Las Monedas

Que es el Silex o Pedernal:Historia de su Uso Por El Hombre

Que es el Sílex o Pedernal
Historia De Su Uso Por El Hombre Primitivo

La sílice, elemento que forma una cuarta parte de la corteza terrestre: De todos los cuerpos sólidos no metales, la sílice es el más abundante, constituyendo, como hemos dicho, un 25 por 100 de la corteza terrestre. Pero nunca se presenta libre en la Naturaleza, y es muy difícil obtenerlo en estado de pureza. Cuando está aislado, o tiene el aspecto de un polvo moreno parduzco, o toma la forma de cristales, según el procedimiento de su preparación.

En la Naturaleza se presenta principalmente como óxido de silicio o «sílice», como se le denomina y es hallado, o libre o en combinación con óxidos metálicos en forma de silicatos. En el cuarzo o cristal de roca se presenta libre y casi puro, y la arena está también, en su mayor parte, compuesta de sílice, con mayor o menor cantidad de impurezas.

La sílice ha desempeñado un papel muy interesante y curioso en el progreso del mundo civilizado. Ningún otro cuerpo, quizá, ha contribuido más a sacar al hombre del estado salvaje y a ensanchar su horizonte intelectual. El pedernal o el silex, que no es más que sílice pura, fue la substancia con que el hombre fabricó sus primeros utensilios.

El pedernal es una roca de origen orgánico, cuyo color obscuro es atribuido a este origen, en su mayor parte, se encuentra repartido en masas irregulares, en «nodulos» de cal, especialmente en los riscos gredosos de Inglaterra y en las rocas calizas del Cretáceo. El pedernal es muy duro, pero por su fragilidad se puede quebrar fácilmente, cuando presenta aristas finas y cortantes.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/pedernal.jpg

Pedernal o Silix Negro

De una manera extraña empezó su función civilizadora en ciertas esponjas antiguas, representadas hoy por la «Canastilla de flores de Venus», y otras cuyo esqueleto consiste en un delicado tejido de fibras y espinas parecidas al cristal, formadas de ácido silícico, que es la substancia conocida con el nombre de «ópalo».

Estas esponjas, que se desarrollan en gran cantidad en el limo del fondo de los mares antiguos—así como en los de nuestros tiempos—, extraen la sílice del agua del mar, y la tejen en bellas formas semejantes a cestas. En otro tiempo fueron cubiertas por acumulaciones de cal, y por un cierto proceso cuyos detalles aún no son suficientemente conocidos, se solidifican en masas duras, conocidas con el nombre de pedernal.

Si pensamos que para la formación de una onza de espinas, una esponja de medianas proporciones necesita toda la sílice que contiene una tonelada de agua marina, comprenderemos el trabajo que desarrolla la Naturaleza para formar estas concreciones a pesar de su abundancia. Muchos fragmentos de la grava común son simplemente pedernales pulimentados por el agua, y muchos pozos guardan yacimientos de ellos.

Cuando el hombre primitivo halló estas piedras pedernales, construyó con ellas sus primeros utensilios, así como sus primeras armas ofensivo-defensivas. Hizo anzuelos de pesca y los utilizó para pescar peces. Hizo también hachas, con las que partió el cráneo de sus semejantes. Así el hombre se convirtió en industrial e inauguró la Edad de Piedra.

Pero aún hizo cosas más maravillosas con estos trozos de pedernal: haciendo chocar el pedernal con el acero consiguió producir la chispa, y pudo calentar los miembros, cocer sus alimentos y fundir sus metales. Con sílice hizo, probablemente, sus primeras herramientas, encendió, por primera vez, el fuego, y en sílice dejó las primeras huellas históricas de sus varias actividades.

herramientas de silex

Pero la sílice ha significado todavía más para el hombre. Le proporcionó el fuego, y con él le torturó, dándole formas admirables destinadas a nobles usos. Con fuego, hizo de él una ventana abierta al infinito, pues con el fuego fundió la sílice, y, al fundirla, hizo cristal, y con el cristal sorprendió los secretos del Sol, de la Luna y de las estrellas, y escudriñó los secretos de la vida hasta sus más recónditos repliegues en las células-microscópicas.

Sin cristal, la química y, sobre todo, la astronomía, así como la bacteriología y la biología, estarían retrasadas en varias centurias. Jamás el hombre realizó hecho más importante que cuando, por medio del cristal, descubrió los elementos que forman el Sol; o cuando descubrió sus infinitesimales enemigos los microbios patógenos, o los pequeños centros nerviosos del cerebro, que se supone ser los órganos materiales del pensamiento.

Los productos «vitreosil» calentados al rojo, pueden ser sumergidos en el agua fría sin deterioro
El vidrio se hace mezclando arena que contenga sílice con cal y sosa, o potasa, o plomo y sosa y potasa. Con arreglo a la mezcla, el vidrio varía de carácter, pero la sílice es el ingrediente principal, y cuanto más sílice contenga la arena mejor será el vidrio. Mezclando cualquier óxido de metal, como óxido de hierro, protóxido de cobre, óxido de uranio, óxido de oro o sexquióxido de uranio, el vidrio puede salir teñido de diferentes colores.

La sílice pura, sometida a una alta temperatura y a una manipulación especial, puede convertirse en el llamado «cristal de cuarzo», cuyo coeficiente de expansión es tan bajo que los objetos hechos con este «vitreosil» (un nombre de fábrica de la variedad transparente) pueden ser calentados al rojo y sumergidos inmediatamente en agua fría sin uingún peligro de deterioro.

Conociendo las cualidades de la sílice, no sorprenderá que sea la base de muchas joyas y piedras preciosas, como la amatista, el topacio, el jaspe, el ónix, la calcedonia y el ágata. El ópalo es ácido silícico puro. En combinación con el aluminio, la sílice es la base del topacio, del granate y del berilo; y, en combinación con el sodio, del lapislázuli, ha arcilla es también un silicato de aluminio, y la forma más pura en que se presenta es el kaolín, o arcilla de China, de la cual se hacen los objetos más finos de china.

Historia de la Propiedad de La Tierra:Concepto, Origen y Evolución

Historia de la Propiedad de La Tierra
Concepto, Origen y Evolución

Uno de los más complejos problemas de la evolución social es el concerniente al origen de la propiedad privada de la tierra. La materia tiene alguna significación para la política moderna y por esta razón hay pocos escritores que se aproximen a ella sin algún prejuicio. Desde que G. L. von Maurier publicó su obra sobre las comunidades aldeanas en 1854, se presumió generalmente que en el primitivo estado agrícola toda la propiedad territorial era tenida por una comunidad de agricultores libres.

Según esta concepción, el señor del feudo, con su séquito mezclado de siervos y terratenientes libres, es producto de una época posterior. Se supone que impusieron su dominación, por la fuerza de las armas, a la comunidad y redujeron a los hombres libres a una posición de esclavitud o dependencia.

En otras palabras, la apropiación individual de la tierra se dice que ha sido traída por un sistema de feudalismo basado en la guerra y la conquista, mucho tiempo después de desenvolver las comunidades de cultivadores el Estado agrícola. En particular las naciones del norte de Europa se supone que estuvieron principalmente compuestas de comunidades rurales, poseyendo la tierra en común, de tal modo que el movimiento moderno hacia la libertad es, en cierto modo, solamente un retorno al estado más antiguo de libertad.

La existencia de comunidades aldeanas primitivas ha sido trazada, desde Irlanda hasta la India, por una escuela de escritores, y éstos sugieren que deben haber triunfado por todo el mundo en las primeras edades agrícolas.

señor feudal dueño de la tierra en la edad media

La institución de la tierra comunal es un hecho histórico. En muchas partes de Europa, en la Edad Media, hubo aldeanos que formaron, por decirlo así, una orgánica y perpetua compañía comunal respecto al suelo en que vivían. El individuo no tenía propiedad en la tierra, sino solamente el derecho a cultivar un campo, a apacentar sus rebaños en un prado y a coger la madera de una parte del bosque.

En algunos casos ni siquiera este derecho de uso fue permanente y cada año los ancianos de la villa se reunían y dividían la tierra de nuevo, proporcionando a cada miembro de la sociedad su participación de tierra arable, pastos y bosque. Fue una especie de comunismo. Pero la cuestión es averiguar si este fue un desenvolvimiento ulterior de la vida aldeana, como el republicanismo de algunas ciudades medievales, o si puede ser descrito como un comunismo tribal primitivo.

Es claro que en la etapa cazadora de la sociedad no hay propiedad de la tierra. Cuando una tribu vive del alimento selvático, el señalamiento de pequeñas porciones sería inútil, aunque se les ocurriera a los cazadores el pensamiento de dividir el territorio. Si una gran cantidad de caza entra en una parte del territorio tribal, todos los hombres de la tribu se consagran a batirla para su alimentación y, generalmente, el primero que hiere a un animal o se apodera de él adquiere derechos sobre la pieza. Otras veces, cuando el alimento es abundante, la tribu no se opondrá a que cacen en su territorio los hombres de las tribus vecinas.

Por otra parte, cuando la caza escasea y la presión de la pobladon se hace sentir fuertemente, estallará la guerra entre las tribus y habrá una nueva división del territorio. Así los bantues, del África oriental, desposeyeron a los bosquímanos del sur de muchos de sus terrenos de caza, y en la parte septentrional del Norte de América, los indios algóquinos, que se habían extendido sobre todas las regiones forestales del Canadá, fueron privados de algunos de sus territorios por otras tribus más fuertes del sur.

En las tribus pastoriles y cazadoras no se dividía la tierra: Pero aun cuando es frecuente la lucha intertribal de esta clase, no lleva, en la edad cazadora, a ninguna apropiación privada de la tierra. La cosa es una imposibilidad económica.

También era difícil que en la edad pastoril se pusiese en práctica la idea de una división permanente del suelo. Los ganados tenían que ser trasladados con frecuencia a pastizales nuevos, sobre todo cuando aun no era conocido el arte de cultivar los pastos, y ni el ganado ni sus propietarios hubieran sobrevivido si cada familia hubiese sido reducida a un terreno.

La posesión unida de un amplio espacio le es igualmente necesaria a los pastores que a los cazadores. La tierra que habitan los bechuanas, por ejemplo, es la propiedad común de toda la tribu, y se usa como pastos para sus ganados. Otro pueblo pastoril del sur de África, los damaras, no tiene noción de las residencias estables. El país entero es considerado como propiedad pública, y un hombre que lleva su rebaño a un sitio es considerado como dueño del sitio mientras quiera permanecer en él. Claro está que cuando abandona la tierra los rebaños la han agotado y durante algún tiempo tendrá poco o ningún valor.

En la sociedad primitiva la tierra por si misma no tiene un gran valor: El hecho es que en la sociedad primitiva la tierra por sí misma no tiene gran valor. Nunca fue bastante valiosa para que un hombre se adscribiera a ella. Lo mismo ocurre en los comienzos de la edad agrícola. La propiedad permanente de la tierra es lo último que una familia necesita. Significaría la extenuación y el hambre.

El primitivo agricultor es errante. Como no acostumbra a abonar agota el suelo rápidamente, y en la estación siguiente se traslada y rotura otro campo de tierra virgen. Además, esta parte del trabajo es generalmente realizada por sus mujeres, y él, que busca pastos frescos para sus ganados, necesita tanto como ellos trasladarse a nuevos lugares. Así vemos que el hombre ha sido emigrante en mayor o menor grado durante centenares de millares de años. Por tanto, la idea de la propiedad privada del suelo con sus ventajas para él y su familia no se le ocurrió.

El hombre hace de los animales sus aliados antes de sojuzgar la tierra: Todo lo que necesitan los primeros cultivadores es un derecho temporal a la tierra que están cultivando y esquilmando. La agricultura no se generaliza prácticamente con amplitud hasta que el arado, tirado por las bestias, no reemplaza al azadón, que es un instrumento demasiado débil para la conquista del suelo; y aunque en ciertas partes de la antigua América, en que el guano era utilízame, pudo haberse empleado con resultados sorprendentes, la civilización del mundo moderno—la civilización que ha dado y desenvuelto en el hombre su maravilloso dominio sobre los recursos naturales— fue establecida originariamente por el buey y el arado.

La residencia permanente sobre el suelo fue así un desenvolvimiento de la etapa pastoril. Los hombres tenían que domesticar primero los rebaños salvajes, antes de obtener la fuente extrahumana de poder necesario para someter la tierra a sus propósitos.

Así, cuando el hombre se consagró a la tarea de cosechar su alimento directamente de la tierra, las desigualdades sociales de la época pastoril ejercieron un profundo efecto para modelar las condiciones de la sociedad agrícola. La riqueza en aquellos días era poder actual, porque consistía en rebaños y esclavos y sirvientes.

Entre las cosas que nosotros, en los tiempos modernos, hemos casi olvidado, está la importancia del ganado de cuernos, no simplemente» en la etapa de la infancia de la sociedad, sino en un período en que ésta había hecho ya un avance considerable hacia la civilización.

El «capital», en su sentido originario, significaba posesión del ganado: Actualmente, cuando usamos la palabra «capital» indicamos el dinero; pero «capital», originariamente, significó rebaños, contados por cabezas. La palabra inglesa chattels (biem-s) se deriva de cattle (ganado), y «pecunia», la palabra empleada durante más tiempo por la humanidad para designar el dinero, viene de pecus, que también significa ganado, en latín. Desde Irlanda hasta la India, el buey ha sido la medida originaria de valor y del número de ganados que el hombre poseía, se derivaba y mantenía su rango y su poder.

El secuestro de rebaños domesticados puso la riqueza en manos de los jefes: Los ganados de cuernos fueron desde lueso de gran importancia para el hombre en la época pastoril de la sociedad; le proporcionaban carne y leche. En aquellos días, los medios usuales de obtener una gran masa de este capital primitivo consistían en una expedición en su busca, tal como las que constituyen el tema de las piezas más celebradas de la antigua literatura irlandesa. Allí se lee cómo el rey de Connaught reunió un ejército para robar al rey de Ulster un toro maravilloso.

Naturalmente, en estas guerras de expoliación la mayor parte del botín despojado se la apropiaban las clases nobles, cuya ocupación era la guerra y que tenían un monopolio de los beneficios de la profesión. Así se producía ya una profunda diferencia entre los ricos y los pobres antes de que las tribus se fijasen sobre el suelo. Los medios de cultivar la tierra estaban en manos de los jefes y de los nobles, y los hombres pobres de la tribu tenían con frecuencia que solicitar de su señor el ganado que necesitaba para arar su tierra.

Cómo la riqueza pastoril se convirtió en territorial cuando el buey reemplazó al azadón: La tierra misma era prácticamente inútil. La población era pequeña, y, resi diendo en un lugar de la tierra, sólo se hubieran obtenido grandes extensiones de brezos y matorrales. La tierra era una cosa superflua, pero el capital era extremadamente perecedero y aumentaba con gran dificultad y se concentraba en muy pocas manos. La propiedad privada de los instrumentos de cultivo dio, valor y especial importancia a la posesión del suelo.

El resultado fue que el hombre rico, en la edad pastoril, se hizo todavía más rico y poderoso el día en que el buey arrastró el arado y substituyó al azadón, que había ideado y usado originariamente la mujer de la tribu.

¿Qué utilidad tendría el derecho de pesca sobre cierta porción del mar a un hombre que no tuviera barca? .No mucho más útil fue el derecho a cultivar cierta porción del suelo para los que no tenían ni bueyes ni arado. Desde el comienzo de la época agrícola, el jefe y los nobles se convirtieron en los mayores terratenientes por el hecho de que tenían los más numerosos rebaños. Ningún hombre de la tribu les disputaba sus vastas propiedades. Había una superfluidad de mera tierra y, al mismo tiempo, una falta lamentable de los medios de cultivarla.

Por otra parte, era urgente para la tribu obtener una provisión abundante de alimento. Esto la permitía multiplicarse más de prisa que sus enemigos y aumentaba de otro modo la fuerza guerrera del grupo.

Cómo el ganadero rico cambió existencias por servicios: Debe notarse que las primeras razas de la época agrícola tuvieron que luchar y abrirse paso en una Europa ocupada por dos razas de hábiles e intrépidos cazadores. Aquella lucha comienza en la Nueva Edad de Piedra, y aunque los invasores agrícolas no serían probablemente mejores guerreros que los cazaclores indígenas, pudieron vencer por la fuerza del número. Podían sostenerse un millar de agricultores donde sólo un cazador puede lograr alimento. Así las razas agrícolas obtuvieron nuevos terrenos, que parcelaron, roturaron y vinieron a aumentar sus recursos.

Fue así mala política para los jefes y los nobles ricos conservar más ganado que el necesario para trabajar sus propios terrenos. Aquí parece arraigar la costumbre que dio origen al sistema señorial de tener la tierra. Estaba en el interés de los jefes y nobles adscribir a su persona tantos guerreros como le fuera posible. Con este fin «prestaba capital», es decir, daba a sus hombres el ganado por medio del cual podían cultivar su porción de la tierra tribal, y en cambio les exigía la prestación de varias clases de servicio.

La nueva posición que asumió el hombre de la tribu al aceptar capital del jefe variaba según la cantidad de ganado recibido. El terrateniente libre tomaba solamente una pequeña cantidad y permanecía siendo libre y conservando sus derechos tribales. En Irlanda—el único país del cual tenemos completos detalles de esta práctica—su posesión duraba siete años; al cabo de este tiempo tenía que devolver el ganado que había recibido.

Durante los siete años el jefe tenía derecho a la leche, al estiércol y a las crías, y el otro usaba el ganado para los fines agrícolas exclusivamente. También tenía que ayudar a recoger las cosechas del jefe y a la construcción del fuerte. Desde luego que estaba obligado a seguir al jefe en la guerra.

Si un hombre de la tribu aceptaba una gran cantidad de ganado de un jefe, descendía a una posición semejante a la de un pequeño arrendatario respecto del señor. Perdía en parte su libertad y sus deberes se hacían muy onerosos. Tenía que pagar una fuerte renta en víveres, la cual se convirtió, con el tiempo, en una renta pagada por la tierra, y en ciertos períodos, que duraban un número fijo de días, él, su casa y sus bienes tenían que estar a disposición de sus jefes. Se convertía en un doméstico.

La multitud de personal dependiente alrededor del hombre rico: Hasta aquí el sistema del préstamo de ganado no alteró grandemente la condición ordinaria del nombre de la tribu. Introdujo un primer lazo de unión política entre el jefe y sus hombres, y quizá capacitó a los jefes para un fuerte ejercicio de la autoridad sin jugar sobre las supersticiones d*d pueblo, como habían hecho los viejos jefes hechiceros.

Los asuntos políticos fueron separados de la práctica de la magia, y la organización de la tribu o de la nación fue más lucidamente cometida y más perfectamente realizada. Pero este empleo de los primeros puebios agrícolas no favoreció en nada la libertad del sujeto.

El poder del jefe rico y victorioso aumentó a expensas de los hombres de la tribu. Prestando ganados a extraños de otras tribus y cediéndoles algunas de las tierras desocupadas, vemos a su alrededor un ejército de dependientes personales que eran distintos de los hombres de la tribu.

Los dependientes debían al jefe una renta por la tierra y otra por el préstamo, y así ellos le hacían aumentar su fuerza y su poder a costa de la tribu. Probablemente la tribu se hizo más fuerte para defender o atacar por esta adición a la población del territorio; pero cada dependiente extraño reducía la extensa tierra del pasto común.

Cómo el buey de arar hizo provechosa la labor del esclavo: Pero el rasgo peor de la primitiva sociedad agrícola fue el hecho de que el arado tirado por los bueyes hiciese provechosa la labor del esclavo.

Los jefes y los nobles ricos en ganados tenían ahora un nuevo interés por emprender la guerra. Cada prisionero que cogían era una nueva fuente de riqueza, porque aquel trabajador esclavizado le permitía aumentar los dominios que cultivaban. En muchas partes de Europa los siervos parecen haber tenido un origen distinto que el de las razas dominantes.

Procedían probablemente de los antiguos habitantes aborígenes del país. Familias o subtribus formadas de ellos sirvieron de leñadores o de portadores de agua a los hombres libres de la tribu. Otros permanecieron en una condición de especial servidumbre para el jefe o se hicieron dependientes de él, o fueron dedicados a cultivar sus propios dominios y a guardar sus rebaños, o fueron colocados por él en lugares separados en la parte ociosa de la tierra de la tribu. La renta o servicio que tenían que pagarle por el uso de esta tierra parece que era determinada solamente por el capricho del jefe.

La utilidad del buey expresada en una dignidad religiosa por los hindúes: Así vemos que la historia de un rebaño con cuernos está desdichadamente mezclada con la de una gran parte de la humanidad. Las mismas causas que alteraron la posición del buey y le convirtieron en un instrumento de la agricultura produjeron también una gran difusión de la esclavitud. La santificación del buey entre los hindúes, haciendo de su carne un alimento ilícito, parece haber estado conexionada con el deseo de conservarle para el cultivo, y la dignidad legal de la propiedad de los bueyes entre los romanos parece responder a su dignidad religiosa entre los hindúes.

En aquel tiempo, cuando el ganado tuvo la mayor utilidad para el hombre, comienza la lucha entre el capital y el trabajo. Hasta cuándo duró en la Nueva Edad de Piedra apenas tenemos medios de averiguarlo, aunque podemos discernirlo en algunas rápidas ojeadas sobre los acontecimientos más salientes de aquellos días lejanos.

Por qué los celtas, conquistadores, perdonaron a los iberos:, pequeños y morenos: Las primeras de las razas cultivadoras de Europa fueron los iberos, que todavía forman una parte considerable de la población, aun en las Islas Británicas. Con frecuencia se les llama raza mediterránea, ya que se encuentran en gran número en las costas meridionales de Europa. Ellos fueron quienes primero poblaron el Egipto y echaron los cimientos del admirable estado agrícola regado por el Nilo.

Se extendieron a través de las Islas Británicas, y probablemente erigieron el dolmen de Stonehenge y los demás extraños círculos de piedra que allí se encuentran, y construyeron la maravillosa villa lacustre de Glastonbury, aunque es muy dudoso que conservaran su posesión. Porque aun cuando fueron un pueblo muy ingenioso, pequeño de estatura, con cabellos y ojos negros, no podían competir en fuerza corporal con el celta, alto, melenudo y de ojos azules, el irlandés y el gales, que invadieron sus territorios.

Quizás en circunstancias ordinarias los íberos hubieran sido extinguidos o arrojados de tpda la tierra fértil. Ellos habían exterminado a los cazadores de la Antigua Edad de la Piedra, y fueron a su vez conquistados en el curso del tiempo. Cuando los celtas descubrieron la manera de hacer las armas de bronce para atacar lo barrieron todo ante sí e invadieron toda la Europa meridional y occidental, desde Grecia hasta Irlanda.

Los agricultores iberos, sin embargo, eran demasiado útiles para ser destruidos o expulsados como lo habían sido los antiguos cazadores. Así fueron reducidos a la esclavitud y adscritos a la tierra, y de ellos descienden muchos de los siervos de la Europa meridional y de las Islas Británicas. En otros casos, una población esclava nació de la guerra. Al mismo tiempo, muchos de los hombres libres de la tribu perdieron algo de su independencia por haber contraído deudas de ganado con los jefes y los nobles.

Así, en los comienzos de la historia, encontramos algunas de las razas principales de Europa divididas en dos o tres clases. Casi todo el poder y la riqueza son poseídos por la clase noble y un gran número de campesinos han tomado ganado a préstamo y se han convertido en deudores de las clases superiores. El caso de los patricios y los plebeyos de la Roma primitiva es el mejor conocido. En los comienzos de la historia de Roma nos encontramos a los romanos de la plebe en servidumbre económica de la nobleza.

Del mismo modo, en el comienzo de la historia de Atenas nos encontramos con que la plebe la forman los esclavos, en servidumbre, por deuda, de la aristocracia.Cómo la servidumbre por deuda divide las primeras sociedades Estos dos hechos son muy curiosos y se han hecho muchas tentativas para explicarlos. La más plausible de todas es la sugestión de que la repetición de malas cosechas puso a los pequeños agricultores de Atenas y de Roma a merced de las nobles ricos.

Pero cuando Julio César invadió las Galias encontró que aun los bárbaros de aquel país estaban divididos en una clase noble y otra plebeya, y una de las causas principales de esta división dice que era el gran número de deudores. «El pueblo era considerado en gran parte, como esclavos, sin ninguna voz ni iniciativa en los negocios públicos, y muchos de ellos son forzados por las deudas o por la presión de los impuestos, y aun por la violencia, a convertirse en los esclavos de los más poderosos.»

Una gran cantidad de luz ha sido arrojada sobre esta observación de Julio César por el estudio de las leyes Brehon de la antigua Irlanda. De este estudio se deduce que fue el «préstamo de capital» para los fines de cultivo lo que capacitó a los jefes y a los nobles a extender su dominio sobre los villanos. Con mucha frecuencia, no se admitía voluntariamente el donativo de ganado, porque significaba sometimiento, y los hombres de tribu sólo lo recibían bajo la amenaza, de la violencia.

Hay, sin embargo, otro pasaje en la » obra de Julio César que algunos autores han supuesto que muestra, entre las tribus germanas al menos, que la aldea comunal libre era una institución originaria y general. César condujo una expedición sobre la orilla izquierda del Rhin que duró diez y ocho días, y notó el hecho de que entre los teutones «no había propiedades separadas ni límites privados». César, sin embargo, no nos muestra nada semejante a una tenencia comunal de la tierra, con una asociación de hombres libres que cultivasen en común el suelo y del cual fueran ellos los propietarios comunales.

Lo que describe—y es cosa muy distinta—es a los jefes disponiendo del suelo, del cual parecen ser losúnicos propietarios y poseedores, y cada año renovándose de un lugar a otro un grupo de hombres y un cierto número de familias.

El pueblo parece haber tenido pocos derechos y poco poder. Porque los jefes se apoderaron de tanta tierra como creyeron necesitar y en el sitio que quisieron y forzaron a los villanos a trasladarse de un sitio para otro. Tácito dice también que los teutones estaban divididos en una clase noble, otra clase de hombres libres y otra clase de esclavos. Los hombres libres ocupaban una posición sólo un poco superior a la de los esclavos.

Cómo el hombre de la tribu perdió al fin su derecho nativo a participar de la tierra común: Así aparece como los nobles teutones surgen a la luz de la historia con tanto poder sobre los villanos como el que poseyeron las clases superiores en Grecia, Roma e Irlanda. Es cierto que cuando la razas teutónicas descendieron de sus bosques septentrionales hasta el Imperio romano y dividieron la tierra que conquistaron, tenían ideas interesantes y claras acerca de la propiedad privada del suelo. No conocían nada acerca de la comunidad de la tierra y nunca la practicaron.

Por ejemplo, en el año 68o, el rey de los sajones del sur concedió a San Wifredo la península de Selsey, con las personas y propiedades de todos sus habitantes y, entre éstos, doscientos cincuenta esclavos. Casi todas las primitivas concesiones de tierra, comenzando ya en el 674, transfieren expresamente con el suelo sus cultivadores, que son llamados siervos. El país estaba dividido, de hecho, en dominios pertenecientes a uno o más propietarios y culi irados por colonos más o menos serviles. Este sistema de propiedad de la tierra no es-tuvo confinado en Inglaterra, sino que triunfó también en la Europa occidental.

Lo que los terratenientes libres, descendientes de los hombres libres de la tribu, retenían fue un derecho sobre las tierras desocupadas. Hasta el siglo XIV, en Gales, todo hombre libre de la tribu tenía un derecho innato a una cierta cantidad de tierra para cultivarla.

Este derecho de nacimiento, sin embargo, no pudo sustentarse; cuando la población hubo aumentado de tal modo que no había ya más tierras sobrantes que dividir. En tanto que la tierra era una superfluidad y que podía ser obtenida por cualquier hombre con medios para cultivarla habría pocas o ninguna restricciones al derecho innato de los galeses.

Este hecho conduce a nuestro punto de vista de que no había en los primeros tiempos una propiedad común de la tierra cultivable, sino solamente una oportunidad para obtener la.posesión individual o familiar de una parte del suelo. La cantidad de tierra que obtenía un hombre dependía de la cantidad de bueyes o de caballos y el número de esclavos o dependientes que tenía.

Por otra parte, no hay razones para suponer que el primitivo señor tuviese ningún derecho de propietario en las tierras desocupadas. Indudablemente, podía dejar a un hombre que se estableciese en una parte de ellas; pero esto fue originariamente, en atención al beneficio general de los hombres de la tribu, porque aumentaba su número y sus recurso alimenticios. Pero cuando la tribu fue ya muy numerosa y las tierras sobrantes se habían convertido en pastizales comunales muy estimables, la llegada de un extranjero bajo la protección del señor no fue mirada con gusto.

El prado, y el campo y los parques de recreo que se encuentran todavía en muchas aldeas de Inglaterra representan una especie de tradición comunal. Proceden de los tiempos en que los villanos libres tenían un derecho innato a apropiarse y cultivar una parte de la vasta tierra sobrante, cuyas extensas tierras a su vez eran un remanente de los días libres, migratorios, de pastoreo y de caza.

En Inglaterra, sin embargo, la conquista normanda privó a los pecheros de este vestigio de las edades pastoriles. Porque los legisladores normandos crearon ziadualmente la idea de que lo comunal era lo sobrante del señor y éste podía hacer de ello lo que quisiera. Los normandos hicieron con los ingleses lo que los ingleses habían hecho con los galeses y los galeses, a su vez, con los iberos.

Hasta donde alcanzaba la fuerza llegaba, entonces, el derecho. Pero aun los mismos iberos no podían quejarse, porque sus antepasados habían sido todavía más duros con la raza que conquistaron.

Lo que hizo la conquista normanda fue solamente desenvolver de un modo firme y lógico el principio del feudalismo, que había estado siempre implícito en las tribus agrícolas de Europa desde que el buey fue uncido al arado. El inteligente y práctico normando derivó de él todos los beneficios posibles mediante su riguroso sistema feudal, porque fue un organizador admirable. Desterró de la raza inglesa los restos de prácticas sentimentales y supersticiosas y colocó todos los asuntos políticos en un terreno de buen sentido práctico.

En los antiguos días, un villano estaba unido a su jefe tanto por el sentimiento como por la ley, porque en muchos casos el jefe fue considerado como el descendiente de un dios, por quien un hombre cualquiera daría gustosamente su vida. Aun cuando con la difusión del Cristianismo se desvanecieron las antiguas supersticiones, subsistió una lealtad apasionada hacia el jefe, en la cual influía mucho una emoción no razonada y heredada de los antiguos días paganos.

Ahora bien, una ciega y vehemente adhesión a la persona del jefe es siempre una cosa bella y romántica. En algunas circunstancias, es eficaz en la guerra. Pero cuando un país es fragmentado bajo un número de jefes, la mayor parte de los cuales son fieramente ambiciosos, la lealtad apasionada de sus secuaces no conduce a la unidad nacional ni al desenvolvimiento político.

El normando, con su mano fuerte y su esforzado ánimo, forzó a los villanos y siervos ingleses a mirar las cosas como realmente eran y a luchar por su propia tierra. Durante centenares de años se habían entregado al feudalismo sin mirar dónde iban. Los normandos apresuraron sencillamente el progreso: suprimieron a una población de usufructuarios, dependientes y esclavos, sus últimas ilusiones, y la llevaron a luchar para abrirse el camino de la libertad.

En el «Doomsday Book»—el gran catastro hecho por Guillermo el conquistador—hay algunas ligeras indicaciones de que había comenzado la batalla por la libertad, porque parece haber existido aldeas en las cuales se había expulsado al señor.

Pero, por regla general, la lucha por la libertad y la independencia comienza en las ciudades grandes y prósperas, donde la clase media, por su riqueza y su organización, pudo resistir las fuerzas del feudalismo.

El comienzo de la lucha por la libertad entre el señor y el campesino: En el campo, en tanto, los asistentes y ayudantes del señor se combinaron para suprimir el «préstamo de capital». Los campesinos adoptaron un sistema de cooperación y comenzaron a proporcionarse sus propios arados y arreos y a criar sus propios caballos y ganado en general. De este modo pudieron escapar de las más degradantes formas de servidumbre. En vez de trabajar juntos para el señor comenzaron a trabajar jumos para ellos mismos.

Conforme aumentó su ritpieza fueron capaces de obtener, primero, «Cartas», y luego escrituras de arrendamiento, y los más distinguidos entre ellos gradualmente se convirtieron en el arrendatario o colono moderno, y al cabo en la honorable posición del moderno hacendado agricultor, poseedor de tierra libre, al valor anual de 40 chelines, y con derecho a actuar como jurado y a votar por el caballero del condado.

La libertad es una cosa noble y preciosa. Da a la raza que verdaderamente ha sabido ganarla una capacidad, variedad y atento poder de iniciativa personal que con frecuencia influye más en el avivamiento del progreso que todas las demás fuerzas humanas. Pero hasta que la sociedad no fue organizada de un modo firme y permanente para los fines corporativos no se hizo posible la libertad individual.

No debemos, por consiguiente, pensar que siempre ha habido precedentes en la historia pasada de nuestra raza para todos los avances hacia una libertad más amplia, por la cual ahora laboramos. Las aldeas comunales de la Edad Media, por ejemplo, estuvieron muy lejos de ser un modelo para la imitación moderna.

Derivadas de la rígida organización del trabajo en el señorío, no lograron ningún progreso para la agricultura ni para la libertad personal de los campesinos. Tenemos ahora que ver cómo el primitivo sistema de la posesión común, que tanto se generalizó en Inglaterra, cuando fue colonizada América fué suplantado por un sistema más eficaz de granjas separadas y de cultive científico.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Moderna de Conocimientos Universales Tomo VI – Editores W.M. Jackson , Inc. Capítulo 24 – La Propiedad de La Tierra –

Historia del Jabón Componentes y Fabricación Resumen

Historia del Jabón
Compuestos y Fabricación

Cuando consideramos todas las comodidades que los inventos modernos nos proporcionan y que son parte indispensable de nuestra vida diaria, nos preguntamos qué hacían nuestros antepasados frente a una multitud de problemas, resueltos para nosotros e insolubles para ellos.

Claro está que como nuestras necesidades y exigencias crecen a medida que aumentan las comodidades que nos rodean, podemos pensar que nuestros antepasados vivían muy felices en condiciones de vida que para nosotros resultarían insoportables.

El siglo XX goza del fruto de tantos estudios, tantos experimentos, tanta búsqueda, tanto trabajo cuyo resultado superó a veces toda esperanza, que en medio de nuestro bienestar ni siquiera pensamos en los esfuerzos y sacrificios de aquellos tenaces investigadores e inventores.

jabon antiguo

El jabón, agente limpiador o detergente que se fabrica utilizando grasas vegetales y animales y aceites.

Existen documentos que mencionan el uso de muchos materiales jabonosos y agentes limpiadores desde la antigüedad.

Los agentes purificantes que se mencionan en el Antiguo Testamento no eran verdaderos jabones, sino un producto hecho únicamente con cenizas de corteza de árbol.

En el siglo I d.C., el historiador romano Plinio el Viejo describió las diversas formas de jabones duros y blandos que contenían colorantes.

• ►Primeros Usos

Los antiguos conocían el jabón; por otra parte, viejas leyendas como los relatos de Homero nos hablan claramente de la importancia que los griegos daban a los cuidados corporales.

Los héroes nunca arrostraban el peligro dé los combates ni participaban de un sacrificio ritual sin haber frotado previamente su cuerpo con aceites y esencias aromáticos.

Los primeros rastros de un jabón fabricado con grasas y ceniza se encuentran en Mesopotamia, donde se menciona en tabletas de la época sumeria.

En aquellos tiempos, el uso del jabón se reservaba para rituales religiosos.

Se dice que, en torno al siglo X a.C, los sirios de Alepo empezaron a fabricar jabón con aceite de oliva y cenizas, a las que añadieron por primera vez una planta aromática, el laurel, para mejorar sus propiedades, ya que desinfecta y al mismo tiempo cuida la piel.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/jabon3.jpg

Los fenicios fabricaban jabón en el VI a.C. y usaban casi los mismo componentes que hoy

Los fenicios usaban jabón de ceniza para limpiar los tejidos, costumbre que se ha practicado hasta el siglo XIX.

Los griegos de la calle usaban aceite de oliva para limpiarse los cabellos, aunque algunos historiadores consideran que ya se fabricaba el jabón con grasa de animales y ceniza, básicamente para limpiar la ropa, pues el lavado corporal no era muy frecuente.

• ►El Jabón Moderno

La leyenda cuenta que el jabón moderno lo descubren los romanos en los entornos del río Sapo, donde se mezclaban la ceniza y el aceite de los rituales.

En el siglo I ya se fabricaban diversos tipos de jabones en Europa, como cuenta el romano Plinio el Viejo.

Los ungüentos muy finos se fabricaban con la emulsión de substancias resinosas que brotaban de tajos efectuados en el tronco de ciertos árboles; los aceites aromáticos, en cambio, se sacaban de las semillas.

Los más conocidos de éstos, y que aún se utilizan en medicina, química y perfumería, son: la mirra, el jengibre, el laurel y el incienso u olíbano (del latín oleum Libani: aceite del Líbano).

Las variedades más preciadas de nuestros jabones de tocador no son, en el fondo, sino derivados de productos conocidos desde hace dos o tres milenios.

Los primeros aceites balsámicos fueron los precursores de nuestro jabón líquido, y las finas esencias aromáticas que se usaban en los ungüentos nos dan una idea del refinamiento a que se llegó en la antigüedad.

Entre los romanos, los baños tuvieron gran importancia y constituían una especie de rito.

Las termas o baños públicos rivalizaban por su arquitectura y esplendor con los más hermosos palacios.

Había en ellos piscinas, gabinetes para masajes, gimnasios y baños de toda clase. Los más célebres y suntuosos fueron los de Agripa, de Nerón, de Trajano, de Adriano, de Diocleciano y de Caracalla.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/jabon2.jpg

En Roma, las termas eran edificios suntuosos donde había gimnasios, paseos, salas de estar, bibliotecas. En ellas conversaban y discutían filósofos, poetas y retóricos. Una parte de los edificios estaba destinada a los hombres, otra a las mujeres. Había baños fríos, calientes y de vapor.

En París, detrás del museo Cluny, se encuentran las ruinas de las termas edificadas bajo el reinado de Juliano, y en Roma se pueden todavía admirar, perfectamente restauradas, las termas de Caracalla, muy renombradas en la actualidad por los grandiosos espectáculos teatrales que allí se ofrecen durante el verano.

Pero si nuestros mayores conocían los ingredientes necesarios para elaborar el jabón, durante muchos siglos lo fabricaron con procedimientos muy primitivos.

Al parecer, los fenicios fueron los primeros en obtener jabones sólidos y en comerciar con ellos.

Según Plinio, los romanos ya conocían el arte de fabricar jabones, y, en efecto, en las ruinas de Pompeya se encontró un taller completo de jabonería, con los diferentes utensilios y unas cubas llenas de jabón compuesto de una mezcla de aceite y álcali.

Los elegantes de Roma, para teñirse el cabello de rubio, utilizaban un jabón especial fabricado en Alemania.

Ateneo (193 años después de J. C), es el primer autor griego en cuyos escritos aparece la palabra sopón (jabón).

El médico Aecio, que vivió en el siglo IV, habla de un jabón negro y los médicos árabes señalan a menudo el uso del jabón en medicina y para la limpieza de la ropa.

Las primeras manufacturas de jabones sólidos, a base de soda, fueron establecidas en Savona (pequeña ciudad de Italia cerca de Génova).

La industria jabonera fue muy floreciente en Venecia.

Para protegerla se prohibió la entrada de jabón extranjero, tanto en la ciudad como en todos los territorios que de ella dependían.

Con el fin de controlar su calidad se ordenó que todo jabón, aun el fabricado por particulares, llevase una marca grabada en todas sus caras.

Generalmente la palabra jabón designa toda composición que se obtiene sometiendo un cuerpo graso salificable —como el sebo y el aceite— a la acción de un álcali como la soda o la potasa.

• ►Clasificación

Los jabones pueden dividirse en dos clases: los solubles, producidos mediante la soda o la potasa y los insolubles.

Además, los jabones solubles utilizados en los menesteres domésticos y en la industria se dividen en dos categorías: jabones duros y jabones blandos, según la menor o mayor cantidad de agua que contienen.

Componentes: Las grasas y aceites utilizados son compuestos de glicerina y un ácido graso, como el ácido palmítico o el ácido esteárico.

Cuando estos compuestos se tratan con una solución acuosa de un álcali, como el hidróxido de sodio, en un proceso denominado saponificación, se descomponen formando la glicerina y la sal de sodio de los ácidos grasos.

La palmitina, por ejemplo, que es el éster de la glicerina y el ácido palmítico, produce tras la saponificación palmitato de sodio (jabón) y glicerina.

Fabricación: En las calderas se mezcla la materia grasa con álcali y sal común.  Después de reposar varias horas y luego la la masa pasa a una máquina que la transforma en cilindros. 

Luego el producto se moldea en forma de panes. Éstos se cortan según el tipo de jabón que se desea.

Ulteriormente la marca se graba con máquina en los panes. Al final el producto pasa a los secaderos y se procede seguidamente a su embalaje.

Los jabones «duros» se fabrican generalmente en grandes calderas y a temperaturas superiores a la del agua hirviendo.

El mejor jabón de este tipo es el de Marsella, que antaño se preparaba con aceite puro de oliva, mientras hoy se emplea una mezcla de aceites de oliva, sésamo y maní.

Los jabones «blandos» se elaboran en pequeños recipientes y a temperatura menor.

Puede utilizarse en su preparación cualquier clase de cuerpo graso, generalmente aceite de ballena o de semillas.

Algunos jabones pueden fabricarse en frío.

Pueden ser a base de soda o de potasa, según se los prefiera duros o blandos.

Se los colorea con ultramar, con bermellón, con ocre y otros productos, y se los perfuma con esencias agradables.

En ciertos países, la producción jabonera de lujo ha alcanzado un alto grado de refinamiento.

Para terminar, citaremos los jabones medicamentosos empleados en el tratamiento de enfermedades de la piel, del reumatismo, de la artritis, y recordaremos los jabones con ácido salicílico, con alquitrán, con azufre, con alcanfor, etc.

Todos los jabones tienen, por otra parte, un considerable poder antiséptico y es por ello que a menudo el primer tratamiento de una herida consiste en lavarla con agua tibia y jabón.

Fuente Consultada:
LO SE TODO Tomo V Editorial CODEX Historia del Jabón e Historia del Peine

Origen del Helado:Historia de los Primeros Helados

Historia y Origen del Helado

Esa golosina que tanto apreciamos en los calurosos meses de verano tiene una historia y un pasado ilustres. Entre los ricos egipcios y los persas estuvieron de moda las bebidas heladas; gustaban especialmente del jugo de frutas y del agua azucarada, a la que agregaban distintas esencias aromáticas, enfriando el refresco con hielo.

Según podemos apreciar examinando antiguos grabados, los persas daban a estos helados la forma de un huevo y los lamían al igual que suelen hacerlo los niños de hoy.

Los romanos fueron muy afectos a las bebidas heladas; se cuenta que Julio César tomaba grandes cantidades para reponerse de las fatigas de sus expediciones militares. Los árabes gustaron a tal punto de ellas, que nuestra actual palabra sorbete deriva precisamente de su lengua.

Empero, la crema helada, esto es, lo que en la actualidad llamamos helado, data del siglo xvi y nació en la ciudad de Florencia; su invención se debe a Bernardo Buontalenti.

Este delicioso manjar tuvo sus enemigos y sus apasionados defensores; entre estos últimos contó con Catalina de Médicis (1519-1589), quien lo introdujo en la corte de Francia e hizo venir de Florencia a dos expertos en la fabricación de helados.

En la antigua Grecia se practicaba ya la costumbre de mejorar ciertos postres, frutos, golosinas y bebidas mediante su enfriamiento. El griego alejandrino Ateneo refiere en su libro «El banquete de los sofistas» —en el cual describe la vida y las costumbres del siglo III antes de Cristo— los procedimientos empleados para conservar la nieve durante el verano, en cuevas o sótanos subterráneos, existentes entonces en las casas ricas.

Un siglo más tarde encontramos en Florencia, en Napóles, en Venecia, en Palermo, gran número de fabricantes de helados, quienes trataban de hallar nuevas recetas para su especialidad, nuevos adornos, nuevos gustos; entre éstos merecen destacarse la espuma florentina, las tortas heladas napolitanas y sicilianas, la bomba napolitana, el arlequín o helado mixto de origen veneciano.

En 1660, el florentino Procope Coltelli abrió en París el primer establecimiento en que se servían helados; fue el famoso Café Procope, al que concurrían, hasta el siglo pasado, la gente elegante, los literatos, los artistas y los políticos.

Procope fue también el inventor de la máquina para fabricar helados que aún hoy se usa en muchos hogares, y que consta de un receptáculo con una espátula batidora, colocado en un recipiente mayor que contiene hielo.

Además del Café Procope, ubicado enfrente de la Comedie Francaise, que había sugerido a su propietario la idea de dar a cada variedad de helados el nombre de un artista de moda, también adquirió renombre el Café Napolitano. Su primer propietario fue Tortoni.

Florentinos, venecianos, sicilianos y napolitanos llevaron a todos los países de Europa la afición por los helados, aunque hasta el siglo pasado éstos quedaron reservados para las mesas de los ricos.

Existen a este respecto numerosas anécdotas; las crónicas de la época relatan frecuentes querellas entre damas de la alta sociedad que trataban de lograr para sí, ofreciéndoles un mayor salario, a tal o cual heladero italiano.

————-  00000 ————

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/helados.jpg

La auténtica crema helada, tal como la conocemos hoy, fue servida por primera vez en Florencia en el siglo XVI. Catalina de Médicis llevó a París a dos heladeros expertos, introduciendo así el uso de los helados en la corte de Francia.

Aquí vemos a Catalina de Médicis, durante una recepción que ofreció en su palacio de Florencia, recibiendo de manos de su servidor una copa de crema helada. El delicioso manjar constituía, entonces, un exótico ofrecimiento para los invitados.

————-  00000 ————

Tal uso de los helados fue introducido en Inglaterra en 1860 por un cocinero de Catania quien, en un banquete celebrado en el corazón político y comercial de Londres, habría presentado una enorme torta helada, tan artísticamente decorada que suscitó la envidia de los demás cocineros del Reino Unido.

También se cuenta que Carlos I de Inglaterra asignó la fabulosa remuneración de 20 libras esterlinas anuales a su cocinera y especialista de helados en forma de huevo, con cucurucho de vainilla, relleno de pasta de grosella.

————-  00000 ————

El Renacimiento, junto con otros refinamientos en las costumbres nacidos en el mundo antiguo, volvió a usar de esta práctica culinaria.

Fueron reposteros árabes quienes introdujeron en la Europa medieval el sorbete, servido primero en los palacios de los grandes señores, y más tarde ofrecido al público por los pasteleros de Siria, Egipto y la España musulmana. Reposteros italianos tienen el mérito de haberlo introducido en las cortes de los príncipes, y de haber creado no pocos de los tipos de helados y refrescos todavía en uso.

————-  00000 ————

Las recetas secretas que utilizaban los heladeros italianos pudieron al fin ser descubiertas por un chef francés, llamado Clermont, a fines del siglo XVII. Clermont emigró a los Estados Unidos y estableció allí una fábrica de helados; esta industria prosperó en muy poco tiempo.

helado cucuruchuLa forma cónica de los helados y otras modalidades que han facilitado su consumición en todo momento y en cualquier lugar son debidas a los americanos del Norte, cuyo espíritu práctico hizo de esta golosina un manjar popular.

Mas no sólo lo colocaron al alcance de todos (quedando desprovista su fabricación del sello especial que le dieron sus inventores), sino que confeccionaron nuevas recetas y convirtieron los helados en parte integrante de la alimentación diaria, para felicidad de los niños y de los que ya no lo son.

Sin embargo, los helados italianos seguían teniendo el mayor éxito. En 1850, el veneciano Sartorelli organizó un pintoresco desfile de 900 carritos de heladeros ambulantes a través de la ciudad de Londres.

Diez años más tarde, en Nueva York, otro italiano imitaba su ejemplo, desafiando de este modo a quienes ya creían entrever el declinar de esa pequeña industria, que no cesa de progresar acelerada y entusiastamente.

Ya dijimos que, en nuestros días, los helados no son considerados como una golosina sino como un alimento; en los Estados Unidos existen escuelas en las que se imparte enseñanza especial a los futuros fabricantes de helados; estos establecimientos poseen laboratorios químicos perfectamente equipados.

Una estadística de 1980 demuestra que cada habitante consume por año, en los Estados Unidos, unos 70 kilogramos de icecream.

América latina, por su parte, es una gran consumidora de helados; aunque no disponemos de estadísticas, basta observar los quioscos, los carritos ambulantes, los innumerables vendedores con conservadoras de frío de distintos tipos, que en los meses de verano se instalan en los lugares de gran afluencia de público, o recorren los parques, plazas y paseos, y hasta los apartados barrios de las ciudades y de los más alejados suburbios.

Para concluir esta breve reseña, transcribiremos el elogio que escribió Giuseppe Parini, uno de los grandes poetas italianos del siglo XVIII:

A un mismo tiempo la nieve se apresa
y la fresa gentil con su suave perfume
que de lejos traiciona su ansiada presencia,
el limón saludable y la más dulce crema.

Parini, autor de poesías de tono austero, hallaba, pues, motivo de inspiración en las deliciosas y aromáticas cremas de frutas heladas.

Fuente Consultada:
LO SE TODO Tomo I Historia del Helado – Editorial CODEX

Temas Relacionados

Biografía de Goodyear y La Vulcanizacion del Caucho Con Azufre
Historia del Sacacorcho Correcto Uso En Los Vinos
Origen de La Quiniela, Otro Invento Argentino
Baston Blanco Para Ciegos Invento Argentino
Historia de la Mayonesa Su Origen
Origen de la Guillotina
Invento La Identificacion Genética en Criminales
Historia de la Reposteria

Enlace Externo:Historia de los helados

Gas de Alumbrado:Historia y Obtención del Gas de Hulla

Historia del Gas de Alumbrado
Obtención del Gas de Hulla

Historia del Orígen del alumbrado. La primera luz artificial surgió como tea resinosa, tal vez el día mismo en que el hombre descubrió el fuego.

Al tiempo que se protegía contra los animales salvajes y obtenía una fuente de calor, el habitante de las cavernas descubrió que el fuego podía alumbrar las penumbras de su morada al ser trasmitido a un trozo de madera.

Aún hoy, muchas tribus perdidas en remotos rincones de la tierra siguen usando estas teas como única fuente de iluminación.

Cierto día, en algún sitio de la tierra inhóspita, un genio primitivo descubrió que un junco impregnado con grasa ardía durante largo tiempo con llama brillante.

Así nació la primera lámpara, que en lo sucesivo habría de reaparecer, bajo las más diversas formas, en todas las civilizaciones de la antigüedad; griegos y romanos, caldeos y asirios, egipcios y cartagineses supieron fabricar utensilios de bronce, hierro o cerámica para conservar el fuego sagrado de sus templos y alumbrar las vigilias de sus sabios.

La tea caracteriza a los primitivos que aún no habían progresado lo suficiente para poner la naturaleza a su servicio en forma práctica y duradera; la lámpara es el símbolo de las distintas civilizaciones que han dejado su huella en la historia.

Los aceites vegetales y animales perduraron como combustibles hasta el siglo XIX, en que aparecieron la? primeras lámparas de petróleo.

Aunque desplazado de las grandes ciudades, este producto económico y práctico sigue siendo útilísimo en las comunidades rurales.

En los primeros años del revolucionario siglo XIX se propagó el uso de la dustrial. La lámpara de gas, que utilizaba sustancias gaseosas extraídas del carbón o el petróleo, se impuso rápidamente en todos los países occidentales.

Pero el ritmo del progreso tecnológico no se detuvo allí: un tercer milagro, la lámpara eléctrica, surgió antes que concluyera el siglo, desplazando al gas y al petróleo.

Tomás Edison, el famoso «Mago de Menlo Park», logró iluminar con su lámpara incandescente la gigantesca Feria Mundial de Chicago y la posterior Exposición de París.

El invento de Edison, práctico, limpio y económico, fue adoptado en el mundo entero.

Sucesivas mejoras —la utilización de filamentos de tungsteno y el uso de diversos gases en el interior de la lámpara, entre ellos— fueron perfeccionando sus características.

Uso de Gases:

Felipe Lebón, químico francés nacido el 29 de mayo de 1769, fue quien, gracias a prolongados e ingeniosos experimentos, hizo posible el empleo, para el alumbrado, de los gases producidos por la destilación de la madera.

Un día, mientras se ocupaba de una máquina de combustión, colocó en un recipiente de vidrio, resistente al fuego, un puñado de viruta de madera y lo expuso al calor de la llama; casi en seguida vio salir un humo negro de olor acre.

Este hecho despertó su curiosidad, y deseoso de investigar, acercando una bujía encendida, el humo se transformó en fuego.

Lebón acababa de encender la primera lámpara de gas.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/gas_alum1.jpg

 El descubrimiento del gas de alumbrado está ligado principalmente al nombre del ingeniero francés Felipe Lebón. Realizó un experimento, colocando viruta de madera en un recipiente de vidrio, que expuso al fuego.

El orificio de dicho recipiente estaba obturado por un corcho que permitía el paso de un tubo también de vidrio; aproximó luego la llama de una bujía al humo que salía de este último, y el humo se encendió. Lebón había descubierto así el primer tipo de lámpara de gas, punto de partida de una serie de experiencias.

————-  00000 ————

El químico comprobó luego que no sólo de la madera, sino también de otros combustibles y en particular de la antracita, se desprendía un gas que convenía al alumbrado y a la calefacción.

Consiguió purificar este gas negruzco y picante, haciéndolo pasar por medio de un tubo, a una botella sumergida en un recipiente lleno de agua: el gas abandonaba entonces sus substancias bituminosas y acidas, y podía ser recogido en estado puro.

El simple dispositivo creado por Lebón  se ilustra abajo sobre la manera en que funcionan las fábricas de gas.

Todos los elementos de que estas últimas constan se hallan en aquél: el dispositivo de destilación (retorta), el sistema de purificación (depurador y condensador) y el recipiente para recoger el gas: gasómetro.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/gas_alum2.jpg

He aquí otro experimento de Lebón: la retorta que contiene carbón es sometida a la acción del fuego; el calor produce la descomposición del carbón. Los productos gaseosos que derivan de la destilación son conducidos por medio de tubos a los dispositivos de depuración (condensador y depurador), donde se despojan de las substancias bituminosas y ácidos. El gas es recogido en el gasómetro en estado puro.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/gas_alum3.jpg

Esquema de una fábrica de gas moderna.

La preparación está basada en él principio descubierto por Lebón; en la retorta (A) se destila la hulla. Los productos gaseosos así obtenidos pasan a un recipiente (B), en el que se recogen el alquitrán y el agua amoniacal, mientras el gas es enfriado una primera vez.

De allí pasa a los conductos de enfriamiento y a los lavadores (C). El gas contiene aún dosis mínimas de alquitrán y agua amoniacal, que serán completamente eliminadas después de atravesar los dispositivos provistos de filtro de carbón y cal apagada (D) y los dos pequeños pozos (F y G). Luego de estas etapas, el gas llega puro al gasómetro (E), por el conducto (H), y sale del tubo (K) listo para el consumo.

En 1799, Felipe Lebón anunció su descubrimiento al Instituto de Francia y patentó su termolámpara, destinada a dar luz y calor.

Todo centro urbano posee una planta donde se destila la hulla para obtener de ella no un gas de alumbrado, que desde hace ya mucho tiempo ha sido reemplazado por la electricidad, sino otro que combinado con diversos elementos sirve  para la cocina, la calefacción y otros usos.

El carbón mineral, colocado en grandes retortas de arcilla refractaria, impermeables al aire, es llevado a una temperatura muy elevada.

El espeso vapor que se desprende del mismo, es una mezcla de gas (hidrógeno y carbono), betún y amoníaco.

El gas es conducido a través de un tubo hasta los aparatos purifícadores.

En las retortas queda el carbón consumido (coque), esponjoso, liviano y buen conductor.

Adherido a las paredes de la misma queda otro carbón, que recibe el nombre de carbón de retorta, y es empleado en la fabricación de electrodos.

En los dispositivos de depuración, el gas es lavado en agua, e inmediatamente enfriado.

Por este procedimiento se eliminará el alquitrán, materia viscosa de color castaño rojizo, con reflejos brillantes.

El gas pasa luego a través de dos filtros constituídos por carbón apilado y cal.

Es allí donde se recoge el amoníaco, del cual se extraerán sales, de gran utilidad en la industria y la agricultura.

Por último es envasado en grandes garrafas metálicas; el carbón está listo para el consumo.

El alquitrán, que, como se sabe, es un subproducto de la destilación de los gases, se empleaba en el calafateo de los barcos, en la fabricación de barnices para maderas y en la protección de cordajes expuestos a la humedad, sin hablar de su uso como desinfectante.

Mezclado con arena o pedregullo, sirve para el mantenimiento de las rutas, hoy todavía utilizado.

Por otra parte, la química extrae del alquitrán, la sacarina, que posee un gran poder azucarante; el ácido fénico, poderoso desinfectante; la naftalina, la bencina y la anilina, utilizada en la preparación de colorantes; la parafina, especie de cera mineral, y otras numerosas substancias químicas, entre las que figuran las esencias artificiales de violeta y almendra, aceites pesados y livianos, y el ácido pícrico, de gran utilidad en las industrias.

Felipe Lebón, infatigable investigador, se estableció en el campo y allí trabajó en la instalación de un laboratorio-fábrica, que consideraba de gran importancia.

Luego de muchos sacrificios, y creyendo que el éxito estaba próximo, buscó subsidios y protecciones para realizar sus experimentos en gran escala.

Sólo halló desconfianza. Desesperado, decidió agotar todos sus recursos.

Alquiló en París un hotel e instaló allí hornos y retortas; practicó orificios en las paredes de las habitaciones para hacer pasar, a través de los mismos, tubos que prolongó hasta las paredes exteriores y que un día dejaron escapar el gas tan esperado . . . Millares de luces brillaron en torno al inmueble, confiriéndole un aspecto fantástico.

Al día siguiente, Lebón era célebre.

Napoleón, al conocer estos hechos, autorizó al químico a construir, ert el bosque de Rouvray, un equipo para la destilación de la madera y la producción del gas de alumbrado, con la condición de producir ácido acético y alquitrán, elementos que debían ser enviados a Le Havre para las necesidades de la marina imperial.

Así pareció iniciarse para el inventor un período de prosperidad.

Pero la maldad y la envidia no le dieron tregua, y su tranquilidad nunca fue total.

Otro grave inconveniente se le presentó, cuando una furiosa tormenta destruyó gran parte de las instalaciones. 

Superando todos  los  obstáculos,  el  desdichado hombre de ciencia reconstruyó cuanto había sido dañado.

Mas, al poco de concluir esta empresa, un trágico y misterioso fin habría de arrancarlo de sus experimentos.

Lebon Felipe y el gas de alumbrado

El 2 de diciembre de 1804, al volver de la fiesta de la coronación de Napoleón I, Lebón fue asesinado.

¿Por quién? ¿Por qué?.

No se ha podido saber. Algunas personas que se dirigían hacia los Campos Elíseos encontraron a la mañana siguiente, al pie de un árbol, el cuerpo del químico, atravesado por trece puñaladas. Tenía entonces 35 años.

Uno de sus socios, poco escrupuloso, se apoderó de los beneficios aportados por los trabajos que Lebón realizara en Rouvray, y la desdichada viuda se vio obligada, ante su angustiosa situación, a solicitar ayuda al Gobierno.

Por esta época, Guillermo Murdoch y Jaime Watt trabajaban en el perfeccionamiento de la fabricación del gas de alumbrado.

TIPOS DE ALUMBRADOS

Artefactos utilizados para alumbrado desde los tiempos más remotos hasta nuestros días: 1) primitiva lámpara de aceite; 2) antiguo candelabro para bujías de cera; 3) tea de la época medieval; 4) candelabro de cinco luces; 5) candil alimentado con aceite; 6) quinqué de petróleo; 7) farol de gas; 8) velón de aceite; 9) lámpara de arco voltaico; 10) lámpara de acetileno; 11) lámpara eléctrica actual; 12) araña de cristal; 13) lámpara de diseño moderno; 14) tubo fluorescente.

Fuente Consultada:
LO SE TODO Tomo I Editorial CODEX – Historia del Gas de Alumbrado –
Enciclopedia Ilustrada CUMBRE  Editorial CUMBRE S.A. Tomo 5 Entrada HIstoria del Alumbrado

Temas Relacionados

Historia del Transporte de Gases y Líquidos En Tuberías
Gas Natural Clasificación, Distribución, Transporte
Historia de la Lampara Electrica
El Negocio del Gas Natural en el Mundo
Los Gases Nobles: Propiedades ,Aplicaciones y Concepto
La Explotacion del Petroleo Busqueda Cientifica y Técnologica

Enlace Externo:La historia de las lámparas de gas

Campañas Militares y Guerras en las Montañas:Hazañas Belicas

Campañas Militares Donde se Cruzaron Montañas

Muchas montañas han sido en el transcurso del tiempo escenario de grandes acontecimientos guerreros. La Antigüedad nos ha dejado ya muchos ejemplos.

Recordemos la Retirada de los Diez Mil de Jenofonte o la expedición de Aníbal en los Alpes.

En la Edad Media Carlomagno pasó los Alpes con su ejército, y más tarde los Pirineos. En Perú, los incas, y después sus conquistadores, los españoles, no retrocedieron ante la  montaña.

En el curso de los tiempos, numerosos macizos montañosos han desempeñado el papel de verdaderas barreras.

Con frecuencia han impedido a los pueblos ponerse en contacto, tanto para fines pacíficos como para los militares.

Si para cualquier persona es penoso afrontar un lugar de montañas salvajes, cuánto más lo será para los ejércitos, que deben necesariamente llevar consigo enormes cantidades de material, sin olvidar los problemas derivados del avituallamiento.

Sin embargo, las montañas han sido a través de la historia escenarios de importantes hechos de armas.

En efecto, ciertos estrategos no han dudado en arriesgarse con sus tropas por tan difíciles terrenos.

Hay que añadir que en todos los casos se hizo así por absoluta necesidad.

Pensemos, por ejemplo, en una de las más importantes expediciones militares de la historia de la estrategia, concretamente la marcha que los Diez Mil Griegos emprendieron bajo el mando de Jenofonte.

Jenofonte

Jenofonte: fue un militar y polígrafo griego Jenofonte escribió hacia el 386 a.C. una de las obras de la antigüedad griega más leídas, la famosa Anábasis, en la cual narró la campaña emprendida quince años antes por el príncipe Ciro de Persia el Joven contra su hermano Artajerjes II, así como la consiguiente retirada de las tropas mercenarias griegas dirigida por el propio autor.

Después de la batalla de Cunaxa pasaron de Mesopotamia, más allá de las montañas de Armenia, en dirección al Asia Menor occidental. Esto aconteció entre el 401 y 399 antes de Jesucristo.

En su famosa obra Anábasis, Jenofonte relata esta retirada forzosa de los griegos.

No obstante, ésta no fue, ni mucho menos, la única de su género que se desarrolló en la Antigüedad.

Una de las más conocidas y sensacionales expediciones a través de las montañas fue la de Aníbal, que condujo, en el siglo III antes de Jesucristo, a todo su ejército desde España a Italia atravesando los Alpes.

Con gran frecuencia se ha considerado esta expedición una empresa temeraria. Es posible, indudablemente, que debido a su ardor juvenil, Aníbal aceptase grandes riesgos.

//historiaybiografias.com/archivos_varios4/anibal.jpg

Aníbal Cruza los Alpes

El general cartaginés, que había impuesto ya su autoridad en España, esperaba un ataque de los romanos y quiso adelantarse pasando él mismo a la ofensiva.

Por esto decidió sorprender a los romanos en su propio terreno; pero para pasar de España a Italia le era necesario atravesar los Alpes.

Descontaba, por otra parte, recibir apoyo de ciertas tribus del sur de las Galias.

Es totalmente verosímil que el ejército que llevaba en su expedición contase con cuarenta mil o cincuenta mil hombres. Nada se sabe con absoluta certeza acerca de esta empresa, la cual impresionó de tal forma a los historiadores de la generación posterior que la llenaron de versiones completamente fantásticas.

Por la misma razón, las pérdidas sufridas por los cartagineses han sido enormemente exageradas.

Sin duda, no deben subestimarse, teniendo en cuenta las dificultades del terreno y el hecho de que las tribus de la montaña no les dejaban pasar sin entablar combate.

El frío debió de ser también un serio obstáculo para estos soldados, que en su mayor parte procedían del norte de África.

A pesar de todas estas pérdidas y dificultades, la empresa de Aníbal fue coronada por el éxito. Su caballería y su infantería se encontraban preparadas para la batalla cuando consiguieron llegar a Italia. Incluso vencieron a las temibles legiones romanas enviadas a su encuentro.

No se ha podido determinar con exactitud el lugar de los Alpes por donde Aníbal hizo pasar sus tropas.

Según toda verosimilitud, la expedición siguió un itinerario inédito.

Algunos historiadores se inclinan a creer que Aníbal tomó el paso de Suse, un valle excavado en la vertiente italiana de los Alpes, por la Dora Riparia.

//historiaybiografias.com/archivos_varios3/JULIO1.gif

Julio César

Se ha probado que César siguió este valle más tarde, cuando condujo sus tropas a las Galias.

Pero la expedición de Julio César se desarrolló en circunstancias bien distintas.

En esta época las carreteras estaban trazadas y, además, las tropas atravesaban un país amigo donde podían contar con el apoyo de todos.

Los cartagineses de Aníbal, por el contrario, se desplazaban en un país salvaje, inexplorado y habitado por tribus hostiles.

Es curioso constatar cómo en países montañosos varios generales han seguido los mismos itinerarios.

El paso de Suse, que ha sido utilizado con toda seguridad por César y probablemente por Aníbal, fue también la ruta tomada por Carlomagno cuando en 733 marchó con sus tropas francas al encuentro de los lombardos, encuentro que se produciría en Pavía.

Gracias a esta feliz marcha y a su victoria, este emperador cambió el curso de la historia.

Hasta esta época, Italia había impuesto su supremacía a la Europa situada al norte de los Alpes.

Desde entonces, los papeles se invirtieron hasta el punto de que la península italiana fue como un anexo de la Europa occidental.

Carlomagno demostró en otras circunstancias que no dudaba en atravesar las montañas con su ejército.

Recordemos, por ejemplo, su campaña de 778 al sur de los Pirineos, que dio por resultado el establecimiento de la Marca Hispánica, situada entre los Pirineos y el Ebro.

//historiaybiografias.com/archivos_varios3/carlomagno.jpg

Carlomagno

Conviene destacar, de todas formas, que en el conjunto de los acontecimientos de aquella época, esta última expedición de Carlomagno no fue muy conocida. Eginhard no hizo mención de ella en su Vita Caroli, su crónica de Carlomagno.

La explicación de esta omisión se encuentra en el hecho de que la retaguardia del ejército mandada por el conde Roldán fue sorprendida y deshecha por los vascos en el desfiladero de Roncesvalles.

Sin embargo, en Normandía, en la región de Coutances, de donde era natural Roldán, se ha conservado el recuerdo de estos hechos.

Más tarde, en la época del feudalismo, los trovadores popularizaron el relato de esta batalla.

Más o menos por la época en que los trovadores cantaban en Europa occidental las hazañas de Roldán, se constituía un potente imperio fuera de Europa, el cual, en muchos aspectos, iba a convertirse en uno de los más sorprendentes que jamás hayan existido: el imperio de los incas en Perú.

El establecimiento de un Estado tan enorme en las montañas, concretamente en la cordillera de los Andes, da testimonio de una gran maestría también en el terreno militar.

Más tarde, la conquista de este imperio por los españoles, conducidos por Pizarra, debe ser considerada una expedición militar excepcional en un país de montañas.

No solamente en la Antigüedad, sino también recientemente, las regiones montañosas fueron escenario de batallas y guerrillas. Napoleón llevó a cabo peligrosas expediciones a través de los Alpes, y, en América del Sur, Bolívar contribuyó eficazmente a la conquista de la independencia con sus batallas en los Andes. Durante las dos guerras mundiales la montaña también fue escenario de batallas encarnizadas.

//historiaybiografias.com/archivos_varios1/sanmartin.jpg

Ver:
San Martín Cruza Los Andes
La Aventura Militar Mas Grande de la Historia

Guerra y guerrilla en la montaña

Si antiguamente los ejércitos beligerantes evitaban en la medida de lo posible llevar a la montaña el teatro de sus operaciones, en los tiempos recientes ya no parece ser igual.

La historia militar contemporánea comenzó con las campañas de la Revolución francesa y especialmente con las de Napoleón.

//historiaybiografias.com/archivos_varios4/NAPOL1q.jpg

Napoleón Bonaparte

Poco tiempo después de ser investido por el Directorio como jefe supremo de los ejércitos, decidió atravesar los Alpes con sus tropas (5 de abril de 1796).

Para ello, resolvió ir por una de las rutas más peligrosas, pero también más cortas, hacia su objetivo, que era concretamente la Corniche, marchando sobre los acantilados entre los Alpes y el Mediterráneo; de esta forma, también se exponía a los ataques de los buques ingleses a lo largo de la costa.

Pero Napoleón realizó perfectamente su plan y a través de este camino llegó a Italia en cuatro días.

Más tarde, Napoleón se adentró en los Alpes por los caminos más difíciles, después de que los austríacos hubieran sido, una vez más, batidos por los franceses fuera de Italia del Norte.

El paso de los franceses por la ruta del puerto de San Bernardo empezó el 16 de mayo; los austríacos no esperaban ver a Napoleón tomar este itinerario que atravesaba Suiza y que constituía un campo de operaciones difícil, y su ejército, por consiguiente, estaba menos reforzado.

La vanguardia francesa, dirigida por el general Lannes, desembocó de improviso en el valle del Po y atacó a los austríacos por la retaguardia.

Napoleón no dudó ni un momento en llegar hasta Milán.

El 14 de junio de 1800 batió en Marengo al ejército austríaco, que tenía superioridad en efectivos y armamento.

Estas dos brillantes hazañas demuestran claramente que Napoleón, hábil estratego, estaba en perfectas condiciones de hacer pasar su ejército a través de los Alpes, que, por otra parte, no era una excepción, pues en 1799, un año antes del paso de Napoleón por San Bernardo, el mariscal ruso Suvorov, mandando un ejército austro-ruso, había pasado los Alpes para extenderse con éxito en el valle del Po.

En 1800 no fue Suvorov el que tuvo que replegarse ante Napoleón, sino Mélas.

Algunos años después de estos memorables acontecimientos militares, varias campañas se desarrollan en el Nuevo Mundo sobre las regiones montañosas; algunas de ellas fueron conducidas por Simón Bolívar, que, gracias a sus caminatas por los Andes, sorprendió a los españoles y sus partidarios y les infligió numerosas derrotas, contribuyendo activamente a la liberación de Hispanoamérica.

Durante la primera guerra mundial, la lucha en la montaña iba a ser un importante campo de operaciones militares.

En los Cárpatos se libraron furiosas batallas entre rusos y austríacos, mientras que en los Alpes estos últimos estaban en disputa con los italianos.

También durante la segunda guerra mundial se ha combatido en las montañas, a menudo entre unidades especializadas. Recordemos la rudeza alemana a través del Cáucaso.

El 9 de agosto de 1942 los alemanes ocuparon los yacimientos petrolíferos de Maikop y las refinerías de Krasnodar y avanzaron en seguida en dirección al este hasta adentrarse 100 kilómetros sobre los campos de petróleo de Grozny.

Una patrulla de cazadores alpinos escaló el Elbrús el 21 de agosto de aquel mismo año y plantó la cruz gamada sobre el pico más alto de Europa.

Sin embargo, su ofensiva se desencadenó en el Cáucaso, principalmente en el valle del Terek.

Otra región donde se ha combatido encarnizadamente durante la segunda guerra mundial es en el sudeste asiático.

En Birmania, el avance del general norteamericano Stilwell, jefe de Estado Mayor de Chang-Kai-chek, desde Ledo hasta el campo de aviación de Myitkyna y a través del valle de Hukawang, fue una de las más impresionantes expediciones de montaña que jamás se han realizado (1943-1944).

Uno de los principales problemas para la guerra en esta parte de Asia era el del transporte; las fuerzas armadas tuvieron que ocuparse en más de una ocasión de construirse sus propias vías de comunicación; en muchos lugares, los soldados encargados de trazar las carreteras iban pisando los talones a las vanguardias.

La zona fronteriza entre Birmania y la India, donde en el transcurso de la primera mitad de la guerra los británicos tuvieron que batirse en retirada ante los japoneses, no poseía casi carreteras; se trata de un macizo montañoso, salvaje y espeso, constituido por un contrafuerte del Himalaya.

Durante los meses de enero a mayo de 1942, los británicos y los chinos fueron rechazados por los japoneses, ocupando la famosa Ruta de Birmania, una de las más importantes carreteras de montaña en el sudeste asiático.

Este trabajo representaba un interés estratégico muy importante para el abastecimiento de las tropas chinas.

La conquista de esta carretera por los japoneses suscitó graves problemas; el aprovisionamiento de Chang-Kai-chek debió hacerse desde el exterior por vía aérea, o desde abajo a través de los contrafuertes al sudeste del Himalaya, y aun así, los aliados rechazaban el tener que restablecer una situación que de por sí era desesperada, particularmente por las audaces intervenciones del general Stilwell.

En algunas ocasiones se ha recurrido en las regiones montañosas a métodos de guerra clásicos, generalmente por movimientos de resistencia y guerrilleros. Precediendo a las líneas de formación regulares de sus ejércitos, estos grupos creaban numerosas dificultades al enemigo, al que a veces infligían cuantiosas pérdidas.

Los acontecimientos en Yugoslavia son un ejemplo reciente de esta táctica.

En el macizo abrupto y poblado de árboles, la guerra de guerrillas contra los alemanes y a veces contra otros guerrilleros alcanzó su máximo desarrollo.

En principio, el jefe de la resistencia yugoslava era el general Mihailovich, partidario del rey Pedro, pero a partir de 1942 Tito tomó el mando del movimiento, al frente de más de doscientos mil hombres armados desde el aire por los ingleses o con armamento conseguido del enemigo, sobre todo después de la capitulación de Italia.

Los hombres de Tito llegaron a apoderarse de enormes cantidades de armas. Hubo ocasiones en que los partidarios de Mihailovich y los de Josip Broz —alias Tito— habían combatido juntos.

En cierta ocasión Tito cercó una veintena de divisiones  enemigas,  ya  que dirigía la guerrilla de manera magistral.

Nunca Tito se dedicó a la defensa de un territorio determinado; si la presión del enemigo era muy fuerte, se retiraba a la montaña para reaparecer en seguida de improviso en otro lugar; tanto él como sus partidarios llevaban una vida difícil; mal alimentados, equipados y armados, debían combatir a un adversario mucho más fuerte, pero Tito logró resistir hasta la victoria final.

Mihailovich, su adversario en el propio país, compareció ante los tribunales y fue fusilado.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa2.jpg

Temas Relacionados

El Cruce de los Andes de San Martín
Datos Curiosos de las Guerras Actuales
Lista Cronológica de las Guerras del Siglo XX
Caracteristicas de las Guerras: Concepto y Causas del Origen
Periodo Entre Guerras:Resumen y Cronología

La Edad del Bronce:Consecuencias en el Arte y la Guerra

LA EDAD DEL BRONCE: NUEVAS TÉCNICAS , ARMAS Y ARTE

Esta metalurgia nace cerca de la actual meseta de Armenia, para extenderse rápidamente hacia Oriente y Occidente.

Las gran riqueza minera del oeste se hace velozmente conocida.

Desde las «cunas de la cultura» -Mesopotamia y Egipto– no tardan en llegar contingentes de colonizadores prehistóricos.

La isla de Chipre, las llanuras de Alemania y los territorios británicos (estos últimos colmados del preciado estaño) se hicieron muy pronto tan importantes que sus tribus primitivas fueron reemplazadas por pueblos mucho más avanzados. .. .Nueve partes de cobre .. .una de estaño.

He aquí la fórmula más acabada que se empleo en los antiguos talleres de fundición, no sin antes haber pasado por una etapa de interminables pruebas, seguidas de otros tantos fracasos.

Con esta aleación «mágica» que da por resultado el bronce, vinieron muchos adelantos, pero también se hizo más terrible aún uno de los peores flagelos de la humanidad: la guerra.

LA EDAD DEL BRONCE: NUEVAS TÉCNICAS , ARMAS Y ARTE

Las hachas se perfeccionaron haciéndose armas mortíferas en manos de sus poseedores.

Ya no se trataba de emprenderla a los golpes con el enemigo.

Ahora una sola estocada de espada o hacha terminaba la pelea en cinco segundos.

Quedaban menos prisioneros y más cuerpos sin vida tendidos en el campo de batalla.

En los túmulos, cajones de piedra enterrados en una loma –las tumbas de la época-, se lian descubierto las armas, los cascos y otros utensilios de aquellos guerreros incansables.

En ese tiempo también se generalizó el uso de los caballos y los carros, lo que trajo como consecuencia el desarrollo de los caminos -algunos de ellos, base de rutas trazadas en la actualidad- y, en definitiva, del comercio en general.

Este último permitió la comunicación entre las ciudades y la expansión de la cultura.

Los objetos comerciales fueron las alhajas –jade y pedrería– y las armas.

Al hablar de Edad del Bronce usamos un concepto cronológico que sólo tiene valor local.

Mientras que el uso de éste aleación por las culturas que poblaron la Mesopotamia asiática en la Antigüedad data de varios milenios, en Japón recién se introdujo el bronce unos cuatro siglos antes de nuestra era y hay tribus australianas, amazónicas y africanas que tomaron contacto con los aviones de los occidentales antes que con el bronce.

De ellos se puede decir que saltaron del Megalítico a la Era Espacial

Por tanto, cuando se hable de la Edad del Bronce de un pueblo determinado, es aconsejable precisar algo más la cronología, tomando como referencia hechos culturales coetáneos de otras civilizaciones.

Pero no fue solamente en el campo bélico donde la aparición del bronce transformó la ida de aquellos pueblos que, trabajosamente, habían descubierto los secretos de la preparación, del moldeo y del cincelado a esta aleación.

En  efecto, el nuevo material permitió al hombre de aquellos tiempos producir objetos artísticos menos frágiles y más elaborados.

Se denomina Bronce, a cualquiera de las distintas aleaciones compuestas sobre todo de cobre y estaño.

arte en la edad e bronce

El descubrimiento de los metales sumó nuevos y variados útiles y objetos artísticos a ios ya realizados con las antiguas técnicas y materiales.

La variedad de dichas creaciones plásticas es sorprendente y prueba de la nobleza del material es que lo adoptaron las más diversas culturas.

Su uso en el campo artístico se conservó hasta épocas muy posteriores a la aparición del hierro, metal que por su mayor dureza poco tardó en reemplazar al bronce en la fabricación de armas.

Entre las piezas ornamentales de bronce mejor logradas se cuentan algunas estatuillas provenientes de las estepas euroasiáticas que representan combates de animales, unas pocas de las cuales han llegado hasta nuestras manos y se conservan en los grandes museos del mundo.

Otro campo en el que el bronce aun no ha sido desplazado por otros metales es la ya milenaria técnica de la fabricación de campanas.

Todavía quedan artesanos en el Viejo Mundo que, aprovechando la experiencia acumulada por varias generaciones de antepasados -en la mayoría de los casos los secretos de estas artesanías se fueron transmitiendo de padres a hijos dentro de una misma familia-, siguen fabricando gigantescas campanas de bronce, algunas de las cuales llegan a pesar varias toneladas.

También los grandes escultores siguen mostrando una marcada preferencia por el bronce, material que resiste muy bien los efectos de la intemperie y que tiene consistencia suficiente como para permitir hacer gitantescas estatuas huecas.

El punto de funsión relativamente bajo de esta aleación permite trabajarla con sencillos métodos artesanales, aun tratándose de piezas de grandes dimensiones.

Si a lo antedicho se suman las nuevas aplicaciones que día tras día se dan al bronce, cuyas propiedades se fueron modificando mediante al agregado de otros metales a la aleación (el llamado bronce Admiralty, por ejemplo, que se usa en las construcciones navales porque el agua de mar no lo corroe, está compuesto por un 70% de cobre, un 29% de cinc y apenas un 1% de estaño), es fácil comprender que a los arqueólogos e historiadores del futuro les resultará tan difícil precisar la fecha del comienzo de la Era del Bronce como la de su fin.

LA Edad del bronce

Las nuevas técnicas no se emplearon solamente con fines pacíficos. El perfeccionamiento de las armas hizo que, a partir de entonces, las guerras fueran cada vez más cruentas y dirigidas a la total exterminación del enemigo.

EL SECRETO DE LOS CHINOS

Cuando empezaron a llegar a manos de los historiadores y arqueólogos occidentales antiquísimas estatuillas y objetos ornamentales de bronce hechos por los chinos se planteó un interrogante al que por muchas décadas no se pudo dar una respuesta satisfactoria:

¿como habían logrado aquellos artesanos fundir piezas tan complicadas?.

A través del análisis de las tradiciones orales y escritas de aquellos pueblos, se descubrió finalmente el secreto.

El artista hacía primero un modelo en cera de la pieza a fundir, con todos los detalles tanto estructurales como decorativos.

Luego la recubría con un barro arcilloso que, al secarse, formaba un molde herméticamente cerrado, con excepción de unos pocos conductos que se hacían introduciendo, antes que el barro fraguara, delgadas varillas que atravesaban la pared del molde.

Calentando fuertemente éste, la cera que estaba en el interior se fundía y escapaba por los conductos, de los que previamentese habían retirado las varillas.

Por esos mismos conductos se vertía finalmente el bronce fundido y, una vez que se enfriaba la pieza, se rompía el molde para sacarla.

Esta ingeniosa técnica concebida en plena Edad del Bronce fue readaptada en los últimos años por la industria metalúrgica para producir directamente por fundición piezas que, cuando se las fundía por los métodos convencionales, requerían un largo y costoso proceso de maquinado para darles sus formas definitivas.

La Edad del Bronce:Consecuencias en el Arte y la Guerra

Fuente Consultada: Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°8 Edit. Cuántica

Temas Relacionados

La Edad del Hierro y el Bronce Los Metales en el Neolitico
Metalúrgia Primitiva Fundicion de Metales
El Arte de China Antigua Cerámica, Porcelana, Jade, Bronce
La Revolucion Neolitica y Edad de la Piedra Pulida

Enlace Externo:• La Edad del Bronce

Uso de las Fuerzas Naturales:Aplicaciones del Viento, Calor y Agua

APLICACIONES DE LA ENERGÍA NATURAL: CAÍDA DE AGUA, VIENTOS Y CALOR

Cómo el Hombre Utiliza las Fuerzas de la Naturaleza: A lo largo de una gran parte de ‘la historia, la única fuerza que estaba al servicio del hombre fue la de sus propios músculos.

Durante el período neolítico comenzó a usar la fuerza muscular de varios animales, asnos, bueyes, caballos y camellos.

Luego, en los primeros estadios de la civilización, fabricó el hombre las primeras máquinas simples para ayudar a sus músculos a sobrellevar las tareas más dificultosas.

Entre las más importantes, figura la palanca.

Fue con simples artefactos y con el trabajo de los esclavos como levantó varias de las colosales obras de la antigüedad.

Posiblemente, la primera de las fuerzas naturales que usó para relevar el esfuerzo muscular, fue el poderío del viento. Rápidamente, debe el hombre haber notado cómo los árboles se inclinan y las ramas se rompen si los azota el vendaval y cómo las hojas son arrastradas aun cuando sople la brisa más suave.

Así aprendió a aprovechar el poder del viento para hinchar las velas de los barcos. Con el tiempo, inventó aparejos y velas más perfeccionados, de manera que pudo primero navegar haciendo ángulo con el viento y eventualmente, después de muchos siglos, virar casi directamente contra él.

maquinas simples usadas por el hombre

En algunos de los antiguos centros de civilización, usaban molinos de viento muy simples; pero fue más tarde, en el siglo XIII, cuando entraron en uso en Europa.

Tiempo después, se construyeron molinos más perfeccionados cuya parte superior podía ser movida para captar el viento en cualquier dirección que éste soplara.

energia eolica

Las corrientes y caídas de agua también se utilizaron desde tiempos remotos. En muchas partes del mundo, pueblos que viven aún en forma primitiva, usan balsas que son impulsadas por la fuerza de la corriente; muy posiblemente nuestros antecesores usaron medios similares.

Muchos navegantes primitivos, especialmente aquellos que vivían en las orillas del Pacífico, aprovechaban las corrientes oceánicas que les eran conocidas cuando tales corrientes seguían la misma ruta que ellos deseaban tomar.

La tremenda fuerza de las caídas de agua debe haber sido también evidente para los hombres de la antigüedad, pero no hay datos seguros de su uso hasta después de la invención de la rueda en la Mesopotamia.

Luego, con el correr del tiempo, los artesanos construyeron ruedas con paletas para impulsar el agua, las que se utilizaron en un principio para irrigar los terrenos.

Estas ruedas hidráulicas fueron lo suficientemente poderosas para arrastrar las pesadas y toscas maquinarias de los molinos y se pusieron en uso en muchas partes de Europa, muy a principios de la Edad Media.

energia hidraulica

La caída del agua hace girar una turbina que a su vez su movimiento genera energía eléctrica

Hoy, los ingenieros han hallado métodos completamente nuevos para utilizar el poder del agua.

Haciendo represas en los grandes ríos y embalsando sus aguas, han creado enormes desniveles que se emplean para mover turbinas y generar electricidad.

En zonas montañosas que se hallan alejadas de campos carboníferos, tales como en las Hébridas y en partes de Noruega y Suecia, trabajos de este tipo producen energía hidroeléctrica a bajo costo, y atraen a las industrias pequeñas.

Ver: Energía Mareomotriz

Aún el hombre moderno ha hecho uso de la fuerza colosal que la naturaleza provee mediante los saltos de agua; pero, en el norte de Francia, se están realizando planes muy avanzados para producir electricidad en gran escala, utilizando esta fuente de recursos.

Desde fines de la Edad Media, cuando las lentes comenzaron a fabricarse en una escala considerable, los niños pequeños gustaban dirigir la luz del sol sobre un papel o madera seca para producir una débil llama. Hoy, en el sur de la Rusia, en Francia y en otras partes, enormes espejos cóncavos concentran los rayos solares sobre enormes fuentes de agua hirviendo para obtener vapor y con ello poner en movimiento turbinas para la producción de electricidad.

USO DE LA ENERGÍA CALÓRICA:

No hay duda de que los inventores desconocidos que se ingeniaron para aprovechar la fuerza del viento y la del agua, fueron grandes benefactores para sus semejantes.

Pero, en cierto sentido, su tarea fue más fácil que la de inventores posteriores que usaron por primera vez otras formas de energía.

El viento mueve naturalmente las cosas y utilizar su fuerza era, simplemente, hacer mover las cosas que el hombre quería que se moviesen; la corriente oceánica fluye en una dirección fija y usarla significaba, sencillamente, hacer conducir a los hombres y a los objetos fabricados por ellos, en la misma dirección.

Los hombres que primero se ocuparon de hacer trabajar el calor, se enfrentaron con un problema mucho más difícil. Tenían que convertir una forma, de energía, el calor, en otra totalmente diferente, es decir, en energía mecánica capaz de realizar una tarea.

A fines del siglo XVII ya se habían cavado minas muy profundas, y extraer el agua de ellas era una necesidad imprescindible.

Una bomba común no puede elevar el agua más que a unos 10 metros, y el único método posible para drenarla era usar varias bombas sucesivamente, cada una de las cuales elevara el agua 10 metros más alto que la anterior.

Este método requería un arduo trabajo y los inventores de este período se pusieron a pensar en una posibilidad mejor.

A principios del siglo XVIII un francés, Papin, y dos ingleses, Savery y Newcomen, fabricaron bombas en las que el vapor hacía presión en un gran gabinete y expulsaba el aire hacia afuera; cuando se derramaba agua fría sobre el gabinete, el vapor se condensaba y se hacía un vacío. La presión de la atmósfera impulsaba entonces el agua de la mina dentro del gabinete vacío.

corte de una olla a presión

Ejemplo: presión del agua en estado de ebullición

Cierta vez, justamente a mediados de siglo, mientras James Watt, un fabricante de instrumentos de Glasgow, estaba reparando un modelo de bomba de vapor de Newcomen, tuvo una idea que significó un notable adelanto.

En lugar de enfriar el gran recipiente de vapor y volver a calentarlo cada pocos minutos, agregó otro recipiente pequeño donde el vapor estaría constantemente condensado; así se ahorraría tiempo y combustible. .

Pasaron unos cuantos años hasta que Watt comenzó a fabricar máquinas que utilizaban el vapor para impulsar un pistón y mover una rueda. A partir de ese momento, los motores de vapor se usaron en escala creciente para impulsar las máquinas de las nuevas industrias.

Luego, durante el primer tercio del siglo XIX, George Stephenson y algunos otros ingenieros lograron construir locomotoras de vapor capaces de transportar pesadas cargas a lo largo de vías, a velocidades que excedían en mucho a las que el hombre había alcanzado antes.

Nuestros abuelos gustaban contar cómo James Watt, mientras era aún un niño, se inspiró para utilizar la energía del vapor de agua al ver cómo éste levantaba la tapa de una marmita, al hervir el líquido.

No hay ningún documento que nos permita tomar por cierta esta historia, pero podemos imaginárnoslo a Watt como un hombre de mediana edad observando la marmita, reflexionando sobre los grandes cambios que el vapor de agua había traído e imaginando los que traería en el futuro.

La utilización de la electricidad fue una hazaña aún más difícil y que no podemos considerar ligada a un solo hombre.

Desde la época de los griegos, se sabía que algunas sustancias, cuando se frotaban con otras, atraían o repelían pedazos pequeños de materia.

En el siglo XVIII, el inventor italiano Galvani produjo electricidad mediante pequeñas baterías eléctricas.

Pero no fue sino hasta bien entrado el siglo XIX que un inglés, Michael Faraday, demostró que una corriente puede producirse por la rotación de un imán; y así, en 1881, una poderosa dínamo fue puesta en acción en la primera usina.

Fuentes Consultadas:
El Mundo en su Tiempo – Uso de las Fuerza Naturales – Tomo III Globerama  – Edit. CODEX –

Temas Relacionados

Riquezas de la Tierra
Principales Alimentos de la Historia
Historia de la Produccion de Alimentos
Regiones Zoograficas del Mundo
Importancia del Equilibrio de la Naturaleza
PLANETA TIERRA Informacion General
Las Eras Geologicas del Planeta Tierra:Caracteristicas y Duracion
Amenazas Para La Vida en la Tierra
Alimentos Naturales Explotados Por El Hombre
Combustibles Naturales Que se Extraen de la Tierra

Enlace Externo:Las cuatro fuerzas fundamentales de la física

 

Primeras Máquinas Automáticas:Historia del Ingenio Humano

PRIMEROS INVENTOS AUTOMÁTICOS DEL MUNDO ANTIGUO

Las máquinas automáticas que los hombres de ciencia han inventado para experimentos en el espacio, son maravillas de complejidad, ingenio y eficiencia.

Sin embargo, hasta hace unos siglos los únicos dispositivos mecánicos que el hombre conocía eran la palanca, la rueda, la polea, el cabrestante, el resorte, el sifón y la bomba.Se podría pensar que, con ese conocimiento tan limitado, habría poco margen para inventar máquinas automáticas, y no es así.

maquinas simples palanca, sifon , polea usadas en la antiguedad

La mayoría de las máquinas automáticas fueron ideadas simplemente para causar admiración o para proporcionar entretenimiento.

Herodoto, el gran historiador y viajero que vivió en el siglo V a. J. C, ha dejado una descripción de una que vio en Egipto.

Era un teatro de marionetas, en el cual los movimientos de las figuras parece que eran causados por cuerdas y palancas escondidas.

Unos dos siglos más tarde, ciertos artífices egipcios crearon un muñeco gigantesco de 3,6 metros de altura, el cual —movido por medio de cuerdas— podía servir bebidas a los invitados de un banquete.

En los tiempos de Cristo, se dice que Herón de Alejandría construyó una máquina aún más ingeniosa para abrir las puertas de un templo sin tocarlas. Debajo del altar colocó un recipiente cerrado, provisto de dos tubos y lleno de agua.

Un tubo estaba conectado con el altar y el otro con un cubo abierto que estaba debajo.

sistema de heron para abrir una puerta usando vapor

Cuando se prendía fuego, el aire de adentro del altar se calentaba, se expandía, y una parte de él penetraba por el tubo que conducía al recipiente de agua.

El aire empujaba el agua del recipiente hacia el cubo.

Al aumentar así el peso del cubo, éste tiraba de unas sogas conectadas a las puertas del templo, y las abría.

La invención de Herón era muy diferente de las otras.

Los muñecos o marionetas se movían solamente cuando alguien tiraba de las cuerdas; pero la máquina de Herón seguía funcionando después de realizarse la operación de prender el fuego.

Eso es lo que hoy esperamos de una máquina automática: una simple operación debe iniciar una cadena de movimientos, que concluyan en el que deseamos.

Una sencilla máquina que hacía esto era la máquina egipcia tragamonedas, de servicio automático.

Alguien dejaba caer una moneda por la ranura. El peso de la moneda hacía presión sobre el extremo de una palanca.

El otro extremo se levantaba haciendo subir una vara y abriendo una canilla.

Por un momento, de la canilla fluía vino. Para entonces la moneda había caído del otro extremo de la palanca, porque ése estaba inclinado hacia abajo.

Así el extremo conectado con la vara era ahora más pesado.

tragamonedas en egipto antiguo

Por lo tanto caía y cerraba la canilla una vez más. La simple operación de dejar caer una moneda había dado lugar a una larga cadena de movimientos, que terminaban en el requerido: la entrega de una cantidad fija de vino.

Las cajitas de música, que se hicieron muy populares en Europa durante el siglo XVIII, ofrecían una serie de movimientos semejantes.

Alguien abría la tapa y ésta soltaba un pestillo, permitiendo así que se desenrollara un resorte.

El resorte, al desenrollarse, hacía girar un cilindro con muchas proyecciones como agujas.

antigua caja de musica

Cada aguja, por turno, tocaba una flexible tira de metal. Las tiras de metal cortas daban notas altas y las largas daban notas bajas.

Así que el simple acto de abrir la tapa producía una melodía, que continuaba sonando hasta que el resorte terminaba de desenrollarse.

Hoy el tocadiscos con tragamonedas, con sólo recibir una moneda, efectúa una cadena complicada de movimientos.

Después de las cajas de música, aparecieron los instrumentos musicales automáticos, que funcionaban al desenrollarse un rollo perforado de papel. Pero este principio tuvo una aplicación más amplia e importante.

A fines del siglo XVIII, un inventor francés, José María Jacquard, usó rollos perforados para dictar el modelo que debía tejer un telar.

La idea de Jacquard se usa hasta la fecha para producir toda clase de tejidos, así como encajes y alfombras.

El mundo automático moderno:

El principio de la automatización siempre ha sido el mismo: poner en marcha, a través de una acción determinada, un a serie definida de pasos o movimientos conducentes a lograr un fin determinado.

En una caja de música –por citar un ejemplo de antigua data- el paso inicial es «dar cuerda» al instrumento. Luego, funciona un rodillo de bronce provisto de cientos de agudos rebordes o púas.

Cada uno de ellos acciona -simultáneamente o en sucesivos tiempos- distintas varillas de un peine metálico, cada una de las cuales tiene un sonido diferente. Así se origina una melodía que parece tañida por el mejor guitarrista.

El objetivo ha sido alcanzado.

Otras cajitas tienen aún diferentes agregados: una bailarina de porcelana que danza sobre un espejo, un dispositivo que permite que el.sonido comience cuando se abre la caja, etc..

En el mundo moderno, la electrificación ha sido el elemento principal  que permitió el  auge de los aparatos automáticos.

Cuando apretamos la botonera de un ascensor, nuestro breve acto pone en movimiento un complejo sistema electromagnético que deja cerrado un circuito.

Gracias a este proceso el ascensor «nos obsdece» y acude al piso en que estamos nosotros para «brindarnos» su servicio.,

En las unidades más modernas,» la selección supone una pequeña memoria. Si apretamos el botón mientras el ascensor está en marcha, no importa; en su «cerebro» ha quedado grabado nuestro pedido, al que se accederá por riguroso turno. Pero, si hay una llamada que le quede «en camino», la atenderá primero. También la puerta se abrirá y cerrará automáticamente y, para evitar que algún desprevenido sea apretado por ella, existe una barra en su borde de contacto que, al ser oprimida, reabre inmediatamente la cabina evitando así al distraído un momento desagradable.

Existen motores o sistemas que no están en condiciones de ser puestos en marcha o detenidos por el hombre, ya sea por cuestiones de ubicación o de momento.

Para resolver este problema también hubo una respuesta en el mundo automático.

El termostato, por ejemplo, es un interruptor integrado por dos chapas de metal fuertemente unidas, cada una de las cuales tiene una densidad distinta.

Esto hace que, cuando el calor aumenta, una se dilate más que la otra, haciendo arquear al conjunto.

Cuando esto ocurre, el circuito eléctrico se desconecta y se detiene la máquina.

Este sistema es muy común en planchas, cocinas, estufas y múltiples arteiactos industriales.

La célula fotoeléctrica es másavanzada aún. Consiste en una placa sensible a la luz que a su vez acciona un electroimán. Si la luz incidente desaparece, el estímulo se retira y se interrumpe (o acciona) el circuito.

Algunas puertas de grandes comercios parecen abrirse solas cuando nos disponemos a entrar, porque al trasponer el umbral interrumpimos con nuestro cuerpo un rayo de luz que incide sobre una célula fotoeléctrica.

También se aplica este método a los garajes, y en los semáforos que se detienen por la noche.

En estos casos, la desaparición de la luz diurna determina la interrupción del sistema.

Fuente Consultada:
Sitio Web Wikipedia
El Triunfo de la Ciencia Tomo III Globerama Edit. CODEX
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°9 Edit. Cuántica

Enlace Externo:• Todos los inventos del mundo

La Edad de Piedra:Vida del Hombre,Sus Herramientas y Refugios

La Edad de Piedra:Vida del Hombre,Sus Herramientas y Refugios

El primer animal fabricante de herramientas, el hombre primitivo, hizo su aparición hace 600.000 años por lo menos, pero puesto que las únicas pruebas de que disponemos para su estudio son arqueológicas, gran parte de su existencia queda velada por la incertidumbre y la imprecisión.

Nuestro primer conocimiento del hombre fue posible por los huesos y las pocas posesiones que dejó como huella en las cavernas y túmulos funerarios.

El hombre ha sido siempre un fabricante de herramientas, y el largo período que precede al descubrimiento del metal se conoce con el nombre de Edad de la Piedra.

Huesos y cantos servían de borde cortante para sus útiles.

Quizá la mayor lucha de la humanidad para su supervivencia fue la librada en aquel pasado remoto, cuando el hielo cubría desde el Ártico hasta regiones situadas muy hacia el sur extinguiendo la vida a su paso.

El hombre que descubrió el fuego fue probablemente el salvador de su especie.

Al término de la Edad de la Piedra el cazador se había convertido en agricultor.

Podía aprovisionarse de alimentos y su hogar le daba refugio y algunas comodidades.

Nuestro protagonista pudo procurarse las ropas y utensilios que necesitaba para salir adelante, tras haber dominado las técnicas del hilado y la alfarería. Una parte de la población del mundo vive hoy como lo hacía ese hombre primitivo miles de años antes de Jesucristo.

• ►Etapas de la Prehistoria

cuadro de la etapas de la prehistoria: edad de piedra y de los metales

Ver: La Prehistoria

• ► Fauna

Si nos remontamos unos quinientos mil años atrás, en la primera época interglacial veríamos recorren por las llanuras europeas «algo» que se parecía mucho a un ser humano.

Su boca, aún en forma de hocico, estaba dotada de poderosas mandíbulas, las que usaba con múltiples propósitos.

Con ella roía cortezas y raíces vegetales y también desgarraba la carne que se proporcionaba por medio de la caza, sirviéndole asimismo como arma de defensa. ¡Y vaya si la necesitaba!.

Sus vecinos eran nada menos que el elefante selvático, el tigre de dientes de sable, el rinoceronte y el ciervo gigante.

vida en la prehistoria

Ante una fauna tan peligrosa como esa de poco servirían sus fauces, por más potentes que fueran.

Sin embargo, algo más que dientes había en la cabeza de ese ser, hoy llamado «hombre de Heidelberg» por haberse encontrado restos suyos en la localidad alemana de ese nombre.

Ese «algo» era su cerebro que, tras muchos milenios de evolución a partir de los simios, había aumentado considerablemente de tamaño.

►El Pensamiento

Su contenido, mayor y mejor distribuido, lo habilitaba para realizar una proeza a la que ningún ser vivo se había atrevido: pensar.

Cierto día, cansado ya de perseguir a sus presas usando pies, manos y dientes, a riesgo de morir en la contienda, se sentó a reflexionar.

Quizás haya sido un hueso, quizás un palo, tal vez una piedra alargada, lo que hizo que su rostro se iluminara.

-¿Qué pasaría -se dijo- si uso este elemento en mi provecho?.

Y aquí comienza la historia activa de la humanidad.

Aguzada la tosca piedra, fue un hacha, o una lanza, o un puñal.

Desde entonces la superioridad sobre el resto de los animales constituyó la corona que se ciñó sobre ese «alguien» ya digno de su posición en la escala animal: el hombre.

Corrieron los siglos para el hombre primitivo.

Duras pruebas debió afrontar su capacidad de supervivencia.

Un raro fenómeno astronómico-geológico -las glaciaciones– lo fueron empujando hacia las regiones ecuatoriales.

Debió soportar el avance de los casquetes helados de los polos por tres veces consecutivas, pero consiguió pasar la prueba estoicamente.

De esta época data el Pithecanthropus erectus, hallado en la isla de Java, al sudeste de Asia.

Alrededor del 100.000 a. de C. se produce el período de mayor difusión del hombre de Neanderthal, que se expande por Europa, Asia y África.

Éste era rechoncho, con una cabeza grande y una altura apenas superior al metro y medio. Su rostro aún tenía los rastos bestiales de sus antepasados.

Tal característica se ponía de manifiesto especialmente en lo abultado de los arcos superciliares, en la ancha nariz y en él labio superior, volcado hacia adelante.

Su vivienda preferida era la caverna, la que debía disputar con temibles osos prehistóricos.

Pero… él ya no estaba solo en la lucha por la vida. Había aprendido a sacar del sílex, una roca fácilmente desgastable, todo lo que necesitaba para ser él el mejor.

De esta época datan los hallazgos de Le Moustier, en Dordogne, al pie del Macizo Central francés.

Por dicha causa, a esta etapa-cultural se la llamó musteriense.

La mayoría de los elementos de este período, traídos a luz por las excavaciones, son piedras talladas de uso manual.

Faltan aún los mangos y cabos, viéndose en cambio instrumentos para cortar, punzones, raspadores, y unos elementos muy rudimentarios (cuya pertenencia al hombre primitivo muchas veces se puso en duda) llamados eolitos.

Algunos arqueólogos los consideran productos del desgaste natural.

He aquí los primeros utensilios de los que se valieron nuestros antecesores para lidiar con fieras mucho más grandes que las actuales.

• ►Utensilios

herramientas en la edad de piedra

El sílex fue uno de los primeros materiales empleados en la fabricación de armas durante la edad de piedra. Es relativamente fácil de encontrar y se fragmenta en láminas cortantes, cualidad que lo hace idóneo para la fabricación de utensilios y armas. Durante la edad de piedra, las azuelas  se empleaban para tallar madera y la hoz en las tareas de recolección.

Al sílex siguieron el cuarzo, el pedernal y la obsidiana, rocas que, como el sílex, podían ser talladas con facilidad y tenían una dureza aceptable.

Lasca a lasca se fue pasando el primer período de la prehistoria, llamado Paleolítico Inferior.

En sus últimas etapas la piedra ya era hábilmente manejada. Con ella se fabricaban puntas de flecha, cuchillas, raederas, punzones y hachas manuales bastante perfeccionadas.

Cuando la última de las avanzadas del hielo glaciar comenzó a desaparecer retrocediendo hacia los polos, se inició un período verdaderamente brillante: el Paleolítico Superior.

Las aves invadieron el planeta alegrándolo con sus trinos y gorjeos.

Los valles, otrora congelados, se poblaron de tierna gramínea que fue pastura de rebaños y tropillas.

►Primeras Herramientas

La prosperidad dejó al hombre más tiempo para ejercitar su don maravilloso: el pensamiento.

Y surgen así piezas de roca con propósitos más definidos.

Es el caso de los buriles, herramientas empleadas para tallar o grabar sobre hueso, madera u otras rocas más blandas.

También aparecen unas puntas en forma de hoja de laurel, que poseen doble filo y son muy manuables. Pertenecen a esta época importantes hallazgos, como los arpones de asta.

herramientas del hombre de la edad de piedra

La fabricación consciente de herramientas manifiesta una previsión racional en el hombre: una herramienta se hace con el fin de que desempeñe una función o serie de funciones específicas en una cantidad indefinida de ocasiones futuras.

Por ejemplo, un instrumento cortante hecho de piedra se utiliza para diversos usos domésticos y también, tal vez, como arma.

Las primeras y más primitivas herramientas eran simplemente cantos aguzados o trozos de piedra hallados casualmente y utilizados para cortar y rascar.

En esta fase, lo que convirtió en herramientas los afortunados hallazgos fue el hecho de haber sido recogidas y conservadas para su uso ulterior.

Con el transcurso del tiempo, se hicieron deliberadamente instrumentos de piedra arrancando lañas de piedras mayores y dando forma de diversos modos a los filos cortantes.

Otro material utilizado desde los tiempos más remotos fue la cornamenta y los huesos de animales, aunque su empleo parece datar de una época posterior.

Pero las pruebas en este sentido no son totalmente satisfactorias, dado que el hueso es más perecedero que la piedra y quizás el tiempo haya destruido las primeras herramientas hechas de este material.

Probablemente, la primera utilización de los huesos fue como armas.

La narración del Antiguo Testamento en la que Sansón mata a 1.000 filisteos con la quijada de un asno parece ser una reminiscencia de los hombres de la Edad de Piedra y de sus luchas con huesos de animales.

El hueso se empleó también para fabricar otros objetos punzantes, tales como leznas y agujas para coser.

En cuanto a las herramientas hechas de madera, ningún instrumento, cualquiera que haya sido, ha sobrevivido, como es comprensible; es razonable suponer que se utilizarían ramas y troncos como rodillos para transportar cargas pesadas, o como palancas para mover grandes rocas, y palos más pequeños para buscar raíces y, con la punta aguzada, a modo de armas.

En una etapa posterior, estas herramientas se perfeccionaron y se inventaron otras más complicadas.

La fabricación de herramientas presuponía una previsión racional que a su vez requería la capacidad de pensar en términos abstractos.

Prever es relacionar los acontecimientos del futuro con los del pasado, tener conciencia del tiempo y de su transcurso, y comprender la relación causal entre ciertos tipos de hechos.

Puesto que, una vez comenzada, la tradición de la fabricación de herramientas fue transmitida de generación en generación, los fabricantes de herramientas debieron ser capaces no solamente de pensar en el sentido requerido sino también de comunicar sus pensamientos; debieron tener alguna forma de lenguaje, aunque fuera relativamente tosca.

La existencia del lenguaje presupone, a su vez, una forma de vida social. Los hombres vivirían en grupos organizados y aunque éstos no fueran muy grandes, contarían con una estructura básica, incluyendo alguna división del trabajo rudimentaria.

Es imposible saber cuál de estas diversas características apareció primero: van todas unidas, y constituyen el marco del animal humano como ser social capaz de pensar racionalmente y trasmitir a otros su pensamiento, capaz de prever las contingencias futuras y de adoptar las medidas necesarias para hacerlas frente mediante su poder de controlar la naturaleza por medio de herramientas.

• ►Los Primeros Refugios:

Un nuevo paso importante fue la construcción de refugios. Los hombres primitivos vivían en espacios naturales, como cavernas para protegerse de la intemperie. Se supone que la primera construcción hecha por la mano del hombre data de hace 300.000 años.

Eran grandes cabanas construidas por los cazadores de la Edad de Piedra junto a las costas del Mediterráneo.

Si bien las cavernas fueron inicialmente viviendas de piedra, útiles para combatir los grandes fríos, en el paleolítico superior esta función desapareció con el retiro de los hielos.

Sin embargo, los principales yacimientos de fósiles han sido encontrados en este ambiente.

La explicación es sencilla. Ya el hombre se había puesto a pensar seriamente en el más allá y había fundado religiones rudimentarias.

Su altar fue la caverna y a ella acudía para invocar poderes mágicos qute le proporcionaran éxito en la caza y la pesca.

Para esto quiso «atrapar» a los animales por medio de dibujos y pinturas, estas obras de arte rupestre, descubiertas en la actualidad, son motivo de profundos estudios.

Nos han dejado datos valiosos grabados en las paredes de piedra que, en muchos casos, sirvieron para efectuar verdaderas reconstrucciones acerca del modo de vida de aquellos grupos sociales primitivos.

————-  00000 ————

SÍMBOLO DE LO PERDURABLE

No tan sólo en el trascendental paso del estadio de homínido al de «homo faber» desempeñó la piedra un importantísimo papel. Ya en los primeros tiempos de la vida cavernícola del hombre fue presa de la angustia existencial, que lo llevó a elaborar las primeras formas de lo trascendente. Así nacieron los cultos primitivos.

Pero el hombre no estaba aún maduro como para manejarse en un campo puramente conceptual y necesitaba de entes inmanentes capaces de simbolizar sus ideas de eternidad. Para ello no encontró nada más adecuado que la piedra, lo aparentemente inmutable del paisaje que lo rodeaba.

Los dólmenes de Stonehenge, Inglaterra, y los menhires de Carnac, Francia, se cuentan entre los más primitivos monumentos religiosos erigidos por el hombre .

También fue a través de la piedra como el faraón egipcio Keops buscó eternizar su nombre, y en buena medida lo logró: más de cuatro milenios y medio después de haber sido terminada, la enorme pirámide de 138 metros de alura que le sirvió de sepultura sigue siendo una de las construcciones más espectaculares del mundo.

Para comprender hasta qué punto la  piedra ha llegado a ser para el hombre el símbolo de lo perdurable, basta con recordar el juego de palabras que hiciera Cristo con el nombre de Pedro su discípulo predilecto: «Sobre era piedra erigiré mi Iglesia».

hacha de piedra edad de piedra

Estas hachas de mano datan de hace unos 400.000 años y demuestran que el hombre había adquirido la habilidad de fabricar útiles líticos para cortar y despellejar a sus víctimas de un modo más sencillo.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N° 11 Edit. Cuántica La Edad de Piedra
El Triunfo de la Ciencia Globerama Tomo III Edit. CODEX

Temas Relacionados

Como se Estudia el Clima de la Antiguedad o Prehistoria
El Fuego Periodo Neolitico
Diferencias entre el Paleolitico y el Neolitico Caracteristicas
La Revolucion Neolitica y Edad de la Piedra Pulida
La Prehistoria y sus Etapas
El Paleolitico:Vida del Hombre,Utensilios,Armas, Arte Rupestre

Enlace Externo:Las 6 etapas de la Prehistoria

Historia de los Materiales Naturales Usados Por El Hombre

HISTORIA DE LOS MATERIALES NATURALES MAS USADOS POR EL HOMBRE

La naturaleza siempre ha suministrado al hombre abundancia de materiales, pero rara vez en forma inmediatamente adecuada a sus necesidades.

A los materiales de la naturaleza, el hombre ha tenido que agregar su propio trabajo y su propia inventiva para obtener precisamente lo que necesitaba.

Desde tiempos muy remotos, el hombre ha hecho uso no sólo de las plantas y los animales, sino también de elementos no vivientes del mundo que lo rodea: piedras, arcilla y arena de la superficie terrestre; pedernal, carbón y metales de la profundidad de la tierra.

La arcilla es de poca utilidad, a menos que el hombre pueda modelarla y cocerla y transformarla en vasijas duraderas o en ladrillos.

No es mucho lo que el hombre pudo hacer con una piedra, excepto arrojarla para cazar algún pequeño animal, hasta que aprendió a romperla, para hacerle un borde filoso, como el de un cuchillo.

vida del hombre en el neolitico la ceramica

Ni siquiera los miles de plantas y animales diferentes pudieron proveer al hombre cumplidamente de comida hasta que aprendió bastante acerca de ellos: cómo seleccionar las plantas que necesita y cómo cultivarlas precisamente donde las necesita; cómo procurarse y cómo alimentar a los animales que pueden ayudarle, y cómo sacar de ellos un mayor provecho.

tejedor en el neolitico

El hombre utiliza una de los cientos de plantas que cultiva —lino— y uno de las docenas  de animales que ha domesticado —la vaca—.

El hombre ha cultivado el lino y cuidado vacas desde el período neolítico.

Del lino el hombre saca tres cosas: alimento para el ganado, aceite, que puede mezclar con varios pigmentos para hacer pinturas, e hilo.

Puede no haber sido necesario ingenio alguno para usar la paja del lino como forraje, porque debe suponerse que el ganado hambriento lo consumía espontáneamente.

Pero debe haber demandado gran ingenio descubrir cómo transformar los productos de desecho del lino en duras tortas, que pueden ser conservadas hasta el invierno, cuando los pastos son pobres.

Obtener aceite del lino demandó la creación de cierto tipo de prensa, y transformar el lino en una tela, destreza en varias artesanías, incluyendo el hilado y el tejido.

Cuando el hombre por primera vez cuidó vacas es dudoso que haya obtenido leche de ellas, porque el ganado que vive en estado salvaje generalmente produce sólo lo suficiente para alimentar a sus terneros.

De manera que debieron pasar muchos siglos de cuidados hasta que los primitivos granjeros comenzaran a obtener leche en abundancia.

Muchos más debieron pasar hasta que aprendieran a hacer y conservar manteca y queso.

Y la leche se ha usado para hacer helados sólo durante los últimos dos o tres siglos, lo que constituyó un lujo, hasta que, en los últimos 50 años años, se divulgaron las heladeras y aquéllos pasaron a ser un alimento habitual.

vaca en antiguo egipto

Ciertamente el hombre usó pieles de animales para hacer su vestimenta y para cubrir sus refugios ya en el Paleolítico, pero el arte de hacer cuero suave, limpio y flexible se ha perfeccionado solamente en tiempos civilizados.

Tal vez el ejemplo más notable de la habilidad del hombre para transformar materias primas es la manera de utilizar las selvas que le ofrece la naturaleza.

Los grandes bosques nórdicos, que se extienden a través del Canadá, la Unión Soviética y grandes áreas de Finlandia y Escandinavia cubren casi diez millones de kilometros cuadrados de tierra.

Los bosques tropicales cubren enormes áreas del Brasil, África Central e Indonesia.

Durante muchos miles de años el hombre usó la vasta provisión de madera del mundo para combustible, muebles y construcciones.

Actualmente, con el carbón, el gas, el petróleo, la electricidad y la energía atómica a su disposición, el hombre quema relativamente poca madera.

Con el transcurso de los siglos, a medida que se ampliaba el número de nuevos materiales, la madera jugaba cada vez un papel menor en la construcción.

Aun en la fabricación de muebles la madera, en cierto modo, ha dejado su lugar a los metales y a los materiales plásticos.

uso madera en la antiguedad

Sin embargo, aunque algunos de los antiguos usos de la madera están declinando, el hombre, en realidad, utiliza los bosques actualmente más que lo hizo nunca en el pasado.

Cada año muchos millones de toneladas de pulpa de madera se usan en la industria química, en la producción de varios productos celulósicos, incluyendo celuloide, rayón, plásticos, explosivos, adhesivos y barnices. (Ver: Los Plásticos)

Además la madera nos provee de considerables cantidades de azúcar, glicerina, ácidos grasos y alcohol.

Los corchos hechos de corteza de alcornoque; trementina, que es, la resina oleosa de los pinos; madera terciada, chapas y fósforos provenientes de árboles de distintas clases.

Todas las otras figuras están dedicadas a la fabricación del papel.

El volumen de esta industria se ha multiplicado cientos de veces en el siglo pasado.

El arte de hacer papel comenzó hace casi 2.000 años en la China y el material principal usado entonces eran los trapos, que se empapaban en agua durante un largo período, y luego se convertían en pulpa.

El secreto de la fabricación del papel se extendió a Bagdad, durante el tiempo del gran imperio árabe, y de aquí a España y el resto del mundo occidental.

uso del papel en china antigua

Durante varios siglos los trapos fueron la principal materia prima para su fabricación, pero hoy en su mayor parte nuestro papel, y prácticamente todo el usado en la producción de periódicos y revistas, se hace de pulpa de madera, a menudo mezclada con cantidades relativamente pequeñas de caolín y otras substancias.

Los molinos papeleros generalmente se construyen cerca de corrientes de agua, de modo que la madera de allende los mares pueda traerse por barco directamente hasta sus puertas.

Los países productores de papel más importantes son Canadá y los Estados Unidos, que, juntos, producen las dos terceras partes de la provisión mundial. Luego siguen Finlandia,  y Japón.

Otro material muy utilizado para telas, fue la seda natural, de origen oriental.

Según la tradición china, la seda se descubrió en el año 2640 a C., en el jardín del emperador Huang Ti.

De acuerdo con la leyenda. Huang Ti pidió a su esposa Xi L.ingshi que averiguara qué estaba acabando con sus plantas de morera.

La mujer descubrió que eran unos gusanos blancos que producían capullos brillantes.

Al dejar caer accidentalmente un capullo en agua tibia, Xi Lingshi advirtió que podía descomponerlo en un fino filamento y enrollar éste en un carrete.

Había descubierto cómo hacer la seda, secreto que mantuvieron bien guardado los chinos durante los siguientes 2000 años.

La ley imperial decretó que todo aquel que lo revelara sería torturado hasta morir.

Hay un producto sumamente importante en las selvas tropicales del cual nada sabían los europeos hasta que Cristóbal Colón regresó de su segundo viaje al Nuevo Mundo: el caucho.

Ciertas tribus indígenas de la América ecuatorial hacía mucho que sabían extraer el líquido pegajoso que nosotros llamamos látex de la cauchera o hevea.

Se dice que algunos indios extendían el látex sobre la planta de sus pies y lo dejaban endurecer, fabricando de este modo las» primeras suelas de goma.

Durante casi dos siglos y medio los europeos poco se interesaron por el nuevo material.

Luego dos franceses publicaron un tratado acerca del caucho, en el cual le daban el nombre de caoche, de dos palabras peruanas que significan «madera que fluye».

Desde 1750 hasta hace unos 80 años el caucho se recolectaba exclusivamente en Brasil.

Los «seringueros» o caucheros penetraban en las selvas en compañía de nativos, hacían incisiones en las plantas de hevea, calentaban el látex sobre el fuego, formaban grandes bolas y las embarcaban en el puerto de Manaos, a orillas del Amazonas.

Durante el siglo XVIII dos franceses, Hérissant y Maquer, hallaron la manera de disolver el caucho en trementina y éter, y un inglés, Samuel Peel, descubrió cómo usar esa solución para impermeabilizar.

En 1823, un escocés, Carlos Mackintosh, fabricó una substancia impermeable mejor con caucho tratado con benzol y empezó a producir abrigos impermeables en gran escala.

Aún más importante es que ideó un proceso por el cual el látex puede ser mantenido en estado líquido durante largos períodos.

Así el caucho puede ser convenientemente exportado en tanques adonde se necesite.

Un norteamericano, llamado Carlos Goodyear  descubrió cómo dar más dureza y resistencia a la goma, calentándola con azufre y varios productos químicos, proceso al que llamamos vulcanización.

En esta etapa, se había aprendido muchísimo acerca de la manera de preparar el caucho, pero aún no se había hallado su aplicación en gran escala.

Mas el ciclismo y el automovilismo iban a surgir y los caminos aún eran deficientes.

En 1888, un escocés, Juan Boyd Dunlop, patentó la primera cubierta neumática de goma de resultado satisfactorio, y desde entonces la demanda del caucho aumenta sin cesar.

Uso del algodon en la antiguedadLos hombres civilizados usaron el algodón mucho antes de enterarse de la existencia del caucho.

Efectivamente, telas hechas con aquél existieron en la India antes de Cristo.

Sin embargo, hasta hace dos siglos estas telas eran un lujo que relativamente poca gente podia permitirse.

Tres cosas fueron necesarias para abaratar el algodón: áreas más extensas de cultivo, métodos más rápidos de separación de las semillas de la borra o pelusa que las rodea y mejores métodos de hilado y tejido.

Hasta florecer, la planta del algodón necesita un clima cálido y gran cantidad de lluvia.

Una vez que las flores han caido y sus vainas fibrosas se han formado, necesita calor y tiempo seco.

De modo que las zonas donde se desarrolla bien son limitadas. Pero durante los siglos XVII y XVIII una extensa región ideal para su cultivo se halló en el sudeste de los Estados Unidos.

La inmensa cantidad de mano de obra requerida para separar las semillas de la borra fue suministrada por los esclavos negros traídos a América, desde la costa occidental de África.

Mientras tanto, los refugiados protestantes de Flandes, muchos de los cuales eran hábiles obreros del algodón, se habían establecido en las regiones donde, desde antiguo, se tejía la lana de Inglaterra.

Pronto Lancashire se convirtió en el centro manufacturero de algodón más importante del mundo, y allí constantemente se inventaban nuevas técnicas.

Otro material que ha jugado un rol importante en la vida del hombre fue en carbón, un combustible sólido de origen vegetal.

En eras geológicas remotas, y sobre todo en el periodo carbonífero (que comenzó hace 362,5 millones de años), grandes extensiones del planeta estaban cubiertas por una vegetación abundantísima que crecía en pantanos, que mediante un proceso natural de movimientos y presiones durante millones de años se transformó en un combustible vital para la sociedad.

Existen diferentes tipos de carbón que se clasifican según su contenido de carbono fijo: turba, lignito, antracita, grafito, etc. y todos han tenido utilidad. (Ampliar: carbón)

A mediados del siglo XVIII, sir Ricardo Arkwright (imagen abajo) inventó un nuevo aparato de hilar que se podía accionar hidráulicamente, y poco después, Jacobo Hargreaves y Samuel Crompton produjeron aún mejores máquinas de múltiples husos.

A los pocos años, Edmundo Cartwright inventó un nuevo telar movido por energía hidráulica.

Richard Arkwright (1732-1792), inventor

De modo que hacia los comienzos del siglo XIX Lancashire estaba en condiciones de elaborar más algodón del que América podía cultivar.

Lo único que detenía la producción era el hecho de que las semillas todavía debían separarse a mano de la borra, y por más intensamente que un esclavo trabajase no podía preparar más que unos pocos kilogramos de algodón en una semana entera.

Más aún, los días de la esclavitud ya estaban contados.

En 1833 terminó en todas las partes del Imperio británico y en 1865 cesó en toda América.

Por este tiempo Eli Whitney había inventado su famosa desmotadora. Trabajando con ella un hombre podía preparar más algodón en una hora que antes en varios días.

Desde entonces las plantaciones de algodón crecieron rápidamente en América.

Sin embargo, la demanda fue tal, que se convirtieron en regiones algodoneras muchas tierras de la India, Egipto, Nigeria, Sudán y el Congo.

Al tejer, miles de hilos se colocan paralelamente entre sí en un gran marco, para formar la urdimbre de la tela.

Un eje, colocado detrás del telar, gira lentamente, dividiendo estos hilos en dos o más capas, que suben y bajan alternadamente.

Una lanzadera que arrastra un hilo pasa entre las capas a cada movimiento y así los nuevos hilos, que constituyen la trama, se entrelazan con los de la urdimbre y queda formada la tela.

Gran Bretaña ya no ocupa el supremo lugar en la manufactura del algodón. Otros países europeos producen, en conjunto, tres veces más tejidos de algodón que Gran Bretaña, mientras que los Estados Unidos y el Japón son también grandes productores de los mismos.

Respecto a los metales, muy pocos metales se encuentran en la naturaleza en estado puro o casi puro. Fue sólo cuando el hombre aprendió a hacer fuego y construir fraguas cuando pudo extraer cobre, estaño y hierro de sus minerales.

De manera que en los primeros tiempos todos los metales eran escasos, y, en sentido muy real, todos los metales eran preciosos.

Pero durante varios miles de años la gente civilizada en todas partes ha considerado dos metales —el oro y la plata— como especialmente preciosos, en parte por su escasez y en parte porque pueden ser labrados y transformados en adornos hermosos.

Y precisamente porque se los ha considerado así, el oro y la plata han jugado un papel importante en la historia del hombre.

La forma más primitiva del comercio era por trueque o directo intercambio de mercaderías.

Pero el intercambio puede ser muy difícil y hacer perder mucho tiempo.

Si un agricultor primitivo tenía más ganado del que necesitaba y no suficiente trigo para hacer pan, solamente podía resolver su dificultad cuando encontraba a otro hombre con demasiado trigo y muy poco ganado.

Aun entonces, probablemente, habría una larga discusión acerca de cuántas vacas eran equivalentes a determinadas bolsas de trigo, puesto que el valor del trigo variaría de año en año y de lugar en lugar, según que la cosecha hubiese sido buena, mala o regular.

Hace tres o cuatro mil años, mercaderes de la Mesopotamia hallaron un método para superar tales dificultades.

Advirtieron que en todas partes la gente quería plata, de manera que antes de emprender sus viajes comerciales cambiaron sus propias mercancías por pequeñas barras de plata, que se transportaban con facilidad.

Casi todos los pueblos con los que se encontraban estaban dispuestos a aceptar la plata a cambio de toda clase de mercancías y servicios.

Más tarde, para evitar la molestia de pesar la plata cada vez que compraban cosas, estos mercaderes estamparon el peso y una garantía de pureza en cada barra de plata.

Fueron estas barras estampadas las que sugirieron la idea de las monedas de oro y plata, hace unos dos mil años tales monedas ya se usaban en muchas partes de Europa y Asia, y hasta la fecha el oro, especialmente, continúa siendo uno de los más importantes medios de intercambio.

El oro se encuentra principalmente en las arenas aluviales -—arenas que las aguas de los ríos han desprendido de las rocas en tiempos pretéritos— y en ciertas capas profundas de cuarzo.

Los países más productores de oro en la actualidad son Sudáfrica, Canadá, los EE. UU. y Australia, y muy probablemente la Unión Soviética, que tiene vastas zonas auríferas en los montes Urales y hacia el este del lago Baikal.

Los mayores poseedores de oro son Suiza (cuya reserva de oro es igual a la de todos los países de Asia juntos), los EE. UU. y Bélgica.

El oro y la plata siempre han sido considerados como símbolos de riqueza. Pero si por riqueza queremos decir capacidad de vivir una vida más satisfactoria, entonces los metales más comunes, como el plomo, el cobre y el hierro, han hecho más por el bienestar general de la humanidad que lo que jamás hayan hecho el oro o la plata.

Con plomo se hicieron los primeros aljibes higiénicos y sistemas de cañerías de agua; con el cobre y el estaño el hombre avanzó de la Edad de Piedra a la de Bronce; con el hierro se hicieron las máquinas y motores que dan, en nuestro tiempo, preponderancia a las industrias dentro de la civilización. Estos metales llamados comunes, junto al aluminio —el nuevo metal— constituyen todavía el grueso de la riqueza en metales que el hombre extrae de la tierra.

Además de usar metales extraídos de los minerales que se encuentran bajo tierra, el hombre ha explotado los mismos materiales que forman la corteza terrestre.

Durante muchos cientos de años, ha usado granito y piedra arenisca para las construcciones y los caminos; piedra caliza y mármol para la estatuaria; calizas para la producción de cal; arena y cuarzo para la fabricación del vidrio; arcilla para hacer vasijas y ladrillos.

Son los materiales comunes de la naturaleza los que más han contribuido al bienestar y progreso del hombre; pero las piedras raras de la tierra son las que él valora más: los rubíes y diamantes, zafiros y esmeraldas, amatistas y berilos.

Sin embargo, como al oro y la plata, a las piedras preciosas les ha tocado un papel especial en la historia del hombre y un índice de esto se puede ver hoy en los letreros de los comercios: «Joyero y relojero».

La artesanía del joyero ha florecido durante 4.000 años y los joyeros de la antigua Grecia, Egipto y Mesopotamia se contaban entre los más hábiles artesanos de su tiempo.

Realmente debían serlo, porque las diminutas piedras preciosas que manejaban tenían que estar elegante y firmemente engarzadas en oro y plata, de modo tal, que sólo un mínimo de su brillante superficie quedara oculta.

Así, cuando se necesitaron algunas pequeñas herramientas de precisión, los joyeros fueron los hombres más aptos para hacerlas.

Así también, en los siglos XVI y XVII, en Europa, cuando se empezaron a usar los relojes de bolsillo, fue el joyero quien naturalmente debía dedicarse al nuevo oficio de relojero, la primera industria de instrumentos de precisión y la predecesora de toda la ingeniería de precisión del mundo moderno.

Las piedras preciosas deben su valor a su belleza y escasez; y casi todas ellas son formas raras de substancias comunes.

La amatista —que en griego significa preventivo de la intoxicación— es una forma cristalina del cuarzo, que contiene ciertas impurezas; el rubí y el zafiro, también formas cristalinas, son óxido de aluminio, el cual forma parte de todas las arcillas; y el diamante, la más cara de todas las piedras preciosas, es un cristal de carbono puro, químicamente casi idéntico al carbón.

El diamante ocupa un lugar muy especial entre las piedras preciosas, porque es el más duro de todos los materiales conocidos y se puede usar para cortar substancias que no cederían a la hoja del mejor acero.

Más de dos tercios de los diamantes que se sacan de las minas de todo el mundo vienen del Congo, donde son extraídos de sedimentos aluviales.

La mayor parte de la producción consiste en diamantes industriales. Sudáfrica, con sus famosas minas de Kimberley, produce principalmente diamantes no industriales de gran calidad, a menudo extraídos de cráteres y galerías de volcanes extinguidos.

Brasil, que fue en un tiempo la fuente más importante de tales diamantes, ocupa ahora el segundo lugar, después de Sudáfrica.

Fuente Consultada:
La Técnica en el Mundo Tomo I CODEX – Globerama – Editorial Cuántica

Enlace Externo: Los Materiales Sintéticos

Origen de la Sociedad Humana,Progreso y Caracteristicas de Vida

Origen de la Sociedad Humana,Progresos Tecnicos y Caracteristicas de Vida

Antes que el hombre pensase en vivir en comunidad y dar forma jurídica a sus relaciones sociales, debió esforzarse para sobrevivir.

Sin que podamos asegurar qué antigüedad tiene la Tierra ni cuánto hace que existe vida humana en ella, esqueletos encontrados en Java, Palestina o Pekín, atestiguan que ciertos seres aproximadamente humanos iniciaron su lucha por la existencia hace alrededor de medio millón de años.

Los hielos que descendían del Norte y la lucha contra un medio hostil obligaban a concentrar todas las energías en la obtención de calor, ropa, alimentos y techo, sin tener aún tiempo para hacer pinturas rupestres, pensar en la existencia de Dios o imaginar reglas de convivencia cuyas formas jurídicas llegarían a ser, con el correr de los siglos, «Instituciones».

En las llamadas «Cinco Tierras» –Egipto, Siria, Costa de Arabia, Mesopotamia y el Punjab– se progresó durante la época paleolítica, pero ignoramos dónde tuvo lugar el primer cultivo del grano, la domesticación de animales salvajes, el comienzo de la alfarería, o el paso de los útiles de piedra a los de metal.

La Edad de Piedra:Vida del Hombre,Sus Herramientas y Refugios - BIOGRAFÍAS  e HISTORIA UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

Y si la atribución es difícil cuando se trata de elementos materiales, más oscura resulta aún en el plano del pensamiento o las iniciativas sociales.

Resultan difusos, pues, los contornos de las primeras formas institucionales y la arqueología y la leyenda son los apoyos principales para abordar las primeras organizaciones humanas, ya que la vida política y su consecuencia institucional aparecen muy tarde como manifestaciones de una disciplina autónoma.

En la horda encontramos la primera expresión de sociabilidad; eran grupos reducidos, compuestos por seres primarios que estaban unidos por el instin’to de conservación.

Dentro de la horda, las costumbres empezaron a evolucionar hasta gestar el clan, mejor organizado y más numeroso, a cuya cabeza aparece ya la idea del conductor, que es al mismo tiempo jefe, juez y sacerdote.

En el clan, el centró y símbolo es a menudo el tótem, generalmente un animal de la región al que se representa por medio de esculturas y que tiene un sentido religioso.

Cuando los grupos nómades y pastoriles se hacen agricultores y adoptan la vida sedentaria, el clan se divide en familias patriarcales.

El Estado empieza ya a perfilarse.

A través de las etapas de tribus, ciudades o naciones, el jefe del clan pasa a ser rey.

Al monarca, la autoridad le vendrá directamente de la divinidad, que le dicta las reglas que se imponen con forma de tabú; es decir, consideradas como prohibiciones; es también la aurora del Derecho, concebido en preceptos rudimentarios, sin una sanción concreta pero con amenazadores presagios en caso de transgresión.

Los tabúes resultaban así normas de convivencia que se imponían a través del sentimiento religioso y se convertirían luego en normas jurídicas («No robar», «No matar»), aunque la ley escrita apareció mucho más tarde.

EJEMPLOS GRÁFICOS

origen de la sociedad humana horda

clan sociedad humana

sociedad humana tribu

EVOLUCIÓN Y PROGRESO DE LA SOCIEDAD

A través del Paleolítico, el progreso del hombre como artesano fue penosamente lento. Mal equipado como estaba para la caza y la pesca, necesitaba casi todo su tiempo para procurarse el sustento.

Sin embargo, el hombre del Paleolítico logró varios inventos que, al menos, echaron los cimientos del progreso.

Él fue quien descubrió cómo hacer un borde cortante filoso, rompiendo una piedra con otra; él fue quien halló la manera de hacer fuego y utilizarlo.

En la naturaleza el fuego es cosa rara, porque ella pocas veces lo produce, si se exceptúan los rayos y las erupciones volcánicas.

Sin embargo, de alguna manera el hombre primitivo descubrió cómo hacer un fuego menps terrible, una pequeña hoguera, que podía controlar.

Lo más probable es que hiciese el descubrimiento por casualidad, al ver cómo las chispas de piedras que se golpeaban entre sí hacían arder la hierba seca cuando caían en ella.

Pero sea como fuere que el descubrimiento se produjera, éste fue, sin duda alguna, de inmensa importancia.

Capacitó al hombre para asar carne cruda y dura y hacerla sabrosa y tierna; le dió calor y luz por la noche y mantuvo alejados de su caverna a los animales salvajes mientras dormía.

El hombre del Neolítico, el primer agricultor y pastor, no sólo mejoró los escasos inventos de su antepasado, sino que también realizó otros muchos, y así el ritmo del progreso se aceleró.

Su antecesor había estado obligado a usar sus propios músculos para todo trabajo pesado, pero él descubrió cómo uncir al arado bueyes, asnos y caballos y cómo hacerles arrastrar grandes pesos.

Dicho antecesor había aprendido a usar troncos como rodillos, y ahora él aprendió a cortar una sección del tronco y hacer así la primera rudimentaria rueda.

Tal vez antes de que se usaran ruedas en los carros ya se emplearon para ayudar a dar forma a los objetos de alfarería.

Y cuando el alfarero neolítico hubo dado forma a sus vasijas usó la antigua invención del fuego para cocerlas y darles dureza.

Para la poca vestimenta que poseía el hombre del Paleolítico dependía de las pieles de los animales que cazaba.

Pero el hombre —o probablemente la mujer— del Neolítico inventó dos nuevas artesanías: el hilado y el tejido.

La figura de abajo representa a un hilandero y a un tejedor trabajando.

El hilandero emplea un huso y una rueca para convertir finas fibras de lino o lana en una larga y fuerte hebra ininterrumpida.

El tejedor ha extendido muchas hebras como ésta, de arriba abajo, en un marco de madera y está ocupado en entretejer otras hebras por encima y por debajo alternadamente.

tejedor en el neolitico

Con afiladas herramientas, aptas para derribar troncos, y con telas tejidas o pieles cosidas, para las velas, el hombre neolítico logró hacer la primera embarcación propiamente dicha, una gran balsa impulsada por el viento y capaz de contener tal vez más de una docena de personas.

No sabemos exactamente qué métodos de navegación usaron los primeros marinos, pero debieron tener un conocimiento considerable de los movimientos del Sol y de las estrellas para poder orientarse.

————-  00000 ————

vida en el neolitico

El hombre del Neolítico usó la fuerza animal para arar y arrastrar carros y el poder del viento para impulsar barcazas. También desarrolló el hilado, el tejido y la alfarería. Hacia el fin de este período ya era diestro en irrigar y en medir el tiempo.

vida del hombre en el neolitico la ceramica

————-  00000 ————

LOS PROGRESOS TÉCNICOS:

Para el fin del Neolítico y el comienzo de la Edad de Bronce, los habitantes de Egipto, que necesitaban un calendario exacto para regular las épocas de siembra y de recolección en sus bien irrigados campos, habían aprendido lo suficiente de astronomía para saber que un año dura 365 días y %, y no exactamente 365.

También sabían lo suficiente para diseñar relojes de sol muy exactos, que utilizaban durante el día, y relojes de agua, que les daban cuenta del paso de las horas, aunque el sol no alumbrara.

Si inquirimos por qué el progreso fue mucho más rápido en el período Neolítico que en el Paleolítico, las respuestas surgirán sin dificultad.

Primero, el hombre del Neolítico tenía objetos nuevos que había ideado, como, por ejemplo, el torno del alfarero.

Luego fabricó materiales, nuevos, tales como telas tejidas. Finalmente, dominó nuevas formas de energía: la propia de los animales para el arado y el acarreo, la fuerza del viento para mover las embarcaciones y el poder del agua para irrigar las tierras.

————-  00000 ————

carros antiguos en el neolitico

Ver: Primeros Carros

la agricultura: irrigacion de campos

Ver: Consecuencias Sociales de la Primitiva Agricultura

————-  00000 ————

El progreso casi siempre depende de las nuevas ideas, los nuevos materiales y las nuevas fuentes de energía, pero las tres cosas no van siempre juntas.

En su mayor parte, el progreso de la Edad de Bronce dependió del nuevo material, el bronce.

Pero fueron necesarias nuevas ideas antes de que los hombres pudieran hacer hornos para fundir el cobre y el estaño de los minerales, y se necesitaron nuevas ideas para modelar y forjar el metal y convertirlo en herramientas y utensilios útiles.

Mas no fue necesaria ninguna nueva fuente de energía y ninguna se encontró.

Para fundir y trabajar el metal el hombre se supeditaba aún a la antigua energía del fuego.

Lo mismo puede decirse de toda la Edad de Hierro.

El hombre tuvo que producir hornos de temperaturas mucho más altas para fundir el hierro, y tuvo que encontrar nuevos modos de dar forma y de afilar sus herramientas.

Pero una vez más no hubo necesidad de nueva fuente de energía, y ninguna se halló.

En efecto, todo el progreso logrado en las grandes civilizaciones de Egipto, Mesopotamia, India, China, Grecia y Roma dependió enteramente de muchas ideas nuevas y muy pocos materiales nuevos. Por supuesto, el hombre altamente civilizado también logró usar la energía con más eficacia que su antecesor de la Edad de Piedra.

Por ingeniosos sistemas de poleas, cremalleras y palancas, pudo usar la energía muscular de los animales no solamente para arrastrar pesos en el llano, sino también para elevar el agua de los pozos y el mineral de las minas, y a su tiempo, con la ayuda de turbinas y de aspas de molino, el hombre empleó la energía del agua en movimiento y la fuerza del viento para impulsar muchas clases de máquinas.

Pero subsiste el hecho de que desde los tiempos neolíticos hasta después de Shakespeare, el hombre no descubrió ninguna fuente de energía nueva.

No es extraño que hacia el fin de la Edad Media, muchos pensadores se entregaran a estudiar más y más acerca de toda clase de materiales y a buscar nuevas formas de energía.

Los árabes, que eran entonces el pueblo más ilustrado del mundo, tomaron la iniciativa en esta búsqueda.

Luego, desde los centros de cultura de los musulmanes de España, se extendió a todas las partes de la Europa occidental la idea de buscar deliberadamente nuevos conocimientos.

Allí eran conocidos como alquimistas los hombres que establecieron los primeros laboratorios para realizar una forma primitiva de lo que ahora se llamaría investigación científica.

Hoy es fácil reírse de ellos, porque a menudo se lanzaban a descubrir ciertas cosas muy extrañas, tales como la panacea que curaría todas las enfermedades, la piedra filosofal, que convertiría los metales en oro, y el elixir de la vida, que la conservaría eternamente.

A veces, también la astrología y la magia negra tomaban parte en sus extraños experimentos.

Entre los alquimistas se cuentan algunos grandes hombres, como, por ejemplo, Alberto Magno y Rogelio Bacon.

De entre la confusión y magia que los rodeaba, hombres como éstos hicieron surgir los comienzos de la química y física modernas.

Y pocos siglos después —un lapso muy breve en la historia del hombre— estas ciencias nos han dado varias y maravillosas fuentes de energía y una multitud de nuevos materiales para nuestro uso.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven N°1 Primeros Grupos Humanos Edit. Cuántica
La Técnica y el Mundo Tomo I Edit. CODEX Globerama

Temas Relacionados:

La Sociedad de Grecia Antigua Educacion en Esparta y Atenas
La Sociedad Colonial: Características, La Familia y Grupos Sociales
La Sociedad en la Baja Edad Media:Progresos Tecnicos
Nacimiento de la Sociedad Capitalista y sus Consecuencias
La Sociedad de Consumo : Origen y Características
Costumbres y Forma de Vida de la Sociedad
Normas Morales en la Sociedad: Nobleza, Honor y Libertad

Enlace Externo:• Sociedad humana: conformación, características

El Arte Rupestre:Primeros Dibujos del Paleolítico y su Finalidad

EL ARTE RUPESTRE – LAS PINTURAS PALEOLÍTICAS

INTRODUCCION:

Las pinturas y los grabados del arte rupestre (también llanado parietal paleolítico), constituyen un testimonio único de la historia y la cultura de sociedades de miles de años de antigüedad.

Entre las más extraordinarias que se descubrieron recientemente, cabe mencionar las de las cuevas de Namibia, de entre hace 19.000 y 26.000 años (algunas datan de unos 10.000 años).

En ellas están representados antílopes, ciervos, cerdos hormigueros, jirafas, elefantes, cebras y avestruces, además de algunos cazadores con sus flechas y lanzas y ceremonias de danzas rituales alrededor del fuego.

Los autores de estas pinturas eran también los primeros habitantes de África meridional, antepasados de los pueblos san y khoi contemporáneos.

El contacto entre estos pueblos quedó registrado en escenas con ganados, así como lanzas y escudos que formaban parte de la cultura agropecuaria de la Edad del Hierro.

Ejemplo de arte rupestre en Africa:Pueblo bosquimano

El Arte Rupestre:Primeros Dibujos del Paleolítico y su Finalidad

Una pintura rupestre es todo dibujo o boceto que existe en algunas rocas o cavernas, especialmente los prehistóricos. El término «rupestre» deriva del latín rupestris, y este de rupes (roca). De modo que, en un sentido estricto, rupestre haría referencia a actividad humana sobre las paredes de cavernas, covachas, abrigos rocosos e, incluso farallones o barrancos, entre otros.

Ejemplo: Arte Rupestre

arte rupestre en las cuevas de namibia

Arte rupestre en las cuevas de namibia

Las pinturas de las cuevas de Tassili-n-Ajjer, en el Sahara africano, datan de hace unos 7.000 años, y en ellas se representan escenas de caza que muestran una región en la que existían bosques y sabanas y muchos animales, como elefantes, jirafas y hasta cocodrilos e hipopótamos.

En particular, los descubrimientos recientes en la cueva de Chauvet (Francia) muestran una gran originalidad en la variedad y la naturaleza de los animales allí representados, muchos de ellos carnívoros, como los leones, y hasta rinocerontes, comadrejas, leopardos, hienas y buhos.

En esto contrastan con las de Lascaux y Al-tamira, en las que eran más frecuentes los herbívoros, como antílopes, bisontes, búfalos y ciervos.

Otras cuevas, como las de Cosquer, también en Francia, que datan de hace unos 20.000 años, muestran animales marinos: ocho focas grabadas y tres pingüinos pintados en negro (algo extraordinario para esta latitud; piénsese que fueron pintadas durante las épocas glaciales).

Hay representaciones del arte rupestre en todo el globo, incluso en el sur de nuestro país.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

Tipos de Arte Rupestre

El arte del hombre del paleolítico, fue  desarrollado entre los años 32.000 y 11.000 a.C., durante el último periodo glacial.

Basicamente existen dos tipos, uno conocido como arte mueble que consiste en objetos tallados en hueso, cuernos de animal, piedra o bien moldeados en tierra arcillosa.

El otro tipo conciste en pinturas, grabados y dibujos pintandos sobre la superficie de cuevas en las montañas, lugares que el hombre usaba como refugio y protección de los ataques de animales.

A estas creaciones del hombre del etapa paleolítica se las llama: arte rupestre, arte que se encuentra en casi todo el mundo, pero que es muy abundante en Europa occidental.

Respecto a su origen hay dos líneas de debate, una que supone (al no aparecer figuras humanas), que es como un rito propiciatorio a la caza, actividad sumamente importante porque permitía la supervivencias de su especie y la otra  también un rito, pero  mágico-religioso, donde se celebraba por ejemplo el paso de la adolescencia a la adultez.

En 1860 se  descubrieron  las primeras piezas del arte paleolítico, como ser probablemente herramientas y útiles paleolíticos así como huesos de animales del periodo glacial, y estos descubrimientos activaron el interés por la excavación en cuevas y abrigos rocosos en busca de arte prehistórico.

Hablar de dibujos y pinturas rupestres predispone a pensar en la decoración de las cavernas donde habitaron, hace miles de años, los hombres de las cavernas.

Y, también, en los bisontes, renos y jabalíes, realizados en tamaño natural sobre las paredes de la cueva de Altamira, en las montañas cántabras o en el valle de Dordoña, al sudoeste de Francia; en los rinocerontes de la gruta de Rouffignac; en los caballos al galope y en los bueyes salvajes, de Lascaux, o en los elefantes, grabados sobre roca, en pleno Sahara.

arte rupestre

También en las estilizadas figuras humanas descubiertas en España, Italia o en África; primero rústicos cazadores y luego agricultores y pastores, a veces en extrañas posiciones, como participando en algún rito de iniciación mágica.

Resulta difícil penetrar en el misterio de esta pintura si, antes, no se trata de evocar a los hombres que fueron sus autores.

Durante el paleolítico, la supervivencia del grupo humano dependió de la caza.

El reno, el bisonte, el búfalo, constituyen las presas codiciadas.

Los hombres jóvenes del clan son cazadores.

Esto implica un desafío a la naturaleza, un apoyarse en la sagacidad, en la vista, en el olfato, en el valor y en el denuedo.

La familia tribal depende de ese hombre libre que sale con las primeras luces a cazar o a morir.

Y entonces, es lógico que el artista primitivo, se sintiera tocado y magnetizado por esa gesta silenciosa que no tenía por fin el prestigio o la gloria, sino sencilla y hondamente, la perduración del núcleo humano que esperaba el alimento frente al más viejo enemigo de la humanidad: el hambre.

Sólo entendiendo a este cazador denodado se entenderá la advocación que significan esas imágenes zoomórficas (de animales) representadas en la piedra.

Usaban las zonas mas saliente de la roca para darle un vista mas tridimensional.

Es la reconstrucción de un mundo cerrado, de un ámbito real, duro, difícil y admonitorio.

Luego, cuando llega el neolítico, esta actitud cambia radicalmente. Aparece el hombre que ha aprendido a sembrar y a cosechar.

Con la agricultura surge la especulación, la espera mientras fructifica el grano; y, si la cosecha es abundante, el acopio, el granero, el tiempo que se vuelve seguridad.

Entonces, no casualmente, surgen elementos geometrizantes entre los motivos rupestres.

Es que ha nacido la medida y la dirección.

El grupo humano se hace sedentario.

Los motivos figurativos continúan la tradición de la sociedad de cazadores. Sin embargo, la realidad ha cambiado.

Al disminuir el peligro y la incertidumbre, aumentan la prosperidad y la seguridad del grupo.

Pero queda del extinto resplandor nómade una fuerza que, de tanto en tanto, reaparece en sucesivas etapas de la creación artística.

Muchas veces, estos dibujos y pinturas se encuentran en los lugares más insólitos: al fondo de la caverna o contra un techo, tan bajo, que no permite estar de pie. Según Gombrich, es improbable que estas pinturas rupestres hayan sido realizadas con fines decorativos.

«Resulta más verosímil -afirma- que sean residuos de aquella creencia universal que atribuye poderes a la creación de imágenes; en otras palabras, que esos cazadores primitivos esperaban que, con sólo pintar a sus presas,los animales verdaderos sucumbirían también a su poder».

Esta simple conjetura se torna verosímil comparándola con un hecho de carácter etnográfico: la comprobación de que, en la actualidad, existen pueblos que siguen pintando y grabando representaciones parecidas, en cavernas, con idéntico fin.

También suelen hacerse en reductos hasta donde nunca llega el sol y, para realizar el trabajo, se utiliza la luz de alguna antorcha.

Pasado y presente, Arqueología y Etnografía, unidos por el vínculo común de las costumbres del hombre.

Antaño como hogaño: las mismas técnicas, parecidos brazos y motivos, iguales tinturas.

Los óxidos y carbonates de hierro, los derivados del manganeso y algunos huesos calcinados produjeron infinitas variedades de ocres, amarillos, anaranjados, azules y negros.

Según Van Loon, se emplearon como envases para esta pintura algunas cañas huecas y, a modo de paletas, trozos planos de piedras. «Son los útiles y elementos -dice- que hubiese utilizado un pintor moderno».

Arte Rupestre en Altamira (España)

arte rupestre en altamira (España)

Esta imagen es solo una parte de un conjunto de pinturas en las cuevas de altamira. Representa a un grupo de bisontes, seguramente como ellos lo veían cuando iban a su caza.

Datadas en más de 15.000 años de antigüedad, estas representaciones fueron ejecutadas con gran habilidad y con la utilización de los colores, obtenidos de minerales ferrosos y cuprosos de la zona.

————-  00000 ————

Vamos a agregar que en el arte rupestre franco-cantábrico (sur de Francia y Cornisa Cantábrica española) las pinturas son polícromas, no forman escenas sino que son animales independientes y a veces superpuestos. Casi no aparece la figura humana.

No se representa movimiento, las figuras son muy realistas y cada cueva muestra cierta especialización en una determinada especie (Altamira bisontes).

Las figuras están en lugares apartados y recónditos.

Todo indica que las cuevas eran como santuarios dedicados a ritos mágicos para propiciar la caza.

Probablemente el brujo era el propio pintor. Ante estos prodigiosos bisontes, llenos de elegancia y de tuerza, fruto de una enorme maestría e imaginación, cabe preguntarse si los hombres del paleolítico eran, como algunos piensan, brutos, toscos y salvajes.

El Arte Rupestre:Primeros Dibujos del Paleolítico y su Finalidad

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. n°35 Arte Rupestre Edit. Cuántica

Temas Relacionados:

Como se Estudia el Clima de la Antiguedad o Prehistoria
El Fuego Periodo Neolitico
Diferencias entre el Paleolitico y el Neolitico Caracteristicas
La Revolucion Neolitica y Edad de la Piedra Pulida
La Edad de Piedra:Vida del Hombre,Sus Herramientas y Refugios
El Paleolitico:Vida del Hombre,Utensilios,Armas, Arte Rupestre

Enlace Externo:• ¿Qué es el arte rupestre?

 

Propiedades Mecánicas de los Metales y los Ensayos de Laboratorio

Descripción de las Propiedades Mecánicas de los Metales y Los Ensayos

Por qué algunos metales se pueden doblar fácilmente, mientras que otros se rompen?.

¿Por qué algunos se pueden estirar y otros no?.

Simplemente, porque los metales tienen diferentes propiedades, las cuales debe conocer el ingeniero si quiere utilizarlos adecuadamente.

Las propiedades de los metales que interesan desde este punto de vista, son las que se refieren a la manera de comportarse cuando se les somete a fuerzas y presiones.

Los procesos que se llevan a cabo en un taller mecánico (tales como cortado, doblado, estirado, etc.) tienen por objeto, esencialmente, utilizar fuerzas y presiones para dar a los metales la forma deseada.

Descripción de las Propiedades Mecánicas de los Metales y Los Ensayos

PROPIEDAD -1- ELASTICIDAD.
PROPIEDAD -2-DUCTILIDAD.
PROPIEDAD -3-PLASTICIDAD.
PROPIEDAD -4-TENACIDAD.
PROPIEDAD -5-DUREZA.
PROPIEDAD6-FRAGILIDAD.

IMPORTANCA DE CONOCER LAS PROPIEDADES DE LOS MATERIALES:

Todos los ingenieros manejan cotidianamente los materiales.

Estas sustancias se manufacturan y procesan; con ellas se diseñan y construyen componentes o estructuras, se seleccionan y analizan sus fallas, o simplemente se prevé un funcionamiento adecuado de los materiales.

A todos los ingenieros de manufactura interesa mejorar las características del producto que se diseña o fabrica.

Los ingenieros en electricidad y en electrónica requieren de circuitos integrados que funcionen adecuadamente, de interruptores que reaccionen de manera instantánea en las computadoras y de aislantes que soporten altos voltajes, aun en las condiciones más adversas.

Los ingenieros civiles y los arquitectos desean construir estructuras sólidas y confiables que sean estéticas y resistan la corrosión.

Los ingenieros petroleros y los químicos requieren barrenas de perforación o tuberías que resistan condiciones severas de abrasión y corrosión. Los ingenieros de automóviles buscan materiales de poco peso a la vez que resistentes.

Los ingenieros aeroespaciales demandan materiales ligeros que se comporten adecuadamente, tanto a elevadas temperaturas como en el gélido vacío del espacio exterior.

Los ingenieros metalúrgicos, así como los especialistas en cerámicos y polímeros, desean producir y conformar materiales que sean económicos y tengan propiedades cada vez mejores.

La finalidad de este libro es permitir al estudiante percatarse de los tipos de materiales disponibles, entender su comportamiento general y sus capacidades, y reconocer los efectos del ambiente y de las condiciones de operación sobre el rendimiento de los materiales.

El comportamiento mecánico de los materiales se describe mediante sus propiedades mecánicas, que son simplemente los resultados idealizados de ensayos.

Estas pruebas están diseñadas para representar diferentes tipos de condiciones de carga.

El ensayo de tensión describe la resistencia del material a un esfuerzo de tensión aplicado lentamente; los resultados definen el esfuerzo de fluencia, la ductilidad y la rigidez del material.

El ensayo de fatiga permite entender cómo se comporta un material cuando se aplica un esfuerzo repetido cíclico; el ensayo de impacto indica la resistencia al choque del material, y el ensayo de termofluencia proporciona información sobre la capacidad de carga del material a temperaturas elevadas.

Finalmente, el ensayo de dureza, además de medir la resistencia al desgaste y a la abrasión del material puede correlacionarse con otras propiedades mecánicas.

Aunque se usan muchas otras pruebas, incluyendo algunas muy especializadas, para describir el comportamiento mecánico, las propiedades obtenidas con estos cinco ensayos son las más comúnmente presentadas en los manuales.

Sin embargo, cabe hacer notar siempre que las propiedades que señalan los manuales son valores promedio de ensayos idealizados, y deben emplearse con precaución.

• ►ELASTICIDAD

Cuando sobre un alambre se hace actuar una fuerza, se produce en él una deformación, que en los cuerpos elásticos desaparece al cesar la fuerza.

Si las deformaciones son pequeñas, se pueden considerar todos los cuerpos como elásticos; pero, si se van aumentando, llega un momento en que el cuerpo conserva una cierta deformación permanente al cesar la acción que la produjo, y entonces se dice que se ha pasado el límite de elasticidad.

Por debajo de este límite, se cumple la Ley de Hooke. que dice que la fuerza elástica de reacción es proporcional a la magnitud de la deformación.

La resistencia que los distintos metales presentan al sufrir deformaciones viene dada por unos módulos, que se determinan experimentalmente.

Un metal puede sufrir deformaciones por tres motivos: tracción, compresión y cizalladura.

El módulo de elasticidad de un metal, o módulo de Young (índice de su resistencia, a la tracción o a la compresión) es el cociente entre la presión deformadora y la correspondiente deformación unitaria (relación entre el incremento de longitud producido por tracción y la longitud inicial).

Diagrama de Tracción de un Metal

El módulo de elasticidad es la pendiente del diagrama esfuerzo-deformación en la región linealmente elástica y su valor depende del material en particular que se ensaya.

El Módulo de Young se determina colgando de alambres de igual sección y longitud, de los metales en estudio, pesos iguales, y midiendo las elongaciones producidas.

Si incrementamos sucesivamente estos pesos, llegaría un momento en que el alambre del metal de menor resistencia a la tracción se rompería, es decir, habríamos alcanzado su límite de ruptura, magnitud que nos indica la carga máxima que un metal puede soportar.

Cuanto mayor es el módulo de elasticidad de un metal, más fuerza, más energía poseen, y serán necesarias máquinas más pesadas para su mecanizado.

Conceptos Básicos del Gráfico:

Curva esfuerzo-ruptura: Método para registrar los resultados de una serie de pruebas de termofluencia graneando el esfuerzo aplicado en función del tiempo de ruptura. (imagen superior)

Deformación (concepto usual en ingeniería) Grado en que se deforma un material por unidad de longitud en un ensayo de tensión.

Deformación elástica: Deformación del material que desaparece cuando se anula o retira la carga.

Deformación plástica: Alteración permanente de la longitud del material cuando se aplica una carga y después se retira.

Deformación real: Deformación efectivamente producida cuando se aplica una carga a un material.

Tipos de Esfuerzos Sobre la Pieza

Diversos Tipos de Esfuerzos a Aplicar Según el Ensayo a Realizar

tabla de los esfuerzos en los ensayos

• ►DUCTILIDAD

Al estirar un metal, se comporta como una pieza de goma, pero la elongación es mucho más pequeña.

Esto permite hacer resortes de metal (un resorte vuelve siempre a su posición, independientemente de las veces que se use).

Esta elasticidad puede a veces ser molesta en los trabajos, ya que el metal no se puede curvar con facilidad para obtener una nueva forma.

A veces el metal se ablanda si se calienta; entonces se curva y a continuación se recalienta, para recuperar las propiedades primitivas.

Si un metal se estira demasiado se hace plástico y entonces se puede alargar como si fuese una masilla.

Una barra de metal que se estira con una fuerza pequeña vuelve a recuperar su posición original cuando se elimina la fuerza.

Si la fuerza excede un cierto límite, la barra se deforma para siempre.

Si se aumenta aún más la fuerza, la barra continúa alargándose, hasta que llega un momento en que se rompe (punto de alargamiento final).

Se puede observar este fenómeno en la figura superior, que indica el ensayo a tracción de un metal.

Los metales que se pueden alargar mucho cuando se estiran, se dice, que son dúctiles.

Cuando se estira una barra en una máquina de prueba se puede hallar la elongación de una determinada longitud (llamada longitud de la escala).

El porcentaje de elongación del hierro dulce es del 15 al 20 %; del latón, del 30%; y del aluminio puro, del 40%.

Algunos metales se alargan mucho: es decir, tienen una ductilidad alta, y se pueden deformar fácilmente por procesos mecánicos, especialmente si tienen una resistencia a la tensión baja (resistencia a las fuerzas de alargamiento).

Esto permite fabricar recipientes de paredes finas a partir de láminas planas.

El alambre se fabrica pasando una barra de metal dúctil a través de un agujero muy pulido, hecho en un taco de metal duro, por el que la barra se va estirando en diámetros cada vez más pequeños.

Cuanto más pequeño es el diámetro, más largo será el alambre.

El cobre se puede estirar hasta el diámetro de un cabello. Incluso pueden fabricarse, por este método, tubos huecos tan finos como un cabello.

Una barra de acero se puede estirar, pero con gran dificultad, y poco a poco, porque el acero es menos dúctil que el cobre.

Incluso en esta operación es de importancia la dureza del metal, ya que si se intenta una gran reducción de diámetro, se puede romper la barra.

El alambre o las barras estiradas tienen una superficie muy suave, ya que se pulen por contacto con un cuño de metal duro.

Generalmente es redondo y sin defectos en la superficie y se puede usar para muchos fines sin ulterior tratamiento.

Cuando un metal se estira o se deforma por algún medio, en frío, su estructura cristalina se deforma, haciendo que el metal se endurezca.

Por tanto, una lámina o barra de metal brillante (que frecuentemente se ha estirado en frío), es difícil de curvar sin que se rompa.

Si es necesario, se puede templar el metal (calentar y después enfriar lentamente) para ablandarlo sin que pierda su acabado.

• ►PLASTICIDAD

Los que hayan usado plastilina o arcilla para moldear figuras saben que estas materias pueden adaptarse a la forma que uno desee darles.

Muchos metales se comportan de la misma manera, si se trabajan con la suficiente fuerza, y pueden tomar formas completamente diferentes a las que tenían. Se dice entonces que los metales son plásticos.

Los metales pueden ser extruídos, lo que se hace por un procedimiento conocido como extrusión de impacto que se usa para hacer envases, tubos de pasta dentífrica y otros recipientes de pared delgada.

Un lingote de un metal se coloca en un agujero profundo de un molde de metal duro.

Un martinete desciende sobre el lingote con gran fuerza y lo comprime dentro del agujero.

Por la presión, el metal se hace plástico y sólo puede salir por el pequeño espacio entre el martinete y la cavidad del molde.

El metal se extruye hacia arriba por este espacio, formando un tubo de pared fina.

Todo esto sucede en unos segundos, o menos, con lo que el sistema tiene un gran rendimiento.

Metales como el aluminio son muy apropiados para esta clase de procesos.

Todos los metales dúctiles permiten un flujo plástico; pero algunos metales, como el plomo, se pueden deformar fácilmente, aunque no son dúctiles.

Estos metales se pueden trabajar con martillo y laminar, y se les llama maleables.

El aluminio es maleable y dúctil a la vez; se puede laminar en hojas delgadas de una milésima de centímetro.

Muchos metales se hacen plásticos si se calientan al rojo vivo, aunque no lo sean en frío.

El hierro se deforma fácilmente cuando se calienta al rojo vivo.

La mayor parte de las barras y láminas de hierro se trabajan en caliente.

El forjado, otro procedimiento de trabajo en caliente, puede dar al hierro cualquier forma.

Forjado en Caliente de una barra de acero

Con fuerzas relativamente pequeñas se pueden hacer cambios grandes de sección, y ésta es la gran ventaja del forjado.

Además, los cristales del metal no se endurecen, por lo que se conserva blando y fácil de curvar.

El efecto combinado de la contracción, al enfriarse el metal, y la oxidación de la superficie, son desventajas del método de trabajo en caliente.

Por tanto, para lograr condiciones plásticas adecuadas, es necesario usar maquinaria y elegir los metales cuidadosamente.

• ►TENACIDAD

La tenacidad es la propiedad que tienen los metales de deformarse continuamente sin romperse; en otras palabras, un metal tenaz es aquel que no se puede estirar con facilidad.

Algunos metales se pueden doblar hacia adelante y hacia atrás, o retorcer muchas veces sin que se rompan.

Imagínese la importancia de esta propiedad en las uniones de vagones de ferrocarril, en los eslabones de una cadena, o en la caja de trasmisión de un eamión pesado, donde una rotura tendría graves consecuencias.

Los metales blandos pueden ser muy tenaces.

Esto se evidencia si uno trata de romper un trozo de alambre de cobre, doblándolo o retorciéndolo. Los metales tenaces son difíciles de tornear, ya que el metal cortado, o viruta, no se separa fácilmente del bloque principal.

Los metales que son a la vez duros y tenaces, como los aceros al cromo-níquel, necesitan herramientas especiales de cortado y máquinas muy potentes.

• ►DUREZA:

De define la dureza como la resistencia a la penetración.

Se comprueba con mucha facilidad, apretando contra la superficie del metal una bola de rodamiento o una punta de diamante en forma de pirámide.

En la práctica, no es necesario calcular el grado de dureza.

Medición de la Dureza del Metal

El diámetro de la huella o la diagonal se miden con un microscopio y el grado de dureza se obtiene con una tabla.

El acero ordinario medio tiene un grado de dureza de 200; el latón blando, del orden de 100, y el aluminio puro, de 20 solamente.

El acero endurecido tiene un grado de dureza de 700 a 800 y algunos materiales para herramientas de corte, 1.200 o más.

Un metal sólo puede cortarse con una sustancia que sea más dura que él.

Las herramientas de corte deben hacerse, por lo tanto, con el acero más duro o con carburos metálicos (tales como el carburo de wolframio), que todavía lo son más.

Para fabricar estas herramientas hay que utilizar materiales del más alto grado de dureza: carburo de silicio u óxido de aluminio.

De ellos, en hornos eléctricos se obtienen cristales y con estos cristales se fabrican las ruedas de afilar (amolar).

Para cortar metales extremadamente duros es preciso, a veces, utilizar diamantes, único medio de darles un borde cortante que sea liso y afilado a la vez.

Resulta necesario disponer de metales duros, que resistan el desgaste.

El motor de automóvil tiene muchas piezas de gran dureza; las bolas o municiones de los rodamientos de una bicicleta, por ejemplo, han de serlo también.

El único sistema de conseguir el acabado de las piezas de acero es el pulido; he aquí otro ejemplo de cómo los métodos de trabajo en los talleres dependen de las propiedades de los metales.

Algo mas sobre el ensayo…

El ensayo de dureza mide la resistencia a la penetración sobre la superficie de un material, efectuada por un objeto duro.

Se han diseñado diversas pruebas de dureza, pero las comúnmente usadas son el ensayo Rockwell y el Brinell

En el ensayo de dureza Brinell una esfera o bola de acero duro, normalmente de 10 mm de diámetro, se presiona sobre la superficie del material.

Se mide el diámetro de la marca producida en la superficie y se calcula el índice de dureza Brinell (BHN, de Brinell hardness number) mediante la ecuación siguiente.

fórmula de dureza brinnell

donde F es la carga aplicada en kilogramos fuerza, D es el diámetro del penetrador en milímetros, y Di es el diámetro de la marca en milímetros.

El ensayo de dureza Rockwell utiliza una bola de acero de diámetro pequeño para materiales suaves, y un cono de diamante (Brale) para materiales más duros.

La profundidad de la penetración la mide automáticamente el instrumento de prueba, y es convertida a un índice de dureza Rockwell.

• ►FRAGILIDAD

Los materiales que son frágiles se rompen sin deformarse.

Se puede pegar porcelana rota, por ejemplo, sin que se noten apenas las señales de la rotura.

El conocimiento del grado de fragilidad de los materiales es de mucha utilidad en ingeniería, pues los que son frágiles no ceden, sino que se rompen sin previo aviso.

Los materiales frágiles, por otra parte, son generalmente rígidos y muy indicados para adquiriendo a medida que se enfría.

El hierro colado es probablemente el metal írágil que más abunda.

Su obtención resulta económica y puede dársele en el colado formas complicadas, incluso en espesores delgados.

Debido a su rigidez y fortaleza, se utiliza mucho para construir bancadas de máquinas, herramientas que han de conservar su precisión durante todo el tiempo de uso.

No obstante, como se puede romper con facilidad, por ser frágil, se han de tomar precauciones especiales al manejar las piezas de fundición.

Los metales frágiles que se usan en fundición no pueden ser doblados o deformados, por lo que deben desecharse todas las operaciones que impliquen deformación.

Solamente se pueden trabajar con máquinas.

El hierro colado puede ser objeto de un tratamiento que le quita fragilidad, pero, aun así, no es tan dúctil como otros materiales.

Muchos metales se vuelven duros y frágiles por tratamiento al calor, y solamente entonces pueden ser objeto de tratamiento mecánico.

Los metales frágiles se rompen con frecuencia, por golpes o caídas, y tienden a agrietarse.

Estos ejemplos demuestran cómo las propiedades de los metales están relacionadas con el procedimiento de obtención y los métodos de trabajo que les pueden ser aplicados.

La barra o plancha negra de acero se ha laminado en caliente y normalmente en una forma blanda del metal.

El material brillante se ha laminado o estirado en frío.

Es limpio y preciso, pero puede ser difícil de deformar.

Las fundiciones, tanto las de superficie rugosa procedente de moldes de arena, como las lisas, obtenidas con moldes metálicos, casi siempre son inadecuadas para los procesos de deformación.

Cada metal, además, tiene propiedades que le son características.

El cobre es siempre blando, resistente y dúctil, pero su aleación, el latón (cobre y cinc) puede ser dúctil o frágil, y otra aleación, el bronce (cobre y estaño), puede ser tan tenaz y elástico como el acero.

Cada metal ha de ser escogido de acuerdo con su futuro empleo. Los fabricantes utilizan especificaciones que señalan con bastante claridad y detalle la composición y propiedades de cada uno de los metales.

Para tener éxito en el taller, el ingeniero o mecánico debe conocer estas propiedades y ser capaz, además, de tratar cada metal del mejor modo.

ALGO MAS SOBRE ELASTICIDAD…

Una pelota de goma sólida puede ser estirada, comprimida, doblada o retorcida y siempre volverá a su forma original cuando cese la tensión exterior.

La propiedad que le permite comportarse así es la elasticidad.

Sin ninguna duda, cuando se menciona la elasticidad la goma es el primer material que se nos viene a la mente, porque se trata de un material que puede ser indefinidamente deformado y sin embargo volver a su forma original.

Pero, aunque parezca extraño, todos los sólidos poseen esta propiedad en cierto grado aunque a veces resulte apenas perceptible.

El único metal en el cual la elasticidad está bien desarrollada es el acero, y aun entonces debe tratarse de acero endurecido.

Esto se consigue por un enfriamiento rápido o templado del acero al rojo sumergido en agua helada.

Los aceros templados son duros y quebradizos, pero muy elásticos.

Los resortes casi siempre se hacen de acero templado que ha sido ligeramente recalentado o revenido, proceso que si bien destruye parte de su elasticidad lo hace más dúctil y resistente.

Cuando los ingenieros calculan un puente necesitan conocer la resistencia a la tracción del acero que se emplea en la construcción (es decir, el comportamiento del metal bajo la acción de esfuerzos que tienden a estirarlo), porque ésta determina la cantidad, dimensiones y posición de las vigas necesarias.

Del mismo modo, la resistencia a la tracción de la goma es de suma importancia para los fabricantes de cubiertas y artículos similares.

Esto se determina colgando y adicionando peso en uno de los extremos de un alambre o cable de la sustancia bajo prueba, estando fijo el otro extremo.

Al principio el alambre o cable sufre alargamientos iguales ante aumentos iguales de la carga.

Por ejemplo, si un peso de una tonelada estira un alambre de acero medio milímetro, un peso de dos toneladas lo estirará un milímetro, y así siguiendo.

Y cuando los pesos son retirados, el alambre recupera su longitud original.

El hecho de que el alargamiento de un alambre era proporcional a la fuerza aplicada fue descubierto por Hooke ya en 1650.

Pero este proceso no continúa indefinidamente; se llega a un punto en que el alambre o barra se alarga mucho más de lo que correspondería para la carga agregada.

Además, cuando se retiran los pesos, ya no recupera su longitud original.

El punto en que esto sucede se denomina límite elástico.

Los alargamientos aumentan rápidamente después de alcanzar el límite elástico hasta que el material finalmente se rompe al llegar al punto de rotura.

Tratándose de construcciones metálicas, los ingenieros deberán asegurarse de que las vigas jamás serán solicitadas por un esfuerzo superior al necesario para alcanzar el límite elástico.

Las propiedades elásticas de los materiales se deben a las fuerzas que actúan entre los átomos o moléculas.

La razón por la cual la goma es tan elástica es que está constituida por largas cadenas moleculares, la mayoría de las cuales están dobladas como sogas entremezcladas.

curva de elasticidad

Cuando el material es estirado las cadenas simplemente se enderezan, y cuando el esfuerzo desaparece vuelven a su estado original de entrecruzamiento.

Muchos otros materiales, como la lana y la seda, están constituidos por cadenas moleculares, pero en la mayoría de los casos los fuertes vínculos entre las cadenas impiden que se enrollen sobre sí mismas y su elasticidad no resulta tan pronunciada.

Luegos de los ensayos y determinadas sus propiedades los materiales tienen sus distintas aplicaciones en la industria o en los bienes de uso.

A continuacion se muestra una tabla con los usos mas comunes de los elementos químicos, que debido al avance de la ciencia logicamente muchos podrían estar hoy deshuso.

MetalUtilización
PaladioAleaciones con el platino, aceros, catálisis química.
PlataEspejos, alhajas, bronces.
PlatinoCatálisis, contactos eléctricos, alhajas
PlomoAleaciones para soldaduras,cañerías, pinturas.
PlutonioRadiactivo, bomba atómica.
PolonioRadiactivo, compuestos luminosos
PotasioMetal alcalino, fertilizantes.
RadioRadiactivo, medicina, pinturas luminosas
RenioPares termoeléctricos, sustituto del cromo en los aceros.
RodioAleaciones, cátodos, pares termoeléctricos.
RubidioProductos medicinales.
SelenioCélulas fotoeléctricas, baterías solares
SilicioVidrio, aleaciones duras y refractarias
SodioJabones, sal de mesa, bicarbonato de sodio.
TalioCompuestos químicos venenosos, insecticidas, raticidas.
TántaloFilamentos para lámparas,aleaciones refractarias.
TkenjecioPrimer elemento producido por el hombre
Teluro Semiconductores, fotopilas,aleaciones diversas.
TitanioPigmentos, compuestos muy refractarios, aceros especiales.
TorioRadiactivo, aleaciones.
TungstenoFilamentos para lámparas, herramientas duras.
UranioRadiactivo, pilas atómicas.
VanadioAceros especiales.
Metal Utilización
AluminioSe usa desde hace pocas décadas y ocupa el tercer lugar detrás del hierro y el cobre.Utensilios, aleaciones livianas para aviación, cables eléctricos de alta tensión.
AntimonioEndurece el plomo de los tipos de imprenta; productos medicinales. Ignífugos. Se dilata al enfriar.
Arsénico Insecticidas, productos medicinales, industria química.
Bario
Pigmentos, cristales, fuegos artificiales
BerilioÚnico metal liviano con alto punto de fusión, ventana para rayos X, industrias atómicas,aleaciones con cobre, resistentes a vibraciones externas.
BismutoAleaciones de muy bajo punto de fusión (37°C); productos farmacéuticos.
BoroÁcido bórico. Endurecimiento del acero
Cadmio Endurecimiento de los conductores de cobre. Aleaciones de bajo punto de fusión. Galvanoplastia
CalcioMateriales de construcción, sales diversas.
CerioMateriales refractarios livianos, semiconductores, aleaciones duras y refractarias.
CesioCélulas fotoeléctricas.
Cinc Galvanoplastia, pilas.
CirconioUsos atómicos, aceros, lámparas flash
CobaltoPiezas de cohetes y satélites.herramientas para altas temperaturas, radioisótopos
Metal Utilización
CobreConductores eléctricos, bronces diversos.
ColumbioSólo en laboratorio. Duro y pesado
CromoAcero inoxidable, galvanoplastia
EstañoEnvoltorios, soldaduras, bronces
EstroncioFuegos artificiales, refinerías de azúcar
GalioTermómetros para alta temperatura (funde antes de los 35° y hierve a más de 1900°C.
Germanio Transistores, válvulas termoiónicas
HafnioFilamentos de tungsteno.
HierroAcero, construcción. El metal por excelencia
Indio Galvanoplastia, aleaciones resistentes a los esfuerzos y la corrosión
LitioAleaciones ligeras, pilas atómicas, síntesis orgánica.
MagnesioAleaciones ligeras, productos medicinales, síntesis orgánicas.
ManganesoAceros especiales (extrae el oxígeno y el azufre de la mezcla, dando un metal limpio y sólido). Usos químicos y eléctricos
MercurioTermómetros, barómetros, aleaciones dentarias (amalgamas)
MolibdenoAceros especiales.
NíquelBronces blancos, monedas, revestimientos de metales.
OroAlhajas, monedas, espejos telescopios
OsmioMetal pesado para aleaciones de la familia del platino.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fasc. N°41 Propiedades Físicas de los Metales
La Ciencia de la Ingeniería de los Materiales Donald R. askeland

Temas Relacionados

Propiedades del Grafeno
Historia del Descubrimiento de Metales:Fosforo y Cobalto
Historia de los Materiales Naturales Usados Por El Hombre
Uso del Cianuro en la Mineria
El Corcho Propiedades, Producción y Usos
La Industria de los Plasticos en la Guerra Mundial
La Edad del Hierro y el Bronce Los Metales en el Neolitico
Metalúrgia Primitiva Fundicion de Metales Uso del Cobre Hierro
Procesos Para Obtener Metales desde Minerales

Enlace Externo:Las 11 aplicaciones del grafeno

Fuente de Imagenes Gratuitas: https://pixabay.com/es/photos/

El Azufre: Usos, Caracteristicas y Propiedades – Métodos de Obtención

El Azufre: Usos, Características y Propiedades

El azufre es el elemento N° 16; como ya se explicó, ello significa que sus átomos poseen 16 electrones, equilibrados por otros tantos protones del núcleo.

Los electrones del átomo de azufre forman 3 capas u órbitas: la primera se completa con 2 electrones, la segunda con 8 y la tercera también con 8, pero sólo contiene 6.

Por esta razón, el azufre es un elemento activo, que procura capturar los 2 electrones que le hacen falta o bien compartir los suyos con otro átomo, hasta lograr alcanzar su equilibrio.

El azufre se conoce desde la prehistoria; Lavoisier estableció, en 1777, su carácter de elemento simple.

Se combina con la mayoría de los demás elementos.

Si éstos poseen un exceso de electrones (como los metales), los apresa y forma uniones electrovalentes; si el otro elemento presenta una carencia de electrones (como los no-metales) ambos átomos comparten  algunos electrones periféricos y  forman

piedra de azufre

FUENTES NATURALES DE AZUFRE

El azufre nativo (sin combinar) se encuentra siempre en regiones donde hay o hubo actividad volcánica. Los mayores depósitos conocidos son, con mucho, los de Texas y Luisiana, en los Estados Unidos; también son importantes los de Japón, México y Sicilia, donde aún brota de los volcanes.

azufre natural

LOS TRES MÉTODOS DE OBTENCIÓN

El más importante es el procedimiento Frasch, que se emplea en los enormes depósitos de azufre casi puro, situados a 300 m. de profundidad, en Texas y Luisiana (las capas arenosas intermedias están impregnadas de gases tóxicos que impiden el acceso directo).

Se introducen tres tubos concéntricos, cuyos calibres son respectivamente de 15, 10 y 3 cm.

Por el caño exterior se inyecta vapor sobrecalentado y a presión (165°C), que funde el azufre y mantiene el calor de los dos tubos interiores.

Por el conducto menor se insufla aire comprimido, y por el espacio intermedio asciende una mezcla espumosa de azufre fundido, agua y aire, que se acopia en grandes depósitos.

Allí se enfría y solidifica. La pureza del producto supera el 99 % y está libre de arsénico, selenio y teluro. En el antiguo método siciliano de los calcaroni, se apila la roca de azufre sobre suelo inclinado y se enciende el vértice del montículo.

El calor de la combustión funde el resto del azufre, que se acumula en el punto más bajo donde se solidifica en moldes.

El procedimiento es lento, el rendimiento, pobre (casi el 40 % del azufre se consume como combustible) y el producto, relativamente impuro. Se lo refina por destilación en grandes hornos de ladrillos, en cuyas paredes se condensa la denominada flor de azufre.

El procedimiento Claus utiliza el gas sulfhídrico (SH2), subproducto de muchas industrias, tales como las coquerías. Consiste en despojar a dicho gas del hidrógeno que contiene, a fin de liberar el azufre.

Esto se obtiene mediante el oxígeno, que forma agua (H20) con el hidrógeno.

Se emplea óxido de hierro para acelerar la reacción. También se puede privar al gas sulfuroso (SO.,) de su oxígeno, mediante el carbón de coque, que forma entonces anhídrido carbónico   (C02).

EXISTEN MUCHAS FORMAS DE AZUFRE

La mayoría de las sustancias cristaliza de una sola manera; pero el azufre se ordena según varias estructuras, llamadas estados alotrópicos.

Por debajo de los 95°C la única forma estable es la rómbica, que funde a 112°8C y cuyo color es amarillo limón; a temperaturas normales, todos los demás estados alotrópicos se transforman paulatinamente en cristales rómbicos.

La forma monoclinica estable entre 95°C y 119°C (que es su punto de fusión), se   presenta   fácilmente,   como   finas   agujas,   si   se enfría con rapidez azufre fundido en un recipiente pequeño.

Cuando se echa el elemento hirviente sobre agua fría, se obtiene azufre plástico, formado por largas moléculas que se disocian en pocas horas.

A 445 °C el azufre se convierte en vapor, cuyas moléculas constan de sólo 2 átomos; si entonces se lo enfría bruscamente, se obtiene azufre púrpura. de idéntica estructura  molecular.

azufre en polvo

EL AZUFRE LÍQUIDO

El azufre fundido es una de las pocas sustancias cuya viscosidad aumenta con la temperatura.

Al principio, es un líquido móvil y amarillo pajizo; poco a poco se vuelve pardo oscuro y forma una masa espesa; pasados los 200° se ennegrece y nuevamente aumenta su fluidez. Su vapor es rojizo, pero al elevarse la temperatura tiende a ser amarillo claro.

COMPUESTOS NATURALES

Son principalmente los sulfatos y sulfuros.

Entre los primeros, que contienen oxígeno, se cuentan el veso (sulfato de calcio), el blanco fijo de las pinturas (sulfato de bario), el sulfato de sodio y el sulfato de magnesio.

A los segundos, que no contienen oxígeno, pertenecen la galena (sulfuro de plomo), las piritas (sulfuro de hierro), la blenda (sulfuro de cinc), el cinabrio (sulfuro de mercurio), el gas sulfhídrico (sulfuro de hidrógeno, que huele a huevo podrido) v el sulfuro de alilo (característico del ajo).

Casi todas las proteínas contienen vestigios de azufre; las sustancias de olor más repulsivo y penetrante son los mercaptanos, compuestos orgánicos del mismo elemento.

Los gases extremadamente fétidos son útiles en los laboratorios de análisis, porque permiten percibir rastros infinitesimales de azufre.

IMPORTANCIA  INDUSTRIAL

El uso principal del azufre es la elaboración de ácido sulfúrico, base de toda la industria química.

El elemento libre sirve para fumigar plantaciones y vulcanizar el caucho (actualmente se prefieren algunos compuestos orgánicos).

El sulfuro de carbono es el solvente de elección del fósforo y del mismo azufre. Con el oxígeno arde fácilmente y forma gases (sulfuroso, sulfúrico), materia primera del  ácido sulfúrico.

Fuente Consultada
TECNIRAMA N°18 La Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología (CODEX)

Temas Relacionados  Sobre los Elementos Quimicos

Origen de los Elementos Quimicos en la Tierra
Explicación de la Tabla Periodica de los Elementos Quimicos
Historia del Descubrimiento de los Elementos Químicos
Breve Biografia de Kekulé Friedrich
Biografia de Mendeleiev Dimitri Historia de la Tabla Periodica
Propiedades del Azufre
Propiedades del Cobre
Propiedades del Amianto
Propiedades del Grafeno

Enlace Externo:• Ciclo del Azufre

Hechos Mas Importantes de la Historia de la Humanidad

Hechos Mas Importantes de la Historia de la Humanidad

GRANDES HECHOS Y ACONTECIMIENTOS DE LA HISTORIA

• 1-Diez Fechas destacadas de la Historia
• 2-Diez Documentos Mas Importantes de la Historia
• 3-Grandes Teorías Científicas
• 4-Grandes Inventos Que Cambiaron La Vida
• 5-Hechos Destacados
• 6-Grandes Tragedias
• 7-Principales Guerras de la Historia
• 8-Grandes Ideologías
• 9-Grandes Ideas
• 10-Línea del Tiempo

hechos y acontecimientos de la historia

SIGLO XV: La imprenta, la revolución de las letras

La idea de imprimir imágenes con bloques de madera o metal no era nueva, pero la idea de utilizar letras individuales hechas a mano para crear las diferentes páginas del texto era revolucionaria.

Fue introducida por primera vez en Europa por Johannes Gutenberg de Maguncia, Alemania, a partir de 1450.

Aunque se podían requerir 50.000 caracteres para formar un libro extenso como la Biblia, una vez armada, la misma obra podía ser reproducida miles de veces.

Para 1520 había más de 200 diferentes ediciones impresas de la Biblia en varios idiomas, que representaban en total, tal vez, 50.000 copias individuales.

No obstante, aunque la imprenta ya estaba bien establecida en Europa, los trastornos religiosos de la Reforma transformaron su comercio en una gran industria: en Alemania aparecieron un total de 150 publicaciones distintas en 1518, 570 en 1520 y 935 en 1523, alcanzando sus ventas totales quizás 500.000 copias.

Aunque algunas de ellas estaban en latín, el idioma tradicional del debate erudito, la mayoría estaba impresa en lengua vernácula.

Podían ser leídas, o escuchadas y comprendidas por casi todos. Un número considerable de estas nuevas obras fue escrito por un solo hombre: Martín Lutero.

De los 935 libros publicados en Alemania en 1523, 183 provenían de su pluma y algunas de sus publicaciones posteriores fueron impresas en tiradas de 100.000 ejemplares.

Dieta de Worms Rey Carlos V Condena Reforma Protestante de Lutero

SIGLO XVIII: La Revolución Industrial en Inglaterra

Esta revolución productiva marca un hito fundamental en la era moderna que comenzó en el siglo XVIII.

Antes de 1800, regiones como West Riding de Yorkshire, Lancashire sur y West Midlands presentaban muy poco desarrollo urbano.

La industrialización en el siglo XVIII no se caracterizó por conurbaciones -que son un fenómeno del siglo XIX— sino por un aumento gradual de los asentamientos industriales todavía rurales.

La localización de la industria estaba sólo comenzando en 1800.

La manufactura de textiles de lana estaba muy dispersa, aunque existía cierta especialización local, fundamentalmente ligada a la disponibilidad de agua.

Los paños finos y las sargas requerían procesos industriales que demandaban grandes cantidades de agua; no ocurría lo mismo con la fabricación de frazadas, franelas y telas de lana peinada.

La industria del algodón se estableció en Lancashire porque el clima era húmedo, los gremios eran menos poderosos, los puertos por los que se traía el algodón en bruto desde ultramar estaban próximos y existía una mano de obra experimentada en trabajar el lino y la lana.

Tanto en las industrias algodoneras como en las laneras, las nuevas máquinas requerían de la energía hidráulica para impulsarse.

La llegada de las máquinas de vapor, además de incrementar la producción, permitió elegir ubicaciones menos dependientes de la cercanía del agua.

En 1700, la densidad de población fuera del área de Londres estaba determinada principalmente por la industria de la lana.

Hacia 1750, incluso antes del establecimiento de los canales y caminos de peaje, la distribución de la población estaba cambiando con celeridad.

Los textiles se desplazaron hacia el norte, y las áreas ricas en carbón e hierro comenzaron a poblarse densamente.

Entre 1700 y 1800, la población total de Gran Bretaña aumentó de casi seis millones a nueve millones, es decir, tuvo un crecimiento promedio de 30.000 habitantes al año.

De allí en adelante el incremento fue mucho más rápido.

Entre 1811 y 1821 subió de diez a doce millones, una tasa de aumento cinco veces más elevada que en el siglo anterior.

En los principales centros industriales el cambio fue incluso más impactante.

Manchester tenía 90.000 habitantes en 1801; 237.000 en 1831 y 400.000 en 1861.

Este aumento sin precedentes fue una razón para el auge de la producción industrial y agrícola durante los siglos XVIII y XIX.

Debían satisfacerse las necesidades de millones de personas adicionales.

Otra razón era la guerra, un prodigioso consumidor de hierro y sus derivados.

En 1790, la producción británica de hierro no superaba las 79.000 toneladas.

En 1820, como resultado de las guerras napoleónicas, había llegado a 400.000 toneladas.

Con una población en aumento, creció la demanda por productos manufacturados.

Los salarios eran bajos, por lo que se necesitaban nuevas invenciones para permitir a los fabricantes producir más y lograr así bajar los precios.

La lanzadera volante de Kay en 1733, la hiladora con varios husos de Hargreaves en 1770, la máquina de hilar intermitente (selfactina) de Crompton en 1778 y el telar mecánico de Cartwright en 1785 estuvieron entre los avances que transformaron la industria textil.

En la elaboración de hierro, los pioneros más destacados fueron Abraham Darby, que en 1709 logró descubrir cómo utilizar carbón de piedra en vez de carbón de leña para fundir el hierro, y Henry Cort, que en 1784 introdujo el proceso de pudelación para elaborar hierro fundido.

La minería y todas las formas de fabricación se beneficiaron con la invención y perfeccionamiento de la máquina de vapor, a través de una serie de progresos desde la máquina atmosférica de Newcomen de 1712, hasta las máquinas de Watt de las décadas de 1770 y 1780 y las máquinas de alta presión de Trevithick, introducidas durante los primeros 20 años del siglo XIX.

No servía de mucho ser capaz de producir bienes en mayores cantidades a menos que éstos pudieran llevarse en forma expedita y a bajo precio a sus clientes y se pudieran entregar oportunamente las materias primas alas fábricas.

La Revolución Industrial fue también la revolución del transporte.

Durante los siglos XVII y XVIII, los caminos se deterioraron tanto a causa del aumento del tráfico sobre ruedas, que prácticamente sólo podían ser transitados por caballos de montar o columnas de caballos de carga.

Antes de la aparición del ferrocarril en la década de 1830, la única manera confiable de transportar cargas pesadas era la navegación.

Durante la segunda mitad del siglo XVIII, se hicieron inversiones considerables en la construcción de canales, pero el ímpetu decayó tan pronto como se comenzó a descubrir el potencial de los ferrocarriles.

LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA UN HECHO DESTACADO DE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD

•  La difusión del conocimiento

Aun cuando sea borroso, el límite entre ciencia y tecnología existe, por lo que es necesario considerar la manera en que la información lo atraviesa.

El principal camino son las publicaciones.

El científico académico no desea ocultar sus trabajos: las publicaciones son el medio para que su investigación llegue a sus colegas de todo el mundo y, tanto en el aspecto de formarse una reputación como en el de avanzar en la carrera, lo importante es haber sido el primero.

En consecuencia, existe un volumen cada vez mayor de conocimientos científicos que todo el mundo puede aprovechar libremente.

Hasta hace relativamente poco tiempo, la mayor parte de los conocimientos nuevos se comunicaban a través de periódicos publicados por instituciones científicas.

Sólo después de la Segunda Guerra Mundial entraron en este campo las editoriales comerciales, que sin embargo siempre habían editado libros científicos.

A propósito de este tema, es interesante señalar que a mediados del siglo XX el material publicado era tan vasto y crecía con tanta rapidez, que una de las principales preocupaciones entre los científicos era encontrar la forma de utilizarlo con eficacia, ya que el día no les alcanzaba para mantenerse al tanto de las últimas novedades.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la aplicación de la informática al archivo y la recuperación de la información permitió solucionar el problema.

Este enorme volumen de conocimientos de libre acceso para todos puede conducir directamente a importantes aplicaciones tecnológicas.

Por ejemplo Marconi, precursor de la comunicación por radio, se inspiró para sus trabajos en una casual referencia a los experimentos de Heinrich Hertz que encontró en una revista.

La Comunicacion Sin Hilos Historia y Desarrollo del Invento

Casi medio siglo más tarde, el gigantesco proyecto Manhattan, que produjo la primera bomba atómica, fue el resultado directo de los artículos publicados sobre experimentos en física atómica, el más importante de los cuales apareció en 1939, apenas dos días antes de que estallara la guerra.

Bomba Atomica Perdida Accidente Aereo Pierde Una Bomba Atomica

Sin embargo, a finales del siglo XIX, la industria comenzó a considerar que esta fuente de información era insuficiente para sus necesidades.

Como complemento, y para asegurarse de que las investigaciones realizadas tuvieran que ver con sus necesidades (e indirectamente con las de sus dientes), las principales empresas fundaron sus propios laboratorios.

Entre las primeras en hacerlo figura la United Alkali Company, de Gran Bretaña, cuyos laboratorios Widnes comenzaron a funcionar en 1892.

Resulta significativo que su equipo de investigaciones, entonces reducido, estuviera compuesto casi exclusivamente por químicos formados en el extranjero, en Giessen, Heidelberg y Zurich.

Investigación nacional e internacional.

En general, las investigaciones desarrolladas en ese tipo de laboratorios estaban directamente vinculadas con las actividades de la empresa madre.

Por razones comerciales, gran parte de los resultados obtenidos no se publicaban o sólo se comunicaban una vez protegidos por patentes.

Quedaban, sin embargo, áreas de investigación de importancia nacional general, pero sin relación directa con ninguna empresa en concreto, por ejemplo, la investigación sobre corrosión y metrología.

Para rellenar este vacío, sólo se podía recurrir a laboratorios patrocinados por el Estado.

Entre las primeras grandes instituciones de este tipo figuran el National Physical Laboratory del Reino Unido (1900), la National Bureau of Standars (actualmente National Institute of Standards and Technology) de Estados Unidos (1901) y el Instituto Kaiser Guillermo (luego Max Planck) de Alemania.

Así pues, durante los primeros años del siglo XX se fomentaba el progreso de la ciencia en tres frentes: en las universidades, con una fuerte inclinación hacia la investigación pura en las más antiguas y una mayor tendencia hacia la ciencia aplicada en las más nuevas, en los laboratorios de las grandes empresas industriales con base técnica y en las grandes instituciones estatales.

Si bien estas divisiones eran bastante reales y estaban bien establecidas, había una buena cantidad de interrelaciones, aunque su naturaleza y alcance variaba de un país a otro.

Así pues, los científicos universitarios de mayor prestigio eran consultados por sus colegas de la industria.

A menudo no sólo les ofrecían sus consejos, sino que desarrollaban investigaciones concretas para la industria con la ayuda de sus estudiantes.

También había contactos entre las universidades y los laboratorios nacionales.

Aunque el equilibrio de fuerzas cambiaría con el paso de los años, esta pauta se mantuvo esencialmente hasta mediados de este siglo. Surgió entonces un cuarto frente, cuando el coste y la complejidad de la investigación en algunos campos llegaron a superar los recursos de casi todos los países, a excepción de los más poderosos.

A esta fase pertenecen instituciones como el CERN (actualmente, Centro Europeo para la Investigación de las Partículas), con sede en Ginebra, dedicado a la investigación nuclear; el Laboratorio Europeo de Biología Molecular, en Heidelberg; la Agencia Espacial Europea , y el JET, que se dedica a la investigación sobre fusión.

• La imagen popular de la ciencia y la tecnología

Hasta aquí hemos tratado las amplias interrelaciones dentro de la propia ciencia.

Ahora debemos considerar las no menos importantes relaciones entre la ciencia y el ciudadano comente.

Durante la primera mitad de este siglo, al igual que ahora, la ciencia tuvo más repercusiones que los científicos.

Unos pocos nombres, pero no necesariamente los más destacados, lograron fama mundial: Roentgen, Marconi, Edison, Einstein y Zeppelin figuran entre los más recordados.

Pero, en general, la población advirtió sobre todo las consecuencias sociales de los avances científicos y tecnológicos.

Durante la primera década del siglo, las novedades fueron el automóvil, la radio, la luz eléctrica, el cine, el gramófono, los alimentos congelados, la aspiradora y la limpieza en seco.

En la cara opuesta de la moneda, el ciudadano corriente fue testigo de la desaparición de elementos que formaban parte de la vida desde los tiempos más remotos.

La llegada del automóvil, por ejemplo, determinó el abandono casi total del caballo como medio de transporte.

La medida de la velocidad y alcance del cambio la da el hecho de que relativamente poca gente puede recordar un mundo en el que la radio y la televisión no fueran poderosos medios informativos.

Sin embargo, hasta pasada la Primera Guerra Mundial ninguno de los dos existía siquiera, y los principales medios de difusión de la información eran las conferencias en vivo y los artículos publicados por los periódicos y revistas.

La Gran Guerra Aliados y Triple Alianza Primera Guerra Mundial

En cuanto a la ciencia, la prensa popular dedicaba poco espacio a los temas científicos y tecnológicos, situación que no cambiaría sustancialmente durante más de medio siglo.

La situación era diferente, en cambio, en el caso de las conferencias.

Durante el siglo XIX, la mayoría de las grandes ciudades y muchas de las pequeñas en Europa y América tenían sociedades locales para el fomento de una amplia gama de intereses intelectuales, como la música, la literatura, el arte y también la ciencia.

Las conferencias de los viernes por la tarde en la Royal Institution de Londres atraían a un refinado público y contaban a menudo con la asistencia de miembros de la familia real, y la Sociedad Literaria y Filosófica de Manchester tenía su homologa en la Sociedad Literaria y Filosófica de Nueva York.

Este tipo de sociedades, que todavía florecen en las comunidades pequeñas, se contaban por cientos.

Aunque individualmente eran pequeñas, en conjunto tenían probablemente decenas de miles de miembros y representaban, por lo tanto, un medio importante para que los legos se mantuvieran al tanto de los acontecimientos y pudieran discutir los últimos avances conseguidos por la ciencia.

Por encima de estas organizaciones locales, había además una serie de importantes instituciones nacionales.

El prototipo de estas instituciones era la Asociación Británica para el Progreso de la Ciencia, fundada en 1831 como foro para que los científicos no sólo se comunicaran entre sí, sino que informaran al público, labor que en opinión de muchos la Royal Society estaba descuidando enormemente.

La asociación celebraba sus reuniones anuales en diferentes ciudades de Gran Bretaña y, muy esporádicamente, en otros países de la Commonwealth.

Atraía audiencias de miles de personas y sus actividades aparecían ampliamente reflejadas en la prensa, una excepción a la general indiferencia periodística hacia los asuntos científicos.

La asociación todavía funciona, pero en los últimos años ha dejado de prestar atención a la ciencia en sí misma para concentrarse en sus repercusiones sociales. También en otros países había instituciones similares.

La Asociación americana para el Progreso de la Ciencia, fundada en 1848, sigue celebrando reuniones anuales sumamente concurridas.

Una asociación francesa de estas características se fundó en 1878, una india en 1876 y otra en Australia y Nueva Zelanda en 1888.

• Especialización creciente

Los primeros científicos consideraban que su campo de estudio era todo el mundo natural, desde los cuerpos celestes descubiertos a principios del siglo XVII por los telescopios de Galileo, hasta el mundo de los microorganismos que Antony van Leeuwenhoek observó con sus microscopios a finales del mismo siglo.

Sin embargo, el siglo XIX marcó el fin de esta era.

La expansión de los conocimientos hizo que la especialización, al menos en cierto grado, resultara inevitable.

Hacia 1900 habían surgido ya cuatro grandes ramas de las ciencias naturales: la química, la física, la biología y la geología.

Las dos primeras, que recibían el nombre de ciencias físicas, se ocupaban del mundo inanimado; uno de sus rasgos distintivos era la naturaleza esencialmente cuantitativa de sus resultados, expresados en términos matemáticos.

Esta relación queda sucintamente reflejada en el aforismo según el cual la matemática es la doncella de la ciencia.

Pero éste no era básicamente el caso de la biología, que abarcaba todo el mundo vegetal y animal y se basaba más bien en observaciones y descripciones.

La geogología resultaba ligeramente anómala.

Si bien se ocupaba sobre todo de la materia inanimada (las rocas y minerales de la corteza terrestre), gran parte de sus investigaciones dependían de la observación y clasificación de los restos fósiles de los organismos que vivieron en el pasado.

Con el transcurso del siglo XX, esta divergencia en campos especializados se volvió todavía más pronunciada, hasta el punto de que los especialistas de las diferentes ramas dejaron de comprenderse claramente entre sí.

La química, por ejemplo, se dividió en química inorgánica y fisicoquímica.

Paradójicamente, sin embargo, surgió al mismo tiempo una complicada red de interconexiones, cuando cada una de las especialidades descubría que tenía algo en común con las otras.

Los biólogos y los químicos, por ejemplo, encontraron un ámbito común durante los años 20, período en que apareció la bioquímica, el estudio de los procesos vitales.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la bioquímica produjo una importante rama: la biología molecular, que estudia la naturaleza de los organismos vivos en el nivel molecular.

Así pues, el siglo XX heredó y profundizó estas pautas sociales internas, en las que los diferentes grupos reconocen y aceptan la existencia de los otros pero encuentran difícil comprender sus trabajos.

Sin embargo, sobre esta estructura había además otro sistema de castas de diferente tipo.

Los científicos académicos, con sus investigaciones «puras», seguían adoptando con frecuencia una postura de superioridad con respecto a los que aplicaban la ciencia a fines prácticos.

Aun así, eran cada vez más estos últimos los que realizaban los descubrimientos que estaban cambiando las economías del mundo occidental y, en último término, los que proporcionaban los recursos para que la investigación académica pudiera desarrollarse.

Entre los inventos y descubrimientos realizados por la industria figuran las sulfamidas (medicamentos), la baquelita, el nilón, el poliéster y el polietileno (materiales), el láser y el transistor.

El reconocimiento del importante papel de los técnicos queda implícito en la palabra «tecnocracia» (y más adelante «tecnócrata»), que indica una sociedad en la que los recursos industriales son desarrollados para el bien común por expertos técnicos.

El término fue acuñado en Estados Unidos y se utilizaba ya en 1919, aunque no se generalizó en Europa hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Fuente Consultada:
El Estallido Científico Trevor I. Williams
Atlas de la Historia Universal – The Times
Civilizaciones de occidente Tomo B Jackson J. Spielvogel

Temas Relacionados

Sucesos Historicos Argentinos Hitos de la Historia
Principales Hechos Historicos-Linea del Tiempo Cronologica
Hitos Históricos:Principales Sucesos Historicos
Los Diez Principales Acontecimientos de la Historia
Hechos Mas Importantes de la Historia de la Humanidad

Enlace Externo: Acontecimientos, batallas y hechos relevantes en la historia de Francia

Determinar la Antiguedad de un Fósil:Metodo Para La Edad Arqueológica

Determinar la Antiguedad de un Fósil: La Edad Arqueológica

El arqueólogo reconstruye las características y las actividades de los pueblos de la antigüedad, indicándonos cómo vivían, qué herramientas utilizaban, las habilidades que habían adquirido, incluso las enfermedades que padecían y las creencias que profesaban.

Los antecedentes para conseguir estos conocimientos son los restos que dejaron aquellos pueblos: huesos, herramientas, ornamentos, vasijas, construcciones.

En su trabajo, el arqueólogo necesita la ayuda de toda una serie de científicos, tales como geólogos, zoólogos, botánicos, químicos, físicos.

El conocimiento científico especializado proporciona datos a partir de las fuentes más insospechadas.

RESTOS  HUMANOS Y DE ANIMALES

Los huesos rotos de los guerreros vencidos pueden revelar exactamente los tipos de armas que se utilizaban e, incluso, las tácticas de combate.

Las enfermedades también dejan su huella en los esqueletos, como en el caso de la lepra y la tuberculosis.

El raquitismo, que es una malformación de los huesos, se puede diagnosticar fácilmente.

Esta enfermedad es producida por una carencia de vitamina D; la existencia de raquitismo en una comunidad antigua indica un bajo nivel de alimentación.

Los dientes de los hombres antiguos pueden orientarnos acerca de su dieta.

Los que comían principalmente carne tenían buenas dentaduras, pero a medida que aumentó la dieta de cereales, fue alterándose la dentadura.

Los huesos de los animales se suelen encontrar asociados a las comunidades del hombre, y de su identificación se deduce el componente principal de la dieta de éste.

Los restos pueden ser de animales trashumantes que emigraban en busca de pastos, como, por ejemplo, los bisontes y los renos.

Es probable que la comunidad humana también hiciera una vida nómada en busca de la caza.

A veces, los huesos son de animales domésticos, que no sufrían la vida azarosa y de lucha por la existencia como sus parientes salvajes; consecuentemente, pueden observarse modificaciones en sus esqueletos.

Por ejemplo, las áreas para la inserción de los músculos son más reducidas.

Los huesos proporcionan otros datos, que hacen pensar que la comunidad había domesticado animales.

No es probable que se encuentre una gran cantidad de huesos de animales jóvenes en lugares donde vivió un pueblo cazador, que posiblemente buscaría y capturaría los animales más grandes, adultos, para comerlos.

Una gran proporción de huesos de ovejas sugiere que las hembras eran reservadas para ordeñarlas.

edad arqueologica

CÓMO SE  HACE UN  CALENDARIO ARQUEOLÓGICO

Hay dos procedimientos para determinar la cronología de un hallazgo arqueológico.

Uno fija la edad exacta de un objeto, es decir, su antigüedad en años (cronología absoluta).

El otro establece la antigüedad de un objeto en relación con otros (cronología relativa).

El físico nuclear ha suministrado al arqueólogo el mejor procedimiento para determinar la edad absoluta de los objetos: el del carbono-14.

La mayor parte de los átomos de carbono tiene una masa atómica de 12, pero la radiación cósmica, al chocar con la atmósfera, produce una variedad de carbono radiactivo, que tiene una masa atómica de 14.

Parte de este isótopo radiactivo es absorbido por las plantas, en forma de gas carbónico.

Los animales absorben carbono-14 al comer las plantas.

Cuando los organismos mueren, ya no absorben más carbono radiactivo.

El carbono absorbido se desintegra con el tiempo, produciendo nitrógeno.

La   velocidad  de  desintegración  es  constante  y,  trascurridos 5.568 años, la mitad del carbono radiactivo se ha desintegrado; al cabo de otros 5,568 años, la mitad del restante.

Midiendo la cantidad de carbono radiactivo en maderas viejas, huesos, turba, astas, grano y carbón, puede deducirse aproximadamente la cantidad que se ha desintegrado y el tiempo trascurrido.

En América, los botánicos han establecido una escala absoluta de tiempos, hasta el año 1000 a. de J.C.

Los anillos anuales de los árboles varían en espesor según los climas de las estaciones del pasado.

Existen distintas conformaciones en la madera, debidas a cambios del clima.

Con frecuencia, en los climas secos se ha conservado la madera que utilizaron los hombres de antiguas comunidades para construir sus edificios.

Comparando la madera con los cortes de los troncos de árboles se puede averiguar   su   antigüedad   (dendroaronología) .

Para determinar la cronología relativa, el arqueólogo desarrolló sus propios métodos; por ejemplo, puede calcular la edad de las herramientas ateniéndose a su estilo y eficacia.

Del mismo modo que se evidencia el desarrollo posterior de un avión reactor respecto a un biplano, puede comprobarse si una herramienta, en una región determinada, es posterior a otra. Los botánicos y los químicos practican otros métodos.

Aquéllos estudian los granos de polen.

Cuando el hombre no interviene, los cambios del polen que se acumula en una región dependen de las alteraciones del clima.

Desde fines de la Edad Glacial, el clima se ha hecho más cálido.

En muchos sitios, a las plantas árticas siguieron plantas subárticas y luego plantas de clima templado.

Paulatinamente, los bosques evolucionaron, hasta transformarse en los que conocemos hoy.

Los restos arqueológicos pueden encontrarse en lugares donde aparece polen en cantidad.

La edad de los restos se relaciona entonces con la escala climática.

A veces, la cronología del polen (e incluso la de los residuos) puede  determinarse  por radiactividad.

Los químicos han contribuido con métodos que incluyen la determinación de pequeñas cantidades de uranio, flúor o nitrógeno en los huesos.

Durante largos períodos, los huesos y los dientes enterrados absorben lentamente vestigios de flúor y uranio.

La cantidad depende de la abundancia de estos elementos en una zona dada y del tipo de circulación de agua en la misma.

La antigüedad relativa de fragmentos tomados de las mismas regiones se puede determinar teniendo en cuenta las cantidades absorbidas.

El nitrógeno está presente en los huesos, en forma de proteínas.

Los huesos recientes tienen un contenido en nitrógeno de alrededor de 4-5%.

Esta proporción disminuye a medida que las proteínas se descomponen.

La velocidad de descomposición depende de las condiciones físicas, químicas y bacteriológicas que caracterizan el medio   ambiente».

Fuente Consultada Revista TECNIRAMA (CODEX) Enciclopedia de la Ciencia y Tecnologia N°

Temas Relacionados

• Misterios Sin Resolver Sobre la Humanidad y El Universo • Formacion de los fosiles Proceso de Fosilizacion Petrificacion • Principales Especies Que Vivieron En La Tierra • Fósiles Vivientes Animales Actuales de la Prehistoria • Tipos de Dinosaurios Caracteristicas, Clasificación , Nombres • Extincion de la Megafauna: Especies y la Matanza del Pleistoceno Enlace Externo:Museo de Ciencias Naturales de La Plata

Construccion de Carreteras:Técnicas, Compactación y Materiales

Construcción de Carreteras
Técnicas, Compactación y Materiales

La superficie de una carretera constituye sólo una pequeña parte de la obra total necesaria para su construcción.

Debajo de ella debe existir una base sólida, preferiblemente roca, de la que depende la vida futura de la carretera.

Si no existe un plano de fundación bueno o resistente, la superficie se agrietará y acabará cuarteándose.

Los mejores planos de fundación son las rocas, las gravas apisonadas o simplemente, la base de un camino antiguo

En tales casos, el resto de la carretera (el pavimento) puede construirse directamente sobre esas bases.

Pero esto no es frecuente, y los terrenos sobre los que se va a construir la carretera no tienen condiciones apropiadas para soportar el tránsito.

En efecto, bajo el peso del tráfico, el terreno suele ceder, comprimiéndose, y entonces aparecen grietas en el pavimento.

En tiempo seco, el suelo se comprime y se cuartea, con resultados desastrosos; en tiempo húmedo, las filtraciones de agua son causa de que el suelo se debilite y no resista las cargas a que está sometido.

Antes de construir una nueva carretera es necesario   tomar  muestras   del   suelo,   a   lo largo de la ruta proyectada.

Las muestras, debidamente empaquetadas en envases herméticos, se envían al laboratorio para proceder a su análisis.

Allí se investiga la composición del suelo, junto con otras propiedades, tales como su compresibilidad, su cohesión, su permeabilidad y su plasticidad.

Teniendo en cuenta estos resultados, el ingeniero de caminos decide entonces el modo de mejorar la calidad del plano de fundación.

Por otra parte, mediante muchos otros experimentos se averigua el espesor necesario del pavimento, para soportar el tránsito previsto.

De este modo, se construye una carretera eficaz con el mínimo costo.

Antiguamente, también se tomaban distintas medidas con arreglo a la variedad de planos de fundación que podían encontrarse.

Así, era de sentido común poner un pavimento de mayor espesor sobre un suelo arcilloso que sobre una superficie de granito.

Estas variaciones de espesor se hacían, sin embargo, «a ojo».

En la actualidad, la precisión con que pueden calcularse los espesores correspondientes a los distintos terrenos permite, junto a un mayor grado de confianza en la carretera, una evidente disminución de los costos de construcción y mantenimiento.

corte de una carretera

ESTABILIZACIÓN  Y APISONAMIENTO DE SUELOS

Los terrenos arcillosos no son recomendables como planos de fundación de carretera, puesto que suelen comprimirse con la humedad.

Bajo una carga determinada, estos terrenos se hacen más compactos, y se producen deformaciones en la superficie de la carretera.

En cambio, un suelo arenoso presenta mayor resistencia a la deformación, por lo que no es tan compresible.

Las contracciones que sufre en tiempo seco, comparadas con las del suelo arcilloso, son mucho más pequeñas.

Los ingenieros de caminos pueden recurrir a dos procedimientos para mejorar un plano de fundación: estabilizarlo o hacerlo más compacto.

La estabilización consiste en preparar un subsuelo que no resulte afectado por los cambios de humedad; es decir, que el terreno no se deseque ni se inunde.

Para corregir los excesos de agua se realiza un eficaz sistema de drenaje. Los suelos débiles pueden reforzarse mezclándolos con otros materiales: por ejemplo, arena y grava mezclados con arcilla.

En algunos casos se añade un material de unión, tal como alquitrán o cemento, lo que proporciona excelentes resultados desde el punto de vista de la permeabilidad y de la resistencia a la deformación.

Para hacer más compacto el subsuelo se utilizan, como es bien conocido por todos, las apisonadoras, que comprimen el terreno, haciendo que sus partículas se junten, con lo que se consigue un plano de fundación más resistente.

No es probable que el tráfico ocasione luego una compresión mayor que la sufrida inicialmente.

Es muy importante que el terreno que constituye el fundamento de una carretera presente propiedades uniformes.

Cualquier carga trasmitida al pavimento debe repartirse por igual, de forma que no aparezcan puntos  débiles.

Si se han de añadir materiales de aporte para la estabilidad del subsuelo, deben mezclarse bien con él.

La mezcla debe hacerse con una máquina apropiada, operación que requiere mucho trabajo mecánico.

Usualmente, este proceso se efectúa sobre la obra: se remueve el subsuelo, se añaden los materiales de aporte, se mezcla bien, y se extiende la mezcla  de modo uniforme.

carretera suelo y compacatcion

► EL PAVIMENTO

Una vez que el plano de fundación ha sido debidamente preparado, puede procederse a la construcción del pavimento, del que hay dos tipos: pavimentos rígidos de hormigón y pavimentos flexibles bituminosos.

La elección de uno u otro tipo depende, en especial, de factores económicos.

Si junto a la obra existe buena piedra, son preferibles los pavimentos bituminosos. En su defecto, han de preferise los pavimentos de hormigón.

Los pavimentos rígidos se construyen con hormigón reforzado de primera calidad.

El hormigón no va directamente sobre el plano de fundación, fino que se construye primero una base cuyo material es duro, compacto y resistente a los reactivos químicos.

La piedra molida, la arena compacta, la escoria, etc., son buenos materiales de partida.

Esta base presta a la carretera un soporte adicional y, además, la protege de las heladas; es un material tan compacto que resiste los efectos del agua.

Cualquier movimiento que se produzca por debajo, debido a la expansión del agua al helarse, queda amortiguado  en esa  capa.

A partir de las investigaciones efectuadas previamente acerca de la resistencia del plano de fundación y conociendo el volumen de tráfico probable, el ingeniero debe calcular el nivel de la base y del hormigón, de forma que pueda construirse una carretera eficiente con el mínimo costo. Si el plano de fundación es malo, y la carretera deberá soportar el paso de 4.500 vehículos al día, el pavimento puede tener unos 28 cm. de espesor, y la base, unos 15 cm.

Con un plano de fundación normal se necesita una base de sólo 8 cm., y una capa de hormigón de 25 cm.

Los pavimentos bituminosos flexibles constan de un plano de fundación, una sub-base, una base y, finalmente, la superficie, pero les falta la rigidez de las carreteras de hormigón.

El peso del tránsito se distribuye con uniformidad a través de las distintas capas. A partir de la resistencia del plano de fundación se calcula aquí, igualmente, el espesor necesario.

La sub-base equivale, en realidad, a la base de las carreteras de hormigón.

El material que la integra se compone de grava, piedra molida, etc.; es decir, material muy duro, resistente a la acción de las heladas.

La base está formada por partículas granulares, unidas con cemento o alquitrán.

Evolución de las carreteras con el paso del tiempo: sistema romano (A); primitivo sistema francés (B); sistema de Trésaguet (C); sistema de Telford (D), y sistema de McAdam (Ej. el más económico.

LA SUPERFICIE DE LA CARRETERA Y SU MANTENIMIENTO

La superficie de una carretera no debe ser deslizante, sino que, por el contrario, los neumáticos deberán agarrarse sobre ella.

Debe estar limpia y ha de ser uniforme. Antes, las carreteras de hormigón eran inferiores a las bituminosas, respecto de las condiciones enumeradas.

Actualmente, con los modernos procesos de deposición y acabado del hormigón, se ha superado esta dificultad.

La contextura necesaria para evitar el deslizamiento se le comunica a la superficie al tiempo de su construcción.

Si la superficie se vuelve demasiado lisa por el uso, con varios tratamientos se regenera su textura primitiva.

Las carreteras flexibles llevan una capa de asfalto o de «macadam» (tarmac). El asfalto se prepara con piedras relativamente grandes, embebidas en alquitrán.

El «macadam» se hace con piedras más pequeñas, en contacto unas con otras y unidas a la carretera por una capa de alquitrán.

Aunque el «macadam» es más económico, la resistencia elástica del asfalto se suma a la resistencia total de la carretera.

Por otra parte, el asfalto es más resistente al agua. Una investigación cuidadosa de los más pequeños detalles mejora la calidad de las superficies de las carreteras.

La elección de la piedra a utilizar es muy importante; ciertos tipos de piedra se desgastan con facilidad y no proporcionan un buen agarre a   la  superficie.

El  espesor  correcto  de  alquitrán resulta también importantísimo: si es pequeño, las piedras de la superficie se separan pronto; si es demasiado grande, la superficie resulta pegajosa en verano.

El hielo sobre las carreteras es una amenaza muy peligrosa, principalmente en las curvas pronunciadas y en las pendientes.

Aquellos lugares que representan un excesivo peligro pueden calentarse en invierno, para impedir que se forme hielo sobre su superficie.

Para ello, se dispone en su base una red de resistencias eléctricas, que funciona  por métodos automáticos.

El Enigma de Pigafeta en la Vuelta al Mundo con Magallanes

El Enigma de Pigafeta en la Vuelta al Mundo con Magallanes

CUENTA LA HISTORIA: Era Pigafetta, natural de la ciudad de Venecia, en la que nació a fines del siglo XV; su padre, de nombre Mateo, según algunos biógrafos, persona de posición, doctor y caballero, trató de darle educación esmerada e hizo que viajase y visitara los más importantes centros de instrucción italianos, en aquel entonces.

Pigaffeta, Cronista

Según algunos, Pigafetta conoció a Magallanes antes de que éste ofreciera sus servicios a España; y lo cierto es que en cuanto llegó a su noticia la empresa que el gran navegante portugués organizaba bajo los auspicios de España, abandonó la ciudad de los Dux y se trasladó a Barcelona, donde a la sazón estaba Carlos V.

Habíase conseguido algunas recomendaciones para personajes de la corte, a fin de que se le permitiera agregarse a los expedicionarios, consiguiendo autorización para que se le admitiera en clase de sobresaliente en una de las naos que se estaban alistando en Sevilla, a donde marchó sin demora para reunirse con el personal que había de formar la tripulación de la armada.

Sin que pueda sostenerse que Antonio Pigafetta fuera «famoso en toda Europa por sus conocimientos en filosofía, matemáticas y astrología», como supone el historiador veneciano Marzari, no hay motivo para creerle un aventurero ignorante y presuntuoso, como gratuitamente le califican muchos que murieron sin haber conocido el libro en que relata su viaje en la escuadra de Magallanes, y contiene además un tratado de navegación escrito por él; lo que demuestra que debió poseer conocimientos no vulgares en astronomía y náutica.

Tuvo la fortuna de ser de los pocos que disfrutaron salud durante todo el viaje, y uno de los diez y siete que con Sebastián del Cano llegaron a España en la Victoria, habiendo dado La vuelta al mundo.

Desde el principio de la navegación puso en práctica la idea que concibiera antes de emprenderla, de escribir un Diario de la misma, trabajo que había más tarde de concederle un puesto preeminente en la historia de los grandes descubrimientos geográficos.

• EL ENIGMA DE PIGAFETA:

Para un navegante que vaya de este a oeste, los días son más largos porque sigue la dirección del Sol.

Cuando cruza la línea de cambio de día, no cambia la hora, pero debe adelanta r en un día la fecha de su diario de a bordo.

Para un navegante que vaya de oeste a este, los días son más cortos.

Cuando cruza la línea de cambio de día, debe retroceder en un día la fecha de su diario de a bordo.

En 1522, Juan Sebastián Elcano llegó a Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) con 18 de sus compañeros y 4 malayos a bordo de la nave Victoria.

Estos supervivientes de la expedición, emprendida por Magallanes el 20 de septiembre de 1519 con 265 marinos a bordo de cinco naves, acababan de dar la primera vuelta al mundo (en dirección oeste).

Elcano llegaba a puerto el sábado 6 de setiembre de 1522, pero en su diario de navegación constaba «viernes 5».

Ignoraba el fenómeno del cambio de fecha. Posteriormente, Julio Verne utilizó este detalle en su novela La vuelta al mundo en ochenta días.

El Servicio Internacional de Rotación Terrestre, establecido en París, regula por radio las señales horarias de todo el mundo.

También este enigma medieval, lo explica el divulgar científico Leonardo Moledo, de la siguiente manera:

«….[el enigma se produjo] fue cuando regresó la expedición de Magallanes y se llevaron la sorpresa de su vida al ver que les faltaba un día.

Y es así: el ocho de septiembre de 1522, en el puerto de Sevilla, desembarcaron los dieciocho sobrevivientes de la expedición que al mando de Magallanes —muerto durante el viaje— había partido tres años antes (el 10 de agosto de 1519) con cinco naves y 250 tripulantes.

Y esos dieciocho sobrevivientes habían dado la vuelta al mundo.

Fue una hazaña monumental, que despierta admiración no sólo por su magnitud, sino porque se hizo sin la habitual violencia que los “descubridores” solían ejercer sobre los pueblos “descubiertos” y más débiles.

Ahora bien: entre los dieciocho sobrevivientes estaba Antonio Pigafetta, cronista de la expedición que había llevado un cuidadoso diario consignando los pormenores del viaje.

Y hete aquí que al desembarcar se encontró con que las fechas de su diario y la de España, increíblemente, no coincidían: el día que en España era 8 de septiembre 8 sábado, en su diario era 7 de septiembre viernes.

Pigafetta creyó que se trataba de un error y revisó una y otra vez el diario sin encontrar falla alguna.

Al final, tuvo que rendirse a la evidencia: durante el viaje, un día ente­ro se había esfumado como por arte de magia.

La noticia causo sensación en toda Europa: un día entero desaparecido! ¿Adónde se había ido?. ¿Cómo podía desaparecer un día?.

Finalmente, fueron los astrónomos de la corte papal quienes aclararon el fenómeno: explicaron que si se viaja alrededor de la Tierra hacia el oeste se pierde forzosamente un día, del mismo modo que si se cir­cunnavegara la Tierra hacia el este se ganaría un día.

Y la razón es ésta: cada “día” se debe a una rotación de nuestro planeta; si uno se mueve alrededor de la Tierra en el sentido de la rotación dará una vuelta más, silo hace al revés (como en el caso de Pigafetta) dará una vuelta menos.

Del mismo modo que si arriba de una calesita uno camina en el senti­do de la rotación, y da una vuelta completa, verá pasar el palo de la sortija una vez más que quienes se quedaron quietos; y si uno camina en sentido contrario, dando una vuelta completa, verá pasar el palo de la sortija una vez menos.

Lo interesante es que no importa la velocidad a la que se haga el viaje, ni lo que se tarde en hacerlo, ni el recorrido que se siga: siempre, al circunnavegar la Tierra, se perderá (o se ganará) un día: uno puede hacer el trayecto que quiera, ya sea una complicada poligonal en zigzag o ir derecho, puede hacerlo en una semana, en tres años o en diez siglos, pero siempre perderá (o ganará) un día y nunca más que un día al volver al punto de partida.

Julio Verne se aprovechó de este fenómeno en La vuelta al mundo en ochenta días, y Saint-Exupéry de alguna manera lo usa en El principito cuando éste relata de qué manera en su pequeño planeta podía ver cuantas puestas de sol se le ocurriera.

Uno podría decir, pues, que el jet­lag es un concepto típicamente renacentista. Aunque esto sea forzar un poco las cosas, es agradable remontar hasta el Renacimiento un fenómeno tan moderno.

Fuente Consultada:
Libro Curiosidades de la Ciencia de Leonardo Moledo

Temas Curiosos

Los Gigantes Aborigenes de la Patagonia
Cristobal Colon y el Diametro de la Tierra Escala y Distancias
Doblar un Papel Mas de Siete Veces al Medio 7 Veces
El Metro y la Revolución Francesa-Historia el Metro Patron
Los números perfectos Curiosidades Matematicas
Origen del Helado Historia de los Primeros Helados

Enlace Externo:Primer viaje en torno al globo

Rasputin Poderes Curativos Aspirina-Como Curó la Hemofilia

LOS PODERES CURATIVOS DEL MONJE RUSO

LA HISTORIA CUENTA QUE El Monje Rasputín cuando se instaló en San Petersburgo, mostró sus dones de sanador, hipnotizador y profeta entre miembros de la aristocracia.

Su fama llegó hasta la zarina. Mas tarde una princesa montenegrina de la corte, lo presentó a los zares.

Los emperadores vivían momentos aciagos: su hijo Alexis, hemofílico, estaba condenado a vivir aislado y protegido para no exponerse a morir prematuramente.

En octubre de 1906 Rasputín fue invitado a palacio. Entró, saludó a los zares y les dijo que el zarevich tenía hemofilia.

Los zares, estupefactos -la enfermedad del heredero era secreto de Estado-, accedieron a la solicitud del campesino para orar junto a la cama del niño.

Rasputin el monje ruso

Se arrodilló, agachó la cabeza y estuvo una hora rezando. Poco después el pequeño se levantaba de la cama mientras sus padres lloraban de emoción.

El zar Nicolás escribió aquel día una carta al primer ministro Stolypin, cuya hija, tras un grave accidente, llevaba meses sufriendo.

Al cabo de dos días, Rasputín se presentó en la casa del primer ministro y repitió la escena de la oración.

Al día siguiente, la hija de Stolypin dejó de sufrir dolores y durmió bien. Nunca nadie encontró explicaciones científicas a estas reacciones.

La noticia corrió por San Petersburgo como el viento siberiano. Rasputín tuvo entrada libre al palacio y fue requerido por las familias nobles para pedirle consejos esotéricos, profecías y servicios curativos. Predijo, por ejemplo, el matrimonio desgraciado de Anna, una amiga de la zarina.

Y la pareja se deshizo a los seis meses porque el marido borracho golpeaba a Anna. La zarina ya no dudó de los poderes de Rasputín.

Durante unas vacaciones en Polonia, en 1912, el zarevich sufría hemorragias en una pierna y las ingles. Se consumía en el dolor.

Los médicos creían que le quedaba poco tiempo de vida Los sacerdotes ordenaron darle la extremaunción.

Alejandra, desesperada, envió un telegrama a Rasputín. La respuesta no se hizo esperar. «Dios ha escuchado tus oraciones.

No te aflijas. El niño no morirá», la calmaba el campesino.

Al día siguiente, la hemorragia paró, sin que los médicos, descreídos de los poderes de Rasputín, hallaran explicación. (y aún hoy tampoco se la encuentran)

Rasputin el Monje Loco y la Zarina Alejandra en la Corte Rusa

Respecto al tema el divulgador científico Leonardo Moledo, tiene una explicación sobre la cura milagrosa del monje y cuenta:

«La mágica curación del zarevich, sin embargo, tiene su explicación.

Los médicos estaban tratando a su magno paciente con una droga novísima.

Esa droga, según se sabe ahora, retarda indirectamente la coagulación de la sangre, y por lo tanto es contraindicada para los hemofílicos: no tiene nada de milagroso que el zarevich mejorara en cuanto dejó de tomarla.

A pesar de todo (y de Rasputín), la droga en cuestión más siguió una carrera ascendente y se hizo más popular que los cantares, los reyes y los políticos hasta el punto que hoy en día es el medicamento más utilizado (y probablemente el más barato) del mundo.

Todos la conocen, y no tiene sentido seguir ocultando su nombre: ni más ni menos que “aspirina”, con el cual fue lanzada por un laboratorio alemán el 10 de febrero de 1899.

Actualmente el mundo consume la increíble cifra de cien mil millones de comprimidos por año. Y sin embargo, la aspirina es un medicamento muy antiguo.

Desde el siglo I, se utilizaban ya las virtudes terapéuticas de la corteza, hojas y savia del sauce (que la contiene) para calmar fiebres y dolores, pero sólo en el siglo XIX se logró extraer y sintetizar el principio activo de los mejunjes tradicionales: primero la salicilina, luego el ácido salicílico, moléculas cíclicas y relativamente sencillas que presentaban, no obstante, serios problemas de intolerancia.

En 1853, el joven químico Gerhardt logró la acetilación del ácido salicílico y obtuvo el ácido acetisalicílico: la aspirina adquiría su forma actual y definitiva.

El descubrimiento de Gerhardt, sin embargo, pasó desapercibido desde el punto de vista farmacéutico hasta que Félix Hoffmann (1867-1946) perfeccionó un método de acetilación a escala industrial, cuando el siglo XIX daba sus últimas boqueadas.

Probablemente, lo más notable de la historia de la aspirina es que, pese a su empleo masivo, hasta hace muy poco se ignoró (y todavía se ignora en parte) cuáles son sus mecanismos de acción.

Recién en 1971 John Vane propuso una explicación satisfactoria al demostrar que la aspirina inhibe la síntesis de prostaglandinas, sustancias que acompañan y motorizan las inflamaciones.

De paso, como las prostaglandimis bajan el umbral de los receptores del dolor, éste disminuye. Debido a esos trabajos, Vane recibió en 1982 el Premio Nobel de Medicina.

Pero con Premio Nobel y todo, el problema de la acción de la aspirina contra el dolor (salvo en el caso del dolor que acom­paña a las inflamaciones) sigue abierto.

Ahora:   aparte de estas acciones (contra las inflamaciones y el dolor), el simpático y vivaz ácido acetilsalicílico tiene muchas otras habilidades.

No todas. recomendables por cierto: en el caso del síndrome de Reyes, de muy rara incidencia, que sólo ataca a los niños menores de un año y a los adolescentes, que se manifiesta por severos trastornos neurológicos y hepáticos, la aspirina puede agravar seriamente la situación, e incluso ser fatal (algunos países prohibieron la aspirina en ciertos medicamentos pediátricos).

También actúa retardando el proceso de coagulación de la sangre, lo cual la contraindica para los hemofílicos, como ilustra admirablemente el episodio de Rasputín.

Pero en este caso equilibra los tantos: al retardar la coagulación sanguínea, ayuda disminuir el peligro de obstrucciones en las venas arterias y, por lo tanto, de embolias e infartos.

El espectro no termina allí: la aspirina actúa sobre tu cantidad enorme de afecciones, desde los resfríos hasta los reumatismos inflamatorios, la artrosis, migrañas, ciáticas, lumbagos, y la moderna investigación médica está echando el ojo a su aplicación en casos de cataratas y diabetes.

No es poco, por cierto. “El álamo crece, el sauce llora”, suele decirse, manera harto despectiva.

Es muy injusto porque el sauce encierra el germen del ácido acetilsalicílico como lo muestra con su misma actitud. Al fin y al cabo todo el mundo sabe que, muchas veces, el llamado alivia el dolor.» (Ver Rasputín)

—————oooooooooooooooo——————-

ANTECEDENTES DEL NIÑO ENFERMO: La enfermedad del zarevitch, era heredada de su madre, la zarina Alejandra Feodorovna, cuyo nombre católico era Alice von Hesse-Darmastad, hija del gran duque Luis IV y nieta de la reina Victoria.

Además de la locura de la familia Von Hesse, en la cual se contaban 21 enfermos mentales, la hermosa Alice había llevado a los Romanov la hemofilia, esa enfermedad hereditaria que transmiten las madres a los hijos varones.

Presumiblemente, en el origen de la hemofilia, por la cual habían muerto un hermano y un tío de Alice, estaba la orgullosa reina de Inglaterra.

Los padres del zarevitch ya han renunciado a la impotente ciencia de los médicos que rondan cabizbajos por la oscura recámara.

El pequeño Aliosha se queja desgarradoramente.

En su desesperación, la emperatriz confió la curación de su hijo a los más insólitos charlatanes.

Entre ellos, el «doctor» Philippe Vachot, un aventurero parisiense, ex ayudante de carnicero, quien por un tiempo y sólo gracias a su sagacidad, pudo mantener la confianza de los zares.

Una vez desenmascarado, Vachot fue devuelto sin honores a su Francia natal.

Luego sería el turno de Mitya Kolyaba, un discípulo de la curandera Darya Osipova, epiléptico, que hacía pasar su histeria por estados de verdadera iluminación. Sus aullidos que más rozaban el histerismo, no hicieron más que asustar al doliente zarevitch.

Las razones de esta candidez en una mujer culta y enérgica como la zarina Alejandra Feodorovna, sólo pueden encontrarse en su encendido misticismo y su ardorosa fe, que rayaban en la superstición.

Descartada la ciencia (que en aquella época no tenía respuesta para la hemofilia), sólo le queda Dios, o más exactamente sus supuestos enviados, que pretenden curar al niño por medio de sus éxtasis místicos, ese fue el Monje Rasputín.

Fuentes Consultadas:
Rasputín y los últimos días del zar Cuadernillo N°7 National Geographic
Curiosidades de la Ciencia Leonardo Moledo

Temas Relacionados:

Rasputin y la Zarina Alejandra en la Corte Rusa
Rasputin y Sus Amantes Mujeres
Asesinato Nicolas II de Rusia Magnicidio
El Tesoro de los Zares de Rusia
Amantes Famosos de la Historia
Personajes Enigmaticos de la Historia

Enlace Externo:Las 20 profecías más escalofriantes del Monje Rsputin