Religión y Ciencia

Los Patriarcas de la Biblia Abraham Isaac Jacob y Jose

Historia de los Patriarcas de la Biblia

LOS PATRIARCAS: En tiempos del primer Imperio caldeo, había bandas de pastores que recorrían los grandes desiertos situados entre el Eufrates y Siria.

El jefe de cada una de ellas, el patriarca, tenía consigo varias mujeres, gran número de hijos y muchos servidores.

Vivían todos juntos como una gran familia y obedecían todos al patriarca.

Cada familia llevaba rebaños de carneros, cabras o camellos. Se paraba en los sitios donde había hierba, plantaba las tiendas de piel de camello y a su resguardo dormía.

Luego, cuando la hierba se había agotado, se ponía de nuevo en camino para buscarla en otro lugar.

Su vida era muy sencilla. Se alimentaban con leche y carne, se vestían con grandes trozos de paño, no habitaban en casas, y en punto a enseres, sólo tenían algunas vasijas de barro, unas cuantas alfombrillas de pelo de camello y cofres.

En punto a alhajas, ajorcas de oro o de plata que las mujeres se ponían en los tobillos, collares, pendientes y anillos para la nariz. De esta manera viven todavía los beduinos de Arabia.

patriarcas de biblia
Abraham es detenido por un ángel que evita la prueba del sacrificio exigida por Dios

PRIMER PATRIARCA ABRAHAM

Unos de aquellos patriarcas, Abraham, salió con su tribu de Caldea y atravesó todo el desierto hasta la Siria.

En la Biblia puede leerse su historia.

Tenía ya setenta y cinco años cuando oyó la voz de Dios: «Sal de tu país, le decía, y ve a la tierra que te mostraré. Haré de tus hijos una gran nación, haré tu nombre grande, y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu persona».

Abraham partió como Dios le ordenaba. Su sobrino Lot le acompañaba, llevando ambos consigo toda la familia.

Caminaron largo tiempo juntos, hasta Siria, luego, hasta Egipto. Llegaron al fin a un país donde no había bastante hierba para todos sus ganados, lo cual ocasionó disputas entre los pastores de Abraham y los de Lot.

Abraham dijo a Lot: «Que no haya, te lo ruego, disputas entre tú y yo y entre nuestros pastores, porque somos hermanos. Sepárate de mí, y si vas a la izquierda, yo iré a la derecha, y si te encaminas a la derecha yo iré a la izquierda».

Lot bajó a la llanura del Jordán, que estaba bien regada y parecía un jardín. Se estableció cerca del mar Muerto, en el territorio de Sodoma, cuyos habitantes estaban muy corrompidos. Abraham fue a acampar cerca de Mambié y allí erigió un altar a Dios.

Un día, Abraham oyó de nuevo la voz de Dios: «Abraham, no temas nada, soy tu escudo, y tu recompensa será muy grande».

Abraham respondió: «Señor Dios, ¿qué me darás? Voy a morir sin hijos y mi único heredero será mi servidor Eliezer».

—La voz de Dios respondió: «No será él tu heredero, sino un hijo nacido de ti».

La voz le mandó entonces a salir de su tienda, y le dijo cuando estuvo fuera: «Mira al cielo y cuenta las estrellas, si puedes contarlas. Tan numerosa será tu descendencia».

La mujer de Abraham, Sara, no tenía hijos. Dijo a su marido: «Toma mi sirvienta, Agar, la egipcia. Quizá tendré hijos mediante ella».

Agar tuvo un hijo, Ismael.

Más tarde Sara tuvo también un hijo, Isaac. Abraham se llenó de alegría y celebró un gran festín el día que Isaac fue destetado. Ismael se burló del niño.

Sara irritada dijo entonces a Abraham: «Arroja a esta sirvienta y a su hijo».

Abraham se levantó muy temprano, cogió pan y un odre de agua, que dio a Agar, y la despidió con su hijo.

Agar marchó al desierto y se perdió. Cuando se acabó el agua del odre, dejó a Ismael debajo de un arbusto.

Fue a sentarse a tiro de flecha para no ver morir a su hijo y rompió a llorar.

Un ángel de Dios la llamó entonces: Agar, dijo, no temas nada. Dios ha oído la voz de tu hijo. Levántate, coge al niño, yo haré de él una gran nación». Agar, abriendo los ojos, vio entonces un pozo.

Fue a llenar en él el odre y dio de beber a su hijo. Ismael llegó a ser hábil arquero y fue pregenitor de la nación árabe.

Lot, que había permanecido en Sodoma, estaba una tarde sentado a la puerta de su morada, cuando vio llegar a dos viajeros.

Eran ángeles de Dios. Lot fue a su encuentro y se prosternó ante ellos: «Entrad, les dijo, en la casa de vuestro servidor, lavaos los pies y pasad la noche en mi casa. Os levantaréis de madrugada para proseguir vuestro camino». Y les dio de comer.

No se habían acostado todavía, cuando las gentes de Sodoma llegaron delante de la casa y a grandes voces pidieron a Lot que les entregase a los extranjeros para ultrajarles. Lot se negó. Las gentes de Sodoma quisieron derribar la puerta, pero los ángeles les dejaron ciegos.

Luego dijeron a Lot: «Haz salir de esta ciudad a toda tu familia, pues vamos a destruir esta ciudad porque sus crímenes son grandes».

Al alborear, los ángeles cogieron de la mano a Lot, a su mujer y a sus dos hijos y les hicieron salir de la ciudad recomendándoles que no volvieran la cabeza para mirar. La mujer de Lot desobedeció, volvió la cabeza y fue transformada en estatua de sal.

Lot y sus dos hijos llegaron a una aldea en el momento de salir el sol. inmediatamente cayó una lluvia de azufre y de fuego sobre Sodoma y Gomorra y destruyó las dos ciudades con todos sus habitantes.

Dios, para poner a prueba a Abraham, le dijo un día: «Coge a tu hijo único, tu muy amado Isaac, y ve a ofrecérmelo en sacrificio en la cima de una montaña que te indicaré».

Abraham se levantó muy de mañana, aparejó su burro y marchó con Isaac y dos Servidores. Luego partió leña para la hoguera del sacrificio.

Al tercer día vio a lo lejos el lugar que Dios le designaba y ordenó a sus servidores que quedasen esperándole en tanto subía con su hijo a la montaña para adorar a Dios.

Cargó la madera en los hombros de Isaac y partió con él llevando el cuchillo y el tizón encendido. «Padre, decía Isaac, he aquí el fuego y la leña, ¿pero dónde está el cordero para el sacrificio? » Abraham respondió: «Hijo mío, Dios proveerá». Y siguieron caminando.

Cuando hubieron llegado a lo alto de la montaña, Abraham hizo un ara y en ella puso la leña.

Luego ató a su hijo, le colocó en el altar encima de la leña y asió el cuchillo para degollarle.

En aquel momento un ángel dio voces: «¡Abraham, Abraham, no pongas la mano sobre este niño, porque ahora sé que temes a Dios, puesto que no te has negado a darle tu único hijo! » .

Abraham, alzando los ojos, vio un carnero sujeto a un arbusto por los cuernos, se apoderó de él y le degolló en lugar de su hijo. Luego oyó otra la voz que decía: «Porque no me has negado a tu único hijo, te bendeciré y tu posteridad será numerosa como las estrellas del cielo y las arenas del mar».

ISAAC Y REBECA

Abraham, antes de morir, quiso casar a su hijo. Hizo jurar a su servidor Eliezer que iría a su país para buscar mujer a Isaac, porque no quería mujeres del país de Canaán, en que habitaba.

Eliezer cogió diez camellos, los cargó de presente y se fue a Caldea, a la aldea que habitaba Nacor, hijo del hermano de Abraham.

Llegó al atardecer, se detuvo fuera de la aldea y cerca de los pozos, y dejó descansar a los camellos sobre las rodillas. Era el momento en que las muchachas salían de sus casas par ir a buscar agua.

Isaac Patriarca de la biblia

Eliezer se puso a orar: «Eterno, Señor de mi dueño Abraham, haz que encuentre lo que busco. Las doncellas van a venir al pozo; que la joven que me dé de beber a mí y a mis camellos, sea la que has destinado para Isaac». En aquel momento apareció una linda joven, el cántaro al hombro.

Era Rebeca, hija de Nacor. Bajó a la fuente, llenó su cántaro y volvió a subir. Eliezer corrió a su encuentro y le dijo: «Déjame beber un poco de agua en tu cántaro».

Ella respondió: «Bebe, señor». Y bajó el cántaro a su mano. Cuando hubo acabado de beber, le dijo: «Voy a coger agua para tus camellos». Vació su cántaro en el abrevadero y volvió a coger agua, hasta que todos los camellos dejaron de estar sedientos.

Eliezer la miraba con sorpresa, pero sin decir nada. Cuando ios camellos hubieron acabado de beber, sacó un anillo y dos brazaletes de oro, puso los brazaletes en los brazos de Rebeca y le preguntó: «¿De quién eres hija? ¿Queda en la casa de tu padre lugar donde pasar la noche?» Respondió que era hija de Nacor y que había lugar en su casa.

Entonces Eliezer se prosternó diciendo: «Bendito sea el Eterno, Señor de mi dueño Abraham, que me ha conducido a la casa de mi dueño».

La joven corrió a advertir a su madre. Su hermano Laban, que había visto los brazaletes y el anillo de oro, fue a buscar a Eliezer y le llevó a la casa.

Mandó descargar los camellos y les dio forraje.

Dios agua a Eliezer para lavarse los pies y le sirvió de comer. «No comeré, dijo Eliezer, antes de haber dicho lo que tengo que decir».

Y contó de dónde había venido, cómo buscaba esposa para su joven dueño y cómo había rogado a Dios que se la designara. El padre y el hermano de Rebeca respondieron: «El Eterno ha hecho estas cosas.

No tenemos nada que decir. Toma a Rebeca y que sea esposa del hijo de tu dueño, como el Eterno ha dicho».

Eliezer se prosternó para dar gracias a Dios, luego dio a Rebeca objetos de oro y plata y vestidos. Al día siguiente pidió volver a casa de su dueño.

El hermano y la madre de Rebeca quisieron retenerla diez días más. Respondió: «No me retraséis, puestp que el Eterno ha hecho que resulte bien mi viaje».

Dijeron: «Llamemos a la muchacha y consultémosla». Luego preguntaron a Rebeca: «¿Quieres irte con este hombre?» Respondió: «Iré». Y partió, llevando consigo a su hermano y a su nodriza.

Una tarde, Isaac estaba en el campo y vio llegar camellos, uno de ellos montado por una joven. Era Rebeca. Alzando los ojos vio a Isaac y bajó de su camello, preguntando a Eliezer: «¿Quién es este hombre? » Respondió: «Es mi señor». Entonces cogió su velo y se tapó. Eliezer contó a su joven dueño cuanto le había sucedido. Isaac tomó de la mano a Rebeca y la llevó a la tienda de su madre Sara. Luego se casó con ella.

JACOB Y ESAU

Rebeca permaneció mucho tiempo sin tener hijos. Por fin Isaac imploró al Eterno, y dio a luz dos hijos. El primero era rubio y todo cubierto de pelo, y fue llamado Esaú.

Al crecer, se hizo hábil cazador que pasaba la vida en el campo. El segundo, Jacob, fue hombre de suaves costumbres que permanecía de ordinario en la tienda. Isaac amaba a Esaú porque le llevaba caza. Rebeca prefería a Jacob.

Un día Jacob hacía un guiso de lentejas, Esaú volvió de la caza cansadísimo y dijo a su hermano: «Déjame comer de este plato, porque estoy muy cansado». Jacob le respondió «Véndeme entonces tu derecho de primogenitura».

Esaú se dijo: «Voy a morirme de hambre, ¿de qué me servirá ese derecho?» Y lo vendió para que Jacob le diese las lentejas.

Isaac envejeció y quedó casi ciego. Un día llamó a Esaú y le dijo: «Soy viejo y no sé el día de mi muerte. Coge tu arco y tus flechas, ve a buscarme caza y prepárame un plato como yo lo quiero, para que te bendiga antes de morir».

En tanto Esaú estaba de caza, Rebeca contó a Jacob lo que había dicho su padre y añadió: «Ve a coger en el rebaño dos buenos cabritos, haré con ellos a tu padre un plato de los que le gustan, se lo llevaremos para que coma, a fin de que te bendiga antes de su muerte».

—»Pero, dijo Jacob, mi hermano Esaú es velludo y yo no lo soy.

— Quizá mi padre me toque y me tomará por impostor y atraeré sobre mí.

no una bendición, sino una maldición». Su madre le dijo: «¡Que la maldición caiga sobre mí! » Jacob la obedeció y preparó el plato. Luego Rebeca cogió los lindos vestidos de Esaú, hizo que Jacob se los pusiera y cubrió sus manos y su cuello con la piel de los cabritos.

Jacob se acercó a Isaac con el plato y el pan y dijo: «¡Padre mío! » Isaac respondió: «Heme aquí, ¿quién eres? —»Soy Esaú, tu hijo amado». «He hecho lo que me habías ordenado.

Levántate, siéntate y come de mi caza».— «¿La has encontrado ya?» —»Es que el Eterno la ha hecho venir delante de mí».— «Acércate para que te toque, que sepa si eres mi hijo Esaú». Jacob se acercó y le tocó su padre.

No reconoció las manos que estaban cubiertas de pelo, y dijo: «La voz es la de Jacob, pero las manos son las de Esaú».

Hizo que le trajeran el plato, comió y bebió vino. Luego dijo a su hijo que viniera a besarle.

Palpó sus vestidos, que eran los de Esaú, y le bendijo, diciendo: ¡Dios te conceda el rocío del cielo y la substancia de la tierra, trigo y vino en abundancia! ¡Los pueblos te sean sometidos y las naciones se prosternen ante ti! ¡Sé dueño de tus hermano y que los hijos de tu madre se prosternen ante ti! «

Acabada la bendición, salió Jacob, y Esaú volvió de la caza. Hizo un plato con lo que había traído llevólo a su padre y le pidió que le bendijera. Isaac, muy conmovido, le dijo: «¿Quién me ha traído caza y yo le he bendecido?» Esaú empezó a gritar, y luego dijo: «Bendíceme también, padre mío». Pero Isaac respondió: «Tu hermano ha venido con engaño y se ha llevado tu bendición. Le he hecho tu dueño y le he dado a todos tus hermanos por servidores. ¿Qué puedo hacer por ti? «

Esaú, irritado, dijo que mataría a Jacob. Rebeca tuvo miedo e hizo que su hijo marchase al país de su hermano Laban.

JACOB EN CASA DE LABAN

Marchó Jacob. Llegada la noche, detúvose para dormir y cogió una piedra sobre la cual reposó la cabeza. Durmióse y tuvo un sueño. Vio una escala apoyada en tierra y que en lo alto tocaba el cielo. Por ella subían y bajaban los ángeles de Dios.

El Eterno estaba en lo alto y dijo a Jacob: «Soy el Eterno, el Dios de Abraham, el dios de Isaac. La tierra en que estás acostado te pertenecerá a ti y a tus descendientes, tu posteridad será numerosa como el polvo del suelo.

Jacob patriarca de la biblia

Estoy a tu lado, velaré por ti a donde quiera que vayas, y te volveré a este país». Jacob despertó, tuvo miedo y dijo: «Esta es ¡a casa de Dios, la puerta del Cielo». Y a guisa de monumento, puso derecha la piedra en que había dormido.

Cuando hubo llegado al país de Laban, se detuvo delante de un pozo cerrado con una gran piedra y al que se llevaban a beber los ganados.

Preguntó a los pastores si conocían a Laban. Le enseñaron una doncella que venía con su rebaño y le dijeron que era Raquel, hija de Laban.

Jacob apartó la piedra que tapaba el pozo y ayudó a la joven a dar de beber a sus ganados. Luego manifestó ser hijo de Rebeca. Acudió Laban, le abrazó y le rogó que fuese a su casa.

Al cabo de un mes le dijo: «¿Es preciso, porque seas mi pariente, que me sirvas de balde? Dime qué salario quieres». Jacob dijo: Te serviré siete años para obtener tu hija menor».

Era Raquel. Jacob sirvió siete años que le parecieron unos días, porque amaba a Raquel. Luego reclamó su mujer. Laban celebró las bodas, pero en lugar de Raquel puso a su hija mayor Lía.

Jacob se quejó del engaño. «No es costumbre en el país, respondió Laban, dar la menor antes que la mayor». Jacob consintió en quedarse otros siete años para obtener a Raquel y casó con ella al cabo de los siete años.

Permaneció en el país, adquirió grandes rebaños y tuvo doce hijos, de los que dos eran de Raquel.

VUELTA DE JACOB

Los hijos de Laban censuraron a Jacob por haberse hecho rico a expensas de su padre. Se decidió entonces voíver al país en que había nacido, y partió en secreto con su familia y sus rebaños.

Pasó cerca de la comarca donde su hermano Esaú estaba establecido y le envió mensajeros para que le refirieran sus aventuras e imploraran su perdón.

Los mensajeros volvieron diciendo: «Tu hermano viene a tu encuentro con 400 hombres». Jacob se asustó mucho, creyendo que su hermano venía a matarle.

Apartó, para ofrecerlos como regalo a Esaú, 200 cabras y 20 machos cabríos, 200 ovejas y 20 carneros, 30 camellos con sus crías, 40 vacas y 50 toros, 20 borricas y 10 burros, y con ellos formó cinco rebaños.

Ordenó a los pastores que fueran delante, dejando un intervalo entre cada rebaño, y les dijo a cada uno: «Cuando te encuentres con Esaú y te pregunte quién eres, a dónde vas y de quién es el rebaño, responderás: Es de tu servidor Jacob, que lo envía como regalo a su señor Esaú». Jacob esperaba calmar de este modo a su hermano.

Envió a su familia al otro lado del torrente y se quedó solo. Durante la noche tuvo que luchar con un desconocido de fuerza prodigiosa que, no habiendo podido derribarle, le hirió en la cadera y le dejó cojo.

Cuando llegó el día, el hombre dijo a Jacob: «Déjame marchar, porque ya es de día». Jacob respondió: «No te dejaré partir antes de que me hayas bendecido? «. «¿Cuál es tu nombre? » —»Jacob».— «Tu nombre, dijo aquél, ya no será Jacob, sino Israel, es decir, el que combate por Dios». Jacob comprendió que había luchado con un enviado de Dios.

Llegó Esaú al frente de 400 hombres. Jacob puso en línea a su familia y se prosternó siete veces, yendo al encuentro de su hermano.

Esaú se conmovió, corrió a su encuentro, se arrojó a su cuello y ambos lloraron. Luego Esaú, viendo a las mujeres y a los hijos de Jacob, preguntó quiénes eran. «Son, respondió Jacob, los hijos que Dios ha concedido a tu servidor».

Las sirvientas se acercaron con sus hijos y se prosternaron ante Esaú. Luego Lía y sus hijos, por último Raquel y su hijo.

Esaú no aceptó al pricipio los rebaños que Jacob le ofrecía, diciendo: «Estoy en la abundancia, hermano mío, conserva lo que te pertenece». Pero, a instancia de Jacob, accedió. Luego se separaron.

Jacob fuese al lado de Isaac, que murió a la edad de ciento ochenta años.

JOSÉ VENDIDO POR SUS HERMANOS

El hijo mayor de Raquel, José, era el preferido de su padre, y sus hermanos tuvieron envidia de él.

Aumentó su odio contándoles un sueño que había tenido: «Estábamos ocupados en el campo atando gavillas. Mi gavilla se alzó y se tuvo derecha, las vuestras la rodearon y se prosternaron ante ella».

Jose patriarca de la biblia
Jose vendido a Putifar por sus hemanos envidosos

—»¿Esto significa, dijero sus hermanos, que reinarás sobre nosotros?» Otro día contó: «He soñado que el sol, la luna y once estrellas se prosternaban ante mí». Su padre le regañó diciendo: » ¡Haría falta, pues, que viniéramos yo, tu madre y tus once hermanos a prosternarnos delante de ti! «.

Un día, Jacob envió a José a obtener noticias de sus hermanos que habían llevado un rebaño a pacer muy lejos.

Sus hermanos dijeron, viéndole llegar: «He aquí el soñador, matémosle, arrojémosle a una cisterna, y diremos que una fiera le ha devorado, y así veremos qué será de sus sueños».

Rubén les dijo: «No derraméis sangre, arrojadle solamente en la cisterna». Pensaba darle libertad cuando sus hermanos hubieran partido.

José llegó. Sus hermanos le despojaron de la túnica y le arrojaron a una cisterna que no tenía agua, sentándose luego para comer.

En aquel momento pasó una caravana que iba a Egipto, con camellos cargados de incienso y perfumes. Judá dijo a sus hermanos: «¿Qué ganaremos con hacerle perecer?.

Vendámosle a estos mercaderes, porque es nuestro hermano, nuestra carne».

Los otros le atendieron, sacaron a José de la cisterna y le vendieron por veinte monedas de plata. Luego cogieron su túnica, y habiendo matado un macho cabrío, la empaparon en la sangre.

Le enviaron a Jacob, mandándole decir que la habían encontrado en el campo. Jacob le reconoció y dijo: «Es la túnica de mi hijo, una fiera le ha devorado».

Desgarró sus vestiduras, sujetóse un saco a la cintura en señal de luto y no quiso oír palabra de consuelo. Decía: «Lloraré hasta que descienda en busca de mi hijo a la morada de los muertos».

Biografia de Spencer Herbert Pensador Positivista Evolucionista

Biografia de Spencer Herbert – Pensador Positivista Evolucionista

HERBERT SPENCER (1820-1903): Pensador representativo de la fe en el progreso por la ciencia, típica de la segunda mitad del siglo XIX, Herbert Spencer fue o pretendió ser el filósofo de la evolución.

Sin embargo, debido a su escasa formación filosófica — no había leído a Platón ni a Kant —, a su poco cultivado acervo histórico y a su limitada cultura científica, su Sistema de filosofía sintética no llegó a convencer ni a los filósofos puros ni a los hombres de ciencia.

Biografia de Specer Herbert
Biografia de Spencer Herbert: Nació el 27 de abril de 1820 en Derby y murió en Brighton en 1903. Fue fundador del darwinismo social en Gran Bretaña y uno de los más ilustres positivistas de su país. Ingeniero civil y de formación autodidacta, se interesó tanto por la ciencia como por las letras.

Esto no quiere decir que el pensamiento de Spencer no tenga puntos dignos de estima. Pero su obra sólo recaba el interés del historiador en cuanto a documentos dé una época de la vida humana.

Nacido en Derby el 27 de abril de 1820, en el seno de una familia de arraigadas convicciones metodistas, rehusó cursar sus estudios universitarios en la universidad de Cambridge, y a los 18 años se empleó en la construcción del ferrocarril de Londres a Birminghani.

Ocupó un cargo de ingeniero en esta empresa hasta 1846, en cuyo año sus aficiones le llevaron al terreno especulativo.

A partir de 1846 fue vicerredactor de la revista londinense The Economist, hasta que en 1853, gozando ya de una situación económica independiente, se dedicó por completo a sus trabajos filosóficos.

El positivismo es una corriente filosófica que afirma que todo conocimiento deriva de alguna manera de la experiencia, la cual se puede respaldar por medio del método científico. Por tanto, rechaza cualquier conocimiento previo a la experiencia.

Alentado por la buena acogida que se había dispensado a su primera obra, Social Statics (1850), publicó en 1855 sus Principios de Psicología, en los cuales defendió su idea del valor general del principio de evolución.

Convencido de que en el mismo se hallaba la base de la filosofía del futuro, como lo parecía demostrar la conclusión a que había llegado Darwin en su Origen de las especies (1859), Spencer se propuso dedicar el resto de su vida a la elaboración de un sistema evolucionista de pensamiento. (ver: darwinismo social)

En 1860 publicó el programa de su obra, Sistema de filosofía sintética, cuyo primer volumen, Primeros principios, apareció en 1862.

Con tenacidad inquebrantable, pese a las dificultades económicas de la empresa, fue dando a luz los restantes volúmenes del Sistema, en número de diez: Principios de Biología (1867), Principios de Psicología (segunda edición, 1872), Principios de Sociología y Principios de Moral.

Completó la obra en 1896, después de treinta y dos años de arduos esfuerzos. La sociedad coetánea la recibió con gran interés y, luego, con marcado entusiasmo.

Spencer fue objeto de varias distinciones académicas y su obra se tradujo a varios idiomas. Pero, a causa de la preparación de su autor, no ha tenido trascendencia en la formación de las generaciones ulteriores. Murió Spencer en Brighton el 8 de diciembre de 1903.

SINTESIS: Herbert Spencer, una figura destacada en la revolución intelectual de la Inglaterra del siglo XIX, fue un destacado filósofo, sociólogo, biólogo, antropólogo y teórico político.

Nacido de un padre inconformista, fue educado en casa primero por su padre y luego por su tío en matemáticas y ciencias. Más tarde adquirió su vasto conocimiento tanto a través de la lectura personal como de las conversaciones con sus amigos.

Fue uno de los primeros defensores de la teoría de la evolución, acuñando la famosa frase «Supervivencia del más fuerte».

Creía que los principios de la evolución, incluida la teoría de la selección natural, se aplican tanto a las sociedades humanas como a los seres individuales y otras especies biológicas.

También abogó por la supremacía del individuo sobre la sociedad y la ciencia sobre la religión. Sin embargo, creía que el individualismo entraría en vigor solo después de una era socialista y de una guerra posterior.

Aunque él mismo era liberal, temía que en los próximos días el liberalismo diera lugar a un nuevo tipo de despotismo, mucho peor que cualquier otro déspota del pasado.

Ver Mas Información Sobre Spencer Herbert

fuentes

Entrada Para este sitio: Biografia de Spencer Herbert

La Ciencia Árabe Medieval Logros Cientificos del Islam Resumen

La Ciencia Árabe Medieval
Logros Científicos de Islam

La civilización árabe conoció un notable impulso entre los siglos VIII y XIII. Los árabes tradujeron la herencia clásica de los griegos estableciendo así las bases de una ciencia en la que se apoyaría la cultura occidental. Avicena y Averroes pueden ser considerados entre los más grandes sabios que haya conocido el mundo musulmán. El segundo fue un notable filósofo, mientras que el primero fue, además, un sabio muy ecléctico

En Europa occidental, la transición entre la Antigüedad y la Edad Media se produjo de un modo bastante brutal. El agitado período que se caracterizó por las emigraciones de los pueblos vio perderse gran parte de los valores culturales de Roma y Atenas. Europa occidental necesitó siglos para reabsorber esta regresión. Los primeros signos de un renacimiento cultural no se advirtieron hasta el siglo XII.

En otros lugares del inmenso imperio romano, el paso de la Antigüedad a los tiempos modernos se efectuó de un modo muy distinto, sobre todo allí donde se había implantado la religión musulmana. La herencia clásica se conservó mejor en el Islam que en Europa occidental. Incluso se vio enriquecida por aportaciones persas, indias y chinas.

De este modo, del siglo VIII al XIII,  los países musulmanes conocieron una civilización indudablemente superior a la de Europa. Más aún, Europa occidental copió mucho de la civilización árabe, sobre todo en el aspecto científico.

Al principio, los sabios musulmanes se habían limitado a estudiar el Corán y la poesía árabe. No obstante, a partir de comienzos del siglo IX, en Bagdad empezaron a traducirse sistemáticamente las obras científicas y filosóficas griegas. A pesar de las disensiones políticas, esta empresa fijó las bases de una civilización que, desde el Indo hasta el océano Atlántico, presentó notable unidad. Como anteriormente los griegos, los sabios árabes adquirieron extraordinario renombre, tanto en el aspecto científico como en el filosófico.

mapamundi arabe siglo viii

Mapamundi de Istakhri. La parte superior del mapa indica ei sur.
Abajo: astrólogos árabes, grabado sobre madera.

cientificos arabes

Dos de esos sabios representaron un gran papel para Occidente. El primero se llamaba Avicena (en árabe, Abu Ali al-Hussain Ibn-Sina). Nacido en el año 980 en Afchana, cerca de Bujara, murió en Hamadan en 1037, Habiéndose iniciado en física, medicina, matemáticas y filosofía, a los veintiún años ya era famoso. Averroes, el segundo sabio, se llamaba en árabe Ibn-Roschd.

Avicena (980-1037), conocido en el mundo musulmán como Ibn Sina, filósofo y médico islámico persa, nacido cerca de Bujara (hoy Uzbekistán). Hijo de un funcionario del gobierno, estudió Medicina y Filosofía en esta ciudad. Con 18 años fue nombrado médico de la corte del soberano samaní de Bujara. Permaneció en ese cargo hasta la caída de la dinastía Samaní en 999, y pasó los últimos 14 años de su vida actuando como consejero científico y médico del gobernante de Ispahan.

Había nacido en Córdoba en 1126 y murió en Marraquech en 1198. Averroes puede ser considerado como el último de los grandes representantes de la filosofía árabe. Debió su celebridad a sus Comentarios sobre la filosofía de Aristóteles. Muy pronto sus obras se tradujeron al latín y ejercieron gran influencia sobre pensadores como san Alberto el Grande y santo Tomás de Aquino. Podemos preguntarnos cómo habría evolucionado nuestra Edad Media sin el pensamiento de Averroes y es indiscutible que el filósofo árabe es una de las más sólidas bases de la renovación del pensamiento occidental.

Averroes (1126-1198), filósofo, físico, jurista malikí y teólogo asharí hispanoárabe. Introductor del pensamiento aristotélico en Occidente, su figura ocupa un lugar de honor en la historia del pensamiento medieval. Durante la edad media,  Averroes mantuvo que la verdad puede ser expresada por dos vías, la filosófica y la religiosa. Sus comentarios de las obras de Aristóteles fueron traducidos al latín y al hebreo y ejercieron una gran influencia con posterioridad.

En el terreno científico, los árabes deben ser también considerados como los maestros de Occidente. Por mediación del mundo árabe entramos en contacto con Ptolomeo, Euclides y Galeno. Los árabes fueron los únicos que tradujeron las obras griegas. Les ayudaron los sirios, judíos, árameos y egipcios. Además, no se contentaron con una traducción servil, sino que completaron los textos y los corrigieron a la luz de sus propios estudios.

Medicina arabe

Medicina Árabe

Las matemáticas dieron igualmente celebridad a los sabios árabes. Sin embargo, no se debe a ellos la invención de las cifras «árabes» que, con el cero, habían copiado de los indios. En cambio, la geometría analítica y la trigonometría son de origen árabe, si bien hay que admitir también en ellas la influencia india.

En el terreno de la astronomía, los árabes realizaron asimismo una labor importante. Inventaron o mejoraron numerosos instrumentos. Fueron los primeros en utilizar el astrolabio para observar y determinar la posición y altura de los astros por encima del horizonte. El astrolabio era igualmente muy útil para la navegación.

Los árabes estaban también más adelantados que Occidente en todo lo que se refiere a geografía. Sin embargo, hay que observar que sus mapas no eran tan concretos como los de Ptolomeo. El mapa de Istakhri, que data del siglo x, representa a la tierra en forma de disco. El mayor geógrafo árabe se llamaba Idrisi. En el siglo xii vivió en la corte del rey Rogerio II en Palermo, Sicilia. Para él escribió su famoso Kitab Rudjar o «Libro de Rogerio». En él describía el mundo tal como él lo conocía. Entre otras cosas, creía que la tierra era de forma esférica.

Los árabes sobresalieron por sus conocimientos de química, si bien todavía estaban muy influidos por la alquimia. Creían poder fabricar el elixir de la vida, pero esto no les impidió que descubrieran la destilación con el nitrato de plata. Fueron los primeros en fabricar el alcohol cuyo consumo, sin embargo, les prohibía el Corán.

Sus conocimientos médicos y farmacéuticos fueron muy notables. Aquí conviene precisar que numerosos sabios, como el famoso Maimónides, eran de origen judío. Llegaron a ser médicos personales de importantes soberanos, o agregados a universidades como la de Córdoba. Avicena fue el médico más capaz. Su Canon puede considerarse la enciclopedia médica de la época.

Avicena, poeta a ratos, tenía un sentido social muy elevado. Días antes de su muerte manumitió a sus esclavos y mandó distribuir sus bienes entre los pobres.

Al-Biruni (973-1048) era filósofo, historiador, geógrafo, viajero, lingüista, matemático, astrónomo, físico y poeta. Su nombre, deformado por los europeos, se convirtió en Aliborón. Sostuvo que la tierra era redonda y que todas las cosas se sienten atraídas a su centro. En esta idea fue, por tanto, el precursor de Newton.

Fuente Consultada:Enciclopedia Juvenil – Tomo I Credsa AZETA – Historia de la Ciencia Árabe

Creencias de Pueblos Originarios del Mundo Aborígenes

CREENCIAS DE PUEBLOS PRIMITVOS DEL MUNDO

Junto a las grandes religiones del mundo existen varias creencias menores que luchan por subsistir. Pese a ser muy
diferentes las características que presentan;, pueden ser agrupadas en cuatro categorías:

1) Prácticas totémicas e idolátricas. Ciertos aborígenes de hoy, comparables por su cultura a nuestros antepasados paleolíticos, tienen ideas religiosas rudimentarias que se apoyan en los conceptos de «tótem» y «tabú», ligados estrechamente a la idolatría. El «tótem» es la idealización de animales y objetos -tomados genérica y no individualmente- como emblema protector de una tribu y, a veces, como ascendientes.

bosquimanos

 El psicologo francés Pierre Janet divide las creencias en racionales e irracionales. Las primeras, objetivas, se fundan en la experiencia y la información científica; las segundas, subjetivas, en cuestiones personales (la fe, por ejemplo) y sentimentales. Richard S. Crutchfield, psicólogo social estadounidense, postuló que “el hombre se ofrece creencias para responder a situaciones problemáticas”.

Los integrantes de ese grupo humano adoptan el nombre del «tótem» y pasan a llamarse «la tribu de la serpiente» o «el clan del marfil». Similar al tótem son el «fetiche» de los negros y los iconos, de varias culturas asiáticas.

Siempre el «tótem» fue una especie de divisa o marca, que se graba o se pinta en las armas, objetos, viviendas y hasta en las mascarás y tatuajes; también se tallan o esculpen, con ese fin, estatuillas de barro, piedra, madera, hueso o marfil. Todo aquello que, por estar cargado de una gran fuerza mágica, deba ser respetado en grado sumo y tenga que ampararse en el misterio de lo que nadie frecuenta, es considerado, por los aborígenes, como «tabú», es decir: prohibido. Más que veneración, los tabúes inspiran miedo.

Pueden referirse a costumbres, lugares, personas o ídolos, al espíritu de los antepasados y a todo un ritual. Su clima de misterio trasciende a través de ceremonias esotéricas, insólitas y algunas veces horripilantes, que supervisan los magos o hechiceros, que actúan, todavía hoy, en muchas tribus de África, Asia, América y Oceanía.

totem

El tótem puede equipararse con la  patrona de ciudades , como un santo, o una advocación de la Virgen María, y su principal objetivo es el de proteger a todos los individuos del clan o tribu de cualquier posible mal o remota amenaza, así como el de representar los valores y las tradiciones culturales del grupo.

También compartieron estas ideas de «tótem» y de «tabú» los trogloditas que decoraron, con pinturas rupestres, algunas de sus cavernas: no precisamente aquellas donde vivían, sino otras, más aisladas, que jamás vieron la luz del sol.

Lugares recónditos, como las cuevas de Font de Gaume o de Altamira, precedidas de verdaderos laberintos por los que se desemboca en una especie de «sancta sanc-torum«, lugar sagrado -que es «tabú»- con bellísimas figuras de bisontes, elefantes o renos. Se sabe que estas pinturas tenían una intención mágica, para facilitar la caza de los animales por ellas representados; eran trampas, encantamientos, fórmulas rituales y prácticas supersticiosas.

Deben incluirse en esta primera categoría muchos aborígenes australianos y melanesios; los hotentotes, bosquimanos, congoleses, cafres, zulúes y otras tribus africanas; los aborígenes de Siberia y Asia Central, cuya figura clave es el «chamán» (sacerdote, brujo y curandero); los primitivos «bhils» de la India y muchos pueblos de las tres Américas.

2)  El culto a la Tierra o Madre Naturaleza. Esta creencia resultó esencial a partir del Neolítico, es decir desde el momento, a fines de la era cuaternaria, en que se produjeron en el mundo cambios que variaron las condiciones de vida del hombre. Algunas tribus paleolíticas emigraron hacia zonas más frías sus últimos descendientes son los esquimales y los lapones de las zonas árticas o los aborígenes de Tierra del Fuego.

Mientras tanto, en otras regiones del planeta, después de ese diluvio al que aluden como hecho cierto varias religiones en su historia, surgió una nueva vida, pues el hombre, que se dedicó a la agricultura y a la domesticación de animales, se volvió sedentario.

3) El Árbol de la Vida. La idea de la Madre Tierra se relaciona con la del Árbol de la Vida, para algunos la simple higuera (cuyo nombre, en latín, es ficús religiosa) y, para otros, como los mexicanos, el nopal. La religión de los semang, en Malaca, dice que el Árbol Cósmico crece en lo alto de una roca ubicada en él centro del mundo.

En Sumatra, los aborígenes adoran un gigantesco árbol cuyas raíces aleanzan lo más profundo de la Tierra y cuyas ramas tocan el cielo. Los tártaros veneran un abedul que atraviesa las nubes y baña sus raíces en el’agua ele la vida eterna. Ende los tapones, el Señor del Mundo está representado por un mástil. El Árbol de la Vida juega un papel importante en las tradiciones hieráti-cas de los pueblos indoeuropeos.

4) Dualismo contrapuesto: el Bien y el Mal. En África y en Asia, y también en América y Oceanía, hay cultos bivalentes, que contraponen sus ideas: el bien y el mal, el dios de aspecto masculino con la mujer que es su esposa; el día y la noche; la vida y la muerte; el infierno y el cielo. A veces del dualismo se pasó a la trinidad, como en el «trimurti» hinduista (Brahma, Vishnú y Siva) o a otras creencias, politeístas o monoteístas, que siguen practicando todavía, al margen de las grandes religiones, determinados pueblos del mundo.

Así, el «animismo», según el cual todas las cosas tienen un alma y deben ser adoradas individualmente. La idea de un Ser supremo, difundida por todo el orbe, conduce a concepciones religiosas más avanzadas, como la hebrea, la cristiana y la islámica.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Ciencia Joven Fasc. N°12 Supersticiones y Creencias Edit. Cuántica

El Desarrollo Económico de Estados Unidos Siglos XIX y XX

HISTORIA DEL PROGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

La Guerra de Secesión
Las trece colonias inglesas de América del Norte proclamaron su independencia el 4 de julio de 1776. Al año siguiente se formó una Confederación denominada «Estados Unidos de América».

Finalizada la guerra emancipadora, la desorganización y la pobreza amenazaban con hundir al nuevo país en la anarquía; era necesaria la creación de un gobierno central y, con este propósito, se reunieron en Filadelfia los delegados de toda la Unión.

En 1787 la Asamblea proclamó una Constitución republicana, y en esa forma quedó organizado definitivamente el país. Jorge Washington fue ele gido Presidente.

A los primeros Estados se les unieron otros —voluntariamente o por conquista—, mientras la inmigración europea aumentaba gradualmente la población de la joven república.

La colonización del Oeste acrecentó el número de Estados y también llevó a su punto más grave el problema de la esclavitud, defendida en la región agrícola del Sur como necesidad económica.

george washington presidente de ee.uu.

Washington gobernó por dos períodos legales (1789-1797). Le sucedió John Adama (1797-1801) y luego llegó al poder Tomás Jetterson (1801-1809), cuyo mayor acierto fue la comprn a Napoleón Bonaparte de Luisiana, cedida, a Francia por España. Esto duplicó la extensión del  país.

El problema, que dividió a la opinión pública norteamericana, se encauzó en dos grandes partidos antagónicos: el Republicano o antiesclavista y el Demócrata o proesclavista.

El descontento motivó que los Estados del Sur (secesionistas) decidieran separarse de los del Norte (unionistas), luego que el republicano Abraham Lincoln fue elegido Presidente para el período 1861-65. El gobierno central declaró rebeldes a aquellos Estados, y esto motivó el comienzo de la llamada Guerra de Secesión entre los nordistas y sudistas.

Abraham Lincoln

Después de una terrible lucha de cuatro años (1861-65), que causó gravísimos daños al país, la victoria correspondió a los del Norte y la esclavitud fue abolida en el Sur.

La gran inmigración
Estados Unidos superó con rapidez los daños causados por la cruenta guerra de Secesión, debido a sus grandes recursos en hierro, carbón y petróleo, como también al oro, que se extraía de los ricos yacimientos de California. Un país con esas posibilidades fue motivo de atracción para el inmigrante europeo, en una época propicia pues el exceso de pobladores del viejo continente buscaba nuevas tierras para establecerse.

Se calcula que entre los años 1870 y 1910 llegaron a los Estados Unidos 20 millones de inmigrantes. Los anglosajones y los germanos eran mayoría al principio, pero con el correr del tiempo más de la mitad de los entrados a país eran latinos —particularmente italianos—, judíos y eslavos.

Inmigrantes Europeos

Inmigrantes Europeos LLegan a EE.UU.

Esta gran corriente inmigratoria representó un problema porque el gran aluvión humano podía convertir a la nación en un Estado ingobernable. Sin embargo se inició un gran proceso de asimilación y los europeos se «americanizaron» principalmente a través de la instrucción elemental, que no sólo redujo el  analfabetismo, sino también eliminó  las diferencias  de  origen.

En una primera época, los inmigrantes trabajaron en el campo pues faltaban brazos en las grandes plantaciones de cereales, algodón y tabaco, mientras que en el sur del país, el negro continuó con esa tarea.
El problema racial no fue superado y se extendió hacia el norte, cuando los negros debieron trasladarse a esas regiones, ante la saturación de la mano de obra en las plantaciones sureñas.

El desarrollo vertiginoso
Después de la guerra de Secesión quedaron atrás los tiempos en que los pioneros luchaban contra los indios y se inició el período del asentamiento pacífico, aunque esto no detuvo la corriente colonizadora hacia el oeste. Comenzaron a poblarse las grandes ciudades y son ellas las que —a fines del siglo XIX— atraen a la mayoría de los inmigrantes. En el año 1900, Nueva York cuenta con 3 millones de habitantes y Filadelfia con 1  millón.

El ciudadano se caracterizó por su afán de trabajo y espíritu de iniciativa. Todos buscaron la oportunidad para mejorar su condición de vida y modestos comerciantes llegaron a convertirse en hombres muy adinerados. Se inició entonces un período de extraordinario desarrollo, favorecido por los recursos naturales del país y donde había que hacer cosas para enriquecerse.

El progreso de la industria norteamericana se debió principalmente a los siguientes factores:

a)   Abundancia de recursos naturales.
b)   Gigantesco mercado interior.
c)   Aporte de técnicos capacitados e ingeniosos inventores.
d)   Concentración de capitales financieros.

El boom económico convirtió a los Estados Unidos en potencia cepitalista, con un auge de los monopolios, los pool y los trusts. Entre loa años 1860 y 1900 la producción se multiplicó por veinte, pero los establecimieiiio-. industriales sólo se triplicaron en la misma época, lo que indica un crecimiento de las antiguas empresas y no la apertura —en gran cantidad- de otras nuevas.

Surgieron los «reyes» de la monarquía económica y capitalista: Rockefeller del petróleo, Carnegie del acero, Armour de la carne conservada, Vanderbilt de los ferrocarriles, Duke del tabaco, Ford de los automóviles.

Los obreros se agruparon en asociaciones con fines prácticos y do carácter pacifista y, en general, no adhirieron a posiciones extremas. Les mejoras sociales fueron llegando de a poco, a través de los partidos tradicionales, el republicano y el demócrata.

Predominio internacional
Durante largo tiempo, los Estados Unidos se colonizaron a sí mismos, por cuanto el desarrollo económico fue un movimiento hacia el interior que convirtió al país enan u nación continental. Pero esta posición no significó aislacionismo y una vez terminada la colonización interior, la enorme producción norteamericana comenzó a dirigirse en gran parte hacia el exterior.

A fines del siglo XIX, Estados Unidos inició una política imperialista con el objeto de poner bajo su dependencia política o económica a ciertos países. Intervino directa o indirectamente en América Central para ocupar Puerto Rico y ejercer control sobre Cuba —donde guerreó para expulsar a los españoles— y Santo Domingo.

Ante la negativa de Colombia a vender parte del istmo de Panamá para la construcción de un canal. Estados Unidos envió una flota que proclamó la independencia de Panamá (1903), país que accedió a la presión nortéame ricana y la obra fue inaugurada en 1914. El canal de Panamá se convirtió en uno de los pasos más estratégicos del mundo, al permitir la navegación entre el Atlántico y el Pacífico.

La gran crisis
Después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), Estados Unidos fue, de las potencias democráticas, la que llevó la mejor parte, frente a una Europa empobrecida. Alejada geográficamente de la guerra, participó en ella casi al término y sus pérdidas humanas fueron mínimas, en relación con sus aliados. Mientras los británicos quedaron agotados, los norteamericanos conquistaron gran parte de los mercados tradicionales europeos, aumentaron sus inversiones y mejoraron sus industrias. Esta situación originó una época de prosperidad.

En el año 1929, se produjo en los Estados Unidos una saturación de mercados. Debido a un excesivo desarrollo de la producción, los artículos no encontraban compradores y las existencias se amontonaban en forma alarmante. Esta situación, sumada a una ansia especulativa, hizo prever una grave crisis económica.

El 24 de octubre se inició un dramático descenso del valor de las acciones en la Bolsa de Nueva York. En pocas semanas comenzó a faltar el dinero, se paralizaron los negocios y quebraron seis mil Bancos. El hecho de que la crisis se iniciara en los Estados Unidos —país al que le debía dinero el resto del mundo— hizo que la catástrofe adquiriera trascendencia universal.

La gran crisis mundial, también llamada Gran Depresión, se prolongó varios años y recién en 1933 los gobiernos pudieron superar los efectos más graves.

Nueva etapa en el desarrollo
La gran crisis se produjo cuando gobernaba los Estados Unidos el presidente Hoover,  del   partido  republicano,  quien   en   las   elecciones  de 1932  fue vencido por el demócrata Franklin D. Roosevelt. Entre los años, 1933  y 1939, el último —al frente del gobierno— tomó medidas que significaron cambios fundamentales en la economía norteamericana, por medio de un programa que recibió el nombre de New Deal expresión inglesa que significó «nueva política económica». Fue un plan de desarrollo general, con una mayor intervención del Estado en la economía.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, puede afirmarse que de todas las potencias de Occidente, la vencedora fue Estados Unidos. El país no sufrió los estragos de los bombardeos y al término del conflicto aumentó su expansión política y económica.

Muerto el presidente Roosevelt, la obra del partido demócrata fue continuada por su sucesor Harry Truman (1945-1953). Bajo su gobierno y ante la grave crisis que afrontaban los países europeos después de la guerra, se aprobó una ley de cooperación económica, denominada Plan Marshall. Se estableció un aporte de 12.000 millones desolares a entregar en el período 1948-1952, enferma de préstamo.

En el gobierno del presidente republicano David Eisenhower (1953-1961) se aprobó la integración escolar de la población negra. Esta presidencia señaló el apogeo político, militar y económico de los Estados Unidos en el mundo.

En las elecciones del año 1960 triunfaron los demócratas y fue elegido John Kennedy (1961-1963), primer mandatario católico en la historia del país. Se entrevistó en la ciudad de Viena con el Premier ruso Kruschev, pero más tarde, ante la actitud soviética —consotrucción del muro de Berlín—, el presidente dispuso reanudar las experiencias nucleares. Kennedy fue asesinad en noviembre de 1963, cuando visitaba la ciudad de Dallas (Texas).

Le sucedieron, hasta 1976, los presidentes: Lyndon Johnson (1963-69) del partido demócrata; Richard Nixon (1969-74) republicano y Gerald Ford (1974-76) republicano.

Ver: Revolución Industrial En Estados Unidos

Fuente Consultadas:
HISTORIA 5 Historia Argentina
José Cosmelli Ibañez Edit. TROQUEL
El Progreso en los Estados Unidos

Origen del Proletariado Industrial Revolución Agraria

LA REVOLUCIÓN AGRARIA EN INGLATERRA: NACE EL PROLETARIADO INDUSTRIAL

A lo largo del siglo XV la agricultura europea se reconstituyó. Muchas de las tierras abandonadas durante la crisis del siglo XIV fueron puestas otra vez en producción y se incorporaron otras nuevas. Una gran novedad fue que los productos rurales se convirtieron en una atracción para los hombres de negocios, quienes comenzaron a invertir su dinero en la compra de tierras. La comercialización de esos productos tuvo un gran impulso debido al aumento de sus precios. La producción rural comenzó a ser vista como un negocio, como una fuente de enriquecimiento, por parte de algunos comerciantes urbanos y propietarios de tierras.

El país europeo en el que más se notaron estos cambios fue Inglaterra. Muchos propietarios se interesaron por comercializar lo que se producía en sus tierras. Esto los llevó a introducir innovaciones técnicas para aumentar la productividad. En muchos casos los adelantos técnicos provocaban desocupación, ya que reducían la necesidad de mano de obra. Por lo tanto, gran cantidad de campesinos se vieron obligados a abandonar sus tierras, condenados a refugiarse en los bosques o a emigrar a las ciudades para hallar un modo de subsistencia.

nacimiento prolteariado industrial

 Surgimiento del proletariado industrial
¿Cómo transcurrió el proceso de formación del proletariado industrial en Inglaterra? El punto de arranque de este proceso es la revolución agraria de la cual hablamos anteriormente, y cuyo rasgo principal fue el desalojo de la tierra de los campesinos. En el siglo XV el rasgo determinante del sistema económico de Inglaterra era el predominio del minifundio.

El régimen de servidumbre había sido liquidado en aquel tiempo y las diversas categorías de campesinos contaban con una economía independiente aunque formal y jurídicamente,; en virtud de las leyes vigentes a la sazón en el país, toda la tierra pertenecía a los terratenientes feudales. A fines del siglo XV y comienzos del XVI se produjeron serios cambios en el agro inglés. El desenvolvimiento de las relaciones mercancía-dinero y, en particular, del comercio exterior impelían a los terratenientes a incrementar sus rentas, particularmente en dinero.

Por aquel tiempo proporcionaba cuantiosas ganancias la producción de lana que se exportaba en enormes cantidades al continente europeo. A medida que se desarrollaba en Inglaterra la fabricación de paños, se precisaba mayor cantidad de lana. El aumento de la demanda de lana inglesa en los mercados exterior e interior dio lugar a un fuerte desarrollo del ganado lanar en Inglaterra. Los lores feudales ingleses se afanaban cada vez más por convertir las tierras de cultivo en pastizales para las ovejas y emprendieron la expulsión de los campesinos de la  tierra («cercamiento»).

Pero el desarrollo de la ganadería y la consiguiente expulsión de los campesinos de la tierra no fue un fenómeno general y, hasta cierta época, el desalojo de los campesinos de sus tierras fue lento, si bien sumamente penoso. Este proceso se aceleró a fines del siglo XVI y comienzos del XVII bajo el influjo del desarrollo del capitalismo.

El Estado acudió en ayuda de los terratenientes, llamados en Inglaterra íandlords. La monarquía constitucional inglesa del siglo XVIII era formalmente y de hecho un instrumento del dominio de clase de los grandes terratenientes aristócratas, que-Vincularon estrechamente su suerte al desarrollo de las-formas capitalistas de economía. Los land-lords, que predominaron en el Parlamento en el transcurso del siglo XVIII, obtuvieron de esta institución más de 1.700 «sentencias de cercamiento», a consecuencia de las cuales los campesinos fueron desalojados por completo de sus tierras. Según la aguda observación de Marx, «los landlords se regalaron a sí mismos las tierras del pueblo».

Como resultado de tan generosos «regalos», el campesinado libre e independiente desapareció totalmente de Inglaterra. De los 180.000 pequeños labriegos que había en el país a fines del sigilo XVII, a finales del XVIII quedaron muy pocos. Un historiador inglés progresista del siglo XIX, A. Toynbee, escribió a este respecto: «Asombra la mera constatación de dicho contraste. Quien no conozca nuestra his-, toria de ese período podría creer que hubo una gran guerra exterminadora, o alguna revolución social violenta, que traspasó de una clase a otra la propiedad de la tierra».

La inmensa mayoría de los campesinos arruinados, desalojados de la tierra, podían obtener los medios de süFsis-tencia como peones de los terratenientes enriquecidos o como obreros asalariados en las ciudades y las zonas industriales, que demandaban constantemente mano de obra. Si los hombres de ciencia burgueses resaltan sobre todo el hecho de que los campesinos despojados de la tierra, en la sociedad capitalista, se liberaron de la opresión feudal en todas sus formas, nosotros no debemos olvidar que fueron asimismo «liberados» de los medios de producción: la tierra, su fuente principal de subsistencia.

La mayoría de los campesinos esquilmados por los terratenientes y el Estado se dirigió a las ciudades, cuya población, en un plazo relativamente breve, se decuplicó varias veces.  Ejemplo’ de ello   son los siguientes datos:

Incremento de la población urbana en Inglaterra:

AÑO: 1688
Manchestér      ………….    6.000
Birmingham…………    4.000
Liverpool      ……………    4.000
Sheffield……………..    4.000
Leeds………………    7.000

AÑO: 1760
Manchestér      ………….    40.000
Birmingham…………    30.000
Liverpool      ……………    35.000
Sheffield……………..    25.000
Leeds………………    20.000

AÑO: 1816
Manchestér      ………….    140.000
Birmingham…………    90.000
Liverpool      ……………    100.000
Sheffield……………..    60.000
Leeds………………    75.000

Los trabajadores arruinados, arrancados violentamente de la tierra, puestos fuera de la ley, se convertían en masa en mendigos, vagabundos y bandoleros. No es casual que en el período en que se establecen las premisas de la revolución industrial, se dicte en todos los países de Europa Occidental todo un cúmulo de leyes sanguinarias contra el vagabundaje. «Los padres de la clase obrera actual fueron sometidos a castigos, ante todo, por haberlos convertido por la fuerza en vagabundos y depauperados», escribió Marx. La legislación de la época consideraba a aquellas gentes delincuentes «voluntarios», que, de desearlo, podían en contrar ocupación.

En el siglo XVI, es decir, cuando comienza lá expulsión violenta de los campesinos de la tierra, se promulgó en Inglaterra la ley contra el vagabundaje, que prescribía enganchar al vagabundo a una carretilla, azotarlo hasta que la sangre le corriese por el cuerpo, y luego, hacerle jurar que retornaría a su patria y se dedicaría al trabajo. Si el vagabundo era apresado por segunda vez, el castigo aumentaba; la tercera vez era condenado a muerte como criminal peligroso y enemigo de la sociedad.

Las leyes contra los vagabundos, cuya promulgación  prosiguió, se aplicaban con implacable crueldad. Durante el reinado de Enrique VIII (1509-1547) fueron ejecutados 72.000 «grandes y pequeños ladrones». En tiempos de la reina Isabel (1558-1603), «los vagabundos eran ahorcados en masa —dice un contemporáneo— y no transcurría un año sin que en uno u otro lugar fuesen ahorcadas 300 ó  400 personas».

Leyes semejantes fueron dictadas también en Francia. El 13 de julio de 1777, el rey Luis XVI, posteriormente ejecutado por el pueblo, promulgó una ley en virtud de la cual toda persona sana de 16 a 60 años, que careciese de medios de existencia y de ocupación, debería ser enviada a galeras, elpeor castigo de la época.

Así los trabajadores honrados, privados violentamente de la tierra y de otros medios de existencia y convertidos de este modo en vagabundos, se veían obligados a trabajar como asalariados en cualesquiera condiciones, incluso las más duras. La ruina de los modestos campesinos fue la fuente principal, pero no la única, para la formación del proletariado industrial.

Qtra fuente sumamente importante de formación del proletaria industrial fue la ruina del artesanado de la producción manual, es decir, la ruina de los artesanos de las ciudades, de los tejedores rurales, de los hiladores y de otros muchos representantes de los artesanos labriegos. Su arruinamiento en masa se produjo también cuando el trabajo de la máquina triunfó sobre el trabajo a mano en las ramas principales de la industria. Este proceso se operó en forma particularmente evidente en la industria algodonera.

Antes de la introducción dé las máquinas, el proceso de transformación de la materia prima en hilados y, luego, en tejidos, se hacía en casa del obrero, con la participación de toda la familia. Por lo general, la madre y las hijas hilaban y el padre tejía o, de no tejer, sólo intervenía en la preparación de la hilaza, que se vendía después en el mercado local. Las familias de los trabajadores habitaban preferentemente en el campo, pero trataban de acercarse a la ciudad, pues solo en el mercado urbano podían vender sus artículos.

Por lo general, el tejedor artesano era también labriego. Tomaba en arriendo una parcela que, si bien no proporcionaba un ingreso sustancial, convertía al tejedor en habitante sedentario y permanente.

Los predecesores del proletariado industrial vivieron mucho mejor que sus sucesores. Trabajaban cuanto podían y ganaban lo suficiente para cubrir sus necesidades. Tenían tiempo libre para el sano trabajo en el huerto o en el campo, trabajo que era de por sí una forma de descanso. Según los recuerdos de los contemporáneos, eran en su mayor parte gente fuerte y robusta, se diferenciaban muy poco o nada de los campesinos de los alrededores. Los hijos se criaban en un ambiente sano, y si bien tenían que ayudar a sus padres en la labor, sólo era de tiempo en tiempo y no en jornadas de ocho o doce horas de trabajo.

El nivel intelectual de estas gentes era sumamente bajo. Los tejedores artesanos llevaban una vida aislada. Raramente sabían leer y escribir, no se ocupaban de política y frecuentaban regularmente la iglesia. Su asistencia a las lecturas de la Biblia era casi su única actividad intelectual. Aunque.eran sanos y fuertes, en el aspecto espiritual estaban muertos,pues sólo tenían intereses mezquinos, puramente personales. Su telar y su huerta eran para esta gente mucho más importantes que el pujante movimiento del progreso que abarcaba a toda la humanidad. Este transcurría fuera de su aldea y si llegaban algunos rumores a través del comerciante que venía todas las semanas de la ciudad en busca de la mercancía, interesaba a poca gente.

De no ser por la revolución industrial, ninguno de aquellos tejedores hubiese abandonado jamás dichq vida, sumamente tranauila y cómoda, pero completamente indigna del hombre. Tampoco eran hombres en la verdadera acepción de la palabra, sino máquinas de trabajo al servicio de unos pocos aristócratas qué regían el destino del Estado. La revolución industrial no hizo más que rematar la obra: terminó de convertir a los obreros en simples máquinas y les privó del   último   resto   de   actividad   independiente.   Pero,   conello, les obligó a pensar, los obligó a luchar por una situación digna del hombre. Esto dice Engels en su obra La situaeión de la clase obrera en Inglaterra.

La invención de la primera máquina, muy imperfecta, la hiladora mecánica «Jenny», construida por el tejedor Jaime Hargreaves, en 1764, mostró las incomparables ventajas de la producción a máquina sobre el trabajo manual y sentó la base para la ruina en masa de los hiladores; las siguientes invenciones arruinaron a los tejedores. Fue un proceso duro y doloroso. «La historia universal —escribió Marx— no ofrece un espectáculo más horrible que el hundimiento lento, prolongado durante decenios y que culminó por fin en 1838, de los tejedores de algodón ingleses».

Un proceso análogo se operó, con mayor lentitud, en las industrias de la lana, la seda y el lino.

Así pues, la pérdida de la tierra por parte del campesinado y la ruina del artesanado condujeron a la formación del gran ejército de los proletarios, hombres carentes de propiedad y sin otros medios de existencia que la venta de su fuerza de trabajo.

Fuente Consultada:
LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL M.I. Mijalov

Biografia del Conde Camilo de Cavour Reino de Piamonte

Biografia del Conde Camilo de Cavour

HISTORIA DE ITALIA: INDEPENDENCIA DE AUSTRIA

Camillo Benso, conde de Cavour (1810-1861), político y diplomático sin par, además de economista sagaz, Camilo Cavour transformó el reino de Piamonte-Cerdeña que se había sublevado contra la dominación austríaca. En pocos años fue el artífice de la unidad italiana. Desde el reino de Piamonte-Cerdeña, del cual fue su principal administrador, Cavour trabajó para reunir toda Italia bajo un mismo Estado moderno.

Su participación en la Guerra de Crimea al lado de Francia permitió a Cavour estar presente en el congreso de París, efectuado en 1856 y de esta manera aprovechó la ocasión para plantear el problema de la presencia austríaca en Italia y trató de encontrar una solución pacífica.

Fue primer ministro del reino de Cerdeña en los períodos 1852-1859 y 1860-1861, la historia lo recuerda como principal artífice de la unificación italiana y primer jefe de gobierno del Estado surgido de ésta, el reino de Italia (1861). Amplió los dominios de Cerdeña y fue la base para la pretensión de Cavour de constituir el reino italiano sobre la base de aquél.

Bajo su gobierno, el reino adquirió un impulso poderoso, se contruyeron canales y ferrocarriles , se fomentó la agricultura, la industria y el comercio por medio de tratados de libre cambio con Francia, Inglaterra , la Confederación Alemana, se reforzó el ejército y la marina y se construyó el puerto militar de Spezia.

Conde de Cavour, defensor de la unidad italiana

Cavour, Camillo Benso, conde de artífice de la unidad italiana, nacido en Turín en 1810. A los 37 años fundó el periódico Il Risorgimento. Al año siguiente fue nombrado diputado de la Cámara de Cerdeña, en la que se opuso desde un principio al republicano Mazzini. Defendió la alianza con Inglaterra y aconsejó la guerra contra Austria. Desempeñó diversas carteras ministeriales: Agricultura y Comercio, Marina, Hacienda, etc. En 1852 pasó a ocupar el cargo de primer ministro y desde él dedicó todo su esfuerzo a la tarea de la unificación de Italia bajo el cetro del rey de Cerdeña. Defendió el libre comercio, realizó importantes reformas en la economía y consolidó el régimen constitucional.

VIDA Y POLÍTICA: Camilo Benso, conde de Cavour, nació en Turín en 1810 en una Italia anexada al Imperio napoleónico. Aunque su padre, un aristócrata piamontés, estaba al servicio del emperador, el joven Cavour no conservó recuerdo alguno de la presencia francesa que concluyó en 1815.

Procedía de una antigua familia de servidores de la monarquía; su madre era una protestante ginebrina, y Camilo recibió una educación francesa y liberal. Fue un oficial inteligente, pero dimitió, en 1830, al hacerse sospechoso por sus ideas políticas; después de viajar por Inglaterra y Francia, estudió las cuestiones económicas, lo que le valió para transformar sus tierras según los métodos agronómicos más modernos. A comienzos de 1848, participó en la fundación del periódico «II Risorgimento»; elegido diputado, hombre muy destacado, rico, fue nombrado ministro de Agricultura, de Comercio y de Marina, en el Gabinete de dAzeglio.

Con posterioridad, el congreso de Viena dividió Italia y la mayor parte quedó bajo dominio austríaco. Los Habsburgo reinaban sobre el Véneto y la Lombardía. Indirectamente, también ejercían un poder efectivo sobre los ducados de Parma, de Módena y de Toscana.

Durante la dominación francesa Italia tuvo buenas consecuencias, pues se había proclamado la igualdad civil, se habían establecido sobre una base racional con el Código de Napoleón, los principios del Derecho público y privado, las obras públicas recibieron un gran impulso y algunas poblaciones rivales quedaron unidas por los lazos de una administración única.

De todas maneras no conformes con estos avances, los italianos sintiéronse estimulados y recobraron nuevos bríos al presenciar el triunfo del movimiento liberal español de 1820 y el francés de 1830. Pese a que en los siete Estados de Italia imperaba un absolutismo despiadado, las nuevas corrientes de libertad , transmitidas en esas revoluciones, continuaron abriéndose paso.

En 1852, el  Rey Víctor Manuel II lo nombró Primer Ministro, a la sazón, tenía cuarenta y dos años de edad; de carácter alegre y jovial, se convirtió en el popular «papá Camilo». Constituyó el «Connubio», un Gobierno de unión nacional, con Rattazi, jefe de los moderados, y dirigió, activamente, las nuevas reformas: supresión de conventos, construcción de vías férreas y de carreteras, para mejorar el tráfico con Francia; reorganización del ejército por el ministro Lamarmora.

Conocido de todos el odio de Cavour a Austria, los patriotas se fueron apartando cada vez más de Mazzini, para volver sus ojos hacia Piamonte, unidos en la «Sociedad Nacional» del exiliado siciliano La Fariña. Sólo quedaba un problema por resolver: vencer a Austria, pero se necesitaba un poderoso aliado, y Cavour contaba con Francia.

Gracias a la guerra de Crimea consiguió que se tratara la cuestión italiana en el Congreso de París de 1856. Acordó con Napoleón un plan para expulsar a los austríacos de Italia (1858). Aunque representó un golpe decisivo para los austríacos, de cara al futuro, Cavour tuvo que cederles Venecia. Dimitió por esta razón Regresó en 1860, comenzando el verdadero periodo de unificación de Italia. Con la ayuda de Francia, a la que pagó con la cesión de Niza y Saboya, preparó la integración de Parma, Toscana y Módena. Por su parte, Garibaldi, junto con la tropas sardas, conquistó el Sur de Italia y los Estados Pontificios. En 1861 Víctor Manuel es proclamado rey de toda Italia, con las excepciones de Roma y Venecia. Ese mismo año, agotado por su constante actividad, murió Cavour en Turín.

HISTORIA DE ITALIA:
EN BUSCA DE LA UNIFICACIÓN:
En 1850, Austria seguía siendo el poder hegemónico sobre la península italiana. Los intelectuales italianos iniciaron un movimiento literario denominado «il Risorgimiento» encaminado a conseguir la unidad de Italia, liberándola de la dominación extranjera.

 Tras el fracaso de la revolución de 1848-1849, un creciente número de partidarios de la unificación centraron en el estado septentrional de Piamonte sus esperanzas para conseguir tal fin. La casa real de Saboya gobernaba el reino de Piamonte, el cual también incluía la isla de Cerdeña. Y si bien fueron estrepitosamente derrotados por los austríacos en 1848-1849, bajo el rey Carlos Alberto, Piamonte realizó un valiente esfuerzo. Por ello, era razonable que podría asumir el papel de vanguardia en la causa de la unidad nacional.

El pequeño estado parecía no ser el adecuado para proporcionar el necesario liderato, sin embargo, incluso el nuevo rey, Víctor Manuel II (1849-1878), nombró al conde Camilo de Cavour (1819-1861) como su primer ministro en 1852.

Cavour era un noble de criterio liberal que había hecho fortuna en la agricultura y que aumentó aún más sus riquezas con negocios en la banca, los ferrocarriles y la industria naviera. Era un moderado que se mostraba a favor de un gobierno constitucional. Fue un político consumado, con capacidad de persuadir a otros de lo correcto de las convicciones que él abrigaba.

Después de llegar a primer ministro, en 1852, practicó una política de expansión económica, aliento a la construcción de caminos y canales, tendido de vías de ferrocarril y fomento de las empresas de negocios, ampliandoel crédito y estimulando la inversión en nuevas industrias. El cremiento de la economía piamontesa y el subsecuente aumento de los ingresos del gobierno le permitieron a Cavour verter dinero en el equipamiento de un gran ejército.

Rey Víctor Manuel II

Rey Víctor Manuel II de Italia

Las tropas del rey piamontés Carlos Alberto, en acuerdo de Cavour, en su intento de expulsar a los austríacos fueron aplastadas en Novara el 23 de marzo de 1849. El soberano abdicó entonces y cedió el trono a su hijo Víctor Manuel II. Víctor Manuel II, el primer rey de Italia. Monarca liberal, supo entregar su confianza a Cavour sin ser jamás desposeído de su autoridad.

Cavour no se hacía ilusiones sobre la fuerza militar del Piamonte y era sobradamente consciente de que no podía lanzar un reto directo a Austria. Necesitaría de los franceses. En 1858 llegó a un acuerdo con Napoleón III. El emperador convino en aliarse con el Piamorte para expulsar a los austríacos de Italia. Una vez que los austriacos se viesen fuera, Italia sería reorganizada.

El Piamonte sería extendido hacia el reino de la Alta Italia, añadiendo la Lombardía, Venecia, Parma, Módena y parte de los Estados Pontificios a su territorio. En compensación por sus esfuerzos, Francia recibiría las provincias  piamontesas de Niza y Saboya. Se crearía un reino de Italia Central para el primo de Napoleón III, el príncipe Napoleón, que se casaría con la hija menor del rey Víctor Manuel. Este convenio entre Napoleón y Cavour parecía asegurarle al gobernante francés la oportunidad de controlar Italia.

Confiado en que el plan funcionaría, Cavour provocó a los austríacos para que invadieran el Piamonte en abril de 1859. La historia siguiente no fue la planeada, los franceses fueron derrotados y Napoleón III decidió retirarse pues los costos superaban a los estimados inicialmente. Además Prusia decidió ayudar a Austria y de este modo Francia tendría enemigos en dos frentes situación que ponía en peligro el orden político francés. Napoleón III,  abandona a los italianos y firma un acuerdo con los austríacos, dejando  en sus manos  a Venecia.

Mientras tanto un nuevo líder aparecía en el sur de Italia, Giuseppe Garibaldi (1807-1882), un patriota italiano que había apoyado la causa revolucionaria de Mazzini , para la Unificación Italiana.

Garibaldi, reunió un ejército voluntario, el de los «camisas rojas», que acudió en ayuda de la rebelión siciliana. Cavour aparentó condenar el movimiento (no era partidario de actos revolucionarios), pero ayudó a Garibaldi, que, partiendo de Génova en mayo de 1860, tomó a Napóles y en seguida las Dos Sicilias. Entre tanto, Víctor Manuel intervino desde el Norte, invadió los Estados Pontificios y se unió a Garibaldi en Nápoles.

Era necesario evitar el enfrentamiento que podía plantearse entre la Cerdeña monárquica y el republicano Garibaldi. A fines de septiembre de 1860, Cavour proclamó la anexión de los Estados Pontificios, exceptuados Roma y una pequeña extensión a su alrededor. Garibaldi aceptó la unidad bajo el mandato de Víctor Manuel. Así se unieron Sicilia, Napóles y los Estados Pontificios al reino de Cerdeña. Sólo Roma y Venecia quedaban al margen de la unión.

El 18 de febrero de 1861, el primer parlamento italiano se reunió en Turín, donde Víctor Manuel II abandonó el título de rey de Cerdeña y fue proclamado rey de Italia. Sin embargo, Cavour no pudo disfrutar por mucho tiempo de la obra de unificación, de la cual había sido el principal artífice, ya que falleció el 6 de junio de ese mismo año.

Debido a su temprana desaparición, Cavour no alcanzó a ver la unificación de Italia: todavía faltaban Venecia y Roma. Sólo en 1866 el Véneto, a excepción de la ciudad de Trieste, fue anexado al joven reino después de la derrota de los austríacos frente a los prusianos en Sadowa.

En cuanto a la cuestión romana, ésta no podía solucionarse debido a la inflexibilidad de Napoleón III. Gracias a la derrota del Imperio francés en 1870, las tropas italianas entraron finalmente en Roma el 20 de septiembre. Se organizó un plebiscito y una gran mayoría se pronunció a favor de la anexión de la Ciudad Santa.

Víctor Manuel II esperó hasta el 13 de mayo de 1871 para entrar en Roma, cuando se votó la ley de Garantías que estableció el estatuto de la Santa Sede. El papa siguió siendo soberano y conservó sus posesiones del Vaticano, de Letrán, la Conserjería y de Castel Gandolfo. Sin embargo, detrás de los muros del Vaticano, rehusando todo contacto con el Estado italiano que no había reconocido, Pío IX quedó aislado, prisionero de su intransigencia.

CRONOLOGÍA VIDA DE CAMILO CAVOUR

1810 Nacimiento de Camilo Benso, conde de  Cavour, en Turín, el 10 de agosto.

1847 Fundación del periódico Il Risorgimento. 

1848 Cavour es elegido diputado por Turín.

1849 El 23 de marzo, las tropas de Carlos Alberto son derrotadas por Radetzky. Fracaso de la revolución. Carlos Alberto abdica en favor de su hijo Víctor Manuel II.

1850 Cavour es nombrado ministro de agricultura, y luego de finanzas.

1852 La alianza de Cavour con la izquierda lo obliga a dimitir. El 4 de noviembre,Víctor Manuel II lo llama de regreso y lo nombra presidente del Consejo.

1854 Guerra de Crimea, en la cual participan 21.000 soldados piamonteses.

1858 Entrevista de Plombiéres.

1859 Intervención francesa en el norte de Italia.  Victorias de Magenta y de Solferino. El armisticio deVillafranca es tildado de traición. Lombardía es anexada al Piamonte.

1860 El Piamonte cede Niza y Saboya a Francia. Los ducados de Parma, Módena y Toscana son anexados al Piamonte. La expedición de los Mil, comandada por Garibaldi, se apodera de Napóles el 7 de septiembre. El 11 las tropas piamontesas entran en Umbría y las Marcas.

1861  Se proclama el reino de Italia. Camilo Cavour muere en Turín, el 6 de junio.

Fuentes Consultadas:
HICIERON HISTORIA Biografía de Larousse Entrada: Napoleón III
CONSULTORA Enciclopedia Temática Ilustrada Tomo VIII El Mundo Actual
HISTORAMA Tomo IX – La Unificación Italiana y Alemana – Editorial CODEX
LA AVENTURA DEL HOMBRE EN LA HISTORIA Tomo II La Unificación Italiana Edit. El ATENEO

Biografía de Giussepe Garibaldi Los Mil Camisas Rojas en Italia

LA UNIDAD DE ITALIA  – RESUMEN DE LA VIDA MILITAR DE GIUSEPPE GARIBALDI

Giuseppe Garibaldi, nació en Niza el 4 de julio de 1807 y murió en Caprera (Reino de Italia) un 2 de junio de 1882, fue un general y político italiano.

Fue un revolucionario nacionalista  y líder de la lucha por la unificación e independencia de Italia, por lo que se lo considera una figura clave del Risorgimento italiano por haber conducido y luchado en muchas campañas militares que llevaron a la Constitución de la Italia.

Es apodado el Héroe de Dos Mundos, porque su acción  militar fue tanto en América del Sur como en  Europa.

Giuseppe Garibaldi

Giuseppe Garibaldi fue un patriota italiano que, tras acaudillar distintas tropas en Sudamérica, regresó a la lucha de su país por la independencia, en la que colaboró decididamente. Al final de su vida escribió una serie de novelas y sus propias memorias desde su retiro en la isla de Caprera.

Es conocido como el «Héroe de Dos Mundos» porque sus empresas militares las realizó tanto en América del Sur como en Europa, lo que le valió una reputación considerable tanto en Italia como en el extranjero.

Los más grandes escritores, entre ellos el francés, Victor Hugo, Alejandro Dumas, George Sand mostraron su admiración y lo consideraron un héroe del romanticismo épico de esa época.

También el Reino Unido y  Estados Unidos han sido de gran ayuda en sus campañas, ofreciéndoles, en circunstancias difíciles, su apoyo financiero y militar.

Fue un convencido republicano, pero reconociendo la autoridad monárquica de Carlos Alberto y Víctor Manuel II, la columna vertebral de la acción unitaria.

La famosa expedición de los Mil será el elemento culminante de su acción, pues conquista el sur de la península que convirte en rey de Italia a Víctor Manuel II, Sus últimas luchas para la la integración de los romanos en el reino de Italia fracasaron, por lo que la monarquía confió  a otros la tarea de conquistar Roma.

La ciudad natal de Garibaldi, Niza, se mantiene muy unida durante toda su vida. Esta ciudad pertenecía al reino de Cerdeña, y se convirtió en francesa entre 1793-1814, durante el período napoleónico (campaña de Italia).

Durante el período francés, los registros civiles están escritos en francés, y el niño Giuseppe está registrado con el nombre de José María Garibaldi.

Fue bautizado 19 de julio 1807 en el Saint-Martin-Saint-Augustin, ubicado en el distrito actual de la antigua Niza: su padrino fue José Garibaldi y su madrina Julie Marie Garibaldi.

Su padre Domenico, nacido en Chiavari en la zona de Génova,  es un capitán de la marina mercante, su madre Rosa Raimondi es de Loano, en Liguria.

De su unión nacieron seis hijos,  Angelo , Giuseppe, Michele y Felice, y dos hijas que murieron en la infancia.

Sus padres querían que Giuseppe fuese abogado, médico o sacerdote, pero al niño no le gustaba la escuela y se centra en las actividades físicas y el mar era su gran pasión, que lo consideraba «como su mejor amigo en la infancia».

Un día, toma un barco y zarpa a Liguria con algunos compañeros, pero fueron arrestados y llevados de vuelta a casa de sus padres.

Realizó cursos de italiano y de historia antigua por parte de su tutor, el señor Arena, un veterano de las campañas napoleónicas, y nace en el joven Giuseppe una fascinación especial por la antigua Roma.

Convence a su padre para que le permitiera seguir una carrera marítima y, a los quince años, y a los 17 años se embarca en el Costanza controlado por Angelo Pesante Sanremo.

Su primer viaje lo llevó a Odessa, en el Mar Negro y llegó hasta Taganrog en el mar de Azov, para comerciar  trigo.

En 1825, con 18 años junto a su padre descubrió Roma, llevando un cargamento de vino destinado a los peregrinos en el jubileo del Papa León XII. Este viaje fue una decepción, pues la Roma de los papas, era un ambiente corrupto y de obstentación, muy diferente de lo que se imaginaba.

En 1827 se embarcó desde Niza hacia el Mar Negro, su barco fue atacado por piratas griegos que los saquearon, pero el viaje continúa hacia su destino, en 1828, cae enfermo y al llegar a Constantinopla, permanece  en la comunidad italiana hasta 1832, donde se  gana la vida enseñando italiano, francés y matemáticas.

En febrero de 1832, recibió la licencia de capitán de segunda clase y abordó el bergantín Clorinde para el Mar Negro, donde conoce otros intelectuales que le trasmiten las ideas de la unificación italiana.

La península italiana desde la caída del Imperio Romano estaba formada por una multitud de pequeños estados independientes.

La ideas de libertad e independencia de la Revolución Francesa  atraen el sentimiento nacional y republicano de este joven marino.

Nacieron también simultáneamente algunos movimientos insurreccionales en 1820 y 1831, que despiertan aun mas ese sentimiento nacional italiano.

La historiografía oficial afirma que Giuseppe Garibaldi conoció a Giuseppe Mazzini  en 1833 en Marsella y se une a la Joven Italia, una  asociación política secreta de Mazzini, que pretendía transformar a Italia en una república unitaria democrática.

Como marinero Garibaldi debe cumplir el servicio militar durante cinco años en la Marina de Cerdeña; se alistó en diciembre de 1833, pero debió desertar en 1834 cuando se negó a actuar contra un  movimiento insurreccional mazziniano en Génova.

Reconocido como parte de la conspiración, fue condenado «a la pena de muerte ignominiosa» en ausencia, como un enemigo de la patria y del Estado. Garibaldi se convierte en un «bandido»,  huyó a Niza y luego cruzó la frontera para unirse en Marsella, a su amigo Giuseppe Pares.

Para evitar ser descubierto, tomó el nombre de Joseph Pane; en julio se embarcó hacia el Mar Negro y en marzo de 1835 se dirige a Túnez.

Italia se ha convertido en un lugar prohibido debido a la pena de muerte que pesa sobre él, y sólo la contempla desde lejos con sus recuerdos.

Pronto, en ese mismo año,  se le presenta una oportunidad de  viajar a Río de Janeiro, Brasil, y se embarca bajo el nombre de Giuseppe Pane, con la intención de difundir los ideales Mazzini en el nuevo continente.

Después de la conquista napoleónica de España, las colonias de América del Sur participan en un proceso de independencia que termina con la derrota de España. Los virreinatos se dividen en una serie de repúblicas independientes,  como la Confederación Argentina, Paraguay, etc.

En cuanto a Brasil, después de la invasión de Portugal por Napoleón, la familia real se exilió en Río de Janeiro y la colonia se transforma en un reino. Juan VI regresó a Lisboa debido a la revolución liberal de 1820, mientras que su hijo Pierre se convirtió en regente de Brasil. En 1822 se convirte en emperador de Brasil bajo el nombre de Pedro el Grande.

Cuando Garibaldi, que a pesar de su distanciamiento, siempre se mantuvo en contacto con los patriotas italianos, se entera de los trastornos y conflictos que tienen lugar en Italia, decide regresar inmediatamente a su Italia, porque además comienza un período de una relativa paz en las excolonias españolas de america del sur.

En enero de 1848, después de 14 anos de luchas, Garibaldi regresa a Niza acompañado de 63 compañeros.

A finales del siglo XIX , Montevideo contaba con seis calles con el nombre del héroe y el país tiene al menos cinco monumentos. El 4 de julio de 1907, para el centenario del nacimiento de Garibaldi, el presidente decretó un día de fiesta nacional y se celebró ante 40.000 personas.

El 2 de junio de 1882, cinco días antes de la muerte del héroe, se crea el Círculo Legionarios Garibaldinos que todavía hoy  existe en forma de una asociación.

Europa está experimentando en el curso de 1848, una serie de revoluciones por el que las manifestaciones demandan más libertad y que se llama la Primavera de las Naciones.

Comenzó en Francia dando luz a la Segunda República, y estas revoluciones se extiendes a Alemania, Rumania, Hungría, Polonia y Austria, pero fracasan.

En 1848, ya en Niza Garibaldi  con 150 voluntarios ofrece  ayuda al rey de Piamonte-Cerdeña, Carlos Alberto.

El otrora republicano luchaba entonces al servicio del rey. Junto con sus voluntarios, Garibaldi combatió contra Austria, en el Milanesado, pero sin éxito, antes de marchar sor Roma donde proclamó la República en 1849.

Sin embargo, el triunfo fue efímero, Napoleón III acudió en ayuda del papa Pío IX y expulsó a Garibaldi de la Ciudad Eterna.

Para el aventurero italiano comenzaba  nuevamente el exilio en Londres, Estados  Unidos, e incluso, China.

A su regreso a Italia en 1854, Garibaldi. aún soñaba con aventuras y se puso de inmediato al servicio del nuevo rey de Piamonte-Cerdeña, Víctor Manuel II, que le confió el mando de los cacciatori delle Alpi, los cazadores alpinos.

A la cabeza de este regimiento, Garibaldi se hizo famoso en la lucha contra Austria que, en 1859 terminó con la anexión de la Lombardía al Piamonte, seguida de cerca por los ducados de Parma, Toscana, Módena y las legaciones de Bolonia y Ferrara.

La prensa italiana e internacional después de las acciones de Garibaldi, lo retrataron como un héroe nacional con el título «Garibaldi el general romano.» En cuanto al diario británico The Times, envió a un enviado especial para expresar la gran admiración por Garibaldi.

LOS MIL, CONQUISTA DE SICILIA

Víctor Manuel ayudó a Garibaldi a reclutar y armar a sus voluntarios, los «Mil» camisas rojas. La expedición partió de Genova en dos barcos, y desembarcó en Marsala, el 11 de mayo de 1860.

Los camisas rojas fueron bien recibidos por los campesinos pobres, pero mal por los nobles. Muchos voluntarios sicilianos se unieron a Garibaldi, quien proclamó la dictadura en nombre de Víctor Manuel.

El 27 de mayo, entró en Palermo, que se rindió el 6 de junio.

El problema social vino a complicar la situación: la insurrección se había extendido por el interior, pero, para los campesinos, unidad y libertad significaban también la posesión de la tierra.

Varios propietarios fueron ejecutados; en Palermo, Garibaldi tomó la medida de vender los bienes comunales, y abolió el «macinato», es decir, los detestados impuestos sobre la molienda del trigo.

Pero esto no era suficiente: durante tres meses, se incubó la guerra civil, la guerra de clases, «cafoni» contra barones, «gorros» contra «sombreros».

Una famosa novela de Giovanni Verga, titulada «Libertad», pinta a la multitud campesina, enarbolando sus guadañas, congregada en la plaza de Bronte, lanzando gritos de muerte contra los «caballeros», contra sus guardabosques y contra sus guardias particulares.

Los aristócratas, feroces autonomistas, se convirtieron en seguida en unitarios, por miedo a quedarse solos frente a la sublevación.

Crespi tomó en sus manos la represión, con ayuda de la Guardia Nacional y de los consejos de guerra. Centenares de campesinos y de artesanos fueron fusilados o encarcelados.

La novela de Verga concluye con estas exclamaciones de una de las víctimas:   «¿Adonde me lleváis?   ¿A galeras? ¿Por que? No he tocado un solo palmo de tierra! Y nos habeís asegurado que esto es la libertad!

En los últimos días de Julio, caía Mesina: toda Sicilia estaba bajo el control de Garibaldi.

El partidario de la República italiana: Si Garibaldi fue el brazo armado de la unificación italiana, Mazzini fue uno de los promotores y su principal teórico. Fundador del movimiento «Joven Italia», Mazzini soñaba con reunir a toda Italia bajo la bandera de la República.

Promotor de las insurrecciones de 1848, que no prosperaron, conoció una gloria efímera en Roma donde fue uno de los triunviros, antes del restablecimiento de la autoridad papal en 1849. En Fe y porvenir (1835) y Deberes del hombre (1837), publicados durante su exilio en Londres, predicó la rebelión en un tono que hizo del ideal republicano una verdadera profesión de fe. Mazzini sembró en el espíritu de toda una generación la esperanza de la unidad republicana de Italia. Garibaldi perteneció a esta generación y cumplió, por cuenta de la monarquía de Piamonte-Cerdeña, con los deseos de Mazzini.

En 1850  escribe Sus memorias,  y al cabo de unos meses, el 27 de Junio ​​de 1850, viaja a Nueva York con la esperanza de reanudar su actividad marina.

Hasta marzo de 1851, trabajó en la fábrica de velas de Antonio Meucci, conocido por inventar el teléfono antes de Alexander Graham Bell.

Se fue a Perú para participar como capitán en la marina y viajar por el mundo. En enero de 1852, obtuvo la ciudadanía peruana y el mando del Carmen barco con el que salió a la venta a China de guano y luego se fue a Manila y Australia.

En enero de 1853, se encuentra en Lima y de regreso a Boston el 6 de septiembre y luego a Nueva York, donde dejó su posición de capitán debido a un desacuerdo financiero con el armador. Su madre murió 20 de marzo 1852.

Cuando falleció, el 2 de junio de 1882, su leyenda ya era conocida: la del héroe que había luchado por la independencia en Sudamérica, del artífice de la unidad italiana y de un romántico que consagró su vida combatiendo valerosamente por las causas nobles.

Fue un personaje legendario, Garibaldi fue por mucho tiempo objeto de un ferviente culto popular en su país. Se le alababa particularmente su clemencia hacia el enemigo.

En todos los lugares donde luchó, tanto en América como en Italia y en Francia, se convirtió en un héroe de la independencia de los pueblos. Aventurero romántico, Garihaldi dirigió sus combates tratando de no depender jamás de los intereses políticos.

CRONOLOGÍA DE SU VIDA

1807 Nacimiento de Giuseppe Garibaldi  en Niza, el 4 de julio.

1833 Adhesión al movimiento «Joven Italia» de Mazzini.

1835Viaje a Sudamérica.

1843 Garibaldi funda los Camisas rojas en Montevideo, Uruguay.

1848 Regreso a Italia.

1849 Garibaldi se apodera de Roma en febrero y proclama la República.Es expulsado en abril.

1849-1854 Nuevo exilio.Viajes por América y Asia.

1859 Garibaldi combate contra los austríacos para Víctor Manuel II.

1860 Expedición de los Mil.

1861 Víctor Manuel II es proclamado rey de Italia.

1870 Las tropas del general Cardona entran en Roma. Culminación de la unidad italiana.

1870-1871 Garibaldi combate en Francia contra los prusianos.

1872 Garibaldi se retira a la isla de Caprera.

1874 Es elegido diputado de Roma.

1882 Muerte de Garibaldi, el 1 de junio en Caprera.

Fuente Consultada:
Hicieron Historia Biografías de Larousse Tomo II Entrada Giuseppe Garibaldi

Los nuevos medios de comunicacion o transporte en el siglo XIX

Los nuevos medios de comunicación o transporte en el siglo XIX

Hacia una nueva técnica industrial: Después de 1840, el maquinismo industrial se complicó en el término de cincuenta años todas las industrias fueron reequipadas eficaz y completamente. En las ciudades se concentró la industria con sus grandes fábricas y los talleres desaparecieron progresivamente. El obrero ya no fue responsable del producto final, sino un pequeño engranaje dentro del proceso productivo. Prueba de ello fueron los nuevos métodos de trabajo (Taylorismo). Estos intentaban obtener el máximo de rendimiento en el menor tiempo posible. La especialización y la producción en serie fueron también rasgos típicos de este período.

El aprovechamiento de las nuevas fuentes de energía sumado a la invención de nuevas máquinas, abrieron paso a la era de la siderurgia moderna. Comenzaron a utilizarse la rotativa y la máquina de escribir (1867), el cemento y el hormigón (1883), las armas arepetición (1862) y la dinamita (1866), además de os tornos y las perforadoras neumáticas, Inglaterra, Francia, Alemania y los Estados Unidos, dominaron la producción mundial y se convirtieron en potencias de primer orden..

A su vez, también el maquinismo agrícola se diversificó: se fabricaron trilladoras, segadoras, tractores, etc. Estas nuevas máquinas comenzaron a utilizarse a partir de 1870 en los Estados Unidos e Inglaterra. Se adoptaron métodos intensivos de agricultura; el guano peruano, por ejemplo, fue utilizado como fertilizante.

A partir de 1850, el libre cambio y el deseo de competir, aceleró las transformaciones agrícolas estimuladas, a su vez, por la ampliación de nuevos mercados consumidores. Se fortalecieron, de este modo, los lazos coloniales que sometieron a las naciones pequeñas, productoras de materias primas, a la voluntad de las poderosas.

Transportes comunicaciones: las distancias se acortan.

Los transportes y las comunicaciones alcanzaron gran despliegue a partir de la segunda mitad del siglo XIX, merced a los grandes avances científicos descubrimiento de nuevas fuentes de energía y a la importancia que había cobrado la industria del carbón, el hierro y el acero.

El barco a vapor. El transporte marítimo se vio favorecido por la adopción del barco de vapor en reemplazo del velero. Esto posibilitó no sólo una mayor rapidez,. sino que permitió el traslado de gran cantidad de mercancías a lugares distantes. Así el mercado internacional creció en forma notable. También aparecieron grandes transatlánticos que favorecieron el traslado de emigrantes europeos hacia América, Asia o África. Los puertos cambiaron su fisonomía y fueron remodelados para adecuarlos a las nuevas necesidades comerciales.

Primeros Barcos de Acero

El ferrocarril. La gran revolución del transporte terrestre fue protagonizada por el ferrocarril. Los malos caminos y la precariedad de los vehículos no podían competir con este “caballo de hierro”. En 1860, los Estados Unidos y Europa contaban con 108.000 Km. de vías férreas y hacia comienzos del siglo XX, existían en el mundo aproximadamente 1.000.000 Km. de vías. El ferrocarril, al igual que el barco de vapor, amplió el mercado internacional, ya que partía de los centros de producción industrial y agrícola hasta las terminales que se encontraban en los puertos desde donde los productos eran exportados (ampliar sobre el ferrocarril)

tren siglo xix

El automóvil La segunda revolución en el transporte terrestre se introdujo con e4 automóvil. Hasta mediados de siglo existían ciertos vehículos propulsados por vapor. Sin embargo, eran peligrosos, demasiado pesados y lentos (aproximadamente 4 Km. por hora).

En 1884, los alemanes Daimler y Maybach inventaron el motor de gasolina, mucho más liviano que el anterior, y al año siguiente Daimler y Benz fabricaron el automóvil. A partir de entonces la industria automotriz creció yse desarrolló cambiando el aspecto y la atmósfera de las ciudades hasta alcanzar el nivel y la importancia de los que gozan en nuestros días Esto favoreció también el mejoramiento de caminos y puentes. El tránsito en las ciudades también se vio innovado por la aparición del tranvía. (ampliar sobre la industria automotriz)

La bicicleta. Ya hacia 1879 había aparecido una de las tantas antecesoras de la actual bicicleta. A diferencia de la bicicleta moderna, aquélla tenía la rueda de atrás mucho más grande que la de adelante. Con el correr el tiempo experimentó grandes cambios. Para 1890 ostentaba un aspecto muy similar a las bicicletas de nuestros días y en 1895, casi todas contaban con ruedas neumáticas. Fue uno de los medios de transporte más difundido, ya que facilitó enormemente la movilidad individual en el campo y la ciudad. En la actualidad se la utiliza también con fines recreativos y deportivos.

Historia de la Bicicleta

Canales: El mercado internacional se había ampliado, pero se necesitaban rutas más cortas entre Europa y los demás continentes. En 1869 se abrió el Canal de Suez que redujo de 25 a 18 días el viaje de Marsella a Bombay. Gracias al éxito obtenido se construyeron luego el de Corinto en Grecia (1893), el de Kiel, en Alemania (1895), y el de Panamá, en América (1914)

El avión. El hombre había conquistado el mar y la tierra entonces miró hacia el cielo. En 1900 Zepellin realizó los primeras experiencias con el dirigible, nave que permitiría el transporte de pasajeros. En 1903 los hermanos Wright inventaron el aeroplano. Estas experiencias fueron continuadas por Alberto Santos Dumont y Luis Blériot y se iniciaron, entonces, los primeros vuelos y servicios regulares. En 1914 se recorrió una distancia de 1.021 km en casi 21 horas a una velocidad de 203,85 Km. por hora a la altura de 6228 metros.(ampliar sobre la historia de la aviación)

Comunicaciones. Gran desarrollo alcanzaron las comunicaciones postales debido al avance de los transporte. El telegrafo creado por Morse en 1837 se extendió con increíble rapidez. En 1845 se instaló el primer cable bajo el agua en los Estados Unidos y en 1878 se instalaron los primeros cables transatlánticos. La importancia 4 de este nuevo medio queda corroborada por el siguiente dato: en 1908 se enviaron por telégrafo 334.000.000 de despachos.

En 1876, Alejandro Graham Bell inventó el teléfono que se difundiría a partir de 1879. En 1877 Tomás Alva Edison construyó el primer fonógrafo y en 1887 apareció la telegrafía sin hilos (radio) producto de la inventiva de Guillermo Marconi.

Otras técnicas. La técnica tipográfica (la imprenta) evolucionó también notablemente al igual que la fotografía. En 1895 los hermanos Lumiére inventaron el cinematógrafo que se transformó, no sólo en un elemento importante de información y difusión de ideas, sino en una de las más importantes expresiones artísticas del Sigo XX.

Las exposiciones industriales: la esperanza de una nueva era:

El auge adquirido por el industrialismo produjo en las naciones europeas un sentimiento de orgullo y satisfacción por el progreso alcanzado.

Se realizaron entonces múltiples exposiciones con el fin de mostrar al mundo el nivel técnico e industrial logrado. En 1851, Gran Bretaña mandó construir, a instancias del príncipe Alberto, el Palacio de Cristal, en el que se realizó la primera de estas exposiciones. En 1862 se efectuó la segunda, también en Londres. En 1867, París organizó su primera exposición a la que asistieron no sólo los más importantes científicos y representantes de la industria, sino también las más destacadas personalidades políticas del momento. En años subsiguientes se efectuaron nuevas muestras en Holanda, España, Estados Unidos, Australia y nuevamente en Francia. (Ver: La torre de Eifel)

En todas ellas, los protagonistas fueron las máquinas,, los descubrimientos científicos, los nuevos productos industriales. De esta manera, el mundo parecía afrontar con un optimismo creciente los conflictos internacionales que, día a día, eran más profundos. Así, se festejaba el comienzo de una nueva era cuyo progreso y desarrollo se creía no tendría límites y cuyos alcances posibilitarían el mejoramiento del nivel de vida medio.

AMPLIACIÓN DEL TEMA
LOS FERROCARRILES TRANSCONTINENTALES Y EL AUTOMÓVIL
La revolución más espectacular tuvo lugar en los ferrocarriles. Dos cifras bastan para dar una idea de este extraordinario desarrollo: año 1850, en el mundo había 38.700 kilómetros de vías férreas; año 1913, 1.100.000. Las zonas de mayor densidad ferroviaria eran Europa y los Estados Unidos. Y este enorme aumento se debió al progreso de la técnica: al uso del acero y del cemento armado en la construcción de puentes, y al de la perforadora de aire comprimido en la de túneles (el túnel de San Gotardo se construyó entre 1871 y 1882, y el del Simplón fue acabado en 1906).

El aumento de la velocidad fue el resultado del perfeccionamiento de las locomotoras, que se convirtieron en más potentes y menos pesadas, y del de los rieles, que en lo sucesivo serían de acero, en vez de hierro. La segunda mitad del siglo xix fue el gran período de la construcción de ferrocarriles. Cada país construyó su propia red, y, después, las naciones establecieron acuerdos para construir líneas transcontinentales. A este fin, decidieron adoptar, en general, el mismo ancho de vía (1,44 m.).

En Norteamérica, la construcción del primer ferrocarril transcontinental, Nueva York-San Francisco, fue concluida en 1869. Unos años después, el zar Alejandro III de Rusia tomó la decisión de construir el transiberiano, que fue acabado en 1904, y puso a Vladivostok a sólo 15 días de viaje de Moscú. Ferrocarril que se vería prolongado, en seguida, por el transmanchuriano, que llegaba hasta el mar de la China. De menor importancia fueron el transcaspiano (que iba del Caspio a la frontera china), el transaraliano (de Samara a Tachkent), y el transandino (de Buenos Aires a Valparaíso).

El sueño de Cecil Rhodes, de unir a Ciudad del Cabo con El Cairo, no llegó a realizarse. En efecto, de los 11.000 kilómetros de distancia, hay que recorrer 3.500 kilómetros por carretera o en barco, y en los 7.500 kilómetros de ferrocarril, hacer catorce transbordos.

La utilización práctica del ferrocarril tuvo importantes consecuencias. Permitió el transporte rápido de los productos (a partir de 1900, sería posible recorrer 1.200 Km. diarios): los nuevos países pudieron consagrarse, en lo sucesivo, al monocultivo.

Al tiempo que se desarrolló este medio de transporte colectivo, lo hicieron dos medios de transporte individual: la bicicleta, «la pequeña reina» (la primera vuelta a Francia se organizó en 1903), y, sobre todo, el automóvil. El lejano antepasado de éste fue el carro de vapor, de Cugnot, cuyo modelo tuvieron presente, pasado 1820, los ingleses Griffith y Hancok para su diligencia de vapor, cuyo desarrollo quedó detenido por el del ferrocarril. El francés Amadée Bollée, construyó nuevamente un coche de vapor (1873), la «Mancelle». Pero el progreso decisivo no tuvo lugar, sin embargo, hasta que se perfeccionó el motor de explosión, y se produjo, después, la invención del neumático por Dunlop y Michelin.

En 1891, la fábrica Panhard-Levassor construyó según el diseño de Daimler, un coche que alcanzaba una velocidad de 22 kilómetros por hora. Tres años después, la carrera París-Lyon enfrentó a más de cien monstruos ruidosos y tosedores. Varios de ellos eran de motor de vapor, otros de motor de bencina, habiendo otros más de motor de aire comprimido, o movido por electricidad. Pero sólo veinte de ellos lograron tomar la salida siendo el coche con motor de vapor De Dion quien ganó la carrera, a una media de 22 kilómetros hora.

Mas, a pesar de este triunfo, el automóvil de vapor no consiguió tener un porvenir como su rival, el de bencina. Poco a poco, este último se fue perfeccionando.En 1914, la velocidad récord superó los 100 kilómetros por hora. La industria automovilística, aunque nacida en Europa, se desarolló, sobre todo, en Estados Unidos. En vísperas de la primera guerrao mundial, ,circulaban por el mundo dos millones de automóviles, la mitad de los cuales pertenecía a Estados Unidos.

 

Biografia Alexander Humboldt Naturalista Obra Cientifica y Estudios

Biografia Alexander Humboldt Naturalista y Explorador
Obra Científica y Estudios

Von Alexander HUMBOLDT: Barón de Explorador y naturalista prusiano (Berlín, 1769-1859). Nacido en una familia aristocrática de tradición militar, dedicó su vida al estudio y la investigación científica.Hijo del camarero del rey de Prusia.

Destinado a una carrera política, estudió finanzas en la Universidad de Frankfurt, sobre el Oder.Pero desde temprana edad demostró que su verdadero interés residía en los reinos de la naturaleza y, en consecuencia, se dedicó al estudio de la geología en Freiburg, anatomía en Jena y hasta astronomía. Su primera publicación, un tratado sobre las rocas basálticas del Rin, apareció en 1790.

Estudió Filosofía, Medicina y Botánica, además de interesarse por la minería y la economía y completar sus conocimientos viajando por toda Europa. Su labor de explorador la orientó fundamentalmente hacia Sudamérica, adonde viajó con patente de Carlos IV, entre 1799 y 1804. Al iniciar sus estudios pensaba dedicarse a la política, pero optó luego por las expediciones científicas.

Alexander Von Humboldt «El Investigador de la Naturaleza» – 1769-1859

Humboldt se dedicó a aumentar sus conocimientos en ciencias e idiomas, y en 1799 emprendió, en compañía de Bonpland, un viaje por las regiones tropicales del Nuevo Mundo, pródigo en beneficiosos resultados, que se prolongó hasta 1804.

Nadie había estudiado hasta entonces la naturaleza de la meseta mexicana, ni la vegetación del Amazonas, ni la fisonomía de los llanos, ni las características de los volcanes.

De regreso a Europa, ambos exploradores publicaron el Viaje a las Regiones Equinocciales del Nuevo Continente, 30 volúmenes, que aparecieron entre 1805 y 1832, donde se encuentran reunidos múltiples y valiosos documentos relativos a economía política, agricultura, geografía, arqueología, descripción de pájaros, peces, insectos y otras maravillas de la naturaleza.

Este material fue luego de gran utilidad para las famosas Sinopsis de S. Kunth, y fue también aquella obra la que hizo conocer la utilidad del guano como fertilizante y originó su introducción en los países de Europa.

En 1829 emprendió Humboldt un viaje al Asia central, por invitación del gobierno de Rusia, acompañado por Ehrenberg, Rose y Menschenin, que se redujo a una visita a los Urales.

Las observaciones realizadas fueron consignadas en dos volúmenes: uno de Rose, Mineralogía y Geognosia (1837-1847) y otro de Humboldt, El Asia Central (1843).

Después de esta publicación se dedicó a la redacción de su Cosmos, obra en la que ha desarrollado todas las ramas de la ciencia conocidas hasta entonces, y creado algunas más.

Visitó las islas Canarias y Cuba, se adentró en la selva del Orinoco, recorrió los Andes desde Cartagena de Indias hasta Lima, se detuvo para subir al monte Chimborazo (la mayor altura conquistada por el hombre hasta la época) y completó el periplo atravesando el Virreinato de Nueva España entre Acapulco y Veracruz.

A lo largo de la expedición realizó observaciones sobre la fauna, flora, geología, geografía y astronomía, pero también sobre la sociedad, economía, historia, razas y costumbres de América; de regreso a Europa trajo importantes colecciones de dibujos, plantas, minerales y animales disecados, que se conservan en museos de Berlín y París.

Luego dedicó gran arte de su vida a plasmar por escrito sus observaciones: primero en los cinco volúmenes del Viaje a las regiones equinocciales del nuevo Continente (1807-27); y luego en los cuatro de Cosmos.

Ensayo de una descripción física del mundo (1844-57). Entre ambas obras realizó otra expedición científica al Asia central, bajo la protección del zar Nicolás I. En las costas peruanas del Pacífico descubrió una corriente marina fría que, desde entonces, se denomina corriente de Humboldt.

Su hermano mayor, Karl Wilhelm von Humboldt (1767-1835), fue un destacado filólogo, pensador, diplomático y político liberal, que participó en las reformas de Stein*, modernizó el sistema educativo prusiano y fundó la Universidad de Berlín.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

VIAJES Y OBRA CIENTÍFICA PUBLICADA

La cuenca del Orinoco (Venezuela) era poco conocida, pues bien, Humboldt observó ciertas analogías con el Nilo, comparación que constituye una ejemplar lección de geografía; las dudas que en 1797 había expuesto el geógrafo Buache, contra la posibilidad de una unión entre» el Orinoco y el Amazonas fueron disipadas por Humboldt.

Nuestro hombre llevó a cabo una navegación de doscientas millas geográficas, cruzando una red de ríos que le condujeron del Río Negro, por la Casaquiara, al Orinoco, esto es, por las fronteras de Brasil, desde el interior del continente hasta el litoral de Caracas; el paso por las cataratas de Atures y Maypures es uno de los episodios más apasionantes del relato de Humboldt.

A su regreso al litoral hizo escala en La Habana con el propósito de ganar las islas Filipinas pasando por México, pero tuvo que desistir porque las dos corbetas disponibles, El Geógrafo y El Naturalista, se encaminaban al cabo de Hornos para seguir hasta El Callao, en Lima.

En marzo de 1801 embarcó para Cartagena de Indias, pero la expedición de Baudin, en vez de doblar el cabo de Hornos dobló el de Buena Esperanza.

No obstante, este contratiempo fue aprovechado por Humboldt, aunque contrariado al no poder ir al Perú y estudiar la cadena de los Andes, porque gracias a la oportunidad que le deparó el buen tiempo pudo observar el paso de Mercurio sobre el disco solar.

Reemprendiendo la ruta llegó a Cartagena, en la meseta de Bogotá, tras dos meses de navegación por el río Magdalena. Atravesando la cadena de Quindiu, visitó el volcán de Popoyán, el páramo de Almaguer y la alta meseta de Los Pastos y llegó a Quito el 6 de enero de 1802. Humboldt empleó cinco meses en explorar el alto valle de Quito y la cadena de volcanes con sus cimas nevadas.

Organizó una ascensión al Chimborazo, coronado con éxito, y a continuación, franqueando el páramo de Asuay, pasó los Andes, descendiendo por Cuenca y las selvas de Quinquina de Loxa en el valle superior del Amazonas, cerca de Juan de Brocamoros; y atravesando la meseta de Cajamarca llegó al Micuipampa y a la pendiente occidental de las cordilleras del Perú; en el alto de Guancamarca por primera vez gozó del espectáculo que proporciona la vista del océano Pacífico.

El 23 de marzo de 1803 Humboldt y sus compañeros llegaron a Acapulco, tras haber tocado en El Callao y Guayaquil. De allí se dirigieron a la capital de México, donde permanecieron el tiempo justo para preparar una expedición a la provincia del Michoacán y al volcán Jómelo.

De regreso a México, la capital, Humboldt se tomó un tiempo para ordenar sus colecciones, las notas y apuntes diversos que había reunido. Incansable, empero, tal era su ímpetu por explorar el mayor número posible de regiones, que organizó una ascensión al volcán Toluca, prosiguiendo por las selvas de las cadenas de Xalapa hasta Veracruz; milagrosamente se libró de la fiebre amarilla, viviendo la epidemia que hizo estragos en la ciudad.

– Finalmente, después de una estancia en La Habana, junto con sus compañeros Bonpland y Montúfar embarcó rumbo a Filadelfia y de allí se trasladó a Washington, donde fue amistosamente recibido por Jefferson. Después de una travesía sin contratiempos, el 3 de agosto de 1804 llegó a Burdeos, término de un viaje que había durado cinco años.

Los resultados de este viaje le permitieron publicar siete tomos cada uno de los cuales es ya por sí mismo una obra monumental.

Nosotros nos limitaremos a dar el título de cada uno, cuyo orden es el subsiguiente: Voy ages aux régions équinoxiales du Nouveau Continent, Vue des Cordilléres et Monu-ments des Peuples indigenes de l’Amérique, Journal d’Observations de Zvo-logie et d’Anatomie comparée, Essai politique sur le Royaume de la Nouvelle-Espagne, Recueil d’Observations astronomiques, Operations higrométriques et de Mesures barométriques, Physique genérale y Géologie y Essai de la Géo-graphie des Plantes.

alexander humboldt imagenes de su libro

Ilustraciones de Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente. Arriba: volcán de Turbaco; abajo: balsa en el río Guayaquil.

Esta obra fue escrita en París, donde residió desde 1805 hasta 1827. En este intervalo sólo hizo un viaje de estudios a Italia con el objeto de llevar a cabo observaciones hipsométricas en el Vesubio, pero no debieron de ser muy completas porque años después las volvió a verificar.

Esta larga estancia en París la dedicó a la preparación de su obra monumental, cuidando de’los más mínimos detalles que requería su impresión, aunque sus ocios los dedicó a la química, colaborando con Gay-Lussac en unos trabajos sobre el aire atmosférico y, con Berthollet, en las Mémoires de la Societé d’Arcueil y los Annales de Physique et de Chimie.

A partir de 1827 fijó definitivamente su residencia en Berlín. Humboldt gozaba de una fama y un respeto merecidos.

En Berlín se vio favorecido por la confianza del rey Federico-Guillermo III de Prusia y de su sucesor Federico-Guillermo IV. Amigo de todos los ministros y de los personajes más influyentes de la corte, hubiera podido ocupar un alto cargo público, pero prefería vivir para la ciencia que para las tareas administrativas y políticas.

Es más, aunque ya sexagenario, se lanzó a una nueva y peligrosa aventura. En efecto, en 1829, junto con sus dos amigos Ehrenberg y Gustave Rose, preparó un viaje por Asia; llegaron hasta la China y, en nueve meses, cuando regresaron a Moscú habían recorrido una distancia de dos mil trescientas millas geográficas.

imagenes del libro cientifico de humboldt

Los resultados de este viaje aportaron nuevos datos a la mineralogía, orografía y climatología y figuran en el libro, que en su edición francesa del 1843 lleva por título Asie céntrale, recherches sur les chaines de motaignes et la climatologie comparée; también enriquecieron su Ansichten der Natur (Cuadro de la Naturaleza), en su segunda edición aparecida en Berlín en 1849.

Pasada la revolución del 1830, el rey Federico-Guillermo III le encargó reconocer en nombre de Prusia el advenimiento del rey Luis-Felipe. Desde entonces renovó sus viajes a París, donde contaba con numerosos amigos y admiradores.

En esta época elaboró el Examen critique de la Géographie du Nouveau Continent, publicado en cinco volúmenes, en la edición francesa que vio la luz en 1836; la última estancia en París, una de las capitales más amadas por Humboldt, fue entre los años 1847 y 1848; y el viaje acompañando a Londres al rey Federico-Guillermo IV para asistir al bautizo del príncipe de Gales, más otro a Copenhague, pasaron a ser los últimos desplazamientos de este hombre infatigable, que no rehuyó ningún peligro con tal de lograr una nueva hipótesis de trabajo.

Cuando Humboldt terminó la redacción del Kosmos, su obra monumental, contaba ochenta y nueve años. Unos meses después de verla terminada, rodeado de fama y honores, murió en Berlín, el 6 de mayo de 1859.

Acaso el esfuerzo mayor de Humboldt se pueda situar en el último decenio de su vida, cuando inició la redacción del Kosmos.

Esta obra viene a ser la síntesis del mundo físico. A gran escala es un desarrollo de sus Tableaux de la Nature, y en ambos libros, en especial en el Kosmos, Humboldt quiso demostrar que la forma severa de la ciencia, o la descripción rigurosa de los fenómenos que acaecen en nuestro globo, son susceptibles de ser resumidos y completados en las escenas animadas que la naturaleza ofrece a cada paso.

Ahora bien, este empeño tan laudable no está conseguido del todo. Humboldt no supo renunciar al rigor de su cultura y la lectura del Kosmos es fatigosa para quienes no tienen un auténtico interés científico.

En este sentido aseguraríamos que Darwin obtuvo un resultado más feliz sin renunciar al rigor, y que este resultado, no olvidemos que la cultura no está reñida con la amenidad, ai contrario, favoreció las conclusiones que se pueden extraer de un libro muy leído: comentémoslo, empero, al margen de esta impresión.

El Kosmos se inicia con una serie de consideraciones sobre los estímulos que provoca la visión de la naturaleza en general.

Este contacto de bienestar, de placidez que resulta de la relación entre el hombre y la naturaleza es capaz de «disminuir el dolor y apaciguar las pasiones cuando el alma está penosamente agitacta». Ahora bien, esta relación en el fondo es el estímulo de una armonía jamás alterada.

Después de esta armonía vienen los efectos del paisaje contemplados a través de la lucha de los elementos desencadenados, la desnudez de los desiertos y estepas, la contemplación de los campos fértiles, etc., que asimismo producen los primeros estímulos.

No existen contradicciones. Al contrarío. El autor, valiéndose de descripciones, en un segundo término penetra hasta el fondo de los fenómenos que esconden.

En el Kosmos Humboldt expone la uniformidad de las variaciones atmosféricas.

Sobre este particular, por ejemplo, una prueba de su minuciosidad la tenemos recordando que Humboldt fue uno de los primeros en señalar la regularidad de los máximos y mínimos del barómetro en las regiones equinociales, de suerte que este instrumento puede ser empleado, por así decirlo, a modo de reloj.

En lo tocante a la uniformidad de las variaciones atmosféricas y de los contrastes de clima y de vegetación. siguiendo la diferencia de las alturas parecen, según Humboldt, en la zona tórrida, reflejar la invariabilidad de las leyes que gobiernan los movimientos celestes.

Sobre este punto Humboldt aporta toda clase de detalles, ricos en descripciones fantásticas. Nos limitaremos a observar, pues, que en este capítulo llega a sobrecargar tanto los detalles que incluso desorienta al lector; Humboldt en ocasiones no puede sustraerse a su naturaleza germánica.

El estímulo se torna goce cuando el autor considera que el hombre puede trabar conocimiento con las leyes de la naturaleza. Ahora bien, cuando todo podía hacer suponer que Humboldt recurría a las leyes de la filosofía natural circunscrito a la Naturphilosophie, empieza a trazar con mano segura la visión del universo; después de las nebulosas y estrellas lo ordena, ya en la corteza terrestre, en el mundo de los vegetales y de los animales.

Punto aparte merecen las consideraciones de Humboldt sobre las rocas que constituyen nuestro planeta. Las divide en cuatro clases.

En la primera incluye las «rocas de erupción», salidas del interior del globo, «volcánicamente», o sea en estado de fusión, o «plutónicamente», esto es, en estado reblandecido. En la segunda clase están las «rocas de sedimento», precipitadas o condensadas en un medio líquido, donde primitivamente estaban disueltas o en suspensión.

En la tercera están las «rocas metamórficas», cuya textura y modificación han sido alterados, ya sea por el contacto o proximidad de una roca de erupción volcánica o plutónica, ya sea por la erupción de vapores y de sublimaciones que acompañan la eclosión de ciertas masas en estado de fluidos ígneos. Y la cuarta clase de rocas la constituyen los «conglomerados», formados de los despojos de tres rocas precedentes y divididas de una forma mecánica.

En 1817 Humboldt ya imaginó una manera de distribuir el calor por el globo terrestre.

Partió de una idea de Halley y efectuó una distribución gráfica. Sus líneas isotermas, ¿soferas e isiquímenas, representando la media de las temperaturas anuales del estío e invierno, fueron uno de los procedimientos más útiles en climatología.

En el segundo volumen del Kosmos aborda la historia de las ciencias. Aquí Humboldt ofrece la idea más importante de su obra a través «del reflejo del mundo exterior en la imaginación del hombre».

Cuando Canguilhem pondera su síntesis de conocimientos, que tienen por objeto la vida sobre la Tierra, sin duda se refiere a esta parte donde además desarrolla la idea total del universo.

El tercer volumen está exclusivamente consagrado a la astronomía. Humboldt, en la zona de los asteroides, cuyo número aumenta todos los años, divide los planetas en tres grupos:

1.°) los planetas interiores (Mercurio, Venus, Tierra y Marte), situados más cerca del Sol, y que de este lado de los asteroides son todos de una magnitud media, un poco más pequeños que la Tierra, relativamente más densos, poco achatados, dotados de un movimiento de rotación poco más o menos uniforme, de veinticuatro horas por lo menos, y desprovistos de satélites, exceptuando la Tierra;

2.°) la zona intermedia de los asteroides, que destacan por su pequenez, así como también por la excentricidad y la inclinación de sus órbitas; y

3.°) los planetas exteriores (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), situados entre la zona de los asteroides y los extremos todavía desconocidos del sistema solar, son mucho más grandes, cinco veces menos densos, con un movimiento de rotación más rápido, con un achatamiento más sensible y todos provistos de satélites.

En este tercer volumen cabe señalar también las observaciones de Humboldt sobre la luz zodiacal, que interpreta como una posible irradiación de la atmósfera solar; Humboldt lo expresa en los siguientes términos: «Sobre todo en las regiones tropicales los fenómenos meteorológicos muestran dentro de sus variaciones una mayor uniformidad y regularidad, que permite esperar las aclaraciones sobre la naturaleza de la luz zodiacal»; la falta de instrumentos no le permitió profundizar en estos campos de la astronomía, pero evidenció su profunda intuición de los fenómenos naturales.

El cuarto volumen está dedicado a la física del globo terrestre. Se publicó en 1858, o sea un año antes de su muerte.

El autor estudia con gran precisión muchos de los puntos que había esbozado en el primer volumen, tales como el magnetismo terrestre, los terremotos y las zonas volcánicas.

Fiel a sus puntos de partida, Humboldt relaciona estos fenómenos con la idea del Kosmos, o sea buscando las relaciones entre la Tierra y el universo. «Nada de lo que ocurre en nuestro planeta —escribe— debe ser concebido sin una complejidad cosmológica.

El nombre de planeta ya indica la dependencia de un cuerpo central, relaciones con un grupo de cuerpos celestes de tamaño diferente, y probablemente, con un mismo origen.

A su debido tiempo se supuso la influencia del Sol en el magnetismo terrestre, y Kepler había supuesto que todos los ejes de los planetas estaban dirigidos magnéticamente hacia el mismo punto del cielo; y, siguiendo este gran astrónomo, el mismo Sol era un cuerpo magnético dotado de una fuerza que hacía mover los planetas.»

Terminando con los dos últimos volúmenes, especialmente en el séptimo, el análisis de los paisajes inicia lo que más tarde se denominará la «ciencia de los lugares» que, junto «con la del hombre», será el primer paso para tratar de la evolución.

En su visión geológica y física abrió las puertas a una geografía climatológica, de los mares, que sólo poseían una existencia problemática. En fin, en el Kosmos Humboldt aplica a su objeto, a las relaciones del hombre histórico y su medio, la categoría de una totalidad.

La obra de Humboldt ha sufrido los embates del tiempo, muchos de sus hallazgos han sido superados, buena parte de suposiciones desechadas y determinadas metodologías han buscado nuevas vías.

No obstante, a partir de Humboldt las determinaciones de la relación histórica tomarán como soporte la geografía.

En la misma Alemania este paso originará el de la antropología de la mano de Ratzel y, de rechazo, la historia como ciencia conducida por Michelet; el legado de Humboldt aparece como un gran esfuerzo que la ciencia actual aún debe contemplar como un devenir indefinido.

Fuente Consultada:
Forjadores del Mundo Contemporáneo – Tomo I- Entrada: Alexander Von Humboldt  – Editorial Planeta

Fin del Patron Oro en el Mundo Sistema Financiero Internacional Dolar

Fin del Patrón Oro en el Mundo

El patrón oro era el respaldo de los billetes en determinada cantidad de oro. Se usó entre 1870 y 1913. La vigencia del patrón oro, que imperó durante el siglo XIX como base del sistema financiero internacional, terminó a raíz de la Primera Guerra Mundial, de forma que ya no se utiliza en ningún lugar del mundo.

Es sistema monetario bajo el cual el valor de la moneda de un país es legalmente definido como una cantidad fija de oro. La moneda en circulación está constituida por piezas de oro o por notas bancarias (papel moneda) que las autoridades monetarias están obligadas a convertir, si así se las demanda, por una cantidad determinada de oro. Además, los individuos tienen la posibilidad de exportar e importar oro libremente. El patrón oro estuvo en vigencia, con diversas variaciones, hasta bien entrado el siglo pasado: Inglaterra lo abolió, por ejemplo, en 1931.

Se usaba el oro porque a lo largo de la geografía y de la historia se han usado muchos bienes como dinero; conchas, vacas, sal, cigarrillos, etc. pero el que acabó triunfando fue el oro. Sus características como bien duradero, divisible, homogéneo y difícil de falsificar le convirtieron en el bien líquido por excelencia, por lo que fue bendecido por el mercado para servir de moneda de cambio.

Uno de los problemas que se le puede poner a los metales como moneda es su peso, por lo que pronto se hicieron comunes los billetes, que no son otra cosa que promesas firmadas de entregar a su portador la cantidad en oro que en ellos se representa. Los bancos emitían estos billetes cuidándose de mantener una relación sensata entre el dinero que habían emitido y las reservas de oro que custodiaban en sus cajas fuertes, dado que, en caso contrario, perderían la confianza de sus clientes.

Fuente Consultada:http://www.elobservatodo.cl/admin/render/noticia/8606

España Pierde la Isla de Cuba Guerra de Cuba España Estados Unidos

España Pierde la Isla de Cuba

El 25 de Abril 1898, como resultado de presiones de opinión pública en los Estados Unidos siguiendo la explosión del Maine, los Estados Unidos declararon la guerra a España. Los Estados Unidos invadieron con tropas a Cuba el 20 de Junio 1898.

Después de hundir la flota Española en las afueras de Santiago de Cuba y de varias batallas en los alrededores de Santiago de Cuba (ayudados por tropas cubanas bajo el General Calixto García), y también en Puerto Rico y las Filipinas, España entró en negociaciones de paz. El 16 de Julio 1898 España firmó un tratado de paz en Santiago de Cuba.

Esto fue seguido de un tratado formal firmado en París el de 10 Diciembre 1898, que terminó la dominación Española de Cuba. Es de notar que la duración total de la guerra Hispano-Americana fue de solo 3 meses. El 1 de Enero 1899 España formalmente pasó el gobierno de Cuba a los Estados Unidos.

ANTECEDENTES: Después de la Guerra de Secesión, se definieron los intereses norteamericanos en el comercio y la pesca de la ballena en el Lejano Oriente; en los años veinte del siglo XIX, la marina estadounidense contaba con una escuadra del Lejano Oriente. Aproximadamente en la misma fecha, los norteamericanos fueron los primeros en llegar a Hawai. Poco después, el gobierno estadounidense siguió el ejemplo de otras potencias y firmó acuerdos con China; luego envió al comodoro Perry para obligar a los japoneses a abrir sus puertos al comercio exterior.

De todas maneras, el imperialismo norteamericano de ultramar siempre fue algo que inquietó a muchos de sus ciudadanos. A ello se debe, en parte, que durante la segunda mitad del siglo XIX se limitara a un período muy breve.

La anexión definitiva de Hawai, ocurrida en julio de 1898, se produjo luego de un estallido de agresividad y expansionismo cuya víctima principal fue la antigua potencia imperial de España.

En febrero de 1898, el barco norteamericano Maine sufrió un atentado en el puerto de La Habana, Cuba, que aún era posesión española. Desde mucho tiempo atrás los norteamericanos tenían importantes intereses comerciales en la isla y hacía mucho que Estados Unidos había manifestado sus simpatías por la rebelión cubana que llevaba años fraguándose y que los españoles, pese a sus esfuerzos y brutalidad, no habían logrado contener.

Sin tener demasiados motivos —nadie ha logrado explicar definitivamente las razones por las que el Maine fue volado—, Estados Unidos le declaró la guerra a España. Un estadista norteamericano ha dicho que fue una «guerrita magnífica». Ocuparon Cuba, y la totalidad de la escuadra de España en el Atlántico se hundió durante una batalla en la que los norteamericanos no sufrieron pérdidas. La flota de España en el Pacífico fue destruida en la bahía de Manila y los norteamericanos prestaron su apoyo a los independentistas filipinos que se alzaron contra el dominio español. Se firmó la paz y Guam, Filipinas y Puerto Rico pasaron a Estados Unidos, al tiempo que Cuba obtuvo la independencia.

Las condiciones de la independencia cubana permitieron a Estados Unidos volver a ocupar la isla en determinadas circunstancias (como ocurrió, por ejemplo, entre 1906 y 1909). Se debió a la creciente preocupación en Washington —aunque no tanto en el pueblo norteamericano, cuyo entusiasmo por la conquista disminuyó rápidamente después de la guerra hispano-norteamericana— por el frente meridional del poderío norteamericano.

La Doctrina Monroe sostenía que el hemisferio era cuestión prioritaria para Estados Unidos y que, en consecuencia, tenía derechos adquiridos para actuar en él en defensa de sus intereses. Se abrieron nuevas posibilidades. Inaugurado el canal de Suez, pareció una posibilidad real el viejo sueño de una vía navegable que atravesara el istmo de América Central, conectando el Pacífico y el Atlántico a través del Caribe. La idea interesó enormemente a los estrategas norteamericanos, y en poco tiempo el canal era una realidad, pero eso es otra historia.

La explosión del Maine en el puerto de La Habana, el 15 de febrero de 1898 desató una ola de histeria colectiva. Durante la guerra que se desencadenó, los norteamericanos se reunieron al grito de «Recordad el Maine».

Murieron 2 oficiales y 258 marinos. El navío llevaba tres semanas en La Habana para vigilar de cerca la insurrección cubana contra España, así como para tranquilizar a los norteamericanos residentes en Cuba. El hundimiento resucitó en Estados Unidos la fiebre bélica que se habla calmado un tanto después de la deposición del general Weyler, notorio por la crudeza de la represión contra los rebeldes. Los periódicos estadounidenses acusaron a España de la voladura y popularizaron el grito de «remember the Maine». El 25 de abril Estados Unidos declaró la guerra a España, y la mayoría de los ciudadanos consideró que el hundimiento del barco justificaba la declaración de guerra. Pero ¿fue verdaderamente España la responsable?

.Todavía hoy la hipótesis más probable es que la santabárbara del navío cargaba munición en mal estado, o que hubo ni explosión en las carboneras por la mezcla de oxígeno del aire con polvillo de carbol En lodo caso, el hundimiento cumplió con su finalidad de justificar el expansionismo estadounidense, y todavía hoy la leyenda, aunque languideciente, se resiste a desaparecer con carácter definitivo.

Industrializacion de Rusia Tren Transiberiano Cruza la Siberia

Industrialización de Rusia Tren Transiberiano

EL FERROCARRIL Transiberiano, que recorre 9.297 Km. desde MOSCÚ, en el oeste, hasta Najodka, cerca del puerto de Vladivostok sobre el Pacífico, en el este, es el de mayor longitud en el mundo. La ferrovía es una vital arteria comercial que atraviesa lo que era la Unión Soviética, además de que sirve de enlace con Japón por la ruta marítima Najodka-Yokohama, y con Pekín en China por un ramal principal que cruza Mongolia. Asimismo, hoy es una popular atracción turística para muchos viajeros nacionales y extranjeros, que en ocho días cruzan siete husos horarios.

El ferrocarril recorre vastas tierras inhóspitas, bordea las desnudas colinas y montañas de la Manchuria china y cruza las torrenciales aguas de ríos como el Amur y el Obi. Costea parte del lago Baikal, el más profundo del mundo, y atraviesa las áridas márgenes del desierto de Gobi y de la taiga, o sea los extensos bosques siberianos. Pasa por grandes ciudades industriales, como Irkutsk y Novosibirsk, y estaciones siberianas hechas de madera, con curiosas vislumbres de la vida rural.

A comienzos de la década de 1890, Rusia experimentó un auge masivo de industrialismo auspiciado por el Estado, bajo la mano rectora del Sergei Witte (1849-1915), ministro de finanzas desde 1892 hasta 1903 conde Witte veía el crecimiento industrial como crucial para la fortaleza nacional de Rusia. Creyendo que el ferrocarril era un arma muy poderosa para el desarrollo económico, Witte empujó al gobierno a llevar a cabo un programa de construcción masiva de ferrocarriles.

En 1900 se construyeron 56.000 kilómetros de línea ferroviaria, que incluían grandes tramos de los 8000 kilómetros de la vía transiberiana entre Moscú y Vladivostok, en el Océano Pacífico. Witte promovió también un sistema de tarifas protectoras que ayudaba a la industria rusa, y logró persuadir al zar Nicolás II (1894-1917) de que el capital extranjero era esencial para un rápido desarrollo industrial.

El programa de Witte hizo posible el rápido crecimiento de una moderna industria del acero y del carbón en Ucrania, convirtiendo a Rusia en 1900, en el cuarto país productor de acero, después de Estados Unía, , Alemania y Gran Bretaña.

Junto con la industrialización surgieron las fábricas, la clase trabajadora industrial, los barrios industriales en los alrededores de SE: Petersburgo y Moscú, y las lastimosas condiciones de vida y trabajo que acompañaron los comienzos de la industrialización en todas partes del mundo. El pensamiento socialista y los partidos de esa tendencia proliferaron, si bien la represión en Rusia pronto les forzó volverse clandestinos y revolucionarios.

El Partido Social Demócrata Marxista, por ejemplo, celebró su primer congreso en Minsk en 1898 pero el encarcelamiento de sus líderes obligó a que el siguiente se celebrara en Bruselas en 1903, al que asistieron emigrados ruso. Los revolucionarios sociales trabajaron por derrocar la autocracia zar y establecer un socialismo campesino.

Puesto que no tenían salida para su oposición al régimen, eran partidarios del terrorismo político e intentaron asesinar a los funcionarios del gobierno, asi como a los miembros de la dinastía reinante. La oposición creciente contra el régimen zarista terminó finalmente en la expíe: de la revolución de 1905.

 

Biografia de Volta Inventor de la Pila Electrica

Biografia de Volta Alessander – Inventor de la Pila Electrica

Hasta finales del siglo XVIII sólo se conocían dos manera de obtener electricidad: generándola por frotamiento, con una máquina electrostática, o recurriendo a la almacenada en una botella de Leyden, precursora en esencia de los actuales condensadores.

En ambos casos se trataba de corriente continua, sin que llegara a sospecharse siquiera la posible existencia de corriente alterna.

Alessandro Volta, profesor de la universidad de Pavía (Italia).

Volta había realizado muchas investigaciones sobre la electricidad, e inventado varios aparatos destinados a almacenar la carga eléctrica o medir exactamente sus efectos.

Llegó a la conclusión de que cualquier sustancia húmeda era capaz de producirla.

En consecuencia, cualquier contacto entre sustancias de ambas clases podía «agitar o perturbar el fluido eléctrico», y si una de una clase era colocada en medio de dos de la otra se generaba una corriente continua, que quedaba interrumpida al separarlas…asi consiguió construir la primer pila o acumulador de energía eléctrica.

Veamos ahora la historia de su vida y el desarrollo de sus experiencias científicas.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/bullet-rojo0.jpg

BREVE FICHA BIOGRAFICA

• Nació el 18 de febrero de 1745, en Como (Italia).

• A los dieciocho años empezó a hacer experimentos eléctricos.

• En 1774 fue nombrado profesor de Física en la Escuela Real de Como.

• Al año siguiente realizó su primer invento: el electróforo, un dispositivo
que producía cargas eléctricas.

• En 1779 recibió el nombramiento de profesor de Física en la Universidad de Pavía (Italia).

• En 1799 creó la primera pila, conocida hoy como pila de Volta.

• Un año después fue nombrado miembro de la Real Sociedad de Londres (Inglaterra) y de la Academia de París (Francia).

• En 1801 viajó a París, invitado por Napoleón Bonaparte para exponer las características de su invento en el Instituto Nacional de Ciencias de Francia.

Fama y honores

• Afines de 1801, recibió la Medalla de Oro al Mérito Científico y Napoleón lo nombró Senador.

• En 1806 recibió el título de Conde del Imperio Francés.

• Tres años más tarde fue designado senador de la Corte y elegido como Caballero de la Corona de Hierro del Reino de Lombardía (Italia).

• En 1816 se publicaron sus trabajos en cinco volúmenes.

• Murió el 5 de marzo de 1827, en Cammago, cerca de Como.

En 1780 el italiano Luigi Galvani afirmó que había generado una corriente eléctrica poniendo dos metales diferentes en contacto con el músculo de una rana.

Pero Volta comprobó que este último sólo conducía la corriente, producida por el contacto de los metales. Con estas conclusiones, creó su batería eléctrica opila voltaica, gue despertó gran entusiasmo en la época y fue frase para estudios posteriores sobre la electricidad.

Fuente:Ficha sobre la biografia de VOLTA ALESSANDRI – Revista GENIOS

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/bullet-rojo0.jpg

BIOGRAFIA: Entre los grandes nombres que Italia ha dado a la ciencia europea, ocupa un lugar destacado el de Alejandro Volta, uno de los padres de los estudios sobre la electricidad.

Nacido en Como, el 18 de febrero de 1745, en el seno de una familia de buena consideración social, Alejandro demostró desde su adolescencia una gran vocación por las ciencias naturales.

Muerto su padre arruinado, fue recogido por su tío paterno, el cual pretendió dedicarle a la carrera de Derecho.

alejandro volta biografia

Pero el muchacho no siguió esta voluntad ni la de otros que le aconsejaban abrazar el estado eclesiástico.

Desde los dieciocho años empezó a trabajar en el campo de la física y la química, ciencias que entonces se hallaban en un estado incipiente. En particular se dedicó a las experiencias sobre la electricidad.

Fue profesor de Física y rector del Liceo de su ciudad natal y profesor de la Universidad de Pavía (1779 a 1819).

Fue el inventor del electróforo, del electrómetro, del eudiómetro, de la lámpara de gas y de la famosa pila eléctrica que lleva su nombre.

Sostuvo polémicas con Galvani cuando el famoso experimento de aquél, sosteniendo la inexistencia de la electricidad animal y que su producción se debía al contacto de dos cuerpos metálicos distintos.

Se le considera el fundador de la ciencia eléctrica.

Su actividad científica fue recompensada con el nombramiento de profesor del instituto de Como (1774), y, más tarde, con el de catedrático de física experimental de la universidad de Pavía (1779).

Después de un viaje muy provechoso por el extranjero (1782), en 1785 fue elegido rector de la universidad.

Por aquel entonces, Galvani había descubierto el fenómeno de los movimientos de las extremidades inferiores de una rana mediante una excitación eléctrica (1780).

Volta, que en un principio había sido partidario de la interpretación dada a este efecto por su descubridor, combatió luego a Galvani, y sostuvo que la causa del fenómeno se debía al desequilibrio eléctrico producido por el contacto de dos metales distintos.

Esta convicción le llevó al descubrimiento del «órgano eléctrico artificial», denominado luego con el nombre genérico de pila, a causa de su forma (1799).

A partir de 1800 el mundo científico tuvo conocimiento del gran invento de Volta, pues éste lo comunicó a la Real Sociedad de Londres el 20 de marzo.

En febrero de 1801, Bonaparte, entonces primer cónsul, le recibió en París y le otorgó la medalla de oro del Instituto de Francia.

Poco después era nombrado senador del reino de Italia. Desde esta época su actividad científica fué en decadencia, aunque siempre intervino en las polémicas y discusiones de su época.

En 1815, el emperador de Austria le nombró director de la facultad de Filosofía de Padua.

Pero Volta, que en su intimidad era un gran patriota, no se enorgulleció por esta designación.

Ya septuagenario, poco a poco se fueron debilitando sus resortes vitales, hasta que en 1819 se retiró a su ciudad natal.

Aquí murió el 5 de marzo de 1827.

PRIMERA EXPERIENCIAS: Hacia fines del siglo XVIII no se conocía prácticamente nada acerca de la electricidad.

Sin embargo, sólo veinticinco años más tarde Faraday descubrió dos de los efectos eléctricos más importantes: el electromagnetismo y la electrólisis.

En el ínterin apareció Alejandro Volta (1745-1827), inventor de la pila eléctrica.

Volta era un sabio italiano, profesor, primero en su nativa ciudad de Como, y posteriormente en Pavía.

La mayoría de sus primeros experimentos fue llevada a cabo con las minúsculas cantidades de electricidad que podía proveer la fricción (electricidad estática).

Consiguió mejorar los métodos de obtener electricidad por fricción ion un dispositivo denominadoelectróforo.

Pero el electróforo no podía hacer mucho más que producir chispas —movimientos repentinos de cargas eléctricas—.

Era un juguete entretenido sin aplicaciones prácticas, porque las «corrientes» que producía sólo duraban una fracción de segundo y eran millones de veces más débiles que las que hoy usamos nosotros para iluminación y calefacción.

Muy poco podía hacerse con estos elementos.

Uno de los escasos campos posibles de estudio era el de la electricidad anima!, que atraía con mucho interés.

Consistía en hacer pasar corrientes eléctricas a través de tejidos animales, por lo general patas de rana.

Otro científico italiano, Galvani, había conectado una varilla de cobre al nervio de una pata de rana y una varilla de otro metal (hierro) al músculo.

Cuando se ponían en contacto los extremos de ambos trozos de metal, el músculo se contraía del mismo modo que cuando se le hacía pasar una descarga eléctrica.

En 1769 publicó varios trabajos sobre los fenómenos eléctricos que le valieron una merecida reputación.

En contacto personal con los sabios franceses más renombrados de la época, un Laplace y un Lavoisier, Volta fué enriqueciendo el campo de la ciencia con el descubrimiento del metano, del electróforo y del condensador eléctrico.

Galvani pensaba que, de alguna manera misteriosa, la contracción del músculo generaba electricidad.

Volta, en cambio, se dio cuenta de que nervio y músculo no estaban sino respondiendo a un shock eléctrico.

Lo realmente importante era que dos metales distintos habían entrado en contacto por un extremo, mientras que por el otro estaban separados por una solución conductora (el fluido débilmente electrolítico de la pata de la rana).

El tejido animal no era necesario en absoluto.

volta demostracion pila electrica

ALEJANDRO VOLTA (1745-1827), profesor en Pavia, reprodujo luego los experimentos de GALVANI y encontró que los nervios de las ranas no son necesarios para provocar fenómenos eléctricos: dos metales y el músculo bastan para producir el efecto.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS: En marzo de 1800, Volta envió una carta a sir Joseph Banks, presidente de la Royal Society, con un boceto de su nuevo invento.

Las noticias de esa carta llegaron a oídos de un ingeniero, reconvertido en escritor científico popular, llamado William Nicholson, que rápidamente se puso a construir una pila voltaica propia.

En uno de los primeros experimentos con su nuevo aparato, sumergió los cables en agua y descubrió que, mientras fluyera la corriente, del líquido se desprendían burbujas de gas.

Se trataba de burbujas de dos gases, hidrógeno y oxígeno, y Nicholson comprendió que había invertido el proceso demostrado por Cavendish diecisiete años antes, en el que produjo agua quemando hidrógeno en presencia de oxígeno.

En lenguaje moderno hizo «agua electrolizada»: se trató de la primera demostración de que una corriente eléctrica podía provocar una reacción química.

Nicholson era editor de una revista sobre química y no perdió tiempo en publicar un resumen de su descubrimiento, que fue conocido por el mundo antes de que Volta anunciase siquiera su propio invento.

La demostración de Nicholson de la posibilidad de la posibilidad de generar electricidad mediante reacciones químicas.

LA PILA DE VOLTALa sospecha que VOLTA albergaba acerca de la realidad de la electricidad animal, lo condujo por último a reemplazar con trapos mojados el contacto de músculos de ranas en la experiencia de GALVANI.

En ese momento su gran invención estaba virtualmente hecha. Con dos metales y el trapo húmedo, la pila eléctrica está creada. Así —acontecimiento de inmensas consecuencias— la electricidad dinámica hace su aparición.

VOLTA extiende sus investigaciones a los líquidos y establece cuáles combinaciones entre metales y líquidos resultan eléctricamente activas, y mejora, en ulteriores modelos, el rendimiento de aparato.

Una carta de VOLTA, documento memorable para la historia dirigida en marzo de 1800 a la Sociedad Real de Londres, pronto difundida en todos los países de Europa, pone con descripción de la pila voltaica pone un poderoso medio en manos de los investigadores.

Se inician entonces con esmero las las búsquedas que revelarán una tras otra las propiedades electrónicas, térmicas y magnéticas de la corriente. Los ingleses WILLIAM NICHOLSON y ANTHONY CARLISLE descomponen el agua con la corriente de la pila y observan formación del oxígeno y del hidrógeno liberados por eh THOMAS SEEBECK (1770-1831) tropieza con el fenómeno de b corrientes térmicas: pone de manifiesto que en un circuito compuesto por dos metales diferentes se produce corriente cuando las dos soldaduras no están a la misma temperatura.

El relojero parisiense JEAN ATHANASE PELTIER (1785-1845) descubre un fenómeno recíproco, el cambio de temperatura que el pasaje de la corriente provoca en un circuito bimetálico.

AMPLIACIÓN DEL TEMA: Alejandro Volta nació en Como , ciudad de Italia, el 18 de febrero de 1745. Después de ser maestro de física en la Escuela Superior de su ciudad natal, Volta ocupó la cátedra de física de la Universidad de Pavia durante un tiempo verdaderamente asombroso, casi cuarenta años.

pila de volta

Al comienzo de su carrera Volta inventó un electróforo, aparato que en las clases de física sirve para producir pequeñas descargas electroestáticas mediante inducción y para explicar la carga de los objetos con electricidad estática.

Su electróforo se ha mantenido prácticamente sin haber necesitado mejoras en más de dos siglos.

Un ingenioso electroscopio de condensación, que aumentó en más de cien veces la sensibilidad del aparato que entonces se usaba, le permitió demostrar la existencia de electricidad en el vapor de agua y en el humo producido por la combustión del carbón.

Su mayor aportación a la ciencia eléctrica, la que le ha merecido la inmortalidad a su nombre, es la llamada pila voltaica.

Volta ideó una pila de discos de cobre y de cinc separados por papel secante empapado en agua con sal, con la siguiente secuencia: disco de cobre, papel mojado, disco de cinc; disco de cobre, papel mojado, disco de cinc, etc. Según se aumenta el número de discos de cobre y cinc separados por el papel mojado en agua con sal, se aumentaba la fuerza de su pila o batería.

Fue en 1800 que Volta escribió una carta a la Sociedad Real de Londres comunicando su invención de la pila química y de otra batería a la que denominó «corona de copas», pues consistía en un par de electrodos de cobre y de cinc sumergidos en copas a medio llenar de agua salada.

Con la descomposición del agua en hidrógeno y oxígeno, poco después de la creación de la pila voltaica, se inicia la gran ciencia de la electroquímica.

Los efectos luminosos de la pila voltaica condujeron a la creación de la lámpara de arco de carbón.

Empleando la pila de Volta, Humphrey Davy descubrió el sodio y el potasio.

En 1881 el congreso Internacional de los Ingenieros Eléctricos denominó «voltio» la unidad de la fuerza electromotriz.

Revolucion cientifica Trabajo de Galvani

Grabado mostrando diferentes experimentos de Luigi Galvani (Viribus Electricitatis in Motu Musculari Commentarius [Comentarios relativos a los efectos de la electricidad sobre el movimiento muscular] 1791) acerca de los efectos de la electricidad en ranas y pollos.

ALGO MAS…

En 1799, el sabio fabricó la primera célula electrolítica simple, sumergiendo varillas de cobre y cinc en salmuera y uniéndolas.

Por el circuito que las unía circulaba una corriente eléctrica, más grande y de duración mucho mayor que ninguna conocida hasta entonces. Podían obtenerse mayores presiones eléctricas (voltajes) conectando en serie las células electrolíticas.

Esta idea condujo a la pila voltaica (Pila de Volta) que se componía de discos de cobre y cinc, formando un par, separados de otro parpor discos de franela embebidos en salmuera o ácido.

A pesar de que la carga era débil, el aparato demostró ser un manantial de continua acción eléctrica, aparentemente de capacidad inextinguible.

Lo que más sorprendió a Volta y a sus contemporáneos fue que la pila estaba compuesta en su totalidad por conductores.

No se utilizaba vidrio ni cualquier otro aislante, como en las botellas de Leyden, para separar las cargas opuestas, no obstante lo cual ambos extremos de la columna de conductores adquirían cargas opuestas por su propio poder, y las mantenían.

Tocando la base de la pila con una mano, y, con la otra, distintas alturas de la misma, Volta encontró que el toque, y por lo tanto la descarga, aumentaba en intensidad conforme se acercaba a la cúspide.

Era necesario que entre las dos manos hubiera varios pares de discos, a efecto de que el toque fuera perceptible. Éste era el único medio de que él disponía para medir lo que ahora llamamos tensión.

Se da a Volta el mérito de haber hecho la primera célula electrolítica simple, pero él nunca encontró la explicación correcta de su funcionamiento.

Erróneamente atribuía las corrientes al contacto entre los dos metales, mientras que en realidad proviene de la acción química del electrólito sobre el electrodo del cinc.

El descubrimiento fue aclamado de inmediato y en 1801 Volta fue a París a mostrar su electricidad por contacto al emperador Napoleón. Posteriormente, la unidad de presión eléctrica, el voltio, fue denominado así en su honor.

Aunque el propio Volta estaba más interesado en desarrollar sus pilas que en encentrarles aplicación, la pila voltaica rápidamente fue empleada por otros científicos como una poderosa herramienta de investigación. Las corrientes producidas con ayuda de la pila voltaica condujeron al descubrimiento de los efectos magnéticos, térmicos y químicos de ¡a electricidad.

PILA DE VOLTA
Los pilas de Volta eran simples células electrolíticas acopiadas una encima de la otra. Al cerrar el circuito la corriente que circulaba de nervio e músculo estimulaba las patas de rana, que se contraían.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°23

Descubrimiento de Oro en Transvaal Sudafrica Guerra boers inglese

Descubrimiento de Oro en Transvaal Sudáfrica

El descubrimiento de oro y de diamantes en el extremo austral del África, que en 1899 despertó la codicia británica, que reclamó todo el territorio de lo que hoy es República de Sudáfrica como suyo. Quienes habían hecho el hallazgo, en su mayoría campesinos (eso significa boers), descendientes de holandeses, se consideraban dueños de los territorios de Transvaal y Orange. Inclusive, Inglaterra había reconocido su independencia, y ademásfueron ellos y no los ingleses quienes habían luchado contra zulúes y matabeles para civilizar la región.

El control del África meridional era de sumo gran interés para Gran Bretaña, en primer momento para proteger la ruta marítima hacia la India y China. Los colonos holandeses, los llamados bóers, habían llegado ahí por primera vez en 1652, donde fundaron una colonia para reabastecer sus barcos con rumbo a Extremo Oriente.

En 1806, a raíz de la batalla de Blaauwberg, los británicos arrebataron el control de la Colonia del Cabo (actualmente, Sudáfrica) a los holandeses, para asegurarse de que no caía en manos de los franceses durante las Guerras Napoleónicas. Los bóers no estaban demasiado contentos con sus nuevos amos, en especial cuando en 1833 se abolió la esclavitud en todo el Imperio británico, ya que para los bóers la esclavización de los indígenas era tanto un modo de vida como una tradición.

En el espacio de dos años, doce mil bóers iniciaron el llamado Gran Trek, una emigración masiva hacia el interior para crear sus propios estados (Natal, Estado Libre de Orange y Transvaal) independientes del control británico y donde la esclavitud era legal, aunque tuvieron que derramar mucha sangre en varias guerras contra los indígenas africanos. En la batalla del Río Sangriento de 1838, las armas de los bóers mataron a tres mil zulúes. Según los testigos, la sangre de los muertos tino de rojo el agua del río.

Los colonos británicos empezaron a llegar a millares durante la década de 1820, muchos con la esperanza de enriquecerse fundando sus propias plantaciones de azúcar. Ellos también se enfrentaron a las poblaciones autóctonas. Tan eficaces eran los zulúes como fuerza de lucha que en 1879 infligieron sin recurrir a las armas de fuego una humillante derrota a los británicos en la batalla de Isandlwana: los zulúes rodearon y masacraron a más de 1.400 soldados del ejército británico. Pero en menos de seis meses se restauró la supremacía británica (en la batalla de Ulundi) gracias al empleo de las ametralladoras Gatling, unas de las primeras armas de repetición, inventadas en Estados Unidos, que podían disparar una ráfaga casi infinita de balas.

El poder colectivo de cincuenta mil guerreros zulúes con sus lanzas cortas y sus escudos de cuero no pudo rivalizar con esa potencia de fuego.

Cuando en 1886 se descubrió oro en el Transvaal, las tensiones entre los bóers y los británicos se volvieron explosivas. Casi de la noche a la mañana, apareció en el árido monte surafricano una nueva ciudad: Johannesburgo. El país se inundó con una avalancha de buscadores de oro, como Cecil Rhodes, cuya empresa, la Compañía Británica de Sudáfrica, fundó el imperio minero más rico de todos los tiempos.

Con el apoyo del gobierno británico, en 1895 Rhodes se construyó su propio país, Rodesia, que abarcaba lo que en la actualidad es Zimbabue y Zambia. Su ambición seguía el impulso inquebrantable e inmisericorde de sacar provecho de África:

Los enfrentamientos —que tuvieron un corresponsal de guerra de lujo, enviado por el Times de Londres: Winston Churchill— fue inevitable; el resultado de la contienda, también: mientras los boers, aunque eran excelentes tiradores y conocían bien la zona, carecían de instrucción militar, los ingleses, con mejor armamento y mayor cantidad de tropas, dirigidos por Horatio Kitchener, quien ordenó la matanza de niños y mujeres (asesinaron a 25 mil) y la quema de las granjas, derrotaron a los campesinos, de los cuales 18 mil murieron en los campos de batalla en 1902.

Johannesburgo es la capital de la provincia de Gauteng, que antaño fue conocida como territorio del Transvaal. Desde mitad del siglo XIX se había asentado un numeroso grupo de familias holandesas en lo que se llamó ‘la gran migración’. Eran granjeros que vivieron una aventura similar a los colonizadores del medio oeste norteamericano, carromatos incluidos.

En una de esas familias nació Paul Kruger, héroe de la resistencia de los bóers frente al imperialismo británico. Vencedor de los ingleses en Majuba fue elegido presidente del Transvaal.

Paul Kruger, como  presidente bóer del Transvaal, que en sus minas de oro y diamantes impuso un tributo a la dinamita —esencial para los buscadores de oro- y que negaba a los extranjeros el derecho a voto en los asuntos locales. Cuando los oficiales británicos protestaron en 1899, los bóers declararon la guerra a Gran Bretaña.

La guerra de los Bóers duró hasta abril de 1902 y los británicos se vieron obligados a desplegar 250.000 soldados. Más de 22.000 murieron en actos de servicio, junto a 7.000 bóers y unos 20.000 africanos.

Además, se calcula que 28.000 civiles bóers murieron por las terribles condiciones de los campos de concentración en los que los británicos los recluyeron; en la mayoría de los casos por culpa del hambre, la malnutrición y las enfermedades.

Guerra del Pacífico Chile Bolivia Causas y Consecuencias

RESUMEN GUERRA DEL PACÍFICO CHILE-BOLIVIA POR EL SALITRE

La Guerra del Pacífico, que algunos historiadores la llaman Guerra del Guano y del Salitre fue el evento el mas amargo de la historia de Bolivia.

Esta guerra comenzó en 1879, y enfrentó a Chile contra una alianza entre Bolivia y Perú, y se inicia cuando en 1878 el general boliviano Hilarión Daza, que conducía una dictadura, decide aumentar los impuestos a las exportaciones de dos empresas chilenas (FFCC y Compañia de Salitre) que explotaban los recursos en la zona boliviana de Antofagasta.

Para Chile ese aumento contradecía con lo pactado en un Tratado de Paz y Amistad en el año 1874, por lo que lo considera una violación a sus derechos, negándose a cumplir con la nueva disposición.

Como respuesta Daza confisca los yacimientos explotados, rompiendo las relaciones diplomáticas, por lo que Chile decide ocupar los territorios militarmente, declarándole la guerra a Bolivia el 5 de abril de 1879.

La guerra se desarrolló en el océano Pacífico, en el desierto de Atacama y en los valles y serranías del Perú.

Bolivia pierde el conflicto frente a un poderoso Chile, que se anexa un territorio territorio, que era su único punto de acceso al océano Pacifico y enormes riquezas minerales.

Privada para siempre de esta región capital, Bolivia no ha logrado jamás a arrancar económicamente y hasta estos días trata de conseguir acuerdos con otros países limítrofes como Perú para poder intergrarse al comercio internacional mediante un puerto que le abra las puertas al mundo.

Luego de cinco años de guerra, los países de Bolivia y Chile firman, el 4 de abril de 1884, un pacto de tregua donde convienen en un cese de fuego y la reapertura de las relaciones comerciales.

Chile como gesto de cordialidad ofrece a Bolivia unas ventajas fiscales en la ciudad de Antofagasta y se compromete a construir una línea de ferrocarril uniendo la costa del océano Pacífico a La Paz.

Guerra del Pacífico: Bolivia-Perú y Chile

Guerra del Pacífico: Bolivia-Perú y Chile

Los ejércitos de la alianza Bolivia-Perú llegaron a 12.000 soldados, mientras que Chile tenía
menos de 400o, pero bien preparados y con equipamientos modernos.

Las batallas mas importantes fueron la de Angamos, en octubre 1879 donde Chile logra controlar la zona del océano. Ese mismo año bolivia tuvo dos derrotas la de Pisagua y Tarapacá y la última de Tacna en 1880.

La siguiente estapa fue contra las tropas de Perú, donde caen derrotada en Arica el 7 de Junio de 1880, para luego tomar la capital Lima en 1881. La guerra finaliza con firma del Tratado de Ancón en 1883.

CRÓNICA DE LA ÉPOCA I

El 14 de febrero la nave de guerra chilena Blanco Encalada apareció frente a Antofagasta. Su presencia en ese lugar significa el comienzo de la guerra. La presencia chilena es la respuesta al intento de Bolivia de cobrar 10 centavos por quintal de salitre explotado por una compañía británico-chilena.

El aumento del impuesto a los exportadores de salitre, adoptado unilateralmente por el gobierno boliviano, desconociendo convenios anteriores, empujó a Chile a declarar la guerra. Perú, por el pacto secreto de 1873 , interviene como aliada de Bolivia. En noviembre los chilenos han desembarcado en Pisagua lo que les ha permitido capturar la provincia de Tarapacá y sus yacimientos salitreros.

CRÓNICA DE LA ÉPOCA II

La Guerra del Pacífico llegó a su fin con la firma de un tratado. La resistencia militar peruana, bajo el mando del coronel Andrés A. Cáceres Dorregaray en la región sur y centro andina venía obteniendo varias victorias contra lasfuerzasinvasoras chilenas. Pero en la batalla de Buamachuco, el 10 de julio, sufrió una decisiva derrota militar. Luego, un grupo de dirigentes peruanos del que se sospecha que actuaron de acuerdo a directivas del mando militar enemigo, determinó con una serie de medidas el final del conflicto, impusieron al general de brigada Miguel Iglesias como nuevo presidente y firmaron un tratado de paz con Chile.

La guerra finalizó oficialmente el 20 de octubre con la firma del lutado de Ancón. Éste dispone que el departamento de Tararira pasa a manos chilenas, y las provincias de Arica y Tacna quedan bajo administración chilena por un lapso de 10 años. Después de ese período un plebiscito decidiría si quedan bajo soberanía de Chile o vuelven a ser peruanas. Chile además obtuvo la Puna de Atacama, por la que tenía una permanente disputa con Bolivia. El Chile boliviano no pierde solamente 120 mil metros cuadrados de territorio, sino que se queda sin los 400 kilómetros de costa y sin salida al mar, una pérdida que sin dudas redundará en muchas otras.

PARA ENTENDER MEJOR:
Antecedentes de la Época:
Hacia 1825 las guerra por la independencia de las colonias españolas americanas habían finalizado y los antiguos virreinatos desaparecieron y surgieron nuevos países que debían organizarse políticamente y económicamente para comenzar el nuevo camino hacia el progreso.

Como consecuencia de tantos años de batallas, los militares fueron ocupando un lugar más importante en las sociedades latinoamericanas y, una vez finalizada la guerra con España, intervinieron activamente en la política.

En comparación con la etapa colonial, las décadas posteriores a la independencia estuvieron teñidas por la violencia, pues abundaron las luchas civiles y los conflictos entre los nuevos países, cuyas fronteras todavía no estaban bien definidas.

En las luchas civiles latinoamericanas se enfrentaron a menudo sectores conservadores y liberales.

Los conservadores pretendían mantener una rígida jerarquía social, eran poco favorables a los cambios, no veían con buenos ojos la llegada de ideas innovadoras de Europa y, por lo general, defendían los intereses de las zonas rurales, donde estaban sus propiedades.

Por el contrario, los liberales eran partidarios de abrir un poco más la participación ía grupos no tan adinerados pero instruidos, admiraban los avances de las sociedades europeas que esperaban imitar en sus países, y representaban mejor los intereses de los habitantes de las ciudades.

La guerra había empobrecido a América latina y destruído su riqueza.

Hacia 1850, algunos países como Venezuela, Chile o la región del Río de la Plata habían logrado recuperarse y mejorar su economía con respecto a los tiempos de la colonia, gracias a la exportación de productos agropecuarios.

Las discusión de las fronteras de los nuevos países de América del sur, que inicialmente se respetaron los antiguos límites de la Capitanía General de Chile, comenzó a ser un tema espinoso cuando la demanda mundial de los recursos naturales de esas zonas, como fueron los minerales comenzó a incrementarse, y esas exportaciones se convirtieron en importantes fuentes de ingresos para esos estados, necesitados de recursos económicos.

Perú y Bolivia también tenían discusiones con algunos límites en la región del guano de Tarapacá.

Como se ve, en estos países como Bolivia, Perú y México la minería, que era la actividad económica más importante, se encontraba en declinación, porque faltaba dinero para invertir en las minas y aumentar su producción, por lo que muchas veces se permitía la explotación de esos recursos a empresas extranjeras, que eran quienes poseían el capital necesario para dichas inversiones.

Bolivia era el caso, en donde se permitía extraer el nitrato de Antofagasta por empresas chilenas, que lamentablemente terminaron en una guerra, que la ha perjudicado a hasta hoy.

A los fines de no obstaculizar el desarrollo de los países en vía de crecimiento, se pactaron tratados para la explotación de los minerales en distintas regiones, como por ejemplo el de 1874, donde Chile cedía sus derechos entre los paralelos 23 y 25, a cambio de que Bolivia no aumentara los impuestos a las empresas chiles por 25 años, acuerdo que generó la Guerra del Pacífico

LA REALIDAD DEL COMERCIO: Mientras la independencia política trajo independencia económica a América Latina, los viejos patrones fueron restablecidos rápidamente. En lugar de España y Portugal, Gran Bretaña dominaba la economía del continente.

Los comerciantes británicos se trasladaban en gran número, mientras los inversionistas ingleses vertían su capital generosamente, especialmente en la minería. Muy pronto los viejos esquemas comerciales volvieron a ponerse en práctica.

Dado que América Latina había servido como una fuente de materia prima y suministro alimenticio a las naciones industrializadas de Europa y Estados Unidos, muy pronto las exportaciones hacia el Atlántico Norte se incrementaron notablemente, en particular las de rigo, tabaco, lana, azúcar, café y pieles.

Al mismo tiempo, los bienes de consumo terminados, especialmente los textiles, fueron importados en notables cantidades, lo que provocó el declive de la producción industrial en América Latina.

La sobreexportación de materias primas e importación de productos manufacturados aseguraba la prolongada dominación de la economía latinoamericana por parte de extranjeros.

Eduardo Galeano, en su famoso libro: «La venas abiertas de América Latina» explica:

«Poco después del lanzamiento internacional del guano (que se usaba como fertlizante en Europa) , la química agrícola descubrió que eran aún mayores las propiedades nutritivas del salitre, y en 1850 ya se había hecho muy intenso su empleo como abono en los campos europeos.

Las tierras del viejo continente dedicadas al cultivo del trigo, empobrecidas por la erosión, recibían ávidamente los cargamentos de nitrato de soda provenientes de las salitreras peruanas de Tarapacá y, luego, de la provincia boliviana de Antofagasta. Gracias al salitre y al guano, que yacían en las costas del Pacífico «casi al alcance de los barcos que venían a buscarlos», el fantasma del hambre se alejó de Europa.

La explotación del salitre rápidamente se extendió hasta la provincia boliviana de Antofagasta, aunque el negocio no era boliviano sino chileno. Cuando el gobierno de Bolivia pretendió aplicar un impuesto a las salitreras que operaban en su suelo, los batallones del ejército de Chile invadieron la provincia para no abandonarla jamás.

Hasta aquella época, el desierto había oficiado de zona de amortiguación para los conflictos latentes entre Chile, Perú y Bolivia. El salitre desencadenó la pelea. La guerra del Pacífico estalló en 1879 y duró hasta 1883. Las fuerzas armadas chilenas, que ya en 1879 habían ocupado también los puertos peruanos de la región del salitre, Patillos, Iquique, Pisagua, Junín, entraron por fin victoriosas en Lima, y al día siguiente la fortaleza del Callao se rindió.

La derrota provocó la mutilación y la sangría de Perú. La economía nacional perdió sus dos principales recursos, se paralizaron las fuerzas productivas, cayó la moneda, se cerró el crédito exterior. Bolivia, por su parte, no se dio cuenta de lo que había perdido con la guerra: la mina de cobre más importante del mundo actual, Chuquicamata, se encuentra precisamente en la provincia, ahora chilena, de Antofagasta.»

Los problemas fronterizos heredados de la época colonial provocaron en 1879 el estallido de la guerra del Pacífico contra Perú y Solivia por el control de la zona salitrera de Atacama. La victoria final chilena en 1883 extendió la soberanía del país sobre el territorio de Tarapacá, Tacna y Arica (el tratado de Lima, de 3 de junio de 1929, estableció la soberanía de Perú sobre Tacna y la de Chile sobre Arica).

CRÓNICA DE LA EPOCA III:

La economía boliviana desde hace tiempo se encuentra administrada en sus sectores más sensibles por intereses extranjeros. Al crearse en 1871 el Banco Nacional de Bolivia, su dirección recayó en manos de familias prominentes de la política chilena, como los Edwards y los Concha y Toro, más tarde aliados con la oligarquía de la plata boliviana representada por los sucesores de Aniceto Arce y Pacheco.

En este sentido, cuando en 1873 se formó la Compañía de Huanchanca para la explotación de plata, se hizo con el aporte de capitalistas chilenos que suscribieron las dos terceras partes de las acciones y controlaron cuatro de los cinco puestos del directorio de la empresa. Un año después, el canciller de Bolivia, Mariano Baptista, firmó el tratado con Chile que exoneraba a éste del pago de impuestos por 25 años en Atacama. Es precisamente la violación de esta cláusula por el actual presidente boliviano, Hilarión Daza, lo que acaba de encender la mecha bélica.

En contrapartida, la estrategia de alianzas de la élite minera de la plata con Chile resulta perjudicial para los intereses peruanos y argentinos ya que, al aplicar una política de comercialización exclusiva por el puerto de Antofagasta, Bolivia atenta contra el comercio de los otros países de la región.

Por ello, en el caso del Perú el problema se centra en las relaciones comerciales, en particular por la rivalidad entre los puertos del Pacífico: Callao y Valparaíso. El Tratado de Alianza defensiva por el cual Perú está aliado a Bolivia es de 1873 y el interés peruano de comprometerse en una defensa mutua ante un ataque externo no es tanto el temor a Chile -país con el que no tiene frontera- sino la preocupación frente a la actitud de Bolivia.

En más de seis oportunidades, según afirman políticos peruanos, se discutió en la agenda boliviana la alternativa de promover una alianza entre Bolivia y Chile en contra de Perú. Para este último la alianza con Bolivia tiene sentido dentro de una estrategia más amplia que contemple la participación de la Argentina ya que la unión de la armada peruana y la argentina pueden llegar a neutralizar efectivamente los propósitos agresivos chilenos.

Por su parte en la Argentina la situación de la frontera indígena, las pretensiones chilenas sobre la Patagonia y la demarcación de límites territoriales en la Cordillera de los Andes concentran la preocupación del gobierno.

Asimismo, la disputa en el norte por el territorio de Tarija no es menor. Frente a este panorama, y en una evaluación de los resultados de un posible conflicto bélico con Chile, el Senado argentino ha visto con buenos ojos la posibilidad de firmar una alianza con Perú y con ello frenar las aspiraciones de Chile. Sin embargo, el clima hostil que se vive no colabora en dirección a una salida negociada ya que la diplomacia boliviana parece boicotear tal desenlace.

Los argumentos esgrimidos actualmente por Bolivia resultan incoherentes: por un lado reconoce el «utis posidetis», es decir, las fronteras establecidas a fines de la época colonial, reclamando a Chile Atacama; pero por el otro desconoce el mismo principio al momento de reconocer Tarija para la Argentina. No es tanto la localidad norteña lo que preocupa a la cancillería argentina, sino el desconocimiento del «utis posidetis» ya que es la base sobre la cual se sustentan los derechos argentinos en la querella con Chile por la Patagonia.

En definitiva, ningún pronóstico es optimista respecto de la coyuntura y estamos frente al estallido de una guerra en el Pacífico. Bolivia y Chile así lo han manifestado. Perú se encuentra atado a un compromiso al que no puede renunciar, y la Argentina ante un posible conflicto se mantendrá neutral mientras se garantice la integridad territorial conservando la Patagonia y los límites cordilleranos preestablecidos.

Fuente Consultada:
Diario Bicentenario Fasc. N°4 Período 1870-1879

Batalla de Sedán Prusia ataca Francia Guerra Franco Prusiana

Guerra Franco Prusiana-Batalla de Sedán
Prusia ataca Francia

Batalla de Sedán (1870): En agosto de 1870, después de que el ejército francés, bajo el mando del mariscalBazaine, fue obligado a meterse en la poderosa fortaleza de Metz y sitiado por los prusianos, se le ordenó al mariscal MacMahon hacer el relevo. Este, a quien Napoleón le había dicho que la caída de Metz era una derrota inaceptable, marchó apurado a lo largo de la frontera belga hacia la plaza fuerte.

batalla de sedan

El comandante prusiano pudo a duras penas creer en su buena suerte. Abandonó su marcha a París e hizo dar vueltas a su fuerza hacia el norte para interceptarlo, planeando exterminar al desafortunado ejército francés contra la frontera belga.

Los dos enemigos chocaron en el norte del bosque de Argonne y los prusianos detuvieron el avance francés. Más tarde ellos fueron sorprendidos en Beaumoni, MacMahon se vio obligado a hacer retroceder a sus hombres que llegaban en más de 100.000 a la ciudad fuerte de Sedán.

Mientras tanto, Von Moltke había continuado cercando a los franceses y la situación se estaba aproximando velozmente a un estado crítico.

Antes de que MacMahon hubiera podido decidir un nuevo rumbo de acción, fue herido y en tanto su sucesor, el general Wimpffen, deliberaba sobre las alternativas, 250.000 prusianos pusieron sitio a Sedán y los franceses perdieron toda posibilidad de escape.

La artillería prusiana, que había dominado las alturas de la ciudad, bombardeó a los franceses atrapados.

El corajudo general Margueritte dirigió repetidas cargas de caballería intentando valientemente abrirse paso, pero todas fracasaron. Al final una bandera de tregua fue enviada desde el fuerte.

Los franceses se rindieron a las 4.15 de la tarde del 1° de septiembre; para sorpresa de los alemanes, ellos descubrieron que el mismo Napoleón III estaba en Sedán.

Con una pérdida de 9.000 hombres, los prusianos lograron un triunfo total; tomaron 100.000 prisioneros y mataron 17.000 irán ceses. Las tácticas superiores y la dirección prusianas hicieron temblar al 2.° imperio. La guerra ardió por otros 6 meses, pero Sedán fue la victoria crucial.

Fuente Consultada: Almanaque de los Insólito Tomo 3 Wallace-Wallechinsky

Revolucion Industrial en Estados Unidos EE.UU. Su Industrializacion

Revolución Industrial en Estados Unidos EE.UU.
Su Industrialización

Revolucion Industrial en Estados Unidos EE.UU.

Revolución
Agrícola I
Revolución
Algodonera
Revolución
Metalúrgica

Durante el siglo XIX existió un condicionante del proceso de formación de Estados Unidos: su inicio hacia el despegue industrial. Esta condicionante lo era con respecto a Europa, de la cual había surgido. Sin embargo, este joven país con la esperanza puesta en consumar su independencia contra reaccionó; sumado a sus necesidades de expansión territorial, en gran parte desconocida, y a la que necesariamente había que conquistar, consecuentemente se procuró un carácter particular:

• Un “espíritu de empresa” era lo que caracterizaba a esta sociedad de pioneros. Sin embargo, esta sociedad estadounidense resultó de las diferentes clases sociales y la desigualdad de fortunas, una sociedad “antagonizada” ya sea por la pugna de grupos sociales que poseían intereses disidentes o por la oposición en sí. El resultado de esta situación fue similar a los conocidos en Europa: intolerancia al feudalismo y a la tradición secular de los conflictos mentales.

• Los movimientos relacionados entre la natalidad y mortalidad trajo como consecuencia la presión demográfica. Así, a lo largo del siglo XIX el comportamiento demográfico evidenciado por la constante afluencia de migrantes, pesaba sobre el crecimiento continuo. Además influyó de manera excesiva la extensión territorial y el consecuente movimiento hacia el oeste en este país.

• El liderazgo económico y tecnológico de Inglaterra hicieron mucho por el desarrollo industrial estadounidense. Aunque también podría decirse que los inventores del joven país con sus propias contribuciones y orientaciones hicieron por Inglaterra.

Evolución demográfica

El proceso demográfico de Estados Unidos tuvo tres rasgos esenciales que lo caracterizaron. En cuanto a la población, este país no superaba los cuatro millones de habitantes en el primer período; sin embargo la misma se fue duplicando cada 23 años, hasta que en vísperas de la Guerra de Secesión logró alcanzar los 32 millones. No obstante, en el último tercio del siglo se evidenciaría un relativo descenso en dicho crecimiento. Por lo tanto, la presión demográfica de dicho país posee los siguientes aspectos fundamentales.

Ritmo de mortalidad y natalidad

Desde principios de siglo y hasta 1870, la tasa de natalidad se mantuvo en 45 por ciento aproximadamente; hasta descender de 38 a 30 por ciento en 1890. El alza del nivel de vida y del progreso general, acompañaron esta evolución. La tasa de natalidad siempre fue superior a la tasa de mortalidad, aunque esta último también siempre fue menor que en Europa. A tal punto que se paso de un 25 por ciento en 1800 al 20 por ciento en 1865. Para finalizar con un 17.2 por ciento en los inicios del siglo XX.

La inmigración

Fundamentalmente podemos hacer énfasis en dos corrientes migratorias: la primera de ellas con llegada de inmigrantes desde Inglaterra y Alemania antes de 1870. Y la segunda que se produjo después con una nueva oleada proveniente de Europa meridional y Europa del Este. Sin embargo, hacia 1890 se inició una emigración nórdica. Tal es así que el creciente desarrollo de Estados Unidos suponía una verdadera esperanza para aquellos que padecían de la opresión o de la miseria, como fue el caso de los austriacos, polacos, rusos, entre otros. Estadísticamente, la proporción de extranjeros y americanos nacidos en el extranjero se conservó entre un 10 y 13 por ciento. Cabe destacar, que lo que facilitó con frecuencia la existencia de estas corrientes migratorias fueron los avances en la navegación.

La conquista de la frontera

Un largo proceso de organización, el cual brindaba un amplio abanico de resultados económicos, sociales y culturales; fue el escenario concreto por el cual durante todo el siglo XIX esta nación expandía sus fronteras iniciales. Por ejemplo, en 1803 se incorporaron Ohio, Vermont, Kentucky y Tennesse, corriéndose la frontera hacia el oeste del río Mississipí. Sumado a ello, el territorio de Louisiana se incorporó ese año a través de una compra.

Esta sumatoria continuó en 1818, cuando la región central de la frontera con Canadá fue cedida por Inglaterra. Un año después de este hecho, Florida fue vendida por España. Pese a todo ello, el territorio estadounidense tuvo modificaciones sustanciales durante la década de los cuarenta, más precisamente cuando se anexa Texas en 1845, un año más tarde lo hizo Oregon y definitivamente se estableció el actual mapa de Estados Unidos en 1848 con la incorporación de la Alta California y Nuevo México.

La expansión hacia el oeste

Un hecho fundamental fue el aumento de la movilización hacia el oeste, lo que implicó que en el ámbito económico, los centros urbanos materialicen la etapa inicial de la industrialización en Estados Unidos. A partir de ese momento se desarrollo un proceso de proletarización, observado con anterioridad en Inglaterra, y que conllevaba las difíciles condiciones sociales de vida en aquel entonces. Pero además, con la memoria aún fresca de los discursos revolucionarios de la guerra de la independencia, entraron en refutación las condiciones impuestas por la explotación capitalista y la conciencia de libertad de amplias masas de población. Para aquellos miles de hombres y mujeres que no estaban dispuestos a convertirse en asalariados, el oeste fue su esperanza. A tal punto que hacia la conquista de la frontera se “colaban” importantes contingentes humanos, sin importar la fuerte presión demográfica.

La oferta de mano de obra industrial se resintió y los empresarios se vieron forzados a desarrollar un mejoramiento tecnológico, que supliera la relativa escasez de mano de obra con una mecanización cada vez más perfeccionada. En el terreno económico se trazó lo que podríamos llamar una división geográfica del trabajo, con tres polos fundamentales que se articularían armónicamente: el este industrial, el oeste agrícola y el sur algodonero. Incluso antes de conocer las enormes ventajas del ferrocarril, la interrelación entre los tres polos se veía favorecida por la extraordinaria red fluvial natural: el oeste vendía sus productos agrícolas a los estados del sur, utilizando el Mississipí que enlazaba con Ohio. Al mismo tiempo, el sur exportaba algodón a la industria textil de los estados del este.

La industrialización

En la segunda mitad del siglo XIX la industria estadounidense creció más que ninguna otra en el mundo. Las primeras manufacturas se crearon con importación de mano de obra extranjera especializada. La guerra de 1814 contra Inglaterra, al cortar la entrada de los productos británicos, permitiría la creación de algunas industrias, que ya en 1816 comenzaron a crecer considerablemente. Después de 1840-1860, la utilización de la hulla y el vapor impulsaron notablemente la siderurgia y el transporte.

El mercado interior se amplió y se unificó. Gracias al gran mejoramiento de las comunicaciones, el país avanzó económicamente a un ritmo bastante rápido. Los países capitalistas europeos se expandían colonizando regiones lejanas; los estadounidenses se desarrollaron principalmente dentro de su país, concentrando esfuerzos en la explotación de sus inmensos recursos naturales. El desarrollo de la industria algodonera, por ejemplo, se extendió a partir de 1816. En 1860 se concentró en Nueva Inglaterra un conjunto industrial algodonero, que empleaba cerca de 122 mil obreros.
Su gran impulso estuvo condicionado por la entrada de la máquina de vapor y el rezago de la máquina doméstica.

Los dueños de bancos, ferrocarriles, acero y petróleo se apoderaron de las tierras de los aborígenes, impusieron hipotecas y absorbieron la economía esclavista del sur. Importaron millones de trabajadores y obreros especializados, para superar las técnicas europeas. Chinos y filipinos construyeron ferrocarriles y granjas con jornadas excesivas y bajos salarios; pero sobre todo se edificaron fortunas sobre millones de esclavos negros.

cuadro sintesis revolucion industrial

Fuente Consultada: Historia Universal Gómez Navarro y Otros.

Industrializacion en Alemania Revolucion Industrial Alemana

Industrialización en Alemania
Revolución Industrial

La industrialización en Alemania en el Siglo XIX: En el siglo XIX, Prusia impulso un plan político que tenía cono finalidad la unificación alemana. Este además, estaba estrechamente vinculado al proceso de desarrollo económico de dicho país. Sin embargo, este proyecto de Bismark de la “gran Alemania” no fue llevado a cabo hasta 1871, ya que los Estados confederados e independientes no se unirían. No obstante, estos Estados evolucionaron hacia la industrialización de manera ventajosa, refiriéndonos al nivel económico, a esta política de unificación varios años antes.

Los motivos fueron los siguientes:

1. En los Estados federales, se permitió la libre circulación de hombres, mercancías y capitales, a partir de la creación de la unión aduanera (Zollverein) en 1834. Es así, como puede afirmarse que el proceso de industrialización alemán, tuvo un factor determinante: la precedente unidad económica sobre la unidad política.

2. El desarrollo de los Estados, estuvo signado por el papel decisivo que iniciaba el gobierno prusiano. Tal es así, que Prusia patrocinaba la planificación de la unificación aduanera, y la reorganización y concentración de mercados dispersos o paralizados tras los duros efectos económicos que habían causado las guerras napoleónicas. Ello era posible en ese entonces, porque era el Estado más fuerte política y económicamente. Por todo Alemania se extendió esta iniciativa prusiana, estimulando además a la construcción de ferrocarriles y nuevas vías de comunicación; ya que su ventaja era el gran aprovechamiento de la red fluvial natural del norte y por supuesto, la gran arteria del Rhin.

La deseada unificación de la economía, fue favorecida y resultante del decisivo criterio de relativo librecambismo económico adoptado. A tal punto que cuando Prusia en 1818 presentó la reducción y simplificación de los nuevos aranceles aduaneros, estos tuvieron un impacto beneficioso sobre las manufacturas, las cuales redujeron sus gravámenes como consecuencia. Al Zollverein, unión aduanera de Prusia, poco a poco se fueron incorporando los Estados alemanes, ya que deshicieron sus acuerdos comerciales contraídos fragmentariamente. Cabe aclarar, que estos fueron reacios al principio a tal unión porque temían la hegemonía emprendida por Prusia. Consecuencia: aceptación de la policía arancelaria prusiana y en la misma, se encargaron de negociaciones comerciales con otros países.

Entonces, en Alemania el conocido Zollverein, fue para el desarrollo industrial su “precondición”. ¿Por qué? Por que una treintena de pequeños Estados, soberanos y separados por barreras aduaneras, evitaron las dificultades planteadas sobre la construcción de redes de comunicación y de movilización de capitales y mano de obra, tras la unificación económica y la creación de un único mercado.

La demografía:

La movilidad de mano de obra y las necesidades del mercado de trabajo implicaron una verdadera revolución demográfica. Proceso que sucedió de manera paralela, y cuya función fue indispensable para que se lleve a cabo la revolución industrial en Alemania. Tal es así que en el siglo XIX, la presión demográfica dejo unos resultados en dicho país: la población pasó en 1800 a un total de 24 millones de habitantes, a 36 millones en 1850, y a 56 millones en 1900. Un ejemplo de ello puede ser, en la Alemania oriental, entre 1783 y 1850, cuando la emancipación de los campesinos en los Estados alemanes favoreció la natalidad, y en donde además el régimen de servidumbre estaba muy desarrollado. Por otra parte, las condiciones de vida de los campesinos se vieron mejoradas tras la liberación de las prácticas feudales en la agricultura.

La agricultura:

Durante el siglo XIX, quienes adquirieron un carácter verdaderamente revolucionario, fueron las transformaciones comprobadas en la agricultura alemana. El suelo sufrió una total organización provocada por la emancipación campesina y además por la progresiva caída del régimen de servidumbre. Aumentando sus superficie cultivable de manera considerable, tras el abandono progresivo del barbecho. Por ejemplo, estas en 1800, ocupaban la cuarta parte del suelo cultivable; pero en 1861, no inmovilizaban más que 16 o 18 por ciento de él, para finalizar con solamente el cuatro por ciento a finales del siglo.

El desarrollo industrial:

Como mencionábamos anteriormente, el Zollverein fue también para el desarrollo industrial alemán un precondicionante, conocido años después tras la unificación económica y aduanera también. La aportación tecnológica y de las corrientes de emigración de cuadros técnicos y obreros calificados, proporcionados de Gran Bretaña, fueron las ventajas que gozó la industrialización alemana.

Sin embargo, cabe aclarar que su desarrollo fue más tardío que el de Inglaterra y el de Francia. No obstante, el medio de transporte fundamental en el caso alemán porque se antepuso al proceso de despegue y ofreció a la iniciativa estatal y privada el balance positivo de las experiencias europeas antes nombradas, fue el ferrocarril.
Pero el legítimo relanzamiento industrial prusiano y que se extiende a toda Alemania con base en la unificación del mercado, se refiere a la producción de hierro y carbón a mediados del siglo XIX. Simultáneamente con una conciencia clara de los grandes recurso naturales alemanes, y gracias al boom tecnológico y ferroviario de dicho período.

Tal es así que la producción alemana de carbón en las minas de Ruhr, del Sarre y Alta Silesia, en 1820 alcanzaron en conjunto cerca de un millón de toneladas, para luego pasar a seis millones en 1850. En síntesis, la rápida industrialización de Alemania se debí básicamente a las iniciativas estatales en el campo económico, sumado a la presión demográfica vivenciada, los recursos naturales y la puesta a punto de una extraordinaria red de vías de comunicación. Permitiendo en corto tiempo, dominar el continente europeo.

cuadro revolucion industrial

Fuente Consultada: Historia Universal Gómez Navarro Gàrgari y Otros.

Revolucion Industrial en Francia Avances Tecnologicos

Revolución Industrial en Francia

Industrialización en Francia:Un “despegue” del crecimiento no fue lo que caracterizó en el siglo XIX al desarrollo económico de Francia. Sino al contrario, este evidenció una lenta transformación de sus técnicas de producción. Por tal motivo podría afirmarse que el desenvolvimiento industrial francés para nosotros, no será adjetivado como revolución con su total connotación como concepto. Tal es así, que a lo largo del siglo XIX, la economía francesa se transformo de una manera gradual. La clave de este proceso está sujeto al desplazamiento progresivo de su centro de gravedad: la agricultura, hacia el desarrollo de la industria, localizada en pocas ciudades y principalmente en el norte de este país.

fabrica de la epoca industrial en Francia

Evolución demográfica

Francia evidenció desde finales del siglo XVIII hasta principios del XX, una baja de la tasa de natalidad mucho más marcada que en otros países, comprobada a través de su evolución demográfica. En cambio, la tasa de mortalidad disminuyó mucho menos rápidamente. Esta doble tendencia tenía como objetivo frenar el crecimiento de la población francesa. Tal es así que podemos observar diferentes etapas pertenecientes a esta directriz:
1800-1810 La diferencia entre las tasas de natalidad y mortandad era de 5.4 por ciento.

1850 Descenso hasta 4 por ciento (entre ambas tasas).
1913 Oscilación alrededor de 1 por ciento.

Una caída absoluta fue la finalización de este proceso en el período de entreguerras. A tal punto que de una manera alarmante en el siglo XIX, Francia logra reducir su tasa de natalidad. Por lo que se tradujo además, en un aumento cada vez más débil de la población. No obstante, el resultado que arrojó este crecimiento neto fue un alargamiento de la longevidad. En consecuencia, Francia evidenció un proceso que se conoce como “envejecimiento demográfico o de la población”.
Para comprender el proceso de industrialización en Francia, no existió el factor determinante de la presión demográfica. Esto es contrariamente a lo que sucedió en Inglaterra, por lo que se puede afirmar entonces, que la ausencia de esta presión redujo en gran medida la demanda global y por lo tanto también frenó los ritmos del desarrollo industrial.

Desarrollo agrícola

El progreso real de Francia se caracterizó por un largo retraso en las reformas técnicas y estructurales. Tal es así que cuestiones fundamentales al respecto dieron su inicio, estas son cinco en total:

1-Quienes fueron los únicos que invirtieron durante mucho tiempo en el campo, fue el campesinado a pesar de sus escasos recursos. Sin embargo, sobre ellos recaían los impuestos del régimen señorial y del fisco real. La nobleza es quien canalizaba estos volúmenes económicos en inversiones costosas.

2-La estructura de la propiedad de la tierra no fue modificada sustancialmente tras la revolución burguesa de 1789; sino que se reforzó las pequeñas y medianas propiedades a través de la venta de los bienes nacionales. A tal punto que sin una articulación posible, se dio una coexistencia de latifundio, mediana y pequeña propiedad.

3-El restablecimiento del derecho de primogenitura fue boicoteado por la oposición en el Parlamento, en 1826, bajo la Restauración. Por lo tanto, quien sufrió una parcelación desfavorable al progreso técnico fue la propiedad agrícola, tras la continuación del reparto de tierras por herencia. Por el contrario que los terratenientes británicos, sus pares franceses no mostraron el mismo interés hacia los nuevos métodos de producción.

4-En cuanto al sistema de arrendamientos, no se produjo modificaciones sustánciales. Solamente hubo una venta de propiedades en forma de pequeños lotes de tierras, incluso dentro de las grandes propiedades, por parte de los terratenientes, es decir de la aristocracia o de la gran burguesía. El objetivo de este hecho fue impedir que obtengan elevados rendimientos, por parte de las posibles grandes extensiones.

5-El siglo XVIII se había caracterizado por un importante alza de la productividad agrícola, no supo se aprovechado por Francia. Quien tampoco emprendió los enclousures, “revolución de los cercados”, como lo promovió Inglaterra.

Etapas del crecimiento agrícola

• 1770-1789. La crisis de superproducción evidenciada durante el último tercio del siglo XVIII, hizo decaer la tendencia alcista registrada regularmente guante ese mismo siglo. Tal es así que esta crisis, produjo la ruina de pequeños y medianos propietarios vitivinícolas y cerealistas, tras el descenso de sus precios, es decir el del vino y por lo tanto el de los cereales. Quien disparó repentinamente los precios, fue la helada prematura del verano prerrevolucionario. Dependiente del crecimiento agrícola, la industria francesa sufriría finalmente estos colapsos. Así “convaleciente”, sería el diagnóstico de la situación agrícola, resultante a finales de este siglo.

• El perfeccionamiento de las herramientas y maquinarias, el empleo de abonos y la preparación de suelos, junto al aumento de las superficies de tierra de cultivo y el desarrollo de los medios de transporte; provocó desde principios del siglo XIX hasta 1864, un rápido crecimiento de la producción.

• 1870-1900. Se manifestó una fase de crecimiento lento. La competencia de los países de ultramar y las guerras del Segundo Imperio pueden considerarse las causas fundamentales de este fenómeno.

• De principios del siglo XX a 1914. Volvió a aumentar la productividad agrícola, aunque el estallido de la Primera Guerra Mundial cortó esa tendencia.

Comienzos de la industrialización en Francia

El conjunto de factores que favorecieron el desarrollo industrial francés durante el siglo XIX tuvo su origen en las reformas revolucionarias, en los órdenes institucional y político que se sucedieron a la caída del Antiguo Régimen; lo cual podríamos denominar “precondiciones” del desarrollo.  La revolución burguesa de 1789 liquidé el feudalismo y abolió la servidumbre. La ley de marzo de 1791 sepulté definitivamente el régimen gremial de las corporaciones de oficio, que paralizaba la iniciativa privada y llegaría a ser el blanco donde concentraría la ira de todo adepto a las teorías del librecambismo.

Por otra parte, se realizó toda una reorganización territorial de la geografía francesa. Las antiguas provincias fueron sustituidas por nuevas demarcaciones, que Napoleón acabó de ordenar en el marco de una estrecha centralización administrativa. Se suprimieron las aduanas interiores entre las provincias. Hombres, mercancías y capitales lograron desplazarse libremente. El espacio geográfico francés se convirtió en un mercado único, protegido por un elevado arancel exterior.

En 1790 la Asamblea adopté el sistema métrico, mucho más simple que el antiguo sistema de pesas y medidas, lo cual favoreció notablemente los intercambios.

Tanto la Convención como el Directorio darían un fuerte impulso a la creación de instituciones dedicadas al estudio y a las investigaciones científicas.

A mediados del siglo XIX, estas iniciativas ofrecían ya claros resultados con Saint Simon y sus seguidores, cuyas teorías sobre la industrialización y el desarrollo de las técnicas financieras, así como la reorganización de los transportes (las vías fluviales del norte comunicarían los focos de concentración industrial, junto con el ferrocarril), darían como resultado una organización económica más funcional.

• Hubo factores desfavorables que convergieron contrariamente en el desarrollo industrial de Francia.

Francia carecía de importantes recursos de carbón y de mineral de hierro, lo cual provocó que, finales del siglo XIX, el 53.5 por ciento de las importaciones francesas de mercancías fueran materias primas necesarias para la industria. Era el único país industrial que necesitaba importar carbón.

El ahorro y la inversión

En el siglo XIX no era escaso el capital, pero su ahorro no fue suficientemente productivo. Si bici existió atesoramiento, el ahorro francés se canalizó, en mas de la mitad, hacia la inversión en el extranjero, y el préstamo al Estado estuvo económicamente mal dirigido. El Estado bien pudo haber empleado este ahorro para fines productivos, aunque normalmente lo dirigió hacia el financiamiento de su déficit presupuestario.

El proteccionismo

El panorama económico general del siglo XIX francés sufrió el peso del ideario “colbertista”, defensor a ultranza de un Estado obsesionado por el control y la defensa de la economía nacional, frente a la competencia extranjera. A largo plazo, la política proteccionista arrojaría piedras contra su propio tejado, cuando surtieron efecto sus aspectos más negativos: el freno a la difusión de nueva técnicas, al recelar de cualquier “hipoteca nacional”, que pudiera suponer un alto grado de dependencia tecnológica y, por otra parte, en un contexto económico internacional, tendente al librecambismo, cualquier actitud de prolongado proteccionismo inhibiría el crecimiento interior. Algunos casos concretos resultaron altamente demostrativos: los derechos de aduanas impuestos sobre el carbón y las materias primas aumentaron los costos de producción o evitaron el desarrollo de la obtención de hierro mediante coque.

Inestabilidad política

Francia padeció, a lo largo del siglo XIX, más sacudidas políticas que la mayor parte de los países industrializados: las revoluciones de 1830 y 1848, el conflicto de Crimea de 1854-1856 y la guerra de 1870. Al fin y al cabo, estos hechos supusieron una sangría periódica de hombres y recursos, que hay que sumar al conjunto de factores que retrasaron el progreso económico francés.
La industria textil y la industria del hierro en Francia, como es el caso inglés, fueron las primeras en dar el salto hacia adelante en el proceso que va de una economía artesanal a una economía

Industria textil

Hacia mediados del siglo XVIII existía en Francia una industria textil rural. Los talleres dispersos de carácter familiar trabajaban el lino y el algodón a domicilio. En algunos casos, los trabajadores se asociaban bajo la tutela de un comerciante que proporcionaba las materias primas. Esta estampa de hiladuras y manufacturas “de aldea” se mantuvo por generaciones, hasta el momento en que el comerciante-abastecedor, enriquecido por el auge del mercantilismo, comenzó a importar máquinas y a construir fábricas.

Desafiando las fuertes tendencias proteccionistas del Estado del Antiguo Régimen, estos comerciantes viajaron a Inglaterra, visitaron talleres británicos, se empaparon en nuevas técnicas gracias a las abundantes revistas especializadas y, bien por simples licencias obtenidas de las autoridades inglesas, o por la política del contrabando, iniciaron una corriente de suministro de material técnico, combinándola con una amplia red de espionaje económico. Los empresarios ingleses y sus expertos técnicos viajaron a Francia atraídos por la perspectiva de aumentar sus beneficios.

John Kay, en 1747, instaló en París la primera lanzadera volante. El gobierno francés se vio obligado a reconocer el talento y la iniciativa de Kay. Sus complicados artefactos comenzaron a funcionar en los centros textiles de Normandía.

La industria textil del norte y las fábricas de pana de Ruán comenzaron a desarrollarse a mediados del siglo XVIII con maquinaria y mano de obra inglesas, bajo la tutela y, a la vez, el recelo terno de París, presionado por las ilusiones de la iniciativa privada.

La energía hidráulica y la de vapor instaladas por primera vez en Alsacia, en 1830, ya se concentraban en cerca de dieciocho mil telares hidráulicos o de vapor.

En Calais y Boloña, a principios del siglo XIX, comenzó una fase decisiva en la fabricación de encajes bajo el asesoramiento, en sus inicios, de mano de obra inglesa calificada.
En conjunto, concluimos que Francia supo aprovecharse de las técnicas de producción textil de Inglaterra. Sin embargo, el desarrollo de la industria textil fue mucho más lento. Lo mismo ocurrió en los restantes sectores industriales.

La industria siderúrgica

Con respecto a Alemania y a Inglaterra, Francia llevaba un gran retraso en la producción de hierro, el cual tendía a mitigarse a través de una política aduanera fuertemente proteccionista. El escaso desarrollo de las vías de comunicación mitigaba la competencia interior: cada productor tenía su “monopolio”, reducido a la zona geográfica donde estaba radicada la empresa.

A partir de la segunda mitad del siglo XVIII se repitió en el campo de la siderurgia la colaboración franco-inglesa: llegada de tecnología y mano de obra calificada británicas.
Entre 1760 y 1786 se fundaron varias empresas metalúrgicas y mecánicas. En Saint Etienne se realizaron las primeras experiencias de producción de hierro con coque. Los altos hornos de La Creusot fueron construidos con fondos privados y ayuda financiera estatal, convirtiéndose así en la primera concentración carbón-mina de hierro.

Sin embargo, los progresos no fueron realmente sensibles en el campo de la siderurgia hasta mediados el siglo XIX. Bajo la Restauración se inició en Francia la fabricación de acero. Con lentitud fue penetrando también la técnica del crisol.

Hacia finales del siglo XVIII se introdujo la máquina de vapor, que en un principio no interesó demasiado a los empresarios franceses. En 1810 la industria francesa contaba solamente con 200 máquinas de vapor, frente a unas cinco mil que funcionaban en Gran Bretaña.

Aparte de los factores desfavorables a la industrialización en Francia, enunciados anteriormente, habría que añadir que el elevado precio del carbón y de los transportes, la insuficiente calificación de la mano de obra, las unidades productivas de pequeño tamaño, el espíritu rutinario y, a menudo, la insuficiencia de los capitales, constituyeron aspectos del desarrollo económico específico de Francia.

cuadro revolcuion industrial

Fuente Consultada: Historia Universal Gómez Navarro y Otros.