Terremotos

El Cinturon de Fuego Zona de Mayor Actividad Volcánica del Planeta

El Cinturón de Fuego La Mayor Actividad Volcánica del Planeta

Los volcanes en actividad se encuentran principalmente en las zonas de ruptura, donde la corteza terrestre ofrece menos resistencia. Hay cuatro de estas zonas en la superficie de la tierra. Los terremotos son también manifestaciones del vulcanismo. Se manifiestan principalmente a lo largo de los ejes sísmicos. También ellos provocan inmensos desastres.

Gracias a las audaces observaciones de Harún Tazieff ha nacido, durante estos últimos años, una nueva ciencia: la vulcanología. Por medio de observaciones directas en los propios volcanes, el interior de la tierra nos descubre poco a poco sus secretos. También los terremotos han sido objeto de estudio. Éstos deben de ser provocados por el enorme calor del núcleo central de la tierra, que libera fuerzas que ejercen una potente presión sobre las capas geológicas cuyo desplazamiento provocan.

Es un error imaginar que los volcanes están repartidos por la superficie del globo de una manera arbitraria; al contrario, están repartidos en cuatro zonas que corresponden a las grandes zonas de ruptura que se produjeron en el transcurso de la era terciaria. En estas zonas de ruptura, en efecto, la corteza terrestre ofrece al empuje del magma una resistencia mucho menor.

La principal zona volcánica es el llamado «cinturón de fuego» del océano Pacífico. Comprende los macizos americanos con el monte San Elias, el Popocatépetl, el Chimborazo y el Aconcagua, entre otros. El rosario de las islas de Asia oriental, que se extiende desde la península de Kamchatka, en el norte, a las islas de la Sonda, las Nuevas Hébridas y Nueva Zelanda, en el sur, forman parte de él, junto con el volcán Erebus en el Antartico.

Al lado de este eje tenemos la dorsal del Atlántico, que va del Hecla, en Islandia, al pico del Teide en la isla de Tenerife.

La tercera zona volcánica está formada por el eje de África oriental, del que forman parte el Kenia, el Kilimanjaro y el Mufumbira. Finalmente tenemos el eje mediterráneo, que se extiende de las Antillas a las islas de la Sonda, atravesando Italia (Vesubio y Etna), Armenia (monte Ararat) y Persia (Damavend).

En el lugar en donde el eje mediterráneo corta el «cinturón de fuego» la actividad volcánica es particularmente intensa. En 1884, el volcán Krakatoa, que se alzaba en una isla del estrecho de la Sonda, estalló literalmente y los dos tercios de la isla desaparecieron en la violenta erupción.

Una erupción volcánica es un espectáculo inolvidable al que acompañan siempre, por desgracia,  irreparables  catástrofes.   El Vesubio, la Montaña Pelada, el Krakatoa y muchos otros volcanes sembraron por doquier la ruina y la muerte.

Una de las erupciones más célebres es la que sacudió al Vesubio allá por el año 79 de nuestra era, que destruyó por completo la ciudad de Pompeya y la enterró bajo sus cenizas. Hacia siglos que el Vesubio permanecía inactivo cuando empezó a estremecerse de repente. Durante varios días las cenizas y los lapilli no cesaron de caer sobre la ciudad, que quedó sepultada bajo una capa de casi seis metros de espesor.

La ciudad de St.Pierre, en la isla de la Martinica, corrió una suerte parecida. En 1902 surgió de un cráter desgarrado en la Montaña Pelada una inmensa nube de gases, cenizas, lavas sólidas y vapores incandescentes. Esta nube rodó a una velocidad de vértigo hacia la ciudad, calcinando y destruyendo cuanto encontraba, a su paso. Varios días después de la erupción el suelo estaba todavía tan caliente que era imposible desembarcar.

MAPA INDICANDO EL ANILLO DE FUEGO

anillo de fueo zona de maxima actividad volcanica

(Puede amplia este mapa)

Los volcanes de las islas Hawai constituyen igualmente un impresionante espectáculo cuando están en plena actividad. Parecen fuentes incandescentes en las que burbujea la lava en fusión. Especialmente por la noche, estas erupciones ofrecen un espectáculo fantástico, aunque aterrador. Único, asimismo, es el espectáculo del magma burbujeando sin interrupción en la boca del cráter luego que la erupción ha llegado a su fin.

A despecho de la amenaza permanente de erupción y de cataclismo, el hombre continúa fijando sus lares en las regiones volcánicas, ya que en ellas el suelo es particularmente fértil.

Las erupciones no son la única manifestación del volcanismo.

Hay también otros fenómenos como los movimientos sísmicos que prueban claramente que la tierra dista de haber alcanzado su estado estático.

El proceso de estabilización está ya muy avanzado en ciertos sectores de la corteza terrestre y los movimientos sísmicos son en ellos muy raros. Tomemos por ejemplo Bélgica y los Países Bajos, en donde el último temblor de tierra fue registrado en 1938, afortunadamente sin provocar estropicios.

Se define generalmente a los movimientos sísmicos o a los terremotos como «una perturbación brusca de la corteza terrestre cuyo origen natural se sitúa bajo la superficie de la tierra». El lugar de la superficie de la tierra situado justamente encima del origen del movimiento sísmico se llama epicentro.

No siempre es el propio seísmo el que provoca los mayores desastres, al menos directamente. Por ejemplo, en 1906 un tremendo terremoto sacudió San Francisco. Pero la destrucción de la ciudad se debió, más que al propio terremoto, al terrible incendio que se declaró por su causa.

Varios seísmos jalonaron la primera mitad del siglo XX, principalmente en Japón, que todos los años registra varios centenares de temblores de tierra. El terremoto que sacudió Tokio y Yokohama en 1923 fue particularmente violento. Balance: 150.000 víctimas y 350.000 viviendas derruidas. En 1927 un nuevo seísmo provocó una fortísima marejada alta a lo largo de las costas de Japón, ocasionando nuevos daños. Pero no es únicamente este país; también otros han sido víctimas de cataclismos debidos a los movimientos continuos de la corteza terrestre.

Desde 1960 hemos tenido que deplorar cuatro importantes terremotos. El seísmo que asoló Chile se extendió sobre una superficie que representa diez veces la de Bélgica. También en Irán varias ciudades fueron sometidas a tan dura prueba.

Tanto más cuanto que al choque principal siguieron varias sacudidas secundarias o «réplicas». En Marruecos la gran víctima fue la ciudad de Agadir: 50.000 personas quedaron sepultadas bajo los escombros de las casas que se derrumbaron. La violencia del choque se debió a que la ciudad estaba situada exactamente sobre el epicentro del terremoto. Europa también tuvo su parte en esas catástrofes, pues un temblor de tierra destruyó Skoplie en 1963.

También se han producido terremotos a lo largo del litoral e incluso bajo la superficie del mar. Provocan violentos remolinos del agua de los que resultan olas inmensas: los terribles tsunamis, ondas solitarias que al llegar a la costa pueden tener todavía una altura de 20 m y causar incalculables destrozos, pues esta inmensa masa de agua se precipita sobre la costa a la velocidad de 300 km por hora.

Contrariamente a lo que sucede con las erupciones volcánicas, a menudo precedidas de un sordo rugido, los temblores de tierra se producen bruscamente y sin previo aviso. Los choques más violentos se manifiestan principalmente en la prolongación de los ejes sísmicos, zonas de dislocación en las que las fuerzas tectónicas internas pueden manifestarse incluso hasta en la superficie. Desde este punto de vista, el «cinturón de fuego» del océano Pacífico es por ello la región más peligrosa. En esa zona se señalan, por término medio, de cuatro a cinco terremotos anuales.

A menudo los temblores de tierra son precursores o consecuencia de erupciones volcánicas. Pero no siempre provocan destrucciones ; a veces uno de esos temblores o erupciones da lugar al nacimiento de una nueva isla volcánica. Una de las islas que vieron la luz por este procedimiento fue la. que surgió de las profundidades^ del océano Atlántico, a lo largo de las costas de Islandia, hace unos años.

VULCANISMO: El estudio de las erupciones volcánicas, de los gases y de las lavas ha dado lugar, desde hace poco tiempo, al nacimiento de una nueva ciencia: la vulcanología. El precursor de ésta es sin lugar a dudas Harún Taziev.

Las consecuencias catastróficas de las erupciones volcánicas habían suscitado la atención de organismos internacionales como la UNESCO, que decidieron iniciar la lucha contra las fuerzas destructivas y brutales de la naturaleza.

vulcanismo

La UNESCO encargó a Taziev el examen de los volcanes. Este geólogo creó centros de observación, y con algunos científicos entrenados organizó varias expediciones. Sus estudios y experiencias nos permitirán prever las erupciones volcánicas eventuales en un punto cualquiera del globo.

Gracias a la intervención de la UNESCO y a la ayuda financiera de diversos países ha podido llevar a cabo, ayudado por sus compañeros de trabajo, un equipo especial que les permitió acercarse a los volcanes en actividad. Poseen también aparatos especiales para analizar los gases, los vapores y las lavas.

Cuando se produce una erupción, dondequiera que sea, el equipo vulcanológico se persona inmediatamente en aquel lugar para recoger gran cantidad de datos que contribuyen a descubrir los misteriosos secretos de los fenómenos que se producen en la corteza de la tierra y bajo ella.

Estos audaces sabios montaron sus laboratorios en el propio Estrómboli, en el Etna y en otros volcanes. Cuando, en 1957, surgió del mar a lo largo de las Azores el  Capelinhos, un nuevo volcan, Taziev disfrutó de un nuevo e interesante objeto de estudio. Pasó dos meses reuniendo gran cantidad de observaciones. La catástrofe de Agadir y una nueva isla volcánica surgida en aguas de Islandia le proporcionaron un excelente material de observación.

Vulcanólogos y sismólogos estudiaron la formación de esta isla, que duró varios días. Gracias a las audaces investigaciones de Taziev y de sus colaboradores, los hombres de ciencia empiezan a estar informados de lo que ocurre bajo la corteza terrestre.

Los geólogos admiten comúnmente que ésta no es muy espesa. Se compone esencialmente de sílice y de aluminio. De esta composición deriva el nombre de sial que los hombres de ciencia dan a la parte consolidada y superficial de la tierra, a la que también llaman litosfera. La composición del magma es diferente. Sus elementos principales son sílice y magnesio, y por ello lo llaman sima.

El magma constituye una masa incandescente (pirosfera). Se supone que, debido a la alta presión que reina en el interior de la tierra, esta «pasta» es espesa y viscosa. Pero este magma se fluidifica cuando entra en contacto con la atmósfera en el cráter de los volcanes. Gracias a las ondas provo-cadas por los seísmos, podemos hacernos asimismo una idea de lo que  es el núcleo terrestre.

Por medio de mediciones especiales se ha podido llegar a determinar que la densidad media del globo terráqueo es de 5,5. Como la densidad de cualquiera de las rocas conocidas no excede de 3, debemos deducir de ello que la del núcleo de la tierra es muy elevada, y se calcula que oscila entre 9 y 12. En la composición de este núcleo central (barisfera) entran metales pesados, principalmente níquel y hierro, y ésta es la razón de que lo llamen nife. El radio de este núcleo es de 3.500 km y se halla a una distancia de 2.900 kilómetros de la superficie de la tierra.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

La Erosión del Hielo Accion Erosiva de los Glaciares

La Erosión del Hielo
Acción Erosiva de los Glaciares

Durante la larga historia de la Tierra los climas del mundo han sufrido muchos cambios. Pero pocos pueden compararse con el que tuvo lugar hace menos de un millón de años, cuando las temperaturas descendieron, principalmente en el norte, y la Tierra entró en la Edad Glacial.

hielo en la montaña - erosion

Como caía cada vez más nieve en invierno y se fundía menos en verano, se formaron grandes masas de hielo que se trasladaban lentamente hacia el sur. Cuando alcanzaron su mayor extensión, vastas zonas de Asia, Europa y América del Norte (más de veinte millones de kilómetros cuadrados, en total) quedaron sepultadas por el hielo.

Las exuberantes regiones subtropicales se trasformaron en desiertos helados a medida que las temperaturas árticas dominaban la Tierra y los climas templados retrocedían hacia el Ecuador.

Como gigantescas excavadoras las masas de hielo arrancaban la tierra al avanzar y la arrastraban hacia el sur. Arrasaban bosques, aplanaban las cimas de las colinas, ahondaban los valles, trasportaban enormes piedras a lo largo de centenares de kilómetros, desde su lugar de origen hasta lejanos paraderos. La Edad Glacial acabó hace unos diez mil años, pero muchos parajes, en el hemisferio norte, atestiguan todavía que el hielo en movimiento puede esculpir la tierra.

Puede sorprender el hecho de qué el hielo erosione una roca mucho más dura que él. El fenómeno se explica  observando la gravilla y los cantos que se unen firmemente al hielo, y trasforman un glaciar en movimiento en una lima gigante y flexible, con un poder considerable para desgastar la roca. Pero el hielo también corroe por sí mismo. Un glaciar arranca bloques de roca al deslizarse por las orillas de un valle.

rotura de roca por el hielo

La velocidad de un glaciar depende, en gran parte, de la velocidad de su deslizamiento. Por esto, los glaciares de Groenlandia (algunos de los cuales avanzan a la velocidad de veinte metros al día) son varias veces más demoledores que los glaciares de los Alpes, que sólo recorren un metro al día.

Una masa de hielo continental que avanza lentamente suaviza el relieve. Uno de los resultados más característicos de la erosión glaciar es el valle en forma de U, con su fondo plano salpicado de cantos y limitado por márgenes escarpadas. Pero estos valles eran lechos de ríos antes de que la erosión de los glaciares los modificara.

Probablemente, los valles más espectacularmente moldeados por el hielo son los fiordos, con sus paredes escarpadas, de rocas desnudas que dominan el agua profunda. Los glaciares erosionaron los fiordos por debajo del nivel del mar porque el hielo, en el seno del agua, mantiene las 9/10 partes de su volumen bajo la línea de flotación. Pero muchos fiordos son inmediatamente profundos cerca de su desembocadura, donde una barrera de rocas o escollos, frecuentemente cubierta de materiales arrastrados, ha elevado el valle casi hasta el nivel del mar.

Este umbral es debido a una disminución en el espesor del hielo cerca de la desembocadura del glaciar. Muchos valles glaciales tienen cascadas, que caen por sus márgenes desde valles tributarios situados a un nivel superior. Estos valles colgados, que originan algunas de las cascadas más importantes del mundo, son debidos probablemente al hecho de que el tamaño es un factor significativo en la posibilidad de un glaciar de erosionar el suelo.

los glaciares

El glaciar que ocupó el valle principal fue mucho mayor que sus afluentes y tuvo, por tanto, mayor fuerza destructora. Por esto, al fundir el hielo, el fondo de los valles tributarios quedó a un nivel más elevado que el del valle principal. La diferencia de alturas entre ambos valles depende de la diferencia de tamaño de los glaciares que discurrieron a través de ellos. Pero la explicación completa de los valles colgados no puede ser tan sencilla.

Se ha sugerido que la diferencia de niveles podía ser debida, en parte, al hecho de que los valles tributarios contenían glaciares cuando el del valle principal había fundido ya. Como la corriente de agua es un agente de erosión más potente que el hielo, el valle principal por el que corriese un río habría sufrido una erosión más profunda que los valles tributarios en los que se encontraban glaciares. Esto, probablemente,  es  parcialmente   cierto, ya que los valles tributarios que están orientados de espaldas al Sol (es decir, aquellos que pueden conservar los glaciares durante más tiempo) se encuentran a veces a una altura mayor que los que se hallan en el lado opuesto del valle principal.

Acción Erosiva del Hielo

Otra señal que deja la erosión glaciar es el circo. Éste es una profunda cavidad en una región montañosa y se encuentra, frecuentemente, en las alturas heladas. Muchos sirven de lecho a pequeños lagos, excepto cuando se encuentran en el origen del valle de un glaciar.

Los circos tienen tendencia a seguir desgastando la ladera de la montaña, a medida que sus paredes «estallan» por la acción del hielo y son «desplumadas» por la nieve en movimiento. A veces ocurre que dos circos llegan a aproximarse tanto que sólo quedan separados por una estrecha pared rocosa, que se conoce con el nombre de cresta. Si hay circos alrededor de la montaña, ésta tiene una cima piramidal.

Mesa Glacial

La glaciación no es sólo un proceso destructivo, sino que el material arrastrado desde un lugar puede ser depositado en otro, cuando funde el hielo. Las llanuras inglesas y las del Norte de Europa están revestidas por una arcilla pedregosa arrancada de lugares como Escandinavia (que aún hoy día carece de tierra fértil). Ocurre  un hecho  similar en América del Norte, donde el material arrancado en el Canadá proporciona ahora una tierra fértil en la parte central de Estados Unidos.

La arcilla pedregosa, o tillita, es una mezcla de aluviones de todas clases, que van desde el fino polvillo de roca hasta grandes rocas que pueden pesar muchas toneladas. Pero los dos tipos principales son: tillita básica (que es rica en arcilla) y la tillita superglaciar (que es más pedregosa).

La mayoría de la arcilla fue arrastrada por el agua producida al fundirse el hielo. A veces, esta arcilla pedregosa está moldeada por las corrientes de agua en forma de montículos que semejan dorsos de ballena y que, generalmente, tienen menos de dos kilómetros de longitud y, raramente, más de 60 metros de altura. Cuando se encuentran agrupados, forman lo que se denomina, adecuadamente, topografía en «cesta de huevos».

La acumulación de restos de rocas trasportados y depositados por los glaciares recibe el nombre de morrenas o morenas. La arcilla pedregosa depositada en el fondo de un glaciar forma la morrena de fondo. Las morrenas laterales resultan de los fragmentos de roca que caen a los lados del glaciar y, cuando dos glaciares se encuentran, las morrenas laterales se unen para formar la morrena central.

Luego, en la desembocadura del glaciar los detritos se acumulan para formar una morrena terminal. si el frente helado permanece estacionario durante un tiempo suficiente. Muchos de los lagos que existen en el mundo se han formado por la acción de las morrenas, que han actuado como presas naturales.

El agua de deshielo de un glaciar, o de una masa de hielo, juega su propio papel en la erosión y en el depósito de materiales. Los eskers son largas y tortuosas lomas de arena y grava, que corren más o menos en la misma dirección del hielo. El material está depositado por el agua que se encuentra encerrada en un estrecho canal debajo del hielo.

A veces los eskers tienen la forma de burbujas; estas burbujas marcan la desembocadura de la corriente sub-glaciar durante los períodos de inmovilidad, cuando la velocidad a la que avanza el glaciar, o la masa de hielo, está compensada exactamente por la velocidad a la que funde el hielo. Los conos de todos muestran que la corriente subglaciar abandona su estrecho canal bajo el hielo.

Una brusca disminución de la velocidad, al surgir el agua sobre la tierra, motiva el abandono del material trasportado. La acción erosiva del agua de fusión puede ser considerable cuando el desagüe normal queda obturado por el hielo y debe formarse un nuevo canal de evacuación.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°54 Enciclopedia del Ciencia y La Tecnología – La Labor Erosiva del Hielo

Cuadro sinoptico Placas Tectonicas Deriva Continental Litosfera

Cuadro sinoptico Placas Tectónicas

La litosfera no es una capa continua y uniforme, sino que está dividida en grandes fragmentos o placas litosféricas.

Dichos fragmentos tienen unos 100 Km. de espesor y tienen movilidad propia o independientes entre si, pues están flotando sobre  la astenosfera (que es una zona de unos 600 Km. de espesor, donde se encuentran materiales silicatados en estado semilíquido), en forma similar a como lo hacen los grandes bloques de hielo que flotan sobre el agua. Cada una de las placas está totalmente rodeada de otras, y sus formas y tamaños son variados e irregulares.

La importancia de esta teoría radica en que permite explicar de forma satisfactoria muchos fenómenos de nuestro mundo que con anterioridad constituían una incógnita. Así, por ejemplo, gracias a la tectónica de placas resulta aceptable que en otras eras geológicas todos los continentes estuvieran unidos formando una masa única, que después se dividió y originó la distribución de las tierras emergidas que existe en la actualidad.

Asimismo la tectónica de placas explica de manera satisfactoria la concentración de las principales cordilleras en determinadas zonas de nuestro planeta, además de ofrecer una hipótesis creíble sobre cómo se formaron. Del mismo modo, la distribución de los terremotos y los volcanes en determinadas áreas de la superficie terrestre encuentra explicación en el marco de la tectónica de placas.

CUADRO SINOPTICO SOBRE ESTE TEMA:

cuadro sinoptico placa tectonicas

Teoría Deriva Continental

Volcanes Mas Grandes del Mundo Tabla Cuevas Mas Profundas del Planeta

Volcanes Mas Grandes del Mundo
Tabla Cuevas Mas Profundas del Planeta

LOS VOLCANES:  Los volcanes son una de las manifestaciones más impactantes de que el interior del planeta está vivo. La salida del magma la superficie a través de ellos puede provocar fenómenos que arrasan toda la vida alrededor: explosiones, incandescentes, lluvias de fuego y ceniza, aluviones. Por eso, desde tiempos remotos, el hombre ha temido a los volcanes, e humeantes cráteres como la entrada al infierno. Cada volcán tiene un ciclo durante el cual modifica la topología y el clima y luego el mismo se extingue.

En el interior de la Tierra se encuentra en su mayor parte en estado liquido e incandescente a elevadísimas temperaturas. A esa inmensa masa de roca fundida, que además contiene cristales disueltos y vapor de agua, entre otros gases se la conoce como magma terrestre. Cuando parte de ese magma surge hacia el exterior a través de los fenómenos volcánicos, se la llama lava; 1000 °C es la temperatura media de la lava líquida

Al alcanzar la superficie de la corteza o el fondo oceánico , la lava comienza a enfriarse y se convierte así en diversos tipos de roca sólida, según su composición original. Ésta es la base de los procesos por los que se ha formado la superficie de nuestro planeta y por los cuales sigue en permanente cambio. Los científicos estudian la lava para conocer en profundidad nuestro planeta.

La lava es la sangre de toda erupción. Está cargada de vapor y de gases como el dióxido de carbono, el hidrógeno, el monóxido de carbono y el dióxido de azufre. Al salir, estos gases ascienden violentamente a la atmósfera, formando una nube turbia que descarga, a veces, copiosas lluvias. Los fragmentos de lava que son arrojados fuera del volcán se clasifican en bombas, brasas y cenizas.

Algunas partículas, grandes, vuelven a caer dentro del cráter. La velocidad eje la lava depende en gran parte de la pendiente de la ladera del volcán. Hay corrientes de lava que pueden llegar a los 150 Km. de distancia.

 volcan activo

Según la opinión de los geólogos, las materias que existen debajo de la corteza terrestre se encuentran en un estado particular, llamado de fluidez latente, por efecto del cual suelen comportarse como sólidos, pero con clara disposición a fundirse en cuanto la presión y la temperatura a que están sometidas, o ambas a la vez, se alteren de modo conveniente.

Cuando las masas superiores del Sial, que constituyen la corteza terrestre, cambian de posición como consecuencia de movimientos orogénicos, las masas inferiores adquieren una mayor plasticidad, se vuelven fluidas y adquieren las características propias de lo que se ha dado en llamar magma.

Cuando esto sucede, el magma líquido penetra en las hendiduras y cavidades de la litosfera, llegando muchas veces a atravesarla por completo hasta salir a la superficie. Entonces se produce el fenómeno volcánico. El vulcanismo no es más que la salida del magma a la superficie. Se llaman volcanes los conductos de filtración, visibles desde fuera, a través de los cuales se produce la salida del magma al exterior, o sea, la erupción.

Esta puede ocurrir a través de una fisura (erupción lineal), a través de una zona más o menos extensa (erupción areal) o también por un conducto de sección de forma aproximadamente circular (erupción central). La forma externa de los volcanes puede adoptar diversos aspectos, de acuerdo con la naturaleza de las rocas existentes en aquel sector, el tipo de magma que irrumpe y otros muchos factores concurrentes.

Actividad volcánica
Los volcanes en actividad arrojan lavas o cenizas permanentemente y durante los cortos periodos de descanso las fumarolas continúan saliendo del cráter. Hay volcanes que despiertan después de largos períodos de tiempo (Vesubio). A los que no han vuelto a entrar en actividad desde hace mucho tiempo se los considera apagados. No obstante, hay fenómenos que revelan cierta actividad subterránea, como ser las fuentes termales o de agua caliente. Son claros ejemplos las Termas de Reyes (50° de temperatura en Jujuy, 60° en Villavil, Catamarca, 70° en Las Maguinas, Neuquén. todos de la República Argentina). Y también los ge /seres, fuentes termales que surgen del suelo intermitentemente y cuyas aguas ascienden a una temperatura de 100°C. Es claro ejemplo el Gran Geiser de Islandia.

Los volcanes suelen anunciarse con temblores de tierra, sacudidas, aumento de temperatura, ruidos subterráneos y movimientos bruscos del mar. El ascenso del magma o lava a la superficie ocasiona perturbaciones geofísicas, anomalías magnéticas y variaciones en la intensidad gravitacional. Aun el incremento de las fumarolas no garantiza la certeza de que habrá erupción. A menudo el magma interno a punto de ser proyectado por la chimenea se acerca al borde del cráter y se solidifica.

Signos más próximos son las explosiones de los gases y valores sometidos a presiones y temperaturas elevadísimas en el interior del volcán. Estos gases, al salir, expulsan las materias que taponan la chimenea volcánica y elevan sobre el cráter gigantescas columnas de humo, piedras y polvo, que caen luego sobre muchos kilómetros cuadrados de extensión y en bloques que llegan a pesar más de 30 toneladas. Esta especie de proyectiles recibe el nombre de bombas volcánicas.

Otra materia arrojada por los volcanes es ceniza (pulverización, en finas gotitas de la lava solidificada). Las escorias son residuos de materia fundida. Su apariencia es vacuolar, ya que provienen del magma que ha retenido y expulsado grandes cantidades de gases. Otras materias son la piedra pómez (escorias porosas) y las puzolanas, fragmentos más pequeños y lisos. Estas substancias, después de caer en las proximidades del cráter, sirven para elevar el cono volcánico. Las cenizas se mezclan con las lluvias y forman los conocidos fufos, capas de barro volcánico depositadas como los terrenos sedimentarios.

A la fase de emanación de gases le sigue la efusión de líquido, el cual está formado por rocas fundidas entre 1.000°C y 2.000°C, que rebasa los bordes del volcán y corre por las zonas aledañas como un verdadero río de fuego.

Composición mineralógica
La lava tiene un alto contenido de silicatos, que son minerales livianos formados de rocas y constituyen el 95% de la corteza terrestre. En proporción, el otro elemento importante es el vapor de agua. Los silicatos determinan la viscosidad de la lava, es decir, su capacidad de fluir, cuyas variaciones han originado una de las clasificaciones más difundidas: la lava basáltica, andesítica y riolítica, ordenadas de menor a mayor contenido de silicatos.

VOLCANES GRANDES E IMPORTANTES DEL PLANETA
Volcán, ubiaciónAltura en m
Acatenango (Q-1972), Guatemala3.976
Agua (Q), Guatemala3.766
Agung Gunung, (A-1964), Bali, Indonesia3.142
Akutas, (A -1974), Is. Aleutianas, EU1.293
Alaid, (A -1982), Is. Kuriles2.339
Alcedo, (A -1954), Is. Galápagos, Ecu1.127
Ambrym o Marun (A – 1953) Vanuatu (Oc. Pacífico)1.270
Antisana (Q), Ecuador5.704
Antofalla (A), Argentina6.100
Apo (Q), Filipinas2.954
Ardjuno- Welirang, Java – Indonesia3.038
Arenal (A- 1982), Costa Rica1.640
Asamayama (A- 1983) Japón2.542
Askja (A- 1961), Islandia.1.510
Aso, (A- 1981), Japón.1.592
Atitlán, (Q – 1853), Guatemala3.537
Augustina, (A- 1976), Alaska, EU.1.227
Awu (A- 1968), Indonesia.1.320
Azufral, (Q) Colombia4.070
Azufre o Lastarria, Chile- Argentina.5.697
Baker (H), Washington, (EU)3.285
Barú (Q), Panamá3.475
Beerenberg (A – 1970) Jan Mayen (Mar de Noruega)2.277
Bezymianny (A- 1983) Rusia2.800
Bromo (H- 1950) Java – Indonesia2.392
Calbuco (A- 1961), Chile2.003
Callaqui, (Q), Chile2.085
Camerún (A – 1982), Camerún4.100
Canlaon (A- 1969), Filipinas2.460
Casablanca (A- 1960), Chile1.990
Cayambe (F), Ecuador5.790
Cerro de Llullaillaco (Q), Argentina – Chile6.739
Cerro Negro (A – 1982), Nicaragua976
Citialtepec o Pico de Orizaba (Q), Mexico5.610
Cofre de Perote, Mexico4.250
Concepción u Ometepe (A- 1977), Nicaragua1.610
Conchagua (A – 1974), El Salvador1.250
Cosigüina (A – 1983), Nicaragua859
Cotecechi (A-1955), Ecuador4.939
Cotopaxi (A – 1975), Ecuador5.897
Cumbai (A- 1926), Colombia4.764
Chiles (Q), Colombia4.750
Chimborazo (Q), Ecuador6.310
Chokal (Q), Japón2.230
Choshuenco, Chile2.415
Dempo (A- 1940), Sumatra, Indonesia3.159
Domuyo, Argentina4.709
El Mocho, Chile2.422
Erebus (A- 1982) Antártida3.794
Estrómboli (A – 1975), Italia924
Etna (A- 1975), Sicilia, Italia3.323
Faial (A- 1958), Isla Azores1.043
Fernandina (A- 1977), Is. Galápagos, Ecuador1.494
Fogo (A- 1977), Is. Cabo Verde2.829
Fuego (A- 1977), Guatemala3.763
Fujiyama (Q), Japón3.776
Galeras (A- 1953), Colombia4.276
Galung-gung (A- 1982), Java – Indonesia2.168
Gede (A- 1949), Java – Indonesia2.958
Góngora (Q) Costa Rica1.728
Guallatiri (A-  1960), Chile6.063
Hekla (A-1981), Islandia1.491
Huila (Q) Colombia5.750
Ichinskaya (F), Rusia3.621
Illamna (A- 1981), Alaska, EEUU3.053
Irazú (A- 1967), Costa Rica3.492
Izaico (A. 1966), El Salvador1.910
Iztaccíhualt (Q), Mexico5.230
Karthala (A- 1977), Islas Comoras2.361
Katla (A- 1918), Islandia900

mapa de volcanes

Distribución mundial de los volcanes activos. Casi el 80% de los volcanes se encuentran alineados en las márgenes del océano Pacifico, formando el Cinturón de Fuego del Pacífico. En menor medida, se hallan también en el interior de las placas litosféricas, en donde se observan fenómenos volcánicos vinculados con la acción de los puntos calientes.

De los aproximadamente 500 volcanes activos que hay actualmente en el mundo, solamente una pequeña proporción están en erupción en un momento determinado, anualmente del orden de 20 ó 30. Una erupción, momento en que el volcán arroja lava y gases volcánicos por su cráter, es de una duración bastante corta en relación con la vida del volcán.

El período en que el volcán «duerme» es normalmente mucho más largo que el que está en erupción, y puede durar decenas e incluso millares de años. Un volcán que no ha entrado en erupción en «tiempos históricos» se dice que está extinguido, pero esta definición es en realidad extremadamente vaga, pues lo que se considera «tiempo histórico» puede ser mucho más corto que el período en que un volcán puede permanecer dormido.

CUEVAS DEL PLANETA
Las más profundas
Nombre y situación Profundidad en m
Réseau Jean-Bernard, Alta Saboya, Francia1.534,97
Réseau des Folliis, Francia1.402,08
Snezhnaya, Cáucaso, Abjasia1.280,16
Sistema Huautla, Mexico1.219,81
Sima de Ukerdi, España1.184,76
Avenc B 15, España1.150,00
Las más largas
Nombre y situación Longitud en Km.
Sistema Flint- Mammoth, Kentucky, EEUU354
Optimisticeskaja, Drestrovsko-Prisernomorskaja, Ucrania143
Holloch, Muotathal, Suiza136
Corte esquematico de un volcán

Corte esquematico de un volcán

Terremotos Mas Importantes en Argentina Cómo actuar frente a un sismo

Terremotos Mas Importantes en Argentina

Los terremotos tienen lugar porque las placas tectónicas se encuentran en constante movimiento y, por lo tanto, chocan entre sí, se deslizan unas contra otras y, en algunos casos, se superponen. La corteza terrestre no refleja todos los movimientos que le suceden, pero acumula la energía que se desprende de ellos dentro de sus rocas hasta que ya no pueden soportar más la tensión. En ese punto, la energía es liberada a través de los lugares más débiles de la corteza terrestre, haciendo que el suelo se mueva repentinamente, originándose un terremoto.

Terremotos y áreas de riesgo sísmico en la Argentina

Para muchas personas, los terremotos son extraños fenómenos que sólo ocurren en regiones alejadas del planeta. Sin embargo, nuestro país tiene una larga historia de movimientos sísmicos, en especial en las regiones centro-oeste y noroeste, donde se registra la mayor actividad. Incluso en zonas de bajo riesgo han tenido lugar movimientos sísmicos, como el que ocurrió el 5 de junio de 1888 cuando la Ciudad de Buenos Aires se vio afectada por un terremoto que tuvo su epicentro en el Río de la Plata.

Algunos de los movimientos sísmicos ocurridos en nuestro país han sucedido en zonas alejadas de las grandes ciudades y poco pobladas, quizá por eso se les haya dado muy poca difusión.

En el siglo pasado, el 20 de marzo 1861, un terremoto de gran intensidad destruyó por completo la ciudad de Mendoza dejando gran cantidad de muertos y causando también numerosos daños a la ciudad de San Juan.

Sin embargo, éste no fue ni el primero ni el último de los grandes terremotos. Una de las mayores catástrofes ocurridas en nuestro país fue causada por el terremoto de San Juan, el 15 de enero de 1944. La actividad sísmica afectó a la ciudad capital y a sus alrededores. En ese entonces, en aquel lugar vivían unas 90.000 personas. El terremoto dejó un saldo de más de 10.000 muertos, el 80 % de la ciudad quedó en ruinas, las viviendas destruidas y los edificios públicos y puentes transformados en escombros.

Como respuesta a esta terrible catástrofe, el gobierno nacional decidió crear un organismo denominado «Consejo de Reconstrucción de San Juan», el cual dependía del Poder Ejecutivo Nacional. Entre las funciones del organismo figuraba la de elaborar un código de edificación para la provincia de San Juan, tendiente a que todas las construcciones fueran resistentes a los sismos, o sismorresistentes. Dicho organismo también debía controlar que se cumplieran las reglamentaciones que el código establecía para las construcciones.
 

PRINCIPALES TERREMOTOS OCURRIDOS EN ARGENTINA

13 de septiembre de 1692 Poblado de Talavera del Estero, en Salta, y ciudad de Salta
22 de mayo de 1782 Ciudad de Mendoza
4 de julio de 1817 Ciudad de Santiago del Estero
19 de enero de 1826 Región de Trancas, Tucumán
20 de marzo de 1861 Ciudad de Mendoza
14 de enero de 1863 San Salvador de Jujuy
9 de octubre de 1871 Ciudad de Oran, Salta
6 de julio de 1874 Ciudad de Oran, Salta
5 de julio de 1888 Centro del Río de la Plata, Ciudad de Buenos Aires y Montevideo
2 7 de octubre de 1894 Noroeste de San Juan; afectó a toda la provincia y causó daños menores en Catamarca, Córdoba, San Luis y Mendoza
11 de agosto de 1907  Localidades de Montero y La Cocha, Tucumán
17 de diciembre de 1920 Noreste de Mendoza
30 de mayo de 1929 Localidades de Villa Atuel y Las Malvinas, sur de Mendoza
11 de junio de 1934 Localidad de Sampacho, al sureste de Córdoba
15 de enero de 1944 Destrucción de la ciudad de San Juan
17 de diciembre de 1949 Tierra del Fuego
19 de noviembre de 1973 Este de Salta y de Jujuy
17 de agosto de 1974 Localidad de Oran, Salta
23 de noviembre de 1977 Ciudad de Caucete, San Juan, y toda la provincia en general
26 de enero de 1985 Departamentos de Godoy Cruz y Las Meras, Mendoza, y Gran Mendoza en general
8 de junio de 1993 San Juan y Mendoza

RECOMENDACIONES FRENTE A UN SISMO
ANTES DE UN SISMO:

Establecer un plan de emergencia sísmica para el lugar.
Ubicar y señalizar zonas seguras o libres de riesgo.
Designar responsables para cortar los servicios de agua, gas, luz y otros suministros.
Disponer de luces de emergencia, linternas y radio a transistores.
Verificar periódicamente el funcionamiento de puertas y portones.
Señalizar y mantener libre de obstáculos las vías de escape.
Establecer un plan de emergencia familiar.
Participar activamente del funcionamiento del Plan de Emergencia Sísmica.

DURANTE UN SISMO

Tener calma y proceder de acuerdo con lo establecido en el plan de emergencia.
No permanecer en lugares donde existan objetos cuya caída pueda provocar accidentes.
No salir a balcones bajo ninguna circunstancia y no usar ascensores. Si se encuentra en un lugar con aglomeración de personas (autoservicios, templos, cines, etc.), permanecer en el lugar y aplicar las medidas de protección. No acudir inmediatamente a la salida. Ser solidario con los semejantes frente a la emergencia.


DESPUÉS DE UN SISMO

Intentar resolver los problemas inmediatos, pues la ayuda puede tardar en llegar.
Verificar si hay heridos y practicar los primeros auxilios. No caminar descalzo ni a oscuras.
Controlar que no haya pérdidas de agua, gas y electricidad.
Observar si el edificio está deteriorado y actuar en consecuencia, de manera ordenada.
No usar, salvo en caso de extrema necesidad, el teléfono, vías de transporte y senados públicos.
No encender fósforos ni conectar llaves eléctricas. Utilizar linternas a pilas o baterías para iluminarse.
Estar informado a través de cualquier medio, ya que puede recibir noticias y recomendaciones importantes; no propagar rumores infundados.
Obedecer las instrucciones del personal encargado de manejar la emergencia sísmica.

 
Fuente Consultada: Biología y Ciencias de la Tierra Estructura – geología y Evolución – Área: Polimodal

Terremotos Mas Fuertes de la Historia Tabla Descriptiva

Terremotos Mas Fuertes de la Historia

Los terremotos tienen lugar porque las placas tectónicas se encuentran en constante movimiento y, por lo tanto, chocan entre sí, se deslizan unas contra otras y, en algunos casos, se superponen.

La corteza terrestre no refleja todos los movimientos que le suceden, pero acumula la energía que se desprende de ellos dentro de sus rocas hasta que ya no pueden soportar más la tensión.

En ese punto, la energía es liberada a través de los lugares más débiles de la corteza terrestre, haciendo que el suelo se mueva repentinamente, originándose un terremoto.

La Eruoción del volcán La Soufriere:  situado en la isla de Guadalupe, océano Pacífico nordoriental. Ocurrida el 17 de agosto de 1976, obligó a evacuar 72.000 habitantes de las zonas aledañas, en previsión de un maremoto anunciado por el equipo de científicos que trabajaba en Point a Pitre, y que por fortuna no se produjo.

La explosión se escuchó a más de 15 km de distancia y la mayor cantidad de víctimas estuvo representada por habitantes que, pese a los avisos y exhortaciones de las autoridades, se negaron a abandonar sus viviendas. Jaurías de perros erraban buscando alimentos en medio de las poblaciones desiertas y sus lúgubres aullidos sólo eran oídos por las brigadas de salvamento que recorrían la zona.

El doctor Robert Brouyse, catedrático de la universidad de París y iefe del equipo de vulcanólogos. realizó un vuelo en helicóptero sobre el pico del volcán, a 1.468 m de altura, envuelto en una densa nube de gases sulfurosos.

En previsión de que se reanudaran las erupciones, el dispositivo de seguridad quedó montado largo tiempo. Goetz Buchbinder, sismólogo, declaró que según sus estudios la erupción del volcán La Soufriere obedeció al movimiento de la Placa Atlántica, que se halla debajo de la Placa del Caribe.

Cuando una placa se mueve, la que se encuentra en la posición inferior termina por fundirse, pues la presión la envía a regiones más profundas. A consecuencia de estos movimientos candentes, la lava sale a través de la zona de fractura.

LAS ONDAS SÍSMICAS: Durante el terremoto se producen tres tipos de ondas sísmicas. Las ondas primarías o longitudinales se deben al efecto de compresión y expansión de las rocas próximas al hipocentro, y se transmiten en todas direcciones. Son éstas las ondas sonoras, que viajan más rápidamente que las restantes, y las cuales producen los grandes ruidos o truenos sísmicos que se escuchan, a veces, antes de que se produzca la sacudida del terremoto en la superficie terrestre.

Las ondas secundarias viajan transversalmente por la corteza terrestre y como son más lentas que las primeras, son registradas después por los sismógrafos. Estas ondas producen sacudidas de !a litosfera. Las ondas largas o superficiales son las últimas registradas por el sismógrafo, ya que se mueven mucho más lentamente que las anteriores.

Se producen al llegar las ondas secundarias a la superficie y pueden propagarse a toda la circunferencia terrestres. Son también las más destructivas.

El estudio de los sismógrafos,  ha permitido aumentar nuestros conocimientos sobre la estructura de nuestro planeta. La propagación de las ondas sísmicas en el interior de la tierra indica que el planeta en cuya superficie vivimos está constituido por capas de distinta densidad.

Se ha comprobado, por ejemplo, que las ondas largas, que viajan a unos 3.2 Km. por segundó en la superficie de los continentes, se propagan más rápidamente a través de los fondos oceánicos, la cual prueba que bajo los océanos la litosfera está formada por material más denso (sima).

Las ondas primarias y secundarias atraviesan los primeros 2.900 Km. a una velocidad que aumenta con la profundidad, lo cual prueba que esta zona es sólida, pues las ondas secundarias no atraviesan los líquidos.

A partir de los 2 900 Km. las ondas secundarias no siguen propagándose y las primarias pierden la mitad de su velocidad, lo que indica un cambio en la composición del núcleo central de la tierra, .que debe estar constituido de un material distinto (níquel y hierro, según se cree).

En los últimos años se ha venido aplicando el principio del sismógrafo a descubrir la estructura de la litosfera, para determinar la existencia de áreas que indiquen la posibilidad que contengan depósitos de minerales. Este sistema de exploración se utiliza especialmente en la búsqueda de petróleo.

EFECTOS DE LOS TERREMOTOS:

De todos los fenómenos naturales ninguno aterroriza mas que el de los terremotos. Afortunadamente la gran mayoría de los mismos se producen en el fondo del oceánicos (maremotos9 o en regiones deshabitadas. Los terremotos pueden ocasionar cambios en el relieve, grietas externas, deslizamientos y avalanchas, variaciones en los cursos de lo ríos y otros fenómenos igualmente impresionantes.

Los efectos más desastrosos de los terremotos se producen en las áreas densamente pobladas. En 1923, un terremoto sacudió la isla de Honshu, en el Japón. Este sismo, cuya intensidad se prolongó apenas 16 segundos, afectó una zona donde vivían más de siete millones de habitantes y destruyó más de 450 000 edificios en las ciudades de Tokio y Yolcohama, matando más de ciento cincuenta mil personas.

Los incendios que se produjeron por los cortocircuitos del tendido eléctrico no pudieron ser combatidos eficazmente por la falta de agua, ya que el sismo había dislocado las tuberías de los acueductos.

Igualmente fueron destruidas las vías férreas y aun las carreteras.

Cuando los terremotos se producen en los fondos oceánicos o cerca de las áreas costeras pueden dar lugar a grandes desastres, al originar grandes olas, llamadas tsunamis en japonés. Una de estas olas se abatió sobre Lisboa, la capital portuguesa, una hora después de un fuerte terremoto, en 1755, y fue la causa principal de la muerte de unas sesenta mil víctimas, que produjo el sismo.

Entre otros grandes terremotos, registrados en el presente siglo, figuran el de San Francisco, California, en 1906, el cual causó la destrucción de la ciudad, por los grandes incendios que lo siguieron, y originó más de setecientas muertes.

La ciudad de Messina, en Italia, fue destruida, en 1908, perdiéndose más de cien mil vidas. En siglos anteriores se registraron en la India terremotos muy destructivos, en uno de los cuales perecieron trescientas mil personas.

En la América del Sur se han registrado terremotos muy violentos, especialmente en Chile, donde la ciudad de Valparaíso na sido destruida en varias oportunidades. En la América Central Kan destruido los terremotos varias veces la Ciudad de Guatemala y a Cartago. Costa Rica.

La ciudad de San Salvador, capital de la República de El Salvador, ka sufrido muy fuertes terremotos y es raro la semana en que no se registran en ella microsismos, al punto de ser denominada la zona en que está enclavada «Valle de las Hamacas».

En la isla de Jamaica, un terremoto causó mil víctimas en 1907.

La ciudad de Santiago de Cuta ha sido sacudida por numerosos macrosismos o temblores de tierras desde su fundación, pero los terremotos intensos han sido escasos afortunadamente.

Estos terremotos se producen por el desplazamiento de los bloques fallados de la corteza terrestre en la Fosa de Barlett, situada al sur de Cuba.

El último terremoto violento, que causó grandes daños materiales y algunas víctimas, ocurrió en Santiago en el mes de febrero de 1932.

Aunque hasta hoy no ha podido la investigación científica anticipar la ocurrencia de los terremotos, lo cual algunos sismólogos consideran una posibilidad futura, los daños provocados por los terremotos se han aminorado considerablemente con la construcción de edificios más resistentes.

Se sabe, por ejemplo, que las construcciones levantadas sobre rocas firmes resultan menos afectadas que las edificadas sobre cimientos poco profundos y en rocas no consolidadas. También los edificios de estructura de acero o aquellos de estructura sólidamente entramada, resisten mejor los efectos de los sismos.

TABLA CON LOS PEORES TERREMOTOS DE ESTE SIGLO XX:

AÑO LUGAR MAGNITUD MUERTESAÑO LUGAR MAGNITUD MUERTES .
1906San Francisco, E. U. A.8.3700 1970 Perú7.750 a 70.000
1908 Italia7.583.000 1976 China7.8242.000
1920 China8.6180.000 1978 Irán7.715 .000
1923  Japón  8.3  99.000  1979  Ecuador 7.9 600 
1927 China8.3200.000 1980 Argelia 7.73.500
1931 Nueva Zelandia7.9255 1980 Italia7.23.000
1932 ChinaNo se sabe70 000 1981 Irán7.32.500
1935 Paquistán 7.5   20 a 60.000 1983 Japón  7.7  58
1952 California, E.U.A7.711 1983 Turquía7.11.300
1962 Chile8.54 a 5.000 1985 Chile7.4177
1964 Alaska8.5178 1985 México8.14.287
1968 Irán7.412.000 1988 Armenia, U.R.S.S.7.025.000

Conociendo la intensidad de las ondas de choque de un terremoto, se ruede determinar su magnitud, que es la cantidad de energía liberada en su epicentro. Se mide en la escala de Richter —de 1 a 10 grados—, creada por el sismólogo estadounidense Charles Richter en 1935. La escala es logarítmica; un sismo de 8 grados es 10 veces más intenso que uno de 7, 100 veces más intenso que uno de 6, etc.

La escala más popular: Nacido en 1900 en Hamilton (Ohio), Charles F. Richter estudió física en la Universidad de Stanford, en California, y desde 1927 , hasta su jubilación trabajó en el Laboratorio Kresge de la Institución Carnegie, en Pasadena, más tarde convertido en el Seismological Laboratory (Laboratorio de Sismología) dependiente del Instituto de Tecnología de California.

Allí se inició Richter, primero como asistente de investigación, junto a renombrados colegas como Beno Gutenberg y Hugo Benioff.

El laboratorio de sismología en Caltech tenía la intención de emitir informes periódicos sobre los terremotos en el sur de California, por lo que Richter y Gutenberg se abocaron a esa tarea.

La pareja de científicos empezó a pensar cómo diseñar una tabla segura y confiable que midiera los cientos de temblores que se producen al año. Hasta entonces, la única forma de evaluarlos era mediante una escala que había desarrollado Giuseppe Mercalli en 1902.

Esta escala clasifica los terremotos del 1 al 12, dependiendo de cómo los edificios y la gente responden ante el temblor. Así por ejemplo, una sacudida que balancea las lámparas del techo se clasificaba con una magnitud de 1 y 2, mientras que otro seísmo que destruye grandes edificios se clasifica de magnitud 10.

La escala desarrollada por Richter y Gutenberg, que luego se reconocería sólo como la escala de Richter, proporcionaba datos más certeros. La forma de construcción de esta escala fue el resultado de varias observaciones; de tener en cuenta que el comportamiento de la amplitud máxima registrada por un sismógrafo depende de dos causas: la distancia entre el foco y el aparato y, además, de algo intrínseco del temblor.

Así por ejemplo, un terremoto de magnitud 3 es aquel que a una distancia de 100 km imprime en un sismógrafo una amplitud máxima de un milímetro. Es decir que el tipo de observación -una amplitud-permite relacionarlo de forma directa con la energía, por lo que puede decirse que la magnitud es una forma simplificada de cuantificar la energía liberada.

Otras pasiones: Richter, que estuvo casado con una maestra, también disfrutaba de la música clásica, la lectura de ciencia ficción y la poesía. Entre los papeles privados que a su muerte en 1985, fueron donados al archivo del Caltech, había un gran número de poemas, escritos a lo largo de su vida. Sólo algunos de ellos llegaron a ver la luz en revistas literarias de escasa circulación.

TABLA II

TERREMOTOS MAS IMPORTANTES DESDE LA ERA CRISTIANA

Fecha Lugar Efectos
79
518
586
1268
1290
1531
1541
1556
1737
1755: 1° noviembre
1883: 26/28 agosto
1891: 28 octubre
1902: 8 mayo
1906: 18 abril
1908: 28 diciembre
1920: 16 diciembre
1923: 1° setiembre
1935: 31 mayo
1939: 24 enero,
1939: 27 diciembre
1944: 15 enero
1949: 5 agosto
1950: 15 agosto
1954: 9 setiembre
1958: 26 julio
1960: 29 febrero
1962: 1° setiembre
1970: 31 mayo
1972: 23 diciembre
1975: 6 setiembre 1976:
1976 4 febrero
1976: 17 agosto
Pompeya (Italia)
Skupi (Yugoslavia)
Corinto (Grecia)
Sicilia (Italia)
Chii (China)
Lisboa (Portugal)
Guatemala
Shen-Si (China)
Calcuta (India)
Lisboa (Portugal)
Indias Neerlandesas
Japón
Martinica
California (EE.UU.)
Mesina (Italia)
Kansu (China)
Japón
Quetta (India)
Chile
Turquía
San Juan (Argentina)
Ecuador
India
Argelia
Skopje (Yugoslavia)
Marruecos
Irán
Perú
Managua
Turquía
Guatemala
Filipinas
Destrucción total de la ciudad.
Causó más de 40.000 muertes.
Cerca de 45.000 muertes. Hubo alrededor de 65.000 muertos.
100.000 muertes, aproximadamente.
Ocasionó 30.000 muertes.
Destrucción de la ciudad. 850.000 muertes.
Causó cerca de 30.000 muertes.
Arrasó la ciudad y arrebató 60.000 vidas humanas.
La explosión del volcán Rakata destruyó dos tercios de la isla de Krakatoa. Ocasionó 36.000 muertes.
Afectó a Mino y la bahía de Ise. Destruyó 2.000 casas y produjo 7.500 muertes.
La erupción de Mont Pelee arrasó la ciudad de Saint-Pierre. Mató 40.000 personas.
Causó incendios devastadores en San Francisco. Costó 1.500 vidas. Destruyó Mesina y Reggio, ocasionando 85.000 muertos.
Causó grandes deslizamientos de tierra y produjo 100.000 víctimas. Destruyó Yokohama y gran parte de Tokio. Murieron 95.000 personas.
Asoló esta ciudad, hoy de Pakistán, y ocasionó 50.000 muertes.
Devastó 130.000 km2, destruyó Chillan y produjo 30.000 muertos. Destruyó la ciudad de Erzincan y ocasionó 100.000 muertes. Destruyó la .ciudad capital. Causó más de 10.000 muertes. Arrasó 50 poblaciones y causó 6.000 muertos.
Afectó a la provincia de Assam y perdieron la vida 30.000 personas.
Afectó el Norte del país y produjo 1.600 muertes.
Arruinó esta ciudad y ocasionó más de 1.000 víctimas.
Destruyó Agadir y mató más de 20.000 personas.
Asoló una zona de 20.000 km2 al oeste de Teherán. Produjo unos 10.000 muertos.
Devastó el departamento de An-cash y destruyó 250 poblaciones, entre ellas Yungay. Causó 50.000 muertes.
Arrasó las tres cuartas partes de esta ciudad y ocasionó cerca de 20.000 muertos.
Causó alrededor de 3.000 muertes. Más de 24.000 muertos.
 Aproximadamente 2.000 muertos.

Fuente Consultada: Gran Atlas de la Ciencia National Geographic.

tabla cronologica de grandes terremotos

Escalas de Mercalli y Richter Para Medir Terremotos Sus Diferencias

Escalas de Mercalli y Richter Para Medir Terremotos
Tabla Con Sus Diferencias y Caracteristicas

INTRODUCCIÓN: La presencia de fósiles marinos en rocas que se encuentran actualmente a centenares de metros sobre la superficie del mar, es una prueba concluyeme de los movimientos de la corteza terrestre. Estos movimientos suelen ser muy lentos, pero pueden dar lugar a un aumento de las tensiones entre las rocas.

Las tensiones pueden alcanzar tales valores que las rocas se fracturan, formando una falla.

Las vibraciones desarrolladas por la fractura de las rocas, o por cualquier movimiento de éstas a lo largo del plano de la falla, se transmiten a través de la tierra en forma de temblores o terremotos.

Los temblores pueden también ser debidos a movimientos a lo largo del plano de una falla antigua. Entre otras causas se incluyen las explosiones volcánicas y los desprendimientos de tierra, pero sus efectos suelen ser relativamente pequeños y locales.

La mayoría de los temblores de tierra se originan por movimientos de fallas producidos en el interior de la corteza terrestre, a una profundidad máxima de ochenta kilómetros. El lugar de origen se denomina foco o hipocentro y, desde él, la vibración se extiende en todas direcciones.

terremoto kobe en japon

Una imagen de la tragedia en Japón, Terremoto Kobe

Sus velocidades dependen de la densidad de las rocas, siendo máxima para los granitos compactos, y mínima para las arenas y gravas.

La intensidad de la vibración disminuye a medida que la distancia recorrida aumenta. Exactamente encima del foco, sobre la superficie terrestre, se encuentra el epicentro. Éste es el primer punto afectado y el que sufre mayores daños. A medida que se alejan del epicentro, las vibraciones son menos intensas.

Las líneas que unen puntos de igual intensidad se denominan isosísmicas, y encierran una serie de zonas isosísmicas. Si la corteza terrestre estuviera formada por un solo tipo de rocas, estas zonas serían circulares, pero las variaciones locales de las rocas destruyen esta regularidad.

Es posible contar y medir las vibraciones de un temblor de tierra mediante el empleo de instrumentos, pero se ha desarrollado una escala sencilla para apreciar su intensidad esta escala se denomina escala de Mercalli.

A su extremo inferior corresponden los temblores de tierra más débiles, que se detectan solamente con instrumentos muy sensibles. Al otro extremo corresponden los terremotos catastróficos que abren grietas en la corteza terrestre, destrozándolo todo.

Entre estos dos extremos se pueden emplear como orientación efectos tales como el sonido de las campanas o el agrietamiento de las paredes.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

MOVIMIENTOS SISMICOS:

Son movimientos violentos de las placas tectónicas, tanto de las continentales como de las oceánicas. Esa sacudida produce ondas en todas direcciones desde el lugar donde se produce, también llamado hipocentro, por estar situado en la profundidad.

Dichas ondas llegan a la superficie continental, donde golpea con fuerza y se forma un área de impacto denominada epicentro.

Si el sismo repercute en la corteza continental, se lo llama terremoto y si afecta la oceánica, se denomina maremoto.

Los tsunamis son causados por sismos en la corteza oceánica de gran intensidad, generando olas que pueden superar los 20 m de altura.

Existen dos escalas que se utilizan para medir los sismos. Se registran con mucha precisión por medio de los sismógrafos.

Escala Richter: creada por el sismólogo norteamericano Charles Richter. Esta escala marca 10 puntos y se utiliza para medir la energía liberada durante el sismo.

Escala Mercalli:  la escala de 12 puntos representa la intensidad del sismo. Es cualitativa y subjetiva, porque evalúa la sensación de la sociedad. Se expresa en números romanos.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

En la escala de Richter, 32.000 veces es el incremento de la energía liberada en un terremoto de magnitud 8 respecto a uno de magnitud 5,
como en uno de magnitud 7 comparado con otro de magnitud 4.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

TABLA DE LAS ESCALAS DE RICHTER Y MERCALLI: En el año 1902, el vulcanólogo italiano Giuseppe Mercalli creó una escala de intensidades de I a XII para indicar los efectos de los terremotos en un punto determinado. Posteriormente, esta escala fue modificada y así surgió la escala Mercalli, tal como se la conoce en la actualidad, y poco tiempo después, la escala de intensidad MSK.

En 1935, el sismólogo estadounidense Charles F. Richter (1900-1985) ideó una escala para determinar la magnitud de los terremotos utilizando un sismógrafo.

Midió el terremoto de menor magnitud que éste podía registrar y le adjudicó el grado 0 (cero) en lo que sería su escala de magnitudes sísmicas, más conocida como escala de Richter.

Luego fue adjudicando valores sucesivos y obtuvo una escala de tipo logarítmico. Hoy los sismógrafos modernos pueden medir terremotos menores a los detectados por Richter en su época, por lo que se usan valores negativos en la escala.

ritchher escala de terremotos

Charles E Richter (1900-1985): Físico estadounidense especialista en sismología que desarrolló la famosa escala de I— magnitud de los terremotos. Autor de varios libros, este hombre era un apasionado por el estudio de los terremotos, la poesía y la ciencia ficción. Después de su retiro, ayudó a organizar una consultora sísmica para evaluar edificios del gobierno y de servicios públicos, como el Departamento de Los Ángeles de Agua y Energía.

La intensidad de un terremoto no indica la energía que libera, sino simplemente expresa el grado de destrucción que ha alcanzado, al analizar las consecuencias sobre las personas y las construcciones. La magnitud de un terremoto, en cambio, es una medida física de la energía que libera y es, en consecuencia mensurable.

MAGNITUD, INTENSIDAD Y EFECTOS DE LOS TERREMOTOS

Número de Terremotos Por AñosMagnitud
(escala Ritcher)
Intensidad
(escala de MKS)
Efectos Producidos
800.000<3,4IImperceptibles. Sólo los detectan los sismógrafos.
30.0003,5 a 4,2II y III

Pueden llegar a percibirse en el interior de los edificios. Los objetos colgados se balancean. Producen vibraciones como las del paso de un camión pequeño.

4.8004,3 a 4,8IV

Se perciben en el interior de los edificios e incluso en el exterior. Los automóviles se mueven ligeramente. Las ventanas, la vajilla y las puertas vibran.

1.4004,9 a 5,4VSe perciben en el exterior. Se rompen ventanas y vajilla. Las puertas golpean, las ventanas se rompen. Los relojes de péndulo cambian de ritmo. Algunos ob­jetos pequeños pueden moverse.
5005,5 a 6,1VI y VII

Los perciben todas las personas. Algunos edificios pueden sufrir importantes daños. La vajilla y la cristalería así como las ventanas se hacen añicos. Los cuadros se caen y los libros saltan de los estantes. Los muebles se mueven o se caen. Los árboles y arbustos se balancean ostensiblemente.

1006,2 a 6,9VIII y IXPánico general. Destrucción de construcciones de mediana y de baja calidad. Daños generales en los ci­mientos y en las armazones de los edificios. Graves daños en represas y rotura de tuberías subterráneas. Grietas visibles en el suelo.
157,0 a 7,3XSe destruye la mayoría de los edificios de mediana calidad, incluso algunos de construcción sólida y hasta puentes de madera. Daños graves en represas. Grandes desprendimientos. Se desborda el agua de los ríos, canales, lagos, etc. Los rieles se deforman.
47,4 a 7,9XI

La mayoría de los edificios se destruye. Los rieles se re­tuercen. Las tuberías subterráneas quedan inutilizadas.

1 c/5 – 10 años<8,0XIIDestrucción casi total. Se desplazan grandes masas de rocas. Algunos objetos son arrojados al aíre. Grandes grietas en el suelo y en el subsuelo.

Hacer Clic Para Ampliar Un Mapa Con Los Principales Terremotos

La escala más popular

Nacido en 1900 en Hamilton (Ohio), Charles F. Richter estudió física en la Universidad de Stanford, en California, y desde 1927 hasta su jubilación trabajó en el Laboratorio Kresge de la Institución Carnegie, en Pasadena, más tarde convertido en el Seismological Laboratory (Laboratorio de Sismología) dependiente del Instituto de Tecnología de California.

Allí se inició Richter, primero como asistente de investigación, junto a renombrados colegas como Beño Gutenberg y Hugo Benioff.

El laboratorio de sismología en Caltech tenía la intención de emitir informes periódicos sobre los terremotos en el sur de California, por lo que Richter y Gutenberg se abocaron a esa tarea.

La pareja de científicos empezó a pensar cómo diseñar una tabla segura y confiable que midiera los cientos de temblores que se producen al año.

Hasta entonces, la única forma de evaluarlos era mediante una escala que había desarrollado Giuseppe Mercalli en 1902.

Esta escala clasifica los terremotos del 1 al 12, dependiendo de cómo los edificios y la gente responden ante el temblor. Así por ejemplo, una sacudida que balancea las lámparas del techo se clasificaba con una magnitud de 1 y 2, mientras que otro seísmo que destruye grandes edificios se clasifica de magnitud 10.

La escala desarrollada por Richter y Gutenberg, que luego se reconocería sólo como la escala de Richter, proporcionaba datos más certeros.

La forma de construcción de esta escala fue el resultado de varias observaciones; de tener en cuenta que el comportamiento de la amplitud máxima registrada por un sismógrafo depende de dos causas: la distancia entre el foco y el aparato y, además, de algo intrínseco del temblor.

Así por ejemplo, un terremoto de magnitud 3 es aquel que a una distancia de 100 km imprime en un sismógrafo una amplitud máxima de un milímetro. Es decir que el tipo de observación -una amplitud-permite relacionarlo de forma directa con la energía, por lo que puede decirse que la magnitudes una forma simplificada de cuantif ¡car la energía liberada.

Otras pasiones
Richter, que estuvo casado con una maestra, también disfrutaba de la música clásica, la lectura de ciencia ficción y la poesía. Entre los papeles privados que a su muerte, en 1985, fueron donados al archivo del Caltech, había un gran número de poemas, escritos a lo largo de su vida. Sólo algunos de ellos llegaron a ver la luz en revistas literarias de escasa circulación.

QUE HACER ANTE UN TERREMOTO:

Antes del terremoto

Se debe tener preparado botiquín de primeros auxilios, linternas, radio con pilas, algunas provisiones en un sitio conocido por todas las personas.

Se debe saber cómo desconectar la luz, el agua y el suministro de gas.

Hay que prever un plan de evacuación en caso de emergencia y asegurar el reagrupamiento de las personas en un lugar seguro.

Confeccionar un directorio telefónico para que en caso de una necesidad, se pueda llamar a las autoridades civiles que ayuden en casos de emergencia: bomberos, defensa civil, policía.

Al máximo se debe evitar colocar objetos pesados encima de muebles altos. Se deben asegurar al suelo.

A las paredes deben estar bien fijas muebles como armarios, estanterías, etc. Se debe sujetar aquellos objetos que pueden provocar daños al caerse, como cuadros, espejos, lámparas, productos tóxicos o inflamables, entre otros.

La estructura de la vivienda, del colegio, o del lugar de trabajo se debe revisar y sobre todo, asegurarse de que las chimeneas, los aleros, los revestimientos, balcones y demás, tengan una buena fijación a los elementos estructurales. Si es necesario, hay que consultar a una persona especializada en la construcción.

Durante el terremoto

Si el terremoto no es fuerte, hay que estar tranquilos, pues acabará pronto,

Si el terremoto es fuerte, hay que mantener la calma y transmitirla a las demás personas. Se debe agudizar la atención para evitar riesgos y recordar las siguientes instrucciones:

Si se está dentro de un edificio, hay que quedarse dentro; si se está fuerza, se debe permanecer fuera. El entrar o salir de los edificios, solo puede causar accidentes.

Dentro de un edificio se debe buscar las estructuras fuertes: bajo una mesa o una cama, bajo el dintel de una puerta, junto a un pilar, pared maestra o en un rincón y proteger la cabeza.

No utilizar el ascensor y nunca huir en forma precipitada hacia la salida.

Apagar todo fuego. No utilizar ningún tipo de llama (cerilla, encendedor, vela, etc.) durante o inmediatamente después del temblor.

Si se está fuera de un edificio, hay que alejarse de cables eléctricos, cornisas, cristales, pretiles, etc.

No hay que acercarse ni entrar en los edificios para evitar ser alcanzado por la caída de objetos peligrosos (cristales, cornisas, …). Se debe ir hacia lugares abiertos, sin correr y teniendo cuidado con el tráfico.

Si se está en un automóvil, cuando ocurra el temblor se debe parar donde le permita permanecer dentro del mismo, retirado de puentes y tajos.

Después del terremoto

Hay que guardar la calma y hacer que las demás personas la guarden. Se deben impedir situaciones de pánico.

Comprobar si alguna persona está herida. Prestar los primeros auxilios. Las personas heridas graves, no deben moverse, salvo que tengan conocimiento de cómo hacerlo; en caso de empeoramiento de la situación (fuego, derrumbamientos, etc.) mover a esa persona con precaución.

Se debe comprobare! estado de los conductos de agua, gas y electricidad. Hacerlo en forma visual y por el olor, nunca se debe poner en funcionamiento algún aparato. Ante cualquier anomalía o duda, cerrar las llaves de paso generales y comunicarlos al personal técnico.

No se debe utilizar e teléfono, Hacerlo sólo en caso de extrema urgencia. Conectar la radio para recibir información o instrucciones de autoridades.

Tener precaución al abrir armarios, algunos objetos pueden caer al quedaren posición inestable.

Utilizar botas o zapatos de suela gruesa para protegerse de objetos punzantes o cortantes.

No retirar de inmediato los desperdicios, excepto si hay vidrio rotos o botellas con sustancias tóxicas o inflamables.

Apagar cualquier incendio; si no se puede dominarlo contactar de inmediato a los bomberos.

Después de una sacudida muy violenta se debe salir en forma ordenada y paulatinamente del lugar que se ocupe, sobre todo si éste tiene daños.

Hay que alejarse de las construcciones dañadas. Se debe ir hacia zonas abiertas.

Después de un terremoto fuerte siguen otros pequeños, réplicas que pueden ser causa de destrozos adicionales, en especial, de construcciones dañadas. Se debe permanecer alejado de éstas.

Si fuera urgente entrar en edificios dañados hacerlo de manera rápida y no permanecer dentro.

En construcciones con daños graves no entrar hasta que sea autorizado.

Tener cuidado al utilizar agua de la red ya que puede estar contaminada. Consumir agua embotellada o hervida.

Si el epicentro de un gran terremoto es marino puede producirse un maremoto. Esto puede ser importante en las zonas cercanas al mar Por ello hay que permanecer alejados de la playa.

Formacion de Tormentas Explicacion del origen de las lluvias

EXPLICACIÓN SOBRE LA FORMACIÓN DE LAS TORMENTAS

En los días cálidos y sofocantes del verano se producen, con frecuencia, tormentas locales. El retumbar del primer trueno es seguido por unos instantes de silencio, a los que suceden ráfagas de aire frío, sobreviniendo después la tormenta, acompañada, generalmente, por el resplandor de los relámpagos. Junto con la lluvia, puede caer también granizo.

Aunque el mal tiempo general está asociado a una depresión, por lo común las tormentas son efectos locales, con una duración aproximada de una hora; pero pueden agruparse en largas líneas, conocidas con el nombre de líneas de borrasca. Una tormenta típica aislada cubre una zona de 5 a 9 kilómetros, a diferencia de las líneas de borrasca, que pueden extenderse a lo largo de varios cientos de kilómetros.

En algunas zonas, las tormentas se producen entre los 300 y 900 metros de altura sobre el suelo, pero en otras regiones muy secas, las nubes más altas se pueden situar entre los 4 y los 8 kilómetros sobre la superficie, alcanzando en los trópicos alturas de 11 a 15 kilómetros.

En ciertas partes, las tormentas suelen iniciarse al atardecer, y se mantienen hasta bien entrada la noche, lo que es debido al calentamiento y enfriamiento diario de la superficie terrestre. En el mar, las tormentas traen consigo una lluvia abundante, cayendo, a veces, en gotas de 6 milímetros de diámetro. Tales tormentas van acompañadas, con frecuencia, de granizo, que puede alcanzar el tamaño de una pelota de golf o de tenis.

Las piedras de granizo gigantes caen sólo en los trópicos, aunque por ejemplo en la localidad de Sussex (Gran Bretaña), durante septiembre de 1958, se recogieron piedras del tamaño de una pelota de tenis, pesando la mayor 186 gramos. Durante el verano las tormentas son más frecuentes en los trópicos y en países de clima suave. Las peores se desarrollan en el centro de África, Brasil, Madagascar e Indonesia. La mayor parte del agua de lluvia que cae en estas zonas procede de las tormentas.

CÓMO SE PRODUCEN LAS TORMENTAS
Todas las tormentas se originan en condiciones casi idénticas, cuando grandes masas de aire húmedo se elevan a través de capas de aire más frío. Esto es un ejemplo de corriente de convección: el aire caliente se eleva dejando un espacio tras de sí; el aire frío, más denso, se desplaza para llenarlo.

Tales masas de aire se elevan de la misma forma que las burbujas de aire suben del fondo de un recipiente de agua hirviendo, pero, por supuesto, a escala enorme. Las tormentas se desarrollan, en general, durante el verano, cuando el aire caliente y húmedo contiene una cantidad considerable de vapor de agua.

El suelo recalentado eleva la temperatura del aire en contacto con él, y este aire caliente, que es más liviano que la capa que tiene encima, empieza a ascender. A medida que sube, se expansiona y, por lo tanto, se enfría; pero, a pesar de ello, continúa elevándose, ya que las capas que va atravesando son progresivamente más frías y más densas (esto se debe a que la temperatura decrece a medida que aumenta la distancia a la superficie de la Tierra) . Llega un momento en que el aire ascendente se ha enfriado tanto que no puede mantener toda el agua que contiene en forma de vapor, y el exceso de vapor de agua se condensa en millones de diminutas gotas acuosas, formando un cúmulo blanco y con aspecto de algodón, una nube.

A medida que se forman las gotitas de agua, se desprende calor, el cual eleva la temperatura del aire, impulsándolo todavía más hacia arriba. El calor liberado, calor latente, es del mismo tipo que el necesario para que se evapore un charco de agua. Este calor desprendido ayuda a mantener el ascenso de la columna de nubes.

Una condición indispensable para que una tormenta se desarrolle es que, con la altura, la temperatura del exterior de la columna ascendente de nubes decrezca más rápidamente que la temperatura de su interior. De esta forma, la columna se mantiene siempre más ligera que el aire que la rodea, y asciende con más y más rapidez, para formar nubes con aspecto de hongo, que más tarde producirán las tormentas conocidas como tormentas de calor.

A medida que la nube asciende, las gotas de agua se transforman en cristales de hielo, que crecen hasta alcanzar un tamaño suficiente para poder caer. Al caer, se funden, de nuevo, en gotas de lluvia, las cuales se encuentran con las corrientes de aire ascendentes. Estas violentas corrientes ascendentes pueden alcanzar velocidades de 110 kilómetros por hora, siendo más comunes las de 37 kilómetros horarios.

Tales corrientes ascendentes rompen las gotas de lluvia, y la fricción con el aire produce una carga eléctrica en ellas, de la misma forma que, al frotar con un paño un trozo de vidrio, éste queda cargado eléctricamente (electrizado). De hecho, sólo las gotas de lluvia más gruesas son lo suficientemente pesadas para forzar su camino a través de las corrientes ascendentes y alcanzar el suelo.

A ello se debe que el agua de las tormentas caiga en forma de gotas .tan gruesas. Las nubes tormentosas, llamadas nubes de cúmulonimbo, condensan cargas eléctricas, hasta que llega un momento en que no pueden retenerla por más tiempo y se descargan, bien sobre otra nube o sobre el suelo. Estas descargas producen los brillantes resplandores del rayo, característicos de las tormentas de verano.

explicacion grafica de una tormenta

La corriente ascendente de aire y vapor de agua encuentra en su camino gotitas de agua condensada y cristales de hielo que descienden. Lo fricción entre ambas provoca su carga eléctrica. La electricidad puede descargarse, bien entre la parte superior y la base de la nube, o entre la base de ¡a nube y la tierra.

El trueno es el ruido que se produce cuando la chispa cruza el espacio que hay entre dos nubes o entre la nube y la tierra. Al caer, las gotas de lluvia arrastran el aire que asciende con ellas hasta tal punto que inician una corriente de aire frío descendente, por lo que, en la misma nube tormentosa, pueden coexistir una violenta corriente ascendente junto a una fuerte corriente descendente.

La acción de ambas, como unas tijeras gigantescas, puede partir en dos un aeroplano o, en el mejor de los casos, proporcionará un vuelo muy agitado. Las corrientes descendentes se rompen en la base de la nube y giran a ambos lados sobre el suelo. Éste es el origen de las ráfagas de aire fresco que marcan el principio de la tormenta. Estas ráfagas pueden elevar masas de aire húmedo y caliente, iniciando una nueva tormenta.

De este modo, es posible que éstas pasen en olas sucesivas y se descarguen sobre la superficie terrestre. Para mantenerse, las nubes tormentosas precisan de un suministro continuo de aire cálido y húmedo, y si éste se interrumpe bruscamente (por ejemplo, cuando la tormenta atraviesa una cadena de colinas), la inmensa cantidad de gotas de agua mantenida por las violentas corrientes ascendentes, como pelotas de ping-pongsostenidas sobre un manantial, se ve obligada a precipitarse a toda velocidad hacia el suelo, en forma de chaparrón.

DISTANCIA DE LA TORMENTA
El relámpago que acompaña al trueno nos proporciona un medio sencillo de averiguar la distancia a que se encuentra la tormenta. Al mismo tiempo que las chispas luminosas saltan a la tierra o a otra nube, el sonido del trueno se produce a lo largo del camino recorrido por la chispa. Pero el sonido viaja con mayor lentitud que la luz.

Así, la luz viaja a 300.000 kilómetros por segundo, lo que, en la práctica, significa que el relámpago es visto en el mismo momento que se produce. Pero el trueno se traslada a la velocidad del sonido, es decir, a 330 metros por segundo. Por tanto, en una tormenta que se encuentre a 1 kilómetro de distancia, el sonido del trueno se escucha unos tres segundos después de verse el relámpago, a dos kilómetros del intervalo es de seis segundos, y así sucesivamente. Luego, para hallar la distancia a que se encuentra una tormenta, hay que contar los segundos que pasan entre el relámpago y el trueno, sabiendo que tres segundos representan un kilómetro.

Fuente Consultada: Revista TECNIRAMA Nª72

El Origen del Planeta Tierra

Consecuencias de la Erupcion de un Volcan Composicion de la Lava

La Erupción de Un Volcán – Los Desequilibrios Ecológicos

LISTA DE LOS TEMAS TRATADOS:

1-Huracanes
2-Olas de Frío
3-Tormenta de Arena
4-Incendios
5-Terremotos
6-Volcanes
7-Sequías
8-Olas de Calor
9-Inundaciones
10-Desastres Naturales

Los volcanes
Las erupciones volcánicas constituyen uno de los fenómenos geológicos que más han impresionado al ser humano, por su grandiosidad y por los terribles efectos que provocan.

El vulcanismo es un hecho geológico que tiene lugar en la corteza terrestre y que se manifiesta arrojando a la superficie material fundido o magma como resultado de intensos desequilibrios en el seno de la corteza, originados durante las fricciones que ocurren entre las grandes masas geológicas sometidas a fenómenos de compresión y deslizamientos.

Generalmente los volcanes aparecen como promontorios muy elevados, formados por la solidificación del magma expulsado.

Desde antiguo estas erupciones han sido muy temidas por el hombre, y hasta el mito se ha ocupado de ellas. Recordemos el Hefesto o Vulcano de la mitología grecorromana: el fuego de las fraguas de sus herrerías salía al exterior y hacía temblar la Tierra.

Cómo es un volcán
Un cono volcánico se forma por la acumulación del magma solidificado. En su cima se halla el cráter, que se prolonga hacia el interior por la chimenea por donde ascienden las materias en fusión o los gases. Muchas veces, en torno del cráter principal se originan cráteres secundarios o parásitos formados por las bifurcaciones de la chimenea central. La montaña que forma el volcán en ignición tiende naturalmente a crecer en altura y volumen. El Chimborazo (Ecuador) mide 6.267 metros.

La rapidez con que se forman estos montes volcánicos suele ser sorprendente. El cono del Monte Nuovo (Nápoles) surgió en la noche del 27 al 28 de setiembre de 1538, ante los azorados ojos de los pobladores. El Parícutin (México, febrero de 1943) es otro ejemplo.

Hay conos volcánicos de una regularidad perfecta (Cotopaxi en Ecuador) y otros que tienen deformaciones debidas a los distintos agentes de la erosión. Existen otros que presentan en sus flancos conos secundarios o adventicios cuyo número puede variar a menudo (Etna).

Las dimensiones de los cráteres varían: algunas son enormes (Vesubio, Poás). Los cráteres volcánicos sin conos son de explosión están formados por gases que han arrojado los fragmentos del fondo rocoso en torno de la chimenea volcánica sumamente abierta, pero sin producto sólido alguno procedente del magma interior Otros volcanes curiosos son los denominados volcanes-calderas. Provienen del hundimiento o explosión de la zona central de un gran cono volcánico, de cual solamente quedan los flancos.

El sábado 22 de octubre de 2005, el volcán Sierra Negra, en las islas Galápagos, luego de 27 años de inactividad, comenzó a expulsar cenizas y gases. Tres días después, la lava comenzó a fluir. Este, sin embargo, no fue el único ejemplo eruptivo del año. Una semana antes, un grupo de observadores de El Salvador anunció que la columna de gases del volcán Santa Ana o Ilamatepec era muy débil y difusa. (ver mapa de Volcanes Activos)

Tres horas después era ya de 300 metros. Las piedras y cenizas que arrojó el Santa Ana mataron a dos personas. No obstante, desde el mes de junio se había intensificado su vigilancia debido a que se habían registrado microsismos de mayor intensidad de los que suele mostrar ese volcán.

Éstas fueron dos de las cinco erupciones volcánicas que tuvieron lugar el año pasado. En los últimos 10.000 años se han activado 1.415 volcanes en el mundo. Una de las peores fue la de 1815 cuando el Tambora, en Indonesia, se cobró la vida de 92.000 personas.

Animación Educativa Sobre Los Volcanes

Lago Toba, la más salvaje

Más cerca en el tiempo fue la explosión del Pinatubo, en Filipinas, que tuvo un saldo de 800 víctimas fatales. Algunos, como éste, entran en erupción cuando ya nadie se lo espera. Otros, como el Estrómboli, el Etna o los de Hawaii, se activan con frecuencia.

¿Pero qué ocurre en las entrañas de la Tierra? Sucede que nuestro planeta se comporta como un alto horno; a unos 100 km de profundidad, las rocas se funden para formar el magma, que tiene tendencia a ascender hacia la superficie y escapar aprovechando las zonas más frágiles de la corteza terrestre.

Y, en ciertas ocasiones, dicen algunos especialistas, la Tierra experimenta una erupción tan salvaje que hasta cambia el clima y amenaza la existencia sobre el planeta. Hace 75.000 años se produjo la mayor erupción de la historia en el Lago loba, Sumatra. Hay quienes opinan que existe otra en ciernes y que es probable que tenga un volcán que yace bajo el Parque Yellowstone, en EE.UU.

Más de 40 especialistas afirman que este supervolcán ya ha entrado en erupción varias veces. Las últimas mediciones confirman que el suelo del parque emite entre 30 y 40 veces más calor que el promedio de Estados Unidos. “No queremos ser catastrofistas —dice uno de los geólogos—, pero debemos reflexionar sobre la posibilidad de que sea el turno de un volcán”.

Lava en estudio El Etna, arriba, ha entrado en erupción varias veces en los últimos 100 años. La imagen de la izquierda muestra un volcanólogo recogiendo lava para estudiarla posteriormente. 

 LA LAVA DE LOS VOLCANES:  En el interior de la Tierra se encuentra en su mayor parte en estado liquido e incandescente a elevadísimas temperaturas. A esa inmensa masa de roca fundida, que además contiene cristales disueltos y vapor de agua, entre otros gases se la conoce como magma terrestre. Cuando parte de ese magma surge hacia el exterior a través de los fenómenos volcánicos, se la llama lava; 1000 °C es la temperatura media de la lava líquida

Al alcanzar la superficie de la corteza o el fondo oceánico , la lava comienza a enfriarse y se convierte así en diversos tipos de roca sólida, según su composición original. Ésta es la base de los procesos por los que se ha formado la superficie de nuestro planeta y por los cuales sigue en permanente cambio. Los científicos estudian la lava para conocer en profundidad nuestro planeta.

La lava es la sangre de toda erupción. Está cargada de vapor y de gases como el dióxido de carbono, el hidrógeno, el monóxido de carbono y el dióxido de azufre. Al salir, estos gases ascienden violentamente a la atmósfera, formando una nube turbia que descarga, a veces, copiosas lluvias. Los fragmentos de lava que son arrojados fuera del volcán se clasifican en bombas, brasas y cenizas. Algunas partículas, grandes, vuelven a caer dentro del cráter. La velocidad eje la lava depende en gran parte de la pendiente de la ladera del volcán. Hay corrientes de lava que pueden llegar a los 150 Km. de distancia

Composición mineralógica
La lava tiene un alto contenido de silicatos, que son minerales livianos formados de rocas y constituyen el 95% de la corteza terrestre. En proporción, el otro elemento importante es el vapor de agua. Los silicatos determinan la viscosidad de la lava, es decir, su capacidad de fluir, cuyas variaciones han originado una de las clasificaciones más difundidas: la lava basáltica, andesítica y riolítica, ordenadas de menor a mayor contenido de silicatos.

Poder destructor de los volcanes
La predicción de las actividades volcánicas puede reducir o evitar las pérdidas de vidas, pero poco puede hacer sin embargo para controlar los daños de los elementos y bienes inamovibles. Se ha intentado incluso desviar las corrientes de lava utilizando chorros de agua para enfriarla, y formar una sólida pared de lava solidificada bombardeando a continuación los costados de la colada para dividirla en varias corrientes de menor tamaño.

Durante la erupción del Etna de 1971 se vieron anegados por la lava casas, viñedos y carreteras. Nada pudo hacerse para prevenirlo, pues la desviación de las corrientes de lava es ilegal en Sicilia. Las coladas de lava y los espesos mantos de escoria inutilizan la tierra para su explotación agrícola durante muchos años; el ritmo de recuperación es más rápido en las regiones tropicales húmedas, pero muy lento en climas severos.

Tanto la avalancha de lodos como la colada de lava, se originaron por una erupción surgida de una fisura (aún humeante) que apareció en la parte superior del flanco del Villarica. Las erupciones más destructivas son las grandes erupciones explosivas con desprendimientos de piroclastos, que dan lugar a coladas de cenizas y a avalanchas de lodos. La mortalidad de estas erupciones depende de la densidad de población de la zona; la que produjo mayor número de víctimas mortales tuvo lugar en Indonesia.

Durante la erupción del Tambora en 1815 murieron 12.000 personas, pero otras 70.000 fueron víctimas de las enfermedades y el hambre que siguieron a esta gigantesca erupción. Para minimizar el riesgo de las avalanchas de lodo en Kelu, Java, se construyeron una serie de túneles que drenaron el lago surgido en el cráter del volcán.

Insendios Forestales Por Desequilibrios Ecologicos

LISTA DE LOS TEMAS TRATADOS:

1-Huracanes
2-Olas de Frío
3-Tormenta de Arena
4-Incendios
5-Terremotos
6-Volcanes
7-Sequías
8-Olas de Calor
9-Inundaciones
10-Desastres Naturales

Cada año se queman unos 8 millones de hectáreas, el equivalente a la superficie de Australia, que envían a la atmósfera millones de toneladas de humo y de gases de efecto invernadero. 2005, además, pasará a la historia en Portugal como uno de los más trágicos de su historia.

El país sufre desde hace tres años una ola de incendios forestales devastadores que se llevaron por delante casi un millón de hectáreas.

La Liga de Protección de la Naturaleza en Portugal hizo público algunos datos que dan que pensar: por cada 1.000 hectáreas, hay 7 veces más fuego en Portugal que en España; 20 veces más que en Francia; 7 veces más que en Italia y 22 más que en Grecia. ¿Por qué? Los expertos afirman que tanta superficie quemada se debe, entre otras causas, a la mala distribución de los bosques y a la desintegración del mundo rural acaecido desde mediados de los años 80. La mayor parte del bosque está en manos privadas, por lo que el gobierno poco puede hacer para solucionar este problema.

Más incendios cada año

En España, 2005 también fue considerado un año negro: 11 personas perdieron la vida en un gran incendio que quemó más de 13.000 hectáreas en la provincia de Guadalajara el 19 de julio de ese año.

Otros lugares del mundo son también pasto de las llamas. Australia y California siempre están 1 en la lista de las zonas más afectadas por este fenómeno. Uno de los más dramáticos fue el del Miércoles de Ceniza de 1983, que causó 28 muertos en Australia del Sur y 47 en el estado de Victoria. En el sur de California en septiembre de 2005, como cada año, los grandes incendios forestales quemaron varios miles de hectáreas del Valle de San Fernando. La combinación de fuertes vientos, altas temperaturas y las tradicionales sequías han propiciado el avance de las llamas.

Asimismo, los incendios forestales han aumentado desde la segunda mitad del siglo XX como resultado de la emigración del campo a la ciudad, con el consiguiente abandono de las tierras de pasto.

Tormenta de arena Desastres Ecologicos en el Planeta Tierra

Catástrofes: Tormentas de Arena

La dirección del viento reinante en una región es un factor muy importante del clima. Todas las estaciones meteorológicas poseen instrumentos llamados anemómetros que registran automáticamente la fuerza y la dirección del viento.

El viento no sólo perturba los mares: también corroe la tierra. Lo mismo que transporta la espuma salada del mar lleva la arena de la orilla del mar.

En un día de viento, el de la orilla está lleno de arena, y esta arena es la lima y el papel esmeril de la Naturaleza, con los que pulimenta y alisa las rocas y los riscos de la costa. Pero este papel de lija no sólo pulimenta, sino que también desgasta.

LISTA DE LOS TEMAS TRATADOS:

1-Huracanes
2-Olas de Frío
3-Tormenta de Arena
4-Incendios
5-Terremotos
6-Volcanes
7-Sequías
8-Olas de Calor
9-Inundaciones
10-Desastres Naturales

Suelen producirse en primavera y, aunque poco conocidas, las tormentas de polvo son —en palabras del profesor Andrew Goudie, de la Universidad de Oxford— “un fenómeno que no atrae la atención debida” aunque sean capaces de transportar grandes cantidades de este material a distancias increíbles, por ejemplo desde el Sahara hasta Groenlandia y desde China hasta Europa.

Los datos que proporcionaron los científicos en el Congreso Geográfico Internacional, celebrado en 2004 en la ciudad escocesa de Glasgow hacen pensar que las tormentas de polvo se están volviendo más frecuentes en algunas partes del mundo.

También observaron que la cantidad de este material que viaja por el planeta es de 2.000 a 3.000 millones de toneladas anuales.

Los avances en la monitorización de imágenes por satélite han logrado localizarla mayor fuente de polvo: está situada en la depresión de Bodéle, en Chad. Según señaló Goudie, “el polvo terrestre es uno de los componentes que ha demostrado tener más importancia de la que se pensaba por su naturaleza migratoria”.

Cuando las partículas de polvo o arena se posan en el terreno, salinizan el suelo, transmiten enfermedades, ya que muchos agentes microbianos pueden quedar “ençanchados” en él: contaminan el aire, alteran la luminosidad de los casquetes solares. Además, son sumamente peligrosas debido a la dificultad para ver y respirar. En la península arábiga, por ejemplo, el viento Simún puede llevar tanta arena que no permite ver nada.

El polvo contra los EE.UU.

En los años 30, los vendavales de polvo que asolaron las grandes llanuras estadounidenses forzaron la emigración de millones de personas lejos de sus granjas. Tan potentes pueden llegar a ser estas tormentas que en marzo de 2003 una de ellas frenó el avance de las tropas de EE.UU. y Reino Unido en la guerra contra Iraq. En agosto de 2004, se vivió

en Bagdad la peor luego de aquella que tuvo lugar en 2003 y la ciudad, envuelta en una nube, parecía más fantasmagórica de lo habitual.

China es uno de los países que  más sufre el problema. No en vano el 18,2 por ciento de su superficie se ha desertizado ocasionando una pérdida anual de 6.680 millones de dólares. Por ese motivo, el gobierno de ese país se ha empeñado en emprender acciones que permitan frenar la tendencia.

El polvo ciega a los ojos, a veces son tan fuertes que impide ver lo que hay a nuestro alrededor.

LECTURA COMPLEMENTARIA:
El poder destructor de la arena llevada por el viento sobre las rocas: La dirección del viento reinante es un factor muy importante del clima. Todas las estaciones meteorológicas poseen instrumentos llamados anemómetros que registran automáticamente la fuerza y la dirección del viento. El viento no sólo perturba los mares: también corroe la tierra. Lo mismo que transporta la espuma salada del mar lleva la arena de la orilla del mar.

En un día de viento, el de la orilla está lleno de arena, y esta arena es la lima y el papel esmeril de la Naturaleza, con los que pulimenta y alisa las rocas y los riscos de la costa. Pero este papel de lija no sólo pulimenta, sino que también desgasta.

Los cristales de las ventanas en la costa del cabo Cod, por ejemplo, pierden su transpariencia en pocos días, y algunas veces hasta se cortan en un mes por la arena empujada por la tempestad. Postes de telégrafo en el sur de California han sido cortados por el chorro de arena de la naturaleza, y en muchos sitios llevan duras rocas el autógrafo de los vientos reinantes cargados de arena.

Por la acumulación de arena se forman también lomas de arena, o «dunas». Alrededor del Golfo de Gascuña, en Francia, hay una duna larga, que alcanza en su punta más alta una altura de más de 90 metros, y las dunas del Cabo Bojador, en la costa noroeste de Aírica, y de la isla de Cabo Verde alcanzan una altura de 119 a casi 183 metros.

Las dunas se encuentran generalmente en las orillas arenosas de mares y grandes lagos, valles arenosos y anchas planicies arenosas. Así encontramos dunas en muchos sitios en la costa del Atlántico y a lo largo de las orillas del lago Michigan. Pero no siempre termina la arena en dunas; algunas veces invade regiones fértiles y sumerge, como sucede en las Bermudas, jardines, campos y bosques. En la costa oeste de Ruropa, desde los Pirineos al Báltico, la arena llevada por el viento avanza en la tierra a razón de uno a siete metros al año, sumiendo casas y campos fértiles en su avance.

En las orillas del lago Michigan la arena ha cubierto pantanos y bosques y aun pequeñas colinas.

Las ciudades sepultadas de la antigüedad y su historia oculta: Pero no sólo se nota a lo largo de la costa del mar los efectos de la arena llevada por el viento. Las mismas cosas ocurren en los desiertos del mundo, como en el Sahara, el centro del Asia y el interior de Arabia.

En Mesopotamia y Asia Central yacen sepultadas muchas ciudades antiguas en arena llevada por el viento del desierto, tales como las celebres ciudades Nínive, Babilonia, Ur y Erech, e innumerables ciudades han sido sepultadas en la orilla oeste del Nilo, entre el Templo de Júpiter Ammón y Nubia.

Es probable que los descubrimientos principales del porvenir que den luz sobre la historia interrumpida de los pueblos orientales estén ocultos en este momento debajo de las arenas de los desiertos de Mesopotamia y Arabia.

VIDEO SOBRE UNA TORMENTA DE ARENA

Olas de calor y frio Desequilibrios Ecológicos

Olas de Carlor En el Planeta – Los Desequilibrios Ecológicos

LISTA DE LOS TEMAS TRATADOS:

1-Huracanes
2-Olas de Frío
3-Tormenta de Arena
4-Incendios
5-Terremotos
6-Volcanes
7-Sequías
8-Olas de  Calor
9-Inundaciones
10-Desastres Naturales

El verano de 2003 será recordado como uno de los más calurosos en muchos años y con dramáticas consecuencias. Toda Europa sufrió los rigores de temperaturas más altas de lo habitual y miles de personas —la mayoría ancianos y niños— con patologías respiratorias y coronarías fallecieron a consecuencia del calor.

Las cifras que se barajaron oscilaron entre los casi 23.000 fallecidos de la ONU, a los más de 35.000 de la EPI —Earth Policy Institute—.

“En algunas partes de Europa Central, los termómetros registraron temperaturas de 10 a 12 grados por encima de lo normal”, afirma Antonio Mestre, jefe del Servicio de Aplicaciones Meteorológicas del Instituto Nacional de Meteorología de España.

La Cumbre del Clima, celebrada en Buenos Aires en diciembre de 2004, subrayó que ese año pasaría a la historia como el cuarto más cálido desde 1861. Pero las perspectivas son aún peores: la Organización Mundial de la Salud ha estimado “muy probable un sustancial aumento en la frecuencia de las olas de calor en toda Europa”.

Los científicos, muy preocupados con el cambio climático provocado por el hombre, trabajan en modelos para estudiar el futuro del clima. Así, un grupo de investigadores estadounidenses ha realizado un simulacro por computadora para estudiar el comportamiento del clima en los próximos l00años y llegó a la conclusión de que se sufrirán episodios de calor y de lluvias extremas más intensas que las actuales.

Cada vez más calor

Otro grupo del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de EE.UU. ha comparado las olas de calor entre 1961 y 1990 con los modelos climáticos previstos entre 2080 y2099 para determinar cómo los gases de efecto invernadero y los aerosoles de sulfato pueden afectar al clima futuro en Europa y Estados Unidos. Chicago y París fueron las ciudades de referencia. En la primera, donde en la actualidad las olas de calor duran entre 5,39 y 8,85 días, se incrementarán entre 8,5 y 9,24.

Los parisinos, por su parte, de 8,33 a 12,69 pasarán en el futuro a tener entre 11,39 y 17,04 días de calor al año. Los expertos de la NASA afirmaron que 2005 fue el más caluroso de todos, siguiendo la tendencia de incremento de temperaturas que se inició hace 25 años. Así que, preparen los ventiladores.

Desde los años 90, más calor. Los especialistas coinciden que en los próximos años aumentará el número de las olas de calor que afectarán especialmente a Europa durante más tiempo.

Terremotos en el Mundo en el Planeta Tierra

Terremotos En el Planeta – Los Desequilibrios Ecológicos

De las fracturas que existen en la masa terrestre, hay una que corre a lo largo de mil kilómetros paralela al océano Pacífico, cerca del estado de California, Estados Unidos: la falla de San Andrés. Estas fallas hacen que dos placas choquen y acumulen energía en forma de tensión y temperatura.

Cuando el proceso supera el límite de acumulación, la energía se libera, estalla violentamente y la tierra tiembla, se divide. En la zona de la falla de San Andrés, exactamente en la ciudad de San Francisco se produjo, hacia 1906, un terremoto de 8,3 puntos en la escala Richter. Allí, la tierra parece amontonarse hasta explotar.

También convergen las leyendas de pueblos antiguos y los terremotos que se corroboran en el Libro de las Profecías de Nostradamus a través del cual, por medio de interpretaciones de videntes modernos, se han delimitado las zonas de la tierra susceptibles de temblar. La costa sudoeste de los Estados Unidos está en rojo peligro. Allí las observaciones científicas coinciden en anunciar la inminencia de casi el peor terremoto de la historia que se prevé para finales del siglo XX.

menu

LISTA DE LOS TEMAS TRATADOS:

1-Huracanes
2-Olas de Frío
3-Tormenta de Arena
4-Incendios
5-Terremotos
6-Volcanes
7-Sequías
8-Olas de  Calor
9-Inundaciones
10-Desastres Naturales

TERREMOTOS: Es un evento físico causado por la liberación repentina de energía, debido a una dislocación o un desplazamiento en la estructura interna de la Tierra», es la definición que los geofísicos y geólogos utilizan para referirse a los terremotos. Pero esta aséptica frase se vuelve absolutamente insuficiente para describir la angustiante sensación que asaltó a los residentes de la ciudad de San Francisco en abril de 1906.

En esa fecha, se desató un movimiento sísmico que alcanzó el punto 8,3 en la escala de Richter. Con una fuerza desencadenada equivalente a una explosión atómica, sus apenas 5 segundos de duración le alcanzaron para matar instantáneamente a 1.000 personas e iniciar miles de incendios que dejaron la ciudad reducida a cenizas, en lo que se recuerda como la primera gran catástrofe del siglo.

Algo similar les ocurrió, décadas más tarde, a los habitantes de la Armenia soviética, cuando -en 1988- un sismo dejó un saldo de 25.000 muertos. O a los iraníes en 1990 con sus 30.000 muertos y a los pobladores de la provincia de Tangshan, en China, cuando en 1976, fallecieron 800.000 personas producto de uno de los peores movimientos sísmicos registrados en la historia del hombre. Y todas estas pocas cifras de la angustia no son más que un botín de muestra.

Al menos eso se desprende de un trabajo publicado -hace ya una década- por la prestigiosa revista «Scientific American«. Allí se estimaba que, en los últimos 500 años de historia humana, más de 3,5 millones de personas han perecido como consecuencia de los sorpresivos temblores convulsivos de la Tierra en que vivimos.

FALLAS Y TERREMOTOS
Prácticamente todas las zonas del planeta adonde la muerte llegó brutalmente en forma de terremoto, tienen algo en común: están ubicadas sobre regiones que los geólogos denominan «fallas». Por ejemplo la populosa ciudad de San Francisco, con su casi 1.000.000 de habitantes, está ubicada sobre uno de los sistemas más tristemente famosos del mundo: la falla de San Andrés, que corre a lo largo de unos mil kilómetros, paralela al océano Pacífico, cercana a la costa del estado de California. También Armenia está ubicada sobre una zona de fallas, lo mismo que Egipto, la frontera norte de la India y parte de China meridional.

A esta altura sería bueno preguntarse: ¿qué es una falla en la Tierra?. Los especialistas suelen definirlas como «una línea de fractura de la tierra, a lo largo de la cual se producen desplazamientos relativos». Pero esta definición técnica no nos aporta demasiado. Para entender realmente qué es una falla y por qué es el punto donde el suelo en que nos    paramos deja de ser firme, es necesario ir muy profundo, más precisamente hacia el interior de nuestro Planeta.

FLOTANDO SOBRE UNA ISLA
A mediados de la década del ’60 una serie de observaciones realizadas sobre rocas sedimentarias extraídas del fondo del océano Atlántico llevaron a varios grupos de científicos a proponer la verdadera piedra basal del actual modelo geológico que explica la estructura morfológica de la corteza terrestre.

La historia comenzó hacia 1964. En ese año varias revistas especializadas publicaron artículos en los que equipos de diversas expediciones oceanógraficas, comentaban resultados similares. Las conclusiones eran extrañas. De acuerdo a la interpretación compartida, el fondo del mar parecía estar en perpetuo movimiento. En otras palabras, a juzgar por las pruebas, los continentes de África y América del Sur estaban alejándose uno de otro.

De manera lenta, eso sí –a razón de no más de entre 1 y 5 centímetros por año– pero constante. Este hecho necesitaba imperiosamente una explicación y para hacerlo surgió la famosa Teoría de la Tectónica de Placas que, en definitiva, también sirvió para explicar por qué distintos puntos de la superficie de la Tierra se sacuden violentamente unas 150 veces cada año y por qué hay hasta 100.000 movimientos débiles -solo perceptibles por los aparatos , sismógrafos más sensibles- cada 365 días.

ISLAS CHOCADORAS
De acuerdo a la teoría de la tectónica de placas, la corteza terrestre está dividida en una docena de grandes «mosaicos» que flotan sobre el manto, un especie de enorme océano formado por rocas fundidas. Estas «islas» que soportan a los mares y continentes, tienen un ancho de decenas de miles de kilómetros y una profundidad estimada de entre 50 y 200 kilómetros. Las «islas» o placas derivan -muy lentamente- sobre el manto de rocas fundidas. Cuando dos placas «chocan», sus diferentes movimientos relativos hacen que una se «monte» sobre la otra.

En este proceso de fricción se genera un esfuerzo y una energía que se acumula tanto en forma de tensión como en temperatura. Ambas se expresan deformando y fundiendo las masas rocosas a profundidades de entre 10 y 20 kilómetros bajo nuestros pies. Cuando el proceso de empuje, deslizamiento y aumento de las temperaturas supera un cierto límite de acumulación, la energía se libera y estalla de manera violenta. Entonces las tensiones se transmiten en forma de ondas hasta la superficie y una vez allí provocan los terremotos.

Con esta teoría también se explica la salida de las enormes temperaturas que -en forma de lava y rocas fundidas- encuentran su camino hacia la superficie a través de las explosiones volcánicas, muchas veces asociadas a los sismos tanto en lugar como en tiempo.

En el caso de la inestable California, la falla de San Andrés constituye la frontera noroeste entre la placa del Pacífico y la placa Americana. Ambas tienen una velocidad de desplazamiento relativo de 0,5 centímetros por año, aunque en algunos lugares el movimiento puede llegar a ser de hasta 5 centímetros en apenas 365 días.

Justo bajo el magnífico puente Golden Gate y sus aledaños, la placa del Pacífico se desplaza hacia el noroeste, en dirección a Japón. Pero en ese mismo sitio, gira la placa norteamericana, disputándole su lugar. Resultado: a cortos intervalos de tiempo California se sacude con sismos de baja escala. Sin embargo la mayoría de los sismólogos coincide en que todos estos movimientos pequeños son manifestaciones que están prea-nunciando algo mayor.

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN
En agosto de 1992, un terremoto en Egipto provocó 4.500 muertos, 4.000 heridos y grandes daños materiales. Este terremoto puede parecerle a un lego algo tremendo. Sin embargo, para los especialistas no fue un evento importante. Con una magnitud de apenas 5,9 en la escala de Richter está técnicamente considerado como un movimiento de moderada magnitud. ¿Por qué entonces un sismo pequeño causa semejantes estragos?.

Según los expertos, la respuesta hay que buscarla en la ausencia de medidas preventivas. Una manera fácil y barata de evitar víctimas y daños, es obligar a arquitectos e ingenieros a respetar las normas constructivas «antisísmicas» que contemplan este tipo de eventos y que reducen drásticamente sus consecuencias.

Exactamente eso es lo que están haciendo los profesionales de Japón, una nación acostumbrada a sufrir sismos con frecuencia. Además de las normas tradicionales (grandes bases y poca altura edilicia) los ingenieros japoneses han diseñado un revolucionario sistema de contrapesos basculantes para tratar de evitar los daños.

En la terraza de las oficinas del Edificio Kyobashi, piso 11, se instaló un peso de 5 toneladas sobre dos rieles. Esta masa está conectada a dos brazos hidráulicos manejados por una computadora. De esta manera si un sismo sacude la tierra, diversos sensores enterrados en las paredes del edificio miden  las vibraciones,  la computadora las analiza y hace mover el contrapeso de manera tal de contrarrestar las ondas del suelo.

detector de terremotos antiguos de origen chino

Este ingenioso  aparato fue construido por el astrónomo chino Chang Heng en el siglo II, el primer científico que intentó detectar terremotos a distancia. Hoy, en las zonas de alto riesgo como Japón, se vigilan constantemente los movimientos de la tierra con instrumentos de  gran sensibilidad que trazan gráficos  de las ondas sísmicas.


Chile, 1960: mueren 2.000 personas y 2.000.000 pierden su hogar en el mayor terremoto de todos los tiempos, de 9, 5 grados en la escala Ritcher. Los ríos cambiaron su curso; nacieron nuevos lagos, se movieron las montañas y la geografía se modificó.

Luego, un tsunami arrasó lo poco que  quedaba en pie. Menos fuerte, pero muy dramático fue el de Paquistán, de 7,6 grados, en octubre pasado, que, aunque casi pasó inadvertido ante la ola de huracanes que azotó la costa del Atlántico, dejó un saldo de 40.000 muertes y más de 2,5 millones de personas afectadas.

Robert Yeats, geólogo de la Universidad de Oregón, señaló al respecto que el choque constante entre la placa Indica y la Euroasiática hace que este país asiático sea el más perjudicado.

El terremoto se originó a tan sólo 10 kilómetros de profundidad y la sacudida provocó derrumbamientos masivos que enterraron pueblos enteros situados en las laderas de las montañas. En este punto vale la pena aclarar que los temblores de tierra son habituales. La mayoría no son destructivos y sólo unos pocos son percibidos por la población.

Tsunamis en cadena:

Uno de los sucesos que más fresco está en la memoria fue el tsunami del 26 de diciembre de 2004.

Un terremoto a 4.000 metros de profundidad en el océano Índico, a unos 260 kilómetros al oeste de la costa de Aceh, Indonesia, que llegaría a los 9 grados de la escala Richter, ocasionó una cadena de tsunamis que borraron literalmente del mapa islas, playas y poblaciones, que quedaron sumergidas en una densa capa de lodo y agua. Murieron cerca de 300.000 personas.

La onda expansiva de las olas afectó a Indonesia, Tailandia, Sri Lanka, India, Bangladesh, Birmania, Malasia, Islas Maldivas, Somalia, Kenia, Tanzania y las Islas Seychelles.

La cadena de olas se desplazó a más de 500 km/h y tardó sólo 6 horas en llegar al continente africano, a más de 5.000 Km. de distancia. Foto: Indonesia: Momento en que la ola llega a la costanera, la población fue tomada por sorpresa.

QUE HACER ANTE UN TERREMOTO

Antes del terremoto

Se debe tener preparado botiquín de primeros auxilios, linternas, radio con pilas, algunas provisiones en un sitio conocido por todas las personas.

Se debe saber cómo desconectar la luz, e agua y el suministro de gas.

Hay que prever un plan de evacuación en caso de emergencia y asegurar el reagrupamiento de las personas en un lugar seguro.

Confeccionar un directorio telefónico para que en caso de una necesidad, se pueda llamar a las autoridades civiles que ayuden en casos de emergencia: bomberos, defensa civil, policía.

Al máximo se debe evitar colocar objetos pesados encima de muebles altos. Se deben asegurar al suelo.

A las paredes deben estar bien fijas muebles como armarios, estanterías, etc. Se debe sujetar aquellos objetos que pueden provocar daños al caerse, como cuadros, espejos, lámparas, productos tóxicos o inflamables, entre otros.

La estructura de la vivienda, del colegio, o del lugar de trabajo se debe revisar y sobre todo, asegurarse de que las chimeneas, los aleros, los revestimientos, balcones y demás, tengan una buena fijación a los elementos estructurales. Si es necesario, hay que consultar a una persona especializada en la construcción.

Durante el terremoto
Si el terremoto no es fuerte, hay que estar tranquilos, pues acabará pronto,
Si el terremoto es fuerte,
hay que mantener la calma y transmitirla a las demás personas. Se debe agudizar la atención para evitar riesgos y recordar las siguientes instrucciones:
Si se está dentro de un edificio, hay que quedarse dentro; si se está fuerza, se debe permanecer fuera. El entrar o salir de los edificios, solo puede causar accidentes.

Dentro de un edificio se debe buscar las estructuras fuertes: bajo una mesa o una cama, bajo el dintel de una puerta, junto a un pilar, pared maestra o en un rincón y proteger la cabeza.

No utilizar el ascensor y nunca huir en forma precipitada hacia la salida.

Apagar todo fuego. No utilizar ningún tipo de llama (cerilla, encendedor, vela, etc.) durante o inmediatamente después del temblor.

Si se está fuera de un edificio, hay que alejarse de cables eléctricos, cornisas, cristales, pretiles, etc.

No hay que acercarse ni entrar en los edificios para evitar ser alcanzado por la caída de objetos peligrosos (cristales, cornisas, …). Se debe ir hacia lugares abiertos, sin correr y teniendo cuidado con el tráfico.
Si se está en un automóvil, cuando ocurra el temblor se debe parar donde le permita permanecer dentro del mismo, retirado de puentes y tajos.

Después del terremoto
Hay que guardar la calma y hacer que las demás personas la guarden. Se deben impedir situaciones de pánico. Comprobar si alguna persona está herida. Prestar los primeros auxilios. Las personas heridas graves, no deben moverse, salvo que tengan conocimiento de cómo hacerlo; en caso de empeoramiento de la situación (fuego, derrumbamientos, etc.) mover a esa persona con precaución.

Se debe comprobare! estado de los conductos de agua, gas y electricidad. Hacerlo en forma visual y por el olor, nunca se debe poner en funcionamiento algún aparato. Ante cualquier anomalía o duda, cerrar las llaves de paso generales y comunicarlos al personal técnico.

No se debe utilizar e teléfono, Hacerlo sólo en caso de extrema urgencia. Conectar la radio para recibir información o instrucciones de autoridades.

Tener precaución al abrir armarios, algunos objetos pueden caer al quedaren posición inestable.

Utilizar botas o zapatos de suela gruesa para protegerse de objetos punzantes o cortantes.

No retirar de inmediato los desperdicios, excepto si hay vidrio rotos o botellas con sustancias tóxicas o inflamables.

Apagar cualquier incendio; si no se puede dominarlo contactar de inmediato a los bomberos.

Después de una sacudida muy violenta se debe salir en forma ordenada y paulatinamente del lugar que se ocupe, sobre todo si éste tiene daños.

Hay que alejarse de las construcciones dañadas. Se debe ir hacia zonas abiertas.

Después de un terremoto fuerte siguen otros pequeños, réplicas que pueden ser causa de destrozos adicionales, en especial, de construcciones dañadas. Se debe permanecer alejado de éstas.

Si fuera urgente entrar en edificios dañados hacerlo de manera rápida y no permanecer dentro. En construcciones con daños graves no entrar hasta que sea autorizado.

Tener cuidado al utilizar agua de la red ya que puede estar contaminada. Consumir agua embotellada o hervida.
Si el epicentro de un gran terremoto es marino puede producirse un maremoto. Esto puede ser importante en las zonas cercanas al mar Por ello hay que permanecer alejados de la playa.

VIDEO SOBRE LAS CONSECUENCIAS DE UN TERREMOTO

Ver: Terremotos Históricos

Olas de frio y de calor Catastrofes en el planeta tierra Huracanes

Olas de frío y de calor Catástrofes en el Planeta

La atmósfera, que es caprichosa, nos ofrece en algunas ocasiones muestras de su poder. Una de ellas son las olas de frío polar en lugares donde no es habitual que bajen tanto las temperaturas. Un ejemplo son los 32 grados bajo cero que hubo en Estany Genio, Lérida, España, el 2 de febrero de 1956.

Las olas de frío se producen, según la Organización Meteorológica Mundial, por un fuerte enfriamiento motivado por la invasión de una masa de aire frío.

“En diversos lugares, especialmente de Europa, con temperaturas cálidas como las actuales debería haber menos inviernos con olas de frío de tanta intensidad, pero las heladas se siguen produciendo.

Esto se puede explicar porque el incremento actual de las temperaturas —el famoso cambio climático— está acompañado de una tendencia a una mayor variabilidad climática, mayores oscilaciones y picos de temperaturas extremas. Esta teoría se justifica porque es cierto que habrá temperaturas medias más altas que se compensarán con una mayor variabilidad y oscilación de las temperaturas

 El alcohol hizo estragos

Uno de episodios más fríos de que se tiene constancia sucedieron en la Navidad de 1996 en Moscú, donde se alcanzaron los 30 grados bajo cero y que ocasionaron el fallecimiento de 400 personas, muchas de ellas a consecuencia del alcohol que bebían para contrarrestar el frío. Dos años antes, una ola gélida llegó a Estados Unidos. Se registraron temperaturas de 31,7 grados bajo cero, en Akron (Ohio); -37 °C en New Whiteland (Indiana) y —33°C en Concord (New Hampshire).

Sólo existe una zona libre de estos fenómenos, el cinturón intertropical, porque incluso en las zonas subtropicales del sur estadounidense pueden verse afectadas por episodios de frío que terminan con las cosechas en el norte de Florida. 

Los agricultores calcularon que con la ola de frío de 2004 han perdido unos 1.200 millones de dólares. En algunas zonas de Andalucía y Valencia se malograron el ciento por ciento de las cosechas.  En el año 2001, una ola de frío lleqó a Europa Central y afectó incluso a países donde el frío es normal.

El Origen del Planeta Tierra

Huracanes en el Mundo ¿Porque se producen? Concepto

¿POR QUE SE PRODUCEN LOS HURACANES?

Catástrofes Por Los Desequilibrios Ecológicos

LISTA DE LOS TEMAS TRATADOS:

1-Huracanes
2-Olas de Frío
3-Tormenta de Arena
4-Incendios
5-Terremotos
6-Volcanes
7-Sequías
8-Olas de Calor
9-Inundaciones
10-Desastres Naturales

CONCEPTO: Los huracanes son como un gran tubo vertical de aire muy veloz que gira alrededor de un centro de baja presión, conocido como el Ojo del Huracán. Este centro se desarrolla cuando el aire cálido y saturado de las zonas de calmas ecuatoriales se eleva empujado por aire frío más denso.En el borde externo de ese «tubo» la presión atmosférica es muy alta, y cae muy rápidamente hacia el ojo, y la velocidad del aire se incrementa.

Los vientos alcanzan una fuerza máxima cerca de los puntos de baja presión (0,85 atmósferas). El diámetro del área cubierta por vientos destructivos puede superar los 250 km. Los vientos menos fuertes cubren zonas con un diámetro medio de 500 km. La escala de fuerza de un huracán se evalúa con un índice entre 1 y 5. El más suave, con categoría 1, tiene vientos de cuando menos 120 km/h. Los vientos del más fuerte (y menos común), con categoría 5, superan los 250 km/h. En el interior del ojo del huracán, que tiene un diámetro medio de 24 km, los vientos se paran y las nubes se elevan, aunque el mar permanece muy agitado.

DESCRIPCIÓN: Para describir la fuerza del viento se usa la llamada escala de Beaufort. Ideada por el almirante Beaufort en la época de los barcos de vela, ha sido modificada para adecuarla a las condiciones modernas. Consiste en un disco graduado de 0 a 12. El 0 indica absoluta calma; el 12, huracán. A pesar de que las lluvias y vientos más fuertes ocurren principalmente en los trópicos, de vez en cuando asistimos a la furia de tormentas repentinas aun en zonas templadas.

Los huracanes se originan por la entrada violenta de una masa de aire frío en un área de aire húmedo y caliente: se produce un gran movimiento en forma de remolinos, que abarca varios cientos de kilómetros. Los huracanes, que a menudo cruzan los océanos a enorme velocidad, son causa de muchos naufragios y perjuicios para la navegación.

Los tornados ocurren sobre la superficie terrestre y suelen ser aún más terribles que los huracanes. Tienen lugar por el encuentro de masas de aire húmedo y caliente con masas de aire frío y seco; el frío desciende y el cálido se eleva, formando así la espiral. Ésta corre a velocidades de varios cientos de kilómetros por hora, destruyendo a su paso sembrados, casas, toda clase de construcciones, y aun arrastrando animales a distancias bastante considerables.

Las diferencias de temperatura hacen que varíe la presión atmosférica y, como
consecuencia del movimiento del aire, nacen los vientos.

Si el globo estuviera inmóvil, el aire calentado en los trópicos se elevaría para ser reemplazado por el aire más denso de las altas latitudes. El aire caliente ascendería entonces a las capas superiores de la atmósfera para ir hacia los polos, donde descendería para reemplazar al aire que se mueve, a lo largo de la superficie terrestre, hacia los trópicos.

Pero a causa de la rotación de la Tierra, los vientos se desvían hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el hemisferio sur. De tal modo, en lugar de que los vientos del norte y del sur soplen directamente hacia el ecuador, tenemos vientos del N.E. y del S.E., conocidos como vientos alisios, que tratan de llenar un centro de baja presión a ambos lados del ecuador.

La corriente que retorna hacia los polos se encuentra con una fuerza centrífuga que resulta del movimiento de la Tierra, fuerza que tiende a hacerla retroceder. Entre los 0 o y 40° N. y S., la masa de aire pierde su impulso y así se produce una zona de calmas.

El aire que desciende se desplaza hacia el ecuador para reforzar a los alisios, y también hacia los polos. En cada caso, desviado por la rotación terrestre forma los vientos del oeste.

El movimiento de las corrientes de aire está influido también por la distribución de tierras y mares. Las masas más uniformes de aire se encuentran en zonas relativamente distintas, por ejemplo, la vasta masa de aire frío que se asienta sobre Siberia en invierno, y la masa de aire cálido que se extiende sobre el Atlántico Norte durante todo el año.

A raíz de que el mar tarda más que las tierras en enfriarse o calentarse, se producen vientos característicos de determinadas zonas o regiones, los cuales soplan hacia los continentes en verano y hacia el mar en invierno. Estos vientos periódicos que disponen su dirección de acuerdo con la época del año, se denominan «monzones». Dicha voz proviene de otra árabe que significa «estación». Se producen particularmente en el sur de Asia.

En la India, los monzones están acompañados por tiempo fresco y seco entre los meses de diciembre y febrero; por tiempo cálido y húmedo, entre marzo y mayo. Pero hacia fines de mayo, la India se convierte en una vasta área de baja presión, en tanto que hacia junio, los alisios del sudeste son llevados a través del ecuador y soplan contra los Gates occidentales y los países adyacentes al golfo de Bengala. El arribo del monzón de verano, que trae lluvias —pues ha recogido mucha humedad en su paso por el océano— puede calcularse de antemano con toda exactitud. Su fuerza es de importancia vital para decenas de millones de personas, pues de una lluvia abundante dependen las cosechas que las salvarán del hambre.

EL KATRINA:

Los huracanes de 2005 puede pasar a la historia como la peor temporada de huracanes desde 1933. En un sólo mes, los Katrina, Ophelia, Stan y Wilma —el más peligroso de la historia— asolaron el sur de Estados Unidos y parte de América Central con vientos de hasta 280 kmlh, dejando una huella de destrucción, muertos y millones de damnificados.

De hecho, una investigación en la revista Science confirmó que el número de tormentas tropicales de categoría 4 y 5 se ha duplicado en los últimos 35 años.

¿Está sucediendo algo anormal para que se formen tantos huracanes? Un trabajo de Kerry Emanuel, del Departamento de Ciencias Planetarias Atmosféricas  y Terrestres, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, EE.UU., vincula el aumento de la intensidad de los huracanes al aumento de la temperatura de los océanos.

Si bien es cierto que una de las condiciones de este fenómeno es que el agua superficial del mar esté entre 26,5 y 27 °C, además deben darse otras circunstancias: se debe producir una gran humedad a consecuencia de la evaporación del agua del mar y un viento que haga ascender el aire en forma de espiral, lo que se conoce como ojo del huracán. “Es muy importante, además, que esas nubes tormentosas no las rompa el viento en niveles altos, porque se quebraría su dinámica”, explica el especialista español Ángel Rivera.

No se ponen de acuerdo

Como las condiciones que necesita una tormenta de este tipo para progresar son muchas, existe diversidad de opiniones en cuanto a si el calentamiento global es el culpable del mayor número de episodios. Hay quienes creen que el aumento de la fuerza de los huracanes y de su número forma parte de un ciclo natural de 25 6 30 años en el que estamos ahora. Más cauto se muestra Angel Rivera al decir que “da la impresión de que se están uniendo varias cuestiones.

Por un lado, un ciclo natural de producción de huracanes y, por otro, que las aguas estan un poco más cálidas. ¿Por qué? La respuesta inmediata es que esto último se debe al cambio climático, porque está oficial y científicamente admitido que las temperaturas están aumentando debido a la acción del ser humano. Lo que es muy difícil es unir un fenómeno concreto a este problema. Creo que después de esta temporada de huracanes, los estudios se van a revisar”.

El Katrina devastó el país más rico del planeta Llegó con vientos de 250 km/h al estado de Nueva Orleans donde el 80 por ciento de los habitantes abandonó sus hogares. Las lluvias que acompañan el huracán rompieron los diques de una ciudad que se halla baio el nivel del mar.

LOS HURACANES

esquema de un huracan

Los huracanes y los tifones son ciclones tropicales con vientos persistentes de por lo menos 120 km/hora. La principal fuente de energía de un huracán es el calor latente liberado cuando el vapor de agua condensa. Por eso se forman sobre los océanos tropicales, donde la temperatura del agua es de al menos unos 27 °C y el aire es lo suficientemente cálido y húmedo. Una vez formada la tormenta, tiende a intensificarse si pasa por aguas más cálidas o se debilita si pasa por aguas más frías.

Su estructura se caracteriza por un patrón circular de nubes de tormenta y lluvias torrenciales, acompañadas por vientos con velocidades de 160 a 300 km/h en un radio de 10 a 100 km desde el centro de la tormenta. La intensidad de los vientos va disminuyendo a medida que se incrementa la distancia al centro.
El sistema de nubes de un gran ciclón tropical puede llegar a un diámetro de unos 3.200 km. En el centro de la tormenta, hay una zona circular libre de nubes (porque el aire desciende) llamada «ojo del huracán» que puede tener un diámetro entre 10 y 100 km. En el ojo, la presión alcanza su valor mínimo. Una vez que ha pasado el ojo, vuelven los vientos (auque ahora en dirección opuesta) y las lluvias.

Los huracanes (y tifones) se producen en verano y otoño del hemisferio norte, principalmente entre julio y octubre. Actualmente, gracias a los satélites, se puede monitorear la formación de tormentas tropicales y su desplazamiento. Una tormenta se convierte en huracán cuando los vientos alcanzan 75 km/hora. Desde 1950 se comenzó a asignar nombres a las tormentas tropicales y huracanes/tifones para evitar confusiones cuando se monitorean varias tormentas a la vez.

ALGO MAS…
Lo que el viento se llevó
Uno de los mayores peligros climáticos para los habitantes del trópico es el ciclón tropical: una tormenta giratoria de unos 800 kilómetros de diámetro con un característico ojo libre de turbulencias en su centro -de unos 16 a 40 km de diámetro- alrededor del que soplan vientos de extrema violencia.

En el Atlántico se llaman huracanes, en el Pacífico norte, tifones; en Filipinas baguios y en el océano Indico y la zona australiana, ciclones. En las costas atlánticas se les asigna un nombre de persona a cada uno: se comienza por la letra A -es recordado el huracán Andrés y su devastador paso por Miami- y se continúa hasta la Z.

El proceso de formación de estos fenómenos es en realidad un proceso de transformación: una tormenta normal deviene huracán devastador. Los meteorólogos no están de acuerdo con las causas y sólo pueden esbozar una teoría de lo que creen que sucede. Muchos aseguran que uno de los lugares donde se originan es el llamado doldrams o zona de calmas ecuatoriales.

El término zona calam es, sin embargo, engañoso: es allí donde de vez en cuando se producen tormentas con fuertes vientos que, si se desplazan hacia el polo hasta encontrarse con los vientos alisios, pueden convertirse en el núcleo de un huracán. La causa de esta desmesura podría ser un período de intenso calentamiento de la superficie del océano, cuya temperatura puede llegar a superar los 27 grados centígrados; también puede achacarse a la acción de bombeo ejercida por los vientos de altura bajo los cuales pasa la tormenta.

Sea cual fuera la causa, lo cierto es que los vientos se vuelven sobre sí mismos y comienzan el ciclo giratorio característico del fenómeno. Cada año se originan sólo en el Atlántico más de 100 perturbaciones con este potencial pero unas seis únicamente llegan a transformarse en huracanes.

El movimiento y desarrollo de los ciclones se vigila por radares, satélites y boyas meteorológicas e incluso algunos pilotos se atrevieron a ingresar con sus aviones enel ojo del huracán para medir la velocidad del viento y la presión del aire. Así y todo, predecirlos sigue siendo una tarea ardua.

La energía que impulsa y mantiene el huracán procede del calentamiento del mar: el sol evapora el agua y el vapor asciende y se condensa formando nubes de tormenta. Al condensarse, el vapor desprende una enorme cantidad de energía que empuja los vientos. Hubo intentos, no todos satisfactorios, de controlar el poderío de este fenómeno a través de la utilización de productos químicos. Evaluando las malas y las buenas ex-periencias, los científicos debaten aún la seguridad de estos procedimientos.

Al disminuir la velocidad del huracán, la rotación se divide entre las tormentas que lo componen y pueden producirse tornados. En 1967, el huracán Beulah engendró 141 tornados después de llegar a las costas norteamericanas.

Los tornados no suelen superar unos cuantos cientos de metros de diámetro y por lo general no duran más que unos pocos minutos. Un tornado es un vórtice en forma de embudo que desciende desde la base de una nube espesa de tormenta hasta tocar el suelo. Las trombas marinas, por su parte, son tornados que se forman en el agua pero la escasa fricción superficial de ésta hace que el vórtice se forme con más facilidad sobre el agua que sobre tierra firme.

Tanto uno como otro se desencadena cuando el aire asciende en remolino, por lo general bajo la influencia de otros movimientos de aire dentro de la misma tormenta.

En el mundo, cada año mueren entre 300 y 400 personas por causa de los tornados.

esquema formacion de huracanes

DESARROLLO DE UNA DEPRESIÓN:Las depresiones turbulentas son el origen de vientos y lluvias. En este esquema se resumen los acontecimientos que originan este fenómeno. 1. Cirros, nubes que anuncian una depresión. 2. Formación de altostratos: el frente cálido avanza. 3. Las nubes del frente cálido originan lluvias. 4. Breve calma entre los dos frentes de tormenta. 5. El paso del frente frío, con densos nubarrones. 6. Cúmulos: las tormentas más violentas antes de la calma.

Fuente Consultada: Enciclopedia Popular Magazine N°22 Año 2 Los Desastres Naturales

 

Sequias en el mundo Catastrofes en el Planeta Tierra

Las Sequías En el Planeta – Los Desequilibrios Ecológicos

menu

LISTA DE LOS TEMAS TRATADOS:

1-Huracanes
2-Olas de Frío
3-Tormenta de Arena
4-Incendios
5-Terremotos
6-Volcanes
7-Sequías
8-Olas de Calor
9-Inundaciones
10-Desastres Naturales

Una de las principales causas de pobreza en el mundo, que está empujando a 135 millones de personas a emigrar de sus países, según un informe de la ONU, es la sequía. En la actualidad, Burkina Faso, Níger, Mali y Mauritania son las cuatro naciones sobre las que se cierne especialmente.

En Níger, según las últimas estimaciones de la Cruz Roja Internacional, están en peligro entre 2.500.000 y 3.000.000 de personas; 2.200.000, en Mali; 800.000, en Mauritania y 500.000, en Burkina Faso.

En total, ante la persistente falta de lluvias, al sur de África entre 10 y 12 millones de personas se enfrentan a una grave escasez de alimentos.

hambre en el mundo

Un fenómeno devastador que destruye paulatinamente

La sequía es un fenómeno devastador que, a diferencia de otros desastres, destruye una región de forma paulatina asentándose en ella y afectándola durante largo tiempo. Es, en realidad, un componente normal del clima que acaece casi todos los años en alguna parte del mundo.

“En general, se dice que se trata de un período prolongado de precipitaciones insuficientes en relación con el promedio de varios años en una región”, afirman los especialistas de la Cruz Roja Internacional.

Y agregan: “la carencia de lluvias da lugar a que no haya un caudal suficiente de agua para las plantas, los animales y la población. La sequía provoca otros desastres: inseguridad alimentaria, hambruna, desnutrición, epidemias y desplazamientos de poblaciones de una zona a otra.

En la foto: la desnutrición infantil es consecuencia directa de las sequias.

desnutrucion infantil

Tiene que llover

Durante una sequía desaparece la vegetación y se pierden las cosechas lo que afecta a animales y personas, como la hambruna que asoló Etiopía a mediados de los años 80 y que mató a. un millón de personas.

Según la zona del mundo, la sequía tiene distintos significados, porque, entre otras cuestiones, depende de la demanda de agua que haya. No obstante, lo que está claro es que este desastre no es sólo algo físico, ya que no está en función únicamente de cuánto llueve, sino de cuánta agua es necesaria para cubrir las necesidades básicas.

Las caras de la sequía Ausencia de lluvias y cultivos extensivos fueron los culpables de que, por ejemplo, el mar de Aral sólo tenga el 30 por ciento del volumen de 1960. Izquierda, una imagen de la desnutrición, consecuencia directa de una sequía.

El Mar Aral tiene un volumen de agua de 30% menos de volumen que en 1960,
consecuencia de la falta de lluvias

El Origen del Planeta Tierra

Catastrofes Naturales Inundaciones Sequias Olas de Frio y Calor

Catástrofes Por Los Desequilibrios Ecológicos

menu

LISTA DE LOS TEMAS TRATADOS:

1-Huracanes
2-Olas de Frío
3-Tormenta de Arena
4-Incendios
5-Terremotos
6-Volcanes
7-Sequías
8-Olas de Calor
9-Inundaciones
10-Desastres Naturales

El agua es decisiva. Si hay poca, la vida y la tierra se mueren. Si hay demasiada, el efecto sobre ellas es devastador. Y esto es lo que sucede en algunas partes del mundo donde las inundaciones no dan tregua.

La peor fue la de 1931, cuando el río Amarillo, en China, mató a cerca de 4.000.000 personas. Mucho más cercanas en el tiempo fueron las riadas de Europa Central en 2002, que costaron la vida a más de 100 personas y causaron daños por valor de 1.280 millones de dólares.

En España, son bastante corrientes en Cataluña, Valencia y Baleares. La de Biescas, Huesca, en agosto de 1996, es una de las más recordadas. Hubo 87 muertos y 183 heridos en el camping Las Nieves, donde la cantidad de agua caída en una hora originó una riada de 500 m3.

En Argentina, en 2003, las inundaciones en Santa Fe,(foto arriba)  por el desborde del río Salado, causaron, además, daños por unos 2.878 millones de dólares. La cifra fue estimada por la Comisión Económica para América latina y el Caribe (CEPAL), que indicó que los daños fueron equivalentes a los provocados por el terremoto que sacudió El Salvador en 2001.

En declaraciones a MUY, Daniel Duband, hidrólogo y experto en inundaciones, señaló que, no obstante, “no aparecen por ningún lado datos que demuestren una incidencia del cambio climático en un presunto aumento de las inundaciones; es más, creemos que no tendrá influencia hasta dentro de cincuenta años o más, en el supuesto caso de que la tenga, dado que es un fenómeno muy reciente”.

 ¿Aumentarán las riadas?
Según el Panel Internacional para el Cambio Climático, “es probable que los episodios meteorológicos extremos aumenten en frecuencia y fuerza durante el siglo XXI como resultado de los cambios en la media y/o en la variabilidad del clima”.

Pero la deforestación, la mala urbanización, la emigración, la pobreza, la industrialización y el desarrollo económico global inciden también sustancialmente en los daños ocasionados por este fenómeno.

En la foto de arriba se ve el aspecto del Camping Las Nieves, en Huesca (España), en 90 segundo fue anegado por 13.000 toneladas de sedimentos. Con el agua se va el dinero, además de las pérdidas de vida que ocasionan, crean inmensos perjuicios económicos. En los últimos 10 años éstas costaron unos 235.000 millones de dólares.

VIDEO SOBRE UNA INUNDACIÓN

El Origen del Planeta Tierra

El Impacto Ambiental de la Erupcion de los Volcanes Activos Clima

El Impacto Ambiental de la Erupción de los Volcanes Activos

La influencia de los volcanes en el clima es estudiada desde el siglo pasado por los científicos, quienes observaron variaciones en la temperatura en relación con los fenómenos volcánicos.

En 1784, Benjamin Franklin (1706-1790), en una conferencia en Manchester, relató sus observaciones sobre la disminución de la radiación solar en el verano de 1783 a causa de la erupción del volcán Laki, en Islandia. Franklin suponía que las cenizas expulsadas por el volcán habían provocado una niebla seca a gran altura que causo los fríos glaciales registrados en el este de Europa y en América del Norte por ese entonces.

El hecho científico comprobado es que los volcanes explosivos (del tipo peleano) se caracterizan por experimentar periódicamente erupciones súbitas y violentas, con suficiente energía como para impulsar polvo y compuestos químicos directamente hasta la estratosfera.

La intensidad de las erupciones se mide mediante un índice de explosividad volcánica (IEV), basado en factores como el volumen de ceniza y de fragmentos de roca expulsados, la altura de la nube de gas y las características de la explosión. Al parecer, durante los últimos diez mil años no se ha producido ninguna erupción que alcanzara el nivel 8; además, se afirma que un IEV 4 puede afectar al clima global.

Pero los impactos sobre el clima no se ven limitados al polvo volcánico. En 1991, la erupción del Pinatubo, en las islas Filipinas, provocó la expulsión no sólo de inmensas cantidades de polvo volcánico, sino también de grandes volúmenes de gases sulfúricos.

El dióxido de azufre (SO2) reacciona con el vapor de agua y produce ácido sulfúrico (S04H2), que queda en suspensión en la estratosfera como máximo hasta dos años, en forma de pequeñas gotas llamadas aerosoles. Éstos dieron lugar a la formación de nubes que se fueron extendiendo por la Tierra, especialmente en latitudes cercanas al ecuador, zona en que se halla el Pinatubo. Como consecuencia de ello, la radiación solar recibida por el planeta no sólo descendió entre 2 y 4 %, sino que los gases se condensaron y formaron la lluvia ácida. Se calcula que por efecto de esta erupción explosiva, la temperatura descendió entre 0,5 y 5 ºC, según la zona, en los dos años siguientes.

El hecho es que la densidad de los aerosoles y el dióxido de azufre en la atmósfera afectan no sólo la temperatura, sino también el régimen de lluvias. Con largos períodos de actividad volcánica, al reducirse la cantidad de radiación solar, se produce una disminución de las precipitaciones.

Por otra parte, actualmente se acepta que el fenómeno de la corriente de El Niño (que se analiza en otro documento) y el fenómeno natural conocido como oscilación del sur (OS), que consiste en anomalías de la presión atmosférica, constituyen los componentes oceánico y atmosférico de un mismo proceso relacionado con ciclos de erupciones volcánicas. Los modelos explicativos de los cambios climáticos permitieron predecir El Niño en 1993. Como consecuencia de la explosión del Pinatubo, se produjo un “Niño” con sequías en la Amazonia y en el nordeste de Brasil, y un exceso de lluvias en el sur y sudeste de Brasil y la Argentina.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

PRINCIPALES ERUPCIONES VOLCÁNICAS

SANTORIN (THERA)
Altura: 584 m
Lugar: Cicladas, Grecia
Fecha: h. 1550 a.C.
Una explosión inmensa, que prácticamente destruyó la isla. Hay quienes opinan que esto contribuyó a la desaparición de la civilización minoíca, en la cercana Creta. Puede que este desastre diera también origen a la leyenda de la ciudad perdida de la Atlántida.

VESUBIO
Altura: 1.280 m
Lugar: Bahia de Napóles, Italia
Fecha: 79 d.C
Las ciudades de Pompeya, Herculano y Stabia quedaron completamente sepultadas y murieron miles de personas. En 1631, murieron otras 3.000; desde entonces se han producido alrededor de 20 erupciones importantes, la última en 1944.

ANÓNIMO
Altura: desconocida
Lugar: Isla del Norte, Nueva Zelanda
Fecha: h. 130 a.C.
Saltaron por los aires alrededor de 30 millones de toneladas de pumitas, creando la amplia caldera que actualmente ocupa el lago Taupo. Una superficie de alrededor de 16.000 km2 quedó devastada; fue el más violento de todos los sucesos volcánicos documentados.

ETNA
Altura: 3.308 m
Lugar: Sicilia. Italia
Fecha: 1669
Murieron 20.000 personas y la lava arrasó la parte occidental de la ciudad de Catania, a 28 km de la cima.

KELUT
Altura: 1.731 m Lugar: Java, Indonesia Fecha: 1586
Murieron 10.000 personas. Otra erupción, en 1919. acabó con la vida de otras 5.000.

TAMBORA
Altura: 2.850 m
Lugar: Sumbava, Indonesia
Fecha: 1815
Se estima que explotaron entre 150 y 180 km3 del cono, que: redujo su altura de 4.100 m a 2.850 en cuestión de minutos. Perecieron un total de 90.000 personas, aproximadamente, como consecuencia de la explosión y de la gigantesca ola posterior, aparte de las victimas de la hambruna que sobrevino a la catástrofe.

KRAKATOA
Altura: 813 m
Lugar: Krakatoa, Indonesia
Fecha: 1883
Desaparecieron 163 aldeas y murieron 36.380 personas, como consecuencia de la ola gigantesca provocada por la mayor explosión volcánica jamás registrada, aunque posiblemente apenas tuvo una quinta parte de la intensidad de la que destruyó Santorín. Las rocas volaron 55 km por los aires y, diez dias más tarde, cayó polvo proveniente de la erupción a 5.330 ftn de distancia. La explosión se oyó en el 8% de la superficie terrestre.

MONT PELEE
Altura: 1.397 m Lugar: Martinica, Antillas Fecha: 1902
En tres minutos, una nube ardiente (ver texto principal) destruyó la ciudad de Saint-Picrre, matando a la totalidad de sus 26.000 habitantes, menos uno: un preso que sobrevivió protegido por los gruesos muros de la prisión.

MOUNT STHELENS
Altura: 2.549 m
Lugar: Estado de Washington, EUA
Fecha: 1980
Se dieron por muertas 66 personas y se destruyeron 260 km de bosques. El humo y las cenizas se elevaron hasta una altura de 6.000 m. Días después, se detectaron cenizas a 800 km de distancia.

Fuentes:
“Los volcanes afectan al clima del planeta”, Ciencia Hoy, vol. 7, NP 38, 1997.
“Polvo atmosférico y lluvia ácida”, Investigación y Ciencia, NP 245, febrero de 1997.

Prediccion de la Actividad de un Volcan Erupciones Volcanicas

Predicción de la Actividad de un Volcán
Erupciones Volcánicas

La América Central es una región de gran actividad volcánica, donde suele registrarse, por lo menos, una erupción todos los años y una gran explosión dentro del lapso regular de una vida humana.

El inventario de las formaciones volcánicas de Nicaragua surgidas en el último millón de años asciende a 28, sin contar lagunas cráteres y otras depresiones semejantes. Todas están ubicadas junto a una fractura de 290 kilómetros de largo que corta los dos grandes lagos del país, cuyas islas y penínsulas están cuajadas de volcanes activos y apagados.

Una distribución similar se percibe en el eje volcánico del istmo, que corre paralelo al litoral del océano Pacífico, con conos y cráteres uno junto a otro desde México hasta Panamá. El agua y el fuego han creado, en combinaciones caprichosas, los paisajes más admirados de la América Central.

interior de un volcan, corte esquematico

Raro es el año en que no se registra una erupción volcánica en el istmo. Entre los de mayor actividad se cuentan los volcanes Pacaya, Santiaguito y Fuego, en Guatemala; lzalco y San Miguel, en El Salvador; Telica, Masaya y Concepción, en Nicaragua, Poás e Irazú, en Costa Rica. En los últimos cuatro siglos se ha registrado actividad en unos 25 volcanes centroamericanos por lo menos, incluso el surgimiento de volcanes nuevos, como el Izalco y el Cerro Negro, que aparecieron en forma inesperada en 1770 y 1850 en El Salvador y Nicaragua, respectivamente. También se produjeron erupciones de magnitud sorprendente en conos que se consideraban extintos, como el caso del Cosigüina en 1835; el Santa María, en Guatemala, en 1902, y el Arenal, en Costa Rica, en 1968. Tres erupciones violentas en menos de 150 años.

La historia de las manifestaciones volcánicas en la región permite conjeturar la probabilidad de que se produzca al menos una gran erupción en algún lugar del istmo dentro del lapso regular de una vida humana. Esta eventualidad merece tomarse en serio, si se considera que el 60% de la población centroamericana vive dentro del área de alcance de algún volcán, a menos de 40 kilómetros. Los habitantes de San José de Costa Rica todavía recuerdan los meses de aflicción en 1963 cuando el volcán Irazú hizo llover cenizas sobre la ciudad. Y en León, Nicaragua, los vecinos barrían constantemente los tejados para evitar que las cenizas despedidas por el Cerro Negro en 1968 y 1971 causaran el derrumbe de los techos coloniales.

Además de lanzar materiales pulverizados, los volcanes también suelen arrojar lava incandescente que baja por las laderas calcinando todo lo que toca. En 1772, la gran corriente de lava del volcán Masaya recorrió unos 15 kilómetros como un río de fuego, sembrando pánico en los pueblos vecinos. Un brazo del río  se desvió y llegó a una laguna cercana, donde se apagó en medio de una gran humareda causada por la vaporización del agua. Otros volcanes como el Pacaya, Fuego, San Miguel y Momotombo tienen las laderas revestidas de negras coladas de aya, que recuerdan erupciones del pasado.

Una de las manifestaciones más temidas de la furia de los volcanes es la proyección de las llamadas nubes ardientes, mezcla sofocante de gases densos y partículas semifluidas que baja velozmente por las laderas arrollando con todo lo que encuentra a su paso. Una de esas nubes ardientes, lanzada por el monte Pelée en 1902, destruyó la capital de la isla de Martinica y sofocó de manera letal e instantánea a sus 30.000 habitantes. El mismo fenómeno se produjo en Costa Rica en 1968, cuando el volcán Arenal asoló dos aldeas en las cercanías de la montaña.

La persistencia de la alta densidad demográfica en las peligrosas regiones volcánicas del istmo centroamericano, que se remonta a los tiempos precolombinos, se debe simplemente a la gran feracidad de los suelos de procedencia volcánica, en los que se puede cultivar una amplia variedad de productos tropicales. Los pobladores precolombinos solían cultivar maíz, frijoles, cacao y otros productos en los mismos lugares donde hoy se cultivan algodón, café, caña de azúcar y donde hay buen pasto para la cría de ganado, actividades que constituyen el principal sustento económico de las repúblicas del istmo.

Algunos países, como El Salvador y Nicaragua, aprendieron también en los últimos años a utilizar la rica energía geotérmica que encierran los volcanes y a depender cada vez menos de la importación de combustibles derivados del petróleo. Los abundantes materiales expulsados por los volcanes también se aprovechan para la construcción de edificios y carreteras, mientras que el turismo se inspira en el paisaje para mostrar la visión espectacular de los conos que reflejan sus figuras imponentes en las plácidas aguas de los lagos.

Vivir junto a los volcanes es un riesgo que los centro americanos conocen y aceptan. Las corrientes de lava, las lluvias de cenizas, las avalanchas, los sordos ruidos subterráneos y otras manifestaciones telúricas no lograron desalentar ni distraer el interés de los habitantes centroamericanos actuales para seguir poblando y explotando sus vulnerables pero fértiles áreas.

Entre los hombres y las montañas existe una dependencia estrecha de raíces muy antiguas. Los pueblos aborígenes de la América Central rendían culto y veneración a los montes de fuego y humo, donde creían que moraban seres legendarios o dioses tutelares cuya ira se manifestaba en las erupciones, terremotos, sequías y otras calamidades. Entre los indígenas que todavía viven al pie de los volcanes y los campesinos que cultivan sus laderas perduran las supersticiones y los relatos de seres fabulosos que moran en sus entrañas, resabios de temores ancestrales.

No obstante los descubrimientos hechos por la ciencia y particularmente los adelantos prodigiosos del siglo XX, los volcanes de la América Central todavía guardan celosos sus secretos.

Predicción de las Erupciones por Actividad de un Volcán:
Todos los volcanes son diferentes, por lo que no puede considerarse que exista una serie de síntomas, en forma de normas de aplicación general, que nos permita determinar la amenaza de una erupción. La observación en particular de cada uno de los volcanes se ha confirmado, en cambio, como un medio muy útil en la predicción de erupciones, por lo que desde el comienzo de este siglo se han establecido observatorios en muchos volcanes.

El observatorio de Monte Etna,  a un kilómetro y medio de su cima, se vio invadido por la lava en la erupción de 1971. Los pequeños temblores de tierra, originados por el movimiento del magma en el interior del volcán, y que preceden a las erupciones, pueden ser detectados mediante sismómetros.

Aunque existen una serie de observatorios dedicados continuamente a la detección de terremotos, se utilizan preferentemente sismómetros portátiles como el representado en la figura 96, para la predicción de las erupciones y de la localización exacta de los nuevos cráteres o salideros de lava. La primera comprobación de la existencia de pequeños temblores de tierra coincidentes con las erupciones se realizó de forma inintencionada, al observar las fotografías de surtidores de lava, como el de la figura 97, hechas con un determinado tiempo de exposición.

Los chorros de lava al rojo no se veían afectados por los temblores de tierra, pero el terreno, y la cámara fotográfica dispuesta sobre él, sí sufrían sacudidas: en consecuencia los trazos de las trayectorias de las partículas de lava al rojo parecían movidas en la fotografía. Algunas erupciones en las Islas Hawai están precedidas por un peculiar ruido rítmico de sonidos graves en forma de tarareo.

Para determinar los cambios producidos en la forma del volcán durante las erupciones, se utilizan inclinómetros y medidores electrónicos de distancias. El registro gráfico, tomado en Hawai desde 1956 a 1969, muestra elevaciones progresivas correspondientes a las erupciones, y bruscas caídas al final de las mismas. Los movimientos del magma se reflejan a veces en cambios de potencial eléctrico o de las características magnéticas de las rocas. (Al calentarse éstas por encima de los 600° C pierden sus características magnéticas naturales.)

El análisis de la composición y la temperatura de los gases emitidos por las fumarolas en los períodos comprendidos entre las erupciones ha resultado ser una guía muy útil del comportamiento de algunos volcanes. Todas estas observaciones y mediciones se suplementan actualmente con la vigilancia continua por medio de satélites especiales. Es de esperar que en un plazo corto se pueda desarrollar un sistema automático de vigilancia global.

Fuente Consultada: Revista América Vol. 39, Nº1

Nombre de las Placas Tectonicas Ubicacion y Teoria Resumen

Nombre de las Placas Tectónicas ,Ubicación y Teoría

La deriva continental: Desde la prehistoria, la búsqueda de minerales metálicos proporcionó a los mineros un amplio conocimiento empírico de la estructura de la corteza terrestre: la forma en que diferentes rocas se disponen en estratos una encima de otra, la posibilidad de que las vetas minerales se abran paso a través de los estratos, y así sucesivamente.

Pero el fundador de la geología como ciencia fue James Hutton, (imagen) que trabajó en Escocia durante la segunda mitad del siglo XVIII. Sus ideas fueron desarrolladas en el siglo XIX por otros precursores, como los geólogos británicos Charles Lyell y Archibald Geikie.

Sus investigaciones entraron en conflicto con las creencias más establecidas sobre la edad de la Tierra y las fuerzas que la habían modelado. Según la opinión predominante, la historia geológica sólo podía interpretarse como una sucesión de catástrofes, entre ellas, el diluvio universal en tiempos de Noé.

Durante los años 60, las ideas científicas sobre la corteza terrestre cambiaron espectacularmente al confirmarse ciertos vagos conceptos que se habían desarrollado durante los tres últimos siglos.

Desde que en 1620 el filósofo inglés Francis Bacon advirtiera que África y América del Sur parecen dos piezas de un enorme rompecabezas, muchos trabajaron sobre esta idea. El más influyente fue el meteorólogo alemán Alfred Wegener, quien en 1915 propuso la teoría de la «deriva continental», según la cual todos los continentes estuvieron unidos en algún momento del pasado. La idea encontró dos partidarios, durante los años 20 y 30, en el geólogo británico Arthur Holmes y el geólogo sudafricano Alexander du Toit.

La aceptación comenzó en 1960, cuando el geofísico norteamericano Harry Hess comprobó que ciertos descubrimientos hechos por oceanógrafos durante la década anterior se ajustaban perfectamente a la idea de la deriva continental.

Entre estos hallazgos figuraba el hecho de que la cordillera que discurre por el centro del océano Atlántico forma parte de un sistema montañoso que puede observarse en todos los océanos, así como el hallazgo de que la corteza terrestre debajo de los océanos es notablemente delgada.

Hess sugirió que las cordilleras oceánicas estaban situadas sobre corrientes de convección ascendentes en el manto y que el material que afloraba, empujado por estas corrientes, se solidificaba en la superficie para formar nueva corteza; esta nueva corteza, a su vez, se desplazaba lateralmente con respecto a la línea de actividad. Estas ideas indicaban que la corteza en las proximidades de las cordilleras era muy reciente y que sería más antigua cuanto más lejos se encontrara del sistema montañoso. Hess denominó a este concepto «expansión del lecho oceánico».

En 1963, los geólogos británicos Fred J. Vine y Drummond H. Matthews descubrieron que la corteza oceánica a ambos lados de la cordillera atlántica estaba magnetizada en bandas paralelas, presentando cada banda una polaridad opuesta a la de sus vecinas. En 1966, se sabía ya que la polaridad del campo magnético de la Tierra se ha invertido varias veces en el pasado reciente, por lo que se dedujo que cada parte nueva de la corteza, en el momento de su formación, asumía la polaridad magnética reinante en su época.

En 1967, el geofísico norteamericano Hugo Benioff observó que los hipocentros de los terremotos en una región sísmica están localizados sobre un plano inclinado que desciende por el borde del continente. El sismólogo japonés Kiyoo Wadati realizó la misma observación, pero el fenómeno recibe solamente el nombre de Benioff.

La «zona de Benioff» representa una zona antigua de la corteza en proceso de sumergirse en el manto terrestre y ser destruida. En esos puntos, el material fundido de la corteza se abre paso hacia la superficie y forma volcanes.

Todos estos fenómenos se combinaron en un único concepto a fines de los años 60. La superficie de la Tierra consiste en varias placas, cada una de las cuales se crea continuamente a lo largo de una cordillera oceánica y se destruye continuamente en una zona de Benioff. El término «placa» fue acuñado por el geólogo norteamericano W. Jason Morgan y, en la actualidad, el concepto en su totalidad recibe el nombre de «tectónica de placas».

mapa tectonicas de placas

Sucesora de la teoría de la deriva continental, la teoría de la tectónica de placas, enunciada a principios de la década del ’70 por varios científicos, postula la existencia de placas litosféricas que se desplazan en forma más o menos independiente unas de otras sobre la blanda astenosfera. También explica la distribución global de los volcanes y de los terremotos.

La litosfera no es una capa continua y uniforme, sino que está dividida en grandes fragmentos o placas litosféricas. Estos fragmentos tienen cierta independencia unos de otros y se desplazan flotando sobre la astenosfera, en forma similar a como lo hacen los grandes bloques de hielo que flotan sobre el agua. Cada una de las placas está totalmente rodeada de otras, y sus formas y tamaños son variados e irregulares.

Existen ocho grandes placas litosféricas: la Pacífica, la Europa-africana, la Antártica, la Asiática, la Norteamericana, la Sudamericana, la Indoaustraliana y la de Nazca, y algunas placas menores, como la del Caribe, la Filipina, la de Cocos y la Arábiga.

1 Placa norteamericana2 Placa pacífica3 Placa de Nazca4 Placa sudamericana
5 Placa africana6 Placa arábiga7 Placa eurasiática8 Placa antártica
9 Placa indoaustraliana____ Convergente______ Divergente 
bordes tectonicos divergente

Bordes convergentes o destructivos. Dos placas con bordes comunes se acercan y colisionan. Una de las placas desciende y se Introduce debajo de la otra (subducción). Se produce este fenómeno cuando el borde de una placa oceánica, que es densa y delgada, choca contra una placa continental, menos densa y más gruesa: la primera se introduce por debajo de la segunda, se ablanda y se funde en el manto. Durante este proceso, se destruye litosfera oceánica. Esto ocurre, por ejemplo, con la placa de Nazca que choca y se introduce debajo de la placa Sudamericana.

bordes tectonicos divergente

Bordes divergentes o constructivos. Dos placas con bordes comunes se alejan o divergen y se forma entre ambas una brecha, a través de la cual asciende el material del magma. Éste se solidifica y se adhiere a los bordes de las placas oceánicas, proceso denominadoacreción, con lo cual se forma nueva litosfera oceánica. Esto ocurre, por ejemplo, con los bordes divergentes de la placa Sudamericana y la Africana.

bordes tectonicos frontera transformacion

Bordes transformantes. Los bordes comunes de dos placas se desplazan uno al lado del otro, lateralmente. En este caso, las placas no chocan ni se alejan: no se crea ni se destruye litosfera; sin embargo, este desplazamiento genera enormes fricciones que liberan energía en forma de terremotos. Uno de los ejemplos más conocidos de bordes transformantes es la falla de San Andrés, en California, producida por el desplazamiento lateral de la placa Pacífica y la Norteamericana.

 LOS BORDES DE PLACAS: BORDES DE LAS PLACAS
En las zonas en que están en contacto dos placas, es decir en sus bordes,,tienen lugar los principales fenómenos geológicos que modelan la superficie del globo. Según sean los movimientos relativos de dos placas en contacto, tenemos tres tipos de bordes.

Los bordes divergentes o constructivos corresponden a las dorsales oceánicas medias. En ellas se da un abundante vulcanísmo, que genera kilómetros cúbicos de basaltos, de composición muy uniforme. Y esta acumulación de basaltos, que presentan el aspecto de lavas almohadilladas por haberse vertido en el mar, forma la nueva corteza oceánica y hace que las dos placas adyacentes se muevan en sentidos opuestos. Al vulcanismo se le suma una actividad sísmica poco profunda.

Los bordes convergentes o destructivos corresponden a las zonas de subducción. Cuando dos placas que se desplazan en sentidos opuestos entran en contacto, una de las dos se hunde bajo la otra y va a destruirse en el manto.

La convergencia va acompañada de violentos fenómenos. Al hundirse, la placa inferior provoca rozamientos que se traducen en movimientos sísmicos. Provoca, también, la producción de magma, que alimenta volcanes de carácter frecuentemente explosivo.

Comprime y deforma fuertemente la placa superior, originando en ella un levantamiento que se convierte en cordillera. Si ambas placas son oceánicas, como en el Pacífico occidental, el levantamiento es un arco insular, erizado de múltiples volcanes, que emerge progresivamente.

Si una placa oceánica entra en contacto con otra continental, la placa oceánica se hunde por debajo de ésta y origina la formación de una imponente cordillera en el borde de la placa continental: es, por ejemplo, el caso de los Andes. Pero la prosecución del movimiento puede hacer que entren en contacto dos continentes y que, al colisionar ambas masas, el movimiento quede bloqueado: así ocurrió en el Himalaya.

Añadamos, por último, que en algunas zonas las placas en contacto se deslizan lateralmente una con respecto a otra. Son los bordes conservadores, así llamados porque en ellos no se da destrucción ni construcción. Dichos bordes quedan materializados por grandes fallas verticales, o fallas transformantes, a lo largo de las cuales se producen intensas fricciones que provocan violentos seísmos. La falla de San Andrés es un buen ejemplo.