquí para allá y las instalaban en cualquier terreno baldío. Otros, tuvieron instalaciones fijas construidas con madera.

En los primeros años del siglo XX la milonga y el tango se convirtieron en la música preferida de los sectores populares urbanos, y los lugares donde se bailaban alcanzaron gran difusión.

En el libro «100 Ídolos Porteños«, los autores explican:

Tras su rápida difusión [libro sobre origen del deporte inglés en el Río de la Plata], esta escuela inglesa de los deportes se fue acriollando, especialmente el fútbol, cuando ganó terreno en los hábitos de la cultura obrera argentina y, ya sobre los inicios del siglo XX, fue abandonando su condición de actividad exclusiva de los colegios de señoritos, para empezar a conformarse la incipiente Comunidad Deportiva Nacional: instituciones deportivas estudiantiles, clubes, sindicatos y circuitos de competición de distintas disciplinas organizadas por dirigentes locales que comienzan a tener protagonismo, algunos de los cuales figuran como ídolos en este libro.

El desarrollo del deporte, estuvo ligado indisolublemente al tendido de nuestra red ferroviaria que, a partir del primer ferrocarril (entre Plaza Lavalle y Floresta) en 1857 llegó en 1915 a tener 33.710 kilómetros de vías.

En todos esos ramales, cada quince kilómetros promedio se erigió una estación. «Y con cada estación se insinuó un pueblo, con un almacén de ramos generales que seguro tenía cancha de bochas y en una de esas también una cancha de pelota», como lo expresa el licenciado Alfredo Armando Aguirre, uno de nuestros grandes y contemporáneos historiadores, en Cavilación en clave de trocha angosta bonaerense. Mientras más se extendían las líneas ferroviarias, más práctica deportiva se realizaba en nuestro país.

Cuando en Buenos Aires la población ya superaba los 800.000 habitantes se presentó en 1904, en la Cámara de Diputados, el proyecto que contemplaba un día de descanso obligatorio en la semana para los trabajadores, conquista que ya tenían algunos gremios y que se convirtió en Ley N° 9104 el 31 agosto de 1905 (autoría de Joaquín V. González y presentado por el diputado socialista Alfredo Palacios).
Durante el gobierno popular de Don Hipólito Yrigoyen, en 1929, por la Ley N° 11.544, se impone la jornada laboral de ocho horas de trabajo por día.

Estas horas y días de descanso permitieron a los trabajadores empezar a construir instituciones para disfrutar en sociedad de su tiempo libre. Comenzaron así a formarse infinidad de nuevos clubes y a popularizarse la práctica de los deportes.

Entre la década del ’40 y de los ’60 Buenos Aires se fue constituyendo como gran urbe generadora de cultura. Con sus nombres rutilantes, numerosos escritores como Manzi, Borges, Marechal, los dos Discépolo, las dos Ocampo, Cortázar… Con su música original, el tango, y sus infinitos intérpretes, Gardel, Tita Merello, los dos ángeles D’Agostino y Vargas, D’Arienzo, Nelly Ornar, Pugliese, Troilo, Hugo Del Carril, Julio Sosa, Mariano Mores, Astor Piazzolla, el Polaco Goyeneche, Edmundo Rivero… Con sus actores, artistas plásticos, compositores del género clásico, periodistas, científicos, investigadores… Y también con una gran cultura deportiva, expandida en el mismo nivel que los otros campos de actividad.

En el caso del fútbol, ese crecimiento obligó a la construcción de los estadios más grandes conocidos hasta entonces: el Monumental de River, la Bombonera de Boca, el Cilindro de Racing en Avellaneda, el de Huracán junto a la quema. Seguía don Pepe Amalfitani sumando ladrillos al de Vélez Sarsfield y mantenía Independiente el orgullo de haber construido el primer estadio de cemento que tuvo América Latina.

SOBRE LOS ÍDOLOS: Los ídolos se presentan como espejos donde se ve Lo que se quiere ver. Deslumbran y fascinan porque se necesita creer que son tan incondicionales hacia las personas como las personas hacia ellos, como si no tuvieran dificultades personales que resolver, su propia mochila…

Comprender que sí los tienen, como cualquier persona, puede resultar una buena advertencia contra el riesgo de la idolatría, que es una especie de adicción centrada en alguien. El peligro de La idolatría es que puede hacer perder la libertad y la autonomía.
El modelo, en cambio, despierta admiración, no es un personaje sino una persona con sus debilidades e imperfecciones —que no tiene por qué ocultar— y no pide imitación, sino que genera inspiración.

Lo que Onetto describe como modelos se asemeja mucho a lo que Cyrulnik llama tutores de resiliencia. Se trata de personas reales, luchadoras, que no temen mostrar sus imperfecciones, pero tampoco su empeño por superarlas. Que no se proponen «dejarnos con la boca abierta», ni «dar ejemplo» las veinticuatro horas del día, ni emitir sermones a diestra y siniestra acerca de cómo es la vida y cómo se la debe vivir, pero demuestran vivir intensamente y pensar sobre lo que viven. Disfrutan transmitiendo a quienes los siguen, el fruto de esas reflexiones y vivencias.

Fuente Consultada:
Sociedad, Espacio y Cultura 3° Curso EGB Prislei-Tobío-Geli
100 Ídolos Porteños  1910-2010
AS Adolescencia y Salud Polimodal – Gagliardi-Martiná-Míguez

IDENTIDAD NACIONAL ARGENTINA

identidad nacional argentina

Biografía de Cientificos Argentinos Vida y Obra Cientifica

BIOGRAFÍA DE CIENTÍFICOS ARGENTINOS

Ver: Historia de la Ciencia Argentina
BREVE INFORMACIÓN DE OTROS DESTACADOS CIENTIFICOS Y PROFESIONALES ARGENTINOS

florentino ameghino

FLORENTINO AMEGHINO (1853 – 1911)
NATURALISTA Y PALEONTÓLOGO
Ameghino fue el primer filósofo de la ciencia que Latinoamérica ofreció al mundo. Escribió también un tratado teórico sobre el evolucionismo, titulado Filogenia (1884), el cual originó una fuerte y larga polémica con el clero católico argentino

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

francisco moreno

Francisco Pascasio Moreno
GEÓGRAFO, ANTROPÓLOGO Y EXPLORADOR

Francisco Pascasio Moreno (1852-1919) fue uno de los primeros naturalistas que hubo en nuestro país, además de ser una excepcional figura de la historia nacional. Más conocido como Perito Moreno, científico naturalista argentino, explorador de la Patagonia. Nació el 31 de mayo de 1852 en la ciudad de Buenos Aires.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Huergo Ingeniero

Luis Augusto Huergo (1837-1913)

Luis Augusto Huergo (1837-1913), ingeniero argentino, el primero en recibir dicho título en su país. Integró el grupo denominado “De los 12 apóstoles”, por ser los primeros egresados que destacaron en diversas disciplinas.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

juan bautista ambrosetti

Juan B. Ambrosetti (1865-1917)

Paleontólogo, arqueólogo e historiador. Nació en Gualeguay, provincia de Entre Ríos, el 22 de agosto  de 1865. Fue el iniciador en el país de la exploración arqueológica con criterio estrictamente científico y el primero en realizar estudios sistemáticos del folklore nacional por lo que fue llamado el «Padre de la Ciencia Folklórica».Fue designado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Buenos Aires, en 1910.Entre sus obras se pueden citar: «Los monumentos megalíticos de Tafí del Valle (1896)», «La civilización calchaquí», «Los cementerios prehistóricos del Alto Paraná».

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Médico y político argentino. Participó como diputado en el Congreso de Paraná de 1854.Durante el gobierno de Bartolomé Mitre fue ministro del Interior y formó parte de la Convención Constituyente de 1870. Estudió luego en la facultad de Medicina de donde egresó en 1844 con el título de doctor en medicina. Sus últimos años vivió en Paris,  donde muere el 2 de febrero de 1890.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

balseiro cientifico argentino

JOSE ANTONIO BALSEIRO (1919-1962)
Físico argentino de distinguida actuación en el nacimiento de la física atómica en su país.
Nacido en Córdoba en 1919. Después de terminar sus estudios, la Universidad de Córdoba lo becó para estudiar física en La Plata, donde se doctoró en 1944.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

cientifico argentino sadosky

Manuel Sadosky
Dr. en Ciencias Fisico-Matemático 1914 – 2005
Fue designado Profesor Emérito de la Universidad de Buenos Aires en 1985.
Fue galardonado como «Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires (Ley 1095, 2 de octubre de 2003).
Murió el 18 de junio de 2005, a los 91 años de edad.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

bunge mario
MARIO AUGUSTO BUNGE (1919)
FILÓSOFO DE LA CIENCIA

Mario Augusto Bunge nació en Buenos Aires en 1919 y se doctoró en física en la Universidad Nacional de La Plata en 1952.Bunge ha publicado investigaciones originales en física atómica y nuclear, matemática aplicada, sociología y filosofía, y fundamentos de la física, biología, psicología, sociología y política científica.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

sabato jorge

Jorge Alberto Sabato (4 de junio de 1924 – 16 de noviembre de 1983)

Nacido en Rojas, estudiaba para maestro en Quilmes, cuando fue marcado por un libro de Albert Eistein, y su destino se direccionó hacia la ciencia, recibiendose de profesor en 1946. Físico y tecnólogo argentino de formación científica autodidacta y destacado en el campo de la metalurgia y de la enseñanza de la física.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Houssey Medico premio nobel argentino

Bernardo Houssay Médico (1887 – 1971)-
Fisiologo Premio Nobel 1947 
Bernardo Alberto Houssay fue el primer científico latinoamericano distinguido con el Premio Nobel. La Academia Nacional de Ciencias de Suecia lo galardonó en Fisiología y Medicina, por su descubrimiento acerca del rol de la hipófisis (glándula endocrina situada en el cerebro) en el metabolismo de los carbohidratos, y su relación con la diabetes. Sus investigaciones sobre la acción que ejerce una hormona pituitaria al incrementar la concentración de azúcar en la sangre y oponerse, por tanto, a la acción de la insulina, tuvieron una gran repercusión en el tratamiento de la diabetes

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Leloir premio noble argentino

Dr. Federico Leloir Bioquimico (1906 – 2005) – Nobel en 1970

Bioquímico argentino, nació el 6 de setiembre de 1906 en París, donde sus padres pasaban las vacaciones. Se recibió de médico en la Universidad de Buenos Aires y fue discípulo de otro premio Nobel argentino: Bernardo Houssay. Fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1970 por el descubrimiento de los procesos químicos que tienen lugar en la formación de los azúcares en plantas y animales.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Milstein premio nobel argentino

César Milstein Biologo Molecular (1927-2002) – Nobel en 1984

Inmunólogo argentino nacionalizado británico que compartió, en 1984, el Premio Nobel de Fisiología y Medicina con Niels Kai Jerne y Georges J. F. Köhler, por sus investigaciones sobre el sistema inmunológico y por el desarrollo, en colaboración con éste último, de la tecnología de producción de los anticuerpos monoclonales. El biólogo molecular César Milstein fue galardonado en 1984 con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por sus investigaciones sobre los anticuerpos monoclonales, que han encontrado innumerables aplicaciones en el campo médico.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Rene Favaloro cientifico y medico argentino

René Favaloro – Médico Rural Fundador Fundación Favaloro (1923 – 2000)
René Gerónimo Favaloro nació el 14 de julio de 1923, en La Plata, Argentina, Cursó la primaria en una modesta escuela de su barrio, donde, con pocos recursos, se fomentaba el aprendizaje a través de la participación, el deber y la disciplina. Gracias a sus padres -su madre era una habilidosa modista- aprendió a valorar el trabajo y el esfuerzo. Fue un cirujano argentino, mundialmente conocido por desarrollar y estandarizar la técnica quirúrgica del bypass coronario o cirugía de revascularización miocárdica.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

HISTORIA DE LA SOCIEDAD CIENTÍFICA ARGENTINA:
LAS ETAPAS Y SUS HOMBRES

La historia de la Sociedad Científica Argentina abarca 130 de los 192 años de historia argentina posteriores a la Revolución de Mayo. Es innecesario, por lo tanto, señalar que ha acompañado al país a lo largo de sus épocas más prósperas y de muchas de sus crisis más graves, pero lo singular de esta institución es que lo ha hecho sin perder su rumbo, sin contaminarse con las modas intelectuales ni con las caídas morales.

Aquí está, con la experiencia de los años, la memoria enriquecida por éxitos y sinsabores, pero intacta su fe en la razón, en la ciencia, en el progreso y en la libertad e intacta su vocación filantrópica de servicio a la sociedad.

Para explicar la trayectoria de esta Sociedad, podríamos señalar una sucesión de etapas o períodos, cada uno de ellos con continuidades pero también con particularidades.

Entre la fundación de la entidad y el año 1880, bajo el impulso del proyecto modernizador de Sarmiento y de su política científica, cultural e industrial, continuada por Avellaneda, tienen especial protagonismo personalidades como Estanislao Zeballos, Luis Huergo, Germán Burmeister y Florentino Ameghino.

Es la etapa fundacional, durante la cual la Sociedad se organiza, pero además emprende audaces exploraciones, visita fábricas y talleres del despertar de la industria argentina, promueve y estudia inventos y desarrollos técnicos innovadores y organiza una primera Exposición Industrial que dio origen a la fundación de aquel Club Industrial que es hoy la Unión Industrial Argentina.

En 1875 la Sociedad inicia sus Campañas Científicas en el territorio nacional auspiciando y solventando la expedición de Francisco P. Moreno al Nahuel Huapi. Al año siguiente se realiza otra excursión científica, esta vez al Río Lujan y en 1877 es Ramón Lista quien se interna en la Patagonia, En 1879 por iniciativa de Zeballos se crea en la Científica el Instituto Geográfico Argentino.

Podemos establecer un segundo período de desarrollo institucional entre 1880 y 1898, años en que la figura política más importante de la Argentina era el presidente Julio A. Roca, cuyo vice-presidente, Norberto Quirno Costa, era miembro de la Sociedad. Es la época en que el país se inserta notablemente en la economía mundial y tiene presencia en Europa a través de presentaciones llamativas como el Pabellón Argentino en la Exposición de París de 1889, en la cual Anales recibió una medalla de plata.

Época dominada por el positivismo, en la cual fueron miembros destacados de la Científica ingenieros como Francisco Tamburini -proyectista del Teatro Colón- y Valentín Balbín -reconocido matemático-. La Sociedad, fundada hacía poco por un conjunto de estudiantes, había crecido en cantidad de adherentes, reunía afiguras de gran prestigio, había establecido una red importante de relaciones internacionales, poseía una biblioteca de gran interés y desde 1894 tenía un inmueble propio en la calle Virrey Cevallos 269, en donde permaneció por más de tres décadas.

La Científica es el epicentro de los debates en relación con la ingeniería, la industria y la implantación de los sistemas de organización propios de un país moderno en tiempos de la segunda faz de la revolución industrial.

En Anales se publican artículos de Cristóbal Giagnoni sobre el dique San Roque y sobre ferrocarriles, de Juan A. Buschiazzo sobre arquitectura, de Otto Nordenskjold sobre exploraciones, deGermán Burmeistery Carlos Berg sobre ciencias naturales.

Si bien el vértigo constructivo de la Generación del Ochenta privilegia la eficacia sobre la reflexión, en medio del torbellino la Científica no ha dejado de ser un ámbito de debate y de investigación: por estos años integran la comisión redactara de Anales personalidades como Eduardo Holmberg y Ángel Gallardo, cuya sola mención es suficiente para probar el pluralismo y la hospitalidad de la entidad que alberga por igual a quienes pensaban distinto sobre la naturaleza y su evolución.

Un tercer período puede ubicarse entre 1898 y el año del Centenario, 1910. Es un momento de gran expansión de la Sociedad, que se ramifica por el interior y es también una época de crecimiento y especialización. Las páginas de Anales registran la actividad de Otto Krause, preocupado por la educación industrial, de Florentino Ameghino, cuyo alto magisterio ha alcanzado dimensiones filosóficas, de Juan B. Ambrosetti y Samuel Lafone Quevedo, que han dilatado el horizonte científico extendiéndolo a los campos de la arqueología y la etnografía precolombinas.

Hasta Bartolomé Mitre, fiel lector y coleccionista de Anales, publica en sus páginas un artículo sobre lingüística precolombina. Además, aparecen artículos de Martín Doello Jurado sobre biología, de Ángel Gallardo sobre las relaciones entre biología y matemática, de Enrique Hermitte sobre combustibles, de Jorge Newbery sobre electricidad y telefonía y una gran variedad de ensayos y memorias sobre otros temas que prueban la riqueza y profundidad del movimiento científico argentino en aquellos años en que el país se contaba entre las naciones más avanzadas, por su cultura, su espíritu de iniciativa y su profunda y vigorosa seriedad.

Valga como ejemplo el hecho de que en 1902, Luis María Drago, ministro de Relaciones Exteriores y socio de la Científica, lanzó su doctrina universal-mente adoptada de que «la deuda pública no puede dar lugar a la intervención armada», y que en 1904, cuando la misión escocesa decidió abandonar la estación científica de las Islas Oreadas del Sur, la República Argentina se hizo cargo de ella, manteniéndola desde entonces como bastión de paz al servicio de la ciencia.

En 1898, siendo presidente de la institución Ángel Gallardo y habiendo cumplido la Sociedad Científica Argentina sus bodas de plata, se organizó un Congreso Científico Latinoamericano que reunió a más de 400 personas. Allí fue presentado el primer aparato de Rayos X desarrollado -o adaptado- en el país, apenas tres años después del descubrimiento de Roentgen. Las ponencias presentadas ocupan dos mil páginas de texto que fueron editadas en cinco volúmenes.

En 1910 el gobierno nacional encomendó a la entidad la organización de un Congreso Científico Internacional Americano, en coincidencia con las grandes celebraciones del Centenario de la Revolución de Mayo. Esta vez fueron mil quinientos los asistentes y más de quinientas las ponencias presentadas, abarcando temas tan diversos como matemática, química, geología, antropología, biología o psicología y ciencias jurídicas y sociales. Ya en campo científico había desbordado a la ingeniería y a la física positivistas.
En ese mismo año, más allá de los fastos, la Científica prosiguió sus campañas en el territorio nacional, llevando a Pedro Uhart a la Laguna de Ibera.

PRIMEROS TIEMPOS DE GRANDES EMPRENDIMIENTOS
Una cuarta etapa es la que abarca los años que van desde 1910 hasta 1925. La Argentina era un país educado y próspero y, durante la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear había estrechado lazos de amistad con todas las potencias progresistas, pero más aún se habían afianzado los lazos entre los hombres y mujeres cultos del país con sus pares del resto del mundo. Cuando en 1925 Albert Einstein visitó la Argentina, la Sociedad Científica escuchó sus palabras en el salón de la calle Virrey Cevallos.

También en su sede nacieron muchas otras instituciones, como el Museo Social Argentino, dedicado a las humanidades. Y esta dilación del horizonte científico se comprueba también en las páginas de Ana/es, en donde aparecen por igual artículos de Cristóbal M. Hicken sobre Botánica, otros de Nicolás Besio Moreno sobre «Agustín Álvarez, sus doctrinas éticas y de igualdad» o sobre «Historia de la navegación aérea desde los tiempos más remotos hasta los primeros viajes aéreos dirigidos», textos de Ángel M. Zuloaga sobre «proyecto de travesía aérea del Atlántico Sur» o de Horacio Damianovich sobre termodinámica.

Pero, sobre todo, por esos años la Argentina pudo echar, por primera vez una mirada hacia la propia historia. Introspección e investigación que también emprendió la Científica al llegar a sus bodas de oro, iniciando la publicación de una serie de trabajos acerca del desarrollo en la Argentina de diversas actividades científicas en el lapso de su primer medio siglo (1872-1922). Desde entonces la colección «Evolución de las Ciencias en la República Argentina» es editada por la entidad cada 50 años. Su primer balance abarca ocho volúmenes.

Pero la perspectiva de los años no significó una pérdida de actualidad: la institución prosiguió reuniendo a los hombres y mujeres ras activos y estudiosos de cada generación. En 1918, al aplicarse la Reforma Universitaria en Buenos Aires, la mayor parte de los interventores designados para reorganizar las facultades eran miembros de la Sociedad Científica Argentina.

Tan destacada y potente era la presencia de la institución en aquellos años y tan reconocida era en el país y en el exterior que, entre 1925 y 1943 (entrando en su quinta etapa) pudo acometer grandes emprendimientos. Uno de ellos fue la construcción del monumental edificio de la avenida Santa Fe.

El terreno, una fracción remanente de los ensanches de la avenida, fue cedido con cargo por la municipalidad. A lo largo de varios años un subsidio otorgado por el Congreso Nacional se sumó al esfuerzo de la Sociedad para levantar el edificio cuyo diseño de 1926 se debe al socio ingeniero y arquitecto Osear Schoó Lastra. La obra se terminó con notable calidad, en 1933.

portada revista sociedad cientifica
Portada de Anales, la revista de divulgación editada por la Sociedad.
Allí se publican para su difusión los avances y las novedades científicas.

Fuente Consultada: Revista Todo Es Historia N°425 Nota de José Babini

Ver: Gaviola, Físico Científico Argentino

juego conocer cientificos

Ampliar: Primeros Naturalistas Argentinos

Desarrollo de la Ciencia en Argentina Primera Universidad Cientifica

Desarrollo de la Ciencia en Argentina: Primera Universidad

Desarrollo de la ciencia en Argentina
Los primeros pasos

Si bien durante la época colonial hubo manifestaciones científicas individuales (observaciones astronómicas y naturales, relevamientos cartográficos, etc.), la aparición de investigadores e instituciones científicas en nuestro país está ligada a la creación de los primeros centros educativos y universidades.

La primera universidad que se creó en nuestro territorio fue la de Córdoba, cuyos orígenes se remontan a la primera mitad del siglo XVII. Sin embargo, sus estudios incluían aspectos de la ciencia tan sólo en el marco de la filosofía. La Escuela de Náutica, creada por Manuel Belgrano en 1799, fue el primer instituto educativo ligado a la ciencia. Su misión era formar navegantes y cartógrafos y a tal efecto se dictaban cursos de trigonometría y geometría, entre otros.

Virrey VértizOtra institución vinculada a la ciencia fue el Protomedicato, creado en 1779 por iniciativa del virrey Vértiz con el fin de certificar la idoneidad de los médicos que atendían la salud de la población. Incluyó una escuela de medicina que comenzó a funcionar en 1801.

Con la Revolución de Mayo se popularizaron las ideas de Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Bernardino Rivadavia, quienes veían en la educación, la ciencia y la tecnología un factor determinante de progreso. En 1816 comienzan los cursos de la Academia de Matemática, creada en 1813.

Una Facultad de Medicina que comenzó a funcionar en 1815 con el nombre de Instituto Médico-Militar ocupó el lugar de la escuela del Protomedicato, que había dejado de funcionar. Es durante la presidencia de Rivadavia, en 1821, que se crea la Universidad de Buenos Aires.

La estructura de la universidad incluía seis departamentos, entre los que se contaba uno de medicina y otro de ciencias exactas. A ella se anexaron los institutos existentes, como la Academia de Matemática y el Instituto Médico-Militar.

Durante este período también se funda el Museo Público de Buenos Aires , en 1823. En él se exponen los importantes hallazgos fósiles de Francisco Javier Muñiz, el primer naturalista argentino.

En esta misma época se registra la actuación de dos relevantes naturalistas extranjeros: Amado Bonpland, quien se radica en el país en 1817, y Charles Darwin, quien visita estas tierras entre 1831 y 1835, durante un viaje de estudios.

Después de un período de poca actividad científica y cultural, signado por las luchas internas, la ciencia cobra impulso a fines de la década del ’50 del siglo pasado.

El destacado paleontólogo y zoólogo alemán Carlos Burmeister se hace cargo, en 1862, de la dirección del Museo Público de Buenos Aires, transformándolo en verdadero impulsor de la investigación científica.

observatorio astronomico en argentinaEn 1873 comienza a funcionar la Academia de Ciencias de la Universidad de Córdoba, creada por el presidente Sarmiento.

De este modo la ciencia, que hasta entonces había estado ausente de sus aulas, entra plenamente a ellas.

La Academia realiza importantes trabajos en ciencias naturales, especialmente en botánica y geología. También se debe a Sarmiento la creación en Córdoba, en 1871, del Observatorio Astronómico Argentino. En él se hicieron importantísimas contribuciones al estudio del cielo austral. (imagen: gentileza http://wwww.hoylauniversidad.unc.edu.ar)

Un hecho relevante fue la creación de la Sociedad Científica Argentina, en 1872, por iniciativa de estudiantes y profesores del Departamento de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires.

La Sociedad se transformó en tribuna de debate científico y órgano consultor del gobierno en aspectos científico-tecnológicos. Fue importante el apoyo prestado por la Sociedad a los estudios geográficos, que conduce a la fundación, en 1879, del Instituto Geográfico Argentino.

El último acontecimiento relevante del siglo XIX es la creación de la Universidad de La Plata, en 1897. Originalmente provincial es nacionalizada en 1905 y se le anexan, entre otras instituciones, el Observatorio Astronómico de La Plata, creado en 1882, y el Museo de Ciencias Naturales de La Plata, que data de 1884. Hasta su incorporación a la Universidad, el museo fue dirigido por Francisco P. Moreno, a quien se le debe su existencia y cuya colección había sido enriquecida con sus propios hallazgos.

Moreno hizo importantes aportes de carácter arqueológico, paleontológico y antropológico al conocimiento de la Patagonia y los lagos del sur de nuestro país.

Otro naturalista notable de esa época fue Florentino Ameghino. Vinculado al Museo de La Plata, aunque brevemente, hizo grandes aportes a la sección de paleontología.

Sus descubrimientos fósiles y trabajos de interpretación fueron fundamentales para la comprensión de la prehistoria de nuestro país. A partir de 1906 funciona el Instituto de Física de la Universidad de La Plata, que pronto alcanza renombre mundial por la calidad de sus trabajos.

La Ciencia en la Actualidad: (Ver Organismos Científicos Argentinos)
Entre 1930 y 1960 aparecen las instituciones que conducen al progreso científico en nuestros días.

En 1933 se crea la Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias, entidad privada que, con recursos propios y de algunas fundaciones, otorga becas externas e internas para el estudio de las ciencias.

En 1958 se forma el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Ha concedido becas para la realización de trabajos de investigación o perfeccionamiento y, en 1960, creó la Carrera del Investigador Científico, que ha permitido el trabajo de muchos investigadores de todas las áreas de la ciencia.

La Comisión Nacional de Energía Atómica, que data de 1950, es una institución que cubre las tres áreas de la ciencia.

En ella se realizan trabajos de física básica: física nuclear, del estado sólido, etc.; de física aplicada: ingeniería nuclear, aplicaciones de radioisótopos, etc., y también desarrollos tecnológicos: centrales nucleares, procesamiento de uranio, producción de agua pesada, etc.

En las ciencias químicas cabe destacar el papel que desempeña la Asociación Química Argentina, nacida en 1912 y que ha organizado reuniones científicas y editado varias publicaciones.

Con el auspicio de la Fundación Campomar se creó en 1947 un centro de estudios bioquímicos, que ganó renombre internacional bajo la dirección de Dr. Luis F. Leloir, quien, en 1970, recibió el Premio Nobel de Química por sus trabajos sobre los hidratos de carbono.

En el campo de las investigaciones biológicas se destacó el Dr. Bernardo Houssay, quien en 1919 fundó el Instituto de Fisiología de la Facultad de Ciencias Médicas de Buenos Aires y se desempeñó como su primer director.

Rápidamente cobró prestigio internacional por sus trabajos sobre la función de la hipófisis y las glándulas suprarrenales, el metabolismo hidrocarbonado y la patogenia de la diabetes. Estos últimos le valieron el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1947.

Dos instituciones desarrollan una constante labor en favor de la tecnología. El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), creado en el año 1956. agrupa institutos de investigación y centros experimentales en todo el país. Su función es prestar apoyo a la producción agropecuaria, mejorando los productos y rendimientos.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) se crea en 1958 y es su cometido aportar respuestas a problemas técnicos o de materiales que puedan ser de interés para la industria local.

SIGLO XXI:
Actualidad: E
l desarrollo científico y tecnológico de un país se vincula estrechamente con el industrial y con el humano.

Algunas personas sostienen que la Argentina es un país pobre y que invertir en investigación científica y técnica es un lujo. Por supuesto, nuestro país no está en condiciones de realizar inversiones como las de los países más desarrollados.

Pero si comparamos la inversión que hace la Argentina y la que hacen países como Brasil, Chile o México, notamos que en los últimos veinte años nuestro país ha sido largamente superado por aquéllos.

También se suele afirmar que el desarrollo de la ciencia y la  tecnología no es una necesidad para un país cuyo papel tradicional ha sido la de manufacturar y exportar productos agropecuarios. Sostener esto es desconocer las contribuciones que dicho desarrollo puede ofrecer al desarrollo económico y social. En el terreno de la agricultura, las investigaciones científicas y tecnológicas pueden ayudar a diversificar la producción y a volverla más competitiva.

El problema no pasa sólo por la cantidad de dinero que se invierte en dicho desarrollo sino también por definir hacia dónde se dirige esa inversión. Es claro que la Argentina no tiene una política clara en este aspecto pues aún el Estado no se ha ocupado de trazar prioridades de investigación. Pero señalar prioridades no significa afirmar que algunas disciplinas científicas sean más importantes que otras.

De lo que se trata es de jerarquizar áreas de interés para el país y establecer líneas prioritarias de investigación, con enfoques que combinen los conocimientos de diferentes disciplinas. El Desarrollo Humano integral sería la meta de esas líneas prioritarias. Así, habría que definir áreas de interés en el campo de la salud, el medio ambiente, la producción agropecuaria y la industrial, teniendo en cuenta nuestra realidad nacional y los problemas del desarrollo a escala regional y provincial.

EL SATÉLITE SAC-C
Nuestro país tiene un Plan Espacial Nacional — «Argentina en el Espacio 1995-2006″— que establece los objetivos que deben orientar el trabajo de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae). Como componente fundamental de ese plan, se deben realizar proyectos satelitales que cumplan el objetivo de «proveer a través de misiones satelitales propias, las plataformas, cargas útiles y servicios para satisfacer requerimientos específicos de nuestro país en las áreas de tele-observación, comunicaciones y ciencias básicas, que no se ven satisfechos por la oferta de sistemas existentes».

A partir de este objetivo, la Conae llevó adelante el diseño, construcción y puesta en órbita del SAC-C, el primer satélite argentino de observación de la Tierra, cuyo lanzamiento se produjo el 21 de noviembre de 2000, con un lanzador Delta 7320, desde la Base Aérea de Vandenberg, en California, Estados Unidos.

Este satélite cumple funciones muy importantes: produce imágenes del territorio que pueden ser utilizadas para la agricultura y para el estudio del medio ambiente terrestre y marino.

Además, permite estimar con precisión los alcances de catástrofes naturales o provocadas por el hombre y aporta materiales para realizar estudios científicos y tecnológicos que, entre otras cosas, contribuirán a mejorar el diseño y la fabricación de nuevos satélites.

El satélite se controla desde el Centro Espacial Teófilo Tabanera, ubicado en Córdoba. Allí se reciben los datos que envía el satélite y se los distribuye entre los usuarios.

Desde el punto de vista productivo, el aspecto interesante de este proyecto es la articulación entre una decisión de un agencia del Estado nacional -la Conae– y varias empresas del país, que son las que construyeron el satélite.

El principal-contratista es el Invap, una empresa de alta tecnología, encargada de la construcción del satélite propiamente dicho y de algunos de los instrumentos que contiene y que permiten realizar las observaciones y la transmisión de datos.

INVAP es una empresa creada, por convenio entre la Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina y el Gobierno de la Provincia, de Río Negro. Su sede principal se encuentra en San Carlos de Bariloche y ocupa a 360 empleados de manera, directa y a más de 700 si sumamos a los de las empresas asociadas, contratistas y proveedores.

AMPLIACIÓN DEL TEMA:
ORDEN CRONOLÓGICO DEL DESARROLLO CIENTÍFICO EN EL SIGLO XIX:

Los comienzos: Después de Caseros, y fundamentalmente, después de Pavón, se inició en la Argentina una nueva etapa en que la ciencia adquirió los caracteres de la organización actual.

Los estudios astronómicos y físicos se iniciaron en la Universidad de La Plata, adquiriendo de inmediato los físicos una elevada jerarquía científica, pues la Universidad contó desde 1906 con un Instituto de Física bien provisto e instalado científicamente, cuya misión fue «fomentar el estudio de las ciencias físicas y crear un personal competente para que pueda utilizar todas las materias primas y las energías naturales del país. Desde 1909 estuvo bajo expertas direcciones : su fundador, el emi nente físico Emil Hermann Bose y su sucesor, Richard Gans, que impulsaron la investigación científica a una altura que valió al Instituto un justo renombre internacional.

El Departamento de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, inició sus tareas en 1866. En 1869 egresaron los doce primeros ingenieros que tuvieron una actuación destacada en la docencia y la ciencia.  Podemos destacar a Valentín Balbín, que trató de introducir conceptos matemáticos modernos. Fundó y dirigió una «Revista de matemáticas elementales», que se proponía difundir las matemáticas en el pafs y estimular a la juventud en la investigación.

A mediados de 1873 se funda la «Academia de ciencias de Córdoba«, con el auspicio de la presidencia de Sarmiento y bajo la dirección de Burgmeister. Era una organización científica sostenida por el gobierno de la Nación con los siguientes fines: servir de consejo consultivo al gobierno en los asuntos referentes a las ciencias que cultiva el instituto; explorar y estudiar el país en todas las ramificaciones de la naturaleza; y hacer conocer los resultados de sus exploraciones y estudios por medio de publicaciones. Con esta organización, el centro de gravedad de los estudios de la Academia se centraban en la ciencia natural, y fue en ésta donde se concentró la labor más importante.

Fueron las ciencias geológicas las que recibieron el mayor impulso de los hombres de la academia. Uno de sus miembros fundadores, Alfredo Stelzner, en  los pocos años que residió en la Argentina realizó dos largos viajes por el noroeste y  el oeste, que le permitieron reconocer las grandes unidades geológicas de los terrenos observados. Stelzner dejó instalado el Museo mineralógico de la Universidad de Córdoba. El sucesor de Stelzner fue Luis Brackebusch que realizó estudios geológicos y mineralógicos en las provincia de Córdoba, Catamarca, Salta y Jujuy y publicó el mapa geológico de la Argentina al millonésimo.

A Oscar Doering se deben numerosas observaciones meteorológicas, hipsométricas y magnéticas, además de la propuesta de crear en 1882 un Observatorio Magnético Nacional de acuerdo con las sugestiones del Congreso Internacional de Meteorología de 1879.

A mediados de 1872 un grupo de profesores y estudiantes del Departamento de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires resuelve fundar una «Asociación Científica» que recibe el nombre de «Sociedad Científica Argentina» y cuya finalidad principal será la de fomentar de manera especial el estudio de las ciencias materna ticas, físicas y naturales, con sus aplicaciones a las artes, la industria y las necesidades de la sociedad.

Esta Sociedad fue en sus comienzos la única tribuna científica argentina y el único centro de consulta de los gobiernos de la Nación y de la Provincia. Sus primeras actividades fueron variadas y fecundas: además de conferencias, dictámenes, sobre temas científicos y de actualidad, en 1875 creó un Museo, organizó ese mismo año un concurso de trabajos para promover el adelanto de las ciencias y su cación a la industria nacional, y contribuyó a la realización de viajes y exploraciones geográficos.

Entre estos podemos citar los viajes a la Patagonia de Moreno en 1873 y de Ramón Lista en 1877.Las primeras ciencias que se organizaron, definitivamente en la Argentina, fueron las ciencias naturales y la astronomía. Las ciencias naturales encontraron su habitat científico en los grandes museos que se organizaron después de la unidad nacional.

En 1854 se fundó la Asociación Amigos de la Historia Natural del Plata, con el objeto de reorganizar el decadente Museo de Buenos Aires, su promotor y secretario, Manuel Ricardo Treiles, se encargó del Museo y confeccionó los primeros catálogos de las colecciones que desde entonces comenzaron a reunirse, a través de donaciones o adquisiciones. En 1862 se hace cargo de él Carlos Burgmeister, sabio conocido por sus trabajos paleontológicos y zoológicos.

En poco tiempo convirtió la desordenada reunión de materiales en colecciones científicas que, especialmente la paleontológica, adquirió muy pronto gran incremento y hasta celebridad mundial. Burgmeister no fue un maestro en sentido estricto, pero su obra de investigador y organizador fue tan importante para la Argentina como la de un jefe de escuela. Además del Museo de Buenos Aires, tuvo a su cargo la organización de la Academia de Ciencias y las publicaciones de ambas instituciones.

El Museo de La Plata que forma con el de Buenos Aires la pareja de centros más importantes para el estudio y la investigación en el campo de las ciencias naturales, vincula su origen al nombre de Francisco P. Moreno, naturalista argentino que se formó bajo las guías de Gutiérrez y Burgmeister.

Su pasión de coleccionista se enderezó hacia las ciencias naturales y en 1872 instaló un museo propio, con una rica colección de carácter arqueológico, antropológico y paleontológico. Más tarde inició viajes por el interior del país, en especial por la Patagonia. Con el material coleccionado, el museo alcanzó la cifra de 15.000 piezas, que Moreno ofreció a la provincia de Buenos Aires, creándose así en 1877 el Museo antropológico y Arqueológico de Buenos Aires.

Cuando el gobierno provincial se trasladó a La Plata, se decidió crear allí un nuevo museo sobre la base del de Moreno, naciendo el Museo de La Plata, en 1884, cuyos primeros elementos los constituyeron las colecciones del Museo Antropológico, más las colecciones reunidas posteriormente y la rica biblioteca de Moreno.

El Museo de La Plata cobró bajo la dirección de Moreno una intensa actividad científica y sólidos prestigios. En 1889 se instaló en su edificio y en 1890 inició la publicación de sus Anales y de la Revista del Museo, mientras incorporaba a su seno una serie de naturalistas extranjeros que organizaron sus distintas secciones: geología y mineralogía, zoología, botánica, antropología, arqueología y etnografía y cargografía.

El tercero de los grandes museos argentinos es el Museo Etnográfico, fundado en 1906 y organizado por Juan B. Ambrosetti, naturalista que se ocupó de zoología y paleontología.

De sus investigaciones arqueológicas en la zona del noroeste argentino, sobresale su descubrimiento en 1908 del Pucará de Tilcara en la Quebrada de Humahuaca, que proporcionó un rico material arqueológico y antropológico. La labor iniciada por Ambrosetti en el Museo y en Tilcara, fue continuada por su discípulo Salvador Debenedetti, pudiendo afirmarse que con estos dos grandes arqueólogos se inicia en el país la exploración arqueológica con criterio científico.

En 1875, Florentino Ameghino hace concocer sus primeras especies nuevas, fruto de sus investigaciones en los terrenos de la pampa. Al año siguiente presenta pa te de su colección en los concursos de la Sociedad Científica junto con una memoria sobre el Cuaternario. Pero la preocupación de los miembros de la Sociedad Científica era el progreso material del país y el aprovechamiento de sus materias primas, y poco interés tenían por restos fósiles y discusiones sobre el cuaternario. Debido a esto, los fósiles de Ameghino sólo merecieron la última de las catorce menciones honoríficas, y la me moría no fue aceptada.

Su estadía como profesor de zoología en la Universidad de Córdoba, la utiliza para estudiar la geología y paleontología de la región. En 1886 fue designado para la sección de paleontología del museo de La Plata. En 1902 es designado como director del museo, cargo que ocupa hasta su muerte.

La obra científica de Ameghino comprende dos aspectos. Por un lado está la labor descriptiva del geólogo, y sobre todo del paleontólogo, de valor perenne e indestructible. Casi el ochenta por ciento de las especies de mamíferos fósiles que describió en su obra de 1889 son descubrimientos propios. Dio un adelanto considerable a la paleontología argentina.

El otro aspecto de su obra está representado por las bases teóricas sobre las que estructuró sus descubrimientos y observaciones y por los funda mentos filosóficos de esas bases. La tesis que sustentó Ameghino y por la que luchó toda su vida, consiste en suponer un origen americano para el hombre y que el suelo argentino, o algún territorio cercano a él, fue la cuna de la especie humana. Esta doctrina implicaba la adhesión a la teoría de la evolución, aun no aceptada por todos los naturalistas.

Ameghino fue un sabio auténtico por el valor de sus investigaciones, por su fe en una teoría revolucionaria que previo duradera y fecunda, por la audacia y vuelo de sus doctrinas, por su adhesión en cuerpo y alma a la ciencia.

EL tercero de los grandes naturalistas de este período fue Eduardo L. Holmrberg, dedicado desde muy joven a la ciencia natural y casi toda su vida a la docencia. debiéndosele el gran impulso adquirido por las ciencias naturales en la Argentina.

Fue un maestro en sentido amplio, ocupándose en sus investigaciones de casi todas las ramas de la ciencia natural y promoviendo y colaborando en todo medio de transmisión y perpetuación de los conocimientos relativos a ella. Contribuyó decisivamente a la fundación en 1911 de la Sociedad Argentina de Ciencias Naturales. Fue el que impulsó realmente el Jardín Zoológico, fundado en 1875 por iniciativa de Sarmiento, pero que cobró vida cuando en 1888 Holmberg asume su dirección.

A los esfuerzos de Sarmiento se debe el nacimiento de los estudios astro-micos en la Argentina. Su proyecto de fundar un observatorio astronómico fue favore cido durante su gestión como ministro argentino en Estados Unidos, donde conoció al astrónomo Benjamín Apthorp Gould, quien expuso a Sarmiento el deseo de realizar una expedición a la Argentina con el objeto de explorar el cielo austral, abrigando la esperanza de que al terminar la expedición el gobierno adquiriese las instalaciones, con el objeto de dejar fundado un instituto científico permanente, como había ocurrido años antes en Chile.

Al asumir la presidencia, una de las primeras medidas de Sarmiento fue la creación de un observatorio nacional invitando a Gould para que organizara y dirigiera esta institución. Por razones astronómicas se eligió como lugar del futuro observatorio las proximidades de la ciudad de Córdoba, y éste se inauguró en 1871. Como la mayor parte de los observatorios activos del hemisferio norte están en una zona desde la cual la mayoría de las estrellas australes es invisible, el observatorio de Córdoba vino a completar esta gran carencia en la astronomía universal.

Junto a los estudios astronómicos y meteorológicos, se organizáronlos estadios geográficos. En 1879 se fundó el Instituto Geográfico Argentino que contribuyó al conocimiento geográfico del país, estimulando o patrocinando viajes y exploraciones. Hacia 1884 se fundó la más importante de las instituciones nacionales vinculada a los estudios geográficos y afines : el Instituto Geográfico Militar.

Los estudios médicos fueron los primeros que se organizaron después de Caseros, a través de una escuela de medicina que se mantuvo separada de la Universidad hasta su integración en 1874. Con los estudios médicos está vinculada una de las grandes figuras públicas argentinas : Guillermo Rawson.   Fue el primer profesor de higiene iniciándose con él los estudios de esta disciplina, en especial con carácter social y vinculados con el aspecto demográfico.

También para los estudios jurídicos el período de la organización nacional es un período brillante, ya que en él logra el derecho argentino sus realizaciones más importantes; la Constitución del 1853 y los Códigos.  La codificación nacional se iniciódespués de Pavón, En 1862 se adoptó como código de comercio el Código provincial re dactado por Palmado Vélez Sarsfield. Al mismo jurista se encomendó la redacción del Código Civil.

Los estudios históricos adquirieron en este período un renovado vigor y florecimiento que abarcó todos los aspectos de esta disciplina : desde la recopilación de fuentes y elaboración de grandes obras históricas, hasta el establecimiento de instituciones destinadas a favorecer estos estudios y a conservar los recuerdos del pasado.

En 1889 nace el primer museo histórico argentino con el fin de reunir los recuerdos del pasado diseminados en los museos públicos o en manos de particulares.

La crisis del noventa :
A partir del noventa, y durante tres décadas el florecimiento científico cuyo climax se había producido en la presidencia de Sarmiento, se desvanece y la ciencia pura sufre un estancamiento, que sé refleja en numerosos síntomas : las instituciones científicas y universitarias vegetan, merman sus publicaciones, las instituciones dedicadas a la investigación se ven descuidadas por el fobierno. Este estancamiento de la ciencia pura está en oposición al impulso recibido por la economía y la técnica.

Los estudios económicos entran en el campo de la Universidad, aparecen instituciones y publicaciones de índole técnica, se promueven las obras públicas.

Este contraste entre una ciencia pura estancada y en decadencia y una técnica en plena actividad y florecimiento es el síntoma revelador de la llamada «crisis del «noventa» en el campo del pensamiento científico. Se puso de manifiesto cómo, en pos de un afán utilitario y de un interés material, y al compás de un aluvión inmigratorio creciente, las actividades técnicas y económicas se impusieron y absorbieron las intelectuales, posponiendo toda preocupación hacia la ciencia pura y trabando toda iniciativa en favor de las, investigaciones desinteresadas.

Se cayó en el error de adoptar y absorber las aplicaciones de la ciencia antes que la ciencia misma. Esta postura frente a la ciencia se modificará a mediados de la segunda década del siglo XX.

Fuente Consultada:
El Desarrollo Humano en la Argentina del Siglo XXI UNICEF – UNDP – Ministerio de Educación , Ciencia y Tecnología
HISTORIA ARGENTINA E HISTORIA DE LA CIVILIZACIÓN Manual de Ingreso 1977 – Tomo 2 – Dieguez-Pierini-Laplaza

Organismos Cientificos Argentinos Y Sus Funciones

Ciencia Argentina: Sus Organismos Científicos Y Sus Funciones

Instituciones relacionadas con la investigación científica y tecnológica
En nuestro país existen numerosas instituciones públicas y privadas dedicadas a la investigación en Ciencias Biológicas o en sus diferentes campos de aplicación.Entre las Instituciones públicas, cabe destacar el importante papel que lleva adelante el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

CONICET
Esta institución fue creada en el año 1958 por iniciativa del doctor Bernardo Houssay, como un organismo autárquico bajo dependencia de la Presidencia de la Nación. En la actualidad, el CONICET se encuentra en la órbita de la Secretaría de Ciencia y Tecnología. Dentro de las funciones de este organismo se puede destacar la de fomentar y subvencionar la investigación científica y tecnológica, y las actividades, tanto en el sector público como en el privado, que apuntan al avance científico y tecnológico en el país, al desarrollo de la economía nacional y al mejoramiento de la calidad de vida.

De los más de 3000 investigadores del CONICET de todo el país, aproximadamente 1200 se dedican a temas relacionados con las Ciencias Biológicas, la Medicina, la Bioquímica, la Veterinaria o las Ciencias Agrarias.

Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA)
Es una dependencia autónoma de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, que se encuentra bajo la órbita del Ministerio de Economía de la Nación. Fue creado para «impulsar y vigorizar el desarrollo de la investigación y extensión agropecuarias y acelerar con los beneficios de estas funciones fundamentales la tecnificación y el mejoramiento de la empresa agraria y de la vida rural».

Dentro de las unidades operativas del INTA, se encuentran 13 Institutos de Investigación, reunidos en tres centros: Centro de Investigaciones en Ciencias Veterinarias, Centro de Investigaciones de Recursos Naturales, Centro de Investigaciones en Ciencias Agropecuarias. En ellos, trabaja un nutrido grupo de investigadores relacionados con el campo de la Biología, especialmente la aplicada a las tareas de preservación y mejoramiento de las especies utilizadas en la alimentación humana.

Ministerio de Desarrollo Social y Medio Ambiente
Existe un amplio grupo de organismos dependientes del Estado nacional dedicados a la investigación y prevención de problemáticas ambientales.
Los que se mencionan a continuación dependen del Ministerio de Desarrollo Social y Medio Ambiente.
Dirección de calidad ambiental. Entre sus proyectos y programas se puede mencionar el de Evaluación de Impacto Ambiental. Algunos objetivos de este programa son promover un Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental de gestión descentralizada y participativa, y revisar los estudios existentes de impacto ambiental.

Dirección de Fauna y Flora Silvestre. Sus proyectos se relacionan con la investigación acerca de animales y vegetales autóctonos, con la finalidad de preservarlos y promover la explotación racional de las especies. Un ejemplo es el proyecto de Seguimiento Satelital de la Ballena Franca Austral. El objetivo del mismo es conocer las rutas migratorias y áreas de alimentación de la especie, su comportamiento de alimentación y su comportamiento de natación y buceo. Este proyecto se realiza en coordinación con la Dirección de Recursos Ictícolas y Acuícolas y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

Dirección de Recursos Forestales Nativos. Entre sus programas se puede citar el Programa Nacional Bosques Modelo. Algunos de sus objetivos son coordinar las tareas inherentes del Programa Bosques Modelo del país, servir de enlace con la Red Internacional de Bosques Modelo, asistir en el diseño de propuestas y facilitar la búsqueda de financiamiento a las propuestas de Bosques Modelo del país.

Otros organismos que dependen del Ministerio de Desarrollo Social y Medio
Ambiente son los siguientes:
• Dirección de Conservación del Suelo
• Dirección de Recursos Icticólas y Acuícolas
• Dirección de Tecnología, Procesos y Servicios Ambientales
• Dirección Nacional de Desarrollo Sustentable
• Dirección Nacional de Ordenamiento Ambiental » Dirección Nacional de Ambiente Humano

Entre otros organismos del Estado nacional dedicados a la misma problemática se encuentran:

• Administración de Parques Nacionales (Secretaría de Turismo)
• Comisión Nacional de Energía Atómica (Secretaría para la Tecnología, la Ciencia y la Innovación Productiva)
• Centros Regionales del INTA
• Departamento de Oceanografía (Armada Argentina)
• Dirección de Aprovechamientos Hidráulicos (Ministerio de Infraestructura y Vivienda)
• División de Prevención del Delito Ecológico (Policía Federal)
•> División Protección Ambiental (Policía Federal)
« Instituto Antártico Argentino (Ministerio de Defensa)
• Instituto Geográfico Militar (Ministerio de Defensa)
• Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Ministerio de Economía)
• Instituto Nacional del Agua y del Ambiente (Ministerio de Infraestructura y Vivienda)

PARA SABER MAS…
Un Poco de Historia
La Ciencia en el Siglo XX :

No es fácil precisar cuáles fueron las causas que modificaron el panorama científico argentino a mediados de la segunda década de este siglo, cabe sí señalar algunos sucesos contemporáneos.

En el orden nacional se produjo el advenimiento del radicalismo al poder con el consiguiente cambio en la clase dirigente y la fisonomía politica del país.

En el orden internacional, a la repercusión de la guerra mundial se agregó el impacto de la Revolución Rusa. Ambos órdenes de hechos influyeron en la reforma universitaria de 1918 que proporcionó a la Universidad un ritmo más ágil y eficaz al abrigo del cual la ciencia argentina adquiriría nuevos bríos.

Junto con la Sociedad Científica Argentina, que prosiguió con su labor incentivadora del quehacer científico, aparecieron otras instituciones privadas cuyo objetivo es su progreso.

En 1933 se crea la Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias, que realiza su labor a través de la concesión de subsidios y el otorgamiento de becas internas o externas.

Desde 1945 publica la revista mensual Ciencia e Investigación, con el fin de despertar el interés por la ciencia y estimular el desarrollo de la investigación científica.

Otra institución privada que propende al adelanto y desarrollo de la ciencia, es el Colegio Libre de Estudios Superiores. Su actividad comprende cursos, confereri cias y seminarios.

Como factores generales estimulantes del progreso de la ciencia, podemos considerar además al intercambio cultural y el apoyo oficial.

A la Comisión Nacional de Cultura, actualmente reemplazada por la Dirección General de Cultura del Ministerio de Educación, se le encomendó el otorgamiento de becas de perfeccionamiento científico y premios a la producción científica.

A partir de 1950 se intentó promover oficialmente la investigación científica a través de distintos organismos. Esta política sólo adquirió forma y eficiencia con la creación, a principios de 1958, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas.

El progreso alcanzado por los estudios matemáticos en la Argentina durante este siglo, se debe en gran parte a la labor realizada por el matemático español Julio Rey Pastor. Casi todas las universidades del país disponen de centros de estudios matemáticos, de los cuales, varios de ellos editan publicaciones referidas a esa especialidad.

El Círculo Matemático del Instituto Nacional del Profesorado Secundario es la institución privada más antigua dedicada a esta especialidad.

La importancia de los estudios matemáticos en la Argentina se ha puesto de manifiesto con la creación, en 1958, por la Universidad de Buenos Aires, con el auspicio de la UNESCO, de un Centro Regional de matemáticas para América Latina, que desarrolla su labor mediante la actuación de expertos y becarios.

En 1925 se creó un Instituto de Física en la Universidad de Tucumán. En 1955 la Comisión Nacional de Energía Atómica organizó en Bariloche un Instituto de Física cuya finalidad es la formación de investigadores en el campo de la física.

La Comisión Nacional de Energía Atómica, creada en 1950, desarrolla una seria labor de invetigación, aun en campos no estrictamente vinculados con su función específica.

El Núcleo de Física creado en 1942 y que posteriormente tomaría el nombre de Asociación Física Argentina, está destinado al estímulo de los estudios de la física moderna.

Durante este siglo, ha ido en aumento el desarrollo de los estudios químicos, en especial por sus aplicaciones a la biología, la medicina y la industria.

Entre las instituciones oficiales se cuentan el Instituto de Investigaciones Científicas y Tecnológicas fundado en 1929 en la Universidad de Santa Fe, y el Instituto de Investigaciones Micro-químicas de Rosario.

Entre los organismos privados podemos mencionar al centro de investigación creado por la Fundación Campomar que bajo la dirección de Luis Leloir se ha convertido en un centro de estudios bioquímicos de prestigio internacional.

Existen además en el país laboratorios químicos, oficiales y privados que cumplen una función científica dentro de su finalidad específica de fiscalización, control o análisis.

Con la física y con la química está vinculado el vasto campo de la técnica, algunos de cuyos sectores disponen en el país de instituciones y publicaciones que poseen verdadero valor científico.

La labor astronómica continuó desarrollándose en torno a los dos observatorios.

El Observatorio de Córdoba se convirtió en un importante centro científico al asu mir su dirección el físico Enrique Gaviola, pasando del «período astronómico» al «período astrofísico», al inaugurarse en 1942 su Estación Astrofísica en Bosque Alegre, en las Sierras Chicas.

En 1958 colaboró en la instalación de una estación para la observación de los satélites artificiales en la localidad de Villa Dolores.

El Observatorio de La Plata inició una nueva etapa al separarse de la Universidad para convertirse en un establecimiento destinado a la formación de astrónomos y a la investigación.

En el campo de la geografía el aporte más importante está dado por el aporte oficial. Hay que recordar las expediciones a la Antártida, de las cuales la más importante fue la de 1947, y la creación en 1956 del Instituto Antartico Argentino.

Al Instituto Geográfico Militar se le encomendaron los trabajos geodésicos fundamentales y el Le vantamiento topográfico de todo el territorio, junto con la medición de un arco de meridiano a lo largo de todo el país, dispuesta por ley nacional de 1936.

La fisiología es una de las ramas científicas que más se han desarrollado en la Argentina en este siglo. Ese desarrollo se debió en gran medida a la labor de Bernardo Houssay, como investigador y maestro.

En 1919 fundó el Instituto de Fisiología de la Facultad de Ciencias Médicas de Buenos Aires. También se debe a su iniciativa y a la de sus colaboradores, la fundación en 1920 de la Sociedad Argentina de Biología.

A partir de 1943 surgieron en el país varios institutos privados dedicados a estos estudios : en ese año el Instituto de Biología y Medicina Experimental dirigido por Houssay; en 1947 el Instituto de Investigación Médica de Córdoba y en 1950 otro análogo en Rosario.

La labor en el campo de las ciencias naturales, polarizada inicialmente alrededor de los grandes museos argentinos, se ha extendido en lo que va del siglo a través de la obra de otras instituciones públicas y privadas.

En el Museo de Buenos Aires, el sucesor de Ameghino fue otro prestigioso científico : Ángel Gallardo, a quien se deben las gestiones que permitieron la instalación del museo en un local más adecuado.

El museo de La Plata se convirtió en 1919 en Instituto del Museo y Escuela Superior de Ciencias Naturales, ampliando su labor científica y su plan de publicaciones.

Es de destacar la labor de tres botánicos que actuaron en este siglo en la Argentina, y cuyos legados dieron lugar a otros tantos institutos destinados especial mente a los estudios botánicos: Spegazzini, Hicken y Lillo. Carlos Spegazzini fue un micólogo italiano que desarrolló en el país una extraordinaria labor en el campo de su especialidad.

Cristóbal Hicken, botánico argentino que organizó un museo y biblioteca que legó con el edificio y el terreno a la Academia de Ciencias Exactas de Buenos Aires, con la condición de que sobre esa base se creara un instituto destinado exclusivamente a la investigación científica, Miguel Lillo, naturalista argentino especializado en dendrología y actuó en Tucumán.

Sobre La Creación del CONICET
Explica Diego Hurtado en su libro «La Ciencia Argentina»:»….Por esos días, luego de un proceso de consulta, que incluyó una encuesta a científicos y profesores universitarios sobre las necesidades del sistema científico, el vicepresidente de facto, Isaac Rojas, se reunió con una delegación de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Allí se acordó la presentación de una propuesta de organización de un consejo de investigaciones. A los pocos días, una comisión especial integrada por Bernardo Houssay, Eduardo Braun Menéndez, Venancio Deulofeu, el químico Abel Sánchez Díaz y Ernesto Galloni entregó un anteproyecto de decreto en junio de 1957 en Casa de Gobierno.

Esta iniciativa incluía la supresión de la DNICyT (Dirección Nacional de Inventigaciones Científicas y Técnicas) y el paso de sus bienes y personal administrativo al nuevo organismo. Este proceso derivó en la creación, en febrero de 1958, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), como ente autárquico dependiente directamente del Poder Ejecutivo.

El CONICET recibió el personal administrativo y los bienes materiales de la DNICyT. El poder ejecutivo designó a los miembros del primer Directorio: Bernardo A. Houssay, Félix González Bonorino, Venancio Deulofeu, Eduardo Braun Menéndez, Fidel Alsina Fuertes, Luis Federico Leloir, Alberto Sagastume Berra, Eduardo De Robertis, Humberto Ciancaglini, Rolando V. García, Ignacio Pirosky, Alberto J. Zanetta, Lorenzo R. Parodi. El contralmirante Helio López también se integró como representante de la JICEFA.

El decreto-ley de creación del CONICET disponía que el director General de Cultura del Ministerio de Educación y justicia integrara el Directorio en representación de los organismos oficiales de cultura del país.

En términos generales, puede pensarse que el conglomerado de las principales instituciones de ciencia y tecnología en la la Argentina de finales de los años cincuenta presentaba cierta coherencia, aunque una mirada más cuidadosa permitía detectar, en el nivel menos visible de la articulación institucional, una seria debilidad.

Instituciones como la CNEA, el Instituto Antartico o CI-TEFA se dedicaban principalmente a cuestiones estratégicas vinculadas a soberanía, defensa, recursos naturales y energía. Por su parte, el INTI y el INTA enfocaban sus actividades en los dos grandes sectores productivos más importantes de la economía argentina: el agropecuario y el industrial.

De esta forma, si bien se contaba con instituciones públicas para cubrir las necesidades de investigación y desarrollo para la industria, el agro, la defensa y la energía nuclear, también era cierto que todas estas potencialidades institucionales del sector público fueron concebidas al margen de las universidades.

En este esquema, por lo menos desde la perspectiva del diseño institucional, las universidades no solo quedaban relegadas a la investigación básica, sino que la ausencia de vínculos formales con el resto de las instituciones de ciencia y tecnología que buscaban dar respuestas a los sectores de la producción y la defensa dejaba librada la agenda de investigación de las universidades a criterios «internos» a la comunidad académica.

Así, si el CONICET había sido concebido para fortalecer la investigación en las universidades, por transitividad también debería enfocarse en un tipo de investigación básica validado por intereses propios de la comunidad académica, consecuencia que además era compatible con la ideología del grupo de científicos que durante el gobierno de Perón había reclamado libertad de investigación.»