Agroquímica

Historia de la Quimica y sus Etapas Cientificos Precursores

Historia de la Química
Las Etapas Evolutiva y Científicos Precursores

Aunque podemos situar el nacimiento de la química, como un área del conocimiento de intenciones y resultados nítidamente científicos, en los albores de la época decimonónica, la historia de los esfuerzos humanos por la comprensión de los secretos de las transformaciones de las sustancias naturales se remonta a lejanos períodos de la antigüedad.

Las técnicas de la cerámica y el vidrio de las sociedades prehistóricas se sitúan entre los primeros precedentes conocidos de la aplicación de conocimientos químicos.

Procesos de superior sofisticación tecnológica, como el tratamiento metalúrgico del oro, el hierro y otros metales, las técnicas de embalsamamiento practicadas por los egipcios, o la invención de la pólvora y el empleo de la tinta en la antigua civilización china constituyen una muestra de los avances de la química en las sociedades del pasado.

La química moderna, cuyo nacimiento se sitúa tradicionalmente hacia los inicios del siglo XIX, consiguió desembarasarse del lastre seudocientífico que la había acompañado durante milenios e integrarse en el ámbito de la racionalidad sistemática característica de las ciencias contemporánea.

Entendida como la disciplina encargada del estudio de las tansformaciones ocurridas entre los cuerpos, debidas a cambios en su naturaleza o su estructura interna, la química comprende un conjunto de especialidades de las ciencias naturales que tienden un puente entre las cualidades de la materia inanimada y las propiedades más esenciales de los organismos vivos.

Etapa 1-El Fuego y sus aplicaciones:

Prehistoria: Se presenta a partir del manejo y dominio del fuego por las diferentes tribus, lo cual utilizaban no solo para obtener el calor en las noches de frio, sinotambién para protegerse de los animales salvajes del momento, para laelaboración de los alimentos, lo cual sucedió en la época del Homo Erectus, hacemás de 500.000 años. Nacen las técnicas de la cerámica , el vidrio y metales de las sociedades prehistóricas se sitúan entre los primeros precedentes conocidos de la aplicación de conocimientos químicos.

Procesos de superior sofisticación tecnológica, como el tratamiento metalúrgico del oro, el hierro y otros metales, las técnicas de embalsamamiento practicadas por los egipcios, o la invención de la pólvora y el empleo de la tinta en la antigua civilización china constituyen una muestra de los avances de la química en las sociedades del pasado.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

Etapa 2-Grecia el Estudio de la Materia:

Los griegos: con el desarrollo del ser humano en forma integral fueron surgiendo pensamientos acerca de la materia y su  conformación,concretamente en Grecia surgió en el siglo IV a.c. con Empédocles de Agripentoquien esbozo la tesis de que los elementos fundamentales eran la tierra, el aire, el agua y el fuego, considerando que los objetos son precisamente el producto de la combinación de las diferentes proporciones de ellos.

Las hipótesis sobre la constitución de la materia y la causa de sus modificaciones químicas se basaban en normas de inspiración cosmológica sobre la existencia de estos cuatro elementos básicos citados por la mayoría de las escuelas filosóficas helénicas.

De esta forma, acertadas exposiciones sobre la estructura de la materia como las defendidas por la escuela ato-mista de Leucipo y Demócrito no pasaban de ser reflexiones abstractas sin ninguna constatación experimental.

Profundizar en el conocimiento de cómo está constituida la materia ha sido siempre uno de los grandes objetivos del pensamiento humano. La idea de que toda la materia que forma el mundo físico está formada por partículas muy pequeñas, separadas por espacios vacíos data ya de los filósofos griegos, especialmente de Demócrito, que vivieron en el siglo V a. C. Los pensadores helenos se plantearon la siguiente pregunta: si tomamos un trozo de hierro, por ejemplo, y lo cortamos en partes más pequeñas, ¿se podrá seguir cortando indefinidamente o bien llegará un momento en que encontremos una partícula de hierro que sea indivisible y no pueda cortarse más? El filósofo Demócrito opinó que debía existir una última partícula que ya no podía ser dividida en otras más pequeñas y la denominó átomo (en griego átomo quiere decir indivisible).Desgraciadamente, las ideas de Demócrito fueron combatidas por Aristóteles y por este motivo fueron rechazadas durante largo tiempo a causa del prestigio universal del gran filósofo griego.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

Etapa 3-La Química Moderna:

Surge en el siglo XIII, cuando surge lanecesidad de explicar los cambios de cualidad y de sustancia, en las sustancias inanimadas. La tradición alquimista árabe y oriental se perpetuó en el continente europeo con renovada fuerza.

Pese a su notable carga de esoterismo y sus connotaciones místicas, que ligaban las reacciones químicas con las fuerzas ocultas del cosmos, la alquimia medieval fue responsable de un importante empuje en el conocimiento de los compuestos químicos y los mecanismos de su transformación en otros de diferente naturaleza. A través de la alquimia buscaban la piedra filosofal, método hipotético capaz de transformar todos los metales en oro, poniendo en practica su objetivo es que desarrollan nuevos productos y técnicas químicas, lo que a la postre es labase de la química experimental.

Comienza  a desarrollarse la química como ciencia en los siglos XVI y XVII, cuandose empieza analizar el comportamiento y propiedades de los gases, se instaura latécnica de medición, se desarrolla el concepto de elemento, considerando queeste es una sustancia que tiende a descomponerse en otro, se desarrollo la teoría del flogisto.

Podemos asegurar que los primeros síntomas de evolución hacia actitudes más consonantes con las pujantes doctrinas científicas del momento se apreciaron durante la época renacentista.

Los químicos de los siglos XVI y XVII se imbuyeron del espíritu de las nuevas concepciones de las matemáticas, la física y la astronomía y se decantaron gradualmente hacia la adopción de criterios de análisis eminentemente experimentales. Fruto de esta postura, se produjo una ingente sucesión de descubrimientos de sustancias y elementos desconocidos utilizando técnicas de investigación cada vez más perfeccionadas.

El siglo XVIII recogió el espíritu sembrado por sus inmediatos predecesores y emprendió la tarea de enunciar teorías universales sobre la metamorfosis de la naturaleza.

Así, al nacimiento de la química de los gases que había permitido el estudio científico del aire, el aislamiento del hidrógeno y la determinación de la importancia de la combustión en las reacciones metálicas, sucedió la hipótesis del flogisto.

Este supuesto ente, inmanente de toda sustancia natural, se transmitiría de unos cuerpos a otros en el curso de las combinaciones químicas y forzaría los fenómenos de la combustión.

El descubrimiento del oxígeno en los óxidos y sales, unido a la exposición de leyes sobre el comportamiento de los gases, fue recogido en las postrimerías del siglo por Antoine-Laurent de Lavoisier para elaborar su hipótesis sobre la composición del aire y el agua.

El empleo de un instrumental químico perfeccionado le permitió establecer un compendio de las leyes fundamentales de la química. A ellas se unió un estudio pormenorizado de los sistemas de nomenclatura y la adopción de la metodología general de las ciencias naturales, de forma que esta disciplina del saber se alejó de las posturas históricas del pasado y proyectó su actividad hacia el esfuerzo común de la ciencia moderna.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

Etapa 4:-La Química Atómica:

Se inicia con la organización del sistema de clasificaciónde los elementos, agrupándolos Johann Dobereiner en grupos de 3 elementos conocidos como triadas, teniendo en cuenta las propiedades físicas que modificaban de manera ordenada, con su masa atómica. Durante el siglo XIX el número de elementos químicos conocidos fue haciéndose cada vez mayor, y simultáneamente fueron estudiándose sus propiedades tanto físicas como químicas.

Por este motivo se apreció la conveniencia de clasificar los elementos de modo sistemático, atendiendo a las propiedades que tuvieran en común. Ahora bien, la clasificación no resultaba sencilla ya que cada elemento poseía propiedades características que lo diferenciaban de los demás elementos.

Atendiendo a las propiedades de los elementos, el primer intento de clasificación de los elementos se basó en separarlos en dos grupos: los elementos que tenían características metálicas y los que no las tenían, es decir, se separaron los metales de los no metales.

Sin embargo, este primer intento de clasificación no resultó satisfactorio ya que quedaban agrupados elementos muy diferentes y además no podía establecerse una separación clara entre ambos grupos ya que algunos elementos presentaban a la vez características metálicas y no metálicas.

En 1869, trabajando independientemente. Dimitri Mendeleiev y Lothar Meyer clasificaron los elementos atendiendo a sus propiedades químicas y físicas, respectivamente, llegando a una ordenación similar, al clasificar los elementos por masas atómicas crecientes atendiendo a los criterios anteriores.(Ver: Tabla de Mendeleiev)

ESTRUCTURA ATÓMICA DE LA MATERIA: A partir del siglo XIX empezaron a aparecer las primeras teorías científicas sobre la constitución de la materia, que retomaron el concepto de átomo y que posteriormente han ido imponiéndose hasta la actualidad. Así, en 1805, John Dalton expuso sus ideas sobre la constitución atómica de la materia, que pueden resumirse del modo siguiente:

a) La materia está constituida por partículas muy pequeñas e indivisibles, denominadas átomos.

b) Los átomos de un mismo elemento son iguales entre sí.

c) Los compuestos están formados por átomos distintos.

d) Los átomos de distintos elementos tienen distinta masa y distintas propiedades.

e) La masa total de las sustancias que intervienen en las reacciones químicas no varía, ya que los átomos son invariables.

Así pues, de las ideas de Dalton se deduce que un átomo es la parte más pequeña de un elemento que puede intervenir en una reacción química mientras que una molécula es la parte más pequeña de un compuesto que conserva todas las propeidades del mismo. (Ver: La Materia)

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

¿QUE ES LA QUÍMICA?: El nombre de la química moderna viene de la alquimia, que probablemente nació en la región de Khimi, «el país de la tierra negra», en el delta del Nilo. Aquí se descubrió por primera vez, hace más de 4000 años, que la acción del calor sobre los minerales puede aislar metales y cristales con propiedades útiles, que por lo tanto se podían vender con un beneficio.

La práctica de la alquimia se extendió por todo el mundo árabe, hasta Asia, donde se enriqueció con el secreto de la producción de la pólvora, guardado por los chinos.

Uno de los objetivos de la alquimia era la transmutación del metal: los alquimistas buscaban una «piedra filosofal» que pudiera convertir metales como el hierro, el cobre y el plomo en el metal «noble» oro, que ni perdía su brillo ni su valor comercial. También pensaban que la piedra filosofal era el «elixir de la inmortalidad» y que los que lo poseían gozarían de salud eterna.

A continuación se hicieron muchos experimentos que, aunque no dieron los resultados deseados, sí que llevaron al desarrollo de las técnicas que forman la base de la química moderna.

La alquimia llegó a asociarse con ideas y prácticas místicas, pero, con el acceso a los escritos árabes sobre alquimia, a partir del s. XII se introducían poco a poco técnicas e ideas más racionales en el estudio de los procesos químicos, aunque se mantenían muchos de los objetivos originales.

De hecho, incluso sir Isaac Newton experimentó con la transmutación del oro; una actividad muy oportuna, pues era jefe de la Ceca Real.

Los objetivos de la química moderna: En la química moderna, la piedra filosofal ha sido sustituida por una fe fundamental en la importancia del entendimiento de las leyes físicas que gobiernan el movimiento de los átomos y las moléculas.

Esta creencia ha fomentado el desarrollo de métodos para convertir minerales, gases y aceites naturales de bajo coste en sustancias de gran valor comercial o social.

Durante los últimos 150 años este enfoque ha transformado nuestro mundo por completo. El descubrimiento de procedimientos químicos para convertir hierro en acero , ha desempeñado un papel importante en la revolución Industrial.

En el s. XX se ha logrado un aumento espectacular en el rendimiento de cereales por hectárea de tierra de cultivo, gracias al descubrimiento hecho en Alemania en 1908, de que se puede convertir nitrógeno del aire en abono nitrogenado.

De la misma manera la profundización del conocimiento de las estructuras y de las reacciones de los compuestos (orgánicos) del carbono ha hecho posible la producción de medicamentos y fibras sintéticas que afectan la vida de todos.

La evolución de la química, desde la producción de sustancias nuevas en cantidades muy pequeñas en laboratorios también pequeños, a los procesos industriales modernos, que producen millones de toneladas de productos químicos, es problemática.

En un laboratorio de química escolar, el olor a huevo podrido del ácido sulfhídrico puede ser bastante inofensivo, pero el escape de un gas nocivo, a una escala proporcional, en una planta química grande, puede perjudicar seriamente la salud.

Por lo tanto, la industria química moderna tiene una doble responsabilidad: no sólo la de producir los productos químicos que la sociedad del bienestar consume en cantidades cada vez mayores, sino además la de hacerlo sin que esto repercuta demasiado en el entorno local o global.

Todo lo investigado y descubierto hasta nuestro último dias en las distintas área cientficas, como por ejemplo el Teorema de Thales, de Pitágoras, las ecuaciones de Einstein o el modelo atómico de Borh ha sido logrado con el esfuerzo de grandes cientificos que han dedicado miles de horas a la observación, la experimentación y el estudio de los fenómenos naturales que ellos consideraban analizar.

Probablemente nunca se hayan detenido a pensar es que, para llegar a una conclusión, estos hombres y mujeres de ciencia han dedicado muchas horas de trabajo. Y más aún: la gran mayoría permanece en el anonimato. Hipótesis y experimentos, aciertos y errores, observación y estudio son matices de la vida del científico.

La Química es una disciplina que no escapa a estas reglas. A lo largo de la historia, numerosas cuestiones que parecían mágicas se fueron vislumbrando gracias al trabajo de los científicos.

A pesar de realizar notables e inspirados descubrimientos en diversas técnicas de transformación, las nociones químicas de las culturas precristianas de la cuenca mediterránea y las desarrolladas en el medio y extremo oriente eran escasas, y los trabajos desarrollados en este campo tenían un fundamento teórico muy endeble.

Las hipótesis sobre la constitución de la materia y la causa de sus modificaciones químicas se basaban en normas de inspiración cosmológica sobre la existencia de elementos básicos, como el fuego, agua, tierra y aire citados por la mayoría de las escuelas filosóficas helénicas.

De esta forma, acertadas exposiciones sobre la estructura de la materia como las defendidas por la escuela atomista de Leucipo y Demócrito no pasaban de ser reflexiones abstractas sin ninguna constatación experimental.

Los precursores de los modernos químicos aparecieron en el curso de la edad media en la figura de los alquimistas, seguidores de las doctrinas filosóficas del período helenístico griego y del pensamiento órfico y pitagórico del próximo oriente.

Este término, de etimología árabe, designa en la historia de la química a los estudiosos islámicos y cristianos que desde aproximadamente el siglo IX se dedicaron a la obtención de sustancias por procedimientos de transformación química, en busca de los cuerpos nobles cuyo tratamiento les revelara el secreto de los cambios y fluctuaciones del Universo.

A través de procesos como la amalgamación de metales, la sublimación, la destilación y la disolución, aprendieron las técnicas de alteración de los compuestos e idearon métodos para la obtención de numerosas sustancias conocidas y nuevas.

La tradición alquimista árabe y oriental se perpetuó en el continente europeo con renovada fuerza. Pese a su notable carga de esoterismo y sus connotaciones místicas, que ligaban las reacciones químicas con las fuerzas ocultas del cosmos, la alquimia medieval fue responsable de un importante empuje en el conocimiento de los compuestos químicos y los mecanismos de su transformación en otros de diferente naturaleza.

Los primeros síntomas de evolución hacia actitudes más consonantes con las pujantes doctrinas científicas del momento se apreciaron durante la época renacentista. Los químicos de los siglos XVI y XVII se imbuyeron del espíritu de las nuevas concepciones de las matemáticas, la física y la astronomía y se decantaron gradualmente hacia la adopción de criterios de análisis eminentemente experimentales.

Fruto de esta postura, se produjo una ingente sucesión de descubrimientos de sustancias y elementos desconocidos utilizando técnicas de investigación cada vez más perfeccionadas.

El siglo XVIII recogió el espíritu sembrado por sus inmediatos predecesores y emprendió la tarea de enunciar teorías universales sobre la metamorfosis de la naturaleza. Así, al nacimiento de la química de los gases que había permitido el estudio científico del aire, el aislamiento del hidrógeno y la determinación de la importancia de la combustión en las reacciones metálicas, sucedió la hipótesis del flogisto.

Este supuesto ente, inmanente de toda sustancia natural, se transmitiría de unos cuerpos a otros en el curso de las combinaciones químicas y forzaría los fenómenos de la combustión.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

CIENTIFICOS PRECURSORES DE LA CIENCIA QUIMICA:

En el siguiente recorrido, mecionaremos  una sintesis de los los principales acontecimientos o etapas que marcaron este camino.

Las primeras actividades relacionadas con la Química tienen que ver con la forja de metales, con la preparación de barnices y la fabricación de vidrio.

Hacia los años 600 a 400 a. C, Demócrito (460-370 a. C.) postula, por primera vez, la existencia de átomos (con una estructura muy distinta de la conocida actualmente).

En el año 323 a. C. Aristóteles (384-322 a. C.) anuncia la existencia de cuatro elementos: aire, fuego, tierra y agua, cada uno con características particulares. Ya en la era cristiana, en el año 100 d. C, se registran los comienzos de la alquimia, práctica que persigue como objetivo transmutar (convertir) los metales en oro y encontrar el elixir de la larga vida.

Las prácticas alquimistas etan una extraña mezcla de magia y realidad, pero de ellas pueden extraerse muchos procedimientos aún vigentes. Por ejemplo, en el siglo XI aparecen manuscritos de alquimistas que describen técnicas utilizadas en la actualidad como la destilación. Entre los productos obtenidos se mencionan el alcohol y los ácidos minerales.

Un siglo después, en Oriente, los chinos sorprenden con un descubrimiento asombroso: la pólvora.

En el siglo XVI se desarrollan los métodos cuantitativos y surge, de la mano del médico suizo Theophrastus von Hohenheim (1493- 1541), conocido como Paracelso, la iatroquímica (ciencia que utiliza los compuestos químicos en medicina) y, hacia fines del siglo XVI, aparece Alchemia, considerado el primer libro de Química, escrito por Andreas Livabius.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com Paracelso

Paracelso

A medida que transcurre el tiempo, la magia deja su lugar a la ciencia, y los «nuevos científicos» intentan explicar la naturaleza de la materia y de las transformaciones.

En el siglo XVII, George Ernst Stahl (1659-1734) postula su teoría del flogisto, Jan Baptista van Helmont (1577-1644) establece las bases de la ley de conservación de la masa y revela la existencia de los gases; finalmente, Robert Boyle (1627-1691) comienza a desarrollar la teoría cinético-molecular de los gases: encuentra cómo se relacionan el volumen y la presión.

En el siglo XVIII se revelan más secretos: Henry Cavendish (1731-1810) aisla el «aire inflamable», hoy conocido como hidrógeno, y realiza varias experiencias con este gas; Joseph Priestley (1733-1804) estudia una docena de nuevos gases, entre ellos el oxígeno, y comprueba que este gas es necesario para la respiración animal y para la combustión.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com Joseph Priestley

Joseph Priestley

Con los descubrimientos de Priestley y varios experimentos brillantes. Antoine Lavoisier  (1743-1794) descarta la teoría del flogisto y explica el lavoisier quimica proceso de combustión.

Además, perfecciona los métodos cuantitativos, y es considerado por algunos el padre de la Química moderna.

Hacia fines del siglo comienza a manejarse la nomenclatura química que conocemos hoy: Jons Jakob (1779-1848), barón de 3erzelius, representa los elementos químicos con sus símbolos.

Durante el siglo XIX, la mirada se centra en dilucidar la naturaleza de la materia: Joseph Gay-Lussac (1778-1850) enuncia la ley de proporciones múltiples para los gases, lo que implica la interacción de partículas discontinuas o átomos, hecho que es explicado cor un químico brillante: John Dalton (1766-1844) postula su teoría atómica.

Sin embargo su genialidad no termina allí: Dalton asigna a los distintos átomos un valor de masa atómica relativo.

 John Dalton

John Dalton

Las leyes de la Química Moderna se suceden y Amedeo Avogadro (1776-1856) introduce la distinción entre átomos y moléculas. También establece que a presión y temperatura determinadas, dos volúmenes iguales de gases diferentes tienen el mismo número de partículas.

Por otra parte, se avanza en el área de la Química del carbono y se originan las primeras industrias químicas: en la química inorgánica. Svante Arrhenius (1859-1927) estudia la disociación de sales por métodos electroquímicos.

La necesidad de ordenar los elementos químicos conocidos culmina con una obra genial: Dmitri Mendeleiev (1834-1907) y Lothar Meyer (1830-1895) elaboran en forma independiente la tabla periódica de clasificación.

 Dmitri Mendeleiev

Dmitri Mendeleiev

Restan muchos interrogantes en el camino, pero existe uno que inquieta más que otros, ¿cómo están formados los átomos?.

Varios acontecimientos se suceden en torno de esta pregunta.

Por un lado, Antoine-Henri Becquerel (1852-1908) descubrió que algunos compuestos de uranio emitían una radiación más potente que los rayos X.

 Antoine-Henri Becquerel

Antoine H. Becquerel

Marie Curie (1867-1934) y su esposo Pierre (1859-1906) determinaron que el átomo de uranio era el que producía radiactividad. Por otro lado, mediante el empleo de rayos catódicos, Joseph John Thomson (1856-1940) descubre el electrón.

 Marie Curie

Marie Curie

 Niels BohrYa en el siglo XX. numerosos físico-químicos, entre ellos. Ernest Rutherford (1871-1937). Niels Bohr (1885-1962), James Chadwick (1891-1974) y Linus Pauling (1901-1994)consiguen dilucidar la estructura real del átomo, que permite explicar la afinidad y las uniones de los distintos elementos químicos.

En la Química aplicada surge la bioquímica.

Primero persigue el estudio de los fluidos corporales, pero pronto se desarrollan métodos para determinar la naturaleza y función de los componentes celulares.

Además, se desarrolla de manera sorprendente la industria química, que permite la síntesis artificial de numerosos compuestos.

La disciplina se interrelaciona con otras áreas, como la biotecnología, la ingeniería, el estudio de materiales, etc.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ETAPAS DE LA EVOLUCIÓN DE LA QUÍMICA

Milenio cuarto a.C. a siglo V a.C.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/quimica-1.jpg

Relieve egipcio que muestra herreros usando sopletes para avivar el fuego y así fundir el metal.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com aristoteles

Aristóteles postula su teoría de los cuatro elementos.

SIGLOS XVI y XVII

historia quimica

Grabado que aparece en el libro Alchemia.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com stahl

George Ernst Stahl enuncia su teoría del flogisto.

SIGLO XVIII

Resultado de imagen para historiaybiografias.com Joseph Priestley

Joseph Priestley experimenta con gases, entre ellos oxígeno.

lavoisier quimica

Antoine Lavoisier enuncia ley de conservación de la teoria.

SIGLO XIX

Resultado de imagen para historiaybiografias.com gay lusaac

Joseph Gay-Lussac enuncia dos importantes leyes sobre los gases.
 John Dalton

John Dalton se destaca por enunciar su célebre teoría atómica.

historia de la quimica

Svante Arrhemius obtiene el premio Nobel por sus trabajos sonre ionización

historia de la quimica

Justus von Liebig (1803-1873) aplicó sus conocimientos de Química inorgánica a la agricultura.

SIGLO XX

historia de la quimica borh

Neil Borh presente un modelo atómico donde los electrones giran alrededor de un nucleo, que contiene protones y neutrones

historia de la quimica watson

James Watson (1928-), junto con Francis Crick, descubre la estructura del ADN.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria4.jpg

APLICACIONES DE LA QUIMICA

En la industria alimentaria, los químicos supervisan los procesos de producción y la calidad de las materias primas y de los productos obtenidos. Los especialistas en alimentos se llaman bromatólogos. Los resultados de su trabajo pueden comprobarse, por ejemplo, leyendo las etiquetas de los alimentos, que incluyen un detalle porcentual de los compuestos químicos.

https://historiaybiografias.com/bullet_tildado.gif

La petroquímica, o química del petróleo y sus derivados, cuenta con químicos dedicados a investigar, desarrollar y aplicar nuevos productos. Se desarrollan aquí combustibles, plásticos y otros materiales novedosos capaces de reemplazar a los tradicionales, mejorando sus propiedades y ampliando el campo de aplicación.

https://historiaybiografias.com/bullet_tildado.gif

El control de calidad se realiza, de manera exhaustiva, en la industria farmacéutica, donde muchos químicos trabajan, también, para desarrollar nuevos medicamentos. Día a día se sintetizan analgésicos, antibióticos y otras drogas.

https://historiaybiografias.com/bullet_tildado.gif

La tarea del químico forense resulta importante para aclarar situaciones legales frente a un hecho concreto. Por ejemplo, la presencia de una droga en un tejido cadavérico, o de alguna sustancia tóxica en aguas o alimentos. Los toxicólogos analizan estos aspectos.

https://historiaybiografias.com/bullet_tildado.gif

-Os agroquímicos trabajan asesorando a agricultores y ganaderos en el mejoramiento de tierras de cultivo y pastoreo; en el uso de fertilizantes, de pestici-:as, de suplementos alimentarios para el ganado, etc.

https://historiaybiografias.com/bullet_tildado.gif

El estudio de las propiedades fisicoquímicas de los materiales usados en la construcción, así como el diseño de plantas industriales, es tarea de los ingenieros químicos.

https://historiaybiografias.com/bullet_tildado.gif

Los químicos industriales se dedican al análisis e investigación de las propiedades de numerosas sustancias, que se utilizan en la fabricación de diversos productos, y al desarrollo de nuevos compuestos.

https://historiaybiografias.com/bullet_tildado.gif

Fuente Consultada:
Enciclopedia Tematica Ilustrada CONSULTORA Tomo IV  – La Química –
QUIMICA I Sistemas Materiales, Estructura de la Materia, Transformaciones Químicas de Alegria, Bosack, Del Fávaero y Otros – Santillana
Enciclopedia Hispanica – Temapedia – Historia de la Quimica

Toyotismo Criterio Para La Organizacion Industrial de Producion

TOYOTISMO, Organización Industrial Científica
En Busca de la Eficacia Productiva

ABANDONO DE LA PRODUCCIÓN EN CADENA
Al final de los años sesenta se llegó a la conclusión —principalmente en los países escandinavos— de que ya no era totalmente válido el principio de Ford según el cual un producto resulta tanto más barato cuanto más racional es su fabricación. El crecimiento de la producción se veía amenazado por los altos índices de absentismo laboral, frecuentes bajas por enfermedad, descenso de la calidad y dificultad para contratar nueva mano de obra. Algunas grandes empresas suecas, entre ellas Saab-Scania y Volvo, crearon equipos de investigación en los cuales los propios trabajadores pudieron aportar sus experiencias y sugerencias. En 1972 se eliminó la cadena de producción en el taller de fabricación de motores de las fábricas Saab-Scania. En Volvo cada trabajador monta «su» automóvil de forma ampliamente autónoma.

El dinamismo de la empresa japonesa se atribuye a los secretos” de la organización productiva que presenta fuertes diferencias con el taylorismo y fordismo de la industria norteamericana.

toyotismo, produccion japonesa

Estas características de las empresas japonesas son, en primer lugar, el sistema de empleo «de por vida», el sindicato por empresa que tiende más a la cooperación que al conflicto (huelgas) y el salario por antigüedad

Pero son sin duda las innovaciones introducidas por el ingeniero Ohno de la empresa automotriz Toyota  que impusieron un modelo de producción —el toyotismo— con las siguientes características:

  • Se produce a partir de los pedidos hechos a la fábrica (demanda), que ponen en marcha la producción
  • La eficacia del método japonés está dado por los llamados “cinco ceros”: “cero error, cero avería (rotura de una máquina), cero demora, cero papel (disminución de la burocracia de supervisión y planeamiento y cero existencias (significa no inmovilizar capital en stock y depósito: sólo producir lo que ya está vendido, almacenar ni producir en serie como en el fordismo). Lo comercial (el mercado) organiza el taller.
  • La fabricación de productos muy diferenciados y variados (muchos modelos) en bajas cantidades (producción acotada). Recordemos que el fordismo implicaba la producción masiva de un mismo producto esta standard, ppor ejemplo, el Ford T negro).
  • Un modelo de fábrica mínima, con un personal reducido y flexible.
  • Un trabajador multifuncional que maneja simultáneamente varias máquinas diferentes. Los puestos bajo son polivalentes, cada obrero se encarga de operar tres o cuatro máquinas y realiza varias tareas de ejecución, reparación, control de calidad y programación. En el taylorismo los obreros realizan tareas parciales y un trabajo repetitivo.
  • La disposición de las máquinas y de los trabajadores en torno a ellas también es distinto a la que imponía  la cinta transportadora en la cadena de montaje de Ford.
  • La adaptación de la producción a la cantidad que efectivamente se vende: producir «justo lo necesario a tiempo”.
  • La llamada autonomatizacíón, introduce mecanismos que permiten el paro automático de la máquina so de funcionamiento defectuoso, para evitar los desperdicios y fallos.

El automóvil de mayor producción en el mundo después del Ford T, el Volkswagen «escarabajo», se montaba en la cadena de producción, en la que cada trabajador realizaba una única operación  La firma sueca Volvo ha prescindido de este sistema; cada operario monta «su» automóvil.

CRISIS DEL FORDISMO: La suba del 400 % del precio del petróleo crudo, establecida por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) entre 1973 y 1974, determinó la disminución de la producción de los países industriales. A pesar de las estrictas restricciones impuestas por los gobiernos al consumo de petróleo y sus derivados, el encarecimiento se trasladó al resto de los productos, cuyos precios aumentaron en forma vertiginosa y la inflación se incrementó notablemente, tanto en Europa como en los Estados Unidos.

Las innovaciones tecnológicas no alcanzaron a resolver estos problemas. Al mismo tiempo, la progresiva saturación de los mercados internos condujo a una mayor apertura internacional del comercio, y se hicieron sentir los efectos de la competencia de otros países con economías pujantes, como el Japón. Mientras tanto, las múltiples fundones que desarrollaba el Estado determinaron que el gasto público creciera a la par de la inflación, y las ideas de Keynes comenzaron a ser discutidas.

Con más gastos que ingresos, es decir, con déficit, los gobiernos recurrieron al endeudamiento externo, a la emisión de moneda y al aumento de los impuestos para poder financiar su gestión. Esta conjunción de situaciones desalentó las inversiones de las empresas y el consumo de la población. Entonces, el crecimiento económico se estancó y el Estado obtenía aún menos recursos, lo que condujo al aumento del déficit, el endeudamiento y a la inflación. Así, progresivamente, las economías entraron en crisis.

No hay una explicación unánime acerca de los ciclos de crecimiento y depresión de las economías capitalistas. Para algunas teorías, esta sucesión se atribuye solo a factores económicos (por ejemplo el precio de las materias primas, el estancamiento del consumo, la tecnología); para otras, inciden también factores sociales o políticos (como migraciones y conflictos gremiales). Por ello, el debate sobre las causas de la crisis del fordismo sigue vigente.

TABLA COMPARATIVA DE AMBOS SISTEMA

tabla comparativa: producción ford - toyota

Historia del Hundimiento del TITANIC Causas de la Tragedia Explicacion

Historia del Hundimiento del «TITANIC»
Causas de la Tragedia

El TITANIC, la primera clase más lujosa del mundo

La botadura del Gigante del Océano tuvo lugar el 31 de mayo de 1911 en Belfast, y en el año que transcurrió hasta su singladura inaugural se llevó a cabo a gran velocidad el equipamiento interior y la decoración de aquella embarcación suprema. El barco tenía licencia de las autoridades británicas para transportar a 3300 pasajeros, además de la necesaria tripulación. S

in embargo, debido a la suntuosa decoración de la primera clase, el Titanic sólo ofrecía plaza a 2400 pasajeros, 750 de ellos en la mencionada primera clase.

En las cifras se refleja la preferencia dedicada a la categoría de lujo, que además de todas las comodidades, como la amplitud de las suites, también disponía de una cancha de squash, una piscina cubierta, magníficos comedores y salas de fumadores, bibliotecas, cafés, una cubierta de paseo y cubiertas privadas pertenecientes a las suites.

La segunda clase del Titanic estaba equipada con el mismo confort con que se había dotado la primera clase de los barcos más antiguos. Y también en tercera, el Titanic establecía nuevos baremos: hasta entonces los barcos equipados con grandes dormitorios comunes, pero el Titanic disponía de cabinas de tan sólo cuatro pasajeros cada una, con camas dobles y literas.

La travesía también debía resultar agradable para los viajeros de segunda y tercera clase pues, además, los muchos emigrantes que se dirigían a América constituían la fuente de ingresos más segura. Había cabinas de tercera clase a partir de un precio de 36 dólares estadounidenses, y de segunda, a partir de 60 dólares.

el titanic navegando

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

DESCRIPCIÓN DE LA HISTORIA DEL HUNDIMIENTO:

Era la noche del 14 de abril de 1912. Sobre la cubierta del transatlántico Titanic, el marinero de guardia Federico Fleet oteaba en la noche fría y serena. El transatlántico, el «insumergible», la más grande y hermosa nave del mundo, avanzaba majestuoso en la quinta noche de su viaje inaugural hacia Nueva York. Se encontraba a 700 Km. al sur de Terranova y a 1.900 de Nueva York.

A las 23 y 40, Fleet vio de pronto frente a sí una enorme masa blanca en medio de la oscuridad. Observó un instante y llamó inmediatamente por teléfono al puente de mando.

—¿Qué sucede? —-habló la voz del oficial que atendió el teléfono.
—Un témpano, frente a proa.
—Está bien.

Prontamente se interrumpió el ruido de las maquinarias y él barco se preparó para retroceder. Fleet observaba con espanto acercarse cada vez más la inmensa montaña de hielo, mucho más alta que el castillo de proa. El marino se hallaba espantado, esperando el encontronazo. Pero luego, ya en el último momento, la proa comenzó a doblar a la izquierda, mientras la montaña de hielo se escurría por el flanco derecho de la nave.

El peligro parecía haberse conjurado. Mas el témpano, con un espolonazo bajo las aguas, había abierto una enorme hendidura en el casco del buque. En el recinto de la caldera N9 6, el fogonero Fred Barret estaba hablando con el segundo oficial de máquina, cuando se encendió la luz roja de alarma.

Se sucedió en seguida un estruendo ensordecedor mientras toda la pared de acero de la embarcación se abrió, dejando pasar un torbellino de espuma blanca…

Así murió el Titanic, el insumergible. A las 2 y 20 del día 15 de abril, el imponente buque, después de haberse empinado, comenzó a deslizarse bajo el agua. Hasta que al fin, en una nube de espuma, las aguas cubrieron el asta de la bandera de popa. Con la nave desaparecieron 1.502 personas.

De este modo, con semejante tragedia, el mundo empezó a conocer qué cosa era un témpano: empezó a conocer su misteriosa vida, su tremendo poder, el peligro mortal que representaba para las travesías a bordo.

Desde un principio, el viaje inaugural del Titanic es marcado por la tragedia.  Se cuenta que al moverse majestuosamente el inmenso barco de 46,329 toneladas de su amarradero en Southampton, queda junto al trasatlántico New York, que estaba anclado.

De pronto se escucharon voces de alarma al enredarse como cordón las gruesas cuerdas de amarre de ambo barcos, y luego empezaron a ser arrastrados junto por alguna fuerza desconocida.

El Titanic fue detenido justo a tiempo luego que la extraña «succión cesó, y en seguida los remolcadores abrieron camino lentamente al New York para llevarlo de vuelta al amarradero.

Una situación idéntica se presentó sólo unos minutos después, cuando el Teutonic también se enredó en las cuerdas del Titanic ylo siguió de cerca varios grados hasta que el Títanic logró deslizarse.

Posteriormente, el trasatlántico fue remolcado hacia el mar abierto y la tranquilidad volvió a la tripulación a su capitán, Edward-Smith.

capitan del barco titanic

El primer oficial Hugh Walter McElroy (izquierda) y el capitán Edward J. Smith a bordo del Titanic.

La cubierta temblaba casi imperceptiblemente ante el empuje de sus imponente turbinas: era el barco más grande, el mejor y el más seguro que se hubiera construido.

Para garantizar esa seguridad, 15 mamparas transversales lo subdividían de proa a popa y un doble fondo significaba una garantía más contra accidentes.  Era, en la mente de todos los que estaban tanto en tierra como a bordo, lo máximo: el barco insumergible.

Después de una breve visita a Cherburgo, el Títanic salió de Queenstown (ahora Cobh), Irlanda, durante la noche del jueves 11 de abril de 1912 y entró al Atlánti­co, en aguas que el veterano capitán Smith conocía muy bien.

Navegó constantemente hacia el oeste sin ningún incidente; el mar estaba calmado y el clima despejado aunque muy frío, al grado de que la tempe­ratura bajó dramáticamente durante la mañana del domingo 14 de abril, y varios mensajes recibidos por el operador de radio del Titanic advirtieron sobre el peligro de encontrar icebergs.

El barco proseguía su marcha a toda velocidad y sus luces titilaban sobre el agua oscura y tranquila: sus máquinas lo impulsaban a una velocidad constante de nudos.  De pronto, justo antes de la medianoche, un vigía gritó: «¡Iceberg al frente !»

Los pasajeros que aún estaban despiertos no se dieron cuenta de lo que ocurría, porque el impacto había sido suave.  Lawrence Beesley, uno de los sobrevi­vientes, declaró que «no hubo ruido de choque o de otra cosa; no se sintió el choque, ninguna sacudida de un cuerpo pesado chocando con otro…»Se dieron órdenes desesperadas para hacer girar el barco hacia el puerto, pero era demasiado tarde.

Cuando empezaba a girar, un inmenso iceberg raspó su estribor a todo lo largo y luego se deslizó a la popa y se perdió en la noche.

El capitán Smith estaba en el puente antes de que su primer oficial Murdoch pudiera comunicar la orden de: «¡Paren máquinas!» Ordenó cerrar herméticamente todos los compartimentos estancos y luego pidió al cuarto oficial Boxhall que hiciera sondeos.

El joven oficial estaba a punto de retirarse cuando el carpintero del barco llegó al puente para informar: «¡Está haciendo agua rápidamente!»

Sobre la cubierta, y no obstante el intenso frío, algunos pasajeros entusiasmados sostenían una «batalla» con bolas de nieve, usando el hielo que el mortífero témpano había depositado durante el breve en­cuentro con el barco, mientras que otro pasajero, que no quería dejar la comodidad del salón de estar, alargó un vaso y pidió a un amigo que «viera si había llegado un poco de hielo a bordo».

Algunos pasajeros preguntaron a los camareros por qué se habían parado las máquinas, y éstos les aseguraron que no había motivo de alarma.  Los camareros actuaban de buena fe, pues hasta el momento creían realmente que todo estaba bajo control.

Allá abajo, sin embargo, la historia era diferente.  Los hombres del primer cuarto de calderas se encontraban nadando en fuertes torrentes de agua que se precipitaban a través de una enorme grieta en el costado del barco.  Lograron llegar al siguiente cuarto de calderas, y luego al siguiente, hasta entrar al número 4, que estaba casi a la mitad del buque y donde aún no llegaba el agua.

Al darse cuenta de que el daño era grave, el capitán Smith fue al cuarto de radio, donde los dos operadores de radio, Jack Phillips y Harold Bride, estaban listos para recibir o transmitir señales, y les dijo que el barco había chocado con un iceberg y quería que estuvieran listos para enviar una llamada de auxilio.

Cuando regresó al puente era obvio que el Titanic se hundía lentamente.  El témpano había abierto un corte en la proa de estribor del largo de la tercera parte de la longitud del barco, y el agua helada del Atlántico entraba incontrolable y copiosamente.

A las 00:25, unos minutos después de la colisión, el capitán Smith ordenó que se descubrieran los botes.  Diez minutos después regresó al cuarto de radio para ordenar a los operadores que empezaran a transmitir, agregando perturbado: «Podría ser la última oportunidad».  Inmediatamente, el llamado urgente crepitó en la noche transmitiendo lo que había ocurrido, dando la señal de llamada MGY del barco y su posición, y pidiendo ayuda urgente.

La señal fue captada por dos trasatlánticos, el Frankfort y el Carpathia, y el capitán de este último preguntó dos veces a su operador si había leído correctamente el mensaje, pues no creía que el «insumergible» Titaníc pudiera hallarse en problemas.

Cuando se confirmó el llamado de auxilio, ordenó a su operador responder que iría al rescate a toda velocidad, y pidió a sus ingenieros que le dieran «toda la información que tenían».

Mientras tanto, los camareros del Titanic iban de camarote en camarote, tocando a las puertas y pidiendo a los ocupantes que se pusieran ropa adecuada para el frío y se dirigieran a las estaciones de botes con sus chalecos salvavidas.

Todavía ignorantes de la gravedad de la situación, la mayoría de los pasajeros hicieron lo que se les pidió, aunque algunos se negaron a salir del calor de sus camarotes por lo que consideraban simplemente un inesperado y desconsiderado ejercicio de adiestramiento para evacuación.

Los botes fueron colgados y se dio la orden: «¡Mujeres y niños solamente!».  Al principio hubo renuencia a abandonar el barco porque éste parecía tan seguro, tan cómodo comparado con los frágiles botes.  Beesley declararía después: «El mar estaba tranquilo como un lago interior, excepto por el suave oleaje que no podía provocar movimiento alguno a un barco del tamaño del Titanic.

Permanecer en cubierta, a muchos metros por encima del agua que golpeaba indolentemente contra el costado brindaba una sensación de maravillosa seguridad…»

 Todos se comportaban de manera calmada, casi indiferente.  Hasta ese momento no había aparecido el pánico que reina en otros barcos en circunstancias parecidas ante el peligro de perder la vida ahogados; sólo se presentó una desagradable escena entre los pasajeros de tercera clase, misma que fue controlada rápidamente por los oficiales

Finalmente, los botes empezaron a ser cargados de pasajeros y bajados lentamente, aunque en realidad no los depositaron en el mar, porque el capitán Smith recibió las respuestas a su señal de socorro, especial­mente por parte delCarpathía que informó estar a sólo 60 millas de distancia y aseguró que llegaría en cuatro horas.

Sin embargo, el capitán pronto se dió cuenta de que su barco se hundía más cada minuto que pasaba, y sabía que, al hundirse la proa y levantarse el estribor sería más difícil bajar los botes, algunos de los cuales sólo estaban ocupados a la mitad de su capacidad, pues muchas mujeres se rehusaban a dejar a sus esposos.  La esposa de Isador Strauss fue una de ellas y expresó firmemente: «Donde tú vayas, yo voy».  Así, permanecieron juntos… y murieron juntos.

Mientras los botes chapoteaban abajo, las notas de Nearer My God to Thee flotaron en la noche, emiti­das por un grupo de músicos del barco que se había reunido en la cubierta con sus instrumentos.

Algunos pasajeros se unieron al canto, otros miraban fijamente sobre el costado del barco para echar una última mirada y prolongada vista hacia los rostros de sus seres amados antes de que se volvieran indistinguibles en la oscuridad.  Las tripulaciones de los botes salvavi­das estaban integradas casi todas por camareros y fogoneros, pues los oficiales y casi todos los marineros permanecieron a bordo para ayudar a los que se quedaban.

Dos horas después de que chocara el trasatlántico, el capitán Smith ordenó: «¡Abandonen el barco! ¡Cada hombre por sí mismo!» El permaneció en el puente y no se le volvió a ver.  A pesar de la orden, Phillips y Bride aún estaban transmitiendo, urgiendo a los barcos que venían en su rescate para que se apresuraran, hasta que la energía falló y salieron a cubierta.

Los de los botes miraban hacia atrás al imponente barco que se hundía.  El barco, de casi 300 metros de largo con cuatro enormes chimeneas y que todavía brillaba con la luz resplandeciente de claraboyas y salones, ahora estaba bajo por las amuras y hundiéndose despacio pero perceptiblemente.

El ángulo se hizo más abierto al levantarse el estribor, luego se inclinó hasta alcanzar una posición casi vertical y permaneció unos momentos así, casi inmóvil.  Al balancearse, todas sus luces se apagaron de repente y se produjo un profundo estruendo cuando toneladas de maquinaria se cayeron y rompieron hacia la proa.  En seguida el enorme trasatlántico se deslizó hacia adelante y hacia abajo, cerrándose las aguas sobre él como una mortaja.

Poco después de las 04:00 horas, el Carpathia que realizó una peligrosa carrera en las aguas a una velocidad hasta entonces desconocida (para él) de 17 nudos, llegó al escenario de la tragedia a las 08:00 horas había rescatado a los ocupantes de todos los botes.

Con él estaba el California, un trasatlántico que se había detenido durante la noche a menos de 10 millas del Titaníc y cuyo capitán sería severamente criticado por no observar los cohetes de auxilio del navío accidentado.

El mundo entero quedó conmocionado cuando se proporcionó el saldo final del desastre.  De las 2,206 personas a bordo, 1,513 murieron o desaparecieron; la mayoría eran miembros de la tripulación y pasajeros varones del mayor desastre marítimo de todos los tiempos.

La investigación dio como resultado la creación de la International Ice Patrol(Patrulla Internacional del Hielo) así como una reglamentación más estricta en cuanto a la provisión de suficientes botes salvavidas para acoger a todas las personas que están a bordo de los barcos.

Datos concretosTitán (Futility)Titanic
Pasajeros2.1772.227
Botes salvamento2420
Tonelaje70.00066.000
Longitud240 mts.268 mts.
Velocidad Impacto24 nudos23 nudos
Número de hélices33
Lugar de partidaSouthamptonSouthampton
Lugar de naufragio400 millas Terranova400 millas Terranova
Supervivientes705605
Eslora275 mts.300 mts.
Velocidad máxima25 nudos25 nudos
Botes salvavidas2420

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Así cuenta el accidente Víctor Suero en su libro: «Historias Asombrosas Pero Reales»:

La gran publicidad del Titanic, apoyada en la soberbia inglesa de la época, anunciaba que «Ni Dios podía hundirlo», pues jamás se había construido un buque de esas características de lujo, capacidad, y seguridad. Sus 14 compartimentos estancos, y su doble fondo, garantizaban (lo cual es sólo una manera de decir, tal como lo mostró la historia) que aquella nave pudiera llevar el mote de insumergible que le habían puesto sus dueños, la compañía inglesa White Star.

El capitán, Ernesl Smith, era un hombre de la mayor experiencia y la tripulación toda fue elegida entre los mejores. Tenían todo a favor. Pero comenzaron a darse una cantidad de hechos que llevaron al desastre. Es posible que allí hayan trabajado juntos la chica del pelo suelto, la casualidad, y el duro trabajador de jeans gastados, el destino. Lo que parece seguro es que, si uno analiza ciertos detalles de lo ocurrido, casi no quedan dudas de que los del Titanio pagaron carísima su soberbia.

A las 21.40 del 14 de abril de 1912 el Messaba, un buque que navegaba por la zona, envió al Titanic un aviso de hielos flotantes. Este mensaje no llegó nunca al puente de mando porque se consideró que «esas cosas» no afectarían a semejante nave.

Por lo tanto, siguieron navegando a 22 nudos, casi a toda máquina. Un nuevo navío, el Baltic, también advirtió sobre los hielos con un mensaje de alerta. George Ismay, director ejecutivo de la White Star, se ufanaba mostrando el telegrama aun a los pasajeros, diciendo que lo bueno de estar a bordo de algo como aquello hacía que no den importancia a esos detalles. Todos reían felices y seguían brindando. A las 23.40 se produce el choque, que abre todo un costado del buque a lo largo de cien metros. Pero el capitán Smith ni siquiera se inquieta.

Nada de avisos al pasaje, ni estado general de alerta máxima, ni cambios en la alegre rutina. Aquel barco era «insumergible», según todos aseguraban. La orquesta seguía tocando y la fiesta a bordo continuaba mientras los pasajeros jugaban con los trocitos de hielo que habían caído sobre la cubierta.

Era insumergible, era insumergible. No había nada que temer. Pero comenzó a hundirse, clavándose en el mar como un cuchillo filoso en la manteca caliente. Sólo había dieciséis botes salvavidas cuando debieron ser 48. ¿Para qué tantos si era insumergible, era insumergible? De todas maneras había que cumplir con las reglas y avisar de la colisión a «Iros buques.

La radio emitió el pedido de auxilio pero el Californian, a solamente ocho millas del lugar, no lo recibió porque su radiotelegrafista había desconectado el aparato hacía apenas diez minutos, enojado por el trato altanero que había recibido hasta entonces de sus colegas del Titanic, que alardeaban de su buque y se comportaban como si dieran de una casta superior. La soberbia, el peor de los pecados, se pagaría muy cara. Pero el destino tenía preparadas otras jugadas increíbles.

Murieron 1.513 de las 2.224 personas que iban a bordo. Los sobrevivientes, rescatados hacia las cuatro de la mañana por el transatlántico Carpathia, describieron escenas de valor y confusión. Como el Titanio solo contaba con botes salvavidas para la mitad de sus ocupantes, los oficiales del barco ordenaron que las muje
res y los niños fueran evacuados en primer lugar. Muchos pasajeros y miembros de la tripulación sacrificaron sus puestos. Pero la evacuación fue tan desorganizada que muchos botes fueron soltados antes de estar llenos.

Los pasajeros pobres, inmigrantes amontonados en los entrepuentes de la parte inferior, no pudieron hablar nunca del accidente: la mayoría lo averiguó demasiado tarde, cuando el barco se deslizaba bajo el agua. Murieron junto a aristócratas y magnates, con la orquesta del salón de primera clase tocando hasta el final.

El desastre, uno de los peores de toda la historia naval, provocó reformas importantes. Se estableció la Patrulla Internacional del Hielo para prevenir a los barcos del peligro de los icebergs del Atlántico Norte, y en 1913 se estipuló que los barcos debían llevar botes suficientes para todos los pasajeros.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

EL RESCATE

Casi dos horas después llegó al sitio de los hechos el «Carpathia». Su capitán dio orden de subir a bordo a todos los sobrevivientes, descubriendo que sólo alcanzaban la cifra de 711; vale decir, habían sucumbido cerca de mil quinientas personas.

Antes de emprender viaje a Nueva York con los sobrevivientes del holocausto, el «Carpathia» recorrió por última vez el contorno donde se había hundido el «Titanic» y su capitán ordenó un breve servicio fúnebre que fue seguido con profundo recogimiento y silencio por los presentes.

Pronto, también, llegaron hasta la zona del desastre el’ ‘Californian» y, posteriormente, el «Mackay-Bennett», que se dedicaron a la muy triste tarea de rescatar los cadáveres a la deriva.

Fue precisamente el «Mackay-Bennetf’ el que encontró 306 restos. Al distinguirlos daban la impresión de una bandada de gaviotas posadas sobre el agua. Flotaban en posición vertical, «como si caminaran en el agua», y la mayor cantidad de cadáveres estaba reunido en un grupo grande, rodeado por escombros del gran barco siniestrado.

Los tripulantes ocuparon toda una jornada para subir los infortunados cuerpos sin vida a cubierta. Fue una labor tensa y amarga. Muchas de las víctimas presentaban aplastado el cráneo y extremidades. Algunas mujeres sujetaban fuertemente a sus pequeños hijos en los brazos. Muchos rostros estaban tan magullados que resultaba imposible el reconocimiento.

Quienes no pudieron ser identificados recibieron inmediatamente sepelio en el mar.

A las 20:00 horas del domingo 21 de abril se oficiaron las honras fúnebres. El ingeniero Fred Hamilton, del «Mackay-Bennetf ‘, las describió de la siguiente forma en su diario de vida:

«El toque a muerto de la campana convoca a todos en el castillo de proa, donde treinta cadáveres van a enviarse a las profundidades; cada uno va envuelto en lona, cosida cuidadosamente, después de agregarle lastre.

La luna creciente arroja sobre nosotros una luz tenue, mientras la nave se bambolea entre el gran oleaje. El servicio fúnebre es dirigido por el Reverendo Canon Hind; durante casi una hora se repiten las palabras: ‘Puesto que así lo has dispuesto… entregamos este cuerpo a las profundidades…’ y, a cada intervalo, sigue el ¡plas! al zambullirse el cuerpo lastrado en el mar, cuya profundidad, en ese lugar, es de más de tres kilómetros. ¡Plas! ¡Plas! ¡Plas!»

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

LA LLEGADA DEL «CARPATHIA» A NUEVA YORK

El jueves 18 de abril arribó a Nueva York el vapor «Carpathia», de la Compañía Naviera «Cunard», con los sobrevivientes del’ ‘Titanic». Más de treinta mil personas se agolparon en las calles para recibir a los protagonistas de tan espantosa tragedia.

El desembarque fue rápido y expedito debido a una eficiente coordinación de las autoridades portuarias. A su vez, la policía tuvo que desplegar todos los esfuerzos posibles para mantener a raya a cientos de periodistas que trataban infructuosamente de acercarse a los sobrevivientes. Asimismo, en el muelle permanecían estacionadas ambulancias y camillas para ciento veinte pasajeros que tuvieron que ser conducidos al Hospital de San Vicente.
En las calles adyacentes, la multitud expectante presenciaba con un silencio sepulcral el paso de las ululantes ambulancias.

Los escasos tripulantes y miembros de la oficialidad del ‘ ‘Titanic» que se salvaron de la catástrofe fueron trasladados de inmediato al vapor «Capland» para ser enviados a Inglaterra.

La prensa neoyorquina se ocupó del tema por largo tiempo, culpando del desastre a la irresponsabilidad de la compañía naviera y fustigando fuertemente a su director general, Joseph Bruce Ismay, quien debió comparecer ante una Comisión del Senado estadounidense encargada de investigar las causas de la tragedia y las responsabilidades que les cabían a sus propietarios y oficiales.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

INVESTIGACIÓN DE LOS ORÍGENES DEL NAUFRAGIO

Mr. Ismay, abatido por la magnitud de los acontecimientos, relató varias veces su versión de los hechos y tuvo muchas dificultades para explicar por qué fue uno de los primeros en abordar un bote salvavida, en circunstancias que sólo se permitía embarcar a mujeres y niños.

Dijo nerviosamente, y tratando de ser convincente, que cuando había ocupado el bote en que se había logrado salvar, a sus alrededores no se encontraba ninguna señora que hubiera querido ocupar el lugar que él tomó. Pese a su defensa, la prensa lo tildó de cobarde e irresponsable, pues, también, lo acusaron de haber mantenido bajo presión al capitán Smith para que le imprimiera al vapor una velocidad temeraria, pese a las señales de peligro que había recibido.

En el desarrollo de la investigación -más adelante- salió a luz que Mr. Ismay, temeroso de las responsabilidades que iba a tener que afrontar, trató de transbordarse a otro vapor, en alta mar, para regresar a Europa, lo que no consiguió.

Finalmente, las dos comisiones que investigaron el naufragio del «Titanic» -una americana y otra inglesa- llegaron a la misma conclusión. Coincidieron en que el vapor había avanzado a gran velocidad en una zona de alto riesgo, plagada de icebergs.

La tripulación -obedeciendo estrictas instrucciones de los propietarios de la compañía- debía cumplir un apretado itinerario en el menor tiempo posible, aun cuando eso significara cruzar a toda máquina bancos de niebla, campos de hielo o flotas de barcos pesqueros. El «Titanic» pagó altísimo precio por la locura de reducir los tiempos de travesía del Atlántico.

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

Puedes leer un libro sobre esta maravilla flotante del autor Roberto Blanc, que gentilmente lo ha enviado para que sea compartido con los navegantes interesados en el tema:

libro sobre el concorde

Evolución y funcionamiento del teléfono Biografía de Graham Bell

Evolución y Funcionamiento del Teléfono
Biografía de Graham Bell

El término teléfono se refiere al conjunto de aparatos e hilos conductores con los cuales es posible transmitir a distancia la palabra y toda clase de sonidos, por la acción de la electricidad. En la actualidad, los avances en el campo de la telefonía permiten establecer conexiones con determinados dispositivos capaces de cifrar y traducir otro tipo de mensajes complejos, utilizando las líneas telefónicas.

BIOGRAFÍA: Algunos datos sobre la vida Alexander Bell

Nombre del personaje: Alexander Graham Bell
Fecha de nacimiento: 3 de marzo de 1847
Fecha de fallecimiento: 2 de agosto de 1922
Origen: Edimburgo, Escocia
Actividad:
Científico e inventor

Nacido Alexander Bell, adoptó el nombre Graham por su admiración por Alexander Graham, un amigo de la familia Bell. Alexander fue educado en la Royal High School de Edimburgo, de la cual se graduó a la edad de trece años. A los 16 años, obtuvo una plaza como maestro adjunto de locución y música en el Weston House Academy en Elgin Moray, en Escocia.

El año siguiente lo pasó en la Universidad de Edimburgo. En 1866 y 1867 fue instructor en el Somersetshire College en Bath, Inglaterra. Cuando estaba aún en Escocia, se dice que Bell se interesó por la acústica; interés originado por la sordera de su madre. El 7 de marzo de 1876, fue concedida una patente en Estados Unidos por el teléfono.

Había dedicado mucho tiempo a la investigación de los sistemas de comunicación existentes, pero aún no había logrado su objetivo: enviar mensajes, con voz humana, por medio de métodos similares a los que se utilizaban en el telégrafo. Estaba agotado, pero no se conformaba.

Luego de varios intentos, algo milagroso ocurrió; realizaba uno de sus curiosos experimentos, cuando escuchó algo similar a la vibración de la voz que emanaba de uno de los alambres que empleaba. No podía creerlo, su sueño se empezaba a convertir en realidad.

El 10 de marzo de 1876, luego de años de lucha por una patente, Alexander Graham Bell envió el primer mensaje telefónico. De esta manera, comprobaba que ya no era necesario que los jinetes entregaran la correspondencia urgente con días de retraso, aunque cabalgaran durante noches y días enteros, ni era imperativo esperar pacientemente un turno en la oficina del telégrafo; desde ese momento la voz empezó a viajar por miles de kilómetros, dando lugar a la más significativa revolución en las comunicaciones.

Sin embargo, aparentemente Bell no fue el primero en crear este aparato, sino solamente el primero en patentarlo, pues el 11 de junio de 2002, el Congreso de Estados Unidos aprobó la resolución 269 por la que reconoció que el inventor del teléfono había sido Antonio Meucci y no Alexander Graham Bell.

Bell también investigó el vuelo de raros artefactos, como experimento preliminar de aerodinámica, para la construcción de aviones, Alexander Graham Bell diseñó y voló cometas de diferentes formas. Los armazones estaban construidos con triángulos tridimensionales tetraédricos, capaces de soportar un peso considerable.

«Me he pasado la vida entera haciendo experimentos con cometas. Desconozco la razón, aunque quizás obedezca a la íntima conexión existente con el problema de las máquinas voladoras», explicó el investigador en un discurso de 1903, en la Academia de Ciencias de Washington.

«Todos estamos interesados en la locomoción aérea —escribió en National Geographic—, y estoy seguro de que cualquiera que haya observado con atención el vuelo de los pájaros no dudará ni por un momento de la posibilidad de volar que tienen los cuerpos específicamente más pesados que el aire. Para decirlo en palabras de un viejo escritor, ‘no podemos considerar imposible lo que ya se ha hecho'».

bell

Los comienzos

La aplicación de la electricidad al ámbito de las comunicaciones —los primeros experimentos en este sentido se remontan a la etapa final del siglo XVIII— supuso un avance decisivo.

Si el telégrafo había logrado asociar impulsos eléctricos y letras, sistema que, tras un adecuado procedimiento de descodificación, permitía la transmisión de mensajes a larga distancia, el siguiente paso vendría con la unión de la señal eléctrica y la voz humana.

No obstante, en el caso del teléfono, se hacía necesario un elemento intermedio que tradujera ondas sonoras en señales eléctricas y viceversa, un segundo dispositivo capaz de convertir la señal eléctrica en onda de sonido. (foto: primer aparato ideado por Graham Bell)

En 1857, Antonio Meucci (1808-89) (foto) habla inventado una máquina cuyo componente esencial era un elemento vibrador unido a un imán; era el primer aparato telefónico: Aunque Meucci patenté su hallazgo en 1871, el escaso interés mostrado por la compañía a la que le ofreció y las dificultades económicas le hicieron abandonar el proyecto.

Por este motivo, sería Graham Bell (1847-1922) quien, finalmente, tras patentar un aparato semejante en 1876, pasaría a la historia como el verdadero padre del teléfono, y ello a pesar de que surgió inmediatamente una disputa legal que no finalizó hasta 1886 y con resultado favorable para Meucci.

A partir de entonces, los avances más señalados derivaron de la incorporación de bobinas (1913) y de diversas técnicas que hicieron posible mantener más de una conexión sobre la misma línea (1916). Los nombres de Thomas A. Edison, Elisha Gray o Edward Hughes sé encuentran estrechamente vinculados al desarrollo del teléfono.

En una etapa posterior, en los años treinta, se aplicaron cables coaxiales y, ya en la segunda mitad de la centuria, se verificaron las primeras comunicaciones entre continentes y comenzaron las transmisiones vía satélite.

«Una conversación de cinco minutos es tanto como una carta de treinta páginas en papel y muchísimo más inteligente. De todo lo que la civilización del siglo XIX se enorgullecía, nada remotamente comparable a una charla mientras se fuma una pipa tranquilamente».
Científico escocés anónimo, en 1871.

Miedo del teléfono

Las preocupaciones anunciadas en los periódicos (y tal vez por la Western, que quería mantenerse con su negocio de telegrafía) estaban de moda. ¿Tener un teléfono sería como dejar entrar un espía en su casa? ¿Podría oír la gente que estuviera en la línea, lo que uno conversara? Si la electricidad llevaba las voces por una línea, ¿también podría llevar enfermedades? ¿Podría el teléfono hacerle algún daño? ¿Podría la gente volverse sorda o enloquecer? ¿Qué pensaría Dios de todo esto? Había gente que encontraba versos en la Biblia que parecieran prohibir el uso del teléfono dos años antes de que se hubiera inventado.

Ninguno de los científicos, ni gente de negocios, tomó estas preocupaciones seriamente, pero era importante que fueran explicadas si quería que se estableciera un sistema nacional de teléfono. Entonces Alexander le añadió a su trabajo una campaña de publicidad diseñada para que el teléfono fuera aceptado públicamente. Sabía que era importante para él que su nombre apareciera en los periódicos y sus ideas, ahora que estaban registradas, fueran discutidas y comentadas; era un hombre experimentado, agresivo de palabras y, como muchos buenos profesores, tenía ese toque de personalidad y de convicción.

Uno de sus «trucos», diseñado especialmente para poner a la gente a hablar, fue puesto en práctica, en mayo de 1876, en una reunión de la Academia Americana de Artes y Ciencias.

En la reunión, Alexander oprimió un botón en su escritorio y la audiencia quedó sorprendida al oír de una caja, sobre la mesa, la melodía de un himno.

En un edificio de la misma calle, el primo de Mabel, William, tocaba un «órgano telegráfico». Sus teclas estaban unidas a la línea del telégrafo  en el salón de conferencias. El órgano transmitía cada nota en su frecuencia particular a lengüetas afinadas en la caja y éstas respondían a las señales.

La audiencia académica casi enloquece de admiración. Bell consiguió que su nombre apareciera bastan te destacado en la prensa. Pero, realmente lo que había demostrado no era el teléfono pero sí una aplicación ingeniosa del principio de su telégrafo armónico.

«Entre todos los inventos, había uno que no solo dio más fama a la exposición, sino que colocó el nombre de los Estados Unidos como el de la nación de inventores brillantes. Era un aparato bastante simple el que su inventor, Alexander Graham Bell, presentó públicamente por primera vez allí, bajo el nombre de «teléfono»… Cuando se conoció que el teléfono podría hablar casi tan perfectamente como la boca humana, repitiendo las palabras de una manera audible e inclusive a una distancia bastante considerable, su fama se regó como pólvora», En la revista científica holandesa De Natuur, de 1876.

Visitantes muy distinguidos se agrupan alrededor de la exhibición de Graham Bell en Filadelfia. Su aparición en la exhibición fue muy importante por dos razones. Primero, ganó publicidad. La exhibición recibió páginas enteras de prensa y revistas. Segundo, fue una oportunidad para presentar el invento a todos los científicos visitantes y a los industriales que tenían suficiente arrojo y cuyo apoyo era vital para hacer que el teléfono fuera una interesante aventura de negocios.

En un exposición internacional sobre la comunicación telefónica, el siguiente en ensayar la nueva maravilla fue el emperador de Brasil. Bell le recitó el famoso Ser o no ser de la obra Hamlet de Shakespeare. El emperador brincó sorprendido: «¡Yo oigo, yo oigo!», gritó.

Entonces, como ahora, la prensa estaba ansiosa de informar todos los pasos de su visitante real, la sorpresa del emperador fue la gran historia, al día siguiente, en la prensa de Filadelfia. Pero lo que más llamó la atención de Bell fue la reacción de su compañero escocés y científico Sir William Thomson. Sir William pidió permiso para regresar luego con su esposa para otra demostración. El resultado fue que Sir William Thomson vendría a ser el embajador del teléfono de Bell en Inglaterra.

Larga distancia

Sin embargo, la verdadera prueba de la utilidad del teléfono era la posibilidad para llevar las voces por largas distancias, usando las líneas del telégrafo. Bell decidió ampliar su distancia por pequeños pasos. Él y Watson intercambiaron conversaciones a una distancia de dos millas, cinco millas, dieciséis millas.

A pesar de que no era un comerciante consumado, Alexander Bell estaba consciente de las utilidades comerciales que se podían hacer si el teléfono se volviera un medio serio y práctico de comunicación y estaba muy ansioso de llegar a esa meta. Existían dos razones para este Primero, quería hacer suficiente dinero para poder casarse con Mabel. Segundo, como le escribió a ella, «quiero conseguir suficiente para quitarle las partes duras a la vida y que me deje libre para seguir trabajando en las ideas que mas me interesan». Muchas de estas ideas tenían que ver con la enseñanza a los sordos a la que él estaba dedicando gran parte de su tiempo.

Noticias por teléfono

Verdaderamente, los norteamericanos se despertaron a las posibilidades del teléfono en febrero de 1877 cuando Bell, casi con treinta años de edad, lo demostró a una audiencia en Salem. Massachusetts. Watson estaba en Boston, a catorce millas de distancia; cantaron, conversaron y se enviaron las primeras noticias por teléfono. Esto apareció en el periódico Globe de Boston al día siguiente con este titular: «ENVIADA POR TELÉFONO la primera información para el periódico, por una voz humana, a través de alambres». La historia fue copiada por todos los periódicos de América del Norte y se reportó en los diarios científicos de Europa.

No todo el mundo estaba entusiasmado. El derrotado Elisha Gray rechazó el teléfono de Alexander. «Solamente crea interés en círculos científicos», escribió, «como juguete científico es muy bonito pero nosotros, en cierto tiempo, podemos hacer más que hablar con un alambre». El teléfono, pensaba él, nunca desalojaría al telégrafo. Tampoco había quedado impresionado por la demostración en la exhibición de Filadelfia. Todo lo que había oído y se había dicho era «un débil fantasmagórico sonido timbrado».

El teléfono también levantó sospechas de los supersticiosos. Se debe recordar que el oír una voz sin cuerpo era una novedad completa; el sonido grabado aún no se había inventado. Las voces sin cuerpo que la gente había escuchado, siempre estaban relacionadas con historias de fantasmas. Para algunos, las voces que venían de un teléfono eran sobrenaturales, de demonios e infernales. Un periódico americano llegó a sugerir que el teléfono era un instrumento del diablo. No fue la primera ni última ve/, que una invención llegó a tener la oposición de mentes obtusas.

Mejoras

Otro problema que debía resolverse era el diseño de un instrumento telefónico más «amigable». Los modelos que Bell había exhibido incluían una caja grande donde se hablaba, que se colocaba sobre una mesa para luego inclinar la cabeza y poner el oído en la caja para poder oír la respuesta. Bell diseñó modelos mejorados, pero fue el diseño de otro inventor, William Channind, que llegó a ser el primer instrumento de uso general. Era de una sola pieza, que se usaba alternadamente para oír y para hablar. Esto demoraba las conversaciones considerablemente y llevaba a muchas confusiones.

En abril 4 de 1877, un electricista para quien Watson trabajó, Charles Williams, llegó a ser la primera persona en estar «en el teléfono» permanentemente. Se conectó una línea desde su almacén, en Boston, hasta su casa. Pronto más gente quería tener el nuevo invento en sus casas y esto empezó a volverse un problema comercial: ¿deberían los usuarios alquilar los teléfonos o comprarlos de una vez? La decisión, finalmente, fue alquilarlos, a pesar de que quería decir que entraría menos dinero inmediatamente a Bell y a sus asociados.

Pero para lograr que el sistema de teléfono despegara, Bell y sus asociados necesitaban tener un sistema de líneas. Las negociaciones con la Western Union no llegaron a ninguna parte. E! gigante de la industria telegráfica aún estaba ansioso por mantener su negocio de telegrafía y a no demorar sus telegramas al no compartir sus líneas con el teléfono. De todas maneras, como se conoció más adelante, los alambres gruesos de telegrafía no eran adaptables al teléfono. En julio de 1877, Alexander Bell con Gardiner Greene Hubbard y Thomas Sanders, que habían dado la financiación en principio a Bell y a Watson, fundaron la Compañía Bell Telephone.

Otro contrato que afectaría la vida de Alexander se firmaba el mismo mes. En julio 11, Alexander Graham Bell contrajo nupcias con Mabel Gardiner Hubbard. Ellos salieron para Europa en viaje de luna de miel tan extenso que incluiría demostración del teléfono a la reina Victoria por una petición especial del palacio.


La primera centra! telefónica dependía de un operador humano que conectaba la línea de quien llamaba con la línea de su interlocutor. Esto se hacía con unos enchufes sencillos y unas tomas en un tablero de controles. Este tablero podía tener hasta cincuenta líneas. Hecho en Cincinnati, se usó en Drammen, Noruega, de 1880 a 1889.

Funcionamiento del teléfono

En un sistema telefónico, la transmisión se basa en el paso, a través de un circuito, de un flujo de corriente cuyas variaciones de intensidad vienen marcadas por las propias variaciones de resistencia de dicho circuito. El aparato encargado de modificar la resistencia de éste, y, por tanto, la intensidad de la corriente, es el micrófono.

El micrófono lleva incorporado un dispositivo de forma cilíndrica, con pequeños granos de carbón —el carbón altera su grado de conductividad de la electricidad en función del factor presión—.

En uno de sus extremos, el micrófono presenta una pequeña membrana móvil que, como si de un tímpano se tratara, varía su presión sobre los granos de carbón, por efecto de las ondas sonoras. La variación de las ondas sonoras genera variaciones de presión en la membrana, de las que se derivan, a su vez, variaciones de intensidad en la corriente que atraviesa el circuito. La intensidad cambia, por tanto, al tiempo que lo hacen las ondas sonoras.

En el funcionamiento del teléfono entra en juego, asimismo, el principio del electroimán —recordemos que se trata de un núcleo de hierro dulce al que el paso de una corriente eléctrica confiere propiedades magnéticas—.

La disposición de una lámina metálica vibrante junto al electroimán del circuito emisor —donde, según se ha indicado, la intensidad de la corriente eléctrica viene determinada por las variaciones de las ondas sonoras en el micrófono—, permite que aquélla se mueva libremente, en función de la corriente y, por tanto, de las ondas sonoras responsables de dicha alteración. La laminilla metálica actúa como cuerpo vibrante emisor de sonido, el mismo que registra el micrófono.

En la central telefónica existe un generador encargado de suministrar la corriente eléctrica de baja tensión que llega al micrófono, conectado en serie dentro de la línea.

Por su parte, el receptor está conectado en circuito local; la corriente procede del transformador que alimenta la propia línea telefónica. Al unir dos aparatos a través de la central queda constituido un circuito de línea, donde aparecen los dos micrófonos intercalados, no así los receptores, que se activan a partir de las variaciones creadas por aquéllos.

Conexiones telefónicas

La primera conexión telefónica pública se verificó en Estados Unidos en 1878, gracias a la instalación de una centralita de funcionamiento manual, que hacía posible la distribución de las llamadas entre los usuarios de la red. Desde la centralita manual —sistema que, en determinadas áreas de España permaneció en uso hasta hace apenas veinte años—, se establecía la conexión a través de una red de clavijas que se introducían en sus correspondientes tomas. La conmutación automática empezó a popularizarse en los años noventa del siglo XIX, con la introducción del disco marcador, sustituido en épocas recientes por los denominados «generadores de impulsos».

En un principio, la interconexión de teléfonos se realizaba exclusivamente recurriendo al tendido de cables; hoy, este sistema se mantiene a nivel local. Sin embargo, para las comunicaciones a larga distancia se emplean actualmente la radio o satélites artificiales.

En el caso de los cables, la experimentación con nuevas tecnologías está destinada a sustituir los tradicionales hilos eléctricos por otros de fibra óptica; en ellos, la señal no es consecuencia de la corriente eléctrica, sino que se genera a partir de una onda luminosa, lo que se traduce en el incremento de la rapidez y la calidad de la transmisión de impulsos.

Estas ventajas en cuanto a velocidad y calidad se complementan gracias al desarrollo de dispositivos digitales, que funcionan a partir de señales que se generan y se representan mediante secuencias de ceros y unos. La transformación de cualquier señal en una serie de ceros y unos amplía notablemente las posibilidades de la transmisión a través de redes telefónicas; únicamente es preciso que existan aparatos específicos destinados a codificar y descodificar la información inicial y final.

Comunicaciones a larga distancia

En las comunicaciones a larga distancia, la señal eléctrica se transforma en la central de conmutación en ondas de radio ultracortas, que pueden ser enviadas y recogidas por antenas parabólicas para su nueva codificación en señales eléctricas, éstas ya destinadas al aparato receptor. Las señales viajan, como la luz, en línea recta.

Telefonía electromagnética

La principal evolución que en los últimos tiempos ha experimentado el campo de la telefonía se relaciona estrechamente con la creación de aparatos autónomos, provistos de baterías que pueden emitir señales electromagnéticas, no eléctricas. Popularmente, se conocen como teléfonos móviles, portátiles o celulares.

Para hacer frente a la espectacular proliferación de teléfonos móviles producida en los últimos tiempos se ha puesto en marcha una compleja red de antenas retransmisoras, lógicamente ubicadas en lugares altos.

La mejora del proceso de captación y reenvío de las señales electromagnéticas marca, sin duda, el  camino de futuros avances. En este sentido, la colocación de las antenas en satélites artificiales en órbita alrededor de la Tierra ofrece múltiples posibilidades.

La transmisión del sonido a través del teléfono

El proceso de transmisión del sonido a través del teléfono se produce del siguiente modo:

1. Al hablar emitimos ondas sonoras que inciden sobre el micrófono instalado en el teléfono.

2. Estas ondas sonoras hacen vibrar una membrana o diafragma.

3. Al producirse esta vibración, el diafragma empuja unos gránulos de carbón por los que pasa la corriente eléctrica.

4. La compresión que ejerce el diafragma sobre los gránulos de carbón modifica la resistencia eléctrica de estos, variando la intensidad de la corriente eléctrica que los atraviesa. El resultado es una señal eléctrica variable, que contiene el mensaje. En los teléfonos modernos, los gránulos de carbón se han sustituido por transductores piezoeléctricos que realizan la misma función.

5. La señal eléctrica se transmite a través del cable de la línea telefónica hasta el aparato receptor, en el que vuelve a convertirse en sonido. Este proceso tiene lugar en el auricular, donde la corriente eléctrica recibida activa un electroimán, que a su vez atrae a una membrana.

Como la señal recibida es variable, el electroimán se activará y desactivará siguiendo las variaciones de la misma, haciendo vibrar la membrana.

6. Estas vibraciones reproducen el sonido original y el mensaje es recibido por la persona que se encuentra a la escucha.

Para que tenga lugar la conversación telefónica es necesario que los aparatos emisor y receptor se encuentren conectados entre sí. Dicha conexión se realiza a través de centrales telefónicas, que conectan a los distintos ruanos a través de un conjunto de líneas.

En un principio, la conexión se realizaba manualmente en as centrales telefónicas, a las que llegaban los cables que provenían de todos los aparatos de una determinada zona.

La persona encargada de ese trabajo se llamaba operadora , al descolgar el teléfono, esta atendía la llamada y conectaba con el teléfono que se solicitaba.

Hoy en día, las conexiones se encuentran automatizadas, las centrales se hallan conectadas a su vez con otras centrales telefónicas similares, constituyendo el conjunto una red telefónica global.

Esta red conecta prácticamente todos los puntos del planeta, de forma que es posible mantener una conversación telefónica con cualquier lugar de manera casi Instantánea.

¿Cómo tiene lugar una conversación telefónica?

Al establecer una comunicación telefónica, lo primero que recibimos es una señal desde la central telefónica a! descolgar el teléfono, que nos indica que nuestra línea está libre y dispuesta para realizar la llamada, A continuación marcamos el número del aparato receptor con el que queremos establecer comunicación.

Este número es un código que permite a la central telefónica identificar al aparato receptor. Una vez identificado el receptor, la central telefónica envía una señal de aviso al mismo. Esta señal alerta a la persona de que se está produciendo una llamada, de forma que el receptor descuelga el teléfono y se establece así la comunicación entre ambos interlocutores.

Si, por el contrario, la línea está ocupada y no es posible establecer la comunicación en ese momento, la central envía al emisor una señal que le informa de tal situación.

El proceso de establecimiento de la llamada telefónica tiene lugar de forma casi instantánea, puesto que las centrales telefónicas se encuentran totalmente automatizadas.

En los comienzos de la telefonía hemos visto que la conexión era realizada por operadores de forma manual. Más tarde se sustituyó esta labor manual por conmutadores automáticos de tipo electromagnético (relés).

En la actualidad se utilizan elementos de conmutación electrónicos capaces de realizar gran cantidad de conexiones de forma automática y simultánea.

PARA SABER MAS…

El 25 de enero de 1915 funcionarios, ejecutivos y directores de la American Telephone and Telegraph Company (AT&T) rodeaban a Alexander Graham Bell, sentado junto a su invento, el teléfono, en el decimoquinto piso del Telephone Building de Nueva York. Al otro lado del país, en San Francisco, Thomas A. Watson también se hallaba a la espera, flanqueado de modo similar por políticos y ejecutivos.

A las 16.30, hora del este, el Dr. Bell levantó el teléfono que tenía delante y dijo: «Mr. Watson, ¿está usted ahí?». Watson presionó el receptor contra su oreja y aseguró a su antiguo jefe que sí, que había oído su pregunta con claridad.

Luego Bell repitió las palabras que había dicho en 1876, cuando Watson y él habían tenido la primera conversación telefónica, entre dos pisos de una pensión de Boston.

Repitió: «Mr. Watson, venga aquí. Quiero verle». La respuesta de Watson llegó desde 4.115 km de distancia: «Tardaría una semana en poder verle». De este modo se estableció la primera comunicación telefónica transcontinental.

La línea telefónica que permitió a Watson y Bell hablar a través del continente pesaba cerca de tres mil toneladas y se aguantaba por unos 130.000 postes de teléfono. La línea principal tenía ramales en Jekyll Island, Georgia y Washington, y operaba como una amplia «party Une», ya que permitía que centenares de personas escucharan una conversación que mantuvieran otras dos en alguna de las cuatro ciudades. Mientras Bell y Watson conversaban, Theodore Vail, presidente de la AT&T, los interrumpió desde Jekyll Island para felicitarlos. Más tarde, el presidente Woodrow Wilson habló desde Washington y declaró: «Parece cosa de fantasía hablar a través del continente».

En marzo, la operación comercial de la línea transcontinental había empezado. Una llamada desde Nueva York a San Francisco costaba 20,70 dólares, por tres minutos, y casi siete dólares por cada minuto adicional.

ALEXANDER BELL Y SU APORTE A LA SORDERA:

La familia Hubbard: En 1870 cuando Bell se traslada a Boston conoció un ahogado bastante adinerado y hombre de negocios que lo iba a respaldar en los próximos años.

Gardiner Greene Hubbard había hecho una fortuna con la instalación y crecimiento de las redes de ferrocarril y con el suministro de agua y gas. Era un abogado prestigioso, un senador de Massachusetts, y un líder típico de negocios de los años de auge en Norteamérica. Había solamente una cosa que empañaba su vida. Uno de sus tres hijos, solamente uno, Mabel, sobrevivió la infancia y cuando tenía cinco años se quedó totalmente sorda por la escarlatina. Las escasas palabras que ella podía pronunciar, eran las pocas que había aprendido cuando gateaba y ya estaban grotescamente distorsionadas.

Hubbard utilizó sus considerables medios e influencia para conseguir la mejor educación posible para Mabel. Estaba decidido a que ella aprendiera a hablar normalmente. Contrató a una institutriz, la envió a una escuela especial en Alemania e inclusive abrió una escuela cerca a su casa para ella. Mabel era muy inteligente. Sobresalía en sus trabajos escolares y se volvió rápidamente una experta leedora de labios. Sin embargo, su lenguaje continuaba muy deficiente.

En 1873, Alexander Graham Bell fue nombrado profesor de lenguaje y elocución de la Escuela de Oratoria de la Universidad de Boston. Esto era un cumplido muy grande a la labor exitosa que hizo en la escuela de Sarah Fuller y a los resultados que había tenido en sus conferencias sobre la ciencia del lenguaje. Entre las personas que fueron a escucharlo a la universidad, estaba Mabel Hubbard ahora de quince años. Alexander la aceptó como una alumna para tratar de mejorar su lenguaje.

Las enseñanzas de Alexander lograron conseguir un éxito que ni ella ni sus padres esperaban.

Señas versus lenguaje

Tanto el nombramiento de Bell para la Escuela de Oratoria y la elección de Hubbard como profesor de Mabel, eran un tributo al método especial de enseñanza que había desarrollado para los sordos. Había y todavía hay, los métodos básicos. Uno es el lenguaje por manos deletreando palabras e ideas con los dedos en una clase de código. Hay muchas versiones del lenguaje de manos, pero la versión más utilizada fue desarrollada en Francia, en el siglo XVIII, del lenguaje que los sordos de París habían desarrollado para ellos mismos. Los signos les permiten a los sordos comunicarse entre ellos y con otros que lo hayan aprendido. Sin embargo, los críticos aducen que esto solamente limita al mundo de los sordos.

Mabel Gardiner Hubbard a la edad de seis años. Un año antes, había sufrido escarlatina. Hoy es una enfermedad que se trata fácilmente pero que en el siglo XIX era muy peligrosa y podía tener complicaciones permanentes: una de éstas era la inflamación que podía esparcirse de la piel hasta el tímpano, produciendo una sordera incurable como lo que le pasó a Mabel.

Éste era el punto de vista de Bell. El lenguaje visible de su padre trataba de mejorar los signos enseñándoles a los sordos vocales y consonantes y así pudieran comunicarse más libremente con gente que tuviera oído y lenguaje normales. Ésta era sólo una entre las muchas técnicas que se estaban usando para enseñar a los niños sordos a hablar y que se conocía como el método ‘oral’. Las discusiones entre quienes preferían el signo y los que preferían el método oral, dividían a los profesores de los sordos.

Los profesores del método oral alegaban que a los niños sordos debía enseñárseles a vivir tan cerca de la normalidad como fuera posible, en un mundo de gente que hablara y oyera y que si ellos tenían inteligencia normal, aprenderían a hablar; además decían que los signos condenaban a los niños sordos a vivir como unos ciudadanos de segunda en una prisión de silencio. No era así, alegaban los profesores que preferían los signos. Éstos permitían a quienes los habían aprendido comunicarse mucho mejor y más honestamente, debido a que el deseo de aprender de los métodos orales limitaban al alumno en los vocabularios y en la habilidad para expresar las ideas.

Había otro ángulo para el argumento. Muchos niños sordos aprendieron a hablar pero su lenguaje sonaba tan diferente que parecían mentalmente impedidos. En el siglo XIX mucha gente pensaba que era mejor para un niño ser mudo a que pensaran que era defectuoso mentalmente.

Los métodos de Alexander Graham Bell trajeron un cambio, al mostrarles a los niños cómo se hacían los amigos y mejorando la calidad del lenguaje de sus alumnos. Pero el alegato de ‘señas o sonidos continuaba y muchos terapistas que creían en las señales, todavía culpan a Alexander Graham Bell por haber popularizado el método oral’.

Bell envía en 1876 el primer mensaje telefónico

CRONOLOGÍA DE LA EVOLUCIÓN

1667 — Robert Hook descubre que los sonidos pueden transmitirse a través de un hilo muy tenso, siempre que se puedan transportar a su través las vibraciones.

1821 — El danés Hans Christian Oersted descubre en 1819 que una aguja imantada se desvía al colocarla cerca de una corriente eléctrica, es decir, que todo campo eléctrico está asociado a un campo magnético.
1844 — Se emite el primer telegrama público con un aparato Morse.

1860 — El alemán Johann Philip Reis hace la primera demostración pública de que se pueden transmitir sonidos a través de un cable mediante un diafragma (una lamina fina de tela o metal) que al vibrar activa una corriente eléctrica.

1876 — Alexander Graham Bell patenta el primer teléfono capaz de transmitir la voz humana usando una corriente continua y un diafragma de metal que tiembla con el sonido y es capaz de interferir en un campo magnético y crear una pequeñísima y suficiente corriente eléctrica que se reproducirá al otro extremo del hilo. El 10 de marzo hace su primera llamada: «Mr Watson, venga, le necesito».

1878 — Se pone en marcha la primera centralita telefónica del mundo, en New Haven, Connecticut.

1973 — En abril, Martin Cooper, empleado de Motorola, hace la primera llamada con un prototipo de móvil Motorola DynaTac, que se puede llevar en la mano, mientras camina por una calle de Nueva York.

Fuente Consultada:
Genios de la Humanidad Graham Bell
Enciclopedia del Estudiante
Tomo 4 Tecnología de la Informática

El Gran Libro del Siglo XX de Clarín
PIONEROS, Inventos y descubrimientos claves de la Historia – Teodoro Gómez.

Grandes Inventos en la Historia Lista de Inventos Argentinos

LISTA DE LOS INVENTOS MAS DESTACADOS

lista de inventos

1532 Sistema circulatorio pulmonar Miguel Servet Español

1590 Microscopio compuesto Zacharias Janssen Holandés

1593 Termómetro de agua Galileo Italiano

1608 Telescopio Hans Lippershey Holandés

1625 Transfusión de sangre Jean-Baptiste Denis Francés

1629 Turbina de vapor Giovanni Branca Italiano

1642 Máquina de sumar Blaise Pascal Francés

1643 Barómetro Evangelista Torricelli Italiano

1650 Bomba de aire Otto von Guericke Alemán

1656 Reloj de péndulo Christiaan Huygens Holandés

1668 Telescopio reflector Isaac Newton Británico

1672 Máquina de calcular Gottfried Wilhelm Leibniz Alemán

1698 Bomba de vapor Thomas Savery Inglés

1701 Barrena sembradora Jethro Tull Inglés

1705 Motor de vapor Thomas Newcomen Inglés

1710 Piano Bartolomeo Cristofori Italiano

1714 Termómetro de mercurio Daniel Gabriel Fahrenheit Alemán

1717 Campana de buceo Edmund Halley Británico

1725 Estereotipia William Ged Escocés

1745 Botella de Leyden (condensador) Ewald Georg von Kleist Alemán

1752 Pararrayos Benjamin Franklin Estadounidense

1758 Lente acromática John Dollond Británico

1759 Cronómetro marino John Harrison Inglés

1764 Máquina de hilar James Hargreaves Británico

1768 Máquina de tejer Richard Arkwright Británico

1769 Motor de vapor (con condensador separado) James Watt Escocés

1770 Automóvil Nicholas Joseph Cugnot Francés

1775 Submarino David Bushnell Estadounidense

1780 Pluma de acero Samuel Harrison Inglés

1780 Lente bifocal Benjamin Franklin Estadounidense

1783 Globo aerostático Joseph Michel Montgolfier y Jacques Étienne Montgolfier Franceses

1784 Trilladora mecánica Andrew Meikle Británico

1785 Telar mecánico Edmund Cartwright Británico

1787 Barco de vapor John Fitch Estadounidense

1788 Regulador centrífugo o de bolas James Watt Escocés

1791 Turbina de gas John Barber Británico

1792 Gas de alumbrado William Murdock Escocés

1793 Desmotadora de algodón Eli Whitney Estadounidense

1796 Prensa hidráulica Joseph Bramah Inglés

1796 Vacuna contra la viruela Edward Jenner Británico

1798 Litografía Aloys Senefelder Alemán

1798 Cinta sin fin de tela metálica (fabricación de papel) Louis Robert Francés

1800 Telar Jacquard Joseph Marie Jacquard Francés

1800 Batería eléctrica Conde Alessandro Volta Italiano

1801 Telar de patrones Joseph Marie Jacquard Francés

1804 Propulsor de hélice John Stevens Estadounidense

1804 Cohete de carburante sólido William Congreve Británico

1804 Locomotora de vapor Richard Trevithick Británico

1810 Conservación de alimentos (mediante esterilización y vacío) Nicolas Appert Francés

1810 Prensa de imprimir Frederick Koenig Alemán

1814 Locomotora ferroviaria George Stephenson Británico

1815 Lámpara de seguridad Sir Humphry Davy Británico

1816 Bicicleta Karl D. Sauerbronn Alemán

1819 Estetoscopio René Théophile Hyacinthe Laennec Francés

1820 Higrómetro J.F. Daniell Inglés

1820 Galvanómetro Johann Salomon Cristoph Schweigger Alemán

1821 Motor eléctrico Michael Faraday Británico

1823 Electroimán William Sturgeon Británico

1824 Cemento portland Joseph Aspdin Británico

1827 Cerillas o cerillos de fricción John Walker Británico

1829 Máquina de escribir W.A. Burt Estadounidense

1829 Sistema Braille Louis Braille Francés

1829 Máquina de coser Barthélemy Thimonnier Francés

1830 Báscula de romana Thaddeus Fairbanks Estadounidense

1831 Fósforos Charles Sauria Francés

1831 Segadora Cyrus Hall McCormick Estadounidense

1831 Dinamo Michael Faraday Británico

1834 Tranvía eléctrico Thomas Davenport Estadounidense

1836 Revólver Samuel Colt Estadounidense

1837 Telégrafo Samuel Finley Breese Morse Sir Charles Wheatstone Estadounidense Inglés

1838 Código Morse Samuel Finley Breese Morse Estadounidense

1839 Fotografía Louis Jacques Mandé Daguerre y Joseph Nicéphore Niepce William Henry Fox Talbot Franceses Inglés

1839 Caucho vulcanizado Charles Goodyear Estadounidense

1839 Martillo pilón de vapor James Nasmyth Escocés

1839 Bicicleta Kirkpatrick MacMillan Británico

1845 Llanta neumática Robert William Thompson Estadounidense

1846 Imprenta rotativa Richard March Hoe Estadounidense

1846 Algodón pólvora Christian Friedrich Schönbein Alemán

1846 Éter (anestésico) Crawford Williamson Long Estadounidense

1849 Hormigón armado F.J. Monier Francés

1849 Pasador de seguridad Walter Hunt Estadounidense

1849 Turbina de agua James Bicheno Francis Estadounidense

1850 Algodón mercerizado John Mercer Británico

1851 Rifle de retrocarga Edward Maynard Estadounidense

1851 Oftalmoscopio Hermann Ludwig Ferdinand y Helmholtz Alemanes

1852 Dirigible no rígido Henri Giffard Francés

1852 Giróscopo Jean Bernard Léon Foucault Francés

1853 Ascensor (con freno) Elisha Graves Otis Estadounidense

1855 Jeringa hipodérmica Alexander Wood Escocés

1855 Fósforos de seguridad J.E. Lundstrom Sueco

1855 Mechero de gas Bunsen Robert Wilhelm Bunsen Alemán

1856 Convertidor Bessemer (acero) Sir Henry Bessemer Británico

1858 Cosechadora Charles y William Marsh Estadounidenses

1859 Espectroscopio Gustav Robert Kirchhoff y Robert Wilhelm Bunsen Alemanes

1860 Motor de gas Étienne Lenoir Francés

1861 Horno eléctrico William Siemens Británico

1861 Ametralladora Richard Jordan Gatling Estadounidense

1861 Kinematoscopio Coleman Sellers Estadounidense

1865 Prensa rotativa de bobinas William A. Bullock Estadounidense

1865 Cirugía antiséptica Joseph Lister Británico

1866 Papel (de pasta de madera, proceso de sulfatación) Benjamin Chew Tilghman Estadounidense

1867 Dinamita Alfred Bernhard Nobel Sueco

1868 Pila seca Georges Leclanché Francés

1868 Máquina de escribir Carlos Glidden y Christopher Latham Sholes Estadounidenses

1868 Freno neumático George Westinghouse Estadounidense

1870 Celuloide John Wesley Hyatt e Isaiah Hyatt Estadounidenses

1874 Telégrafo cuadroplexo Thomas Alva Edison Estadounidense

1876 Teléfono Alexander Graham Bell Estadounidense

1877 Motor de combustión interna (cuatro tiempos) Nikolaus August Otto Alemán

1877 Gramófono (fonógrafo) Thomas Alva Edison Estadounidense

1877 Micrófono Emile Berliner Estadounidense

1877 Soldadura eléctrica Elihu Thomson Estadounidense

1877 Vagón frigorífico G.F. Swift Estadounidense

1878 Tubo de rayos catódicos Sir William Crookes Británico

1879 Máquina registradora James J. Ritty Estadounidense

1879 Lámpara de hilo incandescente Thomas Alva Edison Sir Joseph Wilson Swan Estadounidense Británico

1879 Motor de automóvil (dos tiempos) Karl Benz Alemán

1879 Lámpara de arco Charles Francis Bush Estadounidense

1884 Turbina de vapor Charles Algernon Parsons Inglés

1884 Rayón (nitrocelulosa) Conde Hilaire Bernigaud de Chardonnet Francés

1884 Turbina de vapor multieje Charles Algernon Parsons Británico

1884 Disco de Nipkow (dispositivo mecánico de exploración de televisión) Paul Gottlieb Nipkow Alemán

1884 Estilográfica Lewis Edson Waterman Estadounidense

1885 Grafófono (máquina de dictar) Chichester A. Bell y Charles Sumner Tainter Estadounidenses

1885 Transformador de CA William Stanley Estadounidense

1885 Submarino con propulsión eléctrica Isaac Peral Español

1886 Linotipia Ottmar Mergenthaler Estadounidense

1887 Llanta neumática inflable J.B. Dunlop Escocés

1887 Gramófono (grabaciones en disco) Emile Berliner Estadounidense

1887 Manguito incandescente para gas Barón Carl Auer von Welsbach Austriaco

1887 Mimeógrafo Albert Blake Dick Estadounidense

1887 Monotipia Tolbert Lanston Estadounidense

1887-1900 Morfología de las neuronas Santiago Ramón y Cajal Español

1888 Máquina de sumar impresora por teclas William Steward Burroughs Estadounidense

1888 Cámara Kodak George Eastman Estadounidense

1888 Kinetoscopio William Kennedy Dickson Thomas Alba Edison Escocés Estadounidense

1889 Turbina de vapor Carl Gustaf de Laval Sueco

1890 Rayón (cuproamonio) Louis Henri Despeissis Francés

1891 Planeador Otto Lilienthal Alemán

1891 Goma sintética Sir William Augustus Tilden Británico

1892 Motor de CA Nikola Tesla Estadounidense

1892 Cámara de tres colores Frederick Eugene Ives Estadounidense

1892 Rayón (viscosa) Charles Frederick Cross Británico

1892 Botella de vacío (vaso de Dewar) Sir James Dewar Británico

1892 Motor diesel Rudolf Diesel Alemán

1893 Célula fotoeléctrica Julius Elster y Hans F. Geitel Alemanes

1893 Automóvil a gasolina Charles Edgar Duryea y J. Frank Duryea Estadounidenses

1895 Cinematógrafo Louis Jean Lumière y Auguste Marie Lumière Charles Francis Jenkins Franceses Estadounidense

1895 Rayos X Wilhelm Conrad Roentgen Alemán

1895 Rayón (acetato) Charles Frederick Cross Británico

1895 Telegrafía sin hilos Guglielmo Marconi Italiano

1896 Avión experimental Samuel Pierpont Langley Estadounidense

1898 Papel fotográfico sensible Leo Hendrik Baekeland Estadounidense

1900 Dirigible rígido Graf Ferdinand von Zeppelin Alemán

1902 Radioteléfono Valdemar Poulsen y Reginald Aubrey Fessenden Danés Estadounidense

1903 Aeroplano Wilbur Wright y Orville Wright Estadounidenses

1903 Electrocardiógrafo Willem Einthoven Holandés

1904 Tubo rectificador de diodo (radio) John Ambrose Fleming Británico

1906 Girocompás Hermann Anschütz-Kämpfe Alemán

1906 Baquelita Leo Hendrik Baekeland Estadounidense

1906 Tubo amplificador de triodo (radio) Lee De Forest Estadounidense

1908 Cámara cinematográfica de dos colores G. Albert Smith Británico

1909 Salvarsán Paul Ehrlich Alemán

1910 Hidrogenación del carbón Friedrich Bergius Alemán

1910 Brújula y estabilizador giroscópicos Elmer Ambrose Sperry Estadounidense

1910 Celofán Jacques Edwin Brandenberger Suizo

1911 Aire acondicionado W.H. Carrier Estadounidense

1911 Vitaminas Casimir Funk Polaco

1911 Lámpara de neón Georges Claude Francés

1912 Lámpara de vapor mercúrico Peter Cooper Hewitt Estadounidense

1913 Estatorreactor René Lorin Francés

1913 Tubo de electrones multirrejilla Irving Langmuir Estadounidense

1913 Gasolina craqueada William Meriam Burton Estadounidense

1913 Radiorreceptor heterodino Reginald Aubrey Fessenden Canadiense

1913 Tubo de rayos X William David Coolidge Estadounidense

1915 Arranque automático de automoción Charles Franklin Kettering Estadounidense

1916 Rifle Browning (automático) John Moses Browning Estadounidense

1916 Lámpara incandescente rellena de gas Irving Langmuir Estadounidense

1919 Espectrómetro de masa Sir Francis William Aston Arthur Jeffrey Dempster Británico Estadounidense

1921 Insulina Frederick Grant Banting Charles Herbert Best John James Rickard Canadiense Canadiense Británico

1922-26 Películas cinematográficas con sonido T.W. Case Estadounidense

1923 Iconoscopio de televisión Vladímir Kosma Zworykin Estadounidense

1923 Autogiro Juan de la Cierva Español

1925 Congelación rápida de alimentos Clarence Birdseye Estadounidense

1925 Tubo disector de imágenes de televisión Philo Taylor Farnsworth Estadounidense

1926 Cohete de carburante líquido Robert Hutchings Goddard Estadounidense

1928 Penicilina Sir Alexander Fleming Británico

1930 Nailon (poliamidas sintéticas generadoras de fibras) Wallace Hume Carothers Estadounidense

1930 Batisfera Charles William Beebe Estadounidense

1930 Freón (compuestos de flúor de baja temperatura de ebullición) Thomas Midgley y colegas Estadounidense

1930 Motor de turbina de gas moderno Frank Whittle Británico

1930 Neopreno (goma sintética) Padre Julius Arthur Nieuwland y Wallace Hume Carothers Estadounidenses

1931 Ciclotrón Ernest Orlando Lawrence Estadounidense

1931 Analizador diferencial (computadora analógica) Vannevar Bush Estadounidense

1931 Generador de Van de Graaff Robert Jemison Van de Graaff Estadounidense

1932 Microscopio de contraste de fase Frits Zernike Holandés

1932 Sulfonamida Gerhard Domagk Alemán

1933 Modulación de frecuencia (FM) Edwin Howard Armstrong Estadounidense

1935 Buna (caucho sintético) Científicos alemanes Alemanes

1935 Radiolocalizador (radar) Sir Robert Watson-Watt Británico

1935 Cortisona Edward Calvin Kendall Tadeus Reichstein Estadounidense Suizo

1935 Microscopio electrónico Científicos alemanes Alemanes

1936 Helicóptero de dos rotores Heinrich Focke Alemán

1937 Xerografía Chester Carlson Estadounidense

1937 Nailon Wallace Hume Carothers Estadounidense

1939 DDT Paul Müller Suizo

1939 Helicóptero Igor Sikorski Estadounidense

1940 Televisión en colores Guillermo González Camarena Mexicano

1940 Betatrón Donald William Kerst Estadounidense

1941 Motor aeronáutico de turborreacción Frank Whittle Británico

1942 Misil guiado Wernher von Braun Alemán

1942 Reactor nuclear Enrico Fermi Estadounidense

1944 Estreptomicina Selman A. Waksman Estadounidense

1944 V-2 (bomba impulsada por cohete) Científicos alemanes Alemanes

1945 Bomba atómica Científicos del gobierno de EEUU Estadounidenses

1946 Computadora digital electrónica John Presper Eckert, Jr. y John W. Mauchly Estadounidenses

1947 Holografía Dennis Gabor Británico

1947 Cloromicetina Mildred Rebstock Estadounidense

1947 Cámara Polaroid Land Edwin Herbert Land Estadounidense

1947 Batiscafo Auguste Piccard Suizo

1947 Horno de microondas Percy L. Spencer Estadounidense

1948 Contador de centelleo Hartmut Kallmann Alemán

1948 Aureomicina Benjamin Minge Duggar y Chandra Bose Subba Row Estadounidenses

1948 Transistor John Bardeen, Walter Houser Brattain y William Shockley Estadounidenses

1949 Avión a chorro (estatorreactor) René Leduc Francés

1950 Televisión en color Peter Carl Goldmark Estadounidense

1952 Bomba de hidrógeno Científicos del gobierno de EEUU Estadounidenses

1952 Cámara de burbujas (detector de partículas nucleares) Donald Arthur Glaser Estadounidense

1953 Máser Charles Townes Estadounidense

1954 Batería solar Científicos de Bell Telephone Laboratory Estadounidenses

1954 Vacuna contra la poliomielitis Jonas Salk Estadounidense

1955 Diamantes sintéticos Científicos de General Electric Estadounidenses

1955 Datación mediante carbono W.F. Libby Estadounidense

1956 Aerodeslizador (hovercraft) Christopher Cockerell Inglés

1956 Primer prototipo de motor rotatorio Felix Wankel Alemán

1956 Videocinta Charles Ginsberg y Ray Dolby Estadounidenses

1956 Fregona Manuel Jalón Corominas Español

1957 Reactor atómico enfriado por sodio Científicos del gobierno de EEUU Estadounidenses

1957 Satélite terrestre artificial Científicos del gobierno de la URSS Soviéticos

1958 Satélite de comunicaciones Científicos del gobierno de EEUU Estadounidenses

1959 Circuitos integrados Jack Kilby y Robert Noyce Estadounidenses

1960 Láser Charles Hard Townes, Arthur L. Schawlow y Gordon Gould Estadounidenses

1960 Síntesis de la clorofila Robert Burns Woodward Estadounidense

1960 Píldora anticonceptiva Gregory Pincus, John Rock y Min-chueh Chang Estadounidenses

1962 Diodo emisor de luz (LED) Nick Holonyak, Jr. Estadounidense

1964 Pantalla de cristal líquido George Heilmeier Estadounidense

1966 Corazón artificial (ventrículo izquierdo) Michael Ellis DeBakey Estadounidense

1967 Transplante de corazón humano Christiaan Neethling Barnard Surafricano

1970 Primera síntesis completa de un gen Har Gobind Khorana Estadounidense

1971 Microprocesador Ted Hoff Estadounidense

1971 Generación de imágenes por resonancia magnética nuclear Raymond Damadian Estadounidense

1972 Calculadora electrónica de bolsillo J.S. Kilby y J.D. Merryman Estadounidenses

1972 Primer generador de energía magnetohidrodinámico Científicos del gobierno de la URSS Soviéticos

1973 Laboratorio espacial orbital Skylab Científicos del gobierno de EEUU Estadounidenses

1974 ADN recombinante (ingeniería genética) Científicos estadounidenses Estadounidenses

1975 TAC (tomografía axial computerizada) Godfrey N. Hounsfield Británico

1975 Fibra óptica Bell Laboratories Estadounidense

1976 Supercomputadora J.H. Van Tassel y Seymour Cray Estadounidenses

1978 Síntesis de los genes de la insulina humana Roberto Crea, Tadaaki Hirose, Adam Kraszewski y Keiichi Itakura Estadounidenses

1978 Transplante de genes entre mamíferos Paul Berg, Richard Mulligan y Bruce Howard Estadounidenses

1978 Corazón artificial Jarvik-7 Robert K. Jarvik Estadounidense

1978 Vacuna sintética contra la malaria Manuel Patarroyo Colombiano

1979 Disco compacto Joop Sinjou Toshi Tada Doi Holandés Japonés

1979 Reparación de defectos genéticos en células de ratón mediante técnicas de ADN recombinante y micromanipulación W. Francés Anderson y colegas Estadounidenses

1981 Sistema de transporte espacial (lanzadera espacial) Ingenieros de la NASA Estadounidenses

1981 Microscopio de túnel de barrido Gerd Binnig Heinrich Rohrer Alemán Suizo

1986 Superconductores hipertérmicos J. Georg Bednorz Karl A. Müller Alemán Suizo

1989 El Satélite Explorador de Fondo Cósmico (COBE) mostró que las irregularidades en la radiación de fondo de microondas son restos de regiones no uniformes presentes en el universo poco después del Big Bang Equipo dirigido por George Smoot Estadounidenses

1993 Telescopio Keck, el mayor telescopio reflector del mundo Universidad de California, California Instituto de Tecnología Estadounidense

 

1994 Pruebas de la existencia del quark top Fermi National Accelerator Laboratory, Illinois (Fermilab) Estadounidense

Biografia de Volta Inventor de la Pila Electrica

Biografia de Volta Inventó la Pila Electrica

BIOGRAFIA: Entre los grandes nombres que Italia ha dado a la ciencia europea, ocupa un lugar destacado el de Alejandro Volta, uno de los padres de los estudios sobre la electricidad.

Nacido en Como, el 18 de febrero de 1745, en el seno de una familia de buena consideración social, Alejandro demostró desde su adolescencia una gran vocación por las ciencias naturales.

Muerto su padre arruinado, fue recogido por su tío paterno, el cual pretendió dedicarle a la carrera de Derecho.

alejandro volta biografia

Pero el muchacho no siguió esta voluntad ni la de otros que le aconsejaban abrazar el estado eclesiástico. Desde los dieciocho años empezó a trabajar en el campo de la física y la química, ciencias que entonces se hallaban en un estado incipiente. En particular se dedicó a las experiencias sobre la electricidad.

Fue profesor de Física y rector del Liceo de su ciudad natal y profesor de la Universidad de Pavía (1779 a 1819). Fue el inventor del electróforo, del electrómetro, del eudiómetro, de la lámpara de gas y de la famosa pila eléctrica que lleva su nombre.

Sostuvo polémicas con Galvani cuando el famoso experimento de aquél, sosteniendo la inexistencia de la electricidad animal y que su producción se debía al contacto de dos cuerpos metálicos distintos. Se le considera el fundador de la ciencia eléctrica.

Su actividad científica fue recompensada con el nombramiento de profesor del instituto de Como (1774), y, más tarde, con el de catedrático de física experimental de la universidad de Pavía (1779).

Después de un viaje muy provechoso por el extranjero (1782), en 1785 fue elegido rector de la universidad. Por aquel entonces, Galvani había descubierto el fenómeno de los movimientos de las extremidades inferiores de una rana mediante una excitación eléctrica (1780).

Volta, que en un principio había sido partidario de la interpretación dada a este efecto por su descubridor, combatió luego a Galvani, y sostuvo que la causa del fenómeno se debía al desequilibrio eléctrico producido por el contacto de dos metales distintos.

Esta convicción le llevó al descubrimiento del «órgano eléctrico artificial», denominado luego con el nombre genérico de pila, a causa de su forma (1799).

A partir de 1800 el mundo científico tuvo conocimiento del gran invento de Volta, pues éste lo comunicó a la Real Sociedad de Londres el 20 de marzo.

En febrero de 1801, Bonaparte, entonces primer cónsul, le recibió en París y le otorgó la medalla de oro del Instituto de Francia.

Poco después era nombrado senador del reino de Italia. Desde esta época su actividad científica fué en decadencia, aunque siempre intervino en las polémicas y discusiones de su época.

En 1815, el emperador de Austria le nombró director de la facultad de Filosofía de Padua. Pero Volta, que en su intimidad era un gran patriota, no se enorgulleció por esta designación.

Ya septuagenario, poco a poco se fueron debilitando sus resortes vitales, hasta que en 1819 se retiró a su ciudad natal. Aquí murió el 5 de marzo de 1827.

PRIMERA EXPERIENCIAS: Hacia fines del siglo XVIII no se conocía prácticamente nada acerca de la electricidad.

Sin embargo, sólo veinticinco años más tarde Faraday descubrió dos de los efectos eléctricos más importantes: el electromagnetismo y la electrólisis. En el ínterin apareció Alejandro Volta (1745-1827), inventor de la pila eléctrica.

Volta era un sabio italiano, profesor, primero en su nativa ciudad de Como, y posteriormente en Pavía. La mayoría de sus primeros experimentos fue llevada a cabo con las minúsculas cantidades de electricidad que podía proveer la fricción (electricidad estática).

Consiguió mejorar los métodos de obtener electricidad por fricción ion un dispositivo denominadoelectróforo. Pero el electróforo no podía hacer mucho más que producir chispas —movimientos repentinos de cargas eléctricas—.

Era un juguete entretenido sin aplicaciones prácticas, porque las «corrientes» que producía sólo duraban una fracción de segundo y eran millones de veces más débiles que las que hoy usamos nosotros para iluminación y calefacción. Muy poco podía hacerse con estos elementos.

Uno de los escasos campos posibles de estudio era el de la electricidad anima!, que atraía con mucho interés.

Consistía en hacer pasar corrientes eléctricas a través de tejidos animales, por lo general patas de rana.

Otro científico italiano, Galvani, había conectado una varilla de cobre al nervio de una pata de rana y una varilla de otro metal (hierro) al músculo. Cuando se ponían en contacto los extremos de ambos trozos de metal, el músculo se contraía del mismo modo que cuando se le hacía pasar una descarga eléctrica.

En 1769 publicó varios trabajos sobre los fenómenos eléctricos que le valieron una merecida reputación. En contacto personal con los sabios franceses más renombrados de la época, un Laplace y un Lavoisier, Volta fué enriqueciendo el campo de la ciencia con el descubrimiento del metano, del electróforo y del condensador eléctrico.

Galvani pensaba que, de alguna manera misteriosa, la contracción del músculo generaba electricidad. Volta, en cambio, se dio cuenta de que nervio y músculo no estaban sino respondiendo a un shock eléctrico.

Lo realmente importante era que dos metales distintos habían entrado en contacto por un extremo, mientras que por el otro estaban separados por una solución conductora (el fluido débilmente electrolítico de la pata de la rana). El tejido animal no era necesario en absoluto.

volta demostracion pila electrica

ALEJANDRO VOLTA (1745-1827), profesor en Pavia, reprodujo luego los experimentos de GALVANI y encontró que los nervios de las ranas no son necesarios para provocar fenómenos eléctricos: dos metales y el músculo bastan para producir el efecto.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS: En marzo de 1800, Volta envió una carta a sir Joseph Banks, presidente de la Royal Society, con un boceto de su nuevo invento.

Las noticias de esa carta llegaron a oídos de un ingeniero, reconvertido en escritor científico popular, llamado William Nicholson, que rápidamente se puso a construir una pila voltaica propia.

En uno de los primeros experimentos con su nuevo aparato, sumergió los cables en agua y descubrió que, mientras fluyera la corriente, del líquido se desprendían burbujas de gas. Se trataba de burbujas de dos gases, hidrógeno y oxígeno, y Nicholson comprendió que había invertido el proceso demostrado por Cavendish diecisiete años antes, en el que produjo agua quemando hidrógeno en presencia de oxígeno.

En lenguaje moderno hizo «agua electrolizada»: se trató de la primera demostración de que una corriente eléctrica podía provocar una reacción química.

Nicholson era editor de una revista sobre química y no perdió tiempo en publicar un resumen de su descubrimiento, que fue conocido por el mundo antes de que Volta anunciase siquiera su propio invento.

La demostración de Nicholson de la posibilidad de la posibilidad de generar electricidad mediante reacciones químicas.

LA PILA DE VOLTALa sospecha que VOLTA albergaba acerca de la realidad de la electricidad animal, lo condujo por último a reemplazar con trapos mojados el contacto de músculos de ranas en la experiencia de GALVANI.

En ese momento su gran invención estaba virtualmente hecha. Con dos metales y el trapo húmedo, la pila eléctrica está creada. Así —acontecimiento de inmensas consecuencias— la electricidad dinámica hace su aparición.

VOLTA extiende sus investigaciones a los líquidos y establece cuáles combinaciones entre metales y líquidos resultan eléctricamente activas, y mejora, en ulteriores modelos, el rendimiento de aparato.

Una carta de VOLTA, documento memorable para la historia dirigida en marzo de 1800 a la Sociedad Real de Londres, pronto difundida en todos los países de Europa, pone con descripción de la pila voltaica pone un poderoso medio en manos de los investigadores.

Se inician entonces con esmero las las búsquedas que revelarán una tras otra las propiedades electrónicas, térmicas y magnéticas de la corriente. Los ingleses WILLIAM NICHOLSON y ANTHONY CARLISLE descomponen el agua con la corriente de la pila y observan formación del oxígeno y del hidrógeno liberados por eh THOMAS SEEBECK (1770-1831) tropieza con el fenómeno de b corrientes térmicas: pone de manifiesto que en un circuito compuesto por dos metales diferentes se produce corriente cuando las dos soldaduras no están a la misma temperatura.

El relojero parisiense JEAN ATHANASE PELTIER (1785-1845) descubre un fenómeno recíproco, el cambio de temperatura que el pasaje de la corriente provoca en un circuito bimetálico.

AMPLIACIÓN DEL TEMA: Alejandro Volta nació en Como , ciudad de Italia, el 18 de febrero de 1745. Después de ser maestro de física en la Escuela Superior de su ciudad natal, Volta ocupó la cátedra de física de la Universidad de Pavia durante un tiempo verdaderamente asombroso, casi cuarenta años.

pila de volta

Al comienzo de su carrera Volta inventó un electróforo, aparato que en las clases de física sirve para producir pequeñas descargas electroestáticas mediante inducción y para explicar la carga de los objetos con electricidad estática.

Su electróforo se ha mantenido prácticamente sin haber necesitado mejoras en más de dos siglos.

Un ingenioso electroscopio de condensación, que aumentó en más de cien veces la sensibilidad del aparato que entonces se usaba, le permitió demostrar la existencia de electricidad en el vapor de agua y en el humo producido por la combustión del carbón.

Su mayor aportación a la ciencia eléctrica, la que le ha merecido la inmortalidad a su nombre, es la llamada pila voltaica.

Volta ideó una pila de discos de cobre y de cinc separados por papel secante empapado en agua con sal, con la siguiente secuencia: disco de cobre, papel mojado, disco de cinc; disco de cobre, papel mojado, disco de cinc, etc. Según se aumenta el número de discos de cobre y cinc separados por el papel mojado en agua con sal, se aumentaba la fuerza de su pila o batería.

Fue en 1800 que Volta escribió una carta a la Sociedad Real de Londres comunicando su invención de la pila química y de otra batería a la que denominó «corona de copas», pues consistía en un par de electrodos de cobre y de cinc sumergidos en copas a medio llenar de agua salada.

Con la descomposición del agua en hidrógeno y oxígeno, poco después de la creación de la pila voltaica, se inicia la gran ciencia de la electroquímica.

Los efectos luminosos de la pila voltaica condujeron a la creación de la lámpara de arco de carbón.

Empleando la pila de Volta, Humphrey Davy descubrió el sodio y el potasio.

En 1881 el congreso Internacional de los Ingenieros Eléctricos denominó «voltio» la unidad de la fuerza electromotriz.

Revolucion cientifica Trabajo de Galvani

Grabado mostrando diferentes experimentos de Luigi Galvani (Viribus Electricitatis in Motu Musculari Commentarius [Comentarios relativos a los efectos de la electricidad sobre el movimiento muscular] 1791) acerca de los efectos de la electricidad en ranas y pollos.

ALGO MAS…

En 1799, el sabio fabricó la primera célula electrolítica simple, sumergiendo varillas de cobre y cinc en salmuera y uniéndolas.

Por el circuito que las unía circulaba una corriente eléctrica, más grande y de duración mucho mayor que ninguna conocida hasta entonces. Podían obtenerse mayores presiones eléctricas (voltajes) conectando en serie las células electrolíticas.

Esta idea condujo a la pila voltaica (Pila de Volta) que se componía de discos de cobre y cinc, formando un par, separados de otro parpor discos de franela embebidos en salmuera o ácido.

A pesar de que la carga era débil, el aparato demostró ser un manantial de continua acción eléctrica, aparentemente de capacidad inextinguible.

Lo que más sorprendió a Volta y a sus contemporáneos fue que la pila estaba compuesta en su totalidad por conductores.

No se utilizaba vidrio ni cualquier otro aislante, como en las botellas de Leyden, para separar las cargas opuestas, no obstante lo cual ambos extremos de la columna de conductores adquirían cargas opuestas por su propio poder, y las mantenían.

Tocando la base de la pila con una mano, y, con la otra, distintas alturas de la misma, Volta encontró que el toque, y por lo tanto la descarga, aumentaba en intensidad conforme se acercaba a la cúspide.

Era necesario que entre las dos manos hubiera varios pares de discos, a efecto de que el toque fuera perceptible. Éste era el único medio de que él disponía para medir lo que ahora llamamos tensión.

Se da a Volta el mérito de haber hecho la primera célula electrolítica simple, pero él nunca encontró la explicación correcta de su funcionamiento.

Erróneamente atribuía las corrientes al contacto entre los dos metales, mientras que en realidad proviene de la acción química del electrólito sobre el electrodo del cinc.

El descubrimiento fue aclamado de inmediato y en 1801 Volta fue a París a mostrar su electricidad por contacto al emperador Napoleón. Posteriormente, la unidad de presión eléctrica, el voltio, fue denominado así en su honor.

Aunque el propio Volta estaba más interesado en desarrollar sus pilas que en encentrarles aplicación, la pila voltaica rápidamente fue empleada por otros científicos como una poderosa herramienta de investigación. Las corrientes producidas con ayuda de la pila voltaica condujeron al descubrimiento de los efectos magnéticos, térmicos y químicos de ¡a electricidad.

PILA DE VOLTA
Los pilas de Volta eran simples células electrolíticas acopiadas una encima de la otra. Al cerrar el circuito la corriente que circulaba de nervio e músculo estimulaba las patas de rana, que se contraían.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°23

Descubrimiento de Oro en Transvaal Sudafrica Guerra boers inglese

Descubrimiento de Oro en Transvaal Sudáfrica

El descubrimiento de oro y de diamantes en el extremo austral del África, que en 1899 despertó la codicia británica, que reclamó todo el territorio de lo que hoy es República de Sudáfrica como suyo. Quienes habían hecho el hallazgo, en su mayoría campesinos (eso significa boers), descendientes de holandeses, se consideraban dueños de los territorios de Transvaal y Orange. Inclusive, Inglaterra había reconocido su independencia, y ademásfueron ellos y no los ingleses quienes habían luchado contra zulúes y matabeles para civilizar la región.

El control del África meridional era de sumo gran interés para Gran Bretaña, en primer momento para proteger la ruta marítima hacia la India y China. Los colonos holandeses, los llamados bóers, habían llegado ahí por primera vez en 1652, donde fundaron una colonia para reabastecer sus barcos con rumbo a Extremo Oriente.

En 1806, a raíz de la batalla de Blaauwberg, los británicos arrebataron el control de la Colonia del Cabo (actualmente, Sudáfrica) a los holandeses, para asegurarse de que no caía en manos de los franceses durante las Guerras Napoleónicas. Los bóers no estaban demasiado contentos con sus nuevos amos, en especial cuando en 1833 se abolió la esclavitud en todo el Imperio británico, ya que para los bóers la esclavización de los indígenas era tanto un modo de vida como una tradición.

En el espacio de dos años, doce mil bóers iniciaron el llamado Gran Trek, una emigración masiva hacia el interior para crear sus propios estados (Natal, Estado Libre de Orange y Transvaal) independientes del control británico y donde la esclavitud era legal, aunque tuvieron que derramar mucha sangre en varias guerras contra los indígenas africanos. En la batalla del Río Sangriento de 1838, las armas de los bóers mataron a tres mil zulúes. Según los testigos, la sangre de los muertos tino de rojo el agua del río.

Los colonos británicos empezaron a llegar a millares durante la década de 1820, muchos con la esperanza de enriquecerse fundando sus propias plantaciones de azúcar. Ellos también se enfrentaron a las poblaciones autóctonas. Tan eficaces eran los zulúes como fuerza de lucha que en 1879 infligieron sin recurrir a las armas de fuego una humillante derrota a los británicos en la batalla de Isandlwana: los zulúes rodearon y masacraron a más de 1.400 soldados del ejército británico. Pero en menos de seis meses se restauró la supremacía británica (en la batalla de Ulundi) gracias al empleo de las ametralladoras Gatling, unas de las primeras armas de repetición, inventadas en Estados Unidos, que podían disparar una ráfaga casi infinita de balas.

El poder colectivo de cincuenta mil guerreros zulúes con sus lanzas cortas y sus escudos de cuero no pudo rivalizar con esa potencia de fuego.

Cuando en 1886 se descubrió oro en el Transvaal, las tensiones entre los bóers y los británicos se volvieron explosivas. Casi de la noche a la mañana, apareció en el árido monte surafricano una nueva ciudad: Johannesburgo. El país se inundó con una avalancha de buscadores de oro, como Cecil Rhodes, cuya empresa, la Compañía Británica de Sudáfrica, fundó el imperio minero más rico de todos los tiempos.

Con el apoyo del gobierno británico, en 1895 Rhodes se construyó su propio país, Rodesia, que abarcaba lo que en la actualidad es Zimbabue y Zambia. Su ambición seguía el impulso inquebrantable e inmisericorde de sacar provecho de África:

Los enfrentamientos —que tuvieron un corresponsal de guerra de lujo, enviado por el Times de Londres: Winston Churchill— fue inevitable; el resultado de la contienda, también: mientras los boers, aunque eran excelentes tiradores y conocían bien la zona, carecían de instrucción militar, los ingleses, con mejor armamento y mayor cantidad de tropas, dirigidos por Horatio Kitchener, quien ordenó la matanza de niños y mujeres (asesinaron a 25 mil) y la quema de las granjas, derrotaron a los campesinos, de los cuales 18 mil murieron en los campos de batalla en 1902.

Johannesburgo es la capital de la provincia de Gauteng, que antaño fue conocida como territorio del Transvaal. Desde mitad del siglo XIX se había asentado un numeroso grupo de familias holandesas en lo que se llamó ‘la gran migración’. Eran granjeros que vivieron una aventura similar a los colonizadores del medio oeste norteamericano, carromatos incluidos.

En una de esas familias nació Paul Kruger, héroe de la resistencia de los bóers frente al imperialismo británico. Vencedor de los ingleses en Majuba fue elegido presidente del Transvaal.

Paul Kruger, como  presidente bóer del Transvaal, que en sus minas de oro y diamantes impuso un tributo a la dinamita —esencial para los buscadores de oro- y que negaba a los extranjeros el derecho a voto en los asuntos locales. Cuando los oficiales británicos protestaron en 1899, los bóers declararon la guerra a Gran Bretaña.

La guerra de los Bóers duró hasta abril de 1902 y los británicos se vieron obligados a desplegar 250.000 soldados. Más de 22.000 murieron en actos de servicio, junto a 7.000 bóers y unos 20.000 africanos.

Además, se calcula que 28.000 civiles bóers murieron por las terribles condiciones de los campos de concentración en los que los británicos los recluyeron; en la mayoría de los casos por culpa del hambre, la malnutrición y las enfermedades.

Guerra del Pacífico Chile Bolivia Causas y Consecuencias

RESUMEN GUERRA DEL PACÍFICO CHILE-BOLIVIA POR EL SALITRE

La Guerra del Pacífico, que algunos historiadores la llaman Guerra del Guano y del Salitre fue el evento el mas amargo de la historia de Bolivia.

Esta guerra comenzó en 1879, y enfrentó a Chile contra una alianza entre Bolivia y Perú, y se inicia cuando en 1878 el general boliviano Hilarión Daza, que conducía una dictadura, decide aumentar los impuestos a las exportaciones de dos empresas chilenas (FFCC y Compañia de Salitre) que explotaban los recursos en la zona boliviana de Antofagasta.

Para Chile ese aumento contradecía con lo pactado en un Tratado de Paz y Amistad en el año 1874, por lo que lo considera una violación a sus derechos, negándose a cumplir con la nueva disposición.

Como respuesta Daza confisca los yacimientos explotados, rompiendo las relaciones diplomáticas, por lo que Chile decide ocupar los territorios militarmente, declarándole la guerra a Bolivia el 5 de abril de 1879.

La guerra se desarrolló en el océano Pacífico, en el desierto de Atacama y en los valles y serranías del Perú.

Bolivia pierde el conflicto frente a un poderoso Chile, que se anexa un territorio territorio, que era su único punto de acceso al océano Pacifico y enormes riquezas minerales.

Privada para siempre de esta región capital, Bolivia no ha logrado jamás a arrancar económicamente y hasta estos días trata de conseguir acuerdos con otros países limítrofes como Perú para poder intergrarse al comercio internacional mediante un puerto que le abra las puertas al mundo.

Luego de cinco años de guerra, los países de Bolivia y Chile firman, el 4 de abril de 1884, un pacto de tregua donde convienen en un cese de fuego y la reapertura de las relaciones comerciales.

Chile como gesto de cordialidad ofrece a Bolivia unas ventajas fiscales en la ciudad de Antofagasta y se compromete a construir una línea de ferrocarril uniendo la costa del océano Pacífico a La Paz.

Guerra del Pacífico: Bolivia-Perú y Chile

Guerra del Pacífico: Bolivia-Perú y Chile

Los ejércitos de la alianza Bolivia-Perú llegaron a 12.000 soldados, mientras que Chile tenía
menos de 400o, pero bien preparados y con equipamientos modernos.

Las batallas mas importantes fueron la de Angamos, en octubre 1879 donde Chile logra controlar la zona del océano. Ese mismo año bolivia tuvo dos derrotas la de Pisagua y Tarapacá y la última de Tacna en 1880.

La siguiente estapa fue contra las tropas de Perú, donde caen derrotada en Arica el 7 de Junio de 1880, para luego tomar la capital Lima en 1881. La guerra finaliza con firma del Tratado de Ancón en 1883.

CRÓNICA DE LA ÉPOCA I

El 14 de febrero la nave de guerra chilena Blanco Encalada apareció frente a Antofagasta. Su presencia en ese lugar significa el comienzo de la guerra. La presencia chilena es la respuesta al intento de Bolivia de cobrar 10 centavos por quintal de salitre explotado por una compañía británico-chilena.

El aumento del impuesto a los exportadores de salitre, adoptado unilateralmente por el gobierno boliviano, desconociendo convenios anteriores, empujó a Chile a declarar la guerra. Perú, por el pacto secreto de 1873 , interviene como aliada de Bolivia. En noviembre los chilenos han desembarcado en Pisagua lo que les ha permitido capturar la provincia de Tarapacá y sus yacimientos salitreros.

CRÓNICA DE LA ÉPOCA II

La Guerra del Pacífico llegó a su fin con la firma de un tratado. La resistencia militar peruana, bajo el mando del coronel Andrés A. Cáceres Dorregaray en la región sur y centro andina venía obteniendo varias victorias contra lasfuerzasinvasoras chilenas. Pero en la batalla de Buamachuco, el 10 de julio, sufrió una decisiva derrota militar. Luego, un grupo de dirigentes peruanos del que se sospecha que actuaron de acuerdo a directivas del mando militar enemigo, determinó con una serie de medidas el final del conflicto, impusieron al general de brigada Miguel Iglesias como nuevo presidente y firmaron un tratado de paz con Chile.

La guerra finalizó oficialmente el 20 de octubre con la firma del lutado de Ancón. Éste dispone que el departamento de Tararira pasa a manos chilenas, y las provincias de Arica y Tacna quedan bajo administración chilena por un lapso de 10 años. Después de ese período un plebiscito decidiría si quedan bajo soberanía de Chile o vuelven a ser peruanas. Chile además obtuvo la Puna de Atacama, por la que tenía una permanente disputa con Bolivia. El Chile boliviano no pierde solamente 120 mil metros cuadrados de territorio, sino que se queda sin los 400 kilómetros de costa y sin salida al mar, una pérdida que sin dudas redundará en muchas otras.

PARA ENTENDER MEJOR:
Antecedentes de la Época:
Hacia 1825 las guerra por la independencia de las colonias españolas americanas habían finalizado y los antiguos virreinatos desaparecieron y surgieron nuevos países que debían organizarse políticamente y económicamente para comenzar el nuevo camino hacia el progreso.

Como consecuencia de tantos años de batallas, los militares fueron ocupando un lugar más importante en las sociedades latinoamericanas y, una vez finalizada la guerra con España, intervinieron activamente en la política.

En comparación con la etapa colonial, las décadas posteriores a la independencia estuvieron teñidas por la violencia, pues abundaron las luchas civiles y los conflictos entre los nuevos países, cuyas fronteras todavía no estaban bien definidas.

En las luchas civiles latinoamericanas se enfrentaron a menudo sectores conservadores y liberales.

Los conservadores pretendían mantener una rígida jerarquía social, eran poco favorables a los cambios, no veían con buenos ojos la llegada de ideas innovadoras de Europa y, por lo general, defendían los intereses de las zonas rurales, donde estaban sus propiedades.

Por el contrario, los liberales eran partidarios de abrir un poco más la participación ía grupos no tan adinerados pero instruidos, admiraban los avances de las sociedades europeas que esperaban imitar en sus países, y representaban mejor los intereses de los habitantes de las ciudades.

La guerra había empobrecido a América latina y destruído su riqueza.

Hacia 1850, algunos países como Venezuela, Chile o la región del Río de la Plata habían logrado recuperarse y mejorar su economía con respecto a los tiempos de la colonia, gracias a la exportación de productos agropecuarios.

Las discusión de las fronteras de los nuevos países de América del sur, que inicialmente se respetaron los antiguos límites de la Capitanía General de Chile, comenzó a ser un tema espinoso cuando la demanda mundial de los recursos naturales de esas zonas, como fueron los minerales comenzó a incrementarse, y esas exportaciones se convirtieron en importantes fuentes de ingresos para esos estados, necesitados de recursos económicos.

Perú y Bolivia también tenían discusiones con algunos límites en la región del guano de Tarapacá.

Como se ve, en estos países como Bolivia, Perú y México la minería, que era la actividad económica más importante, se encontraba en declinación, porque faltaba dinero para invertir en las minas y aumentar su producción, por lo que muchas veces se permitía la explotación de esos recursos a empresas extranjeras, que eran quienes poseían el capital necesario para dichas inversiones.

Bolivia era el caso, en donde se permitía extraer el nitrato de Antofagasta por empresas chilenas, que lamentablemente terminaron en una guerra, que la ha perjudicado a hasta hoy.

A los fines de no obstaculizar el desarrollo de los países en vía de crecimiento, se pactaron tratados para la explotación de los minerales en distintas regiones, como por ejemplo el de 1874, donde Chile cedía sus derechos entre los paralelos 23 y 25, a cambio de que Bolivia no aumentara los impuestos a las empresas chiles por 25 años, acuerdo que generó la Guerra del Pacífico

LA REALIDAD DEL COMERCIO: Mientras la independencia política trajo independencia económica a América Latina, los viejos patrones fueron restablecidos rápidamente. En lugar de España y Portugal, Gran Bretaña dominaba la economía del continente.

Los comerciantes británicos se trasladaban en gran número, mientras los inversionistas ingleses vertían su capital generosamente, especialmente en la minería. Muy pronto los viejos esquemas comerciales volvieron a ponerse en práctica.

Dado que América Latina había servido como una fuente de materia prima y suministro alimenticio a las naciones industrializadas de Europa y Estados Unidos, muy pronto las exportaciones hacia el Atlántico Norte se incrementaron notablemente, en particular las de rigo, tabaco, lana, azúcar, café y pieles.

Al mismo tiempo, los bienes de consumo terminados, especialmente los textiles, fueron importados en notables cantidades, lo que provocó el declive de la producción industrial en América Latina.

La sobreexportación de materias primas e importación de productos manufacturados aseguraba la prolongada dominación de la economía latinoamericana por parte de extranjeros.

Eduardo Galeano, en su famoso libro: «La venas abiertas de América Latina» explica:

«Poco después del lanzamiento internacional del guano (que se usaba como fertlizante en Europa) , la química agrícola descubrió que eran aún mayores las propiedades nutritivas del salitre, y en 1850 ya se había hecho muy intenso su empleo como abono en los campos europeos.

Las tierras del viejo continente dedicadas al cultivo del trigo, empobrecidas por la erosión, recibían ávidamente los cargamentos de nitrato de soda provenientes de las salitreras peruanas de Tarapacá y, luego, de la provincia boliviana de Antofagasta. Gracias al salitre y al guano, que yacían en las costas del Pacífico «casi al alcance de los barcos que venían a buscarlos», el fantasma del hambre se alejó de Europa.

La explotación del salitre rápidamente se extendió hasta la provincia boliviana de Antofagasta, aunque el negocio no era boliviano sino chileno. Cuando el gobierno de Bolivia pretendió aplicar un impuesto a las salitreras que operaban en su suelo, los batallones del ejército de Chile invadieron la provincia para no abandonarla jamás.

Hasta aquella época, el desierto había oficiado de zona de amortiguación para los conflictos latentes entre Chile, Perú y Bolivia. El salitre desencadenó la pelea. La guerra del Pacífico estalló en 1879 y duró hasta 1883. Las fuerzas armadas chilenas, que ya en 1879 habían ocupado también los puertos peruanos de la región del salitre, Patillos, Iquique, Pisagua, Junín, entraron por fin victoriosas en Lima, y al día siguiente la fortaleza del Callao se rindió.

La derrota provocó la mutilación y la sangría de Perú. La economía nacional perdió sus dos principales recursos, se paralizaron las fuerzas productivas, cayó la moneda, se cerró el crédito exterior. Bolivia, por su parte, no se dio cuenta de lo que había perdido con la guerra: la mina de cobre más importante del mundo actual, Chuquicamata, se encuentra precisamente en la provincia, ahora chilena, de Antofagasta.»

Los problemas fronterizos heredados de la época colonial provocaron en 1879 el estallido de la guerra del Pacífico contra Perú y Solivia por el control de la zona salitrera de Atacama. La victoria final chilena en 1883 extendió la soberanía del país sobre el territorio de Tarapacá, Tacna y Arica (el tratado de Lima, de 3 de junio de 1929, estableció la soberanía de Perú sobre Tacna y la de Chile sobre Arica).

CRÓNICA DE LA EPOCA III:

La economía boliviana desde hace tiempo se encuentra administrada en sus sectores más sensibles por intereses extranjeros. Al crearse en 1871 el Banco Nacional de Bolivia, su dirección recayó en manos de familias prominentes de la política chilena, como los Edwards y los Concha y Toro, más tarde aliados con la oligarquía de la plata boliviana representada por los sucesores de Aniceto Arce y Pacheco.

En este sentido, cuando en 1873 se formó la Compañía de Huanchanca para la explotación de plata, se hizo con el aporte de capitalistas chilenos que suscribieron las dos terceras partes de las acciones y controlaron cuatro de los cinco puestos del directorio de la empresa. Un año después, el canciller de Bolivia, Mariano Baptista, firmó el tratado con Chile que exoneraba a éste del pago de impuestos por 25 años en Atacama. Es precisamente la violación de esta cláusula por el actual presidente boliviano, Hilarión Daza, lo que acaba de encender la mecha bélica.

En contrapartida, la estrategia de alianzas de la élite minera de la plata con Chile resulta perjudicial para los intereses peruanos y argentinos ya que, al aplicar una política de comercialización exclusiva por el puerto de Antofagasta, Bolivia atenta contra el comercio de los otros países de la región.

Por ello, en el caso del Perú el problema se centra en las relaciones comerciales, en particular por la rivalidad entre los puertos del Pacífico: Callao y Valparaíso. El Tratado de Alianza defensiva por el cual Perú está aliado a Bolivia es de 1873 y el interés peruano de comprometerse en una defensa mutua ante un ataque externo no es tanto el temor a Chile -país con el que no tiene frontera- sino la preocupación frente a la actitud de Bolivia.

En más de seis oportunidades, según afirman políticos peruanos, se discutió en la agenda boliviana la alternativa de promover una alianza entre Bolivia y Chile en contra de Perú. Para este último la alianza con Bolivia tiene sentido dentro de una estrategia más amplia que contemple la participación de la Argentina ya que la unión de la armada peruana y la argentina pueden llegar a neutralizar efectivamente los propósitos agresivos chilenos.

Por su parte en la Argentina la situación de la frontera indígena, las pretensiones chilenas sobre la Patagonia y la demarcación de límites territoriales en la Cordillera de los Andes concentran la preocupación del gobierno.

Asimismo, la disputa en el norte por el territorio de Tarija no es menor. Frente a este panorama, y en una evaluación de los resultados de un posible conflicto bélico con Chile, el Senado argentino ha visto con buenos ojos la posibilidad de firmar una alianza con Perú y con ello frenar las aspiraciones de Chile. Sin embargo, el clima hostil que se vive no colabora en dirección a una salida negociada ya que la diplomacia boliviana parece boicotear tal desenlace.

Los argumentos esgrimidos actualmente por Bolivia resultan incoherentes: por un lado reconoce el «utis posidetis», es decir, las fronteras establecidas a fines de la época colonial, reclamando a Chile Atacama; pero por el otro desconoce el mismo principio al momento de reconocer Tarija para la Argentina. No es tanto la localidad norteña lo que preocupa a la cancillería argentina, sino el desconocimiento del «utis posidetis» ya que es la base sobre la cual se sustentan los derechos argentinos en la querella con Chile por la Patagonia.

En definitiva, ningún pronóstico es optimista respecto de la coyuntura y estamos frente al estallido de una guerra en el Pacífico. Bolivia y Chile así lo han manifestado. Perú se encuentra atado a un compromiso al que no puede renunciar, y la Argentina ante un posible conflicto se mantendrá neutral mientras se garantice la integridad territorial conservando la Patagonia y los límites cordilleranos preestablecidos.

Fuente Consultada:
Diario Bicentenario Fasc. N°4 Período 1870-1879

Inventos de Edison Bombilla Eletrica Fonografo Historia y Evolución

Inventos de Edison

Thomas Alva Edison es uno de los más famosos inventores de América: perfeccionó el telégrafo, el teléfono, inventó el mimeógrafo, aportó al cine y la fotografía, para, finalmente, gravar su nombre en el primer fonógrafo. Fue responsable de importantes cambios en la ciencia.

Sus inventos creados han contribuido a las modernas luces nocturnas, películas, teléfonos, grabaciones y CD’s. Edison fue realmente un genio. Edison es famoso por su desarrollo de la primera ampolleta eléctrica.

El fonógrafo de tinfoil fue la invención favorita de Edison. Hacia 1877, inventó la «máquina que habla» por accidente, mientras trabajaba en telegrafía y telefonía; pero el fonógrafo no salió a la venta sino hasta 10 años después. También trabajó en una máquina para grabar mensajes telegráficos automáticamente.

La primera demostración práctica, coronada con un éxito completo, tuvo lugar en Menlo Park, el 21 de octubre de 1879, y dio paso a la inauguración del primer suministro de luz eléctrica de la historia, instalado en la ciudad de Nueva York en 1882, y que inicialmente contaba con 85 abonados.

Para poder atender este servicio, Edison perfeccionó la lámpara de vacío con filamento de incandescencia, conocida popularmente con el nombre de bombilla, construyó la primera central eléctrica de la historia (la de Pearl Street, Nueva York) y desarrolló la conexión en paralelo de las bombillas, gracias a la cual, aunque una de las lámparas deje de funcionar, el resto de la instalación continúa dando luz.

Primera Llamada Telefonica de la Historia

Primera Llamada Telefónica de la Historia
Inventor Alexander Bell

La Revolución Industrial popularizó tanto los avances científicos como sus aplicaciones técnicas; el ferrocarril, la electricidad, el teléfono o las vacunas consiguieron que en la mentalidad de las sociedades europea y americana se estableciese el ideal de progreso continuado y una fe ciega en las posibilidades de la ciencia y la técnica: las exposiciones universales fueron un ejemplo de esta actitud.

Los propios científicos se convirtieron en propagandistas del progreso con la creación de instituciones y sociedades dedicadas a esta tarea, como la Royal Institution, fundada por Rumford en Londres (1799) y animada por científicos como Davy y Faraday.

Pronto se iniciará también una colaboración internacional plasmada en la celebración de congresos como los de estadística (1853), química (1860), botánica (1864) y medicina (1867).

Primera Llamada Telefónica de la Historia

Otro hecho interesante que hay que destacar es el de la conversión de la actividad científica en un acontecimiento de amplias repercusiones sociales, es decir, en un fenómeno sociológico.

Las aplicaciones de la física en la industria, o de la biología en la medicina, provocaron el cambio de actitud de la sociedad frente a los avances científicos.

Los gobiernos que desde el siglo XVI impulsaron la fundación de universidades y academias, iniciarán, a partir del despotismo ilustrado y por influencia de los enciclopedistas, una actuación que se podría calificar de «política científica».

Estas acciones supondrán la extensión de la enseñanza superior, cambios en los planes de estudio y realización de tareas científico-técnicas fomentadas y financiadas por las monarquías del Antiguo Régimen. Academias, observatorios y expediciones científicas se prodigarán en Europa durante el siglo de las Luces.

Una derivación del telégrafo que finalmente tuvo un efecto igual de grande fue el teléfono.

Patentado en Estados Unidos en 1876 por Alexander Graham Bell, y perfeccionado por el inventor Tomás Alva Edison, el teléfono pronto se asentó.

En 1884, la compañía de Bell puso en funcionamiento la primera línea de larga distancia entre Boston y Nueva York.

Las redes de cables, parte vital para las comunicaciones, fueron desarrolladas en varias naciones. Marcar los números sin recurrir a la operadora aceleró el proceso telefónico y, poco después, la mayoría de las grandes ciudades contaron con sus propias redes.

El teléfono en una exposición: Es casi seguro que Bell no se diese cuenta de la inmensa trascendencia de su invento, pero lo cierto es que en el mes de julio de 1876, se celebró en Filadelfia una gran exposición con motivo de la conmemoración de la independencia de Estados Unidos.

Es muy posible que Bell no pensara llevar su invento a dicha exposición, puesto que tal vez consideraba que el aparato, compuesto por un receptor harto rudimentario, un transmisor y un hilo que hacía vibrar la membrana metálica, que Bell ya había patentado con el nombre de teléfono, no era digno de figurar en una exposición de tanto prestigio.

Pero intervino el amor. Efectivamente, Bell fue a la estación de Boston a despedir a su amada que, junio con su padre, se marchaba a Filadelfia.

El joven subió a un vagón, incapaz de contener los impulsos de su enamorado corazón, y así llegó a la capital de Pennsylvania. Luego, pidió por carta a Watson que le enviase el aparato, y logró exponerlo en un rincón

Durante varios días nadie se acercó a conocer su invento. Pero de pronto se produjo el milagro. El mismo  día en que la Comisión se disponía a conceder los diversos premios establecidos, un personaje con gran séquito, nada menos que el emperador Pedro, del Brasil, se acercó a la mesa de Bell.

Lo cierto era que el emperador había conocido al joven Bell cuando éste enseñaba a los sordomudos en su país. Tan pronto como el Emperador reconoció a Bell, lo abrazó, con gran asombro de todos los presentes y, como es natural, todos se interesaron por el inventor y su invento.

El propio Emperador, después de oír unas palabras a través del receptor, exclamo:
—Este aparato habla!

Estas palabras cambiaron por completo la vida y la fortuna de Alexander Graham Bell.

La aludida Comisión estudió el aparato, y de aquella exposición surgieron dos cosas importantísimas en la vida de Bell: su boda con su amada y la intervención de su suegro en las patentes del joven, todo lo cual tuvo como epílogo la producción del teléfono en serie, su perfeccionamiento y su propagación por todo el mundo.

Sólo hubo una amargura en medio de su triunfo:
Bell, que había dedicado gran parte de su juventud a enseñar a vocalizar y hablar a los sordomudos, jamás consiguió que su linda esposa, sordomuda también, llegase a hablar y a oír a su marido, ni por teléfono ni de viva voz.

ANTECEDENTES DE LA ÉPOCA: Las ventajas materiales constantemente crecientes y a menudo espectaculares, generadas por la ciencia y la tecnología, dieron lugar a un aumento de la fe en los beneficios de esta rama del saber y el hacer humanos. Aun la gente ordinaria que no entendía los conceptos teóricos de la ciencia estaba impresionada por sus logros.

La popularidad de los logros científicos y tecnológicos condujo a la extendida aceptación del método científico, basado en la observación, el experimento y el análisis lógico, como único camino a la verdad y a la realidad objetivas. Esto, a su vez, minó la fe de mucha gente en la revelación y la verdad religiosas.

No es por accidente que el siglo XIX llegó a ser una época de creciente secularización, que de manera particular se manifiesta en el crecimiento del materialismo o la creencia de que todo lo mental, espiritual o sentimental era, sencillamente, una excrecencia de las fuerzas físicas.

La verdad había de encontrarse en la existencia material concreta de los seres humanos, no como la imaginaban los románticos, en las revelaciones obtenidas por destellos del sentimiento o de la intuición.

La importancia del materialismo fue asombrosamente evidente en el acontecimiento científico más importante del siglo XIX, el desarrollo de la teoría de la evolución orgánica mediante la selección natural. Sobre las teorías de Charles Darwin podría construirse un cuadro de los seres humanos como seres materiales, que eran parte sencillamente del mundo natural.

Consecuencias del Progreso Cientifico y Tecnico Los Cambios Sociales

PROGRESOS EN LA CIENCIA Y TÉCNICA
CONSECUENCIAS DEL PROGRESO TÉCNICO:

El progreso brindó acceso a una vida más saludable y larga, más cómoda y descansada y con mejores oportunidades de desarrollo intelectual y de esparcimiento. El progreso ha traído también consigo problemas cuya solución se busca. La lucha exitosa contra las enfermedades prolongó la vida humana y la disminución de la mortalidad infantil.

Ambos provocaron un súbito incremento de la población mundial, llamada «explosión demográfica». Este crecimiento vertiginoso (unos 70 millones por año) nos conduce a un tota! de 4 000 millones de seres humanos. Para atenderlos, debe aplicarse la explotación intensiva de los recursos naturales. Hay que afrontar, además, el problema de la enorme masa de residuos descartados por los procesos industriales que contamina y «destruye» la naturaleza (problema ecológico).

El extraordinario incremento del consumo de combustibles ocasionó graves problemas de escasez y de contaminación. Ambos pueden ser solucionados mediante el aprovechamiento de la energía solar. La superpoblación y la mecanización del campo provocan la concentración de vastas masas humanas en las ciudades, origen de numerosos problemas de convivencia en todos sus aspectos, naturales y sociales.

Los países menos desarrollados fueron incapaces de incrementar suficientemente su producción respecto del aumento de su población. Como consecuencia rebajan los niveles de vida hasta provocar en ocasiones «el hambre» de vastos sectores.

CULTURA La filosofía reflejó los profundos cambios ocurridos en las condiciones de vida: gran libertad de decisión en la esfera personal y mayor tiempo disponible dieron al individuo oportunidad de enfrentarse mejor consigo mismo. El ateísmo y la incredulidad predominantes a principios de siglo tendían a cerrar el camino de la explicación y justificación de la existencia humana.

Surgen entonces escuelas de pensamiento que encaran el problema, corno el existencialismo, del francés Jean Paul Sartre. El positivismo lógico de John Dewey, norteamericano, y Bertrand Russell, inglés, que afirma la inutilidad de buscar el significado de la vida o de tratar de comprender la naturaleza del Universo. Jacques Maritain, católico francés, desarrolló el tomismo, doctrina basada en las enseñanzas de Aristóteles y Santo Tomás de Aquino; ofrece una explicación del Universo por el razonamiento y la lógica, fundado en ideas básicas de la fe religiosa.

La Sociología estudió los problemas vitales surgidos de las multitudinarias concentraciones urbanas: el «conformismo», reemplazante de la propia personalidad por la de la masa; la «alienación», angustiosa sensación de soledad y aislamiento, propia del anonimato de las grandes ciudades.

El Psicoanálisis, originado en los trabajos del doctor Sigmund Freud, trata las perturbaciones anímicas provocadas por esta situación. La novela predomina en la literatura contemporánea: expone ideas filosóficas (novela de tesis), problemas sociológicos, descripción de ambientes y caracteres personales. La novela informativa, de escaso valor literario, pero muy difundida expone temas estudiados por sus autores en forma muy minuciosa.

La pintura. En la búsqueda de nuevas formas de expresión estética se destacó el cubismo del español Pablo Picasso; su «pintura abstracta», así llamada por no reproducir las formas de la vida real que representa por «símbolos», figuras convencionales. El surrealismo, cuyo exponente actual es Salvador Dalí, español, muestra los pensamientos y sueños del hombre contemporáneo. La música y la escultura se caracterizaron por la búsqueda de formas de expresión no convencionales.

La Arquitectura destacó su funcionalidad y simplicidad; sintió la influencia de nuevos elementos de construcción, como la del hormigón armado. Sobresalieron el suizo Carlos Jeanneret (Le Corbusier, imagen izq. ) y el norteamericano Frank Lloyd Wright. La pugna entre dos grupos de naciones esencialmente opuestos, encabezados por los Estados Unidos y por Rusia, constituye el problema angustioso de la Historia actual.

En la práctica, la existencia de un tercer grupo de naciones «no comprometidas» tiene mucho de ficción porque están infiltradas por uno u otro bando. Los organismos internacionales que persiguen el fin supremo del mantenimiento de la paz como las Naciones Unidas, de permanentes gestiones activas, y asambleas periódicas, y el Parlamento Europeo, órgano de la Liga de las Naciones, que se reúne periódicamente, procuran encontrar soluciones razonables y equitativas a los intereses en pugna. Los gastos militares absorben directa e indirectamente la mayor parte de los presupuestos nacionales, substraídos de esa manera a un más humano destino, exigido por las necesidades apremiantes: alimento, indumentaria, salud, ocupación remunerada, servicios sociales, educación, en constante crecimiento por el aumento de la población mundial, que excede el de los medios para satisfacerla.

Una confrontación armada dejaría al virtual vencedor poco menos destruido que el vencido y posiblemente incapacitado para reponerse. ¿El fin de nuestra civilización? La respuesta debe darla la fe en un Dios Creador que ama a sus criaturas, que ha comprometido ampararlas en las grandes crisis, a través de los siglos.

Todos los credos que sustentan esta. esperanza: católicos, ortodoxos, iglesias cristianas disidentes, musulmanes, judíos, religiones de oriente, cifran su confianza en la Promesa.

El Papa Juan Pablo II, culminando la doctrina de la Iglesia de la fraternidad en el Padre Común y su Misericordia, ha recogido en sus giras por los más diversos ámbitos del mundo la formidable adhesión de millares de oyentes, en demostraciones colectivas jamás igualadas. Los católicos como él, y los coincidentes en la divina Bondad de un Ser Supremo, pongamos nuestro afán en seguirlo y prestémosle nuestro apoyo entusiasta.

Cuestionamientos al Progreso Tecnológico del Siglo XX

Fuente Consultada: Historia 3 de José C. Astolfi

Grandes Cambios Cientificos Tecnicos Sociales en el Siglo XX

Grandes Cambios Científicos Técnicos Sociales en el Siglo XX

PROGRESOS EN LA CIENCIA Y TÉCNICA
A partir de la década de 1940, el progreso de la ciencia aplicada y el desarrollo de la técnica, adquirieron un ritmo vertiginoso impulsados por la guerra y la competencia comercial. Los Estados Unidos, empeñados en mantener la preponderancia mundial de su liderazgo tecnológico, encabezaron estas actividades.

La investigación, hasta entonces limitada al laboratorio y a la Universidad, fue notablemente ampliada. Hoy la llevan a cabo grandes empresas fabriles privadas y entes estatales, que invierten cuantiosos recursos en refinado instrumental de precisión. La investigación, cuidadosamente planificada de antemano, es confiada a profesionales organizados en el trabajo en equipo.

Como consecuencia de esto, también se ha extendido el llamado desarrollo, consistente en encontrar técnicas adecuadas para aplicar los descubrimientos científicos.

Biografia de Albert Einstein: Relatividad Especial y Efecto Fotoeléctrico Carta HistóricaEste progreso de nuestro siglo fue posible gracias a la obra de Alberto Einstein, nacido en Alemania en 1879. Estudió física en el Kaiser Wilhelm Instituto de Berlín. En 1921 ganó el Premio Nobel de ese año. Pasó a los Estados Unidos en 1933 para eludir la persecución nazi contra los judíos.

Continuó su labor en la Universidad de Princeton, hasta fallecer en 1955. Sus teorías, de extraordinaria audacia intelectual, modificaron radicalmente las ciencias físicas, dotándolas de nuevas bases filosóficas. Con el conjunto de sus ideas constituyó su Teoría de la Relatividad, ésta afirma que la materia puede transformarse en energía.

Niels Bohr, Enrico Fermi y James Chadwick, entre otros, profundizaron el estudio de la constitución íntima del atonto. Sus primeras aplicaciones fueron de índole militar. En el centro científico de Oak Ridge (EE. UU.) se fabricó la primera «bomba atómica», cuyo extraordinario poder proviene de la transformación de materia en enegía. Hoy en día son múltiples los usos pacíficos de la energía atómica.

En 1957 entró en funcionamiento en Shippingport, cerca de la ciudad de Pittsburgh, la primera central nuclear productora de electricidad comercial. Luego se multiplicaron las unidades de ese tipo por todo el mundo. El submarino «Nautilus» fue el primer buque impulsado por energía atómica, seguido por rompehielos, portaaviones y barcos mercantes. Se tratan actualmente proyectos de navíos espaciales atómicos para explorar otras galaxias.
Partículas radiactivadas se utilizan en diagnósticos y tratamientos médicos y para la detección de fallas en máquinas.

El rayo láser —haz concentrador de luz—, descubierto por Teodoro Maiman en 1960, se emplea tanto en cirugía como en corte de metales; otra aplicación en proyecto es la transmisión de energía a distancia.

La exploración del espacio exterior se inició con trabajos sobre proyectiles guiados («bombas voladoras») efectuados en Alemania durante la guerra. Terminada la contienda, estos científicos, ingenieros y técnicos pasaron a los Estados Unidos y a Rusia, y allí continuaron sus trabajos. Entre ellos estaba }, director del programa espacial norteamericano y responsable de la llegada del hombre a la luna.

El 4 de octubre de 1957, Rusia colocó en órbita al Sputnik, primer satélite artificial de la Tierra. El 12 de abril de 1961 hizo lo propio con Yuri Gagarin, el primer astronauta.

El 20 de julio de 1969, a las 23 (hora argentina) pisó la Luna el norteamericano Neil Armstrong. Inmediatamente después lo hizo su compañero Aldrin. Collins, el tercer componente de la tripulación, permaneció en órbita lunar. La hazaña, conocida como Misión Apolo 11, fue transmitida por televisión en vivo y en directo y vista con toda nitidez en nuestro país. Vueltos a la Tierra tres días después, luego de un viaje que en total insumió ocho días, fueron largamente agasajados.

Siguieron otras expediciones en que los astronautas exploraron parte de la superficie lunar recorriéndola en vehículos. Los rusos realizaron una tarea similar empleando artefactos no tripulados.

Otros navíos no tripulados (sondas espaciales) enviaron fotografías, imágenes televisivas y gran acopio de informaciones desde Marte y Venus, extendidas a los demás planetas de nuestro sistema solar.

Los satélites de comunicaciones facilitan el uso de la televisión y el teléfono y su empleo intercontinental. Satélites en órbita llenan otros objetivos como la predicción del tiempo, descubrimiento de yacimientos minerales subterráneos, tareas geográficas, y como radiofaros para guía de aviones y barcos. Están dotados de cámaras e instrumentos de muy alta sensibilidad, ya que pueden distinguir un objeto del tamaño de una pelota de golf desde una altura de 500 km.

En los últimos años se ha encarado la exploración de las profundidades y del suelo oceánico, donde existen ricos yacimientos minerales. El estudio de vegetales y peces desconocidos hasta entonces, hallados a miles de metros de profundidad, esclarece y aumenta los conocimientos sobre la evolución de las especies.

La astronomía recibió un notable impulso debido al progreso técnico. La observación estelar adquirió gran precisión mediante telescopios puestos en órbita: libres de la interferencia de la atmósfera. El análisis espectrográfico (descomposición por el prisma de la luz de las estrellas) permitió detectar la presencia de elementos químicos. La información directa obtenida por los vehículos espaciales en los planetas y la utilización de gigantescas antenas en forma de pantalla (radiotelescopio) que captan ondas electromagnéticas y radiales emitidas por cuerpos celestes, aumentaron notablemente el conocimiento del cosmos.

Mencionaremos los importantes descubrimientos de los «agujeros negros«, inmensas extensiones donde la materia se concentra hasta adquirir densidades imposibles de imaginar, y los «quasars», objetos que emiten enorme energía.

La electrónica nació con el invento de la válvula triodo, obtenida por Lee De Forest en 1907. Tomó como punto de partida experiencias de Edison sobre descargas eléctricas en el vacío. La válvula encontró rápidamente aplicación amplificando señales de radiofonía. Más tarde fue un elemento vital en la construcción de computadoras.

La televisión comercial, iniciada por Alien B. Du Mont en 1939, extendió el campo de la electrónica. El descubrimiento de los semiconductores (elementos que permiten el paso de la corriente eléctrica en un solo sentido), la invención del transistor, los circuitos impresos y la miniaturización han erigido a la electrónica en técnica indispensable para la vida del hombre.

Las investigaciones de Luis de Gouffignal y Vannevar Bush abrieron el camino a la construcción de la primera computadora, por sistema mecánico. Fue completada en abril de 1944 por Howard Aiken. John Mauchly, de la Universidad de Pennsylvania, construyó en 1946 a ENIAC, nombre de la primera computadora electrónica a válvulas. Los avances posteriores de la electrónica multiplicaron las posibilidades de funcionamiento y la perfección de la computadora.

PROGRESOS EN LA CIENCIA Y TÉCNICA

La cibernética, fruto de los trabajos de Norberto Wiener y su equipo del Intitulo Tecnológico de Massachussets (M.I.T.), recibió luego importantes aportes, como el de Herbert Simón, de la Universidad de Chicago. Esta disciplina estudia el mecanismo de funcionamiento de la mente humana y luego lo reproduce, mediante el uso de computadoras, para la dirección automática de procesos industriales y otros de la más variada índole.

Una aplicación es el sistema de guía de proyectiles (misiles) que viajan miles de kilómetros hacia un objetivo prefijado, corrigiendo automáticamente su curso con referencia a la posición de las estrellas.

La Química investigó profundamente la naturaleza de las reacciones utilizando los conocimientos de la física nuclear y de otras disciplinas afines, como la termodinámica y la metalurgia. Grandes progresos brindó el empleo del microscopio electrónico.

Está basado en la ampliación de la imagen por un campo magnético, fenómeno observado por Luis de Broglie en 1932. La espectrografía y !a cromatografía (separación de elementos por filtración), agilizaron los procedimientos de análisis.

La aparición de los productos sintéticos data de 1931, con la obtención del neoprene (sustituto de la goma) porNiewland y Garothers. Este último inventó el nylon en 1937. Las fibras artificiales y los plásticos tienen infinidad de aplicaciones. Los últimos descubrimientos permiten obtener proteínas alimenticias a partir del petróleo.

La Biología y la Medicina, al par de otras ciencias, se vieron favorecidas por la utilización del microscopio electrónico. Facilitó el hallazgo y el estudio de los virus, responsables de enfermedades muy difundidas como la gripe, la viruela, etc. La lucha prosperó con el descubrimiento de las vacunas, como la de la poliomielitis (parálisis infantil) realizado por los doctores Jonathan Salk en 1954 y Albert Sabin, y con el uso de antibióticos: la penicilina, descubierta por Fleming en 1930, la sulfamida, por Domagk en 1935, y la estreptomicina, porWaksman en 1940.

La existencia de las hormonas, hallada por Claude Bernard, fue seguida por el aislamiento de las mismas, la adrenalina, en 1903, y la insulina, descubierta por Haig, entre otras. Son utilizadas en el tratamiento de enfermedades. El control del funcionamiento de los órganos que las secretan constituye la endocrinología.

El estudio de las vitaminas, iniciado por el alemán C. Funk en 1912, su obtención y posterior producción hicieron posible la erradicación de las enfermedades provocadas por la falta de alguna de aquéllas, como el escorbuto, el beri beri y ciertas formas de anemia. En algunos países se agregan vitaminas a los productos de consumo masivo (pan, leche, etc.) para mejorar la dieta alimentaria.

Se difundió el transplante de órganos y la colocación de aparatos mecánicos o electrónicos en el cuerpo humano. Se extendió el uso de elementos radiactivos y se facilitó la exactitud del diagnóstico, mediante sondas de fibra óptica, que permiten ver en el interior del cuerpo humano (por ejemplo en venas y arterias y en el sistema gástrico) y aparatos de tomografía computada que trazan verdaderos mapas radiográficos en tres dimensiones.
La investigación más reciente profundiza el conocimiento del origen de la vida y las leyes de la herencia biológica mediante el estudio de los genes.

Crick, Watson y Wilkins descubrieron en 1960 el ácido deoxiribonucleico (DNA), compuesto fundamental del gen que rige las leyes de la herencia. Experiencias de ataque por bacterias permiten modificar la estructura molecular del DNA, y de ese modo producir plantas y animales de características más convenientes.

La mecanización y el uso intensivo de productos químicos (herbicidas, pesticidas y abonos sintéticos), revolucionó la agricultura. Aumentó el rendimiento, los cultivos se extendieron a zonas anteriormente no aptas: se obtuvieron semillas y frutos de mejor calidad y mayor tamaño.

La inseminación artificial mejoró la calidad del ganado. Con el motor a reacción el transporte aéreo adquirió gran preponderancia, aumentando su velocidad y capacidad de carga; se transportan más de 300 pasajeros por vuelo. El Concorde, franco británico, viaja a una velocidad de crucero de 2.200 kilómetros por hora.

Cuestionamientos al Progreso Tecnológico del Siglo XX

Fuente Consultada: Historia 3 de José C. Astolfi

Naufragio del Crucero Ataque de Submarinos Alemanes en Guerra Mundial

Naufragio del Crucero Lusitania Los Ataque de Submarinos

Terminados en 1907, el Lusitania y su barco gemelo, el Mauritania, eran los campeones indiscutibles del Atlántico norte, al obtener frecuentemente para su compañía, Cunard, el codiciado premio anual cordón azul por hacer más rápidamente el viaje entre Nueva York y Liverpool, Inglaterra. Dado su lujo, las naves eran llamadas palacios flotantes y competían con cualquier hotel de primera clase en el mundo.

El Lusitania ha sido uno de los vapores de lujo para pasajeros más rápido y admirado que ha cubierto las líneas trasatlánticas.

Terminó trágicamente el 7 de mayo de 1915 en aguas de Irlanda, al ser torpedeado por un submarino alemán. En el naufragio murieron 1.198 personas, víctimas inocentes de la Primera Guerra Mundial, 128 eran de nacionalidad norteamericana.

Fue construido en los astilleros John Brown, Clide de Escocia.El 7 de julio de 1906,  el buque insignia de la línea de transatlánticos de la compañía británica Cunard, fue arrojado al mar  y de inmediato redujo el tiempo de viaje de Liverpool a Nueva York durante cinco días, navegando en una asombrosa velocidad de 24 nudos.

Las características de barco eran las siguientes: Desplazaba 31.550 toneladas de arqueo bruto; la eslora era de 241 m; manga 26,8 m y un calado de 11 metros.

Al momento de su botadura era junto con su gemelo el Mauretania el barco más grande del mundo. Su planta motriz estaba compuesta por cuatro turbinas, que eran alimentadas por 25 calderas con un total de 129 hogares.

El consumo diario de carbón era de 1.000 t a una velocidad de 25 nudos. Estaba capacitado para transportar, con gran lujo, a 2300 pasajeros y a los 900 tripulantes. Era un barco, un lujo impresionante.

En el interior, por ejemplo, el comedor estaba totalmente construido en el estilo Luis XV y el salón había paneles de caoba y una chimenea en mármol de Carrara.

La construcción del trasatlántico fue subvencionada par el almirantazgo británico mediante acuerdos secretos con la Cunard, que no fueron revelados hasta mucho tiempo más tarde.

Bajo esos términos, en caso de guerra sería retirado de servicio de pasajeros y convertirse en cruceros armados.

Por lo tanto, tenía sus motores, calderas, tanques de combustible y los controles esenciales instalado debajo de la línea de flotación, como cualquier buque de guerra, aunque tenía un serio problema porque era muy alto y largo, por lo que se lo llamaba el «galgo de los mares».Era rápido pero muy vulnerable ante el fuego enemigo. Consumiría demasiado carbón para la economía nacional en una guerra de desgaste.

AVISOS DE ALEMANIA: Los alemanes advirtieron a los pasajeros que pensaban viajar en el Lusitania que desistieran de su propósito y cancelaran sus reservas.

Subrayaron que todo barco de pasajeros perteneciente a un país enemigo que entrara en aguas de la zona de guerra se exponía a ser atacado. Se prevenía a los gobiernos neutrales de que no deberían permitir que sus tripulaciones, pasajeros o mercancías utilizaran esos barcos. La embajada alemana en Washington llegó incluso a publicar en los periódicos americanos anuncios que advertían:

A los viajeros que proyecten embarcarse en una travesía por el Atlántico, se les recuerda que existe estado de guerra entre Alemania y Gran Bretaña, y que los barcos de bandera británica pueden ser destruidos.

Los pasajeros que viajen por la zona de guerra en barcos de Gran Bretaña o de sus países aliados, lo harán bajo su propia responsabilidad.

EL FATÍDICO VIAJE: El “Lusitania” había zarpado el 1° de mayo de 1915 del puerto de Nueva York con destino a Liberpool. Ya hacia varios meses que había reanudado su servicio regular entre Inglaterra y Estados Unidos.

En este viaje iba al mando del capitán Turner, que pudo salvarse y que aporto valiosa información a las autoridades encargadas de la investigación. A bordo viajaban unas 2000 personas en calidad de pasajeros, y 800 tripulantes.

Transportaba también, una partida de municiones de fusil y de cañón, cuya cantidad es estimada diferentemente en fuentes diversas desde 173 toneladas, reconocidas por W. S. Churchill, que en ese momento era primer lord del Almirantazgo; hasta 5.000 toneladas en que es estimada por otros. Lo concreto, independientemente de la cantidad, es que este hecho y no los torpedos fue la causa del hundimiento del buque, ya que como veremos mas adelante, ellos impactaron justamente en esa bodega.

El capitán Turner, al igual que otros capitanes de buques ingleses en la zona de guerra, debía comandar su nave bajo las órdenes específicas expedidas en febrero de 1915 en respuesta a la declaración de zona de guerra de Alemania. Una de las instrucciones era seguir un curso en zigzag y navegar a toda máquina. En la fatal mañana del 7 de mayo, el Lusitania navegaba a 19 Km. de la costa irlandesa, en un punto donde apenas 225 Km. de agua separan a Irlanda de Inglaterra. Su curso era más o menos recto. En respuesta a la niebla y retardando la llegada a Liverpool para aprovechar la marea hacia la bahía, el capitán Turner frenó su nave de 21 a 18 nudos (la velocidad máxima era de 25 nudos).

Los botes salvavidas se inspeccionaban a diario, y ocho tripulantes realizaban simulacros con los pasajeros. Uno de ellos preguntó preocupado al- capitán Turner si eso era suficiente para un verdadero caso de emergencia. “El Lusitania es tan rápido que ningún torpedo puede alcanzarlo”, respondió con seguridad, además Tuner sabía que cuando llegara cerca del puerto de Inglés de Fasternet, el Lusitania recibiría un crucero inglés escolta o a un destructor que lo escoltara y defendiera de los posibles ataques submarinos.

Lamentablemente no fue así pues la prioridad de los acorazados ingleses era para los barco con rumbo a Francia. Cuando Turner pide protección solo había un viejo crucero llamado Juno que no podía navegar a mas de 18 nudos  y sin las cargas de profundidad para enfrentar a los submarinos.

En la tarde de día  7 de mayo no había niebla. a las 1:40, con el periscopio, Schwieger vio algo, pero más que atractivo: la Lusitania. Era un objetivo fácil, moviéndose a 18 nudos recta. La tripulación del U-20 prepara el torpedo. Mientras tanto, muchos de los pasajeros transatlántico había terminado el almuerzo en el salón de estilo Luis XV. Mientras que algunos peregrinos en la cubierta, disfrutando de la agradable tarde, otros esperando que el café en la sala de estar. En el fondo, la orquesta tocaba la junta directiva de Danubio Azul. El tiempo volverá a la calma, pero el final estaba cerca.

A las 14:09, el U-20 disparó su torpedo , una bomba de 150 libras, poco antes de las 14:10, dos pasajeros en cubierta vieron un periscopio delator y luego distinguieron el casco y torre sumergidos. “Un submarino”, dijo uno. “iDios mío!”, replicó el otro, “estamos perdidos!” En ese momento, el vigía de estribor, un marino de 18 años llamado Leslie Morton, vio una enorme burbuja emergiendo a unos 500 m., y una estela blanca enfilada hacia el barco. Tomando un megáfono, el joven vigía gritó hacia el puente: “iTorpedo a estribor!”

El proyectil tocó el navío en el medio, unos 3 m. bajo la línea de flotación. La seca detonación inicial del torpedo fue seguida casi inmediatamente por una segunda explosión, más violenta, que hizo volar agua, vapor, humo, carbón, polvo y otros escombros por los ventiladores y ductos del barco. Muy escorado hacia estribor, el Lusitania se hundió al cabo de 18 minutos. Aunque 761 pasajeros y tripulantes pudieron organizarse rápidamente para salir del navío dañado, otros 1.198 murieron en aguas irlandesas.

Un segundo torpedo disparado a la banda de estribor determino la destrucción del buque, que a las 14:15 horas lanzo la primera llamada de socorro, anunciando que se hallaba en situación de peligro. El “Lusitania” se hundió definitivamente a las 14:33 horas, es decir 18 minutos luego del primer impacto.

La evacuación fue bastante ordenada, aun dentro de la gravedad de la situación y de la rapidez del hundimiento. No pudo aprovecharse la totalidad de los botes, hasta el extremo de que los cabos de los pescantes de algunos de ellos tuvieron que se picados al llegar el agua a la altura de la cubierta. El buque se hundió vertiginosamente de proa, en 90 m. de agua, a una distancia de 11 millas del faro de Old Head Kinsale, para quedar casi adrizado en el fondo.

En el cuaderno de bitácora del U-20, que describió lo que vio, dice: «Se escucha un golpe fuerte y singular y se observa una enorme nube. La explosión del torpedo debe haber sido seguido por otra, quizás la caldera, carbón o pólvora. La superestructura por encima del punto de impacto, y el punto se hicieron añicos. El barco se detiene y Andersen rápidamente a gira a estribor y se hundió, mientras la proa. La impresión es que se hunden en pocos minutos. Los barcos salvavidas se bajan al agua rápidamente. Hay un gran pánico. Caen en la proa o de popa de agua y se hunden «.

Las siguientes cuatro explosiones que hubo informado por el comandante de U-20 fue la que produjo la mayor parte de la avería en la parte inferior de la proa del barco. Sería la carga de explosivos en el depósito o el contenido de las cajas de mantequilla y queso? La respuesta nadie sabe. Lo que sabemos es que el Lusitania se hundió por completo en 18 minutos.

Según las normas de las leyes internacionales aceptadas en 1914, un barco de guerra podía detener a un buque mercante para buscar contrabando en su cargamento; es decir, material bélico ilegal. Si el grupo que abordaba descubría carga para el enemigo, el barco de guerra podía dirigir al barco interceptado a puerto amigo o hundirla. Pero se esperaba del atacante que rescatara a la tripulación y pasajeros o se cerciorara de que estuvieran a bordo de lanchas salvavidas. Pero el submarino, especialmente por el modo en que lo usó la marina alemana en la Primera Guerra Mundial, alteró las reglas. El gobierno alemán justifico el acto como uno más de los típicos de la guerra, una vez formalizada la campaña sin restricciones contra el comercio enemigo.

Para algunas personas, quizá incluyendo a los estadounidenses que viajaron en el Lusitania, a pesar de la advertencia alemana, la declaración presidencial implicaba que la bandera protegía a los estadounidenses en altamar sin importar el país de origen del barco en que viajaban.

Para otros, tal vez algunos altos funcionarios británicos, aquello significaba que Wilson se uniría a los Aliados si un submarino alemán segaba vidas estadounidenses, es decir esto obligaría a EE.UU. a entrar en la guerra. Esto, según el escritor inglés Colin Simpson, llevó a una conspiración de funcionarios de los EUA e Inglaterra para provocar el ataque del Lusitania.

¿Por qué la declaración de carga del barco no incluyó el material de guerra? ¿Acaso fue la explosión de las municiones y no el torpedo lo que envió al Lusitania a su líquida tumba? ¿Por qué el almirantazgo inglés no escoltó al lujoso crucero cuando éste se internó en las peligrosas aguas del sur de Irlanda? ¿Es que el capitán Turner recibió órdenes de ignorar las medidas de seguridad que habrían evitado la tragedia a su barco? ¿Por qué no se informó detalladamente al capitán de los hundimientos previos del U20? ¿A qué se refería lord Mersey, investigador británico oficial del desastre, cuando llamó al hundimiento del Lusitania “un maldito y sucio asunto”?

De todas maneras la tragedia no incorporó a la guerra a los Estados Unidos, contra todo lo que se esperaba en ambos lados del Atlántico. Eso ocurrió dos años después, en abril de 1917, cuando Alemania reanudó sus ataques submarinos. La intervención de los EUA resultó decisiva y finalmente produjo la derrota alemana.

Cuatro meses después, Schwieger hundió otro crucero inglés, el Hesperian, con un saldo de 32 muertos, a pesar de tener órdenes estrictas de no atacar buques de línea. Interrogado por haber violado órdenes, Schwieger dijo que confundió al Hesperian con un crucero auxiliar. Se le preguntó si no sintió remordimientos al notar su error. “Definitivamente no”, respondió. Antes de morir, en septiembre de 1917, en una misión, Schwieger fue responsable de hundir 190.000 toneladas de navíos ingleses y recibió la más alta condecoración naval de Alemania.

Video Recordando El Naufragio en Fotos.

Historia de la Lampara Electrica Fabricacion y Material Usado

Historia de la Lámpara Eléctrica
Fabricación y Material Usado

La historia de la lamparita empieza hace casi doscientos años, cuando Davy, químico inglés, hizo aparecer por primera vez, ante los atónitos miembros de la Royal Institution de Londres, un brillante hilo luminoso, entre dos electrodos formados por varillas de carbón de leña y unidos a dos polos de una enorme pila eléctrica. Desgraciadamente, este “arco voltaico”, que fue llamado “huevo eléctrico de Davy”, no se prestaba para usos prácticos, porque los carbones no producían una luz estable.

Sólo después de 1840, gracias a la invención de un nuevo tipo de pila, hecha por Daniell y Bunsen, que suministraba una corriente más intensa y duradera, el problema relativo a la iluminación eléctrica pudo ser afrontado con seriedad y gradualmente resuelto. Se debe al francés Foucault el primer gran paso adelante. Sustituyendo el carbón de leña por el que se forma en las retortas durante la producción de gas de alumbrado, llegó a preparar dos auténticos aparatos de iluminación que permitieron a una cuadrilla de obreros trabajar durante una noche entera en la construcción del Palacio de la Industria (Exposición de París de 1855). Veintitrés años después, siempre en París, se llevaba a cabo, con éxito, la primera tentativa de iluminación pública en la Plaza de la Ópera.

LA LAMPARITA DE EDISON: Durante el siglo XIX se mantuvo la iluminación a gas, con su luz suave y agradable, pero el mundo estaba ya preparado para el aprovechamiento de la energía eléctrica en este campo. Un grupo de financistas e industriales norteamericanos se dirigió a Edison, inventor del fonógrafo, y ya conocido como el “Mago de Menlo Park”, para que hiciese el milagro. Edison tuvo una idea feliz; volver incandescente un filamento de carbón en una ampolla de vidrio en la que se haría previamente el vacío perfecto; pero la realización de esta idea le costó muchos años de estudio y de minucioso y perseverante trabajo.

Los experimentos iniciados por él en 1870, sólo concluyeron en 1882. Los neoyorquinos, entusiasmados con el nuevo prodigio de Edison, “mandaron a descansar” los viejos fanales de gas y el familiar farol. En realidad, la lamparita de Edison ya había tenido su bautismo de luz en la exposición universal de París de 1881. En la ampolla, la incandescencia luminosa era obtenida mediante filamentos carbonizados de fibras de bambú del Japón, y tenía la virtud de asegurar una luz constante durante centenares de horas.

Desde este momento, el problema fue solamente perfeccionar el nuevo sistema de instalación eléctrica. Una vez establecido el hecho de que las “radiaciones visibles producidas por un cuerpo incandescente aumentan con el aumento de la temperatura”, se comprendió rápidamente que el efecto luminoso sería tanto más sensible cuanto más se pudiese “elevar la temperatura del filamento e impedir la dispersión del calor”.

LA LAMPARITA DE FILAMENTO METÁLICO: A partir de 1890, las fábricas se sirvieron de sutilísimos hilos de metal, con una temperatura dé fusión mucho mas alta. Fueron sucesivamente experimentados el osmio, el tantalio, y, en 1906, el tungsteno, que es  hoy considerado el mejor porque, además de ser resistente, es también un óptimo conductor de la electricidad. Para obtener filamentos de muy pequeño diámetro, fue usada primero una mezcla de polvo de tungsteno y sustancias adhesivas.

Desde 1911, como consecuencia del progreso de los procedimientos industriales, se consiguió trefilar el tungsteno y aumentó la duración del filamento. Además se cambió la disposición del filamento mismo en la ampolla. De esta manera, su poder de absorción fue reducido a un vatio por bujía; de ahí el nombre de “monovatio” dado a este tipo de lámpara.

LA LÁMPARA DE MEDIO VATIO: Otro paso adelante fue dado, en 1913, con un nuevo procedimiento. Para aumentar la temperatura del filamento, y para frenar la dispersión de calor, se tuvo la idea de rellenar las ampollas, en las que se había hecho el vacío, con un gas inerte que no diese lugar a alteraciones químicas. Se obtuvo así el aumento de temperatura deseado, pero fue más difícil limitar la fuga de calorías. El físico Langmuir comprendió que de esto dependía la disposición del filamento dentro de la ampolla, y demostró que se podía alcanzar una dispersión mínima de calor arrollando el filamento en hélice sobre sí mismo.

Así perfeccionadas, las lamparitas con filamento en hélice fueron llamadas de “medio vatio”, pues se calculó haber llegado a crear el tipo en el cual la potencia de absorción de la corriente era reducida a la “mitad de un vatio por bujía”. Pero el triunfo más resonante fue que, con la nueva fórmula, se llegó a retardar notablemente la disgregación del filamento, logrando una duración mayor de la lamparita.

Historia de la Lampara Electrica Fabricacion y Material UsadoFABRICACIÓN, METALURGIA DEL TUNGSTENO: Si las vidrierías han resuelto fácilmente el problema del vidrio adecuado para la fabricación de ampollas (o bulbos) para lámparas, la fabricación del filamento es, en cambio, extremadamente delicada. Debido a que el metal, para ser utilizado eficazmente, no debe fundirse, se le extrae del “wolframio” mediante complicados procesos químicos.

El tungsteno, que se obtiene bajo forma de “óxido” del tungsteno puro, es mezclado primeramente a pequeñas cantidades de sustancias capaces de mejorar sus propiedades, siendo luego pasado a hornos especiales en atmósfera de hidrógeno (para evitar la oxidación) de estos hornos sale bajo forma de un tenue polvo gris.

Este polvo es prensado dentro de moldes a presión, y los panes que resultan son colocados en otros hornos (también de atmósfera hidrogenada), en los cuales adquieren la solidez necesaria. Por medio de una fuerte corriente eléctrica, estos panes son llevados a una temperatura próxima a la de fusión, sin alcanzarla; son forjados luego por un martinete, a alta temperatura, hasta obtenerse hilos finísimos.

Estos hilos pasan a la “trefilación”, pero antes de ser confiados a las hileras (que son de tungsteno o de diamante, según el diámetro que se quiere conseguir), se los somete de nuevo a alta temperatura.

Finalmente, pulido y libre de todo resto de grafito, el delgado filamento que se obtiene está listo para ser arrollado en hélice. El tungsteno es arrollado, por medio de máquinas de gran velocidad, alrededor de un soporte de acero o molibdeno. Siendo imposible desenrollar la espiral del soporte sin provocar la rotura del filamento, es necesario “disolver” el soporte mismo con un ácido que no ataque al tungsteno.

En 1835, el escocés James Bowman Lindsay fabrica el primer bulbo  experimental. Seguía sin funcionar y más de una docena de científicos lo intentaron hasta que en enero de 1879, el inglés Joseph Swan hace la primera demostración de un bulbo incandescente que no se apaga en Sunderland. Inglaterra.

Ese mismo año, en octubre, Thomas Edison que llevaba meses trabajando en el mismo invento, consigue el mismo resultado con el modelo N°9. Edison tenía más recursos, y al año siguiente puso a la venta las primeras bombillas. El truco estaba en encontrar el filamento adecuado, y hacer el vacío dentro del bulbo de vidrio.

MONTAJE DEL PIE DE LA LÁMPARA: Una parte esencial de la ampolla de las lamparitas está constituida por el pie, el cual se compone de:
a) un borde entrante de vidrio, destinado a ser soldado al cuello de la lamparita;
b) un pequeño tubo de vidrio que sirve primero para producir el vacío y después para el rellenamiento con gas;
c) un bastoncillo de vidrio al que se aplican los soportes para el filamento:
d) los hilos que traen la corriente de alimentación.

Todo, esto es sujetado sólidamente por un aplanamiento parcial de las extremidades del borde entrante y por la estrangulación del tubito de vidrio. Para obtener esta estrangulación, se ablanda el vidrio exponiéndolo a la llama, y, antes de que se endureca, un chorro de aire frío es dirigido a través de la extremidad inferior del tubito para provocar en la estrangulación misma un orificio mediante el cual el interior de la ampolla se comunica con el exterior. Los hilos conductores, fijados sólidamente dentro del pie, por medio de la estrangulación, están por lo general constituidos por tres partes distintas soldadas eléctricamente entre sí.

El pie es montado totalmente con máquinas que sueldan después en forma automática la parte superior del bastoncillo para formar un botón, sobre el cual la máquina misma fija los ganchos de sostén o apoyo. Cada uno de estos minúsculos ganchos termina en una pequeñísima “colita de cerdo” destinada a retener el filamento.

También el montaje del filamento es mecánico. Éste es fijado primeramente a la extremidad de los hilos que traen la corriente de alimentación, y aquí un dispositivo de precisión anuda los filamentos a los ganchos. El pie queda unido a la ampolla mediante la soldadura del borde entrante, hecha con la llama de un soplete de gas.

La lamparita es, al mismo tiempo, bañada por un potente chorro de aire que arrastra la parte superflua del cuello del bulbo, que sobresale del punto de soldadura. De aquí, la lámpara es transportada por cadena hacia la máquina que produce el vacío. La misma máquina, calentando la ampolla, procede a la extracción del aire y al rellenamiento con gas (generalmente formado por una mezcla de nitrógeno-argán-criptón).

Inmediatamente después del llenado, el tubito de vidrio, que ha servido para esta operación, es cerrado mediante estrangulamiento a la llama. La fabricación de la lamparita propiamente dicha, se da así por terminada. Ahora no falta más que unirla al casquillo, operación que se hace en caliente mediante resinas especiales. Existe una enorme variedad de lámparas incandescentes para cuya realización fueron necesarios años de estudio, de pacientes búsquedas y de pruebas de laboratorio.

Es útil aquí recordar que, además de las diversas lamparitas que todos conocemos, desde la pequeñísima para linterna de bolsillo hasta la grande para iluminación de calles, existen lámparas “incandescentes” destinadas a usos especiales. Estas lámparas difieren de las comunes por la disposición interna del filamento y por otros requisitos de aislamiento y sistemas de montaje, relacionados con la carga de corriente que deben absorber.

Se trata de lámparas con muy potente emisión de luz, necesarias para la fotografía, rodajes cinematográficos, proyecciones, etc. En cuanto a las lámparas fluorescentes, tan de actualidad en nuestra época, poseen, en lugar de filamento, una gruesa espiral. Tampoco debe olvidarse las lámparas térmicas que, iguales en todo a las lámparas de uso común, son hoy usadas con enormes ventajas tanto en la industria como en la terapéutica.

ALGO MAS…

Por aquella época el problema consistía en encontrar una materia más fuerte y preservando mayor resistencia al paso de la corriente que el filamento de carbón. Se veía de modo claro era necesario buscar un metal, y todos los que se ocupaban de estos trabajos comenzaron a estudiar metales raros, con la misma tenacidad que lo habrían hecho antes al ensayar las tierras de esta clase. Un investigador llamado Auer fue el primero que fabricó la lámpara de osmio, puesta a la venta en 1904.

El osmio es un metal que se encuentra entre los minerales de platino, y cuando se quema al aire se combina con el oxígeno, produciendo un vapor cáustico, peligroso. En el vacío del globo de cristal de la lámpara eléctrica no hay oxígeno que pueda actuar sobre él, y el filamento construido con este metal hizo bajar el coste de la luz a muy cerca de la mitad.

Pero—tales son las vicisitudes en las invenciones modernas—-un año después se presentó en el mercado otra nueva lámpara eléctrica con filamento de tántalo. Inventada por Werner von Bolton, esta lámpara daba un quinto más de intensidad que su rival, pero poco después, en 1905, se descubrió otro filamento de metal raro aún más eficaz.

Entre los escombros de algunas minas, había una substancia muy pesada, de color gris acerado, a la que no se encontraba ninguna aplicación. Los suecos la dieron el nombre de «tungsteno», que significa «piedra pesada».  Ahora bien: este material que, aparentemente, no tenía utilidad alguna, es hoy uno de los metales más importantes y necesarios.

 Unido con el acero, forma el empleado en las máquinas-herramientas para preparar los titiles con el corte resistente preciso para los mecanismos que marchan a gran velocidad—tornos, taladros, perforadoras, acepilladoras y tantos otros, y que han revolucionado la industria metalúrgica. Ahora el tungsteno está camino de ser el principal manantial de luz. en el mundo. Al principio, ha habido una gran lucha entre la lámpara de tungsteno y la de tántalo. Este metal pasaba por ser uno de los más duros de los conocidos, y en sus primeros ensayos, von Bolton encontró imposible taladrar una chapa de tántalo de 1,016 milímetros. Pero refinando el metal en el arco eléctrico, y reduciendo algo su dureza, fue posible estirarle hasta conseguir alambres muy finos, y laminarle para formar hojas de pequeñísimo espesor.

Por este medio, von Bolton pudo obtener un alambre estirado para servir de filamento. La lámpara de tántalo no sólo daba Un rendimiento algo mayor del doble comparada con la de carbón, sino que también, lo que era importantísimo en la práctica, su duración era mucho mayor. Como, por otro lado, se acababan de descubrir ricas minas de tántalo en Australia, la nueva lámpara prometía ser tan económica como la ordinaria.

El tungsteno produce aún mejor luz que el tántalo, y, además, su rendimiento es una mitad mayor. La unidad de energía eléctrica produce una vez y media más intensidad con el tungsteno que con el tántalo, pero se presentaba la dificultad de que el nuevo metal era tan excesivamente duro, que no se podía estirar para convertirlo en alambre, por los medios usuales. Si se disolvía y obtenía el filamento por precipitación, era éste tan quebradizo, que la lámpara resultaba muy frágil y no se podía transportar a grandes distancias, y aun colocada en las casas, duraba muy poco. Pero, al fin, el tungsteno pudo estirarse, y con él se fabrican lámparas muy resistentes, dando clara e intensa iluminación. Produce una luz blanquísima, y es tres veces más económica que la lámpara ordinaria. Gracias a ella, el alumbrado eléctrico ha llegado al mayor grado de perfección.

Ahora lo que se precisa es encontrar metal abundante y mejorar los métodos de fabricación, para poder vender la lámpara que aparece en el mercado a un precio menor. Por de pronto, se ha encontrado tungsteno en grandes cantidades en muchas partes del mundo.

CRONOLOGÍA HISTÓRICA

l802 — El británico Humphry Davy hace la primera demostración de iluminación poniendo incandescente un hilo de platino sometido al paso de una corriente eléctrica.

1807 — Davis hace una nueva demostración; esta vez del arco eléctrico entre dos electrodos de carbono.

1835 — El escocés James Bowman Lindsay fabrica el primer bulbo de luz experimental.

1841 — Primera demostración de luz eléctrica en la Plaza de la Concordia de París con el sistema de arco eléctrico.

1854 — El inventor alemán Heinrich Goebel desarrolla el primer bulbo de luz moderno, en una ampolla con un filamento de bambú carbonizado en la que se ha hecho el vacío. Pero no patenta el invento y los americanos se apuntan el tanto. Goebel denunció a Edison, pero el juez le dio la razón al americano.

1860 — El británico Joseph Swan patenta el primer bulbo incandescente, es decir, la primera bombilla experimental.

1879 — En enero, Joseph Swan muestra al mundo la primera bombilla de hilo incandescente. En octubre, Edison hace lo mismo.

1901 — La empresa inglesa Cooper Hewitt Cop. produce la primera lámpara de vapor de mercurio.

1910 — El francés George Claude fabrica el primer tubo de neón.

1933 — El americano George Elmer fabrica el primer tubo fluorescente de la historia.

Guillermo Marconi Biografía Comunicacion Sin Hilos Telegrafia

Guillermo Marconi Biografía
Comunicación Sin Hilos

Desde siempre, los hombres, antes en reducida minoría, hoy en gran número, intentan desvelar los secretos de la Naturaleza dedicándose a la investigación experimental. De tarde en tarde, en el correr de los siglos, surge un descubrimiento importante que viene a recompensar los esfuerzos de los experimentadores y a estimular su celo, abriéndoles horizontes desconocidos que hasta entonces ni siquiera sospechaban; cada descubrimiento notable es origen de la vocación de nuevos investigadores.

Trátese de física o química, medicina o zoología, o de otra cualquiera de las múltiples subdivisiones de éstas y todas las demás ciencias, el investigador, incluso si le ha sido dada la posibilidad excepcional, como a Marconi, de aportar una contribución espectacular al progreso, nunca estima que su obra está acabada. Es consciente de que no lo sabe todo y de que siempre seguirá aprendiendo: el fondo es inagotable.

Por eso, ni el investigador mejor dotado obtendrá resultados apreciables si no se somete totalmente y con alegría a esa gran ley de la vida humana que se resume en una sola palabra: trabajo.

Marconi trabajó. Su vida es constante función de sus trabajos: estudió y realizó sus conclusiones. Sin detenerse ante ningún obstáculo, marchó siempre adelante, y sus ininterrumpidas conquistas asombraron al mundo, que vio surgir ante sí la maravilla de la comunicación a distancia sin hilos: hallazgo que ha transformado en cierto modo el universo, cooperando notablemente al mejoramiento de la condición humana.

Guillermo Marconi (1874-1937) logró, a la edad de veinte años, convertir un experimento científico en un sistema práctico de comunicación radiotelegráfica, abriendo las puertas a inventos como la radiotelefonía y el radar, la radiodifusión y la televisión. Y lo hizo trabajando en un precario laboratorio que había organizado en el ático de la casa de campo familiar 

Marconi provenía de una familia acomodada y toda su educación la recibió de sus tutores y en instituciones de enseñanza privada. Adquirió sus primeras nociones de física y química con el profesor Vincenzo Rosa. Augusto Righi, de la Universidad de Bolonia, le enseñó su laboratorio y le dio a conocer los fundamentos de la propagación de las ondas electromagnéticas.

La telegrafía sin hilos: En 1868, el científico británico James C. Maxwell había anunciado que, teóricamente, las ondas de radio debían existir. Veinte años después, esta predicción fue confirmada experimentalmente por el físico alemán Heinrich Hertz, quien demostró que tales ondas se comportan igual que la luz.

En 1890, el médico y físico francés Edouard Branly inventó y construyó el primer detector de ondas radioeléctricas, el cohesor, un tubo lleno de limaduras metálicas. Todo estaba dispuesto para construir el primer sistema de telegrafía sin hilos. En 1894, el científico británico Oliver Lodge pronunció una conferencia que versó sobre los trabajos llevados a cabo por Hertz y sus sucesores.

En Rusia, el físico A. S. Popov inició una investigación sobre los procedimientos para la detección de las tormentas eléctricas próximas conectando un aparato descrito por Lodge a un registrador meteorológico.

Marconi leyó la conferencia de Lodge, y pensó que las ondas electromagnéticas descubiertas ocho años antes por Hertz podrían usarse para señalizaciones,tuvo por vez primera la idea de utilizar las ondas eléctricas para transmitir a distancia, sin hilos, señales telegráficas.

Su padre, de quien en definitiva salía el dinero para comprar los elementos necesarios para las experiencias, le amenazaba a menudo con suspender las aportaciones económicas y destruir los aparatos que le hacían perder el tiempo. Pero su madre, más débil, más intuitiva quizá, le ayudó siempre, con su ternura y con sus medios.

Los descubrimientos de Volta, Maxwell, Hertz, Popoff e incluso las teorías de Augusto Righi llevan a Guillermo a intentar utilizar las ondas eléctricas, en las que ellos profundizan cada vez más, para la transmisión de señales a distancia. Hertz había demostrado que podían dirigirse; Branly había creado el primer receptor; Popoff lo dotó de un hilo vertical que aumentaba su sensibilidad.

Guillermo Marconi Biografía Comunicación Sin HilosMarconi verificó, utilizó y completó estas teorías en el granero de la villa Grifone, en Pontecchio, cerca de Bolonia, propiedad de su padre.

Un día envió a su ayudante, un campesino, a colocar el receptor al pie de una colina que distaba algunas centenas de metros del granero, donde él permaneció. El pañuelo del campesino indicaba poco después, en el aire claro de la mañana, que la letra S del alfabeto Morse (tres puntos) había sido recibida.

El receptor fue colocado entonces en la vertiente opuesta de la colina, sustituyéndose el pañuelo por un tiro de fusil. Caminando solo de vuelta al granero, Marconi, perplejo y ansioso, se preguntaba si la nueva experiencia daría resultado.

¿Recorrerían las ondas una distancia mayor y, sobre todo, traspasarían el obstáculo de la colina? Emocionado, llegó al granero, y dirigiéndose a su emisor, marcó en él la S: tres golpes breves.

Al instante, una alegre detonación estalló en el aire: ¡las ondas habían saltado la colina! El único testigo, un campesino ignorante.

El 2 de junio de 1896 patenta su invento, con la patente número 12.039, ofreciendo después dicha patente a su país, en una simple carta dirigida al gobierno. Los expertos oficiales juzgaron falta de interés la oferta, y la declinaron, sin haber intentado siquiera comprobarla.

Diciembre de 1901: Marconi une Europa y América a través de la radio

En febrero de 1896, sin el apoyo financiero necesario en su país para continuar con sus experimentos, Marconi viajó a Londres, y entró en contacto con sir William Pearce, ingeniero jefe del Ministerio de Correos, quien había trabajado en el campo de la telegrafía, y que fue quien le proporcionó la ayuda económica que necesitaba.

Ese mismo año, Marconi registró allí una patente provisional de su sistema radiotelegráfico. Se trataba de la primera descripción impresa de cómo las ondas de radio pueden utilizarse para la comunicación.

Marconi siguió adelante con sus experimentos. Sin embargo, no tardaron en surgir algunos problemas, entre ellos que la telegrafía sin hilos no era secreta: cualquiera que tuviese un receptor podía recoger las señales Morse, al contrario de lo que ocurría con la telegrafía convencional. En la búsqueda de una solución para este problema, Marconi descubrió la existencia de las ondas cortas.

En la primavera de 1897, llevó su equipo al canal de Bristol. Instaló la estación receptora y el transmisor a unos cien kilómetros de distancia. Las primeras pruebas no dieron resultado pero, finalmente, la incorporación de una antena permitió la recepción de las señales. De Italia llegó una invitación para que llevara a cabo uno de sus experimentos. Marconi aceptó porque quería probar la eficacia de su sistema sobre navíos en marcha.

Así, consiguió captar mensajes a una distancia de 11,5 millas de la costa.

De regreso a Inglaterra, fundó la Wireless Telegraph and Signal Co. Ltd que, poco después, en 1900, pasaría a llamarse Marconi’s Wireless Telegraph Co. Ltd. Esta empresa, cuya finalidad era la, instalación del sistema radiotelegráfico en buques y faros de la costa británica, mantuvo desde 1903, un servicio de noticias entre Europa y los Estados Unidos.

En 1898, Marconi montó una emisora permanente en la isla de Wight, desde donde se hacían transmisiones radiotelegráficas a Bournemouth, en la costa sur de Inglaterra. En 1899, envió señales desde Dover a una estación cercana a Boulogne (Francia), a una distancia de cincuenta kilómetros a través del canal de la Mancha.

Desoyendo las opiniones de varios científicos, como el matemático francés Henri Poincaré, que pensaban que la curvatura terrestre limitaría el alcance de las transmisiones por radio a unos trescientos kilómetros, Marconi hizo los preparativos necesarios para unir Europa y América a través de la radio.

El 12 de diciembre de 1901, consiguió comunicar el sudoeste del Reino Unido con Terranova (Canadá), a más de tres mil kilómetros de distancia. Al no haber explicación alguna para este extraño comportamiento de las ondas radioeléctricas, se postuló la existencia de una capa en los altos niveles de la atmósfera, la ionosfera, que reflejaría hasta la Tierra las ondas de radio que incidían sobre ella.

La fecha de 12 de diciembre de 1901 puede ser considerada como el hito más importante en el desarrollo posterior de la radio.

Inicio de los trabajos para la radiotelegrafía de larga distancia

El éxito logrado por Marconi provocó una revolución mundial en el campo de las comunicaciones. Las compañías de telegrafía eléctrica, alarmadas por la competencia, trataron de impedir el desarrollo de la radiotelegrafía. La compañía Anglo-American Telegraph reclamó su derecho a la explotación telegráfica por cable y anunció una querella contra Marconi. Sin embargo, se superaron las dificultades, y comenzó a levantarse una estación en Glace Bay (Canadá).

En marzo de 1902, Marconi abandonó los Estados Unidos para regresar al Reino Unido, donde inició los trabajos para la radiotelegrafía de larga distancia. Consiguió imprimir mensajes a una distancia de 1 .500 millas, que con un receptor telefónico amplió a 2.099 millas.

En enero de 1903, regresó a Italia. Un año después, se embarcó en el Campania, a fin de probar la instalación de un nuevo transmisor impulsado por un generador de corriente alterna de 150.000 vatios, con el fin de lograr una comunicación fiable mediante el empleo de ondas largas.

En septiembre de 1907, realizó un nuevo viaje a Canadá con el fin de establecer las comunicaciones entre Glace Bay y Clifden, en Irlanda. El éxito de esta interconexión, capaz de transmitir 10.000 palabras sin interferencias, supuso el reconocimiento definitivo de la comunicación transatlántica. No tardaron en surgir importantes mejoras y contribuciones de otros científicos. La radiotelegrafía se convirtió en una industria organizada, que dio lugar al sistema Telefunken en Alemania, rival de Marconi desde los orígenes de dicha técnica.

En 1909, Marconi recibió el premio Nobel de Física, compartido con el inventor alemán Karl F. Braun. En 1910, emprendió un largo viaje en el Princesa Mafalda con el fin de asegurar a Inglaterra la unión radiotelegráfica con cada una de las posesiones del Imperio. Además quería llevar su sistema a América del Sur, y emprender nuevos experimentos con detectores de válvulas y circuitos de sintonía. Llegó a captar señales desde una distancia de 6.700 millas con longitudes de onda de más de 10.000 metros.

Punta Arenas, en Chile, fue elegida para la instalación de una estación de gran potencia. Dos años después, esta estación se utilizó para establecer una conexión con Liverpool, estableciéndose una nueva marca de transmisión: 7.300 millas.

Mientras tanto, Marconi trabajaba intensamente en busca de un sistema de seguridad de la navegación en alta mar. Episodios como el hundimiento del Republic (1909) o el Titanic (1912) hicieron que, muy pronto, los equipos de salvamento de todo el mundo así como los mercantes y todo tipo de embarcaciones decidiesen adoptar la radiotelegrafía tanto en estaciones fijas como móviles.

ULTIMOS AÑOS:
Marconi investiga el uso de la onda corta de radio para señalizaciones

Después de la Primera Guerra Mundial, Marconi dedicó sus esfuerzos a experimentar el uso de la onda corta de radio para señalizaciones. En Inglaterra, puso a trabajar a su equipo en nuevas frecuencias de onda corta, hasta reducir todo lo posible su longitud.

El 30 de mayo de 1924, se emitió una onda de 92 metros, sin reflector, desde Nueva York a Australia, y captada perfectamente: la voz humana había recorrido casi la mitad del camino en torno a la Tierra.

En una conferencia pronunciada en Nueva York, Marconi auguró el significado futuro de las ondas cortas en los sistemas de transmisión de imágenes, como la televisión. En EE. UU., Inglaterra y Alemania, se trabajaba con nuevos emisores de ondas ultracortas, cuya utilización prometía importantes logros técnicos.

1933. Enero. Ante Pío XI inaugura el primer enlace por microondas entre el Vaticano y Castelgandolfo. Después da una triunfal vuelta al mundo. El 2 de octubre se declara The Marconi Day, en Estados Unidos, y recibe después honores en el Japón, Manchuria, China, etc., hasta completar su periplo.

En 1934 estudia la aplicación de las microondas a la televisión.

A lo largo de su vida, Marconi cruzó cerca de cien veces el Atlántico, escribió infatigablemente comunicaciones técnicas, fue miembro «honoris causa» de un sinfín de universidades e instituciones, recibió entre otras las medallas Albert, Franklin, John Fritz y John Scott; fue senador en Italia, representante diplomático en la Conferencia de Versalles, presidente de consejos y academias, etc.

Nadie como él ha inventado, ha realizado sus inventos, permaneciendo siempre a la cabeza de su desarrollo, y ha obtenido el público reconocimiento de su categoría extraordinaria.

Poco podemos añadir a lo que de la simple relación de su vida se desprende. Fue Marconi un hombre completo y deportista, no sólo en sus aficiones (caballos, coches, bicicletas, etc.), sino incluso en las más inesperadas ocasiones, en sus viajes, muchas veces peligrosos, en su aventura de Terranova a 30° C bajo cero, en sus luchas sin desánimo con la avidez de los usurpadores de patentes y la sordidez de sociedades rivales, como la Compañía Angloamericana de Cables Telegráficos, que le hizo expulsar de Terranova.

Fue generoso, procurando una y otra vez ayudar al profesor Branly, su precursor, cediendo el uso gratuito de sus patentes y aparatos a Italia, militando en su Ejército durante la guerra, y olvidando que fue repudiado por sus compatriotas cuando más necesitaba de su solidaridad y ayuda.

Estuvo a punto de morir varias veces, e incluso en 1911 perdió en un accidente su ojo derecho. Creyendo que quedaría ciego, aceptó explícitamente el hecho, «si es la voluntad de Dios».

En medio de sus triunfos sin cuento y de su pública popularidad, conservó su gravedad, su semblante calmo y su mirada azul, contemplativa, que le daba cierto aire de serenidad y lejanía.

Su ayudante de muchos años, Luigi Solari, nos lo describe: «Su cara, ligeramente alargada; su frente, alta; su cabeza, oblonga; los ojos, profundos sin ser muy grandes, y la mirada particularmente penetrante, vivaz en los momentos de alegría, extremadamente fija en los instantes de decisión; sus labios finos, y su boca, cerrada en pensativo silencio, casi rectilínea.»

Marconi se casó en 1905, en Inglaterra, con una irlandesa, la Hon. Miss Beatrice O’Brien, hija del barón Inchiquin, par irlandés, de la que tuvo dos hijos; ésta se separó de él para unirse al marqués de Montecorona.

En 1927, obtenida la anulación de su matrimonio, contrajo segundas nupcias con la condesa italiana María Bezzi-Scali, quien le dio una hija: Elettra.

El 20 de julio de 1937, cuando ésta, a quien quiso con toda su alma, cumplía siete años, Marconi, Guglielmo Marconi, moría serenamente de un ataque al corazón.

Ver: Biografia de Rudolf Hertz

Fuente Consultada:
Forjadores del Mundo Contemporáneo – Tomo I- Entrada: Guillermo Marconi  “inventor telegrafía sin hilos” – Editorial Planeta
Enciclopedia Temática Ilustrada – Tomo de Biografías – Editorial GR.U.P.O. S.A.

Etica del Desarrollo Tecnologico Cuestionamiento al Progreso

Etica del Desarrollo Tecnológico del Siglo XX
Cuestionamiento al Progreso

Durante la Segunda Guerra Mundial el avance técnico y científico se desarrolló sorprendentemente y fue aplicado además a todas las esferas del conocimiento humano, las manifestaciones artísticas, la comunicación, los transportes y la mercadotecnia. Todo se ha permeado, y no podemos explicarnos un mundo sin estos elementos. Avanzan tan rápido que los conocimientos actuales serán obsoletos en un corto tiempo.

El uso de la ciencia y la técnica nos ha llevado también a reflexionar sobre cuestiones éticas. Han sido utilizadas para construir presas, puentes y ciudades; para curar enfermedades; para hacer rápidos y eficaces los medios de comunicación; para acelerar y mejorar los cultivos y la producción de satisfactores. Sin embargo, también han sido utilizadas en las guerras recientes para producir armas de alto poder, tanto químicas como biológicas.

Además, han aumentado la brecha que separa a los países desarrollados de los subdesarrollados, convirtiéndose en la diferencia del poder y la riqueza de unos, y la sumisión y pobreza de otros. Pero, ¿ hasta qué punto pueden ser utilizados los conocimientos técnicos y científicos?

Nace la sociedad de consumo, y el mismo se infiltró en todas las esferas, transformando hábitos y normas ancestrales, de manera incluso revolucionaria, tanto en el mundo occidental como oriental. Obviamente, las generaciones jóvenes fueron las que más resintieron el impacto de esta cosmovisión y del consumismo general, que llenó todo el horizonte de su existencia histórica.

Lo anterior fue sustentado por diferentes desarrollos tecnológicos que pasaron a formar parte de la vida cotidiana, entre ellos:

• La computadora: que en cierta forma se puede considerar el invento más significativo de la segunda mitad del siglo XX. Hace 50 años comenzaron a comercializarse los primeros modelos de computadoras. En su mayoría grandes aparatos que ocupaban habitaciones enteras y eran capaces de realizar sólo tareas rudimentarias. A partir de los últimos años de la década de los años 70, fue cuando la computadora se introdujo en los hogares y su uso revolucionó el estilo de vida de la sociedad.

Esta red de redes abrió las posibilidades para que las personas, desde diferentes lugares del planeta, pudieran comprar desde un libro hasta un auto, buscar cualquier tipo de información, o conectarse en video al comercializarse los primeros modelos de computadoras.

El rápido desarrollo de los microprocesadoresel corazón de las computadoras-que aumentaron su capacidad paulatina y rápidamente a través del tiempo, lograron que las computadoras penetraran en todos los aspectos de la vida, desde la simple suma matemática de un alumno en la escuela hasta el complejo diagnóstico de un médico en un hospital.

Internet, la red de redes: o también conocida como la autopista de la información, el símbolo de la era global, que desde su explotación comercial dejó de ser sólo una tecnología de vanguardia para la transmisión de datos militares y se convirtió en el medio que utilizan decenas de millones de personas para intercambiar toda clase de información, desde datos económicos hasta simples opiniones.

La radio y la televisión: que desde su invención fueron impactantes, ampliaron su capacidad como medios de comunicación para recibir información de todo el mundo, a todas horas del día, y llegaron a establecer modelos de convivencia de otras culturas. En especial, la televisión fue esencial para el mantenimiento de la sociedad de consumo de masas, por ser un vehículo efectivo para la publicidad.

Todos estos medios y canales multiplicaron las posibilidades de informarse; sin embargo, el problema que suscitaron ante el bombardeo masivo de información, fue la dificultad para seleccionarla y analizarla adecuadamente.

Los problemas al inicio del nuevo milenio

A pesar de este mundo tecnológica y científicamente desarrollado, la humanidad enfrenta graves problemas, entre los que fueron trascendentes:

• La existencia de un mundo dual: por un lado, la diferencia entre países ricos y pobres; por otro, la desigualdad de riqueza en el seno de las sociedades de los países ricos. Más de las tres cuartas partes de la humanidad vivía en países de América Latina, Asia y África, que no habían alcanzado un grado de desarrollo suficiente y la mayoría de sus habitantes apenas podían sobrevivir. Entre ellos existían grandes diferencias: algunos se encontraban en vías de desarrollo, pero otros vivían sumidos en la pobreza. El hambre, la enfermedad y el analfabetismo continuaban siendo graves carencias sociales.

• Una nueva sociedad internacional: más vertebrada, en la medida en que se fueron institucionalizando las relaciones internacionales multilaterales, y más compleja por la incorporación de nuevos actores, como los organismos internacionales, las organizaciones no gubernamentales, las multinacionales o las internacionales de los partidos. En última instancia, una sociedad internacional que expresaría en su totalidad la interdependencia y la globalidad de los fenómenos y los acontecimientos del mundo contemporáneo.

• Las sociedades de los países ricos: vieron surgir en su seno un conjunto de graves problemas entre los que destaca la marginación social. En las sociedades desarrolladas la pobreza afectaba fundamentalmente a los desempleados, los inmigrantes (sobre todo los procedentes de los países sub-desarrollados) y las mujeres.
Paradójicamente, un elevado número de emigrantes se concentraban en las fronteras de los países ricos, en busca de mejores condiciones de vida. El aumento de la intolerancia y del racismo en los países desarrollados convirtió a muchos extranjeros inmigrantes en grupos marginados.

• Los graves problemas del consumo y el tráfico de drogas: alcanzaron cotas inimaginables entre los sectores jóvenes de muchos países desarrollados. Junto a ello, el temor a enfermedades nuevas, como el caso del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), afectaron de forma dramática a los países desarrollados y subdesarrollados. A estas nuevas epidemias se sumaron otras tradicionales, como la malaria, que ocasionó casi tres millones de muertos cada año en las poblaciones africanas, asiáticas y sudamericanas.

• El peligro de un desarrollo industrial: desenfrenado provocó graves problemas ecológicos, y sigue siendo en este nuevo siglo un riesgo que amenaza con una degradación irreparable del medio ambiente.

• Políticamente, aunque el sistema democrático: se consideró como el «menos malo» de los sistemas políticos, los países bajo este régimen no lograron satisfacer las demandas de sus ciudadanos. Las críticas a lo anterior, realizadas en gran medida por destacados representantes de la política y por muchos de los militantes en los nuevos movimientos sociales, se basaron en el deseo de re-definir los principios de la participación política, de la gestión de los asuntos del Estado y de la construcción de sociedades más justas.

Al comienzo del tercer milenio, los aspectos más destacados fueron la globalización de las relaciones entre los pueblos, los progresos en la técnica y la ciencia y la revolución de las comunicaciones, pero también las profundas desigualdades, con conflictos endémicos y con un crecimiento industrial que puso en peligro el medio ambiente, por lo que se inició una esforzada labor a favor de la aplicación de las teorías de desarrollo sostenible.

Pero, sobre todo ello, cabe destacar el progresivo aumento de la solidaridad humanitaria que surgió de forma espontánea ante la presencia de los graves problemas que afectaban al mundo contemporáneo.

La combinación entre una verdadera actitud solidaria e igualitaria y la constante crítica ante todo exceso de poder y ante la injusticia sería la que permitiera construir un mejor siglo XXI.

Fuente Consultada:
El Mundo Moderno y Contemporáneo de Gloria Delgado
Wikipedia – Historia del Mundo de Peter Haugen
Historia Universal de Gómez Navarro y Otros

El desarrollo cientifico y grandes inventos en el siglo XX

El Desarrollo Científico y Grandes Inventos en el Siglo XX

Los inventos en el siglo XX:  Desde el siglo XVII, momento en que se sitúa el nacimiento de la ciencia moderna, el progreso científico ha sido continuo. Pero es a lo largo del siglo XX cuando la investigación y la aplicación técnica de los conocimientos científicos se han desarrollado a un ritmo tan acelerado que ha transformado radicalmente la vida de los seres humanos.

En los últimos 20 años se han realizado más descubrimientos que en el resto de la historia de la Humanidad y la incorporación de principios científicos a tecnologías aplicables a la vida cotidiana se está produciendo a una velocidad incomparable con la del pasado.

La primera mitad del siglo veinte se caracterizó por el empleo de las mismas fuentes energéticas que en el siglo anterior, con el desarrollo adicional de la electricidad industrial y la búsqueda del dominio de la energía atómica.

TEMAS CIENTÍFICOS TRATADOS EN ESTE SITIO

 

En este periodo, las principales innovaciones tecnológicas fueron: en la industria, la invención creciente de aparatos domésticos, la obtención de nuevos materiales de construcción como el hormigón armado y el cristal, de fibras sintéticas para la producción textil, y de accesorios plásticos; en medicina, el hallazgo de sustancias contra las infecciones, como la penicilina y otros antibióticos; la mejora de los conocimientos en agricultura, alimentación y técnicas de conservación de alimentos; en el transporte la producción en serie del automóvil, que se convirtió en el medio predominante de locomoción, la invención del aeroplano; en los medios de comunicación el desarrollo de la cinematografía así como de la televisión creada a partir del invento del cinescopio en los años veinte.

En su segunda mitad, se ha roto con la división entre la ciencia abstracta y la aplicación técnica, con lo que la investigación científica deriva rápidamente en aplicaciones prácticas, primero en campos reducidos y, posteriormente, en la producción industrial de bienes de consumo. Así, los progresos científicos están cada vez más en el origen de los progresos técnicos, que constituyen uno de los principales motores del crecimiento económico. Además, la ciencia ha ampliado sus campos de investigación. El desarrollo, por ejemplo, de la estadística y de la informática, ha permitido transformar los métodos de cálculo y de análisis, que cada vez son menos lineales, con mayor atención a la multiplicidad de variables, con intervención de lo aleatorio y con análisis complejos. Todo ello permite aplicar métodos científicos también en las ciencias humanas (demografía, lingüística, estadística aplicada al análisis sociológico, etc.).

Desde finales de la Segunda Guerra Mundial los estudios sobre energía atómica procedente del uranio y el plutonio, desencadenaron una acelerada carrera armamentista protagonizada principalmente por Estados Unidos y la Unión Soviética, con la consecuente amenaza para la vida en el planeta que inauguró una época de temores ante una posible destrucción masiva, pero también amplió las posibilidades de desarrollo para la ciencia, con proyectos tecnológicos a gran escala. La Guerra Fría impulsó la carrera espacial y con ella la colocación de satélites artificiales que, aparte de su función militar, revolucionaron la tecnología de telecomunicaciones y prepararon el camino para la exploración del espacio donde se ha producido un logro tecnológico espectacular, al permitir que por primera vez los hombres pudieran abandonar la biosfera terrestre y regresar a ella.

Microelectrónica. En los primeros años de la década de 1950 comenzó a desarrollarse la microelectrónica como efecto de la aparición del transistor en 1948. Sin embargo, la microelectrónica sólo fue utilizada por el público en general hasta los años setenta, cuando los progresos en la tecnología de semiconductores, atribuible en parte a la intensidad de las investigaciones asociadas con la exploración del espacio, llevó al desarrollo del circuito integrado. El mayor potencial de esta tecnología se encontró en las comunicaciones, particularmente en satélites, cámaras de televisión y en la telefonía, aunque más tarde la microelectrónica se desarrolló con mayor rapidez en otros productos independientes como calculadoras de bolsillo y relojes digitales.

Tecnología computacional. En relación con la microelectrónica fue de gran importancia el surgimiento de la industria computacional; con la caída de los precios y el perfeccionamiento del chip de silicio producido en serie, surgieron las computadoras personales que, al poder colocarse sobre un escritorio sin necesidad de estar vinculadas a una unidad de procesamiento mayor, pudieron realizar muchas de las tareas de las computadoras centrales que eran mucho más caras.

Al contrario del impacto social negativo que algunos temían sobre el empleo laboral, las computadoras personales exigieron una capacidad de producción totalmente nueva y crearon nuevas fuentes de trabajo, en las ventas al menudeo, en la formación y apoyo técnico, en programación de sistemas tanto para el mercado de consumo como para las tareas especializadas para servicio a clientes individuales.

Durante la cuarta generación de computadoras (1982-1989), la medicina y la comunicación lograron un avance significativo. El hardware mejoró sustancialmente con los llamados sistemas circuitales distribuidos, las memorias de burbujas y los discos ópticos, obteniendo imágenes para uso médico y creando poderosísimas herramientas para la auscultación del paciente. En la quinta generación (1990-) o generación de las máquinas inteligentes se utiliza el concepto de inteligencia artificial (lA), con velocidades enormes por segundo.

REDES E INTERNET: El medio de comunicación conocido como Internet, que ha revolucionado el nutricio de las telecomunicaciones gracias a su capacidad de transmitir y obtener información de manera instantánea a través de computadoras personales, comenzó a desarrollarse a finales de los años sesenta, en el contexto de la Guerra fría, como una red informática que a su vez conectaba redes de computadoras de varias universidades y laboratorios de investigación en Estados Unidos, bajo el patrocinio de la Agencia de Programas Avanzados de Investigación (ARPA, de acuerdo a sus siglas en inglés) del Departamento de Defensa de Estados Unidos. En 1989 fue desarrollado World Wide Web por el informático británico Timothv Berners-Lee para el Consejo Europeo de Investigación Nuclear.

En los años noventa, gracias a los avances de la llamada “supercarretera de la información” se ha dado un vertiginoso crecimiento en la cantidad de usuarios de Internet, que ha cambiado de forma sorprendente la comunicación a distancia y ha colaborado a satisfacer las necesidades creadas por el mundo globalizado, al permitir que personas e instituciones puedan compartir información y trabajar en colaboración. El contenido disponible en Internet ha aumentado con gran rapidez y variabilidad, lo que permite encontrar fácilmente cualquier información, además de que posibilita la realización de transacciones económicas de forma segura, lo que ha tratado lluevas grandes oportunidades para el comercio.

Sin embargo, el crecimiento explosivo de Internet ha hecho que se planteen importantes cuestiones relativas a los riesgos que implica. El aumento de las páginas de Web conteniendo textos y gráficos en los que se denigraba a las minorías étnicas, se fomentaba el racismo o se exponía material pornográfico, ha suscitado fuertes críticas y ha conducido a peticiones de censura dirigidas a los suministradores de Internet para que voluntariamente cumplieran con determinados criterios. Otro elemento negativo de Internet se ha manifestado en la amenaza, hecha realidad en varias ocasiones, de que personas irresponsables inserten “virus” en la red causando graves daños en los equipos computacionales en el ámbito mundial.

La mensajería electrónica, las pantallas y los procesadores de textos reemplazan a las letras escritas sobre papel. Diccionarios, enciclopedias como la de Oxford y la Británica, diarios y revistas de todo el mundo, catálogos de librerías y de bibliotecas, libros de texto, incluso novelas, museos, estudios de todos los niveles, recuerdan aquellos cursos por correspondencia, sólo que ahora cuentan con respuesta inmediata. Lo único que se necesita saber es qué se desea, apretar una tecla y listo.

La computación es un buen ejemplo del conocimiento y la experiencia que tiene la juventud en el uso de la tecnología: el padre tiene que recurrir a su hijo para que le enseñe. Están cambiando los patrones de enseñanza. Internet constituye un instrumento importante para la movilización de capitales, ya que éstos pueden ser colocados en los mercados de valores, bancos de cualquier parte del mundo, moviendo el dinero de manera rápida y segura.

Fibras ópticas: En la llamada “era de la información” no puede dejarse de lado el papel que desde los años ochenta ha tenido en diversas aplicaciones el uso de Fibras ópticas de cristal. Dada su capacidad para transmitir imágenes, las fibras ópticas se utilizan mucho en instrumentos médicos para examinar el interior del cuerpo humano y para efectuar cirugía con láser.

En telefonía, las fibras ópticas han sustituido progresivamente a los cables coaxiales utilizados anteriormente; los mensajes se codifican digitalmente en impulsos de luz y se transmiten a grandes distancias, de manera que ofrecen mayores posibilidades para transportar un volumen mucho mayor de información con mayor velocidad de transmisión.

La aplicación más característica de los cables de fibra óptica para la transmisión de luz se da en el campo de la medicina; específicamente, en la iluminación de instrumentos como los endoscopios, destinados al examen visual de cavidades o conductos internos del organismo. Los haces dé fibra óptica constituyen, en este caso, sistemas flexibles. Su principal ventaja es la posibilidad de hacer llegar la luz hasta el punto deseado, sin que ello implique una aportación de calor.

Biotecnología. En el desarrollo de la biotecnología la técnica más importante es la ingeniería genética. Ésta se originó a partir de las investigaciones sobre la estructura del ADN realizadas por Francis Crick y James Dewey Watson en 1953. En la década de 1970 se llevó a cabo la transferencia de genes, es decir, la posibilidad de insertar genes de un organismo en otro, técnica de gran potencial que ha traído importantes beneficios en la lucha contra enfermedades como la hemofilia, la diabetes, la hepatitis o el SIDA. En 1973, 20 años después de que james Watson y Francis Chick publicaron el estudio de las bases moleculares del código genético, se insertó ADN extraño en la célula de un huésped, lo cual se conoce como donación de genes. El nacimiento de la oveja Dolly en 1997 fue posible gracias a la combinación del núcleo de una célula adulta de glándula mamaria con un óvulo sin núcleo, un proceso denominado “clonación

Los avances de la ingeniería genética que sin duda son de gran importancia para la ciencia médica, han provocado reacciones contrarias por parte de personas y grupos que advierten sobre los riesgos de orden ético que implica la donación aplicada a los seres humanos, como también se ha cuestionado otra innovación biotecnológica, la fertilización in vitro, debido a lo que puede significar para los valores religiosos la manipulación de embriones humanos, situación que en algunos países ha llevado al establecimiento de restricciones de carácter legal.

La biotecnología se divide en cuatro grandes áreas: alimentación, salud, medio ambiente e industria. En el campo de la salud, uno de los más importantes resultados es la fabricación de insulina humana a partir de una bacteria (1978). La insulina es una hormona proteica que se genera en el páncreas, y por su ausencia el azúcar se concentra en la sangre; a esta deficiencia se le conoce como diabetes, enfermedad que padecen millones de personas en el mundo. Actualmente se buscan nuevos tratamientos para la curación de ciertas enfermedades, sobre todo del cáncer.

MEDICINA: La medicina es un buen ejemplo del desarrollo científico y tecnológico de nuestro tiempo. Los beneficiarios de tales adelantos no dependen del país al que pertenecen, sino de su situación socioeconómica, geográfica o hasta racial. Los estudios e implantación de órganos se deben a la aclaración de los complejos fenómenos de la inmunología, lo cual permite el uso médico de los transplantes de órganos desde 1954, fecha en que se realizó el primer transplante de riñón. En la actualidad es posible el transplante de cualquier órgano.

En 1895 se utilizaron los rayos X para estudiar internamente al paciente. Son los precursores de la imagenología actual, utilizada en la resonancia magnética y nuclear, la tomografía axial computarizada, el ultrasonido diagnóstico y la medicina nuclear en todas sus formas. Técnicas importantes son también la angiografía por sustracción digital y otras de tipo terapéutico como la angioplastía, el marcapaso artificial que se instaló por vez primera en Suecia en 1958, la circulación y la diálisis extra-corpóreas.

Otro gran avance fueron las innovaciones en endocrinología, especial el descubrimiento de la insulina, que permitió salvar a muchos diabéticos de una muerte segura. También fue decisivo el hallazgo de la cortisona, que constituye un poderoso agente antiflamatorio y antialérgico.

Con el descubrimiento de los grupos sanguíneos y su tipificación, la transfusión de sangre se convirtió en un procedimiento seguro y eficaz, completada con el desarrollo de una sustancia -la heparina– que impide la coagulación sanguínea. Comenzaron también a aplicarse terapias efectivas para trastornos neurológicos, como la epilepsia y el mal de Parkinson.

En 1955, el estadounidense Jonas Salk descubrió una vacuna contra la poliomelitis a partir del trabajo con virus muertos. Diez años después, su compatriota Albert Sabin produjo una vacuna segura de virus vivos que sustituyó a la cíe su predecesor, erradicando así la última gran plaga infantil. También se descubrió que el sistema inmune era el causante de la enfermedad por factor RH y responsable del fracaso de los transplantes de órganos, técnica intentada en 1902 por Alexis Carrel pero que cobró fuerza en 1967, cuando el doctor Christian Barnard realizó en Sudáfrica el primer trasplante de corazón.

Los trasplantes, la sustitución de huesos y tejidos, los medicamentos antirrechazo y los avances en general de la tecnología médica -aplicaciones del rayo láser, la computación y la robótica-, junto a los éxitos de la anestesiología, ofrecieron un gran desarrollo de la cirugía y, en especial, de la microcirugía. También apareció la biotecnología moderna, aplicada al desarrollo de sustancias que elevan las defensas en caso de patologías cancerígenas. Sin embargo, la revolución sanitaria ha estado marcada por la desigualdad: sólo un 16% de la población mundial goza plenamente de sus éxitos. Según la Organización Mundial de la Salud, los países industrializados, que representan un 10% de las enfermedades, consumen el 90% de los recursos sanitarios.

El descubrimiento de la fisión del uranio culminó un proceso iniciado en 1896, cuando Henri Becquerel descubrió la radioactividad. Este fenómeno físico-químico mostró que algunos elementos -llamados radiactivos-se transformaban en otros, cercanos a ellos en la tabla periódica. El gran salto cualitativo lo dio el descubrimiento, en 1938, de que la fisión, o sea, la escisión del núcleo de un átomo en otros elementos, libera gran cantidad de energía.

El estudio de esta «transmutación» posibilitó el descubrimiento de la reacción exotérmica que genera la división de un núcleo atómico en otros de menor masa por el choque con ciertas partículas, como el neutrón. Por la fisión nuclear, un núcleo pesado como el Uranio 235 se divide en dos núcleos más ligeros cuando choca con él un neutrón. Al dividirse, el núcleo del uranio libera más neutrones, que colisionan a su vez con otros átomos de uranio, creando una reacción en cadena de gran poder radioactivo y energético.

En la Segunda Guerra Mundial, estos estudios se orientaron hacia su aplicación militar. De este modo, Estados Unidos obtuvo la mayor arma de destrucción masiva: la bomba atómica.


La gran hazaña: pisar la Luna En julio de 1969, la misión espacial estadounidense Apolo 11, llevando a bordo tres astronautas, llegó a la Luna. Para dar sus primeros pasos en el satélite de la Tierra, el hombre hubo de realizar un esfuerzo tecnológico sin precedentes: fabricar un potente cohete y diseñar un módulo lunar capaz de funcionar en el espacio. El astronauta Neil Armstrong camina sobre la superficie lunar.

Efectos negativos de la tecnología

Durante las últimas décadas, algunos observadores han comenzado a advertir sobre algunos aspectos destructivos y perjudiciales derivados de la tecnología, y se argumenta que ello es consecuencia de la incapacidad de los gobiernos y las industrias para predecir o valorar los posibles efectos negativos del desarrollo acelerado de los productos tecnológicos.

La contaminación atmosférica, que proviene de muchas fuentes, principalmente de las centrales térmicas que queman combustibles fósiles, de los desastres nucleares y de los tubos de escape de los automóviles, está provocando el “efecto invernadero” o calentamiento de la superficie;

• los recursos naturales, incluso los no renovables como el petróleo, se están usando por encima de sus posibilidades;

• la destrucción masiva de selvas y bosques, que puede tener a largo plazo graves efectos en el clima mundial.

• los gases contaminantes, emitidos por los automóviles y las industrias, están provocando el adelgazamiento de la capa de ozono, lo que conduce a intensificar la radiación ultravioleta con graves peligros para la salud.

• pesticidas como el DDT amenazan la cadena alimenticia;

• la caza y pesca indiscriminadas, así como los derrames de petróleo en el mar, amenazan la supervivencia de especies animales en vías de extinción, como es el caso de la ballena;

• los residuos minerales usados por la industria están contaminando ríos, lagos y mares, así como las reservas de agua subterránea;

• el medio ambiente ha sido tan dañado por los procesos tecnológicos que uno de los mayores desafíos de la sociedad moderna es la búsqueda de lugares para almacenar la gran cantidad de residuos que se producen;

• en el aspecto social, la amenaza a ciertos valores, como la calidad de vida, la libertad de elección, la igualdad de oportunidades y la creatividad individual

Los grupos de presión ecologistas. La grave situación producida por los efectos negativos de la tecnología, ha provocado reacciones entre grupos ecologistas cada vez más influyentes, que en diversas formas se han manifestado en contra de las amenazas al medio ambiente y a la vida en el planeta. Aunque desde el siglo XIX se empezó a ejercer presión de estos grupos, logrando en Gran Bretaña la aprobación de leyes que limitaran la contaminación, en la segunda mitad del siglo veinte estos grupos comenzaron a exigir leyes más restrictivas, aunque en ocasiones eran poco realistas.

La acción de los ecologistas ha dada origen a un nuevo fenómeno político, la aparición de los partidos “verdes”, que en diversos países intentan atraer al electorado en relación al tema de la conservación del medio ambiente, concentrando su atención sobre todo en la producción de energía, cuyas industrias han presionado de dos maneras. Por un lado, han criticado a las centrales térmicas convencionales que utiliza combustibles fósiles como el petróleo, bajo el argumento de que los humos generados (compuestos sobre todo de dióxido de carbono y óxidos de nitrógeno) producen “lluvia ácida” que, a su vez, causan graves perjuicios a la vida vegetal y contaminan los ríos, además de que han sido señalados como causantes del efecto invernadero. Por otra parte, los ecologistas han organizado una tenaz resistencia contra el uso de cualquier forma de energía nuclear, sobre todo después del desastre de Chernobil.

Los gases desprendidos por el tubo de escape de los automóviles han sido señalados como otro grave factor de riesgo, con el peligro adicional de que su contenido de plomo puede afectar el desarrollo de las facultades mentales en la población infantil. Como consecuencia, muchos países han aprobado leyes destinadas a reducir gradualmente el contenido de plomo de la gasolina, con el propósito de llegar a eliminarlo totalmente.

Las constantes advertencias de estos grupos a través de los medios de comunicación, han obtenido algunas respuestas de los gobiernos a favor de reducir los contaminantes y cambiar la actitud hacia la vida animal y vegetal, buscando protegerla y detener su explotación indiscriminada.

Una alternativa que ya se ha hecho realidad en muchos países para resolver la problemática del agotamiento de los recursos naturales es el reciclado, que consiste en la transformación de los materiales sólidos o semisólidos que generan las actividades humanas, en nueva materia prima para uso industrial. Tales residuos se dividen en cuatro categorías: agrícolas, industriales, comerciales y domésticos. Además de la ventaja que el reciclado de residuos proporciona a favor de evitar el agotamiento de los recursos de la tierra, favorecen a las empresas industriales al mejorar los procesos de producción y reducir los costos de inversión.

A pesar de todas las alternativas planteadas y puestas en práctica para reducir los efectos negativos del avance tecnológico, aún falta mucho por hacer y se debe insistir una y otra vez en concientizar no sólo a los gobiernos y a las grandes empresas industriales, sino también al ciudadano común que de manera irresponsable abusa de la utilización de recursos naturales como el agua, arroja desperdicios a la vía pública y a los ríos, o por descuido provoca incendios forestales.

Es necesaria una profunda toma de conciencia sobre los graves riesgos que conlleva todo ese tipo de amenazas contra la vida en el planeta; sería paradójico y terrible que ésta llegara a su fin ya no por el estallido de una tercera guerra mundial desencadenada por los gobiernos poseedores de energía nuclear, como tanto se temió durante la Guerra fría, sino por un injustificable y fatal descuido de la especie humana en su conjunto.

Cuestionamientos al Progreso Tecnológico del Siglo XX

Fuente Consultada:
El Mundo Moderno y Contemporáneo de Gloria Delgado
Wikipedia – Historia del Mundo de Peter Haugen
Historia Universal de Gómez Navarro y Otros

Los Inventos Chinos Que inventaron? La Porcela China Los Cometas

LOS INVENTOS CHINOS MAS DESTACADOS

¿Qué no Inventaron los Chinos? : Allá en la infancia, supe que China era un país que estaba al otro lado del Uruguay y se podía llegar allí si uno tenía la paciencia de cavar un pozo bien hondo. Después, algo aprendí de historia universal, pero la historia universal era, y sigue siendo, la historia de Europa.

El resto del mundo yacía, yace, en tinieblas. China también. Poco o nada sabemos del Pasado de una nación que inventó casi todo. La seda nació allí, hace cinco mil años. Antes que nadie, los chinos descubrieron, nombraron y cultivaron el té. Fueron los primeros en extraer sal de pozos profundos y fueron los primeros en usar gas y petróleo en sus cocinas y en sus lámparas.

Crearon arados de hierro de porte liviano y máquinas sembradoras, trilladoras y cosechadoras, dos mil años antes de que los ingleses mecanizaran su agricultura. Inventaron la brújula mil cien años antes de que los barcos europeos empezaran a usarla. Mil años antes que los alemanes, descubrieron que los molinos de agua podían dar energía a sus hornos de hierro y de acero.

Hace mil novecientos años, inventaron el papel. Imprimieron libros seis siglos antes que Gutenberg, y dos siglos antes que él usaron tipos móviles de metal en sus imprentas. Hace mil doscientos años inventaron la pólvora, y un siglo después el cañón.

Hace novecientos años, crearon máquinas de hilar seda con bobinas movidas a pedal, que los italianos copiaron con dos siglos de atraso. También inventaron el timón, la rueca, la acupuntura, la porcelana, el fútbol, los naipes, la linterna mágica, la pirotecnia, la cometa, el papel moneda, el reloj mecánico, el sismógrafo, la laca, la pintura fosforescente, los carretes de pescar, el puente colgante, la carretilla, el paraguas, el abanico, el estribo, la herradura, la llave, el cepillo de dientes y otras menudencias.

Respecto a la PORCELANA, en el libro PIONEROS, Inventos y descubrimientos claves de la historia, dice:

Porcelana 1709: La porcelana china es la más antigua y reputada del mundo. Marco Polo creyó en el siglo XIII que la porcelana china estaba hecha de la concha de un molusco; los franceses creían que era un ‘molusco gasterópodo con una concha univalva, de superficie pulida y brillante’. Los primeros útiles empiezan a fabricarse durante la dinastía Han, a finales del siglo III a. C. y alcanzan su máxima expresión en los periodos Sui y Tang y a partir del año 1000, durante la dinastía Song.

El emperador Yingzong (1032-1067) le dio a las piezas el nombre de «jinde» y la capital de la porcelana pasó a llamarse Jingdezhen. Situada sobre el yacimiento de caolín más puro del mundo, producía la piedra china que se moldeaba y se cocía durante varios días antes de embarcarse camino de Europa, donde no se descubrió el misterio de la porcelana hasta el siglo XVIII.

El nombre de porcelana, del francés porcelaine, viene del latín porcella, ‘cerdo joven’, por su parecido con el lomo del animal. En 1709, el alquimista alemán Federico Bóttger obtuvo caolín de las minas de Kolditz, lo mezcló con alabastro y feldespato y consiguió una porcelana bastante dura, cociendo la mezcla a unos 1.400 °C unas 12 horas.

En 1710 fundó una fábrica en Sajonia y la rodeó de secreto, pero sus empleados se lo llevaron por toda Europa. De Ñapóles pasó a España con Carlos III, y en Francia, la fábrica de Sévres dejó de fabricar la porcelana blanda y se centró en la porcelana dura. Por la porcelana se creó en Lugo el primer alto horno de España.

Fuente Consultada: «Espejos» de Eduardo Galeano

Inventos en Agroquímica: Fertilizantes y Agroquimicos

Inventos en Agroquímica: Fertilizantes y Agroquimicos

Agricultura, fertilizantes y agroquímica: La agricultura es la más antigua de las grandes industrias del mundo y la más conservadora de todas. Esto no es sorprendente. pues las consecuencias de una cosecha perdida pueden ser tan desastrosas que son muy pocos los incentivos para abandonar los métodos comprobados, aun cuando sean ineficaces, y adoptar otros basados en técnicas innovadoras.

fumigaciones con agroquimicos

De todas formas, aun cuando la agricultura del siglo XIX siguió dependiendo en gran medida de los métodos empíricos más tradicionales, incluso en el mundo occidental, la ciencia y la tecnología comenzaron a hacer sentir su presencia. Nuevas máquinas vinieron a sustituir a las herramientas manuales y los motores de vapor y gasolina comenzaron a desplazar al caballo como fuente principal de potencia. Pero la auténtica innovación se estaba produciendo lejos de las granjas, en los laboratorios químicos.

Uno de los elementos básicos para el desarrollo de las plantas es el nitrógeno (constituyente esencial de todos los seres vivos), que debe presentarse en forma de algún compuesto, como por ejemplo los nitratos. Si el suelo no se trabaja de manera demasiado intensiva, su contenido natural de nitrógeno, aumentado por al abono con excrementos animales (un rasgo esencial en toda granja tradicional), es suficiente.

Sin embargo, el explosivo crecimiento de la población que tuvo lugar desde 1800 exigió mayor productividad a la agricultura, en ocasiones totalmente desligada de la cría de ganado. Comenzó entonces a aumentar la exportación del guano (nitrato de sodio), presente en vastos depósitos naturales en las costas de Chile. Para 1900, la demanda mundial había alcanzado 1,35 millones de toneladas.

Estos depósitos, que eran únicos, se agotarían tarde o temprano y el mundo se enfrentaría la perspectiva del hambre, a menos que se encontraran nuevas fuentes de fertilizantes nitrogenados. El problema no dejaba de ser una ironía, ya que tres cuartas partes de la atmósfera terrestre se componen de nitrógeno.

El problema técnico consistía en «fijar» esta ilimitada reserva de nitrógeno de manera que las plantas pudieran utilizarla. En Noruega, donde la energía hidroeléctrica era barata, se elaboró un proceso electroquímico a pequeña escala que funcionó desde 1904, pero la verdadera solución se encontró en Alemania. Esto no resulta sorprendente, ya que Alemania era el principal importador europeo de guano y, como potencia militar de primera fila, necesitaba además sales de nitrógeno para la fabricación de explosivos. Así pues, por razones estratégicas, el país tenía especial necesidad de disponer de una fuente de nitratos sintéticos.

Entre 1907 y 1909, el químico Fritz Haber investigó la posibilidad de utilizar la reacción entre el nitrógeno y el hidrógeno atmosféricos para formar amoníaco, que a su vez se puede oxidar para obtener ácido nítrico.

Sin embargo, por la naturaleza de la reacción, para conseguir una producción apreciable de amoniaco era preciso trabajar a presiones mucho más elevadas (unas 200 atmósferas) de las que utilizaba la industria química del momento. Además, la reacción sólo tenía lugar rápidamente a temperaturas elevadas, pero luego la producción se reducía por descomposición del amoniaco formado.

Era preciso pues conseguir un catalizador que acelerara el proceso a temperaturas más bajas. El proceso de Haber fue desarrollado por Carl Bosch, de la empresa BASF (Badische Anilin-und Soda-Fabrik), y se aplicó por primera vez en Oppau en 1913. Por su importante trabajo, Haber obtuvo el premio Nobel en 1918.

Después de la Primera Guerra Mundial, el proceso desarrollado por Haber-Bosch cambió el aspecto de la agricultura en el mundo. La disponibilidad de nitrógeno barato (más barato todavía en algunos casos gracias a los subsidios estatales) determinó que el aumento de la producción excediera con mucho el coste adicional de los fertilizantes; con 1,25 kg de nitrógeno por hectárea era posible aumentar en un 15 % la cosecha de arroz o trigo, y en un asombroso 75 % la de patatas.

Pero la productividad del suelo no depende solamente de los factores que favorecen el crecimiento de los cultivos, sino del control de las plagas y las enfermedades que afectan a éstos y también a los productos agrícolas almacenados. A comienzos del siglo XX, la industria agroquímica estaba en sus inicios. La mejor arma contra las malas hierbas, los insectos y los hongos era una buena atención de los cultivos, pero ya se utilizaban algunas sustancias químicas.

Se empleaban por ejemplo extractos vegetales, como piretro, rotenona y nicotina, pero debido a su coste se utilizaban más en pequeñas huertas que en grandes explotaciones agrícolas. En las grandes extensiones se empleaban las sustancias inorgánicas, por ejemplo, compuestos de cobre o arsénico, clorato de sodio o azufre.

La mezcla de Burdeos, a base de cobre, era un producto típico. Creada originalmente para combatir el mildiu de la viña, se utilizaba también para controlar el moho de las patatas y los tomates. También se empleaban algunas sustancias orgánicas baratas (como el naftaleno, un derivado de la gasolina, para la esterilización del suelo, y el aceite de alquitrán para rociar árboles frutales), pero en este campo, el día de las sustancias sintéticas todavía estaba por llegar.

Sin embargo, no era simplemente el uso creciente de fertilizantes y sustancias químicas lo que aumentaba la productividad agrícola. La mecanización de los procesos agrícolas básicos estaba avanzando en dos frentes, el de la maquinaria y el de las fuentes de energía. Mucho antes de 1.900 ya se utilizaban máquinas para segar, agavillar y trillar, tareas realizadas manualmente desde el alba de la civilización. El caballo era todavía la principal fuente de energía, aunque el uso de la máquina de vapor se estaba difundiendo.

Estas máquinas, que se desplazaban de una granja a otra, se utilizaban sobre todo para arar la tierra. Trabajando en pares, abrían surcos especialmente diseñados a través de un campo, mediante cables de acero. Para las labores más ligeras, como cortar paja, se utilizaban máquinas inmóviles con motores a gasolina.

Los motores fijos resultaban inadecuados especialmente en recintos pequeños. En 1908 se produjo un importante adelanto cuando Holt, de California, comenzó a producir tractores con motor a gasolina y ruedas de oruga para un mejor agarre al suelo. Aunque eran lentos, podían arrastrar las máquinas anchas y pesadas que resultaban apropiadas para las grandes extensiones de Norteamérica.

Además, exigían poca mano de obra. Por el contrario, en Europa, donde la mano de obra era abundante y los campos pequeños, el tractor no llegó a establecerse hasta los años 30. En 1939, había en Gran Bretaña alrededor de un millón de caballos, la mayoría de los cuales se utilizaban como animales de tiro en el campo.

La Comunicacion Sin Hilos Historia y Desarrollo del Invento

La Comunicación Sin Hilos
Historia y Desarrollo del Invento

Radio y comunicaciones internacionales: Los experimentos de comunicación inalámbrica de La Comunicacion sin hilos Grandes Inventos Siglo XX Heinrich Hertz tenían por objeto comprobar la validez de la teoría del electromagnetismo de James Clerk Maxwell.

Experimentos similares fueron llevados a cabo en Inglaterra por Oliver Lodge, quien en 1894 hizo demostraciones ante la Asociación Británica para el Progreso de la Ciencia, y en Rusia por A.S. Popov, en 1896.

Aunque aparentemente Popov consiguió realizar transmisiones hasta una distancia de 3,2 km hacia 1898, la iniciativa de utilizar el nuevo descubrimiento como base para un nuevo sistema de telecomunicaciones no partió deL mundo de la ciencia, sino de un joven aristócrata italiano con muy poca formación técnica.

A fines de siglo, el mundo estaba preparado para recibir la innovación. El desarrollo de una red internacional de telégrafos y la más reciente aparición del teléfono (patentado en 1876) habían suscitado gran entusiasmo popular.

En 1900 se enviaron 400 millones de telegramas sólo en Gran Bretaña, y en Estados Unidos había ya un millón de teléfonos instalados. Pero si bien estos sistemas fueron en su día socialmente revolucionarios, presentaban considerables inconvenientes prácticos, sobre todo por requerir decenas de miles de kilómetros de cable y multitud de conexiones que tenía que ser operadas manualmente. Además, sólo era posible comunicar directamente con puntos integrados en la red y, en particular, era totalmente imposible establecer contacto con los barcos en alta mar.

La telegrafía inalámbrica resultaba, por lo tanto, particularmente atractiva por eliminar todos estos problemas.

En 1894, los trabajos de Hertz llamaron la atención de Guillermo Marconi, un estudiante italiano de apenas 20 años.

Muy pronto, Marconi no sólo consiguió transmitir señales a distancias superiores a los 3 km, sino que fue capaz de transmitirlas con las pulsaciones del código Morse.

Al no encontrar apoyo en Italia, se trasladó a Gran Bretaña, donde en 1897 estableció su propia empresa, que en 1900 se transformaría en la Marconi Wireless Telegraph Company.

En 1899 logró transmitir a través del canal de la Mancha y en 1901 sus señales cruzaron el Atlántico. Esta última hazaña resultaba particularmente sorprendente porque si las ondas de radio eran realmente ondas eléctricas, deberían haber seguido una trayectoria recta hacia las profundidades del espacio exterior.

La explicación de su regreso a la Tierra no se encontraría hasta 20 años más tarde, cuando el físico británico Edward Appleton demostró la presencia de una capa electrificada en la alta atmósfera que refleja las ondas de radio. En 1909, cuando Marconi obtuvo el premio Nobel, 300 barcos mercantes y de pasajeros y la mayoría de las marinas del mundo disponían del nuevo equipo. Entre los buques de pasajeros figuraba el Campania, que el famoso asesino H.H. Crippen y su amante habían tomado en Amberes, en viaje hacia Canadá. Al recibir un boletín informativo, el capitán comenzó a sospechar y pudo comunicar a la policía británica la presencia de Crippen en el barco.

La policía envió agentes a Canadá en un barco más veloz y detuvo a Crippen y a su amante en cuanto llegaron a puerto. Crippen fue condenado a muerte. La enorme publicidad que rodeé al caso supuso un gran impulso para el negocio emprendido por Marconi.

Desde el punto de vista tecnológico, los avances fueron muy importantes. Uno de los rasgos esenciales de los receptores inalámbricos es un tubo (o válvula) que permite que la electricidad pase solamente en una dirección, lo cual facilita la manipulación de la corriente. Al principio se trataba de un dispositivo muy sencillo, resucitado medio siglo más tarde bajo la forma del transistor.

Pero en 1904, el ingeniero eléctrico británico J.A. Fleming inventó el tubo o válvula de dos electrodos (diodo), seguido en 1906 por el tríodo del inventor norteamericano Lee De Forest. Sobre esta base, y utilizando bandas de longitud de onda más corta, fue posible transmitir señales más poderosas, reemplazar los audífonos por altavoces y transmitir sonido música y palabras en lugar de una simple señal pulsante. Técnicamente, el tríodo constituyó un gran adelanto, sobre todo después de su integración en circuitos «regenerativos».

Inventado independientemente en 1912 en Estados Unidos y Alemania, el tríodo permitió una gran amplificación de señales débiles mediante un sistema en cascada. En el piazo de diez años, los aparatos de radio a galena habían desaparecido casi por completo. El mismo año, en Estados Unidos, R.A. Fessenden y E.H. Armstrong inventaron el circuito heterodino. Hasta entonces, la función del receptor había consistido en responder a la señal recibida permitiendo o impidiendo el paso de una corriente directa.

En el circuito heterodino, la débil señal recibida modulaba una onda poderosa, generada en el propio receptor, lo cual aumentaba en gran medida la potencia del aparato. Los años 20 fueron testigos de la aparición del circuito superheterodino, todavía más complejo. Mientras tanto, la técnica de la transmisión había experimentado progresos similares. En 1913, en Alemania, Alexander Meissner combinó el tríodo con un oscilador para producir señales mucho más poderosas.

Así pues, aunque en 1914 el equipo seguía siendo muy aparatoso, ya era posible transmitir y recibir señales de buena calidad sobre distancias considerables. La situación creó sin embargo problemas nuevos. Los primeros transmisores eran aparatos sencillos que generaban ondas en una amplia gama de frecuencias. De esta forma, un solo transmisor podía cubrir con eficacia un área relativamente grande. Su mérito residía en la extremada sencillez de su manejo y, de hecho, no estuvieron prohibidos internacionalmente hasta 1930.

Mucho antes, sin embargo, hacia fines del siglo pasado, se habían inventado dispositivos de sintonización que permitían a un operador ceñirse a una banda de frecuencias determinada, dejando las otras libres para que las utilizaran los demás. En un momento en que la radio comenzaba a utilizarse en todo el mundo, sobre todo en las comunicaciones entre barcos en alta mar, estos dispositivos constituían una puerta abierta hacia el progreso, pero su aplicación se vio obstaculizada en gran medida por la política monopolística de la empresa de Marconi.

La compañía había decidido que su equipo sólo podía ser manejado por sus propios operadores, que tenían prohibidas las comunicaciones con las estaciones ajenas a la red de Marconi. Dos conferencias internacionales celebradas en Berlín en 1903 y 1906 trataron de quebrar el monopolio de Marconi, pero con escasos resultados. Pero se produjeron dos tragedias en el mar que, combinadas con el caso Crippen, contribuyeron a resolver la situación.

En 1909, el buque norteamericano Republic colisionó con el italiano Florida en la espesa niebla de la costa oriental de Estados Unidos. Las señales enviadas por el Republic consiguieron que en menos de media hora acudiera otro barco, que salvó a 1.700 pasajeros. El naufragio del Titanic en 1912 fue una historia muy diferente. Aunque el Carpathia recibió la señal de socorro y acudió en ayuda del buque doce horas después del accidente, logrando salvar apenas 710 personas entre los más de 2.000 náufragos, el posible auxilio estaba mucho más cerca.

El California, que se encontraba a tan sólo 30 km de distancia, había encontrado hielo y había tratado de prevenir al Titanic, pero el telegrafista de este buque había cortado la comunicación, aduciendo que estaba muy ocupado.

En otra conferencia internacional, celebrada apenas tres meses después del desastre del Titanic, se llegó fácilmente al acuerdo de que la comunicación por radio no debía depender de los equipos utilizados. De hecho, Marconi había aceptado ya lo inevitable y había abandonado las prácticas restrictivas.