Claudio

Estupefacientes Utilizados Por Los Aborígenes Americanos

Estupefacientes Utilizados Por Los Aborígenes Americanos

Cuando un coya transita por el altiplano boliviano o se encuentra entregado a sus faenas, acostumbra a sacar de vez en cuando de su chuspa (bolsita de buche, vejiga o pellejo), una porción de hojas de coca para mascar, que a veces acompaña con otra porción de “llicta” (ceniza de algunas plantas), para facilitar su salivación.

Este hábito de masticar el “acullico” (bocado de coca) no tiene un sentido vicioso; por el contrario, resulta un eficaz reconfortante que ayuda a soportar el trabajo y el cansancio a gran altura.

El efecto alcaloideo de la coca hizo suponer, a los antiguos aimaraes y aborígenes del Perú, que esa planta tendría divinas virtudes. Los hechiceros la ingerían para entrar en trance y decir sus predicciones y sortilegios. Y en homenaje a la Mamapacha el acullico era enterrado como ofrenda o depositado en las apachetas del camino  (montículos de piedras).

Los aborígenes americanos, y entre ellos especialmente los agricultores, acostumbraban ingerir diversas sustancias embriagantes y estupefacientes, en  relación con sus creencias supersticiosas.

Conociendo esas drogas, podemos estimar la importancia que esta contribución americana ha tenido para la farmacopea universal. Veamos qué se sabe de algunas de ellas, valiéndonos para el caso especialmente de los estudios del Dr. Ramón Pardal.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/pipas_drogas.jpg

EL PEYOTL
Cuenta Sahagún que los antiguos mexicanos, en sus banquetes, comenzaban por comer el “hongo divino”, al que llamaban “teonanácatl”, narcótico que les hacía ver visiones, en cuyo relato se solazaban luego.

Pero es más frecuente en los cronistas encontrar referencias al “epotl”, especie de cactus del norte de México que ha desempeñado un importante papel en la vida ritual de los toltecas, aztecas y de ios indios del sur de los Estados Unidos. “Raíz diabólica”, le llamaron algunos misioneros, por las hechicerías en que se utilizaba.

Se cuenta que cierto personaje legendario, llamado Majacuagui, fue abandonado en Reitomuani por sus enemigos, quienes lo habían maltratado y le habían roto sus utensilios. Imploró entonces el infeliz a los dioses, y éstos lo auxiliaron creando el peyotl, con cuya raíz no sentiría hambre ni sed ni pena.

Los  indios molían  peyotl  y bebían  un brebaje  del  mismo,esperando curar con él cualquier enfermedad, y a los niños les colgaban una bolsita con peyotl para que en virtud de su influencia resultaran diestros domadores. Para conocer lo futuro y saber cómo saldrían de las batallas, la bebían disuelta en agua, y como les causaba una embriaguez tan intensa y delirante, todas las imaginaciones fantásticas que les producía esa bebida las suponían un presagio.

El peyotl —con su nombre técnico Anhalonium Lewinii— posee cuatro alcaloides: anhalonina, anhalonidina, lofoferina y sobre todo mescalina, droga a la que debe su poder embriagante. De ahí que produzca efectos consistentes, sobre todo, en ilusiones ópticas y sinestesias. Estas últimas suscitan sensaciones que reponden a la excitación de otro sentido; por ejemplo, impresiones acústicas o cutáneas se traducen en visuales o viceversa.

Afirma un investigador que un dolor es un color rojo; la sensación de hambre es verde; el sonido de una campana es púrpura. Cada sensación cutánea es transformada en una sensación luminosa.

LA AYAHUASCA O CAAM
En toda la región amazónica, la del Mato Grosso y la del norte del Brasil, ha sido bastante común entre los indígenas ingerir, triturado y con agua, el tallo inferior de cierta liana técnicamente llamada “banisteria caapí”, a la que unas tribus decían “ayahuasca” y otras “caapí”. Con este estupefaciente los nativos se provocaban alucinaciones, excitación y, según algunos, efectos telepáticos.

En 1912 el investigador Reimburg logró convencer a un nativo para que le suministrase dicha droga. Éste maceró entonces cuatro trozos de ayahuasca en un mortero, con algunas hojas de “yaje” (arbusto con efectos euforizantes), los hizo hervir con agua durante ocho horas y se lo dio a beber.

Era un líquido turbio, de sabor acre y nauseabundo, que debía tomarse en reposo, en silencio y en la oscuridad, para que apareciesen los ensueños “y se pudiera ver claramente el porvenir”. Reimburg bebió la droga y llevó adelante su experiencia: “Ante mis ojos —explicaba— brillan algunos círculos luminosos, fosforescentes, y veo brillar, en un cielo esplendoroso, algunas mariposas pertenecientes a las especies recogidas por mí, esa mañana. La vista es muy neta, demasiado neta, y me parece que veo las cosas a través de un pequeño agujero practicado en una  cartulina.    La inteligencia  parece  sobreexcitada…”.

Como la droga le produjese efectos tóxicos desagradables, Reinburg dio por terminada la experiencia con una dosis de cafeína.

PARICÁ Y CEVIL
Cuando Colón llegó a La Española, vio que los indios fumaban tabaco, y también que sorbían por la nariz mediante un tubo, cierto polvillo fino “parecido a la canela”. La misma costumbre fue observada posteriormente en Brasil y en el norte de los territorios chileno y argentino hasta las sierras de Córdoba, y se han encontrado multitud de tablillas, en su mayor parte de madera, donde molían el estupefaciente  para   sorberlo. Hoy sabemos que esa droga se obtenía pulverizando semillas de ciertas variedades de mimosas llamadas piptadenias, a las que los indios les decían paricá  y cevil.

EFICAZ ANESTÉSICO
Como sabemos, las altas civilizaciones occidentales, desde México hasta el Arauco, practicaban operaciones quirúrgicas, y los antiguos peruanos también efectuaban con frecuencia trepanación craneana. En tales casos se utilizaban anestésicos, de los cuales el más notable era la datura arbórea (floripondio).

Este poderoso anestésico producía al paciente un estado de semi-coma, mandándolo al “país de los  sueños”,  y  como  estupefaciente  provocaba delirios y alucinaciones. Y entre tantos narcóticos y estupefacientes, ninguno tan sigular como el “tuluachi”, llamado el “veneno sagrado” de los mayos (México). Su ingestión suscitaba un delirio que derivaba en una especie de baile alocado, y después en un sueño voluptuoso.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Cordillera Ruwenzori Geografia, Lagos, Montañas y Flora

Ubicación de la Cordillera Ruwenzori
Geografía, Lagos, Montañas y Flora

Las zonas de fractura más grandes de la corteza terrestre se hallan al este del África ecuatorial. Se encuentran enormes lagos sobre las más altas montañas africanas, que son, entre otros, el Ruwenzori con sus diferentes franjas de vegetación, el Kenia y el Kilimanjaro, cima ésta la más alta y célebre del continente africano.

Esta cordillera está ubicada en  África central situada en el Gran Rift Valley, en la frontera entre Uganda y la República Democrática del Congo, entre el lago Alberto y el lago Eduardo.

La cadena Ruwenzori fue visitada en 1889 por la expedición del explorador de origen británico sir Henry Morton Stanley, y los principales picos fueron explorados en 1906 por la expedición del italiano Luis Amadeo de Saboya, duque de los Abruzos. Son varias las cimas que superan los 4.877 m de altitud, pero la más elevada es la del monte Margherita, con 5.119 m.

La mitad oriental del África ecuatorial y tropical está ocupada por una meseta que no solamente es la más alta del continente, sino una de las más destacables del mundo. Esta meseta corresponde a la zona de fractura del África oriental, zona que se extiende de norte a sur en una longitud de aproximadamente seis mil kilómetros y es, por lo tanto, una de las más importantes del mundo.

Partiendo del lago Niasa, en el sur, se la puede seguir en dirección al mar Rojo, y desde aquí a lo largo del mar Muerto en Jordania y de la depresión de Bekan en el Líbano hasta aproximadamente los 37° de latitud norte.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/ruwenzori.jpg

Tolomeo tenía conocimiento de esta meseta y también del este de África. En el mapa de África que construyó, situó las fuentes del Nilo poco más o menos en el lugar en que en realidad se encuentran. Representó esta zona como formada por lagos y altas montañas.

Al norte del lago Niasa la zona se divide en dos ramificaciones: la occidental y la oriental. La rama oeste pasa por el lago Tanganica, los lagos Kivu, Eduardo y Alberto, mientras la otra lo hace por el lago Natrón y Rodolfo. Entre estas dos ramificaciones se halla si lago Victoria.

Este lago merece el título de mar interior, ya que su superficie alcanza los 66.260 km2, es decir, más del doble que la de Bélgica. Después del lago Superior de América del Norte, el lago Victoria constituye la mayor reserva de agua del mundo.

En general, los lagos de África oriental, al estar formados en barrancos, son muy profundos; se exceptúa el lago Victoria, cuya máxima profundidad es de 81 m. El lago Tanganica, por ejemplo, llega a alcanzar, en algunos lugares, una profundidad de hasta 1.400 metros.

Entre estos lagos se alzan los picos más altos del continente africano. La inmensa mayoría son de origen volcánico y el resultado de corrimientos y de movimientos geológicos. Algunos son tan famosos como los lagos en los que se reflejan. Basta pensar en el Ruwenzori, que se eleva, en la parte occidental de la fractura, hasta los 5.125 metros.

El Ruwenzori, ubicada a caballo sobre la frontera entre el Congo (Leopoldville) y Uganda, es en realidad un macizo rodeado de numerosas cimas. Las de mayor importancia son los picos Margarita, de 5.125 metros;  Alejandro,  de  5.105,  y Alberto, de 5.100 m, y que cuentan entre los más elevados de África.

Varias expediciones se han propuesto vencer estos picos, pero no siempre con resultados totalmente satisfactorios. En efecto, a pesar de que estos picos se encuentren en África ecuatorial, están recubiertos de nieve y de glaciares. Sin embargo, algunas expediciones han conseguido su objetivo; por ejemplo, el equipo belga dirigido por Grunne.

A los miembros de esta expedición les chocó enormemente la gran diversidad de la flora según la altitud que iban alcanzando. Al pie de la montaña se encontraban en plena selva tropical; a partir de los 2000 m, límite de la zona habitada, la vegetación se hace muy particular, se hallan grandes cantidades de heléchos gigantes. En las zonas en que sobrepasan, más o menos, los 2.300 m aparecen los bosques de bambú, algunos de los cuales llegan a sobrepasar los 30 m de altura.

Siguiendo la ascensión se va a parar a un medio bastante extraño: por todas partes crece un musgo muy espeso en el que uno se hunde profundamente. Esta verde alfombra está adornada, toda ella, por exóticas flores.

La flora alpina, que domina a partir de los 3.000 m, comprende el brezo arborescente, la orquídea, mientras que las zonas más elevadas están cubiertas por musgos y liqúenes. A partir de los 4.500 m comienzan las nieves eternas.

Es fácil comprender que una escalada en un medio de este tipo no puede hacerse en una jornada; además, claramente se advierte que sólo alpinistas experimentados pueden ser capaces de llevarla a buen fin. Sin embargo, aunque la cima no está a su alcance, el turista puede lograr alcanzar una altura de varios miles de metros. Al pie del Ruwenzori existe un confortable hotel que se construyó durante la administración belga.

Si el Ruwenzori forma parte de la fractura centroafricana a la que también pertenecen los lagos de la frontera oriental del Congo, los más altos picos de África se encuentran al borde de la fractura oriental que comprende, entre otros, los volcanes de Kenia y Kilimanjaro.

El monte Kenia, con una altura de 5.194 m, constituye un macizo similar al Ruwenzori. Se eleva por encima de la meseta de Leikipia, que ya tiene una altura de 2.000 m. Alrededor del cráter, cuya circunferencia alcanza unos cuatro kilómetros, se encuentran varios glaciares, algunos de los cuales alcanzan una longitud de 1.500 metros.

El volcán de Kenia no es la única elevación de la zona de fractura del este africano; existen otras cimas como la de Elgon; hay también varios lagos como el de Baringo, el Rodolfo, el Estefanía y el Naiwacha. Más hacia el sur, un poco más allá de la frontera de Tanzania, se alza el Kilimanjaro, que con sus 6.010 m constituye la mayor elevación de África. En swahili, Kilimanjaro significa «montaña brillante».

El Kilimanjaro no forma parte de un macizo ni de una cordillera, sino que se yergue, como un gigante solitario, sobre un paisaje de estepa. Se trata de un volcán que, de hecho, posee dos cimas: el Kibo, la mayor, con 6.610 m, y la de Mawenzi, con 5.235. Ambas están unidas por una cresta de rocas volcánicas.

Este gigante africano no fue descubierto hasta el año 1848 por el misionero alemán Johannes Rebman. Se conquistó por primera vez, al menos el pico de Kibo, en 1889 por el naturalista alemán Hans Meyer. Nueve años más tarde, Meyer repitió su hazaña y conquistó de nuevo el Kibo y más tarde el Mawenzi.

La ascensión al Kilimanjaro no entraña grandes dificultades. Con periodicidad son organizadas expediciones que alcanzan la cima generalmente en unos tres días. Algunas personas han efectuado la ascensión docenas de veces.

El Kilimanjaro es una de las montañas más conocidas del mundo, en gran parte quizá debido a la novela de Ernest Hemingway Las nieves del Kilimanjaro. Al pie del gigante, que ocupa una superficie de 450 km2, se encuentra una de las zonas de África de mayor riqueza en fauna. Se han creado reservas naturales, siendo una de las más importantes el Parque Ambolesi-Masai.

El Kilimanjaro también desempeña un papel sobresaliente en la vida de los indígenas; son numerosos los que le atribuyen poderes sobrenaturales. Otro gigante africano, el Meru, con sus 4.563 m, está separado del Kilimanjaro solamente por unos cuarenta kilómetros ; la vecindad del gigante le resta importancia.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Vida de los Pigmeos Costumbres Alimentacion y Organización

Vida de los Pigmeos de África
Costumbres, Alimentación y Organización

En África, y, sobre todo, en las selvas del Ituri, en el nordeste del Congo, viven los hombres más pequeños de la tierra, los pigmeos. Llevan una existencia muy primitiva, y para vivir se contentan con los productos de la caza y los recursos de la selva. Son nómadas y desconocen la agricultura y la cría de ganado. Algunos grupos ni siquiera conocen la existencia de los metales.

Definimos como pigmeo, a un grupo étnico que se caracteriza por tener en la edad adulta una estatura inferior al 1,50 m, piel muy oscura y cabello rizado, que constituyen rasgos hereditarios. Algunos grupos conservan su estilo tradicional de vida basado en la caza y la recolección, mientras que otros la han abandonado en favor de una existencia agrícola sedentaria.

pigmeos

En África viven numerosas tribus que difieren enormemente entre si, no sólo por la pigmentación de la piel, sino también por la estatura. Al lado de tipos muy altos como los batusis aparecen verdaderos enanos. Estos últimos viven en grupos reducidos en una zona que se extiende desde Camerún hasta África del Sur.

Los bosquimanos de África del Sur pertenecen a estos pueblos enanos. Sin embargo, los representantes más característicos viven en el Congo: los pigmeos. Pertenecen al tipo humano de más baja estatura del mundo: los hombres tienen una altura media de, aproximadamente, 1,50 m y las mujeres de 1,40 m.

Sin embargo, sería un error creer que los pigmeos son negros de baja estatura, pues además de ésta, entre los pigmeos y los negros de África existen otros puntos de diferencia. Por ejemplo, los pigmeos, por lo general, tienen la piel más clara, mientras que las proporciones de los miembros con respecto al tronco son distintas: los pigmeos tienen las piernas muy cortas.

Al principio, estos hombres pequeños se extendían por regiones más vastas de África, y el Egipto de los faraones sabía de su existencia. Incluso existe una escultura que demuestra que estaban al servicio de los faraones. Homero también habló de los pigmeos. Actualmente viven bajo la dependencia de los bantúes y sudaneses, cuya influencia acusan en el aspecto cultural y lingüístico. Ahora sólo ocupan el este del Congo y la cuenca central.

Los de la selva de Ituri, en el nordeste del Congo, parecen ser los que mejor han conservado el tipo primitivo. La zona ocupada por los pigmeos no es fácil de establecer: son un pueblo nómada. Por otra parte, existen grupos étnicos que están emparentados con ellos y que aparecen en otros lugares.

A través de los siglos, los pigmeos han sido progresivamente exterminados y rechazados a las regiones menos hospitalarias, es decir, la selva tropical. Allí llevan una existencia muy primitiva y subsisten gracias a los recursos de la selva.

Las mujeres recorren los alrededores en busca de alimentos y recogen animales pequeños, frutas, raíces y todo lo que es comestible. Los plátanos representan un papel importante, como alimento y como medicina. Las mujeres los chafan sobre grandes piedras planas y con ellos hacen pan. También corre a su cargo la pesca y la construcción de las chozas.

En cuanto a los hombres, se dedican, sobre todo, a la caza. La magia y el sentido comunitario representan un papel primordial en las cacerías. El perro también: lo consideran, prácticamente, un ser humano, y antes de salir de caza lo bendicen. Cuando muere lo envuelven en cortezas y lo entierran solemnemente.

Los pigmeos son excelentes cazadores que actúan siempre en grupos. En cuanto avistan la caza —simios, antílopes y, sobre todo, elefantes—, los batidores la ojean hasta que llega a las trampas o redes tendidas por sus compañeros. Detrás de estas redes aguardan hombres provistos de largas lanzas, que matan a las piezas que se han dejado apresar.

Los pigmeos desconocen la agricultura y la cría de ganado. Algunos ignoran hasta los objetos de piedra y se limitan a trabajar la madera o el bambú.

Para el pigmeo, el mundo sombrío, húmedo y cálido en el que vive al amparo de un muro de plantas, no tiene ningún secreto y sabe utilizar de modo admirable los recursos que la naturaleza pone a su disposición. Le es fácil encontrar su camino a través de los troncos, liqúenes y musgos.

Las plantas trepadoras le permiten hacer excelentes puentes colgantes, que parecen redes trenzadas, y con los que puede salvar hendiduras y torrentes. Tanto los puentes como los senderos de la selva son propiedad de la tribu.

Tienen casi un carácter sagrado, como también la naturaleza con la que el pigmeo vive en estrecha relación. El menor ruido, el más mínimo movimiento de una hoja o de una rama despiertan su atención.

En el aspecto social, el pigmeo tiene una organización distinta de las que poseen las comunidades negras. Por ejemplo, entre los negros, la mujer es netamente inferior al hombre y con frecuencia ella es quien debe efectuar el duro trabajo del campo. Entre los pigmeos es totalmente distinto: la mujer es igual al hombre. Esto no priva que los hombres discutan entre sí sobre cuestiones que no comunican a las mujeres. Por norma general, en una comunidad de pigmeos las relaciones son muy amistosas.

Los pigmeos no conocen la propiedad privada, pero conviene decir que prácticamente no disponen de nada. Sus chozas descansan sobre las raíces de árboles gigantes. Constan de una armazón de ramas cubierta con hojas y ramas entrelazadas. No se puede decir que sean confortables, pero no dejan de constituir una eficaz protección contra las lluvias tropicales.

Una de las cualidades esenciales de estas chozas es la facilidad con que se pueden construir. En cuanto al ajuar, se reduce a lo más estricto: una o varias camillas hechas de ramas y bejucos trenzados, así como algunas piezas de barro, redes, un mortero, cuchillos y algunos otros objetos de uso que no son necesariamente fabricados por los pigmeos. Por ejemplo, una tribu negra de los alrededores les proporciona, por lo general, las puntas metálicas de las lanzas y otros objetos.

Las ropas también se hallan reducidas al máximo. La mayoría se limitan a llevar un taparrabo de cortezas. Otra de las características es la ausencia total de tatuaje, práctica muy corriente entre los negros. Se calcula que en África viven algunas decenas de millares de pigmeos. Es imposible dar una cifra exacta.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Origen de la Sal Natural Descripción de su Explotación y Turismo

Origen de las Minas de Sal Natural
Descripción de su Explotación

Lo que comúnmente llamamos “sal”, es el cloruro de sodio (NaCl) de uso cotidiano y que se encuentra en mayor proporción en nuestro planeta. La sal que utilizamos procede ya sea del agua del mar, o ya de una de las numerosas minas de sal gema que hay repartidas por distintos lugares del globo. La sal se extrae aproximadamente de la misma manera que el carbón, o con ayuda del agua.
Algunas minas de sal son verdaderos palacios subterráneos. Otras también, aunque menos notables, merecen ser visitadas. En la Argentina, se obtiene extrayéndola de las salinas , que son las “cuencas en donde  se  ha  acumulado  cloruro  de  sodio  en  cantidades  económicamente  explotables,  pudiéndose  extraer  por  labores  a  cielo  abierto”.  También  se  la  llama  salar.
Su origen puede ser el siguiente: a) Marino en donde las  sales  se  cristalizaron  a  partir  del  agua  de  mar. b) Continental: es el más común en la Argentina y resulta de la  cristalización de aguas subterráneas o superficiales en zonas áridas y c) de Aguas Termales típica de la zona de la Puna y que se formó a partir de movimientos orogénicos.

La sal es uno de los minerales más utilizados al tiempo que uno de los que más abundan y más fáciles son de explotar. La sal de cocina o cloruro de sodio se halla en multitud de lugares y en diferentes formas; de éstas las dos que podemos considerar principales son, sin embargo, la sal del agua del mar y la extraída de las minas de sal gema.

Como los mares cubren la mayor parte de la superficie del globo, las reservas de sal que contienen son inmensas. Pero también la sal gema se reparte  y la encontramos en numerosos lugares y países. Estos depósitos sedimentarios se han formado generalmente en lugares ocupados antaño por el mar o por lagos o lagunas salados.

Gema o también Halita: es una forma mineral de la sal común, con composición química NaCl. También llamada sal gema, es un mineral muy abundante formado tras el secado de cuerpos rodeados de agua salada; posteriormente, los lechos así formados quedan con frecuencia enterrados bajo estratos de roca formados por otros depósitos sedimentarios. Los lechos de halita tienen espesores que oscilan desde unos pocos metros hasta 30 m, y se han encontrado a grandes profundidades bajo la superficie terrestre.

Todavía  en  la  actualidad  se produce sal gema. El proceso es como sigue: el lugar de la operación es por ejemplo un golfo unido al mar por un estrecho canal. El golfo constituye de este modo, prácticamente, una extensión de agua cerrada en la que el agua permanece casi inmóvil, por lo que la evaporación es muy importante.

Sin embargo, la sal no se evapora, y a medida que lo hace el agua, aumenta su concentración salina. De este modo se forman depósitos salinos en el fondo del golfo. A medida que la evaporación prosigue, nuevas cantidades de agua procedentes del mar entran en el golfo por la estrecha abertura.

La  sal gema se encuentra en numerosos lugares de todas las partes del mundo. En Europa occidental hay importantes yacimientos salinos cerca de Stassfurt, en Alemania; en los alrededores de Salzburgo, en Austria; cerca de Wieliczka, en Polonia, y en la Lorena. En Estados Unidos los grandes productores de sal son los estados de Tejas, Nueva York, Luisiana, Kansas y Michigan. En este último estado se han encontrado depósitos de 150 a 600 m de espesor. Hay también otros países, como Colombia, que poseen minas de sal.

Minas de Wieliczk (a menos de 15 km al sudeste de Cracovia), estas minas han sido explotadas sin interrupción desde el siglo XIII y todavía hoy siguen produciendo sal de mesa.Declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1978 por la Unesco, este conjunto de excavaciones subterráneas consta de 3 mil cámaras unidas mediante galerías cuya longitud llega a los 300km y nueve niveles de profundidad que llegan hasta los 327m. Pese a toda su extensión los turistas sólo pueden recorrer 3,5km.

La sal gema se encuentra a profundidades muy diversas; en España, por ejemplo, en los alrededores de Cardona, la sal se presenta en la superficie, mientras que en otros lugares es preciso buscarla a cierta profundidad. La  naturaleza  de  las  capas  difiere igualmente; en ciertos yacimientos las venas son regularmente horizontales, mientras que en otros constituyen plegamientos discontinuos.

Los métodos de explotación difieren también. En ciertos yacimientos se procede del mismo modo que se haría en una mina de carbón: se excavan dos pozos por mina después de haber determinado mediante un sondeo previo el lugar más favorable. Luego, en el inicio de estos pozos, se empiezan a excavar galerías y salas en el espesor de la capa de sal. Para sostener a estas últimas no hace falta emplear los mismos materiales que en las minas de carbón.

A menudo se dejan pilares compuestos por la propia sal cuando la dureza y el espesor son suficientes. Otra ventaja sobre las minas de hulla es que en las de sal no hay que temer al explosivo gas grisú.

Claro que éste es únicamente uno de los muchos métodos que existen para la extracción de la sal. En ciertos casos, por ejemplo, se hacen unas perforaciones por las que se inyecta agua en las capas de sal gema; cuando esta agua está lo bastante saturada de sal se bombea o se hace subir a la superficie mediante presión.

A veces se combinan ambos procedimientos: pozos y agua. En tal caso se disponen en ía mina lugares en los que la sal se disuelve en el agua para obtener una salmuera que es impelida a continuación hacia la superficie. A la larga se forman unas cavidades, unas salas. Cuando estas últimas alcanzan determinadas dimensiones se pone fin a la explotación para evitar un hundimiento. Pero la cavidad subsiste y el agua que cubre su fondo evoca un lago subterráneo.

No es corriente que la sal extraída por cualquiera de estos dos procedimientos sea cloruro de sodio puro; en la mayoría de los casos se presenta en mezcla con sulfatos y cloruros de calcio y de magnesio y con varios otros elementos. Pero, a veces, como en Wieliczka, a 25 km de Cracovia, se extrae sal pura.

La visita a una mina de sal no es sólo una excursión llena de interés, sino a menudo apasionante y muy agradable.

Algunas minas de sal se han transformado, en el transcurso del tiempo, en verdaderos palacios subterráneos. En la mina de Wieliczka, por ejemplo, que alcanza una profundidad de 280 m. y que está en explotación desde la Edad Media, encontrarnos en varias de sus salas bancos, columnas e incluso estatuas esculpidas en la sal. Cada año descienden a la mina numerosos visitantes para admirar estas obras maestras realizadas en sal.

También en otras partes se encuentran curiosas realizaciones hechas en sal. En América del Sur, en los alrededores de Bogotá, capital de Colombia, en el antiguo emplazamiento de una mina de sal se encuentra la catedral subterránea de Nuestra Señora del Rosario. Este templo es tan grande que puede albergar a miles de fieles.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/catedral_sal.jpg

Bogotá , catedral subterránea de Nuestra Señora del Rosario

Sin embargo, no son estas minas artísticamente trabajadas las únicas que merecen que se íes haga una visita. Hay otras que también atraen a infinidad de turistas, como las de Salzkammergut, en Austria. En estas minas la sal es disuelta en agua y bombeada a la superficie.

La sal que se explota en el Salzkammergut quedó depositada allí, en forma de cristales sedimentarios, hace unos ciento ochenta millones de años y se cree que la mina está en explotación, aproximadamente, ¡desde unos novecientos años antes de Jesucristo! La posesión de sal era, tradicionalmente, un signo de riqueza no sólo entre los celtas, sino también entre los romanos.

Una de las más interesantes minas de sal del Salzkammergut es la de los alrededores de Dürnberg, una población cerca de Hallein. Esta mina de sal ocupa prácticamente la totalidad de las entrañas de una montaña. Para visitarla es preciso, en primer lugar, ir de Hallein a Dürnberg, situada en las alturas, por la Saizberg-Gondelbahn, en las cabinas de un teleférico. Con él la subida lleva sólo diez minutos, en tanto que a pie se tarda una hora.

Antes de que se les permita entrar en la mina se invita a los visitantes a que se protejan con una bata. Entonces empieza la visita bajo la guía de un minero experimentado. Esta visita, que viene a durar hora y media, se efectúa en grupos.pequeños y es realmente apasionante.

Se inicia penetrando horizontalmente en la montaña por un estrecho pasadizo; seguidamente los visitantes se dejan resbalar a lo largo de una pendiente de las que se encuentran varias durante esta travesía en dirección al valle, la más larga de las cuales mide alrededor de ochenta metros. Cada vez seis visitantes se deslizan pendiente abajo, detrás del guía, en un descenso vertiginoso.

La travesía de la mina de sal presenta muchos aspectos interesantes y puede comprobarse que sus instalaciones técnicas y su equipo son muy modernos. También se atraviesa, en una barquita, un lago salado subterráneo que se ha formado en el hueco de una cantera explotada antaño. Docenas de lámparas alumbran las riberas de este lago y hacen de él un espectáculo alucinante.

Al fin de esta excursión tan poco corriente se encuentra uno en el fondo de la mina, en donde le espera una especie de pequeño tren formado por bancos con ruedas en los que uno se sienta a horcajadas. Estos pequeños trenes, a los que llaman «Grubenhunden», arrastran a los visitantes, a toda velocidad, a través de dos kilómetros de estrechos corredores, hasta llegar de nuevo al aire libre. Los que hayan visitado la mina es seguro que no olvidarán la excursión. Aunque la mina de Dürnberg es sólo uno de los muchos yacimientos de los alrededores de Salzburgo.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Las Colonias Portuguesas en Africa del Siglo XX Angola, Mozambique

Colonias Portuguesas en África – Siglo XX

En el siglo XV, Enrique el Navegante abrió el camino que permitiría a Portugal disponer de un gran imperio colonial, imperio que comprendería vastas regiones de África, Asia y América. Actualmente, en África ya no subsisten restos de este imperio, y sus antiguas  colonias fueron Guinea portuguesa, Angola, algunas islas de la costa occidental y Mozambique.

Angola fue la colonia portuguesa más extensa. Es catorce veces mayor que la metrópoli. Los portugueses desembarcaron por primera vez en Angola a fines del siglo XV. Sin embargo, la verdadera colonización no empezó hasta 1575, cuando se posesionaron de los territorios de los jefes indígenas y fundaron comunidades blancas.

Hasta 1830, Angola fue el gran abastecedor de esclavos con destino a Brasil. Hasta fines del siglo XIX los portugueses no empezaron a explotar las posibilidades económicas de su colonia. Su desarrollo se vio frenado a causa del restringido número de blancos que acudieron a establecerse.

Angola presenta el aspecto de una meseta muy extensa, dividida por la línea divisoria de las aguas entre las cuencas del Congo y el Zambeze. La mayor parte del país pertenece a la zona tropical. La selva tropical y la sabana constituyen la vegetación natural.

Por su extensión, Angola ofrece las más diversas posibilidades económicas. En el norte, hacia el ecuador, aparecen plantaciones de café, maíz, sisal, caña de azúcar y algodón. Los productos de estas plantaciones se exportaban por el enclave de Cabinda, al norte de la desembocadura del río Congo. Entre los demás productos de exportación citaremos ciertas especies de madera dura y cera. El café aseguraba por sí solo alrededor de la mitad del valor de las exportaciones.

Contrariamente a las plantaciones de café, las de algodón están, en su mayoría, en manos de la población indígena. Estas plantaciones se encuentraban en la meseta, donde las lluvias son menos abundantes que en la región costera. En las regiones de la meseta que están más alejadas del ecuador se practicaba la cría de ganado.

La presencia de la corriente marina fría de Benguela, rica en plancton, a lo largo de la costa atlántica, explica la abundancia de peces. Las pesquerías alimentan a las fábricas de conservas y de harina de pescado de Benguela, Mocamedes y Porto Alexandre.

El subsuelo de Angola es relativamente rico. El mineral de cobre que se explota en el norte del país, sin duda constituye la continuación de los yacimientos de Katanga. También abunda el mineral de hierro, cuyas reservas se calculan en 2.000.000 de tn. En el nordeste se explotan minas de diamantes bajo vigilancia del Gobierno. También se encuentra oro.

Luanda, era la capital de la colonia, (hoy capital de Angola) posee refinerías en las que se trata el petróleo descubierto en las formaciones gredosas. En las regiones costeras los indígenas extraen la sal del mar.

Angola es un país esencialmente agrícola en el que 95 % de la población es iletrada.

Sobre la Independencia: Los nacionalistas, sin embargo, se dividieron en tres grupos rivales: el Frente Nacional para la Liberación de Angola (Frente Nacional de Libertação de Angola, o FNLA), el MPLA, y UNITA. A pesar de su poderío militar, ninguna se impuso al ejército portugués hasta la revolución de Portugal en abril de 1974. Después, el sistema colonial portugués empezó a declinar. El nuevo régimen de Lisboa acordó un traspaso de poder, y el 11 de noviembre de 1975 Angola consiguió su independencia.

Por lo que respecta a Mozambique (África oriental portuguesa), es ocho veces mayor que Portugal. El primer europeo que desembarcó allí fue Vasco de Gama en 1498. Hasta mediados del siglo XIX, el comercio de esclavos también fue una importante fuente de ingresos.

Por su latitud y la influencia de los vientos del sudeste, portadores de numerosas precipitaciones, Mozambique pertenece a la zona tropical. El país presenta poco relieve. Las costas son muy bajas y los cursos de agua desembocan en el océano formando grandes estuarios que, por lo general, se prestan al establecimiento de puertos, especialmente la bahía de Delagoa.

En numerosos lugares, la costa aparece bordeada de lagunas y aguazales. Hacia el interior el país se vuelve más montañoso y los bosques se transforman progresivamente en sabanas.

Mozambique cuenta con una población de 22.000.000 de habitantes, en su mayoría pertenecientes al grupo bantú, que en el sur se ha mezclado con los zulúes. También hay indios, árabes y unos cincuenta mil portugueses. Mozambique es la colonia portuguesa más poblada.

Al igual que Angola, este país es ante todo, un país agrícola. Los indígenas se dedican principalmente al cultivo de legumbres, mientras que las plantaciones están en manos de los europeos. Las tierras bajas y húmedas producen caña de azúcar, copra y arroz, mientras que en las faldas de las montañas y en el interior del país se da el té, algodón y sisal.

Pese a darse por cierto que en su suelo se hallan importantes recursos de carbón, amianto, oro y uranio, la industria minera está muy poco desarrollada. Por otra parte, Mozambique dispone de importantes reservas hidroeléctricas.

Sin embargo, gracias a sus puertos (Lourenco Marques, la capital, y Beira), Mozambique obtiene grandes beneficios del comercio de tránsito a África del Sur, Rodesia y Malawi. Los ferrocarriles aseguran su enlace con estos países y con el Congo-Kinshasa.

La Independencia: La dura dictadura de António Salazar, que obligaba al pueblo a asimilar la cultura portuguesa, y a la vez, a duros trabajos forzados, arruinó la cultura africana por lo que en  1964 comenzó una revuelta en contra del gobierno portugués, fecha en que las guerrillas del Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO) abandonaron Tanzania. La guerra subsiguiente finalizó después de la ‘Revolución de los claveles’ en la metrópoli (1974) que estableció un gobierno que se retiró de Mozambique; el país se independizó el 25 de junio de 1975.

La tercera colonia que poseía Portugal en África es la Guinea portuguesa, mucho más pequeña que las dos anteriores. A pesar de que los portugueses desembarcaron en ella hacia mediados del siglo XV y establecieron algunos puestos, el interior del país no fue explorado hasta principios del siglo XX.

También allí el relieve es poco importante, con bosques muy tupidos a lo largo de las costas. Hacia el interior, estos bosques se transforman en sabanas herbosas o de matorrales. Se cultiva el cacahuete y se explotan los recursos de la selva: maderas preciosas, aceite de palma, cera y cocos.

La Guinea portuguesa es la menos desarrollada de las colonias portuguesas de África. La población, que se calcula en 600.000 habitantes, pertenece principalmente a la tribu de los peules, ganaderos de religión musulmana. En las costas viven negros pertenecientes al grupo de los balantes, que se dedican al cultivo del arroz. En cuanto a los blancos, poco numerosos, por lo general son funcionarios residentes en Sao José de Bissau, la capital.

Portugal poseía también las islas de Cabo Verde, situadas en el océano Atlántico a 600 km. de la costa. Son islas volcánicas que se alzan hasta 3.000 m sobre el nivel del mar. Por último, algo más al sur, en el golfo de Guinea, se encuentran dos pequeñas islas portuguesas, Sao Tomé y Príncipe. Las plantaciones de caña de azúcar se instalaron por primera vez en el mundo en Sao Tomé, a principios del siglo XVI. Actualmente, los cultivos principales son los del café y el cacao.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Arte Negro Africano Características y Ejemplos

El Arte Negro Africano

Actualmente el arte negro se presenta como consecuencia natural de los progresos que durante el siglo XX hicieran en Estados Unidos los negros en todas las actividades culturales: pintura, escultura, música, teatro, poesía, novela. No sólo surgieron pintores y escultores negros de gran talento, sino que acertaron a crear obras genuinamente interpretativas de su raza. Los artistas tratan de llevar a sus cuadros, y parcialmente lo consiguen, algo que sea característico del negro.

En este post se hablará del arte africano, en donde este  arte nos parece extraño, y se debe a que no responde a los criterios artísticos que nos son familiares. La escultura es el terreno en el que mejor se ha expresado el sentido artístico de los negros. Es un arte religioso y estático que en la representación del cuerpo humano respeta muy poco las proporciones. Este arte difiere según las regiones: no tiene edad. Además, es anónimo. Sin embargo, sus múltiples formas despiertan cada vez mayor interés.

Si decimos que en el negro el sentido de la belleza es innato, no caemos en la exageración. Pensemos, por ejemplo, en las danzas en las que participa toda la tribu, en las vasijas de barro y en los tejidos realizados por las mujeres, en los objetos de uso y en los utensilios profusamente decorados. Podemos afirmar que en los pueblos de África el arte es una manifestación colectiva y espontánea.

A pesar de que los pueblos negros conocen la escritura desde hace relativamente poco tiempo, poseen una insospechable abundancia de mitos, leyendas y relatos que han sido transmitidos por tradición oral y que, con frecuencia,   tienen  gran  valor  literario.

Sin embargo, las expresiones del arte negro nos desconciertan e incluso a veces nos chocan. La música africana puede parecemos una cacofonía producida por instrumentos primitivos. Pero si la escuchamos con atención, enseguida nos sentimos subyugados por la riqueza del ritmo. Las danzas difieren bastante de nuestros ballets clásicos, pero esto no impide que pasos y figuras estén definidos con precisión. Tenemos que despojarnos de nuestros hábitos estéticos para penetrar en otro mundo.

El sentido de la belleza de las poblaciones negras se manifiesta de modo especial en la escultura. Un buril y un cuchillo han sido suficientes para que ciertos artistas produjeran obras notables. Los artistas negros trabajan, especialmente, la madera. Existen pocas obras de bronce, piedra o barro cocido.

arte de africa cara de mono

Sus creaciones no responden a nuestros cánones de belleza. Las esculturas africanas son monocromas o policromas, de tonos muy chillones. Las cabezas son enormes, y los brazos y piernas, deformes. No tienen movimiento. Pero en vez de negarles a estas obras toda clase de valor, hemos de intentar comprenderlas. Comprender la técnica del artista: parte de una masa cilindrica, el tronco de árbol, y la rebaja.

A esto se debe que el cuerpo sea recto, la cabeza siga la línea del tronco, los brazos raramente estén despegados del cuerpo y las partes derecha e izquierda sean simétricas. Es sorprendente la fuerza que se desprende de una obra así realizada. Seguidamente se advierte la predilección del escultor negro por la figura humana.

Por lo general,   la  obra  representa  a  un antepasado, por lo tanto, un difunto, que ha entrado en la inmortalidad y que, por consiguiente, es idealizado. Esta visión idealizada incita al artista a presentar una obra estática, de la que está excluido todo movimiento.

Le preocupan muy poco las proporciones; pretende, por el contrario, acentuar lo que le parece importante: la cabeza, por ejemplo, considerada como la sede de la inteligencia y los sentimientos. Algunas veces también acentúa cierto ideal de belleza: cuerpo esbelto, frente alargada, tatuajes.

En el conjunto de la escultura negra se debe reservar un apartado para las máscaras, que tan pronto son de sorprendente realismo como totalmente abstractas.

En un continente tan extenso como África es lógico que las formas de expresión artística difieran de una región a otra. Por otra parte, ésta es una de las características del arte negro. Las técnicas seguidas y la elección de temas y estilos aparecen como constantes propias de una tribu o grupo determinados.

En África meridional existen millares de pinturas y grabados rupestres que tienen muchas semejanzas con los de Lascaux. Pero esta tradición artística se perpetuó hasta el siglo XIX y es imposible establecer la fecha de estas representaciones de antílopes o leones, todas de gran perfección.

En la selva ecuatorial, que se extiende desde Senegal hasta los Grandes Lagos y ocupa, especialmente, la cuenca central, encontramos bellos ejemplares de la estatuaria negra. En cambio, los artesanos de la sabana (bakongos o balubas, por ejemplo) demuestran preferencia por los objetos profusamente adornados, por lo general símbolos del poder: bastones y utensilios de ostentación, sillas con cariátides, copas. Asimismo, en los pueblos de sabana (entre los dongos, mosis…) es donde se encuentran las máscaras más impresionantes.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/arte_baluba.jpg

Mientras que el arte europeo se subdivide más bien en épocas o períodos, en el arte africano se pueden distinguir regiones que poseen un arte particular. Por lo general,  el  arte negro  no  tiene edad. En efecto, su estudio ha demostrado que una tradición secular ha dejado inmutable el estilo. Sólo en algunos casos excepcionales se ha podido observar cierta evolución y en circunstancias todavía más raras se ha logrado fechar algunas obras. Entre estas excepciones citaremos el arte de Ifé y el del antiguo reino de Benin.

Ambos se hallan situados en la actual Nigeria. Ifé ha producido cabezas de barro cocido y de bronce que se distinguen por su realismo y serenidad. Este arte verdaderamente clásico alcanzó su apogeo en los siglos XII y XIII.

Los artistas de Benin siguieron la escuela de los de Ifé para afirmar su originalidad a fines del siglo XV. Nos han dejado cabezas de marfil y bajorrelieves de bronce finamente trabajados que representan guerreros.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/cabeza_ife.jpg

Una de las características del arte negro es ser anónimo. El artista, como individuo, permanece en segundo plano.

La función de su arte es servir: el objeto de arte es un objeto religioso. Estas pocas explicaciones nos ayudarán a sentirnos en comunión de ideas con los artistas africanos. Por otra parte, desde principios de siglo el arte negro ha influido e incluso modificado ciertas tendencias del arte europeo tanto en el terreno de la pintura como en el de la escultura. Lo ha apoyado en su lucha contra el idealismo académico.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/arte_africa1.jpg

Por lo que respecta al jazz, forma de expresión musical en su origen auténticamente negra, puede decirse que se ha convertido en un lenguaje musical completamente internacional.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/arte_africa2.jpg

La misma África descubre la riqueza e impresionante diversidad de su arte en todos los terrenos:  artes plásticas, teatro, poesía, música, etc. En 1966 se celebró en Dakar el primero y gigantesco festival de arte negro, en el que participaron millares de artistas negros que, con este motivo, llegaron de todo el mundo.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/arte_africa3.jpg

  A fines del siglo XIX, la expansión colonialista de las grandes potencias europeas,, produjo un verdadero aluvión de “objetos” africanos que pasaron a engrosar los fondos de los Museos de Etnología de las grandes capitales del mundo occidental.  Esos objetos eran comprados en África por sumas insignificantes, o simplemente requisados a mansalva; no importaba la calidad, sino la cantidad. Entre ellos destacaban las máscaras y las figuras antropomorfas de madera tallada.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/arte_africa4.jpg

        Las piezas se almacenaban sin referencia alguna a su lugar de origen, etnia a la que pertenecían, ni a su significado o utilización. Generalmente las figuras eran agrupadas bajo la denominación genérica de “fetiches“, y se las consideraba como utensilios para prácticas de hechicería.  Pero además de las piezas que se acumulaban en los museos, sin despertar mayor interés entre investigadores, antropólogos y museólogos, llegaron también a Europa una gran cantidad de esos objetos por una vía más popular; los traían los soldados y oficiales de los ejércitos coloniales como “souvenirs”, y como prueba de sus hazañas bélicas contra «los salvajes africanos»

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Fetichismo Religioso ¿Que es? Culto, Ritos, Hechizeros y Fetiches

El Fetichismo Religioso en África
Culto, Ritos, Brujos, Hechizeros y Fetiches

Fetichismo, en antropología, devoción hacia los objetos; en psicología, devoción hacia el deseo, consistente en desviar o acentuar la atracción por una persona atribuyendo carga erótica a los objetos e imágenes que la representan. El hombre de raza negra (negro)  de África cree en la existencia de fuerzas sobrenaturales que rigen su vida y de las cuales depende totalmente. En este culto, los antepasados ocupan un puesto importante y con frecuencia se les consulta. El hechicero, único miembro de la tribu que tiene contactos con los espíritus, goza de gran consideración y poder.

Sería un error creer que los negros sólo sienten interés por los problemas planteados por la vida cotidiana. Se puede afirmar, por el contrario, que son muy conscientes de su dependencia con respecto a las fuerzas sobrenaturales. Estas fuerzas son numerosas, pues el negro está convencido de que todo lo que vive posee un alma y, por lo tanto, una voluntad propia.

Y esto no sólo lo cree de los seres humanos, sino también de los animales, plantas, ríos y de todos los elementos naturales en general. El negro también cree que el alma puede transmitirse a otros seres e incluso a objetos sin vida.

El negro se siente vinculado, por encima de todo, al alma de los antepasados. Para él, los muertos constituyen una verdadera cadena entre las fuerzas misteriosas que han hecho el mundo y los seres que viven en la tierra.

A esto se debe que los negros esculpan representaciones de sus antecesores. Estas estatuas sirven para el culto de que son objeto. Se ofrecen sacrificios en honor de los difuntos y se organizan ceremonias funerarias en su memoria.

Los antepasados también se hallan presentes, en forma de máscaras danzantes en las ceremonias finales del ciclo de iniciación. Durante estas ceremonias se da simbólica y ritualmente muerte a los jóvenes, que, después, bajo la protección de los antepasados, renacerán para pasar a ser miembros adultos de la tribu.

Los negros hacen todo lo posible para que los espíritus de los muertos les sean siempre favorables. Sacrificios, cantos y danzas no tienen otra finalidad. En el momento de las decisiones importantes no vacilarán en hacerles ofrendas especiales con objeto de beneficiarse de sus consejos. No sólo los espíritus de los muertos son objeto de este culto: también veneran a los espíritus de la selva, al espíritu del agua o a uno u otro animal.

fetichismoPara entrar en contacto con estos elementos extranaturales se requieren medios especiales y también intermediarios.

Los medios son objetos en los que puede estar encerrada por un tiempo la voluntad de un espíritu; en cuanto a los intermediarios, son personas capacitadas para penetrar en el mundo de los espíritus: los hechiceros.

Por lo general, el hechicero negro es adivino, curandero y fetichista.

Por otra parte, la frontera entre todas estas funciones, como asimismo la divisoria entre la religión y la magia, es muy difícil de establecer. Sea como fuere, teóricamente el hechicero es quien posee el conocimiento y poder necesados para interpretar la respuesta de los espíritus.

También tiene el don de entrar en trance: entonces se pone a bailar siguiendo el fascinante ritmo de instrumentos primitivos y acompañado por las melopeas de los miembros de la tribu. Los negros creen que durante este período de trance su alma sale del cuerpo para trasladarse por un tiempo al mundo de los espíritus, quienes le informan sobre sus intenciones y sentimientos.

El hechicero también conoce el medio de granjearse los favores de los espíritus de la selva antes de salir de caza. Es el único que sabe qué clase de ofrenda debe hacerse y cuáles son las prescripciones que deben respetarse antes de un nacimiento, con motivo de una boda, para el pago de una dote, o en cualquier otra circunstancia. Sus conocimientos de magia permiten, asimismo, concillarse las gracias de los buenos espíritus y aplacar las fuerzas del mal.

Para la mentalidad de los negros el hechicero es, por lo tanto, la única persona que puede proteger a los miembros de la tribu y proporcionarles medios protectores.

El fetiche es uno de estos medios. No se trata de un objeto determinado: todo objeto puede ser fetiche. Una ramita que ha crecido en determinada dirección o una piedra encontrada en especiales circunstancias. Aún más, puede ser un objeto al que el hechicero haya conferido fuerza mágica.

La palabra fetiche, derivada del portugués, significa «objeto-hada». Los principales fetiches de los pueblos primitivos son figurillas humanas recortadas en madera. Estos fetiches tienen, en un sitio u otro, una cavidad en la que el hechicero deposita un polvo mágico; por ejemplo, una mezcla de arcilla y sangre. Entonces, esta cavidad, con frecuencia situada en lo alto de la cabeza o en el vientre, se vuelve a cerrar. Entre los songhais la tapa es de cuerno y entre los pueblos del Bajo Congo es un pequeño espejo.

También existen fetiches erizados de clavos. Son objetos en los cuales el hechicero retiene por un tiempo el alma de un enemigo o de un espíritu perseguidor. Si hunde un clavo en el fetiche destruye a ese enemigo o a ese espíritu.

Por lo general, los fetiches son propiedad del hechicero, pero los negros ricos pueden permitirse el lujo de poseer un fetiche grande personal. También se da que un poblado o una familia posean un poderoso fetiche. Frente a estos grandes fetiches, la mayoría de negros de África tienen fetiches pequeños de los que no se separan. Son amuletos o grisgrís.

Todas estas costumbres que llevan el sello de la magia se encuentran muy arraigadas en el alma negra: incluso cuando se ha convertido al cristianismo, el negro difícilmente renuncia a estas prácticas.

En muchos lugares, cuando se constituía o fundaba un pueblo, una de las misiones del hechicero era la de crear el fetiche local, al cual se le confiaba la salud y prosperidad de la comunidad recién constituida. El fetiche velaba por el éxito en la caza, la pesca y la guerra, y si el nuevo pueblo se trasladaba a otros lugares, el fetiche debía acompañarlo.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Las Misiones Cristianas: Labor De Los Jesuitas por el Mundo

Las Misiones Cristianas en el Mundo

A través de los siglos, católicos y protestantes han enviado numerosos misioneros a predicar la fe cristiana en las diversas partes del mundo. La labor realizada es muy importante, no sólo desde el punto de vista religioso, sino también en el aspecto social, médico, económico y cultural.

Las misiones católicas y protestantes han representado un importante papel en la interpretación de las culturas y. en la evolución de las civilizaciones.

Desde el siglo XIII, religiosos dominicos y franciscanos penetraron en Tartaria, Mongolia y China. Pero la actividad misionera en Asia se desplegó, sobre todo, a partir del siglo XVI. Francisco Javier, jesuita español, llamado el «Apóstol de las Indias», salió de Lisboa en abril de 1541 y desembarcó en las Indias después de tres meses de navegación. Durante diez años recorrió las Indias, Malaca, las Molucas y Japón. Murió a la edad de cuarenta y cinco años, en la isla de Sancian, frente a China, a la que había soñado evangelizar.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/jesuitas1.jpg

Roberto de Nobili, jesuita italiano,  poseía profundos conocimientos de las lenguas de la India y compuso obras en sánscrito. Fue admitido en la casta intelectual de los brahmanes y permitió a los nuevos cristianos que conservaran ciertas costumbres paganas. Murió en 1656.

Su compatriota Matteo Ricci recurrió en China a los mismos procedimientos de acomodación de los ritos paganos. Iba vestido de bonzo, era un experto en la doctrina de Confucio y se impuso por sus conocimientos astronómicos y matemáticos. El jesuita alemán Adam Schall fue nombrado astrónomo oficial, consejero imperial y presidente del tribunal de matemáticas de Pekín.Estos misioneros dieron a conocer en Europa los usos, costumbres, leyes y lenguas de las naciones asiáticas.

Citaremos a este respecto el nombre de André de Prémaré, jesuita francés nacido en Cherburgo, autor de Notas sobre la lengua china. El célebre sinólogo Abel Rémusat ha dicho de él que fue el hombre que había «penetrado más profundamente en el genio de esta lengua».

Otro francés, el bor-goñón Jean-Francois Fouquet (1663-1740), fue autor de unas Tablas cronológicas de la historia china. En cuanto a Jean de Fontaney (1643-1710), era miembro de la Academia de Ciencias de París y «matemático real» de Luis XIV cuando fue enviado a China al frente de un grupo de jesuítas franceses.

En 1685 Colbert le escribió la víspera de su partida: «Las ciencias no merecen que os molestéis en cruzar los mares ni en reduciros a vivir en otro mundo, alejado de vuestra patria y de vuestros amigos. Pero como el deseo de ganar almas para Jesucristo incita, con frecuencia, a vuestros colegas a emprender semejantes viajes, hago votos para que aprovechen la ocasión y para que, durante el tiempo en que no se dediquen a la predicación del Evangelio, realicen, allí donde se encuentren, las observaciones que nos hacen falta para la perfección de las artes y las ciencias». Jean de Fontaney y sus colegas enviaron, en efecto, numerosas memorias a la Academia.

El italiano Jean Laureati (1666-1727) dio a conocer en Europa los árboles y plantas de China, así como el procedimiento seguido por los chinos para trabajar los metales y fabricar la seda y la porcelana.

Martin Martini (1614-1661), jesuita italiano, publicó en 1655 un atlas de China con 17 láminas comentadas. Durante mucho tiempo esta obra sería la más completa descripción geográfica de China.

El geógrafo alemán Ferdinand von Richthofen ha dado a Martini el título de «padre del conocimiento geográfico de China». Sin embargo, en 1735 el atlas de Martini fue superado por el famoso Mapa de los jesuítas publicado en París y reeditado continuamente… ¡hasta 1894! Comprendía el Imperio Central, Manchuria y Mongolia. Richthofen no vacila en darle el título de «obra maestra». En cuanto a Rémusat, consideraba que era la empresa geográfica «más vasta de todas las que se han intentado en Europa».

Este mapa pudo establecerse gracias a una incesante labor, tras nueve años de viajes a través de territorios completamente inexplorados.

Jean Amiot (1718-1793) nos ha dejado una gramática del tártaro-manchú, un diccionario manchú-francés, un diccionario tibetano-manchú-francés, un diccionario sánscrito-tibetano-francés, un diccionario sánscrito – tibetano – man-chú-mongol-chino, e infinidad de obras sobre temas chinos; música, danza, etc.

En América, los dominicos siguieron de cerca a los primeros exploradores. Bartolomé de Las Casas (muerto en 1566) se hizo famoso por haber defendido tenazmente a los indios.

En Paraguay, hacia principios del siglo XVII, los jesuítas fundaron las «reducciones» o pueblos formados por la transmigración voluntaria de los autóctonos. En ellas se practicaba una especie de colectivismo. Existieron unas treinta «reducciones», con una población total de 150.000 habitantes.

En África, al principio los misioneros se vieron obligados a limitar su acción a las zonas costeras. Hasta el siglo XIX no pudieron penetrar en el centro del Congo. Además de su obra evangelizadora,    los    misioneros    de África se dedicaron a luchar contra las enfermedades endémicas, especialmente la enfermedad del sueño que diezmaba las poblaciones, a organizar el trabajo agrícola e industrial, a introducir el cultivo del trigo, el lino y la patata, pero, sobre todo, a la enseñanza y a la redacción de libros escolares en lenguas locales.

Muchos misioneros protestantes fueron, también, famosos exploradores en África. Citaremos a Grenfell y Cowber, que en 1877 partieron de la desembocadura del Congo y penetraron hasta el interior del continente africano.

Grenfell fue designado por Leopoldo II miembro de la comisión encargada de determinar la frontera entre el Congo  y Angola. David Livingstone exploró el Alto Kasai y Tanganica, la cuenca del Zambeze y los Grandes Lagos.

En África, los misioneros se han opuesto en todas partes, por medios pacíficos, a las costumbres salvajes de ciertas tribus, al absolutismo de los jefes indígenas, a la esclavitud y a otras situaciones que impedían la emancipación de las poblaciones.

El cristianismo ha influido profundamente en varias generaciones : algunos dirigentes de jóvenes Estados africanos son fervientes cristianos, y, por otra parte, África cuenta con numerosos obispos y sacerdotes negros.

África es una de las seis regiones de que está constituida la Organización Mundial déla Salud (OMS). Tiene su sede en Brazzaville, y su misión es coordinar la sanidad, mejorar la alimentación, vivienda y condiciones económicas, proporcionar asistencias técnicas y ayudas necesarias.

Por otra parte, la mayoría de Estados africanos son miembros de la Organización de Unidad Africana (OUA). La sede de la Secretaría permanente se encuentra en Addis Abeba (Etiopía), y su misión es promover la unidad y desarrollo africanos, cooperar en un ámbito internacional, desarraigar el colonialismo de África y defender la soberanía de los treinta y dos países miembros. Existen, además, otros organismos con fines semejantes, en relación o no con sus antiguos colonizadores.

ALGO MAS…
Misiones Por La Salud:

El padre Damián (Joseph Damien) nació en 1840 en Tremelo, cerca de Malinas. Fue enviado como misionero a las islas Hawai. Al cabo de algún tiempo se estableció por su propia voluntad en Molokai, una de las islas Hawai, en la que vivían aislados los leprosos.

A costa de largos y múltiples esfuerzos, consiguió agrupar a los leprosos en una comunidad organizada en la que reinaba el orden y el amor al prójimo. Contrajo, asimismo, la terrible enfermedad y, tras un calvario de cinco años, murió rodeado de sus queridos enfermos. En España, en 1959, se hizo una película, Molokai, en la cual se ensalza su figura y su labor.

Muchos fueron los que siguieron su heroico ejemplo. Tom Dooley, un médico militar norteamericano, en 1954 fue a Haifong (Vietnam), adonde afluían innumerables refugiados procedentes del norte. Se dedicó en cuerpo y alma a los enfermos, creó hospitales y se trasladó incansablemente de un lugar a otro para cuidar y ayudar a los refugiados. Hasta su muerte acaecida en 1960 —sólo tenía treinta y dos años— había sido su amigo y su hermano. Su vida fue un ejemplo de valor y altruismo.

Los protestantes también se han fijado el ideal de combatir y mitigar los sufrimientos de los habitantes de los trópicos. ¿Quién no ha oído hablar de Albert Schweitzer ? Nacido en Alsacia en 1875, ya antes de 1914 partió para Gabón a fin de poner sus conocimientos y su inteligencia al servicio de los autóctonos.

En Lambarene fundó un hospital para los negros. Además de sus absorbentes actividades médicas, aún tuvo tiempo para publicar importantes trabajos filosóficos y teológicos. Uno de sus mayores méritos es haber despertado el interés del mundo occidental en favor de las poblaciones desheredadas de los países menos desarrollados. Murió en Lambarene en 1965. A este teólogo, filósofo, músico y misionero se le concedió en 1952 el premio Nobel de la Paz.

Bajo la influencia de hombres como éstos se constituyeron diversas organizaciones particulares. Repartidas por diversos puntos del globo, disponen de numerosos centros desde los que se dedican a su noble y caritativa labor.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

LA UNESCO: Fundación Objetivos y Organización e Historia

LA UNESCO: Fundación Objetivos y Organización

En 1946, en el marco de la gran obra de paz emprendida por las Naciones Unidas al día siguiente de terminar la segunda guerra mundial, nació la UNESCO, cuyo cometido es combatir la ignorancia en el mundo. Para llevar este proyecto a buen término, este organismo se propone establecer una mutua estimación de los valores culturales de Occidente y Oriente, desarrollar la enseñanza e iniciar la lucha en las regiones llamadas áridas. Para este fin, la organización cuenta con la ayuda material e intelectual de los Estados miembros.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/unesco.jpg

Después de la segunda guerra mundial se crearon, bajo la égida de las Organización de la Naciones Unidas (ONU), diversas organizaciones de las que cada una tenía un objetivo bien definido en el marco de la obra colectiva de paz proseguida por tantos pueblos. Una de estas organizaciones es la UNESCO (United Nations Educational, Scientific  and  Cultural  Organization).

En el preámbulo del acta constitutiva de este organismo se puede leer: «Dado que las guerras germinan en el espíritu de los hombres, también en su espíritu debe organizarse la paz».

Con esta idea como punto de partida, los promotores de la UNESCO han emprendido la tarea de combatir la ignorancia en el mundo. Este objetivo no es, ciertamente, nuevo, pero nunca se ha puesto tanto ardor en lograrlo.

Sin duda, antes de la primera guerra mundial, algunas personalidades, entre otras el belga Henri Lafontaine,premio Nobel de la Paz de 1913, ya habían intentado establecer contactos internacionales entre intelectuales. Pero no lograron romper su aislamiento.

También después de la primera guerra mundial, en el marco de la Sociedad de las Naciones se creó, en 1921, una comisión internacional con objeto de favorecer la colaboración en el aspecto intelectual. Pero no resultó una organización de dimensiones mundiales.

Los fundamentos de una organización universal sólo se concibieron durante la segunda guerra mundial, en el curso de una serie de reuniones que los ministros de asuntos culturales de los países aliados celebraron regularmente a partir de 1942. De este modo, el 4 de noviembre de 1946 se creó la UNESCO.

A pesar de que pueda ser considerada una institución especializada de la ONU, posee una personalidad distinta y es responsable de sus actividades. Evidentemente, los vínculos existen: en el marco del Consejo económico y social, uno de los departamentos esenciales de las Naciones Unidas, funciona una comisión que se encarga de las relaciones con los organismos internacionales, y por mediación de esta comisión se establece el contacto entre la UNESCO y la ONU.

Dado que aquélla es una organización autónoma, se sobrentiende que un país determinado pueda ser miembro de ella sin ser, por esto, afiliado a la ONU. Es el caso de Suiza: la neutralidad oficial de este país le impide formar parte de las Naciones Unidas.

Veamos, ahora, cómo está organizada la UNESCO. Comprende tres órganos.

1-El primero es la Conferencia general, de la que forman parte todos los representantes de los países miembros. Esta Conferencia se reúne, en principio, cada dos años, pero en circunstancias especiales se pueden convocar sesiones extraordinarias.

La Conferencia general se reúne en París, en la sede de la UNESCO. Su función es admitir a nuevos Estados miembros, elegir los componentes del Consejo ejecutivo de la organización, designar el director general, establecer el programa de actividades, votar los presupuestos y redactar las convenciones o recomendaciones que se someterán a los miembros.

2-Su segundo órgano es el Consejo ejecutivo. Consta de 24 miembros y se encarga de preparar el orden del día de las reuniones de la Conferencia general. También es de su competencia proponer nuevos Estados miembros.Le corresponde velar por la ejecución de su programa y presentar la candidatura a las funciones de director general.

3- Por último, el tercer órgano de la UNESCO es el Secretariado, en el que trabajan colaboradores de todos los continentes y de todos los países, a cuyo frente está un director general elegido por seis años, y que es el más alto funcionario de este organismo.

Además de estos tres órganos internacionales, en la mayoría de Estados miembros existen comisiones nacionales, que aseguran el enlace entre los Gobiernos de los países y este organismo. El objetivo que se ha propuesto, poner fin a la ignorancia en el mundo, es una labor cuyo término no se puede prever. Para lograrlo, la UNESCO ha elaborado algunos programas principales.

Uno de ellos se propone desarrollar una recíproca estimación de los valores culturales propios de Oriente y Occidente, que favorecerá la buena armonía entre las dos partes del mundo. En efecto, es evidente que, por lo general, Occidente está muy mal informado de la importancia y extensión del patrimonio cultural de Oriente. Por otra parte, lo mismo sucede a la inversa.(Ver: Patrimonios de la Humanidad)

Con frecuencia, basándose en datos superficiales, estos dos mundos se forjan una idea uno del otro que sólo de muy  lejos  corresponde  a  la realidad. Por este motivo, la UNESCO considera que el intercambio de informaciones es más que necesario.

La enseñanza debe ser adaptada a las nuevas condiciones de vida y a las conquistas de la ciencia. Se han de traducir las obras maestras de las literaturas nacionales para que puedan llegar a un público más amplio. Se han de salvaguardar los patrimonios artísticos (en el marco de este programa se inscribe el salvamento de los monumentos de Nubia, amenazados por la presa de Asuán), estimular los intercambios de ideas y personas, organizar exposiciones que demuestren en todas partes a los hombres que son más los elementos que pueden acercarlos que aquellos que los separan.

Otro de sus programas prevé la difusión de la enseñanza en América latina. Se hace lo posible para permitir que, en el más corto plazo, todos los niños puedan disfrutar de una educación básica.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/unesco1.jpg

Un tercer programa engloba la acción científica en las regiones áridas. Con esto, la UNESCO intenta mejorar las condiciones de vida de millones de hombres que viven en las zonas desérticas del norte de África, Oriente Medio y Asia central y occidental.

Tampoco se olvidan los demás terrenos: alfabetización de los adultos, por ejemplo, o apaciguamiento de las tensiones raciales.

Para lograr todos estos objetivos, este organismo dispone de múltiples medios de acción: intervenciones materiales en la construcción de escuelas o centros pedagógicos, en la ejecución de trabajos de irrigación, etc. Los países miembros también intervienen en el aspecto intelectual enviando profesores y técnicos, creando bibliotecas, algunas de ellas ambulantes (bibliobuses) y con otras actividades semejantes.

La sede de la UNESCO, situada en la plaza de Fontenoy de París, es un conjunto representativo de la arquitectura y el arte modernos.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Cordillera del Atlas en Africa Geografía e Historia de Marrueco y Túnez

Ubicación de las Montañas Atlas de África

En el noroeste de África se encuentran las montañas del Atlas, que se componen de hecho de varias cadenas más pequeñas. Estas montañas han desempeñado un papel histórico muy importante si se piensa en la lucha de Abd-el-Kader contra los franceses y de Abd-el-Krim contra  España y  Francia.

Las montañas del Atlas son el hábitat tradicional de los bereberes. Ciertas áreas del sistema montañoso, principalmente las costeras, eran conocidas por los europeos de la antigüedad, pero la exploración sistemática de las distintas sierras no comenzó hasta la segunda mitad del siglo XIX.

En el noroeste del continente africano se alzan las montañas que forman la cadena del Atlas. Ésta se dirige de este a oeste a partir de la costa tunecina y a través de Argelia hasta Marruecos; tiene aproximadamente una longitud de 2.300 kilómetros.

El macizo del Atlas se compone de varias cadenas más pequeñas que son fácilmente identificables. La parte más alta, que pertenece al plegamiento alpino y por lo tanto data de la época terciaria, se encuentra en Marruecos. En el norte de este país esta cadena montañosa, que del otro lado del estrecho de Gibraltar se prolonga por la Sierra Nevada, recibe el nombre de montañas del Rif. Éstas alcanzan una altura de 2.500 m y están separadas del Atlas Medio por la depresión de Taza.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/atlas_ubicacion.jpg

El Atlas Medio tiene cimas que alcanzan elevaciones como el Yebel Tubal, de 4.165 m. Las montañas del Rif, el Atlas Medio y el Gran Atlas forman un auténtico semicírculo cuya abertura está dirigida hacia el océano Atlántico.

La zona situada en el interior de este semicírculo está en gran parte ocupada por una meseta que recibe este mismo nombre: La Meseta. Aquí se encuentran ciudades importantes como Marraquech, Mequínez y Fez.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/atlas_montana.jpg

Este sistema montañoso africano, cruza Túnez en dirección suroeste-noreste con alturas entre los 610 y los 1.520 metros. Los fértiles valles y mesetas se entremezclan con las montañas en esta región tunecina.

Más hacia el interior, y por fuera de las tres cadenas citadas, se encuentra otra: el Anti-Atlas, cuyos picos más altos sobrepasan también los 2.000 m. Geológicamente, el Anti-Atlas pertenece a un período más antiguo que las otras cadenas que componen el macizo del Atlas.

Las montañas del Atlas siempre han desempeñado un importante papel en el plano histórico. Para los romanos constituían las fronteras del mundo conocido en África occidental.

En el curso de los siglos XIX y XX se revelaron como excelentes posiciones defensivas naturales. Ayudaron a los argelinos y marroquíes a oponerse al imperialismo colonial.

En el siglo pasado, Abd-el-Kader (1807-1883) fue en Argelia uno de los grandes héroes de esta feroz oposición a la implantación de un régimen colonial. Sostenido por varias tribus de la región de Oran, fue el jefe de la guerra santa empeñada contra los invasores franceses. Abd-el-Kader fue también  ayudado  por  el  sultán  de Marruecos. Aunque había ganado varias batallas como la de Tremecén, fue primordialmente un maestro en el arte de la guerrilla.

Después del Tratado de Tafna firmado con los franceses en 1837, Abd-el-Kader tuvo que declararse vencido; las fuerzas francesas eran netamente superiores, y de otra parte, los marroquíes habían tenido que renunciar a ayudarle. Abd-el-Kader depuso las armas en diciembre de 1847. Murió en 1883 lejos de Argelia, en Damasco. Tuvo, no obstante, oportunidad de mostrar la grandeza de su alma al tomar en 1860, en ocasión de las persecuciones religiosas, la defensa de los cristianos.

El ejemplo de Abd-el-Kader no fue olvidado en modo alguno por los argelinos. Después de la segunda guerra mundial utilizaron de nuevo sus métodos de combate. Los miembros del Frente de Liberación Nacional (F.L.N.) se atrincheraron en las montañas y emprendieron otra vez el hostigamiento de los franceses. En esta ocasión lograron llevar el combate a buen fin.

Las montañas del Atlas también han desempeñado un importante cometido en la historia de Marruecos, sobre todo en lo que respecta a las montañas del Rif. Esta cadena montañosa que parece emerger del mar se extiende en una longitud de aproximadamente trescientos cincuenta kilómetros, con una anchura de cincuenta. Es una de las posiciones defensivas más importantes de África.

Los romanos jamás consiguieron someter completamente a esta región. Desde la Antigüedad los rífenos han conservado su sello de individualismo. Son bereberes, pero, al contrario que sus compatriotas, jamás fueron arabizados salvo en el plano religioso, pues son también discípulos del Islam.

Frente a los españoles, que aparentemente sometieron la región del Rif, los bereberes conservaron su independencia; siempre han dado pruebas de un profundo particularismo. Se entienden en su dialecto, el tarrifít, y la radio marroquí difundía emisiones en esta lengua.

Desde el punto de vista militar, se pusieron en el año 1921 como un solo hombre al mando de Abd-el-Krim en la bahía de Agadir. Los combates se desencadenaron con toda su violencia en 1925 y duraron alrededor de dos años. Abd-el-Krim fue forzado a someterse a Francia y exiliado a la isla de Reunión. Sin embargo, su espíritu de resistencia iba a terminar por triunfar.

El 8 de abril de 1956, el sultán de Marruecos, Mohamed ben Yusef, firmó con España un tratado en el que se reconocía la independencia del Rif. Un acuerdo semejante había sido signado con Francia un mes antes. Esto, a pesar de que el régimen francés había con anterioridad enviado a importantes personajes marroquíes como El Glaui, el influyente bajá de Marraquech.

Está claro, pues, que las montañas del Atlas han tenido un importante papel en la historia de los países del Magreb, no tanto como frontera natural cuanto como foco de resistencia contra las ocupaciones y dominaciones extranjeras.

Estas regiones montañosas, totalmente aisladas hasta hace algunos años, están habitadas por gente cuya forma de vida viene influido precisamente por este aislamiento.

Tanto es así que destaca en ellos un bajo nivel de espíritu colectivo, en contraste con otras regiones que se integran mejor en el engranaje estatal. Estos pueblos montañeses guardan celosamente sus libertades y siempre están dispuestos a coger las armas cuando piensan que su honor o sus intereses han sido traicionados. Por esta razón, estos pueblos continúan siendo candidatos revolucionarios con los cuales es necesario contar.

Por otra parte, estas regiones tienen un indudable encanto, lo que explica la atracción turística que ejercen. Su folklore es de insospechada riqueza; por ejemplo, en la localidad de Imilchil, situada en el Gran Atlas, se celebra todos los años, en setiembre, el llamado mercado de los novios. Todos los candidatos al matrimonio se dan cita allí y se disponen a la búsqueda de un o una consorte.

El turismo se ha incrementado en el curso de los últimos años, debido a que se ha construido una excelente red de carreteras. Actualmente el Rif cuenta con una magnífica vía que la cruza de este a oeste y que posee abundantes ramificaciones.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

 

Geografía de México: Clima Recursos Naturales Cultivos Montañas

Breve Geografía de México
Clima, Recursos Naturales ,Cultivos y Montañas

México, situado al sur de Estados Unidos, es un país montañoso con una estrecha faja costera en la que el clima es muy cálido y húmedo. Pero, en las mesetas del interior, el clima es más fresco y hasta frío. El norte del país es más bien un desierto, una tierra extremadamente seca.

El sur es húmedo y el suelo está compuesto de tierras volcánicas muy fértiles. México es rico en minerales metálicos y en petróleo y gas natural. Es también el país más industrializado  de América  latina.

La jurisdicción federal mexicana se extiende, además del territorio continental de la república, sobre numerosas islas cercanas a sus costas. La superficie total del país es de 1.964.382 km², suma de la superficie continental e insular. La capital y ciudad más grande es la ciudad de México.

Cuenta con una población (2008) de 109.955.400 habitantes. La densidad de población en ese mismo año fue de 57 hab/km² a nivel nacional, aunque las diferencias son muy notables según los estados y las regiones. Cerca del 76% de los mexicanos vivían en áreas urbanas durante el año 2005.

Ver Un Mapa Con Los Estados de México

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/ciudad_mexico.jpg

Vista Aerea de UnaParte de la Ciudad de México

Al sur del río Grande el continente americano se transforma rápidamente en una delgada lengua de tierra: allí se encuentra México.

Las montañas Rocosas, que prosiguen a través del territorio mexicano, dejan muy poco espacio a la llanura. Tanto a lo largo de la costa atlántica como de la del Pacífico sólo hallamos una delgada faja costera cubierta en gran parte por los residuos amontonados en el transcurso de los siglos por los numerosos torrentes.

El ambiente es sofocante en esas regiones costeras que los mexicanos llaman «tierra caliente». Estas tierras bajas y cálidas son de carácter pantanoso y albergan a miríadas de insectos propagadores de la malaria y la fiebre amarilla.

La parte central de México la ocupan unas cordilleras: la Sierra Madre occidental y la Sierra Madre oriental, que se unen al sur del país y forman un macizo volcánico.

Las dos cordilleras, que alcanzan alturas superiores a los 3.000 m, encierran una vasta meseta interior de una altura aproximada de unos dos mil metros, cubierta generalmente de residuos volcánicos erosionados. Hace bastante más frío por aquí: es la «tierra fría».

El trópico de Cáncer corta en dos el territorio mexicano e influye notablemente en el clima y en el paisaje. El norte de México es seco y desértico; es una región muy pobre con una vegetación típica, puesto que está adaptada a la sequedad. Allí encontramos, entre otros, cactos gigantes capaces de llegar a los 8 m de altura.

A esta parte del país la llaman «bolsom». Al sur del trópico las lluvias son más abundantes y mejor adaptadas a la presencia del hombre. Es, por otra parte, en esta región más meridional en donde se desarrollaron las grandes civilizaciones indias.

No es difícil comprender que la economía de México depende esencialmente del medio natural. Las regiones costeras, cálidas y húmedas, no se prestan al cultivo; el clima da nacimiento a una vegetación espontánea lujuriante e invasora y, además, es muy malsano.

Ver Un Mapa del Clima de México

Durante los últimos decenios las técnicas modernas permitieron desmontar considerablemente y desecar la mayoría de los pantanos. La zona costera proporciona desde entonces caña de azúcar, plátanos, café y cacao.

Las mesetas meridionales del interior fueron siempre el corazón de la economía de México. Las tierras necesitan, sin embargo, una buena irrigación. Cumplida esta condición proporcionan hermosas cosechas, principalmente de maíz. El suelo, muy fértil, es de origen volcánico. Las grandes ciudades diseminadas por estas mesetas permiten dar salida a una gran parte de la producción.

No hace mucho tiempo, la mayor parte del suelo mexicano servía a la cría de ganado vacuno; pero la utilización de métodos modernos trajo consigo numerosos cambios. La irrigación hizo verdaderos milagros y México produce y vende en la actualidad gran cantidad de algodón de buena calidad.

El cultivo del algodón no se desarrolló, sin embargo, como monocultivo, pues los agricultores cultivan asimismo trigo y arroz. Dado que la superficie dedicada al cultivo ha aumentado notablemente, la cría de ganado se hace cada vez más intensiva y numerosas cabezas pacen en superficies de pasto relativamente restringídas.

Esto ha sido posible gracias a la producción de alimentos para el ganado. La supresión de los grandes latifundios ha favorecido también el desarrollo de la agricultura, mientras se espera mejorar la situación en el plano social por medio de profundas reformas.

La agricultura sigue siendo la ocupación principal, y la mitad de la población se ocupa en este sector de la economía. La población rural se compone principalmente, en la actualidad, de pequeños propietarios agrupados en cooperativas que se hallan bajo el control del Estado, quien les concede ayuda financiera y técnica.

Si consultamos un mapa demográfico de México comprobaremos que los mexicanos se aglomeran en ciertas regiones. Así, en la parte central del país, o sea, 15 % de su superficie total se registra más de cincuenta por ciento de la población total. También es ahí donde se halla concentrada la mayor parte de las industrias.

Es curioso comprobar que esta parte de México no parecía apropiada para representar ese papel, pues se trata de una región montañosa en la que las mesetas están circundadas de altas cimas y de volcanes como el Popocatépetl, que llega casi a alcanzar los 6.000 metros.

La población mexicana aumenta rápidamente y el porcentaje de nacimientos es muy elevado. Cada año hay de 1.o00.000 mexicanos más. Como ocurre en numerosos países del mundo, los jóvenes que buscan trabajo emigran hacia las ciudades, que en los últimos lustros les han ofrecido numerosas posibilidades de ser contratados.

En todo tiempo, incluso en la época de los conquistadores, la industria minera ha representado en México un gran papel. Hay que decir que su subsuelo es muy rico. Además de los yacimientos de plomo, de cinc, de hierro y de cobre, México es también muy rico en plata. Proporciona casi veinte por ciento de la producción mundial y ocupa el primer lugar en el mercado mundial. Las firmas que explotan y exportan esos minerales son generalmente norteamericanas.

También se encuentra petróleo y gas natural, fuentes de energía que representan un gran papel en la economía. No sólo proporcionan materias primas a la industria química, sino que además producen electricidad.

La segunda guerra mundial fue el catalizador de la expansión industrial de México, que se ha convertido en uno de los países mejor equipados de América latina. Monterrey, en el nordeste del país, es un gran centro siderúrgico, mientras que México es el centro de una industria textil notablemente equipada. La actividad artesana es aún muy grande dentro del ramo textil, y los motivos de decoración de inspiración india o española abundan.

El desarrollo de la industria y del comercio prosigue favorablemente en México. La presencia, al norte, de un poderoso vecino es sin lugar a dudas un factor favorable, pues el país encuentra en Estados Unidos una salida a sus productos.

En muy poco tiempo México se ha convertido en un país cuyo porvenir está asegurado.

Ver Un Mapa Político de México

Ver: Breve Historia de México

Ver: La Ciudad de México

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Historia de Mexico Resumen desde el Virreinato de Nueva España

Historia de México Resumen desde el Virreinato de Nueva España

En México fermentó el germen de la libertad, que había de llevarles, en 1825, a la independencia. Aunque el país siguió siendo un foco de revoluciones y golpes de Estado.

Después que los españoles, bajo el mando de Hernán Cortés, se hubieron hecho dueños del imperio azteca, México se convirtió en el centro de un vasto imperio colonial al que pertenecían igualmente Venezuela y la actual América central. Este imperio colonial se llamó Nueva España.

Los indios, que vivían en la mayor miseria, carecían de recursos, lo que no era el caso de los criollos. Muchos de éstos eran ricos y gozaban de una sólida instrucción. Ésta es la razón por la que la lucha por la independencia mexicana fue, en gran parte, obra suya.

Fueron igualmente los criollos quienes, en el siglo XVIII, entraron en contacto con las ideas que se habían desplegado como velas en Europa, y quienes se vieron enfrentados a los resultados de las revoluciones americana y francesa.

Sería erróneo, sin embargo, pensar que los indios no tuvieron parte alguna en esta lucha por la libertad. El impulso salió incluso de una revuelta india que estalló en 1810, en un momento en que la madre patria española vivía bajo el yugo de la dinastía Bonaparte.

Los jefes de la revuelta de los indios eran dos curas: Hidalgo y Morelos. Aunque ambos perdieron la vida, aquello fue algo que produjo resultados tangibles. No solamente la lucha por la independencia fue llevada a buen fin, sino que los indios tomaron parte activa en ella.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com benito juarez

Miguel Hidalgo

Ciertas tribus como la de los yaquis, originarios de la región del golfo de California, llegaron incluso a representar un gran papel en esa lucha. Ésta, emprendida en la época napoleónica, iba a durar varios años. Las últimas tropas españolas no abandonaron el país hasta 1825.

La independencia no trajo consigo la paz y, principalmente durante la primera mitad del siglo XIX, México se convirtió en un foco de revoluciones. Entre 1821 y 1857 se registraron 250 guerras civiles y golpes de Estado. También después hubo muchos otros. Hay muchas razones que pueden explicar este estado de cosas.

En primer lugar, México no presentaba ni presenta todavía una unidad lingüística; aproximadamente diez por ciento de la población habla aún una lengua diferente del español. Esto no ayuda en nada a la eclosión de un sentimiento nacional.

El medio natural es también una traba para este sentimiento nacional. Altas cordilleras dividen a México en varias regiones, que en el siglo XIX estaban difícilmente en contacto. Por otra parte, vastas extensiones del sur del país están cubiertas de selvas vírgenes que constituyen una traba a las comunicaciones normales.

La división reina igualmente entre los individuos: blancos, mestizos e indios pensaron siempre en sus propios intereses antes que en los de toda la comunidad, lo cual se veía agravado durante el siglo pasado por el bajo nivel de cultura de la población. Añadamos a esto que los varios millares de letrados estaban divididos en dos campos.

Los conservadores ofrecieron su apoyo y fueron ayudados por las autoridades religiosas. Estaban en favor de una Administración fuertemente centralizada. Los liberales, por el contrario, a menudo muy anticlericales, se inclinaban por una organización federal.

Ambos grupos buscaban el apoyo del pueblo. No debe sorprendernos, pues, que México haya parecido presa fácil a las potencias extranjeras. Y México se vio obligado a ceder a Estados Unidos, hacia la mitad del siglo pasado, un territorio de una superficie de 1.650.000 kilómetros cuadrados.

Poco después, Benito Juárez, candidato del grupo liberal, llegó a la presidencia de la República. Juárez era de origen indio. Hubo de hacer frente a una de las amenazas más graves en toda la historia de México. Cuando Juárez, forzado por los acontecimientos, decidió no redimir la deuda exterior de México, Inglaterra, Francia y España quisieron forzarla a ello por las armas. Cuando, al año siguiente, Juárez propuso amortizar la deuda mediante pagos anuales, ingleses y españoles renunciaron a su proyecto.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com benito juarez

Benito Juarez

Francia, en cambio, cuyos destinos  regía  Napoleón  III,   creyó llegado el momento de derribar el régimen de Juárez y reemplazarlo por un imperio situado bajo la tutela francesa. Un ejército expedicionario francés, en cuyas filas militaban voluntarios belgas, se apoderó, el 5 de junio de 1863, de la ciudad de México, capital del país.

Ofrecieron la corona a Maximiliano de Austria, quien, con el consentimiento de Francia, fue proclamado emperador de México; algunos conservadores locales le prestaron su apoyo.

Juárez, que se había retirado a las montañas, emprendió entonces una guerra de guerrillas. Contaba con la ayuda de Estados Unidos, donde, entretanto, en 1865, había terminado la guerra de Secesión. El resultado fue que los franceses se fueron de México dejando a Maximiliano abandonado a su suerte.

Maximiliano fue hecho prisionero en 1867 y ejecutado el mismo año por orden de Juárez, en Querétaro, junto con sus generales Miramón y Mejía.

Juárez, al que sus éxitos militares habían hecho muy popular, tuvo sin embargo que reprimir revueltas y trifulcas durante los años siguientes. Después de su inopinada muerte, en 1872, Porfirio Díaz se hizo cargo de las riendas del Gobierno desde 1876 hasta 1911. Las enérgicas medidas que tomó le permitieron elevar el nivel de vida del país.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/porfirio_diaz.jpg

Porfirio Díaz

En 1910, sin embargo, estalló una nueva revolución instigada principalmente por la gente del campo, que se sentía oprimida y explotada por los grandes terratenientes. Díaz se vio obligado a huir. México pasó entonces por un período de confusión, pues quienes tomaron en sus manos las riendas del poder se vieron incapaces de gobernar el país de una manera eficiente.

Por otra parte, la influencia de Estados Unidos en México fue en aumento, especialmente después que empezó la explotación del petróleo. Durante la primera guerra mundial Estados Unidos llegó incluso a intervenir militarmente en México. Bien es verdad que el pueblo, pobre y hambriento, amenazaba la tranquilidad interior.

La Constitución de Querétaro, promulgada en 1917, intentó instaurar reformas radicales, y el Estado confiscó los bienes de la Iglesia, suprimió las concesiones extranjeras y concedió la autonomía a algunas comunidades indias. No llegaron a aplicarse todas las disposiciones de esta Constitución, aunque esto no impidió que en México soplaran fuertes vientos anticlericales después de la primera guerra mundial.

México no puso fin definitivamente a las persecuciones religiosas ni se aprestó a construirse un porvenir mejor hasta el comienzo de la segunda guerra mundial.

Para Ampliar Ver: Revolución Mexicana

Resultado de imagen para historiaybiografias.com benito juarez

Ver: Emiliano Zapata

Ver: Independencia de México

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Período Preincaico Civilizaciones Chavin, Paraca y Mochica

PERÍODO PREINCAICO
Civilizaciones Chavin, Paraca y Mochina

La civilización de los incas de Perú fue precedida por la sucesión de otras culturas menos conocidas. Ya, hacia el año 1200 antes de Jesucristo, la civilización de Chavin de Huántar florecía en el norte del país. Ésta fue seguida por la de los paracas y por los mochicas y los nazcas. Después los indios tiahuanaco fundaron su imperio; le siguió la civilización chimu. Hacia el 1300 Perú entró en decadencia; el camino quedaba libre para la llegada de un pueblo dinámico: los incas.

Varias civilizaciones habían ya florecido y desaparecido en el macizo andino de Perú antes de que los incas hubiesen fundado su poderoso imperio en el siglo XIV. Estos incas, adoradores del Sol, fueron poderosos dominadores, si bien menos crueles que otros pueblos indios. En cuestiones de organización fueron verdaderos maestros. En el campo de las artes dejaron pocas cosas originales; eran más técnicos que artistas creadores

Así como la civilización de los aztecas, en México, había sido la heredera de otras culturas que la precedieran, también la civilización incaica fue en Perú el resultado de importantes culturas que por desgracia han permanecido poco conocidas hasta nuestros días. El estudio de estas civilizaciones es, en efecto, muy difícil e incluso en algún caso imposible, por el hecho de que estos pueblos desconocían la escritura. Como consecuencia de ello no se ha podido establecer para esta época de la historia de Perú una cronología unánimemente admitida.

Los historiadores mantienen sobre este punto opiniones muy diversas. La primera cultura importante que se desarrolló en Perú ha sido denominada de Chavin de Huántar, por las ruinas descubiertas en el norte, cerca del curso superior del Marañón (Amazonas).

La civilización Chavin se supone que existió en Perú entre 1200 y 400 antes de Jesucristo, aunque ciertos historiadores la sitúan en época más tardía. Sin embargo, difícilmente puede afirmarse que esta civilización se extendiese por todo Perú de modo uniforme. Sin duda la accidentada configuración del país influiría decisivamente en la localización de los centros adonde aquélla podía llegar.

No obstante, ciertas analogías se encuentran en esta época en gran parte del país, especialmente en el aspecto religioso. El cóndor y el jaguar eran adorados en varias zonas como las más importantes divinidades.

El centro principal de este período cultural es, como hemos dicho, Chavin de Huántar. Aquí, los arqueólogos han descubierto las ruinas de un templo que desde el punto de vista arquitectónico sobrepasa con creces en belleza a los monumentos pertenecientes a períodos más recientes. Sus muros y columnas están decorados con notables bajorrelieves, y se encontraron también esculturas. Se supone que Chavin fue un importante centro de peregrinación, y allí afluían numerosos fieles procedentes incluso de lejanas comarcas.

Otro centro de esta misma época es Cupinisque. Los habitantes de esta zona tenían gran habilidad para la fabricación de cántaros con forma humana. Más tarde su técnica fue recogida y mejorada por otras tribus indias de Perú.

Cuando hacia el año 400 antes de Jesucristo cayó en decadencia la cultura de Chavin, se extendió de modo progresivo otra civilización denominada cultura paraca, del nombre de una desértica península situada en la costa sur de Perú. Aquí se encuentran importantes vestigios de este período, que se prolonga aproximadamente hasta el año 400 después de Jesucristo. Por los numerosos objetos que se han hallado, se puede deducir que los hombres de la cultura paraca se preocupaban bastante del destino de los muertos. Se han encontrado más de trescientas momias colocadas en cuclillas.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/arte_preinca.jpg

Arte Preincaico

Debido al clima extremadamente seco de la península, las momias y los objetos colocados junto a ellas en las tumbas han quedado bien conservados. Algunas de las momias estaban cubiertas con mantos cuyos brillantes colores se conservan en la actualidad. Estas telas están con frecuencia ornamentadas con representaciones de animales: felinos, cóndores, peces, etc.

Los arqueólogos han descubierto tumbas ricas conteniendo mucho oro al lado de otras más pobres. Se ha conjeturado que las diferencias de clase entre los indios paracas no eran muy pronunciadas. Ciertos especialistas estiman además que las poblaciones indias de los períodos ulteriores no han conseguido alcanzar técnicas de fabricación de tejidos tan perfeccionadas. Después que la civilización paraca fuera igualmente desapareciendo, surgieron en primer plano otros dos centros: Nazca, al sur, y Moche, en la costa norte.

Los incas deben mucho a los indios mochicas (de Moche). Éstos habían llevado el cultivo de la tierra a un alto grado de perfección, lo que permitió adquirir, al principio de nuestra era, grandes riquezas y considerable influencia. Dominaban los estuarios de los ríos a lo largo de la costa norte, fertilizaban las comarcas desérticas irrigándolas y trazaron caminos. En el norte de Perú edificaron pirámides en honor del Sol y de la Luna.

Ver La Cultura Mochica

Los mochicas eran, sin embargo, especialmente expertos en trabajos de alfarería: sus cántaros están ricamente adornados de retratos, de animales estilizados, de motivos decorativos. Se han encontrado centenares de estas vasijas en varias necrópolis. Éstas, aparte de mostrar una clara habilidad técnica, expresan también el alto desarrollo del sentido artístico de los hombres que los fabricaron. Pintaban en ellas escenas de la vida cotidiana: caza, labores agrícolas, batallas, de gran utilidad para los estudios históricos.

La civilización nazca ha dejado igualmente importantes objetos de alfarería que muestran gran diversidad de técnicas y de formas. No debe sorprender que los expertos en historia precolombina de Perú comparen en ocasiones la civilización de los nazcas y mochicas a la cultura clásica.

Alrededor del año 1000 de nuestra era aparece un nuevo centro de cultura denominado Tiahuanaco, situado en una árida meseta al sur del lago Titicaca, donde actualmente está situado el Estado de Bolivia. En este lugar escasamente poblado en la actualidad se desarrolló una civilización que se extendió a la mayor parte de Perú.

Los indios de Tiahuanaco asimilaron parcialmente las aportaciones de las culturas precedentes. En ocasiones, el paso de la antigua a la nueva civilización se hizo de manera progresiva, sin violencias. Éste fue el caso de la cultura nazca. En otros casos, sin embargo, tuvieron que recurrir a la fuerza para someter a otros pueblos, como sucedió con los mochicas.

Características de esta civilización son las copas alargadas que se han hallado en diversos lugares. Esta cultura alcanzó su apogeo en la fabricación de tejidos. Los indios de Tiahuanaco tejían las telas maravillosamente y fabricaban tapices de plumas multicolores de gran belleza.

Se supone que Tiahuanaco fue más bien un centro religioso que residencial. Se han encontrado los vestigios de edificios monumentales de los que algunos no habían sido terminados. El más conocido de ellos es la Puerta del Sol, edificado por medio de inmensos y pesados bloques de piedra. En esta época la escultura estaba exclusivamente subordinada a la arquitectura. En este periodo nació un importante arte: la joyería.

Cuando desapareció la civilización de Tiahuanaco, alrededor de 1300, Perú entró en decadencia. Solamente existía un centro, el de Chimu en el norte, donde se ha encontrado cerámica y tejidos en gran abundancia. También en esta cultura la joyería tuvo importante desarrollo. No obstante, en esta época la originalidad y la ingeniosidad apenas son frecuentes. Lo que hizo, como máximo, la cultura de Chimu fue perfeccionar el legado que los indios de Tiahuanaco y de Moche le habían dejado.

El camino quedaba libre para la llegada de un pueblo dinámico que aprovecharía las circunstancias para imponer su dominación sobre un vasto territorio. Este pueblo, el último en edificar una importante civilización en Perú, fue el de los incas.

HISTORIA DE LOS INCAS:

Cuando, en los alrededores del año 1300, la floreciente cultura de Tiahuanaco tocaba a su fin, comienza una era de decadencia. Sin embargo, esta última fue de corta duración, porque los incas desarrollaron entonces una brillante civilización que se extendió por todo el país y que ejerció su influencia incluso en vastos territorios situados más allá de los límites peruanos.

Nada se sabe con certeza de los orígenes del potente imperio incaico. Probablemente los primeros incas fueron montañeses que vivían en las altas tierras peruanas en algún lugar al sur de donde más tarde establecerían su capital, Cuzco.

La fundación de este imperio se atribuye a Manco-Capac que habría vivido entre los años 1000 y 1200. La leyenda cuenta que Manco andaba errante con su pueblo por la cadena andina. En un momento determinado su cetro desapareció en un lugar concreto, en las fértiles tierras aluviales; Manco-Capac interpretó que esto era una indicación para que él y su gente se instalasen en ese lugar, en el valle de Cuzco.

Aun ahora, después de tantos siglos, sigue siendo particularmente venerado por varias tribus indias. Cuzco fue la cuna del más poderoso imperio que haya conocido, en esa época, el continente americano.

El territorio sometido por los incas se extendía longitudinalmente desde el Ecuador, al norte, hasta Chile y la Argentina, al sur. La superficie de este Estado era de aproximadamente 611.450 km² lo que significa que era tan grande como Bélgica, Francia, Suiza e Italia juntas. Es tanto más destacable y desconcertante el que los incas hayan podido constituir un Estado tan extenso si se tiene en cuenta que fue establecido en la región más montañosa del mundo.

Este gran Estado indio fue regido por soberanos que se designaban con el apelativo de Inca. Sin embargo, muy pronto este calificativo fue dado también a los principales dirigentes, a los sacerdotes y, finalmente, al mismo pueblo.

La política de conquista de los incas, que les llevaría a crear un Estado tan poderoso, fue una mezcla de diplomacia y de fuerza. Se admite que su táctica era la de intentar en un principio persuadir y no recurrir a la violencia más que en casos desesperados. Además, los incas parecían convencidos también de que era preferible adoptar una política de convivencia con los vencidos antes que exterminarlos despiadadamente.

Por una parte, hacían todos los esfuerzos para que los pueblos sometidos conservasen en la medida de lo posible sus propias costumbres. Por ejemplo, existían unas ordenanzas que obligaban a los habitantes de ciertas regiones a llevar su propio peinado y sus vestidos originales.

De otra parte, las migraciones obligatorias fueron organizadas en el imperio incaico cuando las autoridades estimaban que era de utilidad el cambio de residencia de determinadas poblaciones. Además, estas migraciones forzadas se adaptaban estrechamente a la concepción de gobernar que los incas profesaban.

Este sistema de gobierno podría ser calificado de socialismo aristocrático: el poder estaba en manos de una minoría de dirigentes, que ejercían un riguroso control sobre los asuntos de Estado y velaban sobre todo para que existiese la mayor igualdad posible entre los elementos de la población.

Los incas parece que no conocieron la esclavitud. El Estado inca era un Estado institucionalizado, edificado sobre una legislación muy desarrollada. La propiedad privada era probablemente desconocida para este pueblo. Cada familia recibía una cantidad determinada de tierra de labor, proporcional a las necesidades que tenía para asegurar su subsistencia.

El Estado organizaba también la enseñanza, así como una especie de asistencia pública: señalaba los grupos dentro de la comunidad que debían ayudar a los ancianos y enfermos que no estaban en condiciones de asegurar el rendimiento de las tierras que se les habían otorgado. Este fuerte estatismo   comportaba   inevitable mente la existencia de gran número de inspectores encargados de asegurar el cumplimiento de las leyes.

A veces, al imperio de los incas se le denomina también Imperio del Sol. En efecto, el sol era la suprema divinidad de los incas, y el disco solar, su símbolo. El emperador era la personificación de esta divinidad y, como tal, venerado por su pueblo.

El común de los mortales no era admitido en los templos, los cuales estaban reservados a los verdaderos incas, es decir, a las clases dirigentes. Esto hace pensar en el antiguo Egipto, con el cual hay todavía más puntos de comparación, como el hecho de que los incas difuntos eran momificados.

La principal actividad en el imperio incaico era la agricultura. Esto puede parecer extraño debido a que el lugar donde estaban establecidos es muy montañoso; sin embargo, los incas eran maestros en el arte de hacer terrazas, con lo que compensaban los inconvenientes que representa el relieve para los trabajos de la tierra; también poseían muchos conocimientos sobre irrigación y abonado de sus campos, en los que cultivaban preferentemente maíz y patatas.

A pesar del relieve accidentado, la red de caminos estaba relativamente desarrollada; sin duda, éstos eran más bien primitivos, pero como los incas desconocían la rueda no utilizaban vehículos.

Tampoco empleaban animales de montura; no tenían caballos; únicamente las llamas, las acémilas de los Andes, transportaban pequeñas cargas. Por consiguiente, los caminos estaban destinados a los peatones; eran, naturalmente, más estrechos que los europeos, y estaban concebidos para asegurar el paso, como máximo, a las sillas de mano.

En la montaña los puentes permitían salvar los desniveles. Evidentemente, los incas eran más bien unos organizadores que innovadores.

En el dominio cultural siguieron sobre todo la línea de sus antecesores. En su arquitectura, por ejemplo, se impone más su técnica que su sentido artístico; usaban, para la construcción, enormes y pesados bloques de piedra tan perfectamente unidos que no era posible meter el filo de un cuchillo entre ellos. Para los edificios de Machu-Picchu, situado a gran altura, fueron utilizados bloques de 4 x 1,5 x 0,8. Uno se pregunta cómo este pueblo, sin’ conocer la rueda, conseguía transportar tales cargas en un país tan montañoso.

Los incas desconocían la escritura; para retener las cosas importantes recurrían a un manojo de cordones en los que hacían nudos; éstos tenían significados determinados. Un conjunto de estos cordones recibía el nombre de

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

La Cordillera de los Andes Geografía Clima Ubicación Montañas

Montañas de la Cordillera de los Andes
Características Geográficas

La cordillera de los Andes, en América del Sur, es la prolongación de las montañas Rocosas de América del Norte. Es una montaña reciente con picos muy altos y nevados. Debido a la altitud y la sequedad, el país es muy árido. La población, que conoce una vida bastante primitiva, se dedica a la agricultura y la ganadería. En algunos lugares la existencia de minerales ha dado lugar al nacimiento de la industria moderna.

Las cadenas montañosas del occidente de América del Norte se prolongan a través de América central hasta el sur del continente. Estas montañas se denominan cordillera de los Andes o, más simplemente, los Andes. De norte a sur, los Andes bordean la costa occidental de América del Sur, dejando solamente un espacio muy estrecho de zona costera. Existen incluso lugares que carecen de playa y en los que la montaña se yergue sobre el mismo borde del mar en el que se transforma en una serie de archipiélagos.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/cordillera_andes.jpg

La cordillera de los Andes es sensiblemente más estrecha que las montañas Rocosas. Su anchura máxima, más o menos a la altura del trópico de Capricornio, es de 600 km. Sin embargo, los Andes son mucho más altos; varias de sus cimas se elevan a más de seis mil metros.

El Aconcagua, por ejemplo, tiene una altura de 7.039 m, y el Illimani, 6.410. Prácticamente todos los picos elevados son volcanes. Los más altos, incluso los situados en los trópicos, están cubiertos de nieves perpetuas. En las zonas templadas la nieve forma glaciares que en algunos lugares descienden hasta el mar.

Los Andes son muy escarpados y de acceso muy difícil; los puertos están a gran altura; el de Cumbu, por ejemplo, que asegura el paso entre Chile y Argentina, se encuentra a una altura de 3.700 metros.

La aridez del paisaje es una característica de estas montañas; la gran altitud y la sequedad afecta el desarrollo de la vegetación, y además el clima es muy riguroso en los Andes meridionales. Esta sequedad se explica por el hecho de que las más altas cimas interceptan los vientos lluviosos del oeste.

Por otra parte, las inmensas extensiones de nieve alimentan regularmente los cursos de los ríos. Gracias a. las enormes cantidades de agua de fusión, el Amazonas, el Orinoco y otros ríos reciben copiosísimos caudales de agua.

Las pronunciadas pendientes hacen que el agua que discurre excave profundamente el lecho; también los ríos arrastran grandes cantidades de materiales de aluvión que dejarán en sus cursos inferiores, cuando se deslice, por el llano y en sus estuarios. De esta manera se construyen grandes deltas, y las zonas aluviales han dado lugar a algunas regiones muy fértiles de América del Sur.

Los Andes están formados de rocas muy duras, generalmente de granito. Es de gran importancia la riqueza mineral de estas zonas. Los Andes constituyen un macizo terciario y, como las otras cadenas del sistema alpino, no están aún estabilizadas. La prueba de esta inestabilidad viene suministrada por los numerosos seísmos que sacuden frecuentemente a los países andinos, provocando terribles cataclismos y causando cada vez numerosas víctimas.

Otra prueba de esta situación es la existencia de las fosas abisales que se extienden a lo largo de la costa occidental de América del Sur. Delante de la costa de Perú y de Chile el fondo del océano se hunde bruscamente en una fuerte pendiente. Entre distancias muy cortas se registran diferencias de nivel asombrosas. Desde una gran altura el terreno desciende de repente profundamente bajo el mar. La diferencia de nivel puede llegar incluso hasta los 14.000 metros.

Los lugares donde los Andes alcanzan su máxima anchura están fundamentalmente constituidos por dos cadenas de montañas paralelas, exactamente como ocurre en las montañas Rocosas de América del Norte. Entre estas dos cadenas montañosas se encuentran mesetas de 3.000 a 4.000 m, por ejemplo en Bolivia y Perú. A lo largo de la costa occidental, igual que en las montañas Rocosas, se alza una cadena costera de menor altura. Entre ésta y los Andes se extiende el valle longitudinal de  Chile.

cuadro altura de las montañas de los alpes

En realidad, la cordillera de los Andes no es más que un sector de un sistema que rodea al océano Pacífico. Sabemos ya que los Andes se prolongan hacia el norte a través de América central hasta las montañas Rocosas. Por Alaska alcanzan finalmente Japón, para terminar en una serie de islas ecuatoriales del Pacífico occidental. En dirección sur, los Andes terminan en la Antártida en una serie de islas. Entonces el sistema se eleva nuevamente en dirección a Nueva Zelanda e Indonesia.

La cadena de los Andes atraviesa diversos Estados de América del Sur: Colombia, Ecuador, Perú y Chile. Venezuela, Brasil y Argentina alcanzan este macizo por sus fronteras occidentales. El Estado andino situado más al norte es Colombia; aquí el macizo se abre en forma de abanico de tres ramas. Una de éstas penetra hasta Venezuela, dominando con sus elevaciones escarpadas y sus numerosos cabos y bahías el mar del Caribe. Desde el océano Atlántico se pueden apreciar los picos nevados de este contrafuerte, que pasan de 5.000 metros.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/lago_titicaca.jpg

Desde allí el macizo prosigue, cruza el Ecuador, Perú y Chile en un largo reguero de varios millares de kilómetros con abundantes volcanes, algunos de los cuales están todavía en actividad. Las ciudades de Valparaíso y de Concepción de Chile tienen aún las cicatrices de las destrucciones provocadas por los movimientos tectónicos, es decir, los movimientos de la corteza terrestre.

Para prevenir al menos estos movimientos, cada Estado sudamericano tiene establecido su Instituto de Sismología, donde las sacudidas terrestres son registradas y estudiadas. Argentina posee un centro de este tipo en San Juan; Perú lo tiene en Cuzco; el del Ecuador está en Ambato, y el de Venezuela, en Caracas.

Nos resta dar algunos datos sobre la población andina. Son probablemente de origen asiático, pero en este terreno debemos limitarnos a la mera conjetura. En otros capítulos trataremos más detenidamente la historia y las culturas que se han desarrollado en estas salvajes regiones montañosas. Digamos, sin embargo, que los pueblos más civilizados de América del Sur han habitado en las altas tierras de los Andes. Al hacer esta aseveración pensamos en los chibchas de Colombia, en los incas de Perú y en los araucanos de Chile.

Sin embargo, actualmente apenas subsisten más que las ruinas de estas civilizaciones de las regiones altas. En la actualidad los pueblos andinos viven de nuevo en condiciones más bien primitivas y precarias.

En Bolivia, calificada a veces de «techo del mundo», la mayor parte de los habitantes viven a más de tres mil metros de altura. La mayoría de la población es de raza india. Sus instituciones son aún muy primitivas y tienen costumbres muy curiosas. Las poblaciones autóctonas, especialmente las que viven en los parajes del lago Titicaca, llevan vestidos de vivos colores.

Se cubren con el poncho, y tanto las mujeres como los hombres llevan un sombrero de cuero o de fieltro. Se dedican a la agricultura y a la cría de animales domésticos de modo muy primitivo. Construyen con paja trenzada sus pequeñas embarcaciones, a bordo de las cuales navegan por el lago Titicaca para ir a vender sus productos en las poblaciones vecinas.

Sobre este lago —el lago navegable más alto del mundo— se narran muchas leyendas. Así, la primera pareja incaica habría sido creada en la península de Copacabana por el dios Sol, para que mostrase el camino de la civilización a la población inculta que habitaba esta región.

Pero el mundo ha penetrado hasta los Andes. Los minerales encontrados en estas montañas han dado lugar al nacimiento de una potente industria minera. Esto ha obligado a establecer buenas vías de comunicación.

Los deportes de invierno han conquistado también los Andes, aunque la mayor parte de estos centros son tan elevados que muchos extranjeros los evitan por razones de salud. El aire en estos lugares está tan rarificado que a veces provoca el «mal de las montañas».

Aparte de la explotación minera, estos macizos montañosos poco más ofrecen como fuente de riqueza. Una agricultura muy rudimentaria y una escasa ganadería procuran el abastecimiento, que es, para gran parte de la población, extremadamente reducido. En las pendientes de los profundos valles, sobre todo en Perú, pastan las llamas y las alpacas.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Historia de Mexico Precolombino Antes de la llegada de Colón

Historia de México Precolombino
Los Aztecas

Antes de la llegada de los españoles a México, el país estaba ocupado por diversos pueblos que alcanzaron alto grado de civilización. Eran los precursores de la civilización azteca. Los toltecas representaron un papel particularmente importante antes de que los aztecas les expulsaran. Todos estos pueblos eran notables agricultores y, especialmente, hábiles  arquitectos  y  escultores.

Los aztecas eran un pueblo belicoso que hacía continuamente la guerra para asegurarse los víveres y disponer de víctimas para los sacrificios humanos que ofrecían a sus dioses sanguinarios. Los aztecas eran también hábiles arquitectos y escultores. Sin embargo, su poderoso imperio cayó con facilidad en manos de los españoles cuando éstos llegaron en el siglo XVI.

Los que quieren penetrar los secretos del México precolombino (es decir, antes de la llegada de Cristóbal Colón) se hallan enfrentados a una difícil tarea. Se dice que dos grandes civilizaciones se habían desarrollado en México antes de la llegada de los europeos: la de los aztecas y la de los mayas. Esta opinión, que está muy extendida, es incompleta e imprecisa.

De hecho, México estaba habitado por varios pueblos, cada uno de los cuales tenía su propia cultura. Alguno de estos pueblos, los mayas, por ejemplo, vivían en las tierras bajas del sur. Otros habitaban el norte del país. Los aztecas ocupaban una región en cuyo centro se alza actualmente la ciudad de México, capital del país.

Para comprender la civilización azteca es indispensable estudiarla a la luz de otras civilizaciones importantes que la precedieron.

Los aztecas asentaron su hegemonía entre los siglos XIII y XV, pero, ya mucho antes, otros pueblos habían representado en México un papel importante.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/guerrero_azteca.jpg

Guerrero Azteca

El valle situado en medio de la meseta mexicana y en el que se halla ubicada la ciudad de México es uno de los lugares del Nuevo Mundo más rápidamente ocupados por el hombre. Se han encontrado allí restos humanos que datan de hace once mil años.

De las civilizaciones que precedieron a la azteca forma parte la de la ciudad de Teotihuacán. Esta ciudad, situada en las proximidades de México, fue atacada e invadida por los toltecas, pueblo guerrero que emigró hacia el sur allá por los alrededores del año 1000. Impusieron su dominación a algunas ciudades mayas.

Estos toltecas es indudable que ejercieron gran influencia sobre los otros pueblos de México. Propagaron el culto al dios Quetzalcóatl. Esta divinidad, presentada bajo la forma de una serpiente emplumada, era considerada la creadora de la civilización.

Otra cultura que influyó sobre la civilización azteca es la de los zapotecas, cuyo principal centro se hallaba en Oaxaca. Este pueblo había edificado en los alrededores de Oaxaca una verdadera ciudad de los muertos. Los zapotecas concedían gran importancia al más allá y consagraban gran parte de sus actividades artísticas al culto de los muertos.

Los olmecas llegaron también al apogeo de su poderío antes de la fundación del imperio azteca y parecen incluso haber alcanzado el más alto grado de civilización de todos los pueblos mexicanos, principalmente después que se hubieron instalado más al sur, en las tierras bajas de los alrededores de Veracruz y Tabasco. Se conocen de ellos principalmente las grandes cabezas esculpidas en basalto y otras piedras duras. Algunas de ellas tienen más de dos mil quinientos años.

Todas aquellas comunidades se apoyaban en el cultivo del maíz. Contaban con buenos agricultores y con hábiles arquitectos y excelentes canteros. Algunos de estos pueblos tenían un calendario que podríamos considerar como notable.

Desde este punto de vista esos pueblos recuerdan a los mayas. Tenían, sin embargo, sus propios usos y costumbres, y su concepción de la belleza difiere de la de los mayas. La cultura de los olmecas, de los zapotecas y otros pueblos, son, por otra parte, más antiguas que la de los mayas.

Los aztecas, con los cuales entraron en contacto los conquistadores españoles, no eran, por otra parte, más que los herederos de estas viejas culturas, desaparecidas ya en aquella época, pero que habían dejado profundas señales. Los toltecas fueron quienes más influyeron sobre los aztecas. Su capital, Tula, se hallaba a unos doscientos kilómetros al norte de México. Su hegemonía se extendía sobre un vasto territorio que englobaba Teotihuacán, más cercano a México.

Todavía hoy se encuentran vestigios de la floreciente civilización que allí se desarrollara. Bien conocida es la pirámide del sol, de unos sesenta metros, y en cuya construcción hubieron  de intervenir con toda probabilidad varios millares de personas durante una veintena de años.

Comparados con los toltecas, los aztecas fueron probablemente un pueblo bárbaro al principio de su civilización. Eran muy belicosos y, sea lo que fuere, los toltecas llevaron las de perder en determinado momento y se retiraron más hacia el sur.

Los aztecas adoptaron una gran parte de la cultura tolteca y, en ciertos dominios, la completaron. Organizaron notablemente su territorio y administraron el país desde su capital, Tenochtitlán. Esta ciudad estaba construida en medio de un lago recubierto de verdor y de flores. Por ello se habla a veces de una Venecia mexicana. Tenochtitlán se hallaba en el lugar en el que se edificó la ciudad de México.

Después de haber conquistado el imperio azteca, los españoles hicieron desaparecer su capital. El lago fue desecado, y los canales, rellenados. Cuando se emprenden en México trabajos de desmonte se halla ya a dos metros de profundidad un espeso barro negro que es lo único que subsiste del antiguo lago de Tenochtitlán. Las casas estaban construidas sobre zampas y la ciudad se hallaba unida al dique por un malecón. La población de la capital azteca en la época de la conquista española se estima en unas setenta y cinco mil personas.

La vista de la ciudad debía de ser magnífica. Las calles eran anchas y rectas y numerosas embarcaciones surcaban los canales. También había puentes, plazas públicas, templos, pirámides y palacios.

La residencia del emperador se componía de varios edificios construidos alrededor de patios interiores y cercados por un magnífico jardín en el que se podían hallar las plantas más raras y a menudo también algunos animales. El aprovisionamiento de agua estaba asegurado por medio de acueductos.

Tenochtitlán era asimismo el teatro de espeluznantes atrocidades. Los aztecas estaban convencidos de que sus dioses exigían continuamente sacrificios humanos para conceder sus favores. Ésta era la razón de que los aztecas sacrificaran continuamente a los prisioneros conseguidos con ocasión de expediciones punitivas. Los cráneos de los pobres seres sacrificados se amontonaban en diferentes lugares de la ciudad.

Los historiadores admiten que durante las ceremonias religiosas que precedieron a la llegada de los españoles fueron sacrificadas unas veinte mil personas. Puede asegurarse, pues, que el poderío de los aztecas descansaba en el terror y era por ello muy vulnerable. Para los conquistadores españoles fue tarea fácil levantar a otros pueblos, especialmente el de los tlaxcaltecas, contra los aztecas y convertirlos en aliados suyos.

Los aztecas eran un pueblo belicoso que hacía continuamente la guerra para asegurarse los víveres y disponer de víctimas para los sacrificios humanos que ofrecían a sus dioses sanguinarios. Los aztecas eran también hábiles arquitectos y escultores. Sin embargo, su poderoso imperio cayó con facilidad en manos de los españoles cuando éstos llegaron en el siglo XVI

LOS AZTECAS:

Los aztecas o tenochas de Te-nochtitlán empezaron a representar en México un papel importante a partir del siglo xn. En el siglo xiv su capital se había desarrollado. Desde esta capital administraban su imperio, formado por cierto número de ciudades confederadas y de un extenso territorio conquistado a tribus vecinas.

El valle mexicano no bastaba, en la época de la hegemonía azteca, para proporcionar la alimentación necesaria a los numerosos habitantes. Esto explica, en parte, el belicismo de los aztecas. Ese pueblo guerrero consiguió someter a  sus vecinos con  bastante facilidad. Y éstos venían obligados a proporcionarles, en calidad de deudas de guerra, géneros alimenticios y otros productos de primera necesidad.

Al igual que sucedía con los asirios en la Antigüedad, la guerra era para los aztecas una rama de la economía. Pero su ejército estaba lejos de alcanzar el grado de organización del de los asirios. Se componía de multitud de pequeñas unidades organizadas a modo de clanes. Cada una con su mando propio, combatían en un conjunto de unidades.

El uso de las armas formaba parte de la instrucción elemental dada a cada uno de los jóvenes dentro del seno del clan. Las armas no eran nada notable, aunque los aztecas hubiesen podido penetrar el secreto del trabajo de ciertos metales. Pero las lanzas que empleaban en sus expediciones guerreras tenían la punta de piedra, aunque esto no fuera un obstáculo en sus conquistas.

En tiempos del emperador Moteczuma, en el siglo XV, los aztecas llegaron probablemente hasta Guatemala con estas armas. Se admite generalmente que devastaron parte de la ciudad de Cinchen Itzá, la capital de los mayas.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/moteczuma.jpg

Las expediciones guerreras de los aztecas no sólo tenían la misión de asegurarse un botín y alimentos, sino también a los miles de personas necesarias para los sacrificios humanos. Los aztecas eran, en efecto, un pueblo muy religioso; pero adoraban a sus dioses de una forma que no podía ser más cruel. Gran número de sacerdotes y sacerdotisas era responsable del culto rendido a las divinidades masculinas o femeninas.

Los sacrificios humanos constituían la parte esencial del ritual… Después de haber ejecutado una danza en honor de la divinidad, los prisioneros de guerra eran conducidos hacia la plataforma del templo. Los sacerdotes les ataban entonces al ara de los sacrificios y les mataban arrancándoles el corazón.

La sociedad azteca se componía de varias clases sociales. Las más altas eran las de los sacerdotes y de los nobles. El resto de la población estaba dividida en clanes, cada uno de los cuales se hallaba bajo el mando de un funcionario que en tiempo de guerra era asimismo su comandante.

Los aztecas desarrollaban también actividades comerciales. La clase de los comerciantes tenía una religión separada y habitaba un barrio apartado de la ciudad. Finalmente estaban los agricultores, que trabajan el suelo que les correspondía por derecho según el clan. El principal cultivo era el maíz.

En el plano cultural los aztecas son menos interesantes que algunos otros pueblos mexicanos, pues se limitaron a adoptar las realizaciones de otros. Por ello las suyas propias carecen de originalidad.

Los aztecas conocían gran número de signos y un calendario que, aun siendo testimonio de un gran conocimiento de la astronomía, no podía rivalizar con el de los mayas. Eran también hábiles escultores y arquitectos. Sus templos en forma de pirámide estaban hechos de tierra recubierta de piedras. Los mayores de esos templos se edificaron en Tenochtitlán durante  la  segunda  mitad  del  siglo XV; poco antes, pues, de la llegada de los españoles.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/ataque_cortes.jpg

Ataque de Hernán Cortés a los Aztecas

Sobresalían en las artes figurativas. Los relieves que decoraban los muros de los templos, así como las pinturas, dan testimonio de gran habilidad. Fabricaban también hermosas joyas en oro y jade, mosaicos hechos de piedras, conchas y plumas. Las telas que fabricaban eran muy hermosas. Puede, pues, parecer sorprendente que un pueblo que había alcanzado tal grado de evolución sucumbiera tan rápidamente a la conquista española.

Varias circunstancias explican el hecho. En primer lugar, allá por la época de la llegada de los españoles los aztecas esperaban la venida de una de sus mayores divinidades, Quetzalcóatl y su séquito. Según la leyenda, este dios se había alejado por mar y había de regresar del mismo modo bajo la apariencia de un hombre blanco y con barba.

Cuando Cortés y sus soldados desembarcaron, los aztecas se creyeron en presencia de su dios. Cortés desembarcó en 1519 en la costa de México, en la región de Tabasco. Le acompañaban unos quinientos hombres y disponía de una quincena de caballos y de diez pequeños cañones que componían lo esencial de su armamento.

Cuando se aventuró más lejos, Cortés se dio cuenta rápidamente de que los indios le temían y trataban de evitar las dificultades. Recibió rápidamente la ayuda de ciertas tribus como la de los tlaxcaltecas y la de los totonacos, que no deseaban otra cosa que sacudirse el yugo azteca.

Cortés y sus hombres se dirigieron muy decididos hacia Tenochtitlán a despecho de que emisarios de Moteczuma intentaban hacerles cambiar de parecer cubriéndoles materialmente de toda clase de regalos. Fue, pues, sin mucha dificultad como los conquistadores hicieron su entrada en Tenochtitlán, escoltados por un millar de indios.

El emperador Moteczuma II, que seguía creyendo que se encontraba en presencia de la divinidad tan esperada, acudió personalmente a su encuentro. Pronto se puso en claro que los españoles no eran dioses.

En los combates que siguieron, Moteczuma fue probablemente asesinado por su propia gente. Los españoles, que no eran tan numerosos para resistir un ataque azteca en masa, sufrieron fuertes pérdidas y se vieron obligados a batirse en retirada. El poderoso ejército azteca inició la persecución; pero Cortés consiguió retirarse en buen orden gracias a su ciencia táctica y a la superioridad de su equipo. Esta retirada, que aconteció la noche del 1° de julio de 1520, recibió el nombre de «noche triste».

Algunos meses más tarde Cortés volvía a pasar al ataque a la cabeza de un poderoso ejército en el que combatían numerosos indios, y en esta ocasión consiguió vencer a los aztecas de manera decisiva y apoderarse de la persona del nuevo emperador Cuauhtémoc, sobrino de Moteczuma II. No le hizo matar, sino que lo guardó como rehén a fin de evitar una nueva revuelta de los aztecas. Una vez descartada la amenaza, Cortés hizo colgar al emperador.

Todavía en nuestros días, Cuauhtémoc es considerado un héroe por los indios de México.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Flora y Fauna de América Animales y Plantas Que Habitan América

Flora y Fauna de América

El macizo montañoso americano, que se extiende desde Alaska hasta el extremo más meridional del continente, es el lugar de residencia de una infinidad de plantas y de animales. Esta extensión de territorio se divide en diversas provincias botánicas, todas ellas dotadas de reservas naturales. La flora y la fauna difieren bastante según el clima, la altura y la latitud de cada zona  botánica.

En América, la cadena de montañas parte de Alaska, en el norte extremo, y desciende a través de Canadá y de Estados Unidos hasta México. A continuación, atravesando América central, llega hasta América del Sur, que bordea en toda su longitud hasta su extremidad austral. Esta cordillera, que va casi de polo a polo, contiene un mundo maravilloso e incalculable de plantas y de animales.

La gran variedad de fauna y flora se explica, en efecto, en gran parte por las zonas climáticas por las que se extiende.

Se encuentra en ella la selva virgen y también la tundra; bosques de coniferas y bosques de árboles de hoja caduca; una lujuriante vegetación alternando con áridas estepas e incluso desiertos. Cada uno de estos medios botánicos alberga a determinados animales cuyo comportamiento es posible observar en su medio natural.

Tundra en America

En el norte extremo, en el complejo ártico de Alaska, se desarrolla el mundo propio de la tundra. Sin embargo, ya allí encontramos bosques. En primer lugar, bosques de coníferas en Canadá, entre los que dominan los abetos blancos, los pinos weymouth y los hemlock.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/abetos.jpg

Abetos

pino de america

Pinos Weymouth

Más al sur, en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, abordamos la región mixta de los abetos y de los árboles de hoja caduca. El pino amarillo y el abeto Douglas son característicos de estas regiones. Todavía más al sur, en California, crecen los gigantes del bosque, las secoyas, cuya altura sobrepasa a menudo los cien metros.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/cecuoya.jpg

Secoyas

En cada uno de estos sectores vegetales la fauna está abundantemente representada: rumiantes, fieras, roedores, aves, reptiles, insectos escapan a todo intento de establecer un censo de los mismos. El oso es, indudablemente, huésped habitual de las montañas, desde Alaska hasta México.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/oso_gris.jpg

Oso Gris

En el norte extremo hallamos al oso polar y más al sur a los macizos osos pardos que pueden llegar a pesar hasta 450 kg. El oso negro, el baribal, que jamás abandona el bosque, es un animal simpático; es relativamente pequeño y su peso no excede de 180 kg. Es muy retozón y guarda más de un truco en su talego.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/oso_polar.jpg

Oso Polar

Muy originales son los carneros de las nieves de Alaska, que viven en pequeños rebaños y se desplazan por las partes libres de arbolado de las cordilleras. Debido a su vellón, blanco como la nieve, se distinguen perfectamente contra la masa sombría de las rocas. La gamuza de las nieves, que habita también en las montañas desde Alaska hasta el norte de Idaho, es un excelente trepador y saltador.

El alce, el mayor representante de los cérvidos, es también uno de los huéspedes habituales de los bosques norteamericanos, mientras que en el extremo norte los lobos constituyen una grave amenaza para los renos.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/alce.jpg

Alce

Las montañas Rocosas de Estados Unidos constituyen, desde el punto de vista de la geofísica, un territorio particularmente instructivo. Este macizo se extiende sobre más de dos mil kilómetros y es por ello muy rico en medios diferentes. Piensa, por ejemplo, en las mesetas de los estados de Idaho, de Utah, de Nevada y de Arizona, que siguen estando prácticamente deshabitadas debido a su enorme sequedad. Allí domina una estepa típica con toda clase de plantas crasas y de manojos de hierbas duras y picantes.

Esta curiosa asociación de plantas se completa con algunos matorrales desmedrados. Los americanos llaman a esta magra vegetación scrub, y chaparral a la vegetación de matorral y de plantas espinosas de hojas coriáceas propias del Mediterráneo y que también se encuentran allí.

Nevada, situado en el corazón de las montañas Rocosas, es el estado más desértico de Estados Unidos. El sensacional filme de Walt Disney La gran pradera prueba, sin embargo, que este estado no deja de poseer por ello una fauna rica y variada. En ese desierto se encuentran a menudo árboles petrificados, vestigio de la vegetación lujuriante de tiempos que pertenecen a épocas desaparecidas hace mucho.

En sectores menos áridos de las montañas Rocosas se encuentran como en su casa los osos grises, las cabras salvajes y los ciervos Wapiti. Allí vive también el lince, que se dedica a dar caza a los pájaros, a los ratones y a todos los animales de corta talla.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/ciervo.jpg

Ciervo Wapiti

En México, y hasta una altura de 1.800 m, domina un mundo subtropical de estepa herbosa y arbustiva que se caracteriza por los agaves y los cactos. Hay quien califica a los cactos de «puerco-espines del mundo vegetal».

Hay numerosas especies de cactos, tanto grandes como pequeños. Entre los primeros es preciso nombrar los cactosirios, que pueden llegar a medir de 7 a 8 m de altura y que se utilizan a veces para hacer cercas. Los agaves y las yucas son también muy numerosos en las altiplanicies desérticas, de las que constituyen una atractiva decoración.

Muy típicos son también los cirios, que pueden alcanzar la edad de dos a tres siglos; sus flores son del color de la tierra de Siena y de un decímetro de diámetro.

Más arriba de los Andes, entre los 1500 y los 3.000 m, los bosques están poblados de palmeras reales, quinos, árboles de la cola y otras especies.

Allí encontramos, por ejemplo, la gran malva, con sus flores estriadas de color rojo oscuro. Algunas bromeliáceas se hacen notar por su forma de vivir; son plantas epífitas agarradas a los árboles de la selva tropical. Pero no todas las bromeliáceas son epífitas: la puya brota entre las piedras o en las grietas de los farallones; exuda una goma: el chugual.

Mayor aún es la diversidad de la fauna que puebla los Andes. Enumeremos las serpientes, los perezosos, los monos, los pumas, las aves… La mayor ave de presa de la región, el cóndor, tiene una envergadura de unos tres metros.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Edmund Hillary y Tensing LLegaron a la Cumbre del Everest

Historia de la Expedición de Edmund Hillary y Tesing Para Escalar El Everest

Desde 1921, hombres valerosos intentaron la conquista del Everest, la cumbre más alta del mundo. En 1953, una expedición inglesa conducida por John Hunt recogió el guante de ese desafío. Hillary y Tensing formaban parte de la expedición, y. el 29 de mayo de 1953, después de una escalada agotadora, podían considerarse vencedores de la naturaleza. El Everest ya no era una cumbre inviolable.

El 29 de mayo de 1953, por primera vez en la historia, dos hombres llegaban a la cumbre del monte Everest. Eran sir Edmund Hillary y el sherpa Tensing. Nunca con anterioridad había despertado tal entusiasmo la conquista de una montaña, pero es preciso explicar que el Everest, situado en la frontera entre Nepal y Tíbet, es la montaña más alta del mundo. Los tibetanos la llaman «Chomolungma» o diosa-madre del mundo.

Desde el año 1921 las expediciones que intentaban vencer el Everest se multiplicaban; pero la montaña seguía sin ser conquistada. Hay que aclarar que ésta es difícilmente accesible y que no es posible intentar su asalto más que durante algunas semanas al año. En invierno el frío es allí insoportable, mientras que en verano el monzón trae consigo el riesgo de frecuentes avalanchas de nieve. Las tentativas, pues, deben emprenderse en la primavera o durante el otoño.

Ello hace que la hazaña realizada por Hillary y Tensing, que formaban parte de la expedición inglesa dirigida por sir John Hunt, sea aún más impresionante. Ninguno de los dos vencedores del Everest era, sin embargo, inglés. Sir Edmund Hillary es neocelandés, nacido en Auckland, y en aquella época tenía treinta y tres años.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com hillary

En anteriores expediciones al Himalaya había probado ser un valeroso alpinista y dotado de una resistencia a toda prueba. Su compañero, Tensing Norkey, era sherpa. Los sherpas son originarios del distrito de Jumbu, en Nepal. Su reputación de alpinistas no puede ponerse en duda, y se les encuentra regularmente en las expediciones al Himalaya como porteadores o guías. Son muy resistentes y soportan muy bien los esfuerzos a gran altura.

Tensing tenía treinta y nueve años cuando acompañó a Hillary; pero éste no era su «bautizo de nieve». Desde 1935 había participado en expediciones al Everest, y antes de 1953 había realizado cinco sin que su constitución se hubiera resentido lo más mínimo. No es extraño, pues, que fuera tomado en gran estima por los otros miembros de la expedición, sobre todo por los sherpas.

Por otra parte, el año anterior había conseguido llegar a pocos metros de la cima en compañía del suizo Raymond Lambert. Varias semanas más tarde llevaba aún retratadas en el rostro las señales de los esfuerzos sobrehumanos que hubo de realizar.

La conquista del Everest es, en efecto, una empresa extraordinariamente azarosa, no sólo debido al frío, sino también al terreno rocoso recubierto de nieve y de hielo. También hay que contar con la falta de oxígeno (menos de un tercio del que contiene el aire al nivel del mar).

Una persona que no esté preparada para vivir en tales condiciones cae víctima de un síncope diez minutos después. Los alpinistas como Hillary y Tensing están habituados a tan duras condiciones de vida y las soportan mucho mejor. Ello no impide que su organismo se resienta y están sujetos también al «mal de montaña».

El itinerario seguido en 1953 por la expedición Hunt venía del sur. Quince toneladas de material y de víveres habían sido transportadas desde Katmandú, capital de Nepal, hasta Thyangboche, unas docenas de kilómetros más allá: Participaron en la operación 450 porteadores.

La base o campo principal se había levantado en las proximidades de un monasterio budista. A partir de allí la ruta que habían de seguir transcurría a lo largo de glaciares. A medida que avanzaban fueron levantando nuevos campamentos.

El 24 de mayo de 1953 los más resistentes de la expedición establecieron el octavo campamento entre las cumbres del Everest y del Lhotse; este campamento se hallaba aproximadamente a una altura de 8.600 m. Desde este campamento, John Hunt, ayudado por el sherpa Da Namgyal, llevó víveres más arriba, a fin de ayudar a los hombres que iban a emprender contra la montaña el asalto final.

Cinco días más tarde, el 29 de mayo a las 11.30 de la mañana, Hillary y Tensing llegaban finalmente a la cumbre. Los dos hombres no se dieron cuenta inmediatamente de que habían triunfado; pero, después de asegurarse de que no había ningún punto más elevado que aquél, cayeron uno en brazos del otro.

Hillary se arriesgó incluso a quitarse la mascarilla de oxígeno para sacar algunas fotografías que atestiguaran la autenticidad de su hazaña y que constituirían el mejor de los recuerdos.

Sacó también una fotografía de Tensing, que tenía en las manos las banderas de las Naciones Unidas, de Gran Bretaña, de Nepal y de la India, y estaba presto a clavarlas en la cumbre conquistada. Tensing enterró unas ofrendas para los dioses budistas y Hillary plantó un crucifijo. Ambos estaban extremadamente fatigados, pero se sentían muy felices. Entonces hubieron de pensar en volver a descender al campamento número 8.

En el camino de regreso se encontraron con Lowe, un miembro del grupo que había ido a su encuentro llevándoles un potaje y nueva reserva de oxígeno. Una vez que hubieron llegado al campamento 8 pudieron recuperarse.

El descenso no fue fácil, pero les ayudó a regresar al valle el sentimiento moral que representaba el que la expedición hubiera sido un éxito. En el campamento número 4 el pequeño grupo se encontró con John Hunt, el jefe de la expedición, y le comunicó la conquista de aquel pico.

Los monjes del monasterio budista de Thyangloche no querían creer al principio en la realidad de aquella hazaña, pues ni Hillary ni Tensing pudieron hablarles de los dioses que, según ellos, debían de ocupar el techo del mundo.

Después de su regreso al mundo civilizado los miembros de la expedición fueron los héroes de las recepciones.

El rey de Nepal les invitó a su corte. Algunos de los miembros de la expedición Hunt no se durmieron sobre los laureles y participaron en la exploración de la Antártida. Otros regresaron de nuevo al Himalaya.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Monte McKinley o Denali en Alaska Ubicación e Historia

El Monte McKinley o Denali en Alaska

Alaska es una vasta región montañosa que posee, en el macizo del monte McKinley, el pico más elevado de toda la América del Norte. En el Parque Nacional del Monte McKinley (llamado actualmente Denali)  viven, entre otros animales, el oso gris, el poderoso oso pardo de Alaska y el alce. Anchorage, al sur de ese Parque Nacional, es la mayor ciudad de Alaska. La segunda es Fairbanks, cuyos alrededores proporcionan la mitad de la producción de oro de ese inmenso territorio.

El sector occidental de la América del Norte está salpicado de cordilleras orientadas de norte a sur y que convergen, en Alaska, en un poderoso macizo que se disgrega, en dirección oeste, en el océano, en el que se prolonga en las islas Aleutianas. Es un país de montañas jóvenes, caracterizado por volcanes y frecuentes terremotos. Algunas de las cumbres, especialmente las situadas al sur de Alaska, alcanzan una altura impresionante.

El monte Wrangel, por ejemplo, se eleva a 5.338 m, y el monte McKinley, con sus 6.141 m, es la cima más alta de toda la América del Norte. Situado en el centro del Parque Nacional del Monte McKinley que, después del de Yellowstone, es la mayor reserva de América, ese gigante constituye una atracción para numerosos turistas.

Monte McKinley

El punto más alto de América del Norte es el monte McKinley, que alcanza los 6.194 m de altitud. Los indígenas lo llaman Denali ‘el alto’. El Parque nacional Denali, en Alaska central, ocupa 19.088 km2 de superficie.

Antaño sólo podía llegarse a esta región en tren o en avión; pero en estos últimos arios han construido allí una excelente autopista que se une a la famosa Alaska Highway. Esto, evidentemente, ha contribuido a acelerar la marea de los turistas hacia ese país montañoso. Allí, en efecto, es posible observar las flores, las plantas y a menudo también los animales en su medio ambiente como rara vez es posible hacerlo en otras partes, ya sea en Estados Unidos, ya en cualquier otra parte de América.

En los parajes del monte McKinley vive el grizzly u oso gris. La estatura de este poderoso animal es parecida a la del oso pardo; pero es más grande y más pesado. Su pelaje es también más largo y denso. Debido a que los osos grises se hacen cada vez más raros —se cree que habrá únicamente de 500 a 1.000 entre Alaska y Estados Unidos—, los amigos de los animales y los naturalistas conceden mucha importancia a regiones como la del Parque Nacional del Monte McKinley, en donde todavía se les puede observar.

El Denali, anteriormente denominado monte McKinley, es la montaña más alta de Estados Unidos y América del Norte, con 6168 msnm.

El oso gris es uno de los animales más antiguos de la América del Norte. Debe de haber sido contemporáneo, hace un millón de años, de los mastodontes y de los grandes felinos de la era prehistórica. El joven oso gris es un animal más bien contemporizador e incluso, una vez adulto, no ataca al hombre más que cuando se siente acorralado. Pero herido es tan peligroso como resistente. Ha llegado a darse el caso de que sobreviva a heridas que parecían mortales. El oso gris es también buen nadador y atraviesa fácilmente anchos ríos.

oso gris en parque de alaska

Aunque el oso gris sea un animal poderoso, más grande, más pesado y más fuerte es su congénere, el oso pardo de Alaska; es el mayor de los carniceros terrestres. Erguido sobre sus patas traseras llega a medir los 2,70 m de altura.

Pero también este animal huye generalmente ante el hombre, al que únicamente ataca si se halla en un callejón sin salida. Su vista es bastante débil, pero su oído y su olfato son verdaderamente agudos.

En el Parque Nacional del Monte McKinley viven no solamente osos, sino también alces, los mayores representantes de la familia de los cérvidos, que se hallan allí como en su casa. Los alces habitan preferentemente las partes menos elevadas de la reserva, en donde se nutren de renuevos y hojas de sauces y de abedules.

A pesar de su estatura voluminosa y de su peso, que puede llegar a los 500 kg (sus astas pesan 20 kg), el alce se abre camino fácilmente por los pantanos y a través de los ríos. Se desplaza como si se dejara resbalar. Es, sin embargo, un animal poco astuto. Hace cien años le dieron caza despiadadamente, de modo que la especie estuvo a punto de extinguirse.

Actualmente está protegido por la ley. En Alaska su número aumenta de nuevo. Los principales enemigos con los que el alce ha de contar son el lobo, el oso y el glotón. Este último se cuenta entre los más voraces carniceros de Alaska; se desplaza rápidamente y con facilidad por el suelo, pero trepa con igual facilidad a los árboles, desde lo alto de cuyas ramas se deja caer sobre los lomos del alce, al que corta las arterias de una dentellada. Entonces espera pacientemente a que su víctima acabe de morir para devorarla.

Al sur del Parque Nacional del Monte McKinley y unida a él por un ferrocarril se halla Anchorage, una de estas ciudades que en Alaska crecen como las setas. Esta ciudad se formó al extremo de una bahía, la Cook Inlet, denominada así en memoria del capitán James Cook, que en 1778 trató de descubrir en este lugar el paso del Noroeste.

Anchorage es la ciudad más importante de Alaska, y en muchos aspectos recuerda las ciudades del oeste de Estados Unidos, con sus calles tiradas a cordel, en donde reina una gran afluencia y que están bordeadas de casas de madera entre las que se alzan algunos inmuebles de varios pisos. Anchorage cuenta con 50.000 habitantes. Al noroeste, no lejos de este centro urbano, se halla la mayor base militar de Alaska.

Ya dijimos que los terremotos asuelan a menudo esta región. En 1964, Anchorage y algunas otras localidades resultaron seriamente dañadas por las sacudidas sísmicas. La 44 Avenida, principalmente, centro de las atracciones de la ciudad, fue duramente castigada.

Los daños materiales se evaluaron en ¡285.000.000 de dólares !Pero el número de víctimas que hubo que deplorar fue afortunadamente escaso. Como el tiempo era excelente en la época del seísmo (que se produjo en el mes de marzo), los trabajos de reparación pudieron emprenderse prontamente. Sin embargo, duraron varios meses.

Al norte del Parque del Monte McKinley se halla Fairbanks, terminal del Alaska Highway que viene de Canadá. Allí viven también, al lado de una mayoría de blancos, esquimales e indios. Entre las numerosas casas de madera de los adelantados empiezan a construirse también desde hace aigunos anos grandes edificios modernos.

Fairbanks debe su existencia al oro que allí se descubrió en 1902. Los alrededores de la ciudad producen todavía en la actualidad la mitad, aproximadamente, de la producción total de oro de Alaska. El ejército está representado también en estos confines septentrionales.

En efecto, la Ladd Air Forcé está instalada en las inmediatas proximidades de la ciudad. Fairbanks posee además una universidad; fue creada en 1922 y cuenta con algunos cientos de estudiantes. Es también la universidad más septentrional del mundo.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

Nepal:Ubicación Población Agricultura Ganadería e Historia

REINO DE NEPAL: INFORMACIÓN GENERAL

Como su vecino septentrional, Tíbet, Nepal o Reino de Nepal es un país de montañas. El norte lo ocupa el Himalaya y el pico más alto del mundo, el Everest. La parte central está compuesta de fértiles valles. Luego viene una cadena de montañas más bajas y, finalmente, el Terai; una región pantanosa y malsana.

La población, de origen mongol, vive principalmente en los valles centrales. Actualmente en una monarquía constitucional de Asia meridional; limita al norte con la región autónoma del Tíbet, en China, y al este, sur y oeste con la India. Nepal tiene 147.181 km² de superficie, con 26.000.000 de habitantes. Su Capital es Katmandú con 800.000 habitantes.

Al igual que Tíbet, Nepal es un país de montañas situado en medio del macizo himalayo. Es un reino independiente en el que viven algo más de siete millones de habitantes. Nepal limita al sur con la India y al norte con Tíbet. Antaño, Nepal, que debe su nombre a la palabra Nijampal o «Tierra Santa», era un Estado vasallo de Inglaterra.

Nepal es un país que se extiende de oeste a este. Según el relieve podemos dividirlo en cuatro zonas: al norte la cordillera del Himalaya, con el Everest; luego una serie de valles longitudinales; luego un macizo menos alto; a continuación un macizo menos alto, los montes Sivalik y, finalmente, una región pantanosa, el «Terai», que tiene todas las características de una jungla y en la que el clima es muy malsano.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/nepal.jpg

Debido a los innumerables torrentes que descienden de las montañas se encuentran, un poco en todas partes, una sucesión de cascadas y de saltos de agua en la parte septentrional. Las comunicaciones son, como es natural, bastante difíciles; algunos pasos y desfiladeros permiten llegar a Tíbet y al interior del continente asiático. La mitad, aproximadamente, del territorio nepalés está ocupada por esos gigantescos macizos, y se comprende que la región esté poco habitada.

La gran mayoría de la población se concentra en los valles que siguen, como los de Bheri, Kali Gandak, Sun Kosi y otros, así como en los de los montes Sivalik. Podría decirse que el pueblo nepalés se halla comprimido entre las montañas himalayas del norte y la zona malsana del sur. Esta es la razón de que dicha gente viva aislada del resto del mundo.

El valle más poblado es aquel en el que se halla situada la capital, Katmandú.

El clima de estos valles es muy saludable y podría compararse al de Ñapóles. Por contra, ya en los montes Sivalik y más aún en la jungla de Terai, la atmósfera es opresiva y muy húmeda debido a lo abundante de las lluvias. La población es en su gran mayoría de origen mongol, aunque en el transcurso de los siglos se ha producido una infiltración de elementos indios.

Desde el siglo XVIII, los gurkas constituyen el grupo étnico más importante. Desde el punto de vista religioso la población se reparte en dos grupos: los hindúes y los budistas, aunque algunos nepaleses toman prestados elementos de ambas religiones.

La religión hindú dominante impregna la cultura nepalesa con algunas influencias budistas; en todo Nepal se pueden encontrar pagodas y edificios con adornos de madera tallada. El Museo Nacional de Nepal (1928), en Katmandu, posee una gran variedad de colecciones sobre la cultura y la historia del país. Las bibliotecas principales se encuentran también en la capital.

La historia de Nepal se remonta a la Antigüedad. Numerosas leyendas ilustran los tiempos más lejanos y Visnú, la divinidad india, tiene en ellas un papel importante. Nepal fue habitado muy pronto: en el siglo V antes de Jesucristo, y todos los centros importantes se hallaban en el valle de Katmandú.

Es por otra parte en esta región donde se han encontrado las ruinas y los vestigios arqueológicos más importantes. Según la leyenda, Buda nació el año 568 antes de Jesucristo en el Jardín de Lumbini, verosímilmente situado en la localidad de Rumindei. De ahí el nombre del país: Nijampal o Tierra Santa.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/danza_nepal.jpg

Danza Propia de Nepal

Se desarrollaron progresivamente cuatro Estados: Patán, Bhatgaon, Kantipur y Banepas, que fueron conquistados en 1768 por los gurkas. Después de muchas vicisitudes y combates Nepal cayó bajo la custodia inglesa en 1816 y un gobernador británico se estableció en Katmandú.

Las relaciones entre Nepal y Gran Bretaña fueron en general bastante buenas, y esto se demostró principalmente en ocasión de las dificultades que experimentó Inglaterra con uno u otro de los países vecinos, ya fuera Tíbet o la India.

El Gobierno nepalés se mostró siempre dispuesto a ayudar a los ingleses, ya fuera proponiendo su mediación ya proporcionándoles soldados. Durante la primera guerra mundial el maharajá de Nepal puso sus gurkas a disposición de los aliados, y aunque era independiente desde 1923 repitió el ofrecimiento durante la segunda guerra mundial.

Nepal no es un país fértil, pues no ofrece posibilidades a la agricultura más que en los valles, en los que la vegetación es de tipo mediterráneo e incluso subtropical: arroz, caña y agrios. Nepal es conocido por sus naranjas y por sus pinas tropicales. También produce trigo, yute y opio.

Aproximadamente el 17,4% de la tierra de Nepal está cultivada, sobre todo en la región del Tarai (Terai). Se cultiva arroz, maíz, trigo, patatas (papas), caña de azúcar, mijo, algodón, yute y tabaco, y se crían aves de corral, vacas, cabras, ovejas y búfalos.

El gran valle de Nepal es también rico en minerales metálicos: hierro, cobre, plomo y cinc. Además de la explotación de estos minerales hay refinerías de azúcar y de yute. Nepal es conocido también por sus cerámicas y su trabajo del vidrio.

Durante los últimos años se ha empezado a explotar igualmente la energía hidráulica, extremadamente abundante en el país. Nepal mantiene relaciones comerciales con Tíbet y la Unión India, y se han mejorado en lo posible las vías de comunicación para facilitar este intercambio.

Nepal fue el centro de la atención mundial debido a las expediciones organizadas para vencer el Everest y otros picos del Hima-laya. Desde la intromisión china en Tíbet, Nepal ha adquirido una importancia estratégica capital y se ha visto obligado a salir de su aislamiento.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg

El Tibet Agricultura y Ganadería e Historia Política

LA VIDA EN EL TIBET
Revolución Tibetana

Tíbet, situado a una altura media de 5.000 m, es verdaderamente «el techo del mundo» y la región mas aislada del planeta. El clima es continental, y el país, muy poco hospitalario. Sólo los valles del sur pueden ser cultivados. Tíbet, que está actualmente en manos comunistas, era hasta hace poco una teocracia dirigida  por religiosos.

Era una antigua nación asiática independiente y actual región administrativa de China, situada en la región suroeste del país. Oficialmente se denomina Región Autónoma del Tíbet, y está limitada al norte por la región autónoma uigur del Xinjiang y la provincia de Qinghai, al este por las provincias de Sichuan y Yunnan, al sur por Myanmar, India, Bután y Nepal, y al oeste por la India.

La elevada meseta tibetana se pierde en el corazón del continente asiático. La llaman «el techo del mundo». Ciertos geógrafos la consideran una meseta cuya superficie es aproximadamente la mitad de la de la Rusia europea. Otros la consideran una región montañosa formada por docenas de cordilleras que corren de oeste a este.

Tíbet está circundado por un cinturón de altas montañas: al norte, los montes Kuen-Lun y Altyn-tag; al sur, la cordillera del Himalaya, y al suroeste, los montes Karakorum. El propio país tiene una altura media superior a los 5.000 m, o sea que está a mayor altura que el Mont-Blanc, la cumbre más alta de los Alpes.

El clima de Tíbet es continental: en invierno el frío es muy vivo, y los veranos, muy secos. La vegetación es tan pobre que podríamos decir que Tíbet es un desierto frío. A despecho de lo poco hospitalario de la naturaleza, Tíbet está más poblado de lo que uno podría pensar: la meseta tibetana alberga de seis millones a siete millones de habitantes.

imagen del tibet

La mayoría de ellos son tibetanos, aunque hay también mongoles en el norte. La verdad es que resulta difícil diferenciar a los dos grupos, pues ambos pertenecen al tipo mongol.

Es evidente que el medio geográfico ha ejercido gran influencia sobre la población, que durante siglos ha vivido separada del resto del mundo.  Por otra parte,  la mayoría de los tibetanos viven todavía en condiciones relativamente primitivas.

Las casas tienen generalmente un piso de altura, en donde vive la familia, mientras que la planta baja se destina a los animales domésticos, cerdos y perros, que viven de los desperdicios que les tiran desde el piso de arriba por una abertura en el techo.

La mayoría de los tibetanos viven en áreas rurales, como los pastores de la imagen, que cabalgan a lomos de yaks en la meseta Tibetana (o Septentrional). Los habitantes del Tíbet crían yaks para abastecerse de leche, carne y pieles.

Los tibetanos son muy religiosos y puede decirse que la religión ha representado un papel primordial en la historia del país. La religión tibetana es el lamaísmo, que tiene gran similitud con el budismo, pero al que se mezclan antiguas creencias. Los sacerdotes son los lamas, que se atienen a la regla del celibato.

Los miembros de las altas jerarquías eclesiásticas están considerados la personificación de los dioses. Creen que no mueren, sino que su espíritu divino se infiltra en la persona de otro ser humano. De modo que, a la muerte de un lama de alto rango, se designa a un muchacho joven en cuyo cuerpo está presente la divinidad. Este muchacho continuará las tareas del muerto.

Desde los tiempos más antiguos los chinos han pretendido posesionarse del territorio tibetano. Después que la China cayó bajo el control de los comunistas, los chinos han ido imponiendo progresivamente su voluntad a Tíbet, especialmente desde 1951.

La injerencia china trajo infinidad de cambios a Tíbet, que hasta entonces era una verdadera teocracia dirigida por altos dignatarios eclesiásticos que ejercían su autoridad sobre sus subditos laicos y sobre los 6.000 monasterios diseminados por el país.

A pesar de la intromisión china, el dalai-lama conservó inicialmente sus prerrogativas religiosas y temporales sobre Tíbet. El dalai-lama residía en el palacio de Pótala en Lasa, capital de Tíbet. Este palacio, que es inmenso, data del siglo XVII. Toda una comunidad de hombres, mujeres y niños ha trabajado en él. Lasa es uno de los mayores centros de esta parte de Asia. La ciudad tiene aproximadamente unos cincuenta mil habitantes.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com tibet

Palacio Pótala

Como sea que la injerencia china se hacía cada vez más fuerte, el dalai-lama y sus discípulos emigraron en masa. El dalai-lama se refugió en la Unión India, en espera de poder regresar a su país. Los chinos hubieron de contar, por parte de los tibetanos, con una resistencia que no era de despreciar.

La Revolución Tibetana: En 1956 fuentes indias y nepalíes informaron acerca de levantamientos tibetanos y actividad guerrillera contra el régimen chino. Mao Zedong declaró pocos meses más tarde que el Tíbet no estaba aún preparado para el establecimiento del régimen comunista. Durante los últimos meses de 1958 surgieron informaciones acerca de una extendida actividad guerrillera anticomunista en Tíbet occidental. Se consideraba que la rebelión había sido provocada por los intentos de instituir comunas populares, similares a las establecidas en otras partes de China. Aunque los chinos anunciaron que se había pospuesto el establecimiento de las comunas en el Tíbet, no se contuvo la rebelión, y en marzo de 1959 estalló un motín a gran escala en Lhasa. El Dalái-lama huyó a la India a finales de mes y posteriormente estableció una comunidad tibetana en el país.

A tal punto, que se vieron obligados a conceder a Tíbet, que ocupa una importante posición estratégica entre China y la India, una autonomía interna. La política exterior y los asuntos militares, sin embargo, están bajo el control directo del Gobierno chino.

La agricultura y la ganadería siguen siendo las principales actividades económicas de Tíbet. El yak, que se encuentra todavía en estado salvaje, es particularmente útil. Se trata de un bóvido cuyo pelaje es largo y sedoso. Este pelaje es generalmente negro aunque puede ser blanco, pardo o gris. El yak está perfectamente adaptado a las condiciones de vida de la meseta de Tíbet. Sirve de bestia de carga, aunque se le cría también por la carne, que es excelente, y por los productos lácteos que proporciona.

La agricultura es posible en determinadas regiones, principalmente en el sur. Allí, por otra parte, en donde la población es más densa. El clima es ligeramente más suave en los valles; las lluvias son raras y se producen únicamente cuando sopla desde el sur el monzón de verano, aunque éste pocas veces consigue franquear el Himalaya.

Se cultivan las tierras de aluvión a lo largo de pequeños ríos. Producen principalmente cebada y también guisantes y arvejas, así como algunas frutas. Resulta sorprendente que sea posible el cultivo, pues no hay que olvidar que incluso los valles meridionales están situados a alturas de 3.000 a 4.000 metros.

http://historiaybiografias.com/archivos_varios5/fuente_credsa3.jpg